P. 1
HERCULES_CACO

HERCULES_CACO

|Views: 1.996|Likes:
CACO, EL LADRÓN Y ASESINO (MATERIAL GRUPO "NIHIL NOVUM")
CACO, EL LADRÓN Y ASESINO (MATERIAL GRUPO "NIHIL NOVUM")

More info:

Published by: Carlos Viloria de la Torre on Jul 04, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/17/2015

pdf

text

original

HÉRCULES Y CACO 

  El Hércules romano tiene algunas de las cualidades del Heracles griego, siendo también  un  personaje  musculoso,  codicioso  y  no  demasiado  brillante,  que  tenía  un  carácter  irascible.   Caco, hijo de Vulcano, vivía en una gruta del monte Aventino, en Roma, aterrorizando  al  país.  Llegó  un  día  Hércules,  que  regresaba  de  cumplir  con  su  décimo  trabajo  conduciendo al ganado que le había robado a Gerión, y se detuvo a descansar. Harto  de comer y beber, se quedó dormido. Caco le robó parte de la manada y para disimular  sus  huellas,  llevó  a  los  animales  hasta  su  cueva  haciéndoles  andar  hacia  atrás  arrastrándoles  por  la  cola.  Pero  una  vez  escondidos  en  su  gruta,  uno  de  los  bueyes  empezó  a  mugir.  Hércules  descubrió  la  trampa  y  golpeó  a  Caco  con  su  maza  hasta  matarle.  De  acuerdo  con  la  mitología  romana,  fundó  un  altar  en  el  lugar  donde  el  Forum Boarium, el mercado de ganado, se celebraría posteriormente.                   1.  ¿Por qué crees que el mercado de ganado se celebraba en el lugar dónde había  ocurrido este episodio? 

113   

TEXTOS CLÁSICOS: 
 
Evandro narra cómo Hércules mató a Caco:   Y mira ese peñasco suspendido entre rocas  y las peñas dispersas y el antro abandonado  y los riscos que muestran una inmensa catástrofe.   Este fue la caverna, socavada en abismo,   del semihumano Caco, lugar inaccesible  al sol, en cuyo suelo yacían siempre víctimas  y en cuyas altas puertas pendían tristes rostros  de varones, Vulcano fue el padre de este monstruo:   por ello caminaba vomitando candela.   Al fin un dios nos trajo la ayuda que pedíamos,   ese dios, Justiciero máximo, que al trescuerpos  Gerión venció, matándolo. Vino, pues, el Alcida,   conduciendo sus toros, vencedor, y el rebaño  se esparcía en los valles y en las vegas del río.   La insensatez de Caco, para que no existiese  ni dolo, ni perfidia que no se cometiera,   rapto cuatro magníficos toros y cuatro hermosas  novillas, arrastrándolas para atrás por la cola,   de modo que dejasen, en ruta a la caverna,   huellas en el sentido de salir. Ocultolas  allí en el antro oscuro. Mientras tanto ya Hércules  se aprestaba a marcharse después que los rebaños  se hubieron saturado; pero al irse, las reses  mugieron inundando los bosques y colinas  con su triste mugido. Respondió una novilla,   y mugió bajo el antro de Caco, traicionándolo.   Entonces el Alcida se enardeció en un tétrico  dolor, cogió las armas, su fiel maza nudosa  y subió por la cuesta del empinado monte.   Nuestra gente vio entonces a Caco tembloroso  de miedo, refugiarse más rápido que el Euro  en su cueva, corriendo con alas en las piernas.   Se encerró, soltó pronto las cadenas a inmensa  roca que cayo al punto clausurando la entrada.     Entretanto el Tirintio pesquisó las posibles  accesos, apretando los dientes, atisbando  aquí y allá, furioso la colina Aventina,   tres veces intentando romper la roca: en vano,   fatigado, tres veces se sentó descansando  sobre el torso preciso de la cueva. Surgía  un agudo peñasco incrustado entre rocas,   eminente, grandiosa morada para buitres,   y que sobre la izquierda se inclinaba hacia el río.   Hércules le hizo fuerza por el lado contrario,   y logró desgajarlo y lo arrojó al vacío,  

114   

con tan tamaño impulso que cimbraron los aires  y el río amedrentado reflujo. Sin su techo  quedó la inmensa umbrosa caverna del bandido,   tal como si en la tierra se abriesen los dominios  infernales, horrendos y colosal abismo  descubriera, ante el golpe de luz, manes fantásticos.     Atrapado entre súbita claridad, encerrado  en su cueva, rugía Caco y con proyectiles,   pedrancos, ramas, palos Alcides lo asediaba.   Viendo Caco imposible su fuga, con sus fauces  vomitó un humo grueso que ensombreció la cueva,   hurtándolo a miradas, atrayendo una noche  de tinieblas y fuego. No tolerando Alcides  la treta, brincó al hondo centro donde las ondas  del humo se encendían en atroz remolino.   En vano vomitaba Caco negros incendios;   Alcides, anudándolo con el brazo, le hizo  saltar los grandes ojos y escupir el aliento.   Al abrirse las puertas, salieron los ganados  y las demás rapiñas. Arrastrado el cadáver  por las piernas mostraba ojos y cara hórridos,   el pecho pelambroso, la fauce chamuscada.   Desde entonces proviene la fiesta jubilosa  para Hércules...    

    Virgilio, Eneida, VIII, 190‐268 
  Cuentan  que  Hércules,  después  de  matar  a  Gerión,  le  había  arrebatado  los  bueyes  de  manera  asombrosa, y que, cerca del río Tiber, tras atravesarlo a nado conduciendo el rebaño ostensiblemente, en  un  lugar  cubierto  de  hierba,  se  había  echado  con  su  ganado,  cansado  por  el  viaje  para  descansar  tranquilamente  y  con  abundante  pasto.  Allí,  pesado  tras  comer  y  beber  vino,  sucumbió  al  sueño.  Un  pastor  de  asombrosa  fuerza  y  vecino  de  aquel  lugar,  llamado  Caco,  capturado  por  la  belleza  de  los  animales, quiso robarle este botín y arrastrando a cada uno de los bueyes por la cola los introdujo en su  cueva con cuidado, pues si hubiera empujado al ganado hacia la cueva las huellas habrían conducido a  su dueño hasta allí. Hércules, al despertarse miró al ganado, y dándose cuenta de que faltaba una parte  se dirigió hacia una cueva próxima. Cuando vio que las huellas salían de allí y no llevaban a ninguna otra  parte, confundido, avanzó hacia delante con el ganado. Pero los bueyes robados comenzaron entonces a  mugir  al  escuchar  a  los  demás  y  la  voz  de  éstos  desde  la  cueva  hizo  volver  a  Hércules  hacia  allí.  Caco  intentó  apartarlo  viendo  que  se  dirigía  a  la  cueva,  e  implorando  en  vano  la  ayuda  de  los  pastores,  sucumbió  golpeado  por  su  maza.  Evandro  ,  que  había  huido  del  Peloponeso,  reinaba  entonces  sobre  aquellos lugares con más autoridad que poder, hombre venerable en el arte de las letras, algo novedoso  entre  hombres  más  bien  rudos  para  las  artes,  y  más  venerable  aún  por  la  consideración  divina  de  su  madre Carmenta, a la que aquella gente había admirado como profetisa antes de la llegada de la sibila a  Italia. 

115   

Entonces  Evandro,  convocado  por  los  pastores  que  temían  al  extranjero  responsable  del  asesinato,  después que escuchó la descripción y las causas del crimen, preguntó quién era aquel hombre de aspecto  y  figura  bastante  más  grandes  y  majestuosos  que  la  mayoría  de  los  humanos.  Cuando  escuchó  su  nombre, su padre y su patria exclamó: “Salve, Hércules, hijo de Júpiter, mi madre, fiel intérprete de los  dioses, profetizó que tú te conterías entre los celestes y que en tu honor se erigiría aquí un altar, al que la  gente  más  noble  llamará  “Ara  maxima”  y  lo  honrarán  según  tu  rito”.  Hércules,  aceptando  la  ayuda  prestada, prometió cumplir el augurio una vez fundado y dedicado el altar. Allí entonces, capturado el  buey más distinguido del rebaño, se hizo el primer sacrificio a Hércules, y fueron elegidos los Poticio y los  Pinario para realizar la ofrenda, pues éstas eran entonces las familias más ilustres de aquel lugar.  Pero por casualidad sucedió una vez que los Poticio llegaron a tiempo y colocaron ellos las entrañas; los  Pinario  llegaron,  una  vez  consumidas  éstas,  para  el  final  del  sacrificio.  Desde  entonces  se  fijó  que,  mientras  existiera  el  linaje  de  los  Pinario,  no  se  alimentarían  de  las  entrañas  de  este  sacrificio.  Los  Poticio,  instruidos  por  Evandro,  fueron  sacerdotes  de  este  sacrificio  durante  mucho  tiempo,  hasta  que  desapareció todo el linaje de los Poticio, entregando esta función al Estado. 

     Tito Livio, Ab urbe condita, I 
  Mas he aquí que el héroe portador de la maza, que ha recorrido un largo camino a través del mundo,  conduce a estos lugares los bueyes eriteos. Mientras la morada tegea le ofrece hospitalidad, los bueyes  sin  vigilancia  alguna  vagan  errantes  por  los  dilatados  pastizales.  Llega  la  mañana:  el  mayoral  tirintio,  despertado  de  su  sueño,  se  da  cuenta  de  que  le  han  desaparecido  los  bueyes.  En  su  búsqueda  no  ve  huella alguna del furtivo robo: el feroz Caco había arrastrado a los animales a reculas hasta su cueva;  Caco, terror y deshonra del bosque Aventino, no pequeña calamidad para vecinos y extranjeros. Siniestro  era el aspecto de aquel hombre; sus fuerzas, en consonancia con su cuerpo, que era enorme; (el padre de  este monstruo era Mulciber); como morada habitaba una ingente caverna  de largas galerías, escondida  y  difícilmente  localizable  incluso  para  las  fieras  salvajes.  Sobre  la  puerta  pendían  clavadas  cabezas  y  brazos; y el árido suelo blanqueaba de osamentas humanas. Después de haber perdido una parte de sus  bueyes,  el  hijo  de  Júpiter  se  marchaba,  cuando  los  animales  robados  lanzaron  un  mugido  de  ronca  resonancia.  “Atiendo  a  vuestra  llamada”,  ‐dijo‐,  y  guiado  por  le  sonido,  a  través  de  los  bosques,  el  Vencedor  llegó  hasta  la  impía  caverna.  Caco  había  obstruido  la  entrada  con  una  barricada  de  roca;  a  duras penas diez yuntas hubieran podido remover aquella mole. Hércules apoya en ella sus espaldas – aquellas en las que había descansado el cielo mismo‐  y con sacudida desplaza hacia un lado el enorme  bloque.  Al  volcarlo,  su  estrépito  aterró  a  los  cielos,  y  la  tierra  se  hundió  bajo  el  impacto  del  peso  de  aquella masa. Viniendo a las manos, es Caco quien ataca primero y, feroz, combate con piedras y troncos  de  árbol.  Como  con  ello  nada  consigue  sintiéndose  inferior,  recurre  a  las  artimañas  de  su  padre  y  comienza a vomitar llamas por su retumbante boca. Cada vez que las exhala se creería que Tifeo respira  y que el fuego del Etna lanza un veloz rayo, Se le anticipa Alcides y la maza de tres nudos que enarbolaba  se abate tres y cuatro veces sobre el rostro de su enemigo. Caco sucumbe y vomita humo mezclado con  sangre; moribundo, va a golpear la tierra con su ancho pecho. El Vencedor inmola en tu honor, Júpiter,  uno de aquellos toros, e invita a Evandro y a los campesinos de aquellos lugares, y se erige  a sí mismo un  Ara, que es denominada Máxima, en aquella zona de Roma que toma su nombre del buey. La madre de  Evandro no oculta que está cercano el momento en que la tierra deje de disfrutar de los servicios de su  amado Hércules. Por su parte, la feliz profetisa, después de haber vivido muy apreciada por los dioses,  preside como diosa este día en el mes de Jano.   

    Ovidio, fastos I (543‐586) 

116   

  En el tiempo en que el Anfitriónida a los toros  había sacado de tus establos, oh Eritea,  vino al Palatino rico en ganado, montes invictos,  y él mismo, cansado, a los cansados bueyes colocó  por donde el Velabro convertía en estanque su corriente  y por donde el marinero iba a vela por aguas urbanas.    Pero no quedaron indemnes, por causa de Caco,  Huésped infiel: con un robo traicionó él a Júpiter.  Habitaba allí Caco, ladrón desde su temible cueva,  Que emitía sonidos repartidos por sus tres bocas.  Para que fuesen confusas las señales de su clara rapiña,  arrastró él por la cola hasta la cueva los bueyes caminando  hacia atrás,  y no sin el dios como testigo; delataron al ladrón los  novillos,  y la ira derribó las odiosas puertas del ladrón.  Quedó tendido Caco, golpeado en sus tres sienes por la  menalia  rama, y así dice el Alcida: “Id, bueyes,  id, bueyes de Hércules, trabajo último de mi maza,  bueyes, dos veces por mí buscados, dos veces motín mío,  y con un prolongado mugido consagrad el campo “Bovario”.  Vuestros pastos serán el  noble foro de Roma”.    Había dicho y, seco su paladar, la sed le atormenta la boca  y la tierra, aunque repleta en su interior, no suministra  agua ninguna. 

117   

Pero oye que a lo lejos ríen en un recinto unas muchachas,  donde un recinto sagrado había formado con su  umbroso círculo un bosque,  parajes cerrados y fuentes lustrales de una deidad femenina  y ritos no accesibles impunemente a varón alguno.  Vendas purpúreas ocultaban los recoletos umbrales,  Relucía el modesto techo con el fuego perfumado del  incienso,  y un álamo con su larga fronda adornaba el santuario,  y sombra abundante protegía a las canoras aves.    Aquí se precipita, con el polvo amontonado en su  seca barba,  y lanza ante las puertas palabras inferiores a un dios:  “Vosotras, os ruego, que os divertís en la gruta sagrada de  este bosque,  abrid a hombres extenuados vuestra hospitalidad.  Una fuente voy buscando, y parajes son éstos en los que  cerca resuena  el agua; me basta el hueco de mi mano para cogerla de  la corriente.  ¿No habéis oído a alguien que sostuvo el orbe en su espalda?.  Ése soy yo; Alcida me llama la tierra por mí rescatada.  ¿Quién no ha oído los valerosos hechos de la maza de  Hércules,  y sus armas siempre eficaces contra enormes fieras,  y que a un solo hombre han mostrado la luz las tinieblas estigias?  (Acogedme; apenas esta tierra se me abre en mi cansancio)  Incluso si a la áspera Juno estuvieseis ofreciendo sacrificio, 

118   

no me habría rehusado sus aguas mi misma madrastra.  Ahora bien, si a alguien aterrorizan mi rostro y las cerdas  de león, y mi cabellera quemada por el sol de Libia,  yo mismo hice trabajos de esclava con manto sidonio,  y trabajé los ovillos diurnos con la rueca lidia,  y un delicado sostén recogió mi hirsuto pecho,  y, con mis endurecidas manos, fui una experta sirvienta”.    Con semejantes palabras el Alcida; pero con semejantes  la venerable  sacerdotisa, rodeada su cana cabellera de cordón de púrpura:  “Abstente de mirar, huésped, y aléjate de este bosque sacratísimo;  anda, ea, y abandona en segura huida los umbrales.  Vedada a los varones se venera, con ley que debe  ser temida, el altar que se defiende en apartada cabaña.  A gran precio el adivino Tiresias contempló a Palas,  mientras, quitándose la Górgona, lava ella sus valerosos miembros.  Que los dioses te den otras fuentes; esta agua que, alejada  de lo transitado,  discurre por secreto cauce, es siempre especial para las jóvenes”.    Así habló la anciana; él con sus hombros hizo estremecerse  las oscuras jambas,  y la puerta cerrada no pudo oponerse a su airada sed.  Pero después que, agotada ya la corriente, había dominado su ardor,  con sus labios todavía húmedos impone severas leyes:  “A mí, que arrastro mi destino, me acoge este extremo  del mundo; apenas esta tierra se me abre en mi cansancio”.  Dice: “Que el Ara que consagro como Máxima por haber encontrado 

119   

mis rebaños, el Ara máxima, levantada por estas manos más,  jamás sea accesible a la veneración de ninguna joven,  para que no quede nunca sin venganza la sed de Hércules”.    Salve, padre Santo, a quien favorece ya la áspera Juno.  Ojalá quieras, Santo, estar propicio en mi libro.  A éste, puesto que con sus manos había santificado el orbe  purificado, la ciudad de Tacio, Cures, lo convirtió en Santo.   

Propercio, IV, 9 
        2.   Teniendo en cuenta que Tito Livio era un historiador y Virgilio un    poeta, ¿Qué  diferencias encuentras entre el relato de Livio y el de Virgilio?          3.   ¿Cómo tratan el tema Ovidio y Propercio?                      120   

ACTIVIDADES  Imágenes 

 

    4. Comenta el momento de la historia reflejado en las imágenes, ¿qué diferencias y  semejanzas ves en cada una de ellas?   

121   

  5.    ¿Qué es para nosotros actualmente un “caco”? Teniendo en cuenta el relato y  la etimología de la palabra (kakós en griego significa “malo, malvado”), ¿por  qué crees que ha adquirido ese significado?        6.    Comenta el siguiente verso de Cervantes:    Se advierte que no ha de ser tenido por ladrón el poeta que hurtare algún verso ajeno y  le encajare entre los suyos, como no sea todo el concepto y toda la copla entera, que en  tal caso tan ladrón es como Caco ‐ Miguel de Cervantes (Viaje al Parnaso)        ‐Propuesta de redacción:         7.    Dibuja un cómic explicando la historia de Hércules y Caco en las    diferentes  viñetas.           
122   

BIBLIOGRAFÍA  • • • • • • • • •   Páginas Web: www.culturaclasica.com                          www.culturaclasica.net                          Palladium (recursos.cnice.mec..es/latingriego)                          www.xente.mundo‐r.com/flillo    Medios audiovisuales:  • • • • •      
123   

Guía de la Roma antigua, G. Hacquard.   R. Burns: Sombras de Roma, Historias de Grecia y Roma, Barcelona, Salvat, 1998.   Jane F. Gadner, Mitos Romanos, Akal 1995.  Contreras Valverde y otros: Diccionario de la religión romana,  Madrid, Ediciones Clásicas, 1992.  Diccionario de la mitología griega y romana de Espasa  Kerenyi: La religión antigua, Barcelona, Herder, 1999.  M. Ogilvie: Los romanos y sus dioses, Madrid, Alianza, 1995.  Scheid: La religión en Roma, Madrid, Ediciones Clásicas, 1991.  Urbs Roma de J. Guillén 

Hércules, animación (1997)  Hércules (1958)  Hércules (2005), Roger Young  Hércules, los viajes legendarios. Serie TV  El joven Hércules (animación). Serie TV (1998) 

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->