P. 1
La Educación Preescolar en México - Condiciones para la enseñanza y el aprendizaje

La Educación Preescolar en México - Condiciones para la enseñanza y el aprendizaje

|Views: 2.776|Likes:
Publicado porProfrJuan

More info:

Published by: ProfrJuan on Jul 05, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/25/2013

pdf

text

original

El objetivo de este apartado es explorar algunas características que forman parte del
ambiente físico de los salones de educación preescolar; en específco, se analizan condi-
ciones relativas a la infraestructura, el mobiliario y el entorno donde se encuentran los
niños y los docentes. El ambiente físico brinda condiciones para el bienestar de la comu-
nidad escolar y contribuye al desarrollo de los procesos cognitivos de los alumnos.
La exploración del ambiente físico expuesta en esta sección consiste, en primera
instancia, en el análisis de la adecuación y sufciencia de elementos tales como: tem-
peratura, ventilación, iluminación del aula, comodidad y fexibilidad del mobiliario.
En segunda instancia, se valora la existencia de algunas condiciones que pueden en-
contrarse al interior de las aulas y representar un riesgo para los niños y el personal
docente, reconociendo que sería deseable que en éstas no existan. Por último, se valo-
ran de manera sintética las condiciones generales de las aulas mediante un índice que
incluye todos los aspectos antes mencionados. La totalidad de los datos presentados en
este apartado provienen de las docentes y fueron recopilados a través de instrumentos
autoadministrados.

Con respecto a la adecuación y sufciencia de las características del ambiente físico
del aula, se le pidió a las docentes señalar su opinión de acuerdo con las siguientes op-
ciones de respuesta (ver recuadro 2.1: totalmente de acuerdo, moderadamente de acuerdo,
moderadamente en desacuerdo y totalmente en desacuerdo. En la tabla 2.9 se muestran los
resultados obtenidos, los cuales representan las sumatorias de las opciones totalmente de
acuerdo y moderadamente de acuerdo.

63

Recuadro 2.1 Enunciados valorados por las docentes en relación
con el ambiente físico del aula

1. El tamaño del aula es adecuado para el número de niños que hay en mi grupo.
2. La temperatura dentro del salón es adecuada (ya sea que utilicen medios naturales
o artifciales: ventiladores, aire acondicionado o calefacción).
3. La ventilación dentro del salón es adecuada (buena corriente de aire).
4. La condición auditiva es adecuada (el salón está libre de ruidos exteriores y eco).
5. El salón está limpio al inicio de la jornada.
6. El mobiliario que hay en mi salón es sufciente en relación con el número de alum-
nos en el grupo.
7. Las mesas en mi salón son sufcientes en relación con el número de alumnos en el

grupo.
8. Las mesas y sillas que hay en mi salón son cómodas para los niños.
9. Los muebles para acomodar el material didáctico son sufcientes.

En general, la mayoría de las docentes del país manifesta que las condiciones de sus
aulas son adecuadas (ver tabla 2.9). Los aspectos que se perciben mejor son la limpieza
del salón, la sufciencia de sillas, la comodidad del mobiliario (mesas y sillas) y la ilumi-
nación.

Los resultados muestran que en las modalidades públicas hay algunas condiciones en
las que, de manera general, se tienen carencias. Este es el caso de los muebles para aco-
modar material didáctico o anaqueles, pues aproximadamente en la mitad de las aulas
del país las docentes reportan que son insufcientes. El tamaño y temperatura del salón
son otros aspectos que muestran porcentajes mayores de inadecuación, especialmente
en las modalidades indígenas, donde cerca de la mitad tiene condiciones adecuadas.

64

Con respecto a las condiciones del ambiente físico del aula que pueden poner en
riesgo la integridad de los niños y del personal, se pidió a las docentes señalar si en ésta
contaban con: a) materiales tóxicos, por ejemplo, cloro, alcohol, detergente o agua oxi-
genada; b) instalaciones eléctricas defcientes, ya sean cables sin recubrimiento, contac-
tos en mal estado o contactos saturados u otros; c) mobiliario e infraestructura en mal
estado, por ejemplo muebles con astillas o clavos que sobresalgan, estantes frágiles, ven-
tanas con vidrios rotos, puertas en mal estado, pisos con desniveles; d) equipo sin usar
almacenado dentro del salón, como mesas apiladas, herramientas, podadora u otros.
En la tabla 2.10 se observa que sí existen aulas que presentan, con distinto nivel de
incidencia, las condiciones de riesgo indagadas en este estudio. A nivel nacional, la más
extendida es la de infraestructura y mobiliario en mal estado. De acuerdo con los resul-
tados, en una tercera parte de las aulas del país está presente dicha condición (31.2%).
Esta defciencia es más patente en la modalidad indígena no unitaria, donde más de la
mitad de las salones presenta esta característica (56.6%).
Las instalaciones eléctricas defcientes, materiales tóxicos dentro del aula y el equi-
po almacenado sin usar tienen una incidencia similar, aproximadamente 10% a nivel
nacional; aunque estas cifras varían entre modalidades educativas para algunas de las
condiciones de riesgo. Entre las públicas, por ejemplo, se encontró que una tercera parte
de las aulas comunitarias y una cuarta parte de las rurales unitarias reportó la presencia

Tabla 2.9 Porcentaje de docentes que está de acuerdo con las condiciones
de sus aulas, por modalidad educativa

Modalidad

Tamaño
del aula

Tempe-
ratura

Ventila-
ción

Ilumina-
ción

Audi-
ción

LimpiezaMobiliario
Flexible

Mesas
sufcien-
tes

Sillas
sufcien-
tes

Mesas
y sillas
cómodas

Anaque-
les suf-
cientes

Nacional

75.5 70.1 77.1 85.7 80.2

93.9

80.7

83.2

89.0

85.6

54.9

Comunitaria

78.6

54.4

71.0

75.6

77.0

90.2

72.5

74.6

86.2

81.7

43.7

Indígena
unitaria

50.8

50.1

60.8

76.7

78.7

95.5

71.4

63.2

67.0

70.3

25.8

Indígena no
unitaria

60.6

48.1

61.1

82.2

74.8

92.6

65.0

61.5

71.9

69.8

22.3

Rural
unitaria

68.0

65.6

75.8

83.5

81.6

96.5

75.0

76.6

83.8

81.6

31.7

Rural no
unitaria

74.2

66.4

73.9

87.3

78.3

92.0

77.0

78.4

86.4

84.6

31.4

Urbana en
contexto
desfavorable

69.4

65.7

72.8

81.8

74.7

91.6

78.3

82.1

88.2

85.2

51.9

Urbana en
contexto
favorable

76.8

73.1

78.9

86.2

81.3

94.0

83.9

89.5

93.1

86.4

64.9

Privada

92.4

92.5

92.7

96.6

90.3

98.6

94.1

96.8

99.0

95.1

90.0

65

de materiales tóxicos que pueden poner en riesgo a los niños, mientras que en otras
modalidades públicas el porcentaje se reduce a 7.5%. Asimismo, se observó que entre
20.8% y 24.4% de los salones en escuelas rurales cuentan con la presencia de mobiliario
y equipo sin usar.

Tabla 2.10 Porcentaje de docentes que considera tener las condiciones
de riesgo en su aula, por modalidad educativa

Modalidad

Materiales
tóxicos

Instalaciones
eléctricas def-
cientes

Mobiliario e
infraestructura
en mal estado

Mobiliario y
equipo sin usar
almacenado
dentro del
salón

Nacional

10.3

11.3

31.2

10.6

Comunitaria

33.7

13.8

39.5

12.3

Indígena unitaria

7.5

17.7

41.1

17.1

Indígena no unitaria

10.6

21.8

56.6

10.7

Rural unitaria

23.9

15.7

37.1

24.4

Rural no unitaria

9.2

11.6

42.7

20.8

Urbana en contexto
desfavorable

7.7

12.0

34.7

10.0

Urbana en contexto
favorable

9.1

12.5

30.6

7.2

Privada

1.7

2.7

6.5

1.4

Enseguida se presenta el índice de las condiciones del ambiente físico del aula, mis-
mo que sintetiza los elementos presentados en las tablas 2.9 y 2.10 (ver gráfca 2.3). Éste
índice se interpreta como el grado de adecuación general del ambiente físico del aula
percibido por las docentes, y se presenta en cuatro niveles: defciente, regular, bueno y
excelente.27

La gráfca 2.3 muestra los porcentajes de aulas de acuerdo con los niveles de ambiente
físico conformados. En ella se observa que en aquellas modalidades donde se atiende a
poblaciones con condiciones socioeconómicas menos favorables es donde existen ma-
yores porcentajes de aulas en el nivel defciente: en las indígenas, comunitarias y rurales
unitarias, entre 39.7% y 48.2% de sus aulas se encuentra en este nivel. Las escuelas rura-
les no unitarias y urbanas en contexto desfavorable también tienen una alta proporción
de salones en defcientes condiciones, pues la cifra asciende aproximadamente a una

27

Véase los detalles de conformación del índice en el Anexo Técnico.

Tabla 2.9 Porcentaje de docentes que está de acuerdo con las condiciones
de sus aulas, por modalidad educativa

Modalidad

Tamaño
del aula

Tempe-
ratura

Ventila-
ción

Ilumina-
ción

Audi-
ción

LimpiezaMobiliario
Flexible

Mesas
sufcien-
tes

Sillas
sufcien-
tes

Mesas
y sillas
cómodas

Anaque-
les suf-
cientes

Nacional

75.5 70.1 77.1 85.7 80.2

93.9

80.7

83.2

89.0

85.6

54.9

Comunitaria

78.6

54.4

71.0

75.6

77.0

90.2

72.5

74.6

86.2

81.7

43.7

Indígena
unitaria

50.8

50.1

60.8

76.7

78.7

95.5

71.4

63.2

67.0

70.3

25.8

Indígena no
unitaria

60.6

48.1

61.1

82.2

74.8

92.6

65.0

61.5

71.9

69.8

22.3

Rural
unitaria

68.0

65.6

75.8

83.5

81.6

96.5

75.0

76.6

83.8

81.6

31.7

Rural no
unitaria

74.2

66.4

73.9

87.3

78.3

92.0

77.0

78.4

86.4

84.6

31.4

Urbana en
contexto
desfavorable

69.4

65.7

72.8

81.8

74.7

91.6

78.3

82.1

88.2

85.2

51.9

Urbana en
contexto
favorable

76.8

73.1

78.9

86.2

81.3

94.0

83.9

89.5

93.1

86.4

64.9

Privada

92.4

92.5

92.7

96.6

90.3

98.6

94.1

96.8

99.0

95.1

90.0

66

tercera parte para la modalidad rural no unitaria y a una cuarta parte para la urbana en
condiciones desfavorables. En las urbanas públicas se encuentra la menor cantidad de
aulas en el nivel defciente; sin embargo, aun en las escuelas urbanas públicas en contex-
to favorable la cifra en este nivel asciende a 19.9%.

Gráfca 2.3 Porcentaje de aulas de acuerdo con el nivel de índice de ambiente
físico del aula, por modalidad educativa

42.5

46.2

48.2

39.7

33.3

27.2

19.9

4.2

25.8

27.3

27.4

26.3

28.5

27.9

29.0

29.5

11.1

25.0

19.3

16.8

14.3

20.9

20.1

20.7

23.5

40.5

24.5

11.0

9.7

11.2

10.9

18.7

23.1

27.1

44.2

24.7

0

10

20

30

40

50

60

70

80

90

100

Comunitaria

Indígena unitaria

Indígena no
unitaria

Rural unitaria

Rural no unitaria Urbana en contexto
desfavorable

Urbana en contexto
favorable

Privada

Nacional

Excelente

Bueno

Regular

Deficiente

En esta sección, se observó que la mayoría de las aulas del país presenta condiciones
de ambiente físico adecuadas y sufcientes que garantizan a los niños lugares conforta-
bles, sanos y seguros. Sin embargo, hay modalidades donde son altas las proporciones
de salones en condiciones poco adecuadas para desarrollar los procesos de enseñanza y
aprendizaje. La situación más defciente se encuentra en las escuelas que atienden a las
poblaciones provenientes de contextos socioeconómicos más desfavorables, particular-
mente en las comunitarias e indígenas.
Los resultados de esta sección también hicieron evidente que hay algunos aspectos
en los cuales se requiere de mayor valoración y atención. Uno de éstos es el mobiliario
utilizado para acomodar material didáctico, el cual fue reportado como insufciente en
aproximadamente la mitad de las aulas del país. Otro de los rubros a atender son las
condiciones de riesgo, ya que sería deseable no fueran albergadas en las aulas. El mayor
desafío de las condiciones de riesgo es el mobiliario y la infraestructura, los cuales fue-
ron reportados en situación defciente en una tercera parte de los salones.
Al inicio se señaló que estos datos provienen del reporte de las docentes, convendría que
en estudios futuros se realicen acercamientos a otros actores para recolectar información,

67

así como explorar también, desde otras perspectivas, las implicaciones que tiene el am-
biente físico del aula para los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Conclusiones

En este capítulo se estudió la presencia, sufciencia y estado de algunos espacios y servi-
cios que conforman la infraestructura educativa de educación preescolar. En los resulta-
dos se observa que en la mayoría de los planteles existen los elementos aquí indagados,
pues según los cuestionarios aplicados a las docentes, la mayoría afrma contar con ins-
talaciones en condiciones adecuadas y sufcientes. Por ejemplo, servicios básicos como
agua entubada, drenaje o fosa séptica y energía eléctrica, están presentes en la mayoría
de las escuelas. Además, se informa que la mayoría de los planteles, principalmente
los públicos, fueron construidos específcamente para funcionar como escuelas, y que
cuentan con un cerco perimetral.
Sin embargo, también los resultados de este capítulo hacen evidente que en todas
las modalidades educativas hay carencias; algunas son generalizadas, pero la mayoría
se concentran en las modalidades que atienden a niños provenientes de contextos so-
cioeconómicos desfavorables. Es en éstas donde se ofrecen los servicios educativos en
forma más precaria; aún hay carencias en servicios básicos para la infraestructura de
los planteles, por ejemplo, algunas instalaciones para la seguridad e higiene no están
presentes o su estado actual es defciente, lo cual, en conjunto, puede poner en riesgo el
aprendizaje de los niños y la salud de la comunidad escolar.
Una de las insufciencias generalizadas es el espacio disponible por alumno en el aula.
El análisis, de acuerdo con los criterios establecidos por investigaciones internacionales
y agencias para el cuidado de la primera infancia, mostró que la mayoría de los grupos
de todas las modalidades alberga a los preescolares en condiciones de espacio insuf-
ciente. También se encontró que, si bien los criterios de espacio de la normatividad del
Sistema Educativo Mexicano son menos estrictos que los internacionales, hay aulas en
todas las modalidades educativas que no los cumplen.
Los resultados apuntan hacia algunas medidas que convendría implementar en el
Sistema Educativo Mexicano. Por ejemplo, con respecto al espacio por niño en las aulas,
parece necesario valorar los actuales lineamientos de asignación de alumnos por salón,
considerando sus dimensiones y el espacio necesario para que éstos puedan desarrollar
sus actividades. Benefciaría que las regulaciones mexicanas para la operación de los
centros de educación preescolar, en todas las modalidades, recuperaran las conclusiones
de estudios internacionales relacionadas con espacios adecuados a las necesidades de
desarrollo que tienen los preescolares.
Además de lo anterior, en materia de seguridad e higiene, las actuales condiciones
de los planteles del país hacen necesario que éstos cuenten con regulaciones y supervi-
sión sobre su operación. Sería deseable que las condiciones de riesgo reportadas por las
docentes en sus aulas fueran erradicadas, y que entre los administradores de los servicios
educativos —autoridades, directivos y docentes— se favoreciera una cultura de prevención,

68

pues sólo de esta manera se podrán asegurar condiciones adecuadas de seguridad e hi-
giene.

En general, la situación que presenta la infraestructura de las escuelas de educación
preescolar deja ver la necesidad de acciones del Estado dirigidas a asegurar la existencia,
sufciencia y funcionamiento de servicios y espacios educativos adecuados, a fn de que
los niños y docentes dispongan de ambientes apropiados para la enseñanza y el apren-
dizaje.

Finalmente, los resultados presentados permiten detectar la necesidad de indagacio-
nes adicionales, como las in situ, para conocer con mayor profundidad la dimensión de
las carencias que enfrentan las docentes y los estudiantes en sus aulas, así como deter-
minar cuáles son los aspectos específcos de la infraestructura educativa que deberán ser
atendidos con mayor prontitud. También es necesario que en futuros estudios se identi-
fque la infuencia de los ambientes educativos en los procesos de enseñanza y aprendi-
zaje, y se valore la relación de éstos con el bienestar de los niños y de las docentes.

69

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->