P. 1
ventosas

ventosas

5.0

|Views: 1.387|Likes:
Publicado porydenissa

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: ydenissa on Jun 27, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/22/2015

pdf

text

original

VENTOSAS

Ventosas: Técnica que consiste en extraer el aire ejerciendo una presión negativa dentro de un "vaso" o "ventosa", provocando un vacío que absorbe estrechamente la superficie de la piel. Se emplea para tratar diferentes enfermedades. Generar una congestión local o estancamiento de sangre a través de la absorción juega un papel importante dado que promueve la circulación sanguínea y el fluir del Qi. También pueden usarse a través de áreas más extensas, deslizando las ventosas por la piel, lubricándola, primeramente, para un mejor deslizamiento. Se aplican hasta que la piel toma una coloración rojiza (hiperemia). En la clínica se dividen en ventosas de fuego, aire o agua, de acuerdo al elemento a través del cual se produce la presión negativa o vacío del aire dentro del vaso. Las ventosas pueden ser utilizadas en diversas patologías agudas o crónicas.

La aplicación de la ventosa es conocida desde muy antiguo, y se ha practicado incluso en medicina moderna, pero su aplicación una vez más debemos insistir tiene resultados terapéuticos muy distintos si se aplican correctamente; esto es, haciéndolo sobre las teorías de meridianos y puntos. Esta terapia, se suele estudiar el último curso, pues su aplicación es más o menos sencilla (sobre todo la ventosa moderna de plástico), y sus resultados buenos, por lo que una persona sin saber mucho, podría curar, no molestándose en estudiar adecuadamente esta carrera. Y de lo que se trata por supuesto además de curar, es saber de donde viene el problema, pues en muchos otros casos similares, no será suficiente la práctica de la ventosa. Las ventosas tradicionalmente han sido de bambú, madera, cristal, hasta las ahora revolucionarias ventosas de plástico por aspiración de presión negativa del aire. Sobre ellas hay alguna variante, como son las magnéticas. El médico en Oriente, tenía tradicionalmente en el jardín o alrededores de su casa plantado bambú, planta autóctona de esos países, la cual era cortada delante del paciente cuando se necesitaba para los tratamientos, se pela la corteza y se tuesta un poco al fuego. Entonces ya está lista para ser utilizada. Por ello se pensaba que esa planta de la casa del médico, tenía extrañas propiedades al encontrar mejoría cuando se les aplicaba la ventosa de bambú. Lo cierto es que era la misma planta que la de cualquier otro lugar, pero bien utilizada en una práctica médica.

Aparecieron más tarde las de cerámica y cristal, hasta las más conocidas de aspiración con bomba de succión, de plástico.

Podemos hacer básicamente dos clasificaciones generales: - Ventosa (normal). - Ventosa caliente. La ventosa más corriente y práctica hoy por hoy es la de plástico, rápida eficaz y fácil de usar. Por supuesto, su efecto terapéutico se reduce al de aspiración, al no poderse calentar. La ventosa caliente requiere más tiempo, cuidado y experiencia para no quemar al paciente y producir su efecto adecuado. Esto se hace aplicando alcohol y quemándola, inmediatamente se aplica sobre la zona a tratar y se produce aspiración por vacío, apagándose la ventosa. Si es de cristal este proceso se puede controlar visualmente, pero si es opaca (de bambú, madera, cerámica, etc) requiere un poco más de práctica. El efecto del calor se conjuga con el de succión , abriendo los poros, incrementando la circulación, sacando productos de desecho o retenidos; como líquido en caso de articulaciones con lesión en las que previamente hay que hacer un pequeño orificio con la lanceta (aguja triangular), y sacar el líquido y sangre retenidos, eliminando así dolor e inflamación. Dentro de cada una de estas dos divisiones nacen otras dos, a saber: - Ventosa blanca. - Ventosa roja. La ventosa blanca hace referencia al efecto terapéutico de la ventosa sin más. La ventosa roja hace referencia a que a la vez se hace sangrado y se aspira simultáneamente para poder sacar la sangre cuando se requiere. La ventosa roja puede aplicarse bien con calor, o sin él. Las indicaciones de las ventosas y sus efectos principales entre otros son:

- Sedación

- Mueve la sangre, la hace circular. - Aumenta el calcio en sangre. - Ayuda en la perdida de peso. - Saca la sangre mala, muerta, que no circula, sangre estancada. - Extrae los venenos de la sangre y el cuerpo. - Antiestres. - Estimula la zona, órgano y activa los puntos y meridianos. - Efecto analgésico. Tratamiento del dolor. - Sirve como diagnóstico y tratamiento. - Aumenta las defensas. - Eleva la cantidad de elementos en sangre. - Anemia. Leucopenia. Trombocitopenia. - Desintoxicación. Hay tres aspectos principales para hacer tratamiento de ventosa: Meridianos, puntos, y órganos por zonas. Para el diagnóstico nos fijamos en el color de la piel al aplicar la ventosa, la zona y el punto o puntos donde está colocada. Es una parte de la medicina oriental muy eficaz y seria cuando se realiza adecuadamente.

TERAPEUTICA HUMORAL

TERAPIAS DERIVATIVAS – TERAPIA HUMORAL

-

Introducción Reseña histórica Métodos humorales según Aschner

-

Bases fisiológicas:

υ Sistema básico de regulación υ Hipótesis sobre los mecanismos de acción

-

Hemodilución hipovolémica o sangría Ventosas: Gelosis Zonas de aplicación ventosas – zonas reflejas Sindrome miofascial

- La terapéutica humoral en la práctica naturista actual

El objetivo de la clase es dar a conocer al alumno las principales técnicas de la terapèutica humoral, sus indicaciones y contraindicaciones, así como la complementariedad de estos métodos con el resto de terapias de la medicina actual. El concepto de drenaje y derivación de “humores”, clave en todo tratamiento médico naturista, explica el mecanismo de acción de estos antiguos métodos. Ante el incremento progresivo de los transtornos por sobrecarga metabólica y tóxica, que se traduce en enfermedades degenerativas, alérgicas, autoinmunes, etc., es decir las propias de nuestra civilización, los métodos humorales clásicos siguen siendo útiles en la práctica médica actual.

TERAPIAS DERIVATIVAS – TERAPIA HUMORAL

INTRODUCCIÓN
Puede parecer un anacronismo hablar en el S. XXI de la Terapia Humoral, ¡en la era de la Medicina “Tecnológica”! El término “humoral” procede de la época de la medicina hipocrática, en la que los líquidos orgánicos recibían el nombre de “humores”, y la alteración de los mismos se consideraba la causa de la enfermedad. Como veremos esta concepción era mucho más amplia y por este motivo los fundamentos de la terapia humoral han perdurado en la medicina hasta mediados del S. XIX. En los últimos 300 años la medicina académica se ha basado en el concepto linealcausal, que culminó Isaac Newton, es decir: una causa, un efecto. Este concepto sirve para las enfermedades agudas, en las que se han cosechado bastantes éxitos, y para la cirugía. Pero no sirve para las enfermedades crónicas que son multifactoriales. Este modelo mecanicista no fue cuestionado hasta finales del S. XIX, cuando la teoría de la electrodinámica primero, y la teoría de la relatividad de Einstein, después, desmontaron los principios del paradigma mecanicista o cartesiano, dando paso a la aparición de un nuevo paradigma, llamado por algunos holístico o emergente. En el nuevo modelo se considera que todos los fenómenos están interconectados, interrelacionados y son interdependientes; el todo es más que la suma de sus partes y no se puede descomponer el mundo en pequeñas unidades independientes. Con este panorama se abren camino las terapias naturistas que con los conocimientos actuales pueden ser explicadas de una forma científica. En este campo la Terapia Humoral, incluída en el grupo de las Terapias Derivativas, como las llaman los alemanes (Ausleitende Therapien), es la ciencia que estudia los fluidos orgánicos, los mecanismos que los mueven y sus funciones. Su circulación depende de numerosos factores como el pH, la permeabilidad de las membranas celulares, la presión osmótica, los estímulos neurovegetativos, etc. La enfermedad se entiende como la consecuencia de un desequilibrio de los parámetros citados, es decir la alteración de la homeostasis, lo que antes se definía como una alteración en la cualidad o cantidad de los “humores”. La ciencia de los fluidos circulantes y su significado se basa en el hecho de que cada célula funcionante de nuestro cuerpo tiene las mismas necesidades que tenía la célula primitiva en el mar original. Esto queda reflejado claramente en el concepto de sistema básico o matriz extracelular.

En los países de habla germana a principios del S. XX se produjo un resurgimiento de las terapias naturistas recuperándose las bases de la Terapia Humoral.

RESEÑA HISTÓRICA : Los métodos humorales acompañan al hombre desde la Prehistoria. Un hecho común en el género humano es que, frente a un dolor, una picadura, una herida, de forma intuitiva la primera acción que se nos ocurre es succionar la zona, es decir, intentar extraer el mal, el elemento responsable de la inflamación y del dolor. En todas las culturas (indios americanos, tribus africanas, China, India, etc.) aparecen instrumentos apropiados para succionar (ventosas), de distintos materiales y formas (calabazas vaciadas, cuernos de vaca, cañas de bambú, etc.) cuyo fin era el alivio o la eliminación del "mal". Las primeras descripciones médicas del empleo de las ventosas se remontan a la cultura mesopotámica (3.300 a.C.). Los médicos egipcios (2.200 a.C.) dejaron testimonio escrito del empleo de las ventosas. El método de las ventosas se recoge en las obras médicas más importantes de los médicos griegos, latinos y árabes, al igual que en la Ajurveda india. Los tratamientos con sangrías y sanguijuelas se han practicado desde hace milenios, tanto en Oriente como en Occidente. La cauterización en forma de una quemadura de segundo grado, en zonas muy concretas y superficiales de la piel, era conocida ya por los pueblos primitivos. Derivado de la cauterización es el parche de cantáridas, que se aplico en la Antigüedad en la cuenca mediterránea. Humoralismo o Humorismo: Antigua doctrina médica que atribuía el origen de las enfermedades a una alteración de los humores. Según esta concepción, la enfermedad se establece a partir de un trastorno en el equilibrio de los líquidos orgánicos, en latín "humores", sea por una alteración de su calidad o por un desequilibrio entre ellos. En la época hipocrática (Siglos VI – V a.C.) se elaboró la doctrina humoral, cuyo origen reside en la filosofía griega de la naturaleza según la cual el desarrollo del hombre y su entorno físico están compuestos por 4 elementos: Tierra, Agua, Aire, Fuego. Estos elementos de la Naturaleza y las cuatro cualidades de las sustancias estaban relacionados con los cuatro humores corporales: Sangre, bilis amarilla, bilis negra y pituita o flema .

LOS CUATRO ELEMENTOS

Calor AIRE sangre FUEGO bilis amarilla

Humedad AGUA flema Frío

Sequedad TIERRA bilis negra

Los humores son el resultado de la mezcla, en distintas proporciones, de los cuatro elementos; en la sangre predomina el elemento aire, en la bilis amarilla el fuego, en la bilis negra la tierra y en la flema el agua. Así mismo, tienen distintas cualidades: la bilis amarilla era predominantemente caliente y seca; la sangre, caliente y húmeda; la bilis negra, seca y fría; mientras que la humedad y la frialdad predominan en la pituita o flema. La correcta mezcla entre los humores era sinónimo de salud y recibía el nombre de eucrasia, en contraposición a la enfermedad o discrasia, que se caracterizaba por una mala mezcla o predominio de un humor sobre los demás. El tratamiento médico estaba encaminado a restablecer el equilibrio en el medio humoral del paciente. Para el drenaje de los humores se usaron técnicas de drenaje como la sangría, las ventosas, los eméticos, los sudoríficos, las lavativas. En la época de los hipocráticos exístian múltiples contactos comerciales y culturales con Oriente, lo que explica muchas de las similitudes tanto en las conceptos generales como en la terapéutica de la medicina griega con las medicinas China y Ayurveda. Los hipocráticos introdujeron el término “diaitia” que no sólo se refería a la dieta sino también a los hábitos de vida, es lo que hoy llamamos la “terapia del orden” (Ordnungstherapie) en la que la vida debe adaptarse a los ritmos naturales. En esta época se entendía la enfermedad como un proceso multicausal y para comprenderla y tratarla tenian en cuenta factores personales, físicos y psicológicos, y factores ambientales. Con sus conocimientos crearon las bases de una medicina preventiva. Galeno (129-201) sistematiza la obra de los hipocráticos, asoció los cuatro humores a los cuatro temperamentos del ser humano según el predominio de uno sobre los demás. Así, el predominio del humor sangre daba lugar al temperamento sanguíneo, el de bilis amarilla al colérico, el de bilis negra al melancólico y el de flema al flemático. El temperamento era sinónimo de la constitución del individuo y se practicaba una terapéutica constitucional. Así a una persona sanguínea (pletórica, hipertenso rojo) se le practicaban sangrías, y a una colérica se le administraba un colagogo, siempre con el fin de restablecer el equilibrio entre los humores. La medicina árabe en la Edad Media dejó numerosos escritos y manuales muy rigurosos sobre la terapia humoral. En el s. XVI el médico italiano Oratio Augenius describe la acción de las ventosas en “De ratione curandi per sanguni missionem”: drenaje (vaciado), revulsión, reducción del dolor, alteración (estímulo), etc. Define la localización exacta de las ventosas para diferentes enfermedades. Cabe destacar la obra de Paralcesus de Hohenheim (1493 – 1541) que servirá de base en el resurgimiento de la terapia humoral. A principios del siglo XIX se instaura el humoralismo en las Facultades de Medicina como una recuperación teórica del hipocratismo. Esta corriente, al llegar a la mitad del siglo, se ve enfrentada con la corriente anatomoclínica. Al aplicar esta el método científico en su desarrollo de la teoría celular, con la demostración del origen de la enfermedad en la lesión de la célula (Virchow), junto a la incapacidad por parte de la teoría humoral para integrar el estudio de los humores en una vía más rigurosamente científica, da como resultado la implantación de la teoría celular como base de la medicina académica. A partir de ese momento las técnicas de la medicina humoral quedaron relegadas al ámbito de la medicina popular.

PREHISTORIA :

Reflejo de succión en caso de dolor. extracción del mal : ventosas (caña,cuernos, bambú).

EDAD ANTIGUA : EDAD GRIEGA : EDAD ROMANA : EDAD MEDIA : RENACIMIENTO : A. S. XVII : S. XIX :

Culturas de Mesopotamia, Egipto, India. Hipócrates (460-370 a.C) y escuelas hipocráticas. Galeno (129 - 201a.C). Medicina Árabe : Avicena, Maimónides. Medicina Occidental : Escuela de Montpellier. Paracelso (1493-1541). Paré (1510-1590). Syndeham (1626-1689). Abuso de las terapias humorales (sátira - Moliere). A principios de siglo se instaura el Humoralismo . Mitad de siglo: Era científica 1858: " Teoría celular " R. Virchow . 1859: " Lecciones sobre las propiedades fisiológicas y alteraciones patológicas de los líquidos del organismo." C. Bernard. ( "Milieu interno" ) 1859: " El origen de las especies " Darwin . Se impone la Teoría celular hasta nuestros días .

S. XX :

B. Aschner (1883-1960). A. Pischinger (1899-1983).

En el siglo XX, en los paises centroeuropeos los métodos humorales se integran en la práctica de la Medicina Naturista. Aparecen dos figuras fundamentales para la recuperación de los antiguos métodos humorales y su adaptación a las bases fisiológicas actuales, se trata de los Dres. Aschner y Pischinger.

MÉTODOS HUMORALES SEGÚN ASCHNER El médico e investigador vienés Dr. Aschner (1883-1960), traductor de Paracelso, estudia y rescata antiguas terapias humorales y las adapta a su época. En su libro "Crisis de la Medicina", publicado en 1928, describe detalladamente la aplicación de varias técnicas humorales. Propone la siguiente clasificación: 1. Métodos humorales externos: . Ventosas secas . Ventosas escarificadas . Sanguijuelas . Sangrías . Sangía japonesa . Baunscheidt . Parche de cantáridas . Fontanelas . Mini y microfontanelas . Purgas . Rubefacientes . Sedativos . Colagogos y coleréticos . Diuréticos . Emenagogos . Eméticos . Ayuno

2. Métodos humorales internos:

Gracias al Dr. Aschner estas terapias han recuperado un lugar fundamental en la práctica médica naturista, estos métodos forman parte de los tratamientos clásicos de la medicina natural. Algunos de los métodos externos se aplican sólo en ciertas clínicas especializadas (Baundscheidt, parche de cantáridas), pero hablaremos de los más conocidos y usados en los últimos años y que pueden ser practicados en la consulta.

BASES FISIOLÓGICAS DE LA TERAPIA HUMORAL.
SISTEMA BÁSICO DE REGULACIÓN (MATRIZ EXTRACELULAR)

Gracias a los trabajos iniciales del Dr. Alfred Pischinger (1899-1983) y sus colaboradores de la escuela de Viena, la terapia humoral encuentra un soporte teórico sobre sus mecanismos de acción.

Pischinger, considerado el fundador de la Histoquímica, trabajó en embriología, morfología, química fisiológica y coloidal. Recogiendo los estudios de Bordeu (1767), Reichert (1845), Bernard (1859) “milieu”, Rindfleisch (1869), Buttersack (1910), von Moldendorf (1943), en los que se va demostrando que el tejido conjuntivo no es un nuevo tejido de sostén o de relleno, sino que es una unidad funcional imprescindible para la célula. Retomando el concepto de “milieu”, explica que este tejido es el que sustenta la función celular, siendo elemento clave en la regulación de la homeostasis. Queda claro también que la célula está inmersa en este sistema y no contacta directamente con los terminales nerviosos y vasculares. A este sistema se llamó sistema básico de regulación y los últimos estudios los debemos sobre todo al Dr. Harmut Heine, que utiliza el nombre de matriz extracelular para referirse al mismo.

El tejido conectivo se origina a partir del mesénquima embrionario, dando lugar a diferentes tipos de tejido como el tejido conjuntivo laxo, el tejido conjuntivo denso, el hueso, el cartílago, las células sanguíneas o el el tejido adiposo. De la célula mesotelial indiferenciada surgen:

Célula mesotelial indiferenciada

hueso músculo mastocitos cél. adiposas cartílago histiocito

célula mesotelial hemoblasto macrófago cél.sanguíneas fibroblasto cél. reticular

fibrocito Éstas son formas histológicas transicionales originadas por el mismo tejido embrionario, por lo que el sistema básico es prácticamente el mismo en todo el organismo. Esto significa que es el sustrato anatómico integrador que hace que el cuerpo funcione como una unidad funcional, puesto que todos los tejidos conjuntivos, al derivar del mismo tejido embrionario, contienen el mismo programa base. a) Componentes: • Células indiferenciadas del tejido conjuntivo laxo (células reticulares o fibroblastos) • Sustancia fundamental • Líquido extracelular • Capilares sanguíneos y linfáticos • Terminaciones sistema nervioso vegetativo La célula no contacta directamente con estos elementos vasculares y nerviosos, así que la matriz extracelular es la que actúa de “vía de tránsito”. b) Funciones: • Administración de oxígeno y nutrientes • Administración de agua y electrolitos • Regulación del equilibrio ácido-base • Funciones inespecíficas de defensa

a.1) Componentes celulares del tejido conjuntivo laxo (el tejido más frecuente): • Células endoteliales • Pericitos: células mesenquimales para reparar endotelio y tejido conjuntivo, generan también fibroblastos • Macrófagos: regulan el crecimiento hematopoyético y también forman proteínas complementarias • Fibroblastos: su acción principal es la de formación de sustancia fundamental, que está en constante recambio. • Células plasmáticas: origen de las inmunoglobulinas (Ig) • Células cebadas a.2) Sustancia fundamental (matriz) : • • Biopolímeros de azúcares: glicosaminoglicanos (GAGs) y proteoglicanos (PG) Glicoproteínas estructurales: elastina - colágeno – laminina – fibronectina

La matriz extracelular forma bioquímicamente unas redes de complejos glicoproteicos altamente polarizados, con predominio de los PG/GAGs seguidos de las glicoproteínas estructurales. El tejido conectivo adquiere su consistencia y resistencia en función de la proporción de elastina – colágeno. Sobre una matriz de ácido hialurónico se disponen los PG/GAGs cuyas ramas forman unos canales, formando como un tamiz a través del cual se realiza el traspaso de los productos metabólicos de los capilares hacia las células, así como su retorno (via de tránsito). Debido a sus cadenas de azúcares con carga negativa los PG/GAGs están capacitados para unir agua e intercambiar iones. Aseguran, por tanto, la isoionía, la isoosmia y la isotonía de la matriz. Por la parte interna de estos canales pasan los lipidos, y por la parte externa el agua. Su capacidad de unir citoquinas y factores de crecimiento de forma reversible (según el valor del pH) les permite participar en el control autocrino y paracrino de todos los procesos celulares. a.3) Líquido extracelular : Este líquido se halla en estado gelatinoso (estado gel) pobre en proteínas, altamente hidratado que contiene abundantes mucopolisacáridos y un contenido equilibrado de electrolitos. La composición electrolítica del mismo, con excepción del calcio, corresponde a la misma composición del agua de mar (mar original). Esto significa que el líquido intersticial es el sistema de comunicación más antiguo entre las células. El líquido procede del filtrado del plasma que sale de los vasos, nutre la matriz celular y, bien por via capilar venosa, bien por via linfática, retorna. Se mueve por ósmosis en función de los gradientes de presión. a.4) Las membranas basales: La presencia de la membrana basal es indispensable para el crecimiento regular del epitelio y del endotelio y envuelve, además, a células y fibras nerviosas y musculares. Las membranas basales son una estructura especial de la matriz y tienen gran importancia en su calidad de “filtro molecular” y como elemento de sostén. También median entre el ritmo metabólico de la matriz y las células o grupos de células conectadas. Así las alteraciones de la membrana se acompañan de trastornos metabólicos o cambios de las características funcionales de las células conectadas.

b)Funciones del Sistema Básico : b.1) Administración de oxígeno y nutrientes: Los fibroblastos en presencia de éstos producen modificaciones en la matriz orientadas a facilitar la difusión de estos elementos hacia la célula. b.2) Equilibrio de agua y electrolitos: La carga negativa de los PG/GAGs permite la unión del agua así como los intercambios entre iones monovalentes y cationes bivalentes. b.3) Equilibrio ácido-base: Frente a un estímulo irritativo la matriz cambia su pH en un intento de reequilibrio. Si hay un exceso de metabolitos residuales la matriz pasa a un estado ácido para realizar una desintoxicación de ésta. En condiciones normales hay un flujo ácido-básico regular oscilante. El Prof. Hoff definió el sistema de las polaridades vegetativas en el que alternan una fase simpática (ácida) que va desde las 3 a.m. hasta las 3 p.m. en que se inicia la fase parasimpática (alcalina). Durante la fase ácida hay una gran actividad del simpático y de las hormonas adrenalina y tiroxina. El tejido conjuntivo se disuelve por acción de la hialuronidasa, se vuelve más líquido (estado sol) y se activan sustancias como los mineralocorticoides, la histamina, la acetilcolina y otras aminas biógenas. Esto explica el porqué las crisis alérgicas o de asma se agravan hacia las 3 a.m. En la fase parasimpática las reacciones son al contrario, se produce un estado de gel y la restauración. b.4) Funciones inespecíficas de defensa: El fenómeno de la inflamación es el principal mecanismo de detoxicación del tejido conjuntivo. Los componentes del sistema reticuloendotelial se encargan del reconocimiento, la fagocitosis y la eliminación de sustancias extrañas y microorganismos. Esta función la llevan a cabo conjuntamente los fibrocitos, las células reticuloendoteliales (procedentes del endotelio vascular), los histiocitos y los macrófagos. Cualquier oscilación en la homeostasis (incluso las normales) se intenta corregir mediante una autólisis de los leucocitos con liberación de numerosas sustancias biológicas activas (prostaglandinas, interleucinas, proteasas, leucotrienos, etc.) que contribuyen a compensar las desviaciones reguladoras. En general el sistema básico intacto es capaz de eliminar infecciones débiles de un modo local, sólo cuando hay una sobrecarga elevada de microorganismos se produce una reacción de la totalidad. Se distinguen 3 fases correspondientes al síndrome de adaptación de Selye: fase de shock, contrashock y acomodación. La fase de shock (pródromos) sirve para delimitar la infección. En la puerta de entrada los reticulocitos se transforman en histiocitos que rodean al foco formando un muro. Detrás de esta pared aparece un edema que induce el estímulo quimiotáctico para la granulocitosis. Este proceso libera muchas enzimas, especialmente peroxidasas y fermentos proteolíticos, que diluyen la noxa. Después se observa la acción de los monocitos que proceden de los fibroblastos, terminando la fase de defensa inespecífica. A partir de aquí se inicia la fase de contrashock que es la fase de defensa inmuno-específica con reacción linfocitaria y producción de anticuerpos específicos. Si la defensa funciona, la noxa se inactiva o es aniquilada y el cuerpo regresa a su estado normal, pero ahora está fortalecido energética y humoralmente. Esto es

comprobable por una elevación de la capacidad de reacción (reagibilidad) y por el alto contenido en anticuerpos. Entendemos como intentar frenar la inflamación, que es un mecanismo de defensa de la matriz extracelular, no es adecuado porque estamos bloqueando un mecanismo de regulación. Por lo tanto en un proceso vírico catarral permitiremos y apoyaremos al cuerpo a la hora de realizar sus eliminaciones mediante la inflamación, la fiebre, la rinorrea, etc.

PROCESAMIENTO DE LA INFORMACIÓN EN LA MATRIZ

El director del sistema básico es el fibroblasto, esta célula que está en interacción con todos los componentes celulares y nerviosos, capaz de sintetizar una matriz adaptada a la situación del momento. El fibroblasto reacciona en cuestión de minutos ante todos los aportes de información (metabolitos, neurotransmisores, cambios de pH, hormonas, etc.) con una síntesis adaptada de los componentes de la matriz. En este proceso el fibroblasto no distingue entre “bueno” y “malo”, conforme progresa la alteración segrega una matriz estructurada pero no fisiológica. Las reacciones del sistema básico son inespecíficas, responde siempre de la misma manera, bien sea una infección, una intoxicación, un trauma, etc. Sólo la intensidad y duración del estímulo así como la reactividad determinan el modo de respuesta. Una sobrecarga crónica no permite fases de recuperación conduciendo a una matriz “mal adaptada”, lo cual provoca una distorsión en la información de todos los circuitos de retroalimentación extracelulares. Cuando los impulsos nerviosos o los neurotransmisores se encuentran con una matriz alterada, se dificulta la transmisión nerviosa y la célula recibe una señal defectuosa inciándose la enfermedad. El sistema básico está ligado a las glándulas endocrinas por los capilares y al SNC por las extremidades libres de las fibras nerviosas vegetativas. Las dos organizaciones están conectadas en el tronco cerebral. La matriz extracelular puede influenciar directamente a los centros reguladores superiores, así una alteración local de la regulación se transmite via somatosensitiva y via viscerosensitiva a la médula espinal a través de los correspondientes nervios espinales. Una vez procesado por el SNC la respuesta causa una sintomatología típica de dolor tónico-álgico en el correspondiente segmento (metámera). Si la intensidad de los estímulos aumenta, teniendo en cuenta los procesos de regulacióhn centrales, este fenómeno inicialmente local se convierte en una alteración hemilateral del cuerpo. El sistema básico es ubicuo, está en todo el organismo y al mismo tiempo es el único sistema que permanece en contacto inmediato con todas las células orgánicas. Es por esto que sólo a través de este sistema es posible una reacción de la totalidad. El sistema básico es especialmente abundante en los tejidos subepiteliales, lo que cobra gran importancia en la pared intestinal, mientras que en el hueso es mucho

menos denso y no aparece en las capas epiteliales más superficiales de la piel y las mucosas. Cuando la matriz extracelular queda desbordada por un exceso de sustancias de desecho del metabolismo pone en marcha los mecanismos de eliminación correspondientes, primero intenta la excreción de toxinas y, si no es posible, finalmente se produce la inflamación. Si estos procesos quedan bloqueados por estímulos o noxas persistentes o muy intensos, la matriz extracelular hace de depósito de estos restos metabólicos sin afectar aún a la integridad funcional de la célula. En esta fase estamos en lo que llamamos enfermedad funcional en la que ya aparecen signos clínicos que indican que ya existe una alteración del equilibrio del cuerpo. Es frecuente que con los medios convencionales de diagnóstico médico (TC, RMN, Rx,...) no hallemos ninguna anomalía pues aún no hay lesión celular. Es muy importante conocer esto e iniciar rápidamente un tratamiento de drenaje de la matriz, la alteración aún es fácilmente reversible, cosa que no sucede si ya hay lesión celular. Cuando la enfermedad se cronifica se llega al final a desarrollar un síndrome de adaptación (Selye, 1952), es decir, el efecto estímulo-reacción de la regulación basal se frena hasta el agotamiento (“bloqueo”). Esto se traducirá en una mayor tendencia a las infecciones y a muchas noxas que bajo condiciones normales no tienen capacidad de afectarnos. Actualmente la cantidad de tóxicos tanto ambientales como en la alimentación como en el arie respirado, los campos electromagnéticos y el estrés emocional provocan una sobrecarga desmesurada del sistema básico lo cual se traduce en un incremento importante de las enfermedades crónicas, sobre todo las relacionadas con el sistema inmunitario (cáncer, enfermedades autoinmunes). La matriz extracelular es una entidad funcional básica que permite explicar la génesis de múltiples enfermedades y que nos orienta sobre los pasos adecuados a la hora de iniciar una terapia. Algo imprescindible es realizar como primera médida el drenaje del sistema básico, si esto no se respeta, a menudo el tratamiento, aunque esté bien indicado, no será eficaz o lo será en menor medida. Por ejemplo, si administramos vitaminas y no hemos hecho previamente drenaje, probablemente no se absorban aquellas puesto que el terreno no está “limpio” y las vitaminas no podrán alcanzar su destino. La enfermedad es la representación de la lucha que establece el organismo contra las diversas toxinas y noxas, por esto debemos apoyar los mecanismos de autocuración (vis naturae medicatrix).

HIPÓTESIS SOBRE LOS MECANISMOS DE ACCIÓN:

1.- Mejora del metabolismo del tejido conjuntivo (matriz extracelular) : Cuando disminuye la función de los órganos de eliminación (riñón, piel, intestino,pulmón), bien por sobrecarga metabólica o por una alteración en su función, el tejido conjuntivo, que actúa como zona de transición de los productos resultantes del metabolismo celular, se constituye como una zona de depósito de estos. Los métodos externos de Aschner nos permiten realizar un drenaje directo del tejido conjuntivo en estas circunstancias. Se consideran por tanto una terapia de apoyo cuando se encuentran afectadas las vías de eliminación del organismo.

2.- Efecto inmunoestimulante: Los malos hábitos dietéticos y el exceso de tratamientos farmacológicos, entre otros factores, alteran la flora y disminuyen la capacidad inmunológica intestinal, siendo el origen de numerosas enfermedades. En el intestino es donde tenemos una mayor proporción de matriz extracelular, el intestino delgado mide unos 5-7 m y el grueso 1,5 m aproximadamente, y ambos representan una superficie de contacto de unos 300 m², siendo la mayor superficie de contacto con el exterior. El intestino contiene un porcentaje muy elevado de estructuras linfáticas, el sistema inmunológico asociado a la mucosa intestinal es el mayor órgano inmunitario de nuestro cuerpo. La mucosa intestinal contiene un elevado porcentaje de células de tejido conjuntivo (fibroblastos, linfocitos, macrófagos, mastocitos) y fibras nerviosas vegetativas integradas (tejido linforreticular). La cooperación entre matriz, leucocitos y fibras neurovegetativas regulada por las citoquinas influye asimismo en la renovación celular del epitelio intestinal. Estos sistemas dependen, a su vez, de una flora intestinal intacta; o viceversa la flora puede verse afectada por trastornos en la regulación basal, incluso en el supuesto de una alimentación adecuada, como por una alteración psiquica permanente (estrés). La sobrecarga del intestino puede ser drenada mediante lavativas, dieta depurativa, en las enfermedades crónicas en las que no es suficiente el drenaje se usa la piel como superficie sustitutoria de apoyo a la función inmunitaria métodos humorales como el Baundscheidt, el parche de cantáridas, actúan induciendo la producción de sustancias inmunoactivas en la piel, con acción tanto local como general. 3.- Efecto antiinflamatorio: La derivación de los mediadores del dolor y la inflamación tiene lugar por dos mecanismos: - drenaje a través de la piel por succión del foco inflamatorio (ventosa escarificada) - incremento del drenaje sanguíneo y linfático del foco, como resultado de la hiperemia inducida (masaje con ventosa). Este mecanismo explicaría la importante acción antiálgica y antiinflamatoria de estos métodos. 4.- Efecto reflejo: El estímulo que produce la aplicación de los métodos humorales sobre una zona determinada de la superficie corporal, tiene un efecto a distancia sobre el segmento u órgano diana correspondiente. Los cambios fisiológicos que inducimos en la superficie (hiperemia, incremento del drenaje linfático, etc.), se producen también en el área refleja correspondiente. Las conexiones entre ka superficie corporal y los órganos internos son: La distribución horizontal : la segmentación metamérica que transcurre a través del sistema nervioso espinal y vegetativo con las vías reflejas viscerocutáneas y cutiviscerales. La distribución vertical: a través de las vias de la médula espinal de asociación intersegmentaria, que comprenden: los centros y vías vegetativos con sus áreas de influencia; y las conexiones (vías cerebroespinales) con el tronco cerebral y el córtex. También longitudinalmente se distribuyen los meridianos de acupuntura que dividen al cuerpo en una serie de circuitos funcionales. Los forman múltiples puntos que están interrelacionados con partes internas del organismo.

VENTOSAS

GELOSIS. Definición y tipos

La consistencia del tejido conjuntivo en la matriz extracelular oscila, en condiciones normales, constantemente entre una fase de sol y una fase de gel (bomba sol-gel del tejido conectivo) en función del pH del medio. La disminución del pH desplaza la bomba a la fase de gel, caracterizada por una mayor densidad tisular. Las sobrecargas mantenidas del tejido conjuntivo, ya sea por una disminución en el aporte de O2 y nutrientes o bien por un incremento de los residuos procedentes del metabolismo celular, dan lugar a una persistencia del estado de gel, se bloquean los mecanismos de drenaje linfático y venoso de la zona, constituyendose la gelosis.Una gelosis es por tanto una zona de tejido conjuntivo que persiste en estado de gel. A la exploración la apreciamos como una alteración en la consistencia del músculo a la palpación a modo de endurecimiento en forma de nódulo, por su localización muscular se le llama también miogelosis.Se diferencian tres tipos de gelosis: Gelosis caliente, gelosis fría y gelosis de transición. Gelosis caliente: Es una zona inflamada del tejido conjuntivo que se percibe al tacto como un nódulo indurado, caliente y doloroso a la palpación y/o presión superficial. Su tamaño es de aproximadamente 2-3 cm. de diámetro. La respuesta inmediata a la acción de un agente lesional es la inflamación. La 1ª fase (vasoconstricción) se produce por un mecanismo neurogénico (por un reflejo axonal) y posteriormente intervienen los mediadores de la inflamación que iniciaran las cascadas moleculares de transmisión de señales sobre una cascada enzimática extracelular. La histamina y serotonina intervienen en las fases iniciales de la inflamación, presentes en las plaquetas y en los mastocitos. Su efecto favorece la presentación de edema por vasodilatación arteriolar y un aumento de la permeabilidad vascular, con vasoconstricción venular asociada. Asi se establece una estasis sanguínea de la zona, que nos dar lugar a una disminución del aporte de oxígeno a los tejidos, provocando un enlentecimiento del metabolismo celular con el consiguiente aumento de los depósitos de residuos metabólicos en el intersticio. Esto se traduce en una disminución del pH, es decir, en una acidez del foco de inflamación, y es esta acidez la que altera la bomba sol-gel desplazándola hacia la fase gel, caracterizada por una mayor consistencia del tejido conjuntivo de la zona afectada que detectaremos a la palpación. Las gelosis calientes corresponden a procesos agudos. Gelosis de transición: Es una fase intermedia entre la gelosis caliente y la gelosis fría. A la palpación tiene una consistencia gelatinosa, de tamaño grande, parecida a la gelosis caliente pero de menor temperatura. Cuando una gelosis caliente persiste pasa a ser una gelosis de transición que si no se resuelve acaba evolucionando a gelosis fría (cuando se produce la cronificación del proceso). Gelosis fría: Una gelosis fría aparece a la palpación como una induración del tejido conjuntivo subcutáneo blanda al tacto, pastosa y no caliente, dolorosa a la presión fuerte y de tamaño inferior a las gelosis calientes, aproximadamente de 0,5 a 1 cm. de diámetro. En la gelosis fría se da una vasoconstricción tanto venular como arteriolar, lo que conlleva una disminución del flujo sanguíneo en la zona afectada. La hipoxia acompañante, junto al déficit de nutrientes, produce un enlentecimiento considerable del metabolismo celular de esta área. Las gelosis frías indican cronicidad.

ORIGEN DE LA GELOSIS

- Reflejo de una disfunción orgánica. - Sobrecarga de la estática de la columna vertebral:

* origen mecánico * origen psiquico : somatización de sobrecargas emocionales musculatura ( contracturas)

LAS VENTOSAS

La ventosa es una campana de vidrio que aplicamos sobre la piel tras efectuar el vacío. Existen tres formas de aplicación de las ventosas: MATERIAL: Escarificador. Con el objeto de practicar unas pequeñas incisiones en la piel y tejido subcutáneo, existe un instrumento mecánico especialmente diseñado para ello denominado escarificador para aplicación de ventosa (Schropfschnapper). Aunque produce varias incisiones a la vez sin apenas dolor, debido a que en ocasiones se producen pequeñas cicatrices en la piel, junto a la necesidad de desmontarlo y esterilizarlo en cada uso, actualmente se ha substituido por lancetas o agujas estériles desechables. Ventosas. Existen de varios tamaños, formas y grosor. Las más habituales en la práctica diaria son las de 3 y 4 centímetros de diámetro de pared fina. Mechero, torunda de algodón o celulosa, pinza larga tipo kocher y alcohol. Ventosas secas Masaje con ventosa Ventosas escarificadas

METODO DE APLICACION DE LAS VENTOSAS 1. Aplicación de ventosas secas.

Paciente sentado cómodamente o tumbado en la camilla. Procedemos a aplicar ventosas secas en la zona a tratar. Tras efectuar el vacío en una ventosa mediante la introducción de una llama, con un movimiento rápido, para no perder el vacío, la aplicamos sobre la piel. Observamos como la ventosa aspira una porción de piel y tejido subcutáneo, que será tanto mayor cuanto más vacío hayamos producido. En poco tiempo se produce una hiperemia de la zona hasta adquirir la piel un color rojo-azulado, debido a la extravasación de sangre. Retiramos la ventosa en este momento porque si se deja demasiado tiempo sobre la piel puede provocar una lesión vesiculosa parecida a una quemadura. 2. Masaje con ventosas. Tras la aplicación de un aceite o crema untuosa sobre la superficie de la piel que vamos a trabajar, se aplica una ventosa de masaje sobre la piel y se desplaza a lo largo del area elegida. La zona de la piel aspirada por la ventosa sufre un estiramiento, se producen también pequeños desgarros arteriolares del tejido subcutáneo, con lo que la zona va adquiriendo paulatinamente una coloración rojiza-azulada. En este momento damos por finalizado el masaje con ventosa. 3. Ventosas escarificadas. Tras determinar la zona de aplicación de la ventosa, procedemos a desinfectarla, practicamos varias incisiones con la lanceta o una aguja y, tras efectuar el vacío como hemos visto, aplicamos una ventosa cubriendo toda la zona. A través de las incisiones empieza a fluir sangre y vemos cómo, lenta pero constantemente, sube el nivel de sangre en la ventosa. Cuando el flujo se detiene podemos retirarla, y observaremos como, si la aplicación ha sido correcta, no sale ya sangre de las incisiones. En caso contrario, aplicaremos otra ventosa en la misma zona. Siempre que sea posible, es preferible aplicar las ventosas en el paciente sentado: el drenaje de la zona se ve favorecido y es más fácil retirar la ventosa llena en esta posición. No obstante, los pacientes con labilidad del sistema nervioso vegetativo, propensos a sufrir lipotimias o hipersensibles, es preferible que se tumben en la camilla. Las ventosas escarificadas se aplican sobre las gelosis calientes, mientras que las gelosis frías y de transición se tratan mediante el masaje con ventosa y/o la aplicación de ventosas secas.

ZONAS DE APLICACION DE VENTOSAS

Zona craneofacial: Zona retroauricular y mastoides. En esta zona no se aplican ventosas sino el parche de cantáridas. Zona de la nuca: También llamada zona occipital ó zona orgánica homolateral (se localiza a nivel de C3 a C5 a dos traveses de dedo de la línea media vertebral, coincidiendo con el trayecto de los meridianos de vejiga y vesícula biliar. Triángulo del hombro: Se localiza sobre el músculo trapecio a la altura de la sexta vértebra cervical. Coincide con el meridiano de triple recalentador. Zona hormonal: Se localiza sobre la séptima vertebra cervical, aunque abarca desde C5 a D2. Zona pulmón-bronquios: Se localiza a la altura de la tercera vertebra dorsal a dos traveses de dedo de la línea media vertebral. Coincide con el punto 13V o Puerta de los vientos. Zona vesícula biliar-hígado: A tres distancias de la línea media, a la altura de las vértebras D5D6, sobre el borde interno de la escápula derecha, coincidiendo con el 44V se encuentra la zona biliar. Su prolongación caudal representa la zona hepática. Zona estómago-páncreas: En el lado izquierdo, simétrica a la anterior. El páncreas se situa ligeramente por debajo de la zona de estómago y a veces es dificil diferenciar una de otra. Zona intercostal: En cada segmento desde las cervicales hasta la zona sacroilíaca, pueden encontrarse a uno ó dos traveses de dedos de la zona medial de la columna vertebral pequeñas zona dolorosas.

Zona suprarrenal-renal: Se localiza desde D12 a L2, a 3 traveses de dedo de la línea media vertebral, sobre el meridiano de vejiga a la altura de 23V, aunque en realidad podíamos precisar que abarca la rama interna desde 21V a 23V y la externa del 50V al 52V. Zona apendicular: A la altura de L3, a cuatro traveses de dedo de la línea media vertebral. Zona lumbar: Se situa entre L2 y L4 hasta el ángulo sacroilíaco, sobre el meridiano de vejiga ( rama externa e interna). Zona genital: Se localiza en el ángulo formado entre el sacro, la columna vertebral y la rama ilíaca ascendente. Zona hipertensión-depresión: Se localiza sobre las apófisis espinosas de L5 y S1.

La exploración sistemática de estas zonas, que a veces coinciden con puntos de acupuntura o áreas metaméricas, nos proporciona una información a valorar en el diagnóstico de cada paciente. La presencia o no de gelosis en un área refleja, así como las características de la gelosis a la palpación, nos informan sobre el “estado” del órgano reflejo, constituyendo un elemento más, junto a los datos de la historia clínica y de los medios clásicos de diagnóstico. Nos proporcionan una orientación diagnóstica cualitativa. Las características de estas zonas reflejas (dolor, calor, etc.) nos indican si existe una situación de vacío o de plétora del órgano o área en cuestión. Así la localización de gelosis frías en la zona sacra puede significar la existencia de problemas ginecológicos crónicos, o una alteración vascular de las extremidades inferiores. En el estadío más temprano de una enfermedad las zonas reflejas muestran una transformación notable. En este caso a menudo no aparecen sintomas clínicos claros, quizás un malestar. Mediante la localización de los puntos de ventosa podemos hacer un diagnóstico constitucional, es decir detectar los puntos de menor resistencia del organismo. Esto permite realizar una acción precoz y preventiva.

VENTOSAS ESCARIFICADAS. INDICACIONES

Las ventosas escarificadas tienen una importante acción local, derivada de su efecto antiinflamatorio, miorrelajante y antiálgico. Las miogelosis sobre las que aplicamos las ventosas coinciden en numerosas ocasiones con los denominados puntos gatillo o trigger points (foco irritativo que se encuentra en un músculo doloroso a la palpación, con dolor referido y con acortamiento doloroso muscular). TRIGGER POINT = PUNTO GATILLO = MIOGELOSIS La aplicación de una ventosa escarificada sobre una gelosis caliente, drena el foco inflamatorio de forma directa y selectiva. Nos permite tratar procesos inflamatorios y algias músculoesqueléticas sin tener que recurrir sistemáticamente al uso de fármacos antiinflamatorios. Entre las principales aplicaciones de las ventosas en la actualidad destaca el abordaje terapéutico del paciente con cefalea tensional. En reumatología está indicado en el síndrome de dolor miofascial, forma de reumatismo de partes blandas de gran prevalencia en la consulta diaria, que puede manifestarse en forma de cervicálgias agudas y/o crónicas, dorsalgias, lumbalgias, patología miofascial del hombro, algias torácicas, entre las más frecuentes. El abordaje terapéutico de estos puntos gatillo mediante la aplicación de ventosas escarificadas nos proporciona un método rápido, sin efectos secundarios y de fácil aplicación en la consulta diaria.

VENTOSA

TRIGGER POINT

Efecto antiinflamatorio

Efecto miorrelajante

ANALGESIA

La acción general se deriva de su utilización como terapia refleja, en relación con las zonas de aplicación de ventosas.

VENTOSAS SECAS – MASAJE CON VENTOSAS. INDICACIONES

Las ventosas secas y el masaje con ventosa se aplican en el tratamiento de las gelosis frías, en las que predomina un déficit circulatorio local que se traduce en un enlentecimiento de las reacciones metabólicas de la zona. El efecto terapéutico derivado de la aplicación de ventosas secas o del masaje con ventosa se puede explicar por dos mecanismos: 1- Hiperemia inducida: al mejorar el riego sanguíneo las reacciones químicas de la zona de aplicación de la ventosa se producen con mayor rapidez, lo que implica una activación de los

procesos metabólicos locales. A través de las conexiones reflejas, se produce también un aumento del metabolismo de la zona refleja. También activa las defensas, las células extavasadas al tejido conjuntivo desde los vasos, deben ser eliminadas del mismo mediante la intervención del sistema inmunitario. 2- Tonificación: equivale a la activación de la energía en el sentido de la terminología de la acupuntura. Por este motivo, estas técnicas se aplican principalmente en pacientes particularmente agotados y faltos de energía (ancianos, enfermedades crónicas en fases avanzadas, etc.)

Zona de la nuca: A este nivel no se colocan nunca ventosas secas, sino que se realiza el masaje con ventosa como preparación para la aplicación de las ventosas escarificadas. Zona gástrica: Ptosis gástrica, hipo o anacidez, atonía gástrica, espasmos, sensación de nudo en el estómago. Parte anterior del tórax: Puntos 1P y 2P de acupuntura, y zona paraesternal hasta apófisis xifoides.Traqueobronquitis aguda y crónica. Región mamaria: Circunferencia inferior del tórax, debajo de las mamas.Hipermenorrea ( según Bachman ). Espalda: Desde la 1º vértebra dorsal hasta la 1º sacra. Hipotensión. Astenia. Dolores osteoporóticos. Atonía de los músculos de la espalda. Asma bronquial. Región sacra: Amenorrea secundaria, dismenorrea. Trastornos prostáticos. Alteraciones tróficas de las piernas. Cuando se aplican ventosas secas en la región sacra, hay que atender a los signos de plétora o vacío. Hipogastrio, ingle, parte interna del muslo: Amenorrea secundaria, dismenorrea, hipermenorrea. Algias pelvianas tras anexitis, parametritis. Para favorecer la reabsorción tras cirugía ginecológica y tras procesos inflamatorios de la pelvis menor.

SINDROME MIOFASCIAL
En estos últimos años a las consultas de medicina general acuden numerosas personas por problemas de dolor músculoesquelético, de estas hasta un tercio padecen lo que en medicina convencional se llama síndrome miosfascial. Este síndrome se define como un dolor músculoesquelético regional originado en el músculo o en las fascias musculares, en ausencia de hallazgos patológicos concretos. En la exploración se desencadena dolor intenso a la presión de una serie de puntos llamados puntos gatillo (PGs) o “trigger points”. Los PGs son un foco irritativo en el músculo cuya presión produce dolor local y referido y se acompañan de acortamiento muscular doloroso. Estos PGs corresponden a las miogelosis y en general no suelen ser dolorosos en estado de reposo, quedando frecuentemente en estado latente y manifestándose ante ciertos estímulos mecánicos como la contracción o el estiramiento muscular. Los mecanismos fisiopatológicos que parecen intervenir son:

estrés depresión infección traumatismo

alteraciones del sueño

alteraciones en la regulación neuroendocrina

alteraciones metabolismo serotonina, dopamina

alteración umbral del dolor

dolor muscular

activación de puntos dolorosos

fatiga

Sindrome del dolor miofascial

La contracción muscular sostenida origina una “miositis por tensión”. Esta miositis está causada por la isquemia producida al mantenerse la contractura de las fibras musculares comprimiendo los vasos sanguíneos. El aumento de presión por mecanismo reflejo contribuye a mantener un espasmo vascular que origina un fallo en la perfusión tisular con liberación de metabolitos que, a su vez, generan más irritación y contractura. Se producen los fenómenos propios de la inflamación como hemos visto en el concepto de gelosis. El dolor miofascial tiene la peculiaridad de extenderse a otros músculos en forma de nuevos PGs o miogelosis, por agonismo o por antagonismo funcional. Existe un compromiso del sistema neurovegetativo, cualquier músculo puede albergar PGs y luego comprometer a otras estructuras musculares vinculadas. Así una alteración de la función muscular de una extremidad inferior puede provocar disfunciones compensadoras en niveles más altos, comprometiendo por ejemplo a la cabeza y el cuello. El síndrome miofascial regional se relaciona con dolor muscular referido, asociado en bastantes ocasiones a cansancio, parestesias, cefaleas y sueño no reparador. Las áreas de asociación medulares serían las responsables de extender la sensación dolorosa a las fibras musculares próximas e incluso irradiarlas hacia zonas más alejadas como las extremidades. El síndrome miofascial se ha considerado como una variante regional de la fibromialgia y también como un epifenómeno de sobrecargas mecánicas locales. Las localizaciones más frecuentes son: • • Cintura escapular: dolor en región cervical con cefalea tensional e irradiación atípica a extremidades superiores. Cintura pelviana: dolor en zona glútea referido a las extremidades inferiores con una distribución de ciatalgia que no tiene ningna relación con un proceso discal.

El síndrome miofascial responde escasamente a los tratamientos habituales (analgésico-antiinflamatorios, miorrelajantes, antidepresivos). El tratamiento clásico es la inyección local de un anestésico en los PGs. Nosotros aplicamos ventosas. Nuestro estilo de vida actual nos lleva a padecer este tipo de trastornos que afectan cada vez a gente más joven. Es necesario realizar cambios en nuestros hábitos de vida e introducir técnicas de relajación, ejercicio moderado y respetar el descanso del cuerpo y la mente.

LA SANGRIA = HEMODILUCIÓN HIPOVOLÉMICA

Método terapéutico humoral por excelencia, la sangría ha vivido a lo largo de su historia épocas florecientes y períodos de total oscuridad. Fue objeto de amplios tratados en la Antiguedad sobre sus indicaciones y de observaciones precisas sobre sus efectos sobre el organismo, hasta caer en su utilización indiscriminada y abusiva que le mereció el descrédito que arrastra consigo durante los últimos siglos. No obstante, a la luz de los conocimientos actuales, merece ser revisada y nuevamente tenida en cuenta. Numerosos estudios nos aportan datos sobre la importancia de los parámetros hemorreológicos como factores de riesgo de enfermedades vasculares. Entre ellos se encuentran el fibrinógeno, la viscosidad plasmática, el hematocrito, la actividad fibrinolítica y los factores de la coagulación. El 40% aproximadamente de la sangrecirculante consiste en elementos celulares, sobre todo hematies.El diámetro de estos es de 7-8 Ă, mientras que el diámetro de los capilares más distales es de 6 Ă. La capacidad de deformación de los eritrocitos permite una buena circulación distal. Los eritrocitos van sufriendo deformaciones, su membrana se vuelve más rígida, así con hematocritos altos a partir de 42% muchos hematíes se depositan a modo de pilas de monedas (fenómenos Sludge). Los eritrocitos rígidos por un exceso de ácidos o repletos de hemoglobina (>14,5%) se quedan atascados en el principio o en el centro de los capilares, pudiendo formarse como consecuencia microtrombos. El fenómeno Sludge produce una disminución de la velocidad de la circulación y la presión hidrostática de los capilares debido a la pérdida de agua, de modo que es posible que una corriente de sangre inunde los capilares procedentes de la parte venosa, ya que la presión de las vénulas es superior a la de los capilares. Se va originando un estancamiento que puede ir aumentando la zona de influencia. Estos fenómenos se producen en los casos de HTA, tabaquismo, diabetes, y en el síndrome metabólico. La sangría modifica varios factores importantes: disminuye el hematocrito, la viscosidad plasmática y la agregación eritrocitaria, leucocitaria y plaquetaria. Esto repercute en una mejora de la microcirculación y, paradójicamente, en un aumento de la oxigenación de las zonas más distales del arbol vascular. Tras extraer una cierta cantidad de sangre del torrente circulatorio (por ejemplo en una donación de sangre), se produce una entrada a la luz vascular de líquido intersticial (pobre en albúmina) con el fin de recuperar la volemia, dando lugar este proceso a una hemodilución. Esta hemodilución, más o menos importante dependiendo de la cantidad de sangre extraída y del volumen sanguíneo total del paciente, se traduce en una disminución del valor hematocrito, así como del contenido de hemoglobina intraeritrocitaria, factor relacionado con la rigidez del hematíe. Al disminuir el contenido de Hb aumenta la deformabilidad eritrocitaria y se favorece la difusión de los elementos formes en zonas difíciles de perfundir habitualmente. En principio, el descenso del hematocrito da lugar a una disminución del contenido de oxígeno en la sangre arterial, pero al aumentar el volumen de eyección cardíaco y disminuir las resistencias periféricas como resultado de la hemodilución, mejora la perfusión de O2 a todos los tejidos. Se ha demostrado que es posible mantener el transporte y consumo de O2 dentro de los límites de la normalidad con un hematocrito del 25%. Actualmente intenta establecerse el valor hematocrito óptimo entre 38-40 %. La sangría también produce una descarga metabólica induce un efecto de drenaje sobre el metabolismo intersticial. Al provocar el paso de agua desde el espacio intersticial puede ayudar a drenar un foco cargado de “toxinas” ya que con el liquido intersticial pasan otras sustancias a sangre. Un ejemplo de aplicación es un caso de prurito crónico, el cual en terapia humoral es la expresión de una sobrecarga de productos metabólicos en el organismo. La sangría mediante la derivación de productos de desecho del metabolismo puede aliviar el prurito. También la sangría tiene una acción antiespasmódica y calmante del dolor mediante la disminución del tono tisular y derivación de algunos mediadores del dolor.

Últimamente asistimos a un resurgimiento de la sangría como método terapéutico, en forma de la llamada hemodilución isovolémica. Consiste en la práctica de sangrías repetidas acompañadas de la infusión de sustancias expansoras del plasma (dextrano) para recuperar la volemia. Está indicada en el tratamiento de: Arteriopatías periféricas Poliglobulia secundaria a patología pulmonar Sordera aguda de percepción Oclusión vascular de la retina Cirugía programada. Reduce el riesgo de trombosis postoperatoria y tromboembolismo. Se aplica principalmente en cirugía ortopédica. La hemodilución hipovolémica, es la que se extrae una cierta cantidad de sangre (en general un promedio de 150cc) sin reponer el volumen. El número de sangrias se hace según el valor hematocrito y la constitución de la persona. Las indicaciones: Sofocos de la menopausia Hematocrito > 42% en hombres y >40% en mujeres HTA esencial Prurito crónico Poliglobulia por tabaquismo Sindrome metabólico

-

Se han de tener en cuenta las contraindicaciones: Astenia. Anemia. Hipotensión Angor recidivante o reciente Problemas de coagulación Infecciones agudas. Fiebre. Diarreas Personas muy mayores

BIBLIOGRAFIA
- Abele, J. ; Propedéutica de la terapia humoral. Librotec, Madrid 1993 - Heine, H. ;Homotoxicología. Aurelia-Verlag , Baden Baden 1986 - Matejka, R. ; Ausleitende Therapieverfahren. Urbau & Fischer, München 2000 - Pischinger, A.; Le système de la regulation de base. Haug Bruxellles 1994 - Pros, M., Viñas, F. ; Manual de medicina natural. Temas de hoy, Madrid 1999 - Reckeweg, H-H. ; Homotoxicologia. Aurelia-Verlag, Baden Baden 1986

Ventosas
(xi bei fa, xi tong fa)

Consiste en extraer el aire ejerciendo una presión negativa dentro de un "vaso" o "ventosa", provocando un vacío que absorbe estrechamente la superficie de la piel. Se emplea para tratar diferentes enfermedades. Generar una congestión local o estancamiento de sangre a través de la absorción juega un papel importante dado que promueve la circulación sanguínea y el fluir del Qi. Las ventosas alivian dolores, tumefacción e hinchazón.

Las ventosas por fuego por ejemplo, son utilizadas para tratar la tos, neumonías, asma, dolores de cabeza, dolores en el pecho e hipocondrios, bloqueos por vientohumedad, esguinces o torceduras, lumbago, forúnculos y dolores de estómago.

En la clínica se dividen también en ventosas de fuego, aire o agua, de acuerdo al elemento a través del cual se produce la presión negativa o vacío del aire dentro del vaso.

También pueden usarse a través de áreas más extensas, deslizando las ventosas por la piel, lubricándola, primeramente, para un mejor deslizamiento. Se aplican hasta que la piel toma una coloración rojiza (hiperemia).

Esta técnica es usada frecuentemente en la espalda y la cintura. Es adecuada para desórdenes gastrointestinales y dolores reumáticos.

Dra. Cecilia Cáceres www.acupunturachina.com

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->