P. 1
LA COMPOSICIÓN ARTÍSTICA

LA COMPOSICIÓN ARTÍSTICA

5.0

|Views: 28.552|Likes:

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: Edith Ramos Palomino on Jun 21, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/11/2015

pdf

text

original

ÁREA: ARTE

LA COMPOSICIÓN EN EL PAISAJE Y EL BOGEGÓN
LA COMPOSICIÓN ARTÍSTICA. Es distribuir armónicamente todos los elementos estéticos que interviene en una obra de arte teniendo en cuenta las reglas de la composición como son: La unidad, variedad, ritmo, equilibrio y proporción. En la composición artística existe un principio fundamental llamada la regla de oro o la sección dorada, también llamada la sección áurea. Sección Áurea Para que un espacio dividido en partes desiguales sea agradable y estético, deberá haber entre la parte más pequeña y la mayor, la misma relación que entre esta mayor y el todo. Vituvio La sección áurea, también llamada sección dorada o regla de oro, es un principio de composición artística. Muchas cosas en la naturaleza siguen sorprendentemente proporciones matemáticas, y que una obra artística sea agradable al ojo también depende en gran parte de la distribución geométrica de los elementos que la componen. Esta proporción matemáticamente seguiría la relación 1 : 1'618, y supuestamente aplicando esta proporción en una composición artística aseguras una sensación equilibrada y agradable. Sería la proporción perfecta para distribuir los componentes de una obra. Para realizar una composición armónica, si tuviéramos un rectángulo perfecto (1 : 1'618) y lo dividiéramos en 6 partes mediante las proporciones áureas, tendríamos lo siguiente (regla de los tres tercios):

Las líneas tanto horizontales como verticales marcarían zonas de interés y los puntos donde se cruzan serían los puntos de máximo interés. En caso de fotografía o vídeo, por supuesto, esto también se utiliza. Aunque no tenemos un rectángulo perfecto, conseguiremos una composición armónica dividiendo el campo visual mediante la regla de los tres ter cios: en 3 partes horizontales y 3 verticales, y situando los elementos en las líneas o puntos de interés.

Esta es una regla fundamental de com osición, pero no es la única, ya que tam ién intervendrán otros factores como las formas y los colores que pueden modificar la distribución del peso de los elementos del encuadre y necesitar realizar otro tipo de composición. Pero en cualquier caso, tener en cuenta esa división imaginaria puede ayudar en más de una fotografía.
¡

REGLA DE LOS TERCIOS. Composición: Es un método tradicional de los artistas para agrupar los elementos durante la composición de una obra artística. Para llevarla a cabo, debemos colocar el centro de interés principal cerca de las intersecciones de las líneas verticales y horizontales que dividen en tercios el largo y el ancho de la imagen. Por medio de dos líneas verticales dividimos el ancho de la imagen en tres de igual tamaño. De igual manera dividimos verticalmente la imagen. Tenemos 4 intersecciones que serán nuestras referencias para colocar los elementos en nuestra obra artística.

 

EL PAISAJE El paisaje, desde el punto de vista artístico, sobre todo pictórico, es la representación gráfica de un terreno extenso. Con el mismo significado se utiliza el término país (no debe confundirse con el concepto político de país). El paisaje también puede ser el objeto material a crear o modificar por el arte mismo. Pintura Arte de paisajes Isaac Levitán (1879) Día de otoño en Sokolniki El paisaje es un fenómeno tardío de la civilización y más tardío aún para la filosofía. Es uno de los más tardíos logros del refinamiento de las culturas humanas. Los animales habitan el paisaje y lo van alterando de alguna manera y en alguna medida, pero son incapaces de percibir el espacio físico y geográfico del paisaje como algo bello, estético y hermoso. El mismo ser humano tardó mucho en descubrirlo siendo que su vida giraba en torno a éste al realizar diversas actividades sobre él, al vivir en él. Desde las pinturas rupestres hasta casi el romanticismo, la naturaleza aparecía muy pocas veces en las obras pictóricas como paisaje. El Arte chino fue posiblemente el primero en tratar específicamente, o descubrir el paisaje: a partir del siglo V lo trabajaron como tema pictórico. Esto fue posiblemente debido a la introducción del budismo y su visión estética de la naturaleza, lo que fue muy favorable para la aparición de este tratamiento artístico. También es el paisaje un aspecto central del Arte del Japón. El arte europeo no comienza a considerar el paisaje hasta el Renacimiento. Desde el siglo XVI se va convirtiendo cada vez más en objeto de interés por sí mismo y no como fondo de una composición religiosa o de un retrato. Co la pintura de paisaje holandesa del siglo n 3 XVII (Jacob van Ruysdael) puede considerarse que se ha convertido en un género pictórico. El siglo XIX será el de mayor impulso al género, sobre todo con la Escuela de Barbizon y el plenairismo (los pintores pintan al aire libre y no en sus gabinetes). Con ocasión de este nuevo interés por la plasmación del instante fugaz en plena naturaleza, se impulsa el uso de técnicas como la acuarela, que exige la mayor rapidez en la ejecución, aunque también se da un tratamiento muy intelectualizado, como el del impresionismo, que se basa en el estudio de la luz y sus variaciones, llegando al extremo del puntillismo. Es curioso que en ciertos momentos cronológicamente diferentes de oriente a occidente, la geografía y naturaleza dejaron de ser objeto de temor, espacio simbólico de los poderes míticos o de los espíritus de la región, espacio del amar y el engendrar, pero también del parir con dolor, espacio de trabajo que con el sudor de la frente le arranca unos magros frutos a esa tierra que hay que temer y al mismo tiempo respetar ya que de ella vivimos y en ella morimos y terminó siendo también objeto estético, de belleza en las obras artísticas. Para comprender el paisaje es necesario tomar en cuenta dos elementos personajes: el espectador y el paseante o viajero. No existe una estética en el paisaje hasta que ésta sea otorgada por el ser humano, el artista es quien la identifica y la reproduce. El responsable de la creación de un paisaje es el viajero, aquel sujeto que recorre las tierras, encontrándose con los espacios geográficos y se propone hacer una compilación de sucesos, de temas, de objetos, de elementos, dentro de un solo cuadro. El espectador sería aquel que es el beneficiario de los resultados, es aquel que disfruta una obra llena de Naturaleza donde el hombre y su necesidad de presencia ha sido borrado.

EL BODEGON Un bodegón, también conocido como naturaleza muerta, es una obra de arte que representa objetos inanimados, generalmente objetos cotidianos que pueden ser naturales (animales de caza, frutas, flores, comida, plantas, rocas o conchas) o hechos por el hombre (utensilios de cocina, de mesa o de casa, antigüedades, libros, joyas, monedas, pipas, etc.) en un espacio artificial determinado. Esta rama de la pintura se sirve de un exquisito arreglo, encanto colorístico y de una iluminación fina para producir un efecto de serenidad, bienestar y armonía. Con orígenes en la antigüedad y muy popular en el arte occidental desde el siglo XVII, el bodegón dan al artista más libertad de acción en la colocación de elementos de diseño dentro de una composición que otros géneros pictóricos como el paisaje o los retratos. Los bodegones, particularmente antes de 1700, a menudo contenían un simbolismo religioso y alegórico en relación con los objetos que representaban. Algunos bodegones modernos rompen la barrera bidimensional y emplean técnicas mixtas tridimensionales, y usan objetos encontrados, fotografía, gráficas generadas por ordenador, así como sonido y vídeo.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->