P. 1
husipungo

husipungo

|Views: 21.736|Likes:
Publicado porross0615

More info:

Published by: ross0615 on Jun 23, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/17/2014

pdf

text

original

Como queda dicho, la historia de Los ríos profundos es contada en primera
persona por un narrador que recuerda un período de su adolescencia. Por lo
tanto, la focalización es interna. De esa manera, se distingue de las demás
novelas del corpus.

Antonio Cornejo Polar (1994) ha indicado que el carácter del sujeto emisor es
una de las diferencias decisivas entre las novelas indigenistas anteriores y la
obra de José María Arguedas. Según Cornejo Polar, en las obras del indigenismo
ortodoxo un sujeto unitario emite un discurso monológico que pretende conciliar
dos mundos en conflicto, mientras que la voz narrativa creada por Arguedas
puede calificarse de sujeto plural y descentrado, o migrante. En nuestra opinión,
la denominación de “migrante” describe felizmente al personaje-narrador
Ernesto, que alimenta el deseo de preservar la memoria del tiempo y del espacio
que han quedado atrás, “convirtiéndolos en algo así como un segundo horizonte
vital que constantemente se infiltra, y hasta modela, las experiencias
posteriores” (Cornejo Polar 1994:209). El protagonista de Los ríos profundos se

147

mueve simultáneamente en dos mundos antagónicos: “el ayer y el allá, de un
lado, y el hoy y el aquí, de otro” (Cornejo Polar 1994:209).50
La condición “plural” o “migrante” del narrador de Los ríos profundos
implica un juego complejo de voces narrativas: a primera vista, se perciben dos
narradores de carácter distinto, esto es, el Ernesto adolescente (el narrador-
personaje que vive los acontecimientos de la historia desde dentro y que no tiene
acceso global a la narración) y el Ernesto adulto (que está ordenando sus
recuerdos de la adolescencia, teniendo una visión panorámica de lo narrado).
Según Ricardo González Vigil (2004), algunos estudiosos consideran que este
último narrador se compone a su vez de dos, y por consiguiente identifican una
tercera voz a la que se podría calificar de narrador “etnográfico”; la función de
esa tercera voz sería nutrir al relato de datos antropológicos. Este último agente
sobrepasaría los límites del narrador adulto y aportaría conocimientos
sistemáticos sobre la historia, las lenguas y las gentes del Perú.51

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->