PENSAMIENTOS DEL LIBERTADOR SIMÓN BOLIVAR • La instrucción es la felicidad de la vida; y el ignorante, que está siempre próximo a revolverse en el lodo

de la corrupción, se precipita luego infaliblemente en las tinieblas de la servidumbre. (Carta a su hermana maria Antonia Bolivar, en Lima, abril de 1825) • Me vería como un hombre indigno, si fuere capaz de asegurar lo que no estoy cierto de cumplir. (Carta a su tío Juan Ribas, 8 de octubre de 1812) • Los beneficios que se hacen hoy se reciben mañana, porque Dios premia la virtud en este mundo mismo. (Carta a Francisco Iturbe, 19 de septiembre de 1813) • Como amo la libertad tengo sentimientos nobles y liberales, y si suelo ser severo, es solamente con aquellos que pretenden destruirnos. (Carta a Juan Jurado, 8 de diciembre de 1814) • El que lo abandona todo por ser útil a su país, no pierde nada, y gana cuanto le consagra. (Carta -reproduciendo acta- al Presidente de las Provincias Unidas de la Nueva Granada, desde Kingston, 10 de septiembre de 1815) • La desesperación no escoge los medios que la sacan del peligro. (Carta al editor de la Gaceta Real de Jamaica, septiembre de 1815) • El peso de la libertad es liviano, pero también es difícil mantenerlo en equilibrio aún en las naciones más

mi dicha y cuanto es precioso en el mundo. (Carta al editor de “The Royal Gazette”. lo futuro es la propiedad del hombre. será el último de mi mando. Santander. (Carta al Gral. (Carta al Gral. 9 de octubre de 1916) • La fortuna no debe luchar vencedora contra quienes la muerte no intimida. 10 de junio de 1820) • Lo presente ya pasó. Briceño. (Carta al Gral. los elogios debidos al mérito alimentan las almas sublimes. y la vida no tiene precio sino tanto que es gloriosa. Marion. pues éste siempre vive lanzado en la región de las ilusiones. Santander. 19 de junio de 1820) • La paz será mi puerto. 28 de septiembre de 1815) • ¡ He proclamado la libertad absoluta de los esclavos!. Presidente de Haití. mi gloria. 1 de enero de 1817) • La amistad es mi pasión. 23 de julio de 1820) • Las discordias que nacen de la unión que yo he procurado formar. de los apetitos y de los deseos. (Carta Gral. 16 de mayo de 1817) • El primer día de paz. (Carta al Gral. (Carta al Gral. Petion. Palacios. (Carta al Gral.cultas y civilizadas. (Carta al Cnel. 27 de junio de 1816) • Si la lisonja es un veneno mortal para las almas bajas. mi esperanza. Santander. Santander. 10 de junio de 1820) . me hacen sufrir las agonías del suplicio. mi recompensa.

Páez. Urdaneta. (Carta al Gral. Montilla. es preciso hacerlas dos veces: la primera enseña la segunda. Santander. (Carta al Gral. 24 de agosto de 1821) • Yo creo más en el honor que en las pasiones. (Carta al Gral. 14 de mayo de 1823) • Las cosas. 21 de julio 1823) . para hacerlas bien. Santander. Español Pedro Morillo. (Carta al Gral.• Nada. pero tampoco indecencia. (Carta al Gral. M. sino las malas acciones. (Carta al Gral. 15 de abril de 1823) • Bastante me han criticado por haber hecho el bien a pesar de mi deber. 18 de enero de 1821) • Yo no escribo a los que amo sino cuando necesito de ellos. Sucre. (Carta al Gral. 15 de octubre de 1821) • No creo ninguna cosa tan corrosiva como la alabanza. (Carta al Gral. (Carta al Gral. 29 de abril de 1823) • Yo no sé jamás degradarme a fingir y mucho menos a negar. (Carta a Anacleto Clemente. 29 de mayo de 1823) • Nadie puede hablar de sí sin degradar de algún modo su mérito. Santander. Santander. 30 de noviembre de 1820) • Deseo irme lo mas lejos que pueda a descansar de tanta pena que me dan los males ajenos. 14 de junio de 1823) • Cuanto más me elevo tanto más hondo se ofrece el abismo. Santander. (Carta al Gral. debe molestar a los hombres. 24 de mayo de 1823) • Yo no quiero lujo en nada.

(Carta al Gral. y también sabe usted que la elevación de mi alma no se degrada jamás al fingimiento. 10 de noviembre de 1824) • Lo que está más lejos de mí es el dolo y la perfidia. y yo soy más filósofo en la prosperidad que en el infortunio. 30 de octubre de 1823) • A los enemigos no se les engaña sino lisonjean dolos. (Carta al Gral. Tomás Heres. Santander. siempre será más alegre que nuestra vida. (Carta al Marqués del Toro. (Carta al Cnel. (Carta a Fernando Peñalver. 9 de enero de 1824) • Usted sabe que yo no sé mentir. Santander. 4 de septiembre de 1824) • Por triste que sea nuestra muerte. (Carta al Gral. Olañeta. (Carta al Presidente del Congreso de Colombia. Vicente Aguirre. (Carta al Cnel. 9 de enero de 1824) • Mi único tesoro es mi reputación. 15 de diciembre de 1824) • Yo quiero vivir libre y morir ciudadano. 4 de septiembre de 1824) • La gloria está en ser grande y en ser útil. Sucre.• La ofensa hecha al justo es un golpe contra mi corazón y yo no quiero precipitar mi mano contra mi propio pecho. (Carta al Gral. (Carta al Gral. 20 de diciembre de 1824) . Sucre. 9 de enero de 1824) • La ingratitud es el crimen más grande que pueden los hombres atreverse a cometer. 10 de noviembre de 1824) • Mis tristezas vienen de mi filosofía.

abril de 1825) • La familia es un tesoro en que todos tienen intereses. 22 de diciembre de 1824) • Una vida pasiva e inactiva es la imagen de la muerte. 8 de abril de 1825) • Tengamos una conciencia recta y dejemos al tiempo hacer prodigios. Sucre. (Carta a su hermana María Antonia. Urdaneta. La Mar.• Noche y día me atormenta la idea en que están mis enemigos. 11 de marzo de 1825) • Un hombre sin estudios es un ser incompleto. Santa Cruz. (Carta al Cnel. (Carta a su hermana María Antonia. 20 de abril 1825) . (Carta al Presidente del Senado de Colombia. (Carta a su hermana María Antonia. (Carta al Gral. de que mis servicios a la libertad son dirigidos por la ambición. abril de 1825) • No hay más dicha ni desdicha que prudencia e imprudencia. Yo soy un hombre diáfano. (Carta al Gral. 17 de febrero de 1825) • Mi sinceridad es tal que me considero criminal en todo aquello que reservo. es el abandono de la vida. (Carta al Gral. (Carta al Gral. es anticipar la nada antes de que llegue. 20 de enero de 1825) • La gloria debe ser insaciable cuando se funda en sus verdaderos principios. Heres. abril 1825) • La sabiduría aconseja la resignación más absoluta de los decretos del destino para disminuir sus rigores.

(Carta al Ábate de Pradt. 19 de agosto de 1825) • Protegeré la religión hasta que me muera. Santander. 23 de diciembre de 1826) . Santander. Páez. 7 de abril de 1826) • Aunque me cueste la vida voy a impedir la guerra civil. 28 de junio de 1825) • Mi mayor anhelo es que los colombianos salgan del Perú inmaculados. (Carta al Dr. y gloria no es mandar sino ejercitar grandes virtudes. 17 de diciembre de 1826) • Mi gloria se ha fundado sobre el deber y el bien. Hipólito Unanue. 7 de julio de 1825) • Yo he hecho lo que he podido por el bien de los hombres y de los buenos principios. (Carta al Gral. 27 de octubre de 1825) • Ya es tiempo de esperar en reposo la muerte para medio vivir los peores años de la vida. (Carta al Gral. (Carta al Gral. Heres. J. Santander. (Carta al Gral. 12 de diciembre de 1825) • Bolívar es incapaz de corromper a sus amigos porque nada puede pretender que no sea justo.• Más hace en un día un intrigante que cien hombres de bien en un mes. 30 de mayo de 1825) • La existencia es el primer bien: y el segundo es el modo de existir. (Carta al Gral. Santander. (Carta al Gral. (Carta a su hermana María Antonia. 21 de marzo de 1826) • El mando me disgusta tanto como amo la gloria. Salom. (Carta al Gral.

5 de febrero de 1827) • El gran poder existe en la fuerza irresistible del amor.• Quiero salir ciertamente. 8 de junio de 1827) • Recibo con mucho placer un bastón que usted me dá. General inglés. (Carta a Sir Robert Wilson. (Carta al Presidente del Senado de Colombia. más no quiero pasar a la posteridad como tirano. es la imagen del mando. Sucre. 1826) • Hacer bien y aprender la verdad son las únicas ventajas que la providencia nos ha concedido en la tierra. por consiguiente. General inglés. 26 de mayo de 1827) • La amistad es preferible a la gloria. 15 de enero de 1827) • Quiero asegurar después de mi muerte una memoria que merezca bien de la libertad. Sucre. (Carta a Sir Robert Wilson. (Carta al Gral. por lo que . 30 de abril de 1827) • Esfuerzos inauditos me han arrancado la energía de la vida y. 23 de diciembre de 1826) • El instinto es un consejero leal. (Carta al Gral. 6 de abril de 1827) • Yo podría arrollarlo todo. (Carta a Jeremías Bentham. (Carta al Gral. 30 de abril de 1827) • La amistad es más fuerte que la fortuna. del abismo en que nos hallamos. me hallo reducido al más triste desaliento. (Carta al Gral. Páez. pero por la senda del deber y no de otro modo. en tanto que la pedantería es un aire mefítico que ahoga los buenos sentimientos. Santander. (Carta a Sir Robert Wilson. General inglés. que yo aborrezco.

Presidente de la Convención de Colombia. General inglés. 3 de junio de 1828) • Nadie es grande impunemente. M. (Carta a J. (Carta a J. M. M.jamás uso tal insignia. (Carta a Sir Robert Wilson. Castillo Rada. 22 de octubre de 1827) • Yo siento por lo presente y por los siglos futuros. nadie se escapa al levantarse de las mordidas de la envidia. (Carta a J. (Carta a J. Presidente de la Convención de Colombia. Castillo Rada. M. 3 de junio de 1828) . 11 de abril de 1828) • Mis temores nunca me han burlado. 1 de julio de 1827) • El mando pesa más que la muerte al que no tiene ambición.l Arboleda. (Carta a Francisco de Iturbe. (Carta a J. 1 de junio de 1828) • Una vida entera de merecimientos cubre un momento de flaqueza. Castillo Rada. Presidente de la Convención de Colombia. R. José de la Mar. Restrepo. (Carta a J. (Carta al Gral. 13 de noviembre de 1827) • El hombre es hijo del miedo. y el criminal y el esclavo mucho más. 24 de abril de 1828) • El título de amigo solo vale por un himno y por todos los dictados que puede dar la tierra. Restrepo. 11 de abril de 1828) • Es difícil hacer justicia a quien nos ha ofendido. M. Ellos son presagios infalibles.

(Carta a José Fernández. da la muerte cuando es súbito y excesivo. han rebosado la medida de mi sufrimiento. doctor Cristóbal de Mendoza. y dijo: . 15 de febrero de 1829) • La clemencia con los criminales es un ataque a la virtud.• Yo tengo demasiada fuerza para rehusar ver el horror de mi pena. julio de 1828) • Mi vida: blanco de odios implacables. (Carta al Gral. (Alocución a los Colombianos. (Discurso en el Congreso de Angostura. (Carta al Dr. 12 de noviembre de 1828) • El bien como el mal. 27 de abril de 1829) • Los asesinos. (Carta a Estanislao Vergara. 1 de junio de 1829) DISCURSOS DEL LIBERTADOR En la Asamblea Celebrada en Caracas [2 de enero 1814] Después de la lectura de los informes de los tres secretarios de Estado y del discurso del Gobernador político. 22 de abril de 1829) • El menor mal es el mayor bien posible. Córdoba. El Libertador toma la palabra. José María del Castillo. los ingratos. los maldicientes y los traidores.

Algunos compatriotas nuestros y yo. han operado los prodigios que admiráis. es un deber. sacrificar todo a la libertad. Si obedecía las órdenes del jefe. ni esconderla en la oscuridad. lo habéis hecho vosotros mismos. fue elegida para mi asilo. inspector y consejero. Aspiraba un destino más honroso: derramar mi sangre por la libertad de mi patria. no para salvar mi vida.No he podido oír sin rubor. Yo desprecié los grados y distinciones. En mi indignación resolví perecer antes de despecho o de miseria en el último rincón del globo. que han llenado vuestros hermanos en el campo de batalla. sino para exponerla en el campo de batalla. pedí servicio en calidad de simple voluntario bajo las órdenes del coronel Labatut que marchaba contra Santa Marta. llegamos en el momento del conflicto. en busca de la gloria y de la libertad. Cartagena. exaltan también la vuestra. compatriotas generosos. Huí de la tiranía. sin confusión. me hicieron entonces alistar en aquellos ejércitos. al abrigo de las banderas republicanas. Exponer mi vida por la patria. Ese pueblo virtuoso defendía por las armas sus derechos contra un ejército opresor que había ya puesto el yugo a casi todo el estado. que consiguieron las victorias señaladas. no me hallaba en ninguna ocasión de combatir. el deseo de vindicar los ultrajes de mis compatriotas. Los sentimientos que elevan mi alma. llamarme héroe y tributarme tantas alabanzas. La sed de los combates. Fui testigo de los primeros sacrificios que dieron la alarma general. traté de alejarme de este país desgraciado. Nuevas expediciones se hicieron contra otras provincias. Yo vi al al pérfido que os atraía a sus lazos. para dejaros prendidos en las cadenas. Ya en aquella época era yo en Cartagena coronel. Fue entonces que indignas rivalidades me redujeron a la alternativa más dura. y si seguía mi natural . La providencia y no el heroísmo. y no obstante. y cuando ya las tropas españolas se acercaban a la capital y le intimidaron la rendición. Luego que la demencia o la cobardía os entregaran a los tiranos. que presenciar las violencias del déspota. los esfuerzos de los caraqueños contribuyeron poderosamente a arrojar a los enemigos de todos los puntos.

que se apoderaron de él sin resistencia. los ultrajes que recibíais. Siendo vanas mis súplicas para obtener de aquél me confiase la dirección de esta empresa. y mis tropas habían quedado reducidas a muy corto número. me lisonjeaba de tomar la fortaleza de Tenerife. Tan felices sucesos me hicieron obtener del Gobierno de la Nueva Granada el mando de una expedición contra la provincia de Cúcuta y Pamplona. una de las más inexpugnables que hay en la América meridional. Esta capital no necesitó de nuestras armas para ser liberada. y emprendí el asalto del fuerte. Nada pudo allí detener el ímpetu de los soldados que mandaba. y la provincia de Santa Marta fue ocupada después sin obstáculo alguno. cuando hubiera podido rechazar al mayor ejército. y el permiso para poder hacer frente al poder de Monteverde. ansiaba sólo por aquellos que debieran dar la libertad a Venezuela. Vencieron y despedazaron a los enemigos en donde quiera que los encontraban. un puñado de soldados libertadores volar desde la Nueva Granada hasta esta capital venciéndolo todo. Las tropas españolas huyeron de un pueblo desarmado. Cinco días marcados con victorias consecutivas. Sus defensores le abandonaron a mis armas. constante mira de todos mis conatos. Las cadenas que arrastrabais. La deserción fue continua. si yo no hubiese preferido vuestra salud a la mía. elegí arrostrar todos los peligros y resultados. y esta provincia fue liberada. cuyo valor temían. Mis solicitudes al fin obtuvieron algunos soldados. y mis primeros pasos me hubieran desalentado. inflamaban más mi celo. y visteis. Las dificultades no podían aterrarme: la grandeza de la empresa excitaba mi ardor. y cuya venganza . cuando obtuve los primeros triunfos en territorio de Venezuela. Trujillo. Ejércitos grandes oprimían la República. restituyendo a Mérida. Barinas y Caracas a su primera dignidad política. terminaron la guerra. Marche entonces a la cabeza de ellos.impulso. Su patriotismo sublime no había decaído en un año de cadenas y vejaciones. compatriotas. En medio de estos triunfos.

Fernández. se abrió paso por las filas enemigas. y cuyo ímpetu y arrojo publican Niquitao. He venido a traeros el imperio de las leyes. y su ambición debe quedar satisfecha al hacer la felicidad del país. Los oficiales. Bárbula. El bizarro coronel Villapol que desriscado en Vigirima. No es árbitro de las leyes ni del gobierno.merecían. No es un despotismo militar lo que puede hacer la felicidad de un pueblo. con sólo sus oficiales Planes. El intrépido D´Elhuyar. joven héroe que hizo aciaga con su pérdida la victoria de Bárbula. El gran Girardot. cuyos nombres no tengo presentes. Monagas. El general Ribas. soldado esforzado y jefe sereno. sino temporariamente. se ha cubierto de una mayor gloria en su nueva regeneración. vencedor de Monteverde en Las Trincheras. esos jefes impertérritos. El bravo comandante Campo Elías. a la República. Compatriotas: Yo no he venido a oprimiros con mis armas vencedoras. Luque. Compatriotas: Vosotros me honráis con el ilustre título de Libertador. pacificador del Tuy y libertador de Calabozo. He defendido vigorosamente vuestros intereses en el campo del honor. junto con las jornadas gloriosas de Niquitao y Barquisimeto. que en una larga serie de encuentros terribles. El coronel Palacios. ved ahí los libertadores. Buroz. cuyo valor vivirá siempre en la memoria americana. Canelón. contuso y desfallecido. Vosotros conocéis bien los autores de vuestra restauración: esos valerosos soldados. ni el mando que obtengo puede convenir jamás. he venido con el designio de conservaros vuestros sagrados derechos. Grande y noble en el seno mismo del oprobio. y os prometo que los sostendré hasta el último período . los soldados del ejército. es defensor de su libertad. ha defendido con firme carácter la libertad de su patria. no perdió nada de su valor que tanto contribuyó a la victoria de Araure. Sus glorias deben confundirse con los de la República. que dejando sus soldados tendidos en el campo. Un soldado feliz no adquiere ningún derecho para mandar a la patria. El mayor Manrique. y pocos más. el mayor general Urdaneta. Barquisimeto. el más constante y sereno oficial del ejército. ved ahí los que reclaman la gratitud nacional. Las Trincheras y Araure.

Lo conozco. yo no seré nunca el opresor. vuestras glorias serán siempre caras a mi corazón. Las asambleas populares no pueden reunirse en toda Venezuela sin peligro. más el peso de la autoridad me agobia. y contad con que las armas que han salvado la República. El libertador conviene en conservar el mando Los oradores han hablado por el pueblo. Entonces espero que me eximáis de todo. Yo os suplico que me eximáis de una carga superior a mis fuerzas. Pero más allá. que este sacrificio me es más doloroso que la pérdida de la vida. Compatriotas: Creedme. Elegid vuestros representantes. que pasará a vuestros representantes en el momento que pueda convocarlos. Sus sentimientos deben elevar todas las almas republicanas. siendo solamente hasta que cese este peligro. un gobierno justo. Vuestra dignidad.de mi vida. yo os declaro. Confieso que ansío impacientemente por el momento de renunciar a la autoridad. libertador de Oriente. que ninguno puede poseer vuestra soberanía. a recibir la ley que las circunstancias me dictan. El general Mariño. Vosotros me tituláis El Libertador de la República. y yo me someteré a mi pesar. ningún ser humano hará que yo empuñe el cetro despótico que la necesidad pone ahora en mis manos. pueblos. que más que yo merecen vuestros sufragios. compatriotas. y también. el ciudadano Alzuru ha hablado por mí. Huid del país en donde uno ejerza todos los poderes: es un país de esclavos. sino violenta e ilegítimamente. ved ahí un bien digno jefe para dirigir vuestros destinos. vuestros magistrados. el depositario de la autoridad suprema. . protegerán siempre la libertad y la gloria de Venezuela. excepto de combatir por vosotros. Mis sentimientos han estado en la más terrible lucha con mi autoridad. Para el supremo poder hay ilustres ciudadanos. Ciudadanos: En vano os esforzáis porque continúe ilimitadamente en el ejercicio de la autoridad que poseo. No usurparé una autoridad que no me toca. Os prometo no oprimiros con él.

indigna de un republicano.Compatriotas: He echo todo por la gloria de la patria. de W. el timón del Estado. tomo 2. pero quiero imitar al dictador de Roma en el desprendimiento conque abdicando el supremo poder. a mi propio engrandecimiento. la gloria y la dicha de mis ciudadanos. Caracas 1963. W. Mis protestas. número 29 del 3 de enero de 1814) Compilado por J. José María del Castillo. (Gazeta de Caracas. de Wekker marzo 2009 • La bondad es la exclusión de todos los defectos y de todas las maldades. siempre la suprema ley. sin embargo. 1 de junio de 1829) . No soy como Pisístrato. que con finas supercherías pretende arrancar vuestros sufragios afectando una pérfida moderación. como el objeto de mis conatos será vuestra gloria y vuestra libertad. sino cuando la paz reine en la República. por la espontánea aclamación que habéis hecho titulándome vuestro dictador. de: Publicaciones de la Presidencia de la República de Venezuela. Soy un simple ciudadano que prefiero siempre la libertad. "Las Fuerzas armadas de Venezuela en el Siglo XIX". volvió a la vida privada. Permitid que haga algo por la mía. Yo no soy como Sila. y que ella será mi guía en el curso de mi conducta. pues. y para llegar por este medio a la tiranía. W. J. [18101830]. que cubrió de luto y sangre a su patria. No abandonaré. y más indigna aún de un defensor de la patria. que la voluntad general del pueblo será para mí. (Carta al Dr. os juro. © Copyright J. de la Primera República al Congreso de Angostura. protestándoos al separarme de vosotros. Os suplico no creáis que mi moderación es para alucinaros. las más expresiones de mi gratitud. y se sometió en todo al reino de las leyes. Aceptad. son las más sinceras.

16 de agosto de 1829) • La muerte es la cura de nuestros dolores. 25 de septiembre de 1830) • La amistad que siento por usted es más pura que la luz del sol. Diego Ibarra. 29 de junio de 1829) • Prefiero la ruina de Colombia a oír llamar con el epíteto de usurpador. (Carta a Joaquín Mosquera. Pedro Briceño. 20 septiembre de 1830) • Yo no pido por recompensa más que el reposo y la conservación de mi honor. 3 de septiembre de 1829) • Es la desgracia del hombre el no contentarse nunca. (Carta al Dr. 13 de julio de 1829) • La verdad pura y limpia es el mejor modo de persuadir. Urdaneta. Urdaneta. 13 de julio de 1829) • Mejor estar tranquilo que vivir sobre el trono del universo. Madrid. (Carta a José F. 3 de agosto de 1829) • La ingratitud me tiene aniquilado el espíritu habiendo privado de todos los resortes de acción. (Carta a Estanislao Vergara. Estanislao Vergara. 20 de septiembre de 1830) • Un desengaño vale más que mil ilusiones.• No es lo mejor lo más bueno si no hay posibilidad de hacer ejecutar lo que se intenta. (Carta al Gral. (Carta al Gral. Estanislao Vergara. Yo los perdono. (Carta al Gral. . (Carta al Gral. (Carta al Dr. que me han conducido a las puertas del sepulcro. (Carta a Estanislao Vergara. 8 de diciembre de 1830) • He sido víctima de mis perseguidores.

y con ellas se sostienen la igualdad y la libertad. 7 de julio de 1820) • Es nuestra ambición ofrecer a los españoles una segunda patria. 2 de enero de 1814) • No es lo asequible lo que se debe hacer. 26 de mayo de 1820) • Es imperturbable nuestra resolución de independencia o nada. (Carta a Guillermo White. (Carta a Fernando VII. pero erguida. 29 de abril de 1823) . (Carta al Gral. (Carta a Guillermo White. no abrumada de cadenas. (Discurso en el Convento de Franciscanos de Caracas. Santander. (Carta al Gral.(Manifiesto a los pueblos de Colombia. 7 de septiembre de 1814) • La justicia es la reina de las virtudes republicanas. Santander. y para formar un legislador se necesita ciertamente educarlo en una escuela de moral. 1 de noviembre de 1817) • La educación forma al hombre moral. sino aquello a que el derecho nos autoriza. de justicia y de leyes. (Discurso en Bogotá. 10 de diciembre de 1830) • Huid del país donde uno solo ejerza todos los poderes: es un país de esclavos. 13 de enero de 1815) • La primera de todas las fuerzas es la opinión pública. 24 de enero de 1821) • El que no está con la libertad puede contar con las cadenas del infortunio y con la desaprobación universal. (Manifiesto de Carúpano. 26 de mayo de 1820) • Sin moral republicana no puede haber gobierno libre. (Discurso en Angostura.

(Carta al Presidente del Gobierno General de Nueva Granada. 15 de diciembre de 1812) • Yo desprecié los grados y distinciones. 15 de noviembre de 1824) • Id veloces a vengar al muerto. a dar vida al moribundo. soltura al oprimido y libertad a todos. (Proclama a la División de Urdaneta. (Carta a Juan Jurado.• La libertad del mundo está dependiente de la salud de América. Hyslop. y para conseguirla no he ahorrado sacrificios. (Carta al Presidente de las Provincias Unidas de la Nueva Granada. (Discurso en el Convenio de Franciscanos de Caracas. 12 de noviembre de 1814) • Mi ambición se limita a libertar mi país y a ser estimado como hombre de bien por mis coetáneos. mi último suspiro será mi país. Aspiraba a un destino más honroso: derramar mi sangre por la libertad de mi Patria. (Carta a Sir Robert Wilson. 2 de enero de 1814) • Para nosotros la Patria es la América. General inglés. 8 de mayo de 1815) • Amo la libertad de la América más que mi gloria propia. 27 de mayo de 1815) • Un americano no puede ser mi enemigo ni aún combatiendo contra mí bajo las banderas de los tiranos. 2 de diciembre de 1815) . (Mensaje a los ciudadanos de Nueva Granada. (Carta a Cavero E. 8 de diciembre de 1814) • Cualquiera que sea mi suerte en lo adelante.

15 de diciembre de 1812) • En las guerras civiles es política el ser generosos. octubre de 1816) • Más cuesta mantener el equilibrio de la libertad que soportar el peso de la tiranía. (Discurso ante el Congreso de Angostura. 27 de junio de 1817) • El partido clerical es siempre adicto a su apoyo y compañero del despotismo (Memoria a los ciudadanos de Nueva Granada. 2 de enero de 1816) • Prefiero un combate con los españoles a disgustos entre los patriotas. (Carta a Pedro Gual. Petión. (Carta a Luis Brión. 15 de febrero de 1819) • La República tanto gana con la destrucción de un buen realista como de un mal ciudadano. Antonio Morales. (Carta al Cnel. 19 de junio de 1817). 25 de febrero de 1820) • La mejor política es la honradez. Presidente de Haití. Piar. (Carta al Marqués de Toro. 14 de febrero de 1821) .• Formémonos una Patria a toda costa y todo lo demás será tolerable. Santander. 17 de agosto de 1820) • Siempre el ladrón tiene miedo de la justicia. (Carta al Gral. (Carta al Gral. (Carta al Gral. 9 de febrero de 1815) • La aclamación libre de los ciudadanos es la única fuente legítima de todo poder humano. (Carta al Gral. Santander. porque la venganza progresivamente se aumenta. • Es preferible la muerte a la expatriación.

15. José de Angel de Alamo. Sucre. Sucre. Ud.• El honor es el mejor guía del laberinto de las revoluciones. 26 de noviembre de 1824) • No siempre lo justo es lo conveniente. 24 de diciembre de 1823) • De las cosas más seguras. lo justo.M. 1828) • Yo moriré como nací: desnudo. Vicealmirante del Perú. del Castillo. ni lo útil. Tiene dinero y me dará de comer cuando no tenga. 26 de abril de 1825) • Que me manden a salvar la República y salvo la América toda (Carta a J. Mayo. (Carta al Gral. (Carta al Dr. (Carta al Gral. (Carta a Martín J. Guise. 6 de diciembre 1829 ) . la más segura es dudar.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful