P. 1
alimentacion

alimentacion

4.5

|Views: 864|Likes:
Publicado porYoshua Ben Efrayim

More info:

Published by: Yoshua Ben Efrayim on Sep 18, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

07/03/2009

¿Qué son la lipasa y el sebo?

 

Productos Animales Escondidos  Es muy difícil evitar los productos animales en estos  “tiempos modernos”. Aquí tenemos una lista de  productos comunes que, sorprendentemente,  contienen derivados animales y otros que son  veganos.  Caseína: Este es un producto que se forma cuando la  leche se calienta junto con un ácido, como el ácido  láctico. Esto se encuentra generalmente en quesos de  soja “libres de lactosa” como Soyco, Soy Kaas,  AlmondRella, Zero­FatRella, HempRella, y TofuRella  Slices.  Las etiquetas dicen "libre de lactosa " (la lactosa es  otro derivado de la leche), pero no significa que sean  veganos, como solemos asumir. El queso de soja  Soymage es 100% vegano, pero es algo  desagradable. Vegan­Rella también es totalmente  vegano. La Caseína también se usa en plásticos,  adhesivos, y en la fabricación de pinturas.  Caseinato: Es caseína mezclada con un metal, como  el caseinato de calcio y el de sodio.  Chicles: Algunos chicles contienen glicerina. Wrigleys  contiene una fuente de glicerina vegana.  Margarinas: Pueden contener aceites de pescado y  otros animales marinos. Muchas margarinas contienen  suero.  Nougat: Generalmente contiene gelatina.  Pasta: Pueden contener huevo, especialmente si son  frescas. Algunas pasta italianas contienen tinta de  calamar, que se puede reconocer fácilmente ya que las  pastas son negras.  Pegamentos: Colas. Pueden ser derivados de animal  o pescado.  Panadería: La grasa animal se usa en la mayoría de  las tortas y facturas. ¡Fíjense en los ingredientes!  Fosfatos: Son derivados del glicerol y los ácidos  grasos. También pueden ser de huesos animales.  Cuajo o Renina: Es una enzima que se extrae de del  estómago de un ternerito recién asesinado. Se usa en  el proceso de elaboración del queso. Busquen las  palabras “sin cuajo” ó "hecho sin renina animal".  Materias grasas (shortening): Pueden proceder de  grasas animales. Usado en la industria alimentaria,  especialmente en pasteles y galletas.  Estearato: Generalmente se encuentra como  "estearato de calcio", y se utiliza en caramelos duros  como los Gobstoppers y Sweetarts, y otros. Deriva del  ácido esteárico, que generalmente deriva, a su vez, del  sebo o la grasa animal. El estearato tambien se usa en  los vinilos (como los asientos de los autos) y otros  plásticos.  Dulces (golosinas): Hay que estar alerta por la

de un lector de Australia: 
lipasa ­ grasa animal  sebo ­ es un tipo de grasa, generalmente de vaca,  con la que generalmente se recubren las papas fritas  y croquetas antes de ser empaquetadas.  ¿Todas las lisinas son derivados animales?  

de un lector: 
Tengo un frasco de una compañía que se dedica a la  fabricación de vitaminas vegetarianas aunque no  tienen interés en que sean estrictamente veganas, el  vendedor dice que la mayoría de sus productos son  derivados de plantas, incluyendo la glutamina y otros  aminoácidos.  He escuchado que la falta de lisina en tiempos de  estrés puede causar llagas, de las cuales sufro de  vez en cuando. También soy entrenador de físico­  culturistas y se supone que la glutamina ayuda al  sistema inmunológico en momentos de estrés.  Si alguien sabe de alguna alternativa ó alguna  compañía que venda estos dos aminoácidos y están  seguros que son veganos, por favor, avísenme. Una  cosa más: ¿es posible que a un atleta vegano le  falten estos nutrientes?  Los suplementos glucosamina y condroitina  ¿pueden ser de origen no­animal?  Quizás una mejor pregunta sería por que querrías  estos suplementos. Si no me equivoco, son sólo  polisacáridos sustituidos, descompuestos por el  sistema digestivo en azúcares simples (glucosa)  mucho antes de tener algún efecto biológico  específico. ­ Mark  He preguntado en varias compañías como hacen la  glucosamina y la respuesta es siempre basada en el  pescado. ­ Jerry  Según el extracto que sigue, la glucosamina oral se  incorpora al cartílago articular. Varios experimentos  clínicos coinciden en que esto es beneficioso para el  tratamiento de la osteoartritis, pero éstos no son  concluyentes debido a errores metodológicos. Según  entiendo yo, casi no existen informes de  experimentos con condroitina, ya sea aislada ó en  combinación con glucosamina. ­ Jay 

Ann Pharmacother 1998 May;32(5):574­9 
Glucosamine. 

Barclay TS, Tsourounis C, McCart GM  School of Pharmacy, University of California, San  Francisco 94143, USA.  ¿Qué son los mono y diglicéridos?  

gelatina. Casi todas las mentas por ejemplo.: Polo,  Trebor, Extra Strong, etc. contienen gelatina. Ver  también Nougat.  Suero: Parte líquida de la leche.  ¿Qué es el carmín/la cochinilla? 

de miembros de ivu­sci: 
Los triglicéridos componen aproximadamente el 95%  de los lípidos (grasas). Una molécula de triglicérido  se forma cuando una molécula de glicerol (un alcohol  de 3 carbonos) se combina con tres moléculas de  ácidos grasos. Ocasionalmente, sólo uno ó dos  ácidos grasos se combinan con una molécula de  glicerol para así formar monoglicéridos y diglicéridos  respectivamente.  Los mono­ y diglicéridos son esteres de ácidos  comestibles que forman grasas, generalmente de  glicerina de alcohol dulce. Estos compuestos se  hacen de forma artificial y se usan, principalmente,  como emulsionantes en oleomargarinas. También se  usan en panadería para mantener la esponjosidad de  las preparaciones, en bebidas, helados, leches,  malteadas, chicles, materias grasas, bombones,  grasa animal refinada, y coberturas batidas, grasa de  peya. También se están estudiando sus posibles  efectos cancerígenos.  ¿La lecitina de soja es vegetariana?   La cochinilla es un colorante rojo intenso hecho con los  cuerpitos disecados de un insecto mexicano, el  Dactylopius coccus. Miles de millones de estos  insectos son criados y masacrados todos los años para  obtener un colorante rojo utilizado en postres, algunas  leches de soja sabor fresa, ropa, etc.  ¿Cuáles son los derivados animales que matan al  animal?  

de un miembro de ivu­sci: 
¡Esto no es fácil de contestar! Las carnes y los  productos como el cuero, la sangre, la harina de  huesos y la gelatina son bastante obvios, aunque en  algunas partes de la India el cuero se hace partiendo  de animales muertos por causas naturales.  Por razones de practicidad, la producción de pieles y  sedas también necesitan de la muerte del animal. Los  productos obvios que NO involucran la muerte del  animal son la leche, los huevos y la lana. Sin embargo,  casi sin excepción, las vacas lecheras, las gallinas  ponedoras y los animales laneros son asesinados  cuando finaliza su vida productiva y pasan a la cadena  alimentaria.  ¿Qué es la cantaridina?  La cantaridina (C10H12O4) es la lactosa del ácido  cantarídico y el constituyente activo de los cantáridos –  moscas españolas "Lytta vesicatoria" disecadas. Fue  usado como afrodisíaco y como máscara anti­irritante y  en lociones para el pelo en pequeñas porciones, pero  es posible que cause nefritis (una enfermedad del  riñón de origen tóxico). – del Butterworth's Medical  Dictionary.  ¿La “ goma base”  de los chicles es vegana?  

de un nutricionista de Canadá: 
Sí, es vegetariana y proviene de los porotos (habas)  de soja. A veces la lecitina se deriva de huevos y  otros productos animales.  ¿La lecitina puede ser derivada a partir de  productos lácteos?  

se necesitan respuestas... 
¿Las grasas omega 3 existentes en las semillas  de lino, pueden oxidarse durante la cocción,  como en los panes?  

de un nutricionista de Canadá: 
Hubo bastante controversia sobre la estabilidad de  las semillas debido a su alto contenido de ácidos  grasos omega­3 no saturados. Las semillas de lino  parecen ser más estables de lo esperado. Ratnayake  demostró que no había deterioro tras 44 semanas de  almacenamiento a temperatura ambiente. Sin  embargo, se sugiere que las semillas se conserven  en el frigorífico ó el congelador para su máxima  protección. 

del Vegetarian Resource Group 
La mayoría de los chicles lista "goma base" como uno  de sus ingredientes, encubriendo así el hecho de que  el petróleo, la lanolina, la glicerina, el polietileno, el  acetato de polivinilo, la cera de petróleo, el ácido  esteárico, y el látex (un posible alérgeno) pueden estar

Ratnakye también demostró que no había un efecto  significativo en el contenido de omega­3 o POV  (valor peróxido) tras una hora de cocción a 350  grados F. tanto en semillas enteras como en semillas  molidas. Cunnane et al obtuvieron resultados  similares. Lo importante es que cocinar a una  temperatura moderada parece ser seguro para las  semillas enteras y molidas.  Hace poco escuché que la pepsina es una  sustancia que contiene sangre de cerdo y se usa  en la Pepsi Cola y la Coca Cola. ¿Es cierto?  No, originalmente se usaba pero ya no. El nombre  Pepsi viene de pepsina. Y aunque éste es un mito  bastante común, no es verdad. Ni la Pepsi ni la Coca  Cola contienen pepsina. 

entre sus componentes.  Por los estándares de identidad sobre las productos  como la goma base y los saborizantes, los fabricantes  no tienen la obligación de incluir todo lo que hay en sus  productos.  Según Dertoline, una empresa química francesa, sus  adhesivos "dercolytes" son usados tanto para  adhesivos de etiquetas y cintas como para goma base  de chicle.  Otras marcas también incluyen la glicerina y el glicerol  en su lista de ingredientes.  Ambas sustancias pueden ser de origen animal.  ¿Qué es el BHT, que se encuentra en las comidas  congeladas y la mayoría de los cereales utilizado  como conservante?  

de un miembro de ivu­sci 
BHT es Hidroxitolueno Butilado.  BHT es un conservante y antioxidante que se utiliza  como base de chicle para copos de papa y batata y  para copos de cereales.  También se utiliza como estabilizante de materias  grasas en los arroces enriquecidos, grasas de  animales y en materias que contienen grasas  animales.  También se utiliza para retardar la fecha de  vencimiento de las salchichas de cerdo congeladas y  otras carnes congeladas y deshidratadas. Se ha  demostrado que ocasiona crías con patrones de  comportamiento anormales y cambios químicos en el  cerebro (estudio en ratones). El BHT y el BHA son  químicamente similares, pero el BHT puede ser más  tóxico para los riñones. Está prohibido en Inglaterra, y  está bajo investigación en los EE.UU. La FDA tiene un  banco de datos actualizado, llamado "PAFA" que  puede estar en la red y probablemente pueda dar  información más actualizada.  ¿Las margarinas y mantequillas bajas en calorías  contienen productos animales?  

de un lector de los EE.UU.: 
¡Sí! Fíjense en los ingredientes, algunas contienen  gelatina. 

De otro lector de los EE.UU.: 
Estoy bastante seguro de que la margarina  Fleischmanns light es vegana.  ¿Los aceites de anacardo (cajú) son malos para la  salud?

de un nutricionista de Canadá: 
La mayoría de los aceites de frutos secos son  opciones saludables (¡aunque comer los frutos es  mucho mejor!). Mientras muchos de los otros aceites  contienen mayormente grasas poliinsaturadas, los  aceites de oliva y de frutos secos (excepto el aceite de  nuez) contienen mayormente grasas monoinsaturadas,  y el aceite de anacardo no es una excepción. Si el  aceite no está refinado, muchos de los componentes  beneficiosos permanecen en el aceite (ej. esteroles,  vitamina E, etc.)  Los anacardos contienen una cantidad mayor de  ácidos grasos saturados que la mayoría de los frutos  secos (20 % de grasa saturada en comparación con un  10 % en las almendras, 7 % en las avellanas y 6 % en  las nueces). Esto es una ventaja en cuanto a la  estabilidad del aceite, sin embargo, es preferible  utilizar otros aceites de frutos secos si la prioridad es  consumir la menor cantidad posible de grasas  saturadas. 

El origen y uso de aditivos alimentarios  e industriales 
Los viejos hábitos alimenticios y el temor a "perderse algo" son barreras que impiden aún a la sociedad en  general adoptar una ética dietética y elegir el camino de la salud a través del veganismo, pero incluso cuando  nuestras convicciones nos permiten fácilmente rechazar las grasas saturadas, el colesterol y las demás  sustancias nocivas animales, a veces identificar y eliminar los aditivos y colorantes de origen animal, suele ser  mucho más complejo. En la antigüedad los alimentos se conservaban con humo, sal, vinagre o especias. En la  actualidad, la sociedad de consumo, junto con la colaboración interesada de las industrias químicas, nos incita a  consumir cada vez más productos manufacturados que ­aunque dejen mucho que desear en cuanto a valor  nutritivo y características originales­, garantizan el aspecto, y facilitan la preparación, conservación,  almacenamiento o el transporte de tales productos, enmascarando también la falta de algún ingrediente o su  baja calidad: colorantes para dar incluso al producto un color mejor que el original, emulsionantes, estabilizantes  y espesantes para mantener la textura, antioxidantes para evitar la oxidación o cambio de color, saborizantes,  para mejorar el sabor de algo insípido y desagradable, y conservantes con el fin de retrasar su descomposición.  Además  de  la  relación  de  los  aditivos  con  la  industria  alimentaría,  su  uso  también  está  estrechamente  relacionado  con  la  proliferación  de  productos  químicos:  artículos  de  limpieza,  cosméticos,  medicamentos,  textiles, pesticidas, y contaminantes de origen industrial, entre otros.  Para la ética vegana el hecho de testar los aditivos en animales es una razón de más para  cuestionarlos  y  rechazarlos,  lo  cual  además  de  no  garantizar  su  inocuidad  los  hace  aún  menos fiables y más peligrosos.  Se  entiende  que  los  plaguicidas o  pesticidas,  no  se  consideran  aditivos  propiamente  dichos  sino  sustancias  contaminantes  añadidas  a  la  composición  original  de  los  alimentos  de  un  modo  accidental,  cuya  composición  exacta  se  desconoce.  Lo  único  que  se  puede  decir  es  que los aditivos o aderezos de origen natural suelen ser más inocuos que los de síntesis.  Dejando aparte los aspectos relativos a la fiabilidad de estos ingredientes ­de importancia vital para la salud­, la  práctica  del  veganismo  nos  reta  a  descubrir  qué  productos  de  consumo  contienen  sustancias  animales  ­la

industria  alimentaría  emplea  unos  cuatro  mil  aditivos  distintos­,  cuyo  origen  puede  ser  cualquier  parte  del  cuerpo  o  extracto  de  un  animal,  (carne,  músculos,  glándulas,  pezuñas,  pelo,  etc.);  productos  obtenidos  de  insectos como la abeja, o de los huevos y partes grasas de la hembra del insecto Coccus cacti o cochinilla, de  apariencia similar a la garrapata, que se mata en agua caliente para obtener el carmín de cochinilla o colorante  alimentario  (E­120)  que  se  utiliza  principalmente  en  charcutería,  yogures  de  fresa  y  bebidas  alcohólicas;  los  derivados  de  los  huevos  y  la  leche;  de  origen  mineral  o  sintético,  o  de  origen  totalmente  vegetal,  los  únicos  éticamente aptos para el consumo humano.  Los productos provenientes de los animales a menudo se presentan bajo nombres que no reflejan la naturaleza  real  del  producto,  como  "la  jalea  real",  eufemismo  que  describe  las  secreciones  glandulares  de  las  abejas,  igualmente,  el  origen  de  los  "saborizantes  naturales",  o  "colorantes  autorizados",  puede  no  ser  otro  que  un  insecto  machacado,  el  mineral  de  una  mina  de  carbón,  o  quizá  una  zanahoria.  Hasta  las  pobres  vacas  han  dejado  de  ser  animales  herbívoros,  como  corresponde  a  su  naturaleza,  al  haber  sido  forzadas  a  consumir  despojos de matadero mezclados con el pienso para abaratar los costes de producción de carne o leche.  Pero nadie se salva de las graves consecuencias derivadas de la modificación de la naturaleza de los alimentos:  ni  las  vacas locas,  que  sufren  la  encefalopatía  espongiforme  bovina  (EEB)  ­por  consumir  harina  de  carne  y de  huesos  infectada­,  debido  a  la  avaricia  y  la insensatez  humana,  ni  quienes  ­habiendo  perdido  su sentido  de  la  estética,  o  sentido  común­  ponen  en  peligro  su  salud  y  su  vida  siguiendo  los  interesados  consejos  de  los  "expertos" oficiales, arriesgándose a contraer la enfermedad de Kreutzfeldt­Jakob ­el equivalente humano de la  EEB  que  sufren  las  vacas­,  u  otras  enfermedades  nutricionales,  alimentándose  de  productos  contaminados  procedentes de cadáveres de animales, que nunca debieron ser considerados aptos para el consumo humano.  El peligro de los aditivos o ingredientes usados en los productos de consumo radica en que a menudo se trata  de sustancias extrañas al organismo no investigadas en seres humanos y, aunque la mayoría sean cancerígenas  en  altas  dosis,  se  desconoce  el  efecto  epidemiológico  de  varias  juntas,  habiéndose  constatado  solamente  las  siguientes  reacciones:  asma,  alergias,  hiperactividad  en  los  niños,  nauseas  y  vómitos,  dolores  de  cabeza,  erupciones  cutáneas,  hinchazones,  visión  borrosa,  etc.  Para  tratar  de  reducir  estos  riesgos  y  contrarrestar  los  efectos cumulativos nocivos de los agentes cancerígenos en los productos de consumo y en el mismo aire que  respiramos,  aparte  de  la  necesidad  de  fortalecer  nuestro  sistema  inmunológico  consumiendo  más  alimentos  frescos  naturales,  debemos  acostumbrarnos  a  comprobar  los  ingredientes  de  los  productos  que  compramos  y  consultar  una  guía  europea  de  aditivos  (precedidos  de  la  letra  E),  para  conocer  su  origen  ­animal,  mineral  o  vegetal­ y su composición.  Los  colorantes  (de  E100  a  E199).  De  origen  natural  y  artificial,  utilizados  en  confitería,  refrescos,  pastelería,  quesos,  mantequilla,  margarina,  frutas  envasadas,  etc.  Exceptuando  los  colorantes  obtenidos  de  los  insectos,  como el E 120, su origen suele ser sintético: derivados minerales de la hulla o el petróleo, o natural, derivados  de  plantas:  clorofilas,  carotenoides,  cúrcuma,  etc.  A  pesar  de  las  declaraciones  de  los  fabricantes  y  distribuidores, el El0l, El0la, y el E153, pueden ser derivados de origen animal.  La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) considera que los colorantes son inadmisibles, engañosos e  inútiles. Los conservantes (de E200 a E299) evitan o retardan la fermentación, enmohecimiento o putrefacción  del alimento causado por los microorganismos.  Los  alimentos  se  han  conservado  tradicionalmente  con  el  humo,  encurtiéndolos  o  salándolos.  Uno  de  los  conservantes más utilizados es el dióxido de sulfuro, de origen mineral, que se añade a la cerveza, el vino, jugos  de fruta, mermeladas y vegetales secos y enlatados. Entre otros conservantes se encuentran: el ácido benzóico,  benzoatos,  propionatos  y  sorbatos.  Los  alimentos  también  se  conservan  congelados,  secos  o  pasterizados,  aunque su calidad no es comparable con la de los productos frescos. A pesar de ser cancerígenos en dosis altas,  el  uso  de  nitratos  y  nitritos  en  la  conservación  de  carnes  y  embutidos,  se  justifica  para  evitar  la  enfermedad  mortal  del  botulismo.  Los  conservantes:  E203,  E213,  E227,  E270  y  E282,  pueden  ser  derivados  de  origen  animal.

Los antioxidantes (E300­E321) evitan que los alimentos se oxiden y se pongan rancios. Las vitamina C y E son  antioxidantes  naturales,  aunque  se  suelen  emplear  otros  sintéticos  y  más  baratos  como  el  BHA  (Butil­hidroxi­  anisol) o E320, y el BHT (Butil­hidroxitoluol) o E321 (que producen problemas toxicológicos), la lecitina obtenida  generalmente de la soja, los cacahuetes, el maíz o la clara de huevo, los galatos, el tocoferol (vitamina E). Son  normalmente de origen mineral o vegetal, se añaden a los productos de la fruta, en forma de ácido ascórbico, a  los aceites y grasas, las patatas fritas, las galletas, los cereales para el desayuno, las sopas preparadas, el vino y  la cerveza.  Los  emulsionantes,  espesantes  y  estabilizantes  (entre  E322  y  E499),  se  utilizan  para  dar  consistencia  a  un  producto  que  no la  tiene,  o  para  disimular  la  falta  de un  ingrediente  básico  como  el  aceite  en la  mahonesa,  o  permitir que los aceites se mezclen con el agua en las margarinas, cremas, salsas, dulces, pasteles y postres. Se  obtienen  de  varios  productos  vegetales,  animales  y  minerales:  la  judía  del  algarrobo,  las  algas,  alginatos,  pectinas, las lecitinas, los ácidos grasos derivados de las grasas, mayormente animales, y también sintéticos. Los  siguientes pueden ser derivados de origen animal: E322, E325, E326, E327, E333, E341(a), E341 (b), E341 (c),  E404,  E422,  E470,  E471,  E472  (a),  E472  (b),  E472  (c),  E472  (d),  E472  (e),  E473,  E474,  E475,  E476,  E477,  E481, E482, E483.  Los edulcorantes (E420, E421 y de E950 a E960). Sacarina, ciclamatos y sorbitol son los más frecuentes y sus  efectos no se conocen perfectamente todavía, aunque no se consideran aptos para el consumo infantil.  Potenciadores de sabor (de E620 a E640). Aumentan los sabores del alimento ­tradicionalmente se han usado:  la sal, las especias, el azúcar y el vinagre ­. El glutamato monosódico es el más conocido y se obtiene mediante  un  proceso  de  hidrólisis  a  partir  de los  cereales, la  remolacha  o las  judías  de  soja.  Se  añaden  a los  productos  industriales por ser insípidos y de peor calidad.  Según  la  OCU,  los  que  van  del  E620  al  E623,  además  de  engañar  al  paladar,  pueden  ser  tóxicos.  Las  sopas  deshidratadas,  los  sazonadores  para  carne  y  pescado,  los  aperitivos  salados,  la  charcutería  o  las  croquetas  congeladas, son los preparados que más glutamato contienen. Si se supera un gramo de glutamato diario puede  sufrirse  el  llamado  síndrome  del  restaurante  chino,  que  provoca  distintos  problemas  gastrointestinales,  visión  borrosa, dolores de cabeza, debilidad, diversas patologías, sudoración y enrojecimiento.  Además de los aditivos hay una gran cantidad de productos, vitaminas o derivados de animales que se añaden a  los alimentos y productos de consumo que también debemos evitar, como los siguientes ejemplos:  1.  La  gelatina,  obtenida  de  los  huesos,  cartílago  y  piel  de  vacas  y  cerdos,  se  encuentra  en  pastelería,  dulces,  yogures, cosméticos, en la envoltura de las vitaminas, película fotográfica, etc.  2. La glicerina animal ­como el glicerol E422 derivado de la industria jabonera ­, se encuentra en las pastas de  dientes, jabones, cosméticos, lubricantes, etc. También se consigue del petróleo. 

3. La vitamina A puede ser de aceite de hígado de pescado, yema de huevo, mantequilla, o del caroteno  de  las  zanahorias;  la  vitamina  B­12  se  obtiene  habitualmente  de  hígado  animal,  pero  la  sintética  es  vegetal,  aunque  viene  en  una  cápsula  de  gelatina  animal;  la  vitamina  D  se  obtiene  exponiéndose  brevemente  a  la  luz  solar;  la  D2  (ergo­calciferol)  es  vegetal  y  se  obtiene  irradiando  ergosterol,  una  provitamina de las plantas o la levadura, pero la D3 (chole­calciferol) se deriva del aceite de pescado o  de  la  lanolina,  la  grasa  que  contiene  la  lana  de  las  ovejas.  Estas  vitaminas  se  usan  en  las  comidas  preparadas y en suplementos alimenticios.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->