P. 1
Elogio de la razón sensible

Elogio de la razón sensible

|Views: 1.795|Likes:

More info:

Published by: José Omar Trujillo Ceballos on Jul 21, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/27/2013

pdf

text

original

ACERCA DEL “ELOGIO DE LA RAZÓN SENSIBLE, UNA VISIÓN DEL MUNDO CONTEMPORÁNEO” DE MICHEL MAFFESOLI José Omar Trujillo

Ceballos El abordaje del mundo contemporáneo requiere por la complejidad de la labor, una actitud que posibilite darle cabida a nuevas lecturas. En este sentido, Maffesoli propone una mirada holística frente a las posturas herederas del modernismo, caracterizada por la arrogancia de la inteligencia que fragmenta el saber y privilegia la razón positivista–causalista. Michel Maffesoli, en el texto “Elogio de la razón sensible, una visión del mundo contemporáneo”, reivindica asuntos como la intuición, el sentido común, la vivencia, y subraya permanentemente la necesidad de articular el conocimiento analítico con la intuición, la sensibilidad y la razón. Su análisis se apoya en la reflexión sobre pensadores como Nietzsche, Morin, Marguerite Yourcenar, Carl Gustav Jung y E. Durkheim, entre otros, para oponerse a la razón tradicionalista del modernismo. Desde nuestra perspectiva consideramos que Maffesoli, propone una lectura articuladora de la realidad donde se hace necesario visualizar la razón interna de los fenómenos sociales como su Razón de Ser, es decir, no solamente como el objetivo que se ha de alcanzar, sino como la facultad de reflexión que permite comprender el destino fundamental de la vida. Maffesoli, nos plantea el concepto de Raciovitalismo como la posibilidad de captar la razón interna de las cosas y los fenómenos, mediante la iluminación o ampliación de la conciencia para considerar la vida en su conjunto. Asumir de este modo nuestro tránsito, requiere de una actitud humilde y verdadera para captar lo que proponen las cosas en sí mismas y no con una lógica lejana del instante que se vive. De esta manera, es posible poder hacer aprehensión de las cosas y los fenómenos desde su interior. El autor, propone una racionalidad abierta que de cabida a lo imaginario, a lo onírico, lo colectivo y

lo lúdico,

permitiendo así articular sentimiento y razón; cuerpo y alma;

concepto y forma; naturaleza y arte. Acorde con estos planteamientos, señala en su examen lo que denomina postura entusiasmadora entendida como el poder lograr integrar los sentidos y la teoría. En este sentido señala el papel integrador que alcanza la poesía cuando articula lo plástico y lo espiritual en una misma organicidad. Maffesoli, destaca en todo momento el auge de una mirada integradora, reconociendo la importancia que en la contemporaneidad se le da a las formas de las cosas y fenómenos, en oposición al desdén modernista. En este sentido precisa: “...La comunicación, al igual que la imagen y el estilo, son los elementos más destacables de una cultura que está naciendo, cultura que ya no tiene nada que ver con la que ha prevalecido durante la modernidad, y que, sin hacer demasiado ruido pero no sin efectos, está revolucionando toda la vida en común posmoderna...Quería indicar de ese modo la preeminencia de la apariencia, la necesidad de tomar en serio todo aquello que las personas serias consideran frívolo. En una palabra integrar en el análisis de la vida social una comprobación muy trivial: lo que es, es”.1 En consecuencia, se requiere atender las diferentes maneras como la forma y las formas formantes influyen en los intereses, gustos y deseos integrantes de las comunidades, y cómo a partir de de los ellas se identifican y

expresan sentimientos de pertenencia y cambios de valores. La poesía vuelve a ocupar la atención de Maffesoli cuando señala la pertinencia de la misma no solo en su utilidad como complemento del alma y entretenimiento del espíritu, sino como elemento estructurante en la educación de la juventud y en la formación de los ciudadanos independiente de la edad que posean. El tema de la fenomenología es igualmente abordado por, Maffesoli, cuando al respecto resalta tres asuntos a saber: la Descripción, la Intuición y la Metáfora, precisando que es necesaria una actitud cariñosa frente a la realidad
1

Maffesoli Michel, Elogio de la Razón sensible. Una visión intuitiva del mundo contemporáneo. Edit. Paidós. 1ª edición, 1997. Pags. 106 - 107

social, respetuosa en su análisis, con un método de carácter erótico, en tanto se requiere el amor por la vida y su fecundidad, para poder captar el dinamismo actual. El Raciovitalismo es requerido ante un mundo incierto, hay que contemplar para comprender, es decir, tomar en serio el mundo de las imágenes, un saber empírico que ante las fragmentaciones de la modernidad une lo estático y lo dinámico, y que más allá de las particularidades, se fundamenta en el todo. Es un conocimiento fenomenológico que pone el acento en el vitalismo de los fenómenos pequeños, en la creatividad de lo cotidiano. Propone el autor asumir el mundo como es y no como quisiéramos que fuese y en consecuencia reconoce la importancia de un pensamiento nómada interesado más en el juicio de hecho que de valor. Urge entonces la estetización de la existencia, es decir, el reconocimiento de lo lúdico, lo onírico, los afectos, la pasión que está presente en lo que él llama la teatralidad de los fenómenos de la vida. Se requiere así mismo una sociología comprensiva, cualitativa, provisional de cara a un mundo en constante mutación. Maffesoli destaca el papel de la intuición como base de la estética, pues se trata de un vibrar común, de sentir al unísono en el experimentar colectivo. La intuición tal como él la propone, es la posibilidad de percibir lo que está ahí no como cualidad psicológica sino como saber incorporado por una experiencia ancestral. Ubica entonces la intuición como complemento del conocimiento analítico, como una manera de relacionarse con la naturaleza, como el lazo entre lo que denomina sensibilidad ecológica y ecología del espíritu. Para Maffesoli es importante el apoyo de los poetas, artistas y místicos en la comprensión de las cosas y fenómenos a partir de la intuición; señala como a un saber Apolíneo o prometéico le está sucediendo un saber Dionisíaco enamorado del mundo tal como se hace ver y se ofrece para vivir. Con relación a la Metáfora, llama nuestra atención al señalar como ella desde su analogía, se convierte en un medio propicio para aprehender la globalidad

social no desde una aspiración de cientificidad, sino mundo, o lo que es lo mismo darle un alma.

posibilitando la

articulación Arte-Vida. Las metáforas señala el autor, permiten animar al

El reivindicar la experiencia se constituye de igual modo para el autor en una apuesta por el elogio de la razón sensible. El sentido común, olvidado por la sociología por lo “trivial”, se convierte en un vector epistemológico como consecuencia de la superación del individualismo modernista. En él está el inconsciente colectivo como armazón, como soporte, como experiencia arraigada en la memoria de la humanidad y subraya como el trabajo intelectual no puede olvidar que se sustenta en lo empírico de la vida. Identifica Maffesoli la vivencia como la experiencia sensible, poniendo el acento en la dimensión comunitaria de la vida social, dándole importancia a lo que es y no lo que debería de ser. Desde allí, la ciencia debe reconocer que cada vez escapa más a los cánones positivistas y causalistas para acceder desde el comprender a posturas más holísticas. Como ya se había señalado subyace en el trabajo de Maffesoli una preocupación erótica que considera el cuerpo construido a partir de la unión de contrarios: lo material y lo espiritual, lo sensible y lo inteligible, una intuición que conduce al corazón y por tanto al amor. Finalmente, en esta reseña es importante destacar de la propuesta de Maffesoli, la necesidad de una conversión de espíritu por parte de los observadores sociales para poder comprender la contemporaneidad en su complejidad, porque lo sensible como anota el autor, querámoslo o no, ya no es un factor secundario en la construcción de la realidad social. Así mismo, se hace importante asumir la vida como una obra de arte, expresada en la teatralidad cotidiana, en la publicidad, en el morfismo y en la creación estilística. Esa forma de arte de la existencia social requiere la conjunción de miradas y enfoques interdisciplinares y transdisciplinares que entiendan que a la ecologización del mundo, debe corresponder una ecología del espíritu; los

intelectuales deben comprender la necesidad de un hedonismo que les permita vivir la vida.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->