P. 1
El caballero Carmelo

El caballero Carmelo

|Views: 510|Likes:
Publicado porCesar Toscano

More info:

Published by: Cesar Toscano on Aug 19, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/08/2013

pdf

text

original

El caballero Carmelo (cuento

)
El caballero Carmelo es un cuento del escritor peruano Abraham Valdelomar, considerado por la crítica como lo mejor de toda su creación ficticia y uno de los cuentos más perfectos de la literatura peruana. Publicado el 13 de noviembre de 1913 en el diario La Naciónde Lima, encabeza el conjunto de los cuentos denominados «criollos» o «criollistas», ambientada s durante la niñez del autor transcurrida en Pisco, una ciudad de la costa peruana, en medio del desierto.
1

Argumento
Contado en primera persona con un lenguaje tierno y conmovedor, y ambientado en un entorno provinciano y rural, este cuento nos narra la historia de un viejo gallo de pelea llamado el Caballero Carmelo, que debe enfrentar a otro más joven, el Ajiseco. El Carmelo, sacando fuerzas de flaqueza, gana, pero queda gravemente herido y poco después muere, ante la consternación de sus dueños. Este es el tema central. Como temas secundarios podemos mencionar la vida familiar en el hogar del protagonista narrador (incluida las peripecias del gallo «Pelado») y la vida d los pescadores de la e aldea San Andrés, cercana a Pisco. [editar]Época Hay que distinguir la época en que fue esbozado y escrito el cuento (entre los años 191213) y la época en que está ambientado el relato, lo cual podemos fechar, teniendo en cuenta su carácter autobiográfico, entre los años 1896-97, es decir cuando el protagonistanarrador tenía entre 8 a 9 años de edad. Prueba del talento del escritor es que, siendo un hombre mayor, se retrotrae a la época de su lejana infancia y con la sensibilidad de un niño relata esta historia sencilla pero que bajo su pluma se convierte en maravillosa. [editar]Resumen Los hechos relatados transcurren en Pisco, en torno a la familia del narrador, quien recuerda en primera persona un episodio imborrable que vivió en su niñez, a fines del siglo XIX. Un día, después de un largo viaje, Roberto, el hermano mayor de la familia, llegó cabalgando cargado de regalos para sus padres y hermanos. A cada uno entregó un regalo; pero el que más impacto causó fue el que entregó a su padre: un gallo de pelea de impresionante color y porte. Le pusieron por nombre el «Caballero Carmelo» y pronto se convirtió en un gran peleador, ganador en múltiples duelos gallísticos. Ya viejo, el gallo fue retirado del oficio y todos esperaban que culminaría sus días de muerte natural. Pero cierto día el padre, herido en su amor propio cuando alguien se atrevió a decirle que su «Carmelo» no era un gallo de raza, para demostrar lo contrario pactó una pelea con otro gallo de fama, el «Ajiseco», que aunque no se igualaba en experiencia con el «Carmelo»,

Las peleas de gallos se realizaban en una pequeña cancha adecuada para la ocasión.tenía sin embargo la ventaja de ser más joven. para luego desplomarse y morir apaciblemente. los dos contrincantes saltaron. Y. pero el juez. quien estaba atento. La lucha fue cruel e indecisa y llegó un momento en que pareció que sucumbía el «Carmelo». y aunque toda la familia se prodigó en su atención. vino una confrontación en el aire. «¡Todavía no ha enterrado el pico señores!». Pero el «Carmelo» no se dio por vencido. fértil región de Ica donde se forjaban dichos paladines. Según palabras del autor. El «Carmelo» intentaba poner su filuda cuchilla en el pecho del contrincante y no picaba jamás al adversario. en el vecino pueblo de San Andrés. herido en carne propia pareció acordarse de sus viejos tiempos y arremetió con furia. Luego de una interesante pelea gallística les tocó el turno al «Ajiseco» y al «Carmelo». Las apuestas aumentaron a favor del «Ajiseco». En cambio. El «Carmelo» fue conducido por Abraham hacia la casa. Encontraron al pueblo engalanado. efectivamente. Llegado el día. Los partidarios del «Ajiseco» creyeron ganada la pelea. pues sabían que el «Carmelo» ya no estaba para esas lides. . el «Carmelo» sacó el coraje que sólo los gallos de alcurnia poseen: cual soldado herido. el «Carmelo» se levantó al atardecer mirando el horizonte. el «Ajiseco» pretendía imponerse a base de fuerza y aletazos. acompañando al padre. Representación ficticia del duelo entre el Carmelo y el Ajiseco. el 28 de julio. se dio cuenta que aún estaba vivo y entonces gritó. con sus habitantes vestidos con sus mejores trajes. Hubo sentimiento de pena en toda la familia. esa fue la historia de un gallo de raza. Repentinamente. El «Carmelo» había ganado la pelea pero quedó g ravemente herido. arremetió con toda su fuerza y de una sola estocada hirió mortalmente al «Ajiseco». mirando amorosamente a sus amos. batió las alas y cantó por última vez. Toda la familia quedó apesadumbrada y cenó en silencio aquella noche. Pero no hubo marcha atrás. Las apuestas vinieron y como era de esperar. El «Carmelo» salió en desventaja: un hilillo de sangre corrió por su pierna. Todos felicitaron a su dueño por la victoria y se retiraron del circo contentos de haber visto una pelea tan reñida. quien terminó por «enterrar el pico». no lograron reanimarlo. Tras sobrevivir dos días. hasta en las tribunas llevaba la ventaja el «Ajiseco». la pelea estaba pactada y se efectuaría en el día de la Patria. los niños varones de la familia acudieron a observar el espectáculo. último vástago de aquellos gallos de pelea que fueron orgullo por mucho tiempo del valle del Caucato.

se hallaba en la ciudad de Pisco. que fue suplantado por el Carmelo en las preferencias de la familia. situada frente al mar. en este caso dos gallos de pelea:   El Carmelo y. Personajes Caso insólito en la literatura peruana hasta ese entonces (aunque no en la hispanoamericana). es decir el mismo Abraham Valdelomar. estaba la caleta de San Andrés de los pescadores. que ocupaba un verde y fértil valle. Luego están los integrantes de la familia del narrador: . El Ajiseco Estos apelativos no son nombres propios. con tres plazuelas (una de ellas la principal) y su muelle. Este es otro gallo de estirpe. tal como era costumbre clasificarlos entre la afición gallística peruana desde el siglo XVII. personajes de esta historia. Era la tierra del Carmelo y de otros gallos de pelea de la región. pero esto es improbable. copioso de árboles frutales. el protagonista de la sección II del cuento. la misma donde se realizaban peleas de gallos en el marco de la celebración del aniversario patrio del 28 de julio. que eleva sus casuchas entre la rumorosa orilla y el estéril desierto».Escenarios La casa donde convivía la numerosa familia del narrador. que los personajes principales sean animales. Inmediata a dicho puerto. Esa es la «aldea encantada» que el autor evoca constantemente en sus cuentos criollos. como se podría pensar. «aldea de gentes sencillas. En las cercanías de Pisco y en la ruta hacia Ica. no más (algunas versiones dicen que tenía entonces 12 años. sino que aluden al color del plumaje de ese tipo de aves. explotado antaño por los jesuitas. ciudad que entonces más parecía una aldea grande. ya que cerca de cumplir 11 años abandonó Pisco con toda su familia y se fue a vivir a Chincha). se extendía la Hacienda Caucato. El otro personaje principal es el narrador y testigo de la historia. yendo por el camino de la playa hacia el sur. Habría que mencionar también al gallo «Pelado». que cuando aquella transcurre debía tener entre 8 y 9 años de edad.

con la clásica secuencia: inicio ± desarrollo ± clímax ± desenlace. los espectadores y apostadores de las peleas de gallos. Desarrollo (la descripción del entorno y los preparativos de la pelea entre el Carmelo y el Ajiseco). El final se puede interpretar técnicamente como un anti-clímax pues el verdadero desenlace es cuando el Carmelo gana a su rival dos días antes. Héctor. una niña muy inquieta y sensible.  Los hermanos:      Roberto. quien trae regalos para la familia. pues no participa en la historia y solo se le menciona como uno de los receptores de los regalos del hermano mayor. utilizando la llamada «técnica del anzuelo»: en el relato irrumpe un jinete desconocido.. de menor edad de Abraham. el protector del gallo «Pelado». lo que motiva a que el lector sea picado en su curiosidad y se adentre en la lectura. el entrenador del Carmelo. Los niños se encargan de alimentar a los animales del corral. A su padre le obsequia un gallo carmelo. Clímax (la pelea entre el Carmelo y el Ajiseco. para tener una visión global de su estructura.5 Finalmente. hasta llegar al nudo del relato. el juez de las jugadas de gallos. la hermana mayor. un resumen del cuento por capítulos. Jesús. Cronológicamente el relato es lineal. que será conocido como el «Caballero Carmelo» y llegará a ser el preferido de todos. la partida del padre hacía su trabajo. quien retorna al hogar luego de un largo viaje trayendo regalos.Empieza describiendo el amanecer en Pisco. el mayor. sin duda muy pequeño aún.   En el inicio el autor sabe capturar a sus lectores. el aficionado de la gallística. el dueño del Ajiseco. Anfiloquio. A continuación. Rosa.. son mencionados también el panadero («un viejo dulce y bueno»).   Inicio (la llegada del Carmelo). Análisis estructural El cuento está dividido en seis secciones o capítulos cortos. La madre se dedicaba a las tareas del hogar y al cuidado de sus 6 hijos menores todavía. se levantaba temprano para ir a trabajar.El relato se inicia con la llegada de Roberto. hermano mayor del narrador. los pescadores de la caleta de San Andrés. I. Desenlace (la muerte del Carmelo en el seno del hogar). cuya . y el triunfo del primero). II. la llegada del panadero. El padre. Los padres (cuyos nombres no se mencionan).

todo lo cual supone una admirable destreza técnica. De estos aldeanos el narrador hace una descripción idílica (en algunas versiones del cuento. Su lenguaje es claro. Anfiloquio (uno de los hermanos de Abraham). entre apostadores y espectadores. poblada de gentes sencillas. lo volvería a hacer pelear. El muchacho entonces llora impotente. con sus tres plazuelas y su puerto. en la aldea de San Andrés. Abraham carga al Carmelo y se lo lleva a casa. VI. Pero todo es en vano y expira. El duelo se pacta para el día 28 de julio. del puerto y de la provincia. aunque queda gravemente herido. V. IV. Al frente se halla el juez. del hogar. a quien el narrador pinta con trazos de caballero medieval.Dos días estuvo el Carmelo sometido a toda clase de cuidados. el Carmelo se alza con el triunfo. Entre estos destaca un gallo llamado el «Pelado». Pero luego de una reñida pelea. el dirimente de la pelea. ante las protestas de la madre y el llanto de las niñas. Mas al sur. Pero la decisión ya estaba tomada. el Ajiseco.. Análisis estilístico En «El caballero Carmelo» Valdelomar evoca con ternura y sencillez la vida de la infancia. protesta por esta decisión y trata de argüir razones para salvarlo..El narrador hace una descripción de Pisco. luego de dar su último canto. descendientes de las poblaciones nativas o «hijos del sol».4 . El favorito de los apostadores era este último. Habían pasado ya tres años de que llegara el gallo a casa y hab ía envejecido. quien le promete que no matarían a su gallo. a la que asiste mucha gente. ante la consternación de toda la familia. es decir. expresivo y breve. Enterado el padre. día de la patria. Pero entonces la familia recibe una noticia aterradora: el padre. se mutila inexplicablemente esta sección). Finalmente llega el día esperado y se llevan al Carmelo. Un hombre viene seis días consecutivos para entrenar al Carmelo. ruega a Abraham que lo siga y lo cuide. dedicadas a la pesca y el comercio.descripción detallada se hace. sentencia que el «Pelado» sería sacrificado para el almuerzo del domingo. empieza el duelo entre el Carmelo y el Ajiseco.El pueblo de San Andrés se halla engalanado para la fiesta. Una de ellas. ante lo cual interviene la madre. Todos felicitan al padre de Abraham por la victoria de su gallo de pelea. quien. yendo por el camino de la costa.. Luego de una pelea preliminar.Comienza con la descripción del gallo Carmelo. sobre toda en aquellas destinadas a los escolares. molesto porque alguien había dicho que su gallo no era de raza. Jesús. III. La pelea de los gallos se realiza en una pequeña cancha.. pendenciero y escandaloso. se escapa y se mete en el comedor causando destrozos. y todos creían que sería el ganador. frente al mar. luego de ser ganador en varios duelos con otros gallos de la región. esta vez con o gallo más tro joven. El dueño del gallo. se llegaba a la aldea de San Andrés de los Pescadores.

mientras los patos. entrabado. añadidas al arrojo y la valentía.6 como por ejemplo. hacía por desdeñarnos. campo. Carmelo». El creador tiene una conciencia que valora y modula la realidad. ruralidad laboriosa. pintadas encima con un rectángulo de su propio dulce. la caballerosidad sobre la villanía. amigo íntimo». Los acontecimientos importan más por las impresiones que producen en la conciencia de los protagonistas.En este cuento encontramos también descripciones de fino impresionismo y una prosa que pone en relieve detalles llenos de colorido. en sus cajas de papel.4 Análisis temático En este relato. frijoles colados. piaban los pollitos. todavía en boga. la enumeración de las viandas que el hermano mayor distribuye a los miembros de la familia: Quesos frescos y blancos envueltos por la cintura con paja de cebada. de yema de huevo y harina de papas. al mismo tiempo que símbolo evocador de todo lo que es sano y hermoso en el mundo: hogar. maní y almendras. El Carmelo» ha sido dotado con las virtudes humanas como la caballerosidad y la nobleza. nueces. los patitos. leves. héroe».7 Al mismo tiempo.9 caballero medieval».8 Por su lenguaje. tímidamente ese acercaban los conejos blancos con sus largas orejas. que indicaba la tapa. El caballero Carmelo» y los demás cuentos criollos representaron una saludable superación del artificio y cultismo extremo de la prosamodernista. a las cosas sencillas. la autenticidad sobre la vanidad. mar. Frente a él se alza la arrogancia y la ruindad de su joven rival. de Chincha Baja. cielo. refregando su cabeza en nuestras piernas. como la de los animales del corral: Venía hasta nosotros la cabra. simboliza también el triunfo de la nobleza sobre la vileza. Ingenuas y encantadoras son también algunas descripciones. El gallo es el paradigma o emblema de un tipo de conducta ¡   trepaban en un panto de agua. bizcochuelos. cantaba desde su rincón. sus redondos ojos brillantes siempre orgulloso. balanceándose como dueñas gordas. con este relato la subjetividad entró de lleno en la narrativa peruana. el ¡ ¡ ¡ ¡   y su boca de niña presumida. recién ¡ ¡ ¡   amarillos y dulces 7 sacados». el Ajiseco» quien «no parecía ser un gallo fino de distinguida alcurnia» y que «hacía cosas tan petulantes cuan humanas: miraba con desprecio a nuestro gallo y se paseaba como dueño de la cancha». y el pavo. esponjosos. amarillos como yema de huevo. paladín» y deseable. en sus redondas calabacitas. Cuando el Carmelo» lo vence. de la quebrada de Humay. El narrador le endilga de epítetos como hidalgo». Valdelomar maneja la animización. alharaquero y antipático. hacían por lo bajo comentarios sobre la actitud poco gentil del petulante. ¡ . en una estrategia cuya pretensión es dar vitalidad a los hechos comunes. chancacas hechas con cocos. materia y referencia. por la cual los seres o entidades de la naturaleza son caracterizados con atributos humanos.

i t V l i . V l l . f i ill . i l t l t t . t t l l l fi tit ll . t í ti fi ti i . i t . i t ll l i t i l li . l i i ti t i i l t . l . . li it t i i t l t l t l lit 0 l fi t i t i l i i ll li it . p l l i . i t l ad. t t . . l . t i i li i . sobre todo en la descripci n de ciertas cosas» . l l li l l A V l l t l l i l . llí ti t l l . . ti t .l i llí ti ll i l li l t . l : . il fi l j i Arte y Ciencia de la Gallística K f l j ay l i ti t . l i i . t l i i l l l t ll i . l . f lí . ti i. .Ugf i WR R` R TX ` UV TVT RuRYTSb T RX W Rb UV YRdT UV R €UXUYR` WTS SqbUW WTSUd R €T XU U SU Ugf YR ReUW R WTSTVSy d WR Y XgVTY`UY R WTdRd SR WTS TS Ugf WR SR STW T SUgX U SU WRV SU STX i WT XU`WR WTY T WTwXgd R Sa XR UY STX YbUSUt YT` WRVRYUdgSU WUVg XR rUS WR TYU vUV T UdYRX SgQ TWRXR vTVRYYRb uR U Rdg ` UV T Rb Sg Y XUV U R p WTVRS udTX Rd WUYT TX W T YR p UV T Rb Sg TVUdUY SgQ USU pUV i €R TX gW RYU YT TX hgf UV YUuRW R RbU UW TS T `dU U YT` € vRX ydTYX Sa W XUY`d Q UV UXU TVR T udRX SU T SUgX UV vR TX R Sh udR X i TXSR u T`YUg UV T WUY U TVReR WRXR T TY T TVR SRYRSR YT TX UV R W R i R Tb R TVR USRXR T x TY TVYR` YT TX UV R R UV TXYR U i WTYudTw WT TWYTV U USU Q VRVYU p UV WU T Ugf Sg R SUgbS W V Ugf WR R WR S W V WRX W YU XRYRX USU YRdT UV R R S ` T TdTX UgfYT` Sa XRYYRS R UV T Rb R UYudTS gW UV R WRw TVR p Y` i vT SU p R WRdg `Q WR STX WTYUgX SU R UV U SUdU uRXR `d SU gf RdU UV RXYUXR TYu gW SU YbUSUt T UYg TXYRs RX W Rb SU T YU` rU i T RYb T` U RY WUgdUVT W Whg`WUV SqR i WT Rb UV RU U` RSg U SRYgV UYYgXT U SUdRYUVRVYU p Ugf T UV Sa WSUY`dTX UV i RYg R XSUdTS UV WUYTYYU SU URX YRdT UV R R UgXUW gW i R ` X YR` U Wh Ugf SU Re Y R UV Sa X` YXWUV R SU TdTX T UdYRc T Rb UV Sa X` YXWUV R SU T SR QQ !©  © © ! C ©  C    © ©   !' ¨ ©  &   P IIIH  G ©  © "¨ F ¨   ©  !© ©D  ©  C   ©  $ E      ©     © ©    ©     "  ! © © ©&   ©  © © © ©  ©   ©      © © '& ©& ©    ©  & B @ 9 24 A 49 8 671 3 8 24 49 8 6713 6 4 54 3 21 0©)   © )    ©   ©  ( ¨    © ¨        ©  ©  ' ©    ©  © ©  ©         © ¨  &%©       ©$     ©  ©     !© !        © ©  ¨ ©         ©  ©        © © # "    ©  !©  © ©  ©   ©©   ©   ©  ©   ! ¨    ©   ©   ©  ©  © ¨ §¦ £¥ ¢¤ £¢ ¢ l t El carmelo l v Pi l Si i P l E t j l j t i i t i . El i . l l l i . l l ll t l l i l t i i t . . i t t t í ti j l i i . l t l i l ll l . fantasía. El Carmelo l i . l i ll l A l l i . . t . . it ti ll l li i . i .A íl t . t l ll lill .l l l V l it t l . l i l : «Nat al li l t ll t l i t . l f t ti i lPi carmelo. . . ll . l l .P t t ti i t f ji i i .

que contrasta con la nota de melancolía con que están teñidos los cuentos criollos valdelomarianos. estos serían:  El amor filial y fraternal. donde escribió su famoso relato sólo con la memoria del corazón. «Con el Caballero Carmelo puede decirse que comienza en el Perú el cuento criollo. se enriquece con estas visiones límpidas del puerto y del mar. . La unidad familiar. ComoLópez Albújar hizo el cuento de la sierra. quien además de historiador es también uno de los más lúcidos críticos literarios. Valdelomar supo perennizar en los cuentos que inician aquel libro la vida de la provincia y. incluso el autor idealiza la lucha gallística y la compara con los duelos de caballeros medievales. para diferenciarlo del antiguo criollismo. De acuerdo al contexto cultural de entonces (y aun de ahora) se considera que el gallo de pelea nace y vive para pelear (lo mismo se diría de un toro de lidia). al menos hasta donde las fuerzas lo permitan. considera que con «El caballero Carmelo» se inicia el cuento criollo en el Perú. a muchas millas de Pisco o Lima. que había sido tan adulta en el gimoteo ro mántico como en las risas de los epigramáticos. predominante sabor limeño. sin embargo no es esa la intención del escritor.probablemente. con el grave riesgo de que sucumba frente a un rival más joven. Las Tradiciones. festivo y a menudo satírico. tenían. se prestaba para miniar estas n 11 páginas autobiografiadas donde el recuerdo detallaba lo pintoresco» Mensajes Algunos intentan «dilucidar» en el cuento un mensaje contrario a las peleas de gallos. La sensibilidad de Valdelomar. nuestra literatura donde escasea el sentimiento del paisaje. no hay ninguna objeción al respecto. en forma de cuento costeño que retrata la vida del hogar provinciano. y con apenas los datos del niño de ocho o nueve años que era cuando probablemente tuvo lugar la anécdota que lo inspiró. además. Si se quiere entresacar mensajes del relato. Además. no tuvo cómo documentarse acerca del tema estando en Roma. es aquí donde recién aparece el niño como protagonista de la literatura peruana. El hermano mayor que retorna al hogar luego de recorrer el país (en busca de trabajo) y trae regalos para cada uno de los miembros de su familia (padres y hermanos). al mismo tiempo.9 Importancia Jorge Basadre Grohmann. Y al mismo tiempo. él hizo el cuento costeño. un poco femenina en su dulzura y e su delicadeza. Con ellos prácticamente la narrativa peruana ingresa a la modernidad. la vida del hogar. Las Tradiciones de Palma algo de eso habían tenido en cuanto pintaban algunas características de nuestro ambiente pero fugazmente u opacadas por el paramento de la evocación. y en 1913. Basadre señala también que con Valdelomar aparece por primera vez el niño como protagonista en la narrativa peruana. Lo que entristece al niño Abraham y a sus hermanos es que se haga pelear a un animal ya viejo. Habría que agregar que estos cuentos son los que han marcado con mayor intensidad y duración el proceso de laliteratura peruana. Aunque la más correcta definición sería «neocriollo».

cuando muere. y en general hacia todas las personas sencillas dedicadas a tareas como la pesca y la artesanía. El entorno hogareño armónico. cuando el Carmelo es llevado a casa gravemente herido es «sometido a todo tipo de atenciones». El sentimiento de sincero respeto y admiración hacia la raza nativa. El respeto a la autoridad paterna. «los hijos del sol». mientras que el Ajiseco representa la villanía (no parecía ser de alcurnia). toda la familia queda apesadumbrada. La sensibilidad por el sufrimiento de un animal. La madre. ninguno de ellos se rebela de manera desaprensiva contra tal decisión. la vileza (trata de imponerse a aletazos y picotazos) y la vanidad (era presuntuoso).    Desde un punto de vista ideológico. Pero su recuerdo perdura imborrablemente y sin duda allí es donde radica su mayor victoria. El padre que sale temprano a trabajar y que regresa al atardecer al hogar. El Carmelo triunfa y con él todas sus cualidades buenas y ejemplares. la caballerosidad (no usa malas tretas y se limita a atacar con sus patas armadas) y la autenticidad (no presume lo que no es). la pelea del Carmelo y el Ajiseco puede interpretarse como un símbolo de la lucha entre dos prototipos de personalidades: el Carmelo representa la nobleza (es de buena estirpe). que cumple devotamente sus tareas conyugales y vela por su numerosa familia. . pero a costa de su propia vida. abnegada y cariñosa. a pesar de que la decisión del padre causa pesar a la madre y a los hijos.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->