Está en la página 1de 2

EL TOMATERO SIN BOCA

En un reino no muy lejano mas no cercano , habitaba en un castillo la ilusión y el deseo de amor sincero representado en la princesa jafeli, rodeada de toda clase de riquezas y adulaciones por parte de sus siervos pero sumida en constante infelicidad, sorprendente era el hecho de que no encontrase su plenitud pues cualquiera la hallaría en tal opulencia; frente al castillo había un gran cultivo de tomate a cargo de quien en esta historia representa la capacidad de ser feliz , un hombre cuya particularidad era la expresividad en sus labores aparte de presentar físicamente la singularidad de no tener boca por supuesto esto significaba no tener nada de lo que ella lleva (lengua, dientes, labios,etc),nada. El nombre de este noble personaje era petorus y desde su nacimiento ingería sus alimentos por medio de un agujero en su cuello, enigmático resultaba para todos ver que esto no era calamidad alguna para él, pues todos los días con rítmicos movimientos en sus manos daba expresión de lo que su corazón albergaba: paz y regocijo , de admirar también era la belleza de sus tomates que no por otra cosa que sus cuidados y el amor que irradiaba sobre el cultivo daban gusto a todo el que los comía. un día la princesa jafeli miró el cultivo desde el castillo y sorprendida de ella misma por nunca haberlo hecho pidió que se le entregara la totalidad de este y todo lo que en el se encontrare, sus sirvientes de inmediato corrieron a cumplir con su deseo pues esto daría como resultado una enorme felicidad a su majestad, pero se sorprendieron demasiado al ver que su dueño presentaba las características ya citadas y que impedían cualquier diálogo o negociación, aun mas se sorprendieron cuando petorus con sus manos les indico que podían cumplir con la orden de la princesa ¿Por qué? si esto era todo lo que tenia, pensaron los vasallos del castillo, ahora que va a ser de este pobre hombre desgraciado desde su nacimiento, mirad camaradas dijo uno de ellos no es justo tal despojo para dar felicidad a quien no la ha tenido simplemente por ingratitud y desprecio con lo propio, la princesa jafeli es incalculablemente rica, hermosa y poderosa, este individuo no tiene otra cosa más que su cultivo pues ni si quiera boca se le ha dado para protestar, nuevamente con gesto humilde y moviendo sus manos petorus licencio su proceder para así dar cumplida la orden Real; los sirvientes de la princesa dieron cumplimiento a su orden y petorus con el entusiasmo que lo caracterizó siempre, partió a otra tierra, donde además de tomates sembró palabra ¿ y Cómo sembró palabra? Si ni siquiera tenía como hablar, esto pensaría cualquiera que se halla dotado de inteligencia lógica ,humana, practica y real; pues con los sentidos que solo corroborables en lo intangible y espiritual podían transmitir lo que su ser albergaba, porque aunque sus tomates en el reino de jafeli eran producto de su felicidad esta no se trasmitiría con la posesión de su cultivo si no con la de su fe y bondad, su fe era en la de un Dios todo poderoso llamado Jehová cuya bondad le permitía ser feliz e irradiarlo a los demás; los ojos de jafeli nunca se pusieron en petorus ni en su fe, simplemente los puso en su cultivo que finalmente no produjo otra cosa que añadir más infelicidad, pues una vez agotado no fue posible volverlo a sembrar. Por lo tanto petorus halló error en su proceder al no tener la intención de hablar de su Dios Jehová y contagiar su felicidad para que los demás no solamente la vieran si no que también la vivieran, a partir de aquella inquietud Jehová Dios todopoderoso puso en él boca para que jamás dejara de hablar. FIN Lucas 6.45: El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca. Éxodo 4.11-12: Y Jehová dijo: ¿Quién dio la boca al hombre? ¿O quien hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo Jehová? Ahora pues, ve, y yo estaré con tú boca, y te enseñare lo que hayas de hablar.

ALEXANDER RAMIREZ CRUZ