P. 1
4 Radiología

4 Radiología

5.0

|Views: 31.557|Likes:
Publicado porAxoncomunicacion

More info:

Published by: Axoncomunicacion on Sep 18, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/09/2014

pdf

text

original

 .

procedimientos

diagnósticos

Radiología: Algunos principios básicos
El nombre rayos-X se usa para definir un

Qué son los rayos-X y cómo se genera una imagen radiológica, qué influye a la hora de hacer una buena radiografía o cuáles son los principios básicos de protección radiológica que deben cumplirse son algunos puntos importantes que debemos conocer

tipo de radiación descubierta a finales del siglo XIX, invisible y capaz de atravesar cuerpos opacos y de impresionar películas fotográficas. Los rayos-X constituyen una forma de radiación electromagnética igual que la luz visible o las radiaciones ultravioleta e infrarroja y tienen una gran energía. Lo único que los distingue de las demás radiaciones electromagnéticas es su llamada longitud de onda que es un parámetro físico que indica el tamaño de una onda; los rayos-X tienen una pequeña longitud de onda y debido a ella tienen estas propiedades distintas a las de la luz visible y pueden penetrar a través del cuerpo y producir una imagen en una placa fotográfica.

7 Permiten obtener imágenes del interior del cuerpo e incluso de la configuración interna de objetos sólidos pero también son capaces de provocar acciones biológicas diversas en los seres vivos y lesiones graves si la exposición es excesiva. Los rayos X se obtienen mediante los llamados “tubos de rayos-X”. Básicamente un “tubo de rayos-X” es un recipiente de vidrio en el que se ha hecho el vacío. Los rayos-X se generan cuando una corriente de electrones procedentes de un filamento incandescente o cátodo (polo positivo) impactan, tras sufrir un proceso de aceleración, sobre una lámina de tungsteno que constituye el ánodo (polo negativo). La incandescencia del cátodo se consigue mediante una corriente eléctrica. La energía así generada impresiona una placa de características similares a las placas fotográficas dando lugar a la imagen radiológica o “radiografía”. La utilización de los rayos-X en radiodiagnóstico permite la visualización de las estructuras internas del cuerpo humano o de los animales según la opacidad que presenten los mismos. Las placas radiográficas están formadas por una base flexible de poliéster recubierta por una emulsión de sales de plata. La energía (rayos X) que llega a la placa después de atravesar el cuerpo del animal, desencadena una serie de procesos químicos sobre la emulsión, precipitando estas sales de plata que se ennegrecerán al revelarla. El ennegrecimiento de la película es directamente proporcional a la cantidad de energía (cantidad de radiación) recibida. Va desde el blanco absoluto al negro intenso pasando por una amplia gama de grises. Las estructuras corporales más densas o más gruesas, absorben más radiación que aquellas otras menos densas o más finas, y por tanto, al absorber más radiación, habrá una menor cantidad de radiación que llegue hasta la placa generándose una imagen más blanca (tejidos radiopacos). En general el empleo de kilovoltajes altos y miliamperajes bajos proporciona muchos detalles de los huesos (tejidos radioopacos) y pocos de los tejidos blandos (radiolúcidos) mientras que kilovoltajes bajos y miliamperajes altos dan un gran contraste entre los tejidos blandos. Hay dos factores que controlan la producción de rayos-X en un aparato: El kilovoltaje (kV) y el miliamperaje (mA). Para comprender qué son estos dos factores, compararemos el haz de rayos X con el disparo de una escopeta de perdigones. Los miliamperios (mA) serían el número de perdigones disparados (en nuestro caso número de electrones, la cantidad de rayos-X), mientras que los kilovoltios (kV) serían la fuerza con la que son disparados (y por tanto son un indicativo del poder de penetración). Un aumento del kilovoltaje produce un aumento del poder de penetración de la radiación pero también conlleva una disminución del contraste radiográfico. Un aumento del miliamperaje proporciona una mayor definición en la imagen obtenida. Las estructuras que absorben menos energía, dejan pasar a través suyo una mayor cantidad de rayos y por lo tanto llegará a la placa una mayor cantidad de radiación, produciendo un mayor oscurecimiento y dando una imagen más negra (tejidos radiolúcidos).

formación de la imagen radiológica

la utilización de los rayos-x en radiodiagnóstico permite la visualización de las estructuras internas del cuerpo humano o de los animales gracias a sus distintas densidades radiológicas 

densidades radiológicas básicas
La propiedad que tienen los rayos X de atravesar la materia con diferentes absorciones dependiendo de la sustancia y de su estado físico hace que en el cuerpo podamos encontrar cinco densidades fundamentales: 1. AIRE (negro): La menor absorción de rayos X. Engloba al aire u otro gas que nos encontremos dentro del organismo. Pulmones, tubo digestivo... 2. GRASA (gris): Absorbe algo más de radiación. Nos la encontramos entre los músculos, en el abdomen rodeado las vísceras... 3. AGUA (gris pálido): Mayor absorción. Músculos, vísceras, vasos, intestino con contenido... 4. HUESo (blanco): Gran absorción. Huesos, cartílagos calcificados... 5. METAL (blanco absoluto): De forma natural no existe en el organismo.

Pantallas de refuerzo
Si pretendiéramos que los rayos X que interaccionan con una placa fueran los responsables de la formación de la imagen que vemos en la radiografía estaríamos obligados a usar altas dosis de radiación para obtener una imagen con la suficiente calidad radiográfica para emitir un diagnóstico y por tanto abría más riesgo para el paciente y para las personas que dirigen la instalación de radiodiagnóstico

chasis que al cerrarse permite un contacto directo entre la pantalla y la película. El empleo de estas pantallas permite reducir la dosis de radiación del paciente así como el tiempo de exposición. La pantalla es una lámina flexible compuesta por un material capaz de interaccionar con los rayos X y convertir estos en luz visible (luminiscente). Es decir la pantalla actúa como un amplificador de la radiación lo que permite obtener una buena calidad radiográfica utilizando menos dosis de radiación que cuando no se usan pantallas. En una exposición con pantalla, el 95% de la imagen radiográfica es

Habitualmente las películas radiográficas se utilizan con pantallas de refuerzo o pantallas intensificadoras. Las pantallas de refuerzo van montadas en un

producida por la fluorescencia de la pantalla mientras que tan solo el 5% se debe a la acción directa de los rayos X.

procedimientos diagnósticos.9
La utilización de estas pantallas de refuerzo disminuye la cantidad de exposición necesaria para obtener una buena radiografía lo cual supone un beneficio para el paciente (que recibe menos cantidad de radiación), para el aparato de rayos (se prolonga la vida útil del tubo de rayos X) y permite el uso de tiempos de exposición más cortos y mayores distancias del foco a la película como contra partida disminuye ligeramente la nitidez de la imagen obtenida. Así algunas técnicas radiológicas exigen el empleo de películas con la emulsión depositada en un solo lado de la base y ser utilizadas con chasis con una sola pantalla de refuerzo. Son las placas y chasis llamadas “de una emulsión”. Esto permite registrar detalles muy finos pero su utilización está reservada a extremidades o estructuras de grosor similar, que son partes del cuerpo delgadas que requieren tiempos de exposición relativamente cortos. Por el contrario, las películas más habitualmente utilizadas son las llamadas “de tierras raras” y se denominan así porque se utilizan con pantallas formadas por fósforos de tierras raras que emiten luz principalmente en la región verde del espectro visible. Se utilizan con una pantalla de refuerzo a cada lado. 3. Protegen y conservan las pantallas de refuerzo de los daños externos 2. Protegen de la luz a la película radiográfica Existen dos métodos para disminuir la radiación dispersa: 1. Procuran un perfecto contacto entre la película y las pantallas durante la exposición Los chasis y las pantallas de refuerzo cumplen tres objetivos fundamentales: coloca la película radiográfica y las pantallas de refuerzo. Está formado por dos caras, anterior y posterior unidas por una bisagra y un sistema de cierre gracias a lo cual el sistema chasis/ película no deja pasar la luz. Al realizar una radiografía hay rayos que son absorbidos por el objeto y rayos que lo atraviesan, otras radiaciones se dispersan en todas las direcciones al chocar con el objeto. Estos rayos secundarios se conocen con el nombre de radiación dispersa, no contribuyen a la formación de imágenes radiológicas y son por tanto indeseables, ya que tienden a reducir el contraste de la imagen. Parte de esta radiación dispersa llega a la película radiológica y degrada la imagen obtenida provocando una disminución de su definición.

Utilización de un colimador
El colimador es un diafragma colocado en la salida del haz de rayos X que permite delimitar

calidad radiográfica
Una buena radiografía es aquella que tiene una buena definición, es decir, que está bien contrastada y que tiene nitidez de imagen.

el haz de rayos y ajustarlo al objeto que va a ser radiografiado. El diafragma lleva incorporada una fuente de luz para iluminar el campo a radiografiar. Es importante ajustar lo más posible el campo luminoso al objeto a radiografiar.

chasis radiográficos
El chasis radiográfico es una estructura rígida con forma de caja plana en cuyo interior se

una buena radiografía es aquella que tiene una buena definición, que está bien contrastada y tiene nitidez de imagen

rejilla o parrilla absorbente
Es una parrilla situada entre la mesa de rayos y la bandeja donde se sitúa el chasis. Está formada por láminas de plomo paralelas al haz primario de rayos, de modo que los rayos primarios que salen del tubo pasan a través

10

de las láminas mientras que gran parte de la radiación dispersa es absorbida por el plomo impidiendo que alcance la película. Por contrapartida, las sombras que generan estas bandas de plomo aparecen en la radiografía formando una imagen de rejilla que será tanto menor cuanto más finas sean las láminas. Para minimizar este efecto existe otro tipo de parrilla que se mueve o vibra durante la exposición de los rayos X. Es la llamada rejilla móvil o bucky. Al moverse, la sombra que produce en la placa se difumina y no llega a distinguirse. La nitidez de una imagen radiográfica también puede verse disminuida por el movimiento del paciente. Este efecto lo minimizaremos empleando los tiempos de exposición más bajos que el estudio permita y utilizando métodos de inmovilización física o química (sedación o anestesia). Finalmente la calidad de una radiografía depende en gran medida de que el proceso de revelado sea correcto. En el revelado manual las temperaturas y tiempos de permanencia de la placa en cada uno de los líquidos empleados deben vigilarse cuidadosamente. Sin embargo el empleo de procesadoras automáticas solventa los errores humanos que puedan producirse representando además un ahorro de tiempo considerable ya que la secuencia “revelador-agua-fijador-agua-secado” de un revelado manual supone un tiem-

po invertido de aproximadamente treinta minutos frente a los noventa segundos de un procesado automático. Las placas radiográficas son especialmente sensibles al efecto de la luz blanca y la aparición de marcas por manipulación incorrecta después de haber sufrido la exposición a los rayos X por lo que habrá que ser especialmente cuidadosos durante esta fase.

riesgos de la radiación. Protección radiológica
El uso de los rayos X debe llevar consigo el conocimiento de los efectos nocivos de las radiaciones. Desde el inicio de la utilización de las radiaciones ionizantes se evidenció la existencia de estos riesgos inherentes a la misma y se vio la necesidad de adoptar normas de protección. La Protección Radiológica tiene como finalidad la protección de los individuos, los descendientes y la humanidad en su conjunto contra los riesgos que se derivan de las actividades del hombre que pueden implicar irradiaciones. Cuando las radiaciones interaccionan con la materia viva, se producen una serie de fenómenos cuya consecuencia puede ser la modificación de dicha materia. Hay efectos que sólo aparecen cuando la dosis de radiación alcanza un determinado umbral. La gravedad del efecto depende de la dosis y aparecen de manera inmediata. Se llaman efectos deterministas. Hay otros efectos que no presentan umbral, se llaman efectos estocásticos, la probabilidad de que sucedan crece con las dosis, son siempre graves y su aparición es tardía. Los órganos más sensibles a las radiaciones son los órganos hematopoyéticos (médula ósea, bazo y ganglios linfáticos), la piel, el cristalino y las gónadas.

los órganos más sensibles a las radiaciones son la médula ósea, el bazo, los ganglios, la piel, el cristalino y las gónadas

procedimientos diagnósticos.11
Los órganos hematopoyéticos pueden afectarse desarrollando una leucemia (grupo de enfermedades de la médula ósea que implican un aumento incontrolado de glóbulos blancos), siendo mucho mayor el riesgo de contraer esta enfermedad entre el personal que trabaja en una instalación de radiodiagnóstico que en la media de la población. El efecto crónico de las radiaciones X sobre las gónadas (ovarios y testículos) puede producir descenso de la fertilidad e incluso infertilidad. También puede producir mutaciones en las células germinales lo que originaría malformaciones fetales que pueden no aparecer incluso hasta varias generaciones posteriores. En casos de animales difíciles de manejar habrá que sedar al paciente o incluso anestesiarlo. Además si por el hecho de no sedar a un paciente porque “es solo un momento y es una pena sedarlo para un momentito” obtenemos una mala radiografía debida al movimiento del animal, habrá que repetir la placa y por tanto el personal y el paciente habrán recibido doble dosis de radiación. Es muy importante desechar la idea de que sujetar al paciente para la realización de una placa “es tan solo un momento”, y concienciarse de que la dosis de radiación es acumulativa y que la dosis de radiación acumulada a lo largo de años de ejercicio profesional puede desembocar en graves lesiones. mente al haz primario de rayos incluso aunque lleve puestos los elementos protectores.

el efecto por exposiciones reiteradas sobre el ojo es la aparición de cataratas
El efecto por exposiciones reiteradas sobre el ojo es la aparición de cataratas. Debemos tener en cuenta que el hecho de cerrar los párpados no supone protección alguna de los ojos frente a los rayos por lo que habrá que tomar precauciones especiales.

Sobre la piel, el efecto de la sobrexposición es la aparición de eritema (enrojecimiento), desecación, pérdida de vello o de cabello, hiperqueratosis (formación de escamas y zonas callosas), úlceras crónicas y tumores o cánceres de piel.

Por no sedar un animal se “gana” tiempo pero a costa de multiplicar el riesgo sobre el radiólogo. El Real Decreto 1891/1991 de 30/12/1991 tiene por objeto regular la utilización de equipos e instalaciones de rayos X, con fines de diagnóstico médico tanto las destinadas al diagnóstico médico de seres humanos como de animales.

Protección del personal de la clínica frente a los rayos X
Hay que hacer una consideración importante para empezar: El personal que trabaja con rayos X no deberá exponerse NUNCA directa-

Según este Real Decreto: ”Siempre que por las características propias de una exploración se haga necesaria la inmovilización del paciente, ésta se realizará mediante la utilización de sujeciones mecánicas apropiadas. Si esto no fuera

12

empleo de pedales de disparo o mejor aún hacerlo desde el otro lado de una pared o cristal plomados. En caso de que esto no sea posible, lo haremos lo más alejados del haz principal de rayos ya que la cantidad de radiación recibida es proporcional al cuadrado de la distancia que nos separa de ella. Para evitar el riesgo de la radiación dispersa y minimizarla deberemos colimar siempre al máximo la superficie a estudiar. posible y la inmovilización se realizase por una o varias personas, éstas serán a juicio del facultativo, personal profesionalmente expuesto de la instalación en turnos rotativos. En ningún caso se encontrarán entre ellas mujeres gestantes ni menores de dieciocho años. Todas las personas que intervengan en la inmovilización, estarán siempre en el menor número posible, procurarán en todo momento no quedar expuestos al haz directo, y deberán ir provistos de guantes y delantal plomados, para lo cual estas prendas de protección deberán estar disponibles en la instalación en número suficiente para permitir su uso simultáneo”. Hay que utilizar de forma sistemática los elementos plomados de radioprotección a nuestro alcance tales como delantales, guantes, protectores de tiroides y gafas. Pero siempre recordar que la protección no es efectiva al 100% bajo el haz principal de rayos. Hay que tener también en cuenta la existencia de la radiación dispersa. Por ello, intentaremos disparar la placa siempre fuera de la habitación donde se sitúe el aparato de rayos mediante el Como elementos de protección también podemos considerar todos aquellos que nos ayudan a colocar al paciente en la posición adecuada para obtener la radiografía sin necesidad de tener que sujetarlo el personal de la clínica. Entre estos objetos podemos citar las cunas de displasia, las cuñas de gomaespuma y los sacos rellenos de arena o harina. Debido a la flexibilidad del plomo, pueden con el tiempo producirse fisuras en el mismo. Por ello es imprescindible revisar los mandiles con frecuencia y procurar almacenarlos colgados y estirados, y no doblarlos nunca.

Por último y con el fin de conocer en todo momento la dosis de radiación acumulada a la que nos hemos expuesto es necesario llevar siempre que estemos trabajando en la zona de rayos el dosímetro personal colgado del bolsillo de nuestro pijama. El dosímetro nunca se colocará sobre el mandil plomado sino entre éste y nosotros para poder verificar de forma efectiva la dosis de radiación real recibida. Además de conocer que la protección radiológica ha de estar presente durante el funcionamiento del equipo atendiendo a la protección del personal, hay que saber que esta protección ha de estar presente en el diseño, fabricación y correcto funcionamiento de los equipos de rayos. El equipo debe diseñarse de manera que la exposición a las personas sea la mínima posible y también debe estar presente en el diseño de la sala de rayos, instalación o blindajes. Deben establecerse programas de garantía de calidad orientados a reducir las exposiciones y lograr obtener radiografías con la calidad necesaria y con las dosis tan bajas como sea posible.

intentaremos disparar la radiografía fuera de la habitación donde esté el aparato de rayos usando un pedal de disparo o dispararemos desde el otro lado del cristal plomado

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->