Tests de salto vertical (I): Aspectos funcionales.

Villa, J.G.; García-López, J.

1) INTRODUCCIÓN Hasta el momento, el desconocimiento de algunos de los aspectos que atañen a la cualidad anaeróbica, tanto láctica (López-Calbet, 1999) como aláctica (Dorado y cols., 1997), y a la fuerza en sus diferentes manifestaciones (Martín, 1987 y 1994) tienen cierta justificación, y es que los métodos utilizados para valorarlas dejan suficiente margen de incertidumbre o error como para crear confusión a la hora de determinar qué factores podemos considerar como relevantes en dichas cualidades (Beckenholdt y Mayhew, 1983; González, 1996). Se ha demostrado que existen factores ligados al propio individuo, como son sus características cineantropométricas o la disciplina deportiva que practica, y factores externos a éste, como el ergómetro donde se realiza la medición, sus características, etc., (Péres y cols., 1988; Manning y cols., 1988; Mayhew y cols., 1990; García-López y cols., 1999) que pueden ser los responsables del problema de interpretación de los resultados de los tests que intentan estimar dichas cualidades. Numerosos son los estudios que reconocen la no existencia de un test para la valoración de la potencia anaeróbica cuya validez sea aceptada, por lo que algunos de ellos (Pérez y cols., 1990) recomiendan no hablar de fuente o capacidad energética solicitada (anaeróbica aláctica, anaeróbica láctica), ni de la fuerza utilizada para ese trabajo (elástica, concéntrica, ...) (LópezCalbet y cols., 1997a), sino más bien de la manifestación mecánica o expresión externa del movimiento: la saltabilidad (Pérez y cols., 1990), el pedaleo a máxima velocidad (Ayalon, 1974), etc. Los tests para valorar la potencia anaeróbica se han clasificado en directos/indirectos, y también en de campo/de laboratorio (Rodríguez y Aragonés, 1992). En la Figura 1 se representa un esquema con los principales tests directos e indirectos; estos últimos, a su vez, pueden llevarse a cabo en el laboratorio y o en el campo.

Figura 1: Tests directos/indirectos, de campo/de laboratorio para valorar la potencia anaeróbica.

Se han considerado como tests directos tanto la biopsia muscular como la espectroscopia de resonancia magnética nuclear (Rodríguez y Aragonés, 1992). Ambas técnicas tienen c omo fundamento el medir las cantidades de ATP y PC hidrolizadas y por lo tanto la energía química producida por estas fuentes energéticas durante la realización de un ejercicio de intensidad máxima o all-out. Se estima que una persona de 70 Kg. de peso corporal almacena en sus músculos entre 0.57 y 0.69 moles de ATP en forma de fosfatos de alta energía (ATP y PC), con un equivalente calórico estándar de 7 a 12 Kcal. para un mol de ATP (Fox y Mathews, 1984). La biopsia muscular no deja de ser un método invasivo y cruento que consiste en extraer una muestra de tejido muscular de un grupo muscular determinado (normalmente el vasto lateral externo). Dicha muestra es cuidadosamente tratada, permitiendo el estudio cuantitativo de diferentes tipos de fibras musculares (número, distribución, áreas de sección, etc.), enzimas (mediadoras en los sistemas energéticos aeróbicos y anaeróbicos) y substratos energéticos (ATP, PC, glucógeno, etc.) (González y cols., 1995). Realizando una biopsia muscular antes y después de un ejercicio all-out se pretende calcular la cantidad de ATP y PC hidrolizada, así como la diferente intervención de los sistemas energéticos aeróbicos y anaeróbicos (Bogdanis y cols., 1996). La resonancia magnética nuclear (RMN) es un método físico, no invasivo e incruento, que se basa en la absorción de ondas electromagnéticas que sufren los núcleos atómicos cuando son sometidos a la acción de un campo magnético (González y cols., 1995). En un intento de valorar la potencia anaeróbica se ha utilizado la RMN de fósforo-31, con lo que se ha podido registrar el espectro de fósforo (Pi), elemento inorgánico presente tanto en el ATP como en la PC. También se ha utilizado esta técnica para la determinación del pH intracelular a partir del espectro del hidrógeno (H1), indicador de la concentración de hidrogeniones (H+) a nivel

muscular (Pacheco, 1996). En el caso de la RMN de fósforo-31, la cantidad de Pi antes y después de un ejercicio de intensidad máxima o all-out es considerada como indicativa de la cantidad de ATP y PC hidrolizada y, por lo tanto de la contribución anaeróbica aláctica (potencia anaeróbica) al ejercicio (Boicelli y cols., 1989; Rico-Sanz y cols., 1999). Las principales críticas recibidas por los tests directos que pretender valorar la potencia anaeróbica aluden, por un lado, al desfase temporal que existe entre la finalización del ejercicio y la extracción de tejido muscular, en el caso de la biopsia muscular; y por otro a que el espectro de Pi sea realmente un indicador directo y válido de la cantidad de ATP y PC hidrolizada, en el caso de la RMN (Bongbele y Gutierrez, 1989; Dorado y cols., 1997). Los test que pretenden valorar la potencia anaeróbica se van a caracterizar en su mayoría por ser indirectos, ya que resulta difícil y costoso medir directamente dicha cualidad (Hertogh y cols., 1991).

Entre los muchos tests indirectos utilizados para valorar la potencia anaeróbica se puede observar que describen metodologías como la determinación de la concentración de lactato en sangre tras un ejercicio máximo de corta duración, la determinación de la deuda de oxígeno, la medición del déficit de oxígeno o de la potencia mecánica máxima (Villa y cols., 1992; Rodríguez y Aragonés, 1992). Mientras que los tres primeros métodos aluden a la cualidad anaeróbic a estimada a partir de pruebas de una cierta duración y que pretenden identificar la contribución anaeróbica láctica, es la determinación de la potencia mecánica máxima el método más utilizado para estimar la cualidad anaeróbica aláctica (potencia anaeróbica), al poderse evaluar de forma objetiva el trabajo mecánico externo desarrollado . Aunque es cierto que la potencia mecánica máxima es imposible de cuantificar directamente, ya que no se puede medir la cantidad de tensión muscular generada a nivel del sar cómero, ni la velocidad de contracción del mismo, ni la contribución del resto de estructuras que aportan energía durante la contracción (tejido conjuntivo, etc.), también está descrito que la potencia mecánica medida externamente se considera como un indi cador fiable de lo que ocurre a nivel interno (o de actividad muscular). (Dal Monte, 1983; Vandewalle y cols., 1987; Hertogh y cols., 1991) .
Por otro lado, los tests de laboratorio que pretenden evaluar la potencia anaeróbica son bastante más sofisticados que los de campo, y miden para ello con gran exactitud las fuerzas de reacción con el suelo, la fuerza y la potencia mecánica de un grupo o serie de grupos musculares en concreto, e incluso la implicación de cada uno de ellos durante el gesto; para ello utilizan diferentes tecnologías como la electromiografía, dinamometría con plataforma de fuerza, dinamometría con ergómetros isocinéticos, etc. (Brotons y cols., 1990; Pallás, 1992; MacDougall y cols., 1995; Brizuela, 1996). Las principales críticas realizadas a los tests de laboratorio que valoran la potencia anaeróbica aluden a una inespecificidad entre el gesto técnico deportivo y el gesto técnico del test, y a una artificialidad de las condiciones ambientales (Satori y Tschiene, 1988; Nadeau, 1989). Normalmente precisan de instrumentos electrónicos o mecánicos que requieren una instalación determinada y cuyo manejo exige de una preparación, formación y especialización técnica previa (Navarro y cols., 1997), pudiendo realizarse ya sea sobre plataformas dinamométricas y/o de contacto, o bien en dinamómetros isocinéticos, o simplemente sobre cicloergómetros de freno mecánico y escaleras construidas a tal efecto (Villa, y cols., 1992; Bosco, 1994). Por el contrario los tests de campo que valoran la potencia anaeróbica, a pesar de ser menos sofisticados que los de laboratorio, utilizan un instrumental de fácil instalación y manejo (Villegas y cols., 1986; Navarro y cols., 1997). Muchas veces han sido validados a partir de los propios test de laboratorio, pero reproducen en mayor medida los gestos técnicos específicos

en los que los utensilios de medida pueden simplemente ser cronómetros. 1992) o test de fuerza máxima dinámica (Vittori. Mayhew y cols.. que estiman la potencia anaeróbica son contradictorios. ni tampoco entre los test de campo. 2) TEST DE BOSCO Este test. 1983): 2. 1997a).. 1992. etc. DJ y RJ Squat Jump (SJ): Es un salto realizado con las dos extremidades inferiores a la vez. Pueden utilizarse como tales tests de diferentes distancias de carreras. CMJ. 1999. Genéricamente. Villa y cols. pesas. Este protocolo evalúa la fuerza explosiva sin reutilización de energía elástica ni aprovechamiento del reflejo miotático (Bosco. etc.1. 1990. resistencia a la fatiga) de la musculatura extensora de los miembros inferiores a partir de las alturas obtenidas en distintos tipos de saltos verticales y de la potencia mecánica de algunos de ellos (Bosco y cols. Chamorro.. 1997). y que van a ser nombradas con la misma nomenclatura que se refiere en la bibliografía de referencia (Bosco y cols. 1999).. 1983. Izquierdo y Aguado. y donde generalmente existe un menor control de las condiciones ambientales (Terreros. o bien saltos horizontales y/o verticales. 1990). y describiendo e ilustrando sus protocolos. al menos para ser pruebas que intentan estimar la misma cualidad (McArdle y cols. 1983). 1991). cintas métricas.. efectuando un salto vertical máximo (Figura 2).. Figura 2: Representación gráfica de la ejecución de un Squat Jump . tiene por objeto valorar las características morfohistológicas (tipos de fibra muscular). También ha sido denominado por otros autores como test de fuerza explosiva concéntrica (Vélez. El test de Bosco presenta un protocolo de diferentes tipos de saltos verticales máximos estrictamente estandarizados. previa flexión mantenida de 90º de las rodillas. o mejor dicho. A pesar de valorar lo mismo. tanto de campo como de laboratorio. López-Calbet y cols. 1990) y son de más fácil aplicación en el propio terreno deportivo. los datos descritos en la literatura sobre las correlaciones entre los diversos test indirectos. 1994). funcionales (alturas y potencias mecánicas de salto) y neuromusculares (aprovechamiento de la energía elástica y del reflejo miotático. En el presente apartado se lleva a cabo una revisión de los diferentes tests indirectos de campo que han sido referidos en la literatura específica de la fisiología del ejercicio para valorar la potencia anaeróbica a partir de la medición de la altura del salto vertical. No se han descrito mejores correlaciones entre sí de los tests de laboratorio. se describen sus antecedentes históricos.de cada deporte (McArdle y cols. para algunos autores las relaciones entre los tests indirectos que valoran la potencia anaeróbica (de laboratorio y de campo) son bastante pobres. pudiéndose incluir como ejercicios propios del entrenamiento (Gascón y Terreros. mientras otros describen elevadas correlaciones entre ellos (Beckenholdt y Mayhew. aludiendo a las cualidades fisiológicas que pretenden valorar. Cada una de las modalidades de salto pretende estimar una de las cualidades de la musculatura extensora de la extremidad inferior. 1990. López. 1994. Así mismo. 1990. desde la que se asciende verticalmente sin ningún tipo de contramovimiento o rebote.. esta batería de saltos verticales.. Características de los saltos verticales SJ. GarcíaLópez y cols..

Figura 4: Representación gráfica de la ejecución de un Drop Jump (DJ). 1983). este tipo de salto consiste en realizar un movimiento rápido de flexo-extensión de las rodillas hasta un ángulo de 90º.. Modificando la altura de caída permitiría diferenciar la altura óptima de caída para obtener un mayor salto vertical (Bobbert. También se ha denominado como test de fuerza explosivo-reactivo-balística (Cometti. Evalúa la fuerza explosiva de los miembros inferiores con aprovechamiento del reflejo miotático. realizar un salto vertical máximo (Figura 4). consecutiva y sucesivamente sin pausa alguna formando un ángulo de flexión de rodillas de 90º (Figura 5). Drop Jump (DJ): Es un salto que consiste en dejarse caer desde una altura estandarizada. en tanto que la técnica de salto es igual que la técnica del CMJ: tras cada salto en la plataforma. contactar con el suelo y flexionar rodillas hasta formar un ángulo de rodillas de 90º. Counter Movement Jump (CMJ): Partiendo de una extensión de rodillas en bipedestación.. Figura 3: Representación gráfica de la ejecución de un Counter Movement Jump (CMJ). 1994). 1990. Es necesario destacar que en la aplicación del test RJ el sujeto debe entrar realizando un salto previo desde fuera de la plataforma. Existen varias duraciones estándar para este test (5-10-15-30-45-60 y 90 segundos). Este test ha sido utilizado. Entre otras utilidades de los tests de saltos verticales repetidos puede contemplarse la valoración de la fatiga provocada por una serie de contracciones musculares máximas sin descanso. además de para calcular el índice de resistencia a la fuerza rápida. Así. 1997) o explosivoelástico-refleja (Vittori. 1992). 1990. para consecutivamente y. Repeat Jump (RJ): Es un test de saltos repetidos o CMJs sucesivos. Denominado por otros autores como test de fuerza concéntrico-elástica-explosiva (Vélez. se desciende y asciende rápida. Evalúa la fuerza explosiva con reutilización de energía elástica pero sin aprovechamiento del reflejo miotático. sin pausa. Viitasalo y Komi. para relacionar la capacidad de salto (altura media de los saltos) con las cualidades metabólicas de los músculos implicados durante el mismo: potencia anaeróbica (predominio de la vía anaeróbica aláctica) y capacidad anaeróbica (predominio de la vía anaeróbica láctica). y al RJ60 o test de saltos repetidos durante 60 segundos como un test que permite valorar la capacidad anaeróbica (Bosco y cols. para consecutivamente y sin pausa alguna efectuar un salto vertical máximo (Figura 3). 1978).(SJ). concluyendo que ésta disminuía progresivamente a . Lees y Fahmi. 1992) o test de fuerza explosivo-elástica (Vittori. los diferentes autores se refieren al RJ15 o test de saltos repetidos durante 15 segundos como un test que permite valorar la potencia anaeróbica (Moritani y cols. aceptándose que la potencia anaeróbica es evaluada en el test de duración 15 segundos (Vélez. 1990). así algunos autores han realizado tests de saltos verticales repetidos (³saltos de rana´ o saltos de flexión profunda) para estudiar los efectos de la fatiga sobre la altura del salto. 1990).

es decir. Cuando se pretenda evaluar alguna manifestación de la fuerza en el tríceps sural se utilizan los protocolos DJ y RJ. Es destacable que no debe existir movimiento alguno de flexión o extensión de la cadera en relación al tronco. 1996). El Test de Bosco también permite establecer una curva fuerza-velocidad. Figura 6: Representación gráfica del instante de máxima flexión de rodillas en los saltos verticales SJ. aplicándose la ecuación (Luthanen. 1993). mientras los saltos sin flexión favorecerían a las personas en las que predominan las fibras de contracción rápida o FT o Tipo II. para ello se considera que el sujeto tiene un comportamiento similar al de un cuerpo en caída libre. del peso corporal). todos los saltos se realizan con las dos manos fijadas en la cintura y con un descenso vertical (erguido) del tronco. 1984): . Para el sistema de medición del tiempo se utiliza una plataforma de contacto conectada con un interface a un contador de tiempo de 0. 1994). 1997). La única diferencia descrita entre los protocolos con flexión a 90º y sin flexión es que los primeros favorecerían en mayor medida a las personas en las que predominan las fibras de contracción lenta o ST o Tipo I. 1994. Metodológicamente todos los protocolos descritos (SJ.medida que se realizaban más saltos (Spring y Ruedi. respectivamente (Marina y Rodríguez. en un intento de aislar la contribución de estos segmentos corporales al salto (Figura 6). Los resultados que se obtienen en cualquier protocolo del test de Bosco hacen referencia a la altura de salto. que es una derivada del tiempo de vuelo. DJ y RJ. CMJ. Cometti. etc. no existiendo flexión de rodillas durante el salto. 1995. DJ y RJ) utilizan una flexión estándar de 90º previa al salto. Este tipo de protocolo valoraría igualmente la fuerza explosivo-reactivo-balística y la potencia anaeróbica del tríceps sural. Figura 5: Representación gráfica de la ejecución de un Repeat Jump (RJ). habiéndose descrito estos últimos como ³saltos más reactivos´ (Bosco. test válido para identificar progresos en la fuerza máxima o fuerza explosiva. González y Gorostiaga. 1993).001 s (Psion Organiser II. ya que en cualquiera de las modalidades de salto descritas se pueden realizar protocolos de salto similares en los que se colocarán distintos sobrepesos a los sujetos (20-40-60-80-100%. CMJ. el sujeto debe permanecer lo más erguido posible durante la realización de la prueba. que han de realizar los saltos sobre la plataforma de contacto (Bosco.

. Otros afirman que las consignas del protocolo del test de Bosco (Bosco y cols. Dudosa validez de los índices descritos: Los resultados derivados tras la planificación y control de los efectos de diferentes programas de entrenamiento (Perot. 1989.. F-Bloqueantes del sistema nervioso).. 1991).. 1983): Además.2.Sólo se puede calcular la potencia mecánica externa en una plataforma de contacto en los protocolos de salto de Drop Jump (DJ) y Repeat Jump (RJ). que viene siendo aplicada a diferentes grupos de deportistas desde la década de los 80¶. han dado lugar a extensas discusiones sobre si los índices de elasticidad y reactividad descritos son válidos (Kilani y cols. a la vez que exigen ³estandarizar el desplazamiento angular de la rodilla durante la fase de contacto hasta aproximadamente 90º´. por lo que se cuantifica la contribución del reflejo miotático al salto (Bobbert. no se puede pretender que un esf erzo u sea máximo si está sujeto a las ataduras de la estandarización (Hatze. contrasta con los inconvenientes relacionados con los protocolos de salto del Test de Bosco (SJ. cuantificando el porcentaje de energía elástica que contribuye durante el salto (Bosco y cols. Principales inconvenientes de test de Bosco La gran utilidad de esta metodología. DJ y RJ). y no con una flexión estándar a 90º (Hudson y Owen. y . al número de saltos realizados durante el test y al tiempo de contacto (Bosco y cols. y que han sido referidos en la literatura específica: y Necesidad de estandarizar la flexión de rodillas a 90º: Algunos autores han encontrado mayores alturas de salto y mayores picos de fuerza y potencia registrados sobre plataformas dinamométricas cuando los diferentes saltos se realizaban con una flexión libre de rodillas. porque requieren que los saltos se realicen ³con un esfuerzo máximo´. isquemia por compresión vascular. 1985). 1990) y Índice de resistencia a la fuerza rápida: Cuantifica el porcentaje de altura respecto del salto máximo en contramovimiento que se puede mantener durante una serie de saltos repetidos (Portolés. López-Calbet y cols. atendiendo a ecuaciones preestablecidas que hacen referencia a la altura de los saltos (expresada como tiempos de vuelo). 1994). y Índice de reactividad: Establece una relación entre dos tipos de salto con contramovimiento. de esta batería de tests se pueden derivar los siguientes índices: y Índice de elasticidad: Relaciona el salto vertical con contramovimiento (CMJ) y sin contramovimiento (SJ).. 1996. 1983). 2. 1997b). en uno existe un preestiramiento más rápido y brusco (DJ) que en el otro (CMJ). Bobbert y cols.. 1983) son contradictorias. a la duración total del tests. CMJ. así como la manipulación de la masa muscular y las vías nerviosas aferentes y eferentes de la musculatura implicada durante el salto (isquemia por frío. 1998).

donde se estima la potencia mecánica a partir de la distancia de vuelo en el salto (Fox y Mathews. Errores en el cronometraje del tiempo de vuelo que aumentan exponencialmente al calcular las alturas de salto. pero no reflejando una evolución de estas fases salto a salto.. el número de saltos influye de manera aleatoria en los tiempos de contacto y de vuelo. y sí la expresen. lo cual. Por ejemplo. en tanto que no parece ser la postura ideal para que no intervenga la extremidad superior. en la realización de un salto vertical. 1992. ya que hablamos de un ciclo temporal cerrado. 1983). 1984.. 1988). Morgenstern y cols. Limitaciones del test de saltos verticales repetidos (RJ): Posiblemente sea el protocolo más criticado en la literatura específica por los siguientes motivos:  Reducidas dimensiones de la plataforma de contacto. produciéndose desplazamientos laterales provocados por la necesaria adecuación del sujeto a estudio a sus dimensiones limitadas. Es posible que la técnica utilizada en el test de saltos repetidos sobre una plataforma de contacto de reducidas dimensiones no sea la correcta. por ejemplo. resultando muy difícil poder comparar la variable potencia mecánica obtenida en un test de salto vertical que ha sido realizado en dos tipos de ergómetro diferentes. 1984). mediante la posición estandarizada de fijar las manos en la cintura. 1995). Errores al estimar la potencia mecánica de salto. De otra parte. Por ejemplo.. 1983. el sujeto debería permanecer totalmente erguido durante la realización de la prueba.. durante un test de carrera a la máxima velocidad (Péres y cols. o en el test de salto vertical evaluado según la metodología descrita por Sargent (normograma de Lewis).5 cm. en determinadas ocasiones puede conllevar la obtención de resultados de la capacidad de salto y/o potencia por debajo de las posibilidades reales del deportista (González.... 1996). sobre las plataformas de fuerza la potencia mecánica se calcula a partir de la curva Fuerza-Tiempo. dando como resultado una potencia media a lo largo de los saltos. los resultados obtenidos en los protocolos de más de un salto son reflejo de una media de las fases de contacto y vuelo en función de un número de saltos determinado (Luhtanen. la contribución de la extremidad inferior de la contribución de la musculatura del tronco y del tren superior. Para entender esto es importante recordar que la altura del salto no guarda una relación lineal con el tiempo de vuelo. 1990).y Dificultades para aislar la contribución del tren inferior durante el salto: Es bastante difícil aislar. 1992. o dicho de otra forma. Influencia de la familiarización en la altura del salto vertical. Así no es difícil encontrar que la estimación de la potencia mecánica máxima a partir de la fórmula de Lewis de un mismo sujeto en un mismo salto (de altura 51. lo que hace que la media de las alturas de los saltos no tenga por qué ser igual que la media de los tiempos de vuelo. En la ecuación propuesta por Bosco para calcular la potencia mecánica (Bosco y cols. mientras que en los test de salto vertical sobre plataformas de contacto la potencia mecánica se deriva de los resultados de tiempo de contacto y vuelo (Bosco y cols. proponiéndose cruzar las manos delante del tronco e incluso atadas a él (Morgenstern y cols. sino que dicha relación es exponencial. Por ello no existen correlaciones entre la potencia mecánica según los diferentes métodos. algunos autores han cuestionado el obligado sistema de fijación de la extremidad superior. Metodológicamente.) corresponde y y   . 1992). Zurita y cols. Algunos autores han demostrado que existen problemas para que los sujetos que habitualmente no realizan saltos verticales expresen su máxima potencia anaeróbica en este tipo de ejercicios.. Sébert y cols. La experiencia práctica nos dice que esto es bastante difícil de conseguir. durante el salto no debería existir movimiento alguno de flexión o extensión de cadera en relación al tronco. Viitasalo y cols.

o la fatiga en los diferentes tipos de músculo esquelético (Bosco y cols. y no se puede describir puntualmente la influencia de factores que afecten a los mismos. que representa el alcance final del salto (Figura 7). graduada en centímetros. .. 1988) o las cualidades que influyen en el salto como la fuerza máxima (Häkkinen y cols. Hakkinen.. mientras que la medición en una plataforma dinamométrica resultó ser de 44 W/Kg. ni tampoco las gráficas de evolución de esta variable.. Sébert y cols.. 1997). siendo el protocolo más utilizado el estandarizado por Lewis en 1977 (Martín. a = posición inicial del salto (altura inicial = ha). se obtienen valores de potencia mecánica de 35 W/Kg. 3. De esta forma. Sébert y Barthelemy.. de la pared.. (1990) referencian que en un mismo salto vertical de 47 cm. según la metodología utilizada para calcularla. Figura 7: Representación gráfica de la ejecución de un salto Sargent (Sargent): h = altura del salto.6 W/Kg.1. b = altura máxima del salto (altura máxima = h b ). 1986).. 1991. ABALAKOV Y DAL MONTE Los protocolos de Sargent. Viitasalo y cols. 1990. y 15 W/Kg. situada a partir de una altura de 1. Colocando una plancha vertical de 2 metros de altura. de esta plancha. 1993).50m del suelo y separada 15cm. Test de Sargent Data de 1921 y también ha sido denominado ³test de saltar y tocar´ o ³test de saltar y llegar´ ha sido estandarizado de diferentes formas desde sus orígenes (McArdle y cols. 1993). 1986). 3) TESTS DE SARGENT. Gusi y cols. con el cuerpo lateral a la misma y hace una primera marca (a) con una mano pintada de tiza (intenta llegar a la máxima altura sin despegar los talones del suelo) que representa el alcance inicial del salto. el sujeto se coloca a unos 30cm.. pero siempre evaluando un único salto y nunca una serie de saltos máximos repetidos (Hortobagyi y cols. También se alude a los principales inconvenientes descritos en la literatura para estos protocolos. el tiempo de contacto y la altura del salto.15. (Sébert y Barthelemy. Las metodologías para medir la altura del salto son distintas en cada uno de ellos y se describen a continuación. Por lo tanto. 1986. la altura del salto se calcula restando las dos distancias (Villegas y cols. A continuación el sujeto flexiona libremente las piernas para saltar lo máximo posible y con el brazo en extensión hacer una segunda marca (b). etc. la mayoría de los estudios sobre los diferentes tipos de fatiga analizan la fatiga deportiva y sus repercusiones en un solo salto (Ferretti. los protocolos descritos no permiten obtener la potencia máxima en sucesivos saltos repetidos. Abalakov y Dal Monte tienen en común que hacen uso de la extremidad superior (los brazos) para conseguir la mayor altura posible durante la realización del salto vertical. 1992. 1981). 1993).

Test de Dal Monte Con el mismo fundamento que Abalakov. sino de la elevación del centro de gravedad durante el salto.Lewis (1977). 1986. Figura 8: Representación gráfica de la ejecución de un salto Abakalov (Abalakov): h = altura del salto. 1991. (Smith y cols. y y 3. Moras y López.. Dal Monte (1983).. Esta última puede calcularse a partir de la ecuación: Otros autores también han propuesto modificaciones del test original utilizando diferentes posiciones iniciales y finales de salto: y Unos calculan la altura del salto a partir del alcance con una mano desde parado (a).3. diseñó un test de salto vertical con brazos libres en el que también se mide la distancia de elevación del centro de gravedad. 1990). b = flexión de rodillas y movimiento de brazos. c = altura máxima del salto (altura máxima = h c). por lo que existen estudios en voleibol donde se realiza el test de salto vertical con una carrera previa hacia delante. Incluso algunos.. para lo que se utiliza una correa métrica fijada a la cintura por un extremo.2. Otros calculan la altura del salto a partir del alcance con ambas manos (a). restándolo de la altura máxima lograda con dos manos (b) en un tablero de baloncesto graduado en altura con precisión 1 cm.. a = posición inicial del salto (altura inicial = ha). 1994). Al igual que el test de Sargent mide la capacidad de impulso vertical de las piernas y se realiza con los brazos libres (Vittori. Test de Abalakov Este test utiliza una metodología distinta en la medición de la altura del salto vertical. en este caso el sujeto se coloca un cinturón fijado a la cintura (que se toma como referencia de la .) (Sébert y Barthelemy. 1992. intentan asemejar la cualidad de salto a las características propias del deporte objeto de estudio. libre por el otro extremo y ligada a un marcador (Figura 8) (Bosco. 1995). Gusi y cols. marcándose la altura alcanzada en una tablilla graduada en altura (Hertogh y cols. 1992). 1993). también propuso un normograma que lleva su nombre y una ecuación para calcular la potencia mecánica desarrollada durante el salto (potencia en valores relativos o W/Kg. y como altura final la marcada con una sola mano (b) sobre una tablilla graduada en altura (Villegas y cols. Selinger y Ackermann. pero la medición no es resultante de la de diferencia de dos marcas. 3. 1997).

Abalakov y Dal Monte el punto (a) o alcance no es el punto exacto en el que los pies despegan del suelo. Según la opinión de algunos autores. 1998). 1992.. Principales inconvenientes de los tests de Sargent. 1996).. Morgenstern. Vittori (1990) y Bosco (1994).4. Abalakov y Dal Monte Estos tests han sido ampliamente utilizados para la valoración del salto vertical en condiciones de entrenamiento. Gusi y cols. tanto al compararlo con otros dinamómetros de potencia (plataformas dinamométricas) como al compararlo con mediciones de la cinética de los fosfatos ATP y PC (Sébert y cols.. 1988. se han descrito algunos inconvenientes ligados a su metodología.posición del centro de gravedad) y se sitúa de pie en frente de una columna que le refleja un haz de infrarrojos hasta el cinturón. mientras que otros autores afirman que los brazos deben permanecer estirados y orientados hacia el suelo sin que intervengan en él (López. describen el test de Abalakov como un test de salto vertical en el que se utilizan los brazos. Un trabajo llevado a cabo por nuestro grupo de investigación concluyó que para comparar los resultados de los saltos verticales registrados por los métodos de Bosco y Sargent era necesario que. Errores en la estimación de la potencia mecánica a partir de la altura de salto. Cuando los saltos verticales se realizan sin aislar o fijar la extremidad superior se pueden añadir factores coordinativos que pueden favorecer a diferentes individuos o grupos poblacionales (Hertogh y cols. b = altura máxima del salto (altura máxima = h b). se encuentran problemas a la hora de estandarizar el test. Las citadas conclusiones pueden extrapolarse a los tests de Abalakov y Dal Monte. entre los que destacan: y La contribución de la extremidad superior durante el salto.. ya que éstos lo hacen desde una altura más elevada (³en puntillas´). donde la posición inicial (a) también debería registrarse con el sujeto de puntillas. Delgado y cols. 1997). Problemática en la medición de la altura del salto. Figura 9: Representación gráfica de la ejecución de un salto Dal Monte (Dal Monte): h = altura del salto.. lo que puede alterar los resultados de la medición (Péres y cols. 1990). 1992). 1999). No obstante. y y 4) TESTS DE SALTOS VERTICALES SOBRE PLATAFO RMA DE CONTACTO . en este último. el normograma y la ecuación de Lewis para estimar la potencia mecánica del salto aplicadas a partir de los resultados del test de Sargent parecen subestimar dicha potencia. En el test de Sargent. 3. 1991. a = posición inicial del salto (altura inicial = h a). teniendo en cuenta la demostrada importancia de los brazos durante el salto (Lees y Barton.. por lo tanto. la altura de salto es la diferencia entre la posición inicial del sujeto (ha) y la posición más alta registrada en la columna durante el salto (h b) (Figura 9). intentando marcar verticalmente la mayor altura posible sin saltar (García-López y cols. la posición inicial (a) se registrase con el sujeto de puntillas.

Presenta la ventaja de que la altura de los saltos es registrada mediante un único sistema (plataforma de contacto) de manera que pueden realizarse comparaciones entre saltos con/sin brazos. García-López y cols. después de contactar con el suelo (DJ. CMJ y ABK).0 (García-López.0 En la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad de León se ha diseñado una plataforma de contacto y un software (SportJump-v1.) o durante una serie de saltos repetidos. Tiene capacidad para almacenar los registros en una base de datos. etc. destacando tres novedades principalmente: a. etc. Posibilita visualizar ³on-line´ y almacenar los tiempos de contacto y las alturas de salto de una serie de saltos verticales repetidos. etc. tipo de pavimento. b. c.0) que permiten la valoración de la potencia anaeróbica utilizando varios de los tests de salto vertical que se han descrito (Figura 10). 2000. cualesquiera que sea su naturaleza. pero también puede no limitarse. Permite llevar a cabo protocolos abiertos para registrar las alturas de salto vertical desde parado (SJ. permitiendo así el diseño de tests de saltos verticales específicos o la realización de tests de saltos verticales hasta la extenuación (García-López y cols..). saltos con batidas específicas de baloncesto. caída desde una altura. voleibol.SPORTJUMP-V1. .. junto con las características del sujeto y las condiciones externas de la medición (época de entrenamiento. 2003). Este protocolo puede limitarse a un tiempo determinado (tendrá en cuenta el tiempo real de duración de los saltos) o a un número de saltos concreto (es válido cualquier número entero). Se han publicado varios trabajos en relación al SportJump-v1. 2003 y 2004). carrera.

combinando la sensibilidad necesaria para detectar el despegue y aterrizaje de un sujeto con la resistencia para soportar las elevadas fuerzas generadas en los saltos (García-López. quedando validado para una frecuencia de 500 Hz. 2003).0: o En un primer momento.0. validación y aplicación del sistema SportJumpv1. se pensó en la necesidad de elaborar un software que permitiera la realización de todo tipo de saltos verticales sobre la plataforma. sensible a bajos niveles de fuerza durante la batida.98 y p<0. capaz de registrar los tiempos de vuelo con precisión de milésimas de segundo.. a pesar de que existían diferencias cuantitativas en la medición del tiempo de vuelo debidas al accionamiento mecánico de la plataforma. 1983). Además. Se demostró que no existían errores en la medición del software. El resultado fue la creación del software SportJump-v1.001).Figura 10: Sistema SportJump-v1. 2000). gracias a un mayor número de sensores por unidad de superficie. e independiente de la inestabilidad del sistema. y de mejorar las plataformas de contacto existentes. compatible con un entorno Windows.. se diseño la plataforma de contacto modificada. y a una menor resistencia de éstos a cerrar el circuito de varillas que indica el inicio y final del salto. cuando se compararon los registros con los obtenidos simultáneamente mediante el contador Psion Organiser II de la plataforma de contacto Ergojump (Bosco y cols. En todo caso. se demostró que las mediciones de este o . Las correlaciones con el método considerado de referencia (plataforma de fuerzas) fueron altamente significativas (r2 =0. Ventana del protocolo de saltos verticales repetidos ( Repeat) del software SportJump-v1.0 (abajo). y que es fundamental para estimar la altura del salto (García-López y cols.0 para la medición de saltos verticales (arriba). En la segunda fase se llevó a cabo la validación de todo el sistema que mide el tiempo de vuelo. Se pueden identificar tres fases en el diseño. Dichas diferencias se identificaron y corrigieron.

se ha presentado un sistema que permite realizar un protocolo abierto de saltos verticales (SportJump-v1. Bobbert.A. An approach to noninvasive fiber type determination by NMR. y también para constatar sus modificaciones debidas a programas de acondicionamiento físico general. programas de entrenamiento de la fuerza.. También se han descrito sus metodologías. Gutiérrez. J.. En conclusión. Physiol. M. O. O. 10 (1): 53-54. S. J. R. habiéndose aplicado con éxito en la valoración funcional de diferentes grupos de poblaciones. y Morehouse...M. CMJ. destacamos que en el ámbito de la valoración funcional del deportista. estructurales (miotipología. Drop jumping as a training method for jumping ability. comentando los principales inconvenientes de las mismas. y programas de entrenamiento específicos en un deporte en particular. H. etc..E. baloncesto.F. y en especial. Fitness 23 (3): 326-332. Appl. voleibol y atletismo (Villa y cols. Bobbert. Boobis.).0 también ha permitido ampliar el número de protocolos de salto vertical seleccionados (se han realizado. 28 (11): 1402-1412. (1996) Contribution of phosphocreatine and aerobic metabolism to energy supply during repeated sprint exercise. judo.. Sports Med. caracterizándose por ser el único validado científicamente.). baloncesto.F... Phys. . Borsetto.G. Biomechanics IV . el SJ.E. C. la altura de salto. J. fútbol. C. Litjens. 2000). 1999.último no respondían a la misma lógica. y por consiguiente. de esta cualidad. desde en los últimos 5 años se han podido llevar a cabo valoraciones en grupos de poblaciones adultas (Tabernero y cols. (1989). Bar-Or. Int. 2004). (1996). García-López y cols. A. En Nelson.L.. J. Estas valoraciones han servido para conocer el nivel de condición física de los sujetos evaluados en relación a esta cualidad. 9 (1): 7-22. a pesar de la importancia de la potencia anaeróbica en un amplio número de disciplinas (carreras de velocidad y lanzamientos en atletismo. En el presente trabajo se ha llevado a cabo una revisión de los principales tests que evalúan la potencia anaeróbica mediante la utilización del salto vertical. etc.0). L. (1990). deportes colectivos. Existe todavía un vacío importante entre la medición (tests directos) de variables metabólicas (ATP. La herramienta SportJump-v1. 2003) y deportistas practicantes de ciclismo. (1974). sobre plataforma de contacto. Universidad de Baltimore: 572-577.. balonmano. Beckenholdt. y la estimación (tests indirectos) de las mismas mediante tests de laboratorio (Cicloergómetro. A. Sargent. de manera que.Ed. Bases bioquímicas de la fatiga muscular durante esfuerzos máximos de tipo anaeróbico (0 a 30 segundos).K.J. Med. Bongbele. etc. etc. 5) BIBLIOGRAFÍA Ayalon.C.M. Bogdanis.) o de campo (Bosco. subestimando el tiempo de vuelo. Nevill.). La validación que se ha comentado no había sido realizada por ningún otro autor. Lakomy. Van-Soest.. A. o La tercera fase se desarrolló de forma paralela a la anterior. etc. elasticidad muscular... J. Sports Med. RJ y ABK) y adaptarlos a las características de las poblaciones objeto de estudio (pueden medirse saltos específicos en disciplinas como el voleibol. (1989)..A.).. Relationships among mesurementes of explosive strenght and anaerobic power.A. Finalmente.. 6 (21): 399405. Sports Exerc. K. Mayhew. Why is countermovement jump height greater than squat jump height?. etc.. M.C.). F. y constituye una gran diferencia con la plataforma de contacto Ergojump.. Sci. Specifity among anaerobic power test in male athletes. Conconi.. PC. Boicelli.. A.. M. DJ. Archivos de Medicina del Deporte. Baldassarri. M. estudiantes de educación física (Herrero y cols. C.. 80 (3): 8 76-884. la evaluación del metabolismo aeróbico ha sido mucho más habitual que la evaluación del metabolismo anaeróbico. Sports Med. G.A. Margaria-Kalamen. Gerritsen. de los saltos verticales repetidos del test de Bosco. (1983).H. Inbar.

K.. Gorostiaga. Aplicación al alto rendimiento deportivo.. M... Villa. J. Eur. Appl. Archivos de Medicina del Deporte. Bosco. D. J. Soria... J. García-López.C. Goiriena. Valoración dinamométrica específica en medicina del deporte. esp.A.G.. C. (1999). J. La valoración de la fuerza con el test de Bosco. J. 32: 271-278. Chamorro.J. (1991).J. The validation of a new method that measures contact and flight times during vertical jump. Bosco.. (1999). Paidotribo. Rodríguez.. Arús. (2000). (1996). J. R. (1990). J. Archivos de Medicina del Deporte. J.C. Sports Med. Tesina de Licenciatura. G. (1994). Evaluación de las cualidades anaerobias del deportista. (1992). (1994). Villa.C.. Bosco. (2003).. muscle fiber and metabolic characteristics of leg 31 . Melloni. Physiol.L.A.. Barcelona. Alonso. Fekete.C. J.A. (1997). J. 51 (1): 129-135. Actualizaciones en Fisiología del Ejercicio. 12: 87-136. (1983).L. Tesis Doctoral.. 47 (264): 39-43. S..S. Universidad de León. G. 16 (Sup.. Valenzuela.. Physiol.. C. Ed. (1988) Aspects fonctionnels de la recuperation des efforts brefs et intenses. Komi P.. E.A. Apunts. (En prensa). J. Prat. F. A.): 553. Vives. Gusi. 2 (2): 61-90. C. Validez comparativa y fiabilidad de dos métodos para la valoración de la fuerza de salto vertical. P. G. (1983). Fox. J. J.P. Villa. J. J. J. 9 (34): 159-163. INDE. Chavarren.. P. Monod. Apunts. Ed. Control del entrenamiento en atletas de alto nivel sobre el propio terreno. (1995). J. Delgado. Vandewalle. 27 (106): 247-254. (1984). García-López.. J. H. Peleteiro. Aplicación de la batería Eurofit.. J.. (1990). Dorado. C. J.. Villa. 20 (93): 28-34. Herrero.V.. H. Gascón. (1981). P.S. 16 (Sup. Sanchís. Sansoni.A. Rodríguez. Effect of combined concentric and eccentric stregth training and detraining of force-time. J.Bosco. J. González..... Serie ICD. Morante. J. Ed. CAR NEW 16: 4-7. M. Ferretti. J. (2004). Firenze. K... Paidotribo. Brotons.G. Tihanyi. Hakkinen. Appl. J. (1995).P. J. Apunts. C. M. N. G.A. Morante.G. López. Bernús. 50 (2): 273-282. Universidad de León. Validación biomecánica de un método para estimar la altura de salto a partir del tiempo de vuelo. Gutiérrez.V.. Apor. Rodríguez. G. Revue E.M. Dal Monte.. A.. P. J. Aspectos fisiológicos de la preparación física del futbolista. Mechanical power test and fiber composition of human leg extensor muscles. esp. R.. Vigot.. Morante. Aplicaciones tecnológicas para la valoración biomecánica de la cinemática del salto vertical y la evaluación funcional de un umbral anaeróbico interválico en el fútbol. La valutazione funzionale dell´atleta. Rodríguez-Marroyo. Bases Physiologiques de l¶activité physique. de Medicina del Deporte. Komi. Paris.. Brizuela.V. Eur. D. A simple method for measurement of mechanical power in Jumping. J. Comparación de saltos verticales realizados según las metodologías de Bosco y Sargent. Náser. García-López. Int. C.A. J. González. Archivos de Medicina del Deporte. Cometti.. González. J. García-López. Tesch. J.. Marina. Peleteiro. Barcelona: 30-43. J.. Mathews. Arch. Terreros. García-López. J. (1997) Facteurs de la performance: la pliometrie. Péres. Efectos de la administración de suplementos de creatina sobre el rendimiento... Estudio por P-MAS del PH muscular durante la recuperación de esfuerzos de intensidad elevada y corta duración. Luhtanen P. Alternativa instrumental al test repeat jump de Bosco: El pulsador plantar perfeccionado... 14 (59): 213-221. Archivos de Medicina del Deporte. J. 38 (214): 5-7.L.. J. Fundamentos del entrenamiento de la fuerza. A.. Ed. (1997). Nogués. Barcelona. 27 (106): 255-263.A. E. Komi. Especificidad de los tests indirectos que valoran la potencia anaeróbica..): 580-581.. Revue E.G. Morante. G. (1983). Biomecánica del salto de altura. (1996).. J.

C. Adrian. J. R. Mercier. Wenger. Barton.. Martín. Performance of females with resect to males: the use of stored elastic energy.J. Owen. J. Herrero. Estudio de la reproductibilidad de los valores obtenidos en diversos tests de saltos. N. D. Fractional use of anaerobic capacity during a 30. J... R. .H.P. Block of the stretch reflex of vastus lateralis during vertical jumps. Human Mov. (1985). Concepto. Apunts. 7 (3): 207-213. J. Universidad de León.D. Cortadellas. M.. H.D). (1994).. (1989). Appl.D).A. H. Apunts. J. Factor analysis of various anaerobic power test. Archivos de Medicina del Deporte. López-Calbet. Physiol.A. (1988).L.. Voluntary and reflex responses to fatigue wirh stretch-shortening exercice. Evaluación física de los jugadores de fútbol.S.. MacDougall.. Biomech. Biomechanics IX-A. Arteaga. The interpretation of relative momentum data to assess the contribution of the free limbs to the generation of vertical velocity in sports activities. 14 (62): 493-503. Human Kinetics. M. Actualizaciones en Fisiología del Ejercicio. Aspectos biomédicos y funcionales. Kilani. Optimal drop heights for plyometric training. Gapsis. Dooly. Tesina de Licenciatura. J.. H. Sci. López . J.C. 8 (4): 13-22. Palmer. J. Fahmi. Ed. P. clasificación y utilidades de los test de campo. (1986). Evaluación fisiológica del deportista. Martín. C.. Universidad de León.E..M. Can.J. García. Ergonomics. J. En Actas de las III Jornadas de Biomecánica aplicada al deporte. López-Calbet. Revista de Entrenamiento Deportivo (R.. E. (1993). Micallef. C. Hudson. Phys. (1992).. Fitness. M. Rodríguez. Hertogh. Science & Sports. (1997b).. 30: 233-244. (1997a). Science & Sports. (1999). J. C. 8 (3): 247-269. 3 (2): 50-58. y cols. Barcelona.A.and a 45-s Wingate test. 14: 127-140. Revista de Entrenamiento Deportivo. (1991). J. 14 (6): 503-511. J. Métodos de valoración del metabolismo anaeróbico. Rapidez. Green.L. Paidotribo. En González y Villegas. Lees. D. (1984). F. Aguado. W.. Ed...A. Mayhew. (1991).. 1 (4-5): 70-79. J. 76 (3): 308-313. Test d´evaluation de la puissance maximale. 17:13-22. R. López-Calbet. Micallef. J. J. (1994). J. Sports Med.P. Waterloo: 50-54. Luthanen. Gender differences in anaerobic power tests. Izquierdo. 37 (1): 141-148. Perrin. Ferragut.. H. Hortobagyi. Sports Sci. (1995).L. Appl.extensor muscles.. Validity and reliability of methods for testing vertical jumping performance. (1994).J. 16 (2): 142-150.. G... Salm. López. Relación entre la capacidad de salto y la aceleración. Lees. P. Valoración del deportista. 28 (2): 138-144. J. Ed. 21 (82): 99-102. (1997). J. FEMEDE. García-López. Marina.G.A. J. Puissance anaérobie maximale chez l¶adolescent (étude transversale). Pamplona. En Winter.P.. Kroll. Vaissière. (1987).. Chavarren. Hertogh. Sports Sci. (2003). M. C. J.. Valoración de las distintas expresiones de la fuerza de salto en gimnasia artística. aceleración y velocidad. Hatze. Lambert.J. 2 (2): 1-8. León.. A. T. 6 (3): 185-191. J. X.L. Sports Sci. J. (1998). D. Martín.. J.J. Influencia del entrenamiento con estimulación eléctrica neuromuscular en la fuerza y la velocidad: su aplicabilidad al ámbito del rendimiento deportivo.. (1998).A. Evaluación de la potencia y de la capacidad de salto. Scand. F. Champaign. (1996). Manning.A.. Archivos de Medicina del Deporte. S.. Revista de Entrenamiento Deportivo (R.A.E. Dorado.. 3 (9): 71-74. Estimación de la producción explosiva de fuerza: consideraciones y tópicos. Eur. F. Desarrollo de un software para el cálculo de la potencia mecánica en el salto con plataformas de fuerza. Appl. J. (1990). III. La fuerza relativa (Fr). Eur. A.

D. Cinesiologie... Oddson.E. Physical. Fís. W. J.C. Chillaron. Cervera. Conceptos y definiciones.. Kühne.A. En González-Gallego. L.A. G. Appl. Ribas.E. G. A. J. Ed. 4 (5): 14-18. A. Comparaison de trois méthodes de mesure de puissance maximale anaerobie des membres inférieurs.L. Physiol. Fisiología del ejercicio: energía. Relación entre diferentes tests de salto en voleibol utilizando la plataforma de Bosco. Samuels. 2 (4): 2-11. D. J. (1992). 10 (19): 45-51... Pablos. Thorstensson. U. Porta.. 8 (4): 269-270... Perot. Ed. Insuffissance des appareils de musculation.... Aragonés. Ruedi. L.. 229-230: 91-117. Parrero. (1989). J. París: 102-103. R. Vandewalle.. Fuerza. (1990). Electromyographic evidence of selective fatigue during the eccentric phase of stretch/shortening cycles in man. Satori.. Katch. H. Stud. Madrid: 237-278. Katch. Manual de instrucciones. La electrónica en el deporte. Navarro. (1990). 60 (2): 133-138. 26: 188. (1988). (1990). Análisis comparativo del test de Bosco con técnicas de video en 3 D Peak Performance.. y cols.. Moras. Puissance anaerobie alactique et detente verticale: mesure ou calcul?. Sargent.. H.E. Barthelemy. P. Etheridge. 15: 13-22. Portolés. 29 (113): 225-231. Scriba.. Spring. Aplicación y seguimiento mediante análisis biomecánico del entrenamiento de la fuerza explosiva En . J.. Fisiología de la actividad física y del deporte. (1997). Pérez. (1996). Sebert..T. (1990). J. Interamericana McGraw-Hill. Rev. S. Watson. Physical test of man. GRAPH. Y. López. Physiol. physiological and performance differences between Canadian national team and universiade volleyball players. (1992)..L. Boutellier. W. En Métodos de estudio de composición corporal en deportistas. 60 (6): 425-429. M.I.. cinemáticos y fisiológicos. Power Volleyball.. H..S..A.Physiol. L. de.. Alonso. Pallás. F. Ackermann. Revista de Entrenamiento (R.M. La evolución de la teoría del entrenamiento. J. J. 2 (1): 24-38. Rendimiento deportivo: parámetros electromiográficos (EMG). J. J. J. A.. nutrición y rendimiento humano. (1995).. Apunts Educ. (1993). I. Schwegler.. Noninvasive measurement of muscle high-energy phosphates and glycogen concentrations in elite soccer players by 31-P and 13C-MRS. Selinger. Revista de Entrenamiento Deportivo (R. Ed. MAC. Madrid: 55. Ruano. Vigot.J.T..A. Ed. Thomas. Actualizaciones en Fisiología del Ejercicio. . Sports Exerc. Tschiene. Boulay. McArdle. Madrid. D. Dietman. (1992). Barcelona. The Margaria-Kalamen anaerobie power test: norms and correlates.L. J. Le reflexe monosynaptique d'etirement: aide a l'evaluation des effets de l'entrainement sur la myotypologie?. H. Roberts. C. Appl. Pacheco. C. F. (1994). Rodríguez. Monod. 27 (121): 241-249. Entrenamiento de la fuerza en el fútbol. Science et Motricite. Med.P. (1992).. Alianza Deporte. 19 (3): 141-150. A simple device for measuring a vertical jump: description and results.. Madrid: 27-54. Nadeau. S. O... (1921). Piper. F. Ministerio de Educación y Cultura.. Ministerio de Educación y Cultura. J. Psion Organiser II (1996).. D. En Schneider. Ed. Sébert.). E. Ferro. Valoración funcional de la capacidad de rendimiento físico. J.L. J. Ed. Eur. 61 (3-4): 271-273. P..). Eur. Douguet. M. D. D... G. V. 31 (11): 1580-1586.L. M. BuchlI. Zehnder. 32: 119-130. Fitness: Movilidad-Fuerza-Resistencia. Smith. Ortiz.. Valoración antropométrica de la masa grasa en atletas de élite. C. Barcelona: 272-279. Apunts . Morgenstern. J. V.. Sports Sci.. 10 (2): 131-138. (1992). Sci. M. Science & Sports. Beckenholdt. (1993).D.. R. Mayhew.D. J. E. Human Mov. G. B. S. Estudio de la saltabilidad en voleibolistas cubanos de alto rendimiento.. Barthelemy. Péres. (1999). (1991). T. (1990). Ed. (1988). Am. Phys. Rico-Sanz. T. P. Moritani. R.A. Mundo electrónico.

4 (3): 2-8. (1992). Si profundizamos en este modelo se observa que.. M.. C.. El entrenamiento de fuerza para la mejora del salto. S. Oesterback. Ed. Morante. (1987). FEMEDE. 61: 74-79.T. aunque esta hipótesis no ha sido aceptada en investigaciones más recientes (Dowling y Vamos. J. (1999).A.G. J. Vélez. (1986). (1995).L. M. En Santonja.A. Appl. J. 10 (5): 401-413. J. 3 (9): 61-70. J. Eur. y Villegas. 4 (4): 268-298. 40 (1): 7-15. a su vez. 30: 41-49 Tests de salto vertical (II): Aspectos biomecánicos. Ed. Balagué. López. Sports Sci.. Moreno. Pamplona: 427-456. Márquez. Cambios en el nivel de condición física relacionada con la salud en mujeres participantes en un programa municipal de baile aeróbico. C. J. Standart anaerobic exercise tests. J. Métodos Indirectos. Apunts. (1992). L.. Villa.G. Repercusiones sobre el elemento contráctil y elástico muscular. García-López. J. que es la suma del impulso de frenado (IF) y el impulso de aceleración (IA) generado durante la batida. Alen. Viitasalo. (2000). N. Villegas. M. Rahkila. (1999).Tabernero. J. 29: 139-156.T.. Vertical jumping height and horizontal overhead throwing velocity in young male athletes. C. al margen de la masa del sujeto que salta (m) existen una serie variables cinéticas (fuerzas) que influyen en la altura del salto vertical y que dependen del impulso generado en el suelo (Iz). J. Martínez. Komi.. P. Madrid: 23-34. (1990). Apunts.. Martínez. Peres. Archivos de Medicina del Deporte. C. J.. . J. J. M..T. (1978). Valoración funcional del metabolismo aeróbico..O.. Villa.).. Para Hochmuth (1973).E. Aspectos biomédicos y funcionales. Libro Olímpico de Medicina Deportiva. R. García-López..E. Terreros.. 1988).T. Valoración del deportista. G. En González. B. Evaluación en jóvenes y niños. cuando en la realización de un salto vertical máximo la relación IF/IA es de 1/3. H. Apunts: Educación Física y Deportes.. Ésta dependerá de la altura inicial del centro de gravedad (CG) cuando todavía se está apoyado en el suelo (Hd) y de la máxima altura del CG durante el vuelo ((H). se puede afirmar que dicho salto es óptimo. González-Gallego. Vittori. 1993). D. (1992). Viitasalo. J. Bases para la evaluación de la condición física y la preparación deportiva.J. Archivos de Medicina del Deporte. Zurita. Monod.. esta última dependerá de la velocidad de despegue (Vzd). Revista de Entrenamiento Deportivo (R. Peleteiro. Test de campo.. 16 (72): 315-324. El entrenamiento de la fuerza para el sprint. Test de campo.. J. Villa. Force-Time Characteristics and Fiber Composition in Human Leg Extensor Muscles.D.. Vandewalle. García-López.A. J. 1) INTRODUCCIÓN El análisis biomecánico del salto vertical (Figura 1) determina que el criterio de eficacia del salto es alcanzar la máxima altura del centro de gravedad (Hmáx) (Hay. P. J. Sports Med. Physiol...V.G. De Paz. J. El entrenamiento de la fuerza explosiva. H. Perfil de fuerza explosiva y velocidad en futbolistas profesionales y amateurs.

modelos segmentarios del cuerpo humano. Sin embargo. Por ello. Baca. se realiza un análisis comparativo entre todos ellos. (Kibele. etc. este proceder exige el uso de fotogrametría para calcular la posición del CG durante el salto. (H= Hmáx ± Hd. 1967). por lo que la medida directa de (H podría llevarse a cabo conociendo la posición exacta del CG en los momentos de despegue y de inversión en su trayectoria de vuelo (Hatze. Rodano. que también se puede medir la altura del salto vertical considerando la diferencia entre dos marcas realizadas con la mano como representativas del recorrido del CG durante el salto (Baca. utilización de parámetros inerciales. 1998). Por ello. Para finalizar. y sobre una plataforma de contacto se puede medir el tiempo de vuelo (Bosco. Se han publicado multitud de trabajos sobre el rendimiento en el salto vertical y los posibles factores que lo influencian. 1998). siendo una metodología que conlleva errores inherentes a su protocolo: identificación de puntos anatómicos. Hatze. pero mediante técnicas fotogramétricas también se puede medir la velocidad de despegue del CG (Kibele. los entrenadores y científicos deben asegurarse de que sus procedimientos no conllevan errores mayores que las diferencias que pretenden medir (Kibele. para valorar las mejoras debidas al entrenamiento en deportistas de élite. 1993. 1998. En el presente trabajo se explica y discute el fundamento de los diferentes métodos con los que se puede medir la altura del salto vertical. las variaciones de unos pocos centímetros son importantes. 1999). 2) MÉTODOS DE MEDICIÓN DE LA ALTURA DEL SALTO VERTICAL En la actualidad existen gran número de procedimientos o rutinas para medir la altura del salto vertical: sobre una plataforma de fuerza se puede calcular la velocidad de despegue del CG y el tiempo de vuelo (Hornebeck. 1998. 1998). Como se ha expresado. 1999). 2002). claro está. 1983). por ejemplo. Esta circunstancia ha provocado que los autores utilicen otras metodologías para medir (H (Dowling y Vamos. pero pocos trabajos se han ocupado del aspecto metodológico que conllevan las rutinas estándar utilizadas para medir el salto vertical (Kibele. Es importante conocer cuál es la validez y fiabilidad de los diferentes métodos con los que se puede medir la altura del salto vertical. etc. y para entender qué características tienen en común todos estos procedimientos los hemos clasificado en tres grandes categorías o metodologías: .Figura 1: Análisis biomecánico del salto vertical (adaptado de Hay. 1998). se exponen las perspectivas de futuro sobre el uso de los métodos descritos y sobre algunos aspectos que todavía no han sido investigados. ya que. basado en recientes investigaciones específicas. 1988). y posteriormente.

Dal Monte. 3..01) y 7cm (p<0. la cabeza (Sébert y cols. En un estudio donde se compararon las alturas de salto registradas por diferencia de marcas y por tiempo de vuelo durante la realización de saltos verticales desde parado y con carrera (modalidad de Sargent) desveló que existían diferencias significativas de 7. Así por ejemplo. 1998).8 cm (p<0. la posición de ésta puede variar en el momento de máxima altura del salto con respecto al momento de despegue. Por ello se propuso modificar la posición inicial. (1990) colocan un arnés en la cabeza del sujeto que salta. Lo mismo ocurriría cuando se realiza un salto según la modalidad de Sargent (1921). La explicación fue que en el salto según Sargent. etc. Figura 2b: Análisis de la posición del CG durante un salto vertical. Figura 2a: Representación gráfica de la metodología de cálculo de la altura del salto vertical por diferencia de marcas. Medición del tiempo de vuelo del salto vertical. 1997). Entre los posibles inconvenientes que conlleva utilizar esta metodología destacamos. 1938. 1921). cuando Sébert y cols.1. 1983).. También se puede calcular el centro de gravedad como punto de marca (Figura 2b). la cintura (Abalakov. 1990). 2. y La trayectoria del segmento corporal con el que se lleva a cabo la marca no tiene que ser necesariamente la misma que la descrita por el CG. pudiendo considerarse una parte del cuerpo como la mano (Sargent.1. etc. Integración numérica de los datos fuerza-tiempo de la batida. para lo que es necesario considerar el cuerpo humano como un sistema de segmentos rígidos y llevar a cabo una filmación en vídeo o cine durante la realización del salto (Hatze. 2. Diferencia de marcas Esta metodología se basa en la medición de la distancia entre dos marcas (Figura 2a). Posteriormente se compararán las similitudes y/o diferencias la altura del salto vertical registrada por cada una de ellas.01) a favor de la metodología de diferencia de marcas. y los hombros mucho más basculados en el momento de máxima altura del salto (Gusi y cols. realizando la marca con el sujeto puesto de . ya que la extremidad superior y el costado del sujeto ejecutante pueden encontrarse mucho más estirados. las posiciones inicial y final del salto son muy diferentes a cuando el sujeto abandona y cae en la plataforma de contacto (Figura 3). Diferencia de marcas.

2. etc. los problemas ligados a los puntos anatómicos marcados son comunes a los descritos cuando se utiliza fotogrametría. A su vez. (Soto. a veces la digitalización no se realiza sobre marcadores colocados en el propio sujeto que salta. etc. se hará de una manera constante en los momentos de despegue. y algo inferiores en el salto con carrera (p<0. 1993. Plagenhoef. el modelo de segmentos del cuerpo sí puede afectar a los resultados.001). 1996. 1955. 1998. y ambos determinarán los puntos anatómicos que deben marcarse (Gutiérrez. y afectan a que la reproducibilidad del método sea menor: los puntos marcados sobre articulaciones no son fieles representantes de los centros articulares. desapareciendo así las diferencias entre ambas metodologías y encontrando elevadas correlaciones cuando el salto se realizaba desde parado (p<0. ya que considerar el tronco como un segmento rígido o como tres segmentos articulados. si se lleva a cabo un análisis 2D no deben quedar puntos ocultos. 1985.01) (García-López y cols. conversión de los datos y frecuencia de muestreo) y a las dificultades para calcular la altura del salto por diferencia de marcas del CG. deLeva. 1962). 1990).. máxima altura y aterrizaje. numerosos autores utilizan la integración numérica fuerza-tiempo como método de referencia para medir la altura del salto vertical (Dowling y Vamos.). el modelo escogido debe ajustarse al modelo de los parámetros de inercia calculados para cada uno de los segmentos (Clauser y cols. 16 segmentos (Dempster. Figura 3: Diferencias entre las posiciones iniciales del salto en el Test de Sargent (A). . Zatsiorsky y Seluyanov. 1991). Integración numérica de los datos fuerza -tiempo de la batida Utilizando plataformas dinanométricas se pueden registrar las fuerzas de reacción con el suelo durante la batida del salto vertical con una precisión muy alta (100-1000Hz). 2. i calculando la altura del salto ((H) a partir de la velocidad de despegue y el efecto de la deceleración de la gravedad sobre ella (Hornbeck. Elegir uno u otro modelo de los parámetros de inercia resulta intrascendente para el cálculo de la altura del salto vertical. Sin embargo.. Kibele.puntillas. etc. 1967). ya que se subestime o sobreestime ésta. y El cálculo del CG exige la utilización de un modelo de segmentos del cuerpo humano: 9 segmentos (Yeadon. 1998). 1969. y a su vez estos segmentos pueden estar dispuestos de manera diferente en las posiciones de despegue y aterrizaje (Kibele. 14 segmentos (MacDonald y Dapena. Por último. o el segmento tronco-cabeza en lugar de los segmentos tronco y cabeza puede alterar el calculo del CG. Debido a las mejoras tecnológicas en las plataformas de nueva generación (calibración de la plataforma. Aplicando las fórmulas adecuadas podremos obtener la velocidad y el impulso a lo largo de toda la batda. 1995). y en los Tests sobre plataforma de contacto (B). 1999). 1999).

Esta metodología se fundamenta en que. que multiplicada por el intervalo de tiempo entre t2 y t1 (dt) nos dará la velocidad vertical del CG (Vz). A partir de Vzd la altura del salto vertical ((H) se calcula mediante la siguiente ecuación: Entre los posibles inconvenientes que conlleva utilizar esta metodología destacamos: y Determinación exacta del peso corporal (mg) y la masa (m) del sujeto antes del test. Baca. se puede calcular la aceleración que sufre el CG del saltador (igualdad entre impulso y cantidad de movimiento). Restando el peso del sujeto (mg) a la fuerza vertical registrada en la plataforma (Fz) y dividiendo el resultado entre la masa (m) obtendremos la aceleración. la velocidad del CG en cada instante de la batida (dependiendo de la frecuencia de medición de la plataforma). 1999). conociendo la masa del sujeto y los valores de fuerza durante la batida del salto. Kibele (1998) propone utilizar el ³peso y la masa corporal específicos´ durante la . 1998. La ecuación es la siguiente: Una vez obtenida la velocidad vertical del CG durante la batida (Vz) debemos identificar la velocidad en el momento de despegue (Vzd). que coincide con el instante en el que deja de registrarse fuerza en la plataforma. y a partir de ésta y del tiempo. Figura 4: Curvas fuerza-tiempo (línea azul discontinua) y velocidadtiempo (línea fucsia continua) de un salto vertical en contramovimiento (CMJ). En la Figura 4 se representan las fuerzas verticales (Fz) y la velocidad vertical del CG (Vz) durante la batida de un salto vertical en contramovimiento (CMJ).Hatze.

por lo que el error al determinar el momento del despegue fue insignificante. Baca. en tanto que el CG no desciende en caída libre desde esa altura. Si se conoce la altura de caída del DJ (HDJ). el método de integración numérica de los datos fuerza-tiempo de la batida puede considerarse como método de referencia. Baca. esta velocidad será sumada a la Vz. pero se identifican dos fases críticas. Para Kibele (1998). su error fue menor del 2%. afirmando que este procedimiento no conllevaría un error mayor del 0. 1998. 1993). Según este autor. 1999). a partir de HDJ (HDJ= Vo2/2g). La variación del peso y de la masa en la realización de varios saltos verticales en una misma sesión no es superior a un 1%. y según Baca (1999). en tanto que pudo determinar el despegue con una precisión de s 1ms. ya que en la . Si la frecuencia de muestreo de los datos de fuerza es demasiado lenta. Vo se puede calcular de dos formas: cuando sólo se dispone de una plataforma. porque los valores de fuerza anteriores al inicio del salto son más variables (exigencia de una flexión de ro dillas a 90º). 1999). se puede llegar a cometer un error de 5 a 10 ms en determinar el inicio del salto sin que afecte considerablemente a los cálculos de integración. Respecto a los convertidores A/D utilizados. el error en la medición de fuerzas sería constante para todas las medidas de fuerza (peso del sujeto y fuerza durante la batida). pudiendo impulsarse ligeramente los sujetos hacia arriba o dejarse caer sin liberar todo su peso del soporte de caída (Baca. Análisis de la Vz en un DJ. aunque reconoce que es mucho más difícil aplicarlo cuando se realiza un SJ. ambos autores consideran un convertidor A/D con una resolución de 12 ó 16 bits aporta suficiente resolución para considerar que los errores debidos a este componente son despreciables (Kibele. su error fue menor del 0. Esto ocurriría a lo largo de toda la batida. se producen errores en la integración numérica de la curva fuerza-tiempo (Baca. el procedimiento descrito elimina los posibles cambios de fuerza en los sensores extensiométricos. adaptando el soporte de la caída a una de ellas y calculando Vzd del soporte. 1999) y 2000Hz (Hatze. 1000Hz (Kibele. 1994). determinando este instante con una precisión de s 2ms. pero el principal problema es determinar cuándo se inicia el salto y cuándo acontece la fase de vuelo. Para calcular la Vz durante la batida en un DJ es necesario conocer la velocidad del CG antes de que el sujeto contacte con la plataforma (Vo). que son. siendo mayor el error que puede introducirse al calcular Vz y el desplazamiento del CG (}2%). que se calcula según la ecuación anteriormente expuesta. Sólo este autor comenta que el umbral utilizado en su estudio fue de 5N en ambas fases. mientras que las fuerzas producidas durante el salto vertical son dinámicas y no lineales. el inicio del salto (error }0. Para Kibele (1998). y Calibración de la señal de fuerza y su conversión en dígitos. La calibración de la señal de fuerza de una plataforma dinamométrica se lleva a cabo mediante cargas lineales y estáticas. pero errores mayores de 2 a 3 ms en determinar el despegue del salto afectarían en gran medida a las variables Vz y desplazamiento del CG. y y A pesar de los inconvenientes comentados. que será sumada a Vo calculada según la ecuación anterior. si se dispone de dos plataformas.2%. 1998. 1998). aunque no debiera ser considerada como método de referencia. Según Hatze (1998). y que en la fase de despegue encontró un ritmo en el cambio de los valores de fuerza de 10 a 15 N/ms. Frecuencia de muestreo de la plataforma de fuerza. para ello utilizó cargas lineales mayores de 1000N. Baca (1999) calibró sus plataformas de fuerza Kistler (1000Hz) previamente a la realización de un DJ.41%. por lo que no afectaría al cálculo de Vz y de desplazamiento del CG. Para no cometer este error se debería fijar un umbral de fuerza por debajo del peso (al inicio del salto) y otro umbral de fuerza por encima del valor ³0´ (en el despegue). Los estudios consultados utilizan frecuencias de muestreo muy diferentes: 100Hz (Dowling y Vamos. si se utilizan el peso y la masa específicos del sujeto. 1999). para lo que se debe restar el valor de fuerza durante la fase aérea (entre el despegue y el aterrizaje) al valor medio de fuerza anterior al inicio del salto. por lo que prácticamente no afecta al cálculo de Vz y de la altura del salto.1%) y el despegue (error }2%). Algunos autores han utilizado la primera metodología (Lees y Fahmi.realización de un CMJ.

medición de la altura del salto vertical el error será menor del 2% (Baca. Schmidtbleicher. 1996. Medición del tiempo de vuelo (Tv) del salto vertical El Tv de un salto vertical puede ser registrado mediante plataformas de contacto. Mijares. 1998). Frick y cols. 1993. Vittori. 1998).. Para determinar t1 y t2 es necesario considerar un valor de fuerza vertical (Fz) igual a ³0´. de 91 saltos verticales. (1991).). debido a las vibraciones generadas durante el propio salto. etc. El cálculo de la altura del salto vertical ((H) es mucho menos complejo que el presentado en las dos metodologías anteriores. de manera que Tv= t2-t1.3. 2000... 1987. 1997).). plataformas dinamométricas. 1983.. 1999). fotogrametría o sistemas optoeléctricos paralelos a la superficie donde se realiza el salto (Bosco y cols. Bosco y cols. se debe utilizar un umbral de fuerza como el que se ha descrito en párrafos anteriores (Kibele. así sólo pudieron analizar un total de 19 saltos. pero este valor casi nunca se registra. 1978. 1993. tobillos y caderas en dichos momentos. por lo que ha sido muy utilizado en la investigación científica en general (Komi y Bosco. 1990. Viitasalo y cols. aquellos en los que las posiciones de aterrizaje y despegue eran iguales para su posterior análisis. Viitasalo y cols. A partir del Tv se puede estimar (H aplicando la siguiente ecuación: Las principales críticas a la metodología de medición del Tv para estimar la altura del salto vertical hacen referencia a que las posiciones de despegue y aterrizaje durante el salto no son iguales. 1992. y en la investigación sobre la valoración de los factores de rendimiento y los efectos del entrenamiento deportivo en particular (Martín. González. escogieron. . etc. lo que ha sido demostrado a partir de la medición de los ángulos de rodillas. Dowling y Vamos. 1999.. Villa y cols. 1983. encontrando ángulos significativamente mayores para tobillos y caderas en el despegue que en el aterrizaje (el sujeto abandona la plataforma más estirado y con una mayor altura del CG que cuando vuelve a caer en la misma) (Kibele.. 2. 1987. por ello. El Tv en una plataforma dinamométrica se registra a partir del instante en el que el sujeto abandona la plataforma (t1) y cuando vuelve a caer en la misma (t 2) (Figura 5). Mauriz y cols.

además. Viitasalo y cols. diseñaron el Photocell Contact Mat. en tanto que no resulta difícil determinar cuándo los pies abandonan o vuelven al suelo. cuya única diferencia con el anterior es la utilización de luz infrarroja y no láser. 2002). el Tv se registra considerando t1 al instante en el que ninguno de los dos pies se encuentra en contacto con el suelo durante el despegue. es el único validado y publicado en revistas científicas especializadas (Viitasalo y cols. Utilizando fotogrametría. que consiste una banda de emisores y receptores fotosensibles de luz láser conectados a un ordenador que registran el tiempo de apoyo y de vuelo durante la carrera (Figura 7). cuando todavía ninguno de los pies ha contactado con el suelo (González. es difícil ajustar correctamente el haz láser desde una distancia lejana.. 1997). en mayor medida cuando el haz se coloca más separado del suelo. Así. esta imagen fue filmada con una cámara digital de 500Hz. puesto que las velocidades de despegue y aterrizaje son elevadas (2. Figura 6: Protocolo utilizado para medir el tiempo de vuelo durante el salto mediante fotogrametría. aunque no podemos confirmarlo por la ausencia de estudios que validen el Ergo Jump Bosco/System de infrarrojos .4m).8m/s para un salto de 0. 1996). Se tiene constancia de la existencia de un sistema con un fundamento similar al Photocell Contact Mat. Imagen digital a 500Hz. Instante de despegue (t1) y aterrizaje (t2) del salto.Figura 5: Curva fuerza-tiempo (Fz-t) de la batida de un CMJ sobre plataforma dinamométrica. Los inconvenientes que presenta son dos: sobreestima el tiempo de contacto y subestima el tiempo de vuelo. Este sistema pueden ser aplicado para medir el tiempo de vuelo y de contacto de un salto vertical. También se pueden utilizar sistemas optoeléctricos paralelos al suelo para medir el tiempo de vuelo. Teóricamente los inconvenientes que presentaría para medir el tiempo de vuelo de un salto vertical serían los mismos que se han descrito con anterioridad. y t al instante anterior a 2 la recepción del salto. En la Figura 6 se ilustra el fotograma anterior al despegue de los pies de la superficie. además. La precisión en el registro del Tv dependerá de la frecuencia de filmación del sistema. el Ergo Jump Bosco/System de infrarrojos (AFR. (1997).

no compatible con . Por ello. Esta plataforma no permite registrar los saltos uno a uno durante el protocolo de saltos repetidos (RJ). y en la conservación y reparación de la misma (González. Se ha destacado que el Tv es la metodología más sencilla para estimar la altura del salto vertical cuando se compara con la diferencia de marcas (posición del CG) y con la integración numérica. así como las más fáciles de instalar.. ya que los contadores externos disponen de su propio microprocesador. 1983). así como del número de saltos (Bosco. por eso algunos autores han encontrado problemas en la sensibilidad de la plataforma mecánica (necesidad de una gran presión para accionarla y excesiva separación de los sensores que conforman el circuito). Figura 8: Esquema de los componentes de un sistema de medición con plataforma de contacto. han sido las más utilizadas para valorar el salto vertical en el ámbito del entrenamiento deportivo. un interface plataforma-microporcesador y una plataforma mecánica donde se realizan los saltos. está compuesta por un microprocesador Psion Organiser II. como se expone a continuación. quizás la más conocida. y cols.. también se ha propuesto la utilización de diferentes plataformas de contacto (Figura 8).. obteniéndose información tan sólo del tiempo total de vuelo y de contacto de la totalidad de la secuencia de saltos. presenta problemas ligados a la recogida y almacenamiento de datos. aunque no existen estudios científicos que la validen. las plataformas de contacto quizás sean las que ofrecen los valores de Tv de manera más rápida. Se supone que la precisión de este sistema es de 1000Hz. y además. usada y comercializada. 1983). Para evaluar la capacidad de salto. bien mediante un salto o mediante una sucesión continua o intermitente de los mismos.Figura 7: Photocell Contact Mat para la medición de tiempos de contacto y de vuelo durante la carrera (adaptado de Viitasalo y cols. La plataforma de contacto Ergo Jump Bosco/System (Bosco y cols. pero debe destacarse también que de los sistemas utilizados para medir el Tv. multitud de modelos de plataformas. 1997). diseñándose. 1996).

Model CVP 1723 conectada a un reloj contador Lafayette Instrument Co Model 54035 a través de un adaptador-inversor Lafayette Instrument Co 663514-AS. cadera. comparó las metodologías de DM. que se basan en el mismo principio de un cuerpo en caída libre. una placa resistiva para los saltos. Para ello los sujetos realizaron el CMJ encima de una plataforma de fuerza (Kistler. Petrov y Zujev. proponiéndose una serie estrategias para minimizar las diferencias y llevar a cabo futuros estudios sobre salto vertical. centro de la oreja. Significación estadística de las diferencias con DM: ***= p<0. muñeca. pero ninguna de ellas ha sido validada. .2%) y Tv (6.entornos de usuario (Psion Organiser II. La altura del CG y los ángulos del tobillo y la rodilla fueron mayores en el despegue del CMJ que en el aterrizaje (Tabla 2). precisión 1000Hz). estos ángulos fueron significativamente mayores (p<0. Aunque son sistemas menos utilizados.3%). y un equipo DIGITIME 1000 (Luhtanen. 1995). (adaptada de Kibele. tampoco se han validado. también con precisión de 1000Hz.. por lo que sólo utiliza 10 puntos anatómicos de referencia (punta del dedo pequeño del pie. 1987. que básicamente considera un comportamiento simétrico de brazos y piernas durante el salto vertical. 1996). quinta articulación metatarsofalángica. no habiéndose registrado esta variable con el método Tv (Tabla 1). modelo 9281.6%). 1987).1. rodilla. sin encontrar diferencias entre IN y Tv. Los resultados expuestos en las Tablas 1 y 2 reflejan que el método DM sobreestima la altura de salto respecto a IN (8. IN y Tv durante la realización de un salto vertical máximo en contramovimiento (CMJ) de 4 hombres y 4 mujeres (n=8). En esta misma línea tenemos constancia de la existencia de. Se ha constatado la existencia de otras plataformas de contacto y contadores de Tv. DM también sobreestima la amplitud del contramovimiento respecto a IN (8. respectivamente). En ambos casos la precisión del sistema se supone que es de 100Hz.05) en el punto de máxima altura del CG que en el despegue (151s12º.001. talón. 3. al menos. filmándose lateralmente el salto utilizando una cámara de alta velocidad (200Hz) para su posterior análisis en 2D. dos equipos de similares características: Una alfombra Tapewitch Signal Mat. Igualmente se identifican las variables cinéticas que predicen el rendimiento en el salto. Posibilidades y limitaciones en el análisis biomecánico de los saltos con contramovimiento Kibele (1998). que consta de 3 pares de células fotoeléctricas. tobillo. un medidor de tiempo de reacción y un cronómetro digital. no fueron apreciadas en el mercado deportivo (Alixanov y Alixanova. además. Tabla 1: Altura del salto vertical y amplitud del contramovimiento registrados con las metodologías de diferencia de marcas (DM). 1984). 3) ANÁLISIS COMPARATIVO DE LOS MÉTODOS DE MEDICIÓN DEL SALTO VERTICAL En este apartado se analizan las diferencias encontradas al estimar la altura del salto vertical con las metodologías de diferencia de marcas del CG (DM). con una precisión de 1000Hz (Mijares y cols. pero que al ser fabricados en países del Este y retardada su mención bibliográfica. El modelo de CG utilizado fue el de Dempster (1955). 1998). 176s5º y 173s6º. integración numérica (IN) y tiempo de vuelo (Tv). codo y hombro). corregido por Barham en 1978. integración numérica (IN) y tiempo de vuelo (Tv).

tanto para el CMJ (23. El modelo de CG utilizado fue de Hatze (1980). Los resultados expuestos en la Tabla 3 muestran que las alturas de los saltos verticales únicos (CMJ) fueron mayores con el método Tv que con DM+IN (3. de manera que presentaron un rango entre 0. comparó los métodos de DM+IN y Tv (lo denominó como ergómetro de Bosco).6%). El ratio Tp/Tc se compara entre CMJ y RJ.Tabla 2: Altura del CG y ángulos de tobillo. siendo claramente menor en el CMJ. registrándose mayores valores con los métodos DM+IN que con el Tv. el método de IN es una buena alternativa para calcular la altura del CG en un salto vertical. 1998).4% para los CMJ y entre 0-19. si bien ellos sólo analizaron los saltos cuyas posiciones de despegue y aterrizaje se apreciaban similares. lo que teóricamente conllevaría que Tv>IN. Validez y fiabilidad de los métodos para testar el rendimiento en el salto vertical Hatze (1998). Significación estadística de las diferencias entre despegue y aterrizaje: **= p<0.07 (Tv>IN). justifica no haberlos utilizado porque exigen un proceso complejo que consta de una serie de medidas antropométricas preparatorias sobre el sujeto y una posterior transformación de los puntos anatómicos marcados como referencia (a la hora de calcular los segmentos del tronco). aunque su análisis va más lejos de analizar sólo la altura del salto vertical. Estos resultados coincidieron con los presentados por Frick y cols. Para solucionar este problema se puede utilizar otro modelo de CG. precisión 2000Hz). La potencia sigue un comportamiento diferente. Por último. ya que considera a éste como un segmento rígido. afirmándose que todos los sujetos menos uno alcanzaron mayor altura de salto según el método de Tv. e integrando los datos cinemáticos y cinéticos para obtener la variable potencia. Las mayores alturas de salto registradas por DM respecto a IN son justificadas porque el sujeto despega de la plataforma sin alcanzar la misma extensión que cuando se encuentra en el punto más elevado de la parábola del salto.2. ambas con un rango de variación amplio. como el de Hatze (1980) ó deLeva (1996). 3. lo que se justifica por un movimiento de salto más inestable durante los RJ (despegues en extensión y aterrizajes en mayor flexión comparados con los CMJ). Sin embargo estas diferencias no fueron constantes. 1998).01 y ***= p<0. En conclusión. Kibele (1998). Las mayores amplitudes del contramovimiento se cree que son debidas a que el modelo de Dempster no es adecuado para analizar gestos en los que se produce una flexión de tronco (como es el salto vertical en la fase de contramovimiento).4-11. pretendiendo comparar también la potencia estimada con ambos métodos. rodilla y cadera durante el despegue y aterrizaje del CMJ (variables calculadas mediante fotogrametría). modelo 9261. de tal forma que en la fase isométrica del contramovimiento el tronco se encuentra curvado. acentuándose para los saltos repetidos ó RJ (7. . cuando se compara la altura del salto registrada por los métodos IN y Tv no se encuentran diferencias significativas. las imágenes se digitalizaron mediante un procedimiento de detección automática de marcadores. (adaptada de Kibele. un modelo antropométrico-computacional que sólo necesita el marcaje de 8 puntos anatómicos en el sujeto. y que el nivel de significación de las diferencias fue de p=0. (1991).8%) como para el RJ (5. aunque un uso combinado de IN y Tv podría utilizarse siempre y cuando las diferencias entre ambos no fueran mayores de un 5% (Kibele.1% para los RJ. n=26) y series de 2 saltos repetidos (RJ. por lo cual los valores de amplitud del contramovimiento son mayores en DM que en IN.1%). Para ello utilizó a 22 sujetos que realizaron saltos verticales únicos (DJ. para lo que fue necesario un software específico.4%).001. esto hace que DM>IN. filmándose lateralmente el salto utilizando una cámara de alta velocidad (250Hz) para su posterior análisis en 2D. y el hombro ocupa una posición relativamente más baja que la descendida por el centro de masas del tronco. n=40) sobre una plataforma de fuerza (Kistler. a pesar de haberse constatado mayores ángulos de despegue que de aterrizaje.

6%. que resultan erróneas. etc. potencia y ratio (Tp/Tc) entre el tiempo de propulsión (Tp) y de contacto (Tc) analizados en saltos verticales con contramovimiento ( CMJ) y repetidos (RJ).5 hace que se amortigüen y la potencia presente valores similares entre DM+IN y Tv.5. Para ello se utilizaron 5 sujetos que realizaron 5 DJ como los que se ilustran en la Figura 9a sobre dos plataformas de fuerza Kistler (modelos 9281B y 9261A. y a partir de las cuales calcularon tanto las alturas como las potencias de los saltos (véase ecuaciones en el apartado 2. la obtención de variables biomecánicas de un salto que se realiza desde una altura es mucho más compleja. Que la velocidad vertical del CG aumenta linealmente durante la fase de propulsión.1 del artículo ³Tests de salto vertical (I): Aspectos funcionales´) (Villa y García-López. desplazamientos verticales durante dichas fases) para encontrar con qué método se cometen menos errores con respectoa un método de referencia (doble plataforma de fuerza). ya que se supone que el trabajo de propulsión ha sido producido en la mitad del tiempo de contacto (50%). Las menores diferencias en los RJs (5. 3. 1998). la altura óptima de caída para el entrenamiento pliométrico (Lees y Fahmi. ya que además de presentar un error medio del 5% respecto a DM+IN. donde las diferencias en las alturas de salto son mayores. Que las posiciones de despegue y aterrizaje son idénticas. c. Se comparan las metodologías de diferencia de marcas del CG + integración numérica (DM+IN) y de tiempo de vuelo (Tv). el método de ergómetro de salto no se puede considerar fiable para evaluar ciertos aspectos del rendimiento atlético´ (Hatze.8% en los CMJs) no son tales. ³Así. Metodologías para el análisis del rendimiento en el Drop Jump Baca (1999). cuando en los CMJs es menor (0. por lo que se necesita contrastar los diferentes procedimientos de análisis del DJ para determinar cuáles son los más precisos. cuando realmente se ha producido en un 33. comparó diferentes protocolos de medida de las variables biomecánicas del Drop Jump (altura de salto. Si bien hasta ahora los estudios revisados analizaban la batida del salto desde parado. fases excéntrica y concéntrica. Que el cociente Tp/Tc siempre es igual a 0. 1994).3-14. y a partir de los obtenidos en el presente estudio. lo que cuestiona seriamente su validez y fiabilidad. el método del ergómetro de Bosco (Tv) no es apropiado para evaluar CMJs y RJs.332). pudiendo observarse en la Figura 4 que esto no es así. (1983). pero el hecho de tener mayores alturas de salto y cocientes Tp/Tc superiores a 0. ya que no aumenta de forma lineal y además antes del despegue existe una disminución de la velocidad. sincronizadas para una . ya que oscilan en un rango entre 0. El Drop Jump (DJ) también ha formado parte de multitud de investigaciones sobre utilización de energía elástica en el salto de hombres y mujeres (Komi y Bosco.2% del mismo. En conclusión.Tabla 3: Altura..3. 1978). b.1% frente a 23. Las diferencias encontradas entre DM+IN y Tv al analizar los CMJs y RJs son debidas a tres suposiciones de Bosco y cols. provocando una disminución de la potencia. 2003): a. habiéndose demostrado que no es así según los datos aportados por Kibele (1998). ofrece una variabilidad muy alta. sobre todo para determinar los impulsos de frenado (excéntrico) y aceleración (concéntrico) durante la fase de apoyo tras la caída.

t 2= aterrizaje en la plataforma 2. t EXC= duración de la fase excéntrica. t CONC= . Las variables biomecánicas fueron analizadas combinando los datos de la plataforma de fuerza y de fotogrametría. t6= se determina visualmente cuándo el sujeto se encuentra parado encima de la plataforma 2. Figura 9b: Curva fuerza-tiempo característica del DJ: t0= sujeto parado encima de la plataforma 1. t 1= instante de despegue de la plataforma 1. Simultáneamente. Una curva fuerza-tiempo característica del DJ se ilustra en la Figura 9b. para calcular la posición del CG en el tiempo utilizando el modelo de Hatze (1980).precisión de 1000Hz). t 5= aterrizaje en la plataforma 2 después del salto. t4= despegue de la plataforma 2. t 3= la velocidad vertical del CG es cero. dando como resultado un total de 8 técnicas (ver ecuaciones del apartado 2): Figura 9a: Diseño experimental y posición de los marcadores colocados sobre el sujeto. donde se identifican los instantes más relevantes del salto (t). y los 11 puntos anatómicos que se ilustran. los saltos eran filmados con una cámara de alta velocidad a 250Hz.

que determinará la altura de salto (hJUMP). fuerza. (0. 6. tEXC y tCONC se tomaron desde el apoyo de los metatarsos en la plataforma en la plataforma 1 hasta el punto más bajo del CG y desde ese punto hasta el despegue de los metatarsos de la misma plataforma. Según Baca (1999). se obtiene sumando VL a la velocidad de la batida calculada por el método de integración numérica (Vz). hDROP. respectivamente. pero t3 se determinó con los datos de vídeo. No se obtienen el resto de variables. Los métodos que menos difirieron del método A fueron los de posiciones analizadas en vídeo (E) y las posiciones de vídeo más datos de fuerza (G). Tiempo de vuelo ó Tv (método D): Vzd se calcula a partir del tiempo registrado entre t4 y t5. 2. El peor método fue el de momento de velocidad cero (H). el mismo procedimiento se utilizó para calcular (ZEXC y (Z CONC. el impulso entre t2 y t4 menos el impulso entre t5 y t6 ha sido generado entre t0 y t1). La velocidad de despegue de la plataforma 2 (Vzd). de manera que tEXC y tCONC se calcularon a partir de los 3 tiempos anteriores. y derivadas de ellas se obtuvieron VL y Vzd. VL se consideró la máxima velocidad vertical de la caída. respectivamente (instante de velocidad cero). 1. hDROP se obtuvo a partir de VL. El resto de variables se calculan igual que en el método A. Una plataforma de fuerza (método B): VL se calcula a partir de la integración numérica 3. por lo que tEXC y tCONC son calculadas a partir de ellos. y los desplazamientos verticales del CG ((Z EXC y (ZCONC) también se calcularon a partir de los datos de fuerza. a partir de ésta se obtiene la altura real de caída del DJ (hDROP). A partir de VL y Vz también se calcularán los desplazamientos verticales del CG en las fases excéntrica ((ZEXC) y concéntrica ((Z CONC). por la dificultad de determinar t3 en base a los datos de vídeo. Aunque el método de una plataforma de fuerza (B) se ajustó bastante al método A. Energía potencial (método C): VL se calcula a partir de la altura de caída del DJ 4. es mejor trabajar con los datos directos de las posiciones del CG que con datos derivados. Posiciones y velocidades en vídeo (método F): Con este método sólo se calcularon VL y Vzd.duración de la fase concéntrica. finalmente Vzd se consideró como la máxima velocidad durante el despegue y hJUMP se estimó a partir de ella. desde t2 hasta t6 (según la ley de conservación del impulso. Vzd y hJUMP son calculadas a partir de los datos del vídeo. por lo que VL. 5. ó método de referencia): La velocidad de llegada a la plataforma 2 (VL) se obtiene sumando la velocidad teórica del CG en caída libre con la velocidad vertical de despegue de la plataforma 1. el resto de variables se calculan igual que en el método A. a partir de la posición más baja del CG. (ZCONC. pero VL y Vzd se obtienen mediante la integración numérica de la curva fuerza-tiempo antes y después de t3. Doble plataforma de fuerza (método A. 8. 7. sino a partir de las derivadas de los datos de posición del CG en el tiempo. (ZEXC y (Z CONC se calcularon con los datos del vídeo en los instantes t2. tCONC. Posiciones analizadas en vídeo más datos de fuerza (método G): t2 y t4 (aterrizaje y despegue en la plataforma 1. Momento de velocidad cero (método H): Es otra combinación de los datos de vídeo y Todos los métodos citados se compararon con el método de referencia (A) para las variables descritas. por lo que las velocidades estimadas con el método F (VL y Vzd) . t2. respectivamente) se determinaron con los datos de fuerza. t3 y t4. hDROP y hJUMP se determinaron a partir de los datos de vídeo. tEXC. sobreestimó hDROP. respectivamente). t3 y t4 se calculan como en el método anterior. aunque las diferencias encontradas con aquél se justifican por la dificultad de colocar el marcador en el tronco que exige el modelo de Hatze (1980). así como los tiempos de cada fase (tEXC y tCONC. Posiciones analizadas en video (método E): Este método sólo utiliza fotogrametría. pero no con los datos de velocidades obtenidas fotograma a fotograma en el vídeo.39m). (Z EXC. alargando tEXC y acortando tCONC.

Identificación de factores cinéticos y temporales de la curva fuerza-tiempo relacionados con el rendimiento en el salto verticalmente Dowling y Vamos (1993). potencia máxima positiva (n). modelo OR6-5. determinando los instantes de despegue y caída en base a los datos de fuerza. Los métodos de energía potencial (C). utilizan como única metodología para el análisis del salto vertical la IN. 3. La combinación de los valores de fuerza y la velocidad vertical del CG en la batida (Vz) dio lugar a 4 variables más: potencia máxima negativa (l). El método de energía potencial (C) subestima VL. Si sólo se dispone de una plataforma de fuerza el mejor método sería el G. esta sobreestimación resultó individual para cada sujeto. Se evaluaron a 97 sujetos durante la realización de un salto vertical con brazos libres en una plataforma de fuerza (AMTI. además de la pendiente media de la fuerza (p). A= duración del impulso negativo. puesto que el sujeto eleva la pierna antes de dejarse caer. 1999). el factor de forma (q) o cociente entre el área de impulso real (impulso positivo) y el área de impulso máximo posible para el valor de máxima fuerza (delimitada por la línea discontinua). duración de la fase de potencia positiva (M) y duración de la potencia máxima positiva hasta el despegue (O). velocidad cero (H) y posiciones y velocidades de vídeo (F) no son recomendables para analizar el DJ (Baca. y eso conlleva una mayor hDROP y una mayor VL. por lo que el método sería bueno para estimar sólo los ensayos intrasujeto. Figura 10: Variables cinéticas y temporales medidas en la curva fuerza tiempo de la batida de un salto vertical. Si h JUMP se calcula a partir del tiempo de vuelo (método D) se sobreestimará Vzd. Este tipo de estudios contribuyen a la identificación de las variables cinéticas que se relacionan con una buena técnica de salto vertical. 2002). En conclusión. lo que posteriormente puede estudiarse conjuntamente con otras variables electromiográficas (secuencia de activación de los grupos musculares implicados en el salto) y cinemáticas (velocidades angulares máximas de las articulaciones y su secuenciación) para el diseño de modelos optimizados de salto vertical a partir de simulaciones por ordenador (Bobbert.difirieron respecto a E y G. el cociente entre el impulso negativo y positivo (r) y la velocidad máxima negativa (s). los métodos de vídeo (E) y los de plataformas de fuerza y vídeo (G) son una buena alternativa al método de referencia (A) para el análisis de las variables biomecáncias del DJ. Los valores de fuerza. impulso y potencia fueron normalizados al peso corporal de los sujetos. analizando 11 variables cinéticas y temporales de la curva fuerza-tiempo (Figura 10).4. b= . con el método de integración numérica. si se subestima VL se sobreestima Vzd y hJUMP. Por el método de IN también se calcularon la velocidad vertical de despegue del CG (Vzd) y la altura del salto ((H). pero responden a la pregunta de qué variables de la curva fuerza-tiempo del salto se relacionan con el criterio de eficacia del mismo (la altura del salto vertical). precisión de 100Hz). El método de tiempo de vuelo (D) sólo se aconseja para estimar la altura de salto del DJ cuando no se dispone de vídeo ni de dos plataformas y se quiere comparar a una misma persona.

Otra estrategia utilizada en su análisis fue comparar los 5 mejores y los 5 peores saltos. Para Dowling y Vamos (1993). observándose una gran variabilidad en todos ellos. llevados a cabo en 1990. Las correlaciones entre las 19 variables descritas para cada curva fuerza-tiempo y la altura de los 97 saltos se muestran en la Tabla 4.) . La única variable a partir de la cual se puede predecir la altura de salto es la potencia máxima positiva (n). parecía que los peores saltos presentaban un doble pico de fuerza en la fase de impulso positivo. Estos resultados coinciden con los obtenidos recientemente en nuestro laboratorio para el análisis del salto horizontal (García-López y cols. Otra cuestión a plantear sería si el balanceo de brazos es bien o mal aprovechado. tras revisar otros trabajos.mínima fuerza.01. sin que esto se hubiera demostrado en sus investigaciones o en algunas de las referencias de sus artículos. J= duración de la velocidad máxima negativa hasta el punto más bajo del contramovimiento.. Debido a las débiles correlaciones del resto de variables se llevó a cabo un análisis de regresión múltiple excluyendo la potencia.) valorada con distintos ergómetros (isocinéticos. i= pendiente máxima de fuerza. lo que coincide con los estudios de Harman y colaboradores. por lo que se encuentran buenos y malos s altos con dobles picos. D= duración del impulso positivo. la revisión de diferentes trabajos que asocian distintas manifestaciones de la fuerza muscular (máxima isométrica. 1995. etc. k= fuerza en el punto más bajo del contramovimiento. C= duración de la mínima a la máxima fuerza.8 cm... y aunque se mejoraron las correlaciones al combinar las variables e -M y D-e-J. F= duración de la máxima fuerza hasta el despegue. Nivel de significación estadística (en negrita) de las correlaciones: * = p<0. pero contrastan con la opinión de algunos autores que estudiando el salto horizontal han asociado el doble pico de fuerza vertical con una mala técnica (Aguado e Izquierdo. 2000). Aguado y cols. por lo que se determinó que 54 de los 97 saltos tenían un solo pico. 2004). plataformas de fuerza. no se llegó a la capacidad de predicción de la potencia máxima positiva. 2004). G= duración de la fase de contacto. y fueron comparados con los de doble pico. H= duración de la mínima fuerza hasta el punto más bajo del contramovimiento. e= máxima fuerza. Tabla 4: Descripción y coeficientes de correlación (r) de las 19 variables independientes obtenidas de la curva fuerza-tiempo con la altura de los saltos verticales (n=97).9 cm. Para Dowling y Vamos (1993). máxima isoinercial. máxima isocinética. etc. encontrando errores mayores de 4. lo que coincide con nuestros estudios (García-López y cols. En principio. el doble pico sería debido al balanceo de los brazos durante el salto en combinación con la aceleración del tronco. con un error no superior a los 2. No se encontraron diferencias significativas en la altura de salto de los dos subgrupos.

en futuras investigaciones se deberían analizar estas mismas relaciones utilizando muchos más sujetos y . cuando Hatze (1998) utiliza el tiempo de vuelo para estimar la altura de salto. La mayor relación encontrada fue entre la potencia isocinética pico en extensión de rodillas y el salto vertical (r=0. Futuros estudios debieran comprobar si el ergómetro de Bosco es válido para medir la altura de salto. reconocen la necesidad de utilizar mayor número de sujetos (n>97) para poder realizar correlaciones multivariante que pudieran ser mejores predictoras del rendimiento que la potencia máxima concéntrica. ha apuntado las limitaciones del modelo de CG de Dempster (1955). que asemeja al ergómetro de Bosco (Bosco y cols. comparándolo con el método considerado de referencia (IN). Por todo lo comentado. Kibele (1998). por lo que pensamos que las diferencias entre las metodologías de integración numérica (IN) + diferencia de marcas del CG (DM) con el tiempo de vuelo (Tv) han sido distintas a si se hubiera utilizado realmente el ergómetro de Bosco.con la altura del salto vertical. menor que la obtenida en el presente estudio. y referente a la metodología de diferencia de marcas del CG. cuando se eleva y adelanta uno de los pies para comenzar la caída. que la baja frecuencia de muestreo de la plataforma de fuerza utilizada en este estudio (100Hz) pudiera haber distorsionado la variable velocidad vertical de despegue del CG (Vzd). quienes utilizan el modelo matemáticocomputacional de Hatze (1980). Hatze (1998) y Baca (1999). Dowling y Vamos (1993). ya que las relaciones han sido bajas y la variabilidad entre sujetos alta. y especialmente en el Drop Jump. lo justifican por la elevada complejidad del sistema músculo-esquelético humano y la variabilidad en los rendimientos individuales del salto vertical hacen de la curva fuerza-tiempo una herramienta de diagnóstico bastante débil. dividiendo el tronco en 3 segmentos. aconsejamos realizar futuros estudios en 3D con modelos de CG diferentes y actualizados. además. pudiendo esto alterarse en un salto vertical. Haciendo referencia a la relación entre las variables cinemáticas y cinéticas de la curva fuerzatiempo y el rendimiento en el salto vertical. basándonos en las opiniones de Kibele (1998). para calcular los recorridos y velocidades excéntricas y concéntricas durante el contramovimiento. En segundo lugar. Si a esto añadimos. la combinación entre fuerza y velocidad. ya que esto permitiría utilizar modelos más actuales como el de DeLeva (1996). Kibele (1998).88). 4) SITUACIÓN ACTUAL Y PERSPECTIVAS DE FU TURO DE LAS METODOLO GÍAS DE CÁLCULO DEL SALTO VERTIC AL: A MODO DE CONCLU SIÓN Los estudios referidos se caracterizan por su grado de especificidad referente a las metodologías de cálculo de la altura del salto vertical. parece poco probable que las variables analizadas puedan servir por sí solas para llevar a cabo esta tarea. En primer lugar. puesto que el tiempo de vuelo ha sido medido con plataforma de fuerza y no con plataforma de contacto.. 1983). No obstante. relacionado con la simulación por ordenador y optimización del salto vertical en base a parámetros cinéticos. y también por ello pudiera no haber encontrado diferencias significativas entre el método IN y Tv. Este aspect ha sido o mejorado por Hatze (1998). Esto no es del todo cierto. Lo que parece claro es que más importante que los valores de fuerza o impulso en el salto vertical es el ritmo de producción de fuerza o impulso. aunque existen relaciones positivas con el mismo en forma de tendencias. Dowling y Vamos (1993). Por último. el modelo de Hatze (1980). los propios autores enuncian una serie de aspectos mejorables para futuras investigaciones sobre las metodologías citadas. siendo publicados en revistas especializadas del más alto impacto en investigación biomecánica (Journal of Applied Biomechanics y Medicine and Science in Sports and Exercise). presupone que el salto vertical es un gesto simétrico de hemicuerpo izquierdo y derecho. y aunque el diseño metodológico sea más complejo. que es la propia definición de ³explosividad´. y Baca (1999). muestran que ninguna de las manifestaciones estudiadas son buenas predictoras del rendimiento en salto. Se echa de menos en todos estos artículos el uso de fotogrametría 3D para obtener el desplazamiento real del CG. se refiere constantemente al ergómetro de salto. ha seguido los mismos criterios que Hatze (1998).

Luhtanen P. F. En Gianikellis. A comparison of methods for analyzing drop jump performance. ya que mientras Kibele (1998) no encuentra diferencias entre IN y Tv durante la realización de CMJs. (1995).redestb. cuando se utiliza Tv deberían tenerse en cuenta: a-controlar estrictamente las posiciones de despegue y aterrizaje de la plataforma de contacto. (1987). Izquierdo. para valorar los efectos en el salto vertical de un programa de entrenamiento. se han explicado y discutido a nivel teórico las diferentes metodologías que pueden emplearse para medir la altura del salto vertical. . por ejemplo. sólo la potencia mecánica relativa al peso corporal. J. 7: 48-51. por encima incluso del análisis fotogramétrico bidimensional del desplazamiento del centro de gravedad (CG). Hatze (1998). Cinética de saltos máximos y submáximos. 50 (2): 273-282. Con el método IN. c-conocer que la fiabilidad es mayor para los saltos SJ. M. volume and center of mass of segments of the human body. mediante el empleo de los modelos de CG adecuados. I.. (1983). McConville. d-emplear esta metodología principalmente para la valoración intrasujeto. (1969).I. 5) BIBLIOGRAFÍA AFR (2002). Bobbert. 12 (46): 93-104. para intentar la no formulación de conclusiones erróneas. Adjustments to Zatsiorsky-Seluyanov¶s segment inertia parameters... L.. valorada mediante IN. López. Teor. X. J. Es necesario pues. Young. puede ser considerado como un método de referencia.. (1996). Sansoni.. Alixanova. de León. Sin embargo. Archivos de Medicina del Deporte. Por lo tanto. Biomech. <http://personal. M.. Futuros trabajos deberían contrastar si el análisis videográfico tridimensional. Cáceres: 355-361.I. K. 29: 1223-1230. El resto de variables dependen de la técnica individual de salto de cada sujeto. Bosco C. (2000). Physiol. Kult. Ed.. Algo similar ocurre cuando se valora la altura del salto en función del tiempo de vuelo (Tv). Meana.. Scientific proceedings of the XXth International Symposium on biomechanics in sports. J.V. Eur.L.. En relación a la cinética de la batida del salto vertical. X. J. Med. (1999). Aguado. P.Prakt. A. Información técnica AMRL. Aguado. Fiz. En conclusión. CMJ y ABK que para los saltos DJ y RJ. Sci. 17 (76): 109-116. AFR Technology.. interpretar las variables cinéticas del salto con cierta cautela. Appl. I. Base aérea de Wright-Patterson. la utilización de una sola plataforma de fuerza va a ser eficaz en la valoración de las modalidades de salto sin contramovimiento (SJ) y con contramovimiento (CMJ y ABK).es/afrtechnology/afr. b-comprobar que los modelos de plataformas de contacto están validados para medir el tiempo de vuelo. Alixanov. Archivos de Medicina del Deporte..F.. La detente horizontal. Sports Exerc. Firenze. Ed. Izquierdo.. Weight. el método de integración numérica (IN) puede ser considerado como el más válido o de referencia. Universidad de Extremadura. respectivamente.T.htm > [Consulta: 17/06/02] . C.F. deLeva. AFR System. M. A. cuando pretenden analizarse las modalidades de salto pliométrico (DJ) o series de saltos repetidos (RJ). critica duramente esta metodología.W. La valutazione funzionale dell´atleta. M. A simple method for measurement of mechanical power in Jumping. J. debieran utilizarse dos plataformas de fuerza o la combinación de plataformas de fuerza y vídeo. permitirá predecir el con cierta exactitud el rendimiento en el salto. Dal Monte.E. 31 (3): 437-442. Mendoza..N. Komi P. Grande.E. Estudio biomecánico de la batida en el salto horizontal a pies juntos desde parado. que puede llegar a introducir errores mayores del 5% durante la realización del RJ. Ohio: 69-70. (1983). Compteur chronometre utilise lors des experiences et des recherches en sport. (2002). Estudio cinemático y cinético de 64 casos en las pruebas de ingreso en el I. Clauser. En líneas generales. The effect of coordination on vertical jumping performance.plataformas de fuerza con mayor precisión (unos 1000Hz). Baca.

(1987).. Ed. Madrid. The biomechanics of sport techniques. . J. García-López. Luthanen. Fiz. Evaluación física de los jugadores de fútbol. 23 (12): 1382-1391. E. Sports Exerc. (1996).. New York. Komi. (2000). N. L. Hornbeck. González. Apunts. P. Space Requirements of the seated operator. Biomecánica de los movimientos deportivos.G. Dapena. Hatze. J. Teor. García-López. Editorial Mac. (1995). Le "graviton".. Facultat de Ciències de l¶Activitat Física i l¶Esport. Revista de Entrenamiento Deportivo (RED). Marina. New Jersey.. Hernandez. Hochmuth. H.. F.H. (1999). N. Alonso -Hernández. Sci. En Gianikellis. Petrov. (1994). Kult. Eur. Rodríguez. Ed. Linear kinematics of the men¶s 110-m and women¶s 100-m hurdles races. J. J. Torres. P.N. Tesina de Licenciatura. (1978). Psion Organiser II (1996). Base aérea de Wright-Patterson. Appl. Tabernero. 32: 271-278. FahmI. th Scientific proceedings of the XX International Symposium on biomechanics in sports.. 1 (4-5): 70-79. Schmidtbleicher. Med.L. (1991). 14: 105-117.A. Nogués.Prakt.. J. J.. J. Ed.C. C. 21 (82): 99-102.. Martín. Identification of kinetic and temporal factors related to vertical jump performance. J. J. Biomech. A. Rodano. 12 (45): 17-21. Ed. Leistungssport. (1984). (1998). 10 (4): 261-265. D. Gusi.W. (1980). H.. 81 (3): 62-66. D. Hay.): 553. Garmendia. J. (1967). En CD de actas del III Congreso de la Asociación Española de Ciencias del Deporte. J. Appl. Vamos. J.J. Ed. 9: 54-55. Estudio cinético de la batida del salto horizontal: tópicos y consideraciones.A. 13: 833-843. Jorquera. J. Ohio: 55-159. G. (2002)... J. C. Mijares. Critical issues in applied sport biomechanics research. R. A mathematical model for the computational determination of parameter values of anthropomorphic segments. INEF de Madrid. Sports Exerc. K. 37 (1): 141-148. Gutiérrez. La composición fibrilar y las pruebas de Wingate y el ergosalto en atletas. Archivos de Medicina del Deporte. J. Villa. Documentación técnica WADC. V. Comparación de saltos verticales realizados según las metodologías de Bosco y Sargent.. Lees.. (1987). (1999). Rodríguez.. A. M. J. Barcelona. Prentice Hall. un appareil destine a mesurer l' aptitude a sauter des athletes et a determiner leurs caracteristiques de vitesse-force. García-López. González.. esp. Manual de instrucciones.G. Apunts. Comparison of biomechanical methods for determining the height of vertical jumps. (1973). J. Mauriz. (1998).L.C. Universidad de León. Ed.. Kibele...A. La fuerza relativa (Fr).Dempster. S. J. Med. U. Zujev. Macdonald. (1991).. 16 (Sup. Madrid.T..A. Validity and reliability of methods for testing vertical jumping performance. Biomech. Pretince-Hall. Rubio. Dowling. J. Ed. R. Bosco. Appl. Biomecánica deportiva.V. Biomech. Numerical methods. A..... Alternativa instrumental al test repeat jump de Bosco: El pulsador plantar perfeccionado. García. Valenzuela. Physical exercise and improvement of liver oxidative metabolism in the elderly. Frick.. Utilization of stored elastic energy in leg extensor muscles by men and women. B. Sci. Biomech. C. Appl.. (1955). Rodríguez. 2: 48-53. Náser. (1997).. I. M. (2004). Possibilities and limitatios in the biomechanical analysis of countermovement jumps: a methodological study. Villa.. (1988). J. S. Physiol. R. Síntesis. (1993). W. J. J. J.. Valencia. F. Graph. B.. Optimal drop heights for plyometric training. Archivos de Medicina del Deporte. Morante. Herrero. 14: 127-140... H. 9: 95-110.. Validez comparativa y fiabilidad de dos métodos para la valoración de la fuerza de salto vertical. Hatze. Ergonomics... Wörn.G.

Sargent.G. Appl. RendimientoDeportivo.. J.. V. Phys.. (1985). Zatsiorsky. J. H. (1990).com. M.. P. 16 (72): 315-324.. London: 381-395. Seluyanov. 26: 188. (2003). D. El entrenamiento de la fuerza para el sprint. (1992). D.G. Revista de Entrenamiento Deportivo (RED). M. J. Tests de salto vertical (I): Aspectos funcionales. Sébert. 4 (3): 2-8... J. Human Kinetics Publishers.M. L. Illinois: 233-239 . L. Cáceres: 243-249. García-López. Strength and power in sport. H. Dietman. Champaign. Blackwel Scientific. P..R. de. 61 (3-4): 271-273. (1990). En Winter. Kyroelaeinen. Viitasalo. Salonen. Physical test of man. Villa. Training for power events. Perfil de fuerza explosiva y velocidad en futbolistas profesionales y amateurs. Boulay.. C. Yeadon.C. V.. Tesis Doctoral inédita. Physiol.N.T.. M. Am. Effects of rapid weight reduction on force production and vertical jumping height. Morante. Eur. (1999).. V. Biomech.RendimientoDeportivo. Barthelemy. Norvapalo. P. (1995). García-López. Ed. A simple device for measuring a vertical jump: description and results. D. Douguet.. The simulation of aerial movement-II. J. Int. a new instrument to measure contact and flight times in running. Biomech. Universidad de Granada. y cols.. En Komi. Rev. C. 8 (4): 281-285. J. Ed. 23 (1): 67-74. Estimation of the mass and inertia characteristics of the human body by means of the best predictive regressions equations. Desarrollo de un sistema para el análisis biomecánico tridimensional del deporte y la representación gráfica realista del cuerpo humano. A mathematical inertia model of the human body. Sports Med.. Schmidtbleicher. Y.htm > [Consulta 12/01/04] . J. Viitasalo. (1990). J. J. Paavolainen. J. Appl.. N°6.K. Photocell contact mat.com/N006/Artic029.T. (1987). Villa. Soto.M. Biomechanics IX-B.V. (1997). (1921). Archivos de Medicina del Deporte. Vittori.V. <http://www. Moreno. J.. Monone...A.Universidad de Extremadura. C. Alen. C.. Luhtanen. 13 (2): 254-266. Bosco.. J.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful