Está en la página 1de 2

La deliciosa msica del arpa ( por Pedro Pablo Sacristn ) Un rey adoraba tanto la msica que busc por

todo el mundo el mejor instrumento que hubiera, hasta que un mago le entreg un arpa. La llev a palacio, pero cuando toc el msico real, estaba desafinada; muchos otros msicos probaron y coincidieron en que no serva para nada y haba sido un engao, as que se deshicieron del arpa tirndolo a la basura. Una nia muy pobre encontr el arpa, y aunque no saba tocar, decidi intentarlo. Tocaba y tocaba durante todo el da, durante meses y aos, siempre desafinando, pero hacindolo mejor cada vez. Hasta que un da, de repente, el arpa comenz a entonar las melodas ms maravillosas, pues era un arpa mgica que slo estaba dispuesta a tocar para quien de verdad pusiera inters y esfuerzo. El rey lleg a escuchar la msica, y mand llamar a la nia; cuando vio el arpa, se llen de alegra, y en aquel momento nombr a la nia como su msico particular, llenando de riquezas a ella y a su familia.

El zorro bocazas ( por Pedro Pablo Sacristn ) Pingino, reno y zorro eran muy amigos. Un da, el pingino y el reno encuentran un montn de fruta y deciden guardarlo en secreto. Por el camino, se encuentran al zorro, que al verles tan felices les pregunta por qu. Se resisten a contarlo porque es secreto, pero el zorro les pide que confen en l y lo hacen. Cuando llegan al pueblo, se olvida de su promesa y lo cuenta a todo el mundo. Cuando vuelven el pingino y el reno por la fruta, los otros animales del pueblo ya se la haban comido. Ese mismo da pingino y reno encuentran otro lugar lleno de comida, y se repite la misma historia con el zorro. Enfadados por sus traiciones, deciden darle una leccin, y al da siguiente le cuentan que han encontrado un lago tanlleno de peces que no hay que esforzarse en cogerlos. El zorro vuelve a traicionarles y cuenta el secreto. Al da siguiente, el zorro aparece lleno de golpes, porque al contarles a todo el mundo lo de los peces, haban ido all hasta osos polares; pero al no encontrar peces se sintieron engaados y dieron una buena zurra al zorro Y el zorro aprendi que la confianza es muy importante, pero que para que puedan confiar en uno, hay que ganarse esa confianza con lealtad, y cumpliendo las promesas. Alguna trampa ms le pusieron sus amigos, pero como ya no era un bocazas, el zorro volvi a recuperar la confianza de pingino y reno, y stos le perdonaron