Está en la página 1de 3

Entre ella y tu no hay más de un par de metros (o pasos), de hecho, no 

hay ninguna diferencia notable en su apariencia que te haga voltear la cabeza 

para notar sus efectos en la cotidianidad. Como esas fotos genéricas en las 

cuales se ve un montón de gente “X”, ella se funde al término de la rutina.

Regresa   a   casa   cuando   tu   sales   de   ella,   pero   no   porque   regrese   de 

alguna   fiesta   o   reunión   en   la   cual   haya   sido   alguien   mas   de   los   invitados; 

probablemente sí regrese de alguna de estas actividades, larga noche y algo 

de paga: es su trabajo entretener(te), a tus amigos, novio, esposo, etc. Baila 

para ellos, los hace tomar, fumar, sentirse dominantes y dueños de sus deseos. 

Regresa de saberse usada por débiles seres en trajes de poder, borrachos y 

drogados,   con   fantasías   que   rayan   en   lo   patético,   son   los   mismos   que   ven 

pornografía de todo tipo en sus laptops, y a los cuales les gusta la mejor amiga 

de su hija. 

En   la   cola   para   los   jeeps   que   suben   al   cerro   se   siente   cansada,   los 

efectos de la piedra se desvanecen así como su maquillaje descuidando que 

hacen   juego   infame   con   su   ropa   de   trabajo,   barata   y   sin   los   cuidados   que 

reflejen un hogar con cuidados y atenciones. Baja la gente y sube la escoria 

podría uno pensar, pero en realidad  baja la gente y sube el under que hay 

detrás de esa “gente”. La chiquilla que hace la cola lleva consigo lo encargado: 

algo de pasta y un poco de aceite; es más, todos los que suben con ella algo 

llevan, haciendo la salvedad de que sus medios para obtenerlas son distintos a 

los empleados por los “ justos y decentes”  a los cuales saludan rápido y con un 

poco de asco. 

Piensa   un   poco   mientras   sube.   Le   gustaría   dormir   un   poco   antes   de 

vender piedra con uno de sus hermanos pero sabe que le espera un padrastro 

nuevo al cual complacer porque su madre ya tiene unos 30 años con fenotipo 
de   50,   y   a   los   de   turno   siempre   le   han   gustado   bien   carajitas.   No   estudia 

porque no lo necesita, lo que necesita es llevar dinero para no morir a golpes, 

ayudar con el negocio familiar y mantener contento al “padre de turno”. Eso de 

pensar   en   tener   una   vida   a   futuro   no   es   una   opción   para   los   seres   que 

necesitan  salir  de  noche  para  sobrevivir  otro día; futuro  no  es siquiera  algo 

conjugable porque en sus 13 años nadie le ha dicho que mañana puede ser 

distinto a sus demás 4745 días previos.

Sospecha que le volvieron a montar barriga, coño, tendrá que volver a 

pasar por la solución que se le da en el barrio: la trastienda de Ramona. No 

podrá trabajar por unas semanas y eso significa quedarse en casa, donde ella 

es gratis. A veces la salida es agarrarse al Willy de turno, da status y podría 

salir de casa. Pero los Willys las prefieren putas puertas adentro... 

Entre vender piedra y ser puta no hay mucho elección, fumar piedra la 

ayuda a llevar su oficio. Ella no conocer de perversiones, hace lo que le pidan 

porque todo es válido y tiene tarifa, no sabe (o puede) decir “no”, el derecho a 

decir “no” todavía no se lo ha ganado, ese derecho lo tienen las chicas que 

pueden contar el dinero e irse a casa sabiendo que es sólo un trabajo, no un 

medio de vida; para ésta niña venderse es un estilo de vida, estilo de vida que 

pasar por formar parte de todos los clichés del muno subdesarrollado: negra, 

niña, pobre y sin rostro específico para esa larga lista de organizaciones que 

supuestamente deberían sacarla de esa vida y darle futuro. 

No siente envidia hacia nadie, ni tampoco algo aparte de las necesidades 

básicas, el mundo de las sensaciones también le está vetado, no conoce las 

palabras, no siente los matices, nació dura como la pobreza y no hay un motivo 

para cambiar. Ese es uno, el blandengue que come por ocio y puede hacer 

planes para mañana. 
Abre la puerta de casa y su vida cae en el ciclo de estas líneas.

Ciclo que ella conoce, pero nosotros no conocemos de ella. No tiene 
nombre, a mi no me importa y estoy segura que a ti tampoco, son sólo dos 
páginas de algo que a todos nos conmueve hacia afuera, pero nos importa 
menos que nada hacia adentro porque nuestros niños no saben que el mundo 
de “ella” existe, y a fin de cuentas, si no lo viven ¿deberían preocuparse porque 
exista?

Intereses relacionados