ACTO DE CONTRICCION Jesús dulcísimo, Jesús mi redentor, aquí tienes postrado a tus sacratísimas plantas, con un corazón contrito

y humillado, al mayor de tus pecadores implorando tu clemencia. Yo no te pido Señor, bienes caducos del mundo, ni riquezas, ni honores; solo quiero Dios Mío, que me rocíes con tu preciosísima sangre para ser purificado, y que quede mi alma más blanca que la nieve. Bien conozco misericordiosisimo Padre, que mis lagrimas son muy poco agua para lavar la horrible lepra de mis pecados, y que aunque se hiciera un baño con la sangre de todos los mártires, con lagrimas de todos los penitentes y con las oraciones y suspiros de todos los santos, no tendría valor suficiente para limpiarme, por esto Jesús amabilísimo te pido una gota de tu purísima sangre, pues solo ella tiene virtud infinita para purificar mi alma, mas como no debo esperar este inestimable don sino me aparto y me arrepiento de mis pecados con un verdadero dolor, te suplico me concedas la enmienda de apartarme de las oraciones de ofenderte, y confesar enteramente mis culpas. AMEN.
Se rezan 5 credos en honor de las cinco llagas de Jesucristo Nuestro Señor, y después de cada uno se dice la siguiente jaculatoria Señor de los guerreros, Escucha la queja De la pobre oveja Que llora a tus pies

ORACION A LA SANTISIMA VIRGEN DE LOS DOLORES Tristísima y dolorosísima Virgen María, mi Señora, que puesta en pie delante de tu Unigénito Hijo, mi Señor Jesucristo, lo estabas mirando penar, agonizar y morir por los pecados del mundo sin poderlo remediar. Vuelve esos purísimos ojos bañados en lagrimas; mírame Señora, y veras cual me tiene la culpa; alcánzame de tu crucificado hijo, misericordia y el favor que te pido, si ha de ser para la gloria de Dios y bien de mi alma. También te suplico, Señora y Madre mía que des en mi nombre, a vuestro Santísimo Hijo, las gracias por

por haber abusado muchas veces de nuestra bondad. que desagrado no habré causado a vuestro amoroso corazón arrebatándonos el fruto de vuestra sangre. a un pecador contrito y humillado. habiendo vos corrido tanto tiempo en pos de ella para reducirla? ¿Desechareis este hijo prodigo que viene a arrojarse a vuestros pies. . no! De vos espero vuestra gracia para vivir santamente. señor de los guerreros. lleguen a descargarse a vuestros pies? En fin. y privándome a mí mismo de todas las ventajas que me procurasteis derramándola por mí en la Cruz! ¡Ah. hollado la sangre vuelto a abrir las llagas. ¿cómo osare presentarme ante Vos a vista de tales excesos de ingratitud y malicia? Estoy tan confuso que no me atrevo a levantar los ojos para miraros. ¿Me negareis el perdón. ha menospreciado.los beneficios que en todo tiempo me ha concedido. y me parece que todas las criaturas se sublevan continuamente contra mí para echármelos en cara. y recaído en mis delitos? ¿Seré yo el único a quien neguéis el perdón? ¡No Salvador mío. iros a gozar y alabar eternamente en la gloria. ¡Ah. y después de esta vida. AMEN ORACION AL SEÑOR DE LOS GUERREROS Oh Divino redentor y padre mío. cuyo amor por mi desgracia. vos que habéis llorado tanto su pérdida? ¿Me dejareis gemir siempre bajo el peso insoportable del pecado. AMEN. amable salvador mío! ¿Qué me habéis hecho para trataros con tanta inhumanidad habiéndome siempre amado con un ardor y ternura sin igual? ¿No sufriste bastante por mi salvación durante vuestra vida mortal? ¿Era necesario que yo cometiese nuevos atentados contra vos. renovando la muerte tantas cuantas veces me he abandonado al pecado. Salvador mío. ¿arrojareis de vos. habiendo vos convidado con tanta bondad a los que están cargados. habiendo mandado que llamara? ¿Desechareis esta oveja descarriada. que vuelve a vos después de sus extravíos. tanto en el alma como en el cuerpo. que llevase mi furor hasta aumentar nuevas llagas a las primeras? ¡Qué aflicción.