P. 1
David Desea Construir Un Templo

David Desea Construir Un Templo

|Views: 333|Likes:
Publicado porGerizim11

More info:

Published by: Gerizim11 on Jun 28, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/08/2013

pdf

text

original

DAVID DESEA CONSTRUIR UN TEMPLO (2 S.

6:1-7:29) Verdad central: El deseo de David de construir un templo para Jehová nos muestra que, a veces, Dios cambia hasta

nuestros mejores deseos para llevar a cabo su plan perfecto.
Fondo histórico: El tabernáculo de reunión y el arca del pacto. Una vez que Israel se estableció como nación, le fue necesario tener

un santuario central símbolo de la unidad en el culto a Dios. Durante los años del desierto y la conquista el tabernáculo cumplía esta función, que era un santuario portátil símbolo de la presencia de Dios entre su pueblo. Dentro del tabernáculo ocupaba el lugar principal el “arca del pacto” que era una caja rectangular que contenía las tablas del decálogo, una vasija con maná y la vara de Aarón (He. 9:4, 5). Después del ingreso a Canaán y durante el tiempo de los jueces este santuario portátil fue colocado en Silo (Jos. 18:1), en Nob (1 S. 21) y en Gabaón (1 Cr. 16:39). Como pueblo nómada el tener un santuario portátil era algo práctico, pero al asentarse en la tierra prometida ya no lo fue tanto. De la misma manera que el pueblo siguiendo a otros pueblos pidió rey, así también estaría esperando tener un templo a semejanza de las naciones que lo rodeaban. David al instalar la capital de su reino en Jerusalén, y al edificar un palacio para su propia vivienda, inmediatamente pensó en levantar un templo. Una casa para Dios, sin embargo y a partir de la misma palabra, Dios le prometió una “casa” (es decir descendencia).
Baala de Judá. Otro nombre con el que se conocía a Quiriat-jearim (1 S 6.21; cf. Jos 9.17; 15.9-10). También se conoce como Quiriat-baal. Énfasis:

Intento de llevar el arca a Jerusalén, 2 S. 6:1-11. Después de haber derrotado totalmente a los filisteos David trata de llevar el arca de Dios hacia Jerusalén, su ciudad capital. En presencia de sus hombres y sobre un carro nuevo comienza el traslado en un ambiente de alegría. Sin embargo, hubo un incidente en el camino: Uza, uno de los que estaba guiando el carro, trató de impedir que el arca se moviera demasiado y murió instantáneamente. Esto hizo que David se pusiera muy triste y dejara en ese lugar el arca, entendiendo que Dios no quería que la llevara. David traslada el arca a Jerusalén, 2 S. 6:12-19. Después de 3 meses y viendo que Dios había prosperado a quien había cuidado del arca durante ese tiempo, se reinicia el viaje a Jerusalén. David estaba tan contento que danzaba delante de todos sin pensar en su posición ni en la impresión que causaba. Después de depositar el arca e la tienda ya preparada, el rey sacrificó holocaustos y ofrendas de paz y entregó al pueblo alimentos para que tuvieran un día de alegría. Mical menosprecia a David, 2 S. 6:20-23. Cuando David danzaba delante de Dios su esposa Mical (hija de Saúl) al verlo lo “menospreció en su corazón”. Al llegar David al palacio ella le mencionó que había dado un espectáculo lamentable. Al rey no le importó esto por el contrario afirmó estar dispuesto a humillarse aún más delante de Dios. Promesa a David de una casa estable, 2 S. 7:1-17. El deseo natural de un hombre piadoso como David fue edificar un templo pues él mismo habitaba en un palacio. Aunque Natán estaba originalmente de acuerdo, Dios le hizo saber que él mismo elegiría el momento y el lugar. Allí se ratifica que fue Dios quien engrandeció a David, y le engrandecerá haciendo una casa para él. Promete a David que no rechazará a su descendencia como lo hizo con Saúl. David alaba a Dios por su promesa, 2 S. 7:18-29. A pesar de no poder cumplir con su deseo el rey elevó una oración de acción de gracias a Dios expresando su sometimiento a su voluntad y pidiéndole que le bendijera ricamente.
APLICACIONES DEL ESTUDIO. 1. No debemos imitar a los paganos. Cuando David decidió trasladar el arca, copió la manera de moverla de los

filisteos. Era mucho más rápida esta forma que la que presentaba la Palabra de Dios.
2. Debemos dejar que Dios cumpla sus planes en el tiempo señalado. ¿Por qué David antes no había consultado el tiempo de Dios? Simplemente porque estaba apurado, quería hacer las cosas guiado por su propia noción del momento oportuno. 3. Los planes de Dios superan a los planes de los hombres. David pensó que había tenido una buena idea, sus

planes eran desde un punto de vista humano muy acertados. Pero los planes de Dios eran mejores. Como describió un escritor: “la voluntad de Dios es perfecta porque es de Dios”.

HOJA DE ESTUDIO

DAVID DESEA CONSTRUIR UN TEMPLO (2 S. 6:1-7:29) Verdad central: El deseo de David de construir un templo para Jehová nos muestra que, a veces, Dios cambia hasta

nuestros mejores deseos para llevar a cabo su plan perfecto.
Lee tu Biblia y responde: 1. Regreso del arca, 2 S. 6:1-23. v. 1-5. Por 100 largos años el arca del pacto había estado fuera del tabernáculo. Después de haber sido capturada

por los filisteos en Afec, estuvo en Filistea por 7 meses, luego por poco tiempo estuvo en Bet-semes y el resto del tiempo en Quiriat-jearim. Ahora que David se había asentado en Jerusalén, lo único que faltaba era llevar el arca a un tabernáculo que iba a erigir en el monte de Sión y declarar a esta ciudad el centro religioso de la nación. Fue a Baala de Judá para traer el arca de la casa de (v.3) __________, que era su guardián. El arca representaba la presencia divina que habitaba entre su pueblo, por eso debía manejarse con reverencia, aun al transportarla de un lugar a otro. Nm. 4:14, 15; especificaba que sólo los hijos de ______ podían cargarla sobre sus hombros. Ni aun los levitas podían tocar el arca o mirar dentro de ella. No es posible saber por qué David no consultó esas instrucciones, pero él y los hijos de Abinadab (v.3) _____ y _____ colocaron el arca en un carro y avanzaron en medio de una gran celebración musical hacia Jerusalén. v. 6-11. Por el camino pasaron por un tramo malo y sinuoso, por la era de (v.6) _______, y los bueyes tropezaron, con peligro de que se cayera el arca. En una reacción instintiva, “… _____ extendió su mano al arca de Dios, y la ________...” lo cual fue un acto de irreverencia que le costó la vida. La dureza de la disciplina de Jehová debe verse a la luz de su santidad absoluta, la cual requiere que las obras sagradas se lleven a cabo de la misma manera, aquél lugar se le llamó (v.8) ___________ (“el quebrantamiento de Uza”). David aprendió una gran lección: no movería el arca otra vez hasta saber la manera correcta. Por tanto estuvo el arca de Jehová en casa de ___________ 3 meses. v. 12-15. Finalmente, la procesión comenzó una vez más, ahora en concordancia con las órdenes divinas (1 Cr. 15:1-3). Mientras que el arca iba de camino, David se vistió con un (v.14) ______ de lino, ofreció un holocausto y danzó y gritó de júbilo con los israelitas. v. 16-23. Por fin la marcha llegó hasta Jerusalén. Mical (v.16) “… vio al rey David que saltaba y danzaba con júbilo delante de Jehová; y le __________ en su corazón”, avergonzada por la celebración reprendió a David por ello (v.__). Este se defendió afirmando que no había hecho nada malo. Parece que fue entonces que se separó de ella y nunca tuvo hijos. El arca fue colocada en el tabernáculo que David había levantado (v.__). Ahí continuó con los holocaustos y ofrendas de paz y culminó las celebraciones con regalos de comida pues (v.19) “… repartió a todo el

pueblo, y a toda la multitud de Israel… a cada uno un _____, y un pedazo de _______ y una torta de ________.
2. El pacto davídico, 2 S. 7:1-29. v. 1-3. Cuando ya David se había establecido en Jerusalén y gozaba de reposo de todos sus enemigos, tuvo la idea

de construir algo más permanente para que el Señor habitara entre su pueblo. La tienda ya no era un lugar apropiado sobre todo si se comparaba con su palacio de (v.2) _______. Entonces comunicó su deseo al profeta ________, quien en un principio respondió favorablemente. v. 4-17. David pronto supo que sus intenciones fueron prematuras. Desde el éxodo, Jehová había morado entre su pueblo en un edificio temporal. No había necesidad ahora de algo diferente. No era la voluntad divina que David le edificara casa; más bien, más bien, ¡Dios edificaría una casa para David! (v.__). La casa que iba a construir para David era una casa real, una dinastía de reyes. Tendría su origen en él, pero jamás conocería final. El reino y su trono serían permanentes, una esfera sobre la cual el Hijo de David reinaría para siempre. En cuanto al templo, a David no le sería permitido edificarlo, pero uno de sus hijos tendría el honor de hacerlo. v. 18-29. La reacción de David respecto a la naturaleza de su reinado fue reconocer la bondad del Señor de la cual fue objeto y exaltar la incomparable soberanía de Dios (v.22):“… tú te has ___________, Jehová Dios; por cuanto

no hay como tú, ni hay Dios fuera de ti…”
APLICACIONES DEL ESTUDIO. 1. No debemos imitar a los paganos. Cuando David decidió trasladar el arca, copió la manera de moverla de los

filisteos. Era mucho más rápida esta forma que la que presentaba la Palabra de Dios.
2. Debemos dejar que Dios cumpla sus planes en el tiempo señalado. ¿Por qué David antes no había consultado el

tiempo de Dios? Simplemente porque estaba apurado, quería hacer las cosas guiado por su propia noción del momento oportuno.
3. Los planes de Dios superan a los planes de los hombres. David pensó que había tenido una buena idea, sus

planes eran desde un punto de vista humano muy acertados. Pero los planes de Dios eran mejores. Como describió un escritor: “la voluntad de Dios es perfecta porque es de Dios”.

COMENTARIO BÍBLICO JAMIESON-FAUSSET-BROWN CAPITULO 6 Vers. 1-5. DAVID TRAE EL ARCA DESDE QUIRIAT-JEARIM.

1. David tornó a juntar todos los escogidos de Israel. El objeto de esta segunda asamblea fue el de comenzar un movimiento nacional para establecer el arca en Jerusalén, después de haber estado casi cincuenta años en la casa de Abinadad (véase 1Cr. 13:1-5). 2. Baala de Judá—Una compañía grande de hombres seleccionados fue tomada para este trabajo, para que la empresa no fuera obstruida por los filisteos. Además, un gran grupo de personas los acompañaban debido a su veneración por el sagrado mueble. El viaje hasta Baala de Judá, que se relata en 1Cr. 13:6, es aquí sobreentendido, y el historiador relata el curso de la procesión desde aquel lugar hasta la capital. 3. pusieron el arca… sobre un carro nuevo. O carruaje cubierto (véase 1Sa. 6:7). Este era un proceder atrevido e irreflexivo, en violación de un estatuto positivo (véase Nm. 4:14-15; 7:9; 18:3).
6-11. UZZA ES MUERTO. 6. llegaron a la era de Nacón—O de Quidón (1Cr. 13:9). los bueyes daban sacudidas—O “tropezaban”. Temiendo

que el arca estuviese en peligro de ser volcada, Uza, bajo el impulso de un sentimiento momentáneo, la cogió con la mano para afirmarla. Sea que el arca cayera y lo aplastara, o que alguna enfermedad repentina lo atacara, él cayó muerto instantáneamente, y este triste suceso no sólo lanzó una sombra sobre la escena gozosa, sino que detuvo completamente la procesión; y allí fue dejada el arca, en las cercanías de la capital. Es de gran importancia observar la severidad proporcional de los castigos que venían por la profanación del arca. Los filisteos sufrieron enfermedades, de las cuales fueron aliviadas por sus ofrendas, porque a ellos no había sido dada la ley; los de Betsemes también, pero su error fue cometido por la ignorancia. Pero Uza, que era levita, y bien instruido, sufrió la muerte por su violación de la ley. La severidad de la suerte de Uza podrá parecernos demasiado grande para la naturaleza y grado de la ofensa, pero no nos conviene hacer juicio sobre las dispensaciones de Dios; y además, es evidente que el propósito divino era el de inspirar respeto por su majestad, sumisión a su ley, y una profunda veneración por los símbolos y ordenanzas de su culto. 9. temiendo David a Jehová aquel día—Sus sentimientos por este juicio espantoso fueron incitados grandemente por varias razones: temiendo que el desagrado de Dios hubiese sido provocado por el traslado del arca; que el castigo fuese extendido a él y a su pueblo; y que ellos pudieran caer en algún error o negligencia durante el ulterior traslado del arca. Resolvió, pues, esperar más luz y dirección en cuanto a su deber. Si al principio hubiera hecho una consulta por medio del Urim, desde luego habría tenido una buena dirección, mientras que así, en su perplejidad y dolor, estaba cosechando los frutos de la desconsideración y negligencia. Obed-edom Geteo—Levita (1Cr. 15:18, 21, 24; 16:5; 26:4). Se llama Geteo, por su residencia en Gath, o más probablemente en Gathrimmón, una de las ciudades levíticas (Jos. 21:24-25).
12-19. MAS TARDE DAVID TRAE EL ARCA A SION. 12. fue dado aviso al rey David diciendo: Jehová ha bendecido la casa de Obed edom, y todo lo que tiene, a causa del arca de Dios. El lapso de tres meses no sólo restauró la mente agitada del monarca, a un estado tranquilo

y claro, mas lo llevó al descubrimiento de su error anterior. Sabiendo que el arca fue guardada en su lugar temporario de descanso no sólo sin inconveniente ni peligro sino con grande ventaja, resolvió inmediatamente trasladarla a la capital, con la observancia de toda la formalidad y solemnidad debidas (1Cr. 15:1-13). Fue transportada esta vez sobre los hombros de los sacerdotes, quienes habían sido cuidadosamente preparados para la tarea, y la procesión se distinguió por la solemnidad extraordinaria y las demostraciones de gozo. 13. como los que llevaban el arca de Dios habían andado seis pasos—Algunos piensan que fueron levantados rápidamente cuatro altares para ofrecer los sacrificios a la distancia de cada seis pasos (véase 1Cr. 15:26). 14. David saltaba… delante de Jehová. Los hebreos, como otros pueblos antiguos, tenían sus danzas sagradas, que eran ejecutadas en sus aniversarios solemnes y en otras ocasiones grandes para conmemorar alguna señal especial de la bondad y el favor divinos. con toda su fuerza—intimando los violentos esfuerzos de saltar, y despojado de su manto real, conducta evidentemente incompatible con la gravedad de la dignidad de un rey. Pero indudablemente fue hecho como un acto de homenaje religioso, siendo simbólicos sus actitudes y vestido, como siempre han sido en los países orientales, de penitencia, gozo, gratitud y devoción.
17. metieron pues el arca de Jehová, y la pusieron en su lugar en medio de una tienda que David le había tendido—El viejo tabernáculo quedó en Gabaón (1Cr. 16:39; 21:29; 2Cr. 1:3). Probablemente no fue trasladado por

ser demasiado grande para el lugar temporario que el rey había provisto, y porque él estaba pensando en edificar un templo.

18. bendijo al pueblo—En el doble carácter de profeta y rey (véase 1R. 8:55-56). 19. una torta de pan—sin levadura y delgadita. pedazo de carne—asado de vaca. 20-23. LA ESTERILIDAD DE MICAL. 20. saliendo Mical a recibir a David—Orgullosa de su origen real, salió a reprender a su esposo por haber rebajado

la dignidad de la corona, y por portarse más bien como un truhán que como un rey. Pero su sarcasmo molesto fue rechazado de una manera que no podía ser agradable a sus sentimientos, mientras que indicaba la cálida piedad y gratitud de David.
CAPITULO 7 1-3. NATAN APRUEBA EL PROPOSITO DE DAVID DE EDIFICAR UNA CASA PARA DIOS. 2. Dijo el rey al profeta Natán: Mira ahora, yo moro en edificios de cedro—El palacio que se había edificado en

Jerusalén, para lo cual Hiram había enviado hombres y materiales, había sido terminado. Era magnífico en aquel tiempo, aunque fue hecho enteramente de madera, pues las casas en los países cálidos no requieren la solidez ni el espesor de paredes que son necesarios para las viviendas es las regiones expuestas a la lluvia y al frío. El cedro era la madera más rara y costosa. El piadoso David se afligía por la elegancia y el esplendor de su palacio, contrastados con el humilde tabernáculo provisional en que el arca de Dios estaba colocada. 3. Natán dijo al rey: Anda, y haz todo lo que está en tu corazón—La piedad que revelaba este propósito hizo que el profeta diera su pronta aprobación y aliento a los planes regios. Los profetas, cuando seguían los impulsos de sus propios sentimientos y formaban opiniones conjeturales, caían en frecuentes errores. (Véase 1S. 16:6; 2R. 4:27).
4-17. DIOS NOMBRA A SU SUCESOR PARA QUE LO EDIFIQUE. 4. aconteció aquella noche, que fue palabra de Jehová Natán—La orden fue dada al profeta la noche siguiente; es

decir, antes que David pudiera tomar medidas o hacer gastos.
11. Asimismo Jehová te hace saber, que él te quiere hacer casa—Como recompensa por sus buenos propósitos,

Dios aumentaría y mantendría la familia de David, y aseguraría la sucesión del trono a su dinastía. 12. estableceré tu simiente después de ti, etc. Es costumbre que el hijo mayor nacido después de la sucesión del padre al trono le suceda en su dignidad de rey. David tuvo varios hijos con Betsabé, nacidos después de su traslado a Jerusalén (cap. 5:14-16; cf. 1Cr. 3:5). Pero por ordenanza especial y promesa de Dios su sucesor había de ser un hijo nacido después de esta ocasión; y el salirse de la costumbre establecida en el Oriente de fijar la sucesión, no podrá explicarse por otras razones, que no sea por el cumplimiento de la promesa divina. 13. El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino—Esta declaración se refería, en su aplicación primaria, a Salomón, y al reino temporal de la familia de David. Pero en un sentido más amplio y sublime, tenía en cuenta un Hijo de David de naturaleza distinta. (He. 1:8).
18-29. ORACION Y ACCION DE GRACIAS DE DAVID. 18. Entró el rey David, y se puso delante de Jehová—Estar sentado era antiguamente una actitud de adoración. En

cuanto a la actitud particular, David se sentó, más probablemente, sobre sus talones. Esta era la postura de los antiguos egipcios ante sus santuarios; en el Oriente ésta es la postura que indica más profundo respeto ante los superiores. Personas de la más alta dignidad se sientan así en presencia de reyes; y es la única actitud asumida por los modernos mahometanos en sus lugares y ritos de devoción. 19. ¿Es ése el modo de obrar del hombre, Señor Jehová?—es decir: ¿es costumbre que los hombres muestren tal condescendencia a personas tan humildes como yo lo soy? (Véase 1Cr. 17:17). 20. ¿qué más puede añadir David hablando contigo?—Mis obligaciones son más grandes de lo que puedo expresar.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->