Indígenas Zenues

En las llanuras de la costa caribeña colombiana, en el actual departamento de Córdoba, vivía, a la llegada de los conquistadores , el pueblo de los Zenúes. Los últimos descubrimientos arqueológicos confirmaron que la zona fue habitada desde el primer milenio antes de Cristo. Se piensa que la cultura Zenú empezó a desarrollarse alrededor del segundo siglo antes de Cristo. En los primeros siglos después de Cristo comenzó el pasaje de una sociedad igualitaria a pequeños dominios independientes entre sí, gobernados por un Cacique. En base a atentos estudios lingüísticos, pudo establecerse que el pueblo de los Zenúes tenía origen amazónico, puesto que hablaba una lengua del grupo Caribe. En efecto, hablaban una lengua del grupo Caribe, hablada en Amazonia y en el territorio Caribe. Por desgracia, nadie en el departamento de Córdoba habla ya esta lengua y por esta razón es muy difícil establecer con certeza el verdadero origen de los Zenúes. La base de la economía Zenú era la agricultura. Eran expertos en irrigación y en agricultura, y de hecho, construyeron canales que les permitían transportar el agua hasta los campos más lejanos de las quebradas, y a los cuales dieron la pendiente precisa, tanto así que muchos de ellos aún hoy se utilizan. El pueblo Zenú se distinguió también por la artesanía y por el arte de tejer. Producían vasos de cerámica decorados con figuras antropomorfas y tejidos de algodón que eran intercambiados con los pueblos vecinos. Se sabe que eran artesanos expertos que fabricaban maravillosas cerámicas y espléndidos tejidos de algodón que intercambiaban con los pueblos vecinos. Cuando el castellano Pedro de Heredia, hizo sus primeras excursiones en este territorio, el pueblo de los Zenúes se dividía en tres reinos: Pancenú, Fincenú y Cenofana. Había tres centros principales: Mexion, Yapel y Fincenú. Este último era el lugar religioso más importante, donde se sepultaba a los caciques. Los Zenúes tenían una relación particular con el oro y con las piedras preciosas. Antes que nada, no le daban un valor intrínseco sino, más bien, espiritual, conectado con la Divinidad principal, el Sol. Las joyas de oro, magníficamente elaboradas, se dejaban junto a armas y tejidos en las tumbas, para acompañar al difunto en su último viaje. Sobre las fosas se sembraban árboles, en donde se dejaban tintinear al viento discos y campanas de oro. Lamentablemente, esta cultura fue aniquilada por el cruel Pedro de Heredia, quien no sólo saqueó desvergonzadamente las tumbas Zenúes para apoderarse del oro sepultado, sino que torturó y mató vilmente a muchísimos nativos para que le dijeran dónde tenían escondido más oro. En estos tiempos se encontraron estatuas de madera cubiertas de oro macizo, que lamentablemente, fueron fundidas y enviadas a España. Al conquistador Pedro de Heredia se le guarda memoria con una estatua en Cartagena de Indias, pero poco se dice de su verdadera y cruel naturaleza de genocida de un pueblo pacífico y tranquilo como el Zenú. Actualmente se descubrieron algunos importantes petroglifos, herencia de la cultura Zenú, en los Montes de María. En la costa Caribe colombiana, más precisamente en los Montes de María, hay 1

La Cosmovisión Fundamento entendido como el conocimiento y pensamiento profundo de un pueblo. dentro del sistema simbólico. interiorizado y transmitido de generación en generación en la vida cotidiana. que se encuentran también en la quebrada Rastro. hay que recorrer estrechos senderos y adentrarse en la espesa selva tropical. oralidad.C. en mi opinión. Habían probado que algunos grupos de nativos se habían establecido allí alrededor del 3000 a.. en el municipio de San Juan Nepomuceno. período al cual se remontan algunos pedazos de cerámica. o bien jefes espirituales y políticos del tiempo. Para llegar a los petroglifos de los Montes de María. Es la relación que tiene el ser humano y la naturaleza. Fueron sometidos a la prueba del carbono 14 y se confirmó que datan del año 1120 antes de Cristo. a los relatos y al trabajo comunitario. ritos. Para los grupos indígenas el tiempo y el espacio están ligados a las actividades alimenticias a los rituales. pero muy importantes para el estudio profundo de los primeros habitantes de la zona. ilustran a los antepasados de la persona representada. sueños. los cuales desarrollaron posteriormente la asombrosa cultura de los Zenúes. una zona que lamentablemente fue escenario de frecuentes enfrentamientos armados en los años pasados y que sólo desde hace poco tiempo fue pacificada. El Espacio 2 . situado en un afluente de la quebrada Rastro. probablemente de caciques. pero mucho más río abajo. etc. el sentido de la vida. a través de los mitos. muestran la imagen de 4 caras pertenecientes posiblemente a 4 jefes espirituales de la época de los Zenúes.C. El primero. La Cosmovisión determina a concepción de tiempo y el espacio. a los cantos. la cual se exhibe en el museo de San Jacinto. Sin embargo. El segundo y el tercero.. En la parte superior de uno de ellos se ven otros 2 semblantes que. probablemente se extendía en gran parte de la costa Caribe. más importantes. la estructura y el destino del universo. la terracota hallada en los Montes de María. Ya algunos análisis arqueológicos efectuados en el siglo pasado en Puerto Hormiga fueron encontrados numerosos fragmentos de cerámica y herramientas usadas para trabajar con el barro cocido. Se pueden observar tres petroglifos principales. incluye las creencias del origen.algunos sitios arqueológicos completamente desconocidos. se remonta al 4000 a. y es por consiguiente la más antigua de América. la cual. en un tiempo. ilustra algunos rostros.

3 . naturaleza y cosmos. poco explorada por los españoles. Espacio Sagrado: Es un lugar sagrado donde se repite la cosmovisión. por ello la lengua quechua pacha significa tiempo y espacio. los estados de la naturaleza y la posición geográfica. Los relatos míticos son orientadores y formadores de caminos. va de acuerdo al cambio de la naturaleza. Territorialidad. la tierra de los Zenúes era regada por caudalosos ríos: el río Sinú y su cuenca así como el Cauca y sus tributarios. Usos y Costumbres. Desde ese diluvio los Zenúes aprovechaban el tiempo seco para cavar canales que drenaran el agua. organización social y el comportamiento de los miembros del grupo. entre otras. Diversidad. la cual les confiere características internas a cada grupo además de su autoformación. mundo. en cuyo recorrido se encuentra el sentido de la realidad y la solución a los problemas cotidianos. como en las fases lunares. en la zona de la depresión momposina. es compartido y las actividades no van en contra del lugar. Los Sueños. Estos grandes canales fueron en su mayoría enterrados por los españoles al colonizar Córdoba a mediados del S. como en las actividades agrícolas y en la búsqueda de recursos alimenticios. La tradición oral es dinamizadora de los mitos que se dan a conocer en su propia lengua. El tiempo y el espacio son vida. XVII. Mitos Explican el origen y el estado del mundo y relatan los hechos históricos de personajes que trascienden en la actitud. No hay registro de los mitos de los Zenúes pero se sabe que contaban la historia de hydju un gran diluvio que inundó todo. la cosmovisión se refleja en: Mitos. Rituales. Aun así. Se sabe que los zenues construyeron una red secundaria de caminos que bordeaban las montañas y en las zonas altas de las planicies para mantener conectadas las ciudades y el campo durante las sequías y las inundaciones. El tiempo no es un horario tradicional. pues además de las frecuentes lluvias. se puede admirar esta magnífica obra de ingeniería.No es propiedad de nadie. Entre otras manifestaciones. Para las actividades muy especiales día y noche son indicadores de tabúes y de fuerzas. Los Zenúes se dedicaron a construir canales hasta dejar una red intrincada que unía las cuatro ciudades y los pequeños pueblos. El Tiempo Es manejado conforme a los fenómenos naturales y el espacio usado de acuerdo a esos indicadores. A demás existen varios espacios.

que se realizaba en forma secreta después de la persecución de que fue víctima este pueblo indígena. El pueblo Zenú fue nómada. Inclusive. las tareas agrícolas. anotó jocosamente el indígena. Allí empezaron a introducir en su actividad laboral. a estar pendiente para que se utilice un árbol resistente. indicó Márquez. hacia 1905. está dedicada a la siembra. "Hemos avanzado más que nuestros hermanos de Córdoba en etnoeducación. Por eso. se practica en cada una de las montas de cabildo que se realizan. los Zenúes crearon también una danza del ocultismo. que se realiza en el momento en que se elige un nuevo gobierno dentro de la etnia. "Esta tradición se conserva todavía en algunos cabildos. pero eso no impidió que se estacionara en sitios cercanos a fuentes de agua como las riberas de los ríos y las ciénagas. obliga a los padrinos de los horcones. 4 . el vestuario utilizado por los integrantes de la etnia en la época Precolombina. En fin. para que el padrino tenga que intervenir menos en la reconstrucción de la casa cuando ésta se deteriore". las prácticas relacionadas con la medicina basada en plantas. con abarcas y sombreros. relató Delimiro Márquez. con el propósito de alejar las malas influencias. con collares que señalan su jerarquía dentro de la organización social. las larvas y los malos espíritus que pueden impedir la sabiduría a la hora de tomar las decisiones para la tribu. de acuerdo a los hallazgos encontrados por los investigadores. Por eso ya estamos logrando que se vuelva a ver al indígena con el cabello largo. en la cual se busca un padrino para cada uno de los horcones que sostienen la vivienda típica de esta etnia. Esa danza. hemos fortalecido el cabildo". un poder mágico que pretende ser utilizado para lograr despertar el orgullo de los indígenas por su raza. Por eso tenían una danza ritual para cada ocasión. como el carbonero por ejemplo. Así. en la actualidad. Según lo expresado por Delimiro Márquez. otra de las danzas autóctonas de los indígenas de Córdoba y Sucre. existe una danza de la responsabilidad. Los Zenúes también practicaron la danza del bautismo a la casa. "En esa persecución está explícito el motivo por el cual los indígenas empezaron a negar su identidad para salvar sus vidas".Rituales Las danzas rituales de los Zenúes. Los indígenas Zenú crearon todo un sistema cosmogónico entorno a sus creencias. tienen para estos cuatro investigadores. pese a que allá está el asentamiento Zenú más grande que hay en el resguardo. como acostumbraban nuestros antepasados.

expresión ritual del tótem del maíz. San Simón de Ayuda. siembra y cosecha de cultivos y en la temporada de estío. Así. Los santos de creación indígena de mayor fervor son: san Simón de Ayuda. santa Lucía. santa Rosa de Lima. estaba elaborado en materiales como el maguey. utilizando el sapo como símbolo para atraer la abundancia de agua procedente desde el cielo. relacionado con la cosecha del maíz santo Domingo Vidal y san Antonio. anotó Márquez. el cual se pretende rescatar ahora. también le danzaron a la lluvia. el vestuario de esa época. san Andrés y san Andresito. La virgen del Carmen. o de blanco para bendecir el nacimiento de un niño. la forma y los accesorios que acompañaban el atuendo. que fueron santificados porque sus cadáveres se momificaron y por los innumerables milagros que han hecho a sus creyentes. como san Quema o. el Niño Jesús y Todos los santos. En los festejos religiosos se mezclan ritos y santoral católico con la santería popular. Las expresiones mágico-religiosas de los actuales zenues son fruto de un largo proceso de sincretismo entre las creencias y prácticas de la religiosidad indígena precolombina y las manifestaciones y ritos de la religión católica.Por ese mismo camino. santa Rosa de Piedra. 5 . está el vestuario Zenú. santa Catalina. Los santos católicos más venerados son: San Andrés. Por ejemplo. La mayoría de las festividades coinciden con las épocas propicias para la preparación. el hilo de hamaca y la caña flecha. Y un sinnúmero de santos que se han formado de piedras encontradas en la vera de los caminos o en los campos de cultivo. de manera que pudieran garantizar así la fertilidad del suelo "En estos momentos. Vestir para la ocasión Amarrado al tema de las danzas rituales. san José. existen algunas comunidades Zenúes que aún sacan el sapo para regular las lluvias cuando los aguaceros son demasiado copiosos". dependía de la jerarquía del indígena y de la ocasión. Los colores. el chamán se viste de negro para celebrar el ritual de la muerte. alrededor del cual también se hizo un derroche de imaginación y creatividad. la virgen de la Piedra.

Los funerales son demostraciones de alegría y tristeza. El velorio se diferencia por ser animado con tonadas interpretadas por conjuntos de pitos y tambores y juegos de florón. conocida como el festival funerario. La acompaña son reuniones nocturnas de solidaridad durante un mes en casa de los deudos. los hombres juegan cartas y dominó y narran cuentos. Durante la procesión del entierro los familiares o amigos más allegados al difunto van tomando ron ñeque y chicha masato. el despacho del alma o novenario y la acompaña . simbolizando una danza en torno al muerto. 6 . con los ojos abiertos con dos pajitas y una flor en la boca. se sembraba una ceiba sobre el montículo. para acompañarlos a sobrellevar la pena. Le echan tierra que pisan con pisones de madera. Concluía la ceremonia con el entierro de un túmulo artificial cuya altura dependía de la calidad del muerto. el entierro. cuidadosamente ataviados y con cocuyos sobre las cabezas. En embarcaciones adornadas iban los mohones (médicos brujos) y los gobernantes. "Primero se celebraban las vísperas y se preparaba todo lo indispensable. Al acabarse la chicha. Velorio de angelito El despacho del alma se realiza a los nueve días del deceso. tinto y calentillo durante las nuevas noches de velorio. en la que el cortejo fúnebre desfilaba por el río. la cacica y el mohán dirigían el entierro y ordenaban repartir la comida y la bebida. para simbolizar que el alma del muerto deja el mundo de los vivos. los niños se divierten con rondas y juegos infantiles. ron ñeque. uno macho y dos hembras. Mientras los pisones giran rítmicamente hacia la derecha. entre lo cual la chicha era indispensable. que realizaban los Finzenú. pues la muerte es el renacer a la vida del más allá.Ritos fúnebres Se conservan aún ritos fúnebres que se desarrollan en cuatro etapas: la mortuoria. se entonan zafras mortuorias. Se ofrecen comidas. leyendas y chistes. Dentro de los rituales cabe destacar las ceremonias de muerte. En la sepultura depositan el ataúd. En la noche se hacia una procesión acuática. bien entrada la media noche. Las mujeres conversan y rezan. A los niños los entierran con la cabeza hacia el naciente. orientando la cabeza del difunto hacia el poniente para que pueda ver la claridad . Los familiares del difunto deben apagar cada uno una vela. El cadáver se colocaba con la cabeza hacia y luego todos pisaban la tierra sobre la fosa y se bailaba sin parar.

quienes creían que la corriente los arrastraba por el gran río de la vida que desembocaba en el río de la muerte. El agua alimenta la tierra para que crezcan las plantas pero luego se enfurece y nos quita sus frutos. El abuelo dirige la canoa hacia la orilla. La gente saca yuca o entierra semillas de zapote o de otras frutas en las huertas detrás de las casas. Verás todos los canales que arrastran el agua para que la tierra no se nos inunde y las sabanas del Finzenú que llegan hasta el mar. Zenufana queda en un buen lugar. ese lugar a donde va toda el agua del mundo. Esta es la historia del oro y el agua dice el abuelo preparando la canoa. Siempre hacemos lo mismo y después separamos la arena hasta tener unos puñados del metal sagrado. La detiene y me ordena bajar a tierra y treparme en un árbol. Un mono colorado se aleja por donde sale el sol. ASÍ ÉRAMOS LOS ZENUES América fue poblada hace miles de años por gentes que venían del Asía. Al llegar a la copa del árbol una enorme bandada de garzas tapa el sol y se aleja dejando en sombra el caño. Nuestros antepasados le tenían miedo a la lluvia que inundaba estas hermosas tierras dice el abuelo. El viaje será largo. al pie de las montañas y en parte de las sabanas. Dice. lleno de canales que regaban tierras fértiles cubiertas de árboles con flores y frutas de oro. 7 . Un niño Zenú nos va a contar como vivían. Hace muchísimo tiempo el agua cayó del cielo días y noches sin parar. Por eso nos llega el oro. Cada grupo hablaba su idioma y disponía de su territorio. Veo muchas casas. El mundo que atravesaba ese río era similar al que ellos utilizaban. levantadas una detrás de otra sobre las dos orillas. corren y se esconden entre los árboles y los matorrales. Coge tu remo y sube. Los zenúes no le temían a la muerte. empezando a remar. para que pueda ver desde lo alto la inmensidad de este territorio. En las llanuras del caribe y en los Valles de los ríos San Jorge y Sinú se instalación los Zenúes. Y los muchachos juegan. señalándome los canales de Panzenú. Con el tiempo se formaron muchos grupos diferentes. Por eso aprovecharon el tiempo seco para cavar y cavar hasta construir esta inmensa red de canales. Cuando alguien moría se enterraba su cuerpo en medio de una fiesta". ollas y mantas en Finzenú y Panzenú. Ayer estuvimos bateando en el río. Vamos a cambiar oro por comida. Cubrió esta tierra y todos tuvieron que abandonar sus viviendas. Verás las grandes ciénagas de Panzenú llenas de peces que saltan hasta las canoas."La vida y la muerte era un solo viaje para los zenúes.

Me encanta su sabor y he visto a mis parientes sembrarla con auyama y calabaza para que la tierra sea más fértil y no haya tantas plagas. Vamos a ver a unos parientes que vinieron a vivir aquí hace tiempo dice el abuelo. Después nos llevan hasta la choza principal donde colgamos las hamacas. amontonándola sobre las plataformas para proteger las casas cuando venga el tiempo de las inundaciones. Aunque no hay maíz aquí. pescado ahumado. pero algún día volveré y les traeré sombreros. todo aquí. resiste el calor y aguanta largo tiempo sin dañarse. De aquí es el hombre hicotea. mira los yucales. Aquí nunca falta la comida. El pueblo debe quedar cerca. La gente es como las ranas y las tortugas. Cuando el sol se bebe el agua de los canales los peces nadan contra la corriente para poner sus huevos más arriba. yuca. abuelo? El maíz necesita tierras más tranquilas. es una mezcla de tierra y agua. venados y pescado. Los pescadores lanzan varas que trazan un arco en el aire antes de ensartar un inquieto pez. en Panzenú. esteras y chinchorros. ¿Quieres un poco de yuca cocida? me invita el abuelo. Nos detenemos a cambiar un poco de oro por hicoteas. Como el viaje aún no termina.Allá lejos se alcanza a ver el dibujo de un esqueleto de pescado. pescado y frutas. ¿Por qué no hay maíz aquí. Pasan nubes de patos. muchos alimentos. Es fácil de cultivar. Nos brindan deliciosas hicoteas asadas. mitad humano y mitad tortuga. Me señala el abuelo. Mira esos árboles. Los hombres salen a cazar. tenemos muchas plantas. donde no haya períodos largos de inundación o de sequía. Hay mucha gente por aquí. Los silbidos de los arpones rompen el silencio. Me da tristeza dejar a los parientes. Los muchachos me invitan a jugar. Mira como la naturaleza crece en estas tierras. Nos reciben con alegría. yucas y ñame. El pueblo es un complicado laberinto. los peces de colores saltan a saludarme. El cansancio me funde. Mira. Me pierdo con ellos hasta la hora de comer. desenvolviendo una hoja de bijao y ofreciéndome un pedazo. hecho por un gran caño y por muchos canales que llegan a sus bordes. Sueño navegando a través de muchos canales. Despierto con el canto de los pájaros. Nos gusta la yuca. Allí están enterrados los antepasados de Los habitantes de la casa. Muchas canoas suben y bajan por el caño. Los canales por donde nos movemos separan unas casas de otras. 8 . rápidamente cargamos la chalupa con hicoteas. Las casas se levantan sobre las plataformas alargadas. En el tiempo seco se acercan distintos animales a calmar la sed. Algunos se clavan en el agua. Nos llevan hasta una enramada donde se reúnen a hablar bajo la sombra. Nos dan vino de corozo y se arma el alboroto. viven con placer en el agua y en la tierra. mostrándome a la gente que saca tierra de los canales. Veo los túmulos funerarios en el extremo de cada una.

Entramos al 9 . Alcanzo a ver un jaguar que se mete entre el bosque. Vamos a ver qué pasa dice el abuelo dirigiendo la chalupa hacia la orilla. el maíz. Llega gente de todas partes. Nos cuentan que están preparándose para ir a un festival funerario en Finzenú. Me explica el abuelo. Fermentan el maíz para la chicha y hacen ollas de barro con hermosos dibujos. van y vienen del granero. caña y espartillo para que ellos puedan seguir haciendo lo que saben. brillante como el sol y capaz de hacer que la tierra nos entregue sus frutos. pájaros. Los del Finzenú son magos del tejido. Cambiamos hicoteas y pescado por maíz y algodón y seguimos adelante. en este pueblo todos trabajan el oro. El pueblo está lleno de gente. son para enterrar a los muertos. como si fuera de fibra. Tocan el oro y se vuelve hilo para tejer. el trabajo orfebre de Mompox en el Bajo Magdalena es el resultado de la combinación entre la herencia indígena zenú y la influencia de las técnicas hispanoárabes introducidas durante la época colonial. Una ciudad grande. Hay música en las calles. por un agujero le derraman oro derretido para fundir el molde y ya tienen hombres y mujeres. A ella se lo enseñó su madre. producen otros colores. El abuelo les entrega algodón. crean colores de arco iris que. Nos acercamos y cuando intento coger una me doy cuenta de que es una campana de oro. un árbol bello y frondoso con frutas que reflejan el sol. El barro en sus manos parece haber sido tramado. llena de bullicio y gente alegre que va y viene con canastos llenos de cosas. No hay canales. Hay que ver las cosas que salen del metal sagrado. Las cosas para usar y para comer son recibidas por los encargados de los graneros y el oro y las ollas ceremoniales las van a llevar al festival funerario para que acompañen a los muertos.En la actualidad. Unas ollas son para la chicha que se va a tomar en el festival. En nuestra tierra no tenemos los sembrados de algodón y maíz que aquí se dan por todas partes. La fina filigrana es famosa en todos Los Zenúes. entran con unas cosas y salen con otras. Otras. micos y casi todos los animales. traídos del mar. al cruzarse. Si en Mexión todos saben tejer. caimanes. ollas y hermosas piezas de oro. Me parece estar soñando cuando veo sobre una colina. Vemos grupos de hombres y mujeres ocupados en distintas tareas. Allí le ofrecen al abuelo mantas. Las frutas. Muchas campanitas cuelgan de las ramas. La madre ha enseñado ese dibujo a sus hijos. Mexión está junto a una ciénaga. Yapel es toda una maravilla. Todos los Zenúes vamos por lo menos una vez en la vida al templo que hay allí. Todos viven ocupados. corren. Le bordan dibujos que sirven para distinguir a un artesano de otro El dibujo es el sello que se imprime en todo lo que hacen. Ya no hay tanta agua. esteras y canastos. sombreros. Como si fuera fiesta. Casi todos van al festival y aprovechan la ocasión para visitar el templo. En cada pueblo de Finzenú la gente trabaja una sola cosa. Todo el mundo ríe y habla. redes. Llegamos a Yapel. la caña y los troncos de sal. Hacen moldes de cera. Con alambre de oro hacen adornos a las figuras. los cubren con barro. Dice el abuelo. El pueblo está lleno de viajeros que vienen de todas partes para encargar a los orfebres alguna pieza de oro para llevar al festival funerario. contenta de traer animales. tejidos. Ahora vamos a llegar a Faraquiel. Unos días después aparece un paisaje nuevo.

Por eso en el Zenú no le tenemos miedo a la muerte. Todos traen los tributos de oro de otros gobernantes que murieron en sus tierras y no pudieron enterrarse aquí. Ya había entrado la noche. Totó y el Moban vienen adelante con sus cabezas cubiertas de cocuyos y a su lado viene el sucesor del muerto. mandaran oro y ollas para ser enterrados en su nombre. La cacica y el mohán dirigen el enterramiento y ordenan repartirnos comida y bebida. En Finzenú hay música por todas partes. Los mohanes. 10 . El festival funerario dura varios días. Dijo el abuelo.inmenso templo a adorar a nuestros dioses. la gran cacica. De esta manera honraba la tierra gobernada por su hermana. El abuelo y yo nos unimos al grupo de los comerciantes para ofrecer nuestro oro. la vida y la muerte son un solo viaje. lleno de canales que riegan tierras fértiles cubiertas de árboles con flores y frutas de oro. Al cacique lo entierran con la cabeza dirigida al oriente. Por eso cuando alguien muere es enterrado en media de una fiesta. hacen sus ceremonias y llevan a los adoradores hasta el lugar de las ofrendas. El Cacique Yapel ordenó que todos los Zenúes al morir debieran ser enterrados aquí y si no era posible. El abuelo y yo nos unimos al grupo de los comerciantes para ofrecer nuestro oro. Vamos a ver a Totó. muchacho. Tal vez el mundo que atraviesa ese río sea como el de aquí. me dice: Mira. Desembocamos en el río de la muerte. Cuando alcé la cabeza las estrellas se fueron encendiendo una a una. la cacica se estaba bajando de su hamaca apoyándose en la espalda de una mujer muy joven. El abuelo con la emoción brillándole en los ojos y haciéndole temblar la voz. Por el río de los muertos llega el cuerpo del cacique que vamos a enterrar. Luego vienen los caciques de menor importancia. sembramos una ceiba en el montón de tierra y todo termina aquí. Luego todos tenemos que pisar la tierra que echan sobre la fosa. Parecen contentas de vernos colocar en la hamaca. Los músicos vienen y van. En el sitio del entierro los hombres cavan la tierra sin parar. Así empieza la ceremonia. una mujer adorada por sus dos hermanos. viven cubiertos de oro. nuestros sacerdotes. Cuando entramos a una sala grande. En otras chalupas y balsas vienen las mujeres y los hijos con comida y bebida y detrás todos los hombres y mujeres que fueron sus siervos. Bailamos sin parar. Las estatuas doradas nos miran desde las paredes del templo. Nos acercamos y el abuelo postrándose ante ella. Apenas terminó de decirme esto. Cuando se acaba la chicha. Así empieza la ceremonia. Ya está todo listo para el funeral. le entregó los regalos que habíamos estado escogiendo en la mañana. Todas las niñas que hay aquí esperan con la cabeza hacia abajo que la cacica se apoye en ellas y así evitar que Totó tenga que tocar el suelo desnudo. Vamos con la corriente que nos arrastra por el gran río de la vida. los animalitos de oro que el abuelo me entrega Yo sabía que los tres gobernantes de las provincias del gran Zenú eran hermanos y que uno de ellos era la cacica del Finzenú. el abuelo miró al cielo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful