P. 1
Achig-2009_TesisHabitatConflictos

Achig-2009_TesisHabitatConflictos

|Views: 488|Likes:
Publicado portremarctos

More info:

Published by: tremarctos on Jul 04, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/03/2013

pdf

text

original

Sections

  • Objetivos
  • Introducción
  • Parque Nacional Sangay Zona Sur
  • Flora y Fauna
  • Precipitación, temperatura y humedad relativa
  • Diseño de muestreo y determinación del uso de unidades de recursos por el oso
  • Variables de hábitat
  • Análisis de selección de hábitat
  • Análisis de datos
  • Modelos de selección de hábitat
  • Árboles usados por el oso
  • Clases diamétricas, área basal y número de bromelias
  • DISCUSIÓN
  • Caserío San Carlos de Colepato
  • Organización Social Comunitaria
  • Breve descripción socioeconómica de la Cooperativa Colepato
  • Técnicas cuantitativas
  • Entrevista estructurada
  • Técnicas cualitativas
  • Entrevistas en profundidad
  • Grupos focales
  • Observación participante
  • Análisis de la información
  • Características de las personas entrevistadas
  • Personas de la comunidad afectadas
  • Revisión cronológica del número de ganado muerto
  • Características del ataque
  • Estrategias de la comunidad para enfrentar el problema
  • Causas del ataque del oso según los campesinos y campesinas de la comunidad
  • Lugares y época del año donde ocurren los ataques
  • Permanencia del oso en la zona
  • Sentimientos de la gente al perder el ganado y acerca de la presencia del oso
  • Mitos y leyendas sobre al oso
  • Estado actual de las poblaciones de osos en la zona y tipo de osos que existen
  • Lugares donde vive el oso, su dieta y número de crías
  • Ataque del oso a la gente
  • Soluciones futuras propuestas por la gente ante la posibilidad de nuevos ataques
  • LITERATURA CITADA

UNIVERSIDAD NACIONAL SISTEMA DE ESTUDIOS DE POSGRADO INSTITUTO INTERNACIONAL EN CONSERVACION Y MANEJO DE VIDA SILVESTRE

ANÁLISIS DEL HÁBITAT DEL OSO ANDINO (Tremarctos ornatus) EN EL BOSQUE SIEMPREVERDE MONTANO Y PERSPECTIVA COMUNITARIA DEL CONFLICTO HUMANO - OSO, PARQUE NACIONAL SANGAY, ECUADOR.

Lucas Antonio Achig Balarezo

Tesis sometida a consideración del Tribunal Examinador de posgrado de la Universidad Nacional para optar al título de Magíster Scientiae en Conservación y Manejo de Vida Silvestre

Heredia, Agosto de 2009

ANÁLISIS DEL HÁBITAT DEL OSO ANDINO (Tremarctos ornatus) EN EL BOSQUE SIEMPREVERDE MONTANO Y PERSPECTIVA COMUNITARIA DEL CONFLICTO HUMANO - OSO, PARQUE NACIONAL SANGAY, ECUADOR.

Lucas Antonio Achig Balarezo

Tesis presentada para optar al grado de Magíster Scientiae en Conservación y Manejo de Vida Silvestre. Cumple con los requisitos establecidos por el Sistema de Estudios de Posgrado de la Universidad Nacional. Heredia. Agosto de 2009. Costa Rica.

Sc. Sc. Asesora _____________________________ Stuart White Pedersen. M. Asesor ______________________________ Lucas Antonio Achig Balarezo Sustentante . Director del ICOMVIS ______________________________ Manuel Spínola Parallada. Ph. D. M. D. Ph. Representante de la Presidencia del Consejo Central de Posgrado ______________________________ Joel Sáenz Méndez.Miembros del Tribunal Examinador _________________________________ José Rodríguez Zelaya. M. Sc. Tutor _____________________________ Marisol Patiño Sánchez.

AGRADECIMIENTOS Quiero agradecer en primer lugar a Dios por entregarme la vida y la posibilidad de cumplir ese sueño. apoyo en la colecta de información me sirvió de mucha ayuda. al punto de estar presente durante gran parte de esta aventura. conversaciones. y la pequeña sobri Cristi (que vino al mundo justo con la tesis) mis sinceros agradecimientos. gracias por nunca abandonarme. No puedo tampoco olvidarme del programa Round River Studies que me permitió compartir esta experiencia con sus estudiantes y apoyarme con materiales y equipo. De igual forma. sentimental y económico en todo momento. A la Fundación Cordillera Tropical que confió plenamente en mí. e Idea Wild por la entrega de un valioso equipo de campo. su pasión por recuperar la identidad andina reflejada en el oso ha motivado gran parte de esta investigación en el área social. a Susana Paisley que aunque no lo sabe. ICOMVIS. mis hermanos José y David. ellos han sido mi pilar fundamental espiritual. mi agradecimiento y respeto por la gente del Instituto Internacional en Conservación y Manejo de Vida Silvestre. Quiero agradecer a los colegas y expertos en el campo de la conservación del oso andino: mi gran amigo Armando Castellanos cuya experiencia. Agradecimiento especial deseo otorgar al biólogo Danilo Minga y a la doctora Kristina Timmerman por las contribuciones en el diseño de campo. mis hermanas María y Charito. porque sin ellos nada de esto hubiera sido posible. por permitir incrementar mis conocimientos y compartir aprendizajes en múltiples áreas. su apoyo ha sido primordial. sugerencias. A mi querida familia. y en esta etapa hasta mi feliz retorno. al profesor Daniel Rodríguez. Mi sincero agradecimiento a la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (SENACYT) que me becó para cursar estos estudios de postgrado. sus recomendaciones. igualmente un amante y apasionado por esta especie. apoyo y amistad han sido muy valiosos para mí. iv . mi madre Cecilia. mi padre Lucas.

por estar conmigo sin estar. la compu. porque nunca hubo un reproche a las ausencias. de confidencias. gracias por permitirme entrar al mundo de los osos y Colepato y por estar siempre apoyando mis pasos. el teléfono. gracias totales. las noches. mi angelito Rocío. A mi amiga Marisol Patiño. la XVIII. y en su nombre a toda la comunidad de Colepato con quienes compartimos innumerables momentos. mi tutor y amigo Manolo Spínola quien cuidó hasta el más mínimo detalle para que esta investigación tuviera el alcance que hemos adquirido. muchísimas gracias y finalmente a mi amigo de siempre Stuart White. al negro Santillán. y siempre hubo una sonrisa al final del día. Tortuguero y desde cualquier rincón. gracias por la tolerancia.Un especial reconocimiento a mi Comité de tesis. esto no hubiese tenido este final tan maravilloso. de apoyo y enseñanza de cuanto su gran experiencia pudo ofrecer. y porque sin amor sencillamente la vida no tiene sentido. quien fue mi compañero de cuarto. gracias mi pana por ser parte fundamental del estudio social. miembros de la Fundación Cordillera Tropical. A los amigos que compartieron conmigo las jornadas de campo. Sin ti. A los asistentes de campo. gracias hermano y felicidades donde quiera que estés. los días. las madrugadas y todo lo que compartimos. Especial mención deseo otorgar a Arnulfo Medina. porque la vida siempre nos dio la oportunidad de experimentar el amor desde sitios distintos. desde la casa. Finalmente quiero agradecer a la persona que siempre estuvo ahí en las buenas y en las malas. gracias por confiar a pesar de saber que éramos estudiantes y que muy poco les podíamos ofrecer más que este pequeño homenaje a través de las líneas que siguen y que las construimos en conjunto. un lujo trabajar junto a ellos. dedicación y todo lo que me enseñó gracias de corazón. gracias por su cariño. a quienes prefiero llamar compañeros y amigos José Ojeda y Raymundo Ojeda gracias por estar siempre ahí a pesar de lo complejo de las jornadas de campo. Igualmente. quien con ternura me introdujo en el campo de las ciencias sociales. por su entusiasmo. un agradecimiento especial a la familia Zárate-Tréllez en Costa Rica por acogerme como un hijo más en su hogar. afecto y enseñanzas. el campo. por confiar en mi incluso más allá de los límites posibles. haciéndome comprender lo fascinante de este universo. A mis compañeros y compañeras de promoción. v .

pues la vida es tan solo un pequeño recorrido. vi . Para aquellos que siguen a esos seres. Para aquellos que han transformado nuestra vida. Y para aquellos que no guardan rencor en sus corazones. haciéndonos cada día mejores personas. porque sueñan con un mundo en armonía. Para la gente que los conoce bien y que quiere conocerlos mejor porque su amor hacia la naturaleza será un ejemplo permanente. Para aquellos que no se cansan a pesar de las frustraciones.DEDICATORIA Para los seres que recorren las montañas. mirando un ambiente cada día diferente. tratando de comprender como pueden vivir bajo esos cambios.

así como a la experiencia por la pérdida del ganado atacado por el oso. el oso genera un vínculo con la gente reflejado en el amplio conocimiento popular ecológico que poseen y que podría ser empleado en futuras estrategias de conservación del oso andino. frutos potencialmente consumidos por el oso. comederos de osos) y medí variables locales de hábitat como: cobertura del dosel. Para ello se emplearon técnicas cuantitativas y cualitativas con énfasis en el análisis de las percepciones. ideas e imaginarios de los pobladores de la comunidad. Las percepciones negativas sobre el oso por parte de los entrevistados en Colepato estuvieron asociadas con personas que no asistieron a la escuela. Para ello instalé 30 parcelas rectangulares de 100 m x 90 m donde evalué el uso a través de registros indirectos (p. clases diamétricas. cantidad de bromelias epífitas y riqueza de morfo-especies. Los ataques de oso se produjeron sobre ganado que pastaba aislado en las partes altas cercanas a zonas boscosas y a más de 12 km de distancia del centro poblado.) que fueron también los árboles de mayor uso por el oso. Analicé la selección del hábitat a través de modelos de ocurrencia y caractericé la vegetación arbórea en zonas habitadas por el oso. huellas.ej. vii . Aunque las bromelias epífitas no fueron una variable importante en el proceso de selección del hábitat. Ecuador. diamétro a la altura del pecho (DAP).. En los últimos 10 años murieron 40 cabezas de ganado y 1 resultó herida por el ataque del oso. durante los meses de Septiembre 2008 a Enero 2009. evidencias de campo mostraron que este recurso podría estar vinculado pues durante la época del estudio la disponibilidad de frutos para el oso fue baja y las bromelias estuvieron presentes mayormente en árboles de mayor talla. heces. entre ellos el mollón (Prumnopitys montana) y el sarar (Weinmannia sp. Recomiendo un mayor tamaño de muestra para mejorar la evidencia dentro del proceso de selección del hábitat. El oso seleccionó sitios con árboles de mayor DAP lo cual podría indicar la selección de bosques maduros y posiblemente relacionado a la búsqueda de bromelias epífitas (un recurso alimenticio importante).RESUMEN Realicé un análisis del hábitat para el oso andino (Tremarctos ornatus) en el bosque siempreverde montano. También realicé un análisis del conflicto ocasionado por la muerte de ganado vacuno debido al ataque del oso andino ocurrido en años pasados en la comunidad de Colepato. al Suroeste del Parque Nacional Sangay. Sin embargo.

) that also were used more by bears. 40 heads of cattle were killed and 1 was injured by bears. For this. fruits that the bear could consume. viii . to the southwest of the Sangay National Park. During this study. field evidence showed that this resource could be related to it. as well as. The bears selected places with trees having greater DBH which would indicate selection of mature forest and could be related with the presence of epiphytic bromeliads (an important food resource). food sites) and local habitat variables like canopy cover. to people who have lost livestock to bear attacks. I carried out a habitat analysis for the Andean bear (Tremarctos ornatus) in the montane evergreen forest. The negative perceptions towards bears were related to people with no formal education. I analyzed the habitat selection through occurrence models and I characterized the arboreal vegetation in areas inhabited by the bears. diameter classes. I established 30 rectangular plots of 100 m x 90 m where use was evaluated through indirect signs (e. I also carried out an analysis of the cattle predation conflict caused by the Andean bears in the Colepato community. However. Bear attacks took place close to forests and 12 km away from settled areas only on isolated grazing cattle.ABSTRACT From September 2008 to January 2009. footprints. Ecuador. I recommend increasing the sample size to improve these habitat selection approaches. During the last 10 years. diameter at breast height (DBH).. scats. local people reflected wide bear ecology knowledge that could be an advantage for future Andean bear conservation strategies. I used quantitative and qualitative approaches. through interviews. Although the number of epiphytic bromeliads was not an important variable in the habitat selection process.g. with emphasis on the analysis of the local people perceptions. fruit availability was low and the greater amount of bromeliads was located on the biggest trees like mollon (Prumnopitys montana) and sarar (Weinmannia sp. amount epiphytic bromeliads and morphospecies richness were measured.

.……………………………..20 RESULTADOS Modelos de selección de hábitat…….....19 Análisis de datos…………………………………………………………………………….……...10 MÉTODOS Diseño de muestreo y determinación del uso de unidades de recursos por el oso……14 Variables de hábitat……………………………………………………..VIII TABLA DE CONTENIDO…………………………………………………………………......……............TABLA DE CONTENIDO AGRADECIMIENTOS……………………………………………………………………….……………………………………………………..…………...10 Precipitación........................………....2 CAPÍTULO I...XVI PRESENTACIÓN GENERAL Objetivos…………………….. IV DEDICATORIA…………………………………………………………………………………VI RESUMEN…………………………………………………………………………………….......3 ÁREA DE ESTUDIO Parque Nacional Sangay Zona Sur………………………………………………………….........17 Árboles usados y características de ciertos atributos de vegetación en áreas habitadas por el oso………………………………………………………………………………………......…………………......………………………………………..........VII ABSTRACT…………………………………………………………………………………..……...…..18 Análisis de selección de hábitat…………………………………........XII LISTA DE FIGURAS…………………………………………………………………….8 Flora y fauna………………………………………………………………………………….…........ temperatura y humedad relativa…………….....21 ix ............…IX LISTA DE CUADROS……………………………………………………………….....XIII LISTA DE APÉNDICES....ANÁLISIS DEL HÁBITAT DEL OSO ANDINO (Tremarctos ornatus) Introducción………………………………………………………………………………….......…………….

.49 RELACIÓN OSO – GANADO VACUNO Personas de la comunidad afectadas……………………………. área basal y número de bromelias………………………………….………………..30 CAPÍTULO II......46 RESULTADOS Características de las personas entrevistadas ……………………………………….57 x . ECUADOR Introducción……………………………………………………………………………………35 ÁREA DE ESTUDIO Caserío San Carlos de Colepato……………………………………………………………..25 DISCUSIÓN………………………………………………………………………………....... CAÑAR.OSO..44 Técnicas cualitativas………………………………………………………………………….………………………….42 MÉTODOS Técnicas cuantitativas………………………………………………………………………...45 Grupos focales…………………………………………………………………………………45 Observación participante…………………………………….……………….…………………………………...…....25 Clases diamétricas.….Árboles usados por el oso………………………………………....51 Características del ataque…………………………………………...45 Entrevista en profundidad……………………………………………………………………..51 Revisión cronológica del número de ganado muerto …………………………………….39 Organización Social Comunitaria……………………………………………………………41 Breve descripción socioeconómica de la Cooperativa Colepato……………………….PERSPECTIVA COMUNITARIA DEL CONFLICTO HUMANO .….51 Estrategias de la comunidad para enfrentar el problema ……………………………….………………………………46 Análisis de la información……………………………….. COLEPATO...…...44 Entrevista estructurada……………………………………………………………………….

.....64 Lugares donde vive el oso.61 Mitos y leyendas sobre el oso……….…………………………………………………….………..66 Soluciones futuras propuestas por la gente ante la posibilidad de nuevos ataques….....66 DISCUSIÓN……………………………………………………………………….IMPLICACIONES PARA EL MANEJO Y CONSERVACION Literatura citada......…61 Sentimientos de la gente al perder el ganado y acerca de la presencia del oso..…. su dieta y número de crías………………………………....…66 Ataque del oso a la gente……………………………………………………………………..57 Lugares y época del año donde ocurren los ataques …………………………………….85 xi .68 CAPÍTULO III..……..RELACIÓN DEL OSO CON LA COMUNIDAD Causas del ataque del oso según los campesinos y campesinas de la comunidad….………………………………………………………..…64 Estado actual de las poblaciones de osos en la zona y tipo de osos que existen……..................57 Permanencia del oso en la zona………………………………………………………….

.. Variables explicativas consideradas para predecir la percepción positiva o negativa del oso presente en los entrevistados..26 Cuadro 3. Colepato.………. Cañar. ………………………... Ecuador. septiembre 2008 – enero 2009……………………………………………………………………………. Ecuador. Ecuador..LISTA DE CUADROS Cuadro 1...……...62 xii . Resultadosa. Parque Nacional Sangay... Zona Sur del Parque Nacional Sangay.48 Cuadro 5.22 Cuadro 2. septiembre 2008 – enero 2009. Resultadosa de la selección de modelos para evaluar la percepción (positiva/negativa) de los entrevistados sobre la permanencia del oso andino en zona. Cañar. Colepato.... Mediana del DAP (cm). 2008…………………. septiembre 2008 – enero 2009…………..……….. 2008……………………………………………………………………………….. Número de árboles con marcas de oso andino Tremarctos ornatus y su rango inferior y superior de DAP (cm)... zona Sur del Parque Nacional Sangay..b de la selección de modelos para evaluar la selección de hábitat del oso andino en la cobertura bosque siempreverde montano.………………………....…29 Cuadro 4..... área basal (m2/ha) y media de bromelias por morfoespecie en la zona Sur... Ecuador...

.Figura 3... Ecuador....…………………............. septiembre 2008 – enero 2009……………………………………………………………….. septiembre 2008 – enero 2009.. Ecuador.... zona Sur del Parque Nacional Sangay...... Relación entre la probabilidad de ocurrencia del oso andino en unidades de recursos y la mediana del DAP (cm) en la zona Sur del Parque Nacional Sangay...…....….. septiembre 2008 – enero 2009... zona aledaña al Parque Nacional Sangay...... Precipitación media mensual (mm) del año 2008. Ecuador…….. zona aledaña al Parque Nacional Sangay.. Ecuador………. septiembre 2008 – enero 2009........24 xiii .. Temperatura media mensual (oC) del año 2008....... Las líneas punteadas representan el límite inferior y superior del intervalo de confianza al 95%...………………………………………………...12 Figura 4... Uso de la tierra y sitios de muestreo en la cobertura bosque siempreverde montano (BSM)..... septiembre 2008 – enero 2009…………………………….................. Ecuador…........……….... Estaciones meteorológicas Mazar (2450 msnm) y Las Palmas (2400 msnm)..... Ecuador...………………………………………...15 Figura 6.................... Ecuador...... Media mensual de humedad relativa (%) y precipitación (mm) del año 2008.... Zona Sur del Parque Nacional Sangay..... Esquema de una pacerla (unidad de muestreo primaria) de 100 m x 90 m subdividido en 10 subparcelas (unidades de muestreo secundaria) para la determinación de la detección / no detección del oso.... Disposición espacial de los sitios de muestreo para detección y selección de hábitat del oso andino en Bosque Siempreverde Montano...…………..... Zona Sur del Parque Nacional Sangay.13 Figura 5...9 Figura 2.....12 ..…………....23 Figura 8.............. Estación Meteorológica Las Palmas (2400 msnm).……......... Estación meteorológica Las Palmas (2400 msnm).....16 Figura 7.………………………………………………....... Probabilidad de ocurrencia del oso andino en unidades de recursos considerando la presencia de frutos potencialmente incluidos en su dieta en la zona Sur del Parque Nacional Sangay.…. zona aledaña al Parque Nacional Sangay.. Ecuador......……………………………………………………………......LISTA DE FIGURAS Figura 1...

……..………………52 Figura 14. Proporción del número de bromelias epífitas para las clases diamétricas I.…55 Figura 16. Ecuador. Los entrevistados pudieron escoger más de una respuesta…56 Figura 18. zona Sur del Parque Nacional Sangay. Septiembre 2008 – Enero 2009. Características encontradas (%) en los sitios de ataques del oso andino al ganado vacuno mencionadas por los entrevistados. Ecuador.………. Ecuador. Cañar. Número de ataques al ganado vacuno por año en la Cooperativa Colepato y alrededores.. Colepato. Colepato. Clase II = 21-30 cm y Clase III = 31 cm en adelante……………………………………………………………………………..59 xiv . Cañar. septiembre 2008 – enero 2009. Cañar. 1998 . Los entrevistados pudieron escoger más de una respuesta……. Número de entrevistados que asistieron o no a la escuela por rango de edades en la Cooperativa Colepato... Proporción de las clases diamétricas I. 1998-2006.59 Figura 19.…………….. Colepato. Ecuador. Junio 2009…. Clase II = 21-30 cm y Clase III = 31 cm en adelante…. III para morfo-especies. Ecuador.………. Cañar.…………………….. 1998-2006…………………………………...50 Figura 13. 1998-2006…………………………………………………………. Colepato..………. Ecuador.. Clase I = 10-20 cm. 1998-2006. Cañar.. Cañar..27 Figura 10. Frecuencia de las respuestas mencionadas por los afectados y no afectados al ser consultados sobre en donde ocurren los ataques del oso andino al ganado vacuno.………. Cañar..28 Figura 11. Los entrevistados pudieron escoger más de una respuesta…………………………………………………………………………56 Figura 17. Los entrevistados pudieron escoger más de una respuesta………………………………………………………………. Ecuador.………53 Figura 15. Frecuencia de las respuestas mencionadas por los afectados y no afectados respecto al porque ataca el oso andino al ganado.2008.……………40 Figura 12. 1998 . Ecuador. Uso de suelo y localización geográfica de la Cooperativa San Carlos de Colepato. Colepato. Tipo de ganado vacuno afectado (%) por el ataque del oso andino. Ecuador. zona Sur del Parque Nacional Sangay. Cañar. Cañar.Figura 9. 2008. II y III. Ecuador. Ecuador.. II.2008.2006…………………. Mapa de los sitios de ataque del oso al ganado vacuno en Colepato. Clase I = 10-20 cm. Características de las partes del ganado vacuno (%) comidas por el oso andino mencionadas por los entrevistados. Azogues.

.………………………………. Colepato.. Ecuador. Cañar.Figura 20.…. 2008.. Cañar. Colepato. El oso huicundero es aquel que come las bromelias epífitas y frutos del bosque……………………………………………………65 Figura 23..60 Figura 21. Frecuencia de las respuestas mencionadas por los afectados y no afectados sobre la posibilidad de que el oso andino ataque a la gente. Cañar. 2008…. Cañar. Colepato.……………………………. Probabilidad esperada de percepción positiva y tamaño del efecto respecto a la permanencia del oso en la zona considerando la escolaridad. Frecuencia de las respuestas mencionadas por los afectados y no afectados sobre la época del año donde ocurren los ataques del oso al ganado vacuno. Los valores corresponden al mejor modelo seleccionado. Ecuador. Ecuador. Colepato. Frecuencia de las respuestas mencionadas por los afectados y no afectados respecto a los tipos de osos que reconocen en la zona.…63 Figura 22. 2008.…………………………………………………………..67 xv . Ecuador. 2008………………………….

Ecuador. 2008………………………………………………………………………………. Cañar.99 xvi . Esquema de la entrevista estructurada para analizar el tema del conflicto oso – ganado vacuno en la Cooperativa Colepato.LISTA DE APÉNDICES Apéndice I.

las cuales pudieran estar afectando la probabilidad de ocurrencia del oso en la zona. Además. Para ello se midieron variables de hábitat. Sin embargo. Para este estudio. El primer capítulo. sino con el hecho de que comparte territorio con el Parque Nacional Sangay en su límite Sur. seleccionadas en base a estudios previos. donde se analiza la relación de la comunidad de Colepato con el oso andino a partir de una situación que causó conflicto en el pasado: el ataque del oso al ganado vacuno. sino a partir de investigaciones sociales que integran a las comunidades en los esfuerzos de conservación. las clases diamétricas y su posible relación con un recurso alimenticio importante como las bromelias epífitas. se centra en analizar el hábitat del oso andino de acuerdo al tercer orden en la escala de estudios de selección del hábitat (microhábitat) en la cobertura bosque siempreverde montano (BSM).1 PRESENTACIÓN GENERAL La presente investigación nace como respuesta a la inquietud e interés de la gente de la Cooperativa San Carlos de Colepato. El entendimiento de estos factores ayudará a mejorar las acciones de manejo dentro de la cobertura boscosa. no solamente debe ser vista a través de investigaciones biológicas aisladas. ubicada en la provincia del Cañar. En el capítulo II es una investigación con enfoque social. los bosques de altura presentes en Colepato y zonas aledañas son parte esencial del paisaje (rodeados por una matriz de páramo) por donde las poblaciones de osos podrían estar moviéndose. las entidades que hacen conservación en la zona y los investigadores por entender el panorama que afronta la conservación del oso andino (Tremarctos ornatus) en la zona. la conservación en zonas donde convergen áreas protegidas y comunidades locales. área protegida que constituye la tercera más grande en territorio continental y que ha sido reconocida como fundamental para la conservación del oso andino. La importancia de esa zona no solamente está relacionada con los recursos naturales que posee. más aun en la actualidad cuando se está iniciando un programa de pagos por servicios ambientales. . Adicionalmente se analizaron los árboles usados por el oso y algunos atributos de la vegetación como las morfoespecies encontradas. al Sur de Ecuador. con enfoque biológico. Esta tesis está dividida en tres capítulos.

ideas. Estas recomendaciones se enmarcan en los dos enfoques: lo biológico y lo social con la finalidad de aportar más integralmente a las acciones de conservación. sentimientos. 5) Explorar las percepciones. ideas y testimonios de la gente en torno a su interacción con esta especie y el entendimiento del conflicto. . 2) Caracterizar algunos atributos de la vegetación arbórea en áreas habitadas por el oso andino.2 se emplearon técnicas cuantitativas y cualitativas. constituyen una poderosa herramienta para generar programas de conservación más reales. Objetivos 1) Determinar la selección de hábitat del oso andino (Tremarctos ornatus) en la porción Sur del área de amortiguamiento del Parque Nacional Sangay. Finalmente en el capítulo III se delinea algunas implicaciones para el manejo a partir de los principales hallazgos de la presente investigación. integrales y participativos. Ello genera una auto-reflexión entre la gente sobre los hechos de conservación que son de interés común y posibilita una aproximación mayor para entender el conflicto humanooso. sentimientos y hechos sociales de los propios actores sociales a partir de sus testimonios y relatos. Esto se fundamenta en el hecho de que los campesinos y campesinas son quienes construyen diariamente su realidad y moldean las acciones de conservación en torno a la vida silvestre. El empleo de estudios biológicos y sociales en conjunto. teniendo como eje central del análisis las percepciones. 4) Caracterizar la situación de conflicto que vivió la comunidad por la pérdida de ganado atacado por el oso. 3) Comprender la relación entre la comunidad de Colepato y el oso andino.

ha crecido el interés por evaluar los hábitats de forma detallada. se habla del tercer orden de selección del hábitat y finalmente el cuarto orden corresponde al estudio de recursos puntuales del hábitat como por . Cuando el estudio de selección del hábitat abarca una porción del área de acción de individuos (microhábitat). 1998. Por consiguiente. sin embargo debe relacionarse con los recursos necesarios que requiere cada organismo o individuo para cumplir sus funciones vitales. en años recientes. incluso por breves lapsos de tiempo (Odum 1963. MacKenzie 2006). mientras que el segundo orden lo constituye el estudio del área de acción de los individuos (macrohábitat). 2003). el hábitat es entendido como el conjunto de recursos bióticos o abióticos adecuados para una determinada especie con la finalidad de perdurar en el tiempo y en el espacio (Weddell 2002.3 CAPÍTULO I ANÁLISIS DEL HÁBITAT DEL OSO ANDINO (Tremarctos ornatus) Introducción El hábitat de un animal en sentido general es la unidad espacial donde éste vive. los esfuerzos de manejo y conservación deben enfocarse primordialmente en identificar y caracterizar los hábitats ocupados por las especies. Esta definición. Los estudios que abarcan todo el rango geográfico de una especie corresponden a la escala superior o primer orden. Sin embargo. 1998). procurando entender como se relaciona un animal con los sitios donde ocurre. los análisis deben ser adecuadamente interpretados. De esta manera. pues esto hará posible tener planes de manejo y conservación reales y eficaces. lo cual proporcionó información relacionada con la historia natural de las mismas (Morrison et al. Los primeros estudios del hábitat se enfocaron en hacer descripciones del tipo de vegetación usada por las especies investigadas. 2005. Morrison et al. El uso y selección del hábitat para una especie puede ser estudiada desde diferentes escalas (Orians y Wittenberger 1991) lo que se denomina el sistema jerárquico (Johnson 1980). de acuerdo al conocimiento ecológico de la especie. Sin embargo. Estos estudios se han visto apoyados por el uso de métodos robustos para el análisis y de acuerdo a las últimas aproximaciones en ecología (Alldredge et al. 1998). McDonald et al. Dennis et al.

es decir los estudios de segundo y tercer orden de acuerdo a la escala de selección del hábitat (Johnson 1980). b. Torres y Ascanio 1992. Benson y Chamberlain 2007). 2004. Troya et al. evaluación de componentes de páramo. distribución potencial. El oso andino (Tremarctos ornatus) es el único úrsido en Sudamérica.. Para otros autores estos estudios son conocidos como aproximaciones top-down y bottom-up (filtro grueso y filtro fino respectivamente. 2005). Yerena y Torres 1994) donde encuentran principalmente abundantes epífitas (familia Bromeliaceae) y especies de gramíneas (p. Nielsen et al. la selección de presas. González y Neisa 2003. Estos estudios han determinado que el oso andino . 1999. generalmente consideran dos tipos de estudios: los de macro y microhábitat (Morrison et al. Apps et al. pero generalmente la selección del hábitat depende de diferentes escalas no siempre diferenciadas y de múltiples factores sutiles que actúan en conjunto (Theberge et al. 1998). Posteriormente en cada país del rango de distribución de esta especie se investigaron tópicos relacionados con la dieta. Mattson et al. 2005). así como analizar el hábitat en multi-escalas (Theberge et al. caracterización de hábitats. al noroeste de Ecuador) como recurso alimenticio (Cuesta et al. Goldstein 2004. Castellanos et al.ej. Chusquea sp. los estudios se han enfocado hacia definir las características del paisaje relacionadas con la presencia de poblaciones (Mace et al. 2001. 2003. Stevens 2005. 1996.4 ejemplo. En el caso de especies de mamíferos grandes como los osos. los análisis del hábitat. Rodríguez y Cadena 1991a. Su rango de distribución altitudinal ocurre entre los 250 msnm hasta los 4750 msnm. 2003). 2003). Este sistema resulta sencillo de interpretar. 2004). El primer estudio de uso del hábitat para el oso andino fue realizado en Perú (Peyton 1980). A partir de la escala. 2005a). por lo que su conservación es un hecho prioritario para los países andinos (Rodríguez et al. entre otros (Suárez 1988. Liu et al. aunque sus poblaciones se concentran principalmente en los bosques nublados montanos o también conocidos como bosques siempreverdes montanos (Peyton 1980. Estas investigaciones han sido apoyadas por estudios previos sobre uso de recursos locales (Rogers 1976. 2005). Ferguson et al. Servheen 1985. que realizan movimientos estacionales amplios. 1999) para en la actualidad tener estudios complementarios que modelan recursos y condiciones puntuales en escalas amplias (Nielsen et al.

Flores et al. Kattan et al. Adicionalmente. El oso andino está catalogado como Vulnerable a nivel global y En peligro de extinción para el Ecuador. modelando características del hábitat a través de mapas de distribución potencial o zonas prioritarias para la conservación de la especie (Cuesta et al. 2003. y d) en casos de abundancia de individuos. 2006). 2005b. Castellanos et al. en gran medida debido a la fragmentación y pérdida de hábitat y a la cacería indiscriminada (Suárez 1999. b) plasticidad de la especie para seleccionar recursos dentro del hábitat. partes vegetativas de algunas plantas e incluso pequeños mamíferos e insectos (Peyton 1980. Goldstein et al. pero estos modelos deben ser validados en campo para comprobar su eficacia en la protección de esta especie considerada en peligro de extinción. los estudios de microhábitat deben ser cuidadosamente analizados debido a la presencia de algunos factores que podrían generar confusiones en los análisis como: a) poco tiempo de los estudios. Castellanos et al. podría restringuir el uso de determinadas zonas y en algunos casos dar como resultado conflictos entre las poblaciones rurales y la especie (Morales 2003. Se conoce que el oso andino puede alimentarse de varios frutos. estacionalidad y diferencias año a año. 2005a. Sin embargo. Tirira 2001). sugieren evaluar otras características del hábitat que pueden estar afectando la presencia del oso en una zona o incluso que pueden estar alterando la presencia de los ítems alimenticios considerados como importantes. Estos hallazgos. algunas investigaciones se han enfocado a nivel de paisaje. 2004). 2004.5 hace uso estacional de ciertos elementos del hábitat pero no han podido responder con certeza si determinados elementos o características del hábitat tienen mayor importancia en la ocurrencia del oso en una zona determinada (Ríos-Uzeda et al. c) recursos que podrían ser importantes pero que no son considerados por el investigador. la presión ejercida hacia áreas de ocurrencia de osos por el ser humano. Azurduy 2000. A escala fina del hábitat o microhábitat. 2006). se sabe que las bromelias (base de estas plantas) y gramíneas no son las únicas especies de las cuales se alimenta el oso andino. Troya et al. 2001. Esta información es relevante dentro de los planes de conservación a gran escala. Esa así. que el paisaje actual del oso andino en varias regiones es la suma de elementos naturales y . De igual manera. la búsqueda de recursos podría estar dado por el azar. Rodríguez et al. 2005b).

lo cual favorece la realización del presente estudio. topografía del área (p. pero no se ha investigado sobre que factores del hábitat pueden estar influenciando en su ocurrencia y abundancia. porcentaje de cobertura del dosel. Los movimientos que realiza el oso a lo largo del gradiente altitudinal (Rodríguez y Cadena 1991a) favorecen el análisis del hábitat a diferentes escalas espaciales. Por ejemplo. es importante caracterizar los ambientes a una escala más fina basada en recursos locales del hábitat (microhábitat) . En el límite Sur del Parque Nacional Sangay desde hace algunos años se han realizado investigaciones socio-ambientales apoyadas por una ONG local (Fundación Cordillera Tropical) y otras de carácter puntual con estudiantes extranjeros (Round River Conservation Studies 2009). aspecto u orientación del terreno). El mantenimiento de estas áreas naturales es importante para la protección del oso andino. Por ejemplo. Esto será posible en el momento que se genere mayor conocimiento de la especie en su interacción con el hábitat. EE. b. En Ecuador se distinguen cuatro bloques principales de conservación para esta especie.UU. Benedict/St. Por lo tanto.ej. Sin embargo. todos relacionados con las áreas naturales protegidas por el Estado. en la parte alta del PNS. en la cobertura boscosa. entre otros (Rodríguez y Cadena 1991a. 2006). es importante explorar las relaciones que el oso puede tener con diferentes recursos y condiciones: presencia de palmas en las zonas bajas. no se ha realizado ninguna investigación.. Únicamente una investigación se ha desarrollado en los últimos años en la zona de páramo (cobertura vegetal contigua al bosque siempreverde montano) para entender la interacción del oso con un recurso vital: la bromelias terrestre Puya clava-herculis (K. John´s University. riqueza de especies vegetales. estructura diamétrica de árboles. fenología de árboles frutales. distancia a cursos de agua. comunicación personal). se tiene conocimiento de la presencia de osos. en la cobertura boscosa.6 humanos que interactúan al interior de áreas naturales protegidas (Peyton 1999). Uno de ellos es el Parque Nacional Sangay (PNS) ubicado en la porción Sureste de la cordillera de los Andes. Ríos-Uzeda et al. Algunos estudios biológicos estuvieron relacionados con el oso andino pero de manera puntual para confirmar su presencia y generar interés público. Timmerman. pero esta condición por si misma. no garantizará su conservación a largo plazo. College of St.

vegetación tupida y difícil acceso que imposibilitan la marcación y seguimiento de individuos. 2001. el uso de estos métodos ayuda a detectar la presencia del oso como una alternativa en áreas con pendientes abruptas. que comparte territorio con comunidades campesinas. Los métodos directos incluyen la observación. 2005). Williams et al. Esto creará las bases para estudios posteriores. Para una especie elusiva y de difícil observación como el oso andino. Kattan et al. Además. heces. bajo la consideración de posibles interacciones entre esta especie y la supervivencia de las comunidades campesinas de la zona. por ejemplo. se reconocen dos tipos: métodos directos e indirectos. . Ríoz-Uzeda et al. objetivos de investigación y presupuesto disponible. resulta aconsejable estudiar la relación con su hábitat a través de métodos indirectos (Cuesta et al. mientras que los indirectos se basan en evidencias dejadas por la actividad del animal. En lo que se refiere a los métodos o técnicas de detección utilizados para los estudios del uso y selección del hábitat.7 para evidenciar factores puntuales que pueden afectar la presencia de osos en una zona. captura y radiotelemetría. 2006). dormideros. 2001. caminos. mediante radiotelemetría. entre otros (McDonald et al. Este análisis incluyó también la descripción de ciertos atributos de la vegetación asociados con el uso del oso andino. Cada técnica tiene sus ventajas y desventajas (Morrison et al. 2002) y su uso va a depender de la biología de las especies. por ejemplo. 2004. evaluando la selección del hábitat en la cobertura de bosque siempreverde montano de la Zona Sur del PNS. En este estudio se analizó el hábitat para el oso andino en base a variables locales.

De acuerdo a la división político-administrativo del país. Una de las subcuencas hidrográficas presentes al Sur del PNS es la del río Mazar. Chimborazo y Morona Santiago (Unesco 2008). lugar donde se realizó la presente investigación. Estos ecosistemas de altura están formados por un mosaico de páramos y bosques andinos interrumpidos por diferentes usos de suelo correspondiente a los asentamientos humanos cercanos (White 1990). Tungurahua. En la cuenca alta del río Mazar se encuentran cuatro tipos de cobertura vegetal: bosque de neblina montano (2200 a 2800 msnm). el PNS comparte territorio con 4 provincias: Morona Santiago. lo cual no incluyó las recientes adjudicaciones de territorio en las provincias de Cañar. la más importante del país por cuanto de ella se deriva el 34% de la energía eléctrica nacional. El Parque Nacional Sangay fue declarado en el año 1983 como Patrimonio Natural de la Humanidad considerando sus límites originales. El BSM ocupa altitudes entre los 2900 y los 3250 msnm. Según Salgado y colaboradores (2007) la división altitudinal entre el bosque de neblina y el siempreverde montano alto está en el rango de los 3100 y 3200 msnm. La presente investigación se efectuó en el bosque siempreverde montano (BSM). Chimborazo y Morona Santiago. y está constituida por ecosistemas de altura que forman parte de la cuenca hidrográfica del río Paute. bosque siempreverde montano alto (2800 a 3100 msnm). Su rango actitudinal va de los 1000 hasta los 5230 msnm abarcando la mitad de las formaciones vegetales existentes en el país (Ecolap y MAE 2007). 2007). Salgado et al. cubriendo para esta investigación un área aproximada de 1000 ha. denominada así debido a la discrepancia existente para diferenciar altitudinalmente este tipo de cobertura. Chimborazo y Cañar. 2004. (Figura 1).8 ÁREA DE ESTUDIO Parque Nacional Sangay Zona Sur El Parque Nacional Sangay (PNS) es la tercera área protegida continental más grande del Ecuador. Con sus cerca de 5200 km2 es superada únicamente por la Reserva de Producción de Fauna Cuyabeno y el Parque Nacional Sayuní (localizadas en la amazonía ecuatoriana). . La porción Sur del parque se encuentra en la provincia del Cañar. páramo herbáceo (sobre los 3100 msnm) y páramo arbustivo (Baquero et al.

2001 Figura 1. .9 755000 N 760000 Simbología # Y Caserios P.V.N. Ecuador. septiembre 2008 – enero 2009. Zona Sur del Parque Nacional Sangay. Uso de la tierra y sitios de muestreo en la cobertura bosque siempreverde montano (BSM). Pacifíco 755000 1 0 1 2 Km 760000 Fuente: Uso del Suelo. IERSE. Sangay Sector Bosque Comunitario Colepato Uso Suelo 2001 Areas agrícolas Bosque S. Cultivos Mixtos Humedales Lagunas 9720000 Pasto Páramo Zonas urbanas 9720000 Colepato Y # Diagrama de Ubicación # Y La Libertad Colombia Sector Reserva La Libertad San Vicente # Y Perú O.M.

La mayor cantidad de especies endémicas fueron registradas en el bosque nublado (1800 – 3600 msnm. 100 especies de mamíferos. con especies como: Nectandra sp. Myrsine andina. 25 especies de anfibios y 14 especies de reptiles (Freile y Santander 2005). Piperaceae.N. Sangay. Elaeocarpaceae. Precipitación. La estructura de la vegetación de la zona se caracteriza por presentar dos estratos: dosel y subdosel. dentro del área total del P. Cyatheaceae. Entre las aves endémicas se puede encontrar al tucán andino pechigris (Andigena hypoglauca) el juan pishco (Cyanolyca turcosa) la tangara cabeza roja (Piranga rubriceps) el alasable del Napo (Campylopterus villaviscencio) y el jacamar pechicobrizo Galbula pastazae (Gómez et al. y como epífitas se destacan los miembros de la familia Bromeliaceae (Cerón y Montalvo 1997. El subdosel tiene aproximadamente 4 m y está compuesto por árboles y arbustos de las familias Rubiaceae. 2007). Salgado et al. Para mayores detalles sobre la vegetación revisar los documentos de Cerón y Montalvo (1997). Además están presentes ranas del género Atelopus. el gato andino (Oncifelis colocolo). el tapir de montaña (Tapirus pinchaque). La estación de Mazar se encuentra a 2450 msnm y reporta únicamente datos de precipitación. existen más de 500 especies de vertebrados. En el sustrato herbáceo es frecuente encontrar helechos y musgos. mientras que . Salgado y colaboradores (2007). En cuanto a la fauna. Las principales especies de mamíferos amenazados presentes en el área son: el oso andino (Tremarctos ornatus). la mayoría representado por las aves con 343 especies. Sin embargo aun quedan varias zonas del PNS que no han sido muestreadas debido a la poca accesibilidad (Ecolap y MAE 2007). Martínez (2001). con árboles de copa ancha y muy densa. Fundación Natura 2002). Styloceras laurifolia.10 Flora y Fauna En la zona de estudio los bosques presentan permanente neblina. 1998). El dosel está comprendido por árboles con un promedio de 13 m. temperatura y humedad relativa En la zona de estudio se encuentran dos estaciones meteorológicas cercanas: una en el sector conocido como Mazar (Coordenada UTM N 9715296 y E 761308) y otra en el sector Las Palmas (Coordenada UTM N 9699527 y E 763534). el puma (Puma concolor) y el margay (Leopardus wiedii). varias de la cuales se encuentran en peligro crítico de extinción..

Ecuador. siendo mayo y julio los meses más lluviosos (con un pico promedio en julio de 218.9 . Este factor atmosférico presenta un descenso en los meses de agosto a diciembre coincidiendo con el patrón observado para la precipitación (Figura 4). La humedad relativa supera en todos los meses el 80%.4 o C respectivamente). Las temperaturas medias mensuales más bajas se registraron de mayo a septiembre (Figura 3) coincidiendo con los meses de mayor precipitación.11 la de Las Palmas está a 2400 msnm y genera datos de precipitación.4 mm).5 oC (IC 95% = 13. La temperatura media anual para 2008 fue de 14. observándose que se mantiene constante a lo largo del año (diferencia de 6% entre el mes de mayor y el de menor humedad).2 y 15.15.0) donde los meses con mayor temperatura media correspondieron a abril y noviembre (15. Guachamín. Instituto Ecuatoriano de Meteorología e Hidrología. comunicación personal). temperatura y humedad (B. Para ese año. Los meses más secos fueron enero y diciembre (Figura 2). de mayo a agosto se presentan la mayor cantidad de lluvias. La precipitación para el año 2008 fue de 1362 mm (se tomó el valor de la estación de Mazar debido a la ausencia de datos para dos meses en la de Palmas). .

se p tie . Estación Meteorológica Las Palmas (2400 msnm).0 0.0 150.5 15.0 14.0 90.0 120.0 Precipitación (en mm) 180. Ecuador.0 30.5 16.0 13.0 60.0 ju lio o m br e oc tu no bre vie m br di e ci em br e ril m ay o ju ni o re ro er o zo fe b m ar en ab Ag os t Las Palmas Mazar Meses Figura 2.5 14. Temperatura media mensual (oC) del año 2008.5 13. Estaciones meteorológicas Mazar (2450 msnm) y Las Palmas (2400 msnm). zona aledaña al Parque Nacional Sangay. zona aledaña al Parque Nacional Sangay. diciembre noviembre octubre septiembre agosto Meses julio junio mayo abril marzo febrero Enero 12. Precipitación media mensual (mm) del año 2008. Ecuador.0 210.0 Temperatura (en °C) Figura 3.0 12.12 240.0 15.

0 83.0 84. zona aledaña al Parque Nacional Sangay.0 79.0 60.0 0.0 82. Media mensual de humedad relativa (%) y precipitación (mm) del año 2008.) Humedad Relativa Precipitacion 85. ag os to se pt ie m br e oc tu br e no vie m br e di ci em br e fe br er o En er o ar zo ab ril m m ju ni o ju lio ay o .0 160.0 Meses Figura 4.0 86. Estación meteorológica Las Palmas (2400 msnm).0 40.0 20. Ecuador.13 89.0 Humedad (en %) 180.0 100.0 Precipitacion (en mm.0 120.0 80.0 80.0 87.0 81.0 88.0 140.

En el sector Reserva La Libertad ubiqué 16 parcelas y en el sector Bosque Comunitario de la Cooperativa Colepato ubiqué 14 parcelas. seleccioné al azar y con reemplazo 5 subparcelas. Para la ubicación de las parcelas utilicé un sendero de tránsito de personas dentro de cada sector. nidos. Para evaluar el uso de las parcelas por el oso.14 MÉTODOS Diseño de muestreo y determinación del uso de unidades de recursos por el oso Para evaluar el uso del hábitat por el oso. De esta manera. La evidencia de cualquier tipo de rastro de oso: huellas. . La primera subparcela estaba ubicada en el borde inicial de cada parcela y las siguientes cada 10 m (Figura 6). El ancho de la subparcela varió en algunos lugares donde la vegetación herbácea era tupida (visibilidad era menor a los 3 m) pero se estableció un aproximado de 3 m para tener un igual esfuerzo de muestreo. pelos en cada subparcela fue considerada como una detección del oso en la subparcela. En cada una de ellas se buscó por rastros y señales de oso con el apoyo de dos asistentes locales y las guías de campo para la búsqueda de rastros de Rodríguez (2005) y Torres (2006). entre septiembre del 2008 y enero del 2009. La detección y no detección de rastros de oso en una subparcela se identificó como “1” o “0”. respectivamente. Cada parcela (unidad de muestreo primaria) fue subdividida en 10 subparcelas (unidades de muestreo secundarias) de 100 m x 3 m. ubiqué 30 parcelas (unidad de recursos) rectangulares de 100 m x 90 m en 2 sectores del PNS dentro del tipo de cobertura Bosque Siempreverde Montano (BSM). Luego procedí a ubicar las restantes parcelas separadas entre si por una distancia de 100 m. heces. cada unidad de recursos tuvo una historia de detección con 5 ocasiones (1 por cada subparcela). Todas las parcelas fueron emplazadas internándome 20 m. comederos. desde el camino y a cada lado del mismo (Figura 5). donde la primera parcela fue colocada a aproximadamente 500 m de iniciada la cobertura de bosque. marcas en los árboles.

septiembre 2008 – enero 2009. Disposición espacial de los sitios de muestreo para detección y selección de hábitat del oso andino en Bosque Siempreverde Montano. zona Sur del Parque Nacional Sangay.15 Figura 5. . Ecuador.

septiembre 2008 – enero 2009. . Ecuador. Zona Sur del Parque Nacional Sangay. Esquema de una parcela (unidad de muestreo primaria) de 100 m x 90 m subdividido en 10 subparcelas (unidades de muestreo secundaria) para la determinación de la detección / no detección del oso.16 100 m Subparcela 1 (S1) S2 S3 S4 10 m Principal Sendero S5 S6 S7 S8 S9 S 10 90 m Figura 6.

. clase II = 21-30 cm. y clase III > 30 cm. La medida fue en %. A continuación se expone las variables consideradas para el análisis y una breve descripción de cómo fueron medidas. El análisis consideró el cálculo de la mediana como medida central de acuerdo a la distribución de los datos. La medida fue en cm.17 Variables de hábitat Para evaluar el proceso de la selección de hábitat se analizó el uso de las parcelas en relación a algunos recursos que podrían potencialmente determinar la probabilidad de ocurrencia del oso. La clase III correspondió a los árboles de mayor talla en este tipo de cobertura vegetal y su inclusión como variable consideró la proporción de esta clase en la estructura general de clases diamétricas. colecté información sobre algunas variables de hábitat.Se consideraron 10 puntos por subparcela para la toma de lecturas de la cobertura del dosel (cada 10 m en la subparcela). sur. Rodríguez y Cadena 1991a. este.Se midió el DAP de cada árbol presente en la subparcela (mayores a 10 cm de DAP). Todas las variables de la vegetación fueron medidas para árboles mayores a 10 cm de DAP. Frutos. Troya et al. se tomaron muestras de especies con fruto. En cada punto se procedió a tomar 4 lecturas (norte.Se consideró aquellas especies con frutos potencialmente consumidos por el oso andino de acuerdo a la literatura pues en la zona no se ha realizado un estudio de la dieta. Suárez 1988. En cada parcela se seleccionó al azar y sin reemplazo 2 subparcelas (de las 5 utilizadas para la búsqueda de rastros de osos) con un ancho fijo de 2 metros (1 m a cada lado de la línea central) en los cuales se midieron las variables. oeste) a través del densiómetro convexo. Ríoz-Uzeda et al. Cobertura del dosel. 2006). Para ello. Mediana del DAP (Diámetro a la altura del pecho). Entonces.. b. 2004. Medida en %.Para el análisis se consideraron 3 clases diamétricas: clase I = 10-20 cm. Clase III. dando un total de 40 lecturas por cada subparcela.. se identificó y se .. Estas variables fueron seleccionadas en base a estudios previos sobre la especie (Peyton 1980.

La medida fue número de bromelias totales. o No en caso contrario. el área basal por morfo-especie y la cantidad de bromelias epífitas presentes en ellas.. donde no fue posible se contabilizó las bromelias en base a las ramas visibles y una extrapolación respecto al total de ramas. clases diamétricas con respecto a un recurso alimenticio reconocido como importante para los osos: las bromelias epífitas. La medida consistió en el número de árboles de mollón.Para esta variable se calculó la media de bromelias epífitas en árboles con bromelias. Mollón. Riqueza de morfo-especies.18 validó si fueron reportadas como alimento del oso. La evaluación consideró las clases diamétricas.Conteo de bromelias epífitas totales en los árboles mayores a 10 cm de DAP. Árboles usados y características de ciertos atributos de vegetación en áreas habitadas por el oso Durante los recorridos de observación de rastros del oso andino..Esta variable consideró la presencia de árboles de mollón Prumnopitys montana por ser árboles que alcanzan el dosel y que fueron registrados como los de mayor uso del oso en la zona. Bromelias epífitas por árbol.Se consideró la distinción de morfo-especies debido a que varios árboles presentaron condición de infertilidad. Si en caso de existir alguna especie con frutos potencialmente incluidos en la dieta del oso. registré aquellos árboles que presentaron marcas de oso. Se tomaron medidas del DAP y se determinó el tipo de marca encontrada. Se procuró en todos los casos realizar un conteo total. La medida fue media de bromelias epífitas. Bromelias epífitas totales. se evaluaron las morfo-especies en base a características externas y nombres locales conocidos por los asistentes de campo. La variable fue categoría. La medida fue riqueza de morfo-especies.. . Además se analizó posibles relaciones entre morfoespecies. Por consiguiente..

MacKenzie 2006). En el caso del oso de . se puede confirmar la presencia de una especie en un sitio pero es imposible confirmar la ausencia de la misma. Tradicionalmente los estudios de uso y selección del hábitat se basaron en la presencia – ausencia de la especie considerando una probabilidad de detección perfecta. Esto permite aumentar la probabilidad de encontrar (o no) a la especie objeto de investigación y con ello minimizar el sesgo de considerarla ausente tras una única evaluación. 2002. sin identificar individuos (Manly et al. 2005). en otras palabras. 2002). Por ejemplo en esta investigación. ocurrencia y uso de hábitat – lo que permite mejorar las acciones de manejo y conservación (MacKenzie 2005). ahora se han construido análisis más fiables que consideran la probabilidad de detección como una medida de varios eventos u ocasiones.19 Análisis de selección de hábitat La presente investigación se basó en el protocolo SP-D (unidades disponibles son clasificadas como uso y no uso) y el diseño 1 que corresponde a unidades de uso. identificación de hábitats de alto valor intrínseco. Royle et al. El efecto de ignorar una detección imperfecta (falsos negativos) de individuos es estimar la ocurrencia y parámetros relacionados de una manera sesgada lo cual resulta en inferencias engañosas (Gu y Swihart 2004. Estas mediciones más cercanas a la realidad. no uso o disponibles muestreadas para el área de estudio donde el uso es registrado para la población de animales. Con el fin de contrarrestar estas observaciones “falseadas” de ausencia de individuos. Estas nuevas aproximaciones aportan información útil y ajustada a la realidad en multiplicidad de contextos – cambios en la distribución de especies. pueden modelarse conjuntamente con las variables de hábitat dentro de los estudios de selección de hábitat (MacKenzie 2006). Estos modelos no consideraron el hecho de que una especie puede no ser detectada por el observador pero estar presente en el lugar. es decir la variable respuesta era dicotómica (presencia = 1 y ausencia = 0) producto de una sola evaluación (MacKenzie et al. se realizó un estudio de una estación (período de menor precipitación en la zona) con variación espacial (subparcelas para detección). De acuerdo a la escala. 2005. la investigación corresponde al tercer orden correspondiente a la selección del hábitat para una porción del área de acción de individuos (Johnson 1980). McDonald et al.

. basadas en la información generada.20 anteojos hasta el momento no se ha practicado ningún estudio que contemple una detección imperfecta de la especie.1 (White y Burnham 1999). Para examinar la influencia de las variables de hábitat sobre la ocurrencia del oso en las unidades de recursos se ajustaron modelos con las variables medidas. La evaluación de los modelos se realizó con el programa MARK Versión 5. seleccionando aquellos que estuvieran dentro del rango 0 – 2. Burnham y Anderson 2002). Análisis de datos La selección de hábitat fue analizada a través de modelos de ocurrencia (MacKenzie 2006). ya que éstos muestran también evidencia sustancial para ser escogidos. La selección de modelos se realizó mediante el criterio de información de Akaike ajustado para tamaño de muestras pequeñas (CIAc. Como medida asociada para comparar modelos se empleó el valor del delta CIAc (Δ CIAc). lo cual constituye un hecho pionero y abre la posibilidad de futuras investigaciones para la zona de estudio.

. Estos modelos fueron el modelo nulo (que no incluyó ninguna variable).0. Por otra parte.21 RESULTADOS Modelos de selección de hábitat En las 30 unidades de recursos muestreadas.52 . los 3 primeros modelos fueron considerados modelos plausibles para explicar el proceso de selección de hábitat del oso ya que tuvieron el menor valor de CIAc y valor de delta CIAc se ubicó dentro del rango 0-2.0.73 . La relación entre la probabilidad de ocurrencia del oso y la mediana del DAP (cm) fue positiva.97) y una probabilidad de detección de 0. aunque la estimación de parámetros fue imprecisa (Figura 7). es decir a medida que aumenta la mediana del DAP en los sitios (mayor DAP) existe una mayor probabilidad de ocurrencia del oso andino. la probabilidad de ocurrencia del oso fue menor en sitios donde se encontró presencia de frutos de potencial consumo.91 (IC 95% = 0. Mediante el modelo nulo se estimó una probabilidad de ocurrencia del oso andino en las unidades de recursos de 0.61 (IC 95% = 0.69). el modelo que incluyó el valor de la mediana del DAP de los árboles y el modelo que incluyó la presencia de frutos potencialmente consumidos por el oso (Cuadro 1). aunque no existen marcadas diferencias (Figura 8).

08 0. el peso de Akaike (wi) y el número de parámetros utilizados (k).08 k 2 3 3 3 3 3 3 3 3 a El análisis incluye el Criterio de Información de Akaike corregido para tamaños de muestra pequeños (CIAc). .76 205.08 0.83 205. septiembre 2008 – enero 2009.27 0. CIAc relativo (Δ CIAc).b de la selección de modelos para evaluar la selección de hábitat del oso andino en la cobertura bosque siempreverde montano. De esta manera evitamos sobreparametrizar los modelos y mejorar la eficiencia del cálculo de la verosimilitud (likelihood) del sistema (MacKenzie et al.13 0.26 2.39 1.92 Δ CIAc 0 1.22 Cuadro 1.34 205.10 0.08 0.44 2.40 2.44 2. Modelo Nulo MedianaDAP Frutos Riqueza Cober Dosel BromeXarbol Clase III BroTotal Mollon CIAc 203. Resultadosa.84 205. 2002).48 wi 0.44 204. b No se realizó la combinación de modelos pues se trató de evaluar el efecto de cada uno por separado. zona Sur del Parque Nacional Sangay.94 2.70 205.88 205.32 2.09 0.88 205.08 0.

Relación entre la probabilidad de ocurrencia del oso andino en unidades de recursos y la mediana del DAP (cm).2 0.8 1.23 Probabilidad de ocurrencia 0.6 0.4 0.0 0. Las líneas punteadas representan el límite inferior y superior del intervalo de confianza al 95%. septiembre 2008 – enero 2009. zona Sur del Parque Nacional Sangay. .0 15 20 25 30 35 Mediana DAP (cm) Figura 7. Ecuador.

4 Presencia Ausencia Frutos Figura 8.57 0.99 0.0 Probabilidad de ocurrencia 0.0 0.95 0. Probabilidad de ocurrencia del oso andino en unidades de recursos considerando la presencia de frutos potencialmente incluidos en su dieta. zona Sur del Parque Nacional Sangay.2 0. .8 0.62 0. septiembre 2008 – enero 2009. Ecuador.87 0.24 1.97 0.6 0.

. motilon (sp4). marar (sp2) y sarar (Cuadro 3). duraznillo (Gordonia sp. Clases diamétricas. La clase diamétrica III mostró la mayor proporción de bromelias epífitas totales respecto a las clases I y II (Figura 10). Mientras que las morfo-especies con mayor número de bromelias epífitas por árbol correspondieron al mollón (Prumnopitys montana).) y sarar (Weinmannia sp. área basal y número de bromelias Mollón (Prumnopitys montana) y guabisay (Podocarpus oleifolius) fueron las especies que tuvieron la mayor proporción de árboles de la clase diamétrica III correspondiente a los árboles de mayor talla (Figura 9). Todos los árboles presentaron DAP superiores a los 30 cm (Cuadro 2). jiguerón (Familia Lauraceae).25 Árboles usados por el oso Registré el uso de 4 especies de árboles por parte del oso: mollón (Prumnopitys montana). El mollón junto al sarar (Weinmannia sp. Todas las marcas correspondieron a osos que se subieron en esos árboles (no registré señales de rasguños a largo del tronco).) tuvieron el mayor área basal en las 30 unidades de recursos (Cuadro 3).). guabisay (Podocarpus oleifolius).

Especie Número de árboles con marcas Rango de DAP (cm) Inferior Prumnopitys montana 5 57. Ecuador.0 55.0 .0 56.26 Cuadro 2.0 Jigueron (Familia Lauraceae) 1 35. 4 31.0 Superior 150.7 35. septiembre 2008 – enero 2009.) 1 56.7 Duraznillo (Gordonia sp. Número de árboles con marcas de oso andino Tremarctos ornatus y su rango inferior y superior de DAP (cm).0 Weinmannia sp. Zona Sur del Parque Nacional Sangay.

II.5 0. zona Sur del Parque Nacional Sangay. septiembre 2008 – enero 2009.4 0.8 0.6 0. III para morfo-especies. Clase I = 10-20 cm. .1 Clase I 0 Clase II quiloyuyo guabisay lamay yubar h. Ecuador. Proporción de las clases diamétricas I.27 1 0. grandes jocte cachu manzano casha jocte ishpingo cebolleta tinajera motilon chonta mollon chicamilla tabla panga ashna caspi guagual desconocida 6 chicamilla dif. pumamaqui pucañahui sarar marar duraznillo quishuar jigueron Clase III Morfo-especie Figura 9.2 0. Clase II = 21-30 cm y Clase III = Más de 30 cm.9 0.7 Proporción 0.3 0.

Ecuador. .4 0.8 1.6 0.2 0. Clase II = 21-30 cm y Clase III = Más de 30 cm.0 I II III Clase diamétrica Figura 10.28 Proporción 0.0 0. Proporción del número de bromelias epífitas para las clases diamétricas I. II y III. zona Sur del Parque Nacional Sangay. Septiembre 2008 – Enero 2009. Clase I = 10-20 cm.

82 3.43 0.03 – 0.19 – 38.87 – 17. septiembre 2008 – enero 2009.11 – 1.95 0.55 – 28.44 20.18 18.29 – 22.62 0.61 – 1.02 14.49 19.90 0.62 12.39 0.73 13.05 2.46 18.81 22.31 14.46 0.) Tinajera (Miconia aff.45 30.12 – 20.00 17.03 1.05 – 26.52 15. heterochroma) Guabisay (Podocarpus oleifolius) Jocte (Prunus huantensis) Duraznillo (Gordonia sp.33 2.02 0.29 Cuadro 3.99 1.24 0.25 21.01 15.73 – 16.31 – 1.07 – 75.76 22.33 16.57 – 22.04 – 0.00 – 0.68 44.27 – 0.81 – 20.27 0.52 1.66 – 26.57 1.38 1.45 3.36 0.07 – 1.42 0.73 30.26 0.96 0.43 0.57 0.08 59.13 IC (95%) 1.81 16.72 16.42 1.59 23.67 1.52 – 30.70 – 1.33 – 8.24 9.27 – 37. media del DAP (cm) y número de bromelias por morfoespecie.54 0.51 – 26.60 – 4.69 15.60 0.43 20.72 17.27 1.78 – 21.49 0. Área Basal (m2 / ha) Media DAP (cm) IC (95%) 27.31 – 29.62 21.07 Número de Bromelias X árbol 1.75 0.24 – 0.78 1.87 28.02 1.96 17.50 .14 0.04 0.08 1.50 24.44 3.58 22.00 2.99 0.63 – 32.72 14.78 0.46 0.33 – 2.88 – 18.66 13.00 – 1.92 0.63 0.68 – 16.18 3.43 20.17 18.62 0.50 – 2.65 Morfo-especies Sarar (Weinmannia sp) Mollón (Prumnopitys montana) Yubar (Geissanthus sp) Lamay (Clusia sp) Casha jocte (sp1) Jiguerón (Lauraceae) Chonta (Dicksoniaceae) Chicamilla (Hedyosmum scabrum) Puca ñahui (Styrax foveolaria) Ishpingo (Ocotea cf.05 0. zona Sur Parque Nacional Sangay.88 – 2.53 44.38 – 21.49 13.88 0.17 0.96 30.64 – 36.15 1.06 – 2.67 0.90 – 72.50 0.98 15. Ecuador. Área basal (m2/ha).62 18.09 – 1.24 – 20.21 16.60 – 25.03 0.50 0.72 0.04 – 0.15 6.19 0.84 17.84 15.63 8.75 0.14 0.74 2. bracteolata) Quilo yuyo (Miconia obscura) Marar (sp2) Pumamaqui (Oreopanax andreanus) Cebolleta (Axinaea macrophylla) Guagual (sp3) Ashna caspi (Siparuna echinata) Danta mashcana (Cinchona pubescens) Motilón (sp4) 7.00 – 3.32 24.94 0.82 18.

las categorías presencia – ausencia de frutos presentan poca diferencia. Perú. la observación de la fenología de las especies y el análisis de atributos de la vegetación parecieran mostrar evidencia de la importancia de las bromelias epífitas (recurso alimenticio) para los osos en la zona durante la época del año en que se efectuó el estudio. es decir su disponibilidad fue baja. Es probable que esta condición varíe en otra época del año cuando los frutos estén maduros y sean abundantes (Peyton 1980. De igual manera.2005b). si bien. Además. Estos árboles fueron los de mayor área basal en la zona y los que presentaron el mayor uso por el oso andino. González y Neisa 2003. Aunque. Aunque en la presente investigación la variable frutos de potencial consumo por el oso se registró como presencia – ausencia. lo que llevaría a pensar que la selección de sitios con árboles de mayor DAP tiene relación también con la búsqueda del oso de un recurso alimenticio como las bromelias epífitas. los resultados de la selección de modelos no mostraron una fuerte influencia de esta variable en el proceso de selección de hábitat. En cuanto a los frutos potencialmente incluidos en la dieta del oso.). Peyton (1980) encontró que los osos se alimentan mayormente de frutos de Ficus con DAP superiores a 1 m en los bosques húmedos de Shipasbamba. Las bromelias epífitas fueron encontradas en mayor cantidad en la clase diamétrica III (árboles de mayor talla) y asociadas a árboles como el mollón (Prumnopitys montana) y el sarar (Weinmannia sp.30 DISCUSIÓN El oso andino seleccionó sitios con árboles de mayor DAP lo cual podría indicar una selección de bosques más maduros. se encontró que más pistas de osos estuvieron positivamente relacionadas con las áreas basales de árboles potencialmente incluidos en su dieta (Ríos-Uzeda et al. Por lo tanto. Rivadeira 2001. la gente de . En las Yungas bolivianas. A esto se suma la baja disponibilidad de frutos potencialmente consumidos por el oso (la mayoría se encontraba finalizando su época de fructificación). así como de otros géneros que superan los 45 cm de DAP. se podría asumir que esta variable pese a estar incluida dentro de los mejores modelos no muestra evidencia biológica suficiente para ser considerada como importante. como se manifestó anteriormente en esta época se encontraban finalizando su fructificación. Castellanos et al. En la zona. 2006).

La relatividad de los análisis pone en evidencia la importancia de encontrar una interpretación biológica adecuada. Por ejemplo. no se encontró evidencias en los análisis. Rodríguez y Cadena 1991a). 2003. el número de árboles de mollón. y de otros que se distribuyen más homogéneamente en el paisaje como las bromelias epífitas (Suárez 1988. Azurduy 2000. 2005b). En caso de existir mayores diferencias en la cobertura del dosel entre sitios. Sin embargo. 2004) y las palmas en las tierras bajas (Peyton 1980. El oso hace uso estacional de recursos puntuales cuando ellos están presentes como el caso de los frutos frescos y maduros. que constituyen valores altos y posiblemente óptimos para proporcionar refugio a los individuos. heterochroma) que al momento de la investigación no se encontraban maduros. Rodríguez y Cadena 1991a. esta especie podría ingresar a determinadas zonas en búsqueda de recursos más estables como las bromelias epífitas. esto no significa que dichas variables (al igual que lo que ocurre con las bromelias epífitas) no estén relacionadas con el proceso de selección del hábitat para el oso andino. Por otro lado. Flores et al.31 Colepato mencionó que el oso se alimenta principalmente de los frutos del ishpingo (Ocotea cf. que en este estudio se consideró a nivel de morfoespecies. Troya et al. no ha sido evaluada en estudios previos del hábitat. Gómez 2004. sobre todo cuando los modelos no se encuentran muy distantes uno del otro como ocurrió en la presente investigación. es posible que el proceso de selección determine a esta variable como importante. la cobertura del dosel en este estudio fluctuó entre 82% y 92%. Evidencias de si el oso selecciona sitios con mayor riqueza de recursos como por ejemplo especies frutales podrían apoyar la idea de que el oso es una especie paraguas o paisaje de conservación (Rodríguez et al. Y por otro . de que variables como la cobertura vegetal. Durante la época en que los frutos de los que se alimenta el oso presentan una baja disponibilidad (como en este estudio). Durante el presente estudio se evidenció el consumo de bromelias por parte del oso al registrarse 3 grupos de heces con restos de bromelias (posiblemente dos de origen epífito y una terrestre cerca del pajonal) y ausencia de frutos. La riqueza de especies arbóreas. . la riqueza de morfo-especies estuvieran fuertemente vinculadas al proceso de selección del hábitat en la zona de estudio.

2006). el hecho de poder evaluar el consumo de la microfauna presente en la base de las bromelias epífitas (que consume el oso accidental o espontáneamente) u otro tipo de presas animales. Segundo. sería necesario calibrar el índice de manera que se conozca la relación entre el índice y la abundancia de las poblaciones del oso en la región. relaciones más claras entre las variables con la probabilidad de ocurrencia y de este modo alcanzar mayor evidencia para entender la selección de hábitat del oso andino. En la región de Kerinci Seblat. es necesario ajustar el índice incluyendo la probabilidad de detección en su estimación de manera que permita comparar los valores del índice . 2002). Sumatra se determinó que el considerar una probabilidad de detección igual a 1. Ríos-Uzeda et al. hay 2 inconvenientes en el uso de índices de abundancia para el monitoreo de una especie como el oso andino. Entre las limitaciones del presente estudio se encuentran el tamaño de muestra y las limitaciones logísticas para cubrir una mayor área. lo cual pudo haber influido en la precisión de los resultados. De igual manera. subestimó el valor de probabilidad de ocurrencia del oso malayo (Helarctos malayanus) entre el 6 . Para el monitoreo de osos andinos a largo plazo. 2003.26% en tres áreas (Linkie et al. algunos autores recomiendan la utilización de algún índice de abundancia basado en tasas de rastros o pistas de osos para obtener abundancias relativas (Cuesta et al. 2007). El evaluar un mayor número de parcelas podría ayudar a alcanzar resultados más prolijos.32 lado. pero también sugiere que los estudios de selección de hábitat o distribución del oso basados en datos de presencia/ausencia subestimarían la ocurrencia del oso (MacKenzie et al. lo cual probablemente afectó las aproximaciones generales de los modelos de ocurrencia. lo cual enfatiza la necesidad de incorporar esta función para mejorar los estimados. El ajuste de modelos con múltiples variables hubieran sobreparametrizado los modelos impidiendo la estimación de parámetros de los mismos. Primero. el tamaño de muestra no permitió ajustar otros modelos a través de la combinación de las variables evaluadas. En esta investigación únicamente 3 parcelas fueron registradas sin detección de osos. podría ayudar mejorar el entendimiento sobre el proceso de selección de hábitat de la especie. Sin embargo. La probabilidad de detección del oso fue alta pero menor a 1. esto sugiere que existe una alta probabilidad de que el animal pueda ser detectado en la zona si se encuentra presente.

Este método es sencillo de emplear. 2003). La inclusión de una mayor extensión de área que incorpore diferentes tipos de cobertura permitirá evaluar la ocurrencia del oso a nivel de paisaje. . En este estudio se ajustaron modelos de ocurrencia de una estación para evaluar la selección del hábitat del oso andino.08 km2 (SD = 4. Sin embargo para alcanzar estas aproximaciones es importante adquirir un mayor conocimiento ecológico del oso andino. generalmente requiere menor esfuerzo que el requerido para otro tipo de muestreos que consideran medidas de la población (MacKenzie y Nichols 2004). La escala espacial debe ajustarse a los actuales conocimientos que se tiene sobre la especie. Por lo que se aconseja iniciar en la zona estudios sobre la dieta del oso andino. Del mismo modo es indispensable evaluar las características fenológicas.33 en una escala temporal o espacial. tanto en sus patrones de movimiento como en sus requerimientos alimenticios. de tamaño y distribución de las bromelias epífitas que son consumidas por el oso. La no calibración y ajuste del índice pueden comprometer la validez de las inferencias del monitoreo. Para estudios futuros es recomendable considerar una escala temporal más amplia y aplicar modelos de ocurrencia de estaciones múltiples para evaluar el uso diferencial de unidades de recursos a través del tiempo (MacKenzie y Nichols 2004). La evaluación de la proporción de área ocupada por los individuos a lo largo del tiempo puede brindar información suficiente para el manejo y la conservación del oso en la región. Una alternativa a utilizar en planes de monitoreo a largo plazo de las poblaciones de oso andino es la utilización de la tasa de ocurrencia como sustituto de la abundancia. Canadá (Nielsen et al.35) para hembras (Castellanos 2008). Esto potenciará la realización de acciones de manejo más reales en cuanto a la escala que consideren tanto variables locales del hábitat y análisis del paisaje tal como ocurre con el oso grizzly en la región oeste central de Alberta.33) para osos machos y 14. en un paisaje fragmentado del noroccidente del Ecuador el ámbito de hogar calculado fue de 59. Esto posibilitará tener un mapa general de lo que ocurre durante el año y planteará el reto de ampliar la extensión a una escala de paisaje. así como una caracterización de la fenología de estas especies durante todo el año.77 km2 (SD = 5.

o en la combinación de factores o recursos que antes no estaban conectados (Rodríguez y Cadena 1991a). el paisaje general está compuesto por bosques siempreverde montanos rodeados por extensas zonas de páramo. a través de la incursión cada vez mayor del ser humano en el hábitat del oso los conflictos se han agudizado especialmente los relacionados con la pérdida de cultivos de maíz y ganado vacuno por ataque de osos (Flores et al. Yerena y Torres 1994) y se ve favorecido cuando la ocurrencia humana es baja (Rodríguez y Cadena 1991a). . 2005b. El uso complementario páramo-bosque fue confirmado en el presente estudio donde el oso usó el bosque y también se observaron bromelias terrestres (Puya clava-herculis) deshojadas por el oso en los páramos adyacentes. Suárez 1988. Algunos investigadores afirman que el oso hace uso del páramo y también del bosque altoandino adyacente pues son formaciones vegetales que están relacionadas ecológicamente para la especie (Peyton 1986. supone una plasticidad en sus hábitos alimenticios que puedan ubicarse en el tiempo y en el espacio. sin embargo estas fueron parte del pasado y su análisis se presenta en el siguiente capítulo de la tesis. La persistencia de una especie que tiene amplios rangos de hogar. Esto sugiere que los futuros estudios consideren diversas coberturas de vegetación y aspectos ecológicos complementarios entre las mismas. En la zona de estudio actualmente no se registran interacciones entre oso y ser humano. Por ejemplo. Goldstein et al.34 En la zona de estudio. En otras zonas cercanas la pérdida de ganado por ataque del oso es un problema vigente por lo que constituye un factor también importante a considerar. 2006).

en la conservación de especies silvestres o en el ambiente (WWF 2005). las comunidades rurales adquieren especial interés en el campo de la conservación de la vida silvestre (Treves et al. 2002. Las comunidades afectadas por la fauna silvestre generalmente toman represalias en contra de los animales o sus hábitats (Marker et al. Esto plantea un reto para la conservación de especies en sitios donde los animales silvestres han encontrado nuevas formas de aprovechamiento de recursos (dentro de las actividades agrícolas y/o ganaderas) y los seres humanos afrontan un nuevo elemento “dañino” para su economía y supervivencia. económicos o culturales humanos. ECUADOR Introducción El conflicto humano – vida silvestre es entendido como cualquier interacción entre seres humanos y vida silvestre que resulta en algún impacto negativo en los sistemas sociales. Las necesidades del ser humano por espacio y recursos han hecho que las poblaciones humanas incursionen en áreas cada vez más remotas. 2009 en prensa). Estos conflictos por lo general generan un aumento en los gastos y esfuerzo de los propietarios para proteger sus posesiones de las incursiones de la vida silvestre y de ese modo oponerse a las acciones de conservación de estas especies (Hill 1997). Los conflictos entre vida silvestre y seres humanos se presentan en cualquier lugar donde las personas y la fauna silvestre coexisten (Pitman et al. se ha propuesto una metodología . Treves y NaughtonTreves 2005). lo cual incluye: a) métodos de manejo no letales y b) incrementar la tolerancia por la vida silvestre. Adicionalmente. Fredriksson 2005). 2003.35 CAPÍTULO II PERSPECTIVA COMUNITARIA DEL CONFLICTO HUMANO . 2003). COLEPATO. Por lo que. los esfuerzos de conservación de animales problema se han enfocado en buscar alternativas para reducir las acciones letales abordadas por las comunidades locales. Treves y Karanth 2003.OSO. Con la expansión y el avance de frontera agrícola y los asentamientos humanos hacia las áreas de vida de animales silvestre los conflictos se han incrementado (Woodroffe 2000. Naughton-Treves et al. CAÑAR. Por tal motivo.

por ejemplo. en la actualidad ha crecido en importancia. las poblaciones presentan el más bajo nivel de variabilidad genética de toda la región (Ruíz-García 2003). En la actualidad. danzas. bosques montanos. la interacción de esta especie con elementos antrópicos como los cultivos y la cría de ganado en áreas alejadas a los centros poblados (Goldstein et al. las cuales abastecen de agua para el consumo humano le proporciona una importancia aun mayor favoreciendo la preservación de esta especie y su hábitat (White 1990). 2009 en prensa). El oso andino ha interactuado con las comunidades humanas desde épocas antiguas (Torres 2001. la pérdida de bosques sumado a las mortalidades del oso como consecuencia del conflicto con comunidades locales constituyen las principales amenazas a la supervivencia de esta especie. habitando páramos. El oso andino (Tremarctos ornatus) es la única especie de oso sudamericano. sistemática y explícita (Treves et al. En el Ecuador está asociado a la Cordillera andina. Sobre el oso y su relación con el ser humano se han construido diversas representaciones culturales como: mitos. leyendas. La presencia del oso en las cuencas hidrográficas altas. Sin embargo. Del Moral 2005). 2006).36 denominada PIP (Participatory Intervention Planning por sus siglas en inglés) que busca la mitigación de daños por la vida silvestre a través de intervenciones alternativas que son evaluadas de forma participativa. Tirira 2001) donde además. . algunas de las cuales aun persisten (Paisley 2001).6% (Baquero et al. La cobertura boscosa es considerada un componente importante del paisaje donde se distribuyen las poblaciones del oso andino (Rodríguez y Cadena 1991a. templados y subtropicales entre los 1000 y 4300 msnm (Tirira 2007). entre otras. se distribuye en hábitats premontanos y montanos de los Andes desde el sur de Panamá hasta el noroeste de la Argentina (Eisenber y Redford 1999. Paisley 2001). en Ecuador entre 1999 – 2003 se perdieron aproximadamente 520 552 ha de bosque. 2004). catalogada como Vulnerable a nivel global y En peligro de extinción a nivel nacional (Suárez 1999. Sin embargo estas formaciones vegetales se han reducido durante los últimos años a causa de la actividad humana. que corresponde a una disminución de 8. Yerena y Torres 1994). sus estribaciones y la Amazonía.

. Por ejemplo. Los primeros registros de ataque del oso al ganado eran parte de recopilaciones de investigadores que obtenían la información de manera casual a través de informantes locales (Peyton 1980. y en la localidad de Oyacachi (Flores et al. lo que representó una pérdida de $46 576. durante los años 2001 y 2004 se registraron 41 eventos de ataque del oso andino que dieron muerte a 61 cabezas de ganado vacuno. 2007). comunicación personal). sin embargo. ubicada en la porción norte del Ecuador (Flores et al. Una primera aproximación para entender esta problemática fue realizada en la localidad de Oyacachi. cuáles son las condiciones del manejo del ganado y cuáles son las características de los osos involucrados en los ataques y los animales que reciben los ataques. Peyton 1980. Según Goldstein y colaboradores (2006) todas estas observaciones eran consideradas parte del folclor local y en gran medida desacreditadas debido al carácter primordialmente herbívoro con el que se conocía al oso en los estudios de dieta practicado en varios países (Peyton 1980. la expansión de la frontera agrícola en el paisaje es motivo de conflicto entre la conservación del oso andino y la supervivencia de las comunidades locales. cómo perciben los pobladores locales el conflicto. Castellanos 2002). las evidencias de la presencia del ganado doméstico en los ítems alimenticios de los osos seguían incrementándose (Goldstein et al. se desconoce dónde y cuándo ocurren los ataques. Suárez 1988. Morales 2003). Dentro de la zona Sur del Parque Nacional Sangay también se reportaron ataques de osos al ganado (S. Mondolfi 1989).30 dólares para las familias afectadas y actualmente se evalúa la posibilidad de crear un fondo de compensación. 2006). En Ecuador. Fundación Cordillera Tropical. 2005a). la información referente al mismo no está debidamente sistematizada y se desconoce su verdadero alcance (Goldstein et al. 2005b). 2006. Sin embargo. White. Uno de los conflictos de mayor importancia constituye el ataque al ganado doméstico.37 Al igual que ocurre con otros carnívoros grandes. Ecuador. Yerena et al. Mondolfi 1989). En ese estudio. las primeras evidencias directas sobre ataque de osos al ganado fueron reportadas en la cuenca del Río Cosanga (Galasso 2002. Varias situaciones de conflicto han sido identificadas en las regiones donde el oso y el ser humano co-ocurren (Mondolfi 1989.

Kattan et al. para lo cual se utilizó sus percepciones. conocer las oportunidades y limitaciones que se tienen para avanzar en una solución concertada. . ideas. La participación de los actores en el entendimiento de su conflicto fue un eje central de la evaluación. Se emplearon técnicas sociales cuantitativas y cualitativas con énfasis en las segundas pues se trató de comprender el papel que desempeña el oso en la percepción de la gente y que moldea el conflicto en la actualidad. Una oportunidad de entender la situación del conflicto constituye la recopilación de testimonios de la gente involucrada pues de esta manera se otorga protagonismo a los verdaderos actores que en la mayoría de estudios sociales permanecen ajenos y anónimos (Vargas 2002).38 En la zona Sur del Parque Nacional Sangay aun no se conoce la magnitud del conflicto humano – oso. por esta razón es importante caracterizarlo. Esta área protegida es la tercera más grande en extensión del territorio continental y podría contener una de las mayores poblaciones de osos andinos del Ecuador (Suárez 1999. 2004). El presente estudio examinó la interacción entre la comunidad de Colepato y el oso andino. pensamientos como sustento del análisis. para entender un conflicto que se generó en años pasados por el ataque de esta especie al ganado vacuno.

El pueblo está orientado hacia la estribación oriental de la Cordillera de los Andes. Juval. Llavircay. bosque siempreverde montano alto en regeneración. que corresponde al nombre jurídico de cooperativa agrícola-ganadera. 758099 E. Mazar. al sur del Ecuador. el área de estudio está ubicada en la Cordillera Real. tercera área protegida continental de mayor extensión en el país. A nivel de cuenca hidrográfica.000 ha. páramo arbustivo y páramo herbáceo. Esta zona une 6 cuencas hidrográficas: Dudas. De acuerdo a Salgado y colaboradores (2007) esta zona presenta cinco formaciones vegetales naturales: bosque de neblina montano. tiene una extensión aproximada de 5. abarcando 96367 hectáreas (White 2007). El centro comunitario de Colepato se ubica en las coordenadas 9720295 N. Colepato geográficamente se encuentra al norte de la quebrada Pallcayacu y al oeste del Río Mazar.39 ÁREA DE ESTUDIO Caserío San Carlos de Colepato El caserío San Carlos de Colepato es una comunidad indígena – campesina. provincia del Cañar (Figura 11). Púlpito y Cardenillo. sobre los 2800 msnm. bosque siempreverde montano alto. Colepato pertenece a las parroquias Rivera y Pindilig que son parte de la jurisdicción del cantón Azogues. al sur del Ecuador. localizada al noreste del cantón Azogues. que forma parte del Nudo del Azuay. En la división político-administrativa. . compartiendo territorio con el límite Sur del Parque Nacional Sangay.

. IERSE 2001 1000000 1100000 Figura 11.Sangay Provincias 60 300000 400000 9600000 9600000 9500000 9500000 0 500000 60 120Km 600000 700000 800000 900000 Fuente: Uso del Suelo. Junio 2009.40 300000 400000 500000 600000 700000 800000 900000 1000000 1100000 N 10100000 10100000 10000000 10000000 9900000 9900000 9800000 9800000 Simbología 9700000 9700000 Cañar # Sitios Muestreo Uso de Suelo 2001 Areas degradadas Bosque S. Azogues. Ecuador.V. Uso de suelo y localización geográfica de la Cooperativa San Carlos de Colepato. Cañar.N.M Cultivos Mixtos Humedales Lagunas Pasto Páramo Zonas urbanas P.

Posteriormente la gente de la comunidad se organiza para formar la Cooperativa. Esta época finalizó a partir de la Reforma Agraria donde los campesinos tuvieron acceso a sus tierras trabajadas. Según el reglamento. vicepresidente. La creación de la Cooperativa rodea el año 1970 y está estructurada a partir de los socios (familias fundadoras de la organización). secretario. Los socios nombran anualmente un presidente. Estas familias de reciente conformación no participan en la organización comunitaria.41 Organización Social Comunitaria La Cooperativa agrícola y ganadera Colepato tiene relativamente poco tiempo de vida. apoyada por las disposiciones político-administrativas del país donde se puso fin a la época de las grandes haciendas y las tierras pasaron a la gente que las ocupaba o las trabajaba. Se trataba de una condición de servidumbre y explotación a la que estuvieron sometidos la mayor parte de comunidades indígenas en la zona andina. En años anteriores. los hombres son los representantes del núcleo familiar en la Cooperativa y la participación de la mujer está condicionada a si su esposo (que es el socio) ha fallecido o ha migrado fuera del país (Grupo Randi Randi 2004). tesorero y algunos otros cargos denominados comisiones. por lo que generalmente están asentadas en terrenos de herencia. Existen otras familias habitando el caserío conformadas por parientes de los socios u otros matrimonios jóvenes recién constituidos. sus habitantes se asentaron en terrenos desocupados de propiedad de la Asistencia Social (ente del Estado Ecuatoriano que administraba las haciendas incautadas a los terratenientes) pero administrada por un hacendado o gamonal1. ni cuentan con derechos de posesión de tierras comunales. Los habitantes tenían pequeñas posesiones de tierra (huasipungos) cedidas por el gamonal llamado Bárbaro Castro a cambio de servirle en múltiples trabajos como la lechería y las extensas zonas cultivadas. 1 . La Cooperativa actualmente está constituida por 31 socios quienes dirigen el destino de la organización. El gamonal o terrateniente es la persona poseedora de una gran extensión de tierra y que ejercía relaciones de servidumbre con los campesinos dentro de una región.

aunque algunos van para España. y otros prefieren realizar migraciones internas (del campo a la ciudad) de familias que se han traslado a la capital provincial (Azogues) u otra ciudad en la provincia. de acuerdo a la observación realizada durante el trabajo de campo de esta investigación. Existe un teléfono público administrado comunitariamente (INEC 2001)2. la migración hacia otros países corresponde al 20% de la población económicamente activa (INEC 2001). Si bien estos datos corresponden al último Censo Nacional realizado en el año 2001. Breve descripción socioeconómica de la Cooperativa Colepato Migración En Colepato y comunidades vecinas. El principal destino representa la ciudad de Nueva York. en esta investigación se trabajó con los socios de la Cooperativa. siempre debe existir la aprobación de los socios de la Cooperativa y la participación de otras familias es limitada. 2 . Por esa razón. Esta situación fue evidenciada en la presente investigación donde la gente que no era socia de la cooperativa manifestó que ellos no conocen del tema y que la Cooperativa es la que debe responder.42 Es importante mencionar que la cohesión grupal de la comunidad en torno a la cooperativa responde a patrones culturales de la población indígena (por ejemplo la minga o el trabajo comunitario es determinante en la vida de la comunidad). además de ser ellos quienes tienen mayor relación con la temática del conflicto investigado debido a su historia de permanencia en la zona. Otro ejemplo del fuerte vínculo de la cooperativa constituye el hecho de que para cualquier investigación que se realice en la comunidad. parece haber pocas variaciones. pero carecen de otro tipo de servicios: el 50% no tienen baños ni duchas. cuentan con servicio de luz pública. Viviendas y Servicios Básicos Las viviendas en su mayoría son propias. Estados Unidos. el 80 % no disponen de servicio de evacuación de aguas residuales y ninguna posee línea telefónica individual. lo cual fue confirmado por otras investigaciones realizadas en el pasado (Moore 2004).

con tiempos se fue botando5 se fue pues. se expone el siguiente relato: “Ese tiempo era pura montaña3. Acerca de cómo era el entorno natural en épocas pasadas. 6 Miso = mismo .43 Degradación del entorno En la región. En la actualidad las causas que ocasionan la degradación de las tierras altas constituyen: la extracción de leña y madera de los bosques nativos y la expansión de la frontera agrícola-ganadera. Ese tiempo por acá era todo montañas. La deforestación se extendió desde las tierras bajas hacia arriba motivada principalmente por al avance de la frontera agrícola (White y Maldonado 1991. Jokisch y Lair 2002). la principal causa de pérdida de cobertura vegetal nativa ha sido la conversión de bosques a áreas de cultivos. Ahurita = ahora. Relato de un poblador de la zona 3 4 Montaña es un término empleado localmente para referirse a los bosques. Ahurita4 va todito ya. talar para formar los asentamientos humanos. por eso miso6 hay troncos grandotes podridos ya”. en este momento 5 Botando = dejar sin árboles.

tomé como base el trabajo realizado por Paisley (2001) sobre conflictos. que comparte territorio con el Parque Nacional Sangay en su límite sur. no son un producto casual ni se encuentran aisladas” 7 . Por medio de estas técnicas obtuve información sobre las representaciones sociales7. Se incluyeron los siguientes tópicos de análisis: a) interacción del oso con el ganado y b) percepciones de la gente sobre el conflicto y c) ecología del oso. De este modo. se realizaron 21 entrevistas a personas mayores. a través de la triangulación metodológica (Vera y Villalón 2005). entender. interpretar o concebir una realidad. residentes en la zona. Para la autora Consuelo Yáñez (1990) las representaciones sociales constituyen: “ideas que son utilizadas consciente o inconscientemente en la vida cotidiana.44 MÉTODOS Desarrollé un estudio exploratorio sobre el conflicto socio-ambiental o tensión que surge entre la conservación del oso andino y la supervivencia de los campesinos del caserío San Carlos de Colepato. Bolivia. percepciones y prácticas de los campesinos y campesinas de la comunidad de Colepato respecto al conflicto oso – comunidades locales. Es la manera de ver. El tema de género no pudo ser abordado dentro del análisis debido a la escasa participación de las mujeres en las entrevistas. Se intentó aplicar la entrevista estructurada a las 31 familias socias de la cooperativa (base del caserío). Para ello utilicé técnicas de investigación social cuantitativa y cualitativa. cultura y conservación del oso andino en Apolobamba. Técnicas cuantitativas Entrevista estructurada Para la formulación de las preguntas que se utilizaron en estas entrevistas (Apéndice I). pero finalmente se desistió de ello ante la negativa de varios miembros de la cooperativa de participar en este proceso. El uso de varias técnicas posibilitó una mejor comprensión del hecho investigado.

además de explorar su relación con la especie.45 Técnicas cualitativas Entrevistas en profundidad Al reducirse la muestra cuantitativa planteada inicialmente. así como generar debate de ideas en torno al tema investigado. La entrevista en profundidad tiene como objetivo permitir la libre expresión de los entrevistados. tener capacidad de participación y conocimiento de la realidad de la zona (Davis 1992). se realizaron tres grupos focales en los que participaron un promedio de 15 personas. Se empleó esta herramienta con la finalidad de depurar y complementar la información obtenida individualmente a partir de las entrevistas. imaginarios. Estas personas deben cubrir un determinado perfil. Los ejes temáticos para el análisis fueron los mismos abordados en las entrevistas estructuras. significados y/o representaciones sociales. cómo el entrevistado percibe la tensión entre su supervivencia y la conservación del oso. expresiones e ideas de la gente. En esta técnica es el entrevistado el que guía la conversación en base a sus motivaciones y basado en preguntas generadoras (Vargas 2006). es decir. se realizaron 21 entrevistas en profundidad a las mismas personas que se les aplicaron las entrevistas estructuradas. La importancia del empleo de esta técnica es entender el conflicto desde la percepción de los actores. basado en la visión que los campesinos y las campesinas tienen sobre esta temática (Yañez 1990. En estas entrevistas se evidencia las percepciones. Davis 1995). Adicionalmente se realizaron 2 talleres: . por ejemplo conocer del tema. Las entrevistas fueron transcritas literalmente para conservar las expresiones y su contenido emocional como fueron expuestas por los entrevistados. 2006). Grupos focales El grupo focal es un instrumento que posibilita el diálogo y libertad de opinión de los participantes sobre un determinado tema (Balcázar et al. En la presente investigación. enfatizando en la búsqueda de detalles. con el objetivo de explorar los temas enmarcados dentro del análisis. sentimientos.

1 (R Developtment Core Team 2009). Se realizó la selección del mejor modelo (o modelos) de acuerdo al criterio de Akaike ajustado para tamaños de muestra pequeños (CIAc. No se pretendió realizar inferencias a la población. y b) relación del oso con la comunidad local.8. manejo del ganado y distancia al centro poblado. Análisis de la información Los datos obtenidos en las entrevistas (estructuradas y en profundidad) fueron organizados con base en dos ejes temáticos: a) relación del oso con el ganado vacuno. Cabe mencionar que el análisis cuantitativo debido al tamaño pequeño de la muestra fue presentado con la finalidad de describir las características exploradas entre los entrevistados. Se caracterizó el lugar considerando la cercanía al bosque. Observación participante Durante 2 días. la percepción acerca de la permanencia del oso en la zona fue analizada con algunas variables consideradas importantes (Cuadro 4). Para analizar la influencia de las variables explicativas seleccionadas sobre la percepción de los entrevistados usé modelos de regresión logística. . se agrupó la variable respuesta en dos posibilidades: a) positiva: cuando los entrevistados manifestaban que deseaban que el oso siga existiendo en la zona y b) negativa: cuando ellos decían que desearían ver menos osos o que ellos sean eliminados.46 el primero con el objetivo de informar y motivar a los y las campesinas para que participen en la investigación y un segundo taller para socializar los resultados del presente estudio. Se consideró como afectado al poblador que perdió al menos 1 cabeza de ganado por ataque del oso. caso contrario fue considerado como no afectado. Burnham y Anderson 2004). Para ello. siendo empleado más bien como complemento al enfoque cualitativo propuesto para esta investigación. Se analizó los datos con el Programa R versión 2. acompañado por 5 pobladores recorrí algunos sitios donde el oso había atacado al ganado. Los sitios de ataque se ubicaron en un mapa. Sin embargo. Los resultados del análisis cuantitativo se realizaron a partir de estadística descriptiva (porcentajes y frecuencias) en algunos casos comparando las respuestas entre afectados y no afectados.

opiniones.47 Al ser el enfoque principal de la investigación lo cualitativo. Se extrajo las ideas. se revisó detalladamente cada entrevista en profundidad. . La información cualitativa fue agrupada y sistematizada en base a cada tema propuesto en la investigación. percepciones de los entrevistados para citarlas textualmente como fundamento del análisis pues son los propios actores quienes construyen su realidad cotidianamente y moldean personal y colectivamente sus acciones hacia la vida silvestre.

Ecuador. 2008. Variables explicativas consideradas para predecir la percepción positiva o negativa del oso presente en los entrevistados. se dividió en dos categorías: a) Si. persona que perdió Afectado alguna cabeza de ganado por el oso y 2) No. Colepato. que hace referencia a si el Mitos y leyendas entrevistado conocía o no mitos y leyendas sobre el oso Variable categórica: a) Si. Ganado muerto Número de cabezas de ganado perdidas por cada entrevistado .48 Cuadro 4. Edad Edad de cada individuo (en años) Variable categórica. La posibilidad de que el oso ataque a las personas. cuando la persona no tuvo pérdida de ganado. si el entrevistado cree que el oso no ataca a la gente. Variable Descripción Esta variable se dividió en dos categorías: a) Si fue a la escuela y b) No fue a la escuela. Cañar. el entrevistado Ataque a personas piensa que el oso puede atacar a las personas y b) No. Se consideró a Escolaridad todo entrevistado que completó al menos el primer año de instrucción primaria como que asistió a la escuela.

pobladora campesina de la zona La escolaridad se agrupó en dos categorías (Cuadro 4). mientras que 9 personas (43%) no perdieron cabezas de ganado por el oso. Esta situación se refleja en el siguiente testimonio: “Sobre ese tema yo no sé.49 RESULTADOS Características de las personas entrevistadas De las 21 personas entrevistadas. La mayoría de los entrevistados (20 de 21) se dedican a la agricultura y ganadería. tiene que hablar con mi marido. Existen otros oficios complementarios a la agricultura y ganadería. La mayoría de personas entrevistadas (13 de 21) han ingresado a la escuela. El tema de género no pudo ser analizado en el presente estudio debido al menor conocimiento que tienen las mujeres sobre las actividades en bosques y páramos. 12 (57%) perdieron alguna cabeza de ganado a causa del ataque de oso. un entrevistado mencionó que se dedica también a la carpintería y otra entrevistada está actualmente estudiando para terminar la primaria. por ejemplo. Los roles diferenciados de género han hecho que las mujeres en su mayoría estén vinculadas a espacios más cercanos a sus casas y los hombres visiten con más frecuencia los bosques y páramos. él le puede explicar con mayor detalle” Mujer. únicamente una persona se dedica al cuidado de una finca. él es el que sabe de eso. generalmente las personas mayores de edad (Figura 12). 17 fueron hombres (81%) y 4 mujeres (19%). . pero también existen varias personas que no lo han hecho.

50 6 5 Número de personas 4 3 2 1 0 20 . .50 años 50 .2008.90 años Asistió a la escuela No asistió a la escuela Rango de edad Figura 12.60 años 61 . Cañar. 1998 . Número de entrevistados que asistieron o no a la escuela por rango de edades en la Cooperativa Colepato. Ecuador.30 años 31 .70 años 71 .80 años 81 .40 años 41 .

El último ataque fue reportado en el año 2006. En promedio.51 RELACIÓN OSO – GANADO VACUNO Personas de la comunidad afectadas Durante aproximadamente los últimos 10 años. Características del ataque a) Tipo de animal afectado En Colepato el oso atacó más vacas y vaconas. pues no se pudo determinar la estructura poblacional del ganado vacuno en el páramo (Figura 14). De éstos observamos 2 picos en los años 2005 y 2003.6 cabezas de ganado vacuno. y una vaca herida. El resto de familias han perdido entre 1 y 2 cabezas de ganado. se han reportado 40 cabezas de ganado vacuno muertas por ataques del oso andino en la Cooperativa Colepato y alrededores. Sin embargo estos datos no revelan preferencias de animales atacados. 5 fueron reportadas en dos comunidades vecinas (Dudas y Mazar). De estas 40 cabezas de ganado. 4 eran de propiedad comunal y las 31 restantes pertenecían a propietarios individuales (socios de la Cooperativa Colepato). se produjo una pérdida de precisión en las fechas proporcionadas por los entrevistados. hace más de 5 años. Revisión cronológica del número de ganado muerto Del año 2003 hacia atrás. por lo que se resolvió acumular las muertes de ganado vacuno ocurridas para ese período. Las cabezas de ganado muertas se concentraron en 3 familias: familia Tránsito Zumba (6 vacas muertas). las familias afectadas perdieron 2. se produjeron en Colepato un total de 24 ataques al ganado mientras que durante los últimos 5 años se registraron 16. tiempo en el cual la mayor parte de propietarios empezaron a trasladar el ganado a las partes bajas precisamente motivados por la pérdida del ganado a causa del ataque del oso (Figura 13). familia Aurelio Romero y familia José Romero (5 y 4 cabezas de ganado respectivamente). Entonces. .

Cañar. . 1998 .2006. Ecuador. Número de ataques del oso andino al ganado vacuno por año en la Cooperativa Colepato y alrededores.52 30 25 Número de ataques 20 15 10 5 0 > 5 años (cumulativo) 2003 2004 Años 2005 2006 Figura 13.

Colepato.53 Ternero Toro animal afectado Vacona Vaca con cría Vaca Vaca o vacona preñada 0 5 10 15 20 25 30 35 40 Porcentaje de cabezas de ganado atacados (% ) Figura 14. 1998-2006. Cañar. . Ecuador. Tipo de ganado vacuno afectado (%) por el ataque del oso andino.

Durante las visitas de campo se pudo conocer que los sitios de ataque del oso se encuentran cercanos a bosques. d) Partes del ganado comidos por el oso tras el ataque La principal característica del aprovechamiento del oso sobre el ganado muerto fue que come solo la carne (14 de 21 entrevistados).54 b) Sitios del ataque y manejo ganadero en la Cooperativa Colepato Los sitios con mayor número de ataques en la comunidad de Colepato fueron Cachuco (6 ataques) y Yashipa (5 ataques). El resto (7 sitios) presentan un solo evento de ataque. Pailacocha y Yanamisi Japina. En Yanarumi ocurrieron 3 ataques y 2 en Q. Sin embargo algunos entrevistados (7 de 21) mencionan que el oso puede comer todo el animal incluido sus huesos (Figura 17). los campesinos iban cada dos o tres semanas a revisar el ganado (Figura 15). las huellas del oso presentes en los sitios constituyó la principal señal de presencia del oso (Figura 16). Mientras que. le sigue Monte Yuraguanto (4 ataques) y Osocoche (4 ataques). . c) Características encontradas en los sitios de ataque del oso al ganado Los restos de ganado vacuno muerto junto con los rastros de que el oso jala al ganado hacia una quebrada cercana fueron los principales signos presentes en los sitios de ataque del oso al ganado mencionados por los entrevistados. en zonas alejadas del centro poblado por más de 4 horas de camino a pie (aproximadamente 12 km) y que presentaban una modalidad de manejo extensivo sin protección.

Mapa de los sitios de ataque del oso al ganado vacuno en Colepato. 1998-2006. Cañar. Ecuador. .55 Figura 15.

Ecuador. 19982006. Características encontradas (%) en los sitios de ataques del oso andino al ganado vacuno mencionadas por los entrevistados. Cañar.56 100 Porcentaje de respuestas (%) 80 60 40 20 0 a l na do os o s do m ie n de eb ga ga ist a la s qu de en ci m a ue l o Av es to H río Ll ev a R Ja la Características Figura 16. Ecuador. M ar ca s al en s el En de tie r ra na ár bo ra d to . Los entrevistados pudieron escoger más de una respuesta. Características de las partes del ganado vacuno (%) comidas por el oso andino mencionadas por los entrevistados. Los entrevistados pudieron escoger más de una respuesta. 1998-2006. Como todo el animal Características del consumo Deja las patas y cabeza Deja las tripas Deja el cuero Solo carne 0 10 20 30 40 50 60 70 Porcentaje de respuestas (% ) Figura 17. Colepato. Cañar. Colepato.

7 afectados y 5 no afectados reconocieron que los ataques ocurren cerca del bosque. El traslado del ganado hacia las casas de cada propietario finalizó en el año 2007. Respecto a Término quichua-mestizo que significa “come vacas”. RELACIÓN DEL OSO CON LA COMUNIDAD Causas del ataque del oso según los campesinos y campesinas de la comunidad 7 personas afectadas y 5 no afectadas de un total de 21 entrevistados piensan que el oso ataca al ganado porque tiene hambre. 8 Lugares y época del año donde ocurren los ataques De los 21 entrevistados. tiempo en el cual no se ha vuelto a presentar eventos de ataque. Únicamente las personas afectadas mencionaron que los ataques ocurren en el páramo (Figura 19). la gente en Colepato realizó las siguientes acciones: dejar el cerro. hacer encierro (1 de 21) y venta de ganado (1 de 21). espantar al animal (4 de 21). comunicación personal). es utilizado para diferenciar al oso que se alimenta solo de ganado. Fundación Cordillera Tropical.57 Estrategias de la comunidad para enfrentar el problema Con la finalidad de enfrentar el problema del ataque del oso al ganado vacuno y superar el conflicto. White. Ecuador. aunque esos osos no fueron los responsables (S. 8 . cacería (10 de 21). abandonar el sitio donde tenían a los animales pastando (17 de 21 entrevistados). También los entrevistados distinguen la condición de que existe un tipo de oso que come solo carne. denominado wagrero (Figura 18). es decir. otras respuestas con menor frecuencia fueron que los ataques ocurren lejos de la gente y en sitios específicos. El descontento de la gente ante la muerte del ganado por causa del oso motivó la decisión de eliminar el animal problema (en una ocasión se junto toda la cooperativa) contando al momento con dos osos jóvenes matados por un poblador quien tomó esta acción como represalia por la muerte de una vaca de su propiedad.

. las personas afectadas manifiestan mayormente que se da durante todo el año (8 de 12). Figura 20). no así las personas no afectadas para quienes la época del año de mayor riesgo de perder una cabeza de ganado constituye el invierno (4 de 9.58 la época del año.

8 7 6 Frecuencia 5 4 3 2 1 0 l de e qu os b s jo le la e nt ge fic cí pe es os de e qu ta a en jo pa el l na Afectados No Afectados a rc ce de sit s io Lugar donde ocurren los ataques Figura 19. Cañar. Ecuador. Cañar. .2008.59 8 7 6 Frecuencia 5 4 3 2 1 0 Tiene hambre Es un oso wagrero No tiene comida Causas del ataque Ahí vive No sabe Afectados No Afectados Figura 18. Colepato. Frecuencia de las respuestas mencionadas por los afectados y no afectados al ser consultados sobre en donde ocurren los ataques del oso andino al ganado vacuno. Frecuencia de las respuestas mencionadas por los afectados y no afectados respecto al porque ataca el oso andino al ganado. Los entrevistados pudieron escoger más de una respuesta. Los entrevistados pudieron escoger más de una respuesta. Ecuador. Colepato. 2008.

2008. Colepato.60 9 8 7 Frecuencia 6 5 4 3 2 1 0 Todo el año Invierno Epoca del año No sabe Afectados No afectados Figura 20. Frecuencia de las respuestas mencionadas por los afectados y no afectados sobre la época del año donde ocurren los ataques del oso al ganado vacuno. Ecuador. Cañar. .

Otros expresan sentimientos de agrado e ira. para el 42. La percepción positiva del oso por parte de los entrevistados fue mayor entre las personas que ingresaron a la escuela (Figura 21). se encontró 2 sentimientos predominantes: la pena y la rabia. Sentimientos de la gente al perder el ganado y acerca de la presencia del oso Al ser consultados sobre cual es el sentimiento que les produjo la pérdida de un animal o la posibilidad de perder alguno a causa del ataque del oso andino. El modelo que incluyó la escolaridad fue el único considerado plausible para explicar las percepciones de la gente entrevistada acerca de la permanencia el oso en la comunidad de Colepato (Cuadro 5). sin embargo.1%).61 Permanencia del oso en la zona La mayoría de entrevistados (12 de 21) mencionó que le gustaría que el oso siga existiendo en la zona (57. mientras que en menor proporción la gente mantiene curiosidad o indiferencia ante la presencia del oso.9% de los entrevistados el oso debería disminuir o desaparecer. La mayoría de campesinos entrevistados denotaron temor hacia el oso andino. . Un tercer sentimiento presente en algunos entrevistados es el de temor.

51 25.57 32.27 Δ CIAc 0 2.53 6.40 28.40 wi 0.03 0.62 Cuadro 5.02 9. Ecuador.06 0. el peso de Akaike (wi) y el número de parámetros utilizados (k).07 0.006 0. 2008. CIAc relativo (Δ CIAc).77 26.20 9.65 3.90 4.70 10.08 0.003 k 2 3 2 2 4 2 1 2 2 a El análisis incluye el Criterio de Información de Akaike corregido para tamaños de muestra pequeños (CIAc). Resultadosa de la selección de modelos para evaluar la percepción (positiva/negativa) de los entrevistados sobre la permanencia del oso andino en zona. Cañar.27 26. Modelo Escolaridad Edad + Escolaridad Edad Afectado Escolaridad * Edad Mitos y leyendas Modelo Nulo Ganado muerto Ataque a personas CIAc 21.07 30. .40 4.87 24.005 0.89 31. Colepato.16 0.60 0.

7 No tiene escuela Tiene escuela -20 0 20 40 60 80 100 Escolaridad Tamaño del efecto Figura 21. Colepato. Los valores corresponden al mejor modelo seleccionado.63 100 Probabilidad de percepción positiva 96 85 60 80 54 40 55 72 67 77 20 13 0 1. Ecuador. Probabilidad esperada de percepción positiva y tamaño del efecto respecto a la permanencia del oso en la zona considerando la escolaridad. 2008. .

Estado actual de las poblaciones de osos en la zona y tipo de osos que existen 16 de 21 entrevistados afirmaron que en la actualidad existen más osos que antes (76.2%).64 Mitos y leyendas sobre al oso Las campesinas y campesinos entrevistados mencionaron algunas historias contadas por sus antepasados.6% (2 de 21 entrevistados) manifestó que la cantidad de osos permanece igual. . La historia más comúnmente mencionada (13 de 21 entrevistados) trata sobre el rapto del oso a una mujer soltera con la cual procrea un hijo al que le nombran Juan del Oso (nombre con el que se conoce a esta leyenda). la convivencia con las personas y su temor hacia ellos. Existen otras historias menos conocidas que relacionan a los osos. mientras que el 9. Solo una persona mencionó que existe un solo tipo de oso en la zona (Figura 22). Los restantes entrevistados no conocen del tema. Para los entrevistados tanto los afectados como los no afectados existen principalmente dos tipos de osos en la zona: el aguaronguero (se alimentan del aguarongo que es la bromelia terrestre perteneciente a la especie Puya clava-herculis) y el wagrero (come ganado vacuno).

65 8 7 6 Frecuencia 5 4 Afectados No Afectados 3 2 1 0 Oso aguaronguero y wagrero Oso aguaronguero. Frecuencia de las respuestas mencionadas por los afectados y no afectados respecto a los tipos de osos que reconocen en la zona. Cañar. wagrero y huicundero Un solo tipo de oso No sabe Tipos de osos Figura 22. . El oso huicundero es aquel que come las bromelias epífitas y frutos del bosque. 2008. Colepato. Ecuador.

Las restantes personas no respondieron. su dieta y número de crías Respecto a los sitios ocupados por el oso andino. joyapa (Macleania rupestris) y el muchuchug (Odontoglossum sp. la mayor parte de los entrevistados manifiesta que los osos se encuentran entre el bosque y el pajonal (18 de 21 entrevistados). Soluciones futuras propuestas por la gente ante la posibilidad de nuevos ataques La solución futura ante la probabilidad de nuevos ataques. El término huicundo es utilizado por los pobladores para nombrar a todas las especies de bromelias epífitas. Éstos incluyen principalmente el aguarongo (Puya clava-herculis). expresada por la mayoría de personas entrevistadas es cazar al oso (9 de 21 entrevistados). Mientras que los entrevistados que no han sido afectados. Los 2 restantes no contestaron. Otras plantas conocidas como importantes para la dieta del oso son: el ishpingo (Ocotea cf. huicundo9 (familia Bromeliaceae).). Ataque del oso a la gente De las 12 personas que han perdido ganado a causa del oso. manifiestan mayoritariamente que el oso puede llegar a atacar a los humanos (7 de 9. También se manifiesta que el oso come animales silvestres. Otras soluciones mencionadas fueron: avisar a las instituciones que trabajan en la zona (4 de 21). Los ítems alimenticios del oso (excluyendo el ganado) conocidos por la gente en Colepato son muy variados. Figura 23). heterochroma). no hacer nada (3 de 21) alejar al ganado (2 de 21) y espantar al oso (1 de 21).66 Lugares donde vive el oso. En menor proporción la gente expresa que los osos viven solo en el bosque (2 de 21 entrevistados) o solo en el pajonal (1 de 21). 6 mencionan que el oso no ataca a las personas. En cuanto al número de crías. chiwila (bromelia terrestre del género Greigia) y otra bromelia pequeña de páramo. aunque ellos afirman que el oso se alimenta únicamente de unas pocas. los entrevistados mencionan que el oso generalmente tiene entre una y dos crías (15 de 21) mientras que algunos piensan que pueden tener entre 3 y 4 crías por camada (3 de 21). 9 .

67

8 7 6 Frecuencia 5 4 3 2 1 0 No ataca Si ataca Posibilidad de ataque a la gente No sabe Afectados No afectados

Figura 23. Frecuencia de las respuestas mencionadas por los afectados y no afectados sobre la posibilidad de que el oso andino ataque a la gente. Colepato, Cañar, Ecuador. 2008.

68
DISCUSIÓN

En la zona de estudio, los ataques del oso andino fueron únicamente reportados en ganado vacuno. Esto coincide con otros estudios sobre depredación del oso (Paisley 2001, Castellanos 2002). Sin embargo algunas investigaciones han registrado el ataque del oso a otro tipo de ganado como el ovino (Flores et al. 2005b) y el caballar (A. Castellanos, Fundación Espíritu del Bosque, Ecuador, comunicación personal). El ataque del oso hacia diferentes tipos de ganado podría deberse a las características del manejo ganadero. Por ejemplo, en la comuna de Oyacachi, al noreste de Ecuador, el ataque al ganado ovino y vacuno ocurría en potreros que fueron abiertos en lotes boscosos junto al páramo mediante ganadería extensiva, a más de cuatro horas de los asentamientos humanos (Flores et al. 2005a). En Colepato, el ganado vacuno que fue atacado en el páramo se manejó de firma similar a Oyacachi, mientras que el ganado menor (ovino y porcino) permaneció alrededor de sus casas, razón por la cual no sufrió ningún ataque. La confirmación de este patrón de manejo del ganado vacuno, lo manifiesta este campesino en el siguiente testimonio:

-“No, suelto teníamos, de repente cada 15 días o 8 días, sabíamos salir. Hay veces de repente no tenemos tiempo, 3 semanas o 1 mes sabíamos salir, así sabíamos salir a ver el ganado. Y por eso mismo el oso lograba10, por eso tragaba11 oso”. Relato de un poblador de la zona

Castellanos (2002) reportó 25 ataques al ganado en 6 localidades de la cuenca del río Cosanga (provincia del Napo – estribación nororiental de la cordillera) durante el período mayo 2001 – septiembre 2002. Otro estudio efectuado en la Comuna de Oyacachi encontró que el oso atacó al ganado en 61 ocasiones durante 4 años (desde 2001 hasta el 2004; Flores et al. 2005b). Estas tasas de depredación contrastan con los resultados encontrados en el presente estudio donde se produjeron 40 muertes del ganado vacuno durante los últimos 10 años. Una probable explicación de esto podría ser que este estudio correspondió a una sola localidad y quizá el oso mató más ganado en otras comunidades cercanas a Colepato como Huangra, Wayrapungo, Dudas, entre
10 11

Lograba es empleado en este contexto como favorecerse para matar y comer al ganado. Tragar = comer

69
otras. Otra razón sería por la configuración paisajística, pues en la cuenca del río Cosanga existen bosques más degradados que los encontrados en la cuenca del río Mazar y quizá el oso enfrentaría una situación de escasez de recursos alimenticios, viéndose en la necesidad de aprovechar elementos presentes en áreas de ocupación humana como el ganado vacuno.

Al analizar los picos de muertes del ganado en años específicos, encontramos que en el estudio de Flores y colaboradores (2005b) las muertes del ganado fueron mayores en el año 2003 (27 muertes), superior al encontrado por otros autores como Galasso (2002) que reportó 26 muertes en un solo año, pero en 2 comunidades del noreste de Ecuador, y las 22 muertes reportadas en la cuenca del Río Cosanga (Castellanos, 2002). Estas muertes del ganado son mayores a las registradas en este estudio donde el pico de muertes se da en el año 2005 con 8. Nuevamente la explicación de este patrón obedecería a que se trabajó en una sola comunidad, sin considerar las zonas colindantes donde actualmente se han reportado ataques de oso (L. Lojano, Fundación Cordillera Tropical, Ecuador, comunicación personal). Sin embargo, el promedio de pérdidas del ganado vacuno por afectado reportado en este estudio es similar al registrado en la Comuna de Oyacachi (2,54 cabezas de ganado; Flores et al. 2005a). Esto denota el carácter oportunista del oso que ataca los mismos hatos ganaderos repetidas veces al encontrar facilidades y poca protección (Goldstein 1991, Herrera et al. 1994, Galasso 2002).

Según los pobladores del sector, la mayoría de los reportes de ataques al ganado por parte del oso andino ocurrieron cerca del bosque, en un mosaico de parches de vegetación y pajonal. Esto fue confirmado en la visita conjunta que se realizó a caracterizar los sitios de ataque donde todos estaban muy cerca de la línea boscosa. Al respecto, Galasso (2002) manifiesta que las áreas en conflicto están muy cerca del ecotono bosque - páramo. Esta relación del oso con los bosques en los eventos de ataque está presente en la memoria de la gente, en relatos como el siguiente:

“… y de ahí mitad comiendo se va jalando vuelta otra vez como de repente unos 50 metros va jalando carne, o sea que a la montaña va llevando a la montaña, en la montaña ahí si acaba comer pues ellos… hace de brincar y va llevando, que

de ahí hace pasar así zanja. cosa que no importa lo que haya. “Eso sí. otras investigaciones sugieren que el oso mata principalmente vacas preñadas. Flores et al.70 fuerzas del oso oiga!! Así. fuerte. y meten en la quebrada”. Goldstein et al. Testimonio de un poblador de la zona Si bien. pero éste también es desgraciado acorrala si para coger. así acorrala y le ataja16 el olfato y de ahí les coge y les traga”. de ahí así algún ganado ya sabe. el oso presenta la fortaleza para matar a cualquier tipo de animal. 1995. Una de las principales dificultades para investigar este aspecto es 12 13 Zanja = abertura en la tierra Pucha = expresión de asombro o ira 14 Amarcando = cargando 15 Pe = pues 16 Ataja = coge . Galasso 2002. Corroborando estas ideas. como ser ahí hueco hubiera. Testimonio de un poblador de la zona Aunque este estudio no pudo distinguir preferencias en las muertes de animales por edad y sexo. más gordo mejor busca el más gordo. en hueco. así tragaba acaso que importa”. no preñadas y vaconas (Castellanos 2002. Paisley 2001. un poblador manifiesta lo siguiente: “El oso… separa lo que puede tumbar. Las vacas preñadas esas les separa y lo que puede tumbar. es decir. El ataque y muerte de este tipo de animales posiblemente se deba a que el oso selecciona animales más débiles para así reducir el gasto energético. 2005a). también fueron registrados ataques a toros. 2006) existen varias evidencias de que el oso si podría matar al ganado vacuno (Galasso 2002 y Castellanos 2002). aun se discute acerca de si el oso efectivamente mata al ganado o es únicamente carroñero (Torres et al. Esta afirmación está presente en el siguiente relato de un poblador de la zona. pucha13 el hace pasar amarcando14 como quien amarca pe15 no. Mejor dicho meten en la quebrada. así zanja12. Testimonio de un poblador de la zona Sin embargo esta condición de ataque a vacas y vaconas no es exclusiva. si avanza.

Esta característica del ataque es confirmado por otras investigaciones (Galasso 2002. Goldstein et al. El hecho de que en Colepato se piense que el oso mastica los huesos posiblemente se debe a que el afectado no encontró los huesos del ganado muerto (auque si evidencias de la presencia del oso) o que se magnifique las fuerzas del oso por la muerte de animales tan fuertes como un toro. . Paisley 2001. con lo que se confirma el comportamiento de alimentación que tiene el oso de este tipo de animales en su rango de distribución (Peyton 1980. Pero nosotros llegamos a tiempo. en Colepato solo dos personas han presenciado un ataque al ganado en el instante en que este ocurre. restos de ganado vacuno siendo arrastrados a la quebrada o encima de árboles. Goldstein et al. 2006). Le ha hecho polvo la nariz. Por ejemplo. Castellanos 2002). han sido reportados por otros autores. la vaca ya salió de abajo de la quebrada. 2006). Un testimonio de uno de los campesinos sobre este tema dice lo siguiente: “A la vaca del doctor también agarró pues una vez.71 que en la mayoría de los casos la gente observa los restos y rastros del ganado muerto varios días luego de ocurrido el posible evento de depredación (Goldstein et al. Tiene un punto débil el anca”. Sin embargo. 2006). donde se detalla un patrón de ataque del oso a partir de rasguños repetidos en el lomo del ganado. Testimonio de un poblador de la zona Signos de la presencia del oso en los sitios de ataque mencionados por los entrevistados como: observación directa. rastros del animal entrando al bosque. Tiene una parte en el anca del ganado que mete las uñas y al ganado le tumba automáticamente. parecen estar más relacionadas con el tiempo de encuentro entre el propietario del ganado y los restos. a rayado el anca así. Las partes del ganado consumidas por el oso. que en seguir un patrón determinado. algunos estudios reportan que el oso arrastra la carne varias veces buscando refugio y protección hasta terminar con todas las vísceras dejando únicamente los huesos duros (Castellanos 2002. Castellanos 2002. Galasso 2002. El siguiente testimonio refleja la creencia de alguna gente de que el oso no deja nada de restos del ganado.

Ya está vuelta de nuevo el ganado subiendo para arriba. 2005a). si hasta uñas. Flores et al. 2009 en prensa). eh. Galasso 2002. con lo que consiguió frenar los ataques en la actualidad. puede deberse a que es la época donde la gente visita con menor frecuencia al ganado. todo hecho polvo así fue” Testimonio de un poblador de la zona Como solución al conflicto oso – ganado vacuno. conforme pasa el tiempo y debido a la escasez de alimento (hierbas para el ganado). no se que pasará pe. hasta cachos todo todito todo. la gente se ve en la necesidad de volver a subirlo. Un relato respalda lo antes mencionado. la dificultad de trabajar en el invierno y las muertes del ganado se relacionan en el siguiente relato: . En palabras de una campesina. Pero pocos están. y además es el tiempo donde ocurren varias muertes accidentales de ganado por factores climáticos (Paisley 2001). porque ya cada uno tiene su propiedad y sube”. Flores et al. 2005b) y que se relaciona con las intervenciones no letales para mitigar conflictos (Treves et al. porque no hay hierbas aquí. El hecho de que algunos pobladores mencionen al invierno como la época del año donde ocurren mayormente los ataques. Sin embargo. Esto ha sido confirmado en estudios de campo donde se determinó que no existe diferenciación en el tiempo de los ataques (Galasso 2002.72 “De eso entonces. Castellanos 2002. donde un poblador manifiesta lo siguiente: “Ahurita vuelta muy pocos están subiendo vuelta de nuevo. solo 2 patitas vengo trayendo a mano y de ahí otras 2 patas hasta uñas se ha mascado. no están todavía toda la gente. la gente decidió bajar el ganado y colocarlo cerca de sus casas. Esta solución constituye una de las estrategias sugeridas por algunos estudios del conflicto (Goldstein 2002. Testimonio de un poblador de la zona En la percepción de la gente no existe una marcada estacionalidad en el año de los ataques al ganado por parte del oso. razón por la cual el problema sigue latente.

Y perder un ganadito que sea de unos. pero no se sufre igual de un racional pero ya se sufre”. 2005b). ya no se siente más tranquilo. 300 dólares es difícil sacar. sienten pena y rabia ante la posibilidad de perder ganado. presentan percepciones negativas que provocan malestar. es decir. Si. porque la gente también cuando está lluviendo18 no sabemos pues coger muchas aguas. tanto los que han sufrido la pérdida de un animal como los que no. En el siguiente relato de una campesina que confirma lo expuesto: “Sentimos ya. medio sufrido así. por miedo de caspiar19”. Al estar ligada la pérdida del ganado a factores económicos y de subsistencia para la comunidad. padecer de frío 20 Se refiere al ganado 21 Debido a la pérdida del ganado . métodos de mitigación del conflicto o beneficios asociados a la conservación del oso (Flores et al. mecanismos de compensación eficientes. Entonces de eso la gente siempre se siente molesta”. ahurita usted sabe está en 200. se generan percepciones negativas que pueden intensificarse en la medida que no se cuente con incentivos. de eso mismo se mantenía. cuando llueve creo que es más. quedábamos medio tristes ya21. si. más antes eso teníamos20. como de eso miso mantenemos. Testimonio de un poblador de la zona 17 18 Referido al ataque del oso al ganado Lluviendo = lloviendo 19 Caspiar = sufrir. En el caso de los ataques al ganado. 300 dólares y esos 200. Testimonio de un pobladora de la zona Otro poblador expresa lo siguiente: “Afligidos se sienten porque no ve que de ello mismo se vive. Testimonio de un poblador de la zona Los sentimientos respecto al conflicto son importantes porque ellos reflejan el sentir profundo de las personas y su posible forma de actuar ante la presencia de un problema. ya está intranquilo. usted sabe cualquier cosa ya se siente mal.73 “En las aguas creo que es más17.

una sola al bosque”. así contaba mi papacito”. todos se relacionan con una reacción natural del oso al sentirse amenazado. cuentos y leyendas asociados a esta especie. Mi papá dijo que estaba yendo siguiendo así mismo… comiendo a una vaca de él22. en Colepato no se ha constatado la muerte de una persona por ataque del oso. Relato de un poblador de la zona Los entrevistados. el sombrero dijo que si ha agarrado. Ya vemos lo que está comido nada más. se tiene el pensamiento que el oso es un animal peligroso para la gente. ya no hay como. Ya viene nerviosidad. ya no vamos ni a seguir. ahí dizque baja por las travesías. De hecho. ni nada. Paisley 2001). Esta situación se puede observar en este estudio. hay que gritar cuando le ve. El sentimiento de temor que tiene la gente en la comunidad se puede percibir en palabras de las siguientes personas: “Ya tenemos miedo. nunca23…El oso si dizque asusta cuando gritan. contesta el oso”. El ha corrido y dejó botando el sombrero. especialmente los de mayor edad. ni espantar. La historia más conocida en Colepato: Juan del 22 23 El oso estaba comiendo la vaca del papá Refiriéndose a si el oso ha matado gente . lo cual ha sido también observado en otros estudios (Castellanos 2002). En el siguiente relato de un campesino se confirma lo antes expuesto: “No hemos sabido. Testimonio de un poblador de la zona Aunque en la comunidad son pocos los casos de persecución del oso a personas. si uno grita o silba.74 Por otro lado. la mayoría de gente piensa que el oso puede llegar a atacarles. pues el temor es el sentimiento predominante entre los pobladores. Testimonio de un poblador de la zona “… ha seguido a mi papacito. lo que podría agudizar el conflicto (Kellert 1994. conservan una relación cultural con el oso expresado en su cosmovisión a través de los mitos. Esto compromete a que los siguientes trabajos conjuntos con la comunidad sean enfocados a transformar los hechos sociales que se encuentran errados y que forman parte del pensamiento colectivo. Sin embargo.

Sin el ánimo de polemizar si un mito es una aproximación lógica a una percepción. Esto es un factor clave pues sugiere la realización de programas de educación ambiental que involucren a este tipo de personas pues al parecer la instrucción formal de alguna manera está incorporando elementos de conservación hacia la vida silvestre. la mayoría de entrevistados desea que el oso siga habitando en la zona. eso nomás sé. es decir. no sólo en el ámbito de la conservación sino desde un punto de vista cultural. se escucha las conversas que no hay para que matarles”. Eso conversaban tiempo antiguo. Paisley 2001). Esta percepción de aceptación del oso entre la gente que ha 24 25 Término quichua que significa niño Término quichua que significa padres 26 La prohibición de la cacería del oso ha sido comunicada principalmente por la gente del Parque Nacional Sangay . se podría más bien emplearlo para mantener vigente la cultura y tradición de un pueblo y que éste no pierda parte esencial de su identidad. mis taytas25”. Nosotros no hemos contado eso a los guaguas24. el trabajo con las ONGs y su propia experiencia. Esta interacción con el oso desde la cosmovisión puede ser considerada como una fuente importante de apropiación de los saberes ancestrales. Al respecto. Testimonio de un poblador de la zona Si bien. como es. el siguiente relato corrobora este supuesto: “Así han contado. no digo.75 Oso está presente en todo el rango de distribución del oso con sus respectivas variaciones locales (Weber 1987. ya saben que es prohibido26. y a la vez podría ser transmitida de padres a hijos o de abuelos a nietos y jóvenes. si en el mito el animal es malo esto genera una percepción negativa. un pensamiento de un campesino. dice lo siguiente: “Porque igual. Cabe mencionar que toda relación con la fauna puede utilizarse como un vínculo de respeto entre las personas y la naturaleza. Esto último es un aspecto que queda aun por promoverse en Colepato. la percepciones negativas están relacionadas con la gente que no ha ingresado a la escuela. y se ha asistido así algunos cursos. Testimonio de un poblador de la zona El aprecio del oso también puede verse potenciado por determinados mensajes de conservación que la gente ha venido escuchando desde los medios de comunicación.

más triste de ver sin esas avecitas sin esos animalitos. “Igualmente que hayan todos en estos bosques que tenemos27. después que se botó ya la montaña el perro. como también diré. paja y se botó a la montaña. se aprecia que las interacciones negativas vividas por la gente generan percepciones y acciones negativas hacia el oso (Keller 1994). paja. Armados poco poco siquiera con un machete. quien va a coger ahí” Testimonio de un poblador de la zona Es decir. Un relato donde se expone el deseo de matar al oso problema. ahí cuando había comido la vaca de la Cooperativa… de ahí fuimos atrás que vamos a coger nada. porque cuando se pierde. para que haya toda clase de avecitas. en el pasado la gente ya se juntó para espantar o coger a un oso que habían identificado como el autor de la muerte de una cabeza de ganado vacuno de propiedad comunal y un campesino dio muerte a dos osos jóvenes inocentes. A continuación se expone un 27 Hablando sobre los animales. el dolor y las pérdidas generadas por el oso en el pasado continúan moldeando la realidad y el sentir de varias personas. Fuimos toditos casi no.76 participado de la educación formal. podría en cierto modo garantizar una convivencia pacífica entre el ser humano y la fauna silvestre (representada por el oso). Que sigan habiendo que no se pierdan yo pensaría. El siguiente relato expresa el sentir de una campesina sobre esta convivencia pacífica con la fauna silvestre. Ahí se perdió. escopetas estabamos. más por el bosque que se abastecen esos animalitos que viven ahí”. Entonces. varios entrevistados mencionaron como solución futura: cazar al oso problema. es el siguiente: “Sí reunimos pero desgraciadamente no habíamos ido bien. todo será más. Estos vínculos de respeto que se van creando limitan los contactos y potencialmente reducen las situaciones de conflicto por la pérdida del ganado (Paisley 2001). incluyendo al oso . Testimonio de un poblador de la zona Sin embargo. De igual manera. total que levantó encima y se fue paja. así los animales silvestres que hay.

“Ah el oso. porque aumentan mismo abundan.77 relato que demuestra ese sentido de impotencia ante la pérdida. Todo esto probablemente está ayudando a recuperar las poblaciones de osos. se trago pues. es el valor le digo vamos a poner así en pajura30. pobres animalitos29. hizo tanto daño. Si no aumentaran no van a venir de onde volando de Estados Unidos o de Brasil. la comunidad de Colepato ingresó a un programa de pago por servicios ambientales para proteger sus bosques. uno grande que come el ganado y uno más pequeño que es vegetariano (Paisley 2001). . donde los pobladores de Colepato afirman la existencia de un oso que come carne y otro que come bromelias terrestres del páramo o bromelias epífitas en los bosques. los mismos que en la actualidad no han sido talados. ya tantos tiempos que ha hecho tanto daño. no había como tener en donde. no solo de mi nomás” Testimonio de un poblador de la zona Por otro lado. Esto se confirmó en la presente investigación. perjudicial Aquí se refiere al ganado 30 La pajura es igual al ecosistema de páramo. debido a que la gente ha dejado de frecuentar los páramos y los animales se sienten a salvo. aunque estos últimos pueden ser considerados como dos tipos diferentes de osos por algunos entrevistados. pe ya. de algunos. mapa28. los entrevistados opinan que la población de osos está en aumento. Algunas investigaciones ecológicas que se han realizado en la zona confirman la presencia de osos en los bosques aledaños (ver el capítulo de la tesis correspondiente al estudio del hábitat). Testimonio de esta diferencia entre los tipos de osos se aprecia en la percepción de un morador: 28 29 Mapa es un término quichua que significa malo. que la gente piense que existe dos tipos de osos. Estos son que aumentan por eso hay de repente en abundancia”. Testimonio de un poblador de la zona Es una creencia común en diferentes áreas de distribución del oso. de onde no van a venir. Por otro lado. al respecto un poblador de la zona comenta: “Porque aumentan mismo hay pe. Algo que la gente no quiere volver a vivir.

algunos especialistas manifiestan que únicamente ciertos individuos de oso han desarrollado el instinto para matar ganado (A. También. en algunos casos los osos han sido observados consumiendo determinadas especies como Puya clava-herculis) los ambientes donde ocurren. una moradora del sector menciona lo siguiente: “Algún animal tiene que estar cogiendo. yamala32 que no va a dejar coger por ellos”. Por ejemplo. otro come solo hojas. No ve que dicen que el wagrero tiene que buscar carne mismo. Fundación Espíritu del Bosque. claro que tiene que ser. más grande es pues que el otro”. El que come el huicundo es cara blanca. el número de crías que tienen por camada. Ecuador. gran bestia31. pues se trata de una misma especie. Pese a que la gente tiene una percepción incorrecta sobre los tipos de osos. el que come al ganado es cara amarilla. el entendimiento de la condición de carnívoro del oso andino está presente en la visión de las personas de Colepato. Este conocimiento presente en Colepato 31 32 Gran bestia = tapir de montaña Yamala = guanta o agutí . Testimonio de un pobladora de la zona La gente conoce varios aspectos ecológicos del oso andino como: las plantas de las cuales se alimenta (p. El wagrero es amarillo ese es grandote también. Castellanos. la mayoría de personas manifiesta que los osos generalmente tienen entre una y dos crías por camada. que va a hacer. claro. ellos expresan que ahora el oso debe estar buscando animales silvestre o ganado de otros sitios. a pesar de que el ganado ya no esté en el páramo. Esto se pone en evidencia cuando.. Por ejemplo. el hecho de que la gente distinga que no todos los osos comen ganado puede apoyar acciones de conservación en áreas de conflicto. comiendo. lo cual concuerda con otros estudios (Paisley 2001). comunicación personal). y otro no. no crea que. no ve que a ellos les gusta la carne. Testimonio de un poblador de la zona El hecho de que la gente distinga dos tipos de osos denota un entendimiento en el comportamiento alimenticio del animal. Uno hay que come ganado. Sobre este tema.ej.78 “Hay dos clases de osos. no son todos los mismos. algún animalito tiene que seguir.

el gusto de ver lo que van”. después ya conociendo ya no pues. sin conocer se asusta. les acerca a las campesinas y campesinos hacia el entendimiento de una parte importante de su realidad con el fin de minimizar los conflictos. el conocimiento es transformador: “Lindo lo que aparece. En palabras de los propios actores.79 sobre el oso andino. Testimonio de un poblador de la zona .

Esto hace . Esto orientará futuros planes de conservación hacia los bosques maduros. De igual manera. En la zona de estudio. El bajo número de unidades de recursos evaluado así como la pequeña proporción del área considerada sobre todo para una especie de alta movilidad en el paisaje fueron las principales limitaciones encontradas en la presente investigación. lo cual muestra una alta probabilidad de detectar al oso a través de registros indirectos cuando está presente pero también evita el sesgo de subestimar la probabilidad de ocurrencia. heterochroma) como alimento importante del oso. Se determinó que las especies arbóreas de mayor DAP presentaron también mayor cantidad de bromelias epífitas por lo que su protección podría ayudar a conservar un recurso alimenticio importante para los osos en la zona.80 CAPÍTULO III IMPLICACIONES PARA EL MANEJO Y CONSERVACIÓN El oso andino seleccionó sitios con árboles de mayor DAP y usó árboles de mayor talla. un plan de monitoreo a futuro para esta especie podría considerar la tasa de ocurrencia pues es un parámetro sencillo de obtener y proporciona la información necesaria para la toma de decisiones en el campo de la conservación y manejo de la especie. la probabilidad de detección del oso andino fue menor a 1 pero con un valor alto.) parecieran ser importantes para los oso en la zona por lo que se recomienda evaluar estas especies para obtener mayor evidencia que respalde este supuesto. Los árboles de mollón (Prumnopitys montana) y de sarar (Weinmannia sp. Sin embargo. lo que permite sugerir acciones de conservación hacia estos recursos. Por otro lado. y en el caso de requerir el aprovechamiento de especies forestales se deberá focalizar aquellas de rápido crecimiento ubicadas en zonas puntuales. la gente mencionó al árbol de ishpingo (Ocotea cf. lo cual potencia su protección. más aun sabiendo que se trata de una madera preciosa muy codiciada para la construcción. Se recomienda el uso de modelos de ocurrencia para estudios de selección de hábitat pues incorporan la probabilidad de detección en la estimación de los parámetros de interés. como medida preventiva se podría proteger estos recursos y considerarlos para acciones de restauración de hábitats degradados.

Por ejemplo. el hecho de muestrear más áreas y en diferentes períodos del año incrementaría también el esfuerzo de muestreo por lo que se deberá plantear un diseño adecuado de acuerdo a la escala que se emplee. crecimiento de árboles y regeneración del bosque. . También es importante iniciar un estudio de la diversidad de bromelias y el consumo de las mismas por parte del oso. El conocimiento de este factor así como los estudios fenológicos podrían aportar información base para el entendimiento de las relaciones con el hábitat de otras especies como el caso del tapir de montaña (Tapirus pinchaque) que se encuentra actualmente categorizado como en Peligro de Extinción y que fue registrado en la zona a través de registros indirectos.81 necesario en el futuro incrementar el tamaño de muestra para con ello afinar los resultados del proceso de selección de hábitat. La riqueza de flora no ha sido evaluada en estudios previos del hábitat para el oso andino por lo que su empleo ayudaría a mejorar el entendimiento sobre el tipo de recursos necesarios para la especie. Estos aspectos podrían aportar en el futuro información valiosa para ser relacionada con la ocurrencia del oso y de este modo aumentar la comprensión oso-hábitat. Sin embargo. El hecho de conocer los requerimientos alimenticios nos permitirá mejorar el entendimiento del proceso de selección del hábitat. Otro factor importante de indagar en la zona es la riqueza de especies vegetales que en este estudio fue abordada de manera parcial a través de la distinción de morfoespecies. También es importante incorporar otras coberturas de vegetación y evaluar a lo largo del año (modelos de ocurrencia de estaciones múltiples) para tener un panorama completo de la ocurrencia el oso en la zona. ciertas parcelas seleccionadas pueden ser monitoreadas permanentemente para estudios fenológicos de plantas. En los pajonales aledaños se ha evaluado el consumo de bromelias terrestres (Puya clavaherculis). pero se conoce muy poco sobre el uso que hace el oso de las bromelias epífitas en los bosques. Algunas de las parcelas que fueron utilizadas en esta investigación podrían incorporarse en programas de monitoreo de vegetación para mejorar el conocimiento de los bosques en la zona. Se considera prioritario iniciar un estudio de la dieta del oso en la zona.

lugares y otros detalles. Por otro lado. Sin embargo conforme pasa el tiempo eso se convierte en una limitación. para zonas donde se detecta una incursión activa del oso es conveniente evaluar de inmediato la situación. iniciando un análisis del conflicto en tiempo real. con la finalidad de que la gente no suba el ganado hacia las partes altas. no sólo es importante obtener datos cuantitativos sino también el abordaje de técnicas cualitativas permite entender el problema desde la propia experiencia. En zonas aledañas. sobre todo en lo que se refiere a obtener información precisa de fechas. protejan y conserven los ecosistemas en donde habitan. Además. reactivando nuevamente el conflicto. . donde el conflicto actualmente se presenta.82 La participación de las comunidades locales es fundamental para cumplir con las metas de conservación. la memoria de la gente en Colepato permitió reconstruir los sucesos del ataque del oso al ganado vacuno ocurrido en años pasados. es una condición necesaria para alcanzar las metas de conservación y manejo del oso andino. visión. La incorporación gradual de la gente local en el campo de la conservación permitirá que en el futuro sean ellos quienes investiguen. pues se sumarán varios guardaparques comunitarios. Por tal motivo. Este es el caso de los asistentes de campo que constituyeron una pieza clave para cumplir adecuadamente el trabajo. en Colepato se sugiere evaluar la inclusión de un programa de mejora de pasturas. Dentro del manejo del conflicto. La triangulación metodológica demostró ser una poderosa herramienta para analizar situaciones de conflicto vida silvestre y comunidades locales. Un caso concreto en la zona se verá en el futuro cercano. De esta manera se profundiza en una temática que afecta la conservación del oso andino pero también la supervivencia de las comunidades locales. pues. La participación comunitaria desde el proceso de planificación hasta el monitoreo del conflicto. se podrían realizar programas de manejo adaptativo que proporcionen aprendizajes acerca de la dinámica del conflicto y como minimizar el mismo. potenciando así el interés y el trabajo por la conservación. con lo que el tema del oso andino estará respaldado. ellos compartieron sus conocimientos de la zona y de la especie. que es algo importante a considerar. ideas y percepciones de la gente.

el número de crías que poseen.83 En cuanto a las técnicas empleadas. El reconocimiento y entendimiento de estas características. Pero al mismo tiempo. Grupos importantes para incluir en actividades de intertransferencia de saberes constituyen las personas de mayor edad ya que son los depositarios de la tradición oral. más aun cuando existen grupos interesados en su conservación como: investigadores. mientras que. rabia y aflicción ante la pérdida del ganado. El tener las preguntas comprensibles para la gente garantiza una correcta lectura de la realidad que atañe al conflicto estudiado. voluntarios. Los sentimientos. El conocimiento ecológico sobre el oso andino por parte de la comunidad de Colepato es amplio. las especies de las que se alimentan. ellos reconocen entre otras cosas. En Colepato perduran sentimientos de temor. ideas y percepciones de la gente en torno al conflicto se ven influenciadas por la experiencia ante la pérdida del ganado y otras situaciones particulares a cada localidad. y al mismo tiempo crea una herramienta base para indagaciones en zonas vecinas donde el conflicto humano – oso está vigente. las zonas donde viven. Esto incrementa el interés público y socio político y será un importante factor en las negociaciones futuras para conservar esta especie en la zona. entidades públicas y privadas. es aconsejable poner a prueba las entrevistas a través de un muestreo piloto. Esto hubiese ahorrado valioso tiempo y esfuerzo en la presente investigación. para actividades de educación ambiental se sugiere incluir a personas adultas que no han ingresado en la educación formal pues son quienes muestran percepciones negativas hacia el oso. lo cual refleja descontento entre los moradores hacia las acciones de conservación. así como la consolidación de un diálogo de saberes entre la comunidad y la gente interesada en la conservación del . lo cual trasciende a escala comunitaria. por lo que se aconseja iniciar un proceso de recopilación de los saberes (iniciando por lo obtenido en la presente investigación) para que estén a disposición de investigadores y grupos que procuran la conservación de la especie. la figura del oso despierta agrado. También este material recopilado y sistematizado puede ser empleado en actividades de educación ambiental desarrolladas por grupos que actualmente trabajan en este campo dentro de Colepato y comunidades vecinas.

son al mismo tiempo los portavoces y tomadores de decisiones en la comunidad. Finalmente. Esto posibilitará. entre otras cosas. reflexiones e ideas que proyectan los diferentes grupos. éstas deben estar apoyadas en programas de comunicación y educación ambiental para alcanzar aceptación socio-política. involucrándolos efectivamente en procesos de conservación. respecto al tema “oso”. percepciones y prácticas de los niños . en este caso del oso andino. que si bien pueden presentar menos motivación hacia estas actividades. La conservación del oso andino parece estar. . Estas actividades no deben incluir únicamente a los niños y jóvenes de la comunidad. entender las motivaciones.niñas. al menos por el momento. son importantes para las intervenciones que se propongan con el objetivo de mitigar conflictos entre ser humano y fauna silvestre. más relacionada con la participación social que en el hecho de tener riesgos al interior de los bosques de la zona. sino también a las personas adultas. más allá del hecho de que la ciencia y los estudios de campo generen más información sobre las especies en el área. mujeres y jóvenes. Insistir en actividades de educación ambiental es un eje fundamental en la zona de estudio. De esta manera podremos enfocar herramientas y acciones concretas para cada uno de ellos. con la finalidad de incorporar aprendizajes sobre el valor del oso dentro de los hábitats y procurar cambios en algunas actitudes erróneas como el hecho de que puede matar a la gente.84 oso andino. con la finalidad de tener un panorama más completo a nivel comunitario. Se recomienda explorar las actitudes.

I. Springer – Verlog. Anderson.UU. L. Journal of Wildlife Management 68(1):138-152. F.. F. Variación y composición alimentaria del oso andino (Tremarctos ornatus) en épocas seca y lluviosa en la cuenca alta del Río Cañón y zonas adyacentes. Bolivia. Toluca. Biological and Environmental Statistics 3 (3):237-253.000 y del modelamiento predictivo con especies indicadoras. Journal of Wildlife Management 71(1):117-126. P. N. and M. 2007. Memoria explicativa de los mapas de vegetación: potencial y remanente a escala 1:250. M. M. R. Instituto Geográfico Militar. González-Arriata.. J. La vegetación de los Andes del Ecuador. J. B. M. y P. Tipán. 2004. Estado de México. Chamberlain. B. México. Gurrola Peña. R. D. Espinosa. Chimal. K. C. Proctor. 2006. N. J. EE. Model selection and multimodel inference: a practical information – theoretic approach. P. D. Estimating grizzly bear distribution and abundante relative to habitat and human influence. M. Sierra. Benson. Soria. y A. Woods. Nueva York. . L. Apps. Space use and habitat selection by female Louisiana black bear in the Tensas River Basin of Louisiana. and L. Universidad Autónoma del Estado de México. Survey and comparison of methods for study of resource selection. 2002.. J. Burnham. Thomas. R. L. Balcázar. and M. Ecuador.85 LITERATURA CITADA Alldredge. Journal of Agricultural. C. Segunda edición. 2000. Quito. McLelland. Cochabamba. McDonald. Tesis de Licenciatura.. Investigación cualitativa. G... F. Ordóñez. Rivera. Nueva York. 1998. Baquero. 2004. Azurduy. Universidad Mayor de San Simón. and D. L. G.

Contribuciones de la investigación participativa al desarrollo sustentable de las comunidades de montaña. T. Davis. Quito. A. 1992. Nina Comunicaciones. Altamirano. Castellanos. M. Ecuador.. Conflictos de los sistemas productivos con la biodiversidad: estudio de caso: depredación a ganado vacuno por oso andino (Tremarcos ornatus) en la cuenca del Río Cosanga. D. Manual de Campo N. Cuenca. y Peñafiel M. Imprenta Monsalve Moreno. Peñafiel. Politécnica 26(1):52-82. Ecuador. and F. Hernández. F.. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). M. Lima. 2005b. Ataques de Oso Andino a Ganado Vacuno en la Cuenca del Río Cosanga. Quito. Ecuador. M. Castellanos. Cerón.. . compiladores. Castellanos. Estudio Botánico para el Plan de Manejo del Parque Nacional Sangay.. Conceptos. M. Ecuador: implicaciones en conservación. Montalvo. Cuesta. Ecuador. Peralvo. Página 17. e I. Ecuador. A.. Azuay. Ecuador. Ecuador. Ursus 14(2):198-209. 2005a. y D. Cuesta. y A. A. F. II Simposio Internacional sobre el Oso Andino. Ecuador. 2002. y G. Ecología y comportamiento de osos andinos reintroducidos en la Reserva Biológica Maquipucuna. 2003. Van Manen. Torres A. Peralvo. Proyecto Ministerio del Ambiente (MAE) / Global Environment Facility (GEF). Roma. Murillo. Sánchez. Páginas 70-80 en K. Calispa. F. Boletín Informativo sobre la Conservación del Oso Andino 4(1):1-3. C. métodos y herramientas para el diagnóstico. Cantón Quijos. Napo. Italia. UKUKU. Métodos para investigar la disponibilidad del hábitat del oso andino: el caso de la cuenca del río Oyacachi. Andean bear habitat use in the Oyacachi River Basin. 2001.2. Tapia..86 Castellanos. 1997. 2008. Memorias. A. Ecuador. Perú. seguimiento y la evaluación participativos en el desarrollo forestal comunitario. Ámbitos hogareños de osos andinos en Intag.

Fundación Ecociencia y Wildlife Conservation Society. G. Ferguson. H. Determinants of home range size for polar bears (Ursus maritimus). D. Shreeve. S. 2007. Guía del Patrimonio de Áreas Naturales Protegidas del Ecuador. T. J. . EE. Flores. Indonesian Borneo. Camacho. I Goldstein. Ecology Letters 2:311-318. Illinois. M. Brazil. G. seguimiento y evaluación participativos. Italia. Ecuador. Peru. Towards a functional resourcebased concept for habitat: a butterfly biology viewpoint. Bolivia. E. Reserva Ecológica Cayambe-Coca. L. y H. Instituto Geográfico Militar. and F. Goldstein. Ecuador. S. Taylor. Eisenber. 2005. Bustamante. F. W. El conflicto oso andino-ganado: aplicación del modelo conceptual para la conservación de especies paisaje al caso de Oyacachi. Rosing-Asvid.87 Davis. and J. 2005. Van Kyck. 1995. G. Andean bear-cattle conflict: applying the landscape species conservation model. International Bear News 14(4):28-30. M. Dennis. International Bear News 14(4):30-32. y J. Camacho. Roma. 2005a. A. Born. Desarrollo forestal comunitario: diagnóstico. Del Moral J. 1999. 1999. Flores. Evidence of andean bear in northwest Argentina. Remache. Redford. Reporte Técnico (documento no publicado). The central neotropics: Ecuador. S.. Bustamante. and K.. G.. Volume 3.UU. University of Chicago Press. Ursus 16(1):130-137. 2005b. K. Human – sun bear conflicts in East Kalimantan. H. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación [FAO]. I. Ecología Aplicada Instituto (Ecolap) y Ministerio del Ambiente (MAE). Quito. Fredriksson. R. Quito. Chicago. M. Remache. 2003. Mammals of neotropics.. Oikos 102(2):417-426. Messier.

Universidad Nacional. Goldstein. y T. Goldstein. S. I. Andean bear use of the epiphytic bromeliad Tillandsia fendleri at Quebrada el Molino. Castellanos. Plan de manejo estratégico del Parque Nacional Sangay. 2006. Venezuela. Wallace. Ursus 15(1):54–56. Ursus 13:369-372.cattle interactions and tree nest use in Bolivia and Venezuela. Heredia. Cuesta. Imprenta Mariscal. Fundación Natura. Ursus 17(1):8-15. Tesis de Maestría. J. Proyecto Sangay: identificación de areas especiales para la conservación en el Parque Nacional Sangay y su área de influencia. Ecuador. editores. J.. F. Goldstein. 2002. J. Fundación Natura. Quito. Ministerio del Ambiente. and A. Studies on Neotropical Fauna and Environment 26:231-235. I. Quito. Costa Rica. Áreas importantes para la conservación de las aves en los Andes tropicales: sitios prioritarios para la conservación de la biodiversidad. Serie de Conservación de BirdLife No. Master Thesis. 2004. 1998.88 Freile. Paisley.. Andean bear-livestock conflicts: a review. P. I. Ecuador. . The spectacled bear’s impact on livestock and crops and use of remnant forest fruit trees in an human altered landscape in Ecuador. 14. y D. H. Jorgenson. Gómez. Ecuador. Galasso. V. Spectacled bear predation and feeding behavior on livestock in Venezuela.. Madison. L. 2002. Rivadeneira. 2004. Usando el jucumari (Tremactos ornatus) para determinar áreas prioritarias para la conservación en el área natural de manejo integrado Apolobamba (La Paz. 1991. University of Wisconsin. Goldstein. Quito. Áreas importantes para la conservación de las aves en Ecuador en BirdLife Internacional. Gómez. Álvarez. Santander. 2005. Andean bear . Bolivia): el enfoque de las especies paisaje. R. 2002.

F. Cody. Hutto. Jokisch. 2003. Absent or undetected? Effects of non-detection of species occurrence on wildlife-habitat models. M. A. editor.89 González. Lair. Nassar.UU. L. K. Boyacá. Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. and B. J. (Boyacá-Colombia). 2004. A. W. and D. L. . International Conference on Bear Research and Management 9(1):149-156. Neisa. Swihart. R. Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censo (INEC). 2002. Torres. Grupo Randi Randi. Consulta: 23 de noviembre 2008. Johnson. The comparison of usage and availability measurements for evaluating resource preference. Información obtenida del Censo 2001. Nueva York. Michelangeli. 1985. Cuenca. M. y C. P. Gu. Academic Press. Tunja.. 1997. Tesis de Licenciatura. Ecuador. Ecuador. 1994. Crop-raiding by wild vertebrates: the farmer’s perspective in an agricultural community in western Uganda. El oso andino (Tremarctos ornatus) como agente dispersor de semillas en la Serranía de Mamapacha.. migratory land birds. Corporación Grupo Randi Randi. The spectacled bear in the Sierra Nevada National Park of Venezuela. Rodríguez. and R. 2004. Informe Técnico (documento no publicado). Ecology 61:65-71. B. Hill. Oficina Regional Sur. Nueva York. C.. Herrera. International Journal of Pest Management 43:77–84. H. Colombia. Biological Conservation 116:195-203. EE. One last stand? Forests and change on Ecuador’s eastern cordillera. Habitat Selection in Birds. D. J. Habitat selection by nonbreeding. The Geographical Review 92:235-256. Quito. 1980. Páginas 455476 en M. Uso del enfoque de género en la experiencia de conservación ambiental del bosque nublado en el Parque Nacional Sangay.

L. Goldstein. Sumatra. A. Toxopeus. Shao. Journal of Applied Ecology 33:1395-1404. Montana. 2006. 2002. T. Nichols. Nugroho. Langtimm. Int. I. Estimating occupancy of a data deficiente mammalian species living in tropical rainforests: sun bears in the Kerinci Seblat Region.. K. . V. A. 2005. Estimating site occupancy rates when detection probabilities are less than one. D. Waller. 1994. S. and F. C. and H. H. Rojas.. A. J. M. H. I. X. B. J. I. 2005. D. MacKenzie. D. G. And Mange. Haidir. R. 2004. Modeling the probability of resource use: the effect of. and H. Gómez. Royle. S. I. A. Giant panda habitat selection in Foping Nature Reserve. Journal of Wildlife Management 69(3):849-860. 9:43-50. Bear Res. Cuesta. Mace. roads and habitat in the Swan Mountains. Kellert. G. A. Lachman. Occupancy as a surrogate for abundance estimation. Nichols. Public Attitudes toward Bears and their Conservation. D. MacKenzie. J. Biological Conservation (137):20-27. Wang. T. O.. Dinata. 2007. Prins. T. D.. Journal of Wildlife Management 69(4):1623-1632. D. O. Zuuring. and dealing with. J.90 Kattan. and J. Linkie. Conf. MacKenzie. J. I. Manley. Liu. China. Ecology 83(8):2248-2255. and C. Lyon. Dang. G. 2004. Skidmore. L. Murillo. A. Restrepo. Range fragmentation of the spectacled bear Tremarctos ornatos in the northern Andes. Animal Biodiversity and Conservation 27(1):461-467. What are the issues with presence-absence data for wildlife managers?. S. and I. MacKenzie. D. Relationships among grizzly bears. X. Droege. L. detecting a species imperfectly.. Oryx 38(2):1-10. 1996. Journal of Wildlife Management 70(2):367-374.. Hernández.

Kluwer Academic Publishers. D. La Paz – Bolivia). El arado: Breaking ground for payment for environmental services based on opportunity costs of conservation in Ecuador. Sexta edition. A. J. and W. The Wildlife Society. La Paz. . Martínez. Athens.. Erickson. Netherlands. Maw and R. McDonald. Coefficients of productivity for Yellowstone’s grizzly bear habitat. K. EE. Tesis de Maestría. U. Mammalia 52(4):525-544. Morales.G. trapped on Namibian farmlands. J.. Measuring availability and vertebrate use of terrestrial habitat and foods. L. Tesis de Licenciatura. Cuenca. 1999. 2002. N. Macdonald. L. Cañar. M.S. McDonald. 1989.. Ch. L. Forest and Rangeland Ecosystem Science Center. Dickman. Aspects of the management of cheetahs.S. S. Mondolfi.UU. 2003. A. EE. T. E. UU. Moore. Segunda edición. Boyce. Barber. Mills. 2001. A. 2004. P. Páginas 465-488 en C. Renkin. G. Idaho. habitat. Braun. L. editor. Mattson. Universidad de Ohio..UU. Composición y estructura de la vegetación leñosa de un bosque montano en los andes centrales La Libertad. R. and E. R. Bethesda. J. Resource selection by animals: statistical design and analysis for field studies. Ohio. status and conservation of the spectacled bear (Tremarctos ornatus Cuvier) in Venezuela. M. 2005. EE. Techniques for wildlife investigation and management. and D. Wallace. 2003. Evaluación de daños causados por vertebrados silvestres en maizales de Pajan. Thomas. Azuay. McDonald. Alldredge. Maryland. K’Apna y Wayrapata (ANMIN Apolobamba. J. Acinonyx jubatus jubatus. Marker. L. food habits. Biological Conservation 114:401-412.91 Manly. Universidad Mayor de San Andrés. Universidad del Azuay. D. Bolivia. Dordrecht. Moscow. Ecuador. W. Tesis de Licenciatura. Notes on the distribution. E.

and R. G. Stenhouse.92 Morrison. Conservation Biology 17:1106-1117. Canterbury. Status survey and conservation plan action: bears. L. Naughton-Treves. Peyton. Andean bears and people in Apolobamba. 1963. B. compiladores.. 1999. Spatial and temporal scales in habitat selection. B. Madison. Radeloff. Nueva York. The American Naturalist 137(supplement):S29-S49.UU. L. E. L. EE. Peyton. B. J. Tremarctos ornatus. Mannan. 1986.UU. M. Kent. in Peru. EE. Orians. S.. . Ecoscience 10(1):110. Ecology. 1991. E. Nueva York. 1980.. D. Munro. W. L. Nueva York. Plan de Acción para la Conservación del Oso andino. and R. Vida Silvestre Neotropical 1: 68-78. The University of Wisconsin Press. Development and testing of phonologically driven grizzly bear habitat models. W. L. 1998. A. IUCN/SSC Bear Specialist Group. Servheen. Peyton. Universidad de Kent. Reino Unido. Kendall. G. A method for determining habitat components of the spectacled bear (Tremarctos ornatus). Marcot. Inglaterra. distribution and food habits of spectacled bears. M. Segunda edición. Nielsen. 2003. Odum. Wisconsin. and W. and V. Alvarez. B. Wildlife study design. Wildlife survival beyond park boundaries: the impact of slash-and-burn agriculture and hunting on mammals in Tambopata. Journal of Mammalogy 61:639–652. Peyton.UU. Treves. EE. Páginas 157163 en C. y B. Cambridge. and Wittenberger J.. Strickland. Ecology. M. P. Nueva York. C. Tesis de Doctorado. Boyce. S.. S. Herrero. H. N. Wildlife-habitat relationships: concepts and applications. Holt. 2001. Paisley. 2001. Springer-Verlag. S. Block. Perú. 2003. B. conflict and conservation. G. Mena. Rinehart y Winston. M. Morrison. Modern Biology Series. Bolivia: culture. M. M. UICN Press.

R.. Comunicaciones Fondo Mundial para la Naturaleza. R. G. D. R Foundation for Statistical Computing. Brasil. Edições IBAMA. C. Estrategia Ecorregional para la Conservación del Oso Andino (Tremarctos ornatus) en Los Andes del Norte. Bogotá. Gómez. Bolivia. Bracho. R Development Core Team. L. 2001. Dispersión de semillas por el Oso Andino (Tremarctos ornatus) y elementos de su dieta en la región de Apolobamba – Bolivia. Rodríguez. R: A language and environment for statistical computing. Hernández. Manual de identificación de rastros y huellas de oso andino en los páramos y bosques andinos en Colombia. Colombia. and R. Cadena. Fundación para la Investigación. 2006. D. 2009. Instituto de Ciencias Naturales. Cuesta. E. E. y A. Bogotá.. Cadena. Tesis de Licenciatura. Goldstein. Manual de identificação. prevenção e controle de predação por carnívoros. en el Parque Nacional Natural Las Orquídeas y zonas adyacentes (Antioquia. C. De Oliveira. Reporte técnico (documento sin publicar). y C. H. Instituto de Ciencias Naturales. . Rodríguez. y O. F. Conservación y Protección del Oso Andino Wii. D. 1991b. Colombia. La Paz. I.F. Evaluación y calidad del hábitat del oso andino Tremarctos ornatus en el Parque Nacional Natural Las Orquídeas y zonas adyacentes. De Paula. Universidad Nacional de Colombia.93 Pitman. Indrusiak. M. Colombia. Brasilia. T. A. Colombia. Caracterización y uso del hábitat natural del oso andino Tremarctos ornatos.. Viena. 2002. y A. B. Universidad Mayor de San Andrés. B. 2005. ISBN 3-900005107-0 Ríos-Uzeda. Austria. Naranjo. 2003. Habitat preferences of the andean bear (Tremarctos ornatus) in the bolivian Andes. Wallace. Journal of Zoology 268: 271-278. Bogotá. Rodríguez. Colombia.. Bogotá. Rodríguez. Universidad Nacional de Colombia.. 1991a. Rivadeira. Colombia). E.

J. ecology and management of grizzly bears in and around Banff National Park and Kananaskis Country. Páginas 156 . Fundación EcoCiencia.. Reporte técnico (documento sin publicar). Provincia Cañar – Ecuador. Stevens. y B. Herrero. UICN Press. Resource selection by female grizzly bears with consideration to heterogeneous landscape pattern and scale. demography. Salgado. EE. Molecular population genetic analysis of the spectacled bear (Tremarctos ornatus) in the northern Andean area. Seasonal distribution and food habits of spectacled bears. Montana. Servheen. 1999. Cambridge. Biology. Quito. Caracterización de la cobertura vegetal y uso del suelo en la cuenca alta del río Mazar. S. Betancourt.160 en S. Servheen. in the highlands of Ecuador. Oikos 110(2):353–359. 2005. Kéry. survey and conservation action plan. and M. Ecuador. Suárez. Estado legal y manejo del oso andino en Ecuador. Herrero. Hereditas 138:81-93. Royle. Peyton. 2005. J. Bears: status. Canadá.94 Rogers. Páginas 179-182 en C. 1988. J. Effects of mast and berry crop failures on survival. Missoula. S.. editor. 2007. Páginas 14-18. 2005. Modelling occurrence and abundance of species when detection is imperfect. 1976. L. University of Calgary. y F. Greenness and security for female grizzly bears: a coarse-filter approach to zapping and managing bear habitat. Nichols. Grizzly Bear Habitat Symposium. Theberge. Studies on Neotropical Fauna and Environment 23:133–136.UU. Transactions of the 41st North American Wildlife and Natural Resources Conference 41:431-438. L. F. Reino Unido. C. Herrero. A. Jevons. IUCN/SSC Bear Specialist Group. Cuesta. S. compiladores. and S. 2003.. Suárez. S. Alberta. Habitat research needs for grizzly bear recovery. and reproductive success of Black bears in northeastern Minnesota. Páginas . The final report of the Eastern Slopes Grizzly Bear Project. 1985. growth. L. D. Ruíz-García. M. Tremarctos ornatus.

Quito.. Ecuador. 2003. Torres. Lobo. Cambridge. and K. Libro rojo de mamíferos del Ecuador. Venezuela. and L. Simbioe. Reporte Técnico (documento sin publicar). A. D. Herrero. Evaluating letal control in the management of human-wildlife conflicto. Treves.. Reino Unido. Torres.177 en S. Sociedad de Ciencias Naturales La Salle 43:25-40. 2001. University of Calgary. Ascanio. Treves. 2009. Ecuador. Publicación especial sobre los mamíferos del Ecuador 6. D. Human-carnivore conflict and perspectives on carnivore management worldwide. Tirira. . 1995. D. Venezuela. 1992. Rabinowitz.. Treves. Fundación PROVITA. Caracas. D. Guía básica para la identificación de señales de presencia de oso frontino (Tremarctos ornatus) en los Andes venezolanos. Canadá. A. en prensa. U. A. The final report of the Eastern Slopes Grizzly Bear Project. and G. Estado Mérida. Torres. Ediciones Murciélago Blanco. Participatory Planning of Interventions to mitigate human-wildlife conflicts. A. Fundación AndígenA. conflicto or coexistence? Cambridge University Press. 2006. Wallace and S. ecology and management of grizzly bears in and around Banff National Park and Kananaskis Country. Lobo. Tirira. Mérida. Nauthton-Treves. Monitoring the spectacled bear (Tremarctos ornatus) populations in the watershed of the Capaz River. Woodroffe. Ascanio. Biology.. Alberta. Quito. Thirgood. D. Publicación especial sobre los mamíferos del Ecuador 4.95 161 .. 2007. Primera edición. Aportes al conocimiento sobre el uso estacional del páramo el tambor por parte del oso andino (Tremarctos ornatus) y su interacción con el hombre en las zonas adyacentes. Conservation Biology 17(6):1491-1499. y R. S. Páginas 86-106 en R. editores. 2005. B. Mérida. Karanth. Conservation Biology. y A.. Guía de campo de los mamíferos del Ecuador. demography. R. People and wildlife. R. White. Venezuela. editor. Venezuela. editor.

1999. Cambridge University Press. White. and F. Weber.96 Troya. Soroche Estudio de factibilidad para la incorporación de una nueva área al Patrimonio Nacional de Áreas Protegidas del Ecuador. 2002. Mountain Research and Development 11(1):37-55. 2006. V. Perú. Ursus 15(1):56-58. Peralvo. D.. Tomo II. 26. Heredia. y M. Maldonado. 2005. F. Ministerio de Educación e Instituto Lingüístico de Verano.. J. Propuesta de Pagos por Protección de Hábitat y Cuencas en el Nudo de Azuay. estudio de caso para la docencia universitaria. A. White. Reserva Ecológica Cayambe-Coca. Yarinacocha.. Vera. Cambridge. . 2002. 1987. E. S. P. Historia oral ambiental en Costa Rica. White. S. Universidad Nacional. Serie Lingüística Peruana. C. Costa Rica. Testimonios de historia oral ambiental el caso de Monteverde: la forestería comunitaria en el desarrollo rural. S. Heredia. Pucallpa. Weddell. Cuenca. Conserving living natural resources.. Vargas. The use and conservation of natural resources in the Andes of Southern Ecuador. J. E. White. 2004. Fundación Cordillera Tropical. Ecuador. y M. Cuesta. Villalón. Ecuador. (documento no publicado). Burnham. Ciencia y Trabajo 16:85-87. La triangulación entre métodos cuantitativos y cualitativos en el proceso de investigación. Hábitos alimentarios del oso andino (Tremarctos ornatus) en diferentes formaciones vegetales de la cuenca del río Oyacachi. Una exploración pedagógica del postgrado en Manejo de Vida Silvestre de la Universidad Nacional. Vargas. Program MARK: survival estimation from populations of marked animals. Reino Unido. and K. 1991. Cuenca. 1990. G. B. 2007. Juan del Oso. Costa Rica.

97
Williams, B. K., J. D. Nichols, and M. J. Conroy. 2002. Analysis and management of animal populations. Academic Press, San Diego, California, EE.UU.

Woodroffe, R. 2000. Predators and people: using human densities to interpret declines of large carnivores. Animal Conservation 3:165-173.

World Wildlife Fund (WWF). 2005. Human wildlife conflict manual. Wildlife Management Series. Zimbabwe. Southern Africa Regional Programme Office, Harare,

Yañez, C. 1990. Representaciones y conceptos estructurantes, un aporte al método. Editorial Abya-Yala, Quito, Ecuador.

Yerena, E., and D. Torres. 1994. Spectacled bear conservation and dispersal corridors in Venezuela. International Conference on Bear Research and Management 9:169172.

Yerena, E., D. Monsalve, D. Torres, A. Sánchez, S. García-Range, A. Bracho, Z. Martínez, e I. Gómez, editores. 2007. Plan de acción para la conservación del oso andino (Tremarctos ornatus) en Venezuela (2006-20016). Fundación Andígena, FUDENA, Universidad Simón Bolívar, Caracas, Venezuela.

Comunicaciones Personales

Castellanos, Armando. (Director, Proyecto Oso Andino - Fundación Espíritu del Bosque, Quito, Ecuador)

Guachamín, Bolívar. (Técnico del Instituto Ecuatoriano de Meteorología e Hidrología, Quito, Ecuador)

Lojano, Laura. (Técnica en capacitación comunitaria, Fundación Cordillera Tropical, Cuenca, Ecuador).

Timmerman, Kristhina. (Investigadora asociada, College of St. Benedict/St. John´s

University, EE.UU).

98
White, Stuart. (Coordinador General, Fundación Cordillera Tropical,

Cuenca, Ecuador).

Fuentes del Internet

Round

River

Conservation

Studies.

2009.

Home

page:

http://www.roundriver.org/c_ecuador_main.html. Consulta: 09 Marzo 2009.
Torres, D. A. 2001. The Spectacled Bear in the Andean Culture.

http://www.cecalc.ula.ve/bioinformatica/oso/cultura.htm. Consulta: 01 diciembre
2008.

Unesco.

2008.

World

Heritage.

Parque

Nacional

Sangay.

Home

Page

http://whc.unesco.org/en/list/260/documents/ Consulta: 18 marzo 2009.

99
APÉNDICES

Apéndice I. Esquema de la entrevista estructurada para analizar el tema del conflicto oso – ganado vacuno en la Cooperativa Colepato, Cañar, Ecuador. 2008.
Encuesta N. 1. Nombre: 2. Edad 3. Actividad: Fecha: 4. Escolaridad 5. Años en la zona

6. Cuenta con ganado en la actualidad 7. Ha tenido ganado en el pasado? 8. Ha tenido problemas con el oso? 9. Cuantos? 10. Cuantas cabezas perdió

SI SI SI

NO NO NO 11. cuantas poseía SI NO

12. Ha sido testigo de problemas de otros compañeros (incluido Cooperativa) 13. Cuántos? 14. Cuantas cabezas se perdieron > 5 años

15. cuantas había < 5 años

16-17. Hace cuanto tiempo ocurrieron los ataques 18. Ultimo año del ataque 19. Lugares donde surgieron los ataques 3) 4) 1) huellas 1) 5)

2) 6) 2) restos 3) avistamientos 6 ) lleva encima de árbol

20. Características del ataque 4) marcas en ganado

5) jala o arrastra a montaña o río

21. Patrón de consumo 3) deja cuero 4) Deja tripas

1) deja patas y cabeza

2) come solo carne

5) come todo incluso huesos (hace polvo)

22. Que tipo de animal ha matado el oso 3) vaca con cría 4) vacona

1) vaca preñada 5) toro 6) ternero 2) cacería 5) encierros

2) vaca

23. Que soluciones tomó ante el ataque al ganado 1) espantar 3) dejar el cerro 4) cuidar más

24. Sentimientos al perder el ganado 3) temor
4) indiferencia

1) rabia o ira

2) pena

25. Cuantos osos se han matado?

………………

. Ataque a otros animales domésticos 33. ………………………………………………………………………. Que piensa respecto a los osos. Número de crías que tiene el oso? 43. Se ha sabido que el oso ataque a la gente? 35. Le han contado o sabe de algún ataque del oso en otros lados (vecindad) 27. 1) dejar cerro 2) cacería SI NO 28. Donde? ……………………………………………….. Que siente al ver un oso? 40.. Dieta (excepto ganado) 2) que se terminen 3) que sigan ………………………………………………………………………. Qué tipo de sonido emite el oso ……………………………………………………………………… . 30. Cuál es el habitat del oso 41. le gustaría que sigan en la zona? 1) que haya menos 39.. Cuantos tipos de osos hay? 1) Uno solo 36. Epoca del año donde ataca más………………………… 32. Ahora hay más o menos osos que antes? 3) igual 1) Más osos 4) No sabe 2) menos osos 38. Lugares donde ataca más …………………………… …………………………………………………………………. cuales? si no ………………………………………………………… si 2) 2 tipos no 3) 3 tipos 4 ) no sabe 34. ……………………………………………………………………….100 26. ………………………………………………………… 42. Soluciones que han tomado 4) cuidar más 5) encierros 3) espantar 29. 37. 31. Qué haría ante un nuevo ataque? ………………………………………………. Porqué el oso mata al ganado? ………………………………………………………………….

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->