P. 1
La Técnica Jurídica del Derecho Romano Clásico y su Perenne Actualidad

La Técnica Jurídica del Derecho Romano Clásico y su Perenne Actualidad

|Views: 19.687|Likes:
Publicado porJuan Pablo Gramajo

More info:

Categories:Types, Business/Law
Published by: Juan Pablo Gramajo on Jul 14, 2011
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

02/17/2015

pdf

Sobre el término ‘Exposición de Motivos’, es preciso hacer una aclaración conceptual previa.
Arabella Castro Quiñones, en su calidad de Presidenta del Congreso de la República, caracteriza
una Exposición de Motivos –en su nota introductoria a la misma del actual Código Procesal
Penal– como “la interpretación auténtica del legislador extraída del seguimiento de la iniciativa
de ley, las discusiones y argumentos que originaron dicho código y la explicación del espíritu que
animó la ley”1792

. Aunque referido concretamente al Código Procesal Penal, es éste un concepto o
definición de ‘Exposición de Motivos’ (que para efectos de referencia en este trabajo podemos
llamar definición strictu sensu) que no resulta aplicable a nivel general, ya que no todas las leyes

1791

Fecha señalada por el Decreto 29-90, en reforma de la fecha original prevista, que ya previamente había sido
reformada a su vez por el Decreto 27-89, el cual preveía la entrada en vigor de la LOJ para el 30 de mayo de 1990.

1792

Castro Quiñones, Arabella. Presentación de la Exposición de Motivos, en Figueroa Sarti, Raúl. Código Procesal
Penal. Concordado y Anotado con la Jurisprudencia Constitucional. Incluye Exposición de Motivos por César
Barrientos Pellecer. Página XXII.

JUAN PABLO GRAMAJO CASTRO

618

cuentan con una Exposición de Motivos de tal índole: muy pocas leyes tienen exposiciones de
motivos que se hayan elaborado a partir del seguimiento del proceso legislativo luego de
concluido éste; algunas exposiciones de motivos no son más que brevísimas notas de descripción
general hechas al presentarse el proyecto de ley; varias dejan mucho que desear al estudioso serio
que busque en ellas una profundización en el contenido de la legislación nacional. Por lo demás,
una exposición de motivos no puede considerarse propiamente como una interpretación auténtica.
César Barrientos Pellecer, quien recibió del Organismo Legislativo el encargo de elaborar el
referido documento de acompañamiento a la primera edición de la ley adjetiva penal, explica –
complementando y reflejando la definición de la entonces Presidenta del Congreso– que su
redacción se basó en “El seguimiento constante del proceso de reforma (…); el análisis de las
discusiones legislativas y de los documentos producidos con motivo de la creación de la ley y de
sus modificaciones, a lo que se suma el estudio de las fuentes y la doctrina en que se basa dicho
cuerpo de leyes, además, el conocimiento de los documentos elaborados por Julio Maier y
Alberto Binder, para explicar el proyecto que elaboraron (a cuya exposición de motivos se le ha
dado espacio importante en este trabajo)”1793

, con lo cual nos remite ya a otro sentido en que se
usa la expresión ‘Exposición de Motivos’, cual es, en el caso citado, la que elaboraron los
estudiosos extranjeros a quienes se encargó la redacción de un proyecto de ley para nuestro país.
Dentro del Congreso de la República, según pude comprobar al acudir a su Archivo Legislativo
en el desarrollo de esta investigación, se denomina ‘Exposición de Motivos’ concretamente al
dictamen emitido por cada Comisión Legislativa encargada de estudiar una iniciativa de ley:
dicho dictamen acompaña el proyecto que la Comisión presenta ante el Pleno para su discusión,
‘exponiendo los motivos’ detrás de la iniciativa, así como de las modificaciones que a la misma
haya introducido la Comisión. De igual forma, cuando se ejerce una iniciativa de ley, el ponente
acompaña una ‘Exposición de Motivos’ explicando la iniciativa o reforma planteada; así, por
ejemplo, en los documentos que he tenido a la vista para elaborar el presente estudio, existen
‘Exposiciones de Motivos’ redactadas por la Corte Suprema de Justicia (por ejemplo, del
Anteproyecto original de LOJ de 1986, o de la reforma que se convirtió en el Decreto 59-2005,
que tuvo su origen en una iniciativa de ley de la Corte), o redactadas por diputados del Congreso
al proponer reformas (por ejemplo, de la iniciativa 3334, que planteaba la reforma del artículo 6
de la LOJ; o de la iniciativa 3358, que propone reforma del inciso d. del artículo 8 de la LOJ).

De lo anterior, entonces, se observa que existen diversas exposiciones de motivos, que
corresponden naturalmente al proceso legislativo del país: exponen motivos los ponentes de una
iniciativa, luego una Comisión Legislativa la examina y emite dictamen en el cual también
exponen motivos (en ocasiones, explicando por qué la propuesta de ley que someten a discusión
del pleno se diferencia de la iniciativa originalmente planteada, es decir, dando razón de las
modificaciones que la Comisión introdujo al proyecto original o anteproyecto); a veces se
encarga la redacción de proyectos de ley a profesionales del Derecho, quienes al remitirlos
también exponen motivos; a veces el Congreso de la República, ante la importancia de un cuerpo
normativo, encarga la redacción de una Exposición de Motivos que podemos llamar quizá
‘definitiva’ para acompañar una primera edición de la ley, y ésta acoge entonces –entre otras
fuentes de explicación de la ley de que se trate– las diversas ‘Exposiciones de Motivos’
presentadas a lo largo del proceso legislativo. Tal es el caso, por ejemplo, de la Exposición de
Motivos de nuestro actual Código Civil (Decreto Ley 106, emitido bajo el gobierno de facto de
Enrique Peralta Azurdia), elaborada por Federico O. Salazar, en la cual se hacen referencias al
proyecto original presentado por la Comisión a la que se encargó la propuesta, así como a los
criterios y modificaciones introducidos por la Comisión revisora, de tal forma que la Exposición

1793

Barrientos Pellecer, César. Exposición de Motivos del Código Procesal Penal, en Ibid. Página XCVIII.

PERENNE ACTUALIDAD DE LA TÉCNICA JURÍDICA DEL DERECHO ROMANO CLÁSICO

619

de Motivos publicada proporciona ya una visión acabada y global del proceso que siguió la ley
hasta promulgarse. Sin embargo, no todas las leyes tienen una Exposición de Motivos de esta
naturaleza ‘definitiva’, ‘auténtica’, ‘global’ o ‘stricto sensu’, por lo que, en muchos casos, el
seguimiento del proceso legislativo deberá basarse en esas ‘otras’ Exposiciones de Motivos a que
hemos hecho referencia, así como en las discusiones llevadas a cabo por el Pleno del Congreso
que se hallan transcritas en sus Diarios de Sesiones. De esta manera, el espíritu y finalidad de la
ley, la historia fidedigna de su institución, a veces se encontrarán sintetizadas en una Exposición
de Motivos stricto sensu, y a veces será necesario integrarla mediante el examen del proceso
legislativo, incluyendo los otros tipos de Exposiciones de Motivos, según se ha explicado.

No me atrevo a denominar a tales Exposiciones de Motivos como ‘lato sensu’ pues, aunque
parecería lo obvio y natural en contraposición al tipo que hemos denominado stricto sensu,
prefiero llamarlas simplemente ‘otras’ Exposiciones de Motivos en aras de que el uso del
lenguaje no menoscabe la importancia que ellas tienen para proveer al jurista, al estudioso, de una
visión más integral del espíritu y finalidad de la ley, de la historia fidedigna de su institución, aun
cuando carezcan del carácter de ‘interpretación auténtica del legislador’, que se atribuye a las que
sí hemos llamado stricto sensu, y sólo en atención a dicha característica. Misma que a su vez no
es definitiva, puesto que dicha interpretación auténtica no logra agotar lo que explica, y en
conciencia de ello en dichas Exposiciones de Motivos se hace referencia a otras fuentes
(doctrinales, legales, etc.) cuyo estudio también complementará y auxiliará la interpretación de la
ley. Cabe asimismo recordar –pues no deja de ser importante– que una ‘interpretación auténtica’
del legislador sólo lo es realmente cuando está contenida en ley (tales como a las que hace
referencia el artículo 12 de la LOJ), mientras que el considerar a una Exposición de Motivos de
las que hemos denominado stricto sensu como interpretación auténtica deviene de una
caracterización hecha en su momento por determinados autores o legisladores, y que en ese
sentido puede extenderse en la mentalidad jurídica nacional, pero que, tanto las interpretaciones
auténticas contenidas en ley, como las Exposiciones de Motivos –las que sean– siguen estando
abiertas a la crítica inmanente del sistema normativo que constituye la técnica jurídica, toda vez
que la misma ley llama a ello al mandar que debe interpretarse de conformidad con las
disposiciones constitucionales, que son precisamente el marco de principios y derechos
fundamentales al cual toda ley debe ceñirse, de donde resulta entonces que también el espíritu y
finalidad de la misma es cuestionable a la luz de lo que consagra la Constitución. Esto quedará –
espero– más claro con lo que se expondrá en páginas ulteriores.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->