P. 1
Regimen Electoral y Sistema de Partidos. Santa Fe. Argentina

Regimen Electoral y Sistema de Partidos. Santa Fe. Argentina

|Views: 535|Likes:
Publicado porSilvia Robin

More info:

Published by: Silvia Robin on Jun 11, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/13/2013

pdf

text

original

TESIS DE MAESTRIA

RÉGIMEN ELECTORAL Y SISTEMA DE PARTIDOS. La Influencia de la ley de lemas sobre el sistema de partidos en la provincia de Santa Fe.

Autor:

Silvia Alicia Robin

Director:

Hugo Quiroga

2

RÉGIMEN ELECTORAL Y SISTEMA DE PARTIDOS. La Influencia de la ley de lemas sobre el sistema de partidos en la provincia de Santa Fe. INDICE
INTRODUCCIÓN PRIMERA PARTE: Sistema electoral y sistema de partidos en la Argentina. I. Singularidades del régimen electoral Argentino. II. La configuración partidaria desde el retorno a la democracia hasta la reforma constitucional. III De la reforma constitucional al colapso institucional IV. Después del derrumbe. SEGUNDA PARTE: Características y efectos de la ley de doble voto simultáneo I. El sistema político santafesino II. Los cambios en la legislación electoral. III. Principales rasgos de La ley de lemas y sus derivaciones generales sobre los partidos y el sistema de partidos a nivel provincial. IV. Los efectos sobre la organización partidaria. IV-1. Disgregación del perfil ideológico y debilitamiento organizacional IV-2. Identidad versus liderazgos IV-3. Fortalecimiento de los localismos IV-4. Debilitamiento institucional y transformación del modelo. V. Los efectos sobre el sistema de partidos. V.1- El fortalecimiento de la bipolaridad. V.2- Doble voto simultáneo y calendarios diferidos. V.3- Autonomía de la configuración partidaria santafesina e influencia sobre la arena nacional. TERCERA PARTE: Sistemas de partidos y liderazgos en territorio Santafesino I. La configuración partidaria santafesina antes de la ley del doble voto simultáneo. II. El primer impacto. III. La gestación de una nueva configuración partidaria. Pag. 4 Pag. 12 Pag. 12 Pag. 14 Pag. 20 Pag. 28 Pag. 32 Pag. 32 Pag. 34 Pag. 38 Pag. 39 Pag. Pag. Pag. Pag. 40 42 46 47

Pag. 49 Pag. 49 Pag. 50 Pag. 53 Pag. 58 Pag. 58 Pag. 63 Pag. 67

3 IV. Rupturas y continuidades. V. Fragilidad en la configuración partidaria santafesina VI. Los comicios que marcaron el final del sistema. CONCLUSIONES BIBLIOGRAFÍA. ANEXO ESTADISTICO Cuadro A.I. -Provincia de Santa Fe. Elecciones para gobernador1983-2003 Gráfico A.I -Provincia de Santa Fe. Elecciones para Gobernador 1983-2003 Cuadro A.II. -Provincia de Santa Fe. Elecciones para diputados nacionales 1983-2003 Gráfico A.II. -Provincia de Santa Fe. Elecciones para diputados nacionales 1983-2003 Cuadro A.III. -Provincia de Santa Fe. Elecciones para gobernador1991 Cuadro A.IV. -Provincia de Santa Fe. Elecciones para gobernador1995 Cuadro A.V. -Provincia de Santa Fe. Elecciones para gobernador1999 Cuadro A.VI. -Provincia de Santa Fe. Elecciones para gobernador2003 Cuadro A.VII. -Provincia de Santa Fe. Índice de concentración 19832003 Cuadro A.VIII. -Ciudad de Rosario. Elecciones para gobernador 1995 Cuadro A.IX. -Ciudad de Rosario. Elecciones para intendente 1995 Cuadro A.X. -Ciudad de Rosario. Elecciones para concejales 1995 Cuadro A.XI. -Ciudad de Rosario. Elecciones para gobernador 1999 Cuadro A.XII. -Ciudad de Rosario. Elecciones para intendente 1999 Cuadro A.XIII. -Ciudad de Rosario. Elecciones para concejales 1999 Cuadro A.XIV. -Ciudad de Rosario. Elecciones para concejales 2001 Cuadro A.XV.- Ciudad de Rosario. Elecciones para gobernador 2003 Cuadro A.XVI. -Ciudad de Rosario. Elecciones para intendente 2003 Cuadro A.XVII. -Ciudad de Rosario. Elecciones para concejales 2003 Pag. 77 Pag. 78 Pag. 88 Pag. 97 Pag. 100 Pag. 105 Pag. 106 Pag. 106 Pag. 107 Pag. 107 Pag. 108 Pag. 109 Pag. 110 Pag. 111 Pag. 111 Pag. 112 Pag. 113 Pag. 114 Pag. 115 Pag. 116 Pag. 117 Pag. 118 Pag. 119 Pag. 120 Pag. 121

los análisis no pueden circunscribirse únicamente al estudio de los dispositivos de la legislación electoral. la creación y adopción de estas normativas no es un elemento externo a los propios intereses de los representantes que las formulan. Introducción El grado de incidencia que los sistemas electorales tienen sobre la dinámica general del sistema político. tampoco se debe obviar que las reglas electorales y la influencia de éstas sobre el sistema de partidos se encuentran condicionadas por las características globales del régimen político en el cual actúan. más los sucesivos aportes de Giovanni Sartori. han aportado. históricas y sociales donde dichas regulaciones surgieron y operan. sino que deben tener en cuenta las complejidades del entorno ambiental dadas por la totalidad de las condiciones institucionales. Sartori y Alcántara. entre otros. constituyen la columna vertebral sobra la cual se apoyan análisis más recientes. y la búsqueda de regularidades en esa interacción ha sido una de las problemáticas privilegiadas en el campo de la ciencia política. De esta forma. y de los factores institucionales. la influencia directa que tienen tanto sobre el sistema de partidos como en la organización interna de los mismos. por otro. y las respuestas de Douglas Rae y William Riker. ideológicas. Los trabajos de Linz. En consecuencia. desde diferentes perspectivas. por un lado. La importancia de las reglas electorales sobre el sistema de partidos radica en que las mismas delimitan las condiciones en las cuales se llevará a cabo la competencia política y establecen los requisitos exigibles para obtener las diferentes categorías de premios derivados de la disputa por el poder. Arent Lijphart y Dieter Nohlen. la cristalización de un sistema de partidos determinado puede describirse como el resultado del vínculo entre la dimensión histórica de las estructuras sociales. La Influencia de la ley de lemas sobre el sistema de partidos en la provincia de Santa Fe. Asimismo. Nohelen. interesantes argumentos para dilucidar la influencia que ejerce el presidencialismo sobre los sistemas de . En este último sentido. en el cual estableció sus “leyes”. El trascendente estudio de Maurice Duverger de comienzos de la década del cincuenta.4 RÉGIMEN ELECTORAL Y SISTEMA DE PARTIDOS. Shugart y Mainwaring.

que cada vez más dejan de permanecer adscriptos a una identificación fijada por tradiciones. 1995). Si bien sus estructuras internas mutaron. y a pesar de esos cambios. siguen siendo los principales ordenadores del juego político institucional en todas las democracias occidentales porque mantienen el monopolio de la representación legal y. dotada de una identidad cultural e ideológica. Por otra parte. Parecería haberse agotado aquella organización partidaria de una considerable complejidad institucional. aún así. Como parte de este proceso de “metamorfosis” se han ido configurando nuevos tipos de agrupaciones como los denominados "atrapalotodo" (Kirchheimer. en las últimas dos décadas se ha ido acentuando una preocupación sobre la posible mutación de los principios representativos que definieron la forma de relación entre ciudadanos y gobiernos durante la segunda mitad del siglo XX. disminuyó la extensión de sus organizaciones. las regulaciones legales y procedimentales que los ordenan y controlan tienen una importante influencia sobre la totalidad del sistema político. su forma y su funcionamiento. otorgaba a sus simpatizantes un claro sentimiento de pertenencia (Manin. Paralelamente a estos cambios se ha podido verificar un incremento en la libertad política por parte de los ciudadanos. Que los partidos ya no conserven la relevancia de antaño como ejes organizadores de la vida política y hayan visto debilitada su clásica función de mediación ante el avance de medios tecnológicos que revolucionaron las formas de comunicación y de interrelación entre los individuos.5 partidos. en consecuencia. si los resultados de los comicios constituyen el pilar sobre el que se asienta la legitimidad de la representación democrática. de ellos surgen quienes serán responsables de tomar las máximas decisiones gubernamentales de un Estado. Por otra parte. 1998). se manifiesta en una creciente fluctuación y volatilidad del sufragio que vuelve más dinámica e imprevisible la escena electoral. en su interior. 1966) y los partidos cartel (Katz y Mair. se debilitaron las cosmovisiones ideológicas que los sustentaban. Se pone énfasis en considerar que la institución partido político ha alterado su naturaleza. se alteraron las relaciones entre líderes y cuadros. Esta autonomía que resiente las lealtades y filiaciones partidarias. muchos de ellos haciendo eje fundamentalmente en el análisis de los contextos latinoamericanos. se hicieron más flexibles y se adaptaron a nuevas circunstancias y. . de la misma manera que las relaciones entre los partidos han sufrido también un significativo proceso de innovación. no significa que hayan desaparecido completamente de la escena. que constituía el vínculo representativo de determinados intereses sectoriales de la sociedad y que.

Dentro de las segundas enumera: la estructura del voto. 2002) Otro de los puntos de discusión entre los especialistas en sistemas electorales se encuentra en la posibilidad de establecer las consecuencias generalizables que los diferentes mecanismos tendrían sobre la configuración de un determinado sistema de partidos. Los primeros comprenden: la fórmula electoral –mayoritarias o de representación proporcional-. pero no por ello insignificantes. 1993). la desproporcionalidad de los distritos electorales -malapportionment-. Los indicadores a tener en cuenta para el análisis de un sistema electoral varían de acuerdo a los autores. establece cuatro dimensiones relevantes para analizar los efectos políticos de los sistemas electorales. el análisis de los mismos ha sido un tema de interés por la relación que podría establecerse entre la forma de aquéllos y el rendimiento y/o la estabilidad del sistema político en su conjunto. los procedimientos de votación y la conversión de votos en escaños -en la cual incluye la problemática de las fórmulas electorales y el umbral electoral. 1995). la selección de las candidaturas.6 Un sistema electoral puede ser definido como un conjunto de mecanismos por lo cuales las preferencias de los ciudadanos se transforman en votos y estos votos se traducen en cargos gubernamentales que se distribuyen entre los partidos e individuos que compiten en elecciones libres (Molinnelli. algunos estudios especializados en observar la evolución de las elecciones en sistemas presidencialistas.(Nohlen. y que es preciso un análisis histórico concreto en cada caso para averiguar si el sistema electoral tiene una función más directa que otros elementos en la proyección ejercida sobre la estructuración de un . la diferencia entre elecciones legislativas de sistemas presidencialistas y parlamentarios y la posibilidad de unión de listas -apparentement. en cambio. Por otra parte. y otras cuatro de menor influencia. Nohlen relativiza su influencia al afirmar que es sólo un factor entre otros. legislativas de niveles nacionales y provinciales (Shugart. Nohlen considera cuatro áreas de importancia: la distribución de las circunscripciones electorales. Jones. 1995.(Liphart. han comenzado a poner el acento en otro elemento del régimen electoral que no fue tenido en cuenta por los estudios clásicos: la importancia de la simultaneidad o no de los calendarios electorales para las diferentes instancias: ejecutivas. la magnitud de la circunscripción. el umbral electoral y el tamaño de la asamblea. 2003). Estas estructuras complejas están compuestas por una cierta cantidad de elementos que pueden ser combinados de diversas formas. sobre todo de aquellos estados con estructura federal. En este sentido. Liphart.

ellos se relacionan con las reglas electorales y ambos inciden en el rendimiento y la estabilidad de los regímenes democráticos en su conjunto. donde participan las fuerzas políticas (Panebianco. es indudable que las normas que lo componen tienen una influencia directa sobre los actores que participan en la disputa por los sufragios. En síntesis. . Más allá de las diferencias en el énfasis de la posibilidad de establecer patrones de regularidad sobre las consecuencias que el régimen electoral puede tener sobre el formato del sistema partidario. De esta forma. ya que disciplina las conductas de los actores en cuanto a su interacción para competir o colaborar. Por el contrario. Por lo tanto. alega que resulta muy difícil establecer patrones generales de comportamiento de los actores políticos emanados de los efectos de las reglas electorales.7 sistema de partidos en particular: Asimismo sostiene que sus efectos dependen de condiciones socioestructurales y políticas coyunturales que fortalecen o desvían las posibles derivaciones de su diseño original. Los factores a considerar para una posible clasificación son: el número y tamaño de los partidos. disponen los requisitos que deben tener quienes deseen intervenir y establecen la forma de repartir los premios. ya que aquéllas delimitan el ámbito de competencia. que dentro del marco de las limitaciones que ofrecen las ciencias sociales para la enunciación de leyes explicativas de los fenómenos observables. es posible establecer algunos enunciados generalizables que orienten el análisis comparado de la influencia de los sistemas electorales sobre las configuraciones partidarias de diferentes Estados (Sartori. ejerce una influencia destacada en la conformación de los sistemas de partidos. 1994). Ware. 2004). En este sentido las leyes electorales actúan como una “constricción institucional” que apunta a estructurar los escenarios –electoral y parlamentario-. un régimen electoral. si bien no es el único factor determinante. Sartori es uno de los autores que más ha insistido sobre la relevancia del tema y. a partir de lo cual discute la posibilidad de formular proposiciones universales que permitan diagnosticar con exactitud cuales serán las consecuencias concretas de la aplicación de cada uno de ellas (Nohlen. la distancia ideológica entre ellos. sus pautas de interacción. sostiene .siguiendo la tradición iniciada por Duverger y continuada por Rae-. 1995). desde una perspectiva opuesta a la anterior. 1993). su relación con los diferentes grupos sociales y su actitud frente al sistema político (Nohlen. Desde diferentes perspectivas se han ensayado tipologías a partir del énfasis en algunos de los elementos constitutivos de lo que se considera un sistema de partidos. 1994.

y defendiendo la perspectiva según la cual la dinámica de la lucha por el poder en el seno de la organización ofrece la clave principal para comprender su funcionamiento así como las relaciones que establece con el entorno. arraigo y reconocimiento de la competencia electoral como pilar del sistema democrático. al destacar la impronta que el momento fundacional deja sobre el tipo de organización partidaria. de partido hegemónico. bipartidista. centró su atención sobre la estabilidad de la estructura de competencia interpartidaria en los países de la región a partir de su grado de institucionalización. A este criterio clasificatorio le agregó otra variable: la ideología medida en términos de distancia –para los sistemas de más de un partido. . Un trabajo pionero en el análisis de las interacciones de las fuerzas políticas en América Latina. el enraizamiento y la permanencia de las banderías partidarias en el seno de las sociedades. el cual era analizado a través de cuatro dimensiones: la estabilidad en las reglas y en la naturaleza de la competencia entre partidos. centrándose en los partidos como organizaciones. 1 La conocida clasificación de Sartori comprende: sistema de partido único. Panebianco (1982) fijó algunos criterios que permitirían definir el grado de institucionalización de un partido político. Posteriormente. fenómenos recientes observados en los procesos de redemocratización de América Latina y Europa Oriental han puesto en duda estas afirmaciones. De esta forma. en los sistemas de más de un partido puede establecerse un modelo de competencia ideológica donde la distancia entre las diferentes fuerzas políticas es limitada y.potencial de coalición-. y la presencia de estructuras partidistas firmemente establecidas.8 El número de partidos ha sido el criterio predominante para realizar clasificaciones y la tipología elaborada por Sartori a mediados de la década del setenta -con algunas alteraciones posteriores. por lo menos.e intensidad –para las comunidades unipartidistas-. La literatura especializada consideraba que los sistemas de partidos eran estructuras de competencia bastante estables. sin embargo. En este sentido. de pluralismo limitado. de pluralismo extremo y de atomización.ha sido el esquema más difundido y utilizado en política comparada. los partidos convergen hacia el centro – estructura de competencia centrípeta. dicho autor incorpora una dimensión especialmente útil para caracterizar los sistemas de partidos -la dimensión temporal o histórica-. por lo tanto. el respeto. otros autores han tratado de profundizar en estas dimensiones. Asimismo. afecta de alguna manera la competencia interpartidaria -potencial de chantaje-1. estableciéndose un tipo de competencia centrífuga. o cuya existencia. o a través de una coalición . como bien señala Alcántara (1999). es decir aquellos que tienen una gravitación tal que pueden llegar a ser gobierno por si solos.y otro en el cual existe una tendencia hacia la polarización ideológica. de partido predominante. ese autor utilizó en primer lugar la variable número de partidos relevantes.

la crisis de 2001 y las elecciones presidenciales de 2003 aparecen como el momento culminante de 2 Mas allá de la importancia de las categorías conceptuales propuestas. la calidad y la estabilidad de las democracias en América Latina. 1998. En los noventa. un sistema rudimentario y un sistema hegemónico en transición2. Posteriormente. en consecuencia. 1997. Auyero. en otro estudio específico sobre la región. O´Donnell. ya que se advertía que las profundas mutaciones que experimentó el sistema partidario en América Latina estaban fuertemente vinculadas con la aparición de nuevos clivajes y actores sociales que buscaron expresarse en la arena política (Alcántara. 3 Las conclusiones de este trabajo discuten algunas de las premisas elaboradas por Sartori. y como consecuencia de las transformaciones institucionales producidas a partir de la reforma constitucional del ‘94. una variedad de estudios han centralizado su análisis en la calidad de la democracia argentina. A partir de esas dimensiones se ensayaba una tipología para ser aplicada a América Latina y. Botana. se clasificaba a sus estados entre los que tienen un sistema institucionalizado de partidos. Nun. Cheresky. 1987. Colombo y Palermo.1992). 1997). 1985. Garcia Delgado. con recursos propios y fuerte organización (Mainwaring y Scully 1995). 1999). el faccionalismo y el surgimiento de liderazgos delegativos en relación con la evolución de los atributos de la ciudadanía (Quiroga. ya que Mainwaring y Scully lo daban como un ejemplo de uno de los sistemas partidarios más institucionalizados. Catterberg. ya que se afirma que en América Latina coexisten sistemas bipartidistas con niveles de polarización elevados con sistemas pluripartidistas con bajos niveles de polarización. 1983. se sugería vincular los factores de institucionalización con las dimensiones clásicas de número efectivo y grado de polarización ideológica de los partidos. Por otra parte. El caso de Venezuela es el más llamativo. 1997. para trabajar la tensión permanente entre representatividad e institucionalización que caracterizaría los sistemas partidarios en este continente. . la fragmentación de las fuerzas tradicionales.3. En la Argentina la preocupación por los sistemas electorales y su influencia sobre las organizaciones partidarias y los sistemas de partidos ocupó un lugar preponderante a comienzos de la recuperación democrática (Cavarozzi. el criterio ordenador de este trabajo publicado en castellano en 1995 ha sido superado por la vertiginosa transformación de algunos sistemas partidarios de la región. y a partir de una preocupación sobre el tema de la gobernabilidad. 1995. 1999. 1985 y De Riz.9 territorialmente extensas. Botana. De esta forma se han analizado las transformaciones de los vínculos identitarios. 1985. si bien el sistema de partidos en Argentina ha estado en continua mutación desde el reinicio del ciclo democrático -fundamentalmente en los espacios provinciales-. Asimismo se relativizaba la posibilidad de diseñar modelos de institucionalización generalizables a la fisonomía latinoamericana.

acelerando. 2007. un proceso de fragmentación de las fuerzas políticas tradicionales -radicalismo y justicialismo-. Calvo y Escolar.se inició con mucha anterioridad al quiebre institucional de 2001. de índole teóricoconceptual. Leiras. incluyendo esta Introducción. y posibilitando. Sin embargo. de esta forma. a comienzos de la década del noventa. Torre. Adrogue y Armesto. Se podría afirmar. Cheresky. 2003. al compás de la consolidación del sistema democrático en la Argentina. El presente trabajo consta de cinco partes. Como consecuencia de ello. entonces. 2004. En este contexto la legislación electoral de Santa Fe ha sido objeto de modificación en dos oportunidades en el transcurso de quince años. (Cavarozzi y Abal Medina. 2004. De esta forma se puede afirmar que. en las arenas provinciales. y en consonancia con el régimen federal. Esta dinámica de cambios y transformaciones -38 innovaciones electorales y 32 reformas constitucionales. Quiroga. 2004. Esta preocupación esta fundada en la apremiante actividad reformadora llevada a cabo en los espacios provinciales. En la segunda. 2005). que se ha producido una progresiva separación de los sistemas políticos provinciales de la competencia nacional. Los calendarios comiciales dejaron de ser coincidentes para dar mayor autonomía a los electorados de acuerdo a los intereses y necesidades de las fuerzas predominantes en cada espacio territorial (Oliveros y Scherlis. Es precisamente en esos ámbitos donde las organizaciones partidarias elaboran sus transformaciones y se mantienen o destruyen liderazgos y alianzas. la entrada en vigencia de la ley de doble voto simultáneo. cada provincia ha construido un sistema político propio donde se combinan reglas y tradiciones político-partidarias particulares. pero éstas afectaron únicamente a la forma de selección de los candidatos. 2002. particularmente en lo relacionado a los partidos y sistemas de partido. donde muchos “caciques” se recluyen para resistir y/o fortalecerse ante los “derrumbes nacionales”. de carácter contextual. 2003. 2004). la consolidación de liderazgos regionales que luego tuvieron proyección sobre la escena nacional.10 reconfiguración de todo el espectro partidario. 2003. se realiza una síntesis de los principales . 2005). Paralelamente comenzó a desarrollarse una creciente preocupación sobre el estudio de las fuerzas políticas en los ámbitos subnacionales. produjo lentas pero continuas alteraciones sobre la configuración partidaria de la provincia. 2003. se ha ido produciendo una descentralización espontánea o por lo menos no premeditada de los partidos nacionales (Escolar y Calcagno. lo que produjo una renovada atención especulativa sobre ellos.

11 cambios experimentados por el régimen electoral nacional y su proyección sobre el sistema de partidos desde comienzos del período de recuperación de la democracia hasta 2003. La tercera sección aborda la influencia ejercida por la ley de doble voto simultáneo, aplicada a partir de 1991 en la Provincia de Santa Fe, sobre la estructura interna de las organizaciones políticas, así como sobre los patrones de competencia y colaboración entre ellas, en tanto en la cuarta parte se analiza la evolución del sistema de partidos en ese ámbito territorial durante el período de vigencia de dicho régimen electoral, haciéndose una mención especial sobre la ciudad de Rosario. Finalmente, se resumen las principales conclusiones que sugieren los resultados del presente estudio.

12

PRIMERA PARTE Sistema electoral y sistema de partidos en la Argentina. I. Singularidades del régimen electoral Argentino.
La leyes electorales que regulan el régimen de representación en la Argentina presentan una serie de complejidades que provienen de la conjugación de un sistema político presidencialista con representación bicameral en un Estado de estructura federal. Los laberintos del Sistema Electoral Argentino surgen de la existencia de múltiples arenas electorales –nacional, provincial y local- donde se eligen una amplia gama de autoridades ejecutivas y legislativas. Cada provincia tiene autonomía para fijar el régimen de elección de autoridades en su territorio y establecer que las mismas se lleven a cabo o no en la misma fecha que la de autoridades nacionales. Sin embargo, a simple vista, las complicaciones surgidas del entrecruzamiento de dichos factores se han mantenido disimuladas por la visibilidad que tiene la elección a presidente y vicepresidente por voto directo4 en un distrito único nacional (Calvo, 2001). La gran diversidad de regímenes electorales provinciales difieren respecto a la fórmula que se utiliza para elegir representantes, la cantidad de distritos en su interior, la magnitud de los mismos, el número de cámaras y su forma de renovación. Este intrincado damero de situaciones comiciales ha sido el resultado de las sucesivas reformas constitucionales realizadas desde 1985 en todos los distritos5. A dicho ímpetu constitucionalista, incrementado después de la reforma de la Constitución Nacional del ‘94, se deben sumar los múltiples cambios específicos sobre la legislación electoral para modificar ciertos aspectos particulares de las mismas.6. Estas transformaciones en los espacios subnacionales tuvieron consecuencias sobre la arquitectura política a nivel nacional, porque los distintos escenarios de competencia le permiten a las fuerzas que intervienen obtener plazas institucionales y, por ende, recursos claves en provincias y municipios, a partir de los cuales elaboraron estrategias para incidir en juegos

4

El voto directo se instala en 1994 a través de la reforma constitucional. Para las elecciones del ‘83 y del ‘89 regía el Colegio Electoral para la elección presidencial, aunque en ninguna de los dos casos fue necesario reunirlo. 5 Algunas provincias han modificado su Constitución en más de una oportunidad. Santa Fe es la única provincia que no ha reformado su Carta Magna. 6 Elevación de umbrales nominales para acceder a la distribución de las bancas, reducciones de las magnitudes de los distritos, estrategias de redistritado y, quizás, una de las más extendidas: la utilización del doble voto simultáneo para la selección de las candidaturas.

13 mayores. Por lo tanto, cada vez más desde el retorno a la democracia, el sistema partidario argentino se estructura y modifica desde los espacios provinciales. El presidencialismo y la selección de Diputados Nacionales7, a través de listas cerradas y bloqueadas, amortigua la excesiva fragmentación y coloca un incentivo para la conformación de organizaciones –partidos o coaliciones- de extensión nacional. Otro elemento a tener en cuenta es la proporcionalidad de la Cámara Baja, que en principio se advierte como simple y semejante en todo el país -se aplica la fórmula D’Hont con umbral del 3% en cada provincia como distrito único-, la misma manifiesta toda su complejidad al considerarse la heterogénea distribución de la población en el territorio nacional que determina una variabilidad de la magnitud de los distritos. Estas diferencias influyen sobre la posibilidad de obtener una representación equivalente de las fuerzas minoritarias en todas las provincias. En los distritos grandes es posible reflejar una mayor proporcionalidad, mientras en los chicos se tiende hacia marcados sesgos mayoritarios, situación a partir de la cual el número efectivo de los partidos compitiendo en las elecciones nacionales a tendido a comprimirse en las provincias de menor población y a expandirse en los distritos de extenso electorado, donde la alta proporcionalidad favorece la fragmentación (Calvo, 2001). Otra cuestión interesante para la evaluación del régimen electoral combinado con la forma de gobierno presidencialista y la estructura federal del país reside en la trama compleja que resulta de los diferentes períodos de duración del ejecutivo nacional y de los diputados, -renovación por mitades cada dos años-, y la no coincidencia del mandato del presidente con los ejecutivos provinciales. Esto supone un entrelazamiento de calendarios electorales, donde el resultado de cada uno de los juegos en diferentes tableros tiene consecuencias para la gobernabilidad y la estabilidad de todo el sistema político nacional.8 Asimismo, un elemento novedoso que ha intervenido en el juego electoral de los últimos años en la Argentina ha sido la manipulación de los calendarios electorales para hacer que los comicios para diferentes cargos a nivel nacional y/o provincial fueran coincidentes o no. El desdoblamiento de las fechas para las elecciones puede darse en tres situaciones diferentes: entre comicios para cargos ejecutivos y legislativos a nivel nacional, para cargos nacionales y
7

La Cámara se compone de 257 Diputados electos en 24 distritos plurinominales por un lapso de 4 años y se renueva por mitades cada 2. 8 La reforma constitucional del ‘94 produjo cambios, ya que acortó el ciclo presidencial y lo hizo coincidente con el de los Gobernadores a la vez que agregó la elección directa de Senadores .

Los diferentes actores de la política argentina han comenzado a ver en la capacidad de fijar el cronograma electoral uno de los elementos de mayor peso relativo sobre el resultado final de los comicios y. 2004). de esta forma se retornó a una institucionalidad que recuperó la tradición del Colegio Electoral para elegir la fórmula presidencial10. que derivaron hacia las provincias funciones y responsabilidades que antes eran ejercidas desde el poder ejecutivo nacional.R.14 provinciales. los primeros traccionan las preferencias hacia la lista de legisladores de su propia fuerza. El P. Por otra parte. En el caso de la simultaneidad de comicios presidenciales con legislativos. . 2002). Asimismo la evidencia empírica manifiesta que la elección para gobernador se impone en el alineamiento de las adhesiones sobre la de legisladores nacionales.838 y 22. La coincidencia o no de estas diferentes instancias produce diversas consecuencias sobre el sistema de partidos y el régimen político en general.J. 1995. la elección de los gobernadores suele ejercer una atracción superlativa sobre el electorado. en el caso de coincidir comicios presidenciales y de gobernador. y para los casos de legislativas nacionales en los diferentes distritos. Mainwaring y Shugart.C. reduciendo su número. Por su parte. el mismo es valorado como una herramienta más de la que disponen los gobernantes para la competencia electoral (Oliveros y Scherlis. Gral Reynaldo Bignone. El primero fija el sistema D’Hont y el segundo eleva el número de diputados por distrito. 10 Los decretos ley 22. II. La elección de los senadores nacionales se mantuvo a través de las legislaturas provinciales y por el Colegio Electoral en la Capital Federal. y la U. La configuración partidaria desde el retorno a la democracia hasta la reforma constitucional. Por lo tanto.de aquella instancia que el electorado visualiza como fundamental sobre el resto de las que se eligen en forma simultánea. inauguraron el ciclo democrático en una situación de mutua y abierta competencia. las consecuencias del arrastre son inciertas.847 firmados en 1983 por el último presidente de la dictadura militar. incluso a veces comparable a la del ejecutivo nacional9. para los Diputados Nacionales –elegidos en 24 distritos electorales plurinominales9 La importancia de los gobernadores ha aumentado a partir de la década de los 90 como consecuencia de las políticas de descentralización implementadas. a la vez que ejercen una influencia decisiva sobre el sistema de partidos. las cuales se relacionan con el “efecto arrastre” – aún existiendo la eventualidad del corte de la boleta electoral. por lo tanto. restablecieron las reglas electorales esenciales. y sobre la formación de las mayorías parlamentarias que apoyan al ejecutivo nacional (Noelen.

La distribución de las bancas se realizaba proporcionalmente a través del sistema D’Hont con un umbral del 3% del padrón. En 1983 la escena política fue ocupada por los dos contendientes tradicionales -peronistas y radicales. algunas de las cuales eran representativas de intereses regionales.: 51. La combinación de estos dos elementos produjo una distorsión de la proporcionalidad ya que las provincias más pequeñas tienen un plus de representación (Cabrera. Por lo 11 12 Tierra del Fuego fue territorio nacional hasta 1991. el radicalismo 18.J. en tanto el P. Después de 10 años sin comicios. significó un hito histórico. El imponerse en 17 de los 24 distritos le permitió a la Unión Cívica Radical formar Colegio Electoral propio.J.2%-. La Constitución del ‘53 establecía que cada distrito provincial tendría una cantidad de diputados en función a la relación entre la cantidad de población de cada distrito y una cifra repartidora a establecer. durante ese período su representación se reducía a 2 diputados. La situación en el Senado. El electorado se expresó categóricamente.: 40.13 delineó una nueva arena de competencia. La disminución de aquélla en la arena legislativa permitió el acceso de otras agrupaciones. 2 de la Unión del Centro Democrático y 9 representantes de fuerzas provinciales. liderado por Oscar Alende. se votó en un solo acto para todos los cargos en todas las instancias de gobierno a nivel nacional. y las 7 restantes se repartieron entre los partidos de origen provincial.7% y P. ocupó 21. ya que de las 46 bancas existentes el P.7% de las mismas. 14 En Diputados el oficialismo logra 50. La derrota del peronismo en elecciones sin ningún tipo de proscripciones puso fin al mito de su invulnerabilidad. . Esta disposición alteró el sistema establecido por la constitución de 185312 e introdujo un fuerte componente de sobrerrepresentación de los distritos más pequeño. ya que superó aquel 49% alcanzado por la fórmula "Perón-Perón" en 1973.C.C. buscó el favor de las clases medias urbanas a partir de un discurso que revalorizaba la institucionalidad democrática. El espectro partidario de la cámara baja se completaba con 3 legisladores correspondientes al Partido Intransigente.75 % del electorado. produciéndose una notable polarización entre los candidatos de las dos partidos mayoritarios –U. avalado por el 51. en cambio.14. 13 El triunfo del candidato radical. El sorpresivo triunfo de la U. 2001). elevándose el piso mínimo de diputados a 5 por distrito con la excepción de Tierra del Fuego11. provincial y municipal.que discutían sus proyectos sobre el telón de fondo de sus identidades históricas y sus anclajes sociales.8% sobre un total de 254 bancas. derivada de la conformación de las respectivas Asambleas Legislativas. característica propia de un sistema presidencialista donde la apuesta al premio mayor arrastra a otros juegos.J. conservaba un importante poder de presión con el 43. Los primeros reivindicaban la justicia social que remitía a un pasado próspero para los trabajadores. fue completamente diferente. incompatible con la supervivencia de intereses corporativos.R. vislumbrándose la posibilidad efectiva de instituir un sistema bipartidista.15 se siguieron utilizando las listas partidarias bloqueadas. El radicalismo.R.

Chubut y Tierra del Fuego) y el peronismo lo había hecho en doce (Santa Fe. en un estado federal con sistema presidencialista de gobierno y con elecciones para el ejecutivo y el legislativo nacional coincidentes promueve. ya que las bancas obtenidas eran tanto la reafirmación de su representatividad como el espacio necesario para la construcción de nuevos liderazgos dentro del partido y hacia la sociedad18 (De Riz 1993). Tucumán. permite el acceso al parlamento de fuerzas menores con arraigo provincial. el traslado de la capital y medidas de política económica -Plan Austral-. y un Senado con mayoría justicialista y representación de otras fuerzas. ya que la lista completa y bloqueada por distrito provincial. 17 En temas como la reforma constitucional –con propuestas de cambios hacia un parlamentarismo-. Entre Ríos.C. Jujuy. San Luis. Las elecciones de 1985 para la primera renovación de la Cámara de Diputados de la Nación fue favorable al oficialismo. por un lado. La Rioja. abriga un componente multipartidista. Córdoba. A partir de la primera gran derrota legislativa del oficialismo en el debate sobre la legislación sindical. Sin embargo. apostó a un diseño de partido predominante16. Catamarca. y. 19 El éxito del radicalismo fue una consecuencia directa de las desavenencias al interior del Justicialismo que en la mayoría de los distritos presentaron dos listas separadas. Chaco.6 (Mainwaring y Shugart. convencido de su origen plebiscitario y de que el peronismo no podría restablecerse de la derrota sufrida. . 2002). Formosa. Salta. este régimen electoral. 18 El justicialismo produce un fuerte debate interno y surge una corriente que intenta renovar prácticas y cuadros dirigentes. Para el justicialismo. 16 En la política argentina los fuertes liderazgos de Irigoyen y Perón. Es por ello que algunos estudios colocan la media del número de partidos efectivos en el parlamento en este período en 2. Río Negro. en consonancia con la cultura política tradicional argentina que valoraba los personalismos fuertes. A su vez. en cambio. había surgido una arena legislativa y una distribución del poder en las provincias que favorecían una política de acuerdos entre las dos fuerzas mayoritarias15. Mendoza. el bloquismo. Los resultados evidenciaron un 15 Diputados con predominio de la U. que se utiliza para la elección de los diputados nacionales. el Parlamento se constituyó en el ámbito privilegiado de expresión. había forjado una cultura política que valoraba los ejecutivos fuertes y que no alentaba la cooperación entre las fuerzas políticas adversarias. que aumentó el número de escaños19. el jefe radical.16 tanto. un bipartidismo –elección del presidente en colegio electoral por simple mayoría-. Misiones. el Movimiento Popular Neuquino y en San Juan. y la preeminencia del radicalismo en la primera parte del siglo XX y del peronismo después de 1945. y de autoridades en los territorios provinciales. en las elecciones para gobernador el radicalismo había triunfado en ocho provincias (Buenos Aires. Los resultados obtenidos en el momento fundacional de la democracia descubrían un país plural. dos años más tarde se produjeron juegos simultáneos en varias arenas: renovación parcial de Diputados Nacionales. La Pampa y Santa Cruz). en Neuquén. Sin embargo.R. la actitud del gobierno fue eludir la confrontación parlamentaria y reforzar la iniciativa política del ejecutivo17. por otro. Santiago del Estero. en tanto en Corrientes había ganado el Pacto Autonomista-Liberal.

Partido Demócrata Cristiano. el escenario económico atravesaba las campañas y se convirtió en el tema excluyente. de Integración y Desarrollo. también.. Si bien la polarización había disminuido. Movimiento. En 1989 la disputa electoral por la presidencia se llevó a cabo en medio de un agudo y acelerado proceso hiperinflacionario que podía tener imprevisibles consecuencias para la perdurabilidad del régimen democrático. Partido Social Republicano. mientras el candidato justicialista apelaba a la "revolución productiva” y el “salariazo". La sociedad nuevamente decidió dar una respuesta categórica y sin apelaciones. La crisis había llevado a la sociedad a los límites de la gobernabilidad y había debilitado la confianza en el gobierno. por el otro. La U. Peronistas y radicales constituyeron frentes electorales con fuerzas menores.C. 21 Partido Justicialista. seguía siendo lo suficientemente alta como para que no se vislumbrara la posibilidad de una tercera fuerza en el escenario político con posibilidades de acceso a la presidencia. aún en aquellas provincias gobernadas por el radicalismo como Córdoba y Río Negro y también en la Capital Federal. rechazo en algunos sectores. Movimiento Patriótico de Liberación. Eduardo Angeloz -candidato del radicalismo-. acompañado por la senadora jujeña Cristina Guzmán. Esta situación desencadenó un fuerte debate interno que pone de manifiesto el grado de heterogeneidad ideológica del partido y el debilitamiento. pudo conservar solo dos provincias y perdió la mayoría en Diputados. al punto de tener que anticipar los comicios presidenciales. encabezada por el gobernador de Córdoba. en alguna medida. la Confederación Federalista Independiente (una alianza de partidos provinciales). El radicalismo prometía austeridad y ajuste del gasto público para sobrellevar la crisis. .4% de sufragios contra un 37% de la UCR.R. Partido Conservador Popular y Partido Socialista Autentico. el FREJUPO (Frente Justicialista de Unidad Popular)21 con la fórmula Menem–Duhalde y. Por un lado. Los resultados sepultaron abruptamente todas las especulaciones tejidas sobre una posible negociación en el Colegio Electoral. En estas elecciones la fórmula justicialista obtuvo un 49. lo que representa una pérdida de casi 15 puntos con respecto a 1983. plasmándose una vez más la vocación de elección directa al momento de elegir la Primera Magistratura.17 acentuado descontento sobre la política nacional20. Partido del Trabajo y del Pueblo. Partido Intransigente. del liderazgo de Alfonsín. El debate ideológico asumió un formato diferente al de 1983. La fórmula presidencial del FREJUPO ganó en todos los distritos del país. tradicional bastión antiperonista. 20 El descontento estaba causado por el fracaso del Plan Austral en el orden económico a la vez que los diferentes alzamientos “carapintadas” y la promulgación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final habían creado.

pero de traslación hacia una cosmovisión de derecha25. El tradicional peso del poder sindical fue debilitado. a favorecer las políticas que tienden a convertir en más iguales a los desiguales” (Bobbio. en la práctica. De esta forma.18 Asimismo. el presidente inaugura un estilo de conducción personalista. a exaltar más lo que convierte a los hombres en iguales respecto a lo que los convierte en desiguales y.D. Con respecto al derrotero de las terceras fuerzas nacionales en esta primera etapa. desdeñoso de la propia estructura partidaria.J. los otrora renovadores se desvanecieron y nuevas figuras. que obtuvo casi el 7 % de los votos para presidente y el 10% para diputados. se comportaron con autonomía.C. para esta instancia. enarbolando un estilo de jefatura pragmático que produjo sucesivos realineamientos en los cuadros del justicialismo. que rompió con el patrón de acumulación centrado en el Estado característico de la tradición peronista. 24 Carlos Reuteman como gobernador de Santa Fe y Ramón “Palito” Ortega como gobernador de Tucumán. Entendida ésta no como la utopía de una sociedad donde todos son iguales en todo sino como tendencia. por otra. Por otra parte. Mientras en las elecciones de 1983 y 1985 este lugar estaba en manos del Partido Intransigente. en un movimiento centrípeto. más tarde. Carlos Menem accedió al gobierno acompañado por una gran expectativa popular y con un partido opositor desarticulado. apoyando a otras fuerzas. 25 “El criterio más frecuentemente adoptado para distinguir la derecha de la izquierda es el de la diferente actitud que asumen los hombres que viven en sociedad frente al ideal de la igualdad. Desde el gobierno nacional se implementó un profundo programa de reformas estructurales. que desplegaba consignas de centro izquierda. con baja capacidad de respuesta como resultado del desenlace de la transición23. con la Democracia Progresista. cada uno de los partidos intentaba mostrarse como el interlocutor de los intereses de una elite económica cuyos beneficios no dependían del 22 23 Coalición de la U. a partir de 1987 ese lugar fue ocupado por una fuerza ideológicamente ubicada a la derecha del espectro partidario. momento que asumirían los nuevos diputados peronistas otorgando mayoría propia al P. El acta de acuerdo para el traspaso de mando anticipado incluyó una cláusula que obligaba al radicalismo a votar afirmativamente todas las leyes que remitiera el Ejecutivo hasta el 10 de diciembre. es interesante observar el cambio ideológico de los partidos que ocupan dicho espacio. . fueron integradas al gobierno o impulsadas a incorporarse al mundo de la política a partir de una popularidad conseguida en otros ambientes24. 1995). Daniel Scioli como Senador de la Capital Federal. sobre todo en aquellos distritos donde existían partidos regionales. en materia de votos para diputados nacionales se constató que los ciudadanos. acorde a las recetas del “consenso de Washington”. y que respondía más al modelo pregonado en su momento por el candidato opositor. la Alianza de Centro22. ajenas a la tradición peronista. por una parte. la distancia ideológica entre las dos fuerzas mayoritarias disminuía y.

La síntesis de estos primeros 10 años de democracia nos revelan un sistema bipartidista con un relativo grado de institucionalización. amenazaba con apelar al aval de la ciudadanía a través de un plebiscito y. competitivas y efectivas (Mainwaring y Scully. vinculada a orígenes movimientistas. cabe acotar que la misma siempre ha sido poliforme y compleja.C.19 consumo interno. 1995) Esta convicción permitió que se atravesaran con fortaleza tanto los planteamientos militares como las crisis económicas. de la voluntad de algunos representantes de partidos provinciales.R. al igual que dos años después. organización sindical. las dos principales fuerzas políticas se presentan como estructuras organizadas. porque los actores políticos más significativos demostraron un compromiso absoluto con la idea de que la única legitimidad posible de un régimen democrático se obtiene a través de elecciones libres. que permitió el llamado a una Asamblea Constituyente. por otro. Asimismo. 30 de la Constitución Nacional. La U. derechos humanos. Las audaces decisiones en materia de política económica estuvieron acompañadas por otras no menos tajantes en áreas como relaciones exteriores. si bien la fuerte transformación ideológica que produjo Menem en el justicialismo debilitó el antagonismo peronismo-antiperonismo. Los sucesivos triunfos en diferentes arenas electorales provocaron en el presidente y su séquito un deseo de perpetuación en el poder que se expresaría en una ofensiva para lograr una reforma constitucional que habilitara la reelección presidencial26. En este período se iniciaron cambios en las legislaciones electorales provinciales. suscribió el Pacto de Olivos.. En algunos territorios. decidieron desacoplar la fecha de los comicios provinciales de la de los nacionales. las que también contrastaban con los principales rasgos identitarios del imaginario peronista y con las políticas impulsadas por el partido desde oposición durante el gobierno de Alfonsín. Los elementos más débiles con respecto al grado de institucionalización se manifestaron en referencia a la cohesión ideológica de las dos fuerzas predominantes. Por otra parte. En este sentido. costumbre que años más tarde se generalizará dando la fisonomía de ciclos electorales de larga duración. haciendo gala de su autonomía. debilitada. . a partir de la cooptación. buscaba una reinterpretación del art. introdujo otras dimensiones conflictivas que buscaron nuevas mediaciones para expresarse. para enfrentar las divergencias internas y un proceso creciente de faccionalización del justicialismo. En 1991 los comicios para gobernadores y legisladores nacionales convalidaron el paquete de reformas. en el Senado. En consecuencia. algunas provincias. hicieron su aparición las leyes de lemas. 26 La misma se desarrollaba en dos frentes: por un lado. al renovarse la Cámara de Diputados. territorialmente extendidas y con recursos propios.

Las bases de la Reforma Constitucional fueron convenidas por los líderes de las dos fuerzas mayoritarias en un núcleo de coincidencias básicas que no podía ser alterado por la Asamblea Constituyente. 29 Un antecedente se había dado en 1973. El radicalismo. III De la reforma constitucional al colapso institucional. y la forma en que las negociaciones políticas se desarrollan a espaldas de la ciudadanía. En este sentido. Otro punto de diferenciación eran los principios organizativos que los sustentaban. la elección directa de los senadores29. mientras el radicalismo tendió siempre a sostenerse sobre una fuerte institucionalización basada en la aceptación de reglas formales. 2004). en concordancia con el período de los gobernadores provinciales28.20 reticentes a ser encerradas en un clivaje de izquierda-derecha. y autoridades provinciales dan un efecto de simultaneidad que. pareciera haber sido diseñado para favorecer a los partidos tradicionales con estructuras fuertes y extendidas por todo el país. coincidiendo con el de diputados nacionales. el “pacto secreto” entre Menem y Alfonsín mostró los límites del funcionamiento de una democracia representativa. de las cuales el peronismo se hizo cargo a través del diseño de políticas públicas innovadoras que expandieron la ciudadanía social. el peronismo es una clara expresión de una partido constituido en torno a un fuerte liderazgo carismático. . cuyo número se aumenta a tres 27 Se toma el concepto ideología en referencia al conjunto de creencias y valores que defendía el partido al momento de su fundación (Ware. “La decisión política se privatiza cuando ella no es trasladada a la esfera pública y se sustrae del debate colectivo” (Quiroga. con posibilidad de reelección por un mandato consecutivo-. atenta al respeto de las reglas que enmarcan la contienda política. imbricado con el inicio mismo del sufragio universal en la Argentina. 2005). lo colocó simbólicamente como el portador de una potencialidad transformadora en beneficio de las mayorías populares. la reforma de la justicia. Los grandes temas de la reforma tocaban la estructura y funciones del estado: el equilibrio de poderes. Por otra parte. 28 La disminución del mandato presidencial a cuatro años. las transformaciones sociales producidas en el país a mediados del siglo XX. en principio. Las principales renovaciones en materia electoral se relacionaron con la duración del mandato presidencial -que disminuye a 4 años. y que las diferencias entre ellos se asentaron más en términos culturales en alusión a sus contextos de formación y a los estilos organizativos que implementaron en sus orígenes27. del régimen electoral y de las relaciones entre la Nación y las provincias. se apropió de la imagen simbólica de ser una fuerza republicana y democrática. la atemperación del presidencialismo.

en este caso el efecto se obscureció.J. liderada por el entonces diputado Carlos Chacho Álvarez. al indulto dado por Menem a los responsables del genocidio y al acercamiento de éste con personajes históricamente antiperonistas. La misma intentaba aglutinar a sectores disidentes del peronismo32 con otros provenientes de la Democracia Cristiana. siempre que se enfrente a una oposición fragmentada.formato que respondía a la idea de consolidar una arena bipartidista en el Parlamento Nacional-. Por lo tanto. La Asamblea Constituyente fue el gran escenario donde la figura de Álvarez logra hacerse conocida en todo el territorio nacional. En este último caso se reemplaza el colegio electoral por la elección directa a través de un sistema de ballotage impuro31. 95). .. 31 En este sentido el artículo 97 de la Constitución establece que será proclamado presidente el candidato que en primera vuelta obtenga más del 45% de los votos afirmativos válidamente emitidos o cuando la fórmula que resultara más votada en la primera vuelta hubiera obtenido por lo meno el 40% de los votos afirmativos válidamente emitidos y además existiere una diferencia del 10% respecto al total de votos sobre la fórmula que le sigue. El acuerdo entre los dos partidos mayoritarios para la reforma tuvo consecuencias no previstas: el surgimiento de una nueva corriente política que encauzó la opinión de aquellos sectores disgustados con el arreglo bipartidista.21 por cada distrito para dar representación a las minorías 30 . legitimar el poder del presidente. la fórmula también operaba como un incentivo para la formación de coaliciones opositoras (De Riz. Sin estructura ni recursos tradicionales. el Partido Intransigente. como el almirante Rojas. Aún cuando los sistemas de elecciones directas con doble vuelta están pensados para crear mayorías absolutas y. pero al año siguiente consigue imponerse en la de convencionales constituyentes con el 37. y reclamaba la apertura del núcleo de coincidencias básicas para someterlo a debate. y la forma de elección presidencial. de esta forma.R. líderes de movimientos por los derechos humanos y algunas agrupaciones de izquierda. ya que un candidato puede llegar a la presidencia con un porcentaje muy por debajo del exigido en el ballotage clásico. ganando también en la provincia de Neuquén. una nueva fuerza con escasa estructura organizativa y con exiguo arraigo fuera de Capital Federal. sus principales referentes apelaban a la opinión pública a través de los medios de comunicación.7% de los votos. 32 La disidencia se fundaba en un rotundo rechazo a la política económica del gobierno. En las elecciones para diputados nacionales de la Capital obtuvo el 13. Su discurso rechazaba los acuerdos sellados por la U. De esta forma se originó el Frente Grande.C. y el P. en tanto en el total del país reunió un 12% de los sufragios. 30 A través de la forma de lista incompleta se asignan dos senadores a la lista partidaria que haya obtenido más sufragios y un tercero a aquélla que le siguiera.4% de los sufragios del distrito. Este partido se diferenciaba de las fuerzas mayoritarias por su formato.

como partido. que sus dirigentes consideraban una virtud más que un déficit. Por tercera vez desde la recuperación democrática los ciudadanos se expresaron en forma clara y sin ambigüedades. enfrentado a las viejas prácticas clientelares de radicales y peronistas. y al Partido Socialista Democrático. Las prácticas al interior de la fuerza se basaban en reglas informales que a veces llegaban a contradecir las pocas disposiciones estatutarias existentes (Abal Medina.9% . La autoridad máxima del partido era una Asamblea Nacional. La disputa entre los dos referentes fundamentales para encabezar la fórmula presidencial fue dirimida a través de una interna abierta en la cual triunfó el ex gobernador de Mendoza. 33 El FG se dirigía verticalmente desde núcleos de dirigentes a nivel nacional y de las provincias (mesas nacionales y provinciales). . Su ideología se basaba en un principio de diferenciación con las fuerzas tradicionales. El P. la U. 34 El porcentaje incluye los votos ganados por el candidato a consecuencia de su inclusión en listas de otros partidos. La ausencia de institucionalización 33 permitió a sus líderes.C.9 %-34. por lo tanto se estableció un vago concepto que aludía a una nueva forma de hacer política. de esta forma. El escenario electoral del 14 de mayo se presentó surcado por los efectos de un sorpresivo desequilibrio de las variables económicas derivadas de una crisis internacional. Los adherentes de base se nucleaban en torno a ¨ Casas del Frente¨ que se abocarían a problemas locales. Paradójicamente las elecciones presidenciales de 1995. la conducción ejecutiva se realizaba a través de una Mesa Nacional... A fines de 1994 el Frente Grande. una sensación de incertidumbre sobre la estabilidad futura permitió que la escisión discursiva fundamental volviera a asociar gobernabilidad y eficientismo técnico.CR. mostró por primera vez en cincuenta años un formato de tres partidos competitivos: el P. en esta instancia obtuvo el 44. y el FREPASO. conducido por el senador nacional José Octavio Bordón. ejercer una jefatura con un gran nivel de autonomía.J. Asimismo se llevaba a cabo una constante apelación a la ética pública.22 El Frente Grande siempre tuvo una organización endeble e incompleta. realizadas bajo las nuevas disposiciones constitucionales forjadas para permitir la reelección del entonces presidente y consolidar un sistema bipartidista. integró el FREPASO junto a un sector desprendido del peronismo. junto al Partido Socialista Popular –que gobernaba la ciudad de Rosario-. Sin embargo. 2006). la cual elegía a un Plenario Nacional como órgano de coordinación de acciones. haciendo eje en una fuerte impugnación a la corrupción y una irrestricta defensa de los derechos humanos. sino que logró la tan ansiada mayoría propia en el Congreso.J. estos elementos identitarios tuvieron que ser atemperados cuando formaron una coalición de gobierno con la U.R. especialmente a Álvarez. compuesta por un delegado de cada una de las regiones (eran seis y nucleaban a las provincias). Los resultados permiten inferir que la estrategia de poder desplegada por el presidente Menem desde el Pacto de Olivos obtuvo los resultados esperados: no sólo fue plebiscitado por la mitad de la población –49.

1%). la Alianza por el Trabajo. la Justicia y la Educación. además. seguido por el FREPASO con un 25. en tanto el FREPASO reunió casi la tercera parte del electorado.J. al mismo 35 Si bien el radicalismo tuvo un desempeño muy desfavorable en las presidenciales del ‘95.R.J. a las que. ya que logró conservar las provincias de Río Negro. U.7%. Catamarca y Chubut. La irrupción de esta fuerza política tuvo un marcado efecto despolarizador. experimentó simultáneamente una recuperación en los espacios provinciales. en junio de 1996.R. para las elecciones legislativas de 1997 los partidos de la oposición. era a través de una coalición opositora. Córdoba. 36 Para estas elecciones el candidato a presidente del FREPASO en 1995.C. Los resultados electorales de 1995 indicaron que la única posibilidad de derrotar a un partido con la fuerza electoral del P. ya que la suma de los sufragios para los partidos firmantes del “Pacto de Olivos” en la instancia presidencial refleja una mengua de 20 puntos desde 1989. Surge.23 Resultó sorpresiva la pérdida de votos del radicalismo.. decidieron concurrir juntos a los comicios de legisladores nacionales para enfrentar al oficialismo. aún cuando esta estuviera encarnada por quienes habían accedido a sus cargos acompañando a Menem. José Octavio Bordón. Es interesante subrayar que la base electoral del FREPASO no estuvo compuesta mayoritariamente por votos provenientes de un electorado peronista. a pesar de que ambos integrantes de la fórmula hasta no hacia mucho tiempo habían sido miembros del P. el formato de la constitución reformada en el ‘94 empujaba nuevamente hacia una necesaria bipolaridad. volviendo a reintegrarse al justicialismo poco tiempo después. y FREPASO36. Las elecciones de 1995 mostraron que los ciudadanos desconformes con el gobierno nacional manifestaron su disgusto avalando una nueva alternativa. Se trató del agotamiento de un ciclo: gran parte de la sociedad había comenzado a desencantarse de los rasgos predominantes de la cultura política inaugurada en 1989 y.C. Las causas de este triunfo pueden encontrarse más allá de las intenciones transformadoras expuestas por la coalición. que logrará derrotar al oficialismo después de ocho años de predominio justicialista. en las primeras elecciones para Jefe de Gobierno de la Capital Federal. En consecuencia. Sin embargo.8% de los votos. que quedó desplazado a un tercer puesto con sólo el 17% de los sufragios35. entonces.J. recuperó adhesiones en diputados y logró equiparar al FREPASO (21. el radicalismo ganó con el 38. . reclamada por el P. Estas elecciones marcaron un punto de ruptura en el sistema de partidos y el inicio de una elocuente autonomía ciudadana que se manifestó en un aumento de la fluctuación electoral. 2002). ya había abandonado la agrupación y su banca de senador.. la U. “El sistema pareció comportarse como un pluralismo predominante en el juego de suma cero por los votos opositores del que participan radicales y frepasistas” ( Abal Medina. sumó el Chaco. Asimismo.7% y 21.

En este sentido.C. Por otra parte. la presencia de un tercer candidato. quien amenazaba con hacer una reinterpretación forzada de la Constitución para habilitar una nueva reelección presidencial e impedir la postulación del Gobernador de la provincia de Buenos Aires. quien finalmente integrará la fórmula como candidato a vicepresidente será Chacho Álvarez. 2005). junto a otras que se habían acercado para sumarse a la coalición. no dieron los resultados esperados. mientras la U. Finalmente ambas fuerzas. postulaba a Fernando de la Rua. En la práctica. la adecuación de un discurso compartido entre quienes parecían tener formas antitéticas de enfrentar los problemas y concebir la política. flamante diputada por la Provincia de Buenos Aires. ex ministro del interior de Menem. la que tuvo un respetable desempeño electoral en Capital Federal37 y en la provincia de Córdoba. –estos últimos representantes de diferentes corrientes internas del partido-. El justicialismo. en tanto Fernández Meijide pasó a disputar la gobernación bonaerense.R. cada vez se hacían más visibles las consecuencias negativas del plan de estabilización a través del aumento de los índices de desempleo y pobreza. los esfuerzos hechos por Duhalde para distinguirse de Menem en el terreno social y por hacer creíble un “cambio de modelo económico”.38. también.24 tiempo. distribuir candidaturas y lograr.D.C. formada por Gustavo Beliz. En las elecciones para Diputados Nacionales de 1997 surgió. La existencia formal de la coalición se reducía a una mesa de conducción nacional integrada por Álvarez y Fernández Meijide por el FREPASO y Alfonsín. por su parte.. . el reciente Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. decidieron someter el primer lugar de la fórmula presidencial a una elección interna. El 17% de sufragios que obtuvieron permitió el ingreso de Cavallo a la Cámara de Diputados. El objetivo de la Alianza consistió en impulsar un voto reactivo a la continuidad del justicialismo.R. determinadas por las segmentaciones que atravesaban a cada uno de los dos conjuntos y por las divergencias y antagonismos existentes entre los líderes (Novaro 2001). La coalición debía enfrentar varios obstáculos: solucionar las diferencias estructurales entre ambas fuerzas. Sin embargo. había tenido que procesar una serie vicisitudes provocadas por la sorda pero intensa disputa entre Duhalde y Menem.C. 38 El FREPASO proponía a Graciela Fernández Meijide. la relación entre los socios seguía dinámicas de acuerdo y enfrentamiento bastante informales y complejas. De la Rúa y Terragno por la U. Cavallo. “La estabilidad de la moneda se había convertido en un valor fundamental que los argentinos no querían arriesgar con propuestas o soluciones que evocaran incertidumbre” (Quiroga. en poco tiempo. una nueva agrupación formada por el ex ministro de economía Domingo Cavallo. compatibilizar los liderazgos. en la cual resultó proclamado Fernando de la Rua. que trataba de colocarse como una opción al espacio ideológico anteriormente capitalizado por la U. que le disputaba a la 37 En el distrito de la Capital irá en alianza con una corriente política denominada Nueva Dirigencia.

originada en sospechas sobre un pago de sobornos en el Senado. quien finalmente renunció. De los diecisiete distritos donde aquéllas se adelantaron. El optimismo e ilusión que provocó en la ciudadanía el triunfo del nuevo gobierno se desvanecería casi de inmediato al conocerse las primeras decisiones adoptadas41. El partido de gobierno estaba obligado a “cohabitar” y a fortalecer los ámbitos deliberativos y de negociación. A su vez. enfrenta al presidente con su compañero de fórmula. el ingreso al gobierno del ex ministro Cavallo producirá el alejamiento de un grupo de diputados frepasistas. El candidato de la Alianza. El desencanto con la nueva administración se agudizó al frustrarse la expectativa de moralizar la vida pública: al cumplirse el primer aniversario del triunfo una grave crisis institucional. en este caso parece haber estado más asociado al desbalance organizacional de sus integrantes y a la falta de homogeneidad con respecto a las orientaciones de las políticas públicas. 41 Una serie de medidas económicas destinadas a contener el déficit fiscal auguraba una época de restricciones y sacrificios que poco tenía que ver con la euforia que había despertado el nuevo gobierno. en tres la Alianza. 40 El ‘99 había sido un año plagado de comicios. Fernando de la Rúa. con una fuerza de oposición que seguía siendo potente a pesar de la derrota y capaz de condicionar fuertemente las políticas de reforma que requerían aprobación parlamentaria y el consenso de las provincias. estimularon un muy difuso y genérico “centrismo” (Novaro. Santa Fe y Córdoba. Si bien el fracaso de su experiencia podría ser atribuido a las dificultades que ofrece el sistema presidencialista para albergar este tipo de fórmulas consociativas. 2001). ya que ésta no pudo convertirse en una coalición de gobierno estable y competente. las propias debilidades de la Alianza conspiraron en contra de ello. El Senado no cambió su composición y el peronismo controlaba catorce provincias. aumentando la inquietud y el malhumor de la ciudadanía. Este hecho provocó una profunda grieta en el gobierno de la Alianza y marcó el comienzo de su desintegración final. triunfaba con el 48. en suma.4% de los votos.25 Alianza las consignas del “buen gobierno” y el “mercado sin corrupción”. .R. eterno bastión radical que había sido conquistado por primera vez desde 1983. Nuevamente no fue necesario el ballotage. Sin embargo.40. y en los dos restantes triunfaron sendos partidos provinciales. en la carrera presidencial 39y le arrebató la mayoría que tenía en la Cámara de Diputados.C. La Alianza tendría que lidiar. mientras que el posterior reclamo presidencial para gobernar con “capacidades extraordinarias” sumará al cisma a algunos justicialistas y 39 Las elecciones de 1999 consagran una nueva alternancia en el gobierno Nacional. la Alianza superó holgadamente al P. en once había ganado el justicialismo. con un 10% del electorado. en uno la U. en tanto Eduardo Duhalde obtuvo diez puntos menos y Acción por la República consolidó su lugar de tercera fuerza. El proceso de deterioro económico y social se aceleraba. en el cual sucesivas elecciones provinciales precedieron a las nacionales.J. incluyendo las tres de mayor peso: Buenos Aires.

Un jefe de Estado sin una fuerza oficialista que reivindique su figura constituye una situación inédita y. obviamente. La combinación de cuatro distritos grandes –Provincia de Buenos Aires. Las mismas se produjeron en un clima de impaciencia y escepticismo. Un dato significativo de las elecciones de octubre del 2001 –que fueron simultáneas en todo el territorio nacional.y veinte de magnitudes medianas o pequeñas. con el consecuente surgimiento de nuevos agrupamientos y se acentúa la fluctuación y volatilidad electoral. 42 Cabe señalar que la disminución del voto positivo en 2001 potenció el sesgo mayoritario. 43 El jefe del radicalismo. desestabilizadora para un sistema presidencialista43. La Rioja y San Luis (Torres. Aún cuando el peronismo perdió una porción importante del caudal electoral de 1999. fortaleciendo la representación parlamentaria de los partidos tradicionales. como el ARI y el Polo Social.es que ninguna de las fuerzas que competían brindaba apoyo explícito a la política oficial. ya que a partir de este momento se advierte un notable aumento de la fragmentación partidaria. engordaron la franja de los desencantados. los tres candidatos presidenciables de esta fuerza en el 2003 son los líderes de tres de las provincias más favorecidas por la sobrerrepresentación territorial: Santa Cruz. Capital Federal. logró una primera minoría holgada en Diputados y controlaba gran parte de las provincias42. mantenía explícitas disidencias y oscilaba entre el suave respaldo en los momentos más duros y la crítica abierta en tiempos de menor turbulencia. en especial del justicialismo. El gobierno se encontraba totalmente huérfano. perfilándose en la cámara baja un nuevo bloque con miras a las elecciones legislativas de octubre del 2001. fueron las simpatías aliancistas cosechadas en 1999 las que se esparcieron en otros partidos pero. 2003). Elisa Carrió. Abal Medina. Raúl Alfonsín. obtuvo la cantidad de votos suficientes para aumentar su poder y alcanzar una posición de hegemonía institucional: conservaba la mayoría en el Senado. Santa Fe y Córdoba.lo cual les permitió colocar varios representantes en el Parlamento Nacional. y de resultados mayoritarios en los medianos y pequeños. 2003). En cambio. quienes cosecharon una buena cantidad de adhesiones -fundamentalmente en la ciudad de Buenos Aires y en algunos distritos populosos del conurbano. sobre todo. Asimismo el peso de estos distritos medianos y pequeños han comenzado a tener una influencia directa al interior mismo de los partidos. lo cual corrobora una progresiva autonomía de los ciudadanos frente a las identidades históricas y una creciente desafección hacia le representación política (Cheresky. con la posibilidad de terceras o cuartas fuerzas de lograr una banca en la cámara de Diputados. 2002. Esas elecciones representan un punto de quiebre en el sistema de partidos.C.26 radicales liderados por la diputada de la U. y a una variedad de partidos de izquierda. genera como consecuencia un doble efecto: de competencia fragmentada en los distritos grandes. . La diáspora aliancista favoreció a las nuevas agrupaciones.R.para demostrar su decepción. estos últimos sobrerrepresentados en la relación población/bancas por el piso de 5 legisladores por distrito-. y casi una cuarta parte del electorado nacional se expresó a través de la abstención y del “voto bronca” -en blanco y anulado.

la gobernabilidad depende demasiado de la calidad del liderazgo y de los rasgos personales de quien detenta la primera magistratura. otorgó mayor autonomía y visibilidad a los gobernadores. La situación económica se agravaba y. finalmente. que se sustentó en una amplia coalición parlamentaria. Este nuevo gobierno. Una nueva Asamblea Legislativa -de precaria constitucionalidad-. con resultados imprevisibles para la perdurabilidad del sistema institucional” (Nino 1988). el presidente se encontraba políticamente encapsulado. el deslizamiento electoral de la ciudadanía hacia nuevas expresiones. no obstante. y la caída del gobierno. -en un presidencialismo. “En momentos de graves y profundas transformaciones en el comportamiento colectivo de una sociedad. Sin mecanismos institucionales previstos que puedan actuar con rapidez y eficacia cuando el pronunciado deterioro del prestigio y la autoridad presidencial hacen insostenible la permanencia del mismo en el cargo. se produjeron el estallido del 20 de diciembre. nombró finalmente presidente al senador Eduardo Duhalde. la crisis logró encausarse institucionalmente. Calvo y Escolar. podría ser interpretado como una 44 Lapso durante el cual Argentina declaró el default. Sin embargo. Se llamó a una Asamblea Legislativa que nombró presidente al gobernador de San Luis. 1992. sus virtudes republicanas o sus vicios e ineptitudes pasan a ser los factores esenciales que condicionan el proceso. Asimismo los comicios dejaron de ser coincidentes. cuyo rasgo sobresaliente será la mayor fragmentación y la aparición de nuevos actores. su cruenta represión. de una profunda debilidad por su escaso reconocimiento social.27 Después de las elecciones de octubre aumentó la incertidumbre ciudadana frente a un gobierno que parecía “autista”. en la que se mezclaban peronistas. para dar mayor autonomía a los electorados de acuerdo a los intereses y necesidades de las fuerzas predominantes en cada espacio territorial (De Ritz. . al transferir a los ámbitos subnacionales competencias que antes pertenecían a la esfera del estado nacional. radicales y frepasistas padecía. 2005). con el consecuente abandono de las identidades partidarias clásicas. La consigna “Que se vayan todos” sacude e impugna los mecanismos de representación política. Durante este período se produjo una acelerada transformación en el sistema de partidos. sin el respaldo de su partido y sólo atinaba a trasladar la responsabilidad de su parálisis a la oposición. A su vez. quien sólo estuvo en el cargo una semana44 a causa del escaso sostén que le prestó el resto de los gobernadores justicialistas. Paralelamente se observó un creciente desajuste de la organización nacional de las estructura partidarias. como consecuencia directa de la política de descentralización de los noventa que.

vice y legisladores nacionales.397/2002.298 (“Ley orgánica de los partidos políticos”). nuevamente.28 consecuencia de la aparición de nuevos clivajes sociales y de opinión que el sistema de partidos tradicionales no lograba reflejar. cuando arreciaban sus protestas y se generalizaba el descontento ciudadano. Un mes después. IV.611. modificatoria de la Ley N° 23. el poder ejecutivo se vio en la necesidad de adelantar las elecciones. las que luego fueron suspendidas para permitir que los partidos las organizaran en forma cerrada por única vez. la casi extinción del FREPASO. Las extremas condiciones sociales y económicas que atravesó el país fueron el escenario para el surgimiento de nuevos actores que impugnaban los canales clásicos de mediación política. En julio de 2002 se promulgó la ley 25. que lo asimilaban cada vez más a una liga de gobernadores que a un partido nacional. por medio de la cual se establece la obligatoriedad de que los partidos políticos hagan internas abiertas para la selección de candidatos a presidente. Hacia mediados de 2002. Es importante remarcar que. se ajustan las pautas que han de regir para las elecciones internas abiertas y simultáneas. Después del derrumbe. la atomización del radicalismo y los duros enfrentamientos internos del justicialismo. legitimidad sobre las instituciones . quien pretendía. A su vez. se puede afirmar que es razonable que exista una tensión constante entre representación e institucionalización partidaria en sociedades que. como la Argentina. Estos vaivenes institucionales se vinculaban directamente con las disputas al interior del partido de gobierno entre Duhalde y Menem. reconstituyendo el consenso de democráticas. En este sentido. las marchas y los cortes de ruta le otorgaban visibilidad a sus reclamos. ser candidato. en este caso. Los movimientos piqueteros fueron la expresión más cabal de la protesta durante esta etapa. el adelantamiento al mes de abril del 2003 de los comicios para elegir únicamente presidente y vice. las elecciones fueron el recurso que permitió reencauzar el mal humor y la impaciencia social y recomponer el escenario de crisis agónica. El sistema partidario había colapsado ante la pulverización de la Alianza. han sufrido agudos procesos de transformación y desarticulación. utilizando procedimientos de acción directa. A consecuencia de ello se elaboraron una legislación electoral y un cronograma que fueron sufriendo modificaciones al compás de la disputa abierta entre el presidente Duhalde y el ex presidente Carlos Menem. por medio del decreto 1.

pero el elemento mas sobresaliente fue la personalización de la campaña. tanto al interior de su partido como en algunos sectores con fuerte poder de presión corporativa de la Argentina. suspendió las elecciones internas y aprobó un sistema de neolemas que permitió al justicialismo estar representado por tres candidatos a presidente: Kirchner. Aún cuando la campaña electoral fue bastante apagada. 2002). por su parte. el peronismo logró transferir a la arena electoral interpartidaria la competencia por la nominación. no pudo conseguir que alguno de sus ex miembros más reconocidos por la opinión pública. sea a partir de su actividad parlamentaria –Carrió. se extendió durante todo el año siguiente. El panorama partidario profundizó la fragmentación anunciada en las legislativas del 2001. que no se encontraba en condiciones de resolver en la arena intrapartidaria (Mustapic. desde fines de los ’90. las elecciones de 2003 muestran la reconciliación de la ciudadanía con los mecanismos de representación. Tanto la desintegración de los partidos tradicionales como la aparición de nuevas agrupaciones. los nombres de las . ya que. volviera a integrar las filas del partido.o de su perfil técnico -Lopez Murphy-. Finalmente. Desde el momento de la convocatoria a las elecciones adelantadas. Cada uno eligió una línea de quiebre para distinguirse del resto. armadas en torno a las personalidades de sus candidatos.29 se insertó en un interminable calendario electoral que. el ARI de Elisa Carrió y RECREAR de Lopez Murphy. El presumible escenario de ballotage delineaba una competencia intensa entre cinco de los diecinueve fórmulas que se postulaban: los tres neolemas justicialistas. hizo recrudecer el duro enfrentamiento que. la reaparición del ex presidente Menem y la atracción que su figura aún concitaba. aumentó considerablemente la concurrencia a los comicios. El radicalismo. un congreso partidario realizado a principios de 2003 y controlado por el duhaldismo. el escenario fue sumamente dinámico. En el justicialismo. situación colocó a esta fuerza al borde de la fractura. Menem y Rodríguez Saá. de acuerdo a las resultados de los sondeos de opinión. De esta forma. no existió debate entre los candidatos y las propuestas sobre los posibles programas de gobierno fueron casi inexistentes. habiendo comenzando a fines del 2002. mantenía con Duhalde por la conducción del peronismo. ofrecieron un paisaje de aguda fragmentación que hacía prever un horizonte de doble vuelta. si bien realizó elecciones internas -en el transcurso de las cuales hubo impugnaciones cruzadas por acusaciones de fraude entre diferentes candidatos-. paralelamente a la casi desaparición del “voto bronca”.

Carrió-Gutierrez.75%. 24. manifestada en un retorno del voto en blanco y de la abstención electoral. En este ciclo electoral se percibió nuevamente una retracción de la ciudadanía. La renovación de la Corte Suprema de Justicia. 16. al mismo tiempo que comenzaba a desplegar una nueva arquitectura de poder sustentada en la opinión pública.13%. Rodríguez Sáa-Posse. Por primera vez desde la reforma constitucional los sondeos preveían un escenario donde. que arrastraba una legitimidad de origen sumamente acotada. en apariencia. sin embargo. Kirchner-Scioli.45%. López Murphy-Gómez Diez. resultaba más “tradicional” que el reflejado en las presidenciales. Las dos fórmulas más votadas debían afrontar la segunda vuelta. 22. . quedó como electa la fórmula Kirchner-Scioli. a pesar de su pésimo desempeño en las presidenciales. El extenso calendario electoral del 2003 para la renovación del parlamento nacional y de los ejecutivos provinciales fue dibujando un panorama que. Frente a esta deserción se aplicó la legislación electoral.34%. Moreau-Losada. que le permitió construir un liderazgo decisionista independiente de la estructura partidaria (Quiroga. El dato más elocuente es la relativa fortaleza de las estructuras partidarias consolidadas y la pérdida de posiciones de las fuerzas emergentes.37%. 14. la renegociación de la deuda pública. el ciudadano votaría por su preferencia sincera descartando el voto útil. Los resultados electorales dieron cuenta de un pluralismo no observado en presidenciales anteriores: Menem-Romero. automáticamente. 2006). en la primera compulsa.11%. Kirchner logró revertir aquella sensación y restablecer una imagen de autoridad presidencial. 2003). El justicialismo ganó 16 de las 24 provincias y pasó de 116 a 133 diputados mientras el radicalismo como partido.05%.24%. la cancelación de la deuda con el FMI. 1. por lo cual se pronosticaba que su gobierno tendría una fuerte dependencia de la estructura del peronismo bonaerense. pero la misma no se llevó a cabo pues el ex presidente Carlos Menem decidió “bajar” su candidatura45. Rápidamente. 14. se mantuvo como la segunda fuerza a nivel nacional ya que retuvo 4 gobernaciones y ganó en Tierra del Fuego. 2. en tanto el número de bancas obtenidas en Diputados y Senadores lo colocaba como la primera minoría.30 agrupaciones pasaron a un segundo plano ya que no apelaban a ninguna identidad preconstituida. en tanto el resto de los candidatos obtuvo menos del 1%. Bravo. que preveía tal situación y. a través de un conjunto de iniciativas46 que no habían sido siquiera mencionadas en la campaña. El nuevo mandatario resultó ser un presidente accidental (Cheresky. una activa política contra la impunidad de los crímenes cometidos por la dictadura militar. Walsh 1. El ARI vio disminuida su fuerza 45 46 Las encuestas reflejaban una activación del electorado en torno a su figura y un contundente rechazo a la misma.

que si bien triunfó en la primera vuelta. resultó el ganador de los comicios. contando con el apoyo explícito del presidente. para enfrentar a una alianza de centro derecha liderada por Mauricio Macri. donde fue derrotado. la coalición que sostenía la reelección de Ibarra estaba formada por el Frente Grande. donde la fórmula oficial del justicialismo. que llevaba la candidatura del ex senador Ramón Puerta fue enfrentada por otro miembro de su partido –Rovira-.31 parlamentaria. no consiguió imponerse en el ballotage. La escueta síntesis anterior no da cuenta. entrecruzamientos y alianzas que se fueron tejiendo en algunos distritos. por lo que su bloque quedó compuesto por 13 diputados. ya que perdió tres de las diez bancas que debía retener. sin embargo. En la ciudad de Buenos Aires. quien. También es interesante mencionar el caso de Misiones. . el socialismo. el ARI y sectores del justicialismo -que respondían directamente a Kirchner-. por ejemplo. de las complejidades.

elegido por mayoría simple. una Cámara de Diputados: .provincial y municipal.un Senador por cada departamento-. Por este sistema se le otorga representación al primer y segundo partido más votado. En este sentido en la provincia de Santa Fe se articulan cuatro sistemas electorales: -mayoritario por circunscripciones uninominales: para el Senado -de mayoría y minoría para la integración de las Comisiones Comunales. Estas modificaciones.32 SEGUNDA PARTE Características y efectos de la ley de doble voto simultáneo I. Este esquema conforma de por sí un sistema de gobierno provincial con un fuerte sesgo mayoritario. 47 La Constitución de la provincia data de 1962 y. 28 bancas se asignan a la mayoría y 22 para el resto de las fuerzas aplicando reparto proporcional a través del sistema D’Hont. . A su vez. con 4 años de duración en el cargo sin reelección habilitada para el período inmediato.la provincia distrito único. Una vez en funciones cada Comisión Comunal elige su Presidente entre sus miembros. (Escolar Calcagno 2004). son las únicas que no se ha sumado al aluvión reformista de los últimos15 años. dos de ellas en lo referente a la forma de selección de los candidatos y una respecto a la reducción del número de miembros de los Concejos Municipales de las ciudades de más de 200. Sólo los Concejos municipales -por mitades. no han alterado la estructura del sistema político provincial que tiene casi medio siglo de existencia..000 habitantes. Por lo tanto la articulación de ambos regímenes.y las juntas comunales en su totalidad se renuevan cada 2 años. junto a la de Entre Ríos. Ambas cámaras con renovación total cada 4 años.47 La Constitución estableció la conformación de un sistema político centrado en el papel predominante del ejecutivo. sin embargo.compuesta por 50 miembros por lista incompleta. A la minoría se le otorga el último miembro titular y el último suplente. La representación legislativa esta organizada de forma bicameral: un Senado con 19 miembros.en comparación con los existentes en otras provincias se manifiesta como un conjunto parcialmente desequilibrado y semiproporcional. la ley orgánica de municipalidades de 1939 dispone un régimen municipal–comunal con elección por simple mayoría de intendentes y presidentes comunales y cuyos órganos colegiados se cubrirá a partir de la regla de la proporcionalidad. El sistema político santafesino Desde 1983 la legislación electoral de Santa Fe ha sido objeto de cambio en tres oportunidades. .

En todos los distritos. En los departamentos de escasa población su influencia se encuentra favorecida por otra característica del sistema de representación provincial: la elección de diputados por distrito único con lista bloqueada y cerrada. donde la ciudadanía manifiesta sus preferencias respondiendo a los diferentes incentivos materiales y simbólicos que ofrecen las fuerzas y los candidatos. otorgándole representación a cada partido político de acuerdo a los votos obtenidos mediante la aplicación de la fórmula D'Hont. donde las circunscripciones coinciden con los departamentos. eligiéndose un representante por cada uno de ellos. Las 22 bancas restantes se reparten entre los demás partidos políticos en proporción a los sufragios obtenidos de acuerdo a la fórmula d'Hont con un piso del 3%. A nivel provincial la disputa por el cargo de senador resulta una pieza clave en el diseño institucional.49 48 En el departamento Garay el senador representa a algo más de 13. la figura del senador adquiere una entidad política relevante al convertirse en un nexo directo entre las comunas. Para la organización territorial del electorado la Provincia aplica dos criterios: de distrito único y de circunscripción uninominal. en un territorio con una distribución poblacional sumamente dispar. Su figura compite con la de los intendentes de las ciudades más importantes de la región. este último únicamente para la elección de senadores provinciales.33 -proporcional para la integración de los Concejos Municipales. La elección uninominal por circunscripción (departamentos). con una barrera del 3%. . -mixto: para la integración de la Cámara de Diputados según el cual se le otorga una holgada mayoría absoluta -28 bancas sobre 50-al partido que obtuviera el mayor número de votos. municipios y comunas) plantea cada 4 años una simultaneidad de escenarios electorales. Esta agregación de regímenes electorales. combinada con la heterogeneidad de los distritos a nivel territorial (departamentos. los recursos que atesora le permite disponer de una serie de incentivos electorales para sostener su influencia zonal y mantenerla indefinidamente mientras perdure en el cargo.000. excepto el de Rosario y La Capital.000 electores mientras en Rosario supera los 850. Los ejecutivos de la provincia y municipios así como los miembros del Senado son elegidos por simple pluralidad de sufragios. da como resultado una sobre-representación48 para los departamentos ubicados al norte de la provincia –hegemonizados por el justicialismo-. los municipios e incluso los ciudadanos con el gobierno provincial.

34 II. La introducción de la ley de lemas50 resultó un momento singular para el desarrollo del sistema político santafesino ya que este nuevo dispositivo modificaría la dinámica de los partidos en la provincia e impactaría en la estructura interna de los mismos. Misiones y Salta. 50 Ley 10. la mayoría de los legisladores justicialistas y radicales estuvieron de acuerdo en la adopción del doble voto simultáneo. En consecuencia. los diferentes grupos mantenían sus propias redes de lealtades que competían por el manejo de los recursos y la inserción en el territorio. La Rioja. sin embargo el sistema proporcional de distribución de bancas para la minoría permitió el acceso de otras fuerzas. En este sentido los promotores del nuevo sistema –el justicialismo santafesino. si bien tienen en cuenta el reparto norte-sur. tienden a colocar en ellas referentes de las grandes ciudades. En las elecciones de 1983 el PJ. A comienzos de los 90 tanto el justicialismo como el radicalismo mostraban signos de una creciente descomposición.524 promulgada el 12 de noviembre de 1990. Los partidos nominaban sus candidatos de acuerdo a sus propias regulaciones internas y proponían al electorado una lista cerrada y bloqueada. como la tradicional Democracia Progresista y el Partido Socialista Popular. El sistema de partidos que presenta Santa Fe al momento de la recuperación democrática es claramente bipolar. . El marco legal que regula la actividad de los partidos políticos en la provincia es de 1972. el control de la organización se constituía en una fuente inagotable de conflictos y en una vertiginosa disputa entre elites. Ambas fuerzas fuertemente faccionalizadas. en alianza con otros partidos menores. con una modificación realizada por decreto en 1982 para adaptarla a la legislación nacional. escasamente conocidos en las comunidades pequeñas. obtiene un ajustado triunfo sobre la UCR y gobernará la provincia durante 24 años consecutivos. Los cambios en la legislación electoral.basaban su argumentación a favor del mismo en que la concurrencia a la elección general con varias listas 49 Los partidos al conformar las listas para los cargos de diputados provinciales. Estas provincias la habían adoptado en 1987 y de esa forma habían logrado evitar derrotas electorales. Esta forma de solucionar las desavenencias internas ya había sido probado por el oficialismo justicialista de Formosa. (Sartori 2000) se revelaban incapaces de construir proyectos unificadores que las proveyeran de coherencia ideológica y programática. dado que desobliga a las organizaciones de procesar en su interior a través de mecanismos propios las divergencias entre los diferentes grupos para seleccionar los candidatos.

Sin embargo las consecuencias negativas de la ley a la hora de la programación y ejecución de políticas públicas se produjeron a consecuencia de otro aspecto de la norma. por las diferentes candidaturas ofrecidas por cada fuerza y por el partido más votado. la mayoría parlamentaria de los 28 diputados del oficialismo se distribuían proporcionalmente de acuerdo a la fórmula D’Hont entre los sublemas de dicha fuerza. cuando la misma estaba constituida por una cantidad similar de representantes de sublemas rivales dentro de la misma fuerza. en un sistema político regional pasible de ser asimilado en sus rasgos a un presidencialismo en el orden general. En tres oportunidades51. cuando el gobernador Carlos Reutemann logró ser el candidato mas votado de todos los partidos.los resultados de los comicios para Gobernador en la provincia de Santa Fe establecieron que no fuera la figura más votada quien estuviera al frente del ejecutivo provincial sin que se corroborara dicho supuesto. donde el gobernante basa su legitimidad de origen en la cantidad de votos obtenidos a su figura. que daban cuenta de una exagerada laxitud con respecto la posibilidad de multiplicar sublemas y de inscribir nuevos lemas. En este sentido. De esta forma se democratizaría la vida interna de las organizaciones y se terminaría con las “oligarquías” partidarias. por la aplicación de dicha ley. 52 Algunas particularidades de la reglamentación. –1991. Si este último es bipolar y uno de los contrincantes presenta una competencia interna restringida por la preponderancia de algún liderazgo dentro de la organización. cabría pensar que ese tipo de resultados podría jugar como un condicionante negativo del futuro desempeño de su gobierno. las derivaciones del juego pueden ser diversas de acuerdo al nivel de faccionalización de los participantes y al grado de fragmentación del sistema partidario. lo cual hacía que el acto comicial fuera sumamente engorroso por la cantidad de boletas con las que se encontraba el ciudadano. hicieron que este 51 La excepción se registra en las elecciones de 1999. más algunas otras situaciones vividas durante los escrutinios. ya que el sistema mayoritario de la cámara de diputados resguardaba los posibles resquebrajamientos de su autoridad. Al realizarse en forma simultánea dos tipos de selección. derivado de la falta de disciplinamiento de la bancada oficialista. mientras la otra fuerza tiene un nivel de disputa parejo entre varias corrientes.35 maximiza la capacidad de los partidos de poner en juego los incentivos colectivos que promueven la identidad con el lema por sobre las diferencias en la distribución de los incentivos selectivos al interior de la propia organización. 1995 y 2003. ya que le quita esa imagen de líder plebiscitario necesaria para este tipo de régimen. es posible que el candidato que obtenga mayores adhesiones a su figura no pertenezca al partido que finalmente gane los comicios. . 52 En este sentido cabe resaltar que.

el finalmente electo Gobernador Jorge Obeid envío a la legislatura su iniciativa para producir la derogación de la ley de lemas y reemplazarla por un nuevo sistema de elecciones primarias. en consonancia con los debates realizados a nivel nacional. si la fuerza oficialista fue constituida por la sumatoria de varios sublemas de similar influencia en el electorado. La nueva regla de juego guarda afinidad con las modificaciones de la legislación nacional. abiertas. Por otra parte legisladores opositores. y la competencia entre las diferentes facciones ha sido pareja. abiertas. El tema más discutido fue el de la doble obligatoriedad. el 24 de noviembre de 2004 será promulgada la ley 12. el ejecutivo no contaría en las cámaras con una mayoría propia automática que acompañe sus proyectos. sino que estaría obligado a negociar tanto con los legisladores que llegaron a las bancas por su propio lema como con los integrantes de la oposición. la mayoría dirigidas a la no aceptación de la obligatoriedad para los ciudadanos. El cambio no se aparta demasiado de la lógica de funcionamiento del doble voto simultáneo. Dentro del partido gobernante el debate dividió las aguas entre los que acompañaban la iniciativa de la derogación y los que se oponían a ella. En consecuencia. manifestaban diferentes posturas con respecto al nuevo sistema propuesto: desde una negativa cerrada al mismo y la necesidad de volver al sistema tradicional de internas propias por partido a una aceptación parcial del mismo con algunas propuestas de reformas. En este caso sólo 13 de los 28 Diputados Provinciales del oficialismo y 7 de los 15 senadores justicialistas respondían directamente al Gobernador. simultáneas y obligatorias y de un solo voto por ciudadano. Finalmente. fundamentalmente del oficialismo. En la argumentación de los propios legisladores. El análisis del proceso de discusión dado en las dos cámara (Lodi 2005) con el objetivo de modificar la ley electoral pone en evidencia una de las consecuencias no deseadas del doble voto simultáneo: la amortiguación del efecto mayoritario establecido por el diseño constitucional. si bien coincidían todos con la necesidad de derogar el doble voto simultáneo. tanto para las fuerzas políticas que presentaran una sola lista como para los ciudadanos.36 sistema fuera acumulando descrédito en la ciudadanía hasta perder totalmente su legitimidad social.327 que establece el reemplazo del doble voto simultáneo por el nuevo sistema de elecciones primarias. a partir de un compromiso previo a los comicios del 2003. los partidos aparecen como organizaciones burocráticas anquilosadas y pasibles de ser dominadas . Por lo tanto. simultáneas y obligatorias para los partidos y los ciudadanos.

756.06553 en noviembre de 2002 modificatoria de los artículos 2. Con anterioridad a este proceso de reforma y como una consecuencia directa de las protestas generalizadas de la ciudadanía en 2001. . para contrarrestar el descrédito de los órganos legislativos frente a la opinión pública y con la intención de dar una respuesta vinculada con la demanda de recortar el gasto dedicado a la actividad política. El resultado de las primarias se refleja en la constitución de las listas cerradas y bloqueadas que se someterán nuevamente al escrutinio público. 28. Nº 2. a los que se agregará uno por cada sesenta mil habitantes o fracción no inferior a treinta mil-. 2004). 54 El Concejo Deliberante de Rosario pasó de tener 41 a 22 miembros.37 por una dirigencia resultante de acuerdos espurios. el autor del proyecto. Por medio de la misma se reduce el número de Concejales en los Municipios de Primera Categoría -por los primeros doscientos mil habitantes elegirán diez concejales. a partir de lo cual se refuerza la idea que las organizaciones partidarias que pueden subsistir en la arena de competencia cada vez más tenderán a ser partidos de gobierno (Ware. lo que tendrá considerables efectos sobre el sistema de partidos a nivel del distrito. perteneciente a la bancada del PJ. 23. La ciudadanía reclama transparencia y por lo tanto la selección de los candidatos debe ser producto de un proceso de gran participación. En líneas gruesas el contraste con los lemas reside en que los electores no expresaran sus preferencias en un solo acto (doble voto simultáneo). 107 y 108 de la Ley Orgánica de Municipalidades. la Legislatura Provincial. es interesante considerar el costo de afrontar en un lapso de dos meses dos campañas intensas que requieren recursos de toda índole pero fundamentalmente monetarios . Asimismo a través de una disposición complementaria se limitaban los gastos de los Concejos Municipales al dos por ciento (2%) del presupuesto del gasto público consolidado de las respectivas Municipalidades. sobre todo. procedió a sancionar la ley 12. Sólo aquellas fuerzas que tengan acceso directo a los ingresos públicos: municipales o provinciales. 53 Esta reglamentación fue conocida como Ley Borgonovo por ser este legislador. Esta medida afectaba únicamente a la ciudad capital de la provincia y. . están en condiciones de hacerlo. al municipio de Rosario que sufrió una disminución considerable en la cantidad de ediles54. En las “primarias” se seleccionan los candidatos de listas presentadas por las diferentes “tendencias” del partido. sino que lo harán en dos momentos con 60 días de diferencia. frente o alianza previamente inscripta en la justicia electoral. Mas allá de los debates teóricos sobre el sistema de internas abiertas en general.

. que desprenda sublemas. No existe límite alguno para la presentación de sublemas. En noviembre de 2002. La ley originariamente también habilitaba la posibilidad de: constituir un lema que sea una alianza entre partidos. En este marco general se altera las posibilidades de realizar alianzas entre distintos partidos políticos para conformar un lema. la cual caduca luego de cada elección. entonces. sublemas y candidaturas a los diferentes cargos. Las listas resultantes y los votos que hayan obtenido se adjudicarán al Lema que tenga mayor cantidad de afiliados en el ámbito de actuación territorial. (art. El programa del partido se presentaba junto con los nombres de los candidatos. Los sublemas se conformaban por medio de una Junta Promotora que 55 Al lema lo constituyen partidos reconocidos en los distintos niveles territoriales o alianzas que ellos realicen e inscriban como tal. El reconocimiento de la personería jurídica de los sublemas. como consecuencia de las demandas ciudadanas. 2). Por su parte los sublemas sólo pueden concertar alianzas o frentes con otro sublema del mismo lema.38 III. A partir de ello los lemas podrán concertar alianzas cumpliendo los requisitos de la Ley Orgánica de los Partidos Políticos y al solo efecto de presentar una única lista común de candidatos. por otra parte.15). llamada SUBLEMA. nomine distintos candidatos y acumule igual dentro del lema y.079. también permitía constituir alianzas entre lemas y sublemas que requieren llevar la misma lista de candidatos. Principales rasgos de La ley de lemas y sus derivaciones generales sobre los partidos y el sistema de partidos a nivel provincial. se hacía a través de un apoderado que es el responsable ante el Estado. Una característica sugestiva de la ley es la referente a la posibilidad de alianzas y concertación de frentes de los sublemas con Lemas o con sublemas del mismo o distinto lema “a fin de concurrir a los comicios con una misma nómina de candidatos” (Art.524 de Doble Voto Simultáneo o Ley de Lemas. La característica fundamental de la ley 10. a partir de las múltiples combinaciones posibles entre lemas. se realizó una reforma -ley 12. a lo que hay que agregar que la legislación permitía el corte de boleta por parte del elector y daba validez como voto al lema a aquellos votos emitidos combinando varios sublemas de distintos candidatos de un mismo lema.por la cual se define como lema sólo a los partidos políticos y sublemas a las agrupaciones o corrientes internas del mismo lema. es que el elector vota al mismo tiempo por un LEMA55 y una línea interna de aquél. avalando a los distintos sublemas o alianzas del partido. La oferta electoral se constituía.

destacándose el aumento de los lemas distritales. Cabe destacar. el sistema de doble voto simultáneo ha empañado aún más la posibilidad de una expresión genuina de las orientaciones del electorado. Por último. es decir. La discusión sobre la calidad de los sistemas electorales generalmente se vincula con la capacidad de aquellos para producir un resultado que refleje adecuadamente el abanico de intereses y orientaciones del cuerpo electoral. ya que la misma tiene un impacto directo sobre la forma en que las elecciones y sus resultados son percibidos por la ciudadanía y construyen la legitimidad de las mismas. Es dable señalar que la legislación permitía a los afiliados ser avalistas de cuantos sublemas desearan. De acuerdo a los tres ingredientes anteriores la ley de lemas no parece haber colaborado en la realización efectiva de ninguno de ellos. Con respecto a la simplicidad. demás municipalidades: 6%. 1) ciudades de Santa Fe y Rosario: 3% de avales. ya que el ámbito respectivo de la justicia no estaba en condiciones de supervisar la cantidad de presentaciones que se hacían antes de los comicios y los escrutinios se convertían en procedimientos largos y demasiado engorrosos para las autoridades de mesa. ya que los electores no sabían de antemano a cual candidato o lista terminaba dando su sufragio. La cantidad de lemas y sublemas que han constituido la oferta electoral fue creciendo de una elección a la otra. un factor poco abordado es el referente a la calidad de la administración del proceso electoral. Finalmente. que rija el principio de representatividad (Nohlen 2003). Si bien el primero es competencia del régimen electoral en su conjunto dispuesto por la constitución provincial. para constituir los sublemas provinciales se requiere de un porcentaje mínimo de avales que debe incluir el 6% del padrón de afiliados de catorce departamentos. tampoco este parecía constituir una de sus características. Los avalistas eran miembros del partido político que a través de su firma e identificación reconocían su apoyo al sublema. para los sublemas departamentales se requiere un 10% de avalistas con domicilio en el departamento -Santa Fe y Rosario requieren un 3%. Otros de los elementos a tener en cuenta al momento de evaluar la calidad de los sistemas electorales es la simplicidad de las reglas para que el elector pueda sufragar con absoluta libertad y logre comprender de que forma su voto influye directamente sobre la conformación de un gobierno. .57 56 Según el artículo 14 de la ley. en este sentido. Comunas de cinco miembros: 8% y Comunas de 3 miembros: 10%. 57 Han sido innumerables los problemas técnicos que han tenido los comicios como resultado de la cantidad de boletas de las que se debió disponer en los cuartos oscuros y de las dificultades para realizar los cómputos de votos.56 Una vez constituidos los sublemas provinciales y departamentales se los habilita para postular candidatos en todas las categorías correspondientes a niveles territoriales inferiores. la calidad de la administración del acto electoral fue el aspecto de mayor vulnerabilidad.ubicados en al menos el cincuenta por ciento de los Distritos del Departamento y para los sublemas distritales. La ley exigía en cada distrito un porcentaje de avales sobre el número de afiliados al partido.39 presentaba a los avalistas ante la Justicia Electoral por medio de sus apoderados.

Esta disolución del perfil programático proviene. Disgregación del perfil ideológico y debilitamiento organizacional. es visible en algunos períodos. Los efectos sobre la organización partidaria.40 Los efectos más mensurables de la aplicación de la ley de lemas se observaron en torno a las consecuencias directas que tuvo la organización interna de los partidos y los patrones de competencia y cooperación entre las fuerzas políticas. ante la innecesariedad de preconstituir una oferta unificada frente al electorado.e. Tanto en el período 95/99. La elección fue el 3 de septiembre de 1995 y los resultados finales se conocieron recién a fines de octubre. en varias oportunidades algunos de estos grupos operó para bloquear las iniciativas del ejecutivo desplegando una alta “posibilidad de chantaje” (Sartori 2000) como si se tratara de una fuerza opositora 58. que afectaría. la sincronía entre el ejecutivo y la legislatura. que no hacen referencia a la identidad partidaria sino que utilizan denominaciones regionales o localistas en el caso de los sublemas distritales: “Todos por Santa Fe”. IV. en concordancia con los procesos partidarios a nivel nacional. lo cual se manifestaba claramente en la partición de bloques de la fuerza oficialista. En referencia a la influencia que esta legislación ejerció sobre las estructuras organizativas de los partidos mayoritarios de la provincia. que estaba sospechada de fraude. En consecuencia. Con respecto a este último problema ya se ha expuesto que la ley conspira contra el principio mayoritario establecido constitucionalmente. como 2003/07 (ambas gobernaciones de Obeid). de un debilitamiento de su estructura interna ya que. “Santa Fe merece el cambio”. en algunos períodos. Muchas iniciativas del gobernador (p. De esta forma la lucha política en la arena partidaria por la hegemonía de la fuerza se trasladaba al escenario parlamentario. “Primero Santa Fe”. se deslizaran hacia nuevas formas organizativas caracterizadas por una marcada desideologización. indudablemente. “Convergencia Santafesina”. se elude el debate entre los diferentes grupos. un relativo efecto en torno a la gobernabilidad y la eficacia en la toma de decisiones del ejecutivo. facilitó que tanto el radicalismo como el justicialismo. como así también. 58 El ejecutivo se enfrenta a una bancada oficialista fragmentada que puede obturar medidas de gobierno u obligarlo a una costosa y larga negociación para obtener las leyes que impulsa. designación del Presidente de la Cámara de Diputados). IV-1. produciendo una representación proporcional forzada dentro del partido de gobierno. En consecuencia se produjo una devaluación de los principios doctrinarios y de los valores simbólicos de cada fuerza59. 59 Una manifestación de esta mutación se observa en los nombres de los sublemas. es observable este funcionamiento de la legislatura. . tanto el meramente valorativo como la demora para producir resultados definitivos en la elección de 1995. designación de miembros de organismos de control.

que forman constelaciones de grupos rivales pero que tienen la voluntad. En consecuencia. Ya no es necesario que la agrupación defina una iniciativa única con respecto a los temas fuertes de la futura toma de decisiones. La ley cercenó una de los elementos claves de la “política pura”60: la distribución de los lugares en las listas de candidatos para cargos provinciales y municipales. La ley de lemas produjo la caducidad de esta última condición. también se produce la disgregación de una sola propuesta programática. De esta forma los integrantes del partido ven cercenada la posibilidad de realizar sus carreras políticas a través de un cursus honorum dentro de la fuerza. que ofrezca un ordenamiento jerárquico de los problemas a atender. la nueva regla impulsa a las agrupaciones para que aparezcan cada vez más como sistemas de partidos en sí mismos. sino que el partido convertido en “lema” actúa como una especie de paraguas que permite que las diferentes tendencias internas mocionen iniciativas de la más diversa índole para que sea directamente el electorado el que decida. donde las unidades interiores adquieren una dimensión de visibilidad que anteriormente no tenían. que sólo queda depositado simbólicamente en el escudo o la sigla partidaria. los líderes de las fuerzas las convirtieron en una simple formalidad. En este sentido la política invisible (Sartori 2000) –la que se realiza en el nivel subpartidario. en espera de una retribución. Los partidos nunca han sido actores unitarios y homogéneos sino organizaciones complejas que se comportan en ámbitos diversos y con una variopinta gama de intereses. . éstos deciden incorporar a extrapartidarios o buscan formar su 60 Para Sartori la política al interior de los partidos es política pura por ser más sencilla y más autentica. que será sustituido por la cercanía y la obsecuencia con el líder. en más de una ocasión. Sin embargo.41 aquel más vinculado a un proceso de gestión futura como es la construcción de una agenda de gobierno. Por lo tanto deben ser consideradas como agrupaciones heterogéneas. por razones diversas. de superar las diferencias y articular dichos intereses en una unidad que los contiene en pos de una meta mayor. pero frente a una legitimidad ganada en comicios generales. (Alcántara y Freidenberg. ya que desparece la idea de un colectivo general de pertenencia. al mismo tiempo que el partido se desprende de la responsabilidad de armar una lista única de candidatos. otro aspecto a cubrir por ellas era el de definir las autoridades partidarias.queda confinada a resolver la distribución de esferas de influencia al interior de la organización en aquellos aspectos no tutelados por el nuevo régimen. De esta manera. Por lo tanto las “internas” eran necesarias si no existía acuerdo en la conformación de la oferta para las legislativas nacionales. constituidas por una sumatoria de individuos con pretensiones personales. 2003).

por ser partidos más pequeños y estructurados.. con la desaparición de la vida al interior de los partidos. En este sentido tanto Reutemann en el justicialismo. siempre mantuvo como referencia la palabra Justicialista dentro del nombre del lema. Con respecto a la identidad. de allí que los candidatos a gobernadores surjan. tanto en la arena provincial como en la nacional. los que por otra parte son aquellos han manejado recursos importantes tanto para incentivar la formación de un grupo de apoyo como para afrontar los costos de una competencia política a nivel provincial. es importante tener en cuenta que el peronismo provincial. 63 Recién en el 2007 se dejará de usar el escudo partidario en la boleta. Por su parte el radicalismo y el socialismo. utilizaron otros apelativos que 61 62 Tanto Reutemann como Usandizaga utilizaron este recurso. generalmente. se produce un acelerado deslizamiento del principio identitario hacia fuertes liderazgos personalistas. la estructura de oportunidades para construir las carreras políticas se deslizan hacia los cargos públicos que se desempeñan y a la visibilidad de los mismos. de quienes se han desempeñado como intendentes de grandes ciudades.61 Esta situación se ha dado fundamentalmente en las dos fuerzas tradicionales de la provincia. -cabe asimilar en este análisis al gobierno de provincia de un estado federal con micro sistema presidencialaquellos se reducen fundamentalmente a quienes desempeñan cargos ejecutivos electos. y en concordancia con el armado a nivel nacional. la competencia electoral se traslada hacia los atributos de cada candidato. En el P. pudo mantenerse una conducta de mayor apego a las normas propias para la selección de los cuadros dirigentes y de las candidaturas. como Usandizaga en el radicalismo se desprenden de los controles partidarios y conforman sus propios séquitos.42 grupo de confianza con individualidades sin ninguna influencia dentro de la organización para evitar componendas o presiones. logrando. En consecuencia. se dejará de lado esta denominación para sustituirla por Frente para la Victoria63. .S. establecer nuevas coaliciones dominantes al interior de sus fuerzas. IV-2. el partido terminó fracturado. Identidad versus liderazgos Paralelamente al proceso de desvanecimiento de un perfil unitario para la organización. que gana en autonomía y acrecienta su personalismo. con el reemplazo de este sistema por el de internas abiertas. en el socialismo62 y la democracia progresista.P. Recién en 2005. cuando se planteó una situación de este tipo. En un sistema presidencialista. durante la vigencia del doble voto simultáneo. de esta forma.

La innovación del nombre de una organización política no es algo superfluo sino que indudablemente tiene impacto sobre la formación de los electorados que muchas veces no pueden ser mensurados en el corto plazo.. El primer Gobernador José M. si bien en el plano provincial integró la Alianza Santafesina. en cambio la democracia progresista. respondiendo a restricciones surgidas por una reforma de la ley. Obras Sanitarias y UPCN. La aplicación de la ley tuvo influencia sobre la totalidad de las fuerzas políticas integrantes del sistema de partidos en la provincia. en los comicios de autoridades nacionales. fueron bajo el Lema llamado Partido Socialista. De esta forma se promovió el establecimiento de vínculos cada vez más personalizados. Para la elección de Diputados Nacionales en 1997 y 1999 se presentaron bajo la denominación Alianza para la Justicia. en tanto en el 2003. al producir un efecto directo sobre la distribución de los incentivos de identidad. el Trabajo y la Educación. como organizaciones de masas. el Sindicato de la Carne. La ley de lemas habilitó la utilización de etiquetas de fantasía para los sublemas y de esta forma allanó el traspaso de una identidad partidaria hacia la identificación con las figuras de mayor popularidad. 66 Los sindicatos con mayor fuerza en el peronismo provincial a comienzos de la década del 80 eran la UOM. Vernet fue impuesto por la UOM.43 dieron cuenta de las sucesivas coaliciones que fueron formando64.hegemonizadas por los miembros de la corriente coordinadora nacional. salvo en una oportunidad. facilitó el deslizamiento de adhesiones al interior de los agrupamientos. siempre utilizó su sigla. El primero había ganado las elecciones para gobernador en 1983. sino que. pero sus efectos se hacen notar tempranamente en el justicialismo y el radicalismo que. Por su parte el socialismo ya en 1991 había utilizado el nombre Honestidad Trabajo y Eficiencia para ambas instancias. cuyo sublema “Convergencia” constituyó una marca registrada desde el cual batalló contra las autoridades del partido a nivel provincial . donde el lazo representativo se solventaba sobre el reconocimiento y la confianza que despertaban los candidatos. en 2005 bajo la denominación Frente Progresista Cívico y Social. diluyéndose los rasgos de cada una de las fuerzas que la integraban65. en 2001 como Alianza Santafecina. 65 En el radicalismo el caso más notorio ha sido el de Horacio Usandizaga. En el justicialismo el sublema Creo en Santa Fe era el sello propio de Carlos Reutemann. sobrepasando los que pudieran inspirar las siglas de las organizaciones que ya no eran tales. contenían a diferentes fracciones ideológicas y de intereses que pugnaban por la conducción partidaria. en 1985 surge un nuevo agrupamiento que respondía a la “renovación” 64 En la provincia el radicalismo y el socialismo se presentaron bajo el nombre de Alianza Santafesina en 1995 y 1999. 67 Agrupamiento universitario de los 70 opuesto a la JP . en tanto en la “rama política” se disputaban la conducción del partido dos líneas internas –Guardia de Hierro y los jóvenes provenientes del FEN67-. y en su estructura sobresalía el peso de algunas organizaciones sindicales 66. El cambio de la denominación partidaria no solo expresó las transformaciones a nivel organizativo -la formación de frentes y alianzas-. y en 1995 para las elecciones de Diputados Nacionales había integrado la Alianza FREPASO.

El resultado de dicha operación fue la emergencia de una nueva jefatura -Carlos Reutemann. Por otra parte su vinculación familiar con miembros de la democracia progresista del norte provincial le posibilitó al justicialismo captar la confianza de sectores conservadores que siempre se habían mantenido reacios a su influencia y. dando cabida a nuevas figuras que conformaron una fuerte fracción hegemónica personalista alrededor de Reutemann. a partir de su gran popularidad en la arena deportiva no necesitaba carta de presentación frente a la ciudadanía y. sin tener que pasar por los filtros de las facciones partidarias. parquedad y sencillez contrastaban con la farandulización de la política propia de los 90 y lo hacían más atractivo para el “hombre común”. Para el radicalismo la aplicación de la ley tuvo como consecuencia inmediata la sustitución de la coalición dominante que dirigía el partido desde 1983. Durante el segundo gobierno peronista en Santa Fe. se transmutó la imagen histórica del partido. Si bien éste incorporó en su séquito algunos pocos dirigentes justicialistas históricos. Desde la intendencia construyó su imagen de buen administrador que prefería el “hacer” antes que los cabildeos propios de la politiquería. por otra parte.que impuso un liderazgo personalista y hermético que desatendía las viejas corrientes partidarias. El manejo de los recursos de una ciudad del porte de Rosario le permitió prontamente colocarse como líder de peso 68 Anteriormente el peronismo hacía elecciones para congresales quienes después disponían el armado de las listas. El intendente de la ciudad de Rosario no participaba de esa línea. En dicho momento la dirección de la U. . El electorado peronista de la provincia apoyó masivamente su postulación deslegitimando a los otros dirigentes. A partir de ese momento se transformó la estructura interna de la fuerza.C. sus rasgos personales de austeridad. los entrelazó con nuevos integrantes provenientes de otros ambientes. provincial integraba el movimiento de Renovación y Cambio y el presidente del partido era un miembro fundador de la “corriente coordinadora”. a la que enfrentó en consecutivas elecciones internas sin lograr imponerse. lo cual afectó negativamente el proceso de toma de decisiones.R. los conflictos entre las diferentes corrientes del partido atravesaban la gestión provincial de forma tal que ésta se vio convertida en un continuo campo de disputa. El liderazgo de Carlos Reutemann se cimentó en elementos extra políticos. La ley de lemas posibilitó la incorporación de una figura ajena a la política como candidato del partido.44 alineada tras el liderazgo nacional de Antonio Cafiero . acorde a lo que sucedía a nivel nacional. En 1986 se hacen las primeras elecciones internas directas68 para elegir candidatos para las elecciones legislativas nacionales del año próximo.

R. . el Partido Socialista Popular –P. no reconociendo el liderazgo nacional del presidente Raúl Alfonsín.S. las principales fuerzas políticas de la provincia otrora organizadas a través de sus propios estatutos. la nueva regla les facilitó configurar dicha coalición con un socio de un peso electoral muy superior sin que esto influyera negativamente sobre su permanencia en el escenario político provincial.supo convertir en ventajas relativas ciertos rasgos de la legislación que le permitieron superar con éxito el proceso de fractura sufrido en 1994 e. Si bien el radicalismo perdió las elecciones de 1991 frente al lema justicialista. a su vez.. salir fortalecido después de cada elección de forma tal que su principal figura. Concluido el período de aplicación de la ley. incluso.C. el intendente de Rosario Hermes Binner. situación que lo colocó en condiciones de ganar las elecciones internas por la conducción del partido realizadas en 1993 y. se convertirá después del 2001 en el líder del espacio opositor al justicialismo. incluso. A la democracia progresista el doble voto simultáneo le suministró un instrumento que facilitó acuerdos. encontraron en el sistema de lemas la posibilidad de sobrevivir atrincherándose en algunos espacios locales. A los otros dos partidos con representación parlamentaria en la legislatura. Como consecuencia de esta fuerte rivalidad. con diferentes líneas que se enfrentaban en comicios internos para decidir candidaturas y autoridades partidarias. muchas veces contradictorios. en principio. Por el contrario. imponer una jefatura que obturó el debate interno con las líneas opositoras las que.P. lo cual no descartaba la lucha por los cargos y las candidaturas.45 en la opinión pública y desde allí lanzarse como referente provincial. con miles de afiliados y locales distribuidos por todo el territorio habrán mutado para convertirse en grupos capitaneados por algún dirigente que convoque a un electorado cada vez más despolitizado. e. con otras fuerzas y pudo resolver sin demasiados quebrantos la distribución de los espacios de influencia entre los diferentes grupos de opinión.III). el candidato Usandizaga fue quien obtuvo mayor cantidad de votos (Ver Anexo A. desde ese lugar. impugnando la conducción santafesina de la U. en este sentido el modelo de partido de masas se fue desdibujando para aparecer una nueva versión de los antiguos partidos de notables. a un fraccionamiento ideológico o de diferentes grupos de opinión (Sartori 2000). ya que de esta manera no necesitarían pasar por el filtro partidario para lanzar su candidatura a gobernador y repartir cargos en las listas. en 1990 los diputados provinciales que respondían a Usandizaga avalaron en la legislatura el proyecto de la ley de lemas. En este sentido la existencia de estos dos sectores respondía.

70 Fundamentalmente en lo referente al reemplazo del Colegio Electoral por la elección directa de Presidente y Vice.o municipal en las ciudades de mayor peso poblacional. El localismo llevó a que diputados y senadores provinciales vinculados con estos grupos se desentendieran de mantener una perspectiva global. La facilidad para el reconocimiento de lemas y sublemas distritales favoreció su multiplicación y. permitió que las organizaciones hayan basado cada vez más su potencialidad en las figuras de estos referentes y en los recursos que ellos controlaban.46 IV-3. En este sentido las ciudades más importantes del país. y se hayan transformado. Por otra parte. más allá de la pertenencia a alguna bandería partidaria. incluso. No obstante también el artículo que propende a la autonomía de los espacios subregionales ayuda a una mayor presencia de las grandes ciudades en el contexto nacional. y el asentamiento de fuertes liderazgos de este tipo ya sea a nivel departamental –favorecidos por la importancia de la figura del senador. que sus boletas adhieran a dos candidatos de diferentes sublemas o lemas. como consecuencia de la Reforma de la Constitución Nacional de 199470. en gestores de la solución de los problemas de municipalidades y comunas (Puig 2000). mayormente. favorecida por la nueva legislación. De la misma forma que el federalismo facilita la reproducción de capital político en las arenas provinciales y debilita las estructuras nacionales. por ende. en el contexto santafesino la multiplicación de ofertas locales. los resultados electorales de los grandes centros urbanos del país obtuvieron una mayor visibilidad. 69 Esto permite que líderes de organizaciones vecinalistas o comunales negocien su adhesión a alguno de los lemas provinciales o. incluso. interactuando con ambos desde un lugar de cierta independencia sustentado en la influencia ejercida sobre una buena porción del electorado. fortaleció la capacidad de negociación de aquellos referentes locales que llegaban a tener un buen desempeño electoral.69. . la cual aumenta si estos divergen con la tendencia dominante a nivel provincial o nacional. En consecuencia las fuerzas políticas que las controlen tienen mayores posibilidades de armar con éxito sus propios juegos de distribución de incentivos y recursos que les permita desplegar diversas estrategias de apoyo u obstrucción a los lineamientos de las políticas de los gobiernos provinciales e. aparecen cada vez más como áreas de autonomía y poder local. Fortalecimiento de los localismos Uno de los elementos que debe ser considerado al examinar el impacto de la ley en la estructura de los partidos es el efecto de la misma sobre la importancia que adquieren los escenarios locales. al propio gobierno nacional.

47 IV-4. convirtiéndose en una convención para designar unidades independientes que no tienen ningún lazo organizacional sustantivo (Leiras 2007). . por lo tanto. con lo cual el partido pasa a tener una existencia meramente nominal. un mecanismo de resolución de problemas de cooperación entre los miembros de las suborganizaciones que los integran y un espacio de agregación de preferencias de la sociedad en su conjunto (Leiras 2007). disminuye la posibilidad de que los partidos realicen con éxito la función de ser canales mediadores entre sociedad civil y Estado. ya que aumenta la posibilidad de autonomía de los grupos con mayor desempeño electoral favoreciendo una conducta faccional sobre el desarrollo de espacios de integración y mecanismos de cooperación internos. 1966) concepto que necesariamente debería ser resignificado para su aplicación al análisis de los partidos latinoamericanos (Tcach. Finalmente. los partidos políticos cumplen básicamente tres funciones que facilitan el objetivo de la representación política: una sigla portadora de una identificación histórica asociada a valores y significados programáticos. 1993). siendo en consecuencia percibidas por el ciudadano como unidades autorreferenciadas que solo defienden intereses corporativos. el aumento del faccionalismo y la debilidad de espacios cooperativos al interior de las fuerzas impiden un correcta agregación de intereses y. es necesario insistir en el efecto disgregador que tuvo esta legislación. por lo tanto resulta más conveniente denominarlo “partido profesional electoral” (Panebianco 93). Si se prioriza una mirada que ponga énfasis sobre la importancia de las instituciones como estructurantes del juego político. Este nuevo tipo de “conglomerado político” puede ser caracterizado como una nueva forma de catch all party (Kirchheimer. Asimismo se podría afirmar que la implementación de la ley del doble voto simultáneo en Santa Fe proporcionó el marco institucional que favoreció el acelerado deslizamiento de un modelo de partido de masas hacia otro característico de las nuevas democracias de audiencias o de públicos (Manin 1998). Debilitamiento institucional y transformación del modelo. En referencia al proceso de desarrollo de la dimensión cooperativa entre los diferentes grupos dentro de la organización. En párrafos anteriores se ha hecho mención a la importancia de los cambios en las siglas partidarias. Esta situación refuerza aun más la transferencia de la adhesión desde la organización hacia la confianza personalizada en el candidato. Se podría afirmar que el doble voto simultáneo conspiró contra todas ellas.

de los funcionarios electos sobre las autoridades y las burocracias partidarias. la flamante legislación. el vinculo con la sociedad se vuelve difuso y sólo se mantiene activo si logra gestionar con éxito algún espacio gubernativo desde el cual administra todo tipo de recursos para mantener una eficiente distribución de incentivos selectivos que le permitan mantener su fuerza electoral. Este nuevo tipo de agrupamiento se caracteriza por reducir sus expresiones ideológicas. convirtiendo a la escena pública en un espectáculo (Manin 1998. lo que finalmente terminó remozando el “modelo bipolar” y estableciendo un bipartidismo de fachada (Sartori . (Leiras 2007). que unificaba las disputas internas con las elecciones generales y facilitaba el traslado de las adhesiones partidarias a la confianza depositada en los candidatos. V. se observa una progresiva pérdida del peso político de los afiliados. este nueva forma de organización política surge como consecuencia de la pérdida de centralidad de los Estados como reguladores del conjunto de la vida societal (Kitschelt 2004). de la creciente desestructuración de las sociedades que se organizaban alrededor de las inserciones laborales de los individuos y de la creciente influencia que los medios de comunicación ejercen sobre la actuación de los actores políticos. 1998). como la argentina. El partido esfuma su visibilidad fuera del momento comicial. Los efectos sobre el sistema de partidos.1.El fortalecimiento de la bipolaridad. Sartori. V. Mientras el régimen electoral diseñado por la Constitución estaba pensado para un formato bipartidista. donde los regímenes democráticos no son de larga data.48 El surgimiento de este nuevo modelo organizativo que se ha venido observando en las democracias postindustriales a partir de las últimas décadas del siglo XX. con una marcada preeminencia en las decisiones al interior de la fuerza. hizo que las tradicionales organizaciones buscaran nuevas articulaciones para la competencia política. flexibilizar sus propuestas programáticas y dar grandes márgenes de libertad a los líderes. El cambio de sentido operado en las estructuras de las fuerzas políticas se transmitió rápidamente a la configuración partidaria provincial. En consecuencia. ha tenido su correlato en las transformaciones que se advierten en la forma de articular la representación política en sociedades. En ambos casos. y un declive pronunciado de los militantes de base.

73 El Dr. que en el plano nacional formaba parte del FREPASO.49 1995). con nombres que cambiaban de una elección a otra y muchos de una gran semejanza. se admitían como válidos los votos al lema cuando se introducían en el sobre varios sublemas del mismo lema. Alberto Natale había sido Intendente de la ciudad de Rosario durante la última etapa del Proceso militar y uno de los diputados nacionales que. en el 2007 será Frente Progresista Cívico y Social. el acuerdo entre el radicalismo. en última instancia. en el 2003. con la consecuente dilución de discursos programáticos y la preeminencia de las figuras por sobre las siglas partidarias. 72 En 1995 y 1999 se denominará Alianza Santafesina. Por lo tanto. Los comicios de 1995 marcan un punto de inflexión en el sistema de partidos de la provincia. se enarbolaba un discurso cuyo objetivo era hacer manifiesta la división existente en el electorado. pero en los comicios subsiguientes el escenario de competencia se transformó. por fuera del oficialismo. a la cual denunciaban como una herramienta a favor de los intereses del justicialismo. el que se destacaba en letras de gran tamaño. y si esto 71 A pesar de que los partidos opositores siempre mantuvieron una postura duramente crítica a la legislación. En el ’95. . A pesar de las profundas diferencias de criterio y de formas de procesar los acontecimientos políticos que eran visibles entre los miembros de la coalición. de acuerdo a cómo actúen en la arena parlamentaria. ya que lemas y sublemas se conocían y publicitaban a partir de sus candidatos. tanto la integración de la U. deberá ser inscripta bajo el lema de Partido Socialista. se podría considerar que las unidades políticas reales son los sublemas. para convocar a un electorado reactivo a la permanencia del justicialismo como partido gobernante.C. que se traducía en una excesiva multiplicación de boletas en el cuarto oscuro. Para el lanzamiento de la ley en el año 1991 se mantuvo la conformación partidaria iniciada en el ‘83.D. lo que determinaba el éxito de la elección era la adhesión a una aglomeración amorfa y confusa que pretendía ser reconocida como una fuerza política integradora: el Lema. la figura del candidato 74. 74 La sumatoria de sublemas distritales. ponen claramente de manifiesto cuestiones claves que fueron auspiciadas por esta legislación: la flexibilización ideológica de los agrupamientos. La propia ley alentaba la formación de este tipo de construcción al promover que el votante se guiara por dos elementos: primero. que irá tomando diferentes denominaciones72. por otra parte. por lo tanto el principal enunciado presentado por la coalición opositora desde 1995 en adelante fue el de arrebatar la conducción política de la provincia al justicialismo. los jugadores se adaptaron a la nueva regla y buscaron maximizar los recursos ofrecidos por ella71. Por otra parte. más había defendido el proceso de privatizaciones de las empresas públicas. la Democracia Progresista liderada por el Alberto Natale73 y el Partido Socialista Popular. ya que. a consecuencia de la reforma de la Ley de Lemas. como la presencia de un desprendimiento del socialismo dentro del lema justicialista y. a partir de ese momento los partidos de la oposición mantendrán un consorcio. hacía que el ciudadano buscara el nombre del candidato que deseaba votar.

En consecuencia se auspicia un comportamiento electoral cada vez más autónomo de las identidades preexistentes. y más vinculado a la evaluación de las gestiones desempeñadas por los actores. Sin embargo esta capacidad que tienen los estados provinciales para determinar las fechas de los comicios que les competen en su territorio y separarlos de las elecciones nacionales ha sido un elemento cada vez más utilizado a partir de la segunda mitad de los ‘90.(Oliveros. Scherlis.2. como con los éxitos o fracasos de las fuerzas políticas en ellas. privilegiando diferentes aspectos vinculados tanto con las particularidades de las instancias gubernativas. con la reforma constitucional de 1994. aún integrando coaliciones. . En un Estado presidencialista como la Argentina. Es por ello que los diferentes partidos. Esta situación está relacionada.50 no resultaba suficiente. 2004). esta situación fue sumamente conveniente para que ambos partidos realizaran los arreglos pertinentes a la integración de las listas con total independencia entre ambas instancias. lo ha hecho concordante con el de los gobernadores. siguieron utilizando en las boletas de sus sublemas los sellos partidarios. Por otra parte.76. por una definición sentimental y primaria de adhesión a alguna tradición del campo cultural de la política argentina. a consecuencia de lo cual los oficialismos provinciales deciden la fecha de los comicios a partir de la conveniencia de aprovechar o aislar el efecto arrastre que podrían ejercer las elecciones presidenciales. Desde la adopción del doble voto simultáneo. 1995 y 1999 los comicios para renovación de autoridades provinciales en Santa Fe se realizaron en fechas diferentes a los 75 Esta identificación ayudaba al elector en el momento de emitir su voto ante la cantidad de boletas que se encontraba en el cuarto oscuro.77 La no simultaneidad de los calendarios divide claramente ambas arenas electorales y permite una gran libertad de criterio al ciudadano para evaluar su adhesión en cada uno los escenarios. que al disminuir la duración del período presidencial a cuatro años. de alguna medida. en 1991. la elección de la instancia que es percibida como de mayor importancia por el electorado influye sobre el resto.Doble voto simultáneo y calendarios diferidos. en general la ciudadanía otorga una gran relevancia a dicha elección. En Santa Fe ya había sido utilizado en 1987 para separar las disputas locales del escenario provincial y nacional. 76 Este es un atributo conferido a las provincias por la estructura federal derivada de la Constitución Nacional. La división de la arena provincial entre dos contrincantes se vio favorecida por un recurso pocas veces considerado como parte integrante de un régimen electoral: la decisión de implementar un calendario propio para el ámbito provincial y no coincidente con el determinado para las elecciones nacionales. 77 Se considera que cuando se realizan en forma simultánea. lo cual puede ser medido también por el menor ausentismo y la disminución de los votos en blanco que se registran en esta oportunidad.75 V.

51 nacionales. S. 1991. 1999. Para ello se ha tomado como una línea de continuidad los resultados obtenidos por el Partido Justicialista –con sus diversas denominaciones en cada elección entre 1983 y 2003.R. año en el cual hubo elecciones presidenciales en abril. 1987. 78 Se toman las fechas de la renovación del cargo de Gobernador.y el Frente para la Victoria en el 2007. ya que en las elecciones intermedias para legisladores nacionales no se realizan comicios para autoridades provinciales. sólo se renuevan los Concejos Deliberantes de los municipios.C. 1995. a la Alianza Santafesina en 1995 y1999. al P. 2003. 2001) fueron coincidentes con los de concejales de los municipios. En el siguiente gráfico se puede observar el comportamiento electoral de los santafesinos frente a las ofertas partidarias cuando los calendarios electorales han sido simultáneos (19831987-2003) o diferidos (1991-1995-1999)78. De la misma manera se ha procedido con los votos correspondientes a la U.(1993. Gráfico : Sufragios obtenidos por las principales fuerzas políticas de la provincia en las elecciones provinciales y nacionales de los años 1983. 1997. . A partir de 1991 entra en vigencia la ley de Lemas. 2007. Los comicios intermedios para renovación parcial de la Cámara de Diputados. se efectuaron en la misma fecha que las de Diputados y Senadores Nacionales. ya que de esta forma es posible graficar el desempeño electoral de las dos fuerzas políticas predominantes en Santa Fe para los comicios nacionales y provinciales. en los tres primeros puntos temporales. en cambio en 2003. en 2003 y al Frente Progresista Cívico y Social en 2007.

S. en el plano subnacional se interrumpen en 1991 al integrar estos agrupamientos la Alianza Santafesina.00 Porcentaje de votos positivos P.D. (Gdor) 40. obtienen mayor cantidad de sufragios en dicha instancia. La línea de puntos de color verde representa la concurrencia a los comicios nacionales del Partido Demócrata Progresista en forma autónoma al de las alianzas consumadas en territorio provincial.) 20.P.J.P. Nac.) 30.S.00 1883 1987 1991 Años 1995 1999 2003 Elaboración propia a partir de datos suministrados por el Tribunal Electoral Provincial y la Dirección Nacional Electoral del Ministerio del Interior de la Nación. y el P.P.C. (Gdor) P.) U.00 10. Nac) P.00 P.D. Dip.00 50. ya que refiere a las oportunidades en que el socialismo participó sólo en las elecciones nacionales. a . Nac. (Dip. Las líneas enteras que representan los sufragios obtenidos por el P. en el justicialismo se observa una expansión de la distancia del desempeño electoral entre ambos niveles desde el 91 al 99 -cuando los calendarios fueron diferidosaumentando los votos en la arena provincial y con un constante declinamiento para la nación.S.P. Asimismo las adhesiones electorales hacia las fuerzas predominantes presentan comportamientos variados entre ambos escenarios. Nac. Lo primero que se advierte es la mayor adhesión electoral que despierta la competencia a nivel provincial. a partir de dicho momento mantendrá la coalición con el radicalismo también en esta arena.52 70.00 P. ya que ambas fuerzas durante el ciclo de vigencia de la ley de lemas y aún después de su derogación.R.J.D. (Gdor) P.00 60./Alianza (Dip.00 0. y la línea punteada celeste se interrumpe en el ’95./(Dip.C./Alianza Santafesina (Gdor) U.R.

indudablemente. la democracia progresista.Autonomía de la configuración partidaria santafesina e influencia sobre la arena nacional. lo que le permitió mantener el control de la provincia. en cambio. contrariamente a la costumbre iniciada doce años antes. en esta oportunidad se hicieron en forma simultánea. En 2003 se realizaron las últimas elecciones bajo el sistema de lemas y. En la oposición..3.. si bien se observa que la separación de los comicios también favoreció la autonomía de la fuerza y de sus líderes en la provincia . al cual se terminará sumando. también. por otro lado ha resultado de importancia para la otra arena.. le posibilitó recuperar en esta instancia en territorio santafesino un electorado que se ha mantenido medianamente estable y resistente a los cambios de liderazgos producidos en su interior79. muy acertada para el oficialismo. el entonces Diputado Nacional Horacio Usandizaga intuye que la única forma de llegar a la gobernación será concertando un arreglo electoral con este partido.53 partir de lo cual se puede señalar el fortalecimiento del liderazgo de Reutemann –cuyo nombre siempre aparecía integrando alguna boleta. que tuvo su correlato en la ALIANZA a nivel nacional.”80 79 Después de 2001 Horacio Usandizaga abandona la coalición para integrar RECREAR y el liderazgo de la alianza se traslada a H. Binner. Indudablemente el oficialismo utilizó este recurso para beneficiarse con la popularidad que despertaba la figura del Gobernador saliente Carlos Reutemann. En 1995 las elecciones para Presidente y Diputados Nacionales se realizaron en mayo y el pobre desempeño de la UCR fue causado por la irrupción de la Alianza FREPASO.aislado de las influencias externas. quien encabezaba como candidato a Senador Nacional una boleta de siete cuerpos donde figuraban las nominaciones para autoridades nacionales.. En sus orígenes este acuerdo no suponía un compromiso a largo plazo “La declaración de principios de la Alianza Santafesina no nos compromete a presentarnos en futuras elecciones nacionales. ya que la conformación de la coalición radical-socialista. provinciales y municipales. V. . En consecuencia. 80 Declaraciones de Horacio Usandizaga al diario Rosario12 el 3 de septiembre de 1995. ya que si bien tuvo una declinación en su desempeño electoral en relación a 1999. obtuvo casi la misma proporción de votos que en 1995. nos hicimos esta composición de lugar la única manera de ganar es uniéndonos. de la cual formaba parte activa el Partido Socialista Popular. Dicha decisión fue.

En este sentido la separación de los comicios otorga tal autonomía a las fuerzas provinciales. Por lo tanto cada uno de los actores que participan de la contienda pueden decidir.54 A pesar de no haber logrado imponerse sobre el justicialismo. poniéndonos en presencia de un “anidamiento de los juegos”. cuyo valor puede tener diferente ponderación para cada uno de los actores a la vez que puede variar a través del tiempo (Leiras 2007). Como la regla electoral de lemas hace coincidir la competencia intrapartidaria con la interpartidaria. provincial o local. que les posibilita realizar alianzas en el territorio de pertenencia que pueden o no coincidir tanto con la posición de la misma organización en otras provincias como con la de la coalición dominante del partido a nivel nacional. . ya que permitió imaginar un formato posible aplicable en todo el país para agrupar a las principales fuerzas opositoras al justicialismo con vistas a las legislativas del ‘97 y a las presidenciales del ‘99. Por otra parte. o para facilitar u obstaculizar la proyección de una fracción subnacional de una fuerza política al escenario nacional. En consecuencia. De esa manera los escenarios se vuelven más complejos porque el cálculo de beneficios debe tener en cuenta los posibles resultados en todos los tableros y el mismo puede facilitar o perjudicar la integración de las fuerzas. y con las autoridades nacionales de sus partidos por otro. para articular las divergencias entre la dirigencia regional con las autoridades centrales del partido. al interior de las fuerzas. la separación de los comicios resulta de gran utilidad para resolver los problemas de intercambio y compensación entre los diferentes líderes de la organización. si los resultados en un tablero tendrán repercusión sobre el armado de la partida subsiguiente. como la posibilidad que dicha situación otorgaba a los dirigentes partidarios de gozar de un mayor grado de libertad para negociar la distribución de los cargos en cada una de los niveles. es posible tener en cuenta otro aspecto vinculado al desdoblamiento de los calendarios electorales que tiene incidencia en el panorama nacional. las fuerzas políticas subnacionales tienen un margen de acción bastante extenso para establecer con autonomía las fichas a utilizar en cada uno de los juegos de las diferentes arenas de competencia: nacional. ya que los actores definen sus estrategias considerando los beneficios que les reportan los posibles resultados en cada nivel. la experiencia de la Alianza Santafesina irradió una importante influencia sobre la arena nacional. dado el carácter federal de la legislación sobre partidos políticos. en sus territorios por un lado. más o menos libremente. Decir que los juegos están anidados equivale a decir que los beneficios de los actores se determinan de acuerdo a un cálculo general que incorpora todos los niveles de competencia.

Cuando finaliza la gobernación en el ‘99 vuelve a encabezar la lista de Diputados Nacionales. encabezó la lista de Diputados Nacionales en mayo. para quienes habían concluido su desempeño en un cargo82 o para despejar las interferencias y disputas que pudieran enturbiar la claridad de un liderazgo83. el socialismo siempre privilegió mantener la intendencia de la ciudad de Rosario y aprovechó los comicios intermedios de renovación del Concejo Deliberante para realizar consorcios con diferentes corrientes del radicalismo. 83 En las elecciones para Gobernador de septiembre de 1999 Carlos Reutemann evita la formación de sublemas opositores de peso. 82 En el justicialismo. cada dirigente puede decidir competir y probar su fuerza electoral sin necesidad de pasar por una transacción previa. En el caso santafesino este recurso ha sido sumamente útil para deslindar las influencias de las diferentes suborganizaciones de cada agrupamiento sobre las distintas arenas y diagramar los intercambios y compensaciones de acuerdo a los intereses de cada uno de los actores intervinientes. quienes tienen que agudizar su capacidad de negociación ya que.J. cuando Obeid finalizaba la intendencia de Santa Fe en el ’95. Por ejemplo. en última instancia. encabeza la lista de Diputados Nacionales por la U.y Hector Cavallero. liderado por Reutemann y el radicalismo de Usandizaga era mucho más atractivo reafirmar la presencia en el ámbito regional que en el Parlamento Nacional. que había perdido la elección a gobernador en el ’91. para el P. para lograr aquel objetivo. Asimismo la importancia de ocupar un cargo legislativo nacional variaba de acuerdo a la fortaleza de la agrupación y a su afincamiento en el territorio provincial. donde los legisladores pierden autonomía y deben alinearse a los bloques partidarios conducidos centralmente por las autoridades nacionales de las fuerzas. Con respecto a la distribución de las influencias en el plano nacional. en el plano regional y local. dentro de la Alianza Santafesina. el estilo de los arreglos ha sido variado y respondía a las necesidades y conveniencias coyunturales de los principales hombres fuertes tanto del oficialismo como de la oposición. En este sentido. la existencia de una regla como la del doble voto simultáneo complica las decisiones de los líderes. En este último año ya se había compensado al candidato a Intendente D’Ambrosio con una diputación Nacional. para comprobar que mantiene una alta adhesión. . quienes habían competido dentro del justicialismo en las elecciones anteriores.R. otorgándole los dos primeros lugares de la lista de Diputados Nacionales a Jorge Obeid – gobernador saliente. Para los partido de menor desarrollo electoral de la 81 En 1993 Usandizaga. En algunas oportunidades los comicios intermedios para legisladores nacionales se utilizaron como una forma de compensación y resguardo para los candidatos que habían perdido la elección inmediata anterior81. cabalgando sobre el internismo de dicha fuerza. para ser en septiembre del mismo año candidato a Gobernador.C.55 Si bien esta situación de “jugadas simultáneas y en red” es ajena a la presencia de una legislación electoral determinada.

1995. 85 De acuerdo al esquema de análisis de Mainwaring y Scully. Con respecto al grado de institucionalización del sistema de partidos. Sin embargo este nuevo patrón de competencia y representatividad se ha desarrollado. en cambio.D. que sobre los partidos políticos propiamente dichos.D. Sartori. sino que irradió su influencia sobre la competencia por cargos nacionales.56 provincia –P. pero ha mantenido siempre su independencia para las legislativas nacionales. basándose más en la fuerte incidencia que han tenido los liderazgos sobre la escena política. la posibilidad de expandir su presencia y articular alianzas con otras fuerzas a nivel nacional84 . consistencia ideológica. la consistencia ideológica de sus agrupamientos. Son los casos de la UCD y del PDP: la primera se ha integrado como sublema al lema liderado por el PJ pero ha mantenido su identidad para presentarse solo o conformara otras alianzas en las legislativas nacionales. la democracia progresista. fuerte organización de las estructuras partidarias y recursos propios. el comportamiento electoral observado a partir de la conformación de las dos grandes coaliciones de la provincia parece demostrar que estas estructuraron raíces mas o menos permanentes en la ciudadanía santafesina y mantuvieron sus preferencias políticas estables a lo largo de más de una década. por su parte.lograr una banca Diputado Nacional implicaba.C. P... los cuales no sólo han disminuido considerablemente en su organicidad sino que han mutado sus siglas y denominaciones. se observa que después de su derogación en 2004 y aún con transformaciones producidos al interior de cada una de las coaliciones -recambios de liderazgos y alejamiento de algunos aliados-. ninguna fuerza que se haya presentado por fuera de ambas coaliciones ha logrado acceder al Parlamento Nacional. .S. 1994). 85 Sin embargo. U.P. los cambios producidos en la legislación electoral de la provincia desde el ‘91 en adelante conspiran contra varios de los elementos señalados como ineludibles para su consolidación tales como la necesaria estabilidad a lo largo del tiempo de las normas que regulan los comicios. un sistema de partidos institucionalizado se caracteriza por: estabilidad en las reglas y en la naturaleza de la competencia entre partidos. y a pesar de las críticas de las que es susceptible el sistema del doble voto simultáneo. La incidencia del doble voto simultáneo sobre el sistema de partidos no sólo es observable en el territorio provincial con el reforzamiento de una configuración bipolar. la fortaleza de las organizaciones y de sus recursos y la permanencia de sus etiquetas. En consecuencia..P. 84 Una de las constantes que es posible apreciar es el comportamiento autónomo de algunas fuerzas en las arenas nacional y provincial. estabilidad de las etiquetas partidarias y raigambre de sus electorados. ha integrado la Alianza Santafesina en 1995 y 1999. Las dos constelaciones electorales conformadas a su abrigo han desplegado una adhesión consistente sobre el electorado que dificulta la permanencia y/o aparición de terceras fuerzas en dicha arena. es indudable que de acuerdo a algunos cánones establecidos (Mainwaring y Scully. asociadas a las agudas mutaciones del sistema nacional de partidos.

lo cual le impidió acceder a la gobernación por una escasa diferencia de 15.C. El triunfo del radicalismo en la intendencia de uno de los centros urbanos más importantes del país implica. I. se vio recompensada por haber triunfado en la ciudad de Rosario y haber obtenido un Senador provincial más que el oficialismo.-.456 sufragios.).73-. que obtuvo una cantidad de votos que le permitieron colocar cuatro diputados provinciales. que había comenzado su carrera política en 1973 como joven concejal del radicalismo.15% de los sufragios para presidente y se repartieron la totalidad de bancas en la Cámara de Diputados Nacionales -diez para el radicalismo y nueve para el P. que concentra más del 60% de la población santafesina y cuenta con evidentes ventajas productivas por la feracidad de su tierra y el desarrollo de la industria. De esta forma se inicia un nuevo liderazgo: el del electo intendente Horacio Usandizaga.J. la configuración partidaria en la provincia no difería de la existente a nivel nacional El análisis de los resultados de los comicios de octubre de 1983 demuestra que en la provincia la conducta electoral no se diferenció de la del resto del país: entre el PJ y la UCR reunieron el 93.P. como consecuencia de la presencia de una fuerza tradicional del sur de la provincia. El radicalismo resultó desfavorecido al perder dos de cada diez votos obtenidos por el candidato presidencial. No obstante esta situación desventajosa.57 TERCERA PARTE Sistemas de partidos y liderazgos en territorio Santafesino. que hasta dicho momento había sido llamada simbólicamente “la capital del peronismo”. La configuración partidaria santafesina antes de la ley del doble voto simultáneo. el Partido Demócrata Progresista (P. Rosario es la principal ciudad de la provincia donde se asienta una tercera parte del electorado santafesino y ha mantenido históricamente una relación conflictiva con la capital provincial. la U. El “vasco”. Sin embargo la polarización disminuyó notablemente para la elección de gobernador -81. quien tuvo una decisiva influencia sobre el proceso político santafesino durante veinte años.R.D. también. enmarcada en la ancestral disputa entre el Norte y el Sur del territorio 86 con relación a la distribución presupuestaria. 86 Ambas regiones presentan marcadas diferencias sociodemográficas y económicas favorables al sur. . En el reinicio del ciclo democrático. un punto de ruptura con el pasado político de esta ciudad.

89 Para los orígenes y desarrollos del PSP ver Guberman 2004. Este recurso permitió autonomizar las disputas en el plano local de la competencia en las arenas nacional y provincial.y el buen desempeño electoral de la Democracia Progresista. en consonancia con lo ocurrido en gran parte del país.58 no integraba el movimiento Renovación y Cambio. el radicalismo perdió una porción significativa de las adhesiones cosechadas cuatro años antes. (Ver Anexo A. . en esta oportunidad y por única vez. línea hegemónica a nivel provincial y nacional. con fuerte desarrollo en la ciudad de Rosario y el sur de la Provincia. cuyo principal integrante en la provincia era el Partido Socialista Popular. que perdió una banca de las cinco que ponía en juego. Sin embargo. Se trataba de la Alianza Unidad Socialista. hasta desembocar en una profunda división faccional de la fuerza87. Guillermo Estevez Boero. se observa tempranamente en Santa Fe la utilización de un componente – la separación de los calendarios para diferentes instancias-. En 1985 tuvo lugar la primera renovación parlamentaria. una fuerza formada a comienzos de los setenta a partir de una agrupación de origen universitario cuyo fundador. Los resultados de los comicios para diputados nacionales mostraron un nuevo descenso en los niveles de polarización. En septiembre de 1987 se produjo la primera renovación de los poderes provinciales. El descenso de la polarización entre las dos fuerzas mayoritarias – rasgo característico de este tipo de comicios cuando se dan de forma pura. 87 Usandizaga conformó su propia línea interna.II y A. posibilitó la llegada a la Cámara de Diputados del principal dirigente de dicha fuerza. cuya base electoral estaba situada fundamentalmente en la ciudad de Rosario. sino también que accediera al mismo una nueva fuerza. Esta situación produjo un distanciamiento cada vez mayor con la conducción partidaria de Santa Fe.VII). En estas últimas. en coincidencia con las legislativas nacionales. que permitía el desacople entre los comicios de autoridades provinciales y de autoridades municipales y comunales. El acceso de esta tercera fuerza al Congreso Nacional se realizó en desmedro de la Unión Cívica Radical. fue quien ocupó la primera diputación alcanzada en 198789. Alberto Natale había sido intendente de la ciudad de Rosario durante los dos últimos años del proceso militar. quien permanecerá en la misma durante veinte años consecutivos. Alberto Natale88. 88 El Dr. situación que posibilitó no sólo que el PDP sumase una nueva banca en el Parlamento Nacional. Por lo tanto. que años más tarde integrará la agenda política de la mayoría de los distritos electorales del país. se utilizó un recurso de la legislación electoral santafesina. desde donde confrontaba con la dirección del partido.

es aún más pronunciado en la instancia legislativa. los dos candidatos a gobernador pertenecían a la ciudad capital90. el régimen electoral uninominal por simple mayoría hizo que sólo el justicialismo lograra obtener las bancas que perdió la UCR. en cambio. Este desempeño. no fue causada por un descenso uniforme de los votos obtenidos por los dos partidos mayoritarios sino por la abrupta pérdida de sufragios del radicalismo. mientras que el justicialismo. la que había beneficiado a zonas de la ciudad habitualmente postergadas y donde se asentaba gran parte del electorado peronista. El abrupto descenso de votos para gobernador del radicalismo -pierde una cuarta parte de los obtenidos en 1983. En el Senado.). Su liderazgo se había consolidado a través de una gestión basada en la expansión de la obra pública. mantuvo su representación. fueron los pilares de su popularidad. que de los cinco escaños que ponía en juego solo pudo retener tres. La separación de los comicios de autoridades locales de alguna manera resultó favorable para el radicalismo. y Changui Cáceres por la U. (Ver Anexo A. 90 91 Felix Reviglio por el P. obtener representación en la legislatura con un bloque de tres diputados. que pudo amortiguar su fracaso electoral en las otras arenas manteniendo el control sobre algunos municipios importantes91. facilitó que la representación de la democracia progresista pasara de cuatro a seis asientos. En esta oportunidad. por lo que solo retiene tres de los diez senadores y trece de los dieciocho diputados. En la escena provincial se produjo una situación semejante: el voto castigo al desempeño del gobierno nacional provocó que el justicialismo mantuviera la gobernación por una gran diferencia de votos. 92 En forma temprana el discurso de Usandizaga se erigió sobre cierta consideración negativa de la política. a pesar de que la primera administración no había dejado una excelente imagen y una pátina de corrupción cubría a varios de sus funcionarios más destacados. aplicado para favorecer la representación proporcional de las fuerzas opositoras. mientras la Alianza de Unidad Socialista pudo. junto a un discurso frontal que resaltaba sus atributos ejecutivos y desdeñaba las componendas corporativas92.C. a diferencia de 1983. por primera vez. Intendentes radicales de ciudades importantes como Rosario (Usandizaga) y Venado Tuerto (De Mattia) fueron favorecidos por el aislamiento de las elecciones locales.II y Grafico A. tomada ésta como una actividad que perdía tiempo en palabrerías y negociaciones en lugar de “solucionar los problemas de la gente”.J. Un nuevo triunfo de Usandizaga en Rosario lo colocó como el dirigente radical con mayor peso electoral de la provincia.R. . al haber obtenido una proporción de votos aún mayor a la de 1983. a diferencia de lo que pasó en 1985.59 En este caso la disminución de la polarización. el sistema D’Hont. En Diputados.I.

60 No obstante su éxito electoral. aquel actor que había desarrollado un liderazgo con influencia en la ciudadanía independiente se sentía sitiado. los partidos se debilitan como estructuras de cooperación y la integridad de la fuerza se puede ver comprometida a mediano plazo (Leiras 2007). organizado y solidificado alrededor de un fuerte liderazgo personalista. derrotado en todas las confrontaciones internas. en consecuencia. en parte. . que produjo el predecible “efecto arrastre” sobre las elecciones legislativas. que representaron el primer recambio presidencial desde el inicio de la democracia. respecto al establecimiento de la ley del doble voto simultáneo en Santa Fe. pero no lograba acuerdos con otras corrientes para expandirse al resto del territorio. 1995). una fracción puede o no convertirse en facción. A pesar de su importancia nacional. se realizaron atravesados por un grave desequilibrio de las variables macroeconómicas y una sensación agónica en gran parte de la ciudadanía. las expectativas se centraban en ese escenario. La fracciones son. la actitud asumida por los diputados provinciales de la lista amarilla –la facción de Usadizaga-. que mantiene una actitud fuertemente confrontativa para hegemonizar el partido. El justicialismo afianzó su preeminencia con casi la 93 Se utiliza el concepto de facción para indicar el comportamiento de un grupo interno. Por lo tanto. en el campo teórico se encuentran diferentes opiniones. años más tarde. en consecuencia. las diferentes unidades subpartidarias. Con respecto a este fenómeno. Como es esperable en un sistema de gobierno presidencialista. Las fracciones del partido fueron desarrollando un comportamiento cada vez más faccional93. 1992). el intendente de Rosario no lograba que éste se tradujera en un avance sobre la toma de decisiones del partido. La línea interna presidida por Usandizaga era hegemónica en la departamental Rosario. ya que su influencia era constantemente bloqueada por la dirigencia provincial. las negociaciones al interior del partido fracasaban. mientras Sartori relativiza su existencia (Sartori. La coalición dominante del radicalismo provincial pretendía confinar su ascendente imagen a su distrito. Los comicios de 1989. donde había realizado una fuerte afiliación de nuevos allegados. 2002). en este sentido. en cambio. estos comicios no aportaron grandes cambios a la configuración partidaria en la provincia. Nohlen considera que las presidenciales se comportan como un factor estructurador de la elección parlamentaria cuando se realizan en el mismo día (Nohlen. ya que el esfuerzo realizado en las elecciones generales no era compensado en la estructura partidaria. Esta situación explica. hipótesis corroborada por posteriores estudios comparados sobre los presidencialismos en América Latina (Mainwaring y Shugart. siendo. De esta forma. cabe hacer notar que cuando los intercambios fallan.

pero cuya estructura interna se encuentra. que finalmente produjeron no solo las renuncias del intendente de la ciudad capital y del vicegobernador. lo que le permitió acceder a cinco de las nueve bancas en juego. días después de los comicios. (Anexo A. además. el liderazgo de Alberto Natale. se apartaron del partido por considerar que este acuerdo con sectores conservadores contradecía las fuentes doctrinarias originales de la fuerza.VII).D.II. El descenso de la polarización con respecto a 1983 confirmaba la presencia de una tercera fuerza con arraigo provincial. sino sus respectivos procesamientos judiciales y condenas efectivas por haberlos encontrado responsables. ya que un grupo de disidentes –línea latorrista-.D. que concentra su fuerza electoral en las figuras de intendentes de importantes municipios del sur santafesino –Rosario y Venado Tuerto-. el faccionalismo . (Ver Anexo A. el escenario político de la provincia fue sacudido por situaciones imprevistas que culminaron produciendo grandes impactos sobre el futuro desarrollo del sistema partidario provincial. provocó. en los cuales. en tanto el radicalismo superó el piso marcado en 1987 y logró mantener tres.C. Los otros estuvieron vinculados con diversas denuncias de corrupción sobre los gobiernos justicialistas de la ciudad de Santa Fe y de la propia provincia. Como consecuencia de la renuncia de los intendentes de las dos ciudades más importantes del territorio. fuertemente faccionalizada.61 mitad de los sufragios para Diputados Nacionales. que abrió las puertas del gobierno municipal al Partido Socialista Popular. Por lo tanto. El triunfo de éste. que intentaba captar las simpatías del electorado santafesino de centro-derecha. Sin embargo. Asimismo se constata la presencia de otras dos fuerzas con arraigo preponderante en el sur santafecino: la democracia progresista en pequeños municipios y comunas. por el desprestigio de su gestión a nivel nacional. las dos fuerzas mayoritarias de la provincia fueron derrotadas96. 95 Años más tarde reconocida por el propio protagonista como uno de los mayores errores políticos de su carera.. fiel a su estilo grandilocuente.D. Uno de estos fue la intempestiva renuncia de Usandizaga a la intendencia de Rosario95. 96 Por diferentes razones los dos partidos habían perdido credibilidad frente al electorado santafesino: el peronismo. dos años antes de la instauración del doble voto simultáneo se observa -en coincidencia con el panorama nacional-.). la renuncia de Usandizaga. de alejarse de su cargo de intendente si ganaba Menen las elecciones generales.P.) conformando la Alianza de Centro. y el radicalismo. quien se presentaba a la reelección94. incluso en la ciudad de Rosario. y el socialismo popular afincado en la ciudad de Rosario. sorprendentemente. en noviembre de 1989 se realizan comicios para sustituirlos en ambos distritos. produjo una ruptura dentro del P. La misma estuvo vinculada al fuerte involucramiento que tuvo con la campaña de Angeloz y la promesa que había hecho. que se extiende por todo el territorio santafesino pero con preeminencia en la zona norte de la provincia. por los escándalos de corrupción. al mismo tiempo. La cantidad de sufragios que obtuvo para diputados nacionales ratificó.C. En esta oportunidad la democracia progresista se presentaba con la Unión del Centro Democrático (U. y un radicalismo en declinación. un justicialismo en ascenso. 94 La conformación de la Alianza electoral con la U.

permitiendo. A partir de estos resultados electorales en las dos principales centros urbanos de la provincia. El justicialismo santafesino percibía que tenía serias dificultades para enfrentar con tranquilidad las elecciones del ‘91. era lograr que alguna personalidad concitara la atención y promoviera la suficiente confianza como para que la ciudadanía se sintiera convocada a votar nuevamente por dicha fuerza. los comicios de 1991 para la renovación del gobierno provincial aparecían. principal distrito electoral de Santa Fe. La forma en que cada una de estas fuerzas se benefició de esta oportunidad fue diametralmente opuesta. El primer impacto. En este contexto. Por otra parte los embarazosos escándalos por corrupción que habían terminado con la carrera política de algunos funcionarios también habían carcomido la adhesión de la opinión pública. desde la Presidencia de la Nación se aconsejó –como había pasado en otras provincias-. Si bien el justicialismo contaba con 15 de los 19 senadores. II. Dos períodos consecutivos en el gobierno provincial sin un fuerte liderazgo habían aumentado el fraccionamiento de la fuerza. dos años más tarde no podría convalidar su gestión97. en Diputados. el Partido Socialista Popular logró afianzarse de tal manera que. y en Rosario el socialismo popular. en consecuencia. La primera. que el peronismo recuperara el gobierno de la capital provincial mientras que en Rosario. en el horizonte. adoptar el régimen electoral de lemas que habilitaba la eliminación de las internas y facultaba la presentación de figuras extrapartidarias sin tener que atravesar los controles de quienes monopolizaban el juego de la candidaturas dentro de la fuerza. La modificación de las reglas electorales exige una mayoría calificada en ambas cámaras del parlamento santafesino. incluso la fuerte fractura que atravesará años más tarde. Por lo tanto. 97 El deceso del entonces intendente Enrique Mutis pocos meses antes de las elecciones de 1991 perjudicó al partido. la mayoría automática de 28 legisladores sobre 50 no le alcanzaba para alterar el interno y la renuncia de Usandizaga. la única posibilidad que podría permitirle al partido seguir al frente del gobierno provincial.62 En la ciudad de Santa Fe triunfó la democracia progresista. . y de la temprana candidatura de Uzandizaga como futuro gobernador. muy complicados para el oficialismo. la profundización de enfrentamientos entre los dirigentes y el consecuente desarrollo de múltiples facciones. no le va a impedir seguir al frente del municipio. que no pudo encontrar un sustituto con la trayectoria suficiente para hacer frente con éxito al justicialismo.

finalmente votaron a favor de la reforma. y su sublema reunió casi la totalidad de los votos correspondientes al radicalismo.D.D. Héctor Cavallero consiguió ratificar su liderazgo en la ciudad de Rosario después de dos años de gestión.III). candidato a gobernador por H.P. en otras circunstancias.D. Trabajo y Eficiencia99. concitó la adhesión de muchos ciudadanos que. de los seis diputados que había obtenido en 1987 sólo logró retener uno. los que resultaron suficientes para quedarse con cuatro de los asientos legislativos que perdió el P.T. 98 El 8 de septiembre se llevaron a cabo los comicios para autoridades provinciales y municipales y el 27 de octubre para diputados nacionales. para bloquear las posibles influencias de estos últimos sobre los primeros.P. (Ver Anexo VII) Finalmente. Si bien Usandizaga consiguió más de cien mil votos de diferencia a su favor. y el P.P. en consecuencia. no hubieran sufragado por un candidato ofrecido por el peronismo. Los primeros comicios provinciales bajo la nueva legislación se hicieron a principios de septiembre de 1991.D. . al haber sido reelegido como intendente. la estrategia programada desde el poder ejecutivo nacional logró su cometido.E. si bien aumenta tímidamente su presencia electoral en los comicios para gobernador. Con respecto al desempeño electoral de las otras dos fuerzas con representación legislativa en la provincia. quien en octubre logrará la segunda banca de Diputados Nacionales para esta fuerza. en 1991. El estreno de una regla electoral cuyo funcionamiento no se alcanzaba a comprender cabalmente. entre ellas una escisión del P. fomentó una aguda disputa entre ambos que se vio reflejada en el fuerte incremento de la concentración de los sufragios en las dos fuerzas tradicionales. el funcionamiento de la regla electoral posibilitó que la sumatoria de los sublemas justicialistas erigiera gobernador a su candidato más votado. 99 Constituida fundamentalmente por el P. liderada por el Fiscal General de la Nación Ricardo Molinas. en cambio. al cual se suman otras agrupaciones menores. fue el más afectado por la concentración de votos en las fuerzas mayoritarias y. Sin embargo los legisladores del radicalismo que respondían a Usandizaga. y el justicialismo como lema obtuvo la mayoría de los sufragios (Ver Anexo A.. que se presentó bajo el lema Alianza Honestidad. -el “latorrismo”-. Simultáneamente.S. más la novedad de una competencia inusual entre un candidato instalado como ganador y un nuevo contendiente extraño a las lides políticas. siete semanas antes que las elecciones de diputados nacionales98.63 régimen. el P.P. El socialismo popular. -incluso mayor que la registrada dos años antes en las elecciones presidenciales-. la entrada a escena de una figura extraña al ámbito de la política y poseedora de una gran popularidad.S. De esta forma. suma algunos puntos más en diputados.

.C. los sufragios alcanzados para Diputados Nacionales fueron suficientes para mantener las tres bancas que ponía en juego.R. retener la segunda diputación conseguida cuatro años antes. Usandizaga había ganado por casi el 70% de los votos. eligiendo más de una vez entre sus amigos y favoreciendo a extrapartidarios en perjuicio de antiguos militantes. porque la misma respondió a las sugerencias dadas desde el gobierno nacional y fue encabezada. liderado por el 100 101 En el caso del radicalismo emigraron hacia otras opciones cuatro de cada diez votantes.C. el nuevo movimiento H. y los votos en blanco sufrieron un incremento tanto respecto al ‘89 como a las elecciones para gobernador. característica de este tipo de comicios cuando se realizan separados de una instancia ejecutiva –ambas fuerzas mayoritarias perdieron más de la tercera parte de sus respectivos sufragios-100. sufrió un manifiesto retroceso.E. en consecuencia. En este sentido se vuelve a ratificar la escasa adhesión que el partido como tal suscitaba en la ciudadanía santafesina. lo cual implicó la pérdida de un escaño. ya que obtuvo una cantidad de sufragios similares a los de 1985. una figura del periodismo muy conocida en la ciudad y de una manifiesta posición antiperonista. resultó la más afectada por la pérdida de votos en comparación con su desempeño en la arena provincial. se observa que la democracia progresista recuperó los votos perdidos dos meses atrás y mantuvo el caudal que la caracterizaba en esta instancia pudiendo. también. a nivel provincial. Con respecto al desempeño electoral de las terceras fuerzas.101 Por su parte la lista de Diputados Nacionales del justicialismo también exteriorizaba la debilidad de la organización partidaria. La lista de diputados nacionales revelaban los cambios producidos en la conducción de la U. Desde ese momento impone una jefatura personalista. proyectando su liderazgo de popularidad sobre el electorado rosarino al interior del partido. . los resultados obtenidos por los partidos en los elecciones para renovación de diputados nacionales dibujan un escenario diferente: la concentración de sufragios decayó marcadamente. 102 Encabezaba la lista de Diputados Nacionales Marcelo Muniagurria. que se caracterizó por decidir de forma inconsulta sobre los nombres de los candidatos que le correspondía a su línea. En cambio fue el justicialismo quien. aún habiendo ganado los comicios. un extrapartidario miembro del séquito de Carlos Reutemann. En agosto de 1991. y la evidente trascendencia que había tenido la candidatura de Carlos Reutemann para contrarrestar este descrédito. Si bien la U. en las elecciones internas del radicalismo.T.R. por alguien sin trayectoria dentro del partido y ligado a una organización representativa de los intereses de los grandes productores agrarios de la provincia102. En este caso encabeza la lista de Diputados Nacionales René Palestra. En cambio.64 Un par de meses más tarde.

era el socialismo popular. Nac.068 Variac.60% 8.931 21.57% 1.21% 17.386 461.C. se reafirmó en la arena nacional.483.R.566.051 21. gestionaba con éxito uno de los tres centros urbanos más importantes del país104. quien desde el reinicio del ciclo democrático había logrado incrementar su presencia.542 38.Nac Variac.48% 10. OTROS 358.00% 94.188 91. Su gestión fue muy eficaz en relación a la asistencia comunitaria de los barrios con mayores necesidades.T.69% 4.Dip.91% U. PARTIDO JUSTICIALISTA P.456 -21.64% Gobernador 1991 Votos Lema 601. Dip.304 694.434 12.378 -83. sobre todo. donde casi duplicó la cantidad de votos que había obtenido en los comicios para gobernador y pudo acceder a una segunda banca en la Cámara de Diputados103.918 233.854 1.325 1.718 -132.437 9.54% 46.61% -68. Nac. 104 Héctor Cavallero había sido elegido intendente de Rosario en 1989.08% Fuente: Elaboración propia a partir de datos suministrados por el Tribunal Electoral Provincial y la Dirección Nacional Electoral del Ministerio del Interior de la Nación De las cuatro fuerzas que conformaban hasta este momento el sistema partidario santafesino.00% -49.320. después de la renuncia de Horacio Usandizaga y tuvo que enfrentar las consecuencias del estallido hiperinflacionario que en Rosario se había manifestado en saqueos. Cuadro sobre diferencias absolutas y porcentuales entre los comicios para Gobernador y Diputados Nacionales en 1991. .62% 0.98% 1. A partir de una agrupación universitaria logró constituirse en una fuerza política con cuatro diputaciones provinciales. sin duda.435.679 225.14% 34. Guillermo Estévez Boero secundado por Ricardo Molinas un dirigente que provenía del latorrismo del PDP.164 121.00% VOTOS POSITIVOS VOTOS EN BLANCO VOTOS ANULADOS 100.191 6.54% 72.606 -10.737 100.30% -23. Absoluta 242.83% 2. En el cuadro anterior se visualiza como en los comicios para gobernador los dos principales partidos atrajeron gran parte de los sufragios que para diputados nacionales 103 En estos comicios encabezaba la lista de Dip.70% -85. DEMOCRATA PROGRESISTA H.669 % del total 40.78% 50.735 93.65 socialismo popular.09% 11.054 -98.92% 9.E.26% -77. 1991 Lemas Votos % del total 27.46% Gob .625 127.769 153. Porcentual 67. dos nacionales y que.291 130.69% 162.24% 1.754 TOTAL VOTANTES 1.

La ley del doble voto simultáneo le permitió una mayor flexibilidad para realizar los acuerdos y reunir bajo el mismo paraguas a agrupaciones y líderes con antecedentes ideológicos y discursos encontrados. ya que a partir de ellas se reconfiguró el sistema partidario provincial.. aún siendo la fuerza que más sufragios cosechó.. .descolló la recuperación protagonizada por el radicalismo. El escenario dibujado por estas elecciones impulsaron a las fuerzas del arco opositor. consigue la proporción de votos suficiente para conservar su asiento. Las elecciones de 1995 fueron un punto de clivaje en la política santafesina. tendencia que será permanente en la provincia cuando los comicios sean únicamente legislativos. Su diestra conducción sobre el partido logró morigerar 105 Ingresa como Diputado Nacional el entonces Secretario de Cultura de la Municipalidad de Rosario: Enrique Llopis –cantautor popular de larga trayectoria-. a buscar acuerdos con vistas a sumar esfuerzos para ganarle al justicialismo.J.P. En Santa Fe. (Ver Anexo Grafico I). conservando de esta forma las tres bancas que arriesgaba.T. siempre se mostró como una fuerza movimientista y proclive a la formación de frentes electorales que respondían a las características de cada espacio provincial. nuevamente perdía un lugar en la representación legislativa nacional a favor de H. que lograba su tercer escaño en el Parlamento. En octubre de 1993 –legislativas nacionales y renovación de ediles municipales.105. La gestación de una nueva configuración partidaria. desde sus orígenes.66 cosecharon las otras fuerzas. El peronismo.D. No obstante el P. III. ya que dos de los cuatro primeros lugares eran ocupados por personas de su estricta confianza. como primer candidato del P. La composición de la boleta justicialista indicaba la creciente influencia del gobernador sobre el partido –al cual se acababa de afiliar para conducirlo oficialmente-. con sus opositores en las internas partidarias-. nuevamente. que de esta forma convalidaba el liderazgo de Horacio Usandizaga -quien encabezó la lista para Diputados cinco meses después de haber arrasado.E. la entrada en escena de una nueva figura como la de Carlos Reutemann facilitó el cambio de imagen. Alberto Natale. dando inicio a una renovada bipolaridad sostenida sobre dos coaliciones. En estos comicios se observa un notable incremento de los votos en blanco. por su parte. quien había sido incorporado por Héctor Cavallero a su gobierno como extrapartidario.

En 1993 se había comprobado que Usandizaga mantenía su peso electoral y.S. Por otra parte. clubes y otras organizaciones sociales –la mayoría de origen peronista.22%. 107 M. la U.R.I. pael electorado el P:D. sacó 11. Desde la intendencia. y a algunas organizaciones menores107 como sublemas. cooperadoras. H.34%.72%.E.17%. con una conducción centralizada y verticalista. incorporó al hasta entonces intendente socialista Héctor Cavallero como candidato a gobernador de uno de los veintiún sublemas que integraron su oferta electoral.C. en las elecciones constituyentes del ‘94. Reutemann impuso una jefatura que intentaba ser hegemónica. que se había forjado como una organización de cuadros universitarios. en búsqueda del electorado rosarino. y su estilo de gestión lo distinguió de anteriores administraciones.P. Durante su primer gobierno integró el gabinete con varios nombres extraños a la tradición partidaria. fuertemente estructurada.. se advertía la presencia de un electorado refractario al justicialismo. De esta forma. la U. El ingreso del alcalde de la ciudad de Rosario al lema justicialista fue causa y consecuencia de la fractura del Partido Socialista Popular producida un año antes. por su afinidad con el modelo imperante en el gobierno nacional. se había podido percibir con claridad el creciente desarrollo de una autonomía ciudadana que buscaba nuevas expresiones políticas106. 7. que cada vez le era más esquivo. el justicialismo se puso en marcha para buscar acuerdos con otras fuerzas valiéndose de las posibilidades que brindaba la legislación. Sin embargo el P.48%.D. hizo del justicialismo una fuerza imbatible mientras estuvo vigente la ley de lemas.T. en las elecciones para presidente y Diputados Nacionales que se realizaron cuatro meses antes que las de gobernador. integró a la U. 106 El P. Partido Blanco de los Jubilados. el Frente Grande 9.46%.66% . por lo que el escenario para el recambio de autoridades provinciales nuevamente se presentaba complejo e incierto para el oficialismo.quienes conformaron el movimiento Honestidad.J. 33. . al engarzarlo con su propia popularidad. para lo cual debía imponerse sobre dirigentes de larga trayectoria y acotar el despliegue de nuevas figuras que no respondieran a su influencia..C. La adhesión a estas últimas cuatro fuerzas mostraba un electorado que buscaba apartarse de los tres partidos históricos de la provincia. Trabajo y Eficiencia.67 el anterior faccionalismo y. 4. el Modin 8. era renuente a un crecimiento rápido y movimientista como el que impulsaba el intendente.C.D.D.P se ubicó como segunda fuerza con el 14. pequeña. Frente Emancipador. En consecuencia. Cavallero había desarrollado una ampliación de las bases de sustentación de su gobierno a través de la integración de referentes de vecinales. Finalmente.

A tal punto habían llegado las diferencias que dicha confrontación no fue otra cosa que una mera puja por el sello partidario. y de inmediato comenzó hilvanar acuerdos con sectores justicialistas no reutemistas110 para lanzar su candidatura a gobernador integrando dicho Lema.S. De esta forma fue posible observar que. a quien no había podido subordinar completamente. presidenta del sindicato de Amas de Casa. el Partido del Progreso Social –P.P. en circunstancias normales y rutinarias el ciudadano medio no dedica mucho tiempo ni mucha atención a las elecciones (Sartori. 111 Decano de la Facultad de Ingeniería de la U. 110 Estas negociaciones estaban avaladas desde la Presidencia de la Nación.S. pero de gran importancia para el ejecutivo municipal. El que respondía a Cavallero estaba encabezado por una dirigente social ligada al peronismo109.. ahora conducido por Hermes Binner y Rubén Gustiniani111. la mayoría de la cúpula partidaria se oponía.68 Las diferentes concepciones sobre la forma de acumulación política. ya que Menem deseaba acotar el liderazgo de Carlos Reutemann.N. 2004). quien había desarrollado una destacada gestión en su área con una amplia difusión mediática. La renovación del Concejo Deliberantes siempre ha sido uno de los comicios menos convocantes. La sociedad rosarina. formó una nueva agrupación. en tanto la boleta del sublema opositor era presidida por el entonces Secretario de Salud Pública. Cavallero. Hermes Binner.R. 2000). 109 Rita Colli. objetivos inmediatos y futuras alianzas a nivel provincial y nacional se fueron manifestando a partir de 1991 108 y se hicieron públicas en 1993.P. donde la corriente del intendente es derrotada y de inmediato se escinde de la fuerza. quien desde 1992 reemplazará a Estévez Boero en la Secretaría General de la Mesa Ejecutiva del Comité Nacional. Por otra parte el P. como expresa Sartori. . Por otra parte estas elecciones eran la segunda aplicación de la ley de lemas y no estaban en juego los cargos ejecutivos. apoyó la gestión municipal y votó a quien la representaba directamente.P. cuando el socialismo concurre a las elecciones municipales con dos sublemas. El sublema de Cavallero no alcanzó a colocar un solo concejal.S. atravesó la primera experiencia de elecciones internas desde sus orígenes.-. ya que le permite a mitad de mandato pulsar el impacto de su gestión. (Guberman. ya que ninguna de las dos fracciones hubieran continuado en una organización hegemonizada por el otro grupo. y representaba el criterio movimientista del intendente. quien no renegó nunca de su condición de socialista. Un año más tarde el P. es decir a un miembro del gabinete del intendente. avanzó en un acuerdo nacional con el Frente Grande liderado por Chacho Alvarez para integrar la 108 Mientras Cavallero proponía un acercamiento al justicialismo con intenciones de acceder a la gobernación provincial. ajena a estas disputas internas. de esta forma Binner colectó los votos de aprobación a la política implementada desde el municipio..

D. En este sentido la reforma electoral había producido el efecto clásico que debe tener todo régimen electoral efectivo.C. Desde la mirada de los partidos integrantes de la alianza. Al igual que en el lema oficialista. que es la de reducir el número de competidores. donde estaba asegurada la reelección del presidente Menem. el P. (Sartori. cuyo referente más conocido era A. además. Esta situación dio mayores expectativas a la oposición.S. el P.69 mesa ejecutiva del FREPASO112 en Santa Fe y comenzó.P. ya que se aislaba las elecciones provinciales del posible efecto arrastre de las presidenciales.R.lberto Piccinini. Este acuerdo fue posible ya que la legislación facilitó que se forjase una coalición sin perder la posibilidad de que cada una de las partes armase sus propias listas de candidatos y mantuviera su identidad. cuyo objetivo fundamental era arrebatarle la gobernación al justicialismo. . lo cual facultaba la formación de diversas combinaciones en cada una de las instancias. ya que descendía el “nivel de incertidumbre ambiental” convirtiendo a fuerzas competidoras en cooperadoras (Panebianco.. 1994) En 1995 los comicios nacionales y provinciales se realizaron en fechas diferentes: los de Presidente y Diputados Nacionales se hicieron en mayo y las correspondientes para autoridades provinciales y municipales en septiembre. 1993). El desenlace del primer juego con la nueva regla había señalado a las fuerzas de la oposición que debían planificar una estrategia de sumar fuerzas.S.P.P-.(Lorenzo Domínguez).. dado que la fuerza política que obtuvo mayor cantidad de votos fue el 112 El FREPASO en Santa Fe estaba constituido por el Frente Grande. El acuerdo marco entre ellas habilitaba para que los ciudadanos expresasen su adhesión a distintos líderes y organizaciones en escenarios simultáneos –local y provincial-. sin embargo sobre ese “territorio de caza” operaban diferentes ofertas que rivalizaban entre sí. Cada fuerza participaba con diferentes sublemas provinciales y distritales. sino que se asemejaba a una sumatoria de arreglos por el reparto de diferentes cargos electivos en todo el territorio provincial. Se había comprobado en los diferentes escenarios electorales que en la provincia había un electorado reactivo al oficialismo peronista. la Democracia Cristiana (Alberto Nogueras) y el peronismo disidente –PAIS. y el P. no existía en la coalición opositora una preocupación por acordar programa o discutir principios. las conversaciones para una futura coalición de las fuerzas opositoras a nivel provincial. sin que su voto se desviara del objetivo mayor: acceder al gobierno provincial. un compromiso electoral entre U. De esta forma se plasmó la Alianza Santafesina. En Santa Fe el panorama electoral de los comicios presidenciales marcó diferencias con otras provincias. su formación suponía una simplificación del escenario electoral.

VII).C. Por el contrario. el presidente Menem reunió cerca de la mitad de los votos positivos.).R. En consecuencia. Sin embargo. Si bien el radicalismo había quedado tercero en las elecciones de mayo.J.734 (37. el P. Por su parte. el radicalismo. Los resultados obtenidos en Diputados Nacionales marcaban diferencias con las presidenciales.D.D. El acuerdo sellado entre ambos permitía que este último encabezara la lista de diputados provinciales de ambos sublemas. ésta habría descendido.) y Elsa Fernández de Combes (F. (Ver Anexo A III). que encabezaba dos sublemas de la U. si se consideran los sufragios hacia las candidaturas. Por lo tanto.19%) del P. La diferencia con escenarios anteriores estuvo marcada por el desplazamiento de la U.G. seis quedaron en manos de los partidos que en la provincia constituían el polo opositor y que. apoyaba las políticas de privatizaciones implementadas por el . A. En este sentido la ley de lemas facilitaba las agregaciones y producía el efecto reductor al cual alude Sartori sobre el sistema de partidos. de las diez bancas que se renovaban. 115 Intendente de la ciudad de Santa Fe entre 1991 y 1995. Natale.70 FREPASO113. el P. Juan Carlos Mllet.R.423 (12. lo que le permitió retener las cuatro bancas que ponía en juego. 118 Esta fuerza mostraba una fuerte división en su interior referida a los incentivo de identidad. si se estima la concentración de los sufragios por partidos.C. Guillermo Estévez Boero (P. retuvo la propia ingresando a la cámara Caballero Martín. que llevaban la fórmula H. que aún habiendo disminuido la cantidad de votos obtuvo tres diputaciones nacionales116..58%) de la UCR. durante todo el período 1991-95 habían formando un solo bloque en la legislatura santafesina. (Ver Anexo A. Uzandizaga–R. cuya lista era encabezada por Jorge Obeid115.117.R.. un sublema que respondía al ex rector de la U.P. ya que en el plano nacional su referente político principal. que no había acompañado ninguna fórmula presidencial. 117 Los sublemas eran Convergencia (la marca propia de Usandizaga) y Confluencia.S. en esta instancia el justicialismo. otros partidos llevaban para presidente la fórmula Menem-Ruckauf. fue perjudicado al perder una de las tres bancas que arriesgaba y.S. En segundo lugar se colocó el FREPASO.P. Bonetto. participaba de la Alianza Santafesina con la esperanza de poder retener la intendencia de la ciudad de Rosario. se preveía que el candidato natural para la gobernación era el ex intendente rosarino Horacio Usandizaga.P. a pesar de la fractura que había sufrido el partido. al tercer lugar y la no presentación de la Democracia Progresista.. 116 Ingresaron Lorenzo Domínguez (PAIS). pero al tomar en cuenta la sumatoria de votos a los candidatos114 se obtiene una proporción similar a 1989.P.N.118 la integró como estrategia para mantener algunas 113 El FREPASO obtuvo 593. estaba clara la necesidad de conformar una coalición electoral como única estrategia viable para derrotar al oficialismo. El P.J.790 sufragios (37. finalmente.44%) frente a 589. 114 Además del P. por otra parte. y 199. En consecuencia. fue la fuerza que obtuvo mayor cantidad de sufragios. que había aumentado las adhesiones en relación a los sufragios obtenidos para presidente.

Elías Soso. pero también porque la ciudad era escenario de una doble disputa: una. El municipio de Rosario era una pieza clave. Por su parte.S. mientras que en la provincia varios dirigentes estaban en total desacuerdo. Para la intendencia sobresalían las figuras de Norberto Nicotra como principal representante de Obeid. y a pesar de haber ido en alianza para los comicios de Diputados Nacionales. el sublema reutemista. aunque Creo en Santa Fe. tres candidatos por otros lemas. Mientras el P. se desarrolla una especie de acuerdo interno donde la arena provincial queda para estos últimos.P. que constituyó su propio Lema y llevó la Formula A. finalmente. y Ricardo Marengo.D.P.120 presentaron una sola candidatura presidente Menem. llevaba a Angel Baltuzzi. . y el P. mientras en el plano nacional el liderazgo le pertenecía al primero. lo cual indica la influencia territorial que tenían las fuerzas que integraban la coalición. Para la provincia. el P. capitaneados por referentes y punteros barriales. porque en él se congregaba una gran proporción de los votos que necesitaba la Alianza. Cavallero componía su oferta con tres candidatos de diferente origen: Carlos Bermúdez. un importante dirigente del peronismo rosarino. de los trece sublemas de la Alianza Santafesina habilitados con candidaturas para Gobernador. con el objetivo de seguir conservando poder en el territorio. La oferta para la Intendencia se componía de ocho candidatos presentados por diez sublemas de la Alianza Santafesina.S. La cantidad de sublemas provinciales habilitados para presentar fórmulas a Gobernador y Vice surgidos de cada uno de los integrantes de la coalición permiten considerar el grado de faccionalización de aquellos. En la primera se destacaba la competencia entre los sublemas radicales que acompañaban la propuesta de Usandizaga para la gobernación y llevaban como aspirante al municipio a Angel D’Ambrossio contra el socialismo que apoyaba a Hermes Binner. su hombre de confianza y concejal del P.P. y la otra.S. la que se jugaba al interior de la coalición entre radicales y socialistas por la ciudad. entre las dos partes del socialismo que integraban lemas opositores. Por lo tanto. 119 Por ejemplo el Diputado Nacional Enrique Llopis era candidato de siete sublemas que confluían en diferentes candidaturas para Gobernador. nueve del lema justicialista propuestos por sus dieciséis sublemas y. no llegó a un acuerdo con el Frente Grande. sugestivamente no integraba la propuesta de Cavallero con quien había ingresado a la política.P. Nogueras. 120 En esta instancia. que se iban reuniendo en los niveles superiores para sostener los mismos candidatos a intendente119 y a gobernador de las diversas corrientes internas. solo uno estaba encabezado por un referente que no pertenecía al sur de la provincia. la estrategia justicialista para el municipio era la multiplicación de subgrupos en el nivel de concejales. Piccinini–A.71 comunas y lograr lugares tanto en los concejos deliberantes de los municipios como en la legislatura provincial. un destacado dirigente empresarial.

se presentó a los comicios con una gran variedad de sublemas que articulaban múltiples ofertas distritales. 121 122 H. 123 Ambas articulaban un representante del norte de la provincia con uno del sur y tres de sus integrantes habían sido exitosos intendentes de las más importantes ciudades de la provincia. Reutemann encabezaba la lista a diputados provinciales con su sublema “Creo en Santa Fe”. Rossi y J.C. Galotto. a dirigentes con larga trayectoria justicialista que pretendían constatar si la influencia que aún mantenían sobre el electorado les posibilitaba el acceso a una banca en la legislatura. En cambio la U. Muniagurria. Lafuente–M. en comparación con los comicios de 1991. Venecia. R. Carignano–R. Cárcano–G. Rossua. Cavallero-O. podían acotar la estructura de oportunidades para los miembros de sus fuerzas y resolver los conflictos dentro de la propia organización. en la mayoría de los casos. H. Bonino. acompañando la fórmula J. C. Perotti.Obeid-G. Venecia. Las fórmulas para gobernador eran nueve122. L. como sublema. M. J. De esta forma. H. E.121.D. fundamentalmente. De Mattia-E. Vallone. Rubeo-A. Obeid-G. 123. distribuidas en siete sublemas. J. E. donde las autoridades partidarias.C. en última instancia. le permitía actuar como una colectora de votos para aquellos electores que no fueran afines al “vasco”. Cavallero-O. la cual también incorporaba a la U.72 cada uno para gobernador y diputados provinciales y abrieron posibilidades de competencia sumamente acotadas en el nivel local. mostraba serias debilidades organizativas. Cevallo-J. Monserrat–A. Lamberto-M. con las características personalistas del liderazgo de Usandizaga y las derivaciones de los fuertes enfrentamientos internos por la jefatura del comité provincial que históricamente había mantenido con los sectores ligados al alfonsinismo. Fascendini-A. Perotti. Obeid-G. el radicalismo tuvo cuatro fórmulas para la gobernación. Vinaghi. a los que se sumaban las subdivisiones y derivaciones distritales. .C.R. la ley de lemas había producido una disgregación de la oferta electoral del radicalismo la que. El resto de las fórmulas para gobernador respondían. El justicialismo. Por lo tanto. Bonetto.Sogbi. por su parte. o negociar un lugar en la futura administración donde pudieran disponer de algunos incentivos selectivos para su grupo. Pascutto. a través de diferentes mecanismos. vinculadas con la propia situación del partido a nivel nacional pero. Venesia y los que llevaban el binomio H. es posible deducir que tanto el socialismo como la democracia progresista aún mantenían un alto grado de institucionalización. pero la contienda principal se dirimía entre los sublemas que apoyaban la fórmula J. Uzandizaga–R. O. Castillo. Silvestre Begnis-T. R.

Usandizaga reunió seis de cada diez de los votos aliancistas y.P. Sin embargo. apenas comenzada la gestión. en cambio. ya que si bien la cantidad de votos en blanco fue mayor que en mayo125. que se manifestó en la ruptura del bloque parlamentario de “Creo en Santa Fe”. En consecuencia. El efecto de la regla electoral había operado reduciendo la cantidad de actores en la arena de juego. de las 25 bancas en la legislatura correspondientes a la Alianza Santafesina. la disputa entre los dos candidatos principales fue muy reñida. a causa de la designación del presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia. Por segunda vez el candidato más votado no accedió a la gobernación.095 (5. Por su parte. La relación entre Obeid y Reutemann fue siempre conflictiva.000 sufragios.73%). 124 El escrutinio tuvo serias irregularidades y recién un mes después de los comicios la justicia electoral determinó quien había triunfado. y 2 por el socialismo. seguido por el dirigente demócrata progresista Alberto Natale. finalmente el lema del oficialismo se impuso por apenas algo más de 50. 4 por el P. 125 Los votos en blanco registrados en las presidenciales de mayo fueron 38. siguió siendo el candidato más votado. en las cuales se impuso el justicialismo. Aún cuando la competencia resultó muy pareja. En el lema justicialista. situación que produjo que muchas iniciativas del Gobernador fueran demoradas en la arena legislativa y que se debieran buscar acuerdos con las fuerzas opositoras. aún cuando se comprobó un descenso de las adhesiones a su persona. Cada una de estas fuerzas constituyó su propio bloque.D.73 Los resultados electorales124 pusieron en evidencia el interés despertado en la ciudadanía. imponiéndose finalmente el candidato reutemista. A partir de ese momento la lucha por el liderazgo siempre estuvo presente. provenientes de tradiciones y culturas políticas diferentes. la polarización registrada superó a la de los comicios presidenciales. que llevaba al gobernador saliente como candidato a Diputado Provincial. obtuvo 19 de las 28 bancas que le corresponden al oficialismo y la mayoría de las 13 senadurías provinciales. la bipolaridad aliancista-justicialista se convirtió en un “cuasipluralismo moderado” (Sartori. . 2000) al desaparecer la mayoría automática oficialista. El sublema “Creo en Santa Fe”.35%) y para Gobernador 93. Obeid tuvo un enfrentamiento con Carlos Reutemann por la hegemonía partidaria.424 (2. el radicalismo obtuvo 17 -de las cuales 15 fueron ocupadas por la lista de Usandizaga-. (Ver Anexo A IV). el gobernador se vio en la necesidad de aceptar la candidatura de Obeid en 1995 porque era el único dirigente justicialista que podía mostrar una gestión exitosa en una ciudad importante.

el posterior desempeño legislativo de los sublemas oficialistas no guardó relación con el formato previo. Se había recurrido a una figura extrapartidaria.P. con pergaminos justicialistas. Pedro Gonzalez. donde el ex-intendente radical -Ernesto De Mattia-. 126 La excepción era Villa Gobernador Galvez. con formulas hábilmente equilibradas entre representantes del norte y del sur provincial. enfrentado a Usandizaga. nuevamente. por su parte. encabezaba como candidato a gobernador varios sublemas alianciastas. compuestas por candidatos destacados en la gestión y –excepto Cavallero-. había incentivado la participación electoral y la acumulación de votos. había convertido en un bastión justicialista.S. territorios que le eran esquivos126.127. Sin embargo. a la que su intendente. En el campo opositor se mantenía el liderazgo de Usandizaga y se consolidaba la figura de Alberto Natale. esta vez para atraer votos del sur santafesino y principalmente de la ciudad de Rosario. ciudad lindera con Rosario.-. 127 Incluso superó a la oposición en una ciudad clave del sur santafesino como Venado Tuerto. ya que los diputados que respondían a Cavallero formaron un bloque propio-P. .74 El panorama después de los comicios de 1995 presentaba un oficialismo que. La competencia entre dos sublemas fuertes. alcanzó su objetivo al conseguir que su sublema se impusiera en la ciudad de Rosario. quien había traccionado muchos sufragios de un electorado afín a la democracia progresista. Cuadro comparativo de votos a Gobernador e Intendente en Rosario 1995. había logrado triunfar aprovechando todas las posibilidades del régimen. El socialismo popular. y los que habían accedido por el sublema ganador terminaron fracturándose entre reutemistas y obeidistas.

-3.662 28 -115.75 Gobernador (1) Lemas Votos % del total 55. ACTAS TOTAL VOTANTES Fuente: Elaboración propia a partir de datos suministrados por el Tribunal Electoral Provincial y la Dirección Nacional Electoral del Ministerio del Interior de la Nación Los resultados de la ciudad demuestran que el comportamiento electoral de los rosarinos estuvo surcado por la contradicción principal de estos comicios a nivel provincial: toda la oposición versus el oficialismo justicialista.335 128.86% -48.87% 0.401 5.485 22.14% 0.Sublema De Mattia (a 30) .00% 62. .56% 0. en el cuadro anterior es posible verificar el impacto de su presencia a través de los corrimientos de sufragios que se registran entre los sublemas justicialistas entre la instancia de Gobernador e Intendente.839 33 25.24% 0.952 694 695 1.484 -115. También se advierte la gran importancia que la ciudadanía rosarina le otorga a los comicios para intendente.02% 100. Porcent.434 9.518 29 5 24.Sublema De Mattia (a 28) .369 961 5 39.06% ALIANZA SANTAFESINA . y esa fractura se dio en todas las instancias sin demasiadas variaciones.906 -412 19 -615 208 -1.Sublema (a 37) .044 462.48% 5.17% 19. Para el P.103 3.Sublema (a 36) .243 VOTOS POSITIVOS VOTOS EN BLANCO VOTOS ANULADOS COMPENSACION DIF.27% 0.293 110.36% 84. la incorporación de Cavallero significó la posibilidad de aumentar sus adhesiones en la ciudad.76% 0.984 103.074 38 494.79% 0.646 4.15% 0.92% 0.07% 42.49% 5.046 1.73% 17.399 699 1.255 80.46% 1.15% 0. asimismo.819 139.54% 0. Absoluta -7.42% 22.Lema PARTIDO JUSTICIALISTA .084 28.14% 0.60% 94.73% -34.PARTIDO SOCIALISTA POPULAR .PARTIDO DEMOCRATA PROGRESISTA .457 -154 98 % del total 56.984 85.42% -3.69% 0.351 192.J.689 114.Sublema Usandizaga (a 35) .13% 24.542 -5.243 Gobernador Intendente (1-2) Variac.784 907 0 188.920 -47.Otros sublemas OTROS LEMAS 258.11% 42.91% 41.00% 8.571 493 194.887 932 0 14.07% 0.21% 0.97% -59.07% 0.96% 93.41% 1.82% 0.Sublema Fascendini .20% 0.00% 40.05% -1.921 1.15% 0.Sublema Sylvestre Begnis .Sublema (a 38) .355 7.59% 4.93% 72.03% Intendente (2) Votos Lema 266.Sublema (a 33) .85% -455.04% 3.01% 5.58% 0.698 730 193.83% -474.01% Variac. ya que en los mismos se verificó un aumento de los sufragios positivos.106 676 2.502 467.177 5 140.942 82.82% -59.12% 29.47% 22.UNION CIVICA RADICAL .51% 42.335 24.43% 13.690 65.39% 0.Sublema Cavallero .93% 45.Sublema Usandizaga (a 39) .16% 41.96% 23.920 136 494.00% 30.20% 0.00% 3.37% 2.58% 17.873 -237 999 48.98% 27.51% 0.

Años mas tarde la Justicia Federal desestimó las denuncias. al permitir imaginar un formato posible que agrupara a la oposición con vistas a las legislativas del ‘97 y a las presidenciales del ‘99. En la arena nacional. en la intendencia se impuso Hermes Binner con más de la mitad de los votos aliancistas.-FREPASO tuvo su impacto en el armado de la oferta y dejó entrever algunas fisuras entre los socios locales por la distribución de los lugares en una lista conjunta. IV. Esta circunstancia hizo prosperar un sentimiento de rivalidad y desconfianza entre ambos. si bien para Gobernador el candidato más votado fue Uzandizaga. En abril. el radicalismo provincial había concurrido a elecciones internas para determinar la lista de Diputados Nacionales. Dos años más tarde. absorbiendo las adhesiones de los votantes a otros sublemas de la coalición y sumando la diferencia de los votos en blanco entre gobernador e intendente.R. A. . la cual se manifestó a partir de ciertas actitudes discordantes de la bancada radical en el Concejo frente a los proyectos del ejecutivo. Aún cuando las elecciones provinciales y municipales de 1995 transformaron el sistema de partidos en la provincia. la creación de la Alianza U. coincidentes con la renovación de los concejos deliberantes. Rupturas y continuidades. quien había cumplido su mandato. De esta forma Binner iniciaba su liderazgo como referente local y los resultados lo colocaban con algo menos de 50.VIII. (ver Anexo A. más otras transferencias que podrían producirse desde el sublema de Cavallero o de los votantes de otros lemas. Por el oficialismo es designado Carlos Reutemann en reemplazo de Luis Rubeo. como consecuencia de una desavenencia entre la conducción 128 Jorge Massat.000 sufragios debajo de los obtenidos por quien hasta ese momento había sido el caudillo de la oposición. en las legislativas de 1997. dirigente del departamento de General Obligado y hombre de confianza de Reutemann .C. su mayor importancia quizás haya residido en la proyección que tuvieron sobre la configuración partidaria en la arena nacional.fue nombrado Senador en 1992 y debió renunciar en 2001 sospechado por enriquecimiento ilícito. completando la representación de Santa Fe el senador justicialista Jorge Massat128.IX y A. Horacio Usandizaga será nombrado Senador Nacional como representante de la oposición de acuerdo a lo establecido por la Reforma Constitucional de 1994.76 En el caso de la Alianza Santafesina. se pusieron de manifiesto las estrategias ensayadas por parte de algunos actores con vistas a futuro. quien atrajo siete de cada diez votantes al lema.X) Dos meses después de las elecciones.

77 personalista de Usandizaga y uno de los principales miembros de su sector –Angel D’Ambrosio-, a quien se le bloqueaba la posibilidad de acceder nuevamente a la Cámara de Diputados. Si bien el hombre fuerte del radicalismo confirmó su preponderancia, esta podía relativizarse ya que la suma de los votos de sus dos adversarios superaba los propios129. La convención provincial de agosto del ‘97 decidió, finalmente, que la U.C.R. se presentara en coalición con el socialismo. Usandizaga endureció su postura para lograr mayores ventajas para el radicalismo y, de esta forma, logró incluir tres diputados entre los primeros cinco lugares de la lista, que volvía a ser encabezada por René Palestra, a quien secundaba Rubén Giustiniani del socialismo. El Partido Demócrata Progresista decidió no participar de la coalición a nivel nacional, pero la mantuvo en el territorio provincial para los Concejos Municipales. El justicialismo, por su parte, conformó una boleta sin contar con la participación del Partido del Progreso Social, que se presentó por separado. Héctor Cavallero encabezaba la lista de dicha fuerza para Concejales de la ciudad de Rosario, con vistas a disputar la intendencia en 1999. Por su parte, el severo enfrentamiento entre las fracciones de Reutemann y Obeid tendrá repercusiones negativas para la fuerza en la arena nacional, a la vez que los resultados de los comicios para concejales en la ciudad capital confirman el liderazgo indiscutido del ex gobernador130. Los resultados electorales para Diputados Nacionales sorprenden fundamentalmente por dos factores: la excelente recolección de votos que hizo la coalición opositora, que le permitió incorporar cuatro representantes, y el abrupto incremento de los votos en blanco. El justicialismo, por su parte, pierde dos puntos en relación a la elección anterior, lo que le significó la pérdida de una banca, y al P.D.P., a pesar de haber hecho la mejor elección desde 1983, solo le alcanzó para que Alberto Natale siguiera en el Congreso.( Ver Anexo Grafico I) En la ciudad de Rosario las elecciones para el Concejo pusieron en evidencia la supremacía aliancista así como la necesidad para el lema justicialista de salvaguardar el frente electoral con a caballero que mantenía la adhesión de una significativa proporción del electorado.

129

Elecciones Internas 1997 de la UCR Santa Fe: Lista Blanca (Uzandizaga) 34.835 votos; Lista Celeste (D’Ambrosio) 27.329; Lista Blanca (Cáceres) 10.363. 130 En la ciudad de Santa Fe, para los comicios de concejales se enfrentaron duramente con sendos sublemas, a consecuencia de lo cual se dio un fenómeno de votos cruzados entre la elección de diputados nacionales y la elección de ediles La lista bendecida por Reutemann ganó ampliamente en los comicios para concejales, pero no logró trasladar esos votos para Diputados Nacionales. De este modo, gran parte de los santafesinos que votaron esa lista reutemista, para Diputados Nacionales lo hicieron por otras fuerzas o sufragaron en blanco.

78 Cuadro de resultados electorales Concejales de la ciudad de Rosario 1997
Lemas Votos Lema 244.352 115.869 70.005 12.595 442.821 43.541 15.165 501.527 % del total 55,18% 26,17% 15,81% 2,84% 88,29% 8,68% 3,02%

ALIANZA SANTAFESINA PARTIDO JUSTICIALISTA PARTIDO DEL PROGRESO SOCIAL OTROS LEMAS VOTOS POSITIVOS VOTOS EN BLANCO VOTOS ANULADOS TOTAL VOTANTES

Fuente: Elaboración propia a partir de datos suministrados por el Tribunal Electoral Provincial.

En 1999, de la misma manera que se había hecho desde la adopción de la ley de lemas, las elecciones provinciales y nacionales no fueron coincidentes. La decisión del gobierno santafesino, otra vez, estaba motivada por la necesidad de aislar el territorio provincial de la competencia nacional, donde se preveía una posible derrota justicialista. Los dos primeros años del gobierno de Obeid fueron atravesados por la disputa con Reutemann, quien finalmente se había impuesto y, en abril de 1998, logró los votos necesarios para colocar como presidente de la legislatura provincial a un hombre de su confianza quien, además, había sido el crítico más duro de la gestión del gobernador131. Doblegar a su adversario interno fue el primer paso para ser el único candidato indiscutido en los comicios para Gobernador. De esta manera, sumaba al carisma que ejercía sobre gran parte de la sociedad santafesina, el control absoluto sobre el aparato partidario para decidir quienes lo acompañarían como diputados y senadores provinciales. En el campo opositor habían surgido manifiestas diferencias entre el socialismo y el radicalismo usandizaguista. El líder de esta fracción aceptó formar parte de una nueva coalición electoral recién cuando Fernando de la Rua fue proclamado candidato a presidente. Las discusiones entre los socios abarcaban tanto el territorio provincial como la lista de Diputados Nacionales para octubre, y las movidas en un tablero condicionaban los resultados en el otro. Finalmente, y después de complejas negociaciones, se reeditó la Alianza Santafesina entre radicales, demócrata progresistas y socialistas. Sin embargo, el desencuentro entre el sector
131

Durante los dos primeros años de la gestión, Obeid había colocado hombres de su fracción con el acompañamiento de algunos votos del radicalismo. En esta oportunidad el elegido por Reutemann fue Jorge Georgetti, ex senador del departamento Castellanos y vicepresidente del P.J. santafesino.

79 “Convergencia” del radicalismo y el socialismo dio como resultado la creación de un sublema que unía a estos últimos con los adversarios internos de Usandizaga -los celestes que seguían a A. D’Ambrossio-. Esta rivalidad convirtió a los comicios de la ciudad de Rosario,-bastión aliancista-, en una interna abierta simultánea entre dos radicales para discernir el cargo a Senador del departamento y constatar cuantas bancas al Concejo Deliberante de la Ciudad arrastraba cada uno. La oferta electoral de la Alianza santafesina para la gobernación estuvo constituida por doce sublemas que se distribuían apoyando a tres fórmulas: Horacio Usandizaga–José Mosset Iturraspe132, Alberto Natale–Eduardo González Riaño y Ruben Giustiniani-Carlos Iparraguirre. En esta oportunidad el jefe del radicalismo no se mostró entusiasmado por la campaña y enarboló un discurso que preveía la derrota, ya que, contrariamente a lo que acontecía a nivel nacional, las encuestas marcaban al candidato justicialista como el gran favorito. Usandizaga, después de dos derrotas consecutivas, había perdido ascendiente sobre la ciudadanía independiente, desorientada además por sus actitudes y discursos renuentes a integrar la coalición. Por otra parte, su conducción personalista y autoritaria al interior del partido provocó la división de su grupo de origen, profundizando el faccionalismo, a la vez que las permanentes críticas que hacía sobre la intendencia de Rosario lo alejaron de su principal aliado, con el que no solo tenía tenia diferencias ideológicas133 sino al cual, además, aún soñaba con arrebatarle el control de la ciudad de Rosario. Días antes de las elecciones la expectativa se centraba en saber cual sería la diferencia de votos a favor del oficialismo, que presentaba tres formulas para la Gobernación: Carlos Reutemann-Marcelo Muniagurria; Carlos Bermúdez-Alfredo Speratti y Cristina. Benzi-Miguel Cárcamo, donde las dos últimas oficiaban de acompañamiento al gran elector. El armado justicialista, convencido de su debilidad en el principal distrito electoral de la provincia, jugaba con un candidato fuerte para la intendencia de Rosario, Hector Cavallero, al frente de un sublema que llevaba a miembros de su partido el P.P.S. al Concejo de la ciudad, el que se completaba con una sumatoria diversos sublemas, la mayoría de los cuales respondían a dirigentes de trayectoria justicialista en la ciudad.

132 133

Prestigioso jurista y ex decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Litoral. Las mismas se habían manifestado claramente en la experiencia de internas abiertas que se habían llevado a cabo en noviembre de 1998 para decidir la fórmula presidencial de la Alianza UCR-FREPASO. En Rosario, al igual que en el resto del país triunfa Fernando de la Rúa apoyado abiertamente por Usandizaga.

(Ver Anexo A. XI. en cambio. apenas logró un diez por ciento de los sufragios que reunía la fuerza. El panorama electoral ponía en evidencia la habilidad de Reutemann para ampliar su popularidad y consolidar la hegemonía como líder indiscutido del justicialismo en el territorio provincial. Para los otros integrantes de la coalición la suerte fue muy dispar: mientras el socialismo. mantenía el principal municipio de la provincia. lo cual estaría indicando algún corrimiento de adhesiones de la Alianza santafesina hacia el Lema oficialista. con la cual había conducido el radicalismo durante los últimos ocho años había minado su liderazgo al interior de la fuerza. donde el intendente Binner había sido plebiscitado. de esta forma. la democracia progresista. proyectando incluso su imagen hacia el escenario nacional como posible presidenciable para saldar la rivalidad entre Menem y Duhalde. a quien había impuesto contra la voluntad de muchos de sus seguidores. (Ver Anexo A. en alianza con el sector celeste del radicalismo. estas elecciones demostraron que su figura ya no despertaba la adhesión de otros momentos y que la forma. su candidato a intendente134.A. si bien Uzandizaga dobló en votos a Giustiniani. se convirtió en el candidato que mas votos había obtenido en la historia política santafesina. Un dato destacable fue el entrecruzamiento de votos entre sublemas del mismo o diferentes lemas. la polarización en esta últimas elecciones superó a las anteriores. como consecuencia del cual vio reducida de su representación en los órganos legislativos de la ciudad de Rosario y de la provincia. A. lo cual indica una gran autonomía del ciudadano a la hora de elegir el candidato para cada una de las instancias que vota. apenas algo mas de 3 en el ‘95 y 16 en el ‘99-. Esto se hizo evidente en los resultados obtenidos por su sublema (Convergencia) en la ciudad de Rosario: aún cuando para la gobernación él había obtenido casi la mitad de los sufragios del Lema.) Asimismo el justicialismo obtuvo 15 de los 19 Senadores. Es interesante mencionar que 134 El candidato de Convergencia era el Diputado René Balestra . A pesar del aumento en la diferencia de votos entre las dos principales fuerzas –6 puntos en el ‘91. exhibió un magro desempeño electoral al haber perdido la mitad de los sufragios obtenidos cuatro años antes. por su parte.XII. En la Alianza.80 Los resultados confirmaron los sondeos previos: el justicialismo obtuvo cerca de seis de cada diez votos emitidos en Santa Fe y casi la totalidad de los sufragios fueron adhesiones directas a Reutemann. consiguiendo también casi la mitad de las bancas en la legislatura provincial.XIII). quien duplicó en sufragios a su principal e histórico contrincante y. personalista y no respetuosa de las diferencias.V.

81 Reutemann mantuvo su perfil a partir de recursos comunicacionales que renegaban de la videopolítica característica de una democracia de audiencia. la fórmula D’Hont benefició a la Alianza que pudo acceder a cuatro de las diez bancas parlamentarias. por su parte. inferior a 40. Los resultados de la provincia no constituyeron una excepción con respecto al resto del paí: ganó la Alianza para el Trabajo. cuando había encabezado la lista Horacio Usandizaga. y su vida privada era terreno inexpugnable. la Justicia y la Educación. siendo secundado por Héctor Cavallero. Sin embargo. daba cuenta de los acuerdos realizados por Reutemann. y otra a Acción para la República. El ex gobernador Jorge Obeid fue ubicado en el primer lugar.P.135 y. dos le correspondieron al P. ya que integraba al Partido del Progreso Social y otras fuerzas menores. cuyo sublema en 1995 había acompañado a la candidatura de Obeid. para quien gobernar significaba cumplir con un deber cívico. .J.000 sufragios. pero con su propia lista de diputados.D. Esto le permitió seguir abonando en el imaginario de los santafesinos ese perfil de outsider. Carlos Castellani. agrupación que hacía su debut llevando la candidatura de Domingo Cavallo para presidente136 Dos años más tarde el sistema partidario nacional emergente en el ‘97 y consagrado en estos comicios comenzó a derrumbarse. del resto. cuyo sublema había arrimado una buena cantidad de votos rosarinos al lema del P.D. La nómina del justicialismo. los tironeos al interior de la coalición santafesina derivados de los resultados para autoridades nacionales. no se exponía a las cámaras salvo en actos oficiales. a pedido de Eduardo Duhalde.P. 136 Se había conformado a partir de la convocatoria electoral de un dirigente ucedeista vinculado a la Federación de Industria de Santa Fe. En octubre se llevaron a cabo las elecciones nacionales para recambio presidencial y Diputados Nacionales. La crisis institucional de 2001 desencadenará un 135 En esta oportunidad el justicialismo se presentaba bajo el nombre Alianza Concertación Justicialista para el Cambio. produjeron la separación del P.J. Por lo tanto el radicalismo y el socialismo se vieron obligados a negociar una lista conjunta que. A pesar de una escasa diferencia. que concurrió a los comicios sumándose a la candidatura de De la Rua. otorgaba escasos reportajes. Por el contrario. Los resultados de Diputados Nacionales muestran un justicialismo que mantiene constante la adhesión de un tercio del electorado de la provincia y una Alianza que no superó la proporción de votos que había obtenido el radicalismo en 1993. correspondiéndole el segundo lugar al histórico dirigente socialista Estévez Boero. encabezaba un aliado de Usandizaga. de acuerdo a compromisos anteriores. en tanto tres fueron para el P. de sus antiguos socios.

Estos comicios tenían para la provincia un atractivo adicional. la fuga de connotados dirigentes de sus organizaciones de origen -fundamentalmente del radicalismo-. y la consiguiente aparición de nuevos agrupamientos impactaron sobre el sistema partidario provincial en las elecciones nacionales de 2001. Las reglas establecidas por la reforma del ‘94 disponían que los dos primeros lugares fueran para el partido mayoritario mientras que el tercero correspondía a la primera minoría.P. seguro de su triunfo.82 reordenamiento de las fuerzas y un reacomodamiento de sus referentes que también impactará en el territorio santafesino. ubicó como primer candidato a un miembro del partido que desde el ‘85 se venía desempeñando como Diputado Nacional –Oscar Lamberto. en segundo lugar. y el socialismo decidieron dejar de lado las diferencias que los separaban. aún conducido por Usandizaga.D. de la cual no participaba el P.y. cuando los ediles de Convergencia votaban en contra de las propuestas del intendente socialista. V. El oficialismo provincial. a una dirigente de la confianza personal del Gobernador que terminaba su período como Diputada Nacional. Fragilidad en la configuración partidaria santafesina La desafección de los ciudadanos a los canales tradicionales de expresión política principalmente a través del voto en blanco y anulado-. sino que además debió ceder ante la presión de sus adversarios internos y dar un lugar expectable a una . Los integrantes de la boleta justicialista para la Cámara Baja habían sido elegidos directamente por el Gobernador y. la mayoría de ellos eran personas que habían ingresado a la arena política invitados por él. Los socios aliancistas acordaron un esquema que indicaba el debilitamiento de Usandizaga quien.y acordar finalmente una reedición de la Alianza Santafesina. excepto por la la presencia de un dirigente de larga trayectoria. la primera elección de Senadores Nacionales. no sólo tuvo que resignarse a que su sector no encabezara por primera vez la lista de Diputados Nacionales -lugar que fue ocupado por el socialista Rubén Giustinniani. -manifestadas claramente en el Concejo de la ciudad de Rosario. que renovaba su mandato-. lo cual agregaba otro tablero al juego de las postulaciones. que se presentaba para la renovación de la banca de su tradicional dirigente Alberto Natale. si bien se aseguraba mantener su banca en el Senado. El radicalismo.

fueron. las encuestas preveían un abultado ausentismo y un elevado número de votos en blanco. Este triunfo se vio 137 La justicia electoral provincial habilitó la inscripción ARI para un sublema del Lema Polo Social –que tampoco se correspondía con la fuerza a nivel nacional-. ex integrante de la mesa ejecutiva del FREPASO provincial.83 representante de la otra línea. existiendo además un Lema Ahora Reales Ideas (ARI). en Santa Fe tuvo que llevar el nombre de Lema Polo Solidario. La agrupación recientemente formada por la diputada Carrió a nivel nacional se constituye en la provincia de Santa Fe bajo el sello del Partido Socialista Auténtico 137. Los candidatos aliancistas nunca compartieron ningún escenario. El justicialismo. provenientes de variadas fragmentaciones partidarias. El primer lugar en la lista para representantes en la Cámara Baja lo ocupó Alberto Piccinini. el mayor perjuicio lo experimentó la Alianza. Dado el contexto social caracterizado por la decepción y el enojo de los ciudadanos con sus dirigentes. . mantuvo la proporción habitual de sufragios que venía obteniendo en este tipo de elección. que en la arena nacional tenía como referente al padre Farinello. la abstención no registró un nivel excepcional y se mantuvieron niveles de concurrencia similares a otras elecciones de este tipo -sufragaron cerca de ocho electores de cada diez-. a los que se sumaban diversos integrantes de organizaciones sociales. Los resultados de los comicios a diputados nacionales permiten observar que en la provincia. correspondiéndoles los que resignó a la democracia progresista y el ARI. que perdió más de la mitad de los votos para Diputados Nacionales cosechados en 1999. los votos en blanco y los anulados los que mostraron el disgusto de la ciudadanía -cuatro de cada diez electores utilizaron alguno de estos recursos para manifestar su enojo con los representantes-. Lo paradójico de la escena preelectoral fueron los discursos desarrollados por los candidatos aliancistas. La misma se organizó a partir de la sumatoria de cuadros y militantes dispersos. Como adelantaban todos los sondeos. (Ver Anexo Grafico I) En cantidades absolutas de sufragios los dos partidos tradicionales no sólo registraron una intensa caída con respecto al ‘99. a diferencia de otros distritos. lo cual le permitió recobrar el asiento cedido en 1997 y su papel de fuerza predominante en la provincia. sino que ambos fueron superados por el medio millón de votos en blanco. y sólo mantuvo tres de los cinco lugares que debía retener en la cámara baja. en cambio. La campaña política fue corta y de baja exposición. La fuerza Polo Social. que trataban de sobrellevar la contradicción de ser representantes de una fuerza integrante de la coalición gubernamental nacional mientras enarbolaban un discurso de oposición. lo cual denota la fragilidad del acuerdo realizado por la simple conveniencia de no dispersar votos frente a las nuevas alternativas que podían competir por la misma franja del electorado. en cambio.

en conjunto. también hacia el P. el Frente Emancipador.D.S. (Escolar. el ARI a través de la boleta del P. el Partido Obrero. Para la renovación del Concejo en la ciudad de Rosario se multiplicaron los lemas y los sublemas. al igual que Carlos Reutemann. el Frente Justicialista por Santa Fe (P. la Izquierda Unida. bajo el nombre de Socialismo Auténtico. el Partido Humanista.R.P.. como el Modin.R. un análisis al interior de la Alianza Santafesina refleja que si bien para su senaduría Usandizaga obtuvo una proporción de votos ligeramente inferior que la lista de Diputados Nacionales. La Alianza socialista-radical presentó diferentes candidatos que reflejaban las consuetudinarias divisiones internas en tanto el P. donde se volcaron fundamentalmente los ex electores de A. superaban los 50 sublemas. el Frente de los Jubilados. otorgaron una fisonomía caótica al acto comicial138. En Rosario competían 13 Lemas que. 138 Participan de la escena comicial nacional 14 fuerzas: la Alianza Santafesina (U. + P. y Acción para la República. y otras fuerzas menores).C. de forma muy limitada. pero también es posible inferir que existió una abultada transferencia de votos aliancistas hacia el ARI y. el Partido Socialista de los Trabajadores.).A. simultáneamente con la de diputados y senadores nacionales. fueron una clara manifestación de la profunda crisis que atravesaba el sistema de partidos en la arena nacional pero. al mismo tiempo. de las debilidades y limitaciones del régimen electoral santafesino. + U. El resto son partidos de escasa repercusión electoral en el distrito provincial. con más de 1.. El P-D. La irrupción de nuevas fuerzas en el orden nacional y provincial.P.C. provenía del automovilismo.J. presentaba lista propia y debutaban una serie de nuevas agrupaciones entre las que se destacaba el ARI. su figura ya no suscitaba la atracción de otras épocas y su rol preponderante dentro de la coalición se estaba extinguiendo. las papeletas celestes de lemas y sublemas con las propuestas para ocupar las bancas de los Concejos Municipales.J. En el cuarto oscuro se encontraban las boletas blancas que ofrecían las listas de diferentes partidos para Senadores y Diputados Nacionales en una mesa y. se originaron fundamentalmente en quienes habían sufragado por la Alianza o por Acción por la República dos años antes.D. más la indecorosa multiplicación de sublemas en los grandes distritos urbanos. . repitió su estrategia de una oferta múltiple de sublemas donde sumaba al cavallerismo y se mezclaban dirigentes de trayectoria como personajes recién llegados a la política139.J. Las elecciones para la renovación de Concejos Deliberantes de los municipios realizadas en octubre del 2001. Las altas tasas de “voto bronca” –anulados y en blanco-. el Frente Polo Social y el Partido Autonomista.300 candidatos a concejales.84 fortalecido por la simbólica victoria del lema justicialista en los comicios para Concejales en la ciudad de Rosario. que acentuó el descontento ciudadano. 2002) Por otra parte. 139 Era el caso del candidato Oscar “Popi” Larrauri que.P. en otra.S. el P.

444 Variac.21% Votos Lema 100.00% 317. y en menor medida.48% 70. Porcentual -64. 1999 Lemas Votos % del total 61. mientras que la mayor fidelidad se . El P. Como se observa en el cuadro precedente la fuga de adhesiones afectó en forma contundente a la Alianza que recibió seis sufragios menos de cada diez que la habían acompañado en 1999. que consiguió incorporar diez concejales de los 21 que se renovaban.36% 16.38% 696.867 Fuente: Elaboración propia a partir de datos suministrados por el Tribunal Electoral Provincial.S.700 -49.49% -1.69% 19. se advierte un electorado más constante.95% 2. Su retirada del juego a través de un voto de rechazo determinó que.462 80.85 Los resultados para la renovación del Concejo en la ciudad de Rosario siguieron en líneas generales los registrado en los comicios para legisladores nacionales.17% 0. 2003). por primera vez en el distrito desde la implementación de la ley de lemas.57% 37.19% -2. DEMOCRATA PROGRESISTA OTROS LEMAS 279. El sector más irritado y desilusionado con la situación política de la Argentina era el electorado alianciasta que había quedado huérfano de representación (Torres.77% 3.26% 1562.084 168. el P. la mayoría de quienes la habían apoyado dos años antes eligieron expresar su descontento general a través del voto en blanco y anulados.195 6.03% -29. en tanto la Alianza obtuvo ocho.A.583 18.091 -10.23% 9.D. a pesar de haber disminuido. La incorporación de este edil trajo fuertes reclamos por su dudosa legitimidad y tuvo derivaciones judiciales.384 118.81% 25.387 34.114 - 100.. XIV) Cuadro diferencias de votos Concejales 2001-1999 en la ciudad de Rosario. por primera vez en su historia.593 -259 70.95% -139.994 83. En el justicialismo. (Ver Anexo A.09% 501. Absoluta -178. De la misma forma que en diputados.29% 5. también apoyaron otras opciones.759 100.00% 63.00% VOTOS POSITIVOS VOTOS EN BLANCO VOTOS ANULADOS COMPENSACION DIF.721 10.565 2001 % del total 31.02% 36.381 49. ACTAS TOTAL VOTANTES 457.60% 1.023 2 512.02% ALIANZA SANTAFESINA PARTIDO JUSTICIALISTA P.564 94. ganase el justicialismo. quedaba sin representación en el Concejo.601 89.P.734 -30. dos y uno le correspondía al lema Polo Social.34% 2001/1999 Variac.121 100.176 18.

con mayor fidelidad. y en términos generales la valoración de las elecciones como “minirevoluciones democráticas”. en el cual se realizaron tres tipos de comicios en la provincia de Santa Fe: los presidenciales en abril y los de renovación de autoridades provinciales y de legisladores nacionales. Los comicios que marcaron el final del sistema El 2003 fue un año plagado de elecciones. por un lado. 2007) VI. la fluctuación ciudadana. La legislación electoral santafesina mostraba en estos comicios sus mayores deficiencias. dirigentes con una fuerte trayectoria de gestión emanados de la fragmentación del justicialismo. al igual que en el resto del país. candidatos de nuevas fuerzas políticas surgidas de la dispersión del radicalismo y enlazadas con partidos y líderes regionales y. sin tener en cuenta las siglas partidarias históricas -el Partido Socialista y la Unión Cívica Radical sumados no superaron los 50. medida por candidatos. que contaban con el apoyo de la distribución de los recursos provenientes de provincias y municipios que los respaldaban. (Ver Anexo A. Los resultados indican que.000sufragios en toda la provincia-. En la provincia de Santa Fe esta transformación se hace evidente en el abrupto descenso de la concentración de votos en las fuerzas mayoritarias que. ya que la fluidez en la oferta política. han dotado de suma importancia a las decisiones legales y técnicas sobre las regulaciones de las campañas electorales.VII) A diferencia de los comicios de 2001. los sistemas de representación y el propio escrutinio (Cheresky. de forma simultánea en septiembre Los primeros dieron cuenta de las profundas mutaciones producidas en el sistema de partidos nacional causadas por la diáspora de dirigentes del radicalismo que dieron orígenes a nuevas agrupaciones y la fragmentación del justicialismo en tres fórmulas. que repentinamente convirtió al clásico bipartidismo argentino en un pluralismo electoral. los santafesinos dividieron sus adhesiones entre cuatro candidatos. Estos comicios fueron una competencia entre.86 observa en el voto demócrata progresista que mantiene firme lo colectado por su sublema en la anterior elección cuando integraba la Alianza. por otro. . apenas alcanza a aglutinar al 50% del electorado. no se registraron abultadas cifras de votos en blanco ni anulados. Al respecto cabe subrayar la necesidad de que las reglas que regulen las votaciones sean claras y extendidas en el tiempo.

400 % del total 49.33% y Kirchner-Scioli: 16.141 Fuente: Elaboración propia a partir de datos suministrados por la Dirección Nacional Electoral del Ministerio del Interior de la ORIGEN DE LOS VOTOS JUSTICIALISTA ALIANCISTA OTRO VOTOS POSITIVOS VOTOS BLANCOS VOTOS NULOS TOTAL VOTANTES Nación Votos 841.11%. Lopez Murphy. Lopez Murphy-Gómez Diez: 17. El el agrupamiento Aliancista se adicionaron los votos de Carrio. mientras Jorge Obeid. finalmente apareció en público saludando al ex presidente Menem.69% 4. en tanto Horacio Usandizaga. no formaría parte de la misma.177 73.S.87 En el territorio santafesino. a los candidatos provenientes del tronco radical.P. Cuadro origen de votos Presidente 2003.) y Bravo (P.a los candidatos de origen peronista.R.39% 96.631 770. Moreau (U. enrolado en el duhaldismo. Carrió-Gutierrez: 25. respaldaba explícitamente a Lilita Carrió. Alberto Natale y otros dirigentes radicales y demócratas progresistas avalaban la candidatura de Ricardo Lopez Murphy.93% 45. en cambio. por su parte.D. sostenía. la otra. 141 Dentro del voto justicialista se incluyó la suma de sufragios de Menem.) 142 En esta oportunidad el P.927 1. La primera respondía a las modificaciones introducidas por la normativa electoral.C. El intendente Binner.685.26%. ex Ministro de Defensa y Economía del gobierno de De la Rua:140.36% 1. aún cuando el Gobernador Reutemann manifestó que se mantenía al margen de la disputa del justicialismo.052 1. .740. Por otra parte los resultados obtenidos.86% 1. Rodríguez Saa y Kirchner.613 31. la postulación de Néstor Kirchnner. confirmaron el comportamiento que el electorado santafesino había venido mostrando a lo largo de la década del 90: una mitad se expresó favoreciendo -más allá de las diferencias de todo tipo que se puede advertir entre ellos. que impedía que se inscribieran alianzas como lemas. lo que obligó a la coalición opositora 142 a 140 Las 4 fórmulas más votadas fueron: Menem-Romero: 25. Esta distribución de patrocinios brinda los primeros indicios de un posible futuro reacomodamiento de los principales líderes provinciales.78% La convocatoria para el resto de los comicios de 2003 presentó dos llamativas innovaciones.735 23.16%.

La mayoría de los estudios referidos a la influencia que tiene la concurrencia de los comicios para gobernador con los de renovación parlamentaria en países de estructura federal.J.produjera el arrastre allanado por la utilización de una misma boleta. El supuesto subyacente era el cálculo de que los antagonismos internos entre los partidos de la oposición les impedirían coincidir debajo de alguna de las siglas partidarias históricas. Tampoco había quedado marcado como responsable político de las once muertes ocurridas en la provincia a consecuencia del estallido de 2001. por una parte. contuviera ambas instancias144. La modificación electoral. dividida en siete cuerpos. por considerar que desconocía las modificaciones introducidas por la ley 12079. el segundo la lista de Diputados Nacionales y luego seguían las nominaciones a gobernador.meses antes de las elecciones. La segunda se refería a la simultaneidad de las elecciones legislativas nacionales –de diputados y senadores. la que no obstante pudo ser percibida a partir de los debates en la prensa y las declaraciones de los dirigentes. motivada por la deslegitimación de líderes y partidos.88 utilizar la denominación Partido Socialista143. dando una mayor coherencia a la oferta electoral. reforzando la acumulación del electorado Justicialista y. . Esta consistía en jugar fuerte con los incentivos de identidad. 144 A esta forma de boleta se la apodó la “supersábana”. refuerza lo ya señalado en párrafos anteriores: la separación de los calendarios electorales para las distintas esferas gubernativas se ha convertido en una práctica tan desarrollada en las provincias argentinas que debería ser tomado en cuenta como un elemento más del régimen electoral. éste impidió la concurrencia bajo ese nombre. lo que fue impugnado por el P. única forma que la facultaba a presentar diversos sublemas. 2002) En esta oportunidad se perseguía un efecto contrario: que la popularidad de Carlos Reutemann145 -candidato a Senador. 145 Es interesante hacer notar que la intención de voto hacía Reutemann no se había visto afectada ni siquiera en la Capital santafesina. Las fuerzas políticas se vieron en la obligación de presentar una oferta electoral que combinara las candidaturas para las 143 La coalición se había inscripto bajo el nombre Confederación Encuentro Progresista. El primer cuerpo contenía los candidatos a Senadores Nacionales. (Mainwaring y Shugart. diputados provinciales y senadores provinciales. que por otra parte combinaba dos regímenes electorales. La simultaneidad de los comicios. para concluir con los dos últimos cuerpos referidos a las autoridades locales (intendentes y miembros de los Concejos deliberantes). A pesar de las apelaciones presentadas al Tribunal Electoral Provincial. en este caso. buscaba incidir en el reacomodamiento de los socios aliancistas. si bien buscaba rearticular y fortalecer a las fuerzas políticas. por otra. señalan que el voto de esta última instancia es traccionado por la adhesión a la primera. indudablemente también respondió a una intencionalidad oculta del oficialismo. aún después que ésta hubiese padecido el peor cataclismo natural de su historia -la inundación producida por el desborde del Río Salado.con las de autoridades provinciales y a la habilitación por la justicia electoral provincial para que una sola boleta.

podían optar entre los más de 44 mil candidatos -uno cada 56 electores. ya que requiere una cierta calificación y predisposición por parte del ciudadano. El principal sublema de Obeid. la partida se circunscribía al clásico Obeid versus Reutemann.89 dos cámaras nacionales. En total. remitía a las recientes elecciones presidenciales y a una forzosa identificación con el gobierno nacional. que superaban los 66 centímetros de longitud. 147 A. Hammerly. las divergencias en cuanto a culturas políticas y concepción de 146 En toda la provincia. era fácil advertir que estaban en juego varios factores: la futura conducción del partido en el territorio provincial. produciendo diversas combinaciones de acuerdo a sus preferencias. cubriendo todos los cargos en juego: senadores y diputados nacionales. que debía ser única para cada partido. en tanto la de Hammerly integraba a un joven y destacado dirigente justicialista de Rosario. y la fórmula Hammerly-Borgonovo también se presentaba por un sublema de Acción para la República. Si bien la boleta de siete cuerpos permitía que el votante separase los mismos. a las que se agregaron 21 de menor tamaño. le permitía fortalecerse frente al liderazgo de Reutemann. Aún cuando las dos fórmulas eran encabezadas por santafesinos se completaban con referentes de la ciudad de Rosario. de los restantes uno fue sugerido por Cavallero y otro solicitado directamente por Kirchner.ubicados en boletas supersábana. ésta no resulta una práctica habitual. habían sido anunciadas.5 de ancho. separados o divididos por líneas de punto. y luego una apertura hacia abajo para dar cabida a la multiplicidad de lemas y sublemas provinciales y distritales.934 mesas. Mario Borgonovo. este último representado por su Ministro de Obras Públicas y amigo personal. en tanto la lista de diputados nacionales fue producto de arduas negociaciones entre éste y Obeid para evitar las elecciones internas que. . de alguna manera. 290 cuerpos de 12 centímetros de alto por 9. Alberto Hammerly147. en el caso de Obeid por la Arq. los electores. acompañaba a Reutemann en la boleta para el Senado como primer suplente. El justicialismo organizó su estrategia a partir de la candidatura de Reutemann a Senador que encabezaba la totalidad de las boletas. Ambas fórmulas recolectaban votos de sublemas que llevaban diferentes listas para diputados provinciales y competían en los departamentos por alcanzar una banca en el Senado. diputados y senadores provinciales. en algún momento. gobernador. recurso que. En Rosario había 29 boletas sábanas de siete cuerpos (en este caso. además. Con respecto al plano provincial. con siete cuerpos sin troquelar. al excluir algunas ofertas. quien había sido funcionaria durante la intendencia de Héctor Cavallero. “Frente para la Victoria”. si bien el oficialismo jugaba con cinco fórmulas.146. distribuidos en 6. María Eugenia Bielsa. Si bien ambos trataban de bajar los decibeles de la disputa con un discurso que valorizaba a la misma como herramienta para atraer más votos frente al principal candidato opositor. intendente y concejales). El entonces gobernador finalmente impuso cuatro de los seis diputados que resultarían electos.

y el posicionamiento frente a las primeras medidas que había adoptado el gobierno nacional. Sin embargo. sino que se agregaban las rivalidades y desacuerdos entre socialistas y radicales usandizaguistas ya manifestados en 2001 y. tanto en la arena nacional como en la provincial. que implicó una notable transformación urbanística de la ciudad. cuyos principales dirigentes debatían entre conformar alianzas con Elisa Carrió o con Ricardo Lopez Murphy.D. los legisladores nacionales -A. En el socialismo. y la posterior puesta en marcha del Presupuesto Participativo Municipal. se habían operado profundos cambios desde 1999. Finalmente. Natale y C. el enrolamiento con las líneas y liderazgos nacionales. ya que no sólo intervenían factores vinculados a la distribución de cargos en cada uno de los tableros de juego. En el caso del P. las negociaciones con el ARI para el armado de listas conjuntas. ya que en ningún momento se puso en consideración un posible acuerdo con esta última fuerza. no hubo acuerdo y concurrieron con listas separadas. quien había logrado irradiar una imagen de buen administrador a partir de los procesos innovadores en materia de gestión implementados en la ciudad148. de alguna manera similares a los de Reutemann. irradiaban una imagen de seriedad. por su parte. convalidados en Santa Fe por el desempeño electoral del ARI y de RECREAR. . Cavallero Martínpatrocinaban un enrolamiento con las huestes de Lopez Murphy. los atributos personales del intendente. a pesar de lo cual el partido de la diputada chaqueña incorporaba a Binner como candidato a gobernador en su boleta electoral. principalmente. Esta discusión afectaba con ímpetu a la democracia progresista y al radicalismo. estuvieron surcadas por una fuerte disputa respecto de los lugares que debía ocupar cada uno. A su vez. y el único que se encontraba en condiciones de liderar una contienda contra el justicialismo era el intendente de Rosario. En la democracia progresista y en el radicalismo las disputas sobre el rumbo a tomar no pudieron ser saldadas por los órganos partidarios. en cambio.P. y después de un tenaz tironeo entre Giustinniani y Carrió por el reparto de candidaturas en todas las instancias.90 construcción partidaria. cautela y moderación antagónica al estilo del “vasco”. mientras que los legisladores provinciales que habían compartido cuatro años de gestión parlamentaria con pares socialistas 148 Un proceso de descentralización del municipio en seis distritos. la discusión no transitaba por una cuestión ideológica. En el campo de la oposición. Para la antigua coalición los arreglos y negociaciones fueron de una mayor complejidad. los diferentes proyectos de articulación con las flamantes liderazgos surgidos en la arena nacional. Después de tres derrotas consecutivas Usandizaga quedaba fuera del juego para la gobernación.

especialmente. en esa coyuntura. por su parte. llevó una discusión de iguales características a la convención provincial que se reunió en julio. No extrañaba el alineamiento de Alberto Natale y Horacio Usandizaga con Ricardo Lopez Murphy.C. quien expresaba un pensamiento imbuido de las recetas clásicas del liberalismo continuador de las líneas básicas implementadas por los gobiernos nacionales desde los ‘90. Los más interesados en la segunda postura eran los presidentes de comuna. fueran a manos justicialistas. al dividirse la antigua coalición. Pero la sigla U. La U. que parecían compartir un proyecto de regeneración institucional. Tampoco resultaban extravagantes las conversaciones entre el ARI y el socialismo. no dividir fuerzas frente al principal adversario y poder seguir controlando los recursos de municipios. se tomó una resolución similar a la de la democracia progresista. mientras sectores minoritarios bregaban por la autonomía para mantenerse fieles a las banderas históricas. discursos diferenciadores.R. y para evitar la fractura del partido. se decidió dejar en libertad a dirigentes y afiliados para la realización de alianzas. se habían disimulado ante la necesidad de aglutinarse estratégicamente para formar una alternativa electoral que convocara la totalidad del voto antiperonista del territorio provincial. su extinción no estaba exenta de . quienes temían que sus territorios. En última instancia estos reacomodamientos en el campo de la ex alianza santafesina comenzaron a ubicar a cada uno de los actores destacados en referencia a líneas políticas nacionales que enarbolaban. dando cuenta de diversas cosmovisiones para la solución de la grave crisis estructural e institucional que aún sacudía al país. preocupados por las consecuencias sociales que la aplicación del modelo neoliberal había acarreado.91 rechazaban de plano este alineamiento. que si bien siempre habían estado en el sustrato del agrupamiento. En consecuencia. Como ninguna de las posiciones alcanzaba la mayoría necesaria para tomar una decisión oficial que involucrara al partido en su conjunto. Usandizaga abandonó la coalición y se unió a RECREAR.. El sector uzandisaguista promovía la unión con RECREAR y “los celestes” de Angel D’Ambrossio defendían el acuerdo histórico con el socialismo. Al no haberse arribado a ningún acuerdo. comunas y algunos departamentos. la coalición opositora parecía ramificarse a partir de discrepancias ideológicas. era la primera vez que el radicalismo como fuerza desaparecía del cuarto oscuro. y el escudo radical no podía ser utilizado por ninguno. mientras el resto se encolumnaba detrás del liderazgo de Binner.C-R. Si bien este esquema había fenecido ante la cristalización de las diferencias con respecto a los lineamientos nacionales. Este había sido el camino trazado para erigir la posibilidad de llegar a la gobernación y .

Alberto Natale y Horacio Usandizaga llevaron a sus sectores a conformar la Alianza Movimiento Federal para Recrear el Crecimiento para competir en la arena nacional. mientras el primer lugar de la boleta para diputados lo ocupaba el ex senador radical del departamento Rosario. estas elecciones se daban en un contexto novedoso por el acrecentamiento de la incertidumbre: después del voto negativo de 2001.P. A nivel provincial utilizaron como Lema la sigla del P. Usandizaga apostaba fuerte para retornar a la intendencia. su fundadora había proyectado sobre el electorado santafesino.de las elecciones legislativas con las de gobernador. Esta decisión de incorporar un ex funcionario del gobierno justicialista intentaba extender la coalición frentista150. Por su parte. el ARI. La coalición socialista-radical armó la oferta electoral nacional distribuyéndose los espacios en ambas cámaras: la lista de senadores la encabezaba el diputado Giustiniani. en la ciudad de Rosario. esta reconversión del fundador de “Convergencia” tuvo sus costos. La distribución de cargos había sido clara: en la provincia se postulaban candidatos demócratas para la gobernación y el primer lugar de diputados provinciales. y perdió miembros importantes de su séquito como el senador por el Departamento Rosario Alberto Becan. Sin embargo. sin embargo la reforma de la ley de lemas lo impidió.. en tanto la lista de diputados se confeccionó con participantes de ambos grupos.S. y la coincidencia -tras dieciséis años. Además. El encabezamiento de la lista de senadores y la intendencia de Rosario fueron los dos ejes principales que produjeron el desprendimiento de los dirigentes históricos. basándose en la atracción que. entre socialistas. de la fragmentación plural del electorado en las presidenciales. Concurrir a los comicios sin alianzas representaba un desafío difícil pero también necesario para lograr una identificación que los fortaleciera frente a otras alternativas.D. Miguel Paulon149. donde convivían dos sublemas. decidió presentarse solo. Por su parte.. El nombre que se intentaba dar a la coalición era el de Confederación Encuentro Progresista.92 fuertes disputas por la distribución de cargos y candidaturas. en el armado provincial se observaron algunas curiosas variantes: en primer lugar la incorporación a la fórmula encabezada por el intendente de Rosario de un ex ministro del gobierno de Reutemann. demócratas 149 150 Miguel Paulon había sido Ministro de la Producción del Gobierno de Reutemann. donde el primero buscaba entrar como senador por la minoría. meses antes. después del fracaso de las negociaciones con el P. de cara a la futura consolidación de la fuerza. la respuesta de la ciudadanía frente a las diferentes y múltiples ofertas era impredecible. quien finalmente integró la lista de Diputados Nacionales con el socialismo. .

ya que si bien obtuvo 100. en esta oportunidad la incorporación de los desprendimientos de las otras fuerzas obligó a abrir el abanico y realizar variadas combinaciones. (Ver Anexo Gráfico I y Gráfico II). por la inclusión de un sublema que llevaba una fórmula para gobernador integrada por un binomio de militantes peronistas de reconocida trayectoria. esta fuerza alcanzó más de la mitad de los sufragios y consiguió seis de las diez bancas en disputa.S. Esta fuerza descendió en términos absolutos y relativos con respecto a 2001. senador provincial (1991-1995) y Abelardo Tabeada. tanto hacia el interior de su fuerza como sobre un electorado que durante veinte años lo había acompañado como legislador nacional. Asimismo. tuvo un magro desempeño electoral que exteriorizaba el agotamiento del liderazgo de Alberto Natale.000 sufragios menos que los conseguidos dos años antes. además. más de la mitad de los electores lo siguió favoreciendo con su voto. fundador de la línea interna “La corriente” que sostuvo la candidatura de Kirchnner presidente. En los comicios se constató que una parte importante de la ciudadanía optó por el voto en blanco para expresar su disconformidad y desconfianza hacia las opciones propuestas. donde el socialismo siempre había constituido una sola oferta y la multiplicación de sublemas era propia de la estrategia justicialista y del faccionalismo radical. también significaba una apertura simbólica hacia el reciente gobierno nacional. en tanto tres le correspondieron a la alianza socialista radical y una al ARI. lo cual permite inferir la existencia de un grupo de votantes bastante consistente. con la convicción de que se debían atraer votos de otros sectores para compensar la pérdida ocasionada por el reacomodamiento de la antigua Alianza Santafesina. 151 La fórmula estaba integrada por Mario Papaleo. Finalmente la oferta del P. pero mostró una escasa variación entre sufragios a senadores y diputados. cuyo candidato a gobernador también integraba la lista de diputados provinciales de la coalición-. La alianza RECREAR. Aún cuando las adhesiones para el justicialismo descendieron en Diputados. En esta oportunidad los mismos alcanzaron su mayor expresión en diputados. por su parte. Los resultados electorales para la arena nacional reflejaron la atracción que el gobernador Reutemann aún mantenía sobre los santafesinos. se completaba con una fórmula conformada por dirigentes radicales. . hacia fragmentos del justicialismo. que fue fortalecida. A diferencia de ocasiones anteriores. integrantes de la corriente kirchnerista151. Otra de las innovaciones que se observan en el 2003. a la vez que registraron el nivel histórico más alto para Gobernador. fue la aplicación sin prejuicios de los mecanismos que ofrecía la ley del doble voto simultáneo. sobre todo en municipios y comunas.93 progresistas y radicales.

La elección de intendente mantuvo su lugar de privilegio en el comportamiento de los rosarinos. Aún cuando Hermes Binner se impuso cómodamente en la ciudad de Rosario. el panorama se presentó mucho mas complejo para las autoridades locales. Si bien el Partido Socialista presentó un menú de ocho sublemas. El electorado se dividió en idéntica proporción a como lo había hecho en 1995. lo que fortaleció su liderazgo hacia el interior de la fuerza. el justicialismo.94 En el plano provincial se repitió la experiencia de las elecciones del ‘91 y del ‘95. uno de los cuales encabezaba Horacio Usandizaga. De esta manera se había producido en su interior una exitosa transferencia de liderazgos.P-S. con la inclusión del P. no solo entre personalidades sino también con respecto a la fuerza que la hegemonizaría. Su sublema se adjudicó. trece de las bancas de diputados provinciales contra nueve del reutemismo. la democracia progresista llevó dos sublemas. además. La oferta electoral se completaba con otros diecisiete lemas.. quien ocupó el tercer lugar en cantidad de votos obtenidos. Por su parte. La presencia de Usandizaga. lo que si bien no le aseguraban una mayoría automática mejoraba el panorama legislativo con respecto a su anterior mandato. aliado a Obeid y el ex vicegobernador Marcelo Muniagurria por el otro sector. Los otros grupos que integraban el lema constituían un catálogo de las diferentes alianzas concretadas. quien individualmente recibió la mayor adhesión ciudadana. el candidato fuerte era Miguel Lifschitz. cuando la sumatoria de los votos al lema justicialista superó los correspondientes al candidato de la oposición. A su vez. que parecen haber acompañado al postulante socialista para la gobernación. le restó un conjunto de adhesiones. . aunque cada uno de los grupos obtuvo en términos absolutos menor cantidad de sufragios y la polarización descendió dos puntos por la escisión sufrida en el campo opositor. (Ver Anexo A. ofreció once candidatos entre los cuales se destacaba la competencia de Norberto Nicotra. Dentro del lema justicialista Jorge Obeid obtuvo casi la mitad de los sufragios y cien mil votos más que su principal adversario. un hombre que conocía muy bien los problemas de la ciudad y los desafíos de la gestión municipal por haber transitado por varias secretarías de la municipalidad durante las dos intendencias de Binner. VI). En el campo de la oposición los votos obtenidos indicaban que la coalición no había sido deteriorada electoralmente por el desprendimiento de aquellos dirigentes que en otros momentos atrajeron la mayoría de los sufragios. entre los cuales se encontraban fragmentos del radicalismo. El Partido Socialista logró retener la intendencia por un escaso margen.

D. en tanto los dos restantes se distribuyeron entre el ARI el P.XV.XVII) . (Cuadro resultados intendente 2003).000 sufragios menos que Binner. cuatro el justicialismo. en esta oportunidad se renovaban únicamente once lugares. si bien fue el candidato más votado. como consecuencia de la entrada en vigencia de la ley 12.P. De los mismos obtuvo cinco el socialismo. (Ver Anexo A.065.XVI y A. A. obtuvo 100. que disponía la reducción gradual de los cuerpos legislativos de las ciudades de Rosario y Santa Fe. Con respecto al Concejo.95 Lifschitz.

Esta situación se advierte a partir de las dificultades que tienen las agrupaciones para integrarse por fuera de sus límites regionales. En este sentido. En consecuencia. las reformas electorales siempre son promovidas como parte de una estrategia para conservar o ganar el poder. La explicación de la forma en que operó esta legislación en la provincia de Santa Fe -una de las precursoras en la implementación de este tipo de legislación-. La mayoría de las reformas ensayadas reforzaron la territorialización de las prácticas políticas y el consecuente debilitamiento de la dimensión partidaria nacional. y la influencia que éste ha ejercido sobre las transformaciones del sistema político en su conjunto y la configuración partidaria en particular. En el trasfondo de su adopción radicaba el principal problema de las fuerzas mayoritarias: la incapacidad de los diferentes líderes y agrupamientos para resolver los problemas de competencia e integración al interior de las mismas. fue el propósito inspirador del presente trabajo. antes bien.96 CONCLUSIONES Las reglas electorales son uno de los aspectos que influyen y condicionan el buen funcionamiento de la representación política en un estado democrático. son los propios intereses de los diferentes actores que intervienen en su creación los que se encuentran en juego al establecerlas. diferentes especialistas. En el primer capítulo del presente trabajo se ha hecho referencia a las particularidades que. lo cual no significa que se las deba considerar una variable independiente y aislada del contexto histórico en el cual se establecen. desde donde proyectaron efectos de diversa importancia sobre el comportamiento de los partidos y de la ciudadanía en sus propios ámbitos. En el origen mismo de su puesta en vigencia fue posible observar el complejo intrincamiento de intereses y expectativas que motivaron el apoyo o rechazo a la misma. han venido señalando sobre las características y el funcionamiento del régimen electoral argentino. Vale la pena subrayar que la estructura federal de nuestro país ha permitido que gran parte de los cambios en materia electoral hayan surgido en los espacios provinciales. Por el contrario. no es correcto considerar que este régimen fue el causante de la desintegración de los partidos tradicionales en la provincia. la adopción en varias provincias argentinas del régimen de lemas ha sido uno de los factores que con mayor fuerza patrocinó conductas disgregativas de parte de líderes y dirigentes. Por lo tanto. y cuáles fueron sus efectos más trascendentes. pero que finalmente tuvieron consecuencias en la emergencia de nuevos actores y reglas institucionales en la arena nacional. el mismo expuso .

En consecuencia. fueran transferidos hacia los atributos y capacidades individuales de los líderes. pudiera reconfigurar su pertenencia sin abandonar aquéllas. los efectos nocivos de la misma. Estas fuerzas no habilitaron la sumatoria indiscriminada de sublemas a la vez que los órganos partidarios mantuvieron un monopolio con respecto a la inscripción de los mismos. en su origen. tuvo en esas fuerzas los núcleos alrededor de los cuales se armaron novedosas coaliciones electorales. Esta transformación determinó que los cimientos valorativos. El principal impacto sobre las estructuras del justicialismo y el radicalismo fue el de permitir la renovación de la dirigencia oficial de los partidos. hacia un creciente personalismo. éste tampoco fue ajeno a las influencias de las transformaciones producidas por los vaivenes de la política nacional. sobre los cuales se habían edificado las identidades partidarias. tanto la democracia progresista como el socialismo resistieron. facilitando la formación de una nueva bipolaridad que. la nueva legislación facilitó una salida por afuera. a partir de sus estructuras más pequeñas y sólidas. e impidió que las tendencias centrífugas impulsadas por los antagonismos faccionales produjeran la pulverización de las estructuras. entonces. Al mismo tiempo posibilitó la remodelación del sistema de partidos de la provincia. que una ciudadanía. La ley de lemas permitió. se aceleró la mutación hacia “partidos electorales profesionales” que reconstituyeron sus vínculos con la sociedad a través de nuevos liderazgos. con previas identificaciones partidarias.. Aún cuando la ley aceleró el proceso de desinstitucionalización en el peronismo y el radicalismo.97 claramente las debilidades y limitaciones que éstos habían venido acumulando desde el reinicio del ciclo democrático. Las facilidades para la agregación de grupos y dirigentes garantizadas por la ley. . Por otra parte. en el caso de la provincia de Santa Fe los liderazgos surgidos durante la vigencia de la ley de lemas se mantuvieron por una década. la incorporación de figuras ajenas a la política y la supresión de las restricciones impuestas por los órganos partidarios al libre acceso de cualquier integrante de la fuerza al juego electoral. A pesar de que generalmente se ha afirmado que este tipo de vínculo se caracteriza por una mayor fragilidad y fluidez. proveyeron del marco institucional adecuado para realizar y consolidar alianzas entre fuerzas que presentaban variadas diferencias. entonces. el asentamiento de nuevos liderazgos. La construcción del lazo representativo entre las fuerzas políticas y la ciudadanía santafesina giró. De esta forma. si bien la ley de lemas colaboró con el proceso de dilución de las identidades históricas de los dos partidos mayoritarios. los que conspiraron para que la diferencias en su interior no pudieran ser solucionadas desde los propios estatutos internos.

el mayor problema de la ley de doble voto simultáneo aplicada en la provincia de Santa Fe residió en la posibilidad ilimitada de multiplicar sublemas. Este fenómeno que conspiró seriamente contra la calidad y la claridad de la administración del acto comicial. la renovación de liderazgos entre referentes de distintas fuerzas sin producir graves escisiones. en el momento originario. en su interior. de una figura ajena a la actividad política y. esa filiación tomó una densidad tal que facilitó. la cual se prolongó en forma exitosa una vez derogada la ley y finalmente produjo. En el otro polo. . y la demostrada incapacidad de los organismos de control para realizar una correcta supervisión del proceso. Además de lo ya expuesto a lo largo el trabajo. salvar los faccionalismos existentes en la fuerza y retener el gobierno a partir de la incorporación. situación que se fue agravando a través del tiempo e hizo eclosión en las elecciones de 2001. incluso a pesar de ellas. después. produjeron una serie de equívocos y situaciones confusas que causó la total deslegitimación del sistema. en el corto plazo. de un dirigente de otra fuerza que sumó adhesiones de la ciudad de Rosario. construyó una fuerte identidad en un electorado deseoso de votar una opción contraria al oficialismo justicialista A su vez.98 La normativa benefició al justicialismo en cuanto le posibilitó. primero. favoreció la conformación de una coalición entre las fuerzas opositoras que. La proliferación de listas. fundamentalmente en los espacios distritales. la alternancia de las fuerzas en el gobierno de la provincia. en 2007.

. E. Prometeo. reforma política y gobierno dividido en la Argentina. (comp. ABAL MEDINA.). ANDUIZA. M. Sobrerrepresentación. ALCANTARA SAEZ. y otros “Las fuentes institucionales del gobierno dividido en la Argentina: sesgo mayoritario. Prometeo. ALCÁNTARA SAEZ. E. “Explicando las causas internas del surgimiento y crisis del Frente Grande “ en ABAL MEDINA. “Favores por votos. Y ARMESTO. El federalismo electoral argentino. (comp. BOTANA.: “El marco institucional: Leyes electorales . M. (Comps. As. 2005. Ediciones Eudeba . 1999. J. 2001. capital social e innovación política en la Argentina” . Sobrerrepresentación. N. BOTANA. y RAMOS. J. (Comps. M. vol. F.): El Asedio de la Política. J. J. “Organización y funcionamiento interno de los Partidos políticos de América Latina” en ALCANTARA SAEZ. Ariel. E. reforma política y gobierno dividido en la Argentina.. J.99 BIBLIOGRAFÍA. 2002. ABAL MEDINA. El federalismo electoral argentino. J. E. CABRERA. y FREINDERBERG. 2001. Losada. Sudamericana. 2001. M. 2005 CALVO. J. México. 2006. IIDH/ CAPEL. Agosto 2003. y ABAL MEDINA. “Prólogo” en CALVO. J. M. Buenos Aires: INAP / EUDEBA. 1997. Bs. Crisis política. C.. Estudios sobre el Clientelismo contemporáneo”. Bs. EDUNTREF . G. “La cuestión de la proporcionalidad y las elecciones legislativas en la Argentina” en CALVO. AMARAL. Bs As. y FREINDERBERG. Buenos Aires: INAP / EUDEBA.L. N y otros: La Argentina electoral . .: “Democracia Local. alternancia y competencia entre partidos. (comp. N. 2001. realineamientos partidarios y reforma electoral . BOSCH: Comportamiento político y electoral. 1985.) El federalismo electoral argentino. Buenos Aires.) El federalismo electoral argentino. Buenos Aires. E.). Sistemas Políticos de América Latina. Buenos Aires. M. Sobrerrepresentación. M. 2001. S. Universidad Nacional de Quilmes.: “La competencia partidaria en la Argentina: sus implicancias sobre el régimen democrático” en CAVAROZZI. J. Rosario. ABAL MEDINA. La naturaleza de los sistemas de partidos políticos y Su configuración en el marco de los sistemas democráticos en América Latina en Boletín Electoral julio-diciembre. Costa Rica. . y ABAL MEDINA.). J.. y STOCKES. CALVO. Barcelona. pp122-150. M.): La nueva política de los partidos en la Argentina. 2006.° 14. ABAL MEDINA. N. J. Los partidos latinoamericanos en la era neoliberal. y GOMEZ CAO. As. E y ABAL MEDINA. y ABAL MEDINA. E y ABAL MEDINA. en Revista de Ciencias Sociales. Prometeo. E. M y DEL CAMPO. “Aún con vida los partidos políticos aregentinos en la década de los noventa” en Desarrollo Económico. Clientelismo. (comp. CALVO. “Análisis crítico del sistema electoral”.): Los senderos de la Nueva Izquierda partidaria . Bs. y M.Partidos políticos de América Latina . sesgo partidario y competencia electoral en las legislaturas provinciales argentina” en CALVO..): Los senderos de la Nueva Izquierda partidaria . F. 40 N° 60. (Comps. Madrid: Tecnos 1999. 2004. Homo Sappiens Ediciones. ALCANTARA SAEZ. J.. AUYERO. ADROGUE. (comp. Ediciones Eudeba . reforma política y gobierno dividido en la Argentina. Sobrerrepresentación.” en BOTANA. 2003. FCE / IFE. reforma política y gobierno dividido en la Argentina. As. (comp. y ESCOLAR. S.

75. Bs. 1989.yale. Fondo Cultura Económica. CHERESKY. Cultura política y opinión pública en la transición argentina a la democracia. Oficina de publicaciones del CBC. Alianzas electorales. “Las elecciones argentinas del 14 de mayo de 1989: La ruta a la normalidad” en Desarrollo Económico Vol 29 N°115.(comp. Bs. Fabián. “Percepciones de la economía y el voto: 1993 – 1996”. . Selección de candidatos y democracia interna en los Partidos de América Latina. Facultad de Ciencias Sociales. Rosario.). De la ilusión reformista al descontento ciudadano. UBA. UBA.) Los cambios de la Sociedad Política (1976-1986). I. CATTERBERG. Prometeo.): La política después de los partidos. CEAL (Biblioteca Política Argentina nº. “Los desafíos democráticos en América Latina en los albores del siglo XXI”. En Revista Sociedad. CHERESKY.. “Who delivers? Partisan clients in the Argentine electoral market” en American Journal of Political Science (2004) Vol. 1985. DE RIZ. Rosario. Bs. En La investigación social hoy. y BLANQUER. Facultad de Ciencias Sociales. M. J.. Los partidos latinoamericanos en la era neoliberal. Homo Sappiens Ediciones.. 2004 . As. Qué cambió en la política Argentina?. y BLANQUER. M. “Ultimas imágenes antes del naufragio: las elecciones del 2001 en la Argentina” en Desarrollo Económico Vol 42 N° 165. Perú y Uruguay”. ECHEGARAY. Los Argentinos frente a la política. Agosto. R. CALVO y otros. “Frente a frente. D.edu/macmillan/globalization/ajps_revised. Ciudadanía e Instituciones Políticas.. CHERESKY. V. No. I. 48. N° 1.): La política después de los partidos. M. Buenos Aires. Bs. Participación Política y pluralismo en la argentina Contemporánea. F. reforma institucional y recomposición política en Rosario y Santa Fe (2004-2006)” en CHERESKY. M. Elementos para el análisis y discusión del caso argentino” en Estudios Sociales 27. 4. A. (comp. IDEA / Transparencia. “El debate sobre la reforma electoral en la Argentina” en Desarrollo Económico. (comp. Darío Cantón y Raúl Jorrat. Vol. N. L. Disponible en: www. E. 2006. UNL.l DELGADO. CANTÓN. ESCOLAR. 2002. Universidad de Buenos Aires. Buenos Aires. V. y PALERMO. 1989. As. DUVERGER. “Reforma constitucional y consolidación democrática” en Sociedad Facultad de Ciencias Sociales.. 1995. Buenos Aires. y MURILLO. Bs. pp. y CALCAGNO. 61. 1990. Lima.. De Alfonsín a Menen. 172) 1987 .. S. JORRAT. As. Editorial centro de Estudios de la Nueva Mayoría. Los Partidos Políticos. 2004 . Rosario. 1994. 2006. compiladores. FREINDERBERG. 2003.. (2004) “Reforma electoral nacional y reforma electoral federal.): El Asedio de la Política. I. J. “Condiciones económicas y preferencias electorales en la Argentina. M. M. México. FRAGA. CAVAROZZI.). Biblioteca de la Reforma Política. CEAL (Biblioteca Política Argentina n° 21) 1983.pdf. 2003. CHERESKY. Homo Sappiens Ediciones. Noviembre de 1996. 10. Prometeo. CAVAROZZI. D. M. 1992. M (comp.. Universidad de Buenos Aires. As. R. M (comp. E. No. N° 6.32 N° 126. M. Autoritarismo y democracia (1955-1983). DE RIZ. mimio presentado en la Sexta Reunión Anual de la Red Nacional Sobre Procesos Electorales. 2002 COLOMBO. Homo Sappiens Ediciones. (comp. As. E. El centro-derecho. Planeta. y ABAL MEDINA. CEAL (Biblioteca Política Argentina n°108). J.. 1997 CATTERBERG. L. 2007. y BRAUN.100 CALVO. I. GARCÍA DELGADO. Instituto de Investigaciones Gino Germani. ESCOLAR.. I.

Prometeo. No 101 (1996)..3. 1995-2003. 1992. Paidos. y MAIR. (comp. S. nº. 1996. “Democracia sin partidos . Party Politics. La quiebra de las democracias. P"Party Organization.” en América Latina Hoy. MAIR. Party Democracy and the Emergence of the Cartel Party". S. en: Revista SAAP. 2002. Raúl. Rosario. Alianza Editorial Mexicana. Análisis del proceso de reforma electoral de la Provincia de Santa Fe” . S. Los principios del gobierno representativo.K. UNR Editora. Y ROKKAN.”.) La Construcción de Instituciones Democráticas. Paidos. J. “Instituciones de gobierno. 2002. S. Tesina de grado de la Licenciatura en Ciencia Política. Alianza Editorial.M. 1995. S y SHUGART “Presidencialismo y sistema de partidos en la América Latina” en MAINWARING.101 GUBERMAN. Y VALENZUELA. S. B.. LEIRAS: Todos los caballos del rey. M. aparente paradoja del nuevo laborismo. El nuevo espacio público (comp. J. . J. " El camino hacia el partido de todo el mundo". “Organización partidaria y democracia: tres tesis de los estudios comparativos y su aplicación a los partidos en la Argentina”. LINZ.1995. MAINWARING.) Presidencialismo y democracia en América Latina. (recopilador) “Diez textos básicos de Ciencia Política”. CIEPLAN. 2004. “Cuando están en juego las reglas de juego. JONES. La crisis del presidencialismo 2. sistemas de partidos y alineamientos electorales” . As. en BATLLE. Homo Sappiens Ediciones. Buenos Aires 2002 LEIRAS. Ariel. L. El Partido socialista popular en Rosario. KARZ.) Barcelona. F. pp.M. S Y TORCAL. P. J. Madrid. Partido y sistema de partidos en América Latina. S y SHUGART. La integración de los partidos políticos y el gobierno democrático de la Argentina. volumen 26. Universidad Nacional de Rosario. Éxito y Fractura. Sistemas electorales y sistemas de partidos . Barcelona. Buenos Aires. A. N° 41. 515-560). "Las elecciones de 1983: desviación o realineamiento?" en Revista Desarrollo Económico. A. LEIRAS. Rosario. M. As. Madrid. 141-173. México. Bs.” En LENK. “Del partido peronista al partido justicialista” en CAVAROZZI. M.) Presidencialismo y democracia en América Latina.): El Asedio de la Política. 1996. (comp. R.. M. . Centro de Estudios Constitucionales . Facultad de Ciencia Política y RRII. Vol. “La institucionalización de los sistemas de partidos y la teoría del sistema partidista después de la tercera ola democratizadora. Barcelona. Alianza. nº 1. M. MUSTAPIC. y SCULLY. LINZ. Madrid. El caso de Latinoamérica.: “Estructuras de división. Los partidos latinoamericanos en la era neoliberal.1. en Teoría y sociología crítica de los partidos políticos. 1998. Gedisa. y ABAL MEDINA. LODI. “Una evaluación de la democracia presidencialista argentina” en M.. 2000. 1996. (comp. MARC FERRY.S. LIJPHART. 2005. M. LIPSET. JORRAT. Madrid. Santiago de Chile. 2002. Victoria. N° 3. 2004.1. (pags. J. T. y NEUMANN. 1995 KIRCHHEIMER. 2005. O. M. (comp.1990. MANIN. en : Revista Contribuciones nº1. “Partidos políticos y democracia en la argentina” en MAINWARING. 2007. S MAINWARING. 19891995. L. MAINWARING. MCGUIRE.: “Teoría y Sociología Crítica de los Partidos Políticos”. A. A. S y SHUGART. partidos y representación política en las democracias de América Latina: Una revisión de la literatura reciente”. en New Left Review. Editorial Anagrama. vol. Bs.

org. EUDEBA . Propuesta de reforma electoral”. México.102 MOCCA.. “Ley de lemas y dinámica del sistema de partidos en la provincia de Santa Fe. Y SCHERLIS. Un enfoque de estructuras incentivos y resultados. 2006. J.. H.2003. 1993 PASQUINO: “La oposición en las democracias contemporáneas”. “Sistemas electorales” en PINTO. PANEBIANCO. I. Alianza Editorial. (comp. La manipulación de los calendarios electorales en la Argentina 1983-2003. 1991.. EUDEBA. Buenos Aires. n. Fondo de Cultura Económica. 1995 QUIROGA. “Los partidos políticos entre el derrumbe y a oportunidad” en CHERESKY. Isidoro. Qué cambió en la política Argentina?. Ingeniería Institucional Comparada. 2001. G. G. “Los partidos políticos entre el derrumbe y la oportunidad. 1994 QUIROGA.6.1995. SARTORI. G. Sistemas electorales y partidos políticos. H.). Modelos de Partidos. 2004 . y DE RITZ. J. QUIROGA. Rosario. Edhasa." Revista Estudios Sociales. POUSADELA. “La arquitectura del poder en un gobierno de la opinión pública” en en CHERESKY. 19-40) 1998. (comp. M. 2000 SARTORI. Buenos Aires.ar/archivos/A196_SantaFeLemas_PuigdeStubrin. UNL. 85-97. 2004 . A. Tipos de Presidencialismo y Coaliciones Politicas en America Latina. México. 2004.º14. OLLIER.. México. (pags. Partidos y Sistemas de Partidos. Rosario. 2004 MOLINELLI.. G. D. Fundación Friedrich Ebert/ Editorial Nueva Sociedad. M (comp. Las coaliciones políticas en la Argentina.undp. “El ciudadano y la pregunta por el Estado democrático”. D. M. Caracas. L. Larga vida a los partidos políticos” en Cheresky. (serie breves) 2001. 1988. Hugo: La democracia que tenemos. 1994 . E. PUIG. Introducción a la Ciencia Política. “La ciudadanía política no está asegurada si no se dan determinadas condiciones sociales.. M (comp. I. Alianza. . 1993. Rosario. Homo Sappiens Ediciones. Homo Sappiens Ediciones. Rosario. y BLANQUER. El caso de la Alianza. C. Á.. Elecciones y Sistemas electorales. Fondo Cultura Económica. Bs. S. Homo Sapiens. 1998 OLIVEROS. Homo Sappiens Ediciones. “Estudio y evaluación del sistema electoral de la ley de lemas en la provincia de Santa Fe. Rosario. La provincia de Santa Fe en los años 90. NUN. Fondo de Cultura Económica. “Presidencialismo y Reforma Constitucional” en Linz y otros Presidencialismo vs. As.N. en Qué cambió en la política Argentina?. D. La argentina en emergencia permanente. L. ROBIN.) Cambio institucional y Agenda Pública. http://www. 2003.. J. Bs As. J. QUIROGA. V. en Estudios Sociales n°. NOVARO. y BLANQUER. Parlamentarismo. Buenos Aires.): La política después de los partidos. J.” CHERESKY. Jean-Michel (comp) Qué cambió en la política Argentina.) Reforma Institucional y cambio Político. 2005. Homo Sappiens Ediciones. “Los partidos políticos han muerto. G..). equilibrios institucionales y coaliciones de gobierno en Argentina (1989-2000)” en LANZARO. Qué cambió en la política Argentina?. 1997 PETRACCA. 14. (comp. NOHLEN. Eudeba. Prometeo.” . NINO. CLACSO. pags. NOHLEN. CEDES/Legasa. NOHLEN. “¿Elecciones concurrentes o elecciones desdobladas?. Madrid. Blanquer.. UNR. Bs As.doc QUIROGA. J..” en Estudios Sociales nº. I. H. H. Consejo para la Consolidación de la Democracia. Buenos Aires.. I. Rosario. “Presidentes.

M.(1983-1997). R.: “Los huérfanos de la política de partidos : sobre la naturaleza y los alcances de la crisis de representación partidaria”. Para entender Santa Fe. WARE. E y ACOSTA. Latin American Science Association (LASA).1995 TCACH. situación actual y perspectivas” ponencia presentada en VII Congreso Español de Ciencia Política y de la Administración.pdf.com. A. J.ar/UNDP/docs/Informes_ y_Documentos/12_Reforma_politica_provincias. Ediciones Istmo 2004. pp 327-343. La sociedad teledirigida. 1997 . “En torno al catch all party latinoamericano” en GARRETÓN. “El sistema de partidos en Argentina: antecedentes. 1998.” Paper presentado en el XXIII International Congress.103 SARTORI. C. SEMINARA.es/congreso_07/archivos/area6/GT-23/.gsm.aecpa. Madrid. september 6-8. Madrid. TORRE. M.) Los partidos y la transformación política de América Latina. Taurus. . Ediciones FLACSO-Chile 1993. Grupo de trabajo 23 :Democracia y Buen Gobierno en www. S. Washington DC.C. “La Reforma Política en las provincias argentinas. SERRAFERO. Elementos para su debate. (comp. Homo Sappiens Ediciones. N 2. “The electoral cycle and institutional sources of divided government” en American Political Science Review en Vol89. en http://www. en Desarrollo Económico n° 42 TULA. M. Homo Videns. SHUGART. 2001. G. I. Partidos Políticos y Sistemas de Partidos. Rosario. M.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->