REALIDAD NACIONAL

La población urbana da Ecuador se encuentra en una fase de crecimiento continuo, a causa de los masivos desplazamientos humanos desde las áreas rurales que representan las cuatro quintas partes del total movimiento migratorio interno y que afectan sobre todo a Quito y a Guayaquil. Esta última ciudad ha superado con holgura a la capital en número de habitantes, debido, sobre todo, a su preeminente. función económico-comercial. Sin embargo, es en la montaña andina donde se ha verificado el mayor desarrollo urbano, iniciado ya en el siglo XVI con la fundación de Quito, Cuenca, Loja, Riobamba y, más tarde, Ibarra.

La elección de esta área para el establecimiento de nuevas ciudades se debe a que los conquistadores españoles encontraron en ella, además de condiciones climáticas más favorables,. una elevada densidad de población que podían emplear como mano de obra. Los centros urbanos surgieron en el fondo de las hoyas o valles y crecieron en función del fraccionamiento del terreno; toda vía en la actualidad su existencia se justifica como centros de pequeñas entidades regionales casi autónomas, de economía agraria y pastoril.

Pilaguín en Tungurahua, Porotoyacu en Napo y Cube en Esmeraldas son apenas tres ejemplos de poblaciones rurales de las que conocemos muy poco, ya que muchas veces, cuando analizamos al Ecuador, damos escaso énfasis a las zonas rurales en donde vive el 36,6% de la población nacional. Si bien es cierto que muchas de estas localidades son pequeñas y apartadas, también lo es que son lugares donde la economía no deja de funcionar y, aunque nos esforzamos por poner en marcha proyectos de asistencia social, pocas veces entendemos cuál es su verdadera dinámica de comportamiento y cuales son las vías reales de desarrollo.

La economía rural tiene su comportamiento propio, por lo tanto, no podemos usar los parámetros de la zona urbana para analizarla. Por ejemplo, en muchos lugares del Ecuador aún se practica el trueque de productos, que, por la estructura de la contabilidad nacional, no es una práctica valorada en ningún rubro. El autoabastecimiento es uno de los principales sustentos de la población rural: animales, maíz, arroz, entre otros, son productos que los pobladores de las zonas rurales consumen diariamente y que, por supuesto, necesitan extensas jornadas de trabajo y la participación de todos los miembros de la familia, para ser producidos

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful