VEJ IGA NEUROGENICA EN PERROS Y GATOS  MVZ Esp M en C CARLOS SANTOSCOY MEJÍA 

INTRODUCCION  Las  alteraciones  de  la  micción  son  una  secuela  común  de  las  patologías  del  tejido  nervioso  desde  los  segmentos  vertebrales  y  sus  nervios,  hasta  la  corteza  cerebral  1.  frontal  La  micción  se  refiere  al  proceso  de  almacenamiento  pasivo  y  eliminación  activa  y  periódica  de  la  orina,  de  tal  manera  que  la  micción  se  efectúe  en  el  tiempo  y  lugar  2  adecuado  .  La  alteración  en  el  almacenamiento  determina  la  presentación  de  incontinencia,  mientras  que  la  incapacidad  de  la  eliminación  condiciona  retención,  3  disuria e incremento en el volumen residual.  Las  causas  más  frecuentes  de  incontinencia  se  deben  a  la  hiperreflexia  del  detrusor  y  a  un mecanismo incompetente del esfínter uretral. La incapacidad de vaciar por completo  la  vejiga  puede  ser  secundaria  a:  (i)  alteración  de  la  función  contráctil  del  músculo  detrusor,  (ii)  resistencia  anormal  a  la  salida  de  la  orina,  (iii)  la  presencia  de  las  dos  anteriores. 1, 3  Si  las  alteraciones  de  la  micción  no  son  manejadas  correctamente,  es  posible  el  desarrollo  de  complicaciones  de  mayores  consecuencias  que  la enfermedad neurológica  que  les  dio  origen.  Para  lograr  comprender  las  alteraciones  neurogénicas  del  vaciamiento  vesical,  es  necesario  considerar  la  anatomía  y  la  neurofisiología  de  esta  compleja función del organismo. 1, 3, 4  Consideraciones anatómicas  El  tracto  urinario  bajo  comprende  a  la  vejiga,  a  la uretra y a la musculatura asociada a  estas  estructuras.  La  vejiga  tiene  la  función de  almacenar  la  orina  entre  cada  micción.  La  pared  vesical  tiene  una  capa  de  músculo  liso  (músculo  detrusor)  que  se  contrae  1  durante  la  micción  para  forzar  la  salida  de  la  orina  de  la  vejiga.  La  organización  principal  de  las  fibras  musculares  vesicales  es  de  forma  circular,  a  su  vez  estas  fibras  están  sostenidas  por  una  basta  red  de  fibras  de  colágena  y  elastina,  que  le  dan  la  propiedad  de  distensibilidad.  Las  fibras  del  detrusor  toman  una  orientación  espiral  y  3  longitudinal en la región del cuello, por lo que esta zona es menos distensible.  Debido a  que  el  detrusor  es  un  músculo  liso,  per  se  tiene  cierto  grado  de  tono  y  es  capaz  de  contractilidad automática, aún en el caso de que este denervado 5 .  La musculatura de la uretra funciona como un esfínter que previene la salida de la orina  durante la fase de almacenamiento. El cuello de la vejiga y la uretra proximal contienen  músculo  liso  que  conforma  el  esfínter  uretral  interno.  En  el  gato,  este  esfínter  esta  compuesto  por  capas  circulares  que  actúan  como  esfínter,  pero  además  se  presentan  capas  longitudinales  que  probablemente  actúen  abriendo  el  esfínter  durante  la  micción.  En  el  perro  existen  fibras  circulares  y  oblicuas  interpuestas  y  solo  se  ha  descrito  la  función  de  esfínter.  El  esfínter  interno  se  encuentra  en  su  totalidad  en  la  cavidad  abdominal  por  lo  que  cualquier  incremento  en  la  presión  intra  abdominal,  como ocurre  al  toser  o  ladrar,  se  transmite  al  esfínter  así  como  a  la  vejiga,  lo  que  favorece  la  continencia al existir una acción refleja de espasmo del esfínter. En la porción vecina de  la  uretra  se  encuentran  capas  de  músculo  estriado  formando  el  esfínter  uretral  externo.

 6  La inervación simpática se origina del segmento lumbar (L1 – L4 en el perro y L2 – L 5  en  el  gato).  (Figura 1)  Inervación Sensoria  La  inervación  sensoria  (aferente)  del  tracto  urinario  bajo  permite  detectar.  Probablemente  esto  tenga  la  función  de  coordinar  eficazmente  las  fases  opuestas  (relajación.  iniciado  por  el  estimulo  en  el  perineo producido por el lamido de la madre.  que  cuando son estimulados producen la relajación del músculo detrusor.  simpático  y  parasimpático. sin embargo. esta pérdida sucede entre las tres y  las  cuatro  semanas  de  edad.  Estos  receptores  proyectan  los  estímulos  a  los  segmentos  lumbares  y  sacros  a  través  de  los  nervios  hipogástrico  y  pélvico.  El .  Inervación motora  La  inervación  motora  (eferente)  del  tracto  urinario  bajo  tiene  contribuciones  del  somático.  a  través  del  nervio pélvico la plétora  vesical por medio de los receptores ubicados en la pared de la  vejiga  y  disparar  el  estimulo  inicial  para  la  micción. 1  Integración nerviosa central  En  los  cachorros.  3  contracción) de la micción.Los  músculos  del  diafragma  pélvico  contribuyen  a  la  continencia  voluntaria  en  la  parte  1. 3. 4  distal de la uretra. con  la  finalidad  de  provocar  constricción  del  esfínter  cuando  son  estimulados. Este reflejo  se pierde en los gatitos entre  las  7  y  las  12  semanas;  mientras  que  en  los perros. el control principal  para  la  eliminación  de  la  orina  se  encuentra  en  el  tallo  cerebral  a  nivel  del  puente.  la  micción  es  un  arco  reflejo  sacro.  Estas  raíces  hacen  sinapsis  en  el  ganglio  mesentérico  caudal  formando  el  nervio  hipogástrico. lo que transmite al  segmento sacro por medio del nervio pudendo.  El  parasimpático  provee  inervación  colinérgica  que  al  ser  estimulada provoca la contracción del detrusor. distensión y dolor.  El  nervio  hipogástrico  provee  inervación  adrenérgica  a  la  vejiga  y  al  esfínter  uretral  interno.  El  esfínter  uretral  interno  posee  receptores  α  adrenérgicos en forma predominante. la vulva y el prepucio.  Los  colaterales  enviados  al  ganglio  pélvico  aparentemente  tienen  la  finalidad  de  inhibir  la  actividad  del  parasimpático  (contracción  del  detrusor)  durante  la  fase  de  llenado  1  vesical  .  La  relajación  de  la  vejiga  y  algunas  funciones  de  los  esfínteres se mantienen a nivel medular en los adultos.  La  inervación  parasimpática  se  origina  de  los  segmentos  sacros  S1  –  S3  y  forma  el  nervio  y  ganglio  pélvico.  Los  receptores  dentro  de  la  pared  vesical  son  predominantemente  β  adrenérgicos.  Además  existen  terminaciones  nerviosas en la submucosa de la vejiga que solo responden a la distensión extrema y que  probablemente  actúen  también  como  receptores  dolorosos. 1.  La  inervación  somática  está  dada  a  través  del  nervio  pudendo  que  se  origina  de  los  segmentos  vertebrales  sacros  S1  –  S3. La vía aferente de la uretra detecta  flujo.  pero  también  envía  colaterales  el  ganglio  pélvico  (parasimpático). 1. 4  Se  han  reconocido  una gran cantidad de interconexiones entre los núcleos simpáticos y  parasimpáticos  y  de  estos  con  las  terminaciones  nerviosas  periféricas.  provee  el  control  voluntario  sobre  el esfínter uretral externo y la musculatura perineal incluyendo  el esfínter anal.

  el  simpático  (vías  laterales)  inhibe  la  transmisión a  través  del  ganglio  parasimpático. La condición patológica conocida como “disinergia detrusor­esfínter”  puede  originarse  por  la  alteración  de  las  conexiones.    La  coordinación  de  la  contracción  del  detrusor  y  la  relajación  del  esfínter  permite  la  eliminación  de  la  orina  y  previene  que  se  desarrolle  una  presión  excesiva  dentro  de  la  vejiga. lo que provoca la contracción coordinada del detrusor; esta se ve facilitada por la  rápida  transmisión  del  impulso  nervioso  a  través  del  intersticio  y  por  las  conexiones  intercelulares.  promoviendo  el  llenado  vesical  con  baja  presión. aunque también se han descrito influencia  1  facilitatoria. al ganglio basal.  pero  también  posee  fibras  musculares  de  “alta”  sensibilidad  que  responden fácilmente a los incrementos de presión vesical que se ocasionan al esfuerzo. 5  estimulación colinérgica del detrusor.  La  actividad  sinérgica  entre  el  esfínter  y  el  detrusor  depende  de  las  conexiones  con  la  región del puente.  Cuando  los  receptores  de  la  pared  vesical  son  estimulados  por  la plétora.  3  Cuando  se  ha  detectado el vaciado completo de la vejiga.  dando  como  resultado  la  contracción del esfínter cuando el detrusor se contrae. 4  de orina a baja presión durante la micción. y permite la expulsión  1. En este caso el esfínter uretral interno (involuntario) recibe estimulación  tónica  (α  adrenérgica)  por  medio  del  nervio  hipogástrico.  lo  que  disminuye  la  1.  La  inervación  simpática  (β  adrenérgica)  inhibe  al  músculo  detrusor.  A  esto  se  le  añade  la  señal  del  parasimpático  (pélvico)  hacia  los  receptores  muscarínicos  de  la  vejiga. La iniciación voluntaria de la micción incluye la contracción  de  los  músculos  abdominales  y  la  relajación  de  los  músculos  perineales.  la  contracción  del  esfínter  urinario  y  de  los  músculos  pélvicos  impide  el  escurrimiento  de  orina  a  través  de  la  uretra. En su mayoría su influencia se  da en estímulos inhibitorios sobre la micción.  reflejo  de  la  micción  y  facilita  el  vaciado  completo  de  la  vejiga.  El  inicio  de  la  contracción  del  detrusor  inhibe  el  tono  α  adrenérgico  del  esfínter  uretral  interno.  El  esfínter  externo  mantiene  un  tono  constante. el sistema cambia nuevamente a una fase de  almacenamiento.  Durante  la  fase  de  almacenamiento.  La  sensación  del  flujo  de  orina  en  el  esfínter  refuerza  al  1.centro de la micción que se encuentra en el tallo cerebral recibe la información sensoria  a través de los receptores de plétora y de dolor ubicados en la pared vesical y responde a  la  distensión  coordinando  la  relajación  del  esfínter  con  la contracción del detrusor para  producir  la  micción. 4.;  además  la  contracción  del  esfínter  externo  suprime  el  reflejo  de  micción.  al  toser.  En  este  lugar  y  con  la  contribución  de  la  corteza  (control  voluntario  aprendido) y del cerebelo se determina la señal de micción o de continencia. se envía esta  señal  al  tallo  cerebral.  (Figura 2)  Fisiología de la micción  La  micción  normal  consiste  de  cuatro fases: almacenamiento.  etc. Esto establece una etapa de  llenado a baja presión durante la fase de almacenamiento vesical. al tálamo e incluso al cerebelo.  estornudar. mantenimiento  5  y  continuación.  La  función  normal  del  tracto  urinario  bajo  incluye  una  relación  de  reciprocidad entre el músculo detrusor y el esfínter uretral.  La información de micción viaja a través del tracto retículoespinal hasta el núcleo sacro  y de aquí al nervio pélvico.  Aunado  a  esto.  ladrar.  manteniendo  la  continencia.  El  control  voluntario  de  la  micción  mediada  por  el  tallo  cerebral  incluye  a  otras  áreas  superiores  del  cerebro;  entre  estas  encontramos  a  la  corteza  cerebral. iniciación. 7 .

  Debido  a  que  el  esfínter  interno  esta  inervado  por  el  nervio  hipogástrico  (que  se  origina  en  los  segmentos  lumbares) mantiene su función normal.  y  no  presenta  control  voluntario  en  absoluto;  el  refuerzo  secundario  al  flujo de la orina no esta presente por lo que el volumen residual es importante.  produciendo  lo  que  se  conoce  como  vejiga  de  neurona  motora  baja  (NMB)  condicionando  un  detrusor  hipotónico. iii) las dos anteriores.  por  lo  que  el  esfínter  interno  se  mantiene  fijo  y  no  responsivo  al  incremento  de  presión  vesical.  en  este  caso  la  anomalía  es  secundaria  a  una  disfunción  anatómica  o  estructural;  desde  éste  último  punto  de  vista  también  puede  presentarse  la  hipocontractilidad cuando el músculo detrusor es reemplazado por tejido inflamatorio o  fibroso.  es  mucho  más  frecuente  que  se  presente poliuria debido a la poca capacidad por parte de la vejiga de acomodar orina. la  eliminación  usualmente  es  involuntaria.  incompleta  y  con  pobre  coordinación  en  la  relajación del esfínter externo. en forma secundaria. 6  Otras  causas  de  retención  se  presentan  por  hospitalización.  Se  menciona  que  alteraciones  asociadas  a  debilidad  muscular  generalizada  (hipocalemia.  hipocalcemia)  pueden  alterar  la función vesical.  atonía  del  detrusor  o  arreflexia  del  detrusor).  por  lo  tanto  los  pacientes  muestran  otros  signos  de  neuropatía  que  pueden  ser  detectados  por  un  cuidadoso  examen  neurológico.  Con el tiempo la función contráctil puede retornar como un arco reflejo. lo que no debe ser tomado  como  micción.  lo  que  permanentemente  alterará  la  función del detrusor.  dolor.  3  Una causal de lo anterior se presenta cuando la pared de la vejiga se sobredistiende por  tiempo prolongado. 3  La alteración en la contractilidad de la vejiga puede deberse a la presencia de masas en  el  tejido.  aunque  la  semiología  incluye  a  la  retención.  El  volumen  residual  en  los  gatos  no  es  conocido.  usualmente  no  es mayor a 10 mL en  total.  recumbencia  o  cualquier  circunstancia  que  afecte  la  rutina  de  micción.  obstrucción anatómica.CAUSAS DE RETENCIÓN URINARIA  La  retención  urinaria  puede  definirse  como  el  vaciado  incompleto  de  la  vejiga;  el  volumen  residual  (volumen  remanente  en  la  vejiga  después  de  la  micción)  se  mantiene  en  el  rango  de  0.  pero  se  cree  que  puede  ser  similar.  ya  que  la  mayoría  de  los  animales  afectados  mantienen  volúmenes suficientes y por palpación detectar que la vejiga esta distendida.  si  la  sobredistención  no  se  revierte  en  1  o  2  semanas. las uniones intercelulares se ven afectadas por  lo  que  el  músculo  no  será  responsivo. A esta forma de funcionar de la vejiga se le llama “vejiga  automática”.2  a  0.  (Figura  3  y  4)  En  muchas  ocasiones  el  esfínter  externo  también  se  encuentra  denervado.  la  vejiga  plétora  puede  ser  fácilmente  evacuada  con  mínima  presión;  cuándo  la  vejiga esta llena se aprecia goteo de orina por rebosamiento.  Los  animales  afectados  por  lesiones  en  las  NMB  con  frecuencia  8  demuestran hiporreflexia o ausencia del perineal así como de la sensibilidad. Así que la lesión sacra elimina las vías sensorias  que  se  originan  en  los  receptores  de  distensión  del  detrusor.  3  Aunque se determina como retención cualquier volumen mayor de orina.  ii)  resistencia  inapropiada  al  vaciamiento  (espasticidad  del  esfínter.4  mL/kg  en  el  perro  sano. La falla en  el total vaciamiento de la vejiga se puede atribuir a i) alteración en la función contráctil  del  detrusor  (hipocontractilidad  de  la  vejiga. esto  no  es  difícil  de  diagnosticar. La vejiga .  se  presentará  la  fibrosis  del  músculo. sin embargo. 3  La  retención  urinaria  ocasionada  por  una  alteración  neurológica  raramente  se  presenta  en  forma  única. estructural o funcional de la uretra.  Las  lesiones  de  los  segmentos  medulares  sacros.  En  estos  casos. 1.  de  la  cauda  equina  y  del  pudendo  eliminan  la  micción  voluntaria  y  el  arco  reflejo.

  8. 3  CAUSAS DE INCONTINENCIA URINARIA  Las  lesiones  anteriores  al  puente  cerebral  normalmente  no  eliminan  la  micción  pero  afectan  el  control  voluntario  de  la  misma.  sin  embargo  no  puede  detener  la  micción;  es  frecuente  en  estos  casos  la  presencia  de  nocturia. 1  En  las  afecciones  del  tallo  cerebral  o  de  la  médula  espinal  craneales  a  los  segmentos  sacros  (ejem:  discopatia  toracolumbar  craneal  a  segmento  medular  L7).“automática”  esta  bien  documentada  en  gatos.  Se  puede  presentar  incontinencia  súbita  (urgencia)  o  micción  involuntaria.  enfermedad  uretral.  edema. Si la  función  del  detrusor  se  normaliza  se  puede  desarrollar  una  disinergia. disminución en la .  La  incontinencia  esta  relacionada  con  la  relajación  y  la  recumbencia.  inflamación  o  dolor.  Probablemente  exista  una  actividad sensoria anormal  o  exacerbada  de  las  estructuras  inervadas  por  los  nervios  sacros.  Los  patrones  disinergicos  de  micción  pueden  presentarse  sin  que  se  logre  determinar  una  lesión  neurológica. lo que hace que la vejiga sea muy difícil de vaciar.  La  patogénesis  no  está  claramente  determinada  pero  se  considera  secundaria  a  una  lesión  parcial  de  NMA  en  donde  se  pierde  la  inhibición  de  los  nervios  pudendos  durante  el  reflejo detrusor.  La  semiología  se  caracteriza por un inicio normal de la micción seguido por una interrupción en el chorro  de  orina.  sin  embargo  su  presencia  esta  cuestionada en perros. La vejiga esta firmemente  distendida  (vejiga  de  neurona  motora  alta  [NMA]). La etiología y la patogénesis no está  bien  determinada  y  lo  más  probable  es  que  sea  multifactorial;  entre  los  factores  que  contribuyen se encuentran: disminución en el tono del esfínter uretral.  mientras  que  la  ectopia  ureteral  lo  es  en  los  animales  jóvenes.  La  IMEU  es  común  en  las  hembras  que  fueron  sometidas  a  ovariohisterectomía  y  la  prevalencia  es  mayor  en  ejemplares  de  más  de  30  kg.  seguido  de  chorros  incompletos  que  terminan  en  el  cese  completo  de  la  emisión de orina.  En  estos  casos  la  espasticidad  del  esfínter  uretral  se  desarrolla  en  forma  posterior  a  la  presencia  de  excitación  sexual.  (Figura  5)  El  tono  del  esfínter  externo  esta  presente  o  exagerado  como  resultado de la pérdida de modulación del arco reflejo sacro.  Con  la  vejiga  de  NMA  el  esfínter  uretral se presenta hipertónico.  En  la  incontinencia  súbita  el  animal  afectado  se  da  cuenta  de  que  va  a  orinar.  los  tractos  motores  y  sensorios  están  afectados.  En  estos  casos  es  común  que  el  detrusor  desarrolle  hiperreflexia  por  lo  que  se  observa  micción  frecuente  de  volúmenes  pequeños.  En  estas  situaciones  se  puede  aplicar  el  término  de  obstrucción  funcional urinaria.  principalmente  durante  la  noche  o  bien  presentarse  cuando  existe  presión abdominal o al momento de ladrar o toser. 9  A  pesar de que el esfínter se encuentra hipertónico la cateterización es por lo regular fácil  4  de llevar a cabo  . En estos casos el reflejo detrusor esta presente y el reflejo perineal con  frecuencia  se  observa  hiperactivo.  La  disinergia  refleja  se    observa  con  mayor  frecuencia  en  machos  de  razas  grandes  o  gigantes.  la  frecuencia es similar tanto de día como de noche.  ocasionando  que  el  reflejo  de  la  micción  este  alterado.  sin  embargo  en  cuanto  se  reúne  un  volumen  menor  de  orina  el  escurrimiento  se  puede  presentar. El animal afectado continúa con intentos infructuosos por orinar.  En  la  micción  inconsciente  no  existe  ninguna  concientización del evento y la micción ocurre en el momento en el que se ha alcanzado  la  capacidad  máxima  de  la  vejiga. 1  La  incompetencia  mecánica  del  esfínter  uretral  (IMEU)  es  la  causa  más  frecuente  de  incontinencia  en  animales  maduros.  La  pérdida  de  la  resistencia uretral y el reflejo detrusor normal ocasionan que los animales  puedan  orinar.

10  músculo  liso  uretral.(Figura  5)  El examen  físico  debe  incluir  la  observación  de  la  micción  y  la  apreciación  del  volumen  residual;  en  casos  de  atonía  vesical.  vejiga  intrapélvica  y  anormalidades  en  el  8.  En  general  se debe tratar las causas  de  la  alteración  funcional  (por  ejemplo  compresión  medular por discopatía) y al mismo  tiempo  aliviar  los  signos  asociados. 4. la raza.  La  palpación  de  la  vejiga  nos  permite  determinar  su  tono  o  su  sobredistención;  la  compresión  manual  nos  da  información  del  tono  del  esfínter  uretral  al  determinar  la  facilidad  o  dificultad  en  la  evacuación  de  la  orina. el género.  sin  embargo.  y  los  reflejos  relacionados  con  los  segmentos sacros; el tono anal y el uretral son influenciados por el nervio pudendo y su  correspondencia es de gran utilidad.  En  el  examen  neurológico  se  determina  el  tono  de  los  esfínteres. en donde se debe recordar que las condrodistróficas tienen gran  predisposición  a  desarrollar  discopatías.  en  caso  de  retención.longitud  de  la  uretra.  Dependiendo  de  la  localización  de  la  lesión  se  podrán  encontrar  signos  de  NMA  o  NMB;  la  incontinencia  1.  disminución  de  la  capacidad  de  la  vejiga  o  disminución  de  la  capacidad  locomotriz  de  lo  animales  1.  deficiencia  estrogénica.  chorro  de  orina  débil  o  chorro  persistente  y  atenuado; también  se  puede  señalar  distención  y  dolor  abdominal. 3.  las  quejas  más  comunes  se  relacionan  con  esfuerzo  evidente  al  orinar. esto sucede cuando la presión intravesical excede la presión de  los  esfínteres  y  se  le  conoce  como  incontinencia  paradójica  o  incontinencia  por  rebosamiento.  donde  se  obtenga  información  específica  de  las  características  de  la  micción.  Historia  clínica.  La  fenilpropanolamina  que  es  un  agonista  adrenergico . 1  Alteraciones en la fase de almacenamiento  Cuando  existe  incompetencia  del  tono  del  esfínter.  Con  menor  frecuencia  la  incontinencia  puede  desarrollarse  en  machos después de la castración; aparentemente esta condición se aprecia en ejemplares  castrados  en  etapa  adulta  en  gran  cantidad  de  ocasiones  responden  adecuadamente  al  4  tratamiento con agonistas α­adrenergicos o reemplazo hormonal.  DIAGNOSTICO  Los datos mínimos necesarios para la evaluación de un animal con problemas asociados  a  la  micción  son  los  siguientes:  En  la  reseña  del  animal  afectado  se  toma  en  cuenta  la  edad.  Se  han  descrito  gran  cantidad  esquemas  para  clasificar  los  desordenes  neurogénicos  de  la  micción.  obstrucción  uretral  funcional  o  en  obstrucción  anatómica  se  puede  encontrar  goteo constante de orina.  incremento  en  el  número  de  intentos  para  orinar.  para  establecer  un  tratamiento  funcional  es  suficiente  dividirlos  en  alteraciones  de  la  fase  de  almacenamiento  y  aquellos  de  la  fase  de  eliminación  y  estos  a  su  ves  subdividirse  en  afecciónes del tono del esfínter y los secundarios al músculo detrusor. 8  es factible en los casos donde se encuentre semiología de NMB. 4  ancianos.  ya  que  de  estar  presente. el reflejo bulbocavernoso consiste en la contracción  del  esfínter  anal  en  respuesta  a  la  presión  del  pene  o  del  clítoris.  TRATAMIENTO  Para  establecer  un  tratamiento  racional  de  los  problemas  neurológicos de la micción es  de  suma  importancia  establecer  sus  características.  La  incontinencia  geriátrica  se  desarrolla  por  alteraciones  cognitivas.  Es  de  suma  importancia  determinar  si  nuestro  paciente  mantiene  control  voluntario  de  la  micción.  lo  más  seguro  es  que  mantenga  la  función  del  detrusor.  el  tratamiento  esta  encaminado  a  incrementar  el  tono  del  mismo.

 Para disminuir el tono del esfínter externo el diazepam (2­10 mg/kg c/8 hrs)  es  el  fármaco  más  empleado.  Cuando  no  se  ha  tenido  éxito  en  el manejo de la incontinencia por medio de fármacos.  El  empleo  del  betanecol  esta  contraindicado  en  caso  de  obstrucción  urinaria  e  intestinal;  sus  efectos  secundarios  incluyen  salivación.  El  tretazepam  (miolastan)  puede  ser  de  utilidad  sin  los  efectos  sedantes  del  diazepam. en este caso la colposuspención y la uretropexia son los  procedimientos de elección.  Se  menciona  que  el  betanecol  efectivamente  incrementa  la  contractilidad  del  detrusor.  pero  aparentemente  también  favorece  el  tono  del  esfínter  lo  que  pudiese  favorecer  la  obstrucción. por ejemplo antibióticos en uretritis.  En  este  caso  para  prevenir  daño  irreversible  del  músculo  es  imperativo  evitar  la  sobredistensión  de  la  vejiga.  sin  embargo  es  cuestionable  en  casos  crónicos  o  de  atonía  total.5/kg  c/8­12  horas)  es  el  fármaco  empleado con mayor frecuencia; se debe iniciar con la dosis más pequeña y luego tratar  con  la  mayor  durante  varias  semanas.  en  ambos  casos  se  mantienen  grandes  volúmenes  residuales. .  El  flavoxato  se  ha  empleado  para  disminuir  la  contracción  del  detrusor  secundaria  a  inflamación  del  tracto  urinario  bajo.  La  cateterización  es indispensable y si  el esfínter no es hipertónico se puede emplear la compresión manual.  El  tono  del  esfínter  interno  puede  disminuirse  con  fenoxibenzamina  (0. Otra causa son los procesos de senilidad o las alteraciones del  cerebelo.  y  broncoespasmo.  constipación  y  retención  de  orina.  En  estos  casos  el  objetivo  de  la  terapia  es  promover  la  relajación  e  inhibir  la  contracción  del  detrusor.  Alteraciones en la fase de eliminación  La  incapacidad  para  eliminar  orina  puede  deberse  a  hipocontractilidad  o  atonía  de  detrusor.  La  metoclopramida  y  la  cisaprida  pueden  ser  fármacos  de  utilidad.5  mg/kg  c/12  hrs)  administrándola  por  varios  días;  la  hipotensión  es  su  principal  efecto  secundario.  La  terapia  apropiada  dependerá  si  la  parte  interna  o  la  externa  del  esfínter  es  la  afectada;  esto  es  difícil  de  determinar  sin  estudios  urodinámicos.25  a  0.  anorexia  apatía  e  irritabilidad.  Otro  fármaco  empleado  es  la  nicergolina  que  es  un  antagonista  α­adrenergico  y  por  lo  tanto  su  acción  principal  se  da  sobre  el  esfínter  9  interno.  aunque  no  existe  mucha  información  de  su  empleo en este tipo de alteraciones.(1.  La  incapacidad  de  eliminación  secundaria  a  la  alteración  en  tono  del  esfínter  o  espasticidad  del  mismo  puede  ser  causa  de  disinergia  refleja  si  el  detrusor  esta  intacto.  El  objetivo  del  tratamiento  será  disminuir  el  tono  del  esfínter.  diarrea.  La  propantelina  (0.  sin  embargo  se  pueden  dar  tratamientos  combinados.  o  a  hipertonisidad  del  esfínter. En estos casos  el  betanecol  (2.  La  alteración  en  la  fase  de  eliminación  secundaria  a  la  falla  en  la  contracción  del  detrusor basa su tratamiento en incrementar la contracción del detrusor. 10  Cuando  la  incontinencia  es  secundaria  a  hiperreflexia  del  detrusor  es  necesario  determinar  su  causa;  la  cistitis  es  con  frecuencia  un  hallazgo  común  por  lo  que  su  tratamiento es imperativo.5  –  10  mg/kg  c/8  horas)  es  el  fármaco  de  elección.  sin embargo su empleo debe estar restringido para aquellos casos que no han respondido  al tratamiento primario.  Los  efectos  secundarios  incluyen  resequedad  de  las  mucosas.  En  caso  de  que  el  tratamiento  farmacológico  falle  se  puede  contemplar  la  resección de la suplementación nerviosa (radiculotomía) de los esfínteres.  En  casos  de  IMEU  secundarios  a  ovariohisterectomía.5 mg/kg c/8 horas) ha demostrado incrementar el tono del esfínter interno. sus efectos  colaterales  son  hipertensión.  el  reemplazo  hormonal  es  un  tratamiento  efectivo.  la  cirugía puede contemplarse.

 357 – 366.  WB  Saunders Co.  Kornegay  JN  Handbook  of  veterinary  neurology. 1057 –1073. Gloucestershire UK 1995.  18:3. Romero NI Disinergia detrusor­uretral idiopática en  perros.­ Hoelzler M. USA. Edite by Wheeler S.3  edition. 2004.­  Oliver  JE.­  Sharp  NJ. Philadelphia USA. Presentación de dos casos clínicos.  Iowa  State  Press. 2000. (HL) . 650 ­  660.  2121 State Avenue.  En  general  el  retorno  a  la  normalidad  puede  ser  de  1  a  2  semanas  sobre  todo  si  el  problema  es  secundario  a  distensión  vesical  aguda  y  alteraciones uretrales irritativas. Nat Clin Pract Urol. Silva JA.PRONOSTICO  El retorno de la función normal de la vejiga es bueno si la causa es reversible;  en estos  casos el tratamiento puede ser retirado cuando se ha logrado normalizar la micción por  lo  menos  durante  15  días. 1988.­  Lane  I  Diagnosis and management of urinary retention Vet Clin of North Am small  animal practice.­ Dewey C Neurology and neuropharmacology of normal and abnormal urination in A  practical  guide  to  canine  and  feline  neurology. El pronóstico para animales afectado por atonía crónica  del detrusor. (DEW)  9. Gookin JL Visceral and blader dysfunction. 97­102. problemas medulares irreversibles o idiopáticos es menos favorable. 2(10): 492­50; 2005 (KF)  3. N°3.  Lorenz  MD.  C. 2004. (LI)  4.  8. Dysautonomia.­  Grauer  GF  Urinary  tract  disorders  in  Small  Animal  Internal  Medicine. Edited by Bojrab J. St Louis Missouri 63146 USA. Surgical management of urinary incontinence Vet Clin of  North Am small animal practice. 529 – 544. In Manual of  small animal neurology.­ Kalsi V and Fowler C Therapy insight: Bladder dysfunction associated with multiple  sclerosis. Lea & Febiger Philadelphia 1993. BSAVA. (SG)  7.  5.­ Del Angel J. García R. AMMVEPE 15.­  Fenner  W  Neurologic  disorders  of  micturition  in  Disease  mechanisms  in  small  nd  animal surgery 2  edition. (OB)  2. 2003.  Edited  by  th  Nelson WR and Couto G.  BIBLIOGRAFÍA  ´  1.  Edited  by  Dewey. 520 –  527. Lidbetter D. 2003.  10. 30:1. Ames. Iowa.  34:4. (FW)  6.­  O´ Brien  D  Neurogenic  disorders of micturition Vet Clin of North Am small animal  practice. 1997. 179 –  188. Mosby. 25 – 57.

  Los  receptores  de  sobredistensión  (dolor)  envían  información  a  través  del  pélvico  y  del  hipogástrico.  Inervación  sensoria:  Los  receptores  de  tensión  envían  información  de  distensión  por  medio  del  pélvico.Figura 1 Inervación de la vejiga.  El  nervio  pélvico (parasimpático) estimula la contracción del detrusor.  El  hipogástrico  (simpático)  favorece  el  llenado  inhibiendo  la  contracción  (β  adrenérgico)    e  incrementando  el  tono  (α  adrenérgico)  del  esfínter  interno.  Inervación vesical motora: El somático (pudendo) controla el tono del esfínter externo. .  flujo  y  dolor desde el esfínter externo y uretra.  El  pudendo  envía  información  de  tensión.

  el  cerebelo  actúa  reforzando  los  estímulos  inhibitorios.Figura 2  La  información  de  distensión  viaja  por  los  tractos  ascendentes  hasta  el  centro  de  la  micción  quien  coordinara  la  relajación  del  esfínter  y  la  contracción  del  detrusor;  sin  embargo  esto  esta  modulado  por  la  corteza  donde  se  determina  si  el  lugar  y  el  tiempo  son  los  adecuados  para  efectuar  la  micción. La señal de micción baja por el tracto retículo espinal y en este momento se  mezclan actos voluntarios e involuntarios permitiendo la emisión de orina. .

Figura 3  Figuras  4  a  Figuras 3 y 4 Pacientes con lesiones en articulación lumbosacra y lumbar 5  En  ambos  casos  los  pacientes  presentaron  vejiga  con  semiología  de  NMB. .  esto  es  retención  urinaria  pero  de  fácil  vaciamiento  a  la  compresión  vesical. 3) como sucede en esta discospondilitis o en la luxación  L5 – L6 (Fig. 4)  cuerpos neuronales del pudendo y del pélvico están afectados. En estos casos las  raíces están comprimidos (Fig.

.  En  este  caso  el  paciente  demostraba  una  vejiga  de  NMA  esto  es  distendida  de  difícil  vaciamiento  a  la  compresión.Figura 5  Imagen  radiográfica  donde  se  aprecia  listesis  vertebral  a  nivel  de  la  primera  vértebra  lumbar.  Lo  anterior  se  debe  a  que  el  esfínter  mantiene  hipertono  secundario  a  la  pérdida  de  modulación  por  parte  de  las  neuronas  motoras  altas.

 es necesario hacer un examen completo de las estructuras involucradas.  No  en  todos  los  casos  estas  alteraciones  serán  neurogénicas;  en  esta  imagen  podemos  apreciar obstrucción  uretral secundaria a la presencia de cálculos radiopacos a nivel del  hueso peniano.Figura 6  En todos los casos de alteración en los hábitos de micción y donde se aprecie dificultad  para efectuarla. .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful