P. 1
ANTOLOGIAS DE LECTURAS LEEMOS MEJOR CADA DIA QUINTO GRADO

ANTOLOGIAS DE LECTURAS LEEMOS MEJOR CADA DIA QUINTO GRADO

5.0

|Views: 93.227|Likes:
LECTURAS PARA QUINTO GRADO
LECTURAS PARA QUINTO GRADO

More info:

Published by: Jose Luis Martinez Mendez on Jul 31, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/12/2015

pdf

text

original

La calle de Alfonso Herrera, en la colonia San Rafael, es tranquila. Los días la sorprenden
con el sol mañanero, el que es fresco y aparece en las montañas poco a poco, con timidez.
Pero las noches son diferentes. En el número 91 de esa calle, hay una casa cuya fachada es
clásica, de los cuarenta: balcones, puerta central con medio arco, no cuadrada, como las
hacen en la actualidad; ventanas pequeñas, pisos de madera y techos altos.
Decía que las noches son diferentes en esa calle. En esa casa, aparentemente, el
tiempo pasa como en todas partes, pero no es así, allí las horas y los minutos, hasta los
segundos parecen dar marcha atrás, como si las manecillas del reloj se movieran contra el
tiempo. La Luna oculta sus verdaderas intenciones y la casa se remonta al pasado para
revivir su tragedia.

Los vecinos dicen que oyen los pasos apresurados de un niño, pero eso no puede ser
porque ahora alberga oficinas y durante el día sólo se escuchan los rumores de voces
adultas, computadoras, en fin todo el ruido característico de una oficina; pero en la noche,
todo cambia.

Con el silencio, únicamente se oyen los pasos cansados y tranquilos de don Facundo,
el velador, cuya presencia anuncia con su linterna, cuando le da flojera prender las luces.
Si está arriba, oye aquellos pasitos que corren por la planta baja y si está abajo, las
carreras se escuchan arriba.
Al principio se asustaba, se ponía nervioso, le sudaban las manos y prendía toda la
casa. Así dejaba que las horas se desgranaran lentamente, sobre todo las de la madrugada,
las más pesadas y largas. Don Facundo llegó a pensar que tenían más de los sesenta
minutos de rigor y les tomó el tiempo. Efectivamente, las horas de la madrugada sólo
tenían los sesenta minutos ordinarios, sin embargo, por su miedo y por sus nervios,
parecían más largas.

Pero Don Facundo, con el tiempo, dejó de asustarse, se acostumbró tanto que a
veces ni oía los pasos del chamaco.

Cecilia Colón, “Un niño juguetón” en La Bailarina Del Astoria y otras Leyendas, México, SEP–Plaza y Valdés, 2004.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->