1

TEORÍA ATÓMICA Y ENLACE QUÍMICO

2
Departamento de Ciencias y Tecnología Subsector: Química Profesor: Carlos Donoso E. Nivel: Primer año Medio Año: MMXI

Teoría Atómica

Introducción: Los griegos y el átomo. En la búsqueda de una explicación sobre la constitución de la materia, los griegos desarrollaron varias ideas, entre las cuales destacan las planteadas por Aristóteles, Leucipo y Demócrito. Aristóteles creía que la materia estaba conformada por la mezcla de cuatro elementos o fuerzas fundamentales, que denominó: aire, agua, tierra y fue go. Entre estos estaban estados intermedios por los que la materia pasaba en su proceso de transformación: caliente, seco, húmedo y frío. Leucipo en cambio planteo que si la materia era dividida en forma consecutiva, el proceso no tendría el carácter de infinito, sino que se llegaría a una partícula pequeña e invisible que ya no podría seguir dividiéndose. Más tarde Demócrito bautizó a esta partícula como átomo. Sin embargo, este primer ´modeloµ constituye el resultado de aplicar el pensamiento racional sobre los hechos observados, sin la comprobación experimental que suele acompañar a nuestros conocimientos actuales. Es por tanto, un ´ modelo no empíricoµ. El modelo de Dalton. La primera comprobación experimental de las propiedades de los átomos que caracterizaban la materia, llegó de la mano de John Dalton (1766-1844). Las leyes de combinación de los elementos para formar compuestos: Ley de Dalton de las proporciones múltiples, ley de Proust (1754-1826) de las proporciones definidas, la ley de Lavoisier (1743-1794) de la conservación de la masa en las reacciones químicas y la ley de Avogadro (1776-1856), hablaban indirectamente de las características de estos átomos. Dalton se percató de esto y tomando como base las ideas de Leucipo y Demócrito, plantea un modelo, que a diferencia de los griegos, es empírico. Sus resultados los publica en 1808 en su obra titulada New System of Chemical Philosophy.

3

Principios del modelo de Dalton 1.- Los átomos son partículas reales separadas o independientes que no se pueden dividir por ningún proceso químico conocido. 2.- Los átomos del mismo elemento (oxígeno, cobre, oro, etc.) son iguales entre sí en todos sus aspectos y de igual peso. 3.- Los átomos de elementos diferentes tienen propiedades diferentes, como peso, afinidad, etc. 4.- Los compuestos químicos están formados por la unión de átomos de distintos elementos en simples proporciones numéricas. El Modelo de Thomson La electricidad tiene la palabra Los griegos sabían de ciertos fenómenos, como por ejemplo, el que observaban al frotar con piel animal un trozo de ámbar ( ) que en griego se dice ´elektronµ. El resultado era que el ámbar (savia fosilizada) podía atraer, de esta manera, trocitos de hierba seca. Posteriormente y alrededor del 1800, hombres de ciencia de la talla de B. Franklin (1706-1790), A. Volta (1745-1827), L. Galvani (1737-1798), A. M. Ampère (1775-1836), M. Faraday (1791-1867) investigaron este fenómeno, que llamaron ´eléctricoµ y que se presentaba en sólidos (metales) y en sales disueltas o fundidas. Faltaba por investigar el comportamiento eléctrico de los gases. W. Crookes (1832-1919) desarrollo, a mediados de 1800, un aparato, que se denominó ´tubo de descargaµ. En él comprobó que al aplicar una descarga eléctrica sobre un gas encerrado, éste brillaba intensamente. Pero si extraía parte del gas, la brillantez de la luz iba cediendo y daba paso a un débil haz que partía en el cátodo y terminaba en el ánodo. Denominó a estas emisiones: rayos catódicos. Posteriormente investigó la naturaleza de estos rayos, notando que poseían carga eléctrica negativa. Las partículas negativas que formaban el rayo catódico fueron bautizadas como electrones. En 1886 E. Goldstein (1850-1930) descubre los rayos positivos o rayos canales y J. J. Thomson (1856-1940), determina en 1898 la relación carga/masa (q/m), que le permite afirma que:

La masa de la partícula positiva tenía alrededor de 1800 veces más masa que la partícula negativa.

4

Con estos antecedentes, Thomson postula un nuevo modelo para el átomo. Principios del modelo de Thomson 1.- La materia es continua y está formada por átomos eléctricamente neutros. 2. La masa de los átomos posee carga eléctrica positiva. 3.- Los electrones están incrustados en la masa del átomo en cantidad suficiente para garantizar la neutralidad.

Modelo de Rutherford Descubrimiento de la radiactividad Casi al empezar el siglo XX H. Becquerel (1952-1908) descubre que un mineral de uranio tiene la capacidad natural de producir emisiones. Logra identificar sus características y las bautiza como rayos E, y K. Los rayos E sonde naturaleza positiva y los identifica con átomos ionizados de He, los rayos , en cambio, están conformados por partículas negativas. Finalmente, los rayos K no tienen carga ni masa, concluyendo que son energía pura. M Curie (1867-1934) y P. Curie (1859-1906), continuarán con las investigaciones comenzadas por Becquerel y descubrirán dos nuevos elementos, el Polonio y el Radio, inaugurando así la era de la Radiactividad. Experimento de Rutherford

Rutherford dirigió las emisiones de una fuente radiactiva sobre una lámina delgada de oro. Para poder detectar las partículas E que usaría como proyectiles, rodeo todo con una pantalla recubierta de ZnS (sulfuro de cinc), que es un

5
¤ ¡ £¢ 4 £¢  

cen ell do destellos.
¡

Número Atómico (Z) Cantidad de protones que posee un áto o. Si el áto o es el ctricamente neutro el n mero atómico corresponderá tambi n a la cantidad de electrones. Número Másico (A) Corresponde a la suma de los protones y neutrones que posee un átomo
Notación Sea X el símbolo de un elemento podemos anotar Z y A, de las si uientes formas:
9 7 4 5 5 6 7 8 4 7 6

i os de átomos
9 ' '

Isóto os: átomos que presentan i ual Z y distinto A. Ejemplo: 8O16, 8O17
9 0

Isó

ros: átomos que presentan distinto Z e i ual A. Ejemplo: 7N14, 6C14
14Si 30, 15P 31

Isóto os: átomos que presentan i ual cantidad de neutrones. Ejemplo:
9 $ $

Catio es: átomos que han perdido uno o más electrones . Ejemplos: Na +, Ca+2, Fe+3 A io es: átomos que han recibido o capturado uno o más electrones. Ejemplos: S -2, FNota: Los cationes y aniones se clasifican en general como io es.
B $ $

3 2

$

( 10$

%0)&

(

'&%$

Co

to r

io

o co el áto o

"

3.- Los electrones giran describiendo rbitas alrededor del núcleo cantidad su iciente ara asegurar la neutralidad eléctrica .
#

"

2.- La masa del átomo está concentrada en un es acio equeño que osee carga eléctrica ositiva

central, llamado núcleo,

!  

 

1.- La

ater a está

r ada

r átomos que resentan un gran es acio acío.

© 

 

© 

©  © ¨ 

§ ¦¥

Pri

 

es deci

un

sustancia que al ser i pactada por las partículas produce

i io

o

o

ut

r or

se encuentran en

A

@

6

Características de las partículas su atómicas
Protones Núcleo Neutrones Átomo
No olvidar que: A = nº de protones + nº de neutrones y que Z = nº de protones. Por lo tanto, A = Z + nº de protones O sea

Envoltura Electrones

Valores de Car a y Masa de las partículas su atómicas (E S.I) Partícula Protón Neutrón Electrón El modelo de Bo r A tecedentes históricos
Desde los tiempos de I. Newton (1642-1727), los fenómenos asociados a la luz llamaban poderosamente la atención de los hombres de ciencia. Newton manifestaba que la luz estaba compuesta de ´corpúsculosµ. Sin embargo, Christiaan Huygens (16291695) desarrollo la idea de que la luz se propagaba en forma continua a la manera de una ´ondaµ. Así, ambas teorías, la corpuscular y la ondulatoria, se enfrentaron perdiendo la primera de ellas. La teoría ondulatoria se transformó en la forma de explicar cada uno de los fenómenos asociados a la luz. En 1900, M. Planck (1858-1947), buscando un modelo matemático que explicara las radiaciones electromagn ticas de un cuerpo negro (cuerpo ideal que es capaz de absorber toda la radiación incidente), llega a la conclusión que la única forma de explicar el comportamiento físico de este sistema es asumiendo que la energía no es una onda, sino que, es entregada al sistema como ´paquetesµ o ´cuantosµ de luz. Él no estaba convencido de esta idea, pero su elección permitía explicar con total claridad la representación gráfica de dicho fenómeno. En 1904, A. Einstein (1879-1955), consigue explicar el ´efecto fotoel ctricoµ mediante las ideas desarrolladas por Planck. Es este logro, el que le permite obtener posteriormente, en 1921, el premio Nobel de física.
H H G F E D

Car a (Coulomb) 1.6021v 1019 0

1.6021v 1019

C

I

Partícula Protón Neutrón Electrón

Carga +1 0 -1

C

nº de neutrones = A - Z

Masa 1 1 1 1840

Símbolo p n e

Masa (Kg) 1.6725 v 1027 1.6748 v 1027 9.1091v 10 31

D

7

El efecto fotoeléctrico Consiste en lograr la emisión de electrones desde la superficie de un metal, mediante la iluminación de ella por una luz de cierta energía. Este fenómeno se conocía desde 1887. Sin embargo, la teoría ondulatoria de la luz era insuficiente para dar una explicación. Einstein explica que si asumimos que la luz transporta su energía en pequeños ´paquetesµ o cuantosµ la relación que permite determinar la cantidad de electrones emitidos, puede calcularse. Einstein acuña el término ´fotónµ El problema del modelo de Rutherford Como sabemos, en el modelo de Rutherford, los electrones se mueven orbitando el núcleo. La física clásica, explicaba que si una partícula cargada (ejemplo: el electrón) se movía, debía emitir energía. Si así lo hacía, lentamente comenzaría a perder parte de la energía que estaba usando para moverse. En el caso del electrón, moviéndose alrededor del núcleo, esa pérdida haría que la energía que el electrón necesitaba para mantenerse en dicha órbita, disminuyera. Esto provocaría que la atracción eléctrica que ejerce el núcleo, hiciera al electrón acercarse más y más a él, produciéndose un colapso. Principio de Bohr Niels Bohr resuelve este dilema argumentando lo siguiente: Las leyes de la física clásica no son aplicables a escala subatómica. A interior de los átomos hay otras leyes l que pertenecen al terreno de la mecánica cuántica. Principios del Modelo de Bohr (o Rutherford-Bohr) 1.- Los electrones giran alrededor del núcleo en órbitas cuyas energías están cuantizadas. Es decir, que pueden tomar algunas energías que son permitidas. (Nota: En nuestro diario vivir no estamos enfrentados a la cuantización, en forma habitual. Por ejemplo, si queremos llenar con agua un envase, podemos agregar cualquier cantidad, es decir cantidades continuas, sin ningún problema. En cambio, cuando vamos a comprarnos un par de pantalones a una tienda, nos encontramos con el concepto de cuantización, ya que sólo podemos elegir una de las cuatro tallas más comunes: S, M, L o XL. No hay tallas intermedias, por lo que si una prenda está entre la M y la L, deberé decidirme por una de las dos.) 2.- Si deseamos que un electrón, que se encuentra en un nivel u órbita, de energía E1, sea promovido a una órbita o nivel de energía E2, debemos entregar una energía equivalente a la diferencia energética entre ambos niveles, que indicaremos como E. En general,

E = Ef - Ei
final e i, el inicial.

donde f indica el estado

8

Por lo tanto, tendremos que

E =E2-E1
Ésta diferencia será positiva, ya que E2 >E1. 3.- Si un electrón ubicado en una órbita cuya energía es E2, decae o desciende a una órbita de energía menor E1, el átomo emitirá energía cuyo valor será igual a la diferencia energética entre ambos estados.

E =E1-E2
Ésta diferencia, ahora, será negativa, ya que E2 >E1. El modelo de Bohr en tela de juicio: El principio de incertidumbre de Heisenberg Para ver como se ´mueveµ un electrón dentro del átomo, sería necesario iluminarlo (nosotros vemos el mundo que nos rodea gracias a la luz que incide en los objetos, se refleja y llega finalmente a nuestros ojos). Sin embargo, al ´iluminarµ un electrón, éste tomará la energía presente en esa ´luzµ y la usará para moverse a otro nivel o simplemente para escapar del átomo. De este modo, no es posible saber exactamente donde se encuentra ese electrón, ni menos determinar a qu velocidad se está moviendo. Werner Heisenberg, se dio cuenta de esto y lo presentó a través del siguiente postulado, conocido como p c p o de ince tidumbre. ´No es posible determinar en forma simultánea (o sea al mismo tiempo) la velocidad y la posición de un electrón. Al determinar una de ellas, la otra variable queda indeterminadaµ La consecuencia de este principio es que debemos desechar la idea de que el electrón se mueve en una órbita fija y determinada. Por el contrario, diremos que el electrón se mueve dentro de un espacio virtual, en el que la posibilidad (probabilidad) de encontrarlo es alta. Este espacio lo llamaremos orbital.
P Q R R SRQ

9

Modelo atómico actual
La mirada dada por Heisenberg sobre el movimiento de los electrones en el átomo, más el aporte de Louis de Broglie a comprender la naturaleza dual de la luz (la luz se comporta de dos formas: macroscópicamente se manifiesta como una onda y subatómicamente, como una partícula), llevó a Erwin Schrödinger a plantearse que el electrón se movía en forma ondulatoria. De esta manera Schrödinger aplicó una ecuación al problema, que llamaremos ecuación de onda . Las soluciones de esta ecuación que es, matemáticamente muy compleja, se conocen como los números cuánticos.

Los números cuánticos
Los números cuánticos son de cuatro tipos: 1.- Número cuántico principal (n) : Permite indicar el nivel en que se encuentra el electrón. Si imaginamos el átomo como un edificio de departamentos, n indicaría el ´pisoµ en el cual se encuentra el electrón Su variación es la siguiente

n = 1, 2, 3, 4, ««««,’
No olvidemos que estos números corresponden a soluciones de una ecuación, por lo que matemáticamente están correctas. Pero si lo llevamos a lo real, significaría un ´edificio con infinitos pisosµ. Por lo tanto, sólo vamos a considerar que n varía de 1 a 7. Es decir, n = 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7. 2.- Número cuántico secundario (l): Indica el tipo de orbital que ocupa el electrón. En nuestro ejemplo anterior diríamos que corresponde al ´tipo de departamentoµ que ocupará ese electrón. Al comienzo de esta página puedes ver cómo son los distintos tipos de orbitales. Vamos a usar una notación para indicar a que orbital nos estamos refiriendo.

Valor para l 0 1 2 3

Tipo de orbital s p d f

La variación del número cuántico l, está relacionado con el valor del número cuántico principal, n:

l = 0, 1, 2, 3, 4, «««,(n ³ 1)
3.- Número cuántico magnético (m) : Indica la orientación que pueden tomar los orbitales de un mismo tipo, en un nivel determinado. La variación de ´mµ está relacionado con ´lµ, de la siguiente manera:

-l, ««, 0, ««..+l
De esta manera, si l= 1, m=-1, 0, +1 o si l = 2, m = -2, -1, 0, +1, +2.

10

4.- Número cuántico de spin (s): Toma dos valores. s = ½ y s = -½ Este número está asociado a la idea de que el electrón gira o rota en un sentido o en el otro.

Relaciones entre l y m, para un n cualquiera
Veamos cómo se relacionan los valores de n, l y m, además de la notación que se usa.

n 1 2 2 2 2 3 3 3 3 3 3 3 3 3

l 0 0 1 1 1 0 1 1 1 2 2 2 2 2

Designación s S p p p s p p p d d d d d

m 0 0 -1 0 +1 0 -1 0 +1 -2 -1 0 +1 +2

Designación s s px py pz s px py pz d1 d2 d3 d4 d5

Notación general 1s 2s 2px 2py 2pz 3s 3px 3py 3pz 3d1 3d2 3d3 3d4 3d5

Por ejemplo, la notación siguiente significa:

11

Configuración electrónica
Corresponde al ordenamiento de los electrones de un átomo en sus orbitales y niveles Para realizar la configuración electrónica de un elemento cualquiera nos fijaremos en su número atómico (Z), asumiendo que dicho átomo es eléctricamente neutro y seguiremos una serie de regla que se detallan más abajo.

Principios de Construcción o de Aufbau
1.- Principio de la mínima energía: Los electrones se ubicarán en los niveles y orbitales siguiendo un orden que irá de la menor a la mayor energía. Es decir, los electrones se ordenan según energía creciente de sus niveles y orbitales. 2.- Principio de exclusión de Pauli: No pueden existir dos electrones que tengan los cuatro números cuánticos iguales. Esto lo podemos traducir de la siguiente manera: por cada orbital podremos poner como máximo 2 electrones . Sabemos que existen cuatro orbitales ´genéricosµ: s, p, d y f. Pero según el valor de ´mµ, hay: -un orbital tipo s -tres orbitales tipo p -cinco orbitales tipo d y -siete orbitales tipo f. Por lo tanto, tendremos una cantidad máxima de electrones que podremos ubicar en ellos.

Tipo de orbital s p d f

Cantidad de orbitales 1 3 5 7

Nº máximo de electrones 2 6 10 14

3.- Principio de máxima multiplicidad o regla de Hund: Esta regla de llenado de electrones es aplicable a los orbitales p, d y f. Por ejemplo, los tres orbitales p (p x, py, pz) tienen entre si la misma energía. Por lo tanto, al momento de llenarlos no sabríamos por cual empezar. Esta regla nos dice que debemos tratar de poner los electrones de tal manera de que se favorezca el semillenado. Ejemplo: Ubiquemos 4 electrones en los orbitales 2p. Usaremos flechas verticales para representar a los electrones y la convención será la siguiente:

12

Entonces

Diagrama de Moeller
Este diagrama resume los tres principios del Aubau y permite de una manera más fácil obtener las configuraciones electrónicas de los elementos químicos. La configuración obtenida para cada elemento es general, es decir, no indica las ordenaciones según spin que indica la regla de Hund. Esto se obtiene en forma separada, una vez lograda la configuración electrónica. El diagrama es el siguiente:

El llenado se comienza desde arriba siguiendo la dirección de las flechas. De esta forma se indica cualitativamente la energía de cada nivel y orbital. Así podemos entender por qué un orbital de cierto nivel se llena en primer lugar que otro.

13

Si escribimos esta misma ordenación horizontalmente, tendremos:

1s 2s 2p 3s 3p 4s 3d 4p 5s 4d 5p 6s 4f 5d 6p 7s««
La cantidad de electrones presentes en cada orbital se escriben como superíndices (es decir, en forma de exponentes) Ejemplos: Escribamos la configuración electrónica del 20Ca. Recordemos que en los orbitales s podemos poner un máximo de 2 electrones, en los p, un máximos de 6, en los d, un máximo de 10 y en los f, un máximo de 14 electrones.

Ca ! 1s 2 2s 2 2p 6 s 2 p 6 4s 2 20
Veamos otro ejemplo,
17Cl:

17 Los Gases Nobles

Cl ! 1s 2 2s 2 2p 6 3s 2 3p 5

Los gases nobles corresponden a elementos que presentan una gran estabilidad, por lo cual, en términos generales, no se hayan formando moléculas. Todos son gases monoatómicos. Los gases nobles que nos interesan son: Helio, Neón, Argón, Kriptón y Xenón. El Radón, es un gas noble, pero su inestabilidad nuclear (es un elemento radiactivo) hace que no sea considerado en relación con las configuraciones electrónicas. Además, las configuraciones de los gases nobles, son llamadas de capa completa, dado que con los electrones que poseen alcanzan a completar el nivel correspondiente. Veamos esto:

14

Configuraciones abreviadas
Podemos abreviar la configuración electrónica de un elemento, al reemplazar parte de ella, por la de su gas noble más cercano. Veamos un ejemplo. El azufre tiene la siguiente configuración electrónica

16

S ! 1s 2 2s 2 2p 6 3s 2 3p 4 Ne ! 1s 2 2s 2 2p 6 10

El gas noble Neón tiene la siguiente configuración

Luego, la configuración abreviada del azufre será

S ! ?10 Ne A s 2 p 4 16
Configuraciones electrónicas de los iones
Recordemos que un ion corresponde a un átomo que ha perdido o ganado uno o más electrones. Por tanto, partiendo de su número atómico Z, deberemos agregarle o quitarle electrones, para poder representarlos configuracionalmente. Ejemplo: Veamos la configuración del catión Al 3+: La configuración del aluminio eléctricamente neutro (es decir, con todos sus electrones), es:

Al ! 1s 2 2s 2 2p 6 3s 2 3p 1 13
Como el catión Al 3+ ha perdido 3 electrones, la configuración electrónica de este ion será:

Al3  ! 1s 2 2s 2 2p 6 13
Esta configuración es equivalente a la del Neón.

Átomos isoelectrónicos
Dos átomos de dos elementos configuraciones electrónicas son idénticas. Ejemplo: distintos serán isoelectrónicos si sus

Al3  ! 1s 2 2s 2 2p 6 13
y

11

Na  ! 1s 2 2s 2 2p 6

15

Ambas configuraciones son isoelectrónicas con la del Neón

10

Ne ! 1s 2 2s 2 2p 6

La Tabla periódica de los elementos
La ordenación de los elementos en la tabla periódica permite agruparlos, en primera instancia, según la forma en que están llenando sus niveles y orbitales. Tenemos así, los elementos: Representativos (R), los elementos de Transición (T) y los de Transición interna (TI). Además, esta ordenación permite aproximarnos al entendimiento de ciertos comportamientos físicos y químicos, simplemente comparando su lejanía o cercanía con los elementos llamados gases nobles.

Grupo y Período de un elemento químico
Definamos, en primer lugar, los conceptos de Grupo y Período: Período: Corresponde al último nivel que se está llenando en la configuración electrónica de un elemento químico. El período de un elemento químico se indica mediante números arábicos, es decir, 1, 2, 3,4,«. Grupo: Corresponde a la cantidad de electrones que se encuentran ocupando el último nivel. El grupo de un elemento químico se indica mediante números romanos, es decir, I, II, III,«.. Dependiendo la zona de la tabla periódica a la que pertenezca el elemento, se acompañará este número con A o B.

Determinación de Grupo y Período en la configuración electrónica
Tomemos, como ejemplo, la configuración electrónica del fósforo y determinemos su grupo y período.

P ! 1s 2 2s 2 2p 6 3s 2 3p 3 15

16

Analicemos otro ejemplo. Escribamos la configuración electrónica del selenio:

34

Se ! 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d10 4p4

Por último, veamos como determinamos grupo y período para el manganeso.

25

Mn ! 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d5

Elementos Representativos De izquierda a derecha, estos elementos forman 8 columnas o grupos (ver figura), designados con la letra A: I-A, II-A, III-A, IV-A, VA, VI-A, VII-A y VIII-A. Estos elementos se caracterizan porque en sus configuraciones están llenando orbitales s y p pertenecientes al mismo nivel. bservemos el llenado, tomando como ejemplos los elementos del tercer período (tercera fila).
T

17

Cada uno de los grupos está designado por un nombre característico. Además, los electrones que se encuentran en el último nivel, llamados también, electrones de valencia, participan en la formación de los enlaces químicos. Entonces, en forma general digamos que para un nivel n determinado, tenemos

Grupo
I-A II-A III-A IV-A V-A VI-A VII-A VIII-A

Configuración característica
U U

Nombre
Alcalino-térreo
V

Elementos de Transición
Corresponde al conjunto de elementos químicos que se ubica en la parte central de la tabla periódica. Al igual que los representativos, forma 8 columnas o grupos, los que se designan con la letra B: I-B, II-B, III-B, IV-B, V-B, VI-B, VIIB y VIII-B. Sin embargo, el orden en que ellos están dispuestos, no es el mismo que se aprecia en los representativos y además el grupo VIII-B que se encuentra en el centro de esta agrupación, contiene tres columnas. Indiquemos además, que dentro de la configuración que caracteriza a estos elementos, se están llenando los orbitales d, que se encuentran siempre un nivel más abajo del más exterior. Tomemos el período 4 y observemos las configuraciones de estos elementos.

V

V V

n np
W

2

6

Ga e Noble

V

n 2np5
W

Halógeno

V

n np
W

2

4

Calcógeno

V

n 2np3
W

Nitrogenoide

V

n np
W

2

2

Carbonoide

V

n np
W

2

1

Térreo

V

n n

1 2

Alcalino

18

En el caso de los elementos cromo y cobre, se produce una anomalía en la configuración electrónica, que se relaciona con la estabilidad que presenta el orbital d semilleno o completo. La configuración electrónica de estos elementos debe favorecer esta posibilidad. Por tanto, la configuración final del elemento va a ser distinta en relación con este requerimiento. Veamos el caso del cromo.

Para el caso del cobre, sucede algo similar

19

Entonces, de izquierda a derecha, los elementos de transición, se ordenan de la siguiente manera: Grupo III-B IV-B V-B VI-B VII-B Configuración característica
f s v w x

Elementos de Transición interna En este grupo, se encuentran todos aquellos elementos que están llenando orbitales f. Estos orbitales se encuentran dos niveles más abajo del último nivel presente en la configuración, según el ordenamiento energético que entrega el diagrama de Moller. Lo forman dos series de elementos, Una de ellas denominada Serie de los Lantánidos, llamada de esa manera porque la encabeza el elemento Lantano. La otra, la Serie de los Actínidos, se relaciona con el elemento Actinio, que encabeza dicha serie. Veamos un ejemplo: escribamos la configuración del cerio.

Todos los elementos de Transición Interna pertenecen al Grupo III-B.

rq p

II-B

yt 

rq p

I-B

yt 

rq p 

rq p

VIII-B 

rq p 

rq p u 

rq p u 

rq p 

rq p 

ed c Y 

`b a` X gi hg f gi hg f gi hg f gi hg f gi hg f gi hg f gi hg f gi hg t gi hg t

20

En resumen diremos que

Tipo Elementos de Representativos
Elementos de Transición Elementos de Transición Interna

Configuración electrónica general

ns1p2np0p6 ns1p2 (n 1)d1p10


ns1p2 (n 1)d10 (n 2)f 1p1
€ €

Paramagnetismo y Diamagnetismo
Por definición, una sustancia paramagnética será aquella que es atraída por un campo magnético. Es decir, un imán puede atraerla. Mientras que, una sustancia diamagnética, no lo será. La explicación de este fenómeno se logró al observar la distribución de los electrones del último nivel. Si en el último nivel, se encuentran orbitales que tienen un solo electrón (que llamaremos desde ahora: electrones desapareados ), el elemento presentará paramagnetismo, mientras que si presenta orbitales llenos (diremos que los electrones están apareados), el comportamiento será diamagnético. Veamos un ejemplo: El Litio (Z=3), tiene la siguiente configuración: 1s22s1. El último nivel (n=2), tiene un solo electrón (electrón desapareado). Ello hará que el Litio se paramagnético. En cambio, el Helio (Z=4), tiene la configuración:1s22s2. El último nivel tendrá, dos electrones con los espines opuestos. Esto hará que el Helio sea un elemento diamagnético. La explicación se encuentra en la disposición de los espines. Si los electrones dentro de los orbitales tienen espines paralelos (ambos del mismo valor, ejemplo +½), serán afectados por un campo magnético. Mientras que si los electrones tienen espines antiparalelos (uno con espín +½ y el otro con -½), no será afectado por un campo magnético.

Efecto de apantallamiento
Otro de los fenómenos interesante que podemos explicar a partir de la configuración electrónica. Sabemos, por principio, que el núcleo atómico tiene carga positiva y que los electrones tienen carga negativa. Esto es importante, ya que cargas eléctricas de distinto signo se atraen (Ley de Coulomb). Por lo tanto, un electrón moviéndose en un orbital sentirá dicha atracción. Sin embargo, en átomos polielectrónicos, se da una situación bastante peculiar. Los electrones más externos ´sientenµ una menor atracción por parte del núcleo. La explicación que daríamos sería: ¡bueno!, eso es natural, ya que mientras más alejado está el electrón, menor es la atracción que el núcleo puede ejercer sobre él. Pero, a la luz de esta explicación, resulta que la atracción que el núcleo ejerce sobre ´eseµ electrón es aún menor. La explicación de esta anomalía, se conoce como efecto pantalla o efecto de apantallamiento y es ocasionado por los electrones que se encuentran ´en medioµ entre el núcleo y el último electrón. Esos electrones, ´dificultanµ que la atracción eléctrica que ejerce el núcleo sobre ´eseµ electrón más alejado, sea óptima

€

21

Así, la carga nuclear efectiva (Zef ), que es el término asociado a este concepto, será la diferencia entre la carga ideal (la interacción eléctrica que debiera sentir el electrón solo, en relación a su distancia al núcleo) y el efecto de apantallamiento, que ejercen los electrones que se encuentra en medio.

Determinación de la Carga nuclear efectiva (Z ef.)
John C. Slater, desarrollo una constante, que denominó , la que consideraba los efectos de apantallamiento que ejercían los demás electrones sobre aquel más externo, en el átomo. La fórmula desarrollada por Slater es:

Z ef ! Z  W
donde Z es la carga nuclear real, es decir, la cantidad total de electrones que hay en el átomo y , la constante de apantallamiento

Reglas para calcular la constantes de apantallamiento
1.- Los electrones en los orbitales más externos no contribuyen. 2.- Los electrones en el mismo grupo contribuyen con 0.35, excepto los del 1s, que lo hacen con 0.30. 3.- Los electrones ubicados en orbitales s y p, del nivel (n-1), contribuyen con 0.85 4.- Los restantes electrones contribuyen con 1.0

Ejemplo: Calculemos el Z ef para el último electrón del

11Na

a.- Obtenemos la configuración electrónica: 1s22s22p63s1 b.- Contamos los electrones que hay en los orbitales s y p del nivel inmediatamente inferior al que estamos determinando, es decir, 2s22p6. Como hay 8 electrones, ese valor lo multiplicamos por 0.85. 0.85 ™ 8 ! 6.8 c.- Para todos los anteriores a ellos, su contribución será 1.0. Luego como hay 2 electrones (en 1s2), tendremos

1 . 0 ™ 2 ! 2 .0
Por lo tanto, sumando, W ! 0 .85 ™ 8  1 .0 ™ 2 ! 8 .8 Finalmente,

Z ef ! Z  W ! 11  8 .8 Z ef ! 2 .2

22

Propiedades Periódicas
Podemos clasificar las propiedades periódicas en dos conjuntos: las propiedades de carácter cuantitativo y las de carácter semicuantitativo o de tendencia. Dentro de las primeras, que hacen alusión a propiedades físicas de los átomos, podríamos agruparlas en propiedades relacionadas con el tamaño y propiedades relacionadas con la energía. Las propiedades periódicas más relevantes son: Radio atómico, Volumen a tómico, Potencial de Ionización, Electroafinidad, Electronegatividad, Electropositividad

Relaciones de Tamaño Radio atómico (R.A)
Corresponde a la distancia entre el núcleo y el electrón más externo. Según el tipo de unión que exista entre dos átomos, distinguiremos: el radio metálico, el radio covalente o el radio iónico En la siguiente figura se muestra la tabla periódica con los tamaños relativos de los átomos de cada elemento. Podemos apreciar la variación de tamaño en periodos y grupos.

23

Al considerar el valor de los radios atómicos de los átomos neutros, resulta la siguiente gráfica que relaciona su longitud (en picómetros, pm, equivalente a 10 -12 m),con el número atómico (Z) de los elementos.

Radio de un átomo ionizado
Al perder o ganar electrones, el radio atómico cambiará. Si el átomo se transforma en un catión, es decir, pierde uno o más electrones, su nube electrónica total se reducirá (los orbitales del nivel más externo quedarán con menos electrones), lo que significará que el catión debe tener un tamaño menor al del átomo neutro. Por otro lado, si el átomo de un elemento se transforma en un anión, es decir, capta uno o más electrones, su nube electrónica total aumentará (habrá más electrones en el nivel más externo). De esta forma, el tamaño del anión será mayor al del átomo neutro . En la figura de la izquierda, se muestra cómo cambia el tamaño del átomo de Litio y Flúor, cuando forman iones, en el compuesto LiF. En la figura de la derecha, se muestra una gráfica comparativa entre las medidas de los radios de átomos neutros y de sus cationes o sus aniones.

24

Volumen atómico (V.A)
Corresponde al espacio que ocupa un átomo. Se mide en cm 3. Recordemos que, para nosotros, el átomo es una especie de esfera o mejor dicho, tiene una forma esférica, por lo tanto, el volumen que ocupa en el espacio está geométricamente hablando, relacionado con el volumen de una esfera En geometría, el volumen de una esfera se calcula a través de la fórmula:

!

3

™ T ™ r3

Por lo tanto, depende solamente del valor del radio. Esto significa que, el volumen de un átomo está directamente relacionado con el radio atómico. Luego, variará de la misma manera en periodos y grupos.

Potencial de Ionización o Energía de ionización (P.I) Corresponde a la energía necesaria, para extraer un electrón a un átomo gaseoso en su estado fundamental (eléctricamente neutro). Las unidades en que se mide esta energía son « kJ » o « kcal » .
¬ mol ¼ ½ ­ ¬ mol ¼ ½ ­
„

Es decir,

energía  X( g) p X ( g)

e

Es interesante observar que, en la definición, se señala que el átomo debe estar en estado gaseoso. Esto es importante, ya que en ese estado los átomos están aislados, por lo tanto, el valor obtenido experimentalmente corresponderá al potencial de ionización. Por otro lado, el primer potencial de ionización (I 1), está relacionado con la extracción del electrón más externo del átomo y por ende, el menos retenido de todos. Después de él, podemos seguir aplicando otros potenciales de ionización (I 2, I3, etc.), que permitirán extraer el siguiente electrón, el subsiguiente, etc.

Variación del potencial de ionización en la tabla periódica El Potencial de ionización aumenta de izquierda a derecha en los periodos y de abajo hacia arriba en los grupos.

ƒ

Variación del volumen atómico en la tabla periódica El volumen atómico aumenta de derecha a izquierda en los periodos hacia abajo, en los grupos

‚

Variación del radio atómico en la tabla periódica El radio atómico aumenta de derecha a izquierda en los periodos abajo, en los grupos.

de arriba hacia

de arriba

25

La siguiente tabla se muestra los potenciales de ionización en (kJ/mol) de los 20 primeros elementos químicos

En la siguiente gráfica aparecen representados los primeros potenciales de ionización de los elementos hasta Z=90.

Electroafinidad o Afinidad electrónica (E.A)
Corresponde a la energía que libera un átomo en estado gaseoso, cuando capta un electrón para convertirse en un anión. Al expresarlo en una ecuación, tenemos

X( g )  e  p X(g )  Energía

26

La tabla adjunta muestra los valores de electroafinidades en kJ/mol, de los elementos representativos y gases nobles.

En la gráfica, se muestra la variación de las electroafinidades para todos os elementos l de la tabla periódica

Tomemos el caso del Flúor

F( g)  e  p F( ) g

H = -328 kJ/mol

Esto quiere decir que cuando el Flúor capta un electrón, libera 328 kJ/mol de energía (en forma de calor, por eso se usa el símbolo H). De esta manera, como una convención, se le asignará el valor positivo a la electroafinidad del Flúor. Es decir, un valor grande y positivo de la afinidad electrónica indica que el anión es muy estable.

27

Variación de la electroafinidad en la tabla periódica La electroafinidad aumenta de izquierda a derecha en los periodos y de abajo hacia arriba en los grupos. Electronegatividad (E.N)

Es la tendencia o capacidad de un átomo para atraer hacia sí los electrones de un enlace químico. La electronegatividad de un átomo, es un concepto relativo dado que se puede medir sólo en relación con respecto a otro átomo. Linus Pauling desarrolló un método para calcular las electronegatividades relativas de la mayoría de los elementos químicos. La variación de la electronegatividad de los elementos de la tabla periódica, se muestra en la siguiente gráfica.

28

Electropositividad (E.P)
Corresponde a la tendencia de un átomo a ceder electrones. Es, por decirlo de algún modo, la propiedad contraria a la electronegatividad. Aunque está considerada una propiedad periódica, no suele ser mencionada con frecuencia en los textos de química, ya que la electronegatividad es suficiente para explicar el comportamiento de un átomo en este sentido.

†

Variación de la Electropositividad en la tabla periódica La Electropositividad aumenta de derecha a izquierda en los periodos hacia abajo, en los grupos.

…

Variación de la electronegatividad en la tabla periódica La electronegatividad aumenta de izquierda a derecha en un período hacia arriba en un grupo .

de abajo

de arriba

29

Enlace Químico y Geometría Molecular
Definición: El enlace químico es la forma en que se unen los átomos cuando forman una molécula. Profundizando el concepto, podríamos decir que el enlace químico es la fuerza responsable de la unión estable entre iones, átomos o moléculas que forman las sustancias. Los enlaces químicos podemos clasificarlos en forma general en dos tipos: aquellos que ocurren al interior de una misma molécula, llamados intramoleculares y los que involucran moléculas diferentes entre sí, llamados intermoleculares.

Configuración de Lewis 1
La configuración de Lewis es una manera de representar los electrones más externos de los átomos de cualquier elemento. Fundamentalmente se representan aquellos que pertenecen al último período, es decir, los electrones de valencia. La forma de representarlos es muy sencilla, ya que se usan puntos, formando parejas y puntos separados, alrededor del símbolo del elemento químico. Es necesario en primer lugar, escribir la configuración del elemento, destacando la distribución de los electrones de ese último nivel. Ejemplo: Tomemos al Aluminio ( 13Al): 1s22s22p 63s23p 1
Gilbert Newton Lewis (1875-1946). Este químico estadounidense hizo muchas contribuciones importantes en las áreas del enlace químico, la termodinámica, los ácidos y las bases y la espectroscopia. A pesar de la relevancia de su trabajo, Lewis no fue compensado con el Premio Nobel de Química.
1

30

En su último nivel: 3s23p1, hay 3 electrones que se distribuyen como sigue:

Llamaremos electrones apareados o antienlazantes, a aquellos electrones que forman parejas, como por ejemplo, los que aparecen el orbital 3s, del esquema anterior. Llamaremos electrones desapareados o enlazantes a aquellos electrones que se encuentran solos ocupando algún orbital. Entonces, representaremos los dos electrones juntos y el electrón separado, para al Aluminio, de la siguiente manera:

Nota: No hay ninguna restricción para la ubicación de los puntos alrededor del símbolo del elemento.

Veamos otro ejemplo: el Nitrógeno (7N): 1s22s22p3 El último nivel es: 2s22p3, por lo tanto, la distribución de esos 5 electrones, en el último nivel será

De esa forma, la configuración de Lewis para el Nitrógeno es:

Regla del dueto y del octeto Si hacemos la configuración de Lewis de los gases nobles, encontraremos lo siguiente:

Al observar la configuración de Lewis para cada uno de ellos, vemos que en el caso del Helio, presenta dos electrones apareados, mientras que para los demás, ocho electrones, en cuatro parejas. Esto es importante dado que los gases nobles son sinónimo de estabilidad para los elementos en la tabla periódica. Todos los elementos buscan parecerse a ellos, cediendo o captando electrones. Por lo tanto, no es extraño ente nder que para la formación de enlace químico buscarán quedar rodeados por dos (en el caso de los enlaces formados por los elementos de Z más bajo) y por ocho en los demás. Esta última distribución de electrones debe ser cumplida por los elementos del segundo periodo, pero desde el tercer

31

periodo en adelante puede ser superada en número (a esto se denomina octeto extendido). Hay que indicar que los elementos del grupo III-A, no alcanzan a cumplir con la regla del octeto y los compuestos que ellos forman presentarán propiedades interesantes producto de esta falta.

Enlace Iónico
Se produce principalmente entre dos elementos con las siguientes características: uno de ellos presenta una muy baja electronegatividad, vale decir una tendencia muy baja a captar electrones, por lo tanto, desea deshacerse de ellos. Por otro lado, el otro elemento tiene una muy alta electronegatividad, es decir tiene una muy alta tendencia a captar electrones. En general podemos decir, que este tipo de enlace se da entre elementos del Grupo I-A y II-A, con los del Grupo VI-A y VII-A, de la tabla periódica.

I-A
Li Na K Rb Cs

II-A
Be Mg Ca Sr Ba

VI-A
O S Se Te

VII-A
F Cl Br I

Propiedades de los compuestos iónicos
Los compuestos iónicos presentan las siguientes propiedades:  Se presentan en estado sólido. Generalmente forman ordenaciones que suelen denominarse redes cristalinas. Presentan diferentes grados de dureza.  Poseen puntos de fusión y ebullición altos.  Son solubles en disolventes polares como el agua  En solución acuosa forman especies cargadas (iones positivos y negativos)  Presentan conductividad eléctrica, tanto en solución acuosa como en estado fundido

32

Disociación de compuestos iónicos Si un compuesto iónico se disuelve en agua, éste se separará en sus átomos constitutivos. Pero, como ellos, para formar el enlace, deben estar en su forma iónica, entonces se encontrarán como esas especies atómicas: cationes y aniones. Por ejemplo:
H2O NaCl €€ p Na  Cl €
H2O K 2 S €€ p 2K   S 2 € H2O FeCl3 €€ p Fe3  3Cl €

En forma general, diremos

H2O Mn Xm €€ p nMm   mXn  €
Solvatación El proceso de solubilización de un compuesto iónico se produce porque el agua realiza un proceso llamado solvatación, en que el agua como compuesto polar rodea a cada ión, lo estabiliza y lo separa del contrario. La molécula de agua, es una molécula polar. La importante diferencia de electronegatividades entre el hidrógeno y el oxígeno, hace que los electrones que forman el enlace (enlace de tipo covalente), estén más cercanos al oxígeno y más alejados del hidrógeno, de manera que generan, cargas aparentes positivas y negativas, que se representan por + o -. De esta manera, las moléculas de agua se orientarán espacialmente acercando su cara o lado positivo al anión y su cara o lado negativo, al catión. Forman verdaderas esferas alrededor de cada ion, conocidas como esferas de solvatación. Esquemáticamente lo podemos representar como sigue:

33

Enlace covalente Existen otras sustancias que están constit uidas por átomos neutros unidos por un tipo de enlace distinto al iónico: el enlace covalente. Los átomos enlazados de esta forma suelen constituir entidades discretas que denominamos moléculas. En el caso de la formación de un enlace covalente, los átomos que participan en él, tienen electronegatividades semejantes. Por lo tanto, no puede haber donación y recepción de electrones. Vale decir, no habrá un átomo que ceda su electrón y otro que lo capte, formando de esa manera iones. Por el contrario, la única salida posible es la compartición de electrones, es decir, los electrones de valencia, fundamentalmente los desapareados o enlazantes, de cada uno, son compartidos por ambos átomos. Podemos dar una definición más resumida diciendo que el enlace covalente consiste en la unión de dos átomos que comparten uno o más pares de electrones. Ejemplo: El Flúor forma una molécula diatómica que se mantiene unida por un enlace covalente. Veamos La configuración del Flúor (9F) es 1s22s22p 5. El último nivel tiene 2s22p5, luego la distribución de los electrones en el último nivel es

Y la representación por configuración de Lewis será

De esta manera, ambos flúor van a compartir el electrón de sapareado, formando un enlace covalente

Importante: al contar la cantidad de electrones de cada átomo de Flúor, veremos que cumple con la regla del octeto. Es decir, cada átomo está rodeado por 8 electrones.

Una forma de representar el enlace es, trazando una línea que una los dos electrones. De esta manera:

Esta unión covalente la llamaremos enlace covalente simple.

34

La compartición de dos pares de electrones entre dos átomos se denomina enlace doble , mientras que la compartición de tres pares de electrones se denomina enlace triple . Veamos algunos ejemplos El Carbono (6C), tiene la siguiente configuración electrónica: 1s22s22p 2 y la del xígeno (8 ): 1s22s22p4. Usaremos la configuración del nitrógeno, que ya fue mostrada más arriba. La representación de los electrones del último nivel, así como la configuración de Lewis para todos ellos es
‡ ‡

Entonces, podemos formar los siguientes compuestos covalentes: C , C 2, N2.
‡ ‡

Estructura de Lewis de las moléculas poliatómicas La confección de las estructuras de Lewis de una molécula poliatómica requiere un proceso sencillo a partir de la configuración electrónica de los átomos que participan. El átomo central suele ser el elemento más electronegativo, es decir, el que necesita más electrones para completar su nivel de valencia. Ejemplo: Determinemos la estructura de la molécula del ácido nítrico HN 3. a.- Comenzamos por designar el átomo central, el nitrógeno, y colocaralrededor de él los átomos de oxígeno. Luego, a uno de estos últimos se enlazará el hidrógeno.
ˆ

35

b.- Previamente hemos determinado la configuración de Lewis para cada uno de ellos y completamos el diagrama anterior incorporando esos electrones y ubicándolos de tal manera que se de la posibilidad de la formación de los enlaces. No olvidar que cada enlace está formado por un electrón aportado por cada átomo.

c.- Una vez determinada la distribución de los átomos en la molécula, los tipos de enlace y los pares no enlazantes, podemos representar el resultado de cualquiera de las siguientes maneras:

Enlace covalente dativo o coordinado o semipolar En ciertos casos la compartición de electrones se realiza de tal modo que sólo uno de los átomos aporta los electrones de enlace. Se conoce entonces como enlace coordinado , dativo o semipolar. Una de las razones para que este enlace se presente entre dos átomos es que uno de ellos no tenga suficientes electrones para cumplir con la regla del octeto. El otro átomo, que tiene que tener su octeto completo, le entrega electrones para que pueda cumplirlo. Cuando se desea resaltar esta unión, se reemplaza la línea que representa al enlace por una flecha dirigida desde el dador al aceptor de electrones. Ejemplo: las moléculas de S 2, S 3 tienen estas estructuras. Así también se presentan en la formación del ion hidronio (H3 +), del ion amonio (NH4+) y la reacción entre ácidos de Lewis (Ejemplo: AlCl3, BF3) y bases de Lewis (Ejemplo: NH3), entre otros.
‰ ‰ ‰

;

Propiedades de los compuestos covalentes El enlace tipo covalente se produce entre elementos que presentan electronegatividades semejantes, llamados también elementos no metálicos ( xígeno, Carbono, Hidrógeno, Nitrógeno, etc.) Si los dos átomos del enlace son idénticos o tienen electronegatividades similares, se dice que el enlace es covalente apolar (no polar). Si los átomos enlazados tienen


36

electronegatividades diferentes, los electrones no son compartidos por igual entre los dos átomos y el enlace es considerado covalente polar. Entre las propiedades de esta clase de compuestos se tiene:  Los compuestos covalentes suelen presentarse en los tres estados de la materia, por lo tanto, sus puntos de fusión y ebullición no son muy elevados.  Todos los gases que conocemos con covalentes (excepto los gases nobles) y todos los líquidos conocidos son covalentes, con la excepción del metal líquido Mercurio.  La solubilidad de estos compuestos es elevada en disolventes apolares.  Son malos conductores de la electricidad, incluso aislantes de ésta.  Excepcionalmente, los sólidos covalentes macromoleculares tienen altos puntos de fusión y ebullición, son duros, malos conductores del calor y la electricidad y, en general, insolubles.

Momento dipolar
Como sabemos, en el enlace polar uno de los dos átomos, por ser más electronegativo que el otro, desplaza hacia él la carga electrónica compartida . Ejemplo: La molécula del ácido clorhídrico HCl

La polaridad de un enlace puede medirse evaluando su carácter iónico parcial a partir de la diferencia de electronegatividad de los dos elementos. El carácter iónico parcial de un elemento aumenta con la diferencia de electronegatividad de los elementos enlazados. La medida cuantitativa de la polaridad de los enlaces covalentes se hace mediante la magnitud denominada momento dipolar.

r
El momento dipolar Q es una magnitud vectorial cu o módulo Q se define como el producto de la distancia d que separa las dos cargas de igual magnitud de signo contrario por el valor absoluto Q de una de estas cargas. u sentido es desde la carga positiva a la negativa.
’ ‘

Q ! Q™
La unidad de Q es el debye, D, siendo 1D = 3.34·10 -30 [C·m]

“

37

Enlace metálico
Los elementos metálicos que constituyen la mayoría de los elementos conocidos, presentan unas propiedades físicas características, muy diferentes de las propiedades de las sustancias iónicas o de las covalentes. Ello es debido al tipo de enlace entre sus átomos: el enlace metálico.

El enlace metálico es la fuerza de unión existente entre los átomos de los metales, a la que deben su estabilidad propiedades las redes cristalinas metálicas
A temperatura y presión ambiente, los metales se presentan formand o cristales que suelen pertenecer a uno de estos tres tipos de estructura: cúbica centrada en el cuerpo, cúbica centrada en las caras y hexagonal compacta.
”

Para explicar en qué consiste el enlace metálico, hay dos teorías. Una de las primeras intentó explicar las características del enlace metálico imaginando que los electrones más externos del metal se comportaban como una nube de electrones. La otra teoría, más moderna, utiliza los conocimientos de la mecánica cuántica para explicar cómo se produce el enlace. La primera se denomina modelo de la nube electrónica y la segunda corresponde a la modelo de bandas. Modelo de la nube electrónica La red cristalina metálica está formada por iones del metal, es decir, átomos que han cedido sus electrones de valencia. Estos están deslocalizados en el conjunto del cristal y disponen de libertad de desplazamiento a través de huecos existentes entre los iones; constituyen la denominada nube electrónica.

La estabilidad de la red cristalina es debida a la interacción entre los iones metálicos y la nube de electrones deslocalizados.

38

Modelo de Bandas
La aplicación de la mecánica cuántica al modelo de nube electrónica proporcionó un nuevo modelo, el modelo de bandas, que interpreta la conductividad eléctrica de los metales de manera interesante. Supongamos, por ejemplo, un cristal de magnesio que contiene un mol de átomos, es decir NA átomos (NA es el número de Avogadro), o lo que es lo mismo 6.02·10 23 átomos de magnesio. Si interaccionan N A orbitales 3s, se producirán N A orbitales moleculares (un orbital molecular es la unión de dos orbitales atómicos). Estos tienen valores de energía muy próximos y forman una banda de energía. En el caso del magnesio, esta banda está llena, ya que el mol de átomos proporcionó 2·N A electrones de valencia, todos los que puede admitir dicha banda. Pero los 3 orbitales atómicos 3p, vacíos, también interaccionan y forman una banda de 3·N A orbitales moleculares. Como los orbitales atómicos 3s y 3p tienen energías próximas, las bandas formadas contienen 4·N A orbitales y sólo 2·NA electrones, se superponen. Al aplicar un campo eléctrico, los electrones de la banda llena 3s saltan a orbitales vacantes de la banda vacía 3p, que se constituye en banda conductora. Así, según el grado de llenado de las bandas de valencia y su diferencia energética, podemos encontrar tres situaciones: metales conductores, metales semiconductores y aislantes. Poseen bandas de valencia parcialmente llenas o llenas superpuestas a bandas vacías. En ambos casos se necesita muy poca energía para que los electrones de los orbitales llenos salten a orbitales vacíos más energéticos. Estos electrones pueden moverse por todo el metal constituyéndola corriente eléctrica. Es el caso, por ejemplo, del magnesio. Tienen bandas de valencia llenas que no se superponen a las bandas vacías. Pero la diferencia energética es tan pequeña que basta una mínima elevación de la temperatura para excitar los electrones de más energía a la banda de conducción vacía. Así sucede, por ejemplo, en el silicio y el germanio. La diferencia de energía entre las bandas de valencia llena o parcialmente llena y las vacías es tan grande, por lo que el paso de los electrones de una a otra no es posible.

Metales Conductores

Metales Semiconductores

Aislantes

39

Propiedades de los metales
Los metales muestran unas propiedades características diferentes de las que aparecen en los compuestos iónicos y en las sustancias covalentes. Esto es consecuencia de su peculiar tipo de enlace. Entre estas propiedades pueden destacarse las siguientes:  Puntos de fusión y ebullición elevados, en general, siendo especialmente altos en los metales de transición y bastantes más bajos en los metales alcalinos y alcalinotérreos.  Alta conductividad eléctrica en estado sólido, por lo que se denominan conductores de primera especie. Ello se debe a la movilidad de sus electrones de valencia.  Alta conductividad térmica.  Buenas propiedades mecánicas, como ductilidad, maleabilidad y tenacidad, tanto de los metales puros como de sus aleaciones. A causa de estas propiedades sus aplicaciones técnicas son variadísimas.  La densidad es, en general, elevada, especialmente en los metales de transición, como consecuencia de sus estructuras compactas.

Estereoquímica
Es la parte de la química que se preocupa de la forma tridimensional de las moléculas. Las moléculas y los iones poliatómicos muestran una forma geométrica definida que depende de la posición que los átomos adoptan en el espacio. Las estructuras de Lewis no describen por sí mismas estas formas pero pueden determinarse con gran aproximación a partir de dichas estructuras mediante el método de repulsión de pares de electrones del nivel de valencia, RPENV . Los pares de electrones enlazantes y los libres que rodean al átomo central se orientan de tal modo que se alejan entre sí lo suficiente para que las repulsiones entre ellos sean las mínimas. La orientación adoptada determina la geometría molecular.

40

Moléculas cuyo átomo central sólo tiene pares enlazantes Designaremos con la letra A, al átomo central de la molécula, y con la letra B, los átomos que se enlazarán al átomo central. Ángulo de enlace 180°

Tipo de molécula

Molécula

Pares enlazantes 2

Forma Geométrica

Nombre de La geometría Lineal

AB2 AB3

BeCl2

BF3

3

120°

Trigonal plana

AB4

CH4

4

109.5°

Tetraédrica

AB5

PCl5

5

90° y 120°

Bipirámide trigonal

•

AB6

SF 6

6

90°

ctaédrica

41

Moléculas cuyo átomo central tiene pares enlazantes y libres En este tipo de moléculas, los pares libres no forman enlaces, pero ocupan un lugar en el espacio alrededor del átomo central, que debe tomarse en consideración para determinar la geometría de la molécula. Vamos a identificar la cantidad de pares no enlazantes, usando la letra E.
Distribución de los pares enlazantes y no enlazantes

Tipo de molécul a

Molécula

Pares enlazantes

Pares no enlazantes

Forma Geométrica

AB3E

NH3

AB3E2

BrF3

AB4E

SF4

–

AB2E2

H2

–

AB2E

S

2

2

1 Angular Trigonal plana

2

2 Angular Tetraédrica

3

1 Piramidal trigonal Tetraédrica

3

2 Bipirámide trigonal Trigonal plana

4

1 Bipirámide trigonal Pirámide trigonal

42

AB2E3

ICl2

2

3 Bipirámide trigonal

Lineal

El enlace químico y la electronegatividad Recordemos que la electronegatividad es la tendencia que presenta un átomo de un elemento de captar electrones. En 1939 Linus Pauling estableció una escala arbitraria de electronegatividades, asignando al átomo más electronegativo, el de flúor, el valor 4.0 y, a partir de él, el de todos los demás.

La característica del enlace que une dos átomos, se puede relacionar con la diferencia de electronegatividades de los elementos involucrados en su formación. Esta relación es la siguiente: Si EN > 1.9, el enlace será de tipo iónico Si 0 < EN e 1.9, el enlace será de tipo covalente polar Si EN = 0, el enlace covalente es de tipo apolar A pesar que el enlace covalente es un enlace en el cual los átomos que lo forman están compartiendo sus electrones, la mayor electronegativi ad de uno de ellos hace que la d nube electrónica se distorsione desplazándose hacia el átomo más electronegativo. Esto hará que, pese a ser un enlace covalente polar, presente algún grado de ionicidad. Esto se puede calcular en forma de porcentaje, con la siguiente relación fisicomatemática:

%ionici

a

! (1  e0.25™(ENA ENB ) ) v 100

2

Por ejemplo, para el compuesto HF, tenemos que EN = 2.1 y la ENF = 4.0. El % de H ionicidad es

43

%ionicidad ! (1  e 

0.25™(2.1 4.0)2

) v 100 ! 59.4%

mientras que, para el HBr, cuya EN Br = 2.8, dicho valor es:

ionicidad

! (1  e 

0.25™(2.1 2.8)2

) v 100 ! 11.5%

Dado que una de las características de los compuestos iónicos es la capacidad de disociarse en solución acuosa, la conclusión que nos dan estos valores es la siguiente: El HF se disocia de una manera más completa que el HBr. Este comportamiento explica, por ejemplo, que el HF sea un ácido más fuerte que el HBr.

Fuerzas intermoleculares
Podemos clasificar estas fuerza en dos tipos: Fuerzas de Van der Waals y de Enlace de Hidrógeno (o Puente de hidrógeno). Todas ellas son fuerzas de interacción electrostática.

Fuerzas de Van der Waals
y

Fuerzas dipolo-dipolo: Son fuerzas atractivas que aparecen entre dipolos eléctricos formados por moléculas polares. Cuanto mayor es el momento dipolar de las moléculas, mayor es la fuerza atractiva.

y

Fuerzas dipolo-dipolo inducido: Las moléculas polarizadas próximas a las moléculas o átomos neutros no polares pueden provocar en éstos un desplazamiento de la carga electrónica transformándolos en dipolos inducidos. Entre el dipolo permanente y el dipolo inducido aparece una débil fuerza atractiva.

44

Recordemos con el siguiente esquema el proceso general de inducción

Acercamos un cuerpo cargado a una esfera metálica eléctricamente neutra (sin tocarla nunca). Lentamente, la esfera al sentir la presencia de una carga (en este caso positiva), comienza a reordenar sus propias cargas de manera de oponer una superficie cargada negativamente. Si alejamos el cuerpo cargado, se vuelven a ordenar las cargas en la esfera alcanzando nuevamente la neutralidad. Si mantenemos el cuerpo cargado (barra) cerca de la esfera, la polarización se mantiene. Si llevamos este comportamiento a una molécula que es dipolar acercándose a una molécula o átomo neutro, el comportamiento será similar. La mo lécula dipolar, al acercar uno de sus polos al átomo o molécula neutra, la polarizar
y

Fuerzas de dispersión (de London) : Son las fuerzas atractivas que aparecen entre moléculas no polarizadas. Por ejemplo, entre las moléculas de O2, las de N2 y otras.

La existencia de estas fuerzas se explica admitiendo que en un momento dado la molécula no polar experimenta un ligero desplazamiento de la carga electrónica formándose un dipolo instantáneo. La distribución de la carga electrónica cambia rápidamente, de modo que el momento dipolar promedio es nulo. Pero el dipolo instantáneo puede polarizar otra molécula cercana formándose un dipolo inducido. A temperaturas bajas, la atracción entre dipolos mantiene las moléculas en estado líquido o sólido.

Enlace de Hidrógeno
Se denomina enlace de hidrógeno a un tipo especial de interacción electrostática dipolo-dipolo que tiene lugar entre un átomo de hidrógeno que forma un enlace covalente muy polarizado y un átomo de pequeño tamaño y muy electronegativo , como el F, O ó el N.

45

El efecto del enlace de hidrógeno sobre los átomos próximos es un acercamiento de éstos. Las energías medias de enlace de hidrógeno son bajas. Por ejemplo, la energía del enlace intermolecular O - - - H en el agua es del orden de 20 kJ/mol, mientras que la del enlace covalente O³H es del orden de 460kJ/mol. Sin embargo, son bastante más altas que las interacciones dipolo-dipolo normales, lo que se traduce en que las sustancias que poseen enlaces de hidrógeno tienen puntos de fusión y ebullición anormalmente altos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful