RESPONSABILIDAD CIVIL EN LA PERSONA JURÍDICA

I.

EL PROBLEMA DE LA RESPONSABILIDAD CIVIL EN LA PERSONA JURÍDICA

Regularmente se suele imputar responsabilidad entre personas naturales, pues son precisamente estas quienes con sus conductas causan daños a otros por tanto la , determinación del sujeto responsable se encuentra clara o al menos preestablecida por Ley, así se ve por ejemplo cuando responde aquel que tenga a otro a su cargo por el daño que éste produzca o cuando se responde por los daños del incapaz . Sin embargo esta determinación directa del sujeto causante del daño, no siempre es sencilla, pues en el caso del daño causado por un Persona jurídica, cabe preguntarse quién será el responsable la persona jurídica en si, como ente sujeto de derechos y obligaciones o lo serán directamente sus miembros, quienes son al final quienes realizan o materializan las conductas en representación, claro está de dichas personas jurídicas. La responsabilidad civil en la persona jurídica encierra una compleja problemática en tanto esta, como ente abstracto que es, necesita de personas físicas a través de las cuales puede realizar las actividades que forman parte de su objeto social. De esta manera, la actuac ión material de este tipo especial de sujeto de derechos es realizada por las personas naturales que lo componen o se relacionan con él, ya sea como socios, administradores o simples dependientes. Donde según el punto de partida que se adopte se puede lle gar a soluciones distintas, con diversas consecuencias prácticas de una importante relevancia, teniendo en cuenta que en un mundo como el nuestro donde el tráfico comercial y el desarrollo económico en general hacen inevitable que surjan víctimas que requieren ser indemnizadas.

Por lo es preciso distinguir los siguientes niveles: - La responsabilidad civil de los administradores de las personas jurídicas. - La responsabilidad civil de los miembros de la persona jurídica frente al sujeto corporativo y a terceros. - La responsabilidad civil de las personas jurídicas derivada del obrar de sus administradores o sus representantes y de sus dependientes. Se tiene para un sector de la doctrina, quienes expresan que las personas jurídicas son inimputables y, por tanto, no pueden ser responsabilizadas de ningún ilícito, puesto que no existen en la realidad, por lo que la responsabilidad recae en los autores directos del hecho que causó el daño que debe ser reparado; Por otro lado, hay teorías que, basadas en diversos argumentos, aceptan la responsabilidad civil extracontractual de la persona jurídica, pero sin ponerse de acuerdo en si se trata de una responsabilidad directa o de una refleja con relación a sus administradores o dependientes.

1

por cuanto se le considera un centro de imputaciones normativas. A lo mucho acepta la responsabilidad contractual. lo discutible son los alcances de la responsabilidad civil contractual o extracontractual que se les puede imputar por los actos de sus administradores o dependientes. (d) La teoría normativa. Esta postura ve a la persona jurídica como una persona ficticia. que toda persona sea un ser humano. tal es así que acepta la posibilidad de indemnizar si la persona jurídica se ha beneficiado con el actuar doloso o culposo de su representante. sino una realidad jurídica. no lo es en cambio. Consideran que la persona jurídica si es capaz de poseer un patrimonio. Tal como sucede en la persona jurídica que. no es una ficción. pero incapaz de querer y obrar en tanto son simples ficciones de la ley. en consecuencia. Savigny -representante principal de esta teoría-. Otros autores sostienen que si bien es innegable que todo ser humano es una persona (esto responde a razones de orden cultural y filosófico)entonces.II. sostiene que la responsabilidad civil de las personas jurídicas es inadmisible sobre la base de los argumentos expuestos: su falta de voluntad y capacidad de obrar. Parte del supuesto de que el hombre es el único que tiene voluntad y. por cuanto la propia ley puede otorgar tal condición a entes o realidades distintas a aquél. (b) Las teorías denegatorias de la personalidad jurídica. 2 . es el único llamado a ser persona. pero niega por sobre todas las cosas la extracontractual asumiendo la imposibiidad de que el ente l abstracto cometa un ilícito. puede afirmarse que es un error negar la posible imputabilidad de las personas jurídicas. 1. podemos inferir que si bien es cierto se puede afirmar que todo ser humano es una persona. de manera que siendo la actividad ilícita extraña al destino especial y esencia de la persona todo lo que haga en este sentido le resulta extraño. El sistema de la ficción legal. pero basándose en la figura del enriquecimiento indebido y no de la responsabilidad extracontractual. entendida la persona como una individualidad que confiere la calidad de sujeto de derechos y obligaciones. así el hecho ilícito humano del administrador o gerente. TEORIAS DE LA RESPONSABILIDAD CIVIL EN LA PESONA JURÍDICA Las más importantes teorías se pueden dividir en cuatro grandes grupos y ellas han sido elaboradas a partir del siglo XVIII. en todo caso. Además la persona jurídica es un ente creado en orden de su finalidad. (c) La doctrina de la persona colectiva real. nunca puede alcanzar al ente ideal por cuanto excede d los e límites de su mandato. comprometiendo sólo al agente humano. (a) La doctrina de la ficción. Por consiguiente. por tanto. en cuanto no es una persona humana sino una creación artificial del Derecho con fines meramente jurídicos.

de donde deducen que las personas jurídicas son realidades. biológica o psíquica de las personas jurídicas. Se trata aquí.. Son dos las modalidades que se adscriben a este sistema: a) Teoría del patrimonio colectivo. Como consecuencia. pues a pesar de no ser considerada como persona puede soportar los beneficios del destino.. por actos ilícitos. es decir la persona jurídica no es centro de imputación de derechos y obligaciones. que se basa en la idea de que los miembros de las personas jurídicas equivalen a las células que forman el cuerpo humano. por tanto. de una voluntad personal y propia del ser ideal. Así. pues no existen personas jurídicas o ficticias. 3. De a hí que se sostiene la absoluta equiparación de la persona colectiva a la persona humana. y la facultad de goce. Doctrina de la persona colectiva real Estas teorías afirman que la persona no equivale a hombre y. 3 . a) Teorías de la realidad objetiva. en orden a la capacidad delictual. la cual se extiende a todos los actos de la vida civil (esto es: lícitos e ilícitos). al grupo debe dársele igual tratamiento que a los individuos. y aun penal.Según esta teoría las personas colectivas presentan aspectos objetivos análogos a las personas físicas.2. responsable y válida como ella. tan natural. de autoconciencia y de autodeterminación análoga a la del hombre y por consiguiente. de que un sujeto de derecho no es únicamente un ser humano. y se fundamenta en la diferencia entre la facultad de disposición que sólo puede tener aquel que está dotado de voluntad.. estas teorías niegan la personalidad jurídica de los entes colectivos. sino patrimonios colectivos. Las personas naturales que integran la persona jurídica desempeñarían el mecanismo de la volición social. Entre las teorías que se insertan en esta posición resalta la organicista. y su lógica consecuencia: la responsabilidad civil. como efecto de la concurrencia de voluntades individuales inmersas en ella. b) Teoría del patrimonio de afectación. así. de una realidad orgánica. sino los sujetos individuales que la conforman. negando toda idea de personalidad. esto es el mismo papel que las células del hombre en la voluntad del mismo. sin que esto signifique su transformación en persona o no. le atribuyen a la persona jurídica una capacidad natural de querer y de obrar.Según esta teoría hay dos clases de personas: una relacionada a la propiedad individual y otra a la colectiva. Tal aspecto significa que se debe mantener a los sujetos individuales como titulares de los derechos colectivos.Según esta teoría la persona jurídica e s sustituida por la idea de un patrimonio sujeto a un fin. Teorías que niegan la personalidad jurídica Como su nombre lo indica. el ente también tiene capacidad volitiva.

lo que se une no son los individuos sino las voluntades y sólo en cuanto estén dirigidas al objeto social. Se parte entonces de la idea de que la voluntad de la persona jurídica es una voluntad real. sino directa por cuanto ante los ojos de la ley.Otra teoría es aquella según la cual las personas jurídicas son voluntades incorporales. Quiere decir que al igual que la persona física. Se puede colegir que para esta teoría la persona jurídica debe asumir la plena responsabilidad de todos sus actos. pero una realidad técnica. 4. que cuenta con una organización capaz de desarrollar una voluntad colectiva y que ha sido reconocida por la ley. el acto del órgano es el acto de la persona jurídica misma. todo consiste en una tarea de i terpretación jurídica. b. a la cual el ordenamiento otorga personalidad jurídica. y no sólo de los que le conllevan ventajas y beneficios. para saber quién y n cómo deberá hacer efectiva esa responsabilidad. según esta posición no ex iste duda alguna de que las personas jurídicas sean capaces de cometer ilícitos por cuanto forman parte de la vida jurídica y pueden obrar bien o mal. consagrando así la responsabilidad indirecta del ente moral. al objeto común del ente. de esa forma el ente social expresa su voluntad y la realiza por medio de órganos. la persona jurídica no tiene más existencia que la conceptual. y para ello se vale de sus órganos sociales y de sus representantes. y que por lo tanto sostiene que la responsabilidad de la persona jurídica por lo actos ilícitos s de sus órganos no es indirecta.2) La segunda por su parte. LA RESPONSABILIDAD CIVIL EN LA PERSONA JURÍDICA 4 . b) Teorías de la realidad técnica.Estas teorías afirman que la existencia de la persona jurídica no es una ficción. que concibe a la persona jurídica como una ag rupación humana. Así pues. En cambio su responsabilidad será refleja con relación a los ilícitos cometidos por sus empleados o dependientes. sino una realidad. Finalmente encontramos a aquella teoría que sostiene que la persona jurídica es capaz de querer y de obrar. derivada de las normas que hacen esas imputaciones. que la ley reconoce como propia. titular de un interés permanente y colectivo.La doctrina que elabora sus postulados sobre la base de esta posición se divide básicamente en dos vertientes: b. III.. ya que si bien hay pluralidad de sujetos. Es decir. sólo puede manifestar su actividad por la cooperación de sus órganos corporales. concibe a la persona jurídica como un fenómeno de asociación y de organización ya existente en la vida de la sociedad.1) La primera. La teoría normativa Para esta teoría la persona es un centro de imputaciones normativas. debiendo responder por las consecuencias de sus actos.

tiene una sola si las personas que contrataron con ellos tienen poderes obligación. en tal sentido es innegable la proposición de que el sujeto colectivo requiere de representantes para poder obrar. de modo que se considera que la persona jurídica obra directamente y en nombre propio. delimita la competencia de los órganos sociales y fija los límites a las facultades de los representa ntes del ente moral. Comprobados los poderes. susceptible de adquirir derechos y de contraer obligaciones caracterizada . es decir. ya que no podrán actuar más allá o en contra del mismo. no es que el órgano obre en lugar de la persona jurídica. a las cuales el derecho les reconoce una personalidad. el tercero sabe que la sociedad queda obligada. La responsabilidad de los empresarios Viene a ser una responsabilidad profesional. sino que la persona jurídica obra a través de su órgano. Buscando de esta manera proteger al tercero. si éstos son conformes. se puede afirmar que de darse un supuesto que conlleve la imputación de responsabilidad extracontractual derivado de la conducta de quienes actúan como órgano. Estos órganos se caracterizan porque su calidad de representante deriva de la constitución misma de la persona jurídica. ya que cuando éste contrata con una sociedad. La doctrina nacional indica que es necesario diferenciar la representación orgánica (que corresponde a los directivos de la persona jurídica y en la que los poderes se otorgan al cargo u órgano). El órgano es siempre el depositario y el vehículo o portador de la voluntad de la persona jurídica.Las personas jurídicas son entidades abstractas. Para lo cual se debe cumplir dos condiciones: 1) Que el órgano que toma el acuerdo e impera su ejecución se encuentre legalmente constituido. que es verificar suficientes de la sociedad y si esos poderes fueron otorgados por órganos sociales que estaban autorizados por el estatuto o por la ley. Así. expresado en el aioma romano ubi emolumentum. 5 . 2) Que dicho órgano actúe dentro de las funciones que le han sido conferidas. Asimismo. El objeto social es un factor de suma importancia puesto que delimita la actividad de la persona jurídica y ayuda a determinar el interés social. ésta siempre será directa. sino o que se ha dado en denominar ´la asunción del riesgo empresarialµ. sin extralimitarse de sus facultades. lo que supone un fenómeno de imputación de consecuencias dañosas por inobservancia de deberes jurídicos concretos relacionados con la índole de su actividad y con los bienes que producen a estos se les imputa no la falta de cuidado sobre sus agentes. de acuerdo a la ley o al estatuto de la persona jurídica. de la representación voluntaria (en la que el poder de representación se confiere a una persona con independencia de su relación con dicha persona jurídica). Por ende. ibi onus ese debet. por cumplir labores de mayor amplitud que una persona natural. Esta necesita de personas naturales a través de las cuales podrá actuar.

En cuanto la imputación de la responsabilidad del empresario. basada en la culpa: opera una presunción de culpa que resulta del hecho de no haberse adoptado las previsiones adecuadas para evitar el daño. debe responder del eventual daño que tal organización produzca a terceros. Para que se configure la responsabilidad de la persona jurídica es necesario que el contrato haya sido válidamente celebrado ya que quienes no están autorizados para ejercer la representación de la sociedad no la obligan con sus actos. deberá asumir su responsabilidad. et incommodum sentiré debet. 2. Los fundamentos que respaldan esta posición. por una falta en la adopción de medidas de protección y seguridad. aceptada por la doctrina en general. que se concierte en antijurídica al materializarse el daño. La responsabilidad civil contractual de la persona jurídica. es la persona jurídica y no la persona física que la representó. b) Existen también razones de equidad y de necesidad práctica de la vida social. La responsabilidad extracontractual de la persona jurídica. defectuosa o parcialmente la obligación a la que se había obligado ante su acreedor. se pueden sintetizar en dos: a) El contrato vincula a la persona jurídica en tanto fue celebrado en su nombre y de acuerdo a las facultades que ella misma le otorgó a su representante. y Subjetiva. aunque los celebren en nombre de ella. si celebrado un determinado contrato. Por lo tanto. es riesgosa por los potenciales peligros de daño que encierra. de la empresa y de la organización de ella. por causas a ella imputables. el cual en cuanto se beneficia del resultado. es decir. por lo cual se puede suponer que el empresario incurrió en una omisión al dejar de hacer lo que era indispensable. la persona jurídica incumple o cumple tardía. A este respecto se puede aplicar la formula ubi comoda. se ha expuesto diversos criterios: y Objetiva fundamentada en el riesgo: ya que la actividad del empresario aunque licita. - 6 . y del riesgo profesional. Así por ejemplo. Nadie contrataría con las personas jurídicas si pudieran evadirse del cumplimiento del contrato sin responsabilidad alguna. los terceros. No imputarle esta responsabilidad por los daños que cause al incumplir los contratos que celebra implicaría otorgarle un privilegio inexplicable que perjudicaría el tráfico comercial. siendo ilógico que no asumiera su responsabilidad contractual.entendido como ´donde está el beneficio allí debe estar la cargaµ. La responsabilidad civil o penal por tales actos recae exclusivamente sobre sus autores. o qui commodum sentit. se sustenta en el principio de socialidad. toman en cuenta la solvencia de ésta y no la de las personas físicas que la representan. la que se encuentra obligada frente a la otra parte que integra el contrato. por negligencia o imprudencia. ibi et incommod. al relacionarse con la persona jurídica. 1. el cual significa ´el que percibe provecho ha de sufrir también el perjuicioµ.

siempre que estuvieran actuando en el ejercicio de su cargo o en cumplimiento del servicio respectivo.En materia de responsabilidad extracontractual resalta un principio fundamental el de la irresponsabilidad directa de la persona jurídica. en consecuencia. debe asumir las pérdidas). ambos están obligados frente a la víctima por la indemnización correspondiente. En nuestro ordenamiento jurídico no existe una norm específica que regule la a responsabilidad de la persona jurídica por los ilícitos cometidos por sus administradores o por sus dependientes. Si partimos de lo establecido por el artículo 1981º del Código Civil. sería responsable de manera indirecta por los ilícitos cometidos por sus subordinados. Es decir. La responsabilidad es solidaria y. 7 . responde de manera indirecta (De la misma forma que la persona jurídica asume los beneficios de su activ idad.

siempre que sus subordinados actúen dentro del marco legal. Esto implica afirmar que puede imputársele responsabilidad extracontractual directa por los actos de sus administradores cuando éstos actúan en su función de órganos y de acuerdo a las facultades que les fueron concedidas. En esos supuestos sólo podrá sostenerse la responsabilidad extracontractual indirecta.CONCLUSIÓN La persona jurídica sí tiene capacidad de ejercicio con base en lo desarrollado sobre la teoría de la representación orgánica. De igual forma. No ocurrirá lo mismo tratándose de actos de sus dependientes. 8 . es imputable en caso de responsabilidad contractual. o de representantes que no tengan la calidad de órganos.

R. JURISTAS EDITORES E. 1RA EDICION 2006 y LECCIONES DE DERECHO CIVIL HERNAN LARRAIN RÍOS http://books.google.BIBLIOGRAFÍA y INSTITUCIONES DE RESPONSABILIDAD CIVIL TOMO III JORGE SANTOS BALLESTEROS.com/books?id=LsIiWvWT2U4C&pg=PA132&dq=responsabilidad+c ivil+persona+juridica&hl=es&ei=jtrRTfDFCcbr0gH_os3fCw&sa=X&oi=book_result&ct=r esult&resnum=2&ved=0CCwQ6AEwATgo#v=onepage&q&f=false y CODIGO CIVIL.google.L.com/books?id=2JdjhBABW98C&pg=PA220&dq=responsabilidad+c ivil+persona+juridica&hl=es&ei=E8jRTZ6sIeX50gGO78zDCw&sa=X&oi=book_result&ct= result&resnum=9&ved=0CE4Q6AEwCDgU#v=onepage&q&f=false y DIRECCIÓN Y COORDINACIÓN DE SOCIEDADES FRANCESCO GALGANO Y HORACIO ROITMAN http://books.I. DICIEMBRE 2010 9 .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful