Está en la página 1de 20
ANO III REVISTA OFICIAL DE MONTONEROS. New SET -OCT 77 ANO DE LA RESISTENCIA POPULAR EL PUEBLO RESISTIENDO AISLA A LA DICTADURA EDITORIAL rea IA EL PUEBLO RESISTIENDO AISLA A LA DICTADURA ESCRIBE EL COMANDANTE RAUL C. YAGER, POR LA COND. NAC. DE MONTONEROS El andlisis del enfrentamiento entre la san- grienta Dictadura Militar y la heroica Resis- tencia Popular se clarifica a medida que transcurre el tiempo. A esta altura de la pe- lea los hechos expresan con contundencia Ja naturaleza de la dictadura, y fundamen- Be ‘su destino de derrota en manos del pue- lo. ‘Veamos los hechos: los resultados propues- tos 5 obtenidos segiin el plan que los milicos tenian. 1—LA POLITICA ECONOMICA Para muestra del fracaso de la politica eco- némica, basta mirar los resultados de la ‘tre- gua” de precios que finaliz6 en julio. Fue una maniobra destinada a frenar la inflacion, un objetivo central de la actual politica eco- némica. ‘No apelaremos a medidas artificiales de control de precios’. En sus discursos del afio pasado, el Greie jur6 que jamés apelaria a este tipo de medidas artificiales. Con su sol- vencia verbal de mentiroso con recursos’ ** cientificos, condend solemnemente el con- trol de precios e instauré el libre juego. Sal- 5 VO, claro esté, los salarios, que fueron con- gelados criminalmente. ‘Al cabo de nueve meses, apel6al control compulsivo de precios. ‘Al final de la tregua no habra un pico in- flacionario’. Durante la tregua, M. de Hoz reiterOque al final del proceso no tenia por que darse un ‘salto’ porque para ese enton- ces ya estarian corregidas las causas de fon- do de la inflacién. Lo que ocurrié lo sabe- mos todos: el aumento de los combustibles no es un salto, es un verdadero viaje espa- cial, con consecuencias directas e inmediatas. E! aumento del gasoil en un 78 por ciento se traslada a todos los costos, ya que con gasoil anda el transporte ferroviario y auto motor de carga y pasajeros, la produccion del agro, etc. El transporte de pasajeros, uti- lizado diariamente por el pueblo trabajador, aument6 el 80 por ciento promedio, por ejemplo. A todo esto, el aumento de salarios otorga- do fue del 16 por ciento, Parece una broma criminal a nuestro abnegado pueblo. Porque ademés, ese miserable aumento debe absor- ver los que, en cada fébrica, los trabajado- res arrancaron con su lucha a la patronal, ‘al margen de la politica oficial de precios’ Los resultados de la tregua y sus consecuen- cias desastrosas para la economia popular, muestran a las claras que: a— Se defiende a los monopolios, se explo- ta alos trabajadores. Cuanto mayor es la crisis, mayor la pirate- rfa monopélica, mayor el ensafiamiento con el pueblo. b—El plan econémico es un fracaso. Porque no alcanz6 ninguna de las metas pro- puestas. Las causas?: Lacrisis actual de la economia argentina no tiene solucion manteniendo nuestra de- ‘pendencia del capitalismo monopélicdim- Perialista. M. de Hoz no pretende, por su- uesto, romper con los lazos de depende- cia, sino fortificarios; las consecuencias son que la crisis se agrava. El pueblo argentino, forjado en afios c= he- roicas luchas contra la oligarquia entre¢ Jis- tay la depredacién monopélica, lucha \ lientemente contra este vergonzoso ple de liquidacién de la Soberania Nacional. 2—LA MENTIRA DEL ‘DIALOGO’ El pregonado plan de ‘apertura al didlogo’ es en realidad un intento, fracasado hasta ahora, de lograr un apoyo incondicional y vergonzante. Mientras se margina y ataca Jos intereses econdmicos del pueblo traba- jador y del empresariado nacional, se pre- tende convocara las estructuras politicas 0 gremiales —que quedan sin destruir— a un dié- logo de sumisién. Piden apoyo a cambio de agresi6n, tolerancia y respeto a cambio de su furia asesina. Pretenden que se acuerde con un plan con el que no estén de acuerdo ni entre ellos mismos. Los resultados, en he- chos concretos, no ofrecen margen para la duda a—Nadie sabe a ciencia cierta qué clase de didlogo se va ainiciar, con quién, ni para cuando, como parte del desarrollo de un ‘Proyecto Nacional’, que tampoco se sabe quées. b—Todos los sectores nacionales que, con- vocados 0 no, se expresaron, lo han hecho para plantear su oposicién a la dictadura. Tanto aquellos que lo hicieron desde una posicion de enfrentamiento global, como Jos que especularon con la existencia de su- puestos ‘sectores democraticos' en el seno de la dictadura, sufrieron las consecuencias de su actitud de protesta o discrepancia. Enel mejor de los casos, se los condena o margina por ‘hacerle el juego a la subversi6n’ en el peor, son secuestrados y asesinatos en una verdadera orgia de sangre. Las sucesivas tandas de sindicalistas consultados sobre la ley de Asociaciones Profesionales y que defendieron la ley peronista; la deciaracion de los radicales, los periodistas, el embaja- dor Hidalgo Sola, demuestran que la dicta- dura no ofrece margen de ningun tipo, sal- voila de estar irracionalmente de acuerdo. Frente a esto, nuestra propuesta politica, instrumentada a través del lanzamiento y desarrollo del Movimiento Peronista Mon- tonero, encuentra un apoyo masivo, nacio- nal internacionalmente, que coloca ala dictadura contra las cuerdas, dotando al pueblo de una herramienta de triunfo. (ver pag. 12). 3—IMPOSIBLE NUESTRA DERROTA MILITAR. Los milicos deben admitir, ante el paso de la realidad, que no han podido derrotarnos. Se la pasan diciendo que en cualquier mo- mento llegamos al aniquilamiento definitivo: pero la verdad es muy otra (ver pag. 15). Ahora pretenden confundirincorporando maniobras politicas, inventando dicidencias, divisiones y otras fabulas, utilizando como punta de lanza a una minoria repudiada de traidores. Como buenos peronistas monto- neros, esa ya la conocemos, y hace rato que estamos vacunados contra ese tipo de ‘mi- crobios’. 4—CONSOLIDAR LOS TRIUNFOS; AU- MENTAR LA EFICACIA DE LA RESIS- TENCIA. Debemos profundizar la linea que venimos desarrollando. a—Continuar levantando el plan de paz del Movimiento Peronista Montonero. b—Intensificar la resistencia armada. c—Poner todo el estuerzo en organizar, en cada barrio, en cada fabrica, alos compafie- ros que se sientan identificados con el Con- ‘sejo Superior del MPM y su politica, buscan- doa través de los compafieros que conozca- mos, las directivas que va lanzando el Con- sejo Superior para todos los peronistas mon- toneros y el pueblo en general. d—Seguir con todo empefio la defensa de las estructuras sindicales, desarticulando el intento dictatorial de destruir una de las mas grandes conquistas que nos legara el Gral Perén: la CGT tnica. (ver pag. 10). patria o muerte