Está en la página 1de 1

DESPEDIDA TORERA El sonido de tambores y clarinetes se hizo or. Este toro lo brindo por ustedes: di/qui/his.

En la plaza se hizo el silencio. El vaco sustituy a la palabra. Escuchad, od, prestad atencin. Fijaros bien en lo que miris. Atended con inters, contemplad con sentimiento porque este momento es irrepetible. La plaza estaba a reventar. Nadie quera perdrselo. Haba llegado el momento. Qu harn con el toro ? Lo capotearn con chulera, arte y clase ? O lo rematarn con su capas y espadas? Mientras, el silencio dominaba el ruedo. Chiiiii, callnse, que habla el torero con su torera y su movimiento! El traje de luces brillaba con ms fuerza que nunca a ello le acompaaba un sol de verano radiante. Tarde en Sevilla , 29 de junio de 2011. Lleg el tiempo cero o un millar vaya usted a saber Se despedan a lo grande, por la puerta del prncipe. Dejaron una huella en cada cuadrcula del albero. Se les recordarn mientras perduren en nuestra memoria. Haban pasado por nuestras vidas no como un plis, plas, sino con la fuerza del viento del estrecho. El primer torero: di , mostr siempre buenas maneras, conversador como quien los haya. Certero en sus manifestaciones, crtico con la realidad cuando haba que serlo. En cambio, el segundo torero: qui disfrutaba con el arte de la discrecin, de las palabras justas, con la educacin de un gentleman. Y qu decir de his no tengo palabras, torera comprometida hasta la mdula en su hacer. Se le iba la vida en su capotear por vernica y quera que todos la acomparamos en ello. Haba llegado el ltimo toro, la ltima faena. Y todos nuestros ojos brillaban y reflejaban cierta tristeza pero una gran alegra. Tristeza por decir adis a tres grandes , pero alegra porque sabamos que el nuevo camino les llevara a caminar por una playa serena de aguas clidas. Y en un ltimo abrazo, aoraron con lgrimas en sus ojos sus palabras las que nunca repetiran: buenos das . Hoy comienza el curso.

Antonio Alba Sevilla, 29 de junio de 2011

También podría gustarte