P. 1
El Formativo La Epoca de Los Forjadores de Los Dioses y Del Estado en Los Andes Centrales

El Formativo La Epoca de Los Forjadores de Los Dioses y Del Estado en Los Andes Centrales

|Views: 426|Likes:

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: Velko Marusic Verdeguer on Jun 29, 2011
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/05/2012

pdf

text

original

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES ESCUELA DE ARQUEOLOGIA

“El Formativo: La Época de los Forjadores de los dioses y del Estado en los Andes Centrales”.

Velko Marusic Verdeguer, Lissette Zavala Lazaro.

Profesor: Francisco Seoane.
Seminario del Origen del Estado

Trujillo 2011

El Formativo: La Época de los Forjadores de los dioses y del Estado en los Andes Centrales”.
Velko Marusic Verdeguer, Lissette Zavala Lazaro .

INTRODUCCION: El Formativo constituye uno de los períodos de la prehistoria andina más polémicos, ya sea por la naturaleza compleja de sus manifestaciones culturales o por los cruentos debates académicos generados a partir de su estudio científico y que la convierte en pieza clave en los orígenes y formación de la arqueología en el Perú. El término “Formativo”, es hoy en día foco de discusión, se hace hincapié en la incapacidad para expresar y reunir lo proceso culturales que se desarrollaron durante el II milenio antes de Cristo. El concepto “Formativo” fue desarrollado por la corriente funcionalista, que rebautizó con este nombre al período Neolítico, y que asumía como referente tecnológico la aparición de la cerámica (Lumbreras 2006). En América se define como la fase que inicia con la cerámica, con exclusión de los procesos involucrado en su aparición. Muchos estudiosos sugieren que el concepto carece de valor cronológico, pues no determina un lapso temporal definido. De esa forma existen formativos más antiguos en países como Colombia, Brasil y Ecuador, y más recientes en Paraguay y Chile. Desde el punto de vista del nivel tecnológico alcanzado por cada pueblo, existe un “formativos preagrícolas” con desarrollo de la arquitectura y un “formativo sin cerámica”. Por lo tanto, el término no es indicador de período, ni de época (Lumbreras 2006). El Período Formativo, no constituye más que la continuación y/o resurgimiento de los complejos procesos socio-culturales y transformaciones iniciadas durante el Arcaico Tardío, y que por carecer de una forma exitosa de institucionalización del poder fracasaron. Sin embargo la presencia de figurillas de arcilla cruda puede ser indicadora que durante el Arcaico Tardío en Perú hubo interacciones sociales y culturales con grupos alfareros exógenos, quizás del Norte (Ecuador) o del Oeste (Brasil).

1

La cerámica, se convierte en catalizador y difusor de las tecnologías y de la ideología, especialmente la de carácter ritualista y centralizadas con fines acaparadoras de la producción. Esto abrió las puertas a una nueva forma de relación social basada en la necesidad de proteger y afirmar los derechos de los dioses sobre los medios y bienes de consumos y prestigio, nunca antes visto en los Andes, pero que tiene su génesis durante las sociedades experimentales del Período Arcaico Tardío. La creación de la “Ideología del Terror”, con la presencia de deidades con rasgos felinicos y feroces; así como el inicio de los rituales violentos y con derramamiento de sangre, como símbolo de fertilidad y prosperidad, permitieron la institucionalización del poder basado en un modo de producción con “propiedad colectiva centralizada” de los medios de producción. El objetivo de este breve informe es evidenciar la existencia de una forma de organización estatal en los Andes Centrales durante el Periodo Formativo. Sin embargo es menester exponer que la terminología empleada no es la más conveniente, ya que durante este periodo, no aparece algo nuevo, que ya haya existido con anterioridad, sino que los rasgos obtenidos por la experimentación desde tiempos muy remotos se consolidan. Con respecto a la tardía innovación o difusión de la cerámica en los Andes centrales, es claro que el hombre andino, ya empezaba a conocer las propiedades de las arcillas, más allá de su plasticidad y de sus conocidos contactos con grupos alfareros. Lo más plausible es que la larga tradición costeña de los mates, ocasionara que no tuvieran la necesidad de crear nuevos recipientes o contenedores. Sin embargo es muy probable que la cerámica se haya introducido en los Andes Centrales como parte de la parafernalia religiosa y para la difusión del culto y diferenciación social por status.

2

A. Definiendo al Estado: El Estado, es una abstracción histórica, en sentido estricto es un medio para alcanzar un fin. Tiene su origen en la especialización del trabajo y la “propiedad colectiva centralizada” de los medios de producción (Marusic &Zavala 2011, ms). Es una estructura social que busca mantener el orden y las relaciones de producción exitosas entre los “dueños” de los medios de producción y la masa dominada, de esa forma se convierte en una herramienta política (Marusic &Zavala 2011, ms). Tiene como fin máximo proteger un modo de vida establecido- basado en los modos de producción- y una ideología que mantiene cohesionada a la masa y que busca perpetuarse. Esta forma de organizarse que tienen las sociedades que han alcanzado un estadio de desarrollo más complejo, que las que se basan en vínculos netamente familiares y principios tribales, tiene que entenderse como inmutable en esencia, pero relativamente variable en forma (Marusic &Zavala 2011, ms). El Estado tiene su origen en la división del trabajo y la especialización: un grupo de individuos tiene el conocimiento exclusivo de cómo hacer ciertas actividad complementaria a la producción- herramientas, técnicas agrícolas, hidráulicas y conocimiento astronómicasque le permiten separase del común de la masa, la cual los empieza a mantener de manera igualitaria y bilateral, a través del intercambio “reciproco” (Lumbreras 1974, 1986, 1996; Marusic & Zavala 2011, ms). El especialista puede mantenerse vinculado al grupo social y participar indirectamente en la producción, por ende también de la distribución “justa” de la misma. Sin embargo su papel en la producción es más crucial que la producción misma, lo cual le concede una posición social más ventajosa, pero necesaria dentro del “crecimiento colectivo”. Este es el inicio de las divisiones sociales o las clases sociales, punto de partida ara el surgimiento del estado y de las desigualdades sociales. Sin embargo no ocurriría hasta que una clase de especialistas, de connotación mágico-religiosa basados en el conocimiento astronómico- ciclo agrícola y ciclo marino- asumirían la dirección y protección de las masas por medio de la adopción del pueblo a un sistema ideológico. Haciéndose cargo de la administración del excedente de la producción en forma de ofrenda y justificaría su control con la idea de un poder divino sobrenatural -es el inicio de una clase sacerdotal- los
3

mediadores entre los dioses y los Hombres, quedan desligados formalmente del pueblo, y de las tarea de la producción, pero adquieren nuevos beneficios y un rol planificador de la producción. Para Luis G. Lumbreras la clave del “Estado” es el control de los medios de producción, no solo desde la perspectiva física, sino también de la ideología. Según Lumbreras, el reconocimiento de la producción como resultado del “trabajo humano” y no de la naturaleza, sembró las bases de la propiedad privada, frente la colectiva. Entendiéndose como “Propiedad, a un conjunto de reglas de relación entre personas que garantiza la pertenencia de la producción y que en sus principios nace del trabajo de cada cual” (Lumbreras 2006). Sin embargo nosotros no creemos que una propiedad del tipo individualista, haya podido sentar las bases de un “Estado” en los Andes Central. En los tiempos anteriores al formativo, los medios de producción- la tierra, las plantas y los animales- eran vistos como desarrollo biológicos enteros y su propiedad dependía del acceso a ellos. Es más razonable, si lo que queremos es crear las condiciones propicias para la formación del Estado, establecer la “propiedad colectiva centralizada”. Esto significa, que los medios de producción, siguen siendo vistos como “naturales”, pero pertenecientes a los dioses, pues son ellos “los creadores del cosmos”. Por ende la administración y propiedad legítima de los bienes de los dioses, los corresponde a la clase autoproclamada “intermediaria” y que denominamos comúnmente sacerdotal (Marusic &Zavala 2011, en este informe). Posteriormente para fortalecer su poder y a su vez mantener ocupada a las masas ordena la construcción de obras de carácter monumental y publica. Posteriormente cuando uno de los miembros de la clases sacerdotal se autoproclama a si mismo dios y difunde su ideología-difusión de su imagen, como símbolo de poder y autoridad- por medio de la cultura material y el monopolio de la fuerza “legal”, para lo que necesita un ejército permanente que controle el orden, tanto interno como externo. Luego es necesaria la construcción de plazas, almacenes, palacios y fortaleza como parte de las institualización de poder del gobernante. Se necesita individuos que trabajen en las tareas de recolección de tributos, como también en la construcción de obras publicas.

4

Finalmente debe reforzar alianzas y crear grupos de poder que le permitan gobernar, aunque el soberano se convierte en el agente modelador del destino de la sociedad, es a su vez absorbido por el Estado. Herramienta controladora del orden social e ideológico. B. Lista de Características del Estado: Las características de esta lista están adaptadas de las de G. Childe y la de C. Renfrew. Además de las ideas multivalentes de Childe y aportaciones de la new archaeology esta lista de caracteres tiene inmersa aportación nuestras de un carácter mucho más estructuralista y hasta cierto punto ideológico de la cultura. Partimos del punto de que el Estado es inmutable en su esencia o finalidad, pero que se puede manifestar por diferentes vías, dependiendo de la capacidad de abstracción y materialización institucional que las sociedades posean. Es decir el estado posee una estructura hasta cierto punto subyacente, pero también una estructura material y visible (Marusic &Zavala 2011, ms). Pero también la forma de expresión del Estado puede variar dependiendo del contexto socio-económico en que se formo y desarrollo (modos de producción). Por lo tanto, dado la naturaleza variable de la expresión del Estado, es casi improbable que una lista de caracteres aplicados a un contexto en específico, pueda aplicarse a todos, mucho más si no están basados en un estudio completo de las sociedades con formas de organización estatal. Esta lista “tipo” será utilizada para definir la existencia o no de organismos estatales en los Andes Centrales, especialmente durante el Período Formativo. La muestra analizada incluye una lista general de los sitios, basado en las características generales del Formativo.

1. División del Trabajo: Presencia de barrios especializados, muestra de que existe una planificación y una diferencia social basada en las relaciones de producción. Así como las evidencias de grupos de individuos dedicados a realizar diversas actividades complementarias (Herramientas) y suplementarias (crear ideologías) a la producción
5

2. División de Clases: Residencias de elite, frente a las de la masa. Cerámica donde se difunde la autoridad y diferencias de una clase frente a otras; símbolos de status y prestigios. Además de diverso tipos de enterramientos socialmente diferenciados de acuerdo a la ubicación dentro del entramado social. 3. Presencia de asentamientos secundarios: Que dependen del centro principal o que mantienen relaciones estrecha unilineales de intercambio o comerciales. 4. Una forma de difundir la ideología: Cerámica, arquitectura, textil, matemáticas y religión que contribuyan a la administración de la producción y la cohesión social. La escritura se torno innecesaria si existen otras alternativas. 5. Arquitectura pública que denote cierta planificación urbana: Arquitectura monumental, presencia de plazas, residencia elite, viviendas domesticas, palacios y almacenes con sistemas de registro o administración numérica asociada y edificios públicos articulados por vías de comunicación.

6. Medios efectivos de control social: Estos pueden ser el empleo de una fuerza coercitiva legalizada o justificada a cargo del gobierno o actividades que permitan la cohesión social y el mantenimiento del orden de la sociedad. La existencia del ejército no es necesaria si la religión ocupa una parte importante en la conciencia moral del pueblo y el foco central alrededor del cual gira las relaciones sociales. Incluso la religión basada obviamente en las relaciones de producción, constituye el principal guardián del orden establecido.

6

C. ¿Existió él Estado durante el Formativo? El período Formativo, es académicamente reconocido como la época en que se forjaron las diversas manifestaciones culturales andinas, incluyendo al ESTADO. La lista anteriormente detalla y utilizada para definir la existencia del Estado o no en el Arcaico, nos sirve de base para el caso del Formativo. Es necesario recalcar que la información no está basada en un sitio en específico, sino de listas generales de sitios con sus respectivas características. A continuación procedemos a comparar nuestras listas de caracteres “tipos”:

1. División del Trabajo: Para el caso del Período Formativo, la existencia de
especialistas es mucho más notoria y evidenciada en muchas de sus manifestaciones sociales, tenemos desde sacerdotes-astrónomos, pasando por agricultores, pescadores, pintores, alfareros, orfebres, danzantes, músicos hasta militares. Aquí la distribución espacial es en base a la accesibilidad de los medios de producción y centros de actividad especializada. En Kuntur Wasi, Chavín, entre otros no encontramos artefactos de la producción asociados entre ellos, cada actividad se realiza en área funcionalmente diferenciadas, muchas veces ajenas al centro.

2. División de Clases: Existía una diferenciación de estratos sociales, esto es visible
en un primer plano en las diferencias funerarias, ya sea en la suntuosidad de la forma de la estructura destinada a servir de mausoleo, así como a la “riqueza” de piezas símbolo de status y prestigio. Por ejemplo tenemos las tumbas halladas en el sitio de Kuntur Wasi, donde además la presencia de individuos de una edad avanzada para la época -promedio 60 años- lo cual es indicador de que estuvieron al margen de las actividades directas y físicas de la producción. También las deformaciones craneales, son evidencia del deseo ferviente de diferenciarse una clase de otras, esta practicas cultural y ritual está presente en gran parte de las culturas en el mundo.
7

Por otro lado la evidencia de viviendas domesticas, torres funerarias supone una superposición jerárquica en las sociedades. Esto es reconocido por Tellembach durante sus excavaciones en Montegrande, sitio formativo del valle medio de Jequetepeque (Tellembach 1986:245).

3. Presencia de asentamientos secundarios: El caso de Chavín, constituye el mayor ejemplo de difusión de ideología e influencia de un asentamiento principal sobre otros de menor jerarquía. Las redes de poder de Chavín llegaron a gran parte del Perú y quedaron en el imaginario cultural por largo tiempo, tanto así que incluso en épocas más tardías, como la de los mochicas, se siguió venerando este oráculo. Sus manifestaciones culturales son ejemplo de sus redes de intercambio con los Andes Meridionales y la selva peruana.

4. Una forma de difundir la ideología:
La religión tuvo un rol predominante durante en Período Formativo. Los templos sirvieron como foco de cohesión social. Manifestaciones sociales como la cerámica, la arquitectura, la metalurgia y la textilería sirvieron de vehículos perfectos para difundir símbolos de poder de los dioses, representados en los sacerdotes. La representación de personajes antropozoomorfos con rasgos felinicos en la cerámica, litoescultura, son testimonio del papel de los sacerdotes como intermediarios y de cómo su imagen se convirtió en símbolo de temor y poder divino. La cultura en síntesis se convierte en una herramienta de los poderosos, para la justificación social y administración centralizada de los hombres y de su trabajo.

5. Arquitectura pública que denote cierta planificación urbana: La arquitectura está hecha para magnificar el poder de los dioses, se planea cada espacio, y su funcionalidad dentro de la escenografía ritual y se toma en cuenta el
8

aspecto visual y corpóreo de los mismos. Es decir la “ideología del terror”, como se aprecia en huaca de los reyes, Punkuri y Chavín está diseñada para causar desconcierto y reverencia entre las masas sometidas. Sus dioses, creadores del cosmo, representan la armonía y el caos, en la convivencia perfecta de la dualidades, residían en los templos y entorno a ellos es que se planificaba la ciudad.

6. Medios efectivos de control social: Escenas de combate, como las halladas en el
Cerro Sechin, evidencia la presencia de grupos especializados en el arte combate. La presencia en la iconografía formativa pre-chavín y chavín, muestra una relación entre las cabezas trofeos y los rituales. Este aspecto nos deja entre ver la probables competencias y pugnas entre los distintos cultos- oráculos o dioses- y el deseo de expansión religiosa por medio de la fuerza como principal promotor del la guerra en los Andes Centrales durante el Formativo. del

9

CONCLUSIONES: La comparación de las manifestaciones culturales del período formativo con nuestra lista “tipo” estatal, nos permito identificar una forma de organización del tipo estatal. Durante el formativo existió un Estado de naturaleza teocrática, y con participación militarista y cultural en la difusión de la ideología y extensión de las redes de influencia de los cultos (dioses). La religión fue el principal cohesionado social, y a su vez causante de conflictos bélicos entre cultos y grupos sociales enfrentados por la tierra que pertenece a los dioses y a sus intermediarios (Sacerdotes). Y que la base del estado en los Andes nace con la formación de la “propiedad colectiva centralizada” de los medios de producción, es decir de la tierra, los animales, las plantas y el trabajo del hombre. Esto indica que aunque la tierra es vista como propiedad natural, es propiedad de los dioses y sus sacerdotes, los cuales utilizan las diversas manifestaciones culturales, para institucionalizar su poder y centralizar la producción y mano de obra humana. Esta forma de obtener el poder tuvo éxito, porque no concedió poderes particulares a los individuos, sino que con una especie de propiedad centralizada y clasista disfrazada de colectivista mantuvo cohesionadas a las masas. Esta forma estatal primigenia por estar basada en modos de producción naturalistas, estuvo condicionada por los factores medioambientales.

10

Referencias Bibliográficas:
Kaulicke, Peter.
(2010) La cronologías del Formativo: 50años de investigaciones japonesas en

perspectiva. PUCP, Lima.

Lumbreras, Luis G.
(1974) Arqueología como ciencia social. Ediciones Histar, Lima. (1986) Childe y la tesis de la revolución urbana: la experiencia central andina, Gens,

Boletín de las sociedades venezolana de Arqueólogos 2 (3-4): 45-66.
(1996) Acerca de la aparición del Estado, Boletín de Antropología Americana 29: 5-33. (2006) Un Formativo sin cerámica y cerámica preformativa, Estudios Atacameños.

Arqueología y Antropología Sudamericana Nº 32: 11-34

Marusic, Velko P. y Lissette M. Zavala.
(2011) ¿Fue Caral un Estado?: existió el “Estado” durante el Período Arcaico Tardío,
Manuscrito.

11

Anexos
12

A

C

B

D

E

Figura 1. Diversas manifestaciones culturales, que evidencia diferenciación de oficios durante el formativo: A, Trabajos orfebres Cupisnique en Kuntur Wasi. B Tallado lítico en Kuntur Wasi. C, Instrumento Musical. D, Cerámica Chavín. E, Sacerdotes de Chavín.

13

B

A D

C
Figura 2. Evidencias de bienes de prestigio y patrones funerarios elite de la cultura Cupisnique en Kuntur Wasi y Puemape. A, Pectoral en forma de H en Kuntur Wasi. B, Cerámica fina Cupisnique con asa estribo. C, Corona con diseños calados y con 14 rostros felinicos en tumbas Cupisnique. D, Patrón Funerario Cupisnique elite con presencia de cinabrio (Mercurio) hallado en Kuntur Wasi y Puemape.

Figura 3. Influencia de las manifestaciones culturales y estilísticas de la Cultura Chavín.

14

Figura 4, Medios de Difusión de Ideología, que contribuían a fortalecer el poder de la elite.

Figura 5. Arquitectura Monumental y planifica del complejo Chavín, durante el Formativo.

15

Figura 6. Formas de Control y Unión Social. La Religión y La Guerra. A, Sacerdote representado a una deidad y oficiando una ceremonia ritual. B y C, Guerreros de Sechin. D. Templo de Chavín.

A

B

C

D

16

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->