P. 1
La masterización artística de música por Ruber

La masterización artística de música por Ruber

|Views: 108|Likes:

More info:

Published by: Matías ChIme Frydrych Olejnik on Jun 24, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/14/2013

pdf

text

original

La masterización artística de música por Ruber Introducción(preliminares).

Hay gente que considera la masterización como un proceso secundario en el que lo máximo que puedes llegar a conseguir es pulir un poco tus temas y ganar unos cuantos r.m.s. (volumen). Yo soy de los que opinan que la masterización es, siempre y cuando hayas hecho las cosas bien durante la grabación o síntesis del sonido y durante su mezcla y automatización, uno de los procesos más importantes de cara a la consecución de una gran calidad técnica de todos los involucrados en la producción. Ya no es la primera vez que me gano fama de subversivo y de pirado por pensar así, porque la opinión general es distinta de la mía, pero todo hay que decirlo, en general, la gente que ha escuchado mis temas antes y después de haberlos masterizado suelen advertir un aumento drástico en la nitidez, que es fundamental para disfrutar de la música, aunque a veces, también es verdad, este drástico aumento de la nitidez puede traer como efecto secundario una exacerbación de los defectos de una mala mezcla, o simplemente dar lugar, si se hace mal, a un sonido algo artificial, metálico o un poco psicodélico, que rara vez disgusta aún con todo, si no es muy marcado, a los que hacen y escuchan Música Electrónica, sobretodo experimental, pero sí a los autores y seguidores de estilos más tradicionales. Aumentar marcadamente la nitidez no es viable si durante la grabación o síntesis y durante la mezcla has incluido sonidos agresivos y ásperos. Es decir, para poder hacer un trabajo de masterización artística completo o radical, en el buen sentido de la palabra, necesitas partir de una mezcla de sonidos suave, porque de lo contrario al darle más claridad a estos aumentarás sus defectos, o bien tendrás que ponerte a ecualizar bandas de frecuencias, con las negativas consecuencias que esto conlleva sobre la tan ansiada nitidez. Si quieres aprender a masterizar bien, difícilmente lo conseguirás si no lo intentas con música de otras personas y de diferentes estilos, y escuchas sus críticas y sus quejas, y mientras no estés muy experimentado no es mala idea que trates de que otras personas mastericen tus temas.

Fase descriptiva o de estimulación de ideas.

Dispongámonos a definir. ¿Qué es la masterización? Nunca he buscado la palabra masterización en ningún diccionario, ni generalista ni específico de sonido. Tengo apuntes de sonido no muy lejos, así que voy a buscar a ver si encuentro alguna definición... Manda huevos, en los apuntes de la escuela en la que estuve no viene nada sobre la masterización. Bueno, esto no quiere decir nada; muchas veces los temas más interesantes que se dan en las escuelas no vienen en el programa. Veamos es los apuntes en inglés... Aquí vienen demasiadas definiciones y aún encima en Güiri. La madre que... Bueno, veamos: "La masterización es una parte vital del proceso de grabación, tanto que una cantidad sustancial de mitología está asociada a ella.......Antes de la revolución digital, la masterización tenía una serie de bien definidas funciones. Llevadas tus mezclas en una cinta a un ingeniero, que a menudo las volcaba en otra cinta después de haberles metido unos cuantos procesadores de señal designados para endulzar el sonido. Pocos músicos tenían acceso a la fase de acabado, porque eran caras las aplicaciones y no tenían la experiencia de alguien que había escuchado cientos de grabaciones, y ponerlas a tono con el mundo real. Hoy, las herramientas para una masterización de calidad están al alcance de cualquiera que se tome en serio la grabación (*¿también en Somalia?). Pero el 95% del mastering está en los oídos, no en las aplicaciones..." Otro en Güiri: "He tenido más de una discusión con eminentes profesionales de la masterización, y la búsqueda de máximo volumen a cualquier coste es uno de sus principales puntos de debate, especialmente porque el proceso implicado en conseguir esto a menudo está en detrimento de otros aspectos de la música. Pero por otro lado, ellos son suficientemente pragmáticos para darse cuenta de que su trabajo tiene que ser comparado con el de otras grabaciones comerciales en volumen, y no debe haber claras diferencias cuando las grabaciones son puestas unas junto a otras..." Bueno, también tengo apuntes en español en los que se habla algo de la masterización pero voy a ir al grano y a dar mi propia definición: Yo la masterización (artística) la definiría como todos aquellos efectos y procesamiento que se le introduce a la señal

una vez que está ya mezclada. Es decir, todo lo que se le introduce al conjunto de una grabación con el fin de incrementar la calidad técnica de la misma: su nitidez, su suavidad, su amplitud, su pegada, su volumen... Desde mi punto de vista, el ABC de la masterización está en cómo aumentar la nitidez y la potencia del sonido sin sacrificar su suavidad, y desde luego una idea muy extendida es que sin unos buenos oídos, por mucho que estudies o que inviertas, pierdes el tiempo si quieres llegar a conseguirlo. Así mismo, si tienes buenos oídos, y tu situación económica es la que en el Primer Mundo se considera aceptable*, siempre y cuando te informes y te intereses sólo es cuestión de tiempo que lo consigas. *Me parece muy mal que nos perdamos el talento de los que no nacen en el llamado "Primer Mundo", así como que ellos "se pierdan el nuestro". De ahí mis protestas... Digo que un nivel de ingresos mínimos aún siguen necesarios para esta labor, porque aparte del ordenador y los programas, para hacerla bien se necesitan cuando menos unos buenos monitores de campo cercano, con precios que en ningún caso bajan de los 800-1000 euros, aunque yo utilizo un sistema mixto bastante más caro y aún así bastante menos caro de lo habitual. Estamos en la fase descriptiva, no subversiva, así que prosigo. En la masterización convencional de música no se pueden tomar decisiones artísticas. Yo estoy hablando de la masterización que uno hace a su propio material, a la que he definido como masterización artística. Los ingenieros y técnicos de masterización profesionales que trabajan para otra gente, a la dificultad en su trabajo de cómo aumentar la nitidez, la calidez y la potencia del sonido sin aumetar su agresividad y distorsión, hay que añadirle la de que no pueden tomar ninguna decisión artística, es decir, por poner un ejemplo, no pueden aumentar el nivel de ganancia de un instrumento respecto a otro. De todos modos, yo, aparte de mis temas, retoco a veces los de otra gente y sí que ecualizo un poco para aumentar la claridad, con lo cual en algunos casos puedo hacer ligeros cambios en las ganancias relativas de unos músicos respecto a otros, no habiendo recibido hasta ahora quejas. Si los músicos se llevan bien entre ellos y tienen una visión práctica del sonido, no suelen tener problemas en que, con el fin de generar un aumento general en la calidad técnica del grupo, alguno pase a escucharse un poco menos que antes del máster. No obstante, en teoría, no se pueden hacer cambios de esta índole en ningún caso. Parámetros con los que se juega en la masterización: 1-Nitidez. El más importante sin duda. La claridad con que se perciben los armónicos que conforman el sonido es, como ya he comentado, fundamental para que se pueda disfrutar de éste al máximo. Encontrar un nivel de nitidez alto viene ser a la técnica de sonido como a la cocina dar con el puntillo de sal y picante perfecto que te haga disfrutar de un plato de la mejor manera posible. 2-Suavidad. El segundo más importante, si no el más. De poco sirve percibir claramente si dicha percepción te produce molestias. Si aparte de molestias, en caso de ser escuchada una grabación suficientemente alta como para distinguir bien los instrumentos, esto te puede producir daños físicos y psíquicos, apaga y vámonos. 3-Potencia o pegada. Hay estilos de música en los que la sensación de marcha, de potencia, es fundamental. Conseguir esta sensación de intensidad es más que nada una cuestión musical, de composición, pero también técnica. Una buena ecualización y compresión general de un tema puede ayudar a que éste sea más potente. En estilos como el Rock duro, el Punk, el Heavy, Trance, Techno fuerte, este puede ser un factor muy a tener en cuenta. Factores vinculados con los anteriores: 4-Distorsión. Distorsión es cuando aparecen armónicos no deseables o molestos en la salida de un aparato (en este caso estaríamos hablando de todo el conjunto de procesadores aplicados en el máster), que no estaban a la entrada. Es cuando los aparatos "se inventan" armónicos falsos y no deseables. Hay varias clases de distorsión, y todas ellas están muy reñidas con la suavidad del sonido, aunque a veces, niveles sutiles de distorsión en el máster, pueden ayudar a incrementar la nitidez sin que haya, en caso de hacerse sutilmente como he dicho, ni el más mínimo efecto negativo. Los tres tipos de distorsión más comunes son: 4a) Distorsión de intermodulación. Es cuando dos sonidos o más se "alían" para, principalmente, tocar los huevos, generando una mezcla de armónicos que son un invento de esos sonidos. Cuando aparece esta distorsión, rara vez tiene que ver con el máster, sino que suele ser producto de una mala mezcla o simplemente una cuestión de mala suerte o mala elección de qué mezclar. Después de muchos años de romperme la cabeza, he llegado a la conclusión de que la mejor forma de evitar estas distorsiones es volver a la mezcla y sustituir algunas de las secuencias involucradas por otra que haga lo mismo y ver si dejan de "intermodular", o bien adelantar o retrasar alguna de las secuencias unos milisegundos. Con una masterización muy eficiente, en la que el aumento de la nitidez es muy marcado, puede que determinadas distorsiones de intermodulación que estaban enmascaradas, se noten más. Hay distorsiones de este tipo que sólo surgen en algunos aparatos o tipos de aparatos, y otras que pueden surgir en todos los aparatos en los que pongas el tema. En general, conviene no ser excesivamente neurótico con este tema ni tampoco excesivamente pasota. 4b) Distorsión por exceso de volumen o saturación. Es la más común. A día de hoy, es excesivamente alto el tanto por ciento de productores, tanto amateurs como profesionales, que consideran como prioridad de la masterización, en vez de conseguir un sonido nítido, potente y a la vez suave, aumentar el volumen de los temas, lo cual es desde mi punto de vista una burrada. Esta burrada, hace que en un buen porcentaje de las grabaciones que se escuchan hoy en día, el nivel medio de volumen, las r.m.s., es tan alto, que están en el límite de generar un sonido distorsionado, y muchas veces lo generan. Ni que decir tiene que una grabación muy nítida y bien definida en graves que está a -12.5 r.m.s. genera una sensación psicoacústica de volumen e intensidad mayor que una mala grabación que está a -9.5. Dependiendo de la velocidad del tema, pienso que niveles de r.m.s. por debajo de -10 en temas a velocidades normales, es casi por sistema, una animalada. Lógicamente a más velocidad y mayor % de corcheas y semicorcheas es más "natural" un nivel de r.m.s. muy alto, pero no vale la pena saturar el sonido en exceso en ningún caso. Pero, como ya he indicado, se da la circunstancia de que niveles sutiles de distorsión no sólo no son perceptibles, sino que incrementan la nitidez, tampoco conviene quedarse corto. Como en la mayoría de las cosas en esta vida, la clave está en encontrar un punto adecuado, un término medio. Es como dar con el "puntillo" del gazpacho. 4c) Distorsión por clipping. Tanto el entorno digital como el analógico tienen un "headroom", que es como cuando quieres amueblar una habitación, el volumen de espacio que tienes para meter los muebles. Si te pasas metiendo muebles en una habitación, fastidias la decoración, y si te pasas metiendo unos y ceros en un aparato de audio digital, lo haces distorsionar; se pone a decir, como Chiquito de la Calzada: no puedo, no puedo. Y genera sonidos indeseables

y normalmente molestos. El clipping hay que evitarlo en todo momento, excepto un poco, como he dicho arriba, justo al final del proceso. Si durante la mezcla o durante la masterización hay clipeos el resultado va a ser un sonido áspero, lleno de imperfecciones o aristas, que va a estar reñido con la suavidad del sonido. 5- % señal/ruido. Es el porcentaje de db en volumen medio de ruido en relación al de señal. Cuanto más ruido de fondo tenga la grabación, menor será la relación, y el ratio afecta directamente a la nitidez del sonido, siendo tanto más difícil aumentar ésta cuanto más ruidosa sea la grabación. Es un factor que ha mejorado mucho desde la llegada de la grabación digital, por lo que a día de hoy es prácticamente un parámetro obsoleto en masterización. Los expansores son una aplicación muy interesante en la mejora de este factor, como explicaré luego. 6- Volumen. El nivel de volumen medio de una grabación, o r.m.s. Con procesadores de la dinámica; compresores, limitadores...se puede conseguir un marcado aumento del volumen de una canción sin distorsionarla ni lo más mínimo y, si se eligen bien los tiempos de ataque, de liberación, el umbral y el ratio, entre otras cosas, sin que haya ni el más mínimo efecto indeseable en la calidad del sonido, sino más bien todo lo contrario. Con esto, quedan definidos los principales factores que influyen en la masterización, disponiéndome ahora a citar una serie de herramientas con las que se pueden mejorar dichos factores.

Fase de cómo preparar la mezcla para el máster o automatización correcta de la mezcla.Fase de meseta

A mí, antes de pasar a la fase final de masterización, me gusta dejar los temas bien preparados para que, una vez llegada ésta, el provecho pueda ser máximo. En general, no sólo me gusta que el nivel de r.m.s. o volumen del tema sea igual o parecido por los dos canales, izquierdo y derecho antes de masterizar, sino que además me gusta que el nivel por separado de graves, medios y agudos también lo sean. Así, hago lo siguiente en función de la frecuencia: Graves. Los graves, bombo y bajo, timbales africanos... los dejo por el centro, a poder ser en mono y si alguno de los sonidos graves tienen que estar en estéreo a narices porque en mono pierde calidad, me aseguro de que el nivel de volumen del canal izquierdo coincide con el del derecho. Si se utilizan baterías no sintetizadas puede ser una buena idea darle panning a las timbaletas y al timbal base en función de cómo se encuentran dispuestos en la batería, así que en este caso no los metería por el centro, pero me preocuparía de que en conjunto, estuviesen equilibrados, es decir, que no saturasen de los armónicos que generan ninguno de los dos canales, sino que hubiese cierta uniformidad. Medios y agudos. Los medios y agudos los panoramizo y a la vez los automatizo con el fin de que en todo momento haya un equilibrio de medios y agudos en la mezcla, pero considerando a los medios por un lado y a los agudos por otro. No lo hago de forma neurótica, sino sólo aproximada, es decir, me aseguro de que hay un cierto equilibrio y que ninguno de los dos canales estén excesivamente saturados ni excesivamente flojos en ninguna frecuencia.

Fase de desarrollo.

Me dispongo ahora a explicar cuáles son las herramientas más comunes en la masterización y a definir técnicas para su uso. Empiezo diferenciando los tipos de procesadores que usa todo el mundo en la masterización de otros también muy usados pero no tanto y otros aún menos usados, pero que pueden ayudar. 1-Tipos de procesadores usados por todo el mundo en masterización: 1a) Ecualizadores. 1b) Procesadores de dinámica. 2- Tipos de procesadores muy usados pero no tanto como los anteriores: 2a) Expansores del campo estéreo. 2b) Excitadores aurales. 2c) Enaltecedores de graves. 2d) Imitadores de equipos a válvulas. 3- Tipos de procesadores poco usados en mastering pero que pueden ayudar: Las reverbs y otros efectos efectistas como flangers, phasers... 1-Tipos de procesadores usados por todo el mundo en masterización: 1a) Ecualizadores. No creo que haya ningún profesional que no use la "smile curve" en el máster cuando se trata de realizar una masterización artística. Eso sería como dar con algún cocinero profesional que no use en ningún plato el ajo. Lo que sucede es que la "smile curve", que viene a ser un engaño psicoacústico relacionado con las curvas isofónicas que consiste en disminuir en el máster la proporción de frecuencias medias y aumentar las bajas y las altas para dar la sensación de que el sonido está más alto y por lo tanto aumentar la nitidez, se puede "dibujar" de muchas formas. Las curvas isofónicas se trazaron en un experimento de Fletcher y Munson en el que se descubrió que el oído humano es más sensible a poco volumen a las frecuencias medias que a las altas y las bajas, mientras que a volumen elevado esta diferencia de sensibilidad disminuye y la impresión subjetiva es más uniforme. Por eso, aumentando la proporción de armónicos graves y agudos en relación a la de medios a una grabación se consigue la sensación psicoacústica de mayor claridad, volumen y nitidez. Yo soy un poco drástico en determinadas frecuencias que dan lugar al follón; para mí la nitidez es importantísima. La mayoría de la gente sacrifica un poco la nitidez para conseguir un sonido más conservador. Yo uso un tipo de "smile curve" que da lugar a un aumento de la nitidez drástico y lógicamente a un sonido un poco psicodélico, que suele gustar mucho a la gente que hace música electrónica, pero a veces desagrada un poco a los que hacen estilos más tradicionales, si no me fijo bien en lo que hago. Quiero decir con esto que la ecualización en el máster hay que aplicarla con mucho cuidado. Con la "smile curve" hay que experimentar, una vez que sabes que todo el mundo la aplica lo que debes hacer es aplicarla, pues sólo con eso ya ganarás nitidez y por lo tanto profesionalidad, pero no conformarte con ello, sino investigar, hasta que encuentres un dibujo que te satisfaga al 100% ¿Con qué dibujar la "smile curve"? Con un buen ecualizador gráfico de 10 bandas puede ser suficiente, pero a mí no me llega, y lo que hago es combinar dos, uno gráfico en el que hago el dibujo general y otro excelente paramétrico específico de mastering de Timeworks; Timeworks Mastering EQ (www.timeworks.com) para definir la zona de graves, que es la más determinante en el aumento de la nitidez. La ecualización en el máster también puede implicar ajustes menos generalistas que la "smile curve". Es decir, a veces, en función de lo que hayas hecho en la mezcla, puedes desear un aumento o disminución de alguna frecuencia en

concreto. Yo esto no recomiendo hacerlo con un ecualizador, sino con un compresor multibanda. Más adelante escribiré un artículo sobre compresión en el que hablaré de la compresión multibanda, pero ahora sólo diré que por lo que uso esta aplicación en vez de un ecualizador para realizar los ajustes específicos de ecualización es porque mientras que un ecualizador cuando aplica una disminución en una frecuencia lo hace en todos los picos, el compresor multibanda lo hace sólo en los que superan un cierto umbral de volumen, con lo que usándolo, consigues un control más eficaz y un aumento de la suavidad del sonido con una disminución de la nitidez nula. Ya sabéis que un compresor es un aparato que disminuye el volumen de los picos que superan un cierto umbral (un "listón"), en función de un determinado ratio. 1b) Procesadores de dinámica. La opinión general es que los procesadores de dinámica, los que se pueden utilizar en masterización son los compresores, limitadores y expansores, sirven para ganar volumen. Yo creo que se deben usar principalmente para "acercar" el sonido y ganar nitidez, para ponerles un freno a los picos que se salen de madre y ganar suavidad y los expansores para aumentar el % de señal/ruido. ¿"Acercar el sonido"? Esta es tarea de un compresor unibanda. Las frecuencias graves, tienden a llegar más lejos que las agudas. ¿Quién no ha escuchado alguna vez un concierto desde muy lejos y no se ha dado cuenta de que desde la distancia se oye una proporción mucho más alta de armónicos graves que una vez que te acercas a la fuente sonora? ¿Quién puede ser tan especial para nunca haberse dado cuenta de esto? ¿Chiquito de la Calzada? Lo dudo. Los armónicos de mayor intensidad de una grabación son los graves. Si hay mucha diferencia entre estos armónicos graves y los medios y agudos en una mezcla, la sensación psicoacústica es que ésta viene de lejos. Pero si aplicamos un compresor unibanda, éste actuará minimizando las diferencias en intensidad sonora entre esos armónicos graves y el resto, pues actuará principalmente sobre ellos; comprimirá el sonido (para eso es un compresor). Y con ello acercará el sonido. Hará que suene "como desde más cerca". Lógicamente, al "acercar" el sonido aumentará la facilidad para distinguir lo que hacen los instrumentos y así la nitidez. Obviamente, los compresores y limitadores se usan también para aumentar el volumen de la grabación; el nivel de r.m.s., puesto que comprimir el sonido, es decir, colocarle un listín a los picos desmadrados, permite dar mayor ganancia al conjunto de los picos y aumentar la media de volumen. Ganar suavidad. Esta labor es buena hacerla con un compresor multibanda. No te cortes de aplicar a la vez un compresor unibanda para acercar el sonido y otro multibanda para endulzarlo. El compresor multibanda, bien aplicado, puede ponerle un freno a los picos desmadrados en las frecuencias que pueden hacer el sonido más áspero, con más aristas, pero sin sacrificar la nitidez, porque, al contrario que un ecualizador, que rebaja todos los picos de una frecuencia, rebaja sólo un cierto porcentaje que son los especialmente fuertes, siempre y cuando se elijan adecuados parámetros. Estos aparatos, también se pueden usar para hacer ajustes en la ecualización, si, después de haber seleccionado valores correctos de umbral y ratio, para endulzar el sonido, se ajusta la ganancia de cada banda en función de las necesidades. Normalmente tienen cuatro bandas y tres puntos de corte que separan las bandas, siendo para mí un monstruo del endulzamiento del sonido el Waves C4 (www.waves.com). Desde mi punto de vista, esta labor se hace especialmente importante en temas de tipo Grunge o Punk, con guitarras muy distorsionadas y ricas en medios, o bien en Trance, Dance o House con hihats ásperos y bastante marcados. Aumentar el % de señal/ruido. Esto se puede conseguir con el uso de un expansor, lo cual tiene sentido más que nada en masterización de grabaciones con un cierto ruido de fondo. En grabaciones digitales de música electrónica, en las que los sonidos proceden de sintetizadores digitales, puede no ser necesario su uso, siendo recomendable sobretodo a la hora de remasterizar grabaciones antiguas, que presentan un porcentaje de ruido de fondo considerable pero a veces son especialmente interesantes, no sólo por la calidad musical que solían tener, sino también porque muchas veces, al margen del % de ruido, el resto de los parámetros que influyen en la calidad técnica los tienen altísimos, como por ejemplo en la supercanción de Otis Redding "Sitting on the dock of the bay". Esto mismo también se puede aplicar a las grabaciones más antiguas de los Rolling Stones, a las de los Beatles, de los Animals, Beach Boys, Doors, Elvis, Chuck Berry, Louis Armstrong...músicos excepcionales que tienen grabaciones excepcionales en los años sesenta o antes que presentaban en muchos casos ciertos problemas de ruido de fondo. Lo que se hace es ajustar el umbral del expansor justo unos pocos decibelios por encima del nivel del ruido de fondo, pongamos a -55, -60 db y luego ajustar un ratio tipo 0.8/1 para que aumente la ganancia de los picos que están por encima de ese umbral, es decir, los interesantes, en relación a los que están por debajo, es decir, el ruido. Obviamente, si se elige un radio demasiado radical, es decir, más cercano a 0, la disminución de ruido en relación a la señal es mayor, pero el enrarecimiento del sonido también. Nuevamente, se hace necesario encontrar el punto óptimo típico de toda operación artística, estando este punto óptimo no sólo relacionado con la elección adecuada del ratio y el umbral, sino también en la del resto de los parámetros que se ajustan en un expansor; tiempo de ataque, de liberación, ganancia, hard o soft knee... Los otros procesadores de dinámica, las puertas de ruido, que son expansores radicales de la misma forma que los limitadores son compresores radicales, porque lo que hacen es eliminar por completo (o en casos especiales según el % que elijas), cualquier señal que no llegue a un determinado umbral, sólo tienen sentido en masterización si se desean eliminar los ruidos de fondo del principio y el final de la grabación por algún motivo, o si hay alguna parada en la mitad de la canción, en la que llega a desaparecer completamente la señal y se desea eliminar también el ruido, cosa que sólo se les puede ocurrir a los Sex Pistols (I wanna be me). 2- Tipos de procesadores muy usados pero no tanto como los anteriores: 2a) Expansores del campo estéreo. Estos aparatos, como su propio nombre indica (Stereo spreadings), lo que hacen es expandir la acción del campo estéreo, abrirla hacia los lados y hacia atrás, con lo que se crea la sensación de que el muy difícil de traducir término "headroom" (que viene ser al sonido como al diseño de interiores el volumen que tienes para meter los muebles), es mayor. Lógicamente, es otra forma de ganar nitidez. Prácticamente todos los programas, aplicaciones hardware para mastering, plug-ins y paquetes de plug-ins para mastering llevan alguno. También hay un punto óptimo de apertura. Si no abres lo suficiente, el sonido se te concentra, y la sensación es de grabación mala, pero si abres demasiado se puede difuminar, y puede dar lugar a una sensación artificial, así como a problemas de fase. Como usarlos, si muy drásticamente o sutilmente, depende también mucho de los usos de cada uno, pero no usarlos en absoluto, desde mi punto de vista, podría ser considerado como una cuestión de cobardía. 2b) Excitadores aurales. Ante todo quiero dejar bien claro que, aunque su fonética guarda cierta similitud, y que pronunciado por una persona con una no muy buena vocalización, como el Rey Don Juan Carlos, puede llevar a equívocos, el término excitadores aurales no tiene nada que ver con el de excitadores anales, es decir, que los

excitadores aurales no son en ningún caso un producto de sex-shop. Además, a pesar de que ciertos amantes de lo esotérico puedan creer que se trata de algún tipo de elemento mágico para excitar el aura, tampoco van por ahí los tiros. El aura al que se refieren es el espectro sonoro, de ahí que también se les puede llamar excitadores espectrales. Los que he probado yo no sólo eran todos por software, sino que además ni siquiera llegaban a ser programas, eran plug-ins de programas. Los hay muy buenos, aunque su uso debe ser siempre muy sutil, con % lo más bajos posible, porque de lo contrario dan lugar a un sonido artificial que causa fatiga auditiva. Usados con inteligencia pueden ayudar a aumentar un poco la nitidez sin sacrificar la suavidad. Los he probado de Steimberg, Spectralizer (buenísimo), el DspAural activator (muy bueno también, aunque no trabaja a más de 48.000 hertzios), el de Arboretum y otros que me parecieron bastante peores que esos tres. El que me parece más sutil, auque quizás no tan efectivo, es sin duda el de Arboretum. El problema que le veo es que, como otros aparatos virtuales de Arboretum absolutamente sensacionales, como el Ionizer, desplaza unos milisegundos la onda hacia la derecha, es decir, que la retarda, aparte de que es un plug-in que da bastantes problemas técnicos relacionados con el programa anfitrión. Al margen de esto, en lo de aumentar la nitidez respetando lo demás es sin duda una máquina, aunque el diseño de la aplicación no sea nada del otro jueves y aparentemente pueda dar lugar a equívocos. Lo que hacen estos aparatos es aumentar la nitidez de los sonidos a base de repetir y añadir al sonido armónicos que eliges en unos dispositivos similares a los ecualizadores. Lógicamente, si tienes buen oído lo que haces es seleccionar para repetir los armónicos que hacen que el sonido se distinga mejor pero sin dejarlo hecho un "Troll", pero la dificultad está ahí; en que si te pasas o no eliges los sonidos adecuados enrareces el sonido, lo afeas, lo haces más agresivo...Te subes a una máquina del tiempo y regresas a los años ochenta. 2c) Enaltecedores de graves (bass enhancers). Tienen ciertas similitudes con los anteriores, pero están pensados para graves. Concretamente, lo que hacen es aumentar la nitidez de estos, y el efecto más deseable cuando son usados es que con menos ganancia en frecuencias bajas, puedes conseguir que se oigan lo suficiente, con lo que ahorras por decirlo de alguna manera, espacio y le das más ganancia y nitidez a lo demás, que normalmente es donde van las partes más interesantes de las canciones; la voz, las guitarras, teclados...Suelen tener un parámetro que te permite decirle al aparato en qué zona quieres que actúe, es decir, en qué zona quieres que refuerce la nitidez y la potencia de los graves, estando los valores más recomendables entre los 60 y los 80 hertzios. Ya no es la primera vez que leo en un artículo que el fondo de los temas conviene reforzarlo en la zona de los 100-120 hertzios...También pueden ser usados a lo bestia, es decir, en plan efectista, para dar una sensación de sub-boofer total. Pero claro, si haces esto, y luego el producto resultante lo pones en un aparato que refuerza los graves más aún, el resultado puede ser que las ondas resultantes, más que parecerse a las sonoras, se parezcan a las tectónicas, es decir, a las de los terremotos. Si tienes un equipo bastante potente y pones el máster resultante en ese equipo a un volumen muy alto, puedes provocar problemas de salud muy serios entre los vecinos; infartos, ansiedad, histeria, locura común o esquizoide, y todo va bien mientras el nivel de volumen de graves no sea tal que les tire al suelo jarrones, platos o bandejas de cerámica, en cuyo caso, casi con toda probabilidad desarrollarán una enfermedad consistente en fobia a ti, y a tu familia, en especial a tu madre, a la madre que... y esto puede traer como efecto secundario o daño colateral efectos perniciosos para tu propia salud e integridad física; no es nada bueno para la salud ser acuchillado o apaleado, ya sabes. Por todo ello, recomiendo el uso de los enaltecedores de graves en el máster como procesadores de señal, no como efectos, no así en la mezcla, en la que puede ser más que recomendable usarlos para conseguir guitarras tipo música Heavy tipo Manowar o ACDC, es decir, guitarras pesadas, potentes, heavies. 2d) Imitadores de equipos a válvulas. Consiguen una saturación en el sonido que enriquece su calidez de una forma similar a la arriba comentada de dejar picar un poco en el último procesador de dinámica de la cadena, ya sea limitador o compresor. Antares tiene uno que desde mi punto de vista funciona muy bien: el Antares Tube. Como procesador de guitarras puede ser más que recomendable, desde mi punto de vista, ya que soy un amante del sonido de amplificadores de guitarra a válvulas, que me gustan mucho más que los de transistores, aunque supongo que son más anticuados. 3- Tipos de procesadores poco usados en mastering pero que pueden ayudar: Las reverbs y otros efectos efectistas como flangers, phasers... Las reverbs. Yo en el máster incluyo dos reverbs, una para disponer el sonido en el espacio (habría que considerarla un procesador similar al stereo spreading pero en tres dimensiones), y otra para darle un toque efectista surrealista a mis canciones, que nunca incluyo cuando trabajo para otra gente, es más, a veces ni siquiera me atrevo a usar la otra. No creo que haya nada de malo en introducir una reverb en el máster o incluso dos, aunque depende del estilo, con el fin de uniformizar el sonido y de disponerlo en el espacio con un denominador común, siempre y cuando la mezcla la hayas hecho bastante seca. Yo antes hacía música Trance e introducía bastante reverb, a veces mucha o demasiada, a los sonidos en la mezcla, y según los grupos les metía diferentes tipos. A los graves les metía la de Spin Audio (Room Reverb), a los medios las tipo TC. o Lexicon (o la de Timeworks...) y a los agudos la de Arboretum. El resultado no era malo del todo en algunas canciones, en otras sí, pero personalmente pienso, y a día de hoy es lo que hago, que dejando el sonido más bien seco en la mezcla, y luego metiendo una reverb efectista general en el máster se consigue un sonido más natural y uniforme, aunque es cuestión de gustos. Eso sí, las reverbs por software todavía tienen bastante peor prensa que las hardware, por motivos técnicos que a mí personalmente me han parecido bastante convincentes, así que si se utilizan reverbs por software, tal vez no sea una mala idea usarlas lo más someramente posible, siendo posiblemente lo de dejar el sonido casi seco en la mezcla y luego introducir una única reverb efectista común en el máster una buena idea para maximizar la calidad técnica de una grabación mezclada y masterizada a base de software. Otros efectos efectistas como flangers, phasers... Este tipo de efectos, si se utilizan en el máster, desde mi punto de vista, convendrá hacerlo automatizándolos, para que entren en determinadas partes y se vayan en otras, porque un tema que presente un efecto de este estilo de principio a fin puede resultar pesadísimo. Últimamente están muy de moda los flangers en determinadas partes aplicados en el máster o en subgrupos que contienen muchos sonidos. La imaginación humana no debe ser en ningún caso limitada y cualquier cosa que se te ocurra meter en el máster para crear efectismos puede estar bien, pero normalmente automatizándolo para no resultar reiterativo. En música de comedia o humorística o psicodélica o experimental puede ser una buena idea meter en determinadas partes moduladores de timbre e incluso vibratos o trémolos, reverbs rarísimas, vocoders, resonadores, moduladores, filtros efectistas, choppings, autotunes, delays extrañas o combinaciones de estos. Lo que sea, por muy extraño que parezca, puede quedar bien si se hace correctamente.

¿Cómo masterizar o aplicaciones para hacerlo? La masterización la puedes hacer de varias formas, y todas ellas tienen sus ventajas e inconvenientes: 1-En el secuenciador. 2-En un programa específico. 3-En un plug-in específico. 4-En un editor de audio que dispare plug-ins de diversas procedencias. 5-En una unidad de hardware de mastering. 6-En varias unidades de hardware distintas. 7-De alguna forma extremadamente retorcida y extraña. 1-Hacerlo en el secuenciador o multipistas. Esto tiene la ventaja de que tienes rápido acceso a la mezcla en caso de que quieras cambiar algo en ésta una vez ves cómo queda el conjunto una vez masterizado y tiene como mínimo dos desventajas clarísimas: la primera es que como hayas metido un número mínimamente alto de pistas y hayas insertado algún que otro efecto en los canales, grupos, subgrupos, busses o envíos auxiliares de turno, y luego quieras a mayores meterle unos cuantos procesadores y efectos en el máster, trabajando a un mínimo de 24 bits, 48.000 hertzios, que es el mínimo recomendable para maximizar la calidad del trabajo, vas a necesitar para mover el resultado de la operación más que un ordenador personal o un Mac un aparato como los de la NASA. La segunda desventaja es que si ya de por sí la mezcla y la masterización son labores complejas que pueden dar lugar a errores informáticos y errores humanos, hacerlas juntas maximiza mucho las posibilidades de que surjan estos. Es por esto que yo prefiero centrarme primero en la mezcla y la automatización en el secuenciador y luego cambiar de programa y centrarme en la masterización en un editor de audio, previo volcado de la mezcla. Hay un truco que consiste en introducir algunos de los efectos más determinantes en la masterización en el máster del secuenciador durante la mezcla y la automatización, para hacerte una idea de cómo va a sonar una vez le hayas metido estos y luego, una vez lo tengas todo mezclado, apagar los efectos, volcar el tema seco y llevarlo al editor de audio o a un programa específico o unidad de hardware para terminar el proceso, pero requiere microprocesador y memoria alta. 2-Hacerlo en un programa específico. Es muy parecido a hacerlo en una unidad específica de hardware, pero vía software. Un programa de éxito en masterización es el T-racks. Seguramente hay otros programas específicos para este menester de los que no he oído hablar. Depende de lo completos que sean pueden estar mejor o peor, pero los que he visto hasta ahora a mí no me llegaban, porque todos carecían de algunas herramientas que considero imprescindibles, como las que he citado antes. 3-En un plug-in específico. Me viene a la cabeza un plug-in específico de masterización muy bueno que se llama Izotope-Ozone, pero al igual que el anteriormente mencionado T-Racks, habría que combinarlo con otras aplicaciones para alcanzar un resultado realmente completo. Lógicamente, al ser un plug-in necesitarás un programa tipo Wave-lab, Cool edit, Sound Forge...para poderlo disparar. 4-En un editor de audio que dispare plug-ins de diversas procedencias. Para hacer esto necesitarás una aplicación tipo VB-audio Rack que te permite cargar varios plugins distintos y mezclarlos. Para mí es la opción ideal, porque te permite mezclar a lo mejor de cada casa y crear una especie de Frank Einstein masterizador en el buen sentido de la palabra. El VB-audio Rack es el típico plug-in con el que hay que tener cuidado, porque se carga el inicio de la pista que se le envía y porque la desvía ligeramente hacia la derecha, es decir, la retrasa un poco. Por lo demás, te permite mezclar, en el programa que quieras, los plug-ins que te de la gana. Aguanta sin dar quejas y sin explotar archivos a 64 bits y 96.000 hertzios y permite cargar una cantidad de plug-ins distintos muy alta. Y aparte es muy vistoso, da una impresión como de Rack hardware con la que es muy apetecible trabajar. 5-En una unidad de hardware de mastering. También las hay y muy buenas, pero las que son mejores tienen fama de no ser especialmente baratas. Es más, las que son de gama alta tienen fama de especialmente caras. Unas típicas son la Finalizer de TC, que actúa sobre la dinámica, o el Masterflow de Drawmer, que es una aplicación digital específica de mastering que lleva un compresor unibanda, un ecualizador dinámico y oro paramétrico, un compresor multibanda, un limitador, un expansor, un expansor del campo estéreo y un emulador de válvulas. 6-En varias unidades de hardware distintas. De la misma forma que en software se pueden coger diferentes elementos especialmente atractivos de diferentes casas y hacer una cadena, en hardware se puede hacer lo mismo, sólo que hay quien dice que gastarás haciéndolo mucho más dinero obteniendo unos resultados similares. Yo no estoy seguro de ello, porque nunca hablo de lo que no he probado, aunque nunca lo he hecho con un tío y estoy seguro de que no me iba a gustar. 7-De alguna forma extremadamente retorcida y extraña. El orden. Lo normal es meter primero los excitadores y enaltecedores, después los efectos, después la ecualización y por último la dinámica, pero cada uno debe experimentar hasta dar con una forma de hacer las cosas que le satisfaga. Es más, estoy seguro de que dentro de dos años, si sigo vivo, habré cambiado mucho el orden y los parámetros de lo que uso en el máster. Cómo meter dichos parámetros depende de los gustos de cada uno y de las características de cada trabajo. Cambia mucho en función de con qué te encuentras.

Despedida, cierre.
No se me ocurre nada más que decir acerca de este tema. Así que me despido, no sin antes agradecerte tu interés. Si has llegado hasta aquí, considerando que esto está en la página 13 del texto, está claro que interés has demostrado. Si de casualidad te has leído todo este rollo de un tirón, ya no demuestras interés, demuestras muchísimo interés. Espero haber podido entonces ser de ayuda. Adiós y gracias. Ruber, el autor de este artículo, ha trabajado como profesor de sonido durante 2000-01-02-03-04 en las Academias

P.C. Carrier y Deica IT. (Vigo) Publicó su primer trabajo (maqueta experimental; 7-2000) con Peoplesound.com www.peoplesound.com/artist/rberdg Fue semifinalista en las primeras Batallas Musicales de Hispasonic con el tema Problemas, perteneciente al recopilatorio de Música Electrónica Proyecto Novaaudio Fue director artístico y técnico del recopilatorio de Música Electrónica Proyecto Novaaudio Actualmente colabora en labores técnicas con Falcatruada.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->