BIOGRAFIA DE ALEJANDRO TABOADA

Este insigne personaje nació en la Villa Heroica de Catacaos en 1909, muy temprano a los 22 años supo inscribir su nombre en el gran libro del ejemplo y sacrificio, cuando sin reparos, sin exigencias ni reservas de ninguna clase, entregó su vida al servicio de la causa de sus hermanos trabajadores petroleros en el año 1931. Su gran intervención, solamente reconocida en la escuela del martirologio, se produce en tiempos de afianzamiento y penetración del capitalismo mundial. Eran las primeras experiencias de un imperialismo económico expansivo que buscaba el aprovechamiento de los recursos y riquezas de los pueblos, utilizando como método la explotación del hombre – trabajador. La década de 1930 exponía en su mejor expresión la vigencia de esa fuerza laboral, en esta parte del territorio nacional. Aquí operaba la IPCº explotando los enormes recursos petroleros en las otrora Haciendas La Brea y Pariñas. Allí, en esa lucha sin igual, surgió la presencia de una generación de valientes obreros petroleros encabezados por Alejandro Taboada Crisanto, que osaron hacer frente a la todopoderosa IPCº que ya aplicaba sus siniestros métodos de explotación y represión. En una palabra, pisoteaba los derechos de obreros petroleros peruanos. Esta fue la circunstancia que legó el destino a este cholo piurano, para ejercer el mandato de su noble conciencia. Corrían los primeros meses del año 1931; la masa trabajadora tanto de La Brea como de Pariñas, ya habían logrado formar su primer Sindicato y seguían muy de cerca las luchas y experiencias del movimiento obrero mundial. Indiscutiblemente que la IPCº por intermedio de sus mecanismos de infidencia -llámese soplonería- e inteligencia, ya se encontraba muy informada y conocía los planes de la masa obrera. Aquí, en esta primera Negociación Colectiva es cuando la IPCº admitió con sesuda malicia; actitud que luego diera lugar a la primera e histórica huelga de 1931 cuando el movimiento sindical exhibía las grandes cualidades del hombre valiente, inquebrantable, luchador tenaz. Ese hombre cuajado en el valor, era Alejandro Taboada. Al producirse la huelga, en los primeros días del mes de mayo de 1931, Taboada Crisanto y la masa obrera que representaba sabían de la enorme desigualdad en las fuerzas de lucha. Mientras la IPCº no solamente era una todopoderosa empresa internacional, filial de la Standard Oil Company y que contaba como aliados a las entreguistas dictaduras de Sánchez Cerro y de Benavides; quienes no dudaron en poner sus fuerzas represivas al servicio de los patrones, de los gringos, al servicio del capital. Frente a este poderoso e impenetrable bloque de fuerza sin igual, insurgió con valor el espíritu tesonero y la causa inclaudicable de Alejandro Taboada Crisanto.

las chicherías –centro de conspiración de los obreros.Aún siendo así la enorme desigualdad del enfrentamiento. no fue demasiado fácil para la IPCº doblegar el valor y la conciencia de la masa obrera que alimentaban su espíritu en la luz señera de su conductor. Llegó desde el cielo el martirologio y viajó a lo celestial con Alejandro Taboada. era un 13 de junio de 1931. la persecución y alentó la soplonería. Pensó que pediría perdón y se doblegaría. Esto lo sabían los gringos de la IPCº. La admiración vino cuando el hombre que en esos momentos ya era mártir. Un cancerbero de apellido Talavera. Fue el 13 de junio de 1931. sonrió ante su verdugo y entregó su vida al más grande de los ejemplos.fueron cerradas. prohibió el ingreso de comerciantes. Los soplones y la soplonería también. La IPCº experta en este tipo de contiendas recurrió a toda su experiencia: la intimidación. En todos los postes del campamento obrero se pegaron afiches ofreciendo una recompensa de 300 Libras a quien diera la pista de Alejandro Taboada. Hasta que amaneció el día de la gloria. La masa obrera y su dirigencia no daban paso atrás. la represalia. torturándolo como paso previo a su muerte. iniciaron desde entonces su escuela que perdura hasta hoy. . no habían iniciado esta histórica lucha para rendirse. Recurrió al sabotaje al cortar el servicio de agua al campamento. Era la caza ejercida por el experto que persiguió incansablemente a su víctima. la gesta del gran ejemplo que inmortalizaría el nombre de Alejandro Taboada Crisanto. con un ejército de chacales le dio alcance. por eso es que introducen e inician la barbarie contra el pueblo y obligan a los dirigentes a refugiarse en la clandestinidad. Lo sometió a toda la saña de su odio. Fue el día que la vida le reservaba a este joven de origen campesino para llevarlo al “Panteón sublime de su gloria”.