Está en la página 1de 2

Medellín, 8 de agosto de 2011 A continuación expongo la posición que hasta hoy tengo frente a la queja interpuesta por parte

de Rodrigo Piedrahíta Villa, abogado que representa a la señora Inés Elena Arias Molina. 1. Uno de los principales argumentos de la queja interpuesta es falso y numerosos testigos así lo demuestran. Las tuberías de la ducha, por la cual se inició este proceso, siempre han estado en el mismo lugar. Los propietarios anteriores de la casa son los padres de mi esposa, por lo tanto, hemos podido hablar con ellos. Nosotros mismos vivimos años atrás en esta residencia y también sabemos que los tubos siempre han estado ahí. 2. Un argumento más, expuesto en la queja, asegura que uno de los miembros de mi familia diariamente se ducha a las 4:30 a.m., justo en la ducha que colinda con la habitación de la señora Inés Elena y su señor esposo, el señor Jesús . Esto también es falso y puede demostrarse con los registros de horarios de mi hija, una estudiante universitaria que tiene clase de 6 a.m., en promedio, 2 ó 3 días de los 7 de la semana. Además, desde hace aproximadamente 6 meses, y precisamente en aras de mejorar la convivencia, no permitimos que esta ducha sea usada antes de las 6 a.m., considerando que esta medida podría mejorar las molestias de nuestros vecinos. 3. En la queja se manifiesta que el ruido es insoportable y exagerado, sin embargo no hay un reporte técnico que nos indique la cantidad de decibeles por encima de lo permitido, por la legislación colombiana, que produce la ducha. Hablar de ruido exagerado es subjetivo, por lo tanto es importante la medición del mismo. 4. Tampoco es cierto que los lazos de convivencia hayan venido deteriorándose, según se expone en la queja, pues nuestra familia no ha tenido trato alguno con los vecinos, así que no se han propiciados situaciones de mala convivencia. De hecho, actitudes de irrespeto y presión por parte del abogado las sentimos nosotros como un detrimento a nuestra tranquilidad, cuando nunca hemos ofrecido malas palabras o malos comportamientos a ninguno de los vecinos que tenemos. 5. La ducha de la cual se quejan se está abriendo en horas diurnas y sólo se usa entre 40 y 50 minutos diarios, repartidos en 3 momentos del día entre las 6 y las 8 de la mañana. No consideramos entonces que haya necesidad de incurrir en un gasto económico para solucionar un asunto que representa una actividad cotidiana. 6. En los acercamientos que dice el abogado Piedrahíta que propició, estuve dispuesto a realizar el arreglo que ellos proponían si ellos cubrían el 30% de los gastos, sin embargo, además de negarse, inspeccionaron nuestra casa con el fin de buscar otros tubos que quieren que quitemos, sin que este tema se hubiese mencionado antes. De allí que, con mi familia, decidí no continuar con esos acercamientos, pues no veíamos un deseo de conciliación por parte de los vecinos, sino un acto de imposición de su voluntad, sin argumentos. 7. En el barrio en el que vivimos, se generan ruidos de carros durante todo el día, otros vecinos suelen hacer fiestas con música a alto volumen durante 4 ó 5 horas seguidas, y en horario nocturno, y en general, se escuchan todos los ruidos propios de un vecindario con

9. sentimos este proceso como un acto de intolerancia y sabemos que. De no ser posible esta negociación. yo soy una persona de la tercera edad (70 años) con un grave problema de salud (asma y EPOC). razón por la cual decidimos hacer todos los arreglos de nuestra casa antes de mudarnos. 3. 11. para que nuestros vecinos puedan mejorar su incomodidad.8. generándonos un gasto económico. mi esposa. por lo tanto. asumiendo ellos el 100% de los gastos económicos. asunto que consideramos innecesario. Sin embargo. 10. Además. generaría trastornos de nuestra cotidianidad. las características del nuestro. permitir este arreglo nos perjudicaría seriamente. y a pesar de no contar con un abogado en esta diligencia. tener nuevamente arreglos de albañilería en la casa me traerá graves consecuencias de salud. mientras que nosotros. por lo tanto. por último. legalmente. Samuel de Jesús Giraldo C. y esto.775 . mis hijas y yo somos personas ocupadas. podemos permitir que se realicen los arreglos del caso. Con daños y perjuicios. en primer lugar. Atentamente. que el baño tendría que dejar de usarse durante los días del arreglo y días posteriores. estamos tranquilos frente a nuestra responsabilidad y dispuestos a enfrentar el caso civil que el abogado Piedrahíta pretende llevar. asumimos la totalidad de los daños y perjuicios que dicho arreglo ocasione. no tenemos razones para ceder frente a las peticiones realizadas por el señor Piedrahíta en la última diligencia en la que nos encontramos. entendemos. si se tiene en cuenta que en nuestra casa habitan personas profesionales con trabajos y horarios establecidos.C. lugares en los que nos señalaron que no estamos incurriendo en ninguna falta al usar el muro medianero para disponer las tuberías. con múltiples tareas diarias. pues tendríamos que dejar de hacer nuestras actividades para estar en la casa vigilando las modificaciones que nuestros vecinos pagarían.658. A la fecha. no estamos obligados a proceder. y a pesar de no estar dispuestos a incurrir en gastos económicos. hemos recibido asesoría calificada por parte de la Curaduría Urbana Segunda y del Departamento de Planeación de Medellín.