Está en la página 1de 6

Tipos de circuitos

-A veces necesitamos conectar en un circuito varias bombillas, o una


bombilla y un motor. ¿Cómo debemos conectarlos cuando son más de
uno? Según lo que necesitemos, podemos elegir entre dos tipos de
conexión, en serie o en paralelo.
Conexión en serie

Pilas

Saber más
Características de la conexión en serie
En serie se conectan los receptores (lámparas, motores, timbres,
etc.), uno a continuación de otro.
La forma más intuitiva de conectar dos o más elementos en un
circuito eléctrico es colocándolos uno detrás del otro. Así, si tenemos
varias pilas, un hilo conductor, un interruptor y varias bombillas, por
ejemplo, podemos colocarlos como indica la figura que aparece a
continuación.

Imagen:
Conexión en serie
Ampliar
En este caso, por todos los elementos del circuito circula la misma
cantidad de electricidad (la misma intensidad de corriente). Este tipo
de conexión se llama conexión en serie.

Si tenemos dos lámparas iguales conectadas en serie, estas lucirán


con la misma intensidad.

Conexión en paralelo

Lámparas conectadas en paralelo


Saber más
Características de la conexión en paralelo
En paralelo los elementos se disponen de forma que cada uno de ellos
está conectado al polo positivo y al polo negativo de la pila.
También podemos conectar los elementos de un circuito eléctrico de
otra forma. Por ejemplo, haciendo que una rama del circuito se
bifurque en dos, tal y como se indica a continuación.

Imagen:

Conexión en paralelo
Ampliar
En este caso, la cantidad de corriente eléctrica que circula por cada
una de las ramas del circuito (por cada una de las lámparas) puede
ser diferente. Este tipo de conexión se llama conexión en paralelo.

Si tenemos dos lámparas iguales conectadas en paralelo, pueden lucir


con diferente intensidad si hay otros elementos incorporados al
circuito.

¿Es ventajosa la conexión en paralelo?


Árbol de navidad
Si conectamos cinco bombillas a la pila, observamos con sorpresa que
lucen igual que si ponemos una sola. Ya hemos explicado que en
parte es lógico, porque cada una está conectada a los polos de la pila,
pero parece increíble. ¿Dónde está el «truco»? Pues en que la pila se
va a agotar cinco veces antes.

Así que no hay ventaja. El principio de conservación de la energía no


falla.

Vamos a explicarlo con un símil hidráulico, en el que los depósitos de


agua representan los polos de la pila, el agua, la corriente y la hélices,
las bombillas.

Imagen:
Símil hidráulico de un circuito eléctrico
Ampliar

Imagen:

Símil hidráulico de un circuito eléctrico en paralelo


Ampliar
La forma de conectar los elementos de un circuito es muy importante.
A la hora de diseñarlo no basta con decidir qué elementos formarán
parte de él. También debemos decidir de qué manera se conectarán
estos. Por ejemplo, la luz emitida por una lámpara no depende
solamente de la capacidad del generador y de las características
propias de la lámpara. Depende además de la manera en que se
conectan los distintos elementos que forman el circuito.

En una vivienda, por ejemplo, todos los aparatos eléctricos


(bombillas, secador, etc.) se conectan en paralelo. ¿Por qué? Pues
porque de este modo podemos controlar cada aparato
independientemente. No es necesario tener todas las lámparas
encendidas para que pueda funcionar el televisor, por ejemplo. Y,
además, si se estropea un aparato, los otros siguen funcionando.

Asimismo, al realizar conexiones en paralelo, si una lámpara, de un


conjunto de tres, se estropea y en ese punto se interrumpe el paso de
la corriente eléctrica (es decir, si la lámpara se funde), las demás
lámparas pueden seguir funcionando con normalidad. Pero si la
conexión es en serie, cuando se funde una de las lámparas, las otras
dejan de emitir luz, pues el circuito se abre.