Está en la página 1de 1

COMPARATIVA: EL PERIODO FORDISTA Y LA EMIGRACIÓN ACTUAL.

La fase Fordista de la migración moderna ( 1945-1973) se caracteriza por una predominancia en el mundo occidental de la producción industrial en cadena. Esto supone un desarrollo económico derivado de la necesidad de reconstrucción de aquellos países que sufrieron la guerra y que se ven ayudados por EEUU. Por otro lado, las grandes cantidades de personas muertas en la guerra, requiere la necesidad de mano de obra que convierte a Europa en la gran receptora de inmigración. Un avance de la época es la adquisición de derechos de los trabajadores dentro del sistema. En cuanto a la situación de España, estaba destrozada por la guerra civil y aislada en política internacional, el empuje dado por EEUU al resto de países europeos aquí no llegó y por tanto hubo que sobrevivir a esa época con lo que se tenía que no era mucho. Al abrirnos a la política internacional, ya en los años 50, no teníamos nada que ofrecer, tan solo mano de obra y turismo que fue lo que explotamos. Durante esta época se da la emigración de los españoles a America latina y posteriormente a centro Europa (Alemania, Francia y Suiza, principalmente). Las diferencias entre la emigración de la época del fordismo y la actualidad son:

En la época del fordismo la motivación migratoria era claramente laboral, en la actualidad hay diversidad de razones para emigrar.

En la actualidad hay una clara feminización del fenómeno migratorio con la incorporación de la mujer con motivaciones propias.

Las políticas de control de flujo no están ordenadas por lo que actualmente es más fácil quedarse una vez que llegas

Los inmigrantes en la actualidad disfrutan de más derechos

Actualmente no hay una gran industria que demande tal cantidad de mano de obra, se hace a pequeña escala por pequeños empresarios

Cercanía de los países emisores, en un principio franja mediterránea, posteriormente inmigración desde las ex colonias latinas.

El empleo entonces era mucho más estable se suponía para toda la vida.

Las expectativas de mejora del inmigrante entonces eran mejores que las de ahora recibiendo una gran protección social en los países destino

Según Izquierdo, existe el mito de que la emigración entonces se dio de forma ordenada y completamente documentada con contratos de trabajo en origen. La realidad de los datos oficiales ofrecidos por el Ministerio de Trabajo de entonces, determinan que el 51% de los emigrados españoles durante los años 1960 a 1965, lo hicieron de forma clandestina.