Está en la página 1de 193

Diploma de Especialización Profesional Universitario en Servicios de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento.

MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

Manuel Alonso Herrerías

Oficial Jefe de Guardia. Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia

Octavio Álvarez Solves

Doctor en Psicología. Profesor de la Universidad Internacional Valenciana

Maria Soledad Lila Murillo

Profesora Titular Universidad de Valencia. Departamento Psicología Básica

Joaquín Vilches Montes

Licenciado en Educación Física. Suboficial de Bomberos Ayuntamiento de Valencia

Vicent Boscá

Ingeniero Técnico. Técnico Coordinador Emergencias Generalitat Valenciana

Raúl Quílez Moraga

Técnico Forestal Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia

Emergencias Generalitat Valenciana Raúl Quílez Moraga Técnico Forestal Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia
Emergencias Generalitat Valenciana Raúl Quílez Moraga Técnico Forestal Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia

ISBN: 978-84-96796-83-6 Depósito Legal: V-4992-2006 © Los autores Composición - compaginación: General Asde, S.A.® Imprime: Alfa Delta Digital S.L. Editorial: Alfa Delta Digital S.L. C/ Albocacer, 25 - 46020 Valencia (España) Printed in Spain Reservados todos los derechos. No puede reproducirse, almacenarse en sistema de recuperación o transmitirse en forma alguna por medio de cualquier procedimiento, sea éste mecánico, electrónico, de fotocopia, grabación o cualquier otro, sin el previo permiso escrito del editor.

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

SUMARIO:

COORDINACIÓN Y MANDO EN LAS EMERGENCIAS (MANUEL ALONSO)

8

1. INTRODUCCIÓN

8

2. GESTIÓN MULTIDISCIPLINAR DE EMERGENCIAS

9

3. EL PUESTO DE MANDO AVANZADO (PMA)

10

3.1 ORGANIZACIÓN DEL PUESTO DE MANDO AVANZADO

11

3.2 FUNCIONES Y COMPOSICIÓN DEL PMA

13

3.2.1 FUNCIONES DEL DIRECTOR DEL PMA

13

3.2.2 UNIDAD BÁSICA DE INTERVENCIÓN DIRECTA

13

3.2.3 UNIDAD BÁSICA DE ASISTENCIA TÉCNICA Y LOGÍSTICA

14

3.2.4 UNIDAD BÁSICA SANITARIA

14

3.2.5 UNIDAD BÁSICA DE SEGURIDAD

15

3.3 EL CENTRO DE RECEPCIÓN DE MEDIOS (CRM)

15

3.4 ORGANIZACIÓN Y DESPLIEGUE DE MEDIOS SOBRE EL TERRENO

16

4. ORGANIZACIÓN DE LAS COMUNICACIONES EN GRANDES EMERGENCIAS

18

4.1 LAS NECESIDADES DE COMUNICACIÓN

18

4.2 PROPUESTA DE ORGANIZACIÓN

19

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

22

PSICOLOGÍA EN EMERGENCIAS (OCTAVIO ALVAREZ Y MARIA SOLEDAD LILA)

23

1 INTRODUCCIÓN

23

2 DEFINICIÓN DE CONCEPTOS

25

2.1 DIFERENCIAS Y SIMILITUDES ENTRE EMERGENCIA, CRISIS, ACCIDENTE, DESASTRE, CATÁSTROFE Y

 

25

2.2 INTERVENCIÓN EN SITUACIONES DE CRISIS

26

ELEMENTOS DE INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA TEMPRANA CON VICTIMAS DE UNA SITUACIÓN DE EMERGENCIA

3

27

3.1 CONDUCTA CON VÍCTIMAS EN LOS MOMENTOS DE SALVAMENTO Y RESCATE

27

3.2 QUÉ ESPERAR DE LOS PSICÓLOGOS DE EMERGENCIAS

29

ACTUACIÓN CON FAMILIARES DE VÍCTIMAS QUE HAN CONOCIDO LA PÉRDIDA DE UN SER

4

31

5

INTERVENCIÓN CON SUICIDAS

33

5.1 CUESTIONES PRELIMINARES

33

5.2 RECOMENDACIONES GENERALES PARA LA INTERVENCIÓN CON SUICIDAS

34

5.3 PROCEDIMIENTOS DE ACTUACIÓN

36

5.4 PARTICULARIDADES DE LA INTERVENCIÓN CON PERSONAS QUE SUFREN TRASTORNOS

PSIQUIÁTRICOS

39

BIBLIOGRAFÍA

41

LA INTERVENCIÓN EN INCENDIOS URBANOS (JOAQUÍN VILCHES)

42

1.

INCENDIOS EN ENTORNOS URBANOS

42

1.1 INTRODUCCIÓN

42

1.2 OBJETIVOS Y PRIORIDADES

43

1.3 SISTEMÁTICA DE ACTUACIÓN (EN INCENDIO DE VIVIENDA)

45

Pág. 3

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :
 

1.3.1. PREVIO A LA SITUACIÓN DE EMERGENCIA

45

1.3.2. AVISO Y NOTIFICACIÓN

45

1.3.3. SALIDA Y APROXIMACIÓN

47

1.3.4. LLEGADA Y COLOCACIÓN DE VEHÍCULOS

47

1.3.5. INSPECCIÓN Y EVALUACIÓN

48

1.3.6. INFORMAR Y PETICIÓN DE AYUDAS (O DESMOVILIZACIÓN)

49

1.3.7. TOMA DE DECISIONES Y ORDENES (ORGANIZACIÓN DE LAS OPERACIONES)

49

1.3.8. SUPERVISIÓN

49

1.3.9. INSPECCIÓN Y EVALUACIÓN CONTINUA

49

1.3.10. FINALIZACIÓN DEL SERVICIO

50

1.3.11. TOMA DE DATOS

50

1.3.12. INFORMACIÓN A PERSONAS IMPLICADAS

50

1.3.13. REGRESO AL PARQUE

50

1.3.14. ANÁLISIS DE LA INTERVENCIÓN

50

1.4.

ORGANIZACIÓN DE LAS OPERACIONES

50

1.4.1. PROTEGER ZONA

51

1.4.2. CORTE DE SUMINISTROS

52

1.4.3. INSTALACIÓN DE MANGUERAS

53

1.4.4. LOCALIZACIÓN DE VÍCTIMAS

54

1.4.5. RESCATES

55

1.4.6. LOCALIZACIÓN DEL FOCO

56

1.4.7. VENTILACIÓN ANTES DE LA EXTINCIÓN

56

1.4.8. EXTINCIÓN

56

1.4.9. PROTECCIÓN DE FACHADA

58

1.4.10. VENTILACIÓN TRAS LA EXTINCIÓN

59

1.4.11. SANEAMIENTO DE ELEMENTOS INESTABLES

59

1.4.12. RECOGIDA DE MATERIAL

60

1.5.

DIFERENTES TIPOS DE INCENDIOS EN ENTORNO URBANO

60

1.5.1. INCENDIOS EN GARAJES

60

1.5.2. INCENDIOS EN EDIFICIOS DE GRAN ALTURA

67

2

INCENDIOS DE INTERIOR: VENTILACIÓN TÁCTICA

69

 

2.1 INTRODUCCIÓN

69

2.2 METODOS DE VENTILACIÓN

71

2.2.1 VENTILACIÓN NATURAL

71

2.2.2 VENTILACIÓN FORZADA

72

2.3 VENTILACIÓN POR PRESIÓN POSITIVA (VPP) APLICADA EN LA LUCHA

CONTRAINCENDIOS

 

76

 

2.3.1

DIMENSIONES DE LAS ABERTURAS DE ENTRADA Y SALIDA

77

2.3.2

EMPLAZAMIENTO DE LOS VENTILADORES

78

2.3.3

CONTROL DEL RECORRIDO A EFECTUAR POR LOS HUMOS QUE DEBEN SER

EVACUADOS

 

81

 

2.4

CONSIDERACIONES SOBRE EL TIPO DE LOCAL

82

2.4.1

VIVIENDAS DE UNA SOLA PLANTA

82

2.4.2

VIVIENDAS DE VARIAS PLANTAS

82

2.4.3

EDIFICIOS MULTIRESIDENCIALES

83

2.4.4.

EDIFICIOS DE GRAN ALTURA (EGA)

84

2.4.5

EDIFICIOS COMERCIALES

86

2.4.6

CASOS ESPECIALES

87

2.4.7

SÓTANOS

87

2.5

CÓMO Y CUÁNDO UTILIZAR LA VPP

89

2.5.1 SIMULTANEAMENTE CON LA EXTINCIÓN

89

2.5.2 TRAS LA EXTINCIÓN

91

3

INCENDIOS INDUSTRIALES

92

 

3.1 INTRODUCCIÓN

92

3.2 CLASIFICACIÓN DE LOS RECINTOS INDUSTRIALES

93

3.2.1

SEGÚN NORMA

93

Pág. 4

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

3.2.2 SEGÚN EL RIESGO DE INCENDIO

94

3.2.3 SEGÚN LA PROTECCIÓN EXISTENTE

95

3.2.4 SEGÚN LA PRODUCCIÓN O SERVICIO

95

3.3 COMPORTAMIENTO ANTE EL FUEGO DE LOS ESTABLECIMIENTOS INDUSTRIALES

 

96

3.3.1 EN FUNCIÓN DEL TIPO ESTRUCTURAL

96

3.3.2 EN FUNCIÓN DE SU CONFIGURACIÓN

96

3.3.3 EN FUNCIÓN DE LOS PROCESOS O PRODUCTOS

97

3.4

TIPOLOGÍA DE LOS INCENDIOS INDUSTRIAES Y SUS RIESGOS

97

3.4.1 SECTOR MADERA Y AFINES

97

3.4.2 INDUSTRIA DEL PAPEL

99

3.4.3 FIBRAS Y PRODUCTOS TEXTILES

100

3.4.4 INDUSTRIA QUÍMICA

101

3.4.5 LÍQUIDOS INFLAMABLES

102

3.4.6 FABRICACIÓN DE PLÁSTICOS Y/O GOMAS

103

3.4.7 METAL

104

3.4.8 CONGELADOS Y SIMILARES

105

3.4.9 ALIMENTACIÓN

106

3.4.10 OTROS

107

3.5 LOS INCENDIOS INDUSTRIALES Y EL MEDIO AMBIENTE

107

3.6 SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO Y APOYO EN ESTABLECIMIENTOS INDUSTRIALES

 

108

3.7 EQUIPOS PARA LA EXTINCIÓN

109

3.7.1 LOS EQUIPOS Y HERRAMIENTAS TRADICIONALES

109

3.7.2 NUEVAS TECNOLOGÍAS

109

3.8 ESTRATEGIAS Y TÁCTICAS DE EXTINCIÓN EN INCENDIOS INDUSTRIALES

110

3.8.1 ESTRATEGIA DEFENSIVA

110

3.8.2 ESTRATEGIA OFENSIVA

111

3.8.3 ATAQUE/CONTROL EXTERIOR

111

3.8.4 ATAQUE/CONTROL INTERIOR

111

3.8.5 EXTINCIÓN AÉREA

112

3.8.6 EXTINCIÓN A NIVEL (HORIZONTAL)

113

3.8.7 ATAQUE DIRECTO

113

3.8.8 ATAQUE INDIRECTO

113

3.9 DIRECCIÓN, CONTROL Y COORDINACIÓN EN INCENDIOS INDUSTRIALES

114

3.10 LAS VISITAS DE PREVENCIÓN COMO HERRAMIENTA IMPRESCINDIBLE

115

LA INTERVENCIÓN EN INCENDIOS FORESTALES (VICENT BOSCA)

116

1 INCENDIOS FORESTALES. COORDINACIÓN DE LA EXTINCIÓN. SECTORIZACIÓN116

1.1 LOS INCENDIOS FORESTALES COMO EMERGENCIAS DE PROTECCIÓN CIVIL

116

1.1.1 Afecciones distintas a los bienes forestales. La interfaz urbana

116

1.1.2 Servicios de emergencias participantes

117

1.1.3 Ejemplos de incendios forestales recientes

118

1.1.4 La legislación básica de Protección Civil sobre incendios forestales

119

ESTATAL

119

DE LA COMUNITAT VALENCIANA

119

1.2 MODELOS DE DEFENSA CONTRA INCENDIOS FORESTALES EN ESPAÑA

120

1.3 EJEMPLOS DE PLANIFICACIÓN. ORGANIZACIÓN, COORDINACIÓN Y

SECTORIZACIÓN

121

1.3.1

Referencias de planes de comunidades autónomas

121

1.3.1.1 El Plan

121

1.3.1.2 El Plan

122

1.3.1.3 El Plan INFOCAT

123

1.3.2 El Plan Especial Frente al Riesgo de Incendios Forestales de la Comunitat Valenciana.

Ejemplo de organización, coordinación y sectorización en los incendios forestales

124

1.3.2.1 Introducción

124

1.3.2.2 Estructura organizativa

125

1.3.2.3 Puesto de Mando Avanzado (PMA)

126

Pág. 5

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

1.3.2.4 Unidades Básicas de Intervención

126

1.3.2.5 Coordinación de la Unidad Básica de Intervención Directa o Grupo de Intervención

127

Introducción a la evolución de un incendio forestal

127

Movilización De Medios

127

Organización. Misiones

129

Relevo y retirada de medios

133

Participación del personal voluntario en las tareas de extinción

133

1.3.2.6

Coordinación de medios aéreos

134

Normas y criterios de movilización de la Aeronave de Coordinación

134

Criterios de asignación de la Aeronave de Coordinación

135

Misiones generales y particulares de la Aeronave de Coordinación

135

1.3.2.7

Comunicaciones en la extinción

136

Constitución del PMA

136

Sectorización del incendio

137

Actualización a sistemas de radio digital

139

LA INTERVENCIÓN EN INCENDIOS FORESTALES (RAÚL QUÍLEZ)

140

1 INTRODUCCIÓN

140

2 COMPORTAMIENTO DEL FUEGO FORESTAL

141

3 TÉCNICAS DE EXTINCIÓN

143

3.1 ATAQUE DIRECTO, PARALELO E INDIRECTO

144

3.1.1 Ataque directo

144

3.1.2 Ataque Paralelo

145

3.1.3 Ataque indirecto

146

3.2 EXTINCIÓN CON HERRAMIENTAS

147

3.2.1

Tipos de herramientas

147

3.2.1.1

Herramientas que actúan sobre el calor

147

3.2.1.2.

Herramientas que actúan sobre el oxígeno

148

3.2.1.3

Herramientas que actúan sobre los combustibles

148

3.2.1.4.

Combinación de herramientas

151

3.2.3 Apertura de líneas de defensa

151

3.2.3.1 Avance progresivo

152

3.2.3.2 Avance alternado

154

3.2.3.3 Asignación individual

154

3.2.3.4 Step up

155

3.3 EXTINCIÓN CON MAQUINARIA

155

3.4 EXTINCIÓN CON MEDIOS AÉREOS

157

3.4.1 Operación con aeronaves

157

3.4.2 Comunicaciones con las aeronaves

160

3.4.3 16 Bravo

160

3.5 EXTINCIÓN CON LÍNEAS DE AGUA

161

3.5.1 Caudales para trabajo en incendios forestales

161

3.5.2 Elementos de la instalación

162

3.5.2.1 Mangueras, accesorios y lanzas

162

3.5.3. ORGANIZACIÓN DE LOS TENDIDOS

166

3.6 CONTRAFUEGOS

168

3.7 USO DE RETARDANTES

174

3.7.1 Retardantes (Largo término)

174

3.7.2 Espumógenos (corto término)

175

3.7.3 Viscosantes

176

3.7.4 Métodos de trabajo con retardantes y Espumógenos

176

4 LIQUIDACIÓN DE INCENDIOS

178

5 INTRODUCCIÓN A LA SEGURIDAD

180

6 PROTOCOLOS DE SEGURIDAD

181

Pág. 6

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

6.1 LOS CINCO PUNTOS BÁSICOS DEL PROTOCOLO DE SEGURIDAD EN INCENDIOS FORESTALES

 

181

6.2 LAS DIEZ NORMAS DE SEGURIDAD EN INCENDIOS FORESTALES

182

6.3 LAS DIECIOCHO SITUACIONES EN LAS QUE EL PELIGRO AUMENTA

183

6.4 LAS NUEVE NORMAS DE SEGURIDAD EN LA INTERFASE

183

6.5 MOTIVOS Y CONSECUENCIAS DE LA NO APLICACIÓN DE ESTAS NORMAS

184

7 RUTAS DE ESCAPE Y ZONAS DE SEGURIDAD

185

8 ANÁLISIS DE SEÑALES DE ALARMA

187

9 SIMILITUDES EN ALGUNOS ACCIDENTES TRÁGICOS

188

10.1 TRANSPORTE DE PERSONAL

191

10.2 NORMAS DE CONDUCCIÓN DURANTE EL SERVICIO

191

11 OTRAS SITUACIONES DE RIESGO PARA EL PERSONAL DE EXTINCIÓN

192

BIBLIOGRAFÍA

193

Pág. 7

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

COORDINACIÓN Y MANDO EN LAS EMERGENCIAS (MANUEL ALONSO)

1. INTRODUCCIÓN

En el mundo de las emergencias se habla de tres niveles de mando: operativo, táctico y estratégico.

El nivel de mando operativo es el empleado por el personal interviniente que ejecuta las acciones en el lugar de la emergencia. A este nivel, la emergencia puede resolverse de diversos modos:

Ejecutando las órdenes del mando en el terreno basadas en su intuición o su experiencia.

Mediante la aplicación de sistemáticas de actuación elaboradas con anterioridad. Éstas intentan resolver situaciones generales que se presentan con asiduidad y que son susceptibles de ser planificadas. Ejemplo:

sistemáticas existentes en distintos servicios de bomberos para actuación en accidentes de tráfico o incendios de vivienda de poca entidad.

Mediante la aplicación de un plan de acción establecido por un nivel de mando superior.

El nivel de mando táctico también actúa sobre el terreno. Decide “cómo se debe hacer”. Sus funciones principales son:

Gestión logística de la intervención.

Solicitud y gestión de recursos.

Relación con otros intervinientes.

Comunicaciones.

Elaboración de planes de acción.

El nivel de mando estratégico decide “qué se debe hacer”. Normalmente está ubicado en el centro de coordinación operativo (CECOP) y también se le conoce como mesa de crisis.

La necesidad de un tipo de mando determinado depende de la dimensión y gravedad de la emergencia. Si es de muy pequeña dimensión, bastará con un nivel de mando operativo. Si la cantidad de recursos necesarios es importante o la intervención es compleja, será necesario el establecimiento de un nivel de mando táctico. Si para resolver la emergencia es necesaria la movilización de recursos que se encuentran fuera de las posibilidades del mando táctico, podrá establecerse un mando estratégico.

1 2 3
1
2
3

NIVEL OPERATIVO

NIVEL TÁCTICO

Pág. 8

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

NIVEL ESTRATÉGICO

Es evidente que no tiene sentido la implantación de un nivel estratégico sin la existencia de un nivel táctico. Lo mismo puede decirse del táctico respecto al operativo.

PRENSA OPERATIVO POLICIA ESTRATÉGICO TÁCTICO SANITARIOS PRENSA
PRENSA
OPERATIVO
POLICIA
ESTRATÉGICO
TÁCTICO
SANITARIOS
PRENSA

Ubicación sobre el terreno de los diversos niveles

2. GESTIÓN MULTIDISCIPLINAR DE EMERGENCIAS

Actualmente, resulta difícil imaginar una emergencia de cierta entidad en la que solamente participen recursos de una única administración. Incluso en emergencias sencillas que pueden resolverse con un nivel de mando operativo, se requiere la participación de especialistas de distintas disciplinas.

Una intervención simple como puede ser un incendio de una papelera en vía pública, supone normalmente la movilización de bomberos para su extinción, y de policía para

Pág. 9

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

controlar el tráfico. Evidentemente, si la emergencia reviste mayor gravedad, mayor será el número de organismos implicados así como la cantidad de miembros de cada una de ellas.

Imaginemos un accidente de tráfico en el que se ve implicado un vehículo que transporta mercancías peligrosas (MMPP). Sin pretender ser rigurosos ni en la cantidad ni en las funciones, parece lógico suponer que sería necesaria la presencia de:

Servicio de bomberos (municipales, provinciales, au tonómicos) con el fin de realizar rescates y minimizar las consecuencias del cipales, provinciales, autonómicos) con el fin de realizar rescates y minimizar las consecuencias del accidente.

Servicios sanitarios (públicos o privados) para la atención de víctimas y valoración de posibles consecuencias para la salud de dos) para la atención de víctimas y valoración de posibles consecuencias para la salud de la población.

Cuerpos de seguridad de cualquier tipo: Policía lo cal, autonómica, cuerpo nacional de policía, guardia civil. Sus f unciones cualquier tipo: Policía local, autonómica, cuerpo nacional de policía, guardia civil. Sus funciones principales pueden ser: gestión del tráfico, control de accesos, avisos a la población, gestión de posibles evacuaciones y todo lo que tenga que ver con la seguridad de personas y bienes.

Expertos en cuestiones medioambientales, expertos en transportes de MMPP, representantes municipales … , expertos en transportes de MMPP, representantes municipales …

Lo visto en el párrafo anterior no es más que un ejemplo habitual y sencillo en el que el despliegue de todos los recursos se realiza en un escenario relativamente pequeño. En un escenario mayor, como podría ser un gran incendio forestal, las grandes distancias entre unidades intervinientes añadirían mayor dificultad al problema del control, coordinación y gestión eficaz de los recursos.

Resulta innegable la necesidad de un ente que coordine las operaciones y recursos disponibles para aliviar las consecuencias de las emergencias, es decir, un Puesto de Mando Avanzado (PMA).

3. EL PUESTO DE MANDO AVANZADO (PMA)

Hemos visto en el punto anterior que para gestionar una emergencia de cierta envergadura es necesaria la existencia de un PMA desde el que se determinen las actuaciones a desarrollar por los recursos movilizados al lugar de los hechos.

Posiblemente, la emergencia en cuestión aparezca contemplada en la Norma Básica de Protección Civil (R.D 407/92) como un posible riesgo sobre el que la administración (estatal o autonómica) tenga la obligación de elaborar un plan especial de emergencia. Los riesgos contemplados son:

Emergencias nuclearesplan especial de emergencia. Los riesgos contemplados son: Emergencias bélicas Seísmos Riesgo químico Transporte de

Emergencias bélicasLos riesgos contemplados son: Emergencias nucleares Seísmos Riesgo químico Transporte de MMPP Incendios

Seísmoscontemplados son: Emergencias nucleares Emergencias bélicas Riesgo químico Transporte de MMPP Incendios forestales

Riesgo químicoson: Emergencias nucleares Emergencias bélicas Seísmos Transporte de MMPP Incendios forestales Volcánico Pág. 10

Transporte de MMPPson: Emergencias nucleares Emergencias bélicas Seísmos Riesgo químico Incendios forestales Volcánico Pág. 10

Incendios forestalesson: Emergencias nucleares Emergencias bélicas Seísmos Riesgo químico Transporte de MMPP Volcánico Pág. 10

Volcánicoson: Emergencias nucleares Emergencias bélicas Seísmos Riesgo químico Transporte de MMPP Incendios forestales Pág. 10

Pág. 10

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

Si la emergencia está contemplada entre las anteriores y la administración competente ha realizado el plan correspondiente, el PMA deberá constituirse en base a lo reflejado en dicho plan.

De manera básica y general, el plan deberá indicar, al menos, lo siguiente:

Quién es el Director Técnico del PMA or Técnico del PMA

Quienes están representados en el PMAmenos, lo siguiente: Quién es el Direct or Técnico del PMA Cómo se agrupan todos los

Cómo se agrupan todos los intervinientes en distintos Grupos de Acción o unidades Básicas de intervención ntes en distintos Grupos de Acción o unidades Básicas de intervención

Cuales son las funciones y competencias de cada uno de estos grupos encias de cada uno de estos grupos

No obstante, aun suponiendo de que no exista un plan, si la emergencia es de cierta gravedad o complejidad debería constituirse un PMA con el fin de coordinar a todos los intervinientes en el lugar de la emergencia.

3.1 ORGANIZACIÓN DEL PUESTO DE MANDO AVANZADO

El PMA es el centro de mando de carácter técnico que se constituye próximo al lugar de la emergencia y desde el que se dirigen y coordinan las actuaciones de todos los intervinientes, organizados en grupos de acción o unidades básicas.

El PMA estará compuesto, al menos, por:

El Director Técnico del PMAunidades básicas. El PMA estará compuesto, al menos, por: Representantes del municipi o o municipios afectados

Representantes del municipio o municipios afectados o o municipios afectados

Los coordinadores de los grupos de accióndel PMA Representantes del municipi o o municipios afectados Debe tenerse en cuenta que el PMA

Debe tenerse en cuenta que el PMA representa al nivel de organización táctica de la emergencia y en el caso de constitución de un CECOPI (centro de coordinación operativa integrado) o mesa de crisis, las actuaciones de los grupos de acción se hará de acuerdo con las órdenes del director del mismo como mando estratégico de la emergencia.

Aunque la cantidad y composición de los grupos de acción puede variar, desde un punto de vista organizativo es recomendable que su número oscile entre tres y cinco. Dado que todos los intervinientes deben tener representación en el PMA, y teniendo en cuenta cuales son habitualmente los servicios llamados a intervenir en emergencias, a modo de ejemplo o propuesta consideraremos las siguientes unidades básicas de intervención (en adelante UBI) o grupos de acción:

Unidad básica de intervención directade intervención (en adelante UBI) o grupos de acción: Unidad básica de asistencia técnica y logística

Unidad básica de asistencia técnica y logísticao grupos de acción: Unidad básica de intervención directa Unidad básica de sanidad Unidad básica de

Unidad básica de sanidaddirecta Unidad básica de asistencia técnica y logística Unidad básica de seguridad Cada unidad básica tendrá

Unidad básica de seguridadasistencia técnica y logística Unidad básica de sanidad Cada unidad básica tendrá un represen tante o

Cada unidad básica tendrá un representante o coordinador en el PMA con presencia física y posibilidad de comunicación con todos aquellos intervinientes a los que

Pág. 11

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

representa. De ese modo, las órdenes impartidas desde el PMA podrán ser transmitidas a los intervinientes.

Los coordinadores, como representantes de sus unidades básicas, desempeñan fundamentalmente las siguientes funciones:

Comunican las necesidades logísticas de su UBI al director del PMA

Participan en la elaboración de los planes de acción a partir del conocimiento de las capacidades de la UBI a la que representan

Son el canal de comunicación entre el PMA y las UBI

representan Son el canal de comunicación entre el PMA y las UBI E squema organizativo global

Esquema organizativo global con CECOPI y PMA

Pág. 12

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

3.2 FUNCIONES Y COMPOSICIÓN DEL PMA

Cuando hablamos de un PMA genérico, válido para hacer frente a cualquier tipo de emergencia, resulta difícil determinar de manera concreta todas y cada una de las funciones del conjunto de personas y organismos llamados a intervenir. Aunque las funciones

a desempeñar serán diferentes dependiendo de la emergencia concreta, vamos a tratar de

describir, de modo general, cuales son las funciones y composición de cada uno de los integrantes del PMA, así como de las diferentes UBI.

3.2.1 FUNCIONES DEL DIRECTOR DEL PMA

El director técnico del PMA será la persona designada por la autoridad competente y podrá variar dependiendo del tipo de emergencia si así se estima conveniente. Corresponde al Director Técnico del PMA como máximo responsable de la emergencia sobre

el terreno:

Constituir el PMAcomo máximo responsab le de la emergencia sobre el terreno: En la fase inicial asumir funciones

En la fase inicial asumir funciones y agrupar componentes de todas las UBI y agrupar componentes de todas las UBI

Valorar el tipo de accidente y determinar en caso necesario la zonificación de seguridad seguridad

Determinar las medidas de protección más convenientes para las personas, los bienes, el medio ambiente y el personal de los más convenientes para las personas, los bienes, el medio ambiente y el personal de los servicios de intervención. Para el desarrollo de esta función contará con el apoyo de los coordinadores de las UBI

Coordinar, siguiendo las instrucciones del director del CECOPI, la información que debe facilitarse a la población durant e la l director del CECOPI, la información que debe facilitarse a la población durante la situación de la emergencia, y en especial, toda aquella referida a las medidas de autoprotección que esta debe aportar

Dirigir y coordinar, “in situ” las actuaciones de las diferentes UBI, para hacer frente a la emergencia, con el fin de ones de las diferentes UBI, para hacer frente a la emergencia, con el fin de optimizar los recursos humanos y materiales disponibles

Es el interlocutor entre la emergencia y el CECOPI emergencia y el CECOPI

Dependiendo de la evolución de la emergencia, prever puntos de encuentro para evacuaciones, así como los lugare s de recogida de ergencia, prever puntos de encuentro para evacuaciones, así como los lugares de recogida de medios y recursos.

Asesorar al director del CECOPI sobre la conveniencia de decretar el fin de la situación de emergencia COPI sobre la conveniencia de decretar el fin de la situación de emergencia

Dar por controlada y por finalizada la emergencia finalizada la emergencia

3.2.2 UNIDAD BÁSICA DE INTERVENCIÓN DIRECTA

La Unidad Básica de Intervención Directa estará compuesta por los servicios de extinción y salvamento actuantes. El Mando de mayor rango del servicio contra incendios competente en la zona del siniestro se constituirá en coordinador de Unidad.

Las funciones de la Unidad Básica de Intervención directa serán:

Pág. 13

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

Evaluar y combatir el accidente, auxiliar a las víctimas y aplicar las medidas de protección más urgentes, desde los prim eros a las víctimas y aplicar las medidas de protección más urgentes, desde los primeros instantes de la emergencia

Hasta la llegada de los recursos adscritos a la UB Sanitaria, tomarán las medidas necesarias para la atención de los heridos medidas necesarias para la atención de los heridos

En la fase inicial, asumir funciones y agrupar componentes de todas las UBI y agrupar componentes de todas las UBI

3.2.3 UNIDAD BÁSICA DE ASISTENCIA TÉCNICA Y LOGÍSTICA

La composición de esta unidad depende en gran manera del tipo de emergencia al que debamos hacer frente. De manera general, estará adscrito a esta unidad todo el personal encargado de dar soporte logístico a la emergencia. Además, en el supuesto de emergencias con una elevada dificultad técnica, será la unidad encargada de asesorar y apoyar al Director Técnico del PMA en la toma de todas aquellas decisiones que requieran conocimientos técnicos o científicos muy específicos.

Dependiendo del tipo de emergencia, podrán integrarse en esta unidad:

Técnicos de protección civil con especialidades concretasdel tipo de emergencia, podrán integrarse en esta unidad: Técnicos especialistas en cuestiones medioambientales

Técnicos especialistas en cuestiones medioambientalesTécnicos de protección civil con especialidades concretas Técnicos de empresas con conocimientos apropiados para la

Técnicos de empresas con conocimientos apropiados para la resolución de la emergencia apropiados para la resolución de la emergencia

Representantes municipalesapropiados para la resolución de la emergencia Asesores de todo tipo Las funciones principales de está

Asesores de todo tipola resolución de la emergencia Representantes municipales Las funciones principales de está unidad serán: Colaborar

Las funciones principales de está unidad serán:

Colaborar con el Director del PMA en la evaluación de la situación de la emergencia la evaluación de la situación de la emergencia

Avituallamiento de las unidades intervinientesPMA en la evaluación de la situación de la emergencia Gestionar todo lo relacionado con la

Gestionar todo lo relacionado con la logística de la emergenciaemergencia Avituallamiento de las unidades intervinientes Gestionar y coordinar todo lo relaciona do con

Gestionar y coordinar todo lo relacionado con contaminación de cualquier tipo o gestión de residuos do con contaminación de cualquier tipo o gestión de residuos

Gestión del Centro de Recepción de Medios, que trataremos posteriormente dios, que trataremos posteriormente

3.2.4 UNIDAD BÁSICA SANITARIA

Estarán adscritos a esta unidad todos los recursos destinados a prestar atención médica o cuidados sanitarios tanto a la población como a intervinientes sean públicos o privados. Concretamente, se integrarán en esta unidad:

Equipo/s SAMU. El médico del equipo SAMU será el coordinador de la Unidad Básica Sanitaria SAMU será el coordinador de la Unidad Básica Sanitaria

Recursos sanitarios de atención primariaSAMU será el coordinador de la Unidad Básica Sanitaria Recursos de transporte sanitario Las funciones principales

Recursos de transporte sanitarioBásica Sanitaria Recursos sanitarios de atención primaria Las funciones principales de está unidad serán: Pág. 14

Las funciones principales de está unidad serán:

Pág. 14

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

Constituir el centro de asistencia sanitaria y el centro de evacuación si procede: O PERACIONES EN E MERGENCIAS : E XTINCIÓN DE I NCENDIOS Realizar las funciones propias

Realizar las funciones propias de clasificación de las víctimas y asistencia sanitaria y evacuación icación de las víctimas y asistencia sanitaria y evacuación

Coordinarla evacuación de las víctimas hacia centros hospitalarios imas hacia centros hospitalarios

Identificación de las víctimasevacuación de las víct imas hacia centros hospitalarios Recoger la información necesaria para establecer

Recoger la información necesaria para establecer actuaciones en sanidad ambiental, salud pública y cualquier otro aspecto de la ac tividad establecer actuaciones en sanidad ambiental, salud pública y cualquier otro aspecto de la actividad sanitaria

3.2.5 UNIDAD BÁSICA DE SEGURIDAD

Estarán adscritos a esta unidad:

Guardia CivilBÁSICA DE SEGURIDAD Estarán adscritos a esta unidad: Cuerpo Nacional de Policía Policía autonómica Policía

Cuerpo Nacional de PolicíaDE SEGURIDAD Estarán adscritos a esta unidad: Guardia Civil Policía autonómica Policía Local Serán funciones de

Policía autonómicaa esta unidad: Guardia Civil Cuerpo Nacional de Policía Policía Local Serán funciones de esta unidad:

Policía LocalCivil Cuerpo Nacional de Policía Policía autonómica Serán funciones de esta unidad: La seguridad ciudadana El

Serán funciones de esta unidad:

La seguridad ciudadanaautonómica Policía Local Serán funciones de esta unidad: El control el tráfico: señalización de la zona,

El control el tráfico: señalización de la zona, cortes, desvíos y control de accesos la zona, cortes, desvíos y control de accesos

La protección de vidas y propiedadesde la zona, cortes, desvíos y control de accesos Hasta la llegada del personal adscrito a

Hasta la llegada del personal adscrito a la Unidad Básica Sanitaria, tomarán las medidas para la atención de heri dos e identificación de víctimas medidas para la atención de heridos e identificación de víctimas

Los avisos a la poblaciónpara la atención de heri dos e identificación de víctimas La coordinación de una posible evacuación

La coordinación de una posible evacuacióne identificación de víctimas Los avisos a la población 3.3 EL CENTRO DE RECE PCIÓN DE

3.3 EL CENTRO DE RECEPCIÓN DE MEDIOS (CRM)

La movilización y gestión de una gran cantidad de recursos necesarios para resolver ciertas emergencias supone una sobrecarga de trabajo para el PMA y con frecuencia dificulta las labores de planificación y ejecución. La recepción y liberación de recursos implica un trabajo de control y una saturación del sistema de comunicaciones.

Para liberar al PMA de estas labores, el Director Técnico puede constituir, cuando lo considere necesario, un Centro de Recepción de Medios (en adelante CRM).

El CRM es el lugar desde donde se gestionan todos los aspectos logísticos y el relevo de los medios empleados en el siniestro. Al CRM llegan las unidades movilizadas al siniestro y desde él se retiran del mismo. Desde el CRM se gestiona todo lo relacionado con la recepción, clasificación, despacho y retirada de medios.

El CRM depende funcionalmente de la U.B de asistencia técnica y logística y para su gestión deberá nombrarse un responsable de CRM.

Pág. 15

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

En el CRM se recibe el avituallamiento del personal y desde él se gestiona su reparto a todas las unidades intervinientes.

Todos los medios que llegan o se retiran del lugar de la emergencia deben pasar por el CRM y comunicar el hecho al responsable de su gestión.

El CRM debe ubicarse en un lugar de fácil acceso de modo que pueda ser localizado sin dificultad por todas las unidades desplazadas. Además su superficie será proporcionada a la cantidad de recursos movilizados. Debe tenerse en cuenta que, dependiendo del tipo de servicio, es posible que cantidades de recursos importantes deban permanecer en espera en el CRM hasta que les sea asignada una zona de intervención o un trabajo concreto.

En emergencias en las que la zona afectada es muy extensa, puede estar justificada la instalación de dos o más CRM. Este caso se da con frecuencia en grandes incendios forestales o en inundaciones.

3.4 ORGANIZACIÓN Y DESPLIEGUE DE MEDIOS SOBRE EL TERRENO

La incorporación de una gran cantidad de medios a una emergencia requerirá que se realice de forma organizada y según las necesidades demandadas por el Director Técnico del PMA. Los recursos a emplear deben organizarse de modo que su eficacia sea máxima. Para ello, es necesario establecer una estructura organizativa que permita una perfecta transmisión de órdenes desde el PMA hacia todas las unidades intervinientes así como el control y supervisión del estado de ejecución de las mismas.

Resulta imposible gestionar de manera eficaz una emergencia si todos los recursos dependen desde un punto de vista funcional directamente del PMA. A la vista de la experiencia, queda claro que un hombre tiene una capacidad de control y organización de unidades o equipos limitada, por tanto todos los recursos deben establecerse dentro de una estructura jerárquica y piramidal, de modo que una única persona ejerza el control de una cantidad limitada de recursos, cuyo número puede oscilar entre dos y cinco.

La base de la estructura piramidal está constituida por las unidades. Se definen

las unidades de intervención como toda parte o grupo identificable como elemento básico de estructuración de los medios operativos, siendo el primer nivel organizativo de los mismos. Existe una gran variedad en cuanto a tipos, y la movilización y modo de empleo de unos u otros dependerá del tipo de emergencia.

A modo de ejemplo, en un gran incendio forestal, podríamos encontrar las

siguientes unidades:

Medios aéreos: unidades de intervención compuestas por una aeronave y su tripulación ón compuestas por una aeronave y su tripulación

Brigadas helitransportadasón compuestas por una aeronave y su tripulación Brigadas de tierra Autobombas forestales Unidades de

Brigadas de tierrauna aeronave y su tripulación Brigadas helitransportadas Autobombas forestales Unidades de bomberos Unidades de

Autobombas forestalestripulación Brigadas helitransportadas Brigadas de tierra Unidades de bomberos Unidades de defensa o sectorización

Unidades de bomberosBrigadas helitransportadas Brigadas de tierra Autobombas forestales Unidades de defensa o sectorización Pág. 16

Unidades de defensa o sectorizacióny su tripulación Brigadas helitransportadas Brigadas de tierra Autobombas forestales Unidades de bomberos Pág. 16

Pág. 16

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

Como ya hemos comentado, el tipo de emergencia determina la clase de unidades a movilizar. Una inundación requerirá la movilización de unidades diferentes a las relacionadas en el párrafo anterior, pero lo importante es que en todo tipo de emergencia siempre tendremos unidades como nivel básico de organización.

El conjunto de dos o más unidades de intervención, cuando afrontan un objetivo común perfectamente definido y disponen de un mando responsable de su coordinación, enlazado vía radio con dichas unidades y con el mando del nivel de organización superior, constituye un equipo de intervención, módulo de segundo nivel en la estructuración de los efectivos. En su composición intervienen entre dos y cinco unidades de intervención, siendo tres el número de unidades óptimo.

El conjunto de dos o más equipos de intervención , cuando afrontan un objetivo común y perfectamente definido y dispone de un mando responsable de su coordinación, enlazado vía radio con dichos equipos y con un mando del nivel de organización superior, constituye un sector de intervención, módulo de tercer nivel en la estructuración de los efectivos y el territorio.

En su composición intervienen entre dos y cinco equipos de intervención, siendo tres el número de equipos óptimo y aceptándose hasta un máximo de siete en casos especialmente justificados como lo son, por ejemplo la constitución del primer sector si se prevé la solución inmediata de la emergencia con los medios disponibles.

MA ND O DE E QUI PO UNI D A D D E INTE R
MA ND O DE
E QUI PO
UNI D A D D E
INTE R VE NCI ÓN
UNI D A D D E
INTE R VE NCI ÓN

esquema operativo de un equipo de intervención

PMA CRM MA ND O GR UP O DE INT ER VE N CI ÓN
PMA
CRM
MA ND O GR UP O
DE
INT ER VE N CI ÓN
MEDI O S
AE RE OS
MA ND O DE S EC TO R
EQ UI PO
EQ UI PO
EQ UI PO
INT ER VE N CI ÓN
INT ER VE N CI ÓN
INT ER VE N CI ÓN

esquema operativo de un grupo de intervención

Pág. 17

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

4. ORGANIZACIÓN DE LAS COMUNICACIONES EN GRANDES EMERGENCIAS

4.1 LAS NECESIDADES DE COMUNICACIÓN

El establecimiento del PMA llevará implícito la capacidad de comunicación con todos los efectivos que estén involucrados en la emergencia. El PMA se constituye como elemento nodal de las comunicaciones en una situación de emergencias.

Actualmente, no existe a nivel estatal un sistema de comunicaciones estándar en emergencias. Esto supone una dificultad añadida a la gestión de las emergencias, ya que podemos encontrarnos con distintos sistemas de comunicaciones, tan diferentes como diferentes son las administraciones que los utilizan.

La comunicación en una emergencia es una necesidad. Aunque un sistema razonado de toma de decisiones suponga una búsqueda de información, su evaluación, el diseño de un plan de actuación y la impartición de las órdenes necesarias para su aplicación, esto no reduce la necesidad de comunicación entre unidades y mandos a lo largo de la intervención.

Es posible que una unidad determinada se incorpore a una emergencia en el momento en el que existe un plan de actuación concreto. En este caso, la unidad podrá recibir instrucciones precisas sobre cuales son las tareas que debe realizar para colaborar en la consecución de los objetivos marcados en dicho plan.

Sin embargo, en el PMA, el proceso de toma de decisiones es un

continuo basado fundamentalmente en la evaluación en tiempo real de la información que se va recibiendo. Constantemente se recibe información y continuamente se evalúa. En base a esa retroalimentación los planes pueden cambiar, y un cambio de plan implica un cambio de órdenes que deberá ser comunicado a todo el personal afectado.

Pero este no es el único motivo por el que es necesario un buen sistema de comunicaciones. El cambio de planes se decide en base a la información recibida. Para que esta información se reciba en el PMA también es necesario un sistema de comunicaciones eficaz. Una de las principales fuentes de información para el PMA son los recursos desplegados sobre el terreno.

Además, existe otro aspecto de vital importancia que no podemos omitir. El PMA debe velar por la seguridad de todos los intervinientes. Cualquier situación que pueda suponer un riesgo no asumible, debe ser comunicado de inmediato desde el PMA a las unidades o equipos que puedan verse afectados. Del mismo modo, si alguna unidad necesita ayuda, debe disponer de los medios de comunicación necesarios para solicitar socorro rápidamente.

Visto lo anterior, es evidente que para gestionar emergencias es necesario un sistema eficaz de comunicaciones que permita, al menos:

Una transmisión rápida de información desde las unidades en el terreno hasta el PMA y viceversa e las unidades en el terreno hasta el PMA y viceversa

trabajo

Comunicación entre el PMA y CECOPIlas unidades en el terreno hasta el PMA y viceversa trabajo Comunicación inmediata y prioritaria de

Comunicación inmediata y prioritaria de consignas de seguridaddesd e las unidades en el terreno hasta el PMA y viceversa trabajo Comunicación entre el

Pág. 18

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

4.2 PROPUESTA DE ORGANIZACIÓN

En los momentos iniciales de una emergencia, los recursos sobre el terreno son escasos y normalmente no se encuentran en ese momento organizados en quipos o sectores.

comunicaciones lo podemos

representar en el siguiente gráfico:

En

esta

situación,

los

posibles

tráficos

de

CCE Canal de Coordinación Semidúplex PMA Mando Intermedio MEDIO AÉREO Canal Operativo (1 + PRI)
CCE
Canal de
Coordinación
Semidúplex
PMA
Mando Intermedio
MEDIO
AÉREO
Canal Operativo (1 + PRI)
Símplex
UI-1
UI-4
UI-2
UI-3
Canal Operativo (1 + PRI) Símplex UI-1 UI-4 UI-2 UI-3 Célula de Coordinación Célula Operativa Esquema

Célula de Coordinación

Célula Operativa

Esquema inicial de comunicaciones

En esta situación, las comunicaciones se pueden organizar de la siguiente

forma:

Célula de coordinación: Utiliza frecuencia simiduplex (repetidor) más adecuada a la zona en la que se ha declarado la frecuencia simiduplex (repetidor) más adecuada a la zona en la que se ha declarado la emergencia. en esta célula sólo tendrán cabida las comunicaciones recíprocas entre el CECOPI (CEE) y el PMA

Célula operativa: Utiliza canal simplex (directo). En esta célula tendrán cabida las comunicaciones entre los recursos operativos y el PMA. Si existen medios aéreos también operarán en esta célula tivos y el PMA. Si existen medios aéreos también operarán en esta célula

La sectorización de un siniestro viene en función de su extensión o del número de recursos movilizados, estando ambas razonas íntimamente relacionadas. En esta situación, de gran extensión y numerosos recursos, debe modificarse y adaptarse el sistema inicial de comunicaciones, implantándose uno nuevo que permita todas las comunicaciones necesarias.

Los criterios para la implantación de este nuevo sistema de comunicaciones es

el siguiente:

Dotar a la zona de la emergencia de un número suficiente de canales o frecuencias que eviten la sa turación de las comunicaciones un número suficiente de canales o frecuencias que eviten la saturación de las comunicaciones

Pág. 19

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

Organizar y jerarquizar las comunicaciones, limitando el número de estas, de forma que cada recurso pueda comuni car únicamente con aquellos otros recursos que sean necesarios forma que cada recurso pueda comunicar únicamente con aquellos otros recursos que sean necesarios

Habilitar un canal en toda la zona con fines de coordinación y seguridad. La utilización de este canal, denominado pr ioritario, garantizará on fines de coordinación y seguridad. La utilización de este canal, denominado prioritario, garantizará al usuario ser escuchado por la totalidad de los equipos, o en el caso más desfavorable, por los equipos de radio más próximos

La sectorización implica una estructura de mando compuesta por el PMA y por cada uno de los mandos de sector en los que operativamente se haya dividido la zona de emergencia. Con el fin de que este grupo de mando no vea sus comunicaciones afectadas por las células operativas, será necesario habilitar una nueva célula de comunicación, denominada Célula de Mando, en la que operen estos efectivos.

Cuando la cobertura esté garantizada en canal simplex, esta célula de mando utilizara un canal de este tipo diferente a los asignados a cada sector.

Si no puede garantizarse la cobertura mediante canales simplex, será necesario utilizar un canal semiduplex para la célula de mando. Para ello pueden utilizarse repetidores fijos o móviles.

Los posibles tráficos de comunicaciones en esta situación vienen representados en el siguiente gráfico:

situación vienen representados en el siguiente gráfico: CCE C anal de C oordinación Sem idúplex M
CCE C anal de C oordinación Sem idúplex M ando del incendio PMA CRM Canal
CCE
C anal de C oordinación
Sem idúplex
M ando del incendio
PMA
CRM
Canal de M ando (XX + PRI)
Sím plex o Sem idúplex
SECT.
MEDIO
SECT.
1
AÉREO
2
EI-1
EI-2
EI-3
EI-4
EI-5
EI-6
Canal Operativo (1 + PRI) Sím plex
Canal Operativo (1 + PRI)
Sím plex
Canal Operativo (2 + PRI) Sím plex
Canal Operativo (2 + PRI)
Sím plex

Célula de Coordinación

Célula de M ando

M ando de Sector

M ando de Sector

Células Operativas

Comunicaciones en una emergencia sectorizada

Pág. 20

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

En esta situación, las comunicaciones se organizaran de la siguiente forma.

Célula de coordinación: Utiliza la frecuencia semiduplex más adecuada a la zona donde se ha declarado la emergencia. En esta ecuencia semiduplex más adecuada a la zona donde se ha declarado la emergencia. En esta célula sólo tendrán lugar las comunicaciones recíprocas entre el CECOPI o centro de Comunicación de Emergencias (CEE) y el PMA.

Célula de Mando: Utiliza, cuando haya buena cobertura, una frecuencia simplex asignada a un canal diferente a los que operan ya buena cobertura, una frecuencia simplex asignada a un canal diferente a los que operan en cada uno de los sectores. Cuando por ubicación o por extensión sea imposible la utilización de canales simples, deberá dotarse a la zona con un repetidor fijo o móvil que permita la utilización de un canal semiduplex. Si los medios aéreos operarán en esta célula de mando o con sus canales propios de banda aérea. En este segundo caso el PMA deberá disponer de equipos apropiados.

Células operativas: Se crearán tantas células operativas como en sectores de haya dividido la emergencia. Utilizarán las frecuencias simplex (canales directos). En esta célula tendrán lugar haya dividido la emergencia. Utilizarán las frecuencias simplex (canales directos). En esta célula tendrán lugar las comunicaciones entre los recursos operativos y cada uno de los mandos de los sectores.

Pág. 21

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Ley 2/1985, de 21 de enero, sobre Protección Civil: E XTINCIÓN DE I NCENDIOS REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Real Decreto 407/1992, de 24 de abril por

Real Decreto 407/1992, de 24 de abril por el que se aprueba la Norma Básica de Protección Civil el que se aprueba la Norma Básica de Protección Civil

Orden de 2 de abril de 1993, por la que se publica el acuerdo del Consejo de Ministros que aprueba la Directriz Bási ca de se publica el acuerdo del Consejo de Ministros que aprueba la Directriz Básica de Planificación de Protección Civil de Emergencias por Incendios Forestales

REAL DECRETO 1196/2003, de 19 de septiembre, por el que se aprueba la Directriz básica de protección civil para el control y planificación ante el riesgo de accidentes Directriz básica de protección civil para el control y planificación ante el riesgo de accidentes graves en los que intervienen sustancias peligrosas. BOE núm. 242 de 9 de octubre

Real Decreto 387/1996, de 1 de marzo, por el que se aprueba la Directriz Básica de Planificación de Protección Civil ante el r el que se aprueba la Directriz Básica de Planificación de Protección Civil ante el Riesgo de Accidentes en los Transportes de Mercancías Peligrosas por Carretera y Ferrocarril

Decreto 163/98 (DOGV, de 24 de diciembre) por el que se aprueba el Plan Especial Frente al riesgo de Incendios Forestales e) por el que se aprueba el Plan Especial Frente al riesgo de Incendios Forestales de la Comunidad Valenciana

Pág. 22

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

PSICOLOGÍA EN EMERGENCIAS (OCTAVIO ALVAREZ Y MARIA SOLEDAD LILA)

1 INTRODUCCIÓN

En este capítulo se pretende presentar una visión de cómo hay que intervenir desde las herramientas que nos ofrece la psicología con las víctimas y sus personas cercanas en situaciones de crisis. Somos conscientes de que este no es un tratado para profesionales de la salud mental ni mucho menos de psicología clínica, con esta idea, procuramos realizar un texto que sea eminentemente práctico, eligiendo la claridad en los conceptos frente a la excesiva puntualización académica, asumiendo por tanto que algunas de las clasificaciones clínicas expuestas son sencillas y no pretendiendo en ningún caso que sean exhaustivas.

Aunque puede ser muy tentador, también sería alejarse de la realidad pretender dar recetas infalibles para cada una de las situaciones de emergencia que se nos presenten. Esto no es posible, puesto que por la misma naturaleza de las situaciones de emergencia, inciden múltiples factores que hacen cada intervención distinta de la anterior.

Bien es cierto que podemos dar recomendaciones que nos sirvan de herramientas psicológicas para afrontar situaciones de emergencia. Lo que tenemos que asumir desde un primer momento es que no podemos tener éxito siempre. Por lo tanto podremos afrontar fracasos como profesionales sabiendo que hicimos lo que debíamos hacer (en última instancia no somos responsables de que un suicida consume su intento ya que nadie le obliga a hacerlo, existirán condiciones de rescate que superen nuestros recursos, etc.…). Si quisiéramos que quedara muy claro lo que NUNCA hay que hacer a priori con determinados sujetos, de manera que tengamos más posibilidades de no empeorar la situación, tanto en su resolución en el momento de la crisis, como en las consecuencias y tratamiento psicológico que pueda ser necesario por parte de profesionales de la salud.

deficientes

(subrayaremos los errores para que el lector pueda unirlos a la teoría expuesta más adelante:

“Llegué a una intervención con un sujeto que había tenido un gran golpe con su vehículo en una autopista. El conductor perdió el control y había salido herido leve puesto que llevaba el cinturón. Por desgracia, su hijo de 7 años estaba inconsciente y atrapado en el interior del vehículo cuando llegamos nosotros a excarcelar al niño del vehículo. Al llegar comprobamos que el menor no llevaba silla homologada y por lo tanto no iba sujeto adecuadamente. Fruto de la urgencia, de los nervios (nosotros también tenemos nuestro corazoncito) y de la impotencia de ver que es el cuarto niño este año en las mismas condiciones que vemos, hacemos un comentario del tipo “hay que ver, lo poco que debe querer a sus hijos uno para hacerles jugarse así la vida…”

Ese comentario de ser oído por el padre o cualquier otro familiar, puede clavarse e infectarse” como un clavo oxidado en los pensamientos del conductor, independientemente de la resolución con o sin víctimas mortales del suceso. Posteriormente, ese comentario será un freno en el que el sujeto se anclará dificultando la superación psicológica del evento.”

En el caso de situaciones con suicidas, podemos plantear un ejemplo similar en el sentido de LO QUE NO HAY QUE HACER NUNCA:

“Recibimos un aviso de un sujeto que amenaza con precipitarse al vacío desde 15 o 18 metros. No sabemos nada más hasta que llegamos con la dotación (con la sirena conectada).

Pongamos

algunos

ejemplos

de

lo

que

podrían

ser

actuaciones

Pág. 23

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

Nada más llegar nos encontramos un sujeto de unos 45 años, está de pié en la cornisa (con una anchura de unos 40 cm.) que no dice nada, sólo está allí y mira desde la altura a la que se encuentra el espectáculo que se está formando en la calle (Bomberos, policía, SAMU, televisión, curiosos y amigos de los videos de impacto). Cuando entramos en el edificio hablamos con una vecina que nos dice que es una persona normal, que vive no hace mucho en el edificio y que no habla mucho con nadie. En la calle comienza a ponerse en marcha el dispositivo de colchoneta para amortiguar una posible caída. Cuando llego a una distancia suficiente para que me pueda oír me intento ir acercando ignorando sus amenazas, “no tiene pinta de ir a suicidarse” me digo para mis adentros. El sujeto parecía bastante sereno teniendo en cuenta lo que estaba amenazando con realizar. Le pregunté cómo se llamaba y no me contestó, sólo me decía “¡aléjate!, ¡no te acerques…”. Ante esta situación comencé a explicarle que fuera lo que fuera lo que le había llevado a ese punto, nada hay tan irresoluble como para quitarse la vida. Le insistí en que le ayudaríamos a solucionar lo que fuera y que pidiera lo que quisiera. Cuando ya llevaba unos cinco minutos hablando yo, el suicida pareció de repente “conectarse”, y me dijo: “llamad a mi mujer, quiero hablar con ella”, nos facilitó el teléfono móvil y así lo hicimos, a los diez minutos se bajaba la mujer de un coche patrulla que había ido a por ella. Inmediatamente la hicimos subir al piso para que lo convenciera. Ese momento no lo olvidaré nunca, en cuanto apareció en el salón de la casa, el sujeto dijo “mira lo que me has obligado a hacer…”, esbozó una sonrisa que parecía de victoria y saltó al vacío ”

Otro caso que nos demuestra lo que NUNCA HAY QUE HACER, lo presentamos con relación a los atentados del 11-M en Madrid, se habilitó el pabellón 6 de IFEMA para realizar el reconocimiento de víctimas por parte de los familiares. Un colega psicólogo que se encontraba prestando sus servicios me narró el siguiente caso: Alguien que se identificó como psicóloga (al menos llevaba la etiqueta correspondiente, aunque a mi colega por ejemplo no le pidieron ninguna acreditación profesional cuando llegó). Bien, pues como decía, esta sujeta que se identificaba como psicóloga (vaya usted a saber si lo era o no) recibió a una pareja de lo que parecían ser un hombre de más de 70 años y una mujer de unos 40 años. El hombre mayor realizó la siguiente advertencia: “vengo a ver si está mi hijo entre las víctimas, pero le advierto que estoy delicado del corazón” a lo que la sujeta en cuestión le contestó “no se preocupe, si aquí no nos impresionamos ya por nada, tenemos ataúdes de sobra…”. Mi colega no salía de su asombro (tomó las medidas correspondientes). Esta terrible anécdota nos demuestra cómo en situaciones reales, se pueden cometer errores tan garrafales que pueden empeorar si cabe un suceso de tal calibre. Bien se produzca por fruto de los nervios del profesional”, de la falta de profesionalidad (se hace difícil creer que esa persona era psicóloga) o de una mala selección de profesionales (no se pidió acreditación profesional a todos los psicólogos que se presentaron a colaborar).

Empezaremos por definir lo que es una crisis y sus similitudes y diferencias con el resto de sucesos como una emergencia, un accidente, una catástrofe, un desastre o una calamidad. Asimismo definiremos la intervención en situaciones de crisis incluyendo el enfoque general de los objetivos que se deben cumplir en intervención. Comentaremos los elementos de intervención psicológica temprana con víctimas en situaciones de emergencia atendiendo a la conducta con víctimas en los momentos de salvamento y recate. Explicaremos qué podemos esperar de los equipos de psicólogos de emergencias en el sentido de que no es necesario saber hacer algo si sabes quién es competente para ello y a quién podemos demandar una tarea. Veremos también los procedimientos de actuación con familiares de víctimas, para terminar con los procedimientos de actuación con intentos de suicidio. En este último apartado veremos cuáles son los perfiles estadísticamente más habituales,

Pág. 24

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

procedimientos de actuación concretos así como particularidades con sujetos que presentan trastornos psiquiátricos.

Somos conscientes de que por falta de espacio, dejamos sin atender algunos aspectos que cubrirían necesidades del personal de salvamento (bomberos, policías, psicólogos, trabajadores sociales, médicos y demás personal sanitario y de apoyo) como son técnicas de comunicación eficaz, manejo del estrés con técnicas a corto y largo plazo, comprensión de cómo el personal de salvamento sufre la presión social a través de los medios de comunicación (lo que a veces nos lleva a ir más allá de lo razonable en nuestras tareas de asistencia). Sirvan estas líneas para expresar nuestra intención de que estos temas puedan ser abordados en futuros trabajos.

2 DEFINICIÓN DE CONCEPTOS

2.1 DIFERENCIAS Y SIMILITUDES ENTRE EMERGENCIA, CRISIS, ACCIDENTE, DESASTRE, CATÁSTROFE Y CALAMIDAD.

La Dirección General de Protección Civil en España (citado en De Nicolás, Artetxe, Jauregi, y López, 2000) diferencia entre:

Emergencia: situación que aparece cuando en la combinación de factores conocidos, surge un fenómeno o suceso que no se esperaba, eventual, inesperado y desagradable por causar o poder causar daños o alteraciones en las personas, los bienes, los servicios o el medio.

La emergencia supone una ruptura de la normalidad de un sistema, pero no excede la capacidad de respuesta de la comunidad afectada.

Crisis: como un estado delicado y conflictivo en el cual, por circunstancias de origen interno o externo, se rompe el equilibrio y la normalidad de un sistema y se favorece su desorganización.

Accidente: cuando los individuos afectados por un siniestro, son un segmento de la población de fácil delimitación por una variable nominal: ocupantes de un automóvil,

inquilinos de un edificio

este tipo de situaciones la población queda fuera de los efectos

del fenómeno o siniestro, la vida cotidiana de la colectividad no se ve alterada y los sistemas de respuesta y de ayuda a los afectados, quedan indemnes y pueden actuar.

Desastre: cuando toda la población de forma indiscriminada, se ve afectada por los hechos infaustos, y la vida social cotidiana se ve alterada. En los desastres los sistemas de respuesta institucionales, públicos y privados, también pueden quedar indemnes y pueden ayudar a la colectividad afectada.

Catástrofe: es aquella situación en que un fenómeno infausto e imprevisto afecta a una colectividad de forma global, incluidos sus sistemas de respuesta institucionales. En la catástrofe, los individuos afectados no podrán contar con ayuda institucional, al menos en los primeros momentos, y tendrá que hacer frente a las consecuencias del fenómeno con sus propias fuerzas.

Calamidad: es aquella situación que se alarga en el tiempo, bien por reiteración o prolongación o por sus efectos derivados, como la sequía continuada, los efectos epidemiológicos de un virus residente.

En

Pág. 25

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

Asimismo, Fouce, Hernández-Coronado, Nevado, Martínez, Losada & Lillo (1998) señalan algunas ccaracterísticas que comparten los desastres, los accidentes y las emergencias:

Precisan de una intervención ante una demanda no demorable en una situación emergente.

En función de la magnitud del evento y las repercusiones en el sujeto, encontramos reacciones psicológicas similares en función de las consecuencias.

Pueden ser imprevisibles y accidentales y por tanto causar sorpresa, indefensión y desestabilización.

Pueden constituir una situación de peligro inmediata para la vida o la integridad física.

Una vez situados en las diferencias y similitudes entre las distintas situaciones susceptibles de precisar intervención de servicios de emergencia, podemos pasar a definir qué es la intervención en situaciones de crisis.

2.2 INTERVENCIÓN EN SITUACIONES DE CRISIS

La intervención en situaciones de crisis ha sido definida por Slaiken (1996) como el “Proceso de ayuda dirigido a auxiliar a una persona o familia a soportar un suceso traumático de modo que la probabilidad de debilitar sus efectos (estigmas emocionales, daños físicos) se aminore y la probabilidad de adquirir nuevas habilidades, perspectivas de la vida u otras opciones aumente”.

Existen dos componentes fundamentales de la intervención:

Garantizar seguridad

Dar respuesta a la situación generada de forma que disminuya sus secuelas

Con el objetivo de anticiparnos a las dificultades que pueda experimentar la víctima e intentar eliminar los obstáculos para que reciba ayuda posterior

Para conseguir esos propósitos deberemos contemplar los siguientes pasos:

Asegurar el lugar y evitar la entrada de curiosos, prensa, etc., que puedan dificultar la prestación de ayuda

Dar apoyo (estructurar y modular tranquilidad, ayudar a que no se desorganice más)

Reducir mortalidad

Canalizar a recursos de ayuda en coordinación con otras instituciones para su tratamiento posterior

En cualquier situación, no debemos olvidar las dos máximas que garantizarán que estemos en condiciones de ayudar, minimizando la posibilidad de convertirnos en “parte del problema”:

1. SIEMPRE SALVAGUARDAR LA PROPIA SEGURIDAD

2. PROTEGER Y SALVAGUARDAR LA VIDA DE OTROS

Pág. 26

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

3 ELEMENTOS DE INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA TEMPRANA CON VICTIMAS DE UNA SITUACIÓN DE EMERGENCIA.

3.1 CONDUCTA CON VÍCTIMAS EN LOS MOMENTOS DE SALVAMENTO Y RESCATE.

La percepción que más ansiedad genera al ser humano es la de falta de control. Esa percepción es justo la que presenta una víctima que necesita ser rescatada (en un accidente de tráfico, en una riada, en un incendio, etc.).

Mientras los niveles de ansiedad se mantengan en valores razonables, el sujeto estará utilizando todas sus herramientas (emocionales y físicas) para afrontar lo que le está ocurriendo. Por eso no es frecuente, al contrario de lo que se piensa en la calle, el pánico entre las víctimas en las situaciones de emergencia. La situación de pánico tiene más probabilidad de producirse si el sujeto no se siente con recursos para salir de la situación en la que se encuentra y anticipa unas consecuencias terribles si no se soluciona el caso. Por ejemplo: no es habitual un ataque de pánico en un grupo de 20 personas si se produce un incendio en un aula con capacidad para 200 personas, siempre y cuando existan al menos dos salidas del aula suficientemente grandes y de fácil apertura (hacia fuera 1 ). Siguiendo éste ejemplo, el pánico tendría más probabilidades de producirse si el incendio se produce en un aula con una sola salida que estuviera cerrada con llave. Si un sujeto entra en situación de pánico verá reducidas todas sus facultades (no escucha correctamente, es menos eficaz en sus movimientos puesto que está atenazado por los nervios) y será mucho más difícil comunicarnos con él. Digamos que en las situaciones de pánico mandan más nuestros instintos (la estructura subcortical del cerebro llamada amígdala) y menos nuestra razón (la corteza cerebral, principalmente la prefrontal). Por lo tanto las conductas más comunes serán de huída, intentar sujetarse al rescatador, etc.

Toda nuestra comunicación con la víctima irá encaminada a que no entre en situaciones de pánico, lo que implica ayudarle a mantener la tranquilidad.

Por desgracia, no todas las intervenciones son todo lo rápidas que desearíamos (víctima y rescatador), por lo tanto nuestra comunicación siempre intentará mantener informado de forma positiva de lo que está ocurriendo (eso ayudará a la víctima a percibir un cierto control sobre lo que le ocurre).

Parada (2005) nos proporciona aspectos a tener en cuenta en la comunicación con la víctima de durante el salvamento:

1.

Identificarnos:

profesionales que le van a socorrer provocará en la víctima un efecto tranquilizador.

en

muchas

ocasiones,

el

mero

hecho

de

identificarnos

como

2. Dar información e instrucciones: Las instrucciones deben ser concisas y claras, en muchas ocasiones nosotros seremos lo único ordenado en el caos que nos rodee. Por lo tanto nuestro tono debe ser firme pero tranquilo. Como hemos visto, una persona con ansiedad no es el mejor conversador posible. Si necesitamos la colaboración de la

1 En diversas investigaciones se comprobó que víctimas en incendios habían muerto por avalancha en lugares públicos por haber sido incapaces de abrir la puerta de salida hacia adentro, de ahí la normativa al respecto.

Pág. 27

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

víctima necesitaremos que comprenda bien lo que tiene que hacer, no está de más que nos repita lo que le hemos dicho para que comprobemos que nos ha entendido.

i. Es mucho más eficaz dar instrucciones en positivo que en negativo: Por ejemplo no queremos que la víctima mire hacia abajo, dará mejor resultado decirle “mírame a la cara” que decirle “no mires abajo”.

3. Animar y distraer: Reforzaremos con las conductas de la víctima que respondan a nuestra petición “eso es, así, sigue agarrándote…”, “un poco más, ya estamos casi…”, “mírame a la cara…”. La atención es selectiva, podremos controlar situaciones de ansiedad o incluso dolor físico distrayendo la atención sobre otra cosa (“dime cuando se acaba el gotero…”, “dime cuando se empieza a ver luz…”, “¿cómo a ocurrido?”)

4. Tranquilizar: tanto a la víctima como a nosotros mismos en todo momento, mientras no perdamos la calma tendremos a nuestra disposición todos nuestros recursos personales 2 .

De igual manera, Parada (2005) nos sugiere las siguientes acciones en la Comunicación con la víctima durante los primeros auxilios:

1. Identificarnos: Con las mismas directrices anteriormente expuestas.

2. Responder a las necesidades de información: no es conveniente dar malas noticias a un accidentado en el primer momento de su cura. Las alternativas son frases del tipo: “todos los implicados en el accidente están siendo atendidos”, “todos están siendo trasladados al hospital como medida de seguridad”, “le vamos a trasladar al hospital para seguir haciendo pruebas”, “en el hospital verán lo que tienes con exactitud”.

En cualquier caso no ganamos nada diciéndole a un accidentado que lo que tiene es muy grave, o que ha fallecido alguien o que alguien está muy grave. Si no encontramos alternativas, no mentir sobre la gravedad, simplemente podemos contestar un “aun no se puede saber, todo irá bien…”.

3. Explicar lo que se hace: por los motivos de necesidad de control arriba expuestos, hay sujetos que necesitan que se les informe de lo que se les está haciendo. No debemos dramatizar, ni teatralizar lo que vayamos a hacer, si lo que hacemos no tiene importancia, por lo general, conocerlo por parte del paciente le tranquilizará.

4. Escuchar: A lo largo de este trabajo pretendemos dejar muy claramente expuesto el valor terapéutico de la ventilación emocional, las personas nos sentimos mejor cuando nos escuchan lo que tenemos que decir. En cualquier caso, los términos de nuestra escucha entran en los procedimientos descritos en éste trabajo, de manera que no fomentemos que la persona se sienta culpabilizada 3 , evaluada con moralinas o puesta en entredicho con discusiones sobre si sus pensamientos son o no razonables.

2 Sería conveniente tener una instrucción de cómo controlar nuestros niveles de activación que pudieran dar lugar a situaciones de ansiedad o angustia en una intervención. Por falta de espacio, remitimos al lector al libro de Davis, Robbins Eshelman y McKay (1990) que proporciona una guía sencilla para el autocontrol, incluyendo las técnicas de relajación más clásicas.

3 7 de agosto de 1996 ocurrió una riada que arrasó el Camping Virgen de las Nieves en Bisecas (Huesca), donde 87 personas fallecieron y más de un centenar resultaron heridas. Una persona cuyo anonimato conservaremos estaba destrozada emocionalmente porque se había visto en mitad de la fuerza de la riada, agarrado a un árbol y sujetando a su familia, las fuerzas le vencieron y miembros de su familia murieron. Esta persona se culpaba por ello sin consuelo alguno, cuando era obvio que si el agua arrancó árboles del suelo, no hay fuerza humana que resista tales envites. Desde el primer momento hay que ayudar a la víctima,

Pág. 28

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

3.2 QUÉ ESPERAR DE LOS PSICÓLOGOS DE EMERGENCIAS

Como personal presente en una emergencia de la índole que sea, es conveniente que conozcamos qué es lo que los psicólogos de emergencias van a realizar, tanto para solicitar su presencia si no estuvieran, como para demandar su intervención si detectamos algún sujeto sin atender. Conociendo su trabajo, nosotros podremos “remar en la misma dirección” en nuestro trato con las víctimas y familiares.

Siguiendo a Ramos (2005), las funciones de los psicólogos de emergencias en la atención a victimas de un desastre podemos resumirlas así:

Acogida de los familiares de los damnificados

Facilitar información: los datos que van a querer saber los familiares son

¿cómo está mi (padre, madre, hijo/a, etc.)?

¿dónde está?

¿cómo a sido? (suele preocupar si se ha enterado, si sufrió, etc.)

En este caso debemos recordar nunca utilizar términos como “destrozado”, “irreconocible”, “choque brutal”,… y cambiarlos por términos del tipo “fue rápido” que transmitan al familiar que su ser querido no sufrió.

Disminuir la incertidumbre: en la misma línea que el aspecto anterior, dar información precisa de lo que se está haciendo, de cómo y dónde pueden obtener más información. Quiénes son los interlocutores válidos (psicólogos, trabajadores sociales). Hospitales a los que se trasladará su familiar, etc.

Escucha activa: este concepto requiere saber escuchar, no cortar el diálogo con la otra persona y pasa por una actitud de apertura a escuchar, reforzando y valorizando a nuestro interlocutor.

Organización de la intervención: Los psicólogos de emergencias son personal cualificado para colaborar en la organización de los recursos de la intervención. Pueden prevenir el efecto dominó (fenómenos de contagio emocional), orientar a políticos y personas relevantes sobre la actuación con los afectados, distribución de los recursos humanos y materiales, mediación entre familiares y afectados.

Acompañamiento: como se refleja en el presente documento.

Relajación: Pueden instruir y modular técnicas de autocontrol de activación por medio de la respiración costo-abdominal o cualquiera de las técnicas de control de activación a corto plazo (en los primeros momentos) y a largo plazo (en el seguimiento terapéutico posterior).

Establecimiento de un buen rapport: Este término implica que entre los familiares y el psicólogo se ha establecido una relación de confianza, donde el sujeto sabe que puede comunicar lo que quiera al psicólogo con la seguridad de ser aceptado sin juicios morales o de otra índole.

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

Asegurar unas condiciones mínimas de reposo, aislando victimas y familiares, en la medida de lo posible de la visión del desastre in situ.

Ofrecer mantas, hidratación y alimentos si los servicios médicos lo autorizan.

Permitir y amparar la manifestación de emociones. Un error bastante común es pensar que el psicólogo está para que no se produzcan situaciones “incómodas” por parte los afectados (gritos, reacciones de ira, llanto, etc…). El profesional de la salud mental es consciente que lo importante en esos casos no es “callar” a esa persona, lo único importante es que en ese acceso de ira no se haga daño físico (hay personas que se golpean contra objetos, llegándose a producir roturas de huesos o las personas que sufren un rapto suicida y se precipitan por una barandilla o ventana). Poco a poco el profesional podrá reconducir esa expresión desgarrada a conductas más sosegadas en ocasiones con la ayuda de fármacos que convenientemente administrará el personal médico. Como última observación, no debemos olvidar que hay culturas en las que la perdida de un ser querido necesita ser expresada con ampulosidad de llanto y grito como signo de reconocimiento al fallecido.

(Martín, Parada y Muñoz, 2004) han ideado un triage al uso de los que emplean los empleados en las urgencias médicas. Este método se basa en tarjetas de colores (rojo, amarillo o verde) que indicarán de forma rápida qué nivel de atención psicológica requiere cada sujeto en el lugar de los hechos, así:

Rojo indica prioridad máxima: Son sujetos que requieren traslado a centro de salud por presentar signos psicopatológicos disfuncionales severos.

Amarillo indica prioridad media: Son sujetos que requieren atención psicológica inmediata.

Verde indica baja prioridad: Son sujetos que no requieren atención prioritaria por parte de los psicólogos de emergencias, presentan estados razonables de alteración, a priori no presentan signos de riesgo para ellos o los demás. Esto no significa que nos despreocuparemos de ellos, recuerde que estos códigos nos ayudarán a saber a quien atender primero, no excluyen de la atención a ningún sujeto.

En una situación que produce tan altos niveles de estrés podemos encontrarnos dos tipos extremos de reacción por parte de víctimas y familiares:

Pasividad extrema: el sujeto no sabe ni lo que hace ni a donde va ni es dueño de sus actos 4 . Estas personas son sin lugar a duda las que requieren máxima atención por parte de los servicios de emergencia (indicativo rojo).

Excesiva actividad: hay personas que ante una situación que les supera, reaccionan presa de sus altos niveles de activación, haciendo muchas cosas fruto de los nervios, no de la planificación o reflexión. Estas personas pueden convertirse en un peligro si

4 Con relación al desastre del camping Virgen de las Nieves en Bisecas (1996) antes mencionado, de entre todas las imágenes contundentes que se pudieron ver del suceso, existe una en la que aparece un hombre de mediada edad, completamente desnudo caminando entre la gente sin rumbo. Esta persona, probablemente había perdido la ropa por la fuerza del agua y se encontraba claramente sufriendo los síntomas de un estrés post traumático. Esta persona en esos momentos se encuentra desorientada, con abotargamiento emocional, probablemente con sensación de irrealidad (como una pesadilla) ya que lo que ha sido “obligado” a vivir no lo puede asimilar.

Pág. 30

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

no son detectadas y controladas a tiempo 5 . Lo mejor que podemos hacer hasta que se las pueda trasladar es darles tareas sencillas y mecánicas que les tengan ocupados pero que no impliquen riesgo para nadie (repartir mantas, alimentos y bebida siempre que esté indicado, aguantar goteros, estar pendiente de goteros para avisar, etc.).

4 ACTUACIÓN CON FAMILIARES DE VÍCTIMAS QUE HAN CONOCIDO LA PÉRDIDA DE UN SER QUERIDO.

Siguiendo a Martín y colaboradores (2004), el objetivo de nuestra intervención será “sujetar” o “contener” las emociones de las personas en esa situación proveyéndolas de un marco de referencia en donde pudiera sentirse protegidos, comprendidos, y atendidos en sus temores y angustias.

El objetivo no es tanto realizar una “terapia” en el sentido curativo de la palabra, si no de su significado original (del griego therapeía: asistencia). La intervención en una situación de crisis para un sujeto que vive un suceso que supera sus recursos emocionales, debe ser eminentemente de asistencia, de acompañamiento, de sujeción. Con éste concepto en nuestra mente podremos llevar a cabo los pasos que sugieren los autores, pasos que se llevaron a cabo con motivo de los sucesos del 11-M en las dependencias de IFEMA (Madrid).

Estos pasos son:

1. UBICAR: Las condiciones ideales para realizar éste primer paso es un lugar privado dónde el doliente pueda expresar con toda libertad su dolor. Si no se dispone de éste recurso (en la práctica es habitual no contar con intimidad suficiente), nos situaremos un poco más aislados sentándonos a su lado y animaremos a que la persona exprese su dolor por lo sucedido junto a sus familiares mas cercanos, hijos, padre

2. LEGITIMAR: El concepto sobre el que nos basaremos es la ACEPTACIÓN, Aceptaremos lo que la víctima quiera expresar, acompañando, escuchando, favoreciendo la ventilación emocional del sujeto. Aquí los tópicos y consejos del tipo “se como te sientes” ,”el tiempo lo cura todo” “tienes que ser fuerte” no ofrecen ningún apoyo, lo que realmente ayuda es legitimar sus preocupaciones (diciéndole que es normal todo lo que siente el sujeto), intentaremos situarle en un contexto de normalidad, haciéndole saber que se trata de unas reacciones normales a una situación ocurrida que no es normal. Intentaremos ayudar desde el primer momento a preparar el proceso de duelo que como es esperable se prolongará en el tiempo.

3. PROGRAMAR: Consiste en prevenir las siguientes fases por las que puede pasar el sujeto, se hace muy conveniente tener apoyo de personal sanitario que pueda suministrar ansiolíticos de elección que bajo supervisión médica puedan ayudar a la víctima a reponerse emocionalmente. Posterior a la medicación será conveniente instruir al sujeto en técnicas de autocontrol emocional y control de activación como la respiración abdominal.

5 Un gran especialista en medicina de emergencias me comentaba en una ocasión la cantidad de personas que tras un accidente de tráfico mueren porque quien llega a “socorrer”, fruto de los nervios se ponen a realizar maniobras de reanimación cardio-pulmonar sin estar indicadas. Por ejemplo, alguien ha perdido el sentido y el “buen samaritano” sin tener en cuenta ninguna variable, se pone a realizar masaje cardiaco, provocando una arritmia al accidentado que en condiciones de inconsciencia le pueden provocar la muerte. Otra situación más conocida son las lesiones medulares provocadas por mover a accidentados sin existir riesgo inminente que lo justifique.

Pág. 31

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

4.

ACLARAR: Ante preguntas tan difíciles que hacen los deudos en éstas situaciones cómo “¿Porqué a mí? No es justo”, “Ahora empezábamos a vivir” siempre intentaremos responder con sinceridad, ya que hay preguntas que no tienen respuesta,

y

así se lo comunicaremos, explicando que el control de la vida o la muerte no esta en

nuestras manos, pero lo que si podemos hacer es continuar nuestra vida, ya que hay personas de nuestra familia que nos quieren y posiblemente al fallecido le hubiera gustado que nos ocupásemos de ellas ante su ausencia. De todas las experiencias de la vida por muy dura que éstas sean siempre podemos aprender (Neymeier.”Aprender de

la

pérdida”2002)

5.

COMPROMETER: Consideramos a la familia cómo el elemento de contención mas importante en ésta situación. Se explicará a la familia cercana, el proceso a seguir y la importancia de su colaboración.

6.

BUSCAR: Lo importante es una buena relación humana con el deudo, “nuestra actitud fue de escucha y comprensión, en los momentos en que ya no podíamos hablar más con ellos y si en un momento dado nos sentíamos emocionalmente afectados buscamos el apoyo del compañero que nos sustituía en la asistencia”.

7.

CONSIDERAR: en situación de duelos es posible que se den situaciones con riesgo de autolisis (intentos de suicidio, infligirse daño a uno mismo), casos de pensamientos suicidas como fue el caso de la esposa de un fallecido, con depresión previa. Se puede dar una exacerbación de la sintomatología que posteriormente debe ser tratada por un profesional de la salud. Deberemos ser previsores y no permitir que los sujetos se encuentren cerca de ventanas, barandillas o elementos que puedan constituir un peligro en caso de rapto suicida.

8.

TRATAMIENTO: se llevará a cabo por los servicios de salud competentes a tal efecto. En este sentido, es conveniente recomendar que los familiares sean supervisados por personal cualificado (psicólogos y psiquiatras) para ayudar a elaborar el duelo de forma sana.

9.

ASEGURAR: Sería conveniente establecer un seguimiento que asegurara que los familiares se encuentran en manos profesionales después del suceso (servicios sociales, servicios de asistencia ambulatoria, etc).

Los pasos antes descritos van encaminados a seguir un procedimiento de acompañamiento y comunicación personal de las víctimas a los familiares (se puede elegir la manera más precisa, controlar mejor al familiar, buscar apoyo de familiares o amigos que amparen al deudo, etc…). De no ser así nos podemos encontrar con casos como el que relata Ramos (2005) haciendo referencia a situaciones que por su mala planificación o deficiente gestión, generan un efecto de contagio emocional entre familiares y acompañantes que hace mucho más duro (si cabe) el momento de recibir las terribles noticias de la pérdida de un ser querido. Es lo que el autor denomina efecto dominó (seguiremos subrayando los errores cometidos a nuestro juicio):

“Nos avisaron el día anterior de que debíamos estar a la mañana siguiente en la Delegación del Gobierno para acompañar a los familiares, pues se iban a leer los nombre de los cuerpos reconocidos en el accidente de avión. Cuando llegamos, muy temprano, no había casi nadie. Los allegados fueron llegando y sorprendentemente la mayoría se manifestaba mucho más entera, emocionalmente hablando, y fuerte de lo que a priori cabía esperar por la situación que estaban viviendo. Nos dirigieron a una sala muy pequeña sin sillas para todos. No apareció nadie ni del Ayuntamiento ni de la

Pág. 32

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

Delegación ni de la Policía para decir por qué les hacían esperar. Ese día hacía mucho calor y no había ni ventiladores ni aire acondicionado en la habitación. Estuvimos esperando cerca de dos horas hasta que aparecieron tres personas que sin mediar palabra aparecieron entre los familiares, subieron a la tarima y se sentaron tras una mesa. Según pasaban los minutos la gente comenzaba a mostrar signos de agotamiento:

suspiraban y estaban nerviosos. Se agolpaban de pie, al fondo y a los laterales. Algunas mujeres se abanicaban. Cuando se oyó el primer nombre de una víctima alguien gritó:

“¡Mi hijo!”. La tensión emocional era ya insoportable. Se habían oído previamente muchos lamentos y llantos durante la espera. El ambiente propició que a partir de entonces los familiares de los fallecidos, identificados y sin identificar aún, estallaran en una manifestación extrema de dolor y aflicción. Con cada nombre pronunciado surgía un nuevo grito.”(Ramos, 2005, pp.106-107)

5 INTERVENCIÓN CON SUICIDAS

5.1 CUESTIONES PRELIMINARES

El suicidio en España es tres veces superior en hombres (tasa del 12.6 por 100.000 habitantes) que en mujeres (el 3.9 por 100.000 habitantes) según cifras del año 2002 (Ruiz- Pérez, Olry de Lavry-Lima, 2006).

En cuanto a la probabilidad de consumación suicida, Fernández (2005) nos proporciona el siguiente cuadro que bajo ningún concepto implica que se cumpla siempre, simplemente nos servirá de orientación sobre lo más frecuente:

Sexo

Mujer

Hombre

Edad

<30 años

>40 años

Tipo

Intento de suicidio

Suicidio

Método

Baja letalidad

Seguro y rápido

Instantánea

Altamente letal

Medicación

Sin publicidad

Motivo

Afectivo

Afectivo

Intención manipulativa

Sociolaboral

Llamada de atención

Adaptado de J. M. Fernández: Apoyo psicológico en situaciones de emergencia (2005), p.130.

Autores como Fernández (2005), Goiricelaya o Ruiz-Pérez, Olry de Lavry-Lima, (2006) identifican algunos de estos como factores de riesgo suicida:

Depresión mayor

Alcoholismo

Historia de intentos y amenazas anteriores

Sexo masculino

Edad avanzada

Pág. 33

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

Soltería o viudedad

Desempleado, jubilado o ausencia de cualificación laboral. Este factor afecta especialmente a los varones (Ruiz-Pérez, Olry de Lavry-Lima, 2006)

Enfermedad aguda o crónica en los 6 últimos meses, con especial incidencia en enfermos con enfermedades incurables (sida, cáncer, etc…)

Falta de apoyo familiar o social percibido

Mayor en el medio urbano que en el rural, aunque en los últimos años se está produciendo un considerable aumento de los suicidios en medio rural (Ruiz- Pérez, Olry de Lavry-Lima, 2006)

Existen distintos motivos por los que nos pueden requerir para la intervención con un suicida que amenaza con: precipitarse al vacío, incendiar o hacer explotar una vivienda.

5.2 RECOMENDACIONES GENERALES PARA LA INTERVENCIÓN CON SUICIDAS

Existen recomendaciones generales que es conveniente que tengamos aprendidas sobre situaciones relativas a emergencias con suicidas:

1. Si alguien dice que se va a suicidar es conveniente tomar esa amenaza como cierta o probable, es preferible pecar por exceso de celo que por defecto (siempre, incluso en casos de llamadas de atención por parte del suicida, está la posibilidad del desenlace fatal por un descuido o un accidente).

2. En el caso de suicidas con los que podamos hablar, quien debe hablar es el suicida, mientras está explicándose es menos probable que realice la conducta autolítica, además estaremos fomentando su ventilación emocional, en definitiva ganando tiempo para que el resto de efectivos puedan trabajar en minimizar las consecuencias de un intento de suicidio o de un suicidio consumado (desplegar lona, colchoneta inflable, evacuar un edificio, etc…)

3. Una técnica utilizada extensamente por profesionales de la terapia psicológica con el fin de fomentar que el sujeto hable, consiste en repetir en tono de pregunta (no es exactamente una pregunta, es como un eco que invita a seguir tirando del hilo de la narración del sujeto) la ultima parte de la frase dicha por el sujeto. Por ejemplo:

Suicida: “La vida es una mierda…, no tengo otra salida…, me van a echar del trabajo y todo por mi culpa…”

Negociador: “Por tu culpa ”

Suicida: “Si, porque si no hubiera consentido que me pusieran ese niñato para formarlo en mi puesto ahora no me vería en la calle, sin derecho a paro y desahuciado de la casa…”

Negociador: “y no tienes derecho a paro…”

Suicida: “No, resulta que el cab

del jefe me tenía “enfilao” desde que

tuvimos unos problemas con un cliente, la cosa se fue torciendo y ahora me veo así…”

Negociador: “Tuviste problemas con un cliente…”

Pág. 34

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

Suicida: “Sí, pero resulta que (etc.…)”.

Como pueden ver el objetivo es que el sujeto hable, se desahogue, de forma que poco a poco consigamos que baje su nivel de ansiedad, obtengamos información valiosa de cuáles son los motivos por los que quiere acabar con todo, además de ganar tiempo.

Como anécdota personal, en los cursos presenciales que realizamos, podemos tener hablando de cualquier cosa (ante una pregunta o comentario) más de diez minutos sin para a un sólo alumno que sin saberlo está sirviendo de ejemplo de cómo realizar la técnica al resto de compañeros.

4.

No tener prisa, el tiempo juega a nuestro favor, cuanto más tiempo pase más dura será su lucha interna en ambas direcciones: instinto de conservación y deseo de dejar de sufrir (física o psicológicamente). Debemos tener mucha paciencia, no presionar, no acelerar el diálogo, recuerde que el que más debe hablar es el suicida, nosotros lo justo para que siga hablando el sujeto.

5.

Mantener una actitud de aceptación incondicional, de apoyo, modelando tranquilidad, si yo me muestro tranquilo, minimizaré la imagen de amenaza que pueda percibir el suicida en mí como alguien que viene a frustrar sus intenciones.

6.

No discutir nunca con el suicida. El objetivo es reforzar los motivos y las ganas de vivir, no discutir si tiene o no motivo para morir (esto último reforzaría sus posibles sentimientos de sentirse incomprendido y sólo).

7.

Dirigirnos al suicida por su nombre

8.

Identificarnos: Una buena forma es decir nuestro nombre para fomentar el diálogo. Recuerde que debe quitar dramatismo a la situación. No parece muy conveniente presentarnos al sujeto como el JEFE DE BOMBEROS DE XXXXX, o OFICIAL DE BOMBEROS de XXXXXX. Al sujeto puede no aportarle información pero si puede darle la idea de que “se ha formado una buena…”.

9.

Preguntar el motivo con una actitud aceptante (recuerde, no discutir con el sujeto). Recuerde que las preguntas abiertas nos permitirán hacer hablar al sujeto.

10.

Empatizar evitando juicios personales. Cuando nos referimos a empalizar, no quiere decir que nos sintamos como el suicida. Imagínese lo insufriblemente duro que puede ser una jornada laboral de un profesional de la salud mental si empatiza con todos sus pacientes sintiéndose como ellos. El concepto de empatía que proponemos aquí es más similar a lo que hace un maestro del ajedrez con su contrincante 6 .

6 El maestro en una partida intenta ver lo que tú ves, piensa como tú piensas y se pone en tu lugar para poder llevarte a su terreno, obviamente no necesita sentirse como tú te sientes, pero si puede comprender cómo te comportas, piensas y sientes.

Pág. 35

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

11. Evitar aproximaciones violentas. Es más eficaz pedir permiso para aproximarnos con una excusa (por ejemplo un cigarrillo). Fernández (2005) relata la situación de una psicóloga que con la excusa de darle un beso a un adolescente que amenazaba con precipitarse al vacío, consiguió acercarse lo suficiente para inmovilizarlo.

12. Si el sujeto pide algo, no precipitarnos en aceptar dárselo. Por dos motivos:

a. Puedo empeorar la situación si lo que me pide es ver a una persona determinada que en el fondo le puede dar la excusa para consumar el acto suicida

b. Estoy perdiendo la oportunidad de conseguir algún pequeño avance a cambio (siéntate en la ventana y descansa, pon el seguro a la botella de gas, etc.…)

5.3 PROCEDIMIENTOS DE ACTUACIÓN

El siguiente procedimiento de actuación en situaciones con suicidas es fruto entre otros de los trabajos de Goiricelaya (1998) y Fernández (2005):

Acercamiento al lugar: Apagar señales luminosas y acústicas cuando estemos cerca del lugar donde se encuentra el suicida. Con esta medida ayudaremos en dos factores:

restaremos dramatismo a la situación (el suicida por lo general ya tiene un alto nivel de activación) y evitaremos un efecto de llamada a curiosos y espectadores.

Evitar en lo posible la presencia de espectadores. A veces un freno para desistir de una situación de intento de suicidio es la presión que puede percibir el sujeto de todo el “circo” que se ha podido montar alrededor de su intento suicida. En ese sentido, cuantos menos testigos haya, mucho mejor pronóstico. Si el sujeto expresa su preocupación por ser reconocido y hacer el ridículo, le aseguraremos que saldrá con la cara tapada con una chaqueta y que hoy en día la gente no se acuerda de la última noticia más de dos horas.

Recabar información personal del sujeto: Antecedentes psiquiátricos, experiencias traumáticas recientes, etc.

Primer contacto: Si hay riesgo, no tratar de agarrar al suicida, podemos precipitar su decisión.

Intentar establecer un diálogo con el sujeto. A veces es muy complicado porque no quiere hablar con nadie. Hay que entender cuál es la situación por la que pasa el sujeto (nos será de gran utilidad toda la información que tengamos de él o ella (ver cuadro). Le llamaremos por su nombre, con una actitud comprensiva, abierta, de aceptación, en esta fase el objetivo es establecer la comunicación (hacer preguntas abiertas y reforzar cualquier atisbo de intento de respuesta por parte del sujeto (una mirada, un tartamudeo, un cambio de postura, nos indicará que nos escucha). Como señala Goiricelaya, en diálogos con sujetos alterados emocionalmente se hace más relevante el cómo que el qué se habla, es mucho más importante el lenguaje no verbal (gestos, tono de voz, ritmo tranquilo, timbre agradable, preferiblemente grave porque suele alterar menos a las personas).

Es recomendable que el diálogo lo lleve una sola persona que pueda modular tranquilidad y haga que el sujeto pueda encontrar motivos para seguir vivo (recuerda la lucha entre el instinto de autoconservación y el suicidio como única y definitiva solución a sus problemas).

Pág. 36

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VI: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: EXTINCIÓN DE INCENDIOS

, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO . MÓDULO VI : O PERACIONES EN E MERGENCIAS :

Si esa persona se encuentra en el diálogo en punto muerto es conveniente que sea sustituida por un compañero o compañera.

Una vez establecida la conexión con algún profesional, ese será el único interlocutor válido, por lo tanto, no lo dejará nunca. En cualquier caso no dejaremos al suicida solo.

Si conseguimos entablar conversación debemos evitar hacer una especie de “terapia de bolsillo” o “psicología barata” “que cure al sujeto”. No debemos olvidar cual es nuestro objetivo: que el sujeto no se suicide, la terapia deberá ser algo necesariamente más largo y en otras circunstancias. Por lo tanto no juzgue, acepte e intente establecer un diálogo positivo (recordar las cosas que le unen a la vida: religiosidad, hijos, familiares, ver el próximo evento importante para el sujeto, a veces la curiosidad de saber qué ocurrirá en el futuro con algo que nos gusta es suficiente motivo para seguir viviendo…)

CUIDADO con los motivos para vivir, pueden ser según el sujeto, los motivos por los que no quiere vivir (divorcio, perdida de contacto con hijos, fallecimiento de seres queridos, sentimientos de frustración e impotencia ante acontecimientos traumáticos vividos, etc…). Ese es una de las razones por las que debemos informarnos lo más ampliamente posible sobre el sujeto.

CUIDADO con las aparentes situaciones de calma, en las que parece que el suicida va ha cejar en su intento: puede aparecer el rapto suicida (de repente toma la decisión impulsivamente cuando ya parecía menos probable su ocurrencia). A veces esta situación viene precedida de una recuperación de la conciencia que le recue