El desarrollo del Derecho Procesal Constitucional a partir de la jurisprudencia del Tribunal Constitucional peruano

2

Serie: Teoria Procesal Constitucional Autor: Gerardo Eto Cruz

Gerardo Eto Cruz

El desarrollo del Derecho Procesal Constitucional a partir de la jurisprudencia del Tribunal Constitucional peruano

Epílogo de Domingo García Belaunde

CENTRO DE ESTUDIOS CONSTITUCIONALES
Lima, 2008

4

El desarrollo del Derecho Procesal Constitucional a partir de la jurisprudencia del Tribunal Constitucional peruano

Primera edición: Lima, diciembre 2008

Hecho el depósito legal en la Biblioteca Nacional del Perú Nº 2008 - 16059

© Gerardo Eto Cruz © Epílogo Domingo García Belaunde © Tribunal Constitucional del Perú Centro de Estudios Constitucionales, 2008. Jr. Ancash 390 – Lima El presente libro ha sido elaborado con la ayuda financiera de la Unión Europea, a través del Proyecto de Apoyo a la Reforma del Sistema de Justicia del Perú – JUSPER. Su contenido es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente las opiniones del Proyecto ni de la Unión Europea. Impresión: Editorial Gráfica CARVIL S.A.C.

.... 6.................... 23 30 35 46 56 59 II PARTE EL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL DESDE LA JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL I........... La eclosión bibliográfica del derecho procesal constitucional....... 4............................ Los annus mirabilis del derecho procesal constitucional .................................. Breve esbozo sobre la discusión respecto a la existencia de la ciencia del derecho procesal constitucional ......... Los orígenes y referencia de nuestra disciplina en el pensamiento constitucional contemporáneo.....ÍNDICE GENERAL Presentación............. Constitución. a) Noción de Constitución................................................. El desarrollo del derecho procesal constitucional en las cátedras....................... 17 19 I PARTE ORIGEN............ EVOLUCIÓN Y DESARROLLO ACTUAL DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL 1.................................1...................... 2. c) Su judicialización: garantía de su exigibilidad........................ PRELIMINARES ........ 3................ d) Principio de fuerza normativa de la Constitución.......................... b) La Constitución como emotio... encuentros y agrupaciones académicas............................... 5... 70 70 72 73 74 6 .......................... La contribución de los tribunales constitucionales al desarrollo del derecho procesal constitucional....................................................................... Teoría de la Constitución 1....................

...................................................................e) Principio de unidad de la Constitución..................................................................................2.......Derechos de contenido constitucional directo.............. 1........Su configuración...... Derechos fundamentales............................................ 2.... Control constitucional...... e) Garantía de los derechos fundamentales.......................3............. Teoría genereal de los derechos fundamentales 2...................................... ..................................................Derechos de configuración legal..... .... ...................................................3..Supuestos fundamentales del estado social y democrático de derecho. d) Grado de eficacia de los derechos fundamentales: derechos de contenido constitucional directo y derechos de configuración legal........... Estado social y democrático de derecho......Promoción de la cultura como deber del estado social y democrático de derecho...................................................................................Aspectos para la efectividad de los derechos y principios básicos.................. b) Doble naturaleza....... II.... ...2................................................. .................... 2... Derechos constitucionales............................ b) Su realización.. 2....................5.................. 1....................... a) Noción............................................. .... ...................................... Dignidad humana.................................. Derechos humanos................................ 2......1...................... f) Principio de supremacía constitucional......Norma regla y norma principio................. .....................Noción................................................................ Posiciones de derecho fundamental...................................... ................... Derecho a la protección jurisdiccional de los derechos y libertades fundamentales.............................Fines de contenido social del estado democrático y social del derecho.............................................................................................Obligación de respetar y promover las costumbres y manifestaciones culturales.......................................... a) Noción................................. 74 75 76 76 76 77 77 79 79 80 81 83 83 84 85 86 86 87 88 90 90 90 91 91 93 94 95 ..............4....6...... c) Eficacia vertical y horizontal....................................................................... ..................... 2..

....................... i) La continuidad del proceso constitucional frente a la duda de su conclusión (principio pro actione)..................................................... .....7.................................................. Teoría procesal constitucional....2................Modulación de su aplicación....................... Procesos constitucionales.. f) Principio de socialización del proceso....................................................................... ...................................... El derecho procesal constitucional............... 3................ 3. 3........................................ Derecho procesal constitucional 3........................... 3.................... Tribunal Constitucional.....................1....................................................III.. Los principios procesales..............Órgano independiente y autónomo....................................................................Límite general a su aplicación............................... c) Principio de gratuidad en la actuación del demandante d) Principio de economía procesal .Condiciones para la validez de su ejercicio..............Diferencia con los procesos ordinarios..........6..................... 96 98 99 100 101 102 102 103 103 104 104 105 105 105 106 106 107 107 107 108 109 109 110 110 112 114 115 117 117 119 121 122 124 124 8 ....................................................................................... g) El impulso procesal de oficio............................Rol dentro de la sociedad......................................................... Principio de autonomía procesal ................................................................ .................................................................. .........Doble naturaleza............................................................Titularidad..... Jurisdicción constitucional.................................................... b) Principio de dirección judicial del proceso.............................................................................Política jurisdiccional........Función pacificadora.....................................................Deber del Tribunal Constitucional de integrar los vacíos normativos....... ..................... ... .Límites................................5......................4.............. ..................................... e) Principio de inmediación...... h) La adecuación de las formalidades al logro de los fines de los procesos constitucionales.Noción...........................................................Noción....................8.......... ............... El control judicial de la constitucionalidad de las leyes: control difuso.... ... a) Noción......................................................... 3...... .................... ..................Finalidad....... ........ ..................................... ..............................................................................Noción .......... ............................................................................. 3............................ ................................. 3.....3.Funciones.....

............................Principios de la interpretación constitucional..........Principio pro homine...................Noción................................................................. ....................La aplicación del precedente vinculante................La interpretación desde la Constitución...............11.............................................................................................................................................. .............El precedente como forma de cubrir una laguna normativa................................. ........................................ ....Su interpretación conforme a los tratados internacionales................................ ............ Jurisprudencia constitucional......................... a) Interpretación de la Constitución...........................Diferencia entre interpretación y mutación constitucional.......................... . ...........................................Naturaleza....................................................Noción............ ................................................Importancia de la jurisprudencia constitucional................................................... ..................................................................................... Precedente vinculante..................................... ............ ....9........... ............. ........................................ c) Interpretación de los derechos fundamentales............ 3................... ..............El sustento conceptual de la interpretación conforme: la distinción entre “disposición y norma” ..... 3.......................................Distinción con precedente judicial... ......Su interpretación conforme a la jurisprudencia de los tribunales internacionales..... d) El principio de proporcionalidad.....................................................................................10.....................................Excepciones a la regla de no controlar una norma cuya validez constitucional ha sido confirmada por el Tribunal Constitucional............. b) Interpretación constitucional de la ley...Sub principios.........................Su aplicación en el control constitucional de las decisiones judiciales. ................ .... 3...................................... ..................... .....................................Distinción con doctrina jurisprudencial..................... Interpretación constitucional.............................Noción..................Los presupuestos materiales para el establecimiento de un precedente............................. ....Noción....... 126 127 127 128 128 128 129 130 131 131 133 133 134 134 135 135 136 136 137 138 138 139 139 140 141 142 143 143 144 .....Importancia de la pluralidad de intérpretes en la interpretación constitucional.....

.............................. c) Finalidad.. .La eficacia prospectiva del precedente vinculante (prospective overruling).......................................................... ........................................................................ 145 146 147 149 149 150 150 151 152 152 152 152 153 156 156 157 157 158 158 159 159 160 161 162 163 164 165 165 167 167 10 ...Contenido....El precedente en el sistema del common law.......................Su ejecución como un problema doctrinal y práctico.. Derecho a la tutela procesal efectiva................... ..............................................................14............................. 3.......................Sus características..................................................................Noción. .............................13...................Componentes................... d) Estructura de las sentencias constitucionales.................................. ....................1..... ............................................................................Noción...............Como garantía.....Noción...Debido proceso constitucional.........Expresiones......Necesidad de una nueva teoría material constitucional para su actuación...........En sede prejurisdiccional penal............12...................... .Debido proceso sustancial como parámetro de control del proceso judicial............................................... ........... .............. ..............................................................Parámetro de control de la actuación del poder jurisdiccional del Estado..................................... e) Ejecución de la sentencia constitucional................................................................... ...................................................................... 3.................................. Proceso de hábeas corpus.................. ............... Procesos constitucionales de la libertad 4. IV............................... a) Noción.................Finalidad de su expedición en los procesos competenciales............ .............................. ................................................ Sentencia constitucional..... 3.............. .................................................. ..................................... El derecho al debido proceso.................................... Doctrina constitucional................ 3............................................................................Finalidad de su expedición en los procesos de acción popular y de inconstitucionalidad..................... . .................................................................................................Finalidad en los procesos de la libertad.................. ........................................Cambio de precedente................................15.................................................. b) Valor..............

..Finalidad.................. . ......................................................................... ........................Hábeas corpus correctivo...........Una variante: amparo contra amparo................... c) Procedencia.................................... . ..................... .................................................................................................................................................... ....................... Proceso de amparo...................................................................................... ................... ................................................ ............... ...Concepción constitucional amplia del proceso de hábeas corpus.................... ..... a) Noción................................................................... .......Régimen legal del amparo.......................................................Protección del derecho a la autodeterminación informativa a través del hábeas data...........Configuración jurisprudencial del hábeas corpus conexo.......................................................Derechos conexos a la libertad individual...... ........................ ...........a) Noción............... .....................2.................................... 4.Como garantía jurisdiccional amplia....... .........Noción..............Contra normas. d) Configuración constitucional y legal del amparo............ . b) Procedencia......... ................................ a) Hábeas data informativo................Hábeas corpus restringido............ ..........................................................................................Clases de hábeas data.......................................Configuración legal del hábeas corpus.......................Hábeas corpus instructivo................................ 167 169 169 170 172 172 173 173 174 175 175 176 176 177 177 178 178 178 179 179 180 180 181 182 192 200 201 203 205 206 207 207 208 208 ............................ .............................................. c) Tipología......3.....Hábeas corpus reparador........................Hábeas corpus preventivo.. 4.....................................Hábeas corpus traslativo. Proceso de hábeas data............................................................................................................ .............Procedibilidad ante vulneración de la tutela procesal efectiva..................Proceso de amparo y derechos fundamentales...........................Hábeas corpus conexo..............................Hábeas corpus innovativo.......................................................................................................... ............Interpretación desde la Constitución de la vía igualmente satisfactoria...........Amparo contra resoluciones judiciales.. ................................ b) Naturaleza jurídica............................................................................

............................... ..................................... ........................................ e) Hábeas data reservador............. V........................................ ....... 5...... Procesos constitucionales orgánicos 5..............................................................Producción de infracciones indirectas................. .........................................................................Dimensiones... ....... .............................Requisitos comunes de la norma legal y del acto administrativo para que sean exiigibles a través del proceso de cumplimiento...............Conflicto constitucional de competencias.................................... ..................... a) Noción............... ................. 5............... Proceso de cumplimiento.......El proceso de cumplimiento en el modelo de jurisdicción constitucional de la Constitución de 1993................. f) Hábeas data de acceso a la información pública....Infracciones de forma: supuestos............................ c) Hábeas data rectificador o correctivo............................Noción....................................................................... ...... ........... Proceso de inconstitucionalidad................................................................................................................................................................ b) Procedencia................................................................Fuerza vinculante de las sentencias de inconstitucionalidad frente a la autonomía e independencia de los jueces ordinarios ......................................Infracciones constitucionales......Noción.............. ........................2...................................................Infracciones parciales o totales..........3....................Finalidad............... . d) Hábeas data exclutorio o cancelatorio... ..............Infracciones de fondo...... .......Examen de constitucionalidad de normas no vigentes: supuestos................................................b) Hábeas data aditivo................ ....1.Infracción indirecta........................... a) Noción..Conflicto constitucional de atribuciones....................................................................................................................................... 4.................Infracción directa............................................................ 208 208 208 208 209 209 209 209 210 212 212 215 215 216 216 218 220 222 222 223 223 224 224 225 225 226 226 226 226 227 12 .................................................... .................. ........................ Proceso de acción popular.......................... ...........4............................... Proceso competencial.......Finalidad...............................

.................................Ámbitos de la competencia estatal....Conflicto constitucional por menoscabo de interferencia......... .................................................Conflicto constitucional negativo................................................................ ........... b) La competencia material y el acto estatal constitucional..................... c) Competencias delegadas.................... .Conflicto constitucional por menoscabo en sentido estricto................................................... ......................................Conflicto constitucional por omisión en cumplimiento de acto obligatorio................................................... d) La competencia territorial y el acto estatal constitucional..................................................................................... ................. ......................................................Notas condicionantes de la competencia para la realización de los actos estatales.. b) Competencias compartidas................................ c) La razonabilidad......... e) La competencia procesal y el acto estatal constitucional........ ................................................................................................................................ a) La indelegabilidad................................................................................................................................................................b) Clases de conflicto competencial........................................ ............................ ............................ ....................... ........Conflicto constitucional por menoscabo de omisión.....Clases de competencia de los órganos constitucionales................. 227 227 227 228 228 228 229 229 229 229 230 230 230 230 231 231 231 231 232 233 233 234 234 234 234 14 .............................................................................. d) La proporcionalidad...Conflictos competenciales típicos.......Noción.................... c) Competencia..................................... c) La competencia temporal y el acto estatal constitucional.......... b) La taxatividad................Conflictos competenciales atípicos................................................ ....... a) Competencias exclusivas........Conflicto constitucional positivo............................................ a) La competencia personal y el acto estatal constitucional..............................................

. A.......................... Derecho constitucional... Proceso de hábeas data............................ Bibliografía adicional básica.... Jurisdicción supranacional...................................................................... A.. Introducción: Derecho Procesal Constitucional.......................................................................... España.................................................................................. F..................... Magistratura constitucional........................... C......... D........... Precedente vinculante................... Primera Parte: Los procesos constitucionales de la libertad.............................. H.................... G............................................................ D................................................................................................................................................... B.................................................. B........ C........................................................................................................................BIBLIOGRAFÍA ESPECIALIZADA Liminares: La defensa de la Constitución. Legislación y jurisprudencia constitucionales....................................... A................. Segunda parte: Los procesos constitucionales orgánicos......... Interpretación constitucional............ Filosofía y teoría del derecho..................................... Proceso competencial................................ Proceso de inconstitucionalidad... Desarrollo histórico de la justicia constituciona........... Revistas especializadas............................................................. El derecho procesal constitucional....... C.. Jurisdicción constitucional y control constitucional.... Proceso de cumplimiento............ Desarrollo histórico de la jurisdicción constitucional en el Perú......... Derecho a la tutela jurisdiccional efectiva..... Perú............................ E.................................. Cuestiones generales............................................ Proceso constitucional...................................... A........ Proceso de hábeas corpus........................................ B. 237 238 238 242 243 246 248 249 250 252 255 255 255 256 258 268 269 269 269 272 272 274 276 276 277 280 281 281 282 282 15 14 .......................... Otras.................................................................... Proceso de amparo....... B............................................ El Código Procesal Constitucional......... E.. I........

Sitios web Web con información bibliográfica....................................... Web con información jurisprudencial...................................

283 284

EPÍLOGO El Derecho Procesal Constitucional: Un concepto problemático Domingo García Belaunde...................................................................

289

16

EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL

PRESENTACIÓN La consolidación científica del Derecho Procesal Constitucional quizás sea ya una verdad de perogrullo. Por lo menos parece así en América Latina. La amplia presencia que esta disciplina tiene en las cátedras universitarias; la multiplicación de eventos académicos que desarrollan los contenidos de esta ciencia; la creación y consolidación de distintos institutos de estudio y divulgación de ésta, tanto a nivel nacional como internacional, lo cual refleja, entre otras cosas, la presencia de una comunidad de académicos dedicados a la explicitación de sus bases dogmáticas, así como de sus problemas prácticos; la eclosión bibliográfica registrada en los últimos años, con un amplio número de títulos que recogen el nomen iuris de Derecho Procesal Constitucional y que enfocan los temas de la jurisdicción constitucional bajo la óptica de la teoría general del proceso; constituyen, además de algunas otras, pruebas palmarias de dicha afirmación científica. A ello debe sumarse, hoy, la dedicación que los tribunales constitucionales o salas constitucionales, vienen teniendo respecto del derecho procesal constitucional. En este contexto, los órganos especializados de la jurisdicción constitucional no sólo han ingresado a contribuir al desarrollo de algunos institutos procesales de gran trascendencia en la afirmación de la justicia constitucional, sino que muchos de ellos han tomado posición respecto al estatus del derecho procesal constitucional y a su caracterización y principios esenciales, contribuyendo de este modo a una expansión rápida de la práctica procesal constitucional. En dicha tesitura, el presente trabajo se ha confeccionado a caballo de la jurisprudencia que viene produciendo el Tribunal Constitucional peruano respecto al derecho procesal constitucional.
17

16

GERARDO ETO CRUZ

El presente libro trata en su primera parte del estado actual de cosas en esta disciplina y en su segunda parte del desarrollo de conceptos y categorías propias del derecho procesal constitucional, tanto como disciplina científica, así como conjunto normativo, tal y como el Tribunal Constitucional peruano las ha entendido. Contiene, además, el libro una tercera parte que constituye una introducción bibliográfica importante, sistematizada en varios acápites, que bien pueden servir de referencia tanto al estudioso o erudito, como al iniciado en esta apasionante disciplina, que se ha convertido ya en la primus inter pares con relación a las demás ramas procesales civil, penal o laboral. Esta obra no tiene muchas pretensiones; ha surgido al hilo de nuestra actual condición de magistrado del Tribunal Constitucional y de Director del Centro de Estudios Constitucionales y está dirigida básicamente a la judicatura ordinaria, a fin de que tenga una fuente más directa de las propias canteras jurisprudenciales del Tribunal Constitucional. Quiero finalmente aquí agradecer a los distintos asesores de este Colegiado y en especial a nuestro ex-alumno de la Universidad Nacional de Trujillo y hoy también asesor del Tribunal Constitucional, Felipe Johan León Florián, por la revisión de la estructura general de la presente obra y por el acopio de la amplia bibliografía con que a la fecha se cuenta en esta disciplina. Y a nombre del Centro de Estudios Constitucionales, al Proyecto JUSPER por hacer posible la publicación de la presente obra y su difusión entre los jueces del Poder Judicial.

Gerardo Eto Cruz Director General del Centro de Estudios Constitucionales Lima, 12 de diciembre de 2008 Día de la Virgen de Guadalupe

18

EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL

PRELIMINARES La vertiginosa presencia del Derecho Procesal Constitucional viene cobrando un vigoroso fortalecimiento dentro del concierto de las demás ramas procesales; al extremo que de capitis diminutio frente al desarrollo epistémico del procesalismo ortodoxo y clásico, hoy bien puede afirmarse que ella, sin proponérselo, se está convirtiendo en la primus inter pares en relación a las clásicas disciplinas del Derecho Procesal Civil, Penal, Laboral, etc. En tal perspectiva, como recientemente ha señalado César Astudillo, existen dos formas o “ángulos visuales” de aproximarnos al Derecho Procesal Constitucional: la primera como “disciplina científica”, y la segunda como “sistema normativo”. Una supone un posicionamiento que se mueve y se ubica en el terreno “teórico-abstracto” en virtud de que enlaza el “referente positivo” (normas) con el “referente científico” (doctrina), con el fin de demostrar la existencia de lo que ya se puede hablar de una nueva vertiente disciplinaria en el amplio maremagnum de las ciencias jurídicas. La otra aproximación “concreto-positiva” atiende sólo al “referente positivo” y lo vincula a un “objeto específico” (la tutela constitucional), con la intención de profundizar en su concreto modo de ser y de representarse1. Cuando de ordinario se habla del Derecho Procesal Constitucional, bien podrían ubicarse dos posturas, ambas con ciertas variantes, como bien apunta Néstor Pedro Sagüés2, y son las siguientes: a) La versión mínima que lo entiende como una disciplina eminentemente procesal y lo circunscribe a dos temas esenciales:
1

de Derecho Procesal Constitucional, Nº 8, julio-diciembre de 2007, pp. 46-47. 2 SAGÜÉS, Néstor Pedro: Derecho Procesal Constitucional. Logros y obstáculos , KonradAdenauer-Stiftung – Ad hoc, Buenos Aires, 2006, pp. 21-22.

Revista Iberoamericana de Derecho Procesal Constitucional, Porrúa-Instituto Iberoamericano

ASTUDILLO REYES, César: “Doce tesis en torno al Derecho Procesal Constitucional”, en

18

19

GERARDO ETO CRUZ

la magistratura constitucional y los procesos constitucionales, que tal vez se podrían sintetizar en uno solo: la jurisdicción constitucional. Pero esta concepción -anota Sagüés- se ocupa de los órganos y de los procesos que custodian la supremacía de la Constitución. La cuestión parece simple, pero a la postre no lo es y quedará en el terreno de la teoría y del análisis pronunciarse sobre estos aspectos, situación que a la fecha no ha amainado3. b) La versión más debatida que comprende el Derecho Constitucional Procesal, sector del Derecho Constitucional que trata de los principios constitucionales regulatorios del proceso y que fuera relanzado en su momento por Héctor Fix-Zamudio4 bajo las reflexiones primigenias de Eduardo Couture5. En buena cuenta, la extensión del contenido del Derecho Procesal Constitucional, el problema de si dentro de su ámbito de competencia científica se encuentra también el Derecho Constitucional Procesal, es una cuestión que tiene que ver también con su naturaleza jurídica; pues de la forma como se responda a esta interrogante se puede adoptar una posición respecto a si esta rama jurídica corresponde a los predios del Derecho Procesal o del Derecho Constitucional, cuando no a una combinación de ambas ciencias jurídicas, como lo plantea por ejemplo Néstor Pedro Sagüés. Sin embargo, independientemente de la posición que se tome respecto a su ubicación jurídico-científica, no cabe duda que la importancia que ha tomado en la actualidad el Derecho Procesal
3 SAGÜÉS, Néstor Pedro: Derecho Procesal Constitucional. Recurso Extraordinario , Vol I, 4ª edición actualizada y ampliada, 1ª reimpresión, Editorial Astrea, Buenos Aires, 2002, pp. 7, 11 y 12. 4 Fix-Zamudio, Héctor: “Reflexiones sobre el Derecho Constitucional Procesal mexicano”, en Justicia Constitucional, Ombudsman y derechos humanos, 2ª edición, Comisión Nacional de Derechos Humanos, México, 1997. Asimismo y del mismo autor “El pensamiento de Eduardo J. Couture y el Derecho Constitucional Procesal”, en Boletín Mexicano de Derecho Comparado, Año X, Nº 30, setiembre de 1977, pp. 315-348. 5 Las reflexiones de Couture sobre las bases constitucionales de las instituciones procesales aparecieron en su ensayo “Las garantías constitucionales del proceso civil”, publicado por vez primera en el libro Estudios de Derecho Procesal en honor de Hugo Alsina, Ediar, Buenos Aires, 1946, pp. 158-173.

20

EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL

Constitucional, es de grado superlativo, al extremo que hoy se puede afirmar que la concepción del proceso en general, ha sido fuertemente influenciada y determinada por los avances que ha logrado esta novel disciplina6, y que se revelan sobre todo en la concreción práctica de un principio fundamental del Derecho Procesal: el carácter instrumental y finalista del proceso. Sin duda, es el ámbito del Derecho Procesal Constitucional donde, tanto a nivel de su regulación normativa como de su desarrollo jurisprudencial y doctrinario, más asiento ha encontrado el concepto que la doctrina procesal moderna entiende como el gran punto de encuentro entre el Derecho procesal y el Derecho material y la piedra de toque de futuros desarrollos de una teoría procesal constitucionalmente adecuada: “la tutela jurisdiccional efectiva”7.
VARELA, Casimiro: Fundamentos constitucionales del Derecho Procesal, Ad hoc, Buenos Aires, 1999, pp. 59 y ss. 7 Como afirma Aldo Zela, el proceso se desenvuelve históricamente en tres momentos distintos. El primero está marcado por la identidad conceptual entre derecho material y derecho procesal. Aquí, la acción era vista sólo como una extensión del derecho material o como el derecho subjetivo en movimiento, por lo que no se requería la existencia de una ciencia procesal autónoma. El segundo momento identificado por la separación estricta entre derecho adjetivo y derecho sustantivo, producto del descubrimiento de los conceptos de acción y relación jurídico-procesal. Aquí el procesalismo científico haría su aparición y forjaría toda la gama de categorías conceptuales que le darían una autonomía al Derecho Procesal como disciplina científica. Finalmente, el tercer momento está constituido por una superación de los dos momentos anteriores. Aquí ya no existirá ni una identidad entre derecho procesal y derecho material ni una separación rígida de ambas disciplinas jurídicas. Al contrario, esta etapa se hallará caracterizada por la instrumentalidad del proceso, es decir por la búsqueda de un proceso que sirva para la real y eficaz tutela de los derechos que le sirven de sustento. Más allá de discusiones que parecerían bizantinas sobre la naturaleza del derecho de acción, hoy la ciencia procesal encuentra centrada su atención en el problema de la mayor efectividad del proceso. Es en este contexto también, donde se ubica la aparición de una categoría conceptual ajena al momento histórico precedente: la tutela jurisdiccional diferenciada, y que no tiene tampoco otra lectura que la creación de un proceso adecuado y eficaz según la naturaleza de los derechos que se pretende tutelar y que, además de una categoría conceptual construida por la doctrina, constituye una expresión particular del derecho constitucional a la tutela jurisdiccional efectiva. La concreción más palmaria de la tutela jurisdiccional diferenciada lo constituyen los procesos constitucionales. (Cfr. ZELA VILLEGAS, Aldo: La tutela preventiva de los derechos (Como manifestación de la tutela diferenciada), Palestra, Lima, 2008, pp. 2744). Sobre el derecho a la tutela jurisidiccional efectiva como fundamento de esta nueva concepción del derecho procesal vid. CHIARLONI, Sergio: Medidas coercitivas y las tutelas de los derechos, Palestra, Lima, 2006. GUIMARAES RIBEIRO, Darci: La pretensión procesal y la tutela procesal efectiva. Hacia una teoría procesal del Derecho , Prólogo de Joan Picó I Junio, Bosch, Barcelona, 2004. MARINONI, Luiz Guilherme: Derecho fundamental a la tutela jurisdiccional efectiva, Palestra, Lima, 2007. MARINONI, Luiz Guilherme: Tutela específica de los derechos, Palestra, Lima, 2008. MONROY PALACIOS, Juan José: La tutela
6

20

21

en nuestro país vid. el derecho al acceso a la justicia. se fomentó una notable evolución del derecho procesal. como lo ha indicado con propiedad Osvaldo Alfredo Gozaíni. 2006. Sobre la tutela jurisdiccional diferenciada ver el trabajo de PROTO PISANI. Palestra. con la aparición de los derechos fundamentales. Rubinzal Culzoni. en especial. Osvaldo Alfredo: Derecho Procesal Constitucional. consolidándose el debido proceso constitucional. 2004. 22 . Lima. los derechos fundamentales8. HURTADO REYES. procesal de los derechos. Es decir. 2003. Lima. el derecho a ser oído y a tener un proceso con todas las garantías. El debido proceso. Andrea: Le tutele giurisdizionali dei diritti. Martín: Tutela Jurisdiccional Diferenciada. Napoli. 8 GOZAÍNI. 2004. de ser un proceso legal. se pasó a estimar un proceso constitucional con el agregado de principios y presupuestos que conciliaban en el argumento de que sin garantías procesales efectivas no había posibilidad alguna para garantizar ningún derecho material y. Buenos Aires-Santa Fé. Jovene. Palestra.GERARDO ETO CRUZ Por otro lado.

Reus. 19-20. 1764. el clásico trabajo de VALLARTA. abril-junio de 1947. El juicio de amparo y el writ of habeas corpus. Federico y LARA GONZÁLEZ. Ed. No obstante estos pretéritos antecedentes que pueden estudiarse desde una concepción de la arqueología jurídica11. BATIZA. México. Ignacio: Obras completas. pp. 1982. Sagüés ha destacado el inicio y evolución de nuestra disciplina más concretamente en tres cumpleaños simbólicos12 y Sobre el interdicto romano “De homine libero exhibendo” como antecedente de un proceso constitucional vid. LA RIPA. Madrid. Jesús: Los fueros de Aragón. I. Logros y obstáculos. Víctor: Antecedentes aragoneses del juicio de amparo. 22 23 . Imprenta de Francisco Moreno. Juan Francisco: Ilustración a los quatro procesos 9 Antecedentes mucho más remotos. 1976.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL I PARTE ORIGEN. UNAM. Así. 1971. en Revista Mexicana de Derecho Público. FAIRÉN GUILLÉN. 1. op. México. en su acepción de rama jurídico-procesal. En los últimos tiempos Néstor Pedro Sagüés ha venido planteando la existencia de tres “cumpleaños” del Derecho Procesal Constitucional. y LALINDE ABADÍA. Madrid. Zaragoza. cit. 11 forales de Aragón: orden de proceder en ellos según el estilo moderno. y reglas para decidir conforme a la naturaleza de cada uno. Carlos: La Constitución y las libertades de Aragón y el Justicia Mayor . Sobre la institución de la intercessio romana vid. Tomo V. Federico (Estudio Preliminar y Notas): Los primeros códigos de la humanidad. Tecnos. pp. Zaragoza. Porrúa. Rodolfo: “Un preterido antecedente remoto del amparo”. Guara. Vol.. Ángel: Procesos ante el Justicia de Aragón. Néstor Pedro: Derecho Procesal Constitucional. Los annus mirabilis del derecho procesal constitucional. presentes en los sistemas jurídicos de las primeras civilizaciones pueden verse en LARA PEINADO. 1926. Librería General. 10 Un tratamiento detallado de los procesos forales ante el Justicia de Aragón puede verse en LÓPEZ DE HARO. 1994. BONET NAVARRO. 12 SAGÜÉS. 1980. EVOLUCIÓN Y DESARROLLO ACTUAL DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL. N° 4. así como a los viejos institutos medievales del juicio de manifestación del Justicia Mayor10 entre otros. sus añejos antecedentes se remontarían a los viejos interdictos romanos que precederían a la Carta Magna de 12159. Zaragoza. 429-437.

2008. Madison que habría de delinear lo que hoy es conocido como el modelo de control judicial americano o difuso. La segunda efemérides es de 24 de febrero de 1803 en que se expide el célebre fallo del leading case Marbury vs. 22-28. Eduardo Ferrer Mac-Gregor y Arturo Zaldívar Lelo de Larrea (Coordinadores). Buenos Aires. consagraba el pensamiento de otro no menos descollante juez Edward Coke. Buenos Aires. a no dudarlo. Así. 14 Un reciente trabajo que ha enfocado de manera bastante detallada el Bonham’ Case es el de REY MARTÍNEZ. Marcial Pons. se trata de estas efemérides como acontecimientos estelares donde se generó la presencia de las normas procesales que. en parte. en AA. Fernando: “Una relectura del Dr. a raíz de este fallo. 1998. 2008. Sagüés ubica el primer cumpleaños el 26 de mayo de 1679. y que constituye. al afirmar que el derecho natural está por encima de las prerrogativas del Rey. Hábeas Corpus. En efecto. fecha en la que se dicta la “Habeas Corpus Amendment Act”. bien podríamos agregar otro cumpleaño más que aquí brevemente vamos a referir. Estudios en homenaje a Héctor Fix-Zamudio en sus cincuenta años como investigador del derecho. En efecto. Néstor Pedro: Derecho Procesal Constitucional. a nuestro criterio.GERARDO ETO CRUZ que. van a ser la materia u objeto que va a desencadenar la disciplina llamada hoy Derecho Procesal Constitucional. Editorial Astrea. en el célebre caso del Dr. el tratamiento de técnica legislativa más avanzado de la época en que se regulaba el proceso constitucional de hábeas corpus para afirmar la tutela de la libertad individual13. México.: La Ciencia del Derecho Procesal Constitucional. Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Bonham’ Case y de la aportación de Sir Edward Coke a la creación de la judicial review”. Thomas Bonham (1610). Tomo 4. El tercer cumpleaños es de 01 de febrero de 1920.VV. pp. fecha en que se promulga la Constitución de Austria. pp. opera una revolución en el mundo jurídico: se delineaba la posibilidad de que los jueces controlaran la constitucionalidad de las leyes y surgía ya una jurisdicción constitucional que. que introdujo por primera vez en 13 La transcripción íntegra de la “Habeas Corpus Amendment Act” de 1679 puede verse en SAGÜÉS. Instituto Mexicano de Derecho Procesal Constitucional. 3ª edición. a la postre. 24 . la última edición de esta obra corresponde a la 4ª edicón ampliada y actualizada de Editorial Astrea. 847-866. delineando las bases y presupuestos de lo que hoy se conoce como el control constitucional de las leyes por los jueces14.

Héctor: El juicio de amparo. evocador y legendario. considerado como el segundo padre del amparo. y que según Fix-Zamudio “con toda razón Manuel Crescencio Rejón es considerado como uno de los creadores de nuestra máxima institución procesal. ya que en el art. 373. Colegio de Secretarios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación . de Europa. un órgano ad hoc para el control de la constitucionalidad de las leyes: el Tribunal Constitucional15. esta vez de un enfoque de la reconstrucción del debate teórico en donde se origina la concepción democrática de Kelsen y su repercusión en la creación del Tribunal Constitucional. Madrid. que debe su nombre a que dicho documento introdujo modificaciones a la Constitución Federal de 1824. Porrúa. Ferrer Mac-Gregor. a nuestro criterio. 159 y ss. Nuevos aportes. Sobre el pensamiento de Kelsen y su aporte a la creación de la jurisdicción constitucional vid. y del mismo autor Ensayos sobre el Derecho de Amparo. 2003. en LAGI. en AA. y también el primero que en Latinoamérica determinó la consagración legal de la revisión judicial de la constitucionalidad de las leyes. Sara: El pensamiento político de Hans Kelsen (1911-1920). FIX-ZAMUDIO. México. ETO CRUZ. 1964. Madrid. Esta acta se inspiró en forma indubitable en el proyecto redactado por el otro distinguido jurista y político mexicano Mariano Otero. Gerardo: “Un artífice del Derecho Procesal Constitucional: Hans Kelsen”. CRUZ VILLALÓN. Los orígenes de “De la esencia y valor de la democracia”. el amparo fue establecido en el Acta de Reformas de 18 de mayo de 1847. pp. p. UNAM. p. deliberadamente o no. La importancia que ha adquirido el proceso de amparo en el mundo puede observarse en la cuantiosa legislación de los diversos países de América Latina. México. el ameritado publicista yucateco tuvo el acierto de haber exhumado.Editorial Porrúa. 25 del propio documento constitucional se implantó la disposición calificada como “Fórmula Otero”.VV. 26). 1987. Eduardo (Coordinador). donde bajo la inspiración de don Manuel Crescencio Rejón.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL la historia. A todo esto habría que agregar. 2007. África y Asia. Al introducir el nombre del amparo. en donde existe este instrumento procesal para tutelar la defensa y la protección de los 15 Sobre la historia de la instauración del Tribunal Constitucional austriaco vid. cuya vigencia había sido restablecida. bajo la heurística jurídica de Kelsen. A nivel nacional. fecha en que se aprueba la Constitución del Estado de Yucatán. México. por lo que nosotros preferimos identificar dicha fecha el 31 de marzo de 1841 en la que la Constitución del Estado de Yucatán establecía ya el amparo.: Derecho Procesal Constitucional. Biblioteca Nueva Editorial. 24 25 . un vocablo tan hermoso y expresivo. Pedro: La formación del sistema europeo de control de constitucionalidad (1918-1939). (Cfr. Centro de Estudios Constitucionales. un cuarto cumpleaños que se ubica en el interregno de 1803 y 1920: el 31 de marzo de 1841. 1993. que todavía subsiste”. Tomo I. 4ª edición. 16 Sobre el origen y nacimiento del amparo mexicano existen mil y un ensayo. se dio lugar a la creación de uno de los institutos más extendidos en buena parte de los Estados contemporáneos y protector por excelencia de los derechos fundamentales: el juicio de amparo16.

lo ha recogido en el art. ha sentado su base constitucional en el art. denominándole “Acción de Amparo”. 20 de su Carta Política y su desarrollo reglamentario está previsto en el Auto Acordado de la Corte Suprema. en donde se recoge. 19 de su Carta Magna. lo comprende a nivel constitucional en el art. Argentina ha recepcionado el instituto del amparo a nivel constitucional en los arts. denominándole “Recurso de Amparo”. Brasil. recibiendo el nombre de “Acción de Amparo”. Bolivia. párrafos 1 y 2 de su Ley Fundamental y lo ha desarrollado a nivel legislativo mediante Ley 16986. LXIX y LXX de su Constitución y lo ha desarrollado mediante Ley 1533. 95 y su regulación se encuentra en la Ley del Control constitucional de 1997. en lo que respecta a América Latina. donde se recoge este instituto con el nombre de “Recurso de Amparo”. Costa Rica. Lei do Mandado de Segurança de 1951. aunque con distinta nomenclatura. cuya traducción del lusitano es “Mandamiento de Seguridad o de Amparo”. así como a nivel de los dos principales sistemas regionales de protección de los derechos humanos como son el sistema europeo. 86 de la Constitución Política de 1991 y lo regula a través del Decreto 2591 donde se denomina al instituto “Acción de Tutela”.GERARDO ETO CRUZ derechos fundamentales de las personas. 247 de su Constitución y a nivel infraconstitucional en la Ley de Procedimientos Constitucionales de 1960 donde le denomina al instituto 26 . a través del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales de 1950. El Salvador lo prevé en el art. sobre tramitación del recurso de protección de garantías constitucionales de 1992 calificando al instituto como “Recurso de Protección”. 48 de su Comando Normativo Mayor y desarrollo legislativo a través de la Ley de Jurisdicción Constitucional. por su parte. Así. con el nomen iuris de “Mandado de Segurança”. Chile ha sentado su marco constitucional en el art. y el sistema americano a través de la Convención Americana sobre Derechos Humanos de 1969 o Pacto de San José de Costa Rica. Europa. 43. Ecuador. Veamos a continuación como este instituto protector de los derechos fundamentales ha sido recogido en los distintos países de América. a su vez. así como África y Asia. y lo ha reglamentado mediante Ley 1836. Ley de Acción de Amparo de 1966. le ha dado configuración constitucional en el art. Colombia le ha dado reconocimiento constitucional en el art. Ley del Tribunal Constitucional de 1998. el instituto del amparo como un medio de tutela de urgencia para proteger los derechos humanos. 5º. Ley 7135 de 1989.

Código Procesal Civil de 1988. “Amparo”.337/88. BVerfGE) de 1961 que le denomina “Queja o Recurso Constitucional” (Verfassungsbeschwerde). que ha recepcionado esta figura procesal en el art. que a pesar de no recoger expresamente este instituto procesal en su Constitución. 27 de su Constitución y la ha reglamentado a través de la Ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales de 1988. y finalmente Venezuela. en el Libro IV. cuna de esta institución. Honduras. por su parte. Guatemala lo comprende en el art. recoge este instituto en el art. Reglamentaria de los Artículos 103 y 107 de los Estados Unidos Mexicanos. consignándolo como “Recurso de Amparo”. 93.011 de 1988.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL como “Proceso de Amparo”. lo ha regulado a nivel legislativo en la Ley Número 16. por otro lado. Panamá. Austria. Paraguay. le da asiento constitucional en el art. Nicaragua lo prevé en los arts. donde recibe dos nombres o acepciones “Acción de Amparo Constitucional” o “Acción de Amparo a la libertad o seguridad”. Uruguay. de 1936. 4º de la Ley Fundamental de Bonn y reglamentada a través de la Ley del Tribunal Constitucional Federal (Bundesverfassungsgerichtsgesetz. lo comprende en el art 103 y 107 de su célebre Constitución de 1917 y se ve reglamentada a través de la Ley de Amparo. denominándole “Juicio de amparo”. 134 de su Carta Política y lo reglamenta en la Ley Número 1. 265 de su Constitución y su ordenamiento reglamentario se encuentra en la Ley de Amparo. simplemente. que recoge el instituto en el art. específicamente en el Título III titulado “Amparo de Garantías Constitucionales”. y le llama. por su lado. donde se le asigna el nombre de “Recurso de Amparo de Garantías Constitucionales”. A nivel europeo tenemos en primer lugar Alemania. que le denomina “Acción de Amparo”.1. en el Libro IV que trata de las Instituciones de Garantía. 50 de su Constitución y lo desarrolla en su Código Judicial de 1987. 183 de su Carta Magna y desarrollo legislativo a través de la Ley sobre Justicia Constitucional de 2005. 45 y 188 de su Constitución y lo desarrolla a través de la Ley de Amparo de 1988. y le denomina “Garantía o Recurso de Amparo”. cuya base constitucional del amparo se ubica en el art. “De los juicios y procedimientos especiales”. Exhibición Personal y de Constitucionalidad a través del Decreto Nº 1-86 de 1986. en especial en su Título II rotulado “Del Juicio de Amparo”. denominándole simplemente “Amparo”. le ha otorgado rango constitucional a través del art. México. 144 de su Constitución y lo reglamenta vía la Ley del Tribunal Constitucional 26 27 .

28 . por otro lado. 64 de su Norma Normarum y lo ha reglamentado a través de la Ley número XXXII sobre el Tribunal Constitucional (évi XXXII. Número 99 de 1999.4 de su Constitución y lo reglamenta a través de la Ley Constitucional Federal sobre el Tribunal Constitucional de la Federación Rusa (Федеральный конституционный закон О Конституционном Суде Российской Федерации) de 1994. 53. törvény az Alkotmánybíróságról) de 1989 identificándolo como “Petición o queja constitucional”. Croacia lo recoge en el art. y le denomina “Queja Constitucional”. por su parte.1. en su art. los procedimientos ante el Tribunal Constitucional y el estatus de sus Jueces (Zákon Národnej Rady Slovenskej republiky o Romaní pred ním a o postavení jeho sudcov) de 1993. 125. Polonia. d) de su Constitución y lo desarrolla a nivel legislativo en la Ley del Tribunal Constitucional (Zákon o Ústavním soudu) de 1993. 128 de su Carta Magna y lo desarrolla en la Ley Constitucional del Tribunal Constitucional de la República de Croacia (Ustavni Zakon O Ustavnon Sudu Republike Hrvatske). lo denomina “Queja o Reclamación” (Beschwerde). Rusia lo ha recogido en el art. sobre la organización del Tribunal Constitucional de la República de Eslovaquia. a su vez. 50 y 110 de la Constitución y la reglamenta a través de las Reglas de Procedimiento del Tribunal Constitucional (Delovnik Na Ustavniot Sud Na Republika Makedonija) de 1992. Hungría. donde ha recibido la nomenclatura de “Queja Constitucional”. donde se le denomina “Procedimiento para la protección de libertades y derechos”.1. 79 de su Carta Magna y lo ha reglamentado a través de la Ley del Tribunal Constitucional ( Ustawa o Trybunale Konstytuccyhjnym) de 1997. b) de su Constitución y a nivel legislativo lo ha normado a través de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional de 1979.GERARDO ETO CRUZ (Verfassungsgerichtshofgesetz. ha recogido este instituto en el art. VerfGG) de 1953. ha establecido la base constitucional de este instituto en el art. por otro lado. Eslovenia. lo ha incluido en su Comando Normativo Mayor.1 de su Constitución y lo reglamenta a través de la Ley del Consejo Nacional de la República Eslovaca número 38. Eslovaquia. y se le denomina “Recurso de Amparo”.2 y 161. República de Macedonia recoge la institución en el art. donde se le denomina “Queja o petición constitucional”. República Checa lo recoge en el art. 160 y lo ha desarrollado a través de la Ley del Tribunal Constitucional (Zakon o Ustavnem sodišeu) de 1994. España. donde le asigna el nomen iuris de “Queja Constitucional”. que le denomina “Queja Constitucional”. 127. le ha dado encaje constitucional en el art. 87. lo prevé en el art. por su parte.

VV. siendo regulado por el Reglamento de la Corte Europea de Derechos Humanos de Estrasburgo (Rules of the Court/Règlement de la Cour) de 2005.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL calificándolo como “Queja Constitucional”. 189. que denomina a este instituto “Recurso de Amparo”17. 13 y 34 del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales de 1950. Finalmente la dimensión del amparo se proyecta a nivel de los sistemas regionales de protección de los derechos humanos o de jurisdicción constitucional supranacional. que la regula en los arts.Stiftung. e) de su Constitución. Porrúa y Konrad –Adenauer. OG) de 1943 y le denomina “Recurso de Derecho Público” (Staatsrechtliche Beschwerde/ Recours de Droit public/ Ricorsi di Diritto Pubblico). que en este caso aplica a este instituto el nomen iuris de “Demanda Individual” (Individual application/ Requête individuelle). pp. UNAM. 9. 109/IV de 1994. donde este instituto ha sido recogido tanto en el sistema europeo de protección como en el sistema americano.1. donde se le llama “Recurso de Amparo”. 29 .: El Derecho de Amparo en el Mundo. México. 2006. 4 y 36 de su Ley Básica (Lei Básica da Região Administrativa Especial de Macau da República Popular da China) y desarrollada por la Lei de Bases da Organização Judiciaria de Macau. que lo ha regulado en los arts. además de desarrollarla a nivel reglamentario en la Lei do Amparo. tanto como instrumento procesal de tutela. En Asia esta institución ha sido recepcionada por la Región Administrativa Especial de Macao. FIX-ZAMUDIO. Héctor y FERRER MAC-GREGOR. 20 y 219. 112. a) de su Constitución y lo desarrolla a través de la Ley Federal de Organización Judicial (Bundesrechtspflegegesetz. no. la base convencional de este instituto se halla prevista en los arts. en virtud del art. En cuanto al sistema europeo. que recoge al amparo tanto como derecho subjetivo tutelado por el art. no. 34 de la misma Convención. 1225-1229. En 17 AA. 13 de la Convención. que Aprova a Lei de Bases da Organização Judiciaria de 1999. que lo recoge en el art. y finalmente Suiza. Abrogada por Lei no. Eduardo (Coordinadores). que le denomina en este sentido “Recurso” (Remedy/Recours). Por su parte en el continente africano se podrá apreciar que este instituto procesal ha sido recogido por la República de Cabo Verde.

: El Derecho de Amparo en el mundo. FIXZAMUDIO. Sobre el “amparo intereuropeo” vid. Pablo: “El proceso de amparo ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos”. en AA. 215-219. El amparo intereuropeo ante el Tribunal de Estrasburgo. 25. Tomo I. Gerardo: Estudios de Derecho Constitucional. Eduardo (Coordinador).VV. 11571220. 1035-1104. y que se denomina “denuncia o queja de violación” (art. 945-1220. cit. Prólogo de José F. la estructura del proceso: Vid. 30 . y MORENILLA ALLARD. pp.Editorial Porrúa. Sergio: “La protección de derechos y libertades en el sistema jurisdiccional interamericano.).: El Derecho de Amparo en el mundo. 25. 4ª edición.. op. Breve esbozo sobre la discusión respecto a la existencia de la ciencia del derecho procesal constitucional19.GERARDO ETO CRUZ lo que corresponde al sistema americano. El mismo trabajo se encuentra también en AA. en ETO CRUZ. 2001. op. última instancia de tutela de los derechos fundamentales en Europa”.1. Editora Nuevo Norte. Joaquín: “Stratisburgum locutus. cit. México. Colegio de Secretarios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación .VV. al respecto el capítulo del “Amparo internacional” en AA. causa finita.: El Derecho de Amparo en el mundo. op. cit. op. Héctor: “La Corte Europea de Derechos Humanos y el derecho de amparo internacional”.VV.. 20 En esta línea la Teoría General del Proceso permite desentrañar para cualquier rama procesal la naturaleza jurídica del proceso: ¿qué es el proceso?. pp. en 18 GARCÍA RAMÍREZ. como en su dimensión de instrumento procesal de tutela de los derechos establecidos en la Convención. y por el Estatuto de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (1979) y su Reglamento (2000). la base convencional se halla establecida en los arts. en AA.1 y 44 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. siendo reglamentado más detalladamente por el Estatuto de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (1979) y su Reglamento (2000). Palomino Manchego. 44 de la Convención)18. llamado Pacto de San José de Costa Rica de 1969. Ferrer Mac-Gregor. cit. eficaz y sencillo (art. 19 El presente acápite lo tomamos de nuestro trabajo “El pensamiento del Derecho Procesal Constitucional en Domingo García Belaunde”. op. 2. pp.: El Derecho de Amparo en el mundo.. Trujillo.. pp. Es probable que el Derecho Procesal Constitucional.: El Derecho de Amparo en el mundo. pp. en AA. en AA. 2003. El amparo interamericano”.VV. Universidad Nacional de Trujillo. Esta constatación. BRAGE CAMAZANO. que han incorporado el amparo tanto en su dimensión de derecho subjetivo al recurso rápido.VV. Específicamente sobre el “amparo interamericano” vid. 1105-1155.: Derecho Procesal Constitucional. venga ya transitando un respetable tiempo en busca de su consagración definitiva como disciplina jurídica con status propio y que compita de igual a igual con sus homólogas disciplinas procesales20. Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional.VV. pp. 985-1033. como parcela de estudio y conocimiento de un filón del Derecho. cit..

Habría una segunda etapa expresada en una literatura dispersa cuyas publicaciones. deben existir las siguientes condiciones: a) La existencia de un círculo de personas dedicadas a una actividad científica en un campo determinado (Criterio de pertenencia). al analizar el proceder efectivo de las comunidades de académicos o científicos. 1981. Véase KHUN. luego.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL principio. La protección procesal internacional de los Derechos Humanos. Eduardo: Fundamentos del Derecho Procesal Civil. pp. y. 1987. Autocomposición y Defensa. Ediar. 1968. Bosch. Corte Interamericana de Derechos Humanos). Madrid. 1970. 30 31 . UNAM. 22 Si bien el nomen iuris del Derecho Procesal Constitucional viene. sino que su nacimiento ha sido impuesto por la necesidad de que algún sector de científicos se ¿cómo está hecho?. específicamente el tomo 2. los recientes trabajos de PÉREZ TREMPS. ALCALÁ-ZAMORA. Así. Buenos Aires. control constitucional y jurisdicción o justicia constitucional.. si bien ancladas a un contenido y a categorías propias del Derecho Procesal Constitucional. 1961. Eduardo: Estudios de Derecho Procesal Civil. Penal y Constitucional). Imprenta universitaria. 1951. 3 Vols. Este autor habrá de insistir en el tema en diversos trabajos posteriores. Barcelona. Civitas. Tecnos. aún. con una producción que se identifica con el actual nomen iuris del Derecho Procesal Constitucional. 3 Vols. Joaquín: La jurisdicción en los últimos años esta disciplina procesal ha adquirido una significativa presencia en la literatura especializada. COUTURE. México. Hacia una teoría y Ley Procesal General. Rev. Thomas S. Argentina. Pablo: Escritos sobre justicia constitucional. 1975. Buenos Aires. 2005). México. de Jurisprudencia. en retrospectiva mirada bien podemos encontrar una primera etapa a través de los trabajos de Niceto Alcalá-Zamora y Castillo. 1944. Así. 2005 y BRAGE CAMAZANO. no resulta de la pura voluntad de una comunidad de académicos21 que subjetivamente vendrían planteando la existencia de esta relativamente novel disciplina procesal22. 1947. Edic. siguen apareciendo en el amplio maremagnum del Derecho Constitucional como revisión judicial. entre los que destacan sus Ensayos de Derecho Procesal (Civil. autocomposición y defensa. Estudios diversos de Derecho Procesal. CALAMANDREI. Ediciones Depalma. Así. 155 y ss. pp. Madrid. constitucional de la libertad (Teoría general. Piero: Estudios sobre el proceso civil. Niceto: Proceso. 1947. México. 104105. También en esta primera etapa de desarrollo se ubican los trabajos de COUTURE. Imprenta universitaria. 21 Thomas Khun ha definido los marcos en los que debe discurrir una “ciencia normal”. p. que estimamos la definitiva. México. José Vicente: Fundamentos del Derecho Procesal. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. FAIREN GUILLÉN. Barcelona. c) Esta hipótesis o paradigma ha encontrado una o varias aplicaciones en un campo de problemas específicos (Criterio de aplicación).. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Víctor: Doctrina general del Derecho Procesal. 1948. Buenos Aires. Chicago. Proceso. 58. México. Buenos Aires. Editorial Bibliográfica Argentina.: The structure of scientific revolutions. existe una tercera etapa. d) El círculo de científicos pretende realizar nuevas aplicaciones del paradigma a la solución de otros problemas (Criterio de ampliación). UNAM. siendo subsumido bajo los cartabones de la “jurisdicción constitucional” (Vid. sobresale: Veinticinco años de evolución de Derecho Procesal (1940-1965). b) Este círculo fundamenta sus investigaciones en una hipótesis determinada (Criterio de fundación). GIMENO SENDRA. México. 1990. y la función del proceso: ¿para qué sirve? Vid. Bosch.

como afirma Domingo García Belaunde. Así. Todo esto es una realidad. pues tarde o temprano. 2008. la granítica personalidad del profesor de la Universidad de Rosario 23 32 . aún cuando en Europa se prefiera utilizar el término “jurisdicción o justicia constitucional”. que todavía se ven en el entorno. No obstante resultar atractivo el rótulo “Derecho Procesal Constitucional” que se utiliza cada vez con más naturalidad y en un marco geográfico cada vez más amplio. es decir. GARCÍA BELAUNDE. Actualmente y en reciente obra. Seguramente. no obstante algunas posiciones pesimistas o dubitativas. por lo menos en el mundo romanista. procesos constitucionales. no por ello debemos dejar de reconocer su irrebatible existencia.GERARDO ETO CRUZ ocupen de aquel conjunto de normas de carácter procesal-constitucional que existen en los correspondientes sistemas jurídicos. hoy ya nadie pone en duda que las normas reguladoras de los procesos constitucionales deben ser estudiadas con independencia de las normas constitucionales sustantivas24. no resuelve. pues los hechos así lo demuestran: hay publicaciones. Recurso Extraordinario. Derecho Procesal Constitucional. que pertenece tanto al Derecho Constitucional como al Derecho Procesal. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. una disciplina así será plenamente aceptada”. 92. Domingo: El derecho procesal constitucional en perspectiva. eventos centrados en su estudio. esta disciplina todavía no deja de tener legítimas preocupaciones23: ¿Tiene ya una claridad en sus límites y precisión en su contenido? ¿O es que acaso se encuentra en un periodo de reajuste y novedad en el que su objeto todavía no tiene la fijeza como las demás disciplinas que gravitan en el firmamento jurídico con luz propia? Si bien somos de la opinión que aún le falta decantar muchas cosas como disciplina jurídica. 255-256). y siendo que las instituciones procesales se encuentran en la propia Constitución. hay que tomarlo con reserva aun cuando en el futuro esta rama jurídica florecerá” (Cfr. Néstor Pedro Sagüés (Cfr. 1989) quien sostiene que el Derecho Procesal Constitucional es de naturaleza mixta. cátedras dedicadas a ello. En efecto. Con todo. “Garantías Constitucionales en la Constitución peruana de 1993”. Pero esto es cuestión de tiempo. Sin Domingo García Belaunde ha sostenido que: “Desde el punto de vista de la Teoría del Proceso. es decir. Buenos Aires.) 24 En sentido contrario opina. es evidente que este Derecho Procesal está todavía en ciernes. por tanto. “…qué se entiende por Derecho Procesal Constitucional. México. pp. la pregunta habría sido otra: ¿existe o puede existir una disciplina jurídica que se llame Derecho Procesal Constitucional? Esta inquietud ha sido respondida en forma afirmativa. 1994. el problema y se limita tan solo a señalar una dificultad. p. Lima. el citado académico estima que el nombre tiene ya una consagración definitiva. son los constitucionalistas los que tienen mayor preocupación que los procesalistas. Existe una disciplina que puede denominarse Derecho Procesal Constitucional. de haber escrito hace algunos años. en Lecturas sobre temas constitucionales. por ejemplo. Comisión Andina de Juristas – CAJ. (Cfr. como para que justifique una respuesta positiva. Astrea. en embrión y. T I. Este planteamiento si bien no es del todo falso.

aun cuando su obra fue publicada en Buenos Aires (Cfr. frente al Código Civil y su respectivo código adjetivo. Vol. 1980. al surgir la jurisdicción constitucional. 503 y ss. 25 Sólo para citar el caso de Piero Calamandrei. pp. 1980. al respecto CAPPELLETTI. Pablo: Lecciones de Derecho Procesal Laboral. número 24.). quien desarrolló en Italia las bases del Derecho Procesal Constitucional en su clásico trabajo “La illegittimità costituzionale delle leggi nel processo civile”. 1988-1992. Vid. siendo diseñada por los propios constitucionalistas y quizás el fermento del tiempo ha podido vadear una serie de dudas y hoy se podría con vigorosa firmeza proclamar que el Derecho Procesal Constitucional tiene ya un sitial en el concierto de las demás ramas del derecho procesal. ambos en Revista de la Facultad de Derecho de México. fueron los procesalistas civiles los que. Edersa. 2. Editorial Bibliográfica Argentina. III. Penal y Constitucional. en Estudios sobre el proceso civil. 26 GONZÁLEZ PÉREZ. ALMAGRO NOSETE. Lo dicho. ha sido sin lugar a dudas el pionero en haber estampado una obra con dicho título en España. desde luego. Penal y Constitucional. Madrid. Valencia. de la Revista de Jurisprudencia Argentina S. Edic. por otro lado. 1994. José y SAAVEDRA GALLO.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL embargo. Vol. 32 33 . Jesús: Derecho Procesal Constitucional . por lo general. a pesar de provenir de otros “predios jurídicos”.A. no obstante el reclamo de que su estudio requiere una perspectiva estrictamente procesal como lo viene propugnando hace ya un buen tiempo Jesús González Pérez26. Tomo VI. Posteriormente. FIX-ZAMUDIO. Héctor. En la actualidad. el Procesal Civil. han sido otros los académicos que utilizan con frecuencia este rótulo. Madrid. Organización y Funcionamiento. inmediatamente se adueñaron de esos inexpugnables territorios que no habían sido transitados aún25. requiere hacer una comparación para poder comprender lo que aquí venimos sustentando. los estudios de los procesos constitucionales eran asumidos por los constitucionalistas con evidentes deficiencias de técnica procesal. En países como Italia. décadas atrás. Destáquese que el pionero en haber utilizado en España dicho nomen iuris fue el recordado procesalista Niceto Alcalá-Zamora y Castillo. Dígase de paso que este autor. Tirant Lo Blanch. Civitas. FAIREN GUILLÉN. Buenos Aires. Mauro: “Piero Calamandrei y la Defensa Jurídica de la libertad”. Así tenemos a GONZÁLEZ DELEITO. Víctor: Estudios de Derecho Procesal Civil. 1956. 1961. concurren con igual fuerza de estudio las disciplinas jurídicas específicas: el Derecho plantea una tesis sobre la cual los demás académicos están. esta disciplina viene. Buenos Aires. Un breve planteamiento demasiado esquemático confirma la existencia de esta rama procesal cuando se observa que.. Tecnos. Ensayos de Derecho Procesal Civil. “La aportación de Piero Calamandrei al Derecho Procesal Constitucional”. 1990. ContenciosoAdministrativo-Constitucional. llamados a pronunciarse. Domingo Nicolás: Tribunales Constitucionales. Madrid.

“Protección procesal de los derechos fundamentales en la Constitución peruana de 1979”. Centro de Estudios Constitucionales. Igualmente a SAARBRUCKEN: “La teoría jurídica de Ulfrid Neumann”. Madrid. 1980. Madrid. en tanto que el segundo establece el modo mediante el cual obtiene del juez la aplicación coactiva de las normas sustanciales en caso de inobservancia. edición a cargo de KAUFMANN. 40. pp. junio de 1981. cit. Gregorio. cuyas disciplinas académicas llamadas a estudiarlo son el Derecho Penal y el Derecho Procesal Penal27. se pronunciaba en este sentido: “…así como el Derecho Civil se complementa con el Derecho Procesal Civil y el Derecho Penal hace lo propio con el Derecho Procesal Penal. Nº 35. 1984. en cambio. 266-273. mandatos. 1982. la ciencia jurídica correspondiente en cada materia. op. 1992. El primero estudia a la Constitución. 2ª ed. Traduc. André: Derecho Constitucional e Instituciones Políticas. en KAUFMANN. Lotear: “Teoría de las Normas”. Lo propio ocurre con el Código Penal. Debate. 3ª ed. también es aplicable al derecho constitucional y al derecho procesal constitucional. 1994. Hans: Teoría General de las Normas. imputaciones que prescriben algo29. 1992. hace casi tres décadas.. esté o no normado. 31 HESSE. 34 . de Hugo Carlos Delory Jacobs. Madrid. HAURIAU. en términos de disciplinas científicas. del derecho civil o penal o de cualquier otra norma sustantiva28. Trillas. Fondo Editorial de la PUCP. como objeto de estudio30. Centro de Estudios Constitucionales. Konrad: Escritos de Derecho Constitucional.. 3 y ss.son simplemente eso: normas de conducta. Lecciones de Derecho Constitucional. Igualmente la obra póstuma de KELSEN. Revista de la PUCP. Lima. ver específicamente “Concepto y cualidad de la Constitución”. Arthur y HASSEMER. Esta descripción que aquí venimos haciendo. estudia y describe dichas normas. las normas jurídicas –sean sustantivas o procesales. En realidad podemos afirmar que. pp. sea en su lectura del texto formal o material o todo lo que antológicamente se presente como el fenómeno constitucional31. Edición española por ROBLES. 351-364. el Derecho Constitucional se complementa con el Derecho Procesal Constitucional…”. en Pensamiento Jurídico Contemporáneo. 29 Sobre el particular véase a PHILIPPS. Arthur y HASSEMER. en términos del episteme jurídico. (Selección. Domingo: Conocimiento y Derecho. Apuntes para una Filosofía del Derecho. 10-11). 28 Al respecto. México. pp. p. 30 Ver el trabajo de GARCÍA BELAUNDE. Winfried.. Barcelona. 65. Vol I.GERARDO ETO CRUZ Civil y el Derecho Procesal Civil. en Derecho. en especial p. (Cfr. traducción e introducción de Pedro Cruz Villalón). penal. el profesor Alessandro Pizzorusso señala que la diferencia entre el Derecho Sustantivo (sea civil. Ariel. Winfried: Pensamiento Jurídico Contemporáneo. administrativo) y el Derecho Procesal viene dado por la circunstancia de que el primero integra las “reglas sustanciales” para la formación de los diferentes tipos de relaciones. 27 Ya Domingo García Belaunde. Vid. pp.

258. bien podríamos apreciar que diversos autores ya han venido tomando las nociones de esta disciplina en fechas disímiles. le asiste la respectiva disciplina llamada a cubrir su estudio: el derecho procesal constitucional. en otros paíes) que regule orgánicamente las instituciones procesales tendientes a hacer prevalecer la “parte sustantiva” de aquel Código Constitucional. A este tipo de instituciones de naturaleza procesal constitucional.VV. 33 GARCÍA BELAUNDE. México. Eloy (Coordinadores): Encuesta sobre Derecho Procesal Constitucional. distintas a las otras normas. lo que es más importante. También puede verse en “Introducción al estudio de la defensa de la Constitución en el ordenamiento mexicano”. 1997. lograr el desarrollo y la evolución de las propias disposiciones constitucionales en un doble sentido: desde el punto de vista de la Constitución formal. 15-16.la defensa de la Constitución. logrando su paulatina adaptación a los cambios de la realidad político-social. Porrúa e Instituto Mexicano de Derecho Procesal Constitucional. pp. En definitiva. Ver AA. por tanto. reprimir su desconocimiento y. Prólogo de Eduardo Ferrer Mac-Gregor.: La Constitución y su Defensa. a través de los diversos mecanismos procesales que establezca la propia normatividad constitucional32. Domingo y ESPINOSA-SALDAÑA BARRERA.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL Pero. sumado al texto o código fundamental. traten de afirmar –pues he ahí la ratio legis de dichas normas procesales. Lima. 32 34 35 . 2006.VV. p. Grijley .Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional (Sección Peruana). 1984. Dicho recorrido bibliográfico nos permitirá a su vez observar la Héctor Fix-Zamudio señala que la defensa de la Constitución está integrada por todos aquellos instrumentos jurídicos y procesales que se han establecido tanto para conservar la normativa constitucional como para prevenir su violación. se revela necesaria la existencia de un Código Procesal Constitucional (como existe en nuestro país o distintas leyes orgánicas sobre jurisdicción constitucional. en AA. En el reciente libro que se ha publicado sobre una encuesta a un grupo de académicos33. y desde el ángulo de la Constitución material. su transformación de acuerdo con las normas programáticas de la propia carta fundamental. UNAM.: Jurisdicción Militar y Constitución en Iberoamérica: Libro Homenaje a Domingo García Belaunde. 3. A continuación vamos a reseñar las fuentes bibliográficas de donde los principales juristas de cada país tomaron conocimiento de esta disciplina. México. se trata de que un Código Procesal Constitucional regule los procesos constitucionales que se reflejan en los diversas “procesos constitucionales” y. Los orígenes y referencia de nuestra disciplina en el pensamiento constitucional contemporáneo.

que son publicaciones relativamente recientes. 23-54. Bendal. Palestra. pp. Schlaich. E. pero lo hizo en ediciones posteriores y no desde las primeras. En Argentina. el único libro existente en aquel entonces provenía del magistrado constitucional federal W. los de C. 2ª ed. el Tribunal Constitucional Federal había llevado. pp. Los manuales más destacados de hoy sobre esta disciplina en Alemania son. pp. Un trabajo de referencia más específica a esta materia lo encuentra en la obra de Fix-Zamudio publicado en Alemania con el nombre Verfassunskontrolle in Lateinamerika (Control Constitucional en América Latina). aunque ya lo sostuvo Couture allá por 1946”. 25 y ss. que se titulaba “El Derecho Procesal Constitucional”. K. Gozaíni señala que la referencia la tomó en 1979 con ocasión de conocer el libro de Adolfo Gelsi Bidart (Uruguay) cuando le expresara que “una ciencia nueva podría ser el Derecho Procesal Constitucional. al respecto P. y luego en su libro Nueve ensayos constitucionales y una lección jubilar. Zuck (El Derecho de la queja constitucional. según este autor. Comentar (La Ley del Tribunal Constitucional Federal-Comentarios) y que abordaba básicamente cuestiones procesales recogidas en la Ley del Tribunal Constitucional Federal. luego Néstor Pedro Sagüés retituló sus obras Recurso Extraordinario y Amparo. Geiger (1952): Gesetz ubre das BVerfG. Klein. Pestalozza. y también del abogado R. Jurisprudencia constitucional comentada. con el agregado de Derecho Procesal Constitucional. 36 . Lima. El mismo Häberle escribiría en 1976 un ensayo entonces quizás básico “El Derecho Procesal Constitucional como derecho constitucional concretizado frente a la judicatura del Tribunal Constitucional” aparecido en Pensamiento Constitucional. 2001. 1988). Tomo 121. E. 125 y ss. a pequeños trabajos y casos controvertidos. Osvaldo A. no obstante. Häberle. 1979. a criterio de este autor el primero que utilizó el nombre del Derecho Procesal Constitucional fue Juan Carlos Hitters en un artículo publicado en El Derecho (1987). Veamos: Peter Häberle por ejemplo en Alemania tomó referencia de esta disciplina a mediados de la década del 50 en Friburgo de Brisgovia. donde el profesor mexicano consideraba a Hans Kelsen como fundador de esta “nueva disciplina científica”: el Derecho Procesal Constitucional. 881 y ss. En todo caso. pp. una y otra vez.GERARDO ETO CRUZ evolución doctrinaria de nuestra disciplina y los principales hitos de su desarrollo científico. Lima 2004.

EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL Por su parte. publicado en Santa Cruz. 1ª parte. el profesor Ivo Dantas expresa que fue el profesor Dr. 1980. Pablo Dermizaky Peredo afirma que esta disciplina llegó a su conocimiento con el libro de Jesús González Pérez. Belo Horizonte. en una conferencia impartida en el Colegio Departamental de Abogados de Cochabamba. año III. este texto fue publicado por la Editorial Forense. En Bolivia. 1945. Madrid. En este mismo país. García Belaunde y Ernesto Rey Cantor. mientras que José Antonio Rivera Santiváñez conoció la disciplina a través del libro de Néstor Pedro Sagüés. el profesor Regis Frota Araujo afirma que tomó noticia de esta disciplina en los estudios de doctorado que seguía en la 36 37 . Posteriormente en 1984. Buenos Aires. Néstor Pedro Sagüés afirma que esta asignatura la descubrió por un comentario que Niceto Alcalá Zamora y Castillo hiciera en la Revista de Derecho Procesal. 77-78. quien primero se ocupó de esta disciplina utilizando dicha denominación y de quien conociera el surgimiento de esta disciplina científica. Este profesor afirma que el primero en introducir este nomen iuris en Bolivia fue el profesor José Decker Morales. Derecho Procesal Constitucional. En el Brasil. en su tesis Proceso Constitucional presentada al concurso para la designación de Profesor Titular del Departamento de Derecho Público de la Facultad de Derecho de la Universidad Federal de Minas Gerais (Edición limitada. José Alfredo de Oliveira Baracho. 1981). Por su parte. Tardíamente esta acepción fue utilizada por primera vez en el foro organizado por la Academia Boliviana de Estudios Constitucionales en marzo de 2001 y fue utilizada como título de una obra colectiva: Derecho Procesal Constitucional Boliviano editado por la Academia Boliviana de Estudios Constitucionales. Derecho Procesal Constitucional y posteriorimente a través del ya citado libro de Jesús González Pérez y de los trabajos de los profesores Fix-Zamudio. en marzo de 2002. en octubre de 1998. Civitas. pp. Jorge Asbún señala que aproximadamente a fines del año 1988 en España en el marco del programa de doctorado que seguía en la Universidad Complutense de Madrid escuchó hablar por primera vez de esta disciplina.

André Ramos Tavarés destaca que el primer autor brasileño que utilizó el término “Derecho Procesal Constitucional”. expresa que en el curso de Maestría en Derecho Público en la 38 . Afirma que fue él quien introdujo esta denominación en su país a través de su obra Introducción al Derecho Procesal Constitucional. Río de Janeiro: Forense. En Costa Rica. fue la profesora Ada Pellegrini Grinover. fue solamente el profesor José Alfredo de Oliveira Baracho (Processo Constitucional. en su obra: Os Princípios Constitucionais e o Código de Processo Civil (Los Principios Constitucionales y el Código Procesal Civil. profesor de la Universidad de Brasilia desde 1966 y que fue presidente del Instituto de los Abogados del Distrito federal y también Ministro del Tribunal Superior Electoral (STE). la visión de la autora sobre el Derecho Procesal Constitucional era extremadamente amplia. Sin embargo. 408 pp. Seccional Cali. Del mismo modo. En Colombia el profesor Ernesto Rey Cantor señala que tomó conocimiento de esta disciplina por el contacto personal que sostuvo en San José de Costa Rica en el mes de abril de 1994 con los maestros Héctor Fix-Zamudio y Néstor Pedro Sagüés y de sus respectivas obras.).GERARDO ETO CRUZ Universidad Compostelana entre los años de 1994 y 1998. Por último. decantándolo y utilizándolo en sentido específico. Universidad Libre de Colombia. quien pasó a utilizar esa expresión de forma más estricta. como referido al proceso de control de constitucionalidad. En ese sentido. julio de 1994. abarcando tanto el proceso de control de constitucionalidad como la tutela constitucional de los principios procesales y los referidos a la organización judicial. en este mismo país. Escribió en 1983 por la Editorial “Revista dos Tribunais”. conoció de la existencia de esta disciplina. Este autor señala que el primero autor brasileño que utilizó el nombre de “Derecho procesal Constitucional” fue el profesor de la Universidad Federal de Río de Janeiro. Rubén Hernández Valle afirma que por la lectura en 1982 del ensayo de Gustavo Zagrebelsky. Roberto Rosas. 1984. Sâu Paulo: José Bushatsky Editor. 1975). donde este autor italiano se preguntaba por la utilización de la denominación de “Derecho Procesal Constitucional”. bajo el título de Directo Processual Constitucional (Princípios Constitucionais do Processo Civil) el primer texto sobre esta materia.

con la destacada participación de maestros latinoamericanos como Héctor Fix-Zamudio y Néstor Pedro Sagüés. afirma que en Chile el término se comenzó a utilizar en 1988 por el procesalista Hugo Pereira Anabolón y el constitucionalista Humberto Nogueira Alcalá. Por otro lado. En España. responsable de la cátedra de Derecho Político I (curso 1988-89) en la Facultad de Derecho de la Universidad de Santiago de Compostela. que contribuyeron decisivamente a abrir camino a esta nueva disciplina. En Chile. Buenos Aires. que conoció de la existencia de esta denominación para hacer referencia a lo 38 39 . él empezó a utilizar en este país el nomen iuris de nuestra disciplina. el conocimiento completo de esta disciplina científica lo adquirió a través de los textos clásicos de Néstor Pedro Sagüés y Héctor Fix-Zamudio. En este mismo país. Las actas de estos seminarios internacionales con los trabajos de Nogueira y Pereira fueron publicadas en la Revista de Derecho de la Universidad Central. en 1982 en un viaje a Madrid. Finalmente. Ediar. Civitas. 1980. También cabe destacar la preocupación del procesalista de la Universidad de Valparaíso Raúl Tavolari Oliveros por los temas propios del derecho procesal constitucional y que están recogidos en monografías y artículos destacando los libros Habeas Corpus y Tribunales. que en su tercera parte trataba casos sobre Derecho Procesal Constitucional. el profesor José Julio Fernández Rodríguez manifiesta que fue gracias al profesor Francisco Fernández Segado. Posteriormente. el profesor Humberto Nogueira Alcalá expresa que el contacto con esta nueva disciplina lo tuvo en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile. Madrid. conoció más a profundidad esta nueva rama procesal al adquirir el libro de Jesús González Pérez Derecho Procesal Constitucional. lo condujo al estudio y profundización de esta nueva rama procesal. donde en el curso de Derecho Procesal conoció la obra de Eduardo Couture Estudios de Derecho Procesal. ambos de la Editorial Jurídica de Chile. Francisco Zúñiga Urbina expresa que al igual que muchos la lectura del procesalista español Jesús González Pérez y de su libro Derecho Procesal Constitucional. 1948. organizándose en la Universidad Central de Chile dos seminarios internacionales sobre Justicia Constitucional. jurisdicción y proceso.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL Universidad de Costa Rica en 1990.

como Alcalá-Zamora y Castillo. la primera obra con el título de Derecho Procesal Constitucional que estudiara la regulación de los procesos constitucionales fue la que publicó en 1980 a raíz de entrar en vigor la Ley Orgánica de 3 de octubre de 1979 que regula el Tribunal Constitucional español. del profesor Jesús Gonzalez Pérez. aunque en un sentido distinto al utilizado en ese país. según su parecer. autocomposición y autodefensa. profesor de Derecho Administrativo. éste explicaba las clases de proceso por la pretensión u objeto de lo que se definía y al tratar aquellas que se basaban en la discusión de una norma constitucional. En efecto en 1980 publicó un libro bajo el título de Derecho Procesal Constitucional. el profesor español afirma que el término “proceso constitucional” se utilizó por algún autor. el uso de la expresión alcanza cierta proyección como consecuencia de la edición en 1980 de la obra Derecho Procesal Constitucional. al crearse en la II República el Tribunal de Garantías Constitucionales.GERARDO ETO CRUZ que se conocía como “jurisdicción constitucional”. salvo error u omisión. por tanto. el tantas veces citado profesor español Jesús González Pérez afirma que comenzó a forjar una idea del Derecho Procesal Constitucional. aparecida en 1947. En España. Confirmando este aserto de Jesús González Pérez. atribuía dicho proceso a uno político o constitucional. Este profesor español afirma. que en España es común atribuir a Jesús González Pérez. que comenta la citada LOTC. por otro lado. conoció el Derecho Procesal Constitucional. En Italia. el uso inicial de la expresión. al referirse a la división del Derecho Procesal en diferentes sectores ya en la primera de las ediciones de su obra Proceso. con alguna excepción. obra que sacó a la luz la conocida editorial madrileña Civitas y cuya difusión fue muy importante. pero no llegó a utilizarse la expresión “Derecho Procesal Constitucional” para designar – y estudiar – la regulación de los procesos seguidos ante el Tribunal. Pablo Pérez Tremps afirma que la noción de Derecho Procesal Constitucional recién aparece en España con la promulgación de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional español (Ley Orgánica 2/1979) y que. Por su parte. por la obra de Domingo García Belaunde De la 40 . Asimismo. cuando en las clases de licenciatura de su maestro Jaime Guasp (curso 1944-45). el profesor Lucio Pegoraro manifiesta que.

col. Padova. M. Romboli (a cargo de) La giustizia costituzionale ad una svolta (La justicia constitucional en un cambio de dirección). 480. Giudizio “a quo” e premovimiento del Processo costituzionale (Juicio “a quo” y promoción del proceso constitucional). Il processo costituzionale 40 41 . Giuffrè. Pegoraro nos ilustra sobre G. 1953. En esta misma línea. En este contexto.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL jurisdicción constitucional al Derecho Procesal Constitucional. Este profesor italiano expresa.VV. sin embargo. Abbamonte. Alessandro Pizzorusso afirma que si bien no puede fijarse una fecha precisa del conocimiento de esta disciplina en Italia. Las primeras tres publicaciones que se refieren a esta noción. que el debate de estos años fue ya precozmente anticipado en 1950. Mezzanotte. mas en él no se usa la expresión “derecho procesal constitucional”. en “Dalla giustizia costituzionale al diritto processuale costituzionale” (De la justicia constitucional al Derecho Procesal Constitucional). 2000 y por conversaciones personales sostenidas con este autor y otros colegas latinoamericanos y peruanos en especial. Entre los artículos que han tocado este tema en Italia. que empieza a hablarse de esta materia. D’ Amico. ¿Diritto processuale costituzionale? (¿Derecho procesal Constitucional?) y C. Redenti. en su título. Roberto Romboli sugiere que esta noción nace con el funcionamiento concreto de la Corte Constitucional italiana en 1956.. Cappelletti) más que por constitucionalistas. Torino 1996. en AA. en Giurisprudenza italiana (Jurisprudencia italiana) 1990. donde se previó la creación de una Corte Constitucional especializada en el control de la constitucionalidad. Zagrebelsky. Processo costituzionale e forma di governo (Proceso constitucional y forma de gobierno). este profesor italiano nos recuerda que en este país los primeros comentarios sobre la institución y el funcionamiento de la Corte Constitucional en Italia fueron desarrollados por procesalistas (Calamandrei. Milano. Giappichelli. así como algunas contribuciones en R. según Romboli son: Andrioli. Lima. Padova 1953). en la intervención de Virgilio Andrioli en el Congreso Internacional de Derecho Procesal Civil (cuyas actas fueron publicadas por CEDAM. Profili processuali del controllo giurisdizionale delle leggi (Perfiles procesales del control jurisdiccional de las leyes). más con el nombre conocido en Italia de “justicia constitucional”. Por su parte. parte IV. sino que más se habla de “perfiles procesales del control de las leyes”. Grijley. es con la dación de la Constitución de 1947. Cedam. 1990.

se debe a la publicación de la voz “proceso constitucional” preparado por Gustavo Zagrebelsky para la Enciclopedia del Diritto (Enciclopedia del Derecho). Napoli. Il processo costituzionale (El proceso constitucional).GERARDO ETO CRUZ italiano (El proceso constitucional italiano). cuna del Derecho Procesal Constitucional como disciplina científica. Autocomposición y Defensa. el maestro Fix-Zamudio. octubre-diciembre. publicada en la Revue de Droit Public et de la Science Politique en France et a l`étranger. y Villari. acaso el padre contemporáneo de nuestra asignatura. Su tesis fue publicada posteriorimente en su libro El juicio de amparo. 521 y ss. Milano. el ilustre profesor mexicano utilizó esta expresión en su tesis de licenciatura presentada en 1955. 24. En México. 1987. 1957. Es. vol. Giuffrè. 1964. publicado en 1947 quien. 2 volúmenes. 191-211). Porrúa. México. Giuffrè. Antonio Ruggeri considera que en Italia el debate sobre la necesidad de utilizar la denominación “Derecho Procesal Constitucional” y las consecuencias prácticas que dicha asunción generaba. núm. afirma que las primeras nociones de esta materia las tomó de Niceto Alcalá-Zamora y Castillo quien utilizó este concepto en su clásica obra Proceso. pp. la primera publicación del entonces joven 42 . Eduardo Ferrer Mac-Gregor afirma que el contacto con esta disciplina lo tuvo a través del ensayo de Fix-Zamudio “La aportación de Piero Calamandrei al derecho procesal constitucional” que apareció en su obra El juicio de amparo. Dicho artículo fue publicado por primera vez en 1956 en la Revista de la Facultad de Derecho de México (tomo VI. tomó la idea de una rama procesal dedicada a la defensa de la Constitución de la obra fundacional de Kelsen sobre La garantía jurisdiccional de la Constitución (la justicia constitucional). pp. donde afirmó la necesidad de efectuar una estructuración procesal del amparo y de sopesar una nueva disciplina científica que se encargue justamente del estudio de la implicación procesal de ésta y de las demás garantías constitucionales establecidas por la Constitución. Milán. Con posterioridad. según Ferrer Mac-Gregor. XXXVI. en 1928. 1957. pp. capítulo tercero. 47-82 y sería la obra mexicana que primero plantearía la creación de la ciencia del Derecho Procesal Constitucional. Finalmente. a decir del profesor mexicano. En este mismo país. Jovene.

según el destacado profesor mexicano. enero y febrero de 1956. el profesor Samuel Abad Yupanqui manifiesta que la disciplina la conoció cuando era estudiante de pregrado en la Pontificia Universidad Católica. pp. Diego Valadés afirma que la lectura de El juicio de amparo del maestro mexicano lo hizo tomar conocimiento del Derecho Procesal Constitucional. Por su parte. pues en las clases de Derecho Constitución mexicana: Ensayo de una estructuración procesal del amparo (UNAM. pp. En Paraguay. no obstante haber sido FixZamudio quien sentó las bases de esta nueva ciencia. aunque la misma denominación la utilizó tres años antes en su libro Ensayos de derecho procesal civil. tomo XXVII. penal y constitucional . núm. José Ovalle Favela manifiesta que el concepto de Derecho Procesal Constitucional lo conoció en 1969 gracias a la lectura del libro de Fix-Zamudio El juicio de amparo. México. donde en sus capítulos tercero y cuarto se sientan las bases de esta nueva disciplina. 12300-12313 y 12361-12364 y en el tomo XXVII.. Facultad de Derecho. En nuestro país. La importancia que en México tuvo la obra fundacional de FixZamudio se ve confirmada por el amplio reconocimiento que de sus aportes realizan los demás constitucionalistas mexicanos. 1955) que fuera dirigida 42 43 . Edición de la Revista de Jurisprudencia Argentina. cuyos capítulos relativos al “Derecho Procesal Constitucional” y “El proceso constitucional” fueron reproducidos en La Justicia. 317. el primero en utilizar dicha denominación en el país azteca fue Niceto Alcalá-Zamora y Castillo en su obra Proceso. en el año de 1944. autocomposición y defensa. 12625-12636. aparecido en Buenos Aires. materia en la cual profundizó al ingresar como becario en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. publicada en México en 1947.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL titulado Fix-Zamudio que trata sobre esta materia y donde vuelca las ideas forjadas en su tesis de licenciatura La garantía jurisdiccional de la por su maestro Niceto Alcalá-Zamora y Castillo. donde Fix-Zamudio y Niceto Alcalá-Zamora y Castillo estaban en calidad de investigadores. septiembre de 1956. núms. Jorge Seal Sessain afirma que tomó contacto con esta disciplina a través de las reuniones del Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional y de las publicaciones alcanzadas a él por los profesores Domingo García Belaunde y Eloy Espinosa-Saldaña. Sin embargo. 309 y 310. Así.

Instituto de Investigaciones Jurídicas. 1947. quien en su obra El juicio de amparo incluyó dos capítulos muy importantes y que hoy pueden considerarse como fundamentales para el asentamiento de las bases científicas de esta nueva rama del Derecho: “El Derecho Procesal Constitucional” y “La aportación de Piero Calamandrei al Derecho Procesal Constitucional”. En orden cronológico. donde 44 . De nuestra parte. El pionero de esta disciplina y su principal promotor en nuestro país. Penal y Constitucional (Editorial Revista de Jurisprudencia Argentina. No obstante. México. 206207). 1971). 1944). específicamente pp. En nuestro país. Instituto de Investigaciones Jurídicas. Lima. Buenos Aires. quien pergeñara los primeros esbozos de esta rama procesal en su conferencia Significado y funciones del Tribunal de Garantías Constitucionales pronunciada el 09 de marzo de 1933 y que se reproduce en su obra Ensayos de Derecho Procesal Civil. UNAM. consideramos que el conocimiento pleno de esta asignatura lo tomamos de los trabajos de Héctor Fix-Zamudio. Por otro lado. ha sido Domingo García Belaunde. México. sostuvimos en esta encuesta que la disciplina del Derecho Procesal Constitucional la conocimos de los trabajos de Niceto Alcalá-Zamora y Castillo. donde aborda la génesis de la Constitución republicana y el significado del Tribunal de Garantías Constitucionales y analiza en un item de dicho ensayo Las partes del proceso constitucional. quien desde 1971 viene impulsando el desarrollo de esta disciplina. autocomposición y defensa (Imprenta universitaria. la ubérrima producción bibliográfica de Domingo García Belaunde donde se da cuenta de los aportes de este autor a la consolidación de esta disciplina es: El Hábeas Corpus Interpretado (PUCP. es innegable reconocer a Domingo García Belaunde la herculiana tarea de haber introducido el estudio de esta nueva disciplina científica. A esta obra puede sumarse otros trabajos de Fix-Zamudio donde se desarrollan más extensa y profundamente sus primeros planteamientos realizados: Veinticinco años de evolución de la justicia constitucional 1940-1965 (UNAM.Domingo García Belaunde hacía mención siempre a esta nueva área de estudio.GERARDO ETO CRUZ Constitucional y en la de Garantías Constitucionales –que hoy se denomina Derecho Procesal Constitucional. la fuente más específica de tratamiento de esta materia en el profesor español puede hallarse en su obra Proceso. a decir de este profesor. 1968) e Introducción al estudio de la Defensa de la Constitución en el ordenamiento mexicano (Cuadernos Constitucionales México-Centroamérica. México. 1998).

Fundap. en Revista de la Universidad Católica del Perú (nueva serie). la primera obra donde se abordó esta temática. junio de 1981. Del mismo modo. También en nuestro país. José F. 65-82. siendo El Hábeas Corpus en el Perú. 21). Temis. y que fue en la cátedra sobre la materia en la Universidad Privada Antenor Orrego de Trujillo. donde se empezó a difundir esta disciplina en nuestro país. el profesor Aníbal Quiroga León expresa que fue a partir de las obras de Domingo García Belaunde. 2001. México. El juicio de amparo y Jesús González Pérez. encargada a su persona donde desarrolló más extensamente esta asignatura. Nº 35. Derecho Procesal Constitucional. en particular El Hábeas Corpus Interpretado y El Hábeas Corpus en el Perú. Ortecho Villena precisa que fue en un curso sobre “Derecho Constitucional y Derecho Procesal Constitucional” desarrollado paralelamente al III Congreso Nacional de Derecho Constitucional. el profesor César San Martín Castro afirma que conoce la nueva disciplina del Derecho Procesal Constitucional por las 44 45 . De la Jurisdicción Constitucional al Derecho Procesal Constitucional. 2004. 4º edición. Víctor Julio Ortecho Villena manifiesta que tomó conocimiento de esta disciplina por la lectura de los libros de Néstor Pedro Sagüés sobre el Derecho Procesal Constitucional. sino proveer los cauces procesales adecuados que superen las deficiencias de la legislación actual y que contribuyan a crear un Derecho Procesal Constitucional como disciplina autónoma” (p.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL promisoriamente expresaba: “No sólo es necesario implementar esta acción [el hábeas corpus] en el texto político. PUCP. “Protección procesal de los derechos fundamentales en la Constitución peruana de 1979”. en Revista Derecho. mayo de 1978. Palomino Manchego considera a su vez que en el Perú el conocimiento de esta disciplina vino extendida gracias a las obras de Domingo García Belaunde. Asimismo. Bogotá. realizado en Arequipa en el año 1991. “La jurisdicción constitucional en el Perú”. Igualmente este autor también abrevó en las fuentes del derecho comparado a través de las importantes obras de Héctor Fix-Zamudio. de donde tomó la fuente para el estudio de esta nueva disciplina jurídica. Nº 3. Finalmente. Derecho Procesal Constitucional. pp.

Tecnos. donde dicho autor recordó la primigencia aportación de Eduardo Couture a esta joven disciplina científica. Por último. en Uruguay casi no se utiliza esta expresión. En Portugal. en Uruguay. 29 y ss. los estudios respecto a los instrumentos necesarios para la defensa de la Constitución han sido abundantes y de muy variado signo. Afirma. Desde el establecimiento en Europa de la segunda generación de tribunales constitucionales34. Fundap editores.GERARDO ETO CRUZ discusiones existentes en la Pontificia Universidad Católica del Perú en la década del 90 sobre las garantías constitucinales. 2002. 2002. 34 Prólogo de Héctor Fix-Zamudio. Eduardo: Los Tribunales constitucionales en Iberoamérica. Montevideo. quizás por la ausencia en muchos ordenamientos de instrumentos de defensa subjetiva de los derechos fundamentales o por la verificación solamente objetiva de la inconstitucionalidad de las leyes. recuerda que Eduardo Esteva Gallicchio la usó en su obra Lecciones de introducción al Derecho Constitucional. Héctor Gross Espiell expresa que conoció de esta disciplina a partir del año 1993 por la extendida difusión que de este nomen iuris se empezaba a efectuar en América Latina. pp. 4. también FERRER MAC-GREGOR. tomo I. Madrid. del mismo modo. 46 . Por su parte. que según este autor. insuflada por el Al respecto puede verse FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ. Eduardo Esteva Gallicchio manifiesta que en 1975 inició el conocimiento de esta nueva rama procesal gracias a las aportaciones de Eduardo Couture y Hans Kelsen sobre la jurisdicción constitucional. No empece. que fue él quien utilizó por primera vez esta denominación en el país oriental en su libro Lecciones de introducción al Derecho Constitucional. La eclosión bibliográfica del derecho procesal constitucional. 1984. Vid. el profesor Jorge Miranda afirma que las nociones sobre el Derecho Procesal Constitucional las adquirió entre 1967 y 1968 cuando preparaba su tesis “Contribución para una teoría de las inconstitucionalidades”. José Julio: La justicia constitucional europea ante el siglo XXI. En Europa. México. a partir de la segunda posguerra mundial.

Porrúa-UNAM. 36 Como ha explicado Héctor Fix-Zamudio. Estudio Monroy Abogados. el modelo americano de protección incidental de los derechos fundamentales ha tenido una gran influencia en el surgimiento del proceso de amparo mexicano. Establecimientos topográficos de Jaime Ratés. IV. A. 7). Lima. surge y se consolida en nuestro continente. Diciembre de 2001. el cual llegó a este país justamente por la divulgación que realizó el profesor mexicano Rodolfo Reyes a través de las siguientes obras: El juicio de amparo de garantías en el derecho constitucional mexicano. Héctor: Ensayos sobre el Derecho de Amparo. 1934. México. Madrid. Facultad de Derecho de la UNAM. difundido en el país azteca –y en la mayoría de los países latinoamericanos. muchos países tuvieron desde un inicio un enfoque subjetivo de protección de los derechos. ZAGREBELSKY. Vol. (FIX-ZAMUDIO. La garantía jurisdiccional de la Constitución mexicana (Ensayo de una estructuración procesal del Amparo). pp. 401 y 46 47 . que la concepción de “proceso constitucional” como empresa donde se constituye un litigio sinalagmático en torno a posiciones subjetivas constitucionales.gracias a la obra de Alexis de Tocqueville. p. La defensa constitucional. 1916. el concepto de “proceso constitucional” no se desarrolló ampliamente. donde bajo el influjo de Niceto Alcalá Zamora y Castillo. es ante la existencia de un proceso autónomo de defensa de los derechos fundamentales como el amparo mexicano. Ejemplos y experiencias americanas. donde por primera vez este legendario instituto sería incorporado como un medio de protección por excelencia de los derechos fundamentales. en Revista Peruana de Derecho Procesal. cuya primera edición en español traducida por D. Madrid. Mariano Otero y los constituyentes mexicanos debatían la incorporación del amparo.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL esquema kelseniano de jurisdicción constitucional35. 35 ss. Una excepción a esta regla quizás sea la incorporación temprana en España del juicio de amparo. Sánchez de Bustamante y publicada en París en 1836 se conocería en tierras mexicanas al año siguiente y cuya primera reimpresión en México en el año de 1855 coincidiría con la convocatoria del Congreso Constituyente del cual emanó la Carta Federal de 1857. situación distinta a la ocurrida en América Latina. Gustavo: “¿Derecho Procesal Constitucional?”. Ante el momento constitucional español. Compañía Iberoamericana de Publicaciones. Héctor Fix-Zamudio planteará la construcción del amparo desde una óptica procesal. Es justamente en México. Espasa-Calpe. Recursos de inconstitucionalidad y amparo. 2ª edición. todos ellos estaban muy influidos por el modelo americano de control de constitucionalidad de las leyes. 1999. es sabido que cuando Manuel Crescencio Rejón. donde bajo la inspiración del modelo difuso americano de control de la constitucionalidad de las leyes. Madrid. 1931. Como ha indicado el maestro mexicano. En su tesis para obtener la licenciatura (Cfr. En este contexto. al punto de ser en uno de estos países donde surgió un proceso autónomo para la defensa de las posiciones subjetivas iusfundamentales36. La democracia en América.

El trabajo íntegro se encuentra en GARCÍA BELAUNDE.: Derecho Procesal Constitucional. Ad Hoc. 2003. con algunas contadas excepciones. 37 cit. op. AA. publicado una primera parte en La Ciencia del Derecho Procesal 48 . Pablo Luis Manili (Coordinador). Editorial Advocatus.: Elementos de Derecho Procesal Constitucional. Córdoba. Editorial Universidad. la casi totalidad de la literatura jurídica producida con el nomen iuris de Derecho Procesal Constitucional. Buenos Aires. pues éste constituía finalmente un “proceso” y los trabajos sobre su implicación procesal habían sido prácticamente nulos.: Derecho Procesal Constitucional. pp. 2005. Buenos Aires. AA. Adolfo Rivas (Director).VV. provienen de América Latina37.. han hecho que en nuestro continente alcance esta nueva ciencia un rápido y exhaustivo desarrollo. Veamos en recorrido esquemático y acaso cinematográfico lo que en los últimos años se ha producido sobre el Derecho Procesal Constitucional. 3-76. Machado Pelloni (Coordinador). 1955) el maestro mexicano desarrollará la necesidad de verificar en el análisis del amparo una orientación también procesal de este instituto.. Constitucional. AA.VV.GERARDO ETO CRUZ México. así como la existencia en nuestra América morena de procesos específicos de tutela de los derechos fundamentales. 2006. El pensamiento de Héctor Fix-Zamudio. Tomo I. Mario Masciotra (Director) y Enrique Carelli (Coordinador). 2005.VV. 659-686. 2 tomos. cit.VV. Una confirmación de este aserto lo encontramos con mayor detalle en el reciente trabajo de Domingo García Belaunde “El Derecho Procesal Constitucional en expansión (Crónica de un crecimiento)”. a) Argentina: AA.: Derecho Procesal Constitucional. Fernando M. Ad-hoc. Domingo: El derecho procesal constitucional en perspectiva. Estudios en homenaje a Héctor Fix-Zamudio en sus cincuenta años como investigador del derecho. identificando sólo las obras propias con dicho título. es decir que ha adoptado esta visión de las garantías constitucionales como “proceso”. como veremos a continuación. op. pp. Buenos Aires. Por ello es que.

1999. Academia Boliviana de Estudios Constitucionales. Baldivieso Guzmán. Prólogo de Domingo García Belaunde. Buenos Aires. b) Bolivia: AA. Industrias Gráficas Sirena. Temis. 48 49 . Buenos Aires. Niceto: Ensayos de Derecho Procesal (Civil. Gozaíni. Santa Cruz de la Sierra. 2002. Universidad de Belgrano. Decker Morales. 2002. Logros y obstáculos. Osvaldo Alfredo: Derecho Procesal Constitucional. 1999. Protección de los derechos constitucionales.VV. 2002. Alexander. Ediciones de la Docta. Buenos Aires. Editorial Temis. Sagüés. Gozaíni. Néstor Pedro: Derecho Procesal Constitucional. García Morelos. Cochabamba.: Derecho Procesal Constitucional. Bogotá.: Derecho Procesal Constitucional Boliviano. María Mercedes: Derecho Procesal Constitucional de la Provincia de Santa Fe. Maier. Néstor Pedro: Derecho Procesal Constitucional. 2007. Santa Cruz. Néstor Pedro y Serra. Rubinzal-Culzoni. Editorial Revista de Jurisprudencia Argentina. 2ª edición. Konrad-AdenauerStiftung – Adhoc. Javier: Derecho Procesal Constitucional.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL - Alcalá Zamora y Castillo. Gumesindo: Introducción al Derecho Procesal Constitucional. Seccional Cali. 1944. Córdoba. J. 2006. 2002. Buenos Aires. Buenos Aires. c) Colombia: García Belaunde. Prólogo de Julio B. Rey Cantor. 2006. Rubinzal – Culzoni. Osvaldo Alfredo: Introducción al Derecho Procesal Constitucional. Edit. René: Derecho Procesal Constitucional. 1994. 2006. Ernesto: Introducción al Derecho Procesal Constitucional. Domingo: Derecho Procesal Constitucional. Alfredo E. 1998. Santa Fe de Bogotá. Henao Hidrón. La Plata. Universidad Libre. José: Derecho Procesal Constitucional. Librería Editorial Platense. 2006. 4 tomos. Penal y Constitucional). Buenos Aires. Sagüés. 3ª edición. Money. Editorial Astrea. Sagüés.

Corporación Editora Nacional. g) España: Almagro Nosete. 4 tomos. Pablo Pérez Tremps (Coordinador). 50 . Andrés: Temas de Derecho Procesal Constitucional. 2ª edición. Bogotá. f) Ecuador: AA. 2003. 2001. Jesús: Derecho Procesal Constitucional.: Derecho Procesal Constitucional.GERARDO ETO CRUZ - Rey Cantor. 1992.VV. Pablo: Lecciones de Derecho Procesal (laboral. Almagro Nosete. José y Saavedra Gallo. 1980. Madrid. 1984. Ernesto: Derecho Procesal Constitucional. h) México: AA. Tirant lo Blanch. 1988. Víctor: Estudios de Derecho Procesal Civil. Ferrer MacGregor. Rubén: Derecho Procesal Constitucional. Quito. Editorial Ciencia y Derecho. 2005. Edersa. Madrid. Editorial Juricentro. 2ª edición. d) Costa Rica: Hernández Valle. Editorial Civitas. Editorial Fallos del Mes. e) Chile: Bordalí Salamanca. Fairén Guillén. Derecho Constitucional Procesal y Derechos Humanos Procesales .VV. Santiago de Chile. Valencia. 4ª edición. constitucional). González Pérez. 2003.: Derecho Procesal Constitucional. Madrid. 2001. José: Constitución y Proceso. Librería Bosch. México. Colegio de Secretarios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación Editorial Porrúa. Gimeno Sendra. Eduardo (Coordinador). Vicente: Constitución y proceso. Penal y Constitucional. Tecnos. 3 tomos. 1991. Barcelona. San José. contencioso-administrativo.

2008. Germán Cisneros Farías (Coordinador). Fundap. Raymundo Gil Rendón (Coordinador). Escobar Fornos.: El - - - 2005. Universidad de Nuevo León. Querétaro.VV. Domingo y Espinosa-Saldaña Barrera. México. García Belaunde. Domingo: El derecho procesal constitucional en perspectiva. Porrúa. 3ª edición. Fundap.: Derecho Procesal Constitucional. Ferrer Mac-Gregor. Gerardo y Palomino Manchego. Porrúa. México. corregida y aumentada. 2006. Eto Cruz. 2006. García Belaunde. Porrúa. UNAM. Porrúa. 2005. Landa Arroyo. México. México. 2002. México. 2006. Fix-Zamudio. Colección de Derecho Procesal Constitucional. Héctor: Introducción al Derecho Procesal Constitucional. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional.: Derecho Procesal Constitucional. Eduardo: Estudios sobre Derecho Procesal Constitucional. Domingo: De la Jurisdicción Constitucional al Derecho Procesal Constitucional. 4ª edición. México. México. Iván: Introducción al Derecho Procesal Constitucional. Presentación de Eduardo Ferrer Mc-Gregor y Rodolfo Vega Hernández. 2004.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL - AA. 2004. Prólogo de José Palomino Manchego. México. Primera reimpresión septiembre de 2005. Rubén: Introducción al derecho procesal constitucional. García Belaunde. FUNDAP. Pensamiento vivo de Héctor Fix Zamudio (Con especial referencia al Derecho Procesal Constitucional). FUNDAP. México. revisada. 2005. Ferrer Mac-Gregor. Zagrebelsky. Gustavo: ¿Derecho Procesal Constitucional? Y otros ensayos de justicia constitucional. César: Estudios sobre Derecho Procesal Constitucional. Prólogo de Eduardo Ferrer Mac-Gregor. AA. México. Porrúa e Instituto Mexicano de Derecho Procesal Constitucional.VV. Eloy (Coordinadores): Encuesta sobre Derecho Procesal Constitucional. 2004. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Hernández Valle. 2005. Querétaro. Monterrey. Coloquio internacional. José F. Eduardo: Compendio de Derecho Procesal Constitucional. 2004. 50 51 .

2004. E. Lima. Jurista Editores. j) Panamá: Barrios Gonzáles. 2004. Rodríguez Domínguez. Lima.L. Lima. Managua. Landa Arroyo. Rigoberto: Curso de Derecho Procesal Constitucional. Lima. Iván: Derecho Procesal Constitucional. 2 vol. 2ª edición. Elvito: Derecho Procesal Constitucional.VV. Antecedentes. Editorial Portobelo. Universidad Inca Garcilaso de la Vega. Susana Castañeda Otsu (Coordinadora).VV. k) Perú: AA. desarrollos y desafíos en el Perú. Litho Editorial Chen. Editorial El Jurista. 1997. 2ª edición. 2007. 2002.: Derecho Procesal Constitucional.: Derecho Procesal Constitucional. Gerardo: Breve Introducción al Derecho Procesal Constitucional. Palomino Manchego (Coordinador). Jurista Editores. Samuel: Derecho Procesal Constitucional. 2003. Lima. AA. Panamá.. 1999. Gaceta Jurídica.: El Derecho Procesal Constitucional Peruano. 2 tomos. Liminar de Luis Cervantes Liñán. Abad Yupanqui. AA.GERARDO ETO CRUZ i) Nicaragua: Escobar Fornos. González Montenegro. Lima. 2ª edición.. César: Teoría del Derecho Procesal Constitucional. Universidad de Panamá. 2005. 1993. Editora Grijley. AA. Hispamar. 2003. Rodríguez Robles. Eloy Espinosa-Saldaña Barrera (Coordinador). Estudios en Homenaje a Domingo García Belaunde. Impresiones gráficas.VV. Eto Cruz. Panamá. José F.VV. Grijley e Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional. 1992. - 52 .: Derechos fundamentales y Derecho Procesal Constitucional. 2ª edición. Panamá.R. Sebastián: Derecho Procesal Constitucional panameño. Trujillo.I. Palestra. Boris: Derecho Procesal Constitucional. 2003. Lima. Susana Castañeda Otsu (Coordinadora).

Torres Toro. 219 pp. Editorial Manuel Cha Lu. Lima. traducción de Joaquín Brage Camazano. Como complemento de esta macisa producción bibliográfica puede observarse la iniciativa de la Editorial Porrúa y del Instituto Mexicano de Derecho Procesal Constitucional de formar una colección de títulos sobre Derecho Procesal Constitucional y que ha sido denominada “Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional”. Osvaldo Alfredo: Los problemas de la legitimación en los procesos constitucionales. Peter: Estudios sobre la jurisdicción tribunales constitucionales de Sudamérica en la alborada del siglo XXI. Edit. Grijley. Humberto: La jurisdicción constitucional y los México. 198 pp. Creamax. 3ª edición. México. 2005. libertad (Teoría general. 185 pp. Joaquín: La jurisdicción constitucional de la - Constitucional. 2006. 2004. México. con estudio - - introductorio de J. bajo la dirección de Eduardo Ferrer Mac-Gregor. Wilver der: Derecho Procesal Constitucional. Trujillo. México. Hernández Valle. 1997. Corte Interamericana de Derechos Humanos). Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Manual teórico-práctico. constitucional (Con especial referencia al Tribunal Constitucional alemán). Brage Camazano. Häberle. 2006. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. 107 pp.: Manual de Derecho Procesal Constitucional. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal 52 53 . Konrad y Häberle. Esta serie está constituida a la fecha por veinticinco obras. Brage Camazano y prólogo de P. Hesse. Elvito A. 2005. México. 303 pp.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL - Rodríguez Domínguez. 188 pp. México. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Alejandro: Derecho Procesal Constitucional. Nestor Pedro: El sistema de derechos. Argentina. Lima. Gozaíni. que en orden cronológico de publicación son las siguientes: Sagüés. México. magistratura y procesos constitucionales en América Latina. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. 2005. 2005. Nogueira Alacalá. Zavaleta C. 2004. Rubén: Introducción al derecho procesal constitucional. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional.

México. 2007. Juventino: El amparo social. México. 114 pp. México. Escobar Fornos. Rolla. - 54 . México. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. 110 pp. 2005. 2005. México. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Luis: Estudios sobre neoconstitucionalismo. Carpizo. Giancarlo: Garantía de los derechos fundamentales y justicia constitucional. Pegoraro. Hernán Alejandro: Interpretación y neoconstitucionalismo. 136 pp. José Román: Breve historia del ombudsman en México. Lucio: Ensayos sobre justicia constitucional. 360 pp. 2005.GERARDO ETO CRUZ - Castro. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Mijangos y Gonzales. México. Pablo: Escritos sobre justicia constitucional. Pérez Tremps. 2006. 304 pp. 2006. Celotto. 74 pp. Alfonso: La Corte Constitucional en Italia (Para una Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. la descentralización y las libertades. México. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Narváez Hernández. México. Jorge: Propuesta sobre el Ministerio Público y la función de investigación de la Suprema Corte. Javier: Los derechos fundamentales en las relaciones entre particulares. 236 pp. 2006. 139 pp. México. Landa Arroyo. 171 pp. México. 2006. 314 pp. Olano García. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. México. 2005. 2005. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Iván: Introducción al derecho procesal constitucional. 2007. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. César: Estudios sobre derecho procesal constitucional. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. México. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. 2005. 236 pp. 158 pp. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Cruz. mejor defensa de la Constitución en un sistema mixto de control de constitucionalidad de la normatividad infraconstitucional).

Giacomette Ferrer. José F. Brewer-Carias. Bárcena Zubieta. 328 pp. México. 2008. (Coordinadores): El Pensamiento vivo de Héctor Fix Zamudio (Con especial referencia al Derecho Procesal 54 55 . Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. México. Un hito importante y que puede brindar una señal del estado actual de la ingente producción bibliográfica sobre el Derecho Procesal Constitucional.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL - Colombo Campbell. García Belaunde. Domingo: El derecho procesal constitucional en perspectiva. 282 pp. Gerardo y PALOMINO MANCHEGO. 38 Sobre la semblanza y aportes de Fix-Zamudio al Derecho Procesal Constitucional puede verse ETO CRUZ. 2008. 124 pp. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. 327 pp. 2007. México. el Instituto Mexicano de Derecho Procesal Constitucional y la Editorial Marcial Pons. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. desde diversas vertientes disciplinarias. Allí se han reunido un heterodoxo conjunto de conmilitones que. desarrollan la problemática contemporánea del Derecho Procesal Constitucional y que constituye un justo homenaje a quien bien puede ser calificado como el padre contemporáneo de esta disciplina38. es la publicación recentísima del libro “La ciencia del Derecho Procesal Constitucional”. 2007. y como consecuencia de cumplir sus 84 años en el reino de este mundo. 2007. Juan: El debido proceso constitucional. México. Ana: La prueba en los procesos constitucionales. México. México. 2008. México. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Arturo: La prueba de irregularidades determinantes en el derecho electoral. 2008. por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Luis: El tribunal constitucional peruano y su dinámica jurisprudencial. Carbonell. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Miguel: ¿El tercero ausente? Escritos sobre el Poder Judicial. obra en homenaje a don Héctor FixZamudio con motivo de sus cincuenta años como investigador del derecho y que ha sido editado en 12 tomos. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Castillo Córdova. Allan: La justicia constitucional (Procesos y procedimientos constitucionales).

Perú y Costa Rica y lo más natural es que siga in crescendo y se extienda a los demás países de Latinoamérica. encuentros y agrupaciones académicas. No cabe duda que nuestra disciplina desde el periodo de entreguerras en adelante ha tenido un desarrollo diacrónico. Pablo Pérez Tremps y Ernesto Rey Cantor (Vocales). Eduardo Esteva Gallicchio. Domingo: Derecho Procesal Constitucional. defensa de la constitución39. resultaban laxos o genéricos bajo los formatos. jurisdicción constitucional. Osvaldo Alfredo Gozaíni. A toda esta compacta masa bibliográfica que amplía ya no el archipiélago. pp. etc. Eloy EspinozaSaldaña Barrera (Secretario de Asuntos Institucionales). pero no con la identidad de su actual nomen iuris sino con otros términos que. 40 La Junta Directiva del Instituto Iberoamericano de Derecho Procesal Constitucional para el periodo 2006-2009 está constituida por Mauro Cappelletti+ y Héctor Fix-Zamudio (Presidentes Honorarios). Primera reimpresión septiembre de 2005. Luis Lezcano Claude. El desarrollo del derecho procesal constitucional en las cátedras. 2001. 5 y ss. se suma la creación de cátedras.Grijley. Lo propio existe organizaciones académicas en cada país que agrupan a especialistas en la materia y a nivel supranacional destaca el Instituto Iberoamericano de Derecho Procesal Constitucional. Bogotá. 2005. GARCÍA BELAUNDE. 56 . Universidad Inca Garcilaso de la Vega . esta entidad académica viene publicando la Revista Iberoamericana de Derecho Procesal Constitucional bajo la dirección de Eduardo Ferrer Mac Gregor. Colombia. justicia constitucional. Eduardo Ferrer Mac-Gregor (Secretario de Relaciones Académicas). Lima. rótulos o etiquetas de control constitucional. cuya actual Junta Directiva la preside Néstor Pedro Sagüés40. sino un oceánico mundo de conceptos propios. Es más. la misma que cuenta con una importante presencia de académicos de diversos países que forman parte del Consejo Constitucional). Rubén Hernández Valle y Humberto Nogueira Alcalá (Vicepresidentes). Temis. Panamá. Néstor Pedro Sagüés (Presidente). América Latina tiene aquí un importante filón de aportes en los cursos de pre y posgrados que se viene impartiendo en Argentina. cursos o asignaturas de esta disciplina. Hay edición 39 mexicana de la UNAM. 2008.GERARDO ETO CRUZ 5. Francisco Fernández Segado. a la postre. José Antonio Rivera Santibáñez (Secretario de Coordinación y Programación) y Boris Barrios González. Domingo García Belaunde. México.

Elvito Rodríguez Domínguez (Perú). Francisco Eguiguren Praeli. Carlos Barbosa Moreira. Edgar Carpio Marcos. Gustavo Zagrebelsky (Italia). Valentín Paniagua Corazao+. Tania Groppi (Italia). Jorge Carpizo. Juan Montero Aroca.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL Editorial41. Jorge Mario García Laguardia (Guatemala). Perú. Gumesindo García Morelos. Edgar Corzo Sosa. Luis López Guerra. José Luis Cascajo Castro. Carlos Hakansson Nieto. Elisur Arteaga Nava. José Rivera Santibáñez (Bolivia). México. Salvador Nava Gomar. lo propio como un Comité Consultivo. Carlos Blancas Bustamante. Macarita Elizondo Gasperín. José de Jesús Gudiño Pelayo. Miguel Revenga Sánchez. Mario Melgar Adalid. Juan Carlos Hitters. Chile. Pablo Manili. Raúl Tavolari Oliveros (Chile). 41 56 57 . José Almagro Nosete. Andrés Bordalí Salamanca (Chile). Hernán Olano García. Humberto Nogueira Alcalá. Perfecto Andrés Ibáñez. José Ramón Cossío. bajo la coordinación de Joaquín Brage Camazano42. José María Serna de la Garza. Giancarlo Rolla. Héctor Gross Espiell (Uruguay). Alexei Julio Estrada. María Sofía Sagüés (Argentina). Iván Escobar Fornos (Nicaragua). Luigi Ferrajoli. Miguel Carbonell. Augusto Morello. Alberto Saíd. en México por ejemplo se cuenta ya con un Segundo Congreso Mexicano de Derecho El Consejo Editorial de la Revista Iberoamericana de Derecho Procesal Constitucional es presidido por Néstor Pedro Sagüés y sus integrantes son: Peter Häberle. José Alfonso da Silva. Arturo Hoyos (Panamá). Pablo Pérez Tremps. Francisco Rubio Llorente. Víctor Bazán. Javier Pérez Royo. Gerardo Eto Cruz. Mauro Cappelletti +. Joan Oliver Araujo. Rubén Sánchez Gil. Pablo Gutiérrez de Cabiedes Hidalgo de Caviedes. Germán Bidart Campos+. Diego López Medina. José Ovalle Favela. Palomino Manchego. Hans-Peter Schneider (Alemania). Pedro de Vega (España). Marcial Rubio Correa (Perú). el Comité Consultivo de la Revista se encuentra bajo la coordinación de Joaquín Brage Camazano y sus integrantes son: Gabriela Ávalos. Carlos Ayala Corao. Fernando Silva García (México). Manuel Aragón Reyes. Ada Pellegrini Grinover (Brasil). Luis Lezcano Claude (Paraguay). Ernesto Rey Cantor (Colombia). Rubén Hernández Valle (Costa Rica). César Landa Arroyo. Hernán Salgado Pesantes (Ecuador). Juventino Castro. Raúl Gustavo Ferreira. Andrés de la Oliva. Luca Mezzetti. Eloy Espinosa-Saldaña. Sergio García Ramírez. Osvaldo Alfredo Gozaíni. Néstor Osuna Patiño (Colombia). 42 Por su parte. Krystian Complak (Polonia). Ignacio Díez-Picazo Giménez. José Luis Soberanes Fernández. José F. Así. Fernando Rey Martínez. Allan Brewer Carías (Venezuela). Diego Valadés. Pedro Serna. este desarrollo se manifiesta a través de congresos nacionales sobre Derecho Procesal Constitucional que se llevan a cabo. Héctor Fix Fierro. José Antonio Caballero Juárez. Cipriano Gómez Lara+. Salvador Valencia Carmona. José de Jesús Orozco Henríquez. Hugo Concha. Jesús González Pérez. Arturo Zaldívar Lelo de Larrea (México). entre otros países en Argentina. Javier Tajadura Tejada (España). Alfonso Celotto. Ángela Figueruelo Burrieza. Francisco Fernández Segado. Paulo Benavides. Es más. Vicente Gimeno Sendra. Víctor Moreno Catena. Sergio López Ayllón. Rodolfo Vigo (Argentina). Roberto Berizonce. Eduardo Esteva Gallicchio (Uruguay). Javier Jiménez Campo. Carlos Natarén. Alberto Baumesteir Toledo. Lucio Pegoraro. Faustino Cordón Moreno. Mario Aguirre Godoy. Boris Barrios González (Panamá). Giuseppe de Vergottini. Louis Favoreau + (Francia). César Astudillo. José Julio Fernández Rodríguez. Jesús Casal (Venezuela). Antonio Gidi (Brasil). Manuel González Oropeza.

se realizó en México. pp. 581-585. Sección Peruana y la Universidad Peruana Los Andes44. julio-diciembre 2007. el Segundo Congreso Nacional de Derecho Constitucional.GERARDO ETO CRUZ Procesal Constitucional43. donde se trató el tema de “La organización. Nº 8. Nº 15. 9 y 10 de septiembre de 2005 y fue organizado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Igualmente existe con mayor institucionalidad la Conferencia Iberoamericana de Justicia Constitucional que con nombre homólogo corresponde a nuestra disciplina y cuyo evento último fue la Sexta Conferencia realizada en Cartagena de Indias en noviembre de 2007. los días 8. México. México. Huancayo 2008. Memoria del I Congreso Mexicano de Derecho Procesal Constitucional. En el Perú. Control de constitucionalidad de las decisiones judiciales"45. Del mismo modo. 2007. y en la misma se abordó el El Primer Congreso Nacional de Derecho Procesal Constitucional denominado “Germán J. Eduardo Ferrer Mac-Gregor y Arturo Zaldívar Lelo de Larrea (Coordinadores). 2007. del 29 de mayo al 1º de junio de 2007 y fue organizado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas. Porrúa-Instituto Iberoamericano de Derecho Procesal Constitucional. Año 2. Lima. donde el tema monográfico tratado fue "Jurisdicción Constitucional y Jurisdicción ordinaria. denominado “Héctor Fix-Zamudio” se realizó en la ciudad de Huancayo. El Primer Congreso Mexicano de Derecho Procesal Constitucional se desarrolló en la ciudad de Monterrey – Nuevo León. pp. Sobre dicho Congreso se ha publicado Procesos Constitucionales. el Instituto Iberoamericano de Derecho Procesal Constitucional. Nº 2. juliodiciembre de 2007. denominado “La protección constitucional de los derechos fundamentales”. UNAM. Las ponencias de este Congreso se han publicado recientemente en la Revista de Derecho Quod Dictum Est. procedimientos y competencias de los Tribunales Constitucionales” . La crónica de este Segundo Congreso realizada por el profesor Miguel Pedro Vilcapoma Ignacio está reseñada en la Revista Peruana de Derecho Público. igualmente en la Revista Iberoamericana de Derecho Procesal Constitucional. funciones. 43 44 2004 y fue organizado por la Universidad Los Andes de Huancayo. la Suprema Corte de Justicia de la Nación. 149 y ss. Editorial Porrúa-Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Bidart Campos” se realizó en la ciudad de Huancayo entre los días 18 y 20 de noviembre de 58 . el Instituto Mexicano de Derecho Procesal Constitucional y la Facultad de Derecho y Criminología de la Universidad Autónoma de Nuevo León. 45 Las versiones anteriores de esta Conferencia Iberoamericana son: La Primera Conferencia que se realizó en octubre de 1995 en Lisboa. la Fundación Konrad Adenauer Stiftung y el Instituto Mexicano de Derecho Procesal Constitucional. entre el 24 y 26 de mayo de 2007. Por su parte. lo propio se ha desarrollado el Segundo Congreso de Derecho Procesal Constitucional organizado por la Asociación Peruana de Derecho Constitucional. el II Congreso Mexicano de Derecho Procesal Constitucional. La Segunda Conferencia se llevó a cabo en Madrid en el mes de enero de 1998.

Puede verificarse esta información en www.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL 6. México. TORRES DEL MORAL. Jurisdicción Constitucional y defensa de los Derechos Fundamentales” . 46 FERRER MAC-GREGOR. En noviembre de 1999 en Guatemala se realizó la Tercera Conferencia Iberoamericana de Justicia Constitucional. Por último. op. MORENILLA ALLARD. Vicente. La contribución de los tribunales constitucionales al desarrollo del derecho procesal constitucional. interpretar. 47 HÄBERLE. Jurisdicción Constitucional y Conferencia de Justicia Constitucional se llevó a cabo en Santiago de Chile en octubre de 2006 y el tema tratado fue el “El juez constitucional”.cijc.org. y que a través de sus fallos han aportado al fortalecimiento de la actual construcción contemporánea de los Estados constitucionales47. Eduardo: Los Tribunales constitucionales en Iberoamérica . Estudio Introductorio de Diego Valadés. Antonio. principios y valores constitucionales49. 2007. Trotta. cit. Traducción de Héctor Fix-Fierro. concretizar y aún a crear instituciones de carácter procesal50. los tribunales constitucionales a nivel mundial no sólo han aportado a la concreción sustantiva de los contenidos que la Constitución recoge. es decir a la interpretación de los derechos fundamentales. justamente tema del “Acceso a la Justicia Constitucional”. En Sevilla. Editorial Colex. 49 PRIETO SANCHÍS. 2003. Peter: El Estado Constitucional. la Quinta 58 59 . Madrid. mientras que el sector de las reglas del derecho informal (derecho consuetudinario procesal constitucional. en octubre de 2005 se llevó a cabo la Cuarta Conferencia donde las sesiones estuvieron dedicadas a analizar las siguientes cuestiones: “Jurisdicción Constitucional y Control de la Ley. derecho repentino). UNAM. 217 y ss. 50 Como ha indicado con perspicacia Néstor Pedro Sagüés. Pablo y DÍAZ MARTÍNEZ. el conjunto de sus normas formales [del Derecho Procesal Constitucional] (derecho positivo expedido según el ordenamiento formal en vigor) es bastante reducido. 65-86. En este contexto. “con frecuencia. Madrid. pp. Es probable que uno de los factores que ha desencadenado en permanente cascada la consolidación de nuestra disciplina sea la actual presencia de los tribunales constitucionales en su versión de tribunales autónomos o salas especializadas o adscritas al Poder Judicial46. integrar. es Jurisdicción Ordinaria. caracterizados por la protección efectiva de los derechos fundamentales48 y de la supremacía constitucional a través de instrumentos concretos de tutela y defensa de los mismos. 48 GIMENO SENDRA. Jurisdicción Constitucional y Jurisdicciones Internacionales. 2003. Manuel: Los derechos fundamentales y su protección jurisdiccional. la misma que giró sobre la problemática de “La Inconstitucionalidad de las leyes”. Luis: Justicia constitucional y derechos fundamentales . sino también han ingresado de manera muy vigorosa a conceptualizar.

2008. cit. 111-128. el interesado en saber qué es el derecho procesal constitucional de un Estado difícilmente hallará las respuestas normativas en el escaso listado de preceptos formales que podrá obtener: en cambio. En tal quehacer. 311 y 312. Lima. Domingo: “El amparo contra amparo” (Entrevista formulada por Luis Sáenz Dávalos).: El Amparo contra Amparo y el Recurso de Agravio a favor del Precedente. Lima. 60 . Bien puede decirse que. pp. cit. 2007. p. op. 2003. 52 En nuestro país. Y ello obliga. a un esfuerzo especial para estudiantes y abogados: entender a la materia..VV. Patricia: La “Autonomía Procesal” del Tribunal Constitucional . Luis Sáenz Dávalos (Coordinador). en verdad. La misma entrevista también en GARCÍA BELAUNDE. pp. la mayor parte del aparato normativo de esta materia. estas críticas han sido dirigidas desde importantes sectores tanto de la doctrina constitucional como de la procesal. Thomson –Civitas. Este último argumento pone a los tribunales constitucionales en una posición de privilegio. no exenta de críticas52. Samuel: “La creación jurisprudencial de normas procesales: la “autonomía procesal” del Tribunal Constitucional. (Cfr. las normas emergentes de los pronunciamientos judiciales (en particular. en Palestra del Tribunal Constitucional.GERARDO ETO CRUZ para la defensa de dichos contenidos sustantivos51. hasta la necesidad de que el derecho procesal sea dúctil en función a las distintas concreciones que la efectividad de los derechos fundamentales y la protección de la supremacía constitucional vayan requiriendo en cada caso53. el derecho procesal constitucional de un país latinoamericano se parece a un pedazo de common law anglosajón más que a un derecho legislado al estilo europeo continental. en Revista Themis. pues son los jueces quienes en el ejercicio diario de su actividad jurisdiccional conocen de las necesidades de abundante. Madrid. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. pp. en AA. Un análisis preliminar”. Cuadernos de Análisis y Crítica de la Jurisprudencia Constitucional Nº 3. Esta actividad de los colegiados constitucionales. Palestra. se ha sustentado en argumentos de distinto grado: desde una delegación amplia del legislador en el tribunal para la configuración de su actuación procesal. México. Logros y obstáculos. 138-148. 285. tendrá que rastrearlo en los repertorios jurisprudenciales y en los usos y costumbres no escritos. Vid. MONROY GÁLVEZ. 53 RODRÍGUEZ-PATRÓN. Vol. decisivos para acceder cabalmente a la disciplina”. Vid. XXX. junio de 2008. Las prácticas judiciales. en muchos de sus tramos. 2004. desde luego. de una Corte Suprema) van delineando. no en sintonía de "código". GARCÍA BELAUNDE. Derecho Procesal Constitucional.. pp. sino auscultando las reglas que lentamente emergen (y cambian) principalmente de las resoluciones y usos tribunalicios. Domingo: El derecho procesal constitucional en perspectiva. Juan: “La autonomía procesal y el Tribunal Constitucional: apuntes sobre una relación inventada”. también la crítica realizada recientemente por ABAD YUPANQUI. Humberto: La jurisdicción constitucional y los tribunales constitucionales de Sudamérica en la alborada del siglo XXI. 51 NOGUEIRA ALCALÁ. op. Revista de doctrina y jurisprudencia. 24). Palestra. Nº 55.

“Autonomía procesal del Tribunal Constitucional”.: El Derecho Procesal Constitucional Peruano. cit. Como ha dicho Patricia Rodríguez Patrón.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL adaptación o creación del derecho procesal. la descentralización y las libertades. Ediciones Doctrina y Ley. el mismo ensayo en AA. 2006. Patricia: La “Autonomía Procesal” del Tribunal Constitucional .VV. pp. Silvia: “Las resoluciones de la Corte Constitucional en materia procesal ¿Son fuentes normativas del proceso constitucional?”. Julio Alberto: El imperio de la Constitución y del precedente constitucional. Lima.ripj. pp. Vid. en la siguiente dirección electrónica: www. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. lleva a los tribunales a cumplir una intensa actividad en pos del perfeccionamiento del ordenamiento procesal que les sirve de sustento y coloca a las concreciones procesales que realizan en una posición central dentro del sistema de fuentes55.13/13EL%20 ESTADO%20DE%20COSAS%20INCOSNTITUCIONAL%20REVISTA%20UV. 55 A favor de la posición de considerar a las resoluciones de los tribunales constitucionales como fuente preeminente del derecho. José Luis y CASTILLO CÓRDOVA. 63-95.a utilizar el concepto acuñado por la doctrina alemana de “autonomía procesal”57 y a considerar al tribunal como “señor del proceso”58. Estudios en Homenaje a Domingo García Belaunde.. Grández Castro (Coordinadores). 2006. en particular para el caso de las deciones de la Corte Constitucional en materia procesal. TARAZONA NAVAS. en Justicia Constitucional. aún en el caso de procesos de control concreto y en virtud de su función nomofiláctica (mediante las técnicas del precedente vinculante y del estado de cosas inconstitucional) de alcance general y de cumplimiento obligatorio56.. 56 Sobre el precedente vinculante puede verse de forma general a AA.mht. la autonomía procesal del Tribunal Constitucional ha sido defendida por César Landa Arroyo. 58 RODRÍGUEZ-PATRÓN. 124-128). Patricia: La “Autonomía Procesal” del Tribunal Constitucional. cit. 2007. cit. Palestra.: Estudios al Precedente Constitucional. (Cfr. México. Luis Carlos: “El estado de cosas inconstitucional”. op. pues sus resoluciones son. op. pp. la posición de intérpretes supremos de la Constitución y su rol como guardianes de su jerarquía normativa y de los derechos fundamentales54.VV. 2007. 34. editada por la Facultad de Derecho de la Universidad de Valencia. Lima. 1283-1306. Por otro lado. Nº 4. uno de los fundamentos de la “autonomía procesal” de los tribunales constitucionales es la necesidad de los mismos de defender su posición constitucional como intérpretes supremos constitucionales y su funcionalidad frente a otros órganos como el Poder Legislativo. en la Revista Internauta de Práctica Jurídica.. Lima. 54 60 61 . vid. en Ensayos sobre justicia constitucional. ALZATE RÍOS. Sobre el “estado de cosas inconstitucional” vid. pp. RODRÍGUEZ-PATRÓN. Año II. Bogotá. 57 En nuestro país. PEGORARO. ARA Editores. 2008. CASTILLO ALVA. Lucio y BAGNI. Esto ha llevado a muchos tribunales constitucionales –entre ellos al Tribunal Constitucional peruano. Luis: El precedente judicial y el precedente constitucional. op. Edgar Carpio Marcos y Pedro P.com/art_jcos/art_jcos/num13/art. julio-diciembre. Revista de jurisprudencia y doctrina.

PalestraTemis. la adecuación de las formalidades al logro de los fines de los procesos constitucionales. quienes muchas veces para lograr una adecuada protección de los derechos fundamentales y de la supremacía constitucional deben adecuar y recrear el ordenamiento procesal vigente e incluso.: “En tres análisis: el primer Código Procesal Constitucional del mundo. pp. no debemos olvidar que esta actividad fue asumida desde hace mucho tiempo por la Suprema Corte de los Estados Unidos y por otros tribunales supremos o salas constitucionales.: El Derecho Procesal Constitucional Peruano... aún cuando éstas tengan. Liminar de Luis Cervantes Liñán. la creación judicial del derecho procesal y la ductilidad de su regulación y aplicación son signos de la actual relevancia que tienen los tribunales constitucionales en el perfeccionamiento del Derecho Procesal Constitucional.P. en algunos supuestos. Partiendo del carácter instrumental y finalista del derecho procesal. la mayor cantidad de las veces. Tomo I.: El Derecho Procesal Constitucional Peruano. la economía procesal. en AA. Gerardo y PALOMINO MANCHEGO. el impulso procesal de oficio y la socialización de proceso65. las normas procesales constitucionales están sujetas a un constante reacomodo que permita la efectiva protección de los mismos. además. también: ESPINOZA ZEVALLOS. pp. Luis: Interpretación jurídica y creación judicial del Derecho .)”. cuyos aportes dado el 64 PRIETO SANCHÍS.GERARDO ETO CRUZ fundamentales que la Constitución contiene y que reclaman ser directamente aplicables por los jueces en los casos concretos64. tarea llevada a cabo. Lima. Estudios en Homenaje a Domingo García Belaunde. En segundo lugar. III del TP del C. Estudios en Homenaje a Domingo García Belaunde. Si bien. dicha maleabilidad está expresada.VV. 65 Sobre los principios procesales recogidos en el Código Procesal Constitucional vid. Vid. en los principios procesales que regulan a los procesos constitucionales y que han sido recogidos en el art. pp. por los jueces.VV. 375 y ss. cit. dada la importante valencia de los bienes jurídicos tutelados en este tipo de procesos. 2007. Lima-Bogotá. Su íter legislativo y sus principios procesales”. y que revelan en grado sumo la ductilidad expresada: el principio pro actione. Grijley e Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional. el carácter de normas de orden público. fallar en contra de las normas procesales. José F. como se sabe.Const. en AA. 2ª edición. op. 2007. la ductilidad que debe poseer y que de hecho posee el ordenamiento procesal constitucional.P. José F. ETO CRUZ. 62 . III del T. En nuestro ordenamiento. 12. Rodolfo José: “Los principios procesales específicos del Código Procesal Constitucional peruano (Art. Universidad Inca Garcilaso de la Vega. 292-308. Palomino Manchego (Coordinador).

un desconcierto no sólo en los ciudadanos. Palestra-Temis. Jerzy: “Creación del derecho e interpretación”. sino también en los juristas63. que ocasiona.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL Sin embargo. Eduardo: Justicia y seguridad jurídica en un mundo de leyes desbocadas. Madrid. Eugenio Luis: Las fuentes del derecho en el desconcierto de juristas y ciudadanos. directrices. Una controversia sobre el Derecho y la función judicial. WOBRELSKY. Homenaje a G. LimaBogotá. consolidada acaso por la existencia inexorable de lagunas en el sistema normativo60. Nº 16. 52 y ss. Ley. valores y derechos 59 Sobre el carácter actual de creación judicial del derecho la literatura es abundante y puede consultarse ampliamente la bibliografía seleccionada en los acápites sobre “Interpretación constitucional” y “Filosofía y teoría del derecho” en la bibliografía del presente libro. Carrió. como por la presencia de una producción jurídica desbocada61 generada por un “legislador motorizado”62. como recientemente se ha señalado. Luis: Interpretación jurídica y creación judicial del Derecho. Dunken Edit. aunque criticada. Buenos Aires. Carlos: “Sobre la creación judicial del Derecho”. Dicha competencia. Madrid. 2007. y cuya máxima expresión pueda estar viviéndose en nuestros tiempos. Gustavo: El derecho dúctil. 1983. 61 GARCÍA DE ENTERRÍA. como concepto que sustenta la actividad de los tribunales constitucionales de integración del derecho procesal constitucional. Derechos. y que deja a los jueces en un papel central en la reconstrucción de la unidad y coherencia del sistema jurídico. Madrid. a modo de importante referencia pueden verse los trabajos específicos de PRIETO SANCHÍS. 2ª edición. RUÍZ MIGUEL. Justicia.. 17 y ss. 62 ZAGREBELSKY. 63 PALAZZO. Fernando: Lagunas en el Derecho. Sin embargo. 2004. no cabe duda que dicha actividad de los colegiados constitucionales refleja dos datos de gran trascendencia para entender la actual caracterización del Derecho Procesal Constitucional: en primer lugar. 1999. pp. 63 63 . no es sino la expresión de otra potestad más amplia que constituye un dato incontestable en los sistemas jurídicos contemporáneos: la creación judicial del derecho59. Trotta. más allá de la polémica que dicha cualificación genera y del concepto de autonomía procesal. Abeledo Perrot.. en Revista del Poder Judicial. 1997. 477 y ss. p. donde el constitucionalismo ha forjado un nuevo modelo de comprensión del Derecho. Buenos Aires. la competencia asumida por los órganos jurisdiccionales para la producción de normas procesales. Marcial Pons. 60 ATRIA. Epílogo de Gregorio Peces-Barba. en El lenguaje del Derecho. 2005. septiembre de 1985. pp. Civitas. que ha abandonado el clásico método subsuntivo-aplicativo de las normas jurídicas por un modelo de argumentación ponderativo acorde con el carácter abierto de los principios. Madrid.

(Cfr. la Corte Suprema introdujo el proceso de amparo para la protección de los derechos fundamentales.). que el modelo mismo de jurisdicción constitucional concreto o difuso fue una creación pretoriana de la Suprema Corte de Estados Unidos. Madison”. en 66 67 Sobre el genio de Marshall y la creación de la judicial review vid. 37 y ss. Tomo I. cit. Colegio de Secretarios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación . 1961. David Cienfuegos Salgado (Coordinador). quien en el caso Marbury vs. Una decisión histórica para la justicia constitucional. bajo la impronta del Chief Justice John Marshall.GERARDO ETO CRUZ carácter expansivo y ecuménico de la justicia constitucional66. Buenos Aires. Ferrer Mac-Gregor. Aquí. El Estado 64 . 4ª edición. Constitucional. 2005. Vid. op. 68 Uno de los trabajos pioneros sobre las sentencias de Samuel Kot y Ángel Siri puede verse en HOUSSAY. pero cuya vis expansiva puede alcanzar a casos homólogos.° 559/1997 ha establecido la técnica del “estado de cosas inconstitucionales”. del mismo modo. Julio (Compiladores): Las sentencias básicas del Tribunal Supremo de los Estados Unidos de América. y que pretende que la vulneración sistemática de los derechos fundamentales sea remediada mediante una sentencia dictada en un caso particular. El Colegio de Guerrero – Editora Laguna. a través de las decisiones tomadas por la Corte Suprema argentina en los casos Ángel Siri (1957) y Samuel Kot (1958)68. la Corte Constitucional colombiana a partir de la Sentencia de Unificación N. Eduardo (Coordinador). sin que la Constitución argentina lo previera. han sido incorporados a la mayoría de ordenamientos jurídicos a nivel mundial. institución procesal de vanguardia y que se deriva de lo que la doctrina ha denominado las sentencias con efectos más allá de las partes. también el colectivo Marbury contra Madison. Abel: Amparo judicial. 2003. Gerardo: “John Marshall y la sentencia Marbury vs.Editorial Porrúa. Huelga decir. 87 y ss. por ejemplo. Depalma. Miguel y González García. Madrid. México. No menos importante ha sido la introducción en Argentina del proceso de amparo. Otro estudio más reciente puede verse en Beltrán de Felipe. pp. sentó la posibilidad de que los jueces examinen la constitucionalidad de las leyes67. México. Madison. Siguiendo en nuestro continente. 2ª edición.: Derecho Procesal Constitucional. pp. sin que la Constitución Federal de 1787 lo hubiera establecido expresamente. 129 y ss. ETO CRUZ.. Boletín Oficial del Estado. pp. 2006. en AA. El caso Kot y su implicancia en la jurisprudencia . Häberle ha hablado de la “marcha triunfal de la jurisdicción constitucional”.VV.

al adoptar las decisiones del 28 de noviembre y 27 de diciembre. Palestra. 64 65 . Civitas. CARPI. Francisco: El bloque de constitucionalidad. pp. Louis y RUBIO LLORENTE. Bloque de Constitucionalidad. Lima. En nuestro país. Esta ampliación del canon llevó a la construcción del concepto de “bloque de constitucionalidad”. que ha devenido tan importante en la actuación de todos los tribunales constitucionales a nivel mundial que se encargan del control concentrado de constitucionalidad de las leyes70. Federico: La eficacia “ultra partes” de la sentencia civil”. la Corte Constitucional ha dado gran profundidad y alcance a lo que se denomina las “sentencias constitucionales atípicas”. y mediante decisión de 15 de enero de 1975 confrontó una ley sobre aborto con el Preámbulo de la Constitución de 1946. Buenos Aires. 70 Aunque la decisión de 1971 es la más conocida y destacada sobre el tema. Madrid. En 1973. En el continente europeo. con la célebre decisión del 16 de julio de 1971. Editorial La Ley. debe anotarse que en sentencia de 19 de junio de 1970 el Consejo Constitucional francés ya había tomado en cuenta el Preámbulo de la Constitución de 1958. los tribunales constitucionales también han aportado de manera sustancial al perfeccionamiento y/o creación del ordenamiento procesal establecido para la regulación de los procesos constitucionales. 1991. En el caso de Italia. Pablo Luis: El 69 Sobre las sentencias con efectos más allá de las partes vid. Así tenemos por ejemplo que en Francia. Sobre el bloque de constitucionalidad y su origen en Francia ver FAVOREAU. La recepción del Derecho Internacional de los Derechos Humanos en el Derecho Constitucional argentino.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL la inteligencia que los mismos se sustentan en el mismo agravio constitucional que el caso examinado69. sino que incluyó dentro de dicho parámetro al Preámbulo de la Constitución de 1958 y a los demás “principios fundamentales reconocidos por las leyes de la República”. A partir de la distinción entre disposición y en cuyos fundamentos 18 a 22. adoptó esta técnica establecida por la Corte Constitucional colombiana. 2007. en la STC 2579-2003-HD/TC. 283-301. el Tribunal Constitucional ha incorporado el instituto procesal del estado de cosas inconstitucionales desde el caso Julia Arellano Serquén. el Consejo se apoyó en la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadanos de 1789. Biblioteca de Derecho Procesal Nº 4. 2003. Desde dicha decisión el control previo de constitucionalidad de las leyes ejercido por el Consejo no sólo tenía como canon de control al texto de la Constitución de 1958. MANILI. el Consejo Constitucional francés amplió el parámetro de control de constitucionalidad de las leyes.

1999. 4853-2004-AA/TC y 0168-2007-Q. Del mismo modo. como ya dijimos. y en la Resolución de Admisibilidad del Exp. siendo uno de sus propulsores principales Riccardo Guastini. En la misma STC 4853-2004-AA/TC. En la STC 01682005-PC/TC. A su vez. el Tribunal ha definido detenidamente la tipología de las sentencias atípicas. en el Exp. 72 Al respecto ver MARTÍN DE LA VEGA. a partir de la STC 1417-2005-PA/TC. Augusto: La sentencia constitucional en Italia: Tipología y efectos de las sentencias en la jurisdicción constitucional italiana: medio siglo de debate doctrinal. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. En nuestro país. pp. publicada el 04 de enero de 2003. en su artículo “Disposizione (e norma)”. el TC desarrolló la figura del litisconsorte facultativo en los procesos de inconstitucionalidad. 2003. a través de la inclusión de la 71 La distinción entre disposición y norma fue realizada inicialmente por Vezio Crisafulli. reductoras. el TC estableció los requisitos del mandamus para la procedencia del proceso de cumplimiento. En nuestro país. reguló los supuestos de procedencia del amparo contra amparo. Posteriormente en la STC 0004-2004CC/TC. Milano. el TC ha desarrollado ampliamente los supuestos de procedencia del recurso de agravio constitucional en las STCs 2877-2005-HC/TC. 11 y ss. XIII. son categorías que ha desarrollado de manera muy profusa la Corte Constitucional ialiana72. UNAM. 1964. incorporó en nuestro ordenamiento jurídico la figura de las “sentencias interpretativas”. Nª 0025-2005-PI y 0026-2005-PI (Acumulados) la figura del “partícipe” como nuevo sujeto procesal en los procesos de inconstitucionalidad. Por su parte. a través de la STC 010-2002-AI/TC. sustitutivas. Dicha tipología sería afinada posteriormente en la STC 0004-2004-CC/TC. Esta diferenciación conceptual ha sido desarrollada ampliamente en Italia. el Tribunal Constitucional en el caso de la legislación antiterrorista. vid. en el caso de la legislación antiterrorista a través de la STC 010-2002-AI/TC. Finalmente también podemos citar el desarrollo del proceso competencial.norma formulada en parte por la doctrina italiana71. México. Madrid. . en Enciclopedia del diritto. la Corte Constitucional ha creado una amplia tipificación de las sentencias dictadas en los procesos de control abstracto de las normas. exhortativas. solo de manera enunciativa podemos citar como instituciones procesales creadas jurisprudencialmente por el Tribunal Constitucional a la tipología de las sentencias en los procesos de inconstitucionalidad introducida. El TC también estableció normas procesales concretas en el caso de la adecuación de los procesos de amparo a procesos contenciosoadministrativo. 3081-2007-PA/TC introdujo la figura del amicus curiae. Sentencias aditivas. su trabajo Estudios sobre la interpretación jurídica. en la STC 0202005-AI/TC.

pp. Año 2. Francisco: “Innovaciones recientes introducidas por el Tribunal Constitucional peruano en materia procesal constitucional”. y mucho más reciente. Vid. también el reciente artículo de EGUIGUREN PRAELI. 221-251. Mijail: “La autonomía procesal constitucional”. Nº 2. Un análisis pormenorizado de estas creaciones jurisprudenciales del Tribunal Constitucional peruano en materia procesal puede verse en MENDOZA ESCALANTE. 2008. en Ponencias desarrolladas del IX Congreso Nacional de Derecho Constitucional.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL omisión de cumplimiento de acto obligatorio y menoscabo de atribuciones constitucionales en las STCs 0005-2005-CC/TC y 00062006-PC/TC. pp. Huancayo 2008. a través de la STC 0006-2008-PI/TC el TC peruano ha desarrollado la figura de la inconstitucionalidad por omisión73. 311 y ss. aunque en forma por demás prudente. 73 66 67 . Arequipa. en Revista de Derecho Quod Dictum Est. T II. Editorial Adrus.

GERARDO ETO CRUZ 68 .

68 69 . teoría general de los derechos humanos (los derechos fundamentales) y derecho procesal constitucional.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL II PARTE EL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL DESDE LA JURISPRUDENCIAL DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL. No está de más poner en relieve que si bien el Tribunal Constitucional ha venido desarrollando distintos conceptos y categorías del derecho procesal constitucional casi desde su instauración. principios y derechos que la Constitución encarna. Iniciamos aquí un extenso recorrido en torno a lo que el Tribunal Constitucional peruano ha venido desarrollando sobre diversos conceptos. sino a la elaboración teórica y conceptual de la ciencia del Derecho Procesal Constitucional en su conjunto. este desarrollo se ha venido consolidando con más fuerza a partir de la vigencia del Código Procesal Constitucional. principios y categorías que involucran una triarquía indesligable: teoría constitucional (derecho constitucional general). cuyo fin es concretizar a través de los procesos constitucionales (de carácter plural) los valores. A partir de esta visión tridimensional vamos a ubicar de manera progresiva los distintos meandros conceptuales a partir de los cuales el Tribunal Constitucional ha contribuido a la construcción no sólo de algunos institutos procesales. desde el 01 de diciembre de 2004. definiéndolo fundamentalmente como un Derecho dúctil. Veamos. y de naturaleza básicamente instrumental.

Constitución a) Noción de Constitución. Complemento de esta descripción conceptual el TC en intermitentes fallos igualmente ha señalado que: “La Constitución es. por pertenecer a ella. TEORÍA DE LA CONSTITUCIÓN. interesa aquí señalar la noción que ha señalado el Colegiado Constitucional peruano: “la Constitución no sólo es la norma jurídica suprema formal y estática. al conjunto de valores. pueda hacerse referencia a ella aludiendo al “Derecho de la Constitución”. esto es. pues. como tal. Y una de las maneras como se traduce tal diferencia es ubicándose en el vértice del ordenamiento jurídico. 1. esto es. FJ Nº 19. Bajo tal perspectiva.GERARDO ETO CRUZ I. por eso es la norma básica en la que se fundamentan las distintas ramas del derecho. conforme a la cual la Constitución preside el ordenamiento jurídico (artículo 51º). limitan y delimitan jurídicamente los actos de los poderes públicos. Como quiera que es de rigor entender nuestra disciplina a partir de una idea mínima de lo que es la Constitución dentro del interminable debate teórico sobre sus diversas concepciones políticas y jurídicas que subyacen en torno a ella. sino que la aplicación de tal legislación se realice en armonía con ella misma (interpretación conforme con la Constitución)”74. norma jurídica y.1. en 74 STC 0020-2005-PI y 0021-2005-PI. De ahí que. 70 . sino también material y dinámica. derechos y principios que. la Constitución exige no sólo que no se cree legislación contraria a sus disposiciones. Es así que por su origen y su contenido se diferencia de cualquier otra fuente del derecho. vincula. Desde allí. más allá de las diversas dimensiones en torno a esta norma jurídica suprema. con acierto. como aquella subjetiva. y la norma de unidad a la cual se integran. la supremacía normativa de la Constitución de 1993 se encuentra recogida en sus dos vertientes: tanto aquella objetiva.

por un lado. también la Constitución es una norma jurídica. Es común señalar que una de las formas cómo se expresa esa singularidad tiene que ver con la doble naturaleza. Así. una vez formado el Estado Constitucional de Derecho. Veamos: “La Constitución es una norma jurídico-política sui generis. FJ 5 y 6. “La Constitución es la expresión jurídica de un hecho político democrático. sino también el reconocimiento de que ella es norma jurídica fundamental y fundamentadora de un sistema jurídico. si expresa la autorepresentación cultural de un pueblo. en el Estado Constitucional de Derecho. el status de Poder Constituyente. que de esta forma pasará a convertirse en la norma jurídicamente suprema. como un totus social en el que subyace la igualdad”76. es y aspira a alcanzar como grupo colectivo. es la expresión de todo lo que la nación peruana fue. el Tribunal Constitucional ha penetrado en su escapelo jurisprudencial encarando la doble naturaleza de lo que hoy es una Constitución no solo como norma política y que constituye el viejo concepto político de Constitución. lo asumirá la Constitución. ella pasa a ocupar una posición análoga a la que ocupaba su creador. Por otro lado. les atribuye sus competencias y permite la afirmación de un proyecto sociopolítico. y de la función que está llamada a cumplir. en la medida que crea al Estado. organiza a los poderes públicos. la Constitución es.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL cuyo mérito ningún acto de los poderes públicos (artículo 45º) o de la colectividad en general (artículo 38º) puede vulnerarla válidamente”75. 70 71 . Pero. 75 76 STC 5854-2005-PA. en efecto. no sólo dimana de su posición en el ordenamiento jurídico. sino también del significado que tiene. que es encarnación de los valores comunitarios. de otro lado. FJ 19 in fine. El origen de dicha peculiaridad. una norma política. Ella. En efecto. y refleja sus aspiraciones como nación. En buena cuenta. pues es la postulación jurídica de la voluntad del Poder Constituyente. prima facie. es decir la representación del pueblo políticamente soberano. desde luego. STC 00030-2005-PI.

al reconocer que la defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado. según los alcances que el mismo ordenamiento constitucional haya previsto”77. inclusive. Lo cual se refleja claramente cuando se invoca a Dios o se evoca el sacrificio de las 77 STC 0014-2003-AI. cualquier producción normativa de los poderes públicos e. FJ 2. De manera que una vez que entra en vigencia. así. En esta línea se podrá descubrir también que el Tribunal Constitucional no solo ha entendido como diría don Manuel García Pelayo que la Constitución es de naturaleza racional. termina convirtiéndose en el fundamento de validez de todo el ordenamiento instituido por ella. Es decir: “La Constitución no sólo es ratio. la Constitución (artículo 1). La infidelidad constitucional. no podemos negar esa dimensión emocional o “irracional” que es también inherente a su naturaleza. deben guardarle lealtad y fidelidad. capta al ser humano no sólo como ser “racional”. si bien las Constituciones democráticas han presupuesto personas racionales y dispuestas a hacer armonizar sus legítimos intereses con los de los demás. Ciertamente. cualquiera sea su origen. b) La Constitución como emotio.GERARDO ETO CRUZ La Constitución. Esto quiere decir que. acarrea la posibilidad de declarar la invalidez de toda norma o acto. En efecto. sino también de una exigencia de coherencia y conformidad de la que es posible extraer consecuencias jurídicas. los actos y comportamientos de los particulares. no se trata sólo de una adhesión y apoyo que pueda ser medido o evaluado en el plano de la moral o la ética. sino también aprehende la conditio humana desde el lado emocional o “irracional”. en efecto. sino también emotio. sino también que ella supone una vivencia de un sentimiento constitucional emotivo. 72 . Es precisamente en atención a esta dimensión emocional que la Constitución reconoce las diversas manifestaciones culturales que realizan las personas ya sea individualmente o como miembros de una comunidad más amplia y diversa culturalmente.

Al asumir el Tribunal Constitucional la actual concepción contemporánea de la Constitución como norma. una característica básica es que ella vincula tanto a los destinatarios como a los detentadores del poder. valor o principio constitucional. entre otras cosas. En esta misma línea. corresponde un proceso constitucional que le protege (artículo 200º de la Constitución). para consolidar la doctrina conforme a la cual la Constitución es también una Norma Jurídica. debe manifestarse de conformidad con cada una de las reglas y principios. para ser constitucionalmente válido. segundo párrafo). a la bandera (artículo 49. previstos en la Carta Fundamental”79. FJ 2 in fine. Fundamento 36–. abandonar la tesis según la cual la Constitución no era más que una mera norma política. inciso 19.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL generaciones anteriores en el Preámbulo de nuestra Constitución. todo interés individual o colectivo. Veamos: “El Estado Constitucional de Derecho supone. inciso 2. una norma carente de contenido jurídico vinculante y compuesta únicamente por una serie de disposiciones orientadoras de la labor de los poderes públicos. discurre en su construcción doctrinaria y jurisprudencial ciertas características que dotan a la Lex Legum su carácter normativo precisando lo siguiente: “A todo derecho. formales y sustantivos. 2. c) Su judicialización: garantía de su exigibilidad. FJ 8. la de todo acto que a ella contravenga. no está sujeta a los pareceres de intereses particulares. el TC insiste que entre las características de la Constitución como norma. STC 05854-2005-PA. para ser más exactos. una norma 78 79 STC 0042-2004-PI. o al idioma (artículo 2. 72 73 .° 0044-2004-AA/TC. por el contrario. La judicialización de la Constitución o. esto es. es decir. o cuando se refiere a los símbolos patrios (artículo 49) –sobre los cuales se ha pronunciado este Tribunal en sentencia sobre el Exp. N. 48)”78. es la máxima garantía de que su exigibilidad y la de los derechos fundamentales reconocidos.

En la construcción de un Estado Constitucional. Así. vinculante in toto y no sólo parcialmente. d) Principio de fuerza normativa de la Constitución. a partir del cual se organiza el sistema jurídico en su conjunto”83. 80 81 74 . desde luego. esta unidad se aloja a través de un plexo de valores. Veamos: “Conforme al cual la interpretación de la Constitución debe estar orientada a considerarla como un “todo” armónico y sistemático. 82 STC 05854-2005-PA. en cuyo mérito ningún acto de los poderes públicos (artículo 45º) o de la colectividad en general (artículo 38º) puede vulnerarla válidamente”81. como aquella subjetiva. el TC aclara que: STC 4053-2007-PHC. la Constitución está investida de una fuerza normativa en toda su integridad. conforme a la cual la Constitución preside el ordenamiento jurídico (artículo 51º). FJ 12. a este Tribunal) y a la sociedad en su conjunto”82. principios y derechos.GERARDO ETO CRUZ con contenido dispositivo capaz de vincular a todo poder (público o privado) y a la sociedad en su conjunto”80. poniendo énfasis en la unidad de la Constitución. 83 STC 05854-2005-PA. La impronta de la unidad y de la identidad del ordenamiento jurídico se manifiesta en reiterados fallos que como obiter dicta han rodeado la construcción permanente del concepto de Constitución. FJ 12 a. FJ 12 e. Existe pues una unidad de sentido que armoniza y hace congruentes a las parcialidades. Esta vinculación alcanza a todo poder público (incluyendo. e) Principio de unidad de la Constitución. el TC precisa en este extremo que: “La interpretación constitucional debe encontrarse orientada a relevar y respetar la naturaleza de la Constitución como norma jurídica. “la supremacía normativa de la Constitución de 1993 se encuentra recogida en sus dos vertientes: tanto aquella objetiva. FJ 13. STC 4053-2007-PHC. En tal sentido.

FJ 6. todo precepto constitucional se encuentra orientado a proteger los derechos fundamentales como manifestaciones del principioderecho de dignidad humana"84. en última instancia. cuanto por su contenido. f) El principio de supremacía constitucional.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL “ el criterio de unidad exige resolver toda aparente tensión entre sus disposiciones “optimizando” su contenido normativo en conjunto. 74 75 . desarrolla en reiterada jurisprudencia este principio. STC 02939-2004-PA. El TC haciendo una profesión de fe. la primera entre todas. 84 85 STC 02730-2006-PA. El añejo principio de la supremacía convierte a la Constitución en norma fundamental y fundacional. Así. en fuente primaria de un sistema jurídico y en pauta de validez de todas las demás constelaciones normativas infraconstitucionales. que es la forma de gobierno consagrada en el artículo 43° de la Carta Fundamental. convirtiéndose cada uno de los mismos en parámetros para apreciar la constitucionalidad de otras normas y de los actos de gobierno. teniendo presente que. que exige una concepción de la Constitución como norma. en el sentido de que todos y cada uno de los preceptos constitucionales tienen la condición de norma jurídica. entre ellos los actos administrativos de los organismos reguladores”85. que debe ser cumplida acorde con el grado de compromiso constitucional de los ciudadanos y gobernantes. el Tribunal ha concebido la supremacía constitucional como: “Un valor normativo fundamental de la Constitución que constituye uno de los pilares fundamentales del Estado social y democrático de derecho. tanto por su forma de creación y origen. párrafo quinto del FJ 8. y la más relevante. pues resulta difícil encontrar preceptos constitucionales carentes de eficacia jurídica.

en esta perspectiva el TC peruano ha señalado que: “afirmar que existen actos de alguna entidad estatal cuya validez constitucional no puede ser objeto de control constitucional. Una de las consecuencias naturales del carácter normativo de la Constitución es el tema del control constitucional. Por ejemplo. Así.] Es por ello que constituye una consecuencia directa del carácter jurídico de la Constitución. sino que debe 86 STC 4053-2004-PHC. como alternativa política frente al Estado liberal. incapaz de vincular al poder.2. supone sostener. Control constitucional. para volver a ser una mera carta política referencial. Pretende que los principios que lo sustentan y justifican tengan una base y un contenido material. asume los fundamentos de éste. consistente en el axioma de que no existe ningún órgano exento del control constitucional. La recepción constitucional de la definición del Estado social y democrático de Derecho hoy forma parte del constitucionalismo contemporáneo y que ha sido desarrollado en términos jurisprudenciales por el TC de cara a lo que establece la Constitución Política de 1993. Y es que la libertad reclama condiciones materiales mínimas para hacer factible su ejercicio. 1. el control jurisdiccional de los actos de todos los poderes públicos y de los particulares”86.3. 76 .[.. “El Estado social y democrático de derecho. FJ 14. el que a su vez se refleja en uno de los aspectos medulares en la construcción de la jurisdicción constitucional. con el mismo énfasis. pero además le imprime funciones de carácter social.GERARDO ETO CRUZ 1. Estado social y democrático de derecho. la propiedad privada no sólo debe ser inviolable.. que en tales ámbitos la Constitución ha perdido su condición de norma jurídica. Así encontramos diversos aspectos que envuelven el contenido sustantivo de esta noción que se pasará in extenso a reseñar: — Noción.

establecidos en el artículo 44 de la Constitución. “La configuración del Estado social y democrático de derecho requiere de dos aspectos básicos: la existencia de condiciones materiales para alcanzar sus presupuestos. tanto los contextos que justifiquen su accionar como su abstención. — Su configuración. párrafo tercero del FJ 12. de conformidad con los artículos 88. y dentro de los límites de la ley”87. 89 y 149 de la Constitución. 76 77 . técnica y científica (artículo 2. “A criterio de este Tribunal. de valores genéticos y de su biodiversidad. y la identificación del Estado con los fines de su contenido social. De ahí que el deber que asume el Estado. — Promoción de la cultura como deber del estado social y democrático de derecho. En segundo lugar. lo que exige una relación directa con las posibilidades reales y objetivas del Estado y con una participación activa de los ciudadanos en el quehacer estatal. de forma tal que pueda evaluar. evitando tornarse en obstáculo para el desarrollo social”88. en relación con la Constitución cultural. de medicina tradicional y salud. inciso 8 de la Constitución). con criterio prudente. a desarrollar un conjunto de conocimientos que permitan el desarrollo del juicio crítico y de las artes. por mandato constitucional.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL ejercerse en armonía con el bien común. así como a la integración y 87 88 STC 00008-2003-PI. todas aquellas manifestaciones culturales de los individuos o de grupos de ellos que constituyan la expresión de su derecho a la libertad de creación intelectual. artística. párrafo primero del FJ 12. STC 00008-2003-PI. se manifiesta en tres aspectos: en primer lugar. la promoción de la cultura también constituye un deber primordial del Estado social y democrático de Derecho. el Estado debe respetar. el Estado tiene la obligación de promover todos aquellos actos que atiendan al interés general. además de respetar la propiedad de las comunidades campesinas y nativas sobre sus conocimientos colectivos.

fomenten la violencia. el Estado asume también el deber de no promover aquellos actos o actividades que pudiendo ser manifestaciones culturales o encubiertos por lo “cultural” –como las actividades o fiestas que inciten al consumo de drogas. y la prosperidad pública se interesan en que infatigablemente se ataque. lleven a cabo la caza furtiva de especies en peligro de extinción– pongan en cuestión. o los que pretendan subvertir el orden constitucional. De ahí que el Estado social y democrático de Derecho. así como gozar de un ambiente equilibrado y adecuado al desarrollo de la vida (artículo 2. tempranamente. quedándonos sólo la virtud de la constancia que 78 . al disfrute del tiempo libre y al descanso. por un lado. desalentar o sancionar aquellos actos que supongan una violación de los derechos fundamentales o cuestionen valores superiores como la igualdad. y salgan con ellos sus crímenes. Ello porque la Constitución obliga al Estado. a promover el uso sostenible de los recursos naturales (artículo 67).GERARDO ETO CRUZ fortalecimiento de las manifestaciones que contribuyen a la identidad cultural de la Nación. sino que también debe proscribir. el juego de gallos a inicios de la República. inciso 22 de la Constitución). no sólo debe promover y respetar los valores culturales de la Nación. mediante Ley. estableciendo que “La moral del Gobierno. Nada importaría hacer la guerra á los españoles. y del reposo doméstico. Lo cual no obsta para señalar que también es deber del Estado velar para que el aprovechamiento de dichos recursos se realice mediante el trato adecuado de las especies animales y vegetales de acuerdo con estándares acordes con las formas de vida pacífica y armónica con la naturaleza. la conservación de la diversidad biológica y de las áreas naturales protegidas (artículo 68). el pluralismo y la democracia. y persiga la pasión más destructora de las costumbres. y. causen un grave daño al medio ambiente. a la tranquilidad. el Estado peruano al abolir. En tercer lugar. de otro. si no la hiciésemos también á los vicios de su reinado: salgan de nuestro suelo los tiranos. por un lado. realicen actos antinaturales o crueles contra los animales. De hecho. la tolerancia. derechos fundamentales como el derecho a la paz. así procedió.

STC 0042-2004-PI. De esta forma. dotándolos de una base y un contenido material. tales como la dignidad de la persona humana (artículo 1 de la Constitución). así como ellos la han empleado contra nosotros.. la seguridad. “ … E l Estado Social y Democrático de Derecho no obvia los principios y derechos básicos del Estado de Derecho...][E]l hecho que la Constitución de 1993 reconozca el derecho fundamental de las personas a su identidad étnica y cultural. así como la pluralidad de las mismas. reafirmar y promover aquellas costumbres y manifestaciones culturales que forman parte de esa diversidad y pluralismo cultural.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL han acreditado siempre. 78 79 . los principios constitucionales y los valores superiores que la Constitución incorpora.. pero siempre que ellas se realicen dentro del marco de respeto a los derechos fundamentales.)”. párrafo 1. tales como la libertad. la forma democrática de Gobierno (artículo 43) y la economía social de mercado (artículo 58)”90. el Estado se reserva el derecho a no promover prácticas que no contribuyan al desarrollo de una calidad de vida digna. supone que el Estado social y democrático de Derecho está en la obligación de respetar. — Aspectos para la efectividad de los derechos y principios básicos. FJ 2. lo cual se sostiene en una relación armónica con la naturaleza que alberga tanto al ser humano como a las especies animales y vegetales con los cuales convive”89. (. “[. lo que exige una relación directa con las posibilidades reales y objetivas 89 90 STC 00042-2004-PI. la configuración del Estado Social y Democrático de Derecho requiere de dos aspectos básicos: la exigencia de condiciones materiales para alcanzar sus presupuestos. para emplearla contra ellos. FJ 4. y pretende conseguir su mayor efectividad. a partir del supuesto de que individuo y sociedad no son categorías aisladas y contradictorias. — Obligación de respetar y promover las costumbres y manifestaciones culturales. En ese sentido. sino dos términos en implicación recíproca. la propiedad y la igualdad ante la ley.

GERARDO ETO CRUZ del Estado y con una participación activa de los ciudadanos en el quehacer estatal. educación) sólo obligaciones estatales de hacer. En el Estado democrático y social de derecho. creando más puestos de trabajo y eliminando el analfabetismo). el derecho al trabajo y el derecho a la educación. requieren de una decidida labor del Estado. — Fines de contenido social del estado democrático y social de derecho. FJ 17 in fine y 18. con criterio prudente. no interferir irrazonable y desproporcionadamente en la libertad o propiedad. por lo que para lograr la mayor efectividad de estos. la función jurisdiccional o los registros de propiedad). tanto los contextos que justifiquen su accionar como su abstención. y la identificación del Estado con los fines de su contenido social. “ … L os fines de contenido social que identifican a este modelo del Estado se encuentran. y por otro a «abstenerse» de afectar tales derechos (por ejemplo. por ejemplo. 80 . por un lado orientada a «realizar acciones» que garanticen un efectivo disfrute de derechos tales como la libertad. trabajo. de forma tal que pueda evaluar. seguridad. o no afectar o perjudicar los servicios 91 STC 00034-2004-PI. mejorando los servicios de salud. y en los derechos sociales (salud. salud. propiedad (por ejemplo. tal como se ha mencionado en los parágrafos precedentes. el Estado tiene tanto «obligaciones de hacer» (realizar acciones que tiendan al logro de un mayor disfrute del derecho) como «obligaciones de no hacer» (abstenerse de interferir en el ejercicio de los derechos). entre otros. trabajo y educación (por ejemplo. optimizando los servicios de seguridad. entre otros) obligaciones estatales de no hacer. seguridad y propiedad. la consecución de la mencionada participación activa de los ciudadanos en el sistema democrático. evitando que se torne en obstáculos para desarrollo social”91. el derecho a la salud. por lo que no resultan válidas las posiciones que sólo ven en los derechos civiles y políticos (libertad. así como el logro del desarrollo social.

c) Un Estado subsidiario y solidario. dado que se busca conciliar los intereses de la sociedad.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL educativos y de salud existentes)”92. trabajo digno y reparto justo del ingreso. desterrando los antagonismos clasistas del sistema industrial.[…] c) Supuestos políticos El Estado social y democrático de derecho posibilita la integración del Estado y la sociedad. por los tres elementos siguientes: a) Bienestar social. La democracia. por contrapartida. así como la democratización del Estado. el respeto a la propiedad. el combate a los oligopolios y monopolios. lo que debe traducirse en empleos productivos. por ello. A tal efecto está caracterizada. 92 STC 04232-2004-PA. b) Supuestos sociales Se trata del Estado de la integración social. sociales. prima facie. En suma. por otro. a) Supuestos económicos La economía social de mercado es una condición importante del Estado social y democrático de derecho. a la iniciativa privada y a una libre competencia regida. complementarias y temporales. Por ello debe ser ejercida con responsabilidad social y bajo el presupuesto de los valores constitucionales de la libertad y la justicia. y. políticos y jurídicos. del estado social y “Las nuevas funciones del Estado moderno tienen que ver con aspectos económicos. sinónimo de progreso social. FJ 4 y 5. se trata de una economía que busque garantizar que la productividad individual sea. b) Mercado libre. — Supuestos fundamentales democrático de derecho. por la oferta y la demanda en el mercado. constituye un elemento imprescindible del Estado. por un lado. fundamentalmente. de manera tal que las acciones estatales directas aparezcan como auxiliares. lo que supone. 80 81 .

GERARDO ETO CRUZ Desde esta perspectiva. Así. asimismo. El Estado debe ser el ente integrador del orden político y social. de policía y de defensa del territorio. el principio democrático no sólo garantiza una serie de libertades políticas. El sistema jurídico derivado de esta modalidad estadual trasciende la regulación formal. pasando por la libertad de elección propia del libre desarrollo de la personalidad. que no puede limitar su actividad sólo a garantizar la seguridad interior y exterior del país. hace del principio democrático uno que trasciende su connotación primigeniamente política. para extenderse a todo ámbito de la vida en comunidad. la democracia ostenta una función dual: método de organización política del Estado. nuestra Carta Fundamental lleva implícito el reconocimiento de una democracia económica. el fenómeno jurídico no puede ser concebido como una regulación de características estrictamente formales. y alcanzándose las metas propuestas en el modelo social. consiguiéndose la estabilidad del Estado en todos sus elementos. y el regulador de la estructura social. social y cultural. La vigencia de los principios democráticos asume vital importancia. y apareja la 82 . el hecho de que exista una remisión al Estado democrático de derecho como una fuente de interpretación y también de identificación de los derechos fundamentales de la persona (artículo 3° de la Constitución). sino que transita e informa todo el ordenamiento jurídico-político. sino como una de connotaciones sociales. La historia de la humanidad demuestra que el Estado no puede agotarse en sus funciones jurisdiccionales. método de elección y nombramiento de sus operadores. dado que la satisfacción razonable de las condiciones de existencia de la persona determina y condiciona la voluntad legítima de la nación sobre el sistema estadual. que asegure el ejercicio de los derechos fundamentales de las personas d) Supuestos jurídicos En el Estado social y democrático de derecho. incluso. desde el ejercicio de las libertades políticas. De este forma. al seno mismo del núcleo duro de todos y cada uno de los derechos fundamentales. hasta llegar. es decir. y mecanismo para conseguir el principio de igualdad en el ámbito social. aun cuando nuestra Constitución no lo establezca expresamente. De modo que.

EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL exigencia de que sus contenidos axiológicos se plasmen en la vida cotidiana. esto es. que aquélla sea un mero objeto del poder del Estado o se le dé un tratamiento instrumental. a) Noción No cabe duda. centro y fin y desarrollando un concepto trascendental de la dignidad de la persona como guía para la realización de una interpretación adecuada de los derechos fundamentales. FJ 13. el libre desenvolvimiento de la personalidad y el despliegue más acabado de las potencialidades humanas sobre la base del principio de libertad”93. 1 de la Constitución de que la persona es eje. Dignidad humana.1. sino por todos los agentes del ordenamiento. Dicha concepción presupone los valores de justicia social y de dignidad humana. 82 83 . que la dignidad de la persona constituye uno de los valores superiores que el derecho positivo no puede desconocer. como lo ha indicado Jesús González Pérez. consiguientemente. el TC ha definido a la dignidad humana como: “[…] la dignidad de la persona humana constituye un valor y un principio constitucional portador de valores constitucionales que prohíbe. como no puede desconoxcer los derechos inherentes a la persona humana. TEORÍA GENERAL FUNDAMENTALES. el Tribunal ha construido diversas apreciaciones en torno a la noción de la dignidad que aquí se quintaesencia. Pero la dignidad también es un dínamo de los derechos fundamentales. 2. II. DE LOS DERECHOS Asumiendo el principio kantiano establecido en el art. no sólo por el legislador o el Tribunal Constitucional. los cuales propenden la realización material de la persona. 93 STC 00008-2003-PI. Así.

“[…] la dignidad del ser humano no sólo representa el valor supremo que justifica la existencia del Estado y de los objetivos que este cumple. pues. por otra parte. FJ 5. habilita el ordenamiento. ni otros de naturaleza análoga que se fundan en la dignidad del hombre (. Desde el artículo 1° queda manifiesta tal orientación al reconocerse que “La defensa de la persona humana y el respecto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado”. 94 95 84 . “Existe. STC 02273-2005-PHC.. FJ 5. así como la fuente de los derechos fundamentales. y los derechos de un adecuado soporte direccional.[…]”96. un indiscutible rol de principio motor sin el cual el Estado adolecería de legitimidad. sino que los poderes STC 10087-2005-PA. 96 STC 2273-2005-PHC.) no excluye los demás que la Constitución garantiza. sino que se constituye como el fundamento esencial de todos los derechos que. en la dignidad. FJ 6. se desprende de los instrumentos internacionales relativos a Derechos Humanos.)”95. El Tribunal Constitucional entiende que la realización de la dignidad humana constituye: “una obligación jurídica. que no se satisface en la mera técnica de positivización o declaración por el Derecho.. sino también como un principio de actuaciones positivas para el libre desarrollo de la persona y de sus derechos”94. con la calidad de fundamentales.. y complementarse dicha línea de razonamiento con aquella otra establecida en el artículo 3°. De esta forma la dignidad se proyecta no sólo defensiva o negativamente ante las autoridades y los particulares.. Es esta misma lógica la que.GERARDO ETO CRUZ por ello es parámetro fundamental de la actividad del Estado y de la sociedad. b) Su realización. que hacen del principio la fuente directa de la que dimanan todos y cada uno de los derechos del ser humano. que dispone que “La enumeración de los derechos establecidos (.

libertad contractual. la protección de la dignidad es solo posible a través de una definición correcta del contenido de la garantía. en la dignidad humana y desde ella. de proteger al ser humano frente al accionar arbitrario del Estado. Derivados de la dignidad del ser humano. libertad e igualdad humana. como ha dicho el Tribunal Constitucional. aparecen como condición de la existencia de la ciencia del Derecho Constitucional y del Derecho Procesal Constitucional. la dignidad humana es vinculante. cuyo nomen iuris es utilizado en el ámbito del Derecho Internacional y denota. aunque no comparte la naturaleza claramente determinada de otros conceptos jurídicos –v. la obligación de parte de los Estados que han suscrito los pactos y tratados internacionales sobre derechos humanos.2. atraviesa por establecer. es posible establecerse un correlato entre el “deber ser” y el “ser”. que en la fundamentación misma de los derechos fundamentales que potencia y orienta los desarrollos dogmáticos y jurisprudenciales. se encuentra la afirmación de la multifuncionalidad que les es inherente. Sólo así. también se encuentra presente en la dignidad humana. 2. los derechos humanos. 84 85 .– ello no puede llevarnos a colocarla. […] . únicamente. propiedad. y es que. que es comprehensiva enunciativamente de la autonomía. siendo que todas ellas en sí mismas son necesidades humanas que emergen de la experiencia concreta de la vida práctica […]”97. atendiendo a la diversidad de objetivos que pueden perseguir estos derechos en un sistema axiológico pluralista. Este reconocimiento del valor normativo de la dignidad humana. Derechos humanos. Pues. etc. en tanto concepto normativo que compone el ámbito del Estado social y democrático del Derecho. El Tribunal ha expresado esta concepción de los derechos 97 STC 02273-2005-HC FJ 8 y 9. en el plano prejurídico o de constructo filosófico. Este despliegue en múltiples direcciones inherente a los derechos fundamentales. […] .EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL públicos y los particulares deben garantizar el goce de garantías y niveles adecuados de protección a su ejercicio.gr. garantizando la plena realización de cada ser humano.

la obligación que tiene el Estado de garantizar la plena vigencia de los derechos humanos. en su caso. exige la intervención del Derecho Penal contra aquellos que resulten responsables de la infracción”98. El Derecho Internacional de los Derechos Humanos vela de esta manera por la protección de los derechos de las personas pero. del derecho conculcado y. simultáneamente. Estas obligaciones han quedado enunciadas expresamente por el artículo 2º del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. la reparación de los daños producidos por la violación de los derechos humanos. Como es sabido. Como parte consubstancial del concepto actual de Constitución que no sólo representa un límite formal a la actuación de los poderes públicos. y procurar. vale decir. De la Constitución. 86 . La obligación del Estado consiste en el ejercicio de la acción penal correspondiente contra aquellos funcionarios públicos. Estas normas internacionales constituyen. FJ 13 y 14. además. si es posible. a) Noción. que sea presuntamente responsable de la violación alegada. en la sentencia sobre el caso Velásquez Rodríguez. los derechos fundamentales representan la concreción en el ámbito nacional de los derechos humanos. 2. por ende. investigar y sancionar toda violación de los derechos reconocidos. La obligación de garantía ha sido desarrollada en la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. la Corte indica que el deber de garantía implica que el Estado debe prevenir.3. Así. y los artículos 1° y 2° de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.GERARDO ETO CRUZ humanos no sólo como declaraciones retóricas sino como obligaciones vinculantes para los Estados en estos términos: “Las obligaciones del Estado en materia de derechos humanos implican el respeto y garantía de los derechos fundamentales de las personas sometidas a su jurisdicción. sino 98 STC 04677-2005-PHC. Derechos fundamentales. el restablecimiento. del 29 de julio de 1988 (párrafo 164). pauta interpretativa mandatoria de lo dispuesto en el artículo 44. o cualquier individuo.

la doble naturaleza de estos derechos básicos. son parte central del ordenamiento jurídico del país y su dimensión no es sólo subjetiva. aquellos tienen una posición central en el ordenamiento jurídico. Sin entrar en una pluralidad de lenguajes y técnicas de clasificación sobre las concepciones que entrañan los derechos fundamentales. el TC ha asumido. tarea ardua que pertenece a los predios de la teoría general de los derechos humanos. derechos subjetivos. Ello justifica que nuestra Constitución (artículo 200º) haya previsto determinadas “garantías constitucionales” a fin de salvaguardar el principio de supremacía jurídica de la Constitución y la vigencia efectiva de los derechos fundamentales”99. es decir. es decir como atributos subjetivos de las personas. indicando que: “[…][los] derechos [fundamentales] poseen un doble carácter: son. este debe realizar todos los actos que sean necesarios a fin 99 STC 10087-2005-PA. con todo. por otro lado. Veamos como ha expresado esta idea el Tribunal: “[…] los derechos fundamentales constituyen una manifestación de la dignidad de la persona humana. los derechos fundamentales. 86 87 . según ha precisado el Tribunal Constitucional.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL principalmente un límite de carácter material a los mismos. b) Doble naturaleza. sino que también facultan al ciudadano para exigir al Estado determinadas prestaciones concretas a su favor o defensa. a su vez. pues cuando se vulnera un derecho fundamental se afecta tanto el derecho subjetivo de las personas cuanto el conjunto de valores y bienes constitucionales que precisan ser igualmente protegidos. sino también objetiva como normas de fundamentación de todo el sistema jurídico. pero. la previsión de mecanismos jurídicos que garanticen su eficacia real. FJ 6. también instituciones objetivas valorativas. por un lado. los derechos fundamentales no solo protegen a las personas de las intervenciones injustificadas y arbitrarias del Estado y de terceros. En su dimensión subjetiva. Esa centralidad implica. lo cual merece toda la salvaguarda posible.

órganos públicos. es decir. independientemente de su condición de órgano constitucional. Así la eficacia de los derechos fundamentales. 1 de la Constitución). Tal eficacia no es sino consecuencia de la naturaleza preestatal de los derechos fundamentales y. tenemos dicho que dentro de estos sujetos obligados para con el respeto y protección de los derechos fundamentales se encuentran todos los poderes públicos. FJ 9. no es sólo vertical sino también horizontal. como ha dicho el Tribunal Constitucional.GERARDO ETO CRUZ de garantizar la realización y eficacia plena de los derechos fundamentales. Veamos como ha explicado el Tribunal este carácter de los derechos fundamentales como ley fundamental no solo del Estado sino también de la sociedad: “La vinculación de los derechos hacia cualesquiera de los poderes y. c) Eficacia vertical y horizontal. impone como una tarea especial del Estado su intervención en todos aquellos casos en los 100 101 STC 03330-2004-PA. sino también en el de la sociedad en su conjunto. STC 03179-2004-PA. es lo que hemos venido en denominar eficacia vertical de los derechos fundamentales. y los grados e intensidad de autonomía que para con ellos el ordenamiento haya podido prever. FJ 17. […]”101. en general. “[…] [El] deber de protección que se deriva de [la] concepción objetiva de los derechos fundamentales. legal o administrativo. los entes que forman parte del Estado. en tanto que la persona humana se proyecta en él como el fin supremo (art. El carácter objetivo de dichos derechos radica en que ellos son elementos constitutivos y legitimadores de todo el ordenamiento jurídico. En ese sentido. 88 . Por otro lado. por tanto. dicho carácter objetivo de los derechos fundamentales no se corresponde sólo en el ámbito de la actividad del Estado. en tanto que comportan valores materiales o instituciones sobre los cuales se estructura (o debe estructurarse) la sociedad democrática y el Estado constitucional”100. del carácter servicial del Estado para con ellos.

FJ 3. independientemente de dónde o de quiénes pueda proceder la lesión. que en nuestro ordenamiento se encuentra plasmado a través del artículo 1° de la Constitución de 1993. toda vez que éstos no sólo son derechos subjetivos de las personas sino también instituciones objetivas que concretizan determinados valores constitucionales – justicia. FJ 5. igualdad. en cuanto el valor central de la persona impone que sus derechos fundamentales proyecten también su efecto regulador al ámbito de la sociedad y de la propia autonomía privada. de los derechos fundamentales. democracia. […][E]sta eficacia horizontal de los derechos fundamentales en las relaciones entre privados se deriva del concepto de Constitución como Ley Fundamental de la Sociedad.. 1 y 3 de la Constitución). por un lado. en cuanto establece que todos los peruanos tienen el deber de “respetar” y “cumplir” la Constitución y. Tal efecto se deriva. Con lo cual entre los sujetos pasivos de los derechos ya no sólo se encuentra el Estado.º 1124-2001-PA/TC.. “[. del principio de dignidad (arts. STC 10087-2005-PA. entre otros– recogidos.] Los derechos fundamentales detentan un efecto horizontal o inter privatos (Cfr. sino también a los propios particulares. por otro. 102 103 STC 00976-2001-PA. de modo que no hay ámbito social que se exima de su efecto normativo y regulador. STC N. ya sea de manera tácita o expresa.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL que éstos resulten vulnerados. pluralismo. La dignidad de la persona trae así consigo la proyección universal. 88 89 . frente a todo tipo de destinatario. “[…] el Estado social y democrático de Derecho implica que los derechos fundamentales adquieren plena eficacia vertical –frente a los poderes del Estado– y horizontal –frente a los particulares–. Ello excluye la posibilidad de que existan actos de los poderes públicos y privados que estén desvinculados de la eficacia jurídica de los derechos fundamentales. entre otras). que pone énfasis en señalar que "La defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado”102. del artículo 38º de la Constitución. en nuestro ordenamiento constitucional”103.

Derechos de contenido constitucional directo. STC 1417-2005-PA. las segundas constituyen mandatos de optimización. 90 . que recoge la distinción conceptual realizada en la doctrina alemana entre normas reglas y normas principios. FJ 9. significaría negar el valor normativo del mismo principio de dignidad. normas abiertas de eficacia diferida. lo cual implica que las normas estatutarias de las entidades privadas y los actos de sus órganos deben guardar plena conformidad con la Constitución y. Para una complementación. que requieren de la intermediación de la fuente legal. Veamos: . “Un derecho tiene sustento constitucional directo. el Tribunal ha configurado el distinto grado de eficacia de los derechos fundamentales.GERARDO ETO CRUZ pues de haber alguno. existe un baremo de . por excepcional que fuese. 104 105 STC 06730-2006-PA/TC. da lugar a que éstas puedan ser divididas entre “normas regla” y “normas principio”. en particular. Es decir. En la distinción de los derechos fundamentales de contenido constitucional directo y los derechos fundamentales de configuración legal. con los derechos fundamentales”104. infra “interpretación constitucional de la ley”. un marco de referencia que delimita nominalmente el bien jurídico susceptible de protección. cuando la Constitución ha reconocido. “Las distinta eficacia de las disposiciones constitucionales. FJ 11. detentan fuerza regulatoria en las relaciones jurídicas de derecho privado. Otro aspecto saltante que el Tribunal también ha abordado es el distinto grado de eficacia de los derechos fundamentales según su naturaleza. Mientras que las primeras se identifican con mandatos concretos de carácter autoaplicativo y son. vid. los derechos fundamentales vinculan. explícita o implícitamente. judicializables. d) Grado de eficacia de los derechos fundamentales: derechos de contenido constitucional directo y derechos de configuración legal. para alcanzar plena concreción y ser susceptibles de judicialización”105. En consecuencia.Normas regla y normas principio. consecuentemente.

sino por su dimisión axiológica de unión inseparable a la dignidad humana. en tales supuestos. FJ 12. Lo único que ello implica es que. STC 1417-2005-PA. Finalmente. la ley se convierte en un requisito sine qua non para la culminación de la delimitación concreta del contenido directamente atribuible al derecho fundamental”107. pues una interpretación en ese sentido sería contraria al principio de fuerza normativa de la Constitución. que todos los derechos fundamentales vinculan a los jueces y no sólo los 106 107 STC 1417-2005-PA. . Ello supone desde luego.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL delimitación de ese marco garantista. que transita desde la delimitación más abierta a la más precisa. “Los derechos fundamentales cuya configuración requiera de la asistencia de la ley no carecen de un contenido per se inmediatamente exigible a los poderes públicos. aunque resulte obvio decirlo. fundamento último del orden constitucional. Correspondiendo un mayor o menor desarrollo legislativo. 90 91 . no sólo porque se desprenden de un texto normativo que es norma fundamental. Veamos como ha explicado el Colegiado Constitucional esta dimensión biunívoca entre derechos fundamentales y garantías constitucionales: “Los derechos fundamentales vinculan a todos los poderes públicos. en función de la opción legislativa de desarrollar los derechos fundamentales establecidos por el constituyente”106. FJ 10. en la concepción actual del Estado Constitucional no se comprende la existencia de unos derechos fundamentales sin la previsión de un conjunto de mecanismos para su defensa. Aquellos jurídicos que la Constitución prevé en su texto para dicha protección son lo que comúnmente se han dado en llamar “garantías constitucionales” y que en la moderna teoría procesal constitucional se llaman “procesos constitucionales” y que son el objeto de estudio de nuestra disciplina. De este modo. e) Garantía de los derechos fundamentales.Derechos de configuración legal. también los jueces están sometidos en su actuación a los contenidos la Constitución.

Esto se desprende además de la propia lectura del artículo 4° del CPConst. 108 STC 01209-2006-PA. Como se aprecia.? […] El Tribunal considera en este sentido. FJ 24 y 26. Aclaración de fecha 27 de octubre del 2006.. un conjunto de disposiciones que regulan.. los procesos constitucionales de hábeas corpus. ver RTC 1209-2006-PA. sus derechos. denominado “Garantías Constitucionales”. no agota las posibilidades fácticas para el ejercicio de dicho control.”. para efectos de controlar la actuación de los jueces o incluso de los fiscales en el ámbito de sus respectivas competencias relacionadas con los procesos judiciales. Si todos los derechos fundamentales vinculan a los jueces como a todo poder público. Resulta por tanto razonable pensar que con tal enunciación no se está estableciendo la imposibilidad de que otros bienes constitucionales. Una lista enunciativa supone una referencia sobre los alcances de tal derecho. que la enunciación de una lista de derechos que el legislador ha establecido como atributos de la tutela procesal efectiva. más no debe interpretarse como una lista cerrada de posibles infracciones. nuestra Norma Fundamental ha consagrado un conjunto de garantías específicas para la protección de los derechos fundamentales. que al referirse a la tutela procesal efectiva lo define como “aquella situación jurídica de una persona en la que se respetan. entre otras previsiones.. puesto que no se trata de un código de prohibiciones sino de posibilidades interpretativas para su mejor aplicación. puedan también resultar afectados mediante la actuación del poder jurisdiccional del Estado”108.GERARDO ETO CRUZ referidos a la tutela judicial efectiva […]. “[…][L]a Constitución ha establecido en el Título V. 92 . y no solo la tutela procesal. entonces: ¿qué pasa si una decisión jurisdiccional se emite violando flagrantemente un derecho que no se encuentre en la lista enunciativa del artículo 4° del CPConst. que constituye una tutela especializada (a cargo de jueces constitucionales) distinta a la tutela común (a cargo de jueces ordinarios). ni tampoco quiere significar una lista cerrada de derechos vinculados a la cláusula general de la tutela procesal efectiva. amparo y hábeas data. de modo enunciativo.

FJ 35 y 36. ya sean civiles. (Opinión Consultiva OC-8/87 del 30 de enero de 1987. El Tribunal ha sostenido que en nuestro ordenamiento jurídico. en el presupuesto indispensable para un adecuado funcionamiento del sistema democrático. sociales o culturales.4. económicos. teniendo en cuenta las dimensiones «subjetiva» y «objetiva» de los derechos fundamentales. En una sociedad democrática los derechos y libertades inherentes a la persona. los mencionados procesos constitucionales no sólo protegen los derechos fundamentales entendidos como atributos reconocidos a favor de los individuos. completa y adquiere sentido en función de los otros”. 2. párrafo 26). Esta especial protección otorgada a los derechos fundamentales. sino también atendiendo su dimensión de valores materiales del ordenamiento jurídico”109. Por ello. es también inseparable del sistema de valores y principios que lo inspira. sus garantías y el Estado de Derecho constituyen una tríada. cada uno de cuyos componentes se define. así. políticos. «adecuados» y «eficaces» para su protección. la Corte Interamericana de Derechos Humanos expresa que ha declarado El concepto de derechos y libertades y. el de sus garantías. pues tales derechos sólo podrían «realizarse» en la medida que cuenten con mecanismos «rápidos». por ende.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL Los «derechos fundamentales» y las «garantías para su protección» son institutos que no pueden entenderse de modo aislado. evidencia su condición de componentes estructurales y esenciales del ordenamiento jurídico. 92 93 . Derechos constitucionales. los derechos fundamentales son todos a la vez derechos constitucionales. asegurando su contenido y removiendo aquellos obstáculos que interfieran en su plena efectividad. Los derechos y sus mecanismos procesales de tutela se constituyen. 109 STC 04232-2004-PA. Al respecto.

3. 2. se deriven de los mismos principios y valores que sirvieron de base histórica y dogmática para el reconocimiento de los derechos fundamentales”110. son los derechos fundamentales en sentido estricto. La posición ius-fundamental es la que sustenta la posibilidad de hacer judicialmente reclamables en vía judicial la protección de los derechos fundamentales y es la que se convierte ingresada dicha posición en el proceso en el sustento de la relación jurídico procesal. Posiciones de derecho fundamental. 94 . […]. de manera implícita. son las exigencias concretas que al amparo de un determinado sentido interpretativo válidamente atribuible a una disposición de derecho fundamental. pues son los concretos atributos que la persona humana ostenta al amparo de las normas (sentidos interpretativos) válidas derivadas directamente de las 110 STC 01417-2005-PA.5. “[…][L]as posiciones de derecho fundamental. a todos los otros derechos que por su carácter de derivados de la dignidad humana o la forma democrática de gobierno se reputan también como fundamentales. Veamos como lo ha explicado el TC: “[…][L]as posiciones de derecho fundamental. da lugar a que en nuestro ordenamiento todos los derechos fundamentales sean a su vez derechos constitucionales. y la cláusula de los derechos implícitos o no enumerados. Veamos esta posición del TC: “[…] la enumeración de los derechos fundamentales previstos en la Constitución. FJ 4.GERARDO ETO CRUZ en tanto la Constitución ha recogido expresamente a todos ellos e incorpora vía la cláusula de los derechos innominados recogida en el art. Otro concepto importante para entender la razón de ser de nuestra disciplina es la noción de “posición de derecho fundamental”. en tanto es la propia Constitución la que incorpora en el orden constitucional no sólo a los derechos expresamente contemplados en su texto. sino a todos aquellos que. se buscan hacer valer frente a una determinada persona o entidad.

detrás de la constitucionalización de procesos como el hábeas corpus. 94 95 .6. STC 01230-2002-PHC. FJ 24 in fine y 25. el hábeas corpus o el hábeas data)”111.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL disposiciones contenidas en la Constitución que reconocen derechos. le es consustancial el establecimiento de mecanismos encargados de tutelarlos. Como lo señalara en su momento Norberto Bobbio. también ha creado diversos mecanismos procesales con el objeto de tutelarlos. como se ha dicho. Estos atributos que. se presentan en una relación jurídica sustancial. Por ello. 2. FJ 4. En tal ubicación surge la idea en torno a la protección jurisdiccional de estos derechos esenciales. al tiempo de reconocer una serie de derechos constitucionales. más allá de la fundamentación en torno a la naturaleza de los derechos fundamentales. de valores materiales de nuestro ordenamiento jurídico. Derecho a la protección jurisdiccional de los derechos y libertades fundamentales. 23506 y 25398 no puede obviar que la Constitución de 1993. vinculan a todas las personas y que. por tanto. el TC ha señalado que: “Una interpretación "desde" la Constitución de aquellos dispositivos de las Leyes Nos. pueden ser exigidas al sujeto pasivo. A la condición de derechos subjetivos del más alto nivel y. bien puede decirse que. Así. al mismo tiempo. desprovistas de valor normativo. el amparo o el hábeas data. lo importante hoy es garantizar su efectiva vigencia a través de determinados instrumentos procesales. pues es evidente que derechos sin garantías no son sino afirmaciones programáticas. nuestra Carta Magna ha reconocido el derecho (subjetivo-constitucional) a la protección jurisdiccional de los derechos y libertades fundamentales”112. susceptibles de ser proyectadas en una relación jurídica procesal en forma de pretensiones al interior de los procesos constitucionales de la libertad (sea el amparo. 111 112 STC 01417-2005-PA.

tiene que ser entendido como un ‘derecho constitucional concretizado’.. Es desde esta comprensión que el Tribunal Constitucional alemán ha destacado la ‘particularidad del proceso constitucional’. En lo que respecta al Derecho Procesal Constitucional como parcela del Derecho Procesal que se encarga de la regulación de los instrumentos necesarios para hacer efectiva la supremacía de la Constitución y la protección de los derechos fundamentales.Const.. al servicio de la ‘concretización’ de la Constitución. de una interpretación teleológica de la norma procesal constitucional orientada a la concretización y optimización de los mencionados principios constitucionales materiales”113. Esto es. en definitiva. en consecuencia.1. En este contexto. El derecho procesal constitucional. 3. DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL. FJ 15. el Tribunal Constitucional ha logrado conceptualizar esta disciplina señalando que: “[E]l derecho procesal constitucional constituye un ordenamiento complejo de naturaleza adjetiva. opera en beneficio de la interpretación de la Constitución en cada uno de los procesos constitucionales que el juez y el Tribunal Constitucional conocen con motivo de responder a una concreta controversia constitucional planteada. 96 .) implica necesariamente un cierto distanciamiento del resto de regulaciones procesales’. Por tal razón. Significa ello que el derecho procesal constitucional ‘(. auto de admisibilidad. una interpretación del Código Procesal Constitucional desde la Constitución (. pero que. 113 RTC 00025 y 00026-2005-PI. debido a la naturaleza del ordenamiento sustantivo a cuya concretización sirve –la Constitución– debe ser interpretado e integrado atendiendo a la singularidad que este presenta respecto al resto del ordenamiento jurídico.P..). esta concretización de la Constitución en cada controversia constitucional impone correlativamente que la hermeneútica de la norma procesal constitucional deba efectuarse conforme [a] una ‘interpretación específicamente constitucional de las normas procesales constitucionales’.. el C. Se trata.GERARDO ETO CRUZ III. Por ende.

el Tribunal asume otros criterios en torno a la naturaleza jurídica de nuestra disciplina asumiendo otro enfoque ya no sólo procesal sino sustantivo. cabe decir que la interpretación de las disposiciones del Código Procesal Constitucional debe tender siempre a la mayor optimización o realización no solo del principio jurídico de supremacía de la Constitución. por el contrario. sino también de los derechos fundamentales […]”114. Veamos: “[…][E]n sentencia anterior (Exp. con frecuencia. Por otro lado. es el Derecho Constitucional el que las configura y llena de contenido constitucional. FJ 5. FJ 3) el Tribunal Constitucional ha precisado que “(. Ello implica que el Tribunal. el TC ha asumido la postura de este iusfilósofo alemán señalando por otro lado que: “Desde esta perspectiva del Derecho Procesal Constitucional como Derecho Constitucional concretizado.) si bien es cierto que el Derecho Procesal Constitucional recurre.. al hacer depender la eficacia de estos a la aplicación de normas procesales autónomas científicas y neutrales”. 96 97 .EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL Igualmente dentro del cosmopolitismo conceptual que ha venido desarrollando Peter Häberle. como es evidente.. 4903-2005-PHC/TC. 114 STC 04903-2005-PHC. y diríamos hasta la postura de Nestor Pedro Sagüés que plantea que el Derecho Procesal Constitucional es de carácter mixto. a categorías e instituciones primigeniamente elaboradas como parte de la Teoría General del Proceso. significa un distanciamiento de aquellas posiciones positivistas del Derecho y el proceso que han llevado a desnaturalizar la vigencia efectiva de los derechos fundamentales. pero también los jueces constitucionales. incluso de aquellas disposiciones que establecen los presupuestos procesales para la interposición de una demanda. Esta posición. trasciende la mera cuestión de opción académica o jurisprudencial. deben interpretar y otorgar contenido a las instituciones procesales a partir de una dimensión constitucional sustantiva –y no sólo adjetiva–.

la teoría constitucional procesal construida por la doctrina y la jurisprudencia de este Colegiado adquiere especial relevancia. condicionan que este se realice válidamente y. 3. No obstante. En la medida en que tales derechos tienen también una dimensión sustantiva. al momento de calificar los presupuestos procesales de una demanda.. entendidos estos como los requisitos insubsanables que. debe tenerse en consideración. el Colegiado Constitucional también ha desarrollado una teoría procesal constitucional que sirva de base teórica a esta forma de entender el proceso constitucional y de interpretar bajo pautas singulares las normas procesales constitucionales. referidos al proceso constitucional en conjunto.GERARDO ETO CRUZ […] [E]l Código Procesal Constitucional parte de un presupuesto constitucional de las instituciones procesales previstas en el mismo cuerpo normativo (artículo III del Título Preliminar). 98 . Como ya ha quedado dicho. Veamos: “[…] atendiendo a la naturaleza y fines del proceso de amparo.. Acorde con esta caracterización específica de esta disciplina adjetiva. por parte del Tribunal Constitucional y de los jueces constitucionales. por ello. en tanto implica necesariamente un cierto distanciamiento del resto de regulaciones procesales. es decir que su ejercicio debe ser compatible con los principios constitucionales y valores constitucionales.) el Juez y el Tribunal Constitucional deben adecuar la exigencia de las formalidades previstas en este Código al logro de los fines de los procesos constitucionales”. ello sólo tiene plena aplicación en aquellos casos en los cuales se estima el ejercicio constitucionalmente legítimo de los derechos fundamentales que la Constitución del Estado reconoce. el Tribunal Constitucional ha entrado a definir el Derecho Procesal Constitucional y a otorgarle una caracterización específica propia de su fin instrumental de protección de la supremacía constitucional y de los derechos fundamentales. obligando a efectuar una lectura 115 STC 02118-2005-PA. Teoría procesal constitucional. según el cual “(.2. FJ 2 y 3. a su término se pueda dictar una resolución sobre el fondo del asunto”115.

debe realizarse atendiendo a la autonomía y supremacía que este representa respecto al resto del ordenamiento jurídico fundado en la legalidad. el Tribunal ha ingresado a perfeccionar el proceso constitucional delineado por el legislador. como bien aprecia Pedro de Vega.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL iuspublicista de este proceso constitucional. El particular activismo de nuestro Colegiado Constitucional no ha quedado relegado al ámbito material o sustantivo. 3. debido a la naturaleza del ordenamiento sustantivo a cuya concretización sirven los procesos constitucionales –la Constitución-. una interpretación del Código Procesal Constitucional desde la Constitución””116. FJ 17 y 18. sino que con el objeto de procurar una protección más adecuada de los derechos fundamentales y de la supremacía constitucional. Principio de autonomía procesal. ya que puede desdibujar sus contornos. Como ya ha quedado dicho en las líneas precedentes. contrario al de la justicia rogada– no indagara más allá de las pruebas aportadas por las partes para contemplar el problema desde todos los ángulos y puntos de vista posibles. Lo que determina. “esta concretización de la Constitución en cada controversia constitucional impone correlativamente que la hermeneútica de la norma procesal constitucional deba efectuarse conforme a una interpretación específicamente constitucional de las normas procesales constitucionales. Consciente sin embargo de la afectación del principio de seguridad jurídica que en algunos casos dicha configuración jurisprudencial del 116 STC 00023-2005-PI. no se pueden acoplar a ella algunos de los principios y mecanismos del procedimiento civil ordinario. 98 99 . el Tribunal Constitucional peruano ha asumido la doctrina alemana de la “autonomía procesal”. por ejemplo. No se comprendería que a la hora de declarar anticonstitucional una determinada ley. más allá de los métodos tradicionales de interpretación e integración jurídica. En consecuencia. en el principio de justicia rogada (da mihi facto dabo tibi jus).3. Por tal razón. Piénsese. la interpretación e integración de las normas procesales aplicables al proceso de amparo. el juez constitucional –y en virtud del principio inquisitivo. que “so pena de traicionarse los objetivos últimos de la justicia constitucional. y no privatista.

STC 04119-2005-PA. Veamos los diversos aspectos que el Tribunal ha desarrollado sobre la autonomía procesal. La norma así establecida está orientada a resolver el concreto problema –vacío o imperfección de norma– que el caso ha planteado y. pero sin olvidar que la finalidad no es una finalidad para el atropello o la restricción. — Noción. lo trascenderá y será susceptible de aplicación ulterior debido a que se incorpora. Que el establecimiento de la norma. en cuanto acto de integración. FJ 38 in fine. efectuarse en consideración de la particularidad del derecho procesal constitucional en cuanto derecho constitucional concretizado”117. normas que regulen el proceso constitucional. “Esta capacidad para delimitar el ámbito de sus decisiones por parte del Tribunal tiene como presupuesto la necesidad de dotar de todo el poder necesario en manos del Tribunal para tutelar los derechos fundamentales más allá incluso de las intervenciones de las partes. este Tribunal detenta en la resolución de cada caso concreto la potestad de establecer. sin embargo. 117 118 RTC 0025-2005-PI. por lo que toda práctica procesal que se apoye en este andamiaje teórico para atropellar los derechos o para disminuir su cobertura debe ser rechazado como un poder peligroso en manos de los jueces”118. en particular. 100 . desde entonces. “Según [el principio de autonomía procesal]. a través del precedente vinculante del artículo VII del CPConst. en la regulación procesal constitucional vigente. el TC también ha desarrollado ciertos límites a dicha potestad. Auto de admisibilidad. Este “sacrificio de las formas procesales” sólo puede encontrar respaldo en una única razón: la tutela de los derechos. en aquellos aspectos donde la regulación procesal constitucional presenta vacíos normativos o donde ella debe ser perfeccionada o adecuada a los fines del proceso constitucional. a través de su jurisprudencia. debe orientarse a la realización y optimización de los fines del proceso constitucional y.GERARDO ETO CRUZ proceso puede generar. FJ 19 y 20.

de manera que toda formalidad resulta finalmente supeditada a la finalidad de los procesos constitucionales: la efectividad del principio de supremacía de la Constitución y la vigencia de los derechos fundamentales (artículo II del Título Preliminar del CPConst. siempre que estas reglas tengan como finalidad perfeccionar el proceso constitucional. la ya mencionada vigencia efectiva de los derechos fundamentales y los principios de razonabilidad y proporcionalidad”119. — Titularidad. “El Tribunal Constitucional. establece la obligación del juez constitucional de “adecuar la exigencia de las formalidades previstas en éste Código al logro de los fines de los procesos constitucionales”. por lo que goza de cierto grado de autonomía para establecer determinadas reglas procesales o interpretar las ya estipuladas. FJ 48. éste goza de un margen razonable de flexibilidad en su aplicación. cuando se trate de efectivizar los fines de los procesos constitucionales. FJ 2 Auto de admisibilidad) 119 STC 1417-2005-PA. El artículo III del Título preliminar del CPConst.” (RTC 00020-2005-PI. es titular de una autonomía procesal para desarrollar y complementar la regulación procesal constitucional a través de la jurisprudencia. dentro del marco normativo de las reglas procesales que le resultan aplicables. en el marco de los principios generales del Derecho Constitucional material y de los fines de los procesos constitucionales. y se encuentren limitadas por el principio de separación de poderes. conforme al cual. como máximo intérprete de la Constitución y órgano supremo de control de la constitucionalidad.). En efecto. ordenación y pacificación de[l Tribunal Constitucional]. mediante su autonomía procesal el Tribunal Constitucional puede establecer reglas que tengan una pretensión de generalidad y que puedan aplicarse posteriormente a casos similares. 100 101 .EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL “[…][P]or el principio de autonomía procesal que informa a las funciones de valoración.

empleando para ello determinadas instituciones procesales -como la del litisconsorte facultativo a la que se recurre en la presente resolución-. “El Tribunal Constitucional. con criterios objetivos y razonables. procesalmente. por ejemplo. reconocido en el artículo 201º de la Constitución. emplazamientos. “[…][E]sta atribución está sujeta a tres límites: -Primero. pero no de manera absoluta. en general. en particular. de conformidad con el principio de autonomía. este Colegiado puede ponderar. la regulación constitucional y legal en donde se han establecido los principios fundamentales del proceso constitucional. 102 . Pero también. puesto que la complementación a la cual puede avocarse el Tribunal no supone una ampliación de sus competencias. de las lagunas existentes en las prescripciones procesales legales que se detectan y cubren mediante la interpretación que realiza el Tribunal. notificaciones. tiene la potestad de modular. en el cumplimiento de las funciones que le están encomendadas por la Constitución. FJ 62. El espectro es bastante amplio. citaciones. STC 5033-2006-PA. en este caso el artículo 200° de la Constitución. tal como ya ha procedido en anteriores oportunidades (Exp. el artículo 55º del Código Procesal Constitucional ha previsto un haz de posibilidades para el caso en que la demanda sea declarada fundada.GERARDO ETO CRUZ — Modulación de su aplicación. Este principio de autonomía procesal permite al Tribunal Constitucional determinar. los términos de su decisión. el contenido de ellas. en aquellos casos en lo cuales no se estima la demanda. en atención a las circunstancias objetivas de cada caso y a las consecuencias que puedan generar los efectos de sus sentencias. es el caso. por ejemplo. Es así como. el contenido y los efectos de sus sentencias en todos los procesos constitucionales. posibilidad de 120 — Límites. 2694-2004-AA/TC)”120. se realiza en base al uso del Derecho Constitucional material. y en el proceso de amparo. -Segundo. el Código Procesal Constitucional y la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional. por ejemplo respecto a plazos.

3. No obstante. la jurisdicción constitucional se concibe no sólo como un medio jurídico de defensa del texto constitucional. sino como un verdadero medio de logro del consenso social y de la configuración de la sociedad en base a los valores. admisibilidad de demandas subsidiarias y condicionales. -Tercero. a la actualidad. Veamos. en donde se acuñara la idea de que la jurisdicción constitucional constituye todo procedimiento jurisdiccional que tiene como fin directo garantizar la observancia de la Constitución. “[…] la afirmación del doble carácter de los procesos constitucionales […][y la] necesaria la configuración de un proceso constitucional en el que subyace una defensa del orden 121 RTC 00020-2005-PI. bajo la forma de principios y reglas como parte de un pronunciamiento judicial en un caso concreto.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL modificación. afirmándose la naturaleza del Tribunal Constitucional como órgano jurisdiccional. 102 103 .4. como el Tribunal ha asimilado este concepto hoy ecuménico en los estados constitucionales: — Noción. sin que ello suponga negar las singularidades de la jurisdicción constitucional y los principios materiales que la informan. Actualmente. derecho por pobre. podrían ser el indicio claro de la intención del mismo de dejar ciertas cuestiones para que el Tribunal mismo las regule a través de su praxis jurisprudencial. ha pasado mucha agua bajo el puente. retroacción de las actuaciones y demás situaciones que. FJ 3 Auto de admisibilidad. no habiendo sido previstas por el legislador. principios y derechos que la Constitución encarna. retirada. consecuencias de la muerte del demandante. esta aplicación analógica no debe entenderse como una mera translación mecánica de instituciones. capacidad procesal. procedimiento de determinación de costas. acumulación y separación de demandas. Desde el Primer Coloquio que se desarrollara en Heidelberg. lo contrario comportaría el riesgo de someterse a un positivismo jurídico procesal basado en la ley”121. Jurisdicción constitucional. debe reconocer el lugar que ocupa el Derecho Procesal Constitucional dentro del ámbito del Derecho Procesal general.

Desde entonces. Tribunal Constitucional. es con el planteamiento de Kelsen y del influjo que su propuesta tuvo en la creación del Tribunal Constitucional austriaco de 1920. FJ 12.GERARDO ETO CRUZ público constitucional […] permite definir la jurisdicción constitucional no en el sentido de simple pacificadora de intereses de contenido y alcance subjetivos. la incertidumbre y el caos social. de modo tal que. logre verdaderamente pacificar la relación entre las partes. sino del orden constitucional (normatividad) y de la realidad social (normalidad) en conjunto. sin perjuicio de aplicar la técnica y la metodología interpretativa que resulte conveniente a la litis planteada. FJ 59. si de ella deriva la inseguridad. Con todo. que los tribunales constitucionales aparecen en el firmamento de los organismos jurisdiccionales creados con un fin específico: la defensa de la Constitución. en torno a sus funciones señalando diversos aspectos: — Función pacificadora. y contribuir a la certidumbre jurídico-constitucional e institucional de la sociedad toda”123. como su principal promotor”122. Aunque los antecedentes primigenios de los tribunales constitucionales dimanan de la vieja propuesta planteada por Inmanuel Sieyés a través de su Jury Constitutionnaire. 122 123 STC 00023-2005-PI. y no mera facultad del Tribunal Constitucional. el propio Tribunal Constitucional peruano se autopercibe. “La función pacificadora de la jurisdicción constitucional obliga a ésta a comprender que nunca la pretendida corrección técnicojurídica de una sentencia es capaz de legitimarla constitucionalmente. por el contrario. ponderar las consecuencias de sus resoluciones. pues. STC 00005-2005-CC. 104 . con relación a la Constitución.5. sino. De allí que sea deber. 3. la jurisdicción constitucional no actúa ni puede actuar como un órgano neutro. la literatura que da cuenta sobre los alcances de esta institución es ubérrima y la dedicación que a su estudio se efectúa en las cátedras de Derecho Constitucional y/o Derecho Procesal Constitucional es cada vez mayor.

Por ello. velar por el respeto y la protección de los derechos fundamentales de las personas naturales o jurídicas. con pleno respeto por los límites que de la propia Norma Fundamental deriven […]”124. de actuar con las responsabilidades que ésta exige. sean estas las emanadas del Estado o de entidades privadas. STC 3574-2007-PA/TC. Todo ello.] [E]l Tribunal Constitucional estima oportuno recordar que entre sus funciones está la de racionalizar el ejercicio del poder público y privado.. FJ 8.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL — Órgano independiente y autónomo. “[. 202º de la Constitución y 1º de la LOTC) goza de un amplio margen en la determinación de los métodos interpretativos e integrativos que le sean útiles para cumplir de manera óptima su función de “órgano de control de la Constitución” (artículo 201º de la Constitución). “[…][E]l artículo 201º de la Constitución establece que el Tribunal Constitucional “es independiente y autónomo” en el ejercicio de sus competencias. FJ 52. tiene el deber —en la medida de que los métodos interpretativos o integrativos lo permitan— de cubrir dicho vacío normativo a través de la integración del ordenamiento pues. velar por la supremacía de la Constitución Política del Perú sobre el resto de las normas del ordenamiento jurídico. 104 105 . y la consecuente afectación de los derechos fundamentales que de ella puede derivar. “[…][E]l Tribunal Constitucional tiene la obligación. y ejercer la tarea de intérprete supremo de los alcances y contenidos de la Constitución”125.. de conformidad con el artículo 45º de la Constitución. advertido el vacío normativo que la declaración de inconstitucionalidad de una norma puede generar. – Funciones. Supremo intérprete de la Constitución. — Deber del Tribunal Constitucional de integrar los vacíos normativos. según reza el artículo 139º. como intérprete supremo de la Constitución (artículo 201º. claro está. 124 125 STC 00030-2005-PI.

“[. Ello se debe a dos razones fundamentales: primero. los jueces no pueden dejar de administrar justicia por vacío o deficiencia de la ley”126. 126 106 . que se fundamenta en el bienestar general y la justicia. Segundo.. en aras de contribuir al desarrollo integral de la nación. el cual no se restringe. a la duración del mismo. sino que exige aliviar en la mayor medida posible el esfuerzo de tiempo y de medios económicos que supone desplazarse a la sede del Tribunal Constitucional. según lo establece el artículo 44 de la Constitución. en los procesos constitucionales. el Tribunal Constitucional. 127 STC 10340-2006-PA. según el cual el juez constitucional debe tener el mayor contacto posible tanto con los sujetos –demandante. por su condición de ente guardián y supremo intérprete de la Constitución. En ese orden de ideas.] Es evidente que el Tribunal Constitucional. en cuanto Poder Constituyente Constituido. demandado. la supremacía del STC 00030-2005-PI. – Política jurisdiccional. por un lado.. y también del principio de socialización de los procesos constitucionales. “[…][E]l Tribunal Constitucional entiende que parte de su política jurisdiccional comprende el acercamiento real de la justicia constitucional a los ciudadanos. FJ 54.GERARDO ETO CRUZ iniciso 8. del principio constitucional procesal de inmediación. se encarga de declarar y establecer los contenidos de los valores. por ejemplo– como con los elementos objetivos del proceso constitucional a resolver. – Rol dentro de la Sociedad. en el entendido de que el proceso de descentralización también alcanza a la justicia constitucional. del principio de economía procesal. de la Constitución. FJ 7 y 8. principios y normas consignados en el corpus constitucional. de conformidad con el artículo III del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional”127. y mediante la acción hermenéutica e integradora de ella. se encarga de resguardar la sujeción del ejercicio del poder estatal al plexo del sistema constitucional. al cumplimiento del mandato constitucional de descentralización (artículo 188). al cumplimiento. por otro.

De esta manera. 3. el Tribunal ha dado especial énfasis a su objeto o finalidad constitucional. De ahí que formen parte de su accionar. el diseño del proceso constitucional se orienta a la tutela de dos distintos tipos de bienes jurídicos: la eficacia de los derechos fundamentales y la constitucionalidad del derecho objetivo. los procesos constitucionales persiguen no sólo la tutela subjetiva de los derechos fundamentales de las personas. FJ 1. se demuestra la supremacía constitucional. el cual. “[…] en el estado actual de desarrollo del Derecho procesal constitucional. 106 107 . Veamos dichas aristas desarrolladas por el Tribunal: “El proceso constitucional tiene como objetivo asegurar el funcionamiento adecuado del orden constitucional y la vigencia efectiva de los derechos constitucionales. 02409-2002-PA. por su intermedio. Procesos constitucionales. STC 002877-2005-HC FJ 5. este Colegiado cumple sus funciones esenciales.Doble naturaleza. gracias a ello. el Tribunal ha desarrollado diversos aspectos de su objeto y naturaleza.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL texto constitucional y la vigencia plena e irrestricta de los derechos esenciales de la persona. a la letra. Con relación a los procesos constitucionales como objeto específico de tratamiento de nuestra disciplina. toda vez que. la defensa in toto de la Constitución y de los derechos humanos ante cualquier forma de abuso y arbitrariedad estatal”128. STC. tanto reparativas como preventivas (artículo 2° del CPCo)”129. Entre ellos. Y es que.6. tal como lo ha previsto el artículo II del Título Preliminar del CPCo. dice: Son fines esenciales de los procesos constitucionales garantizar la primacía de la Constitución y la vigencia efectiva de los derechos constitucionales. . 128 129 — Finalidad. a su doble naturaleza de proceso objetivo y subjetivo (doble naturaleza que repite la efectuada con relación a los derechos fundamentales) y a las características especiales que ostentan respecto a los procesos ordinarios.

nominalmente. 108 . sino también para el propio Estado y para la colectividad en general. FJ 11 y 12. Por todo ello. pues este caso amerita una valoración de esta dimensión objetiva orientada a preservar el orden constitucional como una suma de bienes institucionales. — Diferencia con los procesos ordinarios. que los hace diferentes de los procesos ordinarios en cuatro aspectos: 1) Por sus fines. gratuidad.GERARDO ETO CRUZ sino también la comprenden la tutela objetiva de la Constitución. 130 STC 00023-2005-PI. Pues la protección de los derechos fundamentales no sólo es de interés para el titular de ese derecho. son compartidos por ambos tipos de procesos. bien puede decirse que. pues a diferencia de los procesos constitucionales. los ordinarios no tienen por objeto hacer valer el principio de supremacía constitucional ni siempre persiguen la protección de los derechos fundamentales. Por ello. 3) Por los principios orientadores. “La consagración constitucional de estos procesos les otorga un especial carácter. En consecuencia. pues si bien es cierto que estos principios. amparo. pues su transgresión supone una afectación también al propio ordenamiento constitucional. detrás de la constitucionalización de procesos como el de hábeas corpus. Siendo que las dos vocaciones del proceso constitucional son interdependientes y se hacen necesarias todas las veces en que la tutela primaria de uno de los dos intereses (subjetivo y objetivo) comporte la violación del otro. hábeas data y de cumplimiento. 2) Por el rol del juez. nuestra Constitución ha reconocido la íntima correspondencia entre la doble naturaleza (subjetiva-objetiva) de los derechos fundamentales y la doble naturaleza (subjetiva-objetiva) de los procesos constitucionales. es indudable que la exigencia del cumplimiento de principios como los de publicidad. la afirmación del doble carácter de los procesos constitucionales resulta ser de especial relevancia para el análisis constitucional a realizar por este Colegiado. se hace necesaria la configuración de un proceso constitucional en el que subyace una defensa del orden público constitucional”130. porque el control de la actuación de las partes por parte del juez es mayor en los procesos constitucionales.

108 109 . impulso oficioso. que es de carácter subjetivo-objetivo. a) Noción. La importante entidad de los procesos constitucionales. y cotizando la naturaleza jurídica del Título Preliminar.7. A este respecto. dota a los principios procesales de una gran fuerza normativa que. referidos en este caso a los fines y objetivos constitucionales de tutela de urgencia”131. en cuanto se trata de respetar los valores materiales del ordenamiento jurídico. STC 0048-2004-PI. es fundamental e ineludible para el cumplimiento de los fines de los procesos constitucionales. socialización del proceso. en los procesos constitucionales la exigencia de su pleno cumplimiento es fundamental e ineludible. establece una marcada diferencia con los procesos ordinarios donde la trascendencia de su aplicación es de menor grado. este Colegiado otorga valor normativo a los principios procesales establecidos en el artículo III del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional”132. sino también. y 4) Por su naturaleza. en tanto instrumentos protectores de la supremacía normativa de la Constitución y de la vigencia efectiva de los derechos fundamentales. en este punto. elasticidad y de favor processum o pro actione. pues no sólo protegen los derechos fundamentales entendidos como atributos reconocidos a favor de los individuos. si bien también es predicable en los procesos ordinarios. FJ 10. el Colegiado Constitucional ha señalado que: “En el aseguramiento del ejercicio de las funciones de supremo intérprete de la Constitución. Su utilización. 131 132 STC 00023-2005-PI. Los principios procesales. Los principios procesales recogidos en el artículo III del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional constituyen el pórtico hermenéutico que ordena y sistematiza a toda la legislación procesal que allí se recoge.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL economía procesal. Resolución FJ 4. 3.

intencionalmente o no. formarse convicción de los mismos y resolver en consecuencia. el Juez asume un rol determinante en el proceso constitucional. promueve (a través de los mandatos judiciales correspondientes) los actos procesales necesarios a fin de impulsar el proceso. ha enfatizado el TC.GERARDO ETO CRUZ b) Principio de dirección judicial del proceso. sin duda en atención a la trascendente entidad de los bienes jurídicos protegidos por los procesos 133 134 STC 2876-2005-PHC. inclusive. Bajo este principio. antes que en un eficiente cauce para la protección de los derechos fundamentales y el respeto de la supremacía normativa de la Constitución”134. ello. En tal sentido. pretenda convertir al proceso en un ritualismo de formas. dándole así solución al conflicto de intereses de naturaleza constitucional que fuera puesto en su conocimiento. Resolución FJ 4. “corresponde al juez constitucional detectar y desvirtuar aquella conducta procesal que. desglosándolo en dos contenidos esenciales como son: la gratuidad para las personas de escasos recursos y la gratuidad para todos en los casos que señala la ley. esclarecer los hechos. STC 0048-2004-PI. sino que es quien la encamina hacia el resultado del proceso e. y no se limita a observar la actividad procesal de las partes. Aunque el TC no ha tenido oportunidad de pronunciarse sobre el principio de gratuidad en los procesos constitucionales. En este contexto. El TC ha desarrollado el principio de gratuidad en la administración de justicia. c) Principio de gratuidad en la actuación del demandante. FJ 23. la gratuidad señalada en el Código Procesal Constitucional se ubica indudablemente en el segundo de los supuestos antes señalados. 110 . es decir como una gratuidad de alcances generales predeterminada legislativamente. principio: el TC ha precisado que el mencionado “delega en la figura del juez constitucional el poder-deber de controlar razonablemente la actividad de las partes promoviendo la consecución de los fines del proceso de manera eficaz y pronta”133.

.un mandato constitucional que exige la remoción de los obstáculos que impidan el ejercicio pleno de los derechos fundamentales. los derechos fundamentales no sólo interesan al interés subjetivo de quien busca su defensa. a las personas de escasos recursos. modificado por la Ley N. el planteamiento y la obtención de un fallo judicial que resuelva sus diferencias dentro de un proceso judicial gratuito. no obliga a tratar igual a todos siempre y en todos los casos. sino a tratar igual a los iguales y desigual a los desiguales. para las personas de escasos recursos”. los litigantes a los cuales se les ha concedido auxilio judicial. En el ámbito judicial ese mandato se traduce en asegurar. el acceso. consagra “.. institución que. sino sólo a aquellos que tengan escasos recursos [económicos]. según el cual. Veamos cómo ha desarrollado el TC el contenido esencial del derecho a la gratuidad en la administración de justicia: “El inciso 16 del artículo 139° de la Constitución establece que uno de los principios que informa el ejercicio de la función jurisdiccional es “El principio de la gratuidad de la administración de justicia y de la defensa gratuita para las personas de escasos recursos. se encuentran exonerados del pago de las tasas judiciales. entre otros. en los términos constitucionalmente establecidos. para todos. la gratuidad de la administración de justicia. para todos.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL constitucionales. que subyace en los términos de la gratuidad en la administración de justicia aquí analizada. y en tanto. garantiza “El principio de la gratuidad de la administración de justicia... Según éste. 110 111 . no se garantiza a todos los justiciables la gratuidad en la administración de justicia. La primera disposición comporta una concretización del principio de igualdad en el ámbito de la administración de justicia.. sino también al orden público constitucional. Dicho precepto constitucional. en los casos que la ley señala. el principio de igualdad. por otro. ha sido desarrollada por el artículo 24° de la Ley Orgánica del Poder Judicial. en los casos que la ley señala”. – también se ha sostenido–. Dicho principio contiene. Como en diversas oportunidades ha advertido este Tribunal. y.. contiene dos disposiciones diferentes: Por un lado. La gratuidad en la administración de justicia. y. por otro lado. en lo que al caso importa resaltar.° 26846.

a la postre. No obstante. II del T. siendo así. pese al vicio en que se ha incurrido.GERARDO ETO CRUZ está regulada por el artículo 173° y siguientes del Código Procesal Civil”135. Sin embargo. en los siguientes considerandos la postura del TC: “En el presente caso. El principio de economía en los procesos constitucionales ha sido utilizado por el TC.° del referido Código. se observa que en el caso no se cumplen ninguno de los supuestos de improcedencia a que se refiere el artículo 5. si ya está establecido que son fines esenciales de todo proceso constitucional el de garantizar la primacía de la Constitución y la vigencia de los Derechos Fundamentales (Art. d) Principio de economía procesal. devolviendo. sino que. Veamos a guisa de ejemplo. en su caso. existen en el expediente suficientes elementos de juicio 135 STC 1607-2002-AA. 112 . Este es otro principio que hoy está subyacente en todos los procesos judiciales modernos y se reduce al axioma de que “debe tratarse de obtener el mayor resultado posible con el mínimo de empleo de actividad procesal”. FJ 5-6. cuando las resoluciones de grados inferiores han declarado improcedente liminarmente la demanda de amparo. afecten sus fines con dilaciones innecesarias. este Tribunal estima que.P). En efecto. para fundamentar su decisión de entrar a examinar el fondo del asunto. en aplicación de este principio.° del Código Procesal Constitucional. En estos casos. dichos fines no deben estar cartabonados por una serie de ritualismos procesales que. el TC no se ha limitado a revocar la improcedencia liminar. corresponde declarar la nulidad de todo lo actuado y disponer la admisión a trámite de la demanda. se ha producido un rechazo liminar de la demanda conforme lo dispone el artículo 47. el expediente al juzgado de origen para que sea admitido a trámite. ha procedido a dictar una sentencia sobre el fondo del asunto. en la mayoría de los casos. considerando que el demandante cuestiona la existencia misma del proceso administrativo sancionatorio.

EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL para conocer del tema de fondo. este Colegiado. una razonable valoración sobre la improbable posibilidad de que tramitada conforme a las estrictas reglas del Hábeas Corpus. decide resolver el presente caso adecuando su trámite al de un proceso de Hábeas Corpus. Recientemente. emitirá pronunciamiento respecto de si la sola existencia del procedimiento administrativo y la posibilidad de imponer una sanción administrativa al demandante implica una amenaza de su derecho al debido proceso. por lo tanto. además. En esta decisión pesa. Así. el TC ha utilizado el principio de economía procesal. independientemente de que los procesos ordinarios también deben ser resueltos dentro de un margen razonable de tiempo. FJ 2. estrechamente vinculado con el de celeridad que es exigencia de la tutela de urgencia que brinda el amparo. los procesos constitucionales deben revertir una dosis especial de 136 137 STC 5951-2005-PA/TC. 112 113 . Veamos. Del mismo modo. FJ 3. esta posición del TC: “En tal sentido. atendiendo al principio de economía procesal. por ejemplo. no obstante advertir que el trámite seguido en las instancias judiciales no es propiamente el que correspondía a la pretensión propuesta por el actor. en tanto los derechos tutelados correspondían a esta segunda vía y no a la primera. para adecuar vías procesales que fueron mal empleadas por los justiciables. y atendiendo a la celeridad con que deben atenderse las pretensiones en los procesos constitucionales. el TC ha tenido ocasión de recordar que. concretamente de la garantía ne bis in ídem”136. con ocasión de un proceso de amparo que insólitamente sólo ha podido llegar a su fin luego de 20 años. la pretensión del actor merezca una decisión sobre el fondo distinta a la que en esta oportunidad daremos”137. sustentándose en el principio de economía procesal. en numerosos casos el Tribunal ha procedido ha encauzar procesos planteados como hábeas corpus a la vía procesal del amparo. recogido en el artículo III del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional. STC 4586-2004-AA/TC.

y por tanto. debe convertirse en un baremo de ineludible observancia para los jueces constitucionales. dilatando excesivamente el proceso. STC 2876-2005-PHC/TC. Este principio supone que las audiencias y todos los actos procesales deban ser realizados ante el juez y no le está permitido delegar lo que le es consustancial a su cargo y función. el principio de inmediación plantea la idea de que el juez en forma exclusiva y excluyente es el conductor del proceso constitucional. el TC ha establecido que por el principio de inmediación: “la actividad probatoria debe transcurrir en presencia del juez encargado de pronunciar sentencia. para lograr una aproximación más exacta al mismo”139. 114 . En este sentido. convierta a éste en un ritual legal carente de todo sentido y finalidad138. FJ 23. él es el quien define la incertidumbre jurídico-constitucional. y para ello debe tener el mayor contacto posible con los sujetos del proceso. En consecuencia. en palabras del TC deben reflejar una mayor grado de sensibilidad constitucional en la tramitación de los mismos y no. el carácter preferencial y sumario de los procesos constitucionales. Por otro lado. FJ 8. con el propio desarrollo de los actos procesales y con la valoración de los medios probatorios recaudados en el proceso. En lo atinente a este principio el TC ha establecido que: “Este principio procura que el juez constitucional tenga el mayor contacto con los elementos subjetivos (intervinientes) y objetivos (documentos. caer en un extremo formalismo que.GERARDO ETO CRUZ celeridad (que implica el principio de economía en cuanto al ahorro del tiempo). puesto que sólo de esta manera se garantiza que exista un contacto directo entre el 138 139 STC 2732-2007-PA/TC. e) Principio de inmediación. con los elementos materiales que tienen que ver con el litigio. por la propia naturaleza de los bienes y valores que se tutelan. quienes. lugares) que conforman el proceso.

EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL juzgador y los medios de prueba aportados al proceso. STC 0032-2005-PHC. FJ 5. Fundamento de Voto del Magistrado Juan Francisco Vergara Gotelli. f) Principio de socialización del proceso. sobre lo verdadero o lo falso. principalmente. a la democratización del proceso. precisamente se le otorga ciertos derechos o beneficios al justiciable demandante. sólo tiene derecho a 140 141 STC 6846-2006-PHC/TC. 114 115 . sino. lo cual pone en valor también su propia experiencia en la búsqueda de la verdad real y vincula al juez con una decisión fruto de una íntima convicción. el magistrado Juan Vergara Gotelli. prima facie. por cuanto. a través del contacto personal con los sujetos intervinientes en el proceso y con los elementos probatorios. en una inexorable postura axiológica. en tanto la inmediación permite al juez el conocimiento del caso no sólo a través de la ciencia del derecho. que proviene del latín sententia y que significa el parecer o juicio subjetivo (sentimiento) que alguien tiene sobre lo bueno y lo malo. La igualdad de las partes en el proceso constitucional significa que éstas gozan de iguales oportunidades para su defensa. que no se puede concebir que se manifiesten procedimientos privilegiados. en su Voto Particular emitido en la STC 0032-2005PHC/TC. adentrándose en el origen etimológico de la palabra “sentencia”. El principio de socialización de proceso pretende o aspira. que permitirá a éste ponderarlos en forma debida y plasmar sus conclusiones en forma suficiente y razonada al momento de emitir sentencia”140. a fin de que los litigantes tengan las mismas condiciones que no se le debe negar a otro. ha estimado que el principio de inmediación se constituye en un elemento indispensable en la configuración de toda decisión jurisdiccional. Finalmente. Este principio también se va a manifestar en toda su concepción ortodoxa en los procesos constitucionales. y. bien sea que una de las partes sea el Estado a través de uno de sus órganos. es decir una decisión que sea expresión fiel de los sentimientos que el juez albergó a lo largo del proceso141. como es el recurso de agravio constitucional que.

el TC ha resaltado la trascendencia social que asumen los procesos constitucionales en el marco de un Estado Social y Democrático de Derecho.GERARDO ETO CRUZ interponerlo el actor contra la resolución que le deniega algún derecho constitucional. Resolución FJ 4. el Tribunal entiende que el principio de socialización involucra llevar al proceso la dimensión social del Estado Constitucional que entiende que la igualdad no se concretiza sólo en un reconocimiento formal de los mismos derechos para todos los ciudadanos. resulta imperativa la intervención judicial a efectos de tomar las medidas correctivas que aseguren un proceso justo”143. Veamos: “El principio de socialización procesal es una de las manifestaciones del tránsito del Estado Liberal hacia el Estado Social. Resolución FJ 4. para el logro del consenso social y la legitimidad de sus decisiones. este principio consiste: “en el deber del juez de evitar que las desigualdades materiales existentes entre las partes impidan la consecución de una decisión judicial que sea reflejo cabal de la objetividad del Derecho”142. Finalmente. según los cuales ante los múltiples factores que pueden situar a las partes en una evidente situación de desigualdad. que procura la integración social y la conciliación de los legítimos intereses de la sociedad con los legítimos intereses de la persona. En este sentido. En palabras del Colegiado Constitucional. STC 0048-2004-PI. En este sentido. en un modelo de Estado. En efecto. social y democrático. sino en la posibilidad fáctica de que los ciudadanos puedan disfrutar de ellos en el plano de la realidad. de manera tal que la falacia formalista en virtud de la cual el principio de igualdad solo adquiere plena vigencia con una conducta absolutamente pasiva y contemplativa del Estado. el Tribunal ha considerado 142 143 STC 0048-2004-PI. 116 . sucumbe ante los principios del constitucionalismo social. los procesos constitucionales se erigen en el espacio público por excelencia para la composición de los conflictos sociales y la construcción pacífica de la sociedad plural.

viene a ser un sub-principio. STC 9599-2005-PA. se podría aseverar. FJ 1-10.a fin de lograr la consecución de sus fines. III del T. Se trata aquí. salvo en los casos expresamente señalados en el presente Código”. de que las exigencias que requiere el Código. 144 145 STC 0048-2004-PI. III del C. del principio de dirección judicial.Const. “socializándolo”. 116 117 .P del Código en su segundo párrafo ha establecido que “El Juez y el Tribunal Constitucional tienen el deber de impulsar de oficio los procesos. h) La adecuación de las formalidades al logro de los fines de los procesos constitucionales. no deben afectar los fines mismos que persiguen los procesos constitucionales. ha permitido la inclusión en el mismo de otros actores que puedan concretizar lo que Peter Häberle ha denominado “la pluralidad de intérpretes de la Constitución”144. el TC ha definido el principio de impulso procesal de oficio como: “aquella obligación impuesta al juez constitucional de continuar el proceso a través de la ejecución de todos los actos que lo conduzcan a prestar tutela jurisdiccional a los justiciables”145.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL necesario abrir el proceso constitucional más allá de las partes que originalmente compusieron el litigio y. enervando la esencialidad y la eficacia que aspira el proceso constitucional. El Art. que se manifesta en una serie de facultades que el Código le ha conferido al Juez operador intérprete de la norma constitucional.P. El cuarto párrafo del Art. es decir. En este orden de ideas. no se debe preferir algunos requisitos formales. establece lo siguiente: “El Juez y el Tribunal Constitucional deben adecuar la exigencia de las formalidades previstas en este Código al logro de los fines de los procesos constitucionales”. g) El impulso procesal de oficio. FJ 6. para conducir y hacer avanzar autónomamente el proceso -sin necesidad de intervención de las partes. Este principio.

si tal exigencia comporta la desprotección de los derechos y. 118 . su vulneración irreparable. sino que estas disposiciones deben ser interpretadas o integradas “desde” y “conforme” a la Constitución. STC 0005-2005-CC. de tal modo que la finalidad sustantiva de los procesos constitucionales resulte optimizada por dicha interpretación y la vigencia efectiva de los derechos fundamentales y la defensa del orden público constitucional no quede subordinado al respeto de las formas por las formas”147. prescindirse. con el objeto de que los fines de los procesos constitucionales se realicen adecuadamente (principio de elasticidad)”146.GERARDO ETO CRUZ El TC se ha pronunciado prima facie. En este contexto. El sacrificio de las formas en los procesos constitucionales. sino que dicha nulidad se sanciona sólo en tanto y en cuanto el acto procesal viciado de informalidad no cumpla su finalidad. de ser el caso. que la nulidad no está regulada en el Código como una mera sanción producto del irrespeto de las formas. por ende. principio de adecuación de las formalidades al logro de los fines de los procesos constitucionales con la posición que ha asumido el Código Procesal Civil en relación al instituto de la nulidad procesal que. Así. sobre el principio de adecuación de las formalidades al logro de los fines de los procesos constitucionales. el TC ha parangonado el del Tribunal no ha recibido un tratamiento meramente formal. Por el contrario. definiéndolo como: “la imposición hecha a la jurisdicción ordinaria y constitucional de exigir el cumplimiento de las formalidades sólo si con ello se logra una mejor protección de los derechos fundamentales. FJ 7. que los jueces puedan desconocer de por sí las disposiciones que el Código Procesal Constitucional recoge. como ha aclarado el TC: “no significa desde luego. tanto el proceso constitucional como el proceso civil se han 146 147 STC 0266-2002-AA. sino principista. FJ 7-8. . entonces las formalidades deben adecuarse o. ha dicho el TC. a decir Desde una perspectiva más general.

i) La continuidad del proceso constitucional frente a la duda de su conclusión (principio pro actione). el acto procesal valía no tanto por sus fines y consecuencias. una forma positivizada en este caso del principio pro homine libertatis como criterio de la interpretación de los derechos fundamentales. 1980. el Juez o el Tribunal. del C. esto es. el mecanismo de nulidad de los actos procesales sirvió esencialmente al Improbus litigator en sus afanes sólo de dilación y entorpecimiento frente a la sed de justicia de un pueblo que exige soluciones de fondo. 18 ss. 118 119 . en rigor.Const. sino por el cumplimiento de la forma preestablecida. Argentina. a tal punto de convertirlo en la “misa jurídica” proscrita por Couture. en caso de duda. se prefiere la continuidad del proceso. costoso y al fin ineficaz. se debe optar por aplicar el criterio o estándar hermenéutico de que. a través de un tratamiento meramente formalista de determinadas instituciones procesales. III del T. la misma que. este principio o fórmula establecida en el Art. Resolución FJ 7. el Juez y el Tribunal Constitucional declararán su continuidad”. se establece que: “Cuando en un proceso constitucional se presenta una duda razonable respecto de si el proceso debe declarase concluido.P del Código es. en la que a decir de Roberto Berizonce (Estudios de Nulidades Procesales.). Precisamente. 148 STC 0048-2004-PI.P. III del T. como ha dicho el TC en términos concluyentes: “responde a la necesidad histórica de superar el viejo esquema procedimental que. finales y determinantes con autoridad de cosa juzgada”148.P. específicamente excepciones. repetitivo.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL desvinculado del procesalismo ortodoxo y han asumido una postura finalista del proceso. Págs. hizo padecer a los justiciables un proceso largo. En el cuarto párrafo del Art. Ante tal situación. Buenos Aires. Editorial Hammurabi. según donde se ventile el proceso y sea ésta de la jurisdicción constitucional de la libertad o de la orgánica. apelaciones y nulidades. Puede presentarse en la dinámica del proceso constitucional ciertas dudas razonables que habiliten al Juez a dar por terminado dicho proceso.

adoptando la tesis de Peter Häberle sobre la naturaleza del Derecho Procesal Constitucional. Por otro lado. esta posición del TC: “En la STC 2763-2002-AA/TC. la interpretación de dichos requisitos de procedibilidad debe ser efectuada siempre. dirigida al legislador. puesto que se trata de un contenido implícito del derecho a la tutela jurisdiccional. garantiza que un particular tenga la posibilidad. FJ 4. en este contexto. con lo cual ante la duda. en todo caso. real y efectiva de acudir al juez. la decisión debe dirigirse por la continuación del proceso y no por su extinción”149. y la segunda. de manera que más favorezca la jurisdicción. a nivel sustantivo. el TC ha considerado el principio pro actione como parte del contenido constitucionalmente protegido del derecho de acceso a la justicia y con éste del derecho a la tutela jurisdiccional efectiva. Veamos del propio texto de su fallo. este último reconocido en el inciso 3) del artículo 139° de la Constitución. en el sentido que la regulación de los requisitos de procedencia de los procesos constitucionales debe ser efectuada dentro de los márgenes de la razonabilidad y la proporcionalidad. este Tribunal señaló que el derecho de acceso a la justicia tiene base constitucional. el contenido esencial del derecho de acceso a la justicia contiene dos exigencias de carácter constitucional: la primera. que los procesos constitucionales son derecho constitucional concretizado. es el principio de favorecimiento del proceso o pro actione. dirigida a los jueces. en el sentido de que.GERARDO ETO CRUZ Uno de los principios que ha revestido especial importancia en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y que ha sido concretizado en diversos casos con el objeto de permitir una mayor protección. de los derechos fundamentales. en tanto el Tribunal ha entendido. como tercero imparcial e 149 STC 2286-2005-PA. En efecto. Como tal. como: “la imposición hecha a los jueces constitucionales de interpretar los requisitos y presupuestos procesales de los procesos constitucionales en el sentido más favorable a la plena efectividad del derecho a obtener una resolución válida sobre el fondo. 120 . Este principio ha sido definido por el Tribunal.

que la restricción misma satisfaga los principios de razonabilidad y proporcionalidad. también el de acceso a la justicia es un derecho que puede ser limitado. cualesquiera que sean las restricciones o límites que se establezcan. además. Como es obvio. y no de manera extensiva. 3. también lo están los órganos jurisdiccionales. Sin embargo. por la existencia de dos formas posibles de ser comprendidas. De ellos el contenido constitucionalmente protegido del derecho exige que los límites establecidos legislativamente deban interpretarse de manera restrictiva. 120 121 . el deber de aplicar la Constitución y de preferir. exigiendo de él la necesidad de respetar su contenido esencial y. más o menos extensos. su fijación es una tarea que. con el objeto de encargarle la determinación de sus derechos y obligaciones de orden laboral. la validez de éstos depende de que no obstaculicen. en una disposición. la Constitución ha reservado al legislador ordinario.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL independiente. bajo los alcances del principio pro actione. in suo ordine. se opte por aquella disposición o norma que de mejor forma optimice el ejercicio del derecho fundamental”150. impidan o disuadan irrazonablemente el acceso del particular a un tribunal de justicia. FJ 6. ésta a una norma de rango legal o 150 STC 2070-2003-AA/TC. Uno de los medios por virtud de los cuales dicho derecho se restringe en materia de acceso a la justicia. es el establecimiento de plazos. como sucede con todo derecho fundamental. frente a un caso de duda. Se exige así del juez o magistrado judicial que las condiciones y limitaciones del derecho de acceder a la justicia sean comprendidas de manera tal que. En nuestro país. Control judicial de la constitucionalidad de las leyes: El control difuso. transcurrido el cual no es posible obtener una decisión sobre el fondo del tribunal competente. en principio. Pero así como el legislador se encuentra vinculado por el derecho. ya sea por la existencia de dos disposiciones o.8. Evidentemente. en la resolución de cualquier caso.

Quiere ello decir que de acuerdo a nuestro ordenamiento jurídico la protección de los derechos fundamentales y de las demás disposiciones que la Constitución contiene no sólo ostenta un nivel de garantía (el constituido por la jurisdicción constitucional). 122 . que el primer nivel de protección lo constituye justamente el control difuso que realiza el Poder Judicial a través de cualquier proceso. resulta beneficiada de la presunción de legitimidad de las normas del Estado”151. en principio. Puede incluso afirmarse. STC 01124-2001-PA. Veamos como ha expresado el TC esta configuración del control difuso: “La Facultad de controlar la constitucionalidad de las normas con motivo de la resolución de un proceso de amparo constituye un poder-deber por imperativo de lo establecido en el artículo 138º. segundo párrafo de la Constitución. el principio de jerarquía de las normas. sino prima facie al Poder Judicial. con efectos particulares. de acuerdo a la configuración actual de los procesos constitucionales como procesos de carácter subsidiario. sino que puede decirse que la protección de los valores. en todos aquellos casos en los que la ley aplicable para resolver una 151 — Noción. FJ 13. El control difuso de la constitucionalidad de las normas constituye un poder-deber del Juez al que el artículo 138º de la Constitución habilita en cuanto mecanismo para preservar el principio de supremacía constitucional y. A ello mismo autoriza el artículo 3º de la Ley N. “Este Tribunal tiene dicho que el control judicial de constitucionalidad de las leyes es una competencia reconocida a todos los órganos jurisdiccionales para declarar la inaplicabilidad constitucional de la ley. El control difuso es un acto complejo en la medida en que significa preterir la aplicación de una norma cuya validez.° 23506. en general. enunciado en el artículo 51º de nuestra norma fundamental. constituyendo la jurisdicción constitucional una protección de carácter reforzado y especializado. principios y derechos que la Constitución encarna corresponde también a los jueces ordinarios a través de cualquier proceso de carácter jurisdiccional.GERARDO ETO CRUZ infralegal le corresponde no sólo al Tribunal Constitucional.

tiene como característica la de ser una auténtica norma jurídica. por lo demás. de manera que la Corte deba decidir esa causa conforme a la ley. consustancial a la Constitución del Estado Constitucional. afectando con ello el principio de unidad del ordenamiento jurídico y la seguridad jurídica. En cualquier causa que involucre dos leyes en conflicto. Madison.. “El poder de interpretar la ley (. la Corte debe determinar cuál de estas normas en conflicto rige en el caso. Así. sin atender a la Constitución. El hecho. el juez debe decidir cuál es la que debe regir.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL controversia resulta manifiestamente incompatible con la Constitución (control difuso).. si la ley y la Constitución son ambas aplicables a un caso particular. Esto es de la misma esencia de los deberes judiciales””152. la cual. 122 123 . Y es que como sostuviera el Chief Justice Jhon Marshall al redactar la opinión de la Corte Suprema en el Leanding Case Marbury v. el TC peruano ha establecido algunos lineamientos para la correcta aplicación del control difuso de constitucionalidad de las leyes. se trata de un poder-deber del juez. si una ley está en oposición con la Constitución. resuelto en 1803. Veamos: 152 STC 01680-2006-PA. sin embargo. Como tal. FJs 2 a 4. sin atender a la ley. puede en algunos casos no coincidir. constituir la Ley Fundamental de la Sociedad y del Estado. o conforme a la Constitución. que exista esta duplicidad de competencias en el control de constitucionalidad de las leyes hace que se generen ciertos problemas de articulación entre ambas jurisdicciones. necesariamente implica el poder de determinar si una ley es conforme con la Constitución.). Por ello. constituyendo así un derecho directamente aplicable. La interpretación que ambos órganos jurisdiccionales pueden hacer de la constitucionalidad de las leyes.

que de esta manera exige que el derecho infraordenado se aplique siempre en armonía con ella. Por tanto. c. FJs 2 a 4.° 0020-2003-AI/TC.º 28301. 5). el control de constitucionalidad se realiza en el seno de un caso judicial. como un límite al ejercicio del control judicial de constitucionalidad de las leyes. conforme lo dispone la segunda Disposición General de la Ley N. Nº. que es expresión de la voluntad general representada en el Parlamento. 124 . 4. 153 STC 01680-2006-PA. la necesidad de interpretar la ley con arreglo a la Constitución no sólo se presenta como una exigencia lógica y consustancial al carácter normativo de la Ley Fundamental. que demanda de los jueces de toda sede y grado. — Condiciones para la validez de su ejercicio. Fund. pues los tribunales de justicia no son órganos que absuelvan opiniones consultivas en torno a la validez de las leyes. Jur. “A) Por un lado.° 0141-2002-AA/TC. luego del planteamiento de un problema jurídicamente relevante que se haya sometido al juez para su dirimencia. STC N. ya que los jueces y Tribunales sólo inaplican las disposiciones que estimen incompatibles con la Constitución cuando por vía interpretativa no sea posible la adecuación de tales normas al ordenamiento constitucional. en lo que ahora importa. Orgánica del Tribunal Constitucional. procurar hasta donde sea razonablemente permisible.GERARDO ETO CRUZ Dadas las consecuencias que su ejercicio pueda tener sobre la ley.Límite general a su aplicación. . El ejercicio de esta delicada competencia efectivamente no puede realizarse fuera del ejercicio de lo que es propio de la función jurisdiccional. sino también. Jur. el Tribunal ha recordado que la declaración de inconstitucionalidad debe considerarse como la última ratio a la que un Juez debe apelar (STC N. una interpretación de la ley que armonice con la Norma Suprema del Estado”153. Fund. Tampoco órganos que resuelvan casos simulados o hipotéticos. esto es. ni entes académicos que se pronuncien sobre el modo constitucionalmente adecuado de entender el sentido y los alcances de las leyes. Nº.

pues su "cuidado" es una tarea que compete a la sociedad abierta de los intérpretes jurisdiccionales de 124 125 . El juicio de relevancia que subyace al ejercicio válido del control de constitucionalidad no sólo tiene el propósito de recordar el carácter jurídico del control de constitucionalidad de las leyes. como antes se ha recordado. para que un planteamiento de esta naturaleza pueda realizarse en el seno del proceso constitucional de amparo contra resoluciones judiciales. es preciso. y directamente relacionado con el requisito anterior. que el afectado lo haya cuestionado oportunamente en el proceso ordinario. pues. puesto que. el control de constitucionalidad sólo podrá practicarse siempre que la ley de cuya validez se duda sea relevante para resolver la controversia sometida al juez. en los términos del artículo 4. A su vez. En ese sentido. por otro. término este último que no puede entenderse como circunscrito solo a la pretensión principal. a las pretensiones accesorias que se promuevan en la demanda o se establezcan en la ley. en los procesos de la libertad está vedado cuestionar hipotética o abstractamente la validez constitucional de las leyes (nemo iúdex sine actor). el ejercicio del control judicial de constitucionalidad de las leyes tampoco puede realizarse respecto de leyes o normas con rango de ley cuya validez haya sido confirmada por este Tribunal en el seno de un control abstracto de constitucionalidad. Tal límite tiene el propósito de poner en evidencia que si bien este Tribunal no tiene el monopolio del control de constitucionalidad. C) En tercer lugar. D) Finalmente. sino también de erigirse como un límite a su ejercicio mismo. hipótetico o ficticio. el juez estaría resolviendo un caso abstracto. que su aplicación (real o futura) repercuta en el ámbito constitucional de algún derecho protegido por este proceso. incluso. y. ya que de otro modo no sería posible atribuir al juez la lesión de alguno de los contenidos del derecho a la tutela procesal. es preciso que quien plantee al juez la realización del control judicial de constitucionalidad de la ley acredite que su aplicación le ha causado o pueda causarle un agravio directo. de otro modo.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL B) En segundo lugar. sino que comprende.º del Código Procesal Constitucional. el juez solo estará en actitud de declarar su invalidez cuando la ley se encuentra directamente relacionada con la solución del caso. por un lado.

STC 0275-2005PH/TC).os 26479 y 26492. 154 STC 01680-2006-PA. por ejemplo. Ese es el caso. de las Leyes de Amnistía N. 126 . conforme a la interpretación de los mismos que resulte de las resoluciones dictadas por el Tribunal Constitucional en todo tipo de procesos”154. ésta tiene sus excepciones. — Excepciones a la regla de no controlar una norma cuya validez constitucional ha sido confirmada por el Tribunal. que fueron consideradas incompatibles con la Convención Americana de Derechos Humanos por la Corte Interarmericana de Derechos Humanos en la Sentencia Caso Barrios Altos. del 18 de septiembre de 2003 (Cf. la restricción de efectuar el control de constitucionalidad respecto de una ley cuya validez fue confirmada por este Tribunal. en este Tribunal en el que la Constitución ha confiado su custodia "especializada". (ii) En segundo lugar. FJ 5 a 8. al cual el Estado peruano se encuentre sometido a su competencia contenciosa. haya sido declarada nula o sin efectos jurídicos. por un Tribunal Internacional de Justicia en materia de derechos humanos. “[…][C]omo toda regla.GERARDO ETO CRUZ la Constitución. el juez podrá realizar el control judicial de constitucionalidad de una ley en todos aquellos casos en los que. pero también que la primera disposición final del mismo Código Procesal Constitucional haya establecido que Los jueces y Tribunales interpretan y aplican las leyes y toda norma con rango de ley y los reglamentos respectivos según los preceptos y principios constitucionales. no rige en todos aquellos casos en los que la ley. De ahí que el segundo párrafo del artículo VI del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional haya previsto que “Los jueces no pueden dejar de aplicar una norma cuya constitucionalidad haya sido confirmada en un proceso de inconstitucionalidad o en un proceso de acción popular”. a saber: (i) En primer término. por su manifiesta incompatibilidad con un tratado sobre derechos humanos. posteriormente.

este Tribunal delegó en el juez ordinario realizar el balancing. Veamos en forma esquemática este desarrollo del TC: a) Interpretación de la Constitución. STC N. Interpretación constitucional. (iii) Por último cuando pese a la existencia de un pronunciamiento de este Tribunal declarando la validez constitucional de una ley determinada. el Congreso posteriormente modifica la Constitución -respetando los límites formales y materiales a los que está sujeto el poder de la reforma constitucional-. Como se sabe.9. En el presente acápite se desarrollará pues las formas.os 0009-2001-AI/TC. el tema de la interpretación constitucional. 0004-2004-AI/TC. donde si bien no se invalidó en abstracto una ley. entre otras. dando lugar a un supuesto de inconstitucionalidad sobreviniente de la ley (Cf. Veamos: 155 STC 01680-2006-PA. FJ 9. 126 127 . Así se sostuvo en las STC N. precisando que su aplicación podría poner en riesgo determinados bienes constitucionalmente protegidos. 3. Sobre este importante capítulo del Derecho Procesal Constitucional. el TC ha efectuado un desarrollo amplio y muy interesante por las variadas aristas que este problema presenta.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL tras el pronunciamiento de este Tribunal declarando en abstracto la validez constitucional de una ley. la interpretación constitucional de la ley y la interpretación de los derechos fundamentales. principios y métodos que a decir del Tribunal Constitucional adquiere la interpretación de los contenidos que la Constitución recoge.° 0050-2004-AI/TC)”155. podría resultar inconstitucional. 0010-2002AI/TC. comprende a su vez a la interpretación de la Constitución.° 00142003-AI/TC y STC N. sin embargo advirtiese que su aplicación en un caso dado y bajo circunstancias concretas.

128 . mientras que la mutación “(. debe sin embargo ser capaz de incorporar otros elementos de la vida cultural. que procura certeza y previsibilidad jurídica en las normas.GERARDO ETO CRUZ — Noción. a través del proceso. solicita la “ejecución” de determinada cláusula constitucional”156. — Importancia de la pluralidad de intérpretes en la interpretación constitucional. . se produce cuando se han modificado los fundamentos mismos del sistema.Diferencia entre interpretación y mutación constitucional. FJ 21. social y anímica del momento en que la sociedad. sin que por ello se varíe su base. recibe una significación diferente”157. en doctrina se sostiene que la interpretación es un procedimiento racional y controlable. “La apertura del proceso constitucional a una pluralidad de intérpretes de la Constitución optimiza un enriquecimiento de los puntos de vista que el Tribunal Constitucional. “[…][L]a interpretación constitucional es […] una labor de “concretización” y también de intermediación entre el momento constituyente y el momento de aplicación de las disposiciones constitucionales. La interpretación de un sistema jurídico significa su desarrollo. La mutación. en cuanto intérprete supremo de la Constitución. “En este marco. ha de considerar para examinar un proceso de inconstitucionalidad. conservando el mismo texto. se realiza en 156 157 STC 4853-2004-PA. el contenido de las normas constitucionales de modo que la norma.. por el contrario. STC 0050-2004-AI.. que es ante todo una actividad humana que partiendo del texto de la Constitución. FJ 28. El contexto y sus múltiples manifestaciones dan sentido y objetividad a la interpretación. es imprescindible diferenciar entre interpretación y mutación. En este esquema.) modifica de la manera que sea. No hay interpretación fuera del tiempo. en cuanto supremo intérprete de la Constitución. El enriquecimiento del procedimiento de interpretación constitucional que ha de efectuar el Tribunal Constitucional.

la particular estructura normativa de sus disposiciones que. detentan una especial cualificación en la materia objeto de interpretación constitucional. de sujetos “partícipes” en el proceso de inconstitucionalidad. exige que los métodos de interpretación constitucional no se agoten en aquellos criterios clásicos de interpretación normativa (literal. La justificación de su intervención en este proceso no es la defensa de derecho o interés alguno. entre otros elementos. No obstante. derechos o principios concernidos. así. debe reconocerse también la posibilidad de que sea objeto de interpretación. b) El principio de concordancia práctica: En virtud del cual toda aparente tensión entre las propias disposiciones constitucionales debe ser resuelta “optimizando” su interpretación. no responden en su aplicación a la lógica subsuntiva (supuesto normativo – subsunción del hecho – consecuencia). Tales principios son: a) El principio de unidad de la Constitución: Conforme al cual la interpretación de la Constitución debe estar orientada a considerarla como un “todo” armónico y sistemático. 158 . por así decirlo. cuya defensa y respeto es el fin supremo de la sociedad y el Estado (artículo 1º de la Constitución). como manifestaciones del principio-derecho de dignidad humana. RTC 00020-2005-PI.Principios de la interpretación constitucional. y teniendo presente que. en última instancia. sino. debido a las funciones que la Constitución les ha conferido. sin “sacrificar” ninguno de los valores. es decir. incluso aquellos pertenecientes a la denominada “Constitución orgánica” se encuentran reconducidos a la protección de los derechos fundamentales. aportar una tesis interpretativa en la controversia constitucional que contribuya al procedimiento interpretativo”158. a partir del cual se organiza el sistema jurídico en su conjunto. sistemático e histórico). párrafo tercero y cuarto del FJ 23 Auto de admisibilidad. 128 129 . de terceros con interés. teleológico. sino que abarquen. todo precepto constitucional. cuando más bien.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL especial cuando se incorporan al proceso de inconstitucionalidad sujetos que. No se trata. a diferencia de la gran mayoría de las leyes. “Reconocida la naturaleza jurídica de la Constitución del Estado. una serie de principios que informan la labor hermenéutica del juez constitucional.

conformado por un proceso particular y sujeto a determinados principios que el TC peruano se ha encargado de explicitar. adquiere particular relieve cuando la interpretación arroja alternativa o conjuntamente uno o más contenidos inconstitucionales. Ante esta situación y de acuerdo al principio de conservación de la ley es que el Tribunal ha desarrollado lo que en la experiencia comparada se ha dado en llamar “interpretación conforme”. al realizar su labor de interpretación. de modo tal que el equilibrio inherente al Estado Constitucional. b) Interpretación constitucional de la ley. Veamos como ha explicado el TC el proceso de interpretación constitucional de la ley y el de interpretación conforme: 159 STC 5854-2005-AA.GERARDO ETO CRUZ c) El principio de corrección funcional: Este principio exige al juez constitucional que. FJ 12. En la interpretación constitucional confluyen dos momentos interpretativos: el de la interpretación de la norma canon de control. desde luego. se encuentre plenamente garantizado. no desvirtúe las funciones y competencias que el Constituyente ha asignado a cada uno de los órganos constitucionales. 130 . La interpretación constitucional de la ley. a este Tribunal) y a la sociedad en su conjunto”159. pacificar y ordenar las relaciones de los poderes públicos entre sí y las de éstos con la sociedad. como presupuesto del respeto de los derechos fundamentales. al igual que el primero. Esta vinculación alcanza a todo poder público (incluyendo. directamente conectado con el tema de las sentencias interpretativas. es decir el de la interpretación de la Constitución y el de la interpretación de la ley conforme a los sentidos interpretativos encontrados en la interpretación de la Constitución. sin embargo. vinculante in toto y no sólo parcialmente. Este segundo momento de la interpretación constitucional se encuentra. e) El principio de fuerza normativa de la Constitución: La interpretación constitucional debe encontrarse orientada a relevar y respetar la naturaleza de la Constitución como norma jurídica. d) El principio de función integradora: El “producto” de la interpretación sólo podrá ser considerado como válido en la medida que contribuya a integrar.

La interpretación desde la Constitución. y. “Este Colegiado. las sentencias interpretativas recaen normalmente sobre disposiciones ambiguas. enunciado lingüístico o conjunto de palabras que integran el precepto. tal como se ha precisado. cuyo fundamento. cuando se trata del proceso de inconstitucionalidad.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL . en primer lugar. Esta posibilidad de que el Tribunal Constitucional pueda distinguir entre “disposición” y “norma”. entendiendo por la primera aquel texto. pues se encuentran en una relación de mutua dependencia. por lo que corresponde al Tribunal Constitucional analizar la constitucionalidad. confusas o complejas. La elaboración de dichas sentencias está sujeta alternativa y acumulativamente a dos tipos de operaciones: la ablativa y la reconstructiva.° 00102002-AI/TC). no pudiendo existir una norma que no encuentre su fundamento en una disposición.El sustento conceptual de la interpretación conforme: la distinción entre “disposición” y” norma”. en anterior oportunidad (Expediente N. radica en el principio de conservación de la ley y en la exigencia de una interpretación conforme a la Constitución. . Esta distinción no implica que ambas puedan tener una existencia independiente. y por la segunda. aquel o aquellos sentidos interpretativos que se pueden deducir de la disposición o de parte de ella. ni una disposición que por lo menos no albergue una norma. seguidamente. de todas aquellas normas que se desprendan de la disposición cuestionada con la finalidad de verificar cuáles se adecuan a la Constitución y cuáles deben ser expulsadas del ordenamiento jurídico”.- En este caso el órgano de control constitucional detecta y determina la existencia de un contenido normativo inconstitucional dentro de una ley o norma con rango de ley. es el presupuesto básico de las denominadas sentencias interpretativas. a fin de no vulnerar el principio de supremacía constitucional. de la disposición. 131 130 . ha precisado que en todo precepto legal se puede distinguir entre “disposición” y “norma”. “Las sentencias interpretativas-manipulativas (normativas). En efecto. de las que se pueden extraer varios sentidos interpretativos.

se declara la nulidad de las “expresiones impertinentes”.El principio de conservación de la ley. debe ser la última ratio a la que debe apelarse. Tales circunstancias tienen que ver con la existencia de dos principios rectores de la actividad jurisdiccional-constituyente. Conviene tener presente en qué consisten: . jurídico. Mediante este axioma o pauta básica se asigna un sentido a una ley cuestionada de inconstitucionalidad. en aras de afirmar la seguridad jurídica y la gobernabilidad del Estado. cabiendo. Así. económico o social. 132 . . la simple declaración de inconstitucionalidad no debe ser utilizada. salvo si es imprescindible e inevitable. a saber.GERARDO ETO CRUZ La operación ablativa o de exéresis consiste en reducir los alcances normativos de la ley impugnada “eliminando” del proceso interpretativo alguna frase o hasta una norma cuya significación colisiona con la Constitución. Así. a efectos que ella guarde coherencia y armonía con el plexo del texto fundamental. la expulsión de una ley del ordenamiento jurídico por inconstitucional. lo que genera un cambio del contenido preceptivo de la ley.El principio de interpretación desde la constitución. el principio de conservación de la ley y el principio de interpretación desde la Constitución. La existencia de este tipo de sentencias se justifica por la necesidad de evitar los efectos perniciosos que puedan presentarse en determinadas circunstancias. Dicha interpretación hace que la ley sea conforme a la Constitución. Para tal efecto. La operación reconstructiva o de reposición consiste en consignar el alcance normativo de la ley impugnada “agregándosele” un contenido y un sentido de interpretación que no aparece en el texto por sí mismo. la constitucionalidad de una ley impugnada. Mediante este axioma se exige al juez constitucional “salvar”. hasta donde sea razonablemente posible. para tal efecto. que su propia permanencia dentro del ordenamiento constitucional. que se reduzca. sustituya o modifique su aplicación para los casos concretos. La experiencia demuestra que residualmente la declaración de inconstitucionalidad puede terminar siendo más gravosa desde un punto de vista político. Es decir. como consecuencia de los vacíos legales que surgen luego de la “expulsión” de una ley o norma con rango de ley del ordenamiento jurídico.

optar por la tesis que posibilite que el particular pueda ejercer su derecho a la tutela 160 STC 0004-2004-CC. Las normas inducidas y deducidas emanadas de una sentencia manipulativa-interpretativa (normativa) se encuentran implícitas dentro del ordenamiento constitucional. pero son objetivables mediante este procedimiento”160. los efectos de dicha declaración pueden producir. por el contrario. En ese sentido. un vacío legislativo dañoso para la vida coexistencial. no debe olvidarse que la jurisdicción constitucional desarrolla una función armonizadora de los conflictos sociales y políticos subyacentes en un proceso constitucional. 132 133 . durante un “tiempo”. Este tipo de sentencias propician el despliegue de los efectos de las normas constitucionales que podrían ser obstaculizados por los “huecos normativos” emanados de un simple fallo estimatorio. c) Interpretación de los derechos fundamentales. de ocasionar la caducidad y así impedir el ejercicio del derecho a la tutela judicial. La interpretación de los derechos fundamentales también se halla informada por ciertos principios o pautas hermenéuticas que el Colegiado Constitucional también se ha encargo de precisar. el principio pro homine y el principio de interpretación conforme a los Tratados Internacionales de Derechos Humanos. Veamos: . el principio pro homine impone que. en lugar de asumir la interpretación restrictiva. por lo que dichas sentencias se constituyen en instrumentos procesales necesarios para el desarrollo de tal fin. según los cuales. en la jurisprudencia del TC. en este caso. ante eventuales diferentes interpretaciones de un dispositivo legal. se debe optar por aquélla que conduzca a una mejor protección de los derechos fundamentales. se tenga que. FJ 3. descartando así las que restrinjan o limiten su ejercicio. Vale decir. entre los cuales destaca primordialmente.Principio pro homine. “No resulta acorde con el principio pro homine y pro libertatis de la interpretación constitucional.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL pues.

La tesis interpretativa que posibilita esto último es justamente la que proviene del propio tenor literal de la norma antes referida y de la propia naturaleza del silencio administrativo negativo. para determinar el contenido constitucionalmente protegido de los derechos fundamentales. “Hemos dicho. puede acogerse al silencio administrativo o esperar el pronunciamiento expreso de la Administración. esto es. FJ 28. la que establece que el administrado. — Su interpretación internacionales. en efecto. luego de haber impugnado un acto administrado y transcurrido el plazo para resolverlo. debe estar obligatoriamente informado por las disposiciones de los tratados internacionales de derechos humanos y por la interpretación de las mismas realizada por los tribunales internacionales sobre derechos humanos a través de sus decisiones”162. deben ser obligatoriamente interpretados de conformidad con los tratados y los convenios internacionales sobre derechos humanos ratificados por el Perú y en concordancia con las decisiones adoptadas por los tribunales internacionales sobre derechos humanos constituidos según tratados de los que el Perú es parte (Cuarta Disposición Final y Transitoria de la Constitución y artículo V del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional). para impugnar el acto administrativo presuntamente lesivo. En tal sentido.GERARDO ETO CRUZ jurisdiccional. que el contenido esencial constitucionalmente protegido de los derechos reconocidos por 161 162 STC 1003-1998-AA. FJ 3. sin que la opción por esta última alternativa genere la caducidad en el ejercicio del derecho de acción”161. “Los derechos fundamentales reconocidos por nuestra Constitución. el ejercicio interpretativo que realice todo órgano jurisdiccional del Estado (o que desempeñe funciones materialmente jurisdiccionales). 134 .Su interpretación conforme a la jurisprudencia de los tribunales internacionales. STC 5854-2005-PA. conforme a los tratados .

en abstracto. es decir. tres subprincipios: idoneidad. en la actualidad.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL la Ley Fundamental no solo ha de extraerse a partir de la disposición constitucional que lo reconoce. sino también bajo los alcances del Derecho Internacional de los Derechos Humanos. el principio de proporcionalidad es frecuentemente utilizado tanto en el examen de validez de los actos públicos. como en la adecuada resolución de un conflicto de derechos fundamentales. este Tribunal tiene dicho que este último concepto no se restringe solo a los tratados internacionales en materia de derechos humanos en los que el Estado peruano sea parte (IV Disposición Final y Transitoria de la Constitución). La interpretación del alcance y contenido de un derecho fundamental no es realizado. necesidad y proporcionalidad en sentido estricto. “[…] el principio de proporcionalidad. Tras el criterio de interpretación de los derechos fundamentales acorde con el Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Este principio constituye el parámetro para examinar la 163 STC 8817-2005-HC. de la interpretación de esta disposición con otras disposiciones constitucionales con las cuales pueda estar relacionada (principio de unidad de la Constitución). FJ 22. su función y sus principios integrantes: — Noción. sino en relación con el conjunto de bienes jurídicos que la Constitución contiene. FJ 44. sino que comprende también a la jurisprudencia que sobre esos instrumentos internacionales se pueda haber expedido por los órganos de protección de los derechos humanos (Artículo V del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional) (cf. En el desarrollo de la jurisprudencia constitucional contemporánea. STC 4587-2004-HC/TC. en cambio. entendido en su acepción clásica alemana como “prohibición de exceso” (Untermaβverbot). d) El principio de proporcionalidad. Caso Santiago Martín Rivas)”163. 134 135 . En la interpretación de los derechos fundamentales un capítulo de especial relieve es el de la proporcionalidad. Veamos como el TC ha desrrollado el principio de proporcionalidad. comprende.

por otro. la invocación del principio de proporcionalidad resulta plenamente válida también tratándose del control de este tipo de decisiones. la idoneidad equivalente o mayor del medio alternativo. FJ 27. FJ 73. toda injerencia en los derechos fundamentales debe ser idónea o capaz para fomentar un objetivo constitucionalmente legítimo.GERARDO ETO CRUZ constitucionalidad de las intervenciones en los derechos fundamentales. 164 165 STC 00045-2004-PI. “1. este subprincipio supone dos cosas: primero. y. Así lo ha adoptado también la jurisprudencia de este Colegiado”164. 3. Se trata. y. — Su aplicación en el control constitucional de las decisiones judiciales. la misma idoneidad para alcanzar el objetivo propuesto y que sea más benigno con el derecho afectado. el grado de realización del objetivo de intervención debe ser. y en la cual se analiza. por lo menos. para que una injerencia en los derechos fundamentales sea legítima. Subprincipio de idoneidad o de adecuación: De acuerdo con este subprincipio. “En la medida que las decisiones judiciales tienen una permanente incidencia sobre los derechos fundamentales. la legitimidad constitucional del objetivo. no debe existir ningún otro medio alternativo que revista. por tanto. Subprincipio de proporcionalidad stricto sensu: Según el cual. Se trata de una comparación de la medida adoptada con los medios alternativos disponibles. equivalente o proporcional al grado de afectación del derecho fundamental. de la comparación de dos intensidades o grados: la realización del fin de la medida examinada y la afectación del derecho fundamental”165. STC 00027-2006-PI. 2. la idoneidad de la medida utilizada. -Sub principios. por lo menos. segundo. Subprincipio de necesidad: Significa que para que una injerencia en los derechos fundamentales sea necesaria. por un lado. En otros términos. su menor grado de intervención en el derecho fundamental. 136 .

ver RTC 1209-2006-PA. esto es. que es quien ha tomado la medida. esto supone como hemos señalado. necesidad y ponderación o proporcionalidad en sentido estricto. es proporcional al grado de satisfacción que se obtiene a favor del principio o valor favorecido con la intervención o restricción.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL El presupuesto para su aplicación es siempre la presencia de dos principios constitucionales en conflicto y una decisión que afecta alguno de estos principios o bienes constitucionales. en primer término. el medio elegido por quien está interviniendo en la esfera de un derecho fundamental y el o los hipotéticos medios que hubiera podido adoptar para alcanzar el mismo fin. Finalmente. a un juicio de idoneidad o adecuación. en este caso por el Juez. Jurisprudencia constitucional. 3. la aplicación del principio de proporcionalidad debe suministrar elementos para determinar si la intervención en uno de los principios o derechos en cuestión. verificar “si existen medios alternativos al optado”. Aquí rige la ley de la ponderación. según la cual “cuanto mayor es el grado de la no satisfacción o de la afectación de un principio. El test está compuesto por tres sub principios: idoneidad. Sobre la jurisprudencia constitucional y su importancia actual en el sistema de fuentes. en segundo lugar. el siguiente paso consiste en analizar la medida restrictiva desde la perspectiva de la necesidad. hemos sugerido que la decisión que afecta un derecho fundamental debe ser sometida. FJ 55. Aclaración de fecha 27 de octubre del 2006. de una comparación entre medios.10. debe proseguirse con el análisis de la ponderación entre principios constitucionales en conflicto. tanto mayor tiene que ser la importancia de la satisfacción del otro””166. superado este primer análisis. De este modo. 136 137 . esto es. en un tercer momento y siempre que la medida haya superado con éxito los test o pasos previos. Se trata del análisis de relación medio-medio. el TC ha expresado lo siguiente: 166 STC 01209-2006-PA. si la restricción en el derecho resulta pertinente o adecuada al fin propuesto. En cuanto al procedimiento que debe seguirse en la aplicación del test de proporcionalidad.

) Consecuentemente. jerarquía. sino para el propio Tribunal a la hora 167 STC 0047-2004-AI. . cuando se discutan casos fáctica y jurídicamente análogos. en el inciso 8 del artículo 139. por cuanto permite que el modelo mismo de organización política no sólo se consolide. para el caso de la jurisprudencia constitucional. .º. en un determinado contexto histórico.. Por ejemplo. que tiene la virtualidad de vincular al tribunal que los efectuó y a los jerárquicamente inferiores. 138 . reconoce el principio de no dejar de administrar justicia por vacío o deficiencia de la ley. obviamente dentro del marco de la Constitución y de la normatividad vigente. este colegiado ha establecido que: La noción jurisprudencia constitucional se refiere al conjunto de decisiones o fallos constitucionales emanados del Tribunal Constitucional. Esta afirmación se confirma cuando la propia Constitución. en nuestro sistema jurídico la jurisprudencia también es fuente de derecho para la solución de los casos concretos. FJ 33 y 34. es inherente a la función jurisdiccional la creación de derecho a través de la jurisprudencia. contenido y cabal cumplimiento de las normas pertenecientes al bloque de constitucionalidad”167. En efecto.Noción. sino que se desarrolle en un diálogo fructífero y constante entre texto y realidad constitucional.Importancia de la jurisprudencia constitucional. expedidos a efectos de defender la superlegalidad. siempre que tal interpretación sea jurídicamente correcta (.GERARDO ETO CRUZ “Jurisprudencia es la interpretación judicial del derecho efectuada por los más altos tribunales en relación con los asuntos que a ellos corresponde. No requiere de una disposición normativa expresa toda vez que dicha fuente deriva directamente de la función inherente a los órganos jurisdiccionales que la Constitución configura.. “La jurisprudencia constitucional es una herramienta fundamental para la construcción y defensa permanente del Estado Social y Democrático de Derecho. La jurisprudencia de este Tribunal Constitucional es también una fuente de primer orden no sólo para los tribunales ordinarios y los demás entes públicos.

sino. La jurisprudencia del Tribunal Constitucional es. “En ese orden de ideas. fijando el extremo de su efecto normativo. Veamos como el TC ha desarrollado la institución del precedente constitucional en nuestro país. por ende. en la praxis jurisprudencial.. deviene en parámetro normativo para la resolución de futuros procesos de naturaleza homóloga.11. a partir de esta disposición normativa y del desarrollo jurisprudencial que de ella ha hecho el TC. Aunque de identidad claramente anglosajona.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL de decidir un nuevo caso.Const. Aunque la institución del precedente vinculante ya haya tenido en nuestro ordenamiento jurídico algunos antecedentes. 138 139 . la sentencia del Tribunal Constitucional que adquiere la calidad de cosa juzgada constituye precedente vinculante. En cada sentencia de principio. que. y. el precedente constitucional vinculante es aquella regla jurídica expuesta en un caso particular y concreto que el Tribunal Constitucional decide establecer como regla general. 168 STC 00048-2004-PI. en nuestro país. Precedente vinculante. cuando así lo exprese la propia sentencia. 3. Sin duda puede afirmarse que hoy el desarrollo de los procesos constitucionales en el Perú no sólo se afirma a partir del Código Procesal Constitucional. FJ 9 y 10. en buena cuenta. este instituto de raigambre anglosajona ha logrado en nuestro país un acentuado auge en los últimos años. un nuevo dispositivo de nuestra Constitución es desarrollado sin olvidar que se trata de una obra duradera en el tiempo y en constante movimiento. la necesidad de adaptación del instituto del precedente vinculante a un sistema no judicialista como el nuestro. Constitución viviente de la sociedad plural”168. ha generado que el precedente tenga tanto a nivel legal como jurisprudencial una particular configuración. .P.Noción. principalmente a partir de los precedentes vinculantes que ha dictado el Colegiado Constitucional. De acuerdo al artículo VII del TP del C.

precisando el extremo de su efecto normativo.Naturaleza. “En ese contexto. expone el poder normativo del Tribunal Constitucional dentro del marco de la Constitución.) las sentencias del Tribunal Constitucional que adquieren la autoridad de cosa juzgada constituyen precedente vinculante cuando así lo exprese la sentencia. 140 . 169 170 STC 0024-2003-AI. En puridad. la regla que con efecto normativo el Tribunal Constitucional decide externalizar como vinculante. debe expresar los fundamentos de hecho y de derecho que sustentan la sentencia y las razones por las cuales se aparta del precedente”169. el uso del precedente se sustenta en las condiciones siguientes: a) Existencia de relación entre caso y precedente vinculante..Condiciones formales de establecimiento del precedente vinculante. STC 0024-2003-AI. aparece como una herramienta técnica que facilita la ordenación y coherencia de la jurisprudencia. debe ser necesaria para la solución del caso planteado. el Código Procesal Constitucional y la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional”170. “La naturaleza del precedente tiene una connotación binaria. por otro. Por un lado. Es decir.. . la regla general externalizada como precedente a partir de un caso concreto se convierte en una regla preceptiva común que alcanzar a todos los justiciables y que es oponible frente a los poderes públicos.GERARDO ETO CRUZ El precedente constitucional tiene por su condición de tal efectos similares a una ley. La competencia del Tribunal Constitucional para determinar un precedente vinculante se encuentra sustentada en el Artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional. Cuando el Tribunal Constitucional resuelva apartándose del precedente. . será obligatorio resolver los futuros casos semejantes según los términos de dicha sentencia. y. el cual preceptúa que “(. En ese sentido. la fijación de un precedente constitucional significa que ante la existencia de una sentencia con unos específicos fundamentos o argumentos y una decisión en un determinado sentido.

El establecimiento de un precedente vinculante no debe afectar el principio de respeto a lo ya decidido o resuelto con anterioridad a la expedición de la sentencia que contiene un precedente vinculante.Los presupuestos materiales para el establecimiento de un precedente. y 83° del Código Procesal Constitucional. es decir. estimándose o desestimándose la demanda. 140 141 . dicha decisión final debe concluir con un pronunciamiento sobre el fondo. Lo anteriormente expuesto debe ser concordado con lo previsto en los artículos 74° y 103° de la Constitución. El Tribunal Constitucional no debe fijar una regla so pretexto de solución de un caso. vale decir. “El Tribunal Constitucional estima que dichos presupuestos son los siguientes: a) Cuando se evidencia que los operadores jurisdiccionales o administrativos vienen resolviendo con distintas concepciones o 171 STC 0024-2003-AI. que haya puesto fin al proceso. no puede impedir el derecho de ejecución de las sentencias firmes. al amparo de lo previsto en la parte in fine del artículo VII del Titulo Preliminar del Código Procesal Constitucional. si en realidad esta no se encuentra ligada directamente con la solución del mismo. La consagración de la cosa juzgada comporta que la decisión devenga en irrevocable e inmutable. Dicha restricción también opera en el caso que el Tribunal Constitucional. La decisión del Tribunal Constitucional de establecer que un caso contiene reglas que se proyectan para el futuro como precedente vinculante se encuentra sujeta a que exista una decisión final. la intangibilidad de lo ya resuelto y la inalterabilidad de lo ejecutado jurisdicionalmente. resuelva apartarse de un precedente y sustituirlo por otro. . vale decir. Más aún. Por ende. no debe afectar las situaciones jurídicas que gocen de la protección de la cosa juzgada.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL b) Decisión del Tribunal Constitucional con autoridad de cosa juzgada. cuando de por medio existe una declaración de inconstitucionalidad”171.

se resuelvan las situaciones derivadas de un vacío normativo.El precedente como forma de cubrir una laguna normativa STC 0024-2003-AI. es decir. de conformidad con lo establecido en el Artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional. e) Cuando se evidencia la necesidad de cambiar de precedente vinculante. b) Cuando se evidencia que los operadores jurisdiccionales o administrativos vienen resolviendo en base a una interpretación errónea de una norma del bloque de constitucionalidad. 142 . cuando dos normas sin referencia mutua entre sí –es decir en situación de antinomia indirecta– se contradicen en sus consecuencias jurídicas. d) Cuando se evidencia la existencia de una norma carente de interpretación jurisdiccional en sentido lato aplicable a un caso concreto. se entiende que esta se ha circunscrito a señalar conceptos o criterios no determinados en sus particularidades. “La función integradora del Tribunal Constitucional permite que. cuando se acredita la existencia de precedentes conflictivos o contradictorios. y en donde caben varias posibilidades interpretativas. el Tribunal Constitucional debe obligatoriamente expresar los fundamentos de hecho y de derecho que sustentan la sentencia y las razones por las cuales se aparta del precedente”172. cuando. En este supuesto. haciéndose mutuamente ineficaces. dicha función verificable mediante la expedición de un precedente vinculante se hace patente cuando. se acredita la ausencia absoluta de norma. pero sin que la norma establezca una regla específica para solucionar un área con conflicto coexistencial. cuando existe la regulación jurídica de una materia. 172 .GERARDO ETO CRUZ interpretaciones sobre una determinada figura jurídica o frente a una modalidad o tipo de casos. a pesar de la existencia de prescripción jurídica. c) Cuando se evidencia la existencia de un vacío normativo. cuando una norma deviniese en inaplicable por haber abarcado casos o acarrear consecuencias que el legislador histórico no habría establecido de haber conocido aquellas o sospechado estas. a su vez. genera una indebida aplicación de la misma. lo cual. a través de la constitución de un precedente vinculante. En ese orden de ideas.

La aplicación del precedente vinculante. debe precisarse que la antinomia indirecta se entiende como la coexistencia de dos normas incompatibles. Dicha omisión se constata por el vencimiento del plazo determinado para legislar complementariamente o por el transcurso del plazo razonable para ello”173. En relación con lo anteriormente expuesto. STC 0024-2003-AI. “Para que una decisión de este Colegiado. lo que implica el desobedecimiento al mandato de una norma perteneciente al bloque de constitucionalidad que hubiese establecido que el goce de un derecho o el ejercicio de una competencia queda supeditada a la expedición de una norma reglamentaria. debido a nuevas circunstancias.). por lo que literalmente no están comprendidas en ella. Por ende.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL cuando. STC 0024-2003-AI. inacción o non facere por parte de un órgano con competencias legislativas. aunque por su finalidad pudieran estarlo de haberse conocido anteladamente. “El uso de los efectos normativos y la obligación de aplicación de un precedente vinculante depende de: a) La existencia de similitudes fácticas entre el caso a resolver y aquél del que emana el precedente. es factible que a través del razonamiento analógico se extienda la regla del precedente vinculante”174. y cuando los alcances de una norma perteneciente al bloque de constitucionalidad no producen en la realidad efectos jurídicos por razones de ocio legislativo. que tienen la misma validez jerárquica en el tiempo y en el espacio. las que en el caso de estas últimas no justifican un trato jurídico distinto. etc. planteada en forma de precedente vinculante pueda convertirse en una herramienta útil 173 174 . en tanto que el ocio legislativo aparece como consecuencia de la omisión. surgiesen cuestiones que el legislador histórico no tuvo oportunidad de prever en la norma. . inactividad. b) La existencia de similitudes y diferencias fácticas.Distinción con precedente judicial. pero que inspiran consecuencias jurídicas en fines o criterios ideológicos contrapuestos (interés público y seguridad jurídica de los particulares. 142 143 .

la propia Constitución estaría desprotegida. “La incorporación del precedente constitucional vinculante. genera por otro lado. Es decir. El precedente constitucional en nuestro sistema tiene efectos más generales. Osea. la necesidad de distinguirlo de la 175 . es una regla para todos y frente a todos los poderes públicos. Es conocido que el precedente judicial en el sistema del Common Law se ha desarrollado como precedente vinculante en sentido vertical. desde muy temprano. el efecto vinculante se establece aquí básicamente respecto de los jueces. FJ 47 y 48. Esto significa que el precedente vinculante emitido por un Tribunal Constitucional con estas características tiene. en los términos en que precisa el Código Procesal Constitucional. los mismos efectos de una ley. cualquier ciudadano puede invocarla ante cualquier autoridad o funcionario sin tener que recurrir previamente ante los tribunales. puesto que cualquier entidad.Distinción con doctrina jurisprudencial. el efecto sobre todos los poderes públicos de las sentencias del Tribunal Constitucional. y lo que son los efectos del precedente judicial en los sistemas del Common Law. quien deberá aplicarlo en un caso concreto. funcionario o persona podría resistirse a cumplir una decisión de la máxima instancia jurisdiccional”175. deberá acudir ante un juez. tienen efectos vinculantes frente a todos los poderes públicos y también frente a los particulares. debiera tener solo efectos inter partes.GERARDO ETO CRUZ en la expansión de los efectos de una sentencia que. puesto que las sentencias del Tribunal Constitucional. en principio. en cualquier proceso. Si no fuese así. aplicable desde la Corte Suprema (para el caso norteamericano) hacia las cortes y juzgados inferiores de todo el sistema judicial. resulta necesario establecer la distinción entre los efectos del precedente vinculante emitido por un Tribunal Constitucional. 144 . que la regla que el Tribunal externaliza como precedente a partir de un caso concreto. es decir. para que éste logre sus efectos. La forma como se ha consolidado la tradición de los tribunales constitucionales en el sistema del derecho continental ha establecido. prima facie. Cualquiera que invoque un precedente. STC 03741-2004-AA.

al establecer que “Las sentencias del Tribunal Constitucional que adquieren la autoridad de cosa juzgada constituyen precedente vinculante cuando así lo exprese la Sentencia. se estatuyen como fuente de derecho y vinculan a todos los poderes del Estado. tres son los presupuestos básicos que tiene en cuenta la Suprema Corte para dictar un precedente con efectos vinculantes sobre toda la judicatura a la que por excelencia se dirige el mensaje del precedente jurisdiccional.º 28301. dado que constituyen la interpretación de la Constitución del máximo tribunal jurisdiccional del país. ejerce un poder normativo general. 144 145 . Por otro lado. FJ 42 y 43. “En la clásica tradición del Common Law norteamericano.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL jurisprudencia que emite este Tribunal. los jueces y tribunales interpretan y aplican las leyes y reglamentos conforme a las disposiciones de la Constitución y a la interpretación que de ellas realice el Tribunal Constitucional a través de su jurisprudencia en todo tipo de procesos.El precedente en el sistema del common law. el Tribunal. funcionario o particular puede resistirse a su cumplimiento obligatorio. a saber: A) En primer lugar. a consecuencia de su labor frente a cada caso que va resolviendo. el legislador del Código Procesal Constitucional también ha introducido la técnica del precedente. conforme lo establece el artículo VI del Código Procesal Constitucional y la Primera Disposición General de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional. N. la Corte dicta un precedente con efectos vinculantes cuando evidencie que en los niveles inferiores de la 176 . por tanto. STC 03741-2004-AA. De este modo. la doctrina que desarrolla el Tribunal en los distintos ámbitos del derecho. Las sentencias del Tribunal Constitucional. en su artículo VII del título preliminar. con objeto de conferir mayor predecibilidad a la justicia constitucional. a través del precedente constitucional. si bien tanto la jurisprudencia como el precedente constitucional tienen en común la característica de su efecto vinculante. en el sentido de que ninguna autoridad. La jurisprudencia constituye. Asimismo. extrayendo una norma a partir de un caso concreto”176. precisando el extremo de su efecto normativo (…)”.

aun en los sistemas donde el precedente es la fuente principal de organización de su sistema jurídico. “cualquier salida de la doctrina de stare decisis demanda una especial justificación””. FJ 37. C) Finalmente. la técnica del overruling permite cambiar un precedente en su ‘núcleo normativo’ aplicando el nuevo 177 — Cambio de precedente. 1989. por virtud de ello. En este sentido. se han previsto mecanismos no sólo para ‘evadir’ sus efectos mediante la técnica del distinguishing en el caso de los tribunales inferiores. porque nosotros hacemos Overruling respecto de decisiones previas cuando la necesidad y prioridad así lo establecen. Con relación al overruling. Malean Credit Union. como en los sistemas que organizan su sistema de fuentes a partir de pautas jurisprudenciales como es el caso del common law. No obstante. en la sentencia Patterson v. hemos sostenido que. que el Derecho no se petrifique. “La decisión de cambiar el rumbo de la jurisprudencia en un tema puntual no es una práctica infrecuente tanto en los sistemas del civil law. 146 . 172). sino incluso para ‘cambiarlo’ por un nuevo precedente.GERARDO ETO CRUZ judicatura se dan distintas concepciones o interpretaciones sobre una determinada figura jurídica o frente a un caso determinado. B) La segunda razón que amerita el dictado de un precedente está referida a la necesidad de llenar un vacío legislativo o una laguna de las leyes. se ha sostenido lo siguiente: “Nuestros precedentes no son sacrosantos. En ambos. STC 03741-2004-AA. De este modo. dentro del sistema del common law norteamericano (Juez Kennedy. en el caso del propio Tribunal que lo ha establecido con efecto vinculante. el argumento que respalda las mudanzas es el mismo: la necesidad de que la jurisprudencia responda de modo dinámico a las necesidades de cada tiempo y. la tercera razón es la necesidad de desarrollar la jurisprudencia sentando un nuevo precedente que anula uno anterior (la conocida práctica del overruling)”177. Se trata de hacer frente al caso construyendo una respuesta a partir de la interpretación constitucional.

° 0090-2004-AA/TC.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL precedente. sin que. razón suficiente e invocación preceptiva en que se sustenta dicha decisión.. La técnica del prospective overruling ha sido ya asumida en un caso anterior resuelto por este Colegiado. a casos del futuro (prospective overruling).) dicho cambio sólo deberá operar luego de que los órganos involucrados con las referidas acciones de personal puedan conocer los alcances del mismo y adopten las medidas que fueren necesarias para su cabal cumplimiento. se decidió cambiar la jurisprudencia con relación al tema de los pases al retiro de los Oficiales de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional. FJ 4 a 6. En dicha oportunidad se sostuvo además. Precisamente. la técnica del prospective overruling se utiliza cuando un juzgador advierte a la población del inminente cambio que va a realizar de sus fallos. ya sea al caso en análisis (eficacia retrospetiva) o. en la mayoría de los supuestos. además. El cambio de precedente es también una práctica habitual en los Tribunales Constitucionales de los sistemas del civil law. contenidas en el artículo 167° de la Constitución.La eficacia prospectiva del precedente vinculante (prospective overruling). caso Juan Carlos Calleghari Herazo.. 146 147 . se afecte lo institucionalmente decidido conforme a la jurisprudencia preexistente”178. STC 0024-2003-AI. c) Determinación de sus efectos en el tiempo”179. “La competencia para el apartamiento y sustitución de un precedente vinculante está sujeta a los tres elementos siguientes: a) Expresión de los fundamentos de hecho y derecho que sustentan dicha decisión. . pues se realizó una nueva interpretación de las prerrogativas conferidas al Presidente de la República. sin cometer la injusticia ínsita en una modificación repentina de las reglas que se consideraban como válidas. “El Tribunal Constitucional puede disponer excepcionalmente que la aplicación del precedente vinculante que cambia o 178 179 STC 3361-2004-PA. b) Expresión de la razón declarativa-teológica. de modo expreso que (. En la sentencia del Expediente N.

b) Decisión de cambiar de precedente vinculante. de modo que las reglas serán aplicables tanto a los procesos en trámite como a los procesos que se inician después de establecida dicha decisión. y. Por ende. el Tribunal Constitucional. por establecer lo siguiente: a) Decisión de cambiar de precedente vinculante ordenando la aplicación inmediata de sus efectos. optará. la existencia de situaciones duraderas o de trato sucesivo.GERARDO ETO CRUZ sustituya uno anterior opere con lapso diferido (vacatio sententiae). Esta decisión de diferir la eficacia del precedente puede justificarse en situaciones tales como el establecimiento de requisitos no exigidos por el propio Tribunal con anterioridad al conocimiento y resolución de la causa en donde se incluye el nuevo precedente. a efectos de salvaguardar la seguridad jurídica o para evitar una injusticia ínsita que podría producirse por el cambio súbito de la regla vinculante por él establecida. En efecto. en 148 . en aras de procesar constructiva y prudentemente la situación a veces conflictiva entre continuidad y cambio en la actividad jurisdiccional de naturaleza constitucional. la decisión de otorgar expresa y residualmente eficacia prospectiva es establecida por el Tribunal Constitucional. al momento de cambiar de precedente. En atención a lo expuesto. promover las condiciones de adecuación a las reglas contenidas en el nuevo precedente vinculante. aunque ordenando que su aplicación será diferida a una fecha posterior a la culminación de determinadas situaciones materiales. no será aplicable para aquellas situaciones jurídicas generadas con anterioridad a la decisión del cambio o a los procesos en trámite. según sean las circunstancias. La técnica de la eficacia prospectiva del precedente vinculante se propone. cuando se establecen situaciones objetivamente menos beneficiosas para los justiciables. no lesionar el ánimo de fidelidad y respeto que los justiciables y los poderes públicos mostrasen respecto al precedente anterior. etc. Este Colegiado ya ha tenido oportunidad de utilizar la técnica de eficacia prospectiva del precedente vinculante en el caso Juan Carlos Callegari Herazo [Expediente N. por un lado. y que ha sido objeto de cumplimiento y ejecución por parte de los justiciables y los poderes públicos. por otro.º 0090-2004-AA/TC].

P.Const. la decisión de diferir la aplicación de las nuevas reglas tuvo como justificación el que hasta ese momento tanto el Poder Judicial como el Tribunal Constitucional habían declarado en innumerables sentencias que el pase a la situación de retiro por causal de renovación estaba sujeto a la regla de discrecionalidad”180. en el marco de su actuación a través de los procesos. el TC describe una aproximación conceptual de lo que entiende por doctrina constitucional reafirmando así su postura en vinculación al art. En este caso. Veamos lo que el TC ha explicitado sobre la doctrina constitucional. sea de control normativo o de tutela de los derechos fundamentales. Cabe recordar que sobre dicha materia.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL donde se estableció con efecto diferido la aplicación de las nuevas reglas relativas al pase a la situación de retiro por causal de renovación de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional. quedarán sujetos a los criterios que a continuación se exponen: (. 3.)”. Doctrina constitucional... VI del TP del C. conforme lo establece el artículo VI del Título preliminar del Código Procesal Constitucional. 148 149 . realizadas en el marco de su labor de control de constitucionalidad. en dicho proceso. — Noción..12. pero no toda doctrina jurisprudencial es precedente vinculante. VII relacionado al precedente vinculante. Así. Vinculado a la problemática del precedente vinculante. De nuestra parte. fijó lo siguiente: “Este Tribunal anuncia que con posterioridad a la publicación de esta sentencia. b) las interpretaciones constitucionales de la ley. una ley cuya constitucionalidad 180 STC 0024-2003-AI. y con anterioridad a su existencia. los nuevos casos en que la administración resuelva pasar a oficiales de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional de la situación de actividad a la situación de retiro por renovación de cuadros. podemos aseverar que todo precedente vinculante es doctrina jurisprudencial. y el art. como la doctrina jurisprudencial. “Por doctrina constitucional debe entenderse en este punto: a) las interpretaciones de la Constitución realizadas por este Colegiado.

Pero esto en puridad no es lo que ahora nos interesa. En los últimos tiempos. no puede ser inaplicada por los jueces en ejercicio del control difuso. Adelantando una definición se podría sostener que sentencia constitucional es toda aquella resolución que pone punto final a un proceso constitucional. Entre ellos. en nuestro caso. todas las sentencias son constitucionales o deben serlo. 3.13. contra las cuales en numerosos ordenamientos existen remedios para conjurarlas. claro está. sea en sede constitucional. Por lo pronto. Sentencia constitucional. Lo que nos preocupa más bien es el sentido estricto de lo que es una sentencia constitucional. 150 . FJ 15. sobre muchos aspectos de naturaleza procesal. Por su parte el TC ha definido a la sentencia constitucional como: 181 STC 4853-2004-PA. en la medida que deben basarse en la Constitución y deben respetarla. Y por ella debemos entender la que es resultado de un proceso constitucional. c) las proscripciones interpretativas. Y si esto no sucede. por lo que no debe ser usado por los jueces en el ejercicio de la función jurisdiccional que les corresponde”181. si por tal entendemos lo que regula cada legislación positiva. a) Noción. esto es las “anulaciones” de determinado sentido interpretativo de la ley realizadas en aplicación del principio de interpretación conforme a la Constitución. Se trata en este supuesto de las sentencias interpretativas. Pero con carácter de firme. a menos. que el Tribunal sólo se haya pronunciado por su constitucionalidad formal. pues simplemente estamos ante sentencias inconstitucionales. sea en sede judicial.GERARDO ETO CRUZ ha sido confirmada por el Tribunal. el Código Procesal Constitucional. destaca el desarrollo amplio de las sentencias constitucionales. es decir las que establecen que determinado sentido interpretativo de una disposición legislativa resulta contrario a la Constitución. el TC peruano ha venido desarrollando una intensa labor de hiperactivismo judicial.

párrafo segundo de los Fundamentos Jurídicos. Veamos: “[…] la estructura interna de sus decisiones se compone de los siguientes elementos: la razón declarativa-teológica.] y como la principal forma restitutiva de los derechos fundamentales lesionados en la relación jurídica material que es llevada a proceso.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL “[…] Estas [las sentencias en materia constitucional] aluden a aquellos actos procesales emanados de un órgano adscrito a la jurisdicción especializada.. asimilando con ello el influjo de la doctrina comparada y ciertas características que le perfilan algunos tribunales como la Corte Constitucional de Colombia. el TC ha considerado delinear la estructura interna de sus propios fallos. la razón subsidiaria o accidental (obiter dicta). el TC ha expresado que sus fallos se componen de los siguientes elementos: la razón declarativa. Así. como componente esencial del derecho a la tutela judicial efectiva (artículo 139º inciso 3 de la Constitución) [. sino por los efectos derivados de la vis subjetiva de la decisión judicial estimatoria que deviene en ejecutada en sus propios términos. la invocación preceptiva y la decisión o fallo constitucional (decisum)”183. b) Valor. la invocación preceptiva y la decisión o fallo constitucional (decisum). STC 00024-2003-PI.. 150 151 . párrafo quinto de los Fundamentos Jurídicos. Deslindando de la conceptualización que le imprime la legislación procesal civil. Sobre la importancia que en el Estado Constitucional de Derecho ha adquirido la sentencia constitucional. la razón suficiente (la ratio decidendi). mediante las cuales se pone fin a una litis cuya tipología se deriva de alguno de los procesos previstos en el Código Procesal Constitucional”182.] [e]l valor de la sentencia constitucional se encuentra no sólo en la ponderación objetiva de su función en el marco del ordenamiento constitucional. la razón suficiente (ratio decidendi) la razón subsidiaria o accidental (obiter dicta). el TC ha expresado: “[. es decir. permitiendo 182 183 STC 00024-2003-PI..axiológica..

por tales. alcanzan a la totalidad de los miembros de la colectividad política”185.Finalidad en los procesos de la libertad. que. el TC ha manifestado lo siguiente: “[…] En suma. “[…] en los casos de los procesos de acción popular e inconstitucionalidad su finalidad es la defensa de la Constitución frente a infracciones contra su jerarquía normativa”187. párrafo tercero de los Fundamentos Jurídicos. 184 185 152 . reponiendo las cosas al estado anterior a la violación o amenaza de violación de un derecho constitucional. STC 00024-2003-PI. párrafo tercero de los Fundamentos Jurídicos. .Finalidad de su expedición en los procesos de acción popular y de inconstitucionalidad. en los casos de los procesos de hábeas corpus. párrafo tercero de los Fundamentos Jurídicos.GERARDO ETO CRUZ que las situaciones reviertan”184. ya que teleológicamente resguardan los principios y valores contenidos en la Constitución.Finalidad de competenciales. inconstitucionales se modifiquen o c) Finalidad. . el fin de su expedición apunta a proteger los derechos constitucionales. . sexto considerando. o disponiendo el cumplimiento de un mandato legal o de un acto administrativo”186. amparo. 187 STC 00024-2003-PI. rebasan con largueza la satisfacción de un interés particular o de beneficio de un grupo. Sobre la finalidad concreta que la sentencia constitucional tiene respecto a los procesos constitucionales. “[…] Así. hábeas data y cumplimiento. Por ende. permiten cautelar la supremacía jerárquica de la Constitución y la vigencia plena de los derechos fundamentales de la persona. su expedición en los procesos “[…] en los procesos competenciales tiene por objeto resolver los conflictos que se susciten sobre las competencias o atribuciones RTC 0168-2007-Q. 186 STC 00024-2003-PI.

la invocación preceptiva y la decisión o fallo constitucional (decisum). que permiten justificar una determinada opción escogitada por el Colegiado. 188 152 153 . b) La razón suficiente expone una formulación general del principio o regla jurídica que se constituye en la base de la decisión específica. los órganos constitucionales. En ese sentido. Veamos.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL asignadas directamente por la Constitución o la leyes orgánicas que delimitan los ámbitos propios de los poderes del Estado. es la regla o principio que el Colegiado STC 00024-2003-PI. el TC ha considerado delinear la estructura interna de sus propios fallos. Así. Ello a efectos de consolidar la ideología. En efecto. que adopta el Tribunal Constitucional. esta se constituye en aquella consideración determinante que el Tribunal Constitucional ofrece para decidir estimativa o desestimativamente una causa de naturaleza constitucional. párrafo tercero de los Fundamentos Jurídicos. la doctrina y hasta el programa político establecido en el texto supra. el TC ha expresado que sus fallos se componen de los siguientes elementos: la razón declarativa. implica el conjunto de juicios de valor concomitantes a la interpretación y aplicación de las normas técnicas y prescriptivas de la Constitución. Deslindando de la conceptualización que le imprime la legislación procesal civil. la razón suficiente (la ratio decidendi). asimilando con ello el influjo de la doctrina comparada y ciertas características que le perfilan algunos tribunales como la Corte Constitucional de Colombia.axiológica. los gobiernos regionales o municipales”188. vale decir. la razón subsidiaria o accidental (obiter dicta). precisa o precisable. “a) La razón declarativa-axiológica es aquella parte de la sentencia constitucional que ofrece reflexiones referidas a los valores y principios políticos contenidos en las normas declarativas y telológicas insertas en la Constitución. d) Estructura de las sentencias constitucionales.

del fundamento directo de la decisión. En la primera de las citadas. en tanto que en la segunda se determinó académicamente la procedencia o 154 . En efecto. La razón suficiente (la regla o principio recogida como fundamento) puede encontrarse expresamente formulada en la sentencia o puede ser inferida por la vía del análisis de la decisión adoptada. por tal. Al respecto. como justificante para resolver la litis. por ende. se justifican por razones pedagógicas u orientativas. no siendo imprescindibles para fundamentar la decisión adoptada por el Tribunal Constitucional. eventualmente puede manifestar la basa. de manera pedagógica se precisaron los alcances de los diferentes tipos de hábeas corpus. las cuales se caracterizan por realizar.º 2663-2003-HC/TC] y Taj Mahal Discoteque [Expediente N. Ergo expone una visión mas allá del caso específico. por ende.º 3283-2003-AA/TC]. según sea el caso en donde se formulan. las situaciones fácticas y el contenido de las consideraciones argumentativas.GERARDO ETO CRUZ establece y precisa como indispensable y. son ilustrativas las sentencias de los casos Eleobina Aponte Chuquihuanca [Expediente N. una óptica global acerca de las aristas de dicha materia. base o puntal de un precedente vinculante. amén de contribuir a que los ciudadanos puedan conocer y ejercitar de la manera más óptima sus derechos. La finalidad de estas sentencias es orientar la labor de los operadores del derecho mediante la manifestación de criterios que pueden ser utilizados en la interpretación jurisdiccional que estos realicen en los procesos a su cargo. a partir del caso concreto. en algunas circunstancias la razón subsidiaria o accidental aparece en las denominadas sentencias instructivas. que. un amplio desarrollo doctrinario de la figura o institución jurídica que cobija el caso objeto de examen de constitucionalidad. Dicha razón coadyuva in genere para proponer respuestas a los distintos aspectos problemáticos que comprende la materia jurídica objeto de examen. en consecuencia. acotaciones o apostillas jurídicas marginales o aleatorias que. Se trata. c) La razón subsidiaria o accidental es aquella parte de la sentencia que ofrece reflexiones.

en razón del rango jerárquico de la autoridad que la emite. 2001. auspicia que se garantice que en el futuro las decisiones de los órganos jurisdiccionales jerárquicamente inferiores no sean revocadas. Como bien expone Ana Magatoni Kerpel [El precedente constitucional en el sistema judicial norteamericano. Al respecto. permite a los operadores jurisdiccionales y a los justiciables “predecir” o “pronosticar” la futura manera de resolver aquella cuestión hipotética conexa al caso en donde aparece manifestada.º 976-2001-AA/TC]. hasta en la razón subsidiaria u occidental. de conformidad con los juicios establecidos a través de la razón declarativa-axiológica. puede citarse la sentencia del caso Eusebio Llanos Huasco [Expediente N. a través del proceso de conocimiento de una determinada materia constitucional. 82] esta dicta tiene fuerza persuasiva. o que los justiciables puedan preveer las consecuencias de determinadas conductas dentro del marco de una eventual litis de naturaleza constitucional. la razón suficiente. d) La invocación preceptiva es aquella parte de la sentencia en donde se consignan las normas del bloque de constitucionalidad utilizadas e interpretadas. la invocación normativa y. para la estimación o desestimación de la petición planteada en un proceso constitucional. establece un criterio pro persuasivo o admonitorio sobre posibles determinaciones futuras en relación a dicha materia.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL improcedencia de una acción de garantía con sujeción al tiempo de realización de los actos que requieren tutela constitucional. e) La decisión o fallo constitucional es la parte final de la sentencia constitucional que. precisa las consecuencias jurídicas establecidas para el caso objeto de examen constitucional. Asimismo. Este pronunciamiento. Madrid: Mc Graw Hill. 155 154 . a modo de dicta. el Tribunal Constitucional emplea la razón subsidiaria o accidental en aquellas circunstancias en donde. Dicho “vigor convincente”. pág. en donde se expusieron las consideraciones del Tribunal Constitucional relacionadas con las modalidades de despido laboral que generarían readmisión en el empleo. eventualmente.

la decisión o fallo constitucional constituye el pronunciamiento expreso y preciso.] pues. El aspecto quizás más importante actualmente respecto a la sentencia constitucional sea el de su eficacia. e) Ejecución de la sentencia constitucional. ha incorporado otras formas de eficacia de la sentencia constitucional o de expansión de sus efectos como es el paradigmático caso de la declaración del “estado de cosas inconstitucionales”. El cumplimiento o ejecución de las sentencias constitucionales es un aspecto que en reiterada jurisprudencia el Tribunal ha dicho que forma parte del derecho a la tutela jurisdiccional efectiva.] La sentencia constitucional requiere. En suma..[. por lo que el Tribunal además de afianzar y desarrollar los apremios establecidos en el Código Procesal Constitucional. Veamos lo que ha dicho el TC sobre la ejecución de las sentencias constitucionales: – Necesidad de una nueva teoría material constitucional para su actuación. mientras que el contenido de la decisión está justificado cuando se deriva lógica y axiológicamente de los alcances técnicos y preceptivos de una norma perteneciente al bloque de constitucionalidad y de la descripción de ciertos hechos consignados y acreditados en el proceso constitucional. El acto de decidir se encuentra justificado cuando se expone dentro de las competencias asignadas al Tribunal Constitucional. En ese contexto.. de una teoría material constitucional que la fundamente..GERARDO ETO CRUZ En puridad. por medio del cual el Tribunal Constitucional estima o desestima el petitorio de una demanda de naturaleza constitucional..º 0006-2003AI/TC]”189. la decisión o fallo constitucional se refiere simultáneamente al acto de decidir y al contenido de la decisión. y 64 Congresistas de la República [Expediente N. 156 . “[. en dicha decisión puede surgir una exhortación vinculante o persuasiva conforme a cánones establecidos en el caso Edgar Villanueva N. dotándola de nuevas herramientas de actuación que abandonen la idea clásica de 189 STC 0024-2003-AI.

el problema de la ejecución no sólo comporta un debate doctrinal.. RTC 0168-2007-Q. de fecha 9 de noviembre de 2006). 3. sin 190 191 RTC 0168-2007-Q. la capacidad de este Tribunal para poder llevar al terreno de los hechos la decisión expuesta en términos concretos en su fallo.14.. Derecho a la tutela procesal efectiva.. no puede ser comprendido ni analizado exclusivamente desde las perspectivas desarrolladas por la teoría general del proceso. Ello en atención a que la sentencia que interpreta con la máxima fuerza jurídica las disposiciones constitucionales ocupa una posición de primer orden entre los actos públicos en el marco del Estado Social y Democrático de Derecho.)... artículos 1° de su propia Ley Orgánica. un problema práctico. la especial naturaleza de las pretensiones sobre las que se pronuncia (cosa juzgada constitucional [. quinto considerando.). 22º y 59º del CPConst. primer párrafo.. por el valor y la fuerza que le otorga el sistema jurídico a sus interpretaciones (IV Disposición Final de la Constitución. Por ello. “[.]). verificada además. si el Tribunal Constitucional ha reconocido expresamente la autonomía y particularidad del Derecho Procesal Constitucional. 156 157 . – Su ejecución como un problema doctrinal y práctico. in fine. ni desde las teorías que estudian los efectos de las sentencias a partir de la perspectiva civil o penal.[. y por el Tribunal Constitucional en cuanto al incumplimiento de sus sentencias por las instancias judiciales (artículo 50º del Reglamento Normativo)-.]”191.] [t]al como ya ha sido establecido en reiterada jurisprudencia de este Colegiado (STC 4119-2005-AA. más aún. por el poder extrapartes (efectos erga omnes)”190. quinto considerando. sino también y sobre todo. y. Actualmente el control constitucional de las resoluciones judiciales vía los procesos constitucionales de la libertad se puede realizar bajo el marco de lo que el legislador ordinario ha impetrado. VI y VII del CPConst. el proceso de ejecución –a cargo del juez de la demanda (art.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL clasificación entre actos de declaración del derecho y actos de ejecución. esto es.

“[. a su vez. 4 del C. aún cuando dicha cláusula haga una diferenciación del debido proceso y la tutela judicial. se debe buscar que los justiciables no sean sometidos a instancias vinculadas con la arbitrariedad o los caprichos de quien debe resolver el caso. según la doctrina de nuestro ordenamiento constitucional la tutela jurisdiccional es un derecho "continente" que engloba. STC 6712-2005-PHC. dos derechos fundamentales: el acceso a la justicia y el derecho al debido proceso (Cf. 158 . “[…] Es pertinente recordar que. en cualquier proceso que se lleve a cabo.. como una concretización transversal del resguardo de todo derecho fundamental sometido a un ámbito contencioso [. lo siguiente: – Noción. el TC ha conceptualizado esta categoría señalando. Tal condición del derecho a la tutela jurisdiccional se ha expresado también en el artículo 4º del 192 193 STC 6712-2005-PHC.]”192. – Componentes. independientemente de lo que establece el art. de la Constitución. los actos que lo conforman se lleven a cabo en los cauces de la formalidad y de la consistencia. entonces.[. Aparentemente se trataría de un concepto laxo o genérico pero que ciertamente tiene su encaje constitucional en el art. y su salvaguardia está relacionada con la necesidad de que.. “[..]”193. reconduciendo y unificando lo dispuesto en el artículo 139°..] [l]a tutela procesal efectiva está consagrada en la Constitución y en el Código Procesal Constitucional. FJ 13.P. inciso 3. 139. En tal situación.]La tutela procesal efectiva como derecho protegible dentro del ordenamiento constitucional tiene un claro asidero en el artículo 4° del Código Procesal Constitucional.3. FJ 8. pues en éste se incluye separadamente el derecho al debido proceso y a la tutela judicial.. STC 0015-2001-AI/TC)... propias de la administración de justicia. Es decir.Const. El derecho a la tutela procesal efectiva se configura. como la “tutela procesal efectiva”...GERARDO ETO CRUZ precedente alguno en nuestra actual jurisdicción constitucional.

Aclaración de fecha 27 de octubre del 2006. no agota las posibilidades fácticas para el ejercicio de dicho control. puedan también resultar afectados mediante la actuación del poder jurisdiccional del Estado”195. puesto que no se trata de un código de prohibiciones sino de posibilidades interpretativas para su mejor aplicación.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL Código Procesal Constitucional que.. ha sostenido este Colegiado que: STC 3938-2007-PA. FJ 1. ha diseñado intermitentes reflexiones jurisdiccionales de uno de los núcleos rectores que conforman los derechos fundamentales de las partes en conflicto: el debido proceso.15. Esto se desprende además de la propia lectura del artículo 4° del CPConst.) comprende el acceso a la justicia y el debido proceso (. de modo enunciativo. que al referirse a la tutela procesal efectiva lo define como “aquella situación jurídica de una persona en la que se respetan. Derecho al debido proceso.)”194. 194 195 158 159 . ver RTC 1209-2006-PA. 3. ni tampoco quiere significar una lista cerrada de derechos vinculados a la cláusula general de la tutela procesal efectiva.. Una lista enunciativa supone una referencia sobre los alcances de tal derecho.”. — Parámetro de control de la actuación del poder jurisdiccional del Estado. Resulta por tanto razonable pensar que con tal enunciación no se está estableciendo la imposibilidad de que otros bienes constitucionales.. para efectos de controlar la actuación de los jueces o incluso de los fiscales en el ámbito de sus respectivas competencias relacionadas con los procesos judiciales.. y no solo la tutela procesal. STC 1209-2006-PA. ha establecido en su primer párrafo que éste (. FJ 26. “[…][L]a enunciación de una lista de derechos que el legislador ha establecido como atributos de la tutela procesal efectiva.. Así. al referirse al derecho a la tutela procesal efectiva. más no debe interpretarse como una lista cerrada de posibles infracciones. Igualmente el TC aparte de la conceptualización arriba anotada de la llamada tutela procesal efectiva... sus derechos.

A este respecto. Vale decir que cualquier actuación u omisión de los órganos estatales dentro de un proceso. FJ 2. STC 09518-2005-PHC. tal como ha sido señalado por este Tribunal en reiterada jurisprudencia. que el derecho al debido proceso en su faz sustantiva “se relaciona con todos los estándares de justicia como son la razonabilidad y proporcionalidad que toda decisión judicial debe suponer” (STC 9727-2005-HC/TC. De ahí que este Colegiado haya señalado. formales y materiales. FJ 5).GERARDO ETO CRUZ “ … el derecho al debido proceso … significa la observancia de los derechos fundamentales esenciales del procesado. 160 . a su vez. se ha afirmado que (. de muy distinta naturaleza. se realice y concluya con el necesario respeto y protección de todos los derechos que en él puedan encontrarse comprendidos (STC 07289-2005-AA/TC... FJ 7)”197. que en conjunto garantizan que el procedimiento o proceso en el cual se encuentre inmerso una persona. incluidos los administrativos. es un derecho –por así decirlo– continente puesto que comprende. requisitos y normas de orden público que deben observarse en las instancias procesales de todos los procedimientos. “El derecho fundamental al debido proceso. STC 07022-2006-PA. es importante precisar que. diversos derechos fundamentales de orden procesal.) su contenido constitucionalmente protegido comprende una serie de garantías. principios y reglas esenciales exigibles dentro del proceso como instrumento de tutela de los derechos fundamentales”196. Al respecto. el Tribunal Constitucional ha reconocido en este derecho una dimensión sustancial. en anteriores pronunciamientos. sea éste 196 197 — Noción. a fin de que las personas estén en condiciones de defender adecuadamente sus derechos ante cualquier acto del Estado que pueda afectarlos. de modo tal que el juez constitucional está legitimado para evaluar la razonabilidad y proporcionalidad de las decisiones judiciales. FJ 5. “[…][E]l debido proceso está concebido como el cumplimiento de todas las garantías. sin perjuicio de esta dimensión procesal.

FJ 11. su contenido esencial. Igualmente y más allá de una caracterización genérica. La exigencia de que las decisiones judiciales sean motivadas en proporción a los términos del inciso 5) del artículo 139° de la Norma Fundamental. esto es. En suma. debe respetar el debido proceso legal”198. “ … E l derecho al debido proceso no tiene un ámbito constitucionalmente garantizado en forma autónoma. expresen la argumentación jurídica que los ha llevado a decidir una controversia. “ … U no de los contenidos del derecho al debido proceso es el derecho de obtener de los órganos judiciales una respuesta razonada. asegurando que el ejercicio de la potestad de administrar justicia se haga con sujeción a la Constitución y a la ley. sino que su lesión se produce a consecuencia de la afectación de cualesquiera de los derechos que lo comprenden. STC 04989-2006-PHC. 198 199 160 161 . cualquiera sea la instancia a la que pertenezcan. 200 STC 05194-2005-PA. motivada y congruente con las pretensiones oportunamente deducidas por las partes en cualquier clase de procesos. que el debido proceso es un derecho fundamental de naturaleza procesal con alcances genéricos. pero también con la finalidad de facilitar un adecuado ejercicio del derecho de defensa de los justiciables.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL administrativo –como en el caso de autos–. dentro del cual se encuentra el de acceso a los medios impugnatorios … ”200. garantiza que los jueces. FJ 2. tanto en lo que respecta a los ámbitos sobre STC 00090-2004-PA. “Como este Colegiado ha tenido oportunidad de señalar mediante uniforme y reiterada jurisprudencia. o jurisdiccional. Y así sostiene que: — Contenido. FJ 24. garantiza que el razonamiento empleado guarde relación y sea suficiente y proporcionado con los hechos que al juez penal corresponde resolver”199. el Tribunal ha avanzado en desarrollar lo que presupone en rigor del debido proceso.

cosa juzgada. sino que se manifiestan en elementos de connotación sustantiva o material. Con relación a lo primero. Así las cosas. el debido proceso es un derecho de estructura compleja. instancia plural. etc) sino que también. tales como las que establecen el juez natural. dando lugar a que en cada caso o respecto de cada ámbito pueda hablarse de un debido proceso jurisdiccional. por la primera. de un debido proceso administrativo. los principios y reglas que lo integran tienen que ver con las formalidades estatuidas. etc. juicio de proporcionalidad. cuyos alcances corresponde precisar a la luz de los ámbitos o dimensiones en cada caso comprometidas”201. “El debido proceso tiene. de un debido proceso corporativo particular. derecho de defensa. las dimensiones del debido proceso no solo responden a ingredientes formales o procedimentales. el procedimiento 201 STC 10034-2005-PA.GERARDO ETO CRUZ los que se aplica como en lo que atañe a las dimensiones sobre las que se extiende. Así: — Expresiones. interdicción de la arbitrariedad. lo que supone que su evaluación no solo repara en las reglas esenciales con las que se tramita un proceso (juez natural. el castrense. y con mayor rigor. procedimiento preestablecido. y como ha sido puesto de relieve en innumerables ocasiones. el parlamentario. se orienta a la preservación de los estándares o criterios de justicia sustentables de toda decisión (juicio de razonabilidad. a su vez. de un debido proceso parlamentario. Por lo que respecta a lo segundo. etc. queda claro que dicho atributo desborda la órbita estrictamente judicial para involucrarse o extenderse en otros campos como el administrativo. motivación resolutoria. entre muchos otros. situación ésta en la que el TC ha asumido en parte el pensamiento continental europeo sobre esta temática. 162 . Una de las problemáticas que se suscitan en los terrenos de la teoría general de los derechos fundamentales es las dimensiones que comprende el debido proceso. dos expresiones: una formal y otra sustantiva. aún cuando reconoce que este desarrollo es tributario prima facie del desarrollo anglosajón en su versión de due process of law. FJ 8. el corporativo particular.).

por la segunda. sino también como un proceso capaz de consentir la consecución de resultados esperados. la posibilidad de la corrección no sólo formal de la decisión judicial.. En este sentido hemos establecido que. que se traduce . hemos expresado que a partir del debido proceso también es posible un control que no es sólo procesal o formal. que no alude sólo a un proceso intrínsecamente correcto y leal. “el debido proceso no es sólo un derecho de connotación procesal. “[…][L]a dimensión sustancial del debido proceso abre las puertas para un control no sólo formal del proceso judicial sino que incide y controla también los contenidos de la decisión en el marco del Estado Constitucional. instituido para proteger a los ciudadanos contra los abusos y desviaciones de las autoridades. sino también la razonabilidad y proporcionalidad con que debe actuar todo juez en el marco de la Constitución y las leyes. FJ 3. la motivación. “El derecho al debido proceso es un derecho fundamental constitucional. sino también material o sustancial. como son la razonabilidad y proporcionalidad que toda decisión judicial debe suponer”202. sino también una institución compleja. el derecho de defensa. 162 163 . Es decir. respecto de la actuación jurisdiccional vinculado esta vez con la proporcionalidad y razonabilidad de las decisiones que emite en el marco de sus potestades y competencias. se relaciona con los estándares de justicia. justo sobre el plano de las modalidades de su tránsito. Como lo ha precisado la Corte Constitucional Colombiana en criterio que en este extremo suscribimos. originadas no sólo en las actuaciones procesales sino de las decisiones que adoptan y pueda afectar injustamente los derechos e intereses legítimos de aquellos” Por nuestra parte. 202 STC 09518-2005-PHC.. en el respeto de determinados atributos. — Debido proceso sustancial como parámetro de control del proceso judicial. en el sentido de oportunidad y de eficacia”.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL preestablecido.

valores y reglas del Estado democrático. cualquiera que sea la materia que en su seno se pueda dirimir. el Estado Constitucional bien puede ser definido en su dimensión objetiva como un “conjunto de procesos debidos” que vinculan la actuación de los poderes públicos a los principios. 164 . sino a partir de la posible afectación que supongan en la esfera de los derechos constitucionales”203.). lo “debido” no sólo está referido al cómo se ha de actuar sino también a qué contenidos son admitidos como válidos. Tal como refiere Bernal Pulido. STC 01209-2006-PA. garantiza al justiciable. como puede ser la actividad investigatoria realizada 203 — Como garantía. ante su pedido de tutela. En otras palabras. ver RTC 1209-2006-PA. cuando a partir de dichas actuaciones o decisiones se afecta de modo manifiesto y grave cualquier derecho fundamental (y no sólo los establecidos en el artículo 4° del CPConst. FJ 28 a 31. cualquier decisión judicial puede ser evaluada por el juez constitucional no sólo con relación a los derechos enunciativamente señalados en el artículo 4° del CPConst. en el Estado Constitucional. “ … la observancia del debido proceso … . En ese sentido la exigencia de su efectivo respeto no sólo tiene que ver con la necesidad de garantizar a todo justiciable determinadas garantías mínimas cuando participa en un proceso judicial. también a partir de la dimensión sustancial del debido proceso. De este modo. Aclaración de fecha 27 de octubre del 2006. pero tampoco de crear zonas de intangibilidad para que la arbitrariedad o la injusticia puedan prosperar cubiertas con algún manto de justicia procedimental o formal. sino también con la propia validez de la configuración del proceso. No se trata desde luego que la justicia constitucional asuma el papel de revisión de todo cuanto haya sido resuelto por la justicia ordinaria a través de estos mecanismos.GERARDO ETO CRUZ El debido proceso en su dimensión sustancial quiere significar un mecanismo de control sobre las propias decisiones y sus efectos. el deber del órgano jurisdiccional de observar el debido proceso y de impartir justicia dentro de los estándares mínimos establecidos por los instrumentos internacionales.

Por tanto. Es aplicable directamente a partir de la entrada en vigencia de la Constitución. FJ 2 y 3. aquellas afectaciones o irregularidades que no inciden en dicho contenido– no convierte necesariamente al proceso penal en inconstitucional”205. 164 165 . “Dentro de las características principales del derecho al debido proceso cabe destacar las siguientes: a) Es un derecho de efectividad inmediata. el debido proceso legal –esto es. el supremo intérprete de la Constitución ha desarrollado el concepto que sigue a continuación: “El debido proceso constitucional garantiza que todas las afectaciones del contenido esencial del derecho fundamental al debido proceso y de los principios y derechos que de él se derivan sean susceptibles de ser controladas mediante los procesos constitucionales destinados a su tutela. Así.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL por el órgano jurisdiccional. no pudiendo entenderse en el sentido de que su contenido se encuentra supeditado a la arbitraria voluntad del legislador. sino también una institución compleja que desborda el ámbito meramente jurisdiccional”204. Dentro de la impronta del desarrollo de conceptos y categorías que se presentan en el trabajo cotidiano de la jurisdicción constitucional. FJ 6. como antes se ha dicho. STC 01014-2007-HC. es la construcción de variantes de conceptos primigenios. Únicamente este ámbito es susceptible de control y tutela por parte de la jurisdicción constitucional. 204 205 — Debido proceso constitucional. mientras que el debido proceso constitucional siempre puede ser sometido a control a través de los procesos constitucionales. — Sus características. sino a un razonable desarrollo de los mandatos constitucionales. a fin de evitar que la jurisdicción constitucional termine sustituyendo a la justicia ordinaria. en el respeto de determinados atributos. STC 07723-2006-PHC. el debido proceso no sólo es un derecho procesal que se traduce. De esta forma.

no deben afectar la prelación de otros bienes constitucionales”206. el Tribunal ha sostenido en la precitada sentencia que los derechos fundamentales cuya configuración requiera de la asistencia de la ley no carecen de un contenido per se inmediatamente exigible a los poderes públicos. un marco de referencia que delimita nominalmente el bien jurídico susceptible de protección. en función de la opción legislativa de desarrollar los derechos fundamentales establecidos por el constituyente”. de forma que el haz de derechos y garantías que comprende. el contenido del derecho al debido proceso no puede ser interpretado formalistamente. Correspondiendo un mayor o menor desarrollo legislativo. sino que la capacidad configuradora del legislador se encuentra orientada por su contenido esencial. para ser válidos. 206 STC 00023-2005-PI. Al respecto. No posee un contenido que sea único y fácilmente identificable. En la delimitación concreta del contenido constitucional protegido es preciso tomar en consideración lo establecido en la respectiva ley. FJ 47. que transita desde la delimitación más abierta a la más precisa. Es decir. 166 . Al respecto.GERARDO ETO CRUZ Como lo ha sostenido el Tribunal Constitucional. explícita o implícitamente. “Un derecho tiene sustento constitucional directo. Lo único que ello implica es que. ello no significa que se trate de derechos “en blanco”. c) Es un derecho de contenido complejo. principios y valores constitucionales. la ley se convierte en un requisito sine qua non para la culminación de la delimitación concreta del contenido directamente atribuible al derecho fundamental. pues una interpretación en ese sentido sería contraria al principio de gobernabilidad y fuerza normativa de la Constitución. de manera tal que la voluntad política expresada en la ley debe desenvolverse dentro de las fronteras jurídicas de los derechos. Y es que si bien algunos derechos fundamentales pueden tener un carácter jurídico abierto. existe un baremo de delimitación de ese marco garantista. cuando la Constitución ha reconocido. b) Es un derecho de configuración legal. en tales supuestos. sino reglado por ley conforme a la Constitución.

el TC ha venido delineando a través de la interpretación constitucional una serie de contenidos constitucionales que finalmente tendrían encaje dentro del manto protector del hábeas corpus.° 1268-2001 HC/TC). Por tanto.P. los mismos que deben ser interpretados de conformidad con el artículo 1° de la Constitución. En este contexto. Veamos: 207 STC 06167-2005-PHC. a) Noción. esto es ya no sólo se considera al hábeas corpus como un remedio para la defensa de la libertad física o ambulatoria.1.) que ha acogido una concepción amplia y no restrictiva de los contenidos sustantivos que tutela el hábeas corpus. IV. FJ 32. CONSTITUCIONALES DE LA 4. LOS PROCESOS LIBERTAD. N. a partir del delineamiento del legislador positivo (C. Proceso de hábeas corpus. sino como un instrumento protector de los derechos conexos a la libertad individual. Iniciamos aquí el desarrollo jurisprudencial que el Tribunal Constitucional le ha dotado a uno de los instrumentos procesales de más asentada raigambre histórica y que se configura como el remedio non plus ultra para la tutela de la libertad individual en sus diversas manifestaciones. según el cual ‘la defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado’”207. es decir. las garantías previstas en el artículo 4° del Código Procesal Constitucional serán aplicables a la investigación fiscal previa al proceso penal siempre que sean compatibles con su naturaleza y fines.Const. enaquella cuya dirección compete al Ministerio Público (Exp. “ … E ste Colegiado ha reconocido que el debido proceso se proyecta también al ámbito de la etapa prejurisdiccional de los procesos penales. 166 167 .EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL — En sede prejurisdiccional penal.

STC 06204-2006-PHC... [Cfr. De ahí que se admita que también dentro de un proceso constitucional de hábeas corpus es posible que el juez constitucional se pronuncie sobre una eventual vulneración del derecho fundamental al debido proceso. han previsto su procedencia. Su ámbito de acción es básicamente de resguardo y tutela de la libertad personal en sentido lato.º. 208 209 — Noción.. N. “ … L a Constitución (artículo 200. representando la defensa de aquello que los antiguos romanos denominaban ius movendi et ambulandi o los anglosajones consignaban como power of locomotion. el Tribunal Constitucional tiene competencia.. FJ 5). respectivamente. pero para ello es necesario que exista.º. algunas figuras del hábeas corpus abandonan los límites precisos de la libertad física para tutelar derechos de índole distinta. FJ 2.° 3390-2005-HC/TC.GERARDO ETO CRUZ “Si bien el hábeas corpus en su origen histórico surge como remedio contra aprehensiones ilegales. Incluso. inciso 1) y el Código Procesal Constitucional (artículo 25. cuando se trata del debido proceso y la inviolabilidad del domicilio. conexidad entre aquél y el derecho fundamental a la libertad personal. tras la imposición de la medida cautelar de detención preventiva. tanto para la defensa de los derechos conexos con la libertad personal. Nº 2663-3003HC/TC]”208. en la actualidad. especialmente. Exp. acogiendo una concepción amplia del proceso de hábeas corpus. no se identifican necesariamente con él. su desarrollo posterior lo ha hecho proyectarse hacia situaciones y circunstancias que si bien son próximas a un arresto. Así también lo ha establecido este Tribunal en sentencia anterior (Exp.) si bien el proceso de hábeas corpus no tiene por objeto proteger en abstracto el derecho al debido proceso (. 168 .) habida cuenta *de* que se han establecido judicialmente restricciones al pleno ejercicio de la libertad locomotora. ratione materiae. para evaluar la legitimidad constitucional de los actos judiciales considerados lesivos”209. FJ 3 y 4. STC 06936-2005-PHC. inciso 17). al precisar que (. como. en cada caso concreto.

] [n]o cualquier reclamo que alegue a priori afectación de los derechos conexos a la libertad individual puede franquear la procedibilidad de una demanda de hábeas corpus. como ya se dijo. – Derechos conexos a la libertad individual. ello ha de ser posible siempre que exista conexión entre estos derechos y el derecho fundamental a la libertad individual. a la defensa y al secreto de las comunicaciones. o lo que es lo mismo.[. para que la alegada amenaza o vulneración de los denominados derechos constitucionales conexos se tutele mediante el proceso de hábeas corpus éstas deben redundar en una amenaza o afectación de la libertad individual”211. FJ 3. por parte de cualquier autoridad. 210 211 168 169 ... Este requisito comporta que el reclamo alegado esté siempre vinculado a la libertad individual. inciso 1).. 212 RTC 4052-2007-PHC.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL – Concepción constitucional amplia del proceso de hábeas corpus. RTC 4052-2007-PHC. FJ 4. que la afectación del derecho constitucional conexo incida también negativamente en la libertad individual. de suerte que los actos que se aduzcan como atentatorios de los derechos constitucionales conexos resulten también lesivos del derecho a la libertad individual. que vulnera o amenaza la libertad individual o los derechos constitucionales conexos a ella”210.. “[. funcionario o persona. “[. STC 4750-2007-PHC. O dicho de otra manera.]”212. FJ 3. pues para ello se requiere prima facie que se cumpla con el requisito de la conexidad. “La Carta Política de 1993 (artículo 200º. acogiendo una concepción amplia del proceso de hábeas corpus ha previsto que este proceso constitucional de la libertad procede ante el hecho u omisión...][s]i bien dentro de un proceso constitucional de la libertad como es el hábeas corpus este Tribunal Constitucional puede pronunciarse sobre la eventual vulneración de los derechos al debido proceso.

“Con arreglo a lo expresado. Para tal efecto debe reunir determinadas condiciones tales como: a) la inminencia de que se produzca el acto vulnerador.GERARDO ETO CRUZ b) Procedencia. cualquiera sea su clase. se han venido delineando diversas figuras o requisitos de admisibilidad. por parte de cualquier autoridad. Veamos: — Procedencia. es lo suficientemente omnicomprensivo de que cualquier norma con rango de ley que pretenda excluir del control 213 STC 02665-2003-PHC. si echamos un vistazo comparativo entre el hábeas corpus y el amparo. Con todo. esto es. que exista un conocimiento seguro y claro de la amenaza a la libertad. prohíbe que se pueda interponer el proceso de hábeas corpus contra los diversos actos que pudieran expedir los jueces. Si bien existen tres grandes supuestos de procedencia del hábeas corpus como son: a) por violación o amenaza de violación. Al contrario. dejando de lado conjeturas o presunciones”213. con ello. en cuanto el Colegiado Constitucional considera de competencia de la jurisdicción ordinaria la mayoría de los asuntos sometidos a su examen. el Tribunal Constitucional considera que cuando el inciso 1) del artículo 200 de la Constitución señala que el hábeas corpus "procede ante el hecho u omisión. FJ 3 in fine. y c) contra resoluciones judiciales. sino también ante la amenaza de que se pueda producir tal vulneración. en materia de hábeas corpus el TC aún mantiene una postura restrictiva. y b) que la amenaza a la libertad sea cierta. no reputándose como tal a los simples actos preparatorios. a patir de estos presupuestos procesales. la Constitución no excluye del concepto de "autoridad" la figura de los jueces como sujetos susceptibles de vulnerar derechos constitucionales y. en los últimos tiempos. funcionario o persona". “[…][E]l hábeas corpus no sólo procede ante el hecho u omisión de cualquier autoridad. b) contra actos provenientes de normas. 170 . funcionario o persona que vulnera la libertad individual o derechos conexos. que se trate de un atentado a la libertad personal que esté por suceder prontamente o en proceso de ejecución. es decir.

por vaciar de contenido al derecho a la protección jurisdiccional de los derechos y libertades fundamentales y. procurando. 23506 y 25398 impidan. “[…][N]o puede acudirse al hábeas corpus ni en él discutirse o ventilarse asuntos resueltos y que. por otro. 170 171 . son de incumbencia exclusiva de la justicia penal.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL constitucional los actos y resoluciones judiciales. El hábeas corpus es un proceso constitucional destinado a la protección de los derechos reconocidos en la Constitución y no para revisar si el modo como se han resuelto las controversias de orden penal son las más adecuadas conforme a la legislación ordinaria. por promover 214 215 STC 01230-2002-PHC. no podría sino considerarse incompatible con la Constitución. como es la determinación de la responsabilidad criminal. pues una interpretación semejante terminaría. más allá de aquellas que la propia Constitución pueda haber establecido con carácter excepcional”214. En cambio. de forma preventiva o reparadora. STC 00774-2005-PHC. “[…][E]s válido plantear el proceso de hábeas corpus en defensa del derecho del detenido o recluso a no ser objeto de un tratamiento contrario a su dignidad respecto de la forma y condiciones en que cumple el mandato de detención o la pena. el Tribunal Constitucional estima que es una interpretación contraria a la Constitución entender que las disposiciones citadas de las Leyes Nos. por un lado. cuando ella se haya expedido con desprecio o inobservancia de las garantías judiciales mínimas que deben observarse en toda actuación judicial. FJ 5 párrafos 2 a 4. que mediante el hábeas corpus se pueda evaluar la legitimidad constitucional de los actos emanados por quienes administran justicia. En consecuencia. siempre y en todos los casos. cesar tratos indebidos a personas detenidas legalmente”215. En un Estado Constitucional de Derecho no existen (ni pueden auspiciarse) zonas exentas de control constitucional. no puede decirse que el hábeas corpus sea improcedente para ventilar infracciones a los derechos constitucionales procesales derivadas de una sentencia expedida en un proceso penal. FJ 6.

– Procedibilidad ante vulneración de la tutela procesal efectiva.[…]”218. A partir del Código Procesal Constitucional. o versiones complejas como el hábeas corpus colectivo. FJ 1. Y. A su vez el Código Procesal Constitucional en el artículo 25º. cuando se presenta a favor de un grupo de personas afectadas por un acto o amenaza hacia STC 01230-2002-PHC. inciso 1) acogiendo una concepción amplia del proceso de hábeas corpus ha previsto que este proceso constitucional de la libertad procede ante el hecho u omisión. reparador o principal. inciso 1). el legislador explícitamente reconoce haber desarrollado una variada tipología o clases de este remedio procesal. aparte del hábeas corpus clásico. Es decir.] [l]a Carta Política de 1993 (artículo 200º. in fine. RTC 4052-2007-PHC.. 218 STC 6712-2005-PHC. todo acto u omisión que vulnere o amenace la libertad personal o algún derecho conexo a ella amerita la presentación de una demanda de hábeas corpus por quien se sienta afectado (artículo 200°. que vulnera o amenaza la libertad individual o los derechos constitucionales conexos a ella. c) Tipología.GERARDO ETO CRUZ que la cláusula del derecho a la tutela jurisdiccional (efectiva) y el debido proceso no tengan valor normativo”216. a partir de la jurisprudencia comparada y de la doctrina. se ha reconocido posteriormente nuevas modalidades y bien pueden ir reconociéndose posteriormente otras figuras. 216 217 172 . FJ 7 párrafo 2. que por ahora caben identificarlas bajo el cartabón genérico del hábeas corpus conexo. funcionario o persona. por parte de cualquier autoridad. “Según la Constitución.. se considerará como derecho conexo a la libertad personal el referido a la tutela procesal efectiva (artículo 4°). tal como lo prescribe el Código Procesal Constitucional. FJ 2. “[. especialmente cuando se trata del debido proceso y la inviolabilidad de domicilio”217. establece que el hábeas corpus también procede en defensa de los derechos constitucionales conexos con la libertad.

EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL un derecho que les es común u homogéneo.. entre otros. es preciso señalar que dicha modalidad representa la modalidad clásica o inicial del hábeas corpus. “En anterior pronunciamiento (Exp. este Tribunal ha establecido que el hábeas corpus restringido “(. Entonces.° 2663-2003-HC/TC). cabe mencionar la prohibición de acceso o circulación a determinados lugares. perturbaciones o incomodidades que. de una negligencia penitenciaria cuando un condenado continúa en reclusión pese a haberse cumplido la pena. pese a no privarse de la libertad al sujeto. Con todo. obstáculos. 172 173 .”. cuando se produce la privación arbitraria o ilegal de la libertad física como consecuencia de una orden policial. “Respecto del hábeas corpus reparador. N. Es decir que.) se emplea cuando la libertad física o de locomoción es objeto de molestias. sino que procede en aquellos casos en los cuales existe una restricción menor en la libertad física de la persona. 219 STC 06167-2005-PHC. por sanciones disciplinarias privativas de la libertad. de un mandato judicial en sentido lato. FJ 34. en tales casos. configuran una seria restricción para su cabal ejercicio. Se presenta. en los hechos.. etc. los seguimientos perturbatorios carentes de fundamento legal y/o provenientes de órdenes dictadas por autoridades incompetentes. (Exp. la misma que se promueve para obtener la reposición de la libertad de una persona indebidamente detenida. las continuas retenciones por control migratorio o la vigilancia domiciliaria arbitraria o injustificada. dado que el objeto del hábeas corpus restringido consiste en atender no aquellos supuestos en los cuales el derecho a la libertad personal es afectado totalmente. ‘se la limita en menor grado’. las reiteradas e injustificadas citaciones policiales. N. veamos las diversas conceptualizaciones que el TC ha deparado a estas modalidades del hábeas corpus. Entre otros supuestos. Hábeas corpus reparador. por ejemplo. se convierte en el Habeas corpus restringido.° 2663-2003-HC/TC)”219.

su tutela comprende también la amenaza o acto lesivo del derecho a la vida. Por el contrario. STC 10101-2005-HC FJ 10. en estos casos. si bien no está de por medio una medida de detención. además de merituar las diversas instrumentales que puedan haber sido aportadas. de conformidad con el artículo II del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional”221. es necesario. 174 . es tan importante verificar la restricción a la libertad que se alega como lo señalado por las partes que participan en el proceso. Habeas corpus correctivo. no quiere ello decir que la discusión o controversia a dilucidar resulte un asunto de mera constatación empírica. se encuentran internadas en establecimientos de tratamiento. Al margen de la sumariedad del proceso. “[…][E]l proceso constitucional de hábeas corpus no sólo protege la libertad física propiamente dicha. Por ello. bajo una especial relación de sujeción. Ello por el imperativo de tutelar la vigencia efectiva de los derechos fundamentales. la integridad física y psicológica o el derecho a la salud de las personas que se hallan recluidas en establecimientos penales e incluso de personas que. sino que su ámbito de protección se extiende a otros derechos fundamentales. evaluar con algún detalle lo que se reclama y el elemento probatorio con el que se cuenta. En efecto. “[…][C]onviene precisar que en el hábeas corpus restringido. públicos o privados.GERARDO ETO CRUZ instrumento idóneo para tutelar el derecho fundamental a la libertad de tránsito”220. puedan ser protegidos a través del proceso de hábeas 220 221 STC 10101-2005-PHC. como en otros similares. FJ 1. es legítimo que ante la afectación de tales derechos fundamentales o de aquellos derechos directamente conexos al de la libertad personal o ante la lesión de derechos diferentes al de la libertad. cuya afectación se genere como consecuencia directa de una situación de privación o restricción del derecho a la libertad individual. pues.

es decir. sino también ante la amenaza de que se pueda producir tal vulneración. 3171-2003 HC/TC)”223. FJ 2 y 3. este Colegiado ha sostenido que: “ (. “Es empleado para denunciar mora en el proceso judicial u otras graves violaciones al debido proceso o a la tutela judicial efectiva. el tercer párrafo del artículo 9° del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Sobre el hábeas corpus preventivo y a efectos de valorar la amenaza frente a la cual procede este proceso constitucional. es decir. el Tribunal Constitucional textualmente señaló lo siguiente: “Que.° 22128. que exista un conocimiento seguro y claro de la amenaza a la libertad. pues se procede ante una amenaza. que la tipología elaborada por la doctrina ha denominado como hábeas corpus correctivo”222. la actuación del juez constitucional es anterior al acto violatorio de la libertad individual o derechos conexos. funcionario o persona que vulnera la libertad individual o derechos conexos. 174 175 . el hábeas corpus no sólo procede ante el hecho u omisión de cualquier autoridad. no entendiéndose por tal a los simples actos preparatorios.. FJ 39. aprobado mediante Decreto Ley N. (Exp. y b) que la amenaza a la libertad sea cierta. dispone que toda persona detenida o presa a causa de una 222 223 Hábeas corpus traslativo STC 02700-2006-PHC.. En este caso. Hábeas corpus preventivo. tal como lo dispone el inciso 1) del artículo 200° de la Constitución. en el caso Ernesto Fuentes Cano vs. “ … E s preciso tomar en consideración que. En efecto. N.) se debe comprobar: a) la inminencia de que se produzca el acto vulnerador.° 110-99-HC/TC). Vigésimo Cuarto Juzgado Penal de Lima (Exp.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL corpus. STC 06167-2005-PHC. dejando de lado conjeturas o presunciones”. es decir. cuando se mantenga indebidamente la privación de la libertad de una persona o se demore la determinación jurisdiccional que resuelva la situación personal de un detenido. que se configure un atentado a la libertad personal que esté por suceder prontamente o en vía de ejecución.

pág. párrafo 71). FJ 6. pese a haber cesado la amenaza o la violación de la libertad personal. Eddili. Al respecto. expresa que dicha acción de garantía 224 225 Hábeas corpus instructivo. Hábeas corpus innovativo. sino. la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Lima 1991. por tanto. estableció lo siguiente: “Habiendo quedado demostrado como antes se dijo (supra. la finalidad de su interposición es no sólo garantizar la libertad y la integridad personal. y en diciembre de 1997 se encontraba en el estado de instrucción. la cual lo ocultó para que no fuera localizado. se inicia el proceso en marzo de 1993.1. se encontraba bajo la custodia de éste. (párrafo 84 de la sentencia del 3 de noviembre de 1997). y el hecho de no haberse completado la instrucción no justifica que se mantenga privada de su libertad a una persona que ya lo había estado por más de veinte meses. STC 2663-2003-PHC. FJ 6. configurando con ello una violación del artículo 25° de la Convención en relación con el artículo 1. República del Perú.GERARDO ETO CRUZ infracción penal tiene derecho a ser juzgada dentro de un plazo razonable o a ser puesta en libertad y. en el particular caso del accionante. por haber sido ampliada ésta. que la detención del señor Castillo Páez fue realizada por miembros de la Policía del Perú y que. y desterrar las prácticas de ocultamiento o indeterminación de los lugares de desaparición. en el caso de autos. 176 . en el caso Ernesto Castillo Páez vs. la Corte concluye que la ineficacia del recurso de hábeas corpus es imputable al Estado. Domingo García Beláunde [Constitución y Política. “Esta modalidad podrá ser utilizada cuando no sea posible ubicar el paradero de una persona detenida-desaparecida.””225.148]. no dándole cumplimiento así al artículo 137° del Código Procesal Penal. asegurar el derecho a la vida. “Procede cuando. adicionalmente. en caso de efectivizarse esta nueva orden de captura””224. STC 2663-2003-PHC. En efecto. Por consiguiente. se solicita la intervención jurisdiccional con el objeto de que tales situaciones no se repitan en el futuro.

Asimismo. Lima 2003. etc. sino también a derechos constitucionales conexos a ella”227. 193]. FJ 2. a pesar de haber cesado la violación de la libertad individual.. si bien no hace referencia a la privación o restricción en sí de la libertad física o de la locomoción.. puedan ser resguardados”228. de los cuales no todos estuvieron referidos en estricto a la libertad individual. acota que “. Es decir. Editorial Palestra. 226 227 176 177 . el hábeas corpus conexo “cabe utilizarse cuando se presentan situaciones (…) como la restricción del derecho a ser asistido por un abogado defensor libremente elegido desde que una persona es citada o detenida. En el Perú ha sido la Ley Nº 23506 la que implícitamente ha dado lugar al hábeas corpus conexo. guarda. Fundamento 6. Hábeas corpus conexo. FJ 6. 228 STC 4750-2007-PHC. Estado Democrático. STC 2663-2003-PHC. o compelido a declarar o reconocer culpabilidad contra uno mismo. César Landa Arroyo [Tribunal Constitucional. o contra el o la cónyuge. “[…][E]l Tribunal Constitucional (Exp. sería legítimo que se plantee un hábeas corpus innovativo. aun cuando éste ya hubiera sido consumado”. “El hábeas corpus conexo procede ante la amenaza o violación de los derechos constitucionales conexos a la libertad individual. FJ 4. o de ser obligado a prestar juramento. un grado razonable de vínculo y enlace con éste. al establecer de modo enunciativo en su artículo 12º que el hábeas corpus procede en los diecisiete supuestos mencionados.º 2663-2003-HC/TC. permite que los derechos innominados – previstos en el artículo 3° de la Constitución– entroncados con la libertad física o de locomoción. pág. STC 4750-2007-PHC. h) ha precisado que.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL “debe interponerse contra la amenaza y la violación de este derecho. Adicionalmente. empero. siempre que el afectado no vea restringida a futuro su libertad y derechos conexos””226. Configuración jurisprudencial del hábeas corpus conexo. N.

su objeto es reponer las cosas al estado anterior a la amenaza o vulneración del derecho constitucional. el TC describe la siguiente noción de lo que es el amparo. 178 .º 23506 ha establecido en su artículo 25º que el hábeas corpus procede ante la acción u omisión que amenace o vulnere los derechos que enunciativamente conforman la libertad individual. FJ 5. El amparo no es un proceso constitucional mediante el cual se pueda declarar un 229 — Noción. “[El proceso] de amparo es una garantía destinada a proteger los derechos consagrados en la Constitución Política del Estado. a) Noción. El Tribunal Constitucional peruano ha venido realizando una impresionante creación pretoriana asimilando lo más graneado de jurisprudencia ecuménicas que hoy conforman el cosmopolitismo del Estado constitucional contemporáneo. Y no sólo ello. tales como los viejos interdictos novoandinos. sino que el Colegiado Constitucional se ha tomado la licencia de desarrollar. El amparo ingresa en nuestra jurisdicción constitucional a nivel constitucional vía la Constitución de 1979. STC 4750-2007-PHC. especialmente cuando se trata del debido proceso y la inviolabilidad de domicilio”229. y su naturaleza es restitutiva y no declarativa de derechos. parte de las complejas categorías conceptuales que hoy vertebran la autonomía conceptual del amparo peruano. vía los obiter dicta de las sentencias. Así.GERARDO ETO CRUZ Configuración legal del hábeas corpus conexo. si bien hoy la historiografía rescata versiones antiguas como modernas que precedieron al amparo constitucional.2. también en los diecisiete supuestos mencionados. Proceso de amparo. “El Código Procesal Constitucional en la misma tónica que la Ley N. 4. incluso ha ido más allá. tanto como los procesos de hábeas corpus que se tramitaron en la vía civil para tutelar derechos fundamentales distintos a la libertad individual. pues en su parte in fine ha establecido que el hábeas corpus procede en defensa de los derechos constitucionales conexos con la libertad.

En tanto proceso fundamentalmente subjetivo. asimilando la vertiente germano occidental de lo que es la naturaleza binaria de los derechos fundamentales en su dimensión objetiva y subjetiva. junto a la subjetiva. FJ 2. STC 01875-2004-PA. De esta forma. Es decir. “la función de la Constitución en la dirección de los derechos fundamentales individuales (subjetivos) sólo es una faceta del recurso de amparo. FJ 13. abriendo la puerta para una protección formal y material de los mismos. 00023-2005-PI. Igualmente y siguiendo el carril de categorías conceptuales el TC tomando como eje las regulaciones del Código precisa el thelos: — Finalidad. es promovido por la violación de derechos fundamentales. Este tiene una doble función.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL derecho ni hacer extensivos los alcances de una norma legal a quienes no están expresamente comprendidos en ella […]”230. si bien el Colegiado Constitucional no ha ingresado a ubicar a este instrumento procesal dentro de alguna categoría conceptual. Veamos: “En tanto proceso constitucional. “El proceso de amparo se configura como un proceso autónomo que tiene como finalidad esencial la protección de los derechos fundamentales frente a violaciones actuales o a amenazas (ciertas e inminentes) de su transgresión. 178 179 . alegación compleja que 230 231 STC — Doble naturaleza. b) Naturaleza jurídica. convierte el alto significado de los derechos fundamentales en algo efectivo de hecho. cuyo encaje y entronque derechos humanos-procesos constitucionales presentan una simetría armónica. Respecto a su naturaleza jurídica. el Tribunal sí ha precisado el carácter de doble dimensión de este proceso. permitiendo al Tribunal Constitucional cumplir con la función de supremo intérprete de los derechos fundamentales”231. otra objetiva: `asegurar el derecho Constitucional objetivo y servir a su interpretación ¡y perfeccionamiento! ´”. comparte su doble naturaleza.

contra las leyes o normas jurídicas de carácter general y contra las resoluciones judiciales. la cual se convierte en criterio cierto para orientar la interpretación y aplicación de los derechos fundamentales por parte de los demás órganos estatales y. FJ 14. funcionario o persona. De este modo. La extensión de tal protección no se agota ni siquiera en la enunciación textual de los derechos reconocidos en la propia Constitución.”. el Hábeas corpus y el Hábeas data).GERARDO ETO CRUZ no puede ir dirigida únicamente a lograr que el Tribunal determine el contenido de un derecho tutelable por el amparo. c) Procedencia. el amparo procede contra la violación o amenaza de violación de parte de una autoridad. Sólo se refiere a que el proceso de amparo resulta procedente “contra el hecho u omisión. Así. sino que se vuelve indispensable la conexión de éste con un acto concreto -de autoridad o particulares.. que vulnera o amenaza los demás derechos reconocidos por la Constitución. determina que para resolver se hace necesaria la interpretación de los preceptos constitucionales relacionados con el caso planteado.que haya producido una afectación sobre el mismo Su dimensión objetiva. 180 . de los órganos judiciales”232. Veamos como el Tribunal Constitucional ha desarrollado estos tipos de procedencia del amparo. Las tres grandes causales de procedencia del amparo han sido clásicamente estructuradas en la doctrina según la forma del acto lesivo que se impugne. el Amparo se constituye en una de las garantías jurisdiccionales de protección de derechos fundamentales más amplia y complementaria de las demás que ofrece el sistema constitucional peruano (a saber.. particularmente. específicamente a través de los principios constitucionales en los que se regula el derecho o categoría jurídica protegible que se alega vulnerada. “[…][E]l artículo 200 inciso 2° de la Constitución no hace diferencias entre los tipos de actos que pueden ser objeto de control mediante el proceso de amparo. funcionario o persona. pues mediante la cláusula 232 STC 0023-2005-PI. — Como garantía jurisdiccional amplia. por parte de cualquier autoridad.

esto es. de capacidad de subsumir. ver RTC 1209-2006-PA. del Estado democrático de derecho y de la forma republicana de gobierno”. “En diversa jurisprudencia. en los principios de soberanía del pueblo. la norma carecerá. por sí misma. tal como lo exige el artículo 2º del Código Procesal Constitucional (CPConst. cuando no requieren de un acto posterior de aplicación sino que la afectación se produce desde la vigencia STC 01209-2006-PA. este Colegiado ha señalado. — Contra normas. aquella cuya aplicabilidad no es dependiente de su sola vigencia. sin cuya existencia. si procede cuando el acto lesivo es causado por normas autoapliactivas. de eficacia. Es evidente que en tales casos no podrá alegarse la existencia de una amenaza cierta e inminente de afectación a los derechos fundamentales. 234 STC 04677-2004-PA. 233 180 181 . que no procede el amparo directo contra normas cuando se trata de normas heteroaplicativas. contrario a ello. Como anota Häberle. esto es. algún supuesto fáctico en su supuesto normativo. es decir. en el Estado Constitucional “¡No hay numerus clausus de las dimensiones de tutela y garantía de los derechos fundamentales. ni menos aún la existencia actual de un acto lesivo de tales derechos.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL de expansión y desarrollo de los derechos fundamentales a que hace referencia el artículo 3° de la Constitución. es decir. así como no hay numerus clausus de los peligros!”233. que tienen su eficacia condicionada a la realización de actos posteriores. indefectiblemente. Aclaración de fecha 27 de octubre del 2006.). se encuentra circunscrita a los supuestos en los que la norma cuya inconstitucionalidad se acusa sea heteroaplicativa. FJ 3. “ … T al como tiene establecido este Tribunal en uniforme y reiterada jurisprudencia la improcedencia del denominado “amparo contra normas”. FJ 25. en dichos supuestos. la demanda de amparo resulte improcedente”234. De ahí que. el amparo es también la garantía por excelencia para proteger los “otros” derechos “que se fundan en la dignidad del hombre. sino de la verificación de un posterior evento.

estimamos aquí. el tránsito por esta vía podría convertir en irreparable la agresión. que consistía en que no podía residenciarse ni estimarse una demanda de amparo contra resoluciones judiciales por cuanto ello suponía violar la seguridad jurídica de la cosa juzgada. Hoy por hoy y con el delineamiento del artículo 4 del C.P. esta tesis admitió la idea de que el amparo. 2670-2002-AA/TC. y que hoy ambos extremos forman parte de lo que el codificador. Como es harto sabido. en la evolución del amparo contra resoluciones judiciales se ha venido manifestando tres grandes tesis que aquí resulta oportuno sintetizar y que son: a) La tesis negativa. no resultaría exigible el agotamiento de la vía previa en el caso de normas autoaplicativas. así delineado. 235 STC 02302-2003-PA. sino que simplemente estamos ante una tesis permisiva cuando se violan dos grandes ámbitos que merecen protección judicial como es la tutela judicial efectiva. de agregar el aditamento de débil o fuerte. se configuraba como una suprainstancia. haría inviable un pronunciamiento por parte del Tribunal administrativo”235.Amparo contra resoluciones judiciales. que admite la procedencia del amparo contra resoluciones judiciales siempre y cuando en su primigencia versión de la ley 23506 se haya violado la estructura del proceso (la interpretación sensu contrario del artículo 6.GERARDO ETO CRUZ de la propia norma (STC 1314-2000-AA/TC. y el debido proceso. por un lado. pues. inciso 2. Const. 504-2000-AA/TC. c) La tesis permisiva fuerte. en un desarrollo de un concepto continente lo subsume como la “tutela procesal efectiva”. Lógicamente. FJ 7. b) La tesis permisiva débil. que habilita la procedencia del amparo contra cualquier resolución judicial y cuyo aliento y ejemplo dimana del modelo ibérico y mexicano. por otro. . tanto como que un juez no podría ir contra un colegiado mayor. Más aún. al ser susceptibles de afectar derechos fundamentales con su sola vigencia. 487-2003-AA/TC). Asimismo. sin necesidad. 0830-2000-AA/TC. 182 . Se ha incorporado la tesis permisiva. al no requerir actos concretos de afectación. cuyo operador deóntico admitía la procedencia del amparo contra resolución judicial emanada de un procedimiento irregular). Éstos y otros argumentos más primaron en el desarrollo primigenio de la antigua ley 23506.

la irregularidad se materializaba en la afectación de derechos que forman parte de aquél. según el cual el amparo (. más que una prohibición. dicho en términos negativos.) resoluciones judiciales emanadas de procedimiento regular Descartada una lectura de dicho precepto constitucional en el sentido de que no cabía la interposición de un amparo contra resoluciones judiciales. Así fijado el sentido de este precepto constitucional. Lo que venía a significar que mediante el amparo sólo se podía cuestionar resoluciones judiciales si es que en el momento de expedirse. en la habilitación El amparo contra resoluciones judiciales y el derecho a la tutela procesal. tampoco.. el paso siguiente fue dar respuesta a la interrogante ¿cuándo un proceso judicial puede considerarse “regular”? o. ¿cuando una resolución judicial emana de un proceso “irregular”? La absolución de tal interrogante.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL “En concreto.. en realidad. dicho precepto contiene una limitación.) no procede contra (. la respuesta (doctrinal y) jurisprudencial que se ha dado al tema en cuestión [de la procedencia del amparo frente a resoluciones judiciales] normalmente se ha intentado a partir de una interpretación de la limitación contenida en el segundo párrafo del inciso 2) del artículo 200 de la Constitución. pero no en aquellos otros donde ésta se expide en el seno de un proceso “irregular”. se ratificaba la tesis de que el amparo contra resoluciones judiciales no podía constituir un instrumento procesal que se superpusiera a los medios impugnatorios existentes en la legislación procesal y. ahora derogado. 182 183 . por un lado. tras una interpretación literal. a su vez. cuyo texto reproduce con algunas variantes lo que en su momento preveía el inciso 3) del artículo 6 de la Ley Nº. cuyo ámbito de actuación opera en aquellos casos en los que la resolución judicial emana de un proceso “regular”. fue: Una resolución judicial emana de un proceso regular si ésta se expide con respeto de los derechos que integran el debido proceso y la tutela jurisdiccional efectiva.. ambos reconocidos en el inciso 3) del artículo 139 de la Constitución. existe consenso en admitirse que. Con ello. 23506..

según la cual los jueces ordinarios.. ¿Hay razones jurídico-constitucionales para que el ámbito de derechos protegidos mediante esta variante del amparo tenga que ser replanteado? El Tribunal Constitucional considera que la respuesta es afirmativa. ya sea por vía jurisprudencial o por vía legislativa. a partir del diseño constitucional del ámbito de protección de este proceso. En cierta forma. como puede ser el ámbito de derechos protegidos (art. Constitución y ámbito de protección del proceso de amparo. extensión y límites del control de los actos restrictivos de derechos durante los regímenes de excepción (art. Por un lado. FJ 5-7. se venía a institucionalizar una doctrina jurisprudencial.2).) En definitiva. que comprende el acceso a la justicia y el debido proceso (. sólo en relación con aquellos de naturaleza procesal (tutela procesal y todos los derechos que lo integran). cuyo artículo 4 establece: El amparo procede respecto de resoluciones judiciales firmes dictadas con manifiesto agravio a la tutela procesal efectiva. a partir de la eficacia vertical de los derechos fundamentales en el Estado constitucional de derecho”236.GERARDO ETO CRUZ de una vía en la que se pudiera reproducir una controversia formulada ante las instancias de la jurisdicción ordinaria. la Ley Fundamental contiene ciertas pautas específicas. por otro. y. “(…) En lo que hace al modelo constitucional del proceso de amparo. tal tendencia se ha concretado en el Código Procesal Constitucional. la concreción sobre el ámbito de protección del amparo contra resoluciones judiciales se ha circunscrito sólo a la protección de los derechos fundamentales de orden procesal. quedando fuera de su ámbito todos los otros derechos igualmente fundamentales (o constitucionales). 200 in fine) o 236 STC 3179-2004-AA.. en el ejercicio de sus funciones. 200. En concreto. desde un doble punto de vista. sólo se encontraban vinculados a un número determinado de derechos fundamentales. Pero. al mismo tiempo. 184 .

a la libertad individual y a los derechos conexos a él (enunciados. bien puede caracterizarse por tener un carácter totalizador. el derecho de acceso a la información pública. Por lo que aquí interesa. pues. con excepción de los que. 202). en el artículo 25 del Código Procesal Constitucional). es decir. Sin embargo. cabe que nos cuestionemos acerca de las razones jurídico-constitucionales que puedan existir para limitar el ámbito 184 185 . y el derecho a la autodeterminación informativa. la determinación de la competencia ratione materiae del proceso de amparo no sólo puede realizarse a partir de la dicción literal de la disposición que lo crea y de la remisión que ésta pueda hacer hacia otra disposición constitucional. reconocido en el inciso 5) del artículo 2 de la Constitución. En él. se han de tutelar todos aquellos atributos subjetivos reconocidos en la Constitución. que procede contra el hecho u omisión. es decir. por parte de cualquier autoridad. con relación al ámbito de derechos protegidos en el proceso de amparo. funcionario o persona. con excepción de los señalados en el inciso siguiente´. ratione materiae. etc. que vulnera o amenaza los demás derechos reconocidos por la Constitución. por otra parte. De modo. son protegidos por el proceso de hábeas data. esto es. reconocido a su vez en el inciso 6) del mismo artículo 2 de la Norma Fundamental. el inciso 2) del artículo 200 de la Constitución precisa cuál es su competencia. es decir. a su vez. al establecer que Son garantías constitucionales: ´2) La Acción de Amparo. pues. Así las cosas. que el diseño constitucional de los derechos protegidos por el proceso de amparo. necesariamente tiene que terminar con excluir también a los derechos protegidos por el proceso de hábeas corpus.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL la regulación parcialmente delimitada de las instancias competentes para conocerla (art. por exigencias del principio de unidad de la Constitución. Una interpretación sistemática con el inciso 1) del artículo 200. comprender residualmente la protección de todos los derechos constitucionales no protegidos por los otros procesos de tutela de los derechos fundamentales (hábeas corpus y hábeas data).

Por el contrario. pues como se ha expuesto en el fundamento 12 de esta sentencia. a su vez. a) En primer lugar. o cualquiera de los derechos procesales que forman parte de él. a su vez. y que tal "irregularidad" no acontezca cuando ésta afecta otros derechos fundamentales. se resolvió en el sentido de entender que un proceso judicial era regular siempre que se haya expedido con respeto del derecho a la tutela procesal. una primera respuesta a esta cuestión se ha efectuado interpretándose los alcances del segundo párrafo del inciso 2) del artículo 200 de la Constitución que. sino sólo que él no prospere si lo que se busca es cuestionar mediante este proceso constitucional una resolución judicial emanada de un proceso “regular”. los únicos derechos exceptuados del control mediante este proceso son los protegidos.GERARDO ETO CRUZ de derechos protegidos por el amparo contra resoluciones judiciales sólo a la protección de los derechos que integran la tutela procesal. Lo que. es inadmisible desde un punto de vista constitucional que se pueda sostener que una resolución judicial devenga de un proceso "irregular" sólo cuando afecte el derecho a la tutela procesal. la irregularidad de una resolución judicial. como se sabe. con relevancia 186 . no se ha entendido en el sentido de que por su virtud se prohíba la procedencia del amparo contra resoluciones judiciales. por el hábeas corpus y el hábeas data. Como ya se ha indicado. A juicio del Tribunal. En tanto que devenía irregular si la resolución judicial se había expedido en un proceso judicial donde se hubiera lesionado el mismo derecho. sí cabía que se abriera las puertas de procedencia del amparo. El Tribunal Constitucional considera que una respuesta como lo brindada no concilia con el diseño constitucional del ámbito de derechos protegidos por el proceso de amparo. b) En segundo lugar. De esta manera la viabilidad del amparo contra resoluciones judiciales quedaba librada a lo que se pudiera entender por el término “regular”. establece que el amparo ´No procede contra normas legales ni contra resoluciones judiciales emanadas de procedimiento regular´ Esta última parte del precepto constitucional antes recordado. si la resolución judicial emanaba de un proceso “irregular”.

así como la exigencia de respeto. el artículo 138 de la Norma Fundamental recuerda que 237 STC 3179-2004-AA. sobre la vinculariedad de los "otros" derechos fundamentales que no tengan la naturaleza de derechos fundamentales procesales. se produce cada vez que ésta se expida con violación de cualquier derecho fundamental. Entre tanto. en el ejercicio de la función jurisdiccional. sino también la obligación –ellos mismos– de respetar y proteger todos los derechos fundamentales al dirimir tales conflictos y controversias. los jueces del Poder Judicial no sólo tienen la obligación de cuidar porque se hayan respetado los derechos fundamentales en las relaciones jurídicas cuya controversia se haya sometido a su conocimiento. el Tribunal considera que es constitucionalmente inadmisible sostener que del referido segundo párrafo del inciso 2) del artículo 200 de la Constitución se pueda inferir una limitación de la competencia ratione materiae del amparo contra resoluciones judiciales. así como de respetar. cumplir y defender la Constitución y el ordenamiento jurídico de la Nación´. confirma la vinculatoriedad de dichos derechos en relación con los órganos que forman parte del Poder Judicial. más allá de los derechos garantizados por el hábeas corpus y el hábeas data”237. Pero constituye una negación inaceptable en el marco de un Estado constitucional de derecho. y no sólo en relación con los contemplados en el artículo 4 del Código Procesal Constitucional. tutela y promoción ínsitos en cada uno de ellos. a partir del diseño constitucional del ámbito de derechos protegidos por el amparo. FJ 10-14. En definitiva. “(…) La tesis según la cual el amparo contra resoluciones judiciales procede únicamente por violación del derecho al debido proceso o a la tutela jurisdiccional.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL constitucional. En efecto. 186 187 . Como se afirma en el artículo 38 de la Constitución: ´Todos los peruanos tienen el deber de honrar al Perú y de proteger los intereses nacionales.

el artículo 25. tiene el deber de ´proteger y asegurar su ejercicio a través de las respectivas garantías. el Estado está en la obligación de establecer un proceso que sirva para proteger.. producida una lesión de los derechos esenciales del hombre. con la referencia al recurso sencillo. de acuerdo con los artículos 1. que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constitución.1 de la Convención ´(.GERARDO ETO CRUZ ´La potestad de administrar justicia emana del pueblo y se ejerce por el Poder Judicial a través de sus órganos jerárquicos con arreglo a la Constitución y a las leyes´. es decir. la obligación a cargo de los Estados de ofrecer. Al extremo que. quiere expresarse la idea de que para la Convención Americana de Derechos no existe actuación estatal alguna que quede (o pueda quedar) exenta de control en nombre de los derechos fundamentales.1 y 1.1 de la Convención Americana de Derechos Humanos. en términos amplios. a todas las personas sometidas a su 188 . de los medios idóneos para que los derechos y libertades sean efectivos en toda circunstancia´. rápido y efectivo para la tutela de los derechos que pudieran resultar lesionados por actos emanados incluso de "personas que actúen en ejercicio de sus funciones oficiales". ale decir. igualmente. A juicio de la misma Corte Interamericana.) recoge la institución procesal del amparo.2 de la misma Convención. En efecto.. aun cuando tal violación sea cometida por personas que actúen en ejercicio de sus funciones oficiales. asegurar o hacer valer la titularidad o el ejercicio de un derecho. Establece este artículo. según el cual: Toda persona tiene derecho a un recurso sencillo y rápido o a cualquier otro recurso efectivo ante los jueces o tribunales competentes. Similar criterio es posible deducir si el mismo asunto se aborda a partir del artículo 25. entendido como el procedimiento judicial sencillo y breve que tiene por objeto la tutela de todos los derechos reconocidos por las constituciones y leyes de los Estados partes y por la Convención. la ley o la presente Convención.

no tiene por efecto inmediato la variación de algunos criterios consolidados jurisprudencialmente en torno a los alcances del control constitucional de las resoluciones judiciales. correlativamente. los jueces constitucionales juzgan si las actuaciones jurisdiccionales de los órganos del Poder Judicial se encuentran conformes con la totalidad de los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución. La variación de una jurisprudencia consolidada durante un poco más de cuatro lustros y. expresa o implícitamente. desde una perspectiva constitucional. infringieron normas procedimentales que no incidan en el contenido constitucionalmente protegido del derecho a la tutela procesal (error in procedendo). un recurso judicial efectivo contra actos violatorios de sus derechos fundamentales´. o. De modo que la calificación de regular o irregular de una resolución judicial.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL jurisdicción. Pero el juez constitucional sí tiene competencia para examinar dichos errores cuando los mismos son constitutivos de la violación de un derecho fundamental. 188 189 . el establecimiento de un precedente de esta naturaleza. una interpretación del segundo párrafo del inciso 2) del artículo 200 de la Constitución bajo los alcances del principio de unidad de la Constitución. no puede concluir sino con la afirmación de que la competencia ratione materiae del amparo contra resoluciones judiciales comprende a todos y cada uno de los derechos fundamentales que se puedan encontrar reconocidos. los procesos constitucionales de tutela de derechos no tienen por propósito. En su seno. En efecto. depende de que éstas se encuentren en armonía con el contenido constitucionalmente protegido de todos los derechos fundamentales. En definitiva. tras las observaciones precedentemente planteadas. prima facie. en el ejercicio de la potestad jurisdiccional. Particularmente. verificar si los jueces. por la Norma Suprema. acaso. que no hayan interpretado adecuadamente el derecho material (error in iudicando). de aquellos en los que se afirmó: a) Que el objeto de este proceso constitucional es la protección de derechos constitucionales y no el de constituir un remedio procesal que se superponga o sustituya al recurso de casación.

se parte de una interpretación flexible del amparo cuando el Juez constitucional adquiere plena jurisdicción sobre el fondo y la forma del proceso ordinario. El amparo contra resoluciones judiciales no tiene el efecto de convertir al juez constitucional en una instancia más de la jurisdicción ordinaria. FJ 18-21. otorgando mérito constitucional suficiente a los actuados judiciales. claro está. siempre. realizando un examen constitucional de la motivación del fallo y de la relevancia de lo 238 Canon para el control constitucional de las resoluciones judiciales STC 3179-2004-AA. 190 . desde una interpretación estricta del amparo. descartándose todos aquellos pronunciamientos que no incidan sobre el contenido protegido de estos”238. en el seno del amparo contra resoluciones judiciales sólo puede plantearse como pretensión que una determinada actuación judicial haya violado (o no) un derecho constitucional. La intensidad del control constitucional de las resoluciones judiciales a través del proceso de amparo depende de la interpretación que se haga de la configuración constitucional del mencionado proceso. pues la resolución de controversias surgidas de la interpretación y aplicación de la ley es de competencia del Poder Judicial. “Los cambios jurisprudenciales a que se ha hecho referencia supra. De otro lado. los jueces constitucionales examinan la constitucionalidad de la resolución judicial en base al expediente judicial ordinario.GERARDO ETO CRUZ b) Que se utilice como un mecanismo donde pueda volverse a reproducir una controversia resuelta por las instancias de la jurisdicción ordinaria. Luego de ello y con estos actuados indiscutibles se pasa a realizar un examen de la motivación y relevancia constitucional de la resolución judicial en función del derecho fundamental invocado. el juez constitucional asume lo resuelto por el juez ordinario iure et de iure. En efecto. implica también la necesidad de que el Tribunal Constitucional defina el canon bajo el cual realizará el control constitucional de las resoluciones judiciales. En esta perspectiva. que esa interpretación y aplicación de la ley se realice conforme a la Constitución y no vulnere derechos fundamentales. Así.

Lo que significa la posibilidad de revisar todo el proceso que va desde el examen del acto lesivo. el Tribunal Constitucional debe determinar la 190 191 . en segundo lugar. es decir. y. revisando y reformando constitucionalmente la actuación judicial concreta que sea necesaria para determinar la constitucionalidad de la resolución judicial cuestionada.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL actuado judicialmente. (b) Examen de coherencia. sin que ello suponga convertir al Tribunal Constitucional en una cuarta instancia judicial y sí. resolver. el Juez constitucional asume competencia para examinar el juicio ordinario bajo un canon constitucional propio del supremo intérprete de la Constitución. por el examen de suficiencia. Dicho canon interpretativo que le permite al Tribunal Constitucional realizar.– Por el examen de razonabilidad. de lo contrario no estaría plenamente justificado el hecho de que el Tribunal efectúe una revisión total del proceso ordinario. sobre el fondo y la forma de los procesos judiciales ordinarios cuando estos hayan violado los derechos fundamentales tutelados por el proceso constitucional de amparo. legítimamente. (c) Examen de suficiencia. si tal revisión no guarda relación alguna con el acto vulneratorio. en el proceso de amparo.– El examen de coherencia exige que el Tribunal Constitucional precise si el acto lesivo del caso concreto se vincula directamente con el proceso o la decisión judicial que se impugna. esta segunda perspectiva del proceso de amparo precisa que el Tribunal Constitucional establezca el canon interpretativo bajo el cual realizará el control constitucional de las resoluciones judiciales. el Tribunal Constitucional debe evaluar si la revisión de todo el proceso judicial ordinario es relevante para determinar si la resolución judicial que se cuestiona vulnera el derecho fundamental que está siendo demandado.– Mediante el examen de suficiencia. la validez o no de una norma legal. el control constitucional de las resoluciones judiciales ordinarias. (a) Examen de razonabilidad. finalmente. a fin de reconocer que al Tribunal le corresponde. por un examen de razonabilidad. hasta el valor probatorio de las pruebas. Desde esta posición. en primer lugar. más bien. No obstante. ponderadamente. está compuesto. por el examen de coherencia.

6 del C.) la posibilidad del “amparo contra amparo” tiene fuente constitucional directa en el segundo párrafo del artículo 200. a la improcedencia de un proceso constitucional que cuestiona una resolución judicial firme recaída en otro proceso constitucional.. conforme se desprende del artículo 5. si bien como observará el lector el TC actualmente la ha diseñado bajo ciertas reglas establecidas en el precedente vinculante 4853-2004-PA/TC.. bien vale aclarar que el Colegiado Constitucional con la antigua ley 23506 admitió esta figura y luego con la puesta en vigor del Código ha reafirmado su posición con todo lo opinable que pueda resultar esta llamada “autonomía procesal”. A partir de esta consideración. donde se establece que el Amparo “(. del “amparo contra amparo”. inciso 6).6 del Código Procesal Constitucional. 5. .2 de la propia Constitución. Veamos. a fin de cautelar el derecho fundamental demandado”239... ya no sería posible iniciar una demanda de amparo para cuestionar “(..) No procede contra normas legales ni contra resoluciones judiciales emanadas de procedimiento regular”. esta disposición restrictiva debe entenderse referida a procesos donde se han respetado de modo escrupuloso el debido proceso y la tutela procesal efectiva en sus distintas manifestaciones. FJ 22-23... inc..Una variante: amparo contra amparo. A este respecto.) cuando el Código Procesal Constitucional se refiere en su artículo 5.Const. No obstante. en el marco de la regulación actual.P. 192 . Una creación pretoriana y que hoy se manifiesta bajo los parámetros de la llamada “autonomía procesal” es la figura que formalmente está proscrita por el art.)”. Fundamento constitucional del “amparo contra amparo” “En principio conviene destacar que..GERARDO ETO CRUZ intensidad del control constitucional que sea necesaria para llegar a precisar el límite de la revisión del proceso judicial ordinario.) una resolución firme recaída en otro proceso constitucional (. el Tribunal ha precisado que “(. conforme al artículo 4 del mismo Código 239 STC 3179-2004-AA. este Colegiado ha establecido al respecto que “(..

FJ 5. N. por lo que los jueces deben valorar la intensidad de la afectación y el nivel de acreditación que se presente a efectos de no permitir que cualquier alegación pueda merecer una nueva revisión de los procesos constitucionales. sobre todo cuando en los procesos constitucionales se trata de 240 STC 4853-2004-PA. Dada la naturaleza excepcional de los procesos constitucionales el “amparo contra amparo” se configura como una excepción dentro de la excepción. por acciones u omisiones de los órganos judiciales que permitan al Tribunal Constitucional constatar fácilmente que dichos actos u omisiones trascienden el ámbito de la legalidad y alcanzan relevancia constitucional. Varias son las razones de orden jurídico e institucional que respaldan esta tesis: a) El principio de seguridad jurídica. Este Colegiado considera pertinente dejar establecido que su uso excepcional sólo podrá prosperar por única vez y conforme a las reglas que se desarrollan más adelante. (Caso Municipalidad Provincial de San Pablo. para suplir negligencias u omisiones en la defensa de alguna de las partes.. Se debe tratar. b) El principio de inmutabilidad de las decisiones judiciales. indispensable para el goce y disfrute de los derechos y libertades en el Estado democrático. en la medida en que permitir amparos sucesivos generaría una permanente inestabilidad e inseguridad en los justiciables. de violaciones acreditadas fehacientemente a consecuencia de la actuación de los órganos judiciales durante el trámite de un proceso constitucional y que tengan directa vinculación con la decisión final de las instancias judiciales.º 3846-2004-PA/TC)”240. “Aceptada la tesis de la procedencia del “amparo contra amparo”. de modo que su uso no puede habilitarse para cuestionar deficiencias procesales de naturaleza legal o. debe precisarse de inmediato que ello sólo es admisible de manera excepcional. eventualmente. 192 193 .. El “amparo contra amparo”: su naturaleza excepcional. en consecuencia. Exp.)”.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL Procesal Constitucional(. Se debe tratar de una transgresión manifiesta del contenido constitucionalmente protegido de los derechos fundamentales.

GERARDO ETO CRUZ restablecer situaciones producidas a consecuencia de afectaciones a los derechos constitucionales. En efecto.° 2002002-AA/TC. 194 . además. “Una de las reglas que se estableció en el expediente N. en todo caso. tal como lo dispone el artículo 205 de la Constitución y el artículo 114 del Código Procesal Constitucional”241. Ésta fue una regla elaborada conforme a lo dispuesto en el artículo 8 de la Ley N. puede recurrir a los tribunales u organismos internacionales constituidos según tratados o convenios de los que el Perú es parte. íntimamente vinculado a los principios de sumariedad o urgencia que caracteriza a los procesos constitucionales. en la medida en que dejar abierta la posibilidad de amparos sucesivos. que en la tramitación de este 241 STC 4853-2004-PA. siempre que aquellas no tengan carácter favorable para la parte actora. persiste una situación de lesión a un derecho fundamental. ya que de lo contrario se contravendría el principio de inmutabilidad de la cosa juzgada. para la procedencia del “amparo contra amparo”. c) El principio de oportunidad y eficacia de la protección de los derechos. FJ 6-7.º 23506. Esto está. señalaba que sólo ha de proceder contra sentencias constitucionales definitivas. quien considere que. terminaría por desnaturalizar el carácter mismo de los mecanismos destinados a proteger en forma oportuna y eficaz los derechos más importantes en la sociedad democrática. después de haberse resuelto un proceso de “amparo contra amparo”. sin más. que establecía que “la resolución final constituye cosa juzgada únicamente si es favorable al recurrente”. la estimación de una pretensión en un proceso constitucional no puede llevar a suponer. Al respecto el Tribunal considera necesario adecuar esta regla a efectos de optimizar la defensa del contenido constitucionalmente protegido de los derechos fundamentales que pudieran verse afectados a consecuencia de la actuación de los órganos judiciales en un determinado proceso. d) Finalmente y. Los supuestos procesales y sustanciales del “amparo contra amparo”.

194 195 . una nueva afectación. En otras palabras. Primer supuesto: sentencias estimatorias de segundo grado que afectan derechos fundamentales. llegado el caso. conviene aquí analizar si el “amparo contra amparo” es la única vía posible para el control constitucional de las decisiones estimatorias de segundo grado que resulten lesivas de los derechos fundamentales o que desconozcan la doctrina constitucional o. En 242 STC 4853-2004-PA. FJ 8-10. en el trámite de los procesos constitucionales. ser dictadas con manifiesto agravio a algunos de los derechos constitucionales protegidos a través del proceso de amparo. eventualmente. sin que su uso pueda suponer. “Conforme ha quedado establecido hasta este punto. generándose de esta manera un ámbito exento de control por parte del Tribunal Constitucional. el “amparo contra amparo” no debe habilitarse en función de que el fallo en el primer amparo sea estimatorio o desestimatorio. El Tribunal abordará en los fundamentos siguientes los supuestos en los que cabe un nuevo amparo. el “amparo contra amparo” resulta una opción válida a efectos de optimizar la defensa de los derechos fundamentales a través de los procesos constitucionales. sino en función de si puede acreditarse o no un agravio manifiesto a los derechos constitucionales a consecuencia de la actuación de los propios jueces constitucionales y cuya intensidad sea tal que desnaturalice la propia tutela que deba prestarse a través de su actuación. No obstante. para luego y a partir de la interpretación del artículo 202. las decisiones estimatorias de segundo grado pueden también. paradójicamente.2 de la Constitución explorar las posibilidades del propio recurso de agravio como mecanismo más efectivo para el control de las decisiones estimatorias de segundo grado que son dictadas en desacato directo a un precedente constitucional”242.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL haya desaparecido por completo cualquier posibilidad de afectación a los derechos fundamentales. De este modo en principio es razonable que tratándose de una sentencia estimatoria de segundo grado. los propios precedentes del Tribunal Constitucional. cuando se acredite que en la tramitación se haya producido una violación manifiesta a un derecho constitucional.

) comprender residualmente la protección de todos los derechos constitucionales no protegidos por los otros procesos de tutela de los derechos fundamentales (hábeas corpus y hábeas data)”.2 de la Constitución a todos aquellos derechos fundamentales que no son objeto de tutela por el proceso constitucional de hábeas corpus y hábeas data. En este punto conviene precisar que conforme tiene establecido este Tribunal (Exp... sino que se extiende de conformidad con el artículo 200. no la hace per se inimpugnable a través de un nuevo proceso de amparo.“(. carente de la condición de cosa juzgada en la que formalmente se pueda amparar. Tal afectación debe ser de tal intensidad que desnaturalice la propia decisión estimatoria. Esto además en el entendido de que el ámbito de protección del proceso constitucional de amparo no se limita solamente a la tutela del derecho al debido proceso. En consecuencia el primer supuesto en el que se plantea la necesidad de un nuevo proceso de amparo es la invocación y consiguiente acreditación de un agravio manifiesto en el ámbito del contenido constitucionalmente protegido de un derecho constitucional. incluidos los órganos del Poder Judicial. esto es. vinculando a todos los poderes del Estado. N. como cuando penetra de forma arbitraria o irrazonable en el ámbito constitucionalmente protegido de cualquier otro derecho fundamental. la protección de los derechos fundamentales vía un nuevo proceso de amparo no se agota en los aspectos formales. producido en el trámite de un proceso de amparo. el hecho de que se haya dictado una sentencia de segundo grado estimando la pretensión contenida en la demanda de amparo. Sólo así los derechos fundamentales alcanzan verdadera eficacia normativa vertical.° 3179-2004-AA/TC). Nada justifica por 196 . toda vez que el “amparo contra amparo” comparte el mismo potencial reparador cuando se trata de la afectación de cualquier derecho fundamental. volviéndola inconstitucional y por tanto.GERARDO ETO CRUZ este caso. De este modo un proceso judicial resulta tanto irregular si viola el debido proceso formal y la tutela judicial efectiva.

“Asimismo resulta razonable el uso de un segundo proceso constitucional para restablecer el orden jurídico constitucional y el ejercicio de los derechos fundamentales que pueda verse afectado con una estimatoria de segundo grado. b) las interpretaciones constitucionales de la ley. en la medida en que deben aplicarla como norma suprema del Estado en los casos que conocen. conforme lo establece el artículo VI del Título preliminar del Código Procesal Constitucional. Por doctrina constitucional debe entenderse en este punto: a) las interpretaciones de la Constitución realizadas por este Colegiado. En este caso. a menos. sea de control normativo o de tutela de los derechos fundamentales. cuando las instancias judiciales actúan al margen de la doctrina constitucional establecida en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional. es decir las que establecen que determinado sentido interpretativo de una disposición legislativa resulta contrario a la Constitución.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL tanto. que los jueces del Poder Judicial. que el Tribunal sólo se haya pronunciado por su constitucionalidad formal. Segundo supuesto: sentencias estimatorias que desconocen la doctrina constitucional establecida en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional. Se trata en este supuesto de las sentencias interpretativas. esto es las “anulaciones” de determinado sentido interpretativo de la ley realizadas en aplicación del principio de interpretación conforme a la Constitución. por lo que no debe ser usado por los jueces en el ejercicio de la función jurisdiccional que les corresponde. FJ 11-14. 196 197 . en el marco de su actuación a través de los procesos. claro está. que también son jueces de la Constitución. puedan también participar en esta labor de integración e interpretación en aras de dar una mayor y 243 STC 4853-2004-PA. en todo caso. realizadas en el marco de su labor de control de constitucionalidad. una ley cuya constitucionalidad ha sido confirmada por el Tribunal. no puede ser inaplicada por los jueces en ejercicio del control difuso. Todo lo anterior no excluye. c) las proscripciones interpretativas. que el objeto de protección en el “amparo contra amparo” se reduzca sólo a los aspectos formales del debido proceso”243.

198 . Tales prerrogativas se concretan a través de un nuevo proceso de amparo siempre que se observen los presupuestos constitucionales que para ello se establecen en la presente sentencia. en estos casos. por el principio de mayor protección y más amplia cobertura que pueda brindar determinada interpretación en un caso concreto. FJ 15-16. permitiendo en estos casos que sea el Tribunal Constitucional quien se pronuncie en última y definitiva instancia. si es posible que en un caso concreto la interpretación realizada por el Tribunal puede ser optimizada con la intervención de los jueces del Poder Judicial. De este modo. tratándose de resoluciones desestimatorias siempre está abierta la posibilidad de interponer un recurso de agravio constitucional (artículo 18 del Código Procesal Constitucional).GERARDO ETO CRUZ más amplia protección a los derechos fundamentales. En cualquier caso. se sustenta en el mandato constitucional (arts. uno de los argumentos que respaldan la posibilidad de interponer una nueva demanda de amparo contra las resoluciones estimatorias de segundo grado. el grado de vinculación disminuye a efectos de incorporar la mejor interpretación que objetivamente ponga de manifiesto la mayor protección que pueda brindar a un bien constitucional determinado”244. No obstante. las decisiones del Tribunal Constitucional alcanzan el máximo grado de vinculación cuando ofrecen una mejor protección a los derechos en cuestión. las relaciones entre la interpretación del Tribunal Constitucional y la que realice el juez ordinario deben orientarse. STC 4853-2004-PA. provenientes de otro proceso de amparo. si bien es cierto que. 201 y 202) que habilita al Tribunal como contralor último de la Constitución y defensor “definitivo” de los derechos fundamentales. “Conforme se ha sostenido. mientras que. también lo es que los terceros que resulten afectados ilegítima y directamente por dichas resoluciones no tendrían tal 244 Tercer supuesto: decisiones denegatorias de segundo grado que afectan derechos de terceros que no han intervenido en el proceso y del recurrente que no ha tenido ocasión de interponer el respectivo recurso de agravio.

se pueda acceder a un pronunciamiento final y definitivo por parte del supremo intérprete y guardián de la Constitución y de los derechos fundamentales. y (2) el caso de quien. Hasta aquí el “amparo contra amparo” ha sido presentado como un medio excepcional que debe admitirse por única vez con el 198 199 . éste no haya tenido ocasión de solicitar su intervención en el trámite del primer proceso. pese a contar con los presupuestos procesales para ello.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL posibilidad en la medida en que su actuación como parte en el proceso haya sido denegada o simplemente no haya podido ser acreditada por desconocimiento de dicho trámite judicial. siempre que esta no haya sido confirmada por el Tribunal Constitucional. tras haberse interpuesto el respectivo recurso de agravio constitucional. o cuando. pese a haber sido notificado. cuya participación haya sido rechazada en el primer amparo. bien por desconocimiento del trámite al no habérsele notificado como correspondía en su calidad de litisconsorte necesario. habiendo sido parte en el proceso. En este supuesto. sea por no habérsele notificado oportunamente la sentencia desestimatoria o porque. En este sentido el “amparo contra amparo” habilita al tercero afectado. de este modo. bien por no haber sido admitido como parte en el primer amparo. Por ello se puede admitir un nuevo amparo frente a una resolución desestimatoria de segundo grado en los siguientes supuestos: (1) el caso del tercero que no ha participado en el primer proceso. el tercero afectado en el ejercicio de sus derechos fundamentales a consecuencia de la decisión desestimatoria. por desconocimiento probado. puede presentar un nuevo amparo cuestionando dicha decisión. en estos supuestos. no ha podido interponer el recurso de agravio en su oportunidad. la decisión desestimatoria de segundo grado le ha producido agravio sin que pueda ejercer su derecho de defensa. En consecuencia. de que las alegaciones de violación de derechos puedan ser evaluadas en un nuevo proceso constitucional y. si la pretensión es denegada en las instancias judiciales. En estos supuestos. el “amparo contra amparo” abre la posibilidad. dentro del plazo que establece el artículo 44 del Código Procesal Constitucional para el caso del amparo contra resoluciones judiciales. no ha podido conocer de su contenido por alguna imposibilidad material debidamente acreditada.

La procedencia del amparo en el Perú puede ser enfocado. el amparo en nuestro país se presenta como subsidiario o residual. Resta por analizar la forma en que debe asumirse la defensa del orden constitucional o la restitución en el ejercicio de los derechos fundamentales a consecuencia de una sentencia estimatoria de segundo grado que haya sido dictada en desacato flagrante a un precedente constitucional establecido por este Colegiado en su actuación como Tribunal de Precedentes. es decir su ínsita naturaleza de “proceso constitucional” lo hace proteger sólo aquellos derechos que la Constitución recoge.GERARDO ETO CRUZ propósito de que. hemos señalado que procede también un nuevo amparo cuando mediante decisiones estimatorias se desconozca la doctrina constitucional de este Colegiado en su rol de defensa de la supremacía constitucional y la tutela de los derechos fundamentales. Por su parte. amén de las causales de improcedencia establecidas en el artículo 5 del Código Procesal Constitucional. d) La configuración constitucional y legal del amparo. el amparo procede para la protección de los derechos que se derivan o tienen sustento directamente en la Constitución. En lo que corresponde a su diseño constitucional. al amparo del artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional”245. En este contexto. 200 . Veamos como el Tribunal 245 STC 4853-2004-PA. Así. quedando excluidos aquellos que derivan de la ley o de otra fuente del derecho de inferior jerarquía. en lo que corresponde a la configuración que el legislador ha establecido. FJ 17-21. tras el manto de la cosa juzgada o de la firmeza de una decisión de segundo grado. en los términos expuestos supra. Asimismo. a partir de la vigencia del Código Procesal Constitucional. la opción del legislador ha sido habilitar su procedencia solo cuando no exista una vía procedimental igualmente satisfactoria para la protección del derecho. no se cobijen violaciones más perjudiciales a los derechos de alguna de las partes del proceso o. incluso de terceros. los principales presupuestos de procedibilidad del amparo tienen que ver con el diseño que la Constitución misma le ha prefigurado y con la opción que el legislador ha concretado como política jurisdiccional dentro de aquella. desde la óptica de su diseño constitucional y legal.

y con relación al proceso de amparo en particular. “Reconocer que el proceso de amparo sólo procede en caso de afectación directa de los derechos fundamentales (expresos o implícitos). determinar si la supuesta afectación en la que incurre el acto u omisión reputada de inconstitucional. pues. al precisar en el inciso 1) de su artículo 5º que los procesos constitucionales no proceden cuando “[l]os hechos y el petitorio de la demanda no están referidos en forma directa al contenido constitucionalmente protegido del derecho invocado”. el legislador del CPConst. 246 STC 1417-2005-PA. y de otro. sólo pueden encontrarse habilitados para proteger derechos de origen constitucional y no así para defender derechos de origen legal. implica. el amparo y el hábeas data. En efecto.. establece que éste no procede “en defensa de un derecho que carece de sustento constitucional directo o que no está referido a los aspectos constitucionalmente protegidos del mismo”. Asimismo. Este presupuesto procesal. ha sido advertido por el legislador del Código Procesal Constitucional (CPConst. como presupuestos procesales del proceso de amparo”246. el contenido constitucionalmente protegido del derecho. el artículo 38º del CPConst. el hábeas corpus. consustancial a la naturaleza de todo proceso constitucional. incide sobre el ámbito que resulta directamente protegido por dicho derecho. no ha incorporado al ordenamiento jurídico una nueva regla de procedencia para los procesos constitucionales de la libertad. Tan sólo ha precisado legislativamente determinados presupuestos procesales que son inherentes a su naturaleza.Proceso de amparo y derechos fundamentales. con los dispositivos citados. FJ 8. . en tanto procesos constitucionales. ante todo. es preciso que este Tribunal analice. de un lado. en efecto. Sin embargo.).EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL Constitucional ha delineado a partir de esta doble configuración el proceso de amparo en nuestro país. el sustento constitucional directo del derecho invocado. 200 201 . En estricto.

en el que se integra la Norma Fundamental con los tratados de derechos humanos. se hayan dictado para determinar (. Correspondiendo un mayor o menor desarrollo legislativo. Alude..GERARDO ETO CRUZ Los derechos de sustento constitucional directo. 247 STC 1417-2005-PA. explícita o implícitamente. y que. y con las disposiciones legales que desarrollan directamente el contenido esencial de los derechos fundamentales que así lo requieran. administrativo.. no se reduce a una tutela normativa del texto constitucional formal. además de las normas constitucionales. que transita desde la delimitación más abierta a la más precisa. dentro del marco constitucional. existe un baremo de delimitación de ese marco garantista. 202 . las leyes que. FJ 9-10.. Existen determinados derechos de origen internacional. Tales disposiciones conforman el denominado canon de control constitucional o “bloque de constitucionalidad”. no son susceptibles de ser protegidos a través del proceso de amparo. como a nivel interpretativo (Cuarta Disposición Final y Transitoria de la Constitución). etc. La noción de “sustento constitucional directo” a que hace referencia el artículo 38º del CPConst. cuando la Constitución ha reconocido.. establezca que “[p]ara apreciar la validez constitucional de las normas el Tribunal Constitucional considerará. Un derecho tiene sustento constitucional directo. en función de la opción legislativa de desarrollar los derechos fundamentales establecidos por el constituyente”247. a una protección de la Constitución en sentido material (pro homine).. contractual. legal. consuetudinario. que carecen de fundamento constitucional directo. tanto a nivel positivo (artículo 55º de la Constitución). De ahí que el artículo 79º del CPConst. antes bien. un marco de referencia que delimita nominalmente el bien jurídico susceptible de protección.) el ejercicio de los derechos fundamentales”. consecuentemente. Es decir.

en tanto el contenido esencial de un derecho fundamental es la concreción de las esenciales manifestaciones de los principios y valores que lo informan. por lo que. La libertad fundamental en el Estado Constitucional. al que se reconducen. “La vigencia del Código Procesal Constitucional supone un cambio en el régimen legal del proceso de amparo ya que establece. entre otras cosas. FJ 20-21. la subsidiariedad para la procedencia de las demandas de amparo. 1997. Lima: Fondo Editorial de la PUCP. los valores y los demás derechos fundamentales que la Constitución reconoce. pues todo límite al derecho fundamental sólo resulta válido en la medida de que el contenido esencial se mantenga incólume. todo ámbito contitucionalmente protegido de un derecho fundamental se reconduce en mayor o menor grado a su contenido esencial. En tal sentido. En efecto.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL “(…) Así las cosas. p. en última instancia. 202 203 . forman una unidad (Häberle. no proceden las demandas 248 STC 1417-2005-PA. al margen de los principios. en la ponderación que resulte necesaria a efectos de determinar la validez de tales límites. cumplen una función vital los principios de interpretación constitucional de “unidad de la Constitución” y de “concordancia práctica”. El contenido constitucionalmente protegido de los derechos fundamentales.°. . conforme al artículo 5. Con ello se cambia el anterior régimen procesal del amparo que establecía un sistema alternativo. inciso 2 del Código Procesal Constitucional. todos los derechos fundamentales de la persona. el contenido esencial de un derecho fundamental y los límites que sobre la base de éste resultan admisibles. Peter. en el que adquiere participación medular el principio-derecho de dignidad humana. su determinación requiere un análisis sistemático de este conjunto de bienes constitucionales. Este Tribunal Constitucional considera que la determinación del contenido esencial de los derechos fundamentales no puede efectuarse a priori. es decir.Régimen legal del amparo. cuyo principal cometido es opmitimizar la fuerza normativo-axiológica de la Constitución en su conjunto”248. En efecto. 117).

satisfactorias o eficaces para la cautela del derecho. respecto al Amparo Alternativo y al Amparo Residual.º de la Constitución. debe tenerse presente que todos los jueces se encuentran vinculados por la Constitución y los tratados internacionales de derechos humanos. ha sido concebido para atender requerimientos de urgencia que tienen que ver con la afectación de derechos directamente comprendidos dentro de la calificación de fundamentales por la Constitución Política del Estado. (Exp. o en situaciones especiales que han de ser analizadas. esta no es la excepcional del Amparo que. Conforme al artículo 138. En efecto. caso por caso. la Constitución los habilita a efectuar el control difuso conforme a su artículo 138º. puesto que ellos también garantizan una adecuada protección de los derechos y libertades reconocidos por la Constitución. o por la necesidad de protección urgente. para la protección del derecho constitucional amenazado o vulnerado. N.° 23506 y lo que prescribe hoy el Código Procesal Constitucional. será posible acudir a la vía extraordinaria del amparo. por los jueces. en la jurisdicción constitucional comparada es pacífico asumir que el primer nivel de protección de los derechos fundamentales le corresponde a los jueces del Poder Judicial a través de los procesos judiciales ordinarios. igualmente satisfactorias. como se dijo. este Colegiado precisó que “(.) tanto lo que estableció en su momento la Ley N.GERARDO ETO CRUZ constitucionales cuando existan vías procedimentales específicas. constituye un mecanismo extraordinario”. a pesar de que a través de otros procesos judiciales también es posible obtener el mismo resultado. más aún. los jueces administran justicia con arreglo a la Constitución y las leyes.. Consecuentemente. Sostener lo contrario significaría firmar que solo el amparo es el único medio para salvaguardar los derechos constitucionales.. si hay una vía efectiva para el tratamiento de la temática propuesta por el demandante. solo en los casos en que tales vías ordinarias no sean idóneas. correspondiendo al demandante la carga de la prueba para demostrar que el proceso de amparo es la vía idónea y eficaz para restablecer el ejercicio de su derecho constitucional 204 . Al respecto. Por ello. Fundamento 6). De igual modo.° 4196-2004-AA/TC.

además. Desde tal perspectiva. Sin embargo. 204 205 . en las reiteradas resoluciones que emite el TC subyace como terreno recurrente la cláusula residual del art. en virtud de las circunstancias del caso. . como lo ha venido predicando Néstor Pedro Sagüés a nivel latinoamericano. en tanto vía de tutela urgente. de modo que una aplicación general de tal causal de improcedencia terminaría por excluir toda posibilidad de tutela a través del proceso constitucional de amparo. igualmente satisfactorias. ello sin embargo. “Que.Interpretación desde la Constitución de la vía igualmente satisfactoria. inciso 2. cuando ha de interpretársela desde el sentido que le irradia el artículo 200. de la Constitución y. Que. 5. Si bien cabe aquí esbozar aunque de manera breve la naturaleza del amparo según su diseño normativo de subsidiaria-residual o alternativa-optativa. una tutela jurisdiccional urgentísima y perentoria. desde la naturaleza del proceso de amparo. no ha sido óbice para que el propio Colegiado flexibilice esta postura residual respecto a las llamadas vías ordinarias igualmente satisfactorias. FJ 3-6. en consideración a la naturaleza del amparo como proceso urgente.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL vulnerado. inciso 2. si bien de conformidad con lo dispuesto por el artículo 5. tal no es una interpretación constitucionalmente adecuada de la citada disposición. y no el proceso judicial ordinario de que se trate”249. igualmente satisfactorias. las vías ordinarias siempre han de proveer vías procesales tuitivas. en el presente caso. los recurrentes interpusieron demanda de amparo alegando que la Asociación demandada los había 249 STC 206-2005-PA. en la interpretación de la referida disposición debe examinarse si.2. Desde una perspectiva general. la demanda de amparo no procede cuando existan vías específicas. siempre que haya a disposición del justiciable una vía ordinaria a la que acudir. ello no implica que toda pretensión planteada en el proceso de amparo resulta improcedente. bien sabido es que para la protección de derechos constitucionales. la resolución de la pretensión planteada exige. aun cuando existan vías judiciales específicas. en especial. Veamos.

En este tipo de sociedad.GERARDO ETO CRUZ expulsado lesionando sus derechos a no ser discriminado de ninguna forma por razón de sexo. La intimidad. Veamos como el Tribunal Constitucional ha delineado estos dos ámbitos de protección del proceso de hábeas data. Para proteger a la persona contra el uso indiscriminado de la información personal. Proceso de hábeas data. Debido a la creciente importancia que en el mundo globalizado ha alcanzado la información. sino de un particular. 206 . muy al margen de la existencia de una vía igualmente satisfactoria. se constituyen también en riesgos potenciales para determinados derechos fundamentales. el goce de los atributos derivados de la membresía de la Cooperativa demandada. Tal situación pone de manifiesto la urgencia de la tutela jurisdiccional requerida. opinión e idioma. las tecnologías de la información a la par de constituir elementos útiles para el desarrollo. trayendo ello consigo la apariencia de una manifiesta arbitrariedad frente a los recurrentes. 4. en consecuencia. dado que dicho impedimento proviene. Esta circunstancia permite apreciar la urgencia de tutela jurisdiccional de los derechos fundamentales de los recurrentes”250. de defensa y de asociación. situación que. les impide permanentemente el ejercicio del derecho de asociación y. el derecho al honor y la dignidad humana rozan constamente con la libertad informativa que hoy a través del Internet trasciende fácilmente las fronteras nacionales. FJ 3-4. al impedirles el ejercicio de su derecho de asociación. al debido proceso. en nuestro país también ha sido incluido en el catálogo de procesos constitucionales por el constituyente de 1993. este proceso ha sido habilitado para proteger un derecho de raigambre más tradicional y que resulta imprescindible en toda sociedad democrática: el derecho al acceso a la información. religión. en el derecho comparado existe la figura del hábeas data que. Por otro lado. raza.3. 250 STC 149-2007-PA. hoy nuestra sociedad ha sido calificada significativamente como una “sociedad de la información”. no del poder público –en cuyo caso hay la presunción del ejercicio de una competencia-. hemos de advertir.

o con el fin de que se incluyan aquellos no registrados. pero que son necesarios para que se tenga una cabal referencia sobre la imagen e identidad de la persona afectada. De este modo. Tal acceso puede tener por objeto que se permita conocer qué es lo que se encuentra registrado. públicos o privados. para qué y para quién se realizó el registro de información así como la (o las) persona(s) que recabaron dicha información. respectivamente. la capacidad de exigir jurisdiccionalmente la posibilidad de acceder a los registros de información..EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL “El hábeas data es un proceso constitucional que tiene por objeto la protección de los derechos reconocidos en los incisos 5) y 6) del artículo 2 de la Constitución. — Protección del derecho a la Autodeterminación informativa a través del hábeas data. impedir que esta se difunda para fines distintos de aquellos que justificaron su registro o. no deben suministrar informaciones que afecten la intimidad personal y familiar”. que establecen. sea por la necesidad de que se actualicen los que se encuentran registrados. en el plazo legal. Asimismo. como el derecho a mantener en reserva la información que pueda afectar su intimidad personal y familiar (autodeterminación informativa)”251. computarizados o no. los servicios informáticos. “[…] “[L]a protección del derecho a la autodeterminación informativa a través del hábeas data comprende. Se exceptúan por ley o por razones de seguridad nacional”. un individuo puede rectificar la información. con el derecho en referencia. En segundo lugar.. la Constitución protege a través del proceso de hábeas data tanto el derecho de todo ciudadano al acceso a la información pública. incluso. en los que se encuentren almacenados los datos de una persona. personal o familiar. el hábeas data puede tener la finalidad de agregar datos al registro que se tenga. — Noción. FJ 2 y 3. y en defecto de él. y que “ . que se haya registrado. tiene 251 STC 10614-2006-PHD. en primer lugar. cualquiera que sea su naturaleza. 206 207 . que “toda persona tiene derecho a solicitar sin expresión de causa la información que requiera y a recibirla de cualquier entidad pública. mediante el hábeas data. computarizados o no. con el costo que suponga el pedido.

o inclusorio –para incluir datos aún no incorporados-. en el cual se indaga acerca de quién proporcionó los datos almacenados en el banco de datos. 3). — Clases de hábeas data. con lo que se llega a determinar si el tipo de datos almacenados se corresponden con dicha finalidad. Hábeas data aditivo: tiene por finalidad agregar al g) sistema de información datos de carácter personal no asentados en éste. Se subdivide en tres tipos: 1) finalista. j) Hábeas data reservador: destinado a asegurar que un dato correcta y legítimamente almacenado sea mantenido en confidencialidad. aclarador –para aclarar datos que pueden ser incorrectamente interpretados por quien acceda a los mismos-. a su vez. cuando se indaga acerca de la finalidad para la cual se creó el registro. a partir de ésta. por el contrario no lo están en cuyo caso habrá de solicitar información de las operaciones sobre los asientos registrados o sobre el sistema de información en sí mismo. y finalmente. 252 STC 10614-2006-PHD. verificar si los datos del sistema están funcionando legalmente o si. Éste puede.GERARDO ETO CRUZ la potestad de cancelar aquellos que razonablemente no debieran encontrarse almacenados””252. autoral. Del mismo modo que en el proceso de hábeas corpus y con el fin de determinar mejor su objeto. f) Hábeas data informativo: por medio de la cual se procura recabar la información necesaria para permitir a su promotor. el Colegiado Constitucional ha procedido a realizar una clasificación del hábeas data. exhibitorio. Hábeas data rectificador o correctivo: dirigido a h) corregir los datos falsos. por el que se indaga qué datos de carácter personal se encuentran almacenados en un banco de información. inexactos o imprecisos. 2). Veamos. ser actualizador –para actualizar datos vetustos pero ciertos-. Se vincula frecuentemente a la reserva de datos sensibles. 208 . Hábeas data exclutorio o cancelatorio: cuyo objeto es i) excluir información de un banco de datos que el titular considera debe ser cancelada. FJ 4.

EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL

k) Hábeas data de acceso a la información pública: garantiza el libre acceso a la información pública, sin embargo en algunos casos se restringe esta garantía tratándose de asuntos relacionados a la seguridad del Estado. Este último constituye lo que puede denominarse como hábeas data “impropio”, frente a los hábeas data “propios”, que comprende los cuatro anteriores (informativo, aditivo, rectificador, exclutorio y reservador)”253. 4.4. Proceso de cumplimiento.

a) Noción.
Si bien en doctrina se consideró desde su inclusión en el texto constitucional de 1993 al proceso de cumplimiento no como un proceso constitucional strictu sensu, dado que no protegía ningún derecho constitucional líquido, sino como un “proceso constitucionalizado”, posición que también compartió en su momento el Tribunal Constitucional, hoy el Colegiado ha inflexionado dicha postura y ha afirmado que el proceso de cumplimiento sí protege un derecho fundamental concreto, que ha denominado “derecho a la eficacia de las normas legales y de los actos administrativos”. Veamos esta reciente postura del Colegiado Constitucional.

“[…][E]l proceso de cumplimiento tiene como finalidad proteger el derecho constitucional de defender la eficacia de las normas legales y actos administrativos”254. “De conformidad con lo establecido en el inciso 6 del artículo 200° de la Constitución, [el proceso] de cumplimiento es un proceso constitucional cuyo objeto es preservar la eficacia de las normas legales, así como la de los actos administrativos

Finalidad.

253 254

RTC 06164-2007-PHD, FJ 2. STC 00168-2005-PC, FJ 10 in fine.

208

209

GERARDO ETO CRUZ

emanados de la Administración Pública que funcionarios o autoridades se muestren renuentes a acatar”255. “[…][E]l proceso de cumplimiento no puede tener como finalidad el examen sobre el cumplimiento “formal” del mandato contenido en una norma legal o acto administrativo, sino, más bien, el examen sobre el cumplimiento eficaz de tal mandato, por lo que si en un caso concreto se verifica la existencia de actos de cumplimiento aparente, parcial, incompleto o imperfecto, el proceso de cumplimiento servirá para exigir a la autoridad administrativa precisamente el cumplimiento eficaz de lo dispuesto en el mandato”256.

“Para ello, es necesario tener presente que el artículo 3.°, concordante con el artículo 43.° de la Constitución, dispone que la enumeración de los derechos establecidos en su capítulo I del Título I no excluye los demás que la Constitución garantiza, ni otros de naturaleza análoga o que se fundan en la dignidad del hombre, o en los principios de soberanía del pueblo, del Estado democrático de derecho y de la forma republicana de gobierno. (Véase Exp. N.° 2488-HC, fundamento 12). En efecto, conforme a los principios de soberanía del pueblo (artículo 45.° de la Constitución) y de forma republicana de gobierno, al carácter social y democrático de nuestro Estado (artículo 43.° de la Constitución), y al principio de jerarquía normativa (artículo 51.° de la Constitución), el respeto al sistema de fuentes de nuestro ordenamiento jurídico, donde se incluyen las decisiones de este Tribunal Constitucional, constituye uno de los valores preeminentes de todo sistema democrático por donde los poderes públicos y los ciudadanos deben guiar su conducta por el derecho.

- El proceso de cumplimiento en el modelo de jurisdicción constitucional de la Constitución de 1993.

255 256

STC 02576-2002-PC, FJ 1. STC 02002-2006-PC, FJ 37.

210

EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL

Por tanto, el control de la regularidad del sistema jurídico en su integridad constituye un principio constitucional básico en nuestro ordenamiento jurídico nacional que fundamenta la constitucionalidad de los actos legislativos y de los actos administrativos (ambos en su dimensión objetiva), procurándose que su vigencia sea conforme a dicho principio. Sin embargo, no sólo basta que una norma de rango legal o un acto administrativo sea aprobado cumpliendo los requisitos de forma y fondo que le impone la Constitución, las normas del bloque de constitucionalidad o la ley, según sea el caso, y que tengan vigencia; es indispensable, también, que aquellas sean eficaces. Es sobre la base de esta última dimensión que, conforme a los artículos 3.°, 43.° y 45.° de la Constitución, el Tribunal Constitucional reconoce la configuración del derecho constitucional a asegurar y exigir la eficacia de las normas legales y de los actos administrativos. Por tanto, cuando una autoridad o funcionario es renuente a acatar una norma legal o un acto administrativo que incide en los derechos de las personas o, incluso, cuando se trate de los casos a que se refiere el artículo 65.° del Código Procesal Constitucional (relativos a la defensa de los derechos con intereses difusos o colectivos en el proceso de cumplimiento), surge el derecho de defender la eficacia de las normas legales y actos administrativos a través del proceso constitucional de cumplimiento. En efecto, el inciso 6.° del artículo 200.° de la Constitución establece que el proceso de cumplimiento procede contra cualquier autoridad o funcionario renuente a acatar una norma legal o un acto administrativo, sin perjuicio de las responsabilidades de ley. Como hemos expuesto precedentemente, el acatamiento de una norma legal o un acto administrativo tiene su más importante manifestación en el nivel de su eficacia. Por tanto, así como el proceso de hábeas data tiene por objeto esencial la protección de los derechos a la intimidad, acceso a la información pública y autodeterminación informativa, el proceso de cumplimiento tiene como finalidad proteger el derecho constitucional de defender la eficacia de las normas legales y actos administrativos. Con este proceso constitucional el Estado social y democrático de derecho que reconoce la Constitución (artículos 3.° y 43.°), el

210

211

GERARDO ETO CRUZ

deber de los peruanos de respetar y cumplir la Constitución y el ordenamiento jurídico (artículo 38.°) y la jerarquía normativa de nuestro ordenamiento jurídico (artículo 51.°) serán reales, porque, en caso de la renuencia de las autoridades o funcionarios a acatar una norma legal o un acto administrativo, los ciudadanos tendrán un mecanismo de protección destinado a lograr su acatamiento y, por ende, su eficacia”257.

b) Procedencia.
Dada la presencia en nuestro país de procesos específicos para exigir el cumplimiento de las leyes y de los actos administrativos, como el contencioso administrativo, el Tribunal Constitucional ha querido delinear el ámbito específico de procedencia de este proceso constitucional, imponiendo una serie de requisitos mínimos al mandamus contenido en los actos cuyo cumplimiento se pretende. Así, dada la naturaleza urgente y sin estación probatoria de los procesos constitucionales en general, el Tribunal ha establecido que sólo en los casos en que el mandamus reúna estos requisitos mínimos, el proceso de cumplimiento será la vía adecuada. Veamos.

- Requisitos comunes de la norma legal y del acto administrativo para que sean exigibles a través del proceso de cumplimiento.

“Es así que desde la línea argumental descrita en el artículo 66.° del Código Procesal Constitucional, el objeto de este tipo de procesos será ordenar que el funcionario o autoridad pública renuente: 1) dé cumplimiento, en cada caso concreto, a una norma legal, o ejecute un acto administrativo firme; o 2) se pronuncie expresamente cuando las normas legales le ordenan emitir una resolución o dictar un reglamento. En ambos casos, el Tribunal Constitucional considera que para la procedencia del proceso de cumplimiento, además de acreditarse la renuencia del funcionario o autoridad pública, deberán tenerse en cuenta las características mínimas comunes del mandato de la norma legal, del acto administrativo y de la orden de emisión de una resolución o de un reglamento, a fin de que el proceso de

257

STC 0168-2005-PC, FJ 5-11.

212

EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL

cumplimiento prospere, puesto que de no reunir tales características, además de los supuestos contemplados en el artículo 70.° del Código Procesal Constitucional, la vía del referido proceso no será la idónea. Sobre las características mínimas comunes de la norma legal o del acto administrativo cuyo cumplimiento se exige, este Colegiado ha afirmado que “(...) debe tratarse de un mandato que sea de obligatorio cumplimiento, que sea incondicional y, tratándose de los condicionales, que se haya acreditado haber satisfecho las condiciones; asimismo, que se trate de un mandato cierto o líquido, es decir, susceptible de inferirse indubitablemente de la ley o del acto administrativo que lo contiene y, (...) que se encuentre vigente”. (Exp. N.° 0191-2003-AC, fundamento 6). Para que el cumplimiento de la norma legal, la ejecución del acto administrativo y la orden de emisión de una resolución sean exigibles a través del proceso de cumplimiento, además de la renuencia del funcionario o autoridad pública, el mandato contenido en aquellos deberá contar con los siguientes requisitos mínimos comunes: a) Ser un mandato vigente. b) Ser un mandato cierto y claro, es decir, debe inferirse indubitablemente de la norma legal o del acto administrativo. c) No estar sujeto a controversia compleja ni a interpretaciones dispares. d) Ser de ineludible y obligatorio cumplimiento. e) Ser incondicional. Excepcionalmente, podrá tratarse de un mandato condicional, siempre y cuando su satisfacción no sea compleja y no requiera de actuación probatoria. Adicionalmente, para el caso del cumplimiento de los actos administrativos, además de los requisitos mínimos comunes mencionados, en tales actos se deberá: f) Reconocer un derecho incuestionable del reclamante. g) Permitir individualizar al beneficiario. Estos requisitos mínimos se justifican porque el proceso de cumplimiento, diseñado por nuestra Constitución y el Código Procesal Constitucional, dado su carácter sumario y breve, no es el adecuado para discutir los contenidos de normas generales cuyos mandatos no tienen las características mínimas a que

212

213

GERARDO ETO CRUZ

hemos hecho referencia, o de normas legales superpuestas que remiten a otras, y estas a su vez a otras, lo cual implica una actividad interpretativa compleja que, en rigor, debe llevarse a cabo a través de las vías procedimentales específicas. Del mismo modo, en este tipo de procesos el funcionario o autoridad pública tiene un deber absoluto de acatamiento de la norma legal o del acto administrativo, no siendo posible ningún tipo de discrecionalidad de su parte. Asimismo, en ellos los derechos del demandante son prácticamente incuestionables, de modo que, comprobada la renuencia y el incumplimiento de la norma legal o el acto administrativo conforme a las pautas descritas, de ineludible cumplimiento, corresponderá amparar la demanda. De no ser así, el proceso de cumplimiento terminaría convirtiéndose en un proceso declarativo, o de conocimiento, con abundancia de medios probatorios y en cuyo seno se discutan controversias propias de este tipo de procesos. Por el contrario, si tal proceso conserva su carácter especial (ser un proceso de condena, de ejecución, breve, sumario, donde la actividad probatoria es mínima), bastará que se acredite el incumplimiento de la norma legal, la inejecución del acto administrativo, el incumplimiento de la orden de emisión de una resolución o de un reglamento y la renuencia, consiguiéndose un proceso rápido y, sobre todo, eficaz. Por tanto, para el Tribunal Constitucional las características básicas del proceso de cumplimiento diseñado por la Constitución y el Código Procesal Constitucional, son las reseñadas precedentemente”258.

258

STC 0168-2005-PC, FJ 12-18.

214

la Constitución Política del Estado ha confiado a este Colegiado el control de constitucionalidad de las leyes y de las normas con rango de ley. entre otros. Veamos nuevamente como el TC ensaya conceptualizaciones y que si bien corresponde a la ciencia procesal constitucional diseñarlos.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL V. estamos ante un 214 215 . fue precisamente creada para ejercer la labor de legislador negativo. ello como reiteramos. y ello se aprecia en la propia construcción escalonada de la estructura jerárquica del orden jurídico que Rudolf Smend diseñara y que Kelsen se encargó de darle el acabado arquitectónico. se trata se un proceso objetivo.1. no impide Tribunal hacer una labor de catequesis. — Noción. y que en torno a esta figura procesal descansa acaso una de las grandes columnas en la construcción de lo Estados contemporáneos: los controles interórganos del que hablara en su momento Karl Loewenstein y Manuel Aragón. Proceso de inconstitucionalidad. Bajo estos marcos y premisas es que hoy en los tribunales constitucionales y con distintos nomen iuris se perfila el proceso cuyo control abstracto para nulificar las leyes es en nuestro caso el llamado “proceso de inconstitucionalidad”. Es decir. 5. En consecuencia. para cuya solución sea menester dilucidar con carácter previo el acomodo a la Constitución de la norma de decisión. PROCESOS CONSTITUCIONALES ORGÁNICOS. sino simplemente en una discrepancia abstracta sobre la interpretación del texto constitucional en relación a su compatibilidad con una ley singular. ya que los legitimados no adoptan la posición estricta del demandante que llega a la instancia a pedir la defensa de un derecho subjetivo. No cabe duda que la justicia constitucional bajo la inventiva de Kelsen. sino que por el contrario actúan como defensores de la supremacía jurídica de la Constitución. Se trata de un control abstracto de normas que se origina no en función de un conflicto de intereses concretos. al aprovechar en la estructura interna de las sentencias los obiter dicta para divulgar conceptos como los que a contiuación siguen. “Mediante el proceso de inconstitucionalidad.

GERARDO ETO CRUZ

procedimiento que tiene como propósito, prima facie, el respeto de la regularidad en la producción normativa al interior del ordenamiento jurídico, lo que sólo acontece si no se vulnera la supremacía de la Constitución, de la ley sobre las normas de inferior jerarquía y así sucesivamente. No obstante, aún cuando se trata de un proceso fundamentalmente objetivo, también tiene una dimensión subjetiva, en la medida que son fines esenciales de los procesos constitucionales garantizar la primacía de la Constitución y la vigencia efectiva de los derechos constitucionales, según lo establece el artículo II del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional”259.

— Finalidad.

“La finalidad del proceso de inconstitucionalidad es la defensa de la Constitución en su condición de Ley Superior. Ella ostenta el máximo nivel normativo, por cuanto es obra del Poder Constituyente; reconoce los derechos fundamentales del ser humano; contiene las reglas básicas de convivencia social y política; además de crear y regular el proceso de producción de las demás normas del sistema jurídico nacional”260. —

“ … En virtud de lo establecido por los artículos VI y VII del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional los tribunales y jueces ordinarios no pueden contradecir ni desvincularse de las sentencias del Tribunal Constitucional, bajo riesgo de vulnerar no sólo los principios de supremacía y fuerza normativa de la Constitución, sino también el principio de unidad, inherente a todo ordenamiento jurídico. Aún más, si así fuera se habría producido un efecto funesto: la subversión del ordenamiento constitucional en su totalidad, por la introducción
259 260

Fuerza vinculante de las sentencias de inconstitucionalidad frente a la autonomía e independencia de los jueces ordinarios.

STC 0007-2007-PI, FJ 10 y 11. STC 00020-2005-PI y 0021-2005-PI. FJ 19.

216

EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL

de elementos de anarquía en las relaciones entre el Tribunal Constitucional y el Poder Judicial. Es importante enfatizar que, frente a la fuerza vinculante de las sentencias dictadas dentro del control abstracto de las normas, los jueces ordinarios no pueden recurrir a la autonomía (artículo 138° de la Constitución) y a la independencia (artículo 139°, inciso 2) que la Constitución les reconoce para desenlazarse de ella. Porque si bien es verdad que la Constitución reconoce al Poder Judicial autonomía e independencia, esto no significa que le haya conferido condición de autarquía. Autonomía no es autarquía. Y es que, en un Estado Constitucional Democrático, los poderes constituidos no están por encima de la Constitución, sino que están sometidos a ella. Por ello, cuando el Poder Judicial aduce autonomía e independencia para justificar su desvinculación de las sentencias del Tribunal Constitucional, en realidad con ello no sólo está poniendo en cuestión tales ejecutorias, sino que también se está desligando de la Constitución misma, al ser aquellas, finalmente, una concreción de ésta. Es también importante recordar, respecto a la pretextada independencia, que, como toda atribución constitucional, está sujeta a límites o, lo que es lo mismo, no puede interpretarse en términos absolutos. El juez ordinario no puede ampararse en su independencia para desvincularse de las sentencias del Tribunal Constitucional, pues ello significaría, en último término, una vulneración de la propia Constitución. Ello pone en evidencia, además, los límites constitucionales de la facultad de ejercer el control difuso que reconoce el artículo 138º de la Constitución. En definitiva, uno de los límites del ejercicio del control difuso judicial lo constituyen las sentencias y los precedentes vinculantes de este Colegiado, pues tal como se ha señalado anteriormente al momento de evaluar si les corresponde ejercer el poder-deber de aplicar el control difuso contra una determinada ley (artículo 138 de la Constitución), todos los jueces y magistrados del Poder Judicial, bajo las responsabilidades de ley, se encuentran en la obligación de observar las interpretaciones realizadas por el

216

217

GERARDO ETO CRUZ

Tribunal Constitucional que tengan conexión manifiesta con el asunto (...). De ahí que sea necesario precisar que la incardinación de la independencia del juez, dentro del ordenamiento constitucional, exige entenderla, necesariamente, en conexión con otros principios y bienes que la Constitución tutela; su desconexión con la interpretación de la Constitución que haya realizado el Tribunal Constitucional, por tanto, resultaría claramente inadmisible y supondría una indudable violación de la supremacía jurídica constitucional. Y ello porque la calificación de última ratio de lo que es o no constitucional radica en el Tribunal Constitucional, como supremo intérprete de la Constitución”261. “ … E l Tribunal Constitucional debe advertir, tal como lo hizo en la sentencia recaída en el Caso del Sindicato Unitario de Trabajadores Municipales del Rímac (Expediente N.° 1042-2002AA/TC), que la actuación de la autoridad jurisdiccional en la etapa de ejecución de sentencias constituye un elemento fundamental e imprescindible en el logro de una “efectiva” tutela jurisdiccional, siendo de especial relevancia para el interés público, dado que el Estado de derecho no puede existir cuando no es posible lograr la justicia a través de los órganos establecidos para tal efecto. Para ello, “la autoridad jurisdiccional deberá realizar todas aquellas acciones que tiendan a que los justiciables sean repuestos en sus derechos [...] reaccion[ando] frente a posteriores actuaciones o comportamientos que debiliten el contenido material de sus decisiones, pues sólo así se podrán satisfacer los derechos de quienes han vencido en juicio, sin obligarles a asumir la carga de nuevos procesos”262. —

Dimensiones.

En las últimas décadas, el control de la constitucionalidad de las leyes no sólo ha tenido en cuenta el carácter abstracto y por ende de una
261 262

STC 00006-2006-CC, FJ 43 a 47. RTC 00922-2002-PA, FJ 4.

218

EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL

presunta y exclusiva dimensión objetiva; sino que hoy los tribunales constitucionales no sólo analizan el parámetro del control a través del clásico silogismo lógico: norma mayor, ley y luego el fallo, en tanto la norma infraconstitucional guarde lealtad a la fuente formal o material de la Constitución; sino que también hoy se tiene en cuenta la llamada dimensión subjetiva que vincula ya no a un análisis abstracto sino de la concreción real, del impacto, de las afectaciones intuito personae, etc. Veamos lo que estima el colegiado peruano a este respecto. “[…][E]l proceso de inconstitucionalidad, si bien es de naturaleza abstracta, tiene una doble dimensión: objetiva y subjetiva”. En reconocimiento de ello, se debe ejercer un control de constitucionalidad acorde con los valores y principios consagrados por la Constitución Política; es decir, que éste no se reduce a un nuevo examen de la ley, sino que se orienta a hacer respetar la unidad o núcleo constitucional, que comprende la tutela objetiva de la Constitución y la tutela subjetiva de los derechos fundamentales. […]”263. “ … S on constantes las ocasiones en las que el juez constitucional, a efectos de evaluar la constitucionalidad o inconstitucionalidad de las normas, debe ingresar en una aproximación clara e inequívoca con los supuestos concretos en los que éstas han sido o pueden ser aplicadas. Tal constatación evidencia que a la dimensión objetiva de los procesos de inconstitucionalidad acompaña una subjetiva. Y es que no puede olvidarse que aunque el control concentrado de las normas tiene una finalidad inmediata, que es defender la supremacía normativa de la Constitución, depurando el ordenamiento de aquellas disposiciones que la contravengan, tiene, como fin mediato, impedir su aplicación, es decir, impedir que éstas puedan generar afectaciones concretas (subjetivas) a los derechos fundamentales de los individuos. Pudiendo, incluso, en

263 RTC

00020-2005-PI. FJ 4. Resolución de fecha 8 de agosto del 2005.

218

219

GERARDO ETO CRUZ

determinados casos, declarar la nulidad de aplicaciones pasadas”264.

— Examen de constitucionalidad de normas no vigentes: supuestos.

“La circunstancia que una disposición no esté vigente no es óbice para que no se examine su constitucionalidad. Si bien el objeto del proceso de inconstitucionalidad es el examen de normas vigentes, las normas que carecen de vigencia o que ya no forman parte del ordenamiento jurídico pueden también serlo. Tres son los supuestos en los que una disposición que carece de vigencia puede ser sometida al examen de su constitucionalidad. Respecto al primer supuesto, clásica y autorizada doctrina lo ha planteado en los siguientes términos: “Parece obvio que el tribunal constitucional sólo puede conocer las normas todavía en vigor al momento en que dicta su resolución. ¿Por qué anular una norma que ha dejado de estar en vigor? Observando con atención esta cuestión se advierte, sin embargo, que es posible aplicar el control de constitucionalidad a normas ya abrogadas. En efecto, si una norma general (...) abroga otra norma general sin efecto retroactivo, las autoridades deberán continuar aplicando la norma abrogada para todos los hechos realizados mientras se encontraba aún en vigor. Si se quiere evitar esta aplicación en razón de la inconstitucionalidad de la norma abrogada (...), es necesario que esta inconstitucionalidad se establezca de manera auténtica y que le sea retirado a la norma el resto de vigor que conservaba.”. En este sentido, el examen de constitucionalidad de una disposición no vigente está condicionado a que ella sea susceptible de ser aplicada a hechos, situaciones y relaciones jurídicas ocurridas durante el tiempo en que estuvo vigente. Tal puede ser, por ejemplo, el típico caso de las disposiciones que hallamos en el Código Civil, el Código del Niño y el Adolescente, la Ley General de Sociedades, que fueran derogadas por leyes posteriores y, luego, sometidas al examen de constitucionalidad. La justificación del examen de validez constitucional reside en

264

STC 00020-2005-PI, FJ 17 in fine y 18.

220

EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL

que, una vez derogadas, los hechos, situaciones y relaciones jurídicas ocurridos durante la vigencia de tales normas, son regidos por dichas disposiciones. Para evitar la aplicación de dichas normas, en el supuesto de que fueran eventualmente inconstitucionales, se requiere su declaración de invalidez (inconstitucionalidad). Por esta razón, aun cuando una disposición esté derogada, ha menester un pronunciamiento sobre su constitucionalidad. Es en tal sentido que este Colegiado ha afirmado que “(...) la derogación de la ley no es impedimento para que este Tribunal pueda evaluar su constitucionalidad”. Como se advierte, la razón de ello reside en que, a diferencia de la derogación, a través de la declaración de inconstitucionalidad, se “‘aniquila’ todo efecto que la norma [derogada] pueda cumplir”. El segundo supuesto surge de la posibilidad de que la declaración de inconstitucionalidad de una norma penal o tributaria habilite la reapertura de procesos en que aquella fue aplicada, conforme establece el artículo 83 CPConst. Este supuesto ya ha sido incorporado por la jurisprudencia de este Tribunal al haber afirmado que el examen de constitucionalidad de una disposición derogada se da: “cuando, (…), la sentencia de inconstitucionalidad puede alcanzar a los efectos que la norma cumplió en el pasado, esto es, si hubiese versado sobre materia penal o tributaria”. De conformidad con el artículo 83° CPConst, la declaratoria de inconstitucionalidad de una norma no habilita la reapertura de procesos concluidos donde ella haya sido aplicada, con excepción de los supuestos de materia penal y tributaria. A contrario sensu, los procesos concluidos relativos a materias distintas de las anteriores no pueden ser reabiertos. Precisamente, la posibilidad de reapertura de procesos donde se haya aplicado una norma penal o tributaria ya derogada, pero cuya inconstitucionalidad sea advertida posteriormente, impone que el Tribunal examine su constitucionalidad. En consecuencia, si una norma penal o tributaria fuera derogada y hubiera sido aplicada en la resolución de procesos, corresponderá el examen de su constitucionalidad.

220

221

GERARDO ETO CRUZ

Finalmente, el tercer supuesto se da cuando una norma que carece de vigencia es aplicada ultraactivamente. Es decir, cuando es aplicada a hechos, situaciones y relaciones jurídicas posteriores a la cesación de su vigencia. En consecuencia, si una norma que carece de vigencia es aplicada ultraactivamente, ha menester el examen de su constitucionalidad. Ciertamente, el examen de constitucionalidad de una disposición no vigente en este supuesto presupone que la aplicación ultraactiva de la disposición, a través de una concreta norma o acto, haya sido detectada. La justificación del examen de constitucionalidad en este supuesto radica en evitar, al igual que en el primer supuesto, que una disposición inconstitucional continúe siendo aplicada. Se trata aquí de evitar el efecto o aplicación ultraactiva de una disposición inconstitucional como consecuencia imperativa del principio de supremacía constitucional”265.

- Infracciones Constitucionales.
Con el objeto de aclarar los distintos supuestos que pueden generar la interposición de una demanda de inconstitucionalidad, en virtud a la distinta forma como la Constitución puede ser vulnerada por un precepto de carácter legal, el Colegiado Constitucional ha dispuesto una tipología de las infracciones constitucionales. Veamos a continuación dicha tipología de las infracciones explicitada por el TC peruano. — Infracciones de forma: supuestos. “Una norma incurre en una infracción constitucional de forma, fundamentalmente, en 3 supuestos: a) Cuando se produce el quebrantamiento del procedimiento legislativo previsto en la Constitución para su aprobación. Dicho evento tendría lugar, por ejemplo, si, fuera de las excepciones previstas en el Reglamento del Congreso de la República, un proyecto de ley es sancionado sin haber sido aprobado

265

STC 00045-2004-PI, FJ 10 a 13.

222

EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL

previamente por la respectiva Comisión dictaminadora, tal como lo exige el artículo 105º de la Constitución. b) Cuando se ha ocupado de una materia que la Constitución directamente ha reservado a otra específica fuente formal del derecho. Así, por ejemplo, existen determinadas materias que la Constitución reserva a las leyes orgánicas (v.g. de conformidad con el artículo 106º, la regulación de la estructura y el funcionamiento de las entidades del Estado previstas en la Constitución), razón por la cual en caso de que una ley ordinaria se ocupe de dicha regulación, incurriría en un vicio de inconstitucionalidad formal. c) Cuando es expedida por un órgano que, constitucionalmente, resulta incompetente para hacerlo. Ello tendría lugar, por ejemplo, si el Poder Legislativo expidiera decretos de urgencia, pues la posibilidad de dictar dichas fuentes normativas ha sido reservada al Presidente de la República, conforme a lo previsto en el artículo 118º 19 de la Constitución”266. — Infracciones de fondo. “Las infracciones constitucionales de fondo tienen lugar cuando la materia regulada por la norma con rango ley, resulta contraria a algunos de los derechos, principios y/o valores constitucionales, es decir, cuando resulta atentatoria no de las normas procedimentales o del iter legislativo, sino de las normas sustanciales reconocidas en la Constitución”267. — Infracciones parciales o totales. “La totalidad o parcialidad de las infracciones constitucionales, no se encuentra referida a un quantum de la fuente afectada (la Constitución), sino de la fuente lesiva (la ley o norma con rango de ley). En efecto, una ley puede ser totalmente inconstitucional cuando la totalidad de su contenido dispositivo o normativo es contrario a la Constitución. […].

266 267

STC 00020 y 00021-2005-PI, FJ 22. STC 00020 y 00021-2005-PI, FJ 23.

222

223

GERARDO ETO CRUZ

[…][L]a ley es parcialmente inconstitucional cuando sólo una fracción de su contenido dispositivo o normativo resulta inconstitucional. En caso de que el vicio parcial recaiga sobre su contenido dispositivo (texto lingüístico del precepto), serán dejadas sin efecto las palabras o frases en que aquel resida. Si el vicio recae en parte de su contenido normativo, es decir, en algunas de las interpretaciones que pueden ser atribuidas al texto del precepto, todo poder público quedará impedido, por virtud de la sentencia del Tribunal Constitucional, de aplicarlo en dichos sentidos interpretativos”268. — Infracción directa. “La infracción directa de la Carta Fundamental por una norma, tiene lugar cuando dicha vulneración queda verificada sin necesidad de apreciar, previamente, la incompatibilidad de la norma enjuiciada con alguna(s) norma(s) legal(es). Se trata de aquellos supuestos en los que el parámetro de control de constitucionalidad, se reduce únicamente a la Norma Fundamental. Así, todos los ejemplos a los que se ha hecho referencia hasta el momento revelan una vulneración directa de la Constitución”269. — Infracción indirecta. “Por su parte, la infracción indirecta de la Constitución implica incorporar en el canon del juicio de constitucionalidad a determinadas normas además de la propia Carta Fundamental. Se habla en estos casos de vulneración “indirecta” de la Constitución, porque la invalidez constitucional de la norma impugnada no puede quedar acreditada con un mero juicio de compatibilidad directo frente a la Constitución, sino sólo luego de una previa verificación de su disconformidad con una norma legal perteneciente al parámetro de constitucionalidad”270.

STC 00020 y 00021-2005-PI, FJ 24 y 25. STC 00020 y 00021-2005-PI, FJ 26 in fine. 270 STC 00020 y 000201-2005-PI, FJ 27.
268 269

EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL

— Producción de afectaciones indirectas. “[S]e produce una afectación indirecta de la Constitución, ante la presencia de una incompatibilidad entre la norma sometida a juicio y otra norma legal a la que el propio Constituyente delegó: a) La regulación de un requisito esencial del procedimiento de producción normativa. […] b) La regulación de un contenido materialmente constitucional. Es el caso, por ejemplo, de las leyes que, por mandato de la propia Constitución, se encuentran encargadas de configurar determinados derechos fundamentales. c) La determinación de las competencias o límites de las competencias de los distintos órganos constitucionales. Tal es el caso de la LBD. Normas legales de esta categoría servirán de parámetro cuando se ingrese en la evaluación de la constitucionalidad o inconstitucionalidad de las ordenanzas regionales incoadas”271. 5.2. Proceso de acción popular. Aparte del proceso de inconstitucionalidad nuestro modelo de jurisdicción constitucional cuenta con otro remedio procesal para el control abstracto de las normas infralegales; y básicamente nos estamos refiriendo a los reglamentos, normas administrativas y resoluciones de carácter general, cualquiera sea la autoridad de la que emanen y que atenten contra el principio de legalidad y de constitucionalidad. Este proceso, como se podrá apreciar, es exclusivo del Poder Judicial y así ha venido formando parte en la evolución de nuestro constitucionalismo histórico; de allí que el Tribunal Constitucional no conoce sensu strictu este proceso. Sin embargo, ello no impide que cuando la Sala Civil de alguna Corte Superior conozca una acción popular debe suspender dicho trámite si aprecia que la demanda de acción popular se basa en normas respecto de las cuales se ha planteado demanda de inconstitucionalidad ante el Tribunal hasta que éste expida resolución definitiva, de acuerdo a lo establecido en los arts. VI segundo párrafo del TP y 80 del C.P.Const.

271

STC 00020 y 00021-2005-PI, FJ 28.

224

el Código Procesal Constitucional lo identifica en el Título IX simplemente como proceso competencial.Conflicto de competencias o atribuciones. 272 273 . “(.. FJ 2. STC 00774-2005-PHC.. . FJ 10. La versión original de la Constitución al regular los procesos constitucionales le diseña el nomen iuris de conflicto de competencia o atribuciones (art.3. 274 STC 006-06-CC.3) y así fue desarrollado por la antigua Ley Orgánica del Tribunal Constitucional.) el conflicto de competencias o atribuciones se produce cuando algunos de los poderes o entidades estatales adopta decisiones o rehuye deliberadamente actuaciones. “(. 5. afectando competencias o atribuciones que la Constitución y las leyes orgánicas confieren a otro”273.. sin embargo. FJ 6 in fine.) tiene que ver con las posibilidades jurídicas de actuación que la Constitución y las normas que la desarrollan confieren a los poderes del Estado y a los órganos constitucionales”274.. 202. es por eso que la primera conceptualización que el TC realiza es la que sigue. .Conflicto constitucional de atribuciones.. “La acción popular es uno de los procesos constitucionales orgánicos cuya finalidad es la defensa de la Constitución frente a infracciones contra su jerarquía normativa a la cual puede recurrir cualquier persona dentro de los cinco años posteriores a la publicación de la norma”272.GERARDO ETO CRUZ — Noción. STC 001-95-CC. Proceso competencial. a) Noción. Con la puesta en vigencia del citado Código lo que hace el TC es ya desarrollar aunque en términos lacónicos lo siguiente.

al amparo y al hábeas data.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL .. 275 276 226 227 . (i) conflicto constitucional por menoscabo de atribuciones constitucionales.. STC 0003-07-CC. uno de ellos lleva a cabo un indebido o prohibido ejercicio de la competencia que le corresponde. En segundo término (ii) conflictos por omisión en cumplimiento de acto obligatorio”276.) cada órgano constitucional conoce perfectamente cuál es su competencia. este Tribunal ha tratado. . en primer término. c) conflicto constitucional por menoscabo de omisión.Conflictos competenciales Atípicos.) está relacionado con el gobierno nacional..Conflicto constitucional por menoscabo en sentido estricto. los gobiernos regionales y los gobiernos locales (de acuerdo con los artículos 191°. FJ 12. “En cuanto a los conflictos competenciales Atípicos. Sin embargo. 277 STC 0003-07-CC. b) conflicto constitucional por menoscabo de interferencia. “(. FJ 12. lo que repercute sobre el ámbito del que es titular el otro órgano constitucional”277. 192° y 197° de la Constitución. Ley Orgánica de Gobiernos Regionales. . bien cabe explicitar una serie de tipologías de conflictos competenciasl cuya descripción conceptual sigue a continuación.. b) Clases de conflicto competencial. STC 006-06-CC. Ley Orgánica de Municipalidades y Ley de Bases de la Descentralización)”275. “(. y.Conflicto constitucional de competencias. Así como se ha venido reconociendo una serie de modalidades respecto al hábeas corpus. FJ 10. indicando que “Puede este clasificarse en: a) conflicto constitucional por menoscabo en sentido estricto.

una competencia o atribución constitucional”281. .. En éste no se trata.Conflicto constitucional por menoscabo de interferencia. 281 STC 0006-2006-CC. de la disputa por titularizar o no una misma competencia o atribución. entre sí. afecta el debido ejercicio de las competencias o atribuciones constitucionales de otro”280. un órgano constitucional.. “(. “(.) se produce cuando dos o más poderes del Estado u órganos constitucionales se disputan. STC 0006-06-CC.. FJ 22..) uno de los órganos omite ejercer su competencia produciéndose.) que se configura cuando un órgano omite llevar a cabo una actuación desconociendo las competencias o atribuciones constitucionales reconocidas a otro poder del Estado u órgano constitucional.Conflicto constitucional por omisión en cumplimiento de acto obligatorio. solo que. FJ 22. pues.Conflicto constitucional positivo. 280 STC 0006-06-CC.Conflicto constitucional por menoscabo de omisión.. “(.GERARDO ETO CRUZ . sin reclamar competencia para sí.. “(. FJ 17. como consecuencia de ello.. 278 279 228 . . la omisión funcional no es condición indispensable para el ejercicio de la competencia o atribución del otro órgano constitucional”279. por omitir un deber constitucional o de relevancia constitucional. FJ 18. una atrofia o imposibilidad de ejercicio de la competencia del otro órgano constitucional. a la par que las afecta. STC 0006-06-CC.) las competencias de los órganos constitucionales están enlazadas a tal punto que uno de ellos no puede ejercer la suya sino tiene la cooperación o la actuación de la competencia que le pertenece al otro”278. sino de la que se suscita cuando.. en este caso. .

territorial y procesal.. En ese contexto. “(. sino también el límite de su uso como potestad. .. FJ 17. — Noción. material. Su otorgamiento no sólo comprende el ejercicio de disposición.. c) Competencia.. “En principio.) se da cuando dos o más poderes del Estado u órganos constitucionales se niegan a asumir una competencia o atribución constitucional”282. FJ 12. Lo que a continuación sigue. lo cual conlleva a calificar la actuación estatal como legítima o ilegítima en función de que el titular responsable de aquel hubiese obrado dentro de dicho marco o fuera de él. a fin de marcar una claridad del presente trabajo es un desarrollo complementario que el propio TC ha establecido respecto al concepto competencia y que. el Estado. compartidas o concurrentes que provienen del modelo ibérico. Veamos in extenso estos aspectos medulares que el Tribunal Constitucional peruano ha desarrollado sobre la competencia en nuestro ordenamiento jurídico. dicho concepto alude a la aptitud de obrar político-jurídica o área de facultades de un órgano u organismo constitucional.Conflicto constitucional negativo. a través de 282 283 STC 0006-2006-CC. como se apreciará. sí lo vincula sustantivamente al desarrollar categorías como las llamadas competencias exclusivas.Conflictos competenciales típicos. temporal. así como las condiciones para la ejecución de la competencia que los órganos estatales tienen asignadas. si bien no involucra procesalmente al proceso competencial. los ámbitos de la competencia estatal clasificándolo en competencia personal.) entre los conflictos típicos cabe mencionar los conflictos competenciales positivos y negativos”283. La competencia deviene en la atribución de autoridad otorgada para generar una manifestación de poder. 228 229 .EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL . “(. STC 0003-07-CC.

En estos casos. administrar-ejecutar. su voluntad política”284. 230 . dirimir conflictos.5. material. sino de la conducta que deben verificar en concreto. sino a la órbita de validez de 284 RTC 00013-2003-CC. se manifiesta en los ámbitos personal. La Constitución y demás normas del bloque de constitucionalidad establecen qué tipo de acto estatal puede ser realizado por un determinado agente u operador del poder político. temporal y el acto estatal La Constitución y demás normas del bloque de constitucionalidad establecen el período de validez del acto estatal ejecutado. Es usual que la razón material de la actividad de las autoridades se expresa en alguna o algunas de las funciones estatales (normar. Al respecto. controlar). operando algún órgano u organismo constitucional. — Ámbitos de la competencia estatal. para realizar actos estatales válidos. En puridad. la asignación de competencias no se reduce a la mención de los sujetos. la asignación de competencias no se reduce a la mención de los sujetos. párrafo quinto del FJ 10. En puridad. sean protagonistas de ciertas acciones hacia terceros (otras autoridades o gobernados). fruto de una competencia imperativa o discrecional –según lo dispongan la Constitución o las normas del bloque de constitucionalidad-.GERARDO ETO CRUZ uno de sus órganos u organismos constitucionales puede manifestar válidamente. “La competencia de los titulares de los órganos u organismos estatales. c) La competencia constitucional. La Constitución y demás normas del bloque de constitucionalidad establecen qué operadores o agentes del poder político se encuentran facultados para realizar un determinado acto a nombre y en representación del Estado. b) La competencia material y el acto estatal constitucional. el sistema constitucional hace referencia a ciertos sujetos denominados autoridades para que. territorial y procesal. veamos lo siguiente: a) La competencia personal y el acto estatal constitucional. temporal.

5.EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL d) La competencia constitucional. las atribuciones en el tiempo. La competencia del acto estatal constitucional -es decir. la asignación de competencias no se reduce a la mención de los sujetos. dicha competencia puede tener un alcance nacional. sino que. 285 RTC 00013-2003-CC. cesión o encargo. tal e) La competencia procesal y el acto estatal constitucional. la competencia para realizar actos estatales. la taxatividad. territorial y el acto estatal La Constitución y demás normas del bloque de constitucionalidad establecen el marco espacial de validez del acto estatal ejecutado. apartados a) al e) del FJ 10. a menos que la Constitución u otra norma determine que tales atribuciones son categóricamente finitas o accidentales. En principio. En virtud de ello.no puede ser objeto de transferencia. La Constitución y demás normas del bloque de constitucionalidad establecen la forma o mecanismo como deberá realizarse el acto estatal. veamos lo siguiente: a) La indelegabilidad. Siendo así. sino que precisa la órbita de validez intraterritorial de las atribuciones conferidas. Por consiguiente. realización de los actos estatales. además. regional. establece el íter político-jurídico administrativo que debe seguirse para conservar la constitucionalidad de un acto estatal”285. En consecuencia. departamental o local. la razonabilidad y la proporcionalidad. — Notas condicionantes de la competencia para la “La competencia para realizar actos estatales tiene como notas condicionantes las cuatro siguientes: la indelegabilidad. pues obliga inexcusablemente a que la atribución conferida sea ejercitada directa y exclusivamente por la autoridad titular del órgano u organismo a la que se le ha otorgado. la competencia no tiene limitaciones temporales. la asignación de competencias no se reduce a la mención de los sujetos. Al respecto. 230 231 .

conveniencia o inconveniencia de su realización quedan sujetos al criterio político de quien ejerce la competencia. las facultades conferidas a las autoridades de los órganos u organismos estatales son objeto de interpretación restrictiva. En el ámbito del derecho constitucional opera el apotegma jurídico que dice que “sólo le está permitido al Estado aquello que expresamente le ha sido conferido”. Esta competencia permite al ciudadano conocer de antemano la decisión que habrá de adoptar el Estado. La competencia asignada puede ser reglada o discrecional. La competencia estatal reglada es aquella en que la Constitución y demás normas del bloque de constitucionalidad predeterminan en forma concreta la conducta que el operador o agente político debe ejecutar. en este caso. de una competencia jurisdiccional sobre la materia. ello a diferencia de lo dispuesto para la ciudadanía. la que se rige por el principio de que “aquello que no está prohibido.GERARDO ETO CRUZ atribución deberá ser ejercida por el agente u operador encargado de la conducción de ese ente estatal. Por este motivo. sino sólo la respectiva asignación de facultades. el marco constitucional no establece condiciones. formas y procedimientos que deberán seguirse. bastándole para ello situar el supuesto de un hecho dentro del marco de la norma. b) La taxatividad. 232 . estableciendo expresamente las condiciones. El ejercicio de la competencia constitucional está limitado o reducido a lo expresamente conferido. recaudos o procedimientos específicos. los actos objeto de esta competencia no son justiciables. está permitido”. La competencia estatal discrecional es aquella en donde la Constitución y demás normas del bloque de constitucionalidad enuncian el ejercicio de una facultad política. a favor de sí mismas. Esta competencia no puede ser ampliada o extendida en modo alguno. la oportunidad. salvo el caso de que los órganos jurisdiccionales encargados del control y la defensa de la constitucionalidad se pronuncien sobre la existencia. por lo cual el modo. Más aún. empero dejan en libertad al operador o agente para elegir el curso del acto estatal. principio o práctica constitucional aplicable.

deberes o servicios. d) La proporcionalidad. Su fundamentación apuesta a la adecuación entre el hecho desencadenante del acto estatal y el resultado de éste en cuanto a su magnitud numérica. En ese sentido. que justifique la asignación de derechos. La razonabilidad cuantitativa pondera el contenido del proceso discursivo o inferente que concluye con una proposición lógica y axiológicamente válida. existe la necesidad de acreditar coherencia y equilibrio entre el antecedente que origina el acto estatal y la consecuencia derivada de aquel. En ese sentido. La proporcionalidad exige la existencia indubitable de conexión directa. la razonabilidad implica una adecuada relación lógico-axiológica entre la circunstancia motivante. vale decir. el objeto buscado y el medio empleado. La razonabilidad cualitativa pondera el proceso discursivo o inferente que concluye con una regla simétrica o asimétrica de asignación de facultades. esto es. c) La razonabilidad. La razonabilidad puede ser analizada desde una doble perspectiva: cuantitativa y cualitativa. sucesos o circunstancias predeterminantes. La doctrina plantea la verificación lógico-axiológica de una proposición jurídica bicondicional. El acto estatal debe encontrar su 232 233 . la doctrina exige que exista una consonancia entre el hecho antecedente “creador” o “motivador” del acto estatal y el hecho consecuente derivado de aquel. El acto estatal debe acreditar la necesaria disposición o correspondencia entre la causa que los origina y el efecto buscado. indirecta y relacional entre causa y efecto. facultades. derechos. En consecuencia. aritmética. deberes o sanciones. que la consecuencia jurídica establecida sea unívocamente previsible y justificable a partir del hecho ocasionante del acto estatal. Así. según sean iguales o diferentes los hechos generados por las personas. busca la determinación de consecuencias jurídicas homólogas para aquellos que se encuentren en idénticas circunstancias y distintas para los que se hallen en disímiles circunstancias. etc. dineraria. si y sólo sí guardan armonía y sindéresis con los hechos.justificación lógica y axiológica en los sucesos o circunstancias que lo generan.

FJ 10. la proporcionalidad aparece cuando la razón del efecto sea deducible de la causa o que sea previsible a partir de ella.En consecuencia. FJ 33. actividad coherente con los principios de cooperación y de tutela y control de los organismos constitucionales autónomos. quedando el primero obligado a abstenerse de tomar decisiones sobre la materia o función delegada”287. Ahora bien. c) Competencias delegadas: Son aquellas que un nivel de gobierno delega a otro de distinto nivel. STC 00020 y 000201-2005-PI. b) Competencias compartidas: Son materias divididas en determinadas áreas de atención. repartiéndose responsabilidades entre dos o más niveles de gobierno. es decir. “Las competencias de los órganos constitucionales pueden ser: a) Competencias exclusivas: Son materias asignadas en exclusividad a favor de organismos constitucionales. Serán positivas si son susceptibles de ser delegadas o negativas si son privativas del órgano respectivo. — Clases de competencia de los órganos constitucionales. la proporcionalidad es una modalidad más de la razonabilidad (razonabilidad instrumental)”286. más allá de la convención doctrinaria que admite su autonomía como concepto. no sólo exclusivas sino también excluyentes. de mutuo acuerdo y conforme al procedimiento establecido en la ley.6. según se verá luego. 286 287 RTC 00013-2003-CC. 234 . en puridad.

EL DESARROLLO DEL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 234 235 .

BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 236 .

BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA LIMINARES: LA DEFENSA DE LA CONSTITUCIÓN 1. Madrid. 2005. Francia e Italia. Fix-Zamudio. México. Domingo García Belaunde (Coordinador). 1985. 1991. Madrid. contemporáneos). 2. UNAM – Civitas. Porrúa. 8. Madrid. Luigi: Derechos y garantías. Miguel Carbonell y Pedro Salazar (Editores). 2003.VV. 1997. 2003. AA. 6. Bidart Campos. 1998.VV. AA. Germán J. 1999. AA. Javier: Derechos fundamentales. 4. Ramón Cossío. Madrid. Buenos Aires. 1982. AA. (Compiladores). España. Ediar. 2° edición. Editorial Civitas. Víctor Bazán (Coordinador). 2006.VV. 9. Universidad Complutense de Madrid – Civitas. 1995. 14. Héctor: La protección jurídica y procesal de los derechos humanos ante las jurisdicciones nacionales. 1955.: El derecho de la Constitución y su fuerza normativa. Lima. Estudios sobre el pensamiento jurídico de Luigi Ferrajoli. Ferrajoli. 2001. La Ley del más débil.: La garantía constitucional de los derechos fundamentales . Concepto y garantías. Héctor: La defensa de la Constitución en el ordenamiento mexicano. 5.: La Defensa de la Constitución. México. 13. Jiménez Campo. Madrid. AA.: Defensa de la Constitución. Alemania. Ponencias peruanas al VIII Congreso Iberoamericano de Derecho Constitucional. México. Antonio López Pina (Coordinador). UNAM. 7. Ediciones Coyoacán.VV. 2ª edición.: Garantismo. 1995. Facultad de Derecho de la UNAM. Ediar. Trotta. 12.: La Constitución y su defensa (Algunos problemas Grijley. Hans: ¿Quién debe ser el defensor de la Constitución?. 236 237 . Madrid. Trotta. Eduardo: La Constitución como norma y el Tribunal Constitucional. 10. Héctor: Introducción al estudio de la defensa de la Constitución en el ordenamiento mexicano. Madrid. García de Enterría. Kelsen. José y Pérez de Acha. Buenos Aires. Luis M. Héctor: La garantía jurisdiccional de la Constitución mexicana (Ensayo de una estructuración procesal del Amparo). Garantismo y controles. 11. Fix-Zamudio. Editorial Tecnos. México.VV. 3. Fix-Zamudio. Trotta. Fix-Zamudio.

: Derecho Procesal Constitucional. 4° edición. 3.VV.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 15. 2 tomos. AA. Susana Castañeda Otsu (Coordinadora).: Derecho Procesal Constitucional. 2003.: Elementos de Derecho Procesal Constitucional.: Derecho Procesal Constitucional Boliviano. Lima. Jurista Editores. Antonio Manuel: La Garantía en el Estado Constitucional de Derecho. Carl: Teoría de la Constitución. Buenos Aires. Kelsen. AA. AA. Editorial Advocatus. Madrid. Ad Hoc. Prólogo de Tomas-Ramón Fernández Rodríguez.VV.VV.: Derecho Procesal Constitucional. 12. Quito.VV.VV.: Derecho Procesal Constitucional. 2003. 4. AA. Trotta. 2. Lima. 13.: Derecho Procesal Constitucional. AA.A. 7. Pablo Luis Manili (Coordinador). Monterrey. Corporación Editora Nacional.VV. 2005.: Derecho Procesal Constitucional. 2002. AA. 4 tomos. 11. Editorial Universidad. Peña Freire. UNAM.: Derecho Procesal Constitucional.VV. INTRODUCCIÓN: EL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL A. Machado Pelloni (Coordinador).. Mario Masciotra (Director) y Enrique Carelli (Coordinador). 17. Córdoba. 10. José F.VV. 2005. 2001. 2004. Schmitt. Carl: La defensa de la Constitución. AA. Adolfo Rivas (Director).: Derechos fundamentales y Derecho Procesal Constitucional. Eduardo (Coordinador). México. Alianza Editorial. Buenos Aires. 6. Germán Cisneros Farías (Coordinador). El derecho procesal constitucional. 2 tomos. 2004. Pablo Pérez Tremps (Coordinador). Jurista Editores. Madrid. 1997. 16. 5.. 2ª edición. Traducción de Rolando Tamayo y Salmorán. Estudios en Homenaje a Domingo García Belaunde. 8. 1983. Hans: La garantía jurisdiccional de la Constitución (La justicia constitucional). 2003. Ferrer Mac-Gregor. Raymundo Gil Rendón (Coordinador). AA. Schmitt. Buenos Aires. AA. Susana Castañeda Otsu (Coordinadora). 2004. 1.VV.VV. 2 vol.VV.: El Derecho Procesal Constitucional Peruano. 2006. Palomino 238 . 9. AA. AA. 2005. Colegio de Secretarios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación . AA. México.VV. Coloquio internacional. 18. 1982.Editorial Porrúa. Editorial El Jurista. 2005. Academia Boliviana de Estudios Constitucionales.VV.: Derecho Procesal Constitucional. Ad-hoc. Fernando M. Santa Cruz. Querétaro. FUNDAP. Madrid. Universidad de Nuevo León.: Derecho Procesal Constitucional. Lima. Eloy Espinosa-Saldaña Barrera (Coordinador). Editorial Tecnos S. AA.

Industrias Gráficas Sirena. Gaceta Jurídica. Librería Bosch. Niceto: Proceso. José y Saavedra Gallo. Boris: Derecho Procesal Constitucional. Iván: Introducción al Derecho Procesal Constitucional. 2006. Gerardo y Palomino Manchego. Valencia. 2ª edición. Lima. 2007. Editorial Fallos del Mes. 1991. Santa Cruz de la Sierra. José F. Buenos Aires. autocomposición y autodefensa. 1984. Editorial Revista de Jurisprudencia Argentina. 24. Escobar Fornos.: Derechos Fundamentales. Cochabamba. de Héctor Fix Zamudio (Con especial referencia al Derecho Procesal 239 238 . 2ª edición. Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. 1994. 2008. Estudios en Lelo de Larrea (Coordinadores).: Estudios en torno al Derecho Procesal Constitucional. Escobar Fornos. 2002. Instituto Mexicano de Derecho Procesal Constitucional y Marcial Pons Editores. Tirant lo Blanch. Almagro Nosete. México. Pablo: Lecciones de Derecho Procesal (laboral. Universidad Inca Garcilaso de la Vega. Orlando Cárdenas Editor. AA. Antecedentes. 21. UNAM. constitucional). 23. José de Jesús Naveja Macías y Víctor Bazán (Coordinadores). Manchego (Coordinador). Iván: Derecho Procesal Constitucional. Impresiones gráficas. AA. Almagro Nosete. 2005. Panamá. Trujillo. Eduardo Ferrer Mac-Gregor y Arturo Zaldívar 17. José: Derecho Procesal Constitucional. Hispamar. 15. Baldivieso Guzmán. Abad Yupanqui. 29. México. 22. Bordalí Salamanca. 27. 1944. Imprenta Universitaria. 20. AA. Managua. Buenos Aires. 1999. Barrios Gonzáles.: La ciencia del Derecho Procesal Constitucional. Samuel: Derecho Procesal Constitucional. desarrollos y desafíos en el Perú. Decker Morales. Eto Cruz.VV. 1992. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. 19. Derecho Constitucional y Procesal Constitucional. Barcelona. 2003. Edit. Editorial San Marcos. contencioso-administrativo. Alcalá Zamora y Castillo. Walter Carnota y Patricio Marianello (Directores).VV. 26. 16. México. Niceto: Ensayos de Derecho Procesal (Civil. 2ª edición. 2008. Penal y Constitucional). 25.VV. Alcalá Zamora y Castillo. Lima. 18. René: Derecho Procesal Constitucional. Alexander. Andrés: Temas de Derecho Procesal Constitucional. Santiago de Chile. 2004. José: Constitución y Proceso. Lima. Liminar de Luis Cervantes Liñán. 2002. Grijley e Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional. 2007. Eto Cruz. 28. 12 tomos.: El Pensamiento vivo homenaje a Héctor Fix-Zamudio en sus cincuenta años como investigador del derecho. Editorial Portobelo.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 14. Gerardo: Breve Introducción al Derecho Procesal Constitucional.

Rigoberto: Curso de Derecho Procesal Constitucional. Häberle. Lima. 42. Proceso y Derechos Humanos. 35. Edersa. Panamá. Domingo: De la Jurisdicción Constitucional al Derecho Procesal Constitucional. Editorial Temis. Osvaldo Alfredo: Introducción al Derecho Procesal Constitucional. Constitucional). Litho Editorial Chen. Gozaíni. Héctor: Latinoamérica: Constitución. revisada. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Edición. de 2005. García Belaunde. Madrid. México. 1995. Domingo: El derecho procesal constitucional en perspectiva.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 30. 39. Librería Editorial Platense. Eloy (Coordinadores): Encuesta sobre Derecho Procesal Constitucional. Víctor: Estudios de Derecho Procesal Civil. UNAM. México. Vicente: Constitución y proceso. Madrid. 31. Gimeno Sendra. 45. Prólogo de Eduardo Ferrer Mac-Gregor. Osvaldo Alfredo: El Derecho Procesal Constitucional y los derechos humanos (Vínculos y autonomías). 41. Fix-Zamudio. Madrid. 2008. Fairén Guillén. Domingo y Espinosa-Saldaña Barrera. 2006. 2005. 1980. 2006. García Belaunde. Buenos Aires. México. González Montenegro. 1999. Prólogo de José Palomino Manchego. González Pérez. 4ª. 2003. 2004. México. 3 tomos. Palestra y Asociación Peruana de Derecho Constitucional. García Belaunde. García Belaunde. 3° edición. Querétaro. FUNDAP. García Morelos. 2ª edición. 2006. Gozaíni. 38. 46. 40. Tecnos. Ferrer Mac-Gregor. Primera reimpresión septiembre 240 . Santa Fe de Bogotá. Porrúa – UDUAL. 44. Gozaíni. 43. Rubinzal-Culzoni. Editorial Civitas. corregida y aumentada. 34. Fundap. 37. Presentación y edición al cuidado de Domingo García Belaunde. Porrúa. La Plata. UNAM. Domingo: Derecho Procesal Constitucional. 36. Presentación de Eduardo Ferrer Mc-Gregor y Rodolfo Vega Hernández. Eduardo: Estudios sobre Derecho Procesal Constitucional. 1992. 32. Penal y Constitucional. México. México. Buenos Aires. Porrúa e Instituto Mexicano de Derecho Procesal Constitucional. Ferrer Mac-Gregor. Héctor: Introducción al Derecho Procesal Constitucional. 2005. 2007. 33. México. 1988. Universidad de Belgrano. 2002. 2004. Nota Liminar de Joaquín Brage Camazano. Porrúa. Fix-Zamudio. Jesús: Derecho Procesal Constitucional. Eduardo: Compendio de Derecho Procesal Constitucional. Gumesindo: Introducción al Derecho Procesal Constitucional. Prólogo de Domingo García Belaunde. 1988. Peter: Nueve ensayos constitucionales y una lección jubilar. Osvaldo Alfredo: Derecho Procesal Constitucional. 2002. México.

Grijley. Rubén: Introducción al derecho procesal constitucional. Bogotá. 4 tomos. 1994. 2ª edición. J. Librería Editora Platense. Elvito: Derecho Procesal Constitucional. Protección de los derechos constitucionales. Rubinzal – Culzoni. Editorial Astrea. Lima. Néstor Pedro: Derecho Procesal Constitucional. 56. Zagrebelsky. 52. César: Teoría del Derecho Procesal Constitucional. Rey Cantor. 48. Editorial Juricentro. México. 58. 57. Zavaleta C. Landa Arroyo. Alejandro: Derecho Procesal Constitucional. Creamax. 49. 60. Sagüés. 1997. Buenos Aires. San José. La nueva edad de las garantías jurisdiccionales. 62. Editorial Manuel Cha Lu. Konrad-Adenauer-Stiftung – Adhoc. 4ª edición.L. César: Estudios sobre derecho procesal constitucional. México. Ara Editores.R. 59. 65. 2001. E. Derecho Constitucional Procesal y Derechos Humanos Procesales. Lima. Sagüés. Rey Cantor. Maier. 2002.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 47. Editora Grijley. 2006.. Lima. Edit. 2008. Lima. México. Biblioteca Porrúa de Procesal Constitucional. Hernández Valle. 2005. 63. 3ª edición.: Derecho Procesal Constitucional. 61. Prólogo de Julio B. Quiroga León. 54. Temis. 51. 1997. Panamá. María Mercedes: Derecho Procesal Constitucional de la Provincia de Santa Fe. 2006. Rodríguez Robles. Rodríguez Domínguez. Landa Arroyo. Manual teórico-práctico. Wilver der: Derecho Procesal Constitucional. 2006. Universidad Libre. 2006. Néstor Pedro: Derecho Procesal Constitucional. Money.I. 53. Seccional Cali. Elvito A. Lima. 1993. Buenos Aires. Rodríguez Domínguez. Augusto: Constitución y proceso. Córdoba. Gustavo: ¿Derecho Procesal Constitucional? Y otros ensayos de justicia constitucional. Buenos Aires. Logros y obstáculos. 55. Ernesto: Derecho Procesal Constitucional. Alfredo E. Palestra. Rubén: Derecho Procesal Constitucional. 1999. 2004.: Manual de Derecho Procesal Constitucional. 2005. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. 64. 1998. 2003. Aníbal: Derecho Procesal Constitucional y el Código Procesal Constitucional. Universidad de Panamá. Bogotá. Ediciones de la Docta. Ernesto: Introducción al Derecho Procesal Constitucional. Fundap. 2006. 2ª edición. Hernández Valle. Sagüés. Morello. Henao Hidrón. Sebastián: Derecho Procesal Constitucional panameño. 50. 240 241 . Trujillo. Torres Toro. 2001. La Plata. Néstor Pedro y Serra. Javier: Derecho Procesal Constitucional. Editorial Ciencia y Derecho.

14. Palestra. Mac Graw Hil. 1977. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. 28ª edición. Lima. Sagüés. AA. 1996. 1. Caamaño Domínguez. Cochabamba. La experiencia española. Gimeno Sendra.: Procesos constitucionales. Jorge Alejandro: Mecanismos constitucionales de protección al consumidor. 17.: Jurisdicción y procesos constitucionales. Pérez Tremps. Puyol Moreno. 242 . 2007. Rodhas Edit. 9. México. Lima. Editorial Colex. Madrid. 1997. Depalma. Rubio Llorente. Pablo: Derechos y garantías fundamentales. Amaya. 10. Centro de Estudios Constitucionales. 5. Memoria del I Congreso Mexicano de Derecho Procesal Constitucional. Buenos Aires. Ortecho Villena. 2000. magistratura y procesos constitucionales en América Latina. Comares. Monenilla Allaro. Editorial Colex. Madrid. Pedro y otros: Los procesos constitucionales. María Mercedes: Procesos y recursos constitucionales. Palestra. 2ª edición revisada y ampliada. Madrid. Madrid 1992. Madrid. 1996.. 1997. Francisco Javier: Diccionario de derechos y garantías procesales constitucionales. Cruz Villalón. Lima. 2004. Miguel: Jurisdicción constitucional y procesos constitucionales.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA B. 2006. Porrúa-UNAM. México. 2. Granada. 2006. Vicente. Mc Graw Hill. Buenos Aires. Serra. Néstor Pedro: El sistema de derechos. Madrid. Torres del Moral. Ignacio: Las garantías individuales. Pablo: Los procesos constitucionales. 3. AA. 1999. 6. 1991. La Ley. Manuel: Los derechos fundamentales y su protección jurisdiccional. Francisco: Jurisdicción y procesos constitucionales. Francisco y Jiménez Campo. Díaz Zegarra. 4. Mario: Los derechos humanos y su protección. Javier: Procesos constitucionales.. Pablo y Díaz Martínez. México. Dermizaky Peredo. 1992. 13. 2007. 2004. Eduardo Ferrer Mac-Gregor y Arturo Zaldícar Lelo de Larrea (Coordinadores). 16. Proceso constitucional.VV. 2 vols. Walter: Procesos constitucionales. 2004. Antonio. Montoro Puerto. 12. 7. 9° edición. McGraw Hill. 11. 15. Lima. Víctor Julio: Los procesos constitucionales y su jurisdicción. JUS. 8. Alzamora Valdez. Porrúa.VV. Editorial Alexander. Burgoa Orihuela.

: Justicia constitucional: el rol de la Corte Constitucional en el Estado contemporáneo. Actas de las XII Jornadas de la Asociación de Letrados del tribunal Constitucional. Domingo García Belaunde y Francisco Fernández Segado (Coordinadores). AA. 3.: Primer Seminario Latinoamericano sobre Justicia Constitucional. 10. 2006. AA. AA. 11.VV. AA. Nº 1 (segunda parte). 1997. 1988-1989.VV.: Desafíos del control de constitucionalidad. Memoria del VII Congreso Iberoamericano de Derecho Constitucional. Nº 1 (primera parte). 2000.VV. 2002. AA. 1996.VV. 2003. Año II. 8.VV. Eduardo Espín Templado y Francisco Javier Díaz Revorio (Coordinadores).VV. UNAM. 15. Víctor Bazán (Coordinador). Universidad de Jaén y Tirant lo Blanch. Juan Vega Gómez y Edgar Corzo Sosa (Coordinadores). Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. 1. México. Luis Aguiar de Luque y Pablo Pérez Tremps. 13. PUC. Valencia. Bogotá. AA. Consejo General del Poder Judicial. 7. Editorial Dykinson. 2002.: Veinte años de jurisdicción constitucional en España . Tribunal Constitucional. Bogotá.: La jurisdicción constitucional en Iberoamérica.: La jurisdicción constitucional en Iberoamérica.VV.VV. Tribunal 242 243 . Madrid. AA. 1984.VV. Lima. México. Universidad de Externado. Gobierno del Estado de Coahuila – Fundap.VV. 9. AA. 2006.: La aplicación jurisdiccional de la Constitución. AA.: La justicia constitucional en Bolivia 1998-2003.: Tribunales y justicia constitucional. Andrés Bordalí Salamanca (Coordinador). Sucre. La Revista de Derecho. Ricardo Sanín Restrepo (Coordinador).: La justicia constitucional en las entidades federativas. 16. Universidad Javeriana – Legis Editores.VV.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA C. Gerardo RuízRico-Ruíz (Editor). Jurisdicción constitucional y control constitucional.: Sobre la Jurisdicción Constitucional. México.: Justicia constitucional y derechos fundamentales.VV.VV.Tirant lo Blanch. AA.: Instrumentos de tutela y justicia constitucional. Memoria del VII Congreso Iberoamericano de Derecho Constitucional. II Coloquio Iberoamericano de Derecho Constitucional. 2002.: La justicia constitucional en el Estado democrático . Eduardo Ferrer Mac Gregor y Rodolfo Vega Hernández (Coordinadores).: El futuro de la justicia constitucional.: Justicia constitucional local. Valencia.VV. Santiago de Chile. Tirant lo Blanch. 2. Porrúa. Año III. 2006. 14. 6. Valencia. 12. AA. AA. AA. Buenos Aires.VV. México. 1990. AA. Santiago. Eduardo Ferrer Mac-Gregor y Manuel González Oropeza (Coordinadores). 1997. Aníbal Quiroga León (Coordinador). AA. 2003. 4.VV. 5. Cortes de Castilla-La Mancha . Ediciones ciudad argentina. Lexis-Nexis. AA.

Editorial Alexander. Madrid. Javier Tajadura y José de 18. Italia y Portugal. (Justicia Constitucional. Cochabamba. Brewer-Carías. Dermizaky Peredo. Marc: Tutela de los derechos fundamentales por los tribunales los Estados Unidos. 7 Tomos. 244 . 2004. AA. Atienza. Jesús Orozco Henríquez y Rodolfo Vásquez. Araúz. Instituto Nacional de Administración Pública. Alberto: Jurisdicción y procedimientos ante la Corte Suprema de de las experiencias de Alemania. Pablo: Justicia constitucional y Estado de Derecho. Bianchi. Buenos Aires. 21. Constitucional y Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. Brewer-Carias. Madrid. La aplicación de la ley 62/1978 de protección de los derechos fundamentales de la persona.: Estado de Derecho y control judicial. 2 tomos.: Instituciones Políticas y Constitucionales. Presentación de Miguel Carbonell. Buenos Aires. 25.VV. Heriberto: Panorama de la justicia constitucional panameña. Ahumada Ruíz. Ábaco. Coahuila. 2ª edición. contencioso-administrativo y derecho de amparo). Tlaxcala y Chiapas. Mauro: La Justicia Constitucional. Análisis de los mecanismos procesales que hoy emplea la Corte argentina. Madrid. Thomson-Civitas. España. México. 28. Manuel y Ferrajoli. UNAM. Universal Books. Panamá. 2002. (Estudios de Derecho Comparado). 1987. Alberto: Control de constitucionalidad. Editorial Jurídica Venezolana y Universidad Católica de Táchira. 1996. 20. 2008.: Justicia Constitucional y Unión Europea Un estudio comparado Miguel (coordinadores). México. 29. 2007. democracia y control. 1987. 2005. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Prólogo de Antonio Torres del Morral. Manuel: Constitución. Francia. UNAM. Caracas – San Cristóbal.. Alcalá de Henares-Madrid. 31. César: Ensayos de justicia constitucional en cuatro ordenamientos de México: Veracruz. Universidad Católica de Santa María – LPG Edit. 2° edición. Aragón Reyes. Boletín Oficial del Estado. 27.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 17. 1994. Allan R. Austria. México. UNAM. Ábaco. Cizur Menor. Brewer-Carías. Luigi: Jurisdicción y argumentación en el Estado Constitucional de Derecho. 2005. Jorge Luis: El control constitucional en el Perú. 2003. 3ª edición. 23. Cappelletti. 24. Bianchi. Prólogo de Luciano Parejo Alfonso. Marian: La jurisdicción constitucional en Europa. México. UNAM. Allan: La justicia constitucional (Procesos y procedimientos constitucionales). Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. 30. México. 2007. 22. 26. Carrillo. Allan R. Arequipa. 2001. ordinarios. 2005. 1995. Astudillo Reyes. 19. Cáceres Arce. 2004.

36. Osvaldo Alfredo: La justicia constitucional. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Eloy: Jurisdicción Constitucional. Estudios Políticos y Constitucionales. 39. 2005. 2002. González Rivas. 48. Francisco: La jurisdicción constitucional en América Latina. Impartición de Justicia y Debido Proceso. Panamá. Ara Editores. Prólogo de Domingo García Belaunde. Mexico. 2003. IEPI. 43. México. 44. proceso y Tribunal Constitucional. con estudio introductorio de J. Francisco: La jurisdicción constitucional en España. 37. Fernández Segado. 2004. Montevideo. Rubén: Escritos sobre justicia constitucional. Madrid. México. la descentralización y las libertades. 40. 47. 45. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. Dykinson – Konrad Adenauer. 2006. Madrid. 2004. Humberto: La jurisdicción constitucional y los tribunales constitucionales en Sudamérica en la alborada del siglo XXI. 41. la progresiva convergencia de los sistemas americano y europeokelseniano. Fernández Rodríguez. México. 38. 2005. Madrid. 2000. 1997. México. Fernández Segado. Garantías. Centro de 244 245 . Ferreres Comella. 1997. 2002. 2001. La ley número 1836. Hernández Valle. 2005. Pablo: Escritos sobre justicia constitucional. Juan Francisco: Constitución y Justicia Constitucional. Lucio: Ensayos sobre justicia constitucional. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Pegoraro. 46. 42. 1994. González Montenegro. Víctor: Justicia Constitucional y Democracia. Dykinson. Tecnos. Nogueira Alcalá. Ingranusi. Lima. Traducción de Marcela Anzola Gil.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 32. Pérez Tremps. Fernández Segado. Francisco: La justicia constitucional ante el siglo XXI: Espinosa-Saldaña Barrera. Brage Camazano y prólogo de P. Häberle. Depalma. del 1º de abril de 1998. Madrid. Gozaíni. 1984. 35. Guatemala. Publicación de la Corte de Constitucionalidad. Francisco: La jurisdicción Constitucional en Bolivia. Prólogo de Héctor Fix-Zamudio. Juan José: Análisis de los sistemas de jurisdicción constitucional. México. Hesse. Lösing. del Tribunal Constitucional. 2002. Biblioteca Jurídica Diké. Flores Juárez. 2002. traducción de Joaquín Brage Camazano. 33. UNAM. Buenos Aires. Presentación de Francisco Eguiguren Praeli. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. UNAM – Corte de Constitucionalidad de Guatemala. Fernández Segado. 34. Peter: Estudios sobre la jurisdicción constitucional (Con especial referencia al Tribunal Constitucional alemán). Norbert: La jurisdiccionalidad constitucional en Latinoamérica. Madrid. Rigoberto: Los desafíos de la justicia constitucional panameña. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Medellín. Konrad y Häberle. José Julio: La Justicia Constitucional europea en el siglo XXI.

Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. México. 1. UNAM. 2005. Rolla. Madrid. México. Palomino Manchego y Epílogo de Joan Oliver Araujo. Giancarlo: Justicia Constitucional y Derechos Fundamentales. Rubio Llorente. Luis: Justicia Constitucional y Derechos Fundamentales. 1998. Estado democrático y justicia constitucional. 58. Grijley – Universidad Inca Garcilaso de la Vega. Madrid. Universidad de Guadalajara. Tecnos. 51. 1992. Barragán Barragán. Francisco: Elementos de jurisdicción constitucional.VV. 50. Liminar de Luis Cervantes Liñán. Una decisión histórica para la justicia constitucional. 2006. Francisco y Jiménez Campo. 2ª edición. D. Cochabamba. 59. Editorial Trotta. Diego: El control del poder. Desarrollo histórico de la justicia constitucional. UNAM. Madrid. José Antonio: Jurisdicción Constitucional. 2º edición. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. 53. Madrid. Presentación de Domingo García Belaunde.: Marbury contra Madison. Valadés. Mac Graw Hill. Estudio preliminar de Teresa Freixes Sanjuán. México. México. 54. Roberto: El valor de la Constitución. Lima. Pizzorusso. Barragán Barragán. 2000. Luis Fernando: Control constitucional y derechos humanos. 56. 1981. Universidad Central de Chile. Santiago. Javier: Estudios sobre jurisdicción constitucional. 1998. Madrid 1994. Palestra. Martín: La jurisprudencia del Tribunal de Garantías Constitucionales de la II República Española. México. 2004. Kipus. Centro de Estudios Constitucionales. Blanco Valdés. José: Algunos documentos para el estudio del origen del juicio de amparo: 1812-1861. Tocora. Rolla. Ediciones Librería del Profesional. José: Formación de la Constitución y jurisdicción constitucional. Bogotá. Alessandro: Justicia. 2002. Rivera Santibáñez. 2 tomos. Madrid. Lima. 2002. 2005. Zúñiga Urbina. AA. Prieto Sanchís. José: Algunas consideraciones sobre los cuatro recursos de amparo regulados por las Siete Partidas. 2ª edición. Dominique: La Justicia Constitucional en Europa. Rousseau. 5. 1998. 2003. Giancarlo: Garantía de los derechos fundamentales y justicia constitucional. Constitución y Pluralismo. 52.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 49. 57. 2. 3. 1987. Giancarlo: Derechos fundamentales. 6. Acosta Sánchez. Estudio Preliminar de José F. Bassols Coma. 2002. 2008. 246 . David Cienfuegos Salgado (Coordinador). México. El Colegio de Guerrero – Editora Laguna. 55. Rolla. UNAM. Alianza Editorial. 4. Edit.

2000. 5ª reimpresión. Gabriel Maura y Gamazo. selección. D. 2ª edición. Jorge: Antología de Manuel Crescencio Rejón pionero del juicio de amparo mexicano. Antecedentes novohispanos del juicio de amparo. A. Abel: Amparo judicial. El caso Kot y su implicancia en la jurisprudencia. 23. Sr. 1963. en su esencia. González Oropeza. Zaragoza. Depalma. 1968. 1994. 1971. El Colegio de México. Madrid. 17. Una contribución de las Américas a la ciencia política . 10. Manuel: Los orígenes del control jurisdiccional de la Constitución y de los Derechos Humanos. Carlos: La vida pasional e inquieta de don Manuel Crescencio Rejón. Fairén Guillén. 20. 13. Fix-Zamudio. Reus. México. El constitucionalismo europeo y americano en sus documentos. Prólogo del Excmo. Grant. 18. Hamilton. 1937. Fondo de Cultura Económica. México. 1967. 1976. 1926.: Mariano Otero. 1961. Imprenta de Francisco Bonet Navarro: Ángel: Procesos ante el Justicia de Aragón. Víctor: Antecedentes aragoneses del juicio de amparo. J. UNAM. y reglas para decidir conforme a la naturaleza de cada uno. OGS. Comisión Nacional de Derechos Humanos. Palestra. Jorge F. Carlos: La Constitución y libertades de Aragón y el Justicia Mayor. 1972. Lima. 16. Buenos Aires. 2003. Porrúa. Otero. 246 247 . Mariano: Obras. Editora Cultura. y Jay. Lerin Valenzuela. Zaragoza. 1982. 22. Héctor: Veinticinco años de evolución de la Justicia Constitucional (1940-1965). 19. A. Juan Francisco: Ilustración a los quatro procesos forales de Moreno. Díaz Revorio. Jesús: Los fueros de Aragón. La Ripa. López De Haro. Lalinde Abadía. 15. comentarios y estudio preliminar de Jesús Reyes Heroles. 2 tomos.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 7. Fondo de Cultura Económica. 2004. Houssay.. 8. Madrid. 12. Echánove Trujillo. Pedro: La formación del sistema europeo de control de constitucionalidad. México. 1941. 21. J. Aragón: orden de proceder en ellos según el estilo moderno. F. 1987.: El control jurisdiccional de la constitucionalidad de las leyes. Zaragoza. Librería General. México. México. Gaxiola. México. Traducción de Gustavo Velasco. Puebla. Madison J. Centro de Estudios Constitucionales. 9. 11. Recopilación. creador del juicio de amparo.: El Federalista. México. México. Andrés: El amparo colonial y el juicio de amparo mexicano. 14. Javier: Textos constitucionales históricos. 1764. UNAM. Lira González. Cruz Villalón. UNAM. México. Guara.

Madrid. Cuéllar. Joaquín: Soberanía y reforma constitucional en las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812. 28. Oviedo. Ignacio y otros: Recurso de amparo. Reyes. 5ª reimpresión. Ignacio: Obras completas. Compañía Iberoamericana de Publicaciones. Madrid. Vallarta. Edial. 27. Lima. Porrúa. 2004. 34. Faustino José: Apuntes para la historia del juicio de amparo. Traducción y Prólogo de Miguel Carbonell. 38. México. Grijley. 2003. México. 29. Lima. 1987. Madrid. México. 31. Rosa María: El Tribunal de Garantías en la Segunda República española. Lima. José Luis y Martínez Martínez. Tocqueville. Reyes. Barcelona. 1981. Faustino José: Fuentes para la historia del juicio de amparo.VV. México. Varela Suances. Traducción de Luis R. Recursos de inconstitucionalidad y amparo. José Luis: Evolución de la Ley de Amparo. Rodolfo: El juicio de amparo de garantías en el derecho constitucional mexicano. Asociación Peruana de Derecho Constitucional – Grijley. AA. Palomino Manchego. Reyes. 1982. Rodolfo: Ante el momento constitucional español. 2. Soberanes Fernández. Universidad de Oviedo. Alzamora Silva. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. 1916. 2003. Lizardo: Estudios constitucionales. 1879. Madrid. 32. Imprenta de Francisco Díaz de León. Lima. Rodolfo: La defensa constitucional. UNAM. 33. Porrúa. 2004. Cuadernos de la 248 . E. Cultural Cuzco. México.: La Constitución peruana de 1979 y sus problemas de aplicación . Porrúa. 1980. El juicio de amparo y el writ of habeas corpus. México. 1. Zagrebelsky. 26. Asociación Peruana de Derecho Constitucional.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 24. Alexis de: La democracia en América. 1931. Tomo V. 1987. Fondo de Cultura Económica. 1994. 37. Bosch. Madrid. 1934. 36. Gustavo: Historia y Constitución. Soberanes Fernández. Presentación y edición al cuidado de Domingo García Belaunde. Varela Suances. Espasa-Calpe. Inteligencia del artículo 14 de la Constitución Federal. 1998. José F. 30. 2002. José Luis y Martínez Martínez. Establecimientos topográficos de Jaime Ratés. 35. Soberanes Fernández. 25. Mínima Trotta. Jorge: Documentos constitucionales de la historia universal. Ruíz Lapeña. Vallarta.: Los orígenes de los tribunales constitucionales en Iberoamérica (1931-1979). Ejemplos y experiencias americanas. Desarrollo histórico de la jurisdicción constitucional en el Perú. Francisco Eguiguren Praeli (Coordinador). Joaquín: Textos básicos de la historia constitucional comparada. Rendón Vásquez. 2005.

: Código Procesal Constitucional Comentado. Juan Bautista y Palomino Enríquez. José: Historia de las Constituciones nacionales (18121979). Proceso Contencioso Administrativo y derechos del administrado. 10. Jurista Editores. 2006. Cáceres Arce. Abad Yupanqui.VV. Título III Proceso de Amparo. Lima. Domingo: Las constituciones del Perú. acción de amparo. Hábeas Corpus y Amparo. Trujillo. Borea Odría. Lima. 2° edición. Daniel: Los mecanismos iniciales de defensa de la Constitución en el Perú: El poder conservador y el Consejo de Estado (1839-1855). 2 Tomos. PUCP. 1. Bardelli Lartirigoyen. Legislación Vigente de los Procesos Constitucionales en el Perú. Arroyo. Espinosa-Saldaña Barrera. 2. Jorge Luis: La Constitución de Cádiz y el Constitucionalismo Peruano. Código Procesal Constitucional del Perú. 4. 2005. 5. hábeas data. 1998. Valle Riestra. Pareja Paz-Soldán. Tesis. García Belaunde.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 3. 9. Título Preliminar. 2004. Normas 5. 4. 1989. Presentación de César Landa 248 249 . Lima. 1993. Castillo Córdova. H&A Editorial. Lima. Lima. Lima. Palestra. Lima. I. Editorial Fe de Erratas. Lima.Tribunal Constitucional.VV. 1997. F. 2005. Lima. Exposición de Motivos. Editorial Labrusa. García Belaunde.: Introducción a los procesos constitucionales. Eddili. Hugo: El 6. Edit. 3ª edición. Estudio analítico del Título Preliminar. Arequipa. acción de cumplimiento. Eloy: Código Procesal Constitucional. Título II Proceso de Hábeas Corpus. 7. 1986. 3. Lima. WG editores. 2007. PUC. Fondo Editorial de la Universidad de San Martín de Porres. 6. Legales. Soria Luján. 2007. 2004. Javier: El Tribunal de Garantías Constitucionales. AA. Lima. Colección Jurídica. Lima. Comisión Andina de Juristas: Garantías Constitucionales. Universidad de Piura y Ara editores. Presentación de Domingo García Belaunde. 8. Lima. Estudio Introductoria. Luis: Comentarios al Código Procesal Constitucional. Centro de Estudios Constitucionales . Alberto: Evolución de las garantías constitucionales: hábeas corpus. T. AA. Comentarios al Código Procesal Constitucional. El caso de los votos nulos y blancos. CAJ. 11. Prólogo de Oscar Urviola. Dictámenes e Índice Analítico. 2000. Título I Disposiciones Generales. García Belaunde. El Código Procesal Constitucional. 2005. Samuel y otros: Código Procesal Constitucional. Domingo: Teoría y práctica de la Constitución peruana . 2008. Adrus. Domingo: Las constituciones del Perú.

Buenos Aires. 1998. 1996. 1984. 12. Instituto de Estudios Fiscales. 8. Cardozo. Magistratura constitucional. 250 .: Las tensiones entre el Tribunal Constitucional y el legislador en la Europa actual. 28946. 10. Celotto. Editorial Civitas. Buenos Aires. 2002. 14.VV. Luis: El Tribunal Constitucional y su dinámica jurisprudencial. 4. 2005. Ediar. 3. Ediar.VV. AA. Bercholc. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. 1. México. Bogotá. Sebastián: La Corte Suprema en el sistema político. Ediar. 3 tomos. Centro de Estudios Constitucionales. Camara Villar. Madrid.: El juez y la magistratura (Tendencias en los albores del siglo XXI). 2006. 2007. 8. 2006. 1984. 7. Centro de Estudios Constitucionales. 9.VV. Ediciones Jurídicas Gustavo Ibáñez. 2008. Traducción de Victoria Cisneros y Leonel Pereznieto Castro. 1999. Caballero Sierra. Lima. Carlos: Exégesis del Código Procesal Constitucional. La Corte Constitucional en Italia. Carbonell. Cappelletti. 1987. 11. Traducción de Luis Aguiar de Luque y María Gracia Rubio de Casas. AA. Gutiérrez. 2005. MFC Editores. Gregorio: Votos particulares y derechos fundamentales en la práctica del Tribunal Constitucional español (1981-1991). México. 16. Miguel: ¿El tercero ausente? Escritos sobre el Poder Judicial. Gaspar: Corte Constitucional y legislador: contrarios o complementarios. Buenos Aires. 6. Germán: La Corte Suprema. AA.: Tribunales Constitucionales europeos y derechos humanos. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Madrid.: Tribunales Constitucionales europeos y derechos fundamentales. 15. Benjamín Nathan: La función judicial. Rubinzal-Culzoni. Madrid.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 7. 5. Lima. 1985. Eliseo Aja (Editor). Pereznieto Editores. Bidart Campos. Traducción de Samuel Amaral. Alfonso: La Corte Constitucional en Italia (Para una mejor defensa de la Constitución en un sistema mixto de control de constitucionalidad de la normatividad infraconstitucional). Madrid. Celotto. Barcelona. Alfonso: El Derecho juzga a la política. Bachof.: El Tribunal Constitucional. Mauro: La responsabilidad de los jueces. G. AA. Gaceta Jurídica. Otto: Jueces y Constitución.VV. La Plata. Mesía Ramírez. Palestra. Gustavo: Todo sobre el Código Procesal Constitucional: Con las reformas de la Ley No. 1981. México. 2. Jorge y Sancari. Ariel. 1993. Lima. AA.VV. Madrid. 1994. Castillo Córdova. Buenos Aires. 13. Ministerio de Justicia. El Tribunal de las Garantías Constitucionales. Librería Editorial Platense. 2004.

José Ángel: Naturaleza Jurídica del Tribunal Constitucional. 23. Madrid. Braulio: La politización de la justicia.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 17. Roberto: La justicia frente al gobierno. González-Deleito Domingo. Palestra. 2007. 2003. 22. Landa Arroyo. Madrid. 1971. César: Tribunal Constitucional y Estado Democrático. 3ª edición. UNAM – Porrúa. Prólogo de Héctor Fix-Zamudio. Louis: Los Tribunales Constitucionales. Buenos Aires. 2000. Barcelona. México. Carlos: La Suprema Corte de Justicia de la Nación como Tribunal Constitucional. Ferrer Mac-Gregor. 1980. Eduardo: Los Tribunales constitucionales en Iberoamérica. Gonzáles-Trevijano. Tecnos. Dykinson. Centro de Estudios Constitucionales. 2000. Fondo de Cultura Económica. 24. Ediciones Jurídicas y Sociales S. 20. 29. García Belaunde. análisis de sentencias y líneas jurisprudenciales y teoría del derecho. Madrid. 250 251 . Marcial Pons. Francisco Javier: El Voto Particular. Lima. Eguiguren Praeli. Una visión contemporánea. Barcelona. 31. Ariel. Favoreau. 1985. 28. 21. Héctor: Los tribunales constitucionales y los derechos humanos. México. Ediciones Uniandes y Legis. Pedro J. Mena Adame. Andrés y Diez-Picazo Giménez.: Las obligaciones básicas de los Jueces. 1996. 1998. 30.. 1994. del precedente constitucional. Organización y funcionamiento. Konrad-Adenauer-Stiftung – CIDELA. 1996. Marín. Ignacio: Tribunal Constitucional. Hernández Marín. Ezquiaga Ganuzas. 2000. Hughes.A. Interamericana – Mc Graw Hill. Gargarella. 19. 33. Fix-Zamudio. jurisdicción ordinaria y derechos fundamentales . 32. La designación de los Magistrados del Tribunal Supremo (1836-1881). 18. 2ª edición. Domingo: El Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales de Cuba (1940-1952). 2005. López Medina. Navarra. Madrid. Editorial Aranzadi. 2002. Bogotá. Porrúa. Díaz Sampedro. Estudio Introductorio de Juan Igartua Salaverría. Lima. 27. Universidad Nacional Mayor de San Marcos – Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional. 1990. 2005. Sobre el carácter contramayoritario del Poder Judicial. Barcelona. Francisco: Los Tribunales Constitucionales en Latinoamérica. México. Traducción de Roberto Molina Pasquel y Vicente Herrero. México. 2ª edición. Nicolás: Tribunales Constitucionales. 26. Fundap editores. Diego Eduardo: El Derecho de los jueces: obligatoriedad De la Oliva Santos. 25. Ariel.: El Tribunal Constitucional. 2002. Traducción de Vicente Villacampa. Charles Evans: La Suprema Corte de los Estados Unidos. Editorial Ariel. R. Madrid-Barcelona.

Eduardo Ferrer Mac-Gregor (Coordinador). Editorial Tecnos. 2005. Montero Aroca. Facultad de Derecho. 1. Juan. (Ensayos-jurisprudencia). 44. Javier: Tribunal Constitucional y división de poderes. 35.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 34. Pérez Tremps. 2. 39. 1967.: División de poderes e interpretación. Tecnos. Francisco: La Corte Constitucional italiana. Francisco: Escritos sobre y desde el Tribunal Constitucional. Pérez Gordo. 41. Lima. Sáchica. Madrid. Hacia una teoría de la praxis constitucional. Javier: El Consejo Constitucional francés. 45. JuanLuis. Bogotá. Stammler. Luis Carlos: La Corte Constitucional y su jurisdicción. Pérez Royo. Sandra: La Corte Constitucional: un papel institucional por definir. Asís Roig. Editora Nacional. 7ª edición. La Laguna. AA. Editorial Temis. Rubio Llorente. Madrid.: Interpretación Constitucional. Edición de la Academia Colombiana de Jurisprudencia. Trujillo Fernández.VV.VV. Traducción de Emilio F. 3. Gumersindo: El Tribunal Constitucional italiano: Aspectos sociopolíticos de su proceso configurador. Tomás y Valiente. Madrid. 252 . 1966. 37. Ortells Ramos. Centro de Estudios Constitucionales. CAJ. Bogotá. La decisión judicial desde el Ordenamiento. 40. AA. 2001. Alberto: Derecho jurisdiccional. Patricia: La “Autonomía Procesal” del Tribunal Constitucional. 1995. Madrid. Pardo Falcón. 38. Rafael de: Jueces y normas. México. México. Madrid. La jurisdicción constitucional en la quinta república. 42. Thomson –Civitas. AA. 1993.: Derechos fundamentales e interpretación constitucional. 3 tomos. 1997. Barcelona. H. Morelli Rico. 1990. Manuel. Bogotá. 4. Madrid. 46. Madrid. 1982. Javier: La Corte Constitucional y el control de constitucionalidad en Colombia. Alfonso: El Tribunal Constitucional y sus funciones. Marcial Pons. Tobo Rodríguez. 1974. 1988. 1985. Universidad Central de Venezuela. Camus. 2003. Ediciones Jurídicas Gustavo Ibáñez. Rudolf: El juez. 1993. Bosch. CEC. Caracas. Bosch. 43. Pablo: Tribunal Constitucional y Poder Judicial. Montón Redondo. Gómez Colomer. 1997. Anales de la Universidad de La Laguna. Centro de Estudios Constitucionales. 36.VV. Barcelona. Porrúa. Antonio López Pina (Editor). Interpretación constitucional. 1996. 1987. Rodríguez-Patrón.

Raúl: Interpretación constitucional y fórmula política. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. Flores. 2007. Francisco Javier: Valores superiores e interpretación constitucional. Germán: La interpretación y el control constitucionales en la jurisdicción constitucional. Díaz Revorio. 2000. Instituto de Derechos humanos Bartolomé de las Casas. Carlos: El principio de proporcionalidad y los derechos fundamentales. Lima. María Luisa: Interpretación de la Constitución y ordenamiento jurídico. María Sandra: Interpretación constitucional. 2ª edición. Madrid. Análisis doctrinario y jurisprudencial. Vittorio: Teoría de la interpretación jurídica. Madrid. Manuel: El Derecho como argumentación. Civitas. 2001. 1997. Editorial Comares. Interpretación. 7. 11. Enrique Alonso: La interpretación de la Constitución. Prólogo de Raimundo Salelles. 2006. Buenos Aires. 1997. Tecnos. Prólogo de Peter Häberle. 1988. Bernal Pulido. 21. Luján Túpez. Manuel y Zavaleta Rodríguez. 2004. Madrid. Ariel. Palestra. Granada. Róger: Razonamiento judicial. Bidart Campos. Javier: El debate sobre el control de constitucionalidad en los Estados Unidos. Editorial Mediterránea. 1987. 2003. Frosini. Madrid. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 5. Castillo Alva. Instituto Vasco de Administración Pública. Bork: una polémica constitucional. Córdoba. Madrid. 1990. 12. Miguel: Originalismo e interpretación. Civitas. 8. Concepciones de la argumentación. 17. Buenos Aires. 15. Dykinson. Francisco Javier: La argumentación en la justicia constitucional española. Ezquiaga Ganuzas. 20. Beltrán. 16. 252 253 . Serie derechos y garantías Nº. ARA Editores. 18. 14. Canosa Usera. José Luis. argumentación y motivación de las resoluciones judiciales. 1989. 2004. Balaguer Callejón. Madrid. 9. García. Dworkin vs. 11. Gény. 6. Juan: El principio de razonabilidad. María Luisa: La interpretación de la Constitución por la jurisdicción ordinaria. François: Método de interpretación y fuentes en derecho privado positivo. Del debido proceso sustantivo al moderno juicio de proporcionalidad. 19. Atienza. Francisco Javier: La “Constitución Abierta” y su interpretación. Bogotá. 1997. Lima. Díaz Revorio. Dorado Porras. 13. 10. Estudio preliminar de José Luis Monereo Pérez. Ediar. Una polémica sobre la interpretación constitucional. Madrid. Editorial Temis. Centro de Estudios Constitucionales. Madrid. 1984. Balaguer Callejón. Oñate. Universidad Carlos III de Madrid. 1987. Centro de Estudios Constitucionales. 2ª edición. Universidad AustralEditorial Ábaco de Rodolfo Palma. 2006 Cianciardo. Barcelona.

Madrid. Jerzy: Constitución y teoría general de la interpretación jurídica. 33. 1997. Wolfe. México. Abeledo-Perrot. Rosario. 2000. 2005. Bogotá. José M. Homenaje a Karl Loewenstein. Moreso. La Fuente Balle. 25. 2000. Juris. Linares Quintana. María Concepción: Interpretación y Derecho. Madrid. Monroy Cabra. La Ley. Luis: Ideología e interpretación jurídica. 30. 38. Editorial Jurídica Chile. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. 34. Peralta. Madrid. Pablo: Teoría de la interpretación jurídica. Tecnos. México. México. 27. Barcelona. Madrid. Isabel: La interpretación jurídica en la teoría del Derecho contemporánea. Buenos Aires. Una alternativa a los conflictos de derechos .BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 22. Luis: Nueva filosofía de la interpretación del Derecho. José Juan: La indeterminación del derecho y la interpretación de la Constitución. 36. 2001. 1994. Madrid. 1987. 23. 28. Librería Ediciones del Profesional. 1995. Depalma. Olano García. Edit. 1999. 39. Serna. 2006. 1998. Recaséns Siches. 37. Wróblewski. 1991. Buenos Aires. Rodríguez Grez. 26. Palestra-Temis. 32. Pedro y Toller. 2007. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. 1991. 254 . Christopher: La transformación de la interpretación constitucional. 2005. Fernando: La interpretación constitucional de los derechos fundamentales. Hernán Alejandro: Interpretación y neoconstitucionalismo. Ricardo Alejandro: Interpretación judicial de la Constitución nacional. Segundo V. Civitas. Madrid. 2ª edición. Fondo de Cultura Económica. Gimeno Presa. Ramón: La interpretación del ordenamiento jurídico conforme a la Norma Fundamental del Estado. 2007. 2ª edición. Buenos Aires. 41. Traducción de Marina Gascón y Miguel Carbonell. Guastini. Néstor Pedro: La interpretación judicial de la Constitución. Vattimo. Prieto Sanchís. 35. Vigo. Editorial Colex. Ricardo: Estudios sobre la interpretación jurídica. Marco Gerardo: La interpretación constitucional. Con la colaboración de Antonio Castagno.: Tratado de interpretación constitucional. civitas. Luis: Interpretación jurídica y creación judicial del Derecho. 40. Santiago de Chile. Prieto Sanchís. 1956. Lifante Vidal. 1993. Lima-Bogotá. Rodolfo: Interpretación Constitucional. 31. Abeledo-Perrot. Terrile. 24. Buenos Aires. Gianni: Ética de la interpretación. 2000. 2001. 29. Paidos. Universidad Externado de Colombia. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. Servicio de Publicaciones de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense.: La judicialización de la interpretación constitucional. Bogotá. Sagüés. Madrid. 2 Tomos.

Mc Graw Hill. Bogotá. 2008. Wróblewski. Taruffo. 2002. 1ª reimpresión. Franklin J. Marcial Pons – Ediciones jurídicas y sociales. 2007. 3. Introducción de Ada Pellegrini Grinover. 2001.VV. 1995. procesal. 4. Castillo Alva. jurisprudencial y comparado. Michele: Sobre las fronteras. colectivos e individuales homogéneos. 2003. Hacia un Código modelo para Iberoamérica. Lima. 9. Grández Castro (Coordinadores). Madrid. Presentación de Roberto Berizonce. 2007. Civitas. México. 1.VV. 2. constitucional. 10. Madrid. Raúl: El valor de las sentencias del Tribunal Constitucional. AA.: La jurisprudencia constitucional como fuente del Derecho. México. AA. Precedente vinculante. 7. 5. Javier: La lucha por la Constitución. 3. Lima. PRIMERA PARTE LOS PROCESOS CONSTITUCIONALES DE LA LIBERTAD I. 2002. Porrúa e Instituto Iberoamericano de Derecho Procesal. 1993. Tarazona Navas. Luis: El precedente judicial y el precedente constitucional. Antonio Gidi 2. Edgar Carpio Marcos y Pedro P. Distribuciones Fontamarra. 6. Buenos Aires. Escritos sobre la justicia civil. Tecnos. Centros de Estudios Políticos y Constitucionales.Barcelona. 254 255 . Prólogo de Zenon Bankowski y Neil Maccormick. Las teorías del Fundamental Law en la Inglaterra del siglo XVII. Temis. 2005.: La tutela de los derechos difusos. José Luis y Castillo Córdova. Madrid.: Estudios al Precedente Constitucional. Madrid. 2001. Dorado Porras. Marina: La técnica del precedente y la argumentación racional. Jerzy: Sentido y hecho en el Derecho. Moral Soriano. Magaloni Kerpel. A. Editorial Leyer.: Las acciones colectivas. 1. AA. Análisis conceptual. Iturralde Sesma. Madrid. IEAL. Moreno Millán. y Eduardo Ferrer Mc-Gregor (Coordinadores). Victoria: El precedente en el common law.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 42. ARA Editores. Traducción de Francisco Javier Ezquiaga Ganuzas y Juan Igartua Salaverría. Bogotá. Bocanegra Sierra. Palestra. 2003. Ediciones Doctrina y Ley. Lexis-Nexis. Ana Laura: El precedente constitucional en el sistema judicial norteamericano. 2006. Gascón Abellán. 1982. 8. Cuestiones generales. Leonor: El Precedente Judicial. Bogotá. Madrid . Julio Alberto: El imperio de la Constitución y del precedente constitucional.VV.

6. 1989. Martín: Las acciones colectivas. Imprenta Universitaria. Ediar. Dykinson. La Plata. Ara Editores. Bosch. 2005. Andrés: Neoconstitucionalismo y derechos colectivos. Lexis-Nexis. Librería Editora Platense. Calamandrei. México. 1992. Prólogo de Eduardo Couture. Colex. 2007. 11. 256 . Prólogo de Francisco Rubio Llorente. Leandro J. Barcelona. 19. Corte Interamericana de Derechos Humanos). Cuadernos de análisis y crítica a la jurisprudencia constitucional Nº. Porrúa. 13. Nino. García de Enterría. Silguero Estagnán. 1995. constitucional. 2008. Análisis conceptual. Joaquín: La jurisdicción constitucional de la libertad México. 1. Giacomette Ferrer. Colección de Derecho Procesal Constitucional. 18. 17. procesal. Gustavo. 5. Joaquín: La tutela de los intereses colectivos a través de la legitimación de los grupos. Javier: Las medidas cautelares en los procesos ante el Tribunal Constitucional. B. Sevilla Moreno. Vallefín.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 4. (Teoría general. Civitas. Gozaíni. México. jurisprudencial y comparado. 8. 7. Martín de la Vega. Pérez Gordo. Lima. 2008. Maurino. Ezequiel y Sigal. Torres Muro. 1961. 9. Estudios sobre el hábeas corpus. Ignacio: La legitimación en los procesos constitucionales. México. Madrid. Reus. Luis Castillo Córdova (Coordinador). 2ª edición. 2005. Bogotá. 10. Madrid. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Palestra. 2006. 12. Derecho comunitario europeo y proceso contencioso-administrativo español. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Carlos A. 15. Universidad Externado de Colombia.: La legitimación en las acciones de interés público. Augusto: Estudios sobre la eficacia de la sentencia constitucional. Madrid. 14. 16. Mauro: La Jurisdicción Constitucional de la libertad. Proceso de hábeas corpus. Madrid. 05. 1995. Argentina. Buenos Aires.: La tutela colectiva de derechos individuales homogéneos. Ana: La prueba en los procesos constitucionales. Vecina Cifuentes. 2005. México. 2005. Gil Domínguez. Civitas. Piero: Introducción al estudio sistemático de las providencias cautelares. 2005. Brage Camazano. Madrid. Ignacio: La protección de las libertades públicas contra la vía de hecho administrativa. Giannini. Osvaldo Alfredo: Los problemas de la legitimación en los procesos constitucionales.VV. 2007. AA. 1993. Lexis-Nexis. 2002. Eduardo: La batalla por las medidas cautelares.: En defensa de la libertad personal. Alfonso: Los actos defectuosos y su subsanación en el proceso constitucional. Buenos Aires. Cappelletti. Buenos Aires. Lima.

Herrero. 10. Luigi: Derecho y razón. J. Editores del Puerto. 256 257 . Silva Meza. PUC. 1997. Corregida. 13. Colmenero Menéndez de Luarca. Domingo: El Habeas Corpus en el Perú. Florencia C. AA. Madrid. Del Castillo del Valle. México. 12. Banacloche Palao. Tecnos. 2ª edición. Madrid. 15. Juan Carlos Bayón Mohino. México. 18. García Sayán. 1999. 2002.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 2.: El principio de proporcionalidad penal. 1996. 3.: Hábeas Corpus frente a detenciones ilegales. 2002. 19. Vicente: El proceso de Habeas Corpus. 2002. McGrawHill. Bacigalupo. Ferrajoli. México. 1994. 1971. Lima. De la Cruz Agüero. Prólogo de Norberto Bobbio. Diego: Habeas Corpus y Estados de Emergencia. A. Román Palacios. Madrid. 1979. Juan Terradillos Basoco. 2006. Madrid. Enrique: Justicia penal y derechos fundamentales. Domingo: El Habeas Corpus interpretado. 16. Teresa: El principio de porporcionalidad en derecho penal. 2° edición. Lima. Víctor: El principio de taxatividad en materia penal (una perspectiva constitucional). Carrancá Bourget. 1995. Madrid. De la Mata Barranco. UNMSM. Leopoldo: Breve teoría y práctica del juicio de amparo en materia penal. Madrid. 11. Consejo General del Poder Judicial. 7. Edersa. Marcial Pons. 8. 9. Norberto J. 6. Díez Ripollés. Ferreres. Valencia. Humberto. Juan y otros: Dinámica del procedimiento penal federal y el amparo penal directo e indirecto: metodología para el control y seguimiento. 1994. México. De Diego Diez.: La libertad personal y sus limitaciones. 2007. Hazan (Compiladores).: Teoría del amparo y su aplicación en materia penal. Lima. 17. Trotta. Porrúa. Madrid. Un estudio crítico de la jurisprudencia. 5. 2003. 1987. José Luis: La racionalidad de las leyes penales. Madrid-Barcelona.: Garantías constitucionales en la investigación penal. actualizada y ampliada por Javier Vecino Sifuentes. 2005. Buenos Aires. Tirant lo Blanch. Porrúa. 7º edición. Alberto: El amparo penal indirecto: grandeza y desventuras: breviario de aberraciones judiciales en materia penal. 14. Victoria. Madrid. Adato Green. Trotta. Teoría del garantismo penal. Plazas y Luciano A. 4.VV. L. Alfonso Ruíz Miguel. García Belaunde. Aguado Correa. García Belaunde. Editorial Tecnos. Traducción de Perfecto Andrés Ibáñez. Miguel: Constitución y garantías penales. 1996. 2003. Porrúa. Civitas. Víctor A. Gimeno Sendra. Rocío Cantanero Bandrés. CAJ.

Reátegui Sánchez. López Muñoz y Larraz. 33. 43 de la constitución nacional). I.: La sentencia de Amparo constitucional. James: El control constitucional en la etapa de calificación del proceso penal. La libertad y su garantía. González Ayala.VV. Madrid. Jorge Alberto: El juicio de amparo en materia penal.: Justicia constitucional y acción de tutela . 1992. 2002. hábeas corpus. Ricardo: Garantías constitucionales en el juicio de amparo indirecto en materia penal. Mirón Reyes. 2007. Editorial Jurídica de Chile. Tavolari Oliveros. 28. 29.: Amparo. 3. Prólogo de Nestor Pedro Sagüés. Mesía Ramírez. Zamora Pierce. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. Jesús: Garantías y proceso penal. Ricardo: El amparo penal indirecto. Rubinzal-Culzoni Editores.VV. Los derechos del detenido. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. Gaceta Jurídica. Carlos: El Hábeas Corpus. México. Porrúa. 2000. Dolores: Las garantías constitucionales de la detención. Buenos Aires. Palestra. 27. Bases para un modelo de control de constitucionalidad de las leyes penales. Nicolás: Proporcionalidad y derechos fundamentales en el proceso penal. 1997. 1996. Porrúa. Sar. 2002. 2° edición. México. 26. Madrid. Sánchez Viamonte. Omar A. Grijley. 2. Lima. Santiago. Lima. 24. 30. Colex. 22. 2008. 2008. México. Porrúa.: El amparo constitucional: perspectivas y modalidades (Art. Lopera Mesa. M. Facultad de Derecho.VV. Ediciones Depalma. 2001. 5° edición. 21. Madrid. Buenos Aires. Carlos: El Proceso de Hábeas Corpus desde la jurisprudencia del Tribunal Constitucional. Madrid. AA.: Hábeas Corpus contra resoluciones judiciales. habeas data. C. Ojeda Bohórquez. 1990. México. 1. Colex. 23.CEC. 1995. Porrúa. Asociación de Letrados del Tribunal Constitucional . Gloria Patricia: Principio de proporcionalidad y ley penal. 2000. T. Madrid. Gustavo: El auténtico hábeas corpus. 7° edición. Universidad de los Andes. suspensión. 1996. Proceso de amparo AA.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 20. 1999. México. 2006. Mauricio García Villegas (Director). 4. Valerio Abeledo Editor – Librería Jurídica. Jorge Antonio: El juicio de amparo en materia penal. 25.VV. Mancilla Ovando. Buenos Aires. Santa Fe de Bogotá. González-Cuellar Serrano. Porrúa. 1927. AA. AA. Lima. 31. Raúl: Hábeas Corpus. 1994. Guzmán Wolfer. 258 . 32.

2ª edición.VV. México. 2000. 8. Estudio Preliminar de Raúl Canosa Usera. Abad Yupanqui. AA.: El Derecho de Amparo en el mundo. Palestra. Barcenas Chávez. Trillas. 1992. (Editor). Barreto Rodríguez. Universidad de Talca. Buenos Aires. 2004. Aquino de Ortiz. México. AA. Adriana Díaz. Carlos: El juicio de amparo. 3ª edición. Jorvich. 2007. Quito. Carlos: Práctica forense del juicio de amparo. 18.VV. 9. Humberto Nogueira Alcalá 258 259 .: Amparo. Curso general. AA. Legis. Trillas. 1969. Tirant lo Blanch. 2006. Fondo Editorial de Derecho y Economía. Palma de Mallorca. 10. 2007. 2° edición. Arellano García. 11ª edición. 1997. Alicia: Manual sobre la acción de amparo constitucional en el Ecuador. Talca. 15. 16.: Acciones constitucionales de amparo y protección: realidad y prospectiva en Chile y América Latina.VV. México. 1986. México. México. McGraw-Hill. 5ª edición. Porrúa y KonradAdenauer-Stiftung. Jorge: La tutela: una acción humanitaria. Gaceta Jurídica. Escuela Te´cnica Salesiana. Araujo. Cuadernos de análisis y crítica a la jurisprudencia constitucional Nº. Juan Carlos Cassagne (Director). Porrúa. Luis: El juicio de amparo. 14. 13.: La reforma del recurso de amparo. Asunción. 17. 2003. medidas cautelares y otros procesos urgentes en la justicia administrativa. 2001. Claudia: Amparo de Derechos Fundamentales “El viaje del Derecho Constitucional hacia su efectividad”. Porrúa. Luis Sáenz Dávalos (Coordinador). México. 1989. Corporación Latinoamericana para el Desarrollo (CLD). Andrade H. AA. 2008. 1996. Samuel: El proceso constitucional de amparo. Silvia: Acción de Amparo. Valencia.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 5. 6. 11. José Vicente: Acción de tutela: teoría y práctica. Pablo Pérez Tremps (Coordinador). Lima. Lexis-Nexis – Abeledo Perrot. 20. Buenos Aires-Madrid. Aguilar Álvarez y de Alba. 1997.: El amparo contra amparo y el recurso de agravio a favor del precedente. Lima. 22. Arellano García. UNAM. Bazdresch. Horacio: El amparo contra leyes. 1999. 2000.VV. 21. 03. Juan Oliver: El recurso de amparo. Doctrina y Ley. 19. Míchel y Arias S. 12. Hilario: Derecho agrario y el juicio de amparo. Arenas Salazar. Santa Fe de Bogotá.. 1997. 7. Marina: Recurso de amparo. Héctor Fix-Zamudio y Eduardo Ferrer Mac-Gregor (Coordinadores).VV. Buenos Aires. AA. Beatriz Sbdar. Su aporte a la tutela de los derechos fundamentales. Editorial Ciudad Argentina.. Santa Fe de Bogotá.

Rodrigo: Amparo directo contra leyes. 260 . Germán: Régimen legal y jurisprudencial del Amparo. 24. Cascajo Castro. San Salvador. Cabrera Acevedo. Editorial Tecnos. 43.. 2004. Prólogo de Eloy Espinoza-Saldaña Barrera. 2005. Cano Mata. Antonio: El recurso de amparo. Buenos Aires. Ediar. 1991. Bidart Campos.: Recurso de Amparo y técnica judicial. 1961. Emilio: El amparo general en el Uruguay: una garantía constitucional para la protección en el goce de los bienes jurídicos . Ignacio y Fernández Farreres. Edgar y Sáenz Dávalos. Editorial Imprenta D. Doctrina del Tribunal Constitucional. 2002. Camargo. Porrúa. Joel y Zerón de Quevedo. Madrid. Alberto: La defensa constitucional: el amparo. Pedro Pablo: Manual de la acción de tutela. 1968. 37. 4ª edición. Germán: Derecho de Amparo. Universidad de Murcia. Murcia. 1998. 34. Porrúa. Castillo Rigabert. Carrió. Vicente: El recurso de Amparo. Ignacio. Serie Derechos y Garantías Nº. Fernando: La admisión del recurso de amparo. 41ª edición. Brewer-Carías. 2006. 2ª edición. Omar: Justicia Constitucional y Proceso de Amparo. Corte Suprema de Justicia. Caracas. Biasco Marino. 40. México. 38. 2004. 1985. Lima. 26. Borea Odría. 27. Santa Fe de Bogotá. Lucio: El amparo colectivo protector del derecho al ambiente y de otros derechos humanos. 41. Borrajo Iniesta. México. 2003. Edersa. Germán: El derecho a la tutela judicial y el recurso de amparo. Humberto: El control constitucional de amparo. Aldo Enrique: El amparo en el Salvador: un abordaje desde la óptica procesal. Ignacio: El juicio de amparo. Palestra. 1990.S. 46. Banco Bilbao Vizcaya-Civitas. 2005. Carpio Marcos. Ediar. Buenos Aires. Briseño Sierra. Carrasco Iriarte. Diez-Picazo Jiménez. Una reflexión sobre la jurisprudencia constitucional. Luis: El amparo contra el amparo (dos versiones sobre un mismo tema). 47. 1983. 44. AEU. 39.A. Hugo: Amparo en materia fiscal. José Luis y Gimeno Sendra. 25. Buenos Aires. Cairo Roldán. Ediciones Jurídicas Radar. Abeledo-Perrot. México. México. Allan: El Amparo a los derechos y garantías constitucionales. 1993. Bidart Campos. Lima. (Una aproximación comparada).E. Cáder Camilot. Madrid. 1977. Trillas. 1987. 45. Burgoa Orihuela. 14. Porrúa. Editorial Jurídica Venezolana. 35. Genaro R. México. Montevideo. 1995. 42.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 23. Lima. 36. Carranco. 1998. Ediciones legales iberoamericana. Madrid. Oxford University Press.

México. María de los Ángeles Eduviges: Reflexiones sobre el juicio de amparo en materia civil. Jurídica Radar. Mexico. 2003. Juventino: Garantías y Amparo. Bogotá. Cepeda Espinoza. México. Faustino: El proceso de amparo constitucional. Porrúa. Juventino: Hacia el amparo evolucionado. Madrid. 2006. México. México. Ricardo: Tratado teórico-práctico de la suspensión del acto reclamado. 66. 65. 58. Néstor Raúl: Derecho procesal de la acción de tutela. Pontificia Universidad Javeriana. Juventino: El sistema del Derecho de Amparo. Astrea. Correa Hernao. 64. Horacio D. 50. Porrúa. Cristancho Parra. 1993. México.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 48. Editorial Porrúa. Gráficas García González. 1994. Juventino: El amparo social. Chávez Padrón. 13ª edición. 55. 5ª edición. Castro. J. 52. Castro. Porrúa. Bogotá. Chávez Castillo. Cordón Moreno. Comisión Colombiana de Juristas. 57. 2001. Castro. Colegio de Secretarios de Estudio y Cuenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación: La suspensión de los actos reclamados en el juicio de amparo. 1990. Porrúa. México. Castro. Bogotá. 49. 53. 1992. directo e indirecto. Presidencia de la República. 62. Castro. Raúl: El juicio de amparo contra leyes. Consejería para el Desarrollo de la Constitución. Bogotá. 54. Manuel José: La tutela: materiales y reflexiones sobre su significado. Chavira Martínez. 5ª edición. Antonio: La tutela: historia. 2005. 59. 1989. Porrúa. Buenos Aires. procedimientos. 1992. Castro. Comisión Colombiana de Juristas: El papel de la Corte Constitucional y la tutela en la realización del estado social de derecho . México. 2005. 3ª edición. 51. 1977. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Cárdenas. Facultad de Ciencias Jurídicas. 2003. México. IUS. Copete Murillo. Cárdenas. 56. Colegio de Secretarios de Estudio y Cuenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación: La suplencia de la deficiencia de la queja en el juicio de amparo. La Ley. 2004. Couto. Martha: Evolución del juicio de amparo y del Poder Judicial Federal Mexicano. 2ª edición. México. Porrúa. Juventino: La suplencia de la queja deficiente en el juicio de amparo. México. Porrúa. 260 261 . Creo Bay. 2004. 2004. y Hutchinson: Amparo por mora de la Administración pública. México. 1953. Leopoldo: La acción de tutela: guía práctica. Juventino: La suspensión del acto reclamado en el amparo. 61. 1973. 63. Santa Fe de Bogotá. 1992. 60.

1971. 1994. Oxford. Bogotá. Panamá. 2002. 70. Lima. 73. 84. Comentarios al Título III de la LOTC. Eto Cruz. Ferrer Mac-Gregor. Defensoría del Pueblo: La acción de tutela: preguntas y respuestas. 69. Porrúa. José Guadalupe: Los supuestos de procedencia del juicio de amparo. Omar Luis: Juicio de Amparo. 79. 81. Librería del Profesional. Germán: El Recurso de Amparo según la jurisprudencia constitucional. Gaceta Jurídica. El contencioso constitucional administrativo urgente. Editorial Hammurabi. 75. México. Prólogo de Francisco Tomás y Valiente. 71. Madrid.A. Lexis Nexis – Abeledo Perrot. Zacatecas. Germán: El recurso de amparo constitucional: una propuesta de reforma. Sammartino. Estudio de Derecho Comparado. 1990. Escovar Salom. 2003. 3° edición. Santa Fe de Bogotá. 68. 2003. 2003. México. 2001. Themis S. Piscis Editores. 2008. 83. Delgado Moya. Bogotá. 2004. Madrid. México. Porrúa. Dykinson. Buenos Aires. Fierro Méndez. Ferrer Mac-Gregor. 2000. Defensoría del Pueblo. 2005. Colegio de Abogados del DistritoFederal. Fernández Farreres.. 2000. 4ª edición. 1988. 82. Marcial Pons. Estrella Méndez. 77. Prólogo de Héctor Fix-Zamudio. César: El juicio de amparo indirecto en materia de trabajo. Litografía Enan. 80. Fernández Segado. Gerardo: Régimen legal del Habeas Corpus y Amparo. Francisco: La reforma del régimen jurídico-procesal Madrid. Leyer. Del Castillo del Valle. Manuel Bernardo: Juicio de Amparo. Espinoza Barragán. 78. Escobar Fornos.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 67. Iván: El Amparo. Porrúa. 85. 262 . 86. 1999. Estrada Rodríguez. Sebastián: La filosofía del juicio de amparo. México. E. Dueñas Ruíz. 76. del recurso de amparo (Reflexiones en torno a la Ley Orgánica 6/2007 de reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional). Díaz Solomine. México. 74. Porrúa. EDAL. Rubén: El juicio de amparo en el procedimiento laboral. Oscar José: Acción y procedimiento en la tutela. 1998. México. 72. 1971. Cruz Ríos. 2002. Caracas. Tribunal Superior de Justicia del Estado de Zacatecas. Fundación Alternativas. Ramón: El amparo en Venezuela. Patricio: Principios constitucionales del amparo administrativo. 1998. Eduardo: Juicio de amparo e interés legítimo: la tutela de los derechos difusos y colectivos. Rogelio: El amparo de las libertades públicas en Panamá. Esquinca Muñoa. Alberto: Amparo. Eduardo: La acción constitucional de amparo en México y España. Buenos Aires. Fernández Farreres. 1990. Bogotá. México. Heliodoro: Tutela y vías de hecho: una visión de ponderación constitucional.

González Cosío. Vicente y Garberí Llobregat. Porrúa-UNAM. Universitaria. incluye análisis de casos y normativas de derecho comparado. Garabito García. 91. Dykinson. Rubén: Amparo. 2ª edición. Montevideo. Porrúa. 1985. Madrid. Editora Nacional. Madrid. laboral. constitucional y europeo. Flores Dapkevicius. Julio César Faira. 2004. 93. México. 94. Genaro: Introducción al estudio del juicio de amparo. Generoso Hermoso. Montevideo. Héctor: Ensayos sobre el Derecho de Amparo.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 87. 1964. 105. 90. Madrid. García Morillo. penal. Ministerio de Justicia. Fix-Zamudio. Madrid. Madrid. 106. administrativo. Pamplona. García Morelos. México. Pablo: Los procesos de amparo: civil. 1994. 2002. Bosch. 1997. José: Necesidad de instituir el recurso de amparo en la legislación boliviana. 7ª edición. 1998. Morelia. 92. Madrid. Gimeno Sendra. 89. Estudio comparativo México-Argentina. Héctor: El juicio de amparo. García Murcia. México. Madrid. 95. 101. Vicente y Morenilla Allard. Gimeno Sendra. Potosí. constitucional e internacional. 1998. 100. 2001. Góngora Pimentel. Nueva Jurídica. Temas del juicio de amparo en materia administrativa. Genaro: Suspensión del acto reclamado. Gilberto Ernesto. 1980. Rubén: Acción de amparo: análisis teórico-práctico. 1999. 104. hábeas corpus y hábeas data. Ad-hoc. México. México. 1992. Román y Corbal Fernández. Tecnos. 262 263 . García Ruiz. Jesús: El recurso de amparo constitucional en el área civil. Flores Moncayo. 102. 98. Gumersindo: El Amparo Hábeas Corpus. 2003. José: Los procesos de amparo: ordinario. Gómez Amigo. Fix-Zamudio. 1999. Góngora Pimentel. Barcelona. Colex. 99. Flores Dapkevicius. Joaquín: El amparo judicial de los derechos fundamentales. México. 1998. 88. Gelsi Bidart. Biblioteca Nueva Edit. Luis: La sentencia estimatoria del recurso de amparo . Adolfo: El amparo y el sistema de garantías jurisdiccionales del derecho uruguayo. 2004. Gil Domínguez. ABZ editores. 96. Porrúa. Porrúa. emergencia y amparo. Colex. 97. Buenos Aires. Flor y otros: Práctica del recurso de amparo constitucional. 1999. Porrúa. 2 Tomos. 1999. Prólogo de Jorge De Esteban y Apéndice de Pablo Pérez Tremps. 1960. José Luis: El recurso de amparo en el derecho español. Ángela: El recurso de amparo: estado de la cuestión . Antonio: El juicio de Amparo. UNAM. García Varela. 10ª edición. Figueruelo Burrieza. Andrés: Constitución. Aranzadi. 103. 1960. Joaquín: La revisión de los contratos colectivos a través del recurso de amparo.

124. María Clara: Facultad de las personas jurídicas para el ejercicio de la acción de tutela. 120. Investigaciones Jurídicas Universidad de Guanajuato. Cultural Cuzco. Martha: Derecho de amparo y garantías individuales. 2ª edición. 1991. ITESO-Noreiga. José de Jesús: Introducción al amparo mexicano. 117. Editorial Sherwood. México. 113. 126. México. Jana y Marín González. Pedro: El amparo y la revisión administrativa. 118. 1991. Comisión Andina de Juristas. Gudiño Pelayo. Lafaurie Zambrano. Buenos Aires. Juan Carlos: Recurso de protección y contratos. Osvaldo Alfredo: Derecho Procesal Constitucional-Amparo. 1995. 1999. Santiago de Chile. derechos del usuario y el consumidor. Eduardo Pablo: Los derechos humanos de la tercera generación. Jiménez. Juan Esteban: El amparo constitucional y los intereses colectivos y difusos. Santiago de Chile. Martínez Garza. Jaime Manuel: Técnica para la elaboración de una sentencia de amparo directo. Gozaíni.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 107. 2ª edición. Madeleine: Naturaleza procesal de la acción de amparo. José de Jesús: Problemas fundamentales del amparo mexicano. 114. Editorial Jurídica de Chile. 119. Jaramillo. 123. 1987. Instituto de Especialización Judicial de la Suprema Corte de Justicia de la Nación: Manual del juicio de amparo. 122. Buenos Aires. Linetzky. Sergio: Recurso de protección (naturaleza jurídica. Gudiño Pelayo. doctrina. Facultad de Ciencias Jurídicas y Socioeconómicas. 1999. 108. 112. 3ª edición. Guzmán Hernández. Alí: Juicio de Amparo y Acción de Inconstitucionalidad. 1967. Industrial y 264 . Sociedad Anónima Editora. 125. Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente. Editorial Astrea. 110. Izquierdo Muciño. Rubén Darío: Los derechos fundamentales y la acción de tutela. Martín Ramón: El amparo fallido. 111. Luis Alberto: Los procesos de Amparo y Hábeas Corpus (Un análisis comparado). Rubinzal Culzoni. Themis. 121. Joaquín Salgado. Huerta Guerrero. Porrúa. derecho comparado). México. 1996. Korody Tagliaferro. 115. Santa Fe de Bogotá. acción de amparo y jurisprudencia. 1990. Pontificia Universidad Javeriana. Buenos Aires-Santa Fé. 1999. Santa Fe de Bogotá. 6ª edición. 2004. López Ríos. Gozaíni. 1996. 109. Lima. Guatemala. Guanajuato. 2001. José Luis: El juicio de amparo. Comercial. Oxford. 1997. Heredia. México. Porrúa. Lira Herrera. 2003. 1996. 1994. Osvaldo Alfredo: El Derecho de Amparo. 116. Valdemar: La autoridad responsable en el juicio de amparo en México. Medio ambiente. Corte de Constitucionalidad. Lazzarini. Caracas. 1990. San Pablo. Financiera. La Ley. 2004. Marroquín Zaleta. México. Buenos Aires. México. Ediciones Depalma. jurisprudencia. Lima. 1995. Alborada.

Néstor Hugo: La acción de tutela en el sector salud. Ediciones Populares Camarlinghi. Régimen procesal. Efraín: El contrato de suscripción en el servicio procesos constitucionales (Especial referencia al incidente en el recurso de amparo). 2001. 264 265 . Alfonso: Lecciones de Amparo. Ediciones Jurídicas Gustavo Ibáñez. Miguel Ángel: La suspensión cautelar en el recurso de amparo: prontuario de jurisprudencia constitucional. 1979. Valencia. 2004. 1ª edición. 132. 137. Civitas. 128. Augusto Mario y Vallefín. Editorial Porrúa. Juan y Flors Matíes. 136. León Darío: La acción de tutela frente a las decisiones penales por vías de hecho. Manuel: El amparo en el Salvador. 2003. 141. 1995. Cooperativa Editorial Magisterio. Bosch. Millán Mendoza. Montero Aroca. Daniel Eduardo: La acción de amparo. 143. Murillo Arias. Corte Suprema de Justicia. 133. Poder Judicial de la Federación-Consejo de la Judicatura Federal. Osvaldo Enrique: El recurso de protección una forma de control de la administración: análisis jurisprudencial. Enrique: Recurso de amparo constitucional. acción de tutela por desatención de las peticiones. 144. Rosaura: Acción de tutela y convivencia escolar. Navarra. Medina Orozco.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 127. 2005. 1999. Juritexto. México. Círculo de Santa Margarita. Morello. Nazar Sevilla. Montevideo. Santiago de Chile. 135. Meseguer. Madrid. 1997. Mieres Mieres. Mercader Uguina. 1980. 1999. Aranzadi. Montero Rodríguez. La Plata. Alfonso: Los sucedáneos en el cumplimiento de las ejecutorias de amparo. Barcelona. telefónico: embargo de líneas telefónicas. Montecino Giralt. México. 1998. Prólogo de Marc Carrillo. Mauro: Perfiles del amparo costarricense. Montañés Pardo. Magdalena: El recurso de amparo: un enfoque laboral. Moreno Albarán. Santa Fe de Bogotá. Jesús R. La Paz. 2005. Normas procesales y derechos protegidos. Luis Javier: El incidente de constitucionalidad en los Centro Editorial Catorce. Ediciones Doctrina y Ley. Cali. Noriega.: El juicio de amparo en materia agraria. 130. 138. Oblitas Pobrete. 5ª edición. FCU. Santa Fe de Bogotá. 1997. Carlos Alberto: El amparo. 2005. San Salvador. Tirant lo Blanch. 2005. 129. San Joseé. Valencia. Noriega. Platense. Moya Garrido. Ochs Olazábal. Marcos A. 1997. Santa Fe de Bogotá. 134. Antonio: El Recurso de Amparo según la doctrina del Tribunal Constitucional. México. 140. Mestizo de Montaña. 1983. Ediciones Jurídicas de Santiago. Luis: Amparo legal. 139. Tirant lo Blanch. y Nogueira Guastavino. 131. Montevideo. 142. 2 tomos. Egus. 1993. 2001. 145. José: Amparo constitucional y proceso civil.

Hermann: Cartilla básica: derecho a la educación y libertad 1997. Paillas Peña. Bogotá. Quadra-Salcedo. Pablo: El recurso de amparo. 1993. Porrúa. elementos de la acción de tutela. México. Porrúa. elementos de derecho aplicado. Manuel: De la responsabilidad en los juicios de amparo. 1986. clasificación. Porrúa. Efraín: El juicio de amparo contra leyes: sus procedimientos y formulario básico. Olano García. Berenice: El amparo constitucional: su aplicación y límites. Ojeda Bohórquez. Porrúa. Santiago de Chile. Mito o realidad. 1982. 154. Hernán: Acción de tutela: práctica forense. 1998. Penagos Vargas. 148. México. Leyer. Pérez Tremps. Pólit Montes de Oca. 1990. 160. con jurisprudencia y precedentes. Olave Alarcón. 158. cumplimiento. Olivera Toro. 153. 162. 2ª edición. Polo Bernal. México. México. Polo Bernal. Santiago de Chile. Cristian: Recurso de protección. Oliver Araujo. Ricardo: El amparo contra normas con efectos generales. Pulido Rodríguez. Jurídica Conosur. 1981. 2ª edición. Valencia. 1997. confidencialidad y levatamiento del velo corporativo. procedimiento para hacerlo efectivo. 266 . 2002. 152. 1998. Universidad Andina Simón Bolívar-Corporación Editora Nacional. Bogotá. Caja Popular Cooperativa. Panamá. 2004. Patiño Beltrán. Santa Fe de Bogotá. responsabilidad de la administración. 2001. 155. Francisco: Acción de amparo. de enseñanza. Madrid. 1998. Gustavo: El silencio administrativo: origen. Pallares. Universidad Externado de Colombia. 2ª edición. Eduardo: Diccionario teórico y práctico del juicio de amparo. 157. Santa Fe de Bogotá. Limusa. Joan: El recurso de Amparo. Efraín: Los incidentes en el juicio de amparo. Claridad. 1996. Editorial Portobelo. CONACED. Pava Trejos. Pulido Rodríguez. 150. Santa Fe de Bogotá. populares y de grupo: guía práctica. 1993. 151. Tunja. Carlos Augusto: Acciones de tutela. Irreal: Protección de los derechos fundamentales del niño mediante la acción de tutela.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 146. 163. silencio y vía gubernativa. Palma de Mallorca. silencio administrativo y acción de tutela. Colección Estado y Derecho. Osuna Patiño. Tomás: El recurso de amparo y los derechos fundamentales en las relaciones entre particulares. Quito. invalidez. Civitas. Peréz Ferreira. Jorge y Villagordoa Mesa. Doctrina y Ley. 1998. 1989. Tirant lo Blanch. Enrique: El recurso de protección ante el derecho comparado. 2004. 161. 156. Ortega Arenas. México. México. Néstor Iván: Tutela y amparo: derechos protegidos. Joaquín: El juicio de amparo. fundamento. 147. 164. 149. Editorial Jurídica de Chile. 159. 2002.

2003.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA protección de derechos y libertades constitucionales y algunas realidades comparativas con otros países. Sánchez Morón.: El Amparo. 167. 2ª edición. La Ley Paraguaya. Astrea. Rivas. Nestor Pedro: Ley de Amparo. Omar Cadul: La demanda de amparo de garantías constitucionales: manual práctico para su admisibilidad. 166. 4ª edición. 2003. Orígenes. Senes Motilla. Buenos Aires. Miguel: El recurso de amparo constitucional. Estudio constitucional / El juicio constitucional. México. Bogotá. Gilberto: La suspensión del acto reclamado en el juicio de amparo. 1998. Asunción. Centro de Estudios 165. 171. Guatemala. 172. 174. Sierralta. teoría y extensión. Laguna. Soto Gordoa. Ciudad Argentina. Caracas. 2004. Pueblos Fraternos. Editorial Huella de Ley. 1988. Santiago de Chile. México. Ignacio y Lievana Palma. Manuel Fernando: Vías de hecho. Róger Iván: El recurso de amparo en Nicaragua como Constitucionales. UNAM. doctrinas y jurisprudencia. Buenos Aires. 185. Quiroga Laivé. 1998. Rodríguez Gaona. Naturaleza jurídica. Editorial Jurídica de Chile. 2006. 2005. 2005. México. Porrúa. Sosa. 168. La Ley Paraguaya. Miguel Ángel: Teoría y práctica del juicio de amparo en materia civil. Emilio: El artículo 14. 183. 1987. Themis. Ediciones La Rocca. 175. Humberto: Análisis práctico-operativo de la suplencia de la queja en el juicio de amparo. 266 267 . Humberto: El amparo colectivo. D. Porrúa. 178. 179. 1994. Sbdar. Morris: De los recursos de amparo y hábeas corpus en el derecho constitucional venezolano. 169. Adolfo A. Rubinzal-Culzoni. Eduardo: El recurso de protección: orígenes. Rodríguez-Cerna Rosada.L. Soto Kloss. Rabasa. 1994. Sagüés. Carmen: La vía judicial previa al recurso de amparo. Sánchez Corrales. Roberto: Derechos fundamentales y juicio de amparo. Enrique: La acción de amparo. Rodríguez Muño. 1984. Buenos Aires. Cárdenas. características actuales y crisis. 170. 1998. 1997. Civitas. Ediciones Jurídicas de Venezuela. Suárez Camacho. Carlos Rafael: El amparo guatemalteco y las verdaderas reformas que clama su justicia constitucional. Asunción. 181. 182. Reyes Tayabas. 5ª edición. Panamá. Sánchez Conejo. Enrique: El amparo judicial. Claudia Beatriz: Amparo de derechos fundamentales. Jorge: Derecho constitucional aplicado a la especialización en amparo. Quinche Ramírez. Madrid. 176. Imprenta Universal Books. Magdalena: El juicio de amparo agrario. McGraw Hill. 1979. México. 1994. 1961. México. Valencia. Buenos Aires. 184. 2ª edición. 177. 1982. 173. 2002. Orión. Quintanilla García. 180. México. Madrid. México. Acción de tutela contra providencias. 1977. Sosa.

Madrid. 3ª edición. 192. Suprema Corte de Justicia de la Nación: Amparo contra el procedimiento de reformas a la Constitución. El derecho a saber y la obligación de callar. Editorial Depalma. Arturo: Hacia una nueva ley de amparo. Dikynson. Uchuya Carrasco. 1993. México.: Derecho a la autodeterminación informativa y Acción de Habeas Data en Iberoamérica. Santiago de Chile. Alfonso: Derecho de amparo (Introducción). Rafael y Morales Saldaña. 188. Zaldívar Lelo de Larrea. México. Pamplona. México. Enmarce. Herminia: Vida privada y datos personales. Fernández Rodríguez. San José. 5. 3. Buenos Aires. Escobar de la Serna. Trueba. Jus. 1. Mérxico. UNAM. AA. Trueba. Valenzuela. SCJN. 2007. 193. Intimidad y libertad de expresión en la Red. Ekmekjian. 189. Isabel-Cecilia: Protección de datos: cuestiones Comunidad de Madrid. 7. 190. Universidad Michoacana. 2002. Hugo Ítalo: El juicio de amparo en materia laboral. 2ª edición. 8. Luis: Principios del derecho a la información. Jean Claude: Manual de los incidentes en el juicio de amparo. 1974. Arturo: La forma procesal del amparo. Miguel Angel: Habeas Data. 194. 187. Thomson-Civitas y Agencia de Protección de Datos de la 4. 1960. Alfredo: Autodeterminación informativa y Estado de Derecho en la sociedad tecnológica. 9. 1999. 2002. 2000. 6. Osvaldo Alfredo: Derecho Procesal Constitucional-Hábeas Data. México. Lima. Tecnos. Tron Petit. José Julio: Lo público y lo privado en Internet. Chirino Sánchez. Su protección jurídica frente a la sociedad de la información. Rodrigo: El recurso de protección en materia tributaria. Porrúa. 1997. México. Gozaíni. Rubinzal Culzoni. Alfonso: La suspensión del acto reclamado en el juicio de amparo. Falcón. 2004. 1997. constitucionales y administrativas. 2000. Número monográfico de la revista Ius et Praxis. 191. Año 3. Buenos AiresSanta Fé. Concepto y procedimiento. Jus. Morelia. Proceso de hábeas data. AbeledoPerrot. D. 1975. Castillo Vásquez. Buenos Aires. Protección de Datos Personales. Enrique: Habeas Data. Oxford University Press. Jurídica Conosur. 2000. La providencia cautelar en el juicio de amparo. (Chile) 1997. Themis. Talca. Tena Suck. 2004. Madrid. México. 1996. 268 . N° 1.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 186. Humberto: Amparo contitucional y legal del tercero registral. Ugalde Prieto.VV. Campuzano Tomé. 1996. CONAMAJ. 2.

Pérez Luño. Centro de Estudios Constitucionales. Librería Editora Platense. Herrán Ortiz.VV. Prólogo de A. 2003. Fundap. E. Madrid. 12. Murillo. Ley y reglamentación. México.: Libertad informática y leyes de protección de datos personales . Osvaldo Alfredo: Derecho Procesal Constitucional-Hábeas Data.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 10. Ediciones del Profesional. E.. Pablo Lucas: El derecho a la autodeterminación informativa. 268 269 . Camargo.: La sentencia sobre la constitucionalidad de la ley . Edgar y Eto Cruz. 2001. Carpio Marcos. María Carolina: Acción de Cumplimiento y derechos humanos. Rubinzal Culzoni. Víctor Bazán (Coordinador). 1997. Bogotá. Sevilla. 1997. Tecnos. María F. 11.: Internet y la sociedad europea de la información: implicaciones para los ciudadanos. 2002. E. Masciotra. Editorial Temis. Herrán Ortiz. 2. Proceso de cumplimiento. Prólogo de A. Leyer. AA. La Plata. Pérez Luño. 1997. Santa Fe de Bogotá. Buenos Aires-Santa Fé. 2. 17. 2003. 1997. Mario: El hábeas data. 1989. SEGUNDA PARTE LOS PROCESOS CONSTITUCIONALES ORGANICOS Gozaíni. 13. Centro de Estudios Constitucionales. Dykinson. Pedro Pablo: La acción de cumplimiento. Publicaciones de la Universidad de Sevilla. 3. A. Ana Isabel: El derecho a la intimidad en la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos Personales.. A. Sánchez Bravo. 1999. Ana Isabel: La violación de la intimidad en la protección de datos personales. La garantía polifuncional. Temis.: Inconstitucionalidad por omisión. Madrid. Pérez Luño. Madrid. 15. Rey Cantor. 2003. Gerardo: El control jurisdiccional de la inconstitucionalidad e ilegalidad por omisión. Querétaro.: La protección del derecho a la libertad informática en la Unión Europea. Sevilla. Losano. Proceso de inconstitucionalidad. Madrid. Ernesto y Rodríguez R. Publicaciones de la Universidad de Sevilla.VV. Antonio E. Jairo Enrique: Acción de cumplimiento (Teoría y práctica). 4. y Guerrero Mateus. 14. AA. 1999. Sánchez Bravo. Solano Sierra. 16. Bogotá. Bogotá. A. Dykinson. Mario G. Madrid. 1. 1998. 1. 1990.

Civitas.: En busca de las normas ausentes. UNAM. 1998. Querétaro. Lima. 8.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 3. Brewer-Carías. Antonio: Cuestiones de inconstitucionalidad. 2003. 1998. Ernesto: El control de la constitucionalidad. 14. 1994. 11. Derecho Comparado. Blume Fortini. México. Editorial Jurídica venezolana. Buenos Aires. Héctor: El requisito del control de la constitucionalidad en un Estado democrático de Derecho. Fernández Rodríguez. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. Madrid. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. Francisco Javier: Las sentencias interpretativas del Tribunal Constitucional. AA. 1967. Editorial Lex Nova. Joaquín: La acción de inconstitucionalidad. 2001. Fundap. María del Carmen: La sentencia en la cuestión de inconstitucionalidad. 1997. ERSA.: El recurso extraordinario por sentencia arbitraria en la jurisprudencia de la Corte Suprema. Doctrina del Tribunal Constitucional. Ernesto: La defensa de la Constitución a través de las ordenanzas municipales. Fernando: El recurso de inconstitucionalidad. Valencia. México. Corzo Soza. Tirant lo Blanch. 1960. Madrid. 1986. José Julio: La inconstitucionalidad por omisión. Civitas. 1998. Editorial Bosch. 7. La Habana. Álvarez Tabio. Allan: El control concentrado de la constitucionalidad de las leyes. 10. Abeledo-Perrot. 2000. Francisco Javier: La producción jurídica y su control por el Tribunal Constitucional. 6. Civitas. 15. Madrid. 20. María Luisa: El recurso de inconstitucionalidad. Madrid. Louis y Rubio Llorente. Edgar: La cuestión de inconstitucionalidad. Editorial Librería Martí. 12. Barcelona. 9. Teoría General.: El rango de ley de las ordenanzas municipales en la Constitución de 1993. 19. Miguel Carbonell (Coordinador). Cano Mata. Genaro R. (Con especial referencia a Colombia y al Perú). 1995. Lima. Ezquiaga Ganuzas. Municipalidad Provincial de Lima . Madrid. Blume Fortini. Poder Judicial de la Federación – Suprema Corte se Justicia de la Nación.Stampa Gráfica Editores. México. (Estudios de Derecho Comparado). 1996. Díaz Revorio. El caso español. Ensayos sobre la inconstitucionalidad por omisión. 16. Prólogo de Manuel Aragón.VV. Carrió. México. Balaguer Callejón. Lima. Madrid 2001. Favoreau. 4. Brage Camazano. 13. Ernesto Blume Fortini (Compilador). 1999. Gerardo: El control jurisdiccional de la inconstitucionalidad e ilegalidad por omisión. Caracas.VV. Blasco. AA. Grijley. 2005. UNAM. 2003. Edgar y Eto Cruz. Francisco: El bloque de constitucionalidad. 18. 17. Carpio Marcos. 5. Fix Zamudio. 270 . 1991.

San Cristóbal de La Laguna. 2007. El “certiorari” según la Corte Suprema. 33. Konrad-Adenauer-Stiftung y Ad-Hoc.Abeledo-Perrot. Gómez Puente. 37. Enrique: El proceso de inconstitucionalidad de la ley. J. Martínez Sánchez. Edgar: Sentencias interpretativas y respeto a la democracia en Colombia. Marín Pageo. 30. Librería Ediciones del Profesional. Luis F. Buenos Aires. González Beilfuss. Buenos Aires. 2000. Juan: Control Judicial de Constitucionalidad. Vicente Sola. La Plata – Buenos Aires. Oscar: El control de la constitucionalidad de la ley. 2000.: La declaración de inconstitucionalidad de oficio. Madrid. Bogotá. 2004. Sánchez Sánchez. Morello. Reyes Blanco. Universidad de La Laguna. Constitucionales. Lozano Villegas. Universidad Externado de Colombia. Ebeledo Perrot. Augusto Mario: Admisibilidad del recurso extraordinario. Su evolución en España y Colombia. Platense . Vásquez del Mercado. Sierra Porto. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. México. Editorial Previum. 1978. 22. 1997. Bogotá. 28. McGraw Hill. Civitas. 27. Asunción: El recurso de inconstitucionalidad. Véscovi. Madrid. Marcos: La inactividad del legislador: una realidad susceptible de control. Ediciones Jurídicas Gustavo Ibáñez. Humberto: Sentencias de inconstitucionalidad en la jurisdicción española. 1970. García Martínez. Porrúa. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Maier. 23. Madrid. 36. 2005. Bogotá. Solano González. Martín de la Vega. Porrúa. Lozano. México. 2004. 25. Germán: El valor normativo de las sentencias de la Externado de Colombia. Augusto: La sentencia constitucional en Italia: Corte Constitucional con ocasión del control abstracto y su incidencia en el sistema de fuentes del Derecho: el caso colombiano . Prólogo de Julio B. 2003. Bogotá. 2000. Montevideo. Universidad Externado de Colombia. 34. Abraham: Sentencias interpretativas y control de constitucionalidad en Colombia. Trujillo Fernández. 2001. Bogotá. 24. 35.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 21. Sergio: El control de constitucionalidad. 32. 1997. Universidad 26. 1995. Madrid. El proceso directo de constitucionalidad. Markus: Tribunal Constitucional y reparación de la discriminación normativa. 29. Estudio de Derecho Comparado. 31. 1990. Centro de Estudios Políticos y 270 271 . 1967. León Javier: La inconstitucionalidad por omisión legislativa. Tipología y efectos de las sentencias en la jurisdicción constitucional italiana: medio siglo de debate doctrinal. Encarnación: La cuestión de inconstitucionalidad en el proceso civil. Gumersindo: Dos estudios sobre la constitucionalidad de las leyes. 1992. Madrid.

1997. 5.: Tribunales constitucionales europeos y autonomías territoriales.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 38. 3. Javier: El conflicto entre órganos constitucionales. 3ª edición. Gómez Montoro.: ¿Guerra de las Cortes? A propósito del proceso competencial entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial. María Antonia: Los conflictos entre órganos constitucionales del Estado. Lima. Fundap. Querétaro. 1992. 5. AA. Madrid. sentencias básicas del Tribunal Supremo de los Estados Unidos de América. Ángel: El conflicto entre órganos constitucionales. Palestra. Ediciones legales. Julio (Compiladores): Las 6. B. Estudio introductorio. Trujillo Rincón. Proceso competencial. Madrid. 2006. AA. Lima. 2007. Lima. 1990. José de Jesús: La improcedencia y el sobreseimiento en la controversia constitucional. 2008. Bermúdez Tapia. Samuel: Selección de jurisprudencia constitucional. Samuel: Constitución y procesos constitucionales. Ignacio: La Inconstitucionalidad por Omisión. Madrid. México.VV. 1985. 2001. Madrid. Lima. 1. Carpio Marcos. CAJ. Domingo García Belaunde (Coordinador). 2002. Abad Yupanqui. 4. Miguel y González García. Gudiño Pelayo.VV: Derecho Constitucional Jurisprudencial: Las grandes decisiones de la Corte Constitucional. 2ª edición. Abad Yupanqui. Madrid. Manuel José Cepeda (Coordinador). Centro de Estudios Constitucionales. Editorial El Jurista. 7. 2. Beltrán de Felipe. 272 . Cuadernos de análisis y crítica a la jurisprudencia constitucional Nº. Villaverde Menéndez. 1987. Centro de Estudios Constitucionales. 1. 2. Acuña Méndez. Madrid. 6. 4. Editorial Tecnos. Interpretación artículo por artículo de nuestra norma fundamental realizada por el supremo intérprete. Edgar: Selección de jurisprudencia del Tribunal Constitucional. Bogotá. Publicaciones del Congreso de los Diputados. Francisco: La controversia constitucional en México. AA. legislación e índices. Boletín Oficial del Estado. 2004. Editorial Legis.VV. McGraw Hill. LEGISLACION Y JURISPRUDENCIA CONSTITUCIONALES 3. 2008. Porrúa. García Roca. Palestra. 04. 1995. Manuel Alexis: La Constitución a través de las Sentencias del Tribunal Constitucional. 2002. Lima.

22. Guzmán Orozco. Rigoberto. Gutiérrez. 20. Marcial: El Estado peruano según la jurisprudencia del Tribunal Constitucional. Ministerio de Justicia. Madrid. Defensoría del Pueblo. sumillas e índices. Lima. Tomás: Jurisprudencia constitucional 1981-1995. Granada. 17. Bosch. Lima. Civitas. Walter y Mesía Ramírez. Fondo Editorial de la PUCP. Rosas Cruz. 1995. Editorial Comares. Poder Judicial de la Federación. Madrid. 1997. 1997. 14. 1996. Análisis de un siglo de jurisprudencia. Adriana: La acción de tutela en la jurisprudencia de la Corte . 272 273 . Carlos: Compendio de Legislación Constitucional. Lima. Jesús María: Doctrina y jurisprudencia del Tribunal Constitucional. Estudio y reseña completa de las primeras 3052 sentencias del TC. de toda la jurisprudencia constitucional. Gutiérrez. Studio Editorial. Instrumentos internacionales y Teoría. 5 tomos. Ediciones Librería del Profesional. Marcial: La interpretación de la Constitución según el Tribunal Constitucional. 13. Gómez. Lima. Gonzalo y de la Cruz. Parra Rodríguez. Palestra. Santos Vijande. 12. Aurorita: Jurisprudencia Constitucional. 2000. Castillo Córdova. 11. 1. Lima. 2003. Soria Baca. Juan José: Estudio legal y jurisprudencial del Tribunal Constitucional español 1981-2000. Gui Mori. 2006. 15. 18. Luis: Hábeas corpus. 8.: El proceso constitucional de amparo en materia laboral. Editorial Libertad. Eto Cruz. 1995. 2007. Rubio Correa. 2ª reimpresión. 2003. Tomás: Comentarios de jurisprudencia constitucional 2001- 21.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 7. Perú. Elizabeth y Saavedra Parra. González Rivas. Juan José: La Constitución Española de 1978: Estudio Sistemático y Jurisprudencial. 2001. Dueñas Ruíz. Universidad de Piua-ARA. 16. Markus: El principio de proporcionalidad en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional. Guillermo: Fallos históricos de la Suprema Corte de Estados Unidos de América. 2006. 10. Oscar José: Control constitucional. 1997. 24. Rubio Correa. Walter y Mesía Ramírez. 9. Lima. Santa Fe de Bogotá. 1996. clasificada por materias. 2004. Bogotá. Aranzadi. Carpio Marcos. t. Pedro: El Precedente Constitucional (2005-2006). Carlos: Derechos Humanos. Madrid. 2006. Gonzáldez Beilfuss. Piura. Ministerio de Justicia. Gerardo: Indice analítico de la Constitución Política del Perú de 1993. Gui Mori. Pamplona. 19. Lima. 23. amparo y hábeas data: un estudio esencialmente jurisprudencial. 2006. Edgar y Grández Castro. Análisis y síntesis. Sentencias. 2005. Civitas. Civitas. Editorial Rhodas. México. Lima. González Rivas. Selección de jurisprudencia del Tribunal Constitucional. 1995. Barcelona. Fondo Editorial de la PUCP. Miguel A.

1. Comentarios a las sentenias del Tribunal Constitucional sobre inconstitucionalidad.: Jurisprudencia Vinculante del Tribunal Constitucional.: Normas internacionales en Derechos Humanos. 2007. Jürgen (Compilador): Cincuenta años de jurisprudencia del Tribunal Constitucional Federal Alemán. Fundación Konrad-AdenauerStisftung – Ediciones Jurídicas Ibáñez. Prólogo de Juan Woischnik. JURISDICCIÓN SUPRANACIONAL Tribunal Constitucional. Tribunal Constitucional del Perú: La Constitución en la jurisprudencia del (Coordinador). Vásquez Quispe. Bogotá. Prólogo de Domingo García Belaunde y Presentación de Víctor García Toma. 3° edición. Gaceta Jurídica. Lima. Derecho Supranacional e Integración en el Derecho Latinoamericano. Velezmoro Pinto. 4. Lima. Grijley. 2007.VV. Introducción de Marcela Anzola Gil. Gaceta Jurídica. Ceddal. 3. 2. AA. Universidad Autónoma de Chile. Jurisprudencia del Tribunal Constitucional. Sentencias vinculadas con los artículos de la Constitución. Lima. Carlos M. artículo por artículo. Nomos&Tesis. Omar: Código Procesal Constitucional con la jurisprudencia. Instituto Voltaire. Schwabe. Civitas. 2006. Niceto: La protección procesal internacional de los derechos humanos. Madrid.VV. del Tribunal Constitucional.: Del amparo constitucional al amparo interamericano como institutos para la protección de los derechos 274 . Lima. Juan: Diálogos jurisprudenciales. Sar. 32. Federico Mesinas Montero 31. del Tribunal Constitucional. Ayala Coroa. VI tomos. 26. Omar: Constitución Política del Perú con la jurisprudencia.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 25. Prólogo de Teodoro Ribera Neumann. AA. Edición Oficial. Fernando: Precedentes Vinculantes del Tribunal Constitucional. Jurisprudencia vinculante de observancia obligatoria. 2005. Lima. Lima.: Justicia Constitucional. Lima. Grijley. Silva Muñoz. CAJ. Carlos A. 29. Prólogo de Raúl Ferrero Costa y Presentación de Javier Alva Orlandini. 28. 2008. 27. Constitución Política y Código Procesal Constitucional . artículo por artículo. 1998 2000. Sar. Nomos&Tesis. Manuel Muro Rojo (Director). 1975. 2003. Estudio preliminar de Gerardo Eto Cruz. 1984. Lima. Editorial San Marcos. Ricardo Velásquez Ramírez y Humberto Bobadilla Reyes (Coordinadores). 30. 2006. Alcalá Zamora y Castillo. 2006. Tribunal Constitucional del Perú.

Ventura robles. 14. 1996. García Ramírez. Normas Legales. 2003. Boggiano.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 5. 16. La Ley. Jurista Editores. O´Donnell. 2005. 17. Palestra. La recepción del humanos. 6. 2004. Salinas Zavala. Presentación de Héctor Fix-Zamudio. Aníbal: El debido proceso legal en el Perú y el sistema interamericano de protección de los derechos humanos. Lima. 2003. Editorial La Ley. Aspectos institucionales y procesales. Lima. 2001. Lima. 2ª edición. Manuel E. 274 275 . 2006. Martha Gloria y Chumbiauca Diez. Librería y Ediciones Jurídicas. 2006. Daniel: Protección Internacional de los Derechos Humanos. César (Compilador): Jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. José Alejandro: Los Derecho Internacional de los Derechos Humanos en el Derecho Constitucional argentino. Francisco Javier (Compilador): Jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Instituto Interamericano de Derechos Humanos – Editorial Constitucional Internacional de los Derechos Humanos. Jurídica Venezolana. Carlos M. Secretaría de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. 10. UNAM. Trujillo. 2004. Comisión Andina de Juristas. Fundap-Colegio de Secretarios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y Comisión Estatal de Derechos Humanos. 1989. 11. Prólogo de Carlos Fernández Sessarego y Presentación de Francisco Eguiguren Praeli. Buenos Aires. José Carlos: La Corte Interamericana de Derechos Humanos: Estructura. 2003. Tercera edición. Faúndez Ledesma. Manili. Lima. 13.: La jerarquía constitucional de los tratados relativos a derechos humanos y sus consecuencias. Díaz Revorio. 2003. Barcelona. Prólogo de Héctor Fix-Zamudio. funcionamiento y jurisprudencia. Instituto Europeo de Derechos Humanos. 2005. Pedro: La garantía internacional de los derechos humanos. México. Ayala Corao. 9. 2 Tomos. Ana: Los casos peruanos ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Lima. Landa Arroyo. Editorial Jurídica Venezolana. Pablo Luis: El Bloque de Constitucionalidad. Remotti Carbonell. 18. Buenos Aires. 15. instrumentos procesales de tutela de los derechos humanos en el Sistema Interamericano. Quiroga León. 12. Antonio: Derecho Penal Internacional y Derecho edición. Sergio: La jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. 2004. San José. 8. 2ª 7. Caracas – San José. Caracas. Héctor: El sistema interamericano de protección de los Derechos Humanos. Estudio de la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Palestra. Salado Osuna. Nikken. San José. Querétaro. y otros: Sistematización de la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. 1998. Instituto Interamericano de Derechos Humanos.

Manuel y Ruíz Manero. Sobre el Derecho y el Estado democrático de Derecho en términos de teoría del discurso . 1. 1997. Madrid. La teoría del discurso racional como teoría de la fundamentación jurídica. Barcelona. Madrid. Estudios de teoría y metateoría del derecho. Malem. 276 . Palestra. Ediciones Sígueme. 10. 1977. 2006. Barcelona. 1990. 1999. John Hart: Democracia y desconfianza. 2005. Traducción de Claudia Ferrari. Prólogo de Albert Calsamiglia. 2º edición. 2° edición. Barcelona. Buenos Aires. Atienza. 11. 2. Prólogo de Manuel Atienza. Estudios Constitucionales. 1997. 1993. Una teoría del control constitucional. Barcelona. Aarnio. Ariel. 9. 2007. Bogotá. Ferrajoli. Carlos: Curso de Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Traducción de Gerardo Pisarello. Palestra. 1988. Dworkin. Teoría de los enunciados jurídicos. Carrió. Fundamentos de una hermenéutica filosófica. Filosofía y teoría del derecho. Dworkin. Atienza. 12. 3. Jürgen: Facticidad y Validez. Genaro: Notas sobre Derecho y Lenguaje. 8. Robert: Teoría de la argumentación jurídica. 4ª edición. 1996. Traducción de Ernesto Garzón Valdés. Aulis: Lo racional como razonable. 5. 1991. AbeledoPerrot. Robert: El concepto y la validez del Derecho. 13. Traducción de Magdalena Holguín. Juan: Las piezas del Derecho. Traducción de J. Ricardo: Distinguiendo. Luigi: El garantismo y la filosofía del derecho. Traducción de J. Alexy. Un tratado sobre la justificación jurídica. 2° reimpresión. Lima. Centro de 4. Trotta. Ely. Buenos Aires. Lima. 6. 2001.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 19. 7. Trotta. Madrid. Traducción de Manuel Atienza e Isabel Espejo. Joaquín: Teorías de la tópica jurídica. Salamanca. Universidad Externado de Colombia. Ronald: Los derechos en serio. Madrid. Hans-Georg: Verdad y Método. García Amado. Villán Durán. 2006. Traducción de Ana Agud Aparicio y Rafael de Agapito. BIBLIOGRAFÍA ADICIONAL BÁSICA A. Gedisa. Gadamer. Manuel: Las razones del Derecho: Teorías de la argumentación jurídica. Siglo del Hombres Editores – Universidad de los Andes. Gedisa. 4º edición. 14. Habermas. Gedisa. Ferrer. Alexy. Planeta Agostini. Ronald: El imperio de la justicia. Guastini. Santafé de Bogotá. Alexei Julio Estrada y José Manuel Díaz Martín. 2005. Civitas.

Vernengo. Perelman. 23.VV. Traducción de R. 2005. 1994. Joseph: Razón práctica y normas. 1979. Nino.: Manual de Derecho Constitucional. Kelsen. Alf: Sobre el Derecho y la Justicia. Madrid. 2ª edición en castellano. Editorial Universitaria. Derechos. M. Hans: Teoría general de las normas. Antonio Enrique: Trayectorias Contemporáneas de la Filosofía y la Teoría del Derecho. Centro de Estudios Constitucionales. 1971. Larenz. Gustavo: El derecho dúctil. Madrid. Tecnos. Madrid. Konrad Hesse y Wolfgang Heyde (Coordinadores). 2002. Ross. Theodor: Tópica y jurisprudencia. Una investigación lógica. Schmidt y H. 2ª edición. 28. 25. La nueva retórica. 5° edición. Chaim y Olbrechts-Tyteca. Gustav: Filosofía del Derecho. Carlos Santiago: Introducción al análisis del derecho. García Ferrero. Madrid. L. B. Fondo de Cultura Económica. Buenos Aires. La estructura del ordenamiento jurídico. Centro de Estudios Constitucionales. Lima. Trillas. 2003. Ley. AA. 30. 1959. Presentación de Domingo García Belaunde. 1980. Carlos Santiago: La validez del Derecho. México. Taurus. Trotta. Madrid. Kelsen. 31. Traducción de P. Astrea. Traducción de Marcelino Rodríguez Molinero. Editorial Gredos Biblioteca Románica Hispánica. González. Karl: Metodología de la ciencia del Derecho. 1985. Hart. Von Wright. Gustav. Madrid. Astrea. Barcelona. Karl: El derecho como hecho. Barcelona. 17. 1997. Nino. Epílogo de Gregorio Peces-Barba. 32. 27. México–Madrid–Buenos Aires. H. Traducción de Juan Ruíz Manero. Derecho constitucional 1. 24. 1980. Buenos Aires. 19. Traducción de Julia Sevilla Muñoz. Presentación de Konrad Hesse. 4° edición. 2006. Palestra. 1991. Pérez Luño. Traducción de M. Hans-Jochen. Rodríguez Paniagua. Georg Henrik: Norma y acción. México. 1964. 4º edición.A. Rawls. 22. Welzel: Derecho injusto y derecho nulo. 16. Olivecrona. 276 277 . 1978. Justicia. Labor. Buenos Aires. Hans: Teoría pura del derecho. 2º edición. Niklas: Sistema jurídico y dogmática jurídica. E. Ariel.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 15. Viehweg. Aguilar. Ernst Benda. Madrid. Luhmann. 1963. Werner Maihofer. 1970. Abeledo-Perrot. 18.: Tratado de la argumentación. 20. 26. Selección y traducción de J. 29. Raz. Traducción de Luis López Guerra. Radbruch. Zagrebelsky.: El concepto de Derecho. 21.L. Edersa. Jhon: Teoría de la justicia. D. 1983. Madrid. Porrúa. Radbruch. Buenos Aires.

Ediar – Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Borowski. Bidart Campos. Las intersecciones iusnaturalistas de la Constitución.: Derecho Constitucional para el siglo XXI. La constitucionalización del Derecho. Joseph: La Constitución del Estado Constitucional. Favoreau. Ediciones Jurídicas. AA. 3ª reimpresión.VV. Bernal Pulido. Aguiló Regla. Germán J.: Derechos humanos y Constitución en Iberoamérica. Lima-Bogotá. prolegomena y traducción de Antonio López Pina. 10. Nomos Verlagsgesellschaft. 9. 7. Navarra. 2005. Bidart Campos. Ediar. Universidad Externado de Colombia. 2002. Santafé de Bogotá. Traducción de Carlos Bernal Pulido.: Constitucionalismo y derechos humanos. Fernández Segado. Lima. 4. Estado y Constitución). Francisco: La dogmática de los derechos humanos. Böckenförde. 14. Bogotá. Biblioteca Peruana de Derecho Constitucional. (Coordinador). 2000. Traducción de Magdalena Correa Henao. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. Universidad Externado de Colombia. 5. Universidad Carlos III de Madrid – Dykinson. José Carlos (Coordinadores). y Remotti Carbonell. José F.VV. Actas del VIII Congreso Iberoamericano de Derecho Constitucional. 2003. José Julio: Los fundamentos del Derecho Constitucional (Derecho. 2002. Biblioteca Peruana de Derecho Constitucional. Traducción de Juan Luis Requejo Pagés e Ignacio Villaverde Menéndez. 2005. Thomson Aranzadi. Lima. 2001. 2002. Palomino Manchego. Alexy. 12. 1993. Buenos Aires. AA. Editorial Cordillera. 278 . Madrid. 2000. 2008. (LibroHomenaje a Germán J.VV. 2 tomos. Louis: Legalidad y constitucionalidad. Robert: Teoría de los derechos fundamentales.. Bidart Campos). Javier Pérez Royo. 13. Palestra-Temis. Traducción de Ernesto Garzón Valdés. Baden-Baden. 11. Estudio Preliminar de Gerardo Eto Cruz y Epílogo de Domingo García Belaunde. Carlos: El Derecho de los derechos. Barranco Avilés.: Nociones Constitucionales. 1994. Ernst Wolfgang: Escritos sobre derechos fundamentales. Madrid .Barcelona. AA. Marcial Pons. María del Carmen: La teoría jurídica de los derechos fundamentales. Germán: Tratado Elemental de Derecho Constitucional Argentino. Buenos Aires.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 2. 3. Lima. Joaquín Pablo Urías Martínez y Manuel Carrasco Durán (Editores). Fernández Rodríguez. 10. 8. Domingo García Belaunde. 2006. 2007. Centro de Estudios Constitucionales del Tribunal Constitucional de Perú. 6. Lima. Lima. Martín: La estructura de los derechos fundamentales. 2004. Edición. 2 vols.

Mirkini–Guetzevitch. B. 1992. 2006. Pablo: La Constitución abierta y sus “enemigos”. Gonzáles-Trevijano. 2001. Jorge: Tratado de Derecho Constitucional. 28. 18. Eduardo: Democracia. Estudio preliminar de Antonio López Peña. 21. David: Conflictos Constitucionales. Madrid. México. Grimm. 2ª edición. Nino. Marcial Pons. 29. Häberle. García de Enterría. Pedro J. 1994. Domingo: La Constitución y su dinámica. 19. Konrad: Escritos de Derecho Constitucional. Tabla XII Editores. Traducción de Joaquín Brage Camazano. Antonio-Luis: La garantía del contenido esencial de los derechos fundamentales.A. Madrid. 1995. Plus Ultra. Madrid. Trotta. 2005. Madrid. Traducción de Héctor FixFierro. Prólogo de José Juan Moreso. 2007. 278 279 . 1987. 2006. Estudio preliminar de Francisco Fernández Segado. Ferrajoli. Martínez-Pujalte. Madrid. Madrid. Dieter: Constitucionalismo y derechos fundamentales. Linares Quintana. 1934. Guastini. 1997.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 15.: Modernas tendencias del Derecho Constitucional. Argentino y Comparado. Edición puesta al día por Ángel Sánchez Navarro. Madrid. 27. Madrid. y De Esteban. Civitas. Peter: La garantía del contenido esencial de los derechos fundamentales. 2003. García Belaunde. 2005. Dykinson. Martínez Zorrila. Trujillo. 30. Palestra. Madrid. UNAM. 20. Traducción de Raúl Sanz Burgos. 26. Reus S. Traducción de Carlos Ramos Nuñez. Lima. 17. Hesse. Carlos Santiago: Fundamentos de Derecho Constitucional. 22. 31. Ricardo: Estudios de Teoría Constitucional. 25. Traducción de Pedro Cruz Villalón.: Tratado de la Ciencia del Derecho Constitucional. Lucas Verdú. Häberle. Buenos Aires. IX Tomos. Madrid. Häberle. 2 Tomos. 1993. Buenos Aires. Presentación de Jorge Carpizo. Peter: La libertad fundamental en el Estado Constitucional . Dykinson. Kägi. 2003. 1983. México. Traducción del Fracés por Sabino Álvarez Gendin. 23. Centro de Estudios Constitucionales. Estudio Introductorio de Diego Valadés.. Ponderación e indeterminación normativa. Universidad Complutense-Ediciones Beramar. Werner: La Constitución como ordenamiento jurídico fundamental del Estado. jueces y control de la Administración. Lima. PUCP. Trotta. Traducción de Sergio Díaz Rici y Juan José Reyven. 2001. 24. Astrea. Servicio de Publicaciones . Luigi: Los fundamentos de los derechos fundamentales. 16. Segundo V.Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid. Peter: El Estado Constitucional. UNAM.

Grijley. 1. Fondo de Cultura Económica. Antonio: El derecho a la tutela judicial efectiva en la doctrina del Tribunal Constitucional (art. Luciano: Constitución. Edersa. 2007. Schneider. Colombo Campbell. Centro de Estudios Constitucionales. 1996. 1991.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 32. 34. Bosch.VV. Saba. Guimaraes Ribeiro. Rudolf: Constitución y Derecho Constitucional. Lissette y Prieto Valdés. 39. México. 2003. Smend. La Habana. 1993. Civitas. Santo Domingo. México. Madrid. De la Oliva Santos. 2000. Lima. Martha: Temas de Derecho Constitucional Cubano. Sergio: Medidas coercitivas y las tutelas de los derechos. Cano Mata. Gedisa. 38. Madrid. Pizzorusso. 3. Lima. La persona ante la administración de justicia: derechos básicos . Palestra. 9. 24 de la Constitución). Prólogo de Joan Picó I Junio. 35. 2.: Los derechos básicos del justiciable. 280 . 6. Mc Graw Hill. Palomino Manchego. Barcelona. José: Las garantías constitucionales del proceso. 5. 2001. Barcelona. Prólogo de Domingo García Belaunde. C. Bosch. Gaceta Judicial. 2 tomos. Juan: El debido proceso constitucional. Nino. Hans-Peter: Democracia y Constitución. 3ª edición. Derecho a la tutela jurisdiccional efectiva. Madrid. Promociones y Publicaciones Universitarias. 1980. 1996. 1987. 2004. Editorial Félix Varela. Chiarloni. Carlos Santiago: La Constitución de la democracia deliberativa. Edición al cuidado y Epílogo de José F. Madrid. México. Centro de Estudios Constitucionales. Madrid. Prats. Centro de Estudios Constitucionales. P. Madrid. 2006. Barcelona. Traducción de Mónica Miranda. Rubio Llorente. Municipio y Garantía Institucional. Cappelletti. Centro de Estudios Constitucionales. AA. Parejo Alfonso. Ovalle Favela. Jesús: El derecho a la tutela jurisdiccional. 37. 2005. Andrés: Sobre el derecho a la tutela jurisdiccional. Biblioteca Porrúa de Derecho Procesal Constitucional. Pérez Hernández. 1984. Francisco: La forma del poder. Hacia una teoría procesal del Derecho. Alessandro: Lecciones de Derecho Constitucional. Barcelona. Mauro y Garth. Traducción de R. 8. Darci: La pretensión procesal y la tutela procesal efectiva. 2° edición. 1997. 1985. Jorge Eduardo: Derecho Constitucional. 4. 36. Estudios sobre la Constitución. 7. Bryant: El acceso a la justicia. 1984. González Pérez. 33.

12. Aldo: La tutela preventiva de los derechos (Como manifestación de la tutela diferenciada). Editorial Lecturas sobre temas constitucionales. Comisión Andina de Juristas. Diálogo con la jurisprudencia. 280 . Revista de la Asociación Ius et Veritas. Lima. 10. Revista de la Asociación Advocatus. Buenos Aires-Santa Fé. de Derecho de la Universidad de Lima. Palestra. Juan José: La tutela procesal de los derechos. Iuris Lex Societas. Derecho y Sociedad. Análisis multidisciplinario de la jurisprudencia del Tribunal Constitucional. Revista de la Pontificia Universidad Católica del Perú. 2004. 14. PERU Advocatus. Rubinzal Culzoni. 2006. 7. 17. Monroy Palacios. REVISTAS ESPECIALIZADAS A. 1. Revista de la Asociación Civil Derecho&Sociedad. Bogotá. Marinoni. Gaceta Jurídica. 16. Martín: Tutela Jurisdiccional Diferenciada. Leyer. Revista de jurisprudencia y doctrina. Marinoni. Luiz Guilherme: Tutela específica de los derechos. 2007. Revista de los estudiantes de la Facultad de Derecho de lus et Praxis. Palestra. Zela Villegas. Editorial Gaceta Jurídica. Rúa Castaño. Gaceta Constitucional. Revista de los estudiantes de la Facultad de Derecho de la Derecho. Justicia Constitucional. Lima. alumnos de la Facultad Cathedra. 9. 12. 2008. Gozaíni. 3. 11. 2008. John Reymon: La tutela judicial efectiva. Lima. la Universidad Nacional de Trujillo. Lima. 4. Lima. 1995.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 10. 11. Palestra. Revista de la Facultad de Derecho de la Universidad de lus et Veritas. Marcelo de Bernardis. 2004. Palestra. Cultural Cuzco. Palestra. 15. estudiantes de la Jus Constitucional. Lima. Osvaldo Alfredo: Derecho Procesal Constitucional-Debido Proceso. 6. Luiz Guilherme: Derecho fundamental a la tutela jurisdiccional efectiva. Hurtado Reyes. Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú. 13. 2002. Luis: La garantía procesal del debido proceso. Lima. Editorial Grijley. 8. 2. Palestra. Análisis multidisciplinario de la jurisprudencia del Tribunal Constitucional. 5.

Políticos y Constitucionales. 22. Revista Jurídica del Perú. OTRAS de Murcia y Universidad de Murcia. Vox Iuris. Congreso de los Diputados. Revista la Asociación Civil Themis. Revista peruana de Derecho Constitucional. Revista Palestra del Tribunal Constitucional. Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Centro de Estudios Políticos y Revista de Administración Publica. Anuario Iberoamericano de Justicia Constitucional. Revista peruana de Derecho Procesal. Centro de Estudios Documentación Administrativa. Revista del Foro. Revista de Estudios Políticos. Editado por Grijley. Distancia (UNED). 7. Revista de Derecho. Centro de Estudios Revista Española de Derecho Constitucional. ESPAÑA Anuario de Derecho Constitucional y Parlamentario. 2. Presidencia del Gobierno. 6. 1. Anuario Latinoamericano de Derecho Constitucional. Editado por Boletín Mexicano de Derecho Comparado. 3. Revista Oficial del Poder Judicial. 14. 15. . Themis. 5. Revista de la Escuela de Graduados de Maestría con mención en Derecho Constitucional de la Pontificia Universidad Católica del Perú. C.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 13. Centro de Estudios Revista de Derecho Político. 1. Editado por el Estudio Monroy&Abogados y Palestra. Konrad-Adenauer-Stiftung. 16. 2. Corte Suprema de Justicia de la República. 19. Constitucionales. Editorial Palestra. Editora Normas Legales. Revista peruana de Derecho Público. 20. B. Revista Española de Derecho Administrativo. 10. 4. 9. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. 21. 18. de los alumnos de la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Revista de la Universidad de San Martín de Porres. 17. 8. Asamblea Regional Políticos y Constitucionales. Políticos y Constitucionales. Editorial Civitas. Pensamiento Constitucional. Revista del Colegio de Abogados de Lima. Revista del Centro de Estudios Constitucionales. Universidad Nacional de Educación a Revista de las Cortes Generales. Revista de Derecho. Tribunal Constitucional.

Revista mexicana de Derecho Constitucional. A. 282 283 . Isonomía y Discusiones. se ha seleccionado los sitios web más relevantes para nuestra asignatura. SITIOS WEB La Ley. Revista Iberoamericana de Derecho Procesal Constitucional. Editorial La Ley. Editorial Lexis Nexos.es/constitucional/verdugo. Siguiendo los avances y las ventajas que ofrece la globalización en la difusión sin fronteras de la información. contiene diversos artículos de interés) Fundación Cervantes (España) http://cervantesvirtual.rediris. 2.BIBLIOGRAFIA ESPECIALIZADA 3. 6.juridicas.com/portal/DOXA.der.unam.cajpe.mx.pe. además de las revistas Doxa. (Contiene información doctrinaria y jurisprudencial preparada por la sección de derecho constitucional de la Universidad de Valencia) Red Derecons (España) www.es. 4.constitucion. Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Instituto Iberoamericano de Derecho Procesal Constitucional – Porrúa. 5. en las que se encuentran artículos de interés) Universidad de Valencia (España) www.uva. 3. Web con información bibliográfica Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México www. (Además de información jurisprudencial y legislativa de los tribunales constitucionales latinoamericanos. 1. Cuestiones Constitucionales. Jurisprudencia Argentina.org. no pueden imprimirse los textos) Comisión Andina de Juristas (Perú) www. (Acceso a más de 1000 libros y más de 10 revistas: La lectura de los textos requiere el programa PDF y. generalmente. (Es posible consultar las constituciones iberoamericanas. 5. 4. distinguiéndose entre sitios de información bibliográfica e información jurisprudencial.

Tribunal Constitucional del Perú www.tc. Acceso a la revista Foro constitucional iberoamericano.pe. (Permite el acceso y descarga de diversos libros. 10.) Revista de derecho constitucional latinoamericano [Argentina] www. Web con información jurisprudencial. 1.boe. 8. 7. en su sección de publicación digital.mx. Comisión Nacional de Derechos Humanos (México) www.(Es posible acceder a las revistas Fundamentos e Historia constitucional. es posible encontrar jurisprudencia de interés) Area de Derecho Constitucional de la Universidad de Oviedo [España] www. Así mismo. (Página importante para acceder a información bibliográfica.htm.es/constitucional/Portada.utalca.html. www. Revista Ius et Praxis de la Universidad de Talca (Chile) www.cndh. Además. (Sitio de la revista Ius et Praxis. 9. 2.gob.derecho. contiene información sobre la disciplina y tiene enlaces de interés) 6. a los que se puede acceder on line.uniovi. 284 . dirigido por el Profesor Alfonso Nogueira Alcalá.conhist.es/tc.cl/iusetpraxis/ius_principal/html.uc3m. (La revista en referencia contiene trabajos de profesores latinoamericanos. de mucho interés) Instituto de Derecho Público Comparado Manuel García Pelayo de la Universidad Carlos III de Madrid (Justicia constitucional en iberoamérica) [España] www.org.es.es/uc3m/inst/MGP/JCI/00-portada. B. Contiene importante información a la que se puede acceder on line).tribunalconstitucional. (Contiene importante información sobre el curso y disciplinas afines). jurisprudencial y doctrinaria sobre el funcionamiento de la justicia constitucional en toda Iberoamérica.org. Tribunal Constitucional de España www.

it.poder-judicial.ar. 8. Tribunal Supremo Federal de los Estados Unidos Mexicanos www.co.mx.go.ramajudicial.gob.bo.3. Sala Constitucional de Costa Rica www.pjn.gov. 10.tribunalconstitucional. 7.cl. Tribunal Constitucional Federal Alemán www.scjn.gov.bverfg. Corte Suprema de Argentina www. 284 285 . Corte Constitucional de Italia www. 9. Corte Constitucional de Colombia www.tribunalconstitucional. 5.gov. Tribunal Constitucional de Chile www.de.cr/salaconstitucional. 4.cortecostituzionale. Tribunal Constitucional de Bolivia www. 6.

.

EPÍLOGO 286 287 .

DOMINGO GARCÍA BELAUNDE 288 .

Y al lado de estas dos vertientes clásicas. Por un lado. 288 289 . Se sabe que la tesis de la unidad de ambos procesos no está del todo admitida (Roxin. 1. Un primer panorama. por ejemplo. A manera de conclusión. las viejas concepciones del Derecho Procesal Civil y del Derecho Procesal Penal. pacíficos. 2. al proceso constitucional. 3. y en cierto sentido. como es obvio. hay otras que son también importantes. 4. Se usa el término en forma recurrente. Hace algunas décadas que circula en América Latina el vocablo “Derecho Procesal Constitucional”. y que han adquirido cierto relieve en los últimos tiempos: el Derecho Procesal Administrativo. Y esto podría ir en aumento. tienen contornos más o menos definidos. el cual está vinculado. Pero lo ha hecho sin mayores precisiones. La especial situación de los Estados Unidos. 5. y también el Derecho Procesal Tributario y el Derecho Procesal Laboral. duda de ello). pero aun está lejos de haber sido fijado en forma clara. El aporte de América Latina. La trayectoria europea. que seguramente se impondrá a la larga. Pero hay una tendencia hacia eso.EL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL: UN CONCEPTO PROBLEMÁTICO EL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL: UN CONCEPTO PROBLEMÁTICO Domingo García Belaunde Sumario: 1. Un primer panorama.

aun cuando parezca paradójico. Esto responde en parte a la tradición jurídica que heredó de Inglaterra. en los siguientes 32 años que 290 . y una aparente amplia aceptación. es saltarse por encima los criterios rectores que debe observarse en todo análisis comparativo. por así decirlo. La especial situación de los Estados Unidos. el mismo Marshall jamás volvió a inaplicar una ley federal por inconstitucionalidad. Si ahora Inglaterra en parte está de regreso. en pleno siglo XVII. Madison de 1803.DOMINGO GARCÍA BELAUNDE Pero en el ámbito procesal constitucional. sino por haber sido obligada a hacerlo como consecuencia de su incorporación como país a la Unión Europea. sino que su lenta aparición se truncó. fundamentalmente. no fue pacífico. En Estados Unidos. no existe el Derecho Procesal Constitucional. Por tanto. el panorama se mantiene impreciso. Es preciso tener en cuenta que este país no sólo pertenece a una familia jurídica distinta –que sigue siendo distinta aun con los acercamientos que se ven en ciertos sectores– sino que además ha tenido una evolución peculiar. Y tampoco un Tribunal Constitucional. nunca tuvo el control constitucional de las leyes en forma desarrollada. no es dable medir los problemas ajenos. no empece su uso. no ha sido por ella misma. en donde parece no importar el tema. porque tiene cierto aire de familia. Aun más. ya que decir que existe allá lo que existe acá. el famoso caso Marbury vs. de asuntos constitucionales. Y que adicionalmente. es de más aceptación en América Latina que en Europa. 2. distintos a los nuestros. a través de nuestros propios lentes o conceptos. En efecto. país que además no tiene Constitución. Veamos esto con más calma. básicamente porque no existen procesos constitucionales. por lo menos en sentido formal. con la experiencia de Coke. De hecho. por más que la Suprema Corte con sede en Washington se ocupe.

Por la misma razón. la máxima jurisprudencia aumenta con el transcurso del tiempo y no siempre de inmediato. susceptibles eventualmente de ir a la Suprema Corte de Justicia. sea por seguir los principios que en alguna oportunidad sentó la Suprema Corte. Aun más. creándose un precedente que a la larga puede influir y dejar de lado la norma cuestionada. y en forma intermitente hasta la época de Roosevelt. Lo que se hace es estudiar. a propósito de un caso concreto y en cualquier tipo de proceso. por lo que tampoco puede decirse que ésta sea un Tribunal Constitucional. Y por tanto. Lo que se estudia y lo que cuenta es la supremacía constitucional. en especial por la resistencia que generó. como es natural. El problema no es. pero en medio de grandes disputas teóricas y doctrinarias. dentro de un proceso de carácter judicial. las que actúan en última instancia. la mayoría de las cuestiones se deciden en las cortes de los Estados miembros. nadie se ha preocupado de estudiarlo. no existe un Derecho Procesal Constitucional y no creo que vaya a existir. sino sustantivo. sea por iniciativa propia. o sea. y en los manuales al uso. procesal. y que son vinculantes. como creación pretoriana. y en consecuencia. a pedido de parte. en cualquier proceso. de defensa de la Constitución y de la supremacía de ésta. Y esto por cuanto los problemas son resueltos en cualquier juzgado. el problema de la supremacía de la Constitución. pues. Lo cual. Pero hay que tener en cuenta que en el modelo norteamericano. Y ella misma es en 290 291 . su valor jurídico y cómo ella se hace efectiva en un proceso cualquiera. este control se hace en vía incidental. en el sistema jurídico norteamericano no existe algo que pueda llamarse proceso constitucional. como lo acredita la literatura existente. se volvió a utilizar muchos años después. que se hace efectiva a través de cualquier proceso. con la Corte Taney. ya en pleno siglo XX. no importando cuál sea la materia objeto de la litis. en los cursos universitarios de Derecho Constitucional. ya que si bien su labor trata estos temas mayoritariamente. requiere tiempo.EL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL: UN CONCEPTO PROBLEMÁTICO permaneció en la Corte. Sentado el principio de la judicial review.

La primera. en su casi totalidad. Esto es. Experiencia modélica. si bien irradia continua influencia. Y es probable que nunca lo haya. y por cierto. la manera como en los Estados Unidos se protege la supremacía constitucional y se inaplica una ley inconstitucional. que ha tenido. ha originado múltiples enseñanzas. de la familia romanista de la que formaba parte el Derecho castellano y las Leyes de Indias. porque los Estados Unidos era algo que se tenía a la mano y no tan lejos. si se quiere. Y esto en cierto sentido era paradójico. los países de la América Latina. que han sido aprovechadas largamente en América Latina. es cierto que a desgano. en los Estados Unidos no hay Tribunal Constitucional. No fueron éstas las únicas razones. Tenían en uso gran parte del Derecho hispánico. por cuanto este nuevo país. En segundo lugar. ni procesos constitucionales ni tampoco existe un Derecho Procesal Constitucional. Pero sobre todo. Sin embargo. Y que empiezan a ser empleadas también por los tribunales constitucionales europeos. pues pronto Napoleón se hizo del poder y en 1804 proclamó el Imperio francés. pues al año no pasan de un centenar los casos que resuelve. se tuvo presente la experiencia norteamericana por múltiples razones. En materia constitucional. mientras que la 292 . En tercer lugar. en especial el civil. 3. asimilaron pronto la influencia francesa en los códigos. fue que el experimento variopinto francés duró poco. que no puede exportarse. sufrieron diversas influencias en el inicio de sus vidas políticas. ya que nuestro corpus jurídico venía. en los hechos.DOMINGO GARCÍA BELAUNDE realidad discreta. una verdadera labor creadora. sin lugar a dudas. pero quizá las más importantes. los modelos constitucionales franceses también fueron objeto de estudio. Y adicionalmente había obtenido su independencia en el campo de batalla. Y así hay que hacerlo para hablar con propiedad. colonia de un gran imperio y había luchado contra él. había sido también. El aporte de América Latina. sin lugar a dudas.

muy pronto. era tributaria de otra familia jurídica: el common law. ya que en Europa. el valor jurídico de la Constitución. Por tanto. a partir de 1803. incorporado tempranamente al Brasil. no dejó de influir sobre el exterior (en lo cual colaboraron muchos escritores famosos de la época. sea en la defensa de los derechos de las personas (como acertadamente lo señaló Grant hace ya varias décadas). como era el caso ejemplar de Tocqueville). aun cuando intermitente. que si bien fue único durante años en su propio país. y sobre todo en el aspecto constitucional y de defensa del máximo texto normativo. la Argentina. con la idea de que la Constitución era sobre todo un texto político. Europa se movía entonces. 292 293 . difíciles de describir. y lo haría durante más de un siglo. Mientras que Estados Unidos descubrió y practicó desde muy temprano. En esta experiencia se veía además una serie de procesos cortos. A lo que hay que sumar. y que debería defenderse políticamente (posición interesante y en cierto sentido válida. luego extendido al ámbito federal mexicano en 1847 y ratificado en la Constitución Federal de 1857. pero que buscaban soluciones rápidas. Estos antecedentes confirman que era relativamente fácil que pronto arraigasen entre nosotros instrumentos jurídicos para la defensa de la Constitución.EL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL: UN CONCEPTO PROBLEMÁTICO experiencia norteamericana. creado en la Constitución yucateca de 1841. Por tanto. no había nada que se le pareciese. iba ir abriéndose paso el ejemplo norteamericano. de la defensa constitucional. pero no suficiente). frente a casos específicos. sea en su aspecto jerárquico y normativo. durante décadas hubo en varios países de la América Latina (en especial en el Brasil. en esa época. como es el caso modélico del Amparo. por vez primera en 1830). Madison. como eran los famosos y centenarios writs. el caso Marbury vs. Así como la introducción de instrumentos protectores de determinados derechos fundamentales (empezando con el Hábeas Corpus. Colombia y Venezuela) la práctica. México.

Néstor Pedro Sagüés en 1979. en el libro del mismo autor titulado El juicio de amparo (1964). Roberto Rosas en 1983.DOMINGO GARCÍA BELAUNDE Precisamente. en su tesis de licenciado en Derecho (1955) presentada en cinco capítulos. ¿Cómo sucedió esto? Hasta donde alcanza mi información. pág. puede explicar que en 1944. por las razones antes expuestas). y que se dedicó a escribir sobre estos temas en forma profusa. debemos recordar que Alcalá-Zamora y Castillo era un jurista español. incluso en procesalistas del entorno (como es el caso de Couture). 77). en Colombia. el alemán y el italiano. que alcanzó la cátedra siendo muy joven. Y más tarde. Fue en esa estancia argentina. Luego de este inicio promisorio. en la Argentina. como se sabe. ni hiciese un desarrollo elaborado. un amplio magisterio en el mundo iberoamericano. que luego continuó en México. 2ª. Luego sigue un curso vertiginoso de la expansión del término. 1944) y luego lo reiterase y ampliase en comentarios bibliográficos publicados en la Revista de Derecho Procesal editada en Buenos Aires y que dirigía Hugo Alsina (año III. volviese sobre el tema. Penal y Constitucional) (Buenos Aires. es la primera vez que el concepto como tal se usa en el mundo occidental (América Latina y Europa. el que primero lo plantea orgánicamente es Héctor Fix-Zamudio. en Argentina. simultaneó en ambos procesos). Pero sin que él ni nadie más durante varios años. sin contar a los Estados Unidos. que lanzó el concepto y que tuvo acogida. FixZamudio ha ejercido desde entonces. 1945. que debe ser estudiado en otra oportunidad. que aquí escuetamente reseño: en el Perú se usa por vez primera en 1971 (cabe este honor al autor de esta ponencia). en el Brasil. que contribuyó grandemente a difundir. Niceto Alcalá-Zamora y Castillo. 294 . parte. experto en Derecho Procesal. como si se intentó con el proceso civil y el proceso penal (Alcalá-Zamora. al publicar su libro Ensayos de Derecho Procesal (Civil. mostrándose gran conocedor del procesalismo científico más importante de esa época. utilizase por vez primera el término “Derecho Procesal Constitucional”. Para tales efectos. dos de los cuales serán publicados en revistas especializadas al año siguiente (1956). este ambiente de carácter constitucional y procesal.

Aun cuando para efectos prácticos y por así decirlo. tan pronto terminó la Primera Guerra Mundial. la última de las cuales apareció en cuatro tomos en 2003 (y a cargo de la editorial Porrúa). que es el primero que se publica en México con ese título). sólo ocurriera en la segunda posguerra. a través de trabajos propios y de una compilación de largo aliento: Derecho Procesal Constitucional. como ya lo he adelantado. en México. no existía el concepto jurídico de Constitución. En Europa. exitosos. un libro dedicado al Derecho Procesal Constitucional. y por tanto. una nueva ciencia. Esto permite comprender que nada parecido al proceso o a la jurisdicción constitucionales se desarrollasen. La trayectoria europea. y luego en otros países 294 295 . en Costa Rica en 1995. que iba a desarrollarse lentamente en Alemania y en Italia. 2004). Cochabamba. Rubén Hernández Valle. el Derecho Procesal. 4. sino muy posteriormente. Pero en Europa había surgido a mediados del siglo XIX. que ha alcanzado cuatro ediciones. Jurisdicción constitucional. Y más recientemente. explicable en gran parte por razones históricas.EL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL: UN CONCEPTO PROBLEMÁTICO Ernesto Rey Cantor en 1994. en la Argentina. Lo que primó durante décadas. como de otros juristas latinoamericanos como Allan R. José Antonio Rivera en Bolivia (cf. tampoco el de defensa jurídica de la Constitución. el gran esfuerzo de Eduardo Ferrer Mac-Gregor en compendiar y divulgar este nueva disciplina. Gozaíni. hasta principios del siglo XX. Y luego han seguido los trabajos sobre el tema. entre otros. Grupo Editorial Kipus. tanto de Héctor FixZamudio. Brewer-Carías en Venezuela (si bien no utiliza el término) y Osvaldo A. En el Brasil destaca toda una amplia bibliografía. con diversos planteos. fue la defensa política y el temor a toda intromisión judicial. que ha continuado la línea seguida por Sagüés aun cuando en forma independiente (Gozaíni tiene el mérito de haber publicado en México y en 1995. ya iniciado el siglo XX. Han venido luego sucesivos trabajos.

no empece que existían ya en el mundo germano procesalistas de renombre. pero sin dar el salto cualitativo. La obra de Cappelletti. Se limitó a hablar de justicia o jurisdicción constitucional. que por entonces asomaba en algunas publicaciones italianas que él no podía desconocer. en la cual Kelsen se movía. Pero no se fue más allá. o de control judicial de constitucionalidad o frases parecidas. y así se refleja en sus principales obras (cf. México. Pero en ese momento se utiliza la expresión “jurisdicción constitucional”. al igual que Kelsen. quizá atraído por otras urgencias. UNAM. Ni Kelsen ni Schmitt llegaron a eso. no demuestran mayor conocimiento del mundo procesal. quizá la más creadora del periodo en el ámbito europeo. nada hubo sobre el aspecto constitucional. se limitó a desarrollar. Pero Cappelletti. Es cierto que la idea y la concreción de los tribunales constitucionales se da en Europa en el período 1919-1931. sobre todo a partir de 1955. no logró ubicar esa temática dentro del mundo del Derecho. que pronto adquirieron una fisonomía definida. no obstante que venía de una tradición y de una escuela procesal acreditada. esto es. los interesantes y pioneros trabajos de Kelsen en esta materia. Y al parecer. capacidad de decir el Derecho en materia constitucional. en la parte concerniente al proceso civil y al proceso penal. que tan desarrollado estaba en esa época en la comunidad jurídica alemana. replantear y ordenar la problemática –de gran influencia en toda la América Latina. con la obra pionera de Mauro Cappelletti. tampoco le interesó hacerlo.DOMINGO GARCÍA BELAUNDE europeos. en concreto. Sin embargo. Y más bien es en Italia. a la que visitó mucho durante largos años– pero no afrontó el problema conceptual de base. en la década del veinte con la gran creación austriaca inspirada en Kelsen. Sobre todo. enfoques e intuiciones. que empieza el análisis del control de constitucionalidad en forma rigurosa y creadora. 1987. lo que antes no existía en el Derecho europeo. que es una compilación de sus principales trabajos). Aun más. no obstante sus enormes méritos. 296 . La justicia constitucional. por sus innovaciones.

1991) de amplia difusión 296 297 . disciplina a la que no consideran autónoma. el conocido manual de Antonio Ruggeri y Antonio Spadaro (Lineamenti di Giustizia Costituzionale. editados por Giappichelli) y en donde hace referencias también al Derecho Procesal Constitucional y al proceso constitucional. muy utilizado en Italia. Lima 2004) y por tanto. Nueve ensayos constitucionales y una lección jubilar. 1988) quien más tarde incursiona con entusiasmo sobre el tema (así en su intervención en el seminario organizado por la Corte Constitucional en el mes de noviembre de 1989). un conocido y difundido manual debido a Christian Pestalozza (Verfassungsprozessrecht. CEDAM. ha publicado varios volúmenes dedicados a Aggiornamenti in tema di processo costituzionale (cinco en total. con Elena Malfatti y Saulle Panizza. Torino 2001) que sin embargo prefieren el calificativo. Lo mismo puede decirse de Roberto Romboli. En Alemania. de “justicia constitucional”. una suerte de emanación del Derecho Constitucional. en 1973. Una gran obra en este sentido es la de Gustavo Zagrebelsky (La giustizia costituzionale. dando a entender que es algo en cierto sentido autónomo. intento que al parecer ha abandonado (véase el reciente manual Giustizia Costituzionale preparado por el mismo Romboli. sino como una rama del Derecho Constitucional. al que califican como sinónimo de lo que se llama “Derecho Procesal Constitucional”. si bien sólo lo sistematiza en 1976. Giappichelli editore. si bien luego surgirán los disidentes. el primero que emplea el concepto de “Derecho Procesal Constitucional” es Peter Häberle. Giappichelli editore. quien primero utiliza en Italia el “nomen iuris” es Massimo Luciani (Le decisioni processuali e la logica del giudizio costituzionale incidentale. Y aquí lo siguen varios más. Y posteriormente hay que citar.EL DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL: UN CONCEPTO PROBLEMÁTICO Más bien. pero sin hacer mayores precisiones. pero sin que tome una definición al respecto. Por otro lado. Manchen. quien con sus colaboradores de Pisa. Padova 1984). 2003). sobre todo. en un ensayo en donde sostiene que el Derecho Procesal Constitucional no es más que el derecho constitucional concretizado (cf.

Madrid. Lo expuesto en las líneas que preceden. pues los hechos así lo demuestran: hay publicaciones. tomo I). el primero que utiliza el término es José Almagro Nosete en un sustancioso artículo (cf.en el mundo alemán. han querido llamar la atención sobre una dificultad inicial: esto es. Valencia. Existe una disciplina que puede denominarse Derecho Procesal Constitucional. Edit. Pero el mérito en haberle dado sistematicidad es de Jesús González Pérez (cf. 1979). procesos constitucionales. pues tarde o temprano. Seguramente. cátedras dedicadas a ello. “Tres breves notas sobre Derecho Procesal Constitucional”. Y desde su óptica. eventos centrados en su estudio. pues parece más inclinado por la parte pragmática del Derecho Procesal Constitucional en su propio país. de haber escrito hace algunos años. no obstante algunas posiciones pesimistas o dubitativas. como para que justifique una respuesta positiva. A manera de conclusión. y dedica apenas unas cuantas líneas de su parte introductoria a destacar la “peculiaridad” del Derecho Procesal Constitucional. que todavía se ven en el entorno. por cierto. qué se entiende por Derecho Procesal Constitucional. Tirant lo blanch. En España. lo trata Juan Montero Aroca y sus colaboradores (cf. Pero esto es cuestión de tiempo. en Revista de Derecho Procesal Iberoamericana. . a relievar la existencia de normas procesales constitucionales que hay que respetar. la pregunta habría sido otra: ¿existe o puede existir una disciplina jurídica que se llame Derecho Procesal Constitucional? Esta inquietud ha sido respondida en forma afirmativa. describe cómo operan los procesos constitucionales en la federación y en los länder. 5. Pero podría desprenderse una postura autónoma y procesal de la disciplina (si bien esto. Derecho Procesal Constitucional. Derecho Jurisdiccional. Civitas. Madrid. 1980) aun cuando centrado en el ordenamiento español. Todo esto es una realidad. 1998. No se advierte en él una adhesión o definición al respecto. no pasa de ser una hipótesis). y a describir los procesos en términos adecuados.

Lima. una disciplina así será plenamente aceptada. . Pero esto no agota la problemática. Y esto es lo crucial. Revisado en setiembre de 2004. El segundo punto es cómo aparece el concepto y cómo se le define. Todavía quedan por desbrozar cuestiones complejas que le son conexas y que sirven para mejor entenderla. marzo de 2004. reiterativas y no siempre precisas. pues las indicaciones generalmente son vagas. con la esperanza de mostrar el avance de los últimos años. A esto he dedicado esta ponencia.por lo menos en el mundo romanista.

Este libro. Teléfonos: 351-6235 / 351-1258 / 351-5078 / 383-0906 carvilsac@hotmail. por encargo del Tribunal Constitucional del Perú.A.. en los talleres de Editorial Gráfica CARVIL S.C.com . se terminó de imprimir. en el mes de diciembre de 2008.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful