Está en la página 1de 10

Fanaquistiscopio de Plateau

El ojo retiene momentáneamente la imagen


que antecede a otra. El movimiento en el
cine es una ilusión óptica que se consigue
relacionando una secuencia de imágenes
que se desplazan cronológicamente.

Para conseguir esta idea de movimiento se


idearon algunos aparatos como el
taumátropo, el fanaquistiscopio, el zootropo,
el praxinoscopio, etc., que a pesar de sus
complicados nombres, funcionaban a base
de principios muy simples
Zootropo de Horner
El cine empieza a perfilarse con Le Prince, un francés con
residencia en Londres quien, usando la película en rollo
que fabricaba Eastman Kodak y una cámara de varios
lentes, logra captar veinte imágenes por segundo.
Pero estas imágenes no pueden proyectarse, pues se
carece, todavía, de un mecanismo adecuado para este fin.
Tomás Alva Edison construye en 1891 su quinetoscopio y
con él los americanos tratan de adjudicarse la paternidad
del cine.
Pero el quinetoscopio es un limitado aparato que, aun
usando una banda de película perforada, sólo permite la
observación individual de las imágenes que se desplazan
ininterrumpidamente antes los ojos del espectador.
Tiene, no obstante, un atractivo novedoso, ya que dichas
imágenes corren acompañadas de música fonográfica.
Zoopraxinoscopio de Muybridge
Para dar una idea correcta del movimiento
continuo, es necesario que de una imagen a
otra haya un pequeño alto.

Es decir, la imagen tiene que detenerse por


una fracción de segundo, suficiente para
que el ojo la retenga.

Sin esta característica no podrían funcionar


ni la cámara cinematográfica ni el proyector.
Quinetoscopio de Edison
Desde la obtención de la primera imagen
fotográfica hasta llegar al cine, no ha estado
sólo presente el ingenio de algunos
individuos. Todo fue posible por la
participación de muchísimos seres - la
mayor parte anónimos - y el esfuerzo de los
que, inclusive, pagaron con la vida su
ansiedad experimental. Nunca sabremos a
ciencia cierta, dónde se originó la primera
cámara oscura ni a dónde llegaremos en el
futuro con ella.
Cámara de Lùmiere
La historia que la hizo posible está matizada
por los vapores emanados de antiquísimas
probetas, la soledad de los calabozos y el
fuego de las piras donde fueron quemados
en vida inquietos hechiceros.

Ojalá que estas líneas aportan algo sobre


su conocimiento y hagan que quienes se
decidan a construir una, siguiendo los
consejos de Adojuhr, reencuentren
nuevamente al Unicornio.

Intereses relacionados