UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS Fundada en 1551

FACULTAD DE DERECHO Y CÌENCÌA POLÍTÌCA
UNÌDAD DE POST GRADO
La pena de muIta en eI Derecho PenaI
Peruano. DesarroIIos normativos y
jurisprudenciaIes
TESÌS para optar el Grado Académico de : MAGÍSTER EN DERECHO con mención en Ciencias
Penales
AUTOR
JACQUELINE JULISSA PÉREZ CASTAÑEDA
LIMA - PERU 2005
2







ÍNDICE
3
ÍNDICE


ÍNDICE................................................................................................ 3
INTRODUCCIÓN............................................................................... 14


PRIMERA PARTE
ANÁLISIS TEÓRICO NORMATIVO

CAPÍTULO PRIMERO
ASPECTOS GENERALES DE LA PENA DE MULTA

1.1. Origen y Evolución de las Penas Pecuniarias............................ 23
1.2. Conc epto.................................................................................. 32
1.3. Naturaleza Jurídica ................................................................... 35
1.4. La Multa y la Función Preventiva de la Pena ............................ 43
1.5. Diferencias de la Pena de Multa con Otras Instituciones Afines49
1.6. Ventajas.................................................................................... 55
1.7. Desventajas............................................................................... 60
1.8. Técnica Legislativa .................................................................... 63
1.9. Clasificación de la Pena de Multa............................................ 68
1.9.1. Por el Tipo de Conminación Legal ............................... 68
4
1.9.2. Por el Modo de Tasac ión y Cancelación ..................... 70
1.9.3. De Acuerdo a la Evolución Legislativa en Nuestro Medio
............................................................................................... 77


CAPÍTULO SEGUNDO
FUNCIÓN SUSTITUTIVA DE LA PENA DE MULTA

2.1. Los Inconvenientes de las Penas Cortas Privativas de Libertad 82
2.2. Concepto de Sustitutivos Penales............................................. 87
2.3. Clasificación.............................................................................. 89
2.4. La Multa c omo Sustitutivo de las Penas Cortas Privativas de
Libertad............................................................................................ 92
2.5. La Multa como Sustitutivo Penal en el Derecho Comparado .. 99




CAPÍTULO TERCERO
EL SISTEMA DE DÍAS-MULTA

3.1. Antecedentes......................................................................... 105
3.2. Conc epto................................................................................ 109
3.3. Fases para la Determinación de la Pena de Multa ................ 115
3.4. Variantes del Modelo de Días-Multa....................................... 120
5
3.5. Ventajas y Desventajas del Sistema de Días-Multa................. 123
3.5.1. Ventajas...................................................................... 124
3.5.2. Desventajas................................................................ 127
3.6. El Sistema de Días-Multa en el Derec ho Penal Comparad o
Contemporáneo............................................................................ 131
3.6.1. Sistema de Aplicación de la Pena de Multa.............. 136
3.6.2. Proc edimiento de Determinac ión del Número de Días-
Mult a.................................................................................... 143
3.6.3. Extensión Promedio del Número de Días-Multa
Aplicables............................................................................ 145
3.6.4. Criterios Utilizados para la Definic ión de la Cuota Diaria
............................................................................................. 150
3.6.5. Reglas Espec iales para la Definic ión de la Cuota Diaria
............................................................................................. 166
3.6.6. Posibilidades de Modific ac ión de la Cuota Diaria Fijada
en la Sentencia .................................................................... 179
3.6.7. Plazo y Modalidad de Pago de la Multa.................... 183
3.6.8. Casos de Conversión por No Pago de la Multa ......... 194
3.6.9. Suspensión de la Ejec uc ión de la Pena, Exenc ión de
Pena y Otras Medidas Alternativas Aplicables a la Multa... 209
3.6.10. Aplic ac ión de la Pena de Multa c omo Sanc ión
Sustitutiva de la Pena Privativa de Libertad......................... 211
6
3.6.11. Plazo de Presc ripc ión, Extinc ión, Prelac ión en el Pago
de la Pena de Multa y la Canc elac ión de los Antec edentes
Penales del Multado ............................................................ 213
3.6.12. Motivac ión de la Sentenc ia que Impone la Pena
Pecuniaria ............................................................................ 219



CAPÍTULO CUARTO
EL SISTEMA DE DÍAS-MULTA EN EL DERECHO PENAL PERUANO

4.1. Evolución Legislativa de la Pena de Multa en el Perú ............ 235
4.2. La Pena de Multa en el Código Penal de 1991...................... 244
4.2.1. Presencia de la Pena de Multa en el Código Penal.. 246
4.2.2. Sistema de Aplicación de la Pena de Multa.............. 249
4.2.3. Proc edimiento de Determinación del Número de Días-
Mult a.................................................................................... 253
4.2.4. Extensión Promedio del Número de Días-Multa
Aplicables............................................................................ 255
4.2.5. Criterios Utilizados para la Definic ión de la Cuota Diaria
............................................................................................. 257
4.2.6. Reglas Espec iales para la Definic ión de la Cuota Diaria
............................................................................................. 264
7
4.2.7. Posibilidades de Modific ac ión de la Cuota Diaria Fijada
en la Sentencia .................................................................... 270
4.2.8. Plazo y Modalidad de Pago de la Multa.................... 271
4.2.9. Casos de Conversión por No Pago de la Multa ......... 280
4.2.10. Medidas Alternativas Aplicables a la Multa ............. 293
4.2.11. Multa Sustitutiva de Penas Privativas de Libertad.... 296
4.2.12. Cómputo de la Detención ....................................... 303
4.2.13. Prescripción de la Pena de Multa............................. 305
4.2.14. La Rehabilitación del Multado.................................. 309
4.3. La Pena de Multa en el Anteproyec to de Código Penal de 2004
de la Comisión Especial Revisora Creada por Ley No. 27837....... 311
4.3.1. Antecedentes............................................................. 311
4.3.2. Estructura y Sistemática de la Pena de Multa............ 312
4.3.3. El Anteproyec to de 2004 y la Multa en el Código Penal
de 1991 ................................................................................ 313
4.3.4. La Mult a c omo Sust it ut iva de Penas Privat ivas de
Libertad en el Anteproyecto ............................................... 316
4.3.5. Prescripción y Multa en el Anteproyecto ................... 317
4.3.6. La Rehabilitación del Multado ................................... 318
4.4. Motivación de la Sentencia que Impone la Pena Pecuniaria 321
4.5. Cobranza de las Multas Impuestas por el Poder Judicial ....... 323
8
4.5.1. Propuesta de Lineamientos Generales para la Ejecución
y Cobranza de las Penas de Multa Impuestas por la Autoridad
Judic ial................................................................................. 326




SEGUNDA PARTE
LA MULTA EN LA JURISPRUDENCIA NACIONAL

CAPÍTULO QUINTO
ASPECTOS METODOLÓGICOS

5.1. Objetivos................................................................................. 337
5.2. Hipótesis................................................................................... 339
5.3. Variables.................................................................................. 340
5.4. Glosario de Términos Operativos............................................. 341
5.5. La Población Objeto de Estudio.............................................. 343
5.6. Delimitación del Universo ........................................................ 343
5.7. Definición de la Muestra ......................................................... 346
5.8. Técnicas de Obtención de Datos........................................... 349
5.9. Procesamiento de la Información........................................... 353



9

CAPÍTULO SEXTO
ANÁLISIS E INTERPRETACIÓN DE LOS DATOS

6.1. La Pena de Multa en las Sentenc ias Condenatorias en el
Período de 1996............................................................................. 362
6.1.1. Volumen Total de Sentenc ias Condenatorias c on Pena
de Multa............................................................................... 362
6.1.2. Frecuencia Real de Aplicación de la Pena de Multa 365
6.1.3. Forma de Aplicación de la Multa............................... 369
6.1.4. Frec uenc ia de la Multa por Tipo de Proc edimiento
Judic ial................................................................................. 375
6.1.5. Frec uenc ia de la Multa por Clase de Infrac c ión Penal
............................................................................................. 376
6.1.6. Ext ensión de la Pena Pec uniaria en Func ión a la
Prevalencia del Número de Días-Multa Impuestos.............. 383
6.1.7. Extensión de la Pena de Multa por Clase de Infrac c ión
Penal .................................................................................... 387
6.1.8. Grado de Ac ierto en la Determinac ión de la Pena de
Mult a.................................................................................... 392
6.1.9. Carac terístic as de la Determinación Parcial de la Multa
............................................................................................. 395
10
6.1.10. Importe Promedio de la Cuota Diaria de la Pena de
Mult a.................................................................................... 398
6.1.11. La Pena de Multa en Proc esos Fenec idos y en Estado
de Ejecución ........................................................................ 399
6.1.11.1. Convalidac ión o Rec tific ac ión Proc esal de
Sentenc ias c on Pena de Multa Erróneamente Emitidas
................................................................................... 399
6.1.11.2. Grado de Cumplimiento de la Multa Impuesta
en los Juzgados de Ejecución de Sentencias Firmes. 403
6.2. Est ado Ac t ual de la Aplic ac ión de la Pena de Multa en las
Sentencias Condenatorias (período 2002-2004) ........................... 406
6.3. Frecuencia de Aplicación de Medidas Alternat ivas.............. 417
6.3.1. Medidas Alt ernat ivas Aplicadas a Condenas con Pena
de Multa durante el Período de 1996.................................. 417
6.3.2. Frec uenc ia de Aplicación de la Conversión y Sustitución
de Penas en las Sentenc ias Condenatorias c on Privac ión de
Libertad Efectiva (período 2002-2004) ................................. 419
6.4. Conoc imiento de la Pena de Multa por los Operadores
Jurídic os......................................................................................... 429

11



CAPÍTULO SÉPTIMO
REFLEXIONES SOBRE LAS TENDENCIAS APLICATIVAS DE LA PENA DE
MULTA

7.1. Se Omite la Aplic ac ión de la Pena Pec uniaria c uando ésta se
halla Conminada como Sanc ión Conjunta a una Pena Privativa de
Libertad.......................................................................................... 447
7.2. Imposic ión de Penas de Multa en Casos No Autorizados por la
Ley.................................................................................................. 458
7.3. Se At ribuye con Relativa Frecuencia un Carácter Accesorio a la
Pena de Multa ............................................................................... 464
7.4. Generalmente se Realiza una Determinac ión Parc ial de la
Multa Concreta ............................................................................. 470
7.5. Se Aprec ia una Esc asa Informac ión Ac erc a del Modo,
Oportunidad Legal y Mec anismos para el Cumplimiento Efec tivo
de la Pena de Multa Impuesta...................................................... 492
7.6. Exist e una Grave Confusión Acerca de las Medidas Alternativas
que son Aplicables a la Pena de Multa ........................................ 531
7.7. Se Omite la Motivac ión de la Sentenc ia que Impone la Pena
Pecuniaria ...................................................................................... 545
12
7.8. Efec tos Proc esales de Resoluc iones Judic iales que Aplic aron
Incorrectamente la Pena de Multa ............................................... 545
7.8.1. Supuest os en los que c abe Dec larar la Nulidad de la
Resolución............................................................................ 546
7.8.2. Supuestos en los que c abe la Integrac ión de las
Sentencias............................................................................ 557
7.8.3. Integración durante la Ejecución de la Pena ............ 565


CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES........................................ 568
BIBLIOGRAFÍA BÁSICA CONSULTADA............................................. 580
APÉNDICE....................................................................................... 614




13








INTRODUCCIÓN
14
INTRODUCCIÓN


La multa es la pena pec uniaria por exc elenc ia. Ella posee
antec edentes históric os que se remontan a la antigüedad, y en su
proceso evolutivo ha experimentado importantes transformaciones
en su c onf igurac ión, c omo en su regulac ión y uso. La multa, c omo
c ualquier otra pena, está sujeta a los princ ipios de legalidad,
jurisdic c ionalidad, y tiene un c arác ter estric tamente personal.
Ac tualmente la polític a c riminal le atribuye, junto a la pena
p riva t iva d e libertad, la c ondic ión de pilares básic os del c atálogo
de sanc iones. La importanc ia que ha adquirido se debe, de un
lado, al desarrollo ec onómic o alc anzado, y de otro lado, a la
denominada c risis de la prisión y al desprestigio de las penas
privat ivas de libertad de c orta durac ión.

Entre nosotros, la multa es una pena que aparec e notoriamente
regulada desde los inic ios de la Repúblic a y que siempre ha sido
considerada en los diferente textos normativos. Evidentemente, ella
ha sufrido también una evoluc ión legislativa. La más importante, y
atendiendo a su modalidad de aplic ac ión, es la que signific a la
suc esión de diferentes modelos: multa tasada, multa global, multa
proporc ional y multa en base a sueldos mínimos vitales.
15

Pero, sin lugar a dudas, es el modelo de días-multa, que nuestro
legislador adoptó tempranamente (Anteproyecto de Código Penal
de 1916), que ha sido predominante en la aplic ac ión nac ional de
la pena pecuniaria. Claro que contemporáneamente, este sistema,
se c onstituye c omo el preponderante en el derec ho penal
comparado.

La prevalenc ia del sistema de días-multa se debe,
fundamentalmente, a la virtud que posee de c onc iliar los grados
de c ulpabilidad del agente c on sus niveles de ingresos
ec onómic os, propic iando c on ello una individualizac ión equitativa
y justa de la sanc ión.

Ahora bien, no obstante la trasc endenc ia de la inc orporac ión del
sistema de los días-multa al derec ho penal peruano, existe la
perc epc ión –no c omprobada empíric amente pero generalizada-
de que los desarrollos que ést e ha generado en la c omunidad
jurídic a y en la jurisprudenc ia no han sido sufic ientes ni exitosos.
Algunos autores han sostenido que este hec ho responde a las
variables soc ioec onómic as que identific an el subdesarrollo de la
soc iedad; otros, al desinterés de los operadores jurisdiccionales por
16
aplic ar sanc iones menos drástic as que las penas privativas de
libertad.

Sin embargo, resulta relevante el hec ho de que durante el proc eso
de reforma que c onc luyó c on la promulgac ión del Código Penal
de 1991, el legislador patrio haya ratific ado su c onfianza en la
utilidad polític o c riminal de la multa en base al sistema
esc andinavo. Esta dec isión nos parec e ac ertada: princ ipalmente
por las posibilidades c onmutativas que se c onc ede a la multa
frent e a las penas privat ivas de libertad de corta duración, y por las
notorias ventajas que dic ho sistema presenta frente a las opc iones
de aplic ac ión de la pena pec uniaria que registra el derec ho
extranjero.

La vigenc ia de la multa y los días-multa en nuestro Sistema de
Control Penal así c omo la nec esidad de alc anzar un c onoc imiento
c ientífic o sufic iente sobre aquellas, motivó nuestro interés por
desarrollar una investigac ión que c ubriera el marc o normativo y la
experienc ia prác tic a de la aplic ac ión de la multa en el Perú. Por lo
demás, la escasa y limitada bibliografía que sobre el tema existe en
el medio aseguraba para nuestra propuesta de estudio un
signific ativo nivel de utilidad.

17
La hipótesis c entral que guió nuestras indagac iones c onsideraba
que las normas del Código de 1991 que se refieren a la multa no
estaban siendo debidamente empleadas por nuestro Juec es y
Tribunales. De allí, pues, que nuestro trabajo ha debido involuc rar
espac ios de investigac ión empíric a para c ontrastar el grado de
c erteza de dic ho enunc iado. Y esto último se ha materializado en
base a la revisión de un universo de sentenc ias c ondenatorias en
las que se ha impuesto pena de multa, y a un proc eso de análisis
de c ontenido sobre una muestra de expedientes judic iales.
También, y de modo c omplementario, se ha busc ado c onoc er la
perc epc ión de la multa entre Juec es y Fisc ales de todas las
instanc ias, a partir de la aplic ac ión de un c uestionario de estilo
mixto.

La tesis que ahora presentamos c omo informe final de nuestras
indagac iones se organiza en func ión de dos partes. La primera, se
oc upa del análisis dogmátic o y polític o c riminal de la pena de
multa en el derec ho c omparado y nac ional. En ella se aborda el
estudio de los aspec tos generales de la pena de multa (evoluc ión,
c onc epto, naturaleza jurídic a, vent ajas, desvent ajas y
c lasific ac iones) y de la func ión sustitutiva que se le asigna en el
c ontexto de la privac ión de libertad de c orta durac ión. También se
presenta de modo espec ífic o la problemátic a y c arac terístic as del
18
sistema de días-multa; y, en un c apítulo aparte, se explic a el
sistema de días-multa en el derec ho penal peruano (evoluc ión,
proc edimiento de determinac ión del número de días-multa,
extensión del promedio del número aplic able, c riterios utilizados
para la definic ión de la c uota diaria, reglas espec iales, plazo y
modalidades de pago de la multa, medidas alternativas aplicables
a la multa, c ómputo de la detenc ión, presc ripc ión, rehabilitac ión,
c obranza de las multas impuestas en el Poder Judic ial, entre otros).

En la segunda parte se inc luyen los aspectos metodológicos de la
investigac ión empíric a (objetivos, hipótesis, variables, poblac ión,
objeto de estudio y definición de la muestra). Asimismo, se exponen
las tendenc ias que reflejan la presenc ia de la multa c omo sanc ión
impuesta por la judic atura en las sentenc ias analizadas (volumen
sentenc ias c ondenatorias c on pena de multa, frec uenc ia real de
aplic ac ión, forma de aplic ac ión, extensión de la pena pec uniaria
en func ión a la prevalenc ia de número de días-multa impuestas,
extensión por c lase de infrac c ión penal, grado de ac ierto en la
determinac ión de la pena, medidas alternativas aplic adas a
c ondenas c on pena de multa) y el c umplimiento de la pena de
multa en los proc esos fenec idos y en estado de ejec uc ión. En
func ión a los datos obtenidos en la aplic ac ión de c uestionarios de
enc uestas suministrados a Magistrados del Poder Judic ial y del
19
Ministerio Públic o, se dan a c onoc er las tendenc ias psic osoc iales
que proyec ta la internalizac ión de la pena pec uniaria entre dic hos
operadores jurídic os. Finalmente, se enunc ia un c onjunto de
reflexiones en torno a las tendenc ias observadas en la aplic ac ión
judic ial inc orrec ta de la pena de multa.

Cabe destac ar que a lo largo de los diferentes c apítulos de la tesis
desarrollamos un c onjunto de reflexiones sobre las insufic ienc ias
detec tadas y planteamos determinadas sugerenc ias, en algunas
ocasiones como alcances de lege dat a, y en otras c omo
propuestas espec ífic as de lege ferenda.

Se inc orpora, finalmente, una serie de c onc lusiones y un apéndic e
que reúne documentación legislativa nacional y extranjera sobre la
pena de multa. Es de menc ionar que en un listado bibliográfic o se
detallan los libros, monografías y demás textos e informes que han
servido de soporte teóric o a nuestro trabajo y a la redac c ión del
presente informe.

No podemos c onc luir estas páginas sin ratific arnos en las múltiples
ventajas que ofrec e la pena pec uniaria, si es que se aplic a
c orrec tamente, tanto por la flexibilidad de su aplic ac ión, sus
mínimos efec tos estigmatizantes sobre el c ondenado y –
20
c iert ament e- por la func ión que c umple c omo sustitutivo de penas
privativas de libertad de c orta durac ión. Y c on la esperanza de que
una nueva generac ión de magistrados supere las ac tuales
defic ienc ias, omisiones y distorsiones en su aplic ac ión c onc reta,
para benefic io de la justic ia.

21







PRIMERA PARTE
ANÁLISIS TEÓRICO - NORMATIVO
22







CAPÍTULO PRIMERO
ASPECTOS GENERALES DE LA PENA DE MULTA







23
CAPÍTULO PRIMERO
ASPECTOS GENERALES DE LA PENA DE MULTA


SUMARIO: 1.1. ORIGEN Y EVOLUCIÓN DE LAS PENAS PECUNIARIAS. 1.2.
CONCEPTO. 1.3. NATURALEZA JURÍDICA. 1.4. LA MULTA Y LA FUNCIÓN
PREVENTIVA DE LA PENA. 1.5. DIFERENCIAS DE LA PENA DE MULTA CON
OTRAS INSTITUCIONES AFINES. 1.6. VENTAJAS. 1.7. DESVENTAJAS. 1.8.
TÉCNICA LEGISLATIVA. 1.9. CLASIFICACIÓN DE LA PENA DE MULTA. 1.9.1.
POR EL TIPO DE CONMINACIÓN LEGAL. 1.9.2. POR EL MODO DE
TASACIÓN Y CANCELACIÓN. 1.9.3. DE ACUERDO A LA EVOLUCIÓN
LEGISLATIVA EN NUESTRO MEDIO.


1.1. ORIGEN Y EVOLUCIÓN DE LAS PENAS PECUNIARIAS

La afec tac ión de intereses patrimoniales a título de pena posee
antec edentes históric os muy remotos. Se afirma que en sus distintas
modalidades, sea como confiscación, multa, precio de la paz, etc,
su ut ilizac ión punit iva t iene un origen más antiguo que el de las
penas privativas de libertad, aunque posterior al uso de la pena
c apital y de otras sanc iones aflic tivas de tipo c orporal
1
.



1
Cfr. Emiro Sandoval Huertas. Penología. Parte Espec ial. Universidad Externado
de Colombia, Bogot á, 1984, p. 304; Manuel De Lardizábal y Uribe. Discurso sobre
las Penas. Comares. Granada, 1997, p. 108 y ss.
24
Todo parec e indic ar que desde que las distintas c ulturas fueron
c onc ediendo valor a los bienes y se les proyec tó un sentido de
apropiac ión y pertenenc ia, la privac ión de una parte de aquellos,
c omo instrumento para c ausar un mal al autor o partíc ipe de un
hec ho ilíc ito, fue adquiriendo la c ategoría de sanc ión o pena.

A c ontinuac ión haremos un breve rec uento sobre la presenc ia de
las penas patrimoniales a lo largo de la evoluc ión históric a del
Derec ho Penal.

No existen vestigios que nos indiquen la utilizac ión de penas
patrimoniales en el período primitivo. Por lo demás, en los grupos
nómades de c azadores, pesc adores y rec olec tores la sanc ión fue
c onc ebida c omo c astigo y venganza privada. De allí que sus
manifestac iones hayan poseído un c arác ter marc adamente
expiatorio y religioso, siendo frec uente el uso de la pena de muerte
y del destierro c omo las princ ipales formas de c astigo y de
protec c ión frente a los ac tos delic tivos
2
.

Con el asentamiento territorial de las soc iedades primitivas, c omo
c onsec uenc ia del desc ubrimiento de la agric ultura, c omienza el


2
Cfr. Carlos Fontán Balestra. Tratado de Derec ho Penal. Parte General. Tomo I.
Segunda Edic ión. Abeledo Perrot . Buenos Aires, 1995, p. 91 y ss.
25
surgimiento de las primeras c ulturas. Es en este proceso que la pena
va dejando de ser una vía de venganza privada para adquirir la
c ondic ión de c astigo públic o a c argo del poder estatal
3
.

La aparic ión de la Ley del Talión, que se fundó en el princ ipio del
“ ojo por ojo y diente por diente” , permitió establec er una
proporc ión entre el daño c ausado y el c astigo que c abía imponer
al culpable, produciéndose un cambio paulatino en la concepción
punitiva y que c onduc e a la c omposic ión ec onómic a, surgiendo
así el más antiguo antec edente de la multa
4
.

Es así, que en los pueblos del Antiguo Oriente los princ ipales
castigos que se aplicaron fueron la mutilación corporal (incluyendo
la ceguera), la deportación y la muerte (por lapidación, crucifixión,
desc uartizamiento o dec apitac ión). Sin embargo, en el Código de
Hammurabi (s. XXIII a.C.), el c ual ya se inspiraba en el régimen
talional, también se c onsideró una forma de c omposic ión
ec onómic a, c onsistente en imponer al infrac tor patrimonial la


3
Cfr. Bronislaw Malinowski. Crimen y Costumbre en la Sociedad Salvaje. Ediciones
Ariel. Barc elona, 1956, p. 77 y ss; Federic o Engels. El Origen de la Familia, la
Propiedad Privada y el Est ado. Cuart a Edic ión. Edic iones Populares Los Andes
EPASA. Lima, p. 7 y ss.

4
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Mult a. EXMA.
Manc omunidad de Cabildos. Plan Cult ural. Zaragoza, 1977, p. 36.
26
devoluc ión de un equivalente al tripe del valor de los bienes que
fueron objeto de su delito
5
.

En la India, el Código de Manú o Mana-Dharma Sast ra (s. XIII o XII
a.C.) inc orporó a la multa, de forma espec ífic a en su sistema de
penas. Lo interesante de este prec edente es que la pena
pec uniaria inc rementaba su c uantía según la jerarquía soc ial del
agente de la infrac c ión c riminal, ac titud represiva que resulta ser
uno de los primeros modelos de individualizac ión de la pena de
multa y que ya refleja su flexibilidad aplic ativa
6
.

También en el derecho penal hebreo o mosaico que se elaboró en
base a los Diez Mandamientos se enc uentran antec edentes de la
multa. Además, para los delitos de esc asa gravedad este sistema
jurídic o de la antigüedad permitía la c omposic ión, la c ual requería
la c ompleta reparac ión del daño y un sac rific io religioso.
Posteriormente, c on la rec opilac ión c ontenida en el Talmud (s. V d.
C.) la pena pec uniaria se mantuvo dentro del sistema de
sanc iones
7
.


5
Cfr. Eugenio Raúl Zaffaroni. Derec ho Penal. Parte General. Edic iones Jurídic as.
Buenos Aires, 1990, p. 141 y ss; Carlos Font án Balest ra. Ob. Cit ., p. 98 y ss.

6
Cfr. Eugenio Raúl Zaffaroni. Ob. Cit ., p. 143 y ss.

7
Ibid., p. 145.
27

Para los romanos las penas pec uniarias fueron un medio c oac tivo
que se utilizaba, princ ipalmente, en el ejercicio de la administración
de justic ia. En una etapa anterior a la fundac ión de Roma se
rec urría a la c onfisc ac ión total o parc ial del patrimonio para
sanc ionar delitos gravísimos, c omo la traic ión a la patria. Luego en
la Repúblic a, c on la Ley de las Doc e Tablas (s. V d. C.) se inc luyó la
multa en el listado de sanc iones; por ejemplo, la injuria fue
sanc ionada c on el pago de veintic inc o ases. Igualmente, en esta
etapa histórica la composición fue empleada como un medio de
evit ar la venganza privada, es así que para el hurto, al que se
estimaba c omo delito privado, se regulaba una restituc ión
c onsistente en un determinado múltiplo del valor de lo hurtado
8
.

Ahora bien, en las Altas Culturas Americ anas no enc ontramos un
tipo de pena propiamente pec uniaria. La únic a praxis punit iva de
afectación patrimonial fue la confiscación, la cual tenía el carácter
de pena c omplementaria y se aplic ó entre los Chibc has, Aztec as e
Inc as
9
.



8
Cfr. Carlos Font án Balest ra. Ob. Cit ., p. 105 y ss.; José Luis Manzanares
Samaniego. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 39.

9
Cfr. Hermann Trimborn. El Delito en las Altas Culturas de Améric a. Universidad
Nac ional Mayor de San Marc os. Lima, 1968, p. 109 y ss.
28
Durante la Edad Media la multa y otras penas patrimoniales no se
c onst it uyeron en sanc iones relevantes, ya que el protagonismo
represivo lo tuvieron las penas c apitales, c orporales e infamantes.
Sin embargo, el derec ho germano (s. V a XI d.C.) que se destac ó
por su tendenc ia al restablec imiento de la paz soc ial mediante la
reparac ión y composición, consideró algunas medidas de carácter
patrimonial pero que no eran estric tamente c onsideradas c omo
penas. Ese fue el c aso del wergeld y el friedegeld. El primero
c onsistía en el pago de una suma de dinero c omo reparac ión del
daño oc asionado por el delito. Y, el segundo, era una espec ie de
c ompra de protec c ión personal que hac ía el delinc uente para
salvaguardarse de ac tos de venganza por parte del ofendido y
rec uperar su tranquilidad o paz. Por c ierto existía una multa de
c arác ter penal, a la que se denominaba bannus, y que consistía en
un pago por la violac ión del orden jurídic o y su c obro c orrespondía
al fisc o
10
.

Muc hos atribuyen a esta fase de la historia universal el mérito del
surgimiento de la pena de prisión, señalándose partic ularmente al
derec ho penal c anónic o c omo su princ ipal prec ursor, en tanto
establec ía c omo sanc ión la rec lusión en monasterios y c eldas. No


10
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 37 y ss.;
Eugenio Raúl Zaffaroni. Ob. Cit ., p. 150 y ss.
29
obstante, este derecho eclesial tampoco desconoció la aplicación
de penas de c arác ter ec onómic o, las c uales se utilizaron
fundamentalmente a partir del siglo XI. Cabe señalar, por ejemplo,
que el Tribunal del Santo Ofic io c onsideró la c onfisc ac ión c omo un
c astigo frec uente para los herejes
11
.

El período de la Ilustrac ión c on su ideología humanista y sus
princ ipios de libertad, igualdad y frat ernidad, proyec t ó
trasc endentales efec tos en el c ampo del derec ho penal, que
c ondujeron al triunfo de las penas privativas de la libertad sobre las
penas c orporales y la pena de muerte. La pena de multa,
c onsiderada por aquél entonc es c omo privilegio de la aristocracia,
experimentó por esa razón un signific ativo retroc eso
12
. Pese a ello,
al c ritic ar el sistema de penas del absolutismo basado en la tortura
y la c rueldad, los princ ipales reformadores liberales propusieron la
aplic ac ión sistemátic a de sanc iones pec uniarias, sobre todo para
los delitos de hurto. Algunos llegaron a sugerir que para evitar las
desigualdades ec onómic as que podían generarse c on las multas


11
Cfr. Eugenio Cuello Calón. Derec ho Penal. Tomo I. Volumen Segundo. Bosc h
Casa Editorial S.A. Decimoctava Edición. Barcelona, p. 890, nota 3; Carlos Fontán
Balest ra. Ob. Cit ., p. 113 y ss.

12
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 41.
30
impuestas a personas pobres, estas penas debían ser susc eptibles
de sustituc ión por prestac ión de trabajo a favor de la soc iedad
13
.

A partir de la Revoluc ión Industrial, hac ia finales del siglo XIX y
c omienzos de siglo XX, la multa ha de experimentar notables
transformac iones en su c onfigurac ión, uso y regulac ión. Fue en los
países europeos donde se impulsaron los primeros intentos para
reintroduc ir la sanc ión patrimonial c omo una forma princ ipal de
reac c ión punitiva. Esta tendenc ia se aprec ia en el hec ho que pese
a la signific ativa reduc c ión que se produc e en las listas de
sanc iones penales, la multa es mantenida por los legisladores y su
inc orporac ión c onminada en los c ódigos y leyes se extiende c ada
vez más a nuevos supuestos delic tivos
14
. Es en este momento
evolutivo en que surgen diferentes modelos de aplic ac ión, siendo
el más importante el de los dagsbot o días-mult a.

En la ac tualidad la polític a c riminal c ontemporánea le c onc ede a
la multa un lugar de privilegio, al atribuirle junto a la pena privativa
de libertad la c ondic ión de pilares básic os del c atálogo de
sanc iones. Según HURTADO POZO, ello se debe a la confluencia de


13
Cfr. Cesare Bec c aria. De los Delitos y las Penas. Terc era Edic ión. Editorial Temis
S.A. Colombia, 1994, p. 63.

14
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 41.
31
dos fac tores determinantes, “ de un lado, el desarrollo ec onómic o-
soc ial y, del otro, el rec hazo de las penas privativas de c orta
durac ión”
15
.

Según el citado jurista, el desarrollo económico, particularmente en
el ámbito europeo y que se ha reflejado en una elevac ión general
del nivel de renta de la poblac ión, ha hec ho posible una
aplic ac ión más efec tiva de la multa y ha extendido su uso en las
llamadas soc iedades de c onsumo donde el dinero juega un rol
dec isivo. En lo que respec ta al desprestigio c rec iente que han
alc anzado las penas privativas de c orta durac ión, por efec to de la
llamada c risis de la prisión, el profesor de la Universidad de Fribourg
sostiene que la func ión polític o-c riminal más signific ativa que
desempeña la multa en este dominio es la de ac tuar c omo
alternativa de bloqueo a la ejec uc ión de tales penas, a la vez que
resulta ser un medio adec uado y proporc ional para la sanc ión de
formas de c riminalidad de pequeña y mediana gravedad.

El mismo HURTADO POZO, al realizar un enfoque sobre la situac ión
de la multa en los países subdesarrollados es c ategóric o al señalar
que en estos la pena pec uniaria no ha alc anzado resultados


15
Cfr. José Hurt ado Pozo. La Pena de Mult a, en Revist a de Derec ho y Ciencias
Polít ic as. Lima. Volumen 50, Año 1993, p. 149 y ss.
32
satisfac torios, sobre todo por las limitac iones ec onómic as e
ideológic as que genera la realidad soc ial.


1.2. CONCEPTO

Bajo las denominac iones “ multa” , “ amende” , “ ammenda” , “ fine” ,
“ busse” y “ geldst rafe” se identific a c ontemporáneamente en
distintos idiomas a la pena pec uniaria
16
.

Según TEODORO MOMMSEN dic ha expresión tuvo su origen en la
idea de “ mult iplic ac ión” que el derec ho romano atribuía c omo un
inc remento de los pagos a que quedaba obligado un infrac tor,
c ada vez que inc urría en una nueva desobedienc ia
17
.

Diferentes autores que se han oc upado de la pena de multa
c oinc iden en relevar el c ontenido ec onómic o-monetario de esta
sanc ión.



16
Cfr. St anislaw Plawski. Los Días-Mult a, en Revist a Int ernac ional de Polic ía
Criminal, Número 381, 1984, p. 205.

17
Cfr. Teodoro Mommsen. Derec ho Penal Romano. Editorial Temis. Bogotá, 1991,
p. 624.
33
Así por ejemplo, para el suizo CARL STOOSS se trata de “ una
infrac c ión c ontra el c ulpable, tendente a influir en su voluntad por
medio de la disminuc ión forzosa de sus derechos patrimoniales y
motivada por su delito” . Además, agrega que esa disminuc ión del
patrimonio del c ondenado se obtiene “ por detrac c ión forzosa de
una c ant idad de dinero”
18
. El alemán HEINZ ZIPF la califica como
“ una intervenc ión en el patrimonio del penado, realizada en el
ejerc ic io de la soberanía penal estatal, y c uya medida se
espec ific a en dinero”
19
. El argentino SEBASTIÁN SOLER se refiere a
ella como la “ obligac ión de pagar una suma de dinero, impuesta
por el juez. Es una verdadera pena, c uyo fin es herir al delinc uente
en su patrimonio...”
20
.

En España, CUELLO CALÓN sostiene que la multa “ c onsist e en el
pago de una suma de dinero hec ho por el c ulpable al Estado en
c onc epto de pena.....”
21
. En términos similares, LÓPEZ BARJA DE
QUIROGA anot a que “ es una pena c uyo c ontenido implic a el


18
En similar sent ido, se han pronunc iado Garruad y Laborde Lac ost e, Bouzat y
Pinatel, Foignet, Neymark, Merkel y Fontán Balestra. Ver los c onc eptos expuestos
por est os aut ores en José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Mult a. Ob.
Cit ., p. 15 y ss.

19
Cit ado por Luis Grac ia Mart ín. Las Consec uenc ias Jurídic as del Delit o en el
Nuevo Código Penal Español. Tirant Lo Blanc h. Valenc ia, 1996, p. 143.

20
Cfr. Sebast ián Soler. Derec ho Penal Argent ino. Tomo II. Tipografía Edit ora
Argent ina . Terc era Reimpresión. Buenos Aires, 1956, p. 437.

21
Cfr. Eugenio Cuello Calón. Ob. Cit ., p. 890.
34
pago de una determinada c antidad de dinero”
22
. Mientras que
JORI TOLOSA dic e que esta sanc ión “ es aquella que se caracteriza
porque el daño o el perjuic io que impone al c ondenado afec ta a
su c apac idad de disposic ión patrimonial, a la vez que implic a una
disminuc ión de su patrimonio personal. Supone, por tanto, una
limitac ión o una restric c ión de la c apac idad del individuo para
determinarse libremente en aspec tos que se obtienen mediante
prec io”
23
.

En el Perú, el jurista PRADO SALDARRIAGA señala que ella “ es una
pena pec uniaria y afec ta al patrimonio ec onómic o del
c ondenado. La multa implic a el pago de una c antidad de dinero
que el c ondenado debe realizar a favor del Estado, por haber sido
autor o partíc ipe de un hec ho punible”
24
. De modo similar,
BRAMONT ARIAS prec isa que ella c onsiste “ en la obligac ión
impuesta al penado de satisfac er al Estado determinada suma de
dinero en c alidad de pena”
25
.


22
Cfr. Jac obo López Barja de Quiroga. La Pena de Multa, en Las Penas en el
Código Penal de 1995: Part e General. Revist a del Consejo General del Poder
Judic ial. Generalit at de Cat alunya, 1999, p. 61.

23
Cfr. Joseph Lluís Jori Tolosa. La Multa, en Las Penas en el Código Penal de 1995:
Part e General. Revist a del Consejo General del Poder Judic ial. Generalit at de
Cat alunya, 1999, p. 107.

24
Cfr. Víc t or Robert o Prado Saldarriaga. Las Consec uenc ias Jurídic as del Delito
en el Perú. Gac et a Jurídic a. Lima, 2000, p. 53.

35

Normativamente la c ondic ión ec onómic a y pec uniaria de la multa
es puesta también de relieve en la legislac ión penal c omparada.
Así, es frec uente que los c ódigos penales se refieran a ella
señalando que se trata de “ pagar al Tesoro Nac ional una suma no
mayor de c inc o millones de pesos“ (Art. 51º C.P. de Colombia), o
“ que c onsist e en el pago a la Caja de Reparac iones de una
c antidad de dinero...” (Art. 29º C.P. de Bolivia), o que obliga “ al reo
a pagar la c ant idad de dinero que det ermine la sent enc ia” (Art .
21º C.P. de Argentina).

De allí, pues, que podamos definir a la pena de multa c omo la
c onsec uenc ia jurídic o-penal que recae sobre el condenado como
autor o partíc ipe de una infrac c ión penal, y que c onsiste en la
obligac ión de pagar una c antidad de dinero al Estado.


1.3. NATURALEZA JURÍDICA

Atendiendo a su naturaleza jurídic a no c abe duda que la multa es
una pena patrimonial, pec uniaria y obligac ional.


25
Cfr. Luis A. Bramont Arias. Código Penal Anotado. Editorial El Ferroc arril. Lima,
1966, p. 91. Revisar t ambién Luis A. Bramont Arias y Luis A. Bramont -Arias Torres.
Código Penal Anot ado. Edit orial San Marc os. Lima, 1995, p. 217.
36

Se afirma que la multa es una pena patrimonial debido a que tiene
por objeto material la fortuna del c ondenado
26
, esto es, rec ae
sobre su patrimonio personal. Luego, se sostiene que es pec uniaria
porque su determinac ión c uantitativa, así c omo su imposic ión
judic ial y su pago por el sentenc iado se definen siempre en
términos monetarios. Y, por último, se dic e que la multa es
obligac ional en tanto que al ser una sanción punitiva opera como
una obligac ión de derec ho públic o, a la que no c abe atribuir la
c ondic ión de un c rédito del Estado sobre el penado, ni la de una
simple deuda c ivil
27
.

Al opinar sobre su naturaleza jurídic a, MANZANARES SAMANIEGO
ha señalado que “ la multa se inc luye en el grupo de las penas
patrimoniales, por c uanto inc ide sobre la fortuna, pero c onstituye el
ejemplo princ ipal, y en oc asiones únic o, de la subespec ie que
pudiéramos denominar penas pec uniarias. Se c alc ula y se paga en


26
Sandoval Huert as prefiere designar a est e t ipo de penas c omo “ sanc iones
penales c ont ra el pat rimonio ec onómic o” , pues considera que el interés jurídico
que se busc a afec tar es el pec unio o patrimonio ec onómic o del sentenc iado.
Cfr. Emiro Sandoval Huertas. Ob. Cit., p. 303. Sin embargo, las denominac iones
frec uent ement e asignadas son las de “ penas pat rimoniales” o “ penas
pec uniarias” .

27
En ese sent ido, se pronunc ian ent re ot ros: Hans-Heinrich Jescheck. Tratado de
Derec ho Penal. Part e General. Volumen II. Bosh Casa Edit orial S.A. Barc elona.
1987, p. 1075; Sebastián Soler. Ob. Cit., p. 437; José Luis Manzanares Samaniego.
Las Penas Patrimoniales en el Código Penal Español. Tras la Ley Orgánica 8/ 1983.
Bosh Casa Editorial S.A. Barc elona, 1983, p. 3; Luis Grac ia Martín. Ob. Cit., p. 141.
37
dinero, lo que pone de relieve su carácter obligacional o crediticio.
Se trata de una obligac ión de derec ho públic o c on c arác ter
penal, y no de una simple deuda c ivil. La multa, c omo pena, se
propone ac tuar sobre la voluntad del reo y en ese sentido la
disminuc ión del patrimonio del c ulpable no pasa de ser el medio
esc ogido para lograr el fin propuesto. La multa no c onsiste
solamente en el abono de una c antidad de dinero, sino en la
imposic ión de un sufrimiento a una persona determinada. Si bien
est a ac t ividad ret ribut iva adopt e la forma últ ima de un débit o
pec uniario”
28
.

Por su parte, GRACIA MARTÍN ha referido que “ El pat rimonio, es
dec ir: el c onjunto de bienes y derec hos de c ontenido ec onómic o
de una persona, es un bien jurídic o, así c omo objeto de una
pluralidad de derec hos reales y de c rédito, que es susc eptible de
menosc abos aptos para produc ir un mal a su titular. El patrimonio,
por ello, puede ser también objeto de una pena. Las penas que
t ienen por objet o mat erial el pat rimonio se denominan, por ello,
<<penas pat rimoniales>>. Cuando las penas patrimoniales se


28
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Multa. Ob. Cit., p. 17. Es de
menc ionar que Nagler, c itado por el autor, señalaba c omo la primitiva doctrina
obligac ional llegó a c oloc ar el nac imiento del c rédito, no en la fec ha de la
sentenc ia o de su firmeza, sino en la c omisión del delito. No obstante, rec onoc e
que la c onc epc ión de la multa c omo mera obligac ión c ivil ya ha sido
abandonada.
38
imponen y deben satisfac erse <<en dinero>>, entonc es se trata de
una subespec ie de aquéllas y se denominan <<penas
pec uniarias>>” . Agrega el profesor de la Universidad de Zaragoza
que “ es prec iso ac larar que el menosc abo patrimonial que
experimenta el penado c on la multa no es más que el medio a
través del c ual se pretende imponer un mal idóneo para intervenir
sobre la voluntad de aquél, del mismo modo que la libertad del
sujeto es también el medio en las penas privat ivas de libert ad, es
dec ir: el pago de la c antidad de dinero en que c onsiste la multa
no es más que el medio a través del c ual se pretende irrogar un
mal, un sufrimiento al delinc uente, por lo que no debe c onfundirse
la multa penal c on la deuda c ivil. La multa penal, que se c onoc e
desde muy antiguo, experimentó un proc eso de depurac ión de sus
aspec tos no penales, c on <<el que se trató, en suma, de ac entuar,
de destac ar, el c arác ter penal de la multa, reforzando la exigenc ia
de que ella se dirigiera, no c ont ra el pat rimonio, sino c ont ra la
persona del c ulpable>>. Se t rat a c iert ament e de una obligac ión
de derec ho públic o c on c arác ter penal, pero <<el fin de la multa
es el mant enimient o del orden jurídic o a t ravés de la disminuc ión
del patrimonio del c ondenado, siendo el rec ibimiento de este
dinero por parte del Fisc o un efec to reflejo, que no tiene nada que
ver c on la naturaleza de la pena>>”
29
.


39

No obstante, un sec tor de la doc trina c alific ó la naturaleza de la
multa c omo una espec ie de “ pena de privac ión parc ial de
libert ad” o “ pena limit at iva del <<est ándar>> de vida, que es
libert ad objet ivada” . Este c riterio fue inic ialmente expuesto por
JÜRGEN BAUMAN en 1963, y ac ogido luego por el Proyec to
Alternativo alemán de 1966 para sustentar la aplic ac ión de la
multa temporal o de pago esc alonado. Según esta tendenc ia,
dic ha sanc ión está orientada a provoc ar una reduc c ión en el nivel
de vida del c ondenado, durante un lapso de tiempo y no c ontra su
patrimonio en sí, ya que el aplazamiento de los pagos
prec eptivamente frac c ionados genera una disminuc ión del poder
de c onsumo y por ende de interac c ión soc ial del sentenc iado, lo
c ual motivaría que la multa dejase de ser una pena pec uniaria
para c onvertirse en una pena de privac ión parc ial de la libertad
30
.

Sobre el partic ular explic a MANZANARES SAMANIEGO que “ en esta
direc c ión, si las penas t radic ionales privat ivas de libert ad inc iden
sobre este bien, en su doble proyec c ión de libertad de


29
Cfr. Luis Grac ia Martín. Lec c iones de Consec uenc ias Jurídic as del Delito. Tirant
Lo Blanc h. Valenc ia, 1998, p. 133-135.

30
Cfr. Horac io Roldán Barbero. El Dinero, Objet o Fundament al de la Sanc ión
Penal. Un Est udio Moderno de la Pena de Mult a. Akal Edit or. Madrid, 1983, p. 76;
Emiro Sandoval Huertas. Ob. Cit., 314 y ss.; Carlos Mir Puig. El Sistema de Penas y
su Medición en la Reforma Penal. Bosh Casa Editorial S.A. Barcelona, 1996, p. 174.
40
movimientos y libertad de c onsumo, la nueva multa sólo afec taría
a esta segunda fac et a. Se t rat aría en definit iva, de una pena de
privac ión parc ial de la libertad”
31
.

Ahora bien, afirmar que se trata de una pena implic a que son
aplic ables a la multa todas las c arac terístic as que se predic an de
aquella. De esa manera, la multa c omo toda sanc ión penal está
sujeta a los princ ipios de legalidad, proporc ionalidad,
jurisdiccionalidad, y tiene un carácter estrictamente personal. En tal
sentido, sus límites de operatividad c onminada o aplic ativa le
vienen dadas por la legislac ión vigente y ella sólo puede ser
impuesta por la autoridad judic ial c ompetente, previo proc eso
penal, a la persona del autor o partíc ipe de un delito
32
.

Por tanto, la multa c omo sanc ión no es c ompensable c on los
c réditos que el reo pudiera tener frente al Estado. Por ejemplo,
c uando el sentenc iado resulta ser titular de un derec ho de
reembolso por impuestos que le fueron rec audados
indebidamente. Asimismo, ella no genera intereses moratorios a


31
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 18 y ss.

32
Cfr. Borja Mapelli Caffarena y Juan Terradillos Basoc o. Las Consec uenc ias
Jurídicas del Delito. Tercera Edición. Editorial Civitas S.A. Madrid, 1996, p. 159; José
Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 19; el mismo aut or.
Las Penas Patrimoniales en el Código Penal Español, Ob. Cit., p. 4; Luis Grac ia
Martín. Las Consec uenc ias Jurídic as del Delito en el Nuevo Código Penal
Español. Ob. Cit ., p. 144.
41
favor del Tesoro Públic o c uando el penado no c umple en el plazo
previst o con el pago de la multa
33
. Y tampoc o es posible que su
importe le sea exigido o sea pagado por un terc ero o por los
herederos del c ondenado
34
, ni que se fije un monto único de abono
solidario o manc omunado para varios c ondenados
35
.

Existe opinión mayoritaria acerca de la inadmisibilidad del pago de
la multa por un terc ero. Así, por ejemplo, MANZANARES
SAMANIEGO afirma que “ el pago por terc ero es inadmisible y que
si se ac eptara por error, no sólo no habría extinguido la pena, sino
que c abría inc luso exigir la devoluc ión de lo indebidamente
abonado. Se trataría de ac tuac iones nulas de pleno derec ho, por
las que los func ionarios judic iales que en ellas intervinieran habrían
de ser c orregidos por vía disc iplinaria en c aso de ac tuac ión por
dolo o negligenc ia” . Este autor, además, después de busc ar en el


33
Cfr. Hans-Heinric h Jesc hec k. Tratado de Derec ho Penal. Ob. Cit., p. 1075; José
Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Multa. Ob. Cit., p. 19; el mismo autor.
Las Penas Pat rimoniales en el Código Penal Español. Ob. Cit ., p. 4.

34
Al respec t o, Sebast ián Soler prec isa que al hac erse efec t iva c ont ra los
herederos la mult a pierde su c arác ter de pena. Además, afirma que si el autor
del delit o muere ant es que la sent enc ia haya pasado en aut oridad de c osa
juzgada, la ac c ión penal queda extinguida. Y, si el agente muere después, pero
la mult a no ha sido pagada o no la ha sido t ot alment e, dicha obligación queda
ext inguida. Cfr. Sebast ián Soler. Ob. Cit ., p. 437; José Luis Manzanares
Samaniego. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 19 y ss.; el mismo aut or. Las Penas
Pat rimoniales en el Código Penal Español. Ob. Cit ., p. 5; Ignac io Serrano
But ra gueño. Las Penas en el Nuevo Código Penal. Granada, 1996, p. 55.

35
Cfr. Sebastián Soler. Ob. Cit., p. 437; José Luis Manzanares Samaniego. La Pena
de Mult a. Ob. Cit ., p. 14 y ss.; el mismo aut or. Las Penas Pat rimoniales en el
Código Penal Español. Ob. Cit ., p. 5.
42
artic ulado del Código Penal español un tipo penal en el que
subsumir la ac eptac ión del pago de la multa por un terc ero,
c onc luye que el delito de prevaric ac ión del artíc ulo 359º es el que
mayores posibilidades ofrece al respecto. Para este jurista, admitida
la ilicitud e inoperancia del pago por un tercero, con la aceptación
del abono y la abstenc ión de toda ejec uc ión en los bienes o la
persona del reo se habría c onfigurado el indic ado ilíc ito penal
36
.

JESCHECK agrega que tampoc o es admisible la donac ión de su
importe al c ondenado para que éste pueda pagar la multa.
Inc luso habla de la existenc ia del delito de ayuda a quebrantar
una c ondena c uando otro paga la multa en lugar del c ondenado
o c uando se le ayuda materialmente
37
.

Al respec to, MIR PUIG plantea que debe rec hazarse el pago
efec tuado por un terc ero, pero c onsidera que si el dinero es ya
propiedad el reo, porque el terc ero lo donó, el que paga es el reo
y no el terc ero
38
.



36
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. Las Penas Patrimoniales en el Código
Penal Español. Ob. Cit ., p. 112 y ss.

37
Cfr. Hans-Heinric h Jesc hec k. Tratado de Derecho Penal. Ob. Cit., p. 1075, nota
11.

38
Cfr. Carlos Mir Puig. Ob. Cit ., 182.
43
Postura diametralmente opuesta mantiene SOLER, quien señala
c omo una de las ventajas de la pena de multa, la de no ser
esenc ialmente personal en su ejec uc ión, por lo que “ puede ser
pagada por otro”
39
. En términos similares, LÓPEZ BARJA DE
QUIROGA manifiesta que dadas “ las propias c arac teríst ic as de la
pena de multa c onduc en, inevitablemente, a la admisibilidad del
pago realizado por un terc ero. No puede impedirse que el terc ero
entregue el dinero al c ondenado para que éste pague la multa, y
si esto es líc ito, no c abe duda que realizado direc t amente, es decir,
pagando, el t erc ero la mult a, t ambién ha de serlo. Admit ido el
pago por terc ero, queda exc luida toda posible responsabilidad
administ rat iva o penal del func ionario que ac ept a el pago
40
” .


1.4. LA MULTA Y LA FUNCION PREVENTIVA DE LA PENA
41


En relac ión a los fines de la pena de multa, LÓPEZ BARJA DE
QUIROGA señala que en un Estado de Derec ho no puede


39
Cfr. Sebast ián Soler. Ob. Cit ., p. 437.

40
Cfr. Jac obo López Barja de Quiroga. Ob. Cit ., p. 74-75.

41
Revisar Günt her Jakobs. Sobre la Teoría de la Pena, en Poder Judicial. Tercera
Époc a. Número 47, 1997 (II), p. 145 y ss.; Winfried Hassemer. ¿Por qué y c on q ué
Fin se Aplic an las Penas?, en Revista de Derec ho Penal y Criminología. Fac ultad
de Derec ho. Universidad Nac ional de Educ ac ión a Distanc ia. Segunda Époc a.
Enero, 1999, p. 317 y ss.
44
ac eptarse que la afirmac ión del ius puniendi del Estado carezca de
toda finalidad, luego, “ la multa, c omo pena que es, debe ir
orientada hac ia la prevenc ión general positiva, es dec ir, a obtener
la estabilizac ión de las normas a través de la restaurac ión de la
c onfianza en las mismas; todo ello mediante la imposic ión de la
pena. Sin perjuic io de que en la individualizac ión de la pena se
puedan mantener también c riterios basados en la prevenc ión
espec ial. Así pues, la pena se presenta c omo el instrumento
adec uado para afirmar la vigenc ia del derec ho y para restituir la
c onfianza de la soc iedad en las normas jurídic as. De manera que
sólo c uando la pena de multa pueda c umplir c on este fin podrá
enc ont rarse legit imada. Prec isament e el fin de la prevenc ión
general positiva será el que deba enc ontrarse present e en t odo
moment o: t ant o en el moment o de la imposic ión de la pena de
multa (individualizac ión) c omo c uando vaya a ser ejec utada”
42
.

Por su parte, CONDE-PUMPIDO FERREIRO señala que “ la multa, por
su propia esenc ia, t iene un sent ido ret ribut ivo o de prevenc ión
general, mientras que su ejec uc ión no se presta para ser utilizada
c omo mec anismo para promover la reinserc ión soc ial del reo.
Como señala Bet t iol aquella t iene c arac t eres est ric t ament e
personales y aflic tivos, aflic tividad que en c iertos supuestos, al


42
Cfr. Jac obo López Barja de Quiroga. Ob. Cit ., pp. 61-62.
45
golpear sobre el patrimonio, puede inc luso ser superior a la de una
pena detentiva, y que se muestra también en el hec ho de su
c onversión en privac ión de libertad c uando se produc e su
impago”
43
.

Claro que la doctrina tradicional y contemporánea ha cuestionado
de modo reiterado y c onstante las fac ult ades prevent ivas de la
multa. En ese sentido, se han formulado las siguientes objec iones:

a. Las penas pec uniarias no son sufic ientes para el logro de
efec tos preventivo generales. Ello se debe a que se c onsidera
que la multa es una pena menos grave que las penas de prisión
ya que afec ta a un bien jurídic o que no tiene igual valor que el
que las personas atribuyen a la libertad.

Ahora bien, el c uestionamiento ha merec ido una doble
c ontestac ión. Por un lado, se ha menc ionado que la multa no
pierde su f inalidad preventiva en razón de la importanc ia que
tiene el dinero en una soc iedad de c onsumo, y que hac e que
las penas pec uniarias lleven c omo mensaje a la c olec tividad


43
Cfr. Cándido Conde-Pumpido Ferreiro. Los Problemas Penit enc iarios de la
Responsabilidad Personal por Insatisfac c ión de la Pena de Multa, en I Jornadas
de Fisc ales de Vigilanc ia Penitenc iaria. Volumen 1. Centro de Estudios Judic iales.
Madrid, 1988, p. 165.
46
que la c omisión de un delito “ c uesta c aro” . De otro, se ha
indic ado que a ese tipo de penas sólo le c orresponde una
func ión de retribuc ión ec onómic a y, sólo sec undariamente, la
de prevenc ión general negat iva
44
.

b. La multa c arec e de efec tos preventivo espec iales en la medida
en que su naturaleza y modo de ejec uc ión impiden proyec tar
sobre el c ondenado c ualquier tipo de tratamiento
resoc ializador.

Por el c ontrario, algunos autores han sostenido que la pena
pec uniaria puede generar una c onsec uenc ia tangenc ial
negativa, al desarrollar en el multado un efec to c riminógeno. Es
dec ir, el c ondenado para atender al pago de la multa podría
rec urrir a la c omisión de nuevos delitos, y no prec isamente
aumentando su trabajo y rentas. Este planteamiento, sin
embargo, ha sido relativizado por quienes si rec onoc en que la
multa puede c umplir un papel individualizado de disuasión para


44
Cfr. Franc isc o Muñoz Conde y Merc edes Garc ía Arán. Derec ho Penal. Parte
General. Tirant Lo Blanc h. Valenc ia, 1998, p. 571 y ss.; Hans-Heinric h Jesc hec k.
Enfoque Iusc omparat ivo de la Mult a c omo Inst rument o de la Polít ic a Criminal
Moderna, en Cienc ias Penales. Edit orial Hammurabi. Volumen 8, Buenos Aires,
1989, p. 14; el mismo autor. Tratado de Derec ho Penal. Ob. Cit., p. 1076; Lorenzo
Morillas Cueva. Teorías de las Consecuencias Jurídicas del Delito. Tecnos. Madrid,
1991, p. 70; Borja Mapelli Cafferena y Juan Terradillos Basoc o. Ob. Cit ., p. 162;
Ignac io Berdugo Gómez De La Torre. Lec c iones de Derec ho Penal. Parte
General. Editorial Praxis S.A. Barc elona, 1996, p. 310; Stanislaw Plawski. Ob. Cit., p.
202 y ss; Emiro Sandoval Huert as. Ob. Cit ., p. 307 y ss.
47
el delinc uente, en la medida en que sus efec tos punitivos
también se proyec tan en el ámbito interno de la resoluc ión
c riminal, operando c omo una c ontramotivac ión que impediría
la c omisión de nuevas infrac c iones
45
.

En el Perú, el Código Penal de 1991 c onc ede a las penas, y por
tanto a la multa, una func ión preventiva. Así se deduc e de los
princ ipios rec tores que c onsagran los artíc ulos I y IX de su Título
Preliminar. Por c onsiguiente, toda sanc ión, y en espec ial las que
define el artic ulo 28º, debe orientarse hac ia dic ho propósito
polític o-criminal. Ello implica, por tanto, que también la multa debe
c umplir un rol preventivo general o espec ial.

Pese a lo razonable de los planteamientos expuestos en torno a la
utilidad que c abe at ribuir a la pena de multa, nosotros estimamos
que ella cumple esencialmente una función preventivo general . Lo
c ual, sin embargo, no exc luye que en su determinac ión se
aprec ien las razones retributivas que emergen de las exigenc ias de
c ulpabilidad y proporcionalidad que contienen los artículos VII y VIII
del Título Preliminar del Código Penal nacional. No le reconocemos,


45
Cfr. Hans-Heinric h Jesc hec k. Enfoque Iusc omparat ivo de la Mult a c omo
Inst rument o de la Polít ic a Criminal. Ob. Cit ., p. 14; el mismo aut or. Trat ado de
Derec ho Penal. Ob. Cit., p. 1076; José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de
Mult a . Ob. Cit ., p. 76; St anislaw Plawski. Ob. Cit ., p. 202 y ss.
48
en c ambio, una func ión preventivo espec ial a la multa debido a
que el c ondenado no queda sujeto a un tratamiento y
evaluac iones que influyan en su readaptac ión posterior al
c umplimiento de la pena.

Un argumento fác tic o a favor de nuestra posic ión lo podemos
enc ontrar en el hec ho que, hasta la fec ha, no existen en el país
investigac iones empíric as que demuestren que la multa c arec e de
efic ac ia prevent iva. Por t ant o, en un plano t eóric o result a
inc onveniente sostener apriorístic amente que la multa no intimida
ni afianza la c onc ienc ia de la vigenc ia de las normas, por ser
menos grave que la pena privativa de libertad. Sobre el partic ular,
debemos señalar que una c omparac ión en tales términos de
ambas sanciones desconoce que como realidad dichas penas son
de distinta naturaleza. Siendo así, resulta errado pretender una
identidad en los efec tos que proyec ten individualmente tales
medios punitivos. Es más, el sentido preventivo general que el
legislador le asigna a la multa queda puesto en evidenc ia c uando
determinados delitos, c omo el de c alumnia (Art. 131º C.P.), merec e
c omo únic a sanc ión c onminada una de tipo pec uniaria.

Ahora bien, el que c onc edamos una base retributiva a la multa
tampoco nos parece incoherente con las precisiones citadas de los
49
artíc ulos I y IX del Título Preliminar. Al respec to, es de rec ordar que
estas disposic iones provienen de fuentes legislativas distintas y no
nec esariamente c ompatibles entre sí. Es así que el origen hispánic o
de la primera nos asoc ia a una c onc epc ión preventivo general
positiva, mientras que la proc edenc ia c olombiana de la segunda
nos vinc ula c on una c onc epc ión ec léc tic a propia de las teorías de
la unión y donde la retribuc ión es operativamente una func ión más
de la pena. En todo c aso, somos c onsc ientes que nuestra
c alific ac ión func ional de la pena de multa hubiese resultado más
adec uada de haberse mantenido en el Código Penal de 1991 el
mismo texto que inic ialmente c ontenía el artíc ulo VIII de los
proyec t os de 1985 y 1986
46
.


1.5. DIFERENCIAS DE LA PENA DE MULTA CON OTRAS
INSTITUCIONES AFINES

La naturaleza jurídic a y la finalidad de la pena de multa trazan una
barrera infranqueable entre ella y la reparac ión c ivil, el c omiso, la
c auc ión, las c ostas proc esales y la multa administrativa
47
. Al


46
Cfr. Víc t or Robert o Prado Saldarriaga. Todo sobre el Código Penal. Tomo I.
Idemsa. Lima, 1996, p. 43 y ss.


50
respec to, VALMAÑA OCHAÍTA destac a que desde “ el momento
que se habla de una <<pena>>, se elimina c ualquier posible
c onfusión c on el pago obligatorio de determinadas c antidades,
fijadas por el órgano judic ial, a dest inat arios dist int os al propio
Estado. Por otra parte, el c ontenido ec onómic o de la sanc ión,
traduc ido en una obligac ión de pago, es sin duda, su nota más
c arac t eríst ic a y el c rit erio más válido para diferenc iarla de ot ras
figuras afines”
48
.

Veamos a c ontinuac ión:

a. La reparac ión c ivil es una c onsec uenc ia jurídic a que surge por
el daño y los perjuic ios generados al agraviado
49
. En nuest ro
medio, por ejemplo, GÁLVEZ VILLEGAS ha señalado que “ la
reparac ión c ivil no puede c onfigurar bajo ningún supuesto una
sanc ión jurídic o penal, ya que se sustenta en un interés
part ic ular, t iene nat uraleza dist int a de la pena y por ningún


47
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Multa. Ob. Cit., p. 20 y ss.; el
mismo aut or. Las Penas Patrimoniales en el Código Penal Español. Ob. Cit., p. 5 y
ss.

48
Cfr. Silvia Valmaña Oc haíta. Sustitutivos Penales y Proyec tos de Reforma en el
Derec ho Penal Español. Minist erio de Just ic ia. Madrid, 1990, p. 147.

49
Sobre el desarrollo jurisprudenc ial en t orno a la reparación civil en nuestro país,
puede revisarse: Víc t or Robert o Prado Saldarriaga. Sobre la Reparac ión en el
Código Penal Peruano, en Revista de Derec ho y Cienc ia Polític a. Volumen 57.
Número 1. Lima, 2000, p. 236.
51
motivo puede c umplir las func iones de ésta”
50
. Por su parte, SAN
MARTÍN CASTRO explic a que “ es una dec larac ión de voluntad
interpuesta ante el órgano jurisdic c ional penal, dirigida c ontra el
autor o partíc ipe del delito y, en su c aso, el terc ero c ivil, y
sust ent ada en la c omisión de un ac t o penalment e ant ijurídic o
que ha produc ido daños en el patrimonio del perjudic ado o
ac tor c ivil, por la c ual solic ita la c ondena tanto de los primeros
c uanto del segundo, a la restituc ión del bien o, si no es posible,
el pago de su valor; y, a la indemnizac ión de los daños y
perjuic ios”
51
. De allí que se distingue de la pena de multa por lo
siguiente: “ 1º. El sujeto pasivo, que en la pena de multa ha de
ser el c ulpable de la infrac c ión c riminal, mientras que en la
indemnizac ión puede serlo un terc ero. 2º. Los dest inat arios
inmediatos, en un c aso el Estado, y en otro el perjudic ado. 3º. El
fundamento, en el sentido de que la pena de multa aspira a
c ausar un mal al delinc uente, mientras que la indemnizac ión
aspira a la eliminac ión del c ausado a la víc t ima”
52
.



50
Ver ampliamente sobre el tema. Tomás Aladino Gálvez Villegas. La Reparación
Civil en el Proc eso Penal. Idemsa, Lima, 1999, p. 69.

51
Cfr. César San Mart ín Cast ro. Derec ho Proc esal Penal. Volumen I. Segunda
Edic ión. Edit ora Jurídic a Grijley. Lima, 2003, p. 423.

52
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. Las Penas Pat rimoniales en el Código
Penal Español. Ob. Cit ., p. 6.
52
b. El c omiso tampoc o puede ser identific ado c on la multa. En
opinión de MANZANARES SAMANIEGO c onsiste “ en la pérdida
de la propiedad de c osas c onc retas relac ionadas c on una
infrac c ión c riminal”
53
. Si bien ambos tienen en c omún el ser
sanc iones que afec tan el patrimonio, se distinguen en tanto la
multa es valuable en dinero, mientras que el comiso recae sobre
los produc tos o los instrumentos del delito que afec ta de
manera inmediata a la propiedad. El c omiso es una sanc ión
que no determina el nac imiento de una obligac ión de dar o
hac er por parte de quien lo padec e. Por lo demás, la finalidad
del c omiso se orienta sobre la base de la peligrosidad objetiva
de la c osa y en la nec esidad de anular la gananc ia o provec ho
ilícito logrado con el delito. El c omiso no es una pena, sino una
c onsec uenc ia ac c esoria, luego, el juez puede imponerla sin la
nec esidad de una sentenc ia c ondenatoria y de la c lase de
delito
54
.

c. La c auc ión es una garantía que el proc esado o inc ulpado ha
de prestar y que se destina a responder por la c omparec enc ia
del mismo c uando fuera llamado por el órgano judic ial que


53
Ibid., p. 251.

54
Cfr. José Luis Castillo Alva. Las Consec uenc ias Jurídic o –Económicas del Delito.
Idemsa. Lima, 2001, p. 187 y ss.
53
c onozc a la c ausa. Refiere SAN MARTÍN CASTRO que es “ un
compromiso patrimonial del imputado en orden al cumplimiento
o reforzamiento del c umplimiento de las obligac iones de
c omparec enc ia que se le imponen al ser exc arc elado”
55
.

d. Mientras la sanc ión pec uniaria es c onsec uenc ia de un ilíc ito
penal, las c ostas proc esales tienen su origen en el
proc edimiento mismo, esto es, en el hec ho de haber requerido
los servic ios de la administrac ión de justic ia. Su c uantía es
independiente de la gravedad de la infrac c ión y de la
c ulpabilidad del c ondenado. Según LANDECHO VELASCO y
MOLINA BLÁZQUEZ “ son todos aquellos gastos que se ocasionan
en la sustanc iac ión de un pleito o de c ualquier otro asunt o
judic ial. GUASP matiza esta definic ión dic iendo que: las c ostas
son aquella porc ión de gastos proc esales c uyo pago rec ae
sobre las partes que intervienen en un proc eso determinado y
rec onoc en a este proc eso c omo c ausa inmediata y direc ta de
su produc c ión. El artíc ulo 123 del CP dispone que: las c ostas
proc esales se entienden impuestas por la Ley a los
c riminalmente responsables de todo delito o falta. Por su parte,
el artíc ulo 124 determina que las c ostas
proc esales:...c omprenderán los derec hos e indemnizac iones


55
Cfr. César San Mart ín Cast ro. Ob. Cit ., p. 1225.
54
oc asionados en las ac tuac iones judic iales, inc luirán siempre los
honorarios de la ac usac ión partic ular en los delitos perseguidos
a instanc ia de parte. Las c ostas proc esales c onsistirán según el
artíc ulo 12 de la LECrim: 1º En el íntegro de papel sellado
empleado en la c ausa. 2º En el pago de los derec hos de
aranc el. 3º En los honorarios devengados por los Abogados y
peritos. 4º En las indemnizac iones c orrespondientes a los testigos
que hubiesen rec lamado, si fueren de abono, y en los demás
gast os que se hubiesen oc asionado en la instruc c ión de la
causa”
56
.

e. La multa administrativa es la sanc ión impuesta por la autoridad
administrativa a sus administrados, sin forma de juic io, para
sanc ionar al autor de una infrac c ión administrativa. No es una
coac c ión, sino un medio represivo que nac e porque la
obligación no se ha cumplido
57
.


56
Cfr. Carlos Landec ho Velasc o y Conc epc ión Molina Blázquez. Derec ho Penal
Español. Part e General. Tec nos. Quint a Edic ión. Madrid, 1996, p. 571.

57
Es de señalar que Ferrajoli sost uvo que desde la perspec t iva de un Derec ho
Penal Mínimo, que prevea c omo delitos sólo infrac c iones relativamente graves,
la pena pec uniaria es insufic ient e c omo respuest a a ést as, c on lo que est ará
limit ada a sanc ionar infrac c iones leves. Sin embargo, ést as obt endrían una
respuesta adec uada c on sanc iones administrativas, lo que evitaría la inflac ión
del Derec ho Penal y la ut ilizac ión indisc riminada del c ost oso aparat o de la
justic ia penal. Cfr. Angeles Jareño Leal. La Pena de Multa y las Penas Privativas
de Derec hos en el Código Penal de 1995, en El Código Penal de 1995: Part e
General. Revist a del Consejo General del Poder Judic ial. Generalit at de
Cat alunya, 1996, p. 51, not a 3. Por su part e, Berist ain ha referido que las mult as
administ rat ivas t ambién deben imponerse según el sist ema de días-mult a .
55


1.6. VENTAJAS

La doctrina le ha reconocido múltiples ventajas a la pena de multa.
En lo fundamental los autores se refieren a la flexibilidad de su
aplicac ión, a sus esc asos efec tos estigmatizantes y, naturalmente,
a su adaptac ión polític o c riminal para el bloqueo de penas
privativas de libertad de c orta durac ión
58
.

A c ontinuac ión, enunc iaremos las princ ipales ventajas que se
suelen atribuir a las penas pec uniarias:

a. Su c arác ter divisible c onvierte a la multa en una sanc ión
partic ularmente graduable y adaptable a la gravedad del
injusto, grado de c ulpabilidad y a las c ondic iones patrimoniales
del agente. Esto es, por su propia naturaleza es fác il de
c uantific ar y dosific ar
59
.

Ant onio Berist ain Ipiña. La Mult a Penal y la Administ rat iva en Relac ión c on las
Sanciones Privativas de Libertad, en III Jornadas de Profesores de Derecho Penal.
Universidad de Sant iago de Compost ela, 1996, p. 53.

58
Cfr. Sant iago Mir Puig. Derec ho Penal. Part e General. Quint a Edic ión.
Barc elona, 1998, p. 736.

59
En ese sentido se pronunc ian Edgar Saavedra Rojas. Las Penas Pec uniarias, en
Derec ho Penal y Criminología. Revist a del Inst it ut o de Cienc ias Penales y
Criminología. Volumen VI. Número 21. Set iembre-Dic iembre, p. 330; Sebast ián
56

b. Es una sanc ión poc o c ostosa, ya que posibilita un notable
ahorro en relac ión a los gastos de ejec uc ión que demandan
otras, c omo las penas privativas de libertad. Asimismo, su
adec uada implementac ión y regulac ión ejec utiva puede
propic iar un flujo importante de ingresos al Tesoro Públic o de
modo direc to o indirec to. Ahora bien, es nec esario c ontrolar
todo riesgo de c odic ia fisc al que pueda generarse en torno de
la pena de multa; es de rec ordar que esta sanc ión no fue
c reada c on la finalidad de enriquec er a los poderes públic os
60
.

c. La multa permite al c ondenado c ontinuar generando su propio
sustento ec onómic o y el de su familia. Igualmente, c on esta
sanc ión la soc iedad no se ve privada de la c apac idad laboral
que el c ondenado aporta al proc eso produc tivo. Es más, el
desembolso que la multa le representa al c ondenado puede

Soler. Ob. Cit ., p. 438; Hans-Heinric h Jesc hec k. Enfoque Jusc omparat ivo de la
Multa c omo Instrumento de la Polític a Criminal Moderna. Ob. Cit., p. 14; el mismo
aut or. Trat ado de Derec ho Penal. Ob. Cit ., p. 1076; Eugenio Cuello Cal ón. Ob.
Cit ., p. 891; Ignac io Berdugo Gómez De La Torre. Ob. Cit ., p. 310; Borja Mapelli
Caffarena y Juan Terradillos Basoc o. Ob. Cit., p. 162; Lorenzo Morillas Cueva. Ob.
Cit ., p. 70; Franc isc o Muñoz Conde y Merc edes Garc ía Arán. Ob. Cit ., p. 571.

60
Al respec t o, Edgar Saavedra Rojas. Ob. Cit ., p. 329; Hans-Heinrich Jescheck.
Enfoque Iusc omparat ivo de la Mult a c omo Inst rument o de la Polít ic a Criminal
Moderna. Ob. Cit., p. 14; el mismo autor. Tratado de Derec ho Penal. Ob. Cit., p.
1076; Eugenio Cuello Calón. Ob. Cit ., p. 891 y ss.; St anislaw Plawski. Ob. Cit., p.
204; Lorenzo Morillas Cueva. Ob. Cit., p. 70; Franc isc o Muñoz Conde y Merc edes
Garc ía Arán. Ob. Cit ., p. 571.
57
c onstituirse también en un estímulo para potenc iar su
rendimiento laboral
61
.

d. La pena pec uniaria c arec e de efec tos estigmatizantes sobre el
c ondenado. Ello se debe a que el c umplimiento de la sanc ión
no altera la permanenc ia del c ondenado en su entorno
familiar, soc ial, profesional o laboral; por otro lado, la c ondic ión
de persona penalizada que tiene el c ondenado pasará
inadvertida en razón del c arác ter anónimo de la multa. En el
peor de los c asos, señalan algunos juristas, el efec to psic o-
soc ial de la multa impuesta ante terc eros será mínimo y
tolerable ya que éstos presumirán siempre que el sentenc iado
ha inc urrido en un delito de esc asa gravedad
62
.

e. La multa resulta ser una sanc ión apropiada para reprimir
determinados delitos, sobre todo aquellos en los c uales existe


61
Sobre est a vent aja se expresan Edgar Saavedra Rojas. Ob. Cit ., p. 329 y ss.;
Lorenzo Morillas Cueva. Ob. Cit ., p. 70; Franc isc o Muñoz Conde y Merc edes
Garc ía Arán. Ob. Cit ., p. 571; José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de
Multa. Ob. Cit., p. 51 y ss; el mismo autor. Las Penas Patrimoniales en el Código
Penal Español. Ob. Cit ., p. 7.

62
Coinc iden en señalar est a vent aja Edgar Saavedra Rojas. Ob. Cit ., p. 330;
Hans-Heinric h Jesc hec k. Enfoque Iusc omparativo de la Multa c omo Instrumento
de la Polít ic a Criminal Moderna. Ob. Cit ., p. 14; el mismo aut or. Trat ado de
Derec ho Penal. Ob. Cit., p . 1076; Eugenio Cuello Calón. Ob. Cit., p. 891; Ignac io
Berdugo Gómez De La Torre. Ob. Cit ., p. 310; Borja Mapelli Caffarena y Juan
Terradillos Basoc o. Ob. Cit ., p. 162; Lorenzo Morillas Cueva. Ob. Cit ., p. 70;
Franc isc o Muñoz Conde y Merc edes Garc ía Arán. Ob. Cit ., p. 571; José Luis
Manzanares Samaniego. Las Penas Pat rimoniales en el Código Penal Español.
Ob. Cit ., p. 9; el mismo aut or. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 52.
58
ánimo de luc ro, o se genera un enriquec imiento ec onómic o
ilegal; también es idónea para penalizar formas de criminalidad
de esc asa peligrosidad
63
.

f. Más allá de la polémic a sobre la responsabilidad penal de los
entes c olec tivos, es de indic ar que esta sanc ión adquiere
partic ular importanc ia en relac ión c on el tratamiento de las
personas jurídic as que se vean involuc radas c on la c omisión,
favorec imiento u oc ultamiento de un hec ho punible. Si bien se
ha c uestionado el efec to preventivo de estas sanc iones en la
punic ión de los delitos c ometidos por empresas,
menc ionándose que en la medida que las multas impuestas
pueden ser fác ilmente absorbidas por el prec io final de los
produc tos, el c osto real de la pena se ve transferido a los
c onsumidores; se ha replic ado que todo inc remento en el
prec io normal de los bienes y servic ios reperc utirá
negativamente en la capacidad competitiva de la empresa en
el mercado
64
.


63
Sobre est a vent aja, t ambién, José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de
Mult a. Ob. Cit ., pp. 53-54; Raúl Peña Cabrera. Tratado de Derecho Penal. Estudio
Programát ic o de la Part e General. Tomo I. Edit orial Grijley. Segunda Edic ión.
Lima, 1995, p. 522; Ant onio Berist ain Ipiña. Efic ac ia de las Sanc iones Penales
frente a la Delinc uenc ia Ec o nómica, en Revista Cenipec. Número 7, 1982, p. 145
y ss.

64
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 55;
Franc isc o Muñoz Conde y Merc edes Garc ía Arán. Ob. Cit., p. 571; Manuel
59

g. La pena pec uniaria resulta c oherente y func ional a los distintos
planteamientos polític o-c riminales que vienen promoviendo la
sust it uc ión de penas privat ivas de libert ad de c ort a durac ión
por otras sanc iones menos estigmatizantes (Ver Func ión
Sust it ut iva de la Pena de Multa)
65
.

h. Los efec tos aflic tivos de la multa no se diluyen ni se desgastan
por su aplic ac ión suc esiva y reiterada a un mismo c ondenado,
ya que ninguna persona llega a ac ostumbrarse al pago de una
c antidad de dinero por c onc epto de sanc ión pec uniaria
66
.

i. En c aso de error judic ial, las sanc iones pec uniarias permiten
reponer al c ondenado en la situac ión anterior al c umplimiento
de la pena. La devoluc ión del importe pagado por c onc epto
de la multa indebidamente impuesta equivale a una anulación
posterior, c uando menos en lo material, de dic ha pena
67
.

Abanto Vásquez. Derec ho Penal Ec onómic o. Considerac iones Jurídic as y
Ec onómic as. Idemsa. Lima, 1997, p. 199.

65
Cfr. Edgar Saavedra Rojas. Ob. Cit ., p. 329; Sebast ián Soler. Ob. Cit ., p. 438;
St anislaw Plawski. Ob. Cit ., p. 203 y ss.; Eugenio Cuello Calón. Ob. Cit ., p. 892;
Lorenzo Morillas Cueva. Ob. Cit ., p. 70.

66
Al respec t o, Edgar Saavedra Rojas. Ob. Cit ., p. 330; José Luis Manzanares
Samaniego. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., 54 y ss; el mismo aut or. Las Penas
Patrimoniales en el Código Penal Español. Ob. Cit., p. 8; Eugenio Cuello Calón.
Ob. Cit ., p. 891.

60

1.7. DESVENTAJAS

Los c rític os de la pena de multa le han formulado dos
c uestionamientos esenc iales. En primer lugar, se ha señalado que
ella no responde a la desigualdad ec onómic a de las personas. Y
en segundo lugar, se ha objetado su c arenc ia de alternativas para
superar los problemas derivados del inc umplimiento del pago de la
multa
68
.

A c ontinuac ión, el detalle analític o de las inc onvenienc ias
atribuidas por la doc trina a la pena de multa:

a. La imposic ión de la multa genera o agrava situac iones de
desigualdad entre las personas, pues ella se materializa
afec tando a un bien jurídic o que aquellas poseen en grado
distinto. En efec to, la privac ión o disminuc ión del patrimonio
perjudic a o alc anza a los c ondenados en magnitudes distintas.
Para los penados que disponen de medios ec onómic os dic ha
sanc ión resultará menos gravosa que para quienes c arec en de


67
Véase Edgar Saavedra Rojas. Ob. Cit ., p. 329; José Luis Manzanares
Samaniego. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 54 y ss.; el mismo aut or. Las Penas
Pat rimoniales en el Código Penal Español. Ob. Cit ., p. 8.

68
Cfr. Sant iago Mir Puig. Ob. Cit ., pp. 736-737.
61
ellos. El tratamiento desigual e injusto se agrava aún más
c uando se ac ude a la prisión subsidiaria ante el no pago de la
multa impuesta, debido a que esta medida rec aería finalmente
sobre los insolventes reales que irían a la c árc el por su pobreza.
Cabe anotar también que la preponderanc ia que adquiere la
condición económica del condenado en los proc edimientos
de determinac ión de la pena puede alejarlos de
consideraciones estrictamente vinculadas con la antijuridicidad
del hec ho o la c ulpabilidad de su autor
69
.

b. Es una pena transpersonal y de efec to c olec tivo, toda vez que
la disminuc ión del patrimonio que sufre el c ondenado se
proyec ta también sobre las personas que dependan
ec onómic amente de él. Por otro lado, el multado puede
trasladar a terc eros el c osto de la pena impuesta, dejando a
salvo su patrimonio personal; ello oc urre, por ejemplo, c uando
el sentenc iado tiene a su c argo a personas c ontratadas por un
salario o c uando él desempeña ac tividades de venta de
bienes o de prestac ión de servic ios. En estos c asos, bastará c on


69
Véase Franc isc o Muñoz Conde y Merc edes Garc ía Arán. Ob. Cit., p. 571 y ss;
Lorenzo Morillas Cuevas. Ob. Cit ., p. 70; Plawski. Ob. Cit ., p. 203; Borja Mapelli
Caffarena y Juan Terradillos Basoco. Ob. Cit., p. 162; Ignacio Berdugo Gómez De
La Torre. Ob. Cit ., p. 310; Eugenio Cuello Calón. Ob. Cit ., p. 892; Hans-Heinric h
Jesc hec k. Enfoque Iusc omparativo de la Multa c omo Instrumento de la Polític a
Criminal Moderna. Ob. Cit., p. 14; el mismo autor. Tratado de Derec ho Penal. Ob.
Cit ., p. 14.
62
que el penado desmejore las c ondic iones laborales o salariales
de sus dependientes, o aumente el prec io de los bienes o
servic ios que oferta, para que otros, sin si quiera saberlo,
ac aben sufragando por él la sanc ión impuesta
70
.

c. Otras objec iones hec has a la pena de multa se refieren a sus
proyec c iones psic o-soc iales y a su permeabilidad a las
fluc tuac iones de la c oyuntura polític a o ec onómic a. En c uanto
a lo primero, se ha señalado que el uso exagerado de la pena
de multa c onlleva el riesgo de propic iar una merc antilizac ión
del derec ho penal, puesto que podría generar la impresión que
todo delito es susc eptible de arreglarse c on dinero, surgiendo
así una suerte de “ merc ado de infrac c iones” . Asimismo, el
exagerado monto dinerario que suele asignarse a la multa
c uando se le utiliza c omo sanc ión administrativa, debilita la
imagen y relevanc ia que le c orresponde c uando opera c omo
sanc ión penal.

Y en relac ión a lo segundo, se ha sostenido que las penas
pec uniarias c arec en de estabilidad ya que guardan una íntima


70
Véase Edgar Saavedra Rojas. Ob. Cit., p. 331 y ss.; Lorenzo Morillas Cueva. Ob.
Cit ., p. 70; St anislaw Plawski. Ob. Cit ., p. 203; Hans-Heinric h Jesc hec k. Enfoque
Iusc omparativo de la Polític a Criminal Moderna. Ob. Cit., p. 14; el mismo autor.
Trat ado de Derec ho Penal. Ob. Cit., p. 1076; Francisco Muñoz Conde y Mercedes
Garc ía Arán. Ob. Cit ., p. 571 y ss.; Emiro Sandoval Huert as. Ob. Cit ., p. 33 y ss.
63
dependenc ia c on el valor y estigmatizac ión de la moneda; así,
al experimentarse un proc eso de inflac ión éste reperc utirá
inevitablemente sobre aquellas disminuyendo sus efec tos
punitivos en la ec onomía del c ondenado. También se ha
advertido que en situac ión de inestabilidad o de c risis polític a
las sanc iones pec uniarias pueden ser objeto de abuso por
parte del Estado y c onvertirse en instrumentos subreptic ios y
peligrosos de c onfisc ac ión, pervirtiendo así su naturaleza y
finalidad
71
.


1.8. TÉCNICA LEGISLATIVA

Como señalan MAURACH, GÖSSEL y ZIPF “ respec to de su
c lasific ac ión polít ic o-criminal y el ámbito práctico de aplicación, la
pena pec uniaria se presenta ac tualmente c omo una sanc ión
independiente y fundamentalmente autónoma frente a la de
presidio”
72
. De allí que la téc nic a legislativa ha permitido que la
multa c omo pena adquiera varias modalidades de organizac ión


71
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Multa. Ob. Cit., p. 57 y ss.; el
mismo aut or. Las Penas Pat rimoniales en el Código Penal Español. Ob. Cit., p. 10 y
ss.


72
Cfr. Reinhart Maurac h, Karl Heinz Gossël y Heinz Zipf. Derec ho Penal. Part e
General. Segundo Volumen. Ast rea. Buenos Aires, 1995, p. 646.
64
normativa. En ese sentido, la pena pec uniaria puede ser
c onsiderada –legislativa o judic ialmente- c omo una sanc ión
princ ipal o ac c esoria. Asimismo, ella suele presentarse c omo pena
únic a, c onjunta o alternativa. Pero, además, en el presente
también resulta frec uente su utilizac ión c omo pena sustitutiva.

Veamos brevemente que identifica a cada uno de estos supuestos:

a. La multa ac túa c omo pena princ ipal c uando puede ser
impuesta direc tamente al autor o partíc ipe de un delito. Ello
oc urre, por ejemplo, en el c aso del delito de public idad
engañosa que c ontempla el artíc ulo 238° del Código Penal
peruano.

b. La pena pec uniaria es ac c esoria c uando la ley c ondic iona su
imposic ión a la aplic ac ión previa de una pena princ ipal. Esta
situac ión en nuestro sistema normativo penal es muy
exc epc ional, y se presenta en el ámbito de los delitos de
terrorismo que define el artíc ulo 11º del Dec reto Ley No. 25475
(06.05.1992).

c. Esta sanc ión ec onómic a aparece como pena única en tanto
que el legislador la inc luye c omo sanc ión exc lusiva para
65
determinados delitos c omo la c alumnia que tipific a el artíc ulo
131º y los nombramientos ilegales a que alude el artíc ulo 381º
del Código Penal nac ional.

d. También la multa puede c onc urrir c on otras penas de distinta
naturaleza para la represión simultánea de un mismo delito. Se
trata, pues, de una pena c onjunta, y en la legislac ión peruana
tenemos varios ejemplos c omo se aprec ia en los artíc ulos 194º
(delito de rec eptac ión), 296º (delito de tráfic o ilíc ito de drogas)
y 427º (delito de falsedad doc umental)
73
.

e. Se c onsidera que la multa es una pena alternativa si se le
conmina con otras sanciones de distinta naturaleza para reprimir
un mismo delito, pero frente a las c uales el Juzgador, al dec idir
la pena c onc reta aplic able al hec ho punible, deberá de optar
sólo por una de ellas exc luyendo a las demás. El Código Penal
de 1991 nos muestra esta modalidad en la sanc ión del delito de


73
Según Mir Puig dado que la pena de mult a pret ende evitar la pena de prisión,
resulta absurdo su imposic ión c onjunta. Cfr. Carlos Mir Puig. Ob. Cit., p. 181. Por su
parte, Cac hón Cadenas y Cid Moliné han referido que: “ Est a penalid ad
c onjunt a, que t ant o agrada al legislador español, result a siempre c ensurable,
porque, dado que el legislador ha desc art ado c ast igar la infrac c ión c on una
(únic a) pena de multa y ha optado por una pena tan grave c omo la privac ión
d e lib ert a d , ent onc es la mult a ya p oc o p ued e ha c er p a ra ga ra nt iza r la
proporc ionalidad c on el hec ho, y su imposic ión resulta, simplemente, un abuso
d e c a st igo” . Manuel Cac hón Cadenas y José Cid Moliné. Pena de Días-Mult a
c omo Alternativa a la Prisión, en Penas Alternativas a la Prisión. Bosc h. Barc elona,
1997, p. 49.
66
injuria (Art. 130º) y de los hurtos o daños c uando sólo configuran
faltas c ontra el patrimonio (Art. 444º).

f. Finalmente, la utilizac ión de la multa c omo pena sustitutiva
implic a la posibilidad que la ley otorga al Juez de reemplazar
penas privativas de libertad de c orta o mediana durac ión por
penas pec uniarias. Como se adelantó, este rol que la polític a
c riminal viene asignando a las sanc iones de tipo pec uniario
tiene ac tualmente muc ha ac eptac ión en el derec ho penal
c omparado. En el c aso del Perú, la multa sustitutiva es posible a
través del proc edimiento de c onversión de penas que
desc riben los artíc ulos 52º a 54º del Código Penal.

Cabe anotar que existen c laras diferenc ias entre la multa
alternativa y la multa sustitutiva. Como señala GRACIA MARTÍN, las
penas alternativas son originarias, razón por la c ual el Juzgador
puede dec idir su aplic ac ión en la sentenc ia desde un primer
momento y direc tamente. Mientras que en las penas sustitutivas, el
órgano jurisdic c ional deberá de imponer nec esariamente en su
sentenc ia una pena originaria, establec ida en la ley para el delito
sub-judic e, y sólo después de ello resolver su reemplazo por la pena
67
sust it ut iva
74
. Igualmente, de c ara a la legislac ión hispana, LLORCA
ORTEGA prec isa que las diferenc ias más importantes entre ambas
son las siguientes: “ a) La primera trae c ausa del delito c ometido,
para c uya punic ión el legislador estima proc edente la sanc ión
pec uniaria; la segunda trae c ausa de la pena privativa de libertad
impuesta al delito, la c ual, siendo de c orta durac ión, el legislador
proc ura evit ar, permit iendo su permuta por la pena de multa. b) La
mult a direc t a es produc t o de la individualizac ión realizada por el
órgano judic ial c onforme a las reglas de la dosimetría penal; la
mult a sust it ut iva se c onc ret a por Minist erio de la Ley....En la mult a
sust it ut iva la individualización se reduce a fijar el monto de la cuota.
c )La multa direc ta puede ser, c omo ya se dijo, de dos c lases: multa
proporc ional y días-multa; la multa sustitutiva únicamente admite el
sistema de días-multa. d) Si el c ondenado no satisfac e,
voluntariamente o por vía de apremio, la multa direc ta (días-multa
o proporc ional), queda sujeto a una responsabilidad personal
subsidiaria de privac ión de libert ad; en t ant o que el
inc umplimiento, en todo o en parte, de multa sustitutiva dará lugar
a la ejec uc ión de la pena privat iva de libert ad sust it uida”
75
.



74
Cfr. Luis Grac ia Mart ín. Las Consec uenc ias Jurídic as del Delit o en el Nuevo
Código Penal Español. Ob. Cit ., p. 81 y ss.

75
Cfr. José Llorc a Ort ega. Manual de Det erminac ión de la Pena. Conforme al
Código Penal de 1995. Quinta Edic ión. Tirant Lo Blanc h. Valenc ia, 1999, p. 127.
68
1.9. CLASIFICACIÓN DE LA PENA DE MULTA

La doc trina ha estruc turado varios esquemas de c lasific ac ión en
torno a la pena de multa. Para ello los autores han tomado en
c uenta diferentes c riterios, siendo frec uente que se c lasifique a la
pena pec uniaria atendiendo a su tipo de c onminac ión legal, al
modo de tasación de su cuantía dineraria, y a los procedimientos a
través de los c uales se organiza su ejec uc ión y c umplimiento.


1.9.1. POR EL TIPO DE CONMINACIÓN LEGAL

Como ejemplo del primer c riterio de c lasific ac ión, que se basa en
la c onminac ión legal de la multa, tenemos la propuesta por el
jurista español GALLEGO DÍAZ. Para él, en func ión de su uso
c onminativo en la ley penal, la multa puede ser de c uatro c lases, y
son las siguientes:

a. La Multa Arbitraria. Es aquella donde la extensión de la sanc ión
no se halla definida en la ley, quedando a disc rec ión del Juez
dec idir libremente.

69
b. La Multa Fij a. Esta c lase de multa se c arac teriza porque su
extensión y c uantía viene determinada de modo taxativo en la
ley, debiendo el Juzgador aplicarla sin ningún tipo de valoración
o modificación adicional.

c. La Multa Reparac ión. Se t rata de una multa c uyos límites y
c uantía están también prec isados en la ley, pero su c onc rec ión
judic ial dependerá de una valorac ión que se haga del perjuic io
oc asionado a la víc tima o de los benefic ios que haya podido
obtener el c ondenado.

d. La Multa Relativamente Determinada. En este tipo de pena
pec uniaria los límites se definen en la ley, pero c orresponde al
Juez la individualizac ión, dentro de tales límites, de su extensión
y c uantía. Para esto último se han diseñado diferentes sistemas
como el de la Multa Global, Multa Proporcional, Multa Temporal,
Duradera o Esc alonada y el de los Días-Multa
76
.



76
Cfr. Lorenzo Morillas Cueva. Ob. Cit ., p. 71.
70

1.9.2. POR EL MODO DE TASACIÓN Y CANCELACIÓN

Para el profesor c olombiano SANDOVAL HUERTAS
77
la multa puede
ser sistematizada en atenc ión a su modo de tasac ión y
c anc elac ión. Correspondiendo al primer orden:

a. Multa Global. Este sistema destaca por su simplicidad normativa
y prác tic a, puesto que se deja que la ley señale en términos
monetarios absolutos los parámetros mínimo y máximo de
extensión de la pena, “ dentro de los c uales el juzgador debe
esc oger (teniendo en c uenta los c riterios que la misma ley
señala, pero que ordinariamente hac en relac ión a la gravedad
del hec ho y a la situac ión ec onómic a del c ondenado) la pena
que impondrá en c ada c aso en partic ular” .

A pesar de la gran simplic idad del sistema, los expertos
destac an que la princ ipal desventaja que ofrec e radic a en que
sus límites de sanc ión pueden ser fác ilmente afec tados por
situac iones de inestabilidad ec onómic a, c omo la devaluac ión
monetaria y la inflac ión.



77
Cfr. Emiro Sandoval Huert as. Ob. Cit ., p. 309 y ss.
71
b. Días-Multa. Es un sistema donde los límites legales de la pena se
establec en en atenc ión a una unidad de referenc ia “ el día-
multa” , a través de la c ual el Juez c onsiderando la gravedad
del hec ho y c ulpabilidad del agente fija la extensión c onc reta
de la sanc ión, la que finalmente se c uantific a en dinero
atendiendo a los ingresos y rentas que diariamente obtiene el
c ondenado por su ac tividad laboral, c omerc ial, industrial, etc .

Si bien se rec onoc e a este sistema un nivel de equidad
importante, también se le c uestiona el hec ho de exigir una
mayor indagac ión judic ial a fin de c onoc er c on prec isión la
c apac idad ec onómic a del c ondenado, lo c ual no siempre se
alc anza por la presenc ia de sec tores informales o insolventes.

c. Sistema de Igualdad. Este modelo se basa en la equivalenc ia
total que debe guardar la c uantía de la multa c on el valor
pec uniario que c orresponde al daño oc asionado por el delito, o
en su defec to por el monto dinerario del benefic io económico
que obt uvo o int ent ó obt ener el delinc uent e a t ravés de su
c onduc ta delic tiva.

Se señala c omo ventaja princ ipal que no se ve afec tado c on los
proc esos de devaluac ión de la moneda, ya que a medida que
72
se inc rementa la c uantía del ilíc ito penal c ometido se aumenta
paralelamente la de la pena de multa. Asimismo, impide que la
c omisión de delitos tenga el c arác ter de negoc io rentable
frente a las penas imponibles. No obstante, se prec isa que la
desventaja se c entra en que no es sensible a la c ondic ión
patrimonial del c ondenado; y, además puede derivar en una
arbitrariedad al no respetarse el princ ipio de proporc ionalidad
en aquellos c asos en que el perjuic io o provec ho ilíc ito no son
fác ilmente determinables, así c omo en los c asos de tentativa,
partic ipac ión o c onc urso de delitos. Es importante distinguir que
para el autor de la presente c lasific ac ión: “ el sistema de
igualdad, bien en forma partic ular o bien c omo punto de
partida para mayores penas, resulta ser, dentro de lo viable, el
sist ema ideal para la tasación de la sanción de la multa, siempre
que, de otra parte, se c onjugue adec uadamente c on todos los
sistemas idóneos, de c arác ter subsidiario, para proc urar su
c anc elac ión” .

Con relac ión al segundo orden, que toma en c uenta la
c anc elac ión de la pena pec uniaria, SANDOVAL HUERTAS distingue:

a. Multa c on Pago Únic o. Como señala el c itado autor éste es el
modelo predominante en el derecho comparado, e implica
73
que la multa debe c anc elarse íntegramente y a través de un
pago únic o luego que la sentenc ia adquiere firmeza. Ahora
bien, algunas legislac iones c omo la c olombiana autorizan
realizar un pago previo a la sentenc ia a través de instituc iones
como la “ oblac ión” (Art. 91º del Código Penal c olombiano)
78
.

Como exc epc iones a la multa c on pago únic o existen formas
de c anc elac ión diferidas y sustitutivas. Son las siguientes:

b. Multa c on Pago a Plazos. Se trata de un pago diferido de la
multa y que tiene lugar mediante c uotas de venc imiento
mensual, bimensual, etc . Generalmente, esta espec ie de
“ c rédito penal” se aplic a a solic itud del c ondenado c uando su
situac ión ec onómic a lo justific a.

c. Multa Abonable Mediante Trabajo. Es una opción sustitutiva que
posibilita pagar la multa o parte de ella c on ac tividad laboral
del c ondenado. Sin embargo, el trabajo a realizar debe ser
voluntario, parc ial, vinc ulado a ac tividades públic as o de interés
soc ial, y debe tener un valor ec onómic o expresamente definido


78
Según Saavedra Rojas, la oblac ión “ ot orga al sindic ado de una c onduc t a
sanc ionada sólo c on pena de mult a, el derec ho de c anc elar en c ualquier
est ado del proc eso, la suma indic ada por el Juez y poner fin al mismo” . Cfr.
Edgar Saavedra Rojas. Ob. Cit ., p. 319.
74
por la ley. Según el autor c itado: “ Sin desc artar los demás
sistemas subsidiarios para la c anc elac ión de la multa, parécenos
que su pago mediante trabajo resulta ser el más rec omendable
siempre que c uidadosamente se atiendan las prec isiones antes
hec has puesto que así habría una buena probabilidad de que
la ejec uc ión punitiva efec tivamente redunde en benefic io de la
colec tividad y de que ésa, entonc es, se interesa y asuma c omo
c uestión propia al sistema penal” .

d. Multa Convertible en Arresto. Consiste en la sustituc ión del
importe ec onómic o de la multa por una pena privativa de
libertad, c uya extensión se regula a trav és de equivalencias que
fija la ley. Esta forma de c anc elac ión opera c omo última
alternativa de c obro frente al inc umplimiento injustific ado de
pago de la c uantía pec uniaria impuesta. Cabe anotar que este
proc edimiento ha merec ido serios c uestionamientos en torno a
su naturaleza y c onstituc ionalidad, sobre todo en atenc ión a los
c asos de insolvenc ia del c ondenado.

Por lo demás, el desaparec ido jurista de la Universidad Externado,
c onsidera que existe un tipo de multa mixta que reúne algunos
aspec tos propios de los modelos de tasación y cancelación. Este es
el caso de la llamada Multa Esc alonada, a la cual también se le
75
denomina Duradera o Temporal, ya que c onsiste “ en que la
det erminac ión c uant it at iva de la pena se hac e t eniendo en
c uenta, direc tamente, las c ondic iones ec onómic as del
sentenc iado durante determinados lapsos pero su pago no se le
exige ni se le ac epta en un sólo ac to, sino que queda sometido a
ent regar la c ant idad señalada c on det erminada frec uenc ia
(diaria, semanal o mensual), hasta por un t érmino máximo que la
ley ha señalado previamente” .

Finalmente, DE LAMO RUBIO y LLORCA ORTEGA
79
c oinc iden en
señalar que la pena de multa, de c ara a la legislac ión hispana, es
susc eptible de varias c lasific ac iones atendiendo a los siguientes
c riterios:

a. Forma de Determinac ión. Es el referido al modo de fijar la
c uantía:
− Sistema de Días- Multa. Cuando se determina la cuantía de la
multa en atenc ión al denominado sistema de días-multa.


79
Cfr. Jaime De Lamo Rubio. Penas y Medidas de Seguridad en el Nuevo
Código. Bosc h. Barc elona, 1997, pp. 177-178; el mismo autor. El Código Penal de
1995 y su Ejec uc ión. Bosc h. Barc elona, 1997, pp. 271-272; José Llorca Ortega. Ob.
Cit ., pp. 123-125.
76
− Sistema de Multa Proporc ional. Cuando se señala en atención
al daño c ausado, al valor del objeto del delito o el benefic io
reportado por el mismo.

b. Gravedad. Esta c lasific ac ión está vinc ulada al rango o
gravedad del c astigo, y se hac e atendiendo al tiempo y no a la
c uantía.
− Menos Graves. Impuestas a hec hos c onstitutivos de delito.
− Leves. Impuestas a hec hos c onstitutivos de faltas.

c. Imposic ión. Juntamente c on otras sanc iones.
− Multa Unic a. Cuando es la únic a sanc ión prevista para el tipo
penal.
− Multa Conjunta. Cuando aparece impuesta en unión de otras
sanc iones de distinta naturaleza en la penalidad de un delito.
− Multa Alternativa. Es la impuesta por el legislador junto c on
otra sanc ión y de forma disyuntiva, de modo que el órgano
judic ial deberá optar por una u otra pena.
77

1.9.3. DE ACUERDO A LA EVOLUCIÓN LEGISLATIVA EN NUESTRO
MEDIO

Tomando c omo punto de partida la evoluc ión legislativa que ha
oc urrido en nuestro país c on relac ión a la pena de multa, nosotros
presentamos, a c ontinuac ión, una c lasific ac ión que da c uenta de
los distintos tipos y formas de sanc ión pec uniaria que se han ido
inc orporando al derec ho nac ional. En el Perú hemos c onoc ido las
siguientes c lases de multa:

a. Multa Tasada. Es aquella que c ontemplaba la Ley de Imprenta
que promulgó el Libert ador San Martín en 1823, y que establecía
multas c on c uotas fijas que c abía aplic ar a los partíc ipes del
delito. Así, por ejemplo, el artíc ulo 18º de dic ha Ley establec ía lo
siguiente: “ A los autores ó editores de impresos que inc iten á la
desobedienc ia en primer grado, se les c astigará c on un año de
prisión en lugar seguro; á los inc itadores en segundo grado, con
c ien pesos de multa.....” .

b. Multa Global. Este tipo de sanc ión pec uniaria se inc luyó en el
Código Penal de 1863, en el c ual la c uantía dineraria de la
multa debía dec idirse entre un mínimo y máximo legal que se
78
espec ific aba en términos monetarios. Ejemplo de ello fue la
multa prevista en el artíc ulo 117º, y que era aplic able a los
autores de determinados delitos que c omprometían la
independenc ia del Estado: “ Los reos c omprendidos en el inc iso
1º del presente artíc ulo, sufrirán una multa de dosc ientos á dos
mil pesos” . Posteriormente, este tipo de multa se c onsideró para
la sanc ión de los delitos de abandono de familia que tipific ó la
Ley No. 13906 (24.01.1962). El artíc ulo 1º de dic ha Ley señalaba
lo siguiente: “ El que teniendo obligac ión de prestar alimentos a
un menor de 18 años de edad, o al mayor inc apaz, que está
bajo su patria potestad, tutela y otras formas de dependenc ia,
al asc endiente inválido o necesitado, o al cónyuge indigente no
separado legalmente por su c ulpa se substrajere
intenc ionalmente de su c umplimiento, será reprimido c on prisión
no menos de tres meses ni mayor de dos años o multa de
seisc ientos soles a diez mil soles, sin perjuic io de exigirle el
c umplimient o de su obligac ión aliment aria” .

c. Días-Multa. Se le inc orporó inic ialmente en el Proyec to de 1916,
y se le mantuvo en el Código de 1924, donde se c onsignaba la
multa c onminada a través de un mínimo y máximo de días-
multa, c uyo importe dinerario debería establec erse en atenc ión
a la capacidad económica del condenado. Es de apreciar este
79
modelo en la sanc ión del delito c ontra los deberes de func ión y
deberes profesionales, previsto por el artíc ulo 360º: “ El not ario,
sec ret ario de juzgado, alguacil o cualquier otro oficial de justicia
que debiendo intervenir de algún modo en la administrac ión de
just ic ia, se negara a hac erlo en la part e que legalment e le
c orresponda, será reprimido c on multa de la renta de diez a
sesenta días e inhabilitac ión, c onforme a los inc isos 1) y 3) del
Artíc ulo 27º por no más de dos años” .

d. Multa Proporc ional. Fue c onsiderada en la represión de los
delitos aduaneros que c ontemplaba la Ley No. 16185
(28.06.1966) y determinaba que la c uantía de la multa se
debería definir en atenc ión al valor de las merc anc ías objeto
del delito. En ese sentido, el artíc ulo 13º disponía que: “ En los
c asos de la c omisión de los delitos a que se refiere esta ley, los
autores serán multados c on una suma igual al c uádruplo del
valor de las merc anc ías dec omisadas. A los c ómplic es y
enc ubridores se les impondrá la mitad de la multa impuesta a
los autores” . Este c riterio fue seguido, luego, por la Ley No. 24939
(19.11.1988), c uyo artíc ulo 112º prec isaba que: “ Además de la
aplic ac ión de las penas privativas de la libertad y las ac c esorias
c ontempladas en esta ley, serán dec omisados las merc aderías,
los medios de transporte y las armas aprehendidas, y se les
80
impondrá a los autores una multa equivalente al c uádruple del
valor de las merc aderías dec omisadas” .

e. Multa en Unidad Ec onómic a Referenc ial. Ella se ha aplicado
para la sanc ión de diferentes delitos no c ontemplados en el
Código Penal de 1924, c omo el tráfic o ilíc ito de drogas y los
delitos ec onómic os de adulterac ión, ac aparamiento y
espec ulac ión. En estos c asos el legislador definía la extensión y
c uantía de la multa utilizando unidades de referenc ia
económica, como los sueldos mínimos vitales. Ese fue el c aso
del artíc ulo 1º del Dec reto Legislativo No. 123 (12.06.1981) que
reprimía el ac aparamiento en los siguientes términos: “ El que
ac apare o de c ualquier manera substrajere del c omerc io,
artíc ulos o produc tos ofic ialmente c onsiderados de primera
nec esidad, c on la finalidad de alterar los prec ios, de provoc ar
esc asez o de obtener luc ro, en perjuic io de la c olec tividad, será
reprimido c on prisión no mayor de dos años ni menor de seis
meses y multa de uno a treinta sueldos mínimos vitales para la
industria y c omerc io de la provinc ia de Lima” .


81






CAPÍTULO SEGUNDO
FUNCIÓN SUSTITUTIVA DE LA PENA DE MULTA
82
CAPÍTULO SEGUNDO
FUNCIÓN SUSTITUTIVA DE LA PENA DE MULTA


SUMARIO: 2.1. LOS INCONVENIENTES DE LAS PENAS CORTAS PRIVATIVAS
DE LIBERTAD. 2.2. CONCEPTO DE SUSTITUTIVOS PENALES. 2.3.
CLASIFICACIÓN. 2.4. LA MULTA COMO SUSTITUTIVO DE LAS PENAS
CORTAS PRIVATIVAS DE LIBERTAD. 2.5. LA MULTA COMO SUSTITUTIVO
PENAL EN EL DERECHO COMPARADO.


2.1. LOS INCONVENIENTES DE LAS PENAS CORTAS PRIVATIVAS DE
LIBERTAD

Los lamentables efec tos de las penas c ortas de privac ión de
libertad han sido sufic ientemente denunc iados por la doc trina. Por
ejemplo, VON LISTZ, c itado por BERDUGO GÓMEZ DE LA TORRE,
opinaba que: “ la pena breve de privac ión de libertad perjudic a el
orden jurídic o más gravemente de lo que haría la c omplet a
impunidad del delinc uente”
80
.

Por su parte, MANZANARES SAMANIEGO señala entre sus
inc onvenientes a la: “ destruc c ión de la familia, homosexualidad,


80
Cfr. Ignac io Berdugo Gómez De La Torre. Ob. Cit ., p. 310.
83
pérdida de la c apac idad laboral del reo, c ontagio c orruptor,
inadapt ac ión a la vida normal, t ac ha soc ial, aislamient o c ult ural,
etc . VON LISTZ esc ribió que la pena c orta privativa de libertad era,
al menos en la forma entonc es aplic ada –no t a n d ist int a a la
ac tual- perjudic ial y no intimidaba, ni c orregía: podrá disc utirse
ac erc a del valor int imidat orio de dichas sanciones, pero casi nadie
pone en tela de juic io sus efec tos c ontraproduc entes sobre la
persona del c ondenado...Ese c úmulo de c ondenas de c orta
durac ión, numéric amente muy superior al de las penas largas, se
traduc e en el hac inamiento de rec lusos y la c onstante fluc tuac ión
penal...Además, la Administrac ión gasta en los c ondenados a
penas c ort as privat ivas de libert ad part e sust anc ial de un
presupuesto que, en otro c aso, podría destinar íntegramente a
quienes de verdad lo nec esitan....”
81
.

El problema de las penas c ortas de prisión, según LÓPEZ CABRERO,
es el siguiente: “ 1º No intimidan a los habitantes o profesionales del
pequeño delito, por c uanto un breve internamiento en prisión es un
riesgo asumido y sólo signific a un desc anso en su ac tividad. 2º No
c orrigen ni rehabilit an, por c uant o su c ort a durac ión impide
c ualquier tratamiento efic az. 3º Además, son generalmente


81
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 85.

84
c orruptores por el c ontac to c on otros c riminales, que refuerzan en
el penado la moral del ambiente delinc uente, y sirven a la
enseñanza de nuevos métodos delic tivos”
82
.

El ostensible frac aso atribuido a la prisión de c orta durac ión y sus
c omprobados efec tos negativos y desoc ializadores sobre la
personalidad de los c ondenados, han motivado el surgimiento de
diferentes planteamientos polít ic o-c riminales dirigidos a la
sustituc ión, desc ongestión y neutralizac ión de la c árc el. La
formalizac ión de tales planteamientos se ha materializado a través
de los llamados sustitutivos penales o medidas alternativas
83
.

Al respec to, JESCHECK señala que “ La moderna evoluc ión de la
Polític a Criminal desde mediados de los años sesenta ha llevado a
la c reenc ia general de que a la pena privativa de libertad van
normalmente ligados una serie de males para el desarrollo personal
de los c ondenados y su situac ión soc ial. Por esta razón, muc hos
ordenamientos jurídic os han introduc ido c ambios en sus sistemas


82
Cfr. Gema Lóp ez Cabrero. Penas Cort as de Prisión. Medidas Sust it ut ivas, en
Poder Judic ial. Segunda Époc a. Número 40. Oc t ubre-Dic iembre, 1995, p. 270.

83
Cfr. Enrique Ruíz Vadillo. El Futuro Inmediato del Derec ho Penal, las Tendenc ias
Desc riminalizadoras y las Fórmulas de Sust it uc ión de las Penas Privat ivas de
Libert ad de Cort a Durac ión, en Poder Judic ial. Segunda Époc a. Número 7,
Sept iembre, 1987, pp. 25-36; Sa nt ia go Mir Puig. Alt ernat ivas a la Prisión en el
Nuevo Código Penal, en Jornadas sobre el Nuevo Código Penal de 1995.
Universidad del País Vasc o. Consejo Vasc o de la Abogac ía, 1996, pp. 55-66.
85
de sanc iones, t endent es a est ablec er alt ernat ivas efec t ivas a la
ejec uc ión de las penas privativas de libertad”
84
.

Para GARCÍA VALDÉS el fundamento de las medidas alt ernat ivas
“ estriba en que existen otros bienes jurídic os, distintos a la libertad
ambulatoria, de los que el hombre puede ser privado por el poder
estatal, c umpliendo la amenaza de su privac ión una func ión similar
a la que c umple la pena de prisión….”
85
.

LÓPEZ CABRERO, parafraseando a GARCÍA VALDÉS, refiere que las
princ ipales ventajas de las medidas alternativas frente a la prisión
son las siguientes: “ 1º Mayor fac ilidad para individualizar la sanc ión
atendiendo a las c irc unstanc ias personales del delinc uente. 2º Su
menor c oste en c omparac ión al enc arc elamiento. 3º Su finalidad
resoc ializadora frente a los efec tos desoc ializadores de las penas
de prisión”
86
.



84
Cfr. Hans-Heinric h Jesc hec k. Alternativas a la Pena Privativa de Libertad en la
Moderna Polític a Criminal, en Estudios Penales y Criminológic os. VII. Universidad
d e Sa nt iago de Compost ela, 1984, p 14.

85
Cfr. Carlos Garc ía Valdés. Alt ernat ivas Legales a la Privac ión de Libert ad
Clásic a, en Psic ología Soc ial y Sistema Penal. Compilac ión de Florenc io Jiménez
Burillo y Miguel Clement e. Alianza Edit orial. Madrid, 1986, p. 342 y ss.

86
Cfr. Gema López Cabrero. Ob. Cit., p. 270.
86
Tales propuestas han enc ontrado partic ular ac ogida al ser
c ontrastadas c on la presenc ia y aplic ac ión de penas privativas de
libertad de c orta durac ión, donde la inc idenc ia resoc ializadora de
la medida punitiva queda ausente y sus proyec c iones
estigmatizantes sobre los c ondenados son, por el c ontrario,
inevit ables.

Claro que las medidas alternativas han sufrido también importantes
c rític as en torno a su utilidad real. En lo esenc ial, se ha objetado
que ellas no ejerc en un efec to relevante sobre el ac c eso a los
c entros c arc elarios, ni sobre su desc ongestión. Asimismo, se ha
c uest ionado que est os proc edimientos han extendido de modo
desmesurado el c ontrol penal fuera de la c árc el, y que lo han
delegado a agenc ias extrapenales que ac túan c on ausenc ia de
garantías para los c ondenados. Por último, se ha afirmado también
que la proyec c ión sobre formas leves de criminalidad, configura un
instrumento de reafirmac ión y de relegitimac ión de la c árc el, no
apoyando en nada las propuestas superadoras de la prisión que
son enarboladas desde la c riminología c rític a y el abolic ionismo.

Sobre la base de estas c rític as se ha dic ho que las medidas
alternativas, más que sustitutos para las penas de enc ierro,
87
c onstituyen un auténtic o c omplemento de la c árc el
87
. No
obstante, estos c uestionamientos se han absuelto c on dos
argumentos. Por un lado, se ha dejado en c laro que el objetivo de
las medidas alternativas nunc a ha sido el de abolir la prisión. Y por
otro lado, que a pesar de sus disfunc iones los sustitutivos siguen
siendo un medio de c ontrol penal menos dañino que la c árc el
88
.


2.2. CONCEPTO DE SUSTITUTIVOS PENALES

SERRANO PASCUAL refiere que “ estos mec anismos c onstituyen un
c onjunt o t an het erogéneo que ni siquiera present an la misma
naturaleza jurídic a. Los únic os rasgos en c omún que pueden
señalarse en una primera aproximac ión se reduc en a dos: desde el
punt o de vist a de su finalidad, t odos ellos est án dirigidos a evit ar,
c uando no simplemente a reduc ir, la pena de prisión. Desde el


87
Véase Elena Larrauri Pijoán. Las Paradojas de Importar Alternativas a la Cárc el
en el Derec ho Penal Español, en Anuario de Derec ho Penal y Cienc ias Penales.
Madrid. Enero – Abril, 1991, p. 139 y ss.; Jorge Robledo Ramírez. Conc epto y
Princ ipios para la Aplic ac ión de los Sustitutivos Penales. Edersa. Madrid, 1996, p.
181 y ss.; Enrique Bac igalupo. Alternativas a la Pena Privativa de Libertad en el
Derec ho Penal Europeo Ac t ual, en Poder Judic ial. 2da./ 3ra. Época. Número 43-
44, 1996 (II), p. 119 y ss.; Juan Bust os Ramírez. La Problemát ic a de las Medidas
Sust it ut ivas y Alt ernat ivas, en De las Penas. Edic iones Depalma. Buenos Aires,
1997, p. 91 y ss.; Bárbara Huber. Sanc iones Intermedias entre la Pena de Multa y
la Pena Privativa de Libertad, en Anuario de Derec ho Penal y Cienc ias Penales.
Tomo XLVII. Fasc íc ulo III. Set iembre – Dic iembre, 1994, p. 155 y ss.

88
Cfr. Víc tor Roberto Prado Saldarriaga. Las Consec uenc ias Jurídic as del Delito
en el Perú. Ob. Cit ., p. 192 y ss.
88
punto de vista de su ámbito de aplic ac ión, por lo general son
aplic ables únic amente a penas de c orta durac ión, si bien, como es
evidente, no puede establec erse un límite exac to sobre que deba
entenderse por <<pena de prisión de c orta durac ión>>”
89
.

En términos similares, GRACIA MARTÍN sostiene que son
“ instrumentos que reemplazan a las penas de privac ión de libertad
de c orta durac ión”
90
.

Por su parte, PRADO SALDARRIAGA prec isa que se trata de “ un
variado c onjunto de proc edimientos y mec anismos normativos,
que tienen c omo func ión c omún la de eludir o limitar la aplic ac ión
o la ejec uc ión de penas privativas de libertad, de corta o mediana
durac ión”
91
.



89
Cfr. Mariano Serrano Pascual. Las Formas Sustitutivas de la Prisión en el Derecho
Penal Español. Trivium. Madrid, 1999, p. 27.

90
Cfr. Luis Grac ia Martín. Lec c iones de Consec uenc ias Jurídic as del Delito. Ob.
Cit ., p. 224.

91
Cfr. Víc t or Roberto Prado Saldarriaga. Las Consec uenc ias Jurídic as del Delito
en el Perú. Ob. Cit ., p. 191.
89

2.3. CLASIFICACIÓN

En torno a las medidas alternativas a la pena privativa de libertad,
desde la doc trina se han estruc turado varios esquemas de
c lasific ac ión.

Veamos a c ontinuac ión:

En Alemania, tenemos la propuesta del jurista JESCHECK
92
, quien las
organiza en las siguientes c lases:
a. Formas espec iales de privac ión de libertad de c orta y mediana
durac ión (semidetenc iones, arresto de tiempo libre).
b. Suspensión c ondic ional y otras instituc iones de prueba.
c. La multa.
d. Otros sustitutivos, entre los que c ita la indemnizac ión del
ofendido, la dispensa de pena, las reprensiones y
amonestac iones, y el empleo de penas ac c esorias u otras
c onsec uenc ias.



92
Cfr. Hans-Heinric h Jesc hec k. Alternativas a la Pena Privativa de Libertad en la
Moderna Polít ic a Criminal. Ob. Cit ., p. 16 y ss.
90
En España, DE SOLA DUEÑAS, HORMAZÁBAL MALARÉE y GARCÍA
ARÁN
93
distinguen dos grandes grupos: de un lado, los sustitutivos
de la prisión, basados en un sistema sanc ionatorio diferente; y, los
distintos sistemas de prueba.

Para GARCÍA VALDÉS
94
, por su parte, los sustitutivos penales pueden
ser sistematizados atendiendo a lo siguiente:
a. Criterios innovadores del sistema instituc ional, entre los que c ita
la prisión abierta y los establecimientos asistenciales y centros de
terapia soc ial.
b. Regímenes de prueba, tales c omo la suspensión c ondic ional del
pronunc iamiento de la sentenc ia y la remisión c ondic ional de la
pena.
c. Las alternativas a la privac ión de libertad c lásic a: arresto de fin
de semana, semidetenc ión o semilibertad, trabajo c orrec c ional
en libertad, diversión, perdón judic ial y otros mec anismos de
renunc ia de pena, binding over, penas y c onsec uenc ias
ac c esorias y multa.



93
Cfr. Angel De Sola Dueñas, Merc edes Garc ía Arán y Hernán Hormazábal
Malarée. Alt ernat ivas a la Prisión. Promoc iones Public ac iones Universit arias.
Barc elona, 1986, p. 17 y ss.

94
Cfr. Carlos Garc ía Valdés. Ob. Cit ., p. 192 y ss.
91
En c ambio, SERRANO PASCUAL
95
propone una c lasific ac ión de los
sust it ut ivos penales en func ión al iter proc esal. Así, organiza tres
grandes grupos y son los siguientes:
a. Fase anterior al juic io. La c onformidad del ac usado, no
persecusión del delito, mediaciones, conciliaciones y reparación
a la víc tima, arc hivos y sobreseimientos ac ondic ionados o
inc ondic ionados, amonestac ión previa a la sentenc ia.
b. Fase de juic io y sentenc ia. Suspensión condicional de la
ejec uc ión de la pena, sustituc ión de la pena de prisión por
arresto de fin de semana, trabajos en benefic io de la
c omunidad y expulsión del territorio nac ional para reos
extranjeros, sustituc ión de la pena por medidas de seguridad,
suspensión del fallo, amonestac iones, reparac iones y perdón
judic ial.
c. Fase de la ejec uc ión de la sentenc ia. Permisos penitenc iarios,
régimen abierto, libertad c ondic ional.


95
Cfr. Mariano Serrano Pasc ual. Ob. Cit ., p. 51 y ss.
92

2.4. LA MULTA COMO SUSTITUTIVO DE LAS PENAS CORTAS PRIVATIVAS
DE LIBERTAD

Es en el c ontexto de la privac ión de la libertad de c orta durac ión
que la pena de multa ha adquirido en el presente singular
importanc ia c omo sanc ión sustitutiva. Al respec to, se ha prec isado
que ello se debe a que la multa ofrec e c omo princ ipal vent aja
frent e a la pena privat iva de libert ad el “ que no separa al
c ondenado, de su familia ni de su profesión”
96
.

Sostiene JESCHECK que: “ en el fut uro, siempre exist irá la pena
privat iva de libert ad, puest o que el sent imient o jurídic o no t olera
una sanc ión menor en los c rímenes graves, y frente a autores
peligrosos, la protec c ión de la poblac ión exige la pena privativa de
libertad; pero el éxito de la multa será seguro, porque siempre es
alta la c ifra de penas c ortas privativas de libertad, en la mayo ría de
las c uales ni la gravedad del hec ho ni la protec c ión públic a exigen
la privac ión de libert ad...no se at ac a la aplic ac ión de la pena
c orta privativa de libertad aplic ada c on buen c riterio, sino sólo su
uso indisc riminado c omo sanc ión masiva en el ámbito de la
c riminalidad pequeña y media, que es donde se halla el c ampo


96
Cfr. Hans-Heinric h Jesc hec k. Trat ado de Derec ho Penal. Ob. Cit ., p. 1076.
93
adec uado para la multa. Lo novedoso en la situac ión polític o-
c riminal de nuest ro t iempo no c onsist e en t rat ar de evit ar la pena
c ort a privat iva de libert ad en lo posible, sino en el esceptic ismo
frent e a la pena privat iva de libert ad en general...Por ello, la
polític a c riminal moderna se inc lina hoy a c ontemplar a la pena
privativa de libertad, realmente c omo rec urso extremo y a dar
preferenc ia a la mult a t ambién en el ámbit o de la c riminalidad
media. El éxito de la multa pondrá en evidenc ia, la nec esidad de
mejorar c ualit at ivament e su ejec uc ión”
97
. Reflexionando en torno a
las relac iones y al uso polític o c riminal de la multa y de las penas
privativas de libertad de c orta durac ión, ha planteado la
nec esidad de adoptar los siguientes c riterios: ” La multa debería
c ubrir toda la c riminalidad menor, y princ ipalmente, la parte menos
grave de la c riminalidad media. La pena c orta privativa de
libert ad, debería c onfigurar est ric t ament e una exc epc ión en este
ámbito y ser aplic ada sólo por evidente nec esidad preventiva
general o espec ial. Inc luso en el ámbito de la c riminalidad media
más seria, que hasta ahora se la inc luye en la pena privativa de
libertad entre seis meses y un año, la multa debería ser la regla
para todos los c asos de delinc uenc ia primaria. En este ámbito, la
pena privativa de libertad debería imponerse sólo en los c asos en


97
Cfr. Hans-Heinric h Jesc hec k. Enfoque Iusc omparat ivo de la Mult a c omo
Inst rument o de la Polít ic a Criminal Moderna. Ob. Cit ., pp. 11 y 13.
94
que el grado de c ulpabilidad fuese partic ularmente alto, o c uando
la ejec uc ión c ondic ional abriese posibilidades de prevenc ión
espec ial que deberían ser aprovec hadas”
98
.

SANZ MULAS rec onoc e que “ las c onsiderac iones de las penas
c ort as privat ivas de libert ad t ienen evident es efec t os
desoc ializadores, sin haber tiempo para c onseguir ningún
resoc ializador a t ravés de una adec uada terapia de tratamiento,
unidas a otras menos altruistas de índole presupuestaria, inc linaron
hac e ya algún tiempo a la doc trina a valorar la pena pec uniaria
c ómo út il inst rument o sust it ut ivo de la pena c ort a privat iva de
libert ad...La pena de multa, nos c ansamos de repetirlo, es una
sust it ut a ideal de la pena privat iva de libert ad y, al respec t o, ya
hemos dado un paso importante: fijar c omo sistema general el de
los días-mult a...”
99
.

Reflexionando sobre la valorac ión de la pena de multa c omo
sustitutivo de la pena c orta de privac ión de libertad, DE SOLA
DUEÑAS, HORMAZÁBAL MALARÉE y GARCÍA ARÁN anotan que:
“ hemos visto en la exposic ión de motivos de los sistemas europeos


98
Ibid., p. 28.

99
Cfr. Nieves Sanz Mulas. Penas Alt ernat ivas a la Prisión, en Hac ia un Derec ho
Penal Sin Front eras. Edit orial Colex. Madrid, 2000, pp. 98-101.
95
c ómo la multa c onstituye una de las alternativas más importantes,
quizá porque todavía no se han agotado las enormes esperanzas
que susc itó la pena pec uniaria desde su aparic ión en los sistemas
modernos. Sin embargo, c reemos oportuno revitalizar esa
esperanza también en estos momentos en los que la multa adopta
una nueva c onfiguración, estableciéndose o proponiéndose con el
sistema de días-mult a ......”
100
.

Desde la perspec tiva del análisis ec onómic o del sistema de justic ia
c riminal, MONTERO SOLER y TORRES LÓPEZ se dec antan por las
penas pec uniarias versus las penas privativas de libert ad: “ …si lo
que se trata de alc anzar, c omo sostiene el enfoque que venimos
c onsiderando, es el mayor nivel de efic ienc ia en el sistema penal,
se opta c laramente por la sanc ión pec uniaria c omo tipo óptimo de
pena, en la medida en que los c ostes que g enera su imposición son
relativamente más reduc idos en términos c omparativos a los que
suponen las penas privativas de libertad. De hec ho, se establec e
normalmente de partida el supuesto de que los c ostes de
imposic ión y rec audac ión de las multas son nulos, frente al carácter
c ostoso de una pena de prisión...Sin embargo, desde el punto de
vista estric tamente utilitarista, la sanc ión no pec uniaria genera un


100
Cfr. Angel De Sola Dueñas, Merc edes Garc ía Arán y Hernán Hormazábal
Malarée. Ob. Cit ., pp. 61-62.
96
importante volumen de desutilidad, no sólo para el c ondenado,
sino también para el resto de la soc iedad....Además, la aplicación
de una pena privativa de libertad c onlleva una serie de c ostes que
la soc iedad debe soportar c omo un c oste adic ional al daño
c ausado direc tamente por el delinc uente. En primer lugar,
c omporta importantes gastos para la c onstruc c ión, equipamiento y
mantenimiento de las instalac iones penitenc iarias. Además, debe
tenerse en c uenta el c oste para la soc iedad que supone mantener
a un número importante de personas inac tivas y ajenas al proc eso
produc tivo. Y, por último, hay que c onsiderar el deterioro de la
c apac idad produc tiva de los c ondenados, alejados de sus tareas
profesionales legales habituales”
101
.

Ahora bien, es justo rec onoc er que esta func ión sustitutiva de
penas de prisión de c orta e inc luso de mediana durac ión, que se
viene asignando a la pena pec uniaria en la Polític a Criminal
c ontemporánea, fue promovida, fundamentalmente, durante el
proc eso de reforma del Código Penal alemán (1962-1965). En
espec ial el Proyec to Alternativo de 1966 otorgó prioridad a esta
nueva c ualidad de la multa, posic ión que c on algunos c ambios,
sobre todo en el ámbito de la determinac ión de la pena, se


101
Cfr. Albert o Mont ero Soler y Juan Torres López. La Economía del Delito y de las
Penas. Comares. Granada, 1998, pp. 95-96.
97
mantuvo luego en el Código Penal vigente de 1975. Sobre el
partic ular MAURACH, GÖSSEL y ZIPF han destac ado que resultó
“ c orrec t o el est ablec imient o de la absoluta preeminenc ia de la
pena pec uniaria frente a la pena de presidio de c orta durac ión,
admitiendo esta última, sin embargo, c omo ultima ratio para c asos
exc epc ionales”
102
.

Claro que hay otras inic iativas que desde el ámbito de la Polític a
Criminal, ya a inic ios de la déc ada del sesenta, impulsaron la
nec esidad de priorizar a la multa frente a las penas privativas de
libertad. Merec e c itarse el Informe de la Sec retaría General de las
Naciones Unidas, que fuera presentado y aprobado en el Segundo
Congreso de dic ho organismo mundial sobre Prevenc ión del Delito
y Tratamiento del Delinc uente, realizado en la c iudad de Londres
en el mes de agosto de 1960, que c onsignó a la multa c omo la
terc era opc ión más importante dentro de los sustitutivos propuestos
para limitar la aplic ac ión de penas privativas de libertad. Según
dic ho doc umento la multa prevalec e a otras opc iones tales c omo
el arresto domic iliario, prestac ión de trabajos o servic ios al Estado o
instituc iones ofic iales, semiofic iales, reparac ión de los daños
c ausados, asistenc ia obligatoria a c entros de educ ac ión, promesa
c on fianza o sin ella de observar buena c onduc ta en un período de


102
Cfr. Reinhart Maurac h, Karl Heinz Gössel y Heinz Zipf. Ob. Cit ., p. 806.
98
tiempo, amonestación o represión judicial o administrativa a puerta
c errada o en sesión públic a
103
.

En el marco del Consejo de Europa la preoc upac ión por las
medidas alternativas a la prisión también ha sido trasc endente. En
1976 se aprobó la Resoluc ión (76) 10, del 09 de marzo, sobre
determinadas medidas penales sustitutivas de las penas privativas
de libertad. En este doc umento, por primera vez, el Consejo se
refiere a la sustituc ión propiamente dic ha de unas penas por otras,
nombrando algunas medidas sustitutivas que luego iban a ganar
un gran auge. Dicha resolución recomienda, de un lado, desarrollar
las medidas ya existentes y, de otro, que se introduzc an en sus
legislac iones nuevas medidas. Partic ularmente, se registra a la
pena de multa c omo la segunda opc ión más importante dentro
del abanic o de rec omendac iones: “ Una más amplia utilizac ión de
la pena de multa c on métodos que permitan adaptarla a las
posibilidades económicas del condenado, evitando, en lo posible,
el arresto sustitutorio” .

Posteriormente, las Reglas Mínimas sobre Medidas No Privativas de
Libertad de las Nac iones Unidas (c onoc idas bajo el nombre de


103
Cfr. José María Rodríguez Devesa y Alfonso Serrano Gómez. Derec ho Penal
Español. Parte General. Dec imoséptima Edic ión. Dykinson. Madrid, 1994, p. 906 y
ss.
99
Reglas de Tokio) aprobadas por la Asamblea General en sus
sesiones de dic iembre de 1990, volvieron a c onsiderar a la multa
c omo sustitutivo de las penas privativas de libertad, ubic ándola,
esta vez, c omo la c uarta opc ión más rec omendable para la
represión de los delitos: “ Sanciones económicas y penas de dinero,
c omo multas y multas sobre los ingresos c alc ulados por días”
104
.


2.5. LA MULTA COMO SUSTITUTIVO PENAL EN EL DERECHO
COMPARADO

El rec urso a la multa c omo medida alternativa de la pena privativa
de libertad se enc uentra regulado, entre otros, en los siguientes
países:

a. Franc ia. Se prevé un amplio y c omplejo sistema de penas
alternativas que fundamentalmente son los días-multa, las penas
privat ivas y rest ric t ivas de derec hos, y los t rabajos en beneficio
de la c omunidad. El c arác ter de penas alternativas de estas
sanc iones no se deduc e de aquellos prec eptos que las regulan,
sino de la c láusula general, c ontenida en el artíc ulo 131-9, que


104
Ver el texto de estas reglas en la Revista EGUZKILORE. Número 6, 1993, p. 119 y
ss.
100
establec e la prohibic ión de imponer juntamente las penas de
prisión c on estas otras penas, exc epto la de días-multa. Además,
c uando un delito sea c astigado c on pena de prisión y c on una
o varias penas de las denominadas c omplementarias, éstas
pueden imponerse c omo únic a pena a título princ ipal, dejando
de aplicar la de prisión. Según el artíc ulo 131-5 cuando un delito
sea c astigado c on pena de prisión, la jurisdic c ión puede
pronunc iar direc tamente días-multa c omo pena alternativa.

b. Portugal. El artíc ulo 43º presc ribe la posibilidad de sustituir las
penas privat ivas de libertad no superiores a seis meses por multa
o por otra pena no privativa de libertad. La multa c omo pena
sustitutiva se rige por las mismas reglas que son aplic ables
c uando se impone c omo pena princ ipal y que viene regulada
por el artíc ulo 47º. Según este artíc ulo, la multa se establec e por
el sistema de días-multa.

c. Alemania. Las posibilidades de dejar de imponer penas de
prisión c ortas, sustituyéndolas por penas de multa, están
reguladas por el § 47 del Código Penal en los siguientes
términos: Primero, si por el delito sometido a enjuic iamiento el
Juez puede elegir ent re una mult a y una pena privat iva de
libertad inferior a seis meses, sólo impondrá la prisión
101
exc epc ionalmente en aquellos c asos en que las c irc unstanc ias
del hec ho y del sujeto hagan indispensable esa pena para influir
en el reo y para la defensa del ordenamiento jurídic o. Segundo,
si al delito c ometido le c orresponde una pena de prisión c uyo
límite mínimo es inferior a seis meses, se permite al Juez elegir
entre ésta y la multa, debiendo imponerse solo la prisión en los
mismos c asos exc epc ionales que en el supuesto anterior.

d. Italia. Las penas de prisión no superiores a tres meses pueden ser
sustituidas por multa. Si la multa, sea impuesta c omo pena
direc t a o sust it ut iva, no se p aga, proc ede en princ ipio la prisión
c omo responsabilidad subsidiaria, si bien es posible sustituir ésta
por el trabajo de interés general.

e. Código Penal Tipo Iberoameric ano. Durante el V Enc uentro de
la Comisión Redac tora del Código Penal Tipo Iberameric ano,
c elebrado en la c iudad de Culiac án Rosales, Sinaloa-México,
en el mes de junio de 2001, se ac ordaron los siguientes
princ ipios: “ 11. En c aso de solvenc ia del proc esado, debe
imponerse preferentemente la pena de días-mult a en lugar de
penas privat ivas de libertad de c orta o mediana durac ión. Sólo
en c asos de voluntario inc umplimiento de la multa, ésta debe
ser c onvertida en detenc ión. Si se dan las c ondic iones de la
102
suspensión de la ejec uc ión de la pena, ésta debería ser
aplic ada en lugar de detenc ión sust it ut iva. Si aparec e
inoportuna la aplic ac ión de la multa, el Juez debe poder, c on el
c onsentimiento del proc esado, reemplazar la multa c on la pena
de trabajo a favor de la c omunidad…14. En las disposic iones de
la parte espec ial se deben indic ar, en la medida de lo posible y
c onforme a la índole del delito, las penas princ ipales. A
diferenc ia de la tradic ional previsión únic amente de penas
privativas de libertad o multa, debe recurrirse también a las otras
penas (trabajo al servic io de la c omunidad, arrest os de fin de
semana, etc ). Si por razones de téc nic a legislativa, se optase por
la téc nic a tradic ional, sería de prever disposic iones c laras sobre
la sust it uc ión de la pena privat iva de libert ad a imponerse
(según la c ulpabilidad del agente) por una de las nuevas
sanciones. El Juez no debería imponer pena privativa de libertad
inferior a c uatro años; sólo c uando la pena de c orta o mediana
durac ión aparec e c omo la únic a reac c ión adec uada al c aso
partic ular, aunque esta exc epc ión debería ser prevista de
manera restringida, pues podría dar lugar a abusos y, por tanto,
a la desnaturalizac ión del sistema que se propone”
105
.



105
Cfr. Manuel Jaén Vallejo. Informe sobre los Últ imos Trabajos de la Comisión
Redac t ora del Nuevo Código Penal Tipo Lat inoameric ano, c onsult ado en
www.unifr.c h/ derec hopenal/ art íc ulos.ht m.
103
f. Perú. Vía la instituc ión de la c onversión de penas (Art. 52º), la
multa también puede llegar a reemplazar a penas c ortas de
privac ión de libertad de hasta dos años.

104












CAPÍTULO TERCERO
EL SISTEMA DE DÍAS- MULTA
105
CAPÍTULO TERCERO
EL SISTEMA DE DÍAS- MULTA


SUMARIO: 3.1. ANTECEDENTES. 3.2. CONCEPTO. 3.3. FASES PARA LA
DETERMINACIÓN DE LA PENA DE MULTA. 3.4. VARIANTES DEL MODELO DE
DÍAS-MULTA. 3.5. VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL SISTEMA DE DÍAS-MULTA.
3.5.1. VENTAJAS. 3.5.2. DESVENTAJAS. 3.6. EL SISTEMA DE DIAS-MULTA EN
EL DERECHO PENAL COMPARADO CONTEMPORÁNEO. 3.6.1. SISTEMA DE
APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA. 3.6.2. PROCEDIMIENTO DE
DETERMINACIÓN DEL NUMERO DE DIAS-MULTA. 3.6.3. EXTENSIÓN
PROMEDIO DEL NÚMERO DE DIAS-MULTA APLICABLES. 3.6.4. CRITERIOS
UTILIZADOS PARA LA DEFINICIÓN DE LA CUOTA DIARIA. 3.6.5. REGLAS
ESPECIALES PARA LA DEFINICIÓN DE LA CUOTA DIARIA. 3.6.6.
POSIBILIDADES DE MODIFICACIÓN DE LA CUOTA DIARIA FIJADA EN LA
SENTENCIA. 3.6.7. PLAZO Y MODALIDAD DE PAGO DE LA MULTA. 3.6.8.
CASOS DE CONVERSIÓN POR NO PAGO DE LA MULTA. 3.6.9. SUSPENSIÓN
DE LA EJECUCIÓN DE LA PENA, EXENCIÓN DE PENA Y OTRAS MEDIDAS
ALTERNATIVAS APLICABLES A LA MULTA. 3.6.10. APLICACIÓN DE LA PENA
DE MULTA COMO SANCION SUSTITUTIVA DE LA PENA PRIVATIVA DE
LIBERTAD. 3.6.11. PLAZO DE PRESCRIPCIÓN, EXTINCIÓN, ABONO DE LA
PRISIÓN PREVENTIVA, PRELACIÓN EN EL PAGO DE LA PENA DE MULTA Y
LA CANCELACIÓN DE LOS ANTECEDENTES PENALES DEL MULTADO.
3.6.12. MOTIVACIÓN DE LA SENTENCIA QUE IMPONE LA PENA
PECUNIARIA.


3.1. ANTECEDENTES

Los problemas y desigualdades derivados de la aplic ac ión de la
multa c lásic a, de c arác ter únic o y c uasi tasado, c omenzaron a ser
106
objeto de revisión hac ia finales del siglo XIX y a c omienzos del siglo
XX. En ese proc eso se fue desarrollando c omo alternativa idónea
una multa diferente, c uyo importe monetario debería ser el
resultado de dos etapas de determinac ión, en las c uales se
proc uraban c ombinar la responsabilidad del sentenc iado c on su
capacidad económica
106
.

La doc trina mayoritaria señala que el modelo que será c onoc ido
como esc andinavo o nórdic o, surgió como consecuencia de los
trabajos que public aron CARL TORP en 1900 y JOHAN THYREN en
1910, en el marc o de preparac ión del Proyec to de Código Penal
suec o de 1916
107
.

No todos los juristas están de ac uerdo en dic ho origen y tratan de
desc ubrir su nac imiento en los países sudameric anos y en c onc reto


106
Cf. Horac io Roldán Barbero. Ob. Cit., p. 73.

107
Cfr. St anislaw Plawski. Ob. Cit ., p. 206; Eugenio Raúl Zaffaroni. Ob. Cit., p. 639;
José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 139; Edgar
Saavedra Rojas. Ob. Cit ., p. 320; Daniel González y Ana Garit a. La Mult a en los
Códigos Penales Latinoameric anos. Edic iones Depalma. Buenos Aires, 1990, p. 16
y ss. Sin embargo, Roldán Barbero menc iona prec edentes anteriores a Thyren.
Destac a que, si la esenc ia del sistema debe radic ar en la desc omposic ión de la
det erminac ión de la mult a en dos element os o moment os, la primera
formulac ión doc trinal del sistema se enc ontraría en el austríac o Otto Friedmann,
quien ya en 1892 enfat izó que: “ Nosotros necesitamos sólo declarar la pena -base
de la multa, es dec ir, presc ribirle al juez que primeramente debe tomar aquella
c omo medio para la det erminac ión de la pena, y luego, a t ravés de una
medida de c onversión, elegida por el mismo, c aso por c aso, c onforme a las
c ondic iones ec onómic as, sust it uir aquel día de pena por un det erminado
import e d e d inero” . Cit ado por Horac io Roldán Barbero. Ob. Cit ., p. 44.
107
en el modelo brasileño. REGIS PRADO, profesor de la Universidad de
Maringá, c onsidera que este sistema es, originariamente, una
c onstruc c ión brasileña y no esc andinava, resaltando que fue en el
Código Criminal del Imperio del Brasil de 1830 en el que se formuló,
aunque de forma rudimentaria, por primera vez. Asimismo, destaca
c omo antec edentes mediatos de este sistema a los c ódigos
penales portugueses de 1852 y de 1866, al mejic ano de 1871, al
brasileño de 1890, así c omo a las obras de FILANGIERI, BENTHAM y
VON LISZT
108
.

La c onfigurac ión de la multa en base a dagsbot o días- multa
adoptó presenc ia legislativa en la segunda déc ada del siglo XX. El


108
A est e respec t o, Regis Prado afirma que la idea de proporc ionalidad de la
pena de multa en func ión de los rec ursos efec tivos del c ondenado no es nueva,
habiendo sido enunc iada ya en otras époc as: “ Gaetano Filangieri sugirió que la
pena pec uniaria fuese determinada en función de una cuota del patrimonio del
reo, a fin de que se c onvirtiera igual para todos los hombres en estado diverso de
fortuna…Jeremy Bentham destac aba que la medida más exac ta de la pena era
obligar al reo a pagar en proporc ión a sus ingresos o a su capital. Franz Von Liszt,
por su part e,…resalt ó que la pena de mult a debía c onsist ir en un porc ent aje
sobre la rent a del c ondenado, t al c omo el que se suminist ra por los element os
del impuest o sobre la rent a, por el salario medio o de otra manera, y hacer fijar
en c ada c aso por el Juez la multa en frac c iones o múltiplos de una unidad que
deberá ser det erminada en la ley en part es alíc uot as de rent a” . Por lo demás,
indic a que en lo que t oc a al origen inmediat o del sist ema, verdaderament e
brasileño, lament ablement e la doc t rina ext ranjera ha hec ho bien pat ent e el
error históric o. Cfr. Luis Regis Prado. Del Sistema de Conminac ión de la Multa en
el Código Penal Brasileño, en Anuario de Derec ho Penal y Cienc ias Penales.
Tomo XLV. Fasc íc ulo I. Enero – Abril, 1992, pp. 695 a 697. En Argent ina, Eugenio
Raúl Zaffaroni, siguiendo esta tendenc ia, también le atribuye esta filiac ión. Cfr.
Eugenio Raúl Zaffaroni. Sistemas Penales y Derechos Humanos en América Latina.
Desalma. Buenos Aires, 1986, p. 77. Sin embargo, hay quien opina que Johan
Thyren import ó est e sist ema, a su vez, de los Est ados Unidos de Améric a. Cfr.
Ignac io Serrano But ragueño. Ob. Cit ., p. 54, not a 54; Jorge Agust ín Barreiro. El
Sist ema de Sanc iones en el Código Penal Español de 1995, en La Reforma de la
Just ic ia Penal. Universit at Jaume I. Col-lecció <<Estudis jurídics>>. Número 2, 1997,
p. 96, not a 42.
108
primer país en adoptarlo fue Finlandia (1921), siguiéndole luego,
entre otros, Perú (1924), Suec ia (1931), Cuba (1936) y Dinamarc a
(1939). Con posterioridad a la Segunda Guerra Mundial su
inc orporac ión normativa se ha ido generalizando, siendo así que
c ontemporáneamente lo enc ontramos en el derec ho penal de
Brasil (1969), Cost a Ric a (1971), Bolivia (1973), El Salvador (1974),
Alemania (1975), Aust ria (1975), Port ugal (1982), Franc ia (1983),
Panamá (1984), Méxic o (1984) y España (1995)
109
. [ Cuadro No. 1]





CUADRO No. 1
RELACIÓN CRONOLÓGICA DE LA INCORPORACIÓN DEL SISTEMA DE DÍAS- MULTA EN EL DERECHO PENAL
COMPARADO
110


LEGISLACIÓN COMPARADA AÑO
FINLANDIA 1921
PERU 1924
SUECIA 1931
CUBA 1936
DINAMARCA 1939
BRASIL 1969
COSTA RICA 1971
BOLIVIA 1973
EL SALVADOR 1974
ALEMANIA 1975
AUSTRIA 1975
PORTUGAL 1982
FRANCIA 1983
MÉXICO 1984
PANAMA 1984
ESPAÑA 1995




109
Cfr. Edgar Saavedra Rojas. Ob. Cit., p. 321; Daniel González y Ana Garita. Ob.
Cit ., p. 16 y ss; Hans-Heinric h Jesc hec k. Alt ernat iva s a la Pena Priva t iva d e
Libert ad en la Moderna Polít ic a Criminal. Ob. Cit ., p. 30.

110
Los cuadros presentados han sido elaborados sobre la base de los adjuntados
en el libro de ILANUD. La Mult a en los Códigos Penales Lat inoameric anos.
109
3.2. CONCEPTO

Los días-multa c onstituyen un modelo de aplic ac ión de la pena
pec uniaria c uyo rasgo c arac terístic o esenc ial radic a en que l a
determinac ión c uantitativa y dineraria de la sanc ión se obtiene a
partir de dos niveles de valorac ión independient es entre sí, pero
sec uenc iales. Por un lado, la gravedad del hec ho punible y la
culpabilidad del agente. Y por el otro, las condiciones económicas
del c ondenado.

Estas c ualidades del sistema de los días-multa son c onstantemente
destac adas por la doc trina. En tal sentido, JESCHECK ha señalado
que “ ...la idea fundamental del sistema c onsiste en c onsiderar
separadamente en la determinac ión de la multa los dos fac tores -
injusto y c ulpabilidad, por un lado; sac rific io financ iero del
ac usado, por otro-”
111
.

Por su parte, MAURACH, GÖSSEL y ZIPF prec isan que en “ ...el
sistema de días-multa, la pena pec uniaria es impuesta mediante
dos pasos c laramente distinguibles: el número de días-mult a
expresa el c ontenido de ilíc ito y de c ulpabilidad (satisfac iendo
eventuales nec esidades de prevenc ión espec ial o, en su c aso,


111
Cfr. Hans-Heinric h Jesc hec k. Trat ado de Derec ho Penal. Ob. Cit ., p. 1077.
110
general), en tanto la determinac ión del monto de c ada día-multa
sirve exc lusivamente a la adaptac ión de la pena pec uniaria a la
c apac idad ec onómic a de pago de c ada c ondenado...”
112
.

En términos similares, GONZÁLEZ y GARITA sostienen que “ según ese
sistema, para aplic ar la multa al c aso c onc reto el juez debe realizar
dos valorac iones: la primera se basa en la personalidad del
sentenc iado y en la gravedad del hec ho, c on el propósito de
definir el número de días de pena pec uniaria. La segunda
valorac ión que realiza se fundamenta en la situac ión ec onómic a
del c ondenado, para prec isar el importe en dinero
c orrespondiente a c ada día-multa. La multiplic ac ión de esos dos
extremos brinda el monto que en c onc epto de multa debe pagar
el c ondenado”
113
.

Según REGIS PRADO, este sistema “ c onsiste en determinar la pena
de multa, no por una suma de dinero (c antidad fija), c omo el
sistema tradic ional, sino por un número de unidades artific iales
(días-multa) según la gravedad de la infrac c ión. Cada día -mult a,
equivaldrá a un c ierto valor pec uniario (importanc ia en dinero),
variable de ac uerdo c on la situac ión ec onómic a del c ondenado.


112
Cfr. Reinhart Maurac h, Karl Heinz Gössel y Heinz Zipf. Ob. Cit ., p. 646.

113
Cfr. Daniel González y Ana Garit a. Ob. Cit ., p. 24.
111

Así, el proc edimiento para fijar la multa obedec e a dos fases
absolut ament e dist int as. Primeramente, el Juez establec e un
número determinado de días-multa según la culpabilidad del autor
y c onsiderac iones de orden preventivo. Seguidamente, de
c onformidad c on su c ondic ión ec onómic a, arbitra el día-multa por
la c ant idad c onc ret a de dinero. Mult iplic ando el número de días-
mult a por la c ant idad que represent a la t asa diaria, se obt iene la
sanc ión pec uniaria que el c ondenado debe pagar. De este modo,
el número de días-multa expresa el c ontenido de lo injusto y de la
c ulpabilidad de la ac c ión, en tanto que la estipulac ión del
montante (valor) de c ada día -mult a sirve exc lusivament e para
ajustar la pena a la respec tiva c apac idad ec onómic a del
sent enc iado”
114
.

LÓPEZ BARJA DE QUIROGA destac a que el sistema de los días-multa
“ persigue permit ir una mejor individualización de la pena de multa
t omando en c uent a t ant o el delit o y la c ulpabilidad de su aut or
c omo la situac ión ec onómic a de éste. A tal fin establec e una triple
fase de individualizac ión. En la primera fase se proc ede a
determinar el número de días-mult a que c orresponden, mientras
que será en la segunda fase en la que se determinará el importe


114
Cfr. Luis Regis Prado. Ob. Cit ., p. 698.
112
de c ada día-mult a. Por últ imo, en la t erc era fase se c onc ret ará el
tiempo y la forma de pago de las c uotas”
115
.

Mientras que MARTÍNEZ-BUJÁN PÉREZ pone énfasis en el hecho que
a través de este sistema “ se establece un cierto paralelismo con las
penas privativas de libertad, puesto que la individualizac ión de la
nueva pena de multa ante el c aso c onc reto se realizará en dos
fases. En un primer momento los Tribunales fijarán, dentro de los
límites señalados por la Ley para el respectivo delito, la extensión en
que imponen la multa, de ac uerdo c on las reglas generales de
aplic ac ión de las penas, c omo si se tratare de una pena privativa
de libertad. En un segundo momento, y una vez fijada la extensión,
los Tribunales determinarán la c uantía dineraria de c ada día-multa,
entre el mínimo y máximo legalmente señalado al efec to,
atendiendo exc lusivamente a la situac ión ec onómic a del autor, de
t al suert e que la mult iplic ac ión del número de días por el importe
fijado para c ada día representará la c uantía de la pena
pec uniaria en el c aso c onc reto”
116
.



115
Cfr. Jac obo López Barja de Quiroga. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 65.

116
Cfr. Carlos Martínez-Buján Pérez. La Regulac ión de la Pena de Multa en el
Código Penal Español de 1995, en Estudios Penales y Criminológic os XX.
Universidad Sant iago de Compost ela, 1997, p. 231.
113
Refieren CACHÓN CADENAS y CID MOLINÉ que este sistema
c onsiste “ …en dividir el proc eso de determinac ión de la pena de
multa en dos fases. En la primera (aquella en la que se pretende
adec uar la pena a la gravedad del delito realizado), el juez fija un
número de días-multa (o de unidades de multa) c omo c astigo de
la infrac c ión realizada. En la segunda (que pretende hac er
efec t ivo el princ ipio de igualdad de impac to), c ada una de estas
unidades de multa se c onvierte en una c antidad c onc reta de
dinero y esta c onversión de efec túa atendiendo exc lusivamente a
la c apac idad ec onómic a de la persona”
117
.

Señala GRACIA MARTÍN que este sistema “ se est ruc tura en dos
elementos: la c uota y la c uantía de la c uota. La c uota o día-multa
es la unidad del sistema, y c onstituye el paralelo del día de
privac ión de libertad en las penas de esta naturaleza. Igual que
suc ede c on estas últimas penas o c on c ualquier ot ra pena
mensurable y divisible, el sistema establec e la extensión de la pena
de multa entre un límite mínimo y otro máximo de c uotas o de días-
multa, que podría luego expresarse también en otras unidades
múltiplo, c omo por ejemplo la semana-multa, el mes-mult a o el
año-multa. El segundo elemento del sistema c onsiste en la


117
Cfr. Manuel Cac hón Cadenas y José Cid Moliné. Pena de Días-Mult a c omo
Alt ernat iva a la Prisión. Ob. Cit ., p. 40.
114
c uantific ac ión de la c uota, la ley fija para c ada c uota una c uantía
ec onómic a que osc ila también entre un mínimo y un máximo
dinerarios. A partir de estos dos elementos del sistema, el c álculo de
la multa que el reo deberá satisfac er se realizará mediante una
senc illa operac ión arit mét ic a de mult iplic ar el número de c uot as
por la c uantía de c ada c uota”
118
.

En el derec ho c omparado, igualmente, se observa que algunas
legislac iones destac an en sus normas alusivas a la multa las
c arac terístic as que hemos menc ionado. Así por ejemplo, el Código
Penal franc és de 1992 señala en su artíc ulo 131-5 que “ Cuando un
delito es penado c on una pena de prisión, el juzgado puede
pronunc iar una pena de días-mult a, c onsist ent e en que el
c ondenado debe dar en pago al Tesoro una suma donde el monto
global result a de la fijac ión por el juez de una renta c otidiana
durante un determinado número de días. El monto de c ada día-
multa será determinado teniendo en c uenta los recursos de que
dispone y las obligac iones del proc esado, y no puede exceder de
dos mil franc os. El número de días-multa será determinado
teniendo en c uenta las c irc unstanc ias de la infrac c ión y no puede
exc eder de 360” .


118
Cfr. Luis Grac ia Martín. Lec c iones de Consec uenc ias Jurídic as del Delito. Ob.
Cit ., p. 141.
115

3.3. FASES PARA LA DETERMINACIÓN DE LA MULTA

Los distintos c onc eptos que hemos rec ogido sobre el sistema de los
días-multa nos permiten, ahora, desc ribir c on fac ilidad su
esquematizac ión operativa. En efec to, el modelo esc andinavo se
desarrolla a través de tres fases de determinación, que el Juzgador
debe ir ejec utando para c onc luir c on la c onc rec ión de la sanc ión
pec uniaria aplic able. Estas etapas son las siguientes:

a. En la primera, el Juzgador realiza la determinac ión del número
de días-multa aplic ables al c ondenado. Para ello toma en
c uenta la gravedad del injusto y el grado de c ulpabilidad del
agente. Sobre esta base el Juzgador rec orre entre el mínimo y el
máximo de días-multa que c omo pena c onminada fija la ley
para el delito c ometido, c onc luyendo esta primera etapa con el
señalamiento de un número c onc reto de días-multa.

b. En la segunda, el objetivo que se persigue es la determinac ión
de la c uota diaria dineraria de la multa. Ahora el Juez debe
c uantific ar el monto dinerario que c orresponde pagar por c ada
día-multa. En esta fase lo esenc ial radic a en individualizar un
importe de dinero que se adec úe a la situac ión ec onómic a del
116
c ondenado y que ha de servir para dar el c ontenido pec uniario
de c ada día -multa. En este nivel deben aprec iarse todos los
indic adores que resulten pertinentes para conocer la capacidad
ec onómic a real del justic iable.

c. En la terc era y última etapa se prac tic a la determinac ión del
monto total dinerario de la multa que habrá de pagar el
c ondenado. Ello implic a una senc illa multiplic ac ión dond e los
fac tores están dados, de un lado, por el número de días-multa
fijado y, de otro, por la c uota diaria dineraria, siendo el produc to
el monto total dinerario de la multa, el c ual deberá pagar el
c ondenado en el plazo de ley o en la oportunidad proc esal
c orrespondiente.

Se disc ute en la doc trina si los resultados del agotamiento de estas
tres etapas deben de c onstar expresamente en la sentenc ia, o si
puede presc indirse de alguno de aquellos. Así MAURACH, GÖSSEL y
ZIPF refiriéndose a la experienc ia alemana sostienen que: “ El t enor
de la sentenc ia podría ser el siguiente: el ac usado es c ondenado
por estafa a una pena pec uniaria de sesenta días-mult a de
c uarenta marc os c ada una….Es sufic iente la menc ión de la
c antidad y del monto de los días-multa, de ac uerdo a la exigencia
legal (§ 40, inc … 4º). Por otra parte, existe univoc idad en c uanto a
117
que el monto global de la pena pec uniaria no nec esita ser
menc ionado en la sentenc ia…; en todo c aso, la menc ión de la
suma total no c onstituye un error jurídic o...Es por ello que sólo sigue
siendo disc utible si resulta rec omendable menc ionar el total de la
pena en la sentenc ia…, o si, al c ontrario, ella debe ser omitida por
innec esaria”
119
. En torno a esta polémic a estimamos c onveniente
c onsiderar en la sentenc ia, de modo expreso, el monto dinerario
total; ello, sobre todo, porque fac ilitará la c ompresión del
c ondenado de su obligac ión pec uniaria punitiva, así c omo le fijará
los términos que deben guiar una posible ejec uc ión forzosa en sus
bienes ante un inc umplimiento del pago.

Es de señalar que la esenc ia del sistema radic a en que la
determinac ión de la pena debe realizarse obligatoriamente en
ac tos totalmente separados e independientes uno del otro. En este
sentido, ROLDÁN BARBERO c alific a c omo “ aspec to fundamental
de los días-multa: la nítida separac ión de las dos tareas c on las que
el juez se enfrenta a la determinac ión de la multa”
120
.

Por su parte, MAPELLI CAFFARENA ha prec isado que para “ que el
sist ema de días-multa funcione correctamente es preciso que entre


119
Cfr. Reinhart Maurac h, Karl Heinz Gössel y Heinz Zipf. Ob. Cit ., p. 653.

120
Cfr. Horac io Roldán Barbero. Ob. Cit ., p. 44.
118
ambas fases, que fija la dimensión temporal y ec onómic a de la
pena, exista la máxima impermeabilidad, de forma que la
gravedad del delito no debe influir en la suma que ha de pagar el
c ondenado y, por supuesto, tampoc o la c apac idad ec onómic a
en el tiempo de durac ión de la pena”
121
.

Es de menc ionar que el sistema de los días-multa supone que una
vez c onoc ido el número de c uotas, la determinac ión de c ada
c uota se hará en func ión de la c apac idad ec onómic a del reo, por
lo que no es nec esario adelantar el resultado a la primera fase,
pues la segunda es sufic iente para ajustarla a las c ondic iones del
reo
122
.

De allí que, en nuestra opinión, se equivoc a JESCHECK al sostener
que: “ En c ontra de la estric ta separac ión de ambos ac tos de
determinac ión se ac epta en parte que el juez debe tener en
c uenta ya en el primer ac to también el importe definitivo de la
multa, que sólo puede c onoc erse si se tiene en c uenta el importe


121
Cfr. Borja Mapelli Caffarena. La Pena de Multa en el Derec ho Penal Peruano,
en Revist a Peruana de Cienc ias Penales. Año VII – VIII. Número 12. Idemsa. Lima,
p. 103.

122
Sobre la vinc ulac ión de la determinac ión judic ial de la pena c on el princ ipio
ac usat orio, Jori Tolosa sost iene que est e princ ipio admit e que el Juez fije la
durac ión de la pena superando la petic ión de la ac usac ión, pero no ac epta la
fijac ión de una c uot a que supere dicha petición. Cfr. Joseph Lluís Jori Tolosa. Ob.
Cit ., pp. 108-109.
119
de los días-mult a del que se deriva el import e definit ivo....Para
evit ar est e result ado, el juez debe, por t ant o, t ener en c uent a los
dos fac tores de la determinac ión de la pena de un modo
separado, pero previamente debe, sin embargo, c ompararlos
ent re sí para exc luir la agravac ión progresiva de la mult a.....Est a
<<desviac ión del sistema>> parec e fundada, pues tampoc o en la
det erminac ión de la mult a se t rat a de llevar hast a el final una
operac ión lógic a c on todas sus c onsec uenc ias teóric as, sino que lo
que importa es c onseguir, sin perjuic io de las c onc retas fases de
det erminac ión de la pena, un result ado final justo, soportable para
el reo, que podría no serlo dado el efec to progresivo de un
elevado número de días-mult a”
123
.

Igualmente se equivoc a LÓPEZ BARJA DE QUIROGA c uando estima
que “ …esto no impide que en el momento de la determinac ión del
número de c uot as se piense en el import e que van a t ener para
hac er un c álc ulo que permite sopesar la inc idenc ia que la pena de
multa puede produc ir y si el resultado de la indic ada operac ión
puede ser soportado por el reo. Esta forma de ac tuar, que se
denomina <<desviac ión del sistema>>, es c orrec ta aunque no
ineludible”
124
.


123
Cfr. Hans – Heinric h Jesc hec k. Ob. Cit ., p. 1078.

120

3.4. VARIANTES DEL MODELO DE DÍAS- MULTA

En su proc eso evolutivo el sistema de días-multa ha dado lugar a
dos formas de aplic ac ión, según la modalidad de la c uota y del
pago del monto dinerario
125
. LÓPEZ BARJA DE QUIROGA dist ingue
estas variantes señalando que en el “ Sistema esc andinavo: se
determina el número de días-multa y la c uantía de la c uota. La
multiplic ac ión proporc ionará el importe de la multa que el
c ondenado debe pagar en una sola vez...Sistema del Proyec to
Alternativo Alemán: el sistema es el mismo que el escandinavo pero
el pago, no se realiza de una sola vez sino que obligatoriamente ha
de ser satisfec ho en forma aplazada, en días, semanas o meses. Es
lo que se denomina <<multa temporal>>, c uya finalidad es sujetar
al c ondenado al c umplimiento de la pena durante un período de
tiempo, en el que ve reduc ida su c apac idad ec onómic a”
126
.

Esto es, por un lado, tenemos la forma c lásic a o de la c uota diaria,
también c onoc ida como esc andinava. En esta primera variante el


124
Cfr. Jac obo López Barja de Quiroga. Ob. Cit ., p. 70.

125
En ese sent ido, José Hurt ado Pozo. Ob. Cit ., p. 164; Horac io Roldán Barbero.
Ob. Cit., p. 75; Víc tor Roberto Prado Saldarriaga. La Pena de Multa en el Código
Penal de 1991, en Derec ho y Soc iedad. Año 3. Número 4, p. 16, not a 4.

126
Cfr. Jac obo López Barja de Quiroga. Ob. Cit ., pp. 64 y 65.
121
pago del monto resultante debe realizarse a través de un abono
c onjunto, que tiene lugar en un solo ac to. Exc epc ionalmente se
fac ulta al Juez para establec er un pago frac c ionado. Adoptan
est e pat rón, entre otros, los c ódigos penales de Cuba (Art. 35º Inc .
2º), Bolivia (Art. 29º), así c omo el Proyec to de Código Penal Tipo
para Latinoaméric a (Art. 45º).

La segunda variedad del modelo está representada por la
denominada laufzeitgeldstrafe, multa temporal o de c uotas
semanales, quinc enales o mensuales, a la c ual también se le
designa como esc alonada o duradera. El pionero de tal sistema fue
BAUMANN, en su Proyec to de Código Penal alemán de 1963.

En relac ión a esta variedad BERISTAIN IPIÑA refiere que “ …con este
sist ema se pret ende est ruc t urar la mult a c omo pena limit at iva del
<<stándar>> de vida, reduc iendo al delinc uente durante un
período de tiempo su dinero que es libertad objetivada, signo de
nivel soc ial y posibilidad de adquirir los bienes que desea. Este
desc enso en el <<stándard>> ec onómic o-soc ial debe perdurar
durante algún tiempo, c omo las penas privativas de libertad, para
lograr la prevenc ión general y espec ial”
127
. Como lo expresa


127
Cfr. Ant onio Berist a in Ip iña. La Multa Penal y la Administrativa en Relación con
las Sanc iones Privat ivas de Libert ad. Ob. Cit ., pp. 26-28.
122
HURTADO POZO, ella c onsiste “ en imponer, durant e un c iert o
período, al c ondenado el pago, en plazos fijos, de determinadas
sumas de dinero”
128
. De esta manera, pues, el c umplimento de la
pena se extiende temporalmente y se ejec uta a través de varios
ac tos. Si bien este tipo de multa, que fue introduc ida por el
Proyec t o Alt ernat ivo alemán, motivó notables disc usiones y
expec tativas, en el presente su inc orporac ión en el derec ho
c omparado es limitada, al extremo que las legislac iones
c ontemporáneas prefieren optar por variantes mixtas de c orte
temporal, tal c omo ha oc urrido c on el Código Penal español de
1995 (Art . 50º).

Al c omentar dic ha dec isión en el derec ho hispano, CHOCLÁN
MONTALVO refiere que “ del sist ema de mult a t emporal se
expresaba c on mayor c laridad el Proyec to de 1980, y algunos de
los textos proyec tados elaborados c on posterioridad que el nuevo
Código, lo que no obsta a entender que este es el sistema ac ogido
y no el sistema esc andinavo o puro de días-multa c on pago únic o.
Decía el art. 56 del Proyecto, de forma coincidente con el Proyecto
Alt ernat ivo alemán que <<las c uotas diarias se abonarán en el
momento en que la c ondena sea firme. La semanales y mensuales,
el últ imo día de c ada semana o mes>>. El vigent e art . 50.6, sin


128
Cfr. José Hurt ado Pozo. Ob. Cit ., p. 163.
123
embargo, se limita a dec ir que <<el Tribunal determinará en la
sentenc ia el tiempo y forma del pago de las c uotas>>,
deduc iéndose el sistema temporal más claramente de lo dispuesto
en el art. 51: <<Si después de la sentenc ia, el penado empeorare su
fortuna el Juez o Tribunal, exc epc ionalmente y tras la debida
indagac ión de la c apac idad ec onómic a de aquél, podrá reduc ir
el importe de las c uotas>>. Es evidente que la posibilidad de
moderar el importe de las c uotas a lo largo de la ejec uc ión es
inc ompatible c on el abono de la multa en un solo ac to, no
c ontemplándose por la ley la posibilidad de pago aplazado en
atenc ión, prec isamente al sistema temporal de ejec uc ión de la
mult a”
129
.


3.5. VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL SISTEMA DE DÍAS-MULTA

Partiendo de un análisis c omparativo entre las distintas
modalidades c onoc idas de la pena pec uniaria, al sistema de días-
multa se le rec onoc en diferentes virtudes y defec tos.




129
Cfr. José Ant onio Choc lán Mont alvo. Individualizac ión Judic ial de la Pena.
Func ión de la Culpabilidad y la Prevenc ión en la Determinac ión de la Sanc ión
Penal. Edit orial Colex. Madrid, 1997, p. 202, not a 505.
124
3.5.1. VENTAJAS

a. Resulta ser más transparente, ya que al dividir el proc eso de
determinac ión en dos ac tos, permite c onoc er c on nitidez el
importe que c orresponde a la gravedad del injusto y, luego,
aquel otro que se refiere a las c ondic iones ec onómic as del
c ondenado
130
.

b. La inc orporac ión de una unidad de medida artific ial,
objetivamente igual para todos, el día -multa, hace posible que
la pena pec uniaria adquiera su dimensión temporal
exc lusivamente sobre la base de la c ulpabilidad del
c ondenado, evitando así c ualquier riesgo de distorsión que
pueda derivarse de la influenc ia de fac tores ec onómic os. De
esta manera, el día-multa se c oloc a, pues, c omo una unidad
similar al día de rec lusión en la pena privativa de libertad, lo que
posibilita que el Juez alc anc e una adec uada c uantific ac ión de
la pena c onc reta. Como señala HURTADO POZO “ el sistema de
días-mult a permit e una individualizac ión más prec isa de la


130
Así lo han c onsiderado Horac io Roldán Barbero. Ob. Cit., p. 74 y ss; Reinhart
Maurac h, Karl Heinz Gössel y Heinz Zipf. Ob. Cit ., p. 646; José Luis Manzanares
Samaniego. La Pena de Multa. Ob. Cit., p. 153 y ss; Emiro Sandoval Huertas. Ob.
Cit ., p . 312.
125
sanc ión”
131
. Por otro lado, ello fac ilita la c onversión de la multa
en privac ión de libertad en c asos de inc umplimiento del pago,
o a la inversa, el abono de la multa impuesta a través de días
de detenc ión preventiva sufrid os.

c . Se vinc ula el c ontenido pec uniario de la multa c on las
exigenc ias del princ ipio de igualdad, al regularse un
proc edimiento de c uantific ac ión del monto dinerario que
depende exc lusivamente de la c apac idad ec onómic a del
c ondenado. Por c onsiguiente, tanto el ric o c omo el pobre, a
través del sistema de días-multa, quedan vinc ulados c on el
pago de una obligac ión ec onómic a que impone a ambos un
grado idéntic o de sac rific io y sufrimiento, a pesar de que las
c uotas dinerarias que se fijen para c ada uno de ellos sean
objetivamente distintas. En ese sentido, MAURACH, GÖSSEL y
ZIPF han destac ado que “ la fijac ión del monto de c ada día-
multa representa la adaptac ión de la pena pec uniaria a la
c apac idad ec onómic a de pago del c ondenado, c on el objeto
de c onc retar el princ ipio de la igualdad de las c argas también
en est a sanc ión penal”
132
.



131
Cfr. José Hurt ado Pozo. Ob. Cit ., p. 159.

132
Cfr. Reinhart Maurac h, Karl Heinz Gössel y Heinz Zipf. Ob. Cit ., p. 654.
126
d. Se potenc ia c onsiderablemente el grado de realizac ión del
efec to punitivo de la sanc ión pec uniaria, ya que al haberse
fijado al c ondenado una multa adec uada a su situac ión
económica, las posibilidades de cumplimiento del pago del
monto dinerario impuesto son porc entualmente mayores.

e. Es c apaz de adaptarse c on mayor flexibilidad a los problemas
que derivan de los proc esos de inflac ión o devaluac ión de los
signos monetarios, ya que su determinac ión c uantitativa no
depende exc lusivamente de éstos.

Es por ello que c ompartimos, en parte, lo expuesto por ROLDÁN
BARBERO c uando resume dic has ventajas en c uatro: justic ia,
transparenc ia, un mayor efec to espec ial preventivo y una
disminuc ión en las dific ultades de exac c ión de la multa: “ Justicia,
porque al potenc iarse, en la estimac ión del monto de la exac c ión
de la multa, la situac ión ec onómic a del reo, es más fac tible llegar a
lo que se ha llamado igualdad de sac rific io. Transparenc ia, pues,
con la división en dos ac tos, es posible c onoc er nítidamente el
importe que c orresponde a la gravedad de lo injusto y aquél otro
que se basa exc lusivamente en las c ondic iones ec onómic as del
c ondenado. Mayor efec to preventivo, porque la posible
reperc usión psic ológic a que la multa c ause al c ulpable, sería tanto
127
mayor cuanto más proporcionada se encuentre en sus haberes; en
otro c aso, la pena pec uniaria supondrá para el muy ac audalado
apenas algo más que una broma de mal gusto y para el poc o
pudiente probablement e su ruina” . Finalmente, c onc luye el autor:
“ una disminuc ión en las dific ultades de exac c ión de la multa, pues
habrá menos c asos de impago, al no haberse impuesto al
c ulpable, en atenc ión a su situac ión patrimonial, una sanc ión
desproporc ionada”
133
.


3.5.2. DESVENTAJAS

a. El sistema de días-multa resulta desproporc ionado c uando se le
c onsidera en la aplic ac ión de sanc iones pec uniarias para
infrac c iones leves o c ontravenc iones. La posible exagerac ión
objetiva en la valorac ión de las condiciones económicas del
c ondenado puede oc asionar que el produc to que se obtenga
de multiplic ar el número de días-multa y el importe dinerario
c orrespondiente a c ada unidad resulte exc esivo frente a la
nat uraleza c uant it at iva de t ales infrac c iones. Al respec to, un
sec tor de la doc trina y de la legislac ión c omparada han
advertido la nec esidad de exc luir las faltas del ámbito de


133
Véase Horac io Roldán Barbero. Ob. Cit ., p. 74 y ss.
128
aplic ac ión de dic ho sistema. Así por ejemplo, se afirma que “ el
modelo esc andinavo es apropiado para las infrac c iones más
graves, pero no para reprimir las c ontravenc iones o faltas. En
este dominio, debido a las dific ultades prác tic as evidentes, el
legislador alemán abandonó el modelo suec o que aplic a los
días-mult a a las c ont ravenc iones. Adopt ó una soluc ión más
moderna, la de exc luir las c ontravenc iones del derec ho penal
c omún”
134
. En términos similares, se advierte también que al
c onsiderar c omo indic ador básic o el grado de fortuna del
c ondenado, se podría motivar que a una persona de muy
buena situac ión ec onómic a se le fije una mult a exhorbit ant e y
por ende injusta
135
.

b. Como anota MANZANARES SAMANIEGO, la doc trina ha
c uestionado el pretendido efec to equitativo de la multa fijada a
través del sistema de días-multa. Se ha puesto de relieve que en
un sentido material este modelo sobredimensiona el valor de la
multa sobre la fortuna del c ondenado. En ese sentido, que no
siempre genera igual efec to en c ondenados de distinta
c ondic ión ec onómic a, puesto que el que más dinero gane
menos perjuic io material tendrá en su ec onomía personal c omo


134
Cfr. José Hurt ado Pozo. Ob. Cit ., p. 165.

135
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Multa. Ob. Cit., p. 147 y ss.
129
c onsec uenc ia del pago de la multa. Para ilustrar esta c rític a, el
autor español alude a un gráfic o ejemplo propuesto por HEINITZ y
c itado por ROSH, “ según el c ual, si alguien dispone de unos
ingresos diarios de mil marc os -cifra muy respetable en Alemania-
, de los que una c uarta parte sea objeto de la multa, su situac ión
será siempre muc ho mejor que la de quien ha de entregar
proporc ión inferior, pero a restar de ingresos que c ubran
esc asamente las nec esidades perentorias”
136
.

Esta objec ión debe aprec iarse con seriedad en el caso de países
de ec onomía dependiente c omo el Perú, donde un importante
porc entaje de la poblac ión vive en situac ión de extrema
pobreza o sujeta a condiciones de subempleo. De allí que resulte
c orrec ta la advertenc ia propuesta por GONZÁLEZ y GARITA al
estudiar la pena pec uniaria en nuestra región. Para ellos
“ tratándose del estudio de una pena que reperc ute
direc tamente sobre el patrimonio no podemos ignorar la grave
situac ión ec onómic osoc ial de nuestra región latinoameric ana,
c on amplios sec tores de poblac ión por debajo de la línea de
pobreza y aún de <<pobreza c rític a>> (aquellos c uyo ingreso no
les alc anza para satisfac er las nec esidades básic as), altamente
golpeadas por proc esos inflac ionarios, que justific an busc ar


136
Ibid., p. 147 y ss.
130
fórmulas alt ernat ivas y ac ordes c on esa situac ión de
dependenc ia ec onómic a de la deuda externa”
137
.

c. En un plano más operativo, se señala que los días-multa
propic ian un modelo de determinac ión más laborioso y
c omplejo para los operadores de la justic ia penal, ya que los
órganos jurisdic c ionales no sólo deben indagar y aprec iar la
capacidad económica del condenado al momento de cometer
el delito, sino que también se debe valorar aquello al momento
de la sentenc ia, e inc luso pronostic ar los ingresos en la fec ha
probable del pago del importe de la multa impuesta. En esta
misma línea se c oloc an las dific ultades prác tic as que deben
resolver los Juec es c uando la determinac ión dineraria de la
pena tiene que rec aer sobre c ondenados insolventes,
dependientes ec onómic amente de terc eros (por ejemplo amas
de c asa o estudiantes), desoc upados o vinc ulados solamente
c on ac tividades que generan una renta eventual
138
.

No obstante, c omo bien expresa ROLDÁN BARBERO “ ...frent e a
estos posibles inc onvenientes que, en c ualquier c aso, están


137
Cfr. Daniel González y Ana Garit a. Ob. Cit ., p. 4.

138
Cfr. Emiro Sandoval Huertas. Ob. Cit., p. 313; José Luis Manzanares Samaniego.
La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 153.
131
basados más en una defic ient e puest a en prác t ic a del sist ema,
que en defec tos intrínsec os del mismo, se alzan una serie de
vent ajas –al menos a nivel t eóric o-, que c on las que, en definitiva,
han dec antado la balanza a favor de la amplia ac eptac ión de los
días-mult a ”
139
.


3.6. EL SISTEMA DE DÍAS- MULTA EN EL DERECHO PENAL
COMPARADO CONTEMPORÁNEO

Como se ha menc ionado anteriormente, el sistema esc andinavo
ha alc anzado en la ac tualidad una posic ión predominante en la
determinac ión de la pena pec uniaria.

A fin de verific ar los niveles de asimilac ión de dic ho modelo en el
derec ho penal c ontemporáneo, vamos a realizar, a c ontinuac ión,
un breve estudio c omparativo en torno a la c onfigurac ión del
sistema de días-multa en las princ ipales legislac iones penales
europeas y americ anas.

Los sistemas jurídicos y textos legales que hemos seleccionado para
nuestro análisis c orresponden a los siguientes países: Alemania (C.P.


139
Cfr. Horac io Roldán Barbero. Ob. Cit ., p. 74.
132
1975), Austria (C.P. 1975), Suec ia (C.P. 1965), Franc ia (C.P. 1992),
España (C.P. 1995), Portugal (C.P. 1982), Costa Ric a (C.P. 1971), El
Salvador (C.P. 1974), Brasil (C.P. 1984), Bolivia (C.P. 1973), Panamá
(C.P. 1984), Méxic o (C.P. 1931), Cuba (C.P. 1987) y Paraguay (C.P.
1997). Asimismo, se inc luyen en la c omparac ión dos doc umentos
pre-legislativos de relevante trascendencia político criminal como
son el Proyec to Alternativo alemán (P.A.A.C.P. 1966) y el Proyec to
de Código Penal Tipo para Latinoaméric a (P.C.P.T.L. 1963)
140
.


140
Por el c ontrario, Noruega, Italia, Holanda y Bélgic a c ontinúan c on el sistema
t ra d ic iona l. Ingla t erra ac ogió la mult a por c uot as en 1991, pero renunc ió al
mismo dos años después por dific ult ades en su aplic ac ión. Cfr. José Luis
Manzanares Samaniego, en Código Penal. Doc t rina y Jurisprudenc ia. Tomo I.
Trivium. Madrid, 1997, p. 1058. En Latinoaméric a adoptan un sistema distinto al de
días-mult a (según es de verse de los t ext os penales c onsult ados en
www.unifr.c h/ derec hopenal/ ley.ht m, en febrero de 2005) los siguientes países: a)
Argentina. El Código Penal inc orpora el sist ema global, según lo est ablec e el
art íc ulo 22 bis: “ la multa no podrá exc eder de noventa mil pesos” . No obstante,
el párrafo final del artíc ulo 260º de dic ho texto sanc iona la aplic ac ión indebida
de c audales públic os, c on entorpec imiento del servic io, c on multa del 20 al 50
por c ient o de la c ant idad dist raída, además de inhabilit ac ión espec ial; el
artíc ulo 262º sanc iona la malversac ión c ulposa c on multa del 20 al 60 por c iento
del valor sust raído; y, el art íc ulo 276º sanc iona el falso testimonio agravado por
c ohec ho, además de la respec t iva pena privat iva de libert ad, c on una mult a
igual al duplo de la c ant idad ofrec ida o rec ibida. b) Honduras. El Código Penal
adopta el sistema global c omo es de verse en el artíc ulo 53º: “ se conmutará por
prisión a razón de un (1) día por c ada c inc o Lempiras (L. 5.00) c uando
c orresponda a una falt a, o por rec lusión a razón de un (1) día por c ada diez
Lempiras (L. 10.00) por día c uando c orresponda a un delit o” . Sin embargo,
c ont iene dos t ipos penales en que ut iliza la mult a proporc ional. Se t rat a de la
estafa genéric a que se sanc iona c on pena privativa de libertad y c on multa de
10 por c ient o del valor defraudado (Art . 241º); y, de ot ras defraudac iones,
sanc ionadas c on igual pena (Art . 242º). c) Venezuela. El texto sustantivo adopta
el sistema global, c omo es de verse del artíc ulo 30º, que establec e
genéric ament e que “ La pena de mult a c onsist e en la obligac ión de pagar al
Fisc o del respec tivo Estado, o a las Rentas Munic ipales del Distrito Metropolitano
de Carac as en sus c asos o al Fisc o Nac ional si el juic io se inic io en un Territ orio
Federal, la c antidad que c onforme a la ley determine la sentenc ia. Si el juic io ha
sido por falt a, la mult a será en benefic io del respec t ivo Fisc o Munic ipal” . En la
Part e Especial del citado texto, en el ámbito de los delitos contra la inviolabilidad
del sec reto, por ejemplo, se sanc iona “ c on mult a de c inc uent a mil bolívares”
(Art . 188º). d) Nic aragua. El Código Penal para c uantific ar la multa adopta el
133

Ahora bien, para lograr una revisión c omparada de c orte integral,
de las normas involuc radas c on la aplic ac ión del sistema de días-
multa en los países selec c ionados, c irc unsc ribiremos nuestra
evaluac ión a los siguientes indic adores y variables:


sist ema global. El art íc ulo 69°regula que “ Si el sent enc iad o no t uviere bienes
p a ra sa t isfa c er la mult a sufrirá p or vía d e d est it uc ión y a p remio la p ena d e
arrest o, c omput ándose la pena a razón de un día de arrest o por c ada c inc o
c órdobas...” . Adopt a, t ambién, en varias disposiciones el sistema proporcional o
de igualdad, por ejemplo, se sanc iona c on multa igual a determinada c antidad
de vec es el resultado ec onómic o rec ibido o pretendido c on el hec ho en los
delit os de rec ept ac ión (Art . 278), en el delit os de daños (Art . 293º), en la usura
(Art. 303º) en el favorec imiento de evasión de un c ondenado a multa (Art. 391º),
en varias modalidades de malversac ión de c audales públic os (Arts. 405º a 413º),
en las exac c iones ilegales (Art . 417º), en el c ohec ho (Art . 421º), en las
negoc iac iones inc ompat ibles (Art . 428º); y, en la prolongac ión indebida de
func iones públic os (Art . 432º). e) Chile. La Parte General del Código Penal
adopt a el sist ema salarial. El art íc ulo 25º est ablec e que “ La cuantía de la multa,
t rat ándose de c rímenes, no podrá exc ed er d e t reint a unid a d es t rib ut a ria s
mensuales; en los simples delitos, de veinte unidades tributarias mensuales, y en
la s fa lt a s, d e c ua t ro unid a d es t rib ut a ria s mensua les” . En la Parte Espec ial, sin
embargo, ut iliza el sist ema de c uant ific ac ión proporc ional o de igualdad. Por
ejemplo, en el delito de ejerc ic io ilegal de func iones que se sanc iona además
c on multa del 10 al 15 por c iento del importe de los salarios perc ibidos (Art. 218º),
la malversac ión que se sanc iona además c on mult a del 5 al 25 por ciento de la
c antidad sustraída (Art. 235º), la defraudac ión sanc ionada además c on multa
de 10 al 50 por c iento del perjuic io c ausado (Art. 239) y el c ohec ho sanc ionado
c on mult a de la mit ad al t ant o de la dádiva (Art . 249º). f) Ec uador. El t ext o
p unit ivo adopta el sistema de c uantific ac ión de la multa global establec iendo
en c ada figura la c ant idad de suc res en que esa pena puede ser fijada. Sin
embargo, se sanc iona el c obro irregular de una pena de multa realizada por un
func ionario públic o, c on pena de prisión y el c uádruplo de la mult a
indebidamente c obrada (Art. 261); el c ohec ho es sanc ionado c on prisión y c on
una multa igual al triple del dinero o valor de la rec ompensa ofrec ida o rec ibida
(Art . 289º); y, al c orrupt or de func ionarios públic os se lo sanciona con igual pena
(Art . 290). g) Colombia. Se adopt a el sist ema de igualdad fijado en func ión a
“ salarios mínimos legales mensuales vigent es” (Art . 39º). h) Uruguay. Se fija
at endiendo a unidades reajust ables: “ La pena de mult a será de 10 UR (diez
unid ades reajustables) a 15,000 UR (quinc e mil unidades reajustables)” (Art. 68º).
i) Guatemala. Se fija en quet zales: “ Los penados c on multa, que no la hic ieran
efec t iva en el t érmino legal, o que no c umplieran c on efec t uar las
amort izac iones para su debido pago, o fueren insolvent es, c umplirán su
c ondena c on privac ión de libertad, regulándose el tiempo, según la naturaleza
del hec ho y las c ondic iones personales del penado entre c inc o quetzales y c ien
quet zales por c ada día” (Art . 55º).
134
1. Sistemas de Aplic ac ión de la Pena de Multa Existentes. Este
indic ador ha de referirse a la verific ac ión de la existenc ia de dos
o más sistemas de determinac ión de la pena de multa, que
c onc urran en una misma legislac ión nac ional.

2. Proc edimiento de Determinac ión del Número de Días- Multa. La
func ión asignada a este indic ador es la de c onoc er las bases
que rigen la c uantific ac ión de los días-multa que c orresponde
aplic ar a un c ondenado.

3. Extensión Promedio del Número de Días-Multa Aplic ables. Bajo
esta variable se han de evaluar los diferentes límites
c uant it at ivos, en días-multa, que las leg islac iones otorgan a la
pena pec uniaria c omo sanc ión básic a o c onminada.

4. Criterios Utilizados para la Definición de la Cuota Diaria Dineraria.
Se han de analizar las normas y pautas que orientan la
determinac ión de la c uota dineraria que se impone por c a da
día-multa al c ondenado.

5. Reglas Espec iales para la Definic ión de la Cuota Diaria. En este
nivel se c omprobará la c onsiderac ión normativa de reglas que
135
fijen límites o porc entajes de afec tac ión de la renta diaria del
sentenc iado.

6. Posibilidades de Modi fic ac ión de la Cuota Diaria Fij ada en la
Sentenc ia. En este ac ápite la c omparac ión girará en torno a la
vigenc ia de disposic iones que permitan modific ar la c uota
dineraria, en razón a factores específicos y con posterioridad a la
imposición de la pena pecuniaria.

7. Plazo y Modalidad de Pago de la Multa. El marc o c omparativo
en este c aso se refiere, por un lado, al término que c onsidera la
ley para el venc imiento del pago de la multa impuesta y, por
otro lado, a los mec anismos de ejec uc ión forzosa que se reg ulan
para el c obro de la multa no abonada por razones de
morosidad.

8. Casos de Conversión por No Pago de la Multa. Las posibilidades
de sustituir el no pago de la multa por otro tipo de pena
(privativa de libertad, trabajo c omunitario, etc .), c onstituyen la
base de indagac ión en este apartado.

136
9. Medidas Alternativas Aplic ables a la Multa. Tales como la
suspensión de la ejec uc ión de la pena, exenc ión de pena y otras
medidas.

10. Aplic ac ión de la Pena de Multa c omo Sanc ión Sustitutiva de la
Pena Privativa de Lib ertad. La c omparac ión que se realiza bajo
este indic ador c orresponde a las reglas que proc uran dar
preeminenc ia a la aplic ac ión de penas de multa, para evitar la
imposic ión o c umplimiento de penas privativas de libertad de
c orta o mediana durac ión.

11. Plazo de Presc ripc ión, Extinc ión, Abono de la Detenc ión
Preventiva, Prelac ión en el Pago de la Pena de Multa y la
Canc elac ión de Antec edentes Penales del Multado.

12. Motivac ión de la Sentenc ia que Impone la Pena Pec uniaria.


3.6.1. SISTEMA DE APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA

Los proc esos de reforma penal que se han materializado en el siglo
XX han evidenciado una voluntad dirigida a homogenizar las reglas
de determinac ión de la pena pec uniaria en func ión del sistema de
137
los días-multa. En c oherenc ia c on dic ha tendenc ia ac tualmente
inc orporan un sistema de días-multa de tipo c lásic o, los c ódigos
penales de Austria (§ 19 I), Cuba (Art. 35º al c ual lo denomina
“ c uotas” ), Brasil (Art . 49º), Cost a Ric a (Art . 53º), Bolivia (Art . 29º), El
Salvador (Art . 61º), Panamá (Art. 48º), Portugal (Art. 46º), Alemania
(§ 40 I), Paraguay (Art. 52°) y el Proyec to de Código Penal Tipo para
Latinoaméric a (Art. 45º). Cabe menc ionar que el Proyec to
Alternativo alemán de 1966 planteó un estilo de multa temporal
que se apartaba ligeramente del sistema puro escandinavo. Según
el § 49 I y IV se establec ía que la multa podía fijarse en c uotas
diarias, pero también en c uotas semanales o mensuales. Además,
otorgaba un c arác ter obligatorio al pago suc esivo de c ada c uota
según su término de venc imiento. Algo similar ha oc urrido en
España c on la vigenc ia de su nuevo Código Penal, c uyo artíc ulo
50º c on rasgos propios también se refiere a opc iones de durac ión
mensual o anual.

Es de señalar, sin embargo, que en el presente varios c ódigos
penales de la muestra han inc orporado de modo paralelo al
sistema de los días-multa, otros modelos de determinac ión. En el
c aso del Código Penal español la pena de multa está regulada
con carácter general en la Sección Cuarta del Capítulo Primero del
Título III del Libro I, bajo la rúbric a “ De la pena de multa” . En dic ho
138
texto c oexisten dos sistemas de multa distintos: el de los días-multa
o de multa por c uotas y el sistema de la multa proporc ional
141
.
Establec e el artíc ulo 50º que esta sanc ión pec uniaria se impondrá,
salvo que la ley disponga otra c osa, por el sistema de días-multa.
No obstante, c on c arác ter exc epc ional, se inc orpora el uso de un
tipo de multa proporc ional, según lo establec e el artíc ulo 52º:
“ ...c uando el Código así lo determine, la multa se establec erá en


141
Respec to a la presencia de la multa en el proceso de reforma penal español
es de int erés la lec t ura de Carlos Rey González. La Graduac ión de la Pena de
Mult a en el Código Penal Español. Cuadernos de la Universidad Nac ional de
Educ ac ión a Dist anc ia. Madrid, 1990; José Caballer o Rea. Derec ho Penal:
Problemátic a Judic ial. Editorial Aranzadi. Pamplona, 1985, p. 82 y ss; J. Boix Reig –
E. Ort s Berenguer – T.S. Vives Antón. La Reforma Penal de 1989. Tirant Lo Blanc h.
Valenc ia, 1989, pp. 39 – 45; José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Multa
en el Proyec to de Código Penal, en Anuario de Derec ho y Cienc ias Penales.
Tomo XXXIII. Fasc íc ulo I. Enero – Abril, 1980, pp. 2-35. Sobre el desarrollo normativo
de la pena de multa en el c ódigo penal español vigente revisar los trabajos de
Borja Mapelli Caffarena y Juan Terradillos Basoco. Ob. Cit., p. 163 y ss.; Luis Gracia
Mart ín. Lec c iones de Consec uenc ias Jurídic as del Delit o. Ob. Cit ., p. 133 y ss;
Ignac io Berdugo Gómez De La Torre. Ob. Cit ., p. 311 y ss.; Isabel Valldec abres
Ort íz. De la Pena de Mult a, en Coment arios al Código Penal de 1995, Tirant Lo
Blanc h. Valenc ia, 1996, p. 340 y ss.; Carlos Landec ho Velasc o y Conc epc ión
Molina Blázquez. Ob. Cit., p. 526 y ss.; Carlos Pérez Del Valle. La Individualizac ión
de la Pena y su Revisión, en Estudios sobre el Nuevo Código Penal de 1995. Tirant
Lo Blanc h. Valenc ia, 1997, p. 65 y ss.; Esperanza Vaello Esqurdo. El Sist ema de
Penas, en Est udios sobre el Nuevo Código Penal de 1995. Tirant Lo Blanc h.
Valenc ia, 1997, p. 25 y ss.; Juan Bust os Ramírez y Hernán Hormazábal Malarée.
Lecciones de Derecho Penal. Volumen I. Editorial Trotta. Madrid, 1997, p. 189 y ss.;
A. Calderón Cerezo y J.A. Choc lán. Derec ho Penal. Parte General. Tomo I. Bosch.
Barc elona, 1999, p. 425 y ss.; Merc edes Garc ía Arán. Fundament os y Aplicación
de Penas y Medidas de Seguridad en el Código Penal de 1995. Editorial Aranzadi.
Pamplona, 1997, p. 53 y ss.; Gonzalo Quintero Olivares, Fermín Morales Prats, José
Miguel Prat s Canut , Joseph María Tamarit Sumalia y Ramón Garc ía Albero.
Código Penal. Editorial Aranzadi. Pamplona, 1999, p. 361 y ss.; Jesús María Silva
Sánc hez. El Sistema de Penas, en La Ley. Revista Jurídic a Española de Doc trina,
Jurisprudenc ia y Bibliografía. Año XVII. Número 4010, 1996; Gonzalo Rodríguez
Mourullo y Agust ín Jor ge Barreiro. Comentarios al Código Penal. Editorial Civitas
S.A. Madrid, 1997, p. 226 y ss.
139
proporc ión al daño c ausado, el valor del objeto del delito o el
benefic io reportado por el mismo”
142
.


142
Cabe señalar que en la mayoría de supuestos se prevé la imposición conjunta
de la multa proporc ional c on la c orrespondiente pena de prisión, lo c ual no deja
de ser una c ont radic c ión en c uant o a que c on la pena de mult a se pret ende
evitar la imposic ión de la pena privativa de libertad. Al respec to, Jorge Agustín
Barreiro ha señalado que “ se ha tratado de justificar el criticable mantenimiento
d e la mult a p rop orc ional, junto a la regla general del sistema de días-multa que
adopta el NCP, ac udiendo a una serie de argumentos poc o c onvinc entes: 1º) El
CGPJ ha dest ac ado que <<el sent ido que, básic ament e, c abe enc ont rar a la
reaparic ión de la mult a proporc ional –junto a la multa por cuotas- es entenderla
c omo una respuesta para aquellos c asos en que infrac c iones administrativas –
idént ic as c ualit at ivament e al delit o, aunque de menor gravedad- se hallan ya
sanc ionadas c on mult as que superan los límit es de la mult a por c uot as>>. Esta
argumentac ión no es c onvinc ente, aunque alude a un problema real, pues la
soluc ión c orrec t a –c omo señala Cerezo Mir- <<no consiste en mantener la multa
proporc ional, sino en un replant eamient o general de los límit es ent re el ilíc it o
penal y lo ilíc it o administ rat ivo>>; y, 2°) Se insist e por un sec t or doc t rinal que la
reaparic ión de la mult a proporc ional est á just ific ada c omo inst rument o efic az
para luc har c ont ra c iert os fenómenos de la delinc uenc ia de c arác t er
ec onómic o, c omo los fraudes a la Hac ienda Pública o a la Seguridad Social, que
llevan c onsigo grandes benefic ios para el delinc uente y graves perjuic ios para
terc eros, y frente a los c uales la multa por c uotas puede resultar exc esivamente
benigna y por ello inefic az c omo instrumento intimidat orio. Esta argumentación,
que también asume el GPJ, tampoc o es c onvinc ente, pues para luc har frente a
aquel sec t or de la delinc uenc ia ec onómic a será más apropiado ac udir a la
p ena p riva t iva d e lib ert a d , o la mult a p or c uot a s c on a lt erna t ivid a d c on la
prisi ón, y, por otra parte, la dimensión ec onómic a tendrá su c orrec tivo más bien
en la pérdida o c omiso de las gananc ias o benefic ios report ados por aquellas
a c t ivid a d es d elic t iva s” . Cfr. Jorge Agust ín Barreiro. Ob. Cit ., p. 100. Sobre el
part ic ular, refiere Sá nc hez Garc ía que “ parece, pues, que la reintroducción de
esta multa responde a razones retributivas y de prevenc ión general en relac ión a
los delitos c arac terizados por la obtenc ión de grandes benefic ios ec onómic os
mediant e una c onduc t a fraudulent a y respe c t o d e los c ua les la mult a p or
c uot as puede result ar exc esivament e benigna y por ello inefic az c omo
instrumento intimidatorio...La previsión de la multa proporc ional ha sido rec ibida
d e mod o c rít ic o por la d oc t rina . Como a d viert e CEREZO MIR –revisando los
c rit erios de det erminac ión de la c uant ía de est a mult a- el daño causado forma
part e de lo injust o (desvalor de result ado) y es t enido en c uent a, por t ant o, al
d et ermina r la gra ved a d d el d elit o y el número d e c uot a s; los efec t os
provenient es d el d elit o serán decomisados; y el beneficio reportado puede ser
neut ralizado mediant e la c onsec uenc ia ac c esoria de la pérdida de las
gananc ias” . Cfr. María Isabel Sánc hez Garc ía. El Sistema de Penas (I), en La Ley.
Revist a Jurídic a Española de Doc t rina, Jurisprudenc ia y Bibliografía. Año XVII.
Número 4010, Abril, 1996, p. 3. En t érminos similares, Manzanares y Cremades,
opinan que ha de rechazarse como contradictoria y perturbadora la reaparición
de la mult a proporc ional sit uada junt o al sist ema de días-mult a : “ La razón es
simple: las penas c arc elarias graves son la más fuert e reac c ión jurídic openal
tanto desde la perspec tiva de la prevenc ión general c omo de la espec ial. De
140

Del examen de la Parte Espec ial del texto hispano se observa que
este tipo de multa está prevista para el delito de rec eptac ión,
según el artíc ulo 301º, al que le c orresponde una sanc ión que se fija
“ del t ant o al t riplo del valor de los bienes” ; en el ámbito de los
delitos c ontra la salud públic a, regulado por el artíc ulo 368º, se
obtiene en func ión del “ t ant o al t riplo del valor de la d roga objeto
del delito” ; en el delito de violac ión de sec retos, previsto en el
artíc ulo 418º, se fija de ac uerdo al “ t ant o al t riplo del benefic io
obt enido o fac ilit ado” ; en el delito de tráfic o de influenc ias,
establec ido en el artíc ulo 428º, se fija una “ multa del tanto al duplo
del benefic io perseguido u obtenido” .

En el Código Penal franc és se inc luye además del modelo
esc andinavo una multa global. Esta c lase de multa puede
aplic arse tanto a personas naturales c omo a personas jurídic as
(Art s. 131-3, 131-12, 131-37 y 131-40). Es de anotar, sin embargo, que
la ley impide de modo expreso que se puedan imponer
ac umulativamente la multa global y el días-mult a (Art . 131-9 in
fine)
143
. Por su parte, en Suec ia el Código Penal c onsidera

otro lado, el aspec to ec onómic o tiene su c orrec tivo, más que en la multa, en la
pérdida o c omiso de las gananc ias direc t as e indirec t as, hast a donde sea
posible” . Cfr. José Luis Manzanares – Javier Cremades. Comentarios al Código
Penal. La Ley- Ac t ualidad. Madrid, 1996, p. 32.

141
simultáneamente al dagsbot una multa global y una proporc ional
(Sec . 1º del Capítulo 25)
144
.

Finalmente, algunos códigos penales, como el mexicano, se limitan
a inc luir sistemas distintos únic amente en la Parte Espec ial, al tratar
de delitos en partic ular. De allí que este sistema normat ivo
establezc a para la represión del delito de c alumnia una multa
global que tiene un tope de trescientos pesos (Art. 356º). Pero para
el c aso del delito de c ohec ho se adopte una multa que tiene
c omo unidad de c uantific ac ión el salario mínimo diario vigente
para el Distrito Federal (Art . 222º)
145
. [ Cuadro No. 2]


143
Es de menc ionar que el Código Penal franc és vigent e int rodujo la mult a
exc lusiva para los delit os más graves (jour-amende), pero se c onservó la multa
t radic ional para la c riminalidad menor (amende).

144
Cfr. St anislaw Plawski. Ob. Cit ., p. 207 y ss.

145
Uno de los c uat ro sist emas de mult a que adopt a el c ódigo penal federal
mexicano es el salarial. La Part e General desc ribe un sist ema de días-multa, al
disponer que esa pena “ c onsist e en el pago de una suma de dinero al Est ado
que se fijará por días-mult a ” (Art. 29º), pero también, aunque excepcionalmente,
señala que si por imprudenc ia se oc asiona “ únic ament e daño en propiedad
ajena que sea del equivalente a c ien vec es el salario mínimo, se sanc ionará c on
multa hasta por el valor del daño c ausado, más la reparac ión de ésta. La misma
sanc ión se aplic ará c uando el delito de imprudenc ia se ocasione con motivo del
t ránsit o de vehíc ulos, c ualquiera que sea el valor del daño” (Art. 62º). Con ello
establec e un sistema de multa proporc ional al monto del daño c ausado. En la
Part e Espec ial señala algunas penas que siguen el sist ema global y e l sist ema
salarial de la mult a. Conforme a los t ipos penales que est ablec en la mult a
salarial, ést a debe ser fijada ent re un mínimo y un máximo de vec es el salario
mínimo diario vigente en el Distrito Federal en el momento de comisión del delito.
En ot ra s normas se dispone que la multa será de 30 a 300 veces el salario mínimo
diario si los resultados ec onómic os pretendidos o produc idos c on el delito no
sobrepasen el monto de 500 vec es el salario mínimo diario, y si lo pasan, la pena
de mult a será de 300 a 500 vec es el salario mínimo diario; sanc iones que son
impuest as junt ament e c on la prisión, dest it uc ión e inhabilit ac ión para ejerc er
c argos públic os, por ejemplo, en los delitos de c onc usión, ejerc ic io abusivo de
142

CUADRO No. 2
SISTEMA DE APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA EXISTENTES
EN LOS CÓDIGOS PENALES DEL DERECHO COMPARADO

DÍAS-MULTA MULTA EN
LEGISLACIÓN
COMPARADA
CLÁSICO MULTA
TEMPORAL
MULTA
TASADA
MULTA
GLOBAL
MULTA
PROPORCIONAL
UNIDAD
ECONÓMICA
REFERENCIAL
ALEMANIA X
AUSTRIA X
BOLIVIA X
BRASIL X
COSTA RICA X
CUBA X
EL SALVADOR X
ESPAÑA X X X
FRANCIA X X
MÉXICO X X X X
PANAMÁ X
PARAGUAY X
PORTUGAL X
SUECIA X X X
P.A.A.C.P. 1966 X X
P.C.P.T.L. X

Es frec uente que en varios países, c omo Bolivia, Costa Ric a, Suec ia,
Alemania y Austria, se apliquen otros sistemas de c uantific ac ión de
la multa en la legislac ión espec ial o c omplementaria. Así por
ejemplo, se suele rec urrir al sistema porc entual en las leyes que
sancionan delitos fiscales, mientras que el sistema global se prefiere
para la punic ión de c ontravenc iones y faltas administrativas
146
.


func iones, c ohec ho y pec ulado (Arts. 218º, 2 20º, 222º y 223º). Lo mismo ocurre en
el delit o de enriquec imient o ilíc it o (Art . 224º) según sea que el mont o de los
resultados ec onómic os pretendidos o produc idos sobrepase o no 5,000 vec es el
salario mínimo diario.

146
Cfr. Hans-Heinric h Jesc hec k. Enfoque Iusc omparat ivo de la Mult a c omo
Inst rument o de la Polít ic a Criminal Moderna. Ob. Cit ., p. 18; Daniel González y
Ana Garit a. Ob. Cit ., p. 20 y ss.; José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de
Mult a. Ob. Cit ., p. 148.
143

3.6.2. PROCEDIMIENTO DE DETERMINACIÓN DEL NÚMERO DE DÍAS-
MULTA

Según el sistema esc andinavo la determinac ión c onc reta del
número de días-multa que c orresponde imponer al c ondenado
resulta de la evaluac ión que el Juzgador hac e sobre el grado de
c ulpabilidad y la personalidad del autor, así c omo sobre la
gravedad de la infrac c ión penal, y de las c irc unstanc ias de modo,
tiempo y lugar c onc urrentes al momento de su realizac ión. En este
nivel el Juzgador realiza, pues, un ac to de determinac ión que se
rige por reglas comunes y que son las mismas que utilizan los
c ódigos para guiar la definic ión del c uantum espec ífic o de las
penas en general, partic ularmente las privativas de libertad. De allí
que aquellos usualmente no c ontemplen normas espec ífic as que
orienten la determinac ión del número de días-multa. Así oc urre en
la legislac ión penal de España (Arts. 61º a 79º)
147
, Austria (Arts. 32º a


147
Sobre la determinac ión del marc o penal concreto de la pena de multa en el
Código Penal español de 1995, López Barja de Quiroga, de modo ilust rat ivo
señala que: “ Normalmente la pena de multa vendrá determinada mediante sus
límit es máximo y mínimo en el d elit o c onc ret o d e que se t rat e; por ej emplo,
señalando una pena de mult a de seis a veint ic uat ro meses. Est e será el marc o
pena l d el que se d ebe pa rt ir pa ra la d et ermina c ión d e la pena . Ahora bien,
junt o a ello, en oc asiones la ley se refiere a que se impondrá la pena en la
<<mit a d sup erior>>…o que se impondrá la pena <<superior en grado>>>…En
ot ras oc asiones, por las reglas de aplic ac ión de penas (art s. 61 y ss.) se hac e
nec esario la ut ilizac ión d e c onc ept os c omo <<pena superior en grado>>,
<<pena inferior en grad o>>, imposic ión de la pena en <<la mitad inferior>>, en
144
34º), Bolivia (Arts. 37º a 40º), Panamá (Art. 56º), El Salvador (Art. 67º),
Cuba (Art . 47º), Brasil (Art . 59º), Méxic o (Art . 52º), Costa Ric a (Art.
71º), Portugal (Arts. 72º a 74º), Paraguay (Art. 52°), Alemania (§ 46),
y también en el Proyecto Alternativo alemán (§ 59) y el Proyecto de
Código Penal Tipo para Latinoaméric a (Art. 73º).

<<la mit a d sup erior>>, et c …Es dec ir, el marc o penal c onc ret o t iene que
establec erse teniendo en c uenta las reglas del c apítulo 2. Conforme al art. 70.1:
<<la pena superior o inferior en grado a la previst a por la Ley para c ualquier
delito tendrá la extensión resultante de la aplic ac ión de las siguientes reglas: 1)
La pena superior en grado se formará partiendo de la c ifra máxima señalada por
la Ley para el delito de que se trate y aumentando a ésta la mitad de su c uantía,
c onst it uye ndo la suma resultante su límite máximo. 2) La pena inferior en grado
se formará part iendo de la c ifra mínima señalada por la Ley para el delit o de
que se t rat e y deduc iendo de ést a la mit ad de su c uant ía, c onst it uyendo el
result ado de t al deduc c ión su límite mínimo>>. Ahora bien, la regla relativa a la
pena superior en grado t iene, a su vez, limit ac iones c on el fin de evit ar que el
c álc ulo dé lugar a una amplitud exc esiva. Por esta razón, el art. 70. 2 establec e
que: <<c uando, en la aplic ac ión de la regla establec ida en el subapartado 10
del apartado 1 de este artíc ulo, la pena superior en grado exc eda de los límites
máximos fijados a c ada pena en est e Código, se c onsiderarán c omo
inmediatamente superiores…4) Si fuera de multa, la misma pena, c on la c láusula
de que su durac ión máxima será de t reint a meses>>. Sin embargo, c on t odo
ac ierto, la pena inferior en grado c arec e de limitac iones. En efec to, el art. 71.1
señala que: <<en la det erminac ión de la pena inferior en grado, los Juec es o
Tribunales no quedarán limitados por las c uantías mínimas señaladas en la Ley a
c ada c lase de pena, sino que podrán reduc irlas en la forma que result e de la
aplic ac ión de la regla c orrespondient e>>. Por otra parte, la mitad inferior o la
mit a d sup erior d e la p ena se ha lla rá n dividiendo por la mitad la extensión de la
pena y el primer tramo c orresponderá a la mitad inferior mientras que el segundo
t ramo formará la mit ad superior. Ejemplo: pena base: multa de 6 a 24 meses. Esta
es la pena t ípic a est ablec ida en el Código para el d elit o. En est e c a so, p or
ejemplo, en el art. 206º. Pena superior en grado: de 24 meses a 36 meses (24 ÷ 2 =
12; 24 + 12 = 36). Pena inferior en grado: de 3 meses (6 ÷ 2 = 3; 6 – 3 = 3) a 6
meses. Mit a d sup erior: 24 – 6 = 18; 18 ÷ 2 = 9; por lo t ant o, 24 –9 = 15; de manera
que será: d e 15 a 24 meses. Mit ad inferior: 6 + 9 = 15; será, por t ant o, d e 6 a
15meses. La regla 2 del art . 70 se aplic ará únic ament e c uando <<la pena
superior en grado exc eda de los límit es máximos fijados a c ada pena en est e
Código>>, de manera que como el límite máximo de la pena de multa es el de 2
años, esta regla sólo será aplic able c uando por el c álc ulo de la pena superior en
grado se rebase la c ifra de 2 años. Por ejemplo, si la pena base t iene un límit e
máximo de 24 meses, al calcular la pena superior en grado (conforme a la regla
1 d el art . 70) est a sería: 24 + (24 ÷ 2) = 24 + 12 = 36 meses. En este caso entraría en
aplic ac ión la regla 2 d el art . 70 que imped irá que la pena alc anzara d ic ha
ext ensión, seña la nd o c omo límit e má ximo el de los 30 meses. Así pues, en el caso
del ejemplo, la pena superior en grado sería la de 24 meses a 30 meses (y,
repet imos, no sería la de 24 a 36 meses)” . Cfr. Jac obo López Barja de Quiroga.
Ob. Cit ., pp. 67-68.
145

La exc epc ión en este c aso la c onstituye el Código Penal franc és.
En efec t o, su art íc ulo 131-5 establec e de modo partic ular que “ El
número de días- multa será determinado teniendo en c uenta las
c irc unstanc ias de la infrac c ión...” .


3.6.3. EXTENSIÓN PROMEDIO DEL NÚMERO DE DÍAS- MULTA
APLICABLES

Resulta importante observar que la mayoría de c ódigos penales
seleccionados fijan los límites genéricos de la pena pecuniaria en la
Parte General. Al respec to, el número mínimo y máximo de días-
multa suele establec erse desde 1 hasta 500 días-multa.

Así en España la extensión mínima de la pena es de 5 días y la
máxima de 2 años (Art. 50º Inc . 3º). Ahora bien, este límite máximo
tiene dos exc epc iones: i) en c iertos c asos, c uando ha de
imponerse la pena superior en grado (Art. 70º Inc . 2° Num. 4°), y, ii)
c uando se trate de multa sustitutiva, pues en este c aso su durac ión
será la que resulte de la aplic ac ión de las reglas del artíc ulo 88º. Por
hec hos c onstitutivos de falta, sanc ionados c on multa, sólo puede
imponerse multa, en su c aso, desde c inc o días-multa a dos meses-
146
multa (Art. 33° Inc . 4º Lit. c ). Aunque luego, el mismo legislador, en
la Parte Espec ial del Código Penal, en alguna oc asión no respeta
esos límites; así por ejemplo, el numeral 1º del artíc ulo 625º
establec e que las faltas c ontra el patrimonio serán sanc ionadas
c on “ ...o mult a de uno a veint e días...” .

Es de menc ionar que la durac ión de la pena de multa puede
establec erse por días, meses o años. A efec tos del c ómputo el
artíc ulo 54º inc iso 4º indic a que “ c uando se fije una durac ión por
meses o por años, se entenderá que los meses son de treinta días y
los años de t resc ient os sesent a” . El Código hispano no indic a
c riterio alguno c on el que debe determinarse el número c onc reto
de días-multa, aunque exige que dic ha c onc rec ión se motive en la
sentenc ia. En efec to, el artíc ulo 50º inc iso 5º señala que “ los juec es
o tribunales determinarán motivadamente la extensión de la pena
dentro de los límites establec idos para c ada delito y según las
reglas del Capítulo II de este Título” .

En Panamá, en c ambio, los márgenes fluc túan entre 25 a 365 días-
multa (Art. 48º). Por su parte, Suec ia c onsidera entre 1 a 120,
aunque prec isa que si se aplic a una c ondena por varios delitos la
pena pec uniaria puede alc anzar hasta 180 días-multa (Sec. 2º y 5º).
En el c aso de Bolivia, la sanc ión se proyec ta desde 1 hasta 500
147
días-multa (Art. 29º), mientras que en Portugal se extiende entre 10
a 300 unidades (Art. 46º). En Alemania, si la ley no determina otra
c osa, el marc o de pena abarc a de 5 a 360 c uotas diarias
c ompletas (§ 40 I). En Paraguay el texto penal regula la extensión
de la pena de multa entre 5 a 360 días-multa como mínimo y
máximo genéric os, al no disponer la ley algo distinto (Art. 52°).

En el Brasil el número de días-multa aplic ables es de 10 a 360 días-
multa, no obstante la ley autoriza un inc remento exc epc ional de
hast a un t riplo (Art s. 49º y 60º)
148
. Es de menc ionar que una
pec uliaridad de la legislac ión brasileña radic a en que en su Parte
Espec ial sólo se señala si la infrac c ión penal es sanc ionada c on
multa, sin indic ar los extremos legales del número de días-multa que
c orrespondería aplic ar para el delito en partic ular. Lo inverso oc urre
c on los c ódigos penales de El Salvador y Cuba que no establec en
límites expresos sobre el número de días-multa en su Parte Genera l,
pero sí regulan un mínimo y un máximo de días-multa para c ada
delito sanc ionado c on pena pec uniaria en la Parte Espec ial.



148
Cfr. Maximillianus Cláudio Améric o Führer y Maximilliano Robert o Ernest o
Führer. Resumo de Direito Penal. Parte Geral. 4º Ediç ão. Malheiros Editores. Brazil,
1992, p. 97.
148
Cabe anotar que en su estilo propio el Proyecto Alternativo alemán
c onsignó el mínimo en una c uota diaria y el máximo en 24 c uot as
mensuales (§ 49 I).

Ahora bien, algunos sistemas de la muestra como el de Austria, sólo
se limitan a indic ar el límite inferior: 2 días (§19 I). En c ambio, otros
sólo señalan el límite superior, tal c omo se aprec ia en Méxic o: 500
días-mult a (Art . 29º)
149
, Franc ia: 360 días-mult a (Art . 131-5), y Costa
Ric a: 360 días-multa (Art. 53º). El Proyec to de Código Penal Tipo
para Latinoaméric a adoptó una téc nic a legislativa similar
prec isando el número máximo de 500 días-multa (Art. 45º). [Cuadro
No. 3]
CUADRO No. 3
EXTENSIÓN PROMEDIO DEL NÚMERO DE DÍAS-MULTA APLICABLES

LEGISLACIÓN COMPARADA LÍMITE MÍNIMO LÍMITE MÁXIMO
ALEMANIA 5 DÍAS 360 DÍAS
AUSTRIA 2 DÍAS - - - -
BOLIVIA 1 DÍA 500 DÍAS
BRASIL 10 DÍAS 360 DÍAS
COSTA RICA - - - - 360 DÍAS
CUBA - - - - - - - -
EL SALVADOR - - - - - - - -
ESPAÑA 5 DÍAS 2 AÑOS
FRANCIA - - - - 360 DÍAS
MÉXICO - - - - 500 DÍAS
PANAMÁ 25 DÍAS 365 DÍAS
PARAGUAY 5 DÍAS 360 DÍAS
PORTUGAL 10 DÍAS 300 DÍAS
SUECIA 1 DÍA 120 DÍAS
P.A.A.C.P. 1966 1 DÍA 24 MESES
P.C.P.T.L. - - - - 500 DÍAS



149
Sin embargo, el artículo 38°del Nuevo Código Penal para el Distrito Federal de
2002 est ablec e que : “ Los mínimos y máximos at end erán a c ad a d elit o en
partic ular, los que no podrán ser menores a un día ni exc eder de c inc o mil salvo
los c asos señalados en est e Código” .
149

Es de anotar que dic ho estilo que únic amente prec isa un extremo
c uantitativo de los días-multa c onminados, puede propic iar
algunos problemas o c uestionamientos de legalidad. Así por
ejemplo, en Costa Ric a existen dispositivos penales c omo el que
sanc iona las lesiones c ulposas (Art. 128º) y donde se omite
c onsignar el mínimo de días-multa aplic able, pero se señala un
máximo de 100 días-multa, no siendo fac tible deduc ir de la ley el
extremo omitido.

Por lo demás, es ampliamente extendida en la doc trina española
considerar que, c on c arác ter general, resulta impresc indible fijar
tanto un límite mínimo como un límite máximo. El mínimo, para
atender las nec esidades de prevenc ión general y de reafirmac ión
del ordenamiento jurídic o. El máximo, para evitar el peligro de que
la pena de multa c onfigurada entonc es c omo una pena
indeterminada, pudiese c omportar efec tos c onfisc atorios
150
.



150
Carlos Mart ínez-Buján Pérez. La Regulac ión de la Pena de Multa en el Código
Penal Español de 1995. Ob. Cit ., p. 240.
150


3.6.4. CRITERIOS UTILIZADOS PARA LA DEFINICIÓN DE LA CUOTA
DIARIA

Como se ha menc ionado, la definic ión de una c uota dineraria por
cada día -multa c onstituye la segunda etapa de la determinac ión
de la pena pec uniaria, según el modelo que estamos analizando.
Ahora bien, para proc eder a la c uantific ac ión monetaria de dic ha
c uota el modelo esc andinavo exige una evaluac ión de la
c apac idad ec onómic a c onc reta del c ondenado expresada a
través de sus ingresos o rentas personales.

A lo largo de su evoluc ión se han desarrollado distintos c riterios
para medir esos ingresos o rentas y someterlos a la multa.
Inic ialmente se optó por inc luir en los efec tos de la multa el
volumen total de dic hos ingresos o rentas (criterio de la renta total o
bruta). Luego, se fueron adoptando otras opc iones que inc idían
princ ipalmente en la renta neta o líquida del sentenc iado, esto es,
que planteaban la nec esidad de descontar obligaciones y cargas,
a la vez que exc luir de los alc anc es de la multa un mínimo de renta
indispensable para la subsistenc ia del sentenc iado y de las
151
personas que de él dependen (Criterios de la renta neta, del límite
inembargable, del menosc abo y del gasto personal o pérdida)
151
.

TRÖENDLE c itado por MANZANARES SAMANIEGO, sistematizó los
princ ipios que sirven de fundamento para determinar la c uota
diaria, en los siguientes:

a. Princ ipio del menosc abo o pérdida exigible al reo (<<Einbusse-
Pri nzip>>) c omo en la regulac ión positiva alemana en la c ual se
habla de una c antidad c uya pérdida es exigible al reo;

b. Princ ipio del límite inembargable (<<Princ ip der Lohnpfän-
dungsfreigrenze>>) que sostuvo el proyec to alternativo alemán;

c. Princ ipio del g asto personal (<<Eigenaufwands Prinzip>>) según
el c ódigo austriac o; y,

d. Princ ipio de los ingresos netos (<<Nettoeinkommen>>)
152
.


151
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 147;
Daniel González y Ana Garita. Ob. Cit., p. 30 y ss; Reinhart Maurac h, Karl Heinz
Gössel y Heinz Zipf. Ob. Cit., p. 655; Carlos Mir Puig. Ob. Cit., p. 175; J osé Hurtado
Pozo. Ob. Cit ., p. 160, Horac io Roldán Barbero. Ob. Cit ., p. 80 y ss. Hans-Heinrich
Jesc hec k. Enfoque Iusc omparativo de la Multa c omo Instrumento de la Polític a
Criminal Moderna. Ob. Cit., p. 20 y ss; Antonio Beristain Ipiña. La Multa Penal y la
Administrativa en Relac ión c on las Sanc iones Privativas de Libertad. Ob. Cit., p.
33.

152

En la ac tualidad el c riterio de la renta bruta ha sido abandonado
por los legisladores
153
, siendo predominantes los restantes aunque
c on notorias variac iones de país a país. Así por ejemplo, el Código
Penal alemán (§ 40 II y III), el Código Penal mexic ano (Art. 29º)
154
y
el Código Penal paraguayo (Art. 52°) refieren expresamente que la
c uota de la multa debe obtenerse en func ión de los ingresos netos.
Por su parte, los c ódigos penales de Franc ia (Art. 131-5), Suec ia
(Sec . 2º), España (Art. 50º Inc . 5º), Portugal (Art. 46º Inc . 2º), El
Salvador (Art . 61º), Panamá (Art . 48º), Cost a Ric a (Art . 53º), Cuba
(Art. 35º Inc . 4º) y el Proyec t o de Código Penal Tipo para
Latinoaméric a (Art. 45º), exigen que el importe de las c uotas tome
en c uenta y deduzc a las obligac iones y c argas familiares que
debe afrontar el c ondenado.

Fue el Proyec to Alternativo alemán el que introdujo la variante del
c riterio del mínimo inembargable o del mínimo de existenc ia.
Según su § 49 II las c uotas dinerarias se deberían c alc ular de modo
tal que al menos le quede al c ondenado una c antidad de su


152
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Multa en el Proyec to de
Código Penal. Ob. Cit., p. 26.

153
En el Perú se adoptó este c riterio en el Código Penal de 1924 (Art . 20º)

154
El art íc ulo 38° del Nuevo Código Penal para el Dist rit o Federal de 2002
est ablec e el mismo c rit erio.
153
remunerac ión sufic iente para c ubrir sus nec esidades elementales o
de subsistenc ia. GRACIA MARTÍN ha prec isado que “ En la fórmula
de Baumann, el sistema de días-mult a debe orient arse a reduc ir
drást ic ament e el nivel de vida del penado durant e el t iempo de
durac ión de la pena hasta el mínimo existenc ial; para ello deberán
t enerse en c uenta en la determinac ión del importe de la c uota
únic amente los ingresos de todo tipo, c omo sueldos, pensiones,
rentas, intereses, dividendos, etc ., pero debe quedar exc luida la
situac ión patrimonial, es dec ir el c apital o la fortuna del reo. Según
Baumann, una eventual realizac ión de su patrimonio o fortuna por
el reo, para c ompensar la disminuc ión de ingresos –por ejemplo
mediant e la vent a de unas ac c iones-, no será posible siempre de
un modo inmediato; si lo es, en muc has oc asiones será en
c ondic iones desfavorables -baja c otizac ión en ese momento-; y, en
c ualquier c aso, esa realizac ión del patrimonio, en algún momento,
por lo general, se materializará en una restric c ión efec tiva del nivel
de vida del reo. Frente a esta formulac ión, otra, que se inspira en el
llamado princ ipio de la disminuc ión, c onsiste en produc ir una
rebaja en los ingresos y en el patrimonio del reo, tomando en
c onsiderac ión sus obligac iones de mantenimiento y sus relac iones
personales. De ac uerdo c on la fórmula de los ingresos net os <<el
día-multa debe medirse de forma que después de deduc ir al reo
una parte de su ingreso neto diario, le quede lo nec esario para su
154
sostenimiento>>, pero aquí deben tenerse en c uenta no sólo los
ingresos netos reales sino también los potenc iales, lo que el reo
podría ganar, para evit ar que el sujet o se sust raiga a la mult a no
trabajando c uando podría hac erlo”
155
.

Es de señalar que, GRACIA MARTÍN es de la opinión que en el
Código Penal español se ha introduc ido una fórmula inspirada en
el princ ipio del menosc abo o de la disminuc ión
156
. Claro que el
legislador español en la Parte Espec ial ha introduc ido quiebras en
el sistema general de determinac ión de la c uantía de las c uotas.
Por ejemplo, en el delito de usurpac ión, previsto en el artíc ulo 245º,
que est ablec e una multa de seis a diec ioc ho meses, “ que se fijará
teniendo en c uenta la utilidad obtenida y el daño c ausado” ; en el
delito de quiebra sanc ionado, según el inc iso 2º del artíc ulo 260º,
c on privac ión de libertad y multa de oc ho a veintic uatro meses, y
se establec e que “ se t endrá en c uent a para graduar la pena la
c uantía del perjuic io inferido a los ac reedores, su número y
c ondic ión ec onómic a” ; y, en delito de daños por imprudenc ia
grave sanc ionado, según lo establec ido en el artíc ulo 267º, c on
pena de multa de tres a nueve meses que se impondrá


155
Cfr. Luis Grac ia Martín. Lec c iones de Consec uenc ias Jurídic as del Delito. Ob.
Cit ., pp. 147-148.

156
Ibid., p. 148.
155
“ atendiendo a la importanc ia de los mismos” . Sobre el particular, el
c itado jurista refiere que esos c riterios extraordinarios de
determinac ión de la multa deben afec tar exc lusivamente a la
fijac ión de la c uantía de la c uota, y nunc a a la determinac ión del
número de c uotas, pues en tal c aso no quedaría reflejada en la
pena la medida de la c ulpabilidad del sujeto
157
.

Finalmente, algunos sistemas jurídic os de la muestra, c omo los
c ódigos penales de Austria (§ 19 II), Brasil (Art . 60º) y Bolivia (Art .
29º), no han inc luido normativamente c riterios de fijac ión del
importe de la multa. No obstante, en estos textos legales se alude a
que el Juez debe definir la c uota diaria de modo prudencial , según
la situac ión ec onómic a del c ondenado. [ Cuadro No. 4]
CUADRO No. 4
CRITERIOS UTILIZADOS PARA LA DEFINICIÓN DE LA CUOTA DIARIA DINERARIA DE LA MULTA

LEGISLACIÓN CRITERIOS
COMPARADA RENTA TOTAL O
BRUTA
INGRESO NETO O
LÍQUIDO
LÍMITE
INEMBARGABLE
PRUDENCIAL
ALEMANIA X
AUSTRIA X
BOLIVIA X
BRASIL X
COSTA RICA X
CUBA X
EL SALVADOR X
ESPAÑA X
FRANCIA X
MÉXICO X
PANAMÁ X
PARAGUAY X
PORTUGAL X
SUECIA X
P.A.A.C.P. 1966 X
P.C.P.T.L. X



157
Ibid., pp. 149-150.
156

Ahora bien, resulta pertinente mencionar que los diferentes marcos
normativos que hemos analizado no inc luyen disposic iones o
pautas proc esales que orienten al Juzgador en la tarea de
identific ar la renta real de un c ondenado. En el § 49 III del Proyec to
Alternativo alemán hemos enc ontrado una regulación al respecto.
Este dispositivo prec isa que “ Si el autor no da ninguna informac ión
sufic iente sobre sus ingresos, patrimonio u otras bases para el
c álc ulo de las c uotas, las c uotas pueden ser tasadas. El Tribunal
puede requerir también informac ión del servic io de impuestos y
bancos” . De manera similar, en el inc iso 3°del artíc ulo 52°del texto
paraguayo se establec e que: “ No habiendo una base para
determinar el monto de un día-multa, el tribunal podrá estimar los
ingresos, el patrimonio y otros datos ec onómic os pertinentes.
Además, podrá exigir informes de las oficinas de Hacienda y de los
banc os” .

Por su parte, el Código Penal suec o se remite a los ingresos, la
fortuna, las obligac iones familiares y las restantes c irc unstanc ias del
ac usado. En la prác tic a, en Suec ia, los Tribunales generalmente
consideran como base la milésima parte de la renta anual neta del
c ondenado. Esa c antidad así obtenida la elevan (si el autor posee
otros bienes o si no tiene gastos espec iales, ni personas a su c argo),
157
y, al c ontrario la rebajan (si el c ondenado tiene deudas o muc ha
familia que sostener). El Tribunal suele rec ibir informes de la Polic ía
ac erc a de la situac ión del c ondenado
158
. Para el Código Penal
finlandés la suma diaria debe c orresponder al ingreso diario medio
del reo, sin olvidar su fortuna, sus obligac iones familiares y otras
c irc unstanc ias que influyan en su c apac idad de pago. En
Dinamarc a, la individualizac ión se hac e sobre las c ondic iones de
vida del delinc uente, en espec ial su fortuna, sus obligac iones
familiares y otras c irc unstanc ias que reperc utan en su c apac idad
de pago. Puede resumirse el panorama de los tres países
esc andinavos dic iendo que en todos ellos suele operarse sobre la
milésima parte del ingreso anual, lo que equivale a un terc io del
diario
159
.

Cabe anotar que, sobre la determinac ión del importe dinerario de
los días-multa, la doc trina ha planteado una serie de problemas
espec ífic os, tales c omo las definic iones de: los ingresos, el


158
En Suec ia al Minist erio Públic o se le ha c onc edido amplias fac ult ades para
det erminar la c uot a diaria dineraria. En t al sent ido, ha elaborado una c irc ular
c on el objeto de deduc ir de los ingresos las obligac iones c orrespondientes a las
c argas familiares. Cfr. Ha ns Thornst ed t . Algunos Aspectos de la Política Criminal y
de la Criminología Nórdicas. “ La Multa Diaria” en Suecia, en Revista Internacional
de Polic ía Criminal. Número 322, Noviembre, 1978, p. 265 y ss.; Cfr. Ant onio
Berist ain Ipiña. La Multa Penal y la Administrativa en Relac ión c on las Sanc iones
Privat ivas de Libert ad. Ob. Cit ., p. 35.

159
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Multa en el Proyec to de
Código Penal. Ob. Cit., p. 24.
158
patrimonio, personas que c arec en de ingresos propios, grupos
difíc iles, obligac iones y c argas familiares.
Por “ ingresos” debe entenderse a dec ir de JESCHECK, “ t odos
aquellos ingresos derivados del trabajo por c uenta propia o ajena,
del capital, intereses, dividendos y participaciones, ejercicio de una
profesión, explotac iones agrarias y forestales, arrendamientos,
alquileres, otras rentas, pensiones c omo seguro de desempleo y
alimentos, inc luyendo las prestac iones naturales. De ellos hay que
deduc ir impuestos y seguros soc iales, seguros voluntarios, c argas
profesionales, gastos de explotac ión y pérdidas de la empresa y
pago de c uotas para c ontinuac ión del seguro. No se c uentan
entre los ingresos las ayudas rec ibidas por hijos (puntos) y otras
ayudas familiares, así c omo tampoc o el subsidio de vivienda. Se
deben tomar c omo base los ingresos netos medios en el momento
de la c ondena. También pueden tenerse en c uenta los
empeoramientos y mejoramientos patrimoniales previsibles, por
ejemplo, en base a una situac ión de desempleo provisional o de
próximo lic enc iamiento del servic io militar. La c onsiderac ión de los
ingresos netos potenc iales posibilita evitar c ualquier disc riminac ión
pat rimonial int enc ional”
160
. Como bien sostiene MARTÍNEZ-BUJÁN
PÉREZ los ingresos “ no se limit arán a los provenient es del t rabajo


160
Cfr. Hans-Heinric h Jesc hec k. Trat ado de Derec ho Penal. Ob. Cit., p. 1079.
159
personal, sino que, c onc ebidos c omo ingresos netos, habrán de
abarc ar todos aquellos proc edentes de c ualquier otra fuente de
riqueza, englobándose aquí asimismo, de ac uerdo c on los
princ ipios del Derec ho Tribut ario, los rendimient os del pat rimonio,
sean mobiliarios o inmobiliarios. Por lo demás, para la fijac ión de la
c uantía de c ada día-multa será nec esario c alc ular el promedio
diario de ingresos netos (ingresos netos medios) que obtiene
efec tivamente el reo o que podría haber obtenido (ingresos netos
medios potenc iales)”
161
. Ciertamente c omo lo afirma LÓPEZ BARJA
DE QUIROGA, “ habrá de tenerse en c uenta tanto los ingresos que
obtenga el reo de su trabajo o del ejerc ic io de su profesión c omo
los derivados de las rentas del c apital o los proc edentes de otras
rent as. Cualquier tipo de ingresos es c omputable: arrendamientos,
pensiones, dividendos, intereses, sueldos, etc . En este apartado se
tomarán en c onsiderac ión todos los ingresos, pues, será en otro en
el que se tendrá en c uenta las c argas y gastos nec esarios”
162
.

En relac ión al “ patrimonio” , refiere LÓPEZ BARJA DE QUIROGA que
“ se deberán tener en c uenta todas las rentas que produzc a el
pat rimonio, t ant o mobiliario c omo inmobiliario. Habrán de


161
Cfr. Carlos Martínez- Buján Pérez. La Regulac ión de la Pena de Mult a en el
Código Penal Español de 1995. Ob. Cit ., p. 234.

162
Cfr. Jac obo López Barja de Quiroga. Ob. Cit ., p. 72.
160
c omputarse los valores (ac c iones, obligac iones, c édulas, etc ), el
importe del c apital, y el importe de los demás bienes (muebles o
inmuebles) de los que es propietario el reo. Se inc luirán asimismo
los bienes muebles c omo objetos de valor artístic o, c omo libros,
c uadros, muebles, etc . En la determinac ión del patrimonio también
entran en c onsiderac ión los gravámenes que pesen sobre el
mismo. No tiene el mismo valor una finc a hipotec ada que una sin
c arga alguna. El problema que se plantea es el de si, para pagar la
multa impuesta, puede forzarse la venta del patrimonio o, mejor
dic ho, de una parte de él. Por ejemplo, la venta de unos muebles,
o de una finc a, o de un piso, etc . La soluc ión no es senc illa, pues si
el Código para determinar la situac ión ec onómic a indic a que, se
tenga en c uenta el patrimonio del reo es porque en func ión del
mismo puede señalarse el importe de la c uota. De ahí puede,
deduc irse que efec tivamente el patrimonio es un dato revelador
de la situac ión ec onómic a del reo y el pago de la multa puede
llegar a implic ar la vent a de part e del pat rimonio. Piénsese, por
ejemplo, en una persona que tenga esc asos ingresos, pero
sufic iente patrimonio en muebles o finc as”
163
. Sobre el partic ular,
advierte JESCHECK que la jurisprudenc ia alemana “ rehuye, por el
c ontrario, exigir la enajenac ión de una c asa en propiedad
ha b it ada por el reo o su familia, porque de no ser así la multa


163
Ibid., pp. 71-72
161
tendría un efec to desoc ializador, que prec isamente se pretende
evit a r”
164
.

En c uanto a las “ personas que carecen de ingresos propios” , como
las amas de c asa o los estudiantes, la prác tic a judic ial a lemana ha
ensayado diferentes alternativas pero que no tienen un tratamiento
legal espec ífic o. En ese sentido señala JESCHECK que “ En una
situac ión espec ialmente c onfusa se enc uentra el juez c uando trata
de determinar el importe de los días-mult a frent e a personas que
c arec en de ingresos propios, c omo amas de c asa, parados,
est udiant es o esc olares. En la praxis se ut iliza el c rit erio de t omar
c omo base la pensión alimentic ia a la que tienen derec ho c uando
se trata de amas de c asa y de esc olares que viven c on su familia,
la bec a o la mensualidad c uando se trata de estudiantes y el
seguro de desempleados c uando se trata de parados. Los ingresos
de un estudiante por trabajo en la époc a de vac ac iones o por
oc upac iones sec undarias sólo pueden ser tenidos en c uent a
c uando se han obtenido realmente”
165
. LÓPEZ BARJA DE QUIROGA
señala que “ Un c riterio sería suponérselos por vía analógic a c on
alguna c uestión similar, pero no nos parec e c onvinc ente. Cuestión
distinta es mantener que a una persona c asada (c on el sistema de


164
Cfr. Hans-Heinric h Jesc hec k. Trat ado de Derec ho Penal. Ob. Cit ., p. 1081.

165
Ibid., pp. 1080-1081.
162
bienes gananc iales) que no realic e trabajo por c uenta ajena,
pueden c omputársele c omo ingresos los que rec iba su c ónyuge,
pues, este razonamiento no rec urre a analogía alguna. En el resto
de los supuestos, si la persona en c uestión no rec ibe ingresos, no
c abe rec urrir a soluc iones analógic as y habrá que afirmar simple y
llanamente que dic ha persona c arec e de ingresos”
166
.

Según ROLDÁN BARBERO respec to a estos “ grupos difíc iles” se han
elaborado “ varios c riterios a efec tos de multas en referenc ia a la
mujer que se oc upa del hogar c onyugal: sueldo hipotétic o exigible
por dedic arse a las tareas doméstic as, derec ho también hipotétic o
c ontra el marido al mantenimiento, derec ho a una c ierta suma de
dinero para sus gastos personales, estilo de vida de familia. Hay
quien prefiere mirar a una posible situac ión futura, y así habla de
medir la multa c onforme al derec ho de mantenimiento existente,
en c aso de separac ión o divorc io. Inc luso hay también quien
extrema la nec esidad de rendir c ulto al trabajo retribuido, y
propone la remisión a una oc upac ión que podríamos llamar de
media jornada, si la fuerza laboral de la mujer no se agota en la
c onduc c ión del hogar: por ejemplo, si no tiene que atender y
c uidar nuevos niños. Pero junto al c aso de la mujer c asada que no
t rabaja fuera del hogar, existe también una serie de grupos, que


166
Cfr. Jac obo López Barja de Quiroga. Ob. Cit ., p. 72.
163
tienen asimismo el c arác ter de difíc iles. Son los c asos de los
estudiantes, de los pensionistas y de los parados. <<A ellos –ha
señalado, c on pleno ac ierto, Albrec ht - les es c omún un elemento:
su posic ión espec ial en el proc eso de trabajo. Son personas que o
bien se enc uentran antes de su inc orporac ión al proc eso laboral
(estudiantes), o bien que han sido eliminados definitivamente de
dic ho proc eso (pensionistas), o bien, en fin, que han quedado
f uera del mismo (parados), diferenc iándose estruc turalmente estos
últimos, a través de sus más bajos ingresos, de la poblac ión en
ac tivo>>.....Respec to a los estudiantes, existe una opinión bastante
generalizada en la doc trina alemana, según la c ual la altura del
día-multa hay que medirla en atenc ión a un exigible trabajo en
vac ac iones. Esta opinión, muy en c onsonanc ia c on un desmedido
afán de produc tividad, modernamente está siendo superada, bien
c onc retándola sólo a estudiantes que ya c on anterioridad han
t rabajado en vac ac iones, por lo que han demostrado <<que el
estudio no agota toda su fuerza de trabajo>>, o bien rec hazándola
plenamente y busc ando c omo c riterio rec tor el de las prestac iones
recibidas para su mantenimiento o el de las ayudas de estudio.....En
c uanto a los pensionistas y a los parados, se está en general de
ac uerdo en que, para la fijac ión de la altura del día -multa, hay que
partir de los c orrespondientes importes, establec idos a nivel estatal,
para prevenir estas situac iones en las que la persona queda fuera
164
del proc eso de trabajo. No obstante en relac ión a los parados, se
señala que hay que distinguir entre la situac ión de paro provoc ada
por las c ondic iones ec onómic as generales y el parasitismo, c ontra
el que, según se insiste, es prec iso reac c ionar enérgic amente, y
partir a efec tos de multas de los ingresos potenc iales que el
parásito podría haber rec ibido, si no fuera refrac tario al trabajo”
167
.

En c uanto a las “ obligac iones y c argas familiares” , JESCHECK
inc luye el c ómputo de todos los deberes alimentarios, pero
reflexiona en torno a “ otras obligac iones de pago c orrientes” que
traban por largo tiempo una parte de los ingresos del reo en los
siguientes términos: “ Piénsese, por ejemplo, en los gastos realizados
para adquirir una vivienda en propiedad o en un c ontrato de
ahorro-vivienda, en prest ac iones para una formac ión profesional
más c ualific ada del reo o de sus hijos, en el pago de los plazos de
un crédito o de un préstamo de adquisición, en el pago anticipado
de un viaje de vac ac iones, etc . La c uestión es de ac uerdo c on
qué c riterios debe valorar el juez estas obligac iones. La soluc ión
sólo puede c onsistir en una fórmula general que obligue al juez a
enfrentarse c on el problema, pues la mayoría de las vec es no
aparec e esta c uestión en el momento de determinar la pena total.
De ac uerdo c on esto sólo se puede dec ir que las obligac iones de


167
Cfr. Horac io Roldán Barbero. Ob. Cit ., pp. 85-86.
165
pago nec esarias para llevar una vida normal deben ser tenidas en
c uenta en la medida que parezc an adec uadas. Un problema por
sí plantean las prestac iones por daños y perjuic ios y las c ostas
proc esales de abogado. En este c aso el Estado c onc urre c on la
víc tima, c on el defensor y c onsigo mismo. También aquí es
nec esario mant ener un c rit erio est ric t o. En la liquidac ión de las
c onsec uenc ias financ ieras de un hec ho punible hay que dar la
primac ía a la multa, porque si se pospusiera a otras obligac iones
que el reo debe pagar en virtud de la ley c omo c onsec uenc ia del
delit o, se debilit aría en exc eso su efic ac ia prevent iva general”
168
.

Por su parte, MARTÍNEZ-BUJÁN PÉREZ manifiesta que en este rubro:
“ Resulta c laro que habrá que inc luir, ante todo, los deberes
legalmente c ontraídos, c omo son los deberes de pago de
alimentos, y, en general, parec e proc edente englobar aquí
también las llamadas <<obligac iones personales del autor>>, como
las ocasionadas por los hijos, por el personal doméstico o por gastos
familiares espec iales por enfermedad”
169
. Mientras que LÓPEZ


168
Cfr. Hans-Heinric h Jesc hec k. Trat ado de Derec ho Penal. Ob. Cit ., pp. 1079-
1080

169
Cfr. Carlos Martínez- Buján Pérez. La Regulac ión de la Pena de Mult a en el
Código Penal Español de 1995. Ob. Cit., p. 235. El legislador español ha rec urrido
a una c láusula general, c on la referenc ia a “ las demás c irc unstanc ias
personales” del reo. Como rec onoc e Jac obo López Barja de Quiroga “ la
existencia de esta cláusula general hace innecesarias ciertas discusiones sobre la
ubic ac ión sistemátic a de ingresos y gastos. Por ejemplo, sin esta c láusula, habría
166
BARJA DE QUIROGA prec isa que “ Se podrán incluir todos los gastos
familiares que tenga el reo. Por ejemplo, gastos esc olares, la
manutenc ión, pago de alquileres, gastos de perfec c ionamiento
propios o de la familia, viajes de est udios, el vest ido, et c ”
170
.


3.6.5. REGLAS ESPECIALES PARA LA DEFINICIÓN DE LA CUOTA
DIARIA


a. Definic ión de Montos Dinerarios Fijos

Si bien el sistema de días-multa en sus orígenes dejaba la
individualizac ión de la c uota diaria al resultado derivante del

q ue d isc ut ir si a l referirse a ingresos, el Código lo hace abarcando los brutos o los
netos. En otras palabras, si c iertos gastos son deduc ibles a la hora de c onc retar
la situac ión ec onómic a. O, también podría disc utirse si la c ompra a plazos de la
viviend a fa milia r es una ob liga c ión o carga familiar. Pero, esta cláusula general
evita toda disc usión, pues, aunque se defienda que los ingresos son brutos y que
no es posible realizar deduc c iones, ello no tiene trasc endenc ia alguna, pues, no
hay duda que en est e apart ado, en est a c láusula general, desde luego pueden
tenerse en c uenta todas esas c irc unstanc ias. Así pues, tendrán que tomarse en
c onsiderac ión los gast os que el reo t enga, t ant o sea el pago de un c rédit o
(t ant o uno ya exist ent e c omo uno que t enga que solic it ar para pago d e la
vi vienda familiar), los plazos de la pensión de jubilac ión, los plazos de un seguro,
los gast os de enfermedad, inc luso los impuest os que viene obligado a pagar,
et c . El problema será d et ermina r qué ga st os son a d misibles y c uá les se
c onsiderarán superfluos. La guía para c ont est ar a est a c uest ión será la
normalidad y la adec uac ión, es dec ir, habrá que t omar en c uent a t odos
aquellos gastos que se c onsideran normales y adec uados para los ingresos (de
t odo t ipo) y el pat rimonio c on el que c uent e el reo” . Cfr. Jacobo López Barja de
Quiroga. Ob. Cit ., pp. 72-73.

170
Cfr. Jac obo López Barja de Quiroga. Ob. Cit ., p . 72.
167
análisis y evaluación de la capacidad económica del sentenciado,
en el presente la tendenc ia predominante en los sistemas jurídic os
c ontemporáneos expresa la voluntad de limitar los alc anc es
pec uniarios de dic ha c uota. Esto es, c on relativa frec uenc ia los
c ódigos penales vienen inc orporando montos dinerarios fijos o
regulando topes. Esta ac titud polític o-c riminal se justific a en la
nec esidad de otorgar a la c uota diaria una vinc ulac ión más
estrec ha c on los princ ipios de legalidad y proporc ionalidad de las
penas.

En España, por ejemplo, se establec e c omo importe mínimo de la
c uota diaria 200 pesetas y c omo importe máximo 50,000 pesetas
(Art. 50º Inc . 4º). En Austria estos límites han sido fijados entre 20 y
3,000 c helines (§ 19 II). Por su parte, en Alemania la c uantía diaria
se extiende entre 2,000 y 10,000 marc os (§ 40 II), importe que se
c alc ula en marc os c ompletos sin tener en c uenta las unidades
divisorias (peniques). En El Salvador el límite inferior es de un c olón y
el superior de 100 c olones (Art. 61º). En Portugal la extensión fluc túa
ent re 200 y 10,000 esc udos (Art . 46º Inc . 2º). Para Cuba, ent re 0.50
c entavos de peso y 20 pesos (Art. 35º, Inc . 2º). En Suec ia la c uota
diaria se determina entre 2 y 500 c oronas. Cabe anotar que el
Código Penal de este país establec e, además, un monto total
168
mínimo para el importe de la multa y que es de 10 c oronas (Sec . 2º
y 3º).

Si bien enc ontramos una regulac ión similar en Franc ia, la ley sólo se
limita a establec er un monto máximo que fija en 2,000 franc os (Art.
131-5). Por el c ontrario, en el Proyec to Alternativo alemán sólo se
establec ían montos mínimos que variaban en atenc ión al c arácter
diario, semanal o mensual de la c uota (§ 49 II).

Sobre este tema LÓPEZ BARJA DE QUIROGA señala que en la
doc trina la c uestión es disc utida dado que “ por una parte, se dic e
que no debe existir una c uantía máxima preestablec ida, pues, sólo
así cabe una aplic ac ión igualitaria c uando el reo tiene una
importante fortuna; pero, por otra parte, se indic a que no imponer
límites implic aría establec er una pena absolutamente
indeterminada y que además permitiría imponer una pena
desmesurada, basándose en la importante fortuna del reo, aunque
el hec ho punible fuera de esc asa importanc ia”
171
.

Al respec to, MAPELLI CAFFARENA ha sostenido que para la fijac ión
del importe dinerario “ en el Derec ho c omparado se han seguido


171
Ibid., p. 70
169
fundamentalmente dos fórmulas. Una de ellas ofrece mayores
garantías para el reo en la medida que se establec en en el propio
Código penal, o bien en una ley posterior, unos topes máximos y
mínimos. El otro presc inde de esa informac ión y c onvierte la pena
de multa en una pena c on una esc ala abierta hac ia arriba, de
manera que el órgano sentenc iador puede elevar la c antidad de
la multa hasta donde permitan los c riterios de determinac ión. Este
modelo tiene el inc onveniente de hac er de la multa una pena
indet erminada c on un riesgo de infringir el princ ipio de
proporc ionalidad ya que las c antidades se c onc retan en func ión
de la c apac idad ec onómic a del reo y no de la gravedad del
delit o, pero, por el c ont rario, present a la vent aja de evit ar el
enriquec imiento sin c ausa en aquellos delitos que originan grandes
benefic ios. Esta última fórmula nos parec e mejor porque además
evita enojosas reformas de la ley para ajustar las c antidades a las
fluc tuac iones de la inflac ión”
172
.

Señala GRACIA MARTÍN que “ No parec e disc utible, ni es
problemát ic a la fijac ión de un mínimo para la c uota; ello es,
además, nec esario desde el punto de vista de la reafirmac ión del
ordenamiento jurídic o y de la prevenc ión general. No oc urre lo


172
Cfr. Borja Mapelli Caffarena. La Pena de Multa en el Derec ho Penal Peruano.
Ob. Cit ., p. 102.
170
mismo, por el c ontrario, c on respec to al límite máximo de la c uota.
La fijac ión de un límite máximo puede suponer un inc onveniente
desde el punto de vista de la satisfac c ión del princ ipio de igualdad
de sac rific io. Es evidente que la igualdad de sac rific io no tiene
lugar en los c asos de c ondenados que posean una gran fortuna si
se fijan legalment e unos límit es máximos a la c uota...Estas
c antidades, que sin duda son importantes, pueden resultar sin
embargo ínfimas e inadec uadas c on respec to a algunos sec tores
de la poblac ión. Piénsese en la gran c riminalidad ec onómic a que
se desarrolla ac t ualment e en la gran empresa. En mi opinión
hubiera sido preferible optar por la soluc ión del art. 49.2 del
Proyec to Alternativo alemán, y no establec er ningún límite máximo
a la c uantía de la c uota. La no fijac ión de un límite máximo a la
c uota podría dar a la multa, en principio, el c arác ter de pena
indeterminada, y c rear el peligro de que su aplic ac ión pudiera
tener en algún c aso efec tos c onfisc atorios. Estas dific ultades, sin
embargo pueden ser salvadas si se tiene en c uenta la aguda
observac ión de Stree, según este autor: <<la multa prevista sin límite
máximo no es una pena absolutamente indeterminada. En su c aso
sólo falta, aparentemente, el límite. En realidad tales multas vienen
limitadas por las c ondic iones ec onómic as del reo, de forma que
queda exc luido el arbitrio jud ic ial>>. Est e límit e –c onc luye Stree-
171
<<es sufic iente para satisfac er las exigenc ias de la determinac ión
de la pena>>”
173
.

Por su parte, para MANZANARES SAMANIEGO la multa sin límite
máximo no es en rigor una pena absolutamente indeterminada
porque la multa ya viene en todo caso limitada por las condiciones
ec onómic as del c ondenado, de tal suerte que el arbitrio judic ial
queda aquí exc luido. Sin embargo, ha prec isado que la fijac ión o
no de un límite máximo fue objeto de muy partic ular atenc ión en
los estudios para introduc ir en la Repúblic a Federal el sistema
esc andinavo: “ La mayoría de los juristas postuló la existenc ia de un
límite máximo. Para Sc hwalm <<es inac eptable que, por ejemplo,
un millonario que inc urra en una ligera infrac c ión de t ráfic o, sea
c ast igado c on una monstruosa c uota diaria>>. Mezger estima que
en buenos princ ipios el nuevo sistema no tolera tec ho en el importe
de la c uota, pero añade que <<esto signific aría ac eptar
prác tic amente la pena pec uniaria indeterminada>>, lo que
pugnaría c on los fundamentos de un Estado de Derec ho. Gallas
entiende que <<la multa debe guardar relac ión objetiva c on el
hec ho>> y que <<el dinero no es sólo lo que gana el partic ular c on
su trabajo, sino también una magnitud objetiva>>. Lange advierte


173
Cfr. Luis Grac ia Mart ín. Lec c iones de Consecuencias Jurídicas del Delito. Ob.
Cit ., p . 146.
172
c ont ra el riesgo de c aer en un derec ho penal exc lusivamente de
autor. En el c ampo c ontrario se ubic an, entre otros, los autores del
Proyec to Alternativo. Grünwald, Maurac h y Zipf c oinc iden
sustanc ialmente c on Stree c uando éste esc ribe que <<la multa
previst a sin límit e máximo no es pena absolutamente
indet erminada>>, porque <<en realidad t ales mult as vienen
limitadas por las c ondic iones ec onómic as del reo, de forma que
queda exc luido el arbitrio judic ial”
174
.


b. Definic ión de la Cuota en Func ión del Salario Mínimo Legal

Algunos países de la muestra establec en límites para la c uota
diaria dineraria en func ión al salario mínimo legal. Por ejemplo, en
el Brasil el tope inferior equivale a un trigésimo del mayor salario
mínimo mensual vigente al tiempo del hec ho y el superior a 5
vec es ese salario (Art. 49º Inc . 1º). En Paraguay la c uota diaria será
determinada en, por lo menos, el veinte por c iento de un jornal
mínimo diario para ac tividades diversas no espec ific adas y en 510
jornales de igual c ategoría, c omo máximo (Art. 52° Inc . 2°). Por lo
demás, el texto paraguayo prec isa que: “ En c asos de suprimirse, la


174
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. La Pena de Multa en el Proyec to de
Código Penal. Ob. Cit., pp. 22-23.
173
c ategoría legal de salarios y jornales mínimos en la legislac ión
laboral, los montos establec idos en el inc iso 2° serán ac tualizados
anualmente por medio de la tasa del Indic e de Prec ios al
Consumidor, public ada ofic ialmente al 31 de dic iembre de c ada
año por el Banc o Central del Paraguay o la instituc ión enc argada
de elaborarlo, tomando c omo referenc ia el último monto que haya
est ado vigent e” (Art . 52° Inc . 5°).

En Méxic o, en c ambio, se c onsidera únic amente un marc o inferior
equivalente a un salario mínimo diario vigente en el lugar donde se
c onsumó el delito (Art. 29°)
175
.


c . Situac ión de los Condenados c on Trabajo Dependiente

Merec e espec ial atenc ión la preoc upac ión del legislador por
atender la situac ión de aquellos c ondenados que viven
exc lusivamente del produc to de su trabajo. Esto es, que poseen
una renta fija que deriva del ejerc ic io de una ac tividad laboral
dependiente. En estos supuestos los sistemas legales analizados nos
muestran c omo tendenc ia la limitac ión de la c uota diaria a un


175
En idéntic os términos el artíc ulo 38°del Nuevo Código Penal para el Distrito
Federal de 2002.
174
porcentaje de dicha renta. Así en el Proyecto de Código Penal Tipo
para Latinoamérica se establece que la cuota no puede ser inferior
al 50% ni superior al 100% del salario diario que perc iba el
c ondenado (Art. 45º). El Código Penal panameño inc orpora una
disposic ión similar, aunque señala solamente que la c uota no
puede superar al 50% del salario diario del sentenc iado (Art. 48º). En
Costa Ric a, en c ambio, se posibilita afec tar c on la c uota hasta el
100% de la renta diaria del reo (Art. 53º). [ Cuadro No. 5]

175
CUADRO No. 5
REGLAS ESPECIALES PARA LA DEFINICIÓN DE LA CUOTA DIARIA DINERARIA DE LA MULTA



LEGISLACIÓN
COMPARADA

LIMITA A MONTO FIJO


LIMITA EN PROPORCIÓN ALSALARIO MINIMO


LÍMITESPARA CASOSDECONDENADOSCON
TRABAJO DEPENDIENTE
MÍNIMO MÁXIMO MÍNIMO MÁXIMO MÍNIMO MÁXIMO
ALEMANIA 2,000 MARCOS 10,000 MARCOS ---- ---- ---- ----
AUSTRIA 20 CHELINES 3,000 CHELINES ---- ---- ---- ----
BOLIVIA ---- ---- ---- ---- ---- ----
BRASIL
----

----
1/ 30 DELMAYOR
SALARIO MÍNIMO
LEGAL
5 VECESEL MAYOR
SALARIO MÍNIMO
LEGAL
---- ----
COSTA RICA ---- ---- ---- ---- ---- 100%DEL SALARIO
DIARIO
CUBA 0,5 PESOS 20 PESOS ---- ---- ---- ----
ELSALVADOR 1 COLON 100 COLONES ---- ---- ---- ----
ESPAÑA 200 PESETAS 50,000 PESETAS ---- ---- ---- ----
FRANCIA ---- 2,000 FRANCOS ---- ---- ---- ----
MÉXICO
----

----
SALARIO MÍNIMO
VIGENTE
---- ---- ----
PANAMÁ ---- ---- ---- ---- ---- 50% DELSALARIO
DIARIO
PARAGUAY ---- ---- 20% JORNAL MÍNIMO
DIARIO
510 JORNALES
MÍNIMOSDIARIOS
---- ----
PORTUGAL 200 ESCUDOS 10,000 ESCUDOS ---- ---- ---- ----
SUECIA 2 CORONAS 500 CORONAS ---- ---- ---- ----
P.A.A.C.P. 1966 5 MARCOS= DIARIA
35 MARCOS=SEMANAL
150 MARCOS=MENSUAL

----

----

----

----

----
P.C.P.T.L. ---- ---- ---- ---- 50% DELSALARIO
DIARIO
100% DELSALARIO
DIARIO

176
d. Determinac ión de la Cuota Diaria en Condenados Carentes de
Renta Personal

En la mayoría de legislac iones no enc ontramos reglas espec iales
destinadas a definir el importe de la c uota diaria para los c asos de
personas que c arec en de un ingreso ec onómic o propio, c omo son
los desoc upados, insolventes, las amas de c asa o los estudiantes.
Sólo en el Código Penal de El Salvador hemos hallado una
disposic ión dirigida a la determinac ión subsidiaria de la c uantía
dineraria del día -multa, aunque sólo se refiere a los desempleados.
El párrafo 3º del Art. 61º dispone que “ Si se tratare de trabajadores
que en el momento de la c omisión del hec ho c arec ieren de renta
alguna, el tribunal fij ará el día-multa tomando en consideración el
salario promedio que ganaría diariamente según su ofic io y
c ondic iones personales en la loc alidad en que el delito se haya
c ometido” . Ahora bien, en el Código Penal c ubano el Art. 35º Inc .
4º c ontempla también de modo implíc ito la situac ión del
desoc upado establec iendo que “ El t ribunal, para det erminar la
c uantía de la c uota, tendrá en c uenta los ingresos que perc ibe el
infrac t or o, en su c aso, el salario que perc iban los trabajadores de
la misma o análoga c ategoría que la de él…” .


177
e. Momento de Aprec iac ión de la Renta del Condenado para Fijar
el Importe de la Cuota Diaria

Si bien existe ac uerdo entre los c ódigos penales ac erc a de que la
c uota dineraria debe quedar fijada en la sentenc ia, por responder
ello al princ ipio de unidad o c onc entrac ión proc esal
176
, no result a
del todo c onsensual la oportunidad que se asigna para que el
Juzgador evalúe los indic adores de la c apac idad ec onómic a del
c ondenado y pueda en base a ellos dec idir el importe de la c uota
diaria. Es así que algunos ordenamientos nac ionales han
c onsiderado c onveniente inc orporar normas dirigidas a prec isar la
oc asión en que habrá de medirse el volumen de rentas del autor o
partíc ipe del hec ho punible. Al respec to, para El Salvador lo que
prima es la renta perc ibida antes de la c omisión del delito (Art. 61º);
para Brasil (Art. 49º) y Méxic o (Art. 29º) lo que interesa es el importe
de dicha renta a la fec ha de c omisión del delito; y, para el
Proyec t o Alt ernat ivo alemán (§ 49 II) y el Código Penal austríac o
(§19 II) lo que manda es la c apac idad ec onómic a del proc esado
al momento del pronunc iamiento de la sentenc ia. Es más, el


176
Por ejemplo, en los c ódigos penales de España (Art. 50º Inc . 5º), Brasil (Art. 49º)
y Alemania (§ 40 IV) exist en normas que aluden expresament e a que la c uot a
diaria y su import e sean prec isados en la sent enc ia y no en una resoluc ión
judic ial post erior.
178
segundo de los menc ionados prec isa que debe tratarse de la renta
vigente al emitirse la sentenc ia de primera instanc ia
177
.

Es de menc ionar que, la legislac ión mexic ana regula, además, los
c asos del delito c ontinuado y del delito permanente, señalando
para el primero, el salario mínimo diario vigente en el momento
c onsumativo de la última c onduc ta. Y para el segundo, el salario
mínimo diario existente en el momento en que c esó la
c onsumac ión (Art. 29º)
178
.


177
La jurisprudenc ia aust ríac a ha ent endido que “ t ambién en la inst anc ia de
apelac ión, est e moment o sigue siendo det erminant e, c uando el t ribunal de
apelac ión que c onoc e el rec urso se limita a revisar la dec larac ión de pena. Al
c ont ra rio, si esta última es revoc ada y la pena pec uniaria resulta nuevamente
fijada por el t ribunal que c onoc e el rec urso (o bien por primera vez, p. ej., en
lugar de una pena privativa de libertad de corta duración), el momento decisivo
será el d el d ic t ad o d e la sent enc ia que rec aiga en el rec urso respec tivo” . Cfr.
Reinhart Maurac h y ot ros. Ob. Cit ., p. 657.

178
Por su parte, el artíc ulo 38°del Nuevo Código Penal para el Distrito Federal de
2002 est ablec e que: “ El d ía mult a equivale a la perc epc ión net a d iaria d el
inc ulpado en el momento de c ometer el delito. El límite inferior del día multa será
el equivalente al salario mínimo diario vigente en el Distrito Federal al momento
de c ometerse el delito. Para fijar el día multa se tomará en c uenta: El momento
de la c onsuma c ión, si el d elit o es inst a nt á neo; el moment o en q ue c esó la
c onsumac ión, si el delito es permanente; o el momento de c onsumac ión de la
últ ima c ond uc t a , si el d elit o es c ont inua d o” .
179

3.6.6. POSIBILIDADES DE MODIFICACIÓN DE LA CUOTA DIARIA
FIJADA EN LA SENTENCIA

Exc epc ionalmente, el c umplimiento del pago de la multa puede
ser afec t ado por variaciones posteriores de la situación económica
del c ondenado. Igualmente, el monto dinerario de la sanc ión
puede resultar perjudic ado c omo c onsec uenc ia de fac tores
externos ligados a la c oyuntura ec onómic a o financ iera del país
(devaluac ión monetaria e inflac ión). Los c ódigos no abordan c on
frec uenc ia estos problemas, y los textos que tratan de darle
soluc ión optan por promover modific ac iones en la c uota diaria y
que c orren a c argo de los órganos judic iales de ejec uc ión.

Así, el legislador español ha establecido que previa verificación del
desmejoramiento de la ec onomía personal del c ondenado es
posible reduc ir el importe de las c uotas
179
. El art íc ulo 51º establece
que: “ Si después de la sentenc ia, el penado empeorare su fortuna,


179
Refiere Jareño Leal que hay que t ener en c uent a que “ esta variación sólo se
produc e sobre la segunda fase de los días-multa, ya que la parte de la sanc ión
que refleja la gravedad del hec ho y la c ulpabilidad del sujet o (primera fase)
permanec e inamovible, c omo es lógic o. Cuant as medidas de c onc ret a
ind ivid ua liza c ión d e la mult a se est ablezc an t ienen que ser bien rec ibidas, ya
q ue, en d efinit iva , red und a n en un efec t ivo c ump limient o d e la p ena
direc t ament e impuest a, c on lo que se verific arán los princ ipios de prevenc ión
general y espec ial” . Cfr. Angeles Jareño Leal. La Pena de Mult a y las Penas
Privat ivas de Derec hos en el Código Penal de 1995. Ob. Cit ., p. 54.
180
el Juez o Tribunal, exc epc ionalmente y tras la debida indagac ión
de la capacidad económica de aquél, podrá reducir el importe de
las c uotas” . Es dec ir, la c uantía de las c uotas en el sentido de
número de c uotas impuestas son intangibles, inmodific ables en
ejec uc ión de sentenc ia. En c ambio, el importe de las c uotas es
susc eptible de reduc c ión, c on c arác ter exc epc ional
180
. Sobre la
situac ión en España sostiene MARTÍNEZ-BUJÁN PÉREZ que “ no deja
de c ausar c ierta sorpresa el hec ho de que el legislador español no
haya previsto la posibilidad de que c on posterioridad a la
sentenc ia el reo mejore c onsiderablemente de fortuna y quepa
efec tuar un pronóstic o de mantenimiento de mejora de c ara al
futuro. En tal hipótesis parec e que lo adec uado hubiera sido dejar
abiert a la puert a para que –también excepcionalmente- el órgano
judic ial pudiese inc rementar el importe de las c uotas que tuvo que
fijar en el instante de la sentenc ia c on los elementos de juic io que
poseía en dic ho momento”
181
.


180
Mapelli Caffarena y Terradillos Basoc o han sostenido que esta modific ac ión
de la pena c on post erioridad a la sent enc ia import a una “ pena indeterminada
en su ejec uc ión” e “ infringe el princ ipio de c osa juzgada” . Cfr. Borja Mapelli
Caffarena y Juan Terradillos Basoc o. Ob. Cit., p. 164. De otra opinión es De Lamo
Rubio quien c onsidera que sigue gozando de la efic ac ia de c osa juzgada,
agregando, además, que c omo lógic a c onsecuencia de la “ reformatio in peius”
sólo es posible mejorar la situac ión del c ondenado y nunc a empeorar ésta. Cfr.
Jaime De Lamo Rubio. Penas y Medidas de Seguridad en el Nuevo Código. Ob.
Cit ., p. 188.

181
Cfr. Carlos Martínez-Buján Pérez. Penas Pec uniarias. El Sist ema de los Días –
Multa, en Cuadernos de Derec ho Judic ial. Penas y Medidas de Seguridad en el
Nuevo Código Penal. Esc uela Judic ial. Consejo General del Poder Judic ial.
Madrid, 1997, p. 104.
181

Respec to a la posibilidad de reduc c ión del importe de las c uotas
para ajustarlas a las modific ac iones sufridas en la c apac idad
ec onómic a del c ondenado, refiere TAMARIT SUMALIA que “ es
perfec tamente c onsec uente c on los c riterios inspiradores del
sist ema de días-multa, de modo que si alguna c osa c abe destac ar
respec to a l a admisión en abstrac to de tal posibilidad es la c autela
c on la que ha sido c ontemplada por el legislador, al señalar que
tan sólo se proc ederá a la misma de modo exc epc ional...la
fórmula definitivamente elegida, c onsistente en fijar en todo c aso
el import e de las c uotas en la sentenc ia y permitir su posterior
revisión, plant ea el inc onvenient e de relat ivizar la firmeza de la
resoluc ión judic ial. Ello se hubiera evitado dejando la
determinac ión del importe de las c uotas para la fase de ejec uc ión
de sentenc ia, de un modo semejante a lo que se prevé en el art.
115 c on respec t o a la responsabilidad c ivil”
182
.

En el Código Penal austríac o el § 19 IV también posibilita un
reajuste de la c uantía de la c uota diaria, si se c omprueba que la
pena pec uniaria es imposible de ser pagada en su totalidad o en
parte por el c ondenado, salvo que éste haya produc ido


182
Cfr. Joseph María Tamarit Sumalia. De la Pena de Mult a, en Coment arios al
Nuevo Código Penal. Edit orial Aranzadi. Pamplona, 1999, p. 365.
182
dolosamente su insolvenc ia. Compartimos lo expuesto por
VALMAÑA OCHAÍTA c uando afirma que “ c onsidero adec uada la
limit ac ión est ablec ida en el art . 19.4 del vigent e Código Penal
austríac o, en relac ión c on que la insolvenc ia del sujeto no haya
sido provoc ada intenc ionalmente. En este sentido, habría que
entender inc luidos, a mi juic io, tanto los c asos en que de forma
malic iosa el sujeto haya desviado o dejado de perc ibir unos
ingresos, aumentando sus c argas, o renunc iando a una ac tividad
remunerada que pudiera serle exigible (por ejemplo, rec hazar una
oferta de empleo c uando se enc ontrase en situac ión de paro
laboral), c omo aquéllos en que se produjera, por una negligenc ia
inexc usable, una disminuc ión de sus ingresos netos (desc uentos
salariales por indemnizac iones al empresario, sanc iones
administrativas, o mala gestión de su ac tividad empresarial o de sus
bienes inmuebles o valores mobiliarios, etc )”
183
.

El § 51 del Proyec to Alternativo alemán autoriza a c ambiar las
c uotas dinerarias o los plazos de pago cuando la multa deviene en
inc obrable sin la c ulpa del c ondenado o c uando las c uotas
impuestas fueron muy elevadas.



183
Cfr. Silvia Valmaña Oc haít a. Ob. Cit ., p. 157.
183
Por otro lado, en la legislac ión brasileña existe una norma muy
amplia que dispone que el valor del día -multa será ac tualizado,
c uando se está en ejec uc ión de sentenc ia, por los índic es de
c orrec c ión monetaria (Art. 49º, parágrafo 2º). Esta disposición tiene
suma importanc ia en c oyunturas inflac ionarias. [ Cuadro No. 6]

CUADRO No. 6
POSIBILIDADES DE MODIFICACIÓN DE LA CUOTA DIARIA FIJADA EN LA SENTENCIA

LEGISLACIÓN COMPARADA POSIBILIDADES DE MODIFICACIÓN DE LA
CUOTA DIARIA FIJADA EN LA SENTENCIA
ALEMANIA
AUSTRIA X
BOLIVIA
BRASIL X
COSTA RICA
CUBA
EL SALVADOR
ESPAÑA X
FRANCIA
MÉXICO
PANAMÁ
PARAGUAY
PORTUGAL
SUECIA
P.A.A.C.P. 1966 X
P.C.P.T.L.


3.6.7. PLAZO Y MODALIDAD DE PAGO DE LA MULTA

a. Modalidad del Plazo Fij o

Es frec uente que las legislac iones otorguen a la autoridad judic ial
c ompetente la fac ultad de fijar un plazo prudenc ial en la sentencia
para el pago del monto total dinerario de la multa impuesta al
c ondenado. Dic ho plazo, en todo c aso, debe tomar en c uenta la
184
situac ión ec onómic a del sentenc iado. Esta posibilidad se aprec ia
en los textos penales de Franc ia (Art. 131-25), Méxic o (Art. 39º),
Panamá (Art. 49º), Paraguay (Art. 54°) y Alemania (§ 42), así c omo
en el Proyec to de Código Penal Tipo para Latinoaméric a (Art. 46º).
En algunos países si bien se otorga similar prerrogativa al Juez, la ley
establec e un límite máximo de extensión del plazo; es el c aso de
Portugal (Art. 46º Inc . 5º) y El Salvador (Art. 85º), en los que no
puede exc eder de un año.

En otros países de la muestra se observa, en c ambio, que la ley
designa un plazo perentorio para efec tuar el pago. Estos plazos
legales fluc túan entre 10 y 30 días. Así en Cuba es de 30 días (Art.
35º Inc . 5º), mientras que en Bolivia (Art. 30º) y Brasil (Art. 50º) es de
10 días, y de 15 días en Cost a Ric a (Art . 53º).

Por su parte, el Proyec to Alternativo alemán en su § 49 I, en
c oherenc ia c on el sistema de multa temporal que admite, prec isa
que las c uotas semanales o mensuales se abonarán
obligatoriamente al venc imiento de c ada semana o mes.

El Código Penal español, organizado bajo el régimen del día-multa
y, más c onc retamente, c onforme al sistema de la multa temporal,
señala que “ el t ribunal det erminará en la sent enc ia el t iempo y
185
forma del pago de las c uotas” (Art . 50º Inc . 6º) . Esto es, la multa no
se va a pagar por entero de una sola vez sino que se somete a la
pena a pagos diversos en distintos momentos a lo largo de un
período de tiempo. Prec isamente para que el efec to de la pena se
mantenga durante dic ho período. Se trata, por c onsiguiente, de
una pena distribuida en c uotas, las c uales debe poder satisfac er el
reo en los períodos que se fijarán. Por ello el Código indic a que en
la sentenc ia se determinará el tiempo y la forma de pago de las
c uotas.

Ahora bien, existen diferenc ias en c uanto al momento a partir del
c ual se debe c omputar el plazo de c umplimiento del pago de la
multa. Una tendenc ia c ontabiliza el plazo desde la produc c ión del
primer requerimiento que para el pago hac e el órgano
jurisdic c ional (Art. 35º Inc . 5º C.P. Cuba).

Otra tendenc ia normativa toma en c uenta el momento en el c ual
adquiere firmeza la sentenc ia (Art. 53º C.P. Costa Ric a). En esta
línea se ubic a el Brasil ya que en su texto sustantivo determina que
la multa debe ser pagada dentro de los diez días siguientes a la
c onfirmac ión de la sentenc ia (Art. 50º). No obstante, el artíc ulo 64º
de la Ley de Ejec uc ión Penal No. 7.210/ 84 establec e que el
Ministerio Públic o, c on la c ertific ac ión de la sentenc ia penal
186
c ondenatoria, deberá requerir la c itac ión del c ondenado para, en
el plazo de diez días, pagar el valor de la multa o nombrar bienes al
embargo
184
. Sobre esta disc repanc ia legal BITENCOURT afirma que
“ el plazo a partir de la c onfirmac ión de la sentenc ia c ondenatoria
prevista por el Código penal c orre automátic amente. Y el plazo
referido en la Ley de ejec uc ión penal depende de providenc ias
proc esales y administrativas que pueden signific ar meses o hasta
años. Y –lo que es más import ant e- en el c aso del Código penal, el
c ondenado deberá tomar la inic iativa para pagar la multa, puesto
que la sentenc ia c ondenatoria tiene fuerza c oerc itiva. Y en el c aso
previsto en la Ley de ejec uc ión penal, la inic iativa c abrá al Estado,
a través del Ministerio Públic o, de poner en marc ha otra vez el
aparato judic ial para c ompelir el c umplimiento de una dec isión
c ondenatoria irrec urrible. Se podrá argumentar que el plazo del
Código penal es para que se pague la multa y el plazo de la Ley
de ejec uc ión penal es para que se c obre la multa, o, en otros
términos: la previsión del Código penal es para pago vol untario y la
previsión de la Ley de ejec uc ión penal es para pago


184
Véase el Capít ulo IV sobre “ Da Pena de Mult a” de la Ley de Ejecución Penal
de Brasil Nº 7.210: “ Art . 164. Ext ra íd a c ertidão da sentenç a c ondenatória c om
trânsito em julgado, que valerá c omo título exec utivo judic ial, o Ministério Públic o
requererá, em autos apartados, a c itaç ão do c ondenado para, no prazo de 10
(dez) dias, pagar o valor da mult a ou nomear bens à penhora. § 1º Decorrido o
prazo sem o pagament o da mult a, ou o depósit o da respec t iva import ânc ia,
proc eder-se-á à p enhora d e t a nt os b ens q ua nt os b a st em p a ra ga ra nt ir a
exec uç ão. § 2º A nomeaç ão de bens à penhora e a posterior exec uç ão
seguirão o que dispuser a lei proc essual c ivil” .
187
c ompulsorio”
185
. Finalmente, el c itado jurista se dec anta por la
adopc ión de las disposic iones de la Ley de Ejec uc ión Penal por ser
la norma más favorable al reo.

Y finalmente, existe una tercera opción que simplemente no
prec isa de modo expreso el inic io del c ómputo del plazo de pago
de la mult a (Art . 30º C.P. Bolivia y § 49 I Proyec t o Alt ernat ivo
alemán).


b. Modalidades de Plazo Extraordinario y Pago Frac c ionado

Atendiendo a razones espec iales vinc uladas a una mala situac ión
ec onómic a, transitoria o permanente, del c ondenado, es
frec uente que los sistemas jurídic os nac ionales rec urran a plazos
extraordinarios para el pago de la multa, o autoric en la realizac ión
de un pago frac c ionado de la misma a través de c uotas de
venc imiento generalmente mensual. Adoptan la primera
posibilidad Bolivia (Art. 30º) y Costa Ric a (Art. 54º). Siguen en
c ambio la segunda, El Salvador (Art. 85º), Méxic o (Art. 39º),
Paraguay (Art . 54°), Cuba (At r. 35º Inc . 6º), Brasil (Art. 50º), Alemania


185
Cfr. Cezar Robert o Bit enc ourt . Penas Pec uniarias y Sistema Días – Mult a, en
Revista de Derec ho Penal y Criminología. Universidad Nac ional de Educ ac ión a
Dist anc ia. Número 5. Madrid, 1995, pp. 247-248.
188
(§ 42), Portugal (Art. 46º Inc . 5º) y el Proyec to de Código Penal Tipo
para Latinoaméric a (Art. 46º). En esta misma línea, también Bolivia
(Art . 30°) y Cost a Ric a (Art . 54°).

Para autorizar un plazo extraordinario o el pago frac cionado de la
multa algunos países exigen, fac ultativamente, que el c ondenado
otorgue previamente una fianza personal o real, sufic iente para
garantizar el c umplimiento de la pena. Ello se advierte en los
c ódigos de Bolivia (Art. 30º), Panamá (Art. 49º), Costa Rica (Art. 54º),
y también en el Proyecto de Código Penal Tipo para Latinoamérica
(Art. 46º). Esta disposic ión, a nuestro entender, c onlleva el riesgo de
distorsionar el c umplimiento de la pena pec uniaria, puesto que en
el c aso de la fianza podría generar el pago de la multa por un
terc ero. Es de señalar que, en el Código Penal de El Salvador se
requiere también que el c ondenado haya pagado, por lo menos,
una terc era parte de la multa impuesta (Art. 85º).

Cabe anotar que usualmente los c ódigos no establecen límites
para fijar el número o el monto de las c uotas vinc uladas al pago
frac c ionado. Con c arác ter exc epc ional en algunos textos se han
fijado límites máximos para la realizac ión del pago frac c ionado. Así
por ejemplo, en El Salvador el término máximo es de un año (Art .
189
85º), mientras que en Cuba (Art. 35º Inc . 6º) y Portugal (Art. 46º Inc .
5º) el pago en c uotas no deberá exc eder de dos años.

Es de destac ar que las autorizac iones c onc edidas para un plazo
extraordinario de pago o para el pago frac c ionado, pueden ser
revoc ados si hay inc umplimiento en el pago. Ello oc urre en
Paraguay (Art . 54°), Alemania (§ 42), Cuba (Art . 35º Inc . 6º) y El
Salvador (Art. 85º). Cabe menc ionar que en el derec ho penal
portugués (Art. 46º Inc . 6º) se regula una c onsec uencia especial
para el inc umplimiento del pago de alguna de las c uotas
c orrespondientes al sistema frac c ionado, y que implic a el
venc imiento de todas, c on lo que el c ondenado queda de
inmediato obligado a asumir un pago total o c uasi total de la
multa.

Pero, también puede dejarse sin efec to dic has autorizac iones si se
produc e una mejora en la situación económica del condenado, tal
c omo suc ede en Costa Ric a (Art. 54º), Panamá (Art. 49º) y en el
Proyec to de Código Penal Tipo para Latinoaméric a (Art. 46º).

Si bien en los c ódigos penales de Austria, Franc ia, Panamá y Suec ia
no existen normas que c ontemplen la posibilidad de c onc eder un
pago fraccionado de la multa, hemos encontrado que en Austria y
190
Suec ia los órganos administrativos enc argados de la perc epc ión
del pago de las multas están autorizados para conceder formas de
pago diferido
186
.

Finalmente, es de menc ionar que el Código Penal brasileño fac ulta
al Juez a obtener el pago de la multa ac tuando direc tamente, a
t ravés de desc uentos en la remunerac ión del c ondenado, que no
afec ten los ingresos nec esarios para atender sus nec esidades
básic as y las de su familia. Sin embargo, esta posibilidad sólo es
aplic able c uando la multa “ a) Fue aplic ada aisladamente; b) Fue
aplic ada ac umulativamente c on una pena restric t iva de derechos;
c ) Fue c onc edida la suspensión c ondic ional de la pena” (Art. 50º).


c. Ejecución Forzosa

El inc umplimiento del pago de la multa arrastra diversas
c onsec uenc ias para el c ondenado. Una de ellas implic a la
fac ultad que adquiere el órgano c ompetente para proc eder a
c obrar la multa en los bienes del sentenc iado, a modo de
ejec uc ión forzosa. Este modo subsidiario de la multa rige en España
(Art. 53º Inc . 1º), El Salvador (Art. 84º), Cuba (Art. 35º Inc . 5º), Méxic o


186
Cfr. Hans Thornst edt . Ob . Cit ., p. 268.
191
(Art. 29º), Panamá (Art. 51º), Costa Ric a (Art. 56º), Paraguay (Art.
56°) y Portugal (Art. 47º Inc . 1º), y también fue c onsiderado por el
Proyec to de Código Penal Tipo para Latinoaméric a (Art. 48º).
Disposic iones similares no se enc uentran en los c ódigos penales de
Bolivia, Franc ia, Suec ia, Alemania, Austria y Brasil. Sin embargo, en
determinados países c omo Suec ia, Alemania, Austria y Brasil las
instanc ias administrativas enc argadas de la perc epc ión de la
multa se enc uentran autorizadas para rec urrir a los mismos medios
de apremio que se c ontemplan para la ejec uc ión en los juic ios
c iviles por deudas
187
.

Es interesante el tratamiento que el Código Penal portugués otorga
a quien proc ura dolosamente evadir el c umplimiento de la multa.
En este nivel, el texto lusitano establec e la punic ión del condenado
a multa que intenc ionalmente se haya c oloc ado en c ondic ión de
no poder pagarla o que imposibilita la sustituc ión de ella por la
prestac ión de trabajo (Art . 47º Inc . 5º). [ Cuadro No. 7]


187
Cfr. Hans Thornst edt . Ob. Cit., p. 268; Daniel González y Ana Garita. Ob. Cit., p.
52; Hans-Heinric h Jesc hec k. Trat ado de Derec ho Penal. Ob. Cit ., p. 1083.
192



CUADRO No. 7
FECHA Y MODO DE PAGO DE LA PENA DE MULTA

LEGISLACIÓN
COMPARADA
PLAZO
FI JO
PLAZO
EXTRAORDINARIO
PAGO
FRACCIONADO
EJECUCIÓN FORZOSA
ALEMANIA PRUDENCIAL - - - - SI - - - -
AUSTRIA - - - - - - - - - - - - - - - -
BOLIVIA 10 DÍAS PRUDENCIAL SI - - - -
BRASIL 10 DÍAS - - - - SI - - - -
COSTA RICA 15 DÍAS PRUDENCIAL SI SI
CUBA 30 DÍAS - - - - SI SI
EL SALVADOR PRUDENCIAL< 1 AÑO - - - - SI SI
ESPAÑA PRUDENCIAL - - - - SI SI
FRANCIA PRUDENCIAL - - - - - - - - - - - -
MÉXICO PRUDENCIAL - - - - SI SI
PANAMÁ PRUDENCIAL - - - - - - - - SI
PARAGUAY PRUDENCIAL - - - - SI SI
PORTUGAL PRUDENCIAL< 1 AÑO PRUDENCIAL SI SI
SUECIA - - - - - - - - - - - - - - - -
P.A.A.C.P. 1966 - - - - - - - - SI - - - -
P.C.P.T.L. PRUDENCIAL - - - - SI SI



d. Destino de la Multa

Las legislac iones c oloc an c omo destinatario del pago de la multa
genéric amente al Estado o al Tesoro Públic o, t al como sucede en
Franc ia (Art . 131-5), Méxic o (Art. 35º)
188
, El Salvador (Art . 61º),
Paraguay (Art . 52°), Panamá (Art . 48º) y en Suec ia “ si no se
espec ific a algo diferente” (Sec . 6º); igual opc ión eligió el Proyec to
de Código Penal Tipo para Latinoaméric a (Art . 45º). No obst ant e,
algunos textos penales indic an a instituc iones espec ífic as en c uyo
favor se debe depositar el dinero de la multa. Así en el Brasil (Art.


188
Prec isa el Nuevo Código Penal para el Distrito Federal de 2002 que el pago de
la mult a se abonará al Gobierno del Dist rit o Federal (Art . 38°).
193
49º) se dispone que la multa se abonará en favor del fondo
penitenc iario. En Bolivia (Art. 29º) , en c ambio, la benefic iaria es la
Caja de Reparac iones. Y, en Costa Ric a (Art. 53º) será la institución
que la ley designe.

Es de menc ionar que, en España hasta junio de 1992 el importe de
la multa se debía liquidar en “ papel de pagos al Estado” , que, de
ordinario, tenía que aportar el c ondenado al Juzgado o Tribunal,
aunque era relativamente frecuente que el sentenciado entregara
el dinero en metálic o y el Juzgado se enc argara de c omprar el
c orrespondiente papel de pagos al Estado. Esta situac ión c ambió
en virtud de la Orden del 05 de junio de 1992 del Ministerio de
Justic ia que, desarrollando el Real Dec reto 34/ 1988, regula los
pagos, depósitos y c onsignac iones judic iales en relac ión c on
determinados pagos a realizar en Juzgados y Tribunales (BOE de 20
de junio de 1992). Según la menc ionada Orden, el importe de la
multa debe ingresarse en la Cuenta, Depósitos y Consignac iones
del Juzgado o Tribunal, y desde ella, el órgano judic ial debe
transferir el dinero o importe de la multa al Tesoro Públic o
189
.


189
Véase el Real Dec reto 34/ 1988, de 21 de enero de 1988, modific ado por el
Real Dec ret o 1436/ 2001, por el que se regulan los pagos, depósit os y
c onsignac iones judic iales: “ ...Art íc ulo 1. - 1. Queda prohibida la rec epc ión
material de dinero o cheques en los Juzgados o Tribunales, salvo las excepciones
c onsignadas expresamente en esta norma o en leyes y disposic iones espec iales.
2. Asimismo queda expresamente prohibida la utilizac ión de c uentas distintas de
las previstas en este Real Dec reto para c umplir las finalidades a que este hac e
194

3.6.8. CASOS DE CONVERSIÓN POR NO PAGO DE LA MULTA


a. Conversión de la Multa en Pena Privativa de Libertad

En c asi todos los países, c on exc epc ión de Méxic o y Franc ia, se
dispone la c onversión de la pena de multa en privac ión de libertad
ante el inc umplimiento del pago. Para proc eder a la c onversión se
asigna a c ada día-multa un valor equivalente en día de privac ión
de libertad. Generalmente la ec uac ión gira en torno a la siguiente

referenc ia. 3. Los órganos judic iales que rec iban u oc upen dinero o c heques los
depositarán el mismo día c on arreglo a los c riterios establec idos en el presente
Real Dec ret o. Cuando ello no fuera posible, por ser fest ivo o est ar c errada la
ent idad en la que deba realizarse el depósit o, est e se efec t uará el primer día
hábil siguient e a esa oc upac ión… Art íc ulo 3. - 1. Los ingresos en la c uent a de
depósit os y c onsignac iones se formalizarán en impreso ofic ial en el que
nec esariamente se harán c onstar, al menos, los siguientes datos: identific ac ión
de la ofic ina rec ept ora, lugar, fec ha y c ant idad de la operac ión; persona que
efec t úa la ent rega y su d omic ilio; c onc ept o baj o el que se realiza la entrega;
órgano jurisdic c ional a c uya disposic ión se hac e el ingreso y, en su c aso, número
y c lase del proc edimient o. La ent idad asignará a c ada ingreso un número de
orden o c lave ident ific adora. 2. Se est ablec erán los proc edimient os de control
nec esarios para que los Juzgados o Tribunales, la ent idad, los deposit ant es y
d emá s int eresa d os t enga n just ific a d a sufic ient ement e la rea liza c ión d e los
ingresos en la c uenta de depósitos y c onsignac iones. 3. Las entidades de crédito
en cuyas o f ic ina s exist a n a b iert a s cuentas de depósitos y consignacionesestarán
obligadas a fac ilit ar la informac ión que en relac ión a las mismas le solic it e el
Minist erio d e Just ic ia . Sa lvo ind ic a c ión en c ont ra rio, en t od a solic it ud d e
informac ión se indic ará si exist en abiert as por la misma Sec ret aría c uent as en
d ivisa s c onvert ib les. Art íc ulo 4. - 1. Las Secretarías de los órganos judiciales serán
informadas al menos mensualmente por la entidad del c onjunto de operac iones
realizadas en la c uenta de depósitos y c onsignaciones, acompañando copia de
los resguardos de ingresos efec tuados a su disposic ión. 2. Asimismo, la entidad
remitirá al final de c ada semestre natural a las referidas Sec retarías una relac ión
de los fondos ingresados en la c it ada c uent a y a los que no se les haya dado
d est ino t ot a l o p a rc ia lment e. Ta n p ront o c omo rec ib a la rela c ión, c a d a
Sec ret aría c ont rolará uno por uno los fondos pendient es, c omprobando la
sit uac ión en sus respec t ivos ant ec edent es” .
195
equivalenc ia: un día -multa se c onvierte en un día de privac i ón de
libertad. Este es el c aso de Alemania (§ 43), Cuba (Art. 35º, en
donde a la pena c onvertida se le denomina apremio personal),
Brasil (Art. 51º, parágrafo 1º), Paraguay (Art. 56°), Bolivia (Art. 32º) y
Costa Ric a (Art. 56º). También optaron por dic ha equivalenc ia el
Proyec to Alternativo alemán (§ 53) y el Proyec to de Código Penal
Tipo para Latinoaméric a (Art. 48º). En c ambio, en Panamá (Art.
51º), Aust ria (§ 19 III) y España (Art . 53º Inc . 1º, donde a la pena
c onvertida se le designa c omo responsabilidad personal
subsidiaria
190
) la equivalenc ia es de 2 días-multa por un día de
privac ión de libertad. En el último de estos países, la legislac ión
señala de modo expreso que una vez c umplida la responsabilidad
personal subsidiaria, se extingue la obligac ión de pagar el monto
de la multa aún en el c aso de que la fortuna del c ondenado
hubiese experimentado mejoría (Art. 53º Inc . 5º).

Resulta pec uliar la regulac ión que tiene El Salvador, en donde la
c onversión se realiza sobre la base de la unidad monetaria en que
se fija el monto total de la multa. De allí que el Art. 84º señale los
términos de la c onversión en un día de privac ión de libertad por


190
Cfr. Cfr. Borja Mapelli Caffarena y Juan Terradillos Basoco. Ob. Cit., p. 168 y ss.;
Luis Grac ia Mart ín. Las Consec uenc ias Jurídic as del Delit o. Ob. Cit ., p. 170 y ss;
Ignac io Berdugo Gómez De La Torre. Ob. Cit., p. 314. Es de menc ionar que, en la
legislac ión española la c onversión difiere en sus alc ances cuando el no pago se
relac iona c on una mult a de c uant ía proporc ional.
196
dos c olones del monto de la multa impuesta. Esto es, la durac ión
de la pena c onvertida en el c aso salvadoreño depende
exc lusivamente de la c antidad de dinero a pagar.

También es original la ac titud del Código Penal portugués, el c ual
c ontiene un régimen espec ial que determina que juntamente c on
la pena de multa impuesta en la sentenc ia c ondenatoria, el Juez
debe fijar una de “ prisión en forma alt ernat iva por el t iempo
c orrespondiente reduc ido a dos terc ios” . Esto es, se realiza una
especie de c onversión c ondic ionada o potenc ial que operaría
únic amente c uando el c ondenado no c umpla c on el pago de la
sanc ión pec uniaria (Art. 46º Inc . 3º)
191
.

Según THORNSTEDT en Suec ia, donde no existe previsión legal que
establezc a una equivalenc ia para la c onversión, la administrac ión
que se enc arga de la ejec uc ión de las multas ha elaborado una
esc ala progresiva según la c ual “ una multa de 5 días se transforma
en 10 días de prisión, 100 días se transforma en 64 días de prisión,
120 días se transforma en 70 días de prisión y 180 días se transforma
en 90 días de prisión”
192
.


191
Cfr. Nelson Pessoa. Reseña del Código Penal de Portugal, en Doc trina Penal.
Doc trina y Prác tic a en las Cienc ias Penales. Edic iones Depalma. Buenos Aires.
1986, p. 207

197

Es interesante destac ar que los c ódigos penales de Bolivia (Art. 32º)
y Brasil (Art. 51º), de modo expreso, han establec ido que la
conversión de la multa por privación de libertad sólo es procedente
c uando el c ondenado solvente adopte una ac titud c ontumaz al
pago, esto es, deje de pagar la multa o frustre intenc ionalmente su
ejec uc ión. En estos países, por lo demás, no c abe la c onversión
para el c aso de insolventes.

En c uanto a los límites máximos de la pena privativa de libertad
resultante de la c onversión, ellos fluc túan entre 90 días y 2 años. Así
por ejemplo, en Cuba el límite es de 6 meses si la pena de multa es
no mayor de 200 c uotas y de 2 años si exc ede a 200 c uotas (Art.
35º Inc . 5º). Mientras que en Panamá (Art. 51º), Brasil (Art. 51º
parágrafo 1º), Costa Ric a (Art. 56º) y en el Proyec to de Código
Penal Tipo para Latinoaméric a (Art. 48º) el máximo es de un año de
privac ión de libertad. Pese a la pec uliar forma de c onversión que
adopta El Salvador (Art. 84º), también en este país se dispone que
la privac ión de libertad no puede exc eder de un año.

Sólo el Código Penal alemán (§ 43) c ontempla un límite mínimo
para la prisión sustitutiva fijándolo en un día. En Suecia, en cambio,


192
Cfr. Hans Thornst edt . Ob. Cit ., p. 268.
198
la ley c ontempla ambos límites, prec isando que, salvo disposic ión
en c ontrario, las multas no pagadas pueden c onvertirse en prisión
no menor de 10 ni mayor de 90 días (Sec . 7º).

En España no se ha establec ido un límite temporal. Sin embargo,
considerando que la regla establece que un día de prisión sustituye
a dos c uotas no satisfec has de la multa se deduc e que, la
c onversión no sobrepasaría, en ningún c aso, el año de privac ión
de libertad (Art. 53º Inc . 1º). Es de anotar que el inc iso 3º del artíc ulo
53º establec e una exc epc ión a la c onversión, c uando la c ondena
impuesta involuc ra también una pena privativa de libertad mayor
de 4 años. El citado dispositivo exc luye, pues, la responsabilidad
subsidiaria en estos supuestos. [ Cuadro No. 8]
CUADRO No. 8
CONVERSIÓN DE LA MULTA EN PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD

LEGISLACIÓN
COMPARADA
EXISTE
PREVISIÓN
LEGAL
PROPORCIONALIDAD DE LA CONVERSIÓN LÍMITE DE PENA PRIVATIVA DE
LIBERTAD SUSTITUTIVA
MÍNIMO MÁXIMO
ALEMANIA SI 1 DÍA- MULTA POR 1 DÍA DE PRISIÓN 1 DÍA - - - -
AUSTRIA SI 2 DÍAS-MULTA POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - - - - -
BOLIVIA SI 1 DÍA- MULTA POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - - - - -
BRASIL SI 1 DÍA- MULTA POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - 1 AÑO
COSTA RICA SI 1 DÍA- MULTA POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - 1 AÑO
CUBA SI 1 DÍA- MULTA POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - 6 MESES = < 200
2 AÑOS > 200
EL SALVADOR SI 2 COLONES POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - 1 AÑO
ESPAÑA SI 2 DÍAS-MULTA POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - - - - -
FRANCIA - - - - - - - - - - - - - - - -
MÉXICO - - - - - - - - - - - - - - - -
PANAMÁ SI 2 DÍAS-MULTA POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - 1 AÑO
PARAGUAY SI 1 DÍA- MULTA POR 1 DÍAS DE PRISIÓN 1 DÍA - - - -
PORTUGAL SI CONVERSIÓN CONDICIONADA O
POTENCIAL
- - - - - - - -
SUECIA SI NO ESTABLECE EQUIVALENCIA 10 DÍAS 90 DÍAS
P.A.A.C.P.
1966
SI 1 CUOTA DIARIA POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - - - - -
P.C.P.T.L. SI 1 DÍA- MULTA POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - 1 AÑO

199
La mayoría de legislac iones de la muestra permiten el llamado
pago in extremis, esto es, el pago posterior a la c onversión del
monto dinerario de la multa adeudada. Es más, esta opc ión no sólo
se autoriza después de emitida la resoluc ión de c onversión, sino
inc luso, c uando la pena de prisión c onvertida ya está en
ejecuc ión. Así lo establec en los c ódigos penales de Bolivia (Art.
32º), Brasil (Art. 51º parágrafo 2º), Costa Ric a (Art. 56º), Cuba (Art.
35º Inc . 5º), Panamá (Art. 51º), El Salvador (Art. 84º) y el Proyec to de
Código Penal Tipo para Latinoaméric a (Art. 48º).

También el Proyec to Alternativo alemán posibilitaba el pago in
extremis, aunque espec ific aba que sólo proc edía una sola vez.
Según el § 53 “ ...El c ondenado puede evitar la ejec uc ión de la
pena privativa de libertad en todo tiempo, por regla, sin embargo,
sólo una vez, pagando la c antidad pendiente o interponiendo la
petic ión según el § 52, inc . 1 [ trabajo de benefic io c omunitario] ” .

En los c ódigos penales de Alemania, España, Suec ia y Austria no
hemos enc ontrado norma alguna que se refiera a la viabilidad de
un pago de la multa luego de la fec ha designada para su
realizac ión.

200
Si bien a partir del proc eso de reforma de la legislac ión penal
alemana se viene insistiendo en la nec esidad polític o c riminal de
utilizar a la pena de multa c omo sanc ión sustitutiv a de las penas
privativas de libertad de c orta durac ión, hoy en día todavía
subsiste la posibilidad, c ontraria, de que el inc umplimiento de una
pena pec uniaria pueda propic iar su c onversión en una pena
privat iva d e libert ad breve
193
. En efec to, c on la notoria excepción
de Brasil y Bolivia, los c ódigos penales c ontemporáneos c onservan
disposic iones que autorizan la c onversión de la multa en prisión
inc luso para el c aso de c ondenados insolventes. Así por ejemplo,
enc ontramos dic ha posibilidad en España (Art. 53º Inc . 1º),
Alemania (§ 43), Aust ria (§ 19 III) y Cost a Ric a (Art . 56º).

A la fec ha, la c onversión de la multa en prisión se mantiene c omo
un tema c ontrovertido en la legislac ión, doc trina y jurisprudenc ia
penales. Así por ejemplo, un aspec to muy disc utido en la doc trina
española, con anterioridad a la promulgación del Código Penal de
1995, fue el relac ionado c on la naturaleza jurídic a que


193
Frent e al supuest o de impago de la pena de mult a el derec ho c omparado
sigue dos sistemas: el de la c oerc ión y el de la sustituc ión. El primero, c onsiste en
la “ c ont ra int e p a r c orp s” o privac ión de libert ad en garant ía del pago. La
c onsec uenc ia de esa naturaleza garantizadora es que su ejec uc ión sólo tiene
por fin c oac c ionar al pago, pero no extingue la pena, subsistiendo la obligac ión
de pagar la mult a. El segundo, t ransforma el impago en la imposic ión de una
privac ión de libert ad. Cfr. Cándido Conde-Pumpido Ferreiro. Ob. Cit ., p. 160.
201
c orrespondía atribuir a la privac ión de la libertad que resultaba de
la c onversión por el no pago de la multa
194
.

En torno a su naturaleza jurídic a se han desarrollado dos teorías:
formalista y materialista
195
. La teoría formalista c onsidera que el
arresto sustitutorio no es una pena sino una espec ie de medida
c oerc itiva, que no se halla inc luida en el c atálogo de penas o
esc alas de penas; afirmac ión que c iertamente no alc anza a definir
su naturaleza de una manera c lara. La tesis materialista entiende
que el arresto sustitutorio tiene naturaleza de auténtic a pena
privativa de libertad dado que es una c onsec uenc ia jurídic a del
delito, que se impone una vez que se ha demostrado la


194
Cfr. Gerardo Landrove Díaz. El Arrest o Sust it ut orio, en Revist a de Derec ho
Públic o. Comentarios a la Legislac ión Penal. La Reforma del Código Penal de
1983. Edit orial Revist a de Derec ho Privado. Edit oriales de Derec ho Reunidas.
Madrid, 1985, p. 501 y ss; Angeles Jareño Leal. La Regulac ión de la
Responsabilidad Personal Subsidiaria por Impago de Mult a en el Proyec t o de
Código Penal de 1992, en Poder Judicial. Segunda Época. Número 28, Diciembre
– 1992, p. 93 y ss.; Franc isc o Bueno Arús. La Const it uc ionalidad del Arrest o
Sustitutorio por Impago de una Pena de Multa. (STC 19/ 1988, de 16 de febrero),
en Poder Judic ial. Segunda Époc a Número 9. Marzo, 1988, p. 63 y ss.; Luis
Rodríguez Ramos. ¿Prisión por “ Penosas Deudas” al Est ado?, en La Ley. Revist a
Jurídic a Española de Doc trina, Jurisprudenc ia y Bibliografía. Número 3, 1988, pp.
917-924.

195
Sobre las distintas teorías acerca de la polémica en torno a la naturaleza de la
responsabilidad personal subsidiaria por impago de la multa en el Código Penal
español. Cfr. Angeles Jareño Leal. La Pena Privativa de la Libertad por Impago
de la Mult a. Primera Edic ión. Edit orial Civit as. Valenc ia, 1994, p. 31 y ss., quien
c onsidera que est amos ant e una aut éntica pena privativa de libertad y como tal
hay que llamarla; de ahí que para referirse a ella prefiera la denominac ión de
“ p ena p riva t iva d e lib ert a d sub sid ia ria p or imp a go d e mult a ” o “ prisión
sub sid ia ria ”.
202
c ulpabilidad, y que c onsiste en la privac ión temporal de libertad
del c ondenado.

A favor de la teoría formalista se pronunc ia MANZANARES
SAMANIEGO quien señala que la llamada responsabilidad personal
subsidiaria por impago de multa no es formalmente una pena, pues
no se le incluye como tal en el catálogo de sanciones del Código
Penal de 1944
196
. Por su part e, QUINTERO OLIVARES negando
también la c ondic ión penal del arresto sustitutorio alega que éste
no es c onsec uenc ia jurídic a de la c omisión de un delito o falta, sino
del inc umplimiento del pago de una multa
197
. DEL TORO MARZAL,
en c ambio, atribuye a esta forma de arresto la c alidad de “ fic c ión
legal” pues “ no es natural que la pena de multa se c umpla
mediant e la privac ión de libert ad”
198
. Mientras que SERRANO
BUTRAGUEÑO sostiene que “ no se t rat a de una verdadera pena
privativa de libertad, sino de una forma de extinc ión de la pena de


196
Cfr. José Luis Manzanares Samaniego. Apunt es sobre la Responsabilidad
Personal Subsidiaria por Impago de Mult a, en Relac ión c on el Sist ema de
Individualizac ión Cient ífic a y la Libert ad Condic ional, en Est udios de Derec ho
Penal y Criminología. Tomo I. Libro homenaje a José María Rodríguez Devesa.
Universidad Nac ional de Educ ac ión a Dist anc ia. Madrid, 1989, p. 33 y ss.

197
Ver en Angeles Jareño Leal. La Pena Privat iva de Libert ad por Impago de
Mult a. Ob. Cit ., p. 32.

198
Citado por Angeles Jareño Leal. La Pena Privativa de Libertad por Impago de
Mult a . Ob. Cit ., p. 32 y ss.
203
mult a...”
199
. Finalmente, CONDE-PUMPIDO FERREIRO sostiene que el
arrest o sustitutorio no es “ ni una sanc ión por el impago ni una
c oac c ión o c onstreñimiento al pago, sino una forma supletoria de
c umplir la pena de multa, en otras palabras, un sistema de pago.
La prueba de esto último es que su c umplimiento total extingue la
pena de multa impuesta y su c umplimiento parc ial extingue las
c uotas c orrespondientes a los días c umplidos...”
200
.

En c ontraposic ión a estos planteamientos, otro sec tor de la
doc trina defiende la tesis materialista y c on ello la naturaleza de
pena, si bien subsidiaria, del arresto sustitutorio. Argumenta que en
su c onfigurac ión y aplic ac ión prác tic a, es una pena privativa de
libertad, pues consiste, como el resto de esa clase de sanciones, en
una limitac ión temporal absoluta de la libertad de movimientos. En
ese sent ido, COBO DEL ROSAL y VIVES ANTÓN anot an que su
“ c ont enido mat erial es idént ic o al de una pena privat iva de
libertad que se aplic a por la verific ac ión de un delito o falta
previamente c ometido, aunque c on alternativas c onsec uenc ias
jurídic as y que, en consec uenc ia, reviste todas y c ada una de las
c arac t eríst ic as sust anc iales de una aut ént ic a pena privat iva de


199
Cfr. Ignac io Serrano But ragueño. Ob. Cit ., p. 36.

200
Cfr. Cándido Conde-Pumpido Ferreiro. Los Problemas Penit enc iarios de la
Responsabilidad Personal por Insat isfac c ión de la Pena de Mult a. Ob. Cit ., pp.
165-166.
204
libert ad”
201
. Al respec to, MUÑOZ CONDE y GARCÍA ARÁN opinan
que “ resultaría más realista reconocer que el arresto por impago de
la mult a c onst it uye una pena sust it ut iva (subsidiaria, dic e el art .
93,2
a
) de la pena de multa inc umplida”
202
. De manera similar,
JAREÑO LEAL refiere que “ la responsabilidad personal subsidiaria no
es ot ra c osa, en la prác t ic a, que una pena privat iva de libert ad,
c omo siempre lo fue: se trata de una c onsec uenc ia jurídic a del
delit o –direc t a o indirec t a-, que se impone una vez que se ha
demostrado la c ulpabilidad, y que c onsiste en la privac ión
temporal de libertad del sujeto; y todas las c onsec uenc ias jurídic as
que en nuestro derec ho penal tienen tal c arác ter sólo pueden ser
privativas de libertad (c riterio interpretativo lógic o sistemátic o)”
203
.

Estos debates, sin embargo, ya han perdido vigenc ia a partir de la
promulgac ión del nuevo Código español que expresamente
c ataloga al arresto sustitutorio en su artíc ulo 35º. Esta última
tendencia también se observa en el § 43 del Código Penal alemán.



201
Cfr. M. Cobo del Rosal y T.S. Vives Antón. Derec ho Penal. Parte General. Tirant
Lo Blanc h. Valenc ia, 1990, p. 664.

202
Cfr. Franc isc o Muñoz Conde y Merc edes Garc ía Arán. Derec ho Penal. Parte
General. Tirant Lo Blanc h. Valenc ia, 1993, p. 457.

203
Cfr. Angeles Jareño Leal. La Regulac ión de la Responsabilidad Personal
Subsidiaria por Impago de Mult a en el Proyec t o de Código Penal de 1992. Ob.
Cit ., p. 97.
205
Otro aspec to de la c ontroversia es el que disc ute la
c onstituc ionalidad de la pena privativa de libertad c onvertida. La
jurisprudenc ia c onstituc ional italiana ha interpretado que ella
vulnera los princ ipios de igualdad, libertad y proporc ionalidad de
las penas. Partic ularmente se ha sostenido que supone un
tratamiento desigual sobre la base de una situac ión ec onómic a
ajena a la gravedad del delito c ometido y a la personalidad del
autor, y que deja expuestos a padec er esta privac ión de libertad
fundamentalmente a los insolventes, quienes c omo no pueden
satisfac er la multa que les fue impuesta rec iben en realidad una
“ prisión por deudas” . Asimismo, se ha cuestionado que si la multa se
había c onsiderado c omo la sanc ión adec uada para la gravedad
del delito y la personalidad del autor, su c onversión en privac ión de
libertad representa en lo material una agravac ión que se basa en
un fac tor ajeno a la idea de proporc ionalidad
204
.

De distinto parec er ha sido la jurisprudenc ia c onstituc ional
española, que en suc esivas sentenc ias ha destac ado que la
privac ión de libert ad sust it ut iva no vulnera ningún derec ho
fundamental. De modo espec ial ha entendido que no es la
insolvenc ia del c ondenado lo que lleva a hac er uso de la prisión


204
Ello se advierte en la sentenc ia del Tribunal Constituc ional italiano Nro. 131/ 79.
Cfr. Borja Mapelli Caffarena y Juan Terradillos Basoc o. Ob. Cit ., p. 169.
206
subsidiaria sino la nec esidad de evitar que una infrac c ión penal
quede impune (princ ipio de la inderogabilidad de la sanc ión
penal)
205
.


b. Medidas Alternativas Aplic ables a la Pena Privativa de Libertad
Sustitutiva

El Código Penal español plantea c omplementariamente la
posibilidad de rec onvertir la privac ión de libertad por
responsabilidad personal subsidiaria por impago de días-multa, en
arrestos de fin de semana o en trabajo en benefic io de la
c omunidad (Art . 53º Inc . 1º).

También el derec ho hispano, según refiere MOLINA BLÁSQUEZ,
regula la fac ultad del Juez para suspender la ejec uc ión de la


205
Ver los argumentos con los que el Tribunal Constitucional, mediante sentencia
19/ 1988 del 16 de febrero de 1988, desestimó la cuestión de inconstitucionalidad,
y dec laró c onstituc ional el artíc ulo 91°del Código Penal español de 1973, siendo
ponent e Luis Diez-Pic azo y Ponc e de León, quienes rec hazaron las alegac iones
de Jesús Fernández Ent ralgo, magist rado t it ular del Juzgado de inst ruc c ión
número 9 de Madrid (t ambién c ompart idas por el Minist erio Fisc al); Horac io
Roldán Barbero. Arrest o Sust it ut orio y Sanc iones Alt ernat ivas, en Anuario de
Derec ho Penal y Cienc ias Penales. Tomo XLII. Fasc íc ulo 11. Mayo - Agost o.
Madrid, 1989, p. 839 y ss.
207
prisión resultante de la c onversión por impago de la multa (Art .
81º)
206
.

At endiendo a razones de prevenc ión general, en Alemania, la
pena privat iva de libert ad sust it ut iva no puede ser suspendida
c ondic ionalmente. Únic amente se dispone que tal prisión no se
ejec utará c uando pueda provoc ar en el sanc ionado
c onsec uenc ias negativas (§ 459 del Ordenamiento Procesal Penal
alemán). Algunos autores como JESCHECK sostienen que cabe una
suspensión parc ial de dic ha pena c on arreglo a lo dispuesto en el §
57
207
.


c. Conversión de la Multa en otro Tipo de Penas No Privativas de la
Libertad

Algunos países han optado por aplic ar penas sustitutivas de la
multa insatisfec ha, distintas de la privac ión de libertad. No
obstante, la opc ión asumida en Franc ia no difiere muc ho de la


206
Cfr. María Conc epc ión Molina Blásquez. La Aplic ac ión de la Pena. Est udio
Prác t ic o de las Consec uenc ias Jurídic as del Delit o. Bosc h Casa Edit orial S.A.
Barc elona, 1996, p. 31.

207
Cfr. Hans-Heinric h Jesc hec k. Tratado de Derec ho Penal. Ob. Cit., p. 1084; el
mismo autor. Alternativas a la Pena Privativa de Libertad en la Moderna Política
Criminal. Ob. Cit ., p. 33.
208
c onversión c lásic a de multa en prisión, ya que el sentenc iado que
no paga la multa es sometido a una espec ie de arresto c ivil
c oac tivo por deudas, y al que se denomina “ contrainte par corps” .
Según el Art . 131-25 del Code Pénal “ la falt a t ot al o parc ial del
pago de dicho monto ocasiona la encarcelación por una duración
que c orresponde a la mit ad del número de días-mult a no
pagados” . Sobre esta partic ularidad del sistema franc és, JESCHECK
ha señalado que “ Aunque la <<c ontrainte par c orps>> es un
arresto forzoso y no una pena privativa de libertad no se diferenc ia
en nada en su ejec uc ión de una pena c ort a privat iva de libert ad.
Su desventaja más importante c onsiste en que la ejec uc ión del
arresto c oac tivo no extingue la pena de multa”
208
.

El Código Penal mexic ano (Art. 29º) establec e medidas distintas de
la privac ión de libert ad para sust it uir a l a multa que no puede
pagar el c ondenado. Esa func ión se les asigna a las penas de
prestac ión del trabajo a favor de la c omunidad y de libertad bajo
vigilanc ia (c uando no sea posible o c onveniente la sustituc ión de
la multa por la prestac ión de servic ios).



208
Cfr. Hans-Heinric h Jesc hec k. Alternativas a la Pena Privativa de Libertad en la
Moderna Polít ic a Criminal. Ob. Cit ., p. 35.
209
Es frecuente, en cambio, que los sistemas jurídicos permitan alternar
la c onversión de la multa en prisión por su c onmutac ión c on otro
tipo de sanc iones. Así se autoriza la amortizac ión de la multa a
través del trabajo libre del c ondenado en Paraguay (Art . 55°),
Panamá (Art. 50º), Portugal (Art. 47º Inc . 2º), Costa Ric a (Art. 55º), en
el Proyec to Alternativo alemán (§ 52) y en el Proyec to de Código
Penal Tipo para Latinoaméric a (Art. 47º). Es de anotar que el
Código Penal boliviano dispone de modo prec ept ivo que
solamente en el c aso del c ondenado insolvente c abe el pago de
la multa c on la prestac ión de trabajo (Art . 31º).

Por su parte, el Art. 36º del Código Penal c ubano fac ulta a sustituir
la sanc ión pec uniaria no mayor de 100 días-multa por una pena de
amonestac ión.


3.6.9. SUSPENSIÓN DE LA EJECUCIÓN DE LA PENA, EXENCIÓN DE
PENA Y OTRAS MEDIDAS ALTERNATIVAS APLICABLES A LA
MULTA

La suspensión de la ejec uc ión de la pena o c ondena c ondic ional,
tradic ionalmente c onfigurada para afec tar únic ament e a penas
privativas de libertad de c orta durac ión, c omprende también en
210
algunos países a la pena pec uniaria. Este es el c aso del Código
Penal austríac o c uyo § 43 hac e extensivo los alc anc es de la
suspensión de la ejec uc ión de la pena a la multa. Para el Código
Penal mexic ano, en su artíc ulo 90º, sólo es posible la suspensión de
la ejec uc ión de la pena pec uniaria, si ella fue impuesta de modo
c onjunto a una pena privativa de libertad que fue, a su vez,
suspendida. Mientras que para el Código brasileño la suspensión de
la ejec uc ión de la multa sólo proc ede c uando le sobreviene al
c ondenado una enfermedad mental (Art. 52º).

En algunos sistemas de la muestra hemos hallado diversas formas
de probation, como el régimen de prueba portugués (Art. 53º) o el
aperc ibimiento c on reserva de pena alemán (§ 59), que
contemplan en sus efectos, con carácter principal o accesorio, a la
pena pec uniaria.

En la legislac ión portuguesa, la multa es susc eptible de ser
c omprendida en la exenc ión de pena , que representa una especie
de perdón o dispensa judicial (Art. 47º Inc. 4º). Debemos mencionar
también que en el Proyec to Alternativo alemán se inc luía una
forma de remisión parcial para las penas de multa no menores de 6
meses. Según su § 54 era posible la c ondonac ión del último terc io
211
de la sanc ión pec uniaria, siempre y c uando los abonos anteriores
por dic ha pena se hubiesen pagado puntualmente.


3.6.10. APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA COMO SANCIÓN
SUSTITUTIVA DE LA PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD

En la legislac ión penal v igente en la mayoría de los países
analizados existen reglas que promueven la aplic ac ión de penas
de multa en lugar de penas privativas de libertad de c orta o
mediana durac ión, para evitar c on ello la imposic ión o
c umplimiento de tales penas de prisión. En algunos c asos la ley
establec e normas que rec onoc en el c arác ter preeminente de la
multa sobre las penas privativas de libertad. Esto suc ede en los
c ódigos penales de Franc ia (Art. 131-5), Alemania (§ 47), Austria (§
37), Port ugal (Art . 43º Inc . 1º) y en el Proyecto Alternativo alemán (§
50). En otras oc asiones, el legislador, en c ambio, opta por autorizar
la sustituc ión o c onversión de la prisión impuesta por una pena de
multa. Ello oc urre en las legislac iones de Costa Ric a (Art. 69º), Brasil
(Art . 60º, parágrafo 2°), España (Art. 88º)
209
, Panamá (Art. 82º),


209
En torno a la visión de las penas alternativas c omo sustitutivos de la ejec uc ión
de las penas privativas de libertad, en espec ial en la legislac ión española. Cfr.
Jaime Peris Riega – Fulgenc io Madrid Conesa. Comentarios al Código Penal.
Tomo III. Edersa. Madrid, 2000, pp. 1179–1200; Merc edes Garc ía Arán. La
212
Méxic o (Art. 70º III), Paraguay (Art. 66°) y en el Proyec to de Código
Penal Tipo para Latinoaméric a (Art. 80º).

Los márgenes de reemplazo de las penas privativas de libertad
suelen fluc tuar entre 6 meses y 3 años. Y en c uanto a la c onversión
las equivalenc ias generalmente c onsideran la sustituc ión de un día
de pena privativa de libertad por 1 ó 2 días-multa. [Cuadros Nos. 9
y 10]
CUADRO No. 9
APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA COMO SANCIÓN
SUSTITUTIVA DE LA PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD

LEGISLACIÓN
COMPARADA
ESTABLECEN REGLAS DE PREFERENCIA A
FAVOR DE LA PENA DE MULTA
ESTABLECEN LA SUSTITUCIÓN O
CONVERSIÓN DE LA PRISION EN MULTA
ALEMANIA X
AUSTRIA X
BOLIVIA
BRASIL X
COSTA RICA X
CUBA
EL SALVADOR
ESPAÑA X
FRANCIA X
MÉXICO X
PARAGUAY X
PANAMÁ X
PORTUGAL X
SUECIA
P.A.A.C.P. 1966 X
P.C.P.T.L. X


Sust it uc ión, en Las Penas en el Código Penal de 1995: Parte General. Revista del
Consejo General del Poder Judic ial. Generalitat de Catalunya, 1999, p. 133 y ss.
213


CUADRO No. 10
LÍMITES Y EQUIVALENCIAS DE LA SUSTITUCIÓN O CONVERSIÓN
DE LA PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD EN MULTA

LEGISLACIÓN
COMPARADA
PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD
REEMPLAZABLE
PROPORCIONALIDAD
DE LA CONVERSIÓN
ALEMANIA
AUSTRIA
BOLIVIA
BRASIL 6 MESES 1 DÍA DE PRISIÓN POR 1 DÍA-MULTA
COSTA RICA 1 AÑO 1 DÍA DE PRISIÓN POR 1 DÍA-MULTA
CUBA
EL SALVADOR
ESPAÑA 1 AÑ0 1 DÍA DE PRISIÓN POR 2 DÍAS- MULTA
FRANCIA
MÉXICO 3 AÑOS 1 DÍA DE PRISIÓN POR 1 DÍA-MULTA
PANAMÁ 1 AÑO 1 DÍA DE PRISIÓN POR 1 DÍA-MULTA
PARAGUAY 1 AÑO 1 MES DE PRISIÓN POR 30 DÍAS- MULTA
PORTUGAL
SUECIA
P.A.A.C.P. 1966
P.C.P.T.L. 6 MESES 1 DÍA DE PRISIÓN POR 2 DÍAS- MULTA


3.6.11. PLAZO DE PRESCRIPCIÓN, EXTINCIÓN, ABONO DE LA
DETENCIÓN PREVENTIVA, PRELACIÓN EN EL PAGO DE LA PENA DE
MULTA Y LA CANCELACIÓN DE LOS ANTECEDENTES PENALES DEL
MULTADO

Los plazos de presc ripc ión varían en c ada uno de los países que
adoptan el sistema de días-multa. Por ejemplo, algunos textos
penales indic an que el plazo de presc ripc ión de la multa es de
c inc o años. Ello oc urre en El Salvador (Art. 127° Inc . 4°), en Bolivia
(Art . 195°), en Panamá (Art . 47°) y en Cuba (Art. 65°Inc. d apartado
1°). En Brasil, en cambio, la prescripción de la pena de multa ocurre
en apenas dos años, que c omienzan a c orrer a partir de la firmeza
214
de la sentenc ia c ondenatoria (Art. 114º). Mientras que en Méxic o
oc urre en un año (Art. 113°) y en Costa Ric a en tres años para
delitos y un año para c ontravenc iones (Art. 84°).

Por el c ontrario, en el texto penal español no hay una referenc ia
espec ífic a a la presc ripc ión de la multa. Por tanto, habrá que estar
a lo dispuesto en los artíc ulos 133º y 134º, que c on c arác ter general
regulan la presc ripc ión. El artíc ulo 133º (que distingue entre penas
de prisión e inhabilitac ión y las “ rest ant es penas” ) establece que el
plazo para la presc ripc ión será de c inc o años en el c aso que la
multa fuese menos grave, o de un año, en el supuesto de que la
multa fuese leve.

En relac ión al c ómputo de la presc ripc ión, es nec esario diferenc iar
dos hipótesis distintas en func ión de que la c ondena haya
c omenzado o no a c umplirse, c on arreglo al artíc ulo 134º. En el
primer supuesto, en que la c ondena no hubiese c omenzado a
c umplirse, el tiempo de la presc ripc ión de la multa se c omputará
“ desde la fec ha de la sentenc ia firme” . En la segunda hipótesis, en
que la c ondena hubiese empezado ya a c umplirse, el tiempo de la
presc ripc ión de la multa se c omputará “ desde el quebrantamiento
de la c ondena” , entendida c omo una mera interrupc ión del
c umplimiento del pago de la multa no autorizada por el órgano
215
judic ial. Inic iado un período de presc ripc ión de la pena de multa,
éste sólo podrá ser interrumpido c uando se vuelva a reanudar el
c umplimiento de dic ha pena, sin que los períodos de interrupc ión
en el pago de la multa que puedan existir en su c aso sean
c omputados para (sumándolos) estimar que se han c umplido los
plazos de presc ripc ión de la pena c onsignados en el artíc ulo 133º.

Es de señalar que la mayoría de las c ondenas a la pena pec uniaria
esc aparán por la puerta anc ha de la presc ripc ión, espec ialmente
las más elevadas, que naturalmente están a c argo de los
profesionales del derec ho más c ompetentes y más
experimentados, y que, c iertamente, utilizarán todos los rec ursos
que el ordenamiento jurídic o les posibilite. Al respec to, BITENCOURT
propone que se “ introduzc a una disposic ión legal determinando
que la presc ripc ión queda suspendida en c uanto se haga la
c obranza judic ial de la mult a”
210
.

El Código Penal español regula en el numeral 1º del artíc ulo 130°
que la responsabilidad c riminal se extingue por la muerte del reo.
Por tanto, al no espec ific arse limitac ión alguna en materia de
penas pec uniarias se ha de entender que la extinc ión de la
responsabilidad c riminal por la muerte del reo es una dec larac ión


210
Cfr. Cezar Robert o Bit enc ourt . Ob. Cit ., p. 252.
216
de c arác ter general y absoluta que no admite exc epc iones en el
ámbito de las penas pec uniarias ni en ninguna otra clase de penas.
Sobre la forma de abonarle a la multa impuesta la prisión
preventiva sufrida, algunas legislac iones asignan la siguiente
equivalenc ia: un día de prisión equivale a un día de multa. Este es
el c aso de Bolivia (Art. 73°), Cuba (Art. 35°) y Paraguay (Art. 69). En
c ambio, en Panamá la equivalenc ia es de un día de prisión a dos
días-multa (Art. 58°). Resulta pec uliar la regulac ión que tiene El
Salvador en donde la equivalenc ia está fijada en términos
monetarios: un día de prisión equivale a dos colones del total de la
multa impuesta (Art. 83°). Criterio que a nuestro entender es
erróneo ya que el desc uento de la multa por la privac ión
provisional de la libertad dependerá de la situac ión ec onómic a del
c ondenado.

Ahora bien, en torno al orden de prelac ión de los pagos que
realic e el c ondenado, el artíc ulo 33°del Código Penal mexic ano
establec e que: “ la obligac ión de pagar la sanc ión pec uniaria es
preferente c on respec to a c ualesquiera otras c ontraídas c on
post erioridad del delit o, a exc epc ión de las referentes a alimentos y
relac iones laborales” . Por su parte, el artículo 126º del Código Penal
español establec e que: "1. Los pagos que se efec túen por el
217
penado o el responsable c ivil subsidiario se imputarán por el orden
siguient e:
1) A la reparac ión del daño c ausado e indemnizac ión de los
perjuic ios.
2) A la indemnizac ión al Estado por el importe de los gastos que se
hubieran hec ho por su c uenta en la c ausa.
3) A las c ostas del ac usador partic ular o privado c uando se
impusiere en la sentenc ia su pago.
4) A las demás c ostas proc esales, inc luso las de la defensa del
proc esado, sin preferenc ia entre los interesados.
5) A la mult a.
2. Cuando el delito hubiere sido de los que sólo pueden perseguirse
a instanc ia de parte, se satisfarán las c ostas del ac usador privado
c on preferenc ia a la indemnizac ión del Estado".

Cómo es de verse, el Código hispano no permite el pago de la
multa hasta que hayan sido satisfec hos otros c onc eptos:
reparac ión del daño e indemnizac ión de perjuic ios, indemnizac ión
al Estado y c ostas procesales. Esto es, vincula el cumplimiento de la
pena a la previa satisfac c ión de c antidades que responden a una
218
naturaleza distinta. De manera tal, que la eventual falta de pago
de estas c antidades ac arrea el no pago de la multa y, en
c onsec uenc ia, provoca su conversión en privación de libertad. Esta
c onc lusión no es, sin duda, satisfac toria.

En c uanto a la c anc elac ión de los antec edentes penales del
multado c abe anotar c on AYO FERNÁNDEZ que “ c ualquiera que
sea la forma de pago establec ida por el órgano judic ial, y
espec ialmente si se establec e el pago frac c ionado de la multa
impuesta, si se establec iera una obligac ión de pago de la multa
distante, en el tiempo, de la fec ha de la firmeza de la sentenc ia, se
produc irían unas c onsec uenc ias trasc endent es en orden a la
posterior c anc elac ión de los antec edentes penales. El plazo para
la c anc elac ión de los antec edentes penales no empezará a c orrer
hasta que no se haya extinguido la pena –art .126.3-, que, en el
c aso de la multa, equivale a que no empezaría a c orrer dic ho
plazo hasta que no se hubiera efec tuado el pago de la c antidad
t ot al o últ ima c ant idad frac c ionada de la mult a. El efec t o
subsiguiente de la c onc esión de pagos frac c ionados o de un pago
únic o diferido en el t iempo en func ión de la sit uac ión ec onómic a
del c ondenado es que, para los menos solventes, el plazo para la
c anc elac ión de antec edentes es materialmente más amplio frente
a los que efec túan el pago inmediatamente, siendo esta situac ión
219
absolut ament e injust a. Para evit ar est os efec t os discriminatorios el
juzgador debería utilizar el mismo c riterio para los solventes y para
los insolventes en una misma c ausa penal, establec iendo que el
pago se realic e, sea únic o para unos, sea frac c ionado para otros,
en una misma fec ha”
211
.


3.6.12. MOTIVACIÓN DE LA SENTENCIA QUE IMPONE LA PENA
PECUNIARIA

Sabido es que uno de los princ ipios fundamentales de la func ión
jurisdic c ional es la motivac ión esc rita de las resoluc iones judic iales
en todas las instanc ias, c on menc ión expresa de la ley aplic able y
de los fundamentos de hec ho en que se sustentan. Así aparec e
rec ogido en los diversos instrumentos internac ionales sobre la
materia y en c asi todas las Constituc iones del mundo
212
.


211
Cfr. Manuel Ayo Fernández. Las Penas, Medidas de Seguridad y
Consec uenc ias Ac c esorias. Aranzadi. Pamplona, 1997, pp. 172-173.

212
Por ejemplo, en Bélgic a: “ Toda sent enc ia será razonada (mot ivé) y se
pronunc iará en audienc ia públic a (en audienc e publique)” (Art. 97°); en España:
“ Las sentenc ias serán siempre motivadas y se pronunc iará en audiencia pública”
(Art . 120°); en Grec ia: “ Toda dec isión judic ial deberá espec ial y
doc ument alment e mot ivada, y se pronunc iará en audienc ia públic a…” (Art.
93°); en Holanda: “ Todas las sent enc ias (Alle vonnissen) deberán c ont ener los
mot ivos en que se fundamenten y, en c asos de índole penal, indic ar las normas
legales en que se base la c ondena. La sentenc ia se pronunc iará en audienc ia
públic a (me t open deuren)…” (Art . 175°).
220

De allí que se entiende que, por supuesto, la sentenc ia que impone
la pena pec uniaria debe estar debidamente motivada. Pudiera
pensarse que la determinac ión de la c uota no es prec iso motivarla
en la sentenc ia y que basta c on fijarla en la misma. No obstante,
Juec es y Tribunales tienen que motivar sus sentenc ias y esto abarca
a todos sus extremos y, entre ellos, qué duda c abe, los referentes a
los datos c onforme a los que se determinará la pena que debe
sufrir el reo.

Sin embargo, no deja de ser interesante e innovadora la propuesta
que formula el Código Penal español en el sentido que: “Los
Juec es o Tribunales determinarán motivadamente la extensión de
la pena dentro de los límites establec idos para c ada delito y según
las reglas del c apítulo II de este Título. Igualmente, fijarán en la
sent enc ia, el import e de est as cuotas, teniendo en cuenta para ello
exc lusivamente la situac ión ec onómic a del reo, deduc ida de su
patrimonio, ingresos, obligac iones y c argas familiares y demás
c irc unstanc ias personales del mismo” (Inc . 5° Art. 50°).

En este orden, el jurista hispano LLORCA ORTEGA estima que “ sobre
el órgano sentenc iador pesa la obligac ión de fundamentar o
razonar la c uantía de la c uota. Es c ierto que el legislador, en el art.
221
50.5, de forma expresa únic amente exige la motivac ión de la
ext ensión t emporal de la mult a. Pero, a mi juic io, tal exigenc ia se
extiende igualmente al otro elemento de la pena, esto es a la
c uota, pues así ha de ser interpretada la expresión <<igualmente
(mot ivadament e), fijarán en la sent enc ia, el import e de est as
c uotas....>>. El órgano sentenc iador, pues, ha de razonar, ha de
exponer el por qué fija la c uota en la c uantía en que lo ha
hec ho…”
213
.


Con base en la ley penal, la doc trina y jurisprudenc ia española han
destac ado que el órgano jurisdic c ional deberá determinar
motivadamente en la sentencia el número de días-multa y el
monto de la c uota diaria dineraria.

Lamentablemente, la c asuístic a judic ial nos enseña que sobre la
falta de motivac ión de la sentenc ia no existe un tratamiento
homogéneo otorgado por el Tribunal Supremo hispano. Para un
sec tor, ante la falta de mínima motivac ión se opta por c onc luir en
la nulidad de la sentenc ia, c on devoluc ión de la misma a la Sala
de instanc ia para que dic te otra nueva salvando ese defec to. Y
para otro sec tor, se ha de suplir la omisión en la sentenc ia


213
Cfr. José Llorc a Ort ega. Ob. Cit ., p. 130.
222
denominada de c asac ión (siempre que disponga de los datos y
elementos de juic io para ello) evitando la dec larac ión de nulidad.

Además, la misma c asuístic a judic ial ha detec tado una serie de
limitac iones de los magistrados al expedir su fallos: así, por ejemplo,
cuando se habla de “ ingresos” no se sabe en qué c onsisten;
c uando se emplean los términos “ pat rimonio” y “ propiedades” se
desc onoc e por c ompleto su c uantía; y, sobre todo, se ignora
c uales pudieran ser las c argas familiares del enc ausado.

Veamos los argumentos de la Sala Segunda del Tribunal
Correc c ional, que en su fallo número 108/ 2001, de fec ha 23 de abril
de 2001, en el Rec urso de Amparo número 1772/ 99, siendo el
ponent e Carles Viver Pi-Sunyer -que resolvió otorgando el amparo
solic itado, anulando la sentenc ia del 05 de abril de 1999 y
retrotrayendo las actuaciones al momento anterior al de dictarse la
sentenc ia, a fin de que la Audienc ia Provinc ial de Madrid dic te
nueva resoluc ión debidamente motivada- rec onoc ió que se ha
vulnerado el derec ho a la tutela judic ial efec tiva del rec urrente en
torno a la c uantific ac ión de las c uotas diarias fijadas en la pena de
días-multa c onsiderando que: “ ...En lo referente a la determinación
del importe de las c uotas que c orresponde satisfac er al
223
c ondenado por c ada período temporal, la Sentenc ia dic tada por
el Juzgado de lo Penal, c omo alega el Ministerio Fisc al, no aporta
c rit erio alguno para delimit ar la c ant idad fijada, mient ras la
Sentenc ia de la Audienc ia Provinc ial dec lara que la c uantific ac ión
efec tuada en instancia <<resulta ajustada a derecho y ponderada
a las c irc unstanc ias del hec ho y de la persona del ac usado>>, sin
espec ific ar c uáles fueron las c onc retas c irc unstanc ias que se
tuvieron en c uenta para individualizar las c uotas. En este extremo,
las resoluc iones inc umplirían las exigenc ias del art. 50.5 CP… Tal
inc umplimiento adquiere también relieve c onstituc ional por c uanto
la falta de motivac ión en la imposic ión de este tipo de pena
supone la ausenc ia de los elementos y razones de juic io que
permit en c onoc er los c riterios de la dec isión judic ial -resultado de
una indagac ión de la c apac idad ec onómic a del reo- y garantizan
su posterior c ontrol a través de los rec ursos. La ausenc ia de
mot ivac ión en la fijac ión del import e de las c uot as
c orrespondientes a la pena de días-multa inc umple el deber
reforzado de motivac ión de las Sentenc ias penales c ondenatorias,
por c uanto el derec ho a la tutela judic ial efec tiva se c onec ta aquí,
a través de la responsabilidad personal subsidiaria, c on el derec ho
a la libert ad personal. Por otro lado, c omo ya hemos dec larado, el
margen de disc rec ionalidad del que legalmente goza el Juez a la
hora de adoptar una dec isión -en este c aso, la de fijar una c uota
224
diaria entre dosc ientas pesetas y c inc uenta mil pesetas (art. 50.4
CP)- no c onstituye por sí mismo justific ac ión sufic iente de la dec isión
finalmente adoptada, sino que, por el c ontrario, el ejerc ic io de
dic ha fac ultad viene c ondic ionado estrec hamente a la exigenc ia
de que tal resoluc ión esté motivada, pues solo así puede
procederse a un c ontrol posterior de la misma en evitac ión de toda
arbitrariedad (SSTC 224/ 1992, de 14 de dic iembre, FJ 3; 25/ 2000, de
31 de enero, FJ 2). Por t odo ello, la ausenc ia total de motivac ión
sobre los criterios de determinación de las cuotas diarias finalmente
fijadas en las Sentenc ias impugnadas ha redundado en una lesión
del derecho del recurrente a obtener de los órganos judiciales una
resoluc ión motivada y fundada en Derec ho...” .

La sentenc ia de fec ha 22 de marzo de 1997, número 383/ 1997, en
el Rec urso de Casac ión número 2271/ 1996, de la Sala de lo Penal
del Tribunal Supremo, siendo el ponente Gregorio Garc ía Anc os,
adopta una posición similar a la expuesta. Dic ha sentenc ia dec lara
haber lugar al rec urso de c asac ión interpuesto c ontra la sentenc ia
de la Audienc ia de Sevilla de fec ha 03 de junio de 1996
dec larando la nulidad de la c itada resoluc ión c on devoluc ión de
la misma al Tribunal de instanc ia para que dic te nueva sentenc ia
que sea motivada sufic ientemente, argumentando que: “ Los
motivos segundo, terc ero y c uarto…c ontienen los mismos
225
fundamentos y la misma razón de pedir que no es otra que se
modifique o anule la sentenc ia rec urrida en c uanto en ella no se
motiva de forma alguna el por qué se impone al inc ulpado la pena
de multa en su grado máximo…Pues bien, en el c aso sometido a
debat e, hemos de c onsiderar a todas luc es insufic iente la
motivac ión que sobre el problema hac e el Tribunal <<a quo>>,
tanto en relac ión al tiempo de doc e meses, c omo a la c uota de
diez mil pesetas por día, ya que c uand o se habla de <<ingresos>>,
no se sabe en qué c onsisten; c uando se emplea los términos
<<patrimonio>> y <<propiedades>> se desconoce por completo su
c uantía; y, sobre todo, se ignora c uáles pudieran ser las c argas
familiares del enc ausado, ya que ni siquiera se hac e referenc ia a
ellas en la sentenc ia rec urrida…” .

Resulta de partic ular importanc ia el c ontenido de la sentenc ia de
fec ha 28 de enero de 1997, número 125/ 1997, en el Rec urso de
Casac ión numero 2802/ 1995, emitida por la Sala de lo Penal del
Tribunal Supremo, siendo el ponente José Luis Manzanares
Samaniego, que dec lara no haber lugar al rec urso de c asac ión,
atendiendo a que: “ la c orrec ta individualizac i6n de dic ha pena
pec uniaria requiere ahora -en el sistema de c uotas- un
c onoc imiento real de <<la situación económica del reo, deducida
226
de su patrimonio, ingresos, obligac iones y c argas familiares y
demás c irc unstanc ias personales del mismo>>, según reza el
artic ulo 50.5 del Código Penal de 1995, y debe evitarse que las dos
fases de la individualizac ión de la nueva multa…se c onfundan
respetando sólo formalmente el c ambio legislativo. Así las c osas, es
obvio que la mera solvenc ia del c ondenado, según c onsta en la
sentenc ia rec urrida, no basta para llenar las exigenc ias legales,
c omo no bastan los otros datos tangenciales que su lectura pueda
proporc ionar. Al juzgador de instanc ia c ompete por ello
pronunc iarse sobre este partic ular tras rec abar la oportuna
informac ión, y también -y dada la imposibilidad de dividir el fallo-
adoptar la dec isión misma sobre el tipo penal aplic able....” .

En relac ión a la falta de datos ac erc a de la c apac idad
ec onómic a del ac usado, la jurisprudenc ia del Tribunal Supremo
español registra dos tendenc ias. En primer lugar, se afirma que en
los c asos en que no se c onstate en la instruc c ión la real situac ión
ec onómic a del c ondenado, ésta no puede presumirse,
debiéndose fijar la c uota mínima legal.

Esto es lo que oc urre en la sentenc ia de fec ha 03 de marzo de 1998
número 283/ 1998, en el Rec urso de Casac ión número 815/ 1997, de
la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, siendo el ponente Joaquín
227
Martín Canivell -que declara no haber lugar al recurso de casación
interpuesto c ontra la sentenc ia dic tada por la Audienc ia Provinc ial
de Lérida, de fec ha 16 de dic iembre de 1996- que teniendo en
c uenta que no se ha produc ido una investigac ión proc esal
exhaustiva sobre la situación económica del multado fija el importe
de la c uota diaria en 5.000 pesetas: “ …No parec e que el Tribunal
contara con otros datos de los que señala el texto del Código Penal
para fijar la cuantía de las cuotas de la multa, ni que hubiera tenido
oc asión hábil para obtenerlos y c ontrastarlos en el breve plazo
para dic tar sentenc ia, no habiéndoselos suministrado tampoc o la
ac usac ión, pero sobre las bases relativas a la situación económica
del reo y aunque hubieran debido ser objeto de expresión
c onforme establec e el artíc ulo 50, regla 5 del Código Penal
vigente, no c abe, sin embargo, duda de que fue apropiada y
moderada la c uantía señalada para las c uotas diarias de la multa
al fijarle en 5.000 ptas., bastante más c erc ana al mínimo
legalmente fijado, de dosc ientas pesetas, que al máximo posible
de c inc uenta mil. Por ello el motivo ha de ser desestimado” .

En la sentenc ia del 21 de dic iembre de 1998, número 238/ 1998, en
el Rec urso de Casac ión número 279/ 1997, de la Sala de lo Penal
del Tribunal Supremo, siendo el ponente José Antonio Martín Pallín -
que dec lara haber lugar al rec urso de c asac ión por infrac c ión de
228
ley y de prec epto c onstituc ional c asando y anulando la sentenc ia
dictada el día 17 de octubre de 1996 por la Audiencia Provincial de
Barc elona- se plantea la nec esidad de razonar los criterios para fijar
la c uantía ante la c arenc ia de datos sobre la situac ión ec onómic a
del c ondenado: “ …No enc ont ramos, a lo largo de la sent enc ia,
ninguna motivac ión extensa o c onc reta que nos sirva de
orientac ión para detec tar los c riterios seguidos por el órgano
juzgador a la hora de fijar la c uantía del día -multa y la
responsabilidad personal subsidiaria, lo que c onstituye un defec to
que debe ser c orregido, bien mediante la anulac ión de la
sentenc ia, bien por medio de los razonamientos que podamos
realizar en la resoluc ión que finalmente se dic te por esta Sala. La
nueva modalidad establec ida para las penas pec uniarias exige
que los órganos dec isores solic iten, antes de proc eder a la
resoluc ión del c aso, la terminac ión de la pieza de responsabilidad
c ivil y pec uniaria, c on objeto de obtener los datos prec isos para
fijar, c on c riterios ajustados al c aso c onc reto, el importe diario de la
mult a. La c arenc ia de datos ec onómic os se interpretará, en todo
caso, en favor del reo, que debería ser considerado insolvente, con
la c onsiguiente disminuc ión en la fijac ión de la c uantía del día
multa. Parec e lógic o mantener que la insolvenc ia total, derivada
de una situac ión de paro, es un índic e revelador que llevaría a la
imposic ión de la multa en el mínimo previsto por la ley, c on la
229
c onsiguiente reperc usión sobre los días fijados para la
responsabilidad personal subsidiaria, en atenc ión a la naturaleza y
entidad del delito y la durac ión de la pena” .

En la sentenc ia del 03 de oc tubre de 1998, número 1152/ 1998, en el
Rec urso de Casac ión signado c on el número 2331/ 1997 de la Sala
de lo Penal del Tribunal Supremo, siendo el ponente Gregorio
Garc ía Anc os -que dec lara haber lugar en parte al rec urso de
c asac ión interpuesto y, c asa y anula la sentenc ia dic tada por la
Audienc ia Provinc ial de Santander de fec ha 16 de junio de 1997- se
establec e la nec esidad de c onoc er la situac ión ec onómic a del
ac usado, y que ante la ausenc ia de investigac ión sobre ésta se ha
de fijar una c uota mínima: “ ....la realidad es que esta Sala c arec e
de los nec esarios datos y elementos de juic io para poder motivar la
pena de referenc ia. Por ello, para evitar esa nulidad y dilac iones
inj ustas, y tratándose de una simple falta de lesiones, se inc lina en
este c aso (insistimos, en este c aso) por c asar la sentenc ia en este
punto e imponer la multa en su mínima c uantía, es dec ir la de 60
días a razón de dosc ientas pesetas diarias, c uantía esta que
lógic amente no nec esita ser fundamentada de modo alguno” .

230
En segundo lugar, se observa la positiva dec isión del Tribunal
Supremo de no verse obligado a imponer la c uota mínima ante la
falta de c onstanc ia de la situac ión ec onómic a del c ondenado, ya
que en ese supuesto se deberán tomar en c onsiderac ión otros
dat os válidos
214
.

Es así que en la sentenc ia del 07 de abril de 1999, número
1207/ 1998, en el Rec urso de Casac ión número 3237/ 1997, de la
Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, siendo el ponente Cándido
Conde-Pumpido Touron -que resuelva dec larar no haber lugar al
rec urso de c asac ión por infrac c ión de ley interpuesto por el
rec urrente c ontra sentenc ia dic tada por la Audienc ia Provinc ial de
Castellón- se alude de modo específico a este tema: “ …en el c aso
ac tual c ontamos c on elementos, tomados en c onsiderac ión por el
Tribunal, que permiten avalar la moderac ión de la pena
atendiendo a la situac ión ec onómic a del reo, deduc ida de su
patrimonio, ingresos, obligac iones y c argas familiares y demás
c irc unst ancias personales del mismo, c omo previene la ley. En
efec to, c onsta en las ac tuac iones y lo rec oge la Sentenc ia, que el
c ondenado fue dec larado expresamente solvente en la pieza de
responsabilidad c ivil t ramit ada en est a c ausa, disponiendo de


214
Cfr. Manuel Marc hena Gómez. El Código Penal de 1995. Edit oral Comares.
Granada, 1997, p. 115.
231
medios para prest ar espont áneament e la fianza requerida para
responder de sus responsabilidades c iviles. Consta asimismo que
dispone de trabajo fijo, de vehíc ulo propio y de apartamento
(donde sostenía las relac iones sexuales c on la menor víc tima de
estos hec hos), siendo soltero, de 36 años de edad y sin que le
c onsten c argas familiares de ningún tipo, disponiendo además del
desahogo ec onómic o sufic iente para requerir -y abonar- c on
evidente frec uenc ia (varias vec es al mes) los servic ios de una
menor de edad c omo prostituta. En tales circunstancias calificar de
abusiva o desproporc ionada una c uota diaria de 2.000 ptas. (en la
mitad inferior del primer déc imo de la c ifra legalmente prevenida,
c omo ya se ha expresado), no resulta admisible a no ser que se
pretenda vac iar de contenido el sistema de penas establecido por
el Poder Legislativo en el Nuevo Código Penal, c onvirtiendo la
pena de multa a través del sistema de días-multa en algo
meramente simbólic o, en el que el c ontenido efec tivo de las penas
impuestas por hec hos tipific ados en el Código Penal ac abe
resultando inferior a las sanc iones impuestas por las infrac c iones
administrativas, de menor entidad. Proc ede, por todo ello, la
desestimac ión del rec urso interpuesto” .

Por su parte, el auto del 17 de marzo de 1999, en el Rec urso de
Casac ión número 317/ 1998, de la Sala de lo Penal del Tribunal
232
Supremo, siendo el ponente Andrés Martínez Arrieta -que acuerda
no haber lugar a la admisión del rec urso de c asac ión formalizado
por el rec urrente c ontra auto dic tado por la Audiencia Provinc ial
de Málaga- plantea que: “ …Por ot ra part e, la revisi6n de la
c uantía de la c uota sólo podría efec tuarse c uando la indic ada por
el Tribunal fuese arbitraria y desproporc ionada. En ese sentido, los
argument os del rec urrent e se dirigen a demost rar est a
arbitrariedad sobre la base de las c antidades afianzadas en la
pieza de responsabilidad c ivil, y señala que el punto de partida es
la ac eptac ión de las c ifras que aparec en en un informe de polic ía
en esa pieza. Frente a estos argumentos, ha de señalarse que la
c uantía de la multa no ha de enc ontrarse en una dependenc ia
absoluta de la c ifra sobre la que se afirmó la solvenc ia en la pieza
de responsabilidad c ivil, pues no es c orrelativa al patrimonio del
ac usado. Por el c ontrario, la Sala puede c onsiderar t ambién ot ros
datos que revelan la situac ión ec onómic a del ac usado, c omo los
ingresos mensuales, e inc luso otros fac tores c omo las c argas
familiares, obligac iones o c irc unstanc ias personales del ac usado.
En est e sent ido, la c uot a diaria señalada por la Audienc ia no
puede c onsiderarse desproporc ionada y, por tanto, no puede ser
revisado el auto impugnado” .

233






CAPÍTULO CUARTO
EL SISTEMA DE DÍAS- MULTA EN EL DERECHO
PENAL PERUANO
234
CAPÍTULO CUARTO
EL SISTEMA DE DÍAS-MULTA EN EL DERECHO PENAL PERUANO


SUMARIO: 4.1. EVOLUCIÓN LEGISLATIVA DE LA PENA DE MULTA EN EL
PERÚ. 4.2. LA PENA DE MULTA EN EL CÓDIGO PENAL DE 1991. 4.2.1.
PRESENCIA DE LA PENA DE MULTA EN EL CÓDIGO PENAL. 4.2.2. SISTEMA
DE APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA. 4.2.3. PROCEDIMIENTO DE
DETERMINACIÓN DEL NÚMERO DE DÍAS-MULTA. 4.2.4. EXTENSIÓN
PROMEDIO DEL NÚMERO DE DÍAS-MULTA APLICABLES. 4.2.5. CRITERIOS
UTILIZADOS PARA LA DEFINICIÓN DE LA CUOTA DIARIA. 4.2.6. REGLAS
ESPECIALES PARA LA DEFINICIÓN DE LA CUOTA DIARIA. 4.2.7.
POSIBILIDADES DE MODIFICACIÓN DE LA CUOTA DIARIA FIJADA EN LA
SENTENCIA. 4.2.8. PLAZO Y MODALIDAD DE PAGO DE LA MULTA. 4.2.9.
CASOS DE CONVERSIÓN POR NO PAGO DE LA MULTA. 4.2.10. MEDIDAS
ALTERNATIVAS APLICABLES A LA MULTA. 4.2.11. MULTA SUSTITUTIVA DE
PENAS PRIVATIVAS DE LIBERTAD. 4.2.12. CÓMPUTO DE LA DETENCIÓN.
4.2.13. PRESCRIPCIÓN DE LA PENA DE MULTA. 4.2.14. LA REHABILITACIÓN
DEL MULTADO. 4.3. LA PENA DE MULTA EN EL ANTEPROYECTO DE
CÓDIGO PENAL DE 2004 DE LA COMISIÓN ESPECIAL REVISORA CREADA
POR LEY No. 27837. 4.3.1. ANTECEDENTES. 4.3.2. ESTRUCTURA Y
SISTEMÁTICA DE LA PENA DE MULTA. 4.3.3. EL ANTEPROYECTO DE 2004 Y
LA MULTA EN EL CÓDIGO PENAL DE 1991. 4.3.4. LA MULTA COMO
SUSTITUTIVA DE PENAS PRIVATIVAS DE LIBERTAD EN EL ANTEPROYECTO.
4.3.5. PRESCRIPCIÓN Y MULTA EN EL ANTEPROYECTO. 4.3.6. LA
REHABILITACIÓN DEL MULTADO. 4.4. MOTIVACIÓN DE LA SENTENCIA QUE
IMPONE LA PENA PECUNIARIA. 4.5. COBRANZA DE LAS MULTAS IMPUESTAS
POR EL PODER JUDICIAL. 4.5.1. PROPUESTA DE LINEAMIENTOS GENERALES
PARA LA EJECUCIÓN Y COBRANZA DE LAS PENAS DE MULTA IMPUESTAS
POR LA AUTORIDAD JUDICIAL.


235
4.1. EVOLUCIÓN LEGISLATIVA DE LA PENA DE MULTA EN EL PERÚ

Durante el Inc anato las sanc iones patrimoniales no alc anzaron un
desarrollo importante. Ello se debió, sobre todo, al modelo de
organizac ión estatal existente en este período y que se c arac terizó
por poseer rasgos marc adamente soc ialistas, a la vez que una
base de legitimac ión eminentemente teoc rátic a. Todas las fuentes
históric as destac an que los Inc as dieron prioridad en su sistema
punitivo a sanc iones c orporales severas, razón por la c ual a la
c onfisc ac ión de la propiedad sólo se le otorgó la c ondic ión de
c astigo c omplementario
215
.

En el siglo XVI, luego de la c onquista española, tuvo vigenc ia el
derec ho penal peninsular. Entre las normas correspondientes a esta
etapa, Las Siete Partidas fueron la c ompilac ión legal de mayor
aplic ac ión. En ellas las penas pec uniarias tenían una presenc ia
importante y eran individualizadas en atenc ión al grado de
solvenc ia del c ondenado, al extremo que en algunas oc asiones la
c ondic ión pobre del reo podía llegar a eximirlo del pago de la
pena de multa.



215
Cfr. Luis Jiménez de Asúa. Tratado de Derec ho Penal. Tomo I. Cuarta Edic ión.
Editorial Losada S.A. Buenos Aires, 1964, p. 931; Hermann Trimborn. Ob. Cit., p. 109 y
ss; Eugenio Raúl Zaffaroni. Derec ho Penal. Part e General. Ob. Cit ., p. 146.
236
Cabe anotar que las diferentes rec opilac iones, vigentes por aquél
entonc es, regulaban penas de multa tanto para ric os c omo para
pobres. Asimismo, en ella s se establec ieron severas sanc iones para
los c asos en que el c ondenado inc umplía c on el pago de la pena
pec uniaria, c onvirtiéndose esta última en penas c apitales o
c orporales
216
.

Al ser proc lamada la Independenc ia en 1821 y durante el
Protec torado del General don José de San Martín, el derec ho
hispano hasta entonc es en vigor no sufrió modific ac iones
sustanc iales. San Martín, en uno de sus primeros ac tos de gobierno,
ratific ó por Dec reto la permanenc ia del derec ho c olonial siempre y
c uando no resultase inc ompatible c on los ideales de libertad e
independenc ia, bases del nuevo régimen polític o
217
.

Ahora bien, la nueva legislac ión que fue emitiendo el Protec tor
c onc edió a la pena de multa alguna notoriedad. En tal sentido,
ella fue c onsiderada c omo sanc ión principal, únic a o c onjunta, en
la Ley de Imprenta de 1823. En dicha ley, además, se regularon dos
formas de aplic ac ión de la pena pec uniaria: c omo multa tasada


216
Cfr. Carlos Font án Balest ra. Ob. Cit ., p. 123 y ss.

217
Cfr. José Hurtado Pozo. Manual de Derec ho Penal. Parte General. Segunda
Edic ión. Eddili. Lima, 1987, p. 104, not a 26.
237
(Arts. 18º y 20º) y como multa proporc ional (Art s. 19º y 22º).
Asimismo, se disponía que c uando se inc umpliera c on el pago de
la multa los c ondenados podían ser “ destinados c uatro meses á
sepultar c adáveres en el Campo Santo” o se les convertiría la multa
impuesta en “ dos meses de prisión” .

Al establec erse la Confederac ión Peruano Boliviana, bajo el
auspic io del Marisc al Andrés de Santa Cruz, adquirió vigenc ia en el
Perú el Código Boliviano de 1836
218
. Este sistema normativo incluía a
la multa entre las llamadas penas pec uniarias (Art. 28º),
regulándola en base a un modelo global (Art . 83º).
Excepcionalmente, tratándose de delitos de c ohec ho y otros
contra el patrimonio del Estado, contemplaba la aplicación de una
multa proporc ional (Arts. 85º y 353º). En c uanto al inc umplimiento
del pago de la multa el Código de Santa Cruz permitía para el
c ondenado la c onversión de la pena pec uniaria en ” arresto de
quinc e días a seis meses, donde pueda trabajar para satisfac erla
después de haber sufrido las demás penas a que también hubiese
sido c ondenado” (Art . 84º). También dispuso que el importe de las
multas sería dest inado íntegramente a la Caja de Reparac iones
(Art . 87º).



218
Cfr. Luis Jiménez de Asúa. Ob. Cit ., p. 1202.
238
El Código Penal de 1863 otorgó a la multa la doble c ondic ión de
pena grave y leve (Art . 23º). Si bien est ruc t uró una mult a de tipo
global, en algunos delitos de la Parte Espec ial el legislador inc luyó
una de estilo proporc ional. Así por ejemplo, el Art. 361º sancionaba
el delito de daños c on arresto y multa “ equivalent e al duplo del
valor del daño c ausado, que se aplic ará á la parte damnific ada” .

Un aspec to relevante del tratamiento de la pena pec uniaria en
este Código Penal fue la inc lusión, por primera vez en el derec ho
peruano, de un límite para el monto dinerario, el mismo que no
podía exc eder “ de la quint a part e de la rent a del c ulpable” (Art .
53º). También es de destac ar la disposic ión que establec ía que el
importe de la multa debía destinarse a indemnizar la
“ responsabilidad c ivil; y si no la hubiere, ó fuere ésta menor que
aquella, á benefic io de las respec tivas c árc eles, en el todo ó en la
part e exc edent e” (Art. 86º in fine). Además, el sistema normativo
que c omentamos otorgó absoluta disc rec ionalidad al Juez para
proc eder a la c onversión de la multa impuesta en arresto, c uando
el c ondenado no pudiese o rehusare pagarla (Art. 53º in fine).

239
Los anteproyec tos de reforma de 1877 (Art s. 71º y 100º) y de 1900-
1902 (Art s. 55º y 86º)
219
c onservaron para la multa los mismos
c riterios sobre aplic ac ión y extensión que ya poseía en el Código
de 1863. En ese sentido, sólo el Anteproyec to de 1877 reguló tres
formas de multa: c omo pena grave o aflic tiva, como pena
c orrec c ional y c omo pena leve. En ambos instrumentos legislativos
se inc luyeron c omo penas c onminadas multas proporc ionales. Así
por ejemplo, el texto de 1877 reprimía el delito de exac c ión c on
inhabilitac ión y multa de “ diez a c inc uent a por c ient o sobre la
c ant idad exigida” (Art. 246º). Por su parte, el doc umento de 1900-
1902 sanc ionaba el delito de malversac ión de c audales públic os
c on una suspensión del empleo y multa del “ 10 por c iento al 50 por
c iento sobre la c antidad mal aplic ada, si resultase daño o
ent orpec imient o del servic io públic o” (Art . 212º).

Conviene menc ionar que a diferenc ia del Anteproyec to de 1877
(Art . 71º in fine), el de 1900-1902 se preoc upó por regular la
c onversión de la multa no satisfec ha en privac ión de libertad, en
base a una ec uac ión de equivalenc ia que c onvertía "un día de
arresto por c ada dos soles, no pudiendo exc eder éste de seis
meses". Asimismo, se normaba una forma de pago in extremis,
señalándose que “ En c ualquier tiempo podrá el reo librarse del


219
Cfr. Luis Jiménez de Asúa. Ob. Cit ., p. 1203 y ss.
240
arrest o pagando la c antidad c orrespondiente al tiempo que le
falt e” (Art . 55º).

El hito más importante del proc eso evolutivo de la pena de multa
en el Perú lo c onstituye, sin lugar a dudas, el Anteproyec to de
Código Penal de 1916, que fue elaborado por el internac ionalista
VÍCTOR M. MAÚRTUA
220
. La configuración de la pena pecuniaria en
dic ha propuesta normativa adoptó, por vez primera, en el Perú y
en Latinoaméric a, el por entonc es novedoso sistema suec o de los
días- multa, c alc ulando el importe dinerario de la pena en base a
la renta bruta diaria del c ondenado. Su extensión fue fijada entre
dos días a tres meses (Art. 22º), y se le c onsideró c omo pena
princ ipal y ac c esoria (Art. 29º).

En el Anteproyec to de 1916 se fijó también un plazo de 15 días a 3
meses para el pago de la multa (Art. 24º), autorizándose la
c onversión por inc umplimiento o insolvenc ia del c ondenado (Art.
23º). Es de menc ionar que sus normas permitían sustituir la prisión
c onvertida por prestac ión de trabajo "en una obra del Estado o de
inst it uc iones d e utilidad públic a, a razón de un día de trabajo por
c ada día de prisión" (Art. 25º). En c uanto al destino de la multa, el
texto que analizamos señaló que ella podía servir para c ubrir las


220
Cfr. José Hurt ado Pozo. Manual de Derec ho Penal. Ob. Cit ., p. 110 y ss.
241
indemnizac iones que los c ondenados no hubieren abonado
direc tamente a las víc timas del delito (Art. 21º). Finalmente, el
legislador de modo expreso señaló que "La mult a se ext ingue por
muerte del c ondenado" (Art. 26º), disposic ión que resultaba
innecesaria o redundante a tenor de lo dispuesto por el artículo 99º:
"La muerte del c ondenado extingue el derec ho de ejec uc ión de la
pena".

Con la promulgac ión del Código Penal de 1924, el sistema de días-
multa se consolidó como principal modelo de aplicación de la
pena pec uniaria. La Exposic ión de Motivos destac aba que "El
Proyec to establec e que la multa c orresponde a la renta probable
del c ondenado desde dos días hasta tres meses. Se c onsidera
c omo renta lo que obtuviere el c ondenado c ada día por bienes,
empleo, industria o trabajo"
221
. No obstante ello, el marc o
normativo de dic ho Código inc luyó también otras formas de multa
en la Parte General y en los Libros Segundo y Terc ero sobre Delitos y
Faltas. Es así que se permitía aplic ar una multa espec ial para los
delitos c ometidos c on fines de luc ro o por c odic ia, aún c uando
dic ha sanc ión no estuviese c onminada para el hec ho punible (Art.
25º). Luego, se sanc ionaban los ac tos de fraude elec toral y las
faltas c ontra las buenas c ostumbres, respec tivamente, c on multas


221
Cfr. Código Penal. Edic ión Ofic ial. Librería E. Moreno. Lima, p. 159.
242
globales (Art s. 317º y 390º). Es de anot ar que a t ravés de
modificaciones posteriores en su artic ulado, el Código de 1924 fue
rec epc ionando nuevas modalidades de aplic ac ión de la pena de
multa, las que paulatinamente desplazaron operativamente al
sistema de días-multa. Ello oc urrió, por ejemplo, c on el Dec reto Ley
No. 22633 (01.08.1979), que inc orporó una multa en func ión a
sueldos mínimos vitales para reprimir el delito de difamac ión (Art.
188º).

En lo referente a la extensión, modo de determinac ión, de
c umplimiento y de c onversión en prisión de la multa, el Código
Maúrt ua mantuvo los mismos c riterios y opc iones que ya habían
sido propuestos en el Anteproyec to de 1916 (Arts. 20º a 24º).
Igualmente c onservó la innec esaria disposic ión sobre el efec to
extintivo de la muerte del c ondenado en la multa (Art. 26º).

Durante los 67 años de vigenc ia que tuvo el Código Penal del 24
(1924- 1991), se fueron adoptando en el derec ho nac ional,
princ ipalmente a través de leyes espec iales y c omplementarias,
otras formas de aplic ac ión de la pena de multa. Por ejemplo, se
aplicó a los delitos de tráfic o ilíc ito de drogas y ec onómic os,
tipific ados en el Dec reto Ley No. 22095 (21.02.1978) y en el Dec reto
Legislat ivo No. 123 (15.06.1981), respec t ivament e, multas que
243
c onsideraban c omo su unidad de c uantific ac ión los sueldos
mínimos vitales para la industria y c omerc io en la Provinc ia de
Lima. Y también se inc orporó c on las leyes No. 16185 (28.06.1966) y
No. 24939 (19.11.1988), para los ac tos de c ontrabando y
defraudac ión de rentas de aduanas, multas proporcionales al valor
de las merc anc ías objeto de ac c ión del delito.

Los intentos de reforma del Código Maúrtua respet aron su
adscripción al modelo escandinavo. En todo caso, los cambios que
fueron promoviendo los diferentes proyectos de 1927-1928, 1972
222
,
1984, 1985, 1986, 1989, 1990 y 1991, c omo sostiene el jurista PRADO
SALDARRIAGA
223
, se preoc uparon por extender los alc anc es
c uantitativos de los límites de la pena de multa, a la vez que por
regular porc entajes para la c uota diaria c uando el c ondenado
fuese un trabajador dependiente. Asimismo, ellos fueron definiendo
un plazo para el pago de la multa y ensayando formas de
c onversión que permitieran a la multa reemplazar penas privativas
de libertad de c orta durac ión. Un aspec to del proc eso de reforma
del Código Penal de 1924, y que merec e espec ial atenc ión, radica
en la c lara intenc ión del legislador nac ional de reservar para el


222
Cfr. Luis Bramont Arias. Derecho Penal. Parte General. Tomo I. Tercera Edición.
Lima, 1978, p. 131 y ss.

223
Cfr. Víc tor Roberto Prado Saldarriaga. Todo sobre el Código Penal. Ob. Cit., p.
70 y ss.
244
insolvente c ondenado a una pena de multa, un tratamiento
privilegiado.


4.2. LA PENA DE MULTA EN EL CÓDIGO PENAL DE 1991

A c ontinuac ión desarrollaremos un estudio analítico del tratamiento
normativo de la pena de multa en el Código Penal de 1991. Para
ello haremos una revisión dogmátic a del artic ulado pertinente,
c omparando sus disposic iones y c riterios c on los expuestos en el
Código Maúrtua y en el proc eso de reforma de 1984-1991. Y con la
finalidad de evaluar mejor las bondades y defec tos de la
regulac ión nac ional de la multa, rec urriremos
c omplementariamente en nuestro análisis a la esc asa
jurisprudenc ia existente y a la experienc ia legislativa que aporta el
derecho penal c omparado.

Para alc anzar una visión integral de la pena pec uniaria en el
derec ho vigente revisaremos los siguientes aspec tos:

1. Presenc ia de la Pena de Multa en la Sanc ión de Delitos y Faltas.

2. Sistema de Aplic ac ión.
245

3. Proc edimiento de Determinac i ón del Número de Días- Multa.

4. Extensión Promedio del Número de Días- Multa Aplic ables.

5. Criterios Utilizados para la Definic ión de la Cuota Diaria
Dineraria.

6. Reglas Espec iales para la Definic ión de la Cuota Diaria.

7. Posibilidades de Modific ac ión de la Cuota Diaria Fijada en la
Sentenc ia.

8. Plazo y Modalidad de Pago de la Multa.

9. Casos de Conversión por No Pago de la Multa.

10. Medidas Alternativas Aplic ables a la Pena de Multa.

11. Multa Sustitutiva de Penas Privativas de Libertad.

12. Cómputo de la Detenc ión.

246
13. Prescripc ión de la Pena de Multa.

14. La Rehabilitac ión del Multado.


4.2.1. PRESENCIA DE LA PENA DE MULTA EN EL CÓDIGO PENAL

Comenc emos por señalar que el Código Penal del 91 sólo
c ontempla a la multa c omo pena princ ipal, diferenciándose así de
su antec esor que la c onsideraba además c omo pena ac c esoria.
De allí que resulta equivoc ada la posic ión adoptada por la Corte
Suprema en la ejec utoria del 18 de julio de 1997, que integrando
una sentenc ia por delito c ontra la fe públic a impuso a las
c ondenadas “ ...la pena ac c esoria de treinta días- multa que
abonarán a favor del Tesoro Públic o...” (Exp. No. 3664-96,
proc edente de Junín).

En c uanto a su presenc ia c uantitativa, es de c omentar que sobre
un total de 472 infrac c iones penales, entre delitos y faltas, la multa
aparec e c omo pena c onminada en 143 oc asiones (30,29%). De
este volumen, en 116 c asos (24,58%) se le ubic a c omo sanc ión
c onjunta a una pena privativa de libertad. En 14 oc asiones (2,96%)
se le emplea c omo pena alternativa a penas privativas de libertad
247
o limitativas de derec hos. Y, en 13 c asos (2.75%) la multa aparec e
c omo la únic a sanc ión aplic able. Comparativamente, podemos
sostener que el Código vigente ha ampliado de modo
c onsiderable el radio de ac c ión de la multa, pues el mismo en el
Código Maúrtua era bastante reduc ido, y sólo abarc aba a 107 del
total de infrac c iones previstas, c orrespondiendo 43 c asos a penas
c onjuntas, 57 a penas alternativas y sólo 7 c asos a pena únic a
224
.

En un plano c ualitativo, se c onstata que el c uadro de distribuc ión
del uso de la pena de multa en la sanc ión de delitos y faltas
presenta, entre otros, los siguientes indic adores. El mayor número
de frec uenc ias se registra entre los delitos c ontra el orden
financ iero y monetario (24 c asos), seguido por los delitos c ont ra el
orden ec onómic o (16 c asos) y c ontra la seguridad públic a (19
c asos). En c ambio, los registros mínimos de uso c onminado de la
pena pecuniaria los encontramos en el ámbito de los delitos contra
la familia (1 c aso), c ontra la c onfianza y la buena fe en los
negoc ios (1 c aso), c ontra el Estado y la defensa nac ional (3 c asos)
y c ontra la tranquilidad públic a (4 c asos). [ Cuadro No. 11]



224
Según información suministrada por el profesor Víctor Roberto Prado Saldarriaga
para el ILANUD. Cfr. Daniel González y Ana Garit a. Ob. Cit ., p. 21.
248
CUADRO No. 11
PRESENCIA DE LA MULTA ENTRE LOS DELITOS Y FALTAS TIPIFICADOS EN EL CÓDIGO PENAL PERUANO DE
1991
225


TIPO DE MULTA
INFRACCIÓN PENAL CONJUNTA ALTERNATIVA UNICA TOTAL
LA VIDA, EL CUERPO Y LA SALUD 3 1 - - 4
EL HONOR 3 1 1 5
LA FAMILIA 1 - - - - 1
LA LIBERTAD 9 - - - - 9
EL PATRIMONIO 6 - - - - 6
LA CONFIANZA Y LA BUENA FE EN LOS NEGOCIOS 1 - - - - 1
DERECHOS INTELECTUALES 9 - - - - 9
PATRIMONIO CULTURAL 5 - - - - 5
ORDEN ECONÓMICO 11 3 2 16
ORDEN FINANCIERO Y MONETARIO 23 - - 1 24
TRIBUTARIOS 2 - - - - 2
SEGURIDAD PÚBLICA 17 2 - - 19
ECOLOGÍA 9 1 - - 10
TRANQUILIDAD PÚBLICA 4 - - - - 4
HUMANIDAD - - - - - - - -
ESTADO Y LA DEFENSA NACIONAL 3 - - - - 3
LOS PODERES DEL ESTADO Y EL ORDEN
CONSTITUCIONAL
- - - - - - - -
VOLUNTAD POPULAR - - - - - - - -
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA 3 1 2 6
FE PÚBLICA 7 - - - - 7
FALTAS - - 5 7 12
TOTAL 116 14 13 143

Con relac ión al requerimiento de la pena de multa c omo sanc ión
únic a en delitos o faltas, c abe destac ar que su presenc ia es muy
limitada si se le c ompara c on la que c orresponde a las penas
privativas de libertad. En efec to, sólo en 13 infrac c iones penales el
legislador ha c onsiderado c omo sanc ión a la multa, mientras que
en 253 infrac c iones él rec urrió a penas privativas de libertad
temporales o de c adena perpetua. [ Cuadro No. 12]


225
Informac ión ac t ualizada hast a el mes de agost o de 2005.
249

CUADRO No. 12
FRECUENCIA DE LA MULTA Y LAS PENAS PRIVATIVAS DE LIBERTAD COMO SANCIONES ÚNICAS
EN EL CÓDIGO PENAL PERUANO DE 1991
226


INFRACCIÓN PENAL MULTA
UNICA
PENA PRIVATIVA DE
LIBERTAD UNICA
LA VIDA, EL CUERPO Y LA SALUD - - 29
EL HONOR 1 - -
LA FAMILIA - - 9
LA LIBERTAD - - 39
EL PATRIMONIO - - 29
LA CONFIANZA Y LA BUENA FE EN LOS NEGOCIOS - - 2
DERECHOS INTELECTUALES - - - -
PATRIMONIO CULTURAL - - 1
ORDEN ECONÓMICO 2 3
ORDEN FINANCIERO Y MONETARIO 1 3
TRIBUTARIOS - - 1
SEGURIDAD PÚBLICA - - 31
ECOLOGÍA - - 7
TRANQUILIDAD PÚBLICA - - 4
HUMANIDAD - - 4
ESTADO Y LA DEFENSA NACIONAL - - 22
LOS PODERES DEL ESTADO Y EL ORDEN CONSTITUCIONAL - - 4
VOLUNTAD POPULAR - - 5
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA 2 55
FE PÚBLICA - - 5
FALTAS 7 - -
TOTAL 13 253


4.2.2. SISTEMA DE APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA

El Código Penal de 1991 utiliza de manera exc lusiv a y excluyente el
sistema esc andinavo del día - multa para la determinac ión y
aplic ac ión de la pena pec uniaria (Art. 41º). Este sistema se emplea
tanto para la sanc ión de delitos c omo para la de faltas. De esta
forma el legislador peruano ratific a la adhesión nacional al modelo
del dagsbot que inic ialmente hic iera el Anteproyec to de 1916 y a


226
Idem.
250
la que también se vinc ularon los diferentes proyec tos del proc eso
de reforma 1984-1991. [ Cuadro. No. 13]

CUADRO No. 13
SISTEMAS DE APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA UTILI ZADOS EN EL CÓDIGO PENAL DE 1924,
EN LOS PROYECTOS DE REFORMA 1984- 1991 Y EN EL CÓDIGO PENAL VIGENTE

DÍAS- MULTA MULTA EN
TEXTO PENAL

CLÁSICO MULTA
TEMPORAL
MULTA
TASADA
MULTA
GLOBAL
MULTA
PROPORCI ONAL
UNIDAD
ECONÓMICA
REFERENCIAL
C.P. 1924 X X X
P.C.P. SETIEMBRE 1984 X
P.C.P. OCTUBRE 1984 X
P.C.P. AGOSTO 1985 X
P.C.P. ABRIL 1986 X
P.C.P. SETIEMBRE 1989 X
P.C.P. JULIO 1990 X
P.C.P. ENERO 1991 X
C.P. 1991 X

Es de menc ionar, además, que en el presente el uso de los días-
multa se ha ido generalizando entre los sistemas jurídicos extranjeros
c ontemporáneos, c omo se observa en los c ódigos penales de
Alemania (§ 40 I), Aust ria (§19 I), Bolivia (Art . 29º), Brasil (Art. 49º),
Costa Ric a (Art. 53º), Cuba (Art. 35º), El Salvador (Art. 61º) y Panamá
(Art . 48º).

Cabe anotar que en el derec ho penal espec ial y c omplementario
vigente ac tualmente en el país, la utilizac ión de la pena de multa
también se desarrolla en base al sistema de días-multa. Así por
ejemplo, el Art. 11º del Dec reto Ley No. 25475 (06.05.1992) que
reprime el delito de terrorismo señala que “ Toda c ondena dic tada
en aplic ac ión del presente Dec reto Ley, llevará c onsigo la pena
251
ac c esoria de multa de sesenta a tresc ientos sesentic inc o días-
multa” . Por su parte, el Art. 1º de la Ley No. 26461 (08.06.1995) sobre
delitos aduaneros también prec isa c on relac ión al c ontrabando
que su autor o partíc ipe “ será reprimido c on pena privat iva de
libert ad no menor de c inc o ni mayor de oc ho años y con
tresc ientos a setec ientos treinta días-multa”. Y en el Art . 202º del
Dec reto Ley No. 23214 (24.07.1980), Código de Justic ia Militar, se
establec e que los autores de delitos c ontra el deber y dignidad de
la func ión, “ serán reprimidos c on la pena de prisión o rec lusión
milit ar según la gravedad de la infrac c ión, con multa de la renta de
30 a 60 días e inhabilit ac ión...” .

Sin embargo, c onstituye una exc epc ión la c onfigurac ión de los
días-multa en la pena pec uniaria para los autores de delitos contra
el sufragio, c onminada en la Ley Orgánic a de Elec c iones (Ley No.
26859 del 01.10.1997). Según el art íc ulo 390° “ Son reprimidos c on
pena privativa de la libertad no mayor de seis meses y pena de
multa no menor del diez por c iento del ingreso mínimo vital
multiplic ado por treinta días de multa más pena ac c esoria de
inhabilitac ión, por igual tiempo que el de la c ondena, de
c onformidad c on los inc isos 1), 2), 3), 4) y 8) del Artíc ulo 36º del
Código Penal” . Esto es, el legislador ha diseñado una multa c on
definic ión tasada de los días-multa aplic ables (30 días-multa),
252
omitiendo la valorac ión de los indic adores relativos a la
antijuridic idad del hec ho y el grado de c ulpabilidad del autor.
Asimismo ha establec ido la c uota diaria dineraria en base a un
porc entaje del ingreso mínimo vital (no menor del 10% del ingreso
mínimo vital).

En c uanto a la multa c omo sanc ión administrativa, es evidente que
ella suele aplic arse en base a otros c riterios de referenc ia. Así por
ejemplo en el caso de infracciones contra la competencia y contra
los derec hos de los c onsumidores, tanto el Dec reto Legislativo No.
701 (07.11.1991) c omo el Dec ret o Legislat ivo No. 716 (09.11.1991)
c ontemplan la determinac ión de la multa a través de Unidades
Impositivas Tributarias (Arts. 23º y 41º, respectivamente). En cambio,
en el c aso de infrac c iones aduaneras, la Ley No. 26461 (08.06.1995)
establec e que la multa se c onfigura tomando en c uenta el monto
de los tributos dejados de pagar (Art . 29º).

Un aspec to que resulta preoc upante, en c uanto a las multas
administrativas, radic a en el hec ho de que el legislador nac ional
suele autorizar, c ontraviniendo abiertamente el princ ipio de la
unidad del Derec ho sanc ionador y del non bis in idem, que ellas se
apliquen de modo suc esivo o paralelo a delitos a los que les
253
c orresponde una multa penal
227
. El Dec reto Legislativo No. 716 da
c uenta de este errado proc eder al menc ionar que de modo
general que “ las sanc iones administrativas que establec e este título
se aplic an sin perjuic io de las sanc iones penales a que haya lugar,
si los ac tos estuviesen tipific ados c omo delitos por la legislac ión
penal” (Art . 45º).


4.2.3. PROCEDIMIENTO DE DETERMINACIÓN DEL NÚMERO DE DÍAS-
MULTA

El Código Penal no ha c ontemplado normas espec ífic as que
permitan la individualizac ión del número de días-multa que
c orrespondería aplic ar al autor o partíc ipe del hec ho punible. Por
c onsiguiente, para suplir esta c arenc ia, en la c onstruc c ión de la
pena pec uniaria c onc reta el Juzgador deberá de rec urrir a las
reglas generales de fundamentac ión y determinac ión que definen
los artíc ulos 45º y 46º. Cabe anotar que este último dispositivo de
modo expreso establec e que: “ Para determinar la pena dentro de
los límites fijados por la ley, el Juez atenderá la responsab ilidad y
gravedad del hec ho punible c ometido” . Será, pues, en atención al


227
Cfr. Juan Carlos Carbonell Mat eu. Derec ho Penal: Conc ept o y Princ ipios
Const it uc ionales. Tirant Lo Blanc h. Valenc ia, 1995, p. 151 y ss.
254
grado de antijuridic idad del hec ho y de c ulpabilidad del autor o
partíc ipe que inic ialmente se defina el número de días-multa
aplic able. Pero, además, el operador jurisdic c ional deberá de
apreciar las circunstancias especiales de agravación o atenuación
que puedan c onc urrir en el c aso sub judic e (por ejemplo, que
exista c onfesión sinc era del proc esado [ Art. 136º C. de P.P.] , error
de prohibic ión venc ible [ Art . 14º] , t ent at iva [ Art . 16º], complicidad
sec undaria [ Art . 25º] , et c .)
228
.

Conviene menc ionar sobre estos aspec tos que tanto en el Código
Penal de 1924 c omo en los suc esivos proyec tos de reforma, el
legislador nac ional tampoc o optó por inc luir disposic iones
espec iales sobre la c uantific ac ión de días-multa. Esta ac titud, por
lo demás, es muy frec uente en el derec ho penal extranjero, c on la
notoria exc epc ión del Código Penal franc és que prec isa los


228
Sobre el proc edimiento de determinac ión judic ial de la pena revisar: Víc tor
Roberto Prado Saldarriaga. Las Consecuencias Jurídicas del Delito en el Perú. Ob.
Cit ., p p. 95-134; el mismo aut or. La Determinación Judicial de la Pena, en Normas
Legales. Legislac ión, Jurisprudenc ia y Doc trina. Tomo 286. Marzo, 2000, p. A -97 y
ss.; Ric ardo Calvet e Rangel. La Dosific ac ión de la Pena, en Revist a Dos Mil Tres
Mil. Revista del Programa de Derec ho de la Corporac ión Universitaria de Ibag ué.
Número 1. Colombia, 1997, pp. 86-97; José Miguel Zugaldía Espinar. El Derecho a
Obt ener una sent enc ia Mot ivada y la Individualizac ión de la Pena, en Poder
Judic ial. Segunda Époc a. Número 18. Junio, 1990, p. 133 y ss.; Jesús María Silva
Sánc hez. Las Rec omendac iones del Consejo de Europa sobre Determinac ión
Judic ial de la Pena: Algunas Observac iones, en Revist a de Cienc ias Penales.
Volumen Nº 1, 1º Semest re de 1998, pp. 11-22; Karl – Heinz Gössel. La Medición de
la Pena en el Sist ema Penal, en Cuadernos de Política Criminal. Número 42, 1990,
pp. 547-560.
255
c riterios que deben orientar al Juez para dec idir la extensión en
días-multa de la sanción aplic able (Art. 131-5).


4.2.4. EXTENSIÓN PROMEDIO DEL NÚMERO DE DÍAS- MULTA
APLICABLES

En el Código Penal de 1924 los límites del número de días-multa
aplic ables eran muy reduc idos: su extremo máximo fue de 90 días-
mult a (Art . 20º). De allí que con el objetivo de recuperar la vigencia
del modelo esc andinavo, a la vez que otorgarle una mayor
presenc ia punitiva, el legislador nac ional durante el proc eso de
reforma 1984-1991 decidió incrementar los marcos conminativos de
la pena pec uniaria. Es así que en los proyec tos de agosto de 1985
(Art. 62º) y de abril de 1986 (Art. 61º) los límites fijados fueron de 30 a
3,000 días-multa.

La tendenc ia a ampliar el número de días-multa alc anzó
plenamente al Código vigente, el mismo que regula la extensión
de la pena de multa entre 10 y 365 días-multa como mínimo y
máximo genéric os, respec tivamente (Art. 42º). No obstante,
c onviene ac larar que el c itado artíc ulo otorga a la ley la fac ultad
de c onfigurar límites distintos. Es más, ya en el texto original de la
256
Parte Espec ial del Código de 1991 varios delitos c ontenían penas
c onminadas de multa que exc edían el tope fijado en la Parte
General. Así por ejemplo, el delito de c ontaminac ión ambiental
agravado llega a fijar un límite máximo de 1460 días-mult a (Art .
305º) y en el delito financ iero de c onc entrac ión c reditic ia la pena
pec uniaria se extiende hasta 730 días-mult a (Art . 244º). En las
normas de derecho penal complementario o especial posteriores a
la vigenc ia del Código, también se han adoptado límites en días-
multa muy superiores a los señalados de modo genéric o. Es el c aso
de la Ley de Delitos Aduaneros que c onmina para el c ontrabando
o la defraudac ión de rentas agravado una multa de hasta 1460
días-mult a (Art . 7º). [ Cuadro No. 14]

CUADRO No. 14
EXTENSI ÓN PROMEDIO DEL NÚMERO DE DÍAS-MULTA APLICABLES EN EL CÓDIGO PENAL DE 1924,
EN LOS PROYECTOS DE REFORMA 1984- 1991 Y EN EL CODIGO PENAL VIGENTE

TEXTO PENAL LÍMITE MÍNIMO LÍMITE MÁXIMO
C.P. 1924 2 DÍAS 3 MESES
P.C.P. SETIEMBRE 1984 10 DÍAS 6 MESES
P.C.P. OCTUBRE 1984 10 DÍAS 6 MESES
P.C.P. AGOSTO 1985 30 DÍAS 3,000 DÍAS
P.C.P. ABRIL 1986 30 DÍAS 3,000 DÍAS
P.C.P. SETIEMBRE 1989 10 DÍAS 365 DÍAS
P.C.P. JULIO 1990 10 DÍAS 365 DÍAS
P.C.P. ENERO 1991 10 DÍAS 365 DÍAS
C.P. 1991 10 DÍAS 365 DÍAS

Merec e espec ial atenc ión el c aso del Código de Justic ia Militar, el
cual al referirse a la multa como pena principal en su Parte General
no le señala ni mínimo ni máximo genéric os (Art. 22º). Si bien en la
Parte Espec ial esta omisión se supera en los artíc ulos 202º (delitos
c ontra el deber y dignidad de la func ión) y 224º (delito de
257
deserción simple), que regulan el mínimo y máximo legales de
dic ha pena entre 30 a 90 días-multa, el problema de legalidad que
genera tal vac ío se plantea frente al delito de enc ubrimiento (Art.
288º) para el c ual la ley penal c astrense establec e una pena de
multa sin prec isar extremo legal alguno.

En atenc ión a la tendenc ia que se observa en el derec ho
extranjero, podemos señalar que los límites ac ordados en nuestra
legislac ión resultan razonables, ya que fuera de los c asos de
España (Art . 50º Inc . 3º), Méxic o (Art . 29º) o Bolivia (Art . 29º) que
c ontemplan límites máximos fluc tuantes entre 500 a 720 días-multa,
la mayoría de sistemas jurídic o penales c onsideran c omo máximo
genéric o 360 días-multa.


4.2.5. CRITERIOS UTILIZADOS PARA LA DEFINICIÓN DE LA CUOTA
DIARIA

El Código derogado adoptaba c omo c riterio para la definic ión de
la c uota diaria dineraria de la multa el de la renta total o bruta. En
ese sentido, disponía que la multa sea fijada tomando c omo base
lo que el c ondenado rec ibía c omo renta sin que fuese posible
aplic ar ninguna deduc c ión por c onc epto de gastos nec esarios
258
para la manutenc ión del c ondenado y de su familia. La norma
señalaba que: “ Se c onsiderará c omo renta lo que obtuviera el
c ondenado c ada día por bienes, empleo, industria o trabajo” (Art.
20º). Igual posic ión fue adoptada por el Proyec to de setiembre de
1984 (Art. 19º). No obstante, a partir del Proyec to de oc tubre del
mismo año (Art. 49º) el legislador nac ional c ambia de c riterio para
vinc ularse c on el de la renta neta o líquida, opc ión que ha de
perdurar en los doc umentos prelegislativos posteriores.

El Código Penal vigente ratific a que el c riterio rec tor en la
determinac ión de la c uota dineraria de la multa es el de la renta
líquida. Prec isa que “ el import e del día-mult a es equivalent e al
ingreso promedio diario del condenado y se determina atendiendo
a su patrimonio, rentas, remunerac iones, nivel de gasto y demás
signos exteriores de riqueza” (Art. 41º). Y refiriéndose a las
posibilidades de un desc uento direc to de la multa en la
remunerac ión del c ondenado hac e hinc apié en que “ no debe
inc idir sobre los rec ursos indispensables para el sustento del
c ondenado y su familia” (Art. 44º in fine). En el Código de Justic ia
Militar, sin embargo, prevalec e aún el c riterio de la renta bruta tal
c omo se enunc ia en el Art. 224º sobre deserc ión simple. [ Cuadro
No. 15]
259
CUADRO No. 15
CRITERIOS UTILIZADOS PARA LA DEFINICIÓN DE LA CUOTA DIARIA DINERARIA DE LA MULTA
EN EL CÓDIGO PENAL DE 1924, PROYECTOS DE REFORMA 1924- 1991 Y EN EL CÓDIGO PENAL DE 1991

TEXTO CRITERIOS
PENAL RENTA TOTAL
O BRUTA
INGRESO NETO
O LÍQUIDO
C.P. 1924 X
P.C.P. SETIEMBRE 1984 X
P.C.P. OCTUBRE 1984 X
P.C.P. AGOSTO 1985 X
P.C.P. ABRIL 1986 X
P.C.P. SETIEMBRE 1989 X
P.C.P. JULIO 1990 X
P.C.P. ENERO 1991 X
C.P. 1991 X

A nuestro entender, el modelo elegido es muy superior a la vez que
más equitativo que aquél que preexistía en el Código Maúrtua. En
princ ipio porque regula el grado de afec tac ión que la multa
genera en la ec onomía del c ondenado, sin propic iarle situac iones
de angustia que pueden transformarse en fac tores c riminógenos o
de elusión del c umplimiento de la pena. Pero además, porque al
dejarse fuera de la influenc ia de la multa los ingresos requeridos
para la manutenc ión de los familiares dependientes del
c ondenado, se evita c ualquier efec to transpersonal de la pena. En
la legislac ión extranjera también se ha abandonado el c riterio de
la renta bruta, c omo lo demuestran en el Código Penal de Franc ia
(Art . 131-5), Cost a Ric a (Art . 53º) y Port ugal (Art . 46º Inc . 2º).

Ahora bien, evaluando la situación nacional resulta preocupante el
hec ho que los órganos jurisdic c ionales no se internalic en
sufic ientemente c on la capacidad económica real del
260
c ondenado. Al parec er la ac tividad proc esal en este dominio es
muy limitada, al extremo que la investigac ión sobre la renta
probable del imputado suele c irc unsc ribirse a lo c onsignado en la
dec larac ión instruc tiva (limitándose a evaluar aspec tos básic os
c omo la profesión, estado c ivil y número de hijos), omitiéndose
c ualquier ac opio de otros medios de informac ión solic itados, entre
otros, a los Ministerios, Superintendenc ia Nac ional de
Administrac ión Tributaria, Superintendenc ia de Banc a y Seguros,
Registro de Propiedad Vehic ular, Registro de Propiedad Inmueble,
munic ipalidades, etc . (boletas de remunerac iones, fac turas de
gastos de esc olaridad, dec larac iones de renta, etc .).

Ciertamente, el ac usado tiene derec ho a no dec larar y a no
dec larar c ontra sí mismo, por lo que en modo alguno está obligado
a proporc ionar los datos nec esarios para determinar el importe de
la c uota dineraria, e inc luso los que proporc ione pueden ser c iertos
o no.

Si se tiene en c uenta que la averiguac ión sobre la situac ión
económica del condenado resulta fundamental para la aplicación
del c riterio de la renta neta, la praxis existente requiere ser
superada, de lo c ontrario la justic ia y efic ac ia de la multa seguirán
261
siendo postergadas por una falta de diligenc ia de los operadores
del Sistema Penal.

No se olvide, que si el Juzgador no logra obtener los datos fiables
para ac omodar el c ontenido de la c uota a la persona
c ondenada, la multa puede devenir en inefic az; c orriéndose,
entonc es, el peligro de que sólo formalmente apliquen el nuevo
sistema.

Por lo demás, para alc anzar dic ho c ambio de ac titud, y dadas las
fac ultades que posee el Juez Penal y el Fisc al en el Perú, no
estimamos que sea nec esaria una norma expresa c omo la que
c ontemplaba el § 49 III del Proyec to Alternativo alemán de 1966,
que autorizaba a la autoridad judic ial a requerir datos tributarios o
financ ieros que permitan suplir o c omplementar la informac ión que
sobre su patrimonio alc anza el imputado.

Cabe señalar que la indagac ión sobre la situac ión ec onómic a del
proc esado no parec e c onveniente realizarla en todos los c asos,
sino sólo deberá prac tic arse exhaustivamente tan pronto c omo se
prevea la posibilidad de imponer la pena de multa. En tal c aso, los
datos nec esarios para la fijac ión de la c uota dineraria deberán
aportarse durante el proc eso penal y antes de la sentenc ia. Es de
262
resaltar que la c onstatac ión de la situac ión ec onómic a es una
labor c ompleja que c onstituye un aspec to probatorio que se
debatirá en el juic io oral, ya que el órgano jurisdic c ional deberá
fijar en la sentenc ia el importe de la c uota así c omo las bases
ec onómic as que han servido de fundamento para fijar la c uota
dineraria. Evidentemente en la prác tic a se puede enc ontrar
obstác ulos inevitables, pero ello no son diferentes a los que se
presentan en el proc eso de rec audac ión tributaria, y no porque
haya oc ultado bienes o patrimonios el Estado deja de rec audar
tributos c on base en los datos ec onómic os c onoc idos.

JORI TOLOSA reflexiona sobre este tema y plantea las siguientes
propuestas de soluc ión: “ a) La investigac ión sobre la c apac idad
ec onómic a debe hac erse en la instruc c ión. b) La disc usión sobre la
c apac idad ec onómic a forma parte de los debates del ac to del
juic io. c ) Es posible establec er módulos o c riterios homogéneos
respec to a determinados c olec tivos a los efec tos de fijar la
c uota”
229
.

Por último, no podemos dejar de menc ionar la dura c rític a que ha
formulado DU PUIT, para quien “ ...no se percibe cómo se
det erminará el import e del día- multa siguiendo lo disp uesto en el


229
Cfr. Joseph Lluís Jori Tolosa. Ob. Cit ., pp. 109-111.
263
art. 41, c on las defic ienc ias de organizac ión, falta de medios
materiales y personales que c arac terizan el sistema judic ial
peruano. A diferenc ia de la fórmula amplia del art . 20, inc . 2, del
Código derogado...en el art. 41, se dic e que el importe del día-
mult a <<es equivalent e al ingreso promedio diario del
c ondenado>>, el mismo que se determinará <<atendiendo a su
patrimonio, rentas, remunerac iones, nivel de gasto y demás signos
exteriores de riqueza>>. Si se sigue el sentido literal de la norma,
habría que admitir que resulta inaplic able en un país c omo el Perú,
en donde en relac ión c on la mayoría de la poblac ión (proveedora
del mayor número de proc esados) se debería hablar mas bien de
<<signos exteriores de pobreza>>. Además, se tendría que aceptar
que sólo se ha pensado en los pudientes que poseen todo lo
enumerado en la disposic ión c itada, pues se ha empleado la
c onjunc ión <<y>> en lugar de la disyunc ión <<o>> empleada en el
art . 20 del Código derogado. Por últ imo, el t érmino pat rimonio
comprende el c onjunto de bienes y valores ec onómic os de una
persona, por lo que resulta inc oherente menc ionarlo c on las rentas
y remunerac iones que también lo c onstituyen…”
230
.




230
Cfr. Joseph Du Puit . La Pena de Mult a, en Anuario de Derec ho Penal. El
Sist ema de Sanc iones Penales. 97/ 98, c onsult ado en
www.unifr.c h/ derec hopenal/ anuario/ 97_98/ pdf/ Amende.pdf .
264
4.2.6. REGLAS ESPECIALES PARA LA DEFINICIÓN DE LA CUOTA DIARIA


a. Situac ión de los Condenados c on Trabajo Dependiente

En lo que atañe a reglas espec iales sobre la definic ión de la c uota
diaria dineraria de la multa, el Código Penal de 1991 ha
c onsiderado solamente un c aso. Se trata del trabajador
dependiente, es dec ir, aquél que obtiene c omo únic a renta el
ingreso, que c omo salario o sueldo, proviene exc lusivamente del
ejerc ic io de su ac tividad laboral. Para este supuesto, el artíc ulo 43º
dispone que el importe de la c uota diaria no debe representar ni
menos del 25% ni más del 50% de dic ho ingreso. Entendemos que
este porc entaje al rec aer sobre sueldos quinc enales o mensuales,
deberá aplic arse en referenc ia a un quinc eavo o un treintavo de
dic ho sueldo.

La fuente de inspirac ión de dic ha norma la enc ontramos en el
artíc ulo 45º del Proyecto de Código Penal Tipo para Latinoamérica.
De allí fue parc ialmente tomada por el Proyec to de oc tubre de
1984 (Art. 49º), sin embargo, el texto ac tual es una reproduc c ión
literal del artíc ulo 62º del Proyec to de agosto de 1985. Cabe anotar
que en el Proyec to de Código Penal Tipo se establec ían
265
porc entajes mayores a los que se ac ordó en el Código Penal
vigente. Dic ha fuente legal proponía que la c uota diaria no sería
inferior al 50% ni superior al 100% del salario diario del c ondenado. El
legislador nac ional optó, pues, por topes porc entuales más
prudentes y equitativos, que no c omprometían los rec ursos
nec esarios para la manutenc ión del c ondenado y su familia.
[ Cuadro No. 16]

CUADRO No. 16
REGLAS ESPECIALES PARA LA DEFINICIÓN DE LA CUOTA DIARIA DINERARIA DE LA MULTA
EN EL CÓDIGO PENAL DE 1924, PROYECTOS DE REFORMA 1924-1991 Y EN EL CÓDIGO PENAL DE 199

TEXTO LÍMITES PARA CASOS DE CONDENADOS CON TRABAJO DEPENDIENTE
PENAL MÍNIMO MÁXIMO
C.P. 1924 - - - - - - - -
P.C.P. SETIEMBRE 1984 - - - - - - - -
P.C.P. OCTUBRE 1984 - - - - 50% DE LA REMUNERACIÓN DIARIA
P.C.P. AGOSTO 1985 25% DE LA REMUNERACIÓN DIARIA 50% DE LA REMUNERACIÓN DIARIA
P.C.P. ABRIL 1986 25% DE LA REMUNERACIÓN DIARIA 50% DE LA REMUNERACIÓN DIARIA
P.C.P. SETIEMBRE 1989 25% DE LA REMUNERACIÓN DIARIA 50% DE LA REMUNERACIÓN DIARIA
P.C.P. JULIO 1990 25% DE LA REMUNERACIÓN DIARIA 50% DE LA REMUNERACIÓN DIARIA
P.C.P. ENERO 1991 25% DE LA REMUNERACIÓN DIARIA 50% DE LA REMUNERACIÓN DIARIA
C.P. 1991 25% DE LA REMUNERACIÓN DIARIA 50% DE LA REMUNERACIÓN DIARIA

La regla que c omentamos es, por lo demás, permanentemente
invoc ada por la jurisprudenc ia de la Corte Suprema, aunque no se
destac a su c arác ter exc epc ional ni tampoc o se llegan a
operativizar los efec tos que dic hos porc entajes ejerc en en la
espec ific ac ión de la c uota diaria dineraria de la multa, sobre el
c aso c onc reto. En otros términos, el Supremo Tribunal si bien alude
a un veintic inc o o c inc uenta por c iento, no c onc luye señalando el
importe en soles que c orresponde al porc entaje ac ordado. Así por
ejemplo, la ejec utoria suprema del 05 de mayo de 1998,
266
integrando una sentenc ia por delito c ontra la fe públic a impuso al
c ondenado “ ...sesent a días-mult a en un porcentaje del veinticinco
por c iento de su ingreso a favor del Tesoro Públic o...” (Exp. No.
5154-97, proc edente de Lima). En igual sentido, se pronunc ió la
ejec utoria suprema del 28 de abril de 1998, rec aída en una
sentenc ia por delito de lesiones c ulposas y en donde impusieron a
los c ondenados “ ...sesenta días-multa en un porc entaje del
veintic inc o por c iento de su ingreso diario a favor del Tesoro
Públic o...” (Exp. No. 1162-98, proc edente del Cusc o).

En el II Pleno Jurisdic c ional Penal realizado en la c iudad de Ic a (del
11 al 14 de noviembre de 1998), c on partic ipac ión de Voc ales
Superiores de todo el país y Magistrados de la Corte Suprema, se
ac ordó por unanimidad que el artíc ulo 43º sólo es aplic able si en
autos se ha acreditado la condición de trabajador dependiente del
c ondenado c on la boleta de pago c orrespondiente u otro medio
probatorio de efec tos similares.

En el derec ho penal extranjero la tendenc ia es a no c onsiderar
reglas espec iales para la c uantific ac ión del importe de la multa en
c aso de trabajadores dependientes, c on la notoria exc epc ión de
Costa Ric a (Art. 53º) y Panamá (Art. 48º) que también fijan
porc entajes sobre la remunerac ión que perc iba el c ondenado.
267

YON RUESTA, refiriéndose al c aso de las personas que sólo c uentan
c on ingreso únic o proveniente de una pensión alimentic ia o de
c esantía (estudiantes bec arios, jubilados, etc .), indic a que
“ podemos llegar a aplic ar el art. 43, de tal forma que la aplic ac ión
de la multa entre un 25% y 50% pueda ser aplic ada no sólo para
<<quien vive exc lusivamente de su trabajo>>, sino también, para
estos supuestos”
231
. A nuest ro en t ender, ot ra alt ernat iva just a y
realista para estos c asos podría ser c onsiderar la renta neta,
tomando c omo tal el volumen de ingresos reales que de modo
c otidiano, semanal, quinc enal o mensual, pueden rec ibir dic has
personas c omo propinas, bec as, pensiones, etc . y deduc idos los
gastos esenc iales que deban realizar.


b. Determinac ión de la Cuota Diaria en Condenados Carentes de
Renta Personal

El Código Penal de 1924 se refería expresamente al tratamiento de
la c uota de la multa en el c aso de c ondenados insolvent es.


231
Cfr. Roger Yon Ruesta. Notas sobre la Pena de Multa en los Delitos Financ ieros,
en Libro de Ponenc ias del II Congreso Int ernac ional de Derec ho Penal.
Consec uenc ias Jurídic as del Delit o. Pont ific ia Universidad Cat ólic a del Perú.
Universidad Cast illa La Manc ha. Asoc iac ión Civil Derec ho y Soc iedad. ARA
Ed it ores. Lima, 1997, p. 388.
268
Establec ía que para fijar el valor de la multa y siempre que el
c ondenado fuese insolvente o “ no ganase tampoc o salario, se
c onsiderará c omo renta el salario normal” (Art. 20º). Sin embargo,
esta disposic ión fue abandonada a partir del Proyec to de octubre
de 1984.

En el Código Penal vigente no enc ontramos reglas espec iales
destinadas a definir el importe de la c uota diaria para c asos de
c ondenados c arentes de una renta personal. En otros países la
legislac ión c ontempla disposic iones que c on c arác ter subsidiario
atienden este tipo de supuestos. Por ejemplo, el Código Penal de El
Salvador establec e que “ si se t rat are de t rabajadores que en el
momento de la c omisión del hec ho c arec ieran de renta alguna, el
t ribunal fijará el día-mult a t omando en c o nsiderac ión el salario
promedio que ganaría diariamente según su ofic io y c ondic iones
personales en la loc alidad en que el delito se haya c ometido” (Art.
61º). Por su parte el Código c ubano refiere que “ El t ribunal, para
determinar la c uantía de la c uota, t endrá en c uent a los ingresos
que perc ibe el infrac tor, o en su c aso, el salario que perc iban los
trabajadores de la misma o análoga c ategoría que la de él” (Art .
35º Inc . 4º). Tal ausenc ia ha motivado algunas propuestas de lege
ferenda, c omo la de PRADO SALDARRIAGA, quien sostiene “ que
269
dic ho vac ío puede resolverse en base al salario mínimo vital y a los
márgenes que señala el Art. 43º”
232
.


c. Momento de Aprec iac ión de la Renta del Condenado para Fijar
el Importe de la Cuota Diaria

La legislac ión peruana c arec e de normas expresas que
identifiquen el momento en que debe aprec iarse la renta del
c ondenado para fijar el importe de la c uota diaria dineraria. Por
nuestra parte, atendiendo partic ularmente a que la valorac ión de
la situac ión ec onómic a del c ondenado sólo sirve para definir la
c arga dineraria que aquél debe soportar, estimamos que la
oportunidad más adec uada para ello debe ser el pronunciamiento
de la sentenc ia. No nos parec e ac ertado que se tome en c uenta
la situac ión ec onómic a existente al momento de comisión del
delito, pues esta opción podría motivar que el importe potencial de
la multa sea afec tado por la durac ión prolongada del proc eso,
sobre todo si éste tiene lugar en c oyunturas inflac ionarias. En el
derec ho extranjero la primera posibilidad la adoptan el Código
Penal de Austria (§19 II) y el Proyec to Alternativo alemán de 1966 (§


232
Cfr. Víc tor Roberto Prado Saldarriaga. Todo sobre el Código Penal. Ob. Cit., p.
71.
270
49 II), mientras que la segunda es asumida por Méxic o (Art. 29º).y
Brasil (Art. 49º).


4.2.7. POSIBILIDADES DE MODIFICACIÓN DE LA CUOTA DIARIA
FIJADA EN LA SENTENCIA

Ni el Código Maúrtua ni el Código vigente han c ontemplado
posibilidades de modific ar el monto dinerario de la multa o de sus
c uotas diarias c on posterioridad a la sentenc ia. Esta dec isión no ha
resultado muy afortunada, sobre todo si se tiene en c uenta los
efec tos negativos que la inflac ión ec onómic a puede provoc ar
sobre el importe real y el pago de dic ha pena. Esto último c obra
mayor relevanc ia si se analiza la posibilidad de establec er un pago
escalonado o en c uotas mensuales del importe fijado en la
sentenc ia. Asimismo, no se c ontempla situac iones límite c omo la
disminuc ión repentina de los ingresos del c ondenado produc ida
durante la etapa de la ejec uc ión de la pena. Frente a este vac ío
de nuestra legislac ión, somos de opinión que el legislador debería
de inc orporar disposic iones legales similares a las que existen en los
c ódigos penales de Austria (§ 19 IV), España (Art. 51º), Brasil (Art. 49º
Inc . 1º) y en el Proyec to Alternativo alemán de 1966 (§ 51), las
cuales permiten c orregir los efec tos de la inflac ión a la vez que
271
adec uar el monto de las multas a las c ontingenc ias ec onómic as
que pudiese padec er el c ondenado.


4.2.8. PLAZO Y MODALIDAD DE PAGO DE LA MULTA


a. Modalidad del Plazo Fij o

El Código Penal de 1924 no reguló un plazo fijo para el
c umplimiento del pago de la multa. El artíc ulo 23º otorgaba al
Juzgador la fac ultad de definir para ello un plazo prudenc ial en la
sentenc ia. Este dispositivo, además, establec ía que el Juzgador
debería dec idir dic ho término de manera que resultase
“ c ompatible c on las nec esidades del c ondenado y de su familia” .
Una fórmula similar se mantuvo en los proyec tos de setiembre (Art.
22º) y de oc tubre de 1984 (Art. 50º). Los textos posteriores de
setiembre de 1989 (Art . 49º), julio de 1990 (Art . 50º) y de enero de
1991 (Art . 44º) prefirieron inc orporar un plazo fijo y perentorio de 10
días, a c ontabilizarse a partir de “ pronunc iada la sentenc ia” .

La legislac ión vigente ratific ó la c onvenienc ia, extensión y
carac terístic as del plazo fijo antes aludido (Art. 44º). Es de prec isar
272
que dic ho lapso temporal de 10 días c omienza a c ontarse
inmediatamente después de emitida la sentenc ia c ondenatoria,
aún c uando medie rec urso impugnatorio de apelac ión o nulidad
(Art s. 293º y 330º del Código de Proc edimientos Penales). Esto
último, sin embargo, no nos parec e del todo ac ertado pues podría
generar transtornos administrativos inevitables de produc irse una
revoc ac ión de la c ondena impuesta, ya que se tendría que
devolver al sentenc iado el importe de la multa, c onsiderando,
además, los intereses devengados, c on el c onsiguiente perjuic io
del Estado. De allí que estimamos nec esario optar por una
alt ernat iva más prudent e, que c onsiste en c ontabilizar el plazo
desde que la sentenc ia adquiere firmeza, c omo se regula
ac tualmente en Costa Ric a (Art. 53º), Brasil (Art. 50º), y c omo lo
planteó, también, el Código Proc esal Penal de 1991 (Art. 393º).


b. Modalidad del Pago Frac c ionado

Tanto el Código Penal de 1924 (Art. 23º), así c omo los proyectos de
reforma de setiembre (Art. 22º) y oc tubre de 1984 (Art. 50º),
setiembre de 1989 (Art. 49º), julio de 1990 (Art. 50º) y enero de 1991
(Art. 44º) estatuyeron que a solic itud del c ondenado la multa podía
273
ser abonada c on un pago frac c ionado en cuotas mensuales. Los
proyec tos de 1985 y 1986 no inc orporaron norma al respec to.

El Código Penal de 1991 también dispuso, c on c arác ter
extraordinario, que el importe de la multa puede c ubrirse c on la
modalidad de un pago frac c ionado en c uotas (Art. 44º).

No obstante, en ninguno de los textos legales menc ionados el
legislador determinó los límites de c umplimiento y de
frac c ionamiento del importe c orrespondiente a la multa. Esta
omisión ha sido advertida por un sec tor de la doc trina nac ional,
que sugiere la urgenc ia de definir un número máximo de c uotas
mensuales, tal c omo se regula en varios c ódigos iberoameric anos
c omo los de El Salvador (Art. 85º), Portugal (Art. 46º Inc . 5º) y Cuba
(Art. 35º Inc . 6º). Asimismo, advierte la nec esidad de disponer que el
pago de c ada c uota mensual ac tualic e su monto dinerario
c onforme se sugiere en el Código Penal brasileño (Art. 49º,
parágrafo 2do.). En ese sentido, PRADO SALDARRIAGA ha
planteado que “ Cuando el pago de la multa se autoric e en c uotas
mensuales, c on arreg lo a lo dispuesto en el artíc ulo 44º del Código
Penal, el Juez señalará prudenc ialmente un número de c uotas que
resulte c ompatible c on el c arác ter sanc ionador de la multa y sin
exc eder de 24 c uotas mensuales. El Juez al autorizar el pago en
274
c uotas mensuales, dispondrá que el abono de cada una de ellas se
realic e aplic ando el fac tor de c orrec c ión monetaria que fija el
Ministerio de Ec onomía y Finanzas”
233
. Por su parte, HURTADO POZO
en un inédito Proyec to de Código Penal propuso que “ De acuerdo
a la sit uac ión personal del c ondenado, el juez podría autorizar el
pago en c uotas mensuales. En este c aso, el juez podría fijar un
plazo mayor de tres meses. El monto de la multa será siempre
ac tualizada de ac uerdo a la tasa de interés vigente” (Art. 38º). En
esta propuesta el límite para el pago en c uotas sería de tres
años
234
.

Tampoc o el Código vigente de 1991 ha tomado en c uenta las
eventuales mejoras que podrían produc irse en la ec onomía del
c ondenado c on posterioridad a la autorizac ión de un pago
frac c ionado de la multa, así c omo el inc umplimiento de las c uotas
establec idas. Cabe menc ionar, al respec to, que únic amente el
Proyec to de oc tubre de 1984, siguiendo las pautas del Proyec to de
Código Penal Tipo para Latinoaméric a (Art. 46º in fine), reguló sobre
ambos supuestos: el pago frac c ionado “ puede ser revoc ado por


233
Ibid., p. 77.

234
Citado por Víctor Roberto Prado Saldarriaga. Todo sobre el Código Penal. Ob.
Cit ., p. 73.
275
inc umplimiento en el pago o c uando mejore la situac ión
ec onómic a del c ondenado” (Art . 50º).


c. Modalidad del Pago a través de Descuentos en la Remuneración
del Condenado

La influenc ia del Código Penal brasileño, partic ularmente de su
artíc ulo 50º, en las normas que regulan las formas de pago de la
multa, se aprec ia c on nitidez en la inc orporac ión a nuestra
legislac ión de una modalidad de pago de la pena pec uniaria
mediante desc uentos direc tos sobre la remunerac ión o salario del
c ondenado. Esta novedosa posibilidad, que no tenía prec edentes
en el Código de 1924, fue inic ialmente rec epc ionada por los
proyec tos de setiembre de 1989 (Art. 49º, 2do. párrafo), julio de
1990 (Art . 50, 2do. párrafo) y enero de 1991 (Art. 44º, 2do. párrafo).
El Código de 1991 la mantuvo en el párrafo segundo del artíc ulo
44º. Este dispositivo fac ulta al Juez a ordenar que el monto de la
multa sea desc ontado direc tamente del salario del c ondenado,
pero en una proporc ión tal que no perjudique los rec ursos
nec esarios para su sustento y el de las personas que de él
dependan. Ahora bien, el uso de dic ha fac ultad se restringe a los
c asos siguientes:
276

1. Cuando la multa se aplic a c omo únic a sanc ión.

2. Cuando se aplic a juntamente c on pena limitativa de derechos.

3. Cuando se aplique juntamente a una pena privativa de libertad,
c uya ejec uc ión fue suspendida c ondic ionalmente.


d. Ejec uc ión Forzosa

Otra novedad que inc luye el Código del 91 se relac iona c on el
supuesto del no pago de la multa. A diferenc ia del Código Penal
de 1924 que sólo preveía opc iones de c onversión para atender los
c asos de inc umplimiento de la multa, la legislac ión vigente ha
inc orporado una modalidad de ejec uc ión forzosa en su artíc ulo 56º
ab initio. Según dic ha disposic ión, el importe de la multa puede
c obrarse mediante un ac to de ejec uc ión en los bienes del
condenado, cuando éste sea solvente o frustre su cumplimiento. La
fuente de esta disposic ión parec e ser el Proyec to de Código Penal
Tipo para Latinoaméric a (Art. 48º); de donde habría sido
rec epc ionada por el Proyec to de oc tubre de 1984 (Art. 52º).

277
El inc umplimiento del pago de la multa hac e que la sentenc ia
c ondenatoria adquiera la c ondic ión análoga a un título ejec utivo.
Es de entender que para proc eder c on una ejec uc ión forzosa el
Juzgador deberá de observar, supletoriamente, las disposic iones
proc esales que al respec to c ontempla la legislac ión c ivil. [ Cuadro
No. 17]

CUADRO No. 17
FECHA Y MODO DE PAGO DE LA PENA DE MULTA
EN EL CÓDIGO PENAL DE 1924, PROYECTOS DE REFORMA 1924- 1991 Y EN EL CÓDIGO PENAL DE 1991

TEXTO
PENAL
PLAZO
FI JO
PAGO EN CUOTAS
SUCESIVAS
PAGO A TRAVÉS DE
DESCUENTOS
EJECUCIÓN
FORZOSA
C.P. 1924 PRUDENCIAL SI - - - - - - - -
P.C.P. SETIEMBRE 1984 PRUDENCIAL SI - - - - - - - -
P.C.P. OCTUBRE 1984 PRUDENCIAL SI - - - - SI
P.C.P. AGOSTO 1985 - - - - - - - - - - - - SI
P.C.P. ABRIL 1986 - - - - - - - - - - - - SI
P.C.P. SETIEMBRE 1989 10 DÍAS SI SI SI
P.C.P. JULIO 1990 10 DÍAS SI SI SI
P.C.P. ENERO 1991 10 DÍAS SI SI SI
C.P. 1991 10 DÍAS SI SI SI


e. Destino de la Multa

El Código Maúrtua prec isaba que el produc to de la ejec uc ión de
las multas debía depositarse en la Caja de Indemnizac iones a las
víc timas del delito (Art. 47º), a fin de destinarse a las
indemnizac iones que c on c arác ter de reparac ión c ivil no hubiesen
sido satisfec has direc tamente por los c ondenados. Además, se
establec ía que tales fondos serían administrados por el Conc ejo
Loc al del Patronato (Arts. 403º y 404º).
278

Entre los doc umentos prelegislativos, únic amente los proyec tos de
setiembre de 1989 (Art. 45º), julio de 1990 (Art. 46º) y de enero de
1991 (Art. 41º), c onsideraron también que el destino de las multas
debería de ser el resarc imiento de “ las víc t imas del delit o, sus
familiares y proc esados absueltos” .

El Código vigente ha c ambiado de destinatario al considerar
genéric amente c omo tal al Estado (Art. 41º). No obstante, para
algunos juristas el Art. 123º de la Ley Orgánic a del Poder Judic ial
estaría definiendo que las multas c onstituyen rec ursos propios de
dic ho Poder del Estado
235
. De allí, que no resultaría muy favorable
para los intereses ec onómic os de dic ha instituc ión, a la vez que
motivaría c onfusión, la praxis jurisprudenc ial que interpreta que los
montos de las penas pec uniarias c orresponden al Tesoro Públic o,
c omo se aprec ia en la ejec utoria suprema del 06 de mayo de 1998,
que integrando la sentenc ia rec urrida dispuso que la multa
impuesta a un c ondenado por delito c ontra la fe públic a y c ontra
la administrac ión de justic ia, tenía un monto equivalente al
“ ...veint ic inc o por c ient o de su ingreso diario, que deberá abonar a
favor del Tesoro Públic o...” (Exp. No. 3744-97, proc edente de
Huanc avelic a).


235
Ibid., p. 72.
279

Somos de opinión que para evitar disc usiones y dudas en torno al
titular rec eptor de las multas, sería c onveniente que la ley
establec iera un destinatario específico. Para ello, estimamos que
con arreglo a criterios de prioridad y equidad, sería de considerar a
las distintas instituc iones c omprometidas c on la prevenc ión y
sanc ión de los delitos. Una opc ión, en este sentido, fue planteada
durante el proc eso de reforma por los proyectos de agosto de 1985
(Art. 64º) y de abril de 1986 (Art. 63º). En ellos se prec isaba que: “ La
multa, la reparac ión c ivil en favor del Estado así c omo las fianzas y
c auc iones que establezc a la ley por hec hos punibles se distribuye
de la siguiente manera: sesenta por c iento para el Poder Judic ial;
veinticinco por ciento para el Ministerio Público; y quince por ciento
para el Instituto Nac ional Penitenc iario” .

Por lo demás, es de tener en c uenta lo dispuesto en el Código de
Ejecución Penal (Decreto Legislativo No. 654) sobre la procedencia
para solic itar los benefic ios penitenc iarios de semi-libertad y
liberac ión c ondic ional.

280

4.2.9. CASOS DE CONVERSIÓN POR NO PAGO DE LA MULTA


a. Conversión de la Multa en Pena Privativa de Libertad

El Código derogado de 1924 admitió la c onversión de la multa en
pena privativa de libertad, inc luyendo al insolvente. En él se
disponía que la base de la c onversión era la unidad monetaria que
servía para fijar el monto de la multa: a razón de “ un día de prisión
por c ada sol” . Sin embargo, la pena privativa de libertad
c onvertida no podía extenderse más allá de 3 meses (Art. 21º).

El Código de 1991 mantiene la c onversión de la multa en pena
privat iva de libert ad rest ringiéndola al c ondenado solvente que no
paga la multa o frustra su c umplimiento. Esta posic ión legislativa
que se deduc e del artíc ulo 56º fue inic ialmente asumida por los
proyec tos de julio de 1990 (Art. 49º) y de enero de 1991 (Art. 56º), ya
que en el Proyec to de setiembre de 1984 el legislador todavía
inc luía al insolvente en los c asos de c onversión (Art. 20º).

281
Según el texto vigente del c itado artíc ulo 56º, el Juzgador, previo
requerimiento formal, puede optar por dos alternativas frente al
inc umplimiento injustific ado del pago de la multa:

1. Imponer por vía ejec utiva el c obro de la multa en los bienes del
c ondenado.

2. Convertir la multa no pagada en pena privativa de libertad.

La doc trina nac ional rec omienda que la primera alternativa se
aplique exc lusivamente al c ondenado que por morosidad o
desinterés no abona la multa. Mientras que la segunda posibilidad
se reserve únic amente para el c ondenado que se manifiesta
c ontumaz al pago. Este c riterio, por lo demás c omo sostiene
PRADO SALDARRIAGA fue el adoptado por el Proyec to HURTADO
(Art s. 38º in fine y 39º)
236
.

La naturaleza penal de la privac ión de libertad en c asos de
c onversión por inc umplimiento del pago de la multa, está al
margen de toda duda, ya que de modo espec ífic o le otorga esa
c ondic ión: “ Si el c ondenado solvent e no paga la multa o frustra su
c umplimiento, la pena podrá ser ejec utada en sus bienes o


236
Ibid., p. 74.
282
convertida, previo requerimiento judicial, con la equivalencia de un
día de pena privativa de libertad por c ada día-multa no pagado”
(Art. 56º) . En el mismo sentido, HURTADO POZO ha señalado que “ la
pena privat iva de libert ad que subst it uye a la pena de mult a
c onstituye una verdadera sanc ión penal”
237
. Distinta opinión
parec e sustentar YON RUESTA quien, c on notoria influenc ia de la
polémic a española antes menc ionada, señala que “ c on esta
c onversión de la multa, amén, de que se desc onozc a c uál es su
naturaleza jurídic a ya que no tratándose de una pena, al no estar
c ontemplada ni siquiera formalmente en el art. 31 y siguientes, no le
enc ontramos asidero a su legitimidad”
238
.

En c uanto a los términos de la c onversión de la multa en pena
privativa de libertad, la legislac ión prec isa que un día-multa se
c onvierte en un día de pena privativa de libertad. Esta proporción
es frec uente en el derec ho extranjero, c omo lo evidenc ian los
c ódigos penales de Alemania (§ 43), Cuba (Art. 35º), Brasil (Art. 51º),
Bolivia (Art. 32º) y Costa Ric a (Art. 56º). Sin embargo, es de rec ordar
que durante el proc eso de reforma los proyec tos de agosto de
1985 (Art . 67º), abril de 1986 (Art . 66º) y set iembre de 1989 (Art. 48º)


237
Cfr. José Hurt ado Pozo. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 168.

238
Cfr. Roger Yon Ruest a. Ob. Cit ., p. 391.
283
c onsideraron una equivalenc ia mayor (2 días-multa por c ada día
de prisión).

A diferenc ia del Código Penal de 1924 y del Proyec to de oc tubre
de 1984 (Art. 52º), en el texto de 1991 no existen límites para la
extensión de la c onversión. [ Cuadro No. 18]
CUADRO No. 18
CASOS DE CONVERSIÓN EN PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD POR NO PAGO DE LA MULTA
EN EL CÓDIGO PENAL DE 1924, PROYECTOS DE REFORMA 1924- 1991 Y EN EL CÓDIGO PENAL DE 1991

TEXTO
PENAL
PROPORCIONALIDAD DE LA
CONVERSIÓN
LÍMITE DE PENA PRIVATIVA DE
LIBERTAD CONVERTIDA
MÍNIMO MÁXIMO
C.P. 1924 1 SOL POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - 3 MESES
P.C.P. SETIEMBRE 1984 1 DÍA- MULTA POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - - - - -
P.C.P. OCTUBRE 1984 1 DÍA- MULTA POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - 6 MESES
P.C.P. AGOSTO 1985 2 DÍAS- MULTA POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - - - - -
P.C.P. ABRIL 1986 2 DÍAS- MULTA POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - - - - -
P.C.P. SETIEMBRE 1989 2 DÍAS- MULTA POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - - - - -
P.C.P. JULIO 1990 1 DÍA- MULTA POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - - - - -
P.C.P. ENERO 1991 1 DÍA- MULTA POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - - - - -
C.P. 1991 1 DÍA- MULTA POR 1 DÍA DE PRISIÓN - - - - - - - -

Es de señalar que c uando la multa se c onvierte en pena privativa
de libertad y la persona ha sido c ondenada a penas c onjuntas de
privac ión de libertad y multa, por ejemplo en un c aso de delito de
rec eptac ión (Art. 194º), la ley establec e que se debe agregar el
c uantum de pena privativa de libertad c onvertida al que
prec edentemente se había impuesto en la sentenc ia (Art. 56º in
fine). De esta manera, pues, el c ondenado c umplirá
ac umulativamente ambas penas. Según YON RUESTA esta
posibilidad estaría c ontradic iendo al princ ipio de proporc ionalidad
284
de las sanciones
239
. No nos parec e del todo sustentable esta
posic ión, ya que el uso del día-multa posibilita una graduac ión de
la pena adec uada a la c ulpabilidad del agente. Y por lo demás, la
ec uac ión de equivalenc ia de un día-multa impago por un día de
prisión c onvertida, es la misma que rige en el artíc ulo 52º para
c onvert ir una pena privat iva de libert ad en mult as.

Cabe prec isar que el c ondenado a una pena c onvertida de
privac ión de libertad no está exc luido de ac c eder, durante la
ejec uc ión de aquella, al régimen de benefic ios penitenc iarios que
permitan su exc arc elac ión c on anterioridad al venc imiento de la
pena c onvert ida.

Es de señalar que en el Código de Justic ia Militar de 1980 también
enc ontramos un supuesto de c onversión aplic able, únic amente, al
delito de deserc ión simple. Según el artíc ulo 224º: “ En c aso de
insolvencia o de resistencia al pago de la multa, serán condenados
a rec lusión militar por igual tiempo” .

No se ha debat ido en nuestro país sobre la c onstituc ionalidad de la
c onversión de la multa en pena privativa de libertad, c omo si ha
suc edido en Europa, básic amente en Italia y España, c on


239
Ibid., p. 392.
285
respuestas distintas. Por nuestra parte, estimamos que la tesis de la
inc onstitucionalidad, por vulnerac ión de los princ ipios de igualdad,
libertad y proporcionalidad de las penas, resultaría válida siempre y
c uando no existiera en nuestra legislac ión ningún sistema
subsidiario alterno para el c umplimiento del pago de la pena
pec uniaria impuesta, y se vinc ulara al insolvente c on las
posibilidades de c onversión en privac ión de libertad. Sin embargo,
ello no oc urre por las siguientes razones:

1. La c onversión no es automátic a y sólo está prevista para el
solvente moroso o c ontumaz al pago.

2. La insolvenc ia posterior a la sentenc ia propic ia una c onversión
en pena de prestac ión de servic ios a la c omunidad.

3. El abono de la multa en c asos de c ondenados c on ec onomías
poc o solventes puede realizarse a través de un pago
frac c ionado en c uotas.

4. La c uota dineraria de la multa debe adec uarse a la c apac idad
ec onómic a real resultante del promedio de renta diaria neta del
c ondenado.

286
En c onc lusión, la posibilidad de una c onversión de la multa en
privac ión de libertad ya no depende de la mala situac ión
económic a del c ondenado, sino que ello será c onsec uenc ia de la
disposic ión personal del c ondenado solvente a atender la sanc ión
pec uniaria que le fue impuesta y está obligado a c umplir. No se
trata, pues, de “ una prisión por deudas” ya que la multa no es una
deuda sino una sanc ión que tiene que ser ejec utada, más aún si el
c ondenado posee los rec ursos sufic ientes para sufragar el monto
impuesto. De allí que no resulte c onvinc ente la observac ión que
formula YON RUESTA c uando afirma que “ ...no vemos fórmula
alguna c ómo advertir en nuestro país la c onstituc ionalidad del
arresto sustitutorio, c uando está de por medio prec eptos
c onstituc ionales c omo el de igualdad ante la ley (art. 2.2), el de no
prisión por deudas (art. 2.24 C), que se están vulnerando según
nuest ra posic ión....”
240
.


b. Medidas Alternativas Aplic ables a la Pena Privativa de Libertad
Sustitutiva

En el Código Maúrtua existía la posibilidad de rec onvertir, a
petic ión del c ondenado, la privac ión de libertad sustitutiva, por la


240
Ibid., p. 391.
287
“ prest ac ión de un t rabajo determinado en una obra del Estado o
de instituc iones de utilidad públic a, a razón de un día de trabajo
por c ada día de prisión” (Art. 24º). En los proyec tos de reforma sólo
enc ontramos una opc ión similar en el doc umento de setiembre de
1984 (Art . 23º).

La ausenc ia de una norma igual en el Código Penal de 1991 no ha
sido explicada en la Exposición de Motivos. Ahora bien, atendiendo
a que en nuestro país no es posible suspender la ejec uc ión de la
pena privativa de libertad c onvertida, c omo si lo es en España (Art.
81º), estimamos c oherente c on una propuesta de reduc c ión
máxima del c umplimiento de penas privativas de libertad de c orta
durac ión, la inc orporac ión de una disposic ión que permita la
rec onversión de dic ha prisión subsidiaria en penas de prestac ión de
servic ios a la c omunidad. Para estos c asos se podría sugerir la
misma ec uac ión de equivalenc ia que plantea el inc iso 2º del Art.
53º. Por lo demás, en el derec ho penal c ontemporáneo estas
medidas subsisten en algunos c ódigos, c omo el español que prevé
que la responsabilidad personal subsidiaria se puede c umplir c on
trabajos en benefic io de la c omunidad (Art. 53º Inc . 1º).


288
c . Conversión de la Multa en Prestac ión de Servic ios a la
Comunidad

Sólo en los proyec tos de oc tubre de 1984 (Art. 51º), agosto de 1985
(Art. 68º) y de abril de 1986 (Art. 67º) hemos enc ontrado una
“ c onversión fac ultativa” de la multa en prestación de servicios a la
c omunidad. En estos doc umentos se autorizaba al c ondenado a
amortizar el importe de la multa a través de la prestac i ón libre de
su trabajo en favor del Estado, y a razón de un día de trabajo por
un día- multa. En ese sentido, los textos de agosto de 1985 (Art. 68º)
y de abril de 1986 (Art. 67º) disponían además que “ De la
ret ribuc ión net a diaria el c ondenado -entiéndase de la
provenient e del t rabajo sust it ut ivo- se desc uenta en favor del
Estado un porcentaje no mayor del cincuenta por ciento hasta que
c umpla el monto de la multa impuesta” .

Ahora bien, siguiendo el ejemplo de los proyec tos de julio de 1990
(Art . 49º) y de enero de 1991 (Art. 56º), el Código Penal vigente
únic amente dispone que la multa se c onvierta en una pena
limitativa de derec hos de prestac ión de servic ios a la
c omunidad
241
, cuando el condenado deviene en insolvente luego


241
Es de int erpret ar que la c onversión sólo es posible c on est e t ipo de pena
limitativa de derec hos. El error de redac c ión en que inc urren los textos de enero
289
de la sentenc ia. Sin embargo, el artíc ulo 56º párrafo segundo,
c ondic iona esta posibilidad a que la situac ión de insolvenc ia
produc ida en el sentenc iado obedezc a exc lusivamente a “ causas
ajenas a su voluntad” . Result a evident e que a t ravés de est a
disposic ión, el legislador ha intentado prevenir que los condenados
inc urran en c onduc tas malic iosas que los c oloquen en una
situac ión de insolvenc ia c on la dolosa finalidad de eludir el pago
de la multa y su posible c onversión en pena privativa de libertad.

Para el supuesto exc epc ional que estamos analizando, la ley
señala una ec uac ión de equivalenc ia a razón de: 7 días- multa
impagos por una jornada de prestac ión de servic ios a la
c omunidad. Esta proporc ión es la misma que establec ieron los
c itados doc umentos de julio de 1990 (Art. 49º) y de enero de 1991
(Art. 56º). Cabe anotar, sin embargo, que en los proyec tos de
agosto de 1985 (Art. 67º), abril de 1986 (Art. 66º) y de setiembre de
1989 (Art. 48º) se establec ió una equivalenc ia muc ho menor (un
día-multa por una jornada de prestac ión de servic ios).


y de abril de 1991, donde se inc luye la disyunc ión “ o” , no debe motivar criterios
diferent es que plant een la c onsiderac ión de ot ras penas limit at ivas c omo la
inhabilitac ión o la limitac ión de días libres. Por lo demás, el párrafo terc ero del
artíc ulo 56º y los proyec tos prec edentes c omo los de setiembre de 1989 (Art. 48º)
y de enero de 1990 (Art . 49º), rat ific an la c orrec c ión de nuest ra propuest a
hermenéutic a. Cfr. Felipe Villavic enc io Terreros. Código Penal. Terec era Edic ión.
Grijley. Lima, 2001, pp. 209-211.
290
Es de mencionar que disposiciones similares al artículo 56º son poco
c omunes ac tualmente en el derec ho penal c omparado.
Existiendo, en c ambio, posibilidades de una c onversión semejante
sólo para el c aso de proc esados insolventes al momento de la
sentenc ia, tal c omo oc urre en el Código Penal boliviano (Art. 31º) y
c omo también se regulaba en los proyec tos nac ionales de agosto
de 1985 (Art . 67º), abril de 1986 (Art . 66º) y de set iembre de 1989
(Art. 48º). Dado que el Código de 1991 no ha c ontemplado un
c aso similar, somos de opinión que dic ho vac ío legal debe ser
superado a fin rec uperar c oherenc ia c on el princ ipio de
inderogabilidad de la sanc ión penal. Para lo c ual debería de
ampliarse los alc anc es del ac tual artíc ulo 56º inc luyendo en ellos a
los c ondenados en c ondic ión de insolvenc ia previa a la sentenc ia.
En todo c aso, en el presente, c omo lo señala un sec tor de la
doc trina los Juec es podrían optar por soluc iones que privilegien la
aplic ac ión de medidas alternativas c omo la reserva de fallo
c ondenatorio o la exención de pena, cuando el procesado sea un
insolvente y el delito c ometido tenga c omo únic a sanc ión
c onminada a la multa
242
.

Merec e un análisis espec ial el supuesto en que el insolvente al c ual
se le c onvirtió la multa en prestac ión de servic ios a la c omunidad


242
Ibid., p. 221.
291
inc umpla esta sanc ión. Nada ha regulado el legislador, y no nos
parec e legal la utilizac ión por analogía de la c láusula del artíc ulo
55º, ya que se refiere a un supuesto distinto donde la prestac ión de
servic ios c omunitarios ha sido impuesta c omo pena autónoma y
direc ta. No obstante, y siempre en búsqueda de un alineamiento
c on el princ ipio de inderogabilidad de la sanc ión penal, somos de
opinión que previo requerimiento al c ondenado, también se le
podría aplic ar una nueva c onversión en pena privativa de libertad.
Para este c aso la ec uac ión de equivalenc ia tendría que ser la
siguiente: una jornada de prestac ión de servic ios a la c omunidad
se c onvierte en 7 días de privac ión de libertad. Además para
alc anzar un tratamiento más equitativo se podría fac ultar al Juez
para que en estos c asos exc epc ionales de c onversión la pena
privativa de libertad pueda ser suspendida en su ejec uc ión.

d. Conversión y Pago In Extremis

El legislador nac ional ha inc orporado en nuestro sistema legal el
llamado pago in extremis de la multa. Esto es, la posibilidad que
tiene el c ondenado de pagar el importe de la multa, luego de
produc ida una c onversión de la pena pec uniaria en otro tipo de
sanc ión. Esta medida también la enc ontramos en el Código
Maúrt ua (Art . 22º) y en los suc esivos proyec tos de setiembre (Art.
292
21º) y de oc tubre de 1984 (Art. 52º), agosto de 1985 (Art. 67º), abril
de 1986 (Art. 66º), setiembre de 1989 (Art. 48º), julio de 1990 (Art.
49º) y de enero de 1991 (Art. 56º). Por lo demás, en el derec ho
ext ranjero también es c omún la inc lusión de c láusulas similares
c omo lo demuestran los c ódigos de Brasil (Art. 51º) y Costa Ric a
(Art . 56º).

El Código vigente se refiere al pago in extremis en el párrafo
terc ero del artíc ulo 56º. Según este numeral el c ondenado, luego
de produc ida la c onversión de la pena pec uniaria en pena
privativa de libertad o en prestac ión de servic ios a la c omunidad,
puede pagar el importe de la multa en cualquier momento. En este
supuesto la ley establec e que debe desc ontarse “ el equivalente a
la pena privativa de libertad o prestación de servicios comunitarios
c umplidos a la fec ha” . El desc uento se aplic a a razón de:

1. Un día de pena privativa de libertad c onvertida que haya
c umplido el c ondenado desc uenta el importe dinerario de un
día- multa.

2. Una jornada de prestac ión de servic ios a la c omunidad
desc uenta el importe dinerario de 7 días-multa.

293

4.2.10. MEDIDAS ALTERNATIVAS APLICABLES A LA MULTA

El Código Penal derogado autorizaba la c ondena c ondic ional
c omo únic a medida alternativa aplic able a la multa (Art. 53º in
fine). El Código de Proc edimientos Penales de 1940 mantuvo esa
posibilidad (Art. 286º), la c ual fue suprimida en 1981 c on las
reformas que introdujo en su artic ulado el Dec reto Legislativo No.
126 (12.06.1981). Durante el proc eso de reforma, los proyec tos de
set iembre (Art . 40º) y de oc t ubre (Art . 62º) de 1984 volvieron a
retomar la posición permisiva del Código Maúrtua. Sin embargo, los
proyec tos posteriores otorgaron a la suspensión de la ejecución de
la pena un efec to exc lusivo sobre las penas privativas de libertad.

A partir de 1989, el legislador nac ional inc orporó nuevas medidas
alternativas c omo la reserva del fallo c ondenatorio y la exenc ión
de pena, las c uales fueron inc luyendo en sus alc anc es a la pena
pec uniaria. Así se observa en los proyec tos de setiembre de 1989
(Art. 65º), julio de 1990 (Arts. 66º y 72º) y de enero de 1991 (Arts. 62º
y 72º).

El Código de 1991 rec epc ionando la influenc ia de los últimos
proyec tos menc ionados c onsideró a la multa c omo susc eptible de
294
ser afec tada por la reserva del fallo condenatorio y la exención de
pena (Art s. 62º y 68º).

Para que proc eda la primera de aquellas se requiere además de
una multa c onminada, de la c onc urrenc ia de un pronóst ic o
favorable de la c onduc ta futura del sentenc iado. Cabe anotar
que en los proyec tos de setiembre de 1989 y julio de 1990 se
establec ía c omo requisito para la reserva que la extensión
conminada de días-multa no exc ediera de 365, límite que no es
exigido en el texto vigente. Y, para la segunda de las medidas
señaladas, la ley exige que c on la pena c onminada de multa
c oexista en el imputado una responsabilidad mínima.

Queda sobreentendido que en c aso de que la multa aparezc a en
c ondic ión de pena c onjunta o alternativa, su posibilidad de
ac c eso a las medidas c itadas dependerá de que las otras penas
se adec úen a los límites c uantitativos que espec ífic amente les fija
la ley para tal efec to. Por tanto, si esto último no oc urriera la multa
no podría ser alc anzada por la reserva del f allo o por la exenc ión
de pena. [ Cuadro No. 19]
295

CUADRO No. 19
MEDIDAS ALTERNATIVAS APLICABLES A LA PENA DE MULTA
EN EL CÓDIGO PENAL DE 1924, PROYECTOS DE REFORMA 1924- 1991 Y EN EL CÓDIGO PENAL DE 1991

TEXTO PENAL SUSPENSIÓN DE LA
EJECUCIÓN DE LA PENA
RESERVA DEL FALLO
CONDENATORIO
EXENCIÓN DE PENA
C.P. 1924 X
P.C.P. SETIEMBRE 1984 X
P.C.P. OCTUBRE 1984 X
P.C.P. AGOSTO 1985
P.C.P. ABRIL 1986
P.C.P. SETIEMBRE 1989 X
P.C.P. JULIO 1990 X X
P.C.P. ENERO 1991 X X
C.P. 1991 X X

DU PUIT c ritic ando la defec tuosa téc nic a legislativa empleada en
nuestro medio, sostiene la vigenc ia de la suspensión de la
ejec uc ión de la pena en tanto medida alternativa aplic able a la
multa: “ El int érpret e que se limit a únic ament e a la regulac ión
previst a en el Código de 1991, responderá negativamente porque
en este Código no figura más la suspensión de la ejec uc ión
respec to a la pena pec uniaria. Sin embargo, si c on una visión
menos est rec ha se t iene en c uent a lo dispuest o en el art . 286 del
Código de proc edimientos penales, la respuesta puede ser
diferente. Esta disposic ión debe c onsiderarse vigente en la medida
en que no ha sido derogada. Primero, porque el Código proc esal
penal de 1991 sólo ha sido puesto en vigenc ia en alguna de sus
disposic iones y, por tanto, el Código de procedimientos penales, no
ha sido derogado inc luido el art. 286. Segundo, en la disposic ión
por la que se suspende la entrada en vigenc ia del Código proc esal
y sólo se pone en vigenc ia alguna de sus disposic iones, se estatuye
296
implíc it amente el mantenimiento en vigenc ia del Código de
proc edimientos, modific ado sólo en la materia que regulan las
disposic iones del Código proc esal puestas en vigenc ia. Terc ero,
dic ha norma es de fec ha posterior a la puesta en vigenc ia del
Código de 1991. De modo que aún c uando se pudiera dec ir que
mediante la promulgac ión de este nuevo Código se regulaba
diferente la ejec uc ión de la multa, habría que admitir que la
suspensión c ondic ional de la ejec uc ión de la multa prevista en el
art . 286 fue nuevament e t omada en c onsiderac ión al mantenerse
en vigenc ia el Código de proc edimientos penales. Esta
interpretac ión, favorable a los proc esados, vendría a c orregir el
error de no prever la suspensión de la ejec uc ión de la multa en el
Código penal de 1991 y además resolvería el problema de las
multas impuestas a los c ondenados sin c apac idad ec onómic a
para c anc elar la multa”
243
.



4.2.11. MULTA SUSTITUTIVA DE PENAS PRIVATIVAS DE LIBERTAD

El Código Maúrtua c ontenía en la Parte Espec ial una disposic ión
aplic able a los delitos c ontra el honor, que permitía sustituir,


243
Cfr. Joseph Du Puit . Ob. Cit .
297
durante la etapa de ejec uc ión, hasta un noventa por c iento de la
pena privativa de libertad impuesta en la sentenc ia por el pago de
una mult a (Art . 194º).

Durante el proc eso de reforma la sustituc ión de la prisión por multa
ha sido una c onstante. Inic ialmente el Proyec to de setiembre de
1984 mantuvo la sustitución sólo para los delitos contra el honor (Art.
157º). Posteriormente, y adoptando el c riterio imperante en los
artíc ulos 80º y 81º del Código Penal Tipo para Latinoaméric a, el
legislador nac ional c onsideró el reemplazo de la prisión por una
multa a través de un sistema de c onversión. Así se pronunc iaron los
proyec tos de oc tubre de 1984 (Art. 66º), agosto de 1985 (Art. 65º),
abril de 1986 (Art. 64º), setiembre de 1989 (Art. 57º), de julio de 1990
(Art . 58º) y de enero de 1991 (Art . 52º).

El Código Penal vigente también ac epta la sustituc ión, vía la
c onversión, de penas privativas de libertad por multas. El artíc ulo
52º, modific ado por la Ley No. 27186 (20.10.99), prec isa que dic ha
c onversión sólo es proc edente c uando la pena privativa de
libertad impuesta en la sentenc ia no sea mayor de 2 años: “ El
Juzgador podrá c onvertir la pena privativa de libertad no mayor de
dos años en otra de multa, o la pena privat iva de libert ad no
mayor de c uatro años en otra de prestac ión de servic ios a la
298
c omunidad o limitac ión de días libres”
244
. Además, siempre que se
trate de una pena privativa de libertad efec tiva y que no haya sido
posible aplic ar una suspensión de la ejec uc ión de la pena o
disponer una reserva del fallo c ondenatorio
245
.

La c onversión de la pena privativa de libertad en pena pec uniaria
opera en base a la siguiente ec uac ión de equivalenc ia: Un día de


244
El texto original del artíc ulo 52°del Código Penal es el siguiente: “ En los casos
que no fuera proc edent e la c ondena c ondic ional o la reserva del fallo
c ondenatorio, el Juez podrá c onvertir la pena privativa de libertad no mayor de
un año en otra de multa, prestac ión de servic ios a la c omunidad o limitac ión de
días libres, a razón de un día de privac ión de libert ad por un día-multa, por una
jornada de prest ac ión de servic ios a la c omunidad o por una jornada de
limit a c ión d e d ía s l ibres” . Posteriormente modificado por el artículo 1°de la Ley
No. 26890 (11.12.1997): “ En los c asos que no fuera proc edent e la c ondena
c ondic ional o la reserva del fallo c ondenatorio, el Juez podrá c onvertir la pena
privat iva d e libert ad no mayor d e d os a ños en ot ra d e mult a , prest a c ión d e
servic ios a la c omunidad o limit ac ión de días libres, a razón de un día de
privac ión de libert ad por un día-mult a, por una jornad a d e prest ac ión d e
servic ios a la c omunidad o por una jornada de limit ac ión de días libres” .
Finalmente, modificado por el artículo único de la Ley No. 27186 (20.10.1999): “ En
los c asos que no fuera proc edente la c ondena c ondic ional o la reserva del fallo
c ondenatorio, el Juez podrá c onvertir la pena privativa de libertad no mayor de
dos años en ot ra de mult a, o la pena privat iva de libert ad no mayor de c uat ro
años en ot ra de prest ac ión de servic ios a la c omunidad o limit ac ión de días
libres, a razón de un día de privac ión de libertad por un día de multa, siete días
d e p riva c ión d e lib ert a d p or una jornada de prest ac ión de servic ios a la
c omunidad o por una jornada de limit ac ión de días libres” .

245
Sobre el part ic ular, señala Joseph Du Puit que “ el dominio de aplicación de la
multa resulta de la frec uenc ia c on que, en la parte espec ial del nuevo Código,
ha sid o previst a c omo pena a lt erna t iva a la pena priva t iva d e libert a d . Pero
también de lo dispuesto en el art. 52. Según esta disposic ión, <<en los c asos que
no fuera procedente la condena condicional o la reserva del fallo condenatorio,
el Juez podrá c onvert ir la pena privat iva de libert ad no mayor de dos años en
otra multa, prestac ión de servic ios a la c omunidad o limitac ión de días libres...>>.
De est a manera, se ha est ablec id o un sistema de c asc ada que obliga al juez,
c uando c onc luye que el agent e no merec e una pena superior a dos años de
privac ión de la libert ad, a c omprobar, primero, si est án o no reunidas las
c ondic iones legales para reservar el fallo (art. 62) o suspender la ejec uc ión de la
pena (art . 57). Y, luego, si la respuest a fuera nega t iva , a a p rec ia r si es o no
c onvenient e subst it uirla por la pena de mult a, de prest ac ión de servic ios a la
c omunidad (art . 34) o de limit ac ión de días libres (art . 35)” . Cfr. Joseph Du Puit.
Ob. Cit .
299
pena privativa de libertad se c onvierte en d ía de multa. Ahora bien,
ya que el Código Penal nac ional, a diferenc ia del texto
c ostarric ense (Art. 69°), no estipula un importe ec onómic o
espec ífic o para esta sustituc ión, es de entender que para fijar el
importe dinerario c onsiguiente de la multa c onvertida, se acudirá a
las reglas generales (Arts. 41° a 43°).

En el Pleno Jurisdic c ional Penal realizado en la c iudad de Iquitos en
1999, sobre Las Consec uenc ias Jurídic as del Delito, se ac ordó por
ac lamac ión que: “ …Se rec omienda c omo c riterio jurisprudenc ial la
aplic ac ión de la pena sustituta de multa en los c asos en que la
pena privat iva de libert ad que se va a c onvert ir o sust it uir no sea
mayor de dos años, y la aplic ac ión de las penas de prestac ión de
servic ios a la c omunidad y limitac ión de días libres cuando la pena
sea mayor de dos años y no supere el límite de los artíc ulos 31º y 52º
del C.P.” .

Por lo demás, la c onversión de penas es de uso fac ultativo para el
Juez y la oportunidad proc esal para proc eder a dic ha c onversión
es en el momento de emitir sentenc ia, por lo que deberá estar
debidamente motivada. En torno a ello, se susc itaron dudas en la
300
judic atura nac ional
246
, por lo que en el menc ionado Pleno
Jurisdic c ional se ac ordó que: “ El momento en que se puede
c onvert ir o sust it uir una pena privat iva de libertad es al expedir
sentenc ia. Por exc epc ión, c uando c on posterioridad a la sentenc ia
se dic ta una norma, c omo la Ley No. 27186 que amplía el término
de la pena privativa de libertad susc eptible de sustituir o c onvertir,
en aplic ac ión del segundo párrafo del art. 6º del Código Penal es
posible c onvert ir o sust it uir una pena privat iva de libert ad ya
impuesta. En tal c aso sólo puede efec tuarlo el órgano jurisdic c ional
que emitió el fallo. En ambos supuestos la c onversión o sustituc ión
son fac ultativas…” .

Lamentablemente, el texto sustantivo ha omitido inc orporar
normativamente requisitos espec iales vinc ulados a la c ondic ión
personal del agente y a los esfuerzos realizados por él para reparar
los daños oc asionados por el delito a fin de aplic ar la c onversión,
pese a que la fuente de inspirac ión fue prec isamente el Código
Penal Tipo para Latinoaméric a. El segundo párrafo del artíc ulo 80°
del c itado doc umento prelegislativo proponía que “ …La sentencia


246
Ya en 1995, desde la doc t rina, Bramont Arias y Bramont -Arias Torres habían
indic ado que “ Una modalidad espec ífic a de la sustituc ión de la pena es el tema
de la c onversión de una pena en ot ra, en el c urso de la ejec uc ión. No
habiéndose logrado inic ialmente la sustituc ión de la pena privativa de libertad
por la limit a t iva d e d erec hos, el sent enc ia d o p od rá ob t enerla d ura nt e la
ejec uc ión a t ravés de la c onversión” . Cfr. Luis Bramont Arias y Luis Bramont -Arias
Torres. Código Penal Anot ado. Edit orial San Marc os. Lima, 1991, p. 243.
301
deberá expresar los fundamentos de esta dec isión, aprec iando las
c ondic iones personales, los móviles de su c onduc ta y las
c irc unstanc ias del hec ho; exigir que se garantic e la reparac ión del
daño según las posibilidades del c ondenado…” . Además, existe
una tendenc ia en el mismo sentido que c laramente se observa en
el derecho penal extranjero, por ejemplo en los códigos penales de
Alemania (§47), Brasil (Art . 44°), Cost a Ric a (Art . 69°), Cuba (Art .
34°), España (Art. 88°) y Méxic o (Art. 70°). [ Cuadro No. 20]



CUADRO No. 20
LÍMITES Y EQUIVALENCIAS DE LA CONVERSIÓN DE LA PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD EN MULTA
EN EL CÓDIGO PENAL DE 1924, PROYECTOS DE REFORMA 1924- 1991 Y EN EL CÓDIGO PENAL DE 1991

TEXTO PENAL PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD
REEMPLAZABLE
PROPORCIONALIDAD DE LA
CONVERSIÓN
C.P. 1924 - - - - - - - -
P.C.P.SETIEMBRE 1984 - - - - - - - -
P.C.P. OCTUBRE 1984 1 AÑO 1 DÍA DE PRISIÓN POR 1 DÍA- MULTA
P.C.P. AGOSTO 1985 3 AÑOS 1 DÍA DE PRISIÓN POR 2 DÍAS- MULTA
P.C.P. ABRIL 1986 3 AÑOS 1 DÍA DE PRISIÓN POR 2 DÍAS- MULTA
P.C.P. SETIEMBRE 1989 3 AÑOS - - - -
P.C.P. JULIO 1990 3 AÑOS 1 DÍA DE PRISIÓN POR 1 DÍA- MULTA
P.C.P. ENERO 1991 1 AÑO 1 DÍA DE PRISIÓN POR 1 DÍA- MULTA
C.P. 1991 2 AÑOS 1 DÍA DE PRISIÓN POR 1 DÍA-MULTA

Como destac a HURTADO POZO, el legislador peruano no ha
rec urrido a la sustituc ión preferente que existe en otros sistemas
jurídic os c omo el alemán (§ 47) y el austríac o (§ 37). El c itado autor
sostiene al respec to que: “ A diferencia de otros códigos, el de 1991,
no c ontiene normas establec iendo los c riterios determinantes para
preferir, por ejemplo, la multa a la pena privativa de libertad. Fuera
de c onsiderar las vent ajas de la mult a (no int errumpe la vida
302
familiar y la ac tividad laboral del c ondenado, c onstituye un medio
exc elente de prevenc ión por afec tar de manera sensible su
c apac idad ec onómic a, c omporta ingresos para el fisc o en lugar
de los gastos que requiere la c onstruc c ión de prisiones, representa
una sufic iente penalidad para las infrac c iones leves en relac ión a
la signific ac ión del bien que se afec ta), el juez deberá tener en
c uent a las c irc unst anc ias agravantes personales y materiales en
que la infrac c ión ha sido c ometida, así c omo el c ontexto soc ial en
que la represión tiene lugar”
247
.

Finalmente, debe señalarse brevemente que el artíc ulo 7°de la Ley
que Establec e Benefic ios por Colaborac ión Efic az en el Ámbito de
la Criminalidad Organizada (Ley No. 27378 del 21.12.2000)
expresamente exc luye la c onversión de penas para las personas
benefic iadas: “ …la disminuc ión de la pena sólo podrá reduc irse
hasta un terc io por debajo del mínimo legal, sin que c orresponda
suspensión de la ejec uc ión de la pena, reserva del fallo
c ondenat orio, c onversión de la pena privat iva de libert ad, salvo
liberac ión c ondic ional y siempre que haya c umplido c omo mínimo
la mitad de la pena impuesta” . Del mismo modo, el artículo 3°de la
Ley que Regula el Otorgamiento de Benefic ios Penales y
Penitenc iarios a aquellos qe c ometen delitos c ontra la


247
Cfr. José Hurt ado Pozo. la Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 154.
303
Administrac ión Públic a (Ley Nro. 27770 del 28.06.2002) exc luye la
aplic ac ión de esta medida alternativa a las personas c ondenadas
por los delitos de c onc usión, pec ulado, c orrupc ión de func ionarios
y asoc iac ión ilíc ita.


4.2.12. CÓMPUTO DE LA DETENCIÓN

En el Código Maúrtua el tiempo de detenc ión preventiva que
ac umulaba un imputado se le desc ontaba del término de
durac ión de la pena que le era impuesta en la sentenc ia. En
c uanto a penas privativas de libertad, este desc uento se realizaba
de modo proporc ional a la prolongac ión de la detenc ión. En
c ambio, c uando la c ondena aplic aba una pena pec uniaria el
desc uento se hac ía a razón de un sol de la multa impuesta por
c ada día de prisión preventiva sufrida por el c ondenado (Art. 49º).
Esta dec isión no resultaba equitativa, ya que era susc eptible de
generar una notoria desproporc ión y desigualdad entre los
sentenc iados que ac c edían a la c ompensac ión, más aún si el
monto dinerario de la pena pec uniaria se establec ía en func ión de
la renta total del c ondenado. Así por ejemplo, si la c uota diaria se
fijaba en 5 soles, para c ubrir este valor de un día-multa, el
c ondenado requería haber ac umulado 5 días de detenc ión. De
304
esta manera tal proc eder legislativo desc onoc ía y desnaturalizaba
la c ondic ión de unidad temporal del día -multa c ompatible c on los
límites temporales de una pena privativa de libertad.

El defec to anotado fue superado durante el proc eso de reforma
por el legislador nac ional. En efec to, los suc esivos proyec tos se
alejaron de un desc uento de base monetaria para referirse en
c ambio a la nec esidad de c ompensar días de prisión preventiva
c on días-multa. Así se aprecia en el doc umento de oc tubre de
1984 (Art. 61º), y en los proyec tos siguientes de agosto de 1985 (Art.
72º), abril de 1986 (Art. 71º), setiembre de 1989 (Art. 52º), julio de
1990 (Art . 53º) y enero de 1991 (Art . 47º).

El Código Penal de 1991 mantuvo dic ha opc ión prec isando en su
artíc ulo 47º in fine que el efec to de la detenc ión sobre la pena de
multa se debería c omputar a razón de desc ontar 2 días- multa por
c ada día de prisión preventiva, lo c ual c onsideramos ac ertado
teniendo en c uenta la diferenc ia material en el sufrimiento de una
pena privativa de libertad antic ipada frente a una sanc ión
pec uniaria. Este c riterio, además, es c ompartido por otros sistemas
jurídic os extranjeros, c omo el panameño (Art. 58º in fine). [ Cuadro
No. 21]

305
Sobre ello, MAPELLI CAFFARENA refiere que “ No es prec iso que la
prisión c omputada se haga sobre la pena impuesta en la misma
c ausa penal, soluc ión más justa que elimina una barrera proc esal
injustific ada. Únic amente dejará de c omputarse la prisión
preventiva en aquellas penas impuest as por infrac c iones penales
cometidas con posterioridad a la aplicación de la medida cautelar
para evitar que el sujeto disponga de una suerte de <<c heque>>
penal que le permita en total impunidad c ometer nuevos
delit os”
248
.
CUADRO No. 21
CÓMPUTO DE LA DETENCIÓN PREVENTIVA EN LA PENA DE MULTA SEGÚN
EL CÓDIGO PENAL DE 1924, LOS PROYECTOS DE REFORMA 1924- 1991 Y EL CÓDIGO PENAL DE 1991

TEXTO PENAL PROPORCIÓN POR CADA DÍA DE DETENCIÓN
C.P. 1924 1 SOL DE LA MULTA TOTAL
P.C.P. SETIEMBRE 1984 - - - -
P.C.P. OCTUBRE 1984 1 DÍA-MULTA
P.C.P. AGOSTO 1985 2 DÍAS-MULTA
P.C.P. ABRIL 1986 2 DÍAS-MULTA
P.C.P. SETIEMBRE 1989 2 DÍAS-MULTA
P.C.P. JULIO 1990 2 DÍAS-MULTA
P.C.P. ENERO 1991 2 DÍAS-MULTA
C.P. 1991 2 DÍAS-MULTA


4.2.13. PRESCRIPCIÓN DE LA PENA DE MULTA

En c uanto a los plazos de presc ripc ión de la ac c ión penal y de la
ejec uc ión de la pena, en c aso de delitos c onminados c on pena
distinta a la privac ión de libertad, el Código vigente (modific ado


248
Cfr. Borja Mapelli Caffarena. La Pena de Multa en el Derec ho Penal Peruano.
Ob. Cit ., p. 105.
306
por la Ley No. 28117 del 10.12.2003) ha homolog ado los límites de
ambos supuestos de extinc ión en 2 años (Arts. 80º y 86º).
Anteriormente, en el Código del 24 la presc ripc ión de la ac c ión
penal y de la pena tenían plazos diferentes, 2 años la primera, y 5
años la segunda (Arts. 119º y 123º).

La multa también está sujeta a plazos extraordinarios de
prescripción y que suponen contabilizar el plazo ordinario de 2 años
adic ionándole una mitad del mismo, por lo que dic hos plazos
llegan a 3 años (Arts. 83º y 87º in fine), según lo previsto en los
artíc ulos 80º y 83º in fine del texto penal vigente.

Tratándose de faltas, los plazos de presc ripc ión son únic os para las
diferentes penas aplic ables a este tipo de infrac c ión penal. En tal
sentido, el artíc ulo 440º inc iso 5º (modific ado por la Ley No. 27939
del 12.02.2003) establec e los límites ordinarios de la presc ripc ión de
la ac c ión penal y de la pena en 1 año.

En el Pleno Jurisdic c ional Penal realizado en la c iudad de Arequipa
en 1997, sobre Presc ripc ión de la Ac c ión Penal para Delitos
Conminados c on Penas Conjunt as y Alt ernat ivas, se advirt ió dos
tendencias jurisprudenciales generadas en el tratamiento y solución
de tales problemas. La primera, estima que la presc ripc ión sólo
307
operaría si se han venc ido los plazos que c orresponden a la pena
privat iva de libertad (extremo máximo legal de pena conminada) y
a la pena no privativa de libertad. Y la segunda, c onsidera que
debe dec lararse la presc ripc ión, únic amente c uando se venc e el
plazo que c orresponde a la pena privativa de la libertad a la c ual
se la calific a como la “ más grave” . No obstante, inc orrec tamente
se ac ordó por mayoría: “ Primero: Que el término de prescripción de
la ac c ión para los delitos c onminados c on penas c onjuntas debe
fijarse atendiendo al plazo que c orresponda al elemento más
grave int egrado a la sanc ión, que en un c aso será la pena
privativa de libertad, inc luso aunque ésta sea no mayor a dos años.
Segundo: Que en el c aso de delitos c onminados c on penas
alternativas, la ac c ión penal sólo debe c onsiderarse presc rita
c uando se haya c umplido el plazo más largo que resulte de las
penas susc eptibles de imposic ión” .

Como bien ha señalado PRADO SALDARRIAGA “ …en est e t ipo de
supuestos la presc ripc ión de la ac c ión penal deberá c ontabilizarse
en func ión de las dos o más penas alt ernat ivas o c onjunt as que el
legislador fija para la sanc ión de un mismo delito. En c onsec uenc ia,
la extinc ión de la ac c ión penal por presc ripc ión ordinaria o
extraordinaria, sólo será posible cuando se hayan vencido, paralela
o sec uenc ialmente, los diferentes plazos de presc ripc ión que
308
c orrespondan a t odas las penas alt ernat ivas o c onjunt as. En t al
sentido, no es c orrec to c onsiderar la presc ripc ión solamente en
atenc ión a los plazos de las penas privativas de libertad. Sobre esto
último hay que rec ordar que las penas no privativas de libertad no
son más benignas que aquellas, sólo se trata de penas de distinta
nat uraleza.

Tampoc o es legal entender que frente a sanc iones alternativas, la
exc lusión de una o más de tales penas se produc e a través de la
ac usac ión fisc al. Sobre esto último c abe rec ordar que la pena que
el Fisc al solic ita en su ac usac ión esc rita u oral, es una pretensión
punitiva y no un ac to de determinac ión de la pena, tarea que,
c omo bien lo expresa el artíc ulo 46º del Código Penal, es de
absoluta c ompetenc ia del órgano jurisdic c ional, el c ual la ejerc e
exc lusivamente en el momento de la sentenc ia. Sólo en ese
inst ant e se dec ide c uál de las penas alt ernat ivas se aplic ará al
c ondenado.

Ahora bien, el hec ho que el tiempo transc urrido desde la c omisión
del delito alc anc e el plazo de presc ripc ión de la pena privativa de
libertad que c onc urre c omo sanc ión paralela o alternativa a una
pena no privativa de libertad, c uya plazo de presc ripc ión no ha
venc ido, no inhabilit a al Juzgador a dec idir en la sent enc ia la
309
imposic ión de una pena privativa de libertad. Esta interpretac ión es
c ompatible c on la func ión de la presc ripc ión de la ac c ión penal,
c ual es extinguir el derec ho de persec uc ión penal del Estado ante
el delito c ometido, y no la extinc ión de la pena que, c omo ya se
ha menc ionado, sólo se produc e en func ión de los plazos a que
alude el artíc ulo 86º. Plazos, que por lo demás, rec ién se
c ont abilizan c on post erioridad a la emisión de la sent enc ia
c ondenat oria c orrespondient e”
249
.

Por lo demás, es interesante la propuesta del texto penal
c olombiano, que establec e que la multa presc ribe a los c inc o años
c ontados a partir del momento en que el multado se sustraiga
ilíc itamente de su ejec uc ión y siempre que deba totalmente la
impuesta; pero si ha desc ontado parte de ella, el término para su
presc ripc ión se reduc irá proporc ionalmente. [ Cuadro No. 22]

CUADRO No. 22
PRESCRIPCIÓN DE LA PENA DE MULTA EN EL CASO DE DELITOS
EN EL CÓDIGO PENAL DE 1924, PROYECTOS DE REFORMA 1924- 1991 Y EN EL CÓDIGO PENAL DE 1991


TEXTO PENAL
PLAZOS DE PRESCRIPCIÓN
DE LA ACCIÓN PENAL
PLAZOS DE PRESCRIPCIÓN
DE LA EJECUCIÓN DE LA PENA
ORDINARIO EXTRAORDINARIO ORDINARIO EXTRAORDINARIO
C.P. 1924 2 AÑOS 3 AÑOS 5 AÑOS 7 AÑOS Y 6 MESES
P.C.P. SETIEMBRE 1984 2 AÑOS 3 AÑOS 3 AÑOS 4 AÑOS Y 6 MESES
P.C.P. OCTUBRE 1984 2 AÑOS 3 AÑOS 3 AÑOS 4 AÑOS Y 6 MESES


249
Cfr. Víc tor Roberto Prado Saldarriaga. Todo sobre el Código Penal. Ob. Cit.,
pp. 159-160.
310
P.C.P. AGOSTO 1985 5 AÑOS 7 AÑOS Y 6 MESES 5 AÑOS 7 AÑOS Y 6 MESES
P.C.P. ABRIL 1986 5 AÑOS 7 AÑOS Y 6 MESES 5 AÑOS 7 AÑOS Y 6 MESES
P.C.P. SETIEMBRE 1989 3 AÑOS 4 AÑOS Y 6 MESES 3 AÑOS 4 AÑOS Y 6 MESES
P.C.P. JULIO 1990 3 AÑOS 4 AÑOS Y 6 MESES 3 AÑOS 4 AÑOS Y 6 MESES
P.C.P. ENERO 1991 3 AÑOS 4 AÑOS Y 6 MESES 3 AÑOS 4 AÑOS Y 6 MESES
C.P. 1991 2 AÑOS 3 AÑOS 1 AÑO 1 AÑO Y 6 MESES


4.2.14. LA REHABILITACIÓN DEL MULTADO

Como bien lo expresa PRADO SALDARRIAGA, la rehabilitac ión es
“ un medio legal que anula los efec tos penales de la sentenc ia
c ondenatoria en la persona del sentenc iado. Ahora bien, ésta
opera luego de c umplida o extinguida la sanc ión impuest a. Por
tanto, la rehabilitac ión no anula la pena (esta ya se c umplió o
extinguió) sino la c ondena. En términos más c onc retos, c on la
rehabilitac ión se elimina la c ondic ión de c ondenado en aquél que
c umplió una pena”
250
.

El Código Penal de 1991 no ha c ontemplado normas espec ífic as
que regulen la rehabilitación del condenado con pena pecuniaria.
Por c onsiguiente, para suplir esta c arenc ia el Juzgador deberá de
rec urrir a la regla general definida en el artíc ulo 69º. Cabe anotar
que este último dispositivo, de modo expreso, establec e que: “ El
que ha c umplido la pena o medida de seguridad que le fue


250
Cfr. Víc t or Robert o Prado Saldarriaga. Las Consecuencias Jurídicas del Delito
en el Perú. Ob. Cit ., p. 253.
311
impuesta, o que de otro modo ha extinguido su responsabilidad,
queda rehabilit ado sin más t rámit e” .

312

4.3. LA PENA DE MULTA EN EL ANTEPROYECTO DE CÓDIGO PENAL DE
2004 DE LA COMISIÓN ESPECIAL REVISORA CREADA POR LEY No.
27837

4.3.1. ANTECEDENTES

Mediante la Ley No. 27837 del 4 de oc tubre de 2002 se c onstituyó
una Comisión Espec ial Revisora del Código Penal de 1991. Esta
Comisión Multisec torial estuvo presidida por el c ongresista Alc ides
Chamorro Balbín e integrada por representantes del Congreso de
la Repúblic a, del Poder Judic ial, del Ministerio Públic o, de la
Defensoría del Pueblo, de la Asamblea Nac ional de Rec tores y de
la Junta de Dec anos de los Colegios de Abogados del Perú.

La Comisión elaboró un Anteproyec to de Parte General que fue
public ado por el Fondo Editorial del Congreso de la Repúblic a en el
mes de abril de 2004.

El Ant eproyec t o c ont iene 106 art íc ulos divididos en VI Títulos.
Además posee una Introduc c ión que cumple la función de la
Exposic ión de Motivos en tanto da c uenta de los princ ipales
c ambios en el texto del Código Penal de 1991. Con relac ión a la
313
Pena de Multa, el parágrafo 30° de la Introduc c ión sostiene lo
siguiente: “ El Anteproyec to determina, sin distinc ión que el
c ondenado tenga o no ingresos, los límites de importe del día-
multa (artíc ulo 43°). También fija un límite hasta de un máximo de
veintic uatro meses c uando se permite el pago frac c ionado de la
mult a en c uotas mensuales (artíc ulo 44°)” .

El doc umento pre-legislativo no promueve otros c ambios. Ello es
lamentable, pues al margen de lo esc uetamente desc rito en la
Introduc c ión, la pena de multa en el Código de 1991 presenta
diversos vac íos y defec tos -de los cuales se ha hecho mención a lo
largo de los c apítulos de la tesis, sobre todo en lo atinente a la
determinac ión y ejec uc ión de la pena pec uniaria- que debieron
ser abordados.


4.3.2. ESTRUCTURA Y SISTEMÁTICA DE LA PENA DE MULTA

En el Ant eproyec to de 2004 el artic ulado c orrespondiente a la
Pena de Multa se ubic a en la Sec c ión IV, del Capítulo I, del Título III
(De Las Penas). El legislador trata de la multa entre los artíc ulos 41°
al 44°. No obstante, también guarda relac ión c on la pena
314
pec uniaria el artíc ulo 58°del Anteproyec to, que integra la Sec c ión
III, del Capítulo III (De Las Conversiones) del c itado Título III.

De modo espec ífic o, los artíc ulos sobre la multa y su c ontenido
esenc ial son los siguientes:

a. Pena de Multa. Desc ripc ión General (Art íc ulo 41°).
b. Extensión de la Multa. Mínimo y Máximo de Días-Multa
(Artíc ulo 42°).
c. Valor del Día-Multa c uando el c ondenado viva
exc lusivamente de su trabajo o c arezc a de ingresos (Artíc ulo
43°).
d. Tiempo y Forma de Pago de la Multa (Artíc ulo 44°)
e. Conversión de la Mult a (Art íc ulo 58°).


4.3.3. EL ANTEPROYECTO DE 2004 Y LA MULTA EN EL CÓDIGO PENAL
DE 1991

Una breve c omparac ión de las normas reguladoras de la pena de
multa del Anteproyec to de 2004, c on los previstos por el Código de
1991 nos permite enc ontrar las siguientes relac iones.

315
a. Sobre la Definic ión Legal de la Multa. En realidad el artíc ulo 41°
del Anteproyec to no aporte nada al Código de 1991, ya que
reproduc e íntegramente el c ontenido y redac c ión de su artíc ulo
41°.

b. Sobre la Extensi ón de la Multa. El artíc ulo 42° del Anteproyec to
tampoc o introduc e c ambios en la extensión de la multa que
fijaba el artíc ulo 42°del Código Penal vigente.

c. Sobre el Valor del Importe del Día – Multa. El artíc ulo 43°del
Anteproyec to mantiene la c onfiguración porcentual del importe
del día-multa para el c aso del c ondenado que posee c omo
ingreso diario el proveniente exc lusivamente de su trabajo. Esto
es, reproduc e lo ya previsto en el Código del 91.

Ahora bien, el c ambio que inc orpora el Anteproyec to y al c ual
se hac e referenc ia en la Introduc c ión, c onsiste en aplic ar
también la c onfigurac ión porc entual (no menos del 25% ni más
del 50%) c uando el c ondenado no tenga ingresos. Esto,
senc illamente, es absurdo: ¿c ómo así se va a establec er un
porc entaje de un ingreso que no existe?.

316
La Introduc c ión no dic e nada al respec to. A nuestro entender
mejor hubiera sido c onsiderar el porc entaje en relac ión a un
treintavo del sueldo mínimo vital tal c omo lo ha sugerido PRADO
SALDARRIAGA
251
.

d. Sobre el Tiempo y Forma de Pago de la Multa. A diferenc ia del
texto del Código Penal vigente, el artíc ulo 44°del Anteproyec to
introduc e, c omo ya lo había sugerido la doc trina nac ional, un
tope de 24 c uotas mensuales para el pago frac c ionado de la
multa. Esta alternativa nos parec e adec uada. Sin embargo, el
legislador peruano no ha c onsiderado la previsión brasileña
para evitar que las c uotas sean afec tadas por el efec to de la
inflac ión, tal c omo lo ha sugerido PRADO SALDARRIAGA
252
.

Es de señalar que el Código Proc esal Penal de 2004 exige en su
artíc ulo 399° inc iso 2° que la sentenc ia c ondenatoria debe
señalar el plazo de pago de la multa.

e. Conversión de la Pena de Multa. El texto del artíc ulo 58°del
Anteproyec to modific a de modo relevante el ac tual texto del


251
Cfr. Víc tor Roberto Prado Saldarriaga. Todo sobre el Código Penal. Ob. Cit.,
pp. 76-78.

252
Ibid., p. 73.
317
artíc ulo 56°del Códig o Penal. En efec to el Anteproyecto elimina
la c onversión de la multa en pena privativa de libertad. La
Introduc c ión no da detalles sobre las razones de esta dec isión.

También el Anteproyec to permite que el insolvente al que se le
impuso como única pena la de multa, pueda c umplir dic ha
pena a través de una c onversión en penas limitativas de
derec hos. Este es un c ambio importante. Ahora bien, el
Anteproyec to mantiene la c onversión en pena limitativa de la
multa para quien devino en insolvente por c ausas ajenas a su
voluntad, pero c ambia la ec uac ión de c onversión. En efec to
según el texto propuesto una j ornada de pena limitativa de
derec hos equivale, para la c onversión, a 14 días- multa
impagos.


4.3.4. LA MULTA COMO SUSTITUTIVA DE PENAS PRIVATIVAS DE
LIBERTAD EN EL ANTEPROYECTO

El Anteproyec to c onserva la fac ultad sustitutiva de la pena de
multa a través de la Conversión de la Pena Privativa de la Libertad
que regula el artíc ulo 54°. Al igual que el texto ac tual del numeral
52°del Código Penal, el Anteproyec to posibilita la c onversión de
318
penas privativas de libertad no mayores de dos años en multa.
Para este supuesto el mismo artíc ulo 54°del Anteproyec to regula la
equivalenc ia de un día de privac ión de libertad por un día -multa.

Además el Anteproyecto considera también a la multa como pena
c onminada susc eptible de ser afec tada por la medida de Reserva
de Fallo Condenatorio del artíc ulo 64°. Lo mismo oc urre c on la
medida de Dispensa de Pena, prevista en el artíc ulo 70° del
Anteproyec to. Esta medida que, es la equivalente a la Exención de
Pena del Código del 91 (artíc ulo 68°), inc luye a la multa en sus
alc anc es.


4.3.5. PRESCRIPCIÓN Y MULTA EN EL ANTEPROYECTO

Según el artíc ulo 82°del Anteproyec to, la presc ripc ión de la ac c ión
penal para delitos c on pena de multa es de 2 años, plazo igual al
c onsiderado ac tualmente en el Código Penal vigente (artíc ulo
80°). Por mandato del artíc ulo 88° el Anteproyec to regula igual
plazo, dos años, para la presc ripc ión de la ejec uc ión de la pena de
multa.

319
Cabe anotar, finalmente, que el Anteproyec to c onsidera también
plazos de presc ripc ión extraordinaria adic ionando la mitad a los
plazos ordinarios (artíc ulos 85°y 89°), igual que lo establec ido en el
Código del 91 (artíc ulos 83° y 87°).


4.3.6. LA REHABILITACIÓN DEL MULTADO

En c uanto a la Rehabilitac ión del Multado el Anteproyec to en su
artíc ulo 71° no hac e referenc ia espec ífic a ni define reglas
partic ulares. Con ello ratific a la téc nic a legislativa adoptada en el
Código vigente.

En lo esenc ial, pues, al igual que en el texto de 1991, la
rehabilitac ión del multado será automátic a una vez c umplida la
pena. Esto es una vez que haya pagado la multa. El efec to de la
rehabilitac ión del multado implic a la c anc elac ión de los
antec edentes penales, judic iales y penales.

Evaluando el Código Proc esal Penal de 2004 c on relac ión a la
pena pec uniaria debemos señalar lo siguiente:

320
En general no se han planteado normas y proc edimientos que
aborden de modo espec ial y exc lusivo a la pena pec uniaria. Es así
que al tratar el artíc ulo 399°la sentenc ia c ondenatoria no plantea
ninguna exigenc ia espec ífic a para la fundamentac ión y
justific ac ión del monto de la multa impuesta.

Es más dic ha norma se limita a señalar que la sentenc ia debe fijar
“ el plazo dent ro del cual se deberá pagar la multa” . Est a
disposic ión, aparentemente inoc ua, genera dudas en lo que
c onc ierne a sus alc anc es y efec tividad. Esto es ¿se trata de otorgar
al Juez la fac ultad de establec er un plazo c onc reto dentro de lo
est ipulado en el art íc ulo 44° del Código Penal? o ¿únic amente se
rec uerda al Juzgador hac er menc ión en la sentenc ia que la multa
debe pagarse dentro de los 10 días de pronunc iada la sentenc ia?
o ¿es una norma que tendrá utilidad únic amente para los c asos de
pago frac c ionado que autoriza el numeral 44° del Código
sust ant ivo?. El legislador no ha sido c laro en torno a la func ión de
dic ha disposic ión. Por c onsiguiente, debemos entender que al no
ser implic antes las tres opc iones de interpretac ión, todas ellas serán
válidas en tanto se utilic en para resolver las situac iones que hemos
planteado.

321
Ahora bien, merec e un análisis detenido el artíc ulo 491° c uya
sumilla le asigna la denominación de “ Inc identes de Modific ac ión
de la Sentenc ia” . Según esta norma la c onversión de penas y la
revoc ac ión de la c onversión de penas se tramitarán c omo
inc identes. Si aplic áramos esta regla general al c aso de la pena de
multa, tendríamos que c onsiderar el proc edimiento regulado en el
artíc ulo 491° en tres situac iones diferentes:

a. La c onversión de la multa no pagada en pena privativa de
libertad.

b. La c onversión de la multa de quien deviene en insolvente en
prestac ión de servic ios a la c omunidad.

c. La revoc ac ión (o rec onversión) de la multa que reemplazó a
una pena privativa de libertad vía la c onversión autorizada por
el artíc ulo 52°.

No sería el c aso de aplic ar este proc edimiento para los supuestos
donde la multa c umple su func ión sustitutiva de la pena privativa
de libertad. Esto es c uando la multa ac túa c omo pena alternativa
a la c árc el. Ello porque en tales casos la multa deberá ser impuesta
c omo pena sustitutiva en la propia sentenc ia que impuso la pena
322
privativa de libertad. De allí que c onsideramos que la
interpretac ión que sugiere el profesor SAN MARTÍN CASTRO, al
c onsiderar a las medidas alternativas dentro de los inc identes
típic os de ejec uc ión de sentenc ia, no se adec úa a nuestro marc o
legal vigente. Al parec er la posic ión del c itado autor sigue de
c erc a el régimen español el c ual tiene una regulac ión distinta a la
nac ional
253
.


4.4. MOTIVACIÓN DE LA SENTENCIA QUE IMPONE LA PENA
PECUNIARIA

Evidentemente, de c onformidad c on los tratados internac ionales
sobre la materia que el Perú ha susc rito
254
y nuestra propia
Constituc ión Polític a (Inc . 5° Art. 139°), uno de los princ ipios
fundamentales de la func ión jurisdic c ional es la motivac ión esc rita
de las resoluc iones judic iales en todas las instanc ias, c on menc ión
expresa de la ley aplic able y de los fundamentos de hec hos en


253
Cfr. César San Mart ín Cast ro. Ob. Cit . Tomo II, p. 1522. Es de mencionar que el
momento en que se puede c onvertir o sustituir una pena privativa de libertad es
al expedir sentenc ia, tal y c omo lo rec oge el artíc ulo 52° del Código Penal
vigente, siguiendo al artíc ulo 80°del Código Penal Tipo para Latinoaméric a; y no
en aut o post erior, t al y c omo suc ede en el t ext o penal español (Art . 88°).

254
Ver el artíc ulo 10°de la Dec larac ión Universal de Derec hos Humanos y el
art íc ulo 14°numeral 1°del Pac t o Int erac ional de Derec hos Civiles y Polít ic os.
323
que se sust ent a
255
. Así también lo ha destac ado el artíc ulo 12°de la
Ley Orgánic a del Poder Judic ial (modific ado por Ley No. 28490 del
12.04.2005) en los siguientes términos: “ Todas las resoluc iones, c on
exc lusión de las de mero trámite, son motivadas, bajo
responsabilidad, c on expresión de los fundamentos en que se
sustentan. Esa d isposic ión alc anza a los órganos jurisdic c ionales de
segunda instanc ia que absuelven el grado, en c uyo c aso, la
reproduc c ión de los fundamentos de la resoluc ión rec urrida, no
c onst it uye mot ivac ión sufic ient e” .



255
Al respec t o, ver la resoluc ión del Tribunal Constituc ional del 30 de enero de
2004, rec aída en el Exp. No. 792-2003-HC/ TC, que dec laró improc edent e la
ac c ión de habeas c orpus planteada por el rec urrente atendiendo a que: “ …la
Const it uc ión no est ablec e una det erminada ext ensión de la motivación, por lo
que su c ont enido esenc ial se respet a siempre que exist a fundament ac ión
jurídic a, c ongruenc ia entre lo pedido y lo resuelto y que, por sí misma, exprese
una sufic ient e just ific a c ión d e la d ec isión a d opt a d a , a ún si est a es breve o
c onc isa” (Caso Carlos Alberto Jibaja Zulueta). En similar sentido, la resoluc ión del
12 de agosto de 2002, rec aída en el Exp. No. 1091-2002-HC/ TC que revocando la
rec urrida, que, c onfirmando la apelada, dec laró improc edent e la ac c ión de
habeas c orpus; reformándola, la dec lara infundada, c onsiderando que “ la
nec esidad de que las resoluc iones judic iales sean motivadas es un princ ipio que
informa el ejerc ic io de la func ión jurisdic c ional y, al mismo tiempo, un derec ho
c onst it uc iona l d e los just ic ia b les. Med iante ella, por un lado, se garantiza que la
administrac ión de justic ia se lleve a c abo de c onformidad c on la Constituc ión y
las leyes (art . 138° de la Const it uc ión) y, por ot ro, que los just ic iables puedan
ejerc er de manera efec t iva su derec ho de defensa. En la sentencia Recaída en
el Exp . No. 1230-2002-HC/ TC, el Tribunal Constituc ional ha sostenido que dic ho
d erec ho no ga ra nt iza una d et ermina d a ext ensión d e la mot iva c ión; que se
t enga que pronunc iarse expresament e sobre c ada uno de los aspec t os
c ont rovert idos o alegados por la defensa, ni exc luye que se pueda presentar la
figura de la motivación por remisión…..Dos son, en ese sentido, las características
que debe t ener la mot ivac ión de la det enc ión judic ial prevent iva. En primer
lugar, t iene que ser <<sufic i ent e>>, est o es, debe expresar, por sí misma, las
c ondic iones de hec ho y de derec ho que sirven para dic tarla o mantenerla. En
segundo t érmino, debe ser <<razonada>>, en el sent ido de que en ella se
observe la ponderac ión judic ial en torno a la c onc urrenc ia de todos los aspectos
que justifiquen la adopc ión de la medida c autelar, pues de otra forma no podría
eva lua rse si es a rb it ra ria p or injust ific a d a ” (Caso Vicente Ignacio Silva Checa).
324
En c onsec uenc ia, se entiende que la sentenc ia que impone la
pena pec uniaria debe estar debidamente motivada.

Ahora bien, nuestro Código Penal –a diferenc ia de la propuesta
española - no estatuye de manera direc ta y espec ífic a la
obligación del órgano jurisdiccional de determinar motivadamente
el número de días-multa y el monto de la c uota diaria dineraria.


4.5. COBRANZA DE MULTAS IMPUESTAS POR EL PODER JUDICIAL

El Código Penal de 1991, pese a sus notables mejoras c on relac ión
al Código de 1924, no desarrolló normas sobre la ejec uc ión de las
multas que c omo sanc iones penales hubieran de ser impuestas por
los órganos jurisdic c ionales.

Y, pese al tiempo transc urrido, es c laro que la organizac ión
efic iente del c umplimiento de las penas de multa es todavía un
problema no resuelto por la legislac ión nac ional. Mas aún, a la
fec ha no se han dic tado las normas básic as para la c obranza de
las multas impuestas por los juec es penales; no se c uenta c on un
Aplic ativo Informátic o que permita un adec uado c ontrol respec to
a la imposic ión, registro y c obranza; y el Poder Judic ial ni siquiera
325
c uenta c on un diagnóstic o situac ional sobre la materia,
desc onoc iéndose por lo tanto el monto de multas efec tivamente
impuestas, el porc entaje de las multas c anc eladas, el monto
pendiente de c obro, todo ello por distrito judic ial.

Al respec to, es interesante tener en c uenta que el propio Poder
Judic ial rec onoc e que: “ Es prec iso, hac er un distingo entre las
multas civiles, antes descritas, y las multas como penas establecidas
en los artíc ulos 41° al 44° del Código Penal, respec to de las c uales,
a la fec ha no exist e normat ividad ni est adíst ic as….”
256
.

A modo de ilustrac ión y antec edente, es de señalar que la
c ontrovertida Comisión Ejec utiva del Poder Judic ial public ó la
Resoluc ión Administrativa No. 938-CME-PJ (20.07.1999), mediante la
c ual establec ió que las multas impuestas debían ser exigidas por el
Juez de la demanda al c onc luir el proc eso
257
. No obstante, este
dispositivo legal sólo reguló la c obranza c oac tiva de las “ mult as


256
Informe respec t o al Servic io de Cobranza de Mult as Impuest as por el Poder
Judic ial elaborado por la Sub-Gerenc ia de Rec audac ión Judic ial de enero de
2005. Según este informe en el período c omprendido entre los años 1999 y 2003
en el ámbito nac ional, sólo se ha hec ho efec tivo aproximadamente el 14.7% del
t ot al de las mult as impuest as en mat eria c ivil, laboral y familia.

257
El c uart o c onsiderando de dic ha norma adviert e que: “ …de la evaluación
efectuada sobre la labor realizada por el Servicio de Cobranzas de Obligaciones
Ec onómic as c on el Poder Judic ial, se hac e nec esario, rep la nt ea r la s
disposic iones c ont enidas en la Resoluc ión Administ rat iva No. 092-CME-PJ, que
c reó el Servic io de Cobranzas de Obligac iones Ec onómic as c on el Poder
Judic ial” .
326
impuestas en los Proc esos Civiles, Laborales y de Familia” (artíc ulo
primero).

Las resoluc iones administrativas No. 361-SE-TP-CME-PJ y No. 203-SE-
TP-CME-PJ que aprueban “ El Reglamento de Cobranza de Multas
Impuestas por el Poder Judic ial” y su modific atoria, definen al
multado en los siguientes términos: “ es el justic iable, abogado o
terc ero que es sanc ionado por el Juez al inc umplir sus deberes de
probidad, verac idad, lealtad y buena fe o está inc urso en uno de
los supuestos de las normas proc esales” (Art. 3º). Por lo demás,
establec en que la multa c ivil es fijada en Unidad de Referenc ia
Proc esal (URP); prec isan los mec anismos apropiados a fin que los
multados realic en el pago de las multas en el Banc o de la Nac ión
en la c uenta de Ingresos Propios del Poder Judic ial, para lo c ual se
debe remitir la Papeleta de Depósito al Juzgado; y, establec en un
mejor control de las multas impuestas y su procedimiento de cobro,
a través de su registro en el Libros de Multas del respec tivo órgano
jurisdic c ional.

Asimismo, en el numeral 5.9 del Manual de Proc edimientos del
Reglamento de Cobranza de Multas Impuestas por el Poder
Judic ial, aprobado por Resoluc ión Administrativa No. 103-2000-GG-
PJ (24.08.2000), se regula, entre otros, el proc eso de informac ión de
327
multados deudores para ser remitida a la Central de Riesgos
Creditic ios Comerc iales del Poder Judic ial, c uyas ac tividades están
a c argo de la Sub Gerenc ia de Rec audac ión Judic ial de la
Gerenc ia General.


4.5.1. PROPUESTA DE LINEAMIENTOS GENERALES PARA LA
EJECUCIÓN Y COBRANZA DE LAS PENAS DE MULTA
IMPUESTAS POR LA AUTORIDAD JUDICIAL


a. Finalidad

Establec er pautas generales para la organizac ión básic a de un
proc edimiento ejec utivo de c obro de las penas de multa.

b. Órgano Competente

Es el Juzgado que en ejec uc ión de sentenc ia debe efec tivizar el
c obro de la pena de multa y viabilizar su pago por el c ondenado.

c . Sujeto Obligado

328
Es el c ondenado obligado a pagar una c antidad de dinero al
Estado c omo pena de multa, según lo estipulado en la sentenc ia.

d. Destino de lo Rec audado

El condenado debe efec tuar el pago de la multa c orrespondiente
en moneda nac ional en la “ Cuenta de Depósitos y Consignaciones
del Poder Judic ial” del Banc o de la Nac ión.

e. Proc edimiento de Pago

El monto de las multas debe ser pagado en un plazo no mayor a
diez días desde que la sentenc ia adquiera firmeza. En todo c aso, si
se impuso pena de multa, el Juzgador ordenará se notifique en el
auto de dec larac ión de firmeza de la sentenc ia que el c ondenado
c umpla c on el pago de la multa dentro de los diez días siguientes.
Se acordará también aperc ibirle de que en c aso de impago se
proc ederá a ejec utar el monto de la multa en sus bienes, o a la
c onversión de la privac ión de la libertad determinada c onforme a
lo dispuesto en el artíc ulo 56°del Código Penal.

El c ondenado que halla c umplido c on el pago de la multa remitirá
la Papeleta de Depósito al Juzgado mediante esc rito, la c ual
329
deberá ser anexada al expediente. En tanto no presente el rec urso
al Juzgado y éste verifique la c anc elac ión de la multa no se
suspenderá el proc edimiento de c obranza.


f. Frac c ionamiento del Pago

El c ondenado podrá solic itar el benefic io de frac c ionamiento del
pago debidamente sustentada adjuntando los doc umentos que
ac rediten su imposibilidad de pago.

El Juzgador analizará la solic itud presentada y at endiendo a las
circunstancias personales del condenado evaluará la procedencia
de la solic itud. Si otorga el benefic io emitirá resoluc ión
establec iendo el monto a pagar, el número de c uotas mensuales
en que se frac c iona las c uales no podrán exc eder de 24 c uotas, el
monto y la fec ha en la c ual se realizará el pago de c ada una de
las c uotas. El Juez al autorizar el pago en c uotas mensuales
dispondrá que el abono de c ada una de ellas se realic e aplic ando
el fac tor de c orrec c ión monetaria que fija el Ministerio de
Ec onomía y Finanzas.

330
Ante el inc umplimiento de alguna de las c uotas c orrespondientes
al sistema frac c ionado, el Juzgador dispondrá la notific ac ión de la
resoluc ión a fin que c umpla c on pagarla en un plazo de tres días
bajo aperc ibimiento de inic iar el procedimiento de ejecución
forzada o c onversión. Si dec ide no pagar se revoc ará el
frac c ionamiento, sin haber lugar a nueva c onc esión de pago
frac c ionado, y se dará inic io a la ejec uc ión forzada de ser el c aso.


g. Desc uento Direc to

Cuando el Juzgador advierta que el c ondenado posea una renta
fija derivada del ejerc ic io de una ac tividad laboral dependiente
podrá efectuar el cobro de la multa mediante el descuento directo
de su remunerac ión, c onforme a lo dispuesto en el artíc ulo 44°del
Código Penal. Para tal efec to, deberá requerir al empleador para
que proc eda c on dic ho desc uento en el plazo de 3 días, siempre
que no c omprometan los rec ursos nec esarios para la manutenc ión
del c ondenado y su familia.

h. Ejec uc ión Forzada

331
Venc ido el plazo para el pago de la multa sin que éste se haya
efec tivizado, el Juez previo requerimiento judic ial ordenará se
traben las medidas c autelares nec esarias que permitan la
ejec uc ión forzada (Tasac ión, Remate y Adjudic ac ión) que se
llevará a c abo c onforme a lo establec ido en el Capítulo Quinto de
la Sec c ión Quinta del Código Proc esal Civil (Arts. 725° a 748°).
Trabadas las medidas c autelares, el Juez ordenará se inic ie el
proc edimiento de ejec uc ión forzada.

El Juez deberá requerir a las personas naturales y jurídic as la
informa c ión útil para la identific ac ión y loc alizac ión de los bienes
de propiedad del c ondenado que sean susc eptibles de ser
ejec utados en c asos de no pago.

i. Casos Espec iales

Tratándose de c ondenados c arentes de un renta personal (tales
como los desocupados, las amas de c asa o los estudiantes) o
c uando no sea posible c onoc er el ingreso del c ondenado, el Juez
tomará en c uenta para la determinac ión de la c uota diaria la
remunerac ión vital vigente al momento de la sentenc ia.

j. Informe de las Multas Impuestas
332

Cada Juzgado deberá llevar un Registro de las Multas Impuestas y
del estado en que se enc uentran.

El Juzgador dentro de los tres primeros días hábiles de c ada mes,
remitirá a la Gerenc ia de Rec audac ión de la Gerenc ia General, a
través de la Administrac ión de Corte, bajo responsabilidad, el
informe de las multas impuestas durante el mes anterior así c omo la
relac ión de los c ondenados a quienes se les ha otorgado el
benefic io de prórroga durante el mes anterior, y sobre los
c ondenados a pena de multa que han c umplido o no c on el
pago.

k. Informe a la Central de Riesgos Creditic ios Comerc iales

La Gerenc ia de Rec audac ión c omunic ará la informac ión
proporc ionada a la Central de Riesgos Creditic ios Comerc iales
designada por el Poder Judic ial para que sea insc rita en su base de
datos. Del mismo modo, se proc ederá al levantamiento de los
c ondenados de la base de datos c uando hayan c umplido c on el
pago de multa impuesta.
333







SEGUNDA PARTE
LA MULTA EN LA JURISPRUDENCIA NACIONAL
334







CAPÍTULO QUINTO
ASPECTOS METODOLÓGICOS
335
SEGUNDA PARTE
LA MULTA EN LA JURISPRUDENCIA NACIONAL


CAPÍTULO QUINTO
ASPECTOS METODOLÓGICOS


SUMARIO: 5.1. OBJETIVOS. 5.2. HIPÓTESIS. 5.3. VARIABLES. 5.4. GLOSARIO
DE TÉRMINOS OPERATIVOS. 5.5. LA POBLACIÓN OBJETO DE ESTUDIO. 5.6.
DELIMITACIÓN DEL UNIVERSO. 5.7. DEFINICIÓN DE LA MUESTRA. 5.8.
TÉCNICAS DE OBTENCIÓN DE DATOS. 5.9. PROCESAMIENTO DE LA
INFORMACIÓN.


En esta segunda parte vamos a oc uparnos de los desarrollos
jurisprudenc iales que ha produc ido la pena pec uniaria en la praxis
func ional de los órganos operadores del Sistema Penal de
Administrac ión de Justic ia peruano.

Para este c ometido hemos realizado una investigac ión de c ampo,
c uyos aspec tos metodológic os definimos a c ontinuac ión.

Cabe señalar que en nuestro medio se han efec tuado esc asos
estudios empíric os en este dominio. Por lo general estas
336
investigac iones han abordado aspec tos parc iales de la
normatividad de la pena de multa.

Así por ejemplo, en el 2000 la abogada VELÁSQUEZ VELÁSQUEZ
preparó la tesis titulada “ La Pena de Mult a en el Código Penal
Peruano y su Aplic ac ión en el Distrito Judic ial de Lima”
258
. Est e
trabajo sólo se oc upó de la problemátic a de los c riterios de
determinac ión que utilizan los juec es para fijar el monto dinerario
de los días-multa. Su c obertura c omprendió 25 Juzgados Penales
de la Corte Superior de Justic ia de Lima, llegándose a analizar las
sentenc ias c ondenatorias que impusieron penas de multa, c on
c arác ter de sanc ión princ ipal, alternativa o c onjunta, rec aídas en
1993 en un total de 288 expedientes de trámite sumario.

También c abe menc ionar, dentro de los antec edentes de los
estudios sobre la aplic ac ión de la pena de multa en el Perú, los
aportes c ognosc itivos de esta realidad efec tuados por el doc tor
PRADO SALDARRIAGA. Est e jurist a, luego de verific ar a nivel
nacional resoluciones judiciales emitidas en las diferentes instancias
del Poder Judic ial, advierte notables defic ienc ias en la utilizac ión
de la sanc ión pec uniaria. Fundamentalmente, nos muestra que los


258
Este estudio fue presentado por Verónic a Velásquez Velásquez c omo tesis de
Maest ría en la Unidad de Post -Grado de Derec ho de la Universidad Nac ional
Mayor de San Marc os.
337
órganos jurisdic c ionales únic amente alc anzan una definic ión
parc ial del quantum ec onómic o c onc reto que le c orrespondería
abonar al c ondenado a una pena pec uniaria impuesta en días-
multa
259
. Igualmente pone de manifiesto la limitada informac ión
que poseen los operadores jurídic os al no identific ar la naturaleza
de la multa c omo pena, prec isando la tendenc ia a c onsiderar a
esta sanc ión c omo una pena ac c esoria
260
.

Adic ionalmente, el profesor PRADO SALDARRIAGA, realizó un
análisis sobre la c onfigurac ión legal y la prác tic a judic ial de la
c onversión de penas. En este estudio se oc upó de evaluar la
asimilac ión de esta medida alternativa y presenc ia en el quehac er
de la judic atura nac ional, para lo c ual realizó una breve
indagac ión empíric a a partir de la revisión de un total de 1085
sentenc ias emitidas por los instanc ias judic iales dedic adas al
juzgamiento de reos en c árc el del Distrito Judic ial de Lima en el
período c omprendido entre enero de 1997 a marzo de 1998
261
.


259
Cfr. Víc tor Roberto Prado Saldarriaga. Todo sobre el Código Penal. Ob. Cit., p.
75.

260
Cfr. Víc t or Robert o Prado Saldarriaga. Problemas y Desarrollos
Jurisprudenc iales en la Aplic ac ión de la Pena de Multa, en Libro de Ponenc ias. II
Congreso Internac ional de Derec ho Penal. Consec uenc ias Jurídic as del Delito.
Ob. Cit ., pp. 341-347.



338

Partiendo pues de estos prec edentes nuestra investigac ión posee
las siguientes c arac terístic as.


5.1. OBJETIVOS

El presente estudio se orienta a la obtenc ión de los siguientes
objetivos generales:

a. Identific ar las tendenc ias aplic ativas y el nivel de informac ión
que en torno a la pena de multa predominan entre los
operadores jurídic os del Sistema Penal de Administrac ión de
Justic ia nac ional.

b. Promover nuevos c riterios de interpretac ión que permitan
c orregir las distorsiones y omisiones existentes en el
proc edimiento y prác tic a de utilizac ión judic ial de la pena
pec uniaria.


261
Véase sobre las c arac terístic as y problemas de esta medida: Víc tor Roberto
Pra d o Saldarriaga. La Conversión de Penas Privativas de Libertad en el Derec ho
Penal Peruano y su Aplic ac ión Judic ial, en Anuario de Derec ho Penal. El Sistema
de Sanc iones Penales. 97/ 98, c onsultado en
www.unifr.c h/ derec hopenal/ anuario/ 97_98/ pdf/ prado_el_c onverso.pdf.
339
c. Optimizar la efic ac ia y utilidad de la pena pec uniaria.

d. Promover el empleo de la multa c omo medida alternativa.


Son objetivos espec ífic os los siguientes:

a. Elaborar un registro que grafique en lo c ualitativo y c uantitativo
la presenc ia de la pena de multa y su empleo como medida
alternativa, en el quehac er de los operadores del Sistema Penal
de Administrac ión de Justic ia peruano.

b. Evaluar los grados de c erteza en el uso de la legislac ión vigente
relativa a la aplic ac ión, determinac ión y ejec uc ión de la pen a
pec uniaria, identific ando las distorsiones en que inc urren los
operadores jurídic os.

c. Proponer las medidas de c orrec c ión pertinentes para un mejor
uso de las normas del Código Penal que tratan de la pena de
multa.



340
5.2. HIPÓTESIS

La investigac ión parte de las siguientes hipótesis de trabajo:

a. En el presente, la pena de multa no se ha internalizado
debidamente entre los operadores del Sistema Penal de
Administrac ión de Justic ia nac ional, siendo frec uente que se le
asigne una func ión y uso distintos de los que les señala la ley.

b. Pese a tratarse de una pena pec uniaria, por ende c uantific able
en dinero, la multa se identific a erróneamente c on el
procedimiento de determinación del número de días-multa, lo
c ual afec ta el c umplimiento de este tipo de sanc ión.

c. Se observa arbitrariedad en la aplic ac ión del importe dinerario
de la multa, fundamentalmente porque el operador omite
investigar ac erc a de la c apac idad ec onómic a de los sujetos
c ondenados a esta c lase de pena.

d. Hay un desc onoc imiento generalizado de los plazos y modos de
c umplimiento de las multas impuestas, inc luida la prisión
sustitutiva, lo que perjudic a los efec tos preventivo generales y
espec iales que se atribuyen a la sanc ión pec uniaria.
341

e. Se observa un uso distorsionado de la s medidas alternativas a la
pena privativa de libertad que afec tan a la pena de multa.


5.3. VARIABLES

Para c ontrastar las hipótesis definidas hemos de verific ar las
siguientes variables c on sus c orrespondientes indic adores:

a. Infrac c iones penales en las que se aplic a pena de multa en la
legislac ión vigente.

b. Modo de aplic ac ión de la pena de multa (formas de
determinac ión, aplic ac ión y ejec uc ión).

c. Frec uenc ia promedio de la pena de multa en las sentenc ias
c ondenatorias.

d. Número de días-multa promedio que fijan los órganos
jurisdic c ionales y del Ministerio Públic o (c riterios de
determinac ión).

342
e. Monto promedio de la c uota diaria y total dinerarios de las
multas impuestas en las sentenc ias c ondenatorias (c riterios
rec tores para la determinac ión).

f. Importe promedio de la multa diaria adec uado a la real
condición económica del condenado.

g. Grado de c umplimiento de las multas impuestas y de medidas
de prisión sustitutiva.

h. Frec uenc ia promedio de la pena de multa aplic ada c omo
medida alternativa.

i. Grado de ac ierto en la aplic ac ión de medidas alternativas en
las sentenc ias c ondenatorias c on pena de multa.


5.4. GLOSARIO DE TÉRMINOS OPERATIVOS

En el desarrollo de la investigac ión y en la exposic ión de los
resultados empleamos términos espec ífic os a los que les hemos
c onc edido los siguientes signific ados operativos:

343
a. Sentenc ias c on pena de multa: Sentenc ias c ondenatorias
relac ionadas c on la aplic ac ión de la pena de multa. Esto es,
aquellos fallos judic iales que aplic aron u omitieron aplic ar la
sanc ión pec uniaria, y también aquellos en los que se dispuso
una medida alternativa que alc anzó a dic ho tipo de pena.

b. Sentenc ias c on otra c lase de penas: Sentenc ias c ondenatorias
que aplic an sanc iones diversas a la multa.

c . Aplic ac ión de la pena de multa: Procedimiento mediante el
c ual se produc e la imposic ión de la pena pec uniaria al
responsable de un determinado delito.

d. Determinac ión de la pena de multa: Procedimiento con el cual
se fija de modo c onc reto la multa (número de días-mult a, cuota
diaria y monto total dinerario) que c orresponde al c ondenado.

e. Sistema Penal de Administrac ión de Justic ia: Con esta expresión
aludimos a los distintos órganos y operadores que participan del
proc eso penal, espec ífic amente a los Magistrados de las
diversas instanc ias del Poder Judic ial y del Ministerio Públic o.

344

5.5. LA POBLACIÓN OBJETO DE ESTUDIO

La poblac ión objeto de la investigac ión está c ompuesto por un
volumen represent at ivo de sentenc ias emitidas por distintas
unidades operativas de la justic ia penal. Asimismo, por una
selec c ión de expedientes en estado de ejec uc ión de sentencias en
los que c orrespondía aplic ar pena pec uniaria. Finalmente, por una
muestra de Magistrados penales en ac tividad en distintos distritos
judic iales del país.


5.6. DELIMITACIÓN DEL UNIVERSO

El universo objeto de estudio en su ámbito espac ial abarc a a las
sentenc ias emitidas por las diferentes instanc ias del Sistema Penal
de Administrac ión de Justic ia que operan func ionalmente en el
Distrito Judic ial de Lima.

Se ha elegido la sede de Lima en razón de lo siguiente:

a. Es el distrito judic ial que c onc entra el mayor número de órganos
jurisdic c ionales penales c on c apac idad de fallo.
345

b. Se trata de la demarc ac ión judicial que posee el mayor volumen
de c arga proc esal del territorio de la Repúblic a.

c . En esta loc alidad se c onc entra el mayor número de Magistrados
c on posibilidades de c apac itac ión y ac tualizac ión permanentes
en materia penal.

Cabe señalar que, este universo se ha c irc unsc rito a los órganos
judic iales a c argo de los proc esos c on reos libres. Lo cual responde
al hecho que ante ellos se tramitan las causas por delitos de escasa
o mediana gravedad que son los sanc ionados c on pena de multa.
El ámbito temporal que c omprende nuestra investigac ión se
c irc unsc ribe al año judic ial de 1996. Se ha elegido dic ho período
debido a que en la c oyuntura de reforma judic ial, aquél año
alc anzó un nivel de relativa estabilidad en la estruc tura y rotac ión
de los órganos jurisdic c ionales.

Para c ontrastar los resultados obtenidos en 1996 y de ese modo
aprec iar el estado ac tual de la pena pec uniaria c omo pena
princ ipal, se realizó una investigac ión empíric a c omplementaria,
c uyo período de análisis c omprende los años 2002, 2003 y 2004.

346
En c uanto a la evaluac ión de la pena de multa aplic ada c omo
medida alternativa, el universo se ha delimitado a los órganos
jurisdic c ionales a c argo de proc esos c on reos en c árc el. Esto se
debe al hec ho que ante ellos se tramitan las c ausas por delitos que
son sanc ionados c on una pena privativa de libertad efec tiva y que
es el marc o potenc ial en donde es posible aplic ar a la multa c omo
medida alternativa. El ámbito temporal está determinado entre los
años 2002, 2003 y 2004, ya que permit e c orroborar la asimilac ión
ac tual de esta medida por parte de los magistrados, más aún si se
tiene en c uenta la ampliac ión de la posibilidad sustitutiva de la
pena de multa hasta penas de prisión no mayores de dos años.

En relac ión a la enc uesta aplic ada a Magistrados del Poder
Judic ial y del Ministerio Públic o el universo está representado por el
total de órganos jurisdic c ionales y fisc ales que desempeñan
func iones de judic atura penal en los Distritos Judic iales de
Amazonas, Arequipa, Lambayeque, Lima, Piura-Tumbes, Puno y
Tac na-Moquegua. Se eligió estas loc alidades debido a que fueron
sede de programas de capacitación en temas penales ejecutados
por la Ac ademia de la Magistratura, el Instituto de Investigac iones
del Ministerio Públic o y la Gerenc ia de Proyec tos del Poder Judicial.
Lo c ual otorgaba a sus operadores jurídic os un marc o de
347
informac ión adec uado sobre el sistema de penas que c ontempla
nuestra legislac ión vigente.


5.7. DEFINICIÓN DE LA MUESTRA

A fin de obtener una muestra represent at iva del universo en
estudio, y en aplic ac ión de una metodología mixta de selec c ión,
que involuc ró un proc edimiento de muestreo de c orte
probabilístic o de tipo sistemátic o así c omo estratific ado y no
probabilístic o de tipo ac c idental, se logró c onstruir la siguiente
composición muestral:

a. Primera, Terc era y Quinta Salas Penales c on Reos Libres de
Lima
262
.

b. Primero, Déc imo Cuarto, Vigésimo Cuarto, Trigésimo Terc ero y
Cuadragésimo Primero Juzgados Penales c on Reos Libres de
Lima
263
.


262
Para est a selec c ión elaboramos una list a en orden c orrelat ivo de las Salas
Espec ializadas en lo Penal de Lima que c onoc en los proc esos c on reos libres en
1996 (Primera, Segunda, Terc era, Cuarta, Quinta, Sexta y Séptima Salas Penales).
Del total de 7 se optó por realizar la investigac ión en 3. Para empezar la toma de
la muestra se esc ogió a la Primera Sala Penal y, luego, dejando un intervalo de
uno, se t omó la Terc era y Quint a Salas Penales c on Reos Libres.

348

c. Segundo, Cuarto y Sext o Juzgados Penales Sentenc iadores
Transitorios de Lima
264
.

d. Terc er Juzgado de Paz Letrado del Cerc ado de Lima, Segundo
Juzgado de Paz Letrado de Linc e y San Isidro y Cuarto Juzgado
de Paz Letrado de San Juan de Luriganc ho
265
.



263
En este c aso se elaboró también una lista c orrelativa de los Juzgados Penales
a c argo de los proc esos penales c on reos libres. Y del t ot al de 35 juzgados se
eligió 5. Para empezar la selec c ión esc ogimos el Primer Juzgado Penal, y luego,
dejando un int ervalo de 10, 8 y 6, suc esivament e, se t omó al Déc imo Cuart o,
Vigésimo Cuarto, Trigésimo Terc ero y Cuadragésimo Primero Juzgados Penales
c on Reos Libres.

264
Est os órganos jurisdic c ionales fueron c onst it uidos mediant e Resoluc ión
Ad minist ra t iva No. 113-CME-PJ del 04.06.1996 y Resolución Administrativa No. 087-
96-P-CSJL del 18.06.1996. Se les enc omendó resolver c on sentenc ia los proc esos
ac umulados pendientes de fallo en todos los Juzgados Penales de Lima hast a
1995. Esta vez la muestra se diseñó partiendo de un listado c orrelativo de los 10
Juzgados Penales Sentenc iadores Transitorios, del c ual esc ogimos 3. Tomamos al
azar el Segundo Juzgado, y dejando un intervalo de dos, esc ogimos el Cuarto y
el Sext o Juzgados Penales Sent enc iadores Transit orios.

265
Se proc edió a t omar un Juzgado de Paz Let rado por c ada nivel del est rat o
soc io-ec onómic o preponderante entre la poblac ión de la loc alidad. Esto es, un
Juzgado c orrespondient e a una zona de nivel soc io-económico alto recayendo
la selec c ión en el Primer Juzgado de Paz Letrado de Linc e y San Isidro. Luego, un
juzgado de la zona del nivel soc io-ec onómic o medio, designándose al Terc er
Juzgado de Paz Letrado del Cerc ado de Lima. Y, finalmente, un juzgado de la
zona del est rat o soc io-ec onómic o bajo, optando por el Segundo Juzgado de
Paz Letrado de San Juan de Lurigancho. Sin embargo, en dos de los Juzgados de
Paz elegidos se presentó una dific ultad operativa c onsistente en la ausenc ia o
at raso de los c opiadores de sent enc ias, lo c ual det erminó la nec esidad de
reemplazarlos por otros del mismo distrito. Ese fue el c aso del Primer Juzgado de
Paz Letrado de Linc e y San Isidro, al que se reemplazó por el Segundo Juzgado
de Paz Let rado de dic ha loc alidad. Y t ambién del Segundo Juzgado de Paz
Letrado de San Juan de Luriganc ho el c ual fue sustituido por el Cuarto Juzgado
de Paz Let rado.
349
e. Primera, Segunda, Terc era y Cuarta Salas Penales c on Reos en
Cárc el.

En total se revisaron 3221 sentenc ias c ondenatorias emitidas por
los órganos jurisdic c ionales c on reos libres en el año 1996 y 546
c orrespondientes al período 2002, 2003 y 2004. Asimismo, se
evaluaron 2346 sent enc ias emitidas por los órganos
jurisdic c ionales c on reos en c árc el de la muestra. Y 37
expedientes fenec idos, en ejec uc ión de sentenc ia, ante los
Juzgados Penales, ya que de la búsqueda de este tipo de
expedientes en los Juzgados de Paz Letrados se c onstató la
inexistencia de los mismos.

f. Con relac ión a la muestra que sirvió para la enc uesta a
Magistrados ésta quedó constituida de modo accidental, al total
de 94 asistentes que fueron designados para c onc urrir a los
seminarios de c apac itac ión
266
.



266
En c onc ret o, dic ha muest ra se dist ribuía del modo siguient e: Amazonas 8,
Arequipa 13, Lambayeque 15, Lima 22, Piura-Tumbes 17, Puno 9 y Tac na -
Moquegua 10.
350

5.8. TÉCNICAS DE OBTENCIÓN DE DATOS

Para la c ontrastac ión de nuestras hipótesis de trabajo según los
objetivos de la investigac ión, hemos aplic ado, durante los
segundos semestres de 1997 y de 2004, las siguientes téc nic as de
rec olección de datos:


a. Análisis de Contenido

Utilizamos esta téc nic a para la revisión de trabajos de c arác ter
empíric o efec tuados c on relac ión a la aplic ac ión de la pena de
multa. Asimismo, para la sistematizac ión de la legislac ión
nac ional e internac ion al vigente vinc ulada a la sanc ión
pec uniaria y a la organizac ión ac tual del Sistema Judic ial.


b. Téc nic a de Rec opilac ión Doc umental

Esta téc nic a fue empleada para vac iar la informac ión pertinente
de las sentenc ias y expedientes objeto de análisis en las distintas
instanc ias.
351

El instrumento utilizado, al c ual se le denominó “ Fic has de
Diagnóst ic o - El Sistema de Días-Multa en el Código Penal
Peruano de 1991” , era de tipo mixto y estaban c ompuesto de
dos partes: La primera, dedic ada a registrar la ubic ac ión e
identific ac ión de la sentenc ia c on pena de multa, así c omo el
órgano jurisdic c ional emisor c orrespondiente. La segunda,
integrada c on preguntas c erradas y un ítem abierto, sobre el tipo
de multa impuesta, modo de determinac ión de la multa,
extensión del número de días-multa y aplic ac ión de medidas
alternativas [ ANEXO 1] . Para el c aso de la revisión de
expedientes, la fic ha inc luyó también interrogantes sobre el
c umplimiento de la pena pec uniaria, sobre la realizac ión de
diligenc ias para evaluar la c apa c idad ec onómic a del
c ondenado, sobre el pedido fisc al de sanc ión pec uniaria, y
sobre la eventual impugnac ión de la sentenc ia [ ANEXO 2] .
Adic ionalmente, para la evaluac ión de la presenc ia de la multa
c omo medida alternativa se utilizó el instrumento denominado
“ Fic ha de Diagnóstic o - La Conversión de Penas en el Código
Penal Peruano de 1991” que inc luyó interrogantes sobre la
graduac ión promedio de la pena privativa de libertad efec tiva
fijada y el tipo de medida alterativa aplic ada [ ANEXO 3] .

352
Es de señalar que para medir la idoneidad de la primera fic ha de
diagnóstic o se aplic ó un piloto en abril de 1997, lo que permitió
c orregir sus alc anc es. Ahora bien, resulta nec esario menc ionar
que en las unidades de análisis (Mesas de Partes, Arc hivos de
Sec retaría, Archivos de Sentencias, etc.) un denominador común
fue el desorden y la desac tualizac ión de los datos lo c ual en más
de una oportunidad obligó a reiterar la revisión de la
informac ión. Asimismo, este hec ho determinó que también en
varias oc asiones, ante la ausenc ia de auxiliares jurisdic c ionales
que nos apoyaran en el trabajo dentro de las unidades de
análisis, tuvimos que realizar personalmente la revisión de
anaqueles y arc hivos para ubic ar la doc umentac ión requerida.

Para el vac iado de la informac ión c orrespondiente a c ada una
de las sentenc ias y expedientes de la muestra se utilizó una
fic ha
267
. Tratándose de sentenc ias o expedientes en los c uales
aparec ían varios c ondenados, para efec tos del registro de
datos, se c onsignó únic amente la pena de multa más grave de


267
Sin embargo, excepcionalmente se aplicaron dos fichas a una sola sentencia.
Ello se debió a la naturaleza partic ular del fallo rec aído en la c ausa signada c on
el No. 862-95 de la Primera Sala Penal de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima
(15.07.1996). En est a sent enc ia se det ec t aron dos ext remos de int erés para
nuestra investigac ión. En un primer extremo de la sentenc ia se dispuso la reserva
del fallo c ondenatorio, pero, simultáneamente se aplic ó al sentenc iado pena de
mult a. Luego, en un segundo extremo, y con respecto a otro procesado, el fallo
impuso pena privat iva de libert ad c on ejec uc ión suspendida, pero omit iendo
aplic ar la pena pec uniaria c orrespondient e.
353
las impuestas. Similar c riterio se adoptó frente a los c asos de
c onc ursos de delitos, optándose por c onsiderar solamente los
datos derivados del delito de mayor gravedad.

c . Cuestionario

Adic ionalmente, se realizó una enc uesta entre los 94 Magistrados
selec c ionados de la muestra.

El c uestionario fue de tipo mixto y c omprendió dos partes: Una,
en la que se registra la instituc ión, c argo que desempeña y el
distrito judic ial al que pertenec e el operador jurídic o
enc uestado, pero manteniendo el anon imato del Magistrado. Y
la otra, en la que se inc luyeron preguntas c erradas y un item
abierto, sobre el nivel de informac ión que poseía el enc uestado
ac erc a de los modos de aplic ac ión, de los proc edimientos de
determinación, y de los mecanismos de cumplimiento de la
mult a [ ANEXO 4] .


354
5.9. PROCESAMIENTO DE LA INFORMACIÓN

Los datos obtenidos se ordenaron c uantitativamente, realizando
para ello una operac ión de c onteo de las frec uenc ias derivadas
de c ada variable.

La tabulac ión de la informac ión fue c omputarizada utilizándose
una base de datos llamada MS-ACCES versión 3.1., c on el fin de
realizar un análisis c uantitativo y c ualitativo de los datos registrados.
Luego de esta operac ión se proc edió a c onstruir una hoja de
c álc ulo, en base al paquete MS-EXCEL versión 3.1., que permitiría
importar los c ruc es de informac ión nec esarios para la elaborac ión
de c uadros y gráfic os representativos.
355
ANEXO 1
FICHA DE DIAGNÓSTICO A
EL SISTEMA DE DÍAS- MULTA EN EL CÓDIGO PENAL PERUANO DE 1991

No. Exp. : ___________
Origen : ___________
Año de sent enc ia : ___________

1. Volumen de infrac c iones penales en los que se aplic a pena de mult a
Tipo de infrac c ión :____________________________________________
Tipo de delit o :_____________________________________________
Tip o d e fa lt a :_____________________________________________
Tipo de proc edimient o :
Ordinario ( )
Sumario ( )
Querella ( )
Juic io por falt as ( )

2. Número de c ondenados
Uno ( )
Más de uno ( )

3. Tip o d e mult a imp uest a
Unic a ( )
Ac c esoria ( )
Conjunt a ( )
Alt erna t iva ( )
Sust it ut iva ( )

4. Modo de det erminac ión de la mult a
Sólo fija el número de días - mult a ( )
Fija el número de días - multa y la cuota diaria de la multa ( )
Fija número de días - mult a, c uot a d iaria y mont o t ot al ( )
Ut iliza t erminología inc orrec t a : ___________________________________
Fija otro tipo de multa ( )
Remunerac iones mínimas ( )
Porc ent ual ( )
Mont o fijo ( )

5. Graduac ión promedio de días - mult a
Menos de 10 ( )
De 10 hast a menos de 30 ( )
De 30 hast a menos de 90 ( )
De 90 hast a menos de 180 ( )
De 180 hast a menos de 365( )
Más de 365 ( )

6. Import e promedio de la mult a diaria
Cant idad de soles aplic ada en la sent enc ia :______________________

7. Aplic ac ión de medidas alt ernat ivas
Suspensión de la ejec uc ión ( )
Exenc ión de la pena ( )
Reserva de fallo c ondenat orio ( )
356
ANEXO 2
FICHA DE DIAGNÓSTICO B
EL SISTEMA DE DÍAS- MULTA EN EL CÓDIGO PENAL PERUANO DE 1991

No. Exp. : ___________
Origen : ___________
Año de sent enc ia : ___________

1. Volumen de infrac c iones penales en los que se aplic a pena de mult a
Tipo de infrac c ión : _________________________________________
Tipo de delit o :____________________________________
Tip o d e fa lt a :____________________________________
Tipo de proc edimient o :
Ordinario ( )
Sumario ( )
Querella ( )
Juic io por falt as ( )

2. Número de c ondenados
Uno ( )
Más de uno ( )

3. Tip o d e mult a imp uest a
Unic a ( )
Ac c esoria ( )
Conjunt a ( )
Alt erna t iva ( )
Sust it ut iva ( )

4. Modo de det erminac ión de la mult a
Sólo fija el número de días - mult a ( )
Fija el número de días - multa y la cuota diaria de la multa ( )
Fija número de días - mult a, c uot a diaria y mont o t ot a l ( )
Ut iliza t erminología inc orrec t a : _____________________________
Fija otro tipo de multa ( )
Remunerac iones mínimas ( )
Porc ent ual ( )
Mont o fijo ( )

5. Graduac ión promedio de días - mult a
Menos de 10 ( )
De 10 ha sta menos de 30 ( )
De 30 hast a menos de 90 ( )
De 90 hast a menos de 180 ( )
De 180 hast a menos de 365( )
Más de 365 ( )

6. Import e promedio de la mult a diaria
Cant idad de soles aplic ada en la sent enc ia : ___________
Oc upac ión del c ondenado : ___________
Lugar de residencia del condenado : ___________
Renta promedio del c ondenado : ___________

7. Ejec uc ión de la pena de mult a
357
Pago únic o ( )
Pago frac c ionado ( )
Número de c uotas : ___________
Aplic a fac t or de c orrecc ión monet aria : ___________
Pago deduc ido de la remunerac ión del c ondenado ( )
No pagó ( )
Conversión en pena limitativa de derec hos ( )
Conversión en pena privat iva de libert ad ( )
Ejec uc ión forzosa ( )

8. Diligenc ias dispuest as para medir la c apac idad ec onómic a del c ondenado
En el a ut o d e a p ert ura ( )
Durante la instrucción ( )
Dec la ra c ión inst ruc t iva ( )
Informes ( )
Sobre remunerac iones ( )
Sobre bienes ( )
Sobre créditos ( )
Ot ros : _____________________________
No se efec t uó ( )

9. Solic it ud de sanc ión pec uniaria por el Minist erio Públic o
Solic ita únic amente número de días - multa ( )
Solic it a número de días - multa, prec isando c uota diaria ( )
Solic ita número de días mult a, precisa cuota diaria y monto total( )
No solic it ó ( )

10. Aplic ac ión de medidas alt ernat ivas
Suspensión de la ejec uc ión ( )
Exenc ión de la pena ( )
Reserva de fallo c ondenat orio ( )

11. Impugnac ión de la pena impuest a
La sent enc ia qued ó c onsent ida ( )
La sentencia fue impugnada ( )
La sent enc ia impugnada fue c onfirmada ( )
La sent enc ia impugnada fue revoc ada ( )
Se absolvió al c ondenado ( )
Se inc rement ó la pena impuest a ( )
Se rebajó la pena de mult a impuest a ( )
Se aplic ó c orrec t ament e ( )
358
ANEXO 3
FICHA DE DIAGNÓSTICO C
LA CONVERSIÓN DE PENAS EN EL CÓDIGO PENAL PERUANO DE 1991

No. Exp. : ___________
Origen : ___________
Año de sent enc ia : ___________

1. Tipo de sent enc ia emit ida
Ab solut oria ( )
Cond ena t oria ( )
Otras resoluciones ( )

2. Número de c ondenados
Uno ( )
Más de uno ( )

3. Graduac ión promedio de años de pena privat iva de libert ad efec t iva
imp uest a
Menos de 2 años ( )
De 2 hast a menos de 3 años ( )
De 3 hast a menos de 4 años ( )
Más de 4 años ( )

4. Aplic ac ión de medidas alt ernat ivas
Suspensión de la ejec uc ión ( )
Exenc ión de la pena ( )
Reserva de fallo c ondenat orio ( )
Conversión de penas ( )
Sust it uc ión de penas ( )
Redenc ión de penas ( )
359
ANEXO 4
ENCUESTA SOBRE LA PENA PECUNIARIA


Inst it uc ión :__________________________________________________
Cargo que desempeña : _________________________________________________
Dist rit o Jud ic ial : _________________________________________________

1. En el Código Penal de 1991 la pena de mult a es:
a) Una pena ac c esoria.
b) Una pena aplic able solament e de modo c onjunt o.
c ) Una pena aplic able solament e de modo alt ernat ivo.
d) Una pena princ ipal.

2. La mult a se aplic a en base a:
a) La mult a global o t asada.
b) La mult a porc ent ual.
c) Los sueldos o remunerac iones mínimos.
d) La rent a diaria

3. La imposic ión de la pena pec uniaria proc ede c uando:
a) El delito es c ometido c on fines de luc ro o por c odic ia.
b) El delit o c omet ido ha signific ado en su modus operandi la infrac c ión de un
deber o el abuso de una at ribuc ión o fac ult ad espec iales.
c ) Est á espec ífic ament e señalada para c ada delit o.
d) Son c orrec tas a) y b).

4. Señale c on una ( x ) que medidas son aplic ables a la pena de multa:
a) La reserva de fallo c ondenatorio ( )
b) La exenc ión de pena ( )
c ) La suspensión de la ejec uc ión de la pena ( )
d) La c onversión de penas ( )
e) La sust it uc ión de penas ( )
f) La redenc ión de penas ( )

5. La c onversión de la pena de mult a en limit at iva de derec hos proc ede:
a) Para el condenado que por morosidad o desint erés no abona la mult a.
b) Para el c ondenado c ontumaz al pago.
c ) Cuando el c ondenado es insolvente.
d) Cuando el c ondenado deviene en insolvent e durant e la et apa de la
ejec uc ión de la mult a.

6. La pena de mult a se c umple mediante:
a) El pago íntegro y en un solo ac to.
b) El pago diferido a uno o varios plazos c on frec uenc ia diaria, semanal o
mensual.
c ) El abono en c uot as hast a por el t érmino máximo que fija la ley.
d) Ninguna de las ant eriores.

7. El pago de la mult a debe t ener lugar:
a) Junt o c on el pago de la reparac ión c ivil.
b) Dent ro del año de emit ida la sent enc ia c ondenat oria.
c ) Dent ro de los diez días siguient es de emit ida la sent enc ia.
d) En un plazo prudenc ial según la sit uac ión ec onómic a del c ondenado.
360

Prob lema:
8. Explique brevement e c omo se det ermina la pena de mult a.

361









CAPÍTULO SEXTO
ANÁLISIS E INTERPRETACIÓN DE LOS DATOS
OBTENIDOS
362
CAPÍTULO SEXTO
ANÁLISIS E INTERPRETACIÓN DE LOS DATOS OBTENIDOS


SUMARIO: 6.1. LA PENA DE MULTA EN LAS SENTENCIAS CONDENATORIAS
EN EL PERÍODO DE 1996. 6.1.1. VOLUMEN TOTAL DE SENTENCIAS
CONDENATORIAS CON PENA DE MULTA. 6.1.2. FRECUENCIA REAL DE
APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA. 6.1.3. FORMA DE APLICACIÓN DE LA
MULTA. 6.1.4. FRECUENCIA DE LA MULTA POR TIPO DE PROCEDIMI ENTO
JUDICIAL. 6.1.5. FRECUENCIA DE LA MULTA POR CLASE DE INFRACCIÓN
PENAL. 6.1.6. EXTENSIÓN DE LA PENA PECUNIARIA EN FUNCIÓN A LA
PREVALENCIA DEL NÚMERO DE DIAS-MULTA IMPUESTOS. 6.1.7. EXTENSIÓN
DE LA PENA DE MULTA POR CLASE DE INFRACCIÓN PENAL. 6.1.8. GRADO
DE ACIERTO EN LA DETERMINACIÓN DE LA PENA DE MULTA. 6.1.9.
CARACTERÍSTICAS DE LA DETERMINACIÓN PARCIAL DE LA MULTA. 6.1.10.
IMPORTE PROMEDIO DE LA CUOTA DIARIA DE LA PENA DE MULTA. 6.1.11.
LA PENA DE MULTA EN PROCESOS FENECIDOS Y EN ESTADO DE
EJECUCIÓN. 6.1.11.1. CONVALIDACIÓN O RECTIFICACIÓN PROCESAL DE
SENTENCIAS CON PENA DE MULTA ERRÓNEAMENTE EMITIDAS. 6.1.11.2.
GRADO DE CUMPLIMIENTO DE LA MULTA IMPUESTA EN LOS JUZGADOS DE
EJECUCIÓN DE SENTENCIAS FIRMES. 6.2. ESTADO ACTUAL DE LA
APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA EN LAS SENTENCIAS CONDENATORIAS
(PERÍODO 2002-2004). 6.3. FRECUENCIA DE APLICACIÓN DE MEDIDAS
ALTERNATIVAS. 6.3.1. MEDIDAS ALTERNATIVAS APLICADAS A CONDENAS
CON PENA DE MULTA DURANTE EL PERÍODO DE 1996. 6.3.2. FRECUENCIA
DE APLICACIÓN DE LA CONVERSIÓN Y SUSTITUCIÓN DE PENAS EN LAS
SENTENCIAS CONDENATORIAS CON PRIVACIÓN DE LIBERTAD EFECTIVA
(PERÍODO 2002-2004). 6.4. CONOCIMIENTO DE LA PENA DE MULTA POR
LOS OPERADORES JURÍDICOS.



363
6.1. LA PENA DE MULTA EN LAS SENTENCIAS CONDENATORIAS EN EL
PERÍODO DE 1996

La investigac ión realizada en base al estudio analític o de
sentenc ias c ondenatorias, nos ha permitido identific ar las siguientes
tendenc ias que reflejan la presenc ia de la pena de multa c omo
sanc ión.

6.1.1. VOLUMEN TOTAL DE SENTENCIAS CONDENATORIAS CON PENA
DE MULTA

a. En 1996 se emitieron, por los órganos jurisdic c ionales que
c omponen la muestra, un total de 3221 sentenc ias
c ondenatorias. De esta c ifra 1346 sentenc ias c orrespondieron a
las Salas Penales (41,8%). 670 a los Juzgados Penales (20,8%),
1046 a los Juzgados Sentenc iadores (32,5%) y 159 a los Juzgados
de Paz Letrados (4,9%)
268
.



268
La baja proporc ión de sent enc ias c ondenat orias en los Juzgados de Paz
Let rados se explic a porque en el mayor número de proc esos inic iados resultó
procedente declarar la extinción de la acción penal debido a que se produjo un
desist imient o, t ransac c ión o se c umplió el plazo previst o para la presc ripc ión.
364
b. Del volumen global de sentenc ias c ondenatorias, 470 fueron
sentenc ias c on pena de multa, lo que equivale al 14,5% del
total.

La distribuc ión de las sentenc ias c on pena de multa entre los
órganos jurisdic c ionales de la muestra fue la siguiente: Salas
Penales 271 sentenc ias (8,4%), Juzgados Penales 97 sentenc ias
(3,0%), Juzgados Sentenc iadores 98 sentenc ias (3,0%) y Juzgados
de Paz Letrados 4 sentenc ias (0,1%).

c. Por su parte, el porc entaje de sentenc ias c on pena privativa de
libertad fue de 85,5%
269
. [ Cuadros Nos. 23, 24, 25, 26 y 27 y
Gráfic o No. 1]

CUADRO No. 23
VOLUMEN TOTAL DE SENTENCIAS CONDENATORIAS CON PENA DE MULTA
EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA (1996)


CLASES DE PENAS

SALAS
PENALES

JUZGADOS
PENALES

JUZGADOS
SENTENCIADORES
JUZGADOS
DE PAZ
LETRADOS

TOTAL
SENTENCIAS CON PENA
DE MULTA
271 97 98 4 470
(14,5%)
SENTENCIAS CON OTRA
CLASE DE PENAS
1075 573 948 155 2751
(85,5%)
TOTAL DE SENTENCIAS
EMITIDAS ( 1996)
1346
(41,8%)
670
(20,8%)
1046
(32,5%)
159
(4,9%)
3221
( 100%)




269
Cabe señalar que, en la mayoría de c asos la pena privativa de libertad fue
suspendida en su ejecución con arreglo a los artículos 57º y 58º del Código Penal.
365
CUADRO No. 24
VOLUMEN TOTAL DE SENTENCIAS CONDENATORIAS CON PENA DE MULTA
EMITIDAS POR LAS SALAS PENALES DE LA MUESTRA ( 1996)

CLASES DE PENAS PRIMERA TERCERA QUI NTA TOTAL
SENTENCIAS CON
PENA DE MULTA
79 130 62 271
(20,1%)
SENTENCIAS CON
OTRA
CLASE DE PENAS
249 546 280 1075
(79,9%)
TOTAL DE SENTENCIAS
EMITIDAS ( 1996)
328
(24,4%)
676
(50,2%)
342
(25,4 %)
1346
( 100%)


CUADRO No. 25
VOLUMEN TOTAL DE SENTENCIAS CONDENATORIAS CON PENA DE MULTA
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS PENALES DE LA MUESTRA (1996)

CLASES
DE PENAS
PRIMERO DÉCIMO
CUARTO
VIGÉSIMO
CUARTO
TRIGÉSIMO
TERCERO
CUADRAGÉSIMO
PRIMERO
TOTAL
SENTENCIAS CON
PENA DE MULTA

30

1

33

21

12
97
(14,5%)
SENTENCIAS CON
OTRA CLASE DE
PENAS

89

44

196

95

149
573
(85,5%)
TOTAL DE
SENTENCIAS
EMITIDAS ( 1996)
119
(17,8%)
45
(6,7%)
229
(34,2%)
116
(17,3%)
161
(24,0%)
670
( 100%)


CUADRO No. 26
VOLUMEN TOTAL DE SENTENCIAS CONDENATORIAS CON PENA DE MULTA
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS SENTENCIADORES DE LA MUESTRA (1996)

CLASES DE PENAS SEGUNDO CUARTO SEXTO TOTAL
SENTENCIAS CON
PENA DE MULTA
49 6 43 98
(9,4%)
SENTENCIAS CON OTRA
CLASE DE PENAS
243 286 419 948
(90,6%)
TOTAL DE SENTENCIAS
EMITIDAS ( 1996)
292
(27,9%)
292
(27,9%)
462
(44,2%)
1046
( 100%)


CUADRO No. 27
VOLUMEN TOTAL DE SENTENCIAS CONDENATORIAS CON PENA DE MULTA
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS DE PAZ LETRADOS DE LA MUESTRA (1996)

CLASES DE PENAS SAN JUAN DE
LURIGANCHO
CERCADO
DE LIMA
LINCE Y SAN
ISIDRO
TOTAL
SENTENCIAS CON
PENA DE MULTA
3 1

0 4
(2,5%)
SENTENCIAS CON
OTRA CLASE DE PENAS
72 9 74 155
(97,5%)
TOTAL DE SENTENCIAS
EMITIDAS ( 1996)
75
(47,2%)
10
(6,3%)
74
(46,5%)
159
( 100%)




366
GRÁFICO No. 1
VOLUMEN TOTAL DE SENTENCIAS CONDENATORIAS CON PENA
DE MULTA EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS JURISDICCIONALES DE
LA MUESTRA (1996)
TOTAL : 3221 SENTENCIAS
SENTENCIAS
CON OTRA
CLASE DE
PENAS
85,5 %
SENTENCIAS
CON PENA
DE MULTA
14,5 %



6.1.2. FRECUENCIA REAL DE APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA

a. Ahora bien, c onviene menc ionar que de las 470 sentenc ias c on
pena de multa, únic amente en 328 c asos se aplic ó
efec tivamente este tipo de sanc ión pec uniaria, lo c ual nos
otorga un porc entaje de frec uenc ia real que equivale al 69,8%.
De dic ho porc entaje un 41,9% fue aplic ado por las Salas
Penales, representando 197 resoluc iones. 9,4% equivalente a 44
sentenc ias por los Juzgados Penales. 86 c asos (18,3%) lo hic ieron
los Juzgados Sentenc iadores, y finalmente, en una sola
367
sentenc ia (0,2%) aplic aron pena de multa los Juzgados de Paz
Letrados.

b. Este primer resultado c uantitativo es relevante en la medida en
que demuestra como tendenc ia que el operador jurisdic c ional
es proc live a omitir la aplic ac ión de la multa. En efec to, de las
470 sentenc ias c on pena de multa en 120 c asos, que
c omprenden el 25,5% del total, se omitió aplic ar la sanc ión
pec uniaria. El volumen mayor de sentenc ias que no impusieron
la multa se registró en las Salas Penales c on un total de 63
sentenc ias.

Debemos mencionar que los casos en los que se omite la
aplic ac ión de multas c orresponden, generalmente, a los
supuestos en que la ley define a la multa c omo pena
c onjunt a
270
, o a los procesos donde se juzga un concurso real de
delitos
271
.


270
En Salas Penales este supuesto lo advertimos en las sentenc ias c ondenatorias
por los delit os de lesiones leves (Art . 122º), lesiones c ulposas (Art . 124º, 2do.
párrafo), defraudac iones (Art. 197º), tráfic o ilíc ito de drogas atenuado (Art. 298º),
vent a de animales aliment ados c on deshec hos t óxic os (Art . 293º) y falsedad
doc ument al (Art . 427º). En Juzgados Penales aprec iamos est e suc eso en las
sent enc ias c ondenat orias por los delit os de lesiones leves (Art . 122º), lesiones
c ulposas (Art. 124º, 2do. párrafo), difamac ión (Art. 132º), rec eptac ión (Art. 194º),
defraudac iones (Art. 197º), public ac ión ilegal de obra ajena, ejec uc ión a rtística
o afines (Art. 217º), usurpac ión de marc a registrada (Art. 225º) y c irc ulac ión de
moneda falsific ada (Art . 254º). Y, por últ imo, en los Juzgados Sent enc iadores
det ec t amos igual proc eder en las sent enc ias c ondenat orias por los delit os de
368

La etiología de este proc eder de la judic atura se analizará más
adelant e. [ Cuadros Nos. 28, 29, 30, 31 y 32 y Gráfic o No. 2]

CUADRO No. 28
FRECUENCIA REAL DE APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA (1996)

APLICACIÓN REAL SALAS
PENALES
JUZGADOS
PENALES
JUZGADOS
SENTENCIADORES
JUZGADOS
DE PAZ
LETRADOS
TOTAL
SENTENCIAS QUE APLICARON
PENA DE MULTA

197

44

86

1
328
(69,8%)
SENTENCIAS QUE APLICARON
UNA MEDIDA ALTERNATIVA

11

6

2

3
22
(4,7%)
SENTENCIAS QUE OMITIERON
APLICAR LA PENA DE MULTA

63

47

10

0
120
(25,5%)
TOTAL DE SENTENCIAS CON
PENA DE MULTA ( 1996)
271
(57,7%)
97
(20,6%)
98
(20,9%)
4
(0,8%)
470
( 100%)



lesiones leves (Art . 122º), lesiones c ulposas (Art . 124º, 2do. párrafo) y falsedad
doc ument al (Art . 427º).

271
En Salas Penales este problema se advierte en el juzgamiento de los concursos
que se dan ent re delit os de falsedad doc ument al (Art . 427º) c on est afa (Art .
196º); entre falsedad documental (Art. 427º) con defraudaciones (Art. 197º); entre
falsific ac ión de sellos y t imbres ofic iales (Art . 434º) c on apropiac ión ilíc it a (Art .
190º); entre falsedad doc umental (Art. 427º) c on usurpac iones de func iones o de
mando militar (Art. 361º); entre falsedad doc umental ( Art. 427º) c on alterac ión o
supresión del est ado c ivil de un menor (Art . 145º); ent re falsedad doc ument al
(Art . 427º) c on ejerc ic io ilegal de una profesión (Art . 363º) y la susc ripc ión
indebida otorgada por p rofesional (Art. 364º); entre falsedad doc umental c on
hurto simple (Art. 185º, según el texto original del Código Penal); entre ac tos de
evasión de responsabilidades por ac c ident e aut omovilíst ic o (Art . 408º) c on
lesiones c ulposas (Art . 124º, 2do párrafo); ent re ac t os de evasión de
responsabilidades por ac c ident e aut omovilíst ic o (Art . 408º) c on homic idio
c ulposo (Art . 111º, 1er. párrafo). Por su part e en los Juzgados Penales lo
detec tamos en los c onc ursos que se dan entre delitos de lesiones c ulposas (Art.
124º, 2do. párrafo) c on c onduc c ión de vehíc ulos en estado de ebriedad o bajo
efec t o de drogas (Art . 274º); ent re falsedad doc ument al (Art . 427º) c on est afa
(Art. 196º) y defraudac iones (Art. 197º); entre injuria (Art. 130º) c on difamac ión
(Art . 132º). Mientras que en los Juzgados Sentenciadores apreciamos igual praxis
al resolver los c onc ursos que se dan entre delitos de homic idio c ulposo (Art. 111º,
1er. párrafo) c on lesiones c ulposas (Art . 124º, 2do. párrafo).
369
CUADRO No. 29
FRECUENCIA REAL DE APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LAS SALAS PENALES DE LA MUESTRA (1996)

APLICACIÓN REAL PRIMERA TERCERA QUI NTA TOTAL
SENTENCIAS QUE APLICARON PENA DE MULTA

67 79 51 197
( 72,7%)
SENTENCIAS QUE APLICARON UNA MEDIDA
ALTERNATIVA
3 5 3 11
(4,1%)
SENTENCIAS QUE OMITIERON APLICAR LA PENA DE
MULTA
9 46 8 63
(23,2%)
TOTAL DE SENTENCIAS CON PENA DE MULTA (1996) 79
(29,2%)
130
(47,9%)
62
(22,9%)
271
( 100%)


CUADRO No. 30
FRECUENCIA REAL DE APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS PENALES DE LA MUESTRA (1996)

APLICACIÓN REAL PRIMERO DÉCIMO
CUARTO
VIGÉSIMO
CUARTO
TRIGÉSIMO
TERCERO
CUADRAGÉSIMO
PRIMERO
TOTAL
APLICARON PENA DE
MULTA

15

0

19

3

7
44
(45,3%)
APLICARON UNA
MEDIDA ALTERNATIVA

0

0

3

1

2
6
(6,2%)
OMITIERON APLICAR
PENA DE MULTA

15

1

11

17

3
47
(48,5%)
TOTAL DE SENTENCIAS
CON PENA DE MULTA
( 1996)
30
(30,9%)
1
(1,0%)
33
(34,0%)
21
(21,7%)
12
(12,4%)
97
( 100%)


CUADRO No. 31
FRECUENCIA REAL DE APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS SENTENCIADORES DE LA MUESTRA (1996)

APLICACIÓN REAL SEGUNDO CUARTO SEXTO TOTAL
APLICARON PENA DE MULTA 44 2 40 86
(87,7%)
APLICARON UNA MEDIDA ALTERNATIVA 1 0 1 2
(2,1%)
OMITIERON APLICAR LA PENA DE MULTA 4 4 2 10
(10,2%)
TOTAL DE SENTENCIAS CON PENA DE MULTA
( 1996)
49
(50%)
6
(6,1%)
43
(43,9%)
98
( 100%)


CUADRO No. 32
FRECUENCIA REAL DE APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS DE PAZ LETRADOS DE LA MUESTRA (1996)

APLICACIÓN REAL SAN JUAN DE
LURIGANCHO
CERCADO
DE LIMA
LINCE Y
SAN ISIDRO
TOTAL
APLICARON PENA DE MULTA 0 1 0 1
(25%)
APLICARON UNA MEDIDA ALTERNATIVA 3 0 0 3
(75%)
OMITIERON APLICAR LA PENA DE MULTA 0 0 0 0
( 0%)
TOTAL DE SENTENCIAS CON PENA DE MULTA
( 1996)
3
(75%)
1
(25%)
0
( 0%)
4
( 100%)



370


GRÁFICO No. 2
FRECUENCIA REAL DE APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA EN
LAS SENTENCIAS EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS
JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA (1996)
TOTAL : 470 SENTENCIAS
SENTENCIAS
QUE
APLICARON
PENA DE MULTA
69,8 %
SENTENCIAS
QUE OMITIERON
APLICAR LA
PENA DE MULTA
25,5 %
SENTENCIAS
QUE
APLICARON
UNA MEDIDA
ALTERNATIVA
4,7 %



6.1.3. FORMA DE APLICACIÓN DE LA MULTA

a. En el total de 328 sentenc ias que realmente aplic aron pena de
multa, la operatividad de dic ha sanc ión evidenc ió c omo
tendenc ia predominante la imposic ión de la multa c omo pena
c onjunta. Esta forma de aplic ac ión c ontabilizó 303 c asos, lo que
equivale a un 92,4% del t ot al.

La distribuc ión de dic ho volumen y porc entaje, por órganos
jurisdic c ionales, es c omo sigue: 185 c orresponden a Salas
371
Penales (56,4%). 40 sentenc ias a Juzgados Penales (12,2%)
272
. Y,
por último, 78 a los Juzgados Sentenc iadores (23,8%). En
Juzgados de Paz Letrados no enc ontramos ninguna sentenc ia
que c ondenara a pena de multa c onjunta.

b. Otro volumen c onsiderable c onstituido por 21 sentenc ias, que
representan un 6,4%, aplic ó la multa pese a que no está
autorizada por la ley para el delito en c onc reto.

Ahora bien, esta c ifra en atenc ión a los aplic adores nos daba el
siguiente registro: 9 sentenc ias c orrespondían a Salas Penales
(2,8%), 4 a Juzgados Penales (1,2%), 8 a Juzgados Sentenciadores
(2,4%). No enc ontramos ningún c aso de multa impuesta en los
Juzgados de Paz Letrados.

La aplic ac ión errónea de la multa se dió princ ipalmente en la
represión de delitos que no c onsignaban a la multa c omo pena


272
Es de menc ionar que en est e nivel se det ec t ó un t rat amient o errad o d el
c onc urso de delit os c ont ra el honor. Así por ejemplo, en varias sent enc ias
c ondenat orias se proc esó un inexist ent e “ concurso real entre delitos de injuria y
d ifa ma c ión” que provenían de una misma ac c ión ofensiva. Est a mala
c alific ac ión que no tomaba en c uenta la tipic idad exc luyente de ambas figuras
delictivas, se arrastró desde el auto de apertura de instrucción hasta la sentencia
de vista del Colegiado Superior que resolvía la impugnac ión formulada al fallo
de primera inst ancia. Como c onsec uenc ia de ello, se aplic ó al c ondenado la
pena prevista para el delito más grave (la difamac ión), lo que signific ó imponer
pena privat iva d e libert ad y ad emás una mult a c onjunt a.
372
conminada
273
y en la sanc ión de supuestos de c onc urso real de
delitos
274
.

c. Observamos c asos en los que la multa tenía la c ondic ión formal
de pena c onjunta pero el operador la c alific aba expresamente
en la sentencia como “ ac c esoria”
275
, lo c ual generalmente ha
oc urrido en los delitos de tráfic o ilíc ito de drogas y de
falsific ac ión de doc umentos. Registramos 3 sentenc ias que
equivalen a un 0,9% del total.


273
En Salas Penales est e supuest o se present ó en la sanc ión de delit os de
c ohec ho ac tivo (Art. 399º) y de induc c ión a error a func ionario o servidor públic o
(Art . 416º).

274
En Salas Penales se advirtió ello en el juzgamiento de c onc ursos entre delitos
de robo agravado (Art . 189º) c on falsedad doc ument al (Art . 427º); ent re
apropiac ión de c audales públic os (Art . 387º) c on defraudac iones (Art . 197º),
entre robo agravado (Art. 189º) c on asoc iac ión para delinquir (Art. 317º); entre
robo agravado (Art . 189º) c on fabric ac ión y t enenc ia ilegal de armas,
munic iones y explosivos (Art. 279º) y tráfic o ilíc ito de drogas atenuado (Art. 298º);
y, ent re usurpac ión de inmuebles agravada (Art . 202º y 204º) c on daños (Art .
205º). En los Juzgados Penales se verific ó igual prác tic a al resolverse un c onc urso
real de delitos donde sólo el menos grave c ont emplaba la pena pec uniaria
c omo sanc ión c onminada. Ello lo detec tamos en los c onc ursos entre delitos de
estafa (Art. 196º) c on c irc ulac ión de moneda falsific ada (Art. 254º); entre hurto
simple (Art . 185º) c on daños (Art . 205º); ent re apropiac ión ilíc ita (Art. 190º) c on
c irc ulac ión de moneda falsific ada (Art . 254º); y ent re est afa (Art . 196º) c on
usurpac ión de marc a registrada (Art. 225º). En los Juzgados Sentenc iadores se
observó la misma tendenc ia en el tratamiento de los c onc ursos entre delitos de
est afa (Art . 196º) c on usurpac ión de marc a regist rada (Art . 225º); ent re est afa
(Art. 196º) c on venta fraudulenta de bienes (Art. 239º); entre estafa (Art. 196º) c on
reproduc c ión indebida y expendio de c opias imitadas de diseños o modelos
regist rad os (Art. 223º); entre estafa c on alterac ión de moneda (Art. 253º); entre
hurto agravado (Art. 186º) c on rec eptac ión (Art. 194º; y entre apropiac ión ilíc ita
(Art . 190º) c on d a ños (Art . 205º).

275
Lo enc ontramos en las sentenc ias rec aídas en las c ausas signadas con los No.
462-94 de la Primera Sala Penal (09.08.1996) y No. 720-94 y No. 652-95 de la
Quint a Sala Penal (12.04.1996 y 16.04.1996, respec t ivament e).
373

Es de aprec iar en esta tendenc ia que el operador jurisdic c ional
sigue otorgando a la multa la c ondic ión de pena ac c esoria,
situac ión que ya no le c orresponde desde la vigenc ia del
Código Penal de 1991.

d. En un solo c aso de la muestra se aplic ó la multa c omo sanc ión
únic a (0,3%). Ello oc urrió en una sentenc ia por faltas c ontra la
persona -lesiones
276
. Es de señalar que este esc aso registro de
resoluc iones que aplic an exc lusivamente pena pec uniaria
resulta explic able debido a que el Código Penal c ontiene poc as
infrac c iones penales que sólo c ontemplan a la multa c omo
pena c onminada. Pero, además, porque este tipo de
infrac c iones tiene una presenc ia proc esal mínima en las distintas
instanc ias jurisdic c ionales.

e. La preferenc ia por el uso de la multa c omo sanc ión alternat iva o
sust it ut iva de penas privat ivas de libert ad dio un regist ro nulo.
Este dato nos permite rec onoc er que entre los operadores
jurisdic c ionales, al parec er, predomina la tendenc ia a omitir la
aplic ac ión de la multa en tales c asos, por entender,


276
Nos referimos a la c ausa signada c on el No. 83-96 del Tercer Juzgado de Paz
Letrado del Cerc ado de Lima (14.11.1996).
374
fundament almente, que se trata de una sanc ión sumamente
benigna y de esc aso efec t o prevent ivo general o prevent ivo
espec ial. Ac titud psic o-soc ial que, por lo demás, ya se había
advertido en estudios nac ionales prec edentes
277
. [Cuadros Nos.
33, 34, 35, 36 y 37 y Gráfico No. 3]

CUADRO No. 33
FORMA DE APLICACIÓN DE LA MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA (1996)


FORMA DE APLICACIÓN
SALAS
PENALES
JUZGADOS
PENALES
JUZGADOS
SENTENCIADORES
JUZGADOS
DE PAZ
LETRADOS
TOTAL
UNICA 0 0 0 1 1
(0,3%)
ACCESORIA

3 0 0 0 3
(0,9%)
CONJUNTA

185 40 78 0 303
(92,4%)
ALTERNATIVA

0 0 0 0 0
( 0%)
SUSTITUTIVA

0 0 0 0 0
( 0%)
IMPONEN MULTAS NO
AUTORIZADAS POR LA LEY
9 4 8 0 21
(6,4%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE
APLICARON PENA DE MULTA
( 1996)
197
(60,1%)
44
(13,4%)
86
(26,2%)
1
(0,3%)
328
( 100%)


CUADRO No. 34
FORMA DE APLICACIÓN DE LA MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LAS SALAS PENALES DE LA MUESTRA (1996)

FORMA DE APLICACIÓN PRIMERA TERCERA QUI NTA TOTAL
UNICA 0 0 0 0
( 0%)
ACCESORIA 1 0 2 3
(1,5%)
CONJUNTA

63 77 45 185
(93,9%)
ALTERNATIVA 0 0 0 0
( 0%)
SUSTITUTIVA

0 0 0 0
( 0%)
IMPONEN MULTAS NO AUTORIZADAS POR LA LEY 3

2 4 9
(4,6%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE APLICARON PENA DE MULTA
( 1996)
67
(34,0%)
79
( 40,1%)
51
(25,9%)
197
( 100%)


277
Cfr. José Hurt ado Pozo. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 152; Víc t or Robert o
Prado Saldarriaga. Problemas y Desarrollos Jurisprudenc iales en la Aplic ac ión de
la Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 342.
375
CUADRO No. 35
FORMA DE APLICACIÓN DE LA MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS PENALES DE LA MUESTRA (1996)

FORMA DE APLICACIÓN PRIMERO

DÉCIMO
CUARTO
VIGÉSIMO
CUARTO
TRIGÉSIMO
TERCERO
CUADRAGÉSIMO
PRIMERO
TOTAL
UNICA

0 0 0 0 0 0
( 0%)
ACCESORIA

0 0 0 0 0 0
( 0%)
CONJUNTA

14 0 18 3 5 40
(90,9%)
ALTERNATIVA 0 0 0 0 0

0
( 0%)
SUSTITUTIVA 0 0 0 0 0 0
( 0%)
IMPONEN MULTAS NO
AUTORIZADAS POR LA
LEY
1 0 1 0 2 4
(9,1%)
TOTAL DE SENTENCIAS
QUE APLICARON PENA
DE MULTA ( 1996)
15
(34%)
0
( 0%)
19
(43,2%)
3
(6,8%)
7
(15,9%)
44
( 100%)


CUADRO No. 36
FORMA DE APLICACIÓN DE LA MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS SENTENCIADORES DE LA MUESTRA (1996)

FORMA DE APLICACIÓN SEGUNDO CUARTO SEXTO TOTAL
UNICA 0 0 0 0
( 0%)
ACCESORIA

0 0 0 0
( 0%)
CONJUNTA

41 2 35 78
(90,7%)
ALTERNATIVA

0 0 0 0
( 0%)
SUSTITUTIVA

0 0 0 0
( 0%)
IMPONEN MULTAS NO AUTORIZADAS POR LA LEY 3 0 5 8
(9,3%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE APLICARON PENA DE
MULTA ( 1996)
44
(51,2%)
2
(2,3%)
40
( 46,5)
86
( 100%)


CUADRO No. 37
FORMA DE APLICACIÓN DE LA MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS DE PAZ LETRADOS DE LA MUESTRA (1996)

FORMA DE APLICACIÓN SAN JUAN DE
LURIGANCHO
CERCADO
DE LIMA
LINCE Y SAN
ISIDRO
TOTAL
UNICA

0 1 0 1
( 100%)
ACCESORIA

0 0 0 0
( 0%)
CONJUNTA

0 0 0 0
( 0%)
ALTERNATIVA

0 0 0 0
( 0%)
SUSTITUTIVA

0 0 0 0
( 0%)
IMPONEN MULTAS NO AUTORIZADAS POR LA LEY 0 0 0 0
( 0%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE APLICARON MULTA
( 1996)
0
( 0%)
1
( 100%)
0
( 0%)
1
( 100%)
376

GRÁFICO No. 3
FORMA DE APLICACIÓN DE LA MULTA IMPUESTA EN LAS
SENTENCIAS EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS JURISDICCIONALES
DE LA MUESTRA (1996)
TOTAL : 328 SENTENCIAS
ÚNICA
0,3 %
IMPONEN
MULTAS NO
AUTORIZADAS
POR LEY
6,4 %
ACCESORIA
0,9 %
CONJUNTA
92,4 %



6.1.4. FRECUENCIA DE LA MULTA POR TIPO DE PROCEDIMIENTO
JUDICIAL

En atenc ión al tipo de proc edimiento judic ial dentro del c ual se
c ondenó a pena de multa, la princ ip al frec uenc ia c orrespondió al
proc edimiento ordinario, c on 197 sentenc ias, equivalente al 60,1%
del total de la muestra. En c ambio, el menor volumen de
aplic ac ión se ubic ó en el juic io por faltas c on una sola frec uenc ia
(0,3%). Ahora bien, en lo que atañe a los proc edimientos sumarios,
estos c ontabilizaron 125 c ondenas, esto es, alrededor del 38,1%.
377
Finalmente, los proc edimientos espec iales de querella tuvieron un
total de 5 sentenc ias, es dec ir un 1,5%.

La primac ía del proc edimiento ordinario se explic a no sólo por el
hec ho que el porc entaje mayor de sentenc ias de nuestra muestra
se ubic a en él, sino que, además, es en este tipo de ritual adjetivo
donde hasta antes de la vigenc ia de la Ley No. 26689
278
, se
proc esaban la mayoría de delitos susc eptibles de sanción
pec uniaria.


6.1.5. FRECUENCIA DE LA MULTA POR CLASE DE INFRACCIÓN PENAL

a. Son los delitos c ontra la fe públic a, entre los c uales se ubic an los
ilíc itos que rec ibieron el mayor número de c ondenas a pena de
multa. Efec tivamen te, del total de 328 sentencias analizadas 143
c orrespondían al delito de falsedad doc umental (Art . 427º),
representando un 43,6%. Este volumen mayor de resoluc iones
fueron emitidas por las Salas Penales, c on 130 frec uenc ias. Cabe
señalar que en 8 c asos, y por efec to del princ ipio de
retroac tividad de la ley penal más favorable, la pena de multa
se aplic ó c on arreglo a los límites c onminados del artíc ulo 427º


278
Public ada en el diario ofic ial “ El Peruano” el 30.11.1996.
378
pese a que los hec hos sub-judic e tuvieron lugar c uando se
enc ont raba aún vigent e el art íc ulo 364º del Código Penal de
1924.

b. Otro porc entaje signific ativo lo enc ontramos entre los delitos
c ontra la vida, el c uerpo y la salud. En este nivel, el delito de
lesiones leves (Art. 122º) llegó a c ontabilizar hasta 31 c ondenas,
que c onstituyen un 9,5% del total. De dic ha c ifra global, la
mayor frec uenc ia de imposic ión la enc ontramos entre los
Juzgados Sentenc iadores c on 25 c asos.

c. Un terc er lugar en la línea de frec uenc ias de las sentenc ias que
aplic aron pena de multa se ubic ó en el ámbito de los delitos
c ont ra la salud públic a. Aquí los delitos de tráfic o ilíc ito de
drogas atenuado (Art . 298º) t uvieron 27 c ondenas (8,2%). Est as
resoluc iones fueron expedidas por las Salas Penales de la
muestra.

d. El c uarto lugar del orden c orrelativo de frec uenc ias se ubic a,
una vez más, entre los delitos contra la vida, el cuerpo y la salud.
Los delitos de lesiones c ulposas (Art . 124º) regist raron 24
frec uenc ias, que equivale a un 7,3% del total. La c ifra de
379
imposic ión la enc ontramos entre los Juzgados Penales y
Sentenc iadores, c on 11 y 13 c asos, respec tivamente.

e. El siguiente registro está referido a los delitos c ontra el
patrimonio, siendo la rec eptac ión (Art . 194º) la figura delic t iva
que alc anza el dato mayor c on 19 sentenc ias (5,8%). Por su
propia naturaleza y tipo de proc edimiento estas sentenc ias
fueron pronunc iadas predominantemente por los Juzgados
Sentenc iadores c on 14 resoluc iones.

Resulta anec dótic o c omentar el hec ho que al revisar las
sentencias por delitos contra el patrimonio, nos encontramos con
2 c ondenas por “ rec eptac ión agravada” (0,6%)
279
. Esto es,
sentenc ias que basaron su dec isión punitiva y la resoluc ión del
c aso sub-judic e en el artíc ulo 195º del Código Penal, disposic ión
que a la fec ha de las resoluc iones que c omentamos se hallaba
ya derogada
280
. Por t ant o, preocupa, seriamente, constatar que
órganos jurisdic c ionales del princ ipal Distrito Judic ial de nuestro


279
Nos referimos a las sentencias recaídas en las causas signadas con los No. 180-
95 y No. 43-95 de la Primera Sala Penal (14.05.1996) y Segundo Juzgado
Sent enc iador (04.05.1996), respec t ivament e.

280
Es de menc ionar, que el artíc ulo 195º definía las circunstancias agravantes de
la rec eptac ión, y que en febrero de 1992 fue objeto de una reforma para inc luir
en él una c alific ant e basada en ac t os de lavado de dinero (Ley No. 25404 del
26.02.1992). Pero, luego, dic ha modific ac ión se dejó sin efecto, suprimiéndose el
menc ionado artíc ulo, en abril del mismo año, a través del Dec reto Ley No. 25428
(11.04.1992).
380
país adolec en aún de una desac tualizac ión de su informac ión
legislativa, lo que podría llevarles a inc urrir en responsabilidad
penal.

f. Resulta importante menc ionar que 21 c ondenas de la muestra
(6,4%) impusieron multas por delitos que no son reprimibles c on
pena pec uniaria y supuestos de c onc urso real de delitos donde
la infrac c ión más grave tampoc o c onsignaba a la multa c omo
sanc ión c onminada. Este hallazgo nos demuestra, una vez más,
el desc onoc imiento de la operatividad de la multa entre los
órganos del Sistema Penal y de las reglas sobre c onc urso de
delitos.

g. Finalmente, otras infrac c iones penales son apenas registradas,
que en c onjunto c onstituyen el 18,6% restante. [Cuadros Nos. 38,
39, 40, 41 y 42 y Gráfic o No. 4]
381

CUADRO No. 38
FRECUENCIA DE LA MULTA POR CLASE DE INFRACCIÓN PENAL EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA (1996)

CLASE DE INFRACCIÓN PENAL FRECUENCIA
122º LESIONES LEVES 31
124º LESIONES CULPOSAS 24
132º DIFAMACIÓN 5
50º ABANDONO DE MUJER EMBARAZADA 2
185º HURTO SIMPLE ( * ) 1
186º HURTO AGRAVADO ( * ) 1
189º ROBO AGRAVADO ( * ) 5
190º APROPIACIÓN ILÍCITA ( * ) 2
194º RECEPTACIÓN 19
195º RECEPTACIÓN AGRAVADA ( ** ) 2
196º ESTAFA ( * ) 8
197º DEFRAUDACIONES 5
204º USURPACIÓN AGRAVADA ( * ) 1
205º DAÑOS 1
214º USURA 1
216º PUBLICACIÓN ILEGAL DE OBRA AJENA 1
217º MODIFICACIÓN, REPRODUCCIÓN, DISTRIBUCIÓN O DIFUSIÓN INDEBIDAS DE
OBRA, EJECUCIÓN ARTÍSTICA O AFINES
1
223º REPRODUCCIÓN INDEBIDA Y EXPENDIO DE COPIAS IMITADAS DE DISEÑOS O
MODELOS REGISTRADOS
2
225º USURPACIÓN DE MARCA REGISTRADA 5
245º OMISIÓN Y DENEGATORIA DE INFORMACIÓN 1
246º CAPTACIÓN HABITUAL INDEBIDA DE RECURSOS DEL PÚBLICO 1
254º CIRCULACIÓN DE MONEDA FALSIFICADA 8
268º DEFRAUDACIÓN TRIBUTARIA 1
296º PROMOCIÓN, FAVORECIMIENTO Y FACILITACIÓN DEL TRÁFICO ILÍCITO DE
DROGAS
9
297º TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS AGRAVADO 1
298º TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS ATENUADO 27
305º CONTAMINACIÓN AMBIENTAL AGRAVADA 1
387º APROPIACIÓN DE CAUDALES PÚBLICOS ( * ) 1
399º COHECHO ACTIVO ( * ) 1
404º ENCUBRIMIENTO PERSONAL 1
408º ACTOS DE EVASIÓN DE RESPONSABILIDAD POR ACCIDENTE AUTOMOVILÍSTICO 6
416º INDUCCIÓN A ERROR A FUNCIONARIO O SERVIDOR PÚBLICO ( * ) 1
427º FALSEDAD DOCUMENTAL 143
428º FALSEDAD IDEOLÓGICA 4
434º FALSIFICACIÓN DE SELLOS O TIMBRES OFICIALES 4
441º FALTAS CONTRA LA PERSONA. LESIONES 1
TOTAL DE SENTENCIAS QUE APLICARON PENA DE MULTA ( 1996) 328

( * ) CONDENAS QUE IMPUSIERON MULTAS EN CASOS NO AUTORIZADOS POR LA LEY.
( ** ) SENTENCIAS QUE SE SUSTENTAN EN UNA DISPOSICION DEROGADA.

382
CUADRO No. 39
FRECUENCIA DE LA MULTA POR CLASE DE INFRACCIÓN PENAL EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LAS SALAS PENALES DE LA MUESTRA (1996)


CLASE DE INFRACCIÓN PENAL

FRECUENCIA

ART. 122º LESIONES LEVES 1
ART. 189º ROBO AGRAVADO ( * ) 5
ART. 195º RECEPTACIÓN AGRAVADA ( ** ) 1
ART. 197º DEFRAUDACIONES 1
ART. 204º USURPACIÓN AGRAVADA ( * ) 1
ART. 245º OMISIÓN Y DENEGATORIA DE INFORMACIÓN 1
ART. 246º CAPTACIÓN HABITUAL INDEBIDA DE RECURSOS DEL PÚBLICO 1
ART. 268º DEFRAUDACIÓN TRIBUTARIA 1
ART. 296º PROMOCIÓN, FAVORECIMIENTO Y FACILITACIÓN DEL TRÁFICO ILIÍITO DE
DROGAS
9
ART. 297º TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS AGRAVADO 1
ART. 298º TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS ATENUADO 27
ART. 387º APROPIACIÓN DE CAUDALES PÚBLICOS ( * ) 1
ART. 399º COHECHO ACTIVO ( * ) 1
ART. 404º ENCUBRIMIENTO PERSONAL 1
ART. 408º ACTOS DE EVASIÓN DE RESPONSABILIDAD POR ACCIDENTE
AUTOMOVILÍSTICO
6
ART. 416º INDUCCIÓN A ERROR A FUNCIONARIO O SERVIDOR PÚBLICO ( * ) 1
ART. 427º FALSEDAD DOCUMENTAL 130
ART. 428º FALSEDAD IDEOLÓGICA 4
ART. 434º FALSIFICACIÓN DE SELLOS O TIMBRES OFICIALES 4
TOTAL DE SENTENCIAS QUE APLICARON PENA DE MULTA ( 1996) 197

( * ) CONDENAS QUE IMPUSIERON MULTAS EN CASOS NO AUTORIZADOS POR LA LEY.
( ** ) SENTENCIAS QUE SE SUSTENTAN EN UNA DISPOSICION DEROGADA.


CUADRO No. 40
FRECUENCIA DE LA PENA DE MULTA POR CLASE DE INFRACCIÓN PENAL EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS PENALES DE LA MUESTRA ( 1996)


CLASE DE INFRACCIÓN PENAL

FRECUENCIA

ART. 122º LESIONES LEVES 5
ART. 124º LESIONES CULPOSAS 13
ART. 132º DIFAMACIÓN 5
ART. 150º ABANDONO DE MUJER EMBARAZADA 2
ART. 185º HURTO SIMPLE ( * ) 1
ART. 190º APROPIACIÓN ILÍCITA ( * ) 1
ART. 194º RECEPTACIÓN 5
ART. 196º ESTAFA ( * ) 2
ART. 197º DEFRAUDACIONES 4
ART. 216º PUBLICACIÓN ILEGAL DE OBRA AJENA 1
ART. 217º MODIFICACIÓN, REPRODUCCIÓN, DISTRIBUCIÓN O DIFUSIÓN INDEBIDAS
DE OBRA, EJECUCIÓN ARTÍSTICA O AFINES
1
ART. 254º CIRCULACIÓN DE MONEDA FALSIFICADA 1
ART. 305º CONTAMINACIÓN AMBIENTAL AGRAVADA 1
ART. 427º FALSEDAD DOCUMENTAL 2
TOTAL DE SENTENCIAS QUE APLICARON PENA DE MULTA ( 1996) 44

( * ) CONDENAS QUE IMPUSIERON MULTAS EN CASOS NO AUTORIZADOS POR LA LEY.

383
CUADRO No. 41
FRECUENCIA DE LA MULTA POR CLASE DE INFRACCIÓN PENAL EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS SENTENCIADORES DE LA MUESTRA (1996)


CLASE DE INFRACCIÓN PENAL

FRECUENCIA

ART. 122º LESIONES LEVES 25
ART. 124º LESIONES CULPOSAS 11
ART. 186º HURTO AGRAVADO ( * ) 1
ART. 190º APROPIACIÓN ILÍCITA ( * ) 1
ART. 194º RECEPTACIÓN 14
ART. 195º RECEPTACIÓN AGRAVADA ( ** ) 1
ART. 196º ESTAFA ( * ) 6
ART. 205º DAÑOS 1
ART. 214º USURA 1
ART. 223º REPRODUCCIÓN INDEBIDA Y EXPENDIO DE COPIAS IMITADAS DE DISEÑOS
O MODELOS
2
ART. 225º USURPACIÓN DE MARCA REGISTRADA 5
ART. 254º CIRCULACIÓN DE MONEDA FALSIFICADA 7
ART. 427º FALSEDAD DOCUMENTAL 11
TOTAL DE SENTENCIAS QUE APLICARON PENA DE MULTA ( 1996) 86

( * ) CONDENAS QUE IMPUSIERON MULTAS EN CASOS NO AUTORIZADOS POR LA LEY.
( ** ) SENTENCIAS QUE SE SUSTENTAN EN UNA DISPOSICIÓN DEROGADA.


CUADRO No. 42
FRECUENCIA DE LA MULTA POR CLASE DE INFRACCIÓN PENAL EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS DE PAZ LETRADOS DE LA MUESTRA ( 1996)



CLASE DE INFRACCIÓN PENAL


FRECUENCIA

ART. 441º 2do. FALTAS CONTRA LA PERSONA. LESIONES 1
TOTAL DE SENTENCIAS QUE APLICARON PENA DE MULTA ( 1996) 1

GRÁFICO No. 4
FRECUENCIA DE LA MULTA POR CLASE DE INFRACCIÓN PENAL EN LAS
SENTENCIAS EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS JURISDICCIONALES DE LA
MUESTRA (1996)
TOTAL : 328 SENTENCAS
LESIONES
LEVES
9,5 %
FALSEDAD
DOCUMENTAL
43,6 %
TRÁFICO
ILÍCITO DE
DROGAS
ATENUADO
8,2 %
LESIONES
CULPOSAS
7,3 %
RECEPTACIÓN
5,8 %
OTROS
18,6 %
IMPUSIERON MULTAS
EN CASOSNO
AUTORIZADOSPOR
LEY
6,4 %
384

6.1.6. EXTENSIÓN DE LA PENA PECUNIARIA EN FUNCIÓN A LA
PREVALENCIA DEL NÚMERO DE DIAS- MULTA IMPUESTOS

a. En c uanto a la extensión de la pena pec uniaria la informac ión
obtenida verific ó la prevalenc ia de c ondenas a penas de 30
hasta menos de 90 días- multa, las c uales representan un 51,5%
del total de la muestra (169 frec uenc ias). El mayor número de
resoluc iones de este tipo se loc alizaron en los Juzgados
Sentenc iadores c on 80 frec uenc ias.

b. En segundo lugar, en el orden c orrelativo, se ubic an las
sentenc ias que fijaron de 180 hasta menos de 365 días- multa .
Contabilizamos 72 frec uenc ias, lo que hac e el 22,0% del total. Es
de menc ionar que dic has resoluc iones c orrespondieron
mayormente a las Salas Penales, c on 70 c asos.

c. En terc er lugar se enc uentran las sentenc ias que aplic aron
penas de 90 hasta menos de 180 días- multa, c on 59 registros,
que c onstituyen un 18,0% del total. El mayor volumen de estas
resoluc iones fueron, también, pronunc iadas por las Salas
Penales, c on 44 fallos.

385
d. Se c onstató, además, que las c ondenas c on 365 días- multa
e videnc iaron una prevalenc ia mediana, c on sólo 25 c asos
(7,6%). Cabe anotar que la aplic ac ión de penas por enc ima de
los 365 días-multa fue nula.

e. La menor frec uenc ia en prevalenc ia de días-multa impuestos
c orrespondió al indic ador de 10 hasta menos de 30 días- multa .
Del volumen integral de sentenc ias revisadas sólo en tres c asos
(0,9%) se dio esta c onstante. En lo que respec ta a c ondenas a
menos de 10 días-multa el registro fue nulo. [Cuadros Nos. 43, 44,
45, 46 y 47 y Gráfic o No. 5]

CUADRO No. 43
EXTENSIÓN DE LA PENA PECUNIARIA EN FUNCIÓN DE LA PREVALENCIA DEL NÚMERO DE DÍAS- MULTA
IMPUESTOS EN LAS SENTENCIAS EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA
( 1996)


NUMERO DE DÍAS-MULTA
SALAS
PENALES
JUZGADOS
PENALES

JUZGADOS
SENTENCIADORES
JUZGADOS
DE PAZ
LETRADOS

TOTAL
IMPONEN MENOS DE 10

0 0 0 0 0
( 0%)
IMPONEN DE 10 A MENOS DE 30

1 1 1 0 3
(0,9%)
IMPONEN DE 30 A MENOS DE 90

58 30 80 1 169
(51,5%)
IMPONEN DE 90 A MENOS DE 180

44 11 4 0 59
(18,0%)
IMPONEN DE 180 A MENOS DE 365

70 1 1 0 72
(22,0%)
IMPONEN DE 365 A MAS

24 1 0 0 25
(7,6%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE
DETERMINARON LA PENA DE
MULTA ( 1996)
197
(60,1%)
44
(13,4%)
86
(26,2%)
1
(0,3%)
328
( 100%)

386

CUADRO No. 44
EXTENSIÓN DE LA PENA PECUNIARIA EN FUNCIÓN DE LA PREVALENCIA DEL NÚMERO DE DÍAS- MULTA
IMPUESTOS EN LAS SENTENCIAS EMITIDAS POR LAS SALAS PENALES DE LA MUESTRA (1996)

NÚMERO DE DÍAS- MULTA PRIMERA TERCERA QUI NTA TOTAL
IMPONEN MENOS DE 10 0 0 0 0
( 0%)
IMPONEN DE 10 A MENOS DE 30

1 0 0 1
(0,5%)
IMPONEN DE 30 A MENOS DE 90

23 25 10 58
(29,5%)
IMPONEN DE 90 A MENOS DE 180 11 11 22 44
(22,3%)
IMPONEN DE 180 A MENOS DE 365

22 37 11 70
(35,5%)
IMPONEN DE 365 A MAS

10 6 8 24
(12,2%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE
DETERMINARON LA PENA DE MULTA
( 1996)
67
(34,0%)
79
(40,1%)
51
(25,9%)
197
( 100%)


CUADRO No. 45
EXTENSIÓN DE LA PENA PECUNIARIA EN FUNCIÓN DE LA PREVALENCIA DEL NÚMERO DE DÍAS- MULTA
IMPUESTOS EN LAS SENTENCIAS EMITIDAS LOS JUZGADOS PENALES DE LA MUESTRA (1996)

NÚMERO DE DÍAS-
MULTA
PRIMERO DÉCIMO
CUARTO
VIGÉSI MO
CUARTO
TRIGÉSIMO
TERCERO
CUADRAGÉSIMO
PRIMERO
TOTAL
MENOS DE 10

0 0 0 0 0 0
( 0%)
DE 10 A MENOS DE 30 0 0 1 0 0 1
(2,3%)
DE 30 A MENOS DE 90 7 0 15 2 6 30
(68,1%)
DE 90 A MENOS DE 180 8 0 1 1 1 11
(25,0%)
DE 180 A MENOS DE 365 0 0 1 0 0

1
(2,3%)
DE 365 A MAS 0 0 1 0 0 1
(2,3%)
TOTAL DE SENTENCIAS
QUE DETERMINARON LA
MULTA ( 1996)
15
(34,1%)
0
( 0%)
19
(43,2%)
3
(6,8%)
7
(15,9%)
44
( 100%)


CUADRO No. 46
EXTENSIÓN DE LA PENA PECUNIARIA EN FUNCIÓN DE LA PREVALENCIA DEL NÚMERO DE DÍAS- MULTA
IMPUESTOS EN LAS SENTENCIAS EMITIDAS POR LOS JUZGADOS SENTENCIADORES DE LA MUESTRA (1996)

NÚMERO DE DÍAS- MULTA SEGUNDO CUARTO SEXTO TOTAL
IMPONEN MENOS DE 10

0 0 0 0
( 0%)
IMPONEN DE 10 A MENOS DE 30

1 0 0 1
(1,2%)
IMPONEN DE 30 A MENOS DE 90

41 2 37 80
(93,0%)
IMPONEN DE 90 A MENOS DE 180

2 0 2 4
(4,6%)
IMPONEN DE 180 A MENOS DE 365

0 0 1 1
(1,2%)
IMPONEN DE 365 A MAS

0 0 0 0
( 0%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE DETERMINARON
LA PENA DE MULTA (1996)
44
(51,1%)
2
(2,3%)
40
(46,5%)
86
( 100%)

387

CUADRO No. 47
EXTENSIÓN DE LA PENA PECUNIARIA EN FUNCIÓN DE LA PREVALENCIA DEL NÚMERO DE DÍAS- MULTA
IMPUESTOS EN LAS SENTENCIAS EMITIDAS POR LOS JUZGADOS DE PAZ LETRADOS DE LA MUESTRA (1996)

NÚMERO DE DÍAS- MULTA SAN JUAN
DE
LURIGANCHO
CERCADO
DE
LIMA
LINCE Y SAN
ISIDRO
TOTAL
IMPONEN MENOS DE 10

0 0 0 0
( 0%)
IMPONEN DE 10 A MENOS DE 30

0 0 0 0
( 0%)
IMPONEN DE 30 A MENOS DE 90

0 1 0 1
( 100%)
IMPONEN DE 90 A MENOS DE 180

0 0 0 0
( 0%)
IMPONEN DE 180 A MENOS DE 365

0 0 0 0
( 0%)
IMPONEN DE 365 A MAS

0 0 0 0
( 0%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE DETERMINARON
LA PENA DE MULTA ( 1996)
0
( 0%)
1
( 100%)
0
( 0%)
1
( 100%)


GRÁFICO No. 5
EXTENSIÓN DE LA PENA PECUNIARIA EN FUNCIÓN DE LA
PREVALENCIA DEL NÚMERO DE DÍAS-MULTA IMPUESTOS EN LAS
SENTENCIAS EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS JURISDICCIONALES
DE LA MUESTRA (1996)
TOTAL : 328 SENTENCIAS
IMPONEN DE90 A
MENOSDE180
18,0 %
IMPONEN DE180 A
MENOSDE365
22,0 %
IMPONEN 365
7,6 %
IMPONEN DE10 A
MENOSDE30
0,9 %
IMPONEN DE30 A
MENOSDE90
51,5 %


388
6.1.7. EXTENSIÓN DE LA PENA DE MULTA POR CLASE DE INFRACCIÓN
PENAL

Con relac ión a la extensión de la pena de multa en función del tipo
de infrac c ión penal objeto de c ondena, los resultados obtenidos
fueron los siguientes:

a. El mayor número de días-multa aplic ado fue de 30 hasta menos
de 90 días-mult a, c on 169 regist ros (51,5%). En est e nivel el delito
que merec ió predominantemente dic ho quantum c onc reto fue
el del falsedad doc umental c on 60 c asos (18,3%), seguido del
delito de lesiones leves que contabilizó 31 sentencias (9,5%), y de
los delitos de lesiones c ulposas y rec eptac ión que alc anzaron,
c ada uno, 17 frec uenc ias (5,2%). Por su parte, el 13,3% restante
de c ondenas que impusieron dic ho quantum de días-multa se
distribuye entre una gama de infrac c iones penales c omo los
delitos de usura, daños, tráfic o ilíc ito de drogas, faltas c ontra la
persona-lesiones y otros
281
.

b. En segundo lugar se ubic aron las sentenc ias que fijaron de 180
hasta menos de 365 días-multa, c on 72 registros (22,0%). Según


281
Cabe rec ordar que en el período los Juzgados Penales pronunc iaron 44
sent enc ias y los Juzgados Sent enc iadores 86.
389
el tipo de infrac c ión penal, el mayor registro c orrespondió
también al delito de falsedad doc umental, c on 49 c ondenas
(14,9%). Luego se ubic ó el delito de tráfic o ilíc ito de drogas
atenuado c on 13 resoluc iones (3,9%). El 3,2% restante registró
entre diversas infrac c iones, por ejemplo en los delitos de
defraudac ión tributaria, falsedad ideológic a, entre otros.

c. En terc er lugar se enc uentran las sentenc ias que impusieron de
90 hasta menos de 180 días-multa, c on 59 c asos (18,0%).
Porc entaje c onstituido princ ipalmente por el delito de falsedad
doc umental, c on 29 c ondenas (8,8%).

d. Las sentenc ias que merec ieron c ondenas de 365 días-multa
fueron 25 (7,6%). También aquí la prevalenc ia se ubic ó en los
fallos por delito de falsedad doc umental (13 c asos). Cabe
menc ionar, sin embargo, que en este indic ador enc ontramos 3
sentenc ias por delito de falsedad doc umental de doc umento
públic o (Art. 427º, 1er. párrafo, 1ra. parte), en las que se impuso,
“ at endiendo a las c irc unst anc ias agravant es” , 365 días-multa,
pese a que el máximo legal previsto para dic ho delito es de 90
días-multa. Este proc eder se c onstituye, lamentablement e, en
una grave transgresión al princ ipio de legalidad de las penas.

390
e. Las penas entre 10 hasta menos de 30 días-multa c onstituyen
una minoría dentro de la muestra c on sólo 3 c asos (0,9%). Les
c orrespondió esta sanc ión a los delitos de usura y falsedad
doc umental. Es de señalar que c on relac ión a este último delito,
y en el c aso partic ular de la falsedad en doc umento privado
(Art. 427º, 1er. párrafo, 2da. parte), ubic amos 2 sentenc ias en las
c uales, y atendiendo a c irc unstanc ias atenuantes, c omo la
c onfesión sinc era (Art. 136º del Código de Proc edimientos
Penales), se aplic ó c orrec tamente de 10 hasta menos de 30
días-multa, pese a que el mínimo legal previsto para dic ha
infrac c ión era de 180 días-multa.

De la informac ión revisada llama la atenc ión una predilec c ión
en los operadores jurídic os por aplic ar c ondenas leves que
imponen penas de 30 hasta menos de 90 días-multa sin tomar
en c uenta, mayormente, la diferente gravedad de los ilíc itos
c ometidos. En efec to, se visualiza la c oinc idenc ia de 169
sentenc ias donde se impone ese quantum de sanc ión, pese a
que se resolvió sobre infrac c iones penales de naturaleza tan
distinta c omo el delito de lesiones leves, rec eptac ión, daños,
usura, tráfic o ilíc ito de drogas, falsedad doc umental y faltas
c ontra la persona-lesiones. [ Cuadro No. 48]
391
CUADRO No. 48
EXTENSIÓN DE LA PENA DE MULTA POR CLASE DE INFRACCIÓN PENAL EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA (1996)



CLASEDEINFRACCIÓN PENAL


ARTS.

FRECUENCIA



TOTAL
MENOSDE
10
DE10
HASTA
MENOS
DE30
DE30
HASTA
MENOS
DE90
DE90
HASTA
MENOS
DE180
DE180
HASTA
MENOS
DE365
DE365
A
MAS

LESIONESLEVES 122º 31 31
LESIONESCULPOSAS 124º 17 7 24
DIFAMACIÓN 132º 2 3 5
ABANDONO DEMUJEREMBARAZADA 150º 2 2
HURTO SIMPLE( * ) 185º 1 1
HURTO AGRAVADO ( * ) 186º 1 1
ROBO AGRAVADO ( * ) 189º 1 1 2 1 5
APROPIACIÓN ILÍCITA ( * ) 190º 2 2
RECEPTACIÓN 194º 17 2 19
RECEPTACIÓN AGRAVADA ( ** ) 195º 2 2
ESTAFA ( * ) 196º 8 8
DEFRAUDACIONES 197º 2 3 5
USURPACIÓN AGRAVADA ( * ) 204º 1 1
DAÑOS 205º 1 1
USURA 214º 1 1
PUBLICACIÓN ILEGALDEOBRA AJENA 216º 1 1
MODIFICACIÓN, REPRODUCCIÓN, DISTRIBUCIÓN O DIFUSIÓN INDEBIDAS DE OBRA,
EJECUCIÓN ARTÍSTICA O AFINES
217º 1 1
REPRODUCCIÓN INDEBIDA Y EXPENDIO DE COPIAS IMITADAS DE DISEÑOS O MODELOS
REGISTRADOS
223º 2 2
USURPACIÓN DEMARCA REGISTRADA 225º 5 5
OMISIÓN Y DENEGATORIA DEINFORMACIÓN 245º 1 1
CAPTACIÓN HABITUALINDEBIDA DERECURSOSDELPÚBLICO 246º 1 1
CIRCULACIÓN DEMONEDA FALSIFICADA 254º 8 8
DEFRAUDACIÓN TRIBUTARIA 268º 1 1
PROMOCIÓN, FAVORECIMIENTO Y FACILITACIÓN DELTRÁFICO ILÍCITO DEDROGAS 296º 2 2 5 9
TRÁFICO ILÍCITO DEDROGASAGRAVADO 297º 1 1
392
TRAFICO ILÍCITO DEDROGAS ATENUADO 298º 1 13 13 27
CONTAMINACIÓN AMBIENTALAGRAVADA 305º 1 1
APROPIACIÓN DECAUDALESPÚBLICOS( * ) 387º 1 1
COHECHO ACTIVO ( * ) 399º 1 1
ENCUBRIMIENTO PERSONAL 404º 1 1
ACTOSDEEVASIÓN DERESPONSABILIDAD PORACCIDENTEAUTOMOVILÍSTICO 408º 6 6
INDUCCIÓN A ERRORA FUNCIONARIO O SERVIDORPÚBLICO ( * ) 416º 1 1
FALSEDAD DOCUMENTAL 427º 2 60 29 49 3 143
FALSEDAD IDEOLÓGICA 428º 1 3 4
FALSIFICACIÓN DESELLOSO TIMBRESOFICIALES 434º 2 1 1 4
FALTASCONTRA LA PERSONA. LESIONES 441º 1 1
TOTALDESENTENCIASQUEAPLICARON PENA DEMULTA (1996) 0 3 169 59 72 25 328

( * ) CONDENASQUEIMPUSIERON MULTASEN CASOSNO AUTORIZADOSPORLA LEY.
( ** ) SENTENCIASQUESESUSTENTAN EN UNA DISPOSICION DEROGADA.
393
6.1.8. GRADO DE ACIERTO EN LA DETERMINACIÓN DE LA PENA DE
MULTA

a. Del total de 328 sentenc ias que aplic aron pena pec uniaria, sólo
24 determinaron c orrec tamente dic ha sanc ión. Ellas, además
de fijar el número de días-multa prec isaron el importe de la
c uota diaria y el monto total dinerario que debía de pagar el
c ondenado. Este volumen representa esc asamente un 7,3% de
la muestra. Cabe señalar que tales resoluciones correspondieron
exc lusivamente a Salas Penales de Lima. Esto es, en las demás
instancias jurisdiccionales la determinación de la multa se realizó
de modo parc ial e inc orrec to.

b. En efec to, una proporc ión elevada de sentenc ias, 304 c asos, lo
que representa el 92,7% de las resoluc iones estudiadas, se
limitaron a determinar parc ialmente la multa impuesta. Ahora
bien, hemos detec tado que esta c lase de distorsión está
presente de modo generalizado en los proc esos de
determinac ión de la multa aplic ados por todos los Juzgados
Penales y Juzgados Sentenc iadores
282
de la muestra. Sin


282
Observamos que para hac er referenc ia a la multa impuesta los operadores
jurídic os suelen ut ilizar expresiones, t ales c omo “ días de su renta” , “ días multa de
su rent a” , “ días de mult a” , “ días mult a de sus haberes” o únic ament e “ días”.
Referenc ias diversas a la previst a en el vigente Código Penal que alude a “ días-
394
embargo, su presenc ia es relativamente menor entre las Salas
Penales, ya que únic amente la Terc era Sala Penal de Lima
determinó inc orrec tamente la multa en las 79 sentenc ias que
emitió durante el período de análisis. [Cuadros Nos. 49, 50, 51, 52
y 53 y Gráfic o No. 6]
CUADRO No. 49
GRADO DE ACIERTO EN LA DETERMINACIÓN DE LA PENA DE MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA (1996)

GRADO DE ACIERTO SALAS
PENALES
JUZGADOS
PENALES
JUZGADOS
SENTENCIADORES
JUZGADOS
DE PAZ LETRADOS
TOTAL
DETERMINARON
CORRECTAMENTE
LA PENA DE MULTA

24

0

0

0
24
(7,3%)
DETERMINARON
INCORRECTAMENTE
LA PENA DE MULTA
173 44 86 1 304
(92,7%)
TOTAL DE SENTENCIAS
QUE APLICARON LA
PENA DE MULTA ( 1996)
197
(60,1%)
44
(13,5%)
86
(26,1%)
1
(0,3%)
328
( 100%)


CUADRO No. 50
GRADO DE ACIERTO EN LA DETERMINACIÓN DE LA PENA DE MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LAS SALAS PENALES DE LA MUESTRA (1996)

GRADO DE ACIERTO PRIMERA TERCERA QUI NTA TOTAL
DETERMINARON CORRECTAMENTE
LA PENA DE MULTA
16 0 8 24
(12,2%)
DETERMINARON INCORRECTAMENTE LA
PENA DE MULTA
51 79 43 173
(87,8%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE APLICARON
LA PENA DE MULTA (1996)
67
(34,0%)
79
(40,1%)
51
(25,9%)
197
( 100%)


CUADRO No. 51
GRADO DE ACIERTO EN LA DETERMINACIÓN DE LA PENA DE MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS PENALES DE LA MUESTRA (1996)

GRADO DE ACIERTO PRIMERO DÉCIMO
CUARTO
VIGÉSIMO
CUARTO
TRIGÉSIMO
TERCERO
CUADRAGÉSIMO
PRIMERO
TOTAL
DETERMINARON
CORRECTAMENTE
LA PENA DE MULTA
0 0 0 0 0 0
( 0%)
DETERMINARON
INCORRECTAMENTE
LA PENA DE MULTA
15 0 19 3 7 44
( 100%)
TOTAL DE SENTENCIAS
QUE APLICARON LA
MULTA ( 1996)
15
(34,1%)
0
( 0%)
19
(43,2%)
3
(6,8%)
7
(15,9%)
44
( 100%)

mult a ” , y que no son sino el rezago que dejó la prác t ic a y nomenc lat ura
derivada de la vigenc ia del Código Penal de 1924 que usaba la expresión “ días
de su rent a” .
395
CUADRO No. 52
GRADO DE ACIERTO EN LA DETERMINACIÓN DE LA PENA DE MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS SENTENCIADORES DE LA MJESTRA (1996)

GRADO DE ACIERTO SEGUNDO CUARTO SEXTO TOTAL
DETERMINARON CORRECTAMENTE LA PENA DE MULTA 0 0 0 0
( 0%)
DETERMINARON INCORRECTAMENTE LA PENA DE MULTA 44 2 40 86
( 100%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE APLICARON LA MULTA
( 1996)
44
(51,2%)
2
(2,3%)
40
(46,5%)
86
( 100%)


CUADRO No. 53
GRADO DE ACIERTO EN LA DETERMINACIÓN DE LA PENA MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS DE PAZ LETRADOS DE LA MUESTRA (1996)

GRADO DE ACIERTO SAN JUAN
DE
LURIGANCHO
CERCADO
DE LIMA
LINCE Y
SAN
ISIDRO
TOTAL
DETERMINARON CORRECTAMENTE LA PENA DE
MULTA
0 0 0 0
( 0%)
DETERMINARON INCORRECTAMENTE LA PENA DE
MULTA
0 1 0 1
( 100%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE APLICARON MULTA
( 1996)
0
( 0%)
1
( 100%)
0
( 0%)
1
( 100%)


GRÁFICO No. 6
GRADO DE ACIERTO EN LA DETERMINACIÓN DE LA PENA DE
MULTA EN LAS SENTENCIAS EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS
JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA (1996)
TOTAL : 328 SENTENCIAS
DETERMINARON
INCORRECTAMENTE
LA PENA DE MULTA
92,7 %
DETERMINARON
CORRECTAMENTE
LA PENA DE MULTA
7,3 %





396
6.1.9. CARACTERÍSTICAS DE LA DETERMINACIÓN PARCIAL DE LA
MULTA

a. De las 304 sentenc ias que determinaron inc orrectamente la
multa, el mayor porc entaje de error lo c onstituyen aquellas en
las que el operador jurisdic c ional sólo fijó el quantum c onc reto
de días-multa aplic able al c ondenado
283
. De esta c lase de
resoluc iones registramos 257 frec uenc ias, lo que hac e el 84,5%
de dic ho total, que se distribuían del modo siguiente: 170
sentenc ias fueron emitidas por Salas Penales (55,9%)
284
, 26 por
Juzgados Penales (8,6%)
285
, 60 por Juzgados Sentenc iadores
(19,7%)
286
, y una sola sentencia por los Juzgados de Paz Letrados
(0,3%).

b. El porc entaje restante (15,5%), que c omprende 47 resoluc iones,
lo c onstituyen las sentenc ias que además de imponer el


283
Est e inc orrec t o proc eder, por ejemplo, se det ec t ó en 51 resoluc iones de la
Primera Sala Penal.

284
En este ámbito, por ejemplo en el Vigésimo Cuarto Juzgado Penal de un total
de 19 sent enc ias que det erminaron inc orrec t ament e la mult a, en 16 c asos
solamente se prec isó el número de días-mult a .

285
Cabe menc ionar el c aso del Segundo Juzgado Sent enc iador que en las 44
sent enc ias que pronunc ió se limit ó a fijar el número de días-mult a .

286
En el Primer Juzgado Penal observamos que las 15 sent enc ias que
det erminaron inc orrec t ament e la mult a, llegaron a definir la c uot a diaria
dineraria de la mult a.
397
quantum c onc reto de días-multa, fijaron, también, la c uota
diaria dineraria c orrespondiente. Dic ho porc entaje quedaba
integrado del modo siguiente: 3 fallos pertenec ían a Salas
Penales (1,0%), 18 a los Juzgados Penales (5,9%)
287
, y 26 a los
Juzgados Sentenc iadores (8,6%)
288
. [Cuadros Nos. 54, 55, 56, 57 y
58 y Gráfic o No. 7]

CUADRO No. 54
CARACTERÍSTICAS DE LA DETERMINACIÓN PARCIAL DE LA MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA (1996)

CARACTERÍSTICAS SALAS
PENALES
JUZGADOS
PENALES
JUZGADOS
SENTENCIADORES
JUZGADOS
DE PAZ
LETRADOS
TOTAL
SÓLO SE FIJA EL NÚMERO DE
DÍAS- MULTA
170 26 60 1 257
( 84,5%)
FIJA EL NÚMERO DE DÍAS- MULTA
Y LA CUOTA DIARIA DE LA MULTA
3 18 26 0 47
(15,5%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE
DETERMINARON
INCORRECTAMENTE LA PENA DE
MULTA ( 1996)
173
(56,9%)
44
(14,5%)
86
(28,3%)
1
(0,3%)
304
( 100%)



CUADRO No. 55
CARACTERÍSTICAS DE LA DETERMINACIÓN PARCIAL DE LA MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LAS SALAS PENALES DE LA MUESTRA (1996)

CARACTERÍSTICAS PRIMERA TERCERA QUI NTA TOTAL
SÓLO SE FIJA EL NÚMERO DE DÍAS- MULTA 51 77 42 170
(98,3%)
FIJA EL NÚMERO DE DÍAS- MULTA Y LA CUOTA DIARIA DE
LA MULTA
0 2 1 3
(1,7%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE DETERMINARON
INCORRECTAMENTE LA MULTA ( 1996)
51
(29,5%)
79
(45,7%)
43
(24,8%)
173
( 100%)



287
En est e nivel jurisdic c ional es de resalt ar la sit uac ión del Sext o Juzgado
Sentenc iador, que de un total de 40 sentenc ias que determinaron parc ialmente
la mult a, sólo en 16 c asos se llegó a la det erminac ión de la c uot a diaria
dineraria.

288
Inc luidas las c ondenas en las que erróneament e el Juzgador aplic ó pena
pec uniaria por delitos que no c ontemplaban dic ha sanc ión c omo el c aso del
hurt o, apropiac ión ilíc it a, est afa, c ohec ho ac t ivo, et c .
398

CUADRO No. 56
CARACTERÍSTICAS DE LA DETERMINACIÓN PARCIAL DE LA MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS PENALES DE LA MUESTRA (1996)

CARACTERÍSTICAS PRIMERO

DÉCIMO
CUARTO
VIGÉSIMO
CUARTO
TRIGÉSIMO
TERCERO
CUADRAGÉSIMO
PRIMERO
TOTAL
SÓLO SE FIJA EL
NÚMERO DE DÍAS-
MULTA
0 0 16 3

7 26
(59,1%)
FIJA EL NÚMERO DE
DÍAS- MULTA Y LA
CUOTA DIARIA DE LA
MULTA
15 0 3 0

0 18
(40,9%)
TOTAL DE SENTENCIAS
QUE DETERMINARON
INCORRECTAMENTE
LA MULTA ( 1996)
15
(34,1%)
0
( 0%)
19
(43,2%)
3
(6,8%)
7
(15,9%)
44
( 100%)


CUADRO No. 57
CARACTERÍSTICAS DE LA DETERMINACIÓN PARCIAL DE LA MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS SENTENCIADORES DE LA MUESTRA (1996)

CARACTERÍSTICAS SEGUNDO CUARTO SEXTO TOTAL
SÓLO SE FIJA EL NÚMERO DE DÍAS- MULTA 44 2 14 60
(69,8%)
FIJA EL NÚMERO DE DÍAS-MULTA Y LA CUOTA DIARIA
DE LA MULTA
0 0 26 26
(30,2%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE DETERMINARON
INCORRECTAMENTE LA PENA DE MULTA (1996)
44
(51,2%)
2
(2,3%)
40
(46,5%)
86
( 100%)


CUADRO No. 58
CARACTERÍSTICAS DE LA DETERMINACIÓN PARCIAL DE LA MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LOS JUZGADOS DE PAZ LETRADOS DE LA MUESTRA (1996)

CARACTERÍSTICAS SAN JUAN DE
LURIGANCHO
CERCADO
DE LIMA
LINCE Y
SAN ISIDRO
TOTAL
SÓLO SE FIJA EL NÚMERO DE DÍAS- MULTA 0 1 0 1
( 100%)
FIJA EL NÚMERO DE DÍAS- MULTA Y LA CUOTA
DIARIA DE LA MULTA
0 0 0 0
( 0%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE DETERMINARON
INCORRECTAMENTE LA PENA DE MULTA ( 1996)
0
( 0%)
1
( 100%)
0
( 0%)
1
( 100%)

GRÁFICO No. 7
CARACTERÍSTICASDELA DETERMINACIÓN PARCIAL DELA
MULTA IMPUESTA EN LASSENTENCIASEMITIDASPORLOS
ÓRGANOSJURISDICCIONALESDELA MUESTRA (1996)
TOTAL : 304 SENTENCIAS
SÓLO SEFIJA EL
NÚMERO DEDÍAS-
MULTA Y LA CUOTA
DIARIA DINERARIA
15,5 %
SÓLO SEFIJA EL
NÚMERO DEDIAS-
MULTA
84,5 %

399


6.1.10. IMPORTE PROMEDIO DE LA CUOTA DIARIA DE LA PENA DE
MULTA

De las 328 sentenc ias que aplic aron la pena de multa, sólo 71
señalaron la c uota diaria para la multa impuesta, lo que c onstituye
un 21,6% del total. La c uota dineraria diaria fijada más elevada
asc endía a 50 nuevos soles por día -multa, aunque en este
indic ador sólo registramos una sentenc ia.

En lo que atañe a la c uota diaria dineraria mínima, ella fue de un
nuevo sol. De este supuesto se pudieron c ontabilizar hasta 19 c asos.

Ahora bien, la mayor frec uenc ia registró 27 fallos en los que la
c uota diaria se fijó en 5 nuevos soles. En el resto de sentenc ias
estudiadas, el monto dinerario de la c uota diaria fluc tuaba entre 2
nuevos soles (10 sentenc ias) y 15 nuevos soles (1 sentenc ia).


400
6.1.11. LA PENA DE MULTA EN PROCESOS FENECIDOS Y EN ESTADO DE
EJECUCIÓN

6.1.11.1. CONVALIDACIÓN O RECTIFICACIÓN PROCESAL DE
SENTENCIAS CON PENA DE MULTA ERRONEAMENTE EMITIDAS

Como se advirtió en la parte metodológic a de esta investigac ión
se hizo el seguimiento de 37 expedientes fenec idos y en estado de
ejec uc ión de sentenc ia
289
, c uyo c omún denominador era el de
c ontener c ondenas donde se omitió, se aplic ó erróneamente o se
determinó parc ialmente la pena de multa. La finalidad de esta
revisión era c otejar si los defec tos de tales sentenc ias fueron
advertidos y/ o subsanados por otros operadores proc esales
(Ministerio Públic o, Parte Civil) o por instanc ias superiores de
revisión:

Los resultados obtenidos de dic ho c otejo fueron los siguientes:

a. 23 sentenc ias sólo determinaron parcialmente la pena de multa,
sea porque se limitaron a señalar el quantum de días-multa o el


289
Est a baja proporc ión se debe a que es prác t ic a habit ual en los Juzgados
Penales que los expedientes fenec idos sean remitidos de inmediato al Arc hivo
de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima. Únic ament e c uando los Juzgados
solic it an el reenvío de dic hos expedient es para mejor resolver det erminada
c ausa, ést os le son devuelt os.
401
monto de la c uota diaria. Es dec ir, en ninguno de estos c asos se
llegó a definir el importe total dinerario de la multa a pagar. Sin
embargo, estos defec tos no fueron advertidos ni subsanados, ya
que 15 de estas resoluc iones quedaron c onsentidas
290
y 8 fueron
c onfirmadas por la instanc ia superior
291
.

b. Solamente en una sola sentenc ia del total de la muestra se
determinó c orrec tamente la pena de multa, fijando el número
de días-multa, la c uota diaria c orrespondiente y el monto total


290
Por ejemplo, la sentenc ia del 20 de dic iembre de 1996 emitida por la Cuarta
Sala Penal de Lima. Recaída en la causa seguida contra Collins Camilo Montalvo
Rivera por delit o c ont ra la fe públic a-falsific ac ión de doc umentos en general
[ Art . 427º] en agravio del Est ado. Expedient e en est ado de ejec uc ión de
sentenc ia ante el Trigésimo Terc ero Juzgado Penal, signado c on el No. 336-94. Ni
el represent ant e del Minist erio Públic o ni el ac usado present aron rec urso de
nulidad, manifest ando, en c ambio, su c onformidad c on el fallo. Sit uac ión
idéntic a se presentó en las sentenc ias rec aídas en los expedientes en estado de
ejec uc ión signados c on los No 457-94, No. 006-96, No. 68-95, No. 116-94, No. 107-
94, No. 185-95, No. 56-93 y No. 402-94 ante el Primer Juzgado Penal de Lima; No.
475-94, No. 295-94 y No. 4445-92 ante el Trigésimo Terc ero Juzgado Penal; y, No.
196-93 y No. 143-96 ante el Cuadragésimo Primero Juzgado Penal.

291
Ese fue el c aso de la sentenc ia del 07 de agosto de 1996 del Vigésimo Cuarto
Juzgado Penal, rec aída en la c ausa signada c on el No. 448-95, seguida c ontra
Fiddel Hugo Monier Bermúdez por delit o c ont ra el pat rimonio-receptación [Art.
194º] en agravio de Jorge Hermógenes Eslava Bazán. Int erpuest o el rec u rso
impugnatorio de apelac ión por el sentenc iado, el Colegiado de la Terc era Sala
Penal, de c onformidad c on lo opinado por el Fisc al de la Terc era Fisc alía
Superior, mediante la resoluc ión de vista del 07 de febrero de 1997, c onfirmó la
sent enc ia apelada, c on lo que el proc eso quedó terminado. Igual resultado se
produjo en los expedient e signados c on los No. 303-92, No. 02-95 y No. 62-95 en
ejec uc ión de sentenc ia ante el Primer Juzgado Penal de Lima; No. 510-95 ante el
Déc imo Cuart o Juzgado Penal; No. 287-95 y No. 517-94 en estado de ejecución
ant e el Vigésimo Cuart o Juzgado Penal; No. 524-94 ant e el Trigésimo Terc ero
Juzgado Penal y el No. 103-91 ante el Cuadragésimo Primero Juzgado Penal de
Lima.
402
derivado que tendría que abonar el condenado. Esta resolución
quedó c onsentida
292
.

c. 10 sentenc ias omitieron imponer la multa c omo sanc ión
c onjunta. De dic ho total 7 sentenc ias quedaron consentidas
293
y
dos fueron c onfirmadas por la instanc ia superior
294
. Solamente
en una sentenc ia en revisión se detec tó la omisión inc urrida y se
proc edió a integrar el fallo c ondenatorio aplic ando una pena
pec uniaria
295
.


292
Es el c aso de la sentenc ia del 19 de setiembre de 1996, e mitida por la Quinta
Sala Penal, recaída en la causa seguida contra Juan Carlos Oyarce Chacaltana
por delito de tráfico ilícito de drogas [Art. 298º] en agravio del Estado. Expediente
en estado de ejec uc ión ante el Déc imo Cuarto Juzgado Penal signado c on el
No. 318-95.

293
Ello oc urrió c on la sentenc ia del 15 de oc tubre de 1996 emitida por la Terc era
Sala Penal, rec aída en el proc eso penal seguido c ontra José Manuel Alvarado
Mina por delit o c ont ra la salud públic a-tráfic o ilíc ito de drogas [Art. 298º, 2do. y
3er. párrafo] en agravio del Est ado. Expedient e en est ado de ejec uc ión de
sent enc ia ant e el Trigésimo Terc ero Juzgado Penal, signado c on el No. 116-92.
Leída la sent enc ia, el represent ant e del Minist erio Públic o y el ac usado,
asesorado por su abogado defensor, estuvieron c onformes c on el fallo emitido.
Otros ejemplos lo c onstituyen los proc esos penales, en estado de ejec uc ión,
signados c on los No. 244-94, No. 367-93 y No. 131-96 ant e el Primer Juzgado
Penal; No. 491-95 ant e el Vigésimo Cuart o Juzgado Penal; No. 362-94 ant e el
Trigésimo Terc ero Juzgado Penal; y el No. 212-95 ante el Cuadragésimo Primero
Juzgado Penal de Lima.

294
Por ejemplo, la sent enc ia del 09 de agost o de 1996 emit ida por el Primer
Juzgado Penal de Lima, rec aída en la c ausa signada c on el No. 399-95, seguida
c ontra Gabriel Pac has Vic ente por el delito c ontra la vida, el c uerpo y la salud-
lesiones c ulposas [ Art . 124º, 2do. párrafo] en agravio de Alfredo Luque y Luis
Luque Calderón. En el mismo ac to de lec tura de sentenc ia, el Fisc al Provinc ial se
abstuvo de interponer recurso de apelación, pero si lo interpuso el condenado. El
Colegiado Superior al revisar la sent enc ia, ac ogiendo el c rit erio del Fisc al
Superior, mediant e resoluc ión de fec ha 28 de febrero de 1997, c onfirmó la
referida sent enc ia, quedando c onc luido el proc eso. Otro ejemplo lo c onstituye
el proc eso penal signado c on el No. 05-94 en estado de ejec uc ión ante el
Cuadragésimo Primero Juzgado Penal de Lima.

403

d. Una sentenc ia simultáneamente dispuso la reserva del fallo
c ondenatorio para la pena privativa de libertad y aplic ó
erróneamente al sentenc iado una pena de multa
296
. Dic ha
resoluc ión no fue objetada ni por el Ministerio Públic o ni por la
defensa del proc esado, adquiriendo, por tanto, la c ondic ión de
resoluc ión firme.

e. Ubicamos, también, una resolución que erróneamente involucró
a la multa en los efec tos de la suspensión de la ejec uc ión de la
pena c onc edida a la sanc ión privativa de libertad impuesta al
c ondenado
297
. Esta sentenc ia fue objeto de imp ugnac ión, sin

295
Se trata de la sentenc ia de fec ha 02 de mayo de 1996 emitida por el Vigésimo
Cuarto Juzgado Penal de Lima, rec aída en la instruc c ión signada c on el No. 238-
95, seguida c ontra Alejandro Leonardo Gabriel Vilc ahuamán por delito c ontra la
vida, el c uerpo y la salud-lesiones culposas [Art. 194º, 2do. párrafo] en agravio de
Mario Silverio Vidal Pérez, Gianina Vic toria Salinas Estremadoyro y Julissa Angela
Salinas Estremadoyro. Los integrantes de la Segunda Sala Penal, al detec tar la
omisión indic ada, mediante resoluc ión del 21 de abril de 1991, de c onformidad
en parte c on lo opinado por su Fisc al, c onfirmaron la sent enc ia apelada, y
proc edieron a int egrarla det erminando parc ialment e la mult a.

296
En ese sentido, se emitió sentenc ia del 13 de julio de 1996 del Trigésimo Terc ero
Juzgado Penal, rec aída en la c ausa signada c on el No. 427-94, seguida contra
José Carlos Farfán Cruc es por delito c ontra la vida, el c uerpo y la salud-lesiones
c ulposas [ Art . 124º, 2do. párrafo] en agravio de Juana Felic it a Galdos Lajo.
Conc luido el ac t o de lec t ura de sent enc ia, ni el represent ant e del Minist erio
p úblic o ni el c ondenado, debidamente asesorado por su abogado defensor,
int erpusieron rec urso de apelac ión. Con lo que ést a ilegal pena de mult a
adquirió firmeza.

297
Ello se aprec ia en la sent enc ia del 19 de marzo de 1996 emit ida por el
Trigésimo Cuart o Juzgado Penal, en la causa seguida contra Rosario Pilar Carrillo
Cuellar por delit o c ont ra la vida, el c uerpo y la salud-lesiones [ Art . 122º] en
agravio de Franc isc a Alejandrina López Rojas. Inst ruc c ión en est ado de
ejec uc ión de sent enc ia ant e el Trigésimo Tercero Juzgado Penal, signada con el
404
embargo, la instanc ia superior de revisión no detec tó la
infrac c ión c ometida y c onfirmó los términos de la sentenc ia
impugnada.

f. Se ubic ó, también, una sentenc ia que aplic ó una multa en el
juzgamiento de un c onc urso de delitos donde sólo el menos
grave se hallaba reprimido c on penas c onjuntas de multa y
privativa de libertad. También esta resoluc ión fue objeto de
impugnac ión y la instanc ia superior la c onfirmó, sin reparar en el
hec ho que la multa no se enc uentra autorizada por el Código
Penal
298
.


6.1.11.2. GRADO DE CUMPLIMIENTO DE LA MULTA IMPUESTA EN LOS
JUZGADOS DE EJECUCIÓN DE SENTENCIAS FIRMES

Sobre la base de los 24 expedientes en los que se determinó
c uantitativamente la pena de multa y que se encontraban en

No. 223-95. Conc edido el rec urso impugnatorio planteado por el c ondenado, la
Quinta Sala Penal de c onformidad c on lo dic taminado por el Fisc al Superior,
c onfirmó la apelada mediant e resoluc ión del 23 de agost o de 1996.

298
Ello se dió en la sent enc ia del 08 de abril de 1996, emit ida por el Vigésimo
Cuart o Juzgado Penal, en la c ausa signada c on el No. 517-94 seguida c ont ra
John Alfredo Davis Benavides por delit o c ont ra el pat rimonio - usurpac ión y
daños [ Art . 202º y 205º] en agravio de Marc os Wolfenson Ghit is. Plant eado el
rec urso de apelac ión por el sent enc iado, la Sext a Sala Penal, reit erando los
c riterios expuestos por el Fisc al Superior, mediante resoluc ión del 30 de setiembre
de 1996, c onfirmó por mayoría la sent enc ia venida en grado.
405
ejec uc ión de sentenc ia, la investigac ión proc edió a verific ar el
grado de c umplimiento de la sanc ión pec uniaria impuesta. Esto es,
determinar en que volumen de c asos el c ondenado abonó la
c antidad de dinero que c orrespondía a la multa que se le aplic ó,
así c omo el uso adec uado de las fac ultades que la ley otorga al
órgano jurisdic c ional para asegurar el c obro de la sanc ión
pec uniaria. Los resultados obtenidos en esta indagac ión se
detallan a c ontinuac ión:

a. En ningún c aso los c ondenados c umplieron c on el pago total o
parc ial de la multa impuesta.

b. No se verific ó ningún pedido, por parte de los c ondenados,
para que la autoridad jurisdic c ional autorizara, c onforme al
artíc ulo 44º del Código Penal, el pago frac c ionado de la multa.

c. En ninguna de las sentenc ias revisadas el Juzgador dispuso que
el pago de la multa tuviera lugar mediante desc uentos direc tos
en la remunerac ión del c ondenado.

d. Pese al inc umplimiento del pago de la multa dentro del plazo
de ley, el Juzgador no aplic ó, en ninguna de las sentencias de la
muestra, los requerimientos c orrespondientes al c ondenado.
406
Consec uenc ia de ello fue que tampoc o se verific aron c asos en
los que el pago se materializó a través de la ejec uc ión de los
bienes del sentenc iado, ni en los que se proc edió a c onvertir la
multa en pena privativa de libertad o limitativa de derec hos de
prestac ión de servic ios a la c omunidad.

Es de señalar que todos estos datos reflejan, a nuestro entender,
inc umplimientos y omisiones atribuibles, fundamentalmente a un
mismo factor etiológic o, c ual es la no prec isión de una c antidad de
dinero espec ífic a que a modo de c uota diaria o de monto total
oriente al c ondenado y al Juez en la etapa ejec utiva de la pena
pec uniaria. Esto es, el c ondenado ignora c uando debe pagar y el
Juez, a su vez, ignora que c antidad de dinero debe exigir en
c umplimiento de la multa impuesta.

Ahora bien, la c onstante falta de determinac ión dineraria de la
multa parec e obedec er al hec ho frec uente que durante la
instruc c ión o el juzgamiento, el operador jurisdic c ional no recurre a
ningún medio de informac ión idóneo y objetivo que le permita
conocer la renta económica del procesado. Efectivamente, hemos
podido c onstatar que en ninguno de los 24 proc esos analizados ni
la autoridad judic ial ni el Ministerio Públic o dispusieron o solic itaron
la realizac ión de diligenc ias destinadas a indagar por los ingresos
407
promedio, rentas, bienes, egresos y demás indic adores de la
capacidad económica de los imputados.


6.2. ESTADO ACTUAL DE LA APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA EN
LAS SENTENCIAS CONDENATORIAS (PERÍODO 2002-2004)

En el presente las tendenc ias antes desc ritas sobre la aplic ac ión de
la pena de multa, por los operadores jurisdic c ionales, han sufrido
poc as transformac iones. Ello pese a la ejec uc ión de reiterados
programas de c apac itac ión sobre la aplic ac ión de las penas en
general, y de la pena pec uniaria en partic ular, realizado por la
Ac ademia de la Magistratura, desde finales de 1998. De allí que
para c ontrastar la informac ión obtenida en 1996, hemos realizado
una investigac ión c omplementaria que c omprende el período
2002 a 2004; esto es, c inc o años después de la verific ac ión de las
primeras tendenc ias tal c omo se rec omienda metodológic amente
por los princ ipios estadístic os.

Ahora bien, dado que c on el transc urso del tiempo se ha
produc ido la desaparic ión y redistribuc ión de varias de las
unidades de análisis selec c ionadas anteriormente, hemos elegido
c omo muestra a las Salas Penales c on Reos Libres, en tanto órganos
408
jurisdic c ionales de fallo. Por lo mismo sólo nos ocuparemos de la
Primera, Segunda y Terc era Salas Penales, sin c onsiderar la Cuarta,
Quinta y Sexta Salas Penales, por su rec iente c reac ión y porque no
tienen c arga proc esal pasiva c omo oc urre c on la muestra
selec c ionada; y, por mantener similar indic ador c uantitativo del
número de salas penales c on reos en c árc el que son c uatro.

Obviamente, para mantener la relac ión c on el estudio efec tuado
en 1996 utilizaremos c omo base de c otejo las mismas variables e
indic adores que, c omo aspec tos metodológic os, fueron definidos
anteriormente, así c omo los mismos problemas detec tados en
aquella oportunidad. Veamos a c ontinuac ión:

a. Durante el período de análisis los órganos jurisdic c ionales que
c omponen la muestra, han emitido 546 c ondenas, lo que
equivale al 45,6% del número de resoluc iones. Del volumen
global de sentenc ias c ondenatorias, 124 aplic aron la pena de
multa, lo que c onstituye el 22,7%. Mientras que las sentenc ias
c on pena privat iva de libert ad sumaron 422, es dec ir, el 77,3%.

Si tenemos en c uenta que, en 1996, la c antidad de las multas
sobre el número total de c ondenas alc anzaba el 14,5%,
c onc luiremos que se ha produc ido un inc remento importante
409
de dic ho porc entaje, lo que revela una presenc ia signific ativa
de la multa c omo sanc ión penal, pese a que el c entro de
gravedad sigue radic ando en las c ondenas c on penas de
privac ión de libertad. [ Cuadro No. 59 y Gráfic o No. 8]



CUADRO No. 59
VOLUMEN TOTAL DE SENTENCIAS CONDENATORIAS CON PENA DE MULTA
EMITIDAS POR LAS SALAS PENALES DE LA MUESTRA ( 2002- 2004)

CLASES DE PENAS PRIMERA SEGUNDA TERCERA TOTAL
SENTENCIAS CON
PENA DE MULTA
29 50 45 124
(22,7%)
SENTENCIAS CON
OTRA CLASE DE PENAS
175 122 125 422
(77,3%)
TOTAL DE SENTENCIAS
EMITIDAS ( 2002-2004)
204
(37,4%)
172
(31,5%)
170
( 31,1%)
546
( 100%)


GRÁFICO No. 8
VOLUMEN TOTAL DE SENTENCIAS CONDENATORIAS CON PENA
DE MULTA EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS JURISDICCIONALES DE
LA MUESTRA
85,5%
14,5%
77,3%
22,7%
0
20
40
60
80
100
SENTENCIAS CON
PENA DE MULTA
SENTENCIAS CON
PENA PRIVATIVA DE
LIBERTAD
2002- 2004
1996






b. En torno a la frecuencia real de aplicación de la pena de multa,
se ha de menc ionar que de las 124 sentenc ias, la sanc ión
410
pec uniaria se aplic ó efec tivamente en 111 c asos, que
representan el 89,5%. Sin embargo, en 13 c asos se omitió su
c onc rec ión, lo que equivale al 10,5%. Corresponde a la Terc era
Sala Penal 11 de los 13 c asos en los que se omitió aplic ar la
pena de multa.

Considerando que en 1996 la omisión alc anzó el 25,5% resulta
evident e que la ignorada aplic ac ión de la pena de multa ha
dec rec ido en un 15%, aunque es verdad que el error sigue
siendo representativo. [ Cuadro No. 60 y Gráfic o No. 9]
CUADRO No. 60
FRECUENCIA REAL DE APLICACIÓN DE LA PENA DE MULTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LAS SALAS PENALES DE LA MUESTRA (2002- 2004)

APLICACIÓN REAL PRIMERA SEGUNDA TERCERA TOTAL
SENTENCIAS QUE APLICARON PENA DE MULTA

28 49 34 111
(89,5%)
SENTENCIAS QUE APLICARON UNA MEDIDA
ALTERNATIVA
0 0 0 0
( 0%)
SENTENCIAS QUE OMITIERON APLICAR LA PENA DE
MULTA
1 1 11 13
(10,5%)
TOTAL DE SENTENCIAS CON PENA DE MULTA ( 2002-
2004)
29
(23,4%)
50
(40,3%)
45
(36,3%)
124
( 100%)




GRÁFICO No. 9
FRECUENCIA REAL DEAPLICACIÓN DELA PENA DEMULTA EN
LASSENTENCIASEMITIDASPORLOSÓRGANOS
JURISDICCIONALESDELA MUESTRA
69,8%
25,5%
4,7%
89.5%
10,5%
0,0%
0
20
40
60
80
100
APLICARON UNA
MEDIDA
ALTERNATIVA
OMITIERON APLICAR
UNA PENA DEMULTA
APLICARON PENA DE
MULTA
2002- 2004
1996

411


c. En lo que respec ta a la forma de aplic ac ión de la multa, los
registros indic an que del total de 111 sentenc ias que
efec tivamente impusieron la pena pec uniaria, en 105 c asos se
hizo en c alidad de pena c onjunta (94,6%).

La imposic ión de la multa c omo pena c onjunta es una
tendenc ia predominante que, c onsiderando el 92,4% que
registran los datos de 1996, se mantiene c on una variac ión
mínima.

La aplic ac ión errónea de la multa pese a que no está
autorizada por la ley c omo sanc ión c onminada se dio
únic amente en 2 c asos, que representan un 1,8%. Ello es un
avanc e en c omparac ión c on los datos registrados en 1996, en
los que la aplic ac ión errónea alc anza el 6,4%.

Sorprende que, el Juzgador c ontinúe otorgando a la multa la
c ondic ión de pena ac c esoria: 04 c asos, que representa el 3,6%.
Lo que representa un retroc eso respec to de las c ifras de 1996,
las que alc anzan un 0,9%.

412
Por lo demás, sigue predominando la tendenc ia a omitir la
aplic ac ión de la multa c uando opera c omo sanc ión únic a y
c omo alt ernat iva o sust it ut iva de penas privat ivas de libert ad.
Los registros fueron nulos. [ Cuadro No. 61 y Gráfic o No. 10]
CUADRO No. 61
FORMA DE APLICACIÓN DE LA MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LAS SALAS PENALES DE LA MUESTRA (2002- 2004)

FORMA DE APLICACIÓN PRIMERA SEGUNDA TERCERA TOTAL
UNICA 0 0 0 0
( 0%)
ACCESORIA 1 3 0 4
(3,6%)
CONJUNTA

27 45 33 105
(94,6%)
ALTERNATIVA 0 0 0 0
( 0%)
SUSTITUTIVA

0 0 0 0
( 0%)
IMPONEN MULTAS NO AUTORIZADAS POR LA LEY 0

1 1 2
(1,8%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE APLICARON PENA DE MULTA
( 2002-2004)
28
(25,2%)
49
(44,2%)
34
(30,6%)
111
( 100%)


GRÁFICO No. 10
FORMA DE APLICACIÓN DE LA MULTA IMPUESTA EN LAS
SENTENCIAS EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS JURISDICCIONALES
DE LA MUESTRA
92,4
0,9%
6,4
0,3% 0,0% 0,0%
94,6%
3,6% 1,8%
0,0% 0,0% 0,0%
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
ALTERNATIVA SUSTITUTIVA ÚNICA NO
AUTORIZADAS
POR LEY
ACCESORIA CONJUNTA
2002-2004
1996


413
d. En c uant o a la frec uenc ia de la multa por c lase de infrac c ión
penal, se aprec ia que el primer lugar de la línea de frec uenc ias
de las c ondenas a pena de multa se ha mantenido en el
ámbito de los delitos c ontra la fe públic a. Efec tivamente, del
t otal de 111 sentenc ias analizadas 61 c orrespondían al delito de
falsedad doc umental (Art . 427º), represent ando un 54,9%
[ Cuadro No. 62 y Gráfic o No. 11]
CUADRO No. 62
FRECUENCIA DE LA MULTA POR CLASE DE INFRACCIÓN PENAL EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LAS SALAS PENALES DE LA MUESTRA ( 2002- 2004)


CLASE DE INFRACCIÓN PENAL

FRECUENCIA

ART. 122º LESIONES LEVES 1
ART. 194º RECEPTACIÓN 5
ART. 201°CHANTAJE 2
ART. 252°FALSIFICACIÓN DE BILLETES O MONEDAS 2
ART. 268º LEY 26461 DEFRAUDACIÓN DE RENTAS DE ADUANAS 26
ART. 298º TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS ATENUADO 11
ART. 387°PECULADO ( * ) 1
ART. 398°COHECHO ACTIVO ESPECÍFICO 1
ART. 402°DENUNCIA CALUMNIOSA ( * ) 1
ART. 427º FALSEDAD DOCUMENTAL 61
TOTAL DE SENTENCIAS QUE APLICARON PENA DE MULTA ( 2002- 2004) 111

( * ) CONDENAS QUE IMPUSIERON MULTAS EN CASOS NO AUTORIZADOS POR LA LEY.


GRÁFICO No. 11
FRECUENCIA DELA MULTA PORTIPO CLASEDEINFRACCIÓN
PENAL EN LASSENTENCIASEMITIDASPORLOSÓRGANOS
JURISDICCIONALESDELA MUESTRA
43,6%
0,3%
9,5% 8,2%
54,9%
23,4%
0,9%
9,9%
0
10
20
30
40
50
60
T.I.D. LESIONESLEVES DEFRAUDACIÓN
DERENTASDE
ADUANAS
FALSEDAD
DOCUMENTAL
2002-2004
1996



414



e. En c uanto a la extensión de la pena pec uniaria en func ión a la
prevalenc ia del número de días- multa impuestos, encontramos
que el mayor porc entaje se mantiene entre las c ondenas a
penas de 30 hasta menos de 90 días- multa, las c uales
representan un 56,8% de la muestra (63 frec uenc ias).

Otro porc entaje signific ativo lo hallamos entre las sentenc ias
que fijaron de 90 hasta menos de 180 días-multa (c on 19
regist ros) y de 180 hasta menos de 365 días- multa
(c ontabilizamos 19 frec uenc ias), que c onstituyen c ada una un
17,1%.

Los datos obtenidos ratific an el hec ho que los Magistrados
aplic an c ondenas leves que imponen penas de 30 hasta menos
de 90 días-multa sin tomar en c uenta, mayormente, la diferente
gravedad de los ilíc itos c ometidos. [Cuadro No. 63 y Gráfic o No.
12]


415
CUADRO No. 63
EXTENSIÓN DE LA PENA PECUNIARIA EN FUNCIÓN DE LA PREVALENCIA DEL NÚMERO DE DÍAS- MULTA
IMPUESTOS EN LAS SENTENCIAS EMITIDAS POR LAS SALAS PENALES DE LA MUESTRA (2002-2004)

NÚMERO DE DÍAS- MULTA PRIMERA SEGUNDA TERCERA TOTAL
IMPONEN MENOS DE 10 0 0 0 0
( 0%)
IMPONEN DE 10 A MENOS DE 30

0 0 0 0
( 0%)
IMPONEN DE 30 A MENOS DE 90

7 34 22 63
(56,8%)
IMPONEN DE 90 A MENOS DE 180 11 5 3 19
(17,1%)
IMPONEN DE 180 A MENOS DE 365

5 7 7 19
(17,1%)
IMPONEN DE 365 A MAS

5 3 2 10
(9,0%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE
DETERMINARON LA PENA DE MULTA
( 2002-2004)
28
(25,2%)
49
(44,2%)
34
(30,6%)
111
( 100%)



GRÁFICO No. 12
EXTENSIÓN DE LA PENA PECUNIARIA EN FUNCIÓN DE LA
PREVALENCIA DEL NÚMERO DE DÍAS-MULTA IMPUESTOS EN LAS
SENTENCIAS EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS JURISDICCIONALES
DE LA MUESTRA
7,6
22,0%
18,0
51,5%
0,9%
0,0%
9,0%
17,1% 17,1%
56,8%
0,0% 0,0%
0
10
20
30
40
50
60
MENOSDE
10
DE10 A
MENOSDE
30
DE30 A
MENOSDE
90
DE90 A
MENOSDE
180
DE180 A
MENOSDE
365
DE365 A
MAS
2002-
2004
1996



f. En lo que atañe al grado de ac ierto en la determinac ión de la
pena de multa, del total de 111 sentenc ias que aplic aron pena
pec uniaria, 25 determinaron c on c orrec c ión dic ha sanc ión
(fijaron el número de días-multa, prec isaron el import e de la
416
c uota diaria y el monto total dinerario), lo que representa un
22,6% de la muestra.

Teniendo a la vista los datos de 1996, que arroja un 7,3% en el
grado de corrección, debemos concluir que se ha producido un
signific ativo inc remento del 15.3%. Sin embargo, la
determinac ión de la multa de modo parc ial e inc orrec to ha
seguido c onservando una proporc ión bastante alta del 77,4%
(86 c asos). [ Cuadro No. 64 y Gráfic o No. 13]
CUADRO No. 64
GRADO DE ACIERTO EN LA DETERMINACIÓN DE LA PENA DE MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LAS SALAS PENALES DE LA MUESTRA (2002- 2004)

GRADO DE ACIERTO PRIMERA SEGUNDA TERCERA TOTAL
DETERMINARON CORRECTAMENTE
LA PENA DE MULTA
7 10 8 25
(22,6%)
DETERMINARON INCORRECTAMENTE LA
PENA DE MULTA
21 39 26 86
( 77,4%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUE APLICARON
LA PENA DE MULTA ( 2002- 2004)
28
(25,2%)
49
(44,2%)
34
(30,6%)
111
( 100%)



GRÁFICO No. 13
GRADO DE ACIERTO EN LA DETERMINACIÓN DE LA PENA DE
MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS EMITIDAS POR LOS
ÓRGANOS JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA
92,7%
7,3%
77,4%
22,6%
0
20
40
60
80
100
DETERMINARON
CORRECTAMENTELA
PENA DEMULTA
DETERMINARON
INCORRECTAMENTELA
PENA DEMULTA
2002-2004
1996

417


g. Sobre las c arac terístic as de la determinac ión parc ial de la
multa, de las 86 sentenc ias que determinaron inc orrec tamente
la multa, el Juzgador sólo fijó el quantum c onc reto de días-multa
aplic able al c ondenado en 57 resoluc iones, lo que hac e el
66,3%.

El porcentaje de error decrece en relación al período de análisis
anterior, que era de 84,5%. Sin embargo, es evident e que la
disminuc ión del 18,2% no varía la tendenc ia anotada.

Finalmente, el resto de sentenc ias que además de imponer el
quantum c onc reto de días-multa, fijaron, también, la c uota
diaria dineraria c orrespondiente c onstituye el 33,7% (29
resoluciones). El mayor volumen de c ondenas de este se registró
en la Terc era Sala Penal c on un total de 23 frec uenc ias. [Cuadro
No. 65 y Gráfic o No. 14]

CUADRO No. 65
CARACTERÍSTICAS DE LA DETERMINACIÓN PARCIAL DE LA MULTA IMPUESTA EN LAS SENTENCIAS
EMITIDAS POR LAS SALAS PENALES DE LA MUESTRA (2002- 2004)

CARACTERÍSTICAS PRIMERA SEGUNDA TERCERA TOTAL
SÓLO SE FIJA EL NÚMERO DE DÍAS- MULTA 17 37 3 57
(66,3%)
FIJA EL NÚMERO DE DÍAS-MULTA Y LA CUOTA DIARIA DE
LA MULTA
4 2 23 29
(33,7%)
TOTAL DE SENTENCIAS QUEDETERMINARON
INCORRECTAMENTE LA MULTA ( 2002-2004)
21
(24,5%)
39
(45,3%)
26
(30,2%)
86
( 100%)




418

GRÁFICO No. 14
CARACTERÍSTICAS DE LA DETERMINACIÓN PARCIAL DE LA
PENA DE MULTA EN LAS SENTENCIAS EMITIDAS POR LOS
ÓRGANOS JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA
84,5%
15,5%
66,3%
33,7%
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
FIJA ELNÚMERO DEDÍAS-
MULTA Y LA CUOTA DIARIA
DELA MULTA
SÓLO SEFIJA EL NÚMERO DE
DÍAS-MULTA
2002- 2004
1996



6.3. FRECUENCIA DE APLICACIÓN DE MEDIDAS ALTERNATIVAS

6.3.1. MEDIDAS ALTERNATIVAS APLICADAS A CONDENAS CON PENA
DE MULTA DURANTE EL PERÍODO DE 1996

Durante el período de 1996, del volumen base de nuestra
investigac ión, 470 sentenc ias c on pena de multa, únic amente en
22 resoluc iones el operador jurisdic c ional dec idió la aplic ac ión de
una medida alternativa. Esto es, sólo en un 4,7% de dic ho total se
rec urrió a las opc iones que la ley establec e para sustituir o evitar la
419
imposic ión de una pena pec uniaria. Como se rec ordará a la multa
le son aplicables la s siguientes medidas alternativas: reserva del
fallo c ondenatorio y exenc ión de pena.

En c uanto a la distribuc ión y c arac terístic as de las medidas
alternativas aplic adas es de señalar lo siguiente:

a. En todas las instanc ias jurisdic c ionales de la muest ra se registró la
aplic ac ión de medidas alternativas en la proporc ión que a
c ontinuac ión detallamos: Salas Penales 11 c asos (2,4%),
Juzgados Penales 6 (1,3%), Juzgados Sentenc iadores 2 c asos
(0,4%) y Juzgados de Paz Letrados 3 c asos (0,6%).

b. La prevalenc ia de las medidas alternativas aplic adas
c orrespondió a la suspensión de la ejec uc ión de la pena que
verific ó 15 frec uenc ias (3,3%)
299
. Este dato resulta signific ativo
porque demuestra el uso errado de una medida que sólo
alc anza a las penas privativas de libertad. En menor proporc ión


299
Nos referimos a las sentenc ias rec aídas en las c ausas signadas c on los No. 70-
95 y No. 180-95 de la Primera Sala Penal (18.06.1996 y 14.10.1996,
respec t ivament e); No. 380-95, No. 473-95, No. 1458-96 y No. 1348-96 de la Tercera
Sala Penal ( 11.12.1996, 28.06.1996, 27.12.1996 y 14.11.1996, respectivamente); No.
1548-96, No. 407-96 y No. 859-96 de la Quinta Sala Penal (26.12.1996, 21.10.1996 y
24.04.1996, respec t ivament e); No. 185-93 y No. 434-95 del Vigésimo Cuart o
Juzgado Penal (12.02.1996 y 23.08.1996); No. 223-95 del Trigésimo Terc ero
Juzgado Penal (19.03.1996); No. 60-95 y No. 90-95 del Cuadragésimo Primero
Juzgado Penal (10.06.1996 y 21.04.1996); y No. 130-93 del Segundo Juzgado
Sent enc iador (22.09.1996).
420
se aplic ó también reserva del fallo c ondenatorio ( 4-0,8%)
300
, y
exenc ión de pena ( 3-0,6%)
301
.


6.3.2. FRECUENCIA DE APLICACIÓN DE LA CONVERSIÓN Y
SUSTITUCIÓN DE PENAS EN LAS SENTENCIAS CONDENATORIAS CON
PRIVACIÓN DE LIBERTAD EFECTIVA (PERÍODO 2002- 2004)

Ahora bien, la investigac ión realizada en base al estudio analític o
de sentenc ias, durante los años 2002, 2003 y 2004, nos ha permitido
identific ar las siguientes tendenc ias que reflejan la presenc ia c asi
nula de la pena de multa c omo medida alternativa.

a. Del volumen total de sentenc ias emitidas por las Salas Penales
c on Reos en Cárc el, 2346 fueron c ondenatorias, lo que equivale
al 62,3% de la muestra: De esta c ifra 667 sentenc ias
c orrespondieron a la Primera Sala, 727 a la Segunda Sala, 537 a
la Terc era Sala y 415 a la Cuarta Sala.


300
Est e proc eder lo advert imos en las sentencias Recaídas en las causas signadas
c on los No. 862-95 de la Primera Sala Penal (15.07.1996); No. 440-94 del Vigésimo
Cuart o Juzgado Penal (14.10.1996); No. 305-93 del Sexto Juzgado Sentenciador
(10.12.1996); No. 061-96 del Cuart o Juzgado de Paz Let rado de San Juan de
Luriganc ho (25.09.1996).

301
Detec tamos este suc eso en las sentenc ias Rec aídas en las c ausas signadas
c on los No. 234-95 de la Terc era Sala Penal (28.11.1996); No. 143-96 y No. 120-96
del Cuart o Juzgado de Paz Let rado de San Juan de Luriganc ho (18.10.1996 y
14.08.1996).
421

b. En 84 sentenc ias se aplic ó una reserva de fallo c ondenatorio
(2,2%). La distribuc ión de las sentenc ias entre las Salas Penales
de la muestra fue la siguiente: Primera 60 sentencias y Cuarta 24
sentenc ias. [ Cuadro No. 66 y Gráfic o No. 15]
CUADRO No. 66
VOLUMEN TOTAL DE SENTENCIAS EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS
JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA (2002-2004)


SALAS PENALES CON REOS EN CÁRCEL

CLASE DE SENTENCIA
PRI MERA

SEGUNDA

TERCERA

CUARTA


TOTAL
ABSOLUTORIAS 312 292 307 276 1187
(31,5%)
CONDENATORIAS 667 727 537 415 2346
(62,3%)
RESERVA DEL FALLO
CONDENATORIO
60 - - - - 24 84
(2,2%)
OTRAS RESOLUCIONES 48 43 24 37 152
( 4,0%
TOTAL DE SENTENCIAS EMITIDAS
ENTRE LOS AÑOS 2002-2004
1087
(28,9%)
1062
(28,2%)
868
(23,0%)
752
( 19,9)
3769
( 100%)

ABSOLUTORIAS
31,5 %
OTRAS
RESOLUCIONES
4,0 %
RESERVA DEL
FALLO
CONDENATORIO
2,2 %
CONDENATORIAS
62,3 %
GRÁFICO No. 15
VOLUMEN TOTAL DE SENTENCIAS EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS
JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA (2002-2004)
TOTAL : 3769 SENTENCAS

422
c. Sólo en 371 c asos la pena privativa de libertad impuesta en la
sentenc ia c ondenatoria fue objeto de una medida alternativa a
la pena privativa de libertad, lo que representa un 15,8%. Es de
prec isar que los operadores judic iales aplic aron la medida de
suspensión de la ejec uc ión de la pena, omitiendo la
c onsiderac ión de c ualquier otro tipo de sustitutivo penal, salvo
en un sólo c aso en el que se aplic ó la c onversión de penas.

De dic ho volumen c orresponden 128 resoluc iones a la Primera
Sala, 103 sentenc ias a la Segunda Sala, 74 a la Terc era Sala y 66
a la Cuarta Sala Penal c on Reos en Cárc el. [ Cuadro No. 67 y
Gráfic o No. 16]

CUADRO No. 67
FRECUENCIA REAL DE APLICACIÓN DE LAS MEDIDAS ALTERNATIVAS
EN LAS SENTENCIAS CONDENATORIAS EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS
JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA (2002-2004)


SALAS PENALES CON REOS EN CÁRCEL

NÚMERO DE AÑOS DE PENAS
PRIVATIVAS DE LIBERTAD
EFECTIVAS
PRIMERA

SEGUNDA

TERCERA

CUARTA



TOTAL
SUSPENSIÓN DE LA EJECUCIÓN
DE LA PENA
127 103 74 66 370
EXENCIÓN DE PENA - - - - - - - - - -
CONVERSIÓN DE PENAS 1 - - - - - - 1
SUSTITUCIÓN DE PENAS - - - - - - - - - -
REDENCIÓN DE PENAS - - - - - - - - - -
TOTAL DE SENTENCIAS CON
PENAS PRIVATI VAS DE LIBERTAD
EMITIDAS ENTRE LOS AÑOS 2002-
2004
128 103 74 66 371


423

GRÁFICO No. 16
FRECUENCIA REAL DE APLICACIÓN DE LAS MEDIDAS ALTERNATIVAS
EN LAS SENTENCIAS CONDENATORIAS EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS
JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA (2002-2004)
TOTAL : 371SENTENCAS CONDENATORIAS A PENAS PRIVATIVAS DE
LIBERTAD
SUSPENSIÓN DE
LA EJECUCIÓN
DE LA PENA
370
RESOLUCIONES
CONVERSIÓN DE
PENAS
1 RESOLUCIÓN



d. En las 1975 sentenc ias c ondenatorias restantes, esto es, en un
84,2%, la autoridad judic ial optó por aplic ar una pena privativa
de libertad efec tiva. La distribuc ión de dic ho volumen por Salas
Penales es c omo sigue: 539 c orresponden a la Primera, 624 a la
Segunda, 463 a la Terc era y 349 a la Cuarta. [ Cuadro No. 68 y
Gráfic o No. 17]
424
CUADRO No. 68
EXTENSIÓN DE LAS PENAS PRIVATIVAS DE LIBERTAD EFECTIVAS IMPUESTAS EN LAS
SENTENCIAS CONDENATORIAS EMITIDAS POR LOS ÓRGANOS
JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA (2002-2004)


SALAS PENALES CON REOS EN CÁRCEL

NÚMERO DE AÑOS DE PENAS
PRIVATIVAS DE LIBERTAD
EFECTIVAS
PRIMERA

SEGUNDA

TERCERA

CUARTA


TOTAL
MENOS DE 2 AÑOS - - 1 - - - - 1
DE 2 HASTA MENOS DE 3 AÑOS 2 - - - - - - 2
DE 3 HASTA MENOS DE 4 AÑOS 16 47 66 37 166
MAS DE 4 AÑOS 521 576 397 312 1806
TOTAL DE SENTENCIAS CON
PENAS PRIVATIVAS DE LIBERTAD
EMITIDAS ENTRE LOS AÑOS 2002-
2004
539 624 463 349 1975

GRÁFICO No. 17
EXTENSIÓN DE LAS PENAS PRIVATIVAS DE LIBERTAD EFECTIVAS
IMPUESTAS EN LAS SENTENCIAS CONDENATORIAS EMITIDAS POR LOS
ÓRGANOS JURISDICCIONALES DE LA MUESTRA (2002-2004)
TOTAL : 1975 SENTENCIAS CON PENAS PRIVATIVAS DE LIBERTAD
MENOS DE DOS
AÑOS
1 SENTENCIA
DE DOS HASTA
MENOS DE TRES
AÑOS
2 SENTENCIAS
DE TRES HASTA
MENOS DE
CUATRO AÑOS
166
SENTENCIAS
MÁS DE
CUATRO AÑOS
1806
SENTENCIAS


De este último registro resulta signific ativo prec isar que en 169
oc asiones el órgano jurisdic c ional impuso una pena privativa de
libertad no superior a c uatro años. Esto es, el marc o potenc ial, o si
se quiere, el ámbito natural, de aplic ac ión de c onversión o
sustituc ión de penas no fue muy reduc ido representando un 7,20%
425
(hec ho que podría entenderse si c onsideramos la lesividad de
diversos tipos penales previstos en el Código Penal así c omo la
pena c onminada, y que se c orrobora c on los datos del Instituto
Nac ional Penitenc iario según los que la poblac ión penal en
atenc ión al tipo de delitos se c onc entra en el robo agravado,
tráfic o ilíc ito de drogas y violac ión sexual), pese a lo c ual los
Magistrados optaron por omitir la imposic ión de tales medidas.
Veamos el siguiente c uadro relativo al mes de oc tubre de 2004 en
los establec imientos penitenc iarios de la Direc c ión Regional Lima
del Instituto Nac ional Penitenc iario
302
:


302
Los dat os c orresponden a la Ofic ina de Informát ic a del Inst it ut o Nac ional
Penitenc iario sobre los establec imientos penitenc iarios de la Direc c ión Regional
Lima durant e el mes de oc t ubre de 2004.

426


CUADRO No. 69
POBLACION PENALPORTIPO DEDELITOSESPECÍFICOS
DIRECCION REGIONALLIMA
OCTUBRE– 2004

ESTABLECIMIENTOS
PENITENCIARIOS
TOTAL HOMICIDIO TERRORISMO ROBO
AGRAVADO
TRÁFICO
ILÍCITO DE
DROGAS
TRAICIÓN
A LA
PATRIA
VIOLACIÓN
CONTRA LA
LIBERTAD
SEXUAL
OTROS
DELITOS
TOTALGENERAL 17208 464 852 6977 3813 7 1002 4093
E.P.S. HUARAZ 377 48 11 55 62 0 108 93
E.P.P. CAMBIO DEPUENTE– CHIMBOTE 585 47 3 258 125 0 69 83
E.P.P. TAMBO DEMORA –CHINCHA 469 16 2 213 100 0 57 81
E.P.S. ICA 676 30 11 312 105 0 131 87
E.P.M. SANTA MONICA – CHORRILLOS 911 29 0 101 63 0 0 118
E.P.R.C.E.M. CHORRILLOS 209 2 140 12 49 0 0 6
E.P.R.C.O. SAN PEDRO – LURIGANCHO 8518 104 0 4004 1676 0 302 2432
E.P.R.C.E.M. C. CASTRO 905 5 662 39 68 4 2 125
E.P.P.P. DELIMA 817 25 0 308 32 0 80 372
E.P.P. CARQUÍN – HUACHO 790 35 0 391 121 0 80 163
E.P.P. YAUYOS 7 1 0 1 4 0 0 1
E.P. SARITA COLONIA – CALLAO 1304 42 0 520 522 0 55 165
E.P. NUEVO IMPERIAL– CAÑETE 613 37 0 297 56 0 64 159
E.P.S. AUCALLAMA - HUARAL 1027 43 23 466 230 3 54 208



427

Este dato se enc uentra c orroborado, por ejemplo, con el hecho
c ierto que, según reportes del Instituto Nac ional Penitenc iario
303
, la
poblac ión penal por egreso c onsiderando el tipo de libertades, no
registra mayor movimiento en el rubro “ c onversión de penas” (el
mismo que podría c omprender la aplic ac ión de la pena de
multa); siendo por el c ontrario la suspensión de la ejec uc ión de la
pena, la libertad provisional y los benefic ios penitenc iarios las
instituc iones utilizadas para alc anzar la libertad. Veamos el
siguiente c uadro:


303
Idem.
428

CUADRO No. 70
POBLACION PENALPORTIPO DELIBERTADES
DIRECCION REGIONALLIMA
OCTUBRE– 2004

ESTABLECIMIENTOS
PENITENCIARIOS
ABSUELTO COMPARECENCIA LIBERACIÓN
COMPURGADA
PENA
CUMPLIDA
LIBERTAD DE
CONDENA
CONDICIONAL
LIBERTAD
PROVISIONAL
LIBERTAD
INCONDICIONAL
LIBERTAD
CON
INFORMES
FINALES
LIBERTAD CON LEY
DE
DESPENALIZACIÓN
PENA
PRESCRITA
ACCIÓN
PENAL
TOTALES 90 131 6 22 45 56 0 0 0 0
E.P.S. HUARAZ 4 27 0 1 4 4 0 0 0 0
E.P.P. CAMBIO
DEPUENTE
CHIMBOTE
1 7 0 0 3 6 0 0 0 0
E.P.P. TAMBO
DEMORA
CHINCHA
0 7 0 0 9 6 0 0 0 0
E.P.S. ICA 9 8 0 1 4 0 0 0 0 0
E.P.M. SANTA
MONICA
CHORRILLOS
11 8 5 2 0 0 0 0 0 0
E.P.R.C.E.M.
CHORRILLOS
1 0 0 0 0 0 0 0 0 0
E.P.R.C.O. SAN
PEDRO
LURIGANCHO
41 25 0 13 23 19 0 0 0 0
E.P.R.C.E.M.
C. CASTRO
4 1 1 1 0 0 0 0 0 0
E.P.P.P. DELIMA 3 18 0 0 0 9 0 0 0 0
E.P.P. CARQUÍN
HUACHO
5 15 0 0 1 4 0 0 0 0
E.P.P. YAUYOS 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0
E.P. SARITA
COLONIA
CALLAO
7 0 0 2 0 1 0 0 0 0
E.P. NUEVO
IMPERIAL
CAÑETE
3 1 0 2 1 3 0 0 0 0
E.P.S. AUCALLAMA
HUARAL
1 14 0 0 0 3 0 0 0 0

429
CONTINUACIÓN CUADRO No. 70
POBLACION PENALPORTIPO DELIBERTADES
DIRECCION REGIONALLIMA
OCTUBRE– 2004

ESTABLECIMIENTOS
PENITENCIARIOS
BENEFICIO DE
SEMILIBERTAD
BENEFICIO DE
LIBERACIÓN
CONDICIONAL
SIN
MÉRITO
A JUICIO
ORAL
INDULTO
AMNISTÍ
A
OTRO TIPO
DE
LIBERTAD
CONVERSIÓN
DEPENA
TOTAL
DE
LIBERTADES
TRASLADOSA
OTROSE.P.
FUGAS FALLECIDOS TRASLADOSA
HOSPITALES
TOTALDE
EGRESOS
TOTALES 208 31 5 1 203 0 798 179 0 2 3 982
E.P.S. HUARAZ 8 1 0 0 2 0 51 0 0 0 0 51
E.P.P. CAMBIO
DEPUENTE
CHIMBOTE
7 4 0 0 10 0 29 1 0 1 0 31
E.P.P. TAMBO
DEMORA
CHINCHA
4 0 0 0 4 0 26 0 0 0 0 26
E.P.S. ICA 10 2 0 0 8 0 38 7 0 0 0 45
E.P.M. SANTA
MONICA
CHORRILLOS
23 1 0 0 1 0 58 0 0 1 0 59
E.P.R.C.E.M.
CHORRILLOS
0 1 0 0 154 0 3 3 0 0 1 7
E.P.R.C.O. SAN
PEDRO
LURIGANCHO
84 0 3 0 2 0 362 0 0 0 0 362
E.P.R.C.E.M.
C. CASTRO
2 8 0 0 16 0 19 30 0 0 0 49
E.P.P.P. DELIMA 12 0 0 0 6 0 58 14 0 0 2 74
E.P.P. CARQUÍN
HUACHO
16 0 0 1 0 0 48 5 0 0 0 53
E.P.P. YAUYOS 0 0 2 0 8 0 3 0 0 0 0 3
E.P. SARITA
COLONIA
CALLAO
37 6 0 0 0 0 61 4 0 0 0 65
E.P. NUEVO
IMPERIAL
CAÑETE
3 1 0 0 1 0 14 65 0 0 0 79
E.P.S. AUCALLAMA
HUARAL
2 7 0 0 0 28 50 0 0 0 78

430
6.4. CONOCIMIENTO DE LA PENA DE MULTA POR LOS OPERADORES
JURÍDICOS

En func ión de los datos obtenidos en la aplic ac ión de 94
c uestionarios de enc uesta administrados a Magistrados del Poder
Judic ial y del Ministerio Públic o, se verific ó el grado de informac ión
que los operadores del Sistema Penal nac ional poseen en torno a
aspec tos esenc iales de la normatividad relativa a la pena
pec uniaria. Esto es, el nivel de c onoc imiento sobre la operatividad
de este tipo de sanc ión, sus modos de aplic ac ión y determinac ión,
así c omo los aspec tos ejec utivos del pago de la multa. Las
tendenc ias verific adas al respec to fueron las siguientes:

a. En c uant o a la operatividad de la multa dentro del Código
Penal, 70 enc uestados, es dec ir el 74,5% del total, identific aron
ac ertadamente a la multa c omo una pena princ ipal. Mientras
que el 25,5% restante (24 enc uestados) dividió opiniones que se
inc linaban por c onsiderar equivoc adamente que la multa es un
pena accesoria, o que sólo cabe aplicarla como pena conjunta
o alt ernat iva. [ Cuadro No. 71 y Gráfic o No. 18]

431
CUADRO No. 71
GRADO DE CONOCIMIENTO SOBRE LA OPERATIVIDAD DE LA MULTA
DENTRO DEL CÓDIGO PENAL DE 1991

DISTRITO JUDICIAL ES UNA PENA PRINCIPAL OTRAS RESPUESTAS TOTAL
AMAZONAS 6 2 8
AREQUIPA 7 6 13
LAMBAYEQUE 12 3 15
LIMA 17 5 22
PIURA- TUMBES 16 1 17
PUNO 6 3 9
TACNA- MOQUEGUA 6 4 10
TOTAL DE ENCUESTADOS 70 (74,5%) 24 (25,5%) 94 (100%)


GRÁFICO No. 18
GRADO DE CONOCIMIENTO SOBRE LA OPERATIVIDAD
DE LA MULTA DENTRO DEL CÓDIGO PENAL DE 1991
TOTAL : 94 ENCUESTADOS
OTRAS
RESPUESTAS
25,5 %
ES UNA PENA
PRINCIPAL
74,5 %


b. En lo que respec ta al sistema que sirve de base para la
determinac ión de la multa, un 77,7% (73 enc uestados) del total
señaló c orrec tamente que es la renta diaria. Por su parte un
22,3% (21 enc uest ados) definió de modo inc orrec to otras
opc iones c onsiderando, que la base de aplic ac ión de la
sanc ión pec uniaria es de tipo global o tasado, porc entual o en
432
func ión a sueldos o remunerac iones mínimas. [ Cuadro No. 72 y
Gráfic o No. 19]

CUADRO No. 72
GRADO DE CONOCIMIENTO SOBRE EL SISTEMA QUE SIRVE
DE BASE PARA LA DETERMINACIÓN DE LA MULTA

DISTRITO JUDICIAL ES LA RENTA DIARIA OTRAS RESPUESTAS TOTAL
AMAZONAS 6 2 8
AREQUIPA 10 3 13
LAMBAYEQUE 12 3 15
LIMA 17 5 22
PIURA- TUMBES 16 1 17
PUNO 6 3 9
TACNA- MOQUEGUA 6 4 10
TOTAL DE ENCUESTADOS 73 (77,7%) 21(22,3%) 94 (100%)


GRÁFICO No. 19
GRADO DE CONOCIMIENTO SOBRE EL SISTEMA QUE SIRVE DE
BASE PARA LA DETERMINACION DE LA MULTA
TOTAL : 94 ENCUESTADOS
ESLA RENTA
DIARIA
77,7 %
OTRAS
RESPUESTAS
22,3 %


c. En lo que atañe a la utilizac ión de la multa, un 89,4% (84
enc uestados) opinó c on ac ierto que la sanc ión pec uniaria sólo
se aplic a c uando se halla prevista como pena conminada para
433
un delito espec ífic o. Sólo un 10,6% (10 enc uestados)
c onsideraron erróneamente que esta sanc ión sólo se aplic a
cuando el delito es cometido con fines de lucro o codicia, o
c uando el delito c ometido ha signific ado en su modus operandi
la infrac c ión de un deber o el abuso de una atribuc ión o
fac ultad espec iales. [ Cuadro No. 73 y Gráfic o No. 20]

CUADRO No. 73
GRADO DE CONOCIMIENTO SOBRE LA UTILIZACIÓN DE LA MULTA


DISTRITO JUDICIAL
SE APLICA CUANDO ESTA
PREVISTA PARA UN DELI TO
ESPECÍFICO

OTRAS RESPUESTAS

TOTAL
AMAZONAS 8 0 8
AREQUIPA 13 0 13
LAMBAYEQUE 15 0 15
LIMA 17 5 22
PIURA- TUMBES 17 0 17
PUNO 4 5 9
TACNA- MOQUEGUA 10 0 10
TOTAL DE ENCUESTADOS 84 ( 89,4%) 10 (10,6%) 94 (100%)

GRÁFICO No. 20
GRADO DE CONOCIMIENTO SOBRE
LA UTILIZACIÓN DE LA PENA DE MULYA
TOTAL : 94 ENCUESTADOS
SE APLICA
CUANDO ESTÁ
PREVISTA PARA
UN DELITO
ESPECÍFICO
89,4 %
OTRAS
RESPUESTAS
10,6 %


434
Las tres tendenc ias que se han desc rito reflejan c omo dato
positivo y esenc ial que los Magistrados nac ionales poseen un
c onoc imiento sufic iente sobre el modelo de regulac ión de la
pena pec uniaria y de su utilizac ión c omo sanc ión espec ífic a de
las infrac c iones penales que c ontempla el Código vigente.

d. En t orno a l a oportunidad legal para el uso de la fac ultad
jurisdic c ional de c onvertir a la multa en pena limitativa de
derechos, un 46,8% (44 enc uestados) c onsideró, c onforme a
nuestra legislac ión, que dic ha t ransformac ión sólo proc ede
c uando el c ondenado deviene en insolvente durante la etapa
de la ejec uc ión de la multa impuesta. El 53,2% (50 enc uestados)
en c ambio, dieron de modo inexac to otras c ausales c omo que
el c ondenado no abone la multa por morosidad o desinterés, o
que el c ondenado se muestre c ontumaz o renuente al pago, o
que se trate de un sentenc iado insolvente. [ Cuadro No. 74 y
Gráfic o No. 21]
CUADRO No. 74
GRADO DE CONOCIMIENTO SOBRE LA OPORTUNIDAD LEGAL PARA EL USO DE LA FACULTAD
JURISDICCIONAL DE CONVERTIR A LA MULTA EN PENA LIMITATIVA DE DERECHOS


DISTRITO JUDICIAL
CUANDO EL CONDENDADO DEVIENE EN
INSOLVENTE DURANTE LA ETAPA DE LA
EJECUCIÓN DE LA MULTA

OTRAS RESPUESTAS

TOTAL
AMAZONAS 2 6 8
AREQUIPA 3 10 13
LAMBAYEQUE 9 6 15
LIMA 11 11 22
PIURA- TUMBES 14 3 17
PUNO 3 6 9
TACNA- MOQUEGUA 2 8 10
TOTAL DE ENCUESTADOS 44 (46,8%) 50(53,2%) 94 (100%)
435

GRÁFICO No. 21
GRADO DE CONOCIMIENTO SOBRE LA OPORTUNIDAD LEGAL
DEL USO DE LA FACULTAD JURISDICCIONAL DE CONVERTIR A
LA MULTA EN PENA LIMITATIVA DE DERECHOS
TOTAL : 94 ENCUESTADOS
CUANDO EL
CONDENADO
DEVIENEEN
INSOLVENTE
DURANTELA
ETAPA DELA
EJECUCIÓN DELA
MULTA
46,8 %
OTRAS
RESPUESTAS
53,2 %



e. Con relac ión al modo de ejec utar el c obro de la multa
impuesta, un 35,1% del t ot al (33 enc uest ados) sost uvo con
ac ierto que el pago de la multa se c umple de modo íntegro y
en un solo ac to. El 64,9% (61 enc uestados) no atinó en su
respuesta c onsiderando que la multa debe ejec utarse
exc lusivamente mediante un pago diferido en c uotas de
venc imiento diverso. [ Cuadro No. 75 y Gráfic o No. 22]
CUADRO No. 75
GRADO DE CONOCIMIENTO ACERCA DEL MODO DE
EJECUTAR EL COBRO DE LA MULTA IMPUESTA

DISTRITO JUDICIAL PAGO ÍNTEGRO Y EN UN
SÓLO ACTO
OTRAS RESPUESTAS TOTAL
AMAZONAS 4 4 8
AREQUIPA 1 12 13
LAMBAYEQUE 9 6 15
LIMA 5 17 22
PIURA- TUMBES 12 5 17
PUNO 0 9 9
TACNA- MOQUEGUA 2 8 10
TOTAL DE ENCUESTADOS 33 (35,1%) 61(64,9%) 94 (100%)
436

GRÁFICO No. 22
GRADO DE CONOCIMIENTO CERCA DEL MODO DE
EJECUTAR EL COBRO DE LA MULTA IMPUESTA
TOTAL : 94 ENCUESTADOS
PAGO
ÍNTEGRO Y EN
UN SOLO
ACTO
35,1 %
OTRAS
RESPUESTAS
64,9 %


En c ontraste c on las anteriores tendenc ias los dos indic adores
que han sido analizados presentan un panorama negativo que
refleja un total desc onoc imiento de los mec anismos legales que
posibilitan el aseguramiento del pago de la pena pec uniaria.

f. En c uant o a la oportunidad de c umplimiento del pago de la
multa, los enc uestados en un 56,4% (53 enc uestados)
resp ondieron ac ertadamente que debe pagarse dentro de los
diez días siguientes de emitida la sentenc ia. 43,6% (41
enc uestados) c onsideraron inadec uadamente que el pago
debe tener lugar al momento del abono de la reparac ión c ivil,
437
o que debe efec tivizarse dentro del año de emitida la condena,
o en un plazo prudenc ial fijado en atenc ión a la situac ión
ec onómic a del c ondenado. [Cuadro No. 76 y Gráfic o No. 23]


CUADRO No. 76
GRADO DE CONOCIMIENTO SOBRE LA OPORTUNIDAD DE
CUMPLIMIENTO DEL PAGO DE LA MULTA


DISTRI TO JUDICIAL
DENTRO DE LOS 10 DÍAS
SIGUIENTES DE EMITIDA LA
SENTENCIA

OTRAS RESPUESTAS

TOTAL
AMAZONAS 4 4 8
AREQUIPA 12 1 13
LAMBAYEQUE 13 2 15
LIMA 16 6 22
PIURA- TUMBES 0 17 17
PUNO 4 5 9
TACNA- MOQUEGUA 4 6 10
TOTAL DE ENCUESTADOS 53 (56,4%) 41( 43,6%) 94 (100%)

GRÁFICO No. 23
GRADO DE CONOCIMIENTO ACERCA DE LA OPORTUNIDAD
DE CUMPLIMIENTO DEL PAGO DE LA MULTA
TOTAL : 94 ENCUESTADOS
OTRAS
RESPUESTAS
43,6 %
DENTRO DE
LOS 10 DÍAS
SIGUIENTES
DE EMITIDA
LA
SENTENCIA
56,4 %


438
La informac ión c orrespondiente a este nivel registra un equilibrio
entre el c onoc imiento y desc onoc imiento que tienen los
Magistrados, ac erc a de los plazos legales de c umplimiento de la
multa.

g. Sobre las medidas alternativas que pueden ser aplic adas a la
multa, 70 enc uestados (74,0%) erróneamente negaron la
proc edenc ia de la reserva del fallo c ondenatorio (Art. 62º del
Código Penal) para este tipo de pena. Sólo 24 Magistrados
(26,0%) opinaron c orrec tamente que dicha medida si alcanza a
la multa. [ Cuadro No. 77 y Gráfic o No. 24]
CUADRO No. 77
GRADO DE CONOCIMIENTO SOBRE LA APLICACIÓN DE LA RESERVA DEL FALLO
CONDENATORIO A LA PENA DE MULTA

DISTRITO JUDICIAL SI ES APLICABLE NO ES APLICABLE TOTAL
AMAZONAS 8 0 8
AREQUIPA 5 8 13
LAMBAYEQUE 3 12 15
LIMA 3 19 22
PIURA- TUMBES 0 17 17
PUNO 0 9 9
TACNA- MOQUEGUA 5 5 10
TOTAL DE ENCUESTADOS 24 (26,0%) 70 (74,0%) 94 (100%)

GRAFICO No. 24
GRADO DECONOCIMIENTO SOBRELA APLICACIÓN DELA
RESERVA DEL FALLO CONDENATORIO A LA PENA DEMULTA
TOTAL : 94 ENCUESTADOS
SI ES
APLICABLE
26 %
NO ES
APLICABLE
74 %

439

En relac ión a la medida de exenc ión de pena (Art . 68º del
Código penal), predomina equivoc adamente entre 81
enc uestados (86,1%) la opinión que ella no es aplic able a la
pena pec uniaria. En menor proporc ión se ubic an quienes se
inc linaban a c onsiderar, c on c orrec c ión, que la exenc ión de
pena si c omprende a la multa (13 enc uestados, es dec ir
13,9%). [ Cuadro No. 78 y Gráfic o No. 25]

CUADRO No. 78
GRADO DE CONOCIMIENTO SOBRE LA APLICACIÓN DE
LA EXENCIÓN DE PENA A LA MULTA

DISTRITO JUDICIAL SI ES APLICABLE NO ES APLICABLE TOTAL
AMAZONAS 3 5 8
AREQUIPA 3 10 13
LAMBAYEQUE 2 13 15
LIMA 4 18 22
PIURA- TUMBES 0 17 17
PUNO 1 8 9
TACNA- MOQUEGUA 0 10 10
TOTAL DE ENCUESTADOS 13 (13,9%) 81 (86,1%) 94 (100%)

GRÁFICO No. 25
GRADO DE CONOCIMIENTO SOBRE LA APLICACIÓN DE LA
EXENCIÓN DE PENA A LA MULTA
TOTAL : 94 ENCUESTADOS
NO ES
APLICABLE
86,1 %
SI ES
APLICABLE
13,9 %

440
Sobre la suspensión de la ejec uc ión de la pena (Art . 57º del
Código Pena l) la opinión generalizada es que no es aplicable en
la multa. Así lo manifestaron 64 Magistrados, es dec ir un 68,1%. Sin
embargo, no deja de ser signific ativo que 30 Magistrados, un
terc io de los enc uestados (31,9%) de modo inexac to sostienen
que tal medida se proyec ta, también sobre la multa. [ Cuadro
No. 79 y Gráfic o No. 26]

CUADRO No. 79
GRADO DE CONOCIMIENTO SOBRE LA APLICACIÓN DE
LA SUSPENSIÓN DE LA EJECUCIÓN DE LA PENA A LA MULTA

DISTRITO JUDICIAL SI ES APLICABLE NO ES APLICABLE TOTAL
AMAZONAS 4 4 8
AREQUIPA 5 8 13
LAMBAYEQUE 2 13 15
LIMA 8 14 22
PIURA- TUMBES 2 15 17
PUNO 4 5 9
TACNA- MOQUEGUA 5 5 10
TOTAL DE ENCUESTADOS 30 (31,9%) 64 (68,1%) 94 (100%)

GRÁFICO No. 26
GRADO DECONOCIMIENTO SOBRELA APLICACIÓN DELA
SUSPENSIÓN DELA EJECUCIÓN DELA PENA A LA MULTA
TOTAL : 94 ENCUESTADOS
SI ES
APLICABLE
31,9 %
NO ES
APLICABLE
68,1 %

441
En lo que se refiere a la c onversión de penas (Art . 52º del
Código Penal) un porc entaje importante del 68,0% (64
Magistrados) se inc linó erróneamente por su aplic ac ión a la
multa. El 32,0% (30 Magistrados) sostuvo, c on ac ierto, lo
c ontrario. [ Cuadro No. 80 y Gráfic o No. 27]

CUADRO No. 80
GRADO DE CONOCIMIENTO SOBRE LA APLICACIÓN DE
LA CONVERSIÓN DE PENAS A LA MULTA

DISTRITO JUDICIAL SI ES APLICABLE NO ES APLICABLE TOTAL
AMAZONAS 4 4 8
AREQUIPA 10 3 13
LAMBAYEQUE 15 0 15
LIMA 7 15 22
PIURA- TUMBES 17 0 17
PUNO 4 5 9
TACNA- MOQUEGUA 7 3 10
TOTAL DE ENCUESTADOS 64 (68,0%) 30 (32,0%) 94 (100%)

GRÁFICO No. 27
GRADO DE CONOCIMIENTO SOBRE LA APLICACIÓN DE LA
CONVERSIÓN DE PENAS A LA MULTA
TOTAL : 94 ENCUESTADOS
NO ES
APLICABLE
32 %
SI ES
APLICABLE
68 %



442

Y, finalmente, la sustituc ión de penas (Art s. 32º y 33º del
Código Penal) para un 32,0% (30 enc uestados)
desac ertadamente es una medida c uyos alc anc es
involuc ran a la multa. Por el c ontrario, el 68,0% (64
Magistrados) opinó de forma atinada por su no aplic ac ión.
[ Cuadro No. 81 y Gráfic o No. 28]

CUADRO No. 81
GRADO DE CONOCIMIENTO SOBRE LA APLICACIÓN DE
LA SUSTITUCIÓN DE PENAS A LA MULTA

DISTRITO JUDICIAL SI ES APLICABLE NO ES APLICABLE TOTAL
AMAZONAS 4 4 8
AREQUIPA 5 8 13
LAMBAYEQUE 5 10 15
LIMA 6 16 22
PIURA- TUMBES 0 17 17
PUNO 4 5 9
TACNA- MOQUEGUA 6 4 10
TOTAL DE ENCUESTADOS 30 (32,0%) 64 (68,0%) 94 (100%)

GRÁFICO No. 28
GRADO DE CONOCIMIENTO SOBRE LA APLICACIÓN DE LA
SUSTITUCIÓN DE PENAS A LA MULTA
TOTAL : 94 ENCUESTADOS
NO ES
APLICABLE
32 %
SI ES
APLICABLE
68 %

443
Los resultados obtenidos por este indic ador demuestran de
modo preoc upante que los operadores jurídic os adolec en de
una confusión acerca de los alcances y requisitos de las medidas
alternativas en general, y de las que afec tan a la multa en
partic ular. Es más, entre los enc uestados se llegó inc luso a
registrar 4 (4,3%) opiniones que se pronunciaron en el sentido que
la redenc ión de penas alc anzaba, también, a la multa.

h. En lo que se refiere al proc edimiento de determinac ión de la
multa, un esc aso porc entaje del 5,3% (5 Magistrados) precisó
c on c orrec c ión las etapas suc esivas que c orresponden al
desarrollo práctico del modelo de los días-multa (número de
días-multa => c uota dineraria diaria => monto total a pagar por
el c ondenado). Mientras que un alto porc entaje del 94,7% (89
Magist rados) no lograron señalar íntegramente dic ho
proc edimiento de c uantific ac ión de la multa impuesta. [Cuadro
No. 82 y Gráfic o No. 29]

CUADRO No. 82
GRADO DE ACIERTO EN EL PROCEDIMIENTO DE DETERMINACIÓN
DE LA PENA DE MULTA


DISTRITO JUDICIAL
DETERMINARON
CORRECTAMENTE LA
PENA DE MULTA
DETERMINARON
INCORRECTAMENTE LA
PENA DE MULTA
TOTAL
AMAZONAS 0 8 8
AREQUIPA 0 13 13
LAMBAYEQUE 0 15 15
LIMA 3 19 22
PIURA- TUMBES 2 15 17
PUNO 0 9 9
TACNA- MOQUEGUA 0 10 10
TOTAL DE ENCUESTADOS 5 (5,3%) 89 (94,7%) 94 ( 100%)
444

GRÁFICO No. 29
GRADO DE ACIERTO EN EL PROCEDIMIENTO DE
DETERMINACIÓN DE LA PENA DE MULTA
TOTAL : 94 ENCUESTADOS
DETERMINARON
INCORRECTAMENTE
LA PENA DE MULTA
94,7 %
DETERMINARON
CORRECTAMENTE
LA PENA DE MULTA
5,3 %


Los datos aquí expuestos son de suma importanc ia pues resultan
c oherentes c on las tendenc ias verific adas en el análisis de los
proc esos judic iales de la muestra. En efec to, en ambas fuentes de
informac ión hemos podido observar que los Magistrados suelen
c onfundir las etapas de la determinac ión de la muestra al priorizar,
equivoc adamente, la c uantific ac ión de la c uota dineraria (ingreso
diario, renta mensual, etc .). Este hec ho, c omo se ha señalado
anteriormente perjudic a el grado de efec tivizac ión en el
c umplimiento de la multa impuesta.
445







CAPÍTULO SÉPTIMO
REFLEXIONES EN TORNO A LAS TENDENCIAS
OBSERVADAS EN LA APLICACIÓN JUDICIAL
INCORRECTA DE LA PENA DE MULTA
446
CAPÍTULO SÉPTIMO
REFLEXIONES EN TORNO A LAS TENDENCIAS OBSERVADAS EN LA
APLICACIÓN JUDICIAL INCORRECTA DE LA PENA DE MULTA


SUMARIO: 7.1. SE OMITE LA APLICACIÓN DE LA PENA PECUNIARIA
CUANDO ÉSTA SE HALLA CONMINADA COMO SANCIÓN CONJUNTA A
UNA PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD. 7.2. IMPOSICIÓN DE PENAS DE MULTA
EN CASOS NO AUTORIZADOS POR LA LEY. 7.3. SE ATRIBUYE CON RELATIVA
FRECUENCIA UN CARÁCTER ACCESORIO A LA PENA DE MULTA. 7.4.
GENERALMENTE SE REALIZA UNA DETERMINACIÓN PARCIAL DE LA MULTA
CONCRETA. 7.5. SE APRECIA UNA ESCASA INFORMACIÓN ACERCA DEL
MODO, OPORTUNIDAD LEGAL Y MECANISMOS PARA EL CUMPLIMIENTO
EFECTIVO DE LA PENA DE MULTA IMPUESTA. 7.6. EXISTE UNA GRAVE
CONFUSIÓN ACERCA DE LAS MEDIDAS ALTERNATIVAS QUE SON
APLICABLES A LA PENA DE MULTA. 7.7. SE OMITE LA MOTIVACIÓN DE LA
SENTENCIA QUE IMPONE LA PENA PECUNIARIA. 7.8. EFECTOS PROCESALES
DE RESOLUCIONES JUDICIALES QUE APLICARON INCORRECTAMENTE LA
PENA DE MULTA. 7.8.1. SUPUESTOS EN LOS QUE CABE DECLARAR LA
NULIDAD DE LA RESOLUCIÓN. 7.8.2. SUPUESTOS EN LOS QUE CABE LA
INTEGRACIÓN DE LAS SENTENCIAS. 7.8.3. INTEGRACIÓN DURANTE LA
EJECUCIÓN DE LA PENA.


Luego de verific ar el proc eder judic ial en torno a la pena de multa,
hemos podido rec onoc er algunas tendenc ias que denotan graves
omisiones y distorsiones en la aplic ac ión c onc reta de la pena
pec uniaria. Ahora bien, paralelamente hemos observado otras
prácticas erróneas al revisar de modo aleatorio algunas sentencias-
447
tipo emitidas por diferentes instanc ias judic iales y que no integraron
la muestra que analizamos en el c apítulo anterior.

Las princ ipales defic ienc ias que se registraron fueron las siguientes:

1. Se omite la aplic ac ión de la pena pec uniaria c uando ésta se
halla c onminada c omo sanc ión c onjunta a una pena privativa
de libertad.

2. Se imponen penas de multa en c asos no autorizados por la ley.

3. Se atribuye c on relativa frec uenc ia un c arác ter ac c esorio a la
pena de multa.

4. Generalmente se realiza una determinac ión parc ial de la multa
c onc reta.

5. Se aprec ia una esc asa informac ión ac erc a del modo,
oportunidad legal y mec anismos para el c umplimiento efec tivo
de la pena de multa impuesta.

6. Existe una grave c onfusión ac erc a de las medidas alternativas
que son aplic ables a la pena de multa.
448

7. Se omite la motivac ión de la sentenc ia que impone la pena
pec uniaria.

Seguidamente, presentamos un c atálogo sistemátic o de
sent enc ias que reproduc en las tendenc ias antes menc ionadas, así
c omo un c omentario en torno a los fac tores etiológic os que
podrían explic ar tal proc eder jurisdic c ional.


7.1. SE OMITE LA APLICACIÓN DE LA PENA PECUNIARIA CUANDO
ÉSTA SE HALLA CONMINADA COMO SANCIÓN CONJUNTA A
UNA PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD

Esta tendenc ia se aprec ia en las resoluc iones judic iales
siguientes:

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 1
“ FALLA:…CONDENANDO a LUIS ALBERTO RAMOS HERNANDEZ y JUAN
MIGUEL VILLACORTA AREVALO, c uyas generales de ley obra en autos,
c omo autores del delito c ontra la Fe Públic a – Falsific ac ión de
Doc umentos en General en agravio del Banc o Minero del Perú a
CUATRO AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD cuya ejecución se
suspende por el t érmino de TRES AÑOS, baj o el c ump limient o
obligat orio d e las siguient es reglas d e c ond uc t a: a) No variar d e
domic ilio sIn previo aviso al Juzgado, b) Comparec er personal y
obligatoriamente a fin de mes al juzgado a firmar el libro de c ontrol y
dar c uent a de sus ac t ividades, c ) No frec uentar lugares de dudosa
reput ac ión, ni c onsumir alc ohol o drogas, bajo aperc ibimient o de
aplic arse las sanc iones c ontenidas en el artíc ulo c inc uentinueve del
449
Código Penal vigent e; FIJARON en la suma de DIEZ MIL NUEVOS
SOLES el mont o que por c onc ept o de Reparac ión Civil deberán
abonar c ada uno de los sent enc iados a favor del agraviado;
RESERVARON: el proc eso c ontra los no habidos Héc tor Oliva Guzmán
y Carlos Aguilar Cubas hast a que sean ubic ados y puest os a
disposic ión de est e Colegiado, ofic iándose a la División d e
Requisitorias de la Polic ía Nac ional del Perú para su pronta c aptura;
ORDENARON: Que c onsentida y/ o ejec utoriada que sea la presente
c ausa se anulen los ant ec edent es en el ext remo absolut orio y se
insc riban los boletines de c ondenas, arc hivá ndose definitivamente los
aut os c on c onoc imient o del Juez de la c ausa. -” (Sentencia del 02 de
julio de 2002. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 3331-97 de la
Terc era Sala Penal para Proc esos c on Reos Libres de la Corte Superior
de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 2
“ FALLA: CONDENANDO a ELIZABETH FANNY IZAGUIRRE TANTAS c omo
autora del delito c ontra la Fe Públic a – Falsificación de Documentos
en agravio del Estado; y c omo tal se le impone a la pena de CUATRO
AÑOS de privac ión de la libert ad c uya ejec uc ión se suspende
c ondic ionalmente por el término de DOS AÑOS, bajo el c umplimiento
de las siguient es reglas de c onduc t a: a) No variar de domic ilio sin
c omunic ar al Juez de la c ausa, b) No frec uentar personas ni lugares
de dudosa reput ac ión, c ) Conc urrir p ersona l y ob liga t oria ment e
c ada t reint a días al loc al del Juzgado para dar c uent a de sus
a c t ivid a d es y firma r el Lib ro d e Cont rol resp ec t ivo; b a jo
aperc ibimient o de aplic arse los c orrec t ivos que se señalan en el
art íc ulo c inc uent inueve del Código Pe nal; Fijaron; en la suma d e
TRESCIENTOS NUEVOS SOLES el mont o que por c onc ept o de
Reparac ión Civil deberá abonar la sent enc iada a favor del Est ado;
ORDENARON: Que, c onsentida y/ o ejec utoriada que sea la presente
sent enc ia , se remit a los b olet ines y t est imonios al Registro Judicial y
Penit enc iario para su debida insc ripc ión, arc hivándose
definitivamente la instruc c ión en su oportunidad, c on c onoc imiento
al Juez de la c ausa.-” (Sent enc ia del 13 de mayo de 2004. Rec aída
en la c ausa signada c on el No. 1419-98 de la Primera Sala Penal para
Proc esos c on Reos Libres de la Corte Superior de Justic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 3
“ FALLA: CONDENANDO a JOSE MANUEL ALVARADO MINA, c omo
autor del delito c ontra la Salud Públic a - Tráfico Ilícito de Drogas [Art.
298º, 2do. y 3er. párrafos] - en agravio del Estado a UN AÑO DE PENA
PRIVATIVA DE LIBERTAD, la misma que se suspende condicionalmente,
quedando sujeta a las siguientes reglas de c onduc ta: a) no c onsumir
bebidas alc ohólic as ni subst anc ias t óxic as ilegales; b) no v ariar de
domic ilio sin previo aviso al Juzgado pert inent e; c ) c onc urrir c ada
treinta días al loc al del Juzgado a firmar el libro c orrespondiente; d)
abst enerse en lo suc esivo de c omet er c onduc t as punibles de
naturaleza dolosa; En c aso de inc umplimiento de las reglas impuestas
se le revocará el beneficio concedido de acuerdo a ley; FIJARON: en
la suma de CIEN NUEVOS SOLES el mont o de reparac ión c ivil que
deberá abonar el sent enc iado dent ro del t érmino de ley, en favor
del Est ado, MANDARON: Que c onsent ida o ejecutoriada que sea la
presente, se tome razón donde c orresponda, se expida el boletín y
450
t est imonio de c ondena que c orresponda y se arc hive
d ef init iva ment e lo a c t ua d o.-” (Sentencia del 15 de octubre de 1996.
Rec aída en la c ausa signada c on el No. 1078-96 de la Terc era Sala
Penal de la Corte Superior de Lima).

RESOLUCION JUDICIAL No. 4
“ FALLA CONDENANDO a Gabriel PACHAS VICENTE, c omo autor del
delito Contra la vida, el c uerpo y la salud - Lesiones Culposas Graves
[Art. 124º, 2do. párrafo], en agravio de Alfredo LUQUE CONDORI, a UN
AÑO DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD CONDICIONAL sujet o a las
siguientes reglas de c onduc ta: a) No variar de domic ilio ni ausentarse
de la c apit al, sin previa aut orizac ión del Juzgado, b) No frec uent ar
lugares de dudosa reput ac ión, ni ingerir bebidas alc ohólic as en
exc eso, c ) Conc urrir c ada fin de mes al loc al del Juzgado a firmar el
c uaderno de c ont rol y dar c uent a de sus ac t ividades, bajo
aperc ibimiento de revoc ársele la c ondic ionalidad de la pena; FIJA:
EN UN AÑO DE PLAZO DE SUSPENSION DE LA PENA, la que empezará
a regir c onsentida y/ o ejec utoriada que sea la presente sentenc ia;
FIJA la suma de OCHO MIL NUEVOS SOLES por c onc ept o de
reparac ión c ivil que deberá pagar el sent enc iado a favor del
agraviado; DECLARARON PRESCRITA la ac c ión penal seguida contra
Ga b riel PACHAS VICENTE en la inst ruc c ión p or Fa lt a s Cont ra la
Persona, en agravio de Luis Alberto LUQUE CONDORI, arc hivándose
definitivamente; MANDO que consentida y/ o ejecutoriada que sea la
present e sent enc ia, se remit a los t est imoni os de condena al Registro
Cent ral de Condenas para su insc ripc ión en el primer ext remo y se
anule los antec edentes en el segundo extremo; dése lec tura en ac to
públic o y t ómese razón donde c orresponda. -” (Sentenc ia del 09 de
agosto de 1996. Rec aída en la c a usa signada c on el No. 399-95 del
Primer Juzgado Penal de Lima).

RESOLUCION JUDICIAL No. 5
“ VISTOS: Interviniendo c omo Voc al Ponente.....oído el informe oral a
que c ont rae la c onst anc ia de Relat oría; de c onformidad c on lo
op ina d o p or la Señorit a Fisc a l Superior, y CONSIDERANDO: que en
aut os se enc uent ra plenament e ac redit ado que exist e relac ión de
causalidad entre la acción negligente del procesado Gabriel Pachas
Vic ent e, al manejar el vehíc ulo de plac a de rodaje FO-
c uarent inueve veint iséis, a una veloc idad excesiva y no permitida y el
result ado lesionant e que le oc asionó al adolesc ent e agraviado
Alfredo Luque Condori la amputac ión traumátic a terc io proximal, del
fémur izquierdo, dejándole una inc apac idad permanent e c on
limit a c ión p a ra la d ia mb ula c ión y b ipedestación, conforme fluye del
c ertific ado médic o legal número c uarenta veintisiete-HCL; y estando
a que c onforme determina el artíc ulo novetitrés del Código Penal, la
reparac ión c ivil debe ser ac orde a los daños y perjuic ios c ausados a
la víc t ima , por est os fundament os, CONFIRMARON: la sentenc ia
apelada de fojas c iento veintiséis, su fec ha nueve de agosto de mil
novec ientos noventiséis, que falla c ondenando a GABRIEL PACHAS
VICENTE, por delit o c ont ra la vida, el c uerpo y la salud - Lesiones
Culposas graves, en agravio de Alfredo Luque Condori, a un año de
pena privativa de libertad, c uya ejec uc ión se suspende por un año
de pena, fija en oc ho mil nuevos soles el monto de la reparac ión c ivil,
c on lo demás que c ont iene, Not ific ándose y los devolvieron. -”
451
(Resolución del 28 de febrero de 1997 de la Segunda Sala Penal de la
Cort e Superior de Just ic ia de Lima, c orrespondient e a la sent enc ia
del 09 de agosto de 1996, rec aída en la c ausa signada c on el No.
399-95, del Primer Juzgado Penal).


a. Lo c omún en estas resoluc iones es que todas emiten fallo
c ondenatorio por delitos sujetos a una penalidad c onjunta
304
,
que involuc ra pena privativa de libertad c on pena de multa. Sin
embargo, el operador jurisdic c ional en las c uatro primeras
sentenc ias deja de lado la aplic ac ión de la sanc ión pec uniaria.
Situac ión semejante a la desc rita se aprec ia en las siguientes
ac usac iones esc ritas del representante del Ministerio Públic o:
ACUSACIÓN FISCAL No. 1
“ c on las fac ult ad es c onferid as por el art íc ulo 92º inc iso 4t o. d el
Dec reto Leg islativo No. 052 Ley Orgánic a del Ministerio Públic o, y de
c onformidad c on los art íc ulos 12º, 23º, 29º, 45º, 46º, 92º y 93º del
Cód igo Sust ant ivo; el Fisc al Superior que susc ribe Formula
ACUSACION SUSTANCIAL c ontra FLAVIO MIGUEL ANGELES PORTILLA,
por deli to Contra la Fe Públic a - FALSIFICACION DE DOCUMENTOS- en
agravio del Est ado, solic it ando se le imponga DOS AÑOS DE PENA
PRIVATIVA DE LA LIBERTAD y se le fije por c onc epto de REPARACION
CIVIL la suma de DOSCIENTOS NUEVOS SOLES (S/ .200.00) que
abonará en forma solidaria en favor del agraviado y el Est ado” .
(Dic tamen del 13 de setiembre de 1995 de la Cuarta Fisc alía Superior
en lo Penal, c orrespondient e a la sent enc ia del 12 de noviembre,
rec aída en la c ausa signada c on el No. 396-95 de la Cuart a Sala
Penal de la Corte Superior de Lima).

ACUSACIÓN FISCAL No. 2


304
Aprec iamos est e suc eso en las sent enc ias c ondenat orias por los delit os de
lesiones leves (Art . 122º), lesiones c ulposas graves (Art . 124º, 2do párrafo),
rec eptac ión (Art. 194º), defraudac iones (Art. 197º), public ac ión ilegal de obra
ajena (Art . 216º), modific ac ión, reproducción, distribución o difusión indebidas de
obra, ejecución artística o afines (Art. 217º), usurpación de marca registrada (Art.
225º), c irc ulac ión de moneda falsific ada (Art . 254º), t ráfic o ilíc it o de drogas
at enuad o (Art .298º), vent a d e animales alimentados con deshechos tóxicos (Art.
293º), y falsedad doc ument al (Art 427º).
452
“ Por t ant o est ando a las c onsiderac iones expuest as, est e Minist erio
de c onformidad c on el art íc ulo 4 del Dec ret o Legislat ivo 052 y al
amparo de lo dispuesto en los artíc ulos 11, 12, 29, 92, 93, 186 y 194 del
Cód igo Pena l vigent e FORMULA ACUSACION FISCAL c ont ra
TEODORO ROMERO MORALES por delito c ontra el Patrimonio - Hurto
Agravado y c ontra JOSE GUTIERREZ HOYOS y JHONY LOPEZ
ALBINAGORTA por delito c ontra el Patrimonio-Receptación, y solicita
p a ra el p rimero de los nombrados DOS AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE
LIBERTAD y a los otros enc ausados se les imponga UN AÑO DE PENA
PRIVATIVA DE LIBERTAD así c omo el pago solidario de la suma de TRES
MIL NUEVOS SOLES por c onc epto de reparac ión c ivil sin perjuic io de
las espec ies ilíc it a ment e p rohib id a s” (Dic tamen del 21 de junio de
1995 de la Primera Fisc alía Provinc ial Penal de Lima, c orrespondiente
a la sentenc ia del 24 de junio de 1996, rec aída en la c ausa signada
c on el No. 303-92, del Primer Juzgado Penal de Lima).

Est a praxis, c omo han advertido otros autores nac ionales
305
,
parec e responder, en princ ipio, al hec ho que nuestros
Juzgadores han internalizado una perc epc ión que rec onoc e
esc aso efec to represivo a las penas no privativas de libertad. No
obstante ello, a nuestra entender esta ac titud omisiva deja
entrever también otro fac tor ideológic o y que se proyec ta c omo
un alarmante desc onoc imiento o uso negligente por parte del
órgano judic ial, de las func iones punitivas y reglas sobre
aplic ac ión c onc reta de las penas, que contempla el Código
Penal. Sólo así podría entenderse que pese a la c onminac ión
expresa de la multa, y a lo establec ido por el princ ipio de
legalidad penal y proc esal, los Juec es dec idan no imponer una
pena pec uniaria. Situac ión, esta última, que trae efec tos


305
Cfr. José Hurt ado Pozo. La Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 152. Víc t or Robert o
Prado Saldarriaga. Problemas y Desarrollos Jurisprudenc iales en la Aplic ac ión de
la Pena de Mult a. Ob. Cit ., p. 342.
453
negativos para la legitimidad de la sentenc ia emitida y para los
objetivos de prevenc ión general que postula el legislador. Lo
c ual se agrava c uando los órganos de revisión, de conformidad
c on lo opinado por el Ministerio Públic o, no enmiendan el
defec to aludido, tal c omo se aprec ia en la resoluc ión judic ial
número 5 que c onfirma una sentenc ia que omitió la imposic ión
c onjunta de una multa.

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 6
“ FALLA: CONDENANDO a JUVENAL PADILLA LUNGAS c omo autor del
delito c ontra la Fe Públic a - adulteración de documentos [Art. 427º]-
en agravio del Banc o de Crédit o del Perú y c ontra el Patrimonio –
Estafa [Art. 196º] - en agravio de Wilmer Hurtado Ruiz y c omo tal se le
impone TRES AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD c uya ejec uc ión
se suspende en ap lic a c ión d e los a rt íc ulos c inc uent isiet e y
c inc uentioc ho del Código Penal, por igual período de prueba, sujeto
a las siguientes reglas de c onduc ta: a) no ausentarse del lugar de su
residenc ia sin aviso del señor Juez de la c ausa, b) c onc urrir c ada
t re int a días a la sede del Juzgado, dando c uenta de las ac tividades
que realiza firmando el libro de asist enc ias, c ) no c omet er nuevo
delit o doloso; FIJARON: en la suma de CUATROCIENTOS NUEVOS
SOLES la reparac ión c ivil que deberá abonar el c ondenado en favor
d e los agraviados; MANDARON: Que c onsent ida y/ o ejec ut oriada
que sea la present e sent enc ia se insc riba en el Regist ro Judic ial, se
c ursen los testimonios y boletines de c ondena y en su oportunidad se
arc hive lo ac t uado c on aviso al Juzgado de origen.-” (Sentencia del
21 de noviembre de 1996. Rec aída en la c ausa signada c on el No.
774-96 de la Primera Sala Penal de la Cort e Superior de Just ic ia de
Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 7
“ FALLA: CONDENANDO a JAVIER ORLANDO ROMAN QUISPE c omo
autor de los delitos c ontra l a Vida, el Cuerpo y la salud - Homicidio
Culposo [Art. 111º, 1er. párrafo] en agravio de Lluetys Lluetys Naccha
Urbano, por delito de Lesiones Culposas [Art. 124º, 2do. párrafo] en
agravio de Fernando Rosales Nac c ha y por delito c ontra la
Administrac ión de Justic ia - Función Jurisdiccional [Arts. 408º y 426º]-
en agravio del Est ado, y c omo t al se le impone TRES AÑOS DE PENA
PRIVATIVA DE LIBERTAD cuya ejecución se suspende por el período de
prueba que se fija en dos años, c onforme a lo previsto en los artíc ulos
c inc uent isiet e y c inc uent ioc ho d el Cód igo Pena l, sujet o a la s
siguient es reglas de c onduc t a: a) c onc urrir c ada t reint a días a la
sede del Juzgado dando c uent a de las ac t ividades que realiza y
454
firma nd o el lib ro d e a sist enc ia s, b ) no a usent a rse d el luga r de su
residenc ia sin aviso del señor Juez de la c ausa, c ) no c ometer nuevo
delito doloso, y en aplic ac ión del artíc ulo c uarenta del Código Penal
lo INHABILITARON por el período de un año, quedando suspendida su
lic enc ia de c onduc ir, por dic ho período, c omunic á nd ose t a l
suspensión a las autoridades c orrespondientes; FIJARON: en la suma
de t res mil nuevos soles la reparac ión c ivil que deberá abonar en
favor de los agraviados; MANDARON: Que consentida o ejecutoriada
que sea la present e sent enc ia se insc riba en el Registro Judic ial, se
c ursen los testimonios y boletines de c ondena y en su oportunidad se
arc hive lo ac t uado c on aviso al Juzgado de origen.-” (Sentencia del
10 de oc tubre de 1996. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 1558-
96 de la Primera Sala Penal de la Corte Superior de Justicia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 8
“ FALLA: CONDENANDO a PERCY HERALDO PULIDO CORTEZ y NANCY
OCHANTE GOMEZ c omo autores de delitos c ontra la Propiedad
Industrial - Violac ión de Patente [Art. 222º]- , el Orden Ec onómic o -
Aprovec hamiento Indebido de Reputac ión Industrial [Art. 240º, Inc .
1)]- y el Fisc o - Elaborac ión Clandestina de Produc tos [Art. 271º]- , en
agravio de la empresa LAVE SOCIEDAD COMERCIAL DE
RESPONSABILIDAD LIMITADA, LIGURIA SOCIEDAD ANONIMA, OSCAR
PEREZ SALAS y SUPER BLANCA SOCIEDAD ANONIMA, a DOS AÑOS DE
PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD, la misma que se suspende
c ond ic ionalment e, qued and o sujet a a las siguient es reglas d e
c onduc ta: a) No c onsumir bebidas alc ohólic as ni sustanc ias tóxic as
ilega les; b) No va ria r d e d omic ilio sin previo a viso a l Juzga d o
pertinente; c ) Conc urrir c ada treinta días al loc al del Juzgado a firmar
el libro c orrespondiente y a justific ar sus ac tividades; d) Respetar las
normas c omerc iales; En c aso de inc umplimient o de las reglas
impuest as se l e revoc ará el benefic io c onc edido de ac uerdo a ley,
señalándose c omo plazo de prueba un año, a part ir de que la
presente sentencia quede consentida o ejecutoriada; FIJARON: en la
suma de DOSCIENTOS CINCUENTA NUEVOS SOLES el mont o que
c omo c onc ept o de reparac ión c ivil que deberán abonar los
sent enc iados solidariament e dent ro del t érmino de ley a c ada uno
de los agraviados; RESERVARON: el proc eso c ont ra TEODOCIO
HINOSTROZA OCHANTE y FELIPA ARANDA VILLANUEVA, por delit os
c ont ra La Prop ied a d Ind ust ria l -Violac ión d e Pa t ent e-, El Ord en
Ec onómic o -Aprovec hamiento Indebido de Reputac ión Industrial - y
el Fisc o -Elaborac ión Cland est ina d e Prod uc t os-, en agravio de la
empresa LAVE SOCIEDAD COMERCIAL DE RESPONSABILIDAD
LIMITADA, LIGURIA SOCIEDAD ANONIMA, OSCAR PEREZ SALASy SUPER
BLANCA SOCIEDAD ANONIMA, ofic iándose a la polic ía judic ial a fin
que proc eda a su inmediata ubic ac ión y c aptura; MANDARON: Que
c onsentida o ejec utoriada que sea la presente, se tome razón donde
c orrespond a, se expid a el bolet ín y t est imonio d e c ondena que
c orresponda, que se insc riba en el regist ro respec t ivo y se arc hive
definitivamente lo ac tuado, remitiéndose en su oportunidad los autos
al Juzgado de origen. -” (Sentenc ia del 11 de dic iembre de 1996.
Rec aída en la c ausa signada c on el No. 46-96 de la Terc era Sala
Penal de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 9
455
“ VISTOS; de c onformidad en part e c on lo dic t aminado por el señor
Fisc a l; p or sus f und a ment os p ert inent es;.....dec lararon NO HABER
NULIDAD en la sentenc ia rec urrida de fojas quinientos setentitrés, su
fec ha veintic uatro de j ulio de mil novec ientos noventiséis, que
c ondena a Belermina Aliaga Sánc hez, por los delitos c ontra la fe
públic a - falsific ac ión de doc umentos en general-, en agravio d el
Est a d o; y c ontra el patrimonio - defraudac ión- , en a gra vio d e la
Suc esión Hildebrando Aliaga Zavalet a, a CUATRO AÑOS de pena
privativa de la libertad suspendida en su ejec uc ión por el período de
prueba de t res años; fija en mil quinient os nuevos soles la suma que
por c onc ept o de reparac ión c ivil deberá abonar el sentenc iado a
favor del agraviado; y reserva el juzgamient o c ont ra José Mont es
Guin hasta que sea habido; MANDARON que la Sala Penal Superior
reit ere la s órd enes d e c a p t ura c ont ra ést e; d ec la ra ron HABER
NULIDAD en la propia sentenc ia en c uanto c ondena a Talio Nelson
Roja s Ha ro, p or los d elit os c ont ra la fe p úb lic a -f a lsif ic a c ión d e
doc ument os en general, en agravio de la Suc esión Hildebrando
Aliaga Zavalet a, a CUATRO AÑOS de pena privat iva de la libert ad
suspendida en su ejec uc ión por el período de prueba de tres años;
c on lo demás que al respec t o c ont iene; reformándola en est os
ext remos: ABSOLVIERON a Talio Nelson Rojas Haro de la ac usac ión
fisc al, por los delitos c ontra la fe públic a -falsificación de documentos
en general -, en a gra vio d el Est a d o; y c ont ra el p a t rimonio -
defraudac ión-, en agravio de la Suc esión Hildebrando Aliaga
Zavaleta; DISPUSIERON el arc hivo definitivo del proc eso en c uanto a
estos extremos se refiere; asimismo ORDENARON la anulac ión de sus
ant ec edent es polic iales y judic iales generados por dic hos ilíc it os;
dec lararon NO HABER NULIDAD en lo demás que dic ha sentenc ia
c ontiene; y los devolvieron.-” (Resolución del 03 de mayo de 1997 de
la Sala Penal Permanent e de la Cort e Suprema de Just ic ia de la
Repúblic a, c orrespondiente a la sentenc ia del 09 de agosto de 1996,
rec aída en la c ausa signada c on el No. 244-95, de la Oc t ava Sala
Penal de la Corte Superior de Lima).

b. Las sentenc ias signadas c on los números 6, 7 y 8 aluden,
también, a c ondenas donde se deja de aplic ar una pena de
multa c onjunta. No obstante, en esta oc asión la omisión de la
sanc ión pec uniaria tiene lugar en un c ontexto diferente, pues se
trata de resoluc iones punitivas que rec aen sobre supuestos de
c onc urso real de delitos
306
. En c onsec uenc ia, las defic ienc ias se


306
Este proc eder lo detec tamos en el juzgamiento de los c onc ursos que se dan
entre delitos de falsedad doc umental (Art. 427º) c on estafa (Art. 196º), falsedad
456
deben a que la instanc ia judic ial no aplic ó debidamente las
reglas que el Código Penal regula para la soluc ión de tales
suc esos c onc ursales. Defec to que se reproduc e, también, en el
proc eder de las instanc ias de revisión que no aluden d e modo
expreso o implíc ito a una situac ión de c onc urso y a sus
c onsec uenc ias punitivas. Este es el c aso de la resoluc ión judic ial
número 9.

En torno a todo ello, c abe rec ordar que el artíc ulo 50º del
Código Penal, al adoptar una mixtura de los Princ ipios de
Absorc ión y Exasperac ión, c omo c riterios rec tores para la
aplic ac ión de la pena en el c onc urso real, demandan que
como pena básic a aparezc a la que c orresponde al delito más
grave; y pese a que en las sentenc ias que estamos analizando el
delit o más grave se hallaba reprimido c on penas c onjuntas,
Jueces y Fiscales ignoraron la aplicación de la multa, realizando,

doc ument al (Art . 427º) c on defraudac iones (Art . 197º), ent re falsific ación de
sellos y t imbres ofic iales (Art . 434º) c on apropiac ión ilíc it a (Art . 190º), ent re
falsedad doc ument al (Art . 427º) c on usurpac iones de func iones o de mando
milit ar (Art . 361º), ent re falsedad doc ument al (Art . 427º) c on alt erac ión o
sup resión d el est ado c ivil de un menor (Art .145º), ent re falsedad doc ument al
(Art . 427º) c on ejerc ic io ilegal de una profesión (Art . 363º) y la susc ripc ión
indebida otorgada por profesional (Art. 364º), entre falsedad doc umental (Art.
427º) c on hurt o simple (Art . 185º, según el texto original del Código Penal), entre
ac tos de evasión de responsabilidades por ac c idente automovilístic o (Art. 408º)
c on lesiones c ulposas (Art . 124º, 2do. párrafo), ent re ac t os de evasión de
responsabilidades por ac c ident e aut omovilíst ic o (Art . 408º) c on homic idio
c ulposo (Art. 111º, 1er. párrafo), entre homic idio c ulposo (Art. 111º, 1er. párrafo)
c on lesiones c ulposas (Art. 124º, 2do. párrafo), entre lesiones c ulposas (Art. 124º,
2do. párrafo) c on c onduc c ión de vehíc ulos en estado de ebriedad o bajo
efec t o de drogas (Art . 274º); y ent re injuria (Art . 130º) y difamac ión (Art . 132º).
457
así, una determinac ión imperfec ta de la pena c onc reta ,
afec tando gravemente la legalidad de la resoluc ión.
RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 10
“ VISTOS: I nt erviniendo c omo Voc al Ponent e...De c onformidad en
parte c on lo opinado por el señor Fisc al Superior, teniendo en c uenta
la forma y c irc unst anc ias en que oc urrieron los hec hos, los que se
enc uent ran debidament e demost rados c on el c roquis obrant e a
f oja s siet e, del que se c olige que el sent enc iado c on su vehíc ulo
embist ió violent a ment e a l que c ond uc ía los a gra via d os,
oc asionándose la volc adura del aut omóvil, c argos que han sido
ac eptados por éste; que de los c ertific ados médic os legales de fojas
c inc uent inueve, sesent a y sesent iuno, se aprec ia que las lesiones
c ausadas a los agraviados revist en c iert a gravedad, por lo que la
reparac ión c ivil debe fijarse en at enc ión a ellas guardando una
est rec ha proporc ión, t a nt o má s si c omo se a d viert e d e la póliza
c orrien t e en foja s veint ic inc o y veint iséis el c it a d o vehíc ulo se
enc uentra asegurado; Que, de otro lado en la sentenc ia venida en
g ra d o el A-quo ha omit ido c onsignar el t érmino por el c ual se
inha b ilit a a l sent enc ia d o p a ra c ond uc ir vehíc ulos mot oriza d os,
c onforme lo dispone el artíc ulo treintinueve y c uarenta del Código
Pena l; q ue, p or últ imo, tampoco se ha fijado la multa que establece
el segundo apartado del artíc ulo c iento veintic uatro del mismo
cuerpo de ley; omisiones procesales que pueden ser subsanadas por
el Colegiado en aras de una pronta Administrac ión de Justic ia, por
tales c onsiderac iones CONFIRMARON: la Sentencia apelada, de fojas
c iento c uatro al c iento seis vuelta, su fec ha dos de Mayo de mil
novec ientos noventiséis, que c ondena a ALEJANDRO LEONARDO
GABRIEL VILCAHUAMAN c omo autor del delito de Lesiones Culposas,
en a gra vio d e Ma rio Silverio Vid a l Pérez, Gia nina Vic t oria
Est remadoyro, Julissa Angela Salinas Est remadoyro y Alejandra
Conet t a Sa lina s, a d os a ños d e p ena p riva t iva d e la lib ert a d ,
suspendi da por igual plazo, bajo el c umplimient o de las reglas de
c onduc ta, E INHABILITACION para c onduc ir vehíc ulos motorizados;
REVOCARON: En el ext remo que se fija en doc e mil nuevos soles el
monto de la reparac ión c ivil reformándole en este extremo; FIJARON:
En la suma de SEIS MIL NUEVOS SOLES el monto que deberá abonar el
sentenc iado en favor de c ada uno de los agraviados solidariamente
c on el t erc ero c ivilment e responsable; INTEGRARON la misma ,
ent endiéndose que la inhabilit ac ión para c onduc ir vehíc ulos
mot or izados es por el t érmino de SEIS MESES; Asimismo, Condenaron
al c itado Alej andro Leonardo Gabriel Vilc ahuamán al pago de la
multa de SESENTA DIAS de su renta, a razón de tres nuevos soles por
día, que deberá abonar el sentenc iado a favor del Estado;
Conf irmaron en lo demás que c ont iene, y los devolvieron.
NOTIFICANDOSE.-” (Resolución del 21 de abril de 1997 de la Segunda
Sala Penal de la Corte Superior de Justic ia de Lima, c orrespondiente
a la sentenc ia del 02 de mayo de 1996, rec aída en la c ausa signada
con el No. 238-95 del Vigésimo Cuarto Juzgado Penal).
458

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 11
“ VISTOS; c on lo expuest o por el señor Fisc al; por sus fundament os; y
CONSIDERANDO: que, el artículo cuatrocientos veintisiete del Código
Penal, también impone al sentenc iado l a pena accesoria de multa:
que en tal razón es del c aso integrar este extremo en aplic ac ión del
penúltimo parágrafo del artíc ulo dosc ientos noventioc ho del Código
de Proc edimientos Penales, modific ado por el Dec ret o Legislat ivo
número c ient o veint iséis: dec lararon NO HABER NULIDAD en la
sentenc ia rec urrida de fojas c iento c uarentiuno, su fec ha veintioc ho
de mayo de mil novec ientos noventiséis, que absuelve a Miguel
Angel Bayet o Jesús de la ac usac ión fisc al por el delit o c ont ra el
p a t rimonio-est a f a - en agravio de Zózimo Ccarhuas Ancas; condena
a Miguel Angel Bayet o Jesús por el d elit o c ont ra la fe públic a -
falsific ac ión de doc ument os en general - en agravio de la
Munic ipalid ad d e San Borja, a d os años d e pena privat iva,
suspendida en su ejec uc ión por el mismo período de prueba; y fija en
mil nuevos soles el mont o que por c onc ept o de reparac ión c ivil
deberá abonar el c it ado sent enc iado a favor de la ent idad
agraviada; c on lo demás que c ont iene; e INTEGRANDO la propia
sentenc ia: IMPUSIERON a Miguel Angel Bayeto Jesús, treinta días
multa en un porcentaje del veinticinco por ciento de su ingreso diario
a favor del Tesoro Públic o, debiendo el Juez hac er uso del
aperc ibimiento de c onversión ; y los devolvieron.” (Resolución del 17
de junio de 1997 de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema
de la Repúblic a, c orrespondiente a la sentenc ia del 28 de mayo de
1996, rec aída en la c ausa signada c on el No. 20-95, de la Déc imo
Primera Sala Penal de la Cort e Superior de Lima).

Ahora bien, la omisión de la pena pec uniaria susc ita un
problema de nulidad en el fallo. Sin embargo, este hec ho ha
merec ido un tratamiento proc esal heterogéneo al ser advertido
por las instanc ias judic iales de revisión. Es así que de modo
predominante la jurisprudenc ia nac ional ha optado por c alific ar
la omisión de la pena pec uniaria c omo un defec to inc idental,
susc eptible de ser superado mediante la integrac ión de la
sentenc ia. Así se advierte, por ejemplo, en las resoluc iones
judic iales números 10 y 11.

459

7.2. IMPOSICIÓN DE PENAS DE MULTA EN CASOS NO AUTORIZADOS
POR LA LEY

Este defec to se advierte en las sentenc ias siguientes:
RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 12
“ FALLA: CONDENANDO A JUAN ANDERSON CHAPARRO IBARGUEN ó
JUAN ANDERSON CHAPARRO YBARGUEN, por delito c ontra el
Patrimonio – Robo Agravado, en agravio de Julio César De la Cruz y
delito c ontra la Func ión Jurisdic c ional – Denuncia Falsa, en agravio
del Est ado; en c onsec uenc ia se le impone CUATRO AÑOS DE PENA
PRIVATIVA DE LIBERTAD, suspendida c ondic ionalment e por el plazo
de TRES AÑOS, quedando sujeto a las siguientes reglas de c onduc ta:
a) No ausentarse del lugar de su residenc ia sin autorizac ión del juez
de la c ausa, b) No variar de domic ilio sin previo aviso del juez de la
c ausa, c ) No c ometer otro hec ho delic tuoso, d) Conc urrir al loc a l del
juzgado a fin de just ific ar e informar sus ac t ividades y firmar el libro
respec tivo, bajo aperc ibimiento de revoc arse la c ondic ionalidd de la
pena de c onformidad a lo dispuest o en el art íc ulo c inc uent inueve
del Código Penal y a la pena de NOVENTA DIAS MULTA a razón de
dos nuevos soles diarios de su renta, la misma que deberá abonar a
favor del Tesoro Públic o; FIJARON; en QUINIENTOS NUEVOS SOLES, el
mont o que por c onc ept o de Reparac ión Civil deberá pagar el
sent enc iado a favor de la agraviada; MANDA: Que, consentida y/ o
ejec ut oriada que sea la present e sent enc ia, se expidan los
testimonios y boletines de c ondena y se insc riba donde c orresponde;
y remit iéndose los aut os al juzgado de origen. -” (Sentencia del 04 de
junio de 2004. Rec aída en la c ausa signa da c on el No. 698-00 de la
Terc era Sala Penal para Proc esos c on Reos Libres de la Corte Superior
de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 13
“ CONSIDERANDO: que se imputa a la ac usada haber partic ipado en
el juic io d e d ivisión y pa rt ic ión e ind emniza c ión seguido contra ella
por el agraviado Luis Nelson Mart ínez Solís el c ont rat o de
c ompravent a c orrient e en fot oc opia aut ent ic ad a a fojas d oc e y
trec e, c uya supuesta legalizac ión de firma por el Notario Antonio del
Pozo Valdéz que aparec e al reverso del segundo folio es falsa; que
c on relac ión a dic ha falsific ac ión y su c onsiguiente delito c ontra la fe
públic a ha desaparec ido la materia justic iable desde que teniendo
dic ha supuest a legalizac ión fec ha del t res de mayo de mil
novec ient os oc hent inueve y habién dose puest o la misma en un
doc ument o privado la ac c ión penal c on relac ión a su delit o ha
presc rito de c onformidad c on los artíc ulos c uatroc ientos veintisiete,
oc hent a y oc hent it rés d el Cód igo Pena l; q ue en c ua nt o a l d elit o
c ont ra la func ión jurisdic c ional, cuya acción penal continúa vigente,
la responsabilidad de la proc esada aparec e est ablec ida c on el
460
hec ho de haber present ado al juic io el referido c ont rat o c on el
propósit o de haber induc ido al juez, no obst ant e saber que se
t rat aba de un doc ument o fraudul ento por cuanto la legalización de
firmas que allí aparec ía no se había realizado, hec ho que la
enc ausada no podía ignorar pues ella era uno de los firmant es del
c itado c ontrato; que por tales c onsiderac iones, la Quinta Sala Penal
de la Cort e Superior de Lima, aprec iando los hec hos y las pruebas
c on el c rit erio d e c onc ienc ia que la ley aut oriza; est and o a los
prec eptos legales antes c itados y a lo dispuesto en los artíc ulos seis,
onc e, d oc e, veint it rés, veint ioc ho, c ua rent ic inc o, c ua rent iséis,
c inc uent isiet e, noventidós, noventitrés y c uatroc ientos diec iséis del
Código Penal; y administrando justic ia a nombre de la Nac ión FALLA:
DECLARANDO PRESCRITA LA ACCION PENAL seguida c ontra: ESTELA
MONTOYA ROJAS Viuda de MARTINEZ por delito c ontra la fe públic a
en a gravio de Julio Antonio del Pozo Valdez y de Luis Nelson Martínez
Solis, en c uyo ext remo se ma nd a a rc hiva r d efinit iva ment e lo
ac tuado; y CONDENANDO a la misma ESTELA MONTOYA ROJAS
Viuda de MARTINEZ c omo autora del delito c ontra la func ión
j urisdic c ional [Art. 416º] en agravio del Est ado y c omo t al se le
impone DOS AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD, c uya
ejec uc ión se suspende por el plazo de UN AÑO, bajo las siguient es
reglas de c onduc t a: A) No c omet er nuevo delit o doloso; B) No
c a mb ia r d e d omic ilio sin a vi so al Juez de la c ausa; C) Conc urrir al
juzgado el último día hábil da c ada mes a firmar el libro respec tivo y
dar c uent a de sus ac t ividades; IMPUSIERON: igualmente al pago de
Sesenta días multa, que a razón de cinco nuevos soles diarios hacen
un t ot a l d e t resc ient os nuevos soles; FIJARON: en Trescientos nuevos
soles la reparac ión c ivil que deberán pagar la c ondenada a favor
del Estado; MANDARON: Que, c onsentida y/ o ejec utoriada que sea
la p resent e Sent enc ia , se insc rib a en el regist ro resp ec t ivo,
t omándose aviso donde corresponda, expidiéndose los testimonios y
boletines de c ondena, c on aviso al juez de la c ausa.-” (Sentencia del
31 de oc tubre de 1996. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 1005-
96 de la Quint a Sala Penal de la Cort e Superior de Just ic ia d e Lima).

a. Se puede aprec iar en las resoluc iones 12 y 13 que las c ondenas
rec aen sobre el autor de un delito no sanc ionado c on pena de
multa. Sin embargo, dada las c arac terístic as y el modus
operandi de los hec hos justic iables se puede inferir que tales
delitos fueron ejec utados bajo la influenc ia de un móvil de lucro
o c odic ia. Este fac tor subjetivo pudo haber influenc iado de
modo espec ífic o en el Juzgador, al extremo de determinarlo a
imponer indebidamente a los c ondenados una sanc ión
461
pec uniaria que reprimiera dic ha motivac ión ec onómic a. Ahora
bien, sea c ual fuere el objetivo preventivo general o espec ial
que orientó al operador jurisdic c ional, queda c laro que su
proc eder fue absolutamente ilegal, ya que el Código Penal
vigente no autoriza a aplic ar pen as de multa basadas en el
móvil luc rativo del autor, lo c ual si era permitido por el artíc ulo
25º del Código Penal derogado de 1924. En consecuencia, pues,
esta sentenc ia no sólo adolec ía de nulidad, sino que también
podría haber sustentado una ac c ión pena l por delito de
prevaric ato judic ial. Pese a ello, tan grave situac ión no fue
advertida o denunc iada ni por los c ondenados ni por el
Ministerio Públic o, quienes al no impugnar tal resoluc ión
permitieron que adquiriera firmeza y que el Estado,
event ualment e, pueda exigir el c umplimiento del pago de una
multa ilegal.

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 14
“ FALLA: CONDENANDO A FARAH EDUARDO SALEM CHAER como autor
del delito c ontra el Patrimonio (Estafa [Art. 196º]) y por delito c ontra
los Derec hos Intelec tuales [Art. 225º], en agravio de La Sociedad y de
la Empresa Marc a NBA PROPERTIES INC. a la pena de UN AÑO DE
PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD, la misma que se suspende bajo el
mismo t iempo y ba jo la s observa nc ia s d e la s siguient es regla s d e
c ond uc t a: A)No variar d e d omic ilio sin dar previo aviso al juzgado,
b)No frec uent ar lugares de dudosa reput ac ión, c )Reparar el daño
oc asionado, d)Firmar c ada treinta días el libro de c ontrol respec tivo
en el loc al del juzgado bajo aperc ibimient o de revoc arse la
c ondic ionalidad; FIJO: EN DOSCIENTOSNUEVOSSOLES, el monto que
por c onc epto de Reparac ión Civil deberá abonar el sentenc iado a
favor de los agraviados y TREINTA DIAS MULTA e INHABILITACION;
MANDO: Que, c onsent ida y/ o ejec ut oriada que sea la present e
resoluc ión se a rc hive d efinit iva ment e y se insc riba donde
462
c orresponda.-” (Sent enc ia del 21 de junio de 1996. Rec aída en la
c ausa signada c on el No. 151-95 del Cuadragésimo Primero Juzgado
Penal de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 15
“ FALLA: CONDENANDO a ANGEL REINALDO DE LA CRUZ LOZANO
como autor de los delitos CONTRA EL PATRIMONIO- HURTO Y DAÑOS
[Arts. 185º y 205º] en agravio de SANTOS DAVID CANO SANTANA A UN
AÑO DE PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD cuya ejecución se suspende
durante el plazo de un AÑO bajo las siguientes reglas de c onduc ta:
a) No variar de domic ilio sin previo aviso al Juez. b) Present arse al
Juzgado las vec es que sea requerido para dar c uent a de sus
ac t ividades. c ) Respet ar el pat rimonio ajeno. d) Reparar los daños
oc asionados; t odo ello bajo aperc ibimient o de revoc ársele la
condicionalidad de la pena, y FIJO: en TRESCIENTOS NUEVOS SOLES el
mont o de la reparac ión c ivil que el sent enc iado deberá abonar a
favor del agraviado y al pago de TREINTA DIAS MULTA a favor del
ESTADO; y MANDO: Que c onsent ida y ejec ut oriada que sea la
presente sentenc ia se insc riba en el Registro Judic ial c orrespondiente
y en su op ort unid a d se a rc hive d efinit iva ment e lo a c t ua d o.
NOTIFICANDOSE. TOMANDOSE RAZON. -” (Sentencia del 28 de febrero
de 1996. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 185-93 del
Vigésimo Cuart o Juzgado Penal de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 16
“ FALLA: CONDENANDO: a JOSE LUIS VILLAR BARJA ó LUIS ALBERTO
VILLAR BARJA ó LUIS ANTONIO VILLAR BARJA por los delitos c ontra el
Patrimonio - robo agravado [Art. 189º] en agravio de Solano Carmelo
León Deza y c ontra la Fé Públic a - Falsificación de Documentos [Art.
427º] en agravio del Est ado a SEIS AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LA
LIBERTAD, la misma que c on el desc uento de la c arc elería que viene
sufriendo desde el doc e de Abril de mil novec ient os novent iséis,
fec ha en que fue puest o a disposic ión de la Sala para su
Juzgamient o venc erá el onc e de Abril del año dos mil dos, lo
c ondenaron asimismo a NOVENTA DIAS MULTA; FIJARON: en la suma
de mil nuevos soles que por c onc ept o de Reparac ión Civil deberá
abona r el sentenc iado a favor de León Deza y la suma de Quinientos
nuevos soles a favor del Estado; RESERVARON: el proc eso c ontra los
ac usados: LUIS ANTONIO RICSE VILLAR Y WILLIAM GASTON RICSE
VILLAR, hasta que sean habidos y puestos a disposic ión de esta Sala
Penal para su Juzgamient o de ac uerdo a Ley, MANDARON: Que,
c onsent ida y/ o ejec ut oriada que sea la present e sent enc ia se
remitan los testimonios de c ondena c orrespondientes y se arc hiven
los autos en forma definitiva en lo que a este extremo se refiere, c on
aviso al Juez de la c ausa. -” (Sentenc ia del 10 de mayo de 1996.
Rec aída en la c ausa signada c on el No. 247-95 de la Primera Sala
Penal de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 17
“ FALLA: CONDENANDO a JHON ALFREDO DAVIS BENAVIDEScomo
autor del delito Contra el Patrimonio - Usurpación y Daños [Art. 202º y
205º], en agravio de Marc os Wolfenson Ghit is, a UN AÑO DE PENA
PRIVATIVA DE LIBERTAD, la misma que se suspende condicionalmente
463
por el plazo de UN AÑO bajo las siguientes reglas de conducta: a) No
variar de domic ilio sin previo aviso del Juzgado; b) Comparec er
personal y obligatoriamente al Juzgado las vec es que sea c itado c on
el objet o de informar sobre sus ac t ividades; c ) Respet ar los bienes
muebles e inmuebles ajenos; d) Reparar los daños ocasionados; todo
ello bajo aperc ibimient o de revoc ársele la c ondic ionalidad de la
pena; así c omo el pago de TREINTA DIAS MULTA a favor del Tesoro
Públic o, y FIJO: En OCHOCIENTOS NUEVOS SOLES el Mont o de la
Reparac ión Civil que el sent enc iado deberá abonar en favor del
agraviado; MANDO: Que c onsent ida y/ o ejec ut oriada que sea la
p resent e sent enc ia , se insc rib a en el Regist ro Jud ic ia l
c orrespondiente, y en su oportunidad se arc hive definitivamente lo
ac t uado; t omándose razón. -” (Sent enc ia del 08 de abril de 1996.
Rec aída en la c ausa signada c on el No. 517-94 del Vigésimo Cuarto
Juzgado Penal de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 18
“ VISTOS: Oído en Informe Oral, interviniendo c omo Voc al Ponente...
De c onformidad c on el Dic t amen del Señor Fisc al Super ior de fojas
c uatroc ientos treintiséis y, CONSIDERANDO: Que, en materia penal la
responsabilidad penal debe probarse y la inoc enc ia presumirse; que
d el est ud io d e a ut os fluyen d iversa s inst rument a les y d iligenc ia s
ac t uadas por el A-quo que amerit an que la conducta desplegada
por el sentenc iado Jhon Alfredo Davis Benavides se enc uentre en los
t ipos penales previst os en los art íc ulos dosc ient os dos y dosc ient os
c inc o del Código Proc esal Penal; que siendo ello así la sent enc ia
apelada se enc uent ra arreglada a Ley, en c onsec uenc ia de
c onformidad c on el art íc ulo dosc ient os dos y dosc ient os c inc o del
Código Penal, POR MAYORIA CONFIRMARON: La sentencia venida en
grado obrante a foj as tresc ientos seis- tresc ientos c atorc e su fec ha
oc ho de Abril de mil novec ientos nov entic inc o que Condena a Jhon
Alfredo Davis Benavides c omo autor del delito c ontra el Patrimonio-
Usurpac ión y Daños en agravio de Marc os Wolfenson Ghitis a un año
de Pena Privativa de Libertad suspendida c ondic ionalmente y fija en
oc hoc ient os nuevos soles p or c onc epto de Reparac ión Civil a favor
del agraviado; c on lo demás que c ont iene, not ifíquese y los
devolvieron. -” (Resoluc ión del 30 de setiembre de 1996 de la Sexta
Sala Penal, c orrespondient e a la sent enc ia del 08 de abril de 1996,
rec aída en la c ausa signada c on el No. 517-94, del Vigésimo Cuarto
Juzgado Penal de Lima).

b. Las sentenc ias números 14, 15, 16, 17 y 18 se refieren a c asos de
c onc ursos de delitos en los que la c ondena aplic a una pena de
multa
307
. Cabe señalar que los artíc ulos 48º (c onc urso ideal de


307
Observamos esta tendenc ia en el tratamiento de los c onc ursos entre delitos
de robo agravado (Art . 189º) c on falsedad doc ument al (Art . 427º); ent re
apropiac ión de c audales públic os (Art . 387º) c on defraudac iones (Art . 197º);
464
delitos) y 50º (c onc urso real delitos) del Código Penal no
autorizan la aplic ac ión de penas de multa fuera de los términos
que la ley establec e para la soluc ión de los c onc ursos de delitos.
Esto es, únic amente sobre la base del princ ipio de absorc ión,
podría imponerse una pena de multa siempre y c uando ella
estuviera prevista c omo sanc ión c onminada para el delito más
grave de aquellos que se hayan en situac ión de c onc urso. El
Código vigente no c ontiene, pues, una disposic ión similar a la
que existía en el artíc ulo 109º del Código de 1924 y que permitía
c onsiderar ac umulativamente las multas que estuviesen
c onminadas para todos los delitos en c onc urso
308
.

De allí que las resoluc iones analizadas resultan ser erróneas.
Fundamentalmente, porque imponen una pena de multa que
sólo se halla prevista para el delito menos grave de los que se
hallan en c onc urso, c ontradic iendo así las reglas sobre el

entre robo agravado (Art. 189º) c on asoc iac ión para delinquir (art. 317º); entre
robo agravado (Art . 189º) c on fabric ac ión y t enenc ia ilegal de armas,
munic iones y explosivos (Art . 279º) y t ráfic o ilícito de drogas atenuado (Art. 298º);
entre usurpac ión de muebles agravada (Arts. 202º y 204º) c on daños (Art. 205º);
entre estafa (Art. 196º) c on c irc ulac ión de moneda falsific ada (Art. 254º); entre
hurt o simple (Art . 185º) c on daños (Art . 205º); ent re apropiación ilícita (Art. 190º)
c on c irc ulac ión de moneda falsific ada (Art . 254º); ent re est afa (Art . 196º) c on
usurpac ión de marc a regist rada (Art . 225º); ent re est afa (Art . 196º) c on vent a
fraud ulent a d e bienes (Art . 239º); ent re est afa (Art . 196º) c on reproduc c ión
indebida y expendio de c opias imitadas de diseños o modelos registrados (Art.
223º); entre estafa (Art. 196º) c on alterac ión de moneda (Art. 253º); entre hurto
agravado (Art. 186º) c on rec eptac ión (Art. 194º); y entre apropiac ión ilíc ita (Art.
190º) c on daños (Art . 205º).

308
Cfr. José Hurt ado Pozo. Manual de Derec ho Penal. Ob. Cit ., p. 591.
465
c onc urso real o ideal de delitos y faltando, una vez más, al
princ ipio de legalidad de las penas.

Resulta importante menc ionar que esta c lase de problemas,
también, se enc uentran registrados en la operatividad func ional
del Ministerio Públic o, ya que existe un número c onsiderable de
casos donde el Fiscal solicita en su acusación una pena de multa
no previst a ni aut orizada en la ley. Tal c omo oc urre en el
siguiente ejemplo:

ACUSACIÓN FISCAL No. 3
“ …por dic has razones y de c onformidad c on lo dispuesto por el art.
4º d el Dec ret o Legisla t ivo 124, est e Minist erio FORMULA ACUSACION
c ontra JHON ALFREDO DAVIS BENAVIDES, cuyas generales de ley
ob ra n a fs. 93, por delito c ontra el patrimonio- usurpación y daños, en
agravio de Marc os Wolfenson Ghitis y en aplic ac ión de lo dispuesto
por los arts. 12, 45, 46, 92, 93, 203 y 205 del C.P., PROPONGO que se le
imponga la pena de UN AÑO DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD, y se le
c ondene además a pagar la suma de QUINIENTOS NUEVOS SOLES
por c onc ept o de reparac ión c ivil en favor del agraviado así c omo
una multa equivalente a TREINTA DIAS- MULTA.” (Dictamen del 20 de
julio de 1995 de la Vigésimo Cuart a Fisc alía Provinc ial en lo Penal,
c orrespondiente a la sentenc ia del 08 de abril de 1996, rec aída en la
c ausa signada c on el No. 517-94, del Vigésimo Cuarto Juzgado Penal
de Lima).


7.3. SE ATRIBUYE CON RELATIVA FRECUENCIA UN CARÁCTER
ACCESORIO A LA PENA DE MULTA

Se insc riben en esta tendenc ia las resoluc iones que se c itan a
c ontinuac ión:
466
RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 19
“ FALLA: CONDENANDO a Edgar VALENCIA RIOFRIO c omo autor del
d elit o Cont ra la Fe Púb lic a – Falsific ac ión de Doc ument os – en
agravio del Est ado; A TRES AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD
c uya ejec uc ión se suspende en forma CONDICIONAL por el término
de prueba de UN AÑO, bajo el c umplimient o obligat orio de las
siguient es reglas de c onduc t a: a) Abst enerse del c onsumo de
bebidas alc ohólic as, b) No variar de domic ilio sin previa autorizac ión
del Juzgado, c ) Conc urrir al loc al del Juzgado c ada noventa días a
efec t os de just ific ar y dar c uent a de sus ac t ividades, d) No
quebrant ar la buena fe de los doc ument os públic os, t odo b ajo
aperc ibimiento de revoc ársele la c ondic ionalidad de la pena; y, a la
pena ac c esoria de TREINTA DIAS MULTA a razón de dos nuevos soles
diarios, los c uales deberán ser abonados dentro de los primeros diez
días de emit ida ést a sent enc ia: FIJARON: En la suma de DOSCIENTOS
NUEVOS SOLES el mont o que por c onc ept o de Reparac ión Civil
deberá abonar el sent enc iado a favor del Est ado; DISPUSIERON: Se
remit an c opias del present e proc eso al señor Fisc al Supremo en lo
Penal de ac uerdo a lo dispuest o por el art íc ulo d osc ient os
sesentic inc o del Código de Proc edimientos Penales respec to de la
persona de <<Celedonio Rodríguez>>, así c omo dadas las fac ultades
que le otorga la Ley Orgánica del Ministerio Público el Fiscal Provincial
c orrespondient e ident ifique plenament e a dicha persona, quien por
lo demás result aría ser el dueño del vehíc ulo int ervenido el día de
oc urridos los hec hos; MANDARON: Que c onsent ida y ejec ut oriada
que sea la presente, se insc riba los boletines de c ondena y se registra
donde c orresponda, arc hivando d efinit iva ment e el p roc eso en
c uant o a él se refiere y en forma provisional para el reo ausent e. -”
(Sent enc ia del 25 de enero de 2002. Rec aída en la c ausa signada
c on el No. 23-02 de la Terc era Sala Penal para Proc esos c on Reos
Libres de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 20
“ FALLA:…CONDENANDO a RAFAEL DARIO GONZALES BARRANTES
c omo a ut or d el d elit o c ont ra la Fe Púb lic a – Falsific ac ión de
Doc umentos en General y por delito c ontra el Patrimonio, en agravio
de José Luis Muñoz Jonda; a CUATRO AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE
LA LIBERTAD, c uya ejec uc ión se suspenden CONDICIONALMENTE por
el t érmino de prueba de TRES AÑOS, bajo las siguient es reglas de
c onduc t a; a) no variar de domic ilio sin c onoc imient o expreso del
Juez de la c ausa; b) c oncurrir cada fin de mes al local del Juzgado a
firmar el Cuaderno de Control respetivo; así c omo dar c uenta de las
ac tividades a que se esté dedic ando; c ) no aprovec harse de la firma
en blanc o en t ít ulos valores y en doc ument os públic os; d) no
q ueb ra nt a r la buena fe de las personas, y e) abstenerse de tramitar
t oda c lase de doc ument os fraguados o adult erados, t odo bajo
aperc ibimient o de revoc ársele la c ondic ionalidad de la pena de
c onformidad c on el art íc ulo c inc uent inueve del Código Penal;
asimismo le IMPUSIERON la pena ac c esoria de SESENTA DIASMULTA
de su renta a razón de CINCO NUEVOS SOLES por día, que hac en un
monto total de TRESCIENTOS NUEVOS SOLES, que deberá abonar en
el término de ley; FIJARON: en QUINIENTOS NUEVOS SOLES, el monto
que por c onc epto de reparación civil deberá abonar el sentenciado
a favor del agraviado; RESERVARON: el proc eso c ont ra el ac usado
467
Timot eo Các eres Ríos, hast a c uando sea habido y puest o a
disposic ión del Colegiado para su juzgamient o, debiendo de
reit era rse p eriód ic a ment e la s órdenes de c apt ura dic t adas en su
c ont ra; MANDARON: que, c onsent ida y/ o ejec ut oriada que sea la
presente sentencia se inscriba en el Registro Judicial correspondiente,
arc hivándose definit ivament e el proc eso, c ono c onoc imient o del
Juez de origen.-” ( Sent enc ia del 28 de noviembre de 2002. Rec aída
en la c ausa signada c on el No. 2062-96 de la Segunda Sala Penal
para Proc esos c on Reos Libres de la Cort e Superior de Just ic ia de
Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 21
“ VISTOS; c on lo expuest o por el señor Fisc al; por sus fundamentos; y
CONSIDERANDO: que, el artículo cuatrocientos veintisiete del Código
Pena l, t a mb ién imp one al sentenciado la pena accesoria de multa:
que en t al razón es del c aso integrar este extremo en aplic ac ión del
penúlt imo parágrafo del art íc ulo d oscientos noventiocho del Código
de Proc edimient os Penales, modific ado por el Dec ret o Legislat ivo
número c ient o veint iséis: d ec lararon NO HABER NULIDAD en la
sentenc ia rec urrida de fojas c iento c uarentiuno, su fec ha veintioc ho
de mayo de mil novec ient os novent iséis, que absuelve a Miguel
Angel Bayet o Jesús de la ac usac ión fisc al por el delit o c ont ra el
p a t rimonio-est a f a - en agravio de Zózimo Ccarhuas Ancas; condena
a Miguel Angel Bayet o Jesús por el d elit o c ont ra la fe públic a -
fa lsific a c ión d e d oc ument os en general - en agravio de la
Munic ipalid ad d e San Borja, a d os años d e pena privat iva,
suspendida en su ejec uc ión por el mismo período de prueba; y fija en
mil nuevos soles el mont o que por c onc ept o de reparac ión c ivil
deberá abonar el c it ado sent enc iado a fa vor d e la ent id a d
agraviada; c on lo demás que c ont iene; e INTEGRANDO la propia
sentenc ia: IMPUSIERON a Miguel Angel Bayeto Jesús, treinta días
mul ta en un porc entaje del veintic inc o por c iento de su ingreso diario
a favor del Tesoro Públic o, debiendo el Juez hac er uso del
aperc ibimient o de c onversión; y los devolvieron. -” (Resolución del 17
de junio de 1997 de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema
de la Repúblic a, c orrespondiente a la sentenc ia del 28 de mayo de
1996, rec aída en la c ausa signada c on el No. 20-95, de la Déc imo
Primera Sala Penal de la Cort e Superior de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 22
“ VISTOS; de c onformidad en part e c on el señor Fisc al; por sus
fund a ment os pertinentes; y CONSIDERANDO: que, el importe del día-
mult a es eq uiva lent e a l ingreso promedio diario del condenado y se
determina atendiendo a su patrimonio, rentas, remunerac iones, nivel
de riqueza, pudiendo extenderse de un mínimo de diez días-multa a
un máximo de t resc ient os sesent ic inc o días-mult a t a l c omo lo
disponen los art íc ulos c uarentiuno y c uarentidós del Código Penal;
que la reparac ión c ivil fijada por la Sala Penal Superior, no guarda
proporc ión c on el daño oc asionado a los agraviados por lo que
amerit a graduarla proporc ionalment e; de ot ro lado c onforme a lo
d ispuest o por el artíc ulo c uarentitrés del Código Penal, el importe de
la mult a no podrá ser menor del veint ic inc o por c ient o ni mayor del
c inc uenta porc iento del ingreso diario del c ondenado c uando viva
exc lusivament e de su t rabajo; que en t al razón es del c aso int egrar
468
este extremo de la sentenc ia en aplic ac ión del penúltimo parágrafo
del artíc ulo dosc ientos noventioc ho del Código de Proc edimientos
Pena les, mod ific a d o p or el Dec ret o Legisla t ivo c ient o veint iséis:
dec lararon NO HABER NULIDAD en la sent enc ia rec urrida de fojas
set ent ic ua t ro, su f ec ha veint isiet e d e junio d e mil novec ient os
noventiséis, que c ondena a Hermes Ac uña Caballero por los delitos
c ont ra el Pa t rimonio - est afa en grado de t ent at iva - en agravio de
la Compañía Peruana de Teléfonos Soc iedad Anón ima; y c ontra la
Fe Públic a - falsific ac ión de doc ument os en general - en agravio del
Estado; a dos años de pena privativa de la libertad suspendida en su
ejec uc ión por el período de prueba de un año dec lararon: HABER
NULIDAD en la propia sent enc ia en el ext remo q ue fija la p ena
ac c esoria de noventa días-mult a a fa vor d el Est a d o; y fija en
dosc ientos nuevos soles el monto que por c onc epto de reparac ión
c ivil deberá abonar el c itado sentenc iado a favor de c ada uno de
los agraviados; c on lo demás que al respe c t o c ont iene;
reformándola en est os ext remos; IMPUSIERON al ac usado Ac uña
Caballero la pena ac c esoria de c iento oc henta días- multa que
deberá abonar a favor del Est ado; FIJARON en mil nuevos soles el
mont o que por c onc ept o de reparac ión c ivil deberá abonar el
c it ado sent enc iado a favor de c ada uno de los agraviados,
Compañía Peruana de Teléfonos y el Est ado; é INTEGRANDO la
propia sent enc ia: IMPUSIERON a Hermes Ac uña Caballero, el pago
de un porc entaje del veintic inc o por c iento de su ingreso a favor del
Tesoro Públic o, debiendo el Juez hac er uso del aperc ibimient o de
c onversión; dec lararon NO HABER NULIDAD en lo demás que dic ha
sent enc ia c ont iene; y los devolvieron. -” (Resolución del 09 de julio de
1997 de la Sala Penal Permanent e de la Cort e Suprema,
c orrespondiente a la sentenc ia del 27 de junio de 1996, rec aída en la
c ausa signada c on el No. 700-95, de la Décimo Primera Sala Penal de
la Corte Superior de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 23
“ FALLA: CONDENANDO a OSCAR ERNESTO SANTIVAÑEZ SANCHEZ,
cuyas generales de ley obran en autos c omo autor del delito c ontra
la f e p úb lic a - falsific ac ión de doc umentos en general [Art. 427º], en
agravio de Franc isc o Sóc rates Zevallos Ramírez, a la pena privativa
de libert ad de DOS AÑOS, c uya ejec uc ión se suspende bajo las
siguientes reglas de c onduc ta: prohibic ión de frec uentar lugares de
dudosa reputación, prohibición de ausentarse del lugar donde reside
sin autorizac ión del juez, c omparec er personal y obligatoriamente al
juzgado de origen para informar y justific ar sus actividades, reparar el
daño c ausado; t odo bajo aperc ibimient o de revoc arse la
c ondic ionalidad de la pena, fijaron en un año el plazo de prueba, y
c omo pena ac c esoria el pago de treinta días multa, IMPUSIERON:
c omo reparac ión c ivil la suma d e t resc ient os nuevos soles que el
sentenc iado deberá pagar al agraviado en ejec uc ión de sentenc ia
con sus bienes propios y libres, ABSOLVIERON: de la acusación fiscal a
OSCAR ERNESTO SANTIVAÑEZ SANCHEZ, por el delito de falsific ac ión
de doc ument os en general en agravio de Enrique Urbano Arana
Núñez, DISPUSIERON: que c onsent ida o ejec ut oriada que sea est a
sent enc ia en la pa rt e a bsolut oria se a nulen los a nt ec ed ent es
polic iales y judic iales del absuelto. ORDENARON: que c on respec to a
la sent enc ia c ond ena t oria , c onsent id a o ejec ut oriada sea, se
469
remitan al juez de la c ausa a fin de que c ontrole en forma efec tiva el
plazo de prueba y c umplido que sea sin haberse infringido las reglas
d e c ond uc t a impuest as ni c omet id o ot ro d elit o d oloso se arc hive
d efinit iva ment e d ond e c orresp ond a, c aso c ont rario remít ase los
boletines y testimonios de c ondena para su anotac ión en el Registro
de Condenas de la Cort e Suprema y hágase efec t iva la sent enc ia
d ic t ad a en est a c ausa. -” (Sent enc ia del 12 de agost o de 1996.
Rec aída en la c ausa signada c o n el No. 388-94 de la Primera Sala
Penal de la Cort e Superior de Just ic ia de Junín).

a. Las sentenc ias números 19, 20, 21 y 22 otorgan a la multa la
c alific ac ión de pena ac c esoria, pese a que los delitos objeto de
c ondena son reprimidos c on penas c onjuntas, en los que la
multa es también una sanc ión princ ipal. Esta ac titud c ontradic e
expresamente la voluntad del legislador nac ional de no
c onc eder, en el Código vigente, ninguna posibilidad para que la
multa opere c omo sanc ión ac c esoria, situac ión que si era
posible c onforme a las normas del Código Penal de 1924 (Art.
29º). Resulta importante advertir que esta valorac ión errada de
la operatividad de la multa se enc uentra igualmente difundida
entre los Magistrados de otros distritos judic iales distintos a Lima,
c omo se evidenc ia en la sentenc ia número 23 que proc ede de
la Corte Superior de Junín.

Por lo demás, c onsiderar a la multa c omo ac c esoria, en c asos
de c ondenas por delitos sanc ionados c on penas c onjuntas,
c onlleva serias dific ultades al momento de pretender exigir su
c umplimiento. Sobre todo c uando a la pena privativa de
470
libertad, que el Juzgador equivoc adamente estimó c omo la
únic a sanc ión princ ipal, se le ha aplic ado una suspensión de la
ejec uc ión de la pena. En efec to, si c omo reza el viejo princ ipio
jurídic o “ lo ac c esorio debe seguir la suerte de lo princ ipal” ,
resultaría, entonc es, que la multa tendría también que quedar
suspendida en su ejec uc ión. Curiosamente, ninguna de las
resoluc iones que hemos c itado toma en c uenta este efec to
c olateral, lo que ratific a, una vez más, que los Magistrados
nac ionales están poc o familiarizados c on los requisitos y
alc anc es de varias normas de la Parte General del Código
Penal.

Si bien es defec tuoso atribuir un c arác ter ac c esorio a la pena de
multa, c onsideramos que este error es susc eptible de enmienda,
sobre todo si se tienen en c uenta las fac ultades que otorga el
artíc ulo 298º del Código de Proc edimientos Penales.

Resulta importante relevar que, también hemos podido ubic ar
sentenc ias que aplic aron c on toda c orrec c ión a la pena de
multa c omo pena ac c esoria en el c aso de los delitos de
terrorismo (Art. 11º del Dec reto Ley No. 25475). Como ejemplo de
ello tenemos las resoluc iones números 24 y 25.

471
RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 24
“ FALLA:...CONDENANDO a LORI HELENE BERENSON MEJÍA, c omo
aut ora d el d elit o d e Terrorismo, en la mod alid ad d e ac t os d e
c olaborac ión (previst os y sanc ionados por los inc isos a) y b) del
art íc ulo 4º del Dec ret o Ley veint ic inc o mil c uat roc ient os set ent a y
c inc o) en agravio del Estado, a la PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD DE
VEINTE AÑOS, la misma que c on desc uent o de la c arc elería que
viene sufriendo desde el t reint a de noviembre de mil novec ient os
noventic inc o, venc erá el veintinueve de noviembre del año dos mil
quinc e, más la ac c esoria de c iento oc henta días-multa en razón del
veinticinco por ciento de su ingreso diario a favor del Tesoro Público;
FIJARON: en c ien mil nuevos soles el mont o que por c onc ept o de
reparac ión c ivil deberá abonar la sent enc iada a favor del Est ado
Peruano......” (Sent enc ia del 2 0 de junio de 2001. Recaída en la causa
signada c on el No. 154-2000 de la Sala Nac ional de Terrorismo,
Organizac iones Delic t ivas y Bandas).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 25
“ La ac t ual Const it uc ión, art . 139 inc iso 9, c onsagra el princ ipio de
prohibic ión de la a plic ac ión por analogía de la ley penal, rec ogido
anteriormente en el inc iso oc tavo del artíc ulo dosc ientos treintitrés de
la Constituc ión Polític a derogada y regulado por el artíc ulo terc ero
del Título preliminar del Código Penal, cuando establece que no est á
permit id a la analogía para d et erminar la pena o med id a d e
seguridad que c orresponda. El Dec ret o Ley 25475 est ablec e
ac tualmente la penalidad para los delitos de terrorismo, tipific ando
c ada una de sus modalidades y las penas que les c orresponde; la
pena ac c esoria de inhabilitac ión está prevista c omo tal sólo para la
modalidad delic t iva desc rit a en el art . 5 de dic ho Dec ret o Ley, en
c onsec uenc ia no se puede imponer la pena ac c esoria de
inha bilit a c ión en la s d emá s mod a lid a d es por no ha ber sid o
sanc ionada expresament e, c omo así lo ha sido la pena accesoria de
multa regulada por el art. 11 del Dec reto Ley ac otado, que la
establec e para todos los c asos en que se dic te c ondena, no
habiéndose dispuest o lo mismo para la inhabilit ac ión. Es del c aso
dec lara insubsist ent e el ext remo de la sent enc ia que la impone...”
(Ejec utoria Suprema del 20 de abril de 1994. Rec aída en el Rec urso
de Nulidad signado c on el No. 918-93 de la Cort e Suprema de
Just ic ia de la Republic a).

7.4. GENERALMENTE SE REALIZA UNA DETERMINACIÓN PARCIAL DE
LA MULTA CONCRETA

Este tipo de uso defec tuoso de las normas que regulan la pena de
multa es el más generalizado dentro del Sistema Operativo Penal
472
nac ional. Lo enc ontramos en todas las instanc ias del Poder Judic ial
y del Ministerio Públic o. Ello nos permite señalar que pese a que el
modelo de los días-multa tiene una larga trayec toria en nuestro
país, Juec es y Fisc ales no han asimilado, todavía, las reglas de
determinac ión que dic ho modelo exige. Las c uales se organizan a
t ravés de la suc esión de tres etapas que deben llegar a definir el
monto de dinero que deberá abonar el c ondenado c omo importe
de la pena de multa. Esquemátic amente, este proc edimiento de
individualizac ión de la sanc ión pec uniaria c onlleva a que el
Juzgador, en primer lugar, dec ida un número c onc reto de días-
multa en func ión del grado de c ulpabilidad del imputado y de la
gravedad del delito sub-judic e. Luego, señala la c antidad de
dinero que c orresponda por c ada día-multa (c uota diaria),
atendiendo a la c apac idad económica del condenado,
identific ada en su renta promedio diaria y deduc idos los gastos por
manutenc ión, educ ac ión, pago de impuestos, etc . Para
finalmente, multiplic ando ambos fac tores, fijar el monto total en
nuevos soles que debe pagar el sentenc iado.

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 26
“ FALLA: CONDENANDO a COLLINS CAMILO MONTALVO RIVERA por
d elit o c ont ra la Fe Púb lic a -Falsificación de Documentos en General
[ Art . 427º] - en agravio del Estado, a DOSAÑOSDE PENA PRIVATIVA DE
LIBERTAD, suspendida por igual término condicionada a las reglas de
c onduc t a siguient es: a). - No variar de domic ilio sin previo aviso y
aut orizac ión del Juez de la c ausa; b).- Conc urrir mensualment e al
loc al del Juzgado a fin de registrarse y dar c uenta de sus ac tividades;
c ).- No c oncurrir a lugares de dudosa reput ac ión ni ingerir bebidas
473
alc ohólic as en exc eso; y d).- Respetar la integridad e intangibilidad
de los doc ument os públic os y privados; le IMPONE TREINTA DIAS
MULTA, y FIJA: En DOSCIENTOS NUEVOS SOLES el mont o que por
c onc ept o de Reparación Civil deberá abonar el sentenciado a favor
del Est ado. MANDA: Consent ida y/ o ejec ut oriada que sea est a
sentenc ia se anote donde c orresponda, se expidan los testimonios y
bolet ines d e c ond ena y se arc hive d efinit ivament e en su
oport unid a d , remit iénd ose los aut os al Juez d e Origen, para los
ef ec t os d el a rt íc ulo t resc ient os t reint isiet e d el Cód ig o d e
Proc edimient os Penales. -” (Sentenc ia del 20 de dic iembre de 1996.
Rec aída en la c ausa signada c on el No. 416-95 de la Cuart a Sala
Penal de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 27
“ FALLA: CONDENANDO A CRISTIAN CHUCO VELASQUEZ por el delito
c ont ra la vid a el c uerpo y la salud - Lesiones simples [ Art . 122º] en
agravio de José Luis Díaz Neri a la pena privativa de la libertad de UN
AÑO la misma que se suspende condicionalmente bajo las siguientes
reglas de c onduc t a; a) no variar de domic ilio sin previo aviso de la
autoridad c ompetente, b) no inc urrir en nuevo delito c omo en autos;
c ) no frec uent ar lugares de dudosa reput ac ión, d) concurrir al local
del Juzgado c ada fin de mes a fin de firmar el libro c orrespondiente,
e) pagar la reparac ión c ivil que se fije; FIJESE la reparac ión c ivil en la
suma de DOSCIENTOS NUEVOS SOLES que deberá abonar en favor
del agraviado bajo aperc ibimiento de ley, asimismo se le condene al
sentenc iado al pago de sesenta días multa MANDO: Que consentida
y ejec ut oriada que sea la present e sent enc ia se insc riba en los
regist ros de c ondenas. -” (Sent enc ia del 23 de enero de 1996.
Rec aída en la c ausa signada c on el No. 524-94 del Trigésimo Cuarto
Juzgado Penal de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 28
“ FALLA: CONDENANDO A JOSE EUGENIO MONTALVAN IÑOÑAN como
aut or del delit o CONTRA LA VIDA, EL CUERPO Y LA SALUD-LESIONES
LEVES [ Art . 122º, 1er. párrafo] en agravio de JULIO ENRIQUE ORMEÑO
BARCO a UN AÑO DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD, c uya ejec uc ión
se suspende c ondic ionalmente por el mismo plazo bajo las siguientes
reglas de c onduc t a: a) No variar de domic ilio sin previo aviso al
Juzgado. b) Conc urrir al loc al del Juzgado las vec es que sea
requerido, personal y obligat oriament e a fin de dar c uent a de sus
ac tividades. c ) Respetar la integridad de sus semejantes. d) Cumplir
c on el pago de la Reparac ión Civil, todo ello bajo aperc ibimiento de
revoc ársele la c ondic ionalidad de la pena en c aso de
inc umplimient o; y FIJO: en MIL NUEVOS SOLES el mont o que por
concepto de reparación civil deberá abonar el sentenciado en favor
del agraviado; y en SESENTA DIAS MULTA que deberá abonar en
favor del Estado. MANDO: Que c onsentida y/ o ejec ut oriada que sea
la p resent e sent enc ia se insc rib a en el Regist ro Jud ic ia l
c orrespondient e y en su oport unidad se arc hive definit ivament e lo
ac t uado. Tomándose razón Not ific ándose.-” (Sent enc ia del 23 de
noviembre de 1996. Rec aída en la c ausa signada c on e l No. 287-95
del Vigésimo Cuarto Juzgado Penal de Lima).
474

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 29
“ FALLA: CONDENANDO a ISIDORA ROJAS LEON c omo aut ora del
d elit o c ont ra el Pa t rimonio –Rec ept ac ión [ Art . 194º]- en agravio de
Lorenzo Pérez Mendoza, Pedro Pac hec o Pat ric io, Eleut erio
Chuquitaype Loayza y Ramiro Faustino Obregón Pérez, y c omo tal se
le impone UN AÑO DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD, suspendida
c ondic ionalment e por el mismo plazo, bajo las siguient es reglas de
c onduc t a: a) No variar de domic ilio sin previo aviso al juez d e la
c ausa. b) No ausent arse de la c iudad de Lima sin aut orizac ión del
aquo, c ) Conc urrir c ad a t reint a d ías al loc al d el juzgad o a fin d e
informa r y just ific a r sus a c t ivid a d es, b a jo a p erc ib imient o d e
revoc ársele el benefic io c onc edido; FIJARON: En Quinientos nuevos
soles el monto que por concepto de Reparación Civil deberá abonar
a fa vor d el a gra via d o; a simismo, le impusieron la MULTA de sesenta
días de su renta; RESERVARON: el proc eso c ont ra los ac usados
JORGE LOZANO ANDIA ALFONSO VASQUEZ ESPINOZA, OMAR
GUERRERO CUELLAR EDELMIRA TIRADO CERDAN, hasta c uando sean
habidos y puesto a disposic ión de esta Sala, reiterándose las órdenes
de c apt ura en su c ont ra; MANDARON: Que, c onsent ida o
ejec ut oriad a que sea la present e, se expid an los t est imonios y
bol etines de condena, se inscriba donde corresponda, archivándose
definitivamente el proc eso respec to de la sentenc iada; c on aviso al
juez de la c ausa.-” (Sentenc ia del 24 de junio de 1996. Rec aída en la
c ausa signada c on el No. 371-95 de la Octava Sala Penal de la Corte
Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 30
“ VISTOS: Interviniendo c omo Voc al Ponente....., oído el Informe Oral, y
de c onformidad c on lo dic t aminado por la Señora Fisc al Superior a
fojas sesent inueve y set ent a; y CONSIDERANDO: Que viene en
a p ela c ión la sent enc ia d e fec ha veint it rés d e Oc t ub re d e mil
novec ient os novent iséis obrant e a fojas sesent ic inc o, mediant e la
c ual se c ondena al rec urrent e por el d elit o c omprend id o en el
artíc ulo c iento veintidós del Código Penal; Que en aut os, este hecho
ilíc ito penal está debidamente ac reditado por el c ertific ado médic o
de fojas oc ho y la Responsabilidad del proc esado José Eugenio
Mont a lvá n Iñoná n, no sólo en la prevent iva d e foja s c ua rent id ós
c omo d e la p rop ia inst ruc t iva d e f oja s t reint iséis, en atenc ión a lo
c ual: CONFIRMARON: La sentenc ia rec urrida obrante a fojas
sesenticinco, su fecha, veintitrés de Octubre del año próximo pasado,
que FALLA: CONDENANDO a JOSE EUGENIO MONTALVAN IÑONAN
c omo a ut or d el d elit o Cont ra la Vid a , el Cuerpo y la Salud-Lesiones
Leves- en agravio de Julio Enrique Ormeño Barc o a UN AÑO de pena
privat iva de libert ad, suspendida c ondic ionalment e por el mismo
término bajo el c umplimiento de Reglas de Conduc ta y que FIJA en
mil nuevos soles el mont o que por c onc ept o de Reparac ión Civil
deberá abonar el sent enc iado a favor del agraviado, y en sesenta
días multa que deberá abonar el sentenc iado en favor del Estado;
c on los demás que c ont iene; not ific ándose y los devolvieron. -”
(Resoluc ión del 17 de febrero de 1997 de la Primera Sala Penal de la
Cort e Superior de Just ic ia de Lima, c orrespondient e a la sent enc ia
del 23 de noviembre de 1996, rec aída en la c ausa signada c on el No.
287-95 del Vigésimo Cuart o Juzgado Penal de Lima).
475

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 31
“ VISTOS; int erviniendo como Vocal Ponente....., por los fundamentos
de la sentenc ia apelada; de c onformidad c on lo dic taminado por el
señor Fisc al Superior a fojas oc hentiuno; y CONSIDERANDO Además:
Que, en a ut os se ha a c red it a d o la c omisión d el d elit o p revist o y
penado por el art íc ulo c ient o novent isiet e inc iso c uart o del Código
Penal, así c omo la responsabilidad penal del sentenc iado a título de
dolo por lo que se han dado los presupuestos del artíc ulo dosc ientos
oc hentic inc o del Código de Proc edimientos Penales; fundamentos
por los que: CONFIRMARON la sentenc ia apelada de foj as
oc hentic inc o, su fec ha siete de agosto de mil novec ientos
noventiséis, que falla condenando a FIDEL HUGO MONIER BERMUDEZ
por delito de Defraudac ión en agravio de Jorge Hermógenes Eslava
Bazán a dos años d e Pena Privat iva d e la Libert ad suspend id a
c ond ic iona lment e y fija en t res mil nuevos soles el mont o d e la
reparac ión c ivil a favor del agraviado y oc henta días multa a favor
del Tesoro Públic o; c on lo demás que c ont iene not ific ándose los
devolvieron. -” (Resoluc ión del 07 de febrero de 1997 de la Terc era
Sala Penal de la Corte Superior de Justic ia de Lima, c orrespondiente
a la sent enc ia del 07 de agost o de 1996, rec aída en la c ausa
signada c on el No. 448-95, del Vigésimo Cuart o Juzgado Penal).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 32
“ VISTOS; pos sus fundamentos; y CONSIDERANDO: que la reparac ión
c ivil fijada por la Sala Penal Superior debe individualizarse en relac ión
a c ada agraviado y fijarse en forma prudenc ial: dec lararon NO
HABER NULIDAD en la sentenc ia rec urrida de foj as oc hoc ientos
c uatro, su fec ha nueve de agosto de mil novec ientos noventiséis en
c uanto c ondena a Jac k William Meza Roberts, Miguel Angel Castillo
Gut iérrez y Ric ardo Enrique Bueno Tasayc o por los delit os c ont ra el
p a t rimonio-est a f a - y c ont ra la fe pública en agravio de Martín Garrat
Quintanilla, Coperdata Sociedad Anónima, Texto Sociedad Anónima,
Téc nic o Informátic a Soc iedad de Responsabilidad Limitada, Martín
Alarc o Marc o del Pont y Fernando María Abadía Martíns, é impone a
Meza Robert s y Bueno Tasayc o seis años de pena privat iva de
libertad para c ada uno; é impone a Castillo Gutiérrez c uatro años de
p ena p riva t iva d e lib ert a d , la misma q ue c on el d esc uent o d e la
c arc elería que viene sufriendo Meza Roberts desde el onc e de junio
d e mil novec ient os noventiséis, venc erá el diez de julio del año dos
mil dos, la misma que viene sufriendo Bueno Tasayc o desde el
veintidós de julio de mil novec ientos noventiséis, venc erá el veintiuno
de julio del año dos mil dos; y la misma que c on desc uent o de la
c arc elería que viene sufriendo Cast illo Gut iérrez desde el doc e de
julio de mil novec ientos noventiséis, venc erá el onc e de julio del año
d os mil; fij a c on c iento oc henta días- multa que c ada uno de los
sent enc iados deberán abonar a favor del Tesoro Públic o, y reserva
del juzgamient o c ont ra Jhony Hurt ado Aburt o, Hernán Sot o Cast ro,
Ric ardo Port oc arrero Quint ana y Julio César Paredes Salazar hast a
que sean habidos; MANDARON que la Sala Penal reitere las órdenes
de c apt ura c ont ra ést os; dec lararon HABER NULIDAD en la propia
sent enc ia en la part e que fija c uat ro mil nuevos soles el mont o que
por c onc epto de reparac ión c ivil deberán abonar los enc ausados a
favor de los agraviados; reformándola en este extremo FIJARON en
476
c uatro mil nuevos soles la suma que por c onc epto de reparación civil
abonarán los sentenc iados solidariamente a favor de Martín Garrat
Quint anilla, en t res mil nuevos soles que por el mismo c onc ept o
abonarán solidariament e los sent enc iados a favor de Coperdat a
Soc iedad Anónima, en dos mil quinient os nuevos soles el monto que
por el mismo c onc epto abonarán solidariamente los sentenc iados a
favor de Text o Soc iedad Anónima, en seis mil nuevos en forma
solidaria abonarán los sentenc iados a favor de Téc nic a Informátic a
Soc iedad Anónima de Responsabilidad Limitada, en cinco mil nuevos
soles que en forma solidaria abonarán los sent enc iados a favor de
Mart ín Alarc o Marc o de Pont y en t res mil nuevos soles que los
sent enc iados abonarán en forma solidaria a favor de Fernando
María Abadía Mart ins; dec lararon NO HABER NULIDAD en lo demás
que dic ha sentenc ia c ontiene; y, los devolvieron.-” (Resolución del 09
de enero de 1997 de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema
de Justic ia de la Repúblic a, c orrespondiente a la sentenc ia del 09 de
agosto de 1996, rec aída en la c ausa signada c on el No. 662-94, de la
Primera Sala Penal de la Cort e Superior de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 33
“ VISTOS: de c onformidad c on lo dic t aminado por el Señor Fisc al;
dec lararon NO HABER NULIDAD en la sentenc ia rec urrida de foj as
c iento qui nc e, su fec ha treintiuno de enero de mil novec ientos
noventiséis, que c ondena a Zulema Salazar Tafur c omo aut ora del
d elit o c ont ra la f e p úb lic a - uso de doc ument os falsific ado - en
agravio d el inst it ut o Superior Simón Bolívar y la Fed erac ión d e
Choferes d el Perú, a t res a ños d e p ena p riva t iva d e la lib ert a d ,
suspendida c ondic ionalmente por el plazo de prueba de dos años:
c on noventa días multa que deberá pagar la sent enc iada a favor
del Tesoro Públic o; fija en quinient os nuevos soles el mont o que por
c onc epto de reparac ión c ivil deberá abonar la sentenc iada a favor
de los agraviados; c on lo demás que c ont iene; y los devolvieron. -”
(Resolución del 26 de marzo de 1997 de la Sala Penal Permanente de
la Cort e Suprema de Just ic ia de la Repúblic a, c orrespondient e a la
sentenc ia del 31 de enero de 1996, rec aída en la c ausa signada c on
el No. 89-95 de la Primera Sala Penal de la Cort e Superior de Lima).

a. Lamentablemente, c omo habíamos sostenido, las resoluc iones
judic iales números 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32 y 33 n os demuestran
una utilizac ión limitada, y por ende, defec tuosa de las normas de
determinación de la pena de multa. Esto es, en tales resoluciones
sólo se prec isa el número de días-multa sin definir la c uota diaria
y el monto total de la sanc ión pec uniaria.

477
En este tipo de determinac ión limitada de la multa también
inc urre c on marc ada reiteranc ia el representante del Ministerio
Públic o al momento de emitir su ac usac ión esc rita, c omo lo
verific amos en los dic támenes siguientes:

ACUSACIÓN FISCAL No. 4
“ ACUSACION.- Est a nd o a l At est a d o No. 156-IC-SIDF-DP, Ac t a de
dec omiso, Certific ado Médic o, Preventiva, Instruc tiva, que deberá
ser aprec iado de ac uerdo a las reglas de la c rít ic a, los mismos que
c onst it uyen element os de prueba, el Fisc al Superior que susc ribe,
hac iendo uso de las fac ultades c onferidas por el Inc iso 4º del Art. 92
del Dec ret o Leg. 052, Ley Orgánic a del Minist erio Públic o y en
aplic ac ión de los Art íc ulos 12, 45, 46, 92, 93, y 289 del Código Penal
FORMULO ACUSACION SUSTANCIAL c ontra JUAN CARLOS OYA RSE
CHACALTANA en agravio del Estado y PROPONGO A LA SALA PENAL
se le imponga CINCO AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD,
TRESCIENTOS SESENTICINCO DIAS MULTA; asimismo al pago d e
OCHOCIENTOS NUEVOS SOLES por c onc epto de Reparac ión Civil a
fa vor d el Est a d o.” (Dic t amen del 16 de julio de 1996 de la Quint a
Fisc alía Superior en lo Penal, c orrespondiente a la sentenc ia del 19 de
dic iembre de 1996, rec aída en la c ausa signada c on el No. 1084-95
de la Quint a Sala Penal de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima).

ACUSACIÓN FISCAL No. 5
“ …por t ales c onsiderac iones se enc uent ra est ablec ida la c omisión
del delito, así c omo la responsabilidad penal del proc esado y c on la
fa c ult a d c onferid a en el Art . 4º d el Dec ret o Legisla t ivo No. 124
c onc ordant e c on los numerales 12, 23, 28, 29, 92, 93, INC. 4º del art.
197 del Código Penal, este Ministerio Públic o FORMULA ACUSACION
PENAL c ont ra FIDEL HUGO MONIER BERMUDEZ por delit o c ont ra el
Pa t rimonio-Defraudac ión- en agravio de Jorge Hermógenes Eslava
Bazán y pido se le c ondene a DOS AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LA
LIBERTAD y c on oc henta días multa y se le imponga el pago de TRES
MIL NUEVOS SOLES por c onc ept o de reparac ión c ivil en favor del
agraviado.” (Dic t amen del 22 de enero de 1996 de la Vigésimo
Cuart a Fisc alía Provinc ial en lo Penal, correspondiente a la sentencia
del 07 de agosto de 1996, rec aída en la c ausa signada c on el No.
448-95 del Vigésimo Cuart o Juzgado Penal de la Cort e Superior de
Lima).

ACUSACIÓN FISCAL No. 6
“ De c onformidad c on los art . 12, 23, 45, 92, 93 y art . 427 del Código
Penal ACUSO A: COLLINS CAMILO MONTALVO RIVERA por delit o
c ont ra la Fe Púb lic a -Fa lsific a c ión d e Doc ument os en a gra vio d el
Estado Peruano. SOLICITANDO se le imponga la pena de TRES AÑOS
DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD Y CON CUARENTA DIAS MULTA y se le
obligue al pago por c onc epto de Reparac ión Civil de CIEN NUEVOS
478
SOLES que abonará en forma solid aria en favor d el Est ad o.”
(Dic tamen del 22 de marzo de 1996 de la Cuarta Fisc alía Superior en
lo Penal, c orrespondient e a la sent enc ia del 20 de dic iembre de
1996, rec aída en la c ausa signada c on el No. 416-95 de la Cuart a
Sala Penal de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima).

ACUSACIÓN FISCAL No. 7
“ Ac redit ada la c omisión del delit o y la responsabilidad penal de su
a ut or, est e Minist erio Púb lic o en ejerc ic io de sus func iones de
c onformidad c on el inc . 4 del Art. 92º de la L.O. del M.P. (D. Leg. 52)
formula ACUSACION SUSTANCIAL c ontra JOSE MANUEL ALVARADO
MINA por delito de Tráfic o Ilíc ito de Drogas en agravio del Estado y
en aplic ac ión de los Art s. 12, 23, 29, 45, 46, 92, 93 y 298 del C.P. solicita
se le imponga CUATRO AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD,
tresc ientos sesentic inc o días multa e inhabilitac ión c onforme el Art.
36º inc s. 1, 2 y 4 del ac otado, fijándose por c onc epto de reparac ión
c ivil la suma de UN MIL NUEVOS SOLES que deberá abonar el
ac usado a favor del Est ado” (Dictamen del 13 de noviembre de 1992
de la Déc imo Cuarta Fisc alía Superior en lo Penal, c orrespondiente a
la sentenc ia del 15 de oc tubre de 1996, rec aída en la c ausa signada
c on el No. 1078-96 de la Terc era Sala Penal de la Cort e Superior de
Just ic ia de Lima).

b. Por su parte, la sentenc ia número 34 si bien intenta c uantific ar la
c uota diaria dineraria, alude a un porc entaje que sólo está
autorizado para los c asos de c ondenados c uya únic a rent a
proviene de ejerc er un trabajo en c ondic ión de dependiente
(Art. 43º del Código Penal). En el mismo sentido, las resoluc iones
judic iales números 35, 36 y 37.
RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 34
“ FALLA c ondenando a NELIDA MADELEYNE PONCE ROSELL por delito
c ont ra la Fe Públic a- Falsific ac ión de doc ument os en agravio del
Estado a CUATRO AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD, la misma
que se suspende por el período de TRES AÑOS bajo las siguient es
reglas d e c ond uc t a: a) No variar d e d omic ilio sin c onoc imient o y
a ut orizac ión d e la aut orid ad jurisd ic c ional c ompet ent e; b) No
c onc urrir a lugares de dudosa reputac ión; c ) Conc urrir c ada treinta
días, al loc al del juzgado de origen a fin de firmar el c uaderno
c orrespondiente y dar c uenta de sus ac tividades y d) Cumplir c on el
pago de la reparac ión c ivil; reglas de c onduc t a que deberán
c umplirse bajo el aperc ibimiento de revoc arse de c ondic ionalidad
de la pena; e IMPUSIERON noventa días- multa, equivalente al
veintic inc o por c iento de la renta diaria de la sentenc iada; FIJARON:
en QUINIENTOS NUEVOS SOLES, el mont o que por c onc ept o de
reparac ión c ivil deberá abonar la sentenc iada a favor del agraviado
479
MANDARON: Que c onsentida y/ o ejec utoriada que sea la presente
sent enc ia , se expid a n los t est imonios y bolet ines d e c ond ena , se
i nsc rib a en el regist ro jud ic ia l resp ec t ivo; y se a rc hiven los a ut os
definit ivament e c on el aviso del juez de la c ausa. -” (Sentencia del 07
de junio de 2004. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 1382-96 de
la Primera Sala Penal para Proc esos c on Reos Libres d e la Cort e
Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 35
“ FALLA: CONDENANDO a JULIO OSWALDO ROSSI c omo aut or del
d elit o c ont ra la Sa lud Púb lic a-Tráfico Ilícito de Drogas [ Art. 298º]-, en
agravio del Est ado, y c omo t al se le impone la PENA de TRESAÑOS
de PRIVATIVA DE LIBERTAD, c uya ejec uc ión se suspende
c ondic ionalment e bajo la observanc ia de las siguient es reglas de
c onduc ta que deberá observar en el MISMO PLAZO: a) No variar de
domic ilio sin previo aviso al Juez de la c ausa, b) No ausent arse de la
c iudad de Lima sin aut orizac ión del A-quo, c) Concurrir el último día
útil de c ada mes al loc al del Juzgado a fin de informar y justific ar sus
a c t ivid a d es; a simismo; l e impusieron la PENA de MULTA de CIENTO
OCHENTA DIAS de su renta, c uyo importe diario será del veinticinco
porc iento de su ingreso, y la INHABILITACION c ontenida en los inc isos
uno, dos y c uat ro del art íc ulo t reint iséis del Código Penal; FIJA: En
TRESCIENTOS NUEVOS SOLES el monto de la Reparac ión Civil, que el
sent enc iado abonará a f avor del agraviado; MANDA: Que,
c onsent ida y/ o ejec ut oriada que sea la present e sent enc ia se
insc riba en los libros respec tivos, se expidan los testimonios y boletines
de condena, se archive definitivamente los actuados, devolviéndose
al juzgado de origen para su ejec uc ión.-” (Sent enc ia del 11 de
oc tubre de 1996. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 778-94 de
la Primera Sala Penal de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 36
“ VISTOS; por sus fundamentos pertinentes; y CONSIDERANDO; que, la
reparac ión c ivil fijada por la Sala Penal Superior no guarda
proporc ión c on los daños irrogados siendo del c aso modific arla
proporc ionalment e; que, la pena de mult a se ext enderá de un
mínimo de diez días-mult a a un máximo de t resc ient os sesent icinco
días-multa; en atenc ión a lo dispuesto en el artíc ulo c uarentidós del
Cód igo Penal; que, en t al sent id o, es d el c aso grad uarla
prudenc ialmente; que, de otro lado, c onforme a lo dispuesto por el
a rt íc ulo c ua rent it rés d el Cód igo Pena l, el imp ort e d e la mult a no
podrá ser menor del veint ic inc o por c ient o ni mayor del c inc uent a
por c ient o del ingreso diario del c ondenado c uando viva
exc lusivamente de su trabajo; que, en tal razón es del c aso integrar
este extremo de la sentenc ia en aplic ac ión del penúltimo párrafo del
art íc ulo dosc ient os novent ioc ho del Código de Proc edimient os
Pena les, mod ific a d o p or el Dec ret o Legisla t ivo c ient o veint iséis;
dec lararon NO HABER NULIDAD en la sent enc ia rec urrida de fojas
d osc ient os veint ic ua t ro, su fec ha veint ic ua t ro d e jun io d e mil
novec ient os novent iséis, que c ondena a Isidora Rojas León por el
d elit o c ont ra el p a t rimonio - rec ept ac ión - en agravio de Lorenzo
Pérez Mendoza, Pedro Pac hec o Pat ric io, Eleut erio Chuquit aype
Loayza y Ramiro Faustino Obregón Pérez, a un año de p ena privativa
de la libertad, suspendida en su ejec uc ión por el período de prueba
480
de un año; dec lararon HABER NULIDAD en la propia sentenc ia en el
extremo que impone a la ac usada Rojas León la pena ac c esoria de
sesent a días-mult a a favor del Tesoro Públic o; y f ija en q uinient os
nuevos soles el monto que por c onc epto de reparac ión c ivil deberá
abonar la c it ada sent enc iada a favor de los agraviados, c on lo
demás que al respec t o c ont iene; reformándola en est os ext remos;
IMPUSIERON a la ac usada Rojas León t reint a días mult a a favor del
Estado; FIJARON en c ien nuevos soles el monto que por c onc epto de
reparac ión c ivil deberá abonar la c itada sentenc iada a favor de los
agraviados; e INTEGRANDO la propia sentencia, respecto a la multa;
SEÑALARON en veintic inc o porciento de su ingreso diario que
abonará la sentenc iada a favor del Tesoro Públic o, debiendo el Juez
hac er uso del aperc ibimiento de c onversión; dec lararon NO HABER
NULIDAD en lo demás que c ont iene, y los devolvieron.-” (Resolución
del 15 de julio de 1997 de la Sala Penal Permanent e de la Cort e
Suprema de Justic ia de la Repúblic a, c orrespondiente a la sentenc ia
del 24 de junio de 1996, rec aída en la c ausa signada c on el No. 371-
95, de la Oc t ava Sala Penal de la Cort e Superior de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 37
“ VISTOS; de c onformidad en part e c on el señor Fisc al; por sus
fund a ment os pertinentes; y CONSIDERANDO: que, el importe del día-
multa es equivalente al ingreso promedio diario del c ondenado y se
determina atendiendo a su patrimonio, rentas, remunerac iones, nivel
de riqueza, pudiendo extenderse de un mínimo de diez días-multa a
un máximo de t resc ient os sesent ic inc o días-mult a t a l c omo lo
disponen los art íc ulos c uarent iuno y c uarent idós del Código Penal;
q ue la rep a ra c ión c ivil fija d a p or la Sa la Pena l Superior, no guarda
proporc ión c on el daño oc asionado a los agraviados por lo que
amerit a graduarla proporc ionalment e; de ot ro lado c onforme a lo
dispuesto por el artíc ulo c uarentitrés del Código Penal, el importe de
la mult a no p od rá ser menor d el veint ic inco por ciento ni mayor del
c inc uenta porc iento del ingreso diario del c ondenado c uando viva
exc lusivament e de su t rabajo; que en t al razón es del c aso int egrar
este extremo de la sentenc ia en aplic ac ión del penúltimo parágrafo
del art íc ulo dosc ient os noventioc ho del Código de Proc edimientos
Pena les, mod ific a d o p or el Dec ret o Legisla t ivo c ient o veint iséis:
dec lararon NO HABER NULIDAD en la sent enc ia rec urrida de fojas
set ent ic ua t rio, su f ec ha veint isiet e d e junio d e mil novec ient os
novent iséis, que c ondena a Hermes Ac uña Caballero por los delitos
c ont ra el Pa t rimonio - est afa en grado de t ent at iva - en agravio de
la Compañía Peruana de Teléfonos Soc iedad Anónima; y c ontra la
Fe Públic a - falsific ac ión de doc ument os en general - en agravio del
Est ado; a dos a ños de pena privativa de la libertad suspendida en su
ejec uc ión por el período de prueba de un año dec lararon: HABER
NULIDAD en la propia sent enc ia en el ext remo que fija la pena
ac c esoria de noventa días-mult a a fa vor d el Est a d o; y fija en
dosc ientos nuev os soles el monto que por c onc epto de reparac ión
c ivil deberá abonar el c itado sentenc iado a favor de c ada uno de
los agraviados; c on lo demás que al respec t o c ont iene;
reformándola en est os ext remos; IMPUSIERON al ac usado Ac uña
Caballero la pena ac c esoria d e c ient o oc hent a d iás-mult a q ue
deberá abonar a favor del Est ado; FIJARON en mil nuevos soles el
mont o que por c onc ept o de reparac ión c ivil deberá abonar el
481
c it ado sent enc iado a favor de c ada uno de los agraviados,
Compañía Peruana de Teléfonos y el Est ado; é INTEGRANDO la
propia sentenc ia: IMPUSIERON a Hermes Ac uña Caballero, el pago
de un porc entaje del veintic inc o por c iento de su ingreso a favor del
Tesoro Públic o, debiendo el Juez hac er uso del aperc ibimient o de
c onversión; dec lararon NO HABER NULIDAD en lo demás que dic ha
sent enc ia c ont iene; y los devolvieron. -” (Resolución del 09 de julio de
1997 de la Sala Penal Permanent e de la Cort e Suprema,
c orrespondiente a la sentenc ia del 27 de junio de 1996, rec aída en la
c ausa signada c on el No. 700-95, de la Décimo Primera Sala Penal de
la Corte Superior de Lima).

c. En las sentenc ias números 38, 39 y 40, en c ambio, nos plantean
un supuesto partic ular en la medida en que el operador
jurisdic c ional pretende c ubrir el monto dinerario de la multa
aludiendo a la renta dec larada por el imputado durante l a
Instruc c ión y el Juic io Oral. Este proc eder presenta dos
distorsiones. Por un lado, se deja de verific ar c on otros medios
probatorios más objetivos el volumen real de la c apac idad
económica del procesado (bolet as de pago, dec larac iones
tributarias, informes financ ieros, etc .). Y, por otro lado, se asume
indebidamente c omo c uota diaria de la multa el total del
ingreso del c ondenado, sin aplic ar las deduc c iones, porc entajes
y desc uentos que regulan los artíc ulos 41º, 43º y 44º.

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 38
“ FALLA: CONDENANDO a ALDO OMAR FLORES ORDOVA c omo autor
d el d elit o d e Tráfic o Ilíc it o d e Drogas, en su mod alid ad d e
mic roc omerc ializac ión de Pasta Básic a de c oc aína, en agravio del
Est ado; a la pena de CUATRO AÑOSDE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD
EFECTIVA, la misma que c on desc uento de la c arc elería de ley que
viene sufriendo desde el c inc o de Marzo de mil novec ient os
novent iseis, venc erá el c inc o de Marzo del año dos mil,
imponiéndosele el pago de c ient o oc hent a días mult a a razón de
t res nuevos soles por día mult a teniendo c omo base su ingreso de
482
tresc ientos nuevos soles que dic e tener en su dec larac ión instruc tiva
de fojas c uarent iuno de c onformidad c on lo est ablec ido por los
art íc ulos c uarent iuno a c uarent ic uat ro del Código Penal vigent e,
pagaderos en el lapso de tres meses c ontados después que quede
c onsentida y/ o ejec utoriada que sea la sentenc ia; FIJO: En la suma
de doscientos nuevo soles el monto que por concepto de reparación
c ivil d eberá abonar el sent enc iad o a favor del Est ado agraviado;
imponiénd osele la pena d e inhabilit ac ión por el mismo lapso que
dure la sentenc ia, para obtener mandato, c argo, empleo o c omisión
de c arác ter públic o, así c omo para ejerc er por c uenta propia o por
int ermed io d e t erc ero, p rof esión, comercio, arte o industria; MANDO:
Que c onsent ida y/ o ejec ut oriada que sea la present e se insc riba
donde corresponda archivándose, definitivamente todo lo actuado.-
” (Sent enc ia del 18 de abril de 1997. Rec aída en la c ausa signada
c on el No. 132-96 del por el Cuadragésimo Cuarto Juzgado Penal de
Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 39
“ FALLA: CONDENANDO A LUIS GONZALO CASTILLO DIAZ c omo autor
del delit o c ont ra la vida, el c uerpo y la salud - Lesiones menos Graves
– en a gra vio d e Wa lt er Willia m Flores Núñez a DOS AÑOS DE PENA
PRIVATIVA DE LIBERTAD, la misma que de c onformidad c on el artíc ulo
c inc uentisiete y c inc uenta y oc ho del Código Penal se suspende por
el t érmino de prueba de un año y bajo las siguient es reglas de
c ond uc t a: a) No variar d e d omic ilio sin previo aviso al Juzgado, b)
c onc urrir c ada fin de mes al loc al del Juzgado a informar y justific ar
sus ac t ivid ad es, firmand o el c uad erno d e c ont rol respec t ivo,) No
ausent arse del país sin previa aut orizac ión del Juzgado, d) No
c onc urrir a lugares de dudosa reput ac ión, e) No c omet er nuevo
delit o doloso; y FIJA en TRES MIL NUEVOS SOLES el mont o que por
c onc epto de reparac ión c ivil deberá abonar el sentenc iado a favor
del agraviado, asimismo al pago de sesent a días mult a a favor del
Est a d o, establec iéndose c omo cuota diaria el veinticinco por ciento
de su ingreso diario que de ac uerdo a los ingresos indic ados por el
proc esado en su dec larac ión instruc tiva sería de t resc ient os
novent iséis nuevos soles, suma que deberá pagar en el t érmino de
d iez d ías d e c onsent ida o ejec ut oriada que sea la present e
resoluc ión; y MANDA: Que esta sentenc ia se leída en ac to públic o y
c onsentida o ejec utoriada que sea se insc riba en el Registro judic ial
respec t ivo, arc hivándose los aut os en forma definit iva. -” (Sentencia
del 08 de junio de 2000. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 276-
99 del Trigésimo Segundo Juzgado Penal de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 40
“ FALLA: CONDENANDO a SIXTO VIDAL FALCON PEDREGAL, c omo
aut or del delit o c ont ra la Fé Públic a -Falsificación de Documentos en
General [ Art. 427º] , en agravio del Estado y se le impone la pena de
dos años de PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD c uya ejec uc ión se
suspende con el carácter de CONDICIONAL bajo el cumplimiento de
las siguient es reglas de c onduc t a que observará en el plazo de un
año: a) no ausentarse de su domic ilio sin autorizac ión de Juez de la
c ausa b) c onc urrir los fines de mes al Juzgado de la c ausa para
informar y just ific ar sus ac t ividades c ) no port ar armas de fuego de
ningún t ipo d) no frec uent ar la c ompañía ni rec urri r a lugares d e
483
dudosa reput ac ión e) c umplir c on el pago de la reparac ión c ivil;
bajo aperc ibimient o d e aplic arse el art íc ulo c inc uent inueve d el
Código Penal, IMPUSIERON: Treinta días multa de ac uerdo a la renta
dec larada por el sentenc iado en el ac to oral, FIJAN: En cien nuevos
soles el monto de la reparac ión c ivil, que abonará a favor del Estado,
DISPUSIERON: Se leva nt e la s órd enes d e c a pt ura impa rt id a s en su
c ont ra; MANDARON: Que c onsent ida o ejec ut oriada que sea la
p resent e sent enc ia la insc rib a en el Registro Central de Condenas y
en su oport unidad se arc hive definit ivament e lo ac t uado; hágase
saber. -” (Sent enc ia del 15 de enero de 1996. Rec aída en la c ausa
signada c on el No. 113-95 de la Déc imo Terc era Sala Penal de la
Cort e Superior de Just ic ia de Lima ).


d. También son frec uentes las limitac iones que enc ontramos en las
sentenc ias números 41, 42, 43, 44 y 45. En ellas sólo se alc anzó a
definir la c uota diaria dineraria de la multa, pero sin c onc luir c on
el señalamiento del monto total en nuevos soles que debería
pagar el c ondenado.

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 41
“ FALLA: CONDENANDO A NESTOR ADRIAN LAZO CUEVAS c omo autor
del delit o CONTRA LA VIDA EL CUERPO Y LA SALUD-LESIONES
CULPOSAS [ Art . 124º, 2do. párrafo] en agravio de CAROLA TORO
VIGO A UN AÑO DE PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD la misma que se
suspende c ondic ionalmente bajo las siguientes reglas de c onduc ta:
a) No variar de domic ilio sin previo aviso al Juzgado. b) Comparec er
personal y obligatoriamente al Juzgado las vec es que sea requerido
p a ra informa r y just ific a r sus a c t ivid a d es. c ) Respet a r la s regla s y
señales de t ránsit o. d) Cumplir c on el pago de la reparac ión c ivil;
todo ello bajo aperc ibimiento de revoc ársele la c ondic ionalidad de
la pena en c aso de inc umplimient o; y FIJO EN MIL NUEVOS SOLES el
mont o que por c onc ept o de Reparac ión Civil deberán abonar
solidariamente el sentenc iado y el terc ero c ivilmente responsable en
favor de la agraviada, y en SESENTA DIAS MULTA que el sentenciado
abonará en favor del Estado en razón de UN NUEVO SOL por día; y
MANDO Que c onsent ida y/ o ejec ut oriada que sea la present e
resoluc ión se insc riba en el Registro Judic ial c orrespondiente y en su
oport unid a d se a rc hive d efinit iva ment e lo a c t ua d o. Tomá nd ose
razón. Not ific ánd ose. -” (Sent enc ia del 26 de dic iembre de 1996.
Rec aída en la c ausa signada c on el No. 493-94 del Vigésimo Cuarto
Juzgado Penal de Lima).

484
RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 42
“ FALLA: CONDENANDO a Prudenc io Valentín MORALES PALOMINO y
Césa r ALVAREZ TAYPE, c omo a ut ores d el d elit o d e Ca lumnia [ Art .
131º] y Difamac ión [ Art. 132º] , en agravio de Jaime ANGELESMUÑOZ,
a DOS AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD, la misma que se
suspende c ondic ionalment e por el período de DOS AÑOS, bajo las
siguientes reglas de c onduc ta: a) Respetar el honor de las personas,
b) No c onc urrir a lugares de dudosa reput ac ión, ni ingerir bebidas
alc ohólic as en exc eso, c ) No variar de domic ilio ni ausentarse de la
c apital sin previa autorizac ión del juez de la c ausa, d) Conc urrir c ada
fin d e mes al loc al d el juzgad o a firmar el c uad erno d e c ont rol
respec tivo y dar c uenta de sus ac tividades, bajo aperc ibimiento de
revoc arse la c ondic ionalidad de la pena. FIJA: la suma de DIEZ MIL
NUEVOS SOLES que deberán pagar los sent enc iados por c onc ept o
de reparac ión c ivil en favor del agraviado en forma solida ria .
IMPONE: multa de CIEN DIAS DE SU RENTA de c ada sentenc iado, a
razón de DIEZ NUEVOS SOLES DIARIOS a favor del Poder Judic ial
pagaderos en el lapso de SEIS MESES. DISPONE: la RESERVA DEL
PROCESO de Eusebio MANTEL HUACHO e Isaías YACTAYO ARTEAGA,
ha st a q ue sean habidos por la policía, oficiándose para su ubicación
y c aptura. ORDENA: que c onsentida que sea, la presente sentenc ia,
se c ump la c on insc rib irla en el Regist ro Cent ra l d e Cond ena s,
expidiéndose los t est imonios de c ondena, arc hivándose la c ausa
definit iva ment e en el ext remo resuelt o. -” (Sent enc ia del 31 de
oc tubre de 1996. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 433-95 del
Primer Juzgado Penal de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 43
“ FALLA: CONDENANDO a Jhony LOPEZ ALBINAGORTA, c omo autor
d el d elit o Co nt ra el Pa t rimonio – Receptación [Art. 194º], en agravio
de Comerc ial DELTA, a DOS AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD, la
misma que se suspende c ondic ionalmente bajo las siguientes reglas
d e c ond uc t a : a ) Respet a r el pa t rimonio a jeno, b) No frec uent a r
luga res de dudosa reput ac ión ni ingerir bebidas alc ohólic as en
exc eso, c ) No variar d e d omic ilio no ausent arse d e la c apit al sin
previa aut orizac ión del Juzgado, d) Conc urrir c ada fin de mes al
loc al del Juzgado a dar c uent a de sus ac t ividades y firmar el
cuaderno de control respectivo, bajo apercibimiento de revocarse el
benefic io c onc edido, FIJA la suma de DOSCIENTOS NUEVOS SOLES
por c onc epto de reparac ión c ivil que deberá pagar el sentenc iado
en fa vor d e la ent id a d a gra via d a , IMPONE la multa de sesenta días
d e su renta a razón de c inc o nuevos soles diarios pagaderos en el
lapso de un mes a favor del Poder Judic ial ORDENA reservar el
juzgamient o para los ac usados Teodoro ROMERO GUERRERO y José
GUTIERREZ HOYOS, hast a c uando sean habidos por la Polic ía,
of ic iá nd ose para su ubic ac ión y c aptura, DISPONE que c onsentida
y/ o ejec ut oriada que sea la present e sent enc ia, se c umpla c on
insc rib irla en el Regist ro Cent ra l d e Cond ena s, exp id iénd ose los
testimonios respec tivos, arc hivándose definitivamente el proc eso en
el ext remo resuelt o. -” (Sentencia del 24 de junio de 1996. Recaída en
la c ausa signada c on el No. 303-92 del Primer Juzgado Penal de
Lima).

485
RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 44
“ FALLA CONDENANDO a Cristian Armando LUNA QUINTANILLA, c omo
resp onsa b le d el d elit o Cont ra la Vida, el Cuerpo y la Salud - LESIONES
CULPOSAS [ Art. 124º] , en agravio de María Estela FARFAN TITO, a UN
AÑO DE PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD, que se suspende
c ond ic ionalment e bajo las siguient es reglas d e c ond uc t a: a)
Resp et a r la int egrid a d físic a d e la s personas, b) Conducir vehículos
c on prudenc ia, c ) No frec uent ar lugares de dudosa reput ac ión ni
ingerir bebidas alc ohólic as en exc eso, d) No variar de domic ilio ni
ausent arse de la c apit al sin previa aut orizac ión del Juzgado, e)
Conc urrir c ada fin de mes a l loc al del Juzgado a dar c uenta de sus
ac t ivid ad es y firmar el c uad erno d e c ont rol respec t ivo; bajo
aperc ibimient o de revoc arse el benefic io c onc edido, FIJA en UN
AÑO EL PLAZO DE SUSPENSION DE LA PENA, IMPONE la suma de MIL
NUEVOS SOLES por c onc epto de reparac ión c ivil en favor de la
agraviada, que deberá pagar el c ondenado, DISPONE, multa de
SESENTA DIAS DE SU RENTA, a razón de c inc o nuevos soles diarios,
pagaderos en el lapso de c uat ro meses a favor del Poder Judic ial,
ORDENA que c onsent ida y/ o ejec ut ori ada que sea la present e
sent enc ia , se c ump la c on insc rib irla en el Regist ro Cent ra l d e
Condenas, expidiéndose los t est imonios respec t ivos, arc hivándose
definitivamente la c ausa en el extremo absuelto, MANDA Reservar el
juzga mient o pa ra el a c usa d o Crist oba l LLABRES COMBINA, hast a
c uand o sea habid o por la Polic ía, ofic iánd ose para t al fin. -”
(Sentenc ia del 27 de agosto de 1996. Rec aída en la c ausa signada
c on el No. 402-94 del Primer Juzgado Penal de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 45
“ FALLA CONDENANDO a Carl os Iván VILLANUEVA OCHOA, c omo
aut or d e los d elit os d e Injuria y d ifamac ión [ Art s. 130º y 132º] en
agravio de José Luis ZOLEZZI IBARCENA, a DOS AÑOS DE PENA
PRIVATIVA DE LA LIBERTAD, la misma que se suspende
c ond ic iona lment e ba jo la s siguient es regla s d e c onduc t a: a)
Respet ar el honor de las personas, b) No c onc urrir a lugares de
dudosa reputación, ni consumir bebidas alcohólicas en exceso, c) No
variar de domic ilio, ni ausentarse de la c apital sin previa autorizac ión
del juzgado, d) Conc urrir al loc al del Juzgado todos los fines de mes,
hast a el c umplimient o de la pena impuest a a dar c uent a y just ific ar
sus ac tividades, así c omo a firmar el Libro de Control respec tivo; bajo
aperc ibimient o de revoc arse la c ondic ionalidad de la pena
impuest a, FIJA: en DOS AÑOS EL PLAZO DE SUSPENSION DE LA PENA
IMPUESTA, DISPONE: que el sentenc iado pague la suma de DOCE MIL
NUEVOS SOLES, por c onc ept o de reparac ión c ivil en favor del
agraviado, IMPONE: la multa de CIEN DIAS de su renta, a razón de
CINCUENTA NUEVOS SOLES diarios que deberá pagar en favor del
Poder Judic ial, en el lapso de UN AÑO, ORDENA: que c onsentida y/ o
ejecutoriada que sea la presente sentencia, se cumpla con inscribirla
en el Regist ro Cent ra l d e Cond ena s, expid iénd ose los t est imonios
respec t ivos, arc hivándose definitivamente la causa definitivamente;
not ific á nd ose. -” (Sentencia del 30 de setiembre de 1996. Recaída en
la c ausa signada c on el No. 57-96 del Primer Juzgado Penal de Lima).

486
e. Luego, enc ontramos sentenc ias c omo la número 46, donde si
bien se define un monto total no se espec ific a la c uota diaria. En
torno a ella el Juzgador alude a un porc entaje de la renta del
c ondenado, pero sin haber espec ific ado en los c onsiderandos
de la resoluc ión si la renta del imputado proviene
exc lusivamente de su trabajo en c ondic ión de dependiente.

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 46
“ FALLA: CONDENANDO a MARTHA ENRIQUETA PRO SANTANA, c omo
a ut ora d el d elit o c ont ra la Fe Púb lic a - falsificación de documentos
en General [ Art . 427º, 2do. párrafo] -, en a g ra vio d el Inst it ut o
Tec nológic o Pesquero, Universidad Nac ional Mayor de San Marc os y
El Est ado, y c omo tal se le impone: DOS AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE
LA LIBERTAD, la misma que se suspende por el plazo de un año,
siempre y c uando c umpla c on observar las siguient es reglas de
c onduc t a a) no va ria r d e d omic ilio sin previo a viso d el A -quo, b)
c onc urrir al loc al del Juzgado c ada sesenta días a fin de dar c uenta
y just ific ar sus ac t ividades, c ) abst enerse de poseer objet os o
doc ument os que favorezc an la c omisión de delit os; d) abonar el
mont o d e la rep a ra c ión c ivil en el t érmino fija d o, t od o b a jo
aperc ibimient o de revoc ársele la c ondic ionalidad de la pena;
FIJARON: en OCHENTA NUEVOS SOLES, el monto que por c onc epto
de reparac ión c ivil deberá de abonar la sentenc iada en favor de los
agraviados; IMPUSIERON: con carácter efectivo TREINTA DIAS MULTA,
a razón del veintic inc o por c iento de sus ingresos diarios, por lo que
el monto total a pagar por la c ondenada asc iende a CIENTO
VEINTICINCO NUEVOS SOLES, lo que deberá de abonar dentro de los
diez días siguient es de emit ida la present e sent enc ia, c onforme lo
establece el artículo cuarentisiete del Código Penal; dándose cuenta
de la multa impuesta, a la Presidenc ia de la Corte Superior de Lima,
p a ra los f ines lega les p ert inent es, c on a rreglo a p revist o en la
Resoluc ión Administrativa número noventidós guión noventiséis guión
CME guión PJ, de fec ha dos de Mayo de mil novec ientos noventiséis;
MANDARON: Que, c onsent ida o ejec ut oriada que sea la present e
resoluc ión, se expid an los bolet ines y t est imonios d e c ondena, se
insc rib a en el regist ro p ert inent e, se a rc hiven los a ut os en forma
definit iva y se remit an al Juzgado de origen para los fines de Ley. -”
(Sentenc ia del 28 de abril de 1997. Rec aída en la c ausa signada c on
el No. 1589-96 de la Primera Sala Penal de Lima).

487
f. También hemos enc ontrado sentenc ias en las c uales se impone
una pena de multa únic amente sobre la base de términos
monetarios. Este es el c aso de la resoluc ión judic ial número 47.

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 47
“ FALLA: CONDENANDO a RUPERTO HOLMER RIEGA ARROYO, c omo
a ut or d el d elit o c ont ra la sa lud p úb lic a – Tráfic o líc it o de Drogas
(Mic roc omerc ializac ión) – en agravio del Estado, a CUATRO AÑOSDE
PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD, la misma que se suspende en forma
c ondic ional por el t érmino de TRES AÑOS DE PRUEBA, quedando
sujeto a las siguientes Reglas de Conduc ta: a) No variar de domic ilio
ni ausentarse del lugar de su residenc ia sin previo aviso al Juzgado, b)
No ingerir bebidas alc ohólic as en exc eso ni c onsumir sust anc ias
est upefac ient es salvo por prescripción médica, y c) Concurrir al local
del Juzgado c ada fin de mes a efec tos de justific ar sus ac tividades y
firmar el Libro de c ont rol respec t ivo; t odo ello, bajo aperc ibimient o
de aplic arse los c orrec tivos enunc iados en el artíc ulo c inc uentinueve
del Código Penal en c aso de inc umplimient o; y a la pena de multa
de QUINIENTOS NUEVOS SOLESa favor del Estado e INHABILITACIÓN
por el t érmino de la c ondena, c onforme lo est ablec e el art íc ulo
treintiséis inc iso primero, segundo y c uarto del Código Penal; FIJA: en
la suma de QUINIENTOS NUEVOS SOLES el monto que por c onc epto
de reparac ión Civil deberá abonar el sentenc iado a favor del Estado;
MANDO: Que, c onsent ida o ejec ut oriada que sea la present e
Sent enc ia , se insc rib a en la s ent id a d es resp ec t ivos la sent enc ia
emitida y se arc hiven los autos en forma definitiva, tomándose razón
donde c orresponda.-” (Sentencia del 27 de junio de 2000, recaída en
la c ausa No. 15-2000 del Déc imo Oc t avo Juzgado Penal de Lima).

g. Si bien no es frec uente, hemos enc ontrado que algunos
operadores determinan la pena de multa en func ión de
indic adores no autorizados por la legislac ión vigente. Así por
ejemplo, la sentenc ia número 48 aplic a la pena pec uniaria en
base a unidades de referenc ia proc esal. Mientras que en las
sentenc ias números 49, 50, 51, 52 y 53 se aplic a en func ión a
remunerac iones mínimas vitales. Cabe señalar que, el Código
de 1991 rec urre a dic ho indic ador únic amente para diferenc iar
488
la naturaleza de la infrac c ión penal en los c asos de hurto y
daños (Art. 444º). Por lo demá s, es de rec ordar que sólo en
normas prec edentes c omo los Dec retos Legislativos No. 122 y No.
123 el legislador autorizó que las penas de multa se establecieran
en base a sueldos mínimos vitales.

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 48
“ FALLA: Condenando a CONDOR ARIAS MARCELO DANIEL por los
d elit os c ont ra la Vid a , el Cuerp o y la Sa lud – Homicidio Culposo – en
agravio de Mario Conc epc ión Zambrano Flores y c ont ra la Vida, el
Cuerpo y la Salud – Lesiones Culposas – en agravio de Walter Sergio
Aquino Rojas, Juan Carlos Guzmán Afan, Clemente Huamaní Hualca,
María Afan de Guzmán, César Valverde Vidal, Carmen Siguas Portillo,
Karina Núñez del Arc a a CUATRO AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LA
LIBERTAD, la misma que se suspende por el mismo t érmino bajo las
siguient es reglas de c on duc t a: A) No variar de domic ilio sin previa
aut orizac ión del Juzgado, B) No frec uent ar lugares de dudosa
reputac ión, C) Presentarse al loc al del Juzgado c ada fin de mes c on
la finalidad de registrarse en el c uaderno de c ontrol respec tivo y dar
c uent a d e sus ac t ividades; bajo aperc ibimient o de Ley en c aso de
inc umplimient o; imponiéndosele en el ext remo del delit o c ont ra la
Vida, el Cuerpo y la Salud – Lesiones Culposas-, la MULTA de veinte
Unidades Referenc iales Proc esales a favor de los agraviados;
IMPONIÉNDOSELE en el ext remo d el d elit o c ont ra la Segurid a d
Púb lic a- Peligro Común- en agravio de la Sociedad la CANCELACIÓN
d e la Lic enc ia d e Cond uc ir R guión c ero d iez mil t reint id os d e
propiedad del inc ulpado: FIJO: En la suma de DIEZ MIL NUEVOS SOLES
el mont o de la Reparac ión Civil que deberá abonar el sentenc iado
en forma solidaria c on el Terc ero Civilmente responsable a favor de
los agraviados en la siguiente proporc ión: TRES MIL NUEVOS SOLES a
favor del familiar más c erc ano del oc c iso Mario Conc epc ión
Za mb rano Flores, y UN MIL NUEVOS SOLES a c ada uno de los demás
agraviados; a la vez que ABSUELVE: A MARCELO DANIEL CONDOR
ARIAS de la ac usac ión Fisc al por el delit o c ont ra la Fé Públic a -
Falsific ac ión de Doc ument os en general – en agravio del Est ado;
MANDO: Que, la present e resoluc ión sea leída en ac t o públic o y
c onsent ida y/ o ejec ut oriada que sea la present e sent enc ia se
a rc hiven los a ut os en forma d efinit iva y se insc rib a en el lib ro
c orrespondient e.-” (Sentencia del 24 de marzo de 1997. Recaída en
la c ausa signada c on el No. 146-96 del Vigésimo Juzgado Penal).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 49
“ FALLA: CONDENANDO A ESLIM ARMENGOL COCHACHIN
DOMINGUEZ, reo del delit o Cont ra la Familia -Omisión de Asistencia
Fa milia r [ Art . 150º] - en agravio de Wilma Cleide Benites Urbano, a la
pena de dos años de PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD, la misma que se
489
suspende por igual plazo, bajo el c umplimient o de las siguient es
reglas d e c ond uc t a, a.- No variar de domic ilio sin previo aviso al
Juzgado, b.- Comparec er c ada veint ic inc o de c ada mes a f in d e
c ont rolar su asist enc ia y just ific ar sus ac t ividades, c . - Cumplir con sus
obligac iones alimentarias en forma puntual y adelantada; c anc elar
el mont o de la reparac ión c ivil durant e el t érmino de la c ondena; y
MULTA EQUIVALENTE A SESENTA REMUNERACIONES MINIMAS VITALES,
que el c ondenado deberá abonar en favor del Est ado; FIJA: en
ochocientos soles oro que el sentenciado deberá pagar a favor de la
agraviada, por c onc epto de Reparac ión Civil; Mando leer en ac to
públic o est a sent enc ia y c onsent ida y ejec ut oriada que sea, se
expidan los testimonios y boletines de c ondena c orrespondiente se
inscriba en el Registro Judicial respectivo, y se archive definitivamente
los d e la ma t eria . -” (Sentencia del 25 de agosto de 1993. Recaída en
la c ausa signada c on el No. 3161-93 del Cuadragésimo Quint o
Juzgado Penal de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 50
“ FALLA: Condenando a DEMNY SUMNER GUTIERREZ TERRAZAS c omo
a ut or d el d elit o Cont ra la Fe Púb lic a – Falsificación de Documentos,
en agravio d el Est ad o a DOS AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD,
la misma que se suspende por el plazo de Un año, sujet o a las
siguient es reglas de c onduc t a, a) c omparec er personal y
obligatoriamente al loc al del juzgado, las vec es que sea c itado a fin
d e just ific ar sus ac t ivid ad es, b) no ausent arse del lugar donde reside,
sin previa autorizac ión del juez, c ) no c onc urrir a lugares de dudosa
reput ac ión, d) no c omet er nuevo delit o doloso, e) no c onsumir
bebidas alc ohólic as, t odo bajo aperc ibimient o de revoc ársele la
c ondic ionalidad de la Pena; FIJARON, En la suma de DOSCIENTOS
NUEVOS SOLES la Reparac ión Civil que el sent enc iado deberá
abonar a favor d el Est ad o; IMPUSIERON, Multa de Noventa Días de su
Renta mensual vigente para la industria y c omerc io en la proporc ión
de un oc henta por c iento; RESERVARON, el juzg a mient o c ont ra
CARMEN FABIOLA SALAZAR PEREZ, debiéndose reiterar ofic ios para su
Ubic ac ión y Capt ura a t ravés de la Polic ía Judic ial y sea puest o a
disposic ión de la Sala de Juzgamient o, DISPUSIERON. La inmediat a
exc arc elac ión del sent enc iado Gut iérrez Terrazas, ofic iánd ose al
INPE, MANDARON. Se giren los t est imonios y se insc riba est e en los
regist ros respec t ivos arc hivándose la c ausa c onsent ida o
ejec ut oriada que sea la present e sent enc ia.-” (Sentencia del 25 de
febrero de 1997. Rec aída en la causa signada con el No. 822-94 de la
Déc imo Primera Sala Penal de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 51
“ FALLA: CONDENADO a SANTOS MESARES HUAMAN c omo autor del
delit o Cont ra la Vida, el Cuerpo y la salud – Lesiones Leves en agravio
de Mariano López Ayaypoma UN AÑO DE PENA PRIVATIVA DE LA
LIBERTAD c uya ejec uc ión se suspende en forma c ondic ional por el
mismo p la zo, b a jo el c ump limient o d e la s siguient es regla s d e
c onduc t a: a) No variar de domic ilio ni ausent arse del país sin
c onoc imient o del Juez de origen; b) No ingerir bebidas alcohólicas, ni
foment a r esc á nd a los en la vía p úb lic a ; c ) Resp et a r la int egrid a d
físic a de las personas; d) Present arse al loc al del juzgado que
c onoc ió la c ausa, los últ imos días hábiles de c ada mes; t odo est o
490
b a jo a p erc ib imient o d e d arse c umplimient o a lo señalad o en el
art íc ulo c inc uent inueve del Código Sust ant ivo en c aso de
inc umplimiento a las reglas de c onduc ta impuestas; FIJARON: en la
suma de DOS MIL NUEVOS SOLES que por c onc ept o de reparac ión
c ivil d eberá pagar el sent enc iad o a favor del agraviado;
ESTABLECIERON: el pago de OCHENTA DIAS MULTA que deberá
abonar a favor del Tesoro Públic o, debiéndose de tener en c uenta
para su pago la Remunerac ión Mínima Vital vigente al momento de
hac erse efec tiva; MANDARON: Que, c onsent ida y/ o ejec ut oriada
q ue sea la p resent e sent enc ia se insc rib a en los regist ros
c orrespond ient es expid iénd ose los t est imonios y bolet ines d e
c ondena y se arc hiven los aut os en forma definit iva en su
oport unidad, remit iéndose los aut os al Juzgado de origen para los
efec t os d e lo d isp uest o p or el a rt íc ulo t resc ient os t reint isiet e d el
Código de Proc edimientos Penales y los devolvieron.-” (Sentencia del
07 de noviembre de 1997. Rec aída en el expediente signado c on el
No. 994-95 de la Cuart a Sala Penal de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 52
“ …Por rec ibido los aut os princ ipales de la Mesa de Part es Únic a de
los Juzgados Penales de Lima, enc ontrándose la presente instruc c ión
en Ejec uc ión de sentenc ia, de c onformidad c on lo establec ido en la
Resoluc ión Ad minist ra t iva número c ient o t reint idós novent isiet e-P-
CSJL. AVOQUESE est a judic at ura a su c onoc imient o, en
c onsec uenc ia: REQUIERASE a la sentenc iada a fin de que c umplan
c on las reglas d e c ond uc t as impuest as en la sent enc ia, bajo
aperc ibimient o de lo dispuest o en el art íc ulo c inc uent inueve, así
mismo c on c a nc ela r el mont o d e la Rep a ra c ión Civil fija d a en la
sentenc ia, aperc ibimiento de trabarse embargo sobre sus bienes en
c aso d e inc umplimient o, así c omo a la Multa de Ciento ochenta días
de su remunerac ión mínima vital, a favor del Tesoro Públic o, bajo
aperc ibimiento de la c onversión de la pena, y a la inhabilitac ión por
el la p so d e seis meses d e c onformid a d a l a rt íc ulo t reint iséis inc iso
segundo del Código Penal, ofic iándose. -” (Resolución del 02 de junio
de 2000. Rec aída en la c ausa No. 765-2000 del Déc imo Juzgado
Penal de Lima).


g. En la sentenc ia número 53 enc ontramos otro tipo de distorsión en
la determinac ión de la pena pec uniaria, ya que el Juez aplic a
indebidamente una pena de multa por debajo del mínimo
genéric o de 10 días-multa que define el artíc ulo 41º del Código
Penal. Esta dec isión de reduc ir los extremos de la pena
pec uniaria, no se halla fundamentada en los c onsiderandos de
491
la sentencia, por lo cual se desconoce las razones que motivaron
al Juzgador para dejar de lado el mínimo legal que correspondía
al delito de lesiones leves (60 días-multa).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 53
“ FALLA: Dec larando INFUNDADA la Tac ha formulada por el
proc esado José Manuel Pac hec o Valdéz c ont ra el Cert ific ado
Médic o Legal de fojas diez de autos, en c onsec uenc ia se mantiene
su valor probatorio de dic ho instrumento públic o; CONDENANDO a
JOSE MANUEL PACHECO VALDEZ, c omo autor del delito de Lesiones
[ Art . 122º] , en agravio de Isabel Merc edes De La Cruz Noriega, a la
pena de UN AÑO DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD, la misma que de
c onformidad c on el art íc ulo dosc ient os oc hent iséis del Código de
Proc ed imient os Penales, mod ific ad o por el Dec ret o Legislat ivo
número c ient o veint iséis, se suspende c ondic ionalment e, bajo las
siguient es regla s d e c ond uc t a : a) no variar de domic ilio sin previo
aviso al Juzgado; b) respetar la integridad físic a de sus semejantes; c )
c onc urrir al loc al del Juzgado a c ont rolar su firma c ada fin de mes,
bajo aperc ibimiento de ley en c aso de inc umplimiento; así mismo a
la pena de CINCO DIAS DE MULTA de su renta; FIJA: la suma de
DOSCIENTOS NUEVOS SOLES, el monto de la Reparac ión Civil que el
sent enc iado deberá abonar a favor de la agraviada, bajo
aperc ibimient o de ley; MANDO: que c onsent ida y/ o ejec ut oriada
que se la present e sent enc ia , se insc rib a en los regist ros
c orrespondientes, se c ursen los testimonios y boletines de c ondena, y
en su oport unidad se arc hive definit ivament e los aut os, t omándose
razón. -” (Sentenc ia del 13 de enero de 1993. Rec aída en la c ausa
signada c on el No. 233-92 del Trigésimo Sépt imo Juzgado Penal de
Lima).

h. Curiosamente en la resoluc ión judic ial número 54 se presenta
una situac ión inversa, pero igualmente ilegal, puesto que bajo
una genéric a c onsiderac ión de “ c irc unstanc ias agravantes” , las
c uales por lo d emás no se identific an, se llega a aplic ar al
c ondenado 365 días-multa, c on lo que el Juzgador exc ede
ampliamente el máximo previsto c omo sanc ión para el delito de
falsedad en doc umento públic o (90 días-multa). Una situac ión
similar se presenta en la sentenc ia número 55, por delito de
492
difamac ión simple. En ella se impuso 365 días-multa pese a que
el máximo legal para dic ho ilíc ito era de 120 días-multa.

Estos ejemplos c onstituyen, también, supuestos de grave
transgresión al princ ipio de legalidad de las penas. No obstante
lo c ual, en ningún c aso fueron objeto de observac ión por parte
del Ministerio Públic o o de la defensa.


RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 54
“ FALLA: CONDENANDO a ANGEL VLADIMIRO PALMA ESCALANTE
c omo a ut or d el d elit o c ont ra la Fé Púb lic a -Fa lsif i c ac ión de
d oc ument os [ Art . 427º, 1er. p á rra fo, 1ra . p a rt e] - y Cont ra el
Pa t rimonio – Est a fa [ Art . 196º] - en agravio de Alfonso Lorenzo Cabello
Cuadrado, la Compañía Peruana de Teléfonos y el Not ario Públic o
doc t or Aníbal Corvet t o Romero, a TRES AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE
LA LIBERTAD; suspendida c ondic ionalmente bajo el c umplimiento de
las siguientes reglas de c onduc ta: a) No variar de domic ilio sin previo
c onoc imiento del Juez de la c ausa; b) Conc urrir c ada treinta días al
loc a l d el Juzga d o a firma r el libro de asist enc ia respec t ivo; c ) No
c onc urrir a lugares de dudosa reput ac ión; FIJARON en la suma de
Dos Mil Nuevos Soles el monto que por c onc epto de reparac ión c ivil
deberá de abonar el sent enc iado a favor de los agraviados; así
c omo en tresc ientos sesentic inc o días Multa; MANDARON que
c onsent ida y/ o ejec ut oriada que sea la present e sent enc ia, se
remitan los testimonios y boletines de Condena, se tome razón donde
c orresponda, arc hivándose definit ivament e lo ac t uado, c on
c onoc imient o del Juez de la c ausa. -” (Sentenc ia del 25 de junio de
1996. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 152-94 de la Primera
Sala Penal de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 55
“ FALLA: Condenando a ARMANDO LERMA SANTOS reo primario sin
a nt ec ed ent es p ena les ni judic iales, según se aprec ia de fojas
novent iséis y c ient o c inc o resp ec t iva ment e, como autor del delito
c ontra el honor (difamac ión [Art. 132º, 1er. párrafo]) en agravio de
Alfredo Liñán Carranza, a un año de pena privat iva de libert ad, la
misma que se suspende c on el c arác t er de c ondic ional en
aplic ac ión de los artíc ulos c inc uentisiete, c inc uentioc ho del Código
Pena l vigent e, d ebiénd ose sujet a rse a la s siguient es regla s d e
c onduc ta; no c ambiar de domic ilio sin c onoc imiento de la autoridad
c omp et ent e, abst enerse al c onsumo de bebidas alc ohólic as, no
frec uent ar lugares de dudosa reput ac ión, c onc urrir al Juzgado los
493
días t reint a de c ada mes a firmar el Libro de Asist enc ia respec t ivo;
reparar los daños oc asionados por el delit o; lo Condena asimismo al
pago de Multa correspondiente a trescientos sesenticinco días de su
renta en favor del Estado tal c omo lo dispone el artíc ulo c uarentiuno
del Cuerpo Sustantivo ; Fijo en la suma d e t res mil nuevos soles el
monto de la reparac ión c ivil que abonará el sentenc iado a favor del
agraviado; Dispongo que c onsent ida y/ o ejec ut oriada que sea la
present e se expidan los bolet ines y t est imonios de c ondenas
respec tivos y se remitan al Registro respec tivo para su insc ripc ión, y;
fec hó: se proc eda de c onformidad c on el art íc ulo t resc ient os
t reint isiet e del Código de Proc edimient os Penales; not ific ándose. -”
(Sent enc ia del 05 de enero de 1993. Rec aída en la c ausa signada
c on el No. 308-92 del Déc imo Oc tavo Juzgado Penal de Lima).


7.5. SE APRECIA UNA ESCASA INFORMACIÓN ACERCA DEL MODO,
OPORTUNIDAD LEGAL Y MECANISMOS PARA EL CUMPLIMIENTO
DE LA PENA DE MULTA IMPUESTA

El ámbito normativo de la pena de multa que resulta afec tado por
mayor número de errores de aplic ac ión, es aquél que se refiere al
modo, oportunidad legal y a los mecanismos de cumplimiento de
la sanc ión pec uniaria.

a. Pese a que el artíc ulo 44º del Código Penal señala que la multa
debe ser pagada dentro de los 10 días de pronunc iada la
sentenc ia, es frec uente que las sentenc ias omitan señalar dic ho
plazo, c aso de las sentenc ias números 56, 57 y 58, o que
c onsignen plazos distintos al legal, c omo oc urre c on las
sentenc ias números 59, 60, 61, 62 y 63.

494
RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 56
“ FALLA: CONDENANDO a PERCY WILFREDO ANAMPA FLORES, por el
d elit o c ont ra la Fe Públic a – Falsificación de Documentos, en agravio
de la Universidad Nac ional Mayor de San Marc os, Julio Gilvonio
Alegría y Jorge Arias Vildoso, imponiéndole TRES AÑOS DE PENA
PRIVATIVA DE LIBERTAD c uya ejec uc ión se suspende
c ondic ionalment e por el período de prueba que se fija en DOS
AÑOS, bajo el c umplimient o de las Reglas de Conduc t a: a) No
ausent arse de la loc alidad donde reside, ni c ambiar sin previa
autorizac ión del Juez de la c ausa; b) Presentarse c ada fin de mes al
loc al del Juzgado a firmar el l ib ro d e c ont rol y just ific a r sus
ac tividades; c ) Mantener buena c onduc ta y respetar el patrimonio
ajeno; CIENTO OCHENTA DIAS MULTA a favor del Tesoro Públic o a
razón de fijándose c omo c uota diaria la suma de un nuevo sol por lo
que el mont o de la pena pec uniaria asc iende a CIENTO OCHENTA
nuevos soles y, FIJARON en la suma de DOSCIENTOS NUEVOS SOLES el
monto de la reparac ión c ivil que abonará el sentenc iado a favor de
los agraviados; MANDARON: Que c onsentida y ejec utoriada que sea
se insc rib a los b olet ines de c ondena donde c orresponde. -”
(Sentenc ia del 09 de agosto de 2004. Rec aída en la c ausa signada
c on el No. 61-01 de la Primera Sala Penal para Proc esos c on Reos
Libres de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 57
“ FALLA: CONDENANDO a TERESA LUCIA GUTIERREZ CHUMPITAZI, como
a ut ora d e los d elit os c ont ra el Pa t rimonio-Hurto [Art. 185º y 186º]-, en
agravio del Cent ro Educ at ivo veint e oc hent it rés-Unidad de Servicios
ed uc a t ivos número siet e-Rímac y c ontra la Fe Públic a (Falsific ac ión
de Doc ument os en General [ Art . 427º] ), en agravio de Leonor
Choquehuanc a Flores Flores; a PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD DE UN
AÑO, c uya ejec uc ión se suspende c ondic ionalmente por el mismo
plazo bajo las siguient es reglas de c onduc t a: a) no variar de
d omic ilio si n c onoc imiento del Juzgado; b) no frec uentar lugares de
dudosa reputación; c) concurrir personal y obligatoriamente cada fin
de mes al Juzgado a efec tos de informar y justific ar sus ac tividades,
bajo aperc ibimient o de revoc ársele la pena impuest a, así mism o le
impusieron CIENTO OCHENTA DIAS MULTA; FIJARON: en la suma de
CIEN NUEVOS SOLES en favor de c ada uno de los agraviados que
d eben abonar en el t érmino d e Ley; ORDENARON: la inmed iat a
Libert ad d e la sent enc iad a, siempre que no t enga ord en en
c ont ra rio, emanada de Autoridad competente, dejándose sin efecto
las órdenes de c apt ura; MANDARON: Que, c onsent ida o
ejec utoriada que sea la presente sentenc ia, se remitan los Boletines
de Condena, se t ome razón donde c orresponda, arc hivándose
d ef init iva ment e el p roc eso, devolviéndose los autos del Juzgado de
Origen para los fines de Ley. -” (Sent enc ia del 10 de junio de 1996.
Rec aída en la c ausa signada c on el No. 806-93 de la Cuart a Sala
Penal de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 58
“ FALLA: CONDENANDO a FELIX BARBARAN CASTRO c omo autor del
d elit o c ont ra la Fe Públic a -Falsificación de Documentos [Art. 427º]- en
agravio de la Empresa Caena Distribuidora Soc iedad Anónima y de
Alejandro de Olazabal Esparza y, por delit o c ont ra la Func ión
495
Jurisd ic c iona l - Induc c ión a error a func ionario públic o {Art. 416º] en
a g ra vio del Est ado y, c omo a t al se le impone UN AÑO de pena
privativa de libertad c uya ejec uc ión se suspende c on el c arác ter de
CONDICIONAL por el mismo plazo bajo el c umplimient o de las
siguientes reglas de c onduc ta: a) Respetar el patrimonio ajeno, b) No
ausent arse del lugar donde reside sin aut orizac ión del Juez de la
c ausa, c ) Conc urrir personal y obligatoriamente al loc al del Juzgado
las vec es que sea requerido, a efec t os de informar y just ific a r sus
ac tividades, bajo aperc ibimiento de revoc ársele la c ondic ionalidad
de la pena y hac erse efec t iva; LE IMPUSIERON: CIEN días multa;
FIJARON: en la suma de CIEN NUEVOS SOLES el mont o que por
c onc ept o de Reparac ión Civil el sent enc iado deberá abonar en
favor de los agraviados en el término de ley; DISPUSIERON: se remitan
c opias del proc eso al señor Fisc al Provinc ial de Turno para que se
identifique a la persona de María Payano y proc eda de ac uerdo a
sus at ribuc iones; asimismo, se deberá c ursar ofic io a la a ut orid a d
respec tiva a efec tos de que se suspenda la orden de c aptura que se
hubiera impart ido c ont ra el sent enc iado por el present e proc eso;
MANDARON: que, c onsent ida o ejec ut oriada que sea la present e
sent enc ia, se remit an los Bolet ines de C ondena, se tome razón donde
c orresponda y en su oport unidad se arc hiven lo aut os c on
c onoc imient o del señor Juez de la c ausa. -” (Sent enc ia del 23 de
set iembre de 1996. Sent enc ia Rec aída en la c ausa signada c on el
No. 413-95 de la Sext a Sala Penal de la Cor te Superior de Justic ia de
Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 59
“ FALLA: CONDENANDO a Jhony LOPEZ ALBINAGORTA, c omo autor
d el d elit o Cont ra el Pa t rimonio – Receptación [Art. 194º], en agravio
de Comerc ial DELTA, a DOS AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD, la
mi sma que se suspende c ondic ionalmente bajo las siguientes reglas
d e c ond uc t a : a ) Respet a r el pa t rimonio a jeno, b) No frec uent a r
lugares de dudosa reput ac ión ni ingerir bebidas alc ohólic as en
exc eso, c ) No variar d e d omic ilio no ausent arse d e la c apit al sin
previa aut orizac ión del Juzgado, d) Conc urrir c ada fin de mes al
loc al del Juzgado a dar c uent a de sus ac t ividades y firmar el
c uaderno de c ontrol respec tivo, bajo aperc ibimiento de revoc arse el
benefic io c onc edido, FIJA la suma de DOSCIENTOS NUEVOS SOLES
por c onc epto de reparac ión c ivil que deberá pagar el sentenc iado
en favor de la ent idad agraviada, IMPONE la mult a de sesent a días
de su rent a a razón de c inc o nuevos soles diarios pagaderos en el
lapso de un mes a favor del Poder Judic ial ORDENA reservar el
juzgamient o para los ac usados Teodoro ROMERO GUERRERO y José
GUTIERREZ HOYOS, hast a c uando sean habidos por la Polic ía,
ofic iándose para su ubic ac ión y c aptura, DISPONE que c onsentida
y/ o ejec ut oriada que sea la present e sent enc ia, se c umpla c on
insc rib irla en el Regist ro Cent ral d e Cond enas, expid iénd ose los
testimonios respec tivos, arc hivándose definitivamente el proc eso en
el ext remo resuelt o. -” (Sentencia del 24 de junio de 1996. Recaída en
la c ausa signada c on el No. 303-92 del Primer Juzgado Penal de
Lima).
496

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 60
“ FALLA CONDENANDO a Cristian Armando LUNA QUINTANILLA, c omo
responsable del delito Contra la Vida, el Cuerpo y la Salud - LESIONES
CULPOSAS [ Art. 124º] , en agravio de María Estela FARFAN TITO, a UN
AÑO DE PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD, que se suspende
c ond ic ionalment e bajo las siguient es reglas d e c ond uc t a: a)
Respetar la integridad físic a de las personas, b) Conduc ir vehíc ulos
c on prudenc ia, c ) No frec uent ar lugares de dudosa reput ac ión ni
ingerir bebid as alc ohólic as en exc eso, d) No variar de domic ilio ni
ausent arse de la c apit al sin previa aut orizac ión del Juzgado, e)
Conc urrir c ada fin de mes al loc al del Juzgado a dar c uent a de sus
ac t ivid ad es y firmar el c uad erno d e c ont rol respec t ivo; bajo
aperc ibimient o de revoc arse el benefic io c onc edido, FIJA en UN
AÑO EL PLAZO DE SUSPENSION DE LA PENA, IMPONE la suma de MIL
NUEVOS SOLES por c onc ept o de reparac ión c ivil en favor de la
agraviada, que deberá pagar el c ondenado, DISPONE, mult a de
SESENTA DIAS DE SU RENTA, a razón de c inc o nuevos soles diarios,
pagaderos en el lapso de c uatro meses a favor del Poder Judic ial,
ORDENA que c onsent ida y/ o ejec ut oriada que sea la present e
sent enc ia , se c ump la c on insc rib irla en el Regist ro Cent ra l d e
Condenas, expidiéndose los t est imoni os respectivos, archivándose
definitivamente la c ausa en el extremo absuelto, MANDA Reservar el
juzga mient o pa ra el a c usa d o Crist óba l LLABRES COMBINA, ha st a
c uand o sea habid o por la Polic ía, ofic iánd ose para t al fin. -”
(Sent enc ia del 27 de agost o de 1996. Rec aída en la c ausa signada
c on el No. 402-94 del Primer Juzgado Penal de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 61
“ FALLA: CONDENANDO a RÓMULO ARTURO GÓMEZ CANO o LUIS
ALBERTO LUJÁN GOMEZ y CARLOS DAVIS SARMIENTO c omo autores
d el d elit o Cont ra La Sa lud Púb lic a – Tráfic o Ilíc it o de Drogas –
MICROCOMERCIALIZACIÓN en agravio del Estado, a DOS AÑOS DE
PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD, la misma que se suspende en forma
c ondic ional por el t érmino de un año, bajo las siguient es reglas de
c onduc t a: a) no c onc urrir a lugares de dudosa reputac ión ni ingerir
bebidas alc ohólic as en exc eso, b) No variar de domic ilio ni
ausentarse de la c iudad sin c onoc imiento y autorizac ión del juzgado,
c ) Ac udir al loc al del Juzgado todos los fines de mes a dar c uenta y
just if ic a r sus a c t ivid a des, a sí c omo a firma r el libro d e c ont rol
respec t ivo, bajo aperc ibimient o de aplic arse lo est ablec ido en el
art íc ulo c inc uent inueve del Código penal en c aso de
inc umplimiento; FIJO: la MULTA de CIENTO OCHENTA días de su renta
que deberán abonar los sent enc iados a razón de t res nuevos soles
d ia rios en el plazo de seis meses a favor del Poder Judicial; y la suma
de DOSCIENTOS NUEVOS SOLES el mont o que por c onc ept o de
REPARACIÓN CIVIL deberán abonar los sent enc iados en forma
solid a ria a f a vor d el Est a d o; a simismo se le impone a la
INHABILITACIÓN para obtener mandato, c argo, empleo o c omisión
d e c arác t er públic o d urant e el plazo d e la c ond ena impuest a;
MANDO: Que, la present e sent enc ia sea leída en ac t o públic o y
c onsent ida y/ o ejec ut oriada que sea la misma se cumpla c on
insc ribirla en el Regist ro Cent ral de Condenas y se expidan los
bolet ines y t est imonios de c ondenas, arc hivándose la c ausa
497
definit ivament e en la forma legal que c orresponde. -” (Sentencia del
26 de abril de 2000. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 857-99
del Déc imo Segundo Juzgado Penal de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 62
“ FALLA: CONDENANDO a Prudenc io Valentín MORALES PALOMINO y
Césa r ALVAREZ TAYPE, c omo a ut ores d el d elit o d e Ca lumnia [ Art .
131º] y Difamac ión [ Art. 132º] , en agravio de Jaime ANGELESMUÑOZ,
a DOS AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD, la misma que se
suspende c ondic ionalment e por el período de DOS AÑOS, bajo las
siguientes reglas de c onduc ta: a) Respetar el honor de las personas,
b) No c onc urrir a lugares de dudosa reput ac ión, ni ingerir bebidas
alc ohólic as en exc eso, c ) No variar de domic ilio ni ausentarse de la
c apital sin previa autorizac ión del juez de la c ausa, d) Conc urrir c ada
fin de mes al loc al del juzgado a firmar el c uaderno de c ont rol
respec t ivo y d ar d e sus ac t ividad es, bajo aperc ibimient o d e
revoc arse la c ondic ionalidad de la pena. FIJA: la suma de DIEZ MIL
NUEVOS SOLES que deberán pagar los sent enc iados por c onc ept o
de reparac ión c ivil en favor del agraviado en forma solidaria.
IMPONE : mult a de CIEN DIAS DE SU RENTA de c ada sentenc iado, a
razón de DIEZ NUEVOS SOLES DIARIOS a favor del Poder Judic ial
pagaderos en el lapso de SEIS MESES. DISPONE: la RESERVA DEL
PROCESO de Eusebio MANTEL HUACHO e Isaías YACTAYO ARTEAGA,
hasta que sean habidos por la polic ía, ofic iánd ose para su ubicación
y c aptura. ORDENA: que c onsentida que sea, la presente sentenc ia,
se c ump la c on insc rib irla en el Regist ro Cent ra l d e Cond ena s,
expidiéndose los t est imonios de c ondena, arc hivándose la c ausa
d ef init iva ment e en el ext remo resuelt o. -” ( Sent enc ia del 31 de
oc tubre de 1996. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 433-95 del
Primer Juzgado Penal de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 63
“ FALLA CONDENANDO a Carlos Iván VILLANUEVA OCHOA, c omo
a ut or d e los d elit os d e Injuria y Difa ma c ión (Art s. 130º y 132º), en
agravio de José Luis ZOLEZZI IBARCENA, a DOS AÑOS DE PENA
PRIVATIVA DE LA LIBERTAD, la misma que se suspende
c ond ic ionalment e bajo las siguient es reglas d e c ond uc t a: a)
Respet ar el honor de las personas, b) No c onc urrir a lugares de
dudosa reputación, ni consumir bebidas alcohólicas en exceso, c) No
variar de domic ilio, ni ausentarse de la c apital sin previa autorizac ión
del juzgado, d) Conc urrir al loc al del Juzgado todos los fines de mes,
hast a el c umplimient o de la pena impuest a a dar c uent a y justificar
sus ac tividades, así c omo a firmar el Libro de Control respec tivo; bajo
aperc ibimient o de revoc arse la c ondic ionalidad de la pena
impuest a, FIJA: en DOS AÑOS EL PLAZO DE SUSPENSION DE LA PENA
IMPUESTA, DISPONE: que el sentenc iado pague la suma de DOCE MIL
NUEVOS SOLES, por c onc ept o de reparac ión c ivil en favor del
agraviado, IMPONE: la mult a de CIEN DIAS de su rent a, a razón de
CINCUENTA NUEVOS SOLES diarios que deberá pagar en favor d el
Poder Judic ial, en el lapso de UN AÑO, ORDENA: que consentida y/ o
ejecutoriada que sea la presente sentencia, se cumpla con inscribirla
en el Regist ro Cent ra l d e Cond ena s, expid iénd ose los t est imonios
respec tivos, arc hivándose definitivamente la c ausa; notific ándose. -”
498
(Sent enc ia del 30 de set iembre de 1996. Rec aída en la c ausa
signada c on el No. 57-96 del Primer Juzgado Penal de Lima).


b. Ahora bien, hemos enc ontrado desac uerdos jurisprudenc iales
para identific ar el momento a partir del c ual debe c ontabilizarse
el plazo de c umplimiento previsto en el artíc ulo 44º. Para un
sec tor, dic ho plazo c omienza c uando la sentenc ia adquiere
firmeza por quedar c onsentida o ejec utoriada (así las sentenc ias
números 64, 65 y 66). Para otro sec tor, el plazo se c uenta desde
que se emitió la sentenc ia c ondenatoria (así las sentenc ias
números 67, 68 y 69). Y para un terc er sec tor, el plazo se
c omputa a partir de la notific ac ión de la resoluc ión (así las
resoluc iones números 70 y 71). Para nosotros, estando al tenor
literal del propio artíc ulo 44º, la segunda posic ión es la c orrec ta.
Por lo demás, la doc trina nac ional se ha pronunc iado a favor de
la primera tendenc ia
309
.

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 64
“ FALLA: CONDENANDO A DORIS DEYSI HUASUPOMA ROSELL, c omo
a ut ora d el d elit o c ont ra la Fe Púb lic a – Falsificación de Documentos
en agravio del Est ado y Banc o de la Nac ión A DOS AÑOS DE PENA
PRIVATIVA DE LA LIBERTAD c uya ejec uc ión se suspende en forma
CONDICIONAL por el t érmino de UN AÑO, bajo el c umplimient o de
las siguient es reglas de c onduc t a: a) No ausent arse del lugar de su
d omic ilio sin p revia autorizac ión de la autoridad judic ial, b) No variar
de domic ilio sin aviso al juez de la c ausa, c ) Comparec er
mensualment e al loc al del juzgado a fin de informar y just ific ar sus
a c t ivid a d es, d ) Resp et a r la fe p úb lic a , b a jo a p erc ib imient o d e


309
Cfr. Víc tor Roberto Prado Saldarriaga. Todo sobre el Código Penal. Ob. Cit.,
pp. 72-73.
499
revoc ársele la c ondic ionalidad de la pena, previo requerimiento de
c onformidad a lo previsto en el artíc ulo c inc uentinueve del Código
Penal. IMPUSIERON: SESENTA DIAS MULTA, fijándose como cuota diaria
la suma de un nuevo sol, por lo que el mont o t ot al de la pena
pec uniaria asc iende a SESENTA nuevos soles, monto que deberá
abonar la sentenc iada dentro de los diez días siguientes a que esta
sentenc ia adquiera la c alidad de c osa j uzgada. FIJARON: en
SEISIENTOS NUEVOS SOLES el monto que por concepto de Reparación
Civil deberá abonar la sent enc iada a favor de los agraviados de
manera solidaria. ORDENARON: Que c onsentida o ejec utoriada que
sea la presente sentenc ia se arc hive definitivamente lo ac tuado y se
inscriba en el Registro Judicial respectivo, remitiéndose los test imonios
y boletines de c ondena pertinentes, tomándose razón y ofic iándose
lo c orrespondient e; c on aviso del Juzgado de Origen. -” (Sentencia
del 07 de septiembre de 2004. Rec aída en la c ausa signada c on el
No. 2067-96 de la Primera Sala Penal para Proc esos c on Reos Libres
de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 65
“ FALLA: CONDENANDO a JUAN JESUS PASTOR SOPLIN c omo autor de
la c omisión d el d elit o Cont ra la Fe Púb lic a – Falsific ac ión de
Doc ument os – en agravio de Aguinda Belinda Garc ía Nieves y del
Not a rio Públic o Aníba l Corvet t o Romero; y c omo t a l se le impone
TRES AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD, c uya ejec uc ión se
suspende por el período de DOS AÑOS, bajo el estric to c umplimiento
de las siguient es reglas de c onduc t a: A) Respet ar la fe pública; B) No
variar de domic ilio sin avisar al Juez de la Causa, y C) Comparec er
c ad a t reint a d ías al loc al d el Juzgad o a fin d e firmar el c uad erno
respec tivo y justific ar sus ac tividades; bajo aperc ibimiento de ley; LE
IMPUSIERON c ient o oc hent a DIAS MULTA, fijándose c omo c uot a
diaria la suma de un nuevo sol, por lo que el mont o t ot al de la pena
pec uniaria asc iende a CIENTO OCHENTA NUEVOS SOLES, monto que
deberá abonar al sentenc iado dentro de los diez días que esta
sentenc ia adquiera la c alidad de c osa juzgada; FIJARON: En
QUINIENTOS NUEVOS SOLES el mont o que por c onc ept o de
Reparac ión Civil deberá abonar el sent enc iado a favor de los
agraviados; ORDENARON: Que c onsentida o ejec utoriada que sea la
presente sentenc ia, se arc hiva definitivamente todo lo actuado, con
c onoc imient o del Juez de la Causa, t omándose razón donde
c orresponda.-” (Sentencia del 23 de septiembre de 2004. Recaída en
la c ausa signada c on el No. 1859-96 de la Primera Sala Penal para
Proc esos c on Reos Libres de la Corte Superior de Justic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 66
“ FALLA: CONDENANDO A MAGDALENA JULIA MARQUINA GOMEZ
c omo aut ora d el d elit o c ont ra la Salud Públic a – Trá fic o Ilíc it o d e
Drogas – Posesión de pequeña c ant idad – en agravio del Est ado a
TRES AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD, la misma que de
c onformid ad c on el art íc ulo c inc uent isiet e y c inc uent ioc ho d el
Código Penal se suspende c ondic ionalment e por el t érmino de
prueba de dos años y bajo las siguientes reglas de c onduc ta: a) No
variar de domic ilio sin previo av iso al Juzgado; b) Concurrir cada fin
de mes al loc al del Juzgado a informar y just ific ar sus ac t ividades,
firmando el c uaderno de c ont rol respec t ivo, c ) No ausent arse del
500
país sin previa autorizac ión del Juzgado; d) No c onc urrir a lugares de
d ud osa reput ac ión, e) No c omet er nuevo delit o doloso; y FIJA en
QUINIENTOS NUEVOS SOLES el mont o que por c onc ept o de
reparac ión c ivil deberá abonar el sentenc iado a favor de agraviado
y así c omo al pago de TRESCIENTOS SESENTICINCO DIAS MULTA A
FAVOR DEL ESTADO fijándose c omo c uot a diaria el veint ic inc o por
c ient o de su ingreso diario que vendría a ser dos mil dosc ient os
oc hentinuo punto veintic inc o nuevos soles, suma que deberá pagar
en el término de diez días de c onsentida o ej ec utoriada que sea la
presente resoluc ión, asimismo inhabilít ese a la proc esada a fin de
que no pueda obt ener mandat o, c argo, empleo o c omisión de
c arác t er públic o, así c omo para que no pueda ejerc er por c uent a
propia o de t erc eros profesión, c omerc io, art e o indust ria que se
relac ionen c on el uso de drogas por el t érmino de seis meses y
MANDA: Que esta sentenc ia sea leída en ac to públic o y c onsentida
o ejec utoriada que sea, se insc riba en el Registro Judic ial respec tivo,
a rc hivá nd ose los a ut os en forma d efinit iva . -” (Sentenc ia del 27 de
abril de 2000. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 251-99 del
Trigésimo Segundo Jugado Penal).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 67
“ FALLA: CONDENANDO a CLAUDIA ROSINA ROMERO RIVAS
id ent ific a d a c on d oc ument os na c iona l d e id ent id a d número
veint ic inc o oc hent ic inc o sesent ic i nco noventiuno, natural de Lima,
nac ida el c inc o de abril de mil novec ientos sesentic inc o, hija de don
Jorge y doña Vic t oria; c omo aut ora del delit o de Defraudac ión de
Rent as de Aduanas en agravio del Est ado; y c omo t al se le impone
DOS AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD, la que se suspende en
su ejec uc ión por un período de prueba de UN AÑO, bajo el
c umplimiento de las siguientes reglas de c onduc ta: a) Comparec er
c ada tres meses de manera personal y obligatoria al Juzgado para
inf orma r y just if ic a r sus actividades; bajo apercibimiento en caso de
inc ump limient o d e a p lic á rsele lo est a b lec id o en el a rt íc ulo
c inc uent inueve del Código Penal; y MULTA: de la Rent a de
TRESCIENTOS SESENTICINCO DÍAS a favor del Erario Nac ional, que se
fija a razón de dos nuevos so les por Día-Multa, cuya monto asciende
a set ec ient os t reint a nuevos soles, que deberá pagar en el plazo de
diez días de pronunc iada esta sentenc ia; FIJARON: en DOSCIENTOS
NUEVOS SOLES, la suma que por c onc ept o de Reparac ión Civil
deberá abonar a favor del Est ado; ORDENARON; Que, c onsent ida
y/ o ejec ut oriada que sea la present e sent enc ia se insc riba donde
c orrespond a y se arc hive d efinit ivament e la inst ruc c ión en su
oport unidad c on c onoc imient o al Juez de la c ausa.-” (Sentencia del
22 de oc t ubre de 2003. Rec a ída en la causa signada con el No. 3296-
03 de la Primera Sala Penal para Proc esos c on Reos Libres de la Corte
Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 68
“ FALLA: CONDENANDO a JUAN PRISCILIANO ESCUDERO ESCALANTE
c omo a ut or d el d elit o Cont ra la Salud Públic a -Trá fic o Ilíc it o d e
Drogas-Comerc ializac ión en agravio del Est ado a TRES AÑOS de
pena privat iva de la libert ad, c uya ejec uc ión se suspende por el
t érmino de UN AÑO, sujet o al c umplimient o de las siguient es reglas
de c onduc t a: a) No variar de domicilio sin previo aviso al Juzgado, b)
501
Conc urrir al loc al d el juzgad o c ad a fin d e mes a firmar el libro d e
asist enc ias y just ific ar sus ac t ividades, c ) dedic arse a ac t ividades
líc itas y respetar la salud públic a; bajo aperc ibimiento de aplic ársele
lo dispuesto por el artíc ulo c inc uentinueve del Código Penal en c aso
d e inc ump limient o; a simismo, le imp one CIENTO OCHENTA DIAS
MULTA en razón de un nuevo sol por día mult a, pagaderos dentro de
los diez días siguientes de emitida la presente resoluc ión a favor del
Estado, bajo aperc ibimiento de proc ederse de c onformidad c on lo
d ispuest o en el art íc ulo c inc uent iséis d el Cód igo Penal vigent e,
asimismo se le impone la pena de INHABILITACION c onforme al
artíc ulo treintiséis inc isos primero, segundo y c uarto del Có digo Penal
vigent e, por el plazo de seis meses; FIJA: en la suma de
CUATROCIENTOS NUEVOS SOLES el mont o que por c onc ept o de
reparac ión c ivil deberá abonar el sentenc iado a favor del Estado en
el término de ley; MANDA: Que, c onsentida y/ o ejec utoriada que sea
la p resent e sent enc ia , se insc rib a en el regist ro jud ic ia l
c orrespondient e, se t ome razón donde c orresponda y se arc hive
definit ivament e los ac t uados en su oport unidad, c onforme a ley. -”
(Sent enc ia del 29 de mayo del 2000. Rec aída en la c ausa signada
con el No. 03-99 del Trigésimo Sext o Juzgado Penal de la Cort e
Superior de Justic ia de Lima, en ejec uc ión en el Déc imo Juzgado
Penal de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 69
“ CONFIRMARON: la Sent enc ia venida en grado obrant e a fojas
c uat roc ient os diec iséis a c ua t roc ient os veint e, su fec ha siet e d e
enero de mil novec ient os novent a y oc ho en el ext remo que Falla
ABSOLVIENDO a Elsa Domingo Alzamora Fajardo de la Ac usac ión
Fisc a l p or el d elit o c ont ra la Prop ied a d Ind ust ria l –Violac ión del
Derec ho de Marc as – en agra vio de The Coc a-Cola Company, y
CONDENANDO a Ant onio Kuoman Viena c omo aut or del delit o
c ont ra la Prop ied a d Ind ust ria l –Violación del Derecho de Marcas – en
agravio de The Coc a -Cola Company; asimismo se le impone Ciento
c inc uent a Días-Mult a que deberá abonar a favor del Tesoro Público
e Inhabilitac ión por el término de seis meses y Fija la suma de Diez Mil
Nuevos Soles por c onc ept o de Reparac ión Civil, suma que deberá
ser abonada por el sentenc iado a favor de la empresa agraviada; la
REVOCARON: En el ext rem o que impone como condena a Antonio
Kuoman Viena la Pena de Cuat ro Años de Pena Privat iva de la
Libert ad, c uya ejec uc ión se suspende por el t érmino de dos años;
REFORMÁNDOLA: Impusieron la Pena de Dos Años de Pena Privativa
de la Libert ad, la misma que se suspende en su ejec uc ión por el
t érmino, bajo las reglas de c onduc t a señaladas en la sent enc ia de
vista; INTEGRARON: la Multa impuesta a razón del VEINTICINCO POR
CIENTO del ingreso diario el c ondenado, suma que deberá ser
pagada dentro de los diez días de dic tada la sentenc ia, bajo
aperc ibimient o d e aplic ársele lo prec ept uad o en el art íc ulo
sesent ic inc o del Código Penal; la CONFIRMARON en lo demás que
c ont iene, Not ific ándose y los devolvieron. -” (Resoluc ión del 17 de
agost o de 1998, emit ida por la Sala de Apelac iones de Proc esos
Penales Sumarios – Reos Libres, en el expediente signado c on el No.
3540-97).
502

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 70
“ CONFIRMARON: la sent enc ia apelad a d e fojas c uat roc ient os
sesenta, su fec ha veintinueve de enero de mil novec ientos noventa y
nueve, que falla; CONDENANDO a JUSTER PETER HUALLAP SAUCEDO
c omo autor del delito de VIOLACIÓN DEL DERECHO DE MARCAS en
agravio de The Coc a Cola Company; c on lo demás que c ont iene;
INTEGRÁNDOLA; dispusieron que la pena de multa fijada sea pagada
dentro d el plazo de los diez días en que la presente resoluc ión sea
notific ada; ORDENARON; se reiteren las órdenes de c aptura a nivel
nac ional c ontra el proc esado reservado; Fernando Quispe Llauc a;
not ific ándose y los devolvieron. -” (Resoluc ión del 13 de agost o de
1999, emit ida por la Sala de Apelac iones de Proc esos Penales
Sumarios – Reos Libres, en el proc eso penal signado c on el No. 3540-
97).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 71
“ CONFIRMARON: La sentenc ia obrante a fojas dosc ientos, su fec ha
diec inueve de abril del año en c urso que falla c ondenando a Luis
Alberto Bada Muñoz c omo autor del delito c ontra la Vida, el Cuerpo
y la Salud – Lesiones Culposas Graves en agravio de César Augusto
Rivera Alc ázar a dos años de pena privativa de libertad suspendida
c ond ic iona lment e p or el plazo de un año bajo el cumplimiento de las
reglas de c onduc t a señaladas en ella a exc epc ión de la
c onsiderada en el literal <<c >>; y REVOCARON: La propia sentenc ia
en el ext remo que fija en oc ho mil nuevos soles el mont o d e la
rep a ra c ión c ivil; y REFORMÁNDOLA: FIJARON: En quinc e mil nuevos
soles la suma que por c onc epto de reparac ión c ivil deberá pagar el
sentenc iado en forma solidaria c on el terc ero c ivilmente responsable
a favor del agraviado; e INTEGRANDOLA: PRECISARON: Que el
equivalent e de la pen a de días-mult a imp uest a el sent enc ia d o
deberá ser pagado a favor del Est ado y en el plazo de diez días de
notific ada la presente resoluc ión; y DECLARARON: NULA: La
resoluc ión obrant e a fojas dosc ient os quinc e, su fec ha t rec e de
mayo del presente año que e rróneamente c onc ede la apelac ión al
sent enc iado e INSUBSISTENTE la razón de su propósit o; y en mérit o a
dic ha irregularidad; LLAMARON SEVERAMENTE LA ATENCIÓN al
Sec ret ario del Trigésimo Noveno Jugado Penal de Lima, Víc t or
Manuel Sánc hez Vargas, a fin de q ue en lo suc esivo ponga mayor
c elo en el desempeño de sus func iones; Y POR MAYORIA:
DECLARARON: NULA: La regla de c onduc ta c onsiderada en el literal
<<c >> de la sent enc ia apelada; not ific ándose y los devolvieron. -”
(Resoluc ión del 12 de oc t ubre de 1999, emit ida por la Sala Penal
Corporativa de Apelac iones para Proc esos Sumarios c on Reos Libres,
en la c ausa signada c on el Exp. No. 1830-99).
504

c. Resulta interesante lo oc urrido c on el frac c ionamiento del pago
de la multa. Al respec to, el propio artíc ulo 44º establec e que
aquél proc ede a solic itud del c ondenado y mediante c uotas
mensuales. Sin embargo, en la praxis judic ial se ha c onc edido el
frac c ionamiento de ofic io c omo se aprec ia en la sentenc ia
número 72. Es más, en esta misma resoluc ión el Juzgador ha
establec ido c uotas y plazos de venc imiento distintos a los
autorizados por la ley. Ahora bien, a través de la resoluc ión
número 73 se resuelve c orrec tamente un pedido de
frac c ionamiento.

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 72
“ …en c onsec uenc ia, se ha c ont emplado el ilíc it o previst o en el
artíc ulo c uatroc ientos c uarentiuno del Código Penal; asimismo, para
la imposic ión de la pena de multa es menester previamente y a tenor
de lo dispuesto en el artíc ulo c uarentiuno del referido Código Penal,
est a blec er el import e d ía -multa, el mismo que se fija para el caso de
aut os en c inc o nuevos soles, est ando a lo ordenado en los artíc ulos
c uarentidós y c uarentitrés del Código Penal ac otado; que estando
probad o el ilíc it o y la responsabilid ad d e la inc ulpad a, le son d e
a p lic a c ión los a rt íc ulos c ua rent iuno, c ua rent id ós, c ua rent it rés,
c ua rent ic ua t ro, novent it rés y c ua t rocientos cuarentiuno del Código
Penal; por tales fundamentos, juzgando los hec hos y pruebas c on el
c riterio de c onc ienc ia, FALLO: CONDENANDO a SILVIA OLAYA ARIAS
en la instruc c ión que se le sigue por Faltas c ontra la Persona [Art. 441]
en agravio de Nelly Giovanna Camarena Landa, a la pena de DIEZ
DIAS MULTA asc endiendo el quantum a la suma de CINCUENTA
NUEVOS SOLES, los mismos que deberán ser abonados a favor del
Estado en dos c uotas de veintic inc o nuevos soles c ada una
debiendo ser abonada la primera dentro de los diez primeros días de
leída la presente sentenc ia y la otra a los treinta días; FIJO: en TREINTA
NUEVOS SOLES el mont o por c onc ept o de reparac ión c ivil que
deberá abonar la sentenc iada en favor de la agraviada doña Nelly
Giovanna Camarena Landa; MANDO: Que c onsent ida y/ o
ejec ut oriada que sea la present e sent enc ia, se insc riba donde
corresponda, se formulen boletines y testimonios de condena para su
remisión a la ofic ina que det ermina y se ARCHIVEN definit ivament e
505
los present es aut os. HAGASE SABER. -” (Sentencia del 22 de noviembre
de 1994. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 164-94 del Segundo
Juzgado de Paz Letrado del Cerc ado de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 73
“ DADO CUENTA: Proveyendo el esc rit o present ado por el
sent enc ia d o Miguel Angel Chirinos López, que antec ede; Téngase
por c anc elada el ínt egro de la Reparac ión Civil a favor del Cent ro
Educ at ivo número c ient o t reint a c on el ac t a de depósit o de fec ha
veint ic uat ro de enero del año en c urso que se adjunt a; y estando a
lo solic itado por el c ondenado para que se le de facilidades de pago
de la multa, de c onformidad a lo establec ido por el artíc ulo
c uarentic uatro del Código Penal vigente; Frac c iónesele en tres
c uotas mensuales al pago de la multa rec aída en sentenc ia.-
Not ific á nd ose. -” (Dec ret o del 20 de febrero de 1996, correspondiente
a la sent enc ia c onsent ida del 11 de enero de 1996, rec aída en la
c ausa signada c on el No. 01-95, del Quinto Juzgado de Paz Letrado
de San Juan de Luriganc ho, que c ondenó a Miguel Angel Chirinos
López por Faltas c o nt ra el Pat rimonio - Daños, en agravio del Centro
Educ at ivo número c ient o t reint a, a pena de sesent a días mult a a
favor del Est ado).

d. En ninguna de las sentenc ias revisadas se utilizó la fac ultad
jurisdic c ional para disponer que el pago de la multa tuviera lugar
mediante desc uentos direc tos en la remunerac ión del
c ondenado, según lo previsto en el artíc ulo 44º del Código
Penal.

e. Si bien resulta c omún que en las sentenc ias se menc ionen de
modo c asi suc esivo a la pena de multa y a la reparac ión c ivil, y
que se señale c omo el afec tado por ambas al sentenc iado,
ello no implic a, en ningún c aso, que se trate de una identidad.
La multa es una pena y la reparac ión c ivil es una
indemnizac ión. Lamentablemente, en las resoluc iones números
74, 75, 76, 77 y 78 erróneamente se confunde a ambas e incluso
506
se les consigna como destinatario c omún al agraviado, o se
menc iona a un terc ero c omo benefic iario. En esa misma línea,
luego, las resoluc iones números 79 y 80 disponen un pago
solidario, entre los c ondenados, de la pena de multa que les
fue impuesta. No obstante, pese a su esc aso número, también
hemos podido ubic ar sentenc ias que señalaron
ac ertadamente que el destinatario de la pena de multa es el
Estado, y que rec hazaron el pago solidario de la pena de multa
ent re los condenados. Como ejemplo de ello tenemos las
resoluc iones números 81 y 82.
RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 74
“ FALLA: CONDENANDO a CARLOS ENRIQUE ALBARRACIN MELENDEZ
c omo aut or del delit o c ont ra la Fe Públic a en agravio de El Est ado;
c omo t al se le impone TRES AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD,
suspendida c ondic ionalment e por el período de dos años en
c umplimient o de las siguient es reglas de c onduc t a: a) Respet ar la
id ent id ad personal; b) Comparec er mensualment e al loc al d el
juzgado a efec t o de informar y justificar acerca de sus actividades y
c ) No ausentarse del lugar de su residenc ia sin previa autorizac ión del
Juzgado c ompet ent e; más c ient o oc hent a días-multa en razón del
veint ic inc o por c ient o de su ingreso diario que deberá abonar a favor
del agraviado; FIJARON: en la suma de cuatrocientos nuevos soles el
mont o que por c onc ept o de reparac ión c ivil que abonará el
sentenc iado a favor de El Estado; MANDARON: Que, c onsentida y/ o
ejecutoriada que sea la presente sentencia se expidan los testimonios
y bolet ines de c ondena, arc hivándose lo ac t uado. -” (Sentencia del
24 de junio de 2003. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 403-94
de la Primera Sala Penal para Proc esos c on Reos Libres de la Corte
Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 75
“ FALLA: CONDENANDO a CRISOLOGO ROBERTO CAMPOBLANCO
RIOS, c omo a ut or d el d elit o c ont ra La Fe Púb lic a [ Art . 427º] en
agravio de la Universidad Partic ular San Martín de Porres y c omo tal
se le impone UN AÑO DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD c uya
ejec uc ión se suspende Condicionalmente por el mismo plazo, bajo el
c umplimient o de las siguient es reglas de c onduc t a: a) No variar ni
ausentarse del lugar de su residenc ia sin previo permiso del Juez de la
c ausa; b) No c onc urrir a lugares de dudosa reputac ión; c ) Conc urrir
personal y ob liga t oria ment e a l Juzga d o c a d a fin d e mes a fin d e
507
informar y justific ar sus ac tividades; d) Reparar el daño oc asionado;
bajo aperc ibimient o d e aplic arse el art íc ulo c inc uent inueve d el
Código Penal; FIJARON: En CIEN NUEVOS SOLES el monto de la
Reparac ión Civil y en CIENTO OCHENTA DIAS multa que el
sentenc iado deberá abonar a favor de la entidad agraviada ;
MANDARON: Que, c onsent ida o ejec ut oriada que sea la present e
sentenc ia se insc riba en el Registro Central de Condenas de la Corte
Sup rema d e Just ic ia de la Repúblic a, se t ome razón donde
c orresponda y se arc hive la instruc c ión en c uanto a este extremo se
refiere, c on aviso del Juez de la c ausa. -” (Sentencia del 22 de julio de
1996. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 640-95 de la Déc imo
Terc era Sala Penal de la Corte Superior de Justic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 76
“ FALLA: CONDENANDO a HUGO EDUARDO RODRIGUEZ LENTI, c omo
autor de los delitos c ontra la Func ión Jurisdic c ional -Inducción a error
p a ra la ob t enc ión d e resoluc ión ilega l [ Art . 416º] y por delito contra
La Fe Públic a -Falsific ac ión de Doc umentos [ Art. 427º] - en agravio del
Est ado y c omo t al se le impone DOS AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE
LIBERTAD, c uya ejec uc ión se suspende c ondic ionalment e por el
período de un año, bajo el c umplimient o de las siguientes reglas de
c onduc t a: a) No variar ni ausent arse del lugar de su residenc ia sin
previo permiso del Juez de la c ausa, b) Conc urrir personal y
obligatoriamente al Juzgado las vec es que sea c itado para informar
y just if ic a r sus a c t ivid a d es, c ) No c onc urrir a lugares de dudosa
reputac ión, d) Reparar el daño oc asionado, bajo aperc ibimiento de
aplic ársele el artíc ulo c inc uentinueve del Código Penal; FIJARON: En
QUINIENTOS NUEVOS SOLES, el monto de la Reparac ión c ivil y en
CIENTO OCHENTA DÍAS la multa que el sentenc iado deberá abonar
en favor del agraviado; MANDARON: Que, consentida o ejecutoriada
que sea la sentenc ia se insc riba en el Registro Central de Condenas
de la Cort e Suprema de Just ic ia de la Repúblic a, se t ome razón
donde c orresponda y se a rc hive la inst ruc c ión en c ua nt o a est e
ext remo se refiere, c on aviso al Juez de la c ausa. -” (Sentencia del 04
de noviembre de 1996. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 744-
94 de la Sext a Sala Penal de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 77
“ FALLA: c ondenando a RUBEN ROMERO TAPIA c omo autor del delito
de lesiones en agravio del Estado a DOS AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE
LA LIBERTAD la misma que se suspende por el mismo período de la
c ondena bajo las siguient es reglas de c onduc t a a) no variar de
domic ilio sin previo aviso al juzgado; b) abst enerse del uso de
bebidas alc ohólic as; c ) no frec uentar lugares de dudosa reputac ión
y c onc urrir mensualment e al juzgado a fin de dar c uent a de las
ac tividades, bajo aperc ibimiento de inc umplir las reglas de conducta
fijadas se le revoc ara la c ondic ionalidad de la pena, FIJARON en una
mult a de oc hent a días de su rent a y el pago de la suma de
quinientos soles suma que por c onc epto de reparac ión c ivil abonará
a favor del agraviado; MANDARON que consentida y/ o ejecutoriada
se insc riba en el regist ro respec t ivo y se arc hive definit ivament e los
aut os. -” (Sentenc ia del 13 de agosto de 1997. Rec aída en la c ausa
signada c on el No. 1945-96 de la Terc era Sala Penal de Lima).
508
RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 78
“ FALLA: CONDENANDO a Franc isc o Kenneth REATEGUI RODRIGUEZ,
c omo autor del delito de Omisión de Asistenc ia Familiar - Abandono
de Mujer Embarazada [ Art. 150º] , en agravio de Mary Jessy CAMPOS
GARCIA, a UN AÑO DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD, la misma que se
suspende bajo las siguientes reglas de c onduc ta: a) Cumplir c on sus
obligac iones aliment ic ias, b) Dedic arse a oc upac ión líc it a, c ) No
c onc urrir a lugares de dudosa reput ac ión, ni ingerir bebidas
alc ohólic as en exc eso, d) No variar de domic ilio ni ausentarse de la
c apital sin previa autorizac ión del juez de la c ausa, e) Conc urrir c ada
fin de mes al loc al del juzgado a firmar el c uaderno de c ont rol
respec tivo y dar c uenta de sus ac tividades, bajo aperc ibimiento de
revoc ársele el benefic io c onc edido. FIJA, en UN AÑO EL PLAZO DE
SUSPENSION DE EJECUCION DE LA PENA. IMPONE: la mult a de
SESENTA DIAS de su renta, a razón de CINCO NUEVOS SOLES DIARIOS
pagaderos en el lapso de SEIS MESES a favor de la Maternidad de
Li ma, d eb iénd ose ofic ia r p a ra t a l efec t o a l Direc t or d e d i c ho
Nosoc omio, para que informe al Juzgado sobre el c umplimiento de
tal medida impuesta y al pago de TRESCIENTOS NUEVOS SOLES que
deberá pagar el sent enc iado por c onc ept o de reparac ión c ivil en
favor de la agraviada. ORDENA, que en c aso no se int erpusiera
rec urso de apelac ión c ont ra la present e sent enc ia, se c umpla c on
insc rib irla en el Regist ro Cent ra l d e Cond ena s, exp id iénd ose los
t est imonios respec t ivos, arc hivánd ose la c ausa d e forma legal
c orrespondient e.-” (Sentencia del 16 de octubre de 1996. Recaída en
la c ausa signada c on el No. 372-94 del Primer Juzgado Penal de
Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 79
“ FALLA: DECLARANDO IMPROCEDENTE la refundic ión de penas
solic itadas por el ac usado Renzo Origgi Gonzáles del Riego durante
el alegat o de su abogado, ABSOLVIENDO a RUTH VALENZUELA
BERMUDEZ de la ac usac ión fisc al formulada en su c ont ra por delit o
c ont ra la Sa lud Púb lic a -Tráfic o Ilíc it o d e Drogas- en agravio del
Est ado, y siendo una resoluc ión desfavorable al Est ado de OFICIO
CONCEDIERON Rec urso de Nulidad, debiéndose elevar los autos a la
Cort e Suprema; CONDENANDO: a RENZO ORIGGI GONZALES DEL
RIEGO, SABINA RIOS DURAN, ROBERTO ANGEL DAVILA PEREZ y
ENRIQUE OCTAVIO ANTICONA YATACO, c uyas demás generales de
ley obran en aut os, c omo aut ores del delit o c ont ra la Salud Pública-
Trá fic o Ilíc it o d e Droga s [ Art . 296º] - en agravio del Estado, y como a
tal se les impone a c ada uno CUATRO AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE
LA LIBERTAD, c uya ejec uc ión se suspende c ondic ionalment e por el
período de tres años, bajo el c umplimiento de l as siguientes reglas de
c onduc t a: a) Abst enerse de c onc urrir a lugares de dudosa
reput ac ión, b) Abst enerse de c onsumir bebidas alc ohólic as y
sustanc ias estupefac ientes, c ) No variar de domic ilio sin previo aviso
al Juez de la c ausa, y d) Conc urrir al Juzga do personal y
obligat oriament e c ada t reint a días a fin de informar y just ific ar sus
a c t ivid a d es, b a jo a p erc ib imient o d e a p lic a rse el a rt íc ulo
c inc uent inueve d el Cód igo Pena l; ORDENARON: la inmed ia t a
libert ad d e los sent enc iad os en c árc el Renzo Origgi Gonzales d el
Riego, Roberto Angel Dávila Pérez, Enrique Oc tavio Antic ona Yatac o
y Sabina Ríos Durán, la que se verific ará siempre que no exista orden
509
de det enc ión en su c ont ra; FIJARON: en un mil nuevos soles y en
t resc ient os sesent ic inc o d ía s la rep a ra c ión c ivil y mult a
respec t iva ment e que los sentenc iados deberán abonar
solidariamente a favor del Estado; IMPUSIERON: a los sentenciados la
inhabilit ac ión previst a en los inc isos primero, segundo y c uart o del
art íc ulo t reint iséis del Código Penal; MANDARON: que c o nsentida o
ejec ut oriada que sea la present e sent enc ia se dé c umplimient o al
Dec reto Ley veinte mil quinientos setentinueve en c uanto al extremo
absolutorio, y se expidan los boletines y testimonios de c ondena en
c uanto a la c ondena, dándose razón donde c orresponda, y se
arc hive definitivamente la instruc c ión devolviéndose al Juzgado de
Origen, para su ejec uc ión.-” (Sent enc ia del 24 de enero de 1996.
Rec aída en la c ausa signada c on el No. 578-95 de la Décimo Tercera
Sala Penal de la Cort e Superior de Just ic i a de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 80
“ FALLA: ABSOLVIENDO a EUDELIA GIL GARCIA de los c argos
formulados en su c ontra c omo autora del delito c ontra la Fe Públic a
en agravio del Est ado y CONDENANDO: a MARIO FERNANDO
CHANGASU y MARIA HERMA EGOAVIL LAVADO O DELIA CUEVA DE
GIRON c omo autores del delito c ontra LA Fe Públic a - Falsificación de
doc umentos [Art. 427º] en agravio del Estado y c omo tal se le impone
CUATRO AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD c uya ejec uc ión se
suspende c ondic ionalment e bajo el c umplimi ento de las siguientes
reglas de c onduc t a que observará en el plazo de un año: a) No
variar ni ausentarse del lugar de su residenc ia sin previo aviso del Juez
de la c ausa; b) No c onc urrir a lugares de dudosa reput ac ión; c )
Conc urrir al Juzgado c ada vez que sea c itado a informar y justific ar
sus ac tividades; c ) Reparar el daño oc asionado, bajo aperc ibimiento
de aplic ársele el artíc ulo Cinc uentinueve del Código Penal en c aso
d e inc ump limient o; FIJARON: En CUATROCIENTOS NUEVOS SOLES el
mont o de la Reparac ión C ivil y en OCHENTA DIAS la mult a que los
sent enc iados deberán abonar en forma solidaria a favor del Estado;
RESERVARON: El Juzgamient o respec t o al ac usado Cont umaz
MANUEL GIRON SOLORZANO hast a que sea habido debiendo
c ursarse órdenes para su c aptura c ada se sent a días bajo
responsabilidad; DISPUSIERON: se c onc eda el rec urso de Nulidad en
el ext remo Absolut orio, d ebiend o eleva rse los a ut os a la Cort e
Suprema de Justic ia de la Repúblic a; MANDARON: Que, c onsentida
o ejec ut oriada que sea la present e sent enc ia se insc riba en el
Registro Central de Condenas, se tome razón donde c orresponda y
se arc hive la inst ruc c ión en c uant o a est e ext remo se refiere, c on
aviso al Juez de la c ausa.-” (Sent enc ia del 23 de julio de 1996.
Rec aída en la c ausa signada c on el No. 908-95 de la Décimo Tercera
Sala Penal de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 81
“ AUTOS y VISTOS: Int erviniendo c omo voc al ponent e la doc t ora
Eyzaguirre Gárat e; y, ATENDIENDO: que c onforme se aprec ia del
d ec ret o d e foja s c ua t roc ient os cuarentiséis, es materia de remisión lo
fijado en la sent enc ia de fojas t resc ient os veint ic inc o y c onfirmada
mediant e resoluc ión de fojas t resc ient os c inc uent iséis, en el extremo
que ordena se pague veinte unidades de referenc ia proc esales, por
c onc epto de multa, a favor de los agraviados; en est e sent ido, y
510
teniendo en c uenta que las normas penales son de orden públic o y
d e est ric t o c umplimient o, c uyo observamient o no d ebe
desnat uralizar las inst it uc iones exist ent es, ent onc es, c orresponde
ac larar el error en que ha inc urrido el juzgador al moment o de
det erminar las sanc iones por los hec hos mat eria de proc eso,
teniéndose por benefic iario de la multa fijada al Estado, c onforme lo
dispone el artíc ulo c uarentiuno del Código Penal; por est os
fundament os, ACLA RARON; el ext remo d e la sent enc ia d e foja s
t resc ient os veint ic inc o, su fec ha veint ic ua t ro d e ma rzo d e mil
novec ientos noventisiete que ordena: que el c ondenado CONDOR
MARCELO DANIEL pague a favor de los agraviados veinte unidades
de referenc ia proc esal, en la instrucción que se le siguió por delito de
Homic idio Culposo; y otro; debiéndose entender que dic ho pago es
a favor del Est ado; dejándose sin efec t o lo que se oponga a lo
ac larado; not ific ándose y los devolvieron. -” (Resoluc ión del 23 de
junio de 1999, emitida por la Sala de Apelac iones de Proc esos
Penales Sumarios – Reos Libres, en el proc eso penal signado c on el
No. 592-97).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 82
“ Dado Cuent a: Al esc rit o present ado por los sent enc iados JUAN
CARLOS ARROYO FERREYROS, RODOLFO REAÑO ENRIQUEZ, JESÚS
MÁXIMO VASQUEZ CALDERON y ALFREDO LAOS QUINECHE: Al
Princ ipal; habiend o d ispuest o la Sala Penal Suprema el pago d e
CIENTO OCHENTA DIAS MULTA en un porc entaje del veintic inc o por
c ient o de sus Remunerac iones diarias, ent endiéndose que es p ara
c ada sentenc iado c omo así lo distingue bien la sentenc ia de la Sala
Pena l obra nt e a foja s mil d osc ient os d iec inueve, no siendo pues el
pago de los días multa en forma SOLIDARIO, c omo si lo es la
Reparación Civil, en consecuencia se RESUELVE RECHAZAR DEPLANO
el pago solidario de los días Multa y en aplic ac ión del princ ipio de
celeridad y economía procesal divídase dicho depósito realizado por
c onc ept o de Mult a ent re los c uat ro sent enc iados, habiendo c ada
uno de ellos deposit ado por c onc ept o de Mult a la suma de
SETENTIDOS NUEVOS SOLES c on c inc uent a c ént imos, t eniéndose
c omo depósit o t ot al la suma de DOSCIENTOS NUEVOS SOLES c on
depósit o judic ial número diec inueve novent a y nueve c ero c ero
seisc ient os oc hent it rés c inc uent inueve: a simismo, t énga se p or
c onsignada la suma de CIEN NUEVOS SOLES por c onc ept o de
REPARACIÓN CIVIL, c on depósit o judic ial número diec inueve
noventinueve cero cero seiscientos ochentitrés sesenta, notificándose
a la Part e agraviada para que los rec abe, not ific ándose. -”
(Resoluc ión judic ial del 19 de junio de 1999, emitida por el Vigésimo
Segundo Juzgado Penal de Lima, en el expedient e en est ado de
ejec uc ión).

f. Un problema adic ional se vinc ula c on la c onfusión existente en la
Magistratura en torno a definir al titular - benefic iario del dinero
proveniente de las multas. Aquí se han presentado diferentes
511
opc iones. Para un sec tor, el benefic iario y rec eptor de las multas
es el Estado (en ese sentido la resoluc ión número 83). Para otro
sector, en cambio, el dinero de las multas debe depositarse a
favor del Tesoro Públic o (así la resoluc ión número 84). Y por
último, para un sector minoritario, el dinero proveniente del pago
de una sanción pecuniaria debe ingresarse a los recursos propios
del Poder Judic ial, en c umplimiento de la Resoluc ión
Administrativa No. 092-96-CME-PJ (02.05.1996) y del artíc ulo 120º
de la Ley Orgánic a del Poder Judic ial (ver resoluc iones números
85, 86, 87, 88 y 89).
RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 83
“ FALLA: CONDENANDO a CARLOS JORGE VALVERDE RODRIGUEZ por
d elit o c ont ra la Sa l ud Públic a –TRAFICO ILICITO DE DROGAS- en
agravio del Estado y c omo tal se le IMPONE: CUATRO AÑOS DE PENA
PRIVATIVA DE LIBERTAD, c uya ejec uc ión se suspende por el plazo de
prueba de dos años, bajo el c umplimiento de las siguientes reglas de
c ond uc t a : a ) No frec uent ar lugares de dudosa reput ac ión, ni
c onsumir bebidas alc ohólic as ni drogas, b) No ausentarse del lugar
donde reside, sin aut orizac ión previa del Juez, c ) Comparec er
personal y obligat oriament e al Juzgador las vec es que sea c it ado,
p a ra informa r y just ific a r sus a c t ivid a d es, b a jo a p erc ib imient o d e
revoc ársele la c ondic ionalidad de la pena en c aso de
inc ump limient o a la s regla s d e c ond uc t a imp uest a s, t a l c omo lo
señala el artíc ulo c inc uenta y nueve del Código Penal; FIJARON: En
la suma de MIL NUEVSO SOLES el mont o que por c onc ept o de
Reparac ión Civil deberá pagar a favor del Est ado y c on CIENTO
VEINTE DIAS MULTA a favor del Estado, a razón de dos nuevos soles;
DISPUSIERON: Que, c onsentida y/ o ejec utoriada que sea la presente
sent enc ia se expid an los Bolet ines y Test imonios de Condena a las
ent id a d es d et ermina d a s p or ley, d eb iend o remit irse los a ut os a l
Juzgado de origen a fin de darse c umplimient o a lo señalado en el
a rt íc ulo t resc ient os t reint a y siet e d el Cód igo d e Proc ed imient os
Penales, arc hivándose definitivamente los autos en su oportunidad,
c on c onoc imiento el Juez de la c ausa y los devolvieron.-” (Sentencia
del 29 de enero de 2004. Rec aída en la c ausa signada c on el No.
960-2003 de la Tercera Sala Penal para Procesos con Reos Libres de la
Co rt e Superior de Just ic ia de Lima).

512

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 84
“ FALLA:…CONDENANDO a BETTY SIMONA RIVERA CAMAQUI, c omo
autora del delito c ontra la Fe Públic a (Falsific ac ión de Doc umentos),
en agravio de la Munic ipalidad Metropolitana de Lima, a TRES AÑOS
DE PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD, c uya ejec uc ión se suspende
c ondic ionalmente por el período de PRUEBA DE DOS AÑOS debiendo
observar las siguient es reglas de c onduc t a A) Ac udir al loc al del
Juzgado mensualmente a informar y justific ar sus ac tividades; B) No
ausentarse del lugar de su residenc ia sin previa autorizac ión del Juez
de la c ausa; C) No ingerir bebidas alc ohólic as en exc eso ni c onc urrir
a lugares de dudosa reputac ión; FIJARON: en TRESCIENTOS NUEVOS
SOLES el mont o de la reparac ión c ivil que deberá abona r la
sent enc iada a favor de la ent idad agraviada; IMPUSIERON: Treint a
Días Multa, a razón de c inc o soles diarios que la c itada sentenc iada
deberá abonar a favor del Tesoro Públic o; MANDARON: Que,
c onsent ida y/ o ejec ut oriada que sea la present e sent enc ia, se
insc riba los bolet ines y t est imonios d e c ond ena, arc hivánd ose
d efinit iva ment e los a c t ua d os en su op ort unid a d , a nulá nd ose los
ant ec edent es penales y judic iales en c uant o al absuelt o se refiere
que se hayan derivado c omo c onsec uenc ia de la present e
invest igac ión judic ial, c on aviso del Juez de la c ausa.-” (Sentencia
del 14 de junio de 2002. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 343-
01 de la Terc era Sala Penal para Proc esos c on Reos Libres de la Corte
Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 85
“ FALLA:…CONDENANDO a y c ont ra LEONILDA JULILA ESPINOZA
ARRAETA c omo autora del delito c ontra el Patrimonio –Chantaje, en
agravio de Mario Cerrón Lazo, y c omo tal se le impone DOS AÑOS DE
PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD la misma que se suspende
c ondic ional ment e por el t érmino de prueba de UN AÑO bajo las
siguientes reglas de c onduc ta: a) No variar de domic ilio ni ausentarse
del lugar de su residenc ia, sin previo aviso al Juez de la c ausa; b)
Comparec er personal y obligatoriamente al Juzgado, c ada treinta
días a fin de firmar el c uaderno respec t ivo; c ) Comparec er
obligat oriament e al Juzgado las vec es que sea requerido, a fin de
informa r y just ific a r sus a c t ivid a d es; d ) No frec uent ra r luga res ni
personas de dudosa reput ac ión; e) No inc urrir en la c omisión de
nuevo delito doloso, bajo apercibimiento de aplicarse lo dispuesto en
el art íc ulo c inc uent inueve del Código Penal; así c omo la pena
ac c esoria de CIEN DIAS MULTA que deberá abonar la sentenc iada
del veint ic inc o por c ient o de su ingreso diario a favor de los Ingresos
Propios del Poder Judic ial; FIJARON: En la suma de DOSCIENTOS
NUEVOS SOLES el mont o que por c onc ept o de Reparac ión Civil
deberá abonar el sentenc iado a favor del agraviado; MANDARON:
Que, c onsent ida o ejec ut oriada que sea la present e sent enc ia, se
anulen los ant ec edent es judic iales y polic iales originadas por el
presente proc eso c ursándose los partes respec tivos de c onformidad
c on el Dec ret o Ley veint e mil quinient os set ent inueve en c uant o al
ext remo absolut orio y se c ursen los t est imonios y bolet ines de
c ond ena , en el regist ro jud ic ia l resp ec t ivos en c ua nt o a l ext remo
c ondenat orio, y se arc hive la c ausa en forma definit ivament e, c on
c onoc imient o del Juez de la c ausa. -” (Sentencia del 08 de enero de
513
2004. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 2425-97 de la Segunda
Sala Penal para Proc esos c on Reos Libres de la Corte Superior de
Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 86
“ FALLA: CONDENANDO a CARLOS URQUIZO MAGGIA como autor del
d elit o c ont ra la Fe Púb lic a - Falsificación de Documentos en General
[ Art . 427º] , en agravio de la Municipalidad de San Borja; y como tal se
le impone TRES AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD c uya
ejec uc ión se suspende por un período de prueba que se fija en DOS
AÑOS, c on a rreglo a lo previst o en los a rt íc ulos c inc uent isiet e y
c inc uent ioc ho del Código Sust ant ivo, debiendo observar las
siguient es reglas de c onduc t a: a) No ausent arse del lugar de su
resid enc ia sin c onoc imient o d e la aut orid ad jud ic ial; b) Conc urrir
c ada t reint a días a la sede del Juzgado dando c uent a de las
ac tividades que realiza; c ) Dedic arse al trabajo honrado y respetar la
aut ent ic idad de los doc ument os; d) Cumplir c on el pago de la
reparac ión c ivil dentro de los noventa días siguientes de emitida esta
sentenc ia, bajo aperc ibimiento de proc ederse de c onformidad con
lo establec ido en el artíc ulo c inc uentinueve del prec itado c uerpo de
leyes; asimismo, le impusieron la pena de SESENTA DIAS-MULTA
fijándose c omo c uota diaria de la multa la c antidad de c inc o nuevos
soles, por lo que el mont o t ot al de la pena p ec uniaria asc iende a
TRESCIENTOS NUEVOS SOLES, que el c ondenado deberá pagar
d ent ro d e los d iez d ía s d e emit id a est a sent enc ia , c onforme lo
dispone el artíc ulo c uarentic uatro del Código Penal, dándose cuenta
a la Presidenc ia de la Corte Superior de la multa impuesta para los
fines legales pertinentes, c on arreglo a los previsto en la Resoluc ión
Administrativa número c ero noventidós guión noventiséis guión CME
guión PJ del dos de mayo de mil novec ientos noventiséis; y, FIJARON:
En la suma de OCHOCIENTOS NUEVOS SOLES el mont o d e la
reparac ión c ivil que deberá abonar el sent enc iado a favor del
agraviado; DISPUSIERON: Que c onsentida o ejec utoriada que sea la
present e sent enc ia se insc riba en el Regist ro Judic ial se c ursen los
t est imonios y bolet ines d e c ond ena y en su oportunidad se archive lo
ac t uado c on aviso del Juzgado de origen.-” (Sent enc ia del 15 de
oc tubre de 1996. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 1556-96 de
la Primera Sala Penal de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 87
“ FALLA:...CONDENANDO a RAUL SAAVEDRA VALENCIA c omo aut or
d el d elit o c ont ra el Honor – INJURIA Y DIFAMACIÓN – en agravio de
Edith Rivera Giraldo; a la pena de UN AÑO DE PENA PRIVATIVA DE LA
LIBERTAD, se manda suspender c on el c arác ter de CONDICIONAL la
pena princ ipal por igual término, debiendo observar el sentenc iado
la s siguient es regla s d e c ond uc t a s; a ) No Va ria r d e d omic ilio sin
previa autorizac ión del Juzgado; b) No frec uentar lugares de dudosa
reputac ión; c ) Comparec er personal y obligatoriamente al Juzgado
c a d a t reint a d ía s p a ra informa r y just ific a r sus a c t ivid a d es; y, d )
Respet ar el honor de sus semejant es; se le impone el pago de
SESENTA DIAS-MULTA del veint ic inc o por c ient o de sus rent as que
deberá abonar los sentenc iados en el Banc o de la Nac ión a favor del
Poder Judic ial; ofic iá nd ose c on t a l fin a la Depend enc ia
Administrativa de la Corte Superior de Lima; y, SE FIJA: En la suma de
514
DOS MIL NUEVOS SOLES que por c onc ept o de reparac ión deberá
abonar a favor de la parte agraviada; SE MANDA: Que, c onsentida
y/ o ejec ut oriada que sea est a sent enc ia, se arc hive de modo
definitivo lo ac tuado y se remita el testimonio de c ondena al Registro
Judic ial respec t ivo. -” (Sentencia del 27 de abril de 1999. Recaída en
la querella signada c on el No. 533-98 del Cuadra gésimo Segundo
Juzgado Penal de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 88
“ FALLA: CONDENANDO a FRANCISCA ERNESTINA LAMA LEON, por la
c omisión del delit o Cont ra la Salud Públic a –Tráfico Ilícito de Drogas –
Mic roc omerc ializac ión; en agravio del Est ado, imponiénd osele la
pena de TRES AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD, c uya ejec uc ión
se suspende c ondic ionalment e por el t érmino de UN AÑO; Bajo las
siguientes reglas de c onduc ta; a) No frec uentar lugares de dudosa
rep ut a c ión; b ) No a usent a rse ni va ria r d e d omic ilio sin previa
autorizac ión del Juzgado; c ) Ac udir al Juzgado Penal de origen c ada
fin de mes a fin de dar c uent a de sus ac t ividades y regist rar su firma
en el lib ro c orresp ond ient e; t od o est o b a jo a p erc ib imient o d e
aplic arse lo dispuest o en el art íc ulo c inc uen ta y nueve del c ódigo
sust ant ivo en c aso d e inc umplimient o; y, FIJO: en DOSCIENTOS
NUEVOS SOLES el mont o que por c onc ept o de reparac ión c ivil,
deberán abonar la sentenc iada a favor del Estado; asimismo se fija la
pena ac c esoria de CIENTO OCHENTA DIAS MULTA a favor del Poder
Judic ial ; y, se le IMPONE: INHABILITACIÓN por el término de tres años
para obt ener mand at o, c argo, empleo o c omisión d e c arác t er
públic o; ORDENO: Se Levanten las órdenes de c aptura impartidas en
su c ont ra generados por el present e proc eso; y, MANDO: Que
c onsent ida o ejec ut oriada que sea la present e resoluc ión, se
insc riban en los regist ros c orrespondient es, arc hivándose en su
oport unidad definit ivament e los de la mat eria; t omándose Razón
donde c orresponda, ofic iándose. -” (Sentencia del 31 de julio de 2000.
Rec aída en la c ausa signada c on el No. 4122-99 del Quinto Juzgado
Penal de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 89
“ FALLA: DECLARANDO EL SOBRESEIMIENTO de la instruc c ión seguida
c ont ra HUMBERTO CANCHARI VEGA, por d elit o c ont ra la Salud
Púb lic a –Trá fic o Ilíc it o d e Droga s– Microcomercialización en agravio
del Est ado; y, CONDENANDO a ANTONIO VEGA GILDERES c omo
a ut or d el d elit o c ont ra la Sa lud Púb lic a –Trá fic o Ilíc it o d e Droga s-
Mic roc omerc ializac ión en agravio del Estado; a la pena de UN AÑO
DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD, la misma que se suspende
c ond ic iona lment e p or igua l t érmino, c onforme lo d isp uest o en el
art íc ulo c inc uent a y siet e del Código Penal, quedando sujet o a las
siguient es reglas de c onduc t a: A) No variar de domic ilio o lugar de
resid enc ia sin previo aviso al Juez de la c ausa, B) Comparec er al
loc al del juzgado c ada TREINTA DIAS a fin de dar c uent a de sus
ac t ivid ad es y firmar el c uad erno d e c ont rol respec t ivo, bajo
aperc ibimiento de proc ederse c onforme lo establec ido en el artíc ulo
ci nc uent a y nueve; FIJO en la suma de QUINIENTOS NUEVOS SOLES
POR CONCEPTO DE REPARACIÓN CIVIL deberá abonar a favor del
agraviado; Y AL PAGO DE DOSCIENTOS DIAS MULTA de su haber a
favor del Poder Judic ial; MANDO: que, la present e sent enc ia sea
515
leíd a en a c t o públic o y que c onsentida y/ o ejec utoriada que sea se
proc eda a su anot ac ión en el regist ro respec t ivo y se arc hive
definitivamente los ac tuados en donde c orresponda anulándose los
antecedentes generados en contra de HUMBERTO CANCHARI VEGA;
Tómese razón, Ofic iá nd ose.-” (Sent enc ia del 29 de mayo de 2000.
Rec aída en la c ausa signada c on el No. 52-99 del Cuadragésimo
Segundo Juzgado Penal de Lima).

g. En el plano de la ejec uc ión resulta c omún verific ar que los
c ondenados no c umplen c on el pago de la multa dentro del
plazo legal, sin que ello motive algún tipo de reac c ión por parte
del órgano jurisdic c ional c ompetente. Lo c ual, c omo ya hemos
advertido, se debe fundamentalmente a que la sentenc ia no
inc luyó la determinac ión en nuevos soles de la multa, y a que
sólo hac ia finales de 1996 se dispuso organizar en c ada sede
judic ial un Registro Legalizado de Multas
310
.

Pese al inc umplimiento del pago de la multa dentro del plazo de
ley, el Juzgador aplicó sólo excepcionalmente los requerimientos
c orrespondientes al condenado (por ejemplo las resoluc iones
números 90, 91 y 92), bajo aperc ibimiento de c onvertirla en pena
privativa de libertad o limitativa de derec hos de prestac ión de
servic ios a la c omunidad (así la resoluc ión número 93), pero en
ningún c aso de proc ederse a la ejec uc ión de sus bienes.



310
Ofic io Circ ular No. 546-96-A -CSJL del 11 de noviembre de 1996. Cabe señalar
que entre los Juzgados que visitamos sólo en el Déc imo Sexto Juzgado Penal se
había dado c umplimiento a lo dispuesto en el antes menc ionado ofic io c irc ular.
516
RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 90
“ Por rec ibido los autos princ ipales de la Mesa de Partes Unic a de los
Juzgados Penales de Lima, enc ontrándose la presente instruc c ión en
Ejec uc ión de sent enc ia, de c onformidad c on lo est ablec ido e n la
Resoluc ión a d minist ra t iva número c ient o t reint id ós novent isiet e-P-
CSJL: AVOQUESE est a judic at ura a su c onoc imient o, en
c onsec uenc ia: REQUIERASE a la sentenc iada a fin de que c umplan
c on las reglas d e c ond uc t as impuest as en la sent enc ia, bajo
a p erc ib imient o d e lo d ispuest o en el art íc ulo Cinc uent inueve,
asimismo c on c anc elar el mont o de la Reparac ión Civil fijada en la
sent enc ia , b a jo a p erc ib imient o d e t ra b a rse emb a rgo sob re sus
bienes en c aso d e inc umplimient o, y al pago de tresc ientos
sesentic inc o día s multa estableciéndose el veinticinco por ciento de
su ingreso promedio diario que vendría a ser novecientos doce punto
c inc o nuevos soles suma que deberá abonar en el término de diez
días de c onsentida o ej ec utoriada que sea la presente, y a la
inha b ilit ac ión de no poder obt ener ningún mandat o, c argo o
empleo d e c a rá c t er públic o, ni ejerc er por c uent a propia ni d e
terc eros profesión, c omerc io, arte o industrias que tenga que ver c on
el uso de drogas por el t érmino de seis meses, ofic iándose. -”
(Resoluc ión judic ial del 17 de mayo de 2000, emitida por el Déc imo
Juzgado Penal de Lima, en el expediente en estado de ejec uc ión de
sent enc ia signado c on el No. 664-2000).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 91
“ Por rec ibido los autos princ ipales de la Mesa de Partes Unic a de los
Juzgados Penales, enc ont rándose la present e inst ruc c ión en
ejec uc ión de sent enc ia, de c onformidad c on lo est ablec ido en la
Resoluc ión Ad minist rat iva número c ient o t reint id ós novent isiet e-P-
CSJL: AVOQUESE est a judic at ura a su c onoc imient o, en
c onsec uencia: REQUIERASE al sent enc iado a fin de que c umpla(n)
c on las reglas d e c ond uc t as impuest as en la sent enc ia, bajo
aperc ibimient o de lo dispuest o en el art íc ulo c inc uent inueve del
Código Penal, así c omo c umpla c on c anc elar el mont o de la
Rep a ra c ión Civil f ijada, bajo aperc ibimiento de trabarse embargo
sobre sus bienes, en c aso de inc umplimient o, asimismo cumpla con
c anc elar los sesenta días multa equivalente al veintic inc o por c iento
de su ingreso diario a favor del Tesoro Públic o, not ific ánd ose y la
reparac i ón c ivil en forma solid a ria c on el t erc ero c ivilment e
responsable. -” (Resoluc ión judic ial del 02 de mayo de 2000, emitida
por el Déc imo Juzgado Penal, en el expediente en ejec uc ión de
sent enc ia signado c on el No. 546-2000).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 92
“ AUTOS Y VISTOS; c ont inuando la c ausa según su est ado; y
ATENDIENDO: Que, por mand at o d e la Ley número veint isiet e mil
set ent iséis en su art íc ulo segundo de fec ha veint isiet e de marzo de
mil novec ient os novent inueve p ub lic a d o en el Dia rio Ofic ia l El
Peruano, EXTINGUEN por c ondonac ión reparac iones c iviles c uyos
montos en moneda nacional no excedan de quinientos nuevos soles;
en el presente c aso, el Estado interviene c omo parte agraviada por
lo que debe arc hivarse definitivamente en este extremo, en tanto a
que el mont o fija d o en la sent enc ia d ic t a d a p or la Sa la Pena l
Superior Espec ializada en Delit os Tribut arios, Aduaneros y ot ros, su
517
fec ha c inc o de julio del dos mil, no exc ede a lo previsto en la norma
antes acotada; en consecuencia, esta Judicatura resuelve EXTINGUIR
POR CONDONACION EL PAGO DE REPARACIÓN CIVIL en el extremo
que fija el pago de reparac ión c ivil a favor del Estado, en el proc eso
seguido c ont ra Flor de María Calle Arc e, por delit o c ont ra la Fe
Públic a - Falsific ac ión de Doc ument os en General - en agravio del
Est a d o; MANDO: Se Arc hive d efinit iva ment e en est e ext remo y se
prosiga la c ausa en c uant o al c umplimient o de las reglas de
c ond uc t as impuest as a la sent enc ia; así c omo el pago de la pena
ac c esoria de MULTA de Treinta Días de su renta a favor d el Tesoro
Públic o: Not ific ánd ose a las part es proc esales.-” (Resolución judicial
del 12 de oc tubre de 2000, emitida por el Vigésimo Segundo Juzgado
Penal de Lima, en el expediente en estado de ejec uc ión de
sentenc ia signado c on el No. 1509-2000,).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 93
“ Por rec ibido los autos princ ipales de la Mesa de Partes de Unic a de
los Juzgados Penales, enc ont rándose la present e inst ruc c ión en
Ejec uc ión de sent enc ia, de c onformidad c on lo est ablec ido en la
Resoluc ión Ad minist ra t iva número c ient o treintidós-noventisiete-P-
CSJL AVOQUESE est a judic at ura a su c onoc imient o, en
c onsec uenc ia: REQUIERASE al sentenc iado a fin de que c umpla c on
la s regla s d e c ond uc t a s impuest a s en la sent enc ia , ba jo
a perc ibimient o d e a plic a rse lo d ispuest o en el a rt íc ulo
Cinc uent inueve del Código Penal en c aso de inc umplimient o,
a simismo c on la MULTA impuesta, baj o aperc ibimiento de la
c onversión de la pena, not ific á nd ose a l sent enc ia d o pa ra que
presente al Juzgado su lic enc ia de c onduc ir a fin de hac er efec tivo
la inha b ilit ac ión bajo aperc ibimient o de c apt ura así c omo c on
c anc elar el monto de la Reparac ión Civil fijada en la sentenc ia, bajo
aperc ibimient o de t rabarse embargo sobre sus bienes en c aso de
inc ump limient o, ofic iá nd ose. -” (Resolución judicial del 24 de enero de
2000, emitida por el Déc imo Juzgado Penal de Lima, en el
expediente en estado de ejec uc ión de sentenc ia signado c on el No.
1991-99)

De manera exc epc ional se ha pretendido c ubrir aquella omisión
c on resoluc iones judic iales emitidas durante la etapa de ejec ución
de sentenc ia. Así, inc luso, a través de la resoluc ión número 94 y de
sus anexos, nos enc ontramos c on un c aso donde el propio
c ondenado, mediante esc rito, se presentaba c onsignando lo que
c onsideraba c onstituía el monto dinerario de la multa, hac iendo
“ efec tivo el pago a c uenta de días- multa asc endente a la suma
518
de 25 nuevos soles mediante c ertific ado de c onsignac ión
2000006013821 del Banc o de la Nac ión” . Sin embargo, el Juzgador
resolvió inc orrec tamente ac eptar en parte lo abonado, en
c onsec uenc ia, renunc iando a su deber de determinar dic ho
monto dinerario, y sorprendentemente disponiendo que se
not ifique “ a la part e agraviada a fin de endosarle la c it ada
c onsignac ión judic ial” .
RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 94 Y ANEXOS
“ FALLA: CONDENANDO a Félix Armando Ayala Flores, como autor del
d elit o Cont ra la Sa lud Púb lic a – Tráfic o Ilíc it o d e Drogas, en la
modalidad de mic roc omerc ializac ión, en agravio del Estado, a tres
años de pena privat iva de la libert ad, c uya ejec uc ión se suspende
por el t érmino de dos años, q uedando sujeto al cumplimiento de las
siguient es reglas de c onduc t a: a) No variar de domic ilio sin
autorizac ión previa del Juzgado c ompetente, b) Ac udir c ada fin de
mes al loc al d el Juzgad o a efec t os d e firmar en el libro d e c ont rol
judic ial, c ) Cumplir c o n el pago de la reparac ión c ivil dent ro del
período de prueba; bajo aperc ibimiento, en c aso de inc umplimiento
de las mismas, de aplic arse lo dispuesto en el artíc ulo c inc uentinueve
del Código Penal: asimismo, en est ric t a aplic ac ión del princ ipio de
leg a lidad de la pena se le impone c iento oc henta días- multa que
serán deduc idos de su ingreso promedio hasta por un veintic inc o por
c iento a favor del Tesoro Públic o; y la pena de inhabilit ac ión por el
t érmino de seis meses c onforme a lo est ablec ido en los inc iso uno,
dos y c uat ro del art íc ulo t reint iséis del ac ot ado; FIJA: en quinient os
nuevos soles el monto que por c onc epto de reparac ión c ivil deberá
abonar el sentenc iado a favor del Estado; MANDA: Que, c onsentida
o ejec ut oriada que sea la present e sent enc ia, se elaboren los
boletines y testimonios de c ondena respetivos para su anotac ión, se
c urse ofic io para el levantamiento de la orden de c aptura impartidas
c ont ra el sent enc iado, se t ome razón en el libro c orrespondient e,
arc hivándose definit ivament e lo ac t uado en el extremo materia de
pronunc iamiento en su oportunidad c onforme a ley. -” (Sentencia del
13 de marzo de 2000. Rec aída en el expediente signado c on el No.
4478-99 del Noveno Juzgado Penal para Proc esos en Reserva de
Lima).

“ DADO CUENTA, proveyendo el esc rit o que ant ec ede, al princ ipal,
agréguese a los autos el depósito judicial que adjunta por la suma de
VEINTICINCO nuevos soles y téngase presente en su oportunidad, en
c onsec uenc ia notifíquese a la parte agraviada a fin de endosarle la
c it ad a c onsigna c ión jud ic ial, d ejánd ose c onst anc ia en aut os.-”
(Resoluc ión judic ial del 02 de oc tubre de 2000, emitida por el Noveno
Juzgado Penal de Lima, en el expediente en estado de ejec uc ión de
sent enc ia signado c on el No. 611-00).
519

En un c aso similar, el c ondenado c onc urre ante la autoridad
judic ial c onsignando lo que a su entender c onstituía el monto
dinerario de la multa. Esta vez, al resolver sobre tal c onsignac ión, el
Juez aduc ía que lo abonado no c ubría el total de la pena
pec uniaria, lo c ual debía definirse en func ión de indic adores no
c onsignados en la sentenc ia y ajenos a la legislac ión penal, c omo
la Unidad de Referenc ia Proc esal. Como lo dispone el artíc ulo 457º
del Código Proc esal Civil, tal unidad sólo es aplic able para regular
el monto de las multas impuestas en el desarrollo proc esal de una
ac c ión c ivil (Ver resoluc ión número 95 y anexos).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 95 Y ANEXOS
“ Dado c uent a: Al princ ipal; t éngase por c onsignada la suma de
c inc uent ioc ho nuevos soles que se efec t úa c on el depósito judicial
número Noventiún millones tresc ientos setentisiete mil setec ientos
c uarentic uatro a c uenta de la pena impuesta, por sent enc ia de
fec ha c atorc e de Noviembre último, de veinte días Multa; y teniendo
en c uent a lo est ablec ido en la Ley Orgánic a del Poder Judi c ia l, la
Unidad de Referenc ia Proc esal vigente asc iende a Dosc ientos
Nuevos Soles y estando dispuesto que el pago se debió c umplir a los
diez días de emitida la sentenc ia; Requiérase a la sent enc iada Iris
Jeni Quilc a Porra s pa ra que a bone el sa ld o rest a nt e de set ent iseis
nuevos soles, bajo aperc ibimiento de ley; al otrosí: Téngase presente
el domic ilio proc esal que señala.-” (Decreto del 19 de diciembre de
1995, c orrespondiente a la sentenc ia del 14 de noviembre de 1995,
rec aída en la c ausa signada c on el N o. 62-95, del Cuarto Juzgado de
Paz Let rado de San Juan de Luriganc ho que c ondenó a IRIS JENI
QUILCA PORRAS c omo responsable de la falt a c ont ra la persona -
agresión en agravio de Jesús Albert o Vargas).

“ Dado c uenta; no habiéndose a la fec ha c umplido c on el pago total
de la Multa impuesta, pese a habérsele requerido a la sentenc iada
Iris Jeni Quilc a Porras para ello, c onforme se aprec ia de los c argos
obrantes a fojas c uarentic inc o y c uarentiséis c onforme lo establec e
el art íc ulo c inc uent iséis del Código Penal: Notifíquese a la procesada
Quilc a Porras para que c omparezc a al loc al de este Juzgado, el día
diec iséis del mes en c urso, a las tres de la tarde, para que justifique su
inc umplimient o, ba jo a perc ibimient o d e c onversión d e la pena y
520
of ic ia rse a l Inst it ut o Nac ional Penitenc iario para que proc eda c on
arreglo a sus at ribuc iones para el c umplimient o de la c ondena. -”
(Dec ret o del 06 de febrero de 1996).

“ Dado c uenta, c onforme lo establec e el terc er párrafo del artíc ulo
c inc uent iséis del Código Penal, en don de se permite el pago de la
Multa, desc ontándose la prestac ión de Servic ios Comunitarios; que
exist iend o un sald o a pagar se le requiera previament e a la
proc esada Iris Jeni Quilc a Porras, bajo aperc ibimiento de c onversión
y variarse la pena de Mult a por Prest ac ión de Servic ios, lo que ha
quedado sin efec t o; en mérito al Deposito Judicial que se acompaña
al recurso que precede, por lo que Téngase por cumplido al pago de
la Multa impuesta, cuyo saldo de setentiseis nuevos soles se cancela
c on el Certific ado número noventiún millones trescientos setentisiete
mil novec ientos resentidos del Banc o de la Nac ión.-” (Decreto del 12
de febrero de 1996).

En otro c aso el sentenc iado propuso el monto a pagar por la
multa que le fuera impuesta, señalando que su ingreso promedio
era el sueldo mínimo vital, lo cual le fue aceptado por el Juez de
la c ausa, tal c omo aparec e en las resoluc iones números 96 y 97.

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 96 Y ANEXOS
“ …Que, rec urro ant e vuest ro despac ho a fin de hac er efec t ivo el
pago por c onc ept o de novent a días MULTA, ordenado en la
Sent enc ia de fec ha 3-5-94, c onfirmado por la Déc imo Terc era Sala
Penal c on fec ha 16-08-94, por el delit o de lesiones c ulposas en
agravio de Candelaria Hugo Narazas, mandat o que c umplo
mediante depósito Judic ial No. 91544155, asc endente a la suma de
S/ . 396.00 (tresc ientos noventiséis y 00/ 100 nuevos soles), por
intermedio del Banc o de la Nac ión a la orden de su despac ho,
monto establec ido en mérito de tener un ingreso del sueldo mínimo
vital; de S/ . 132.00 nuevos soles mensuales, conforme pruebo con la
dec larac ión Jurada que adjunto, por ser una persona inválida y no
tener un trabaj o seguro…” (Esc rito presentado por el c ondenado el
06 de junio de 1996, c orrespondiente a la sentenc ia del 03 de mayo
de 1994, rec aída en la c ausa signada c on el No. 328-93, del
Cuadragésimo Primer Juzgado Penal de Lima, que c ondenó a Martín
Alvarado Pizarro c omo autor del delito c ontra la vida, el c uerpo y la
salud - lesiones c ulposas en agravio de Candelaria Hugo Narazas).

“ Dado c uent a a lo princ ipal; Téngase por c onsignada la suma de
TRESCIENTOS NOVENTISEIS nuevos soles, en el adjunto c ertific ado del
Banc o de la Nac ión Número novent iún millones q uinient os
c uarent ic uat ro mil c ient o c inc uent ioc ho, por el c onc ept o que se
521
ind ic a ; a l ot ro sí: Razón por el sec ret ario c ursor.-” (Decreto del 07 de
junio de 1997).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 97
“ Por rec ibido los autos princ ipales de la Mesa de Partes Únic a de los
Juzgados Penales de Lima, enc ontrándose la presente instruc c ión en
ejec uc ión de sent enc ia, de c onformidad c on lo est ablec ido en la
Resoluc ión Ad minist ra t iva numero c ient o t reint id ós novent isiet e-P-
CSJL. AVOQUESE est a judic at ura a su c onoc imient o, en
c onsec uenc ia: REQUIERASE a la sentenc iada a fin de que c umplan
c on las reglas de c onduc t as impuest a s en la sent enc ia ba jo
a perc ibimient o d e lo d ispuest o en el a rt íc ulo Cinc uent inueve,
asimismo c on c anc elar el mont o de la Reparac ión Civil fijada en la
sentenc ia, aperc ibimiento de trabarse embargo sobre sus bienes en
c aso de inc umplimient o, así c omo a la Multa de ciento ochenta días
de su remunerac ión mínima vital, a favor del Tesoro Públic o , b a jo
aperc ibimiento de la c onversión de la pena, y la inhabilitac ión por el
la p so d e seis meses d e c onformid a d a l a rt íc ulo t reint iséis inc iso
segundo del Código Penal, ofic iándose. -” (Resolución judicial del 02
de junio de 2000, emitido por el Déc imo Juzgado Penal de Lima, en el
expedient e en est ado de ejec uc ión signado c on el No. 765-2000).

Llama poderosamente la atenc ión un c uarto supuesto, en el que
para viabilizar el c obro, el monto de la multa sólo le es
c omunic ado al c ondenado luego de la sentenc ia y a través de
una simple notific ac ión. En la c ual, por lo demás, no se
especifican los criterios de determinación que fueron empleados
para llegar a dic ha c antidad de dinero, c omo se aprec ia en la
resoluc ión número 98 y sus anexos.

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 98 Y ANEXOS
“ Dado c uent a y advirt iéndose que a la fec ha el sentenc iado
GUILLERMO ALBERTO QUISPE VELASQUEZ, no c umple c on hac er
efec tiva la Multa impuesta, estando a lo dispuesto por el artíc ulo
c uarentic uatro del Código Penal; Requiérase a este proc esado para
que abone el monto establec ido por resoluc ión de fec ha veintisiete
de Noviembre último, baj o aperc ibimiento de variarse la medida
impuesta por Servicios de Prestac ión Comunitarios.- ” (Decreto del 08
de enero de1996, c orrespondient e a la sent enc ia del 27 de
noviembre de 1995, rec aída en la c ausa signada c on el No. 26-95 del
Cuart o Juzgado de Paz Let rado de San Juan de Luriganc ho, que
c ondenó a Guillermo Alberto Quispe Velásquez c omo responsable
522
de la falt a c ont ra el pat rimonio - daños en agravio Juliana Nac ión
Masgo).

“ Por disposic ión de la señora Juez, notific o a Ud., que por sentenc ia
de fec ha 27-11-95 se le Condenó c omo responsable de la Falt a
c o nt ra el Pa t rimonio-Daños en agravio de Juliana Nac ión Masgo,
imponiéndosele el pago de la Multa equivalente a VEINTE DIAS
ascendente a Ciento treintitres y veinte céntimos (133.20) y conforme
lo dispone el art. 44 del Código Penal debió pagarse a los días(sic )
días de llevarse a c abo la Lec tura de Sentenc ia, por lo que se le
REQUIERE para que abone la Multa impuesta, bajo apercibimiento de
variarse la pena impuesta por Prestación de Servicios Comunitarios”.
(Not ific ac ión del 08 de enero de 1997).

“ Dado c uent a; aprec iándose que c on fec ha veint isiet e de
Noviemb re d e mil novec ient os novent ic inc o, Guillermo Alb ert o
Quispe Velásquez fue sentenc iado al Pago de una Multa equivalente
a SESENTA DIAS, no efec tuándose ningún pago por este c onc epto, a
pesar de habérsele requerido, bajo aperc ibimiento de variársele la
pena por Prestación de Servicios, por lo que conforme lo prescribe el
artíc ulo c inc uentiséis del Código Penal, en c onc ordanc ia c on el
artíc ulo c uarentic uatro del c itado c uerpo de leyes: Ejec útese la
Prestac ión de Servic ios por VEINTE DIAS en la Delegac ión de Zárate,
c ursándose ofic io a est e Dependenc ia Polic ial para que se de
c umplimient o a la c onversión d e la pena. -” (Dec ret o del 05 de
febrero de 1996).

“ Tengo el agrado de dirigirme a Ud. a fin de que disponga lo
c onvenient e para que el proc esado GUILLERMO ALBERTO QUISPE
VELASQUEZ, c ondenado c omo responsable de la Falt a c ont ra el
p a t rimonio-daños en agravio de Juliana Nación Masgo, a la pena de
SESENTA DIAS MULTA, la que ha sido c onvertida a VEINTE JORNADAS
de Prest ac ión de Servic ios Comunit arios, los c umpla en su
Dependenc ia Polic ial, asignándosele una labor c on su respec tivo
c ontrol; poniéndosele en su c onoc imient o que dic ho sent enc iado
vive en la Asoc ia c ión Isra el Ma z. G-lo t e 42-SJL y fue requerido
jud ic ialment e c on fec ha 08ENE96, para el pago d e la Mult a
impuesta, por lo que se le esta exigiendo ahora que preste servic ios
c omunitarios; adjuntándosele c opia de la sentenc ia y transc ripc ión
de la resoluc ión respec t iva. -” (Ofic io No. 26-95-JM/ 4tojpl.sjl. del 05 de
enero de 1996 dirigido al Jefe de la Delegac ión Polic ial de Zárat e).

Finalmente, c omo se observa en la resoluc ión número 99 y sus
anexos, registramos un quinto c aso. En él, el Juzgado requirió al
c ondenado para que a través de una “ manifestac ión de bienes
libres” prec ise el alc anc e de sus rentas, para, luego, en base a
523
tal informac ión, fijarle el monto dinerario de la multa y proc eder
a trabarle embargo preventivo a favor de su c obro.

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 99 Y ANEXOS
“ En Lima a los nueve días d el mes d e junio d e mil novec ient os
noventisiete, siendo las nueve de la mañana fue presente al loc al del
Juzgado el Sentenciado JULIO BENIGNO ALBA RIVAS identificado con
Libret a Elec t oral número diez millones c uat roc ient os set ent iseis mil
c ua t roc ient os cincuentisiete, cuyas demás generales de ley obran en
autos a fin de señalar bienes libres, previo Juramento ante la Señorita
Juez se le formula las siguient es pregunt as; PREGUNTADO para que
diga c uál es su ingreso básic o diario, dijo que mi ingreso diario es de
diez nuevos soles, aproximadamente, ya que tengo un trabaj o
eventual, no teniendo trabaj o estable, realizando en forma
esporádic a gestiones administrativas, -PREGUNTADO para que diga si
tiene bienes Inmuebles, Vehíc ulo motorizados insc ritos a su nombre,
dijo que no t engo. - PREGUNTADO para que diga si t iene algo más
que agregar que no. - Con que dió por c onc luido la present e
diligenc ia y leída que les fueron firmaron ante la Señorita Juez de lo
que doy fe.-” (Manifestac ión de bienes libres del 09 de junio de 1997
realizada por el Cuadragésimo Primer Juzgado Penal de Lima,
c orrespondient e a la sent enc ia del 27 de noviembre de 1995,
rec aída en la c ausa signada c on el No. 50-95 de la Déc imo Primera
Sala Penal de la Cort e Superior de Lima, que c ondenó a Julio
Benigno Alba Rivas, por delit o c ont ra el pat rimonio – est afa en
agravio de la Cooperativa de Ahorro y Crédito de los Trabajadores
del Sec t or Salud Limit ada, Salvat ierra Hermanos Soc iedad de
Responsabilidad Limitada, el Banc o de la Nac ión; y por delito contra
la fe públic a - falsific ac ión de doc ument os en agravio de Carmen
Pac herres Yarlequé, Isaac Tejada Villaizán, Gover Rojas Malpartida,
Idalia Cayo Bac a y Raúl Salvat ierra Orihuela).

“ Dado c uent a y at endiendo a que el sent enc iado en su
ma nif est a c ión de Bienes Libres indic a que perc ibe la suma de diez
nuevos soles diarios, y est ando a que en la sent enc ia de fec ha
veint isiet e d e noviemb re d e mil novec ient os novent ic inc o, se ha
señalado que el sent enc iado Julio Benigno Alba Rivas deberá
abonar la suma de Cient o oc hent a d ía s mult a d e su rent a , en
c onsec uenc ia el sentenc iado deberá abonar la Suma de mil
oc hoc ientos nuevos soles por este c onc epto, así mismo deberá
devolver lo indebidamente c obrado que asc iende a la suma de siete
mil nuevos soles, mas los dos mil nuevos soles por c onc ept o de
rep a ra c ión c ivil, q ue a sc iend e un mont o t ot a l d e d iez mil
oc hoc ient os nuevos soles que deberá abonar el sent enc iado Julio
Benigno Alba Rivas en c onsec uenc ia TRABESE EMBARGO DEFINITIVO
por la suma de DIEZ MIL OCHOCIENTOS NUEVOS SOLES de la Cuenta
Ahorros - número c ua t ro mil g uión novec ient os veint ic inc o mil
novec ient os oc hent a pert enec ient e al Señor JULIO BENIGNO ALBA
RIVAS, ofic iándose al Banc o de la Nac ión para tal efec to. -” (Decreto
del 10 de junio de 1997).
524


g. Merec e una atenc ión partic ular el c aso identific ado c on el
número 100. A través de él se aprec ia que el Juzgador, en vía de
ejec uc ión de la pena pec uniaria, ante la insolvenc ia
sobreviniente del c ondenado, y aplic ando c orrec tamente lo
dispuesto en el párrafo segundo del Art. 56º del Código Penal,
transforma la multa impuesta en pena de prestac ión de servic ios
a la comunidad. Sin embargo, el Juzgador no estuvo acertado al
momento de determinar las equivalenc ias de la c onversión
realizada.
RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 100 Y ANEXOS
“ AUTOS Y VISTOS; estando a lo solic itado por el sentenc iado CARLOS
ALBERTO NUÑEZ SMITH en su rec urso de fojas tresc ientos oc hentic inc o;
y, ATENDIENDO: Que, mediant e sent enc ia de fec ha diec isiet e de
Noviembre de mil novec ient os novent ic inc o, ra tific ada mediante
resoluc ión de vist a de fec ha onc e de Dic iembre del mismo año, se
c ondenó a Carlos Alberto Núñez Smith a la pena de diez días multa
de su rent a a favor del Est ado; Que, requerido el sent enc iado para
que c umpla c on dic ho fallo, en reit erad as oportunidades, mediante
esc rito fec hado el doc e de Noviembre último, solic ita la c onversión
de dic ha pena en una prestac ión de servic ios a la c omunidad,
aduc iendo enc ontrarse en estado de insolvenc ia; Que, c on las
instrumentales rec audadas a su esc rito ya glosado, c omo son la
c onstanc ia de fojas tresc ientos oc hentitrés de la que aparec e que el
rec urrente labora c omo Asesor Téc nic o Ad-Honorem del Congresista
César Larrabure Gálvez y la Dec larac ión Jurada de no perc ibir
remunerac ión alguna obrante a foj as tresc ientos oc hentic uatro, se
ac redita la insolvenc ia alegada por el sentenc iado; Que, en
c onsec uenc ia, dándose los presupuest os fác t ic os previst os en el
segundo párrafo del artíc ulo c inc uentiséis del Código Penal, resulta
proc ed ent e la solic it ud d el rec urrente; Que, a tenor de los estipulado
en el numeral nueve del Tít ulo Preliminar del Código Sust ant ivo, la
pena t iene func ión prevent iva, prot ec t ora y resoc ializad ora; por
c onsiguiente su determinac ión debe hac erse en base a dic hos fines,
para lo c ual el Có digo est ablec e una serie de mec anismos,
dest inados a lograr su efec t iva ejec uc ión permit iendo ent onc es la
c onversión de penas, t odo ello c on miras al logro de la paz soc ial;
Que, por los fundament os ant es expuest os, estando a lo previsto en el
525
artíc ulo c inc uentiséis del Código Penal, SE RESUELVE: CONVERTIR LA
PENA DE MULTA de diez días de su renta, impuesta al sentenc iado
Carlos Alberto Núñez Smith, por Faltas Contra La Persona en agravio
de Carmen Irene Núñez Smith; a la PENA DE PRESTACION DE
SERVICIOS A LA COMUNIDAD, que deberá c umplir en una JORNADA,
equivalente a diez horas semanales, y TRES DIAS, equivalentes a seis
horas, de trabajos gratuitos en la dependencia u obra pública que la
Munic ipalidad Distrital de Linc e designe; oficiándose para tal efecto
a l señor Alc a ld e Dist rit a l q uien d a rá c uent a a l Juzga d o d el
c ump limient o d e la sa nc ión; Not ific á nd ose. -” (Resolución del 16 de
dic iembre de 1996, c orrespondient e a la sent enc ia del 17 de
noviembre de 1995, rec aída en la c ausa signada c on el No. 34-95 del
Segundo Juzgado de Paz Letrado de San Juan de Luriganc ho, que
c ondenó a Carlos Alberto Núñez Smith c omo autor de la falta c ontra
la persona - lesiones rec íproc as en agravio de Carmen Irene Núñez
Smit h).


h. Pese a su esc aso número, también hemos podido ubic ar
sentenc ias que aplic aron c on toda c orrec c ión la pena de
multa señalando la c uota diaria, el monto total, la oportunidad
de ejec uc ión del pago de la multa impuesta y el íter
proc edimental a seguir para el c umplimiento efec tivo de dic ha
sanción. Como ejemplo de ello tenemos las resoluciones
números 101, 102 y 103.

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 101
“ FALLA: CONDENANDO a CARLOS URQUIZO MAGGIA como autor del
d elit o c ont ra la Fe Púb lic a - Falsificación de Documentos en General
[ Art . 427º] , en agravio de la Munic ipalidad de San Borja; y como tal se
le impone TRES AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD c uya
ejec uc ión se suspende por un período de prueba que se fija en DOS
AÑOS, c on arreglo a lo previst o en los art íc ulos c inc uent isiet e y
c inc uent ioc ho del Código Sust ant ivo, d ebiend o observar las
siguient es reglas de c onduc t a: a) No ausent arse del lugar de su
resid enc ia sin c onoc imient o d e la aut orid ad jud ic ial; b) Conc urrir
c ada t reint a días a la sede del Juzgado dando c uent a de las
ac t ividades que realiza; c ) Dedic arse al trabajo honrado y respetar la
aut ent ic idad de los doc ument os; d) Cumplir c on el pago de la
reparac ión c ivil dentro de los noventa días siguientes de emitida esta
sentenc ia, bajo aperc ibimiento de proc ederse de c onformidad c on
lo est a b lec id o en el a rt íc ulo cincuentinueve del precitado cuerpo de
526
leyes; asimismo, le impusieron la pena de SESENTA DIAS- MULTA
fijándose como cuota diaria de la multa la cantidad de cinco nuevos
soles, por lo que el monto total de la pena pec uniaria asc iende a
TRESCIENTOS NUEVOS SOLES, que el condenado deberá pagar dentro
de los diez días de emitida esta sentenc ia, c onforme lo dispone el
artíc ulo c uarentic uatro del Código Penal, dándose c uenta a la
Presidenc ia de la Corte Superior de la multa impuesta para los fines
legales pertinentes, c on arreglo a lo previsto en la Resoluc ión
Administrativa número c ero noventidós guión noventiséis guión CME
guión PJ del dos de mayo de mil novec ientos noventiséis; y, FIJARON:
En la suma de OCHOCIENTOS NUEVOS SOLES el mont o de la
repa ra c ión c ivil que deberá abonar el sent enc iado a favor del
agraviado; DISPUSIERON: Que c onsentida o ejec utoriada que sea la
present e sent enc ia se insc riba en el Regist ro Judic ial se c ursen los
testimonios y boletines de c ondena y en su oportunidad se arc hive lo
ac t uado c on aviso del Juzgado de origen. -” (Sent enc ia del 15 de
oc tubre de 1996. Rec aída en la c ausa signada c on el No. 1556-96 de
la Primera Sala Penal de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 102
“ FALLA: CONDENANDO a ELEUTERIO CHAVEZ PAUCAR c omo aut or
d el d elit o c ont ra la Fe Púb lic a - Falsific ac ión de Doc ument os en
General y por delit o c ont ra la Administ rac ión de Just ic ia - contra la
Func ión Jurisdic c ional, en c onc urso real, en agravio de Lidia Blanc a
Paniagua Reyna De Espic hán y el Estado, asimismo, CONDENANDO a
ALEJANDRO TORRES MATEO c omo aut or d el d elit o c ont ra la Fé
Públic a - Falsificación de Documentos en General en agravio de Lidia
Blanc a Paniagua Reyna De Espic hán y el Est ado, y c omo t al se le
impone a Eleut erio Chávez Páuc ar TRESAÑOSDE PENA PRIVATIVA DE
LIBERTAD; y a Alejandro Torres Mat eo se le impone DOS AÑOS DE
PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD; c uya ejec uc ión se suspende para
ambos c ondenados por un período de prueba que se fija en UN
AÑO, c on arreglo a lo previst o en los art íc ulos c inc uent isiet e y
c inc uent ioc ho del Código Sust ant ivo, debiendo observar las
siguient es reglas de c onduc t a: a) No ausent arse del lugar de su
residenc ia sin el c onoc imient o del señor Juez de la c ausa, b)
Respet ar la aut ent ic idad de los doc ument os, c ) Cum plir c on el
abono de la reparac ión c ivil dentro del plazo del período de prueba;
bajo aperc ibimient o de proc ederse de c onformidad c on lo
establec ido en el artíc ulo c inc uentinueve del prec itado c uerpo de
leyes; y, además, le impusieron a Chávez Páuc ar y Torres Mateo, con
c arác ter efec tivo, SESENTA DÍAS- MULTA, fijando como cuota diaria de
la multa c inc o nuevos soles, por lo que el monto total que deberán
pagar los c ondenados asc iende a TRESCIENTOS NUEVOS SOLES, que
deberán abonar los referidos c ondenados dent ro de los diez días
siguientes de emitida esta sentencia, conforme lo dispone el artículo
cuarenticuatro el Código Penal, dándose cuenta a la Presidencia de
la Corte Superior de la multa impuesta para los fines legales
pertinentes, c on arreglo a lo previsto en la Resolución Administrativa
número c ero noventidós noventiséis- CME- PJ del dos de mayo de mil
novec ientos noventiséis; asimismo, ABSOLVIENDO, POR DUDA
RAZONABLE, a GASTON AMILCAR ZOLLA CASTRO de la ac usac ión
fisc al formulada en su c ont ra por delit o c o ntra la Administración de
Just ic ia - c ontra la Func ión Jurisdic c ional, en agravio de Lidia Blanc a
527
Paniagua Reyna De Espic hán y el Est ado, debiendo arc hivarse lo
ac t uad o en c uant o a est e ext remo y anularse los ant ec ed ent es
polic iales y judic iales derivados; FIJARON: La reparación civil que en
forma solidaria, deberán abonar los c ondenados, por la suma de
DOS MIL NUEVOS SOLES a favor de la agraviada Lidia Blanc a Reyna
De Espic hán y en UN MIL NUEVOS SOLES a favor del Est ado;
CONCEDIERON: El Rec urso de Nulidad d e ofic io en el ext remo
desfavorable a los int ereses del Est ado, de c onformidad a lo
est ablec id o en el art íc ulo veint id ós d el Dec ret o Ley d iec isiet e mil
quinientos treintisiete, debiendo elevarse los autos a la Sala Penal de
la Cort e Suprema de la Repúbli c a c on la debida nota de atenc ión;
DISPUSIERON: Que c onsent ida o ejec ut oriada que sea la present e
sentenc ia se insc riba en el Registro Judic ial se c ursen los testimonios y
boletines de c ondena y en su oportunidad se arc hive lo ac tuado c on
aviso del Juzgado de origen. -” (Sentencia del 16 de octubre de 1996.
Rec aída en la c ausa signada c on el No. 126-95 de la Primera Sala
Penal de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 103
“ FALLA: CONDENANDO a ESTEFA LASTRA MORALES c omo autora del
delit o c ont ra la Fe Púb lic a - Falsificación de Documentos en General
[ Art . 427º] , en agravio de Ausbert o Orbezo Last ra, y c omo t al se le
impone DOS AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD c uya ejec uc ión
se suspende por un período de prueba que se fija en UN AÑO, c on
arreglo a lo previsto en los artículos cincuentisiete y cincuentiocho del
Cód igo Sust ant ivo, d ebiend o observar las siguient es reglas d e
c onduc t a: a) No ausent arse del lugar de su residenc ia sin el
conocimiento del señor Juez de la causa, b) Respetar l a autenticidad
de los doc ument os, c ) Cumplir c on el abono de la reparac ión c ivil
dent ro del plazo del período de prueba; bajo aperc ibimient o de
proc ederse de c onformidad c on lo est ablec ido en el art íc ulo
c inc uent inueve del prec it ado c uerpo de leyes y; asimismo, le
impusieron c on c arác ter efec tivo sesenta días- multa, fijando como
cuota diaria de la multa cinco nuevos soles, por lo que el monto total
que deberá pagar el c ondenado asc iende a TRESCIENTOS NUEVOS
SOLES, que deberá abonar dentro de los diez días siguientes de
emitida esta sentenc ia, c onforme lo dispone el artíc ulo
cuarenticuatro el Código Penal, dándose cuenta a la Presidencia de
la Corte Superior de la multa impuesta para los fines legales
pertinentes, c on arreglo a lo previsto en la Resoluc ión Administrativa
número c ero noventidós noventiséis- CME- PJ del dos de mayo de mil
novec ientos noventiséis. FIJARON: En la suma de CUATROCIENTOS
NUEVOS SOLES el monto de la reparac ión c ivil que deberá abonar la
c ondenada a favor del agraviado; MANDARON: Se remitan copias
de las piezas proc esales pert inent es a la Fisc alía Provinc ial de Turno
Permanent e a fin que proc eda a disponer las invest igac iones que
estime pertinentes c ontra los que resulten responsables de los hec hos
a que alude el sépt imo c onsiderando de est a sent enc ia ;
DISPUSIERON: Que c onsent ida o ejec ut oriada que sea la present e
sentenc ia se insc riba en el Registro Judic ial se c ursen los testimonios y
boletines de c ondena y en su oportunidad se arc hive lo ac tuado c on
aviso del Juzgado de origen. -” ( Se nt encia del 10 de octubre de 1996.
Rec aída en la c ausa signada c on el No. 702-94 de la Primera Sala
Penal de la Cort e Superior de Just ic ia de Lima).
528

Es de menc ionar que pese a que en tales sentenc ias se dispuso
se ofic ie a la Presidenc ia de la Corte Superior a fin de poner en
su c onoc imiento la multa impuesta, de c onformidad a lo previsto
en la c itada Resoluc ión Administrativa No. 092-96, advertimos, de
la revisión de autos que no se produjo tal c omunic ac ión, pese a
que hasta ese momento dic ha norma se enc ontraba vigente
311
.

i. A efec to de la rehabilitac ión de un c ondenado a penas
c onj untas de multa y privativa de libertad, hemos enc ontrado
una equivoc ada tendenc ia mayoritaria que c onc ede la
rehabilitac ión pese al no pago de la multa, tal c omo es de
aprec iarse en la sentenc ia números 104. Como señala el artíc ulo
69º del Código Penal, presupuesto de una rehabilitac ión es el
c umplimiento de la pena o penas impuestas en la sentenc ia
c ondenatoria. Por tanto, si no se ha c umplido c on una de las
penas c onjuntas no c abe la rehabilitac ión del c ondenado. Este
último c riterio, sin embargo, también ha sido expuesto de modo
exc epc ional por la judic atura limeña, c omo se aprec ia en las
resoluc iones judic iales números 105, 106, 107, 108, 109, 110 y 111.


311
Sólo a partir de mediados del año de 1997, la Primera Sala Penal c umplió c on
enviar la referida c omunic ac ión a la Presidenc ia de la Cort e Superior. Sin
embargo, desc onoc emos la suerte de estos ofic ios al interior de la Presidenc ia
Cort e Superior de Lima.
529

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 104
“ Dado c uent a; Téngase por c onsignada la suma de t reint a nuevos
soles, en el c ertific ado de depósito número veinte millones c ero c ero
c ero c ero seisc ientos nueve tresc ientos sesentitrés, por c onc epto de
mult a, y ATENDIENDO: Conforme es de verse el rec urrent e ha sid o
c ondenado al pago de sesenta días multa, mediante sentenc ia de
fojas setentinueve, su fec ha veintic uatro de julio de mil novec ientos
noventisiete, siendo esto así al haber c onsignado la suma de treinta
nuevos soles por dic ho c onc epto de tenerl os consignados por cuanto
de autos no se enc uentra ac reditado fehac ientemente el ingreso
diario del rec urrente; por lo que teniendo la pena c arác ter
resoc ializador de c onformidad c on el artíc ulo sesentinueve del
Código Penal: REHABILITO: a RICARDO RIOS CISNEROS, de la pena de
días multa impuesta por Déc imo Quinto Juzgado Penal por el delito
de Lesiones Culposas – en agravio de Alfredo Palma Pablo,
ofic iándose a la Direc c ión de Identific ac ión para la Anulac ión de los
ant ec edent es polic iales que haya generado la presente instrucción;
al ot rosi: Ofíc iese c onforme se indic a sin perjuic io de que abone el
import e de la Reparac ión Civil fijada.- avocándose del conocimiento
de la presente c ausa la señora Juez que susc ribe. -” (Resolución del 17
de julio de 2000, emit ida por el Déc imo Juzgado Penal de Lima,
rec aída en el Exp. No. 1928-96).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 105
“ AUTOS Y VISTOS: proveyendo el esc rito de Félix Morales Ortega que
antec ede, el que adjunta sus boletas de pagos c orrespondientes a
los meses de julio, agosto de mil novecientos noventiséis; así como las
de los meses de Enero y Febrero de mil novec ient os novent isiet e; y
ATENDIENDO: PRIMERO: Que, de la revisión de autos, fluye que en la
sent enc ia de fojas c ient o set ent ic inc o a c ient o set ent iséis, emit ida
p or la Oc t ava Sala Penal de Lima, su fec ha diec iséis de julio de mil
novec ient os novent iséis, se impuso a FELIX MORALES ORTEGA dos
años de Pena Privativa de Libertad, suspendida c ondic ionalmente
por el mismo plazo sujet o al c umplimient o de reglas de c onduc t a;
imponiéndosele además una pena de multa de c arác ter efec tivo de
novent a días de su rent a; que sin embargo, en dic ha sent enc ia se
omitió c onsignar expresamente el monto dinerario; SEGUNDO: Que,
siendo nec esario fijar el monto omitido y habiendo el prec it ado Félix
Morales Ort ega present ado su bolet a de pago del mes de Julio de
mil novec ient os novent iséis, en el c ual c onst a que perc ibió c omo
rent a net a la c a nt id a d d e t resc ient os novent iséis p unt o oc hent a
c ént imos, por lo que; y que en aplic ac ión de lo dispuest o en el
art íc ulo c uarent it rés del Código Penal, est ando a la c ondic ión de
t rabajador dependient e del solic it ant e, aféc t ese el c inc uent a por
c ient o de dic ha remunerac ión, lo que equivale a un mont o que
asc ienda a seis punto sesentiuno nuevos soles, que se consigna como
la c uot a diaria; que en c onsec uenc ia, los novent a días mult a
c onfigura n un mont o t ot a l d inera rio d e q uinient os novent ic ua t ro
punt o novent a nuevos soles; TERCERO: Que, habiendo depositado el
c ondenado la suma de mil dosc ientos nuevos soles, según es de
verse del c ertific ado de depósito j udic ial número noventioc ho mil
nueve millones novec ientos c uatro mil quinientos nueve, obrante a
fojas dosc ientos veinte, es de dar por c umplida la pena, por lo que
530
proc ede su rehabilitac ión; fundamentos por l os que, en aplicación a
los artíc ulos sesentinueve y setenta del Código Penal: REHABILITARON
SIN MAS TRAMITE al sent enc iado FELIX MORALES ORTEGA, en el
proc eso penal que se le siguió por delit o Cont ra la Fe Públic a –
Falsific ac ión d e Doc ument os en agravio del Est ado, proc eso en el
c ua l se le sent enc ió el d iec iséis d e julio d e mil novec ient os
noventiséis; en c onsec uenc ia: DISPUSIERON: La c anc elac ión de sus
ant ec edent es, derivados de la c ausa que se hac e referenc ia;
ofic iá nd ose p a ra t a l efec t o a la s ent id a d es p ert inent es; p or ot ra
parte, al haber error en la foliac ión a partir de fojas c iento setentitrés;
CUMPLA: Sec ret aría c on enmendar la foliac ión c onforme
c orresponde; not ific ándose y ofic iándose. -” (Resoluc ión del 18 de
set iembre de 1998, emit ida por la Pri mera Sala Penal de Lima, en el
proc eso penal signado c on el No. 1215-98).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 106
“ DADO CUENTA: Con el rec urso que ant ec ede, est ando a lo que
solic ita el rec urrente y atendiendo a que de autos se c oligen que el
proc esado Pedro Mac ario Vásquez Camposano, ha sido
sent enc iado c on una pena privat iva de libert ad de un Año bajo el
c umplimiento de las reglas de c onduc ta y el pago de la reparac ión
c ivil de oc hoc ientos nuevos soles a la parte agraviada, y con sesenta
días multa a favor del Teso ro Público, la misma que fuera resuelta en
fec ha tres de junio de mil novec ientos noventisiete, por lo que a la
presente fec ha, dic ha pena está venc ida en el tiempo transc urrido,
es que en aplicación del artículo sesentinueve del Código Penal, esta
j udic atura resuelve dec larar c omo REHABILITADO al proc esado
PEDRO MACARIO VASQUEZ CAMPOSANO, por delit o de Lesiones
Simples en agravio de Severino Horac io Sullón Sullón, disponiéndose
la anulac ión de los ant ec edent es que haya generado la present e
c a usa , sin p erjuic io a requerírsele a fin de que c umpla c on el pago
t ot a l d e la rep a ra c ión c ivil rest a nt e, b a jo a p erc ib imient o d e
proc ederse c on el embargo de sus bienes al inc umplimient o. -”
(Resoluc ión judic ial de fec ha 05 de junio de 1999, emitido por el
Segundo Juzgado Penal Transit orio Sent enc iador, rec aída en la
c ausa signada c on el No. 764-97).

RESOLUCIÓN JUDICIAL No. 107
“ DADO CUENTA: Por rec ibido en la fec ha el rec urso que an