Está en la página 1de 20

EL PICHAO

Algunas Instalaciones del Antigal

C. Darío Albornoz

1985

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo pretende describir tipos de instalación localizados en el Yacimiento Arqueológico de El Pichao. Esta tarea surge como resultado de trabajos de campo realizados en el sitio de referencia , durante diez días del mes de enero de 1985, incluyéndose para una mejor apreciación, planos y fotografías de detalles observados.

Asimismo, es preciso remarcar las limitaciones con que contó este trabajo, considerando que

a la fecha, no existe un relevamiento general de la zona, ni una determinación precisa de los límites temporales en que se desarrolló la cultura que ocupó el Antigal.

UBICACIÓN GEOGRÁFICA

El Pichao se encuentra a 8 kilómetros al oeste de la actual localidad de Colalao del Valle, en

el ápice de un cono aluvional a 26º 22’ de latitud sur y 66º 01’ de longitud oeste.

El Antigal está dentro de la Región Valliserrana, incluida en el Área Arqueológica I, caracterizada por los valles de altura, situados entre y hacia el oeste de las líneas de altas cumbres de las Sierras Pampeanas de Tucumán. (División Dante R. Soria). La altura media sobre el nivel del mar en el yacimiento es de 1.700m. El curso principal de agua en el valle es el Santa María o Yocavil, el que corre de sur a norte por el centro del valle, recogiendo las aguas de sus afluentes, siendo los más asiduos los de la vertiente oriental de las Sierras del Cajón o Quilmas. El mayor caudal se registra en primavera y verano, en relación directa con los deshielos y lluvias estacionales. Durante el otoño y el invierno las aguas que se observan en algunos cursos, son aportes de vertientes ocasionales de lluvias.

En el cono aluvial en que se encuentra nuestro yacimiento, los principales cursos de agua

son los ríos Managua, Pichao y Anchillos. Estos cavaron profundos cursos con altas barrancas para

ir a desaguar en el Santa María, con excepción del Managua, cuyo curso se disipa antes de llegar. El acarreo de áridos es importante y se deposita en el curso inferior de los ríos, determinando paulatinamente el aumento de la superficie del cono aluvial.

Desde el punto de vista geológico el terreno está formado por la destrucción de la roca del

basamento, lo que forma una mezcla compacta, con un gran porcentaje de mica alterada, feldespato

y cuarzo, en forma de limos, cantos rodados y gravas. 1

1 PEÑA, Hugo Alberto. Pegmatitas, Micacíferas de las sierras de Quilmas o El Cajón.

La vegetación típica de la región es el monte Xerófilo, matorrales de arbustos de hojas pequeñas o sin ellas, que se mezclan con árboles bajos y especies herbáceas que forman matas separadas dejando entre ellas suelos desnudos. Los árboles principales son el Algarrobo Blanco, en menor cantidad el Algarrobo Negro, Tala y Chañar. El el sotobosque se puede encontrar Ucle, pencas en poca cantidad, epifitas como el Clavel del Aire y parásitas como la Liga (bastante comunes). La vegetación de altura está formada por El Churqui, Monte Negro, Chaguar y algunas otras especies menos abundantes. El Cardón de grandes dimensiones domina en toda la región.

2

El clima es característico de sierras y bolsones, árido, con un registro pluviométrico de 200

mm a 150 mm anuales. Las temperaturas oscilan en verano entre los 30º y 15 º; y en invierno entre

los 20º y los -2º centígrados.

3

“El viento dominante es del Norte, pero no un monzón desvaido, sino un viento descendente, del carácter de foehn, El Zonda seco-caliente como los vientos del sur con los cuales alterna” 4

DESCRIPCIÓN GENERAL DEL ANTIGAL

El yacimiento arqueológico se extiende, desde el sector superior del cono aluvial, hasta las

regiones de mayor altura de las primeras estribaciones montañosas. Puede ser encuadrado, según

sus características, dentro de la tipología establecida por Madrazo y Otonello:

Desde el punto de vista funcional, se lo puede definir como un poblado agrícola estable, constituido por un conglomerado de viviendas ubicadas en sitios estratégicos y sin desarrollo de actividades económicas o muy escasas y específicas. También encontramos andenes y bancales de cultivo, represas y sistemas de canales de riego; por último desarrollaron un sistema de defensas en altura.

Las viviendas específicamente pueden ser ubicadas dentro de los siguientes tipos:

a.- Unidades Simples: recintos únicos, vinculados con otros pero sin características funcionales.

b.- Unidades Compuestas: recintos individuales intercomunicados. Dentro de este mismo, recintos asociados desiguales.

RELEVAMIENTO

Recintos 1a y 1b

Estos recintos se encuentran emplazados sobre las primeras terrazas fluviales a orillas del río Pichao. Desde el Punto de vista tipológico son Recintos Asociados Desiguales.

Los muros de los recintos fueron realizados con pircas de piedra de diferentes tamaños, teniedno en cuenta la forma de encaje natural entre ellas, puesto que no se utilizó ningún tipo de mezcla fina o argamasa para su asiento. El pircado es bastante ancho, va desde los 2,50 m a los 0,80 m. El tipo de piedra utilizada para su construcción es idéntico al que se encuentra en el río. Su

2 PELISSERO Y DIFRIERI. QUILMES

3 DIFRIERI, Horacio A. La Argentina, Suma de Geografía.

4 ROHMEDER, Guillermo. Bosquejo Fisiogeográfico de Tucumán. Pp 29

construcción empezó a nivel del piso de las habitaciones, sin encontrar cimientos en nuestros sondeos.

La altura de los muros actualmente, medidas en los pozos de sondeo que realizamos es de 0,80 m a 1,20 m. Encontramos también en este y otros recintos aledaños, grandes lajas de 1,20 m de lado, clavadas en el suelo, en línea paralela a la de los muros más cercanos.

aledaños, grandes lajas de 1,20 m de lado, clavadas en el suelo, en línea paralela a
Recinto 2 Río abajo, aproximadamente a 1 km del sitio descrito anteriormente, sobre terrazas fluviales

Recinto 2

Río abajo, aproximadamente a 1 km del sitio descrito anteriormente, sobre terrazas fluviales idénticas a las anteriores, se encuentra el conjunto de recintos que denominamos “2”. Este es del tipo de Unidades Compuestas en Recintos Asociados Desiguales.

El pircado es idéntico en materiales y formas a los descriptos anteriormente en los recintos “1”. Encontramos hileras de lajas clavadas paralelamente a los muros del rectángulo mayor y a una distancia de 3 m. El espesor de los muros oscila entre los 3,30 m y los 0,80 m. Su altura medida con respecto al piso actual (no realizamos pozo de sondeo en este recinto) es de 1,70 m a 0,60 m. Es necesario hacer la aclaración que no siempre los anchos mayores de muros se relacionan a las alturas menores, al contrario, en este caso el muro que corre de norte a sur separando dos recintos es el de mayor altura y el de mayor espesor.

Apareados al rectángulo mayor se encuentran recintos de menor tamaño al que se abren puertas. El grupo de recintos que relevamos es idéntico en sus aspectos funcionales y técnicos a los que se encuentran en los alrededores. Observamos la inexistencia de morteros en el interior de los mismos, ellos se encuentran fuera, relacionados con lo que parecen caminerías entre los pircados. Asimismo, encontramos un sector aproximadamente 1 Ha, en el que se concentran gran cantidad de morteros.

Recintos 3ª y 3b

Sobre las terrazas naturales en el faldeo del cerro encontramos otro tipo de recintos. Su técnica de construcción y forma es diferente a los que se encuentran en las terrazas fluviales. Los que denominamos “3”, se encuentran a 1 km río abajo a contar desde la casa de la familia Guanca.

Este grupo que relevamos, ocupa una terraza completa, emplazada a orillas del arroyo que baja por una quebrada. Su disposición es bastante peculiar puesto que se intercalan dos grandes rectángulos con dos más pequeños (ver plano). El pircado los encierra en todo su perímetro, con excepción de uno de los recintos que cierra uno de sus lados por medio de grandes lajas clavadas en el suelo. Son Unidades Simples y Unidades Compuestas de Recintos Asociados Desiguales.

Las pircas han sido construidas con pequeñas rocas planas apiladas. Son dos tabiques de 0,30 m a 0,40 m de espesor, paralelos, entre los que se volcó un relleno formado por tierra y rocas de menor tamaño. Las esquinas de los recintos tienen 90º en todos los casos, las líneas de los muros y plomo son perfectas. El espesor total de los muros llega a los 2,50 m en los más gruesos y a 1,50 m en los menores. Su altura actual es de 1,80 m a 2,10 m En uno de los recintos grandes, encontramos una piedra de 1,80 m de altura clavada en el suelo, como así también nichos de 0,30 m x 0,30 m y 0,40 m de profundidad, en el sector externo de los muros y cerca de las puertas de entrada a los recintos.

Realizamos un pequeño pozo de sondeo para verificar algunos detalles de las pircas. No existen cimientos, el pircado comienza a nivel del suelo estéril. El nivel del suelo es el mismo en toda la terraza.

Los morteros están fuera de los recintos y a orillas del arroyo que baja por la quebrada. Este, ha derrumbado parte del pircado de los recintos. Remontando el arroyo encontramos la ocupación total de las terrazas conformadas en sus orillas.

pircado de los recintos. Remontando el arroyo encontramos la ocupación total de las terrazas conformadas en
Recintos de altura y defensas Subiendo por la quebrada del Chaguaral o de El Gato,

Recintos de altura y defensas

Subiendo por la quebrada del Chaguaral o de El Gato, ubicada al frente de la casa de la familia Guanca, observamos lo siguiente: sobre las orillas del arroyo en su margen sur-occidental, en las primeras estribaciones, encontramos rastros de andenerías de cultivo, las únicas que observamos dentro del conglomerado urbano. Más arriba nos encontramos con recintos rectangulares y circulares construidos bajo las normas descriptas para los recintos tipo “3”. Algunos de ellos están siendo arrastrados por los aluviones del arroyo. En la parte superior del mismo y cerrando un abra se encuentra construida una gran pirca que cierra el curso del arroyo, formando una especie de dique. Esto nos hizo suponer que en el momento de ocupación de este conglomerado, los aluviones y fuertes correntadas eran perfectamente controlados. Esto se demuestra en el hecho de actualmente, cuando no funcionan estos endicamientos, las pircas de los recintos aledaños a los arroyos están siendo demolidas por las correntadas de agua.

En el faldeo de altura encontramos una gran cantidad de muros defensivos. Algunos llegan a medir entre 2,50 m a 3 m de altura y 1,50 m de espesor. El largo varía según las posibilidades que brinda el terreno, siendoi de 2,50 m a 5 m de largo. La técnica de construcción es el de doble pircado relleno.

Los recintos de altura son pocos, fueron construidos en terrazas y en lugares estratégicamente seleccionados. En todo nuestro ascenso encontramos solamente tres y ninguno de

ellos supera los 30 m2 de superficie. La forma de uno de ellos es muy interesante (plano). La altura de los muros no supera los 1,50 m y su espesor es de 0,80 m. La técnica emkpleada es la de doble muro pircado relleno.

de los muros no supera los 1,50 m y su espesor es de 0,80 m. La
de los muros no supera los 1,50 m y su espesor es de 0,80 m. La
Sectores de cultivo Realizamos observaciones en los sectores de cultivo, zona denominada “Alto del Pichao”.

Sectores de cultivo

Realizamos observaciones en los sectores de cultivo, zona denominada “Alto del Pichao”.

Sectores de cultivo Realizamos observaciones en los sectores de cultivo, zona denominada “Alto del Pichao”.

Las quebradas son profundas y empinadas, y en sus laderas, siguiendo las curvas de nivel en todo el perímetro, están construidos andenes de cultivo de alrededor de 1,50 m de ancho. Por arriba de estos corre un canal de riego que capta las aguas que bajan por el río Pichao. Actualmente en la propiedad de Lera, estos andenes han sido limpiados y reconstruidos para ser utilizados nuevamente. Esto demuestra lo apropiado de esta técnica de cultivo para el tipo de suelo de la región.

ser utilizados nuevamente. Esto demuestra lo apropiado de esta técnica de cultivo para el tipo de
ser utilizados nuevamente. Esto demuestra lo apropiado de esta técnica de cultivo para el tipo de

Bajando el actual camino hacia el río Managua, se encuentra una pequeña quebrada poco empinada, abierta y baja. Sus laderas no son apropiadas para la construcción de andenes de cultivo, así es que en el lecho mismo del arroyo que corre por el fondo, fueron construidos diques que formaron bancales de cultivo que superan los 50 m2 de superficie cada uno

por el fondo, fueron construidos diques que formaron bancales de cultivo que superan los 50 m2
por el fondo, fueron construidos diques que formaron bancales de cultivo que superan los 50 m2

Bibliografía

PEÑA, Hugo Alberto. Pegmatites, Micacíferas de las Sierras de Quilmas o El Cajón. Boletín Minero. Año 1. Nº 1. Tucumán, 1974.

PELISSERO Y DIFRIERI. Quilmas. Arqueología y Etnohistoria de una ciudad prehispánica. Tucumán. 1981.

DIFRIERI, Horacio A. La Argentina. Suma de Geografía. Tomo II. Ed. Peuser. Buenos Aires, 1958.

MADRAZZO Y OTTONELLO.

Tipos de instalaciones prehispánicas en la Puna y su borde.

ROHMEDER, Guillermo. Bosquejo Fisiogeográfico de Tucumán. UNT. Facultad de Filosofía y Letras. Instituto de Estudios Geográficos. Tucumán. 1945.