EVALUACIÓN PSICOLÓGICA Curso académico 2010/11

Tema 7

La autoobservación
1. Introducción
El origen de la autoobservación podemos situarlo en el estructuralismo del siglo XIX que se fundamentaba en el método de la introspección. No obstante, será el modelo conductual en la década de los años sesenta y setenta quien le dará la importancia que tiene está técnica dentro de la evaluación psicológica; así, la gran mayoría de la investigación básica realizada en este campo tuvo lugar durante los años setenta. La autoobservación como técnica de evaluación psicológica implica la atención intencionada a la emisión de una conducta (en cualquiera de sus tres niveles: motor, cognitivo o psicofisiológico) y su posterior registro mediante algún procedimiento diseñado previamente. Por tanto, de igual forma que ocurría con la observación, estamos haciendo referencia a dos tareas: determinar y observar la aparición de la conducta, y registrarla, de ahí que se hable indistintamente de autoobservación y autorregistro. Una peculiaridad de esta técnica de evaluación frente a otras es que además de su función evaluadora cumple una función terapéutica, pues como veremos más adelante, el simple hecho de registrar la conducta hace que cambie en la dirección deseada, por ello se habla también de la autoobservación como técnica de modificación de conducta, aunque en este tema nos vamos a referir a ella como técnica de evaluación psicológica. Según Bornstein, Hamilton y Bornstein (1986), la autoobservación presenta una serie de ventajar frente al resto de técnicas de evaluación psicológica: - Permite que el sujeto pueda controlar su propia conducta, lo cual es uno de los principios básicos de la modificación de conducta. - Proporciona feedback continuo de los cambios de conducta. - Presenta una relación óptima entre costos y beneficios. - Permite recoger información de situaciones y contextos cuya evaluación implicaría un alto costo para otras técnicas de evaluación psicológica. - Su empleo elimina la reactividad del observador. - Permite acceder al nivel cognitivo de la conducta, y de hecho es, junto a los autoinformes, el único procedimiento para ello. A continuación vamos a describir los diferentes tipos de autorregistro y el procedimiento a seguir en su aplicación; por último, hablaremos de las garantías científicas de la técnica.

© Juan Carlos Sierra

los procedimientos pasivos y/o mecánicos. DIA: ________________ Cigarrillo 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 Hora Placer (0-10) Situación © Juan Carlos Sierra 2 . de modo que en las primeras fases del proceso de evaluación se elegirán aquellos sistemas menos estructurados. hasta sistemas un poco más complejos que proporcionan mayor información (ver Tabla 1). Hoja de autorregistro de la conducta de fumar. se pueden diseñar desde procedimientos muy simples (por ejemplo. pasar una moneda de un bolsillo a otro cada vez que ocurra la conducta). el registro de frecuencias.Prof. se puede pedir a un paciente que haga un diario conductual en donde registre los ataques de pánico y el lugar en dónde ocurren. Así. a la hora de elegir uno u otro es necesario asegurarnos que se ajuste a la conducta que se registra. y el registro informatizado. Según Herbert y Nelson-Gray (1997) los métodos de autorregistro más importantes son las narraciones. el muestreo de tiempo. En este caso. por ejemplo. La autoobservación 2. Un matiz diferenciador entre ellos es su distinto grado de estructuración. Existen también contadores mecánicos que pueden realizar esta función. Cuando la conducta a observar es discreta el método más adecuado es el registro de frecuencias. Las narraciones constituyen una forma frecuente de autorregistro en las primeras fases del proceso y consisten en el registro de las conductas junto a las circunstancias en las que tienen lugar (antecedentes y consecuentes). TABLA 1. el registro de duración. JUAN CARLOS SIERRA. Tipos de autorregistro Del mismo modo que ocurría con la observación existen diferentes sistemas y metodologías de autorregistro.

análisis de sangre o de orina podrían ser considerados como procedimientos pasivos de autorregistro. en los últimos años se han elaborado sistemas informáticos más complejos y que proporcionan una gran cantidad de información. por ejemplo. es imprescindible conocer cuantitativamente la conducta a modificar.Prof. La peculiaridad de todos estos sistemas es que no provocan reactividad. Así. estudiar. en ocasiones inconscientes para el propio sujeto. se debe explicar al paciente en qué consiste y que importancia tiene el autorregistro. además de la simple ocurrencia. la intensidad de ocurrencia en una escala de 0 a 3 (no ha ocurrido. Muchas de las conductas susceptibles de autorregistro son automáticas y. El registro de productos de conducta podría entrar también en esta modalidad de autorregistro. el cual depende de la unidad de medida que © Juan Carlos Sierra 3 . existen mecanismos pasivos que cada vez que la conducta se produce se registra automáticamente sin exigir ninguna acción al sujeto. definición de la conducta a registrar. Aparte de estos procedimientos. Una vez que el sujeto es consciente de la relevancia de esta técnica se debe definir operacionalmente la conducta a registrar de modo que sepa lo que tiene que registrar. por ello. Se puede registrar en cada subintervalo. Existen diferentes procedimientos de este tipo. Cuando las conductas no son discretas la elección es la metodología de intervalos. Labrador y De Arce (1993) los pasos a seguir serían los siguientes: presentación de la técnica. selección del método de medición y registro. Además de estos registros de lápiz y papel existen procedimientos mecánicos que facilitan la tarea de registro. 3. y representación gráfica. ver la televisión. a menudo y muy a menudo). Proceso de aplicación de un autorregistro En este apartado vamos a describir el proceso a seguir en el autorregistro. es muy importante hacer una definición descriptiva y no vaga de la misma. En primer lugar. antes de pasar al registro el sujeto debe saber identificar las conductas.) debemos optar por los registros de duración. por ello a la hora de registrar ciertos comportamientos (por ejemplo. A continuación debemos entrenar al sujeto en la detección e identificación de la conducta. ha ocurrido ocasionalmente. pitilleras que registran automáticamente los cigarrillos extraídos. Incluso. Según De la Puente. La autoobservación El método de frecuencias no permite determinar la duración de las conductas. las medidas de las uñas. Una estrategia que le puede ayudar en dicha tarea es centrarse en los estímulos o señales previas a la aparición de la conducta. Una vez que el sujeto está capacitado para detectar la conducta a registrar se debe seleccionar el sistema de registro. También se han diseñado aparatos que avisan cada cierto tiempo para que el sujeto registre si la conducta está ocurriendo o no en ese momento. Un intervalo de tiempo se subdivide en subintervalos más pequeños y el sujeto registra si la conducta tuvo lugar o no en esos subintervalos. JUAN CARLOS SIERRA. detección de la conducta. de los cabellos. etc.

5 = apetencia muy intensa. si fumó o no el cigarro.30 h 2 Sí Después de Solo Contento desayunar 9h 5 Sí Conduciendo Solo Nervioso 10.Prof. Recuerde que el grado de apetencia debe indicarlo en una escala de 1 a 5. lo suficientemente llamativo como para recordar el registro pero sin llegar a llamar la atención de los demás y. frecuencia. 2 = ligera apetencia. Hora Grado de ¿Fumó el cigarro? Actividad ¿Con quién? Estado de apetencia ánimo 8. JUAN CARLOS SIERRA. que no implique altos costos. 3 = apetencia moderada. 3. así como su estado de ánimo. la complejidad del mismo dependerá entre otros factores del nivel cultural del sujeto. Lo lógico es diseñar un protocolo de lápiz y papel que el sujeto se encargará de rellenar. TABLA 2. el lugar donde estaba y las personas que estaban presentes. el grado de apetencia del cigarro. Las Tablas 2. 4. duración u ocurrencia) y de la cantidad de información que se quiera recoger (conducta/s. y 5 muestran ejemplos de distintos autorregistro de lápiz y papel. Hoja diaria de un autorregistro de la conducta de fumar. siendo 1= sin apetencia perceptible. Las características más importantes que debe incluir el sistema de registro son: permitir registrar la conducta de forma inmediata a su ocurrencia. fácil de usar. La autoobservación utilicemos (producto. Nombre: XXXXXX Fecha: 12/11/2001 Su tarea consiste en anotar la hora del día.30 h 2 Trabajando Solo Tranquilo 15 h 5 Sí Comiendo Con familia Contento 19 h 5 Sí Tomando copas Con amigos Contento 22 h 3 No Viendo TV Con esposa Tranquilo © Juan Carlos Sierra 4 . estímulos y consecuencias internas o externas). 4 = bastante apetencia. por último.15 h 2 Sí Trabajando Con clientes Tranquilo 11 h 3 Sí Trabajando Con clientes Tranquilo Sí 12.

Día Hora Intensidad Medicación ¿Qué hace? Inicio Fin 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No 12345 Sí No © Juan Carlos Sierra 5 . si toma o no medicación para aliviarse y qué otras cosas hace para que el dolor desaparezca. La autoobservación TABLA 3. Debe anotarlo todas las veces que le duela y justo en el momento en que note el dolor.Prof. JUAN CARLOS SIERRA. su intensidad de 1 a 5. Hoja de autorregistro de episodios de cefalea Nombre: XXXXXX Fecha: XXXX En este autorregistro debe anotar día a día. cada vez que aparece el dolor de cabeza. a qué hora empieza. a qué hora termina.

C = Antes o después de comer. Autorregistro de la frecuencia de la conducta de fumar y situaciones en las que se produce. el hecho de ser consciente de que se está evaluando adicionalmente la exactitud hace que el sujeto recoja la información de una forma más precisa. a su vez. R= Regañar. Garantías científicas En el autorregistro existen dos problemas metodológicos que pueden afectar a la fiabilidad y a la validez de los datos recogidos: falta de exactitud y reactividad. SS = Situaciones sociales incómodas. 4. B = Burlarse. Muchas de las investigaciones realizadas durante la década de los años setenta se centraron en el estudio de los factores que afectaban a ambos sesgos. Se ha demostrado que la naturaleza de la conducta a registrar puede influir. E = Estudiando. Así. Carmen R.30 00 Carmen Madre Carmen. La autoobservación TABLA 4. NR I. Le pego otra vez Carmen se va sin comer Mi suegra no me habla Día Lugar L Casa M Calle X S Casa Casa 14. el empleo de refuerzos produce una mayor exactitud. NR = No Responde Hora Personas Acciones y Conducta Acciones y presentes pensamientos agresiva pensamientos anteriores posteriores 22 Carmen “Antonio tira la P Llora y tira otro leche” vaso 9 “Voy a llegar tarde al trabajo por su culpa” “La comida estaba mala” de “Quiero estar solo” P No quiere ir al colegio. JUAN CARLOS SIERRA. o al registrar conductas © Juan Carlos Sierra 6 . El hecho de que la información recogida con un autorregistro sea más o menos exacta depende de diversas variables. se produce mayor exactitud al registrar conductas motoras que manifestaciones cognitivas. P = sólo. P = Pegar. TV = Viendo la TV. es interesante transformar los datos del autorregistro en gráficas para que el sujeto tenga disponible de una forma fácil y accesible toda la información recogida.Prof. T= Trabajo. I = Insultar. B TABLA 5. Autorregistro de las conductas agresivas de un padre. lo cual le proporcionará información acerca de la tendencia de la conducta. O = Otros (especificar) Mañana Tarde Noche Total TTTTTTCP C C E E E E E SS SS SS SS SS TV TV TV TV 8 12 4 24 Por último.

F.C. J. en el caso de un sujeto fumador. La reactividad supone un sesgo que afecta a la validez de los datos. Por último. se produce mayor reactividad en un paciente obeso que registra las calorías ingeridas al día en vez del peso diario o. Referencias Bornstein. La autoobservación. La valoración de la conducta. provoca mucha mayor reactividad registrar la conducta antes de que se emita que una vez emitida.). por ello podemos utilizar el autorregistro como técnica de modificación de conducta. H. JUAN CARLOS SIERRA. Se produce más reactividad cuando se observa y registra una sola conducta. registrar conductas motoras provoca mayor reactividad que conductas verbales. E. S. Lo mismo que ocurría con la exactitud se han analizado diferentes factores que pueden reducir o aumentar la reactividad del autorregistro.. y de Arce. en el caso de la autoobservación puede ser algo beneficioso por lo que incluso puede interesar su potenciación. En G. (1997). El hecho de registrar mientras se realizan otras conductas afecta a la precisión del registro. R. decir que no a un cigarrillo en lugar de los cigarrillos fumados. K. Madrid: Pirámide. Madrid: Siglo XXI. hay menor probabilidad de equivocarse si el registro se hace de forma inmediata a la aparición de la conducta que si lo hacemos en diferido. influye en la reactividad. Cruzado y M. J. Labrador. ya que de este modo se rompe la cadena conductual que conduce a la conducta problema. T. B. S. M. Hamilton. (1993). P. la razón es que el sujeto cambia el comportamiento en la dirección deseada terapéuticamente. y Nelson-Gray. pero el hecho de registrar más de una conducta puede disminuir la exactitud del autorregistro. © Juan Carlos Sierra 7 . Muñoz (dirs. En R. El momento en el que se realiza el autorregistro también influye en la reactividad. el tipo de sistema de registro influye también. el sujeto al modificar su conducta habitual por el hecho de registrarla no proporciona información válida.). Nueva York: Wiley. J. un registro llamativo es más reactivo que uno nada llamativo pues no actúa como estímulo discriminativo de la conducta de registrar. Adams (eds. Handbook of behavioral assessment (2ª ed. Sierra (dirs. Self-Monitoring procedures. M. Así.).Prof. Ciminero. Labrador. En F. probablemente porque aumenta la motivación del sujeto. (1986). J. O. La autoobservación valoradas positivamente en lugar de las valoradas negativamente. De la Puente. Herbert. el autorregistro incrementa las conductas positivas y disminuye las valoradas negativamente. Calhoum y H. cuanto más motivado esté el sujeto para cambiar su conducta más reactividad provocará el autorregistro. L. así. y Bornstein. M. El hecho de registrar los estímulos discriminativos o desencadenantes de una conducta provoca mayor reactividad que registrar la propia conducta. este efecto que en todas las técnicas de evaluación supone un error metodológico a considerar. Manual de evaluación psicológica. F. lo mismo que ocurría con la exactitud.). La naturaleza o tipo de conducta a registrar también parece afectar a la reactividad. Manual de modificación y terapia de conducta. La autoobservación. Sin embargo. Buela-Casal y J. D.. El momento del registro afecta también a la fiabilidad de los datos. A.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful