Está en la página 1de 1

ORACIN DEL EDUCADOR CON PROBLEMAS

Ante mi pesimismo, mis ganas de tirar la toalla, cuanto ms lejos mejor... Creo Seor, pero aumenta mi fe. Ante mis fracasos, mis noches oscuras, mi trabajo estril... Venid a m todos los que estis cansados y agobiados, y yo os aliviar. Ante mis jvenes ms difciles, aquellos que meten la gamba una y otra vez... El que acoge en mi nombre a un pequeo como esos, a mi me acoge. Ante mi baja autoestima, cuando llego a la conclusin de que no valgo y ha llegado la hora de que otros ocupen mi sitio... La mies es abundante, pero los obreros son pocos. Ante mis chicos descarriados, aquellos que van por libre y se pierden por sendas tortuosas, aun dando un gran respiro al grupo... Si un hombre tiene cien ovejas y se le extrava una de ellas, no dejar las noventa y nueve e ir en busca de la extraviada? Ante mi predileccin por los ms listos, que no cesan de reconocer mi eficiente labor... No he sido enviado sino a las ovejas perdidas. Ante mis bellas palabras, mis sabios consejos, mis lecciones magistrales... No todo el que dice Seor! Seor! entrar en el reino de Dios, sino el que cumple la voluntad de mi Padre. Ante mis chavales agraciados con un sinfn de oportunidades y que siguen tropezando una y otra vez con la misma piedra... No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Ante los xitos, el agradecimiento y el peloteo de mis jvenes ms aventajados. Vosotros amad a los peores, haced el bien y prestad sin esperar recompensa. Ante aquellos que retribuyen mi eficiente tarea a base de insultos, desprecios y golpes bajos y traicioneros... Al que te abofetee en la mejilla derecha, presntale tambin la otra. Ante mis noches en vela buscando la leccin perfecta, la adaptacin idnea... Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todo lo dems se os dar por aadidura. Ante mis exmenes parciales, mis juicios dirigidos, mis miradas adiestradas... Seor, que vea. Ante mis das grises, en los que grito a los cuatro vientos que T, Seor, nos has dejado ms tirados que una colilla... Sabed que yo estoy con vosotros todos los das hasta el fin del mundo.

Jos Mara Escudero mardepri@hotmail.com