P. 1
Libro de Lecturas - 3º Tercer Grado - RIEB - Versión preliminar

Libro de Lecturas - 3º Tercer Grado - RIEB - Versión preliminar

1.0

|Views: 1.517|Likes:
Publicado porProfrJuan

More info:

Published by: ProfrJuan on Jul 07, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/12/2015

pdf

text

original

Sections

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

LIBRO DE LECTURAS Tercer grado

ENERO DEL 2011

0   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

PRESENTACIÓN
  La Secretaría de Educación Pública, en el marco de la Reforma Integral de la Educación Básica, considera fundamental presentar nuevos libros de lecturas que contribuyan a fomentar el gusto por leer.

En esta serie se presentan textos que responden con sencillez y claridad literaria e informativa, a una amplia variedad de temas atractivos para los educandos, que les permita incrementar no sólo sus capacidades como lectores, sino también, para ir complementando su visión del mundo, de la cultura y de la sociedad.

Cada texto responde a planteamientos que se ubican en cuatro ámbitos: Refuerzo curricular, El mundo de hoy, Pensamiento lógico y Para vivir mejor. En estas propuestas se incluyen las recomendaciones planteadas por los docentes en diferentes espacios como foros y reuniones.

Con el propósito de que alumnos, docentes y público en general puedan participar en el proceso de mejora continua de este material, los invitamos a enviar sus aportaciones y comentarios a través del cuestionario que en este mismo espacio se incluye.      

1   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Índice
TÍTULO El regalo de mi abuelo Un recuerdo que dejo Era un rey La historia de un pequeño héroe de la guerra de independencia Greguerías Calaveritas En las profundidades del mar Emiliano Zapata Salazar Sueños de hoy y mañana Julián y los dinosaurios Una niña mosquetera…Pilar Roldán Acertijos Leona Vicario Tatuajes El amor de las selvas Solidaridad Purépecha Doña ra se burla de don ga La gotita rebelde Trabalenguas La bujía El fantástico científico Inundaciones Atlantes toltecas Los caballitos de mar ¡Tierra a la vista!... La historia de Margarita Mamá tiene poderes A Margarita Debayle El origen de la humanidad según los hindúes El camioncito con dos volantes Trébol de 4 poemas AUTOR Luci Cruz-Wilson Netzahualcóyotl Estela Maldonado Chávez Carlos Alberto Reyes Tosqui Álvaro Solís Francisco Hernández Aurora Consuelo Hernández Hernández Alejandra Monserrat Castillo Robledo Martha Judith Oros Luengo Mijail Lamas Tania Alaíde Cruz Díaz Estela Maldonado Chávez Óscar Garduño Nájera Daniela Aseret Ortiz Martínez José Santos Chocano Benjamín González Urbina Antonio Domínguez Hidalgo Carlos Ramos Barboa Estela Maldonado y Cristina Martínez José Agustín Escamilla Viveros Antonio Domínguez Hidalgo Maia Fernández Miret Elizabeth Rojas Samperio Luci Cruz Wilson Ma. Angélica Guillén y del Castillo Martha Liliana Huerta Ortega Jaime Alfonso Sandoval Rubén Darío Antonio Domínguez Hidalgo Hugo Alfredo Hinojosa Antonio Domínguez Hidalgo
PÁG.

4 7 8 9 10 11 12 14 15 17 19 21 22 23 24 26 27 28 31 32 34 35 38 40 42 43 46 49 52 54 58

 

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

El galardón Una visita inesperada Adivinanza La fundación de MéxicoTenochtitlan El sol de todos El monstruo del lago Juegos de palabras Como perros y gatos…

Norma Guadalupe Ramírez Sanabria Bárbara Atilano Luna Oscar Osorio Beristain Antonio Domínguez Hidalgo Víctor Manuel Banda Monroy Marxitania Ortega Antonio Domínguez Hidalgo

60 62 65 66 68 70 76 77

3   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

El regalo de mi abuelo

Luci Cruz-Wilson En el cielo Mi abuelo vive en El Cielo. No, no se ha muerto, mi abuelo está vivito y coleando, pero cuando él era joven se fue a trabajar a un lugar que se llama El Cielo, en el estado de Tamaulipas. Mi abuelo trabajaba cortando árboles para un aserradero, pero los árboles se fueron acabando poco a poco porque cortaban demasiados, entonces muchas personas se organizaron para pedir que se protegieran los árboles y todos los animales que vivían allí. Ahora que El Cielo es una reserva natural, toda la gente ahí, se dedica a otras tareas. Por su parte, mi abuelo por fin hace lo que más le gusta en la vida: observar aves.

Un guía de turistas En El Cielo hay bosques, selvas, ríos y allí viven algunas plantas y animales muy especiales, que sólo existen en México, y a estas especies que sólo viven en un lugar se les llama endémicas. Mi abuelo sabe mucho sobre aves, y trabaja como guía turístico. Cuando llegan los turistas a El Cielo preguntan por Don Lalo, o sea mi abuelo, para que los lleve al monte a observar y escuchar el canto de los montones de pájaros que hay allí.

Mi regalo de cumpleaños Cuando yo cumplí ocho años fui a visitar a mi abuelo y me dijo que me daría un regalo muy especial, que me llevaría a conocer un amigo que vive en el bosque, en un lugar muy alejado de todo. Y así lo hizo. Un día me levantó muy temprano, tanto que creí que apenas me había acostado. Preparó un almuerzo y salimos rumbo al monte. No sé cuánto caminamos, yo sólo iba siguiendo sus pasos, escuchando los ruidos de los grillos, el canto de algunos pájaros de la noche y el crujir de las ramas al caminar.

Un ave en peligro Empezaba a salir el sol cuando llegamos a un árbol muy alto. Mi abuelo sacó de su mochila unos binoculares, observó, y me dijo –ahora tú-. Ayudado por él,
4   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

empecé a observar desde el tronco, y fui subiendo hasta que ahí estaba el amigo de mi abuelo: un pájaro pequeñito. Ahí lo tienes, me dijo: –se llama tecolotito tamaulipeco y sólo se encuentra en algunas zonas montañosas de Tamaulipas, de San Luis Potosí y de Veracruz; es una ave endémica muy especial de esta zona-. Mi abuelo me contó que descubrió al tecolotito una vez que se quedó a dormir en el bosque y que desde entonces venía de vez en cuando a observarlo, porque ya casi no había, porque están en peligro de extinción. Yo inmediatamente le pregunté qué significaba eso y con un tono triste me dijo –ya quedan muy poquitos y podrían acabarse para siempre-.

Una especial habilidad El tecolotito era muy pequeño y mi abuelo me dijo que pertenecía a un grupo de tecolotes pigmeos, o sea, chiquitos, como del tamaño de la mitad de una regla como la que uso para hacer líneas derechitas. Ahí estaba el tecolotito en su rama con tamaños ojotes, observándonos. Mi abuelo caminó sigilosamente alrededor del árbol ¡y el tecolotito lo fue siguiendo hasta voltear completamente la cabeza para atrás! Mi abuelo me explicó que eso lo puede hacer porque tiene los dos ojos al frente de su cara y no los puede mover, como nosotros, para un lado y para otro, entonces voltea toda la cabeza para ver en otra dirección.

Un ave pachoncita Conforme el sol se levantaba, pude verlo con más detalle. Su plumaje café manchado de color crema se veía muy suave y pachoncito. De sus patas, escondidas entre las plumas, salían unas garras muy grandotas con las que estaba sujeto a una rama. Se veía chistoso con su cara de susto como con un círculo de plumas rodeándola y su pico corto y ganchudo me recordó al de los pericos.

El tecolotito vomitón Sin moverse de su rama, el tecolotito parecía pendiente de todos nuestros movimientos, aunque procurábamos no perturbarlo. Mi abuelo me dijo que no trae a los turistas hasta acá, para que no sepan dónde vive y no lo molesten
5   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

porque es muy sensible. Me explicó que el tecolotito tamaulipeco es nocturno, que sale a cazar por las noches, ayudado por su buena vista y mejor oído. Que se alimenta de ratones, aves pequeñas, ranas, insectos grandes y hasta peces. Pero como no puede digerir todo lo que se come, después de un rato vomita unas bolas con pelo, huesos y otras partes de los animales que se come.

Una sorpresa Ahí estuvimos un buen rato mi abuelo y yo observándolo, hasta que el tecolotito se fue a posar a otra rama, ¡donde estaba otro tecolotito! Sorprendidos de la suerte que estábamos teniendo no nos movimos por miedo a asustarlos. Así estuvieron, hasta que nuestro amigo pegó un salto sobre el otro, que resultó ser una tecolotita. –Se están reproduciendo- me murmuró mi abuelo. Dentro de poco, harán un nido en algún árbol de por aquí y la tecolotita pondrá al menos dos huevitos, casi redonditos de los que saldrán crías que sus padres alimentarán. Finalmente, ambas aves dejaron la rama y se fueron por ahí, hasta que se perdieron entre los árboles.

El mejor de los regalos Emocionados, mi abuelo y yo no nos movíamos, encantados por el momento mágico que habíamos vivido, entonces mi abuelo volteó a verme y me preguntó: --¿Te gustó tu regalo de cumpleaños?-

6   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Un recuerdo que dejo Netzahualcóyotl**

¿Con qué he de irme? ¿Nada dejaré en pos de mí sobre la tierra? ¿Cómo ha de actuar mi corazón? ¿Acaso en vano venimos a vivir, a brotar sobre la tierra? Dejemos al menos flores. Dejemos al menos cantos.

                                                            
 Netzahuacóyotl (México 1431‐1472). Entre los hombres más destacados de la historia prehispánica se  encuentra este poeta, quien fuera un buen gobernante además de poeta. Entre su obra se destacan 80  leyes  que  dictó  para  garantizar  la  lealtad  del  Estado  y  las  buenas  costumbres.  Se  conservan  de  él,  además, una buena colección de poesías.  
*

7   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Era un rey

Estela Maldonado

Este era un rey ni gordo, ni flaco pero era un rey. Ni tuerto, ni ciego pero era un rey. Ni cojo ni manco pero era un rey. Ni sordo, ni mudo pero era un rey.

Caminaba siempre ni arriba, ni abajo. Salió del castillo ni lento, ni rápido. Y se halló en un pueblo sin gente, ni ley. El rey era ese ni tonto, ni listo pero era un rey.

Un día en el camino se halló una tortuga, ni joven ni vieja y la llevó con él. Ahora en el castillo viven muy contentos, ni ella obedece ni él es su rey.

8   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

La historia de un pequeño héroe de la guerra de independencia

Carlos Alberto Reyes Tosqui

Hace 200 años aproximadamente, cuando nuestro país luchaba por lograr su independencia, en las filas del ejército insurgente que mandaba el General José María Morelos y Pavón, había un grupo de niños de entre 10 y 13 años de edad a quienes se les llamaban “Los emulantes”. Se les dio ese nombre porque imitaban o seguían el ejemplo de las buenas acciones y los actos heroicos de otros. Uno de estos niños, llamado Narciso Mendoza, realizó una acción que le valió ser considerado como un héroe. Esta historia la conocemos porque Narciso, siendo ya una persona adulta, escribió una carta a quién entonces era su mejor amigo, Juan Nepomuceno Almonte quien era hijo del General Morelos y, en ella, narró la forma en la que llegó a ser un héroe. Cuando el ejército insurgente fue atacado en la ciudad de Cuautla, en el actual estado de Morelos, el ejército realista estaban a punto de tomar prisioneros a algunos soldados insurgentes, pero Narciso logró llegar hasta donde estaba un cañón, prendió la mecha y con ello logró detener el avance del enemigo. Esto permitió a los insurgentes salir del apuro en que se encontraban. En la acción, Narciso fue herido en el brazo izquierdo por un soldado realista. Y de ahí resultó que por tan gloriosa herida desde entonces se colocó una inscripción en ese mismo lugar de la ciudad en la que decía: “Calle de San Diego y valor de Narciso Mendoza”.

9   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Greguerías

Álvaro Solís

El hombre no inventó el fuego, pero el fuego sí inventó las quemaduras.

Cuando se apaga el sol, la noche prende el foco de la luna.

Mi abuelito es el único que no se arruga para jugar conmigo.

10   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Calaveritas

Francisco Hernández

Santo el enmascarado de plata

El luchador más famoso, de todos crema y nata, era Santo el asombroso, con su máscara de plata.

Nadie le podía ganar, sobre un “ring” era la ley. Hubo quién lo vio volar de México a Monterrey.

Las “llaves” las inventaba a casi dos mil por hora. Pero la muerte acechaba con su fatal “quebradora”.

Vamos a extrañar al Santo, ya lo quitaron del medio. Pero al admirarlo tanto, decimos ¡Santo remedio!

11   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

En las profundidades del mar

Aurora Consuelo Hernández Hernández

La experiencia de llegar a la playa, meter los pies en el mar calmado, y poder mirar hacia el horizonte hasta ver cómo desaparecen los barcos en la lejanía, es indescriptible. Sin embargo, los que conocen sobre el mar saben que es algo más que ir de vacaciones y disfrutar de un paseo por la playa, chapotear con las olas, juntar conchitas y construir castillos de arena. En el mar se encuentran muchas maravillas que a primera vista permiten observar el mundo que en él existe: estrellas de mar, caracoles marinos, tortugas, corales, delfines…. Y una infinidad de especies que conforman un medio de vida extraordinario. Una visita al acuario permite observar a algunas de las especies marinas que nos llenan de admiración por sus formas, su colorido y su tamaño. En el mar hay mucho más que lo que se observa en las capas superiores de agua cristalina. En las profundidades marinas se encuentran otras especies de animales con características muy particulares y diferentes a las de los que habitan cerca de la superficie. En la medida que los océanos se van haciendo más profundos, se hace más difícil que lleguen los rayos del sol, por lo que va desde una penumbra relativa, hasta llegar a oscurecerse, esto es a los 3000 metros,

aproximadamente. Al no haber rayos de sol, la temperatura también desciende hasta los cero grados centígrados, es decir casi a punto de congelarse. Cuando la profundidad del mar es mayor a los 3000 metros se le denomina zona abisal (que es uno de los niveles en los que se ha dividido el mar para su estudio). Los investigadores de la biología marina han encontrado que en estas aguas existe la vida de animales que han desarrollado diferentes sistemas que les permiten adaptarse a las profundidades oceánicas. A las especies que habitan esta zona, se les llama peces abisales, no se sabe cuántas especies existen, pero muchas de ellas se distinguen por ser
12   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

bioluminiscentes es decir, que producen una luz propia, misma que les sirve para poder atraer sus alimentos. La luz también les permite identificarse con otros peces de su especie. Dicha luz la generan grupos de bacterias que habitan dentro de ellos. El aspecto que presentan, en relación con los peces conocidos, es monstruoso, sus cuerpos son blandos, con bocas grandes, dientes largos y huesos pequeños. Su aspecto es tan diferente que podría inspirar la creación de una historia de extraterrestres. Hoy en día aún queda mucho que estudiar sobre los misterios que esconde el mar, pero sobre todo aprender a cuidar a las especies que en él habitan.

13   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Emiliano Zapata Salazar

Alejandra Monserrat Castillo Robledo

Agrarista fue su amor tierra y libertad gritaba, manifiesto zapatista fue el hermoso Plan de Ayala

Con sus ideas libertarias, luchaba por pan y tierras con todos los campesinos desde el valle hasta la sierra.

En la bella Aguascalientes firmó su fe de agrarista; alianza con Pancho Villa en contra de Carrancistas.

Pero un Guajardo llamado en Chinameca, Morelos, cobarde mató al caudillo conteniendo sus anhelos.

Como inmortal se recuerda en nuestra constitución, “la propiedad de la tierra es de toda la Nación”.

Vuela vuela palomita y su gran gloria rescata los traidores se murieron pero aún vive el gran Zapata.
14   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Sueños de hoy y mañana

Martha Oros Luengo

Cada día, Celina esperaba con ansia que llegara la noche. Cuando el cielo se cubría de oscuridad, ella se convertía en la niña más feliz del mundo. La razón nadie la conocía. Al irse a la cama, llevaba siempre un libro en sus manos. Algunos niños suelen buscar la compañía al de un muñeco para dormir, una frazada o una almohadita especial. Pero esta niña, de enormes ojos castaños, mejillas sonrosadas y apenas ocho años de edad, acompañaba sus sueños con un libro que, además, era diferente cada noche. Quienes la veían dormir aseguraban que Celina tenía dulces sueños, pues en su carita se mantenía una gran sonrisa toda la noche. Una mañana, al despertar, Melisa, la hermana pequeña de Celina, le preguntó: —Hermana, ¿por qué todas las noches bajas un cuento del librero para dormir con él? La mamá, quien justo entraba en el cuarto para darles los buenos días, preguntó también con curiosidad: —Sí, Celina, ¿puedes decirnos la razón por la que te acompañas con un libro cuando duermes? Anda, cuéntanos ¿sí? Celina, al ver tanta curiosidad en ellas, se mostró dispuesta a platicarles su secreto. —Pues verán, me gusta dormir con mis amigos los libros para platicar con ellos. En mis sueños, me cuentan todo lo que tienen en sus páginas. Y yo, además de aprender, me divierto mucho. —Pero, ¿cómo que platicas con los libros? —preguntó insistente la mamá. Celina contestó muy elocuente —Sí, mira. Un día, estaba leyendo el libro de cuentos que me regaló papá en mi cumpleaños y lo traje conmigo a la cama. Antes de dormirme, lo abracé, le dije que estaba muy contenta por tenerlo y que deseaba saber todo lo que había en su interior. Como yo empezaba a leer, le pedí que me ayudara.
15   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Entonces, me quedé dormida y, mientras soñaba, apareció el libro de cuentos delante de mí, me llamó por mi nombre, me saludó y me dijo que era mi amigo. Después, siguió platicando conmigo toda la noche. Entonces, Celina bajó la voz y les dijo a su hermana y a su mamá: — ¿Quieren que les cuente lo qué me dijo mi amigo el libro? Ellas dijeron emocionadas que sí. Celina se dispuso a platicarles. Se levantó, imitando la voz de su amigo el libro, repitió palabra por palabra: —“Celina, déjame decirte que leer libera la imaginación y la magia de las palabras. Leer te abre la puerta del país de la fantasía. Los libros somos como naves en las que se puede viajar en el tiempo y el espacio para conocer diferentes lugares, personas, costumbres, gustos, inventos y aficiones. La lectura también permite conocer personas que vivieron en épocas remotas. En los libros, además, puedes vivir aventuras maravillosas, junto a personajes fantásticos: princesas que viven en castillos, dragones y príncipes encantados. Los libros, Celina, somos el universo del saber”. En ese momento, la mamá de Celina exclamó: —¡Ya entiendo! Por eso, se dice que el libro es el mejor amigo del hombre. Celina explicó a su mamá y a su hermana por qué era tan emocionante ir a la cama llevando un libro nuevo para leer cada noche. Desde ese día, el librero de la casa de Celina es el más concurrido. Celina, Melisa y sus padres duermen todos los días después de leer un libro, para tener dulces e interesantes sueños.

16   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Julián y los dinosaurios

Mijail Lamas

Juega Julián a su juego de dinosaurios temidos crueles, grandes y aguerridos sin dejarlo para luego.

Contento siempre lo veo intercambiando estampitas de sus bestias favoritas a la hora del recreo.

Como si fuera un museo repleto de mil figuras, de libros y de pinturas de saurios, su cuarto veo.

Va buscando información en libros y en Internet, no se puede hablar con él sin que saque a colación

el tema de los reptiles. Tal trabalenguas sus nombres, que no parecen de hombres, se los sabe aunque son miles.

El periodo en que habitaron la tierra, lo va a saber con solo un momento ver lo que otros ni sospecharon.
17   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Mirando una estampa arguye si es un carnívoro hambriento si es un herbívoro lento o un omnívoro que huye.

Sabe del más cruel terópodo con sus garras de tres dedos o del más duro tieróforo acorazado y sin miedo.

El Triceratops cornudo o el despiadado T-Rex él los distingue muy bien nunca se le vuelven nudo.

No sólo le gusta hablar de estos toscos animales, sus movimientos fatales también los sabe imitar.

Al final yo te diré lo que es para mí tener como amigo a este Julián: que no te aburre al hablar, pues no es lo mismo saber por saber, sino divierte, pues lo que él sabe convierte en diversión, aprender.

18   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Una niña mosquetera…Pilar Roldán

Tania Alaíde Cruz Díaz

En aquella casa siempre se hablaba de tenis. Don Ángel Roldán, a quien le decían el Güero, exclamaba emocionado su entusiasmo por aquel deporte, mientras que doña María Tapia, su esposa, corroboraba las alegrías de su marido al escucharlo. Él había sido uno de los mejores raquetistas en el ámbito mexicano y ella, a quien le decían de cariño “La Chata”, había sido nada menos que triple medallista en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1935. Se explica entonces que su hija Pilar Roldán Tapia se aficionara a deportes considerados como exclusivos. Ella rompería el estereotipo aristocrático de uno de ellos: La esgrima. Pilar Roldán Tapia llegó al mundo el 18 de noviembre de 1939 en la Ciudad de México y todos, por la influencia familiar, creyeron que se dedicaría al tenis; por eso no resultó extraño verla, apenas a los seis años de edad, empuñando una raqueta como si fuera una espada; situación extraña para ese tiempo, ya que se pensaba que jugar con tal arma de juguete, solamente era diversión para varones. Sin embargo, a la edad de 10 años, encantada por la lectura de los tres Mosqueteros, la famosa obra del novelista francés Alejandro Dumas, Pilar sintió nacer una pasión desmedida por la esgrima y utilizando un traje con capa, se disfrazaba de mosquetera y se sentía espadachina. Pronto dejaría de ser sólo un juego. Fue así como después de cumplir los trece años y, gracias a su

dedicación, constancia, disciplina y el gran apoyo de sus padres, dominó este deporte. Quería saber todo acerca del florete. Alumna de Eduardo Alajino, famoso profesor italiano de esgrima, perfeccionó las técnicas que le dieron sus rasgos de campeona. Esto motivó para que su padre se integrara al grupo de alumnos del afamado maestro y se constituyera en un competidor del arte de la espada.

19   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

El fervor de su hija le hizo instalar con sacrificios, una pequeña pista de esgrima y comprar a Pilar: careta, guantes, chaleco protector y espadas de calidad. El 12 de marzo de 1955 en el estadio de Ciudad Universitaria dieron inicio los II Juegos Panamericanos y Pilar Roldán con apenas 15 años de edad, logró ser campeona invicta en florete. Se produjo así un hecho insólito, sin precedentes y que hasta la fecha no ha vuelto a repetirse: padre, madre e hija compitieron por su país en unos Juegos Panamericanos. Ninguno de los tres conquistó una medalla en esa ocasión, sin embargo, la joven Pilar, algún día lo haría. Trece años más tarde y durante los Juegos Olímpicos de 1968, celebrados en México, Pilar Roldán ganó la medalla de plata en florete y se convirtió así en la primera mujer mexicana en subir a un podio olímpico.

20   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Acertijos Estela Maldonado Chávez

A un árbol subí, donde manzanas había, si manzana comí y manzana dejé ¿Cuántas manzanas había?
(Había dos manzanas y me comí una)

Un pan, otro pan, pan y medio y pan. ¿Cuántos panes son?
(Cuatro panes)

Conejito brinca y brinca, cuatro brincos adelante y tres brincos para atrás. ¿Cuántos brincos ha de darse si cinco vueltas hará?
(Treinta y cinco)

21   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Leona Vicario

Óscar Garduño Nájera

No te creas, a veces fijarse en todo, guardar secretos y utilizarlos para hacer el bien, puede ser lo correcto. ¿No lo crees? Te cuento de una mujer que se llamaba María de la Soledad Leona Camila Vicario Fernández de San Salvador, pero como tenía un nombre tan, tan largo, era conocida por todos como Leona Vicario. ¿Sabes lo que hizo esta mujer? Pues fue una de las figuras más destacadas de la guerra de Independencia de México, ya que se dedicó a pasar datos importantes a los insurgentes de todo lo que podía interesarles y que ocurrían en la capital del virreinato; además, al ser una mujer muy rica, con su dinero apoyó el movimiento de insurgencia para que México por fin consiguiera su independencia.

Por todo lo anterior, con el tiempo fue declarada Benemérita y Dulcísima Madre de la Patria y ha sido la única mujer a la que se la han ofrecido funerales de Jefe de Estado. Sus restos fueron trasladados al Museo Nacional de Historia, en el Castillo de Chapultepec, y luego fueron llevados a Palacio Nacional para ser colocados en la Galería Nacional.

22   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Tatuajes

Daniela Aseret Ortiz Martínez

Aquel día siempre estará presente en mi cabeza y tatuado en mi piel. Todavía puedo escuchar el balón rebotado en el suelo y la sonrisa en mi rostro al acercarme a mis amigos, los cuales estaban muy extraños, no corrían tras la pelota como todos los días desde que salimos de vacaciones; estaban sentados en círculo, como escogiendo algo. Pablo me vio y tocó el hombro de Karina, ella me miró y en su rostro se dibujó una sonrisa al tiempo que gritó –Carlos, ven, mira lo que tenemos- Corrí tan rápido que el polvo se levantó bajo mis pies. Al llegar, mis ojos se abrieron tanto al ver que lo que escondían era una bolsa llena de cohetes de todo tipo, había brujitas, ratones, palomas y… ¡todo lo que yo jamás había podido comprar! Lu dijo que su hermano se los había traído como regalo de cumpleaños. Al tocarlos, venían a mi mente voces de personas que advertían que jugar con cohetes era peligroso, que podían ocurrir accidentes, pero mis amigos estaban tan emocionados que aquellas voces cada vez eran más débiles. Cuando Lu puso una paloma en mi mano me imaginaba el ruido que haría y ya no podía esperar para encenderla; pero la condición para prender un cohete era que no se podía aventar hasta que la mecha estuviera a punto de terminarse, sentí un poco de tiempo, pero no dudé y asentí con la cabeza. Lu encendió el cerillo mientras todos se alejaban y tapaban sus oídos; yo no podía aventar la paloma hasta que ellos me dijeran, pero al calor de la mecha pronto llegó a mis dedos y cada vez era más caliente, ya no aguanté más y lo solté cerca de la bolsa con el resto de los cuetes y en cuanto quise correr el sonido ya era ensordecedor. Aún puedo sentir los pedazos calientes sobre mi piel y cómo la tatuaban sin que yo pudiera hacer nada. Mi vida y la de mi familia cambió aquel día y esas lágrimas de dolor hacen que recuerde las voces que nunca debí haber callado: No jugar con fuego.

23   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

El amor de las selvas José Santos Chocano*

Yo apenas quiero ser humilde araña que en torno tuyo su hilazón tejiera y que, como explorando una montaña, se enredase en tu misma cabellera.

Yo quiero ser gusano, hacer encaje; dar mi capullo a las dentadas ruedas; y así poder, en la prisión de un traje, sentirte palpitar bajo mis sedas...

¡Y yo quiero también, cuando se exhala toda esta fiebre que mi amor expande, ir recorriendo la salvaje escala desde lo más pequeño hasta lo más grande!

Yo quiero ser un árbol: darte sombra; con las ramas, la flor, hacerte abrigo; y con mis hojas secas una alfombra donde te echarás a soñar conmigo...

Yo quiero ser un río: hacer un lazo y envolverte en las olas de mi abismo, para poder ahogar con un abrazo y sepultarte en el fondo de mí mismo.

                                                              José Santos Chocano (Perú 1875‐1934) Fue conocido como “El cantor de América”, su obra tiene  reminiscencias románticas, aunque está considerado como un poeta modernista. Este movimiento  literario fue propio de América Latina.  Este poema se tomó de www. Los-poetas.com./d/choc.1.htm   24   
*

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Yo soy bosque sin trocha: abre el sendero, yo soy astro sin luz: prende la tea. Cóndor, boa, jaguar, ¡yo apenas quiero ser lo que quieras tú, que por ti sea!

Yo quiero ser un cóndor, hacer gala de aprisionar un rayo entre mi pico; y así soberbio..., regalarte un ala, ¡para que te hagas de ella un abanico!

Yo quiero ser una boa: en mis membrudos lazos ceñirte la gentil cintura; envolver las pulseras de mis nudos; y morirme oprimiendo tu hermosura...

Yo quiero ser caimán de los torrentes; y de tus reinos vigilar la entrada, mover la cola y enseñar los dientes, como un dragón ante los pies de un hada.

Yo quiero ser jaguar de tus montañas, arrastrarte a mi propia madriguera, para poder abrirte las entrañas... ¡y ver si tienes corazón siquiera...!

25   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Solidaridad Purépecha

Benjamín González Urbina de Pichátaro, Tingambato Traducción: Gilberto Gerónimo Mateo Dirección General de Culturas Populares Ayer vi a mis hermanos, ricos y pobres, desfilar exactamente como lo hacen las hormigas y trabajar como lo saben hacer los purépechas. Creo que nuestro espíritu solidario ancestral está con nosotros, que no nos ha abandonado, porque sucedió lo siguiente: por la madrugada de ayer, como a las tres de la mañana se incendió la casa de don Pedro Miguel, que vive por la salida del pueblo. Al dormirse, dejaron una vela encendida que no se acordaron de apagar. Como a las tres de la madrugada se escucharon gritos y, aún adormilados, se levantaron todos; de inmediato abrieron las puertas y se espantaron porque el cuarto donde nadie se quedaba, estaba incendiándose. Todos se salieron apenas vestidos tratando de apagar el fuego, pero como estaba haciendo mucho aire no pudieron hacerlo. Cuando don Pedro vio que no podían apagarlo se metió entre las llamas y con mucha dificultad empezó a sacar cosas de lana, pero el resto se quemó todo: el maíz, las gallinas, las flores, el molcajete, el metate, todo lo consumió el fuego, todo se acabó, pero gracias al Creador, ninguna persona murió; había siete niños que fueron sacados por sus padres y los pusieron a salvo. Al rayar el sol, la gente se enteró de lo ocurrido, algunas mujeres empezaron a radiar por el micrófono público lo que había sucedido y decían: --El que quiera regalar una tabla, clavos, maíz, lana o lo que sea su voluntad llevar, que lo haga rápido. La gente, como un solo hombre, fue a llevar a don Pedro dinero, clavos, tejas, vestidos. Algunos niños, señores, jóvenes y ancianos se acomidieron a levantar una nueva casa; llegaron las autoridades y ellos también colaboraron; las señoras también ayudaban acercando tablas y rápido, levantaron un casita. Don Pedro, con lágrimas en los ojos, por todos lados daba las gracias a la gente por su solidaridad. Durante todo un día la gente fue a la casa de Don Pedro para llevarle alguna cooperación y ayudar con trabajo; por eso, creo que los purépechas somos solidarios, ya que nos ayudamos en todo.
26   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Doña ra se burla de Don ga (poema con rima trunca)

Antonio Domínguez Hidalgo

Nadaba en el agua un pa, cuando lo miró don Ga -Anda, no tengas mie y nunca digas no pue le dijo desde aquel la como si fuera el gran ma

Escuchólo doña Ra y saliendo de una la lanzó una gran carcajá y se metió al agua hela

Burlándose doña Ra se lucía cual una pa. El gato pelaba el o y de furia estaba ro

Perdiéndose un gran boca horror le da estar moja Levanta entonces su na y su gran cola de lom, se va a un lugar asolea y allí queda acurruca

27   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

La gotita rebelde Carlos Ramos Barboa

En el hogar de la familia Fuentes había, desde hacía muchos días, una llave de agua descompuesta en el cuarto de baño que comunicaba con la recámara principal. En esta recámara dormían, claro está, el señor y la señora Fuentes, quienes se habían acostumbrado tanto al tintinear de las gotas en el lavabo que el insistente sonido les ayudaba a dormir mejor. El lavabo tenía, como casi todos en la actualidad, dos llaves de agua: una para el agua caliente y otra para el agua fría. La que goteaba era la llave del agua fría. Cada dos o tres segundos una pequeña gota asomaba por la boca del grifo y empezaba a crecer inconteniblemente hasta que su propio peso la hacía caer al vacío, hasta estrellarse en el fondo metálico del lavabo, con un penetrante sonido, como si un duendecillo chasqueara sus minúsculos dedos. En el interior la llave de agua, innumerables gotas se arremolinaban y apretujaban, mientras les llegaba su turno de salir a la luz del día. La gota que quedaba hasta el frente era prácticamente forzada, por la presión de las que venían detrás, a través de la pequeña rendija que dejaba el sello de goma en mal estado. El contorno casi esférico de la infortunada gota se deformaba y alargaba hasta convertirse en un delgadísimo hilo de agua que, al alcanzar la boca del grifo, retomaba poco a poco su forma original. La desdichada gota intentaba casi siempre aferrarse con todas sus fuerzas al borde metálico, hasta que las fuerzas le flaqueaban y se desprendía en un salto mortal, acompañado siempre por los gemidos de las gotas que presenciaban su vertiginosa caída. Una mañana, cuando se filtraban por la ventana los primeros rayos del sol, apareció en la llave del agua una gotita muy especial. A primera vista, no había nada distinto entre aquella gotita y los millones que iban y venían por la tubería todos los días. Pero las gotitas más viejas, las que tenían muchos kilómetros de tubería recorridos, reconocieron de inmediato un brillo especial en aquella gotita, como si un pequeño sol ardiera en su interior. Era una gotita rebelde. Su inquieta naturaleza la llevaba a cuestionar siempre lo que sucedía a su alrededor. Amaba la libertad y no soportaba las injusticias.
28   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Muy

pronto,

abriéndose

paso

entre

sus

todavía

adormecidas

compañeras, la gotita rebelde llegó hasta donde las más adelantadas esperaban su turno de salida. Hizo algunas preguntas a las gotas ancianas, que se aferraban tenazmente a las paredes del grifo, y, tras considerar la situación en silencio por unos segundos, lanzó la siguiente arenga: "Hermanas gotas. Para llegar hasta aquí hemos recorrido cientos, a veces miles de kilómetros. Hemos soportado incontables veces el frío y, otras muchas, calores insufribles. Nuestros orígenes son tan remotos e inconcebibles que apenas los recordamos. Yo recuerdo el mar y un sol abrasador que me convirtió en vapor. Luego subí hasta las nubes y, por un tiempo, me volví hermano de las aves. Mi primer contacto con la tierra firme fue en la fría montaña. Después vino el descenso por manantiales y arroyos y ríos cada vez más caudalosos. Hasta que los humanos me capturaron, como a todos ustedes, en sus enormes presas y canales. Me sometieron a incontables tratamientos para liberarme de las impurezas acumuladas en mi largo camino y me encerraron en esta oscura tubería, que al final me ha traído hasta ustedes. Aunque añoraba mi libertad, todo este tiempo me ha consolado el pensar que sería útil a los humanos, que saciaría su sed, formaría parte de sus alimentos o ayudaría en su aseo. Por eso ahora me llena de espanto y de tristeza ver a nuestras hermanas gotas sacrificarse en vano". La gotita rebelde interrumpió su discurso, justo cuando una gota más saltaba hacia el vacío. Todas las gotas contuvieron el aliento y miraron con creciente aprobación a la gotita rebelde, que entonces retomó su discurso... Unos minutos después, la señora Fuentes despertó. Cuando vio el reloj notó que era más temprano de lo acostumbrado. La había despertado el ruido de las gotitas al caer. Más bien, la ausencia de ese ruido, ya que ya no llegaba ningún sonido desde el baño contiguo. La señora Fuentes se levantó y, tras unos cuantos pasos, se detuvo en seco frente al lavabo. No podía dar crédito a sus ojos. En la boca del grifo había una enorme gota de agua, del tamaño de una pelota de golf. Más que una gota de agua, parecía un globo que se inflaba más y más.

29   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Temerosa de estar soñando, la señora Fuentes corrió por su marido y sus dos hijos, quienes acudieron pronto a su llamado. Todos juntos observaron los últimos segundos de aquel increíble espectáculo. La enorme gota había crecido ya al doble del tamaño original, y era evidente que no podría sostenerse por mucho tiempo más. En el último instante, justo antes de que la descomunal gota se reventara con un sonoro estallido, la señora Fuentes vio un punto de luz en su superficie, como si un minúsculo sol ardiera en su interior... Unas horas más tarde el señor Fuentes salió a la calle y regresó acompañado de un plomero. El reemplazo del sello de goma defectuoso tomó apenas unos minutos y el grifo dejó de gotear. Pero adentro del grifo, la increíble historia de la gotita rebelde se transmitió de una generación a otra de gotas durante muchísimos años.

30   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Trabalenguas

Estela Maldonado y Cristina Martínez

Paca se llama la vaca. La vaca se llama Paca. Paca, Paca, pobre Paca. Cómo le duele la pata.

A Coco le duele el coco. El coco le duele a Coco. Coco, Coco, pobre Coco. Mejor le quiten el coco.

¡Cuántos cohetes a la luna! ¿Cuántos cohetes van a enviar? Cuando quieran mandar cohetes, la luna cohetes traerá.

Tengo una tablita muy entambaralinguladita, el que me la desentambalaringulare será un gran desentambaralingulador.

31   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

La bujía

José Agustín Escamilla Viveros

“Lo que empieza con gran coraje, termina con gran vergüenza”, sentencia un dicho popular; don Juan lo comprobó. El viernes fue al pueblo a comprar las refacciones para que afinaran su camioneta, entre ellas, cuatro bujías. Pagó y guardó las piezas en una mochila grande y volvió a su rancho. Al día siguiente, al entregarle las refacciones a su sobrino Melquiades, se dio cuenta que la caja de una de las bujías estaba vacía, aunque el empaque estaba perfectamente cerrado, como los demás. Puso la caja en una bolsa y muy enojado regresó al pueblo. Cuando don Sebastián, el dueño de la refaccionaria vio llegar a don Juan intentó saludarlo, pero no pudo porque don Juan le gritó: -¡Usted es un ladrón! –al tiempo que aventó la caja de la bujía en el mostrador. También dijo muchas palabras, groseras, rasposas, filosas, hirientes, de esas que causan mucho dolor a quien las recibe. -¡Cálmese, don Juan!, seguramente Sebastián. -¡Qué malentendido ni que nada. Me vendió una caja vacía! –contestó don Juan y de nuevo de su boca salieron sapos, culebras, alacranes y otras palabras tan groseras que nadie se atrevería a repetirlas. Los vecinos del pueblo llegaron atraídos por los gritos de don Juan. Cuando él se acercó a don Sebastián para intentar golpearlo, varias manos lo sujetaron. Forcejeó, pataleó, gritó barbaridades contra todo el poblado. -Don Juan, yo nunca he robado a nadie ni lo haré. Si le faltó una bujía, aquí la tiene, pero estoy seguro que todas estaban en sus cajitas. –Don Juan casi se la arrebató, dio media vuelta y muy enojado regresó a su rancho. Cuando regresó, Melquiades estaba haciendo la afinación de la camioneta. Le dio la bujía a su sobrino, entró a la casa y recordó que en la mochila había dejado un billete de quinientos pesos. Empezó a buscarlo y de hay un malentendido –dijo don

32   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

repente sintió un pequeño objeto metálico, lo tomó, lo sacó y lo observó atónito, dio media vuelta y volvió al pueblo. Al llegar al pueblo, la gente empezó a murmurar y don Juan sintió que con cada paso que daba cada vez se ponía más rojo de vergüenza. Cuando se encontró frente a don Sebastián no sabía cómo empezar y el silencio inundó la refaccionaria. --¡Discúlpeme, don Sebastián, usted tenía razón! No sé cómo se salió la bujía de su caja ni cómo se cerró sola, y hace un momento la encontré en la mochila. --¡Disculpe lo grosero que fui con usted! –dijo, muy apenado mientras colocaba la bujía con mucho cuidado en el mostrador. --No se preocupe, don Juan. Olvidemos eso. No quiero perder a un buen amigo por una tontería. Hace mucho calor allá afuera, ¿no gusta tomarse un vaso de agua fría de limón? –contestó don Sebastián con una sonrisa.

33   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

El fantástico científico Antonio Domínguez Hidalgo ¡Hola! ¡Qué gusto que estés aquí de visita! Soy el doctor en ciencias físicas y astronómico matemáticas Wences Wagner y te doy la bienvenida a nuestra ciudad de la ciencia. ¡Cómo recuerdo cuando era como tú! Quería aprender mucho y tenía numerosos proyectos en la mente. Pero mi escuela no era entonces como las de hoy. No nos permitían explorar tanto. Sólo me enseñaban cosas que no me despertaban demasiado interés. Yo, como tú, deseaba, conocer de todo: las estrellas, los cometas, las plantas, los animales, los minerales, los experimentos, los grandes hombres y mujeres que habían dedicado su vida a la ciencia, al pensamiento y al arte. Así se me fue mi infancia, pero siempre soñé en ilustrarme con el fin de hacer algún producto importante para la sociedad. Hoy, soy un científico que se ha dedicado a estudiar el Universo con el propósito de viajar al espacio, en pos de comprender diversas formas de vida que quizás existan en otros astros. Vivo en Ciudad Cíber, una comunidad fundada al principios del siglo XXI, modelo para lo futuro, que se encuentra muy contenta de ser una urbe experimental donde se ubica el Gran Laboratorio de Investigaciones Espaciales, pues sabe que en él, con mi equipo de sabios, nos encontramos diseñando una novedosa nave para emprender la aventura cósmica que nos permitirá buscar otros planetas donde algún día, la humanidad pueda emigrar, cuando la Tierra esté superpoblada y ya no sea suficiente lo que produzca para alimentarnos. Así, salvaremos a nuestras culturas y poblaremos otros sitios que nos están esperando en otras galaxias del Universo para hacer nacer la nueva humanidad. Una humanidad menos problemática y más justa; nuevas Tierras donde no haya guerras ni pobrezas ni ignorancia ni hambre. Una civilización que recupere los grandes valores de la vida y centrada en ellos, la justicia, la belleza, la verdad, logre la mayor felicidad personal dentro de la mayor felicidad colectiva. ¡Claro! Me dicen que mi equipo de investigadores y yo, soñamos mucho; sin embargo, quiero seguir soñando. ¡No me despiertes mamá! ¡Levántate ya! Se hace tarde para ir a la escuela.
34   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Inundaciones Maia Fernández Miret

El agua que usamos todos los días es buena y tranquila como un animalito doméstico: podemos llevarla de un lado al otro y jugar con ella, mezclarla hasta formar remolinos y soplarle para hacer burbujas... Ella se deja hacer, cambia de forma a nuestro antojo, sostiene nuestros barquitos de papel durante las carreras de los domingos y se convierte en agua de limón, y de jamaica, y de horchata... Pero a veces el agua cambia, y se vuelve salvaje y terrible; en esas ocasiones se acumula y se desborda de los ríos y de las laderas, y aunque sólo llegue abajo de la rodilla arrastra todo lo que encuentra a su paso, animales, personas y coches. Eso es lo que pasa cuando hay una inundación. Aunque sus efectos se parecen, las inundaciones pueden ocurrir por diferentes causas. A veces llueve mucho, muchísimo, y hay tanta agua que el suelo no puede absorberla, sobre todo si está cubierto por cemento y no quedan muchos espacios libres con tierra y plantas. Sucede lo mismo cuando se talan todos los árboles de un lugar: la tierra queda suelta y no tiene de dónde agarrarse, y cuando llega el agua se va con ella en su camino. En algunas ocasiones se rompe una presa o un dique, y el agua que estaba adentro sale a toda velocidad, o una tormenta en el mar produce olas tan grandes que se meten a la costa y la inundan. Cuando ocurre una inundación no hay forma de detenerla. En esos casos hay que hacer caso a lo que las autoridades indiquen y tomar algunas precauciones, como tener un radio de pilas para poder oír las noticias, llevar los teléfonos de emergencia para poder pedir ayuda si hace falta y desconectar el gas y la luz para que no se produzca un incendio o una fuga. También es muy importante no tratar de caminar, nadar ni manejar por caminos inundados o por corrientes de agua, aunque sean bajitas. Si el agua sube mucho y tu familia no tuvo tiempo de salir pueden subir al techo, pero si viven en una casa que esté en una zona baja, o si está hecha de palma, carrizo o adobe, es mejor que se dirijan a otro lugar lo antes posible, porque el agua puede destruirla.

35   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Cuando pase el peligro es mejor no acercarse a las corrientes de agua, porque aún pueden ser muy fuertes. Tampoco es buena idea estar cerca de cables eléctricos que se hayan caído, ni de casas o bardas que estén dañadas, porque pueden desplomarse. Las colinas seguramente tienen tierra suelta y pueden deslavarse, así que lo ideal es permanecer en terreno alto y plano hasta que los expertos digan que es seguro regresar. Si tu familia vuelve a casa revisen las instalaciones, los pisos, los muros y el techo, y si creen que no es segura pidan ayuda a un experto de protección civil para que les digan si puede habitarse de nuevo. Coman sólo comida enlatada y agua limpia que esté guardada en recipientes bien cerrados, y saquen toda el agua de su casa y de los alrededores lo antes posible para que no aparezca una plaga de mosquitos, que ponen sus huevos en el agua estancada. Ya sabes lo que hay que hacer durante y después de una inundación. Pero también hay algunas cosas que puedes hacer antes, y que pueden resultar interesantes y divertidas. Con ayuda de tus amigos y de tu familia o tu maestro haz un mapa de la comunidad. Indica cuáles son las zonas más bajas y las más altas, y dónde están las laderas que pueden deslavarse. Si hay un río muestra por dónde pasa, y trata de imaginar qué lugares afectaría si se desbordara, primero un metro, luego dos y así hasta varios metros. Dibuja en el mapa qué construcciones altas pueden servir como refugio si el agua sube muy rápido. Trata de imaginar qué caminos se inundarían y cuáles servirían para llegar a algún lugar seguro en caso de emergencia y traza una ruta; averigua qué construcciones de tu comunidad sirven como refugios temporales y muéstralos en el mapa. También resultará muy útil que platiques con personas mayores de tu comunidad, que seguramente tienen experiencia con las inundaciones y pueden contarte qué ha ocurrido en el pasado; así podrás prevenir futuras emergencias. Tú y tus amigos pueden copiar este mapa en cartulinas grandes y colocarlo en varias partes de su comunidad, como la escuela, el salón de eventos y otros lugares en donde todos puedan verlo. También puedes hacer un mapa parecido de tu propia casa, en el que muestres qué muebles estorbarían el paso si tuvieran que salir rápidamente.
36   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Indica dónde están los documentos importantes y los teléfonos de emergencia (hay que guardarlos en una bolsa de plástico para que no les pase nada si se mojan), y dónde se guardan los suministros de emergencia: un botiquín de emergencia, el radio de pilas, una linterna y agua potable, comida enlatada, ropa abrigada, impermeables y botas. Además, puedes indicar dónde hay contactos, tanques de gas y otras fuentes de peligro. Invita a tu familia a hacer un simulacro; midan el tiempo y traten de romper sus propios récords de velocidad para tener todo listo para la emergencia. No olviden hacer un plan para mover a los niños más pequeños, a las personas ancianas o enfermas y a las personas con discapacidad. Es verdad que cuando el agua se sale de control es muy peligrosa, pero si observas con cuidado la forma en que está organizada tu comunidad, y haces planes para que todos estén seguros durante una inundación, siempre podrás disfrutar el agua mansa y tranquila de todos los días.

Con información de Cenapred, http://www.proteccioncivil.gob.mx/upLoad/Publicaciones/c_inundacion.jpg

37   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Atlantes toltecas

Elizabeth Rojas Samperio

El año pasado, para celebrar el fin de cursos fuimos de paseo a Tula. Ahora, te voy a contar todo lo que aprendí. En Tula hay unas construcciones realizadas por los pueblos que se establecieron antes de la llegada de los españoles en parte del territorio que hoy se llama México. Esta época recibe el nombre de prehispánica. Los Atlantes de Tula muestran el alto nivel de desarrollo que había, son también, una prueba de la capacidad de trabajo y perseverancia de los mexicanos. Los Atlantes de Tula son un conjunto de estatuas de casi cinco metros de alto, hechas sólo de cuatro pesados bloques de piedra basálticas cada una, dispuestas en lo alto de esa ciudad. Aparte de su valor artístico son un monumento al esfuerzo. Las culturas prehispánicas no conocían la rueda ni disponían de las técnicas de construcción que se conocían en Europa, así que, estas enormes piedras y las de otras construcciones se desplazaban sólo gracias a los brazos de los indígenas. Los Atlantes se encuentran en el Parque Nacional de Tula el cual está formado por dos complejos: Tula chico en donde están las Pirámides Este y Oeste y Tula Grande: un área que se cree fue un centro ceremonial, fundado por los Toltecas hacia el 900 d.C. Se piensa que los Atlantes representan al ejército del Dios Quetzalcoatl, también pudieran ser dioses. Al fondo, hay un muro llamado de las culebras o Coatepantli, en él se observan unas figuras de unas víboras devorando a seres humanos. Además de esta área, hay otra llamada el Palacio Quemado en donde hay un juego de pelota parecido al de Chichén. Tula, el lugar donde se encuentra a los Atlantes es un lugar muy interesante. Se encuentra a 80 km. del norte de la ciudad México en el Estado de Hidalgo. Es un lugar muy atractivo, porque, además de estos vestigios prehispánicos, su catedral que data del siglo XVI, es representativa del arte barroco de la época en que fue construida, se llama San José y su fiesta patronal es el 19 de marzo. Junto a la Parroquia hay un exconvento igualmente construido en el siglo XVI. El teatro al aire libre tiene un mural: “Tula eterna”
38   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

pintado por Juan Manuel Patiño Cornejo y, en el altar mayor de la catedral, otro mural “Jesús” de estilo modernista. Además, pudimos visitar el Museo Arquitecto Jorge R. Acosta. Con nosotros fueron algunas mamás y el maestro de Educación Física, éramos cuatro grupos en total. A mí me dio mucho gusto que fuera el maestro Tomás, que le da clase a 4°, el año pasado iba a ser mi maestro pero lo cambiaron, tomamos sólo los primeros días con él, nos gustó mucho su manera de tratarnos. Sabe hablar náhuatl y nos estaba enseñando algunas palabras. Él fue quien nos explicó casi todo. Con su plática comprendimos porque es importante reconocer nuestras raíces y saber más sobre nuestros antepasados. Las manifestaciones culturales de México son múltiples y muy variadas, eso es lo que nos hace un país rico.

39   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Los caballitos de mar Luci Cruz Wilson

Ésta es la historia de un animal curioso… es mi historia. Soy un caballito de mar. Así me llaman porque, claro, el mar es mi hogar y porque tengo una cabeza muy parecida a la de los caballos que ya conoces. Los científicos me llaman Hippocampus, un nombre raro ¿no te parece?

Así somos Los caballitos de mar, somos pequeños peces que vivimos entre las maleza marina. No somos buenos nadadores; por eso, nos movemos poco. Tenemos aletas en forma de abanico muy cortitas, que sólo nos sirven para nadar hacia un lado y hacia otro. Para movernos hacia arriba o hacia abajo utilizamos unos globos que tenemos dentro del cuerpo y que inflamos si queremos subir y desinflamos si queremos bajar. Los caballitos de mar tenemos una cola con la que nos sujetamos a las plantas marinas y que podemos enrollar para adelante o para atrás. Allí permanecemos quietos esperando a que pasen pequeños animalitos de los que nos alimentamos y que succionamos con nuestro hocico alargando. Vivimos cerca de las costas donde el agua es tranquila. Estamos siempre alertas moviendo un ojo para un lado y el otro para el otro, y podemos imitar el color del ambiente en que nos rodea para escondernos de los animales que nos pueden comer.

Nos reproducimos Como ya sabes, muchos animales se desarrollan en las barrigas de las hembras, pero en nosotros, los caballitos de mar, las cosas son al revés. Los caballitos macho son los que incuban los huevos en una bolsa que tienen bajo el vientre. Los caballitos de mar nos reproducimos en la primavera. Las parejas danzamos y nos cortejamos. Después, hembras y machos entrelazamos las colas y las hembras, a través de un tubito, pasan cientos de huevecillos a una

40   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

bolsa que los machos tenemos bajo el vientre. Allí los fertilizamos y los protegemos del ambiente mientras los bebés se desarrollan. Después de varias semanas, la barriga nos crece mucho y nos vemos muy chistosos. Entonces, nos frotamos contra las algas marinas y hacemos que un chorro de bebés salgan.

Crecemos De una vez pueden nacer hasta 400 caballitos iguales a los adultos, pero del tamaño de la uña de tu dedo meñique. Entonces nadamos hacia los pastizales para anclarnos con nuestra cola en una rama y pescar pequeños animales para alimentarnos. Habemos distintas especies de caballitos de mar. Nuestro cuerpo es un poco diferente de cada una. Por ejemplo, cuando crecemos y nos transformamos en adultos llegamos a tener tamaños distintos, pero no más grandes que tu antebrazo.

¿Y después? Cuando somos adultos, como lo hicieron nuestros papás, buscamos una pareja con la que nadamos y de la que no nos separamos. Y un día, también danzamos y nos cortejamos para reproducirnos. Entonces, la hembra deposita, los huevos en nuestra bolsa y nosotros los fertilizamos para que se desarrollen nuevos caballitos de mar. De esta manera vivimos, y al igual que todos los seres vivos nacemos, luego crecemos, después nos reproducimos y al final… nos morimos. Algunas especies de caballitos viven uno o dos años y otras hasta cinco. Pero, mientras estamos vivos hacemos muchas cosas, y de ellas, la más importante es reproducirnos ya que de esta manera aseguramos que sigamos existiendo.

41   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

¡Tierra a la vista!...

Ma. Angélica Guillén

Las carabelas cruzando mares, a nuevas tierras querían llegar.

Llegar a oriente era su anhelo, día tras día de navegar.

De pronto, alguien ¡Tierra a la vista! con toda fuerza pudo gritar.

La nueva tierra se descubrió, y otra cultura también llegó.

Años más tarde ambas culturas, de dos que eran una formó.

Y así América ya la llamaron, por quien un mapa de ella trazó.
42   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

La historia de Margarita

Martha Liliana Huerta Ortega

Era un invierno muy frío, nadie quería salir de casa, todas las personas permanecían en sus hogares intentando calentarse, algunos tomaban leche, chocolate o café caliente, pasaban ratos agradables intentando mantener ese calor de hogar. Mientras tanto, en otros lugares intentaban permanecer en un ambiente cálido de diferente manera. Margarita una niña de diez años a la que le encantaba jugar con sus amigos, vivía en un lugar pequeño con su hermanito, su mamá y su abuela. En ese lugar tenían sus camas, su cocina y un pequeño comedor. Ella sólo veía la luz del sol por la rendija de su puerta. La niña jugaba siempre con su hermanito porque no podía salir a jugar a la pelota, aunque ese fuera su pasatiempo favorito; a propósito, ella y sus amigos siempre decían que sería futbolista. Deseaba tanto esta vez; ¡Salir con sus amigos!... Margarita caminó hacia la puerta y dijo: --mami ¿puedo salir a jugar a la pelota con mis amigos? --¡no hija!, no me gustaría que te enfermaras si sale--, contestó la mamá. Mami, te prometo abrigarme dijo Margarita, e insistió tantas veces hasta que su mamá ya cansada le dijo --hija, ¡no saldrás!, mejor juega con tu

hermano para que se le quite el frío--, y… así lo hizo. El sol empezó a ocultarse y el viento soplaba pegándole a la puerta; el frío aumentaba. En ese momento la abuela decidió dejar la estufa prendida unos momentos para que se calentara un poco la casa, al mismo tiempo, prendió su anafre. Margarita le preguntó: --¿por qué prendes eso abuela?, --¡ah! es porque durante la noche hará más frío y con esto, no lo sentiremos. En ese momento el bebé empezó a llorar, parecía mareado, al mismo tiempo Margarita comenzó a tener nauseas y mucho sueño.
43   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Margarita, recostada en su cama, llamó a su mamá y le dijo: --mami, me duele la cabeza y no puedo respirar bien, lo mismo tenía el bebé; poco a poco se dieron cuenta que todos se estaban sintiendo igual, así que decidieron ir al doctor. El médico de urgencias los recibió de inmediato y dijo: –llegaron a tiempo, están intoxicados por monóxido de carbono, si hubiesen permanecido más tiempo inhalándolo, hubiera sido fatal, por lo tanto, para prevenirlo deben seguir estas recomendaciones: • Ventilar la casa, • Revisar los aparatos que consuman algún combustible para que estén en buen estado, • Nunca prender estufa o anafre para calentar la casa, • No encender parrillas de carbón dentro de la casa,

La abuela responde: --¡qué pena doctor!, yo provoqué este accidente. --Bueno, ahora ya sabe qué acciones seguir para evitar que esto vuelva a suceder. Deben saber que el monóxido de carbono es un gas tóxico que se forma cuando, al quemarse un combustible, éste no se oxigena bien; por eso es importante que estén muy atentos y espero no regresen al hospital por la misma causa. La niña decidió que en su casa, no volvería a suceder esto y dispuso junto con sus amigos, realizar una plática sobre: el daño del monóxido de carbono en el hogar. El contenido de su plática dicía así: “¿Sabías que el personal de protección civil puede ayudarte a vigilar fugas de gas, encontrar los espacios de tu casa en donde hay monóxido de carbono, así como también puede ayudar en caso de accidentes y muchas otras cosas más? Queridos amigos, investiguen cuáles son las acciones que realiza un cuerpo de apoyo de protección civil.

Si notan que:
44   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

• Parece que hay monóxido de carbono esparciéndose en la casa. • Hay manchas negras cerca de los aparatos como el boiler, estufa o el horno. • Hay flamas de color anaranjado en los quemadores de la estufa. • Las ventanas están empañadas y oscuras.

Entonces, es tiempo de avisar y pedir ayuda. Aunque, lo más importante es que no se prendan en casa velas y anafres. Hay que tener mucho cuidado para evitar cualquier tipo de accidentes.

45   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Mamá tiene poderes

Jaime Alfonso Sandoval

Hay mamás de muchos tipos, grandes, pequeñitas, platicadoras y otras medio raras como la mamá de mi amiga Luisa que huele a pantufla (nadie sabe por qué), o la mamá de mi mejor amigo, Edmundo, que trabaja tanto que sólo responde si le hablas por celular… Pero mi mamá es tan rara que les gana a todas, ella tiene súper poderes. No lo dice, claro, es una identidad secreta, como la de todos los superhéroes. De día mi mamá parece una mamá cualquiera y de noche, también, la verdad, pero no hay que fijarse sólo en la apariencia. Seguro que cuando era niña la picó un insecto radioactivo o sufrió una descarga de rayos gamma o alguna de esas cosas extrañas que les pasa a los superhéroes y de pronto se vuelven súper elásticos, veloces o pueden mover una montaña con la puntita del dedo meñique y sin nada de esfuerzo. Una de las habilidades que tiene mi mamá es leer la mente. Los superhéroes usan ese poder para detectar a los criminales; por ejemplo, pueden saber si un villano está disfrazado de monjita, o descubren si un maloso escondió una bomba y no quiere decir dónde. Mi mamá lee la mente aunque usa ese poder para algo más práctico. -Beto, ¿ya hiciste la tarea? –me pregunta cuando ve que estoy a punto de salir al parque con la bici. -Ajá –digo muy serio. Entonces ella me mira a los ojos, usa su poder, entra a mi cerebro, lo remueve, y ¡zas! Dos segundos después, lanza un suspiro y dice: -Ve ahora mismo a hacer la tarea, y cuando salgas ponte las rodilleras y el casco, y no me veas así… Estás pensando que soy una exagerada. ¿Cómo sabe todo eso? Un misterio. Sólo es posible si lee mi mente. Otro de sus poderes es la vista de rayos X. Eso es algo muy común en los superhéroes; tienen una mirada potentísima que traspasa metal, edificios, casas y hasta personas; no se les escapa ningún detalle, como a mi mamá. Por ejemplo, cuando mi hermanito Memo sale de bañarse, mi mamá se concentra y
46   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

seguro le salen rayos X de los ojos porque descubre lo que nadie más puede ver. -Memo, no te tallaste detrás de las orejas ¿verdad?– dice desde lejos. --Ni el cuello, y tampoco te quitaste la pelusa del ombligo. Mi hermanito se queda callado porque sabe que es verdad. Entonces regresa a la regadera para tallarse bien. ¡Es imposible ganarle a alguien con vista de rayos X! Pero el poder que más nos sorprende a mi hermano y a mí es el que tiene para adivinar el futuro. Si yo tuviera ese poder lo usaría para saber si va a hacer erupción un volcán o si un meteoro amenaza con estrellarse contra la tierra. Estoy seguro que ganaría mucho dinero y sería famoso como adivino; pero la que tiene el poder es mi mamá y ella no tiene tiempo para salvar al mundo, está ocupada con nosotros. Por ejemplo, el otro día Memo y yo nos pusimos a jugar boliche en la sala y escuchamos que mi mamá gritó desde la cocina: -¡Van a romper el jarrón de la abuela! Yo pensé que eso era imposible porque yo juego bien al boliche, y tengo una puntería increíble; pero dos minutos después, quien sabe cómo, se va la bola chueca y, ¡ploc! Pega directito en el jarrón de la abuela que cae al piso y se vuelve como un rompecabezas de cien mil piezas. -¿Por qué nunca me hacen caso?– dijo mi mamá con un fatigado suspiro. --Sabía que iba a pasar. Claro que sabía. Ella ve el futuro. Y así sabe cuando me voy a caer si hago en la bici malabares sin las manos, adivina si voy a odiar la sopa de acelgas, hasta puede saber si mi papá se va a enfermar cuando estornuda. Pero los poderes de mi mamá no son infalibles, porque todos los superhéroes tienen algo que se llama “Némesis” es decir, su archienemigo. A su lado los superhéroes pierden todos sus poderes. El enemigo de mi mamá mide treinta centímetros, huele a tapete de baño y se llama “Rafles”: Es nuestro perro. Mi papá lo compró para mi cumpleaños, y mi mamá que ve el futuro, dijo: --Seguro yo voy a terminar cuidándolo.
47   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Y así fue, porque yo quiero mucho a Rafles, pero no me importa mucho si está limpio o sucio (y tampoco a él le importa), a veces se me olvida cambiarle el agua o dejarle la comida. Entonces mi mamá lo hace. El problema es que Rafles se lleva muy mal con mi mamá. Una vez se le ocurrió masticar uno de sus zapatos, también le encanta morder un sillón de la sala y otra vez enterró en el jardín una calculadora (mi mamá es contadora). Rafles siempre está muy quitado de la pena, no le importa si lo ven con vista de rayos X. --¡Ese perro me va a volver loca!– Reconoce mi mamá, agotada. Mi amiga Luisa dice que todas las mamás son iguales a la mía, pero lo creo. Mi mamá tiene poderes, sólo con verme sabe si hice una travesura, si me fue mal en la escuela, o si estoy triste. Entonces me abraza y reconozco que resulta práctico tener una mamá así. Mi mamá nunca ha dicho nada de sus poderes, pero eso se entiende, los superhéroes deben cuidar su identidad secreta.

48   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

A Margarita Debayle Rubén Darío* Margarita está linda la mar, y el viento, lleva esencia sutil de azahar; yo siento en el alma una alondra cantar; tu acento: Margarita, te voy a contar un cuento: Este era un rey que tenía un palacio de diamantes, una tienda hecha de día y un rebaño de elefantes, un kiosko de malaquita, un gran manto de tisú, y una gentil princesita, tan bonita, Margarita, tan bonita, como tú. Una tarde, la princesa vio una estrella aparecer; la princesa era traviesa y la quiso ir a coger. La quería para hacerla decorar un prendedor, con un verso y una perla y una pluma y una flor.
                                                              (Nicaragua, 1867‐1916) Su verdadero nombre era Félix Rubén García Sarmiento. Llamado el  príncipe del modernismo, es un artista del color, del ritmo, de la opulencia, dueño de una  técnica admirable y omnímoda. Asimilidor de innumerables corrientes y tendencias,  ha  ejercido una influencia decisiva en la poesía de habla española, de la que es una de sus más  altas cimas. Este poema se tomó de http://www.poemas-del-alma.com/a-margarita-debayle.htm
   
*

49   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Las princesas primorosas se parecen mucho a ti: cortan lirios, cortan rosas, cortan astros. Son así. Pues se fue la niña bella, bajo el cielo y sobre el mar, a cortar la blanca estrella que la hacía suspirar. Y siguió camino arriba, por la luna y más allá; más lo malo es que ella iba sin permiso de papá. Cuando estuvo ya de vuelta de los parques del Señor, se miraba toda envuelta en un dulce resplandor. Y el rey dijo: «¿Qué te has hecho? te he buscado y no te hallé; y ¿qué tienes en el pecho que encendido se te ve?». La princesa no mentía. Y así, dijo la verdad: «Fui a cortar la estrella mía a la azul inmensidad». Y el rey clama: «¿No te he dicho que el azul no hay que cortar?. ¡Qué locura!, ¡Qué capricho!... El Señor se va a enojar». Y ella dice: «No hubo intento; yo me fui no sé por qué. Por las olas por el viento fui a la estrella y la corté».
50   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Y el papá dice enojado: «Un castigo has de tener: vuelve al cielo y lo robado vas ahora a devolver». La princesa se entristece por su dulce flor de luz, cuando entonces aparece sonriendo el Buen Jesús. Y así dice: «En mis campiñas esa rosa le ofrecí; son mis flores de las niñas que al soñar piensan en mí». Viste el rey pompas brillantes, y luego hace desfilar cuatrocientos elefantes a la orilla de la mar. La princesita está bella, pues ya tiene el prendedor en que lucen, con la estrella, verso, perla, pluma y flor. *** Margarita, está linda la mar, y el viento lleva esencia sutil de azahar: tu aliento. Ya que lejos de mí vas a estar, guarda, niña, un gentil pensamiento al que un día te quiso contar un cuento.

51   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

El origen de la humanidad según los hindúes

Antonio Domínguez Hidalgo

Al principio de los tiempos existía la Trimurti, trinidad divina compuesta por tres grandes dioses; Brahma, Vishnú y Shiva. Brahma, el primer ser creado y creador de todo, había escrito en cuatro libros titulados, los Vedas, la totalidad de cuanto es posible saber. Los Vedas eran la guía de los dioses y de los hombres. Cada cual debía meditarlos durante años y años, porque naturalmente, tratándose de textos divinos, su lectura era muy difícil y sólo después de profundos estudios y severas penitencias era posible entender su significado. Pero un día, un malvado demonio los robó y los escondió en el fondo del océano. Los hombres y los dioses, privados de la palabra divina, dejaron de saber la verdad de las cosas y corrían el peligro de perderse. Entonces, Vishnú, el segundo dios de la Trimurti, comprendió que era necesario un salvador que tomase su cuerpo en una criatura mortal y fuese a buscar los Vedas. Vishnú nació así como pez, tomó unas dimensiones enormes para no ser muerto por ningún habitante de los abismos marinos y, después de larga búsqueda, llegó a encontrar los Vedas y los llevó a Brahma. Mientras, la raza de los hombres se multiplicaba, pero no por ello crecía en sabiduría. Evidentemente, aquellos primeros hombres eran incapaces de mejorarse, y no había otra solución que destruirlos para hacer después una nueva humanidad. Densas nubes se acumularon en el cielo y se hizo próximo un diluvio que en breve sumergiría todas las tierras. Vishnú se encarnó otra vez en pez, muy pequeño ahora, y fue a la búsqueda de un hombre sabio y justo, digno de ser malvado, para que diese origen a la nueva estirpe humana. Éste fue Manú. Un día que Manú se encontraba rezando a la orilla del mar, Vishnú se le presentó asomando su pequeña cabeza de pez y le advirtió que dentro de poco, se abrirían las cataratas del cielo: y por lo tanto, que se preparase a afrontar el peligro.
52   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

-¿De qué manera?– Preguntó Manú. --Si los dioses quieren destruir a todos los hombres, yo no podré luchar contra su voluntad. --Ten confianza-- respondió Vishnú, --y haz penitencia. Manú pasó entonces los días y las noches en meditación y oración. Comenzaron las lluvias y el nivel del agua crecía inundando las tierras. Manú se retiró entonces a la cima de un monte que pronto fue circundado por las aguas y aguardó, puesta su confianza en su voluntad divina. Ya las aguas le lamían los pies cuando surgió de ellas un pececillo. -Manù- le dijo: –he venido a salvarte: monta sobre mí. Era tan pequeño aquel pez, que no hubiera podido sostener el peso de un hombre. Pero Manú entró lleno de confianza en el agua y se acercó a él. Inmediatamente, el pez aumentó de tamaño hasta alcanzar dimensiones enormes y Manú pudo con seguridad sentarse sobre el amplio dorso. De esta forma, Manú se salvó y pasó todo el tiempo del diluvio sobre el dorso de aquel enorme pez, que le hablaba de cosas celestes. Cuando las aguas se retiraron, Vishnú condujo al superviviente a la tierra firme y le ordenó que hiciera sin demora un sacrificio a los dioses. Manú obedeció, y de las llamas del sacrificio, nació una bellísima joven. –Ésta es tu esposa- dijo entonces Vishnú. –De vosotros, nacerá la nueva estirpe humana.- Y así sucedió efectivamente.

53   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

El camioncito con dos volantes

Hugo Alfredo Hinojosa Personajes: Chofer 1 (Daniela), chofer 2 (Diego), Edy, Andrea, Niños. (En la calle hay un camioncito escolar, éste en sus extremos tiene un volante y el asiento para chofer, y sus dos entradas. DIEGO y DANIELA visten exactamente igual. Ambos sacuden su uniforme, arreglan su corbata. Suena el timbre escolar y entran niños por todas partes que suben al camioncito. Después entran EDY u ANDREA, no se hablan y no se despiden. Luego sube cada quien por un extremo de transporte. DIEGO y DANIELA esperan a que EDY y ANDREAN suban. Los niños gritan, juegan. DIEGO y DANIELA suben y se acomoda cada quien en su lugar. Encienden al mismo tiempo el camioncito). DIEGO: --¿Listos para irnos? (Se arregla la corbata y acomoda los espejos. Sonríe). DANIELA: --¿Listos para irnos? (Se arregla la corbata y acomoda los espejos. Sonríe). NIÑOS: --¡Vámonos! ¡Vámonos! ¡Vámonos! DIEGO: --No se diga más ¡vámonos…! Primera parada en la casa de Andrea. DANIELA: --Pues manos a la obra… ¡Vámonos! Primera parada en la casa de Edy. (Al escucharse estas palabras ambos choferes guardan silencio, se voltean a ver, quedan quietos un segundo y después continúan con sus rutinas. Cuando se disponen a dar la marcha el camioncito se mueve a la derecha, después se mueve a la izquierda, así por segundos hasta que los niños comienzan a gritar. Los choferes no dejan de acelerar sin lograr que se avance el transporte). NIÑOS: --¡Ya se atoró, ya se atoró, ya se atoró! ¡Ya nos queremos ir…! (Después de unos segundos DIEGO y DANIELA, ya molestos, apagan el motor del transporte y bajan de inmediato. Antes de ponerse frente a frente ambos se arreglan la corbata y haciendo los mismos gestos. Acto seguido EDY y ANDREA bajan junto con los choferes). DIEGO: --¿Me puedes decir qué te pasa? Hoy me toca a mí. Tú ni siquiera sabes manejar.
54   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

DANIELA: --Creo que te equivocas, hoy me toca a mí. Y sí sé manejar. Igual que tú. (ANDREA y EDY miran a los choferes, luego se ven entre ellos y se dan la espalda). DIEGO: --Tú no tienes por qué estar aquí. Éste no es un trabajo para mujeres. DANIELA: --¿Cómo que no es un trabajo para mujeres? Yo manejo mejor que tú y los niños me quieren más. Si no me crees pregúntales… (Se arreglan la corbata). DIEGO: --Eso no es verdad. Yo manejo mejor porque soy hombre. (Se arregla la corbata). DANIELA: --¿Y eso qué? (ANDREA voltea a ver a EDY). DIEGO: --Que las mujeres sólo saben jugar a las muñecas. (EDY voltea a ver a ANDREA). DANIELA: --Y ustedes nada más saben jugar futbol… y mal… y también manejan mal… NIÑOS: --¡Sí…! ¡No saben! ¡No saben! ¡No saben! ¡No saben hacer nada…! (Risas.) (EDY y ANDREA se miran y al mismo tiempo dicen): ¡Es verdad! DIEGO: --Mejor ya quítate que voy a llegar tarde a dejarlos. Y a ti, ¿quién te contrató? DANIELA: --Yo soy quien los tiene que llevar a todos a sus casas. ¡La escuela me contrató! DIEGO: --Mira, si sigues queriendo manejar el camión al mismo tiempo que yo, no se va a mover. Ya me tengo que ir. (Intenta subirse al camión, DANIELA lo toma de la camisa y lo baja. Ambos se quedan quietos, se miran. Luego forcejean para tratar de subir). DANIELA: --Mejor los llevo yo. (Intenta subirse al camión y DIEGO la toma de la blusa y la baja. Ambos se quedan quietos y se miran. Luego forcejean para tratar de subir.) DIEGO: --¿Y entonces? (EDY y ANDREA se miran, se acercan despacio hasta que se hablan. Mientras DIEGO y DANIELA siguen forcejeando y discuten sobre quién debe manejar, se caen, se levantan. Uno intenta quitarle al otro las llaves y viceversa.)
55   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

EDY: --No te quise decir vieja. ¿Me perdonas? Tú también puedes jugar a los carritos conmigo. (Le presta un carrito de juguete que saca de la bolsa de su pantalón. DIEGO y DANIELA voltean a verlos, luego se quedan quietos, se ignoran y se separan.) ANDREA: --No sé. Bueno. Pero ya no me vuelvas a decir así… ellos siguen peleando. DIEGO: --Pues tengo mucha prisa, se hace tarde. NIÑOS: --¡Ya vámonos, ya vámonos, ya vámonos…! ¡Se hace tarde! DIEGO y DANIELA: --Pues me toca a mí… Me toca a mí… No puede tocarnos a los dos. DIEGO y DANIELA: (Quedan de frente mientras uno le jala la corbata al otro y lo desfaja y viceversa. No dejan de repetir las mismas frases). EDY: --Y ustedes, ¿por qué están enojados? (DANIELA y DIEGO no le prestan atención.) DANIELA: --Éste no me quiere dejar manejar porque soy mujer y dice que no sé. DIEGO: --Es que maneja mal. Esa no es mi culpa. (Intenta quitarle las llaves a DANIELA.) NIÑOS: --¡Maneja mal, maneja mal…! ¡Bueno, los dos manejan mal…! (Se ríen.) DANIELA: --Qué, ¿ustedes no estaban enojados? (Intenta quitarle las llaves a DIEGO.) ANDREA: --Ya no. Él me dijo vieja… pero los dos podemos jugar a lo mismo… así que somos iguales. Él me presta sus carritos y yo mis muñecas… ¿Verdad? EDY: --…Bueno, yo le presto mis carritos (se sonríe)… ¿Quién maneja siempre? DIEGO: --Pues yo. (Toma una pose de un hombre fuerte. Y señala los músculos de sus brazos.) ANDREA: --¿Quién maneja mejor? DANIELA: --Pues yo. (Toma pose de una mujer inteligente y señala su cabeza). ANDREA y EDY (Pensativos): --¿Entonces quién maneja mejor?

56   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

DIEGO y EDY: --Pues yo… (Se voltean a ver, arreglan su corbata y se dan la espalda.) NIÑOS: --¡Que maneje el que sea, ya vámonos…! DIEGO: --Bueno, aprendimos a manejar en el mismo lugar. (Se faja la camisa). DANIELA: --Bueno, sabemos las mismas reglas… (Acomoda su peinado). ANDREA y EDY (Pensativo): --Hay que llegar a un arreglo. (DANIELA y DIEGO guardan silencio). DIEGO y DANIELA: --Sabemos lo mismo… aprendimos lo mismo y hacemos bien nuestro trabajo. Pues los dos manejamos igual de bien. (Se sonríen). --Ya no sabemos ni por qué peleamos. Si hasta vestimos igual y nos parecemos. (ANDREA y EDY empujan a DIEGO y DANIELA hasta que éstos quedan de frente.) NIÑOS: --¡Ya se hace tarde, vámonos…! DIEGO: --Bueno, pues, yo manejo de ida… hasta dejar a todos los niños. ¿Qué te parece? DANIELA: --Entonces yo de venida… y guardo el camioncito. ¿Qué te parece? DIEGO y DANIELA: --De acuerdo… (Se dan la mano, y se arreglan la corbata.) EDY: --Entonces vámonos que se hace tarde. ANDREA (Antes de subir al camión): --¿Me invitas a tu casa a jugar a los carritos?, y si quieres yo te invito mañana a jugar a las muñecas. EDY: --Pues déjame ver. (En voz baja al público). No me gusta jugar a las muñecas. (Dirigiéndose a ANDREA). Bueno, está bien mañana jugamos a lo que quieras. NIÑOS: --¡Vámonos, vámonos, vámonos…! (Todos suben al camioncito, se acomodan y se marchan mientras DIEGO conduce. Más tarde regresa el transporte vacío; maneja DANIELA y DIEGO la acompaña, se estaciona, bajan y ella cierra el camioncito. Antes de salir DANIELA y DIEGO se dan la mano mientras sonríen y después salen por completo).

57   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Trébol de 4 poemas

Antonio Domínguez Hidalgo

Poema azuláceo Azul, azulito, azulado. Azuláceo es azul, azuloso. Si es azul, azuláceo, azulito. Yo me visto de azul a su lado.

Poema amarillento Amarillento amarilloso amarillado amarillito, ramo de pluma amarilla, es un lindo gorrioncito, Con su apetito constante más grande que un elefante, pipicotea el muy tragón de un gusano a un gusanillo; tiene apetito de león y así dice un elegante: ¡Come como pajarillo!

Poema verdoso Verde verdura en verdor reverdeciendo de verde se extiende la verdolaga siempre en verdoso color.
58   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Verde como las iguanas. Verde como un botellón. Verde, verdeante y verduzco; Verde como un picaflor; como una hierba muy verde se reverdece ante el sol.

Poema rojizo Rojillo jitomate, rojizo corazón. ¡Con la roja sangre me sonrojo yo! ¡Ay qué rojota mi cara cuando me avergüenzo! Se enrojecen mis mejillas al recitar estos versos.

59   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

El galardón

Norma Guadalupe Ramírez Sanabria

Recibir un galardón es una experiencia muy agradable, pues con él se valora el trabajo individual o colectivo de quienes han trabajado con dedicación y entusiasmo en alguna actividad. Las personas que reciben un galardón, y las cosas que hicieron para ganarlo, son conocidas por mucha gente; sin embargo, hay ocasiones en las que no es así. Vas a conocer ahora la historia de Jesús León Santos, un indígena mexicano que fue galardonado con el Premio Ambiental Goldman en el año 2008. Este premio se otorga desde 1990, gracias a los filántropos estadounidenses Richard N. Goldman y su esposa Rhoda H. Goldman, quienes buscaron reconocer el trabajo de aquellas personas que se esfuerzan porque tengamos un mejor ambiente. Pero, ¿qué hizo Jesús León Santos para ganarse el galardón? Hace más de veinte años, Jesús comenzó a organizar campañas de reforestación y logró mejorar el paisaje de la región Mixteca en Oaxaca. Lo que antes fueron tierras áridas, erosionadas y desprovistas de arboledas, poco a poco, con la dedicación de Jesús, se transformaron en zonas arboladas y de cultivo. Y ¿cómo lo hizo? Jesús organizó un grupo de campesinos que trabajaron junto a él, con pico y pala, cavando zanjas para retener el agua de las lluvias y proteger los suelos contra la erosión; sembraron gran cantidad de árboles y adaptaron técnicas agrícolas que usaban los indígenas de la región, todo ello para restaurar el ecosistema que estaba tan deteriorado. Cuando el trabajo fue mayor y las comunidades de los alrededores se dieron cuenta que el trabajo organizado estaba dando resultado, los campesinos fundaron el Centro de Desarrollo Integral Campesino de la Mixteca (CEDICAM) que ha desarrollado un importante programa de renovación de tierras con el cual apoyan a muchas comunidades para mejorar su ambiente y su calidad de vida, pues al lograr reverdecer los campos las personas se

60   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

benefician con agua, alimento y leña; de esta manera ya no tienen que emigrar a trabajar a otros lugares pues el campo les ofrece una buena opción para vivir. Este programa ha ocasionado un desarrollo económico muy importante, motivo por el cual, Jesús León Santos obtuvo el galardón y fue nombrado héroe del ambiente y de la sociedad. La historia de Jesús León Santos es un ejemplo de lo que se puede lograr si se trabaja con perseverancia y entrega total. Sin duda fue interesante conocer esta historia. Y tú... ¿has pensado qué puedes hacer para mejorar el lugar donde vives y con ello ganar un galardón?

61   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Una visita inesperada

Bárbara Atilano Luna

Hola, soy Mariana, tengo nueve años y me gusta escuchar música, ver películas de acción y misterio, salir de paseo, andar en bicicleta y leer historias de aventura. El viernes llegaron de visita a la casa mi tía Sol con mi prima Laura y pensé; ¡qué mala suerte! yo quería ir al cine con mis amigas... A la hora de la comida mi mamá comentó que de regreso a casa había bastante tráfico, algunas calles estaban cerradas y se escuchaba la sirena de los bomberos que apresurados se abrían paso entre los autos. ¡Qué triste que sucedan accidentes! -dijo mi papá- Casi siempre que vemos pasar a los bomberos es porque van a apagar un incendio. Lo peor – comentó Laura- es que muchas de esas situaciones se pudieron evitar… Sorprendidos por su comentario, todos volteamos a verla. Entonces mi tía Sol comentó que es voluntaria en la estación de bomberos de su localidad y que Laura había visitado la estación hacía unas semanas quedando sorprendida de todo lo que vio. Laura comentó emocionada que en la estación le explicaron qué hacer para prevenir un incendio y cómo actuar en caso de estar en uno. La estábamos escuchando con tanta atención que enseguida mi tía nos invitó a visitar la estación de bomberos para vivir la experiencia que tenía tan animada a Laura… La invitación nos entusiasmó mucho ya que nunca habíamos estado en una estación de bomberos. Al día siguiente nos levantamos muy temprano. Yo por supuesto estaba muy ansiosa y después de desayunar fuimos a la estación. Al llegar encontramos a varios bomberos que acomodaban equipo e instrumentos, otros limpiaban los vehículos y al fondo en una oficina, una mujer con su uniforme impecable atendía una llamada de emergencia. El comandante Raúl Álvarez, Primer Inspector y responsable de la Estación nos dio la bienvenida y nos invitó a recorrer el lugar.
62   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Mientras nos mostraba las instalaciones el comandante nos explicó que el mayor número de servicios que atienden son para apagar incendios, ya sea en casas, empresas o bosques, aunque también tienen otros llamados para auxiliar a las personas en inundaciones, para quitar enjambres de abejas o para apoyar en choques de vehículos… De pronto, cuando caminábamos por uno de los pasillos de la estación, apareció ante nosotros un cartel con una fotografía de un incendio que se veía impresionante. Y con letras muy grandes una pregunta: ¿Sabes cómo actuar si se declara un incendio? Y debajo de la imagen un texto que decía: “El mejor plan para prevenir incendios es asegurarse de que nunca llegará a declararse uno”. Mi tía nos explicó que para que se produzca fuego es necesario que se den simultáneamente tres factores: combustible, oxigeno y calor o energía. Comentó que un incendio es cuando el fuego está fuera de control y que según su magnitud, pueden provocar desde pérdidas de vidas humanas hasta daños materiales e interrupción de servicios. Mi mamá, preguntó muy seria: —¿qué ocasionaba un incendio? El comandante Álvarez mencionó que la mayoría de los incendios ocurren en los hogares y que en muchas ocasiones es por descuido, por ejemplo: al saturar los contactos eléctricos conectando varios aparatos en uno solo. También ocurre al arrojar cerillos o colillas de cigarro prendidas a los botes de basura o por dejar veladoras encendidas en lugares inseguros. Al escuchar esto recordé que en casa conectamos el refrigerador, la licuadora y el horno de microondas en el mismo enchufe, además de que en la casa de mi abuelita siempre hay veladoras encendidas. Y lo peor, a mis primos y a mí nos gusta jugar con cohetes, ¡no me imaginaba que eso fuera tan peligroso! Entonces pregunté ¿cómo podemos evitar un incendio? Enseguida Laura se apresuró a contestar: Es muy sencillo, solo hay que tomar algunas precauciones, como conectar sólo un aparato en cada enchufe; no almacenar sustancias inflamables en casa, vigilar el buen estado de los

63   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

aparatos que funcionen con fuego, no jugar con cerillos, encendedores o cohetes. De pronto entramos a una habitación en donde se sentía mucho calor; me sentí muy nerviosa y mi mamá casi sale corriendo, el comandante nos dijo que deberíamos permanecer tranquilos y mantener la calma. Seguimos caminando buscando la salida, y al ver una puerta mi papá corrió para abrirla pero el oficial gritó: ¡Cuidado! Primero deben asegurarse de que la manija y la puerta no estén calientes, pues si se percibe calor excesivo puede ser que haya fuego del otro lado de la habitación. Es muy importante que antes de tocar cualquier objeto pasen el dorso de la mano para verificar la temperatura. Mi papá hizo lo indicado y al notar que la temperatura era normal abrió sin problema, entramos al cuarto y de pronto comenzó a llenarse de humo. Buscamos con qué tapar la parte baja de la puerta para evitar que siguiera entrando más humo. Nos tiramos al piso e intentamos taparnos la nariz con parte de nuestra ropa; el oficial nos indicó que lo ideal era que los trapos estuvieran mojados o húmedos. Entonces comenzamos a gritar pidiendo ayuda. De pronto, por la ventana entró un bombero que con la ayuda de otros compañeros nos sacaron del lugar. Cuando todos estábamos a salvo, apareció una persona corriendo envuelta en llamas, inmediatamente los bomberos lo cubrieron con mantas y pedazos de tela de manera que el fuego se iba extinguiendo poco a poco. Estaba impresionada pues nunca había pasado por algo así y sentí mucho miedo. El comandante Álvarez nos dijo que este evento estaba controlado, pero en un caso real no se tiene control del fuego, así que es primordial que conozcamos las medidas de seguridad que se deben tomar en estos casos. Camino de regreso a casa pensé que la visita a la estación de bomberos había sido más interesante que ir al cine.

64   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Adivinanza Oscar Osorio Beristain

Mi presencia es milenaria, en las culturas mesoamericanas.

Mi color es amarillo, verde o colorado según mi maduración

Fruto seco, fresco o tostado de acuerdo con mi presentación

Mirasol, Jalapeño y Serrano son mis primos y hermanos.
(Los chiles)

65   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Leyenda La fundación de México-Tenochtitlan

Adaptación: Antonio Domínguez Hidalgo

Desde hacía muchos años, el gran hombre de conocimiento, Tenoch, guiaba a los aztecas, la última etnia nahuatlaca en penetrar a la cuenca de México. Era ya un hombre maduro que en su juventud se había preparado para encargarse de dirigir los destinos de su pueblo. Hoy, por la palabra de él y de los grandes sabios que formaban el consejo, sabían que un gran signo astronómico les señalaría el lugar donde debían fundar su ciudad y por ello, siempre todos andaban a la búsqueda del mismo, sin desfallecer. Los demás pueblos los miraban burlones por ello. Mas como el valle era gigantesco y más enorme el lago, que parecía muchos, los AZTECAS MESHICAS, ahora TENOCHCAS, podían caminar libremente y sin ser vistos con facilidad. Un día, los TLAMACAZQUE, los TLAMATINIME, los sabios llamados AXOLHUA y CUAUCOATL, salieron a buscar el lugar prometido. Se apercibieron de lo necesario y metiéndose entre tulares y carrizos, buscando aquí y allá, encontraron un islote y en medio de él, un precioso nopal lleno de rojas tunas, rodeado de un agua tan verde que parecía de esmeralda. Suspensos, maravillados quedaron contemplando la belleza del paraje. De pronto, AXOLHUA se hundió en las verdes aguas y desapareció. CUAUCOATUL, sin demora, llevó la infausta noticia a los MESHICAS, quienes pasaron toda la noche muy afligidos, pero al amanecer, para sor-

presa de los TENOCHCAS, se presentó AXOLHUA sano y salvo. Ante las miradas interrogantes de su pueblo, explicó sonriente: -Arrastrado por una fuerza oculta fui llevado hasta el fondo de las aguas y desmayado escuché una voz que me decía; Sea bienvenido mi querido hijo Huitzilopochtli, el voluntarioso, con su pueblo. Diles a todos tus hermanitos que éste es el lugar prometido dónde han de poblar y hacer la capital de su señorío, y aquí verán ensalzadas sus generaciones eternamente. Soy la energía

66   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

creadora, TEOTL, aquél por el cual todo vive, convertida en remolino de agua. Un eclipse del sol y la tierra les indicará la hora. De inmediato todos emprendieron la carrera saltando entre tulares o nadando en busca de aquel sitio. Cuando llegaron, asombrados vieron un espléndido ojo de agua que manaba con gran fuerza donde se contemplaban cosas maravillosas: Sabinos blancos, sin ninguna hoja verde; cañas y tulares, blancos también; ranas blancas muy vistosas; de pronto apareció el colibrí azul y se transformó en HUITZILOPOCHTLI, que les dijo: -Vayan al lugar dónde cayó el corazón de COPILI y allí encontrarán un nopal tan hermoso y lleno de tunas rojas, como corazones que una águila preciosa le habita. Allí extiende sus alas y recibe el calor del sol. A ese lugar donde hallarán el nopal con tunas rojas y el águila encima le pondrán por nombre TENOCHTITLAN. Llenos de alborozo se dirigieron al paraje indicado y al llegar vieron lo que ya les había dicho. En ese instante comenzó un eclipse y el sol pareció devorar a la tierra. El águila se agitó mientras comía una serpiente y extendía sus alas, como satisfecha. Los AZTECAS-MESHICAS-TENOSHCAS cayeron de rodillas, porque había llegado el fin y el principio de su epopeya. Allí estaba el símbolo.

67   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

El sol de todos

Víctor Manuel Banda Monroy Personajes Juan Paco Javier Adriana Personas del público El escenario muestra un parque en la ciudad. Al fondo, se ve que circulan autos y personas.

(Entra un niño de 9 años). Juan: --He encontrado estas piezas de un rompecabezas (las muestra al público; son cuatro piezas) en las calles de mi ciudad. No he podido armar algo con ellas (mientras habla intenta juntarlas, sin conseguirlo). Me dijeron que se puede armar una figura llena de juegos y diversión, pero no puedo hacerlo. No sé qué hacer. Entra Paco: Paco: --A mí, mi abuelita me regaló estas piezas de un rompecabezas. Me dijo que formaría con ellas una figura que me ayudaría a ser feliz (muestra cómo no encajan las piezas). No encuentro cómo armarla. He recorrido todo el mundo con ellas y nadie me ha podido ayudar. Juan y Paco siguen tratando de armar su rompecabezas. Entra un niño vestido con ropas de comunidad indígena. Javier: --Yo soñé anoche que la luna me daba estas piezas. Me dijo que en el cielo no saben cómo las pueden juntar. Necesitan que les ayudemos. (Se quedan un rato sosteniendo las figuras. Cada uno de ellos intenta armar su rompecabezas de manera independiente. Buscan y buscan, pero no encuentran una solución, a pesar de que cada uno no tiene más de cuatro piezas. Juan se desespera y lanza las piezas lejos de él. Paco las deja en el suelo y se retira a un rincón. Javier mira sus piezas concentradamente.
68   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Entra Adriana brincando y cantando. Mira las piezas que aventó Juan. Como no puede armar algo, trata de tomar una de las piezas que abandonó Paco). Paco: --Hey, no, esas piezas son mías. Juan: --Y las otras son mías, nada más. (Cada uno de ellos toma sus piezas y trata de juntarlas. Las piezas no coinciden. Adriana ayuda a Juan. No pueden armar nada. Luego ayuda a Paco. No se puede. Se queda en medio. Mirándolos a los dos). Adriana: --¿Por qué no se juntan? (Juan y Paco dudan. Juan intenta juntar su figura con la de Paco. Algunas piezas coinciden, pero sigue faltando algo. Adriana le hace señas a Javier para que se acerque con sus piezas. Éste también duda. De nuevo intenta armar sus piezas solo: no puede. Nada concuerda. Al fin se deciden y, tratan de armar algo entre todos. Por fin, los tres niños muestran una figura casi completa al público: es un sol brillante y sonriente. Sin embargo, le faltan varias piezas. Tres niños del público se levantan, llevan en sus manos las piezas faltantes; las acomodan. El sol está completo). Adriana: --¿Vieron? Se necesita de todos para que se puedan armar las figuras que nos ayuden a vivir. Juan: --Si dejan a uno afuera, no se pueden juntar todas las piezas. Paco: --Si sacamos a uno, perdemos todos. Adriana: (Al público) --Y también los necesitamos a ustedes. Javier: --Sí, vengan. (Los tres niños ayudan a varias personas del público a pasar a la parte central del escenario. Con piezas de cartón arman rápidamente varias figuras y las muestran. Es la imagen de varios planetas y soles juntos). Adriana: --Y si ustedes trabajan con otros armarán una gran figura que nos ayudará a ser felices. Paco: --Y a divertirnos con más gente. (Todos ríen. Una música alegre los invita a bailar).

69   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

El monstruo del lago

Marxitania Ortega

El monstruo del lago (El ajolote) Personajes: Pepe, Pablo, Lupe y Luis, Don Gregorio (abuelo de Pepe), Gente del pueblo.

Primer acto La escena transcurre en el jardín de una vieja casa, en un pueblo del centro de México, en una mañana soleada. Narrador: --Pepe vive en un viejo pueblo a la orilla de un lago. Es un pueblo hermoso, sin duda, pero tiene un grave problema: sus habitantes han olvidado su historia. Son perfectamente capaces de recordar los sucesos recientes, pero han olvidado su infancia, lo que le contaron sus padres y los padres de sus padres. Pepe (llega corriendo): --Abuelo, abuelo, ¡me metí al lago! Don Gregorio (interrumpiendo): --¡Pepe! Nos han dicho que las aguas del lago están contaminadas !son muy peligrosas! ¿Por qué lo has hecho? Pepe: --Es que se me cayó mi cochecito azul y quería recuperarlo. Abuelo: --¿Y lo encontraste? Pepe: --No. Había mucho fango, pero ¿sabes abuelo? ¡Vi un animal! Abuelo: --¡Imposible, hijo! En el lago ya no hay ni peces. Nos dijeron que el agua está contaminada, no podemos nadar, ni pescar, hasta acercarse es peligroso. Pepe: --Pero yo lo vi. ¡Era un animal! ¡Parecía un monstruo! Tenía pequeños ojos rojos que me miraban y una melena como de león y su cuerpo era casi transparente. Abuelo: --Yo creo que te lo imaginaste, mejor ve a bañarte que te vas a enfermar. Narrador: --Al oír la conversación sus amigos, Pablo, Lupe y Luis, aproximaron. Pablo: --¡¿Qué viste, Pepe?! ¡¿Qué viste?!
70   

se

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Pepe: --Vi un animal en el fondo del lago. Era transparente, tenía una melena y ojos redondos. Luis: --¿Te metiste al lago? ¡Mi mamá dice las aguas del lago son muy peligrosas y que ya no tienen vida! Pepe: --Pues yo me metí, no me pasó nada y además vi un animal. Lupe: --Dicen que muy pronto drenarán el lago. Le van a sacar el agua porque está sucia y ya no sirve. Pepe: --Pero si le sacan el agua, !los monstruos que viven ahí morirán! Lupe: --Pepe, ¿estás seguro que no lo imaginaste? Pepe: --Vengan, vamos. Ustedes también los verán.

Segundo acto

A las orillas de un lago hermoso pero solitario. Pepe: --Vamos, entremos al agua... Luis: --Yo no, ¡mi mamá dice que es peligroso y que me puedo enfermar! Pepe: --No es peligroso, mira, ni siquiera está sucio. Lupe: --¿Y si nos enfermamos? !Está bien! !vamos! !Espérenme! !Voy con ustedes! Narrador: Pablo y Pepe entraron al agua, Lupe los siguió. Poco después salen los tres empapados. Luis: --¿Qué pasó? ¿Qué vieron? Pablo: --¡Es un verdadero monstruo!! Pepe: --¡Se los dije! Y no es un pez porque no tiene aletas. Lupe: --¡Y tiene patas! Pablo: --¡Es verdad! Pero no es transparente. Yo lo vi negro. Lupe: --Yo traté de atraparlo pero se escabulló. Tiene una piel resbalosa. Pablo: --Que bueno que se escapó Lupita, porque no creo que puedan vivir fuera del agua. Pepe: --¡El agua! Si drenan el lago los monstruos morirán. Mañana temprano nos veremos aquí, y pensaremos cómo podemos salvarlos. Narrador: Los niños volvieron a sus casas. Esa noche soñaron con los monstruos del lago. Pepe lo soñó blanco, casi rosado, con ojos rojos y una
71   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

gran melena. Pablo lo soñó negro y furioso, como en una pesadilla. Luis no soñó nada pero Lupe sí: soñó que el monstruo le hablaba y le decía cuál era su nombre, pero cuando despertó ya se le había olvidado.

Tercer Acto La escena ocurre a la orilla del lago, pero hoy hay enormes máquinas que cavan en la tierra y pipas que se están llenando con el agua del lago.

Narrador: --Al día siguiente, el primero en llegar al lago fue Pepe. Pepe (angustiado): --¿Qué están haciendo? ¡No se lleven el agua! !Si sacan el agua los animales morirán! Operador de la maquinaria: --Aquí no hay vida niño, ¿no sabes que el lago está contaminado? Pepe: --¡Si hay vida! Yo la vi. Operador de la maquinaria: --¿Quienes son tus padres? Iré a buscarlos para que vengan por ti. No deberías estar aquí, es muy peligroso. Lupe (que llegó con Luis y Pablo): --Ven Pepe, vámonos. Vamos al pueblo. Pensaremos en algo para salvar a los monstruos. Luis: --¿Pero qué haremos? A la gente no le interesa el lago, piensan que es peligroso. Pablo: --¿Y si sacamos a los monstruos y los llevamos a un lugar seguro? Yo tengo una pecera muy grande. Lupe: --No creo que les guste vivir en una pecera. Además seguramente son muchos. Pepe: --Sí, además el lago es su hogar. A nosotros no nos gustaría que nos sacaran del pueblo! ¿Verdad? Pablo: --Entonces ¿qué hacemos? Ni siquiera Don Gregorio le creyó a Pepe que hay monstruos en el lago. Luis: --Mi mamá dice que el lago nunca ha tenido vida, que es mejor que lo drenen. Pepe: --!Si tiene vida! pero tal vez lo olvidaron... Luis: --¿Y si dibujamos a los monstruos? o nos disfrazamos de monstruos. Mi mamá dice que cuando ves las cosas te acuerdas.
72   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Pablo: --¡Qué buena idea! Narrador: --Los niños corrieron a casa de Pepe y trabajaron toda la mañana. Dibujaron, cortaron telas, esponjas, cosieron, pintaron para hacer los disfraces.

Cuarto Acto La escena se desarrolla en el jardín de la casa de Pepe. Pepe (llamando a gritos): --¡Abuelo! ¡abuelo! ¿Podrías venir, por favor? Abuelo: --¿Qué pasa Pepe? ¿Qué necesitas, hijo? Pepe: --Abuelo ¡mira, pon atención, así son los monstruos del lago! Narrador: --Cuando Don Gregorio vio a los cuatro niños con los disfraces, y sus grandes dibujos recordó la gran cabeza del animal, sus cuatro patitas, su larga cola. Abuelo (emocionado después de una larga pausa): --¡Pepe! ¡Ahora recuerdo! !Yo también los vi! Uyyy... hace mucho tiempo. Pepe: ¿Puedes recordarlo, abuelo? Abuelo: --Sí, si, el abuelo de Luis y yo nadábamos en el lago. ¡Ah! !cómo nos divertíamos! El agua era fresca y nos zambullíamos para atrapar... ¿cómo se llamaban? Pablo: --¿Cómo abuelo? ¡Acuérdate, por favor! Abuelo: --Amibas... no... Alacranes... no, no, no.... ¡Ajolotes! Lupe: --¿Qué es eso? Abuelo: --Ajolote... axolotl en la lengua náhuatl quiere decir "monstruo de agua" Luis: --¡Ah! !En verdad son monstruos! ¡Monstruos verdaderos! Abuelo: --No! no son monstruos, ni peces, son larvas. Pepe: --¿Larvas? ¿Como las de rana? Abuelo: --¡Sí! Son larvas de salamandra, pero en este lago nunca se convierten en salamandras, viven como larvas toda su vida y así se reproducen. Pepe: --Ahhh! es increíble! Lupe: --¿Y pueden vivir fuera del agua? Abuelo: --Sí, pero fuera del agua se metamorfosean y mueren rápidamente. Ahhh, ¡ahora recuerdo! en casa de mi abuela ¡comíamos tamales de axolote! Eran riquísimos.
73   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Luis: --¿Qué? ¡Se comían a los monstruos de agua! Abuelo: --Y cuando tenía tos, me daban jarabe de axolote. Ahhhgg, sabía a sangre. Niños: --Ahhhhhhgggg. Abuelo (nostálgico): --¡Me acuerdo de mis abuelos como si os hubiera visto ayer! Mi abuelo era pescador, todos los días íbamos al lago y... Pablo: --¡Abuelo, el lago! Ya están las máquinas cavando la tierra, y las pipas están sacando el agua. Abuelo: --Vengan, pequeños ajolotitos, vamos a recordarle a la gente que el lago es muy importante para el pueblo.

Quinto Acto

La escena transcurre a la orilla del lago. Toda la gente del pueblo está ahí haciendo un gran alboroto. Narrador: Cuando la gente del pueblo escucha a los niños, poco a poco comenzaron a recordar su niñez y lo que les habían contado sus abuelos, es decir, sus tatarabuelos... Abuelo (dirigiéndose a la gente): --Vecinos !Tenemos que impedir que drenen el lago! Nuestros padres fueron pescadores y amaban el lago. jugábamos en sus aguas y pasamos ahí una niñez feliz. Abuelo de Luis: --Es verdad! Si el agua del lago está contaminada, trabajaremos para limpiarla. Abuela de Lupe: --Además, el lago es hogar de muchos animales, y del ajolote, que solamente existe aquí, si drenan el lago, sólo será una leyenda. Papá de Pepe: --Si el ajolote desaparece, poco a poco desaparecerán nuestros recuerdos y con ellos nuestra historia. Abuelo: --Y entonces desapareceremos, porque vivir sin recuerdos es como desaparecer. Todos: --!No drenen el lago! Narrador: --Al escuchar a la gente del pueblo, los choferes de las pipas y los operadores de las maquinarias dejaron de trabajar y se marcharon. Tal vez Nosotros

74   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

entendieron a la gente, o quizás vieron algún ajolote que les recordó sus propios pueblos. Pepe: --¡Se van! ¡Las máquinas y las pipas se van! Todos: ¡Bravo! Pepe: --Gracias abuelo !lo logramos! Salvamos el lago y los animales. Abuelo: --Gracias a ti Pepe, por ayudarnos a recordar. Narrador: Esa tarde el pueblo celebró una gran fiesta. Cantaron las canciones que les gustaban a sus abuelos, bailaron viejos bailes y prepararon deliciosas guisos con recetas de las tatarabuelas. Los niños estaban felices porque habían salvado al axolote, pero también porque habían recuperado su historia.

75   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Juegos de palabras

Antonio Domínguez Hidalgo

Los ojos tienen sus niñas las niñas tienen sus ojos, y los ojos de las niñas son las niñas de mis ojos.

76   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

COMO PERROS Y GATOS… SIN VACUNA 
Obra de teatro para niños, niñas y animales de compañía  Personajes   Narradores:  Narrador fantástico  Narrador científico  Niños:  Adriana, niña de ocho años.  Víctor, niño de tres años.  Yoselín, niña de ocho años.  Andrés, niño de ocho años.  Niño de siete años.  Adultos:   Don José, hombre de cincuenta y cinco años.  Doña Gloria, mujer de sesenta años.  Barrendero, hombre de cuarenta y cinco años.  Veterinario, hombre de bata blanca, sin edad definida.  Mamá del niño, mujer de treinta y cinco años.    Animales de compañía que acompañan esta obra:   Gatos, perros, peces, burros, hurón, iguana y un tiranosaurio rex  

  ACTO 1 
Escena 1 
Se escucha música de circo. Entra el narrador fantástico. Viste un traje de múltiples  colores, un sombrero con forma de estrella de cuatro puntas y un antifaz de brillos  metálicos.    NARRADOR FANTÁSTICO: Guau, vino toda la escuela… pero… (Se rasca la cabeza.) ¿No  vino Solovino? El perro que vive aquí a la vuelta. ¿Nadie sabe donde andará Kimonaki?  Es  una  iguana  muuuy  verde,  casi  como  un  limón  verde.  (Se  ve  confundido.)  En  esta  obra  hablaremos  de  la  importancia  de  que  los  animales  acudan  con  el  veterinario.  (Desalentado.) Si ellos no vienen, nunca van a irse a vacunar.  
77   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Entra  el  Narrador  científico.  Viste  bata  blanca  y  trae  en  la  mano  una  tabla  con  dibujos y esquemas. Se escuchan sonidos robóticos y electrónicos.  NARRADOR CIENTÍFICO: ¿Quién puso a este ignorante aquí? Los animales no pueden ir  solos a vacunarse. ¡Qué absurdo! (Con tono triunfal.) Yo  contaré la historia, con datos,  estadísticas y mucho aprendizaje para todos.  NARRADOR FANTÁSTICO: (Bosteza.) Los vas a dormir. Hasta roncan cuando hablas. En  cambio yo ofrezco diversión y alegría.  NARRADOR  CIENTÍFICO:  Los  estás  confundiendo.  Los  animales  necesitan  que  sus  amigos humanos los lleven a vacunar. ¿No es cierto, niños?   Los  niños  del  público  responden  que  sí  a  gritos,  ignorando  al  narrador  fantástico,  quien los incita con gestos a que digan no.   NARRADOR FANTÁSTICO: (Se rinde.) Está bien, gran sabio… cuenta tú la historia.  NARRADOR CIENTÍFICO: Había una vez un niño y su mamá… 

  Escena 2 
Entran una señora y su hijo. La mamá trae escoba, trapeador y recogedor.  MAMÁ: Ese perro no aprende a hacer popó afuera de la casa. Te toca limpiar.  NIÑO: Ay, yo no, su popó huele horrible. Casi me vomito.  MAMÁ: ¿Y entonces quién lo va a cuidar?  Se escucha un aullido lastimero de un cachorro de perro. El escenario se oscurece.  NARRADOR CIENTÍFICO: Miles de perros y gatos son abandonados en la calle por sus  dueños, porque no pudieron o no quisieron cuidarlos.  NARRADOR FANTÁSTICO: Deberían llevar a la cárcel a quienes los abandonan.   NARRADOR  CIENTÍFICO:  Sólo  se  te  ocurren  cosas  imposibles.  (Al  público.)  Les  voy  a  contar otra historia acerca de nuestros animales de compañía. 

 
Escena 3 
Entra  Andrés  con  un  perro  (este  personaje  puede  ser  un  niño  o  un  adulto  disfrazado).  ANDRÉS: (Abraza al perro.) Eres mi mejor amigo. Pase lo que pase siempre estaremos  juntos.  

78   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Juegan. El perro va por una pelota y regresa con ella. Andrés se la arroja de nuevo.  El perro ya no corre para traérsela.  ANDRÉS: ¿Qué te pasa, King? Te veo muy raro. ¿No quieres jugar?  King  cae  al  suelo.  Se  oyen  sirenas  de  ambulancia.  Entra  el  veterinario;  examina  al  perro.  VETERINARIO: Es parvovirus. Está muy mal.  (El veterinario y un enfermero sacan a King en una camilla).   ANDRÉS: Pero si todos los días jugamos, lo acaricio y platico con él, ¿cómo es posible  que se haya enfermado?  NARRADOR FANTÁSTICO: Muchas personas creen que los animales son como robots  que se mueven gracias a un poco de combustible… O sea, unas cuantas croquetas.  NARRADOR CIENTÍFICO: No se dan cuenta de que necesitan cuidados, comida sana, un  lugar adecuado y sus vacunas a tiempo.  ANDRÉS: Ya no actuaré así con mi perro. Para que no les pase lo que a mí, se los diré a  todos,  los  convenceré  de  que  lleven  a  sus  perros  y  gatos  a  vacunar.  Llamaré  a  mis  amigos para que me ayuden.    

Escena 4 
Entran Adriana, Víctor, Yoselín y Andrés.   ANDRÉS: Debemos convencer a los vecinos de que vacunen a sus perros y gatos.  VÍCTOR: Los peos y atos no msran gagugarse poque es ta mmdo ahujas.  ANDRÉS: ¿Qué dijo?  ADRIANA:  “Los  perros  y  los  gatos  no  quieren  vacunarse  porque  les  dan  miedo  las  agujas”.  VÍCTOR: Aajáá. Eo ije.  ANDRÉS:  A  los  niños  también  nos  dan  miedo  y  debemos  vacunarnos.  Necesitamos  convencerlos  a  todos.  Pintaremos  carteles  para  pegarlos  en  las  paredes  y  en  los  árboles.  YOSELÍN: ¿Y con qué?  ANDRÉS: Mi papá me regaló estas cartulinas y estas pinturas que le sobraron.   Pintan en las cartulinas.  ADRIANA: ¿Qué les parece esta frase?: “Si tu perrito supiera lo que le conviene, se iría  a vacunar. Llévalo tú”. 
79   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

VÍCTOR: Eta ida.  ANDRÉS: ¿Qué dijo?  ADRIANA: Que está chida.  YOSELÍN.  Dibujé  un  perrito  que  dice:  “Antes  del  primer  ladrido,  vacúname  contra  el  moquillo”.  ADRIANA:  El  perrito  que  dibujó  Yoselín  se  parece  al  tuyo.  A  propósito:  ¿cómo  sigue  King?  ANDRÉS: (Triste.) Le está echando ganas pero no se ve que vaya a salir pronto de ésta.  YOSELÍN:  No  te  desanimes:  urge  que  hagamos  la  campaña,  para  que  no  vuelva  a  ocurrir.  ANDRÉS: ¡Vamos a pegar los letreros y a repartir los volantes!  TODOS: ¡Siiiiií! 

 
Escena 5  
Dibujos  de  árboles  y  de  bancas  muestran  un  parque.  Un  grupo  de  niños  y  adultos  rodea a  Andrés y a sus amigos.  DOÑA ROSA: Oigan, niños, yo entiendo que a un perrito se le tenga que vacunar.  BARRENDERO: Para empezar, contra la rabia y luego contra el parvovirus.  DOÑA ROSA: Sí, claro, pero ¿a poco también se vacuna a los gatos?  NARRADOR CIENTÍFICO: (Entra aterrorizado y molesto.) Pero, señora, ¿no me diga que  no ha escuchado hablar de la panleucopenia?  DOÑA ROSA: ¿Es el nombre de alguna gatita? La mía se llama Salustia Estirada.  NARRADOR  FANTÁSTICO:  ¡Noooo!  Cualquiera  sabe  que  la  Panleucopenia  es  una  animalito que nace  cuando un elefante y una garza se enamoran por primera vez.   YOSELÍN: Ah, yo estaba creyendo que era un flor del amazonas.  ADRIANA: A mí me suena como a una enfermedad.  NARRADOR  CIENTÍFICO:  Eso  es,  esta  niña  es  una  genio.  La  panleucopenia  es  una  terrible  enfermedad  que  ataca  a  los  gatos.  Y  además  están  la  rínotraqueitis  y  el  calcivirus felino.  DOÑA  ROSA:  No  me  diga,  ¿qué  puedo  hacer  para  defender  a  mi  gatita?  La  veo  muy  sana.  ANDRÉS: Así veía yo a mi perro y de un momento a otro… 
80   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

NARRADOR FANTÁSTICO: ¡Cataplaazz! ¡Azotó la res!  Andrés  lo  mira  enojado  aunque  con  tristeza.  Víctor  camina  hacia  el  narrador  fantástico.  VÍCTOR: (Muy enojado.) Epeta a uetros amidos.  NARRADOR FANTÁSTICO: (Temeroso.) ¿Qué dijo?  ADRIANA: Que respetes a nuestros amigos.  El  narrador  esquiva  a  Víctor,  pero  el  niño  lo  sigue  amenazadoramente.  Sale  corriendo del escenario. Víctor lo persigue. Salen. Se oyen ruidos de golpes y gritos  de dolor del narrador fantástico.  ANDRÉS: ¿Qué puede hacer doña Rosa para que no se enferme su gatita?  NARRADOR  CIENTÍFICO:  Aplicarle  la  vacuna  trivalente  felina,  que  protege  a  nuestros  felinos  contra  estas  tres  enfermedades.  Vacune  a  su  gatita  primero  con  la  trivalente  felina y luego llévela a que le apliquen la vacuna contra la leucemia felina. Pasado un  mes, la lleva para que la revacunen. Luego irá al veterinario cada año.   ADRIANA: Yo creí que con una bastaba.  YOSELÍN: No es tan latoso. Imagínate que sólo una vez al año tuvieras matemáticas.  ADRIANA: Eso sí que sería maravilloso.  Niños y adultos se ven convencidos. Sólo don José mueve negativamente la cabeza.  DON  JOSÉ:  (Un  poco  fastidiado.)  Niños,  que  yo  no  tengo  tiempo  de  ir  a  vacunar  a  Pármeno  a  cada  rato,  ni  creo  que  lo  necesite,  hace  años  que  lo  tengo  y  nada,  no  se  enferma nunca.   VÍCTOR: ¿Ién es ámeno?  DON JOSÉ: Mi perro. Es como yo (con gran orgullo), de buena madera. Las medicinas  son pretextos de las compañías para ganar dinero. Comida y cariño: no necesita más.   ADRIANA: Pero nada pierde con vacunarlo. Es como una precaución, por si le hiciera  falta.  DON JOSÉ: No, niños, se los agradezco, pero no sirve de nada.   Don José sale del escenario.   NARRADOR CIENTÍFICO: Un alto porcentaje de animales se queda sin vacunar porque  sus amos no tienen tiempo o no lo consideran necesario.  NARRADOR FANTÁSTICO: ¡Basta de cifras! Necesitamos actuar.    YOSELÍN: ¿Qué harías en nuestro lugar?  NARRADOR CIENTÍFICO: No le hagan caso, lo echará todo a perder. 
81   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

NARRADOR FANTÁSTICO: Mi plan comienza con callar a éste.   Hace un pase mágico y uno de los niños le pone una mordaza al Narrador Científico.  NARRADOR  FANTÁSTICO:  Luego  los  convierto  a  ustedes  en  perros,  gatos  y  un  elefante.  Los niños sacan dibujos de animales domésticos y los ponen frente a ellos, como si se  hubieran convertido en animales. Los niños imitan las voces de los animales y siguen  al narrador fantástico.  

  ACTO 2 
Escena 1 
Sala de una casa. Don José acaricia a un perro enorme. El Narrador Fantástico imita  el  sonido  de  viento  que  ulula.  Los  niños  arrastran  cadenas.  Pármeno  corre  a  esconderse debajo de un sofá. Don José empuña su bastón y mira hacia las sombras  con decisión. Disfrazado de perro, el narrador fantástico se coloca frente a él.   DON JOSÉ: ¿Bipbop?     BIPBOP:  (Corre  hacia  Don  José  y  brinca  hacia  él.)  ¿Me  recuerdas?  En  las  mañanas,  apenas tu mamá abría la puerta yo entraba y brincaba sobre ti.  DON  JOSÉ:  (Ríe.)  Mamá  se  ponía  furiosa,  pero  luego  le  hacías  gracias,  agachabas  tu  cabeza y ella dejaba que estuvieras un rato conmigo.  Disfrazada de gatita, Adriana se acerca a Don José.   DON JOSÉ: ¡Felinnia!  Adriana abraza a Don José.  DON JOSÉ: Es increíble, desaparecieron hace tanto tiempo. ¿Por qué se fueron?  FELINNIA:  Nos  enfermamos.  En  ese  tiempo  no  se  acostumbraba  llevarnos  a  veterinarios.   FELINNIA: Decidimos irnos. No quisimos que te pusieras triste ni contagiarte.  Los tres bailan con una música lenta. Los otros niños acuden también. Disfrazado de  elefante, Víctor baila muy contento moviendo su trompa de un lado a otro.   BIPBOP: Vacuna a Pármeno, lo necesita.   Oscuro. Regresa la luz. Don José está solo. Se queda pensando. Abraza a Pármeno.  DON JOSÉ: Pármeno, póngase guapo porque mañana lo llevaré a vacunar.   
82   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Escena 2 
Un gran letrero dice: “Vacuna a tus amigos hoy; no lo dejes para después”. Llegan  gatos  de  distintos  colores.  Maúllan,  rasguñan    la  puerta.  Les  abren  y  los  dejan  entrar. Llega un elefante, pero no lo dejan entrar.  VETERINARIO: ¡Ya te lo dije: No hay vacuna para elefantes, no insistas!  El  elefante  se  aleja  muy  enojado.  Llegan  varios  perros.  Se  juntan  en  la  puerta.  No  pueden entrar porque chocan y se atoran en la entrada. Víctor hace que se pongan  en fila. Los perros entran contentos.   Aparece  un  Tiranosaurio  Rex.  La  puerta  del  Centro  de  Vacunación  se  cierra  con  fuerza, las cortinas se corren. Se oyen alaridos. Miedo en todo el escenario. Ofendido  por las reacciones que ha provocado, el Tiranosaurio se aleja pisando fuerte.   VETERINARIO: Entiende que no hay vacuna para lagartijas gigantes como tú.  Entra una iguana.  VETERINARIO: Ni tampoco para ti.  Decepcionada,  la  iguana  se  va.  Llegan  varios  pequeños  gatos.  Son  los  hijos  de  Salustia  Estirada,  quien  va  detrás  de  ellos  muy  orgullosa.  Doña  Rosa  los  sigue.  Entran al Centro.  Don José llega con su perro, detrás de él va Andrés con King. Los  dos se miran. Emocionados, se abrazan.  El narrador fantástico aplaude. Al ver que llega también el narrador científico, trata  de escabullirse, pero éste le hace señas de que se calme.   NARRADOR  CIENTÍFICO:  Al  final  todo  salió  bien.  Reconozco  que  fuiste  muy  imaginativo.   NARRADOR  FANTÁSTICO:  Pues  yo  debo  reconocer  que  hasta  me  aprendí  las  enfermedades de los gatos.   ANDRÉS: Se ayudaron el uno al otro.  NARRADOR CIENTÍFICO: Cierto… mmm… ¿y si mañana contamos otra historia juntos?  NARRADOR FANTÁSTICO: (Como si lo dudara mucho.)  Si te vistieras un poco mejor…  NARRADOR  CIENTÍFICO:  (Da  una  voltereta  en  el  aire.)  Puedo  vestir  un  traje  como  el  tuyo y hacer trucos de magia en mi laboratorio.  Los dos salen del escenario hablando de la historia que contarán  mañana.   ANDRÉS: (Al público.) Se parecen más de lo que uno pudiera creer. Pues a mí me toca  cerrar esta historia:  No vacunes a un delfín  Ni tampoco a una iguana 
83   

Libro de Lecturas Tercer grado

Enero del 2011

Vacuna a perros y gatos  Y llegarás a un buen fin. 

  FIN 

84   

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->