P. 1
Cuidados de Enferm. en Px POI- URPA

Cuidados de Enferm. en Px POI- URPA

4.63

|Views: 16.812|Likes:
Publicado poranon-248246

More info:

Published by: anon-248246 on Sep 20, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/12/2015

pdf

text

original

TRASLADO DEL PACIENTE VALORACIÓN DE LAS COMPLICACIONES POSTOPERATORIAS (ANESTESIA GENERAL) VALORACIÓN DE LAS COMPLICACIONES POSTOPERATORIAS (ANESTESIA INTRADURAL

Y EPIDURAL) CUIDADOS DE ENFERMERÍA EN EL POSTOPERATORIO INMEDIATO CUIDADOS DE ENFERMERÍA EN EL POSTOPERATORIO MEDIATO Y TARDIO CUIDADOS DE ENFERMERÍA PARA EVITAR COMPLICACIONES RESPIRATORIAS EN EL POSTOPERADO CUIDADOS DE ENFERMERÍA ESPECIFICOS ANESTESIA INTRADURAL Y EPIDURAL ANALGESIA EPIDURAL La terapéutica quirúrgica se puede dividir, esquemáticamente en tres tiempos: • • La preparación preoperatoria.

• • • • • •

El acto quirúrgico. El postoperatorio.

El postoperatorio se inicia una vez terminado el acto quirúrgico. La duración del postoperatorio dependerá de varios factores, entre otros, podemos mencionar: el tipo de intervención quirúrgica, anestesia utilizada, el estado del paciente y de la posibilidad de que haya complicaciones postoperatorias. El postoperatorio de puede clasificar en: • • Postoperatorio inmediato.

• • • •

Postoperatorio mediato. Postoperatorio tardío.

I. TRASLADO

DEL P ACIENT E.

Durante el traslado en la camilla al paciente desde la sala de operaciones hasta la unidad de recuperación posanestésica es fundamental: • • Vigilar y mantener libres las vías aéreas.

• • • • •

Examinar con frecuencia el ritmo y la profundidad de los movimientos respiratorios.

Vigilar la posición del paciente para evitar aspiraciones tras un vómito. En general la cabeza estará inclinada hacia un lado o se colocará en posición de decúbito lateral. • Es recomendable que el paciente sea acompañado durante el traslado por un mínimo de dos personas.

En la URPA deben tenerse al alcance de la mano y listos para su utilización: • • El equipo de oxigenoterapia.

• • • • • •

• • • • • •

El aparato de respiración asistida. El equipo de incubación endotraqueal. El equipo de aspiración. Los monitores de control cardiovascular. Desfibrilador. Medicación necesaria para la reanimación.

II. V AL ORA CIÓN DE LAS COMPLICA POS TOPERA TÓRIAS

CION ES

(Anestesia

Gener al)

La medicación anestésica y el estrés físico y emocional de la cirugía pueden hacer que el paciente corra distintos tipos de complicaciones.

OBJ ETIV OS

• • • • • • •

Estar alerta frente al riesgo que tienen los pacientes de presentar problemas respiratorios, del sistema nervioso central cardiovascular, gastrointestinal y renales. • Comprender mejor los efectos adversos de los fármacos anestésicos. Actuar adecuadamente para reducir las complicaciones. Mejorar la asistencia al paciente postoperado

PR OBLE MA S RE SP IRA TÓR IO S (F act or es de r ie sgo )
Los problemas respiratorios son las complicaciones mas frecuentes y mas graves de los pacientes quirúrgicos.

1. FACT OR ES DE RI ES GO PRE OP ERA TOR IO ( Pac iente s en ri esgo) A. En fer medad o alt er ac ión resp ir ato ri a pr ee xis ten te. • • Pacientes con EPOC.

• • • •

Deformidades estructurales, debilidad muscular. Enfermedad pulmonar intersticial e infecciones víricas respiratorias recientes.

B. Anteceden tes de med icament os que sugi er an una enf er medad sub yacent e o que pudie ran af ect ar a la aneste sia o la cir ugía . • • Uso de esteroides, oxigeno en su domicilio y de broncodilatadores indican la existencia de una enfermedad subyacente C. Anteceden tes de t abaqui smo . D. E st ado de obesidad o de ext rema delgadez . • • La obesidad puede fomentar la atelectasia postoperatoria, la hipoxia y la acidosis respiratoria y disminuir la eficacia de los músculos respiratorios. Esto dificultará la realización de respiraciones profundas, la tos y la movilización y retrasará la recuperación de la anestesia. • • La delgadez extrema presentan reducida masa de músculos respiratorios, falla la reserva de grasas y tienen pocas defensas para luchar contra la infección. E . Edad avanzada. • • Disminuye la capacidad vital, los volúmenes espiratorios forzados, y la capacidad respiratoria máxima. • • Se reduce el numero de alvéolos ventilados por lo que se produce un descenso de la presión parcial del oxigeno arterial. • • Los reflejos faringeo y laringeo u otros reflejos de las vías respiratorias son menos eficaces por lo cual aumenta el riesgo de aspiración pulmonar. 2. FACTORES DE RIESGO INTRAOPERATORIOS. A. Zona de inc is ión próx ima al diaf ra gma.

• • •

Las incisiones abdominales, acompañadas de dolor e inflamación, ponen en peligro la expansión pulmonar. • Las bases pulmonares están mal ventiladas y la tos es dificultosa.

B. Anest esi a gener al en v ez de r e giona l, epidu ral y r aqu ídea . • • Los anestésicos generales originan una perdida de la capacidad vital, una menor frecuencia respiratoria y una respiración ineficaz. • • Hay un descenso de la expansión pulmonar y del intercambio de gases. C . Dur ación pr olongada de la anes tes ia. 3. FACT OR ES D E RIE SG O P OS TOPE RATORI OS . A. Dolo r. • • La actitud protectora que produce el dolor, ocasiona disminución del suspiro, del volumen corriente, taquipnea y también produce una tos ineficaz que evita la expulsión de las secreciones. B. Inmo vi li zación pr olongada . • • La inmovilización hace que las secreciones se acumulen en los bronquios disminuye la expansión torácica.

C. C.

Colocac ión de sonda nasogást rica dur an te mas de 24 hor as despué s de la in te r vención qu irú r gica . • • Puede desarrollar complicaciones respiratorias posiblemente a una tos menos eficaz. VALOR ACIÓ N D E LAS CO MP LICA CIO NE S 1. HIPO VE NT ILA CI ÓN .

• • •

La hipoventilación disminuye el transporte de oxigeno entre los alvéolos y la atmósfera, dando lugar a la hipoxemia. • La hipoxemia leve ( PO2 arterial = 70-90 mmHg ) es normal durante las horas 48 horas siguientes a la operación en pacientes con una recuperación normal. Es probable que haya una hipoxemia moderada ( PO2 arterial= 50-70 mmHg ) en pacientes con trastornos pulmonares preexistentes y complicaciones pulmonares.

CAUSAS DE HIPOVENTILACIÓN POSTOPERATORIA:

• •

El dolor. Según el tipo de intervención quirúrgica que le han practicado, como es el caso de una incisión abdominal en la zona superior y zona subcostal. El dolor producido por la incisión hará que mantenga una postura de protección y respire con precaución, lo que limitara la capacidad de respirar con eficacia. Una parálisis residual de los músculos respiratorios, por una reversión insuficiente del efecto de los fármacos bloqueadores neuromusculares. La acidosis respiratoria, la hipotermia, y la hipocalemia puede dificultar también la reversión de los bloqueadores neuromusculares. Depresión del centro respiratorio. Los narcóticos contribuyen a la hipoventilación al deprimir el centro respiratorio ( el paciente no puede respirar profundamente cuando se le ordena). Para poder revertir la depresión respiratoria se suele utilizar un antagonista narcótico como es la naloxona.

• •

• •

• • • • • • • •

Por una aumento de las resistencias en las vías respiratorias debido, por ejemplo a asma, broncoespasmo, enfisema. Disminución de la distensibilidad pulmonar y de la pared torácica, a causa de una neumonía o de enfermedades restrictivas de la caja torácica, como cifosis. Por el inadecuado funcionamiento de los músculos respiratorios, que puede estar relacionado con obesidad, distensión gástrica y abdominal, férulas de yeso que compriman. La hipercapnia, o retención de dióxido de carbono

∗ ∗ Puede afectar a los pacientes con una enfermedad avanzada o enfermedad neuromuscular. ∗ ∗ Broncópatas con FiO2 alto y retención de CO2. ∗ ∗ Por anestésicos o fármacos depresores del SNC.

2. ATELE CTASIA S.

• • • •

La atelectasia se debe a una obstrucción de las vías respiratorias. Las secreciones bronquiales viscosas retenidas constituyen una frecuente causa de obstrucción postoperatoria de las vías respiratorias. • La edad avanzada, la elevada FiO2 , el tabaquismo, la obesidad y la tos ineficaz contribuyen a su aparición. • Las atelectásias conducen a hipoxemia, ya que el intercambio de oxigeno alveolar es menos eficaz que de lo normal.

SI GN OS Y SÍN TOMA S DE LA ATELE CTASIA

• • • • • • • •

Los signos y los síntomas de la atelectasia dependen de su gravedad y del grado de shunt.

En algunos pacientes con una enfermedad preexistente, la auscultación de la zona afectada detecta crepitantes basilares o una disminución de los ruidos respiratorios. • En otros pacientes la atelectasia es frecuente en las bases pulmonares. En los casos leves puede no haber atelectasia pero, conforme progresa la atelectasia, puede observarse confusión, fiebre, disnea, taquipnea, taquicardia y tos. • En los casos graves de atelectasia, los análisis ponen de manifiesto un estado de hipoxemia y la pulsometría un descenso de la saturación de O2. En estos casos hay que observar si el paciente esta inquieto ya que la confusión empeorara a medida que aumente la hipoxemia. Mas tarde si la hipoxemia empeora se observaran signos como la presencia de somnolencia, utilización de los músculos accesorios, cianosis central y periférica, hipotensión arterial y arritmias.

3. NEU MO NÍA.

• • • • •

Aproximadamente la mitad de las infecciones pulmonares postoperatorias de deben a bacilos gramnegativos, que habitualmente colonizan la orofaringe después de una cirugía mayor. • Los principales factores que contribuyen a la retención de secreciones y a la neumonía por estasis son una menor capacidad residual funcional y capacidad vital, y a la falta de respiraciones profundas periódicas. • Si algún segmento pulmonar presenta atelectasia durante mas de 72 horas, es muy probable que haya neumonía. • Los signos y síntomas dependen de la localización y extensión de la neumonía. El paciente puede tener disnea , dolor pleurítico, escalofríos y tos que produzca esputo purulento, también es posible que se observe hipoxemia, taquipnea, fiebre, crepitantes respiratorios y disminución de los ruidos respiratorios en la zona afectada.

4. AS PIRA CIÓ N.
En la mayoría de los casos, la aspiración postoperatoria se debe a una regurgitación.

A. A. PACIE NT ES CO N RI ES GO . • • Los pacientes sobresedados, obnubilados o comatosos corren un mayor riesgo de presentarlo. • • Las embarazadas y los pacientes obesos. • • Los que tienen una lesión en vías respiratorias. • • traqueotomía, o enfermedad neuromuscular.
B. LOS SI GN OS Y SÍ NT OMA S: • • La aspiración provoca una irritación química o neumonitis. Puede haber edema local, inflamación y destrucción de la mucosa del árbol traqueobronquial, con un aumento de riesgo de infección secundaria. • • Dependen de la gravedad de la aspiración.

• • •

Generalmente, las zonas son mayores transcurridos 2 minutos después de la aspiración, y aparece distrés respiratorio en 1 a 60 minutos con signos como taquipnea, disnea tos y broncoespasmo. • Por la lesión producida por la aspiración gástrica puede aparecer un edema pulmonar no cardiogénico

5. DO LOR .

• • •

La intensidad del dolor postoperatorio, que varia de unos pacientes a otros, depende de la naturaleza de la intervención quirúrgica, de la localización de la incisión y de la experiencia previa del paciente respecto al dolor. • Con los pacientes postoperados que no pueden respondernos a las preguntas verbales o que niegan tener dolor, podemos observar la existencia de los siguientes signos que nos indica la existencia de dolor: ∗ ∗ Intranquilidad, confusión, movimientos nerviosos de los pies.

∗ ∗ Movimientos rígidos y tensos, gestos faciales. ∗ ∗ Taquicardia y elevación de la tensión arterial.

6. SOM NO LE NC IA PO ST OP ERA TOR IA.

• • •

La somnolencia se debe principalmente a los efectos residuales de los agentes inhalados ( oxido nitroso e isoflurano ) que se administraron para la anestesia general. Algunas otras drogas que se administran como el fentanil, también contribuyen para producir somnolencia. • En un principio el estado de alerta inicial que tiene el paciente tras ser intervenido se debe a los fármacos como la neostignina administrada para revertir los efectos de los relajantes musculares. Al desaparecer los efectos del fármaco utilizado para reversión, es posible que siga circulando el fármaco relajante, lo que hará que los pacientes entren de nuevo en un estado aparente de sueño- vigilia.

7. HIP OTER MI A.

• • • • • • • •

La hipotermia puede prolongar el tiempo de recuperación de la anestesia, ya que merma la capacidad que tiene el organismo de eliminar los fármacos ( sobre todo los relajantes musculares). • El frío actúa también como fármaco hipnótico, deprimiendo el SNC. Los temblores pueden exarcebar el dolor postoperatorio y provocar tensión. También la anestesia general deprime el centro de regulación de la temperatura corporal en le cerebro. • Las principales causas de perdida de calor son:

• •

∗ La administración durante la intervención, de sustancias intravenosas no templadas previamente puede producir hipotermia. • Como consecuencia se produce vasoconstricción periférica, en ocasiones muy intensa y en déficit de perfusión tisular • Para un paciente anciano y cardiópata, los efectos de la hipotermia y la producción de temblores puede significar un mayor consumo de oxigeno, distrés respiratorio, desaturación de oxigeno que puede producirle alguna complicación.

∗ ∗ ∗ ∗ ∗

∗ ∗ ∗ ∗

Temperatura del quirófano < 21º. Efectos hipotalámicos directos de la anestesia. Evaporación a través de los campos quirúrgicos amplios abdominales o torácicos. Inhalación de gases anestésicos secos y no calentados.

8. TAQUICAR DIA HI PE RTEN SI ÓN

• •

Hay varios factores, que por si solos o combinados, pueden provocar taquicardia o hipertensión en un paciente postoperado: ∗ ∗ Dolor en el postoperatorio puede revelar una taquicardia e hipertensión.

∗ ∗ La hipotermia también puede contribuir, ya que produce vasoconstricción de
forma que aumenta la frecuencia cardiaca como la presión arterial. ∗ ∗ Excesivo volumen de líquidos intravenosos.

• •

Se debe considerar si existe HTA previa

9. HIP OTENS IÓ N. • • La causa mas importante para que un paciente postoperado este hipotenso y taquicárdico es la hipovolemia por perdida de líquidos y sangre. • • Otra causa de posible hipotensión postoperatoria son los agentes anestésicos. Es posible que tengamos que estimular al paciente, hacer que respire mas profundamente y que mueva las piernas para que aumente la presión arterial. • • El isoflurano puede ocasionar una taquicardia e hipotensión ya que disminuye la resistencia vascular periférica. Estos efectos pueden prolongarse en el postoperatorio. 10. NAUS EAS Y V ÓM IT OS.

• •

Estas complicaciones están asociadas a muchos factores:

∗ ∗ ∗ ∗ • • • • •

∗ ∗ ∗ ∗

Tipo de cirugía. Dolor. Narcóticos. Agentes anestésicos.

Cualquier tipo de cirugía abdominal en las que se manipulen los intestinos ocasionara nauseas y vómitos. • El dolor en la zona de incisión también puede provocar nauseas y vómitos. Los narcóticos y los agentes anestésicos también pueden producir nauseas y vómitos. Estos fármacos activan la zona de estimulación de los quimiorreceptores en el cerebro, ocasionando nauseas y vómitos. También producen un elentecimiento de la motilidad gástrica y prolonga el tiempo de vaciado gástrico. • Las mujeres son entre dos a cuatro veces mas propensas a sufrir nauseas y vómitos postoperatorios. • El principal problema es la broncoaspiración, si los reflejos faríngeos y de la tos no están plenamente recuperados

• •

11. SED POS TOPER ATORIA.

• • •

La administración de atropina ( anticolinergico) que se administra para evitar los efectos adversos de la neostignina produce sequedad de las membranas de la parte superior del tubo digestivo. • El oxido nitroso y el isoflurano ejercen el mismo efecto de sequedad de mucosas.

12. ILE O Y ESTR EÑ IM IE NT O

• • • •

La cirugía abdominal conlleva el riesgo de un ileo paralítico.

Los narcóticos utilizados para tratar el dolor disminuirán la motilidad y las secreciones gastrointestinales y aumentaran el tono del esfinter, por lo que el paciente correrá el riesgo de presentar ileo y estreñimiento.

13. RE TE NCI ÓN URI NAR IA.

• • • •

• • •

El tipo de cirugía y su duración junto con la edad, los antecedentes de retención urinaria y la cantidad de líquidos i.v administrados durante la intervención quirúrgica son al parecer los factores mas significativos. • También posibilita el riesgo de producir atonía vesical, esta puede aparecer cuando el paciente tiene sueño a causa de la anestesia y es incapaz de sentir o reaccionar ante una distensión vesical. • El dolor puede favorecer la retención de orina. La estimulación simpática debida al dolor puede provocar una hipomotilidad de vejiga y uréteres. • Los narcóticos también pueden causar una retención urinaria. La perdida excesiva de sangre durante la intervención puede inducir hipovolemia en el periodo postoperatorio, reduciendo así el flujo sanguíneo renal y por tanto la diuresis.

14. OL IG URIA

• •

Los pacientes con mayor riesgo de sufrir lesión renal son:

∗ ∗ ∗ ∗ ∗ ∗ • • •

∗ ∗ ∗ ∗ ∗ ∗

Intervenciones cardiacas y de grandes vasos. Ancianos en intervenciones prolongadas. Hipotensión por espacio prolongado. Transfusiones masivas. Enfermos con enfermedad renal previa. Enfermos sépticos.

La oliguria es el signo mas frecuente de la insuficiencia renal. Se define, cuando la diuresis es menor a 400 ml/día o menor a 20 ml/hora; cuando esto ocurre decimos que existe una insuficiencia renal que puede ser prerrenal, renal, posrrenal. • Lo mas frecuente es que se trate de oliguria prerrenal por hipovolemia o insuficiencia cardiaca. Se realizara aporte gradual de líquidos (solución salina o ringer lactato) 250 - 500 ml, y se comprobará si restaura la diuresis. Si no se restaura, puede estar indicado la medición de la PVC. Si se sospecha de una insuficiencia cardiaca izquierda, esta indicado la colocación de un catéter en arteria pulmonar para valorar la reposición hídrica mediante la PCP (presión capilar pulmonar) y tratar la insuficiencia cardiaca con inotrópicos como la dopamina.

15. HIP ER TER MIA .

• •

Se consideran diferentes posibilidades diagnosticas:

∗ ∗ Problemas infecciosos. ∗ ∗ Síndrome de aspiración pulmonar, produce fiebre precoz. ∗ ∗ Atelectasias: suele tener fiebre mas tardía, después de 24 horas.

∗ ∗ Hipertermia maligna: puede manifestarse en la URPA

III. V AL OR ACIÓN DE LAS COMPLICA CIONES POS TOPERA TÓRIAS (Aneste sia intr adu ral y epidur al)
1. AL TERA CI ON ES HEM OD INÁ MIC AS : La anestesia intradural y epidural bloquea los impulsos simpáticos hacia los vasos sanguíneos sistémicos, produciéndose como resultado vasodilatación, éstasis venosa y una reducción de la precarga cardiaca. Esto provoca BRADICARDIA E HIPOTENSIÓN, dos efectos secundarios habituales en este tipo de anestesia. 2. AL TERA CI ON ES RE SP IRA TORIA S . Cuando se ha tenido que practicar una intervención sobre el abdomen superior, ha sido necesario paralizar parcialmente el diafragma. En muchos de estos casos el paciente nota una especie de presión en le tórax a causa de la parálisis de los músculos intercostales. Aunque el paciente haya sido anestesiado hasta el nivel de la axila, el diafragma sigue siendo funcional porque esta inervado por el nervio frénico, situado por encima de la cuarta vértebra cervical. 3. AL TERA CI ÓN DE LA MOVILID AD Y SEN SIB ILID AD . Los pacientes sometidos ha este tipo de anestesia tienen un compresible temor a quedar paralizados. Mientras la recuperación de los efectos de la anestesia no sea completa, el paciente tendrá dificultades para cambiar de posición y no sentirá dolor alguno 4. AL TERA CI ON ES NEU ROLÓ GICA S . Se puede producir secuelas neurológicas transitorias o permanentes por traumatismo, irritación por la sustancia, falta de asepsia o perdida de liquido cefalorraquideo con síndrome de disminución de la presión intracraneal EJEMPLOS: • • Trastornos auditivos y oculares como tinnitus y diplopia

• •

• • • • •

Aracnoiditis, meningitis, síndrome de la cola de caballo ( el paciente no recobra el uso de las piernas o el control de las funciones vesical y rectal). • Parestesias temporales como entumecimiento y hormigueo Parálisis de los pares craneales. CEFALEA:

∗ ∗ El uso creciente de agujas de pequeño calibre ha reducido la incidencia de cefaleas tras la ∗
anestesia intradural. ∗ Puede ocurrir que se produzca una cefalgia raquídea, debido al escape persistente de liquido cefalorraquídeo a través del agujero de la aguja de la duramadre.

5. RE TE NCI ÓN URI NAR IA.

IV. A CTIVID ADES DE ENF ERMERÍA EN P ACI ENTE S POS TOPERADOS IV.1.CUID ADOS DE ENF ERMERÍA EN E L POS TOPERA TORIO I NMEDIA TO
1. CO NT ROL D E LOS SI GN OS VI TALE S.

A. P roceder a la moni tor izac ión y re gis tr o de l os signos v it ale s . Se controlan durante la primera hora cada 15 minutos, luego cada hora y cuando se estabilicen las constantes, cada 2 horas. Control de: • • E.C.G

• • • • • •

• • • • • •

Tensión arterial. Frecuencia cardiaca. Saturación de oxigeno. Respiraciones. Temperatura Diuresis.

B. B.

Dur ant e las pri mer as hor as de l postope rator io pueden exis ti r var ias compl icacione s que pueden af ec ta r a los s ignos vit ale s: • • Dolor: El dolor del paciente postoperado, puede causar hipertensión y taquicardia como respuesta del sistema nervioso simpático. • • Depresión respiratoria.

• •

Perdida de liquido y sangre.

C. Ob ser var l a posib le a par ic ión de ar ri tm ia s car diaca s. • • Bradicardia.

• • • • • •

• • • • • •

Taquicárdias. Fibrilación y fluter auricular. Bloqueos cardiacos. Extrasístoles ventriculares. Taquicardia ventricular. Fribrilación ventricular.

D. O bse r va r si los s ignos vi tal es osc ilan y si hay otr os signo s o sín toma s que nos puedan i ndica r hemo r ra gia: • • Hipotensión, taquicardia,

• • • • • •

• • • • •

Intranquilidad, inquietud. Piel fría y sudorosa. Palidez. Comprobar los apósitos y las bolsas de drenaje en busca de sangre. El caso de que se confirme la hipovolemia aumentar el ritmo de perfusión y avisar al medico.

• Puede ser que la causa de la hipotensión y taquicardia sea por los agentes anestésicos administrados, en tal caso estimular al paciente para que respire mas profundamente y mueva las piernas.

2. 2.
• • •

VIG ILAR LA PO SIC IÓ N DEL E NF ERM O.

Seguir las indicaciones del médico la posición del enfermo decúbito supino o semisentado a 30º, decúbito lateral • Colocar al paciente en una posición adecuada para mantener las vías aéreas libres.

3. PROC EDE R A LA AD MIN IS TRA CIÓ N DE O XÍG EN O.

• • •

Se administra oxigeno a los pacientes que presentan hipoventilación y no mantienen Sat de O2 adecuadas. • Se le administrará oxigeno a los pacientes con una importante hipoxia, por ejemplo a pacientes con una EPOC avanzada. En los pacientes con EPOC la administración continua de oxigeno será a bajo flujo ( 1-2 l/m).

4. VAL ORAR EL ES TAD O NEU ROLÓ GIC O DEL PACIE NT E A. V er if ica r el ni vel de concienci a • • Despierto: Tiene los ojos abiertos, buena respuesta verbal y orientado ( responde con claridad a las preguntas). • • Somnoliento: Responde a estímulos verbales y motores.

• •

Inconsciente: No responde a estímulos.

B. Valor ac ión de la función moto ra : • • Grado de movilidad y sensibilidad de las extremidades.

Reacción pupilar a la luz.

5. 5.
• • • • • • • • • •

CO MP ROBAR EL E STADO RES PIR ATORIO DEL PACI EN TE SOM NO LI EN TO
Controlar la frecuencia, profundidad de las respiraciones y saturación de oxigeno ( monitor). En el caso de un paciente adormilado y con respiraciones superficiales hay que despertarles y estimularles a que respiren mas profundamente. • Valorar si precisa oxigeno. Si el paciente presenta cánula de traqueotomía o tubo endotraqueal asegurarse de que esta bien fijado en su lugar. Comprobar que ambos campos pulmonares están igualmente ventilados auscultando los sonidos respiratorios. • Colocar al paciente en la posición adecuada para evitar aspiraciones (+30º). Si el paciente lleva una sonda nasogástrica asegurarse que funcione adecuadamente. Si lleva un tubo de drenaje torácico, controle el tipo y cantidad de liquido drenado, observar en el lugar de inserción si presenta enfisema subcutáneo, cerciorarse que el tubo este bien fijado, valorar la capacidad del paciente para toser y expectorar.

6. CO NT ROLAR EL DOL OR DEL PACIE NT E.

A. Efect uar una va lor ac ión del do lor del pacien te ut il izando escala s de valo ración de la inten si dad del dolo r : • • 0--- No dolor.

• • • •

• • • •

1--- Dolor leve, ligero. 2--- Dolor moderado. 3--- Dolor grave, intenso. 4--- Dolor muy intenso.

B. Obse r va r s ignos y sín toma s de do lor . • • Pulso rápido.

• • • • • •

Respiración rápida y mas profunda. Aumento de la presión arterial. Sudoración, palidez.

• • • • • •

Tensión muscular ( en cara y cuerpo ) Nauseas y vómitos si el dolor es intenso. Otros: postura rígida, inquietud, llanto, gemidos.

C. Admi ni st raci ón de l a analges ia pr esc ri ta • • El paciente puede moverse, realizar respiraciones profundas y toser con mas facilidad cuando no tiene dolor. • • En el postoperatorio se pueden administrar fármacos narcóticos y no narcóticos para mitigar el dolor. Los fármacos narcóticos actúan principalmente en el sistema nervioso central; los analgésicos no narcóticos y los AINE en el sistema nervioso periférico. D. Con tr ol de los ef ec to s secundar ios • • Los analgésicos narcóticos pueden provocar diferentes efectos adversos como:

∗ ∗ Nauseas, vómitos y estreñimiento. ∗ ∗ Depresión respiratoria. La naloxona es un fármaco que invierte los efectos de los • •
narcóticos Los AINE pueden presentar problemas como:

∗ ∗ ∗ ∗ ∗

∗ ∗ ∗ ∗

Irritación gástrica. Prolongación del tiempo de hemorragia Hepatotoxicidad. Necrosis papilar renal.

∗ Hay que asegurarse de que el paciente no se encuentra bajo la terapéutica anticoagulante y que no presenta antecedentes de alteración renal o hepática, hemorragia o ulceras gastrointestinales.

E. Admin is tr ación pr og ramada de los analgés icos • • La administración de analgésicos de acuerdo a una rutina horaria, de forma que podemos prevenir el dolor, no solo tratarlo • • Con la administración programada, podrían mantenerse concentraciones constante del analgésico en sangre. • • Actualmente los analgésicos narcóticos se administran por vía epidural o mediante perfusión continua a través de una bomba de analgesia controlada por el paciente.

7. 7.
• • •

CO NT ROLAR LAS AS PIRA CIO NE S DI GE ST IV AS Y DRENAJE S.

Controlar las aspiraciones de la sonda nasogástrica (si está indicada), anotar la cantidad y el color de las secreciones. • Controlar las secreciones de los drenajes (si los hay) y controlar si hay hemorragia por los mismos.

8. 8.
• •

EFE CTU AR ASP IRA CI ÓN DE S ECR ECIO NE S.

Proceder a la aspiración de secreciones en el caso de hipersecreción bronquial, introduciendo una sonda nasofaringea o bucofaringea para poder mantener limpias las vías respiratorias.

9. CO NT ROL DEL BALA NCE HÍDRI CO .

• • • •

Registrar los ingresos y las excretas. Control de la PVC.

10.R ECO GE R INF OR MA CI ÓN SO BRE EL PACIE NT E .

• • • • • • • • • •

• • • • • • • • • •

Identidad del paciente Sobre el tipo de intervención realizada. El tipo de anestesia. Antecedentes del paciente. Complicaciones que hayan surgido durante la intervención Fármacos utilizados y conocer los posibles efectos adversos. Volumen de líquidos administrados y sangre o derivados. Conocer numero de catéteres, vía central, drum, sonda vesical, sonda nasogástrica y otros. Redones, drenajes. Obtener las ordenes medicas sobre el tratamiento del paciente.

IV.2.O TR OS CUID ADOS DE ENF ERMERIA EN E L POS TOPERA TORIO I NMEDIA TO
1. CO NT ROLAR LA H IP OTE RM IA DEL PACI EN TE

• • • • •

Colocarle mantas si presenta temblores ( hipotermia)

Controlar la temperatura hasta que el paciente recupere su temperatura normal y desaparezcan los temblores. • Si precisa líquidos intravenosos, administrarlos templados.

2. CO NT ROLAR LAS N AUS EA S Y LOS VÓM IT OS .

• •

Ev it ar el ri esgo de que sufr a una asp ir ac ión , pr ocediendo

a:

• • • • • •

• • • •

Cabecera de la cama elevada. Si vomita colocar al paciente en decúbito lateral. Tener a mano el equipo de aspiración. Registrar la cantidad aproximada y contenido de los vómitos.

• Administrar fármacos antieméticos ( droperidol, y metoclopramina) según prescripción medica. • El dolor puede contribuir a padecer nauseas y vómitos. Verificar si el paciente tiene dolor.

3. FACILIT AR LA HI GIE NE DEL PACI EN TE .

• • • •

• • •

Mitigar la sed del paciente, utilizando una gasa húmeda o botella de agua con atomizador Si vomita proceder a la limpieza de la boca. Mantener la cama limpia.

• • •

• Observar los apósitos y drenajes para asegurarse de que estén secos, una fuga puede producir irritaciones. Si fuera necesario proceder al cambio de apósitos y drenajes. • Examinar la piel en busca de irritaciones. Asegurarse de que la sonda vesical y sonda nasogástrica ( si tiene) están bien sujetas y limpias.

4. CO NT ROLAR EL ILE O PARALÍ TIC O .

• • • • • • • • • •

Comprobar los ruidos intestinales. Observar la aparición de signos como nauseas y vómitos.

Si el paciente lleva una sonda nasogástrica, asegurarse de que esta bien colocada en el estomago y de que el funcionamiento es el correcto, esto prevendrá una posible aspiración y reducirá la presión sobre las suturas gástricas. • Anotar la cantidad y tipo de drenaje de la aspiración de la sonda nasogástrica Examinar si presenta intolerancia a los líquidos. La tolerancia de líquidos se inicia después de unas horas de postoperatorio, puede que el paciente se encuentre en su unidad quirúrgica. • Facilitar la deambulación lo antes posible ( estimulara el peristaltísmo) si no hay contraindicaciones; esto se realiza en pacientes que se encuentran en su unidad quirúrgica.

5. C ON TR OLAR LA DI URE SI S Y LA PO SI BLE R ET ENC IÓ N URI NARIA

• •

El control de la diuresis es un aspecto importante en la valoración postoperatoria del estado renal del paciente. • • Observar atentamente si se producen variaciones importantes en la diuresis como respuesta a las sobrecarga de líquidos y diuréticos. • • La hematuria sugiere la posibilidad de reacción a una transfusión sanguínea o lesión en el sistema renal; comunicarlo inmediatamente. Si después de unas hor as de pos toper ato ri o pr esen tar a una pos ibl e retenc ión ur ina ri a se pr ocederá a:

• • •

• • • • •

VALORACIÓN: Palpación y percusión de la zona abdominal inferior buscando signos de distensión vesical ( globo vesical ), intranquilidad, dolor. • Si el paciente no consigue orinar en la cama, ayudarle a levantarse e ir al lavabo, si no hay contraindicaciones. • Otras medidas son dejar correr el agua del grifo, meter las manos en agua templada etc. Como ultima medida se procederá a realizar el sondaje vesical. Asegurarse de que no tiene dolor, ya que el dolor puede favorecer la retención urinaria. También los narcóticos pueden favorecer la retención urinaria.

6. FACILI TAR I NFOR MA CIÓ N AL PACI EN TE Y F AM ILIAR ES

• • • • • • • •

Al paciente se le informará durante el preoperatorio de que tras la intervención quirúrgica, permanecerá durante un tiempo indefinido en la URPA. • Una vez que ingresa en la URPA, se le indicará su estancia en la misma. Se procederá a la información sobre los procedimientos y pruebas que se le vayan a realizar. Contestar a las preguntas del paciente con sencillez y honestidad, pero retrase las explicaciones detalladas para cuando este mas despierto y coherente. • Se facilitará información a los familiares.

7. 7.
• • • • • • • • •

FAVORE CER EL BIE NE STAR DEL PACIE NT E
Que el paciente este lo mas cómodo posible. Tranquilizar al paciente.

Indicarle al paciente la conveniencia de que trasmita los problemas que tenga como dolor, nauseas y vómitos, frío, etc. • Asegurarle de que no estará solo y que permanecerá vigilado permanentemente. Asegurar la intimidad del paciente.

8. 8.

REALI ZAR U N I NFOR ME .

A. E fect uar un re gis tr o adecuado: • • Nivel de conciencia

• • • • • •

• • • • •

Estado anímico del paciente: Nervioso, inquieto, angustiado, etc. Constantes vitales. Drenajes: Cantidad y aspecto del liquido drenado. Sonda nasogástrica: Cantidad y aspecto. Aspiraciones o secreciones bronquiales: Cantidad y aspecto.

• Medicación administrada. B. Rea liza r in for me en cada t ur no de la s compl icac iones su rgida s, de l os cu idados pr es tado s al pacien te y de lo s pr ocedi mien tos real izados .

IV.3. CUID ADOS DE ENF ERMERÍA EN EL POS TOPERA TORIO M EDIA TO Y T ARDIO
Este periodo cursa desde que el enfermo es transportado desde la URPA a su habitación en unidad quirúrgica. Se procederá a los siguientes cuidados:

1. CO NT ROL DE LAS C ON STAN TE S VI TAL ES . • • Por periodos mas espaciados 6 a 12 horas.

2. 2.
• • • •

CO NT ROL D EL RES TABLECI MI EN TO DEL TRÁ NS IT O INT ES TI NAL . • Se trata de evitar el ileo paralítico posoperatorio, y volver a iniciar la alimentación del paciente por vía digestiva. • El peristaltismo intestinal debe de restablecerse antes de las 24 horas siguientes en operaciones de cirugía menor que no requiere manipulación de vísceras. Se comenzará con una dieta liquida con agua, zumos azucarados. • El tránsito intestinal se comprobará, indagando si el paciente tiene ruidos intestinales mediante la auscultación del abdomen, si ha expulsado gases y si ha defecado. • En el caso de intervenciones de mayor entidad en las que se requiere reposo del aparato digestivo durante días se administran sueros salinos o glucosados para mantener la equilibrio iónico correcto, hasta el restablecimiento total del tránsito intestinal, para luego comenzar con una dieta líquida. También puede ser necesario de la utilización de la alimentación enteral o parenteral.

3. CO NT ROL D E LA DIET A ALI ME NT ICIA .

• •

Alimentación del paciente postoperado debe ser seleccionada de acuerdo a la afección tratada. Las normas generales son: ∗ ∗ Comienzo con una dieta líquida, administrando agua, zumos, caldos vegetales. Se administraran de forma fraccionada, es decir poca cantidad pero varias veces al día. ∗ ∗ Seguir con una dieta semilíquida con leche desnatada, yogurt, flanes, compotas, purés, sopas de pastas, etc. ∗ ∗ Progresivamente se normalizará la dieta hasta configurar la dieta normal o especifica: gástrica, hepática, de protección de colon, diabética, etc.

4. CO NT ROL DE LA INF ECCI ÓN . • • Durante los primeros días la temperatura será tomada con más frecuencia.

• • •

• •

La aparición de fiebre durante las 24 primeras horas tal vez, se deba al trauma quirúrgico o anestésico y a las alteraciones metabólicas. • En general, la aparición de fiebre de las primeras 24 a 48 horas puede corresponderse a las complicaciones pulmonares del postoperatorio (atelectasia, neumonías, etc.), o a un estado septicémico secundario a la movilización y manipulación quirúrgica de una zona contaminada por gran cantidad de gérmenes (focos de apendicitis aguda, peritonitis, colecistitis, abscesos abdominales, etc.). • Después de las primeras 48 horas la fiebre puede deberse a una infección urinaria si el paciente está sondado. También puede deberse a la infección del catéter venoso central. • La fiebre que aparece a partir del cuarto o quinto día del postoperatorio proviene generalmente de la infección de la herida.

5. CO NT ROL DE LA HE RID A QU IR ÚR GICA Y CATÉT ER ES (Cent ral y per ifér ico s) . • • El control de la herida operatoria es fundamental sobre todo después de las intervenciones de urgencia. Cuando existen complicaciones infecciosas de la herida, ésta se muestra roja, edematosa y dolorosa. • • Proceder al control de los apósitos, comprobando si está manchado de sangre, sucio o supura.

• • • •

También se debe controlar otra complicación como es la posible evisceración. Controlar los posibles signos de infección, obstrucción y extravasación de los catéteres.

6. CO NT ROLAR LOS DRE NAJ ES Y S ECR ECIO NE S DIG ES TIV AS . • • Los drenajes colocados se cuidarán adecuadamente y se valorará:

∗ ∗ La cantidad y tipo de secreción del drenaje y sonda nasogástrica (si tiene), procediéndose ∗
al registro de los mismos. ∗ Los drenajes se mantendrán limpios.

7. CO NT ROL DEL DO LOR DEL PACI EN TE . De la misma manera que se ha comentado anteriormente en los cuidados postoperatorios inmediatos, se deberá seguir en los cuidados postoperados mediatos la evolución del dolor del paciente postoperado siguiendo la siguientes premisas: 1. 1. Efectuar valoración del dolor según la escala del dolor. 2. 2. Observar signos y síntomas de dolor. 3. 3. Administración de la analgesia programada y prescrita. 8. MOVILI ZA CI ÓN PR ECO Z DEL PACIE NT E • • Con la movilización precoz del paciente evitamos sobre todo la trombosis venosa y sus secuelas , la mas grave de las cuales es el tromboembolismo pulmonar. • • Además de mejorar el retorno venoso, mejoramos la ventilación pulmonar y evitamos acumulo de secreciones y atelectasias. • • De la misma manera intentaremos evitar las úlceras de decúbito.

• •

El tipo de movilizaciones dependerá de la gravedad de la intervención quirúrgica y del estado del paciente. Según esto se sugieren diferentes alternativas: ∗ ∗ Cambios posturales.

∗ ∗ Movilizaciones activas o pasivas de los miembros superiores o inferiores. ∗ ∗ Masajes de los miembros inferiores. ∗ ∗ Vendaje ligeramente compresivo de los miembros inferiores para mejorar el retorno ∗
venoso. ∗ Deambulación precoz del paciente

9. OTR OS CU ID ADO S • • CONTROL DE LA RETENCIÓN URINARIA (Comentado en cuidados postoperatorios inmediatos.). • • CONTROL DE LAS NAUSEAS Y VÓMITOS (Comentado en cuidados postoperatorios inmediatos.). • • CONTROL DEL BALANCE DE INGRESOS Y EXCRECIONES.

• •

PREVENCIÓN DE COMPLICACIONES RESPIRATORIAS EN EL POSOPERADO. (Ver en un tema aparte).

IV.4. CUID ADOS DE ENFERMERÍA P ARA EVI TAR COMPLICA CIONES RE SPIRA TORIAS E N EL POST OPERA DO
Para evitar las complicaciones respiratorias postoperatorias, las actividades deberán comenzar en el preoperatorio y prolongarse durante todo el postoperatorio. Los cuidados dependerán del grado de riesgo que presente el paciente, pero precisará: • • Valoración preoperatoria previa.

• • • • • • • •

• • • • • • • •

Asegurar la permeabilidad de la vía aérea. Educación sanitaria al paciente. Inspiración sostenida máxima. Cambios posturales. Deambulación temprana. Toser. Control postoperatorio del dolor. Administración de oxigeno.

1. VAL ORA CIÓ N PR EO PE RATORIA . A. V alo ración pr eope rator ia basa l de los sonido s y pa trones resp ir ato ri os , sob re todo en aquel los pac iente s que: • • Tengan una enfermedad pulmonar o cardiaca

• • • •

Que se vayan a someter a una intervención quirúrgica pulmonar.

Sean ancianos. Sean fumadores o tengan tos productiva. B. Las act iv idades pr eope ratór ia s par a lo s pacient es con EP OC de be rán ser mas ext ensas :

• • • • •

Puede que se le administre broncodilatadores y antibióticos ( administrarlos bajo prescripción medica). • Se le enseñara y estimulará para que realice respiraciones profundas. Previamente a la intervención se les enseñara a los pacientes, la realización de ejercicios para efectuar una tos eficaz para eliminar secreciones.

2. AS EG URAR LA P ER ME ABILID AD DE LA VÍA A ÉREA A. Co r rec ta posi ción de l pacient e, en la pos ición semi sent ada con l a ca becer a a + 30 g rado s, a no ser que es te cont raind icado : • • Es la mejor postura para aclopar ventilación y perfusión.

• •

Reducir la presión abdominal sobre el diafragma.

• •

Reducir el riego de aspiraciones en los pacientes. B. En lo s pacient es so mnol ient os puede ser pr eci so la ut il izac ión de un guede l .

3. FO ME NTAR LA I NS PIRA CIÓ N M ÁXIM A SO ST ENID A . Si un paciente se ha sometido a una intervención quirúrgica mayor con anestesia, puede desarrollar una atelectasia. Si además añadimos otros factores de riesgo como: • • Enfermedad respiratoria crónica.

• Antecedentes de tabaquismo. La proporción de sufrir un problema respiratorio grave postoperatorio es muy alta. Se puede evitar o reducir el riesgo, enseñándole al paciente a realizar ejercicios respiratorios para mantener abiertos los alvéolos. La insuflación alveolar sostenida en la máxima capacidad pulmonar es importante para la prevención de complicaciones respiratorias postoperatorias como atelectásias y neumonías. Se pueden emplear cuatro técnicas para prevenir el colapso alveolar: • • INSPIROMETRÍA Y ESPIROMETRÍA DE INCENTIVO, ayuda al paciente a realizar respiraciones lentas y profundas que producen una elevación de la presión y mayor volumen pulmonar con un tiempo adecuado de insuflación alveolar. La inspirometría y la espirometría mide el esfuerzo del paciente, ayuda a conservar la fuerza muscular y favorece la higiene pulmonar. La inspirometría y la espirometría de incentivo solo es mas efectiva cuando la enfermera supervisa y estimula para su uso correcto. • • RESPIRACIONES PROFUNDAS VOLUNTARIAS, LOS BOSTEZOS Y LOS SUSPIROS, son maniobras inspiratórias que hiperinsuflan los alvéolos impidiendo su colapso.

• • • •

• • •

Retención de secreciones. Obesidad. Inmovilidad.

4. REAL IZAR CAMBI OS PO ST URAL ES Y DEAM BULA CI ÓN TE MP RANA • • Los cambios posturales del paciente por lo menos cada dos horas, a no ser que estén contraindicados, modifican la distribución de la ventilación y el flujo sanguíneo por los pulmones y movilizan las secreciones. • • Ayudarle a andar distancias cortas para mejorar la ventilación y la perfusión en cuanto sea posible. La deambulación temprana es la maniobra de expansión pulmonar mas importante. 5. FAVOR ECE R LA E JEC UCI ÓN DE UNA TOS EF ICAZ . • • Si el paciente tiene secreciones, deberá realizar ejercicios para toser eficazmente

• • • • •

Si presenta una incisión abdominal, le enseñará como sujetarse la herida para poder toser eficazmente. • Al mismo tiempo tranquilizar al paciente, indicándoles que la tos no abrirá la herida. La tos puede estar contraindicada en el postoperatorio de pacientes sometidos a una intervención de oído, ojo, neurocirugía o reparación de una hernia de hiato o de hernias abdominales.

IV.5. CUID ADOS DE ENF ERMERÍA E SPECÍF ICOS ANE STE SIA INTRADU RAL Y E PIDURAL
A los pacientes intervenidos con una anestesia intradural o epidural, además de efectuarles, muchos de los cuidados postoperatorios antes mencionados, se les efectuara los cuidados específicos para este tipo de anestesia.

1. CO NT ROL DE LOS S IG NO S VI TAL ES : Debido a las posibles alteraciones hemodinámicas que pueden producirse en la anestesia intradural y epidural se procederá: • • A la monitorización del ECG, TA, FC.

• • • • • •

Tomar las constantes vitales del paciente cada 15 minutos mientras persista la anestesia.

Si se detecta bradicardia puede que el médico prescriba la administración de sulfato de atropina por vía intravenosa. • Si existe hipotensión, aumentar el ritmo de perfusión conforme a lo ordenado. Si hay caída de la tensión mayor al 30% de la tensión arterial inicial, posiblemente el médico ordene la administración de efedrina. • Facilitar el retorno venoso, realizando ejercicios pasivos de movilización para las piernas del paciente. Por otra parte, levantar las piernas del paciente, mejora así mismo, el retorno venoso.

2. CO NT ROL DE LA RE SPI RA CI ÓN : • • Valorar cuidadosamente las características y profundidad de las respiraciones ( sobre todo en los pacientes que han sido intervenidos en el abdomen superior, o en pacientes con antecedentes de bronquitis crónica) • • Monitorizar la saturación de oxigeno.

• •

Proceder a la administración de oxigeno con mascarilla o gafas nasales si precisa.

3. VAL ORA CIÓ N DE LA M OVILID AD Y LA SE NS IBIL ID AD . • • Valorar la sensibilidad y la capacidad del paciente para mover las piernas. Si la respuesta es negativa y persiste la inmovilidad, tranquilizar al paciente indicándole que la inmovilidad es debida a los efectos de la anestesia. • • Las funciones neurológicas se restablecerán al orden inverso al que desaparecieron; primero el tacto y luego la actividad motora, el sentido de la posición, las sensaciones térmicas, el dolor superficial y la actividad del sistema nervioso autónomo. 4. FAVOR ECE R EL BIE NE STAR D EL PACIE NT E. • • Informar al paciente, de su presencia en la unidad de la URPA y de su evolución en la recuperación anestésica. • • Tranquilizar y reducir los temores sobre la inmovilidad y falta de sensibilidad.

• •

Comprobar que el paciente esta completamente estirado y que no tiene bajo el cuerpo ningún objeto que pueda dañarle.

5. VAL ORA CIÓ N DE LA S PO SIBL ES CO MPL ICA CI ON ES NE UR OL ÓG ICAS • • Inicialmente valorar el grado de movilidad y sensibilidad de los miembros inferiores.

• •

Comprobar la aparición de posibles alteraciones neurológicas:

∗ ∗ Trastornos auditivos y oculares como tinnitus y diplopia. ∗ ∗ El síndrome de cola de caballo (el paciente no recobra el uso de las piernas y el control ∗ ∗ ∗ Signos y síntomas de meningitis.
de las funciones vesical y rectal). ∗ Parestesias temporales como entumecimiento y hormigueo.

• •

El síntoma que en ocasiones refiere el paciente es el dolor de cabeza. Aunque el uso de agujas de pequeño calibre a reducido la incidencia de cefaleas tras anestesia intradural es preciso tratar al paciente que presenta cefaleas con: ∗ ∗ Avisar al médico.

∗ ∗ Reposo absoluto en posición supina. ∗ ∗ Aumento de líquidos.

∗ ∗ Analgesia.
6. CO NT ROL DE LAS N AUS EA S Y VÓM IT OS . • • Suelen estar asociados a bloqueos elevados. También pueden producirse por una reacción vegetativa. Si el paciente presentara nauseas o vómitos se actuará: ∗ ∗ Colocar al paciente en posición decúbito lateral o girar la cabeza del paciente para evitar la aspiración. ∗ ∗ Administrar fármacos antieméticos (droperidol, metoclopramina) bajo prescripción médica. ∗ ∗ Tener a mano el equipo de aspiración 7. VI GILAR LA PO SI BLE R ET ENC IÓ N UR IN ARIA. • • Ya que el paciente no nota si tiene la vejiga llena, observar si hay signos de distensión, en particular si se le ha practicado una resección prostática transuretral, pues en este caso existe el riesgo adicional de que la presencia de un coagulo sanguíneo en la sonda vesical bloque la salida de la solución de irrigación. • • Ante la presencia de retención urinaria se actuara:

∗ ∗ ∗ ∗

∗ ∗ ∗

Comprobar la presencia de globo vesical. Estimular al paciente para que orine. Colocar sonda vesical según prescripción.

∗ En los pacientes a los que se les ha practicado una resección prostática transuretral, se les vigilara la posible formación de coágulos en la sonda, que provocan obstrucción de la misma, por tanto, se comprobara la permeabilidad de la sonda con regularidad realizando lavados vesicales.

AN AL GESIA EP IDUR AL
Las dos clases de medicamentos que se administran por vía epidural para tratar el dolor agudo son los opiáceos y los anestésicos locales. Estos medicamentos pueden administrarse por separado, pero pueden combinarse para obtener efectos sinérgicos. Administrados conjuntamente proporcionar una mejor analgesia con menos efectos adversos. Por lo general el opiáceo que se administra suele ser morfina o fentanilo. Otros opiáceos son sufentanilo, alfentanilo, hidromorfona y mepiridina. A diferencia de los opiáceos que actúan sobre los receptores opiáceos en el sistema central, los anestésicos locales epidurales viajan hacia la raíz dorsal de las fibras nerviosas espinales bloqueando la generación de los impulsos dolorosos. Los anestésicos mas utilizados en la analgesia epidural suelen ser la bupicaina o la ropivacaina a bajas concentración. Estos anestésicos locales ejercen una mejor acción de bloqueo de las fibras nerviosas que transmiten los impulsos dolorosos, con mínimos efectos sobre las fibras sensoriales y motoras. Además de que mejoran la analgesia y reducen las acciones adversas.

EF ECT OS ADVERS OS
OPIACEOS • • PRURITO: en el 1% de los pacientes es intenso. Se localiza en cara cuello y parte superior del tórax.

ACTI VID ADE S DE E NF ERM ERÍ A

• • • •

Control de las constantes vitales

Vigilar la frecuencia y la profundidad de las respiraciones. Sobre todo las 12 primeras horas después de la intervención

• •

NAUSEAS: Aparecen en las dosis iniciales de opiáceos y cuando es incrementada. DEPRESIÓN RESPIRATORIA: La presentan los pacientes al inicio del tratamiento con opiáceos o cuando se aumentan la dosis.

• •

• •

Vigilar el grado de sedación del paciente -1º Despierto alerta -2º Ligeramente somnoliento. -3ª A menudo somnoliento, se duerme con facilidad. -4º Somnoliento, respuesta mínima ante estimulación física.

ANESTESICOS LOCALES • • HIPOTENSIÓN: los anestésicos locales epidurales producen bloqueo y vasodilatación simpáticos, por lo que es relativamente frecuente la hipotensión leve.

• •

Si se administra un antiemético controlar sus efectos adversos (sedación, alteraciones de la presión arterial y reacciones extrapiramidales). Si presenta una fuerte depresión respiratoria: disminuir el ritmo de perfusión (bajo prescripción médica) y puede que se prescriba la administración de naloxona. Procurar que la administración sea lenta. La naloxona puede revertir la analgesia. Para prevenir la hipotensión: hidratar al paciente y enseñar al paciente a cambiar de posición desde decúbito supino a la posición de sentado. Ante la debilidad muscular y pérdida sensorial: puede ser preciso la disminución del ritmo de perfusión (bajo prescripción médica), también puede ser debido a la presencia de un hematoma o infección epidural. Pueden ser necesario los cambios posturales para redistribuir los anestésicos. Ante una retención urinaria: En el caso necesario se procederá al sondaje vesical

• •

• •

DEFICIT SENSORIAL O MOTOR TEMPORAL EN EXTREMIDADES INFERIORES: Puede manifestarse debilidad muscular temporal o perdida de sensibilidad. RETENCIÓN URINARIA: El bloqueo motor y sensorial puede inhibir la sensación de llenado vesical. TOXICIDAD DEL ANESTESICO LOCAL: Es rara y puede deberse a una absorción en el torrente sanguíneo del anestésico local. Los signos y síntomas son tintineo en los oídos, sabor metalico, lentitud al hablar.

• •

• •

• •

• •

• •

AL INICIO DE LA PÁGINA

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->