Está en la página 1de 1

Metrología Aplicada Importancia de la metrología En este mundo en que vivimos, cada vez más industrializado son numerosos los

aspectos que dependen de la metrología, como por ejemplo en las industrias, para un correcto funcionamiento de distintos procesos y para una mejor calidad de los productos que estas producen, debe llevarse un control riguroso de la precisión que deben tener las distintas maquinarias, y para eso se hace necesario que los procesos tengan una precisión exacta, y la metrología se hace indispensable en estos procesos, ya que esta se encarga de que las maquinas trabajen un determinado tiempo, hagan cortes exactos, etc. La metrología también se hace muy importante para las cosas más comunes que hacemos todos los días, como ir a la tienda y comprar una libra de carne, ir a la ferretería y comprar 1 metro de cable, etc. Comencemos haciendo una reseña histórica resaltando la importancia que a tenido la metrologia a lo largo del tiempo, desde sus orígenes hasta la actualidad. Al principio la metrologia nació como una necesidad para el hombre, ya que este tenía necesidades de consumo, pero no se tenían unidades como la libra, el kilo. También al adquirir otra clase de productos no se tenía metro, peso, etc. De estas necesidades del hombre surgieron las llamadas unidades antropomórficas, que consistían en medir con el codo, la cuarta de la mano, el brazo, etc. Pero estos métodos fueron siendo descartados porque tenían muchas inconsistencias, como por ejemplo que el codo de todas las personas es distinto, así que que no había una unilateralidad a la hora de la medición. A medida que se desarrollaban las distintas civilizaciones, se fueron desarrollando más los métodos de medición como en Egipto, donde aparece el real codo egipcio, el patrón legal de la unidad de Lagash, la yarda inglesa, que consistía en la distancia de la punta de la nariz de Enrique I hasta su dedo pulgar con el brazo estirado totalmente. Desde ese momento empezaron a surgir numeroso métodos de medición, pero todos fueron siendo descartados o cambiados por conveniencia de algunos. Así fueron apareciendo sistemas de medición con los cuales contamos actualmente, como el metro, que apareció en el año 1983.