P. 1
Etnias y Tribus Etiopía

Etnias y Tribus Etiopía

|Views: 6.609|Likes:
Publicado porCrear-Sonrisas

More info:

Published by: Crear-Sonrisas on Jun 14, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

05/23/2013

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.

com
Etnias y Tribus
Etiopía, tierra de contrastes única en el continente negro, al margen de tópicos basados en sequías, desiertos y hambrunas, nos presenta un país con una naturaleza desbordante, plagada de ríos, lagos y montañas, y una gran riqueza etnográfica y cultural. Cruce de culturas en la antigüedad, donde diferentes grupos étnicos convergen, hoy en día. Más de 150 etnias distintas conviven en total armonía, en Etiopía, sin que las tradiciones y religión influyan en su relación. La diversidad es muy grande y variada: el norte del país está dominado por las etnias Amhara, Tigray o Afar, mayoritariamente de religión ortodoxa; en la zona oriental la mayoría es musulmana la forma de vida y cultura cambian en base a su religión y su entorno, siendo mayoritariamente de la etnia Somalí y en la zona sur y en las zonas cercanas a Addis Abeba también de mayoría ortodoxa nos encontramos etnias como los Oromo (etnia mayoritaria de la zona), los Sidáma, Wolaitta, Gurage o Gamo. Bajando hacia el extremo sur, nos encontramos con un mundo totalmente tribal que mantiene toda su esencia cultural y tradicional, entre las etnias principales podemos encontrar: Mursi, Hamer, Erbore, Karo, Surma, Bume, Dassanech,., etc. En la zona del valle del río Omo, viven hasta 50 tribus diferentes ancladas en modos de vida ancestrales. Motivo por el que esa región del planeta ha sido declarada por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Página 1 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
KONSO
Al sur del Lago Shamo, su capital es Konso, también conocida como Bakuele. Los varones de la sociedad mantienen un complejo sistema de "grupos de edad". A partir de la adolescencia, los jóvenes entran a formar parte de un "grupo de edad" que tiene la finalidad de irles preparando para la vida adulta. Esos "grupos de edad" más adelante pasarán a formar parte de clases sociales diferentes (guerreros, agricultores,...), hasta que finalmente, llegara en la edad madura, a formar parte de la clase superior en la sociedad Konso: los ancianos. Cuando los adolescentes inician su aprendizaje en un "grupo de edad", durante la noche abandonan su casa familiar para convivir con sus compañeros del mismo "grupo de edad" en una especie de cenador abierto a los cuatro vientos que se levanta en el centro de la aldea. Cada paso a un "grupo de edad" superior o al matrimonio va acompañado de rituales y ceremonias donde la fiesta es importante; fiestas en las que los bailes, los cantos y la música cuentan con una gran participación de toda la comunidad. Los cantos y bailes son acompañados siempre por músicos que tocan el krar (especie de lira muy generalizada en muchos lugares de Etiopía), la dita (guitarra de cinco cuerdas), la flauta de pan y tambores. Su estructura social se basa en la pertenencia a uno de los nueve clanes, gada, en que se encuadra la sociedad Konso. Estos gada son exógamos, es decir que los matrimonios se realizan entre personas de clanes diferentes, y las relaciones de parentesco y herencia siguen un modelo patrilineal. Cada gada cuenta con una autoridad religiosa que recibe el título de pokwalla. Construyen sus aldeas en lo alto de las colinas y están dotadas de fortificaciones defensivas de 3 ó 4 metros de altura, teniendo los campos de cultivo en torno a dichas fortificaciones. Una vez traspasada la verja que suele constituir la única entrada a las aldeas, uno se encuentra con un laberinto de callejas donde cada vivienda suele mantener su pequeño jardín de flores protegido por altas vallas. Una aldea puede tener una población cercana a los 2500 habitantes. Las cabañas, rodeadas por cercados para las cabras y aves

Página 2 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
de corral, tienen techos cónicos de caña coronados por grandes recipientes de barro cocido. Son agricultores tenaces, en las laderas crean terrazas en las que cultivan sobre todo girasol, árboles frutales, sorgo, algodón y maíz. Su tradicional dedicación a la apicultura produce una miel de acacia apreciada internacionalmente. Cada familia suele criar algo de ganado: crían bueyes, cabras y ovejas; la leche la emplean para alimentar a los niños y hacer mantequilla. Los animales solo se sacrifican para ceremonias, la caza es poco practicada, no son nada violentos, el homicidio se castiga severamente. Algunas armas como lanzas con espolones, están prohibidas, derramar sangre ofende a Dios y contamina la madre tierra, son pacifistas y apacibles por naturaleza. Son artesanos muy reconocidos por los pueblos vecinos: carpinteros imaginativos, herreros, tejedores (los calicós que utilizan los Borana suelen ser fabricados por los Konso), alfareros y hábiles en los trabajos en piedra. Una parte importante de su producción artesanal se destina al comercio con los pueblos ganaderos de la región con quienes intercambias estos trabajos por carne, sal, leche y pieles. La madera la emplea para tallar colmenas, bebederos, escudillas y todo tipo de recipientes; con la piedra hacen instrumentos para moler cereales, revestir pozos, utensilios para afilar aperos agrícolas y hacer armas de corte. La música y la danza son entretenimientos frecuentes, sobre todo a la puesta del sol. Los Pokwalla o autoridades religiosas tienen como función principal, la de servir de intermediarios entre las personas con las fuerzas divinas personificadas en Waq, el dios del cielo. Los rituales asociados al culto de los difuntos tienen un papel fundamental, la manifestación más visible del culto a los antepasados son los Waga, grupos de estatuillas de madera, de 1 metro de altura, que se levantan en recuerdo de difuntos que tuvieron alguna relevancia social, sobre sus tumbas, en los bordes de los caminos o en los campos que cultivó el difunto. El grupo de Waga suele estar formado por la estatua representando al difunto, ocupando el centro del grupo, y rodeado por su esposa, hijos, su enemigo con sus atributos viriles amputados, o algún animal salvaje, como un león, un leopardo o un cocodrilo, si el difunto se distinguió como cazador. Es fácil ver grupos de Konsos regresar al poblado cargando pesados haces de leña sobre sus espaldas. Las faldas de volantes de las mujeres muestran siempre los colores de la bandera etiope (verde, amarillo, rojo).

Página 3 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
MURSI
En la región del Omo central, ocupan las tierras bajas de Jinka. Lingüísticamente, están íntimamente relacionados con los Surma de Sudán, aproximadamente, a 100 kilómetros al norte de la frontera con Etiopía y Kenya. Son pocos más de 5000 y se hallan en estado de guerra permanente con otras tribus como los bodi y los hamer. Son luchadores temibles y audaces, el asesinato se considera un merito y un honor. El ganado vacuno es la principal posesión material para los Mursi. Sin embargo no cuentan con grandes rebaños, calculándose que cuentan con una cabeza de ganado por habitante. El ganado, es además, la primera fuente de subsistencia para sectores de la población (principalmente los niños y los jóvenes) en ciertos momentos del año. Estos grupos, en momentos de escasez de cereales, basan su alimentación en una mezcla hecha con sangre y leche de vaca. En años de mala cosecha, utilizan el ganado para intercambiarlo por cereales con otros pueblos vecinos de la región montañosa. La agricultura es la segunda fuente económica para su subsistencia: sorgo y maíz. La sequía de estas tierras, provoca la erupción periódica de epidemias (sobre todo de mosca tse-tse) que afectan al ganado. Suelen complementar su dieta con la recolección de miel. Los hombres pasan interminables horas hablando en reuniones en las que cada participante tiene derecho a intervenir durante el tiempo que necesite sin que ningún otro pueda interrumpir sus explicaciones; así, uno tras otro pedirán la palabra y hablara con el silencio y respeto de los demás, siendo los últimos en intervenir, los Jalaba, a quienes por la edad se les supone más conocimientos y experiencia. Anualmente, los jóvenes solteros suelen participar en violentos torneos, provistos con una pértiga delgada de madera dura de 2 metros de larga y tallada en una

Página 4 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
de las puntas con un símbolo fólico, donga; en esta lucha ponen a prueba su fuerza, su valor, su destreza, que tendrán como recompensa la admiración de las jóvenes casaderas y el prestigio para la comunidad de la región del país Mursi de donde provenga el vencedor. El vencedor será llevado hasta el final de la palestra, donde le esperara un grupo de chicas vestidas de fiesta; una de ellas será su esposa. Unas bandas de algodón protegen la cabeza y el cuello, mientras que el dorso de las manos, las rodillas y los codos se cubren con cacahuetes de fibra vegetal. Las escarificaciones en forma de herradura adornan el cuerpo de los varones, cada una de ellas simboliza la muerte de un enemigo. Las cabañas con cúpula de Kumba están agrupadas en un claro protegido por un recinto de matorrales, los guerreros posan y vigilan con sus armas sobre árboles y montículos a las afueras de los poblados. Los hombres construyen graneros atando varas de madera que luego cubren con cúpulas; las mujeres vacían en el granero los sacos de cereales. Para las mujeres Mursi, sus pesados adornos de hierro y el gran plato labial, son testimonio de elegancia y prestigio. Se insertan en su labio inferior platillos de madera o cerámica que deforman su aspecto natural, para dejar espacio al pesado disco hay que extraer los incisivos inferiores con un escalpelo rudimentario, además el estiramiento de los tejidos, provoca problemas en el habla y dificultades para comer y beber. El orificio se agranda mediante la introducción progresiva de platillos desde 8 a incluso 20 cm. de diámetro; es un proceso que dura años. En un principio se pensaba que estos adornos se utilizaban para afear a la mujer, y así evitar que se las llevaran como esclavas, esta idea se ha desechado totalmente hoy en día, y se ha demostrado que el plato labial es indicativo del status social, siendo un orgullo mostrarlo en público, hasta el punto de que no se lo suelen quitar si están cerca de algún

Página 5 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
hombre. El tamaño del plato deter- mina la dote de la novia, un plato muy grande se llega a pagar con cincuenta cabezas de ganado. Las mujeres también adornan sus cabezas con cuernos de buey, con cascadas de bucles metálicos, conchas que cogen del rió, balas; además llevan en los labios vistosos adornos de hierro, así como pesados pendientes de aro. Los hombres destacan por su costumbre de tatuarse con dibujos geométricos de color blanco sus cuerpos, habitualmente desnudos. En algunas ocasiones se colocan extraños gorros de plumas y colores chillones que contrastan con la dureza de sus rasgos, Los dibujos abstractos de sus rostros son muy elaborados y minuciosos; los realizan mojando las puntas de los dedos en una pasta de yeso. Ocre y yeso en el rostro, un aro vistoso en la oreja y una pluma que cuelga de una trenza; esta tradición de pintarse el rostro para embellecerse, o para atemorizar al enemigo, esta muy arraigada entre los pobladores del río Omo. También adornan las vacas con pinturas y cuchillas de afeitar. Los mursi, tanto los hombres como las mujeres van armados con sus kalashmikov, que utilizan en sus conflictos con etnias enemigas o para cazar. Las pinturas faciales, los fusiles y la expresión torva, les hace guerreros feroces. Esta tribu es la más agresiva, los visitantes son asaltados al bajar del coche merodean unos tipos de 2 metros de alto, desnudos, con dibujos en el cuerpo; las mujeres vociferan con sus platillos en labio y orejas; los niños se abalanzan hacia ti. La tribu entera te toca, te agarra, te tironea, te exigen todo.

Página 6 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
ERBORE
En la región del Chew Bahir, en la parte del terreno fértil arrancada al desierto, cultivan sorgo y maíz; tienen un buen pasto para el ganado de vacas, cabras y ovejas. También se les llama Hor, son unos 6.500 divididos en dos grupos: los Marle, considerados la estirpe mas pura, viven en las orillas del Chew Bahir; los gandaroba, ocupan territorios de mas al norte, y son un grupo que goza de mayor poder y prestigio. Un hombre puede buscar mujer en otra etnia como los borana, los dasenech y los rendile, o cualquier otra menos los hamer. Son mal vistas las uniones con mujeres tsemai no circuncidadas, como desaconsejadas son las mujeres konso. Viven entre la sabana y las montañas, en grandes chozas de caña que parecen piraguas invertidas. La organización social esta basada en los grupos de edad. Son buenos agricultores, con los excedentes de sus cosechas compran sal, café y otros artículos. Los artesanos konso y hamer les suministran utensilios de hierro, vasijas de barro y otros objetos. El cargo de jefe espiritual, Kawot, es hereditario, tienen la misión de rezar por el bienestar de la sociedad, solo él puede realizar sacrificios e invocar a Dios para que llueva; la fertilidad de la tierra depende de su capacidad para pedir la lluvia. El Kawot se ancarga cada año de fertilizar las aguas del Woito, sepultando un rabo de oveja en el lecho del rio. Las mujeres se cubren solo con una pesada piel de animal, llevan el pelo con largas y finas trencitas y se adornan con abalorios; algunas llevan la cabeza afeitada y un largo velo negro que solo deja ver su cara. Los varones llevan camisetas de colores chillones y una especie de pareo, algunos pantalón corto. Llama la atención la cantidad de colgantes que las mujeres llevan en el cuerpo: collares, adornos, brazaletes y enormes anillos de hierro en lkos tobillos, así cuando se mueven van sonando, son muy guapas. Las adolescentes acostumbran a afeitarse el pelo y a adornarse la cabeza con bandas ajustadas de cuentas de colores. Utilizan el hierro como elemento ornamental.

Página 7 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
HAMER
Al otro lado del valle del Woito. En el sur de la región Omo, cerca del río Omo, y en el norte del Lago Turkana, en el extremo suroeste del país. Los poblados hamer son muy extensos, cada familia posee una cabaña y un gran corral para el ganado. La base de su economía es la agricultura (sorgo, sésamo, alubias) y sobre todo la ganadería (vacas, cabras y oveja), junto a la ayuda económica que les reporta la apicultura, la caza y la recolección de frutos. El atuendo femenino es espectacular: collares de metal, cuentas de vidrio coloreadas y bandoleras de conchas. El pelo se unta de ocre (assele) y grasa animal y se aplasta para formar trenzas y rodetes. Una visera de aluminio o kale sobresale de la frente, e hileras de brazaletes ponen de relieve la redondez de los brazos; lucen faldas o vestidos de piel. El bincre (cerco pesado de hierro que termina con una protuberancia málica) solo lo pueden llevar las casadas. Los hombres lucen tocados adornados con plumas de avestruz. La exhuberancia estética se expresa en las danzas y las fiestas. Los sones de la flauta y la lira acompañan los cantos que narran las gestas heroicas y guerreras; bendicen los campos, los animales y la naturaleza; invocar la lluvia y alejar el mal fario. Al caer la tarde, una parte del poblado se reúne a la luz de la lumbre para cocinar un cabrito, uno de los alimentos básicos en su dieta. Los hombres hamer tienen muchas cicatrices, expresión ceñida, ojos inyectados en sangre, es un rostro que delata el origen de un guerrero; las mujeres son orgullosas y fascinantes. Casi todos llevan la espalda llena de cicatrices, son señales de la fustigación, rito vinculado al salto del toro. Por la mañana las mujeres preparan la comida, mezclan harina de sorgo con leche en calabazas huecas, con sus niños en un costado, en medio del sonido de las trompetas. Concluidos los preparativos llega el turno de la fustigación; son las propias mujeres quienes provistas de trallas hechas con cuerdas o matojos de caña, se dirigen a los hombres para provocarlos y pedirles que las azoten.

Página 8 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
Después viene la danza hasta la hora del salto, los hombres se preparan para ello, pintándose la cara y el cuerpo con un pincel improvisado. Se pintan lunares blancos sobre motivos rojos: son los signos distintivos de los maz, los padrinos del muchacho que efectuaras el salto. Los colores se obtienen amasando arcilla, aceites y pigmentos vegetales. Colocan seis toros flanco contra flanco (o vacas), el rito consiste en saltar sin caerse sobre las grupas de las reses, esta en juego el paso al estado adulto; una vez terminado el ritual, continúa la fiesta con la comida y las danzas. Los hombres hamer fustigan a las mujeres con finas varas largas y flexibles, hasta hacerles grandes heridas, que dejan en sus espaldas grandes cicatrices. Las mujeres suplican con insistencia que las sigan golpeando y aceptan el castigo con alegría y amor.

Página 9 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
SURMA
Su localización es al norte del Lago Turkana, en el suroeste de la Región de Kafa, cerca de la frontera con Sudán. Entre 800 y 1.000 metros de altitud. Se llaman a sí mismos Dama u Dhuak. Son unos 40.000, viven del café, el maíz, la miel y la caza. Tienen fama de guerreros, seguramente por su continua búsqueda de zonas de caza y pastoreo; y todavía tienen algún que otro altercado con sus enemigos naturales los Bume. Se consideran pastores, a pesar de tener que trabajar la tierra (sorgo y maíz). Consideran la vaca como símbolo de riqueza, nobleza y rango social. El comercio del oro (abundante den la zona) les proporciona poder comprar más animales. Sus rebaños de vacas son su riqueza principal y en segundo lugar se sitúa la agricultura. Viven en guerra con sus vecinos meridionales. Gozan de autonomía política, no pagan impuestos y se administran de forma independiente. Solo es posible acceder a sus aldeas a pie, a través de sendas estrechas con mucha vegetación; no existen carreteras, escuelas ni hospitales. Los surma son unos veinte mil, clasificados como suri y divididos en los subgrupos shai y tirma. La sociedad esta organizada en clanes basados en el principio de las clases de edad. No tienen jefes, la unidad básica es la familia, constituida por la mujer y su prole, son polígamos. Los hombres se ocupan de los animales y de la caza, las mujeres trabajan los campos y realizan las labores domesticas. Trabajan las pieles y elaboran vasijas de barro cocido que utilizan para cocinar, venden en el mercado o realizan trueques con ellas. El sexo prematrimonial está muy extendido, los surma aprecian la belleza y cuidan mucho su apariencia, la pintura corporal tiene una gran importancia estética. El adorno labial, forma parte del aparato de seducción femenino, junto con los collares de cuentas de vidrio y los brazaletes de metal. El platillo labial hecho de arcilla o madera, redondo o trapezoidal, se coloca en la boca a partir de los veinte años. Para ello, agujerean en labio inferior y se extraen los incisivos, luego colocan un platillo pequeño que, con el tiempo, van poco a

Página 10 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
poco cambiando por platillos cada vez más grandes, hasta obtener unas medidas verdaderamente sorprendentes; cuanto mayor es el platillo que porte la novia, su familia tendrá la oportunidad de pedir una dote mayor, ya que las dimensiones de los platillos son signos de belleza y a mayor platillo, mas deseable es la mujer. Generalmente la dote, consiste en cabezas de ganado. Al parecer, esta tradición tiene su origen en la época del esclavismo. Los etíopes la iniciaron con el fin de afear a sus mujeres y evitar su captura por parte del hombre blanco. Por el contrario, hoy en día se ha convertido en todo un símbolo social. Cuanto mayor sea el diámetro del plato de su futura esposa, el hombre pagará más cabezas de ganado como dote. Cuando mas se adornan es en la época de las cosechas (entre noviembre y febrero), al final de la estación de lluvias, en esta ocasión los hombres se desafían en duelos en una exhibición de fuerza y virilidad, el Donga, un tipo de lucha con largas varas de más de dos metros de longitud que terminan con forma de lanza llamados donga., donde se juegan el prestigio de su comunidad y la posibilidad de celebrar un buen casamiento; con ella afirman su virilidad, su capacidad de vencer al adversario, y para superar a los pretendientes de una misma chica. El éxito no depende tanto de la fortaleza como de la rapidez en dar los golpes y en evitarlos. A veces, los palos superan los dos metros y medio de longitud y causan heridas espectaculares. Si se alcanza el pecho del adversario, el shock puede provocar una parada cardiaca. Protegen sus cabezas con una especie de casco hecho con lana y cuerda; en otras ocasiones con plantes entretejidas con algodón. El donga no es una lucha a muerte; no reclama el sacrificio del otro. De hecho, se puede abandonar; basta con ponerse de rodillas. Además, la presencia de algunos viejos es una garantía de seguridad. Si las cosas se complican, se interponen. El combate, que puede durar hasta 15 minutos, se acompaña con cánticos. El vencedor es festejado como un auténtico héroe y lo llevan triunfalmente hacia la chica deseada, que le ofrece una joya, generalmente un collar. Después viene la negociación que puede durar incluso meses, allí se fija la fecha de la boda y el importe de la dote en animales y fusiles (kalashmikov).

Página 11 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
La fiesta del donga, dura todo el día y el vencedor final de la contienda disfrutará del honor de poder escoger a su futura esposa. El acontecimiento moviliza a todos los pueblos cercanos, cuyos jóvenes, niños y mujeres observan entusiasmados las luchas a la vez que degustan su cerveza local a base de maíz, que llevan en bidones de plásticos colgados al cuerpo. Al final la esposa entra en la cabaña construida por el marido para ella. Los surma apenas usan ropa para vestir, salvo unas túnicas de algodón en tonos verdes y rojos. Son escasas las prendas occidentales que se ven. Sin embargo, durante el Donga, sustituyen las túnicas por artísticas pinturas que cubren todo su cuerpo con multitud de formas. Aunque, sin duda, son sus imaginativos cortes de pelo los que atraen la mirada. Todos son cortes diferentes. En el caso de las mujeres, también adornan sus cuellos con abalorios y cuentas de colores, pulseras de latón en los tobillos y las muñecas y platos esféricos en las orejas. También adornan su cabeza con bayas de colores, motivos florales, cuernos y pinturas de colores hechas con yeso y agua; en algunas ocasiones llegan a hacerse tocados de tierra y arcilla. Otra de las características de los Surma, al igual que algunos de los pueblos vecinos, es su gusto por los adornos corporales. A penas si llevan ropa, pero, en cambio adornan todo su cuerpo con pinturas. Se cree que esta costumbre, que hoy día, la mantienen como mera decoración, en otro tiempo, tuvo un carácter intimidatorio hacia otros grupos étnicos enemigos. De hecho, los hombres llenan sus cuerpos de pies a cabeza con los más diversos trazados geométricos (a menudo muy diferentes, a base de líneas serpenteantes, horizontales, verticales, formas redondas y planos diagonales). Para conseguir ese efecto, pintan todo su cuerpo con tiza blanca mezclada con agua, a veces mezclada con ocre, o otros tintes obtenidos de la tierra. Luego, con las yemas de los dedos van quitando partes de esa pintura, creando arte así en la piel. Las escarificaciones en los brazos de los varones indican el número de enemigos o animales peligrosos a los que han dado muerte. Las mujeres también presentan escarificaciones en brazos, espalda, senos y vientre. Antes de hacerse la pintura corporal, se lavan en las fuentes (fuentes termales de Magoloñi), comienzan por pintarse el cuerpo de blanco, las pintura no tienen ningún significado, pero sirven como elemento distintivo y para atraer la atención de las mujeres o intimidar a los enemigos en combate. También adornan su cabeza con un curioso corte y afeitado con cuchillas afiladas llamadas melashi.

Página 12 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
Los colores de las pinturas se obtienen humedeciendo y frotando piedras; como pinceles utilizan palos, hierbas, balas y bastoncillos. Las marcas rojas faciales sirven para intimidar a los enemigos. Celebración del zigroo, es la ceremonia del corte del labio, tienen por costumbre hendir el labio inferior de las adolescentes para insertar el platillo; cuando la herida ha sanado, se celebra la fiesta del zigroo, en la que participa todo el poblado. Hombres y mujeres celebran la fiesta con danzas y cantos, interrumpidos por disparos del kalashnikov cada vez que una mujer de un poblado vecino lleva un odre lleno de cerveza, ofrecido para la fiesta. El alimento de la sangre es uno de sus ritos fundamentales; tras practicar una incisión en el cuello de una vaca con una flecha, la sangre empieza a brotar y todos beben siguiendo su turno. Este rito es cruento, pero no se le causa la muerte al animal, pues es una fuente de riqueza para la tribu.

Página 13 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
BUME
Situados en la orilla derecha del rio Omo, hacia la frontera con Sudan y Kenia. Es un pueblo guerrero, están enemistados con todo el mundo, y no quieren establecer alianzas. Son unos 2.500, conocidos por su afición a guerrear, especialmente con los karo, hamer y surma. Se hacen cicatrices para embellecer su cuerpo, identidad tribal y destreza en la batalla. Usan pequeñas puntillas para realzar sus ojos y mejillas. Son pastores de vacas, ovejas y cabras, pero no desdeñan actividades agrícolas; el sorgo, el mijo y el maíz, son sus principales productos; la miel silvestre y la carne de cocodrilo son recursos ocasionales. Los cocodrilos pueden llegar a medir hasta 4 metros, ellos los cazan con un largo arpón. Puesto que el ganado vacuno es su fuente principal de subsistencia, es también su único medio de intercambio, empleándolo como medio de pago para adquirir otros productos como grano, tabaco y cuentas. La casa y los artículos personales son principalmente fabricados con derivados del ganado vacuno: pieles para vestir, esteras, mantas, sandalias, recipientes, bolsas, etc.; los cuernos son empleados como recipientes; el pelo y colas para la decoración y adornos; los huesos como bastones; las tripas para los rituales; y el estiércol como combustible. El resto del ganado, ovejas, cabras, camellos y asnos, son utilizados como alimento, los primeros, y como animales de carga, los segundos. Su alimentación habitual consiste en leche de vaca mezclada con sangre, a la que a veces se le añade harina de mijo. Consumen también carne de ganado menor (cabras y ovejas). Utilizan la leche de camello para la alimentación de los bebés. Otro alimento habitual es el edodo hecho con leche fresca puesta a secar sobre pieles. Confeccionan una especie de pasteles a base de bayas aplastadas mezcladas con sangre. La base de su comida suele consistir en harina de maíz, aprecian mucho la carne de cabrito. Viven en grupos familiares extendidos, y el awi familiar suele estar dividido en dos cercados separados. Uno es el napolon que es el cercado principal donde vive el cabeza de familia con la esposa principal, y el otro es el abor, donde viven las demás esposas con sus hijos. Los matrimonios

Página 14 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
tienen un periodo de prueba de tres años y no se considera definitivo hasta que el primer hijo comienza a andar. El precio de la novia (pagado por el novio) normalmente consiste en varias cabezas de ganado (vacas o camellos) procedentes del ganado del novio, de su padre, de los hermanos de su padre o su madre, o de sus compañeros del mismo grupo de edad. La esposa ocupa una posición importante en el awi, y mantiene lazos íntimos con su marido y su padre y hermanos. Las mujeres llevan el babero puberal de forma triangular, adornado con abalorios y discos obtenidos de cáscara de huevo de avestruz, a menudo llevan gran cantidad de cuentas alrededor de sus cuellos, junto con un collar de aluminio o latón (alagam). Las cuentas de vidrio son muy apreciadas como símbolo de atractivo y elegancia; también portan un vistoso anillo en el mentón. Una parte del atuendo masculino son los rodetes de arcilla que adornan sus cabezas; el plastre de tierra y agua se extiende por el pelo, capa sobre capa, hasta obtener un casquete liso y sin imperfecciones; mientras la arcilla esta húmeda, una placa rectangular de madera o tripa de vaca debidamente perforada se fija en los cabellos con un cabo, esto servirá de soporte para las plumas de avestruz que con el pigmento rosa e indigo darán a la obra el toque final. Dibujan cicatrices de formas geométricas en sus senos. Las armas que utilizan consisten una lanza de cerca de dos metros de larga, una especie de bastón o maza, cuchillos en sus muñecas, unos ganchos en los dedos de la manos y un escudo de piel de búfalo, jirafa, o hipopótamo. No tienen jefes o superiores. La influencia política depende de la edad, riqueza, sabiduría, y la habilidad oratoria. La organización social se basa en los derechos territoriales (derechos de pastos y agua), parentesco y relaciones de grupos de edad. Cuando una mujer se casa recibe del cabeza de la familia una porción de su ganado. Estas manadas serán heredadas después por sus hijos. Debido al extraordinariamente alto del precio que el novio debe pagar por la novia, es casi imposible para un hombre casarse hasta que su padre ha muerto y él ha heredado su ganado. Cada esposa construye una vivienda de día y una vivienda nocturna. A la edad de entre 16 y 20 años, los hombres pasan por una ceremonia de iniciación en la que se les circuncida en una fiesta sencilla donde destaca el sacrificio de un animal.

Página 15 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
Llevan escarificaciones para celebrar el haber dado muerte a un enemigo o a un animal peligroso; estas escarificaciones son en línea vertical, se introducen en ellas cenizas y sustancias vegetales; así se retrasa su cicatrización y provocan llamativas protuberancias. Los tajos para estas cicatrices se efectúan con cuchillas, espinas de acacia y otros instrumentos. Hasta épocas recientes, un joven adquiría la cualidad de guerrero cuando había matado a un enemigo, acontecimiento que quedaba marcado en su cuerpo mediante una cicatriz en su hombro derecho o en su pecho. Sólo entonces, comenzaba a llevar armas y recibía una lanza y otras armas, un taburete que servía como cabecero, y un par de sandalias. Los jóvenes deben esperar 10 o 15 años para contraer matrimonio. Las muchachas, en cambio, se casan hacia el final de la adolescencia, entre los 15 y los 20 años de edad. El vestido tradicional Turkana consiste en una sola tela. Los guerreros llevan, además, sus armas. Estos, se hacen cicatrices en los brazos para indicar a cuántas víctimas han herido y plumas de avestruz blancas en la cabeza, aquellos que han matado a una persona por lo menos. Todas las ceremonias (batallas, matrimonios, rituales y fiestas) se celebran al antiguo ritmo de los niyeroi, sonajeros de metal que los danzantes sujetan a sus codos y rodillas. Tienen médicos-adivinos que cuentan con un cierto carácter religioso y cuyas funciones más importantes son: predecir la victoria en las guerras, ayudar en salud, remediar la esterilidad. Si un varón o una mujer son encontrados culpables de brujería o hechicería, son castigados con la muerte. Los adivinos leen el futuro con las vísceras de las vacas.

Página 16 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
BANNA
Viven en los alrededores de la región montañosa comprendida entre los cursos de los ríos Omo y Woito; son trashumantes. Son unos 35.000 y forman parte de la misma familia que los hamer, con quienes comparten lengua y pueden casarse libremente. La guerra esta prohibida en esta tribu. Son fundamentalmente pastores de ganado bovino, ovejas y cabras; pero también cultivan sorgo, sésamo y maíz; aunque sus cosechas no son suficientes para alimentarse. La miel silvestre es su único bien, la cambian o venden en los mercados a lo largo de la carretera. Las cabañas son simples, construidas por unos palos curvados atados entre si y cubiertos con hierba o esterillas. En el centro del poblado se sitúa el aprisco, que los hombres vigilan día y noche. La sociedad se divide en dos grandes grupos controlados por un bitta o dirigente ritual, su organización es inestable, no conocen reglas y el sistema se basa en clases de edad, los ancianos ocupan el peldaño más alto. Las mujeres están relegadas a una posición subordinada, tanto solteras como casadas. Para los varones, el paso a la edad adulta se celebra con ritos de iniciación que culminan con el salto del toro; el muchacho no podrá casarse hasta no superar esta prueba de valor y habilidad. La preparación para el saltó del toro es larga y complicada, los mas (jóvenes ya iniciados) se ocupan de las fases del ritual: con el cuerpo embadurnado de mantequilla y el rostro pintado de cal y ocre, se reúnen para beber café, que es una bebida consagrada. Con varas largas y flexibles, los más, golpean a los parientes jóvenes del futuro iniciado, hasta hacerles heridas; las mujeres aceptan el castigo y suplican que sigan golpeándolas, pues soportar el dolor significa amor y devoción. En el centro de un claro en el bosque, se colocan treinta animales flanco con flanco; al iniciado se le entrega el boko (bastón corto en forma de falo), el joven deberá saltar sobre el lomo de al primera vaca y seguir saltando sobre todas hasta el final, procurando no caerse.

Página 17 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
El ejercicio se repite cuatro veces, adelante y atrás; si una caída o error se repite continuamente, las consecuencias son irreparables, y se le sancionara severamente para el resto de su vida y los habitantes de la aldea se burlaran de él y le despreciarán. Realizar bien el salto significa entrar en un mundo nuevo; cambian de vivienda, son acogidos por las mujeres y se les ofrece miel, café y carne. Luego lo agradecerán con sus cantos acompañados por el sonido de una lira que va de mano en mano por la aldea. Es una tribu con gran sentido de la hospitalidad y amabilidad; los muchachos hacen el iwagandi, que es un rito que simboliza el cortejo del hombre a la mujer; las chicas en el centro saltan y se dirigen hacia los chicos, quienes a su vez siguiendo a su compañera, imitan danzando un grato que remeda el acto sexual. Este rito dura varias horas y concluye con el emparejamiento. Las mujeres llevan el pelo con trencitas y largos collares; los varones con capas y faldas con rayas de colores. Ambos llevan bandas de cuentas de colores en la cabeza, así como pendientes y cinturones de cuentas muy vistosos.

Página 18 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
KARO
Viven en la región del bajo Omo, al sur de la confluencia con el rió Mago. Son unos 1.000. Dus es el asentamiento más antiguo e importante. Tienen mucha relación con otras tribus como los mogudyi y los kuegu; viven a menudo en una misma aldea. La utilización de dibujos y colores en todo su cuerpo transmite un sistema de mensajes simbólicos y atestigua la posición del individuo en el grupo. Además del ocre, el amarillo y la cal, los karo utilizan el negro que proviene del carbón vegetal o de las rocas ferrosas. El trabajo de ornamentación es muy preciso y exige horas de dedicación con ocasión de celebraciones, danzas y ceremonias importantes. Junto a los motivos geométricos se reproducen signos que imitan el plumaje de los pájaros, puntitos blancos de la cabeza a los pies. Se dibujan líneas rectas, en zigzag, pequeños círculos, estrellas y huellas de monos. Sobre el casquete de arcilla coloreada que cubre la nuca de los guerreros, campea una pluma blanca de avestruz, símbolo de pureza ay valentía. Collares con cuentas de vidrio de colores que se superponen con otras cuentas de semillas de enset (plátano silvestre) y otras plantas, las conchas. Las mujeres se hacen cicatrices en el pecho para estar más guapas y apetecibles para el hombre. El hombre hace este tipo de sacrificio cuando ha matado a un enemigo o un animal peligroso. La cicatriz se hace con un cuchillo u hoja de afeitar y después es frotada con cenizas para hacerla más llamativa. Como para los hamer decorar el pelo con arcilla gris y ocre, y plumas de avestruz es símbolo de hombría y bravura. También llevan adornos labiales en forma de delgados bastoncillos de metal de distintas longitudes, hasta un clavo insertado en el labio inferior. Combinan las actividades agrícolas con la pesca y la cría de ovejas y cabras. Llevan un cinturón de balas y faldas de rayas. Los hombres se recogen el pelo en peinados singulares conseguidos utilizando arcilla; mientras esperan a que la pasta endurezca, duermen sobre los borkota, unos apoyos especiales de madera para la cabeza; los usan tanto para apoyar la cabeza y dormir, como para sentarse. Muy unidos a los hamer, comparten con ellos la lengua, además de rebaños y comida. La voracidad de las abundantes termitas existentes en la región, les obligan a reconstruir sus viviendas varias veces al año.

Página 19 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
DASSANECH
Son unos 36.000, divididos en ocho subgrupos, que viven a lo largo de las riberas del lago Turkana, tanto en la parte etiope como keniata. Combinan la ganadería y la agricultura, y completan su dieta con algo de pesca en tiempos de crisis. La tierra, semiárida, es trabajada por las mujeres, cultivando sorgo, trigo, café, etc. Los hombres se dedican al desarrollo de sus grandes rebaños de ganado vacuno. Construyen sus viviendas con estructuras de ramas que recubren del abundante papiro existente en el delta, de cuero o con chapas de metal. Los jóvenes de ambos sexos siguen pasando por la ceremonia de la circuncisión a pesar de que cada día son más las mujeres que se oponen a la mutilación sexual de las niñas. El ritual más importante es el llamado ‘dime’. En teoría sólo puede ser circuncidado aquel hombre que ha tenido una hija, aunque en la práctica, la circuncisión se lleva a cabo a un grupo entero de la misma edad. La hija es la más importante en la ceremonia del ‘dime’. Tras la ceremonia que dura seis semanas, los participantes ascienden a “grandes hombres” o a hombres que pueden involucrarse en política. El ritual de ‘dime’ está directamente conectado a la boda en vistas de una hija, y durante este, se sacrifican muchas piezas de ganado.

Página 20 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
BORANA
Localizados desde la cuenca del río Yuba hasta las orillas del Chef Bahir. Su fuente primaria de recursos es el ganado, formado por cabras y ovejas, que les proporcionan carne y leche en abundancia; mientras que los burros y camellos los emplean para cargar mercancías. Sienten por sus rebaños un amor apasionado, la vaca lo es todo, un punto de referencia cultural símbolo de poder y objeto de complejos rituales. Es la protagonista de sacrificios religiosos y la moneda corriente para pagar el precio de la esposa. La compensación para reparar un delito se calcula en vacas: insultar a una persona – 1 vaca, robo de animales – 5 veces los animales robados, homicidio – 100 cabezas). Las viviendas están formadas por un entrelazado de ramas dobladas, cubierto de hojas de palma entretejidaza instalación del campamento es labor de las mujeres, además de sacar agua, recoger leña, ordeñar y cuidar de la prole y de los dromedarios. Los varones además de excavar pozos y cuidar y dar de beber al ganado, en algunas épocas del año se dedican a la extracción de sal del fondo de algunos cráteres volcánicos: la laguna de El Sod con aguas de color negro. Son guerreros, quien mata a un enemigo se adorna con un pesado brazalete de marfil, muestra de su valor; los ataques se preparan con detalle y van precedido de ritos. El sistema social, el gada, da mucha importancia a la figura del guerrero y a la destreza militar. Se caracteriza por la sabiduría, la gravedad y la calma, incluso en momentos difíciles. Una tradición de esta tribu es la extracción de agua de los pozos; los hombres son llamados los “pozos cantantes”; hay una veintena de pozos, unos altos escaldes de piedra conducen al fondo (40 metros) hasta llegar al manantial. Llevar el agua a la superficie requiere decenas de hombres que se colocan en las plataformas y van subiendo los baldes de agua al compás de cantos y poesías; un ritual muy bonito e interesante. Los chicos comienzan a formar parte de este ritual desde muy corta edad.

Página 21 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
GALEB
Su territorio se extiende al norte y este del lago Turkana, sobre las dos riberas del río Omo. Son un cúmulo de poblaciones que aceptan valores y tradiciones comunes. Son el azote de pueblos vecinos, la costumbre de castrar a sus adversarios les hace deber una reputación siniestra. La agricultura es la actividad más rentable, cultivan sorgo, maíz y alubias; la carne raramente forma parte de su alimentación. Suelen sangrar las vacas, la sangre se mezcla con leche y resulta un regalo para el paladar y es un alimento energético. La pesca se considera una ocupación innoble, como los trabajos manuales y el comercio (tabaco, te,...). Cada clan tiene una especialización precisa, desde la oración a otros deberes mas concretos, como la protección de las manadas mientras se badea un rió. También se confía a los clanes la ceremonia del dimi, que ratifica el ingreso de las muchachas en la pubertad, una vez circuncidadas entre los 8 y los 10 años, ya podrán ser madres y garantizar la continuación de la tribu. Este acto afecta solo a las primogénitas, que reciben la bendición de los ancianos, garantía de su futura fertilidad. Los protagonistas del festejo son los padres, que alcanzan la cúspide de la escala social. Cada participante en el dimi debe sacrificar diez toros y al menos una treintena de cabras y ovejas; la carne se distribuirá entre los miembros del clan. La ceremonia con banquetes y danzas puede durar hasta seis semanas. Los hombres lucen sus mejores atavíos, se adornan la cabeza con moños de plumas de avestruz y de sus hombros cuelgan pieles de leopardo y mono. Un escudo de madera y un bastón con forma de falo completa el atuendo. La iniciación masculina se produce en torno a los 30 años, en el paso de la adolescencia a la edad adulta, el muchacho se viste de mujer e imita el comportamiento femenino. Son muy delgados, para andar se apoyan en un bastón, tienen la mirada triste y casi nunca sonríen. Se adornan con pulseras de metal, pendientes, collares y cuentas de muchos colores. Sus cabañas están construidas con pieles y cortezas.

Página 22 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
DORZE
Son unos 4.500 y ocupan una extensión de 30 km2 en los alrededores de Chencha, y a unos 3.000 metros de altura, es un pueblo de montaña. Las viviendas construidas con bambú, son una de las características que les distingue de los pueblos vecinos. Las habitan durante unos cuarenta años y transcurrido ese tiempo las abandonan para construir otra nueva. El nombre Dorze es sinónimo del mejor textil tejido en algodón y de casas de bambú construidas a lo alto, con forma de colmena de abeja. Esta gente hace raramente uso de las fuerzas policiales y administrativas de la ciudad. Todas sus disputas se zanjan como acostumbra la manera tradicional, a través de los ancianos. Las “Casa Elefante” son más grandes de lo habitual, llegando a sobrepasar los 10 metros de altura, su armazón se realiza a base de bambú y se recubre con la hoja del falso banano. Los Dorze , al igual que sus “vecinos” los Wolayta también fabrican el “Kocho” o pan local con la pulpa fermentada que obtienen del falso banano. Antiguamente guerreros, y en la actualidad se ganan la vida con la agricultura y el tejido, mantienen una rica tradición tejedora. Su actividad principal son los shama, unas túnicas de colores con dibujos geométricos, que se venden por todo el país.

Página 23 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
ARI
Mas de 100.000 habitan en la frontera norte del Mago Park, en el norte central de la región Omo, en la región de los montes Jinka, constituyen el grupo dominante económicamente en la región. Tienen cabezas de ganado, caballos, burros, mulas, ovejas, cabras y pollos. Tienen grandes rebaños de ganado. En las tierras altas cultivan trigo, tef, centeno, guisantes, judías, bananas y café. Son además unos grandes productores de miel. Su principal actividad, la agricultura, se centra en la explotación de cultivos de café, trigo y algodón. Sus mujeres son conocidas por la venta de la cerámica y el uso de faldas de los árboles de falso banano llamado enset. Los miembros de la tribu usan una gran cantidad de joyas, llevan muchos piercings en las orejas. Envuelven cuentas y pulseras sus brazos y la cintura para la decoración. Los Ari piensan que la pintura y la cicatriz de su cuerpo forman parte de su cultura.

Página 24 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
TSEMAY
Habitan en el extremo suroeste de la región Omo, cerca del Lago Stefanie. Van con muy poca ropa y con una decoración sencilla pero muy colorida; algunas de las mujeres jóvenes van con el pecho descubierto. Llevan coloridos colgantes y brazaletes, son pacíficos pero siempre van con el kalasnikov al hombro. Venden frutas y objetos artesanales, como un pequeño banco llamado karaballe, también recipientes de calabaza para transportar alimentos, leche…, sus mercados son muy vistosos. Para completar su dieta mantienen una incipiente agricultura de subsistencia basada en sorgo y sésamo aunque sus esfuerzos no se vean muy recompensados que digamos ya que la producción suele ser más bien escasa. Sin embargo relatemos como dato curioso el hecho de que sean unos excelentes productores de miel cuyos excedentes venden en los mercados locales La ganadería, es su principal actividad económica, tienen grandes rebaños de vacas, cabras y ovejas y ocupan una parte muy importante de su tiempo en buscar buenos pastos, esto les obliga a realizar grandes desplazamientos.. Las relaciones con los pueblos vecinos y, a veces, sus ascendencias comunes, ha originado que muchas de las características culturales sean comunes a diferentes grupos étnicos de la región. Sin embargo, en otros muchos aspectos la especificidad cultural los diferencia de los demás. El "karaballe", antiguamente tenía utilidades rituales, además de la señalada. Sólo lo tenían los hombres de más edad (autoridad), así como los "bitta" o autoridades religiosas. Cuando el "bitta" iniciaba algún ritual, primeramente se colocaba en su mano derecha un anillo dorado llamado "balle" y después se le entregaba el taburete. Cuando los superiores cantan a sus toros favoritos levantan el "karaballe" mostrándolo a los toros. Uno de los aspectos que más llama la atención de los hombres Tsemay es, aparte del inseparable AK-47, el karaballe que llevan constantemente y que utilizan tanto para sentarse cuando hacen un alto en el camino, como para apoyar la cabeza a modo de almohada cuando se retiran a descansar o dormir. Esta vida nómada o seminómada hace que sus casas tengan una estructura realmente simple consistente en un entramado cubierto de hierba y esteras.

Página 25 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
BODI
Las mujeres bodi son finas, delgadas, con grandes y expresivos ojos y de aspecto muy delicado. Los varones, en cambio, son hombres muy gruesos y grasientos. Con la llegada del mes de junio escogen al miembro más destacado de la tribu. Que no será el más fuerte ni el más inteligente, sino el más gordo. Los bodi son de por sí una gente curiosa, seminómadas que adoran a su ganado por encima de cualquier cosa, hasta el punto de que incluso hablan con sus reses, y llegan a cantarles canciones En un momento determinado del año, los varones de la tribu sienten el deseo de optar a un puesto respetable en su grupo social, y entonces empiezan a engordar. Por eso, durante un período que varía entre tres y seis meses, sólo se alimentan de sangre de vaca mezclada con leche, que les hace duplicar, y en algunos casos hasta triplicar, su peso corporal. Cuando llega el día señalado para la elección del nuevo soberano, la aldea se convierte en un festival. Todo comienza con una fiesta en la que los hombres bailan moviendo sus flácidas carnes. Luego, son exhibidos, se les mide la circunferencia del abdomen y se les pesa cuidadosamente. El vencedor, además de ser proclamado rey por un día, será recompensado con la mano de la doncella más bella de la tribu. Los bodi no son, ni cazadores, ni guerreros. Estar gordo es un símbolo de estatus, de que se poseen muchas vacas y que, por tanto, hay capacidad para alimentar a la familia. Por eso, el hombre más obeso es codiciado. Se le considera el más poderoso. Evidentemente, este proceso rápido de engorde causa en estos hombres serios problemas de salud.

Página 26 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
LOCALIZACIÓN TRIBUS DEL OMO

Página 27 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
AMHARA
Está formado por unos 19,8 millones de personas, que representan el 26% de la población del país, habitan en el norte central de Etiopia, región de
Amhara, en Addis Abeba. Parece que hacia el año 1500 A.C., junto con el actual pueblo tigre, era la población que creó el poderoso Imperio de Axum. El pueblo Amhara disfrutó durante siglos, de un estado privilegiado bajo los sucesivos emperadores. Su idioma y su religión (iglesia cristiana copta), durante siglos fueron el idioma y la religión oficiales del Estado. Las elecciones del 7 de mayo de 1995 dieron al traste con el predominio amhara convirtiéndolos en una minoría con el consiguiente efecto negativo para sus intereses políticos y económicos.

Alrededor del 90% de los Amhara viven en zonas rurales y se ganan la vida con la agricultura, sobre todo en las tierras altas etíopes. Antes de 1974 los terratenientes mantenían un estricto control de los trabajadores, y acumularon una gran deuda; en la actualidad estos terratenientes han sido reemplazados por funcionarios del gobierno local, y juegan un papel similar a los anteriores. Sus cultivos más importantes son la cebada, el maíz, el mijo, el trigo, el sorgo y el tef, junto con los frijoles, los pimientos, los garbanzos y otras verduras. También se dedican al cuidado del ganado, en su mayoría ovejas y cabras.

Página 28 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
OROMO
Es el grupo étnico más grande de Etiopía, está formado por unos 26 millones de miembros, aproximadamente el 54% de la población, asentado mayoritariamente el sur del país. Su lengua es el idioma oromo. Está dividido en cuatro grupos principales. Los Wallaga, la mayoría protestantes que ocupan la parte occidental del país Oromo. Los Tulama, oromos del norte, ocupan la zona de Shoa y mantienen su adhesión a la iglesia cristiana ortodoxa etíope e incluso hablan Amhárico. Los Arsi y Borana, Oromo del sur, musulmanes y animistas con un estilo de vida semi nómada. Los Harage, viven en Harar y Dawa y poblaciones rurales de los alrededores, son mayoritaria- mente musulmanes. La familia Oromo está encabezada por un padre autoritario que espera una obediencia absoluta, tienen sólo una esposa, y cuantos más hijos y nietos mayor es su prestigio. Los oromo surgen étnicamente a finales del período que corresponde en Europa con la Edad Media, como un grupo invasor que procedía principalmente de la actual Somalia, aprovechando la debilidad de los estados cristianos sucesores del Reino de Aksum los oromo avanzaron hacia el oeste, esto es hacia las mesetas donde están las zonas más fértiles del Cuerno de África internándose gradualmente en el actual territorio etíope, aún a inicios del s. XX los oromo eran una minoría étnica respecto al conjunto de etnias etíopes y en esas épocas ocupaban principalmente el área sureste de Etiopía colindado por el este con los somalíes del Ogadén. Los oromo fueron conocidos en la historia de Etiopía como gallas, "Galla" vendría de Kal la, pronunciado Gal la, "él dijo no", lo que implica que rehusaron la propuesta de Mahoma de convertirse al islam. Los oromo son mayoritariamente musulmanes suníes, aunque existe un importante número de cristianos. Los cristianos de la región etíope de Shoa pertenecen en su mayoría a la Iglesia Ortodoxa Etíope, mientras que los de la región occidental de Welega forman parte de la iglesia protestante Mekane Yesus (Iglesia de Jesús). Algunos oromo siguen su religión tradicional, centrada en el culto de Waaqa Tokkichaa (Dios Único).

Página 29 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
TIGRINIYA
El pueblo tigray (tigré o tigriña) es un grupo étnico que encuentra emplazado preferentemente en el sur, centro y norte de Eritrea y en la región montañosa septentrional de la región Tigray de Etiopía. Algunos grupos de tigray viven en otras zonas de Etiopía, en especial en la región Amhara. En Etiopía constituyen aproximadamente el 96% de la población de la región Tigray, y el 6,2% de la población total del país. En Eritrea por su parte alcanzan el 47% de la población total del país. Su lengua es el tigriña, siendo oficial en Eritrea. El idioma Tigrinya es descendiente del antiguo idioma semita llamado Ge'ez, lengua en la actualidad utilizada por la iglesia copta, aunque utilizan para la escritura el alfabeto amhárico . Según sus tradiciones, descienden del antiguo reino de Saba, gobernado por Menelik I, hijo del rey hebreo Salomón y la reina de Saba. Fue el primer rey de la dinastía salomónica etíope, que crearía en el siglo I el imperio Aksum, posterior Imperio de Abisinia y más tarde Etiopía, y que acabaría en 1974, con la destitución del Emperador Haile Selassie. El pueblo tigray tendría sus orígenes en los primero grupos semitas llegaron a la zona y que se habrían establecido en el actual territorio del norte de Etiopía y Eritrea, al menos a partir del 1.000 a.c. De acuerdo a la tradición, el pueblo Tigray sería descendiente del antiguo reino de Saba, gobernado por Menelik I, hijo rey Salomón y la reina de Saba, al igual que los sacerdotes de la Iglesia Ortodoxa Etíope Tewahedo. Históricamente, la antigua provincia de Tigray y Eritrea central es el lugar donde la civilización etíope tuvo sus orígenes. El primer reino de este pueblo tuvo lugar en el siglo VIII a.C. El mismo pueblo dio lugar al Reino de Aksum, una de las civilizaciones más poderosas del mundo antiguo, permaneciendo desde el siglo I hasta el siglo X. Mucho más allá de su importancia actual, el pueblo Tigray ayudo a moldear la cultura de Etiopía desde sus orígenes, dejando muchos vestigios y tesoros históricos. Se dedican mayoritariamente a la agricultura, en una zona donde llueve un par de meses al año, y que está cubierto de cactus y otros follajes típicos de clima seco. Ser agricultor en estas condiciones es algo muy duro.

Página 30 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
DANAKIL o AFAR
Los danakil o afar son nómadas del desierto, ellos se reconocen como el pueblo afar ya que el término danakil fue dado por los árabes y lo encuentran ofensivo. Se hallan establecidos mayoritariamente en Etiopía, y el territorio de Djibuti desde hace más de mil años. Ocupan la franja de desierto que se extiende tanto en la zona oriental de Etiopía como en Eritrea y Yibuti. Pastores nómadas, comenzaron a convertirse al islam tras el primer contacto con comerciantes árabes en el siglo X. Se los distingue a simple vista por su cabello en tirabuzones y sus grandes cuchillos curvos. Su prenda principal es el sanafil, una suerte de falda que tradicionalmente variaba de color según el sexo. En Etiopía suman un millón y medio de personas. Hacen sus chozas, llamadas ari, con ramas y telas, que mueven regularmente en busca de fuentes de agua para sus animales, en especial durante la temporada seca. El conjunto de chozas, núcleo de cada comunidad, recibe el nombre de burra. Tienen rasgos marcadamente árabes, aunque su piel es negra; y sus característicos poblados parecen diseminarse por el desierto de forma desordenada. Los hombres se cubren con chilabas y las mujeres sólo se cubren con paños a modo de largas faldas. Su modo de vida hace que recorran permanentemente las tierras en busca de malezas y pastos para sus camellos y cabras, que constituyen su forma de subsistencia. Se trata de una cultura de carácter guerrero, debido a las condiciones extremas de supervivencia que afrontan. Tradicionalmente, de hecho, eran premiados los asesinatos por honor y el número de víctimas de un guerrero se deducía de las joyas y ornamentos que lucía. Los guerreros acostumbraban a llevar al cuello los órganos genitales de sus enemigos derrotados, o decorar sus tiendas con tales premios. Debido a esta tradición, los muchachos han de pasar por el rito de la circuncisión, siendo iniciados por un guerrero reconocido en una fiesta que culmina con una excursión de caza y un festejo con baile y cantos. Las chicas son sometidas a la infibulación (ablación parcial con cosido de la vulva) que se lleva a cabo al inicio de la pubertad, y simboliza la preparación al matrimonio, tras el cual la mujer abandona a su familia para incorporarse a la de su marido.

Página 31 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
Aunque son practicantes musulmanes, muchos de sus ritos tradicionales se han incorporado a sus creencias. Así, el adulterio se trata con indulgencia, y se solventa con pagos en cabezas de ganado. Igualmente se ha conservado el culto a los antepasados. La sociedad se instrumenta en dos clases sociales: los rojos (asaimara) y los blancos (adoimara). Los primeros se afirman descendientes de los conquistadores procedentes de las montañas de Etiopía, y su posición social es superior a la de los danakil blancos. Estos últimos son los que se encuentran básicamente asentados en lo que hoy es Djibuti (Gobad, Tajura y Rahayto). El pueblo danakir fue originalmente una confederación de sultanatos, que constituía varios grupos de aldeas. Los dirigentes se nombraban alternativamente de uno de los dos linajes. Hoy en día los danakil van abandonando su medio de vida y trasladándose a las ciudades. Los tradicionales atuendos se sustituyen por modernas vestimentas y frecuentan sus propios colegios y hospitales.

Página 32 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com

BORANA
También llamados los Boran, son un grupo étnico pastoril que vive en el sur de Etiopía (Oromía) y en el norte de Kenya. Son un subgrupo del pueblo oromo, y representa una de las dos mitades de los Oromos originales (la otra mitad son los Barentu). Son nómadas, pero recientemente algunos borana han adoptado la agricultura. Los oromos en el norte de Kenya entraron por primera vez en la región desde el sur de Etiopía durante una expansión migratoria mayor en los finales del siglo XVI. Ellos se diferenciaron luego en Boranas criadores de reses y los Gabra y los Sakuye criadores de camellos. Los boranas hablan la lengua borana (o afaani Boraana), el cual es parte de la rama de las lenguas cusitas de la familia de lenguas afroasiáticas. Aproximadamente 200.000 personas se identifican como boranas. Se cree que desarrollaron su propio calendario alrededor del 300 antes de nuestra era. El calendario borana es un sistema de calendario lunar estelar, que se basa en observaciones astronómicas de la luna en conjunción con siete estrellas o constelaciones particulares. Los meses boranas (estrellas/fases lunares) son Bittottessa (iangulum), Camsa (Pléyades), Bufa (Aldebarrán), Waxabajjii (Belletrix), Obora Gudda (Orión-Saiph central), Obora Dikka (Sirio), Birra (luna llena), Cikawa (luna gibosa), Sadasaa (luna cuarto menguante), Abrasa (cresciente grande), Ammaji (cresciente medio), y Gurrandala (cresciente pequeño).

GURAGE
Gurage es el nombre de varios grupos étnicos en la zona del mismo nombre al sudoeste de la capital etíope Addís Abeba. Dichos grupos consideran que forman una unidad histórica y cultural. Gurage (o guraguiña) también es el nombre de un conjunto de lenguas/dialectos pertenecientes a la subfamilia etiosemítica meridional. Una posible manera de categorizar dichas lenguas es la siguiente:
  

Gurage oriental: silt’e (wolane, ulbarag, enneqor); zay. Gurage occidental: inor (ennemor), endegueñ; mesqan; sebat bet gurage (chaha, ezha, gumer, gura, gyeto, muher). Gurage septentrional: soddo (kistane).

Página 33 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
ARGOBA
El Pueblo argoba (o argobba) es un grupo étnico musulmán que encuentra diseminado a través de aldeas aisladas y ciudades del noreste y el este de Etiopía. Históricamente, los argoba se han distinguido como pueblo de comerciantes y mercaderes, adaptándose a las tendencias económicas del área de residencia. Lo cual ha dado lugar a la disminución del número de hablantes de lengua argoba. Es posible encontrar importantes comunidades argobas en la región Afar, la región Amhara y la región Oromía, y a lo largo del valle del Rift. Entre ellas se incluyen Yimlawo, Gusa, Shonke, Berehet, Khayr Amba, Melkajillo, Metehara, Shewa Robit, y las aldeas rurales que las rodean.

NYANGATOM
Los nyangatom (o inyangatom) son un pequeño pueblo indígena de pastores que viven con sus manadas en el suroeste de Etiopía y en el sureste del Sudán en una parte especialmente inhóspita del Triángulo de Ilemi. Su lengua es una de las lenguas nilóticas del este, emparentada con las lenguas karimojong, jie y teso de Uganda, Toposa y Turkana. Estas lenguas conforman el grupo de lenguas teso-turkanas. Sus vecinos, casi todos hostiles, como por ejemplo los suri y turkana en el Valle del Omo, los llaman «bume», un nombre peyorativo que significa “los que huelen mal”. Los nyangatom, al igual que otros pueblos indígenas de la zona, están en peligro de ser desplazados por la construcción de la presa Gibe III. También se ven amenazados con la expulsión por la creación del Parque Nacional del Omo, que los convertiría en habitantes ilegales de su propia tierra.

Página 34 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
SIDAMA
Son una etnia que habita el estado de Naciones y Pueblos del Sur. Se caracteriza por la lengua que utiliza, el sidamo, que pertenece a la rama de las lenguas cusitas. Alrededor de 2.439.000 personas pertenecen a esta etnia. Son hoy en su mayoría los mayores cultivadores de café de Etiopia. Son un pueblo de ritos y creencias propias, su dios todo poderoso es Magano que puede ser Kalaqa (Creador) y Kaaliqa (Omnipotente). Es un mundo de espíritus de antepasados y dios. El propio Magano tuvo su principio en la tierra, pero con el pecado que cometieron, Magano los abandonó y regresó a los cielos; Magano no cuenta con ninguna imagen en su adoración pues nada lo puede representar. Muchas de las personas embocan el nombre de su dios en la busca de sabiduría para poder vencer las dificultades. Cuando alguien tiene un sueño que es considerado profético y realizan un sacrificio de sangre para su dios, esperan que con la sangre del animal derramada puedan lograr el perdón. Otro tipo de espíritu es conocido como Woxa, honrado en especial por las mujeres, al cual ofrecen comida en ceremonias nocturnas que se celebran bajo un árbol, a la vez que cantan y bailan en su honor. También sus vidas esta movida por los espíritus de sus antepasados. Los principales jefes de su sociedad reciben los nombres de ghanna, karricha, woma, garo y gadanna. El karricha es el ejecutor de la ley y es una categoría hereditaria. Los woma adquieren su rango por su carácter, elocuencia y habilidad para reconciliar o dirimir pleitos. El garo es una persona designada por el pueblo para el periodo del luwa (ceremonia de iniciación) que tiene lugar cada ocho años. El gadanna es elegido de acuerdo con los sueños y le pasan los espíritus. Los sacrificios son hechos por los ghanna o los karricha. Se hacen para diferentes situaciones: uno cada cuatro o cinco años para ofrecerse a sus antepasados en señal de lealtad. Otro cuando una persona esta en peligro de muerte para que pueda alcanzar la salvación. Los hombres son los que ofrecen los animales, mientras las mujeres preparan el hamicho que es una especie de raíz comestible del falso plátano. Para escoger el animal para el sacrificio, tienen diferentes creencias: por ejemplo para pedir la fertilidad femenina es escogida una hembra en gestación; en un funeral cuando es un hombre, se sacrifica un macho y si es una mujer, una hembra; en caso de muerte o asesinato se escoge un sacrificio de color rojo; para pedir la fertilidad de la tierra, cuando no llueve hace tiempo o la mujer o el ganado no procrean el sacrificio es negro.

Página 35 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com

ETNIA SOLMALÍ
La etnia somalí esta formada por un cuantioso grupo de personas que ocupan la totalidad de Somalia y partes de Yibuti, Etiopía, Yemen, y Kenia. Su lenguaje es de la rama de las lenguas cusíticas de la familia afroasiática. Sumando más de siete millones, los somalíes están divididos en grupos del norte, centro y sur. Todos han sido musulmanes desde por lo menos el siglo XIV. Son principalmente pastores nómadas, que a causa de intensa competencia por los recursos limitados, han sido extremadamente individualistas y se han visto frecuentemente implicados en enemistades a muerte o guerras con los clanes y pueblos vecinos. Una segunda categoría de somalíes son los ciudadanos y los agricultores de las concentraciones urbanas, especialmente a lo largo de la costa del Cuerno de África, muchos de los cuales trabajan como intermediarios comerciales entre el Mundo árabe y los nómadas del interior. A mediados de la década de 1977, la etnia somalí que habitaba en la región etíope de Ogadén, fronteriza entre Etiopía y Somalia, inició un enfrentamiento. Los rebeldes, que contaban con ayuda militar de Somalia, habían ocupado a finales de 1977 casi todo el territorio de Ogadén. Etiopía, que contaba con la ayuda de Cuba y la Unión Soviética, después de que Estados Unidos (su anterior aliado) le retirara su apoyo, derrotó severamente a las tropas somalíes y se hizo con el control de la región a comienzos de 1978. Al mismo tiempo, Etiopía prestaba ayuda a movimientos disidentes somalíes con base principalmente en el norte, desde donde lanzaban sus ataques. Los enfrentamientos que tuvieron lugar en la región de Ogadén dieron lugar a que millones de refugiados se desplazara en 1981 a Somalia. Las luchas entre Somalia y Etiopía continuaron de manera esporádica hasta que en 1988 firmaron un tratado de paz. No obstante, el disidente Movimiento Nacional Somalí continuó su enfrentamiento militar contra el gobierno de Barren y consiguió ocupar algunas regiones del norte. A finales de la década de 1980 surgieron nuevos movimientos de oposición, que contaban con el apoyo de diferentes grupos tribales, lo que agravó el conflicto civil y obligó a Barren a abandonar la capital en enero de 1991. Alrededor de 50.000 personas resultaron muertas en los enfrentamientos entre distintas etnias y otros 300.000 murieron a causa de la hambruna.

Página 36 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com
LOCALIZACIÓN REGIONAL ETIOPÍA

Página 37 de 38

ASOCIACIÓN CREAR-SONRISAS www.crear-sonrisas.com

C/ Motilla del Palancar, 8 28043 Madrid web@crear-sonrisas.com

Página 38 de 38

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->