ENCUESTA NACIONAL SOBRE INSEGURIDAD

ANÁLISIS DE LA SÉPTIMA

ENSI-7/2010

FEBRERO 2011

RESULTADOS

2

Lo que no se mide no se conoce, lo que no se conoce no se puede resolver

RESULTADOS

3

Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal, la ignorancia.
Sócrates

En la mayoría de los casos la ignorancia es algo superable. No sabemos porque no queremos saber.
Aldous Huxley

Incidencia La incidencia delictiva Resultados particulares de incidencia Tasa general de delitos por 100 mil habitantes Tasa diferenciada de delitos al hogar Tasa diferenciada de delitos a las personas Distribución de hechos delictivos Secuestro Extorsión 45 . Cuestionario I.5. Capacitación I.7.3.8.6.4. Resultados de la ENSI-7 II. Supervisión en modalidad de observación en campo I.1. Otros aspectos Códigos de delitos Indicador de impunidad Indicadores de desempeño Intención de denuncia versus denuncia real Detalles particulares 12 14 II.RESULTADOS 4 Contenido I. Tendencias Victimización de hogares y de personas Tendencia general en la encuesta y cifra oficial Incidencia delictiva y delitos por víctima I. Prevalencia Prevalencia en contexto Algunos resultados particulares Prevalencia en el estado de residencia Prevalencia en su ciudad (zonas metropolitanas de estudio) Porcentaje de hogares con víctimas Porcentaje de hogares con alguna víctima menor de edad Porcentaje de hogares víctimas de ciertos delitos Prevalencia por tipo de delito II.2.1. Marco muestral I. Introducción Revisión técnica I. No respuesta Descripción de la no respuesta Entrevistas incompletas dentro de la no respuesta I. Reportes de campo I.2.

Referencias electrónicas 119 127 128 129 131 . Confianza y desempeño institucional III. Características de las víctimas y la victimización II. Perfil del delincuente II.2. Referencias bibliográficas VII. Medios e inseguridad II.10.12. Factores estructurales que afectan las condiciones de seguridad III. El miedo al delito II.7. III. seguridad y democracia Otras instancias a las que se reporta el delito II.4. Atención a víctimas II. Consideraciones finales V. Afectación del delito y la victimización a la calidad de vida de los ciudadanos II. Epílogo VI. Los retos de la política nacional en materia de criminalidad y victimización a) Lineamientos de políticas para reducción de la criminalidad b) Lineamientos de políticas para reducir la victimización IV.11.Contenido RESULTADOS 5 II. Victimización reincidente o multivíctimas II.8.3. Opiniones relacionadas a comunidad y delincuencia II. Estancamiento de la política de seguridad III.1 Negación de la realidad delictiva y de la victimización. Violencia II.9.13.5.6. Denuncia y cifra negra La denuncia en contexto Resultados particulares sobre denuncia y cifra negra Desconfianza ciudadana.3.

Número de delitos por víctima en las zonas metropolitanas de estudio. Tasa de incidencia delictiva por 100 mil habitantes en la República Mexicana Prevalencia de víctimas (Porcentaje de personas víctimas de algún delito) en la República Mexicana. Porcentaje de hogares con víctimas. Distribución de todos los delitos sobre la portación de armas y porcentaje en que la víctima es agredida. 17). a partir de la cifra oficial*. Porcentaje de delitos donde hubo agresión con arma a la víctima. a nivel nacional. considerando las preguntas nuevas que incluyó el INEGI en el ánimo de tener indicadores de desempeño y percepción de autoridades. Porcentaje de delitos denunciados ante el Ministerio Público a nivel nacional. Distribución de respuestas a la pregunta “¿Considera que en (ÁMBITO GEOGRÁFICO: PAÍS. en los casos donde el delincuente portaba alguna. Porcentaje de delitos denunciados en la República Mexicana de acuerdo a encuestas de victimización*. Pregunta del cuestionario aplicado en ENIS-7 de donde se advierte el pequeño porcentaje de delitos que llegan a tener un delincuente puesto a disposición de un juez.siempre? ¿la mayoría de las veces? ¿algunas veces? ¿nunca son castigados?” Porcentaje de la intención de denuncia a las autoridades en el caso de robo en vía pública en el auto o en la casa (a la persona o un familiar).. prevalencia de víctimas (victimización general) y porcentaje de hogares con menores de edad victimizados. Gráfico de seguimiento de la denuncia de los datos presentados en tablas por el INEGI. habida cuenta que el delincuente portaba arma. Figura 1: Figura 2: Figura 3: Figura 4: Figura 5: Figura 6: Figura 7: Figura 8: Figura 9: Figura 10: Figura 11: Figura 12: Figura 13: Figura 14: Figura 15: Figura 16: Figura 17: Figura 18: Figura 19: Figura 20: Figura 21: Figura 22: Figura 23: Figura 24: Figura 25: Figura 26: Figura 27: Figura 28: Número de preguntas en el cuestionario del hogar en ENSI-6 Y ENSI. a nivel nacional (se consideran todos los delitos. Respuesta a la pregunta sobre intención de denuncia en caso de secuestro de algún familiar. ENSI-6/ 2009. haya estado presente la víctima o no). por tipo delito a nivel nacional. Distribución de hechos delictivos en el conjunto de zonas metropolitanas de estudio (En ENSI-6 el conjunto es de 14 ciudades y en ENSI-7. los delincuentes son castigados . Porcentaje del total de delitos. Porcentaje de denuncia de delitos de acuerdo con la encuesta de victimización ENSI-7. a nivel nacional. Distribución de hechos delictivos 2009 y 2008 a nivel nacional.II. Distribución por tipo de extorsión a nivel nacional. en los que la víctima fue agredida con un arma. de acuerdo a una de las nuevas preguntas en la ENSI-7. Gráfico tomado del primer reporte de campo (sobre la primer semana) entregado por el INEGI a el ICESI sobre entrevistas completas con victimización y sin victimización por entidad. Porcentaje de víctimas según el número de visitas necesitadas hasta completar la entrevista. . Sección III del cuestionario del hogar de la ENSI-7. Distribución del seguimiento de la denuncia de los delitos que llegaron a una averiguación previa. Figuras del Capítulo II. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 6 Lista de figuras Figuras del Capítulo I. Porcentaje de delitos con presencia de armas.. ENTIDAD Y MUNICIPIO) por los delitos que cometen.7. Tasa de delitos por 100 mil hbs. Prevalencia de hogares con víctima Estructura de oportunidad delictiva Porcentaje de víctimas en cualquier parte de la República Mexicana en las zonas metropolitanas de estudio de acuerdo a las encuestas de victimización ENSI*.

ENSI-7/2010. Acciones que considera la población se deben tomar para mejorar la seguridad en su ciudad/localidad. Gasto promedio en medidas de seguridad por hogar que toma medidas de protección. (Delitos en que las víctimas acudieron al M.?”. Sexo del delincuente de los delitos ocurridos durante 2009.P. Porcentaje de la población de adultos que utiliza cada medio para enterarse de noticias sobre la inseguridad. según ENSI-7 y encuestas anteriores. según ENIS-7/2010. a partir de varias ENSI. Diagrama sobre la cifra negra a nivel nacional a partir de varias encuestas. a denunciar). Razones por la que no se fue a denunciar el delito. según el monto de la pérdida económica por el delito.P. Porcentaje de víctimas por sexo durante 2009. a nivel nacional. Distribución del tiempo que demoró realizar una denuncia ante el M.Lista de figuras RESULTADOS 7 Figura 29: Figura 30: Figura 31: Figura 32: Figura 33: Figura 34: Figura 35: Figura 36: Figura 37: Figura 38: Figura 39: Figura 40: Figura 41: Figura 42: Figura 43: Figura 44: Figura 45: Figura 46: Figura 47: Figura 48: Figura 49: Figura 50: Figura 51: Figura 52: Figura 53: Figura 54: Figura 55: Figura 56: Figura 57: Figura 58: Porcentaje de delitos denunciados en zonas metropolitanas de estudio (el número de zonas ha variado en cada encuesta). Porcentaje de denuncia ante el M. Principales problemas de la comunidad relacionados con la inseguridad declarados por los encuestados en ENSI-7. a: ¿Qué servicios le proporcionaron las autoridades o instituciones al ser víctima de un delito?) Porcentaje de mención de cada servicio que las víctimas de delitos en 2009 que acudieron al M. Razones por la que se denuncian los delitos. Edad del delincuente a nivel nacional en varias ENSI. . (Respuestas de las víctimas que acudieron al M.P. a nivel nacional. consideran deben ser proporcionados. Esquema de la victimización reincidente.P. a nivel nacional. Número de delincuentes por delito según varias ENSI. por parte de autoridades o instituciones. a nivel nacional. Distribución de calificación al trato recibido en el Ministerio Público en 2009. ENSI-7/2010. Percepción de las víctimas respecto al estado en que se encuentran los delincuentes. según ENSI-7/2010. ¿Lo hace con el temor de ser víctima de algún delito…. según ENSI-7/2010. (Se muestra el porcentaje de personas que dejó de hacer cada actividad el año de referencia). Distribución por sexo de las víctimas por tipo de delito. nivel nacional. Porcentaje de personas que ven noticieros de televisión y considera que el estado donde residen es inseguro. Principales causas de la delincuencia mencionadas en cualquiera de los primeros tres lugares por los encuestados.P. nivel nacional. Respuesta a nivel nacional a la pregunta: “Cuando sale de su casa. a: ¿Qué servicios considera que las autoridades o instituciones deberían proporcionarle a usted al ser víctima de un delito?). Afectación a la calidad de vida por la delincuencia a nivel nacional Medidas de seguridad tomadas por los hogares en México (porcentaje de hogares que tomaron cada medida). a nivel nacional.P. Resumen a nivel nacional de las respuestas a la pregunta ¿Considera que el tiempo o espacio que los medios de comunicación le dan a las noticias sobre delincuencia e inseguridad es…? ENSI-7/2010. durante la comisión del delito (nivel nacional). Delitos en que hubo averiguación previa. según ENSI-7/ 2010. según ENSI-7/2010 a nivel nacional (Respuestas de las víctimas que acudieron al M. Principales acciones para combatir la delincuencia que las personas dicen saber se han realizado en su ciudad/localidad. según ENSI-7/2010. 2009 porcentaje de univíctimas en años anteriores. Principales problemas de la comunidad relacionados con la inseguridad declarados por los encuestados en ENSI-7. Actividades que dejaron de hacer las personas durante 2009 por temor a ser víctimas de un delito. nivel nacional. a nivel nacional. según su exposición a noticias sobre criminalidad. en el conjunto de 17 zonas metropolitanas de estudio. según ENSI-7/2010. en 2009. Servicios recibidos por víctimas que acudieron al Ministerio Público a denunciar en 2009. a nivel nacional. Resumen de respuesta a nivel nacional a la pregunta ¿Con qué frecuencia ve lee o escucha noticias? ENSI-7/2010.

según ENSI-7/2010.. y sus respectivas cifras oficiales según el SNSP. Figura 66: Composición de la cifra real de la delincuencia Figura 67: Comparativo de los cinco estados de mayor incidencia delictiva por cada 100 mil habitantes según la ENSI-7. según ENSI-7/2010.? ) *La gráfica no muestra el porcentaje que dijo no saber o no quiso responder. Figura 64: Porcentaje de la población que considera el desempeño de cada autoridad en el combate a la delincuencia muy efectivo o algo efectivo. Figuras del Capítulo III. según ENSI-7/2010.. a nivel nacional. y poco efectivo o nada efectivo.Lista de figuras RESULTADOS 8 Figura 59: Respuesta a nivel nacional a la pregunta ¿Está usted de acuerdo con los operativos llevados a cabo por el gobierno federal en algunas ciudades del país en contra de la delincuencia organizada?* Figura 60: Porcentaje de la población de 18 y más años que identifica a las autoridades especificadas. Figura 63: Porcentaje de personas que han recibido intento de soborno de parte de cada autoridad según ENSI-7/2010. Figura 62: Porcentaje de personas que han recibido solicitud de soborno de parte de alguna autoridad. Figura 68: Marco Ecológico de la Delincuencia . y poco efectiva o nada efectivo. Cifra Oficial. a nivel nacional. a nivel nacional. Figura 61: Porcentaje de personas de 18 o más años según la confianza que le inspira cada autoridad mencionada (personas que dijeron conocer la autoridad). Cifra Oculta vs. según ENSI-7/2010 (Respuestas a: ¿Cuánta confianza le inspira. con lo que se completaría el 100% por cada autoridad. Figura 65: Porcentaje de la población que considera el desempeño de cada autoridad en el combate a la delincuencia muy efectivo o algo efectivo. a nivel nacional. en las 17 zonas metropolitanas de estudio.

Tabla I 1: Tabla I 2: Tabla I 3 : Tabla I 4: Tabla I 5 : Tabla I 6: Tabla I 7: Tabla I 8: Tabla I 9: Tabla I 10: Tabla I 11: Tabla I 12: Tabla I 13: Tabla I 14: Tabla I 15 : Tabla I 16: Tabla I 17: Distribución de no respuesta Distribución de la no respuesta por ser área insegura Desglose de la no respuesta en Chihuahua y Tamaulipas Distribución de las entrevistas incompletas clasificadas como no respuesta. Porcentajes de viviendas con entrevistas completas con victimización (01) y sin victimización (02) en las ciudades de estudio. Resultados ENSI-7/2010. según ENSI-7/ 2010. Porcentaje de hogares con menores de edad víctima de algún delito en la República Mexicana. según el reporte de la quinta semana de campo entregado al ICESI por el INEGI. (Estimación por intervalo) Porcentaje de hogares con víctimas durante 2009. 2008 y 2009. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 9 Lista de tablas Tablas del Capítulo I. Porcentaje de hogares con alguna víctima en la República Mexicana por entidad federativa de acuerdo con encuestas de victimización con años de referencia 2007. 2005. (Estimación por intervalo) Porcentaje de personas de 18 años o más víctimas de algún delito en el estado de residencia en 2009. en las ciudades de estudio de acuerdo con encuestas de victimización con años de referencia 2004.II. durante 2008 y 2009 por entidad federativa de acuerdo con encuestas de victimización. (Estimación por intervalo) Reclasificación de delitos tras revisión de variables originales de texto. Entrevista incompletas y sin información de persona elegida en las entidades con más frecuencia de este tipo de “no respuesta”. Porcentaje de hogares con alguna víctima menor de edad. según ENSI-7/ 2010. Porcentaje de personas de 18 o más años víctimas de algún delito en la República Mexicana. durante 2008 y 2009 en las ciudades de estudio de acuerdo con encuestas de victimización. Porcentaje de hogares con alguna víctima menor de edad durante 2009 en las zonas metropolitanas de estudio. (Estimación por intervalo) Porcentaje de personas de 18 años o más víctimas de algún delito durante 2009 en su ciudad. por entidad. Tabla II 9: . en las zonas metropolitanas de estudio. según ENSI-7/ 2010. Porcentaje de hogares con víctima en las zonas metropolitanas de estudio durante 2009 según ENSI-7/ 2010.. según ENSI-7/ 2010. Porcentaje de personas de 18 años o más víctimas de algún delito en su estado de residencia en 2009. según ENSI-7/2010. Porcentaje de hogares con alguna víctima en la República Mexicana. 2008 y 2009. de los hogares con algún miembro menor de 18 años durante 2009. Porcentaje de hogares con menores de edad víctima de algún delito en la República Mexicana. 2008 y 2009. (Estimación por intervalo). según ENSI-7/ 2010. en las zonas metropolitanas de estudio de acuerdo con encuestas de victimización. (Estimación por intervalo). (Estimación por intervalo). 2007. durante 2009 según ENSI-7/2010. por entidades. Porcentaje de personas de 18 años o más víctimas de algún delito en la República Mexicana en las zonas metropolitanas de estudio. Tasa general de incidencia delictiva en las zonas metropolitanas de estudio durante 2009. para las zonas metropolitanas de estudio. Porcentaje de personas de 18 o más años víctimas de algún delito en la República Mexicana. por entidad federativa de acuerdo con encuestas de victimización con años de referencia 2004. Tasa de incidencia delictiva por 100 mil habitantes en la República Mexicana de acuerdo con encuestas de victimización. Porcentajes de viviendas con victimización y sin victimización según reporte de la quinta semana de campo que fuera entregado al ICESI por el INEGI. (Estimación por intervalo). Delitos por víctima por entidad federativa durante 2009. Tablas del Capítulo II: Tabla II 1: Tabla II 2: Tabla II 3: Tabla II 4 : Tabla Tabla Tabla Tabla II 5: II 6: II 7: II 8 : Porcentaje de personas de 18 años o más víctimas de algún delito en la República Mexicana durante 2009. según ENSI-7/ 2010. por entidades.

durante 2009. 2009. Tabla II 21: Tasa diferenciada de delitos a las personas en 2009 por 100 mil habitantes de 18 y más años. según ENSI-7/ 2010. Tabla II 38: Tasa diferenciada de fraudes por 100 mil habitantes de 18 o más años. por entidad. a partir de ENSI-7/ 2010. (Estimación por intervalo). según ENSI-7/2010. durante 2009. Tabla II 22: Tasas de delitos a las personas por 100 mil habitantes de 18 y más años. (Estimación por intervalo). durante 2009 por entidad. (Estimación por intervalo). Tabla II 34: Tasa diferenciada de lesiones por 100 mil personas de 18 o más años. Tabla II 32: Tasa diferenciada de otros robos por 100 mil personas de 18 o más años. durante 2009 en las zonas metropolitanas de estudio. según ENSI-7/2010. por 100 mil habitantes de 18 y más años. por entidad. en las zonas metropolitanas de estudio. por entidad. Tabla II 19: Tasa diferenciada de delitos al hogar por mil hogares. (Estimación por intervalo). en 2009 a nivel nacional por tipo de delito. Tabla II 31: Tasa diferenciada de robo a transeúnte por 100 mil personas de 18 o más años. (Estimación por intervalo). Tabla II 27: Tasa diferenciada de robo total de vehículo por mil hogares. según ENSI-7/2010. según ENSI-7/ 2010. Tabla II 24: Tasa diferenciada de robo a casa habitación por mil hogares. durante 2009. por zona metropolitana de estudio. Tabla II 16: Tasa de incidencia de delitos al hogar por mil hogares a nivel nacional en 2009. (Estimación por intervalo). (Estimación por intervalo). robo total de vehículo o robo parcial de vehículo durante 2009. (Estimación por intervalo). (Estimación por intervalo). (Estimación por intervalo). por entidades según ENSI-7/ 2010. en las zonas metropolitanas de estudio. (Estimación por intervalo). (Estimación por intervalo). (Estimación por intervalo). según ENSI-772010. por entidad. durante 2009. según ENSI-7/ 2010. según ENSI-7/2010. Tabla II 15: Tasa de incidencia delictiva por 100 mil habitantes. según ENSI-7/2010. durante 2009. (Estimación por intervalo). según ENSI-7/2010. por entidad federativa. ENSI-7/2010. Tabla II 18: Tasas diferenciadas de delitos al hogar por mil hogares en 2009. durante 2009. por entidad. según ENSI-7/2010. según ENSI-7/2010. (Estimación por intervalo). según ENSI-7/ 2010. según ENSI-7/ 2010. según ENSI-7/2010. ENSI-7/2010. en 2009. según ENSI-7/2010. en zonas metropolitanas de estudio. Tabla II 36: Tasa de extorsiones por 100 mil habitantes de 18 o má años durante 2009. a partir de ENSI-7/ 2010. (Estimación por intervalo). (Estimación por intervalo). durante 2009 por entidad. (Estimación por intervalo). Tabla II 33: Tasa diferenciada de otros robos por 100 mil personas de 18 o más años. Tabla II 37: Tasa diferenciada de extorsiones por 100 mil habitantes de 18 o más años. Tabla II 25: Tasa diferenciada de robo a casa habitación por mil hogares. Tabla II 26: Tasa diferenciada de robo total de vehículo por mil hogares. según ENSI-7/2010.Lista de tablas RESULTADOS 10 Tabla II 10 : Porcentaje de hogares víctimas de robo a casa habitación. Tabla II 39: Tasa diferenciada de fraudes por 100 mil habitantes de 18 o más años. por entidad. (Estimación por intervalo). Tabla II 11: Porcentaje de hogares que sufrieron robo parcial de vehículos en su estado. . en 2009 en el conjunto de zonas metropolitanas de estudio. en las zonas metropolitanas de estudio según ENSI-7/ 2010. (Estimación por intervalo). Tabla II 30: Tasa diferenciada de robo a transeúnte por 100 mil personas de 18 o más años. -Se consideran hogares con vehículos particulares durante 2009). en las zonas metropolitanas de estudio. en las zonas metropolitanas de estudio. durante 2009. Tabla II 23: Tasas de delitos a las personas por 100 mil habitantes de 18 y más años. Tabla II 20: Tasa diferenciada de delitos a las personas en 2009. (Estimación por intervalo). según ENSI-7/2010. (Estimación por intervalo-. para el conjunto de zonas metropolitanas de estudio. durante 2009. Tabla II 17: Tasa de incidencia de delitos al hogar por mil hogares en 2009. por entidad. (Estimación por intervalo). durante 2009. (Estimación por intervalo). según ENSI-7/ 2010. Tabla II 29: Tasa diferenciada de robo parcial de vehículo por mil hogares durante 2009. Tabla II 12: Porcentaje de hogares que sufrieron robo parcial de vehículos en su estado. (Estimación por intervalo) Tabla II 13: Porcentaje de personas de 18 o más años víctimas de cada tipo de delito (considerado en le encuesta) ocurrido en la República Mexicana durante 2009. por tipo de delito. Tabla II 28: Tasa diferenciada de robo parcial de vehículo por mil hogares durante 2009. según ENSI-7/ 2010. según ENSI-7/ 2010 -Se consideran hogares con vehículos particulares durante 2009-. Tabla II 35: Tasa diferenciada de lesiones por 100 mil personas de 18 o más años. en las zonas metropolitanas de estudio. según ENSI-7/ 2010. a nivel nacional y en el colectivo de 17 zonas metropolitanas. en las zonas metropolitanas de estudio. (Estimación por intervalo). según ENSI-7/2010. (Estimación por intervalo). durante 2009 en las zonas metropolitanas de estudio. por entidad. (Estimación por intervalo). por entidad. según ENSI-7/2010. (Estimación por intervalo). (Estimación por intervalo). Tabla II 14: Tasas general de incidencia delictiva por 100 mil habitantes. durante 2009.

Tablas del Capítulo III. Tabla II 59: Tabla II 60: Denuncia y cifra negra en el delito de secuestro a partir de estimaciones conjuntas de varios años. según ENSI-7/2010. a nivel nacional. según ENSI-7/2010. a nivel nacional y global de ciudades. Porcentaje de hogares que tomaron al menos una medida de protección. ENSI-7/ 2010. Cifra Oculta vs. según ENSI-7/ 2010. Distribución de otras instancias a las que las víctimas reportaron el delito ocurrido durante 2009. (Estimación por intervalo). Tabla III 1: Incidencia Delictiva. Tabla II 58. Porcentaje de personas que dejaron de hacer algún tipo de actividad por temor a ser víctimas de un delito por entidad federativa. Porcentaje de cifra oculta (delitos sin averiguación previa) en las zona metropolitanas de estudio según ENSI-7/2010. Porcentaje de delitos a mano armada durante 2009 en las zonas metropolitanas de estudio. Tabla II 57.Lista de tablas RESULTADOS 11 Tabla II 40: Tabla II 41: Tabla II 42: Tabla II 43: Tabla II 44: Tabla II 45: Tabla II 46: Tabla II 47: Tabla II 48: Tabla II 49: Tabla II 50: Tabla II 51: Tabla II 52: Tabla II 53. Porcentaje de la población de 18 y más años que considera su municipio o delegación inseguro por entidad federativa. Tabla II 56. Porcentaje de víctimas por grupo nivel de escolaridad durante 2009. (Estimación por intervalo). (Estimación por intervalo). Porcentaje de la población de 18 y más años que considera su municipio o delegación inseguro por zona metropolitana. Porcentajes de respuestas afirmativas sobre los operativos del gobierno federal en las zonas metropolitanas de estudio. (Estimación por intervalo). Porcentaje de delitos a mano armada por entidad. ENSI-7/2010. Edad de los delincuentes por tipo de delito Número de delincuentes por tipo de delito en varias ENSI Porcentaje de personas de 18 o más años que consideran que los delitos aumentaron. Porcentaje de cifra oculta (delitos sin averiguación previa) por entidad en 2009. disminuyeron o siguieron igual en varios ámbitos. Porcentaje de la población de 18 y más años que considera su estado inseguro por zona metropolitana. México 2009. Tabla II 54. Porcentaje por grado de confianza que inspiran diversas instituciones en varias ENSI a nivel nacional (se exhiben porcentajes de respuesta en Mucha-alguna confianza / poca o ninguna confianza). a nivel nacional. Tabla II 55. Porcentaje de víctimas en jefes de hogar durante 2009. según ENSI-7/2010. según ENSI-7/2010. Sexo del delincuente por tipo de delito en varias mediciones ENSI. durante 2009. según ENSI-7/2010. Cifra Oficial . Porcentaje de la población de 18 y más años que considera su estado inseguro. Porcentaje de víctimas por grupo de edad y sexo durante 2009. (Estimación por intervalo). (Estimación por intervalo). a nivel nacional. (Estimación por intervalo). según ENSI-7/ 2010.

II. Resultados de la ENSI-7
RESULTADOS

12

Introducción
Durante décadas el Estado mexicano descuidó la generación de estadísticas en materia de victimización y seguridad pública. De hecho, la realización de estudios empíricos sobre criminalidad y victimización está prácticamente ausente en las agendas y presupuestos de las instituciones gubernamentales de los tres niveles: federal, estatal y municipal. Por esta razón, la sociedad civil organizada ha tenido que cubrir esos vacíos de información, no sin esfuerzos y obstáculos, pero finalmente lográndolo con calidad y con el reconocimiento nacional e internacional. Tal es el caso del Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad (ICESI), que desde su creación se ha distinguido por la elaboración de estudios académicos, pero sobre todo por ser el pionero en México en el diseño, aplicación y análisis de encuestas de victimización con cobertura nacional, estatal y a nivel urbano.1 Sin embargo, esta trayectoria del ICESI como rector de las encuestas de victimización se vio interrumpida, al parecer por presiones políticas en 2010. De tal suerte que el 16 de junio de 2010 se publicó en el Diario Oficial de la Federación un acuerdo en virtud del cual las Encuestas Nacionales de Inseguridad (ENSI’s) quedaban ahora bajo la responsabilidad exclusiva del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI). El 28 de julio de 2010 diversas organizaciones enviaron una carta al Presidente Felipe Calderón en su calidad de Presidente del Consejo Nacional de Seguridad Pública y a los demás miembros de dicho Consejo solicitando “la rectificación del acuerdo aludido a fin de que las encuestas nacionales sobre inseguridad sigan siendo conducidas por la sociedad civil, en particular por ICESI, quien desde el 2002 se ha dado a esa tarea con probidad y calidad”. 2 En respuesta, el Presidente Calderón declaró el 2 de agosto de 2010 en la sesión pública de los Diálogos por la Seguridad: “Soy sensible también al hecho de que en distintos foros se ha expresado una preocupación sobre los instrumentos de medición ciudadana, en particular, por ejemplo, sobre la participación del ICESI en la Encuesta Nacional de Seguridad. Reconozco el valor de la participación de la sociedad en la medición de los fenómenos delictivos. Nada más lejos de la intención de mi Gobierno que el prescindir de un instrumento de evaluación y monitoreo fundamental para el seguimiento de política pública en materia de seguridad, como lo es el esfuerzo del ICESI. Me ha informado el Secretario de Gobernación del avance en las conversaciones a fin de seguir contando con la valiosa aportación de esta Institución, y le instruyo a que concrete los mecanismos para institucionalizar la participación del ICESI en este tipo de mediciones.” 3 Lamentablemente esto no ocurrió así: el INEGI se hizo cargo de la ENSI 7.4 El 10 de noviembre el ICESI hizo público que había sido excluido de la realización de la Séptima Encuesta Nacional sobre Inseguridad (ENSI-7). Al no tener la rectoría y al haber sido excluido de decisiones y acciones cruciales, el ICESI no puede avalar los resultados de dicha encuesta. Desde hace ya muchos años la entonces Oficina para el Control de Drogas y Prevención del Delito de la Organización de las Naciones Unidas (ONUDD) advirtió que los países con frecuencia no revelan con precisión sus índices delictivos a sus propios ciudadanos, ya sea porque no cuentan con ella o bien porque su difusión puede generar reacciones adversas.5 El hecho que sea ahora el INEGI el que realice las encuestas de victimización rebasa las discusiones técnicas si se consideran las condiciones en que se dio el proceso de exclusión del ICESI de la ENSI. Dado que no existe una respuesta clara, pública y racional por parte de las autoridades involucradas sobre la exclusión del ICESI de su propia encuesta, es difícil avizorar el curso que tomarán las mediciones independientes de la victimización y la criminalidad en México.6 Ante esta situación de silencio y opacidad, sólo queda tratar de interpretar las acciones gubernamentales. La sociología de la negación7 nos ayuda a entender cómo en ocasiones los gobiernos prefieren callar las cosas que les incomodan; matizar o definitivamente esconder las cosas de las que todo mundo habla pero que según su visión sería mejor que no se conocieran: en este caso los datos de victimización e incidencia delictiva. Qué mejor para esconder una verdad que dejarle las mediciones en cuestión a un instituto formalmente autónomo que considera válidas las respuestas de los encuestados producidas en condiciones que comprimieron su libertad. En la ENSI-6 el ICESI no validó los resultados de Tamaulipas porque las entrevistas se realizaron en varias ciudades bajo la vigilancia de un grupo organizado, según un reporte del propio INEGI. Tampoco hubiera admitido la consistencia de cifras en entidades en las que, en la ENSI-7, las condiciones de inseguridad principalmente im-

Introducción
RESULTADOS

13

pidieron la aplicación de un tercio de los cuestionarios como se verá más adelante. Sin embargo, el INEGI “… procesa las respuestas que le proporcionan los entrevistados y pone a disposición de los usuarios las estimaciones que resultan. Los resultados reflejan la opinión de los entrevistados. Así es el caso de Tamaulipas y el resto de las entidades federativas”.8 He ahí un ejemplo de la diferencia que implica que sea un instituto público o ciudadano el que realice las encuestas de victimización. El INEGI habla de “criterios” diferentes. Para el ICESI debe existir una clara explicación criminológica del contexto social en que se realiza la encuesta para poder discernir si los cuestionarios aplicados y las condiciones en que se aplicaron pueden ser considerados como válidos para dar una estimación. El INEGI simplemente “refleja la opinión de los entrevistados”, de los que logró entrevistar claro está, ya que muchos de ellos, por ejemplo en Tamaulipas, no respondieron la encuesta precisamente por razones de inseguridad.9

El ICESI lamenta no estar en condiciones de avalar y mucho menos de garantizar la confiabilidad de la información generada. El sociólogo Pierre Bourdieu señala el riesgo de que prevalezca el interés político sobre la búsqueda objetiva de la verdad: 10 “Las problemáticas que proponen los sondeos de opinión están subordinadas a intereses políticos, y ello determina con fuerza a la vez el significado de las respuestas y el que se atribuye a la publicación de resultados. Tal como están las cosas actualmente, el sondeo de opinión es un instrumento de acción política…”11 La ENSI adquirió prestigio nacional e internacional. Era un instrumento confiable de medición del problema que más afecta e irrita a los mexicanos. El ICESI no pierde la esperanza de que más adelante se den condiciones para que la encuesta vuelva a ser ciudadana, objetiva y rigurosa.

Notas de la introducción
1 Se puede consultar el sitio: http://www.icesi.org.mx/estadisticas/ estadisticas_encuestasNacionales.asp 2 http://www.icesi.org.mx/publicaciones/comunicados/icesi_diario_de_yucatan.asp 3 Palabras del Presidente Felipe Calderón, Diálogos por la Seguridad, 2 de agosto de 2010, Residencia Oficial de los Pinos, México, D.F. 4 El INEGI, faltando a los principios más elementales de la honestidad intelectual, incluso violando su propio código de ética, publicó un documento titulado: Séptima Encuesta Nacional de Inseguridad (ENSI-2010): Síntesis Metodológica, sin hacer mención alguna al ICESI. El Código de Ética para los integrantes del Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica, al que está obligado el INEGI según lo establece el artículo 7 de la Ley del Sistema Nacional de Información, establece como uno de sus principios el de integridad, misma que fue vulnerada al no dar los créditos necesarios al ICESI sobre la propiedad intelectual y la autoría de la Encuesta Nacional de Inseguridad que viene realizando desde 2002. Al 31 de enero en la publicación disponible en la siguiente dirección: http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/espanol/metodologias/ encuestas/hogares/sm_ensi-07.pdf, no se otorgaba crédito alguno al ICESI, no sólo de la ENSI-7, sino de ninguna de las anteriores, no obstante que ya el titular del INEGI había reconocido el 23 de noviembre de 2010, en una carta dirigida al titular del ICESI que: ”… lamento profundamente que en el documento titulado “Séptima Encuesta Nacional sobre Inseguridad 2010: síntesis metodológica”, elaborado por las áreas técnicas, se haya omitido la participación del ICESI en estos esfuerzos y he dado instrucciones para que esto se corrija de inmediato”. 5 Cfr. United Nations. Global Report on Crime and Justice. Office for Drug Control and Crime Prevention. Centre International Crime Prevention, New York, Oxford University Press, 1999. 6 El INEGI anunció el 11 de enero de 2011 la creación del Centro de Excelencia para Estadísticas de Gobierno, Victimización, percepción de Seguridad Pública y Justicia, que tiene dentro de sus objetivos realizar “encuestas de gobierno, victimización, percepción de la seguridad pública y la justicia”. 7 Cfr. Stanley Cohen, States of Denial: Knowing about atrocities and suffering. Polity Press, London, 2001. 8 INEGI. “Posición del INEGI respecto a la Información sobre seguridad pública”, http://www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/espanol/ prensa/Boletines/Boletin/Comunicados/Especiales/2011/Enero/ comunica1.pdf 9 Ver el Capítulo I sobre revisión técnica. 10 De ahí el argumento recurrente del INEGI de que simplemente estaba obedeciendo un mandato del Consejo Nacional de Seguridad Pública. 11 Pierre Bourdieu. “La opinión pública no existe”, en Sociología y cultura, CNCA/Grijalbo, México, p.241.

II. Resultados de la ENSI-7
RESULTADOS

14

I. Revisión técnica
Ajustándose a recomendaciones internacionales12, el ICESI pretende en este reporte abordar la revisión sobre la confiabilidad, exactitud y utilidad de los datos; hasta donde es posible −porque no tiene conocimiento completo de la encuesta−, se pretende examinar las posibles fuentes de error de muestreo y no muestreo. Debe ser claro que al no tener el ICESI la rectoría de la ENSI-7, lo cual significa que no tuvo conocimiento ni control de todas las etapas, ni atribuciones para exigir reportes especiales, ni la facultad de tener observadores en campo en todos los estados, no puede dar garantía de la aplicación de esta encuesta, es decir no puede avalarla. Cualquiera que tome la base de datos, con ciertos conocimientos, puede extraer indicadores resultantes. Sin embargo, los comentarios que pueda aportar el ICESI, dada su experiencia, serán de utilidad para que investigadores que hagan uso de la base de datos estén prevenidos y tomen cautela a su discreción. Antes de comenzar con la revisión de la ENSI-7, cabe la siguiente reflexión de la ONUDD, que coincide con la filosofía con la que se creó el ICESI para hacer encuestas victimológicas en México: “A menudo es deseable separar al organismo u oficina que condujo [conduce] la encuesta y analizó [analiza] los datos de los organismos relacionados con las políticas gubernamentales a fin de garantizar que los resultados estén libres de influencia política. Esta separación puede también servir para incrementar la aceptación pública de los hallazgos de la encuesta”13.

I.1. Cuestionario
El cuestionario de una encuesta es un elemento clave, ya que de él se desprenden los indicadores de interés. El Consejo Técnico del ICESI cada año ha acostumbrado revisar el cuestionario a fin de incorporar cambios que se consideren necesarios cuidando con esmero su integridad y continuidad. Sin embargo, en esta ocasión, aunque el Consejo Técnico hizo su parte en este sentido, se recibió una versión de cuestionario del hogar por parte del INEGI con el aviso de que se pensaba cambiar el nombre de la encuesta a “Encuesta Nacional de Seguridad Pública y Justicia 2010”14. Cabe señalar que existían cambios y diferencias cruciales entre el cuestionario de hogar que entregó el INEGI por primera ocasión y los aplicados en años anteriores, ya que se ignoraban cuidados implementados por el ICESI como las preguntas filtro; también se cambiaba de manera importante las preguntas de percepción, de forma que no se hubiera tenido seguimiento de indicadores. Se dieron dos reuniones donde el INEGI presentó versiones del cuestionario, y tras ellas el ICESI envió por escrito observaciones sobre los cambios o preguntas que se pretendía incluir15. El 1º de julio el Consejo Técnico del ICESI se reunió y envió una carta al Presidente del INEGI haciendo ver que el cuestionario original de la ENSI fue elaborado por un grupo de expertos (en criminología, estadística, derecho penal, sociología, psicología) con los cuidados y conocimientos debidos, mientras que el que estaba proponiendo el INEGI se apartaba de los aplicados en encuestas anteriores, por lo que se perderían muchos indicadores.

Posteriormente, el ICESI y el INEGI fueron citados a una reunión en la Oficina de Presidencia el 9 de julio. Asistieron también autoridades del Sistema Nacional de Seguridad Pública, acompañando al INEGI. El ICESI llevó una propuesta que mantenía la estructura de los cuestionarios anteriores y sugería un módulo final con las nuevas preguntas del INEGI. Se planteó que era importante no alargar en demasía el tiempo de la encuesta de victimización, de manera que eso no fuera un factor que cambiara la disposición a responder y la atención del encuestado. La propuesta del ICESI no fue aceptada. Los argumentos planteados sobre deficiencias de preguntas específicas tampoco fueron aceptados, argumentando que se incluían por “mandato”. Finalmente el ICESI advirtió que la única manera en que se podía hacer la encuesta era bajo el formato de cuestionario al que se había llegado, que por fortuna guardaba el grueso de las preguntas de victimización y delitos de otras ENSI, así como la redacción de muchas preguntas de percepción, pero incluía muchas preguntas nuevas intrascendentes, o que se prestan a un mal uso o interpretación. Como es sabido el ICESI dio cuenta de la exclusión de la que estaba siendo objeto durante el proceso de desarrollo del cuestionario así como de otras etapas de la encuesta. El reporte operativo del INEGI es claro en la manera en que se trabajó el marco conceptual, los reactivos y el cuestionario. Es importante advertir que el propio INEGI señaló la falta de fundamento teórico conceptual en el proceso. A continuación se cita el Informe Operativo de la ENSI-716: “La participación del INEGI se centró en la revisión del cuestionario, identificando los temas ya estable-

” Cabe mencionar que el Cuaderno 4 del ICESI. también se trabajó en la elaboración del instructivo de llenado. Un ejemplo particular se aprecia en un estudio compara- . contiene el marco conceptual de la ENSI. se determinaron las variables e indicadores que se espera obtener con la información que se capte a partir del instrumento diseñado.7.I. A partir de las pruebas que hizo el ICESI y de los ejercicios en campo que pudo observar. Pero señala que se conserva el mismo largo de entrevista desde 200117. Es sabido que cambios en los instrumentos de medición son factores que introducen sesgos18 19. que antes era de 20 minutos. criterios de elegibilidad y situaciones especiales. Figura 1: Número de preguntas en el cuestionario del hogar en ENSI-6 Y ENSI. mismos que fueron elaborados por el INEGI para garantizar que correspondieran con los objetivos planteados). asimismo. existe la posibilidad de que se haya introducido un factor de tiempo y hastío en el encuestado. El trabajo de revisión del cuestionario se enfocó a las preguntas relacionadas con la percepción del trabajo de las autoridades encargadas de la seguridad pública y de los tres niveles gobierno. sino con la misma encuesta pues de allí deben salir mediciones comparables de un mismo país. el British Crime Survey (BCS) reporta un tiempo promedio de 50 minutos por entrevista. Haría falta un estudio específico para medir con exactitud. pero de acuerdo a otras experiencias es una hipótesis factible. la Dirección de Encuestas Especiales y la Dirección General Adjunta de Información de Gobierno. previo a la sección de victimización de la persona elegida. Técnicamente esto puede dar lugar a falta de atención y sesgos en las respuestas posteriores. Además dicha encuesta contiene módulos que se aplican sólo a submuestras por grupo de edad o raza. fue necesaria la participación de especialistas en materia de victimización y seguridad pública (para la revisión del instructivo de llenado del cuestionario. el tiempo de la entrevista de una persona sin victimización. la relación entre las variables de cada tema y los indicadores que se pretende obtener. Es importante señalar que al mantener todas las preguntas en el cuestionario del hogar. Para suplir la falta del fundamento teórico-conceptual del proyecto. El detalle no es la comparación con otros ejercicios. cuya tarea fue determinar el diseño y desarrollo de la encuesta. 44 para no víctimas y 66 para víctimas. Puede ocurrir que otras encuestas de otros países ma- nejen longitudes de cuestionario equiparables o mayores a la del cuestionario de esta última encuesta. la definición de conceptos y el propio instrumento de captación. en un estudio. ya que aún no se tiene el documento conceptual que sustente teóricamente la temática de estudio. Seguridad Pública e Impartición de Justicia del INEGI. El cuestionario de la ENSI-7 prácticamente se duplicó en número de preguntas y tiempo de respuesta (Figura 1). considerando las preguntas nuevas que incluyó en INEGI en el ánimo de tener indicadores de desempeño y percepción de autoridades. se alargó a 50 minutos o más. para lo cual se retomaron las definiciones de la ENSI-6 y se consultó bibliografía especializada para definir conceptos relacionados con la temática que se incorporó a la encuesta. publicado en 2009. Revisión técnica RESULTADOS 15 cidos a partir de las ediciones anteriores y los que se propuso para incluir en este proyecto. con variaciones según la habilidad del encuestador. precisar las definiciones básicas respecto a los objetivos de las secciones temáticas. El cuidado del ICESI por mantener el cuestionario lo más apegado al de encuestas anteriores fue signo de responsabilidad profesional y social. Por ejemplo. Se conformó un grupo de trabajo con personal de la Dirección de Diseño Conceptual de Encuestas Tradicionales y Especiales.

El INEGI indicó que la base de datos que se entregaría al ICESI incluiría la hoja de no respuesta y que en esta se identificarían los casos de código 13 (área insegura). se celebró la capacitación central de coordinadores estatales en Aguascalientes. El ICESI solicitó el esquema de la muestra. pero se les pidió que cualquier argumento o aclaración lo comentaran con el capacitador de manera que no se perdiera el control de grupo. el programa estaba inconcluso por lo que todas las observaciones encontradas eran importantes de atender. con el tema de “Victimización y delitos”. Se hicieron los trámites al término de la capacitación central.I. Dicha reunión se llevó a cabo el 16 de julio de 2010 en Aguascalientes. Por mencionar un ejemplo. Igualmente. con lo que con mucha probabilidad se optaría por no hacer el levantamiento en dicho lugar. pues también habría que tomar en cuenta en la interpretación. en la parte que explicaba la aplicación de la pregunta que indagaba sobre la aceptación o no de los operativos del gobierno federal en contra de la delincuencia organizada. sin participar. había un aula donde se capacitaba al personal técnico en el funcionamiento del cuestionario en minilap. c. detalles de la muestra y el manual de entrevistadores. los comentarios de aclaraciones y ejemplos por parte de los asistentes del ICESI fueron inevitables e importantes. Capacitación y verificación del programa en minilap El ICESI sólo consiguió escasos espacios donde se admitiera su participación o se le informara del desarrollo de la encuesta. se concertó una reunión previa a la capacitación donde el INEGI presentaría al ICESI el cuestionario en papel y en minilap (el cual estaba inconcluso). El ICESI solicitó se le informara de las zonas donde se eliminaron unidades primarias de muestreo por esta razón por estado y ciudades. Personal del ICESI estuvo presente en dicho grupo y tuvo la oportunidad de probar el programa del cuestionario y hacer señalamientos a las fallas que encontraba en su funcionamiento. A continuación se mencionan aspectos de importancia que fueron de conocimiento del ICESI en esta reunión: a. En primer lugar. I. El ICESI hizo también observaciones al manual de entrevistadores. personal del INEGI a cargo expresó directamente a las personas del ICESI que sería de utilidad contar con su apoyo en las capacitaciones estatales. entre otros20. lo cual pone en evidencia que la encuesta corría sin la notificación ni participación del ICESI. El ICESI mencionó la importancia de salvaguardar la seguridad de los encuestadores y que de haber situaciones como las de los halcones en Tamaulipas en la ENSI-6. El INEGI informó que las labores de la encuesta en cuanto a identificación de viviendas en campo comenzaron a principios de junio. Revisión técnica RESULTADOS 16 tivo de varias encuestas en Australia donde el contexto de la encuesta (preguntas previas a las de victimización) y fraseo de las preguntas fueron identificadas como factores que inducen diferencias en los resultados. Se advirtió que era de gran importancia conocer los detalles sobre este asunto. llegando al final de la capacitación central. aportando elementos al marco conceptual. y que la última fase de la planeación en campo terminó el 15 de julio (un día antes de la reunión en cuestión). que pueden ser de riesgo para los encuestadores. f. al consultar con los superiores del INEGI se les indicó que el ICESI solamente podría asistir como observador. Personal del ICESI estuvo presente en las aulas de capacitación durante toda la semana. se debería informar de inmediato a las partes involucradas en la encuesta. d.2. El ICESI explicó que eso sería mejor que recibir datos que no fueran sostenibles. Simultáneamente. Por otra parte. de manera que el ICESI pudo tener presencia . se indicaba que por “operativos” cabía entender también el alcoholímetro (incluso había una ilustración en el manual sobre el alcoholímetro en dicha sección). el ICESI enfatizó la importancia de conocer este tipo de no respuesta. un error importante era que en el manual. se informó que se estableció un código de NO-RESPUESTA nuevo − el código 13− que daría cuenta de los casos de “no respuesta por inseguridad”. para que finalmente se tuviera que informar de tal “situación de vigilancia” durante el trabajo de campo. ya que siendo el tema la inseguridad obviamente había que considerar los factores que pudieran afectar los resultados. Durante la semana del 19 al 23 de julio de 2010. Como se mencionó anteriormente. Se asignaría en los lugares donde los encuestadores no pudieran entrar por significar un riesgo a su persona. b. pues no se le había entregado nada al respecto. El INEGI informó que eliminaron del marco muestral las zonas más peligrosas. En ambas aulas. Esto lo conocían en el INEGI muy bien ya que acababan de pasar por el trabajo del censo. El formato de la reunión consistió en presentación de lo ya establecido o hecho por el INEGI. Sin embargo. Al inicio de la capacitación se concedió al ICESI una participación exclusivamente de 45 minutos. e. Cabe mencionar que.

La respuesta del INEGI a la solicitud de supervisión fue a través de un oficio que advertía que las personas que irían como observadores no habían sido capacitadas por el INEGI y que dicho instituto no reconocía al ICESI como un organismo que pudiera dar capacitación en lo que toca a la encuesta de victimización.I. hubo que solicitar que el ejercicio se hiciera sin mayor “acompañamiento al acompañamiento”. mientras. y lo que ha hecho el ICESI en las ocasiones que ha realizado la encuesta con organismos distintos al INEGI. Marco muestral En una reunión previa a la capacitación21 el INEGI co- . mentó que se habían eliminado del marco muestral zonas que eran demasiado inseguras. obviamente para no introducir más factores que influyeran en el encuestador.3. Así pues. Tamaulipas: en la muestra seleccionada se detectó un control (lo cual es parte de una UPM. El ICESI tramitó con el INEGI asistir en una primera fase a 5 entidades que fueron: Hidalgo. El último día de la capacitación se inició el trabajo de levantamiento en campo y al final del día se hizo un foro de intercambio de experiencias en cada estado. Este tipo de supervisión. Se indicó que quedaría así mientras no cambiaran las condiciones. Las autoridades del INEGI comentaron que esto no afectaba a la ENSI y simplemente quedaría como parte de la no-repuesta. lo que se hizo fue asignar una doble selección de viviendas (en este caso 10 viviendas adicionales) en otro control perteneciente a una UPM clasificada con el mismo estrato. Revisión técnica RESULTADOS 17 solamente en 3 capacitaciones estatales los últimos dos días del programa (que constaba de 5 días). se avisó al INEGI que se haría la supervisión por acompañamiento en todas las entidades. Debido a que en todo caso se sumó personal de supervisión u oficinas del INEGI. Estado de México. que actuarían como “acompañantes” u observadores. que resulta normal para casas encuestadoras privadas e incluso debe tomarse como apoyo del proceso. El ICESI refirió a autoridades del INEGI las observaciones captadas en el corto lapso que estuvo como observador de capacitaciones. se llevó a cabo una capacitación a cerca de 20 personas con experiencia previa como supervisores. Morelos. Con la experiencia y conocimiento que tiene el ICESI de las seis encuestas anteriores. no es admisible en el INEGI. quedó como no-repuesta todo el control de 20 viviendas. La idea es divulgar los problemas encontrados de manera que todos los que estén incurriendo en tales situaciones o errores los puedan corregir. Supervisión en modalidad de observación en campo El INEGI aceptó tener una supervisión por parte del ICESI restringida a la modalidad de acompañamiento en campo. y hacer ciertas verificaciones de acuerdo a las indicaciones sobre las que se les instruyen. Es decir se eliminó del marco muestral. Pero igualmente esos ejercicios permitieron esbozar puntos clave de observación para capacitar a un mayor número de personal como observadores. el municipio de Moris no entró un control para selección de la muestra. es la supervisión de tipo “de regreso a casa”. Para llevar a cabo este proceso. la modalidad de supervisión en el modo de acompañamiento fue la aceptada. • Durante el levantamiento: En Coahuila. Es decir. En cada una de estas entidades hubo un observador (personal interno del ICESI) durante un día de trabajo en campo. El Manual para encuestas de victimización de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) indica que al publicar resultados también se debe dar otro tipo I. Esta consiste en que un supervisor acompañe al encuestador y tome nota de las fallas en que incurre durante el desarrollo de la entrevista.4. Lo ideal. y contiene 10 viviendas) identificada como zona de alto riesgo ó inseguridad. entre otras razones. puesto que a partir de otras encuestas se identificó como zona de alto riesgo ó inseguridad. los supervisores externos necesitan contar con los cuestionarios llenados de cierto número de viviendas (el número y selección de viviendas a revisar es diseñado previamente). El resultado fue que el ICESI no pudo supervisar como se había acordado previo al levantamiento de la encuesta (en 27 entidades del país no se hizo ninguna supervisión y en cinco una supervisión parcial pues fue sólo de un día de trabajo de campo). En su informe operativo el INEGI menciona el marco muestral de la encuesta pero no hace mención a situaciones como las advertidas arriba23. por lo que se requería de los datos de contacto en cada entidad. Se entregó al INEGI un documento sobre los puntos observados que se consideraron importantes de mencionar. con el afán de transmitir detalles que deberían ser atendidos. I. ubicación de viviendas y demás partes del proceso que debe seguir. arguyendo que la ley del Sistema Nacional de Información Estadística y Geografía denota la información vertida en cuestionarios como material confidencial. Aguascalientes y Zacatecas. municipio de Morelos un control se le asignó código 13 (el nuevo código de no respuesta por área insegura). • Caso antes de seleccionar la muestra: En Chihuahua. el ICESI fue informado de las siguientes tres situaciones que tienen que ver con el marco muestral o la muestra seleccionada22: • Caso después de seleccionada la muestra: En Nuevo Laredo. Posteriormente.

En la pasada Encuesta Internacional sobre Criminalidad y Victimización (ENICRIV. Pudiera argumentarse que los casos son pocos como para esperar un efecto. En la ronda de 2004/05 la tasa de respuesta promedio de todas las encuestas nacionales fue de 51%. Revisión técnica RESULTADOS 18 de información. lo que en el gráfico que sigue es claro al comparar la victimización de los casos donde se completa la entrevista en la tercera o cuarta visita con aquellos que se completaron en la primera o segunda visita. el hecho de eliminar partes del marco muestral o tener acciones especiales con parte de la muestra por el problema de estudio. Según Stangeland (1996) existen dos hipótesis centrales y opuestas sobre como la no respuesta en encuestas de victimización pudiera sesgar resultados28: a) en la primera se argumenta que las personas que no responden tienen un estilo de vida que les da mayores probabilidades a resultar víctimas de algún delito.5. se ha detectado una tendencia a mayor victimización según se incrementa el número de visitas requeridas para obtener respuesta de la persona elegida en el hogar. En particular. En México. Sin embargo ello no supone que en otros ejercicios. Ciertos investigadores (Mayhew. Es decir. los que no responden son menos victimizados. Internacionalmente se ha estudiado el efecto del medio de aplicación de una encuesta en la no respuesta. Estadísticamente representa un problema porque el grado de generalidad de la población bajo estudio es distinto al de la población de la que se extrae la muestra25.I. de igual manera se citan los mismos dos ángulos de cómo la no respuesta puede afectar la respuesta. por lo que este tipo de no respuesta tendería a subestimar la criminalidad. como fuentes de posibles sesgos. de manera que las respuestas no resulten sesgadas según el grupo que se dispone a contestar. bajo otras circunstancias no se pueda tener esta asociación. 1997) en otras partes del mundo no han encontrado relación entre la tasa de respuesta y la tasa general de victimización29. entre otros detalles24. Obviamente. estas situaciones en encuestas victimológicas sesgan los resultados. Otros estudios buscan ver la relación entre la no respuesta o respuesta con la victimización. a diferencia de lo que se vio en la encuesta internacional (ICVS/04-05). Se observaron en Europa variaciones del 36. por ejemplo. los indicadores de promedio de la población habrán sido subestimados. mayor tendencia a que haya sido víctima. Esta se da por diversas razones y dependiendo del tema de la encuesta puede tener mayor o menor magnitud. y por lo tanto. I.9% en Finlandia. o ICVS por sus siglas en inglés. En una encuesta sobre inseguridad. En las encuestas victimológicas. International Crime Victim Survey). Van Dijk. Por ello no es tan relevante el tamaño de la no respuesta como la posible asociación de ésta a un factor relacionado con el problema de estudio. ya que la razón por la que se toman acciones sobre el marco o la muestra. pero sí es un as- pecto que se debe reportar. no sólo debe ser reportado al momento de rendir informes sino que puede dar lugar a toma de decisiones sobre el desarrollo de la propia encuesta. si se aplica la encuesta de manera telefónica o cara a cara. No respuesta En toda encuesta siempre hay cierto porcentaje de no respuesta. b) la segunda hipótesis sostiene que entre los que responden. Es como si se estuviera haciendo un estudio sobre masa corporal de los habitantes y se excluyera a personas obesas porque la báscula con la que se cuenta no es capaz de sostener su peso. Méndez26 y Kish27 señalan entre las fuentes de sesgo la divergencia de cobertura del marco de la población objetivo. por cuanto no se observaron diferencias de la victimización según el número de intentos para lograr la entrevista (telefónica en esos casos). mientras más difícil de conseguir una persona. en parte. Estadísticamente es deseable que la no respuesta tenga un comportamiento aleatorio. la no respuesta ha sido un tema de discusión. se relacionan al problema de estudio. El detalle es que eso no es algo que se deba tener como supuesto. o la victimización con el medio utilizado en la entrevista.9% en Luxemburgo al 56. hay personas que simplemente están “deseosas de hablar” sobre las experiencias que han sufrido. . subcobertura y fuentes de error por la no respuesta.

Posiblemente. o su cancelación en la zona. lo cual fue detectado en campo por los propios encuestadores del INEGI. Contrapuesto a las dos tesis antes mencionadas. además de que existe asociación con la delincuencia común. El hecho de no poder realizar la encuesta por la inseguridad en áreas de viviendas seleccionadas. vale la pena recordar otras situaciones encontradas en la ENSI-6 con mayor especificidad. el INEGI decidió repetir la encuesta en dicho estado. Después de reportes que no dilucidaban ninguna anormalidad. Seguridad Pública e Impartición de Justicia del INEGI presente en la sesión aclaró que. básicamente una victimización muy baja que contrastaba con otras fuentes de información disponibles. Por otra parte. el formato llevaba el logotipo de la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP). Revisión técnica RESULTADOS 19 Figura 2: Porcentaje de víctimas según el número de visitas necesitadas hasta completar la entrevista. Conservando aún la rectoría de la encuesta. ENSI-6/ 2009. Muchas de estas situaciones se deben al crimen organizado. En la ENSI-6 (realizada en 2009) el ICESI detectó anomalías en los primeros resultados del estado de Tamaulipas. que no es lo que mide la encuesta. En tales casos es de mayor prudencia no arriesgar a los encuestadores y tomar decisiones en torno al modo de realizar la encuesta. el ICESI solicitó al INEGI se reportara con mayor especificidad qué había ocurrido en el trabajo de campo. pues desconocía por completo la etapa de pruebas del cuestionario en campo y más aún que se hubiese utilizado un logo gubernamental en una encuesta de origen ciudadano. en la historia mundial de encuestas de victimización es la primera vez que se señalan nuevos problemas que conciernen tanto a la no respuesta como a la respuesta bajo circunstancias que son factores introductores de sesgo. La situación se ha traído a colación en el documento para demostrar cómo la presencia o sugerencia de autoridades pueden intimidar a las personas que responden. pero sin duda conforman una condición de levantamiento fuera de lo normal. En cuanto a la intimidación que puede ejercer la presencia de autoridades durante el levantamiento. b) respuestas bajo situaciones que intimiden a los encuestados. o realizar la encuesta en condiciones de vigilancia. en efecto. es importante señalar que en la capacitación de la ENSI-7 hubo coordinadores que manifestaron que en las pruebas de cuestionarios que estuvo haciendo el INEGI para esta encuesta (actividad de la que no estuvo enterado el ICESI hasta ese momento). los encuestados confundían a los encuestadores con policías o personal de gobierno. Todo esto se comentó en la sesión de capacitación. persiste la duda de que se hayan repetido. tenderá a una subestimación de las mediciones de criminalidad.I. pues reflejan situaciones nunca antes reportadas en este tipo de encuestas. por lo que. y que por ello “mucha gente no contestaba” y los “veía con desconfianza”. Pero lo cierto es que el hecho y la respuesta recibida a las dudas y preguntas espontáneas del ICESI tienen un mayor significado ya que enfatizan la falta de conocimiento sobre la naturaleza de la encuesta por parte de quienes tuvieron la coordinación de la ENSI-7. fue un error el haber usado el logo de la SSP. por lo que consideraban atinado el que se hubiese quitado dicho logo del cuestionario. ya que “debió ser el del Sistema” (refiriéndose al Sistema Nacional de Seguridad Pública). dado el antecedente y ciertas extrañezas difíciles de explicar criminológicamente. Para apreciación de coordinadores estatales. lo cual sí mide la encuesta. la forma como se desarrolló ésta sin darle participación al ICESI y las concesiones hechas a instancias gubernamentales en una encuesta que hasta entonces era ciudadana. Junto con la base de datos del segundo ejercicio entregó un reporte donde se mencionaba que la en- . Cabe añadir que dichas declaraciones surtieron sorpresa en el personal del ICESI. Situaciones de ese tipo no han sido mencionadas por el INEGI en ningún reporte de la ENSI-7. como presencia u observación de personas extrañas30 o autoridades tenderán a sesgar las respuestas de manera que también se subestimarán las mediciones de criminalidad. son factores que sin lugar a dudas se relacionan al objeto de estudio. es preciso señalar las siguientes: a) no respuesta por causas que se relacionan con la inseguridad. Un funcionario de la Dirección Gene- ral Adjunta de Información de Gobierno.

No se han encontrado referencias internacionales sobre situaciones como las que se conocieron en la ENSI-6 y presumiblemente se volvieron a experimentar en el pasado levantamiento de la ENSI-7. Igualmente se advirtió la importancia de que un órgano rector de una encuesta victimológica tenga conocimiento de todas las fases. se realizó de manera que la posibilidad de sesgo (respuestas falsas) por el temor de los entrevistados era enorme.54 % del estado). Llama la atención de que a esas fechas solamen- Tabla I 2: Distribución de la no respuesta por ser área insegura . Por lo tanto. Tabla I 1: Distribución de no respuesta El estado con mayor número de viviendas que no se pudieron encuestar por estar en áreas inseguras fue Tamaulipas. Por tal razón. Por ello resulta aún más relevante el antecedente que se pueda crear con la debida identificación y reporte de acciones en torno a estas situaciones en encuestas victimológicas. Contrasta que se mencione este tipo de incidencias en el censo.I. Nuevo león o Chihuahua. sobre el tema de inseguridad. el ICESI se percató que no se le había entregado la parte sobre la no respuesta y las visitas. Coahuila. Lamentablemente. que se relacionan (o se pueden relacionar) con el crimen organizado. pero también se apunta la presencia de este problema en Chiapas y Chihuahua. los parcos reportes de campo y las omisiones del INEGI. Indudablemente. y las mediciones relativas a la victimización y la delincuencia. dicha “vigilancia” fue un factor intimidatorio para las personas que respondían o para causar negativas de respuesta. te se haya mencionado ese caso. decidió que los resultados de ese estado no eran válidos. como consta también en artículos periodísticos32 donde se dice que Tamaulipas fue el estado donde este problema se presentó con mayor frecuencia ya que 354 manzanas no pudieron ser censadas (0. También es relevante el hecho de que finalmente en Coahuila no se encontrara tal código en la base de datos. Más aún. Sin embargo. ni en la entrega de la base de datos ni en la publicación de resultados. Los reportes públicos de dicho ejercicio mencionan que hubo áreas que no pudieron ser censadas por problemas de inseguridad. Revisión técnica RESULTADOS 20 cuesta había sido levantada en ambos casos y en varias plazas importantes de Tamaulipas bajo la vigilancia de personas extrañas a las que llamaban en el reporte halcones. y no los de Tamaulipas. Sólo se conocen señalamientos en el sentido de que los fenómenos del crimen organizado son cada vez más importantes y requieren del desarrollo de nuevos métodos de estudio y medición. El conocimiento criminológico fue esencial para detectar la anomalía y para entender la relación de dicha situación con los resultados. al mes siguiente. al no reparar en esas condiciones de levantamiento en el monitoreo de campo. se había asignado código de no respuesta de área insegura a un control de la muestra (ver sección de “Marco muestral”). Evidentemente hay una diferencia entre el conteo de viviendas y personas. limitan los elementos interpretativos y de toma de decisiones para solventar experiencias futuras en nuestro país o en otros lugares del mundo. Cabe la posibilidad de que en los días de recuperación de entrevistas hubiesen podido entrar al área. no era factible rastrear las áreas inseguras y otras causas. y se detectaron zonas que se catalogaron como áreas inseguras. Las autoridades del INEGI indicaron que esto no representaba un factor que altere el conteo significativamente. La encuesta no se realizó en ninguna de las dos ocasiones en condiciones normales. y tenga la capacidad de exigir reportes o aclaraciones. Descripción de la no respuesta en ENSI-7 Al recibir el 14 de noviembre de 2010 la base de datos. En Nuevo León y Chihuahua se dio esta situación aunque en menor cantidad como muestra la tabla a continuación. Persiste entonces una duda mayor: ¿habrá otros lugares con este tipo de problema? El censo 2010 fue levantado un mes antes que la ENSI-7. como indica la tabla a continuación. aspecto del que no se repara en los documentos del INEGI. El 2 de septiembre el ICESI fue informado de que en el municipio de Morelos. Tal información se recibió 10 días después de manos del Centro Nacional de Información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública 47 –lo cual resulta importante de advertir−. lo importante de sacar a la luz es que hubo problemas de levantamiento por inseguridad en el estado de Coahuila también. pero no se haga mención de estas situaciones en una encuesta que se realiza. el ICESI. como apunta Alvazzi31 .

la falta de conocimiento del tema de estudio durante el monitoreo del levantamiento impidiendo la toma oportuna de decisiones y la necesidad del cuidado en la interpretación y valoración criminológica que se pueda dar a los datos resultantes en dichos estados. Si la entrevista se interrumpió en otro punto. Revisión técnica RESULTADOS 21 El desglose de la no respuesta es importante de ser observado de manera específica en Chihuahua y Tamaulipas. por falta de tiempo u otras razones. y es dicha persona quien debe responder el resto del cuestionario. En la ENSI-6. código D (Con información incompleta del hogar): “Se utiliza este código cuando se haya obtenido información parcial (aunque sólo haya contestado una Tabla I 3 : Desglose de la no respuesta en Chihuahua y Tamaulipas . se tuvo en Chihuahua 340 casos de no respuesta por ser viviendas deshabitadas. Éstas son entrevistas que por algún motivo no fueron culminadas. entonces se clasifica el estatus de la encuesta como ”sin información de persona elegida”. El problema de viviendas que permanecen hoy en día deshabitadas por los problemas de inseguridad en el norte del país es cada vez más evidente. Cabe citar la descripción del manual de entrevistadores del INEGI sobre entrevistas incompletas: • En relación al hogar. El primer informante es una persona de 18 o más años que abre la puerta al encuestador y responde preguntas sobre la información sociodemográfica del hogar y sus integrantes.873 y 3. en la que se indaga de manera general si alguien del hogar fue víctima de delito en el periodo de estudio. estos son subestimaciones de la realidad. Así también responde la primera sección sobre víctimas del hogar. entonces el estatus se clasifica como “Incompleta”. Todo ello ilustra condiciones de levantamiento fuera de lo normal. donde los tamaños de muestra fueron de 4. En los casos de Chihuahua y Tamaulipas existen evidencias para pensar que. Con un tamaño similar de muestra. Las ENSI’s están diseñadas de manera que hay dos personas claves que responden la encuesta. Cuando se tiene la primera parte del cuestionario respondida por el primer informante pero no se logra el contacto o la anuencia de la persona seleccionada para hacer la entrevista. realizada en marzo de 2009. en la ENSI-7 se registra un incremento de 68% en este tipo de no-respuesta en el mismo estado (232 viviendas deshabitadas más que en la ENSI-6). cualquiera que sean sus resultados. 33 En Chihuahua hubo 572 (cerca del 12% de la muestra estatal) que se encontraron deshabitadas. Entrevistas incompletas dentro de la no respuesta En toda encuesta es normal que al cierre de actividades de campo quede un cierto número de entrevistas incompletas.I. y en Tamaulipas 323 que representan 9% de la muestra del estado. Posteriormente se elige un miembro del hogar de 18 o más años de manera aleatoria34.500 viviendas respectivamente. usualmente porque el encuestado no está dispuesto a responder en su totalidad.

También registrarás este código cuando obtengas información parcial (aunque sólo haya contestado una pregunta) a partir de la sección IV. No existen tampoco en la base de datos de respuestas. Se aprecia que los estados con mayor número de casos de entrevistas incompletas fueron Nuevo León. la base de la ENSI-7 que se entregó al ICESI. . Si la vivienda se compone de más hogares. Anota en el apartado de Observaciones del cuestionario electrónico. II y III.5% y en Sinaloa el 1. Al considerar los casos de entrevistas incompletas o sin información de la persona elegida en Nuevo León y Tamaulipas se tiene más del 5% de la muestra del estado. en Chihuahua. Percepción sobre seguridad pública. La inconsistencia mencionada es grave por la desconfianza que siembra. el cuidado que se deba tener en el análisis por los faltantes de preguntas particulares. no habla español.7% de su tamaño de muestra. estas deberían aparecer en la base de datos. 20 o cualquier número las logradas. Tamaulipas. Tan es así que en cualquiera de las ENSI’s anteriores. Tabla I 4: Distribución de las entrevistas incompletas clasificadas como no respuesta. II. se encuentra de manera inusual que las entrevistas incompletas y las que no tienen la información de la persona elegida se encuentran numeradas en la tabla de no respuesta (Tabla I-1). se tiene cuenta de las entrevistas incompletas en la base de datos. no cabe más que pensar que los datos conseguidos de manera incompleta fueron eliminados de la base de datos y considerados no respuesta total. hicieron el módulo de delitos y los módulos de último delito correspondientes. más allá de lo que pueda representar o cambiar un cierto número de respuestas parciales sin rastro. Guerrero y Jalisco (Tabla I-4). código 04 (Entrevista incompleta ): “Cuando la vivienda se compone de un solo hogar y le asignaste el código D. se negó a proporcionar la información sobre inseguridad. Si existen más hogares en la vivienda. Por lo tanto. la información que permita justificar la asignación de este código. debido a que se encontraba ausente al momento de la visita. entonces a la vivienda se le asigna el código 03”. Víctimas del delito en el hogar. Revisión técnica RESULTADOS 22 pregunta) de las secciones I. Es tarea de quien analiza posteriormente. entonces a la vivienda le corresponderá este código. o a alguna otra causa. pero se reitera que es algo que normalmente debe estar en la base de datos. en Oaxaca el 3. Guerrero y Jalisco más del 2. 10. pero posteriormente no se logró la entrevista con la persona seleccionada.”37 • En relación a la vivienda. Todas las personas que contestaron el módulo de hogar y fueron víctimas. Registra la fecha y hora en que regresarás en la parte de Observaciones de la forma de control ENSI-07. Integrantes del hogar y características sociodemográficas y III. Sin embargo.38 Una base de datos debe contener todas las respuestas logradas en un levantamiento.I. para que a la vivienda se le pueda asignar este código.2%. ya que la persona elegida no pudo proporcionarte información (a partir de la sección IV). Residentes en la vivienda e identificación de hogares. no contiene los datos de este tipo de entrevistas. debido a que el o la informante interrumpe la entrevista por alguna causa. Sea una respuesta. y tienes combinaciones del código C con los códigos A y B. tanto completas o incompletas en cualquiera de sus modalidades. los datos de las personas que llegaron a contestar la primera sección sobre víctimas del hogar. código C (Entrevista sin información de la persona elegida): “Registras este código cuando en el hogar únicamente captaste información de las secciones I. código 03 (entrevista sin información de la persona elegida) : “Este código se asigna cuando la vivienda se compone de un solo hogar y que a éste le hayas asignado el código C. Sin embargo.”36 • En relación al hogar. Oaxaca Chihuahua.”35 • En relación a la vivienda. todos deberán tener como código de hogar el D.

I. Reportes de campo El 11 de agosto el ICESI recibió un primer reporte de campo por parte del INEGI.80% correspondía a entrevista completa con victimización y 14.31%. con una entrevista completa de 16. Por otra parte. no se hacía mención de ningún otro punto. El reporte indicaba que en la primera semana de levantamiento hubo un avance de 27.I. de la cual un 1. .23% sin victimización. junto con la distribución de la muestra y las últimas versiones de cuestionario en formato “pdf”.41%. resultaba difícil apreciar las cantidades.87% y una no respuesta del 9.6. Aunque había un par de párrafos cortos sobre los dos gráficos. también se reportaba una entrevista incompleta de 1.03%. Figura 3: Gráfico tomado del primer reporte de campo (sobre la primer semana) entregado por el INEGI al ICESI sobre entrevistas completas con victimización y sin victimización por entidad. como se advierte en la figura 3. Seguía un par de gráficos por entidades y ciudades respectivamente sobre las entrevistas completas por tipo (con victimización o sin ella). Revisión técnica RESULTADOS 23 Tabla I 5 : Entrevista incompletas y sin información de persona elegida en las entidades con más frecuencia de este tipo de “no respuesta”.

Distrito Federal y Zacatecas al reportar menos del 12%. Tabla I 7: Porcentajes de viviendas con victimización y sin victimización según reporte de la quinta semana de campo que fuera entregado al ICESI por el INEGI. . Acapulco.12% 40 El monto de viviendas pendientes está siendo afectado principalmente por el código 03 Entrevista sin información de la persona elegida. Nuevo Laredo.67% corresponde a entrevista completa con victimización y 71. Por otra parte. con una entrevista completa de 79. Tabla I 6: Porcentajes de viviendas con entrevistas completas con victimización (01) y sin victimización (02) en las ciudades de estudio. en dicho reporte también se mostraban gráficas y algunos datos sobre el avance. Revisión técnica RESULTADOS 24 Se citan a continuación los dos primeros párrafos del informe de la quinta semana de levantamiento39: “En la quinta semana de levantamiento se tiene un avance (viviendas visitadas) del 99. Cd. Nuevo León y Tamaulipas. Quintana Roo.5% a sin victimización. mientras que en caso contrario. mientras que a la no respuesta le afectan los códigos 08 Ausencia de ocupantes y 10 Vivienda deshabitada”.5% de las coordinaciones estatales reportaron un porcentaje menor al 15% de no respuesta entre las cuales destacan Sonora.69% y una no respuesta del 18.I. Sobre la no respuesta en particular cabe citar el texto: “El 48. por lo que el 9 de septiembre el INEGI entregó las tablas con los porcentajes de entrevistas completas con victimización o sin victimización (códigos 01 y 02). Con una no respuesta superior al 25% destacan Chihuahua.17 por ciento”. “El área metropiltana de la Ciudad de México 1 (correspondiente al Distrito Federal). según el reporte de la quinta semana de campo entregado al ICESI por el INEGI. * El dato “nacional” en esta tabla se refiere al global de ciudades * El código 60 en entidad corresponde a la coordinación de México oriente.17%. Cancún y Monterrey. Por otro lado se presenta una entrevista incompleta de 2. sobrepasan el 25 por ciento.98%. Juárez. de la cual el 7. el ICESI solicitó se proporcionaran las tablas correspondientes a las gráficas. siendo este último el que mayor porcentaje de no respuesta reporta con 29.” Como el reporte no incluía tablas de datos sino gráficos en los que era difícil apreciar las cantidades. entrevistas incompletas y no respuesta. presenta un porcentaje de no respuesta menor al 11%.

No se pudo conocer el detalle de zonas donde se hayan podido encontrar dificultades de ningún tipo. No se hizo mención a que ciertas situaciones del levantemiento se consideraran fuera de lo normal. Pero su relevancia no radica sólo en eso. el ICESI tuvo la capacidad de pedir reportes que explicaran incongruencias percibidas con conocimiento criminológico de estos lugares.”41 Cabe señalar que en la ENSI-6. de manera que indique adecuadamente a la persona seleccionada la importancia del tema. Sin embargo sí es lógico que a nivel nacional (lo que implica una muestra muy grande). se utilizó un cuestionario en papel. como órgano rector. La sección hace ver al primer informante el tema de la encuesta. el conocimiento de situaciones anómalas en Tamaulipas y Tabasco se tuvo por un reporte de campo que indicaba las situaciones de vigilancia y los errores técnicos del levantamiento. Revisión técnica RESULTADOS 25 Los reportes de campo recibidos fueron limitados. hace mención a problemas de inseguridad en términos operativos sin atribuirles mayor significado. por falta de energía en las pilas del equipo de cómputo o bien por estrategia. Aunque no cuenta con la rigidez de la sección de victimización que se aplica a la persona seleccionada. Tendencias Las condiciones descritas previamente siembran dudas sobre el proceso de la encuesta. de manera que se tomara como advertencia en las interpretaciones y análisis. En esa ocasión.7. capturado posteriormente y resguardado en la oficina estatal. Figura 4: Sección III del cuestionario del hogar de la ENSI-7. da cuenta de los hogares victimizados según el conocimiento de experiencias entre los integrantes de un hogar. “En los casos donde no pudo levantarse la entrevista en el cuestionario electrónico. Cabe mencionar que en ocasiones las tendencias son las que evidencian congruencias o incongruencias a diferencia de ciertas mediciones no se consideran comparables en cuanto a magnitudes. No se espera que su medición coincida con la de personas. Con tales detalles en perspectiva en encuentran ciertos comportamientos de los datos difíciles de explicar. El informe operativo del INEGI tampoco repara en que determinadas causas de no respuesta en ciertos lugares se consideraran relacionadas al problema de estudio. debido a la situación de inseguridad. I. Esta sección es introductoria del tema de inseguridad y victimización. Victimización de hogares y de personas La sección III del cuestionario del hogar es respondida por el primer informante.I. se halle una similitud en tendencias con respecto a la prevalencia de personas medida con mayor rigor. ni se pretende extrapolar una medida con base en la otra. He ahí la importancia de que el organismo que coordine y analice cuente con reportes completos y con la capacidad de solicitar detalles. . De una manera general indaga si alguien del hogar fue víctima de algún delito en el periodo de referencia.

pero con su autorización y se debe analizar el grupo de edad de interés de manera que el cuestionario sea adecuado43. Como se dijo antes existe la posibilidad de que el largo de cuestionario o lo repetitivo (muchas preguntas nuevas que preguntaban lo mismo para distintas instancias de gobierno) haya afectado de manera que los encuestados sintieran hastío y no quisieran completar con atención la entrevista.I. es decir el porcentaje de víctimas en la población de adultos. la de hogares no lo hizo porque se incrementaron los delitos a menores de edad. Sin embargo. mostró una baja significativa con respecto al año anterior. mostró un comportamiento a la alza. por decir un ejemplo) de manera que las medidas de prevalencia no son comparables a las del año anterior. Nos encontramos ante posibles panoramas opuestos pero serios. Allí es donde los argumentos descritos en las primeras secciones de este documento toman su peso. de manera que se empezara a tener un panorama de este grupo de la población. el ICESI decidió incluir en 2009 una medida como “proxy “. prevalencia de víctimas (victimización general) y porcentaje de hogares con menores de edad victimizados. podemos pensar que hay factores que pudieran influir en las respuestas a lo largo del ejercicio de campo. Por otra parte. Si por sí sola la ENSI tiene sus complejidades. cabe un primer panorama comparativo en esta medición. se analice aparte y requiere que se aplique a los menores de edad sin presencia de adultos u otras personas del hogar. y además porque depende del conocimiento del primer informante de las experiencias de otras personas dentro del hogar. de acuerdo con los datos nacionales de la ENSI-7. no tuvieron contaminación por el exceso de nuevas preguntas por ubicarse al inicio de la . Aceptarlo sería una barbaridad en muchos sentidos. Sin embargo el porcentaje de hogares con víctima se vio incrementado sin ser estadísticamente significativo. de la entrevista o del manejo de la base de datos (entrevistas incompletas. (Se muestran intervalos de confianza de 95%). Se sabe que son medidas “cercanas” y no exactas por cuanto las responde un adulto. Esta tendencia es congruente con la del porcentaje de hoga- res que tuvieron alguna víctima. Revisión técnica RESULTADOS 26 Es importante señalar que la prevalencia de personas. es decir. en un estudio de la encuesta británica para abordar el problema se recomienda que una encuesta de ese tipo tenga un cuestionario diferente al de adultos. Sin embargo. Es sabido que una laguna en las encuestas de victimización es el rubro de víctimas menores de edad. La complejidad de lograr una medición tan buena como la de adultos en una encuesta victimológica es enorme. la incongruencia de una prevalencia (de adultos) que decae se agudiza con el segundo dato. el porcentaje de hogares con menores de edad que fueron víctima de algún delito (de entre los hogares con menores de edad) subió significativamente. una medida que se acercara a lo que se desea medir. Se podría interpretar que mientras la victimización de personas adultas ha disminuido. Ya que la pregunta sobre víctimas de delito menores de edad se aplicó en 2010 de igual manera como se hizo en 2009 y con las mismas preguntas antecesoras. sobre todo ante encuestadores poco hábiles.5 y 3. A partir de la encuesta realizada en 2009. Así pues. resultaba inviable considerar medir el rubro de menores de edad en la misma encuesta. se incluyeron las preguntas 3. Es importante hacer ver que tanto las preguntas que indagan de manera general sobre víctimas en el hogar como sobre menores de edad que sufrieron delito. es decir si se admite una disminución en la prevalencia general pero un comportamiento estable de hogares con víctimas y un aumento en el porcentaje de hogares con menores de edad victimizados. Se esperaba una tendencia similar a la de porcentajes con víctimas y a la de prevalencia general. Si suponemos que ambas medidas son válidas y certeras.6 sobre víctimas menores de edad en los hogares. para lo cual han destinado recursos de manera cuidadosa. Por citar algunos detalles. Algunos países han estudiado la manera de hacer encuestas victimológicas a niños y niñas42. ya que aunque esta última no mostró un incremento significativo. Figura 5: Porcentaje de hogares con víctimas. entonces es crítica la vulnerabilidad de menores de edad y falta mayor énfasis en políticas públicas que protejan más a este grupo de la población.

en este sentido tienen mayor comparabilidad con medidas anteriores que las que atañen a victimización de personas adultas. . pero que no aparecen en la base de datos. 2007. Cabe recordar también que hubo entrevistas incompletas de las que se debió tener respuesta de esta sección por ser la primera (al término de los datos de integrantes del hogar y características sociodemográficas). sino que se contabilizaron en la no respuesta. Revisión técnica RESULTADOS 27 entrevista.I. 2008 y 2009. a pesar de que no tienen el rigor de filtros. pero la incongruencia llama la atención y la hipótesis puede explicarla. En el caso de Tamaulipas y Tabasco. El efecto del hastío o de los datos incompletos no es algo que se pueda comprobar en este momento. * Los cálculos omiten un caso identificado como homicidio. Tabla I 8: Porcentaje de personas de 18 o más años víctimas de algún delito en la República Mexicana por entidad federativa de acuerdo con encuestas de victimización con años de referencia 2004. De tal suerte. se examinaron diferencias con respecto a 2007 (ENSI-5). Se muestran datos redondeados a enteros y se ilustran diferencias significativas con 90% de confianza para el caso de las entidades federativas y 95% de confianza para el dato nacional44.

. En el caso de Tamaulipas (Nuevo Laredo) y Tabasco (Villahermosa). 2008 y 2009. 2008 y 2009.I. * Se señalan cambios estadísticamente significativos con 95% de confianza con el año anterior. Se muestran diferencias significativas con 95% de confianza. Tabla I 10: Porcentaje de hogares con alguna víctima en la República Mexicana por entidad federativa de acuerdo con encuestas de victimización con años de referencia 2007. En los casos de Tabasco y Tamaulipas se hizo la comparación con relación a ENSI-5. Revisión técnica RESULTADOS 28 Tabla I 9: Porcentaje de personas de 18 o más años víctimas de algún delito en la República Mexicana en las ciudades de estudio de acuerdo con encuestas de victimización con años de referencia 2004. se examinaron diferencias con respecto a 2005 (ENSI-4). 2005. * Los cálculos omiten un caso identificado como homicidio.

• Se muestran datos redondeados a enteros y se ilustran diferencias significativas con 95% de confianza. . resultados separados para la zona conurbada (ZCMex) y para el Distrito Federal. Tabla I 12: Porcentaje de hogares con menores de edad víctima de algún delito en la República Mexicana durante 2008 y 2009 por entidad federativa. * Se muestran datos redondeados a enteros y se ilustran diferencias significativas con 95% de confianza. se examinaron diferencias con respecto a 2007 (ENSI-5).I. Revisión técnica RESULTADOS 29 Tabla I 11: Porcentaje de hogares con alguna víctima en la República Mexicana en las zonas metropolitanas de estudio durante 2008 y 2009 de acuerdo con encuestas de victimización. Cabe señalar que se muestran de igual forma. En el caso de Tabasco y Tamaulipas no hay comparación. que se refiere a la estimación conjunta del Distrito Federal y la zona conurbada del Estado de México. • En los resultados por zonas metropolitanas se incluye el concepto Ciudad de México. En el caso de Tamaulipas y Tabasco. de acuerdo con encuestas de victimización.

Llama la atención que el porcentaje de denuncia se ha mantenido sin variación en los últimos años (Figura 9).I. resulta fundamental observar la tendencia detectada a partir de la ENSI-7 en sus resultados y la tendencia actual en la cifra oficial. Revisión técnica RESULTADOS 30 Tabla I 13: Porcentaje de hogares con menores de edad víctima de algún delito durante 2008 y 2009 en la República Mexicana. En estudios internacionales. en las ciudades de estudio de acuerdo con encuestas de victimización. indicadores principales en esta encuesta. Figura 7: Prevalencia de víctimas (Porcentaje de personas víctimas de algún delito) en la República Mexicana. aunque se ha establecido que no es posible comparar las magnitudes de los datos oficiales y los resultantes de encuestas victimológicas. * Se muestran intervalos de confianza de 95%. * Se muestran datos redondeados a entero y se ilustran diferencias significativas con 95% de confianza. De manera general se aprecia que tanto la prevalencia (porcentaje de personas víctimas de delito) como la incidencia muestran una baja significativa con respecto a la encuesta anterior. Los cálculos excluyen el caso de homicidio. Los cálculos excluyen el caso de homicidio. Tendencia general en la encuesta y cifra oficial Los datos de encuestas victimológicas son un complemento a los datos de fuentes oficiales. Por ello resulta más difícil entender el comportamiento que arroja la ENSI-7 sobre la victimización y la incidencia delictiva. Así pues. En el caso de Tabasco y Tamaulipas no hay comparación. Si se tuviera un cambio positivo en el porcentaje de delitos denunciados esta discrepancia sería coherente. Sin embargo. Alvazzi (2003) ilustra cómo se debe esperar un comportamiento paralelo entre las tendencias de encuestas y de los datos oficiales45. Incluso se aprecia que la victimización es menor a la que se obtuvo en la ENSI-3. . es claro que la cifra oficial tiene una tendencia a la alza (Figura 8). se ha encontrado la utilidad de la comparación de las tendencias. Figura 6: Tasa de incidencia delictiva por 100 mil habitantes en la República Mexicana * Se muestran intervalos de confianza de 95%.

en Canadá se detectó que de 1999 a 2004 la encuesta victimológica indicaba una disminución y la cifra oficial también tenía una tendencia a la baja pero mucho más abrupta . A nivel nacional. la prevalencia y la incidencia delictivas. en la estadística oficial. Tabla I 14: Tasa general de incidencia delictiva por 100 mil habitantes en la República Mexicana de acuerdo a encuestas de victimización. Por citar un ejemplo.I. 22%. la cifra oficial y la denuncia normalmente ayuda a dilucidar ciertos comportamientos y es una inspección socorrida en estudios internacionales. Revisión técnica RESULTADOS 31 Figura 8: Tasa de delitos por 100 mil hbs. . Los investigadores encontraron que la encuesta también revelaba que la denuncia de delitos a autoridades había caído. cabe mencionar que con 90% de confianza sí existe cambio estadísticamente significativo. El descenso en las tasas de víctimas y delitos que arroja la ENSI-7 contra el incremento de la cifra oficial sólo tendría una explicación plausible y convincente si el porcentaje de denuncias hubiera aumentado. en la ENSI-6/2009 y en la ENSI-7/2010. Figura 9: Porcentaje de delitos denunciados en la República Mexicana de acuerdo a encuestas de victimización*. para el caso de la ENSI-7 no es factible explicar la discor- dancia de tendencia con base a la denuncia o cifra negra. muestren una baja con respecto a la encuesta anterior habida cuenta de que el porcentaje de delitos denunciados es exactamente el mismo. * En este cálculo se excluyeron los casos de homicidios y lesiones culposas. En los casos de Tabasco y Tamaulipas se hizo la comparación con ENSI-5. En México. Por decirlo brevemente. así sea ligero. * Se muestran intervalos de confianza de 95%. Fuente de los datos: Elaboración del ICESI a partir del formato CIESP-SNSP. en cambio. lo cual explicaba que además de una baja real de la criminalidad se estaba dando una disminución en la denuncia llegando finalmente a cifras oficiales mucho menores a las del periodo de estudio anterior . a partir de la cifra oficial*. * Se muestran las tasas redondeadas a centenas y se señalan cambios estadísticamente significativos con 90% de confianza con el año anterior para el caso de las entidades federativas y 95% de confianza para el dato nacional. ya que estas medidas se han mantenido similares. no parece comprensible que habiéndose registrado un ascenso. La interpretación conjunta de todas las medidas de la encuesta.

I. en Aguascalientes y Quintana Roo se observan tasas mayores pero sin significancia estadística. con ENSI-6.6. Por otra parte. Sobre la incidencia. Por lo que en tales casos en particular el cambio en delitos por víctima no repercute en los indicadores principales. En el caso particular de Coahuila se sabe que hubo problemas por áreas inseguras en el municipio de Morelos. . o que el recorte de entrevistas incompletas sea un factor que apuntale tal resultado (en Guerrero 2. según ENSI-7/ 2010. de aceptar los resultados a secas. Incidencia delictiva y delitos por víctima La tasa de incidencia delictiva por 100 mil habitantes también tuvo un descenso a nivel nacional con respecto al año anterior (significativo con 90% de confianza. Sin embargo. En Baja California Sur y Guerrero el porcentaje de hogares con víctimas fue más alto y la prevalencia dio un giro hacia la baja sin alcanzar en ambos casos significancia. aunque la medida obtenida para 2009 fue menor. pero no así de prevalencia. de acuerdo con la base de datos de la ENSI-7. sería necesaria la explicación criminológica de un menor número de delitos por víctima o menor proporción de multivíctimas. En Sonora. Estado de México y Quintana Roo el promedio de delitos por víctima resulta significativamente mayor en los resultados analizados de ENSI-7 que lo captado en ENSI-6. En el caso particular de Guerrero. en Michoacán y Jalisco se tienen medidas de incidencia significativamente menores a las del año anterior. El número de delitos por víctima es una medida que en muchas ocasiones ayuda a explicar cambios en la prevalencia e incidencia. Se detecta que varios estados muestran un comportamiento consistente en cuanto a que bajó tanto la incidencia como la prevalencia: Coahuila. aunque no así a 95% sobre lo cual se abunda en la sección “II. los porcentajes de hogares con víctimas en esos estados no tuvieron una baja significativa. la incidencia delictiva resultó ser significativamente diferente y menor a la del año anterior. resulta similar al índice de años anteriores. o bien. se aprecia que en Guerrero y Sonora el número de delitos sufridos por cada víctima descendió de 2008 a 2009. hay evidencias de entrevistas incompletas que no fueron incluidas en la base de da- tos. mientras. por lo que no se levantan las mismas sospechas que el caso de Guerrero.2 Incidencia”).9% de la muestra se catalogó como entrevista incompleta y no se encuentran esas respuestas parciales en la base de datos). De cualquier forma. Colima. Precisamente éstos son dos estados donde la incidencia delictiva que arroja la base de datos de la ENSI-7 mostró una importante tendencia a la baja pero no así llegan a ser significativos sus declives en prevalencia. Revisión técnica RESULTADOS 32 Tabla I 15 : Tasa general de incidencia delictiva en las zonas metropolitanas de estudio durante 2009. A nivel nacional los datos de la ENSI-7 dicen que se mantiene el promedio de delitos por víctima en 1. que la extensión del cuestionario haya tenido que ver en una menor captación de delitos. * Se muestran las tasas redondeadas a centenas y se ilustran cambios derivados de comparaciones con un 95% de confianza. En el caso de Nuevo Laredo y Villahermosa no se hizo comparación. y al menos temporalmente un grupo de viviendas tuvieron asignado un código de resultado que así lo indicaba. Querétaro. Cabe la interrogante de que el menor número de delitos por víctima en Guerrero se deba a un cambio certero en la proporción de multivíctimas en esos estados. Sin embargo. Nayarit e Hidalgo. lo mismo ocurre en Tabasco al comparar con ENSI-5. En Aguascalientes.

Revisión técnica RESULTADOS 33 Tabla I 16: Delitos por víctima por entidad federativa durante 2009. Se muestran cambios estadísticamente significativos con 90% de confianza. . Los datos de ENSI-7 se comparan con los de ENSI-6 excepto los datos de Villahermosa y Nuevo Laredo por la no disponibilidad de datos en ENSI-6. • No se incluyen los datos de Villahermosa ni de Nuevo Laredo para el año 2008(ENSI-6). (Estimación por intervalo) Figura 10: Número de delitos por víctima en las zonas metropolitanas de estudio. según ENSI-7/2010.I. Los datos de ENSI-7 se comparan con los de ENSI-6 excepto los datos de Villahermosa y Nuevo Laredo.

Todos esos casos. incluso. La capacitación aborda los delitos que mide y no mide una encuesta victimológica. pero no debe ocurrir que las variables de textos originales no se entreguen para la realización del análisis criminológico. Otros aspectos Códigos de delitos En la ENSI cuando la persona entrevistada reporta un robo distinto a los enunciados de manera específica en el cuestionario46. el ICESI recibió la parte de variables de texto faltantes por parte del CNI-SNSP. cuya descripción era “Homicidio”. sobre el que se especificaba su significado en otro archivo. Tabla I 17: Reclasificación de delitos tras revisión de variables originales de texto .I. Igualmente a otros investigadores que soliciten las bases a futuro les resultará interesante conocer las expresiones originales en éste y otros aspectos. son examinados según el texto original. puede haber distintos criterios de agrupación. Por ello se solicitó al Centro Nacional de Información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (CNI-SNSP)47 las variables de texto original. por lo que el homicidio no se mide con este tipo encuesta. ya que en un momento dado ciertas descripciones pueden ser de interés para investigaciones posteriores más específicas. En su lugar se encon- traron otras variables con un código numérico. Por otra parte se señala también la importancia del conocimiento del tema en todas las fases de la encuesta. El INEGI pudo haber hecho una clasificación en el afán de agrupar datos y simplificar ciertos cálculos. En realidad lo que se desea señalar es la importancia de que los textos originales sean conservados en la base de datos. esto se capta como “otro robo” y se debe tomar nota de lo que el encuestado especifica. Revisión técnica RESULTADOS 34 I. No se ha de olvidar que la encuesta victimológica recoge experiencias de las personas víctimas. aunque aparecen en resultados globales como “otro robo” u “otro delito”. aun en codificación.8. Lo mismo ocurre con los “otros delitos”. con el comentario del INEGI de que esa información no era necesaria para el análisis. La base de datos que fue entregada al ICESI no contenía las variables de dichos textos. hace falta el trabajo multidisciplinario. Lo que más resaltaba eran tres casos con código “1111” entre los “otros delitos”. pero lo expresado por el encuestado debe estar en la base de datos. Existen las variables de texto que recogen las expresiones originales de los encuestados. Llama la atención que posteriormente a la solicitud.

Nuevamente lo importante es resaltar que en las encuestas victimológicas hace falta una guía de conocimiento criminológico en todas las etapas. el ICESI mencionó la falta de un pase previo a la pregunta en cuestión. central en las anteriores encuestas. Por ello. Este dato es uno de los aspectos centrales de las encuestas victimológicas.I. el dato sobre la impunidad. sino por un error en la manera derivado del desconocimiento del tema. Cuando se consideran los casos en los que se inicia averiguación previa. en la pregunta sobre si hubo averiguación previa. se advierte que las tablas del INEGI dan el resultado considerando los casos. no apareció en la presente no porque no se hubiera incluido en el cuestionario la pregunta respectiva. Revisión técnica RESULTADOS 35 En total fueron 74 casos donde el ICESI consideró la reclasificación del delito. existía un “pase”. Indicador de impunidad El conocimiento insuficiente del tema objeto del estudio se refleja en una omisión que se traduce en el co- nocimiento insuficiente de uno de los datos más importantes de la encuesta victimológica: el porcentaje de presuntos responsables puestos a disposición de un juez en los casos de delitos denunciados. no se tomó en cuenta la sugerencia. Es decir. Esto tiene un fundamento lógico para los conocedores del proceso. En encuestas anteriores. Figura 11: Pregunta del cuestionario aplicado en la ENSI-7 de donde se advierte el pequeño porcentaje de delitos que llegan a tener un delincuente puesto a disposición de un juez. Al momento del análisis. de manera que sólo se llegaba a cuestionar lo que sucedió con la denuncia cuando había averiguación previa. Si la víctima fue al Ministerio Público a denunciar y no se inició una averiguación previa no tiene caso preguntar el estatus de su denuncia. por lo que en el análisis no se consideró este delito al ser una encuesta dirigida a las víctimas directas. cuando se abre una averiguación previa. Asimismo. La impunidad no necesariamente se desprende del número de delitos sobre los cuales no recae una sentencia condenatoria sino del porcentaje de presuntos responsables que ni siquiera son sometidos a proceso penal. entonces sigue el procedimiento legal. sino que se podían catalogar como lesiones (disparo con arma de fuego e intento de homicidio). . Finalmente. Sin embargo personal del INEGI afirmó que sería cuestión de una validación. Se dilucidó que dos de los tres homicidios no eran tales. se advierte que el porcentaje de delitos para los que llegó a ponerse a un presunto delincuente ante un juez fue comparable a los años anteriores (5%) (Figura13). Este dato es precisamente el que revela la magnitud de la impunidad en el país. es el dato que inhibe lo que más importa en el desempeño del órgano de la acusación: la eficacia. pero uno de los casos correspondía a un homicidio de un familiar. el porcentaje que se puso a disposición de un juez resultó tan pequeño que el dato tabulado fue agrupado dentro del concepto de “otro” (Figura 12). en las entidades federativas y en las zonas metropolitanas estudiadas. es decir una indicación al encuestador de no aplicar ciertas preguntas. los que sí y los que no llegaron a iniciar una averiguación previa. En las reuniones en que se presentaron cuestionarios.

Figura 13: Distribución del seguimiento de la denuncia de los delitos que llegaron a una averiguación previa. .I. Revisión técnica RESULTADOS 36 Figura 12: Gráfico de seguimiento de la denuncia de los datos presentados en tablas por el INEGI.

I. Revisión técnica
RESULTADOS

37

Indicadores de desempeño Se ha mencionado que a solicitud de los gobiernos estatales, se incluyeron una gran cantidad de preguntas persiguiendo la formulación de indicadores de desempeño. Con el objeto de diferenciar mediciones para diferentes niveles de gobierno –en gran parte de ellas−, estas nuevas preguntas se repitieron haciendo alusión a distintas instancias. En las reuniones ya citadas, en las que se presentaban versiones del cuestionario, el ICESI argumentó que la población general no tiene claro lo que corresponde a las distintas instancias de gobierno, y que no se captarían evaluaciones certeras de cada nivel. Por otra parte, se cuestionó la utilidad y per-

tinencia de ciertas preguntas. Un ejemplo certero es la pregunta en la figura 14, donde se representa la opinión sobre la frecuencia con que los delincuentes son castigados por sus delitos en el país, la entidad o en el municipio. En primer lugar, se observa que la gente no tiende a percibir diferencias en los tres niveles de gobierno pues se contesta prácticamente lo mismo. En segundo lugar, y más importante aún, no se obtiene ningún indicador que valga la pena para la evaluación del desempeño o para políticas públicas. El significado de que el 70% de la población opine que los delincuentes son castigados algunas veces no repercute en nada. En este sentido, lo necesario son estadísticas judiciales exactas y no percepciones ambiguas.

Figura 14: Distribución de respuestas a la pregunta “¿Considera que en (ÁMBITO GEOGRÁFICO: PAÍS, ENTIDAD Y MUNICIPIO) por los delitos que cometen, los delincuentes son castigados...siempre? ¿La mayoría de las veces? ¿Algunas veces? ¿Nunca son castigados?”

I. Revisión técnica
RESULTADOS

38

Intención de denuncia versus denuncia real En el cuestionario de la ENSI-7 se incorporaron dos preguntas para conocer la intención de denuncia bajo los mismos argumentos señalados antes. El ICESI hizo ver que la encuesta da el porcentaje de denuncia real y que la intención pudiera resultar de valor acomodaticio de manera que se pusiera más atención en ellas y menos a la denuncia real. Incluso se mencionó que varias empresas que hacen encuestas de opinión recogen mediciones similares y que se conoce que la intención de denuncia es prácticamente opuesta a la denuncia efectiva. No obstante, se conservaron tales preguntas que para efectos de diseño de políticas públicas no es útil y sería muy arriesgado tomar tal resultado para dicho fin. Los resultados fueron los previstos: mientras la denuncia efectiva de todos los delitos es del orden del 22% y se ha mantenido así en los últimos años, la intención de denuncia en caso de un robo es del 81% (Figura 15) y en caso de secuestro de un familiar del 82% (Figura17).

Figura 15: Porcentaje de la intención de denuncia a las autoridades en el caso de robo en vía pública en el auto o en la casa (a la persona o un familiar), de acuerdo a una de las nuevas preguntas incorporadas en la ENSI-7/2010.

Figura 16: Porcentaje de denuncia de delitos de acuerdo con la encuesta de victimización ENSI-7.
¿Se acudió al M.P. a denunciar el delito?

I. Revisión técnica
RESULTADOS

39

Figura 17: Respuesta a la pregunta sobre intención de denuncia en caso de secuestro de algún familiar.

El valor de la encuesta de victimización radica en que capta experiencias de las personas y por ello da mediciones de la realidad del entorno delincuencial y no supuestas intenciones de hechos futuros e inciertos. Las preguntas sobre intención de denuncia pudieran satisfacer cierta curiosidad y por ello algunas veces son incluidas para tener la comparación con lo que ocurre en la realidad. Pero conocer el contexto de las políticas públicas es elemental para descifrar la utilidad de ciertos indicadores y a la vez entender la confusión que puedan causar. Detalles particulares Para beneficio de futuros posibles usuarios de la base de datos de la ENSI-7, conviene hacer algunas precisiones sobre determinadas preguntas. Se advertirá en lo que sigue que varias preguntas nuevas o cambios provenían del ICESI; otros cambios del INEGI que se mencionan a continuación fueron observaciones que el ICESI aceptó. No se mencionan preguntas que de manera particular se comentaron antes, o bien la gran cantidad de

preguntas que supuestamente servirían como indicadores de desempeño y percepción, excepto un par de casos. El lector puede revisar los documentos de observaciones a versiones del cuestionario que entregó el ICESI al INEGI en su momento si desea conocer más detalles sobre determinadas preguntas. A continuación se mencionan casos en los que hay advertencias para posibles usuarios de la base de datos. La pregunta 4.4 busca conocer situaciones que se dan en los alrededores de las viviendas de los encuestados: “4.4 ¿Sabe usted o ha escuchado si en los alrededores de su vivienda suceden o se dan las siguientes situaciones?” En esta pregunta se añadieron una diversidad de situaciones, algunas de las cuales se refieren a delitos específicamente y no a condiciones de riesgo. Por tanto, las personas dan su apreciación de la ocurrencia de ciertos delitos en los alrededores de su casa. Es importante no confundir la percepción de la ocurrencia con una incidencia. Por ejemplo, se pregunta si existen asaltos frecuentes, si ha habido secuestros, extorsiones y cobro de piso, si se agrede a mujeres, niños y ancianos. Cabe advertir que la encuesta no tiene represen-

relacionados con la inseguridad?”. Además sería un error criminológico y para el diseño de políticas públicas pretender conocer la incidencia de delitos a través de la percepción. Pero para los posibles usuarios de la base de datos se advierte que es conveniente filtrar tanto los casos que indican en la respuesta que no había menores como los que en la pregunta 3. Al interpretar el resultado del inciso “ir a la escuela”..13.). De esta forma el valor que se pretendía de ese indicador no es intacto49. se pasa a la pregunta 4. y en esta ocasión se preguntó por policías locales o municipales. No. Ya que la pregunta había permanecido. La pregunta 4. ¿dejó de …?” Varias opciones se añadieron a esta pregunta.17 que indaga en qué lugares los menores han dicho sentirse más inseguros. poco o nada?”. Revisión técnica RESULTADOS 40 tatividad a niveles bajos como colonias o localidades. se cambiaron las opciones de respuesta de la frecuencia con que lee escucha o ve noticieros de “mucha poca o nada” a “diario. Por otra parte. La pregunta 4. se preguntó sobre acciones o medidas de protección tomadas en el hogar: “Durante 2009. o no aplica”.29 indaga sobre la confianza hacia ciertas instituciones: “Dígame el grado de confianza que tiene en. como se aprecia en su enunciado: “Durante 2009. La pregunta 4. aspecto que en otros ejercicios no se contaba. asalto. nunca”. o en caso de que las respuestas fueran muy diferentes a las listadas.. ahora se preguntó de manera específica por diputados y senadores. cambió la lista de autoridades de tal suerte que sólo los agentes del ministerio público local y la . Además hizo ver que era necesario consultar expertos en temas de infancia. las cuales fueron aceptadas o propuestas por el ICESI. “Durante 2009. y ahora se preguntó por los jueces. En la pregunta 4.5 indicaron que no hubo menores de edad en 2009 en el hogar. El ICESI hizo ver que no se trata de perros entrenados. etc.15. alguna. más aún después de haber hecho un par de consultas al respecto a expertos de esos temas48. ¿mucha.16 fue refutada por el ICESI: “Durante 2009. es posible que perdurara cierta duda en la captación de este inciso. Si la respuesta es sí. Por otra parte. Por otra parte. Cabe señalar que el ICESI sigue considerando que la pregunta no da ningún indicador válido de infancia. por el temor a la delincuencia. tres veces por semana. durante la capacitación el ICESI hizo ver la falta de la opción “No había menores. una vez al mes. a lo largo de varios años el porcentaje que reporta esta medida no es nada despreciable. La pregunta 4. En esta pregunta se añadieron opciones que demandan los tiempos actuales como internet y noticias por teléfono celular. En la pregunta 4. ¿qué tanto afectó la delincuencia su calidad de vida?”. En las preguntas sobre el conocimiento y confianza a ciertas policías o autoridades. por temor a ser víctima de algún delito (robo.18 es nueva en las ENSI’s a propuesta del ICESI:”¿Cuáles considera usted que son los principales problemas de su comunidad. una vez a la semana.. así como si le han pedido soborno. La pregunta 4. quizá debido al formato en la minilap. El ICESI indicó que para conocer la percepción de menores de edad es necesario dirigirse directamente a ellos y que la encuesta no era el medio para captar un indicador al respecto. Cabe mencionar que hubo cierta confusión en la capacitación debido a que se pedía en algunos puntos del manual que se debería tratar de un perro entrenado. La pregunta se concibió en un formato en que el encuestador debe esperar la respuesta del entrevistado y ubicar entre las posibles opciones que se le dan aquellas que fueron mencionadas. Sin embargo. sino de los casos en que las personas simplemente dicen que tienen un perro porque les da cierta protección. la Marina y el Ejército. como es el caso de “frecuentar centros comerciales” o “viajar por carretera”.31 repite preguntas sobre la confianza que tienen las personas en los jueces. antes se preguntaba por legisladores.I. por lo que no sería correcto utilizar datos de la encuesta para identificar zonas donde ciertos problemas son más frecuentes. No había menores y No sabe o no responde. pues todos los casos en que no hubiera menores en el hogar anotarían un NO y el porcentaje resultante no sería lo que suponían. ¿en este hogar se realizó algún tipo de medida como…?” Una de las medidas que se tenían desde años anteriores es contar con un perro guardián. ¿algún menor de edad que habita en su vivienda le dijo que se sentía inseguro(a) o amenazado(a)?” Las opciones de respuesta son Sí.12 se pregunta por actividades que dejó de hacer la persona. por las pocas visitas de acompañamiento que como única medida de supervisión pudo hacer el ICESI se observó que algunos encuestadores más bien preguntaban inciso por inciso. De hecho. los organismos empresariales y los bancos. Sin embargo. Para las ENSI´s anteriores se preguntaba: “¿Por causas de la delincuencia su vida se vio afectada mucho. antes se preguntaba por policías locales. que de hecho fueron aceptadas por el ICESI.35 indaga sobre los medios por los que la gente se entera de noticias sobre la delincuencia: “¿Usted se entera de lo que ocurre en materia de seguridad pública en el país y en su estado por medio de. para protegerse de la delincuencia. secuestro. antes se preguntaba por el Poder Judicial. se debe recordar que la pregunta es respondida por personas adultas de 18 o más años y que no sería un indicador sobre la afectación por la inseguridad en los niveles bajos de escolaridad..?”. se expresó de mane- ra un poco distinta a otros años. poca o ninguna?” Es importante señalar que en el ejercicio de la ENSI-7 se eliminaron los sindicatos. cabe hacer notar que la pregunta 4. anotar el texto en el espacio que se le daba para espe- cificar tal situación.

La pregunta 1. Revisión técnica RESULTADOS 41 policía de tránsito son completamente comparables50. secuestro y lesiones. y en la ENSI-7 se pidió una calificación a partir de la unidad. En el robo a transeúnte. . delitos sexuales. a la pregunta en ENSI-7 sobre fraudes se le aña- dió la posibilidad de clonación de tarjeta. Cabe mencionar que entre las opciones que finalmente quedaron en el cuestionario de la ENSI-7 se encuentra la Procuraduría General de la República (PGR).20 del último delito (“¿Qué sucedió con la denuncia?” ) debió existir un pase que se quitó en la ENSI-7. y en esta ocasión se preguntó por el número de incidentes en el estado de residencia de la víctima y en otro estado. ya que es de interés saber qué sucedió con la denuncia en los casos en los que se inició averiguación previa. por otra parte.24 del módulo de último delito fueron nuevas propuestas por el ICESI.36 y 4. En un momento dado la pregunta se manejaba con cierta obviedad. Las preguntas 1. pero en la ENSI-7 se incluye la situación de visita a un banco además del cajero automático.19 del módulo de último delito fue propuesta por el INEGI sobre el tiempo de demora de una denuncia: “¿Cuánto tiempo le llevó realizar el trámite de su denuncia ante el Ministerio Público?”. que es una de las principales menciones de Naciones Unidas a este respecto. En el módulo de delitos. Es importante hacer notar. el ICESI realizó un cambio importante ya que antes se preguntaba de manera similar a otros delitos si había estado presente la persona a quien se entrevista (el seleccionado del hogar). lo cual es un error. Por otro lado. y con las que el ICESI estuvo de acuerdo y sugirió posibles opciones de respuesta. Es importante mencionar que la pregunta que pide una calificación a la autoridad antes permitía una calificación del cero al diez. pero servía para corroborar el tipo de delito.23 indaga si la persona reportó el delito ante otra instancia distinta al M. En cuanto a la sección V sobre robos de vehículos totales o parciales del hogar. que en la ENSI-6 se captó el robo relacionado a la visita a un cajero automático. ya que se referiría al Ministerio Público Federal. aspecto que fue corregido en principio en el manual. La pregunta 1. como por ejemplo haber incluido el punto de “ser tomado en cuenta”.28 y 1. Otro detalle que incorporó el ICESI fue la pregunta sobre si los delincuentes llevaban armas en el módulo de delitos.23 y 1. En esta ocasión se preguntó si algún miembro del hogar estuvo presente:” ¿Estuvo presente algún integrante del hogar al momento del robo?”. propuestas por el INEGI.29 son nuevas en la ENSI-7. con el interés de tener mayor información en una de las variables claves (antes se contaba con esta información sólo del último delito). por lo que quedan en el mismo grupo. ya se mencionó en este documento que el ICESI detectó en la capacitación la confusión sobre la inclusión del alcoholímetro entre las acciones que se podían considerar como operativos del gobierno federal. aunque en la 1. Para la pregunta 1. por lo que en el análisis se consideran que en estos delitos la persona siempre está presente. Las preguntas 1. Respecto a las preguntas sobre percepción de los operativos (4. cabe advertir que antes se preguntaba por el número de robos de cada tipo de delito. Ambas preguntan sobre los servicios que recibieron las víctimas y aquellos que consideran deben de proporcionar las autoridades.P. no se preguntó si la persona entrevistada (el seleccionado) estuvo presente.24 indaga esas otras instancias a las que las víctimas reportan delitos.I..37). de ser así la 1. como en la ENSI-6 en el proceso de análisis se incluyó la clonación de tarjeta51 junto al fraude. Esto fue un cambio del ICESI para poder mejorar las tasas específicas de esos delitos.24 hubo cambios en las opciones de respuesta. en lo que toca a robo a casa habitación.

14 Versión recibida el 6 de abril de 2010. pero en particular los casos de familiares (esposo(a)). Monografías IIMAS. p. En el caso mexicano del que hablamos no nos referimos a esto ni a personas que estén en un momento dado estén actuando como supervisores.235. 27 Kish Leslie (1987). Traducción al español. 1. se mencionó el hecho de que habían hechos recortes al marco muestral. Revisión técnica RESULTADOS 42 Notas del capítulo l 12 Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) y Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (CENUE) (2009). 30 Nota: El estudio de Australia antes mencionado consideró el efecto de la presencia de otras personas en la entrevista.gov/App/Publications/abstract. Modelos estadísticos lineales en la investigación comparativa. P 141. La estadística cómo ciencia y su papel en la investigación. The Hague: Centro de Documentación e Investigación del Ministerio de Justicia de Países Bajos (WODC). http://www. Vol. pág. p. Deja Inseguridad conteo incompleto.org. Se añade que el ICESI no tuvo conocimiento de que el INEGI había comenzado trabajos relacionados con el cuestionario. Anna (2003). Evento ISTAT.4. “Comparing Crime Trends on the basis of Survey Data: problems and prospects”. El 2 de septiembre el ICESI fue informado de las situaciones que se detallan más adelante. Los días 6 y 27 de mayo el ICESI envió observaciones por escrito sobre la versión que se le había presentado. página 2. no. 4522. Sección 1. Se plantea el caso de vigilancia de grupos organizados. Verónica. . Reforma.aic. 13 Ibidem. Informe operativo. 29 Mayhew. No. como lo ocurrido en Tamaulipas en el desarrollo de ENSI-6. UNAM. Manual para encuestas de victimización. 235. 26 Méndez. Informe Operativo. Manual para encuestas de victimización. 20 ABS Information Paper: Measuring Crime Victimisation.147.. “Statistical design for research”. Criminal victimisation in eleven industrialised countries. 59.UNAM. Ignacio (1991).254. “Statistical design for research”. John Wiley and Sons. 31 Alvazzi del Frate. 23 INEGI (2010). http://www. Roma. British Crime Survey Technical Report 2006-2007.1. 22 Cabe señalar que existen correos electrónicos que muestran los detalles señalados aquí. 16 INEGI.ncjrs.001 21 En la reunión del 16 de julio de 2010 en Aguascalientes. versión en español. ya que éstos se identifican debidamente. Catherine Grant y Polly Sinclair. 24 Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) (2009). Manual para encuestas de victimización.M. Abstract en: http://www.pdf. 28 Strangeland Pen (1996) The Effect of Interview Method and Response Rate on Victim Survey Crime Rates. Key findings from the 1996 international crime victims survey.266. El aviso sobre estos aspectos de la muestra o el marco muestral lo hace el INEGI tras la presentación a prensa de las organizaciones civiles en apoyo al ICESI ante su exclusión en la encuesta. Séptima Encuesta Nacional sobre Inseguridad ENSI 2010. (1997)..J. 17 Bolling Keith. fecha de última consulta: 27 diciembre 2010.ashx . Nueva York.mx/est/contenidos/espanol/metodologias/encuestas/hogares/io_ensi-07. 25 Méndez. Sección 4. & Van Dijk. Inciso 835. 25 de noviembre 2010. 19 Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) y Comisión económica de las naciones unidas para Europa (CENUE) (2009).I.266. Vol.55. Séptima encuesta nacional sobre inseguridad ENSI 2010. p.gov. P. cat. International Victimology. Pág 2. p. 18 Kish Leslie (1987). John Wiley and Sons. J. en cuanto a formulación y pruebas de preguntas desde febrero del mismo año. 32 Sánchez.6. p. Nueva York.5. Pág 9.0. No.2: Marco conceptual.inegi. como consta en su reporte de actividades. Australia: The Impact of Different Collection Methodologies. Monografías IIMAS. 2002. 15 El 3 y 24 de mayo de 2010 se sostuvieron reuniones en las que el INEGI presentó distintas versiones de cuestionario.aspx?ID=169490.2. Ignacio (1991).au/en/ publications/ previous%20series/ proceedings/ 1-27/~/ media/publications/ proceedings/ 27/ Strangeland.

pag. con los datos públicos. y en Chihuahua de 26%. Reporte de Investigación No. en cada caso. con 90% de confianza). Conservando esa línea. . 166. en la incidencia.17. Robos de otra índole se clasifican en “otro robos”. ya que al hablar de delitos las muestras son de menor tamaño (ejemplo.. se hicieron con 90% de confianza ya que desde la emisión de resultados de esa encuesta. 165. Mayo 2008. Manual del entrevistador. Informe Operativo Séptima Encuesta Nacional sobre Inseguridad ENSI /2010. al ser los tamaños de muestra de la ENSI-5 menores a lo que se deseaba en casi todas las entidades. 36 Idem. p. 47 Fue la instancia que. robo parcial de vehículo. 45 Alvazzi del Frate. 48 Se hicieron consultas a expertos de instituciones especializadas como Ririki Intervención Social y de la Red por los derechos de la infancia en México. 164. Patten Smith. los secuestros (tradicionales o exprés de manera conjunta). 43 Idem. British Crime Survey: options for extending the coverage to children and people living in communal establishments. factores asociados fuertemente con el problema que se mide.I. Caroline Bryson and Christine (2008). 49 Cabe señalar que. vale la pena mencionar que además de los robos se clasifican las lesiones. En lo que sigue del documento se apreciará un comportamiento similar en datos de estados. 166. p. . 51 La clonación de tarjeta aparecía en ENSI-6. a partir de octubre de 2010.cit. se manejan también en el documento intervalos de 90% para datos que se derivan de delitos. Las tasas diferenciadas se muestran por entidad también con un nivel de 90% (para que el lector interesado pueda contrastar con datos públicos previos de ENSI-5 ó 6). p. por cuanto habrá lectores interesados en hacer comparaciones directas con ENSI-5. 39 Informe recibido el 7 de septiembre de 2010. Por otra parte. 6. 34 En la ENSI-7 el método de selección de persona fue el cumpleañero más cercano. robo relacionado a la visita a un banco o cajero automático y robo a transeúnte. Por otra parte. Anna (2003).11 46 Los delitos sobre robos clasificados en la ENSI son: Robo total de vehículo. Otras ENSI han implementado el mismo método o la tabla de Kish. Capítulo 8. extorsiones y delitos sexuales Se cataloga en “otro delito” todos aquellos delitos distintos a los antes mencionados. Séptima Encuesta Nacional sobre Inseguridad ENSI 2010. Farmer National Centre for Social Research and Ipsos MORI. tanto como en otro robo y en otro delito. Lo importante no es tanto la magnitud de esta no respuesta sino que se encuentran entre sus causas. denuncia. se optó por un nivel de confianza de 90% que diera estimaciones por intervalos menos amplias (Se pueden consultar datos públicos que desde ENSI-5 se muestran como estimadores por intervalo por entidad en los principales indicadores de victimización. 35 INEGI. robo a casa habitación. 42 Kevin Pickering. 37 Ibidem. se indicó al ICESI fungiría como enlace con el INEGI. Por otra parte. los fraudes o clonaciones de tarjeta. 40 Todos los resultados han sido calculados con respecto a las viviendas seleccionadas 41 INEGI. 50 En lo que toca a confianza y soborno pues las otras preguntas difieren de versiones anteriores. 38 Ibidem. Op. pág. para posibles comparaciones entre otros años se hicieron los cálculos a dicho nivel. dicha pregunta había sido aplicada en al menos otra encuesta y es factible el formato en la práctica. se han aproximado las varianzas asumiendo un muestreo con reemplazo y considerando el diseño complejo. 44 Las comparaciones entre estados en ENSI-6 con respecto a ENSI-5 en los indicadores principales de prevalencia e incidencia.5%. Revisión técnica RESULTADOS 43 33 En Tamaulipas la no respuesta fue de 33. p. cifra negra).

. • Para precisar si los ascensos o descensos que muestran las cifras oficiales se deben o no a ascensos o descensos reales en el número de crímenes que ocurren.RESULTADOS 44 ¿Para qué contar con una encuesta victimológica? Entre otros muchos aspectos. es decir. sino lo que vivió. sirve: • Para conocer la cifra “negra”. • Se estudia a la víctima del delito con base en un cuestionario estructurado para conocer el hecho delictivo concreto y sus consecuencias. es decir no sus percepciones. • Para saber cuáles fueron los logros del Ministerio Público en los casos que fueron denunciados y la proporción de presuntos delincuentes puestos a disposición del juez. la tasa de delitos no denunciados y por tanto no registrados en la estadística oficial. • Para revelar los delitos cometidos con violencia y específicamente con algún tipo de arma. • Para advertir los avances e identificar y los puntos en donde es necesario reorientar las acciones y estrategias. con base en la cantidad de personas que sufrieron delitos en un período determinado. • Una encuesta de percepción da a conocer lo que las personas –víctimas o no víctimas– sienten y piensan respecto a la criminalidad • Una encuesta victimológica mide la criminalidad real.

RESULTADOS 45 II. éstos permiten confirmar tendencias de la victimización e incidencia delictiva en México durante los últimos tres años. deficiencias metodológicas o de cualquier otra índole que hayan ocurrido durante el proceso del diseño. es necesario aclarar que el análisis de los resultados que se realiza en el presente apartado se hace estrictamente con relación a las bases de datos entregadas por el Centro Nacional de Información dependiente del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SE-SNSP) al ICESI. En este análisis no se consideran los obstáculos. trabajo de campo y generación de resultados de la ENSI-7. La primera tendencia es la cifra de victimización que indica que alrededor de 13% de los hogares en los últimos años existe víctima de delito. El análisis de resultados tiene un enfoque técnico. Resultados de la ENSI-7 Considerando lo expuesto tanto en la introducción como en el capítulo I. la interpretación de los datos debe tomarse con reservas. Prevalencia Prevalencia en contexto Más allá de las condiciones en que se generaron los resultados de la ENSI-7. Los cálculos e interpretaciones son exclusivamente propiedad intelectual del ICESI. Figura 18: Prevalencia de hogares con víctima . lo que no supone obviar que. II.1. al no existir una supervisión sobre el proceso de levantamiento de la encuesta y mucho menos de auditoría o evaluación.

52 Si bien a la largo de las diferentes ediciones de la ENSI queda demostrado que la victimización es siempre mayor en las zonas urbanas que en las rurales. incluso realizados específicamente en estas entidades.II. Una de las posibles explicaciones tiene que ver con lo que en la criminología ambiental se conoce como “la estructura de la oportunidad delictiva”. incrementan su exposición a hechos delictivos que se desarrollan en función de horarios. sexo. El tipo de actividades de una persona. realizada por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). es pertinente la explicación de por qué esa regularidad en el Distrito Federal y en el Estado de México. 2008 y 2009 (ver Tabla I-10). Tal es el caso de la Encuesta de Victimización y Eficacia Institucional (ENVEI). La criminología ambiental ha logrado documentar cómo la organización de las actividades humanas puede identificar los factores de riesgo que propician la victimización delictiva. así como las características de las víctimas. El Distrito Federal y el Estado de México invariablemente han ocupado posiciones relevantes en las mediciones de 2007. les asignan porcentajes equivalentes tanto para 2007 como para 2008. dado que ésta se ha mantenido prácticamente constante en las tres últimas mediciones de la ENSI. ¿Por qué el Distrito Federal y el Estado de México presentan esta tendencia? (ver tablas I-8 y II-1) Estudios de victimización similares a la ENSI. etcétera) sino por el tipo de rutina cotidiana que mantienen. de trabajo o recreación. días y lugares determinados.53 . Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 46 Si se fija entonces esa tasa como el criterio de “normalidad” para situar la tasa de prevalencia de victimización en hogares. La exposición al riesgo de ser víctima varía no sólo por las características sociodemográficas de las personas (edad. las entidades de la República que superen esta medida deberán considerarse que requieren de atención particular. pero muy superiores para 2009. Una vez identificadas la naturaleza y magnitud de los delitos. es necesario sistematizar la información precisando cuáles son las condiciones que favorecen la ocurrencia de un hecho delictivo. lugar de residencia.

8 millones son en transporte público y el resto en privado. alcohol AUSENCIA DE SUPERVISIÓN LIBERTAD DE MOVIMIENTO OFENSOR “INCONTROLABLE” Búsqueda/Percepción Información/Modelación Ofensores potenciales Motivaciones diversas Si se toma como ejemplo de actividades cotidianas el uso del transporte. en Crime Prevention Studies. ebrios. Seguridad Social/Educación/Sistema legal ESTILO DE VIDA/ACTIVIDADES COTIDIANAS ENTORNO FÍSICO Recreación/Trabajo Consumo/Residencia AUSENCIA DE VIGILANCIA Tipo de entorno urbano/Tipo de vivienda Tecnología/Vehículos/Sistema de comunicaciones INFLUENCIAS SUBCULTURALES. Monsey. en la zona metropolitana integrada por el Estado de México y el Distrito Federal se efectúan casi 22 millones de viajes al día. “Situational crime prevention”. et- Fuente: Ronald V. 1994. Las propias autoridades han señalado que “las rutas de mayor riesgo en el transporte y con mayor probabilidad de ser asaltado.” 55 La oportunidad delictiva en el caso del transporte y los medios que se utilizan (automóviles privados. son aquellas denominadas como metropolitanas que entran y salen de la ciudad a los municipios conurbados. urbanización. comercios ESTRUCTURA DE LA OPORTUNIDAD DEL DELITO Facilitadores Armas. geografía. Criminal Justice Press. 2. taxis.II. CONTROL SOCIAL (TEORÍAS CRIMINOLÓGICAS TRADICIONALES) Víctimas Hombres en edad productiva. amas de casa Objetivos Autos. Ahora bien. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 47 Figura 19: Estructura de oportunidad delictiva 54 ESTRUCTURA SOCIOECONÓMICA Demografía. Según la Encuesta Origen-destino 2007 realizada por el INEGI. Si a ello se añaden algunas características sobre el modus operandi con el que los victimarios actúan en el transporte público —por ejemplo. drogas. Vol. y les roban sus pertenencias— el número de víctimas que se generan en un solo hecho delictivo es voluminoso. cuando un grupo de dos o más delincuentes sube a un microbus donde viajan alrededor de 20 personas. de los cuales 14. Adaptación y traducción de Mario Arroyo Juárez. cétera) es muy amplia. Clarke. Nueva York. bancos. autos. encontraremos que el estilo de vida que impera en la zona metropolita de la Ciudad de México es algo único a nivel nacional. industrialización. si se toma en cuenta que este hecho se re- .

9%) Oaxaca (5. Es ahí donde los resultados de la ENSI deben ser sometidos al análisis y contrastación con las realidades locales. que resultan ser significativamente más altos que Chiapas pero no difieren de Hidalgo: Guerrero (4.9%). si se considera el hecho de que la mayoría no denuncia el delito ante las autoridades. En otras palabras. Querétaro la victimización general tuvo un cambio a la baja (90% de confianza) con respecto a 2008 (ENSI-6). les siguen varias entidades en niveles bajos. si bien influyen en la comisión de delitos. ruta o tipo de trasporte es excesivamente elevado.II. de objetivos y de facilitadores. aunque sí en relación con 2004 (ENSI-3).9%). Además.1%).7% a 6. han encontrado que las condiciones sociales.5%) y Tamaulipas (12. pero por otra parte. sin que las autoridades pongan un alto a la impunidad y dejen por omisión o colusión seguir actuando a los delincuentes.4%). es necesario analizar cada caso en específico. no sólo en la zona metropolitana de la Ciudad de México sino en el resto del país. pobreza. en particular al resto de los robos. los estados de Nuevo Léon (12. de marginación. Algunos resultados particulares El porcentaje de víctimas a nivel nacional en 2009 bajó de manera significativa con respecto a 2008 (con 95% de confianza) de 11. tanto los estilos de vida como el entorno físico proporcionan un gran número de víctimas. de manera importante también siguen Chihuahua (12.5% a 10. etcétera. Zacatecas (5. son la mayoría de los delitos que ocurren. Bajo estas consideraciones se puede observar que la prevalencia en prácticamente todas las entidades federativas se mantiene sin fuertes variaciones a lo largo de los últimos tres años. Sonora (13. tal y como se muestra en la estructura de la oportunidad delictiva.2%). Veracruz (5. Las entidades con mayor proporción de víctimas fueron el Distrito Federal (21%).9%) Tamaulipas (6%). Por otra parte. En los estados de Coahuila.8%). la mayoría de ellos se explica por otros dos factores: la reincidencia victimal y la impunidad.1%.1%). Aguascalientes (14. . así también se detectó lo mismo en Tamaulipas al hacer la comparación con respecto a 2007 (ENSI-5)57.3%). entonces la victimización será amplia y constante en cuanto a víctimas y objetivos (transeúntes. Colima. Con respecto a 2008 (ENSI-5) se advierte cambio a la alza en Coahuila (5. Hidalgo. Indirectamente las teorías de la oportunidad delictiva. Tabla II 1: Porcentaje de personas de 18 años o más víctimas de algún delito en la República Mexicana durante 2008. y Baja California (12. el número de víctimas que se genera en un punto geográfico. Nayarit. las entidades con menor porcentaje de víctimas son Chiapas (2. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 48 pite de forma constante (varios hechos por hora) y cotidiana (todos los días).9%) e Hidalgo (3. por otra parte no se advierte esa diferencia estadística significativa con respecto a 2007 (ENSI-5). es absolutamente lógico que al aplicar la encuesta en un 28% de los hogares del DF y en el 21% de los del Estado de México haya cuando menos una víctima de algún delito. Campeche (6%) y Nayarit (6.8% a 5.2%).0%) mostraron un descenso significativo respecto a dicho año58. Baja California Sur (11. vehículos. etcétera).6%) y Quintana Roo (11.4% a 8. En este sentido debe quedar claro que las encuestas de victimización son un instrumento más de diagnóstico y que su precisión suele ser mayor a nivel global que local. y si no se reducen las oportunidades para delinquir.5%).8%) y Zacatecas (2. en las zonas urbanas. En lo que se refiere al porcentaje de víctimas mayores de 18 años en las entidades federativas. Estado de México (13. situación similar a lo que ocurre con los datos agregados a nivel nacional (Ver Figura 7).7%). Resultados ENSI-7/2010.4% a 8. que como lo señalan las ENSI’s. las cuales tienen una prevalencia por arriba del promedio nacional. como sería el caso de la prevención situacional del delito (PSD) 56 . Esta misma explicación de la oportunidad delictiva se puede aplicar también a otros delitos.

resultados separados para la zona conurbada (ZCMex) y para el Distrito Federal.7% (ver tablas l-9 y ll-2). ahora forman parte del colectivo de zonas metropolitanas de estudio. De manera particular se observa que en las ciudades de Chihuahua y Cancún hubo un descenso estadísticamente significativo en la prevalencia general con respecto a 2008 (ENSI-6). Michoacán. Guadalajara. Chihuahua. En 2009 en el grupo de 17 ciudades se detectó 15. también se consideró la Ciudad de México considerando estimadores globales para el Distrito Federal y su zona conurbada del Estado de México. Monterrey. Para efecto de análisis.5% a 14. mientras que en 2008 la estimación fue de 16. el Distrito Federal y la zona conurbada del Estado de México. Mexicali. Las ciudades de estudio en ENSI-7 son: Acapulco. En todos los resultados por zonas metropolitanas se incluye el concepto Ciudad de México.5% y en Cancún de 16. Villahermosa. Cuernavaca. Figura 20: Porcentaje de víctimas en cualquier parte de la República Mexicana en las zonas metropolitanas de estudio de acuerdo a las encuestas de victimización ENSI*.II. que se refiere a la estimación conjunta del Distrito Federal y la zona conurbada del Estado de México. Tijuana. Ciudad Juárez. Culiacán. Toluca.8%. . Las ciudades de Nuevo Laredo (Tamaulipas) y Villahermosa (Tabasco). Nuevo Laredo. Y ENSI-7. durante 2009 según ENSI-7/2010. de las que no hubo resultados en la ENSI-659 .0% a 9. ENSI-4 16. Cancún. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 49 El conjunto de ciudades o áreas metropolitanas de estudio en esta ocasión se conformó por 17. 14. 17). Se ilustran intervalos de confianza de 95%. Se observa que la prevalencia general no ha sufrido cambio estadísticamente significativo en el global ciudades en los años que se tienen mediciones. * La ENSI-3 consideró 13 ciudades. Por otra parte se proporcionan. Oaxaca. ENSI-6.6% de víctimas. como se aprecia en esta y las siguientes tablas por ciudad. incluyendo por primera vez a la ciudad de Morelia. En Chihuahua el cambio fue de 19. Tabla II-2: Porcentaje de personas de 18 años o más víctimas de algún delito en la República Mexicana en las zonas metropolitanas de estudio. a pesar de que la estimación puntual es menor.

Tabla II 3: Porcentaje de personas de 18 años o más víctimas de algún delito en su estado de residencia en 2009.II. Querétaro. según ENSI-7/ 2010. según ENSI-7/ 2010. Nayarit. (Estimación por intervalo) Tabla II 4: Porcentaje de personas de 18 años o más víctimas de algún delito en el estado de residencia en 2009. (Estimación por intervalo) . para las zonas metropolitanas de estudio. por cuanto los estados más altos o bajos son los mismos. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 50 Prevalencia en el estado de residencia Al examinar la victimización de personas en el estado donde viven se aprecia un comportamiento similar a la prevalencia general. Guerrero e Hidalgo el porcentaje de personas que fueron víctimas en su estado resulta ser menor que en ENSI-6 (2008) (comparaciones con 90% de confianza). En Guerrero no se detectó cambio en la prevalencia general. pero se advierte el cambio estadístico (a la baja) en el índice que da cuenta del porcentaje de víctimas en el estado en particular. Colima. En Coahuila. por entidades.

(Estimación por intervalo) * Para el caso de Ciudad de México se inspeccionan los lugares de los delitos ocurridos en la base de delitos. . Tijuana (16% a 12%) y Cancún (14% a 9%). Se ha visto cómo el porcentaje de víctimas es mayor en las zonas urbanas. Sin embargo. en las zonas metropolitanas de estudio.II. Se sabe que la delincuencia es un fenómeno primordialmente urbano. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 51 Prevalencia en su ciudad (zonas metropolitanas de estudio) Es de especial interés conocer en las zonas metropolitanas de estudio el porcentaje de personas víctimas de delito en la ciudad donde viven. Tabla II-5: Porcentaje de personas de 18 años o más víctimas de algún delito durante 2009 en su ciudad. Pero es importante también conocer el porcentaje que sufre delitos en un periodo determinado en la ciudad donde reside. en el conjunto de zonas metropolitanas estudiadas. En general en 2009 este porcentaje fue de 15%. se advierte un incremento en la ciudad de Oaxaca (11% en 2008 y 15% en 2009) y un descenso en las ciudades de Chihuahua (19% a 14%).

Hidalgo (6. Veracruz (6. según ENSI-7/ 2010.6%).0%). Nuevo León (14. En Sonora la proporción de hogares con víctimas es mayor al promedio nacional. Morelos (12. . (Estimación por intervalo). Otros estados con porcentajes similares al promedio nacional son: Aguascalientes (15.0%) también tienen un porcentaje mayor al promedio nacional. Chihuahua (16.8%) .0%).1%). con 27.1%) y Baja California (16. Tabla II 6: Porcentaje de hogares con víctimas durante 2009.2%) .2%) . por entidad.II.1% respectivamente. (Estimación por intervalo). Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 52 Porcentaje de hogares con víctimas El Distrito Federal y el Estado de México poseen los porcentajes más altos de hogares con alguna víctima. Guanajuato (11.0%). Jalisco (13. Baja California Sur (14.2%). Tabla II 7: Porcentaje de hogares con víctima en las zonas metropolitanas de estudio durante 2009 según ENSI-7/ 2010. Puebla (14.1%) y Chiapas (5.7%). San Luis Potosí (12. Nayarit (6. Las entidades con menores porcentajes de hogares con víctimas son Guerrero (7. Quintana Roo (14.6%).8%) .1%). Tamaulipas (5.9% y 21.2%).

Quintana Roo.5%). Nuevo León y Estado de México.3%. no se tiene evidencia de diferencia con el promedio nacional. Zacatecas (2. En el conjunto de ciudades de estudio el porcentaje fue mayor a lo detectado a nivel nacional: 7. Nayarit (2. Chiapas. de los hogares con algún miembro menor de 18 años durante 2009. donde se obtuvieron medidas de 9. Puebla y Tamaulipas este porcentaje.2% 60 . año en que se estimó este porcentaje en 3. En Sonora. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 53 Porcentaje de hogares con alguna víctima menor de edad Entre aquellos hogares donde hubo miembros menores de edad en 2009. fue menor a 2 %.3%). Colima (2.II.5% y 6. 6. 7. Baja California Sur (2. Tabla II-8: Porcentaje de hogares con alguna víctima menor de edad.2% existió alguna víctima menor de 18 años.3%). según ENSI-7/ 2010.0% .5%). Tabla II-9: Porcentaje de hogares con alguna víctima menor de edad durante 2009 en las zonas metropolitanas de estudio. Tabasco.0% respectivamente. Querétaro (2. por entidades.7%) .6%). (Estimación por intervalo).4%. El nivel de este indicador en la ENSI-7 es mayor al promedio nacional en Distrito Federal. Veracruz (2. puntualmente.2%). . También tuvieron porcentajes menores al promedio nacional los estados de Oaxaca (2. (Estimación por intervalo). en Coahuila. aunque de manera puntual se obtuvo un porcentaje mayor (6. Por otro lado.3%). Hidalgo. se encontró que en 4. Sinaloa. Esta medición se incorporó por vez primera en la encuesta realizada en 2009. según ENSI-7/ 2010.

los delitos de robo total o parcial de vehículos muestran mayor prevalencia entre los hogares de las ciudades que la generalidad del país. los robos de vehículos se cometen en mayor frecuencia en zonas urbanas.0%). Evidentemente.4%) .7-16.8%).6%).4%.6%) y Morelia (15.II.8%) . Entre los hogares del país que fueron propietarios de algún vehículo durante 2009.3%). (Se consideran hogares con vehículos particulares durante 2009). Sin embargo. En 2008. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 54 Porcentaje de hogares víctimas de ciertos delitos Es de interés conocer el porcentaje de hogares que sufrieron algún delito al patrimonio del hogar. . (Estimación por intervalo). con respecto a 2008. a nivel nacional y en el colectivo de 17 zonas metropolitanas. Monterrey (17. pero no existe diferencia estadística significativa (95% de confianza). Guadalajara tiene el mayor porcentaje de hogares que han sufrido este delito (24.2%).7%).2% sufrió robo total. mientras que para 2009 se estima a partir de la ENSI-7 que este porcentaje es de 12. El porcentaje es similar al registrado en años anteriores.6%). durante 2009 por entidad. el 3. Sonora (14.9%). Tijuana (7. robo total de vehículo o robo parcial de vehículo durante 2009. a nivel nacional. en 2007 este porcentaje fue de 3. según la ENSI-7. Cuernavaca (9.9% y en 2008 de 3. entre las ciudades de estudio. seguido de Villahermosa (20. Oaxaca (18.1%). pero en las zonas metropolitanas este porcentaje fue de 5. Tabasco (14. tanto a nivel nacional como en el conjunto de ciudades de estudio. Cabe señalar que. según ENSI-7/ 2010. el 2% de los hogares de México de manera general sufre este delito en un año.2%). Puebla (16.3%. El robo a casa habitación muestra un comportamiento similar en las zonas metropolitanas de estudio como en el promedio nacional. Tabla II-10: Porcentaje de hogares víctimas de robo a casa habitación.9%).8%. 15.6%) . según ENSI-7/ 2010.1%).1%).4% de los hogares que tenían algún vehículo sufrieron robo parcial (14. como los robos de vehículos y a casa habitación.1%) y Acapulco (9. Tabla II-11: Porcentaje de hogares que sufrieron robo parcial de vehículos en su estado.0. 95% de confianza). el Distrito Federal (19. y Guanajuato (14. Nuevo Laredo (7. Distrito Federal (19. que fue de 12. valor similar al estimado para 2007 a través de ENSI-5. se detecta un descenso importante en el porcentaje de hogares que sufrieron robos parciales de vehículo.4%. Las entidades donde resultó ser más frecuente este delito entre los hogares con vehículos fueron Aguascalientes (27. Las zonas metropolitanas con menor prevalencia de hogares por este delito son Culiacán (7. Jalisco (17. Nuevo León (15. (Estimación por intervalo).2%).

es decir el robo de accesorios.3. -Se consideran estimaciones por personas de 18 y más años en cada caso. partes o herramientas del vehículo. la prevalencia de robo parcial de vehículo. sólo rebasado por el robo a transeúnte.9% a 1. del que 3. Cabe señalar que. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 55 Tabla II-12: Porcentaje de hogares que sufrieron robo parcial de vehículos en su estado. Tabla II-13: Porcentaje de personas de 18 o más años víctimas de cada tipo de delito (considerado en le encuesta) ocurrido en la República Mexicana durante 2009. disminuye de 4. (Estimación por intervalo) Prevalencia por tipo de delito Es interesante observar la proporción de personas víctimas por tipo de delito.0% (2. sin cambio significativo).3% en 2008 (4. se advierte que el delito que tiene mayor prevalencia es el robo a tran- seúnte. * Ya que una persona puede ser víctima de varios delitos.II.8% . son delitos al hogar (y en particular.1% en 2008. para los robos de vehículo existe en el cuestionario manera de estimarlo con base en los delitos sufridos en el hogar en general).04. Aun cuando los delitos de robos totales o parciales de vehículos así como el de robo a casa habitación.3% a 0.5%).6%) a 3. según ENSI-7/ 2010 -Se consideran hogares con vehículos particulares durante 2009-. durante 2009 en las zonas metropolitanas de estudio. . es posible observar el comportamiento de estos índices considerándolos con base en población de personas de 18 años y más de manera similar a los demás delitos. se detecta un cambio importante a la alza en el porcentaje de personas de 18 o más años víctimas de extorsiones (0. No hay que olvidar que este delito es de los más frecuentes en México (y los declarados en encuestas). Así pues. (Estimación por intervalo).4% de las personas adultas fue víctima en 2009 (y 3.2%) 61 en 2009. ENSI-7/2010. Por otra parte. los porcentajes no suman el porcentaje de víctimas general.4%) y lesiones (0.

Chihuahua —donde igualmente no se pudo aplicar la tercera parte de los cuestionarios. Guerrero —lo que resulta inaudito dadas las noticias que casi diariamente aparecen en los medios de comunicación. y en lo que sin duda influyen las causas de no respuesta expuestas en el primer capítulo—.62 Por definición. Nayarit. en que estima con mucha precisión el volumen de delitos que ocurre anualmente. Resultados particulares de incidencia Tasa general de delitos por 100 mil habitantes Las entidades con mayor incidencia delictiva son el Distrito Federal (26. lo que también resulta extraño pues la entidad continúa con una tasa de homicidios dolosos similar a la de las naciones más seguras del mundo y sin una sola denuncia por secuestro. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 56 II. es decir una disminución. Sonora y Tamaulipas64.857). El valor de esta indicador radica. Incidencia La incidencia delictiva Uno de los principales indicadores que se obtienen de las encuestas de victimización es precisamente la incidencia delictiva. Colima. Esto ocurre en Coahuila. Jalisco.548) y Aguascalientes (19. Hidalgo y Chiapas 63. Cabe señalar que la tasa nacional de delitos por 100 mil habitantes (población general) derivada de la ENSI-7/ 2010 resulta ser menor a la de ENSI-6/2009.162). las cifras que dan a conocer las autoridades son claras subestimaciones de la cifra real de la delincuencia. Las cinco entidades mencionadas tuvieron una incidencia de delitos en la ENSI-7 por arriba del promedio nacional. El número más veraz dependerá en última instancia de la proporción que alcance la cifra oculta. Querétaro. Guerrero. Sin embargo. quienes se verían beneficiados al orientarse de manera más técnica y racional los recursos y las acciones para mejorar la seguridad. Las implicaciones de utilizar la incidencia delictiva proveniente de la cifra oficial o la que se deriva de las encuestas de victimización es crucial. las entidades con menores tasas de incidencia son Tamaulipas. en las discusiones sobre victimización (que muestra el número de víctimas involucradas). Estado de México (15. considerando una confianza de 90%. La conclusión es sencilla: para el diseño de políticas públicas es necesario utilizar el dato de la incidencia delictiva generado por las encuestas de victimización (ver Tabla I-14) y no el que se obtiene de las cifras oficiales. Ésta es la gran paradoja de negarse a utilizar los indicadores sólidos de la incidencia delictiva basada en las encuestas de victimización: al negar la realidad se perpetúa la falta de recursos. medida a través de tasas por cada 100 mil habitantes. seguidas de Quintana Roo (15. registra incidencia con cambio significativo a la alza (5. Por otra parte.255). Yucatán. Para que los datos de incidencia que genera la encuesta sean valorados en su justa dimensión y aprovechada su utilidad.II. Paradójicamente. Hidalgo.808) y Baja California (13. y no sólo aquellos que las autoridades de procuración de justicia conocen. se aprecia un panorama general “a la baja” —aun cuando la incidencia sea significativamente menor a 90% de confianza y no a 95%—. No obstante. fundamentalmente. aunado al hecho de que un número importante de entidades muestran descensos. al estar subestimada esta cifra en al menos 80% están solicitando también mucho menos recursos de los que en verdad se necesitan. no se advierte diferencia estadística. es necesario compararlos con la misma cifra que se obtiene pero de la estadística oficial a lo que se conoce como cifra oculta. Al examinar las diferencias con 95% de confianza.135 a 9. y así la brecha existente entre cifra oficial y cifra real seguirá generando un círculo perverso donde las autoridades sostienen que los delitos gracias a sus acciones se reducen. que es un dato crucial para la toma de decisiones en materia de políticas públicas. también llamada cifra negra. Los gobiernos soli- citan a los poderes legislativos una determinada cantidad de recursos para que a través de sus instancias de seguridad y justicia puedan atender un determinado volumen de delitos anuales. mientras que las víctimas los sufren ya sea en la misma proporción o incluso en número mayor. no se habla por lo general de la incidencia. En diez entidades se observa un cambio favorable importante. Una entidad. criminalidad (el número de delitos ocurridos a una población específica) o sobre inseguridad.2. Tómese simplemente el criterio presupuestal. . ante una prevalencia que resulta menor con una diferencia estadísticamente significativa (con 95% de confianza). que sería la consecuencia de esta interacción. circunstancia que no debe obviarse al dar los resultados—.750). Ello redundará en el mediano y el largo plazos en un beneficio tanto para los gobiernos que siguen administrando el miedo al delito bajo una lógica político-electoral como por supuesto para los ciudadanos.

1 robos a casa habitación por cada mil hogares en 2099. se construye una tasa de incidencia de delitos al hogar. cifra similar a lo estimado para 2008 a partir de ENSI-6 (22. las tasas de delitos a vehículos. (Estimación por intervalo). Tabla II-16: Tasa de incidencia de delitos al hogar por mil hogares a nivel nacional en 2009. • La tasa de delitos nacional considera todos los delitos sin importar donde ocurrieron. Tabla II-15: Tasa de incidencia delictiva por 100 mil habitantes. en las zonas metropolitanas de estudio según ENSI-7/ 2010.7 para robo parcial. ocurrieron 24. resulta mayor a lo estimado para 2007 (68. En el conjunto de las zonas metropolitanas de estudio no se detectan diferencias ni en la estimación de la tasa de delitos al hogar ni en ninguno de los rubros específicos. En general se dieron en 2009 según ENSI-7. considera los delitos ocurridos en el estado de residencia de la víctima. según ENSI-7/ 2010. el robo parcial. Mientras.7). ya que se tiene una sección que pregunta si alguno de los integrantes fue propietario de vehículo y si se sufrieron estos delitos. por mil hogares. Tasa diferenciada de delitos al hogar A partir de la encuesta es posible estimar los robos totales y parciales de vehículos con base en los delitos sufridos por cualquier integrante del hogar. que registraron cifras de 16. Con base en esta información y los datos recabados sobre robos a casa habitación.7)66.2 para robo total y 82. 123 delitos al hogar por mil hogares.7)65. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 57 Tabla II-14: Tasa de incidencia delictiva por 100 mil habitantes. . se detectan menores a las obtenidas para los mismos delitos en ENSI-6. las tasas estatales. (Estimación por intervalo). En particular. (Estimación por intervalo). por entidades según ENSI-7/ 2010. Sin embargo.II. el robo total de vehículo resultó similar en magnitud a 2007 (16. aunque es menor que en 2008.

Morelos (53.9 a 1.2) .3 a 14. se detecta un cambio a la baja en Tijuana (de 92.9 a 2.3 a 5.1). Hidalgo (de 11.4 a 4. Entre las ciudades. sólo se advierte un incremento en el estado de Puebla (que pasó de 9.767). * En ciudades las tasas se refieren a delitos ocurridos en el estado de residencia de la víctima Al examinar el robo a casa habitación por entidades y ciudades. Querétaro (101.2) . El robo total de vehículo descendió en varias entidades de 2008 a 2009.4) . San Luis Potosí (13. durante 2009. Al hacer el estudio comparativo en ciudades. y Veracruz (7. (Estimación por intervalo).7 a 25. Sinaloa (15.6) y Tijuana (96. se registra un decremento significativo en Chihuahua (196.4 a 45. en las zonas metropolitanas de estudio. pero resulta similar a la cifra de 2007 (que fue de 16.2 a 56. según ENSI-7/ 2010.0).1). por entidad. Tabla II-19: Tasa diferenciada de delitos al hogar por mil hogares. Guerrero (35.7 a 58.4).9). Sobre el robo parcial de vehículo se detectan disminuciones importantes en las siguientes entidades: Colima (76. para el conjunto de zonas metropolitanas de estudio. Michoacán (107. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 58 Tabla II-17: Tasa de incidencia de delitos al hogar por mil hogares en 2009.7 a 29.6 a 22.1 a 130. según ENSI-7/ 2010.4) en el robo total de vehículo. según los datos de ENSI-7. .II.2) y San Luis Potosí 100. se observan cambios con respecto a 2008 en Baja California (66. (Estimación por intervalo).9).1).5 a 59. Tabla II-18: Tasas diferenciadas de delitos al hogar por mil hogares en 2009.9 a 41. (Estimación por intervalo).9 a 53. según ENSI-7/ 2010.4).7).

que ya se mencionó entre las entidades. Además del Distrito Federal. en 2009. Durango (2.722). con 95% de confianza) delitos por cada cien mil personas adultas.088). fraudes. Aunque en el ámbito nacional la tasa de delitos a las personas permaneció igual. por 100 mil habitantes de 18 y más años. otros robos. en el conjunto de zonas urbanas de estudio se dio un incremento significativo. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 59 Tasa diferenciada de delitos a las personas Los demás delitos captados por la encuesta son los que se cometen directamente a la persona. Yucatán (2.328 delitos a la persona por 100 mil habitantes adultos. se aprecia que dicho indicador es similar a lo estimado para 2005 (ENSI-4) en 16 zonas urbanas 69 (15. las tasas estatales. pues a nivel nacional en 2009 resultó en 9.296). y en 2008 la estimación fue de 8. Si en 2008 se tenía que las 14 ciudades registraban 12. Dicho cambio es estadísticamente significativo con 95% de confianza. Sin embargo. Distrito Federal (16. (Estimación por intervalo).767 – 8.910) .939 con 95% de confianza).744). en donde se incluye al Distrito Federal y su zona conurbada.106 a 22.163 a 13. Quintana Roo (5. esto ocurrió así en los estados de Aguascalientes (4. Sin embargo.545 a 17. • La tasa de delitos nacional considera todos los delitos sin importar donde ocurrieron.133 en el conjunto de 17 zonas metropolitanas)68.454 a 6. En particular la encuesta detecta si la persona sufrió robo a transeúnte. Dicho indicador se ha mantenido estable. lesiones.633 a 8.941 a 23. En la Ciudad de México.II.539).795).639) y Zacatecas (1. subió en este sentido la zona conurbada del Estado de México (15. secuestro (de tipo tradicional o exprés) y otros delitos.919). extorsiones.228 a 11. se dieron 15. considera los delitos ocurridos en el estado de residencia de la víctima. en varias entidades se detectó que esta medida tuvo un incremento con respecto a 2008.517) . Tampoco hay evidencia estadística de diferencia de la magnitud de estos delitos con respecto a 2007 (cuando esta tasa fue de 8. según ENSI-7/ 2010.428). o un robo relacionado a la visita de un banco o cajero automático. y Oaxaca (10. Tabla II-20: Tasa diferenciada de delitos a las personas en 2009. . a saber.302 (8. delitos sexuales.840 a 23. habida cuenta que no hay evidencia estadística de diferencia entre ambas cifras. por entidad federativa.005 a 17.153 a 5. Estado de México (12. de acuerdo a la ENSI-7. también se registra un incremento de este indicador (15.555).654 – 9.951. Sobre éstos se construye una tasa diferenciada por 100 mil personas de 18 o más años.353 (7.

II. Resultados de la ENSI-7
RESULTADOS

60

Tabla II-21: Tasa diferenciada de delitos a las personas en 2009 por 100 mil habitantes de 18 y más años, según ENSI-7/ 2010, por zona metropolitana de estudio. (Estimación por intervalo).

Al analizar cada tipo de delito se advierte que la tasa de robos a transeúnte no mostró cambio a nivel nacional, como tampoco en la generalidad de ciudades. En el país, de acuerdo con la ENSI-7, hubo en 2009 una tasa de 4,499 robos a transeúnte por cada 100 mil habitantes adultos cuando en 2008 esta cifra fue de 4,092. Por otra parte, en las zonas metropolitanas este indicador resultó ser de 8,605 en 2009; sin ser significativamente distinto a la medición de 2008, de 7,715. Sin embargo en el estado de Chihuahua, así como en Ciudad Juárez, se detectan aumentos de esta tasa; en el primer caso pasa de 1,326 a 2,447, y en el segundo pasa de 2,312 a 4,648 robos a transeúnte por cien mil personas de 18 o más años. Sin duda el cambio en Ciudad Juárez tuvo peso importante para el resultado estatal. También hay que mencionar incremento en el estado de Guanajuato (897 a 2,692) y en la ciudad de Oaxaca (5,798 a 10,316). Los delitos a personas que registraron un ascenso de 2008 a 2009 en la tasa diferenciada específica fueron las lesiones y las extorsiones. A nivel nacional las lesiones subieron de 407 en 2008 a 625 por cien mil habitantes de 18 o más años en 2009. En las zonas metropolitanas de estudio, se pasó de 451 a 873. Cabría señalar que las entidades donde específicamente se detecta incremento significativo son el Estado de México (de 171 a 675), Oaxaca (57 a 1,191), Quintana Roo (207 a 1,315), mientras que sólo en Hidalgo hubo una baja importante (1,011 a 77). Entre las zonas metropolitanas se detecta un cambio a la alza de la tasa de lesiones en la zona conurbada del Estado de México (de 174 a 822), Ciudad Juárez (27 a 692) , Oaxaca (355 a 1413) y en el global de la Ciudad de México, es decir la conjunción de la zona conurbada sumada al Distrito Federal ( de 351 a 1054). Para 2008, a través de la ENSI-6, se estimaron que ocurrían 1,291 extorsiones por 100 mil personas de 18 o más años; mientras, a partir de la ENSI-7 se estima que en

2009 este indicador fue de 2,030. Esto supone un cambio a la alza significativo estadísticamente. En Aguascalientes (subió de 782 a 5,035), Durango (cambió de 44 a 2,595), Morelos (574 a 2,106) , Nuevo León ( de 543 a 1,632) , Quintana Roo (361 a 3,324) , San Luis Potosí (de 1484 a 3,902) y Zacatecas ( de 309 a 3,791) se observan aumentos con respecto a la medición de extorsiones en 2008. Por otra parte en Coahuila y Nayarit este índice desciende. En el conjunto de zonas metropolitanas se registró un índice de extorsiones en 2009 de 2,629 por cien mil habitantes adultos, mientras la cifra de 2008 a partir de ENSI-6 fue de 1,325. En particular hubo un incremento de la incidencia de este delito en la zona conurbada del Estado de México (subió de 1,053 a 2,590) , Acapulco (314 a 1,668), Cuernavaca (851 a 3,600), Cancún (567 a 2,309) , Mexicali (1,707 a 4,514) y la Ciudad de México (1,417 a 3,148). El índice detectado en Nuevo Laredo es de 1,212, lo cual se encuentra por debajo de la media del conjunto de ciudades, pero dentro de un rango promedio nacional.

• En ciudades las tasas se refieren a delitos ocurridos en el estado de residencia de la víctima

II. Resultados de la ENSI-7
RESULTADOS

61

Tabla II-22: Tasas de delitos a las personas por 100 mil habitantes de 18 y más años, en 2009 a nivel nacional por tipo de delito, a partir de ENSI-7/ 2010. (Estimación por intervalo).

Tabla II-23: Tasas de delitos a las personas por 100 mil habitantes de 18 y más años, en 2009 en el conjunto de zonas metropolitanas de estudio, por tipo de delito, a partir de ENSI-7/ 2010. (Estimación por intervalo).

* En ciudades, la tasa corresponde a delitos ocurridos en el estado de residencia de la víctima.

II. Resultados de la ENSI-7
RESULTADOS

62

Finalmente, tanto la prevalencia como la incidencia de extorsión y lesiones muestran alzas significativas a nivel nacional. Lo mismo ocurre con el robo parcial de vehículo. Sin embargo, el robo total de vehículo muestra una baja en la medida de incidencia (basada en hogar) pero la medición de prevalencia (basada en personas) no indica cambio sobre el año anterior. Hay que observar que estos indicadores provienen de secciones diferentes del cuestionario, es decir la prevalencia que se calcula sobre personas considera delitos sufri-

dos por la persona seleccionada del hogar, mientras la tasa diferenciada de incidencia considera los delitos a vehículos del hogar. Por otra parte, se mencionó que el porcentaje de hogares con vehículo que sufrieron este tipo de robo se ha mantenido. Por todo ello, es contundente que la encuesta describe una baja en el robo parcial de vehículo con respecto al año anterior, pero conviene reservarse tal conclusión en lo que toca a robo total.

Tabla II-25: Tasa diferenciada de robo a casa habitación por mil hogares, durante 2009 en las zonas metropolitanas de estudio, según ENSI-7/2010. (Estimación por intervalo).

Tabla II-24: Tasa diferenciada de robo a casa habitación por mil hogares, durante 2009 por entidad, según ENSI-7/2010. (Estimación por intervalo).

en 2009. .II. Tabla II-27: Tasa diferenciada de robo total de vehículo por mil hogares. por entidad. (Estimación por intervalo). (Estimación por intervalo). en las zonas metropolitanas de estudio. 2009. según ENSI-7/2010. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 63 Tabla II-26: Tasa diferenciada de robo total de vehículo por mil hogares. ENSI-7/2010. * Aparecen truncados en cero aquellos límites inferiores menores a cero.

(Estimación por intervalo). Tabla II-29: Tasa diferenciada de robo parcial de vehículo por mil hogares durante 2009. según ENSI-7/2010.II. según ENSI-7/2010. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 64 Tabla II-28: Tasa diferenciada de robo parcial de vehículo por mil hogares durante 2009. . (Estimación por intervalo). por entidad. por entidad.

. durante 2009. según ENSI-7/2010. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 65 Tabla II-30: Tasa diferenciada de robo a transeúnte por 100 mil personas de 18 o más años. (Estimación por intervalo). por entidad.II. (Estimación por intervalo). • -Aparecen truncados en cero aquellos límites inferiores menores a cero. durante 2009. según ENSI-7/2010. Tabla II-31: Tasa diferenciada de robo a transeúnte por 100 mil personas de 18 o más años. en las zonas metropolitanas de estudio.

durante 2009. .II. Tabla II-33: Tasa diferenciada de otros robos por 100 mil personas de 18 o más años. según ENSI-7/2010. en las zonas metropolitanas de estudio. según ENSI-7/2010. (Estimación por intervalo). Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 66 Tabla II-32: Tasa diferenciada de otros robos por 100 mil personas de 18 o más años. durante 2009. por entidad. (Estimación por intervalo).

II. según ENSI-7/2010. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 67 Tabla II-34: Tasa diferenciada de lesiones por 100 mil personas de 18 o más años. Tabla II-35: Tasa diferenciada de lesiones por 100 mil personas de 18 o más años. (Estimación por intervalo). durante 2009. en las zonas metropolitanas de estudio. durante 2009. según ENSI-7/2010. (Estimación por intervalo). por entidad. • Aparecen truncados en cero aquellos límites inferiores menores a cero .

II. • Aparecen truncados en cero aquellos límites inferiores menores a cero . (Estimación por intervalo). según ENSI-7/2010. Tabla II-37: Tasa diferenciada de extorsiones por 100 mil habitantes de 18 o más años. según ENSI-7/2010. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 68 Tabla II-36: Tasa de extorsiones por 100 mil habitantes de 18 o má años durante 2009. por entidad. en las zonas metropolitanas de estudio. durante 2009. (Estimación por intervalo).

II. en zonas metropolitanas de estudio. (Estimación por intervalo). (Estimación por intervalo). . durante 2009. • Aparecen truncados en cero aquellos límites inferiores menores a cero. según ENSI-7/2010. Tabla II-39: Tasa diferenciada de fraudes por 100 mil habitantes de 18 o más años. durante 2009. según ENSI-7/2010. • Aparecen truncados en cero aquellos límites inferiores menores a cero. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 69 Tabla II-38: Tasa diferenciada de fraudes por 100 mil habitantes de 18 o más años. por entidad.

al igual que a nivel nacional. delito que se estimaba como el 10% de todos los hechos delictivos registrados por la ENSI-6. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 70 Distribución de hechos delictivos Los hechos delictivos ocurridos en 2009. de acuerdo con la ENSI-7. según los datos que se desprenden de ENSI-7. Se aprecia. muestran que la extorsión. un aumento en la proporción de extorsiones: del 7% al 12%. El robo a transeúnte sigue siendo lo más frecuente. que el robo de accesorios de vehículos aparece con una baja en la distribución de delitos: 23%. En las zonas metropolitanas de estudio el robo a transeúnte es también el delito predominante. ahora representa el 14%. Llama la atención por otra parte. . y un descenso en robo parcial de vehículo de 25% en 2008. a 21% en 2009.II. Figura 21: Distribución de hechos delictivos 2009 y 2008 a nivel nacional. con el 40% del total. representando el 32% de la delincuencia común de 2009. * Los delitos son ponderados por factor de hogar o persona según el tipo de delito.

. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 71 Figura 22: Distribución de hechos delictivos en el conjunto de zonas metropolitanas de estudio (En la ENSI-6 el conjunto es de 14 ciudades y en la ENSI-7.II. 17). * Los delitos son ponderados por factor de hogar o persona según el tipo de delito.

No puede soslayarse en este punto que uno de los compromisos del Acuerdo por la legalidad. por los pocos casos encontrados en cada año. reiterando una y otra vez que las cosas no son tan graves. en cambio. las autoridades no han logrado disminuir la incidencia ni la prevalencia delictiva de la totalidad de delitos.II.1% que arrojó la ENSI-7 permite advertir se cometieron alrededor de 99 secuestros (exprés y tradicionales) 70 por cada 100 mil habitantes entre la población de 18 o más años en 2009 —como se aprecia en el inciso correspondiente a tasas diferenciadas de este documento—. La encuesta registra de manera conjunta el secuestro tradicional. sino que ha mantenido una incidencia constante. era el de esforzarse por hacer descender la victimización en el secuestro. que en tomar las medidas de política criminológica y profundo rediseño institucional que las circunstancias exigen. El 0. Hay crímenes que aparecen sólo cuando la delincuencia es alta y las autoridades se encuentran rebasadas por el resto de la delincuencia. Tabla II 40: Denuncia y cifra negra en el delito de secuestro a partir de estimaciones conjuntas de varios años. pero se muestran para claridad y conocimiento del lector. Se ha dicho en varias ocasiones que el simple hecho de que una encuesta llegue a captar el secuestro es significativo. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 72 Secuestro No hay duda que uno de los delitos de mayor impacto social en México es hoy en día el secuestro en sus dos modalidades: la de secuestro exprés y los secuestros tradicionales en los que se exige un rescate. Tal es el caso del secuestro. Dicho lo anterior. Con los resultados obtenidos de la ENSI-7 no se detecta diferencia significativa entre las mediciones de 2008 y 2009: en ambos años se aprecia que 0. El nulo avance en el objetivo de hacer decrecer la incidencia y la prevalencia de secuestros es una ominosa constatación de la debilidad del Estado mexicano —en sus tres niveles— que. tasa extremadamente alta. A lo largo de las mediciones de la ENSI. Es decir. registra un aumento importante. parece carecer de alternativas eficaces ante el desafío de la criminalidad más devastadora. la seguridad y la justicia. y en 2009 se iniciaron 1. * Se consideran los ponderadores de cada año en las estimaciones conjuntas. en el que se priva de la libertad a la víctima por el tiempo indispensable para cometer los delitos de robo o extorsión. y tampoco han logrado reducirlas específicamente en uno de los delitos más graves. como muestran las cifras. mientras que en otras ha adquirido dimensiones considerables. signado ya hace dos años y media.1% de la población adulta es víctima de alguna de las modalidades de secuestro en un año. ** No es recomendable tomar estimaciones de años específicos como válidas. . hemos visto que el secuestro encontró no sólo un entorno propicio para florecer. y en dos de ellas —Chihuahua y Baja California— de gran magnitud.128. es preciso matizar: hay varias entidades del país en las que el secuestro no es un problema mayúsculo. En 2008 se abrieron 907 averiguaciones previas por ese delito. La cifra oficial. y el secuestro exprés. por ínfimo que sea ese indicador. es decir aquél en que se priva de la libertad a la víctima y se solicita rescate. Las autoridades se han mostrado más preocupadas por la manera de afrontar la situación en el discurso.

se advierte que sería aventurado establecer conclusiones sobre sus tendencias.9%). mientras el promedio de dinero solicitado en 2008 fue de $50.II. Sin embargo. cabe hacer ciertos señalamientos sobre el delito de secuestro. Respecto de la extorsión puede decirse algo similar a lo que se apuntó sobre el secuestro. con base en los delitos reportados en las tres últimas ENSI.9%). si se obtiene la misma medición conjuntando datos de ENSI-6 y ENSI-7 la cifra negra se estima de 66% y al conjuntar las tres encuestas se llega a una cifra negra de 58%. ya que es el delito donde existe mayor necesidad de satisfacer este tipo de indicadores. 84%. se encuentra que 55% de los secuestros de personas adultas que habitan en viviendas particulares (población a la que se encuesta) han sido denunciados. y en el ámbito de zonas metropolitanas 2. vehículos automotores (7. arruina nego- Figura 23: Distribución por tipo de extorsión a nivel nacional. El porcentaje de ocasiones donde lo que se pide en la extorsión es dinero es igual en la ENSI-6 y la ENSI-7. podemos considerar que la estimación a partir de varias encuestas puede ser más razonable y aportar un dato que describa una situación de fundamental preocupación.2%). y exigencia de cosas no materiales (3. Por otra parte. 72 Extorsión El delito de extorsión ha tenido gran crecimiento en México.100 pesos. Igualmente.2%). En este sentido.200 pesos. en 2009 se estima en $84. ya que existía conocimiento sobre la gravedad que estaba represen- tando ya. También se debe recordar que estas estimaciones consideran tanto los secuestros tradicionales como los exprés y que los segundos usualmente son clasificados por las procuradurías estatales como robos. . y en 2009 el 89%. En 2009 ocurrieron 2. Lo que indica la base de datos de la ENSI-7 es que este delito aumentó al examinar la prevalencia. 82% de las extorsiones fueron así. En 2008. Un cambio drástico se advierte en la solicitud de otras cosas distintas al dinero. Se había estimado que en 2008 la extorsión era el 10% de los delitos. Por la misma razón. La extorsión es un delito muy grave.629. Al conjuntar la ENSI-5 Y ENSI-6 se llega a que la cifra negra del secuestro es de 60%. En la ENSI-6 por primera vez el ICESI incorporó la medición particular de este delito. Entre lo solicitado en 2009 se encuentran las tarjetas telefónicas prepagadas y/o celulares (76. Se puede decir que las extorsiones siguen ocurriendo principalmente vía telefónica. este delito ocupa el 14% en la distribución. en realidad la incidencia de este delito en dicho ámbito no es mayor de manera estadísticamente significativa al promedio nacional. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 73 Aunque más adelante en este documento se tocan los temas de denuncia y cifra negra. Este resultado permite advertir que la campaña de sensibilidad a este respecto que han hecho diversas organizaciones civiles. en 2009 el 19% lo hizo así. por lo que no es un delito que caracterice a las zonas metropolitanas sobre otras regiones menos densamente pobladas. otros bienes (6. Los datos recabados sobre secuestros en cualquier modalidad en una encuesta son contados71 por lo que es difícil desprender conclusiones específicas de aspectos como los mencionados.7%). así como autoridades federales y estatales ha funcionado para que cada vez haya un menor número de víctimas consumadas. reflejando un sensible aumento en el costo económico de este delito. la incidencia o su porcentaje en la distribución de hechos delictivos. y según la ENSI-7. Mientras en 2008 el 28% pagó al extorsionador. pues en 2008 al 71% de las víctimas les ocurrió esto pero en 2009. es importante señalar que la encuesta es ciega hacia los delitos cometidos en menores de edad y en población migrante. tarjetas bancarias (4. lo que obliga una vez más a contar con un catálogo de delitos —estadístico oficial— confiable y apegado a la realidad criminológica. que provoca zozobra. sólo fue así en el 16% de los casos.030 extorsiones a nivel nacional por cada 100 mil habitantes de 18 o más años. Aunque de manera puntual aparece la medida del grupo de grandes ciudades como mayor.

a nivel nacional. no se puede hacer a un lado que simplemente advertir la presencia de un arma intimida a la víctima aumentando su temor. ¿El delincuente traía arma? % Sí lo agredieron con el arma II.1% en 2009. haya estado presente la víctima o no). del orden de 41. . desestimula las inversiones e incluso orilla a la gente a abandonar sus casa y sus comunidades. el 30.5% y de 10. Esta terrible consecuencia fue en 2009 de 10. Figura 25: Porcentaje de delitos donde hubo agresión con arma a la víctima. Violencia De acuerdo con los resultados de ENSI-7. en los casos donde el delincuente portaba alguna. En las ocasiones en que los delincuentes portaban cualquier tipo de arma. a nivel nacional. a nivel nacional. la ejecución de agresión con el arma al final de cuentas se ha mantenido sin diferencias significativas.8% en 2007).2% (en 2008 fue de 8. En las zonas metropolitanas de estudio este porcentaje es mayor. Así pues aunque se advierte mayor proporción de delitos donde la víctima logró percatarse de la presencia de un arma. a nivel nacional (se consideran todos los delitos. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 74 cios.II. Figura 24: Distribución de todos los delitos sobre la portación de armas y porcentaje en que la víctima es agredida. en los que la víctima fue agredida con un arma. -“No aplica” cubre los casos en que la víctima no se dio cuenta al momento del delito. Del total de delitos tampoco hay diferencia significativa con respecto a 2008 y 2007 en cuanto al porcentaje de delitos en los que la víctima resulta agredida con un arma. De ser así. El hecho de que no solamente no haya decrecido su incidencia sino que haya aumentado en proporción considerable es también sintomático del fracaso de las autoridades en la tarea más urgente. Figura 26: Porcentaje del total de delitos.3. El porcentaje de agresión una vez que el delincuente está armado no ha cambiado de manera estadísticamente significativa.8% de las veces la víctima fue agredida en 2009. habida cuenta que el delincuente portaba arma. en 2009 hubo mayor proporción de delitos donde los delincuentes llevaban armas que en estimaciones anteriores (32.6% en 2009 y 25% en 2008). la que principalmente les da razón de ser: la de brindar un grado aceptable de seguridad pública a los ciudadanos.

las lesiones (70%). Tabla II 41: Porcentaje de delitos a mano armada por entidad. por tipo delito a nivel nacional.II. el robo a transeúnte (77%) o el relacionado a la visita a un banco o cajero automático (84%). según ENSI-7/ 2010. • Delitos ocurridos en el estado de residencia de la víctima . Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 75 Es importante señalar que los delitos donde los delincuentes portan armas con mayor frecuencia son el secuestro o secuestro exprés (86%). Figura 27: Porcentaje de delitos con presencia de armas. (Estimación por intervalo). y por supuesto.

* Delitos ocurridos en el estado de residencia de la víctima .II.2% y 31.9% respectivamente.F.9%) se tuvieron los mayores porcentajes de delitos donde el delincuente portó arma en 2009.6% y 12. cabe destacar que en el Estado de México (58. y su zona conurbada—(de 41. pues se trata de conductas en las que. ENSI-7/2010.3% a 61.6% en 2009). Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 76 Entre las entidades federativas.5% en cada caso.1%).7%). el Estado de México y el Distrito Federal han ocupado también en 2007 y 2008 primeras posiciones en este indicador. Distrito Federal (43. por tanto. pero en el Distrito Federal no hay evidencia de un cambio estadisticamente significativo a pesar de que el dato de 2009 es mayor (37.1% en 2009. Sinaloa y Puebla. cuando en 2008 estas cifras eran de 18.2% a 41. Guerrero. Se registra un descenso en Chiapas en el porcentaje de delitos a mano armada con respecto a 2008 (de 26% a 7%).6%) y Guerrero (42. el delito a mano armada registró un alza significativa con respecto a 2008 pasando de 32. durante todo el episodio está en riesgo no sólo la integridad sino la vida misma de la víctima.73 los últimos alcanzaron porcentajes de hasta 39. Por otra parte. Tabla II 42: Porcentaje de delitos a mano armada durante 2009 en las zonas metropolitanas de estudio. En el ámbito de ciudades es relevante mencionar que en esta encuesta. se detectan incrementos sobre este índice en 2008 en el Estado de México.2% en 2008 y 43.5%) y en la Ciudad de México —conjunto del D. En particular se observa un incremento en la zona conurbada del Estado de México (de 45. (Estimación por intervalo). Un incremento de esta clase de delitos supone. un retroceso importante en la lucha contra la criminalidad.0% a 51. además del bien jurídico lesionado con la conducta delictiva. El segmento de delitos perpetrados con arma no aparece en la estadística oficial y es un dato sumamente relevante.

sino por el contrario. que puede ser un razonamiento de simple sentido común. al igual que la medición anterior. hoy está validado con contundentes evidencias empíricas. el 81% de los casos denunció ante el Ministerio Público durante 2009. entre otros factores. el 15% denunció. Resultados particulares de denuncia y cifra negra A partir de la base de datos de la ENSI-7 se encuentra que el 22% de los delitos ocurridos en 2009 fueron denunciados. La cifra negra de México no ha cambiado. Por otro lado.000 pesos. En esencia el indicador de cifra negra refleja la capacidad del sistema penal para procesar de forma oportuna y eficiente el volumen de delitos que se generan en la sociedad.000 pesos denunció. es que la carga de trabajo y la ausencia de recursos. las razones por las que se denuncia o no se denuncian los delitos muestran distribuciones similares en los años en que se han hecho encuestas victimológicas (Figuras 30 y 31). en particular a las de procuración de justicia. ¿Qué significa que sólo un porcentaje mínimo haya requerido el inicio de una averiguación según el Ministerio Público? Una ex- plicación general. De la misma manera. cifra similar a mediciones anteriores (Figura 13).4. La lectura de estos datos tiene múltiples interpretaciones y nos arroja información clave para entender el complejo sistema mexicano de seguridad y justicia. La otra información relacionada con la denuncia es el porcentaje de delitos denunciados con averiguación previa. la cifra negra se ha mantenido en niveles superiores al 80 % a nivel nacional (Figura 32). El patrón que surge de la serie de datos permite concluir categóricamente que las políticas de seguridad pública en materia de procuración de justicia no están respondiendo de forma adecuada a la necesidad y al imperativo legal de procurar justicia pronta y expedita. han derivado en una inercia en la que la naturaleza de la institución ya no es representar los intereses de la víctima u ofendido.II. Éste es sin duda otro indicador que refleja el nulo impacto que han tenido las políticas gubernamentales en lograr que se eleve el porcentaje de denuncias.000 a 2. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 77 II. que es de alrededor del 15 %. el 45% de las víctimas de delitos cuya pérdida económica fue entre 10. y cuando los delitos implicaron una pérdida económica de 1. la ENSI-7 arroja un porcentaje de delitos con averiguación previa similar al de 2008. Refleja también de forma indirecta el nivel de confianza que los ciudadanos que fueron víctimas de un delito otorgan a las instituciones. . cuando la pérdida es mayor a $50. Es claro que la pérdida económica no es el único motivo por el que se inclinan las personas a denunciar.500. ¿Cómo? No iniciando una averiguación previa (Figura 33). El hecho de que la cifra negra haya permanecido constante a lo largo de los últimos 6 años nos habla ya de una tendencia sin alteraciones. sólo un 15 % de delitos son registrados por las autoridades. Como en encuestas anteriores se observa mayor disposición a acudir al Ministerio Público a denunciar según la pérdida económica. el porcentaje de delitos denunciados sobre los que llega a ponerse un delincuente a disposición de un juez es sólo el 5%. Más importante aún.000 a 15. confirmada por observaciones en diversas agencias del Ministerio Público. Figura 28: Porcentaje de delitos denunciados ante el Ministerio Público a nivel nacional. a través del mal trato o la disuasión evitar representarlo. Figura 29: Porcentaje de delitos denunciados en zonas metropolitanas de estudio (el número de zonas analizadas ha variado en cada encuesta). Denuncia y cifra negra La denuncia De acuerdo con la serie de mediciones de la ENSI. Esto. Por ejemplo.

Figura 31: Razones por las que se denuncian los delitos. . a nivel nacional. nivel nacional. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 78 Figura 30: Razones por la que no se fue a denunciar el delito.II.

a nivel nacional. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 79 Figura 32: Porcentaje de denuncia ante el M. a partir de varias ENSI. . según el monto de la pérdida económica por el delito.P.II. Figura 33: Diagrama sobre la cifra negra a nivel nacional a partir de varias encuestas.

Chihuahua. Michoacán y el Estado de México tuvieron en 2009 una cifra negra mayor al promedio nacional. Tabla II 43: Porcentaje de cifra oculta (delitos sin averiguación previa) por entidad en 2009. Baja California y Tamaulipas se encuentra una cifra negra menor al promedio nacional. Tabla II-44: Porcentaje de cifra oculta (delitos sin averiguación previa) en las zona metropolitanas de estudio según ENSI-7/2010.II. según la ENSI-7. En Sinaloa. es la menor entre todas las entidades74 . * Delitos ocurridos en el estado de residencia de la víctima * Delitos ocurridos en el estado de residencia de la víctima. (Estimación por intervalo). Resulta especialmente que la cifra negra de Tamaulipas. Oaxaca. (Estimación por intervalo). dato que sin duda causa extrañeza. según ENSI-7/ 2010. . Tlaxcala. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 80 Chiapas.

opinión generalizada y enraizada en la sociedad. y 28% como bueno o excelente. En las zonas metropolitanas de estudio. Delitos en que hubo averiguación previa. atropellos.1% consideró que el trato fue malo o muy malo. etcétera). las calificaciones fueron muy similares.P. que es precisamente el deber del Ministerio Público y que. ¿Cómo califica el trato que se le dio en la agencia del MP cuando acudió a denunciar? Por lo que se refiere al tiempo que declaran las víctimas haber tardado para realizar su denuncia 53% tardó al menos 3 horas.P en 2009. Por otra parte. Estas calificaciones no pueden desvincularse de la escasa eficacia del órgano acusador —sólo cinco por ciento de presuntos delincuentes puestos a disposición de juez— y de la opinión muy desfavorable de los ciudadanos sobre esa institución. se deja en manos de denunciante o querellante. La demora en el trámite de la denuncia —tres horas o más— y el trato malo o muy malo recibido por parte del Ministerio Público son los señalamientos más numerosos al calificarse la atención brindada por la institución. en muchas ocasiones. pero. 31% de una a dos horas y sólo 16% completó su denuncia en menos de una hora.75 Con estas duras y certeras palabras califica la iuspenalista Olga Islas a nuestro órgano de la acusación penal. (Delitos en que las víctimas acudieron al M.1% regular. 34. a nivel nacional 40% de las víctimas calificó el trato recibido por el Ministerio Público como malo o muy malo. incapacidad. La inseguridad tiene que ver no sólo con la cantidad y la gravedad de los delitos que se cometen sino también con el sentimiento de indefensión de los gobernados. El juicio predominante de los habitantes coincide con el de los expertos y estudiosos. ¿Cuánto tiempo le llevó realizar el trámite de su denuncia ante el MP? previa”. Bien puede decirse que la arbitrariedad reina en la averiguación . 32% regular. Los agentes del Ministerio Público adolecen de vicios que ya son intolerables (corrupción. y 24. es una institución despótica a la que se le teme y a la cual nadie quiere llegar. según la ENSI-7/2010. prepotencia. Figura 35: Distribución de calificación al trato recibido en el Ministerio Público en 2009. pues 41. no están preparados para desempeñar sus funciones de investigación y persecución de los delitos: búsqueda de pruebas.8% bueno o excelente. con la impresión de que los órganos encargados de la seguridad pública y la procuración de justicia no desempeñan con profesionalismo vocación de servicio las funciones que tienen asignadas. según ENIS-7/2010. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 81 Figura 34: Distribución del tiempo que demoró realizar una denuncia ante el M. a denunciar). “El Ministerio Público. sobre todo.II.

incluso. serán menos proclives a confiar en los otros y evitarán realizar ciertas actividades sociales de importancia. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 82 Desconfianza ciudadana. Otras razones fueron que el delito se consideró de poca importancia (9%). ya sea en el ámbito nacional o local. sino lo que está en riesgo es. que se erosione y pierda legitimidad el Estado de Derecho. o miedo a que los extorsionaran (1%). las cifras de victimización y la percepción ciudadana sobre la inseguridad. La hipótesis principal de la tesis anterior —es decir que la desconfianza ciudadana hacia las instituciones de seguridad y justicia. no se tenían pruebas (9%) y miedo al agresor 7% (Figura 30). seguridad y democracia Una de las principales razones por las cuales las personas que han sido víctimas de un delito no lo denuncian es la desconfianza hacia las instituciones.”76 Agrupando las razones por las que las víctimas de un delito no lo denuncian. las tasas de criminalidad. Los resultados de la ENSI en 2009 fueron similares a los de 2008. en un estudio realizado en la Ciudad de México. y con ligeras variaciones también al resto de las mediciones anteriores (Figura 30). El argumento planteado aquí no es sencillo. hay investigaciones que señalan que existe correlación directa entre seguridad y democracia. actitud hostil de la autoridad (5%). los gobiernos respectivos no han logrado revertir las condiciones de inseguridad. La percepción que la ciudadanía tiene sobre este sistema y sus autoridades puede ser un factor que opere de forma negativa en contra de la información oficial en lo que respecta a índices delictivos. es evidente que tanto a nivel federal como estatal. éstas “se sentirán menos seguras. puede afectar los fundamentos del Estado de Derecho— sostiene que en el ejercicio de la función constitucional de proveer seguridad pública a los mexicanos. en caso de no subsanarse.II. las autoridades pueden dar a conocer una disminución en el número de delitos (con base sólo en las denuncias) y encontrar una barrera de incredulidad por parte de los ciudadanos. aunque escasas. De acuerdo con Pablo Parás. ¿dónde radica entonces el cambio que se requiere para tener políticas e instituciones de seguridad más eficaces? De no realizarse cambios sustanciales en las formas de hacer políticas públicas en materia de seguridad. ¿Hasta qué punto las condiciones de inseguridad afectan el desarrollo democrático? Si la variable de la alternancia partidista no modificó sustancialmente las condiciones de seguridad. año en que se realizó el primer ejercicio de la encuesta de victimización. trámites lagos y difíciles (12%). los entrevistados señalaron como la principal razón para no denunciar la pérdida de tiempo (38%)77. Como se ha señalado en otros estudios del ICESI: “El hecho de que los ciudadanos no denuncien tiene importantes consecuencias para el sistema de procuración y administración de justicia. Ante estos resultados se abren nuevas interrogantes que requieren de mayor investigación. de un partido a otro. Una de ellas es acerca de la relación existente entre seguridad y democracia. los datos señalan que entre mayor sea el número de víctimas directas del delito. Por el contrario. y sobre todo a nivel municipal. Al igual que con muchos otros resultados de estas encuestas. La información también señala que estos efectos pueden debilitar la democracia debilitando la confianza institucional y aumentando la preferencia por sistemas autoritarios. la transición en el poder. Esto es así si se toman en cuenta las cifras de delitos registrados.” 78 . mejorarse o corregirse. en la calidad de la democracia a la cual se aspira y en el respaldo a las instituciones legalmente constituidas? Sobre este último punto. Si se analiza el asunto de la desconfianza ciudadana hacia las instituciones de procuración y seguridad en función de su verdadera complejidad. ¿cuáles pueden ser las consecuencias para la democracia? El hecho de que los ciudadanos vivan con un temor permanente sobre el delito ¿qué consecuencias sociales tiene en su vida cotidiana. en el mejor de los casos se observa un estancamiento de la situación. desconfianza en la autoridad (15%). de no ser tomados en consideración por las autoridades poco podrá hacerse para abatir el índice de impunidad que prevalece en México. Producto de la experiencia directa o indirecta acumulada durante décadas. y su importancia amerita una explicación más amplia. 71% son atribuibles a la imagen negativa que tienen los ciudadanos de las instituciones de procuración de justicia. A lo largo de las tres últimas ENSI se ha encontrado que las razones para no denunciar un delito siguen siendo exactamente las mismas desde 2002. Así por ejemplo. el asunto es más grave de lo que parece. y en el peor los indicadores disponibles nos muestran un deterioro de las condiciones de seguridad en México. Además de los datos que muestran las propias ENSI’s u otro tipo de estudios. no se ha visto reflejada en una mejoría de la condiciones de seguridad. Ya no se trata sólo de que una parte del Estado esté bajo la duda permanente de los ciudadanos.

Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 83 Aun cuando no existen todavía respuestas plausibles del porqué los ciudadanos no suelen castigar en las urnas el mal desempeño de sus gobernantes en materia de seguridad pública en lugar de abstenerse de participar electoralmente. En la distribución de otras instancias a las que acuden las víctimas. a nivel nacional. y que a su vez hayan reportado el caso ante un organismo de derechos humanos o alguna organización de la sociedad civil. por abajo de la policía con 5.7.8% de las autoridades a las que recurrieron víctimas que no acudieron al M. son los diputados y los partidos políticos a los que la gente en un 86% de los casos manifestó tenerles “poca” o “ninguna” confianza. policías estatales (75%). Es importante señalar que no se encontraron casos de personas que hubiesen ido al M. y de las perso- nas que no fueron al M.1% de las víctimas a nivel nacional reportó el delito a una instancia distinta al M. jueces (76%).P.P..5.P. entre las personas que fueron a denunciar al Ministerio Público y además reportaron ante otra instancias. Se advierte que en las zonas urbanas se da aviso con una mayor frecuencia de lo que ocurre en la generalidad del país a aseguradoras.P) son las autoridades municipales. es de preocupar el hecho de que dentro de la evaluación de confianza que se hace a las instituciones en México son precisamente varios de los involucrados en la arena democrática los peor evaluados: los partidos políticos en último lugar con una calificación de 5. Conviene hacer la distinción entre las personas que igualmente reportaron su delito ante el M. Durante 2009. sólo el 7% reportó al menos a alguna otra autoridad. en ocasiones las víctimas reportan el hecho sucedido a otras instancias. (El resto de las instituciones y el valor positivo de confianza se puede consultar en la sección II. autoridades bancarias (sobre cuando no acuden al M. y las que no tuvieron la intención de hacer la denuncia formal.2. policías locales (78%). De manera descriptiva se advierte que las instancias a las que más acuden las víctimas (fuera del M.10).P.5%. No se detectó ningún caso de víctimas que no hubiesen acudido al M.) es la única autoridad donde las denuncias de delitos son registradas.. Siguieron en orden descendente senadores (84%). los diputados con 5. .P) y policías de tránsito. 8. tanto en la generalidad del país como en las zonas urbanas.P.5% también reportó su delito a otra autoridad. los senadores con 5. se encuentra que el 11. Es de interés conocer a qué otras autoridades o instituciones se dirigen las víctimas. policía privada (71%). aunque en este segundo ámbito se aprecia que se recurre a ellas en menor frecuencia (Tabla II-45) pues a nivel nacional representan el 39% y en la generalidad de ciudades el 27% de la totalidad de instancias a las que las víctimas recurren.II. y a su vez hubieran dado aviso a alguno de los distintos servicios telefónicos de asistencia.5. se encontró que las organizaciones civiles y de derechos humanos ocuparon el 6.P. Otras instancias a las que se reporta el delito Aunque el Ministerio Público (M.P.P. Este servicio representa el 4. Entre las personas que fueron al M. Ello podría dar pauta para establecer mecanismos de canalización de denuncias de manera que queden asentadas. 79 En los resultados de la ENSI-7. Ministerio Público (69%) y policías federales (64%).

de acuerdo al texto con que se especificó la respuesta. Aunque la pregunta era una nueva aportación del ICESI. II. . Indirectamente. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 84 Tabla II 45: Distribución de otras instancias a las que las víctimas reportaron el delito ocurrido durante 2009. encontramos que en el robo a transeúnte hay una victimización mayor en hombres que en mujeres. los jóvenes. Algunas explicaciones encuentran su origen en los roles sociales que juega cada sexo dentro del contexto en el que se desenvuelven tanto a nivel laboral como de actividades de esparcimiento. ya que siendo la procuraduría. dada la pregunta. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización por Crimen de los Estados Unidos. La segunda explicación tiene que ver con el estilo de vida que entraña con una mayor exposición al riesgo. las opciones de respuestas fueron cambiadas por INEGI. las personas de color. Se hace notar que la opción “PGR”. los hispanos.5. encontramos que son más hombres que mujeres las víctimas. en el proceso de cambio de cuestionario descrito anteriormente. se estaría haciendo referencia al Ministerio Público Federal. Características de las víctimas y la victimización Cuando se habla de la victimización en general y no de delitos en particular. Se considera la reclasificación del ICESI de las otras instancias originalmente captadas. en ocasiones está relacionado con el consumo de alcohol y el involucramiento en conflictos interpersonales de carácter no familiar: en el delito de lesiones por ejemplo hubo un 72% de hombres contra un 28% de mujeres (ver figura 37). son el sexo. Algunas variables que aparecen asociadas con la victimización. según ENSI-7/2010. los pobres y los habitantes del centro de las ciudades fueron los más vulnerables a la violencia”. Por ejemplo. lo mismo que en el robo de vehículo.II. considerando que la pregunta podía tener respuestas múltiples. el nivel socioeconómico de la víctima o de la comunidad donde reside la víctima. que como está demostrado por otros estudios. incluso se ha llegado a hablar del consumo de alcohol en las víctimas como efecto de la victimización. también un reflejo de cómo se estructura en términos de género una sociedad. a nivel nacional y global de ciudades. “los hombres. Existen algunas posiciones teóricas que ven en la victimización por sexo. según algunos estudios en América Latina. esta explicación de la estructuración sexista de la sociedad se ve reflejada en el hecho de que son * Distribución de las instancias reportadas. no es una opción de respuesta correcta.

Por grupos de edad también se detectan diferencias. la probabilidad de ser víctima de un delito se incrementa. (Estimación por intervalo). Por otra parte. Según aumenta el nivel de escolaridad. Las mujeres menores a 30 años son menos victimizadas que los hombres de su edad.7% mujeres. El 55. se observa la tendencia a una mayor proporción de hombres entre las víctimas. O la desproporcionada victimización de mujeres en delitos sexuales contra el relativamente bajo porcentaje en hombres. es decir. según ENSI-7/2010. pese a que proporcionalmente en la población son menos. a nivel nacional. Tabla II 46: Porcentaje de víctimas por grupo de edad y sexo durante 2009 .5% fue víctima de algún delito. Igualmente se ha visto en estudios anteriores que el porcentaje de víctimas entre los hombres es mayor al de mujeres.3% de las víctimas en 2009 fueron hombres y 44. El análisis por sexo muestra que la reducción en la victimización que captó esta encuesta pudiera analizarse por una menor victimización de las mujeres.II. ambos sexos tengan prácticamente las mismas probabilidades de ser víctimas de este delito. Figura 36: Porcentaje de víctimas por sexo durante 2009. según se observa en la ENSI-7. Sin embargo. Como en años anteriores. ya que no se advierte diferencia significativa con la medición anterior. de las que tenían secundaria y hasta preparatoria 11. No obstante. (Estimación por intervalo). la prevalencia en hombres permaneció igual.7% de las personas que tenían más de preparatoria sufrieron algún delito. cabe resaltar que en 2009 el porcentaje de mujeres que fueron víctimas de delito fue menor que en 2008. a nivel nacional. Esto ocurre tanto para los hombres como para las mujeres. . de acuerdo con la ENSI-7. pero en particular las mujeres de edades mayores son aún menos victimizadas que los hombres del mismo rubro de edad. lo mismo se observa en el grupo de edad de los 30 a los 45 años y para las personas de 46 o más años.1% fue víctima en 2009. De las personas que tenían nivel de primaria o menos sólo el 5. existe mayor probabilidad de que un hombre sea víctima de un delito común. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 85 más las mujeres “víctimas” de robo a casa habitación o que en delitos como el fraude. Tabla II 47: Porcentaje de víctimas por grupo nivel de escolaridad durante 2009. según ENSI-7/2010. la población de más de 45 años tiene menos probabilidades de ser víctimas que las personas de edades menores. pero 16. según ENSI-7/2010.

Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 86 Los jefes de hogar en particular no sufrieron un nivel de victimización distinto al general. Tabla II 48: Porcentaje de víctimas en jefes de hogar durante 2009. según ENSI-7/2010. Destaca el robo de vehículos y de accesorios de vehículos en donde son predominantemente víctimas hombres. según se observa en la figura 37. nivel nacional. . quizá porque ya que es un delito al hogar. Al examinar la proporción de hombres y mujeres por tipo de delito en 2009. a nivel nacional. al igual que en ENSIs anteriores son los hombres quienes tienen una prevalencia mucho mayor que las mujeres. Lo mismo ocurre con las lesiones. El delito sexual es subestimado por las encuestas victimológicas. ya que es un delito del que muchas veces las víctimas no quieren hablar. lo mismo para la de mujeres jefas de hogar. (Estimación por intervalo).80 El robo a casa habitación aparece con mayor frecuencia contra mujeres. lo cual puede estar vinculado por supuesto a la propiedad del vehículo. como en otros años. Se distingue que la prevalencia de hombre jefes de hogar es similar a la victimización general de su sexo. las mujeres tienden a reportarlo más que los hombres. Se encuentra la misma relación por sexo entre los jefes de hogar que en la población general.II. se aprecia como en otras ocasiones —como era de esperarse— que los delitos sexuales se cometen predominantemente contra mujeres. siendo las mujeres menos victimizadas que los hombres. La Encuesta Internacional sobre Victimización de la ONU señala que la cuantificación de delitos sexuales resulta difícil por las diferencias culturales que determinan lo que es considerado una ofensa en tal sentido. Figura 37: Distribución por sexo de las víctimas por tipo de delito.

a nivel nacional. personal y especializada. Es importante hacer notar que a nivel nacional 6. por parte de autoridades o instituciones. 15. y además atender a los ofendidos por los delitos para que las secuelas de éstos sean lo menos dañinas posible.6% de las víctimas no recibió ningún servicio en 2009. Es de especial interés la atención recibida por aquellas víctimas que acudieron al Ministerio Público.4% asesoría jurídica. Figura 38: Servicios recibidos por víctimas que acudieron al Ministerio Público a denunciar en 2009. Una verdadera justicia penal no puede dejar de brindar a las víctimas atención jurídica.2% no recibió ningún servicio.P. Por otra parte.II. Se encontró en la generalidad del país. Atención a víctimas Se preguntó a las víctimas de delitos si habían recibido algún servicio por parte de autoridades o instituciones. muy similar a lo ocurrido en las ciudades con 2. según ENSI-7/2010. y 22.6% mencionó que le hubiera gustado tener información sobre la averiguación previa. En el ámbito de ciudades la distribución de los servicios que requieren las víctimas es similar al ámbito nacional. 15. 27. En el ámbito de las ciudades de estudio se tienen resultados similares. el 41. por supuesto.6. a: ¿Qué servicios considera que las autoridades o instituciones deberían proporcionarle a usted al ser víctima de un delito? . 4.9% información sobre los derechos como víctima.1% recibió información de sus derechos como víctima.0%. Figura 39: Porcentaje de mención de cada servicio que las víctimas de delitos en 2009 que acudieron al M. ya que 63.3% de las víctimas señaló haber recibido la reparación del daño. médica y asistencial de manera oportuna.P. 34.P. consideran deben ser proporcionados. al preguntar a las víctimas que acudieron al M.9% acerca de la reparación del daño. Estamos lejos de alcanzar ese objetivo.3% recibió información del proceso de la averiguación previa y 10. y en su caso qué tipo de servicio recibió. * Respuestas de las víctimas que acudieron al Ministerio Público a: ¿Qué servicios le proporcionaron las autoridades o instituciones al ser víctima de un delito? * Respuestas de las víctimas que acudieron al M.1% recibió asesoría jurídica.6% de las víctimas.1% recibió información sobre el proceso de la averiguación previa.7% ser tomado en cuenta (recibir buen trato). 26. El 2. que el 62. y en el global de las zonas metropolitanas estudiadas. qué servicio(s) le hubiera gustado recibir. a nivel nacional. El Estado no puede desentenderse de su obligación con las víctimas: procurar justicia. según ENSI-7/2010 a nivel nacional. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 87 II. psicológica.4% recibió asesoría jurídica. y 9.

este tipo de análisis está siendo cada vez más valorado y utilizado por los tomadores de decisiones. Entre las multivíctimas. el análisis de la victimización reiterada bien puede ser la base para diseñar estrategias. esta fuente de información está siendo utilizada como un indicador social y un medio que contribuye a la elaboración de teorías criminológicas. lo que permite identificar características y actitudes de las víctimas. La razón de ello es que esta clase de estudios nos proporciona información desde la perspectiva de la vícti- ma. Su importancia. en consecuencia. patrones de los delincuentes así como cuantificar los costos y evaluar las consecuencias del delito. En el ámbito internacional. personas que sufren más de un delito. lo que explica. Por otra parte. Como si lo anterior no fuera suficiente.II. de carácter preventivo. por sus características. se encuentra que 57. Con base en el análisis de los datos de la ENSI-7/2010 encontramos que. contra la violencia y la delincuencia. el 61% de los delitos de 2009 fueron contra multivíctimas. de manera paulatina. lo que constituye un producto agregado de indudable relevancia. proporción mayor a la observada para este sexo en la generalidad de las víctimas.5% fueron hombres. las encuestas victimológicas han ganado un lugar muy importante en la generación de políticas de prevención del delito y atención al problema de la inseguridad. el fenómeno de la multivictimización tiene una particular importancia para las políticas gubernamentales. De manera que. similar a lo observado en años anteriores. combatir y controlar este tipo de fenómenos que dañan severamente a la sociedad.81 sino que se han constituido en una fuente de información fundamental para conocer con mayor precisión y veracidad la magnitud. Y. contar con los elementos de información y análisis necesarios para realizar las modificaciones y los ajustes pertinentes. y el 65% sólo un delito. de manera sistemática. Dentro de la riqueza de la información que aportan las encuestas victimológicas. . Victimización reincidente o multivíctimas Aún cuando las encuestas victimológicas son instrumentos utilizados hasta apenas el último tercio del siglo XX.7. magnitud e implicaciones. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 88 II. En los ámbitos de la seguridad pública y de la criminología. mediante la realización sistemática y periódica de este tipo de estudios se pueden evaluar los programas de intervención gubernamentales (y también los provenientes de la sociedad civil) que se ponen en práctica.83 Tal categoría se le da cuando una misma persona sufre más de un evento delictivo durante un determinado período. tipos de delito. especialmente en las áreas de la seguridad y la salud públicas. por ninguna otra instancia. permiten medir la percepción ciudadana sobre la inseguridad de su entorno y la actuación de las autoridades responsables en la materia. no sólo se han renovado y fortalecido metodológica y técnicamente durante este lapso. De hecho. En tal sentido. en parte. las características y los impactos de la violencia y la delincuencia. el valor que tienen las investigaciones victimológicas para comprender mejor los elementos determinantes de la delincuencia y la inseguridad. entonces. se encuentra por supuesto también lo que se refiere a la multivictimización o victimización reiterada. el 35% de las víctimas de 2009 sufrieron más de un delito. 82 Tal información no es registrada. radica en el hecho de que a partir de la información que aportan es posible diseñar y aplicar estrategias más eficaces para prevenir. Además. programas y acciones eficaces.

en promedio. 85 . Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 89 Figura 40: Esquema de la victimización reincidente. como se ha mencionado. impactando sustancialmente la incidencia delictiva general. Para ejemplificarlo. el 68% de delitos contra las personas o propiedades (exceptuado el robo de vehículos) se produjeron en multivíctimas.II. 2009 porcentaje de univíctimas en años anteriores. podemos tomar el análisis que se realizó durante un período de 10 años a través de la encuesta victimológica de Inglaterra el cual estimó que. presentan una riqueza fundamental en tanto que concentran un porcentaje significativo del total de delitos. MULTIVÍCTIMAS MULTIVÍCTIMAS Es recomendable poder realizar un análisis cuidadoso de la información derivada de las multivíctimas a efecto de poder diseñar políticas públicas efectivas ya que.84 Exis- ten múltiples estudios que avalan tal afirmación.

Alrededor del 90% de los casos los delincuentes son exclusivamente hombres. Perfil del delincuente Como lo detectado en mediciones anteriores de la ENSI. Al examinar el sexo de los delincuentes por tipo de delito. tal como nos muestran los autores de la Víctimización desde la perspectiva internacional86 los delincuentes son predominantemente del sexo masculino. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 90 II. según ENSI-7 y encuestas anteriores. Las mujeres cuando participan en actos delictivos tienden a hacerlo más en compañía de hombres que solas.8.II. . se aprecia que en el fraude o clonación de tarjeta. Tabla II-49: Sexo del delincuente por tipo de delito en varias mediciones ENSI. en otros delitos y en lesiones la participación de Figura 41: Sexo del delincuente de los delitos ocurridos durante 2009. y como puede observarse en estudios victimológicos internacionales.

. es más común la participación de delincuentes entre 26 y 45 años.5% de los casos respectivamente.7%. Figura 42: Edad del delincuente a nivel nacional en varias ENSI. en el fraude o clonación de tarjeta se detecta mayor participación de delincuentes mayores de 45 años que en los demás delitos.II.7% y 87. Por otra parte. En cuanto a edad. predominan los delitos en los que los delincuentes son menores de 35 años. 88. mientras que a nivel global el 93% de los delitos fueron realizados por hombres. tales delitos son ejecutados exclusivamente por delincuentes de sexo masculino en el 66. pero en el secuestro.5% de los robos a transeúnte). Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 91 la mujer es importante sea sola o en contubernio con hombres. En el robo a transeúnte participan en mayor proporción jóvenes de 18 a 25 años (46. como en los delitos sexuales.

II. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 92 Tabla II 50: Edad de los delincuentes por tipo de delito .

Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 93 Tabla II 50: Edad de los delincuentes por tipo de delito .II.

. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 94 Figura 43: Número de delincuentes por delito según varias ENSI.II.

En el caso de extorsiones. otros delitos y robo a casa habitación. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 95 Los más frecuentes son los delitos en que operan dos delincuentes. Hay que tener presente que las víctimas responden la encuesta dando cuenta de su experiencia y de lo que pudieron advertir. es muy probable que aunque la víctima sólo llega a tener contacto con un extorsionador. predomina el delincuente solitario en los fraudes.II. se trate de un grupo. Tabla II 51: Número de delincuentes por tipo de delito en varias ENSI . Además de en los delitos sexuales. por ejemplo. extorsión.

Figura 44: Percepción de las víctimas respecto al estado en que se encuentran los delincuentes. como que estuviera alcoholizado o drogado. en el 45% de los delitos la víctima no llega a apreciar ninguna condición especial en el delincuente. durante la comisión del delito (nivel nacional).II. . Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 96 Tabla II 51: Número de delincuentes por tipo de delito en varias ENSI Por otra parte.

Sin embargo. se encuentra que un 9.9.3%). seguidos de los noticieros de radio (35.9% por servicios de noticias de telefonía celular. 14. Medios e inseguridad La forma como el mayor porcentaje de la población se entera de noticias sobre la inseguridad son los noticieros de televisión (88.7% considera que es demasiado y 20% piensa que es insuficiente. 3 El enunciado se consideró por primera vez en la ENSI-7. Figura 45: Porcentaje de la población de adultos que utiliza cada medio para enterarse de noticias sobre la inseguridad. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 97 II. sin encontrarse diferencias entre la opinión de hombres y mujeres al respecto. 1 En ENSIs anteriores la pregunta era: “¿Cómo se entera usted de lo que ocurre en materia de seguridad pública en el País y en su Entidad?” 2 En las ENSIs anteriores se preguntaba por: La prensa. los porcentajes no suman 100%. . Figura 46: Resumen de respuesta a nivel nacional a la pregunta ¿Con qué frecuencia ve lee o escucha noticias? ENSI-7/2010.II. * En virtud de que la pregunta acepta respuestas múltiples.7%) y los periódicos y revistas (28%). Cerca del 63% de la población de adultos considera que el tiempo que se da a noticias sobre criminalidad es suficiente.1% también se entera a través de internet y un 3.

En encuestas anteriores se había detectado un incremento en el porcentaje de personas que se sienten inseguras según el grado de exposición a las noticias sobre inseguridad que tenían.II. ven o escuchan noticias cambió en la ENSI-7. Figura 48: Porcentaje de personas que ven noticieros de televisión y considera que el estado donde residen es inseguro. . Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 98 Figura 47: Resumen a nivel nacional de las respuestas a la pregunta ¿Considera que el tiempo o espacio que los medios de comunicación le dan a las noticias sobre delincuencia e inseguridad es…? ENSI-7/2010. Esto se encontró tanto en general o al seleccionar las personas que afirmaban que veían noticias de televisión. se detecta que el porcentaje que se siente inseguro (en su estado) entre las personas que ven a diario noticias es más alto que las personas que se exponen con menos frecuencia a los medios. Hay que considerar que la escala de la frecuencia con que se leen. De acuerdo con la ENSI-7. según su exposición a noticias sobre criminalidad. a pesar de que hay una tendencia creciente.

durante 2009.8%. • El dato que se ofrece en el ámbito de ciudad. el 65% de las personas consideraba que durante el 2009 los delitos en el país aumentaron. como menos inseguros. Así pues el porcentaje que consideraba que los delitos habían aumentado durante 2009 en su estado fue de 61. disminuyeron o siguieron igual en varios ámbitos.7%. en su municipio 53% y en su colonia o localidad 44. corresponde al global en el conjunto de 17 zonas metropolitanas de estudio. según ENSI-7/2010. Tabla II 52: Porcentaje de personas de 18 o más años que consideran que los delitos aumentaron.10. Se vislumbra la tendencia a percibir los ámbitos más cercanos a su vivienda. 22% consideraba que habían permanecido igual y 11% que disminuyeron. Afectación del delito y la victimización a la calidad de vida de los ciudadanos Al momento en que se hicieron las entrevistas (agosto de 2010). .7%. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 99 II. De los demás ámbitos se muestran resultados nacionales. En las grandes zonas urbanas el porcentaje que consideraba que los delitos habían aumentado en su ciudad durante el mismo periodo fue de 65.II.

La medición expresada en sentido negativo.7%) 89. México (77. Nuevo León (82%). De manera particular destaca que en el estado de Chihuahua se registra que el 48% de las personas vio su calidad de vida muy afectada por la delincuencia en su ciudad capital.9% a 78.8%) . Idéntico resultado a la medición anterior.6%) . No es de extrañar que la ciudad con mayor percepción de inseguridad sea Ciudad Juárez (93.2%) y Cuernavaca (84.8% a 49.3% a 56. y en Ciudad Juárez el 62%. Aguascalientes (74. Acapulco (85. 87 A nivel individual la criminalidad y las secuelas de victimización generan consecuencias físicas.5%). Veracruz (52.7% a 43. Tlaxcala (54.9%).2%).1% a 65.4% a 89.3%).2%).6% de las personas de 18 o más años consideran su estado inseguro. puede generar a nivel individual. se detectaron algunas variaciones al contrastar los estados con sus cifras del año anterior.4%). familiar/comunitario y social. y Sonora (46. En Chihuahua (de 83.7% a 82%). En las zonas metropolitanas de estudio. el 80.3% a 40. Tamaulipas (69.9%).3%) . Si se observan los valores a lo largo de las distintas mediciones de la ENSI. Nuevo León (69. en 2009 32% sintió su vida muy afectada por la delincuencia. Sinaloa (82. sí lo es para conocer algunas de estas consecuencias negativas a nivel social.1% a 82. En el conjunto de las 17 zonas metropolitanas de estudio.5%) . fue de 65%.2%). Guanajuato (61. pero descendió en Michoacán (71% a 62. cuando en 2008 este indicador era del 22% y en 2005 del 14%.4%) y Zacatecas (68.4% a 59.3%).RESULTADOS II. sociales y económicas. se puede ver con claridad que la tendencia indica que cada vez es más la población que percibe una afectación por parte de la delincuencia en su acontecer diario (Figura 48). 43% que poco y 34% que nada.5% a 63.4% a 42.1%).3%). Distrito Federal (84. Aunque el promedio no cambió. Sinaloa (67. la percepción de ausencia de seguridad en el estado de residencia de las per- sonas a nivel nacional. Morelos (69. Los estados con un porcentaje mayor al promedio nacional de personas que sienten su estado inseguro son: Chihuahua (88. Si bien la ENSI no es el instrumento más adecuado para conocer con precisión las afectaciones a nivel individual. Las afectaciones a la calidad de vida producto de la delincuencia o de la inseguridad no sólo afectan a las víctimas directas o indirectas. Tabasco (71.9% a 60. Resultados de la ENSI-7 100 A la pregunta directa: “¿durante 2009 qué tanto la delincuencia afectó su calidad de vida?”. Morelos (78. Como se apuntó. es decir. esto es el 46%. el 22% de los entrevistados manifestaron que mucho.4%) . pero que ha aumentado considerablemente si se toman en cuenta las primeras mediciones de la ENSI. Guerrero (78. .7%). Dentro de las primeras afectaciones se encuentra la percepción de seguridad. San Luis Potosí (52. Si esto es así.4%) la percepción de vivir en un estado inseguro aumentó88.8% a 29.2%). Oaxaca (69. la percepción negativa que se tiene de las instituciones puede llegar a afectar incluso a la democracia misma. Durango (80. Colima (37.1% a 60.7%).5%).6%).3%) .8%). imaginemos entonces las consecuencias negativas que la inseguridad.6%). Campeche (45. Baja California (76% a 59.9%). psicológicas.9%) y Yucatán (37. Monterrey.6%) . le siguen en importancia la ciudad de Chihuahua (91.2% a 67. Culiacán y el Distrito Federal (86. sino en general al conjunto social.4%). Figura 49: Afectación a la calidad de vida por la delincuencia a nivel nacional. Quintana Roo (64. Nayarit (33. Chiapas (52.5% a 34. expresada en el binomio criminalidad y victimización.4%).

Porcentaje de la población de 18 y más años que considera su estado inseguro por entidad federativa .II. deben tomarse en cuenta estas diferencias entre lo global y lo local. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 101 La percepción de inseguridad tiene variaciones cuando la pregunta no es “¿qué tan seguro se siente en su estado de residencia?”. Por lo general las personas son más sensibles a su entorno cotidiano y suelen incluso expresar con mayor veracidad y precisión su opinión sobre la inseguridad (Tabla II-53 a Tabla II-56). Tabla II-54. sino “¿en su municipio de residencia?”. Cuando el factor de la percepción se quiere considerar como un insumo para el diseño de políti- cas. Tabla II-53. Porcentaje de la población de 18 y más años que considera su estado inseguro por zona metropolitana.

Porcentaje de la población de 18 y más años que considera su municipio o delegación inseguro por entidad federativa. Tabla II-56.II. . Porcentaje de la población de 18 y más años que considera su municipio o delegación inseguro por zona metropolitana. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 102 Tabla II-55.

gastos de cuidado de niños). 14% colocar rejas o bardas. Aguascalientes (50%). . 12% aumentar las medidas de seguridad para su auto. aumentando considerablemente si se compara el 2009 con los dos años inmediatos anteriores (Figura 51).3% y a la de 2007 que fue de 41. En términos generales durante 2009 el 19% optó por colocar cerraduras. 90 Durante 2009 según la ENSI-7 el 34. ENSI-7/2010. el 25% incluyó dos. ¿Cómo se ve afectada la calidad de vida de los mexicanos en este rubro debido a la victimización? ¿Cuánto se gasta en seguridad y en qué se gasta? A continuación se describen de forma breve algunos de los principales resultados obtenidos de la ENSI-7. propiedades dañadas o pérdidas que necesitan en muchos casos ser reparadas o sustituidas.9% de los hogares entrevistados manifestó haber tomado cuando menos una medida de seguridad. cambio de domicilio (pago de renta.57).3%. puede consultarse los estudios que ha realizado el ICESI al respecto. A nivel estatal el mayor porcentaje de hogares que tomaron al menos una medida de seguridad fueron Quintana Roo (52%). Figura 51: Gasto promedio en medidas de seguridad por hogar que toma medidas de protección. Número considerablemente menor a la tendencia histórica que se había presentado en 2008 donde la cifra fue de 45. terapias). aunque en términos generales el 47% optó por una sola. mudanza. gastos en transporte. En promedio el costo de las medidas de seguridad adoptadas fue de $5. presencia en el ministerio público o juzgados (pérdida de ingresos. Es importante señalar que las medidas que las personas tomaron para protegerse pudieron haber incluido más de una.II. hospitalización. Cabe señalar que las acciones o medidas conjuntas con vecinos han ido disminuyendo a lo largo de las mediciones de la ENSI. Para quienes se interesen en conocer en un sentido más amplio y con un mayor número de variables e indicadores el costo de la inseguridad en México. son por ejemplo los costos económicos que genera: pérdida de ingresos (víctima y cónyuge). Distrito Federal (50%). (Tabla ll. Nuevo León (47%) y Tlaxcala (44%). mismo porcentaje de los que optaron por realizar acciones conjuntas con sus vecinos (Figura 50). medicamentos.827 pesos por hogar. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 103 Otra de las principales afectaciones que genera la victimización delictiva a nivel general. el 15% tres y el resto más de cuatro. como ilustra la siguiente figura. gastos legales. gastos médicos (ambulancia. Figura 50: Medidas de seguridad tomadas por los hogares en México (porcentaje de hogares que tomaron cada medida). a nivel nacional. cambio de teléfono) y finalmente gastos en seguridad.

II. . Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 104 Tabla II-57: Porcentaje de hogares que tomaron al menos una medida de protección.

como una inquietud respecto al delito como problema social. 1 La opción de respuesta se consideró por primera vez en la ENSI-7. mientras que la inseguridad ciudadana puede entenderse como miedo al crimen en abstracto. A nivel nacional los valores más altos de temor se experimentaron en el Distrito Federal (86%). en primer lugar. Serrano y Vázquez (2007). que establecer qué se entiende por percepción de inseguridad y miedo al delito. (Se muestra el porcentaje de personas que dejó de hacer cada actividad el año de referencia).3% de las personas dejaron de hacer alguna actividad.? * Los porcentajes se refieren a la población para la cual aplica cada concepto y contestó afirmativamente. Estado de México (77%) y Durango (75%). hacen una distinción entre ambos conceptos. Según algunos autores. El miedo al delito Finalmente. pero en las zonas metropolitanas de estudio se encontró que 80. 91 Sabemos que los mexicanos viven constantemente con el temor de ser víctimas de un delito. otra de las afectaciones que producen la criminalidad y la victimización es el miedo al delito.. Éste es quizás uno de los indicadores principales en cuanto a la percepción de seguridad. tendremos. dado que está estrechamente relacionado con la percepción o el grado de riesgo individual con el contexto externo o social.) durante 2009. al entender que el miedo al delito hace referencia al temor de los ciudadanos a ser personalmente víctimas de la delincuencia. secuestro. (Tabla II-58). Figura 52: Actividades que dejaron de hacer las personas durante 2009 por temor a ser víctimas de un delito. . existe una diferencia entre el sentimiento de inseguridad y el miedo al delito: Para abordar estas cuestiones. asalto. Por temor a ser víctima de algún delito (robo.11.etc. Chihuahua (83%). Al respecto la ENSI-7 señala que cerca del 66% de la población ha dejado de hacer cosas que antes hacía por temor a ser víctima de un delito. Nuevo León (78%).II. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 105 II.. ¿dejó de.

En el Distrito Federal y el estado de Chihuahua este porcentaje es de 82% y en el Estado de México de 78%. Porcentaje de personas que dejaron de hacer algún tipo de actividad por temor a ser víctimas de un delito por entidad federativa. En Guadalajara y Cancún un 26% se sienten inseguros en su casa. los cajeros automáticos (89%). En Ciudad Juárez en 2010 (ENSI-7) el 92% se siente inseguro en la calle. a nivel nacional el 17% se siente inseguro en su casa —a pesar de que es éste el lugar donde más seguro se sienten las personas—. En la calle. En la ciudad de Chihuahua el 91% se siente inseguro en la calle cuando el año anterior se sintió así el 84%. pero en Ciudad Juárez 63% de los adultos dejaron de hacer esta actividad cultural. En las zonas metropolitanas de estudio se observa en primera . el 64% de las personas se siente insegura en promedio nacional y en el ámbito de las zonas metropolitanas de estudio esto es el 80%. por ejemplo. Sobre el sentimiento de inseguridad en lugares particulares. 51% de los entrevistados impidió que sus hijos menores salieran a la calle 92 ( 62% en ciudades). en cuanto a sitios donde mayor frecuencia de personas se sienten inseguras.5%. un 44% optó por no salir de noche (55% en ciudades). por lo que al menos en el estado de Chihuahua se ha incrementado la sensación de inseguridad en las calles. Le siguen la calle. Algunas personas. en Chihuahua el 61% y en el Estado de México 72%. mientras que en 2009 (ENSI-6) estos porcentajes fueron de 79% en el Distrito Federal y Chihuahua y en el Estado de México 76%. se encuentra que en promedio. 38% decidió no cargar dinero en efectivo (51% en ciudades). Los lugares donde mayor proporción de personas se sienten inseguras son los cajeros automáticos y los bancos. y 34% optó por no traer tarjetas de crédito o débito (44% en ciudades).II. En Acapulco el porcentaje de personas que se sienten inseguras en la calle se ha mantenido similar en los últimos dos años ya que en 2010 esto fue el 88% y en 2009 88. En Ciudad Juárez este índice es de 41% y en la capital de Chihuahua de 30%. y en segundo término le siguen el transporte público (84%). Los estilos de vida de los individuos son alterados y constreñidos definitivamente por el miedo al delito. pero en el estado de Chihuahua el porcentaje es del 30% y en Durango el 25%. posición. En 2008 (ENSI-5) en el Distrito Federal se sentía inseguro en la calle el 79%. mientras que 89% se sintió así el año anterior. En Ciudad Juárez y la ciudad de Chihuahua dejaron de salir de noche el 82% y 73% respectivamente. el 81% y 70% de la población adulta se siente insegura en dichos lugares respectivamente. 62% y 58% respectivamente). Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 106 Tabla II-58. A nivel nacional dejaron de ir al cine o al teatro 22% de las personas. y destaca también Nuevo Laredo con 24%. ya que en promedio en el país. las carreteras y el mercado (64%. la calle (80%) en tercera posición y los bancos (78%) en cuarta. en las mismas ciudades 84% y 74% dejaron de permitir a sus hijos menores de edad salir. consideran los niveles de riesgo tan inaceptables que optaron por no usar joyas en el 52% de los casos (68% en ciudades).

En la vida cotidiana. Esta situación llevada al extremo puede derivar en una desestabilización del sistema de justicia y eventualmente. o ganar votos.3% frecuentemente sale con ese temor. es sumamente útil para el diseño de políticas de seguridad pública. Medir el miedo al delito. La mayoría de las personas tienen pocas bases científicas para sus creencias sobre el delito. definido como el temor de los ciudadanos a ser personalmente víctimas. vender. ENSI-7/2010. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 107 Así pues. aunque 33% nunca lo siente. se encuentra que a nivel nacional el 21% de las personas salen de su casa siempre o casi siempre con el temor a ser víctimas de un delito y 11. es que éste con frecuencia descansa sobre información altamente incierta sobre el riesgo. 93 Descuidar el miedo al delito puede generar una espiral aguda de desconfianza en la autoridad y por consiguiente una inhibición del ciudadano para participar en los procesos de procuración y administración de justicia (ya sea como denunciante o como testigo). si no es atendido. Figura 53: Respuesta a nivel nacional a la pregunta: “Cuando sale de su casa. ¿lo hace con el temor de ser víctima de algún delito…. Según Mark Warr: Lo que diferencia al miedo al delito de otros riesgos de la vida.II. Se ha señalado también. ellos están constantemente enfrentados con información sobre el delito de fuentes que pue- den no apreciar o preocuparse de la (in)exactitud de dicha información y que pueden utilizar el delito para entretener. que el miedo al delito. a alteraciones del orden social. 94 .?”. “puede abrir la vía a una regresión hacia la justicia privada”. pero antes es necesario dilucidar hasta qué punto ese miedo al delito es producto de una situación real. explotar.

así como la vigilancia deficiente y la drogadicción. . a nivel nacional. 37% mencionó la falta de alumbrado público. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 108 II. Opiniones relacionadas a la comunidad y delincuencia En cuanto a la percepción sobre los problemas de la comunidad que se relacionan con la inseguridad. en el conjunto de 17 zonas metropolitanas de estudio. que alcanzan igual porcentaje que el anterior. Figura 54: Principales problemas de la comunidad relacionados con la inseguridad. 33% vigilancia deficiente y 29% la drogadicción. 36% el desempleo.12.II. como se advierte en la figura 54. Figura 55: Principales problemas de la comunidad relacionados con la inseguridad declarados por los encuestados en ENSI-7. en el país 51% de las personas considera que hay ausencia de vigilancia. la ausencia de vigilancia (50%). pero en segundo lugar las personas de ciudades considera a las pandillas o bandas (36%). En las ciudades de estudio lo más mencionado coincide con lo encontrado a nivel nacional.

policías de barrio (10%) y combate a la corrupción (12%). Se observan menores porcentajes de acciones conocidas en relación con la organización de vecinos (9%). a nivel nacional. nivel nacional. según la ENSI-7/2010. seguida por la atención al desempleo (51%). La organización de vecinos y los programas de cultura de denuncia son los aspectos menos nombrados por las personas (ver figura 57). LOCALIDAD) para que haya más seguridad? Las acciones para mejorar la seguridad en ámbitos locales más conocidas por la población son el incremento del patrullaje y el alumbrado (38% y 29% respectivamente). según la ENSI-7/ 2010. Figura 57: Acciones que considera la población se deben tomar para mejorar la seguridad en su ciudad/localidad. el combate a la corrupción (39%) y las mejoras al alumbrado (37%). Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 109 Figura 56: Principales acciones para combatir la delincuencia que las personas dicen saber se han realizado en su ciudad/localidad. Por otra parte. el mayor patrullaje es la opción más mencionada (64%). ¿sabe usted qué acciones se han realizado en (CIUDAD. • -Segunda parte de la pregunta ilustrada en la figura 56: ¿Cuáles acciones considera que se deben realizar? . al preguntárseles las acciones que creen se deben tomar.II. • Respuesta a la pregunta: De la lista que le muestro.

las drogas era la causa de la delincuencia más citada por la población encuestada en cualquiera de las tres primeras posiciones. Figura 59: Respuesta a nivel nacional a la pregunta ¿Está usted de acuerdo con los operativos llevados a cabo por el gobierno federal en algunas ciudades del país en contra de la delincuencia organizada?* • Por efectos del redondeo las cifras para cada año pueden no sumar exactamente el 100%. las tres causas más citadas en cualquiera de las primeras tres posiciones fueron el desempleo. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 110 Figura 58: Principales causas de la delincuencia mencionadas en cualquiera de los primeros tres lugares por los encuestados. Una nueva opción de respuesta entre las causas de la delincuencia fue la falta de valores. cuáles son las tres principales causas de la delincuencia". En el conjunto de ciudades de estudio. En años anteriores. 3 En ENSI´s anteriores el enunciado era "Educación escolar deficiente”. 1 En ENSI´s anteriores la pregunta era: " Dígame. las drogas pasan a un tercer lugar. * En la ENSI-6 la pregunta es: ¿Está usted de acuerdo con los operativos llevados a cabo contra la delincuencia organizada por el gobierno federal? . 5 En ENSI´s anteriores el enunciado era "Hay corrupción en la justicia". se señalan como causantes de la delincuencia en primer lugar el desempleo y en segundo. 2 El enunciado se consideró por primera vez en la ENSI-7. la pobreza y las drogas. 4 En ENSI´s anteriores el enunciado era "Ministerios públicos ineficaces".II. a nivel nacional. Se pregunta a los encuestados por tres causas principales de la delincuencia. que vino a ocupar una mención del 13% ( en el séptimo lugar). De acuerdo con la ENSI-7. la pobreza.

5% de las personas afirmó estar de acuerdo.II. Se observa que en Ciudad Juárez. únicamente el 53% respondió afirmativamente. Sin embargo al preguntar si los operativos han mejorado las condiciones de seguridad pública. En las zonas metropolitanas de estudio estas preguntas cobran especial interés. mientras que en la actualidad sólo el 19% respondió afirmativamente. pero en el angustiante tema de la seguridad pública es muy probable que esté influida decisivamente por los resultados que se obtengan. La opinión ciudadana suele ser voluble y emocional. ENSI.7/ 2010. crezca la cantidad de ciudadanos que opinen que esos operativos no ayudan a mejorar la seguridad pública. El 81. Los parámetros para juzgar la conveniencia de los operativos serán la incidencia y la prevalencia delictivas así como la gravedad de los delitos que se cometan. 70% pensaban que los operativos mejoraban la seguridad. En otras ciudades también se observan cambios importantes de este indicador como se aprecia en la Tabla II-59. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 111 Otro aspecto que indaga la ENSI-7 es la aceptación o no de los operativos del gobierno federal en contra de la delincuencia organizada y si la persona cree que hayan sido efectivos en el combate a la criminalidad. en cambio. Tabla II 59: Porcentajes de respuestas afirmativas sobre los operativos del gobierno federal en las zonas metropolitanas de estudio. Es insoslayable la consideración de que si no se logra abatir de manera importante la criminalidad es previsible que decaiga el apoyo a los operativos del gobierno federal y que. en 2009 (cuando se realizó la ENSI-6). .

II. con lo que se completaría el 100% por cada autoridad. Figura 60: Porcentaje de la población de 18 y más años que identifica a las autoridades especificadas. a nivel nacional. La ENSI-7 preguntó a las personas que dijeron conocer determinadas autoridades qué tanta confianza les inspiraban. aunque son muy conocidas por la población. Confianza y desempeño institucional De una lista de autoridades. inspiran poca confianza. según ENSI-7/2010. Les sigue la Policía Federal (antes PFP) y la Policía Federal Ministerial (antes AFI). se preguntó a los encuestados si las identificaban para después conocer la percepción en su desempeño y el nivel de confianza que les inspiran. pues a 52 % y 55% respectivamente les inspiran mucha confianza.13. la policía de tránsito y la policía municipal son las más conocidas por la población pues en los tres casos más del 70% de las personas afirmaron conocerlas. según ENSI-7/2010 (respuestas a: ¿Cuánta confianza le inspira.. El ejército. . a nivel nacional. La Policía Federal Ministerial y los agentes del Ministerio Público Federal resultaron ser las autoridades menos conocidas con sólo 13% y 8% de personas que las identifican. apenas inspiran mucha confianza en el 10% de los entrevistados.. Figura 61: Porcentaje de personas de 18 o más años según la confianza que le inspira cada autoridad mencionada (personas que dijeron conocer la autoridad). a las que 25% de la población conoce y les inspiran mucha confianza.? ) * La gráfica no muestra el porcentaje que dijo no saber o no quiso responder. La policía de tránsito y la policía municipal. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 112 II. El Ejército y la Marina son las instancias a las que mayor confianza tiene la población.

3) El enunciado se consideró por primera vez en la ENSI-7.II. * Las cifras suman 100% al considerar los casos que dijeron no saber (Ns/ Nr). Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 113 Tabla II 60: Porcentaje por grado de confianza que inspiran diversas instituciones en varias ENSI a nivel nacional (se exhiben porcentajes de respuesta en Muchaalguna confianza / poca o ninguna confianza). .4) Para las ENSI´s anteriores el enunciado era "Ejército (fuerzas armadas) 5)Se quitó el enunciado en ENSI-7. dígame el grado de confianza que tiene en… 2)Para las ENSI´s anteriores el enunciado era "Policías locales“. • En las ENSI´s anteriores la pregunta era: DE las instituciones que le voy a mencionar.

se encuentra que al igual que otros años las iglesias son las instituciones que más confianza inspiran a la población. encontrándose que también son objeto de mucha o alguna confianza para más del 60% de las personas. Del Ejército y la Marina sólo el 1% de las personas que los identifican han recibido un intento de soborno. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 114 Al preguntar por el grado de confianza que tienen las personas en ciertas instituciones. 13 y 11 % respectivamente les tiene mucha o alguna confianza). Las instituciones. a nivel nacional. 56 y 44% les tiene mucha o alguna confianza respectivamente). los partidos políticos y los senadores (apenas 10. En esta ocasión se preguntó por la confianza que le dan los vecinos. La autoridad de la que más intentos de soborno recibe la población es la policía municipal con 32%. Figura 62: Porcentaje de personas que han recibido solicitud de soborno de parte de alguna autoridad. y los medios de comunicación (46. La policía local y los agentes del Ministerio Público local le siguen con 11 y 9% respectivamente. el Ejército. El 10% de las personas que conoce al menos una autoridad. que menos confianza inspiran a la población son los diputados. ha recibido algún intento de soborno de parte de éstas. .II. Les siguen la Marina.

. según ENSI-7/2010. y poco efectiva o nada efectivo. Figura 64: Porcentaje de la población que considera el desempeño de cada autoridad en el combate a la delincuencia muy efectivo o algo efectivo. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 115 Figura 63: Porcentaje de personas que han recibido intento de soborno de parte de cada autoridad según ENSI-7/2010.II. a nivel nacional.

Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 116 Figura 65: Porcentaje de la población que considera el desempeño de cada autoridad en el combate a la delincuencia muy efectivo o algo efectivo. Sin embargo.II. es poco efectivo o nada efectivo. Los jueces en el ámbito de ciudades se encuentran muy cerca con 59% de apreciación como poco o nada efectivos. que son instancias cercanas a la población. respectivamente. y poco efectivo o nada efectivo. según la ENSI-7/2010. En el ámbito de las zonas metropolitanas. . Otras autoridades son consideradas poco efectivas o nada efectivas en más del 60% de los casos. la Policía Preventiva Estatal. en las 17 zonas metropolitanas de estudio. agentes del Ministerio Público Local. La Policía de Tránsito y la Policía Municipal son consideradas poco efectivas o nada efectivas en el 75% y 72% de los casos. a saber. 75% y 76% considera que el desempeño del Ejército y la Marina son muy efectivos o algo efectivos. más del 60% considera que el desempeño de la Policía de Tránsito y la Policía Municipal. se observa que de igual forma el Ejército y la Marina son los mejor calificados ya que el 80% y 81% de las personas considera su actuación muy efectiva o algo efectiva. En cuanto a la apreciación de la población sobre el desempeño de las distintas autoridades en el combate a la delincuencia. Policía Estatal Ministerial.

asp 73 Comparaciones con 90% de confianza con respecto a valores de ENSI-6. aún cuando las 14 primeras son parte del segundo conjunto. Michoacán. 12. Encuesta de Victimización y Eficacia Institucional. si se considera un nivel de confianza de 90% se aprecia que su cifra negra es menor a la de San Luis Potosí. 64 Tamaulipas se compara con 2007 (ENSI-5). 58 Comparaciones con base en 90% de confianza. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 117 Notas del capítulo ll 52 CIDE. Instituto Nacional de Ciencias Penales. En este indicador se aproxima la varianza y los intervalos asumiendo un denominador constante. 67 Op. Oaxaca y Chiapas.com.7 diciembre de 2010. bajo el título “Se incrementa en 10% el robo al transporte público en el DF”. 62 Esto se hace en el inciso 2. pp. 59 Como se indicó en los reportes de la ENSI-6. 69 En la ENSI-7 se añade al conjunto de zonas metropolitanas de estudio la ciudad de Morelia. 2. Como se señaló al inicio del capítulo de II. ya que el problema radicó en errores técnicos del levantamiento que no fueron solventados. lo cual intimidaba la población y se consideró un factor de sesgo importante. No hay evidencia para decir que difiere estadísticamente de los demás estados (con 90% de confianza). 55 Declaraciones a Notimex de Luis Genaro Vásquez Subprocurador de Averiguaciones Previas desconcentradas de la PGJDF. Distrito Federal. icesi.org. 65 Comparaciones con 95% de confianza a nivel nacional. página 305. 2010. 72 Véase Cuaderno 7 del ICESI: Evaluación del desempeño en el combate contra el delito de secuestro 2007-2009. 60 La diferencia resulta estadísticamente diferente y con cambio a la alza con 95% de confianza. 54 Ibidem. Cuadernos del ICESI No. 53 Mario Arroyo y Catalina Palmer. p. 61 Con 95% de confianza. Informe Anual 2009. Tabasco. 63 El lector habrá advertido las consideraciones del ICESI que se plantearon en el capítulo I. Incidencia y Cifra Negra en México. 57 En el caso de Tamaulipas se hace la comparación con respecto a ENSI-5. 14-15. sin embargo. en 65 propuestas para modernizar el sistema penal en México. Las demás zonas fueron consideradas en ENSI-4. Nuevo León. México. y tiene unas preguntas independientes para tratar de captar la victimización en menores de edad. http://www. México. . De manera particular se pueden advertir los niveles de cada ciudad. 70 Equivale a alrededor de 70 mil secuestros. Las varianzas fueron aproximadas considerando el diseño muestral a través de los ponderadores y asumiendo muestreo sin reemplazo. en http://www. de ambos tipos.1. 68 Puede no ser lo ideal comparar 14 ciudades con 17 ciudades. Michoacán. Guerrero. 66 ICESI.II. aquí se exponen los resultados tal como se desprenden de la base de datos de la ENSI-7.mx/2010-12-07/se-incrementa-en-10-el-robo-al-transporte-publico-en-el-df/ 56 Se describe en el inciso 3.cit. Estado de México. la situación fue distinta. Victimización. “Evaluar periódicamente la eficiencia del personal del Ministerio Público”. Es importante señalar que en esta encuesta se considera como parte de la muestra a los mayores de 15 años. Morelos. y se considera el diseño muestral complejo a través de los ponderadores. como promedio de zonas urbanas resulta de interés conocer cómo contrasta. Las comparaciones mencionadas por entidad se basan en 90% de confianza. 2009. 74 El valor de cifra negra de Tamaulipas es el menor de manera puntual. Cabe recordar que la muestra en ENSI-7 fue mayor a años anteriores. Guanajuato. en Tamaulipas se dio la vigilancia de personas extrañas en varias plazas. ICESI. 2006. Cuaderno 8 ICESI. a diferencia de la ENSI que sólo considera a los mayores de 18 años. 75 Olga Islas.mx/publicaciones/cuadernos/cuaderno_7. un muestreo con reemplazo. 71 En ENSI-7 se registraron 44 casos y en años anteriores alrededor de 30.1. en un año.m-x. En Tabasco. Índice Nacional de Inseguridad: Termómetro del Delito.

Victim Costs and Consequences: A New Look. Septiembre de 2009. algunas respuestas teóricas y técnicas” en Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología. A Victim is a Victim is a Victim: Chronic Victimization in Four Sweeps of the British Crime Survey. El costo de la inseguridad en México. A practical guide for Law Enforcement Agencies. Quinta Encuesta Nacional sobre Inseguridad: Resultados. Reforming the administration of justice in México.3%. van Kesteren. Instituto de justicia de los Estados Unidos y Universidad Carlos III. 81 Cantor D Lynch J. por lo que el porcentaje que dejó de permitir que sus hijos menores salieran excluye aquellas personas para las que no aplica el enunciado. 90 Carlos Mendoza. / Miller T. Self report surveys as measures of crime and criminal victimization. 1999. 2009. British Journal of Criminology. Pease K. 82 Wesley D. Resultados principales de la ENECRIV y ENECRIS 2004-2005. 1995. Pease K. 5. Encuesta Nacional en Viviendas.C. ed. la secundaria. que fue de 71. Washington. 87 Son las que en victimología se conocen como victimización primaria. 3a. 1987. por otra parte la medición en ENSI-5 de Tamaulipas. Victimología: Estudio de la Víctima. 1. 84 Veáse. University of Notre Dame Press. Smit. Farell G. México. Traducción del autor. 86 Van Dijk Jan. 1996. Cohen A. P. 91 Laura Vozmediano. ugr. cit. p. Cornelius y David Shirk. A victim is a Victim is a Victim: Chronic Victimization in Four Sweeps of the British Crime Survey. es decir la población total. señalan que el 31% de los que acudieron al Ministerio Público a denunciar les tomó de una a dos horas.. 1. 35: 360-365. RECPC 10-07 (2008) . Rodríguez Manzanera. 1995. La criminología. 44. ICESI. 2009. y en ENSI-7 de 69. que es la que padecen grupos específicos o sea una parte de la población.ISSN 1695-0194. 2007. p. British Journal of Criminology.4% (sin ser diferencia estadísticamente significativa). p. México 2007. 78 Pablo Parás. p. p. National Institute of Justice. en Recopilación de estudios sobre criminalidad actual. “Problemas de medición al miedo al delito. Op. Resultados de la ENSI-7 RESULTADOS 118 76 Mario Arroyo. ICESI.”. 85 Ellingworth D. Wiersema B. Smit. ENSI 5-2008. D. 77 Al respecto los resultados de la ENSI 7. donde este último grado representa la mayor confianza.es/recpc . Mark. “El Miedo al delito en los Estados Unidos: rutas para la investigación y la formulación de políticas”. 93 Warr. Confianza en las instituciones. Indiana. Madrid. 30% más demoró más de cuatro horas. Cfr. J. 16% tardó menos de una hora. México. 92 Se analiza cada opción considerando la población para la que aplica el concepto. en Wayne A. 89 Cabe añadir que la medición de la ENSI-5 del porcentaje de personas adultas que consideran su estado inseguro en Tabasco fue de 77. J. “Unweaving the social fabric: the impact of crime on social capital. Washigton DC. Bureau of Justice Statistics / Office of Community Oriented Policing Services. Análisis de la multivictimización o victimización reiterada a partir de la ENSI-4/URBANA.http://criminet. que es la dirigida contra una persona o individuo en particular. Cuadernos del ICESI No. Victimización en la perspectiva internacional. FCE. 1996. 94 Georges Picca. Luis. Conducting community surveys. van Kesteren. Criminal Justice (4): 85-138. 94 . 80 Van Dijk Jan. La escala va de 0 a 10. 2006. 35: 360-365. y el resto. que se dirige contra la comunidad en general.II. Porrúa. México. 73. por ejemplo: Ellingworth D. 83 ICESI. Cuadernos del ICESI No. es decir no tienen hijos menores de edad. y la terciaria. P. 23% de tres a cuatro horas. fue de 62. México. Farell G.6%. 79 Roy Campos y Carlos Penna. 88 Comparaciones con 95% de confianza. lo cual no resulta estadísticamente diferente a la medición de la ENSI-7.341.7%.

por su parte. Ese es el lema del ICESI y parte de un principio básico de razonamiento basado en el conocimiento empírico que se ha generado internacional y localmente: para mejorar las condiciones de seguridad es necesario conocer la “cifra real de la criminalidad” (Figura 66). confiable y oportuna.1. La primera está compuesta por los delitos no registrados. pero sólo cuando esta información cruda es transformada a través de un mecanismo específico de recolección y organización estadística. Invariablemente cada uno de los componentes del sistema genera una gran cantidad de registros. lo que no se conoce no se puede resolver. 97 .RESULTADOS 119 III. Negación de la realidad delictiva y de la victimización Lo que no se mide no se conoce. especialmente para quienes lo administran. 95 Las estadísticas de criminalidad y victimización ayudan a evaluar y dar seguimiento a las condiciones. estos registros proporcionan información valiosa para la toma de decisiones. pero sobre todo a la forma irregular y arbitraria con las que las autoridades estatales deciden generar sus registros. y ya después en la etapa judicial cuántos procesos se llevaron a cabo en primera instancia y con cuántos acusados se procesaron en una primera instancia. El esquema describe la composición de la cifra real de la criminalidad en dos partes: la cifra oculta o cifra negra y la cifra oficial. como por ejemplo cuántas de estas averiguaciones fueron consignadas con y sin detenido. debido en parte a la constante modificación y adición de nuevos tipos penales. Esta situación se agudiza en el caso de las 32 entidades federativas. está integrada por las averiguaciones previas que se inician. La falta de constancia se ve reflejada en la ausencia de series históricas sobre el registro de delitos. La recolección de estadísticas confiables y suficientes es de gran importancia para todos los involucrados en el sistema de seguridad y justicia penal. 96 III. La cifra oficial. y cuántas sentencias condenatorias y cuántas absolutorias se dictaron. uniforme. circunstancias y tendencias del bienestar y el impacto social de los recursos y políticas en materia de seguridad. y de aquí pueden derivarse otros tipos de registros que permiten desagregar más la información. Factores estructurales que afectan las condiciones de seguridad Una de las limitaciones para el estudio de la criminalidad en México es la ausencia de información estadística pública que sea constante. accesible.

Comparar la incidencia de la cifra oculta que arrojan las ENSI´s con la incidencia que proviene de la cifra oficial explica porqué los gobiernos sin importar su nivel (federal. . Este último. Por razones políticas o ignorancia pura. o en caso de serlo. * Las cifras de incidencia a partir de la ENS-7I aparecen redondeadas a centenas en esta tabla. México 2009. lo cierto es que no fue sino hasta que el ICESI convirtió en un ejercicio constante las encuestas de victimización. la sociedad civil y algunas áreas de gobierno pudieron estimar con mayor precisión el tamaño de la victimización en México a través de algunos de sus principales indicadores: prevalencia e incidencia delictivas. entendiendo que ambas forman en conjunto la cifra real de la delincuencia. Cifra ENSI-7 de la tasa de incidencia por 100 mil habitantes vs. la incidencia de delitos presentada como tasa por ca- da 100 mil habitantes. no fueron registrados por la autoridad competente Victimización Tabla III-1: Incidencia delictiva.III. cifra oficial 98 Delitos denunciados Averiguaciones previas iniciadas CIFRA OFICIAL Personas y delitos registrados en averiguaciones previas. estatal o municipal) sean renuentes a aceptar las cifras de las encuestas. que los investigadores. y en lugar de tomarlas como un insumo para la elaboración de políticas las descalifican precisamente desde un punto de vista político. Factores estructurales que afectan las condiciones de seguridad RESULTADOS 120 Figura 66: Composición de la cifra real de la delincuencia CIFRA OCULTA Personas y sus delitos no denunciados. proceso y sentencias Averiguaciones previas consignadas AP consignadas con detenido Presuntos delincuentes (la instancia) Delincuentes sentenciados Este marco conceptual lo que pretende es medir la distancia entre la cifra oculta y la oficial. negando con ello la realidad que representan los datos duros y contundentes de arrojan las evidencias empíricas. Esta brecha fue la que durante años se desconoció en México a pesar de los avances de la criminología y la victimología a nivel mundial. es el que arroja mayores evidencias sobre la importancia de una medición precisa de la victimización y el porqué no deben intervenir en tal medición factores políticos o de cualquier índole que no sean meramente técnicos. • Fuente de la cifra oficial: Elboradas con base en delitos registrado en el formato CIEISP – SNSP y población CONAPO.

sino incluso apoyándose en las propias cifras oficiales. 99 se está perpetuando el círculo perverso en el que las autoridades sostienen que los delitos se reducen (aunque esto sea falso) y las víctimas directas e indirectas sufren la cifra real de la delincuencia y pierden cada día más la confianza en las autoridades.III. es necesario actuar en frentes paralelos. Se ha priorizado el combate a cierta clase de criminalidad. Ante esta situación. cuando menos a manera de hipótesis. secuestros. que son. no sólo considerando como fuente de información las encuestas de victimización realizadas por el ICESI. que abarque todos los problemas en una escala de conflictos. con el combatir una o escasas esferas de la delincuencia. fuera de los ámbitos de competencia de los sistemas penales. cambios legislativos. Una de las hipótesis que se plantea para explicar esto es obviamente la ausencia de políticas de reducción del delito y de atención a víctimas.2.3. y que son también los que principalmente afectan la calidad de vida y la seguridad cotidiana de las personas. Cifra Oficial. tanto en la reducción de la criminalidad como en los niveles de victimización. las condiciones que favorecen o propician la comisión de faltas administrativas y delitos del fuero común. no se registran avances. y sus respectivas cifras oficiales según el SNSP. Figura 67: Comparativo de los cinco estados de mayor incidencia delictiva por cada 100 mil habitantes según la ENSI-7. como se sabe. situación que se discute en la siguiente sección. o los cambios específicos en los distintos indicadores que arroja. que las actividades de la delincuencia organizada ponen en riesgo no sólo la vida y el patrimonio de los habitantes. Los retos de la política nacional en materia de criminalidad y victimización Los sistemas de seguridad y justicia penal en México han sido utilizados no como la última instancia sino como el primer mecanismo de control de las conductas antisociales. por lo general. Es importante entonces tratar de indagar. una de las deficiencias del Estado mexicano para hacer frente a los retos que impone la criminalidad es que ha sido monotemático: se confunde lo que debe ser una estrategia global de seguridad. la hipótesis que aquí se plantea es que las políticas gubernamentales se han orientado básicamente a intentar controlar las acciones de delincuencia organizada. Sin embargo. los resultados de la serie de las ENSI revelan que en México en los últimos ocho años no ha habido avance alguno en la reducción de la victimización. Es cierto. sino incluso la seguridad nacional. o de las entidades federativas de que se trate. III. se deben III. la asociada al narcotráfico. Dentro de esta lógica reactiva es difícil que se pueda revertir la situación de la criminalidad en tanto que los factores que propician los hechos antisociales ocurren. Cifra Oculta vs. Estancamiento de la política de seguridad Más allá de las variaciones anuales. la gran mayoría. Como se mencionó en el capítulo anterior. y considerando la urgencia de tomar medidas para reducir la inseguridad. dejando olvidadas o inalteradas . extorsiones. por qué a pesar de cuantiosos recursos presupuestales. No obstante. declaraciones públi- cas y una aparente preocupación social. Factores estructurales que afectan las condiciones de seguridad RESULTADOS 121 Al no utilizarse el dato de la incidencia delictiva generado por las encuestas de victimización para el diseño de políticas públicas. etcétera. descuidándose la delincuencia que afecta de manera más grave a la población: homicidios. u otras instituciones.

Existen diferentes tipos de mapas delictivos. Existe consenso entre especialistas en que la seguridad empieza a nivel local y es el fundamento para cualquier estrategia a nivel nacional. a. la profesionalización y depuración de policías y ministerios públicos. la corrupción. penal o sectorial es limitado. Las teorías de causalidad tienden por lo general a reflejar la disciplina o profesión que informa o estudia el problema. comunitario y social juegan un papel fundamental en la ocurrencia de delitos. c) el local o comunitario. generando información incluso contradictoria que al final limita su comprensión. un completo conocimiento de dónde y porqué ocurren los delitos permite aumentar las capacidades para su reducción. los delitos son vistos como un problema social y se considera que su distribución a lo largo de un territorio no es una casualidad geográfica. Lineamientos de políticas para reducción de la criminalidad La criminalidad es un problema complejo para las sociedades no sólo por los efectos que genera sino también porque los factores asociados a ella son múltiples. seguridad y justicia.III. lugares de ocurrencia. Pretender que se resuelva el problema exclusivamente con estrategias de carácter militar. la impunidad. y que no existe estrategia de seguridad que funcione si no se reducen los niveles de pobreza e inequidad social existentes. y por ello las explicaciones suelen ser fragmentadas o inconexas. cada uno de ellos con propósitos diferentes que deben ser construidos en función de las necesidades locales y en función del tipo de problema que se pretende solucionar. que intenta analizar y comprender la estructura económica. Los mapas que genera el análisis espacial del delito aportan al analista y al tomador de decisiones representaciones gráficas para poder orientar recursos y ampliar la efectividad de las acciones. desarrollo. que intenta explicar las conductas a nivel del sujeto. legislación. las circunstancias asociadas a los ámbitos individual. política y cultural en que se desarrolla el individuo. educación. que pretende dotar de sentido. Para situar la criminalidad en un contexto amplio. (Los principios para la ejecución de una estrategia de seguridad integral son liderazgo. Factores estructurales que afectan las condiciones de seguridad RESULTADOS 122 abrir frentes simultáneos e incorporar al diagnóstico y a la agenda de prioridades los siguientes temas: las tasas de criminalidad y victimización que se generan en el ámbito del fuero común. Bajo este marco teórico se considera que el delito es consecuencia de varios factores y establece como método de explicación y de intervención los cuatro niveles: a) el individual. Cualquier política de seguridad debe tener un carácter integral. Las experiencias internacionales exitosas demuestran que las estrategias de exclusivo carácter punitivo sólo incrementan la violencia y postergan las soluciones requeridas. coordinación. es importante entonces considerar como prioritario este enfoque ecológico de la delincuencia. medios de comunicación y participación ciudadana. policial. jurídica. tasas. 100 Tomando en cuenta que hay significativamente más delitos en las áreas urbanas que en las rurales. las violaciones a los derechos humanos. b) el relacional o interpersonal. familiar. consenso. confianza y tecnología). los grupos armados. Diversos factores. Bajo esta óptica. también conocido como geografía del delito. el análisis teórico sobre los factores específicos que las generan sigue siendo limitado y fragmentado. etcétera—. Desde el punto de vista teórico para que los delitos ocurran los delincuentes y sus objetivos —víctimas o propiedades— deben coincidir en el mismo lugar por un periodo determinado. el sistema penitenciario. y d) el social. la desconfianza ciudadana y la cultura de la legalidad. institucional. que permite caracterizar la estructura y tipo de relación que se establece dentro del núcleo de relaciones cercanas o familiares. influyen respecto del lugar que los delincuentes elijan para cometer sus delitos. No obstante la riqueza y la gran cantidad de información estadística que se posee sobre criminalidad y victimización —porcentajes. información y tecnología. Se trata de diseñar políticas criminológicas y victimológicas integrales. Como se sabe. las insuficiencias en el marco jurídico. ex- plicar y comprender los estilos de vida en grupos específicos de la población. se propone utilizar un modelo que ha cobrado ya una aceptación general y que permite combinar teorías dispares al proponer un esquema integral que identifica cuatro niveles de causalidad: estructural. Por lo tanto. interpersonal e individual (Figura 68). 101 . Por ello es importante entender que la criminalidad debe situarse dentro de una perspectiva más amplia. La evidencia empírica demuestra que no todos los estados presentan niveles iguales de criminalidad o victimización. incluyendo uno de sus principales aportes: el análisis espacial del delito. Para ello es necesario involucrar a varios actores y desplegar una serie de acciones en diversos ámbitos: salud. métodos. desde la disponibilidad de objetivos hasta la simple conveniencia geográfica del ofensor. la rendición de cuentas.

La premisa básica de la PSD es que el delito requiere la convergencia en tiempo y espacio de un ofensor motivado. el entorno de políticas públicas. Se desarrolló originalmente en el Reino Unido a principios de la década de 1970. Según la criminología administrativa. a pesar de todo. Hasta el momento. incluyendo las opiniones. La policía es el grupo con mayores probabilidades de intervenir “efectivamente”. Desde entonces varios gobiernos optaron por un manejo gerencial del delito. Considerando estos tres elementos. hogar. desempleo). relaciones afectivas o de conocimiento. de un objetivo adecuado y la ausencia de un guardián capaz. ¿en qué parte de la cadena se debe intervenir? Impulsar la prevención situacional del delito (PSD) es una decisión clave. Estas oportunidades se refieren a incrementar las posibilidades de que un ofensor sea visto por alguien susceptible de ejecutar una acción. Sin embargo. • Historia personal y estructura biofísica. las teorías que buscan causas han puesto poca atención a las diferencias entre los distintos tipos de delitos. dado que cada delito es a final de cuentas generado por ciertos factores (padres. sostiene la criminología administrativa. las redes sociales y grupos de identidad en las que se desenvuelven las relaciones interpersonales. la criminología administrativa optó por dejar esta discusión a un lado. se sabe que los resultados de esta efectividad no son particularmen- te alentadores. interacciones entre individuos.III. barrio. formas de adaptación social a las relaciones interpersonales e insitutcionales. es decir reducir costos (delitos) y maximizar beneficios (seguridad). Esto es. factores situacionales que involucran familia. debían participar en las tareas de prevención del delito ante la manifiesta incapacidad del Estado para poder brindar de forma adecuada y suficiente el servicio de seguridad. En este sentido y a diferencia de la criminología clásica y de la positivista. Factores estructurales que afectan las condiciones de seguridad RESULTADOS 123 Figura 68: Marco Ecológico de la Delincuencia 102 Estructural Institucional Interpersonal Individual • El nivel macro político. La razón principal es que. sugiere la aplicación de acciones que: a) reduzcan las oportunidades físicas para delinquir. factores constituivos de la personalidad . y b) incrementen las oportunidades para que el delincuente sea descubierto. De acuerdo con esta crítica. Fue a raíz de estas transformaciones sociales que surgió también la idea de que los ciudadanos . los teóricos de la “predisposición” proponen métodos de intervención preventiva precisamente en donde es más difícil conseguir resultados (en el ámbito de los procesos psicológicos y de las condiciones socioeconómicas). pobreza. 103 La PSD forma parte de lo que se ha denominado criminología administrativa. • Instituciones formales y no formales. centrarse exclusivamente en el hecho delictivo y tratar de reducirlo con independencia de su etiología. y lo redujo en el terreno de la seguridad. • El contexto inmediato en el que la violencia tiene lugar. De ahí que las dificultades del enfoque “predisposicional” son inconsistentes en sostener procesos psicológicos y sociales como las causas del delito. económico y de la estructura social. La parte operativa de la prevención situacional se despliega utilizando 25 técnicas para reducir las oportunidades en la comisión de un delito. Surgió en un momento en que el Estado abandonó su papel interventor en la economía. lo que ha propiciado un desdén por el diseño de medidas preventivas específicas para cada uno de ellos. no existe una forma de modificar la conducta ni tampoco de enseñar a la gente a amar más a sus hijos con el fin de evitar que desarrollen actitudes criminales. que sostenían que para poder prevenir el delito se necesitaba conocer sus causas. así como el capital social presente en las comunidades y lugares de trabajo. el delito es un suceso relativamente raro en la sociedad. creencias y normas culturales que permean una sociedad. que ofrece un vasto número de oportunidades para cometer delitos y raras oportunidades de observar uno.

lo importante en la comisión de un delito no es su registro en sí. principalmente el robo. sexo. 111 La Declaración establece que sus disposiciones son aplicables a todas las personas sin distinción alguna. De acuerdo con Graham Farrell: “El fenómeno de la victimización reincidente ha sido reconocido en la literatura criminológica durante las últimas dos décadas. 108 Sin embargo. en el caso de los delitos ocasionales y patrimoniales. abriendo un conjunto de nuevas estrategias potencialmente prometedoras y más eficaces que muchas de las que hoy se utilizan. También ilustra un nuevo conjunto de temas empíricos y teóricos para el análisis y la comprensión”. los índices de criminalidad bajarán sustancialmente. ya sea de raza. y. origen étnico o social. La prevención situacional ha demostrado ser eficaz en la reducción de muchos delitos específicos en lugares también específicos. 107 Los oponentes de la PSD la critican por enfocarse exclusivamente al delito y olvidarse de las causas que lo generan. . por lo que reducir este tipo de victimización es prioritario en cualquier estrategia de atención a víctimas. sino el daño generado mediante la afectación de cuando menos uno de sus derechos protegidos por la ley (por ejemplo.III. religión. b. No es sino hasta hace poco tiempo que comparativamente se han empezado a reconocer las implicaciones que tiene la victimización reincidente para las políticas públicas. opinión política o de otra índole. 112 Los hallazgos recientes en victimología referente a la victimización reincidente tienen implicaciones claras para el caso de México: es necesario brindar atención oportuna a las víctimas de delitos y reducir la impunidad. que son la gran mayoría. idioma. el fenómeno del desplazamiento ocurrirá siempre. La segunda perspectiva es de carácter más urgente y práctico: reducir la victimización repetida. su eficacia para reducir los índices delictivos la ha convertido en una de las estrategias de prevención por excelencia. color. la aplicación de esta estrategia ha probado ser eficaz. Sin embargo. 106 De las tres estrategias. sigue sin existir una cultura de atención a víctimas. edad. se reducirá el número de víctimas. entonces prevenirla logrará reducir un gran número del total de delitos. nacionalidad. situación económica. Si se reducen estos delitos. lo que es más importante. creencias o prácticas culturales. A pesar de que los avances en la atención a víctimas son ya una constante en varios países. 104 “policía comunitaria” 105 y “prevención situacional del delito”. Lineamientos de políticas para reducir la victimización La victimización es entendida como el proceso general de interacción social en el que una persona o grupo de personas son víctimas de algún delito. en México. y sus víctimas. Factores estructurales que afectan las condiciones de seguridad RESULTADOS 124 Según la criminología administrativa. La primera consiste en asumir sin más dilaciones las recomendaciones de la Declaración 109 sobre los principios fundamentales de justicia para las víctimas de delitos 110 y del abuso del poder. Donde pequeños porcentajes de la población. el sistema de procuración y justicia penal se podrá orientar a reducir los delitos más graves. Es un número relativamente pequeño de delincuentes quienes están cometiendo un gran número de victimizaciones. Focalizando los recursos de prevención sobre las víctimas ya identificadas y simultáneamente utilizar las victimizaciones anteriores como un argumento racional para aplicar los recursos disponibles para controlar el delito. sea o no registrado por las autoridades competentes. Algunos de los resultados que ha arrojado este tipo de criminología son tres estrategias de prevención denominadas: “teoría de las ventanas rotas”. Para aquellos que ven al delito como el producto de una predisposición delictiva. este problema puede ser superado concibiendo al delito no en términos de “causas” sino como el producto de elecciones y decisiones inmediatas hechas por el ofensor. La repetición de la victimización (recuérdese el apartado de multivíctimas y los casos analizados del Distrito Federal y del Estado de México) representa grandes volúmenes de delitos en un porcentaje relativamente bajo de población. sufren amplios porcentajes del total de victimizaciones delictivas. y ha tenido también efectos de difusión benéficos para reducir otros delitos no considerados en la estrategia original. quizá la más apropiada para México sea la prevención situacional del delito. patrimonio o integridad física). más allá de las reformas que reflejaron su inclusión en el texto constitucional así como la aprobación de algunas leyes federales y estatales en la materia. Entre estas provisiones a la que está obligado el Estado mexicano se encuen- tran: el acceso a la justicia y un trato justo. debido al impulso malsano innato en el delincuente. Desde el punto de vista victimológico. Adicionalmente. Continúa pendiente por parte del Estado mexicano poner en práctica una política victimológica que atienda la victimización desde dos perspectivas. Si la reincidencia en la victimización constituye una gran proporción del total de la victimización. Una política urgente debe partir de complementar el enfoque de justicia actual —que considera la persecución del delincuente y su eventual castigo como el fin último de la política criminológica— por un paradigma que ponga en lugar prioritario la atención a las víctimas de delitos. Esta estrategia parte del hecho de que el mayor número de delitos que ocurre es en contra de la propiedad de las personas. o impedimento físico. nacimiento o situación familiar.

Factores estructurales que afectan las condiciones de seguridad RESULTADOS 125 Notas del capítulo lll 95 Esta situación se ha intentado solventar con la creación del Centro Nacional de Información. por lo que adoptar solo una de ellas necesariamente limitará los resultados que se pretende alcanzar. 4. Original paper prepared for The Global Report on Crime and Justice. Preventing violence: a guide to implementing the recommendations of the World Report on Violence and Health. John E. 2) Lugar. Manual for the Development of a System of Criminal Justice Statistics. Análisis delictivo para la resolución de problemas. México. 108 La PSD de hecho considera que el desplazamiento es una posibilidad tanto teórica como práctica y ha documentado al menos cinco tipos de desplazamientos: 1) Tiempo. Mortalidad por homicidios en México. 100 Esquema traducido y adaptado de World Health Organization. 2009. p. Ronald V. ICESI. Satyanshu. 105 Para un conocimiento más profundo de esta estrategia se puede consultar el texto de uno de los principales teóricos de la Policía Comunitaria: Robert Trojanowicz titulado Community policing: how to get started. Ginebra 2004. siendo la cifra oficial una clara subestimación de la cifra real de la delincuencia. 2) b) Las definiciones de cifra oculta y cifra oficial provienen de: INEGI. Edición 2004. 104 El planteamiento original de la Teoría de las ventanas rotas fue desarrollado por dos de los criminólogos más reconocidos en los Estados Unidos de América George Kelling y James Q Wilson en un artículo aparecido en la revista The Atlantic Monthly titulado “Broken Windows: The police and neighborhood safety”. p. 101 Ronald V. p. Oxford University Press. 98 Es importante señalar que la cifra oculta sólo contempla los delitos que se miden en la ENSI. 2004. Monsey. 107 Cabe mencionar que la reducción de los índices delictivos que se han registrado en otras ciudades del mundo se debe a la aplicación conjunta de estas y otras estrategias. 12. y Eck.13 o bien remitirse a su fuente original Clarke. V. 96 Cfr. Cuadernos del ICESI No. . 2005. 29. 2 Índice Nacional de Inseguridad. mediante Resolución 40/34 el 29 de noviembre de 1985. 97 a) Reelaboración de la figura con datos de: 1) Mukherjee. en Crime Prevention Studies. que forma parte del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. “Case attrition in New South Wales”. p. Vol. p. US Department of Justice. 99 Véase como ejemplo el comparativo de los cinco estados de mayor incidencia delictiva por cada 100 mil habitantes según la ENSI-7.III. Criminal Justice Press. Posteriormente se consolidó como una teoría y se publicó bajo el título de Fixing Broken Windows. México. capítulo 55 “Haga mapas precisos”. a propuesta del ICESI midió también los delitos que son denunciados a una instancia distinta al Ministerio Público. Estadísticas Judiciales en Materia Penal. 4) Tipo y. Clark. Clarke “Situational Crime Prevention”. 5) Sustitución 109 Adoptada por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas. Nueva York. Washington. la ENSI-7. Si se hacen los ajustes pertinentes. United Nations. 211 102 Mario Arroyo. United Nations. 2002. mientras que la oficial mide el total de delitos que se registraron ante el MP. Crime Analysis for Problem Solvers in 60 small steps. c) Los datos de victimización son precisamente la gran aportación que las ENSI realizadas por el ICESI han hecho a la historia de la victimización en México. Office for Drug Control and Crime Prevention. Cuaderno No. las diferencias serían todavía más notables. Australian Institute of Criminology. y sus respectivas cifras oficiales según el SNSP. 103 Para consultar las 25 técnicas consulte el Cuaderno del ICESI No. 75. 1999. d) Los datos de presuntos delincuentes y delincuentes sentenciados son los generados por los poderes judiciales locales junto con el INEGI. 6. 2. 1994. 3) Método. 106 Consúltese el texto de Ronald V. New York.

aprehenda. sufrimiento emocional. individual o colectivamente. en M. “independientemente de que se identifique. en su caso.) Building a safer society: Strategic approaches to crime prevention. como consecuencia de acciones u omisiones que no lleguen a constituir violaciones del derecho penal nacional. pérdida financiera o menoscabo sustancial de sus derechos fundamentales. pero violen normas internacionalmente reconocidas relativas a los derechos humanos.” 111 Según la Declaración se entenderá por víctimas de abuso de poder las personas que.III. como consecuencia de acciones u omisiones que violen la legislación penal vigente en los Estados Miembros. Tonry y D. La Declaración también considera víctima a una persona. hayan sufrido daños. pérdida financiera o menoscabo sustancial de los derechos fundamentales. p. inclusive lesiones físicas o mentales. inclusive lesiones físicas o mentales. En la expresión ‘víctima’ se incluye. a los familiares o personas a cargo que tengan relación inmediata con la víctima directa y a las personas que hayan sufrido daños al intervenir para asistir a la víctima en peligro o para prevenir la victimización. Factores estructurales que afectan las condiciones de seguridad RESULTADOS 126 110 Se entiende por víctimas: ”las personas que. enjuicie o condene al perpetrador e independientemente de la relación familiar entre el perpetrador y la víctima.P. Farrington (Eds. Crime and Justice: A review of Research. hayan sufrido daños. además. . Preventing repeat victimization. sufrimiento emocional. 19. 112 Graham Farrell. individual o colectivamente. 469. incluida la que proscribe el abuso de poder”.

En segundo lugar. y d) formar especialistas en seguridad. Guía para El Diseño de Políticas Sobre la aplicación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Principios fundamentales de Justicia para las Víctimas del delito y del abuso de poder. En este proceso. ejercer un control ciudadano en determinadas esferas de la seguridad pública. victimología y política criminológica fuera y dentro de las instituciones de seguridad. en tanto que las respuestas técnicas dadas a través de políticas públicas se seguirán postergando. las universidades y otros centros de estudio tienen una gran responsabilidad y deben utilizar su liderazgo y capacidad de generar conocimientos y acción social para que se diseñe una verdadera política de Estado en materia de seguridad pública. debe exigir ser tomada en cuenta al momento de diseñar políticas y tomar decisiones. la apatía y la simple protesta. Los daños a la población. tiene que elevarse por encima de su clase política y sus gobernantes. 113 ONU. Si atendemos las cifras que se erogan como parte del presupuesto público en materia de seguridad o los costos que la inseguridad tiene para la sociedad mexicana. No se trata de sustituir al Estado de esa función esencial básica de brindar seguridad. sería innecesaria en un régimen democrático donde las autoridades estén sujetas a esquemas de transparencia y rendición de cuentas. Sin embargo. la sociedad debe en primer lugar informarse y generar esquemas de participación ciudadana que superen la desidia. abre la posibilidad de una situación de mayor conflicto y violencia. Para reducir la criminalidad y la victimización es necesario instrumentar una estrategia racional. de cada municipio. tal y como ocurrió con el tema electoral en su oportunidad. los empresarios. en el caso de México parece que una vez más la sociedad civil.RESULTADOS 127 IV. De seguir el estado actual de cosas se generará un círculo perverso donde ni la alternancia partidista ni la democracia representarán medios útiles para mejorar las condiciones de seguridad y la calidad de vida de los mexicanos. científica y eficaz. de carácter radical. la desconfianza hacia las instituciones. Esta última forma de participación ciudadana. En tercer sitio. “los gobiernos y la comunidad internacional deberían incluir políticas efectivas para prevenir y reducir la victimización por el delito. criminología. el sentimiento de inseguridad y el miedo al delito anticipan un deterioro aún mayor de la percepción que se tiene de la democracia y está minando el ahora tan de moda tejido social. es necesario establecer alianzas institucionales que permitan ser copartícipes en la toma de decisiones y.113 Los gobernantes tienen la responsabilidad histórica de abandonar su posición de negar la realidad y ocultarla. los organismos no gubernamentales. Para ejercer este liderazgo la sociedad debe impulsar cuatro acciones fundamentales: a) ejercer una participación real e informada en los distintos foros de seguridad —tales como los consejos ciudadanos— dejando de ocupar esos espacios como mera comparsa y testigo mudo de la ineficacia gubernamental. Ante la necesidad de seguridad y la falla del Estado para proveerla. Más allá del discurso es necesario adoptar un enfoque integral basado en nuevos paradigmas que se adapten a las características culturales. Consideraciones finales En la comunidad internacional se tiene desde hace cuando menos una década la convicción de que ante la creciente gravedad del problema y considerando que la seguridad pública es uno de los derechos humanos fundamentales. finalmente. políticas y técnicas de cada estado. De quedarse en mero discurso la estrategia integral contra la inseguridad. UN ODCCP Oficina de las Naciones Unidas para el Control de Drogas y Prevención del Delito/Centro Internacional para la Prevención del Delito Nueva . Los ciudadanos debemos exigir con datos confiables y empíricamente verificables la reducción de los delitos y de la victimización. destinar una pequeña fracción de este gasto a investigación científica y formación de recursos humanos sería un gran avance: se empezaría a romper ese nudo gordiano de la inacción gubernamental y a dotar de sentido una estrategia de seguridad hoy ausente. lo que está en riesgo es la viabilidad de la democracia como forma de gobierno y quizá de México como un Estado de Derecho. c) fortalecer o crear organizaciones apartidistas. De no actuarse. técnicas y científicas que diseñen las políticas de seguridad que el Estado no está generando. b) ejercer una verdadera labor de supervisión y vigilancia a los poderes públicos para que los puestos de los responsables se asignen con criterios profesionales y no de lealtades personales. sino de sumar esfuerzos con él.

Epílogo La realización de la ENSI-7 deja enseñanzas importantes: o Es imprescindible que en una encuesta victimológica la entidad que realice el levantamiento de campo actúe bajo la guía y la supervisión de un organismo ciudadano que conozca con suficiencia técnica y científica las materias de criminalidad y victimización.los esfuerzos ciudadanos de participar en la medición de la criminalidad y la evaluación de las autoridades sean reconocidos y apoyados. o Es deseable que –conforme al Acuerdo por la legalidad.RESULTADOS 128 V. o La entidad que lleve a cabo el levantamiento de campo debe reparar en la no respuesta motivada por factores relacionados con la inseguridad. ya que esa no respuesta es por sí misma un elemento de lo que se está midiendo. o Es indispensable que la rectoría de la encuesta en sus diferentes fases quede bajo ese mismo organismo. o Condición necesaria para la credibilidad de la encuesta es que el procesamiento de la base de datos y la presentación de resultados eluda los sesgos en la información ofrecida. . la seguridad y la justicia.

ICESI. Farrington (Eds. “Confianza en las instituciones”. México.RESULTADOS 129 VI. 2010.6. Cuadernos del ICESI No. Campos. Análisis delictivo para la resolución de problemas. en 65 propuestas para modernizar el sistema penal en México. “Encuestas Nacionales sobre Inseguridad. Victimización. 2. Nueva York. Cuadernos del ICESI No.0. Bourdieu. John Wiley and Sons. ICESI. pág. Informe operativo. Sección 4.inegi. Incidencia y Cifra Negra en México. México. 1. “Consideraciones criminológicas”. 2010. Septiembre de 2009. 2010. The Atlantic Monthly. Polity Press.pdf. 44. Ronald V.55. London. México. Mortalidad por homicidios en México. Roy. México. 2005. States of Denial: Knowing about atrocities and suffering. en Crime Prevention Studies. Nueva York. Cuadernos del ICESI No. México. Cuadernos del ICESI No. ICESI. Mario Arroyo. CNCA/ Grijalbo. Ronald V. Mario Arroyo. página 305. Referencias bibliográficas ABS Information Paper: Measuring Crime Victimization. Broken Windows: The police and neighborhood safety”. México. “Preventing repeat victimization” en M. Instituto Nacional de Ciencias Penales. Quinta Encuesta Nacional sobre Inseguridad: Resultados. Catherine Grant y Polly Sinclair.mx/est/contenidos/espanol/metodologias/encuestas/hogares/io_ensi-07. 266. Criminal Justice Press. fecha de última consulta: 27 diciembre 2010. y Peña. John E. ICESI. 2009.F. http://www. Australia: The Impact of Different Collection Methodologies. México. Roma. 1984. 2.. México. 6. “Evaluar periódicamente la eficiencia del personal del Ministerio Público”. Crime and Justice: A review of Research. 2009. Arroyo. Edición 2004. INEGI. Bolling Keith. no. Graham. Center for Oriented Policing. 2008. Kish. 2002. 2 de agosto de 2010 Farrell. en Sociología y cultura. INEGI. Olga. “Situational Crime Prevention”. 2001. 8. Encuesta Nacional en Viviendas. Cuaderno No. Carlos Penna. ICESI. ICESI. Séptima Encuesta Nacional sobre Inseguridad ENSI 2010. Mario. Clarke. Diálogos por la Seguridad. Ronald V. Tonry y D. British Crime Survey Technical Report 2006-2007. .org. p. Cuaderno 8 ICESI. 2009 Arroyo. Séptima Encuesta Nacional sobre Inseguridad ENSI 2010. US Department of Justice.2.001 Alvazzi del Frate. 94. Monsey. 1994. “La opinión pública no existe”.. CIDE.P. Arroyo. George Kelling y James Q Wilson. Manual del entrevistador Islas. México. p. Marco Conceptual ENSI-6”. en Catalina Palmer. Anna (2003). Cohen. INEGI. ENSI 5-2008. cat. D. incidencia y cifra negra en México. 4. Encuesta de Victimización y Eficacia Institucional. Crime Analysis for Problem Solvers in 60 small steps. Residencia Oficial de los Pinos. p. 59. Mario y Palmer. Índice Nacional de Inseguridad: Termómetro del Delito. Pág 2. 2004. Arroyo. “Statistical design for research”. Cuadernos del ICESI No. Leslie (1987). 2006. Catalina Palmer. Vol. Estadísticas Judiciales en Materia Penal. 2010. Arroyo. Stanley. 2004.) Building a safer society: Strategic approaches to crime prevention. 29. Clarke. Clark. México. Evento ISTAT. Mario. 4522. 12. “Comparing Crime Trends on the basis of Survey Data: problems and prospects”. Pierre. Informe Anual 2009. Washington. y Eck. Victimización.

1999. Cornelius y David Shirk. P. Guía para El Diseño de Políticas Sobre la aplicación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Principios fundamentales de Justicia para las Víctimas del delito y del abuso de poder. México. Global Report on Crime and Justice. UNAM.. Centre International Crime Prevention. Office for Drug Control and Crime Prevention..M. “El Miedo al delito en los Estados Unidos: rutas para la investigación y la formulación de políticas”. R. . 1987. Smit. Key findings from the 1996 international crime victims survey. J. Modelos estadísticos lineales en la investigación comparativa. FCE. The Hague: Centro de Documentación e Investigación del Ministerio de Justicia de Países Bajos (WODC). México. ed. Instituto de justicia de los Estados Unidos y Universidad Carlos III. México. Mark. P. 5. p. Ignacio (1991). Criminal victimisation in eleven industrialised countries.”. Traducción al español.J. Community policing: how to get started. 1. . Australian Institute of Criminology. 2007.M. Caroline Bryson and Christine (2008). New York. Modelos estadísticos lineales en la investigación comparativa. “Unweaving the social fabric: the impact of crime on social capital. Parás. Monografías IIMAS. J. University of Notre Dame Press. ONU. 94 Pickering Kevin. 2002. Vol. No. Van Dijk Jan. Preventing violence: a guide to implementing the recommendations of the World Report on Violence and Health.4. G. Picca. en Recopilación de estudios sobre criminalidad actual. Patten Smith. Office for Drug Control and Crime Prevention. No. A Comparative Analysis of the European Survey of Crime and Safety (ENECRIS 2005). J. Reforming the administration of justice in México. Trojanowicz. en Wayne A.4. 6.. Resultados principales de la ENECRIV y ENECRIS 2004-2005. 2009. Measuring Crime in Canada: Crime severity Index and Improvements to the Uniform Crime Reporting Survey. New York. Mendoza. British Crime Survey: options for extending the coverage to children and people living in communal establishments. Indiana. UNAM. Méndez. 1996. World Health Organization. “Case attrition in New South Wales”. Referencias bibliográficas RESULTADOS 130 Mayhew. 1. (1997). ICESI. van Kesteren. Porrúa. Farmer National Centre for Social Research and Ipsos MORI. Manual para encuestas de victimización. UN ODCCP Oficina de las Naciones Unidas para el Control de Drogas y Prevención del Delito/Centro Internacional para la Prevención del Delito Nueva York. Statistics Canada (2009). The Burden of Crime in the EU.. ONU. Van Dijk. Carlos. United Nations. Manual for the Development of a System of Criminal Justice Statistics. Cuadernos del ICESI No. Rodríguez Manzanera. El costo de la inseguridad en México.. Georges. Manchin. Mukherjee. Oxford University Press. 3a. Section 2: Comparing police-reported crime statistics and victimization data.2002. Satyanshu. Oxford University Press. J. Monografías IIMAS. 1999. Luis. Méndez. Warr. Reporte de Investigación No. Victimología: Estudio de la Víctima. & Van Dijk. Mayo 2008. Van Kesteren. Vol. Pablo. Ginebra 2004.VI. Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) y Comisión económica de las naciones unidas para Europa (CENUE) (2009). (2007). Original paper prepared for The Global Report on Crime and Justice. Victimización en la perspectiva internacional. La criminología. Ignacio (1991). ONU.. Madrid.J. Robert. & Hideg. 2006. 1999.

p. Referencias electrónicas Corporación Latinbarómetro.larednoticias. Santiago de Chile.es/recpc .7 diciembre de 2010. www.ncjrs.aspx?ID=169490. septiembre. D.RESULTADOS 131 VII.com/modules/news/article.org IPSOS y El Universal.icesi. Laura. “Se incrementa en 10% el robo al transporte público en el DF”. Encuesta sobre seguridad y democracia. .com/noticias. RECPC 10-07 (2008) .icesi. Vásquez.ugr. algunas respuestas teóricas y técnicas” en Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología.gov.mx/2010-12-07/se-incrementaen-10-el-robo-al-transporte-publico-en-el-df/ Laura Vozmediano.pdf http://www.com. International Victimology.org. php?storyid=358 http://www. http://www.asp INEGI.asp http://www. Abstract en: http://www.F.http://criminet. P 141.ISSN 1695-0194. México.mx/publicaciones/comunicados/icesi_diario_de_yucatan.gov/App/Publications/abstract. http://www.mx/estadisticas/estadisticas_encuestasNacionales.mx/inegi/contenidos/espanol/prensa/Boletines/Boletin/Comunicados/Especiales/2011/Enero/comunica1. 1..latinobarometro.au/en/publications/previous%20series/proceedings/1-27/~/media/publications/proceedings/27/Strangeland.org. Informe Latinbarómetro 2006.org.inegi.pdf INEGI.mx/est/contenidos/espanol/metodologias/encuestas/hogares/sm_ensi-07.inegi. Luis Genaro. “Problemas de medición al miedo al delito. http://www.aic.medioslatinos. Strangeland Pen (1996) The Effect of Interview Method and Response Rate on Victim Survey Crime Rates. 2006. “Posición del INEGI respecto a la Información sobre seguridad pública”. http://www.org.cfm?n=36833.ashx . 2007.147.m-x. http://www. Séptima Encuesta Nacional de Inseguridad (ENSI-2010): Síntesis Metodológica.

RESULTADOS 132 Esta encuesta fue financiada por la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno Federal. .

RESULTADOS 133 Lo que no se mide no se conoce. lo que no se conoce no se puede resolver .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful