Está en la página 1de 3

El paradigma cognitivo TS – 8 Act - 3

El enfoque cognitivo está interesado en el estudio de la representación mental; así


como en describir y explicar la naturaleza de dichas representaciones mentales y determinar
el papel que desempeñan en la producción y desarrollo del conocimiento, considera que el
aprendizaje es un proceso mental.

Se considera que el sujeto elabora las representaciones y entidades internas (ideas,


conceptos, planes), de una manera esencialmente individual, aún y cuando esté influido por
el medio ambiente externo, es un agente activo cuyas acciones dependen en gran parte de
las representaciones o procesos internos que él ha elaborado como producto de las
relaciones previas con su entorno físico. Los comportamientos no son regulados por el medio
externo, sino más bien por las representaciones que el sujeto ha elaborado o construido.
La perspectiva cognitiva considera al ser humano como un organismo que realiza una
actividad basada fundamentalmente en el procesamiento de la información y que cada
individuo tendrá diferentes representaciones del mundo, las que dependerán de sus propios
esquemas y de su interacción con la realidad e irán cambiando y serán cada vez más
sofisticadas.

La teoría cognitiva determina que: "aprender" constituye la síntesis de la forma y contenido


recibido por las percepciones, las cuales actúan en forma relativa y personal en cada
individuo, y que a su vez se encuentran influidas por sus antecedentes, actitudes y
motivaciones individuales. El aprendizaje a través de una visión cognositivista es mucho más
que un simple cambio observable en el comportamiento.
Coincidimos en identificarnos con el paradigma cognitivo en cuanto a la orientación de la
enseñanza que busca aprendizajes significativos y el desarrollo de habilidades para el
aprendizaje. En ocasiones nos encontramos en situaciones en donde nos preguntamos ¿Por
qué el alumno no aprendió si ayer lo vimos?, la mayoría de las veces la solución tiene que
ver con explorar los conocimientos previos, el alumno no establece el puente cognitivo con el
nuevo conocimiento, porque en su estructura mental aún faltan conceptos, ideas, es decir, no
encuentra la forma de relacionar el conocimiento con sus experiencias previas, de ahí, la
relevancia de conocer las estrategias de aprendizaje que el alumno emplea para construir el
conocimiento.

Las diferencias fundamentales entre los paradigmas: conductista, humanista y cognitivo,


derivan principalmente de la forma como enfocan el pensamiento y el aprendizaje humano,
para los conductistas el aprendizaje únicamente ocurre cuando se observa un cambio en el
comportamiento. Si no hay cambio observable no hay aprendizaje.

La aplicación de técnicas humanistas son relevantes en la enseñanza ya que apuntan al


desarrollo afectivo de los individuos; propician un ambiente agradable entre el profesor y los
alumnos, favorable para el aprendizaje, permitiendo en los estudiantes elevar su nivel de
autoestima

Por otro lado, el paradigma cognitivo, deja de lado los sentimientos, y reconoce que aunque
los estímulos externos pueden influir en el pensamiento, este se forma a partir de
mecanismos más complejos que ocurren dentro del cerebro y por lo tanto son respuestas
más diversas y complejas que actos simples de respuesta, como las formula el conductismo.

Conclusión
La teoría cognitiva, proporciona grandes aportaciones al estudio de los procesos de
enseñanza y aprendizaje, como la contribución al conocimiento preciso de algunas
capacidades esenciales para el aprendizaje, tales como: la atención, la memoria y el
razonamiento.
Reconoce la importancia de cómo las personas organizan, filtran, codifican, categorizan, y
evalúan la información y la forma en que estas herramientas, estructuras o esquemas
mentales son empleadas para acceder e interpretar la realidad.

Integrantes:
Medina Rosales María del Carmen
García Martínez José Francisco
Altamirano Castillo Cuauhtémoc