P. 1
El Negocio Petrolero Tiene 4 Fases

El Negocio Petrolero Tiene 4 Fases

|Views: 2.551|Likes:
Publicado porMilagros Escudero

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: Milagros Escudero on Jul 04, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/08/2014

pdf

text

original

El negocio petrolero tiene 4 fases

:

Exploración: Consiste en explorar un terreno para determinar si existe petróleo en esa zona o no, y en qué cantidades aproximadas. Determinar la cantidad aproximada es importante para poder decidir si es rentable explotar ese yacimiento con la tecnología disponible en ese momento o no.

Producción: Consiste en extraer el petróleo del yacimiento. Hay una gran diferencia entre unos yacimientos y otros en cuanto al coste de extracción. No es lo mismo sacar petróleo de un desierto llano que de un yacimiento bajo roca a 2.000 metros de profundidad bajo el nivel del mar. Por eso algunos yacimientos sólo son rentables a partir de cierto precio del petróleo. Tambien es importante el volumen del yacimiento, ya que los costes fijos de la extracción son muy altos. Los yacimientos de fácil extracción tienen un márgen de beneficios mayor.

Refino: El petróleo extraído es transportado a las refinerías (mediante oleoductos, buques petroleros, etc.) hasta las refinerías, donde es convertido en gasolina, diesel, queroseno, resinas, distintos productos químicos, etc. El negocio químico está muy relacionado con el refino de petróleo, por lo que todas las refineras están en él. La química es uno de los negocios más cíclicos que hay, con una volatilidad de beneficios/pérdidas muy alta. En sí misma no es un negocio demasiado interesante, pero las sinergias que tiene con el refino de petróleo son muy altas, por lo que a las empresas refineras les interesa estar tambien en la actividad química, a pesar de la volatilidad de los beneficios. La química es el negocio menos atractivo de las petroleras, pero no estar en él sería como “tirar el dinero” para una refinería. La parte más interesante del negocio de una refinería es la producción de combustibles.

Marketing: Es la red a través de la cual se venden los productos (gasolinas, diesel, queroseno, etc.) producidos en las refinerías. Son las

gasolineras, puntos de venta de combustible para aviones y barcos en aeropuertos y puertos, etc. Las 2 primeras fases (exploración y producción) están muy interrelacionadas y la unión de ambas se denomina Upstream. Las 2 últimas (refino y marketing) tambien tienen mucha interrelación, denominándose la unión de ambas Downstream. Una petrolera integrada es aquella que tiene una presencia equilibrada en las 4 fases del negocio petrolero; exploración, producción, refino y marketing. La actividad de Upstream suele desarrollarse en países de alto riesgo, mientras que la de Downstream normalmente tiene lugar fuera de estos países de alto riesgo. Características importantes de las cuentas de resultados de las empresas petroleras:

Reservas: Es la cantidad de barriles de petróleo que aún no han sido extraídos de los yacimientos que posee la empresa. Las reservas no son exactamente la “cantidad de petróleo que existe en el yacimiento”, sino la “cantidad de petróleo que se puede extraer, rentablemente, del yacimiento con la tecnología actual”. Por eso las petroleras tienen 2 formas de aumentar sus reservas:
1. 2.

Descubrir nuevos yacimientos Descubrir nuevas tecnologías que permitan extraer más petróleo

de los yacimientos actuales de forma rentable.

Producción de petróleo: Es el número de barriles de petróleo que la empresa ha extraído de sus yacimientos durante el período (año, trimestre, etc.).

Barriles equivalentes de petróleo (bep): Las empresas que se dedican tanto al negocio del petróleo como al del gas suelen utilizar este concepto, que consiste en transformar las cantidades de gas (producidas, vendidas, etc.) en barriles de petróleo para presentar unas estadísticas e informes más claros y significativos. Por supuesto, siempre especifican las cantidades de petróleo y de gas por separado en

sus informes, pero este concepto ayuda a condensar y homogeneizar la información. bepd o bep/d son los barriles equivalente de petróleo al día. Un barril de petróleo son unos 160 litros aproximadamente. No todo el petróleo es igual, los hay de muchas calidades. Cuantas más impurezas tenga un petróleo menos valor tiene, ya que resulta más caro refinarlo y transformarlo en productos útiles y que cumplan las normativas medioambientales. El gas natural tiene unas fases muy similares a las del petróleo, y de hecho muchos yacimientos contienen a la vez petróleo y gas natural. Las 4 fases del negocio del gas, equivalentes a las del petróleo son:
• • • •

Exploración Producción Distribución Comercialización

La diferencia está en el transporte , ya que en ocasiones no es rentable transportarlo en su estado natural (gaseoso) a través de gaseoductos, de forma similar al petróleo. En ese caso la fase de transporte se divide en 3 subfases:
1.

Licuefacción: Consiste en transformar el gas en líquido, para

reducir su volumen y hacer rentable el transporte
2.

Tranporte del gas licuefactado: Se realiza mediante buques

metaneros
3.

Regasificación: Una vez que el buque llega a su destino se

vuelve a transformar en gas. El conjunto de estas 3 subfases (licuefacción, trasnporte y regasificación) se denomina Midstream. GNL es la abreviatura de Gas Natural Licuado. bcm es una unidad habitual al hablar de cantidades de gas que significa “billones de metros cúbicos”. La energía es absolutamente esencial para la economía y la actividad humana en general. Actualmente la principal fuente de energía en todo el mundo es el petróleo, debido a que es, a la vez, la más barata (a pesar de que esté por encima de 60$), la más fácil de transportar y manejar, la más disponible y la que mejor se adapta a una gran variedad de usos (calefacciones, industrias, generación de electricidad, vehículos, aeronaves, barcos, etc.). Además se

utiliza en grandes cantidades en multitud de productos como asfaltos, plásticos, fibras textiles, etc. El principal problema del petróleo, y tambien del gas natural, es que la mayor parte de las reservas mundiales están controladas por dictadores, que las utilizan para chantajear a occidente constantemente. A medida que la economía crece aumentan las necesidades de energía. Los avances tecnológicos y las medidas de ahorro reducen la velocidad de crecimiento de esas necesidades, pero no son suficientes para hacerlas dismunir. Las reservas de petróleo existentes son algo bastante impreciso, no puede establecerse su nivel exacto en un momento dado. Las cifras públicas de reservas hay que tomarlas como una orientación, no como una verdad absoluta. Primero porque técnicamente es muy difícil conocer la cifra exacta de barriles que contiene un yacimiento. Es fácil saber aproximadamente las toneladas de trigo que es capaz de producir una plantación cada año. La plantación está a la vista y se puede medir. Pero el yacimiento está bajo tierra y no es fácil conocer sus dimensiones exactas ni la cantidad de petróleo, tierra, roca, etc. que contiene. Debe tenerse en cuenta que las reservas de petróleo de un yacimiento no son la cantidad de petróleo total que contiene el yacimiento, sino la cantidad de petróleo que puede llegar extraerse con la tecnología actual. La proporción entre el petróleo que puede llegar a extraerse de un yacimiento y la cantidad total que contiene se llama coeficiente de recuperación. En los años 60 se estima que dicho coeficiente estaba, como media, alrededor del 25-30%. A principios del siglo XXI, debido a los avances en las tecnologías de extracción, ha pasado al 40-50%, llegando en algunos casos, como los yacimientos del Mar del Norte, al 60%. A medida que avanza la tecnología de extracción aumenta el coeficiente de recuperación, y por tanto las reservas, de cada yacimiento conocido, sin que se produzca ninguna variación en la cantidad total de petróleo contenida por el yacimiento. Por eso la denominación correcta es “reservas PROBADAS de petróleo”. Este coeficiente seguirá aumentando en el futuro. Dichos avances en la tecnología tambien producen el comienzo de la explotación de yacimientos de los que se conocía su existencia pero no se habían explotado por no ser rentables con las tecnologías anteriores, y por tanto no aparecían en los cálculos de reservas existentes. Por otro lado, y debido al papel crucial del petróleo en cuestiones geopolíticas, es muy probable que las estimaciones de reservas publicadas no sean las reales, para intentar despistar al enemigo. Publicar las estimaciones reales sería como jugarte la casa al póker y enseñarle las cartas al contrario. Debido a todo lo anterior, la dificultad de conocer las reservas mundiales de petróleo y la altísima probabilidad de que los datos públicos no sean los verdaderos, es prácticamente imposible tomar partido en la polémica sobre si se está acabando el petróleo o no. Creo que sí es probable que se esté acabando el petróleo barato. Según esa teoría aún quedaría petróleo para muchas décadas, pero cada vez quedaría menos petróleo fácil de extraer. Es mucho más barato sacar petróleo de un inmenso yacimiento que se encuentre

en un desierto arenoso que de un yacimiento pequeño que se encuentra en zona muy rocosa o situado varios kilómetros mar adentro. Si esto fuera cierto el precio del petróleo tendería a ser cada vez más alto, lo cual supone un problema para la economía, pero por otro lado el umbral de rentabilidad de las energías renovables cada estaría más cerca, lo cual reduciría la dependencia de occidente del petróleo (es decir, de las dictaduras que controlan los países productores de petróleo) y a la vez provocaría avances en las tecnologías relacionadas con las energías renovables que beneficiarían al conjunto de la economía. En cualquier caso, parece imposible librarse de la dependencia del petróleo sin recurrir a la energía nuclear. La energía nuclear es la más barata y limpia que se conoce. Los residuos que genera son un problema, pero un problema solucionable y en cualquier caso mucho más pequeño que los causados por los dictadores que controlan el mercado petrolífero mundial. Curiosamente, los “logros” de los ecologistas siempre suponen inmensos aumentos en la cantidad de petróleo consumida por Occidente. ¿Quién les financiará? Las economías libres necesitan fuentes de energía baratas, limpias y que no estén controladas por dictadores que puedan alterar su precio o cortar su suministro con el fin de reducir la Libertad y la Democracia en el mundo. Sería muy beneficioso que no haya un único sustituto del petróleo, sino que llegara a conseguirse la rentabilidad necesaria para su comercialización sin subvenciones en la mayor cantidad posible de fuentes de energía distintas. La competencia entre ellas supondría un abaratamiento de la energía a largo plazo y reduciría los posibles problemas provocados por la escasez de cualquiera de ellas. Hoy en día la mayoría de las energías renovables no resultan rentables económicamente al compararlas con el petróleo o el gas natural, aunque tambien es cierto si no se utilizasen en absoluto y toda la energía que se genera con ellas tuviese que generarse con petróleo o gas natural el precio de ambos sería muy superior, en una cantidad muy difícil de determinar, la cual: Energía nuclear: Debe tener un papel fundamental. Actualmente es la más barata y limpia. Además puede generarse en cualquier lugar y tiene una disponibilidad total; las centrales nucleares pueden funcionar las 24 horas del día durante los 365 días del año sin interrupciones, cuestión crucial en la generación de energía. Hidrógeno: Aún no ha llegado a ser rentable pero su futuro es muy prometedor. Se espera que sea la sustituta del petróleo en todo tipo de vehículos, aviones, barcos, etc. Además podría ser utilizable en muchas otras aplicaciones como la generación de electricidad. Al igual que la energía nuclear, está disponible en cualquier momento. Hidraúlica: Sólo puede utilizarse en sitios muy concretos, como grandes ríos con fuertes saltos. Es barata y limpia, pero la cantidad de energía que se puede generar con ella está limitada por el número de ríos aptos para su aprovechamiento. En la actualidad es una fuente de energía muy importante, pero está explotada casi al límite en los países desarrollados, por lo que no se puede esperar de ella mucho más de lo que ya está dando. Puede decidirse el

momento en el que se quiere generar electricidad, siempre que el nivel de agua del embalse lo permita, lo cual no ocurre siempre. La minihidraúlica es una variante que consiste en aprovechar la corriente de un río sin modificar su curso. Es la energía que utilizaban antigüamente los molinos para moler trigo. Genera electricidad de forma constante, dependiendo del caudal del río. El problema es que el número de lugares en que se pueden realizar estas instalaciones tambien está limitado y además cada instalación tiene una capacidad de generación muy pequeña. Tiene las mismas ventajas que la hidraúlica y al igual que ella está explotada casi al límite. Eólica: Ya se ha convertido en una fuente de energía importante, con muchas posibilidades de seguir aumentando su papel en la generación global de energía. Sus principales desventajas son que aún resulta cara y que no está siempre disponible. Si el viento no sopla no se genera electricidad, y el viento puede dejar de soplar en cualquier momento. Para evitar los apagones por un parón brusco del viento el sistema eléctrico mantiene siempre una reserva, generada con fuentes convencionales como carbón, petróleo o gas natural. Aproximadamente, por cada 1.000 MW que se estén generando en un momento concreto con energía eólica simultáneamente se están generando 300 MW con las fuentes antes citadas que se “desaprovechan”, esperando un posible parón del viento, momento en que esa energía convencional comenzaría a “aprovecharse”, evitando posibles apagones. Esto aumenta el coste de la generación eólica y hace que no sea tan limpia como parece. Para reducir este problema se está investigando en sistemas de predicción del viento. Cuanto más fiable fuera la predicción del viento menos generación de reserva se necesitaría mantener, reduciendo el coste y la contaminación. Las interconexiones eléctricas entre países tambien aliviarían este problema; podría dejar de soplar el viento en España, pero no en Francia, y esa energía eólica que pueda “sobrarle” a Francia en un momento dado pasaría a España, en lugar de desaprovecharse. Solar: Está mucho menos desarrollada que la eólica, aunque podría llegar a ser una fuente importante si las investigaciones continúan por el buen camino. Actualmente es más cara que la energía eólica. Si no hay sol no hay energía (aunque se está investigando en tecnologías como piezas cerámicas que guardan el calor recibido por el día y lo liberan por la noche, generando energía, aunque no tanta como por el día). Sin embargo el sol es más predecible que el viento. Al igual que la eólica necesita una gran cantidad de terreno en proporción a la energía que se genera. Este problema pierde importancia en determinados casos. Por ejemplo los molinos de viento pueden instalarse en campos de cultivo, permitiendo que sigan siendo explotados agrícolamente, y las placas solares pueden instalarse en la azotea de cualquier edificio, espacios que actualmente están desaprovechados en el 99,99% de los casos. Tambien se está investigando la producción comercial de placas solares semitransparentes, menos potentes que las convencionales, pero que podrían instalarse en los cristales de las ventanas. Hay 2 tipos de energía solar. La térmica es la más barata pero sólo sirve para calentar el agua de los edificios, purificar o desalinizar agua, secaderos agrícolas, etc. La fotovoltáica genera electricidad igual que una central hidraúlica o nuclear. Hay un tercer tipo, llamada termoeléctrica, que está menos desarrollada que las anteriores pero

puede llegar a tener un gran desarrollo. Consiste en concentrar los rayos del sol en un punto, mediante algún tipo de espejos, para calentar un líquido a gran temperatura y mover una turbina, que es la que genera la electricidad, con el vapor producido. Puede ser el futuro de la fotovoltáica, ya que necesita un espacio mucho más reducido que las placas tradicionales (huertas solares). Biomasa: Consiste en la generación de energía a partir de residuos agrícolas, forestales, animales, industriales, de cultivos, etc. La generación con residuos forestales no pasará de tener un papel marginal, pero en zonas cercanas a bosques puede llegar a ser rentable económicamente y además provoca la limpieza de dichos bosques, evitando posibles incendios forestales. La frase “los incendios se apagan en invierno” se refiere precisamente a la limpieza de los bosques. Su ventaja respecto a la solar o eólica es que es muy fácil de almacenar, y su desventaja respecto a ellas es que su transporte resulta muy caro, por lo que debe ser utilizada cerca de donde se produce. Biocarburantes: Son un tipo especial de biocombustibles (combustibles producidos a partir de la biomasa). Pueden utilizarse en los motores actuales de combustión interna sin necesidad de hacereles ninguna modificación. La producción de biocombustibles a partir de cultivos energéticos y aceites desechados está comenzando a tener un gran desarrollo y puede llegar a ser una fuente de consumo masivo en pocos años. Por otra parte, quizá puedan ser una solución a la aberración que es la PAC (Política Agraria Común de la Comunidad Europea), y deje de pagarse a los agricultores europeos por no hacer absolutamente nada con dinero que pertenece al resto de ciudadanos europeos y que habitualmente tienen, incluso, que llegar a trabajar para obtenerlo. Residuos urbanos: Genera electricidad con el gas desprendido por los vertederos urbanos. No supone un gran aporte a las necesidades totales pero es rentable económicamente. Maremotriz: Utiliza la diferencia de altura entre olas para generar electricidad. Está en una fase muy experimental y aún no se conoce el potencial que pueda llegar a tener. Calor de la Tierra (geotérmica): Pretende aprovechar el calor del interior de la Tierra para generar energía. Al igual que la maremotriz está muy poco desarrollada.

Almacenamiento del Petróleo y el Gas La necesidad de almacenar los recursos energéticos para controlar mejor su producción, su transporte, su distribución y su utilización es evidente en la medida en que se desea asegurar un abastecimiento abundante y regular de las industrias y de los consumidores. Ahora bien, la industria del petróleo como la del gas, están sometidas a riesgos de toda especie, cuyo origen puede ser debido a deficiencias técnicas, como las averías de las máquinas en las refinerías, a bordo de los buques o en los oleoductos; a causas naturales imprevisibles, como la incertidumbre en la prospección de los yacimientos, las tormentas en el mar y en la tierra o los incendios; y también a problemas políticos, económicos y comerciales, como las crisis que afectan periódicamente las relaciones entre países productores y países consumidores. Los Tanques de Producción y Almacenamiento Los tanques pueden ser clasificados según su forma de construcción, o su uso –para producción o almacenamiento-, y finalmente por el tipo de líquido que van a contener. En los tanques de producción se produce la primera recolección y el primer procesamiento de separación. Este primer paso en la manipulación, previo al envío a la refinería o a un sistema de procesamiento de gas, se da en una batería de tanques o batería colectora localizada cerca del cabezal del pozo, o en un lugar donde es tratada la producción de varios pozos a la vez. Una batería tipo cuenta con: colector para la entrada de 30 pozos, separador de gas, calentadores, tanques de producción general (160 m3) y de control (40 m3), bombas, caudalímetros, separadores de líquidos, etc. En este primer juego de tanques y separadores, el petróleo crudo, el agua y el gas natural fluyen y son separados.

Fig. 5 – Batería Colectora Los tanques de almacenamiento están diseñados para el almacenamiento y manipulación de grandes volúmenes de petróleo y gas, y son generalmente más grandes y considerados como más permanentes. El almacenamiento constituye un elemento de sumo valor en la explotación de los servicios de hidrocarburos ya que actúa como un pulmón entre producción y/o transporte para absorber las variaciones de consumo. El almacenaje de líquidos tales como petróleo, nafta, fuel oil, diesel oil, kerosene u otros derivados petroquímicos que se pueden conservar a presión y temperatura ambiente, se

efectúa normalmente en tanques cilíndricos de fondo plano, techo abovedado, esférico o elipsoidal, y algunas veces flotante, a fín de evitar la acumulación de gases inflamables dentro de los mismos, que pueden o no tener incorporado algún sistema de calefacción. Para la construcción de los mismos se emplean láminas de acero de distintos espesores conforme su posición relativa en la estructura del tanque. Estas piezas se sueldan entre sí de acuerdo a normas de construcción que garantizan la integridad y posterior funcionamiento del almacenaje. Los tanques soldados están diseñados para soportar presiones internas del orden de 0,175ª 0,350 Kg/cm2 y se han construido de hasta 240000 m3 de capacidad. A efectos de prever el daño que pudiera ocasionar la rotura o rebalse de los mismos, se construye un dique de contención alrededor de cada tanque instalado en el sitio. Cuando se trata del almacenamiento de gases licuados u otros derivados que deben conservarse a presión y temperatura distintas a la atmosférica normal, la construcción, como así también los materiales a emplear, requieren para cada caso de un prolijo estudio técnico. Por ejemplo el almacenaje de gas natural licuado (GNL) requiere una temperatura de –160ºC y el de gas licuado de petróleo (GLP-propano/butano), una temperatura que debe mantenerse dentro de los –42ºC a –12ºC. Para el caso en que se pueda almacenar el producto a presión atmosférica (propano/butano) pero de baja temperatura de burbujeo (-42ºC) se utilizan tanques cilíndricos de fondo plano, refrigerados, con una doble envolvente (pared), doble fondo (en algunos casos), aislamiento externa, y deben estar soportados por una estructura flexible que absorba las variaciones de tamaño generadas por llenado, vaciado y eventuales cambios de la temperatura. Además del dique de contención mencionado para los tanques en general, en algunos casos también se rodea el tanque de una pared de concreto de similar altura. El almacenamiento subterráneo de gas natural es ideal para abastecer el consumo en días de carga máxima. El gas es almacenado durante los meses de verano cuando la demanda es baja, y luego extraído durante los meses de invierno. La infraestructura de los almacenamientos exige elevadas inversiones económicas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->