P. 1
Libro de Lecturas - 4º Cuarto Grado - RIEB - Versión preliminar

Libro de Lecturas - 4º Cuarto Grado - RIEB - Versión preliminar

|Views: 4.552|Likes:
Publicado porProfrJuan

More info:

Published by: ProfrJuan on Jul 07, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/13/2013

pdf

text

original

Sections

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

LIBRO DE LECTURAS Cuarto grado

ENERO 2011

1   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

PRESENTACIÓN
  La Secretaría de Educación Pública, en el marco de la Reforma Integral de la Educación Básica, considera fundamental presentar nuevos libros de lecturas que contribuyan a fomentar el gusto por leer.

En esta serie se presentan textos que responden con sencillez y claridad literaria e informativa, a una amplia variedad de temas atractivos para los educandos, que les permita incrementar no sólo sus capacidades como lectores, sino también, para ir complementando su visión del mundo, de la cultura y de la sociedad.

Cada texto responde a planteamientos que se ubican en cuatro ámbitos: Refuerzo curricular, El mundo de hoy, Pensamiento lógico y Para vivir mejor. En estas propuestas se incluyen las recomendaciones planteadas por los docentes en diferentes espacios como foros y reuniones.

Con el propósito de que alumnos, docentes y público en general puedan participar en el proceso de mejora continua de este material, los invitamos a enviar sus

aportaciones y comentarios a través del cuestionario que en este mismo espacio se incluye.

2   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

ÍNDICE

TÍTULO Adivinanza Calaverita. Diego Rivera El alfabeto Mi escuela El hámster del presidente Las estaciones La vocal perdida ¡Tierra a la vista!... René Hernández Rivera y su pasión por los dinosaurios Sonatina Dos deseos ¡Cuántas palabras! La mascota perfecta Nubecita Mi amigo el árbol La reunión de las frutas Congreso anual de personajes desadaptados El zagal y las ovejas Mañana Refranes populares Greguerías Absurdos lógicos Viajemos en el tiempo Trabalenguas Grandes mujeres medallistas Diego y la paloma El jaguar Cricket contra el monstruo sin dientes La vainilla (Leyenda Prehispánica) Una buena decisión Desde chiquito “picoso” Fusiles y muñecas (Fragmento) ¿Uno o varios Pípilas?

AUTOR Oscar Osorio Beristain Francisco Hernández Eduardo Huchín Estela Maldonado Chávez Juan Villoro Elizabeth Rojas Samperio Carlos Ramos Barboa Ma. Angélica Guillén y del Castillo Mónica Genis Chimal Rubén Darío Vivian Mansour Antonio Domínguez Hidalgo Meztli Reyes Sánchez José Agustín Escamilla Viveros Martha Judith Oros Luengo Estela Maldonado Chávez Monique Zepeda F. M. Samaniego Amaranta Leyva Álvaro Solís Estela Maldonado Chávez Cristina Martínez Martha Liliana Huerta Ortega Procuraduría Federal del Consumidor Oscar Osorio Beristain Hugo Alfredo Hinojosa

PÁG. 5 6 7 10 11 13 14 16 17 20 22 25 26 29 31 33 35 40 41 46 47 48 50 51 53 55 56 59

Luis Guillermo Silva Rojas Julia González Quroz Juan de Dios Peza Carlos Alberto Reyes Tosqui

60 63 64 66

 

Libro de Lecturas Cuarto grado Pátzcuaro… entrada al cielo El Sol (Teatro Guiñol) ¿Qué es la sustentabilidad? Sacarina y Sacarosa Para ser grande Un kilo de sorpresas dentro de la cabeza La creación del hombre según los Mayas Fuga espacial Juanito y el diluvio Una gran lección Los juegos paralímpicos Mariana Tenorio Pita Israel Huesca Guillén Ximena Sifuentes Mar Carlos Ramos Barboa Israel Huesca Gullén Ana Frida Monterrey Heimsatz María Emilia Beyer

Enero 2011 68 70 74 77 79 81 84 87 89 93 96

Adaptación. Antonio Domínguez Hidalgo Sergio M. Tenorio Sil Alberto Blanco Aurora Consuelo Hernández Hernández Karolina Grissel Lara Ramírez

4   

Libro de Lecturas Cuarto grado Adivinanza

Enero 2011

Oscar Osorio Beristain

Teocintli soy de origen Mexicano, numerosas razas, he formado.

Producto del manejo y domesticación del ser humano.

Mil formas, texturas y sabores, como ingrediente principal en la gastronomía internacional.

En pozoles, totopos, tortillas y moles, acompaño tu comida tradicional. (El maíz)

5   

Libro de Lecturas Cuarto grado Calaverita

Enero 2011

Francisco Hernández

Diego Rivera

La Calavera Catrina le dijo a Diego Rivera: -Píntame con diamantina y vestida de rumbera. Quiero que la gente fina me recuerde aventurera.

Mas el travieso panzón no le hizo caso a la Muerte. Hoy descansa en el panteón o en alguna caja fuerte, escuchando algún danzón o el número de la suerte.

6   

Libro de Lecturas Cuarto grado El alfabeto

Enero 2011

Eduardo Huchín

Si abres un libro gordo puede marearte ver tantas letras juntas. ¡Qué flojera!, dirás, pero ¡ojo! en realidad se trata de un alivio. Las letras facilitan la vida. Sin ellas, la cosa sería un poco más complicada. Las letras no siempre fueron las mismas. Ni siquiera te puedes imaginar lo distintas que eran hace mucho tiempo. Bueno, resulta difícil pensar cómo era el mundo hace mucho tiempo. No habían nacido ni tus papás ni tus abuelos. Ni los abuelos de tus abuelos. No había automóviles ni aparatos eléctricos. Ni pupitres ni mochilas ni celulares o videojuegos. Las personas solían tener barbas largas o llevar las sábanas de su casa como ropa. Algún hombre antiguo tuvo la ocurrencia hace miles de años de que si dibujaba un árbol eso podría significar un árbol. ¿Brillante idea, verdad? Claro que algún tiempo después, la gente se aburrió de escribirse utilizando sólo árboles. Se daban los buenos días con dibujos de árboles y también las

buenas noches. Hacían la lista del mercado con árboles. ¡Los recados eran muy difíciles de entender! Algunos viejos sabios pensaron que los dibujos podía expresar sentimientos. Se les ocurrió que si dibujaban el sol eso podría significar que estaban contentos. El sol nos pone alegres casi a todos, decían. Otros creyeron que la lluvia podría significar que estaban tristes. ¿Has hecho algo parecido?, ¿has dibujado soles y nubes negras para decir cómo te sientes? La idea parece estupenda. El problema es que la gente no sólo está feliz o deprimida. Supongamos que te enojas con un amigo. ¿Cómo describes eso? En esos tiempos, las palabras eran muy diferentes a como las conocemos ahora. No había papel. Algunos pueblos parecía que habían agarrado a un montón de gatos. Que los habían remojado en una tina con agua, y los habían puesto frente a una tablilla de arcilla. No sé si tengas gatos. Pero a veces están enojados y si los quieres abrazar te rasguñan. Fíjate en las marcas de tu brazo. Así eran las letras hace miles de años.

7   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

Con el paso del tiempo surgieron letras más parecidas a las actuales. Las letras son signos que tienen un sonido. Por eso son pocas. Si vas al dentista y te pide que abras la boca eso podría ser una “A”. Igual cuando no entiendes qué te dice tu mamá, dices “¿Eh?”, que suena a lo que sonaría la “E”. Me pregunto cuántos niños con caries fueron necesarios para inventar el sonido de la “A”. Las letras han sido muy útiles desde entonces. Supón que quieres decir “Ayer jugué futbol”. Sin letras había que dibujar dos equipos, un balón, una cancha y una mascota. Con las letras pierdes menos tiempo y no necesitas tantas crayolas, ¿no crees? Al conjunto de todas las letras se le llama Alfabeto. O Abecedario. Es el orden de las letras de un idioma. Porque no todos los idiomas tienen las mismas letras. Por eso a veces salen palabras raras en las caricaturas de la tele. Porque fueron dibujadas en otros países. El Abecedario es algo muy útil cuando quieres aprender a escribir. Ves el pizarrón y ahí están TODAS las letras que necesitas aprender. Ninguna más. Con ellas podrás decir todo lo que tienes en la cabeza. Gracias a que hay pocas letras, las computadoras pueden ser tan pequeñas. Imagina que tuviéramos 90 letras en lugar de 29. Los teclados de las computadoras serían tres veces más grandes. Gracias a los abecedarios, tus papás y hermanos se mandan mensajes por celular. Pueden leer periódicos y letreros. El optometrista puede ver si necesitas o no lentes. Pero sobre todo, gracias a las letras puedes entender libros como éste. Las letras son muy útiles. Y que sean pocas es maravilloso. También es genial que las letras puedan ordenarse. El Abecedario establece el orden de las letras. Gracias a ese orden puedes encontrar un libro en la biblioteca. Si las letras no se pudieran ordenar, ¡podrías pasar días buscando un sólo libro! Cualquier palabra escrita puede ordenarse alfabéticamente. Los nombres de las personas, por ejemplo. O las palabras en el diccionario. ¡Qué difícil sería encontrar el significado de una palabra si no supieras dónde está! Las letras han simplificado la vida, son divertidas, tienen formas peculiares. Las hay gordas y flacas y algunas parece que tienen cejas, como la
8   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

Ñ. Los Abecedarios son como las fotos familiares de las letras. ¿Qué letra te gusta más?

9   

Libro de Lecturas Cuarto grado Mi escuela

Enero 2011

Estela Maldonado Chávez

La parcela de mis sueños es mi escuela tan querida donde forjo mi futuro en su seno, día con día.

Con mis libros y cuadernos estudio el arte, la ciencia y en el vivir cotidiano voy formando mi conciencia.

Mis maestros, mis amigos cada día labran mi ser alguna vez, no sé cuando pronto llegaré a crecer.

Y en mis recuerdos gratos la escuela siempre estará mis amigos, mis maestros, mi mente no olvidará...

Escuela de mis amores fuente de luz y alegría, cada rincón de tus patios ¡trae recuerdos a mi vida!

10   

Libro de Lecturas Cuarto grado
EL HÁMSTER DEL PRESIDENTE

Enero 2011

Juan Villoro El presidente usaba un abrigo lleno de bolsillos. Ahí guardaba todas las cosas que necesita quien gobierna un país. Tenía un silbato para llamar la atención, las llaves de la cárcel por si debía liberar a un prisionero, caramelos para endulzar las malas noticias, una cámara para retratar ciudadanos favoritos y un sándwich de jamón de pavo por si le daba hambre en las largas ceremonias a las que tenía que asistir. Nadie lo había visto sin esa ropa esencial. El presidente gobernaba con el abrigo puesto. Un día repartió premios a los alumnos más inteligentes de todas las escuelas y uno de ellos notó algo raro: el abrigo tenía un bolsillo que brincaba. Sin pensarlo dos veces, el niño metió la mano en el abrigo. ¿Qué encontró ahí? Un hámster, ni más ni menos. El presidente era tan activo porque el hámster lo despertaba cuando estaba a punto de dormirse en medio de un discurso. El roedor le daba energía, pero también consejos. Cuando el presidente no sabía qué hacer, se ponía la mascota en la cabeza para que le revolviera las ideas. Ya se estaba quedando calvo de tanto que el hámster corría por ahí. Por desgracia, el presidente había elegido un animalito de muy mal carácter, que le provocaba enojos y lo hacía tomar locas decisiones. Los demás políticos dijeron que ellos tenían un mejor hámster, amable y dispuesto a ayudar a la gente. Entonces el pueblo decidió que no sólo elegiría al presidente, sino al hámster que lo acompañaba. Cuando llegó el momento de hacer elecciones, los candidatos se tuvieron que presentar en compañía del hámster que los ayudaría a gobernar. No sólo es importante saber quién gobierna a un país, sino quiénes son sus colaboradores. La gente se informó de cuáles eran los hámsters más astutos, los más entregados, los más serviciales y fue preparando su voto. Algunos hámsters confiaban demasiado en su apariencia, pero no trabajaban mucho. Fue el caso de un espectacular hámster-dálmata. A todo mundo le fascinó 11   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

su pelo blanco con motas negras, pero después de posar para las fotografías no hacía otra cosa que dormir largas siestas. Otro hámster entusiasmó con sus cabellos dorados, pero al primer remojo, sus pelos se despintaron y perdió el apoyo del pueblo, que no quería un animal disfrazado. “El que finge que su pelo es de otro color, puede fingir algo peor”, pensó la gente. Hubo un hámster demasiado travieso que se comió los botones de su dueño y otro indisciplinado que se puso a nadar en la jarra de agua que descubrió en un banquete. No faltó el hámster que hacía espectaculares acrobacias, pero se negaba a participar en asuntos sencillos, como hacerle cosquillas a su amo para que no se durmiera en público. ¿De qué sirve saltar por los aires cuando el presidente ronca? Un candidato a presidente llegó con un hámster que sabía chiflar y otro con un hámster que se paraba de cabeza. Se trataba de habilidades fantásticas, pero poco necesarias para gobernar. El presidente necesitaba a alguien que lo ayudara a estar concentrado, no que lo distrajera. Poco a poco, la gente entendió que los hámsters se asemejaban a los humanos. Podían ser presumidos, leales, flojos, tramposos, inteligentes, distraídos, bobos, glotones, simpáticos, generosos, egoístas, en fin, podían ser como nosotros. Esto ayudó mucho a valorarlos y a entender mejor a las personas que querían ser presidentes. Como las mascotas se parecen a su dueño, fue fácil descubrir las virtudes y los defectos de los políticos por la forma en que se comportaban sus animales. La democracia se perfeccionó con este trabajo de equipo. Las elecciones fueron ganadas por un hombre que tenía un hámster sencillo, un poco gordito, color café cartón. Lo que más impresionó de ese candidato fue la forma en que cuidaba a su mascota. La trataba con respeto y cariño. Le hacía “piojito” y la peinaba con un peine diminuto. “Si así trata a su hámster, también a nosotros nos tratará de maravilla”, pensó la gente. Y así sucedió. Las mejores mascotas nos ayudan a ser mejores personas. 12   

Libro de Lecturas Cuarto grado Las estaciones

Enero 2011

Elizabeth Rojas Samperio Hoy es primavera la primera vera, el primer vergel. El campo lleno de flores pincipio de vida princpio de amor. Primero los cantos de un ruiseñor. Verano de verde estío, estival el calor inmenso cobija los campos el sol replandece se encantan los amos. Y llega el otoño, anticipa el frío revientan las lluvias se ha ido el estío inicia el retoño se coloca un moño. Empieza el invierno parece que acaba más viene el renuevo que dará al comienzo la prima de vera después de estos fríos, de nieves hibernas se duerme confiado el invierno mío.

13   

Libro de Lecturas Cuarto grado La vocal perdida

Enero 2011

Carlos Ramos Barboa

Daniel despertó ese día como todos los días. El sol brillaba espléndido a través de la ventana y se oía el alegre canto de los pájaros en el jardín. Mamá y papá estaban en la cocina. Él leía el periódico del día y ella preparaba la torta para el colegio. Pero Daniel percibía algo mal dentro de la aparente normalidad. El canto de los pájaros sonaba distinto, como si no entonaran la misma melodía de siempre. Se acercó a la ventana y, mientras apreciaba el trino de las aves, dejó la mente en blanco, así pensaba mejor. Entonces oyó esa voz: "¡Halla la vocal perdida!" Daniel comprendió. Por eso los pájaros sonaban distinto. ¡Debía encontrar la vocal extraviada! Como no deseaba contrariar a los padres, decidió darse prisa para vestirse y encontrar por sí mismo la vocal perdida; no podía andar lejos. Y, dicho y hecho, se vistió como de rayo, se peinó frente al espejo, y empezó a rastrear a la traviesa vocal. Rastreó por toda la casa y ¡NADA! Rastreó todo bien y !TEN! Rastreó por todo el jardín y ¡SIN! Rastreó sobre el sillón y ¡NON! ¿Dónde podría estar la traviesa vocal? Se acordó de la maestra del colegio. Ella siempre decía: "En los libros está todo el conocimiento." Entonces tomó el libro más a la mano del librero de la sala y lo abrió por la mitad. El libro, lleno de historias para niños, tenía este encabezado: "LA VOCAL PERDIDA". Comenzó a leerlo. El niño de la historia despertaba y echaba de menos a la traviesa vocal desaparecida. Y no podía encontrarla. Al terminar de leer, Daniel estaba como al principio. El niño del libro era como él, pero la historia parecía sin final, como si al escritor se le acabara la tinta antes de escribir la frase definitiva.

14   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

Daniel permaneció otra vez con la mente en blanco; como ya sabemos, así pensaba mejor. El libro tenía grabados. El niño representado en esta página era parecido a Daniel, y tenía en las manos el mismo libro, con el encabezado: "LA VOCAL PERDIDA". La vocal perdida... la vocal perdida... repitió Daniel varias veces. De pronto, la idea salvadora apareció en el blanco tapiz del pensamiento. Entonces volvió a leer la historia del libro desde el principio, pero esta vez lentamente, tratando de identificar todas las vocales, con lo que, pensaba, aparecería la extraviada. Y al final lo tenía todo claro. ¡La vocal perdida no aparecía en toda la historia! Entonces tomó el lápiz del escritorio y anotó en el libro la frase final, la necesaria para completar la historia: Rastreó en el viejo baúl y ¡LA TENÍAS TÚ!

15   

Libro de Lecturas Cuarto grado ¡Tierra a la vista!...

Enero 2011

Ma. Angélica Guillén y del Castillo

Las carabelas cruzando mares, a nuevas tierras querían llegar.

Llegar a oriente, era su anhelo día tras días de navegar.

De pronto, alguien ¡Tierra a la vista! con toda fuerza pudo gritar.

La nueva tierra se descubrió y otra cultura también llegó.

Años más tarde ambas culturas de dos que eran una formó.

Y así América ya la llamaron por quien un mapa de ella trazó.

16   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

René Hernández Rivera y su pasión por los dinosaurios

Mónica Genis Chimal ¿Cuál será el dinosaurio más grande o cuál el más pequeño, te imaginas haber conocido al Tiranosaurio Rex? Él sabe todo de los dinosaurios, cuánto medían, qué comían, dónde vivían, pero lo más interesante es que él ha encontrado restos de dinosaurios que vivieron aquí, sí, aquí en México. Hasta ahora no he conocido a nadie que no le fascinen los dinosaurios, esos increíbles animales que se originaron hace unos 235 millones de años, pero ¿qué los hace tan interesantes para él? René Hernández Rivera es un experto en dinosaurios, cuando platicas con él te cautiva y te transporta millones de años atrás y, los describe de tal manera que ya los estás viendo en tu imaginación. Una de las razones por las que se dedicó a estudiarlos es que le pareció muy interesante que este grupo hayan vivido tantos años y hayan existido de tantas formas, por ejemplo, con alas o sin ellas; también los hubo pequeños y enormes, unos comían carne, otros plantas, otros tenían filosos dientes y colores llamativos. De las cosas que llaman su atención es que fue un grupo de animales que vivió aproximadamente 170 millones de años, ellos tuvieron las características necesarias para enfrentar cualquier problema: como el frío, el calor, la falta de alimento, fuertes tormentas y otros problemas, por eso, llegó un momento en que ya no pudieron vivir más en nuestro planeta y se extinguieron. Para que René Hernández llegara a ser un experto en dinosaurios tuvo que estudiar paleontología es decir, se ha dedicado a estudiar a los seres vivos que existieron hace millones años. Su vida como científico es muy emocionante porque ha encontrado restos de estos fascinantes animales en nuestro país, aunque tú no lo creas en México vivieron muchos dinosaurios, sobre todo en
17   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

Sonora, Coahuila, Chihuahua, Baja California, aunque también se han encontrado restos en Michoacán, Oaxaca, Puebla y algunas pistas en Chiapas. Uno de los momentos más importantes de su vida es haber encontrado y armado el primer dinosaurio hecho por un grupo de científicos cien por ciento mexicanos. Este proyecto empezó en 1988, al gran dinosaurio lo bautizaron con el nombre de Isauria. Las réplicas de Isauria las puedes encontrar en el Museo de Geología de la UNAM y en el Universum, Museo de las Ciencias, también de la UNAM. Otro de los proyectos favoritos fue haber encontrado el Sabinosaurio, otro dinosaurio que vivió aquí en México, se llama así porque los restos se encontraron en un lugar llamado Sabinas que está en el estado de Coahuila. Este dinosaurio tenía un pico muy parecido al de un pato y medía desde la punta de la cola hasta la punta de la nariz ¡14 metros! Pero uno de los dinosaurios endémicos es decir que nació, creció y murió en México fue el Velafronts coahuilensis que también tenía un pico como el del pato, pero la diferencia es que tenía una cresta en su cabeza y comía de todas las plantas que tenía a su alrededor. Pero ¿cómo saben los paleontólogos qué comían, cuánto medían, cómo vivían los dinosaurios? Ante todo los paleontólogos son como detectives, se especializan en ser grandes observadores, por eso buscan pistas que les ayuden a reconstruir la historia de la vida, en este caso, la vida de los dinosaurios. Las pistas que necesita René Hernández son los fósiles, que son los restos de plantas, frutas, huesos e insectos que se quedaron pegados en las rocas, no importa que pasen miles incluso millones de años ahí se quedan estas pistas bien cuidadas. Cuando encuentran estas rocas las observan y se las llevan a los laboratorios para estudiarlas con mucho cuidado, a través de los fósiles de dientes, por ejemplo, pueden saber si comían carne o plantas. Las pisadas son otras pistas importantísimas, nos explica el René, a través de ellas se puede conocer el tamaño, peso y el comportamiento, por ejemplo si grupo o solos.
18   

viajaban en

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

La oficina en donde trabaja René Hernández no es nada común, está al aire libre, su herramienta principal no es una computadora, sino su libreta de notas en la que apunta cada detalle, fecha, hora y las características de cada pista que encuentra; en su mochila también puedes encontrar una cámara digital de video y fotográfica; su martillo, y un GPS, que es un aparato que te indica en dónde estás y a dónde debes ir, también necesita una sustancia que sirve para endurecer cada resto que encuentra. En un día común de trabajo, René se levanta, desayuna y se prepara para una larga caminata, cuando encuentra algún fósil tiene que identificar si está bien cuidado, luego se prepara para sacarlo, ya que lo tiene fuera lo envuelve en papel de baño y lo guarda en una bolsa de colecta, para seguir buscando debe marcar el lugar, luego de varios días de excavación regresa al laboratorio para estudiar todos los restos que encontró. René Hernández Rivera sigue disfrutando su trabajo, pero a parte de buscar restos de dinosaurios en México, ha ido a muchas partes del mundo, una de sus mejores experiencias ha sido en China, porque lo invitaron a buscar pistas y confirmar la idea de que los dinosaurios son los antecesores de las aves. Una de las mejores recomendaciones que tiene René Hernández para todos los apasionados de los dinosaurios es leer mucho, sobre todo para que no se queden con información equivocada, por ejemplo, es un mito que los dinosaurios vivieron con los humanos como lo presentan algunas películas; así es que ya saben, no hay mejor manera de conocer que leyendo.

19   

Libro de Lecturas Cuarto grado Sonatina1

Enero 2011

Rubén Darío La princesa está triste… ¿qué tendrá la princesa? Los suspiros escapan de tu boca fresa, que ha perdido la risa, que ha perdido el color. La princesa está pálida en su silla de oro, está mudo el teclado de su calve sonoro, y en un vaso olvidada, olvidada, se desmaya una flor.

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales. Parlanchina, la dueña dice cosas banales, y vestido de rojo piruetea el bufón. La princesa no ríe, la princesa no siente; la princesa persigue por el cielo del Oriente la libélula vaga de una vaga ilusión.

¿Piensa acaso en el príncipe de Gioconda o de China, o en el que ha detenido su carroza argentina para ver de sus ojos la dulzura de luz o en el rey de las islas de las rosas fragantes, o en el que es soberano de los claros diamantes, o en el dueño orgulloso de la perla de Ormuz?

¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa Quiere ser golondrina, quiere ser mariposa, tener alas ligeras, bajo el cielo volar; ir al sol por la escala luminosa de un rayo, saludar a los lirios con los versos de mayo,
                                                             1  Rubén Darío (Nicaragua, 1867-1916). Poeta y nnarador representante del Modernismo
Latinoamericano. Montes de Oca, Francisco. Ocho siglos de poesía en lengua castellana. Méxio, Ed. Porrúa, 2001. (Sepan cuantos, 8).

20   

Libro de Lecturas Cuarto grado o perderse en viento sobre el trueno del mar.

Enero 2011

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata, ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata, ni los cisnes unánimes en el lago de azur. Y están tristes las flores por la flor de la corte, los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte, de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

¡Pobrecita princesa de los ajos azules! Está presa con sus oros, está presa con sus tules, en la jaula de mármol del palacio real; el palacio soberbio que vigilan los guardas, que custodian cien negros con sus cien alabardas, un lebrel que no duerme y un dragón colosal.

¡Oh, quien fuera hipsipila que dejó la crisálida! (La princesa está triste. La princesa está pálida) ¡Oh visión adorada de oros rosa y marfil! ¡Quien volara en la tierra donde un príncipe existe (La princesa está pálida, la princesa está triste) más brillante que el alba, más hermoso que abril!

“Calla, calla princesa --Dice el hada madrina-en caballo con alas, hacia acá se encamina, en el cinto la espada y en la mano el azor, el feliz caballero que te adora sin verte, y que llega de lejos vencedor de la Muerte, a encenderte los labios con su beso de amor.”

21   

Libro de Lecturas Cuarto grado Dos deseos

Enero 2011

Vivian Mansour

No me gustaba nada cumplir con mis obligaciones: recoger el maíz, transportar el agua, asistir a las ceremonias de fin de ciclo. En el único

momento en que me sentía libre y feliz como papalotl, era una vez cada treinta soles. Esperaba con ansia ese día porque me tocaba cargar en mis espaldas un petlacalli lleno a rebosar de nieve del Popocatépetl. Yo era un tameme: llevaba y traía mercancías corriendo a gran velocidad. Me apodaban “el venadito” porque mis piernas eran correosas y duras como los venados. Yo las examinaba con atención: no eran muy musculosas, pero cuando empezaban a moverse algo se apoderaba de mí y parecían adquirir vida propia. Yo ya no podía dominarlas, ni frenarlas ni siquiera ordenarles que aceleraran. El corazón bailaba, la boca se me abría y yo dejaba atrás mi vida que siempre era igual excepto por ese día. Cuando terminaba mi recorrido ya me esperaba otro tameme para recoger mi paquete y continuar él mismo la carrera contra el viento. Yo lo miraba con pesar: nunca me cansaba de correr y siempre me quedaban ganas de

continuar la carrera. Pero yo tenía un secreto: y ese secreto no se lo quería contar a nadie, más que al volcán. Iztacihuátl. No al Popocatépetl, sino a la volcana, a su compañera, al

Ella podía escuchar mi deseo, sin escandalizarse. Como yo vivía

cerca de sus faldas, la escalé una mañana y le susurré en voz baja mi anhelo. Ella abrió los ojos, se levantó y se rio. Bueno, eso me hubiera gustado que sucediera. La verdad es que una ráfaga de viento helado me rodeó y sentí que me había dado su consentimiento. Así que antes de que se cumplieran los 30 días, le conté a mi papá lo que quería hacer. No le hizo nada de gracia. --Pero los dioses me apoyan. Y es para complacer a nuestro emperador. – le dije. --Ningún hombre puede lograr tal hazaña. --Claro que sí, padre. Yo sí puedo. --Pero tú eres un niño.
22   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

--Tú conoces la fuerza de mis piernas. Además, ya le pedí permiso a la volcana. Ese argumentó lo hizo dudar. Le conté lo de la ráfaga del aire frío. No era nada bueno dejar de cumplirle al volcán un deseo, por más descabellado que éste fuera. --Bueno – suspiró resignadamente - ¿cuándo piensas hacerlo? --En mi siguiente cargada. --Eso sí que no. Tienes que prepararte poco a poco. Así fue. El primer día recorrí tres vueltas alrededor del pueblo. La semana siguiente, cuatro. Primero me dolían las piernas, protestando por el esfuerzo. Por primera vez estaba consciente del poder de los músculos de las piernas, sostenidas, como dos héroes, por largos huesos que nunca conocería pero que fieles y heroicos, sostenían mi carne. --Ya estoy listo padre. En la próxima entrega al gran señor Moctezuma, lo haré. El gran día comí ligero: atole de maizotl y dos tortillas con huitlacoche. Fui al borde del Popocatépetl, llené a rebosar mi petlacalli de esa nieve pura y algodonosa como nubes frías. A partir de ese momento no dejé de correr. Mis piernas se tensaron y hora tras hora, pisaron la ruta que separaba el volcán hasta Tenochtitlan, donde vivía el gran Moctezuma. Recorrieron caminos, lagos y puentes. Pisaron hojarascas, piedras y uno que otro chapulín. Sentía

bambolearse mi carga en la espalda y las cuerdas que la sostenían, apoyadas en mi frente, empezaron a lastimarme. Mis labios resecos me obligaron a detenerme unos minutos para beber de la rivera de un río. Por fin llegué al Palacio Real. Ya sentía las piernas rígidas y la cara caliente por el esfuerzo. Llegué al pórtico, me hinqué y le entregué el petlacalli a uno de los sirvientes. Me senté unos minutos, jadeante, todavía incrédulo de lo que había logrado: ¡había recorrido 70 kilómetros en poco menos de ocho horas! Mi sorpresa fue mayúscula cuando nuevamente el sirviente buscar. --El gran tlatoani quiere saber si es cierto que tú solo y sin ayuda completaste la ruta. --Es cierto.
23   

me vino a

Libro de Lecturas Cuarto grado --¿No hubo ningún otro relevo? --No, mi señor.

Enero 2011

Nuevamente, se retiró. Volvió a aparecer con un cucurucho de hoja de plátano, que sostenía con una mezcla de fervor y temor. --Te lo manda nuestro gran señor Moctezuma. Parece que tu hazaña lo ha impresionado. ¡No lo podía creer! ¡Contenía la misma nieve que había transportado, pero esta vez embebida en un color rojizo y verde. El mismísimo tlatoani me estaba compartiendo de su nieve mezclada con jugo de piña y pera. Lo derretí con la lengua, no sin antes sonreirle a mis guardianes de hielo, al gran Popocatéptl y su compañera dormida, por haberme concedido dos deseos: completar yo solo, sin relevos, mi carrera de tameme y probar, por primera vez, la nieve de las montañas.

24   

Libro de Lecturas Cuarto grado ¡Cuántas palabras!

Enero 2011

Antonio Domínguez Hidalgo

Tengo muchas palabras con las que juego. Las hago nudos y nudos y las desato de nuevo. Luego las pongo a bailar con la música del eco. Las palabras son soldados que las hago combatir y al final de la batalla se mueren por escribir. Las palabras son carruajes que nos llevan a las ferias donde un carrusel de cuentos en vueltas se deletrean. Palabras no estén dormidas. Ya las quiero despertar. No sean flojas palabrillas, vamos, vamos a cantar. Sálganse del diccionario para poderlas juntar. Si no fuera por ustedes, con quién voy a platicar. Qué grande amigo eres tú, mi diccionario de escuela porque siempre encuentro en ti las palabras que me esperan.

25   

Libro de Lecturas Cuarto grado La mascota perfecta

Enero 2011

Meztli Reyes Sánchez

Alicia es una niña de 10 años. A pesar de que tiene un cuarto para ella sola y muchos juguetes, hay dos cosas que no puede tener: un hermano y una mascota, pues desde que ella recuerda padece una alergia al acaro y al pelo que tiran los animales. Un día, su papá le regaló un libro que contaba la historia de una chica adolescente que tenía como mascota a un hurón, bueno en realidad era una hurona. Ella no sabía qué cosa era un hurón, por lo que empezó a investigar todo sobre esos curiosos animales. Leyó libros, buscó en internet, preguntó a sus maestras y maestros y, sobre todo, fue a muchas tiendas de mascotas para preguntar a los veterinarios y vendedores como se comportaban los hurones. Aprendió muchas cosas sobre ellos, pero lo que más contenta la puso fue que descubrió que los hurones no tiraban pelo. Feliz les dijo a sus papás que quería tener uno y les contó todo lo que sabía. Una vez que terminó, le pusieron muchos peros. Que si no la iba a morder con esos colmillos, que si le podía dar rabia, que no porque parecían ratas, que no porque eran primos cercanos de los zorrillos y que iba a apestar toda la casa, que no porque eran ladrones y que se iba a robar todas las cosas. Pero Alicia, una a una, fue aclarando las dudas de sus papás. Les explicó que los hurones no eran roedores, por lo que no podían transmitir rabia, que sólo mordían cuando alguien intentaba amenazarlos, que no podía apestar porque no eran salvajes y los que vendían en las tiendas de mascotas les habían quitado unas cosas llamadas glándulas que eran las que hacían que arrojaran el olor parecido al de los zorrillos. Ante lo bien informada que estaba, a sus papás no les quedó más remedio que prometerle que lo iban a consultar con su doctor para ver qué opinaba él. Cuando llegó el día de su consulta Hugo, como se llamaba el doctor que la atendía de su alergia, le preguntó que cómo se había sentido pero antes de responderle, Alicia le platicó su idea sobre su nueva mascota. También le contó todo lo que había aprendido sobre los hurones. Él la escuchó atentamente y quedó sorprendido de que una niña tan pequeña pudiera saber tanto de unos
26   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

animales tan poco conocidos. Al final no le dijo ni sí, ni no. Pero le explicó que para poder tener cualquier mascota primero tenían que controlar su alergia. Alicia regresó desconsolada. Su papá platicó con ella y le dijo que si bien el doctor no había autorizado que tuviera su mascota, tampoco le había dado un no contundente. Con esta idea se acostó a dormir y tuvo un sueño muy raro. ¡Soñó con la mascota perfecta! Y…..a la mañana siguiente, cuando despertó, encontró al lado de su cama un enorme animal que plácidamente se bañaba con su lengua como lo hacen algunos animales. No se parecía a nada conocido; era como del tamaño de un oso, pero con las orejas y los bigotes de un gato, las patas y la nariz de un perro y con una panza más grande que la de su tío el que era maestro; su color era blanco con algunas manchas negras y grises. Cuando se acercó para verlo de cerca, descubrió un pequeño letrero debajo de su cuello que decía “nunca me bañes con agua, solo dame baños imaginarios. Me alimento de cualquier cosa, menos de carne humana”. ¡Era enorme! Más grande que su cama, era tan grande que podía acostarse a dormir encima de su panza toda cubierta de pelo. Al descubrir esto, se le pusieron los pelos de punta, pues aun resonaba dentro de su cabeza las palabras de su doctor, “eres alérgica al pelo de los animales”. Y vaya que su nuevo amigo tenía todo su cuerpo lleno de pelo. En ese momento pensó que tenía que darle un nombre pero, ¿cómo lo llamaría? Raquel fue lo primero que se le ocurrió y así decidió llamarla, aunque aun tenía dudas si su peludo amigo era macho o hembra. Sin querer, Alicia descubrió que podía rebotar en la panza de su nueva mascota sin que esta se molestara... de pronto, escuchó el inconfundible grito de su mamá que la llamaba a desayunar. Lo primero que pensó fue en esconder a su nueva amiga. Intentó en el closet, pero no cabía. Probó debajo de la cama, pero como habíamos dicho antes ¡era más grande que su cama! Quiso meterla al baño, pero tampoco cupo. En su desesperación por esconder a su amiga le dio un enorme jalón de pelo y, con sorpresa, y sobre todo con enorme alegría, descubrió que en su mano no había un solo pelo y eso que el jalón que le había dado había sido peor que los que le daba su mamá cuando la peinaba antes de ir a la escuela.
27   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

Alicia bajó a desayunar. Mientras lo hacía imaginaba cómo la mirarían sus compañeros al verla llegar montada en el lomo de Raquel. De ahora en adelante seria la niña más popular del salón... y no sólo eso, también sería la más puntual en llegar a la escuela pues una vez que se montaba en Raquel, en tres segundos ya estaba en la escuela. ¡Qué maravilla! Por fin había descubierto una forma rápida y divertida de llegar a clases. Y pensó: -seria extraordinario que a la hora de la salida Raquel me recogiera para traerme de regreso a casa en un abrir y cerrar de ojosDesde ese día Alicia nunca más se sintió sola. Pero para ser totalmente feliz, tenía que hacer algo para que sus padres le permitieran tener a Raquel, cómo demostrar que su nueva mascota no tiraba pelo, que no olía mal, que podían ahorrarse en comprarle una cama nueva pues podía dormirse encima de ella. En fin, que si se quedaban con ella podían ahorrarse mucho dinero; pero lo principal es que si decidían que no, a dónde la devolverían, pues ni ellos mismos sabían que cosa era. ¡Genial!... ¡Sí! por fin Alicia había logrado encontrar la mascota perfecta.

28   

Libro de Lecturas Cuarto grado Nubecita

Enero 2011

José Agustín Escamilla Viveros

Todas las tardes una pequeña nube me esperaba escondida tras un árbol. Su risa de niña traviesa la delataba. Entonces yo atravesaba corriendo la calle y no me detenía hasta llegar a la estación del metro. Las primeras veces funcionó el truco, pero el día que se dio cuenta me persiguió; aunque corro rápido, oí sus zancadas húmedas cada vez más cerca de mí. Bajé en pocos brincos los escalones y me refugié en la entrada de la estación. Mientras yo recuperaba el aliento, observé cómo su llanto rodaba por las escaleras y las cubría por completo. “Es mala perdedora”, pensé. Hubo días en que la nubecita llegaba temprano, regaba las calles, los arbustos, los árboles y dejaba tras de sí su perfume que olía a tierra mojada y a jacarandas húmedas, pero además le daba una mano de pintura a las flores, se veían más brillantes, y además las coronaba con diminutos diamantes de agua. Pasaron los días y después, al asomarme por la ventana de mi oficina, la vi esconderse detrás de un edificio. Salí por la puerta de atrás y este truco también funcionó un par de semanas, pero un día no sé cómo se enteró de la existencia de mi salida secreta. Esa tarde, muy confiado salí a la calle y de repente me empapó su alegría. Juré que no me volvería a tomar desprevenido. Al día siguiente salí orgulloso con mi nuevo paraguas negro que me costó mucho dinero. Cuando me vio, se acercó despacio. Yo lo abrí con sólo apretar un botón, en ese instante ella sopló y las varillas del paraguas se doblaron hacia atrás; algunas se rompieron, varias se quedaron torcidas; la tela se rasgó con un aullido y se elevó por los aires como un murciélago con las alas deshilachadas, voló como una mosca borracha y cayó en medio de la calle. Los autos se apresuraron a pisotearlo. Pero… ¿qué creen?, mi mala suerte dio para más: un microbús pisó un enorme charco, levantó una ola de dos metros de alto y un sinfín de agua sucia cayó sobre mí. Empapado y furioso me agaché, tomé una piedra y se la arrojé a la nube con todas mis fuerzas mientras le gritaba: “¡Te detesto! Siempre me persigues para mojarme, me has echado a perder varios pares de zapatos y ahora arruinaste mi paraguas nuevo. ¡Nunca vuelvas a molestarme!”. La
29   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

nubecita se fue llorando mientras se sobaba donde había recibido la pedrada; pero sé que lo que realmente la hirió fueron mis palabras espinosas y rasposas, que se clavaron como flechas en su corazón. Pasaron muchos días… algunas semanas y un par de meses. Ante la ausencia de la nubecita, el calor irrumpió en la ciudad y se adueñó de ella. Los árboles, las flores y el pasto se desmayaban de sed y tristeza en los parques, en los camellones y en las banquetas. Los ojos de la gente se resbalaban en la inmensidad del cielo azul en busca de la pequeña nube, pero ésta había desaparecido. Muchos niños deseaban que lloviera y que se formaran riachuelos en las calles para que echaran barquitos de papel en ellos. Otros chicos ansiaban brincar y correr entre los charcos. Me di cuenta de mi error y me arrepentí de haberla herido. Loco de dolor recorrí la ciudad buscándola. La llamé a gritos. No me respondió. Muy cansado me senté en la banqueta y me sentí el más malo de los hombres. El sentimiento de culpa, el dolor y el arrepentimiento estrujaron mi corazón durante varias horas. Un pajarito se me acercó, quizás en busca de una migaja de pan. “Ojalá la encontrara para pedirle que me perdone”, dije en voz baja. El avecita voló. El sol se puso una capa rosada y en ese momento sentí un abrazo húmedo. Levanté la vista y me di cuenta que la nubecita me sonreía. “¡Perdóname, nubecita, ahora sé que la lluvia que nos regalas es una bendición!”, le dije: ella acarició mi rostro con miles de gotitas y... sonrió.

30   

Libro de Lecturas Cuarto grado Mi amigo el árbol

Enero 2011

Martha Judith Oros Luengo Cuando José Luis nació, sus padres sembraron un árbol a la orilla del río cerca de su comunidad. Ambos fueron creciendo a la par. El papá del niño le enseñó a cuidarlo; cada día lo llevaba hasta el lugar donde se encontraba sembrado para regarlo y removerle la tierra. José Luis sabía que era su árbol y con dedicación aprendió a cuidarlo y a quererlo. Un día, al salir de la escuela, José Luis lloraba mientras trataba de explicarle a su mamá que estaba triste y muy preocupado porque iban a cortar su árbol para elaborar papel. La maestra les había explicado el proceso de fabricación de papel, para lo cual era necesario talar muchos árboles. Les dijo también que, con la madera que se obtiene de los árboles, se fabrican diferentes tipos de muebles, puertas, lápices de grafito y de colores, y diversos artículos que hay en los hogares, escuelas y oficinas. Para fabricar el papel, se requiere de la celulosa que se extrae de los árboles; es una pulpa preparada con la madera triturada y mezclada con agua. Con ella, se forma una pasta a la que se añade color o blanqueador, se pasa por rodillos para obtener un lienzo largo y liso que es extendido sobre rejillas para escurrir el agua sobrante; después de secarse, quedará convertido en láminas de papel. Al niño le pareció muy interesante la clase, sin embargo, la idea de cortar los árboles para fabricar papel y muebles no le agradó en lo absoluto. No podía aceptar que se cortaran tantos árboles, y menos el suyo. Ese árbol con el que creció y aprendió a cuidar, lo consideraba su amigo, por lo tanto, no permitiría que lo cortaran. Entonces, le preguntó a su mamá si había forma de salvarlo. —Mira, hijo, —respondió la mamá— yo sé que muchos árboles se utilizan para esa industria, pero existen diferentes maneras para ayudar a salvarlos de terminar en el aserradero. —¿Es cierto, mamá? ¡Qué bien!, dime entonces, ¿qué puedo hacer para ayudar a conservar muchos árboles con vida? —preguntó el niño.
31   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

—Bueno, lo primero que debes hacer es cuidar tus cuadernos, libros y todos tus útiles, también es conveniente no desperdiciar el papel en el que escribes, debes utilizar ambas caras de las hojas y, desde luego, no arrancarlas del cuaderno. Añadió la mamá — otra medida es reutilizar los cuadernos ya usados, cuando aún tienen hojas limpias para utilizarlos en otro ciclo escolar. Por otra parte, también puedes aprender a reciclar el papel, ¿quieres que te lo explique? El niño asintió gustoso y puso mucha atención a las indicaciones que le decía su mamá. Ella le explicó un sencillo procedimiento para obtener papel reciclado, utilizando como base de recursos, el papel usado. Con el papel ya reciclado se pueden fabricar cuadernos de notas, tarjetas de felicitación y otras manualidades, diversos artículos para el hogar como lámparas, marcos para fotografías y pinturas u otros objetos decorativos. Al día siguiente, José Luis les platicó a sus compañeros y a su maestra todo lo que ahora sabía para salvar muchos árboles como el suyo y ayudar a proteger el ambiente. Él pensó que todos podrían colaborar en su lucha, haciendo una campaña para reforestar su localidad. Si cada uno de ellos plantara al menos un árbol y lo cuidara sería una gran labor, mejor aún, si en cada escuela o en cada familia hicieran lo mismo, sería un esfuerzo conjunto por una gran causa.

32   

Libro de Lecturas Cuarto grado La reunión de las frutas

Enero 2011

Estela Maldonado Chávez

Al fondo del comedor una porra se escuchó, en el frutero amarillo el limón así gritó: “Las frutas se han enojado, porque este niño comió charritos y papas fritas y a nosotros ni nos vio”.

¡Que viva! Dicen las frutas, viva el limón que gritó, porque los niños de ahora no quieren comer mejor. La naranja habló primero: “gran alimento yo soy, prima de la mandarina, la toronja y el limón”.

Después habló la manzana: “roja o verde soy mejor, es mi parienta la pera y suculenta yo soy”. Se levantó la cereza y también alzó la voz: “Yo soy prima de la fresa, de las frutas la mejor”.

En un rincón se quedaron el melón y la papaya, las uvas y las bananas, los mangos y la pitaya.
33   

Libro de Lecturas Cuarto grado De repente así gritaron: “¡Viva, viva esta reunión! Que venga el niño y entonces le diremos la razón. Frituras y chicharrones no te van a alimentar, las golosinas te dañan y muy obeso estarás. Ven corriendo acá al frutero, que te haremos disfrutar, somos las frutas, que sano, siempre te han de conservar.”

Enero 2011

34   

Libro de Lecturas Cuarto grado Congreso anual de personajes desadaptados

Enero 2011

Monique Zepeda

¿Eres un hada y te parece que la magia está gastada y de mala calidad? ¿Perteneces a la realeza y el casillo te está costando una fortuna? ¿Eres un personaje famoso y sientes que ya nadie te reconoce? ¿Te sientes de otro planeta y no entiendes lo que ocurre a tu alrededor? ¡Actualízate! Asiste a cursos de renovación y aprende a ser un personaje de ficción adaptado a las necesidades del siglo XXI. Transforma tu manera de expresarte y de comunicarte; aprende a defender tus derechos y a reescribir tu historia. Cenicienta le daba vueltas a la propaganda que le habían entregado. Le parecía interesante el curso; no era tan caro. Estaba harta de vivir en una historia donde podía usar un vestido hermoso pero prestado, y donde la felicidad parecía llegar de la mano de un príncipe. Ya había aprendido que la felicidad no la da otra persona, que en todo caso se comparte. Y la verdad, es que hay tan pocos príncipes, que casi nunca se veían, porque él tenía que acudir “de prestado” a muchos cuentos y casi nunca se veían. Y también había aprendido desafortunadamente, que algunas personas confundían el amor con abandonar sus propios sueños. Y Cenicienta tenía sus propios sueños. Hacía tiempo que deseaba abrir una línea de ropa, vestidos de princesa modernos, cómodos, de buena calidad, que te hicieran lucir radiante y te permitieran salir corriendo si fuera necesario. Se había topado con distintas opiniones: -¿Para qué te molestas? Deja que el príncipe se haga cargo de tus gastos. -Las princesas no trabajan… -Entrar al negocio de la moda es muy complicado. A pesar de todos los comentarios, Cenicienta ya había empezado un cuaderno con distintos diseños, y una pequeña alcancía para empezar a comprar telas, botones, cierres y listones.

35   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

Decidió inscribirse. Total, ¿qué otra manera hay de acercarse a los sueños que no sea ir dando pasitos hacia lo que más se les acerca? A pesar de lo que diga la gente. El día de las inscripciones, se sorprendió al ver la enorme asistencia. En el exterior del Palacio de Congresos ( así se llamaba el lugar, y no tenía torres, ni puertas doradas) se enfilaban toda clase de carruajes, caballos, elefantes, camellos, carrozas…Cenicienta llegó a pie porque había aprendido que los vehículos fantásticos te dejan tirada cuando menos te lo esperas. Ingresó al salón principal donde había un letrero enorme que decía: Registro. Ahí había príncipes persas, princesas moras, reinas japonesas, jeques con el turbante mal anudado; todas y cada una de las mil esposas del sultán de las mil y una noches; Blanca Nieves que lucía francamente anticuada. Encontró también hadas con ojeras y con la varita medio torcida. Vislumbró a unos duendes descoloridos. Saludó al Gato sin botas, a quien se le habían gastado las suelas, y que estaba de mal humor. Esquivó uno que otro sapo tristón y desilusionado. Finalmente, se registró y avanzó hacia el salón donde se iba a impartir el curso. Les habían repartido a cada uno de los asistentes una carpetas con hojas para poder tomar anotaciones: Las carpetas llevaban el lema: Renovarse o morir, una alternativa que te ayudaremos a resolver. Ya estaba muy acomodada Cenicienta, que había optado por un vestido discreto pero muy bien cortado, lo cual hacía que casi nadie la reconociera: Estaban acostumbrados a verla o en harapos, o en un vestido de terciopelo azul corte imperio con manguitas abombadas, de un gusto muy particular. Estaba segura que a los chicos, príncipes o simples ciudadanos, ese vestido simplemente no les parecería lindo. Cenicienta llegaba a pensar que si ella hubiera escrito el cuento hubiera contratado a un mejor diseñador de modas. Y en ese pensamiento estaba cuando inicia la famosa conferencia inicial: Ahí estaba un héroe, de esos valientes de antaño, un aldeano, un hombre pobre pero honrado que siempre hacía el bien, y que, en varios cuentos, lograba casarse con la hija del rey porque había resuelto algún

problema del reino. Solamente que hoy, el aldeano, estaba vestido de manera

36   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

muy moderna y no quisiéramos presumir de que sabemos de qué marca era su traje.

-¿Están cansados y cansadas de ser explotados y explotadas como héroes y heroínas a quienes nunca les preguntan su opinión? -¿Están hartas y hartos de ser protagonistas y protagonistos (oh, perdón) de historias con un final simplón? -Aquí presentamos opciones para convertir su vida en una historia que valga la pena. Y arrancó un largo discurso…Cenicienta se acaba de dar cuenta que junto a ella estaba sentado el Principito∗. Por si no lo saben el Principito no tienen nada que ver con los príncipes apuestos, varoniles, un poco huecos, y a veces, hasta zonzos, de varias historias que conocemos. Este Principito es todo lo contrario: Es menudo, frágil, pregunta mucho y casi no entiende nada, aunque sabe mucho más que cualquiera de nosotros que estemos leyendo este relato. Cenicienta estaba encantada. Lo conocía por su historia que estaba llena de estrellas, planetas, boas, faroles y rosas con espinas. Se presentó en voz baja: -Hola soy Cenicienta. -¿Porqué te llamas así? –preguntó el Principito con un hilo de voz. -Hubo un tiempo en qué era muy pobre y tenía el vestido lleno de cenizas del fogón… -Pero, eso ya pasó ¿no es así?- observó el Principito- ¿Porqué sigues usando el mismo nombre? Cenicienta quedó pensativa; realmente le molestaba mucho ese nombre, siempre sentía que era el nombre de una víctima, de alguien que quería dar lástima, y como decía el Principito, ese tiempo ya había sido superado. -Me buscaré un nuevo nombre- declaró Cenicienta. Y observó de reojo al Principito que miraba al vacío. Su perfil era delicado, sus bucles precisos, su traje era perfecto casi como el
                                                             ∗  El Principito de Antoine de Saint-Exupéry.

 
37   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

traje que usara un cantante que se llamaría el Rey del Pop. Hombreras, cuello alto, galones y botones brillantes. -¿Por qué vienes a este curso?- preguntó Cenicienta – Tu no necesitas nada de esta historia de renovación. -Bueno- dudó él – algunos dicen que mi historia es anticuada y confusa. Pero yo no le cambiaría nada, ni una letra. -¿Entonces?- insistió ella Pues…yo sólo quisiera un poco más de tiempo para crecer…- es decir, un pequeño cambio, muy pequeño para que parezca que puedo seguir explorando el universo y quizás pueda aprender a leer, porque en mi historia no parece que yo pueda buscar información en un libro, mucho menos en Internet. Un aplauso estruendoso los interrumpió junto con la frase final del conferencista, aldeano de marca: …un nuevo principio, un nuevo nombre y arrancamos en una hoja en blanco una nueva vida… Salieron al receso. Café y galletas. Como si los organizadores no

supieran que los personajes de cuento prefieren pan con mantequilla, chocolate, o manzanas (no envenenadas) o un pedazo de queso… Cenicienta sacó de su bolsa un pedazo de pastel de plátano, exquisito, que compartió con el Principito. -¡Ah! –se extasió él- no había nada de comer en mi cuento… - ¿Te interesa la próxima conferencia? O nos salimos? -¿Sabes dónde venden patines? -preguntó el Principito con los ojos brillantes- Eso es algo que podría llevar a mi historia sin que se estropeara demasiado. -¡Claro!- exclamó Cecicienta, que se había vuelto experta en tiendas y en ofertas. Y no sé si te habrás dado cuenta, pero los dedos que escribieron están páginas, se equivocaron y escribieron Cecicienta, en vez de Cenicienta, lo cual le agrado mucho a la susodicha, porque Ceci es mucho más bonito que Ceni. -¿Te gusta Ceci o Cecilia como nombre?- le preguntó ilusionada al Principito, mientras se alejaban del Palacio de Congresos. - Mmm… Quizás haya alguno que te quede mejor.. Déjame pensar…dudó el Principito. -En mi universo hay Rosa… Margarita…
38   

Libro de Lecturas Cuarto grado -No. Quisiera algo más original…-suspiró ella. -Estrella… - Mmm, no. Demasiado distante…

Enero 2011

-Ramona, Pancha, Roberta, Facunda…Ricarda…- probó el Principito -NO. No ¡ nooo! -Mira que son nombres para valientes… -Una buena historia empieza con un buen nombre –reflexionó ella. -¿ Antonia? Ella movió la cabeza como dudando. -Luz, Mar, Sol, Luna, Cielo, Vía Láctea –recitó risueño el Principito Cenicienta levantó la manos pidiendo silencio. -¡Lo tengo! – exclamó entusiasmada- Me llamaré … -…¡Serafina! -Te queda como pintado –aseguró el Principito, entrecerrando los ojos. ¿Buscamos un nombre para mí? Y se alejaron del Palacio de Congresos.

Cuentan que un tiempo más tarde abrió una tienda fantástica, un lugar donde te hacían los trajes que tu imaginación deseara, y además, a una velocidad asombrosa, porque Serafina había conservado un poquito de la magia del cuento de donde ella era originaria. También había trajes que te hacían soñar con planetas, desiertos, estrellas con árboles fantásticos. Trajes con poderes, chaquetas con mapas, vestidos con flotadores, pantalones con alas, zapatillas que ruedan, botas que bailan, sandalias que te permiten caminar sobre el agua…Sombreros que anuncian tus ideas si son buenas y que permanecen opacos si tus ideas son oscuras. Diademas que hipnotizan a los que quieren hacer daño, antifaces que muestran las verdaderas intenciones, lentes que te permiten ver hacia adentro… Abre bien los ojos, por si acaso en un golpe de suerte, ves esta tienda que se llama Serafina y Desiderio.

39   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

El zagal y las ovejas

F. M. Samaniego

Apacentando un joven su ganado, gritó desde la cima de un collado: - Favor, ¡que viene el lobo, labradores! Éstos, abandonando sus labores, acuden prontamente y hallan que es un engaño solamente.

Vuelve a llamar y temen la desgracia; segunda vez los burla: ¡linda gracia! Pero ¿qué sucedió la vez tercera? que vino en realidad la hambrienta fiera. Entonces el zagal, se desgañita, y por más que patea, llora, grita, no se mueve la gente, desconfiada. Y el lobo se devora la manada.

Cuántas veces resulta de un engaño contra el engañador, un mayor daño.

40   

Libro de Lecturas Cuarto grado Mañana

Enero 2011

Amaranta Leyva

Pedro: --El delantero coloca la pelota, revisa el área, toma vuelo, prepara el golpe, corre, tira y ¡gooool! Federico: --¡No! No tan fuerte. Pedro: --¿Se voló? Federico: --Pues sí. Pedro: --Otra vez. Federico: --Pues si le das tan fuerte... Pedro: --¿No tienes más? Federico: --¿Balones? Pedro: --Aunque sea una pelota. Federico: --Creo que tengo una. Pero no sé bien dónde está. Pedro: --¿Te ayudo a buscarla? Federico: --Pero tenemos que ir a mi casa. Pedro: --Vamos. Federico: --Vamos. Está del otro lado del parque. Mejor vamos a la tuya por uno. Pedro: --No, yo no tengo balón. Federico: --¿A poco no tienes balón... o pelota? Pedro: --Todavía no. Mañana puedo tener unos. Federico: --¿Unos qué? Pedro: --Balones. Me gustan más los balones que las pelotas. Federico: --¿Y por qué mañana y no ahorita? Pedro: --Porque sí. Federico: --Esta es mi casa. Pedro: --Es grande. Federico: --Mediana. La casa de mi prima es más grande que la mía. Pedro: --¿Tienes llave? Federico: --Pues sí, para abrir. Si no, ¿cómo entro? ¿Tú no tienes llaves? Pedro: --Sí. Tengo cinco llaves. Federico: --¿Para qué tantas?
41   

Libro de Lecturas Cuarto grado Pedro: --Porque me gustan.

Enero 2011

Federico: --Bueno, así si pierdes una, tienes más. Pasa. Sólo está mi hermano. Mis papás están trabajando. Pedro: --¿Dónde está tu hermano? Federico: --En nuestro cuarto... Pedro: --¿Tienen un cuarto? Federico: --Para los dos. A mí me gustaría tener mi cuarto pero sólo tenemos dos, el de mis papás y el nuestro. En cambio, la casa de mi prima parece castillo: tiene cuatro cuartos. ¿Cuántos cuartos hay en tu casa? Pedro: --Uno. Federico: --¿Uno? Uno para ti dirás. Pedro: --¿Qué tienes en tu cuarto? Federico: --Pues lo que hay en un cuarto: mi cama, la cama de mi hermano, mi ropa, su ropa, algunos juguetes, una mesa donde mi hermano dibuja. Siempre está dibujando, es su tarea para la universidad. A veces yo también la uso, cuando no está. Entonces puedo usar sus plumas, sus lápices... Pedro: --¿Tiene muchos? Federico: --¿Plumas? Más o menos. Tiene muchos lápices de colores. Pedro: --A mí también me gusta dibujar. Pero yo dibujo en el piso. Federico: --Yo juego con mis coches de carreras en el piso. Pedro: --¿Tienes coches de carreras? Federico: --Sólo dos. ¿Tú? Pedro: --Diez, de todos los colores. Federico: --¿Y por qué no me los has enseñado? Pedro: --Otro día. Federico: --A ver, ayúdame a buscarla. Atrás de la puerta no está. Busca en el comedor. Pedro: --¿Dónde está? Federico: --Cruzas la sala y llegas al comedor. Abajo de las escaleras tampoco. ¡Fíjate si está debajo de la mesa! Pedro: --¡No la veo! Sólo veo sillas, mantel... ¡y tus calcetines! Federico: --¡Mis calcetines de la buena suerte! Ahí estaban. Con razón no los encontraba. Por eso hoy no metía gol. A ver, busca en la cocina. Es que ayer
42   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

estaba jugando con ella mientras mi mamá hacía de comer. Prende la luz para que veas mejor. Pedro: --¿De dónde la prendo? Federico: --Del lado izquierdo de la puerta, al lado del refrigerador. Pedro: --¡¿Tienes refrigerador?! Federico: --Pues claro. ¿Qué tú no? Pedro: Dos. Federico: --¿Dos? ¿Por qué dos? Pedro: --Porque uno es rojo y otro azul. Aquí no está. Federico: --A ver, a lo mejor está en el baño. Pedro: --¡Tienes baño! Federico: --Pues claro. Pedro: --Con regadera y excusado. Federico: --Pues es lo que tiene un baño. ¿Qué tiene el tuyo? Pedro: --Lo mismo. Todo de color verde. Federico: --Qué raros colores hay en tu casa. ¿Me la vas a enseñar? Pedro: --Un día. ¿Me enseñas arriba? Federico: --Sí pero primero busquemos en la sala. Pedro: --¿Además tienes una sala? Federico: --Pues es lo que tiene una casa normal: sala, comedor, cocina, baño y cuartos para dormir. ¿Tú qué tienes en tu casa? Pedro: --Muchas cosas. Federico: --¿Qué cosas? Pedro: --Cosas. Federico: --¿Como qué? Pedro: --Tengo ochenta colores diferentes para dibujar y un cuaderno. Tengo una casa donde mi mamá nos hace de cenar tamales, frijoles, café, salsa y un pastel de chocolates de ocho pisos para mí. Mientras mi mamá cocina, mi abuela teje en su mecedora y mi abuelo piensa. Tengo una mesa donde mi papá arregla los zapatos que la gente le encarga. Tengo diez sillas de colores y quince ventanas. Unas ventanas dan al patio donde hay sembradas flores y árboles de diferentes tamaños: rosas, margaritas, ciruelos, pinos, hasta un árbol de manzanas. Hay tanto pasto en el jardín que a veces crece dentro. Yo
43   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

dejo que crezca porque ahí viven unos caracoles, pero sobre todo, porque si te fijas con atención, hay un túnel que lleva al zoológico. Yo no he ido, sólo me lo imagino lo que mi hermana me contó, que hay elefantes, camellos y leones. Ella fue un día con su escuela. Dice que hay un mar donde viven la foca, la ballena y los peces. En mi baño tengo peces amarillo, verdes, azules. El azul es mi color favorito. Desde la ventana de mi cuarto, porque yo tengo un cuarto, estoy ahí dibujando. En la ventana está el sol, la luna y las estrellas y las nubes. Yo las miro. Y a lo lejos, si te fijas bien, hay un avión, chiquito. Un día yo voy a manejar un avión y voy a conocer el mar. Federico: --¿Tienes todo eso en tu casa y no tienes un balón? No te creo. Enséñame tu casa. Pedro: --¿Ahorita? Mejor vamos a seguir buscando la pelota. Federico: --Si no me enseñas tu casa, ya no vuelvo a jugar contigo. Pedro: --Es que está lejos de aquí. Federico: --¿Qué tan lejos? Pedro: --Muy lejos. Federico: --¿Pasando el parque? Pedro: --Detrás del parque. Federico: --No está tan lejos. Vamos. Pedro: --¿Y mañana podemos volver a jugar? Federico: --Si me llevas a tu casa sí. Pedro: --No hace falta ir hasta allá. Federico: --¿Qué no me la quieres enseñar? Se me hace que son mentiras. Pedro: --No. Federico: --¿Entonces? Pedro: --Mi casa la tengo aquí. Federico: --¿Aquí? ¿Cómo vas a tener tu casa aquí? La gente va a las casas porque las casas no se mueven, no se pueden transportar. Pedro: --La mía sí. Federico: --A ver, enséñamela. Pedro: --Aquí está. Federico: --Este es tu cuaderno, no tu casa.
44   

Libro de Lecturas Cuarto grado Pedro: --Pues aquí tengo mi casa, la casa de la que te hablé. Federico: --¡Dibujada! ¡Todo son dibujos! Pedro: --Sí Federico: --¿Tú dibujaste todo esto? Pedro: --Sí. Federico: --Dibujas muy bien.

Enero 2011

Pedro: --Gracias. Si quieres te dibujo los balones que volé. Lo malo es que con estos no se puede jugar futbol. Federico: --Pero podemos dibujar y así me enseñas. Pedro: --Si quieres. Federico: --Sí, sí quiero. Pedro: --¿Y otro día seguimos jugando fut? Federico: --Sí, sólo deja encuentro mi pelota de verdad.

45   

Libro de Lecturas Cuarto grado Refranes populares2

Enero 2011

En la casa del herrero, azadón de palo. En la casa del jabonero, el que no cae resbala. Con enojos no busques, lo que logras con cariño. Si el jarrito se vacía, no tendrás para otro día. Bien sabes, te dice Juan, que si no trabajas, no habrá pan. Al mal tiempo, buena cara. Quien mucho abarca, poco aprieta. A palabras necias, oídos sordos. Ojos que no ven, corazón que no siente Quien tiene tienda, que la atienda y si no, que la venda. Al ojo del amo, engorda el caballo. Al perro flaco no le faltan pulgas. A caballo regalado no se le ven colmillos. Haz bien sin mirar a quién. Hombre precavido vale por dos. En boca cerrada no entran moscas. Mal de muchos consuelo de tontos. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar.

                                                            
2

 http//:www.proverbia.net/refranes.asp 
46 

 

Libro de Lecturas Cuarto grado Greguerías Absurdos lógicos

Enero 2011

Álvaro Solís

Flor de fuego el girasol, se levanta y sale el sol.

Es una flor que vuela la mariposa, cuando la noche llega se vuelve rosa.

El clavo es una especia que no se oxida.

47   

Libro de Lecturas Cuarto grado Viajemos en el tiempo

Enero 2011

Estela Maldonado Chávez

¿Ir de viaje? Claro que me encanta, gritó María a su mamá cuando le dijo: levántate tempranito que iremos a pasear. Pero antes dime, ¿a dónde vamos?, ¿a qué hora saldremos?... aún falta tiempo --le dijo su mamá-- pero mientras, ya verás lo que platicaremos. María, desde que el hombre apareció en la tierra le dio por viajar para buscar su alimento, y sin duda que lo hacía caminando, siempre caminando, porque su vida era nómada, es decir, siempre andar buscando comida para el sustento. Cuando se quedó en un lugar, sembró la tierra y empezó a criar

animales, pero entonces también tenía que recorrer grandes caminos y seguramente lo hacía montado en bestias que él mismo criaba. También cruzó los lagos y los ríos para lo cual fabricaba balsas o canoas rudas y así empezó a crear un comercio a través de intercambios con otros grupos humanos. Pasaron tantos y tantos años, hasta que la inteligencia del hombre inventó otros modos de viajar más lejos y más rápido, entonces inventó la máquina de vapor para mover grandes trenes que arrastraban sobre durmientes y vías, diez, veinte, treinta carros con increíbles cargas y numerosos viajeros a través de una notable rapidez Periódicamente, la técnica fue avanzando y se inventó el automóvil, que ya no necesitaba ni rieles, ni durmientes para moverse y así, los viajes se han podido hacer por carreteras y a una velocidad extraordinaria. Ay, María, sabes bien que a través de la historia de todo esto, afirmamos que el hombre sigue avanzando en sus anhelos y así, se propuso desafiar al aire y ¡volar!, entonces inventó el avión para cruzar el cielo con una vertiginosa velocidad. Increíblemente, algunos hombres de ciertos países, han llegado hasta la Luna, Marte y más allá, por medio de maravillosas naves espaciales.

48   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

Mamá, ya llegó la familia, papá viene manejando una camioneta ya vámonos, pero después, me platicarás ¿cuándo se inventaron las camionetas?

49   

Libro de Lecturas Cuarto grado Trabalenguas

Enero 2011

Cristina Martínez

Tengo una tablita muy entambaralinguladita, el que me la desentambalaringulare será un gran desentambaralingulador.

50   

Libro de Lecturas Cuarto grado Grandes mujeres medallistas

Enero 2011

Martha Liliana Huerta Ortega

¿Alguna vez has imaginado ser parte de la celebración de los Juegos Olímpicos? ¿Representar a tu país en algún deporte? ¿Cuáles serían tus

sentimientos al recibir la presea y escuchar las notas del Himno Nacional?, seguramente estos sueños los tuvieron alguna vez las deportistas de nuestro país que ahora son campeonas y medallistas. Paola, participó de manera individual en los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe en El Salvador 2002, donde ganó dos medallas de oro: la primera, en la prueba de trampolín de un metro y la segunda, en trampolín de tres metros. En el 2003, participa en esta misma especialidad al lado de Laura

Sánchez en el Campeonato Mundial de Barcelona, competencia en la que conquistan la medalla de bronce. En los Juegos Panamericanos de Santo Domingo, celebrados en agosto de ese mismo año, Paola Espinosa Sánchez vuelve a hacer pareja con Laura Sánchez y logran dos medallas de plata en clavados sincronizados; una en trampolín de tres metros y la otra en plataforma de 10 metros. Paola ha demostrado su compañerismo y entrega en diferentes momentos; así como lo hizo con Laura Sánchez, también con Tatiana Ortiz Galicia quien fue su compañera en otras competencias. Otra medallista destacada, fue Tatiana Ortiz Galicia, la primera clavadista mexicana en debutar y subir al podium en unos Juegos Olímpicos; fue abanderada en la ceremonia de inauguración mostrando al mundo entero la belleza de nuestra bandera. Es ganadora de una presea de plata en la Plataforma 10 m sincronizado en los XV Juegos Panamericanos en Río de Janeiro, Brasil 2007. El 12 de agosto de 2008, las clavadistas compitieron en los juegos olímpicos de Beijín en la prueba de sincronizados en plataforma de 10 metros obtuvieron un puntaje de 330,06 lo cual fue un resultado satisfactorio, que trajo como resultado la medalla de bronce.
51   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

Por eso, estas dos mujeres mexicanas son representativas para nuestro país. Siguieron su sueño de la infancia con entrega, dedicación, entereza y valentía; y así, como algún día ellas lo hicieron, ¿alguna vez tú podrías hacerlo? Imaginado ser parte de la celebración de los juegos olímpicos, representando a tu país en algún deporte. Tú también puedes lograrlo si lo deseas con toda tu fuerza. Si te aplicas, le dedicas tiempo y esfuerzo y no desmayas ante los obstáculos, algún día, estarás en el podium con una medalla de oro para México.

52   

Libro de Lecturas Cuarto grado Diego y la paloma

Enero 2011

Procuraduría Federal del Consumidor

Diego no tenía hermanos. Su mamá ya le había explicado que por el momento no estaba en los planes de la familia que ésta fuera a crecer. Por eso mismo, tenía muchas ganas de tener un amiguito para poder jugar desde muy temprano en la mañana; alguien a quien abrazar y querer mucho. Su amiga Valeria le había platicado que el mejor amigo del hombre es el perro, así que pensó que la mejor opción era comprar un hermoso cachorrito para hacerse compañía. Diego, emocionado, fue con su mamá para pedirle que lo acompañara a comprar un perrito con el ahorro de sus domingos, pero sintió una gran tristeza cuando su idea fue rechazada. Entonces le pidió un gatito, diciéndole que era más chiquito y no daría molestias en la casa, pero ella insistió en que no era el momento de tener un animal. Él, desconsolado, le preguntó por qué no. Su mamá le hizo un cariño en la mejilla y lo sentó en sus piernas para explicarle: –Mira, hijo, no siempre podemos tener todo lo que deseamos. A veces no nos alcanza el dinero, no tenemos suficiente edad o necesitamos informarnos más sobre lo que queremos… Y yo creo que no has pensado en todo lo que tendrías qué hacer si tuvieras un perrito u otro animal. –Sí mami: jugar con él, darle de comer y quererlo mucho –contestó Diego. –Eso está muy bien –le respondió su mamá, sonriendo–, pero si vas a ser el responsable de cuidarlo hay más cosas que debes saber, como qué come, cada cuándo y en qué cantidad; cuáles son las vacunas que necesita, qué debes hacer para que no se enferme y pueda vivir mucho tiempo con nosotros… Y aparte de todo eso, también tienes que ir a la escuela, hacer la tarea y salir a jugar con tus amigos, ¡así que no te quedaría tiempo libre para nada más! –¿Todo eso debo saber para poder tener una mascota conmigo? – preguntó Diego a su mamá, a lo que ella contestó:
53   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

–Y no sólo eso, ¿te has puesto a pensar en lo que cuesta, en dónde vas a comprarlo, en qué raza te conviene? ¿Crees que te alcance con tus domingos? Y si se enferma, ¿con quién lo llevarás para que lo cure? ¿o crees que la tienda te debe cambiar la mascota o devolverte tu dinero? Diego se quedó callado. Realmente, jamás se le hubiera ocurrido que tener una mascota era un asunto tan complicado. Casi le dolía la cabeza de tanto pensar. –Y otra cosa, Diego –le dijo su mamá poniéndose seria– No se vale traer a casa una mascota y arrepentirse después. Los animales tienen sentimientos, y también de eso somos responsables. No son juguetes que puedas abandonar si te aburren, sino seres sensibles… ¿Ves cómo comprar una mascota no es tan sencillo? Mejor, ¿qué te parece si piensas bien en otra cosa que te gustaría comprar con tus ahorros?, ¡hay muchas opciones para elegir! Por ejemplo, podrías usar tu dinero para comprar unos patines, una bicicleta o una pelota… – ¡O la mochila que vimos el otro día en el mercado! –interrumpió Diego, más animado. Ella asintió, sonriendo. –Exactamente, hijo. Y veo que te emociona pensar en la mochila que tanto te gustó. Me parece que esa es una buena decisión de compra, creo que estás eligiendo muy bien cómo gastar tus ahorros, porque además te será de mucha utilidad. Y así fue que, con sus ahorros, Diego compró su mochila. Y para no quedarse con las ganas de una mascota, decidió adoptar una paloma que diario se paraba en el borde de su ventana: le ponía arroz, le platicaba sus secretos y ella lo escuchaba siempre con mucha atención ladeando la cabeza de forma muy chistosa.

54   

Libro de Lecturas Cuarto grado El jaguar

Enero 2011

Oscar Osorio Beristain Cauto siempre debes ser, las Sierras del Norte y las selvas Chiapanecas tendrás que recorrer.

Pasos precavidos tienes que dar, y en alerta deberás estar por los senderos del magnífico jaguar.

55   

Libro de Lecturas Cuarto grado Cricket contra el monstruo sin dientes

Enero 2011

Hugo Alfredo Hinojosa

El pequeño Cricket nunca habría imaginado que necesitaría la ayuda de sus compañeros, para vencer al monstruo que lo atemorizaba desde hacía varias semanas. Cada noche, mientras Cricket soñaba con sus muñecos, sentía cómo le jalaban los dientes intentando arrancárselos. Tan desafortunada era la suerte de este niño que, en una ocasión, despertó y logró ver la sombra del culpable que rápido salía por la ventana de su cuarto hasta perderse entre los árboles del patio de la casa. Una mañana, después de semanas de terror, Cricket se paró en medio del patio de la escuela, justo afuera de su salón y gritó: “todos los niños de mi grupo… reportarse de inmediato en el patio, ¡en marcha!”. Desde hacía varios meses Cricket estaba molesto la mayor parte del tiempo, porque sus compañeros de la escuela eran distintos a él. Decía sentirse extraño al estar en el mismo lugar que los gemelos cíclopes, por ejemplo, quienes lograban ver hasta el más mínimo detalle ya fuera de día o de noche; o cómo el pequeño Peck, dueño de unas orejas tan grandes, que alcanzaba a escuchar cuando alguien, del otro lado del mundo, gritaba ¡gol…! Cricket, por su parte, además de ser muy inteligente, arrastraba unos inmensos dientes que le fueron heredados por su padre. La mamá de Cricket, preocupada por el enojo del chiquillo, le explicó que nadie se parecía a nadie: “ni tu papá ni yo somos iguales, dijo, ni tú eres del todo igual a nosotros, ni a tus abuelos, pero no es nada malo, todos tenemos algo que ofrecer… Sólo necesitas conocer mejor a tus compañeros”. Cricket no quedó muy convencido con la explicación, guardó silencio y continuó sin comprender por qué los demás no estaban tan dientones como él. Cuando los niños al fin se formaron en el patio de la escuela, Cricket sin perder el tiempo les contó lo ocurrido con el monstruo y les pidió ayuda para capturarlo... Todos pensaron por un momento que el dientón no era tan amable con ellos como para ayudarle con su desagradable robadientes. Cricket guardó silencio y segundos después los niños decidieron aceptar la aventura sólo porque eran compañeros de clases.
56   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

Ese mismo día por la noche el diminuto Peck además de los gemelos cíclopes, el Cicciolino con su gran lengua y un excelente sentido del gusto, y junto con Diego el bárbaro y sus puños enormes, acamparon en la habitación de Cricket en espera del monstruo. Un par de horas después el sueño logró vencer a los diminutos guerreros; los niños roncaban, hablaban dormidos, se chupaban el dedo y, justo cuando nadie más lo imaginó, el robadientes apareció entre la oscuridad intentando arrancar las muelas de cada uno de los niños hasta que, por error, le jaló la lengua a Cicciolino quien dio grito tan largo y fuerte que despertó a todos… Cricket y los demás pronto se incorporaron y salieron en busca del monstruo que ya corría atravesando el patio de la casa. Sin esperar a nada Diego rompió una de las paredes del cuarto y todos marcharon entre los árboles guiados por los gemelos cíclopes que indicaban la ruta a seguir; Cicciolino por su parte probaba las hojas de los árboles para no perder el rastro del monstruo. Después de varios minutos de persecución dejaron de ver la sombra del robadientes, se quedaron quietos entre la oscuridad hasta que Peck escuchó el rechinido de una puerta y corrieron hacia donde el niño orejón les señaló. El ruido los llevó hasta una vieja casa de ladrillos y entraron sigilosamente intentando no espantar al monstruo. Veinte pasos después llegaron a una habitación en penumbra donde apenas se veían sobre las paredes algunas fotografías extrañas de personas dientonas… Cricket al darse cuenta de esto guardó silencio y, dando un gran suspiro, dijo: “son fotos de mi familia”. ¡Buenas noches! Cuando se escucharon estas palabras los niños pegaron un grito y se encendieron las luces del cuarto. Era el abuelo de Cricket, el monstruo. Los niños voltearon a verlo y Cricket sin perder el tiempo le pidió una explicación. Tranquilo y sin dejar de reírse el abuelo comenzó a narrar su historia: “desde hace tiempo, dijo, me comencé a quedar chimuelo, cosa que me da mucha vergüenza, así que todas las noches voy de casa en casa tratando de juntar los mejores dientes para hacerme una dentadura tan fuerte como la de mi nieto... Pero sí que son listos, niños, dijo el abuelo sonriendo, mi nieto aunque es muy inteligente no me podría haber atrapado solo, necesitaba de más ayuda”. El abuelo de Cricket remató el momento al
57   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

decir: “pero no le digan a nadie de mi travesura”. Al escuchar estas palabras todos soltaron las carcajadas. Al día siguiente en el patio de la escuela los niños contaban cómo habían logrado atrapar a un monstruo galáctico que ahora estaba de regreso en el espacio. Cricket se reía y recordaba las palabras del abuelo: “mi nieto aunque es muy inteligente no me podría haber atrapado solo, necesitaba de más ayuda”. Tenía razón mi mamá, pensó Cricket, necesitaba conocer más a mis compañeros. Tiempo después el abuelo al fin se mandó a hacer sus dientes. Se los hicieron de acero y cuando mastica parece que están tocando las campanas de la iglesia. Cricket no para de reírse.

58   

Libro de Lecturas Cuarto grado La vainilla

Enero 2011

Leyenda Prehispánica

Cuentan que Xanath, hija de nobles totonacas, célebre por su belleza, vivía en un palacio cercano al centro ceremonial de Tajín. Cierto día en que la joven acudió a depositar una ofrenda al Chac-Mool "Mensajero Divino", encontró a Tzarahuín “jilguero” y surgió entre ambos amor a primera vista. Tzarahuín era pobre y vivía en una choza humilde, rodeada de tierra fértil en donde abundaban las anonas, las piñas y las calabazas. A pesar de la diferencia de clases, los enamorados se reunían casi a diario, de manera fugaz, cuando el mancebo llevaba al mercado la cosecha de sus siembras. Una tarde en que Xanath pasó junto al templo sagrado de los nichos, la sorprendió la mirada penetrante del Señor de la Felicidad, caracterizado por su vientre abultado, la frente rapada y su triple penacho. A partir de ese momento, el dios gordo se dedicó a cortejar a la doncella, quien logró esquivarlo en un principio; sin embargo, el astuto dios encontró la forma de revelarle sus sentimientos pero al ser rechazado, su alegría habitual se tornó en cólera. Entonces amenazó a la joven con desatar la furia en el Tajín si no accedía a sus reclamos amorosos. Aunque la advertencia hizo temblar de miedo a Xanath no traicionó a Tzarahuín y continuó sus encuentros amorosos con él. El astuto dios gordo resolvió entonces, ganarse la confianza del padre de la joven para que influyera en el ánimo de Xanath. Para ello, lo invitó a su palacio donde le reveló secretos divinos. Durante el encuentro, éste esperó el momento adecuado para manifestarle al hombre el interés por su linda hija. El Señor de la Felicidad recibió su total apoyo para casarse con ella. Xanath obligada por su padre, aceptó una cita con el testarudo dios, la cual resultó fatal, porque después de haber dado otra negativa al Señor de la Felicidad, éste, irritado, lanzó un conjuro sobre la doncella transformándola en una débil planta, de flores blancas y exquisito aroma, que desde entonces se conoce como “la vainilla”.

59   

Libro de Lecturas Cuarto grado Una buena decisión

Enero 2011

Luis Guillermo Silva Rojas

Susana, Carlos y Jaime, eran muy buenos amigos desde hace varios años, todos iban a la misma escuela y vivían, más o menos por el mismo rumbo. Una tarde estaban en el parque platicando y diciéndose todas las cosas que querían hacer en el futuro. Jaime pensaba en ser un arquitecto reconocido, ella una exitosa abogada, Carlos deseaba ser biólogo, biólogo marino para participar en los grupos que protegen a las tortugas y otros animales en peligro de extinción. Esa tarde el cielo comenzó a tronar como pocas veces lo había hecho en los últimos años, de repente, una torrencial lluvia comenzó a caer sin dar ningún aviso previo. Jaime tomó a Susana de la mano y corrieron para refugiarse en una casa abandonada en lo alto del cerro. El le dio su suéter para que se tapara la cabeza; ella, tapó su cabello y agradeció a Jaime, Carlos, el más pequeño, corría tras ellos. Tenían algo de miedo, pues la casa estaba muy obscura, se estaba haciendo tarde y sus padres los regañarían, pero la lluvia era tremenda, había mucho viento y tenían más miedo de tratar de salir para caminar hacia sus casas. Decidieron, entonces, terminan la plática que habían iniciado en el parque. Platicaron por horas, sus sueños y anhelos aprovechando que la lluvia no dejaba de caer. La lluvia empezó a ceder, todo estaba enlodado; sin embargo, aprovecharon para irse. Al llegar a casa de Susana, su mamá la esperaba en la puerta, con un gesto de molestia. Al entrar, en vez de saludarla, Susana

recibió un grito… --¿Dónde estabas? --Preguntó su mamá --Seguro nada más jugando en el parque, en lugar de ponerte a estudiar. Pues, ahora te vas a tu cuarto y no vas a volver a ver a esos muchachitos. Ella que había pasado una tarde maravillosa, platicando sus planes futuros, soñando con ser una gran abogada que ayudaría a las personas, defendería a los justos y castigaría a los delincuentes, fue castigada sin una razón aparente.
60   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

Jaime y Carlos, al oír los gritos de la mamá de Susana salieron corriendo hacia sus casas. Cuando llegaron a la casa de Carlos, ahí estaba la mamá de Jaime. Por soñar ser un gran arquitecto, construir grandes edificios, plazas y calles, y salvar a todos los animales, al llegar a sus casas, fueron recibidos de igual forma por sus mamás, a gritos y castigados. ¿Cómo era posible que las tuvieran en esa zozobra? ¿Qué pasando? Se suspendieron las clases, muchas personas estaban en alberges, otras estaban desaparecidas. Las madres preocupadas se miraban una a la otra sin saber qué más decirles a los chicos. Ellos no lo sabían, pero en las noticias de la tarde, habían dado una alerta de huracán. En el lugar donde se encontraban, “Alejandro” había llegado sin previo aviso arrancando árboles y desbordando el río que está cerca de la casa de ambos, existían más de 10 mil damnificados, cientos de desaparecidos, pues la inundación había arrasado con las casas. Por fortuna ellos estaban en las partes altas, no se enteraron de eso en el momento, el regaño de las madres, fue de preocupación no de desaprobación, y las dos coincidieron en que era importante hablar a la casa de la niña, después de todo era una buen amiga de sus hijos. Hablaron con ella y le dijeron lo que estaba pasando, coincidieron en verse para saber qué podían hacer; era mejor estar juntos. Encendieron el radio y escucharon las noticias. Estaba una entrevista con algún funcionario, estaba hablando de la importancia de contar con un Plan Familiar de Protección Civil, el que funcionaría, siempre y cuando los niños estuvieran en sus casas. Los llamaron a la cocina y les dijeron que no querían gritarles: --ustedes son los más importante pasra nosotras, es que sentimos mucho miedo de perderlos, todo está tan horrible—dijo la mamá de Susana y todos se abrazaron. Armida, mamá de Carlos, les dijo que habían escuchado en el radio que se debían seguir cuatro pasos para determinar el Plan Familiar: “Detectar y reducir los riesgos”, fue bueno que se metieran a la casa abandona por la lluvia, pero había otros riesgos, estaba sucia, se podían rasgar con algún clavo
61   

no sabían lo que estaba

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

oxidado y eso era tan peligroso como la lluvia. Otra vez, la tristeza los invadía. Paso dos: “Diseña rutas de evacuación” o sea, por donde salir y hacia dónde dirigirse. Era cierto que la casa abandonada tiene muchos peligros, pero hoy había sido un buen refugio. Porque el tercer paso es tomar una buena decisión y, dadas las circunstancias, los niños habían tomado una buena decisión.

62   

Libro de Lecturas Cuarto grado Desde chiquito “picoso”

Enero 2011

Julia González Quiroz

Todo empezó como una afición, desde los siete años a Ricardo le gustaban las peleas con reglas, réferi y jueces. Organizaba a sus compañeros por estatura y comenzaba la función y también la diversión. Seguramente aprendió muchas técnicas de su padre, don Pedro en su juventud practicó con gran entusiasmo el boxeo. Ricardo nació en 1947 y a los 18 años peleó su primer combate en un ring. En ese momento sus amigos ya le llamaban “El Picoso” y tenían gran confianza en su habilidad para boxear. La pelea comenzó y decidido aceptó un difícil reto y triunfó. Otras personas advirtieron su capacidad para boxear y lo entrenaron para participar en torneos cada vez más importantes hasta conseguir 125 peleas ganadas y solamente 4 derrotas. Tres años de entrenamiento y una completa dedicación llevaron a Ricardo a representar a México en las Olimpiadas de 1968 en la categoría de peso mosca. Con el apoyo de las personas reunidas para observar el magnífico evento de la final, todos daban muestras de cariño y admiración a Ricardo “El Picoso” Delgado. Ricardo cumplió un gran sueño y ganó la máxima presea: la medalla de oro. Sintió una gran emoción al recibir este reconocimiento, escuchar el himno mexicano y saber que se convertía en un orgullo nacional. Ricardo ha recibido muchos premios pero el mayor de todos es ser ejemplo para muchos niños y jóvenes de constancia y dedicación.

63   

Libro de Lecturas Cuarto grado Fusiles y muñecas (Fragmento)

Enero 2011

Juan de Dios Peza3

Juan y Margot, dos ángeles hermanos que embellecen mi hogar con sus cariños, se entretienen en juegos tan humanos que parecen personas desde niños.

Mientras Juan, de tres años, es soldado y monta en una caña endeble y hueca, besa Margot con labios de granado, los labios de cartón de su muñeca.

Lucen los dos sus inocentes galas y alegres sueñan en tan dulces lazos; él, que cruza sereno entre las balas; ella, que arrulla a un niño entre sus brazos.

Puesto al hombro el fusil de hoja de lata, el kepis de papel sobre la frente, alienta el niño en su inocencia grata el orgullo viril de ser valiente.

Quizá piensa, en sus juegos infantiles, que en este mundo que su afán recrea, son como el suyo todos los fusiles con que la torpe humanidad pelea.

Que pesan poco, que sin odios lucen, que es igual el más débil al más fuerte,
                                                            
3 Juan de Dios Peza (México, 1852-1910). Llamado “el cantor del hogar” por sus textos campiranos y hogareños. Este texto se tomó de http/lospoetas.com

 
64   

Libro de Lecturas Cuarto grado y que, si se disparan, no producen humo, fragor, consternación y muerte.

Enero 2011

¡Oh, misteriosa condición humana! Siempre lo opuesto buscas en la tierra; ya delira Margot por ser anciana, y Juan, que vive en paz, ama la guerra.

Mirándoles jugar, me aflijo y callo; ¿cuál será en el mundo su fortuna? Sueña el niño con armas y caballo, la niña con velar junto a la cuna.

El uno corre de entusiasmo ciego, la niña arrulla a su muñeca inerme, y mientras grita el uno: Fuego, Fuego, la otra murmura triste: Duerme, Duerme.

65   

Libro de Lecturas Cuarto grado ¿Uno o varios Pípilas?

Enero 2011

Carlos Alberto Reyes Tosqui Durante la guerra de independencia la ciudad de Guanajuato fue ocupada por las tropas insurgentes, y entre los soldados de Hidalgo se contaba la hazaña de un hombre del pueblo, de origen mestizo que trabajaba en alguna de las muchas minas que había en los alrededores y a quién todos llamaban el Pípila. El cual, había amarrado sobre su espalda una enorme piedra para protegerse de las balas enemigas, mientras que en una de sus manos, llevaba una antorcha con la que logró encender las puertas de la Alhóndiga de Granaditas, lugar donde se guardaban las cosechas y en donde se encontraban escondidos los españoles que vivían en la ciudad. Esta valerosa acción que realizó, poniendo en riesgo su vida, permitió a Miguel Hidalgo apoderarse de la ciudad. Sin embargo, algunos historiadores han puesto en duda la existencia de este singular personaje. Existen diferentes versiones acerca de su existencia. En 1901 un periódico de Guanajuato, publicó una carta firmada por un norteamericano, en la que aseguraba que el auténtico Pípila se llamaba José María Barajas. En dicha carta, proporcionaba más datos sobre él. Afirmaba que había vivido en el pueblo de Dolores y que había participado en la independencia desde el Grito: también decía que en 1867, Benito Juárez lo había invitado a la ciudad de México y que el propio Maximiliano le había rendido honores y le había asignado una pensión. Finalmente, aseguraba que ese Pípila había quedado ciego y que acababa de morir recientemente. Ante esta versión, algunos historiadores se dieron a la tarea de investigar más sobre la vida del Pípila y descubrieron que su verdadero nombre era Juan José Martínez. Lograron dar con su viuda, la cual, contó que aun vivían dos amigos de su esposo, y estos, a su vez, proporcionaron testimonios de la heroica participación de Juan José en la acción de la Alhóndiga de Granaditas, pero sin lograr aportar otro tipo de prueba que sus propias palabras. Los historiadores Carlos María de Bustamante--partidario de los insurgentes-- y Lucas Alamán --partidario de los realistas--, quienes vivieron
66   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

durante los años que duró la guerra de independencia, cuentan que fueron varios los que, protegidos por losas, prendieron fuego a las puertas del edificio de Granaditas. Las fuentes históricas más recientes concluyen que el verdadero Pípila fue Juan José Martínez y que, probablemente, después de su acto heroico, otros valientes siguieron su ejemplo. Quizás si hubo más de un Pípila, pero el mérito y el reconocimiento debe atribuirse a quien decidió incendiar las puertas de la Alhóndiga, y lograr con ello, uno de los principales triunfos del ejército insurgente comandado por Miguel Hidalgo.

67   

Libro de Lecturas Cuarto grado Pátzcuaro… entrada al cielo

Enero 2011

Mariana Tenorio Pita

De norte a sur, y de este a oeste, México es un país de gran diversidad geográfica, cultural y lingüística; con selvas tropicales, zonas desérticas, sierras nevadas, mesetas, llanuras costeras y playas interminables. Por todo el mundo existen lugares que por su historia, cultura, arte y paisajes, en algún momento de nuestra vida, deseamos conocer, sin embargo, al pensar en ellos podemos no darnos cuenta de que aquí mismo, en México, gozamos de bellos y apasionantes lugares que tal vez, personas de otros países, desean conocer. Un lugar, del cual me siento orgullosa es Pátzcuaro, es decir, la más antigua ciudad de los purépechas, y de la cual es originaria mi familia. Esta ciudad fue fundada alrededor del año 1300 por Curatame, y tiempo después, convertida por el rey Tariácuri en uno de los centros ceremoniales más importantes. Así es como; las primeras ciudades que se fundaron en

Michoacán se ubicaron en las riberas del Lago de Pátzcuaro, y cuyos restos aún pueden observarse en Tzintzuntzan e Ilhuatzio. Actualmente, la rivera del lago, está integrada por cinco islas: Janitzio, La Pacandra, Jarácuaro, Yunuén y Tecuén, de las cuales Janitzio que es la mayor, puede observarse desde lejos, ya que en su parte más elevada se encuentra un monumento de 40 metros de altura en memoria de José María Morelos y Pavón, misma que conserva en su interior un mural pintado por Ramón Alva de la Canal, donde fue inmortalizada tanto su vida, como sus ideales por mejorar las condiciones sociales de mujeres y hombres de su época. Me emociona saber que Pátzcuaro es cuna de mujeres heroicas como lo fue Gertrudis Bocanegra de Lazo de la Vega, quien sirvió a la causa de los insurgentes, motivo por el cual fue apresada y fusilada. Para mi familia es importante que todos los que formamos parte de ésta conozcamos nuestras raíces, por ello, mi bisabuela me plática frecuentemente historias de cuando sus abuelos habitaron esas tierras, de la historia de la Casa de los Once Patios, donde Vasco de Quiroga fundó en 1540 el Hospital
68   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

de Santa Marta y en la actualidad, es un centro artesanal en el que se exhiben y venden tejidos, lacas y otros trabajos típicos de la región, de cómo se ha conservado cada receta de cocina y ésta han perdurado como un tesoro familiar, de cuál es el origen del nombre de nuestro pueblo, por ejemplo; ella dice sobre el significado de esta mágica ciudad, que existen varias versiones como: “lugar donde se guarda algo”, “lugar donde se tiñe de negro”, “lugar donde tiñen” “lugar de petázuecua (piedra), para asiento de cués”; “lugar de cimientos”, “lugar de espadañas”, y “lugar de alegría”, entre otros. También conmemoramos fechas, que si bien para algunas personas puede representan un día de asueto, para otros significa la oportunidad para recordar aquellos hechos históricos que han marcado tanto la vida de nuestro país como la propia, por ejemplo, yo he podido ser testigo de cómo la noche del día 1 al 2 de noviembre, el cementerio de la isla de Janitzio se convierte en un impresionante y misterioso centro ceremonial, sembrado de cientos de velas y cirios que brillan en la oscuridad para rendir homenaje a los muertos, ante la alegría, el esplendor, la belleza y el colorido de sus paisajes. En fin, mi bisabuela piensa que conocer todo esto constituye una forma de identificarnos con nuestro pasado, para así poder proyectarnos hacia un mejor futuro sin olvidarnos de donde venimos, pues la historia de una nación se construye con logros colectivos y conciencia individual. Creo yo que el mío, es un país al que muchos creemos conocer pero del cual a veces, sabemos poco.

69   

Libro de Lecturas Cuarto grado El Sol (Teatro Guiñol)

Enero 2011

Israel Huesca Guillén

Narrador:

--Hace

muchos,

muchos

años,

existían

dos

brujas

muy

poderosas, una de ellas llamada Arquilia la bruja buena (que vivía en Oriente) la otra llamada Meterrenda la bruja mala (que vivía en el Poniente); una siempre buscando la forma de que el sol se metiera y no saliera más, la otra, creando hechizos continuamente para que el sol saliera de nuevo; así de esta forma los días y las noches tenían un lugar en nuestro planeta. Hasta que un desafortunado día… Meterrenda: --Acabo de encontrar el libro donde está el hechizo perfecto, con él voy a lograr que no salga el sol nunca más ¡ja, ja, ja, ja, ja! Con suerte tengo todo lo necesario: cuerda hecha con pelo de topo y tlacuache, sangre de murciélago y saliva de lémur. (La bruja busca en los anaqueles cada uno de los pócima y actúa). Narrador: --La bruja mala unió la cuerda a su varita con un pegamento preparado con la saliva y la sangre y lo ató con un nudo cabeza de turco, con esto el hechizo lanzado tuvo un efecto irreversible. Meterrenda: --Con este hechizo el planeta entero permanecerá en tinieblas, y se los advierto a todos los habitantes del mundo… jamás volverán a ver la luz del día. Será horrible!!!!!! CHINCHUMALE componentes de la

CHIMICHURRA QUE EL ESPECTRO DE LA OBSCURIDAD CUBRA TODA LA TIERRA PARA QUE TODA LA GENTE SE ABURRA ¡!!! Narrador: --Piensen niños, si llegara a pasar esto sería la peor catástrofe jamás vista, las plantas comenzarían a morir por falta de luz, los animalitos también morirían por no tener alimentos, los seres humanos también empezarían a desaparecer y las pocas especies que lograran sobrevivir serían víctimas del intenso frío por la falta del sol.

70   

Libro de Lecturas Cuarto grado Santi:

Enero 2011

--¡Qué horror!, que va a pasar con nosotros, Sofi, Sofi… estoy muy asustado con esta oscuridad, este frío y todo lo que está sucediendo.

Sofi: Santi:

--Seguramente la bruja Meterrenda tiene que ver en esto. --Entonces hay que ir en busca de la bruja Arquilia, que vive en el oriente; ella sabrá cómo solucionarlo. (Caminata extenuante).

Narrador:

--Con muchos problemas Sofi y Santi lograron encontrar el sitio donde habitaba la bruja Arquilia. Le expusieron sus preocupaciones.

Arquilia:

--Ya los estaba esperando, ya sé a que vienen; quiero decirles que el hechizo de esa malvada bruja es muy poderoso, la única manera que hay para deshacer el hechizo es cambiar su varita mágica por ésta otra que es igual que la suya, sólo que cambia sus hechizos malos por buenos cada vez que los use.

Sofi: Arquilia:

--¿Entonces tú lo puedes hacer? (sollozando) --Realmente no puedo ayudarlos porque si me acerco demasiado al poniente, pierdo mis poderes, pues mi sitio es en el oriente y si salgo de aquí moriría fácilmente. (Salen todos de escena y entra Meterrenda)

Narrador:

--Mientras tanto, la bruja Meterrenda disfrutaba de sus fechorías.

Meterrenda: --¡Ja, ja, ja! Soy tremendamente mala, soy malísima, nadie podrá conmigo. (Sale Meterrenda y entran los niños y bruja buena) Santi: --Sólo dinos qué es lo que tenemos que hacer y ten la seguridad que haremos lo imposible por lograrlo. Arquilia: --Con tan sólo ver su cara, sé que lo podrán lograr, tomen este amuleto de garra de pantera que les ayudará con su misión. (Caminan de regreso más cansado). Narrador: --Con muchos problemas por el frío y la escasez de alimentos, por fin llegaron a la cueva del poniente donde dormía Meterrenda; con la ayuda del amuleto garra de pantera Sofía y Santi se podían convertir en piedra y esperar el momento más oportuno. Santi: --Con cuidado Sofi no nos vaya a escuchar (Los niños temblando de miedo y hablando con susurros).
71   

Libro de Lecturas Cuarto grado Sofi:

Enero 2011

--Aquí, convertidos en piedra esperaremos a que la malvada bruja se quede dormida entonces… Entraremos en acción y le cambiaremos su maléfica varita por la varita llena de virtudes.

Santi:

--Ahora es cuando debemos cambiar la varita con cuidado Sofi, con cuidado ¡!!!!!

Sofi:

--Me tropecé, corre, corre que ya despertó la bruja. (Acción congelada)

Narrador:

--Con mucho pero mucho cuidado lograron cambiar la varita de la bruja; todo hubiera salido perfecto de no ser porque uno de los niños tropezó e hizo que despertara la malvada bruja y todos salieron huyendo del lugar con la varita de la bruja en su poder; Meterrenda, furiosa, tomó la varita entre sus manos, que no era la suya, y lanzó el peor de los hechizos que se le pudiera ocurrir; como era de esperarse el hechizo lanzado no tuvo el efecto que la bruja hubiera querido y lo único que consiguió fue ayudar a regresar a los niños instantáneamente a su lugar de origen, sanos y salvos.

Meterrenda: (La bruja enfurecida grita) --Quién osa despertarme, que hacen aquí estos chamacos chachalacos, lo pagarán muy caro: Hechizo SAPOS, ARAÑAS Y LOBOS TOMEN SU MERECIDO TODOS. Santi: --Funcionó, funcionó la bruja cayó en la trampa, nos ayudó con su hechizo y ni cuenta se dio. Sofí: Narrador: --Viva ¡Viva! (se abrazan). --La bruja mala, furiosa subió a lo más alto de la montaña y lanzó nuevamente su maléfico hechizo para que por ningún motivo volviera a salir el sol Meterrenda: --CHINCHUMALE CHIMICHURRA QUE EL ESPECTRO DE LA OBSCURIDAD CUBRA TODA LA TIERRA PARA QUE TODA LA GENTE SE ABURRA ¡!!! !!!!!!¿Pero qué pasa, por qué se está cambiando todo? Ésta no es mi varita, me la cambiaron, quise acabar con el sol y lo único que

72   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

conseguí fue que saliera de nuevo y esta vez para siempre. (Grito escalofriante y con la luz del sol se desintegra la bruja. Muere) -Narrador: --Toda la gente bailó y cantó de gusto por el acontecimiento, todos los seres vivos del planeta. Poco a poco se recuperaron y poblaron nuevamente la tierra; la vida en general volvió a la normalidad. Desde ese momento, mucha gente festeja y celebra simbólicamente con una fogata, tan importante suceso; por eso en los campamentos también se canta y baila alrededor del fuego, que simboliza el sol, en la noche oscura.

73   

Libro de Lecturas Cuarto grado ¿Qué es la sustentabilidad?

Enero 2011

Ximena Sifuentes Mar

Por la calle, en la escuela, se oye hablar sobre el desarrollo sustentable. ¿Qué es eso? ¿A qué se refiere? Sustentable es sistema que funciona con equilibrio y armonía con todos los recursos del entorno en el que se mueve. La vida misma es un sistema en el que los recueros son las personas mismas y su relación con el ambiente, físico y social. A veces, los hombres se equivocan y destruyen la naturaleza, a veces también, destruyen a la sociedad. Por ejemplo cuando la tala de árboles se hace en forma indiscriminada, sin volver a sembrar se está rompiendo con la sustentabilidad del bosque; o cuando el agua no es valorada y se desperdicia en usos innecesarios sin dar oportunidad a que sea recuperada. La sustentabilidad social busca que la gente se preocupe por los demás y valore la justicia social y la paz. Es propiciar que las personas se desarrollen y alcancen sus logros sin sacrificar a otros miembros de la sociedad. ¿Conoces a una madre que se sacrifica porque su hijo estudie? Está rompiendo con la sustentabilidad social. Ambos, madre e hijo, deberían tener las mismas oportunidades de desarrollo y dar pauta a alcanzar una buena calidad de vida. En la sustentabilidad ecológica se protegen los sistemas naturales y se utilizan los recursos inteligentemente. En algunos momentos, el hombre ha producido máquinas que le hacen más fácil el trabajo, sin darse cuenta de las consecuencias de lo que producen estas máquinas: la contaminación. Ahora que ya sabemos que debemos evitar contribuir a la contaminación, hacemos cosas que nos ayudan, por ejemplo, separar la basura, apagar la luz cuando no se está usando; evitar ensuciar las calles, dejar de usar el plástico para todo; cuidar el agua: ocupar poca y no desperdiciarla, usar menos aoerosoles, en fin, que hay muchas tareas por hacer, para contener la contaminación provocada por distintos factores del desarrollo que deben revertirse para recuperar el equilibrio ecológico. La sustentabilidad económica valora el desarrollo de los recursos en forma adecuada buscando la satisfacción de las necesidades básicas para
74   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

todos. El dinero es el recurso básico; debemos aprender a gastar en forma controlada y establecer en casa sistemas de ahorro. El ahorro se da con todos los elementos del sistema, se ahorra el agua, la energía eléctrica, el gasto diario. Dentro de la sustentabilidad política se encuentra la importancia de la participación en la toma de decisiones grupales. En México, se construye desde hace algunos años una democracia, ello implica que toda su población se comprometa en actuar en consecuencia de las decisiones. Algunas acciones que los adultos han implementando son el desarrollo de las organizaciones no gubernamentales (ONG’s), las asociaciones vecinales y profesionales u otros elementos de una sociedad civil. Promover la responsabilidad del gobierno y las obligaciones de las comunidades locales. Valorar el trabajo voluntario en casa y la comunidad. Impulsar la producción y el consumo de bienes y servicios que no contaminan el ambiente local y global ni la calidad de vida de otras personas. En la escuela, podemos ayudar colaborando con la redacción de los reglamentos y una vez que éstos establecen sus normas, el cuidado a su conservación. Así podremos desarrollar la habilidad de volver sustentable al medio, para asegurar la satisfacción de las necesidades, sin afectar a las futuras generaciones. Por ejemplo, si nosotros no cuidamos el agua, mañana ya no habrá. Comunidad sustentable también abarca un consumo con

responsabilidad; es decir, adquirir productos industriales y agrícolas de nuestro país, permitiendo con ello que seamos los propios mexicanos quienes ganemos el resultado del intercambio de bienes y servicios. Actualmente, podemos producir algunos alimentos aplicando la tecnología de las azoteas verdes. En las azoteas verdes se pueden cultivar distintas plantas urbanas; por ejemplo, cilantro, perejil, apio, lechugas, jitomates, chiles, zanahorias, rábanos, etcétera; claro no podemos sembrar un árbol frutal porque no tendría el espacio suficiente y las condiciones necesarias para desarrollarse. Otra forma de ser sustentable, es reconociendo que todos los seres vivos tenemos el mismo derecho a la vida. Los seres humanos somos una especie más que no se encuentra por encima de otra. Todo se encuentra
75   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

interrelacionado y lo que sucede en un espacio impacta en los demás, dándose así un proceso de creación y destrucción mutua. Tener conciencia histórica va mas allá de la historia cultural, implica recordar que somos parte de una larga cadena de seres vivos que evolucionamos juntos hasta llegar al presente. Una característica central de la naturaleza es su diversidad, respetarla es un valor vital que se promueve en todos sus niveles: biológica, de género, cultural, étnica, genética, etcétera. Utilizar los recursos para satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin arriesgar los ecosistemas ni comprometer a futuras generaciones. Todos somos maestros y alumnos a la vez. Podemos reunir nuestros recursos, habilidades y destrezas para inciair un fuerte movimiento de sustentabilidad. Dejar que se contagie como un virus benéfico que dará oportunidad a que la vida sea cada vez mejor para todos.

76   

Libro de Lecturas Cuarto grado Sacarina y Sacarosa

Enero 2011

Carlos Ramos Barboa

Don Ramón atendía una pequeña tienda de abarrotes, de ésas que cada día se ven menos. Era un buen hombre, pero cuando estaba ocioso, que era la mayor parte del tiempo, le daba por hacer bromas y molestar a los escasos clientes que visitaban la tienda, o a los vecinos que pasaban frente a su negocio. Rina y Rosa eran hermanas y vivían a unas cuantas casas de distancia de la tienda de Don Ramón, por lo que con frecuencia eran víctimas de las bromas del viejo tendero. Una tarde en que Don Ramón acomodaba unas bolsas de azúcar sobre el mostrador, alcanzó a ver pasar a las hermanas, que regresaban de la escuela. En un arranque de inspiración, Don Ramón levantó el tablón que bloqueaba el mostrador y corrió hasta la puerta, a tiempo para gritar: "¡Adiós Sacarina, adiós Sacarosa!". Y luego se desternilló de la risa por su ocurrencia, tanto que no pudo terminar de acomodar el azúcar hasta la mañana siguiente. Las hermanas, que nunca habían oído aquellas palabras, no supieron bien a bien a qué atenerse, y sólo pensaron que al pobre Don Ramón se le había botado algún tornillo. Esa tarde, su madre les dijo que la sacarina y la sacarosa eran muy parecidas al azúcar y que Don Ramón seguramente estaba jugando con sus nombres, Rina y Rosa, cosas de la ociosidad, de seguro. Y con esto se hubiera olvidado el curioso asunto, de no ser por la terquedad de Don Ramón, quien, como niño con juguete nuevo, esperaba desde entonces todos los días el regreso de las hermanas para repetir su consabida frase: "¡Adiós Sacarina, adiós Sacarosa!", para luego estallar en tremendas risotadas que las niñas podían escuchar hasta la puerta de su casa. Rina y Rosa hubieran evitado con gusto pasar por el negocio del tendero, pero del lado opuesto de la calle vivía un enorme perro, al que temían. Así que todas las tardes regresaban rumbo a su casa, resignadas a escuchar la misma broma, que cada vez les resultaba más odiosa.

77   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

Un día las hermanas regresaron un poco más tarde porque una lluvia torrencial las había detenido a las puertas de la escuela. Don Ramón odiaba los días de lluvia, porque no se paraban ni las moscas por su tienda, y el se aburría aún más que de costumbre. Desde que había parado de llover, Don Ramón esperaba ansioso el regreso de las hermanas, para tener algo de diversión. En cuanto oyó el rumor de sus pasos, levantó la tranca del mostrador y salió corriendo, con tal ímpetu que atravesó la banqueta y llegó casi hasta la calle. Para su mala suerte, en ese momento pasaba por la calle un camión de refrescos que, como no llevaba carga, iba a toda prisa. Las llantas del pesado camión pasaron por un charco que estaba justo frente al lugar donde Don Ramón había detenido su carrera, levantando un enorme surtidor sobre el pobre tendero. Rina y Rosa, a unos metros de distancia, se detuvieron mientras el chapuzón cubría por completo a Don Ramón. El agua, mezclada con aceite y basura que se acumulaba en la calle, escurría por los cabellos del tendero, y corría por sus brazos y piernas, rígidos como columnas por la sorpresa y el frío. Las hermanas se miraron entre sí por un instante y entonces, como si se hubieran leído el pensamiento, gritaron a voz en cuello: "¡Don Ramón, EL REMOJÓN!", y luego corrieron hasta su casa, mientras reían y saltaban como locas. Desde ese día Don Ramón no volvió nunca más a poner apodos o a molestar a sus vecinos. Cuando llegaba a encontrarse con las hermanas, se quedaban viendo unos a otros durante unos segundos, y luego todos comenzaban a reír al acordarse del tremendo chapuzón de aquella tarde.

78   

Libro de Lecturas Cuarto grado Para ser grande

Enero 2011

Israel Huesca Gullén Ana Frida Monterrey Heimsatz

Sentado en la sombra del majestuoso encino de afuera de la casa, descansaba recostado con las manos en mi nuca y mis piernas cruzadas. Con los ojos cerrados, imaginaba que era un gran futbolista y que en el estadio todos me aplaudían -¡Oscar, Oscar! ¿qué haces ahí tirado?- me habló mi mamá Pelanchita, como le decía a mi abuelita paterna, -¿qué no quieres ser grande? ¡para eso tienes que trabajar mucho…!- eso me lo repetía mamá Pelanchita desde que tenía 6 años y siempre pensaba en ello. Al principio me preocupaba muchísimo no ser grande, pues siempre fui de los primeros en la fila porque era de los más bajitos en mi grupo, creo que se debía a que mis dos padres eran bajitos también, de hecho mi mamá Pelanchita era todavía más bajita que mi mamá. Me angustiaba la situación de no ser grande por no trabajar mucho, como me decía mi abuelita. Cuando terminé tercer grado de primaria seguía siendo muy bajito, pero ya no me preocupaba tanto; ahora entendía mejor a lo que mi abuelita se refería cuando me decía lo de ser grande. Creo que hablaba más bien de otro tipo de grandeza, que no es la física. Un día de tantos en que regresaba de jugar con mis amigos, me puse a hacer la tarea y me acosté boca abajo, apoyándome en mi panza que había crecido considerablemente en mi reciente año de vida y me dediqué un rato a mirar la tele, -¡niño! Otra vez estás sin hacer nada, ya te he dicho que -para ser grande tienes que trabajar mucho- me dijo mi abuela como solía decirlo. Mi mamá Pelanchita sabía de lo que hablaba pues había trabajado muy duro toda su vida en el campo; gracias a su gran esfuerzo y al de mi abuelo, nosotros teníamos más tierras y vivíamos mejor de lo que ellos vivieron en su infancia. Pelanchita nos levantaba diariamente antes de que saliera el Sol, no importaba que fueran vacaciones o que estuviera tan húmedo por la lluvia de toda la noche; ella decía que el trabajo debía realizarse desde muy temprano
79   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

antes de que amaneciera, para que rindiera el día y para que el cuerpo respondiera bien al esfuerzo; a mis hermanos y a mí no nos levantaba a trabajar, pero nos ponía a caminar y a hacer estiramientos y ejercicios que aprendió de su comadre Doña María, que vivía en la parte alta del pueblo. ¡Correr!, correr para mí resultaba muy agradable, sentir el viento en mi cara al avanzar velozmente me producía un placer único. Desde quinto de primaria fui seleccionado en atletismo, en el municipio en donde vivía, disfrutaba enormemente de participar en estas competencias. Cuando corría el relevo con mis amigos y en la curva de la pista, sentía que nadie me podía alcanzar me sentía pleno, enorme… creo que ahora sí estaba entendiendo mejor a lo que se refería mamá Pelanchita. Con mis manos apoyadas en la línea de salida y mis pies firmemente apuntalados en el arrancadero, me preparo para reaccionar lo más rápidamente posible al sonido de la pistola de salida. Ahora tengo 21 años y estoy por competir para representar a mi País en los Centroamericanos; esa es mi meta y de acuerdo a mis tiempos de este año en la prueba de 800 m., es muy probable que lo logre. He entrenado cuatro veces a la semana durante cuatro largos años, he trabajado muy duro para ser grande en esto que me fascina, ¡correr! correr es tan placentero, no comprendo como hay gente que no disfruta de moverse, es súper agradable sentir cómo tus músculos responden eficientemente cuando los necesitas. Mis entrenamientos han sido en ocasiones agotadores, pero siempre muy divertidos; ojala todo el mundo pudiera disfrutar tanto de lo que hace. Soy realmente afortunado por poder correr; -¡puum!- tronó la pistola y arranqué explosiva y oportunamente; siento un gran poder en mis piernas, en todo mi cuerpo, me siento enorme, creo que hasta podría mirar todo el lugar desde arriba, ¡soy grande!, trabajé muy duro para ser un gran corredor; ahora sé perfectamente a lo que se refería mi mamá Pelanchita cuando me repetía: para ser grande tienes que trabajar mucho; lástima que ya no esté con nosotros y no pueda verme…de cualquier forma, te doy las gracias abuelita, corriendo y trabajando mucho, para ser grande.

80   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

Un kilo de sorpresas dentro de la cabeza

María Emilia Beyer Todos los días cargas dentro de la cabeza al responsable de tu cuerpo: pesa poco más de un kilogramo y se llama cerebro. Está activo desde que comienza el día, pues tiene muchas tareas. ¡Imagínate si no estará ocupado! Es el jefe del estómago, el director del movimiento de tus manos y piernas. Se ocupa de analizar lo que le mandan tus ojos, tu piel, tus oídos, tu nariz y tu lengua, para que puedas ver, tocar, oír, oler y probar lo que te rodea. El cerebro también ordena a qué hora debes sentirte con sed, con hambre o con sueño. Cuando ya tomaste agua, comiste suficiente o dormiste una siesta, es el responsable de avisarte que ya te sientes mejor. Se encarga de fabricar la risa que sale de tu boca cuando algo te parece divertido, y te anuncia que es tiempo de sentirte triste cuando pasa algo malo. El cerebro es como un director de escuela exigente que vigila que el corazón tenga un latido constante de día y de noche, siempre con un mismo ritmo. Revisa que a los pulmones no se les olvide respirar, y que parpadees durante todo el día, aunque no te des cuenta de ello. Mientras dormimos, también está ocupado haciéndonos soñar y ordenando lo que aprendimos durante el día. El cerebro no descansa, trabaja todos los días y no importa que estés de vacaciones, o que sea de día o de noche. ¡Con tantas tareas que tiene que vigilar, siempre está trabajando! Como puedes notar, el cerebro es muy importante. También es una parte del cuerpo muy delicada. Para protegerlo y mantenerlo en su lugar dentro de la cabeza, tenemos el cráneo, que está formado por puros huesos y es como el casco que usas para andar en bicicleta. Cuando nos pegamos en la cabeza, lo que se golpea es el cráneo y no el cerebro. Sin embargo, como los golpes fuertes sí pueden romper esta estructura protectora, es conveniente que nos cuidemos la cabeza y evitemos accidentes. Por eso, cuando sales a patinar, es recomendable usar un casco que proteja al cráneo.

81   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

Si pudiéramos asomarnos dentro del cráneo, veríamos que el cerebro tiene un color extraño, entre gris y café claro, que se ve como una tela arrugadísima. Los cerebros de las ranas, los conejos o los gatos son menos arrugados que los de los seres humanos. Durante mucho tiempo nos preguntamos por qué los nuestros son arrugadísimos, aunque no sean viejos ni estén gastados. Ahora conocemos la respuesta: el cerebro humano necesita un espacio enorme para guardar toda la información que nos hace ser animales tan inteligentes. Una forma de tener mucha inteligencia es contar con una cabeza enorme, del tamaño de una almohada grande. Pero, ¿quién podría cargar una cabezota de ese tamaño sin cansarse? Moverse rápidamente o jugar a las escondidas con una cabeza así sería muy difícil. Para ser tan inteligente como lo eres tú, se necesita mucho cerebro y poca cabeza. Arrugar mucho, mucho, muchísimo el cerebro resulta una mejor solución. Los surcos que se forman en el cerebro son como montañitas, muy eficientes para aumentar el espacio. Aquí sucede lo mismo que cuando haces un abanico de papel. Imagina que tienes una hoja y la doblas muchas veces para hacer un abanico. Ocupa menos espacio que tu hoja de papel extendida, pero en realidad la hoja es la misma: no se hizo chiquita sino que al doblarla muchas veces, lograste reducir el espacio. Eso es lo que pasa con el cerebro: en realidad es muy grande, pero está muy bien guardado. Si pudiéramos estirar todas las arrugas del cerebro de un humano adulto, acabaríamos con un cuadrado de dos metros por lado. Toda esa superficie, perfectamente arrugada y llena de surcos y bultitos cabe dentro de nuestro cráneo. La corteza cerebral, la capa arrugada que cubre el cerebro, está dividida en dos partes que se llaman hemisferio izquierdo y hemisferio derecho. El ser humano usa diferentes partes de los hemisferios para dirigir cosas distintas. Por ejemplo, en el hemisferio izquierdo se organizan actividades como el lenguaje y la facilidad para las matemáticas, mientras que el derecho se ocupa de ubicarnos en el espacio. Nuestro cerebro está formado por unidades tan pequeñas que no se ven a simple vista. Ni siquiera podríamos verlas con una lupa; esas unidades o

82   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

células, llamadas neuronas, se ven nada más con microscopios, son aparatos especiales que hacen que lo chiquito se pueda ver como si fuera grande. Para que el cerebro pueda funcionar y dirigir tantas tareas

correctamente, las neuronas deben estar muy bien comunicadas. Dentro de tu cabeza viven mil millones de éstas. Ese número es tan grande, que si te pusieras a contarlas de una en una ¡acabarías la cuenta cuando tuvieras dos mil años! Como cualquier parte del cuerpo, el cerebro también se enferma y no es fácil curarlo. Por eso es importante cuidarlo desde que somos niños. Evitar los golpes fuertes en la cabeza, dormir bien y mantener el cerebro activo con ejercicios como la lectura, los rompecabezas y los crucigramas son algunos de los consejos que puedes tomar en cuenta para tener un cerebro sano, listo para aprender nuevas cosas cada día.

83   

Libro de Lecturas Cuarto grado La creación del hombre según los Mayas

Enero 2011

Adaptación. Antonio Domínguez Hidalgo

Éste es el primer relato de cuando todo se hallaba inmóvil. Cuando no había todavía hombres ni animales, ni árboles ni piedras y todo estaba en calma y silencio. Sólo la mar serena se mantenía en reposo, tranquila y apacible, pues la faz de la Tierra aún no se manifestaba. Nada había dotado de existencia. Mas en el centro de la noche eterna del inicio, moraban los Progenitores rodeados de aguas claras y transparentes, vestidos de plumajes verdes y azules, llenos de energía y pensamientos. Y ellos hicieron la palabra. Y en la oquedad del cosmos hablaron, meditaron y se pusieron de acuerdo para crear al hombre cuando la luz llegara. De esta manera, en la oscuridad de las tinieblas nocturnas del origen, dispusieron la creación y crecimiento de los seres: —Hágase así! ¡Que se llene el vacío! ¡Que esta agua inmensa se retire y desocupe el espacio para que surja la tierra! ¡Que aclare! ¡Que amanezca! ¡Que broten los árboles y los bejucos! Y diciendo esto los Progenitores, como neblina, como nubes, como polvareda, nacieron los valles y las cumbres aparecieron junto a los pinares en la superficie. Y los Progenitores se llenaron de alegría. En seguida hicieron a los animales pequeños del monte, a los guardianes de los bosques, a los genios de las montañas, a las serpientes, a los venados, a los pájaros, a los tigres, a los lagartos. Y dijeron los Progenitores: —¿Solamente habrá silencio bajo los árboles? Hablen, griten, gorjeen, digan nuestros nombres, alábennos, ensalcen a sus creadores, invóquennos, adórennos... Más no se pudo conseguir que aquellas criaturas hablaran. Sólo chillaban, cacareaban y graznaban. Y sin lenguaje que las engrandeciera, cada una gritaba de manera diferente. Cuando los Progenitores vieron que no era posible hacerlas hablar, se dijeron decepcionados:

84   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

—Esto no estuvo bien. No han podido decir nuestros nombres, el de sus creadores y formadores. Así pues, los Progenitores, ante el fracaso tuvieron que pensar en hacer una nueva tentativa para crear al ser que los adorara: el ser humano. —A probar otra vez! Ya se acerca el amanecer y la aurora. Hagamos al que nos sustentará y alimentará. Entonces hicieron con tierra la carne del hombre, pero vieron que no estaba bien, que se deshacía, que estaba blanda, sin movimiento, sin fuerza y que se caía. No movía la cabeza. La cara se le iba para un lado. Tenía velada la vista. No podía ver hacia atrás. Al principio hablaba, pero no poseía entendimiento. Con el agua se humedeció rápidamente y no se pudo sostener. Y dijeron los Progenitores: —Bien se ve que no puede andar ni multiplicarse. —Entonces desbarataron y deshicieron su intento de hombre y siguieron preocupados. Y luego de consultarse entre sí, dispusieron que se juntara madera para que con ella hicieran un hombre, duro, resistente que los habría de sustentar y alimentar cuando amaneciera. —Buenos saldrán nuestros muñecos hechos de madera. Hablarán y conversarán sobre la faz de la tierra. —Prosiguieron y al instante fueron hechos los muñecos de madera. Se parecían al hombre. Hablaban como el hombre y poco a poco poblaron la superficie de la tierra. Existieron y se multiplicaron. Tuvieron hijos los muñecos de palo, pero no tenían fuerza creadora ni sabiduría, ni entendimiento, ni memoria, ni voluntad. No se acordaban de su creador. Caminaban sin rumbo y andaban a gatas. Y por no acordarse de sus padres, de los Progenitores, cayeron en desgracia. Un gran diluvio se formó y cayó sobre las cabezas de los muñecos de palo. Fueron anegados, aniquilados, destruidos y desechados los muñecos de madera. Así fue la ruina de los hombres de madera, creados por los Progenitores. Y dicen que la descendencia de aquéllos son los monos que existen hoy en los bosques. Éstos son la muestra de lo que fueron. Por esta razón el mono se parece tanto al hombre.

85   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

Y entonces, los Progenitores, tristes por no haber dado cima a su obra, decidieron: —Ha llegado el tiempo del amanecer, de que termine la obra y aparezcan los que nos han de sustentar y nutrir, la humanidad. Los Progenitores se juntaron, llegaron y celebraron consejo en la oscuridad de la noche. De esta manera salieron a la luz claramente sus decisiones y encontraron lo que debía servir para construir la carne del hombre: mazorcas blancas y mazorcas amarillas. El maíz los formaría. E hicieron los cuatro primeros. Así, de este alimento provinieron la fuerza de sus músculos, el vigor de sus brazos y la agilidad de sus piernas, y fueron dotados de inteligencia y vieron todo lo que hay que ver en este mundo. Nada se ocultaba a su mirada que con asombro veía la bóveda del cielo y la faz redonda de la tierra. Luego los Creadores les formaron a sus esposas y fueron hechas las mujeres. Durante el sueño, mientras dormían, llegaron verdaderamente hermosas. Cuando los cuatro primeros hombres despertaron, se llenaron de alegría sus corazones y dieron vida a todos los que habitamos la Tierra.

86   

Libro de Lecturas Cuarto grado Fuga espacial

Enero 2011

Sergio M. Tenorio Sil

La nave brillante y plateada, luminosa a la luz del atardecer, despegó ligera como un pájaro, envuelta en una nube de vapor, siguiendo la ruta de escape preestablecida en el plan de vuelo. Al ascender sin dificultad hacia la estratosfera, la visión de continentes y mares mostraba la magnificencia de la Tierra, no igualada aún por ningún otro planeta habitado por humanos. Pasando por toda la gama del azul, la nave salió de la atmósfera terrestre hacia el espacio, donde millones de estrellas colgadas del firmamento, cual si fueran diamantes sobre un fondo de terciopelo negro, ofrecían un espectáculo no menos sorprendente. La nave giró en sentido opuesto al sol y enfiló hacia los planetas exteriores, y aumentó su velocidad a cada segundo; aun pasaría un buen rato antes de llegar a los confines del sistema solar para alcanzar la velocidad de crucero que a través del hiperespacio la llevaría hasta su destino. Muy cerca del cinturón de asteroides, alcanzó un convoy de naves mercantes que transportaban minerales para las refinerías de Marte y al pasar por la orbita de Saturno, el piloto de la nave, no sólo registró sus coordenadas de vuelo con el centro de vigilancia espacial allí ubicado, sino también confirmó que tenía camino libre de naves no registradas hasta la nube de Oort. En tanto no iniciara el vuelo hiperespacial, cualquier encuentro con naves no pertenecientes a la Federación Galáctica resultaba sumamente peligroso pues, como nave diplomática, su armamento se hallaba reducido al mínimo indispensable. Una vez alcanzado el límite interior de la nube de Oort, el piloto observó a través del telescopio de la nave, la nebulosa de Orión la cual, como un biombo multicolor, ocultaba el planeta al que se dirigían en misión diplomática. La tripulación se preparaba para encender los motores FTL, cuando en el dradis aparecieron incontables naves no registradas. El piloto levantó la vista en dirección de Andrómeda, buscando una ruta de escape cuando... ...la galaxia explotó en mil pedazos en el momento en que el cuaderno, lleno de alienígenas y naves espaciales, en donde debería haber quebrados,
87   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

fue cerrado tan imprevista como abruptamente por un profesor contrariado, porque el niño no había puesto atención a sus explicaciones.

Vocabulario Nube de Oort.- Limite exterior del Sistema Solar formada por millones de fragmentos rocosos los cuales son el origen de los cometas. FTL.- Siglas de “Faster Than Light”. Se refiere a motores capaces de propulsar una nave a una velocidad mayor a la de la luz. Dradis.- Radar que marca coordenadas tridimensionales

88   

Libro de Lecturas Cuarto grado Juanito y el diluvio

Enero 2011

(Leyenda Totonaca del Diluvio)

Alberto Blanco Hace mucho tiempo, en el norte de lo que hoy es el estado de Veracruz, en plena sierra Papanteca, allí donde la vainilla es reina y señora, vivió un niño huérfano, tan solo, tan triste y tan pobre que ni siquiera tenía nombre. Un día en que ya no tenía nada que comer, salió de su casa a buscar trabajo, y comenzó a caminar sin rumbo fijo. Así vagó, solo y su alma, días y noches con el estómago hecho un nudo por el hambre. Hasta que un día en que perdido en el bosque, desconsolado, escuchó a lo lejos un ruido extraño que le llamó poderosamente la atención. Era un ruido como el que hace el hacha cuando corta la madera. Se dirigió al lugar de donde provenía el sonido y vio, para su sorpresa, que no había ningún leñador, sino un hacha que se movía sola en el aire y que hacía leña de un tronco. En cuanto hubo bastantes leños cortados, éstos formaron un atado, solos también; y el hacha se metió como si nada en medio de ellos. El atado, completo, se alejó brincando y luego comenzó a rodar por la vereda. Lleno de curiosidad, el niño corrió tras el atado hasta que llegó a un lugar donde había pirámides. Vio subir al atado de leña por las escaleras de una gran pirámide y meterse en la casa que coronaba la cúspide. El niño hizo lo mismo, y se encontró con que allí arriba estaban sentados doce ancianos. Allí vivían. Eran los doce truenos: los que provocan las lluvias cuando se ponen a bailar sobre las nubes; y cuando quieren que truene las golpean con sus pesadas botas; y cuando quieren que relampaguee las pican con su espada. - ¿Qué haces aquí? -preguntó uno de los viejos. - Vine siguiendo el atado de leña que está allí en un rincón. - ¿Y de dónde vienes? - De donde hay mucha hambre. - ¿Qué no tienes padre ni madre que te den de comer? - No tengo ni padre ni madre, y me gustaría quedarme a vivir aquí con ustedes. Tal vez puedo ayudarles con el trabajo.

89   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

Como el muchacho les simpatizó desde un principio, los ancianos acordaron adoptarlo como si fuera su hijo. Decidieron ponerle el nombre de Juan, y su sola presencia les alegró la vida. Y como tenía tanta hambre, el primer trabajo que le dieron fue el de preparar comida mientras ellos salían a trabajar en el campo. Sin embargo, le hicieron la advertencia de que por ningún motivo pusiera en la olla más de un frijol para cocer; con un frijol bastaría para todos. Pero una vez que salieron los viejos, Juan, que tenía muchísima hambre, puso en la olla mucho más que un frijol: echó un puñado de frijoles, pues pensó que con uno solo no sería suficiente. Y cuando los ancianos regresaron, ¡Juan nadaba en un mar de frijoles! Era tal la cantidad de frijoles, que los ancianos tuvieron que rescatarlo entre todos de una muerte segura. Tras un tremendo regaño, y después de darle su castigo correspondiente, le dijeron que no permitirían que los volviera a desobedecer. - De aquí en adelante tendrás que ser muy obediente si no quieres meterte en mayores problemas. - Les prometo que no volveré a desobedecerlos -les decía Juan, más para tratar de aplacar su enojo que por estar verdaderamente convencido de no hacer más travesuras. - Más te vale, Juanito, más te vale. Mira que vamos a salir a trabajar otra vez al campo y no queremos que vayas a tocar nada de lo que hay aquí en la casa ni vayas a hacer más estropicios. Pero al día siguiente, tan pronto como salieron los ancianos, el inquieto muchacho abrió un baúl que le llamaba mucho la atención, y que era donde éstos guardaban sus trajes de fiesta. Juan decidió que él también quería vestir un traje vistoso, como el de los viejos, para ir a trabajar. Se puso unas botas y una capa, y tomó una espada del baúl. No sabía que la capa era la lluvia de los huracanes, y que la espada era el relámpago, y las botas el trueno. Así que, sin saber lo que hacía, Juan tomó la capa y empuñó la espada, haciéndola girar en el aire. Y casi sin darse cuenta comenzó a subir al cielo. Estaba disfrutando mucho su aventura, pero en el momento en que se puso a juguetear con las nubes desató una tormenta atroz. Juan no sabía que se había puesto el traje más peligroso de todos. Un traje con el que podía acabar el mundo. Entonces comenzó a retumbar el cielo, y grandes relámpagos y lluvias torrenciales se
90   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

hicieron sentir en toda la sierra, asolando de tal manera los alrededores que poco faltó para que se derrumbaran las pirámides y se acabara todo. Los ancianos, al ver que se había desatado el Diluvio, de inmediato se imaginaron quién era el culpable, y corrieron tras el muchacho. Lo encontraron envuelto en el huracán, incapaz de oír razones ni de atender regaños. Trataban de detenerlo entre los doce echándole capas de nubes, pero Juan se escabullía con gran habilidad y fuerza y el huracán aumentaba en intensidad, acompañado de pavorosos relámpagos y truenos. Su traje de tormentas le daba muchísimo poder. Varias veces los viejos estuvieron a punto de prenderlo, pero Juan les echaba encima una nube o rayos y agua; y se les escurría, de tal forma que la inundación amenazaba ya con destruir toda la Tierra. Y no fue sino hasta que los ancianos lograron echarle encima doce capas de nubes que pudieron finalmente sujetar al desobediente.

- ¿Por qué te pusiste el traje sin recibir orden ni permiso, y, sobre todo, sin saber qué clase de traje te estabas poniendo? - Porque yo también quería ir a trabajar… - Pero, ¿no te das cuenta de que has puesto en peligro a todo el mundo: plantas y animales, y todos los seres humanos que viven en la Tierra? - Yo no sabía que iba a pasar eso… decía Juan entre sollozos. Convencidos los ancianos de que Juanito era incorregible, le pidieron a la mismísima Virgen una hebra de su cabello para amarrarlo, pero antes le dijeron al niño que juntara las manos, cerrara los ojos, y que no los abriera hasta que ellos se lo ordenaran. Acto seguido, se lo llevaron cargando entre todos y lo arrojaron amarrado al mar. El cabello de la Virgen pesaba más que una cadena de hierro, y Juan se hundió sin remedio hasta que tocó la arena. Una vez que estuvo allí, le dijeron que ya podía abrir los ojos, y que incluso podía gritar si quería. De todos modos nadie podría escucharlo, pues estaba encadenado al fondo del mar. - ¿Por qué me castigan de esta manera si yo nada más quería ayudarlos? No es justo…

91   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

- Porque nos has desobedecido de nueva cuenta. Y, sobre todo, porque te pusiste el traje más peligroso posible: el traje de las tormentas. Nunca debiste haber tocado ese traje, Juanito. Pudiste haber acabado con el mundo. Finalmente, y luego de muchos lloriqueos y quejas, Juan comprendió que los ancianos tenían razón, y que lo que él había hecho no sólo estaba muy mal, sino que en verdad había acarreado un enorme peligro para todo el mundo, por lo que aceptó quedarse a vivir en el fondo del mar. Y para que no se sintiera solo, los doce viejitos decidieron, a su vez, acompañarlo. Todavía de vez en cuando se escucha llorar a Juan cuando llueve mucho porque le gustaría subir a la tierra a visitar a la gente, los animales y las plantas que conoció de niño, y no deja de preguntar cuál es su santo, para celebrarlo. Pero los ancianos no se lo dicen nunca, pues temen que si le dicen la verdad Juan, arrebatado como siempre, en el entusiasmo de la fiesta de San Juan, sería capaz de desatar otro Diluvio. FUENTES: UNESCO Agua y cultura en México Atlas de culturas del agua en América Latina y el Caribe Pueblos indígenas de México y agua: Totonacos Dr. Daniel Murillo Licea Instituto de Tecnología del agua CIESAS Leyenda de Aktzinat (Trueno Viejo): El Diluvio Registrado en 1985 en el Remolino, Municipio de Papantla Recopilado por Domingo García García Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas Centro Coordinador del Desarrollo Indígena de Papantla Publicado en 1994 por Minerva Oropeza Escobar Tesis de Maestría en Antropología Social

92   

Libro de Lecturas Cuarto grado Una gran lección

Enero 2011

Aurora Consuelo Hernández Hernández

Cuando mis papás decidieron que nos cambiáramos de domicilio fueron necesarios muchos cambios, ellos decían que a mis diez años sería mucho más fácil adaptarme a ellos, pero a mí me pesaba dejar los espacios que me daban seguridad, me resistía a no ver a mis amigos en la escuela y en mi calle. La nueva casa estaba muy retirada de la anterior; distribución, pero los muebles eran los mismos. En mi anterior escuela éramos pocos niños en el grupo y todos participábamos activamente en clase pues nuestras maestras eran muy entusiastas y siempre llevaban actividades interesantes; durante el recreo jugábamos por todos los rincones de la escuela y a la hora de la salida aprovechábamos cualquier minuto para seguir jugando. Ahora sentía temor ante lo que significaba una escuela diferente, otras maestras y otros compañeros. Así llegó el primer día de clases y en mi mente infantil había muchas ilusiones y temores. La maestra me recibió era diferente en su

amablemente y me presentó ante el grupo; entrar al salón y ver a muchos niños que me saludaban dándome la bienvenida fue grato y empezó a darme confianza. En ese primer día hubo alguien que centró mi atención. Me percaté de él en el momento de salir al recreo, lo observé y me di cuenta de que no veía; pregunté a otros niños y me lo confirmaron, pero aún así, pasé mi mano frente a sus ojos y el no pudo percatarse de ello. No salía de mi asombro pues en clase la maestra se dirigía a todos por igual. Mi mamá me dijo que todos los niños pueden asistir a la escuela y Toño no era la excepción. Nunca había conocido a alguien así y, al principio, como aún no hacía amigos, me acerqué a él para platicar, así, aprendí a tratarlo, a saber más sobre él y a convertirme a veces en su apoyo de juegos. Me confió que tenía la ilusión de que llegara el día en el que pudiera ver, que los médicos le habían propuesto una cirugía y que había esperanzas para ello.

93   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

Me dijo que por las tardes asistía a otra escuela en la que le enseñaban a utilizar un bastón que le permitía ubicar los espacios para caminar libremente. También le enseñaban a leer por medio del tacto, al deslizar los dedos percibía puntos colocados de diferente forma que equivalían a las letras, así, a través de las yemas de sus dedos podía leer. También aprendía a escribir por medio de un sistema inventado por Louis Braille hace cerca de 200 años. De esta manera podía estudiar y hacer sus tareas escolares. Poco a poco me fui percatando de sus deseos para integrarse al trabajo en el grupo; la maestra tenía mucho cuidado de tratarnos a todos por igual y participábamos en todas las actividades de la escuela: asistíamos a la clase de Educación Física y a la de Música, en la que nos percatábamos que Toño tenía una voz privilegiada. Sin embargo, era notorio que él no era igual y a veces los compañeros lo hacían notar burlándose. Una vez la maestra se dio cuenta de ello y en lugar de regañarnos, salió por un momento del salón y regresó con pañuelos que nos fue colocando en los ojos para que no pudiéramos ver. Así permanecimos el resto del día. Esta experiencia fue inolvidable, comprendimos lo difícil que resulta tener una limitación, movernos, desplazarnos, orientarnos y hacer lo que parece normal para los que tenemos este don. Al final del día, con los ojos tapados aún, platicamos sobre nuestras percepciones y nuestros sentimientos; nos dimos cuenta de lo importante que resulta comprender a nuestros semejantes. Así bajo las mismas condiciones, parecemos ser iguales, pero no es así, cada uno de nosotros pudimos darnos cuenta de algunos de los rasgos que nos hacen diferentes. En otra ocasión, nos hizo trabajar por parejas, la actividad consista en conseguir un propósito escolar, para ello simulamos que teníamos alguna limitación (no oigo, no veo, no hablo o me falta una mano), empezamos como un juego, se nos hacía fácil conseguirlo, pero al final de la actividad nos dimos cuenta de que no había sido sencillo. Nos pudimos dar cuenta de que no obstante no podamos ver, o no podamos oír, o no podamos caminar,

podíamos colaborar y ayudarnos. Nos dimos cuenta que tenemos capacidades, que todos somos iguales y al mismo tiempo cada uno de nosotros somos

94   

Libro de Lecturas Cuarto grado

Enero 2011

diferentes, y no por ello somos menos o estamos verdaderamente limitados para seguir adelante. Así, nuestra maestra nos dio una gran lección, nos hizo darnos cuenta de que somos seres excepcionales y que podemos ir muy lejos gracias a poder observar nuestras limitaciones y nuestras capacidades y luchar por caminar siempre hacia adelante. Han pasados algunos años y yo estoy cursando una licenciatura. Hace poco volví a ver a Toño, su cirugía de ojos fue desafortunada pero no un obstáculo para seguir adelante, se ha convertido en un gran músico y su maravillosa voz lo acompaña y lo distingue como una persona sobresaliente. Pero lo mejor de todo es que aún nos podemos comunicar como en los viejos tiempos.

95   

Libro de Lecturas Cuarto grado Los juegos paralímpicos

Enero 2011

Karolina Grissel Lara Ramírez

Los deportistas paralímpicos mexicanos han dado grandes triunfos a nuestro país, por esta razón, a México se le considera como una potencia en este tipo de competencias. Antes de 1960, las personas con alguna discapacidad no practicaban de

manera formal ningún deporte, hasta que personal del Instituto Mexicano de Rehabilitación A.C., el psicólogo Jorge Antonio Beltrán Romero y los doctores Vázquez Vela y Leobardo Ruíz implementaron en un programa de rehabilitación al que llamaron “Deporte adaptado” Debido a la aceptación generada por este programa, México se estrena en los Juegos Mundiales de Stoke Mandeville donde Martha Ruíz consigue en natación dos medallas de oro, mientras que Manuel Ruíz consigue oro y plata en atletismo. En 1972, México acude a las Olimpiadas Paralímpicas en Alemania y, a pesar de que en esa ocasión el equipo mexicano no obtuvo ninguna medalla, la participación de los atletas fue excelente. En las olimpiadas de 1976, en Toronto, Canadá comenzaron los triunfos del equipo mexicano en los Juegos Paralímpicos, en esta ocasión se ganaron 42 medallas olímpicas. Entre los atletas sobresalientes se encontraba Josefina Cornejo con 4 medallas de oro, tres de plata y una de bronce. Desde entonces y con la creación de un centro de alto rendimiento para atletas paralímpicos, donde uno de los precursores fue Miguel Aguirre Castellanos, se han obtenido más de 250 medallas olímpicas.

96   

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->