P. 1
Minerales Radiactivos

Minerales Radiactivos

|Views: 5.606|Likes:
Publicado porPato Kaminsky

More info:

Published by: Pato Kaminsky on Aug 25, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/17/2015

pdf

text

original

Sections

  • 7. YACIMIENTOS DE URANIO EN LA ARGENTINA
  • 7.1 Producción histórica de yacimientos principales
  • 10.6 Legislación de minerales radiactivos
  • 11.5 Minería del uranio en la Argentina
  • 16.1.5 Perspectivas para el futuro de la energía nuclear
  • 16.2.3 Tratado de No Proliferación Nuclear
  • 17.1 Aplicaciones tecnológicas de radioisótopos y  radiaciones
  • 17.1.4 Datación, investigación y otras aplicaciones

Departamento de Gestión Industrial

72.02 Industrias I

Monografía

MINERALES RADIACTIVOS

Profesor: Ing. Daniel Leguizamón

Integrantes:

Espósito, Franco

88.386

Jeifetz, Guido

88.375

Kaminsky, Patricio

88.563

Segundo Cuatrimestre de 2009

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 1

ÍNDICE

1. Introducción.......................................................................................................Página 4
2. Minerales Radiactivos .....................................................................................Página 5
3. Radiactividad ....................................................................................................Página 6
4. El uranio ............................................................................................................Página 10
5. Mercado del uranio .........................................................................................Página 11
5.1 Breve historia nuclear .................................................................................Página 11
5.2 Reservas de uranio ......................................................................................Página 12
5.3 Demanda de uranio ....................................................................................Página 13
5.4 Producción de uranio .................................................................................Página 15
5.5 Precio del uranio ........................................................................................Página 17
6. Prospección minera ........................................................................................Página 19
6.1 Metodología de investigación minera .......................................................Página 19
6.1.1 Prospección ........................................................................................Página 19
6.1.2 Exploración ........................................................................................Página 20
6.1.2.1 Recopilación de información ...................................................Página 20
6.1.2.2 Teledetección ............................................................................Página 21
6.1.2.3 Geología ....................................................................................Página 21
6.1.2.4 Geoquímica ...............................................................................Página 21
6.1.2.5 Geofísica ....................................................................................Página 21
6.1.3 Evaluación ..........................................................................................Página 23
6.1.4 Explotación ........................................................................................Página 23
6.2 Prospección radiométrica ..........................................................................Página 23
6.2.1 Espectroscopio ...................................................................................Página 23
6.2.2 Placas fotográficas .............................................................................Página 23
6.2.3 Spintariscopio ....................................................................................Página 24
6.2.4 Cámara de ionización .......................................................................Página 24
6.2.5 Contador Geiger‐Müller ...................................................................Página 24
6.2.6 Contador proporcional .....................................................................Página 24
6.2.7 Centellómetro o destellómetro ........................................................Página 24
6.2.8 Espectrómetro de rayos gamma ......................................................Página 25
7. Yacimientos de uranio en la Argentina........................................................Página 26
7.1 Producción histórica de yacimientos principales .....................................Página 27
7.1.1 Huemul ...............................................................................................Página 27
7.1.2 Don Otto ............................................................................................Página 27
7.1.3 Sierra Pintada .....................................................................................Página 27
7.1.4 Los Adobes .........................................................................................Página 27
7.2 Contexto histórico ......................................................................................Página 28
7.3 Demanda nacional de uranio ....................................................................Página 28
7.4 Actualidad ...................................................................................................Página 29
7.4.1 Yacimiento Don Otto ........................................................................Página 29
7.4.2 Yacimiento Cerro Solo ......................................................................Página 29
7.5 Proyectos de extracción .............................................................................Página 30
7.5.1 Proyecto Huemul ...............................................................................Página 30
7.5.2 Proyecto La Pintada ..........................................................................Página 30
7.5.3 Proyecto Bloque Central ...................................................................Página 31
7.5.4 Proyecto Campesino Norte ..............................................................Página 31
8. El Litio ................................................................................................................Página 32
8.1  Yacimientos de Litio ..................................................................................Página 32
8.1.1 Yacimientos en vetas ..........................................................................Página 33

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 2

8.1.2 Yacimientos de salmueras naturales ................................................Página 33
8.1.3 Yacimientos de Litio en Argentina ...................................................Página 33
9. El Torio ...............................................................................................................Página 34
9.1 Yacimientos de Torio ..................................................................................Página 34
9.1.1 Yacimientos de Torio en Argentina ..................................................Página 35
10. Régimen jurídico de la actividad minera ..................................................Página 36
10.1 Categoría de minas ....................................................................................Página 36
10.2 El dominio de las minas ...........................................................................Página 37
10.3 Canon minero ............................................................................................Página 37
10.4 Regalías ......................................................................................................Página 38
10.5 Impuestos ..................................................................................................Página 38
10.5.1 Impuesto a las ganancias .................................................................Página 38
10.5.2 Otros impuestos ..............................................................................Página 38
10.6 Legislación de minerales radiactivos .......................................................Página 39
11. Minería del uranio ..........................................................................................Página 40
11.1 Extracción a cielo abierto ...........................................................................Página 41
11.2 Excavación subterránea .............................................................................Página 42
11.3 Recuperación In‐Situ .................................................................................Página 43
11.4 Comparación Métodos de Minería ...........................................................Página 45
11.5 Minería del uranio en la Argentina ..........................................................Página 46
12. Tratamiento del mineral ...............................................................................Página 47
12.1 Trituración y molienda ..............................................................................Página 48
12.2 Lixiviación ..................................................................................................Página 49
12.2.1 Lixiviación ácida ...............................................................................Página 50
12.2.1.1 Lixiviación dinámica ................................................................Página 50
12.2.1.2 Lixiviación estática ..................................................................Página 51
12.2.2 Lixiviación básica .............................................................................Página 52
12.3 Concentración del uranio .........................................................................Página 52
12.3.1 Resinas de intercambio iónico .........................................................Página 52
12.3.2 Disolventes orgánicos ......................................................................Página 54
12.4 Precipitación .............................................................................................Página 54
12.5 Secado y Envasado ....................................................................................Página 54
13. Obtención de dióxido de uranio .................................................................Página 56
13.1 Sin enriquecimiento ..................................................................................Página 56
13.2 Con enriquecimiento ................................................................................Página 57
13.2.1 Difusión gaseosa ...............................................................................Página 60
13.2.2 Centrifugación ..................................................................................Página 60
13.2.3 Separación por láser .........................................................................Página 62
13.2.4 Método electromagnético ...............................................................Página 62
13.2.5 Métodos aerodinámicos ..................................................................Página 63
13.2.6 Métodos químicos ...........................................................................Página 63
13.3 Reconversión .............................................................................................Página 63
13.4 Uranio empobrecido .................................................................................Página 63
14. Fabricación de elementos combustibles ...................................................Página 65
14.1 Fabricación de pastillas .............................................................................Página 66
14.2 Fabricación de barras de combustible .....................................................Página 66
14.3 Ensamble del elemento combustible .......................................................Página 67
15. Residuos radiactivos ......................................................................................Página 68
16. Aplicaciones tecnológicas de minerales radiactivos ..............................Página 70
16.1 Usos energéticos ........................................................................................Página 70
16.1.1 Fisión Nuclear ...................................................................................Página 72
16.1.2 Fusión Nuclear ..................................................................................Página 72

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 3

16.1.3 Reactores nucleares ..........................................................................Página 73
16.1.3.1 Combustibles nucleares y materiales .....................................Página 76
16.1.3.2 Clasificación de reactores nucleares ......................................Página 79
16.1.3.3 Atucha I ....................................................................................Página 81
16.1.3.4 Embalse ....................................................................................Página 83
16.1.3.5 Atucha II ..................................................................................Página 84
16.1.4 Desechos radiactivos ........................................................................Página 85
16.1.5 Perspectivas para el futuro de la energía nuclear ..........................Página 85
16.2 Usos bélicos ...............................................................................................Página 88
16.2.1 Historia de la bomba atómica .........................................................Página 88
16.2.2 El mecanismo de la bomba .............................................................Página 89
16.2.3 Tratado de no proliferación nuclear ...............................................Página 91
17. Producción artificial de radioisótopos ......................................................Página 92
17.1 Aplicaciones tecnológicas de radioisótopos y radiaciones .....................Página 94
17.1.1 Usos industriales ...............................................................................Página 94
17.1.1.1 Trazadores .................................................................................Página 94
17.1.1.2 Fuentes selladas de Cobalto 60 ...............................................Página 95
17.1.1.3 Radiografía industrial ..............................................................Página 96
17.1.2 Aplicaciones en medicina ................................................................Página 99
17.1.2.1 Ciclotrón ...................................................................................Página 101
17.1.2.2 Producción de Mo‐99 .............................................................Página 102
17.1.3 Aplicaciones sanitarias .....................................................................Página 102
17.1.3.1 Radioesterilización ...................................................................Página 102
17.1.3.2 Agricultura y alimentos  .........................................................Página 102
17.1.3.3 Medio ambiente .......................................................................Página 105
17.1.4 Datación, investigación y otras aplicaciones ..................................Página 106
18. Conclusión .......................................................................................................Página 108
19. Bibliografía ......................................................................................................Página 110

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 4

1. INTRODUCCIÓN

El presente trabajo analiza la importancia de los minerales radiactivos como reservas
estratégicas para el desarrollo económico de la Argentina, tanto en aplicaciones
científicas e industriales como en la producción de energía nuclear.
Se pretende informar acerca de la actualidad del uranio y otros minerales radiactivos,
tanto en la Argentina como a nivel internacional. Para ello, se presenta un estudio
detallado que involucra desde su prospección y explotación hasta la obtención de
productos comerciales, pasando por diferentes procesos industriales. Se intentará
demostrar que la energía nuclear tiene determinadas ventajas que permiten imaginar
una enorme expansión a futuro.
Por otro lado, se buscará realizar un análisis similar al desarrollado en clase para otros
minerales, aplicando los conceptos y técnicas adquiridos en la materia.

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 5

2. MINERALES RADIACTIVOS

Los núcleos de ciertos átomos, como los átomos de uranio o de radio, tienen la
propiedad de romperse espontáneamente, desprendiendo partículas y energía. Esta
propiedad se denomina radiactividad natural y los minerales que contienen esta
propiedad se denominan minerales radiactivos. La energía que se obtiene de los
minerales radiactivos no depende de una combustión, sino que se obtiene por un
proceso de fisión nuclear.
Se considera mineral radiactivo a todo aquel mineral que contenga torio o uranio como
componente principal en concentraciones superiores a 0,10%. Existen además ciertos
minerales no radiactivos que, mediante una sustitución de iones de uranio o torio de
similar tamaño e igual carga, pueden volverse radiactivos, como la uraninita, torbernita,
uranofana, coffinita, torita, carnotita, monacita, circón, autunita, tyuyamunita,
uranopilita, saleita, sabugalita, torianita, xenotima, alanita u ortita, entre otros. También
pueden ser radiactivos muchos minerales de potasio, (silvina, alunita, carnalita)
feldespatos (ortosa, microclina, adularia) y micas (moscovita, biotita, flogopita,
lepidolita).
Existen aproximadamente 200 minerales radiactivos, siendo la uraninita y la pechblenda
los más comunes en los yacimientos de uranio, mientras que la torita y la torogumita
suelen aparecer en los yacimientos de torio. A continuación se presenta un listado de los
minerales radiactivos más comunes.
1. Alanita

21. Novacekita

2. Autunita

22. Ortita

3. Becquerelita

23. Pechblenda

4. Bectafita

24. Pinocloro

5. Branerita

25. Radio

6. Carnotita

26. Sabugalita

7. Circón

27. Samarskita

8. Coffinita

28. Tantalita

9. Columbita

29. Torbernita

10. Davidita

30. Torianita

11. Esquinita

31. Torio

12. Euxenita

32. Torita

13. Fergusonita

33. Torogumita

14. Gadolinita

34. Tyuyamunita

15. Gumita

35. Uraninita

16. Heinrihita

36. Uranio

17. Kasolita

37. Uranocircita

18. Kopita

38. Uranofana

19. Monacita

39. Uranopinita

20. Niobita

40. Zeunerita

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 6

3. RADIACTIVIDAD

Hasta fines del siglo XIX, se creía que los componentes básicos de la materia eran
estables, inmutables, que todos los átomos no se modificaban aunque sí las moléculas
que los constituían. A partir de ese momento, una serie de experimentos científicos
demostraron lo contrario.
En 1896, Antoine Henri Becquerel observó que unas placas fotográficas que habían
quedado adyacentes a un mineral (luego denominado pecblenda) se habían ennegrecido.
Sabiendo que estas placas no habían estado en contacto con la luz ni habían sido
calentadas ni afectadas por agentes químicos, concluyó que existía algo emitido por el
propio mineral que había causado tal efecto
En 1898, Marie y Pierre Curie lograron separar de este mineral la sustancia que había
causado el ennegrecimiento de las placas, que se denominó radio. Más tarde, Rutherford
investigó la naturaleza de las radiaciones emitidas, y descubrió que se comportaban de
distinta forma al pasar por un campo magnético (poniendo una muestra de radio cerca
de un imán):

Radiación alfa: Estas radiaciones se desviaban hacia un lado del campo
magnético. Se descubrió más adelante que son núcleos de helio con carga
positiva, compuestos por dos protones.
Radiación beta: Estas radiaciones se desviaban hacia el otro lado del campo, lo
que indicaba la presencia de una carga negativa. Luego se supo que se trata de
electrones muy rápidos que, en algunos casos como el potasio, pueden tener la
masa de un electrón pero con carga positiva, denominados positrones.
Radiación gamma: A diferencia de las dos anteriores, no poseen carga eléctrica.
Consisten en radiaciones electromagnéticas similares a los rayos X o a la luz
visible.
Luego del descubrimiento del neutrón por Chadwick (1932) y la teoría de Heisenberg
sobre los núcleos atómicos, se dejó completamente de lado la idea de la estabilidad de la
materia. Algunos núcleos de elementos, como el radio, pueden emitir partículas cargadas
o radiaciones por lo que su carga eléctrica cambia y se transforman en el núcleo de otro
elemento, que puede resultar estable o no. Una parte de los constituyentes naturales del
mundo conocido es inestable, se desintegra, se deshace, transformándose en otros
elementos y liberando radiaciones en el proceso. Las sustancias que se comportan de esta
manera se denominan sustancias radiactivas. En la naturaleza existen otros elementos
radiactivos, como el torio, el uranio, el potasio o el carbono.
Cada elemento se caracteriza por su número atómico, pero lo que diferencia los núcleos
de un mismo elemento es la cantidad de neutrones, que determina junto con los
protones su número de masa. Así es como existen lo que se denominan “isótopos” de un
elemento, que pueden ser hasta 20 o 30 en algunos de ellos, y a los núcleos de este tipo se
los llama “nucleidos”. Se representan todos ellos en la “carta de nucleidos”
correspondiente a la Figura N°1, en la que se ubican en filas de acuerdo a la cantidad de
protones (número atómico), y en columnas según los neutrones. Por lo tanto, en una
misma fila se pueden observar los diferentes isótopos de un mismo elemento. En la fila
92, desde abajo hacia arriba, se encuentran todos los isótopos del uranio.

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 7

Figura 1. Tabla de nucleidos.  Fuente: www.cnea.gov.ar

Se aprecia en la imagen anterior la enorme cantidad de isótopos radiactivos o inestables,
ubicados a la izquierda o a la derecha de la línea negra de estabilidad según si tienen
menos o más neutrones que los isótopos estables, respectivamente. Aún así, es más fácil
encontrar nucleidos estables ya que su tiempo de vida media es mucho mayor. Los
isótopos que están fuera de la línea de estabilidad emiten radiaciones que dan como
resultado otro nucleido más cercano a los estables (cuanto más alejados están de la línea
central de isótopos estables, más rápidamente emiten radiación y menor es su tiempo de
vida media. En la zona celeste se emiten electrones que constituyen la radiación beta,
por lo que se habla de “decaimiento beta”. En la zona anaranjada, se emiten positrones
(beta positiva). En términos generales, los distintos decaimientos radiactivos, que son
espontáneos, se llevan a cabo mediante la emisión de diferentes partículas según las
características de los distintos núcleos:
Radiación alfa: Está compuesta por dos protones y dos neutrones muy unidos,
que se emiten como una “partícula alfa” (núcleo de helio). Esto se da en
partículas muy pesadas (con número másico mayor a 200).
Radiación beta negativa: Al haber exceso de neutrones (con respecto a los
isótopos estables del elemento), se estabilizaría el isótopo emitiendo un neutrón.
Lo que sucede, en cambio, es que éste se transforma en un electrón y un protón;
mientras que el último queda en el núcleo, el primero es emitido junto con un
“neutrino” (partícula sin carga y con masa menor al electrón). De esta forma,
emitiendo esta partícula “beta negativa”, el núcleo tiene un protón más y un
neutrón menos.
Radiación beta positiva: Si hay exceso de protones con respecto a la línea
estable, se transforma un protón en un neutrón y un positrón (electrón cargado
positivamente), y este último abandona el átomo (se lo denomina partícula “beta
positiva). El nuevo núcleo tiene un protón menos y un neutrón más.

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 8

Radiación gamma: El núcleo decae a un estado más estable sin variar la
cantidad de protones y neutrones, sino emitiendo ondas electromagnéticas, es
decir, emite un fotón liberando una alta cantidad de energía.
Este proceso de transformación de un núcleo en otro mediante radiación se denomina
“decaimiento radiactivo”. Es importante saber el tiempo de vida media de un isótopo
inestable, es decir, el tiempo promedio que duran los núcleos de una muestra. Otro
concepto es el de tiempo de vida mitad, es el que tarda el conjunto de núcleos
radiactivos de la misma especia en reducirse a la mitad. Estos pueden variar en la carta
de nucleidos entre millonésimas de segundos y millones de años. Por otro lado, luego de
un decaimiento, el núcleo resultante también puede ser radiactivo, y así, según los
distintos tiempos de vida mitad, se producen escalonamientos hasta llegar a un núcleo
estable. Algunos ejemplos de decaimiento radiactiavo son:
URANIO 235. Su vida mitad de alrededor de 700 millones de años permite que se
lo encuentre en la naturaleza, y decae mayormente por emisión alfa. Luego de
una serie de decaimientos, el resultado final es un isótopo estable del plomo, Pb‐
207. En la Figura N°2 se puede observar que el decaimiento alfa del uranio da
lugar al isótopo de torio, Th‐ 231. Este isótopo decae por emisión beta al isótopo
de paladio Pa‐231, y así hasta que las ramificaciones se juntan llegando todas al
plomo estable. Más adelante profundizaremos sobre este elemento por ser más
de gran importancia en cuanto a sus aplicaciones.

Figura 2. Decaimientos del isótopo U‐235. Fuente: www.cnea.gov.ar

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 9

PLATINO 190. Se lo halla en la naturaleza por tener una vida mitad mayor a 600
millones de años; decae por radiación alfa de modo que, si inicialmente posee
tiene 78 protones y 112 neutrones, luego de la primera emisión pasa a tener 76
protones y 110 neutrones. La cascada de decaimientos termina en el Tungsteno
182.

POTASIO 40. Se lo encuentra en la naturaleza en sales de uso alimenticio y
decae por vía beta negativa o beta positiva, con mayor probabilidad para esta
última. Se generan dos isótopos estables, Ca‐40 en un 10% y Ar‐40 en el 90%
restante, con la misma cantidad de elementos en el núcleo pero distinta cantidad
de protones y neutrones.
La magnitud que mide el número de radiaciones emitidas se denomina actividad, que
indicaría la velocidad de los decaimientos de una muestra. Depende de la cantidad de
átomos radiactivos presentes y es inversamente proporcional a la vida mitad de los
mismos. Se denomina λ a la probabilidad de decaimiento de un núcleo por unidad de
tiempo y N son los átomos radiactivos en la muestra, por lo que la actividad resulta:
A = λ * N, siendo [A] = 1 Bq (Becquerel) = 1 desintegración / seg.
El radio 226 puro tiene una actividad de 3,7*1010

, lo que se toma como 1Ci (Curie).
Por último, es importante mencionar las fuentes de radiación. Las externas consisten en
rayos cósmicos y gamma. Los primeros provienen del Sol y las demás estrellas y
consisten en partículas alfa y protones en su mayoría. Al chocar con átomos en la
atmósfera, estos generan radionucleidos cosmogénicos, isótopos de H‐3, Be‐7, Na‐22 y C‐
14 que se incorporan a los organismos. El C‐14 es muy importante para dataciones sobre
estos ya que cuando un organismo muere, deja de incorporar C‐14, de modo que su
concentración disminuye por el decaimiento radiactivo. Los rayos gamma terrestres
provienen del decaimiento de isótopos presentes en la corteza terrestre y el agua.
Las fuentes de radiación internas, en cambio, provienen de isótopos generados por los
rayos cósmicos e isótopos de radón (Rn‐220 y Rn‐222) presentes en el suelo y en los
materiales de construcción. El tipo de radiación generada por la actividad humana es de
las mismas características que la presente en la naturaleza: partículas alfa, beta, rayos
gamma, rayos X, protones, neutrones. Es decir, la radiación emitida por un isótopo no
depende de que el mismo provenga de una fuente natural o sea generado en el
laboratorio, sino de principios físicos básicos característicos del isótopo.

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 10

4. EL URANIO

El Uranio fue descubierto en 1789 y se le llamó así por el planeta Urano que había sido
descubierto poco antes, en 1781. El Uranio es el elemento de origen natural más pesado
que existe en la Tierra, en una proporción de 2,7 partes por millón (ppm), lo que es
comparable con otros metales como estaño, tungsteno y molibdeno. Muchas rocas
comunes, como el granito, contienen entre 5 y 25 ppm. Su nivel de actividad radiactiva es
bajo, muy inferior al de otros elementos, lo que facilita su minería, transformación y
fabricación como combustible nuclear.
Aparece en formaciones de donde puede ser extraído a precio económico. Esto ocurre en
más de una docena de tipos de depósitos diferentes y en un amplio abanico de
formaciones geológicas, diversidad que resulta muy superior a la de otras fuentes de
energía como el petróleo. De ello se deduce que aún existen muchos nuevos depósitos
por descubrir, que irán descubriéndose a medida que aumente la demanda del mercado.
Está compuesto por tres isótopos, cada isótopo tiene, con relación a los otros dos, el
mismo número de protones pero distinto número de neutrones, es decir, difieren
únicamente en el número de componentes del núcleo. Dichos isótopos son el U‐238, el
U‐235 y el U‐234. El primero abarca el 99,28% de los isótopos, el U‐235 comprende el
0,71% y el resto corresponde al U‐234. El Uranio, para su empleo en los reactores
nucleares convencionales, necesita ser enriquecido en el isótopo U‐235 que es el que se
fisiona y, a través del proceso de fisión, genera la energía que se extrae del reactor.
El proceso de fabricación del combustible nuclear parte del óxido de uranio ya
concentrado (U3O8), que se transforma en hexafluoruro de uranio (UF6), un compuesto
gaseoso a 60ºC. Este gas se somete a un proceso de enriquecimiento en el U‐235
aprovechando la diferencia de masa con el U‐238, obteniéndose así un producto con
mayor concentración de la que existe en la naturaleza en U‐235 y otro producto que,
lógicamente, está empobrecido en U‐235 y que se denomina uranio empobrecido.

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 11

5. MERCADO DEL URANIO

La posición de la energía nuclear en el sector energético es, en estos momentos,
altamente favorable. Las exigencias impuestas por el protocolo de Kyoto sobre las
emisiones de gases de efecto invernadero establecen una clara ventaja entre un emisor
cero, como es la energía nuclear, y fuertes emisores, como son los combustibles fósiles.
La subida de precios del petróleo ha roto todas las previsiones sobre su utilización futura
como fuente de generación de electricidad, afectando igualmente al gas cuyo precio se
mueve en la misma dirección y con efectos similares al del petróleo. Un aspecto del
mayor interés, dadas las constantes variaciones en el mercado energético, es la seguridad
de aprovisionamiento. El combustible nuclear, al ser altamente intensivo en energía,
ocupa mucho menor volumen que los combustibles fósiles facilitando su
almacenamiento y permitiendo así unas reservas muy superiores a las de los demás
combustibles.
Consecuentemente, si la competitividad de la energía nuclear ya era ventajosa frente a
las demás fuentes de energía, incluyendo las energías renovables, en la actualidad su
posición ha mejorado sustancialmente.

5.1 Breve historia nuclear

En la segunda mitad de la década de los sesenta, Estados Unidos lanzó el primer
programa nuclear destinado a la generación de electricidad a pesar de que cuatro años
antes el Reino Unido había inaugurado Calder Hall, la primera central nuclear del
mundo. Pocos años después, otros países industrializados siguieron el ejemplo llevando a
cabo sus propios programas de construcción y explotación de centrales nucleares. La
estabilidad económica, el fuerte crecimiento de la demanda eléctrica y sus prometedoras
expectativas económicas fueron el motor del desarrollo de esta fuente energética.
A principios de los años setenta la crisis energética del petróleo proporcionó el impulso
definitivo a la energía nuclear dentro de los planes energéticos de muchos países
industrializados como Alemania, Canadá, Italia y Japón. Cabe destacar la fuerte apuesta
por el desarrollo de la energía nuclear que realizó Francia. A su vez, otros países como
Méjico, Brasil, Taiwán y Corea se prepararon para iniciar sus programas nucleares.
No obstante, en la segunda mitad de la década de los setenta, hubo una crisis económica
que estabilizó la demanda eléctrica. Los costes de inversión de las centrales nucleares en
construcción se dispararon y comenzó a surgir el movimiento antinuclear con impacto
en la opinión pública. La combinación de estos factores condicionó una fuerte
desaceleración de los programas nucleares, sobre todo en los países donde esta fuente de
energía estaba más desarrollada.
Finalmente, en la segunda mitad de la década de los ochenta la demanda mundial de
uranio manifestó un gran aumento progresivo que se mantiene en la actualidad,
convirtiéndose en un mineral esencial en la producción de energía eléctrica a nivel
mundial. Es por eso que resulta de gran importancia analizar las reservas de uranio a
modo de asegurar un desarrollo sustentable de la industria y realizar un adecuado
contraste entre la producción y la demanda de dicho mineral.

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 12

5.2 Reservas de uranio

La minería del Uranio ha estado tradicionalmente limitada por el bajo coste del mineral
que ha frenado, en gran medida, las iniciativas de prospección de las empresas mineras.
De hecho, quedan extensas zonas sin investigar cuyas características son favorables a la
existencia del uranio, por lo que el nivel mundial de existencias de uranio está sin
concretar.
Las reservas mundiales de uranio, teniendo en consideración las reservas demostradas e
inferidas, alcanzan un volumen de 5.469.000 toneladas. Para este análisis no se considera
el mineral potencial, dado que únicamente se contabilizan aquellas reservas cuya
explotación y posterior procesamiento del mineral implica un costo menor a los 130
dólares por kilogramo. Por otro lado, el mineral potencial se estima en 3.000.000 de
toneladas, cuyos costos no han sido determinados aún.
Los yacimientos de uranio se distribuyen principalmente en 15 países y aproximadamente
la mitad de estas reservas se concentran en Australia, Kazajstán y Rusia. Esto los
convierte en países con un gran potencial para el desarrollo de la energía nuclear. La
Tabla Nº3 muestra la distribución de las reservas de uranio en el mundo.

País

Reservas en
toneladas
 de Uranio

Porcentaje

Australia

1.243.000

23%

Kazajstán

817.000

15%

Rusia

546.000

10%

Sudáfrica

435.000

8%

Canadá

423.000

8%

EEUU

342.000

6%

Brasil

278.000

5%

Namibia

275.000

5%

Niger

274.000

5%

Ucrania

200.000

4%

Jordania

112.000

2%

Uzbekistán

111.000

2%

India

73.000

1%

China

68.000

1%

Mongolia

62.000

1%

Argentina

17.000

0,3%

Otros

193.000

3,7%

TOTAL

5.469.000

100%

Tabla 3. Distribución de las reservas mundiales de uranio. Fuente: www.world‐nuclear.org

El incremento en el consumo de uranio en las últimas décadas ha llevado a la búsqueda
de nuevos yacimientos para satisfacer la demanda. El Gráfico Nº4 muestra la evolución
de las reservas mundiales de uranio, donde se destacan los años 1995 y 2005 como
aquellos en los que se han genero el mayor aumento del volumen de reservas. El
aumento del precio del uranio y a las expectativas de demanda ha permitido que
depósitos abandonados vuelvan a operar, y ha acelerado las expediciones de exploración
en busca de nuevos yacimientos.

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 13

0

1.000.000

2.000.000

3.000.000

4.000.000

5.000.000

6.000.000

1973197519771979198119831985198719891991199319951997199920012003200520072009

Toneladas de uranio

Gráfico 4. Variación de las reservas mundiales de uranio. Fuente: www.world‐nuclear.org

5.3 Demanda de uranio

La energía nuclear es una fuente energética que garantiza el abastecimiento eléctrico,
frena las emisiones contaminantes, reduce la dependencia energética exterior y produce
electricidad de forma constante con precios estables y predecibles. Así lo entienden cada
vez más gobiernos de distintos signos que apuestan por el mantenimiento de las
centrales nucleares en sus países y la construcción de nuevas plantas.
Casi el 20% de la electricidad mundial es generada gracias al uranio. Actualmente existen
unas 450 centrales nucleares con una capacidad de aproximadamente 400.000
megavatios. Aunque los peligros de una utilización pacífica del uranio son significantes,
asimismo sus ventajas son que es una de las pocas fuentes energéticas que cumplen con
los requerimientos del “Protocolo de Kyoto”, es muy económico y una gran parte de la
producción viene de países que son estables políticamente.
Como se puede ver en el Gráfico Nº5, la diferencia entre la demanda y la oferta ha
crecido constantemente a partir de los años 90. Entre los años 1970 y 1990, el mercado
del uranio se caracterizó por una producción excesiva que superaba la demanda, lo que a
su vez implicaba bajos precios. A medida que la demanda de dicho mineral se fue
acrecentando, así también lo hicieron sus precios. A partir de 1990, la demanda ha
superado la producción mundial de uranio y los depósitos generados hasta ese entonces
se han ido consumiendo.
En 2004 la demanda mundial de uranio fue de 70.000 toneladas, un 50% por encima de
la oferta, que alcanzó las 46.000 toneladas. Esa diferencia entre ambas se cubrió
mayormente con las reservas almacenadas. Se estima que la cantidad de uranio en los
almacenes está ahora por debajo de las 50.000 toneladas, que sólo resultaría suficiente
para cubrir el exceso de demanda por 2 años más.

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 14

0

10.000

20.000

30.000

40.000

50.000

60.000

70.000

80.000

90.000

100.000

1973197519771979198119831985198719891991199319951997199920012003200520072009

Toneladas de uranio

Gráfico 5. Demanda mundial de uranio. Fuente: www.world‐nuclear.org

Según la “World Nuclear Association” unos 170 centrales nucleares están bajo
construcción o planificación, mientras que unos 300 están bajo propuesta. Entre 1996 y
2008, 47 nuevas centrales nucleares entraron en funcionamiento mientras que otras 40
culminaron su vida útil y dejaron de operar. Se calcula que en el año 2020 la demanda
mundial será más de 100.000 toneladas al año. La “International Energy Agency” (IEA)
pronostica una subida en la demanda de uranio hasta 2050 del 300% y la construcción de
más de 1000 reactores nucleares hasta entonces. Debido a que apenas se puede ampliar la
oferta tan rápidamente como para cubrir el vacío creciente, y además, compensar los
depósitos disminuyentes, los precios de uranio tenderán a subir aún más.
La demanda mundial de uranio en 2009 se estima en 77.000 toneladas, de las cuales
65.000 son destinadas a los reactores nucleares. Esto implica que un 85% de la demanda
mundial de uranio se destina a la producción de energía eléctrica en centrales atómicas.
En la Tabla Nº6 se puede apreciar dicha demanda, discriminada por país.

Reactores en funcionamiento

País

MW

Demanda en
toneladas
 de U

Argentina

2

935

122

Armenia

1

376

51

Bélgica

7

5.728

1.002

Brasil

2

1.901

308

Bulgaria

2

1.906

260

Canadá

18

12.652

1.670

China

11

8.587

2.010

República Checa

6

3.686

610

Finlandia

4

2.696

446

Francia

59

63.473

10.569

Alemania

17

20.339

3.398

Hungría

4

1.826

274

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 15

India

17

3.779

961

Japón

53

46.236

8.388

Corea del Sur

20

17.716

3.444

Lituania

1

1.185

0

Méjico

2

1.310

242

Holanda

1

485

97

Pakistán

2

400

65

Rumania

2

1.310

174

Rusia

31

21.743

3.537

Eslovaquia

4

1.760

251

Eslovenia

1

696

137

Sudáfrica

2

1.842

303

España

8

7.448

1.383

Suecia

10

9.399

1.395

Suiza

5

3.237

531

Ucrania

15

13.168

1.977

Reino Unido

19

11.035

2.059

EEUU

104

101.119

18.867

TOTAL

436

372.900

65.405

Tabla 6. Demanda de uranio para reactores nucleares. Fuente: www.world‐nuclear.org

Con la tecnología y el consumo actual y según las estimaciones del Consejo Mundial de
la Energía, hacia 2050 se habrá gastado la mitad de las reservas actuales y estimadas y
sólo quedarán reservas para 25 años más. No obstante, el panorama es más alentador
porque los avances tecnológicos, que se prevén con bases muy firmes, aumentan estas
reservas hasta cifras más que suficientes para satisfacer la demanda de minerales
radiactivos hasta la llegada de la fusión nuclear, que dispondrá en su día de recursos
ilimitados.

5.4 Producción de uranio

La minería del Uranio ha estado tradicionalmente limitada por el bajo coste del mineral
que ha frenado, en gran medida, las iniciativas de prospección de las empresas mineras.
De hecho, quedan extensas zonas sin investigar cuyas características son favorables a la
existencia del uranio, por lo que su nivel mundial de existencias está sin concretar.
La producción mundial de uranio en 2008 alcanzó un valor de 43.764 toneladas, lo que
representa un incremento del 5% respecto a la producción del año anterior. Se concentra
principalmente en tres países, que en forma conjunta alcanzan el 60%. Canadá es el
mayor productor de uranio, generando un 20,5% de la oferta, seguida por Kazajstán con
un 19,4%, y finalmente Australia con 19,2% de la producción mundial. El 40% restante de
distribuye entre otros 15 países. La información se refleja en el Gráfico Nº7 y en la Tabla
Nº8.

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 16

0

10.000

20.000

30.000

40.000

50.000

60.000

70.000

80.000

90.000

100.000

1973197519771979198119831985198719891991199319951997199920012003200520072009

Toneladas de uranio

Gráfico 7. Evolución de la producción mundial de uranio. Fuente: www.world‐nuclear.org

Durante el año 2009 y debido a las condiciones económicas que favorecen su desarrollo,
se ha comenzado a explotar uranio de 8 nuevas minas, de modo que la producción
mundial de uranio para este año se estima en 49.375 toneladas.

Producción en toneladas de U

País

2007

2008

Canadá

9.476

9.000

Kazajstán

6.637

8.521

Australia

8.611

8.430

Namibia

2.879

4.366

Rusia

3.413

3.521

Níger

3.153

3.032

Uzbekistán

2.320

2.338

USA

1.654

1.430

Ucrania

846

800

China

712

769

Sudáfrica

539

566

Brasil

299

330

India

270

271

República Checa

306

263

Rumania

77

77

Alemania

41

0

Pakistán

45

45

Francia

4

5

TOTAL

41.282

43.764

Tabla 8. Producción de uranio por país. Fuente: www.world‐nuclear.org

Los métodos de explotación de las minas fueron cambiando con el tiempo. En 1990, el
55% de la producción mundial provenía de minas subterráneas, mientras que para 1999
solamente el 33% de producía de esa forma. A partir del año 2000, la producción de

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 17

minas subterráneas canadienses ha vuelto a crecer, convirtiéndose nuevamente en el
método de explotación más común.
En 2008, el 62% de la producción provino de minas subterráneas y yacimientos a cielo
abierto, mientras que un 28% se produjo por lixiviación in situ. El 10% restante
corresponde a producción por producto.
A continuación, en la Tabla Nº9, se presenta un listado de las 10 minas de mayor
productividad durante 2008, su ubicación, el tipo de explotación y el porcentaje de
producción mundial.

Mina

País

Tipo de mina

Producción

Porcentaje

McArthur River

Canadá

Subterránea

6.383

15%

Ranger

Australia

Cielo abierto

4.527

10%

Rossing

Namibia

Cielo abierto

3.449

8%

Olympic Dam

Australia

Subterránea

3.344

8%

Kraznokamensk

Rusia

Subterránea

3.050

7%

Arlit

Níger

Cielo abierto

1.743

4%

Rabbit Lake

Canadá

Subterránea

1.368

3%

Akouta

Níger

Subterránea

1.289

3%

McClean Lake

Canadá

Cielo abierto

1.249

3%

Akdala

Kazajstán

Lixiviación in situ

1.034

2%

TOTAL

27.436

62%

Tabla 9. Las 10 minas de mayor producción en 2008, en toneladas de uranio.
Fuente: www.world‐nuclear.org

5.5 Precio del uranio

El precio del uranio se ha mantenido prácticamente constante a lo largo de las últimas
décadas, a excepción de ciertos picos aislados como se observa en el Gráfico Nº10. El
aumento del precio a fines de la década del 70 se debió al aumento de la demanda,
principalmente por parte de Estados Unidos, para la utilización en las primeras centrales
nucleares, donde alcanzó un máximo de 43 dólares por libra. Con el paso del tiempo, el
precio se fue asentando y adoptó un valor promedio de 10 dólares por libra, equivalente a
22.000 dólares por tonelada.
Desde fines del año 2003 se ha producido un fuerte incremento en el precio del uranio,
variando drásticamente las características y condiciones del mercado. Las razones para
este espectacular aumento son el persistente déficit entre la demanda y el suministro de
uranio, una situación que dura ya dos décadas y que provoca que los inventarios estén
parcialmente agotados. Las fuentes de uranio de baja densidad son abundantes pero no
resultan económicas a los precios actuales.

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 18

0

10

20

30

40

50

60

70

80

90

100

1973197519771979198119831985198719891991199319951997199920012003200520072009

Precio del uranio (u$s/libra)

Gráfico 10. Evolución del precio internacional de uranio. Fuente: www.world‐nuclear.org

Por otra parte, las reservas actuales de uranio se clasifican según su nivel de dificultad
para su conversión en uranio enriquecido útil para ser empleado como combustible en
los reactores nucleares, asignándoles tres niveles de costo.
Reservas de costo de extracción y transformación inferior a $40/kgU
Reservas de coste de extracción y transformación inferior a $80/kgU
Reservas de coste de extracción y transformación inferior a $130/kgU
Esto implica que a medida que se vayan agotando las reservas de uranio cuya extracción
y transformación resulte más económica, el precio del uranio irá creciendo de manera
significativa acompañando el incremento en los costos de extracción y transformación.

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 19

6. PROSPECCIÓN MINERA

Desde el inicio de la búsqueda de un yacimiento de minerales hasta su explotación
efectiva, se deben aplicar una serie de etapas o procesos respetando un orden sistemático
de los mismos. Cada una de estas etapas tiene un objetivo específico y no se debe pasar a
la etapa posterior sin estar seguros del resultado favorable de la etapa finalizada. En las
distintas etapas se deben descartar áreas sin interés e intensificar el análisis de los
sectores seleccionados para su mejor estudio.
La explotación de los yacimientos minerales es una actividad de alto riesgo económico,
ya que supone inversiones a largo plazo que se sustentan en el precio del mineral, sujeto
a variaciones en el tiempo. A su vez, la exploración supone también un elevado riesgo
económico, dado que implica gastos que solamente se recuperan en caso de que la
exploración tenga éxito y resulte en una explotación minera fructífera. Sobre estas bases,
es fácil comprender que la exploración supone la base de la industria minera, ya que
debe permitir la localización de los recursos mineros a explotar, al mínimo costo posible.
Para ello, se dispone de una serie de herramientas y técnicas básicas que se sintetizan a
continuación.

6.1 Metodología de investigación minera

En la investigación minera se suele subdividir el trabajo en tres etapas claramente
diferenciadas, de forma que solamente se aborda la siguiente en caso de que la anterior
haya cumplido satisfactoriamente los objetivos previstos. Aunque pueden recibir
distintos nombres, en términos generales se trata de una fase de prospección o
preexploración, una de exploración propiamente dicha y otra de evaluación. Si incluso
ésta última alcanza los resultados previstos se realiza un estudio de viabilidad económica
antes de proceder con la explotación del yacimiento.

6.1.1 Prospección
Tiene por objeto determinar si una zona concreta, normalmente de gran extensión,
presenta posibilidades de que exista un tipo determinado de yacimiento mineral. Esto se
establece en función de la información sobre ese tipo de yacimiento y sobre la geología
de la región de estudio. Se debe contar con el apoyo de información (bibliografía, mapas,
fotos aéreas, imágenes de satélite, etc.) que permita reconocer las zonas de mayor
interés.
Para realizar una adecuada prospección, es conveniente utilizar diferentes herramientas
que faciliten el descubrimiento de yacimientos. Algunas de las herramientas utilizadas
son los mapas topográficos y geológicos.
El mapa topográfico expresa, bajo la forma de curvas de nivel, el relieve del
terreno. Las curvas de nivel muestran el contorno hipotético que tendría la línea
de intersección entre el suelo y un plano horizontal colocado a determinadas
alturas, que se corresponden con la cota de cada curva de nivel. A esta
información, suele adicionarse otros datos como las redes de caminos, ubicación
de pueblos, etc. La localización de ríos, lagos y cordones montañosos completan
la información del mapa topográfico.

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 20

El mapa geológico muestra la distribución de los distintos tipos de roca sobre el
terreno, su forma y las relaciones que existen entre ellos. Puede mostrar también
otros datos adicionales, tales como su edad geológica y su estructura de pliegues
y fallas.
La prospección suele dividirse en dos etapas, denominadas etapa inicial y etapa principal.
En la etapa inicial, se verifica la información obtenida en el análisis de
antecedentes e información preexistente con las observaciones realizadas en el
trabajo de campo. Se subdivide el terreno en estudio mediante una cuadrícula
con el fin de obtener muestras representativas a espacios regulares.
Posteriormente, en los cursos de agua y suelos se toman muestran que se muelen
y analizan, efectuando el lavado de los minerales con el objetivo de encontrar una
concentración de sustancias particulares.
En la etapa principal del proceso de prospección se intenta definir con más
detalle y controlar la zona de interés. Se aplican los mismos métodos de análisis
que en la etapa inicial, pero sobre áreas más reducidas a modo de intensificar el
muestreo sobre una cuadrícula de menor tamaño. Se realizan las primeras
perforaciones del suelo para obtener un mayor volumen de muestras, que
brindan información acerca del subsuelo.
Para su reconocimiento, cada tipo de mineral requiere la aplicación de diferentes
métodos geofísicos. Los minerales radiactivos pueden ser detectados mediante el uso del
contador Geiger.

6.1.2 Exploración
La exploración de un yacimiento permite definir sus características, mineralogía,
extensión y forma. De este modo, se puede realizar un análisis económico sobre la
conveniencia o no de realizar una explotación posterior del yacimiento.
Una vez establecidas las posibilidades de la región estudiada, se pasa al estudio sobre el
terreno. En esta fase se aplican diversas técnicas disponibles para llevar a cabo el análisis
en forma completa, dentro de las posibilidades presupuestarias del mismo. Su objeto
final debe ser corroborar o descartar la hipótesis inicial de existencia de mineralizaciones
del tipo prospectado.
La exploración minera se basa en una serie de técnicas, unas instrumentales y otras
empíricas, de coste muy diverso. Por ello, normalmente se aplican de forma sucesiva,
solo en caso de que el valor del producto sea suficiente para justificar su empleo, y solo si
son necesarias para complementar las técnicas que ya se hayan utilizado hasta el
momento.

6.1.2.1 Recopilación de información

Es una de las técnicas preliminares, de bajo costo, que consiste básicamente en recopilar
toda la información disponible sobre el tipo de yacimiento prospectado (características
geológicas, volúmenes de reservas esperables, características geométricas), así como
sobre la geología de la zona de estudio y de su historial minero (tipo de explotaciones
mineras que han existido, volumen de producciones, causas del cierre de las
explotaciones, etc.). Toda esta información debe permitir establecer el modelo concreto
de yacimiento a prospectar y las condiciones bajo las que debe llevarse a cabo el proceso
de prospección.

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 21

En esta fase resulta muy útil contar con el apoyo de mapas metalogenéticos que
muestren no solo la localización y tipología de yacimientos, sino también las relaciones
entre ellos y su entorno.

6.1.2.2 Teledetección

La utilización de la información de los satélites artificiales que orbitan nuestro planeta
puede ser de gran interés en investigación minera. Sigue siendo una técnica de costos
relativamente bajos, condicionado por el precio de la información a recabar de los
organismos que controlan este tipo de información.
La información que ofrecen los satélites que resulta de utilidad geológico‐minera se
refiere a la reflectividad del terreno frente a la radiación solar. Ésta incide sobre el
terreno y una parte de la radiación se absorbe, mientras que otra parte se refleja, en
función de las características del terreno. Determinadas radiaciones producen
sensaciones apreciables por el ojo humano, pero existen  otras zonas del espectro
electromagnético que son imperceptibles por el ojo humano, que pueden ser recogidas y
analizadas mediante sensores específicos. La teledetección aprovecha precisamente estas
bandas del espectro para identificar características del terreno que pueden reflejar datos
de interés minero, como alteraciones, presencia de determinados minerales, variaciones
de temperatura y humedad.

6.1.2.3 Geología

Siempre es necesario realizar un estudio de las características de la región para poder
conocer los factores que puedan condicionar la explotación del yacimiento. Este estudio
se lleva a cabo durante las fases de prospección y exploración, a costos relativamente
bajos.
Dentro del término genérico de la geología se engloban muchos apartados distintos del
trabajo de reconocimiento geológico de un área. La cartografía geológica o elaboración
de un mapa geológico incluye el levantamiento estratigráfico (conocer la sucesión de
materiales estratigráficos presentes en la zona), el estudio tectónico (identificación de las
estructuras tectónicas, como fallas o pliegues, que afectan a los materiales de la zona), el
estudio petrológico (correcta identificación de los distintos tipos de rocas), e
hidrogeológico (identificación de acuíferos y de sus caracteres más relevantes).

6.1.2.4 Geoquímica

La prospección geoquímica consiste en el análisis de muestras de sedimentos de arroyos
o de suelos o de aguas, o incluso de plantas que puedan concentrar elementos químicos
relacionados con una determinada mineralización. Se basa en que los elementos
químicos que componen la corteza tienen una distribución general característica, que
aunque puede ser distinta para cada área diferente, se caracteriza por presentar un rango
de valores definidos. Sin embargo, la prospección geoquímica permite detectar cuando
hay alguna concentración anómala de un determinado elemento en la zona, que puede
estar producida por la presencia de un yacimiento mineral de ese elemento.

6.1.2.5 Geofísica

Dentro de esta denominación genérica encontramos, como en el caso de la geología,
toda una gama de técnicas muy diversas, tanto en costo como en aplicabilidad a cada

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 22

caso concreto. El objetivo es intentar localizar rocas o minerales que presenten una
propiedad física que contraste con la de los minerales o rocas englobantes.
Existen diferentes técnicas geofísicas para la detección de minerales. Los métodos más
usuales son:

Métodos eléctricos: Se basan en el estudio de la conductividad o resistividad del
terreno mediante dispositivos de introducción de corriente al terreno y de
posterior medida de la resistividad o conductividad.
Métodos electromagnéticos: Es un método que estudia otras propiedades
eléctricas o electromagnéticas del terreno. El más utilizado es el método de
polarización inducida, que consiste en mediar la cargabilidad del terreno. Se
introduce una corriente eléctrica de alto voltaje en el terreno y al interrumpirse
se estudia cómo queda cargado el terreno, y cómo se produce el proceso de
descarga eléctrica.
Métodos magnéticos: Estudia el campo magnético que se manifiesta sobre el
terreno. Este campo magnético es función del campo magnético terrestre, pero
puede verse afectado por las rocas existentes en un punto determinado, sobre
todo si existen en la misma minerales ferromagnéticos, como la magnetita o la
pirrotina. Estos minerales producen una alteración del campo magnético local
que es detectable mediante los denominados magnetómetros.
Métodos gravimétricos: Se basan en la medida del campo gravitatorio terrestre,
que al igual que en el caso anterior, puede estar modificado de sus valores
normales por la presencia de rocas específicas, en este caso de densidad distinta a
la normal.
Métodos radiométricos: Son métodos de detección de radioactividad emitida por
el terreno, y se utilizan fundamentalmente para la prospección de yacimientos de
uranio, aunque excepcionalmente se pueden utilizar como método indirecto para
otros elementos o rocas. Esta radioactividad emitida por el terreno se puede
medir sobre el propio terreno o desde el aire. Los instrumentos de medida más
usuales son los escintilómetros, también llamados contadores de centelleo, y los
contadores Geiger. No obstante, estos instrumentos solo miden radioactividad
total, sin discriminar la longitud de onda de la radiación emitida. Más útiles son
los sensores capaces de discriminar las distintas longitudes de onda, porque éstas
son características de cada elemento, lo que permite discriminar el elemento
causante de la radioactividad.
Métodos sistemáticos: La transmisión de las ondas sísmicas por el terreno está
sujeta a una serie de postulados en los que intervienen parámetros relacionados
con la naturaleza de las rocas que atraviesan. De esta forma, si se causan
pequeños movimientos sísmicos, mediante explosiones o caída de objetos
pesados, y luego se analiza la distribución de las ondas sísmicas, se pueden
establecer conclusiones sobre la naturaleza de las rocas del subsuelo.
Sondeos mecánicos: Los sondeos son una herramienta vital la investigación
minera, que nos permite confirmar o desmentir nuestras interpretaciones, ya que
esta técnica permite obtener muestras del subsuelo a profundidades variables.
Los sondeos mecánicos deben considerar una gran cantidad de variables, tales
como el método de perforación, el diámetro de trabajo, el rango de
profundidades alcanzables, el sistema de extracción del material cortado, etc.
Todo ello hace que la realización de sondeos mecánicos sea una etapa

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 23

especialmente importante dentro del proceso de investigación minera, y requiera
la toma de decisiones más detalladamente.

6.1.3 Evaluación

Una vez que se ha detectado una mineralización de interés minero, es decir, en la que se
observan caracteres que evidencian la presencia del mineral en estudio, se debe llevar a
cabo una evaluación o valoración económica. A pesar de lo que pueda parecer, los datos
de ésta no son aún concluyentes, y debe ir seguida, en caso de que la valoración
económica sea positiva, de un estudio de viabilidad, que contemple todos los factores
(geológicos, mineros, sociales, ambientales, etc.) que pueden permitir, o no, que una
explotación se lleve a cabo.

6.1.4 Explotación

Consiste en la extracción de los minerales de valor económico y su posterior
procesamiento, aplicando diversas estrategias y procesos que se analizarán en una
sección posterior del trabajo.

6.2 Prospección radiométrica

La radiactividad es la facultad de emisión de radiaciones alfa, beta o gamma, que poseen
los núcleos de determinados elementos químicos inestables llamados radiactivos. Al
emitir dicha radiación, los núcleos transmutan en otros elementos o bien en otros
isótopos del mismo elemento, que pueden resultar estables o inestables.
La búsqueda geofísica de elementos radiactivos en la corteza terrestre es
primordialmente una búsqueda de lugares con radiación gamma anormal. Sin embargo,
no todos los elementos presentes en el yacimiento emitan dichos rayos. Por ello, el
uranio se detecta indirectamente por la radiación y gamma emitida por unos o más de
sus productores, en espacial el radio.
La prospección geofísica de minerales radiactivos esta basada en la detección de estas
radiaciones por medios físicos. En las investigaciones geofísicas, sólo pueden detectarse
normalmente los rayos gamma, puesto que las partículas alfa y beta son detenidas
fácilmente por la materia.
A continuación se mencionan los aparatos que se utilizan para detectar la emisión de
radiaciones. Los más utilizados son el contador Geiger‐Müller, el centellómetro y el
espectrómetro de rayos gamma.

6.2.1 Espectroscopio
Es un instrumento que se descarga tanto más rápidamente cuanto mayor es la radiación
ambiente que ioniza el aire.

6.2.2 Placas fotográficas
Consta de una serie de placas en las que el bromuro de plata (AgBr) se reduce a plata
negra según la intensidad de la radiación.

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 24

6.2.3 Spintariscopio
Inventado por William Crookes en 1903, es una caja cerrada con una placa de cristales
hexagonales de blenda (ZnS) en la que se introduce la muestra. Si la muestra es
radiactiva, los cristales de blenda emiten destellos que se visualizan desde un ocular.

6.2.4 Cámara de ionización
Consta de una cámara cerrada con gas en su interior, que puede ser aire, metano o argón,
donde se aplica una diferencia de potencial entre el ánodo y el cátodo. Ante la presencia
de radiación, se produce la ionización del gas y el desplazamiento de los iones hacia el
ánodo.

6.2.5 Contador Geiger‐Müller
Fue desarrollado en 1928 por los alemanes H. Geiger y W. Müller a partir de la cámara de
ionización, pero opera con tensiones más altas de entre 800 y 1000V. Posee una entrada
de radiaciones al tubo,  que colisionan con los átomos del gas contenido, en este caso
metano y argón. Las colisiones entre las radiaciones emitidas y los átomos de gas
producen la expulsión de electrones en avalancha, registrados como una sola pulsación
independiente de la energía inicial de la radiación. Permite detectar la presencia de bajos
niveles de radiación, pero no distingue entre las radiaciones alfa, beta y gamma.

6.2.6 Contador proporcional
Es similar al anterior, pero trabaja a menor voltaje (500 a 800 V), por lo cual se produce
un menor efecto multiplicador de electrones. La producción de pares de iones depende
esencialmente de la energía de la radiación captada, permitiendo distinguir entre las
radiaciones alfa, beta y gamma siempre que no sean de muy baja intensidad. La ventana
de ingreso de las radiaciones consiste en una interfaz que permite entrar sólo la
radiación deseada, es decir, si se desea prospectar la presencia de radiación beta, se
impide la entrada de las otras dos al tubo y el aparato recibe el nombre de betámetro.

6.2.7 Centellómetro o destellómetro
Fue ideado en 1947 a partir del spintariscopio de Crookes. Posee un fotocátodo, un tubo
fotomultiplicador, una cámara de destellos y un registrador electrónico. El fotocátodo
consiste de cristales de sustancias inorgánicas como yoduros u orgánico como antraceno,
naftaleno, etc. Ante la presencia de radiación, los átomos de estas sustancias se excitan y
ceden energía para volver a su estado normal, emitiendo radiación electromagnética en
la frecuencia de la luz visible. Estos destellos, característicos del efecto Compton, pueden
visualizarse en la cámara de destellos.
Este dispositivo también emite electrones hacia el interior del tubo fotomultiplicador
que inciden sobre un sistema amplificador de señal que consiste en una sucesión de
ánodos con potencial eléctrico creciente. Ante la llegada de cada electrón, se emiten
múltiples electrones secundarios, generando un efecto en cascada, hasta el último ánodo,
desde donde se realiza el registro electrónico de la pulsación resultante de la radiación
detectada.
Una interfaz absorbente a la entrada del dispositivo permite seleccionar el tipo de
radiaciones a prospectar.

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 25

6.2.8 Espectrómetro de rayos gamma
Permite identificar los isótopos emisores de los rayos gamma midiendo la energía con
que éstos arriban al aparato. Actualmente existen dos tipos principales de
espectrómetros:
Los más convencionales están construidos sobre la base de un centellómetro al que se
acopla un sistema electrónico de analizador multicanal que formatea la sucesión de
pulsos arribados.
Los de mayor resolución poseen un detector de un material semiconductor, también
llamado de estado sólido (alguna aleación de cadmio o preferentemente germanio puro).
Con la llegada de rayos gamma al detector se provoca un movimiento de electrones de la
banda de valencia a la banda de conducción del semiconductor, lo que en presencia de
un campo eléctrico genera un desplazamiento hacia el ánodo, resultando en una
variación de tensión que es registrada y formateada por el analizador multicanal. Así,
visualizando los picos en el espectro, se consigue identificar a los tres elementos
radiactivos comúnmente prospectados por su abundancia, a través de la radiación del
isótopo más fácilmente identificable en su correspondiente serie.

Gráfico 11. Curvas de respuesta de potasio, torio y uranio. Fuente: www.foronuclear.org

72.02 – Industrias I

Monografía: Minerales Radiactivos

Página 26

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->