Lévi-Strauss: Una introducción epistemológica

Lévi-Strauss toma como fundamentos para su obra sociológica y antropológica fundamentalmente las obras de Marcel Mauss, Emile Durkheim y los desarrollos provenientes de la lingüística estructural, cuyo precursor fue Ferdinand de Saussure y el círculo de Praga, en particular Roman Jakobson. Marcel Mauss y el “hecho social total”: El momento de estudiar los fenómenos antropológicos y sociológicos, Lévi-Strauss concibe la sociedad, como objeto de estudio, sobre la base de la definición de Marcel Mauss en torno al “hecho social total”. Para este autor, en cada fenómeno social es posible observar y estudiar la incidencia de múltiples instituciones, prácticas y formas de producción. Dos aspectos se desprenden de esta definición: por un lado, la concepción de la sociedad en tanto totalidad, por otro, la necesidad de, partiendo de un fenómeno social determinado, construir o elaborar el conjunto de las determinaciones que en él se ponen en juego. Así, según Lévi-Strauss, importa destacar el planteo de Mauss en tanto concibe la totalidad como “constituída por múltiples hojas y formada de una multitud de planos distintos y unidos. En lugar de aparecer como un postulado, la totalidad de lo social se manifiesta en la experiencia: instancia privilegiada que cabe aprehender en el plano de la observación, en ocasiones bien determinadas, cuando “se agita... la totalidad de la sociedad y sus instituciones. Ahora bien, esta totalidad no suprime el carácter específico de los fenómenos (...): de modo que ella consiste, finalmente, en la red de interrelaciones funcionales entre todos estos planos.1” Es pues una noción de totalidad que le permite al autor partir de los fenómenos en su especificidad y a partir de ella ir hacia las relaciones estructurales que los determinan. La importancia de la fonología: La importancia del método de la fonología radica, para el autor, en que permite alcanzar realidades objetivas (materiales) en el estudio del lenguaje. Ésta es la revolución que introduce la lingüística y en particular la fonología, en el desarrollo de su método. Esto es posible debido a que el lenguaje es un fenómeno social que se constituye un objeto independiente del observador y que cumple con las premisas necesarias para la aplicación de un método de formalización. La fonología, en particular, desde el punto de vista estructuralista, define al fonema como una unidad mínima de rasgos sonoros distintivos; las unidades mínimas que permiten distinguir los significados; un haz de rasgos distintivos. Este concepto coloca el acento, fundamentalmente, en el fonema en tanto unidad diferencial, cuyo valor surge de las relaciones de oposición y diferencia que establece con otras unidades. Desde este ángulo, entonces, el fonema es la unidad mínima indivisible cuya función consiste tan sólo en “diferenciar, agrupar, delimitar o poner de relieve las diversas unidades significativas.”2 Así, las unidades mínimas componen relaciones que permiten comprender las formas pertenecientes a niveles de complejidad mayores, y finalmente comprender sus relaciones con la producción del sentido. Así, permiten, por ejemplo, distinguir las palabras en una lengua. La fonología postula que casi todas las conductas lingüísticas se sitúan en el nivel de lo inconsciente. Al hablar, por ejemplo, no tenemos conciencia de las leyes sintácticas y morfológicas de la lengua. pasa del estudio de los fenómenos lingüísticos conscientes a su estructura inconsciente. Esta disciplina, toma como base del análisis las relaciones entre los términos, mostrando las relaciones entre los fonemas en sistemas fonológicos concretos. Su estudio, permite la elucidación de las determinaciones internas a cada uno de estos sistemas, de los cuales se pone así en evidencia
1 Lévi-Strauss, Claude. “ Introducción”, en “Antropología Estructural”, EUDEBA, Buenos Aires, 1976, pág. XXIV. 2 Jakobson, Roman. Halle, Morris. “Fundamentos del lenguaje”, Editorial Ayuso, Madrid, 1967. pág. 11.

el autor encuentra que la aplicación de dicho método es posible. el parentesco se distingue del lenguaje en cuanto a su función.su estructura. si bien debe ser pensando como un lenguaje para su estudio. a condición de considerar a dichos sistemas como una especie de lenguaje. 54. en “Antropología Estructural”. entran en juego las leyes sintácticas y morfológicas como actividad inconsciente del espíritu. De todos modos. en todo caso. Este sistema de relaciones es. Esto lo lleva a aplicar el mismo tipo formalización tanto al lenguaje como a los sistemas de parentesco. Claude. El lenguaje tiene una función muy clara: sirve para la comunicación.4 Por su lado. una analogía a nivel estructural. Así. los siguientes problemas3:    ¿Es posible aplicar un método análogo a otros fenómenos sociales? ¿Conduciría un método idéntico a los mismos resultados? ¿Podríamos admitir que diversas formas de la vida social son sustancialmente de una misma naturaleza: sistemas de conducta cada uno de los cuales es una proyección. Hasta llega allí la potencia de este método. 3 Lévi-Strauss. EUDEBA. Según Lévi-Strauss. Por un lado. en “Antropología Estructural”. por ejemplo. Es decir. de las leyes universales que rigen la actividad inconsciente del espíritu? Al momento de estudiar un fenómeno social particular. aplicar el método de forma totalmente fiel no es el camino adecuado. se debe a que es posible postular la existencia de una correspondencia formal entre ambos niveles . Claude. “ El análisis estructural en lingüística y antropología”. es decir. a su vez. y. . el resultado de la actividad inconsciente del espíritu. Ahora bien. 1976. como los sistemas de parentesco y las reglas de matrimonio en diferentes sociedades. Si tal formalización puede llevarse a cabo. existen diferencias específicas entre el lenguaje y los sistemas de parentesco que hacen que ambos no puedan ser homologados en forma directa. es el medio por el cual alcanza ese resultado. aplicar el método desconociendo las diferencias efectivas entre los diferentes fenómenos estudiados no es el camino más adecuado. “ Lenguaje y Sociedad”. permitiendo así la producción de significado y el establecimiento de la comunicación. pág. La analogía entre los términos del parentesco y los fonemas es. el sistema de parentesco recubre dos órdenes de realidad: por un lado. es decir. en el habla. El sistema de parentesco. en tanto y en cuanto se constituye por un sistema de nominaciones que hace uso y pertenece a la materialidad y dominio del lenguaje. reconstruir el sistema de la lengua. Buenos Aires. Este análisis se orienta a obtener las “leyes generales” que comportan la organización de estos sistemas. no debe olvidarse que le parentesco es un hecho de discurso. el lingüista analiza los fonemas en “elementos diferenciales”. 1976. El problema del método: Ahora bien. es decir. un isomorfismo entre ambos niveles. que pueden ser luego organizados en uno o varios “pares de oposiciones”. como vimos. en el lenguaje. tan grande. Por ello. EUDEBA. encuentra la imposibilidad de establecer relaciones necesarias al nivel del vocabulario. Allí radica el principio de la arbitrariedad del lenguaje que enuncia Ferdinand de Saussure. 54. pág. que puede llevar al investigador a incurrir en un aplicacionismo inadecuado del método lingüístico al sistema de parentesco. los términos familiares constituyen una nomenclatura. no se corresponde en forma directa con él. en principio. el análisis fonológico no opera en forma directa con las palabras. el sistema de la lengua. una vez establecida la importancia “revolucionaria” de método fonológico. Para alcanzar una ley de estructura. lo que es producto de la actividad inconsciente del espíritu. el lenguaje. Siempre teniendo en cuenta que. para el autor. es susceptible de ser estudiado partiendo de la base de la disociación en unidades mínimas o elementos diferenciales y a partir del análisis de las relaciones entre ellas. surgen . sobre el plano del pensamiento consciente y socializado. Buenos Aires. Lo que permanece ignorado. 4 Lévi-Strauss. Así mismo.

Para el sistema de actitudes. Entonces. Dicho de otro modo. el de la comunicación. Por otro lado. pero se ignora cuales son las relaciones de determinación necesarias entre ellas para que esto sea posible. Tenemos entonces. que consiste en asegurar la cohesión del grupo. comparten el ser el resultado de las operaciones inconscientes del espíritu. y que. a desplegar una conducta recíproca a partir del lugar que ocupan en el sistema de parentesco. resultan de los proceso de elaboración que el espíritu realiza en forma inconsciente.una organización específica de términos que pertenecen. es necesario considerar que éste recubre dos órdenes diferenciados pero interrelacionados entre sí. Desde un punto de vista estructural. tanto el sistema de parentesco como el lenguaje. es decir. el parentesco constituye un sistema de organización de conducta: los individuos o clases de individuos se ven compelidos a comportarse de determinada manera. por un lado “un sistema de denominaciones” (un vocabulario específico para nombrar los términos del parentesco) y por otro “un sistema de actitudes” (de conductas recíprocamente determinadas). en tanto conjunto delimitado. Para el primer sistema. en última instancia al orden del lenguaje. . se sabe que la regulación de las conductas permite la cohesión del grupo. pero se desconoce su aplicación. a diferencia del lenguaje. a la hora de aplicar el método al sistema de parentesco. es posible reconocer sin más el sistema de relaciones implicado. no agota su existencia en un sólo orden. pero se ignora cuales son las conexiones entre ellas que permite dicha cohesión ni la necesidad de ellas. se conoce su finalidad.

no les es posible establecer allí una norma frente a la cual responden en forma regular. un valor metodológico. estudiando a los primates superiores que se suponen. Tal cosa. Entonces. Un ejemplo paradigmático es el interés de la ciencia en los denominados “niños salvajes”: cachorros humanos. siguiendo con la comparación entre ambas especies. para Lévi-Strauss. La distinción del estado de naturaleza y el estado de cultura tiene. por diversas contingencias. algún resabio de lo precultural o puramente natural. la demostración de la existencia de ese estado natural y la posibilidad de retornar a él por “regresión”. Es posible se observar en ellos comportamientos que se considerarían característicos de la especie humana. explica el autor. es la ausencia de reglas el parámetro fundamental en la distinción entre un proceso natural y un proceso cultural. Sobre la base de una solución de continuidad entre entre ambos estados. 1985. El caso más renombrado. al ser devueltos a su hábitat natural pueden desplegar. crecieron en un estado. Por otro lado. evolutivamente relacionados a la especie humana. en especial en torno al establecimiento de parejas para la reproducción sexual.La “oposición” naturaleza-cultura: El problema del incesto se inscribe. Ahora bien. Las respuestas previas que el autor rastrea tienden. dentro de la especie humana. en tanto y en cuanto. Planeta-Agostini. . el criterio más válido para reconocer la existencia de actitudes sociales es: “la presencia o ausencia de la regla en los comportamientos sustraídos a las determinaciones instintivas. “ Las estructuras elementales del parentesco”. aislados de cualquier influencia sociocultural. Pero. a intentar situar ese punto a nivel de la ontogénesis. donde es posible observar que. pág. a la cultura. 5 Lévi-Strauss. un repertorio de comportamientos “propio” de su especie. siendo la diferencia entre ambos exclusivamente una diferencia de grado. o de la historia de la especie humana. según el autor. desde una perspectiva evolucionista. el problema se orienta entonces a la dilucidación del punto en que ese pasaje se produciría. en particular los doméstico. al estudiar las relaciones sociales al interior de los grupos de primates. sino que el encuentro entre ambos estados supone la integración en un nuevo orden. cuya instauración difícilmente se conciba sin considerar el orden del lenguaje. 54. o dicho de otro modo. no se registra en el caso del humano. Esto resulta plausible a nivel de los animales. Distinguir ambos estados en el comportamiento humano resulta una tarea complicada en tanto la mayoría de sus manifestaciones resultan de una integración de ambos niveles: la cultura no se encuentra. en primer lugar. a la vez. evolutivamente hablando. Así. aparecen los intentos explicativos que buscan establecer éstas series evolutivas. trazar a partir de allí esa serie. desde estas teorías. Barcelona. o de resolver problemas de cierta complejidad en la consecución de un fin. Claude. como la posibilidad de emitir sonidos articulados. que. Ejemplos como los niños salvajes serían. esta perspectiva pone en juego el supuesto de que sería posible encontrar un “hombre” en estado natural. dentro del campo más amplio de la problemática del pasaje de la naturaleza a la cultura. intentan recoger ejemplos que permitan reconocer. a primera vista. que haya permanecido ajeno a cualquier influencia de la cultura. puramente natural. Ahora bien. buscan reconstruir la serie evolutiva gradual que llevaría del estado de naturaleza al de la cultura. en tanto “estado anterior”. La búsqueda del origen de las reglas institucionales en el dominio de la naturaleza lleva a caer en un círculo vicioso. elaborando respuestas acordes. simplemente yuxtapuesta o superpuesta a la vida (existencia biológica). al menos parcialmente. En este sentido. Tal hombre desplegaría una serie de comportamientos que se explicarían como pertenecientes exclusivamente al estado de naturaleza.”5 Al nivel de la introducción de un orden en aquello comportamiento indeterminados desde el punto de vista instintual es que se pone de manifiesto la intervención de la cultura a partir del establecimiento de una regla. suponen la existencia de un orden cultural. el “salvaje de Aveyron”.

dejando librado un punto de indeterminación en el cual la cultura puede establecer sus propias exigencias a través de la introducción de la Regla: “(. “ Las estructuras elementales del parentesco”. como contrapartida a la herencia y filiación. Si bien el hecho de la alianza es exigido por la naturaleza. Dicho de otro modo. dicha prohibición por un lado presenta las características de lo natural. . Desde el punto de vista de la filiación. y la posibilidad del encuentro queda librada al azar y la probabilidad. y se encuentra sujeto a una norma. en el fenómeno de la herencia. A nivel de la cultura. pero podemos aprehenderla en el otro extremo como un hecho claramente social. el doble juego del dar y del recibir. Esto se debe a que allí donde la naturaleza deja algo librado a la indeterminación. el estudio de la prohibición y la regla de la exogamia. nada en ella determina la especificidad que esa alianza debe adoptar. por el contrario. es decir. Apunta específicamente al pasaje de la consanguinidad biológica a la alianza culturalmente determinada. Al presentar la características de lo universal biológico y lo cultural particular. Puede parecer un fenómeno aislado o un elemento más dentro de la cultura que merece ser estudiado al igual que otro. al problema de la introducción del proceso de acumulación en el seno de procesos de repetición. y todo aquello que pertenece al dominio de la cultura se enmarca dentro del orden de lo relativo y particular. constituye un problema muy especial.”7 Si bien existen numerosas teorías que pretenden encontrar alguna características intrínsecas. la naturaleza no dice nada respecto de la relación entre los sexos. pág. fundamentalmente. todo aquello que en el hombre se presenta del orden de la naturaleza tiene carácter universal y se presenta espontáneamente. Planeta-Agostini. se hace necesario el encuentro entre dos individuos de sexo opuesto para que se produzca la unión sexual que posibilite la reproducción. Así. la cultura opera introduciendo un orden por ella establecido. demuestra que no es el supuesto riesgo biológicas el factor determinantes de la prohibición de establecer aquel tipo de alianza. expresa una relación de desequilibrio. pues. Su raíz está en la naturaleza. en tanto y en cuanto es necesaria la existencia de la misma para asegurar la continuidad biológica de la especie. pág. Es decir. La importancia del problema de la prohibición del incesto radica en que. Claude. Expresa entonces una relación continua. en la cual el individuo siempre recibe más que lo que da y da más de lo que recibe. en tanto es universal y la encontramos en cualquier sociedad. de lo relativo y particular. 7 Lévi-Strauss.El universo de las reglas: Para Lévi-Strauss. 1985. si la relación de filiación se encuentra claramente determinada. Planeta-Agostini. Por el contrario. Barcelona. 68. 1985. la naturaleza establece un doble juego del dar y el recibir con la característica de que en el dominio de la naturaleza sólo se da lo que se recibe. Barcelona. la naturaleza exige el hecho de la alianza. pero su valor superior radica en que es un borde. “ Las estructuras elementales del parentesco”.) es precisamente la alianza la que proporciona la bisagra o más precisamente la muesca en que se inserta la bisagra: la naturaleza impone la alianza sin determinarla y la cultura sólo la recibe para definir en seguida sus modalidades. en él se ponen en juego al mismo tiempo la naturaleza y la cultura. en tanto y en cuanto las especificidades de la puesta en práctica de dicha regla depende de cada cultura como diferente de otras. como el otro. e incluso biológicas. 6 Lévi-Strauss. de un sistema de denominaciones que establece las restricciones y las prescripciones respecto a las posibilidad de contraer una alianza determinada. la naturaleza impone la necesidad de una ley pero se despreocupa de su contenido.. el problema del pasaje de la naturaleza a la cultura se reduce.”6 Así. 66. la prohibición depende. permanente y estable. el hijo que después se constituye en padre dona su carga genética en esa relación de filiación. como se observa en el intercambio de dones: “desde este punto de vista. que justifiquen la imposibilidad de contraer alianza con un pariente consanguíneo. es decir.. el servir de medio para abordar la problemática del pasaje de la naturaleza a la cultura. Claude. Dicho sistema opera utilizando término que orden e indican las reglas para el matrimonio en cada una de las sociedades.

En ello. En el caso de las reglas matrimoniales. para el autor. la regla impulsa la circulación entre los diferentes grupos y sostiene la función del intercambio entre ellos. por un lado. Esta es una característica compartida por dos de los bienes más importantes para la subsistencia de los grupos como tales: las mujeres y el alimento. o sumamente desaconsejable e incluso repudiado abiertamente por el resto de los miembros. función característica de la cultura.8 La economía de la tribu se encuentra estructuralmente relacionada a la función del matrimonio. e incluso el más importante de todos). El alimento es un producto escaso cuya distribución se encuentra determinada por la estructura del parentesco. El intercambio. tanto desde un punto de vista estrictamente práctico (la pareja como unidad productiva) como por la relación de la distribución con el sistema de denominaciones propio del parentesco. por lo cual. 1985. Más directamente. desde este ángulo. ocurre sociedades donde la competencia económica y sexual alcanza niveles importantes. y es el que pone en acción la función principal de la cultura. Su contrapartida. más allá de eso. porque establece lazos fuertes entre los grupos y les permite reclamar el favor del otro grupo en situaciones de peligro. ejemplo paradigmático de dicha intervención. fundamentalmente de la provisión de alimento para su familia. porque el matrimonio resulta decisivo en su relación con la distribución del “producto escaso” al interior de la tribu y entre los diferentes grupos y familias. Planeta-Agostini. es demostrable cierto equilibrio demográfico “natural” en el número de nacimientos de mujeres y varones. para el autor a la escasez. tiende a introducir un desequilibrio entre los sexos. Barcelona. la cual es. La valoración se encuentra relacionada. como borde entre la naturaleza y la cultura. el transcurso de la estaciones del año). 74. en numerosos casos. y en realidad. en su máxima expresión. más bien entonces. representa la Intervención de la cultura. el intercambio se realiza en torno a uno de los bienes más preciados e importantes: las mujeres. encontramos sociedades en que el alimento acopiado se divide y distribuye asignando las partes de acuerdo al lugar que cada individuo ocupa en la estructura del parentesco. Allí. el soltero es considerado desdichado o incluso una peligrosa influencia para los más 8 Lévi-Strauss. pág. resulta crucial para la existencia de cada grupo en varios sentidos. la diferencia sería despreciable: estaría asegurado el acceso de cada varón a. La prohibición del incesto no refiere meramente a la prohibición de mantener relaciones con los parientes biológicos. la cultura debe operar introduciendo un orden allí donde la naturaleza presenta un punto de indeterminación: la prohibición del incesto. una esposa. como por ejemplo. se realiza siempre en torno al algún bien que resulte valorado para los grupos involucrados en él. La escasez de éste último es un hecho que puede explicarse en motivos naturales (por ejemplo. para el autor. Claude. al menos. una institución negativa. Un ejemplo claro de ello es el lugar que ocupan los solteros en algunas tribus del amazonas. con la tendencia generalizada a la poligamia que encuentra en la especie humana. incluso resultando su tares. Por otro lado. esencial para la perdurabilidad del grupo como tal. fundamentalmente. “ Las estructuras elementales del parentesco”. la tendencia a la poligamia hecho que se observable en numerosas culturas. En este sentido. el rol de la mujer es fundamental. a la prescripción de establecer alianzas con determinados términos dentro de la estructura. Por una parte. Por un lado. en la cual la alianza cumple un rol crucial. La pareja funciona. como una unidad de producción básica que se encarga. La escasez de mujeres se relaciona para el autor. y aquella se torna necesaria para el sostén del grupo. La monogamia es. Sin embargo. es una tendencia universal en el ser humano. asegurando su existencia. Esta es un hecho que pone en relación el nivel de la naturaleza con el nivel de la cultura. que consiste en mantener unido al grupo como grupo. En este sentido. en algunas sociedades. Así. su represión resulta de la intervención de la cultura. . La tribu asigna De allí que existan tribus en las cuales el celibato es inconcebible. sino. una guerra. puede resultar cuestionable desde diversos puntos de vista (ideológicos). Sin embargo. la monogamia. el intercambio que se produce en la alianza. La postulación de la mujer como objeto de intercambio (para el autor uno de los más importantes. indispensable desde el punto de vista de la supervivencia. en tanto se asocia al hombre en las tareas necesarias para asegurar esa provisión.El hecho de la regla es la dimensión fundamental de la prohibición del incesto.

jóvenes de la tribu. se encuentra aislado de la vida social en general. Así mismo. y se resigna a vivir de la provisión esporádica de alimento. por par de algún miembro del grupo. casi caritativa. viviendo en la reclusión y apartado de los circuitos de intercambio. .

Buenos Aires. en “Antropología Estructural”. Metodológicamente. respetando su existencia como objeto específico. es decir. como veíamos anteriormente. en principio. se caracterizaron por la “intromisión” de investigadores. y. postula la necesidad de estudiar sus relaciones de determinación con otras instancias. en particular por parte de ciertos etnólogos y psicoanalistas. provenientes de otros saberes. . El enfoque estructuralista: Desde el punto de vista estructuralista se postula que todos lo mitos refieren a un sistema simbólico. pág. Lévi-Strauss. pero incluyendo en su análisis la posibilidad. parecería que la sucesión de los acontecimientos no está subordinada a ninguna regla de lógica o continuidad. buscaron introducir explicaciones a los hechos del plano religioso y de la mitología en general. Se produjeron “abusos” que llevaron a cierto descuido por la especificidad del fenómeno del mito entre las manifestaciones de una cultura. Dan. como un relato sin sentido. El problema del mito: El abordaje del mito resulta complejo porque conduce. Ahora bien. “La estructura de los mitos”. EUDEBA. aunque pueden incluírse aquí algunos de los trabajos de Freud. en “Antropología Estructural”. su estudio como “hecho social total”. palabras se nos aparece. según el punto de vista estructuralista. Así. De acuerdo a las ideas de Marcel Mauss. e intentan una interpretación simbólica al interior del mismo. a comprobaciones contradictorias: “en un mito todo puede suceder. 188. que. “La estructura de los mitos”. coloca el acento en el texto (mítico) como objeto específico. se postula como una perspectiva “superadora” de la dicotomía texto/contexto. Todo sujeto puede tener cualquier predicado. Estos estudios se centran en el relato mítico directamente como objeto. Buenos Aires. dicho de otro modo. En este sentido. como a las explicaciones sociológicas. los estudios llevados a cabo hasta el momento en que escribe sus obras. Losada. e incluso la necesidad de recurrir al contexto cultural para la elucidación del sentido de los mitos. 1976. esto dejaría por fuera muchos elementos fundamentales para la comprensión del mito en su especificidad. dejan de lado cualquier explicación respecto del sistema que hace posible a ese mito y sus relaciones con otros planos de la cultura. Funcionalismo: su mayor representante fue Malinowski. Los estudios anteriores del lenguaje giraban en 9 10 11 12 Sperber. “¿cómo comprender que. es decir. pág. Podemos agrupar estos estudios en dos grandes ramas9: 1. 1976. reduciéndolo ora a las explicaciones psicológicas. 188. si el contenido de los mitos está sujeto a la contingencia y/o arbitrariedad radical. “¿Qué es el estructuralismo? El estructuralismo en antropología”. toda relación concebible es posible. Ambos enfoques oscilan entonces alrededor de la oposición texto/contexto. planos e instituciones sociales. Lévi-Strauss. pág. esta aparente contradicción semeja a la que debieron enfrentar los lingüistas estructuralistas al abordar el estudio del lenguaje. Simbolismo: su mayor representante fue Frazer. y. los mitos se parezcan tanto?”12 Según Lévi-Strauss. Claude. ya que extiende los alcances de la definición de mito. 2. en particular desde el punto de vista la etnología religiosa. de un extremo a otro de la Tierra. como perteneciente a una “totalidad”10 social. 1975.El estudio de los mitos Antecedentes: El estudio de los mitos ha representado un área de interés para antropología y sociología desde sus inicios. a primera vista. EUDEBA. 51 y ss. Claude. por la función que cumple en un contexto social determinado. En otras.”11 Los mitos se presentan como relatos donde la variabilidad parece interminable e inabarcable y donde la lógica no se aplica tal como la conocemos. Según Lévi-Strauss. Pretendía explicar al mito solamente en su relación al contexto social particular en que se lo utiliza. Buenos Aires.

2. Claude. es un hecho de discurso. el esquema explicativo que brindan sostiene su eficacia tanto en el pasado. en “Antropología Estructural”. pág. el mito se encuentra atravesado por ambos aspectos y ambas dimensiones. complementario a los anteriores. Por un lado. 1976. Buenos Aires. se configura como un nivel diferenciado pero complementario a los propios del lenguaje. es decir. 191. pero no agota su existencia. morfema. y como tal está sujeto a todas las reglas del lenguaje. esos acontecimientos forman una “estructura permanente”15. en “Antropología Estructural”. el lenguaje. 1976. es posible plantear el mito como un tercer nivel. el mito está “en el lenguaje y al mismo tiempo más allá del lenguaje. en “Antropología Estructural”. El mito pertenece al orden del lenguaje. tal como se lo utiliza en los mitos.torno a la búsqueda de la causa. Pero esto no supone abstraer sus diferencias. Éstas propiedades pertenece a un nivel “superior” al de la lengua. “La estructura de los mitos”. en principio del reconocimiento de la especificidad del pensamiento mítico como diferenciado dentro de la totalidad social. “La estructura de los mitos”. “el valor intrínseco atribuido”14 al mito proviene de que. 189. Ambos refieren. En primer lugar. pertenece al orden del lenguaje. manifiesta propiedades específicas. En este sentido. como fenómeno específico. constituye un nivel de complejidad mayor. de pleno derecho. Buenos Aires. 13 14 15 16 Lévi-Strauss. hablamos de unidades constitutivas mayores . el segundo. Pero. pág. como en el presente y permiten cierta evolución futura. Claude. El mito se enuncia mediante el habla. la rectificación de este problema. de la necesidad interna que explicara algún orden de relación necesaria entre determinados sonidos o grupos de sonidos y determinados sentidos. LéviStrauss propone realizar una “rectificación” análoga al momento de elaborar una metodología para el estudio de los mitos. pág. 3. y es susceptible de ser estudiado como tal. por sus características. Dicho de otro modo.”13 Es decir. como unidades diferenciales (fonemas) se combinan entre sí. sólo fue posible cuando los lingüistas estructurales plantearon que el sentido no dependía de las propiedades intrínsecas de los sonidos o de las palabras. Esto supone el reconocimiento. Claude. respectivamente. El primero de ellos representa el aspecto estructural y se caracteriza por una temporalidad reversible. . en “Antropología Estructural”. 1976. Será entonces al nivel de la asignación de un predicado a un sujeto donde se establecerá la unidad mínima del mito o “mitema”16. Buenos Aires. EUDEBA. 189. el mito presenta un sistema temporal que se define en referencia a los otros dos niveles: un mito refiere siempre a acontecimientos pasados (los mitos son “mitos del origen”). Pero. es necesario ubicarlo en una plano más elevado: la frase. Buenos Aires. Distinguimos en el lenguaje dos niveles complementarios: la lengua y el habla. es decir. de sus características específicas. Por lo tanto: 1. si bien hacen referencia a “tiempos inmemoriales”. EUDEBA. Lévi-Strauss. “La estructura de los mitos”. La superación o. “La estructura de los mitos”. Ahora bien. 189. Lévi-Strauss. EUDEBA. no se desprende exclusivamente de los elementos aislados que lo componen sino de su composición. De esto se desprende que el mito se compone de unidades constitutivas que se combinan de una forma particular. mejor aún. representa el aspecto estadístico y su temporalidad es lineal e irreversible. a su vez. Para el autor. Si el mito no es asimilable al nivel del fonema. 1976. semantema. si bien pertenece al lenguaje. Por otro lado. a las dimensiones sincrónica y diacrónica del lenguaje. y es susceptible a sus reglas. EUDEBA. Claude. en tanto hecho de lenguaje. sino de la manera en que esos sonidos. Lévi-Strauss. Por ello. Si el mito tiene un sentido. un hecho de lenguaje. todas unidades de complejidad menor pertenecientes al lenguaje. a una temporalidad lineal irreversible. por otro lado. como el nivel del habla. pág. en él. según el autor. En tal sentido. el estudio de los mitos requiere. una relación necesaria entre las palabras y su significado. tal que. el mito es.

“cualquier cosa” puede ocurrir. a partir de una serie deliberadamente limitada. para el autor. se caracterizaron por rechazar la multiplicidad de versiones en favor de la búsqueda de una versión “originaria”. “Mitológicas I”. Por ello es que. Es una unidad precaria que deviene de la multiplicidad de las versiones y de los alcances siempre móviles de las mismas. que constituya una totalidad cerrada y diferenciada. Alcanza. así mismo. trazando entre ellos relaciones de isomorfismo. en mitología. por ejemplo. se encuentra sujeto a constantes cambios y la aparición de nuevas versiones. una estructura estable que nos hablaría. la serie de reglas que preside su engendramiento. . los mitos sudamericanos que relatan el pasaje de lo crudo a lo cocido. al plantear que en cada una de las versiones se juega un mismo dispositivo mental. se observa que este pensamiento no es adepto ni a las explicaciones casuales y lineales. Una versión una. Los temas del mito se desdoblan al infinito. que estaría en el “origen” de ellas. en cada uno de sus pasos. un sujeto puede ir acompañado de cualquier predicado. En un mito. la unidad del mito no es sino de tendencia y proyectiva. “completa”. una sintaxis mítica. pues. encontrando las relaciones internas y trazando sus relaciones con otras instituciones sociales de esa población en general. como. Así. Los antecesores a nuestro autor. Como veíamos anteriormente. Ahora bien. plantea varios problemas metodológicos. Es entonces. El mito presenta grandes problemas al análisis cartesiano. a esa multiplicidad. Nuestro autor cuestiona esta visión. Por un lado. esto no invalida la posibilidad de estudiar. Así.” Dicho de otro modo. ni unidad secreta por asir al final del trabajo de descomposición” 17. Lévi-Strauss se propone rectificar un problema mal planteado. 15. este conjunto nunca se cierra. Por ello es que la búsqueda de una “buena versión” supone un desconocimiento de la especificidad del objeto.El problema del método: Las Mitológicas El análisis de los mitos. con plantear las preguntas verdaderas y a partir de allí. ofrecer una solución sabiendo que la misma no agota los sentido posibles de un mito ni atrapa los alcances de su eficacia dentro de la estructura social. a menos que la población se extinga. incluyendo aquí otros mitos de la misma o de otras poblaciones que sean susceptibles de ser comparados.debido a que no es posible dividir la dificultad en tantas partes como sea necesario para resolverla: “no existe término verdadero del análisis mítico. no hay que esperar resultados que representen “verdades adquiridas” (así. Claude. De cualquier modo. al pertenecer el mito al orden del discurso en una población determinada. desde el estructuralismo. de la misma multiplicidad de versiones que surge alguna posibilidad de arribar a una estructura común a todas ellas. por las características particulares de su objeto. trabajar para “dejar un problema en un estado menos malo de lo que se lo encontró. y a su vez. ni a los puntos de partida ni de llegada absolutos. el método parte de la elección “azarosa” de un mito específico perteneciente a una población y de su estudio. Para abordar la mitología. o más precisamente. necesariamente. A través del estudio de los mitos. Este mito se denominará mito de referencia y a partir de él se iniciará el estudio del grupo de mitos en el cual se inserta. Lévi-Strauss postula que. es decir. desdibujando y a la vez trazando sus límites en la intersección con otros planos de la totalidad social. la elucidación de cualquier mito hace referencia. la elaboración de un método para el estudio mítico presenta varios problemas a tener en cuenta. 17 Lévi-Strauss. Esto implica que. en torno a la existencia de múltiples variantes o variaciones de cada mito. existe para el autor un pensamiento mítico que se distingue de pleno derecho como tal. una “buena versión”. pág. a las relaciones que establece con otros planos sociales. del pensamiento mítico. Debido a esto. tampoco es posible hacerlo en ciencia). que contendría todos los elementos necesarios para comprender dicho mito en todas sus referencia. que sería el soporte formal que las definiría en tanto que versiones de ese mito. a pesar de todo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful